You are on page 1of 9

8

Sobre la esperanza

sino sólo en el esperar. de quienes dice el Apóstol que no característico. Es tiles.I Estamos acostumbrados a caracterizar la vida del cristiano como una vida de fe. si dan cuenta de su fe han de estar siempre dispuestos a dar respuesta a todo el que pregunte por la esperanza. dice 1 Ρ 1. el ser cristiano consista esencialmente en que los cristianos esperen. Estar firmemente anclados en la confesión cristiana significa para Colosenses tanto como "no dejarse conmover en la esperanza de! Evangelio" (1. 15 (cf 1. 15). 3. También sostenemos que la vida de los seguidores de Cristo tiene que ser una vida de caridad. 12. la . 1 Ts 4. Esta esperanza de los cristianos es algo que nada tiene que ver con las esperanzas en otras cosas. Según el Nuevo Testamento. No hay d u d a : la esperanza caracteriza esencialmente la existencia cristiana. Los gentiles son los "que no tienen esperanza". Sin embargo así es. incluso se nos antoja un tanto extraño por varios motivos. 23). Consiguientemente. esto leemos dos veces en el Apóstol (Ef 2. la vida del cristiano por antonomasia se puede definir como una vida de esperanza. Según Hebreos significa: "mantener firme la confesión de la esperanza" (10. 3. Ser cristiano sin ejercer la caridad no le cabe a nadie en la cabeza. no nos parece tan obvio. cristianos son los que tienen esperanza. Claro que el hombre pone natural que los gentienen esperanza. Pero que el cristianismo. 21). Π 18). en que tengan esperanza. Dios es quien ha hecho que los cristianos renazcan de nuevo "a una esperanza viva". Por consiguiente. 23. Los cristianos son creyentes. cf 6.

5). Sigue siendo aún un hecho misterioso. este hecho es la realidad misteriosa de la vida. Es. 5. del Señor somos. en su caridad sin límites. como tampoco muere nadie para sí mismo. y al mismo tiempo conslituye la "herencia". cf 1 Ρ 2. Llegará un día en que "heredaremos" este reino misterioso de nuestra vida‫ ״‬en Cristo Jesús— para ser llevados por su amor. 24. Así que. Pero también él. . frente al prójimo y frente a sí mismos.. !e adviene al hombre con y partiendo de una vocación gratuita de Dios. ". en esta vocación. ha tomado su vida sobre sí. en la dimensión personal de Jesús muerto por nosotros y resucitado de entre los muertos. El es la esperanza de los "hijos". Jesucristo. la ha tomado por aquellos que se han cerrado en banda frente a Dios. por el amor de Dios en Cristo )esús. para el Señor morimos. en el "evangelio". 18. una perspectiva que. 4). como en nuestra realidad y esperanza ocultas. Ef 2. vida vuestra. ya muramos. el Padre de nuestro Señor Jesucristo". Cuando aparezca Cristo. 15. No es ella ninguna de las perspectivas que el mundo puede brindarnos: esta esperanza trasciende el mundo. un hecho oculto en y con Cristo Jesús que está glorificado a la diestra de Dios. una vez abierta. en su persona. alumbra también en nosotros la esperanza y nos abre a ella. y se dirige a los llamados. precisamente él y primeramente él. Pero sí hay en ella algo que salta a la vista: Jesucristo. el Espíritu en quien se revela Cristo Jesús. nadie puede cambiar nada en él. y. continuará siempre así. Viene de "fuera" o de "arriba" hacia nuestro interior. Aquí es donde sopla sobre ellos el Espíritu de Dios. la esperanza que surge de su llamamiento (del de Dios) (Ef 1. 34). Este hecho de que Cristo ha tomado sobre sí el mundo y los hombres. lleva esa vida reconciliadora en un solo cuerpo como Dios (cf 1 Ρ 2. según el Nuevo Testamento. será realizado en su día—y ése es su día—en que todo 10 que está oculto vendrá a la luz.. la esperanza que se manifiesta en el hecho de haber sido llamados (Ef 4. si quieren estar seguros de ella. firmemente basada en El. quien llama dentro de nuestro corazón con la caridad de Dios (cf Rm 5. No podemos estudiar aquí en sus detalles todo lo que abarca. No se puede tomar ahora suficientemente en su realidad y concreción suficientes la fórmula paulina "en Cristo". 3s. como rezan las fórmulas. El es nuestra perspectiva. es decir. para ser Señor de muertos y vivos" (Rm 14. Si vivimos. que un día verá la luz. Esta perspectiva la tenemos "en Cristo Jesús". El hecho es éste: "Ninguno de nosotros vive para sí mismo. "Bendito sea Dios. "El espíritu del mundo". Porque Cristo murió y volvió a la vida para eso. 23) "en la palabra de la verdad" que en esta voz se contiene. y si morímos. Dios nos da a conocer esta vida como perspectiva en la virtud del Espíritu que nos llama a ella y nos sella para esta finaIidad. es esperanza a secas. Levanta su voz en este llamamiento y se "oye" (Col 1. el espíritu en que el mundo se abre a nuestro espíritu en sí mismo y en sus posibilidades no puede ofrecérnosla. Aparece esta esperanza. pues tienen dioses y los dioses son preguntas y promesas. suscitador de la luz y de la vida en nosotros. que habían perdido su razón de ser por sus pecados (es decir: por su actitud de recusación ante Dios) han vuelto a tener esa razón de ser en él. Este hecho se mantiene inmutable para todos. El espíritu nos abre a una posibilidad completamente sorprendente y extraña: a la posibilidad "en Cristo"—podemos decir con el Nuevo Testamento—para poder seguir viviendo de Dios con nuestro mundo. resucitado de entre los muertos y glorificado a la diestra de Dios. El. 9. "la esperanza de su vocación".) y es la "esperanza de vuestra vocación". en su entrega por los hombres. y de que el hombre y los hombres. para el Señor vivimos. 7-9). El Espíritu Santo es quien pregona esta esperanza en el evangelio.). la esperanza no la tienen. Si los hombres miran hacia ella. La esperanza que. por otra parte.168 SOBRE LA ESPERANZA SOBRE LA ESPERANZA 169 tengan y de muchas clases. Pero ya nos la manifiesta el Espíritu al situarnos en ella por medio de la palabra y de los signos. Porque habéis muerto y vuestra vida está oculta con Cristo en Dios. Tt 1. "El Dios de la esperanza os colme de todo gozo y paz en vuestra fe. es decir. procede de Dios en la virtud de Espíritu. entonces también vosotros apareceréis gloriosos con él". si quieren esperar: las perspectivas de la esperanza les son abiertas en ese llamamiento y esa palabra. Rm 8. cf 1. hasta rebosar de esperanza por la virtud del Espíritu Santo" (Rm 15. 2ss. Pero Esperanza. quien nos llama para esa caridad. ya vivamos. que es el Espíritu en quien Dios se revela. y la ha llevado hasta su muerte de Cruz. 13) es la oración del Apóstol en favor de la comunidad de Roma. dice Pablo Apóstol (Col 3.

Así los c 1 1 1 1 ‫ ־‬están "en Cristo" pueden decir: "por la esperanza hemos ‫«!·׳‬lo salvos" (Rm 8.). "Habéis sido llamados a la libertad" (Gá 5. Dios 11a reconciliado el mundo consigo en Cristo (2 Co 5. Todavía seguimos suspirando—y con nosotros no sólo todos los que tienen el Espíritu. 21). por el poder de Dios. del que ya procedemos y en el que nos encontramos. suelta. Nuestra existencia tiene en Cristo una perspectiva de vida. 11). Como futuro nuestro. 1 Tm 2. 9. que descansen de sus fatigas.. y nosotros somos sus hijos. fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo. a quienes el poder de Dios. por medio de la fe. Ya 10 hemos visto en la cita del 1 Ρ 1. tal como la entiende el Nuevo Testamento: se la debemos a la gran misericordia de Dios. 13). También podemos verlo en 1 Ts 5. los fieles bautizados. se nos manifestará a nosotros y por medio de nosotros a todas las criaturas. del que habla Hb 4. No hay hombre sin salvación. sin problemas. hallarán su plenitud los que suspiran y "lo corruptible se revestirá de la incorruptibilidad. sí. Desatada finalmente también en el sentido de que esta vida ha encontrado su solución. . La salud redentora es la "vida". porque sus obras les acompañan" (Ap 14. es vida nuestra existencia en Cristo. 4. escribe el Apóstol en 2 Tm 4. a una herencia incorruptible. esperan la salud redentora por antonomasia. y también el Apocalipsis de Juan: "Verdaderamente. En definitiva. libre de sí misma. inmaculada e inmarcesible. Podemos vivir mirando hacia esa libertad. En Cristo. Nosotros. dispuesta ya a ser revelada en el último momento" (1. La esperanza que se halla reservada a la vida en Cristo es una vida libre. 26). crucificado por nosotros. reservada en los cielos para vosotros. 24). Ella es nuestra herencia oculta que se nos reservará en el cielo. por el poder del mismo Espíritu que 10 ha resucitado (Rm 8. 1 Jn 4. seremos salvos por su vida!" (Rm 5. que oye la voz de los cielos: "lMenaventunidos los muertos que mueren en el Señor. dice el Espíritu. Es vida porque será vida si se guarda en Cristo. 18. No podemos ahora explicar en sus detalles todo cuanto encierra en sí esta esperanza de una vida "en Cristo Jesús". 10). hemos sido engendrados para vivir esta esperanza. 5. Vivimos mirando hacia ella cuando guardamos la libertad y la manifestamos por medio de la caridad. 42. "quien por su gran misericordia. Esta salvación vale para todo el mundo y todos los hombres (Jn 4. Pero "si cuando éramos enemigos. Suelta por tanto para el dar y el recibir. y 10 mortal de la inmortalidad" (1 Co 15. 13). valen también para la esperanza. Ya no queda nada por salvarse. "La Jerusalén de arriba es libre" (Gá 4. 4. En líneas generales recordemos ante todo estas palabras acerca de 10 que se nos ofrece en Cristo Jesús: "Lo que ningún ojo ha visto.). Libre de todo vínculo mortal consigo misma. también son solamente unos pocos los conceptos fundamentales en el Nuevo Testamento donde expresamente se habla de esta esperanza y se abarca su contenido. La perspectiva de la vida es perspectiva hacia la "libertad". sino veladamente las creaturas también—por que "10 mortal sea absorbido por la vida" (2 Co 5. Aquí hallamos sintetizado todo cuanto se puede decir sobre la esperanza. sino también el punto de donde venimos y donde nos hallamos. Es la salud que se revelará un día: en aquel "último momento". solucionada. 9). ¡con cuánta más razón. Desde ahora. cf Rm 8. "Esta criatura será liberada de la servidumbre de la corrupción para participar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios" (Rm 8. 1). vivamos juntos con El. estando ya reconciliados. Y en la medida en que esta perspectiva no sólo es aquello adonde nos dirigimos y para 10 que somos "en Cristo". la pienitud a la que estaba destinada y para la que estaba dispuesta. "Para ser libres nos libertó Cristo" (Gá 5. 3-5). protege para la salvación. Los que en esto esperan.170 SOBRE LA ESPERANZA SOBRE LA ESPERANZA 171 leemos en la introducción de 1 Pedro. sino para obtener la salvación por nuestro Señor Jesucristo. nos ha reengendrado a una esperanza viva. Para ella hemos sido salvaguardados en la fe. dice el espíritu". en el descanso sabático del obsequiado. 18ss.. que murió por nosotros para que. en quien la muerte ha sido ya absorbida por la victoria. "Desatada" en el triple sentido del término. libre como el que simplemente recibe y no ha de dar. 54). mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos. Vino con la resurrección de Jesucristo. etc. 14. En Cristo es para nosotros la resurrección de los muertos si permanecimos unidos a El." "El Señor me salvará guardándome para su reino celestial". Iss. 19). donde se dice: "Dios no nos ha destinado para la cólera. ni percibido el oído ni entrado en el corazón del hombre" (1 Co 2.

del que no puede separarse porque crece a partir de él. en Abraham. por así decirlo. pero sin darla de lado. II La esperanza se realiza en la fe. 42ss. a la justicia de Cristo. como nuestra perspectiva. Por la fe el creyente descubre la base sobre la que descansa su esperanza. Da gloria y hace glorioso.). pues. honor. nuestro padre en la fe. En la fe el hombre se aparta de las esperanzas que le deparan los eidola. Supera. 30) y ya ahora la gobierna ocultamente (2 Co 3. La "glorificación" que nos espera en Cristo no es más o menos el redescubrimiento y desvelamiento de nuestra vida actual merced a una apariencia brillante que le es extraña. cf 17. es decir. Es la esperanza "en Cristo Jesús". por ejemplo. la que me has dado. carente de brillo y poder. es la mirada del amor de Dios que hace irradiar al Hijo y a nosotros en El. afirmados y conservados. los dioses. cae ya sobre nuestra vida y desde allí. Esperanza no es igual que fe. que se le brinda en Jesucristo por su oculta penetración actual (cf Rm 8. de la realización de la esperanza. esperar es el modo como esta esperanza se nos mantiene abierta a nosotros y nosotros a ella. A esta gloria se abre la vida en Cristo. Ahora bien. "la base (hypóstasis) de 10 que se espera. quiero que donde yo esté estén también conmigo los que tú me has dado.168 SOBRE LA ESPERANZA SOBRE LA ESPERANZA 173 Como tal perspectiva de la salud redentora. a la psicosomática de nuestra vida terrena apartada de Dios y. estamos fundidos. corrupción. De él hay que de- . es la libertad de la vida eterna en el ámbito de la salvación: en la gloria amorosa de Dios. la prueba (apódeixis) de las realidades que no se ven" (11.) como fuerza. Allí (cap. a quien resucitó de entre los muertos y que nos salva de la cólera venidera". lo propio que acontece con los términos alemanes de Herrlichkeit y Verklarung. Gloria es una traducción insuficiente e inadecuada de la palabra doxa. a la fe. que se oponen a "debilidad". la vida en la doxa es aquello que ha surgido en su resplandor verdadero y previsto. 24. De tal modo la supera que se abandona a una confianza esperanzadora. como muerto y resucitado por nosotros. por tanto. permanencia. Es la vida que confiere la luz de la mirada con que el Padre contempla a su Hijo. porque me has amado antes de la creación del mundo" (17. la gloria. desde "fuera". De esto. pequeñez. Justificado por la justicia de Cristo y no por la propia ni por la del mundo se ve enearado a ella en la fe. Todavía es más claro 10 que el evangelio de Juan nos da a conocer sobre ella. según Pablo. 15). donde el Espíritu Santo la hace resplandecer y nos la da a experimentar. viene a nosotros consolándonos. de la vida. la esperanza a que alude el Nuevo Testamento nos sale al encuentro desde el evangelio. En este sentido es la fe. La gloria que han de ver los discípulos de Jesús es la fuerza y el resplandor de la mirada eternamente amorosa del Padre sobre el Hijo. Aforísticamente podría decirse: la esperanza es una especie de fe. Esto puede verse. entra ya en la vida desde su proximidad lejana. Ella es nuestra esperanza. la libertad y la gloria—se nos presenta como nuestra "herencia". como esplendor de nuestro futuro. de la libertad. Lo que ahora. "Pues a nosotros nos mueve—dice el Apóstol—el Espíritu a aguardar por la fe los bienes esperados por la justicia" (Gá 5. 18). Así. La gloria como perspectiva de la vida en Cristo podría describirse con el Apóstol (1 Co 15. la esperanza es también perspectiva de la gloria. para que contemplen mi gloria. frente a la que se halla abierta nuestra vida en Cristo hasta el punto de irradiar ya como su futuro. "para venir a servir al Dios vivo y verdadero" teniendo ante sus ojos el futuro que le espera: "Y esperar así a su Hijo Jesús que ha de venir de los cielos. en quien. 5). pero también llenándonos de espanto. es de 10 que vamos a hablar ahora. se entrega a él y a la esperanza que en él anida. 17) dice Jesús de la doxa que el Padre le ha dado y que El ha conferido a sus discípulos: "Padre. como escribe Pablo en su más antigua carta (1 Ts 1. renunciado a todas las esperanzas de sus propios triunfos personales y auto-justificaciones. En la fe acepta el hombre el mensaje del evangelio obedientemente. espíritu. 9s. En la fe se confía el creyente. Tiene a la fe por fundamento. como dice la carta a los Hebreos. La vida glorificada. 1). hasta el extremo de que la salud redentora que El nos brinda y guarda—la vida.

Nada ni nadie le asegura que la esperanza sólo llega a su plenitud en la muerte. creyó y fue hecho padre de muchas naciones. 6.174 SOBRE SOBRE LA ESPERANZA LA ESPERANZA 171 cir: "Creyó en el Dios que da la vida a los muertos y llama a las cosas que no son para que sean. verdad es que sin que en ella aparezca el término "esperanza". que no tienen esperanza). Pero paradójicamente no desconfía por desconfianza. el confiar todas las preocupaciones y angustias al oído de la promesa consoladora del Espíritu que nos llama al denuedo (cf Rm 8. Así es como se basa la esperanza en la confianza. Vemos que la esperanza de que habla el Nuevo Testamento es una esperanza contra toda esperanza.) Esperar en el sentido del Nuevo Testamento supone la visión no encubierta ni desfigurada dentro de la situación respectiva y de las posibilidades y fuerzas terrenas y humanas. hasta el punto que perdimos la esperanza de conservar la vida. Podemos decir también y quizá más adecuadamente que así es como se endereza en la confianza. La esperanza. no sólo surge en la confianza. según se le había dicho: Así será tu posteridad. Y así aparece también en otros pasajes del Nuevo Testamento como característica de la esperanza. 27. porque la perspectiva se abre con la entrada en la claridad. Surge al hacerse cargo de una situación claramente conocida. Nadie. propiamente hablando." La esperanza surge precisamente en una situación de la más extraordinaria desorientación y falta de perspectivas. por encima de nuestras fuerzas. poned toda vuestra esperanza en la gracia que se os procurará mediante la revelación de Jesucristo" (1 Ρ 1. 15. 8. igualmente estéril. con la perspectiva del Dios que resucita los muertos. 1 Ρ 5.. Esperar no es soñar. con el abandono confiado y esperanzador en el rasgo de 10 abierto que hace que todo esté abierto para ellas. sino en Dios que resucita a los muertos. esperando contra toda esperanza. esperar contra la muerte. 34. (Sólo si la esperanza se cumple seremos como los soñadores: Sal 126. sino velemos y seamos sobrios". Surge como un osado ponerse en las manos de Dios en quien la muerte es vida. Hay muchas cosas que se oponen a esta esperanza y protestan contra ella. Pero vemos también que la esperanza objeto de la alusión bíblica neotestamentaria no se confía en última instancia a esta realidad de 10 computable. en la aceptación de la sentencia de muerte.. El cual. de 10 que se nos mete por los ojos.. Y podría decirse que esta espera apresurada es 10 característico de la esperanza. Y surge como una confianza humilde en el Dios que resucita a los muertos. que es constante contra todas las dudas y que por eso es cada vez más grande y más fuerte. "No durmamos como los demás (los gentiles. por su confianza ilimitada e ilimitable en Dios.. se dice en . etc. "La tribulación sufrida en Asia nos abrumó hasta el extremo. 1 Ts 5. confianza que se ha vuelto sencillamente a su promesa. antes bien su fe le llenó de fortaleza y dio gloria a Dios persuadido de que poderoso es Dios para cumplir 10 prometido" (Rm 4.).). 1. 17ss. También en la confianza aparece la esperanza como un acceso a la apertura de la vida que tiene su perspectiva en Cristo Jesús. No vaciló en su fe al considerar su cuerpo ya sin vigor (pues ya contaba cien años) y el seno de Sara. se apresura también en la expectación de 10 esperado. Pero la confianza sabe y la esperanza se atreve. Vemos que la esperanza del Nuevo Testamento no significa esperar en vano frente a esta objeción. habla el Apóstol de un apuro que le puso en un serio compromiso en Asia. ve aquí perspectiva alguna. En ella todo es claro. Flp 4. En 2 Co 1. De este modo la existencia vigilante es propio de la esperanza. fuera de los que esperan y confían. Esperar significa. Tenemos sobre todo la objeción de la edad y de la muerte. sino por confianza. como si fuera en los brazos de la vida. Acepta la realidad que tenemos ante nuestros ojos. para que no pongamos la confianza en nosotros mismos. un abandonarse en brazos de la muerte que El envía como destino. sin timidez alguna y la percibe con toda sobriedad: "Sed sobrios. 7. fruto de esta situación. Hb 10. 11. El nos libró de tan mortal peligro. La esperanza es la confianza erigida y bien cimentada en la gloria inmutable de Dios. Desconfía finalmente de la realidad. que se basa en la fe y nace de ella. Pues hemos tenido sobre nosotros mismos la sentencia de muerte (la que les impusieron las circunstancias). Nadie ni nada le quita al que espera y confía el riesgo de su esperanza. nadie le garantiza la perspectiva. 4s. 6ss. 8). Claramente vuelve a surgir también la estructura interna de la esperanza en otro pasaje de las cartas paulinas. en presencia de la promesa divina. 8ss. 5. la incredulidad no le hizo vacilar. Todo queda bien patente. 13. El que espera está alerta. cf 4.

sino que se apresura a dirigirse al que viene. Esta llamada a la vigilancia. esta premura de la esperanza espera al mismo tiempo con paciencia. •1 '1 · > • 1 1IM A S I XLGÉTICOS. Mirad. 37. cobrad ánimo y levantad vuestras cabezas. resuena a través de todo el Nuevo Testamento (cf. 19). 1 Co 16..). no se contenta con mirar cara a cara al que espera. 13s. La esperanza es un éxodo hacia lo prometido. conocimiento que se pone en marcha para buscar la patria y la saluda ya desde lejos (Hb 11.a en El (en Cristo) se santifica a sí mismo. 8. Si mira hacia adelante y hacia arriba no pasa por alto. 2 Ρ 3. Este peculiar carácter de la esperanza que se lanza precipitadamente hacia lo esperado y que al mismo tiempo lo recibe en una actitud llena de serenidad se halla manifestado expresamente en el Nuevo Testamento: 2 Ρ 3. se hace que 10 abierto esté abierto y que nosotros mismos abiertos permanezcamos. y salió sin saber adonde iba" (11. La esperanza es hasta tal punto un paciente esperar que 10 que desde afuera impide aparentemente su plenitud resulta acicate y un aliento para la longanimidad y la valentía. es decir. Abraham.. la sofocan en su misma raíz. en 1 Jn 3. 35 57 par. para metérselo bien por los ojos. 28). 6. Una confianza en 10 actual y un placer en lo de aquí. 12)—. a la clara vigilancia de una vida incansablemente alertada y obediente. un conocimiento sobre lo extraño de esta tierra. por ejemplo. caso de que aflore. alcanzamos esperanza "por el camino de la paciencia" (Rm 15. 14. sin embargo. 13ss. de pie y al acecho. Se hace asimismo referencia a ella cuando dice Cristo a sus discípulos: "Cuando todo esto tenga su comienzo. no se limita a estar en pie. Pero también confiere su alto valor a la esperanza el hecho de que Cristo sea glorificado siempre en su cuerpo (de Pablo). No anticipa lo esperado. 16. se dice. la esperanza que está alerta.). Es. 7). 1 Ρ 5. de la cabeza. no obstante. lo necesario ni los destinos que nos llevan. la esperanza se manifiesta primero en la esperanza de la vida. el labrador espera el fruto precioso de la tierra aguardándolo con paciencia hasta recibir las lluvias tempranas y tardías... Rm 8. como nos 10 dice el mismo capítulo de la carta a los Hebreos. que es luz en la fe —"porque la misma tiniebla no es tenebrosa para ti. Pero —seguimos preguntando—¿cómo se realiza? ¿En qué se manifiesta? Según el Nuevo Testamento. 19). Ap 3. un medítabundeo inerte y unos ojos soñolientos no hacen que aflore la esperanza o. Esta esperanza adquiere fuerza en la paciencia que supera la prueba del sufrimiento. 4). no es temerá- ria. Esta apokaradokía la ve Pablo en toda su eficacia en la Creación aherrojada que espera la revelación de los hijos de Dios (Rm 8. apurada. Significa la elevación tensa. 20). En la esperanza irrumpe el hombre en la oscuridad de 10 esperado. fortaleced vuestros corazones porque la venida del Señor está cerca" (St 5. Una esperanza probada es una esperanza muítiplicada (cf Rm 5. sin saber adónde. pero también cierta. como El es santo". Le 12. por ejemplo. hasta la Venida del Señor. 15). le sale al encuentro.168 SOBRE LA ESPERANZA SOBRE LA ESPERANZA 177 1 Ts 5. obedeció y salió para el lugar que había de recibir en herencia. 8). Pero claro. 13. y así es como no se pierde. 3 (cf 1 Ρ 1.—12 . Resuena en sus oídos la promesa y vive con ella: "Tened paciencia. cuanto más segura es su mirada y más ponderado su paseo para buscarse un cobijo en 10 oculto que es 10 más alto del monte. Como en Hebreos se dice de Abraham: "En la fe (que le muestra claramente las cosas invisibles). Tened también vosotros paciencia. "Todo el que tiene esta esperan/. y la noche es luminosa como el día" (Sal 139. 20. ya sea en vida ya sea en muerte (Flp 1. que dirige su mirada hacia el que viene. Me 13. porque se acerca vuestra liberación" (Le 21. Cuanto más fuerte se hace la esperanza. hermanos. Pero la esperanza. deja tras de sí todo lo visible y temporal para avanzar decididamente y eneaminarse hacia 10 invisible y venidero. tanto mayor es su paciencia. La esperanza. Aplicando el oído del corazón al "consuelo de las Escrituras" que nos afirman la paciencia de Jesucristo. 38: 34 par. lss. Pablo Apóstol emplea para esto una palabra muy significativa a la par que extraña: apokaradokía (Flp 1. III Hemos dicho que la esperanza surge del fundamento indisoluble de la fe como confianza y espera presurosa." Incluso también en estas dos actitudes queda todo abierto. 12 exhorta así a los cristianos: "Esperando y acelerando la venida del día de Dios. al ser llamado por Dios. 2.

la sujeción al propio humor. hay un descubrimiento originario. Esta perspectiva coincide en el gozo. Flp 4. o también y con preferencia a otras cosas en la evagatio mentís. La alegría . 5s. 1 Co 13. Caridad es esperanza. Pero 10 que este gozo descubre es lo mismo que el objeto descubierto por la esperanza: la perspectiva de nuestro oculto afincamiento en Cristo Jesús.: "Las santas mujeres que esperaban en Dios" no llevaban más adorno que "el hombre interior del corazón. Pero no querían ostentarse porque esperaban en Dios y se consagraban a El por la esperanza. 13).168 S O B R E LA ESPERANZA SOBRE LA ESPERANZA 178 llss.). 2 Tm 5. Así. ataviado con la incorrupción de un espíritu apacible y sosegado. el Señor está cerca" (Flp 4. 5. y creen ahora en El sin verle. sino una prueba de las repercusiones de la esperanza. La esperanza en cuya perseverancia presurosa surge la cercanía del Señor —a más esperanza más proximidad y cercanía—se halla empapada de gozo. La esperanza brilla en la parrhesía. resplandecían ante Dios. se corre el riesgo de peregrinar mendigando no sólo los placeres de la carne.).). hasta rebosar de esperanza por la virtud del Espíritu Santo. 13: "El Dios de la esperanza os colme de todo gozo y paz en vuestra fe. el dar rienda suelta a la dispersión por muchas cosas y lugares. en la caridad. cf 1 Ρ 4.. En la caridad se muéstra la infinitud de la esperanza.. se conoce desde lejos el lenguaje de la esperanza (cf Rm 12. falta de perspectiva que se refleja en sus propias tinieblas. os 10 repito: gozaos. 13). En ella adquiere la esperanza un aliento siempre renovado. de cualquier especie que sea. Hb 3. Esta alegría es así la primera y última Buena Nueva. de cualquier especie que sea. 6. esta misma perspectiva. Le 18. Hay aún otras muchas facetas en las que el Nuevo Testamentó ve la eficacia de la esperanza: la humildad y magnanimidad (Ef 4. anida la tristeza (1 Ts 4. La caridad es el reflejo de la esperanza. 4s. en un vagabundeo mental cuyos síntomas son la facilidad de palabra en una conversación huera. Por no querer brillar ante los hombres. al gozo. Allí donde la existencia cristiana no se halla en tensión de esperanza respecto de Dios ni tiene flechada su trayectoria hacia El. 6. 16. etc. Recordemos una vez más 10 que se dice en Rm 15. 17s. cuando se dice en 1 Ρ 3. que es precioso ante Dios". 10. "He tenido noticia de vuestra fe en Cristo Jesús. "Todo lo espera". 8s. En la caridad penetra el hombre en la luz de la esperanza. me alegraría y congratularía con vosotros. a causa de la esperanza que os está reservada en los cielos" (1. lss. 12. En el odio tiene su campo de acción la desesperación.).). 1." No hay sufrimiento ni separación que pueda destruir este gozo: "Y aun cuando mi sangre fuera derramada—dice el Apóstol a los cristianos de Filipos—como libación sobre el saorificio y la ofrenda de vuestra fe. y de la caridad que tenéis con todos los santos. etc. 4s.).). En la alegría. el apetito desordenado en el poseer. 1 Ts 5. dice el Apóstol. Vamos a fijarnos sólo en un aspecto: la esperanza está indisolublemente unida a la alegría. 12). la insatisfacción nunca harta de novedades. 12s. Y la caridad es paciente y llena de esperanza. quedaban excluidas de toda mirada de los hombres y dispuestas a la mirada de Dios. No se trata de un enfoque moral. 35). que quiere decir: "Gozaos siempre en el Señor. donde no hay esperanza. sino también los de la avaricia. "rebosando en El de alegría inefable y gloriosa. la salvación de las almas" (1 Ρ 1.. y también la inconsistencia de la decisión. la paz (Rm 15. Flp 20. La esperanza tiene su centro de acción en el amor. y alcanzáis la meta de vuestra fe. la infatigabilidad y falta de paz. la falta de esperanza que hace depender su píacer de 10 visible y perecedero. En la oración. la dulzura y lenidad (Flp 4. 3ss. allí donde no se mantenga esa tensión hacia Dios. De los cristianos se dice que aman a Jesucristo sin haberle visto. Y se les recomienda: "Gozaos en la esperanza" (Rm 12. que es estar de acuerdo con la vida. Detrás de cada impureza se halla siempre la desesperación.. De igual manera también vosotros alegraos y congratulaos conmigo" (2. el vagabundeo apátrida propio de quien se siente desarraigado. en la libertad y en la liberalidad para con Dios y los hombres de poder decirles todo 10 que siente (2 Co 3. La perspectiva de su vida significa y hace que el que espera se entregue y se mantenga libre para las exigencias del prójimo y le brinde en su plenitud nueva perspectiva.). 7. Al mostrar que esperaban en El. La naturaleza no santa está siempre al margen de la esperanza. el primero y último mensaje que nos envía la apertura de nuestra vida en Cristo Jesús desde su ocultamiento. la inestabilidad. 12. la esperanza es la única en resolver la caridad y la única que en la caridad se continúa.

la caridad y alegría. Hb 10. En efecto. ¿Cómo habla la esperanza? Introibo ad altare Dei: ad Deum qui laetificat iuventutem meam. 9 Principados y potestades en Nuevo Testamento . 3s. es claro que el encogimiento. a cuantos no ponemos nuestros ojos en las cosas visibles. En la esperanza nacemos a una nueva juventud. aunque nos vayamos haciendo viejos y sintamos ya señales bien patentes de cansancio. Por él 05‫^׳ץ‬11‫ ת‬de nuevo día tras día en medio de todas núestras derrotas y caídas. Día a día vamos remozándonos los que esperamos. la leve tribulación de un momento (que es 10 que supone toda nuestra vida) nos produce. Me acercaré al altar de Dios. 19). que ya ha aparecido y ha de aparecer. sobre toda medida. y dirigiendo la mirada hacia lo eterno e invisible se abre camino ya el brillo del rostro de Dios dentro de nuestro corazón abierto de par en par. por ejemplo. Prescindiendo de la visión de 10 temporal y de 10 que tenemos ante los ojos. sino en las invisibles" (2 Co 4. 1 Tm 4. Aun cuando nuestro hombre exterior se va desmoronando.180 SOBRE LA ESPERANZA es el reflejo de la aurora que hará su aparición con la estrella de la mañana. 10. al Dios que es la alegría de mi juventud. Cristo. 3). Ap 2. el hombre interior se va renovando de día en día. Anuncia en nuestros corazones el día en que la esperanza halla su cumplimiento (cf 2 Ρ 1. Así lo expresa el Apóstol: "Por eso no desfallecemos. un salto a la apertura superabundante de una vida salvaguardada.).. la pusilanimidad y el cansancio existencial hallan su sepulcro en la esperanza (cf. Si la esperanza es incremento de su santidad. un pesado caudal de gloria eterna. 16s.