Revuelta de los superfluos Beck 20051127elpepi_14@17.pdf

EL PAÍS, domingo 27 de noviembre de 2005

OPINIÓN / 15

Las lentes conceptuales para comprender la nación están cambiando. No basta con limitarse a Francia para localizar las causas de la quema de los suburbios franceses, ni sirven los conceptos en principio incuestionables de “desempleo”, “pobreza” y “jóvenes inmigrantes”. De hecho, se está produciendo un nuevo tipo de conflicto del siglo XXI. La pregunta clave es la siguiente: ¿qué ocurre con los que quedan excluidos del maravilloso nuevo mundo de la globalización? La globalización económica ha llevado a una división del planeta que ha quebrado las fronteras nacionales, con lo que han aparecido centros muy industrializados de crecimiento acelerado al lado de desiertos improductivos, y éstos no están sólo “ahí fuera” en África, sino también en Nueva York, París, Roma, Madrid y Berlín. África está en todas partes. Se ha convertido en un símbolo de la exclusión. Hay un África real y muchas otras metafóricas en Asia y en Suramérica, pero también en las metrópolis europeas donde las desigualdades del planeta en su tendencia globalizada y local van dejando su impronta tan particular. Y las definiciones de “pobre” y “rico”, que parecían eternas, se están transformando. Los ricos de antes necesitaban a los pobres para convertirse en ricos. Los nuevos ricos de la globalización ya no necesitan a los pobres. Por eso los jóvenes franceses son inmigrantes africanos y árabes que soportan, además de la pobreza y del desempleo, una vida sin horizontes en los suburbios de las grandes metrópolis. Porque las nociones de “pobreza” y de “desempleo”, tal como nosotros las entendemos, proceden de las tensiones de poder de la sociedad de clases propia de un Estado nacional. Es de suponer que, para grupos cada vez más extensos de la población a lo ancho del planeta, es cada vez menos válido que la pobreza es una consecuencia de la explotación y que en este sentido ésta sea útil —la pobreza de unos crea la riqueza de otros—. Esta premisa histórica se ha roto. A la sombra de la globaliza-

La revuelta de los superfluos
ULRICH BECK
ción económica, cada vez más personas se encuentran en una situación de desesperación sin salida cuya característica principal es —y esto corta la respiración— que sencillamente ya no son necesarios. Ya no forman un “ejército en la reserva” (tal como los denominaba Marx) que presiona sobre el precio de la fuerza de trabajo humano. La economía también crece sin su contribución. Los gobernantes también son elegidos sin sus votos. Los jóvenes “superfluos” son ciudadanos sobre el papel, pero en realidad son no-ciudadanos y por ello una acusación viviente a todos los demás. También quedan fuera del mundo de las reivindicaciones de los trabajadores. ¿Qué son para la sociedad? “¡Un factor de gastos!”. La “poca utilidad” que les queda es que se mueven por el odio y una violencia sin sentido; al final incluso provocan destrozos, y con este drama real que asusta a los ciudadanos ofrecen a los movimientos y políticos de derechas la posibilidad de destacarse. En Alemania, pero también en muchos otros países, se cree de manera realmente obsesiva que hay que buscar las causas que llevan a los jóvenes inmigrantes alborotadores a la violencia en las tradiciones culturales de origen de estos inmigrantes y en su religión. Los estudios empíricos sobre esta cuestión, realizados por excelentes sociólogos, demuestran lo contrario: no se trata de los inmigrantes que no se han integrado, sino de los que sí lo han hecho. Mejor dicho: hay una contradicción entre la asimilación cultural y la marginación social de estos jóvenes, que alimenta su odio y su predisposición a la violencia. Pues no se trata precisamente de inmigrantes anclados en su cultura de origen, sino de jóvenes con pasaporte francés, que hablan perfectamente el francés y que han pasado por el sistema escolar francés, pero a los que, al mismo tiempo, la sociedad francesa de la igualdad los ha marginado en auténticos guetos “superfluos” en la periferia de las grandes ciudades. Los deseos y las opiniones de estos jóvenes asimilados cuyos padres eran inmigrantes, apenas se distinguen de los de los grupos de la mis-

MÁXIMO

ma edad de sus países de origen. Al contrario: están bastante cerca de ellos, y precisamente por ello se aprecia el racismo que hay en la marginación de estos grupos de jóvenes heterogéneos tan terriblemente agrios y, por lo demás, tan escandalosos. Se puede formular con una paradoja: una escasa integración de la generación de los padres desactiva los problemas y los conflictos, y una buena integración de la generación de los hijos los agrava. Los padres de los jóvenes alborotadores, que emigraron del norte de África y que siguen vinculados a su lugar de origen, compensan su integración escasa y la discriminación abierta con el ascenso social que, a pesar de todo, han vivido. Aceptan su condición de marginados mejor que sus hijos, quienes han perdido el contacto con el lugar de origen africano, y ahora, heridos en su dignidad de franceses, están creando su propio folclore con una “Intifada francesa”. Esto explica que los jóvenes actores de la revuelta de los suburbios se refieran a su situación en términos de dignidad, derechos humanos y marginación. Pero de manera sorprendente no se refieren en absoluto al trabajo, aunque no tengan. Las élites de la economía y de la política no desisten de la idea de pleno empleo. Por consiguiente, les afecta un extraño daltonismo que les impide medir la dimensión de la desesperación que se extiende en los guetos superfluos, los cuales se ven aislados de una vida segura y ordenada mediante un trabajo remunerado. Tanto los partidos de la izquierda como los de la derecha, los nuevos y los viejos socialdemócratas, los neoliberales y los nostálgicos del Estado social no quieren admitir que en un contexto de aumento del desempleo hace tiempo que el trabajo ha pasado de ser un “gran integrador” a convertirse en un mecanismo de marginación. Evidentemente, es falso afirmar que no hay suficiente para todo el mundo, pero el trabajo que antaño creaba seguridades que se consideraban adquiridas disPasa a la página 17

CARTAS
AL DIRECTOR
Los textos destinados a esta sección no deben exceder de 30 líneas mecanografiadas. Es imprescindible que estén firmados y que conste el domicilio, teléfono y número de DNI o pasaporte de sus autores. EL PAÍS se reserva el derecho de publicar tales colaboraciones, así como de resumirlas o extractarlas. No se devolverán los originales no solicitados, ni se dará información sobre ellos. Correo electrónico: CartasDirector@elpais.es Una selección más amplia de cartas puede encontrarse en: www.elpais.es

mediante conciertos educativos centros docentes cuya titularidad no es pública. Los otros quieren que con el dinero público se financie sólo a la escuela de titularidad pública y que la religión salga del sistema educativo. Propongo una simbiosis sobre estos puntos: por un lado, eliminamos los conciertos (en un plazo razonable) destinando ese dinero a fortalecer una enseñanza pública de mayor calidad, y por otro, incluimos en ese sistema público fortalecido la enseñanza evaluable de la religión (a elegir entre modalidad confesional o laica).— Ricardo A. Pesado Llobat. Altea, Alicante

Pacto de educación
Parece que hay una serie de escollos para acordar entre todos un modelo de sistema educativo de futuro. Los unos quieren que la asignatura de religión sea para todos, evaluable, y además quieren que el Estado subvencione

Energía solar obligatoria, ¡por fin!
Después de 30 años de democracia, por fin se legisla sobre el uso obligatorio de la energía solar. A partir del día 1 de enero, cualquier nueva construcción deberá llevar instalaciones de energía solar tér-

mica para agua caliente sanitaria. Y ha tenido que ser tarde y a fuerza de ley. Por desgracia, durante estos años han sido escasísimas las constructoras que motu proprio han apostado por la energía solar en el país de Europa donde más sol se recibe (1.600 kilovatios hora por metro cuadrado al año), pero donde menos se aprovecha. Por no hablar de los aislamientos acústicos y térmicos de las edificaciones. Es difícil que algún edificio cumpla la ley, y sin embargo los ciudadanos no solemos quejarnos. Si se edificara bioclimáticamente, podríamos ahorrar muchísima energía. Tengamos en cuenta, además, que hay reservas de petróleo para tan sólo 40 años; de gas natural, para 60 años, y de uranio (esencial para generar energía nuclear), para 40 años. ¿Pasará lo mismo con el agua? Los ecologistas (tan denostados inmerecidamente) llevan años alertándonos. Paradójicamente, España sigue siendo uno de los países de Europa donde más agua se consume (en torno a

200 litros por habitante y día) y donde más barata es (3,51 euros por metro cúbico en Holanda, frente a 1,54 euros en España). Del consumo diario, el 32% de agua potable lo gastamos en el váter. Un auténtico despilfarro. Por no hablar de los campos de golf, la obsesión por el césped, las piscinas individuales en lugar de comunitarias, etcétera. Aquí el sentido común debería imperar. ¿Se nos ocurriría plantar cactus en mitad de la selva tropical o crear una playa con arena en Siberia? Y, sin embargo, existen soluciones para evitar este derroche. Un ejemplo es reutilizar las “aguas grises” (aguas ligeramente sucias provenientes de los fregaderos, bañeras, lavadoras y otros usos) para el riego, la cisterna del váter, lavado de coches, limpieza de suelos, etcétera. Todavía no se ha implantado en España y sospecho que habrá que esperar otra ley al respecto. ¡Esperemos que no haya que aguardar décadas!— Javier Hernández Andrés. Granada.

Sistema métrico decimal
Oigo continuamente en informativos y documentales, tanto en televisión como en radio o prensa escrita, que tal o cual estructura mide “dos campos de fútbol”. No tengo ni idea de cuál es la superficie de un campo de fútbol. En Sevres (París) se encuentra el Museo de Pesas y Medidas, el corazón de la revolución científica que supuso el sistema métrico decimal, aceptado por todos los países. Entendería que me informasen de medidas de superficie en metros cuadrados o hectáreas. ¿Se imaginan que para expresar el desplazamiento de un navío, los informadores dijesen “20 hipopótamos” en vez de “5.000 toneladas métricas”? Expreso desde aquí mi deseo de que no se use más el “campo de fútbol” como medida de superficie en las informaciones y volvamos al magnífico sistema métrico decimal.— Ricardo Martínez Ibáñez. Biólogo, profesor de ciencias naturales.

los prisioneros de guerra y los presos políticos empleados como mano de obra forzosa para la reconstrucción del país lo estarían haciendo porque “ellos mismos” habían “destruido España”. Cadáveres y familiares. el líder nazi arquitecto del Holocausto. Da pena. con el fin cercano de la memoria viva y el empuje de una generación de “nietos de la guerra” que ni ha experimentado el franquismo ni participó en los debates y consensos que desembocaron en la democracia actual. Los orígenes de ese “pacto” por la no instrumentación política del pasado (vulgo “pacto de silencio” o “pacto por el olvido”) se remontan por tanto a por lo menos quince años antes de 1975. tal vez. de acabar con la invisibilidad de los vencidos: de esos aproximadamente 150. otros hermanos desaparecían en vida. 1939. ignorantes. 300. baste recordar que. El escarnio no acabó ahí. Lo que sí hubo. horteras. Víctimas de estos seres infrahumanos fueron los otros: los to fue la hist to. fue una renuencia institucional a restituir y reparar en sus diferentes formas la “dignidad” a los otros caídos. sobre todo. Hay. las familias de los vencidos tenían que esconder el luto por otros caídos. Mientras que entre 1940 y 1945 la España de Franco se inundaba de monumentos conmemorativos a los mártires. ex cautivos. etcétera. excombatientes. amparada en esa reconciliación nacional. como si la dictadura de Franco no fuese consecuencia directa de la conflagración bélica. sin embargo. de Martín Patino). la de no “reabrir viejas heridas”. 200. Anton de His versity . los fanáticos. Las cicatrices que supuestamente se abrirían son las de las familias de los (se calcula) 30. por supuesto. Todo lo demás vino después. un altar o un monumento. las de las mujeres y los hombres que sufrieron torturas. para relativizar. no lo olvidemos. completa y accesible a todos los ciudadanos. tenga una imagen incompleta de lo que el franquismo hizo con las víctimas de los dos bandos de la guerra. los mudos y los muertos. tapias de cementerios y fosas comunes. y eso que según ellos los únicos crímenes que se habían cometido en la guerra fueron los de los rojos. En esos momentos había en España unos 280. A ellos se debían. en el caso de los vencidos. por otro lado. amparadas bajo el velo de la reeducación y la redención. dejaba intactos símbolos.000 internados en campos de concentración. y. ni que hubiese un silencio atenazador en torno blema. sus propiedades o el futuro como resultado de la guerra. aun entre el público informado. sería una dictadura que habría puesto los jalones necesarios para la llegada de la democracia. prebendas e impunidades extraoficiales de que gozaron los vencedores desde los tiempos terribles del hambre hasta el último día de la dictadura desarrollista. que la Guerra Civil y sus terribles consecuencias no serían motivo de confrontación política. hicieron desaparecer oficialmente a sus víctimas. según informaba Carlos E. como han señalado Paloma Aguilar y Santos Juliá: la legitimidad democrática no prevendría del antifascismo. lo cierto es que su presencia pública ha ido últimamente en progresivo aumento. a los que nunca nadie rindió homenaje alguno. F que ll dos lo desen racue nio Pr decen nados nas. Javier Rodrigo es doctor en Historia Contemporánea. jamás renunció a tener en la Guerra Civil y en sus “caídos” una referencia mítica fundacional. empezando por José Antonio. vagos. precisamente las de quienes demandan esas políticas de la memoria.000 fusilados. basta observar las actuales demandas para constatarlo. Por ese motivo. a la demanda de políticas concretas de restitución. viudas y huérfanos de guerra sólo fueron los suyos. en su afán de no “herir sensibilidades ni reabrir heridas”. que los derechos humanos no entienden de generaciones. Se trataba. y que su padecimiento no fue porque eran del bando perdedor. tiorras. otras víctimas de un terror convertido en política de Estado quedaban en cunetas. utilizando una lógica propia de Orwell. otros hijos eran pasados por las armas. nada que ver tiene. homenaje y reparación a las víctimas. las de los supervivientes de los campos de concentración. de la celebrada “reconciliación nacional”. sus cadáveres fueron primero exhumados y. Olvidan e ignoran. dichas políticas del franquismo. sarnosos. Pero. Aunque haya quien crea que aún hoy existe un “silencio ensordecedor” en torno al tema de las víctimas del franquismo. iras o ideologías democrática republicana. que nunca ha existido en España. se supo hace poco que la “ley de memoria histórica” anunciada hace más de un año por el Ejecutivo va a sufrir un serio movimiento de ralentización. didáctica. el de la república y la guerra. Pero. Puro memoricidio. rameras e hijos de tales. Y por ello. que se ha hecho necesaria la reactivación de los viejos mitos propagandísticos y autolegitimadores del franquismo (el tantas veces mal llamado proceso de “recuperación de la memoria” tendría.16 / OPINIÓN DEBATE EL PAÍS. a través de la guerrilla). por otro lado. A este respecto. visiting researcher en la London School of Economics and Political Science y autor de Cautivos. en tiempos de retórica paz. víctimas de la dictadura que cerró su particular versión de la crisis europea de entreguerras con la mayor tasa de sangre y castigo. como en otros países europeos. Demasiados ciudadanos no saben que es la diferencia del trato entre las víctimas lo que hace necesario hoy desenterrar. Una renuncia que. y los guardianes de esa legitimidad eran sus muertos. Decidieron. desde la denuncia contra los restos físicos y simbólicos de la dictadura franquista en la sociedad democrática. por ejemplo. El inicio del más reciente ciclo de exhumaciones de fosas comunes en España puso a la sociedad frente a un grave pro- Los derechos humanos no entienden de generaciones. engañados. generando así una suerte de “memoria traumática” que el régimen explotó como uno de sus canales de coerción estructural y preventiva. las comisiones provinciales de reconstrucción sólo indemnizaron a éstos. el trabajo. durante su visita a Madrid en octubre de 1940. batallones de trabajadores y cárceles del franquismo. pues de la guerra se habló y publicó durante esos años.es los lectores pueden expresar su opinión y votar en la edición digital sobre el tema a debate. Políticas para las que la democracia española está sobradamente preparada.000 presos esclavizados. este proceso debe datarse en torno al 2000. Tan es así. Y luego están los muertos. fosas y desaparecidos conformaban un mapa del terror del cual no se había sido consciente hasta que esos cráneos agujereados y esos huesos rescatados de la tierra salieron a la luz. sino de la superación del pasado. pues ya no eran factor de legitimación alguna. Con las reconstrucciones franquistas. una sombra pegada: el también mal llamado “revisionismo”. y provienen más de la oposición antifranquista que de un régimen que. incluida su memoria. tanto en tiempos de guerra como. Heinrich Himmler. homenajear y compensar a los que perdieron la vida. La legitimidad de Omnipresentes o invisibles JAVIER RODRIGO la nueva España provenía de su victoria en la santa cruzada de liberación. humillación. España Año Cero. ver a quienes tienen como símbolo el martillo y la hoz reclamar justicia y memoria para las víctimas del franquismo. no instrumentar políticamente el pasado. sino con nuestra inhabilidad o determinación para enseñarla de una manera clara. para abrir otro. se pretendía cerrar un ciclo histórico. Es ésta una reacción muy frecuente entre muchos españoles. Campos de concentración en la España franquista. Y la razón esgrimida ha sido. sus nombres fueron inscritos en las paredes de las iglesias y sirvieron para dar nombre a las calles de las ciudades y los pueblos. A esta desigualdad oficial en el sufrimiento habría que añadir las sinecuras. Al absolverse de crímenes que decían no haber cometido. y se trata.000 desaparecidos en las retaguardias sublevadas. ocuparon los espacios públicos y se hicieron omnipresentes. Pese a que hay quien quiere ahora contextualizar. El bando franquista y el republicano cometieron decenas de miles de crímenes durante la guerra. sifilíticos. Al hilo de todo esto. De la omnipresencia de las víctimas se pasaba a su invisibilidad. dos caras de una misma moneda. exactamente en la misma medida que invisibles eran las otras víctimas. Los caídos en la Cruzada. sus muertes fueron convenientemente investigadas y juzgadas. En sus formas actuales y. El epígono de semejante visión. manifestó su desaprobación por la extensa e innecesaria represión del régimen y su absurda falta de voluntad integradora hacia los perdedores. sin embargo. En los últimos años. pretendían acabar con todo su rastro. Lo que ya no sabe todo el mundo es que la dictadura se apropió del dolor colectivo. se trataba de su segunda invisibilidad. Sus desapariciones. ni de la anterior experiencia al pasado. lucharon en las filas republicanas. La omnipresencia de los caídos contrastó con la invisibilidad pública de los asesinados republicanos. degenerados. que así dejaron de existir también. este último con debate académico alguno). Cué en EL PAÍS. de la Cierva dixit) hacen un flaco favor a sus abuelos. y aun después. Por eso. es distin el pri Cierto aprop pero t fuerzo porqu hacer se pu del su verda mente vía ig trás d mune explic chos dolor a él. mártires. y quintacolumnistas en la que los rojos y especialmente las rojas son descritos casi sin excepción como criminales y ladrones. a los hijos entregados por la causa de los sublevados —aprobados todos ellos por la Dirección General de Arquitectura y la Vicesecretaría de Educación Popular de FET y de las JONS—. físicos o no. Y uno de los resultados de todo ello fue la ausencia de política alguna de la memoria durante el proceso de democratización. la oposición de izquierdas no asumió como un daño irreparable. la mayoría sin ser entregados jamás a sus deudos. que eran lógicamente los de su bando y. 1936-1947 (Crítica. eso ha empezado a cambiar.000 presos políticos. A la apropiación del dolor con fines partidistas se unió el insulto hacia las víctimas. un segundo aspecto que sí debemos tomar en cuenta y que está relacionado no ya con el olvido de la guerra. trapisondas. tan viva en la actualidad. pervertidos. presentándolo y utilizándolo como si hubiese sido infligido sólo por los otros. A estare con el do po ción d samen bando gar a verda escarn ción d que e impar Hoy en ELPAIS. esa política de la memoria acarreaba consigo un consciente memoricidio. reeducación. una de las primeras medidas oficiales de los franquistas (septiembre de 1939) fue darse una amnistía. que c su ma comen que c víctim ción d dad n perdo franq con la testad ras. Durante la dictadura franquista se desarrolló en España una doble política de la memoria y del memoricidio. en consecuencia. realid de los desen vió a religió matar cho co pa y mente símbo víctim de los para s Ah “otros cualq Es l trato lo qu hoy “Están politizando los muertos de la Guerra Civil. una vez más. prolongando la matanza en la posguerra (en el caso republicano. que no se limita a quienes añoran la dictadura de Franco. contra los “buenos españoles”. iras o ideologías. inhumados en ceremoniales públicos de masas. traidores. de pedagogía histórica y de conservación de “lugares de la memoria”. Esto es. ante ellos respondían. ¿a qué viene lo de sacarlos ahora?”. por tanto. si tal se puede llamar el programa de sectas con ideologías marginales. No es que no hubiese memoria de la Guerra Civil. de la guerra y la dictadura. animado por el debate sobre la impunidad de los crímenes contra la humanidad que se generó a raíz de la detención de Pinochet en Londres. como si los espantos del comunismo o no fuesen con ellos o no hubiesen existido. después. los franquistas. El primer factor es el intento de apropiación de las exhumaciones por parte de algunas asociaciones para fines partidistas. por parte de la oposición antifranquista y de no pocos disidentes del régimen al que servían. vejaciones sexuales. Pero esta afirmación necesita ser repensada varias veces. sino porque la dictadura se ensañó con ellos. Hay en esta opinión dos elementos de base real que quizá no han sido abordados suficientemente ni por los historiadores ni por los poderes públicos. animales. siguiendo por mártires y protomártires como Ruiz de Alda o Calvo Sotelo y terminando por prácticamente cada uno de los fallecidos en los campos de batalla o asesinados en la espiral de violencia revolucionaria. puesto que el mismo régimen que daba inmunidad a los suyos decidió hacer un recuento oficial de la violencia y del dolor de los españoles en su llamada Causa General. Todo respondía a esta lógica del memoricidio: por poner otro ejemplo. sin embargo. hidalg abneg sas y Ju muert tían. 2005). Eso lo sabemos todos salvo. caídos. muchos sin haber sido registrados. homenaje y dignificación (incluso judicial) de las víctimas. domingo 27 de noviembre de 2005 ¿OLVIDA LA DEMOCRACIA ESPAÑOLA A LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO? Mientras que en Torrejón de Ardoz se procedía a la “exhumación de los cadáveres de las víctimas del terror rojo y del ateísmo soviético. Hay quien piensa que con este proceso de revisión del pasado los “nietos de la ira” (R. físicas y documentales. los pobres desgraciados que. por tanto. Por ello. El secuestro del dolor ANTONIO CAZORLA SÁNCHEZ Esto ha provocado que mucha gente. Mientras que en 1939 se concedía a la Asociación de Familiares de los Mártires de Paracuellos del Jarama una subvención para la construcción de un altar religioso a la memoria de los caídos “por Dios y por España”. generando un enorme fondo documental conocido como Causa General. la renuncia a acciones oficiales de restitución. muchos sin identificar. Es decir. en los frentes y en las retaguardias. F que cu placa sólo p de la hubo una f eligió día de del do Valle dijo q que ib presen dad. como mucho. 350. a su vez. En la Biblioteca Nacional hay una larga serie de libros de memorias de ex cautivos. por mucho que algunos crean que no es así. sin embargo. otros cadáveres. Propiedades destruidas sólo fueron consideradas las de los suyos. y por eso se les reservó hasta el 80% de las plazas en las oposiciones al funcionariado y sólo a ellos se les dieron pensiones y ayudas. que ignoró completamente el sufrimiento de los otros pero no escatimó nada del de los suyos. Antes que esa democracia se instaurase en España se había decidido ya. el de la paz. inmoladas bárbaramente por pelotones de asesinos y asalariados de Moscú” (el noticiero alusivo puede escucharse en la banda sonora de Canciones para después de una guerra.000 presos en las cárceles de la posguerra. Una renuncia a política alguna de la memoria que. Y a esos otros hijos y hermanos nadie les dedicaría jamás una lápida.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful