You are on page 1of 3

La iniciativa Yasuní ITT (Y-ITT) es algo más que un proyecto ambiental.

Empuja un cambio hacia otro tipo de sociedad, con valores que van más allá de los estrictamente monetarios. Se la propuso como un derecho de la naturaleza, como una responsabilidad ecológica, como una necesidad ética y como un mecanismo financiero. Nos propone una identidad como país y también una manera de comprender un ecologismo real. Es cierto que hay un ecologismo de los ricos y una posición emprendedora ecologista de última hora. Aquellos que ya tienen satisfecho su bienestar material pueden darse el lujo de ser ecologistas. Le podríamos llamar el “ecologismo de más de 20 toneladas métricas de dióxido de carbono (CO2) por persona”, que es la emisión de un habitante promedio del mundo rico al año. Hay una posición neoliberal ecologista de última hora. Aquellos que tienen satisfecho su bienestar material pueden darse el lujo de ser ecologistas. Pero también hay un ecologismo de los pobres; aquel que vincula la conservación ambiental con la justicia social. Este es el “ecologismo de los de menos de dos toneladas métricas de CO2 por persona” (la cantidad de emisión promedio al año de un habitante de los países empobrecidos). En Ecuador, el caso Texaco-Chevron hace lo hace más real, pues es un juicio impulsado por comunidades empobrecidas, debido a los daños sociales y ambientales originados por una empresa transnacional. El debate alrededor del Yasuní debe llevarse con altura. El primer paso sería comprender que el ecologismo es una idea seminal del siglo XXI, y que el ecologismo es una necesidad de los pobres, que se encuentra muy arraigada en la vida práctica y en las representaciones de nuestra sociedad. El Ministerio Coordinador de Política Económica asegura que con los recursos de la explotación petrolera se podrá, entre otras metas, superar el déficit habitacional, construir todas las escuelas que necesitan el país y las "súper-autopistas". El pedido del Presidente justifica las razones económicas, políticas, ambientales y de impacto social. La propuesta tiene cuatro informes técnicos de los ministerios de Ambiente, Justicia, de Recursos No Renovables y el Ministerio Coordinador de la Política Económica. Todos a favor de la explotación. El Ministerio de Justicia, en su informe, concluye que los pueblos no contactados no se verán afectados. Además, que las inspecciones de los Tagaeri y Taromenane no viven en la zona a explotar y tampoco están en la ruta de tránsito. Para el Ministerio de Recursos Naturales No Renovables, los análisis geológicos y estudios exploratorios garantizan una intervención con impacto mínimo al medio ambiente. y también aduce que la explotación generará 5000 plazas de trabajo y se intervendrán 200 hectáreas de bosque afectando al 0,02% del área total del parque.

El Ministerio Coordinador de Política Económica establece: que se obtendrán 18 mil 300 millones de dólares, si se considera el precio del barril a 70 dólares.

pues en seis años se recaudó el 0. Los principales están asociados a la generación de ruido. Algunos colaboraron con dinero y otros con campañas informativas. que pase por la Plataforma Tiputini hasta el CPF del Bloque 31. contaminación del agua y suelo. a corto. que hasta el momento ha sido el contribuyente más frontal al acusar del fracaso exclusivamente a Ecuador. El Ministerio de Ambiente acepta que habrá impactos pero concluye que se deberá proteger los sistemas sensibles de flora y fauna y respetar los cursos de agua. se logrará entregar agua potable. esto es. los impactos negativos del proyecto son variados: bajos. cuando anunció la noticia. . los campos Tiputini y Tambococha se desarrollarán en 190 hectáreas. También se prevé la construcción de un muelle de carga y descarga en la margen sur del Río Napo y su vía de acceso hasta la Plataforma Tiputini. También estos fondos servirían para construir todas las escuelas que necesita el país y todas las megas obras viales. cambio de las características geomorfológicas del terreno. responsabilizó directamente al jefe de Estado.5 millones de euros (unos $ 45. que tendrá aproximadamente unos tres metros de ancho. polvo. incluido el sendero de acceso desde Tiputini a Tambocoha. Según el exministro Wilson Pástor. que comprometió 34. Y lo hizo para desvirtuar uno de los argumentos que Correa expuso el pasado 15 de agosto. cambio de usos de suelo. aunque indicó que es un sendero muy delgado. En el primer grupo está Alemania. el riesgo de accidentes laborales y la generación de desechos. alcantarillado y manejo de residuos sólidos al 95% de la población. El Ministerio de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania. que están obligados a construir para colocar la tubería. así como la construcción de un oleoducto desde la Plataforma Tambococha.37% de lo esperado. Para el desarrollo de los Campos Tiputini y Tambococha Petroamazonas EP adecuará las plataformas existentes y perforará 15 pozos direccionales en cada plataforma y un pozo reinyector. reversibles e irreversibles. construcción de una carretera de acceso desde el puerto de acceso en el río Napo hasta la central de generación.Esta institución explica que con este dinero: Se podrá cerrar el déficit habitacional en el Ecuador. recomienda un plan de manejo ambiental minucioso para salvaguardar la biodiversidad Los países y colectivos internacionales que apoyaron la iniciativa Yasuní ITT lamentan la decisión del gobierno de Rafael Correa de liquidar la propuesta ecológica. y líneas de distribución eléctrica para el proyecto ITT. Finalmente. que el mundo había fallado al país. mediano y largo plazo. Una vez que termine esa fase se conservará el pozo durante la producción y desarrollo de la plataforma para emergencia. temporales. y cada cual tiene su lectura sobre el fin del plan. De acuerdo al estudio de impacto ambiental y plan de manejo ambiental para la central de generación térmica.33 millones). que pretendía conservar el crudo de un área protegida a cambio de una compensación económica.