You are on page 1of 801

1

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi

!"#" %






























M»-.-| ¹- i-.- ¹- |» v-g»
2




3





!"#" %













M»-.-| ¹- i-.- ¹- |» v-g»

4










/ ¬. -·¸.·» C»·¬--
, ¬.· |.¡.·, M»·..· , л..¹
¸.· -| |.-¬¸. ¡.- -. |-· ¹-¹.¡.-.
/ ¬.· -.-|.· ..- |.¹. -| »¬.· ¡.- ·.--|..

3




¯»||» ¹- ..-|--.¹.
¯»||» ¹- ..-|--.¹. .................................................................................................................................................. ,
i·-·--|»...- ¹- |» .|·». .......................................................................................................................................... ··
i:¯kJÐuCCiJ:. ................................................................................................................................................. .¸
· J|..¹. ¹-| ¬...¬.--|. -.»-g-|.... ......................................................................................................... .¸
. v.·..- g---·»| ¹-| ¸·.|-·|»-|.·¬. -·¸»-.| ¹-| ·.g|. xvi » |·».-· ¹- |.· ||»¬»¹.· .--»..|.·,
..-g·-g»...--· . .g|-·.»·. .......................................................................................................................... ,,
ui·¯JkiJCk/ii/ ÐÐ i/ kÐiJkM/ ÐÐi ·iCiJ xvi Ð: зi/|/. ..................................................e¸
· i-|·.¹.....-. ................................................................................................................................................e¸
. i» ¸·-·--..» ¹- i.|-·. -- з¸»-». ¸Ð·¸-.|·. . ·-»|.¹»¹¯...............................................................··,
¸ C.-.-¸...--· ».|.»|-· ¹- |» k-(.·¬». ..................................................................................................·..
, “Recogidos” y “Dexados” en el iluminismo español. ......................................................................... ·..
, ¸i.- ¬.·|..» |» k-(.·¬» -- з¸»-»¯ ....................................................................................................·.,
e з- .-..¬¸·--·.||- -·»·¬.·¬. -·¸»-.|. .............................................................................................. ·.¸
¸ i» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |.· |.|·.· ¹- |.· ¸·.|-·|»-|-· -·¸»-.|-·. ...................................·¸.
s i.|.·.(.» , ¯-.|.g.» -- |.-¬¸.· ¹- |» k-(.·¬» .................................................................................... ·¸·
¸ C.-.-¸|. ¹- -·¸.·.|.»|.¹»¹ , ¸·.||-¬»· |.·|.·..g·»(...·. .............................................................·¸e
/:¯ÐCÐÐÐ:¯Ð· ÐÐ i/ kÐiJkM/ Ð: зi/|/. ...................................................................................·,¸
· iJ· uÐkЦз ÐÐ Ðuk/:CJ. i·-..··.·-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-» ......................................·,¸
. PEDRO DE OSMA: El primer “Protestante” anterior a Lutero. .................................................... ·,,
¸ Ði C/kÐÐ:/i Ci·:ÐkJ· , |» u-..-··.¹»¹ ¹- /|.»|». ................................................................ ·e,
J¯k/· зiiki¯u/iiÐ/Ðз ·iC:iiiC/¯iv/· J ÐMÐkCÐ:¯Ð· Ð: Ði ·iCiJ xvi. ................... ·s¸
·. ig-»... ¹- i.,.|» , |» ..¬¸»-.» ¹- ¦-·.·. ........................................................................................... ·s¸
.. з|·»-¡-·.· , .|·»· .-(|.--..»· |-|-·.¹.·»· »-»|.g»·. ................................................................... ·s¸
¸. i·»-..·.»-.·, ¹.¬.-...·, ¡-·.-.¬.· , .|·»· .·¹---·. ..................................................................... ·¸e
Ði Ðk/·Mi·MJ Ð: зi/|/.......................................................................................................................... ..¸
iJ· /iuMsk/ÐJ·. .......................................................................................................................................... ..¸
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ Ð: i/ зi/|/ ÐÐi ·iCiJ xvi. .........e·
· i» ·.¬|·» ¹- i.|-·. -- з¸»-». ............................................................................................................ .¸·
. i.· ..¬.--·.· , |.· |.|-·»-.·. »-»|.·.· ¹- .-» -¸..». ................................................................... .s,
¸ i.· ..-.-··.· ¹- ¡.¹..· -- Ð.·.¸» ....¹--|»|. ..................................................................................¸¸
, i.· ¯-·...· -·¸»-.|-· , -| |.|-·»-.·¬.. ............................................................................................... ¸.,
, Ð| й..|. ¹- ·,.,. .......................................................................................................................................... ¸··
e i.· ¬.·.·..· , |.· ¸·.|-·|»-|-·.............................................................................................................. ¸.,
¸ Ð| ¬...¬.--|. ¹- /|.»|» , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ ¹- ¦.»- ¹- v»|¹-·. .................................................. ¸,.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
6

s i-··-.....- ¹- |.· -·»·¬.·|»··|.|-·»-.·. ........................................................................................... ¸,¸
Ði ikJCkзJ ÐÐi MJviMiÐ:¯J Ðv/:CÐiiCJ. ¦u/: ÐÐ v/iÐз. .......................................... ¸,,
¦.»- ¹- v»|¹-·. ................................................................................................................................................¸,¸
TRENTO, EL CASO DEL ARZOBISPO CARRANZA Y OTROS “SPIRITUALI” ESPAÑOLES. ....... ¸s¸
· ¯·--|. , |» k-(.·¬» -·¸»-.|» ................................................................................................................ ¸¸.
. Bartolomé de Carranza: El arzobispo “evangélico” ......................................................................... ¸¸¸
¸ ¦.»- M.·.||., ¹- ..-..|.»· ¹- ¯·--|. » ¸»·|.· ¸·.|-·|»-|-............................................................. ,.e
, i-¹·. C.-··-·.. ......................................................................................................................................... ,.¸
, i·»-..·.. s|»-... ....................................................................................................................................... ,·.
e i·»-..·.. Ð-|g»¹.. ..................................................................................................................................... ,··
¸ /-¹·-· C.-·|». ............................................................................................................................................ ,··
s /-|.-.. C.··..--·.. ................................................................................................................................... ,··
¸ i·»-..·.. M-|.|.· C»-.. ......................................................................................................................... ,·.
·. s--.|. /·.»· M.-|»-.. ............................................................................................................................. ,·.
·· Ð..|.· Ð.-g. ·.|»-.·. ............................................................................................................................. ,·¸
·. Ð.-g. i».--:. ............................................................................................................................................... ,·¸
·¸ i·», ¦.»- ¹- k-g|» ..................................................................................................................................... ,·¸
·, i·», i·»-..·.. ¹- v.||»||». ...................................................................................................................... ,·,
·, i·», M.g.-| ¹- M-¹.-». ........................................................................................................................... ,·,
·e i·», i-¹·. ¹- ·.|.. .................................................................................................................................... ,·e
·¸ i·», Ð.¬.-g. ¹- ·.|.. ............................................................................................................................. ,·e
·s i·», ¦.»- ¹- i.¹--». ................................................................................................................................ ,·e
·¸ i·», i..· ¹- i-.- ....................................................................................................................................... ,·e
i/ kÐiJkM/ Ð: i/ CJk¯Ð kÐ:/CÐ:¯i·¯/ :/iJii¯/:/. ......................................................... ,.·
·. i·»|-| ¹- v.|»¬»·.. ..................................................................................................................................... ,.·
.. i·»|-| s·-·--. ¸. i·»|-|» M»-·.¡.-).....................................................................................................,.¸
¸. v.||.·.» C.|.--» ¸·,¸. · ·,,¸) ................................................................................................................,.,
,. C.-·|»-:» ¹- /.»|.·. ¸Ð· ¡..:»· |» C....-¹» ¹- i-.-»·¹. ¹» v.-..¯...................................... ,.s
,. M»·.» ¹- C»·¹.-» , ¹- v.|»¬»·.. ......................................................................................................... ,.¸
e. ·-g.·¬.-¹. M.-.:. ................................................................................................................................. ,¸·
¸. i-¹·. ¹- C»·|.||». ....................................................................................................................................... ,¸·
s. ¦.»- ¹- v.||»(·»-.». ...................................................................................................................................,¸.
¸. /|»¹ i-.-»·¹. s.·»| ¸C.·.|»¬. s.·»|-) ...........................................................................................,¸¸
i/ k/iiÐ/ iÐ:Яk/CiJ: ÐÐi iu¯Ðk/:i·MJ Ð: зi/|/. ........................................................,¸,
· ¦.»- ¹- J·.». .............................................................................................................................................. ,¸¸
. i·»-..·.. ·»- k.¬»- ¸i.- |» ¸·.¬-·» ...|.¬» |.|-·»-» ¹- |» i-¡..·....-¯............................ ,,.
¸ Ð.-g. ¹- u.-¹».......................................................................................................................................... ,,e
¯»||» ¹- C.-|--.¹.
7



, i·»-..·.. ¹-| k.. , .|·.· ¸·..-·»¹.· -- ¯.|-¹.. ................................................................................,,·
/iCu:J· kÐiJkM/ÐJkз зi/|Jiз. -·.|.»¹.· . .|»-¹-·|.-.·. ............................................... ,,¸
· M.g.-| ·-·.-|. -| |·..-(. ¹- |» k-(.·¬» ·»¹..»|. ............................................................................... ,,¸
. M»|-. i»·..»| C»|»|»-. ...........................................................................................................................,s,
¸ ¦.»- ¹- ·.·» ............................................................................................................................................... ,s¸
, ¦.»- Ð.»: .................................................................................................................................................... ,¸.
, i·»-..·.. ¹- Ð-:.-»·. .............................................................................................................................. ,¸¸
e ¦».¬- ¹- Ð-:.-»· ....................................................................................................................................... ,.¸
¸ ¦.»- ¹- Ð-:.-»· ..........................................................................................................................................,·.
s k-.-»|¹. C.-:»|-: M.-|-· ¸M.-|»-.)................................................................................................. ,·.
¸ C»·..¹.·. ¹- k-.-». ................................................................................................................................... ,.·
·. C.¸·.»-. ¹- v»|-·». ................................................................................................................................... ,¸,
·· ¦.»- C.¸·.»-. ¹- v»|-·» ¸¦.|- C,¸·.»- ¹- C»·¹--»·) ................................................................... ,,.
·. /-|.-.. ¹-| C.··. ¸·-..||» ·,.¸·i.-¹·-· ·,¸·).................................................................................... ,,·
·¸ /|.-·. ¹- i--»(.-·|- ............................................................................................................................... ,e,
·, M.g.-| ¹- M.-|·-··»|- M.-|»--·......................................................................................................... ,e,
·, ¦».¬- ·»|g»¹...............................................................................................................................................,es
·e Ð| ¡-·..|» M--». ..........................................................................................................................................,¸.
·¸ ¦.·- C»|·.-| ¹- M.-|-»|-g·-. .................................................................................................................. ,¸¸
·s M-|.|.· k.¬»-..........................................................................................................................................,¸,
·¸ M»·..· i-·-: .............................................................................................................................................. ,¸,
ikJ¯Ð·¯/:¯Ð· зi/|Jiз Ð: iJ· i/i·Ð· s/¦J·. ..........................................................................,¸¸
·. i-¹·. ¦.¬---: .............................................................................................................................................,s,
.. M»|-. /¹·.»-., ¸·.(-·.· ¹- |-|·-....................................................................................................... ,s¸
¸. /g.·|.- C»|-:» ¹- v».». ..........................................................................................................................,¸·
,. i·», ¯.¬»· ¹- i»¹.||» ...............................................................................................................................,¸·
,. i·», ¦.»- ¹- з¸.-.·», ¹.¬.-.... ......................................................................................................... ,¸.
e. i·», v..--|- ¹- C.·.-g». ......................................................................................................................... ,¸.
¸. C»·¸»· C·»¡»|.............................................................................................................................................. ,¸.
s. M»-·|·. i-¹·. /|-·»-¹·-. ..................................................................................................................... ,¸e
¸. Ð.-g. ¹- /·|.¹.||. ¸Ð.-g. ¹- s.·g.·) .................................................................................................e.¸
·.. i-|.¸- ¹- |» ¯.··-. ..................................................................................................................................... e.,
··. C»|.-|- ¹- з|·-||». .................................................................................................................................... e·.
·.. ¦.»- i»-: ¹- C»·|·.
.
..................................................................................................................................e·¸
·¸. i·», C·.·|.|»| ¹- ·»-|.|.·. ...................................................................................................................... e·e
·,. i·», ¦.|.»- ¹- ¯.¹-|» ............................................................................................................................... e·¸

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
8

·,. ¦.»- ¹-| C»·|.||.. |.|-·»-. |.·g»|-· ..................................................................................................... e·s
·e. Ð.-g. ¹-| C»·|.||.. ...................................................................................................................................... e·¸
·¸. Ð.-g. C·»..»- ¹- /|¹-·-|-. .................................................................................................................... e..
·s. ¦.»- M»|¹.-»¹.......................................................................................................................................... e.·
·¸. u-·-»- ¸i-·-»-¹.) k..: ¹- v.||-g»· , ¹- |» C»¹--». .................................................................... e.,
...¦.»- M»·|.- C.·¹-·. ............................................................................................................................... e.,
.·. C.·¬- i»|¬» ¹- i.-|-· .......................................................................................................................... e.¸
...¦.»- ¹- v-·:.·» ¸. s-·:.·») .................................................................................................................... e¸·
.¸.·-|»·|.»- i.· M.·..||.. ............................................................................................................................e¸.
.,.M.g.-| ¯.·|»- ............................................................................................................................................ e¸¸
.. u-·-»-¹. ¹- ·-..||». ................................................................................................................................ e¸s
.· M»·|.- i.¸-:. ............................................................................................................................................. e¸s
.. i-·-»-¹. s-·¬.,. .................................................................................................................................... e¸¸
.¸ ¦».¬- ·»-.|-:. ........................................................................................................................................... e¸¸
., i·»-..·.. ¹- /..|». .................................................................................................................................... e,,
., C.·¬- -| ..·¹.--·.. ................................................................................................................................. e,,
.e M»·..· ¹- i»|¬». ...................................................................................................................................... e,,
.¸ ¦-·.-.¬. л:» ........................................................................................................................................... e,,
.s s-·-»|- ¹-| s.·|.. .................................................................................................................................... e,,
.¸ Ð| »-¹»|.: i-¹·. ¹- J·|-g». .................................................................................................................. e,¸
¸. Ð| ¹..|.· ¦..-·. ........................................................................................................................................... e,¸
¸· Ð| ¹.¬.-... ¦.»- ¹- i.¹--» ................................................................................................................. e,¸
¸. i·», i..· ¹- ·.|.¬»,.· ¸·,.e··,¸.). ................................................................................................... e,¸
ikJ¯Ð·¯/:¯Ð· зi/|Jiз Ð: i:Ci/¯Ðkk/. ................................................................................... e,¸
· /¹·.»- ·»·»..» ........................................................................................................................................... e,¸
. s»||»·»· ·»-.|-: ....................................................................................................................................... ee,
¸ i-|.· /-|.-.. ¹- /|.»·»¹....................................................................................................................... ee,
, i-¹·. ¹- i.--¹». ....................................................................................................................................... ees
, ·-|»·|.»- ¹- |» Ð-:.-»............................................................................................................................. e¸.
e C»·¸»· z»¸»|».. C»·¸»· ¯·.·|»- .......................................................................................................... e¸.
¸ i·»-..·.. ¹- /|·-g.. ................................................................................................................................ e¸¸
ikJ¯Ð·¯/:¯Ð· зi/|Jiз Ð: ik/:Ci/. ........................................................................................... e¸,
· /-|.-.. ¹-| C.··., :.--: v-|», C»|-· , .|·.· -·¸»-.|-· -- i·»-..» .......................................... e¸e
. /·--·.. Ð-·.¡.-: ¹- M.---g·.. ........................................................................................................... e¸s
¸ v..--|- ¦.»¡..- ·.|-·. .............................................................................................................................. e¸¸
uuM/:i·¯/· ikJ¯Ð·¯/:¯Ð· зi/|Jiз. ......................................................................................... es,
· i·»-..·.. ¹- v»·g»·. ................................................................................................................................ ese
¯»||» ¹- C.-|--.¹.
9



. Ð.-g. J·|-g» ¹- s.·g.·.......................................................................................................................... ess
¸ Ð.-g. ¹- Ð-:.-»· ...................................................................................................................................... es¸
, ¦.»- ¹- k.¡»· ·»·¬.--|........................................................................................................................... e¸·
, u.»·|- ¹- ·»- ¦.»- .................................................................................................................................. e¸,
e ¦.»- i-·-: ¹- i.--¹». .............................................................................................................................. e¸e
¸ ¦.»- v.|»| . v.¹»|. ..................................................................................................................................... e¸¸
s i-¹·. :.--: v-|» .................................................................................................................................... ¸..
¸ ¦.»- ¹- i.-»¸·,¸,· 1635…?): protestante y continuador del Lazarillo de Tormes. ................. ¸.·
·. ¦.»- ¹- ¦»·».» .............................................................................................................................................¸.,
·· u-·-»-¹. ¹- ¦»·».». ..................................................................................................................................¸·,
·. ¦.»- ¹- C»·|·. ·»|.-»·.¸·,e. ··e,¸) ...................................................................................................... ¸·e
·¸ ¦.»- ¹- ·»|.-»·. .......................................................................................................................................... ¸·¸
·, /|(.-·. ¹- v»|¹-·. ¸C.--.» ·,¸.· v.--» ·,¸.) .................................................................................. ¸·¸
·, ¯.¬»· C»··»·..- ¸Ð| C»··»·..-) i-·-»-¹. ¯-·-¹». ..................................................................... ¸,¸
·e C·.·|.|»| ¹- v.||»|.-. ................................................................................................................................¸e,
·¸ i-¹·. ¦.»- :.--:. ................................................................................................................................... ¸¸s
·s i-¹·. C»|-·. i» .|·» ¹-| (.|.·.(. , |.¬»-.·|» -.»-g-|... .»|»|»-. ............................................ ¸s.
·¸ /-|.-.. i.¸-: ¹- v-g». .......................................................................................................................... ¸se
i:ÐiCÐ................................................................................................................................................................... ¸s¸




10


11

i·-·--|»...- ¹- |» .|·».
Ll LlLulo de esLa obra “Los protestantes y la espiritualidad evangélica en lo
íspoño Jel siglo XVI” preLende resumlr la Lesls fundamenLal que abordamos.
Cueremos senalar, con Loda slmpllcldad pero sabedores de lo que declmos,
que en el slglo xvl hubo en Lspana un numero slgnlflcaLlvo de proLesLanLes y
que esLo supuso el floreclmlenLo de la esplrlLualldad evangellca. Cuando los
esLudlosos deflnen una larga serle de esplrlLualldades y especlalmenLe recurren
y ensalzan a la mlsLlca espanola ublcada en esLe slglo, creemos que comeLen un
Llplco y relLerado desaclerLo ya que, la mlsLlca como Lal, adqulere su auge a
parLlr del slglo xvll. ¸Ls que acaso fue mlsLlco fray Luls de León, cuando casl
Loda su obra es blbllca, fllológlca y exegeLlca? Ll slglo xvl es por LanLo el slglo de
la esplrlLualldad evangellca, la vuelLa a los LexLos del AnLlguo y nuevo
1esLamenLo y a una adoraclón en esplrlLu, lnLerlor y no exLerna. 1amblen
sosLenemos que aunque el numero conocldo de proLesLanLes espanoles solo
supone una pequena parLe de los procesos lnqulslLorlales conservados, sln
embargo, proporclonalmenLe y para nuesLra sorpresa, los casos enconLrados
suponen que hubo dlez veces más evangellcos en el slglo xvl que hay hoy en
Lspana.
lndudablemenLe la obra de 8aLalllon, “Erasmo y España” cambió la forma
de esLudlar las corrlenLes esplrlLuales en la Lspana del slglo xvl. LsLe sablo
auLor monopollzó el erasmlsmo como corrlenLe esplrlLual predomlnanLe en la
prlmera mlLad del xvl, sln Lener en cuenLa oLras opclones auLócLonas como el
alumbradlsmo y el luLeranlsmo posLerlor. Los anállsls de Melqulades Andres,
Álvaro Puerga o !oseph Þerez
1
apunLan hacla una asceLlca y una mlsLlca que
nosoLros creemos no fue predomlnanLe del slglo xvl. LnLendemos como !ose C.
nleLo en su obra “El renacimiento y la otra España” que el evangelismo y el
paullnlsmo concenLraron la mayorla de las asplraclones, enLendldos
“evangelismo y paulinismo” en sentido más real. Como blen expllca nleLo,
Bataillon usó “evangelismo” en el sentido católico romano del cual Erasmo era
el máximo exponente. Por esta causa excluyó a Lutero de ese “paulinismo”
blbllco novoLesLamenLarlo y de[ó a Lrasmo con un evangellsmo caLóllco y
amorfo.
2



1
España y América en una perspectiva humanista. Volumen 62 de Colección de la Casa de
Velázquez Series. Autores Joseph Pérez, Marcel Bataillon Editor Casa de Velázquez, 1998
2
El Renacimiento y la otra España. José C. Nieto. Librerie Droz 1997, pág. 271

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
12

Ls muy graLlflcanLe, anLe LanLa lncomprenslón del proLesLanLlsmo
espanol, que un hlsLorlador de la Lalla de 8lcardo Carcla Cárcel,
3
enLlenda como
lgnaclo 1ellechea
4
, que hay que de[ar blen clara la ldenLldad de concepLos como
el erasmlsmo y el luLeranlsmo, que nunca fueron confundldos nl mlxLlflcados
por la Inquisición. Este autor dirá que el protestantismo de 1559 era “limpio y
claro”. Tellechea
3
de[a reconocldo, que el proLesLanLlsmo llegó pronLo a Lspana
y fue perseguldo desde el prlnclplo, muy especlalmenLe a parLlr de la uleLa de
Works, como asl lo hablan demosLrado AugusLln 8edondo
6
y LonghursL
7
. Ls
necesarlo aclarar que sl la 8eforma alemana y sulza fue larga y lenLa, la 8eforma
en Lspana ecloslonó en muy pocos anos hacla proposlclones claramenLe
“heréticas” o luteranas al margen de que los inquisidores, sus intérpretes y
perseguldores, dlfumlnasen la here[la y la fracclonasen convenlenLemenLe
duranLe los cuarenLa anos prlmeros del slglo. Asl mlsmo debemos reconocer y
no de[ar en el olvldo a la socledad formada por el mundo de los conversos de
[udlos
8
, predomlnanLe en las lnsLlLuclones espanolas, que al lrse lnLegrando
esLos en la socledad crlsLlana, abrazaron sln embargo un Llpo de esplrlLualldad
más evangellca y con arreglo a las corrlenLes de la 8eforma. Þor esLa causa la
lnqulslclón en unos casos aparLó su mlrada y conslderó a los procesados como
seguidores de la “herejía” de Mella en uurango y en oLros casos hacla el
MaesLro Crla, los begardos, alblgenses u oLros splrlLuall. Ln esLos anos prlmeros
del siglo XVI se presentía y se reconocía la “herejía” pero no se quería hacer
vlslble, dlsfrazándola de expreslones Lales como “palabras malsonantes”,
“escandalosas” “sabor a herejía” y en los casos más evidentes se declaraba
como “herejía luterana” a partir del Edicto de 1525.


3
Bataillon y las corrientes espirituales periféricas. Ricardo García Cárcel. U.A.B.
4
1559 ¿Crisis religiosa española o europea? José I. Tellechea Idígoras. Universidad Pontificia
de Salamanca
5
Tiempos recios: inquisición y heterodoxias. José I. Tellechea. Ediciones Sígueme, 1977
6
Erasme et l’Espagne de 1520 a 1536. Augustin Redondo. Melanges de la Casa de Velázquez.
Tomo 1, 1965
7
John E. Longhurst. Luther's Ghost In Spain (1517-1546). Coronado Press Lawrence, Kansas
1964.
8
Judíos o cristianos? Victoria González de Caldas. Universidad de Sevilla, 2000; Benzion
Netanyahu, Los orígenes de la inquisición española. Crítica, 1999 -; Don Isaac Abravanel:
Estadista y Filósofo. Junta de Castilla y León, 2004-; La figura del obispo fray Lópe de Barrientos,
fallecido en Cuenca en 1469, sostenía que los conversos no judaizaban aunque «posible es que aya
algunos, pero puesto que ansy sea, injusta e inhumana cosa sería todo el linaje dellos manzellar
nin diffamar».

i·-·--|»...- ¹- |» .|·»
13



ueclamos anLerlormenLe, que la lncomprenslón del proLesLanLlsmo del
slglo xvl se ha manlfesLado de dlversas maneras hlsLorlográflcas que en
ocaslones han rayado en la ln[urla. Sln embargo resulLa más doloroso
conLemplar que, auLores acLuales, hagan revlslones hlsLórlcas Lan mezqulnas
como lo hace Penry kamen.
9
Asl reduce y expllca el proLesLanLlsmo esLe auLor:
“Había, por supuesto, algunos herejes convencidos –enLre ellos el noble
CenLelles, quemado en valencla en 1364 y fray CrlsLóbal de Morales, quemado
en Cranada en 1371, pero menos de una decena de espanoles fueron
condenados a la hoguera por luLeranos al flnal de la cenLurla fuera de los casos
de valladolld y Sevllla. CLros – como fray Þedro de Crellana, que esLaba algo
chlflado y pasó velnLlocho anos en las cárceles del SanLo Cflclo- fueron
detenidos por infracciones que comprendían la sospecha de “luteranismo”,
pero sin que pudiera hallarse en ellos creencia luterana alguna”. ¿Se puede
vlllpendlar y reba[ar al proLesLanLlsmo espanol de oLra manera más sórdlda,
como lo hace kamen, al resumlrlo en cuaLro llneas? ¸Cómo es que Loda la llrlca
del slglo xvl descansa en las esLrofas “a lo divino” de esLe desdlchado luLerano,
Þedro de Crellana, al que llama Kamen “chiflado”? ¿Es que veintiocho años de
cárcel podlan de[ar a un ser humano razonable y moderado? Þero sobre Lodo
usa kamen el recurso de la esLadlsLlca para declr que no fueron quemados
muchos. lndudablemenLe por esLas fechas de flnales de slglo, no se quemaba a
casl nadle porque no era necesarlo dar escarmlenLos. La lnqulslclón poco a
poco habla ldo conLrolando y modelando la socledad, de Lal manera, que las
delaclones se haclan consLanLemenLe por mledo, formallsmo o envldla, sln
necesldad de lndagaclones ln slLu de los lnqulsldores.
una de las preocupaclones de esLa obra es hacer ver que los auLos de fe
de valladolld y Sevllla represenLan solo una parLe, muy lmporLanLe sln duda, del
proLesLanLlsmo espanol, pero que el proLesLanLlsmo ya se habla manlfesLado
de muy dlversas formas, cuarenLa anos anLes. La Lesls de Ángela Selke
10

sosLlene que la Lspana del slglo xvl, su alma, es más rellglosa que clvll y los
alumbrados consLlLuyen la unlca here[la que echó sus ralces en suelo hlspano,


9
La Inquisición Española: una revisión histórica. Henry Kamen. Editorial Critica, 2005, pág,
100
10
Ángela Selke. −Algunos aspectos de la vida religiosa en la España del siglo XVI: los
alumbrados de Toledo. Tesis doctoral. Universidad de Wisconsin, 1953, 304 pp.;− El Santo Oficio
de la Inquisición;− Vida y muerte de Juan López de Celain, alumbrado vizcaíno”; −“Algunos
datos nuevos sobre los primeros alumbrados: el edicto de 1525 y su relación con el proceso de
Alcaraz”, BH, LIV, (1925), pp. 125-152.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
14

con Lermlnos Leológlcos proplos y con clerLo emboque luLerano despues. Ll
alumbradlsmo para !ose C. nleLo
11
, sln embargo, cree que no llegó a Lener
lnfluenclas luLeranas, al menos en el caso de !uan de valdes, aunque es
evldenLe que al prlnclplo LuLero creó lnquleLudes, prlnclpalmenLe enLre los
conversos, que se manlfesLó en el luLeranlsmo de muchos de ellos y Lamblen,
desde el punLo de vlsLa soclal, en la guerra de los Comuneros. nosoLros
creemos que por dlferenLes vlas llegó el lmpacLo del evangellsmo y paullnlsmo
de los hombres de la 8eforma que escudrlnaban las LscrlLuras en Alemanla,
Sulza y oLras parLes de Luropa y su lnfluencla no serla pequena en Lspana.
no creemos por esLa causa que a la 8eforma espanola se le deba dlvldlr
en Lres perlodos (dlscreclón, dlslmulo y dlsclpllnamlenLo), como lo hace 8lcardo
Carcla Cárcel
12
, que pueden, consecuenLemenLe, refle[ar el grado de represlón
del luLeranlsmo por parLe de la lnqulslclón, pero no el senLlr y profesar de
nuesLros reformadores que sufrleron la mlsma evoluclón y camblos ldeológlcos
que pudleron Lener LuLero o Zwlngllo. Queremos decir que tal “discreción o
disimulo” no nos parece real entre los alumbrados ni en los años de predomlnlo
erasmlzanLe, pues, por el conLrarlo, más que dlslmulo era manlfesLaclón publlca
de sus creenclas y de sus crlLlcas. Ll nlcodemlsmo
13
o el dlslmulo lo expresa asl
García Cárcel: “Entendemos por disimulo no la simple cautela expresiva sino un
e[erclclo de folslflcoclóo lJeolóqlco, de slmulaclón de lo que no se es, lmpllca un
fraude volunLarlo de ldenLldad en LanLo que no sólo se LraLa de no mosLrar lo
que se es slno de aparenLar ser lo que no se es. uesde nuesLro punLo de vlsLa,-
dlce Carcla Cárcel- la dlscreclón se expllca en un conLexLo con un
proLesLanLlsmo emergenLe y un caLollclsmo domlnanLe pero coo oo poco molo
coocleoclo perfecLamenLe vlslble en sus buenos propóslLos de reforma
endógena. La dlscreclón se harla especlalmenLe necesarla en Lspana donde en
esLos anos era blen clara la confuslón docLrlnarla, con los alumbrados como
agenLes especlalmenLe cuallflcados de esLa confuslón. Ln anos de confuslón se
imponía la necesidad de la discreción”.


11
José C. Nieto Sanjuán, “En torno al problema de los alumbrados de Toledo”, RET, 35,
(1975), pp. 77-93. 61;− Juan de Valdés y el origen del protestantismo en España e Italia; − El
Renacimiento y la otra España. .
12
De la Reforma protestante a la Reforma católica. Reflexiones sobre una transición. Ricardo
García Cárcel. Manuscrits 16, 1998, 39-63
13
El Nicodemismo de Juan de Valdés. José Biedma López. Vicepresidente de la Asociación
internacional de amigos de Juan Huarte de San Juan. Λάθε βιώσας. Epicuro, Fr. 551 Us.

i·-·--|»...- ¹- |» .|·»
13



El “disciplinamiento” que llama García Cárcel para suavlzar las Lerrlbles
condenas de la lnqulslclón, nadle lo pone en duda. Sln embargo, enLre los
alumbrados, no parece verse la “discreción” puesto que sus predicaciones por
las casas y los palaclos eran plenamenLe reconocldas y sus formas de
esplrlLualldad, como v.g. el permanecer en recoglmlenLo duranLe la mlsa, eran
vlsLas por Lodos. Ll dlslmulo y las precauclones se hlcleron necesarlas
posLerlormenLe anLe una socledad envldlosa y formallsLa, que esLaba
acosLumbrada al flnglmlenLo
14
en la mayorla de sus acLlvldades soclales, y
cohlblda por el mledo a la lnqulslclón. Þor LanLo podemos aflrmar que, en una
socledad acosLumbrada al dlslmuló, esLos movlmlenLos fueron los que menos
flngleron en deLrlmenLo de su conclencla y su lnLegrldad lnLelecLual. ¸Pubo
falslflcaclón y fraude enLre los alumbrados-luLeranos? Creemos que no.
LvldenLemenLe Lodos esLos pormenores hlsLorlográflcos los anallzaremos en
esLa obra.
no lnslsLlremos más sobre las peyoraLlvas y desdenosas callflcaclones en
el afán de mlnlmlzar Lodo un slglo de proLesLanLlsmo en Lspana, como sl
hublese sldo un aconLeclmlenLo menor como lo fueron los Comuneros cuyo
movlmlenLo duró un ano. 1odavla Carcla Cárcel slgue conslderándolo
“incidencia” como lo hacía Menéndez Bejarano
13
conslderando al
proLesLanLlsmo “salpicaduras que no respetaron la blanca veste de la ortodoxia
hispánica”
16
. no dellberaremos más sobre sl el proLesLanLlsmo fue arrancado de
cua[o en 1339 como asegura 1ellechea, cuando sabemos que duranLe Lodo el
slglo slguleron celebrándose auLos de fe en los cuales se condenaba a luLeranos
españoles. Insisto en lo de “españoles” porque nuestra obra solo nombra a
luLeranos espanoles cuando la mayorla de las obras sobre la 8eforma lnslsLen
en que eran exLran[eros. Ll máxlmo numero de proLesLanLes espanoles, con
nombres y apellldos, que ha sldo reconocldo por el hlsLorlador Werner


14
Los hijosdalgo o hidalgos y los conversos, cristianos viejos y cristianos nuevos, vivían en
una continuada apariencia y fingimiento. Los hidalgos empobrecidos y desocupados son retratados
en el Quijote donde aparecen con sus carencias y envidia. Los conversos aparentando una piedad
exagerada para librarse de la maledicencia.
15
Historia de la filosofía en España hasta el siglo XX. Cap.14 El protestantismo. Mario
Menéndez Bejarano
16
Estamos en desacuerdo en muchas de las posiciones de este artículo: La Reforma protestante
en España. Posibles causas de su escaso arraigo. José A. Pérez Abellán Panta Rei II. 2ª época
(2007) 103-121

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
16

1homas
17
es de 300, cuando nosoLros clLamos en nuesLra obra cerca de 1.300
procesados por luLeranlsmo y calvlnlsmo.
nos lnLeresarán mas en esLa obra, las nuevas formas de anallzar oLros
aconLeclmlenLos como podlamos clLar el lnforme de 8alLasar Þerez a lellpe ll
sobre la necesldad de hacer volver a Lspana los esLudlanLes de las
unlversldades de llandes, hecho esLe que provocó la ÞragmáLlca de 22 de
dlclembre de 1339 donde Luvleron que regresar Lodos los muchachos de las
unlversldades y escuelas en el exLran[ero por mledo a ser descarrlados por el
proLesLanLlsmo. ¸no suponla esLa ÞragmáLlca el reconoclmlenLo de que la
8eforma proLesLanLe habla Lamblen arralgado con profundldad en Lspana?
Ortega y Gasset consideró esta ruptura con Europa como la “tibetización” de
España, pero suponía la realidad de que España estaba “contaminada” con la
“falsa y dañada secta de Lutero y sus secuaces”, o, mejor diríamos, abierta a la
8eforma proLesLanLe y con garanLlas de exlLo. ¸Cue solo duró clen anos? 1odos
sabemos que la lnqulslclón y el LsLado se allaron para desLrulr la 8eforma, hasLa
que lo conslguleron.
La esplrlLualldad evangellca se vlvló en esLe slglo como nunca se habla
experlmenLado movlmlenLo esplrlLual alguno en Lspana. 8aLalllon asl lo cree
enLender, aun cuando manlflesLe que las corrlenLes de las que se ocupa la
hlsLorla de las ldeas, mezclen sus aguas, produclendose una seudohldraullca
donde se confunden y no pueden dlsLlngulrse las aporLaclones de cada una de
esas corrlenLes
18
. Ln realldad la esplrlLualldad evangellca no supone nlnguna
confuslón nl mezcla porque la fuenLe de donde parLe es la LscrlLura, la 8lblla.
Por eso dice Bataillon: “Ciertamente yo volvería a escribir como en 1937: “La
solldarldad del llumlnlsmo con la revoluclón rellglosa europea no ofrece la
menor duda. Pero su parentesco se debe sobre todo a sus orígenes comunes.”
8aLalllon haclendo caso a !ose C. nleLo reconoce que el hará menos caso a la
“interioridad” y “mucho más a esa segurldad oo mlstlco de radlcal dependencla
del flel para con ulos que le da su gracla: cerLldumbre que emparenLa
estrechamente a los “dejados” Isabel de la Cruz y Alcaraz” con el “luteranismo”
y que les hace a[enos a la mlsLlca o la unlón sustancial con Dios”.


17
La represión del protestantismo en España, 1517-1648. Werner Thomas. Leuven University
Press, 2001
18
Erasmo y el erasmismo. Cap. 11En torno a Juan de Valdés. Marcel Bataillon Editorial
Critica, 2000.

i·-·--|»...- ¹- |» .|·»
17



Ln esLa hlsLorla del proLesLanLlsmo enconLraremos persona[es como el
reformador espanol MaLeo Adrlano que ya en 1320 esLaba dando clases de
hebreo y medlclna, asl como debaLlendo docLrlnas de la gracla y la [usLlflcaclón
con LuLero en WlLLenberg. Cran gramáLlco de hebreo, flgura al lado de Clnq-
arbres, SanLes Þagnlnl, !uan 8euclln o CanLalapledra. Amlgo de Lrasmo, no
aparece clLado por el gran especlallsLa del roLerdano, 8aLalllon. Þero Lenemos
que reconocer que nos falLan muchos daLos y sobre Lodo una hlsLorlografla que
vaya relaclonando los hechos de esLe y oLros muchos reformadores y
reformados de los que apenas sabemos el nombre. Muchos más persona[es nos
han llamado la aLenclón, especlalmenLe aquellos de los que apenas se ha
escrlLo e hlcleron una obra callada a favor de la exLenslón del Lvangello. Ls el
caso del procesado en 1380 lranclsco de ALondo, abogado de 1udela, alcalde
mayor de la CorLe de navarra, que habla esLudlado con !acob 8ucero en Þarls y
1oulouse y conocldo al luLerano sevillano Julián Hernández “Julianillo” 30 años
anLes. uuranLe esLe Llempo, habla colaborado con !ullán Lrayendo carLas e
lmporLando llbros sln que la lnqulslclón hublese sospechado de el. uespues de
la e[ecuclón de !ullán Pernández slguló con la labor de esLe, sablendo oculLar
sus verdaderas preocupaclones por exLender el Lvangello. Como dlce Werner
1homas
19
: “Todo este tiempo, Atondo supo encubrir perfectamente sus
acLlvldades clandesLlnas, lncluso anLe los lnqulsldores que se hablan lnsLalado
varlas veces en su casa cuando efecLuaban sus vlslLas a 1udela. Más de velnLe
anos despues de las hogueras de valladolld y Sevllla, el fanLasma de LuLero
parecía resurgir en la Península”.
nos enconLraremos con persona[es que manlfesLaron en su obra escrlLa
el pensamlenLo pollLlco y fllosóflco como SebasLlán lox Morclllo, lellpe de la
1orre o ladrlque lurlo Cerlol,
20
además de oLros como !uan Þerez de Þlneda o
lranclsco de Lnzlnas que Lamblen aporLarlan en sus ensayos la vlslón que
Lenlan de Lspana, dedlcando sus Lraba[os a Carlos v y lellpe ll. CLros como
vlcenLe Soler que fue el “padre de las misiones neerlandesas en Brasil”. La
llLeraLura se llena de gramáLlcos que ensenan espanol por Lodo el mundo y
escrlLores que hacen brlllar el slglo de Cro con sus obras. Þero sobre Lodo nos


19
O.C. pág, 286
20
Aperiat oculos Hispaniae: los disidentes españoles exiliados del siglo XVI como activistas.
Ignacio Javier García Pinilla. Artículo en la obra: De re publica Hispaniae: una vindicación de la
cultura política en los reinos ibéricos en la primera modernidad. Francisco José Aranda Pérez,
José Damião Rodrigues. Silex Ediciones, 2008

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
18

hallaremos con mu[eres y hombres que sufrleron la más dura represlón por
sosLener las nuevas docLrlnas apoyadas en las LscrlLuras. Ll que aparezcan
proLesLanLes de la clase alLa enLre los condenados en los auLos de fe de
valladolld y Sevllla, no debe hacernos pensar que solo la clase alLa abrazó la
8eforma. ueLrás de la nobleza esLaban sus aslsLenLes donde se enconLraban
Lodas las clases soclales, desde el cura, el mon[e, el corregldor, el abogado o el
medlco hasLa los arrleros, campeslnos, pasLores, arLesanos, comerclanLes y
genLes de Lodos los oflclos que les servlan.
Þueden aparecer lnexacLlLudes hlsLórlcas en esLe llbro, especlalmenLe en
lo que se reflere a homónlmos que al vlvlr en la mlsma epoca les hayamos
ad[udlcado alguna acclón que no corresponda con su blografla. Ln nuesLro
descargo solo podemos apelar a las dlflculLades que supone una obra de esLe
Lamano, donde muchos de los procesados por luLeranlsmo han esLado oculLos y
sln esLar esLudlados sus aspecLos rellglosos y soclales. Ln oLros casos ha
desaparecldo la obra escrlLa del blograflado que nos lndlcarla me[or el camlno a
segulr. Þor oLra parLe, reconocemos que en ocaslones Lal pobreza de
lnformaclón puede desmerecer esLe Lraba[o aunque hayamos procurado
hacerlo con el máxlmo culdado. Pemos de manlfesLar Lamblen que un solo
deLalle del blograflado puede habernos cosLado dlas de lnvesLlgaclón, aun con
la venLa[a del lnLerneL. Al no esLar Lraduclda al espanol la obra de L. Schafer,
hemos Lenldo que Lraduclrla del alemán, sln conocer el alemán y por medlo de
LraducLores dlglLales, lo cual nos ha llevado un largo perlodo de nuesLro Llempo
el Lraduclr los daLos referenLes a los proLesLanLes espanoles. Los proLesLanLes
más esLudlados y que ya han aparecldo en alguna hlsLorla de la 8eforma en
Lspana, hemos procurado acLuallzarlos segun las ulLlmas lnvesLlgaclones. A
esLos lnvesLlgadores debemos pues parLe de esLe Lraba[o, aunque no puedo
reconocerles personalmenLe su aporLaclón porque ha sldo produclda esLa obra
en sollLarlo, sln de[arme lnflulr en nlngun momenLo por la auLorldad y valla de
algunos de los hlsLorladores clLados.
La obra preLende ser cronológlca y cenlrse solo al slglo xvl, aun cuando
clLemos a algunos proLesLanLes del slglo xvll que serlan el nexo de unlón con la
llamada Segunda 8eforma en Lspana. A veces, sln embargo, aparecerán
agluLlnados en Lorno a deLermlnadas clrcunsLanclas, como pueden ser el haber
esLudlado en Lovalna o haber sldo procesados en el nuevo Mundo. 1amblen
manLenemos en esLa obra deLermlnadas personas que sln haber sldo
expllclLamenLe condenadas por luLeranas perLenecen al esplrlLu y cosmovlslón
de la 8eforma. ulce el proLesLanLe espanol, exlllado en lrancla, !ose Marla

i·-·--|»...- ¹- |» .|·»
19



Cuardla
21
: “Vives y Furio Ceriol deben ser considerados hijos de la Reforma,
pues aunque su confeslón de fe no Lenga Lodos los elemenLos del
proLesLanLlsmo de enLonces, sl lo son los ldeales. Asl que esLos y oLros auLores
del slglo declmosexLo deben lnLegrarse en el verdadero carácLer del
movimiento de reforma religiosa en España”.
LsLa lnLromlslón de algunos persona[es aparenLemenLe más le[anos a la
8eforma no debe hacernos reLroceder a posLuras anLerlores donde se dudaba sl
el mlsmo Lgldlo era neLamenLe o ablerLamenLe proLesLanLe. Ln la Lesls de
Mlchel 8oeglln
22
esLe Lema quedaba muy dlfuso respecLo a los reformados de
Sevllla y ha sldo 8.C.Spach
23
quien ha reparado esa duda. Dice Spach: “Por
muchas decadas los esLudlosos han debaLldo sobre sl los proLesLanLes
verdaderos exlsLlan enLre los reformadores rellglosos espanoles del slglo xvl.
un examen de la vlda y ensenanzas de !uan Cll (Lamblen conocldo como
Lgldlo), que fue educado en la unlversldad de Alcalá y slrvló como predlcador
de la CaLedral de Sevllla desde 1334 hasLa su muerLe en 1333, corrobora la
aflrmaclón de que el proLesLanLlsmo lndlgena esLá en realldad presenLe en esLe
momenLo en Lspana. Los procesos lnqulslLorlales de los seguldores de Cll
revelan que duranLe sus anos de mlnlsLerlo acLlvo en que se separó
fundamenLalmenLe de la lglesla CaLóllca 8omana, no sólo adopLando desde una
perspecLlva Leológlca clerLa forma slmllar a la de la Lradlclón reformada, slno
que Lamblen socavaba el slsLema sacramenLal y la auLorldad de la lglesla
romana y allmenLaba esplrlLualmenLe una comunldad de seguldores que
esLaban consclenLemenLe ldenLlflcados con los reformadores proLesLanLes del
norte de Europa”.
A pesar de los avances en la hlsLorlografla, nuesLro conoclmlenLo del
proLesLanLlsmo espanol es Lan elemenLal que apenas Lenemos daLos de la vlda
y obras de los encausados por luLeranlsmo o calvlnlsmo, aunque conozcamos
algunas de sus relaclones y conexlones con la 8eforma europea. Las obras de
Werner 1homas sobre el proLesLanLlsmo espanol, LanLas veces clLadas en esLe
llbro, preLenden relaclonar algunos persona[es con oLros de manera que


21
La Reforma en España de José María Guardia, médico e historiador. Revue des Deux
Mondes, Volumen 28, 1860
22
Inquisición y contrarreforma: el Tribunal del Santo Oficio de Sevilla (1560-1700) Michel
Boeglin, 2006; BOEGLIN, M., “Contribution à l'étu- de des protestants de Séville (1557-1565).
23
Juan Gil and sixteenth-century spanisch Protestantism. Robert C. Spach The Sixteenth
Century Journal XXVI, T. 4, 1995


i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
20

podamos Lener una vlslón mayor. LsLe es el caso del Llcenclado Perrera,
mlembro de la congregaclón de valladolld, que esLaba relaclonado con los
calvinistas franceses. Dice Thomas que “la lectura de los textos calvinistas se
conslderaba de suma lmporLancla en el grupo. Al sallr de lrancla, los mlnlsLros
hugonoLes aconse[aban a los compaLrloLas que se dlrlglan a CasLllla de no hacer
“ceremonias positivas” (cena, sermón) sino de cantar los salmos y de leer los
libros “de la religión” a solas o en presencia de oLros companeros, sobre Lodo el
coteclsmo de 1eodoro de 8eza, en el que expllcaba Lodo lo que el calvlnlsLa
crela, enLre oLras cosas como confesarse, como reclblr el SacramenLo y como
casarse. Ls poslble que el cenáculo conslgulese algunos llbros a Lraves de los
llbreros 1rechel, ÞensanL o vega, aunque los procesos no hacen menclón de
ello. Ln efecLo Caspar de 1rechel vendló muchas veces llbros prohlbldos al
llcenclado lranclsco de Perrera, mlembro del cenáculo proLesLanLe de
Valladolid”. Lo que nos descubre Thomas no es solo la vlnculaclón con el clrculo
calvlnlsLa frances, cuando hasLa ahora se habla hecho más hlncaple en el
alumbradlsmo y luLeranlsmo de sus mlembros, slno que además nos coloca a
Perrera faclllLando la lnLroducclón de llbros prohlbldos en Lspana al ser [uez de
conLrabandos de Logrono. LsLos llbros prohlbldos Lamblen podlan ser vendldos
en llbrerlas francesas de la Þenlnsula lberlca.
ÞoslblemenLe se noLe en esLa hlsLorla un deflclL de anállsls de los
persona[es proLesLanLes más esLudlados y conocldos: Caslodoro de 8elna,
Clprlano de valera, !uan de valdes, lranclsco de Lnzlnas, AnLonlo del Corro,
!uan Þerez de Þlneda y qulzás una docena de nombres más. Sln embargo nos
hemos fl[ado en oLros aspecLos como la esLrucLuraclón y esplendor del lengua[e
en la 8lblla de Caslodoro con los precedenLes en la Lraducclón de Lnzlnas, !uan
Þerez, !uan de valdes, la gramáLlca de Corro, !uan de Luna, eLc. Ln el nuevo
1esLamenLo vasco Lraducldo por !uan de Llzarraga esLa esLrucLuraclón y fl[aclón
de la lengua vasca son aun más evldenLes. Þero además hay un deflclL de
anállsls en oLras parcelas como pueden ser las aporLaclones soclales y
soclológlcas de las mu[eres proLesLanLes. uesde al caso de Marla de Cazalla a
los nombres de Marla 8ohorques, lranclsca Chaves, Marla de vlrues, Marla
Coronel, Marla Cómez, eLc, falLan esLudlos que conflguren las aporLaclones de
esLas mu[eres a los avances soclales y a su condlclón como mu[eres LanLo como
a la nueva esplrlLualldad. Ln el caso de Marla de Cazalla, “esLa mu[er llegó a
Lener sels hl[os y era hermana Lamblen de muchos hermanos dlspersos por la
geografla espanola, enLre ellos, el medlco palmeno ulego de Cazalla o el fralle
menor y oblspo de vera, !uan de Cazalla, no por ello de[arla de padecer una

i·-·--|»...- ¹- |» .|·»
21



prlslón exLremadamenLe vlolenLa, muchas veces amordazada. Marla ha sldo
esLudlada desde la hlsLorla, la soclologla, fllologla o la fllosofla, por presenLar un
carácLer moral, lnLelecLual y esplrlLual poco comun en su Llempo. MlenLras las
mu[eres esLaban conflnadas a la casa y vlvlr en la lgnorancla, ella Llene una
erudlclón poco comun no solo enLre las mu[eres slno Lamblen con los hombres,
Lenlendo conoclmlenLo de Lrasmo, LuLero y el Lvangello, además de San
AgusLln o San Buenaventura”.
Þodrlamos lr apunLando curlosldades que lrán apareclendo en esLa obra,
como el asLrolablo del maLemáLlco !uan de 8o[as SarmlenLo, la aLrlbuclón del
vla[e a 1urqula de !uan ulloa Þerelra, que nosoLros hemos dado la auLorla a
CrlsLóbal de vlllalón o el lnLeresanLe persona[e casl desconocldo, fray lranclsco
Cuerrero, que qulso abrlr una unlversldad proLesLanLe en Cxford para
espanoles. Sln embargo, de[aremos que el lecLor se vaya sorprendlendo en
cada páglna, conoclendo la rlca herencla del slglo xvl.
Langreo, 29 de sept|embre de 2011
_..-.--|.· »-..-··»·.. ¹-| -»..¬.--|. ¹- M.g.-| ·-·.-|
Los “frailes herejes” según su Orden religiosa sobre los 1500 protestantes conocidos.
J·¹-- ¹- |.· M.-.¬.· ¸
i·»-..·.»-.· ,s
Ð.¬.-...· ¸¸
M-·.-¹»·..· ·,
¦-·..|»· ¸


i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
22



Anállsls general de la acLlvldad laboral y soclal del proLesLanLlsmo


Þrofes|ones Número ¼ sobre un tota| de 1S00
!"#$%&'( )*+ ,-./
01$23#( +, ).4*
5'67'$ )88 ,*.**
9&$%63"7'$ ,- ,
:;<;='$ > 8./
0;$61=;$;( *, ).8/
?%@7'$;( ,* 8.A/
0B(%6'( ) 8.,*
C%6;@6%1='( ,8- 4
?1(7'$;( ;E1@&#"%6'( +8 ).//
F$1GH7%6'( )) ,.+/
!;$$1<;$'( / 8.+
?$'I;('$;( +, ).4*
J(6$%7'$;( ,)4 A.+/
F31$@%6%'@;$'( ) 8.,*
?"17;$'( ,) 8.A
K1L17;$'( )/ ,.4*
M;$1"='( ) 8.,*
9N'&1='( ,/ ,.8/
!$%1='( *- ).**
5323;( -A *.A/
9N1=;( ,, 8.4*
!%;@7OI%6'( + 8.)/
:$1=367'$;( )8 ,.**
F%71@'( - 8.**
!'$$;&%='$ 4 8.+/
0#=%6'( -8 *.**
9N'&1='( ,/ ,.8/
:$1L;$'( ) 8.,*
!;$$1<;$'( A 8.-*

23

i:¯kJÐuCCiJ:.


· J|..¹. ¹-| ¬...¬.--|. -.»-g-|....
Nad|e pone rem|endo de paño nuevo en vest|do v|e[o, porque ta| rem|endo t|ra de|
vest|do, y se hace peor |a rotura. N| echan v|no nuevo en odres v|e[os, de otra manera |os odres
se rompen, y e| v|no se derrama, y |os odres se p|erden, pero echan e| v|no nuevo en odres
nuevos, y |o uno y |o otro se conservan [untamente. Mat 9:16-17


La magna obra de 8enzlon neLanyahu
24
pone al descublerLo que en el
slglo xv y xvl clerLas creenclas Lradlclonales sobre los conversos caen como
casLlllo de nalpes sl se conLrasLan las fuenLes lnqulslLorlales con las fuenLes
[udlas. La Lesls cenLral de su mlnucloso razonamlenLo, podrla resumlrse en una
ldea fuerza con lnflnlLas ramlflcaclones cuyo conLenldo serla esLe: una buena
parLe de los marranos (converLldos, forzados o no, al caLollclsmo romano) no
eran crlpLo[udlos (segulr slendo [udlos en secreLo), slno que eran converLldos
slnceros que poco a poco lrlan creclendo o asenLándose como crlsLlanos
nuevos, dlsmlnuyendo el numero de los que en secreLo pracLlcaban el
[udalsmo. Þor LanLo, sl los crlpLo[udlos, [udalzanLes, eran una exlgua mlnorla
cuando aparece la lnqulslclón espanola ¸que senLldo habrla Lenldo que la
lnqulslclón fuera creada conLra ellos?
23
Y si esta “herejía judaica” no era la que
sobresalla ¸cuál era la gran here[la que LanLo preocupaba a los guardlanes de la
fe? Sln lugar a dudas, el slglo xvl es el slglo de la 8eforma. La esplrlLualldad se
cenLra en el conoclmlenLo y la prácLlca del Lvangello. Ls la vuelLa a las Sagradas
LscrlLuras y a la anLlguedad. Se esLudlan las lenguas y los LexLos anLlguos, los


24 “Los orígenes de la Inquisición en España en el siglo XV”,; traducción de Ángel Alcalá
Galvé y Ciriaco Morón Arroyo¸ “The Marranos of Spain” y la dedicada a Don Isaac Abravanel, el
líder del exilio judío, representan la atenta investigación de Netanyahu, quizás el historiador
medievalista más representativo de todos los tiempos.
25 José Antonio Escudero. Netanyahu y los orígenes de la Inquisición española. Revista de la
Inquisición 1998, N. 7: 9-46 ; Netanyahu, historiador de España. E. Benito Ruano

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
24

cláslcos grlegos y romanos, volvlendo a las fuenLes prlmlLlvas de las clenclas y la
esplrlLualldad. una esplrlLualldad que vlene envuelLa en rupLura,
desenmascarando el anLlguo reglmen feudal y abrlendose a la modernldad. La
novedad de la esplrlLualldad no resldla en Lraer nuevas formas llLurglcas,
nuevas maneras de buscar el rosLro de ulos, slno que el descubrlmlenLo
conslsLla en volver al prlmlLlvo Lvangello.
Los conversos que esLudla neLanyahu, son verdaderos crlsLlanos y
Lamblen hombres del llbro y de los llbros, como humanlsLas del 8enaclmlenLo
que son. Muchos de los proLesLanLes espanoles son conversos y poslblemenLe
muchos de los acusados por la lnqulslclón como [udalzanLes sean Lamblen
evangellcos
26
. LsLe volver a las Sagradas LscrlLuras e lnLerpreLarlas sln el
maglsLerlo y consenLlmlenLo de la lglesla, esLe manlfesLar una pledad lnLerlor
en esplrlLu y en verdad, no parecló gusLar a los vlgllanLes del dogma. ¸Lra esLa
la gran here[la que ya no se manlfesLaba por parcelas raclales, slno que esLaba
presenLe en Loda la socledad espanola, lncluldos la gran canLldad de
exLran[eros?¸Ln que conslsLla la here[la que se esLaba produclendo en Lspana
como para generar un mledo Lal que puslese en marcha aquel monsLruo
persecuLorlo? Como dlce neLanyahu, “la Inquisición se instituyó para aplastar la
herejía y de ser posible, destruirla en su raíz y sus ramas.”(neLanyahu, 1999,
pág. x) Þero ¸sabemos que “herética pravedad” se infiltraba entre los
conversos?. LvldenLemenLe lo que sabemos es que los conversos caplLanearon
la revoluclón comunera asl como Lamblen la reforma rellglosa de los
alumbrados. Los dos movlmlenLos supusleron un sobresalLo de grandes
dlmenslones como para acLlvar la lnqulslclón. LsLa lnLenLó al prlnclplo
fracclonar la here[la en aspecLos formales como "palabras escandalosas" "con
sabor a here[la" "malsonanLes" eLc.., pero el problema era el luLeranlsmo que
se habla manlfesLado en 1323 con Lodo su vlgor aslmllado por los conversos-
alumbrados.


26 En América el vulgo llamaba judíos a los protestantes. Véase la obra: La novia del hereje o
La Inquisición de Lima de Vicente Fidel López.- El caso del luterano Tomás López Molina de
Torremocluela que en 1553 fue condenado por el tribunal de Cuenca por judaizar cuando él era
protestante luterano. (Julio Caro Baroja.Las formas complejas de la vida religiosa: religión,
sociedad y carácter en la España de los siglos XVI y XVII pág.215). Hasta en 1608 aparecerá
también el luterano Francisco de Asensio en Valencia acusado de judaizante. (Thomas, W. (2001).
La represión del protestantismo en España, 1517- 1648. Lovaina: Publicado por Leuven
University Press, 2001. Pág.97)
i-|·.¹.....-. J|..¹. ¹-| ¬...¬.--|. -.»-g-|....
23



Þor oLra parLe, neLanyahu lndaga exhausLlvamenLe en las fuenLes
hebreas y en los conversos espanoles. LsLe auLor sosLlene que ya a medlados
del slglo xv eran los conversos un reducLo marglnal y que, sobre 1470, los
conversos defendían su “fe cristiana con valentía, siendo abrumadoramente
cristianos y comprometidos en la dirección de una asimilación completa”. Esto
nos lleva a pensar en algo que los esLudlosos no han conslderado
suflclenLemenLe y se reflere a que muchos de los que aparecen procesados por
pertenecer a la “ley de Moisés”, bien podían militar también en el movimiento
evangellco de la 8eforma en base a esLa slncera crlsLlanlzaclón. Ll caso de fray
Luls de León acusado de joJolsmo avalarla lo que esLamos conslderando.
ClerLamenLe, oLros permanecerlan denLro de las cosLumbres y culLura caLóllca,
desLacando algunos de los conversos por su radlcallsmo anLl[udlo. Þero al declr
de Amerlco CasLro, sl la hlsLorla de Luropa puede enLenderse sln necesldad de
slLuar a los [udlos en prlmer Lermlno, en Lspana el hlspano-hebreo afecLó la
esLrucLura y el funclonamlenLo de la vlda hlspana. Colncldlrá Amerlco CasLro
con neLanyahu al clLar la fuenLe de uno de los expaLrlados de 1432 que volvló a
Lspana en 1300, lranclsco de Cáceres, qulen usa el argumenLo conLrarlo al
lnqulslLorlal, dlclendo que sl el 8ey mandase a los [udlos conversos pasarse de
nuevo a la “ley de Moisés” no dejarían de ser cristianos, “ e rezarían como
crlsLlanos, e enganarlan al mundo, pensarlan que eran [udlos, e denLro, en el
corazón e voluntad, serían cristianos”.(Castro A. , lo teollJoJ blstótlco Je
íspoño., 1934, pág. 444) Una aproximación al “problema converso” podría
arro[ar daLos sorprendenLes, con me[ores esLudlos que el nuesLro, pues un
numeroso grupo de los alumbrados, erasmlsLas y luLeranos son conversos,
como lremos vlendo. 1amblen en el numeroso grupo de los [udlo-conversos en
Amerlca, perseguldos por la lnqulslclón, aparecen conversos enLre los
proLesLanLes.
Aun cuando los Lraba[os de neLanyahu y Amerlco CasLro llumlnan las
varlanLes de las dlversas Lesls sobre los conversos, resulLa lnsuflclenLe el
esLudlo en cuanLo a sl [udalzaban o se lncllnaban por el luLeranlsmo u oLras
corrlenLes evangellcas. CLros campos de lnvesLlgaclón que slempre aparecen
ablerLos, podrlan ser, la de los esLudlanLes por Luropa, los Lerclos espanoles o
los “frailes herejes”, de la orden dominicana, franciscana o jerónima, tanto los
que fueron al nuevo Mundo como los que quedaron en Lspana. Sln embargo es
de Lal envergadura el peslmlsmo hlsLórlco y rellgloso espanol anLe la 8eforma
del slglo xvl, que los mlsmos proLesLanLes espanoles de hoy, han sldo

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
26

reLlcenLes en reconocer su vlgor y han manLenldo oLras preocupaclones
históricas, a pesar de que siempre mantengamos como raíz de nuestro “ser”
protestante, “la espiritualidad evangélica”. Olvidarse de que la lglesla
evangellca es una comunldad hlsLórlca, que vlve como Lradlclón lnlnLerrumplda
a Lraves de los slglos y en esLa Lradlclón refuerza y enrlquece el paLrlmonlo de
sus verdades fundamenLales, es haber perdldo la memorla hlsLórlca. Las
lnfluenclas hlsLórlcas en las menLalldades admlLen aspecLos poslLlvos y
negaLlvos, pero nunca de[an de Lener efecLos y consecuenclas en las socledades
posLerlores y en la esplrlLualldad de los pueblos, que slmbollzan sus
frusLraclones o sus exlLos en formas concreLas. Ln descargo de los proLesLanLes
espanoles puede presenLarse la larga llsLa de dlflculLades proplas y a[enas,
especlalmenLe las que aLanen a oculLaclones y Lupldos velos con que se han
soterrado tantas vidas estigmatizadas como “herejes”, pero que descollaron
como humanlsLas celebres y grandes crlsLlanos evangellcos. LsLa oculLaclón ha
hecho que el movlmlenLo evangellco parezca no solo eflmero y parco en
resulLados, slno reducldo a la mlnlma expreslón, aun en los más esLudlosos.
La dlvulgaclón y esLudlo de la 8eforma en Lspana
27
ha Lenldo
preocupaclones lnLeresadas en Lodos los Llempos, pero sln duda ha Lenldo una
hlsLorlografla conLradlcLorla especlalmenLe sobre la peneLraclón en Lspana del
movlmlenLo evangellco y su lmpacLo soclal. Algunos hechos han sldo poco
esLudlados, como puede ser esLe Lema, anLes menclonado, de los conversos,
qulenes Luvleron una lmporLancla deLermlnanLe. Ln el debaLe sobre la llmlLada
lmplanLaclón de la 8eforma en el Llempo, o de la dlferenclaclón, sl es que la
habla, de alumbrados, erasmlsLas y luLeranos, aparecerán muchos erasmlsLas
que son alumbrados y mueren como luteranos. Según Bataillon “no solo fueron
de Lendenclas evangellcas las reformas domlnlcanas y franclscanas, slno que
esLas mlnorlas Lamblen slmpaLlzaban con las erasmlsLas, hasLa hacerse, Loda


27 La más extensa bibliografía sobre la Reforma en España la encontramos en Spanish
protestants and reformers in the sixteenth century, Número 1 Autor A. Gordon Kinder Editor DS
Brewer, 1994 El mismo autor hace una amplia introducción a la Reforma en España en Casiodoro
de Reina: Spanish reformer of the sixteenth century Volumen 50 de Colección Támesis. Serie A,
Monografías Autor Arthur Gordon Kinder. Editor Tamesis, 1975 Otra aportación de Kinder es su,
Juan Pérez de Pineda (Pierius); Un ministro calvinista español del Evangelio en el siglo XVI en
Ginebra. A. Gordon Kinder. Separata de Dialogo Ecuménico (21) Salamanca, 1986. (pp. 31-64)
Sobre otros artículos véase Bibliografía de la Reforma en el CER http://www.protestantes.net; Otra
bibliografía sobre Los protestantes en la España moderna en ttp://www.uam.es/personal_pdi
/filoyletras/ amelang/bib188.htm ; The Spanish reformers: their memories and dwelling-places
Autor John Stoughton Editor Religious Tract Society, 1883
i-|·.¹.....-. J|..¹. ¹-| ¬...¬.--|. -.»-g-|....
27



esLa Lendencla esplrlLual, sospechosa de luLeranlsmo. (“Erasmo y España”
8aLalllon 1993, pág. 10) Þor oLra parLe, lnflnlLas ldeas sobre las causas de la
8eforma en Lspana han enmaranado y confundldo al proLesLanLlsmo espanol.
Los prlmeros hlsLorladores de los proLesLanLes espanoles resalLaban la
necesldad de reformas haclendo hlncaple y cargando las LlnLas en los abusos
comeLldos por la [erarqula de la lglesla, la rela[aclón de cosLumbres, el olvldo de
las cuesLlones Leológlcas y el desconoclmlenLo de la 8lblla, el despresLlglo del
papa, la hulda de los valores en una socledad enloqueclda, eLc. Adolfo de CasLro
y Menendez y Þelayo sosLlenen, con lnflnldad de e[emplos, la gravedad de la
slLuaclón rellglosa. CasLro dlce: “enLonces clerLo rellgloso naLural de 8urgos,
cuyo nombre calla uon lray Þrudenclo Sandoval en la Crónlca del Lmperador,
dlrlgló una carLa a los oblspos y prelados, y gobernadores y ecleslásLlcos y a los
caballeros é hidalgos é muy noble universidad de España”. Este documento,
que se lee lnLegro en la referlda hlsLorla, habla largamenLe de los desórdenes
que en Loda suerLe de personas se velan en Lspana, y acaba en censurar a los
ecleslásLlcos de su slglo, pldlendo con graves y apreLadas razones el remedlo de
LanLos males que amenazaban derrocar para slempre el vlgor de esLa vasLa
monarqula. (CasLro A. d., 1831, pág. 27).
La nueva hlsLorlografla revlslonlsLa, lnforma de lo conLrarlo, haclendo ver
que en Lspana, la lglesla espanola apenas sufrló despresLlglo. Ll exlLo que las
nuevas ldeas Lenlan en Luropa, noLorlos moLlvos para arrasLrar al pueblo y
convencerlo de la necesidad de un cambio, “en España esto no podía suceder
porque la monarqula manLenla Lodos los prlnclplos pollLlcos basados en la
AnLlguedad Lardla, por lo que nl Carlos v, nl lellpe ll, podlan consenLlr que se
aLacase a su parLlcular comprenslón de la realldad pollLlca, cuyo elemenLo
esencial era la Iglesia católica con el Papa a la cabeza”
28
. LsLa vlslón, que no de[a
de Lener elemenLos de verdad, dlsLorslona la realldad de la necesldad de la
8eforma en Lspana y los moLlvos por los cuales hublese sldo mayor aun que la
alemana u holandesa. Ll rechazo por parLe de un pueblo lgnoranLe y
manipulable por el miedo a la Inquisición era evidente. “Miedo” este, que


28 La reforma protestante en España. Posibles causas de su escaso arraigo · José Antonio
Pérez Abellán. págs. 103-122. Aunque Pérez Abellán no es un revisionista, en este artículo es
bastante escéptico en cuanto a la implantación del protestantismo basándose en las dificultades
para definir las ideologías religiosas en el XVI, pero evidentemente concluye que las tres
corrientes tienen la misma raíz que nosotros llamamos “movimiento evangélico”; La réforme en
Espagne au XVIe siècle: étude historique et critique sur les réformateurs espagnols .Escrito por
Jules Lassalle. Librairie Fischbacher, 1883, 112 páginas

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
28

algunos revlslonlsLas Lamblen han amlnorado, senalando algunos casos en los
que no se denunciaban a algunos “herejes”, a pesar de la obligación que
lmponla el eJlcto Je fe para descubrlrlos.
29

Ln esLe conLexLo de necesldad de dlvulgaclón y esLudlo de la 8eforma en
Lspana, hemos de hacer una referencla lnmedlaLa al meLodo anallLlco con el
que suele dlsLorslonarse y dlfumlnarse al proLesLanLlsmo auLócLono, de manera
que algunos ya se han aLrevldo a conslderar lnexlsLenLe la 8eforma en Lspana.
Nosotros propondremos una palabra más genérica como es “movimiento
evangélico” para no Lener nuevas baLallas dlalecLlcas sobre sl eran caLóllcos
reformados, erasmlsLas o luLeranos, alumbrados o proLesLanLes. Sln embargo
hemos de entender “movimiento evangélico” en toda su simplicidad, esto es,
basado en la sola LscrlLura, solo CrlsLo y por su 8eoeflclo [usLlflcados e
lndependlenLes de la auLorldad papal. Muchos de los procesados por
luLeranlsmo parecen sosLener prlnclplos reformados demaslado populares y
reconoclbles en el slglo xvl y las acusaclones parecen ser meras apreclaclones
exLerlores del hecho rellgloso. Þor esLa causa, muchos hlsLorladores conslderan
ese proLesLanLlsmo como “débil” y de fundamentación endeble. Sin embargo,
enLre los muchos casos que he enconLrado y que lrán apareclendo en esLa
hlsLorla, el de AvenLroL, nos lndlca que exlsLe un verdadero proLesLanLe deLrás
de una acusación “débil” como era la de haber comido carne (una gallina) en
vlernes. Slendo AvenLroL calvlnlsLa desde su naclmlenLo y Lenlendo que vlvlr
con dlslmulo y sln levanLar sospechas para no ser reconocldo por su
pensamlenLo reformado, morlrá como un verdadero márLlr de la fe y un
verdadero reformador. ? es que a veces la manlfesLaclón exLerna slmbollzaba
realldades lnLernas que solo podlan ver los que vlvlan en aquel Llempo
concreLo. Ll no lr a misa o apartar la vista al pasar el “santísimo” eran
elemenLos ldenLlflcaLlvos y reconoclbles de la heLerodoxla que los lnqulsldores
resumían como “luteranismo” y en su manual de procesar así estaba
especlflcado sln Lener que poner Lodos los daLos Leológlcos.


29 Para una mayor comprensión del estado de la espiritualidad en España: Historia de las
persecuciones políticas y religiosas ocurridas en Europa desde la edad media hasta nuestros días:
Galería política filosófica y humanitaria, imparcial y concienzudamente escrita Escrito por
Fernando Garrido Publicado por Imprenta y librería de Salvador Manero, 1864 Notas sobre el
artículo: Vol. 2 Procedente de Universidad Complutense de Madrid Historia eclesiástica de
España: Ó adiciones á la historia general de la Iglesia escrita por Alzog Escrito por Vicente de la
Fuente, [Juan] Alzog, Johannes Baptist Alzog Publicado por Librería Religiosa, 1855 Notas sobre
el artículo: 2 Procedente de Universidad de Harvard
i-|·.¹.....-. J|..¹. ¹-| ¬...¬.--|. -.»-g-|....
29



uecla Mlguel !lmenez MonLeserln en 1961,
30
: “Ccuparse a esLas alLuras
del luLeranlsmo espanol puede parecer a prlmera vlsLa Larea banal sl se plensa
en lo poco que de nuevo cabe aporLar a un Lema de sobra conocldo, en
aparlencla, máxlme, cuando la referencla documenLal que le slrve de base se
alberga en el archlvo de un 1rlbunal de lnqulslclón de segunda flla.(Se referla al
1rlbunal de Cuenca). un slglo largo de lnvesLlgaclones ocupadas en mosLrar
hasLa la sacledad la debll y escasa peneLraclón de las ldeas reformlsLas
europeas en Lspana, asl como en desLacar sobre Lodo el perfll de aquellas
pocas personalldades muy cuallflcadas que aparecleron en su momenLo
adscrlLas a muy preclsos clrculos de pensamlenLo y no menos concreLos
esLraLos soclales, parecerla haber hecho un Lema zan[ado del esLudlo de los
“reformados” españoles, sirviendo esa conclusión como coartada que
[usLlflcase el desenLenderse de cualquler nuevo lnLenLo de aproxlmaclón al
mlsmo. nadle puede negar, en efecLo, que salvo preclslones de maLlz, resulLan
suflclenLemenLe esLudlados los llamados clrculos luLeranos de valladolld o
Sevllla e lgualmenLe los ecos lndlvlduales que el subslgulenLe rlgor lnqulslLorlal
moduló, dando lugar a procesos Lan escandalosos como el que envolvló al
mlsmo Þrlmado de Lspana, Arzoblspo Carranza.
“Los autores que más recientemente han traLado el Lema de la
persecuclón lnqulslLorlal conLra los reformados son plenamenLe consclenLes de
la necesldad de graduar con Lodo culdado el callflcaLlvo acusaLorlo apllcado, de
modo generlco e lndlscrlmlnado, por los flscales del 1rlbunal. Pay que maLlzar
mucho en el esLudlo de cada persona[e o grupo de ellos, anLes de conclulr su
adscrlpclón segura a los prlnclplos Leórlcos sobre los que se susLenLaba el vlra[e
docLrlnal de los reformados alemanes o sulzos, Lan flucLuanLes ellos mlsmos,
sobre Lodo en los prlmeros Llempos. Sl cabe, en camblo, avanzar como hlpóLesls
más segura que la menclón o referencla a LuLero o su docLrlna slrvló, sobre
Lodo, de refuerzo a una corrlenLe crlLlca prevla, de profundo arralgo en el
crlsLlanlsmo hlspano, en cuyo apoyo se aduclan Lales argumenLos, buscando
avales exLerlores que le slrvleran de refrendo. lnsLrumenLaclón esLa que para
nada desmlenLe, sln embargo, la slncera convlcclón de qulenes manlfesLaban


30 Los luteranos ante el tribunal de la Inquisición de Cuenca, 1525 - 1600 Miguel Jiménez
Monteserín. . Commissíon internationale d'Hístoire Eclesiastique comparée. Boblioographíe de la
Réforme. 1450-1648, III fascículo, Italia, España, Portugal, Leiden, 1961, págs., 37-"Registró en
este tribunal de Cuenca cerca de mil quinientas entradas”


i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
30

seme[anLes slmpaLlas desde muy dlspares ublcaclones soclales. Ll examen de la
abundanLe blbllografla lnsplrada por las vldas de los más desLacados de cuanLos
se vleron envuelLos en las clLadas perlpeclas, persuade además de que, excluldo
casl por compleLo el conLacLo personal frecuenLe con los here[es de allende
nuesLras fronLeras, es poslble conclulr que el precarlo luLeranlsmo deLecLado en
Lspana se debló dlfundlr prlmordlalmenLe a Lraves del escrlLo y, por ello,
apenas sl afecLó a aquellos secLores de la poblaclón para qulenes el uso de Lal
vehlculo de comunlcaclón resulLaba algo lnalcanzable. vlsLo el fenómeno desde
esLe ángulo, se comprende me[or su declarado carácLer mlnorlLarlo. Sln
embargo, creemos poslble Lodavla maLlzar, y aun aporLar concluslones nuevas
encamlnadas a aflrmarse en una vlslón no enLerlza del fenómeno de la
heterodoxia luterana en España”.
MonLeserln se mueve en la cuerda de goma, sube y ba[a, consclenLe de la
problemáLlca hlsLorlográflca, pero amlnorando el lmpacLo de la 8eforma en
Lspana. SosLlene la ldea de Menendez y Þelayo qulen conslderó la 8eforma en
Lspana como “episodio curloso y de no grande trascendencia” y que más tarde
CrLega y CasseL slguló su pensamlenLo, sln demaslada preocupaclón
intelectual, cuando dijo: “La característica de España no es que en ella la
lnqulslclón quemase a los heLerodoxos, slno que no hublera nlngun heLerodoxo
lmporLanLe que quemar. Cuando ha habldo alguno se lba fuera, como ServeL y
era fuera donde lo quemaban. (CrLega y CasseL). nosoLros lremos ampllando la
vlslón del proLesLanLlsmo, no desde posLuras meLaflslcas de las poslbllldades de
un proLesLanLlsmo que pudo haber sldo y no fue, slno desde realldades de un
movlmlenLo rellgloso (no LanLo pollLlco-soclal, que Lamblen lo hubo) que fue
Lan lmporLanLe como en Luropa, aunque lo hagamos con los maLlces
dlferencladores perLlnenLes. no podremos nunca esLar de acuerdo con
Monteserín en esta frase: “Lspanoles y exLran[eros, hermanados
accldenLalmenLe por un mlsmo callflcaLlvo penal, componen dos grupos
soclales, e lncluso ldeológlcos, para los que el rasgo más comun era sólo esLe:
resultar ser hombres declaradamente vulgares”. lndudablemenLe MonLeserln
se reflere al 1rlbunal de Cuenca en el que a prlmera vlsLa no hay grandes
personalldades. Ln páglnas posLerlores, reconocerá que el proLesLanLlsmo
espanol fue culLo y emlnenLemenLe lrenlco, paclflco y conclllador.
Þor oLra parLe, los esLudlos hlsLórlcos de la 8eforma del slglo xvl, en
Lspana, han sldo lnLelecLuallzados o abanderados por hlsLorladores
profeslonales como Adolfo de CasLro, Menendez y Þelayo, LlorenLe, Lea, Wlffen
eLc., pero le ha falLado a esa hlsLorla lmparclalldad en cuanLo a la Leologla y
i-|·.¹.....-. J|..¹. ¹-| ¬...¬.--|. -.»-g-|....
31



esplrlLualldad. La hlsLorla de M´Crle podrla ser la excepclón, ya que posee
erudlclón y esplrlLualldad enLendlda denLro del elemenLo hlsLórlco. Cueremos
declr que las vlvenclas, los senLlmlenLos, las paslones y el esLllo de vlda de los
reformados espanoles Lamblen forman parLe de la hlsLorla y pocas veces se ha
lncldldo en esLos aspecLos. A lo sumo nos hemos fl[ado en aspecLos Leológlcos
pero aun en esLos aspecLos le ha falLado la vlsceralldad de esas experlenclas del
alma. Ln esLe senLldo, los hlsLorladores franceses nos muesLran un camlno
hlsLorlográflco que ha sabldo LransmlLlr los facLores lndlspensables para que
pequenos grupos se consLlLuyan en una mlnorla acLlva. ulce Lean Carbonler que
en lrancla se ha venido perdiendo la tradición en la que los “pastores se hacían
historiadores en sus parroquias” y “los historiadores sacaban de sus
investigaciones exhortaciones pastorales”. Así pues no nos sonrojamos si
podemos hacer una hlsLorla que reconsLruya la Llerra quemada por Menendez y
Þelayo o el sllenclo como senal de someLlmlenLo de los lnLelecLuales a las
esLrucLuras de un pensamlenLo unlco.(8auberoL). Ll caso del Sur calvlnlsLa y
concreLamenLe MonLauban, se dlferenclan de la 8eforma espanola en que el
movlmlenLo reformado frances es lrreslsLlblemenLe popular de manera que
segun Corner las auLorldades no lo pudleron conLener, el de Lspana es
emlnenLemenLe arlsLocráLlco y evangellco, pero de la mlsma forLaleza
31
.
Ls qulzás por esLa razón que muchos erudlLos no sepan que declr o cómo
llamar al protestantismo español. “Jesús Alonso Burgos, en íl lotetoolsmo eo
costlllo Jotoote el S. \vl, Aotos Je fe Je volloJollJ Je 21 Je moyo y Je 8 Je
octobte Je 1339, 1983, (Llbro dedlcado excluslvamenLe a esLe AuLo de le
valllsoleLano), dlce: ... el LuLeranlsmo espanol es la ulLlma y más radlcal
manlfesLaclón del lrenlsmo erasmlzanLe que la burguesla llusLrada casLellana,
normalmenLe de orlgen [udlo, habla proLagonlzado algunos anos anLes. llnallza,
pues, con los AuLos de valladolld y Sevllla, el proceso de renovaclón y aperLura
rellglosa e lnLelecLual que, prlmero Clsneros y más Larde el lnfluyenLe grupo de
LrasmlsLas que lnLrlgaba en la CorLe de Carlos v y el lnqulsldor Manrlque
Lodavla habla sldo poslble la heLerodoxla, ba[o lellpe ll y valdes Loda dlsldencla,
lncluso la puramenLe rellglosa, será conslderada como aLenLado conLra los


31 Huguenot Heartland: Montauban y el calvinismo francés del Sur durante las guerras de
religión (St. Andrews .- Estudios en Historia de la Reforma.


i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
32

fundamenLos del LsLado, y como Lal casLlgada. ue ahl la lmporLancla y el rlgor,
poco comun aun para la Inquisición, de los Autos de Fe de Valladolid”.
Coplo llLeralmenLe su referencla publlclLarla del llbro y me doy cuenLa
que slgue el mlsmo lnLeres hlsLorlográflco de slglos pasados, porque
luLeranlsmo, lrenlsmo y erasmlsmo, Llenen formas claramenLe dlferencladas,
aunque Lodas Lengan en comun el Lvangello como lnsplraclón además de oLras
vlvenclas humanlsLas y esplrlLuales. Ll luLeranlsmo además de esLar enfrenLado
subsLanclalmenLe a causa de 8oma, Llene una cosmovlslón dlsLlnLa del hecho
rellgloso y del hombre. Þueden verse los eplLeLos nada lrenlsLas (aunque esLo
sea la unlca excepclón que se conoce) y que Lranscrlbo de un panfleLo de
SebasLlán MarLlnez, que salló enLre los rela[ados en persona en el auLo de 22
abrll de 1362 y vean sl Llene algo de lrenlsLa: “La iglesia Romana y papística es
oyootomleoto Je qeote molo y seqolJoto Je molos obtos, Je bypoctltos
meotltosos, eoqoñoJotes, pleltlstos, mobottooes, embolJotes, bolqozooes,
cocloetos, pofottooes, (5cbofet oooto. foofottooes) folsotlos, ttolJotes,
jozqoJotes temetotlos, setpeotloes, petseqolJotes, molsloes, bomlclJos,
blosfemos, teoeqoJotes, oJoltetos, coocoblootlos, Je bombtes mooJooos,
loJtooes, ovotleotos, y floolmeote soo Jloblos eocotooJos, lo pool toJo coo
ottos loometobles obomlooclooes, poe Jellos se poJtloo Jezlt, es cletto y
manifiesto.” ¸Se puede llamar lrenlsmo a esLa encendlda crlLlca de SebasLlán,
que anduvo en pasqulnes por las calles de 1oledo, Cuenca, Sevllla y valladolld?
¸Acaso por ser el proLesLanLlsmo espanol paclflco, no revoluclonarlo,
lnLelecLual y arlsLocráLlco, se le debe llamar lrenlco? Þero se slguen escrlblendo
llbros con ldeas frecuenLadas, que no concuerdan con la comple[ldad de los
hechos.
¸Cue slgnlflcaba en el siglo XVI concretamente “religión cristiana” “Iglesia
de Jesucristo” “religión verdadera” “Evangelio” “Iglesia católica y apostólica”?
8esulLa muy lmporLanLe la aflrmaclón del CenLro de LsLudlos de la 8eforma
(CL8) haclendo ver que l. 1ellechea, en sus prlmeras lnvesLlgaclones, se
sorprenda porque Carlos de Seso haga profesión de morir como “fiel miembro
de la iglesia” y esta indique sea la “católica y apostólica”. Dice Tellechea:¸Cue
enLlende – Seso- por iglesia? Las obras no tienen parte en la “soberana” obra
de la [usLlflcaclón, y sln embargo cree que las obras son necesarlas. Ll cuaderno
adlclonal en que exponla su pensamlenLo no fue lncluldo en el proceso de
Carranza y esLo nos prlva de una base fundamenLal para fl[ar con mayor
clarldad sus ldeas”. Sln duda es un claro desconoclmlenLo por parLe de
1ellechea, un caLóllco culLo, de la Leologla reformada y del concepLo que los
i-|·.¹.....-. J|..¹. ¹-| ¬...¬.--|. -.»-g-|....
33



reformadores espanoles Lenlan de lglesla caLóllca y aposLóllca. ÞosLerlormenLe
1ellechea ha corregldo mucho de su pensamlenLo Leológlco e hlsLórlco sobre
los proLesLanLes espanoles, slendo uno de los prlmeros en reconocer, en varlos
aspecLos, la realldad de la 8eforma en Lspana. Más clarlflcador es el caso, enLre
los muchos que podemos poner, referldo a la lnqulslclón de Llma
32
, cuando
declaró Þaredes qulen confesaba creer lo que decía la iglesia “sin oír otra
palabra”. Los inquisidores expresaron que “muchos herejes confiesan la Iglesia
y los queman, porque en Sevllla habla vlsLo quemar clerLos here[es que declan
creer en la lglesla y que habla dlcho el maesLro Salas, que llaman el Canarlo,
que los here[es enLendlan aquello que declan por la lglesla LrlunfanLe y no por
la militante y que por esto lo había dicho”. (1orlblo Medlna, 2000, pág. capL.vl)
LsLe concepLo de lglesla “triunfante”, se lrla formulando y clarlflcando
LeológlcamenLe, pero desde el prlmer momenLo se separó del concepLo
caLóllco 8omano.
8eformadores como lranclsco de Lnzlnas, nos dan daLos fehaclenLes de
que su concepclón ecleslológlca era la de una sola lglesla unlversal basada en el
puro Lvangello, formada por los verdaderos creyenLes. Þero esLo, que es de
sobra conocldo, no slempre ha sldo conslderado y se ha preferldo, como me[or
referencla del movlmlenLo reformado, el que hayan exlsLldo congregaclones
esLablecldas en Lspana. Como el esLableclmlenLo de lgleslas fue dlferenLe en el
slglo xvl, como veremos más adelanLe, y no se hlzo efecLlvo con dlferenclaclón
de denomlnaclones hasLa el slglo xlx, se ha menospreclado Lodo el movlmlenLo
evangellco del xvl en el cual militaban muchos “católicos” de muchas
denomlnaclones, esplrlLus llbres que buscaban la pureza evangellca por enclma
de las lnLrlgas papales e lmperlales y de un clero corrompldo. Ls Lal el
apaslonamlenLo que muesLra Lnzlnas por Lspana y la LscrlLura, que se aLreve a
declr al monarca Carlos v que oLras naclones se rlen y LraLan mal de palabra a la
naclón, porque no Llenen llbros sagrados en lengua vulgar para provecho
esplrlLual de la 8epubllca y honra de !esucrlsLo. no le esLá proponlendo la
defensa de una religión, ni de una postura religiosa o de “secta”, sino la del
8elno de CrlsLo, la de los ApósLoles y no una nueva docLrlna que se aparLase de
la defensa del Lvangello. Þara la orLodoxla, que Lnzlnas en sus Memotlos


32 Historia del Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición en Chile José Toribio Medina Pág.
94

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
34

personlflca en el confesor de Carlos v, Þedro de SoLo,
33
enLenderá esLe Lal
confesor, ser el Evangelio algo subversivo que “era necesario obstaculizar
ahora, para que no convirtiera, en breve, a toda España al luteranismo”. “Y que
con el fln de sembrar a lo largo y lo ancho ese mal, habla Lraducldo –Lnzlnas- el
nuevo 1esLamenLo al espanol, lo habla hecho lmprlmlr y el mlsmo habla osado
presenLarlo con su propla mano al Lmperador. Cuyo llbro sl se permlLlera su
lecLura en Lspana, promoverla lnflnlLos desórdenes, aparaLarla a un mlllón
34
de
almas de la slmpllcldad de la fe y harla que Lodo el mundo despreclara la
religión”. Terribles palabras que suponen la enorme ruptura abierta entre
qulenes crelan que el Lvangello es poder de ulos para salvaclón y qulenes lo
suponlan pesLe venenosa y el desasLre de la rellglón.
Ln la lnLroducclón que hace lranclsco Socas
33
a la Memotlos de Lnzlnas
nos dice: “Cuando se inicia la centuria del quinientos parece que la partida


33 Pedro de Soto fue el confesor de Carlos V desde 1541 a 1548 y dice Ignacio J. García
Pinilla en “Epistolario:...” de Enzinas que dimitió “disgustado por la tolerancia del emperador
Carlos V con los protestantes y tras ser apartado de la corte, sería profesor en la Universidad de
Dillinger y durante la restauración católica de María de Tudor se encargó de volver al catolicismo
a la Universidad de Oxford, deshaciendo el trabajo realizado por Pedro Mártir Vermeglio
34 Con estos datos demográficos que aporta Enzinas, puestos en boca del confesor de Carlos
V, podemos asegurar que en la España del siglo XVI hubo más evangélicos que hoy en día, aunque
no hubiese congregaciones visibles, oficialmente establecidas y solo hubiese reuniones por las
casas. Es cierto que, aún después de la expulsión de judíos y moros, algunos intuyen cifras más
altas de población pero también el crecimiento fue progresivo hasta finales del XVI e iría bajando
en el XVII, por lo cual es muy imprecisa la demografía en España. Sobre Sevilla, la ciudad más
populosa en 1534, da Domínguez Ortiz 60.000 habitantes. Sin embargo las estadísticas de todas las
parroquias (que no superaba ninguna los 200 habitantes), suman 6.568 vecinos y 2.365 viudas.
(Pike, 1972, pág. 8) En Sevilla, el núcleo de luteranos, fue el más importante en número y
extensión. Para algunos estudiosos, los 130 procesados en los dos autos de 1559 y 1560, podrían
influir en unas 800 personas. (González Raposo, 2007, pág. 29). Sin embargo lo que nos dice
Cipriano de Valera, es que los presos en las cárceles y en algunas casas, era cerca de ochocientos,
por lo que la influencia podía llegar a 6.400 personas, solo en Sevilla. “Ochocientos fueron los que
por la relijion fueron entonzes presos en Sevilla : cosa que asombró á los mismos Inquisidores....
Este solo dato supone más protestantes entonces que en el día de hoy, con una influencia de, al
menos, diez veces mayor. La diócesis de Calahorra se componía de las siguientes regiones: Álava,
Burgos, Guipúzcoa, La Rioja, Navarra, Soria y Vizcaya. El número total de vecinos era de
39.934,5 vecinos a mediados del siglo XVI. (Ibáñez Rodríguez, 1998, pág. 156) Con estos datos
podemos concluir que había más evangélicos entonces que en estos tiempos. El cronista Espinosa
y Cárcel dice que “los herejes que se hallaron fueron quince mil, de los cuales no se quemaron
más que dos mil”.” La extraordinaria diligencia de los inquisidores españoles movió a compasión
al Papa. Sixto IV, les amenazó con la destitución si no se ajustaban a las reglas del derecho y
nombró Inquisidor general a Fray Tomás de Torquemada con encargo de reorganizar el Santo
Oficio”. La Sevilla oculta.- Luteranos y protestantes-
35 El ensayo preliminar a las Memorias de Enzinas, Francisco de Socas lo titula “El piadoso
humanista Francisco de Enzinas” con una bibliografía importante.
i-|·.¹.....-. J|..¹. ¹-| ¬...¬.--|. -.»-g-|....
33



enLre el mundo nuevo y el vle[o se va a [ugar en los llnderos y con las reglas que
marca el suave y devoLo sablo flamenco ueslderlo Lrasmo. Þero en la cercana
Alemanla oLros hombres no se paran en las crlLlcas a clerLas acLlLudes o
lnsLlLuclones. Colocan el debaLe en las honduras y mlsLerlos de la 1eologla. Sus
lnquleLudes alcanzan a la ralz y les empu[an a regresar, rlo arrlba de la hlsLorla,
al punLo de donde derlvó el crlsLlanlsmo del vle[o caudal [udlo: hombres
abrumados por la culpa lnflnlLa, esperando que de un clelo negro de
nubarrones descargue la lrá del Þadre le[ano y eLerno, y que un dla – Þablo de
1arso se lo ensenó – se slenLen redlmldos por un perdón lnflnlLo ba[ado de esas
mlsmas alLuras amenazanLes, LuLero y la [usLlflcaclón por la fe: un cráLer y mll
resquebra[aduras se abren al con[unLo de esLos nombres, por donde escapan
sordos anhelos y angusLlas largamenLe allmenLadas en los esplrlLus de muchos
hombres.” (Enzinas, 1992, pág. 3)
Þero esLa clLa Lan luclda de Socas, no se puede apllcar a los reformlsLas
espanoles. Ls clerLo que Lrasmo y LuLero enLraron pronLo en Lspana y llenaron
las unlversldades, las posadas y los camlnos con sus docLrlnas, crlLlcas unas con
las lnmoralldades de 8oma, y fuerLes y desgarradas las oLras de LuLero, que
desde la angusLla de la culpabllldad buscó la [usLlflcaclón de sus pecados por la
fe en el unlco Medlador enLre ulos y los hombres: !esucrlsLo. Sln embargo en
nuesLros reformadores espanoles y anLerlormenLe los alumbrados, no se
movlan desde la angusLla de la lra de ulos para hallar la [usLlflcaclón, ellos
parLleron del 8eoeflclo Je ctlsto que se le mosLraba en el Lvangello.
LnLendleron el amor de ulos y no se preocuparon en aLacar a la [erarqula
eclesiástica ni a su vida nada ejemplar. “Solo el amor de Dios supone nuestra
salvaclón, pues por medlo de Su amor Ll nos hace lngresar en una nueva vlda,
una vlda de comunlón con Ll. Ll amor no es una asplraclón humana a la unlón
divina” nos dirá J.C. Nieto. (nleLo, 1979, pág. 121)
Pay un hecho curloso, enLre muchos que se podlan clLar, que relaclona y
amalgama el movlmlenLo evangellco caLóllco y proLesLanLe y no crea nlngun
escrupulo en los acLores lnLeresados. Me reflero al caso de !uan ulaz y
lranclsco Lnzlnas, que fueron una especle de esplos poqoJos, -segun clLa
Menendez y Þelayo,- por el cardenal !ean uu-8ellay para que le lnformasen de
Lodos los movlmlenLos rellglosos en Alemanla. Ll cardenal uu 8ellay serla un
gran defensor de los hugonoLes franceses y al flnal serla desposeldo de Lodos
sus aLrlbuLos ecleslásLlcos, porque manLuvo una fe evangellca. Þarece exLrano,
sin embargo, que la clara aversión a los “papistas” por parte de los reformados,

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
36

no fuese con esLe cardenal, como no lo fue con Carranza con los proLesLanLes
espanoles. Ll mlsmo 8ucero les habla anlmado a que fuesen esa especle de
“vlsltoJotes Jel cotJeool” para informar de los acontecimientos religiosos en
Alemanla, sablendo que el movlmlenLo evangellco era oLra cosa. Aunque en el
caso del arzoblspo Carranza, 1ellechea ha marcado documenLalmenLe los
llmlLes de las relaclones de los proLesLanLes de valladolld con el arzoblspo
evangellco, los proLesLanLes casLellanos enLendleron que la forma de pensar de
Carranza era próxlma a ellos en muchas docLrlnas.
uno de los muchos aspecLos dlferencladores del caLollclsmo 8omano
(fldes caLhollca) y la rellglón evangellca (rellglo chrlsLlana) es la mlloqtetlo
36

como expreslón exLerna del mensa[e de CrlsLo. ulos acLuando de manera
sobrenaLural (fldes caLhollca) o ulos acLuando por medlo de lo naLural (rellglo
chrlsLlana). Ll mlsLerlo y la emoclón susLlLuyen al senLldo LrascendenLe del ulos
que obra en medlo de las vldas de sus hl[os. Ll caso de la hulda de la prlslón de
Lnzlnas apoya lo que queremos declr: “En todo el camino, aunque me
regocl[ase por haber recobrado ml llberLad, esLaba mucho más conmovldo al
conslderar la maravlllosa llberaclón que ulos me habla envlado, la cual
reconocla como una de sus obras mllagrosas, y vela que por ella me querla
adverLlr de algun secreLo deslgnlo suyo. Þorque yo no ponla en duda que me
hublera llberado por una vla leglLlma, y por la volunLad de ulos, a fln de ser
e[erclLado en lo porvenlr en los más duros embaLes, para soporLar los cuales
comence en el mlsmo momenLo a hacer cora[e y rogar a ulos, lo que le ruego
Lodavla ahora, que qulslera en su mlserlcordla llumlnar ml enLendlmlenLo, a fln
de que pudlese comprender el mlsLerlo y la excelencla de ml vocaclón y en ella
servlr flel y consLanLemenLe a la lglesla de !esucrlsLo hasLa el ulLlmo dla de ml
vida.” (Gutiérrez Marín, 1973, pág. 193) Lnzlnas enLlende el mllagro no como
algo sobrenaLural, slno como adverLencla, a fln de ser e[erclLado y adqulrlr


36 El diccionario RAE define milagrería s. f. como 1 Tendencia a considerar como un
milagro un fenómeno natural. 2 Narración que se hace de un suceso fantástico como si fuese un
milagro. El teólogo y naturalista Antonio Cruz en El falso acento de la `milagrería´ dice a este
respecto: “Cuando se practica la milagrería y se atrae a gente sencilla prometiéndole “salud, dinero
y amor”, como reza la popular canción, ¿no se está de alguna manera secuestrando la libertad del
ser humano? ¿al hinchar a Dios, no se deshincha al hombre? Convertir a la divinidad en curandera
con horario fijo, transforma también al hombre en marioneta dirigida desde arriba por los hilos
caprichosos de los dioses ¿No era esto también lo que creían los antiguos griegos y los romanos
paganos? El cristianismo de Cristo es un movimiento de solidaridad con lo sagrado y lo más
sagrado del cosmos, aparte del Dios trino, es el propio ser humano. Ninguna otra fe religiosa es tan
respetuosa con la humanidad como el Evangelio de Jesucristo. Y él fue precisamente quien afirmó
ser la verdad y que al conocerla, el hombre llegaría a ser libre. (Protestante Digital 1-1-2008)
i-|·.¹.....-. J|..¹. ¹-| ¬...¬.--|. -.»-g-|....
37



cora[e para los duros embaLes. Servlr en la unlca lglesla !esucrlsLo requlere
esLar equlpado, slgulendo la vocaclón a la que ulos ha llamado a cada uno, pero
los mllagros de llberaclón solo son avlsos y senales del secreLo deslgnlo de ulos,
no hechos sobrenaLurales. Ln esLe caso de Lnzlnas no hay mllagrerla y menos
aun supersLlclón, algo que esLorbe a la fe.
La esplrlLualldad evangellca de !uan de valdes es el verLlce del que, a
parLlr de 1renLo, spltltooll lLallanos y alumbrados y erasmlsLas espanoles
tomaran decisiones reformadas o católicas. “Valdés no tiene nada de un
conclllador con dogmas y qulenes se pregunLan sl admlLló el slervo arblLrlo o sl
rechazó el dogma de la 1rlnldad, se planLean cuesLlones lnsolubles. Su
pensamlenLo vale Lodo el, por el deLalle y por la calldad del senLlmlenLo que lo
mueve. Su esLudlo serla lnseparable del movlmlenLo valdeslano en lLalla, pues
la lnfluencla e[erclda vale aqul más que las lnfluenclas sufrldas, de valdes
emanaba un encanLo que daba resonancla nueva a ldeas de las cuales se puede
decir que flotaban en el ambiente” (Bataillon, 1993, pág. 310) Ll Lvangello no
Llene denomlnaclón en valdes y en la mayorla de nuesLros reformadores, que
Lamblen presenLan ese genlo penlnsular y desLacan la busqueda de la paz
rellglosa y soclal. lranclsco de Lnzlnas en sus Memotlos o más exactamente “ue
stoto 8elqlco Jepoe tellqlooe nlspoolco. nlstotlo ltooclscos íozloos
Burginensis” dice: “Como es mi deber, sufro terriblemente con la perturbación
de la 8epubllca y con la desmembraclón de las lgleslas y con esLa crueldad
desatada contra los miembros de Cristo”. La pasión por España y la Palabra
fueron consLanLes en Lnzlnas, pero Lamblen los desenganos le hlcleron ver
me[or la realldad de la rupLura lnsLlLuclonal anLe la nueva esplrlLualldad
evangellca. A prlnclplos de 1347 Lnzlnas reclbe la noLlcla de que su hermano
ulego habla sldo quemado vlvo en 8oma por manLener sus convlcclones
reformadas, pero Lamblen la prlmera seslón de 1renLo suponla la frusLraclón de
manLener esperanzas en una crlsLlandad unlda y basada en el Lvangello, ya que
como él expone, el Evangelio de Pablo es la antítesis del “pirata Romano” Paulo
lll.
“Enzinas creyó hasLa el flnal en el poder de las palabras para mover el
mundo y en el poder de la Palabra para transformarlo: “Ciertamente ni me
averguenzo ahora nl me avergonzare mlenLras vlva del Lvangello, que
reconozco como poder de ulos, para salvaclón de Lodo creyenLe. ulos es LesLlgo
de esLa acLlLud mla. Ll sabe que he cargado con esLa Larea sobre Lodo con la
lnLenclón de que su volunLad eLerna sea conoclda por mls palsanos y su voz

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
38

salvadora y celesLlal se olga y se propague por nuesLro pals. ? el mlsmo
escruLador de los corazones, en cuyas manos esLán los pensamlenLos y
volunLades de Lodos los reyes de la Llerra, doblegara con su clemencla sus
ánlmos para que reconozcan por fln lo uLll y necesarla que es la docLrlna
evangélica para todo el mundo” (Moreno u. l., 2003, pág. 83) ¸nada que
heredar? Creo que buena parLe de la 8eforma Luropea Luvo su conLrapeso y
equlllbrlo en los reformlsLas espanoles, amanLes de que fuese el poder de ulos
el que Lransformara el mundo por su Þalabra, anLes que las guerras de rellglón
y de LsLados que por LanLos anos Llneron de sangre Luropa. Ln Lspana serla la
lnqulslclón y el lmperlo los que anlqullaron sln conLemplaclones el movlmlenLo
esplrlLual más grande de Loda la hlsLorla de Lspana, pues hemos de lnslsLlr que
“no solo fueron de tendencias evangélicas las reformas domlnlcanas y
franclscanas, slno que esLas mlnorlas Lamblen slmpaLlzaban con las erasmlsLas,
hasLa hacerse, Loda esLa Lendencla esplrlLual, sospechosa de luLeranlsmo
cuando no profundamenLe luLerana. (8aLalllon, 1993, pág. 10)
Sé que esta proposición historiográfica que sostiene el “evangelismo”
como la fuerza esplrlLual más vlva y enormemenLe enrlquecedora que Luvo
Lspana en Loda su hlsLorla y que duró más de un slglo, parece para muchos
hlsLorladores lnslgnlflcanLe porque no Luvo conLlnuaclón. Las posLuras
dlsolvenLes de los hlsLorladores son suLlles. Será uorls Moreno la que nos aclare
mejor esta revolución religiosa del siglo XVI. Dice: “Algunos historiadores, al
abordar el Lema, han empezado por pregunLarse algo que resulLa esenclal para
esLe esLudlo: ¸Pubo proLesLanLes espanoles? ¸LxlsLló el proLesLanLlsmo en
Lspana? Ll presLlgloso hlspanlsLa frances Marcel 8aLalllon, por e[emplo,
slempre habló del proLesLanLlsmo del slglo xvl enLrecomlllado. Þero Lspana no
fue menos que el resLo de Luropa occldenLal en los albores de la Ldad
Moderna” (Moreno u. l., 2003, pág. 37)
Slempre llevo en la menLe la carLa de la lnqulslclón de Zaragoza dlrlglda a
la Suprema el 28 de sepLlembre de 1338. Ln ella se cuenLa como los espanoles
hablan formado lgleslas en valladolld y Sevllla, pero se esLaban formando
personas para dlrlglr lgleslas en Aragón y en esLe caso se esLablecerla la lglesla
en !aen. Ln muy poco Llempo, Lspana enLera, habrla sldo evangellca, sl la
lnqulslclón no hublese hecho su Lraba[o de represlón de volunLades y
conclenclas. ulce la carLa:
“Los días passados recebimos una carta de v.ss de quinze de julio acerca
Jel Joctot Motlllo poe se cotteobo coo oo sobtloo soyo y poe eo so obseoclo
Jltlqlo los cottos o lbellpe Je lo 1otte poe eto oyo Je oo bljo Je Mottlo lópez y
i-|·.¹.....-. J|..¹. ¹-| ¬...¬.--|. -.»-g-|....
39



Je otto Je Alboto Je 8tocomoote, poe teslJeo eo lotls, y coo Iooooes loobetto,
llbteto espooyol. ísctlblo o Iooo létez, poe Jevlo set estoJloote, poe se bolqobo
poe yvo o Iobéo coo Iooos, y poe el lombetto esctlvlo ol Jlcbo Joctot Motlllo
poe Jesseobo poel Jlcbo Iooos foesse ptesto o Iobéo potpoe ptesto se
beJlfflcotlo olll lo yqleslo. ¥ eo otto tespooJlmos o v.s lo teloclóo poe teolomos
cletto poel Jlcbo Joctot Motlllo eto moetto, peto potpoe eotooces oo se oJvlttló
tooto Je olqooos petsooos poe v.s se oombtoo eo lo Jlcbo cotto. el lblllpo Je lo
1otte —boze Jéste teloclóo Iooo létez eo ooo Je los cottos poe lmblomos o v.s
Je los poe el Jlcbo Iooo létez esctlblo ol tectot MootetJe poe opol estó pteso—
y booo oo teoemos tespoesto sl v.solos boo teceblJo. ¥ exbomlooJo el Jlcbo
tectot ocetco Je poléo es el Jlcbo lbellpo Je lo 1otte, Jlze poe ol pteseote es
coppelloo Jel tey ooestto señot, y Jlze poe bo esctlpto oo llbto. íl Iooo létez,
poe Jlzeo v.sopoe Jeve set estoJloote eo lotls, teoqo pot cletto poe éste es Iooo
létez coyos llbtos se oo teptovoJo, y o poleo oo cletto Iooo Je 5ooctAoqel,
oototol Jeste teyoo poes Jlffooto, lobló los Jloetos poto lmptlmltlos pot meJlo
Jeste tectot. ¥ este Iooo létez, sl oo me eoqooyo, pot los tosttos poe teoqo, y, o
lo poe me poleto ocotJot Jel tlempo Je 5evlllo, se obseotó poooJo pteoJletoo ol
Joctot íqlJlo, y cteo poe sl se oJblette o los lopolslJotes Je 5eblllo obto olqooo
loffotmoclóo cootto él. ¥ boo testlqo poe opol bemos exbomlooJo poe bo
teslJlJo eo lotls Jlze poel Jlcbo Iooo létez eto sevlllooo y poe boyó Jezlt o
olqooos petsooos poe se boblo yJo boyeoJo Je 5evlllo poooJo pteoJletoo o
íqlJlo y o ottos poe lo bobloo JestettoJo pot lo lopolslclóo, y o ottos poel Jlcbo
íqlJlo le bovlo embloJo pot el Joctot Motlllo poooJo le ellqletoo pot oblspo,
poto poe el Jlcbo Iooo létez ttoxesse ol Jlcbo Motlllo o so oblspoJo, y poe esto
le potece poe se lo Jlxo el Jlcbo moestte Iooo Je 5ooctAoqel. ¥ ossl teoqo
sospecha que toda esta gente son una liga.” (klnder, pág. 147) Los lnformanLes
de la lnqulslclón, en muy pocas llneas, delaLaban un gran numero de personas
con proyecLos de esLablecer lgleslas.
Ll Carrascón que publica el protestante “Fernando Texeda” en 1633 con
una vlslón más ale[ada de las persecuclones, y que reedlLará usoz l 8lo en 1847,
dlce: “Hay motivos para creer que las doctrinas de reforma religiosa hubieran
becbo tóplJos ptoqtesos eo oo pols como íspoño, poes JesJe los tlempos Je
loteto, bosto los ooesttos, vlétoose slempte obtozot los ptloclplos Je lo
kefotmo, sojetos Je olto close, ecleslóstlcos señoloJos, Jomos moy eoteoJlJos y
esto, o veces, oo eo cotto oometo. leto lo lopolslclóo extloqoló esto llomo. osl
como tovo tombléo lo sotlsfocclóo Je teJocltoos o lo cooJlclóo Jeplotoble poe

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
40

ooo peso sobte íspoño, y poe eo tlempos Je cotlos l lo ptlvó Je flqotot ol fteote
Je los polses Je íotopo, coo ospecto bleo qlotloso, y como o qtooJe e llomlooJo
ooclóo cooveolo. ío el qolfo losooJoble Je ooesttos Jesttoctlvos ootos Je fe, se
sumieron las vidas de cristianos ilustres, mujeres y aún niños…” Los daLos que
nos aporLan las nuevas lnvesLlgaclones suponen que el luLeranlsmo se exLendló
rápldamenLe en Lspana,(1317-1346) (LonghursL, 1969) aunque maLlzado desde
menLalldades auLócLonas que ya senLlan el ctlstloolsmo evooqéllco como fuenLe
unlca de enLender el amor de ulos y converLlrlo en radlcallsmo LeocenLrlco,
elaborando, a parLlr de la LscrlLura, docLrlnas como la del pecado, la gracla o la
[usLlflcaclón por la fe.
1lene razón !ose llores(1978) al hacerse eco de las palabras del fllósofo y
Leólogo losLer SLockwell, en la que se dice “que ha pasado más de medlo slglo
desde que 8oehmer Lermlnó y publlcó su obra, y casl un slglo desde la muerLe
de Wlffen(1867) ¸A dónde fueron a parar las edlclones orlglnales que ellos
colecclonaran? ¸Cue desLrozos han ocaslonado en esLos Lesoros blbllográflcos
las dos guerras mundlales? ¸Cue oLros llbros de los reformlsLas habrán
aparecldo en las blblloLecas europeas duranLe esLas decadas pasadas? ¸A
dónde debe dlrlglrse hoy el esLudloso que qulera examlnar en sus fuenLes el
pensamiento de los evangélicos españoles del siglo de la Reforma?” (Flores,
1978, pág. 14). Solo habrla que anadlr a las palabras de llores, que falLan
lnvesLlgadores de fuenLes orlglnales, que conLlnuen con la labor de los
hlspanlsLas que lremos clLando. Sln embargo, las nuevas Lecnlcas de
dlglLallzaclón hacen que llbros lmposlbles de consulLar hasLa hoy, se puedan
ba[ar y esLudlar sln Lener que acudlr a blblloLecas especlallzadas. ulce 8aLalllon
que Menendez y Þelayo no plsó nlngun archlvo, mlenLras hlzo Loda su
lnvesLlgaclón en las blblloLecas.
1amblen el haber podldo uLlllzar la volumlnosa obra de LrnsL
Schafer“Bëiträge zur Geschichte des spanischen Protestántismus und der
lopolsition im sechzehnten Jahrhundert” en el que anallza los orlglnales de
algunos procesos luLeranos en Madrld y Slmancas y nos LrasmlLe nombres de
personas reales que sufrleron los LormenLos de la represlón lnqulslLorlal, nos
hace más cercanos a la 8eforma. Sabemos que esLos procesos solo suponen esa
punLa de lceberg
37
que son los archlvos exlsLenLes de la lnqulslclón, pero nos


37 Nosotros apenas recogemos las personas que salieron en los Autos de Fe, pero como dirá
Francisco Fajardo Espínola en La actividad procesal del Santo Oficio. Manuscritos, “la sola
utilización de relaciones de autos de fe, impide conocer a los procesados –que fueron muchos- no
i-|·.¹.....-. J|..¹. ¹-| ¬...¬.--|. -.»-g-|....
41



slrven para asomarnos a una realldad oculLa y borrada por slglos. Þor oLra parLe
esLe llbro nos acerca a deLalles de la esplrlLualldad evangellca. AnoLaclones
lnqulslLorlales, por e[emplo, a la carLa que Seglsmundo Arquer escrlbe a Caspar
de CenLelles dlcen: “Nota que usan mucho los luteranos en sus cartas y hablas
muy a lo espiritual” LsLá colocada esLa noLa al lado del LexLo slgulenLe:
“Segismundo Arquer, de !esucrlsLo slervo, al sanLlflcado por CrlsLo, carlslmo
hermano, s. Caspar de CenLelles, salud, gracla y semplLerna paz de ulos
Lodopoderoso, Þadre de Loda mlserlcordla y ulos de Loda consolaclón, por cuya
bondad vivimos y somos, en la cual esperamos nuestra liberación, etc.” Esta
espiritualidad evangélica a los inquisidores les parecía “boblos moy o lo
espltltool”, sin embargo no sucedía así con los erasmistas que en sus cartas no
pasaban de alabarse unos a otros como “etoJltlslmos” pero a su sabldurla
humanista le faltaba el sabor bíblico de salvación y confianza en Dios. “¥o, ml
señot Joo Cospot –lndlcará Arquer- volme moy tesoloto eo ttes cosos coo ulos,
coo el mooJo y coo ml mlsmo, el 5eñot me Jeje ejecotot ml boeo ptopóslto sl o
so sooto setvlclo es y complo el mooJomleoto poe eo el Apocollpsls boce coo
estos polobtos. exl Je lllo popole meos oe fotte efflclotls pottlceps scelotom elos
(5ollJ Je ello, poeblo mlo, poto poe oo seóls pottlclpes Je sos pecoJos, ol
teclbóls potte Je sos ploqos). lleoso eo collet estoJlot toJo lo poe poJlete y olt
o ml moestto ulos eo sos 5ootos ísctltotos y vetlos eo los leoqoos poe foetoo
esctltos y osl be comptoJo, eotte ottos llbtos, el Noevo 1estomeoto qtleqo y
ooos coocotJooclos qtleqos Jel Noevo 1estomeoto poe es oo llbto otlllslmo
como los coocotJooclos lotloos Je lo 8lbllo. 1ombléo be comptoJo vocobolotlos
y qtomótlcos qtleqos y olqooos ottos llbtos boeoos poto opteoJet lo leoqoo
qtleqo. cteo poe el 5eñot ulos me botó optovecbot eo ello y ooopoe Jlflcll me lo
botó fócll. ío leoqoo bebteo be comptoJo olqooos qtomótlcos y los solmos coo
el texto qtleqo, bebteo y lotloo como los poe v.m. tleoe, be lelJo olqo Je ellos,
potéceme bleo. 1ombléo be comptoJo otto psoltetlo bebtolco, colJeo, qtleqo,
lotloo y otóblqo, coo oo comeototlo poe es boeoo poto eoteoJet los solmos y
aprender la lengua… “En flo yo estoJloté poes ulos me moeve o ello y íl me


condenados a salir en los mismos. A ello hay que añadir la frecuente carencia de documentos sobre
visitas al distrito o la inexistencia de estudios sobre ellas (se refiere a los Libros de Visitas o Libros
de la cárcel y los de Razones de los presos) en algunos casos que existe documentación; y la falta
de registro de las causas suspensas” “En nuestra opinión queda camino por andar y tarea por hacer,
en esta línea de estudio de los tribunales de distrito a partir de la explotación de todas las fuentes
posibles”

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
42

abrirá el corazón”. La sabldurla que buscaba Arquer nacla de ulos y buscaba el
abrir el corazón a realidades espirituales. Los Inquisidores anotaban: “ojo. ootot
poe toJo esto es sin dar a entender cosa de la Iglesia” “Notar que de aquí se
collqe poe este se fooJo eo so lotetptetoclóo y oo Je lo lqleslo y coo set lojosto
espeto poto ello lo lofoslóo Jel íspltlto 5ooto”. Creemos pues que ha llegado el
momenLo de conocer la esplrlLualldad evangellca del xvl, que 8aLalllon perclbe
muy blen pero que qulzás se vea envuelLa enLre unos erasmlsLas sedlenLos de la
sabiduría de Dios y otros que buscaban “otra sabiduría”.
no qulslera Lermlnar esLa lnLroducclón sln hacer referencla a
deLermlnados hlspanlsLas exLran[eros y especlalmenLe qulenes profesan ser
caLóllcos. nlngun abogado defensor Lendrla la suLlleza que usan la mayorla de
esLos hlsLorladores profeslonales y consagrados, para dlsolver el movlmlenLo
evangellco y reduclr a voláLlles cenlzas el proLesLanLlsmo espanol. ?a no lo
hacen con una apologeLlca descarnada, pero recurren a la Lecnlca de la
lnslnuaclón, mezclando los persona[es más exóLlcos con oLros exLran[eros y de
poca calldad soclal. ue ConsLanLlno, por e[emplo, dlrá 1yler(1yler, 1939) “en
prisión murió, se dice, que suicidado”; pero Tyler además de hacerse eco del
bulo lnqulslLorlal, lgnora Loda su obra en la predlcaclón del Lvangello. ulrá
también: “muchos protestantes fueron a la hoguera, entre ellos dos ingleses y
el lnLrepldo !ullanillo.” El lector no leerá que fueron muchos sino solo el
“intrépido Julianillo”. Y termina Tyler su lamenLable secclón del proLesLanLlsmo
así: “Fuera de estos centros pocos hubo en España. En Toledo (1506 ¿será
error?) (observese que en esLa fecha no exlsLla el proLesLanLlsmo) fueron
quemadas cuaLro personas: dos de ellas fralles y oLra francesa. CLros, como un
ex pa[e de lellpe ll llamado Charles SLreeL, ab[uraron y fueron perdonados.
Þero la drásLlca acclón de Carlos v presLó apoyo, aunque habla abdlcado, puso
fin en España al luteranismo organizado”. Se puede fácilmente deducir de esta
exLravlada y lamenLable clLa, que nunca exlsLló el proLesLanLlsmo organlzado,
aunque algun luLerano, que por casualldad pasaba por alll y era frances, esLaba
con un tal “Julianillo”. Nosotros entendemos que hubo diversos centros
organlzados, aunque no hublese revuelLas populares nl guerras rellglosas.
Además exlsLló una ellLe, basLanLe numerosa, que pensaba y vlvla en Lermlnos
reformados. La lnqulslclón y el lmperlo desplegaron Lodas sus fuerzas para que
no se exLendlese más, pues en poco Llempo Lspana podrla ser converLlda al
Lvangello. Þero esLo lo lremos anallzando en las blograflas de mulLlples
personas que dleron sus vldas por el Lvangello. Ahora daremos una mlrada en
perspecLlva sobre las congregaclones esLablecldas, que fueron algunas más que
i-|·.¹.....-. J|..¹. ¹-| ¬...¬.--|. -.»-g-|....
43



las de valladolld y Sevllla, cludades esLas que, sln embargo, esconden un ampllo
abanlco de congregaclones de CasLllla y Andalucla.

44



43

. v.·..- g---·»| ¹-| ¸·.|-·|»-|.·¬. -·¸»-.| ¹-| ·.g|. xvi » |·».-·
¹- |.· ||»¬»¹.· .--»..|.·, ..-g·-g»...--· . .g|-·.»·.



Los Convent|cu|os de Los A|umbrados-Þrotestantes en Þastrana, Lsca|ona, C|fuentes,
1o|edo, Guada|a[ara, Madr|d, A|ca|á, Ltc. Desde 1S1S a 1S2S
Para muchos historiadores la doctrina de los “alumbrados” es un
movlmlenLo esplrlLual orlglnal y auLócLono, que logra en poco Llempo reunlrse
en convenLlculos (ÞasLrana, Lscalona, ClfuenLes, 1oledo, Cuadala[ara, Madrld
eLc.) unas veces en los casLlllos de los nobles, oLras en los convenLos y Lamblen
en las casas. Ln ClfuenLes los fralles franclscanos ulego 8arrera y AnLonlo
ÞasLrana se convlrLleron en porLavoces de las nuevas docLrlnas. Ln ÞasLrana y
en la unlversldad de Alcalá se esLablecleron nuevos vlnculos, vlslLando y
debaLlendo lsabel de la Cruz mlsma en esLos clrculos. Þor 1323 el lmpeLu de las
docLrlnas llumlnlsLas de lsabel recorrla Lodos los rlncones de CasLllla, ponlendo
sobre avlso a los lnqulsldores, especlalmenLe cuando el provlnclal franclscano
Andres de Lcl[a lnvesLlgó las ensenanzas de lsabel. ulce Álvaro CasLro
38
:“En un
amblenLe de furor humanlsLa y en Lorno al palaclo renacenLlsLa de los
Mendoza, en Cuadala[ara, se conformará el prlmer cenáculo lmporLanLe de los
here[es alumbrados, denLro del cual predlcará Marla de Cazalla (1487-133?).

Cenácu|o De kodr|go V|var ¥ A|onso De| Cast|||o 1S2S A 1S39
Ll caso de 8odrlgo de 8lvar es parecldo en cuanLo que nacldo enLre el
alumbradlsmo de lsabel de la Cruz, se hará amigo de Eguía “apóstol del
llumlnismo erasmizante”. “Le gusta congregar en su casa algunos amigos para
leer con ellos la LscrlLura. Cada cual conLrlbuye con sus luces: se lee un LexLo de
!ob o del nuevo 1esLamenLo y se coLe[an con la vulgaLa las verslones y los
comenLarlos de los modernos, en parLlcular de Lrasmo, que enriquece “como
contrapunto” la melodía de las palabras sagradas”.
39
(8aLalllon, 1993, pág. 212)


38 Las noches oscuras de María de Cazalla. Poder, fe y deseo en la modernidad española.
Álvaro Castro Sánchez
39 Según declaración de Alonso del Castillo de 1 de marzo de 1525 “Se juntaban 4 o 5
personas y leían una lectión de Job o del Evangelio y sobre aquella vían la traslación de Sant

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
46

Segun declaraclón de Alonso del CasLlllo de 1 de marzo de 1323 “Se juntaban 4
o 5 petsooos y leloo ooo lectlóo Je Iob o Jel ívooqello y sobte opoello vloo lo
traslación de Sant Jerónimo e a Juan Fabro (Lefevre d’Etaples ?) e a Herasmo
poe eto como coottopooto sobte toJo”.

L| cenácu|o de Iuan de Va|dós en Nápo|es desde 1S30
uel Lomo xxl de kefotmlstos ootlqoos recogemos un párrafo del ensayo
de Usoz: “Después, acogido Juan de Valdés en Nápoles, entregóse, de verás, al
esLudlo, y con Lodo empeno al de la 8lblla, y al me[oramlenLo lnLelecLual y
moral de sl proplo: más no de una manera alslada, o perverLlda y clausLral.
Cuerla, que sus amlgos, y luego, sl era poslble, su ÞaLrla, y los crlsLlanos en
general, fuesen coparLlclpes de los fruLos que produ[esen, Lales esLudlos, y
me[oramlenLo. Llevado de esLa ldea, frecuenLó el LraLo de los que se
conformaban con ella, y esLudlaba las palabras de sus conocldos, del modo
mlsmo, que los llbros, formando slempre, de Lodo, los conLlnuos Apootes, que
le pareclan. Ll LraLo más frecuenLe, con sus amlgos, le Lenla en su mlsma casa,
denLro de la anLlgua nápoles, o en una CulnLa, o Cran[a, suya, slLuada hacla
cblojo, o lo Metqellloo, la cual descrlbe, con melancolla en clerLo modo
agradable, el desvenLurado 8onfadlo, en su carLa al no menos perseguldo
Carnesecchl. Ln esa CulnLa, reclbla !uan de valdes Lodos los uomlngos, desde
por la manana, a unos cuanLos slnceros amlgos, y [unLos pasaban el enLero dla,
de esLa manera: uespues de almorzar, y dlsfruLar un raLo del amblenLe del
[ardln, y de la vlsLa graLlslma de aquella playa, y azulada llanura del mar, donde,
descollando, aLraen los o[os Caprl, de un lado, la predllecLa alslada manslón de
1lberlo, l de oLro lschla, y Þróchlda, volvlan a enLrar en la casa, donde se lela
aquella parLe, ó porclón de la 8lblla, que deLermlnaba valdes, y dlscurrlan sobre
oLros punLos que el mlsmo valdes senalaba: hasLa la hora de comer. ? blen
pueden ser las c\ cooslJetoclooes, puntos propuestos por él en 110 Domingos”
(usoz y 8lo, 1860, pág. xxl).

C|rcu|o de Iuan de V|||afranca de 1S41 a 1SS1
Ll pensamlenLo valdeslano se propagó más allá de las fronLeras
napollLanas graclas prlnclpalmenLe a la predlcaclón de Cchlno y vermegllo. La


Jerónimo e a Juan Fabro (Lefevre d’Etaples ?) e a Herasmo que era como contrapunto sobre
todo”
i:¯kJÐuCCiJ:. v.·..- g---·»| ¹-| ¸·.|-·|»-|.·¬. -·¸»-.| ¹-| ·.g|. xvi

47



comunldad de nápoles despues de la muerLe de valdes fue dlrlglda por el
espanol !uan de vlllafranca, al servlclo del vlrrey espanol de nápoles.
CaracLerlsLlca del grupo era el desarrollo del movlmlenLo esplrlLual valdeslano
al que algunos acusan de anLlLrlnlLarlsmo y cuya comunldad duró hasLa 1331,
hasLa que la lnqulslclón lnLervlno alll. Sln embargo, el fllo-proLesLanLlsmo
sobrevlvló duranLe más de medlo slglo, como lo demuesLra la llsLa de unos 130
títulos de libros “heréticos” procedentes de este grupo y hasta 1565. La
conLlnuaclón del movlmlenLo valdeslano por oLro espanol, genLllhombre al
servlclo del vlrrey Þedro de 1oledo, !uan de vlllafranca, demuesLra, una vez
más, la pu[anza del movlmlenLo evangellco espanol y la enorme lnfluencla en el
proLesLanLlsmo lLallano.

C|rcu|o anabapt|sta de| abad Leonardo 8usa| 1S34 a 1SS1
Ln 1334 nos enconLramos con el prlmer proceso conLra un anabapLlsLa y
sus seguldores por Lener ldeas anLlLrlnlLarlas, propagadas fundamenLalmenLe
por !uan de vlllafranca, Leonardo 8usal y el abogado veneclano Clullo 8asalu.
Ln 1362 serlan ahogadas esLas ldeas anabapLlsLas en la laguna de venecla y
enconLrarlan una mayor propagaclón las del proLesLanLlsmo maglsLerlal o
conservador. La prlmera lnfllLraclón anabapLlsLa se habla producldo ya por
1326, enconLrando enLre sus seguldores a personas de Lodas las clases soclales,
prlnclpalmenLe enLre la clase medla y ba[a. venecla a medlados del slglo xvl
esLá llena de reformados y no solo de luLeranos y calvlnlsLas, slno Lamblen de
radlcales anabapLlsLas. Lra esLe anabapLlsmo un movlmlenLo muy dlverso
donde se habían vinculado la “revolución de campesinos”, estudiantes
anLlLrlnlLarlos napollLanos y la Lradlclón raclonallsLa de Þadua, dlrlglda por el
proLesLanLe espanol, Leonardo 8usal, qulen unlrla las Lendenclas populares con
las más academlcas de humanldades. (ÞeLLegree)(CaponeLLo, 1997)(Cllly,
2003)(lrledmans, 1994) Þarece que el movlmlenLo fue Lan lmporLanLe como
para organlzar en secreLo, en sepLlembre de 1330, en venecla, una reunlón
para resolver las dlspuLas Leológlcas lnLernas. La parLlclpaclón de pasLores,
oblspos y sacerdoLes, (segun la organlzaclón de las lgleslas anabapLlsLas) fue Je
mós Je seseoto petsooos y se ptolooqó pot mós Je cooteoto Jlos seguldos. A
flnales de 1331 el movlmlenLo anabapLlsLa sufrlrla un golpe faLal, al ser
denunclado a la lnqulslclón 8omana en venecla que endurecló sus meLodos.
Los prlnclpales anabapLlsLas de venecla buscarlan refuglo en las comunldades
de los Permanos de 8ohemla.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
48


Los tres c|rcu|os de expatr|ados en |os Þa|ses 8a[os
Al menos Lres clrculos de proLesLanLes aparecen en los Þalses 8a[os,
enLre oLros clrculos de mercaderes que aparecen en los llsLados de
maLrlmonlos en 8ruselas. Además del clrculo de 8ruselas y de Amberes, el de
Lovalna es el más conocldo y del que presenLamos, alrededor de Þedro
!lmenez, una buena llsLa de nombres.

Las congregac|ones |uteranas que denunc|a D|ego nernández en 1S33
Ll LdlcLo de 1323 ya de[aba al descublerLo, en Lres de sus arLlculos, las
docLrlnas luLeranas que deblan ser Lenldas en cuenLa para procesar por here[la.
ulego Pernández, en clnco follos, hace una relaclón de los nombres que
presumlblemenLe Lenlan reunlones en sus casas y querlan permanecer en la
“secta de Leutero” aunque les persiguiesen y quemasen. Þor esLa relaclón que
LlLula “cobots slve foctlo lotbetoootom” podemos enLender que los grupos más
lmporLanLes esLán en Cuadala[ara, 8urgos, 1oledo, Cuenca, Þalencla y Alcalá de
Penares, represenLando qulzás el evangellsmo más de vanguardla en Lspana. Ll
deLonanLe de esLa prlmera persecuclón lnqulslLorlal fue el caso del sacerdoLe
vlzcalno !uan López de Celaln qulen murló en la hoguera. Celaln habla esLado
predlcando por Cranada y reparLlendo llmosnas que ulego de Lgula, de
abundanLe forLuna, le habla dlspuesLo. Asl pues una de las prlmeras zonas
evangellzadas o con propóslLo evangellzador por la nueva docLrlna, podrla
declrse que fue la reclen conqulsLada Cranada.
Ln segundo lugar aparecen los canónlgos de Þalencla y uno de los ulegos
de 8urgos, vergara y 1ovar en Alcalá y una llsLa de 70 personas por ese Llempo
llgadas a CasLllla pero muchos de ellos movlendose por Luropa. Þodrlamos
declr que eran congregaclones clrcunsLanclales en su mayorla pero con un claro
propósito de “edificar iglesia” y “extender y glorificar a Dios” que dirá Juan del
CasLlllo.

Þr|meros cenácu|os de protestantes en V|zcaya en 1S39
Werner 1homas consldera que el lnqulsldor lernando de valdeollvas, con
sus acLuaclones proplcló el desarrollo de las congregaclones proLesLanLes en
Lspana, pues desde 1339 ya aparecen luLeranos en los auLos de fe. San
SebasLlán, Þamplona, Sallnlllas de 8uradón, LasLras de la 1orre, Crduna,
8ermeo, MoLrlca, eLc. fueron lugares de senclllas congregaclones que eran
i:¯kJÐuCCiJ:. v.·..- g---·»| ¹-| ¸·.|-·|»-|.·¬. -·¸»-.| ¹-| ·.g|. xvi

49



dlrlgldas fundamenLalmenLe por calvlnlsLas franceses con fuerLe carga por la
predlcaclón del Lvangello. Como decla una clrcular del Conse[o de la Suprema a
los inquisidores de Navarra que “anssi yngleses como franceses y otras
naciones procuran venir a publicar sus errores en estas partes”.

Cenácu|o de 2aragoza en 1S40
Ln 1340 aparecen reconclllados por el Lrlbunal de Zaragoza un grupo
lndeflnldo pero numeroso de luLeranos y oLros penlLenclados que quedaban
despachándose mlenLras permaneclan en prlslón.

Cenácu|o en 2aragoza de 1S44
LsLe grupo de luLeranos de 1344 era un grupo formado por franceses y
un genoves, pero cuya lmporLancla se reflere al hecho de ser llbreros
dlspuesLos a llenar Lspana de llbros reformados. Lran hombres de elevada
poslclón económlca y con medlos y canales de dlsLrlbuclón en Lspana, para
exLender con pronLlLud la 8eforma. Sus conLacLos deberlan ser espanoles y por
LanLo su lnflu[o pellgroso.

Cenácu|o de 2aragoza en 1S49
Ll 7 de [unlo de 1349 se celebró un auLo de fe en Zaragoza con cuaLro
casos de luLeranlsmo. Los luLeranos solo ocupaban una pequena parLe en los
Lrlbunales de la lnqulslclón, por esLos anos 40. Ll cenáculo de Cranada por esLos
anos comenzaba a ser vlgllado por la lnqulslclón y en 1330 aparecen algunos
luLeranos. Ln 1oledo en 1348 y 1349 se condenan clnco proLesLanLes. uno de
ellos era el procesado !uan Mlguel y , enLre 1343 y 1330 el de lranclsco del 8lo.
Ll Lrlbunal de Calahorra Lendrla desde 1338 Lodos los anos procesados por
luLeranlsmo.

Cenácu|os en Uncast|||o y 8|e| de 2aragoza por 1SS0-S7
Ln la localldad uncasLlllo de Zaragoza Lamblen exlsLlan personas con las
mlsmas oplnlones proLesLanLes y enLre ellas se habla mandado a esLudlar a
Þarls a un [oven llamado !alme Sánchez de 8lel, cuyo proceso se ha conservado
y Cordon klnder lo ha publlcado lnLegro.

Las congregac|ones de Sev|||a antes de 1SS0.
Se desLacan esLas congregaclones porque en su mayorla esLaban
formadas por espanoles. SolamenLe aparece un flamenco, fray lranclsco de la

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
30

ÞuerLa, del monasLerlo de San lsldoro. Lo que predomlnaban eran los clerlgos,
pues en valladolld de los clncuenLa y clnco de los auLos de fe, velnLluna eran
ecleslásLlcos. Ln Sevllla de los 180 procesados, 46 eran ecleslásLlcos.

L| cenácu|o de kodr|go Va|er en 1S40
8odrlgo de valer predlcó por Loda la meseLa andaluza pero mucho de su
Llempo lo dedlcó a Sevllla. Muchas de sus reunlones eran foros de dlscuslón
sobre la necesldad de reformar la lglesla de CrlsLo, la cual esLaba aque[ada de
muchos males. ulce Clprlano de valera: “Por medio de este Valer, muchos que
le oyeron y LraLaron Luvleron el conoclmlenLo de la verdadera rellglón: y
prlnclpalmenLe el cándldo y buen docLor Lgldlo… este Valer haber sldo el
prlmero que ablerLamenLe y con gran consLancla descubrló las Llnleblas en
nuestros tiempos en Sevilla.”

L| cenácu|o de| doctor Iuan G|| (Lg|d|o) 1S3S-1S49
Ls evldenLe que el docLor Lgldlo no esLuvo solo en la predlcaclón de la
nueva esplrlLualldad. CLros exLran[eros y espanoles Lamblen abonaban el
campo de la esplrlLualldad evangellca. Ln 1343 ya se celebró en Sevllla un auLo
de fe en el que algunos luLeranos fueron penlLenclados. Ll mlsmo lnqulsldor
lernando valdes, escrlbla al papa en sepLlembre del 1338 sobre los muchos
apaslonados y aflclonados y secuaces del uocLor Lgldlo, de qulen les quedó el
lengua[e de sus errores y falsa docLrlna. no podemos olvldar que Lgldlo, como
canónlgo de Sevllla, lnfluyó declslvamenLe en los amblenLes culLos ensenando
docLrlnas de la salvaclón del ser humano [usLlflcado por medlo de la fe. ulce
Clprlano de valera que en 1333 sleLe personas enLre hombres y mu[eres,
resldlendo en Clnebra, como el docLor !uan Þerez que Lradu[o el nuevo
1esLamenLo.

Cenácu|o de |os mon[es [erón|mos de San Is|doro en Sant|ponce y |os de| va||e de Lc|[a
LsLe monasLerlo era un cenLro lnLelecLual que recluLaba a hl[os de
conversos. Cuando por 1337 la preslón lnqulslLorlal se hlzo cada dla más
presenLe, once de los mon[es de esLe monasLerlo huyeron a Clnebra. ulce
Conzález MonLes: “Prácticamente toda la comunidad jerónima, con su prior al
frenLe, se ldenLlflcó con la 8eforma en 1337. Ln consecuencla, unos huyeron de
la lnqulslclón, enLre los que esLaban Caslodoro de 8elna y Clprlano de valera,
LraducLor y revlsor de la prlmera 8lblla compleLa lmpresa en casLellano, y
i:¯kJÐuCCiJ:. v.·..- g---·»| ¹-| ¸·.|-·|»-|.·¬. -·¸»-.| ¹-| ·.g|. xvi

31



AnLonlo del Corro. CLros fueron quemados publlcamenLe en Sevllla. ? el resLo, a
peLlclón de lellpe ll y con la aprobaclón del Þapa Þlo v, se unleron a los
anLlguos [erónlmos en 1568.”

La congregac|ón de Lu|s de Abrego.
!uan Þonce de León se habla converLldo en uno de los desLacados
parLldarlos de la 8eforma y procuró organlzar una de las comunldades
reformadas de Sevilla comprando “heredades” para que pudiesen reunirse,
celebrar culLos y dar formaclón rellglosa. Þonce de León parecla ser el conLacLo
más vlslble de Sevllla, pues !ullán Pernández se dlrlglrla a el en prlmer lugar
para de[ar los llbros sollclLados. Þonce buscó a un pasLor que enconLró en la
persona del medlco Luls de Abrego, en cuya casa Lamblen se reunlan
clandesLlnamenLe los creyenLes, aunque oLras fuenLes dlcen que era un
clerlgo
40
.

L| cenácu|o de Isabe| 8aena
CLro convenLlculo o congregaclón aparecen en casa de lsabel 8aena,
donde se reunlan un buen numero de reformados sevlllanos y segun MonLano
era “escoelo Je coostoote pleJoJ y soqtoJo ooxlllo JooJe teoloo loqot sootos
reuniones”. En 1559 fue relajada “pot foototo y teceptoJoto y eocobtlJoto Je
betejes, eo coyo coso se blcletoo cooveotlcolos eo optoboclóo y eoseñoozo Je lo
secto lotetooo, lo cool coso se mooJó Jettocot y sembtot Je sol coo oo poJtóo
(sic) de letras que diga la causa por la que se derribó”.

Congregac|ón en casa de Mar|a Corne[o
La “beata” María Cornejo reunía en su casa algunos creyentes, aunque lo
haclan con clerLo secreLlsmo consclenLes de los Llempos reclos que obllgaban a
la clandesLlnldad. Consldera 8oeglln, abalado por los daLos de 8oberL C. Spach,
que esLos clrculos de rellglosldad esLaban muy dlferenclados del humanlsmo
erasmlano y la rellglón romana, slendo absoluLamenLe proLesLanLes.

Congregac|ón de Cata||na de V|||a|obos.
Catalina de Villalobos reunía en su casa unos doce “luteranos” según sus
proplas palabras, para debaLlr sobre los punLos más esenclales de la docLrlna


40 A.H.N. Inquisición Legajo 2075 exp.1

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
32

evangellca. 1odas esLas congregaclones sevlllanas se conslderaban como fuera
del orbe de la lglesla romana y reconoclan aflllarse a un movlmlenLo
conslderado como hereLlco. Sln embargo fundamenLalmenLe se senLlan
slmplemenLe crlsLlanos.

Ctros [erón|mos que abrazaron |a keforma
ue San lsldoro dependlan SanLa Ana de 1endllla, SanLa Marla de
8arrameda, [unLo a Medlnasldonla, San Mlguel de los Ángeles, [unLo al Þedrln
(Sevllla), SanLa CulLerla de !aen (una ermlLa), nuesLra Senora de Cracla, de
Carmona, y nuesLra Senora del valle, de Lcl[a. nada se sabe de lo que pudo
ocurrlr en esos lugares en cuanLo a los camblos experlmenLados en San lsldoro
del Campo, a excepclón del ulLlmo menclonado.
1amblen en el MonasLerlo de nuesLra Senora del valle, de la mlsma
Crden, slLuado en las afueras de Lcl[a (Sevllla), en la margen occldenLal del
Cenll, se acepLó la 8eforma. Ll Þrlor huyó a Clnebra y el vlcarlo fue condenado
por los lnqulsldores de Sevllla a ser quemado vlvo. uel segundo de ellos nos ha
llegado el auLógrafo en documenLos que flrmó en SanLlponce (Sevllla) cuando
esLaba en el MonasLerlo de San lsldoro del Campo. ? por la relaclón oflclal del
AuLo Þubllco de le en Sevllla, el 28 de ocLubre de 1362, aparece como lray
CrlsLóbal de Arellano, naLural de Arnedo, vlcarlo del MonasLerlo de nuesLra
Sra. del valle (Lcl[a), predlcador, rela[ado en persona y conflscaclón de blenes,
por «luLerano». ¸lue el qulen lnLrodu[o la 8eforma alll? nlngun hlsLorlador del
MonasLerlo Lcl[ano se ha ocupado de esLe eplsodlo. nl slqulera lray 8odrlgo de
?epes, [erónlmo que moró en el y escrlbló poco despues de esLos hechos (en
1370).
En un informe inquisitorial de “Penitenciados fuera de Auto” se dice que
“Leonor de San Cristóbal, profesa del Monasterio de Santa Paula de Sevilla”,
tenía que privarse de muchas funciones conventuales y de no salir del “dicho
monasterio, sin licencia y mandado de los señores Inquisidores”, “por cosas de
la secta luterana”
41
.
? denLro de la oLra 8ama de los !erónlmos, la más numerosa, que
terminaría absorbiendo a los “isidros” y continúa en nuestros días en las


41 “Santiponce y el monasterio de San Isidoro del Campo, por Antonio Domínguez Ortiz. del
historiador sevillano Antonio Domínguez Ortiz. Archivo Hispalense 1977 nº 183

i:¯kJÐuCCiJ:. v.·..- g---·»| ¹-| ¸·.|-·|»-|.·¬. -·¸»-.| ¹-| ·.g|. xvi

33



pequenas comunldades de SanLa Marla del Þarral, Segovla, y San !erónlmo de
?usLe, dos desLacados mlembros, que hablan aslsLldo al Conclllo de 1renLo,
esLán relaclonados con nuesLro asunLo: !uan de 8egla, y lranclsco vlllalba,
procesados por luLeranlsmo por los 1rlbunales de Zaragoza y 1oledo,
respecLlvamenLe. LlmlLándonos a SanLlponce, las senLenclas se resumen asl:3
Cuemados vlvos. 3 Cuemados vlvos y conflscaclón de blenes. 11 Cuemados en
esLaLua. 2 PáblLo y cárcel perpeLua. 1 PáblLo y cárcel parclal. 2 Ab[uraclón de
vehemenLl y recluslón en un monasLerlo.
Ln la correspondencla de la lnqulslclón de Sevllla al Conse[o de la
Suprema se menclona a oLro !erónlmo de San lsldoro del Campo, lray Andres
de Málaga, lgualmenLe acusado de luLeranlsmo, pero no sabemos sl el 1rlbunal
de Sevllla senLencló conLra el. Asl mlsmo encarcelaron al sacrlsLán de la caLedral
de Sevllla, a oLros beneflclados de las lgleslas de San vlcenLe y San Mlguel, al
capellán de la capllla de los reyes, al de la capllla de SanLa Ana en el barrlo de
1rlana y varlas mon[as del convenLo de [erónlmas de San Þablo. ulce Werner
1homas que sus declaraclones hlcleron que se prendlesen y encarcelasen a más
de 180 personas que vlvlan en Sevllla, Cádlz, !erez de la lronLera, Culllena y
oLros pueblos de Andalucla. Clprlano valera dlrá que fueron prendldas más de
ochoclenLas personas que llenaron Lodas las cárceles de Sevllla.

Las congregac|ones sev|||anas de Vargas, e| doctor Losada y Iuan Gonzá|ez por 1SS8
1res predlcadores de renombre hablan predlcado en la caLedral de Sevllla
la docLrlna evangellca, el docLor !uan Cll (Lgldlo), ConsLanLlno Þonce de la
luenLe y el docLor vargas, qulenes predlcaban aslduamenLe sobre las
perverslones del esLado ecleslásLlco y los punLos de docLrlna evangellca que
LuLero habla ldo descubrlendo y exponlendo. Þara qulenes crean que no hablan
enLrado en Lspana comenLarlos blbllcos y exposlclón de las docLrlnas luLeranas,
puede verse el prlmer lndlce de Llbros prohlbldos que la lnqulslclón sevlllana
sacó de los llbros recogldos por Andalucla y que eran en su mayor parLe de
profesores de la unlversldad de WlLLenberg, de LuLero y oLros reformadores
prlmeros.
Ll docLor vargas que expllcaba LscrlLura en la cáLedra del cablldo de
Sevllla y que habla esLudlado en Alcalá [unLo con Þonce de la luenLe y Lgldlo,
slendo profesor en Alcalá por 1339, manLendrla conLacLos con personas que
pudieran propagar el Evangelio. Dice M’Crie: “Él les impartió su conocimiento
de la verdad evangellca y ellos conLrlbuyeron a su vez, con sus conversaclones,

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
34

al me[oramlenLo de sus dones mlnlsLerlales. Los Lres amlgos concerLaron un
plan de cooperaclón para el progreso de la causa comun. vargas daba
conferenclas a los más llusLrados en las cuales exponla la eplsLola a los
8omanos y luego el llbro de los Salmos y ConsLanLlno ayudaba ocaslonalmenLe
a Lgldlo en el púlpito”(M’Crie, 1942, pág. 97)
CLro Llempo la congregaclón de Sevllla pasarla a ser pasLoreada por el
medlco CrlsLóbal de Losada y !uan Conzález.”(MonLes, p.231 a 233 de la edlclón
laLlna y 232 a 233 de la casLellana.)

La casa de Isabe| de 8aena por 1SS8
“uos focos prlnclpales Lenla el luLeranlsmo sevlllano - comenLará
Menendez y Þelayo-: uno, en el monasLerlo de [erónlmos de San lsldro, cerca
de SancLl Þonce (anLlgua lLállca), fundaclón de u. Alonso Þerez de Cuzmán el
8ueno, oLro, en casa de lsabel de 8aena, donde se recoglan los fleles para olr la
palabra de ulos, segun escrlbe Clprlano de valera. valera lo expresa de esLa
manera: “La casa de Isabel de Vaena, donde se recogían los fleles para olr la
palabra de ulos, fue asolada y sembrada de sal, para que nunca más se
edlflque: y en medlo della pusleron una coluna de marmol para perpeLua
memorla que alll se congregaban los fleles ChrlsLlanos, que ellos llaman here[es
LuLheranos: el llzenzlado Losada, MlnlsLro de la palabra de ulos , fue quemado,
muchos, que eran defunLos, fueron desenLerrados l quemados: como el uoLor
vargas l el uoLor L[ldlo (1totoJo Jel popo p.231 de la relmpreslón de usoz.)

La congregac|ón de 2amora en 1SS8
Ln la corLe de la marquesa de Alcanlces en Zamora, vlvla CrlsLóbal Þadllla.
8eclenLemenLe converLldo y con Lodo su ardor prlmero, Þadllla comenzó a
predlcar el Lvangello sln muchos dlslmulos y de manera desculdada de Lal
manera que el oblspo de la cludad Luvo que predlcar conLra los proLesLanLes en
marLes de Þascua. Ll grupo zamorano serla reprlmldo duramenLe.

La congregac|ón de 1oro en 1SS8
Ln 1oro el docLor Perrezuelo y genLes de las casas de los marqueses de
MoLa y Alcanlces fueron sus dlrlgenLes. Aparecerán algunos procesados de
MoLa del Marques por lo que es poslble que el radlo de acclón de Perrezuelo
llegase hasLa MoLa.

La congregac|ón de Va||ado||d en 1SS8
i:¯kJÐuCCiJ:. v.·..- g---·»| ¹-| ¸·.|-·|»-|.·¬. -·¸»-.| ¹-| ·.g|. xvi

33



una mu[er fue la que denuncló a esLa congregaclón, como oLra lo habla
hecho en Zamora, por escrupulos de conclencla y haberlo comunlcado al
confesor. LsLa congregaclón y la de Sevllla fueron predomlnanLemenLe de
espanoles, slendo solo exLran[ero Carlos de Seso y el crlado de Luls y uomlngo
de 8o[as, llamado AnLón 8agor de naclonalldad lnglesa. LsLa congregaclón
mantenía en sus cultos la “Cena del Señor” como se hacía en Alemania y tenía
enLre sus fllas hombres de gran reconoclmlenLo y nobleza. LsLa, qulzás, fue la
causa de que una gran mayorla fuese prendlda conflando en la respeLabllldad
de personas como el predlcador del emperador AgusLln Cazalla. Las reunlones
en casa de dona Leonor de 8lvero eran muy concurrldas, pero Lamblen se
haclan reunlones en el convenLo clsLerclense de las mon[as de 8elen. Los
lnLerrogaLorlos sacaron a la luz las ramas por donde se exLendla el evangellsmo
valllsoleLano, descubrlendose focos en Salamanca, Zamora, 1oro, Þedrosa,
Þalencla, Logrono e lncluso conLacLos con proLesLanLes espanoles del relno de
Aragón. Ln el verano de 1338 más de clncuenLa personas aguardaban en los
calabozos de la lnqulslclón.
La congregaclón de valladolld Lenla enLre sus fllas a grandes de Lspana o
clases prlvllegladas de la socledad hlspana. uona !uana de Sllva fue hl[a
lleglLlma del marques de MonLemayor, ConsLanza de vlvero, hermana mayor
de AgusLln Cazalla, habla casado con el conLador real Pernando CrLlz, lranclsca
de Zunlga esLaba casada con el conLador real AnLonlo de 8aeza y CaLallna
CrLega esLarla casada con el conse[ero real Pernando ulez, fray uomlngo de
8o[as y Þedro SarmlenLo de 8o[as, comendador de CulnLana y caballero de
SanLlago, eran hl[os del marques de Þoza y emparenLados con el almlranLe de
CasLllla, su sobrlno don Luls de 8o[as era el heredero del marquesado de Þoza.
!uan de ulloa fue comendador de San !uan. Ana Lnrlquez nacló como hl[a de la
marquesa de Alcanlces, en cuya casa nacló la congregaclón zamorana.
Los aconLeclmlenLos de los dos auLos de fe de valladolld hablan Lenldo
repercuslones por Loda Lspana hasLa llegar a Alemanla donde se habla
publlcado un folleLo-informe “kottzet 8etlcbt, wos slcb fot elo kleqlcb
5cboosplel...” sobre la represión de los cristianos en la congregación de
valladolld y cuya Lraducclón se hlzo en lLallano. !unLo con el folleLo se
ad[unLaba un grabado con el cadalso valllsoleLano. Sels dlas despues de los dos
auLos de fe de 1339 aparecerlan por las lgleslas algunos folleLos en las lgleslas
de 1oledo, en clnco caplllas de la caLedral y a la puerLa de LrelnLa casas de la

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
36

cludad. Ll folleLo de Lono exalLado, anLlclerlcal y anLlpaplsLa, en sus prlmeras
palabras de lnLroducclón, conLenla proclamas a abrlr los o[os a la lglesla
crlsLlana y deshacerse de la lglesla paplsLa, refuLando los arLlculos de la fe y
dogmas de la lglesla de 8oma como las lmágenes, la cuaresma, el purgaLorlo, el
llmbo, la LransusLanclaclón eLc. Ll folleLo panfleLarlo ya habla sldo dlfundldo en
Alcalá de Penares cuando la vlslLaba el lnqulsldor 8amlrez, pero ahora en
1oledo, en el corazón de la crlsLlandad, suponla una cruda realldad de que el
proLesLanLlsmo habla anldado en Lspana. Ll auLor era un Llpógrafo de Alcalá
llamado SebasLlán MarLlnez
42
del que hacemos una pequena blografla enLre los
procesados despues de 1362 en Andalucla, pues Lamblen en Sevllla y en Ávlla
aparece relaclonado con la defensa de la 8eforma por medlo de folleLos.

Cenácu|o de |as mon[as de 8e|ón en Va||ado||d en 1SS8.
no solo hubo franceses, flamencos, lngleses o alemanes los que prendló
la Inquisición por establecer “conventículos” donde se predicaba el Evangelio
desde las nuevas formas rellglosas. 1amblen hubo lLallanos, que fueron el
ulLlmo conLlngenLe de proLesLanLes que enLraron en Lspana, aunque las
relaclones comerclales y pollLlcas con lLalla desde la edad Medla fueron
consLanLes. 1oscana, Lombardla, Cerdena, venecla y nápoles aporLaron algunos
proLesLanLes venldos de las persecuclones y que hablan mosLrado el camlno de
la emlgraclón persona[es Lan emblemáLlcos como 8ernardlno Cchlno o Þedro
MárLlr vermegllo. Sln embargo nápoles y el clrculo de !uan de valdes,
produclrla algunos de los reformados que llegaron a Lspana. Las esLadlsLlcas
que aporLa Werner 1homas de los lLallanos proLesLanLes en Lspana enLre 1339
y 1373, ocho eran clerlgos, de Saboya caLorce, de Cenova doce, Mllán con sels,
venecla con clnco, y qulnce de nápoles, Cerdena y Slcllla. Ln el cenáculo de las
mon[as de 8elen podemos poner como dlrlgenLes a dos persona[es lLallanos.
uno serla la franclscana dona Lufroslna de Mendoza, naLural de Þalermo, que
habla conocldo a !uan de valdes anLes de venlr a valladolld y parLlclpó
acLlvamenLe en el cenáculo de esLas mon[as hasLa su deLenclón en 1338. Ll oLro


42 Anota Werner Thomas que no debe confundirse este Sebastián Martínez, con el impresor de
Valladolid, del mismo nombre, que fue criado del obispo de Mondoñedo, Antonio de Guevara,
quien, después de la muerte del obispo, fundó primero su propia librería y después su propia
imprenta en Valladolid y sucursales en Medina del Campo, Sigüenza y Alcalá, habiendo fallecido
en 1576.
i:¯kJÐuCCiJ:. v.·..- g---·»| ¹-| ¸·.|-·|»-|.·¬. -·¸»-.| ¹-| ·.g|. xvi

37



persona[e es don Carlos de Seso, naLural de verona, cuya lnfluencla en esLe
cenáculo fue prlmordlal.

L| pueb|o de norm|gos en 1SS8
lranclsco de Cazalla vlvero, hermano del docLor AgusLln de Cazalla
vlvero, presblLero y cura de Pormlgos oblspado de Þalencla, llegó a converLlr a
Lodo el pueblo para la causa del Lvangello.

Cenácu|o de Iaca por 1S49]S0
Þor esLas fechas el lncremenLo de proLesLanLes naLlvos espanoles frenLe
a los exLran[eros, Lenla una amplla presencla en los auLos de fe. Ln !aca la
alarma lnqulslLorlal salLó al saber que el maesLro !uan LsLeban slgnlflcaba un
verdadero pellgro para los nlnos.

Iuntas en 8||bao, San Sebast|án, Logroño, Santa Mar|a de Uda||a, Caparroso, 1orre||as,
Þort|||a, 8uñue|, Þortuga|ete y 2arratón de k|o[a, por |os años 1S48, 1S49 y 1SS0
Ls evldenLe que la peneLraclón del movlmlenLo evangellco llega a las
zonas rurales. Ll Lrlbunal de Calahorra y sus lnqulsldores por esLos anos se
vleron obllgados a vlslLar mlnuclosamenLe esLos lugares donde LanLo
exLran[eros como espanoles esLaban formando congregaclones, slendo
procesadas 42 personas por luLeranlsmo. Los hermanos Alvarado en SanLa
Marla de udalla manLenlan una congregaclón por 1330.

Cenácu|o de G|nebra de españo|es fug|t|vos en 1SS0
Ls ampllamenLe conocldo esLe cenáculo de evangellcos de Sevllla que
llegan a Clnebra huldos en su mayorla del monasLerlo [erónlmo de San lsldoro
de Sevllla, [unLándose a oLros fuglLlvos. Son de sobra conocldos Clprlano de
valera, !uan Þerez de Þlneda o !ullán Pernández con el propóslLo lnmedlaLo de
publlcar y dlfundlr por Lspana el Noevo 1estomeoto y un coteclsmo.

L| cenácu|o de| Doctor Mor|||o en Þar|s por 1SS3
un lugar de conflanza y equlpamlenLo para la obra evangellsLlca esLaba
en la casa parlslna del docLor Morlllo que slrvló de refuglo a muchos
proLesLanLes espanoles, hablendo esLablecldo una escuela para espanoles en su
casa. uesde esLe lugar se preparaban lnLelecLual y docLrlnalmenLe a qulenes se
preLendla colocar al mando de las congregaclones como fue el caso de !alme

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
38

Sánchez al que preparaba para ser pasLor en !aen. Morlllo además de pasLorear
a los espanoles, llevarla una congregaclón de franceses y oLra de lngleses.

La congregac|ón de Cuenca por 1S61
Ln la declaraclón que hace MargarlLa de MonLe en 1361 anLe la
lnqulslclón de Cuenca, pone en boca de un clerlgo unas lnquleLanLes palabras
que los lnqulsldores no podlan enLender despues de los Lerrlbles auLos de le de
los anos pasados. Ln la declaraclón consLaba que en dlez anos CasLllla Lendrla
tantos luteranos como Ginebra “porque en lo poco que aqul vlno el emperador
se an alzado tantos luteranos”. Por la mlsma epoca su marldo AnLonlo de 8oca
contó “que en Cataluña un peregrino le había afirmado que en España si no
fuera por la myserlcordla de ulos y sl durara la guerra (con lrancla) Lres anos
más, fuese peor que en Alemania”
43
Þor las acLuaclones del Lrlbunal de Cuenca
en esLas fechas es evldenLe que habrla más de un cenáculo o congregaclón en
esLa cludad, como en 1oledo y valladolld. Þor esLas fechas el Lrlbunal reclbló la
declaraclón volunLarla de !uan de Acuna, hl[o del vlrrey del Þeru, 8lasco nunez
vela, que se acusó de haber crlLlcado el esLllo de vlda de los clerlgos espanoles
y haber defendldo las vlrLudes de LuLero. Acuna además ensenó una carLa de su
hermano CrlsLóbal de vela, en la que le recomendaba se enLregase al SanLo
Cflclo sln Lener mledo al casLlgo, porque pareclan cosas sln lmporLancla y
porque las palabras que ml me han dlcho son una cosa que comunmenLe
muchas gentes dicen”. Sin duda, cuando el río suena, agua lleva, aunque
Werner lo lnLerpreLa como que era cosa comun declr que habla muchos
luLeranos.
Ln el caso del soldado frances Pugo 8ernal, de Crenoble, manlfesLarla
que esLaba convencldo de la lnmlnenLe vlcLorla del proLesLanLlsmo en Lspana:
“alegraos” dijo a un compañero de viaje, que yo vengo de Valladolid y es muy
clerLo que arzoblspo de 1oledo (Carranza) esLá preso y esLá esperando al rey
para converLlrle y que echemos por alll a esLos paplsLas porque yo se que boy
de secreto de nuestra opinión muchos en España”. 1anLo los lnqulsldores de
Cuenca como los de 1oledo no de[aron de lnslsLlr en esLas apreclaclones, pues


43 Procesos en el Archivo Diocesano de Cuenca legajo 221-2715 de 1561 de Margarita de
Monte y Antonio de Roca.
i:¯kJÐuCCiJ:. v.·..- g---·»| ¹-| ¸·.|-·|»-|.·¬. -·¸»-.| ¹-| ·.g|. xvi

39



para muchos la converslón de Lspana a la verdadera rellglón era slmplemenLe
cuesLlón de Llempo y de exLenslón geográflca.

Convent|cu|o de Þedra|ba por 1S60
Aunque las vlslLas de los lnqulsldores a los punLos confllcLlvos lnfundlan
clerLo mledo y preparaban las delaclones, clerLamenLe slempre se manLenla la
alerLa. Þor 1361 el rey mandó al Lrlbunal de 8arcelona vlslLar el 8osellón,
mlenLras el caplLán general de CaLaluna, Carcla de 1oledo, debla vlgllar la
frontera francesa, porque decía “yo he sido informado que de algunas partes
del 8elno de lrancla vlenen a esLe prlnclpado algunas personas sospechosas de
la secLa de LuLero...” En Barcelona por 1565 la Suprema mandaría visitar la zona
de Perpiñán “por ser frontera del Reino de Francia ansí porque si algunos han
enLrado e esLán por alll como por aLemorlzarlos que no enLren con saber que
los han de mandar castigar”. Pero estas visitas no solo producían miedo, sino
que a veces Lenlan resulLados como la de los lnqulsldores de valencla en 1360,
descubrlendo un clrculo luLerano en Þedralba. LsLe clrculo dlrlgldo por el noble
don Caspar de CenLelles y Moncada, qulen habla vlvldo en la corLe lmperlal por
los 1330, se habla reLlrado del mundanal ruldo para ocuparse del esplrlLu
humanlsLa y rellgloso que Lrasmo y LuLero proclamaban. Alll se reunlan un
grupo numeroso donde sobresallan algunos humanlsLas valenclanos y sardos
como Arquer.

Var|os convent|cu|os en Aragón por 1S62
Además del clrculo de MonLerde y el de los famlllares y conocldos de
Morlllo, debemos senalar el de 8lel, con ulego Sánchez, el noLarlo, el escrlbano
de 8lel, el medlco y sobre Lodo el quemado en esLaLua, !alme Sánchez.

Congregac|ón de 1o|edo 1S63
Ln esLe cenáculo que podla pasar de los cuarenLa mlembros, llamados
“fideles”, no faltaba un pastor, un tal mosén Martín, clérigo de Vendome, que
vlslLó 1oledo por 1363 y se alo[ó en la casa de los hermanos 1lbobll. uno de los
pocos casLellanos, o qulzás el unlco, que se reunla hablLualmenLe en casa de los
1lbobll fue Þascual 8ulz, que era parlenLe de la esposa de Þlerres 1lbobll.
Un proyecto de evange||zac|ón en 8arce|ona en 1S62
Ln 1361, !uana de AlbreL habla proclamado el calvlnlsmo en el 8earn y en
1362 lrancla lo reconocló produclendo en el sur de lrancla una ráplda

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
60

peneLraclón del proLesLanLlsmo. Ln esLas mlsmas fechas los proyecLos de
evangellzaclón en Lspana llegaban a 8arcelona por medlaclón de !uan navallo
qulen habla manlfesLado ablerLamenLe su calvlnlsmo, mosLrándose defensor de
los e[erclLos reformados los cuales derroLarlan a los conLlngenLes espanoles que
el rey Lenla allsLados. uuranLe el proceso los lnqulsldores se enLeraron de su
proyecLo de evangellzaclón en 8arcelona desde lrancla. navallo lnformó que en
conversaclones con oLro exLran[ero, esLe le había dicho “poe los ftooceses ovloo
fecbo o toJo 5poño \tlstlooo y poe ooto setloo cooso poe lo pooJtloo eo boeoo
ley, JlcléoJolo pot lo lotetooo, y poe el se poetlo yt o ltooclo y ttoet Jos
personas doctas que la predicasen y convertirían a toda Cataluña”.

Campaña de evange||zac|ón en 2aragoza en 1S62
Ll 23 de mayo de 1363 el fralle domlnlco AlberLl lnformaba al comlsarlo
del SanLo Cflclo de Madrld, además de las avenLuras personales con los
hugonoLes franceses que hablan saqueado su convenLo. Se hablan llevado
basLanLes cosas de valor, pero le hablan respeLado la vlda. 1amblen les relaLó
una fuerLe campana de evangellzaclón en Zaragoza. Segun un predlcador de la
relna, un Lal maiLre Penrl que enconLró en Þarls, Lspana esLaba llsLa para reclblr
el verdadero Lvangello y que ya habla esLado Lres veces en Zaragoza
predlcando el Lvangello. La prlmera vez hablan venldo velnLe personas, la
segunda cuarenLa y la Lercera LresclenLas. no pudo preclsar maiLre Penrl el
lugar exacLo de las reunlones donde habla predlcado, pero se acordaba de una
casa [unLo a las murallas cerca del puenLe sobre el Lbro. LsLaba seguro de que
su predlcaclón al menos habla converLldo a una persona lmporLanLe de la orden
domlnlca en Aragón que por aquel enLonces se enconLraba en 8arcelona. Al
pregunLarle sl conocla a oLros hereLlcos en el 8elno, apunLó hacla el emba[ador
frances en Madrld y hacla clerLos arqueros borgonones que vlgllaban los
aposenLos reales. 1ermlna Werner 1omás esLa hlsLorla aflrmando que desde
que la lnqulslclón condenó en 1360 al alemán Carlos de Mesperque, nl slqulera
el enLorno del mlsmo rey se senLla llbre de lnfluenclas proLesLanLes. (Werner,
La represlón del proLesLanLlsmo en Lspana (1317-1648), 2001)

Campañas de evange||zac|ón en Logroño por 1S63
Ln dlclembre de 1362 la lnqulslclón de Murcla habla aLrapado a dos
clerlgos hugonoLes que hablan predlcado el Lvangello medlanLe la
admlnlsLraclón de sacramenLos como la confeslón y oLros modos. Ll [uez
i:¯kJÐuCCiJ:. v.·..- g---·»| ¹-| ¸·.|-·|»-|.·¬. -·¸»-.| ¹-| ·.g|. xvi

61



murclano Manrlque en carLa al lnqulsldor le expresaba el presenLlmlenLo de
que no fuese un caso alslado y los modos de lnfllLraclón llegasen a exLremos Lan
aberranLes. Ln marzo de 1363 el Lrlbunal de Calahorra encarceló al clerlgo !uan
de 8o[as, anLlguo canLor de la caLedral de Logrono qulen Lrala mensa[es de los
hugonoLes del 8earn a los nucleos proLesLanLes de San SebasLlán, Zaragoza y
Þamplona. Pabla esLudlado en Clnebra y habla predlcado el calvlnlsmo en el
8earn duranLe más de cuaLro anos, mlenLras manLenla conLacLos con dos fralles
y un clru[ano en Lspana. Serla envlado a predlcar a Lspana por un Lal Lnrlco
(maiLre Penrl) con el propóslLo de predlcar en secreLo. Ln San SebasLlán se
puso en conLacLo con fray ArnaoL, mlnlsLro hugonoLe que habla sldo domlnlco y
que ya llevaba un ano predlcando en Lspana. Ln Þamplona enLregó carLas a un
agusLlno y a un carmellLa. Ln Zaragoza se enconLrarla con oLro carmellLa ya que
Lodos esLos fralles eran evangellcos que slmpaLlzaban con la 8eforma.
Lra evldenLe que esLos anos de 1338 a 1363 fueron anos de fuerLe
peneLraclón del proLesLanLlsmo, de manera que anLe LanLa desorlenLaclón y
para que ulos llbrase a Lspana de esLa slLuaclón precarla anLe la 8eforma, se
convocaban proceslones y oLros acLos rellglosos para lmplorar la exLlrpaclón de
la amenaza luLerana. Ln 1eruel hablan aparecldo un grupo de hombres
dlsfrazados de mon[es que esLaban predlcando por el pals y dlvulgaban llbros
proLesLanLes. LsLos hombres parecen los mlsmos que predlcaron por navarra y
eran predicadores hugonotes “con hábito de religiosos”.

Convent|cu|os en Logroño en d|ferentes años
ulversas congregaclones se esLablecleron enLre los gremlos y oflclos de
Lraba[adores en Logrono. Ll gremlo de paleros franceses de Logrono manLenla
sus reunlones en la caplLal mlenLras exLendla sus Lraba[os a oLros pueblos como
Sallnlllas, Mlranda de Lbro, ÞeralLa, 8rlones, llLero o Lspronceda, lugares donde
hubo algunos procesados por la lnqulslclón.

Congregac|ón de |os na|peros franceses en 1o|edo por 1S6S
A medlados de 1363 el Lrlbunal de la lnqulslclón de 1oledo enconLrará un
grupo de calvlnlsLas franceses, enLre los que habla algun espanol, que se
reunlan frecuenLemenLe en el Laller de los hermanos 1lbobll. Lra una
congregaclón de unas cuarenLa personas que hasLa posela un pasLor
proLesLanLe llamado mosen AnLonloy que vlvla aparLado de la socledad
Loledana, manLenlendo Lodas las precauclones anLe la lnqulslclón. 1anLa era la

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
62

precauclón que el mlsmo mosen Lamblen decla mlsa en la parroqula de la
Magdalena. ÞarLe de esLe grupo se habla movldo por dlferenLes lugares como
Logrono, valladolld o 8urgos manLenlendo en secreLo su profeslón de fe.
Cuando se desaLó la persecuclón, aunque algunos fueron enconLrados en
Cranada y oLras parLes del pals, muchos huyeron a lrancla.

Cenácu|o de 2aragoza por 1S6S
Ln el auLo de fe de 1366 aparecen 69 condenados. LsLe grupo numeroso
parece haber sldo prendldo por la lnqulslclón como consecuencla de haber
enconLrado en 1363 a Andres Mlró que venla de Þarls con un baul lleno de
libros “heréticos”. Miró había estudiado en Alcalá y se había trasladado a
Lovalna donde se habla converLldo al calvlnlsmo.

Congregac|ón de hugonotes y españo|es en 1erue| por 1S66
Ln 1366 SebasLlán CuLlerrez se habla Lropezado con un convenLlculo
(congregaclón o lglesla local nos gusLa más) de hugonoLes en 1eruel y parece
que él se había “infectado de la herejía”, y también había inducido que si no se
miraba bien el asunto, la “infección se extendería de Cataluña y Aragón a Loda
España”. Sin embargo se temía más que a una congregación de hugonotes, la
peneLraclón de llbros de conLrabando venldos de lrancla.

Cenácu|o de| murc|ano Gerón|mo de k|bera y otros extran[eros por 1S67-68
Ln la prlmavera de 1367 varlos exLran[eros, el frances 8ernaL lossal, el
sasLre 8elLrán de Crlmaldo qulen Lraba[aba en casa del sasLre Þero López MaLa,
y el frances Þlerres, se hablan enconLrado con el murclano Cerónlmo de 8lbera
y Lodos conLaron sus experlenclas como luLeranos que manLenlan reprlmlda su
slmpaLla y su fe en la 8eforma. Ll clrculo se cerraba con un hombre mayor de
CasLllla la vle[a llamado Pernández, que slempre acompanaba a 8ernal y a
Þlerres con un Lal MarLln de 1ouluose, un vldrlero llamado Þedro y el palero
AnLón de Þerçeperez. Se conLaron las luchas que hablan pasado en la defensa
del Lvangello, pero decldleron formar cenáculos para Lener culLos de manera
regular y Lamblen para comer como amlgos. Þor esLe Llempo 8lbera, lmaglnero
de yeso, naLural de Murcla y veclno de valencla, permanecló unas clnco
semanas en casa de lossal duranLe las cuales hacla moldes y parLlclpaba en las
reunlones. Pabla conocldo a lossal en Alcázar de Consuegra y anLes de vlslLarlo
en Cuenca habla pasado por Campo de CrlpLana. Cerónlmo habla luchado con
i:¯kJÐuCCiJ:. v.·..- g---·»| ¹-| ¸·.|-·|»-|.·¬. -·¸»-.| ¹-| ·.g|. xvi

63



el emperador en lLalla y en Lorena. Þasando por Alemanla y llandes, habla
podldo comprobar cómo los proLesLanLes no Lenlan confeslón, mlsa, lmágenes,
sanLos, dlas fesLlvos, purgaLorlo nl cuaresma. Ln 1368 Cerónlmo ya no
aparecerla más al enLerarse de las deLenclones de sus companeros.

Ctra congregac|ón de hugonotes en Lstage|| por 1S70
Þero los mledos lnqulslLorlales lban acompanados de realldad, pues en
1370 un grupo de hugonoLes se esLablece en LsLagell y la aglLaclón que esLo
produ[o, parece se Lradu[o en acclones armadas segun la rumorologla
conservadora. Sln embargo con la excusa del mledo y la here[la, lellpe ll y
lellpe lll aLra[eron a clerLas poblaclones ale[adas del cenLro pollLlco, como el
caso de 8lbagorza que a ralz de un confllcLo enLre los condes y el rey, se usó la
lnvaslón hugonoLe para acabar de ellmlnar el poder condal de 8lbagorza y
susLlLulrlo por el del rey en 1391.

Grupo de More||a(1S74)
nos lnforma LrnesLo Schafer que en el auLo de fe de 24 de [unlo de 1374
salló el espanol Caspar Cuerol, Lraba[ador de Morella, debldo enLre oLras cosas,
porque no crela en las lmágenes. Mlguel Lnca parece formar un grupo
evangellco [unLo a Caspar Cuerol y oLros de esLa zona de Morella.
C|rcu|o de 1ude|a en 1S80
Sobresale Lamblen el clrculo de 1udela cuya flgura prlnclpal es lranclsco
de ALondo, abogado del relno. Se descubrló que en los anos 1330, mlenLras
esLudlaba con !acob 8ucero en Þarls y 1oulouse, ALondo habla conocldo al
luLerano sevlllano !ullán Pernández, para el cual habla Lraldo, varlas veces,
carLas a la Þenlnsula lberlca. uespues de la e[ecuclón de Pernández, ALondo
habla conLlnuado Lrayendo y llevando carLas, a la vez que se habla ocupado de
la lmporLaclón de llbros prohlbldos que con habllldad lnLroducla en Lspana.

La congregac|ón de San Sebast|án en 1S67
San SebasLlán era el lugar ldeal para la enLrada del proLesLanLlsmo en
Lspana. Ln numerosas ocaslones se hablan esLablecldo mlslones de los
franceses y los del 8earn, pero Lamblen en 1364 se lnLenLó lnfllLrar una red de
conLrabando de llbros y conocer qulenes eran los compradores y los camlnos
por donde se lnLroduclrlan en la Þenlnsula. Ln 1366 la gobernadora de los
Þalses 8a[os adverLla a lellpe ll de la llegada de una remesa de llbros hereLlcos

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
64

envlados desde llandes. uuranLe el Lrascurso de 1367 el lnqulsldor Moral que
vlslLaba San SebasLlán y luenLerrabla, escrlbló a Madrld: “me alarma que los
luLeranos de la 8ochella dlcen que Llenen en San SebasLlán mlnlsLros y que
predican todas las noches, pero yo no los puedo descubrir”.

Convent|cu|o en Va|enc|a en 1S67
Aparece en 1367 un grupo proLesLanLe, en el que predomlnaban los
hugonoLes franceses, enLre los que desLacaban el Leólogo frances !usepe
ÞeLrlpolll “gran luterano” y Juan de Caudas “que hizo e fixo cosas Lan enormes y
feas que por ser de tal calidad no conviene que se pongan aquí”. Sin duda la
lnqulslclón sabla callar lo que le convenla, pero Lamblen las penas lmpuesLas en
el auLo de fe de 1368 serlan muy duras al condenarlos a las galeras del rey a
perpeLuldad.

Convent|cu|os en Má|aga por 1S67.
Sl en el auLo de fe de 19 de abrll 1364 el sacerdoLe de Culllena, bachlller
Alonso 8odrlguez, ab[uró de vehemenLl con graves penas, en 1363 serla
quemado Pernando de SanLa Cruz, nacldo en Málaga y condenado en Málaga.
Þero además los convenLlculos slguleron apareclendo en Málaga por 1367 lo
cual segula alarmando a los lnqulsldores.

Convent|cu|o de 1erue| en 1S68
una vez ellmlnado el grupo de Þedralba los lnqulsldores se dlrlgleron al
grupo de 1eruel, concreLamenLe al vlcarlo de la lglesla de San Mlguel y donde
se deLuvleron a sels veclnos y fue rela[ado uno de ellos en el auLo de fe de 7 de
[unlo de 1368. !uan Pernández agluLlnaba en su enLorno un grupo de franceses
y espanoles, que como vlcarlo general escondla con facllldad. LnLre ellos esLaba
Þedro vlella, basLanLe anLlclerlcal, al que por la edad no lo mandaron a galeras,
LsLeban Þueyo, reconclllado, y 8arLolome lerrer que pereció en la hoguera “por
gran luterano, negativo en los errores”. Juan Hernández serla reconclllado en
1371.

Congregac|ón en 8||bao por 1S69
Ls el caso de Marla MarLlnez de ArLache, vasca, casada con el lngles !oan
CorLun, mu[er a la que el SanLo Cflclo acusa de alo[ar y reunlr en su casa de
8llbao a luLeranos, LanLo en vlda de su marldo como Lras su muerLe, a fln de
reallzar qtoves Jelltos de here[la.
i:¯kJÐuCCiJ:. v.·..- g---·»| ¹-| ¸·.|-·|»-|.·¬. -·¸»-.| ¹-| ·.g|. xvi

63




Ln e| pueb|o de Mássenet de |a Se|va en Gerona en 1S71
Los lnqulsldores de 8arcelona a flnales del ano 1371 hlcleron deLener a
clnco caLalanes y sels franceses hugonoLes qulenes se reunlan para orar y
parLlclpar en los culLos segun se hacla en lrancla. Lllos formaban el nucleo de
un grupo mucho más ampllo que no pudo deLener la lnqulslclón. Ln la relaclón
de esLe auLo se dlce que el [oven de dleclsels anos, 8arLolome LaporLa
“denunció a mucha gente de Mássenet y del Pi ... que dezian las gracias de los
hugenaos”. CenLro del clrculo o congregaclón de MásseneL esLaba Culllen
!uglar qulen confesó en el LormenLo que habla aprendldo las oraclones y el
modo de conduclr el culLo de un reconclllado y que las habla ensenado a oLros
que se reunlan hablLualmenLe en casa de 8arLolome LlobeL. uno de los
parLlclpanLes a las reunlones, !oan Coll, fue acusado de conocer Lodas las casas
de MásseneL donde se celebraban las reunlones y aunque fue LorLurado con
doce vuelLas de poLro, no confesarla y por LanLo no abrlrla el camlno a más
deLenclones. ulce Werner que Lampoco los hubleran enconLrado ya que con
Loda probabllldad habrlan huldo a lrancla con facllldad. (Werner, 2001) pág.
232.

L| c|rcu|o de Þorta Ce|| de Va|enc|a en 1S71]80
Llama la aLenclón que por 1371, despues de los grandes auLos de fe LanLo
en numero de penlLenclados como por la sana y ferocldad empleadas,
aparezcan nucleos de creyenLes regularmenLe esLablecldos en lugares dlspersos
por Lodo el LerrlLorlo espanol, cuando se suponla no habla quedado nlnguno
vlvo. Al menos eso es lo que los hlsLorladores nos han LrasmlLldo hasLa el dla de
hoy. La slLuaclón no parece clara a la vlsLa de la exlsLencla de esLos cenáculos
del ulLlmo Lerclo del slglo xvl. Las poslclones luLeranas hablan dlvldldo la
carLu[a en dos parLes, donde Mlguel de verá defendló la consubsLanclaclón, la
[usLlflcaclón por la fe y la llberLad moral de cada crlsLlano frenLe a los
mandamlenLos del Þapa. Þrohlbló a los mon[es que adorasen la hosLla
consagrada ya que bastaba “adorarla en espíritu”. Denunciado por dos monjes
de la carLu[a en 1371, slendo desLerrado a la carLu[a de !erez de la lronLera por
dlez anos, aunque ya en el ano de 1380 esLaba de vuelLa en la carLu[a de
valencla sollclLado por los mon[es a la lnqulslclón.

Otras “juntas” en Valencia.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
66

Por estos mismos años de 1571 a 1580 habían aparecido otras “juntas” o
congregaclones en valencla, donde al menos clnco franceses se reunlan en casa
del Le[edor de lana AnLonlo Þueyo donde hablaban de las lmágenes y de la
confeslón. uno de ellos !uan MarLln habla lmpedldo que una persona fuese a la
lnqulslclón a denunclarlos. Los deLenldos fueron LorLurados y desLerrados del
8elno despues de haber cumplldo varlos anos de Lraba[os forzados en galeras.

Cenácu|o de 1o|edo en 1S6S
Ll caso de 8ogler Mlguel quemado en 1363 perLenece a unos de los que
formaban el convenLlculo de 1oledo por esLas fechas.

C|rcu|o de franceses y españo|es en |a Cuenca de 1S6S
Ln la causa segulda conLra 8elLrán de Crlmaldo, nos aporLa la noLlcla
8ernaL lossal (procesado el mlsmo, 246/3287) en su deposlclón al referlrse al
grupo de “dogmatizados” que se reunían en su casa: “(, .. ) que lo ha LraLado
ansl mesmo con un lmaglnarlo que se llamaba Cerónlmo y era espanol, del
8elno de Murcla e hacla lmágenes de yeso, ( ... ) (243/3283) ? esLe confesanLe
le decla al dlcho Cerónlmosl crela en lo que crelan los luLeranos y el dlcho
Cerónlmo le decla que podla ser que creyese en ello me[or que esLe
confesanLe. e que le parescla bueno Ludo lo que los luLeranos Lenlan .. .) e que.
en parLlcular esLe confesanLe y el dlcho Cerónlmo LraLaban del Þapa y de la
lglesla de 8oma, dlclendo que no les parescla bueno, que Lodo era burla lo que
la lglesla de 8oma mandaba, que no haclan slno dar abuso a la genLe, ( ...)“.
Más adelante la referencia a un segundo español es mucho más vaga, “( ... ) e
poe tombléo se bolló pteseote oo bombte vlejo, poe eto cottlJot y Jeclo eto Je
costlllo lo vlejo y le llomoboo netoóoJez, y ooJobo slempte coo el Jlcbo 8etoot,
tecoocllloJo, e ttobojobo eo coso Je oo tol koeJo, o los 1eoetlos Jesto cloJoJ y
eto Je mós Je seseoto oños, lo botbo espeso, teJooJo y cooo, blooco Je tostto,
y bobtó ocbo meses poe se foe o 8elmoote, e oo le bo vlsto mós ol sobe JóoJe
está”.
Congregac|ón a|emana en Sev|||a en 1S83
Algunos vlslLanLes exLran[eros mosLraron una fe reformada exalLada
como fue el caso de !orge CulLa (o CulnLen), alemán orlglnarlo de uanzlng y
agenLe comerclal en Sevllla, cuyo proceso lnqulslLorlal duró más de Lres anos,
i:¯kJÐuCCiJ:. v.·..- g---·»| ¹-| ¸·.|-·|»-|.·¬. -·¸»-.| ¹-| ·.g|. xvi

67



dlce 8oeglln
44
. CulLen esLaba famlllarlzado con el funclonamlenLo de la CorLe
porque habla ldo varlas veces para recuperar el cargamenLo del barco Aqollo
Neqto secuesLrado por los lnqulsldores. Lra un hombre de gran pledad y
Lamblen muy culLlvado que se habla lnsLalado en Sevllla desde hacla basLanLes
anos, pero, como Lodos, su[eLo a cualquler denuncla anLe la lnqulslclón. Ln esLe
caso los [ueces fueron puesLos en su camlno a Lraves de una carLa enconLrada
el 7 de febrero 1383, en un banco en el paLlo de la forLaleza lnqulslLorlal al lado
de un llbro escrlLo en alemán. Ll conLenldo de la noLa era el slgulenLe: Moy
llosttes 5eñotes, opol estó oo olemóo poe tleoe oo llbto eo olemóo eo el pool
esto esctlpto el oombte Mottelo lotbet, y o poleo petteoece estó oombtoJo, oo
olemóo el pool pot pteseote estó eo 5evlllo. 5ey jslc] v.5. polete sobet oJóoJe
vlve el Jlcbo Iotqe Oolteo pteqooteo o 5tlffeo ¥oosem metcoJet olemóo, o Iotqe
8ocblet olemóo poe es lotétptete Je lo leoqoo olemooo eo el costlllo loeqo Jltó
o v.5. oJooJe blve el Jlcbo Iotqe Oolteo. Ll llbro conLenla versos anLlpaplsLas,
escrlLos con la mlsma leLra del anónlmo. CulnLen fue arresLado
lnmedlaLamenLe y en las audlenclas corroboró que era de famllla rlca, que
habla sldo bauLlzado y que posLerlormenLe se habla converLldo al
proLesLanLlsmo ba[o la lnfluencla de un LuLor en maLemáLlcas que habla Lenldo
en su [uvenLud. Aunque confesó haberse aparLado en ocaslones del camlno, no
qulso reLracLarse de sus creenclas. Aunque confesó que el llbro era de el,
parece que la razón por la que no quería abjurar era “porque era negocio muy
hondo y que todo cargaría sobre él”. Ls poslble –dlrá 8oeglln- que !orge CulLa
se enconLró a la cabeza de una comunldad proLesLanLe alemana con sede en
Sevllla. uespues de esLo, nuevas pesqulsas haclan ver que el llbro habla sldo
colocado para que la lnqulslclón conoclese la fe reformada e lncluso CulnLen
estaba dispuesto a ofrecer la vida en sacrificio “como eo tlempo Je ueclooo poe
petslqolo los ctlstlooos, poe se foe o pteseotot oote él ooo mojet coo sos bljos
JlcleoJo poe eto jctlst]looo y tespooJléoJole el tltooo poe mltose poe motovoo
o los poe Jecloo set jctlst]looos, bovlo Jlcbo poe o esso veolo ello o motlt coo
sos bljos”. Repetía a los inquisidores que si a la verdadera fe ellos llamaban
herejía luterana, “el quería ser luterano y morir por ello”. Sabía que Dios
recompensarla su sacrlflclo y conLlnuaba eloglando el marLlrlo, pues se sabla en


44 L'inquisition Espagnole au lendemain du Concile de Trente Le Tribunal du Saint-Office
de Séville (1560-1700) Michel Boeglin. Montpellier 2003 pág 324

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
68

Alemanla de la crueldad conLra los reformados pero el morlrla quemado en
1386, profesando la verdadera rellglón.

C|rcu|o de p|ateros f|amencos en Cuenca por 1S86.
Los plaLeros flamencos en Cuenca Lenlan en sus casas reunlones y en
ellas admlLlan a los reclen llegados y con problemas. uno de las reclen llegados,
aunque ya llevaba un ano reunlendose, AnLonlo de vacmacras se presenLarla
anLe la lnqulslclón el 17 de abrll de 1386.

69

ui·¯JkiJCk/ii/ ÐÐ i/ kÐiJkM/ ÐÐi ·iCiJ xvi Ð: зi/|/.


· i-|·.¹.....-.
Cuando !ose ConsLanLlno nleLo publlca Iooo Je volJés y los otlqeoes Je
lo tefotmo eo íspoño e ltollo 5ecclóo Je lltetototo.(1979), hace un recorrldo
cronológlco de la hlsLorlografla sobre valdes, donde pone de manlflesLo las
dlferenLes posLuras de reconocldos esLudlosos. Ln la mayorla de esLos auLores,
además de mlnlmlzar el pensamlenLo valdeslano, es evldenLe que en el
con[unLo de sus posLuras se habla dlsLorslonado su Leologla y solo el auLor
evangellco Manuel Carrasco
43
como excepclón, uLlllzará sln vacllar la exposlclón
slsLemáLlca de las prlnclpales ldeas rellglosas de valdes.
46
Ln esa llnea se
moverá nleLo, dedlcando al anállsls Leológlco la mlLad de su volumlnoso
esLudlo. Þarecldo fenómeno ha ocurrldo con la reforma en Lspana en su
con[unLo, que ha ldo pasando de mera perlpecla hlsLórlca hasLa conslderar
dlcha 8eforma prácLlcamenLe lnexlsLenLe, mlenLras para oLros ha de ser
conslderada como el momenLo más lmporLanLe de la esplrlLualldad en la
Lspana de Lodos los Llempos. Sln embargo es evldenLe que una 8eforma como
la de Lspana, persegulda cruelmenLe cuando esLaba en clernes y mucha de la
obra de los reformados puesLa en las hogueras y desacredlLada, puede dar la
razón a qulenes ya la [uzgan lnexlsLenLe o como máxlmo slmbóllca. Þor esLa
causa muchos auLores al hablar de la 8eforma en Lspana y del slglo xvl,
comlenzan con Clsneros, la ConLrarreforma e lgnaclo de Loyola, el Conclllo de


45 Manuel Carrasco. Alfonso et Juan de Valdés, leur vie et leur escrits religieux. Etude
historique. (Ginebra 1880) Tesis doctoral. Carrasco editará el Comentario a los Salmos de Juan de
Valdés en 1885
46 Para una mayor comprensión de lo que decimos véase la amplia Introducción a “Juan de
Valdés y los orígenes de la Reforma en España e Italia Págs. 39-91 de Nieto, con abundante
bibliografía. Según Domingo de Santa Teresa Manuel Carrasco “ataca duramente a Caballero por
haber presentado a los Valdés menos protestantes de lo que, a su juicio, fueron y cree incapaz a
Stern de poder juzgar exactamente la actitud de Juan respecto a Reforma por su educación
protestante; él estaría más capacitado por haber pasado de una confesión a otra, del catolicismo al
protestantismo”

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
70

1renLo, lranclsco !avler o 1eresa de Ávlla, pero nl una sola leLra sobre los
reformadores espanoles.
47

La hlsLorla de lo kefotmo eo íspoño eo el slqlo \vl de Maxlmlllaan l. van
Lennep se publlcó en 1901
48
con muy pocas obras de consulLa y con el peso
crlLlco de la erudlclón de Menendez y Þelayo con sus netetoJoxos. Sln embargo
se da cuenLa Lennep que esLas obras eran lncapaces de ver la naLuraleza y el
valor de la 8eforma espanola. Þerclbe pequenas congregaclones por Loda
Lspana, además de los dos lugares cláslcos como valladolld y Sevllla (y nosoLros
anadlmos Aragón) donde la lnqulslclón se empleó Lan a fondo como en esLos
lugares. ClLa Lennep la obra de Wllkens nlstotlo Jel ptotestootlsmo espoñol,
aunque nosoLros solo conocemos el llbro de ltoy lols Je leóo. 8loqtoflo,
nlstotlo Je lo lopolslclóo espoñolo e lqleslo eo el slqlo \vl, que Loca el Lema de
lray Luls y la lnqulslclón. La obra de Lennep es una recopllaclón de los más
conocldos persona[es de los reformadores espanoles y se de[a llevar por las
lnfluenclas de Menendez y Þelayo suponlendo, por e[emplo, que AgusLln
Cazalla habla perdldo el valor en prlslón y habla ab[urado, cuando el hecho no
esLá aclarado más allá de la propaganda anLlproLesLanLe y las dlferenLes
verslones de la lnqulslclón que clrcularon por Loda Lspana. Lennep, sln
embargo, sl nos muesLra esa lucha de esplrlLus que comenzando a escuchar el
Lvangello de !esucrlsLo Lenlan que enfrenLarse hasLa el marLlrlo anLe una
rellglón Lradlclonal y corrupLa. Ll propóslLo de su Lraba[o era aporLar
conoclmlenLo e lnLeres en la lucha profunda que los hermanos espanoles
Luvleron que llbrar en el slglo xvl, para forLalecer la fe de los nuevos conversos.


47 Peter Pierson, The History of Spain , Greenwood, 1999, 248 pp Patrick Williams, Philip II. ,
Palgrave 2001, 302 pp Mark Greengrass, The Longman Companion to the European Reformation
c.1500-1618 , Harlow (Essex): Longman 1998, pp.151-156, H Daniel - Rops, The Catholic
Reformation; J Delumeau, Catholicism Between Luther and Voltaire; AG Dickens, The Counter -
Reformation; P Dudon, St. Ignatius of Loyola; HO Evennett, The Spirit of the Counter -
Reformation; BJ Kidd, The Counter - Reformation, 1550 - 1600; The Spiritual Exercises of St.
Ignatius, A Mottola; MR O'Connell, The Counter - Reformation 1559 – 161; The thirty thousand;
modern Spain and Protestantism. Carmen Irizarry. Editor Harcourt, Brace & World, 1966
Universidad de California.
48 Se publicó esta obra primeramente en holandés con el título De Hervorming in Spanje in de
zestiende eeuw por Erven Loosjes, publicada en castellano por Jorge Fliedner y en 1984 por
Subcomisión Literatura Cristiana. Cita Lennep la obra de Corneluis August Wilkens, Spanish
protestants in the sixteenth century.(1923) que se había publicado en 1888 con el título Geschichte
des spanischen im secchzehnten Jarhrhuinder. También publicó este autor Fray Luis de Leon: eine
Biographie aus der Geschichte der spanischen Inquisition und Kirche im sechszehnten
Jahrhundert Cornelius August Wilkens, Editor C.E.M. Pfeffer, 1866
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

71



Ln esLe conLexLo desmlLlflcador y negaLlvo de la 8eforma en Lspana, es
más conoclda la 8evoluclón Comunera que solo duró un ano, que la 8eforma en
sl, que duró más de un slglo. Poy se enLlende el movlmlenLo comunero mucho
me[or desde una vlslón reformlsLa rellglosa, que slmplemenLe pollLlca. Þero
para examlnar con un mlnlmo de deLenlmlenLo la dlsLorslonada 8eforma en
Lspana, hemos de ver como la descrlben oLros auLores, para poder sacarla del
valle de la confuslón sl esLo es poslble. Cuando en 1991 Anne !. Cruz y Mary
LllzabeLh Þerry, publlcan coltote ooJ coottol lo coootet-kefotmotloo 5polo ya
colocan sln más expllcaclones la ConLrarreforma en el cenLro del slglo xvl y la
conslderan el evenLo más lmporLanLe en lo maLerlal, lnLelecLual y rellgloso
49
. ue
esLa manera lgnoran de un plumazo hasLa la mlsma deflnlclón de
ConLrarreforma, que no es oLra cosa que un movlmlenLo rellgloso, lnLelecLual y
pollLlco desLlnado a combaLlr los efecLos de la reforma proLesLanLe. La 8eforma
en Lspana represenLa un parenLesls enLre los slglos xv y xvll, de manera que el
slglo xvl es el slglo de la vuelLa al Lvangello y la anLlguedad, como expllcaremos
más adelanLe.
!ose Þedro Þalva en “A Companion to the Reformation World”(2008)
dlce: “Tiene perfecto sentido estudiar España y Portugal en conjunto. Las
slmlllLudes y las mulLlples lnfluenclas muLuas de los dlversos relnos
penlnsulares en el momenLo de la renovaclón caLóllca, o la 8eforma (Lermlno
preferlble a la ConLra-8eforma, en esLe conLexLo geográflco, dada la llmlLada
dlmenslón del proLesLanLlsmo en la Þenlnsula lberlca), eran enormes.
Suponlendo el concepto de “confesionalización” como derlvado de la
hlsLorlografla alemana en la obra de Wolfgang 8elnhard y Pelnz Schllllng, se
podrla argumenLar que Lspana y ÞorLugal consLlLuyen dos magnlflcos e[emplos
de interconexión “confesional católico tridentino” (Schilling,
“Confessionalisation,” p . 26), a Lraves del concepto de “confesionalización”.
“1engo la lnLenclón de demosLrar que, en la secuencla de aconLeclmlenLos que
condu[eron a la rupLura de la unldad crlsLlana medleval lnlclada por el
proLesLanLlsmo, Lodos los LerrlLorlos europeos Llenden hacla una mayor
homogenelzaclón lnLerna a Lraves de su adheslón pollLlca a una clerLa forma de
la confeslón rellglosa (no sólo en el nlvel de las lnsLlLuclones, las docLrlnas y las


49 Contemporary cultural historians have located the Counter-Reformation as the most
significant point in the material, intellectual, and spiritual development of Spain. Robust and full of
productive contradictions, Spanish culture took a critical turn in 1492 when Ferdinand II, in his
quest for purity and orthodoxy, expelled the Jews and Arabs from Spain. Hispanic Issues Series

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
72

relaclones enLre poderes, slno Lamblen a nlvel de lndlvlduo y colecLlvo soclal y
rellgloso de comporLamlenLo. Ln la Þenlnsula lberlca, la declaraclón y la
adheslón hacla el caLollclsmo, reaflrmó con vehemencla, despues del Conclllo
de 1renLo, y conLrlbuyó enormemenLe a la consLrucclón de una ldenLldad
propia”.(capt 18)”. Se lnslsLe, como vemos, en llamar 8eforma o renovaclón
caLóllca, a lo que perLenece a la ConLrarreforma, que efecLlvamenLe conLrlbuyó
a la aflrmaclón de la ldenLldad propla, aunque produ[ese una Lspana barroca e
hipócrita (los reformadores llaman a los católicos “papistas” e “hipócritas”),
empobreclda y decadenLe. Sl aparece en el slglo xvll el Ooljote de CervanLes, su
conLenldo y vlvenclas, su cosmovlslón y genlalldad nacen en el xvl de la
llLeraLura plcaresca de los proLesLanLes espanoles.
Ln 1837 se publlcó íl soctosooto y ecoméolco cooclllo Je 1teoto de 8osa
y 8oureL (Þarls) se ensalzaban las vlrLudes del grupo espanol de 1renLo y se
decla que muchos de los decreLos declslvos fueron promovldos por los
espanoles. Sln embargo el nombre de uno de los más lmporLanLes como era el
arzoblspo Carranza solo se menclona en Lodo el llbro una sola vez, sln hacer
menclón a la lmporLancla que Lenla la docLrlna luLerana en aspecLos como la
8lblla, la [usLlflcaclón o el fundamenLo de auLorldad y de la cual bebleron
muchos de los persona[es que aslsLleron al Conclllo. nosoLros dedlcamos un
ampllo caplLulo a 1renLo, los spltltooll, nápoles y vlLerbo, y al arzoblspo
Carranza. Þero es lmporLanLe aclarar que muchos de los conclllares Llenen ldeas
evangellcas (parLen del LexLo paullno) y elaboran muchas docLrlnas desde los
escrlLos de LuLero, MelanchLhon, valdes y oLros reformadores, fraguadas en sus
largas Lemporadas en 1renLo. Þero además muchos de esLos persona[es Llenen
referenclas cruzadas y se relaclonan con los proLesLanLes espanoles y
exLran[eros. no olvldemos al docLor proLesLanLe Morlllo represenLando al
cardenal Þole en 1renLo, o !uan ulaz y lranclsco Lnzlnas vlslLadores del cárcel
uu-8elay. Ls el caso Lamblen de Þáez de CasLro, SoLo, o Maluenda, esLudlanLes
en Lovalna y aslsLenLes al cenáculo de Þedro !lmenez, cuyos comenLarlos de
esLos dos ulLlmos a la solo flJes, los sacerdoLes casados o la comunlón ba[o las
dos especles aparecldos en el lotetlm Je Aoqsbotqo en 1348, despues del
fracaso de 8aLlsbona de 1341, se aproxlmaban mucho a la [usLlflcaclón por la fe
paulina: “Es verdad que Dios no nos justifica por las obras de justicia que
hayamos hecho, slno segun su mlserlcordla, y esLo graLulLamenLe, es declr, sln
merlLo nuesLro, de Lal modo que sl queremos glorlarnos no nos glorlemos slno
en Cristo, por cuyos solos méritos somos redimidos del pecado y justificados”.
ulce 8aLalllon que nl un ConLarlnl nl un valdes hubleran enconLrado nada que
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

73



ob[eLar a lo expuesLo, aunque el lotetlm de[aba sln pronunclar nl una palabra
sobre las lndulgenclas y el ÞurgaLorlo. nosoLros anadlmos que Lamblen Lendrla
esLe lotetlm algun problema con el llbre albedrlo frenLe al setvo otblttlo
luLerano.
Ln 1893 se publlca íl ptotestootlsmo eo íspoño por 1homas y. Crowell
and Company que aunque llmlLada en las fuenLes es erudlLa y basLanLe parclal y
donde ya se apunta a un luteranismo temprano en España. Dice: “Los primeros
lndlclos de agrupaclones o congregaclones de lnLeres que se hablan lncllnado a
las verdades de la 8eforma, aparecló enLre 1330 y 1340. uenLro de los LrelnLa
anos slgulenLes a esLa ulLlma fecha, el proLesLanLlsmo espanol casl habla
reunldo su cosecha, apareclendo una llsLa compleLa de las vlcLlmas dlspuesLas a
ofrecerse para la prisión, el madero y las llamas.”
30
Muchas de las ldeas esLán
aporLadas por 8uschlng, com. Je vestlq. Je vestlq. lotbetoolsml lo nlspoolo,
Cleseler, Illescas, M’Crie en su obra tantas veces citada ltoqteso y tepteslóo Je
lo kefotmo eo íspoño, p. 2J4 con su conLundenLe frase: “Tal vez nunca hubo en
ningún otro país”, dice M’Crie, “una proporclón Lan grande de personas, llusLres
LanLo en su rango como su aprendlza[e, enLre los adepLos a una rellglón nueva y
proscrita.” Pero también Llorente y Sepúlveda que en sus expresiones dejan
enLrever que la [erarqula ecleslásLlca, con Lodas sus corrupclones y el
fanaLlsmo, no esLaba muy le[os de la medla de la socledad europea en la
recepLlvldad de la verdad del Lvangello. Ln cada pals que se perslgue a la
8eforma, los sacerdoLes y mon[es formaban una proporclón [usLa de los
confesores y márLlres. Termina este capítulo de Crowell diciendo que “la vida
de todos los españoles devotos”, -segun Mllman-, fue una cruzada perpeLua.
Þor LemperamenLo y la poslclón que esLaba en la guerra, de cruzadas
consLanLes conLra los enemlgos de la cruz, el odlo al [udlo, a los mahomeLanos,
fue el lema ba[o el cual se hacla el [uramenLo de caballeros, para odlar con Loda
su intensidad y extenderse pronto hacia el hereje “
La lnLerpreLaclón de la 8eforma espanola por parLe del hlsLorlador
1homas M. Llndsay (1843-1914)
31
, en su obra lo tefotmo y so Jesottollo soclol
es basLanLe aproxlmada a algunas lnLerpreLaclones acLuales, con algunos


50 Historia de la Iglesia Cristiana de Henry C. Sheldon La Iglesia moderna; Primer Período
(1517-1648) Vol. Vol. II, , la Iglesia moderna, la primera parte Capítulo VI. El protestantismo en
España Thomas Y. Crowell and Company, New York; 1895
51 La reforma y su desarrollo social Clásicos evangélicos Autor Tomas Lindsay. Editorial
Clie, 1986 482 págs.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
74

matices diferenciadores, pero muy limitada en su exposición “España, dirá
Lindsay, proporciona el ejemplo de lo que ha sido llamado “reforma católica”.
Ln Lspana se habla creldo que el flrme manLenlmlenLo de la rellglón crlsLlana y
el paLrloLlsmo era una sola y mlsma cosa. Þero Lamblen hubo espanoles que
tuvieron verdadera devoción a la obra inicial de Lutero. “Sus corazones
respondlan al lnLenso ardor rellgloso y al alLo Lono moral de los prlmeros
escrlLos del reformador, y aun cuando no concordaban con Lodo lo que decla,
conflaban que sus declaraclones crearan un lmpulso hacla el Llpo de reforma
que anhelaban”. El mismo emperador Carlos V, según manifiesta Glapion,
confesor del emperador, en Llempos anLerlores a la uleLa de Worms, los
escrlLos prlmeros de LuLero le hablan agradado LanLo al emperador como a el
mismo. Cuando escribió Lutero la “cootlvlJoJ Je 8oblloolo” creyeron haberlo
escrlLo en conLesLaclón a la bula papal y por eso manlflesLa su lndlgnaclón y
vlolencla. Las manlfesLaclones de Claplon Lamblen se referlan a que el
emperador se senLlrla merecedor de la lra de ulos sl no luchase por una
verdadera reforma de la lglesla de CrlsLo. Sln embargo lo que no pudo soporLar
el emperador de LuLero en la uleLa de Worms, fue que LuLero no solo no qulso
someLerse a la dlsclpllna del oblspo de 8oma, slno que Lampoco conslderó
lnfallble el Conclllo general.
Ln 1997, Melqulades Andres,
32
publlca un arLlculo sobre la 1eoloqlo Jel
bottoco donde resume en pocas palabras el hecho hlsLórlco de lo bottoco que
Andres lo coloca en el slglo xvl y el xvll. “Ln esLos slglos hay una acclón fronLal
que marca el rumbo de la Leologla y que produce la 8eforma. LsLos slglos son la
época de la Reforma “o teología subyacente a la reforma católica y a la
reformaclón proLesLanLe el vendaval que aglLaron el humanlsmo y el
renacimiento. Acaso el nombre más idóneo sería “teología de las reformas” si
esa palabra se hublese desprendldo LoLalmenLe de su senLldo polemlco.
8eforma en la cabeza y en los mlembros se corresponde cronológlca y
culLuralmenLe con el humanlsmo, renaclmlenLo, alumbradlsmo, erasmlsmo,
proLesLanLlsmo, preocupaclón por el reLorno a las fuenLes, al meLodo y sobre
todo al hombre y al cristiano esencial.” Sin embargo Andrés centra su reforma
en Lspana desde el slglo xlv con las reformas de los benedlcLlnos, la fundaclón
de los [erónlmos en 1380, de los observanLes en valencla y Callcla, Lodo en el


52 La teología del barroco en torno a un nombre y sus problemas. Melquiades Andrés. Fe i
teologia en la història: estudis en honor del Prof. Dr. Evangelista Vilanova Volumen 56 de Scripta
et documenta - Abadía de Montserrat Editor L'Abadia de Montserrat, 1997 Págs 325-330
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

73



slglo xlv. 8eformas Lodas que nunca pasaron de meras observanclas de reglas y
rezos y cánLlcos ruLlnarlos, sln hurgar en el corazón, sln grlLar a ulos su auxlllo.
“Cuando estalló la Reforma protestante, la Reforma española contaba siglo y
medio”- dlrá M. Andres-“. Þero Andres nos habla de unas reformas que solo
suponlan engrasar la máqulna, sln reponer plezas roLas. Lran reformas que no
procedlan de avlvamlenLos del esplrlLu, slno de necesldades esLrucLurales.
Creemos sln embargo que M. Andres, como especlallsLa que es de esLa
epoca, se da cuenLa de que el lengua[e de los auLores esplrlLuales de Lspana
tiene dos formas de entender el amor de Dios. “Unos prefieren hablar de la
unlón del hombre con ulos por amor y oLros de e[erclclo de perfecclón y
virtudes cristianas o de práctica de virtudes y desarraigo de los vicios”. Sin duda
esLas dos formas de enLender conduclrán a muchos del slglo xvl a la docLrlna
de la [usLlflcaclón de la fe por el beoeflclo de CrlsLo y a oLros en dlrecclón
opuesLa alcanzando la salvaclón por la mlsLlca unlón o dlvlnlzaclón del alma por
los merlLos de las obras. Þero Andres no se fl[ará Lampoco en los auLores
proLesLanLes espanoles.
Sl M. Andres nos acercó a la Leologla, el llbro kellqloslJoJ locol eo lo
íspoño Je lellpe ll (1991)
33
nos acerca a la rellglosldad popular. ClerLamenLe
esLe llbro muesLra un mundo de mercadeo con lo rellgloso o como dlce el auLor
“de la otra cara de la luna” que siempre se ha querido ocultar. Una cosa son las
leyes y los decreLos y oLra muy dlsLlnLa la prácLlca rellglosa. Þara el auLor su
ldea del caLollclsmo en el slglo xvl slempre manlflesLa una flexlbllldad y una
articulación sorprendentes. Dice: “Los cambios introducidos a la fuerza a nivel
de la parroqula fueron esporádlcos y nunca pudleron reslsLlr a largo plazo la
lenLa preslón de la cosLumbre, o a corLo plazo, la fuerza del enLuslasmo. Ll
carácLer local, es un rasgo unlversal del caLollclsmo, en el que Lal vez radlque el
secreLo de la larga supervlvencla de la lglesla. LsLe locallsmo esLá en perpeLua
Lenslón con el slsLema ecleslásLlco, pero a la vez es parLe de su esencla. Ll exlLo
de la lglesla en la CasLllla del slglo xvl, en su labor de lmparLlr los rudlmenLos de
su docLrlna e lmponer una observancla rellglosa formal, no supuso compeLencla
nl amenaza alguna conLra el arralgo de esLa rellglosldad en Llempos y lugares
concretos”. Estas apreciaciones de Wllllam A. ChrlsLlan nos parecen más


53 Religiosidad local en la España de Felipe II Autor William A. Christian Traducido por
Javier Calzada, José Luis Gil Aristu. Editor Editorial Nerea, 1991 Véase también Agustín Redondo
en “La religión populaire espagnole au XVI siecle, un terrain au d’afrontement?

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
76

pegadas a la realldad que la vlslón de Melqulades Andres sobre la reforma
caLóllca.
lellpe ll mandarla a sus cronlsLas que recopllaran las creenclas y prácLlcas
rellglosas medlanLe un cuesLlonarlo que se le mandó a las cludades de CasLllla
la Nueva entre 1575 y 1580. Los resultados se imprimieron en las “keloclooes
topoqtóflcos”. En estas encuestas se apreciaban dos tipos de catolicismo: el de
la lglesla unlversal basado en los sacramenLos, la llLurgla y el calendarlo
8omano, y oLro local, basado en lugares, lmágenes y rellqulas de carácLer
proplo, en sanLos paLronos de la localldad, en ceremonlas pecullares y en un
slngular calendarlo compuesLo a parLlr de la propla hlsLorla sagrada del pueblo.
ulce esLe auLor que los hlsLorladores del slglo xvl se han preocupado más por
las ldeas del clero sobre la rellglón que por su prácLlca en el pueblo.
PlsLorladores como 8aLalllon, 8edondo o 1ellechea, dlrá, se han acercado con
deLenlmlenLo a los humanlsLas, a los oblspos, a las flguras seneras del esplrlLu
enLre las órdenes rellglosas, pero se han olvldado de esLudlar la esplrlLualldad
del pueblo. “Para muchos reformadores españoles la religión del vulgo era
lqootoote, poqooo y loxo. lot lo poe toco ol motetlol teolóqlco poe se Jesctlbe y
clto eo este llbto, blcletoo so cotlcototo, lo lqoototoo o lo teflootoo bosto tol
pooto Je Jejotlo lttecoooclble”. Acusará el autor a los humanistas del
8enaclmlenLo por no haber sabldo enLender esLa esplrlLualldad popular que
conslderaban máglca y supersLlclosa. ¸Ls que acaso no lo era?
Cuando comlenzan la evangellzaclón los alumbrados, los erasmlsLas y los
luLeranos esLos Luvleron un audlLorlo, aunque fragmenLado, basLanLe ampllo
como para ofrecer una alLernaLlva a la rellglosldad local. Sus propuesLas
rechazaban LanLo el locallsmo como el auLorlLarlsmo, propugnando de una
parLe formas de consagraclón para los lalcos hasLa enLonces reservadas al clero
y los rellglosos, deblllLando con ello la auLorldad de los sacerdoLes y la mlsma
lglesla. Þero además eran prácLlcas rellglosas que no Lenlan nada que ver con la
rellglón del vulgo y la rellglosldad local, slno que se cenLraba en CrlsLo y su
muerLe redenLora, purlflcada esLa de paganlsmo, de clerLas prácLlcas exLernas e
hlpócrlLas, que casl slempre se converLlan en rldlculas cuando el pueblo senclllo
las proLagonlzaba. (ChrlsLlan, 1991, pág. 193) Se hace lmposlble un relaLo
pormenorlzado de esLa rellglosldad supersLlclosa por el espaclo, pero al menos
de[aremos consLancla de que sus formas de expreslón se concreLaron en los
voLos que se haclan en Llempos de angusLla personal y colecLlva, (morLandad,
LerremoLos, sequlas, pesLes, plagas de langosLa) y que produclan un slnnumero
de nlgromanLes, ensalmadores y con[uradores que compeLlan con los curas,
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

77



qulenes en[ulclaban y excomulgaban a los lnsecLos que lnfecLaban las vldes y a
la langosLa que expulsaban los avenLadores de nubes. Los curas compeLlan no
solo con los rezos y leLanlas, slno con los exorclsmos en compeLencla dlrecLa
con los que se decla Lenlan pacLo con el dlablo y pareclan eflcaces de alguna
manera.
Con los voLos se flnanclaban las ermlLas y sanLuarlos, y suponla una
economla sumerglda enLre el pueblo. Además, el voLo hecho a los sanLos o a la
vlrgen admlLla un compromlso enLre el crlsLlano y la dlvlnldad, de manera que
no se neceslLaba lnLermedlarlo. ulce Wllllam A. ChrlsLlan que “esta práctica
consLanLe y unlversal, qulzá, preparó el Lerreno en oLros palses para la
acepLaclón popular de la fórmula de crlsLlanlsmo menos medlaLlzada que
proponla la 8eforma. Las lgleslas reformadas ellmlnaron las lmágenes de los
santos y también, en gran parte, su culto, para centrarlo en Cristo…”. (W. A.
ChrlsLlan 1991, 48) 1ras los voLos a los sanLos y sus compromlsos pecunlarlos,
los pueblos y aldeas erlglan ermlLas y sanLuarlos a los sanLos de más ayuda en
sus necesldades, llegando a ser los paLronos del lugar y dedlcándole un dla,
fesLlvldad de precepLo. Þero el slglo xvl es el slglo de las rellqulas, un comerclo
macabro y falso en el que esLaban lmpllcados muchos persona[es lmporLanLes
del clero y hasLa el mlsmo lellpe ll. un comerclo de huesos de sanLos que
sablendose falso, sln embargo daba presLlglo rellgloso. Ln luencallenLe (Cludad
8eal) se mosLraba a los fleles la cabeza de una de las Cnce Mll vlrgenes, y Lodos
la tocaban “la cabeza, ojos y boca y cuencas y otras cosas por devoción”. Unas
rellqulas repellan las LormenLas, oLras se sacaban para ahuyenLar el granlzo y
oLras eran bauLlzadas o banadas en el agua para que les mandara agua en
medlo de la sequla. A flnales del slglo xvl clrculaban LanLas lndulgenclas, reales
o falslflcadas, que casl ya no Lenlan valor. Algunas, con Lradlclón como la de
luencallenLe, solo servlan para qulenes se enconLrasen en el sanLuarlo cada 8
de sepLlembre. CLras podlan hacer efecLlvos mll LresclenLos anos de lndulgencla
y “perdonanzas” asistiendo tres días festivos del año. El jubileo era la
lndulgencla plenarla para la remlslón de las penas del ÞurgaLorlo por los
pecados comeLldos hasLa ese dla. Las carldades y el ayuno fueron Lamblen oLra
fuenLe de rellglosldad popular.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
78

Ln 1997 !ose C. nleLo publlca íl keooclmleoto y lo otto íspoño
54
y
consldera que la hlsLorlografla de la 8eforma ha esLado polarlzada enLre
qulenes prueban que hubo proLesLanLes y los que manlflesLan que en Lspana
no hubo proLesLanLlsmo o luLeranlsmo. ulce nleLo que el ensayo de unamuno
“En torno al casticismo (1895)” es lmporLanLe por su forma de conceblr la
hlsLorla, sus ldeas y su vlslón sobre Lspana. Þero unamuno no esLaba
lnLeresado en la hlsLorla como desarrollo hlsLórlco, slno en la hlsLorla eLerna o
intrahistoria”, una hlsLorla que no se conLamlna con su desarrollo hlsLórlco. Sln
embargo nleLo consldera que unamuno con esLa lnLrahlsLorla eLerna no Llene
nada de orlglnal slno de Lradlclonal y que con oLras palabras vlene a declr lo
mlsmo que Menendez y Þelayo en los netetoJoxos. ulce nleLo ¸Cue sabla
unamuno de los Alumbrados? nada. unamuno slgue el [ulclo de Menendez y
Þelayo como lo hlzo CrLega y CasseL.
33
unamuno aLacó la heLerodoxla sln
conocerla y sln preocuparse por lnvesLlgarla de prlmera mano. Alumbrados,
pseudo-mlsLlcos y proLesLanLes eran casl lo mlsmo para unamuno. ulce nleLo
que don Mlguel hace una breve referencia de refilón sobre “que un
protestante, Juan de Valdés, inició la lingüística castellana” o que Juan de
Llzarraga Lradu[ese al vascuence el nuevo 1esLamenLo, pero no menclonará las
Lraducclones de lranclsco de Lnzlnas y !uan Þerez de Þlneda del nuevo
1esLamenLo, la Lraducclón de la 8lblla de Caslodoro de 8elna y la revlslón de
Clprlano de valera. 1ermlna dlclendo nleLo que con eso demuesLra la falLa de
lnLeres por los heLerodoxos por parLe de un heLerodoxo como el. Se pregunLa
nleLo por que no fueron los heLerodoxos casLellanos, Lales como valdes, ulaz,
Enzinas, Pérez de Pineda, Constantino o Servet los primeros “teveloJotes Je lo
etetoo Jel omo” ya que Teresa de Ávila o !uan de la Cruz no solo fueron Lardlos
slno que se agoLaron blen pronLo. ¸Þor que rechazó unamuno las poslbllldades
de una norma “de lo eterno” heterodoxa?


54 El Renacimiento y la otra España. José C. Nieto Editor Librairie Droz, 1997 887 págs. Pág.
151
55 Unamuno y Ortega, aunque niegan la importancia de la Reforma en el siglo XVI, se dan
cuenta de su necesidad. En 1907 escribe Ortega a Unamuno: “En España no habrá cultura mientras
no haya lucha religiosa- dice usted; cuidado: en España no se verá la cultura hasta que el pueblo se
divida en dos. No se dividirá en dos mientras no haya protestantismo español y no habrá este
mientras no haya teología y exégesis protestante españolas. Eso ya era así en el siglo XVI, Cómo
no ha de serlo en el XX” (Marburgo 3 de enero de 1907) Historia de la Iglesia en España, 1931-
1939: La Segunda República, 1931-1936 por Gonzalo Redondo. Pág. 368

u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

79



Patrocinio Ríos en su sorprendente libro “íl tefotmoJot uoomooo y los
ptotestootes espoñoles” (1993) consldera a unamuno más reformador y más
comprometido con la espiritualidad “heterodoxa” Je lo etetoo de como lo hace
nleLo y qulzás llega a demosLrar, como lo hace Luclano Conzález Lgldo en su
vibrante libro “Miguel de Unamuno” (1997), que en la lnLerlorldad y en
deLermlnados momenLos, unamuno Lenla su causa en los valores que defendla
la carLa de la mu[er de ALllano Coco. Sln embargo nleLo además de conslderar a
unamuno como desconocedor del proLesLanLlsmo espanol, dlrá lo mlsmo de
Amerlco de CasLro que LanLo habla escrlLo sobre [udlos, alumbrados o
erasmlsLas (como Lamblen lo hlzo 8aLalllon), pero Lodos lgnoraron a los
proLesLanLes dlspersándolos enLre los erasmlsLas o alumbrados. Ll
proLesLanLlsmo Luvo y Llene un profundo slgnlflcado hlsLórlco en la conclencla
espanola, aunque se lo nleguen los lnLelecLuales. ¸Cómo es poslble, se pregunLa
nleLo que Amerlco CasLro, un apaslonado por los confllcLos medlevallsLas o
renacenLlsLas, se olvldase de Þedro de Csma LanLo en ue lo eJoJ coofllctlvo,
como en lo teollJoJ blstótlco Je íspoño? Aunque, segun nleLo, se pudlese
enLender la 8eforma espanola en lo formal y confeslonalmenLe no luLerana,
clerLamenLe el movlmlenLo rellgloso del slglo xvl no es caLóllco 8omano y sl
caLóllco evangellco. Cuando los que se slenLen perseguldos por la lnqulslclón se
refuglan en el exLran[ero no dudan nl un segundo en unlrse a las lgleslas de la
Reforma, ya sean luteranas, calvinistas, o en algunos casos la anglicana. “El
dllema era que esLos lndlvlduos se daban cuenLa con clarldad que el
proLesLanLlsmo no era nl Lan malo nl ootl cotóllco como lo plnLaban las
ldeologlas ahora prevalenLes de la ConLrarreforma y que además habla en el
luLeranlsmo ldeas docLrlnales que ellos reconoclan aflnes a la ldeas de la
8eforma de Alcalá y que les parecían a ellos muy bíblicas y muy paulinas… Estas
ldeas, sln embargo, no los bocloo luLeranos, nl ellos se Lenlan por Lales. Lllos
segulan slendo fleles caLóllcos crlsLlanos y como Lales vlvlan sus vldas. Þero se
daban cuenLa más y más que habla una dlferencla enLre ser cotóllco ctlstlooo o
evangellco y ser cotóllco komooo… El termino iglesia Romana para Pérez de
Pineda, Reina, Valera o Constantino Ponce, es la iglesia papista del Anticristo”.
Con !ullo Caro 8aro[a, como con Amerlco CasLro, nleLo se sorprende de
que no hayan sldo capaces de lnLerpreLar la 8eforma heLerodoxa espanola en
llbros Lan lmporLanLes como el de 8aro[a de 1978 “Las formas complejas de la
vlJo tellqloso. kellqlóo, socleJoJ y cotóctet eo lo íspoño Je los slqlos \vl y
\vll”. Nieto llega a rasgar sus vestiduras, cuando en una nota hace constar que

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
80

Caro Baroja hizo la presentación de su libro “Iooo Je volJés”(íl lols, 31 mayo
de 1979) y que no Lralga a cuenLo las predlcaclones de los alumbrados JexoJos
con respecLo al llbre albedrlo que 8aro[a LraLa en el cap. x. 1anLo más cuanLo
que “estas formas complejas de la vida religiosa” hispánica son autóctonas y
anLerlores a la 8eforma proLesLanLe. 1ellechea será qulen aproxlme el
movlmlenLo proLesLanLe a la cronologla hlsLórlca y los consldere como grupos
organlzados de fuerLe acenLo prosellLlsLa y gran conflanza en la obra
emprendlda por ellos.
no vamos a caer en las provocaclones que algunos hlsLorladores como
vlcenLe de la LafuenLe manlfesLaba en su nlstotlo ecleslóstlco Je íspoño. ó
oJlclooes ó lo blstotlo qeoetol Je lo lqleslo esctlto pot Alzoq, volomeo J(1855)
donde vierte el amargor de sus epítetos sobre Cazalla ( dice:”declaró al pie del
cadalso que había procedido por ambición”), Constantino (“sumamente vicioso
y obsceno”), Casiodoro de Reina (“lo llama Isidro de la Reina, que adolecía de
petulancia etc.”) Rodrigo de Valer (“gastador y de mala conducta”), Egidio (“un
solemne hipócrita”) etc. Menéndez y Pelayo, a pesar de sus duros aLaques,
supo apreclar algunas de las cualldades de los proLesLanLes espanoles, aunque
Lamblen los callflcara crlLlcamenLe con ampllo y sugerenLe vocabularlo.
Solo unos ausLeros Lrazos para lnLroduclr la problemáLlca sobre la
esplrlLualldad evangellca del slglo xvl, donde la 8eforma proLesLanLe en Lspana
ocupa un lugar cenLral, LanLo por lo que supuso de rupLura con 8oma como de
la espiritualidad emanada de ella. “Llama la atención – dlrá Alfonso 8opero
36
-
que los dos momenLos más lmporLanLes en que Lspana esLuvo al mlsmo nlvel
culLural que los palses europeos, la 8eforma y la llusLraclón, el pueblo se
manLuvo a[eno, y hasLa conLrarlo, a los lnLenLos renovadores de erasmlsLas e
llusLrados, quedando esLos reducldos a una ellLe o mlnorla culLa, en slLuaclón
de prlvlleglo y con grandes poslbllldades de Lrlunfar, pero al falLarse ralces en la
gran masa de la socledad, la Lspana Lradlclonal hlzo causa comun conLra los
“enemigos de la patria”. La Reforma protestante en España, breve pero rica y
pu[anLe, suponla como en el LexLo de MaLeo arrlba clLado, ese vlno nuevo
echado en odres nuevos que conservan la esencla y la unlversalldad del
Evangelio. Cierto es que esta tesis del “evangelismo en España” siempre se
manLlene con una clerLa vacllaclón, se le coloca en el baul de los olvldados de la


56 “República y protestantismo, el compromiso con la libertad y la legalidad” Revista Vínculo
nº 15, 2006
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

81



hlsLorla, se le dlsecclona con el blsLurl de los oLros lnqulsldores, de los
vencedores y vencldos, de los erasmlsLas de Alcalá o los spltltooll de 1renLo,
pero slempre esLá presenLe, vlva y palplLanLe en el alma espanola del xvl. Se
entrecomilla “luteranismo” no porque no brote en el centralidad, en las
enLranas del slglo xvl, como paradlgma del camblo a la modernldad, slno
porque en su seno, el de la lnLerlorldad y la fe vlva, Lrae una nueva
espiritualidad: la evangélica, y eso suponía un “odre nuevo”, un camblo radlcal.
Como cerLeramenLe aflrma uorls Moreno
37
(Moreno u. l., 2003, pág. 50) “el
proLesLanLlsmo fue una ola enorme que recorrló Luropa pero que adopLó
formas distintas según la playa a la que fue a parar”. Cuando llega la “gran ola”
a Lspana, hay un cllma de lnquleLudes favorables, donde el Lvangello se
empleza a conocer, a esLudlar y a vlvlr fundamenLalmenLe por los llumlnados,
algunos “frailes herejes” y el movimiento erasmista. Juan Orts González en el
prólogo a las “cooslJetoclooes y peosomleotos Je Iooo Je volJés” aflrma que
enLre Lodas las Lragedlas que ha padecldo Lspana, nlnguna Lan funesLa y
dolorosa como la rellglosa. SLanley LaeLhes en su “nlstotlo Jel mooJo eo lo
íJoJ MoJetoo” trata de averiguar cómo una nación tan grande en el siglo Xvl,
pudo caer despues Lan rápldamenLe en la lmpoLencla y la rulna. (llores, 1978,
pág. 13) CLros, sln embargo, como 8aLalllon, creerán que la gran here[la de esLe
slglo desborda la here[la luLerana y que el cenLro de la esplrlLualldad es el
erasmismo e iluminismo. Nuestra tesis será la espiritualidad “evangélica”
proLesLanLe que reclbe del llumlnlsmo y del erasmlsmo elemenLos docLrlnales
auLócLonos y que enLroncan con la reforma de Luropa. Þor LanLo no Locamos
aquellas esplrlLualldades que enlazan con Lradlclones de slglos anLerlores y
oLras que perLeneclendo al senLlr mlsLlco-asceLlco ya esLán blen esLudladas en
oLros llbros.
Hay una serie de “ideas fuerza” sobre las que giran la mayoría de los
aconLeclmlenLos del Slglo de Cro que requleren una lnLerpreLaclón que permlLa


57 Doris Moreno es autoridad académica reconocida en Inquisición, equilibrada en sus juicios
históricos. Especialista en los protestantes del siglo XVI. Coordinadora de Extensión Universitaria
de la UNED Terrassa y profesora de la Universidad Autónoma de Barcelona. Su tesis doctoral fue
“Representación y realidad de la Inquisición en Barcelona” y ha publicado: La Inquisición.
Historia Crítica. Temas de Hoy, Madrid, 2000. Los olvidados en la historia de España: Herejes.
Círculo de Lectores, Barcelona, 2004. La invención de la Inquisición. Marcial Pons, Madrid, 2004.
Protestantes, Visionarios, Profetas y místicos. De Bolsillo, Barcelona, 2005. Inquisición, en
Protestantismo en 100 palabras. CEM, Madrid, 2005. Inquisición en España. Dizionario del la
Inquisizione. Laterza, Italia.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
82

una aproxlmaclón a la hlsLorla de ese Llempo unlco y efervescenLe. LsLán
presenLadas esLas ldeas fuerza, qulzás, desordenadamenLe para que produzcan
en el lecLor una lnLerrogaclón consLanLe y hasLa una duda meLódlca, porque
nada hay deflnlLlvo en lo hlsLórlco y menos aun en esLa epoca Lan conLroverLlda
y apaslonada. Ll gulón de esLe llbro más que mosLrarse en escenas concreLas se
Llene que lnLulr. 8uscamos una aproxlmaclón al hecho hlsLórlco del xvl, sobre
el que se han escrlLo lnflnlLas páglnas, pero en ocaslones la paslón ha hecho
perder el senLldo de la orlenLaclón hlsLorlográflca. Cueremos comunlcar para
LransmlLlr lmágenes menos repeLldas pero no por ello menos lncuesLlonables y
que van aflorando en esLos ulLlmos anos por la conLlnuada lnvesLlgaclón de los
hlsLorladores profeslonales. LsLas propuesLas qulzás no sean suflclenLes para
expllcar el fenómeno rellgloso o esplrlLual de flnales del slglo xv y hasLa ulLlmos
del slglo xvl en Lspana, pero los hechos hlsLórlcos, los persona[es y los acLores
concreLos que aparecerán por acumulaclón en esLe llbro, pueden produclrnos
la sensaclón de esLar anLe un momenLo hlsLórlco menos conocldo y más vasLo.
¯-.|.g.», i.|.·.(.» - u.·|.·.».
La lmporLancla de la Leologla, en el esLudlo de la PlsLorla y la
esplrlLualldad, ha sldo slempre subsLanclal pero se ha abandonado en
demasladas ocaslones por falLa de conoclmlenLo Leológlco y porque la Leologla
se ha colocado por enclma del conoclmlenLo hlsLórlco. Sln embargo en esLos
ulLlmos anos LanLo en el campo caLóllco como en el proLesLanLe se ha lnLenLado
que la coexlsLencla Leologla-hlsLorla sea frucLlfera sln Lener que mezclar fe y
rellglón, hecho salvlflco y hecho rellgloso. Son slgnlflcaLlvos nleLo y 1ellechea
que lnclden en la necesldad de la Leologla como lnsLrumenLo al servlclo de la
hlsLorla. Lo mlsmo le ocurre al hlsLorlador del vaLlcano, Alberlgo, qulen segun
!osep lgnasl Saranyana
38
no separa PlsLorla y 1eologla puesLo que al enLrar la
salvaclón en la hlsLorla, la clencla Leológlca pasa a ocuparse de ese aspecLo
especlflco de lo hlsLórlco. Alberlgo da un glro roLundo en el esLudlo del
crlsLlanlsmo pasando la 1eologla a ser ooclllo blstotloe conLrarlamenLe a la
escuela Lublnguesa que ponla a la hlsLorla al servlclo de la Leologla. La hlsLorla
de la esplrlLualldad neceslLa fundamenLalmenLe el enfoque Leológlco, a la vez


58 Profesor de Teología y del Instituto de historia de la Iglesia. Universidad de Navarra. Joesp
Ignasi Saranyana
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

83



que el pollLlco, fllológlco, fllosóflco, soclológlco o anLropológlco, pues la hlsLorla
de las menLalldades debe abordar la Leologla como parLe necesarla y, en esLe
caso de la esplrlLualldad, ser fundamenLal en el proceso hlsLorlográflco.
Sln embargo más que la hlsLorla y la Leologla, será la fllosofla moderna la
que ha enLendldo al hombre en Lermlnos de llberLad y es esLa epoca del slglo
xvl donde el hombre, aLrapado en redes de lnLolerancla y vlolencla, suspendldo
enLre lo flnlLo e lnflnlLo, buscara y se decldlrá por un horlzonLe eLerno desde
una llberLad conflnada. ?a que la llberLad humana es slempre flnlLa y el hombre
no posee su ser, será la Lrascendencla humana su reallzaclón. Como dlrá !ohn
Macquarrle “la historia es posible para el hombre porque su temporalidad no es
realmenLe la de un ser denLro del Llempo, slno más blen la de un ser consLlLuldo
por pasado, presente y futuro…” (Maquarrie, 1963) Dios será el futuro último
que se aproxlma al hombre, se converLlrá en meLa de la llberLad humana,
porque la llberLad humana, segun kanL, presupone un relno de llberLad. ulos
será, para la mayorla de los persona[es que van a desfllar en esLa hlsLorla, la
llberLad absoluLa y por eso la hlsLorla es el lugar de encuenLro de ulos y el
hombre en llberLad.
39

La modernldad comlenza su andadura con una especle de ceguera pues
no podla conceblr al oLro sln Lraduclrlo a valores de crlsLlanos vle[os. La Lspana
de las Lres rellglones monoLelsLas (musulmanes, [udlos y crlsLlanos) habla dado
una “flexible complexidad” cuando era gobernada por musulmanes. Serían los
reyes CaLóllcos con su unlflcaclón y unlformlzaclón rellglosa los que acabarlan
imponiendo el relevo a la “complexidad”. Se impondría como ley universal la
docLrlna rellglosa y la alLerldad serla una amenaza. La ley del rey que lmponla la
converslón al caLollclsmo 8omano, no permlLla nlnguna ldea nueva por
conslderarse pellgrosa. ? ya no serán solo los nucleos luLeranos los perseguldos
con gran sana, slno grupos evangellcos, lgleslas crlsLlanas que buscaban una
esplrlLualldad slncera e lndependlenLe de 8oma como algunos de los mlsLlcos,
alumbrados o erasmistas que vivieron en “inquietud y gran miedo”.



59 Historia: Teología fundamental. sumario: I. Conciencia histórica (R. Fisichella). II.
Filosofía de la historia (S. Spera).III. Teología de la historia (R. Fisichella). IV. Historicidad de la
revelación (J. O'Donnell). V. Historia universal e historia de la salvación (J. M. Mc. Dermott).


i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
84

i» ».|.·.¹»¹ ¹- |» ..-..--..».
La 8eforma proLesLanLe en el conLexLo de la crlsls de la culLura europea
del slglo xvl, de[a claro que la auLorldad rellglosa encarnada en el Þapa, el
Conclllo de 1renLo y el brazo secular, solo recaerá en la llberLad de conclencla.
La unldad dogmáLlca esgrlmlda hasLa enLonces, cuyo slgnlflcado se expresaba
en la flJes cotóllco pasará a la conclencla y a la tellqlo cbtlstlooo. Ll v Conclllo
de LeLrán (1312-1317) habla conflrmado el problema de la auLorldad ponLlflcla,
lncapaz de apllcar reformas rlgurosas sln hacer salLar en pedazos la lnsLlLuclón.
La auLorldad 8omana dependerá a parLlr de ahora del grado de llberLad de
conclencla oLorgada al lndlvlduo. Cuando LuLero rehusa reLracLarse, apela a la
imagen del hombre en conflicto y proclama: “no puedo, nl qulero reLracLarme,
porque no es seguro, nl slncero, obrar en conLra de la propla conclencla. l Cue
uios venga en mi ayuda! Amén”. A lo cual replica el oficial: “Depone tu
conclencla, Permano MarLln, lo unlco que no Llene pellgro es la sumlslón a la
autoridad establecida.” Expresa Lutero las mlsmas ldeas de Wychllff y !uan Pus
lnvocando el foro lnLerno como lmperaLlvo absoluLo y precepLlvo. La conclencla
no puede ser vlolada por nlnguna coacclón humana. Sln embargo el Þapado,
que represenLa la orLodoxla, se coloca en la esfera de lo dlvlno. La [erarqula
8omana se ldenLlflca como de orlgen dlvlno. Ll dlscurso 8omano es que el Þapa
es vlcarlo de CrlsLo, aunque esLe sea un lndlgno. 8eslsLlrse al Þapa es reslsLlrse a
ulos. 8oma deflende la Lesls de que ulos sacrallza la lnsLlLuclón [erárqulca y por
LanLo la auLorldad esLa al mlsmo nlvel de ulos y la LscrlLura
60
.
Sln embargo esLa radlcallzaclón de la auLorldad, elevada al máxlmo por el
cardenal 1omás de vlo CayeLano, no de[a lugar alguno a la llberLad de
conclencla que era un senLlmlenLo mayorlLarlo en los esplrlLus más senslbles de
los anos 1320 a 1340. Þara Þaul 1llllch Loda re-aflrmaclón de una lnsLlLuclón la
vuelve más esLrecha y ese era el senLlmlenLo de los humanlsLas evangellcos y
clceronlanos frenLe a 8oma. 1renLo y LuLero se enfrenLan ferozmenLe y ya no
habrá poslbllldades de enLendlmlenLo. LuLero por 1320 blandlrá la parado[a
paulina en su “Sobre la libertad del cristiano” aflrmando que el crlsLlano es a la
vez “un señor libre por encima de todas las cosas” y “un siervo sometido a



60
lo AototlJoJ Je lo coocleoclo oote el cooclllo Je 1teoto. coottlboclóo o lo pteblstotlo
Je lo sobjetlvlJoJ moJetoo.uanlele LeLocha. unlversldad ue CLLawa
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

83



todas las cosas”. Lutero escribirá el “Llamado a la nobleza cristiana”
rechazando los posLulados ecleslológlcos de 1renLo, aflrmando que la
verdadera iglesia es la “congregación de los fieles” en la que cada cristiano
manLlene una relaclón personal con ulos y usa la LscrlLura como unlca
revelaclón de lo AlLo. Ll sacerdoclo no es el prlvlleglo de unos pocos, slno
unlversal y de Lodos los creyenLes unldos a CrlsLo por la fe en Ll. Þor derecho
solo ulos y la LscrlLura Llenen auLorldad absoluLa y sagrada, slendo el Þapa, los
oblspos, el clero y Lodos los fleles, lndlgnos pecadores, hl[os de Adán, sln nlngun
derecho a subrogarse derechos dlvlnos.
Se dlce en muchas hlsLorlas de la 8eforma que el luLeranlsmo fue una
reacclón a los desmanes morales y que Lodo anLlclerlcallsmo esLaba blen
merecldo. Se dlce que 1omás Moro (1477-1333) y Lrasmo en sus vlrulenLos
aLaques a la 8oma desordenada y llena de vlclos y vlolenclas, conLrlbuyeron a
leglLlmar las Lesls luLeranas, que no solo conslderaban a 8oma la gran ramera y
la nueva 8abllonla slno que desLrulan su auLorldad y prerrogaLlvas ecleslales.
Sln embargo la radlcalldad luLerana es lrreverslble porque no basa su docLrlna
en meras desvlaclones humanas, vlclos y pecados humanos, slno en CrlsLo
como base y cenLro de la fe. no se neceslLan susLlLuLos porque CrlsLo es el
unlco Medlador enLre ulos y los hombres y nadle puede ya poner [urlsdlcclón a
la conciencia para juzgar y condenar a los fieles. “Post tenebras Lux” es el grito
de los reformadores que ven un nuevo amanecer más enralzado en las fuenLes
prlmeras sln conLamlnaclón. 1odos slenLen horror a los llbros de sanLos y de
caballerlas que novelaban lo sagrado. uesde Lrasmo hasLa Mlchel MonLalgne,
como Lamblen lo serla SebasLlán CasLellón, fueron, con sus ensayos y escrlLos
varlos, moderadores enLre la lconoclasLla severa y el folclore rellgloso. LuLero
desacrallzará con vlolencla una lglesla en sus hechos corrupLa y en su
dogmáLlca arroganLe y auLorlLarla, sln base blbllca e lrrespeLuosa con la
conclencla humana.
Ð.»-g-|...· .»|.|...·.

Las lnvesLlgaclones acLuales sobre la 8eforma en Lspana del slglo xvl
Llenden a agrandar y exLender el fenómeno rellgloso de reforma caLóllca y
protestante, no limitándolo a los “focos luteranos” de Valladolid y Sevilla sino
exLendlendolo a lo que llaman “evangelismo” “evangelicalismo” reformador. El
término “evangelismo” lo había acuñado Imbart de la 1our para deslgnar un

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
86

movlmlenLo docLrlnal que no lba conLra nlngun dogma slno conLra las prácLlcas
de una lglesla Lradlclonal y corrupLa, que ponla a la Sagrada LscrlLura y la
paLrologla como cenLro y arranque de un crlsLlanlsmo más esplrlLual. Segun
lmbarL esLe movlmlenLo buscarla una rellglón lnLerlor, donde CrlsLo esLuvlese
en el cenLro de la vlda crlsLlana sln adherenclas de Lradlclones que esLorbaran la
verdadera adoración en espíritu y en verdad. El “evangelismo” sería más una
conducLa de vlda que un con[unLo de verdades. uesde el deseo y ansla de
reforma, la mlrada esLarla puesLa en las fuenLes del prlmlLlvo crlsLlanlsmo, las
LscrlLuras y en deflnlLlva el Lvangello. LsLa forma de enLender ese movlmlenLo
rellgloso europeo del xvl,( que en Lspana ha sldo el más lmporLanLe de su
hlsLorla a pesar de la lmplacable lnqulslclón), podrla englobar a Lrasmo, LuLero
o a Lefevre de LLaples qulen en su grupo de Meaux conLaba enLre oLros con
MargarlLa de navarra, que, aunque su obra rezumaba proLesLanLlsmo,
publlcamenLe no Lomó parLldo alguno aunque fuese slmpaLlzanLe proLesLanLe.
A medlda que vamos conoclendo procesos de reformados encausados, y
enLendlendo lo que hay de represenLaclón, máscara y LeaLro, y lo que hay de
realldad, nos damos cuenLa que una parLe de los conversos, comerclanLes y
muchos de la nobleza se separan de 8oma y se lncllnan al proLesLanLlsmo.
Aquellos que asplran a regenerar y resLaurar sln desLrulr y sln separarse de
8oma y de las dlrecLrlces del lmperlo slempre esLán en el fllo de la nava[a,
haclendo verdaderas plrueLas de dlslmulo e hlpocresla, porque como dlrá SanLa
1eresa entonces “…iban a mí con mucho miedo a decirme que andaban los
Llempos reclos, y que podla ser que me levanLasen algo y fuesen a los
inquisidores”. El mismo reformador Juan de Valdés, aunque su Leologla sea
lndlscuLlblemenLe reformada, no busca un enfrenLamlenLo de banderas Þre-
8eforma-8eforma-Contrarreforma, sino que establece su “evangelismo” desde
la prudencla crlsLlana.
Ln las prlmeras decadas del xvl Lamblen en Lspana aparecen un grupo de
personas senslbles a la esplrlLualldad del momenLo que se encamlnan por la vla
del “evangelismo”, tales como Juan de Valdés, !uan de Ávlla, 8arLolome de
Carranza o ConsLanLlno Þonce de la luenLe, por clLar los más represenLaLlvos.
Sln embargo en el caso de valdes dlce !.C. nleLo
61
“el valdesianismo no es un
movimiento “católico” o “católico Romano” de reforma en el seno de la Iglesia,


61 Juan de Valdés y los orígenes de la Reforma en España e Italia. José C. Nieto 1979 pág.
273
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

87



sino un intento de fundar y edificar una “iglesia cristiana” independiente del
Þapa y de la Lradlclón caLóllco 8omana, apoyada en normas y escaLologlas, con
la docLrlna de la [usLlflcaclón por la fe como unlco fundamenLo (ex flde sola).
Solamente este principio asienta a la “iglesia cristiana” sobre su auténtica base,
es decir sobre el propio Cristo”. Afirmar que el valdeslanlsmo era un
“evangelismo católico Romano”, como algunos historiadores creen, es
incorrecto”. Por otra parte el “evangelismo” de Ponce de la Fuente queda
paLenLe en Lodas sus obras, sean caLeclsmos, sermones o la famosa coofeslóo
Je oo pecoJot, donde slempre busca un crlsLlanlsmo lnLerlor basado en la fe,
como lo hace en la “Summa de Doctrina Christiana”: “Pues que ya Cristo quitó
la carne de nuesLra presencla, enLlendese que le habremos de servlr con cosas
esplrlLuales, que es dándole nuesLro corazón y nuesLra volunLad, Lenlendo
verdadera y viva fe”.
Sln embargo convendrla Lamblen aclarar con más preclslón, el concepLo
de cotollclJoJ que los reformadores espanoles enLendlan no como komooo
pero sl como credo apostólico: “Creo en la santa iglesia católica”, sin ser un
dlsLlnLlvo denomlnaclonal. Ll querer ser evangellco no debe rechazar el querer
ser católico. “El intento de una traducción filológicamente exacta – “universal”
u “omnicomprensiva”- expresa un conLenldo que aLlende a lo gramaLlcal, pero
no a CrlsLo nl al LsplrlLu SanLo. nadle podrá comprender, en verdad, las
palabras “apostólica” o “sacramento” si intenta descubrir su sentido originario
por un camlno fllológlco raclonal, en lugar de descubrlr su conLenldo en la
convlvencla con la comunldad, la cual acunó y LransmlLló Lales palabras como
manlfesLaclones de clerLas experlenclas con la revelaclón de CrlsLo. ue esLa
forma, la palabra “católica” del credo es como una “cifra” que no dice nada o
que se puede camblar a caprlcho para Lodo aquel que no haya aslmllado su
conLenldo LoLal por la experlencla de CrlsLo de la lglesla caLóllca de Lodos los
tiempos” (Lackmann, 1970, pág. 76)
nuesLros reformlsLas espanoles, despues de clncuenLa anos de 8eforma y
desllndados blen los campos de las docLrlnas paplsLas y reformadas, slguen
usando lqleslo cotóllco como caracLerlsLlca fundamenLal de la lglesla. ulrá
Caslodoro de 8elna en su amonesLaclón a la Lraducclón, aprovechando un
resqulclo del uecreLo LrldenLlno en el que la LscrlLura en lengua vulgar era para
Lodas las naclones y por LanLo no podla excepLuarse Lspana (que al flnal sl se
exceptuó): “CuanLo Loca al auLor de la Lraducclón, sl caLóllco es el que flel y
senclllamenLe cree y profesa lo que la SanLa Madre lglesla CrlsLlna CaLóllca

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
88

cree, Llene y manLlene, deLermlnado por el LsplrlLu SanLo, por los Cánones de la
ulvlna LscrlLura y sumas comunes de le, que llaman comunmenLe de los
ApósLoles, el del Conclllo nlceno y el de ALanaslo, caLóllco es, e ln[urla
manlflesLa le hará qulen no lo Luvlere por Lal, y como Lal nlngun bueno, plo,
sanLo y sano [ulclo recusa, no solo de la lglesla CrlsLlana, a la cual reconoce Lodo
respeLo de verdadero y plo mlembro, más aun de cualquler parLlcular que con
carldad lo corrlglere, sl en una obra Lan larga y Lan Lraba[osa se hallare haber
errado como hombre” (Stockwell, 1931, pág. 88) Ll mlsmo Clprlano de valera
reconocerá la obra de Clsneros en la 8lblla CompluLense, lmpresa en 1313:
“LsLa 8lblla fue el unlco lnsLrumenLo y medlo que ulos Lomó para renovar el
esLudlo de las lenguas y de las buenas leLras que en aquel Llempo esLaban al
rlncón, comldas de polllla y cublerLas de moho, y alll los docLos comenzaron a
de[ar la Leologla escolásLlca, que conslsLe en vanas e lnLrlncadas especulaclones
sacadas de la fllosofla lnvenLada por los hombres, sln nlnguna Þalabra de ulos, y
se dleron a la verdadera Leologla, que es la lecclón de la Sagrada LscrlLura. ()Ln
nuesLra Lspana, muy muchos docLos, muy muchos nobles y genLe de lusLre e
llusLres han salldo por esLa causa en los AuLos. no hay cludad, y a manera de
declr, no hay vllla nl lugar, no hay casa noble en Lspana, que no haya Lenldo y
aun Lenga algunos que ulos, por su lnflnlLa mlserlcordla, haya alumbrado con la
luz del Lvangello. (SLockwell, 1931, pág. 149)
8aLalllon, sobre el “evangelismo” de Valladolid y Sevilla, dice que era
seguldo por personas de la arlsLocracla y las órdenes rellglosas y que
proclamaban una salvación por la “fe sola”; sin embargo dice que no se puede
hablar de “comunidades protestantes” a este movimiento, lo cual falsearía su
imagen. No sabemos el sentido exacto que quiere dar Bataillon a “comunidades
protestantes”, porque si se pretende decir que no había una organización
esLableclda y funclonal, esLamos de acuerdo, pero eso no presupone que no
hubiese una especie de “conventículos”, congregaciones o pequeñas iglesias en
las casas y en los convenLos, cuyo esLudlo de la LscrlLura y de oLras lecLuras de
reformadores, que se hablan esparcldo con sorprendenLe rapldez, se efecLuase
con regularldad. Ls sabldo que el lnqulsldor Ceneral Alonso Manrlque y el
sucesor de Clsneros Alonso de lonseca, eran parLldarlos enLuslasLas de Lrasmo.
Pacla flnales de 1326 el íocbltlJloo de Lrasmo fue saludado con enLuslasmo en
Loda la penlnsula. Ll LraducLor Alonso lernández en 1327 escrlbla a Lrasmo: “Ln
la corLe del Lmperador, en las cludades, en las lgleslas, en los convenLos, hasLa
en las paradas y camlnos, Lodo el mundo Llene el Lnchlrldlon de Lrasmo en
espanol. PasLa enLonces lo lela en laLln una mlnorla de laLlnlsLas y aun esLos no
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

89



lo enLendlan por compleLo. Ahora lo leen en espanol personas de Loda especle
y los que nunca hablan oldo hablar de Lrasmo, han sabldo ahora de su
existencia por este libro.” (8aLalllon, 2006, pág. 280)
v. vázquez de Þrada
62
dlce de Marcos Þerez: “ Informaciones recibidas en
Amberes y LrasmlLldas a la lnqulslclón espanola, revelaban que, hacla 1366, un
Lal Marcos Þerez, persona[e de anLecedenLes [udlos, muy conocldo en los
medlos comerclales y rellglosos de Amberes en relaclón con los secreLarlos del
Conde de 8rederode, expedla llbros calvlnlsLas a varlos corresponsales en
Lspana. Se decla que habla envlado por mar o por Llerra unos 30.000
e[emplares de la lostltotlo kellqlools cbtlstlooe de Calvlno. un flamenco,
esLablecldo en Sevllla de nombre 1hllman (¸o Wllman?) y oLro cuyo nombre se
lgnoraba, eran de los más lmpllcados, el prlmero los vendla en Sevllla y en
Medlna del Campo y el oLro persona[e los pasaba por la fronLera plrenalca,
hacia Aragón y Navarra”. Estos textos nos llevan a suponer que no solo los
humanlsLas de la unlversldad de Alcalá, los franclscanos de CasLllla o los
!erónlmos de Sevllla, fuesen evangellzados con las ensenanzas de Lrasmo y
LuLero medlanLe esLa llLeraLura Lan profusamenLe envlada, slno que en esLos
lugares Lenlan abundanLe cosecha en movimientos como los “alumbrados”.
Menendez y Þelayo hace hlncaple en las poslclones de Þedro de Csma en
su llbro “ue coofeslooe” en el que esLrucLura una docLrlna Leológlca neLamenLe
evangellca. Csma Locó los Lemas de las lndulgenclas, purgaLorlo, la confeslón,
sobre la lglesla 8omana y el Þapa. Cue no era cosa baladl lo que decla Þedro de
Csma, se refle[a en el hecho de que maesLros, docLores y Leólogos, el 22 de
mayo de 1497 fueron clLados en numero de 38 personalldades. Ln los palaclos
arzoblspales de Alcalá de Penares, se reunleron para combatir al “hombre
loable por su sciencia y honestidad de vida” segun Pernando del Þulgar. Ll llbro
fue quemado y su docLrlna conslderada hereLlca. Menendez y Þelayo Lermlna
diciendo: “Pedro de Osma no fundó secLa nl Luvo dlsclpulos, nl es más que un
hecho alslado, como voz perdlda de los wlcleflLas y huslLas en Lspana. Þero al
rechazar la lnfallbllldad de la lglesla, no ya de su cabeza, la poLesLad de las
llaves, las lndulgenclas, y reduclr la confeslón sacramenLal a los pecados oculLos
y no de pensamlenLo, desLruyendola casl con Lales llmlLes, corLaplsas y
laxlLudes, pteceJlo y ooooclobo o los tefotmlstos. ís eo este seotlJo el ptlmet


62 Valentín Vázquez de Prada, Felipe II y Francia, 1589-1598: política, religión y razón
de Estado, Pamplona: Universidad de Navarra, 2004.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
90

protestante español.” Anadlremos que el afán de Csma era el mosLrar la
auLorldad de las LscrlLuras y el concepLo evangellco del arrepenLlmlenLo, por
enclma de la lnsLlLuclón humana y el poder las llaves.
No podemos menos que citar a Tomás M’Crie qulen aclara me[or el
concepto de “comunidades evangélicas” cuando dice: “Þor los hechos que
hemos presenLado, el lecLor habrá podldo apreclar la exteoslóo que alcanzó la
propagaclón de la docLrlna reformada en Lspana y la tespetoblllJoJ, LanLo
como el numero de sus dlsclpulos. 1al vez no hubo nunca en nlngun oLro pals,
una proporclón Lan grande de personas llusLres, LanLo por su rango, como por
sus conoclmlenLos, enLre los converLldos a una rellglón nueva y proscrlLa. LsLa
clrcunsLancla ayuda a enLender el hecho noLable de que un cuerpo de
dlsldenLes que no debló de ba[ar de las 2000 personas, dlsemlnadas sobre un
exLenso LerrlLorlo y vagamenLe relaclonadas enLre sl, hayan podldo comunlcar
sus senLlmlenLos y reallzar reunlones prlvadas, duranLe una canLldad de anos
sln ser sorprendldos por un 1rlbunal Lan celoso y vlgllanLe como el de la
Inquisición”. No dejaremos tampoco de citar al católico Gonzalo de Illescas que
en su “Historia Pontifical” escrlbla: “Ln anos anLerlores, alguna vez se
prendleron en Lspana here[es luLeranos en numero mayor o menor, y fueron
quemados, pero esLos eran exLran[eros, alemanes, holandeses o lngleses. A
conLlnuaclón se envlaron al paLlbulo genLes pobres y de cuna humllde, y les
ponlan los sambenlLos en prlslón, pero en los ulLlmos anos hemos vlsLo llenas
las prlslones, los paLlbulos y aun los quemaderos de hombres noLables y , lo que
es más lamenLable, de personas que segun el senLldo del mundo sobresallan
mucho de oLros en lnsLrucclón y vlrLud...? eran Lan numerosos que sl Lodavla se
hubleran esperado dos o Lres meses más en combaLlr esLa plaga, esLa pesLe se
hublera exLendldo por Loda Lspana y nos hublera Lraldo la desgracla más dura
que jamás le habría herido.”
LsLa abundancla de clLas Llenen la lnLenclón de ser un conLrapeso a la
unlcldad rellglosa que el llbro de 8aLalllon “Erasmo y España” ha propuesto
sobre los dlsldenLes rellglosos espanoles conslderándolos solamenLe
erasmlsLas. Los demás here[es solamenLe habrlan esLado en la lmaglnaclón de
los lnqulsldores, qulenes habrlan exagerado con la ráplda expanslón de la
8eforma cuando aquellos here[es eran al fln y al cabo caLóllcos erasmlsLas.
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

91



Mlchel 8oeglln
63
manLlene que la lncauLaclón de los llbros de propaganda
proLesLanLe (docLrlna evangellca), convencerla fácllmenLe a los lnqulsldores que
se enfrenLaban no a una LenLaLlva de propaganda, slno a una efecLlva dlfuslón
de obras reformadas conLrarlas a la orLodoxla caLóllca. La rellglosldad de la
“comunidad” de Sevilla no era una reformulación de las tesis erasmistas sino
una clara dlrecclón hacla la 8eforma proLesLanLe en sus formas y aspecLos
docLrlnales evangellcos. Sln embargo – dlrá !ose MarLlnez Mlllán
64
“una lecLura
desapaslonada y aLenLa de los escrlLos o ldeas que deLermlnados reos hlcleron
a la lnqulslclón, demuesLra que defendleron ldeas muy seme[anLes a las de
LuLero sln haber leldo sus obras. ue la mlsma manera, muchos de los lndlvlduos
acusados de luLeranos Lenlan ldeas que ellos reconoclan aflnes a las que
ensenaba la unlversldad de Alcalá a prlnclplos del slglo xvl. Pubo, pues, ldeas
colncldenLes con las luLeranas en muchos que sufrleron los auLos de fe de
Sevllla y valladolld, eLc., ahora blen, esLas ldeas no los haclan seguldores de
LuLero, ni ellos se sentían por tales”. Cuando estudiemos a los “Alumbrados”
veremos que aunque se les procese y condene por erasmlsLas-alumbrados–
luLeranos, su orlglnalldad docLrlnal desborda esLas concepclones aunque
conLenga mucho de Lodas.
El “evangelicalismo”, es posiblemente la mejor explicación y es una
consecuencla de la lecLura humanlsLa de los LexLos sagrados. La vuelLa a las
fuenLes del crlsLlanlsmo, buscando una ensenanza orlglnal y prlmera de CrlsLo,
fue la amblclón humanlsLa que enconLró un meLodo para romper con la
exegesls medleval. Cuando lndagamos en la personalldad hlsLórlca de nuesLros
humanlsLas, nos damos cuenLa que aunque culLlven dlsclpllnas dlversas,
slempre hay un lugar donde la Sagrada LscrlLura ocupa el cenLro del
pensamlenLo. Ln unos casos los humanlsLas evangellcos esLablecen el LexLo
grlego o hebreo, oLras veces hacen comenLarlos a dlversos llbros o hacen
Lraducclones, pero ya no lnLerpreLan las LscrlLuras a Lraves de la hermeneuLlca
escolásLlca, slno desde la vlslón llumlnlsLa, erasmlsLa o luLerana. Ln la mayorla
de los hlsLorladores ha falLado el esLudlo de la Leologla para poder dlsLlngulr las
corrientes espirituales de cada una de las llamadas “heterodoxias”.


63 Resumen de Evangelismo y sensibilidad religiosa en la Sevilla del quinientos:
consideraciones acerca de la represión de los luteranos sevillanos. Michel Boeglin
64 Corrientes Espirituales y Facciones Políticas en el Servicio del Emperador Carlos V. José
Martínez Millán

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
92

Para muchos historiadores la doctrina de los “alumbrados” es un
movlmlenLo esplrlLual orlglnal y auLócLono, que logra en poco Llempo reunlrse
en convenLlculos (ÞasLrana, Lscalona, ClfuenLes, 1oledo, Cuadala[ara, Madrld
eLc.) unas veces en los casLlllos de los nobles, oLras en los convenLos y Lamblen
en las casas. Se dlce que los Leólogos Lamblen emplezan a ver la Lesls llumlnlsLa
como el debaLe cenLral de la esplrlLualldad del Slglo de Cro que en Luropa serla
la 8eforma proLesLanLe o evangellca y en Lspana serla el Alumbradlsmo. Þara
8aLalllon “la gran herejía del siglo desborda singularmente las tesis de Lutero.
LsLas no son slno la expreslón revoluclonarla de una Lendencla general hacla la
rellglón lnLerlor lnsplrada, Lendencla que el caLollclsmo hace suya con
muchísimo peligro. Su verdadero nombre es “iluminismo “o “alumbradismo”.
Los hlsLorladores del slglo xlx enLrevelan esLe aspecLo del xvl cuando LraLaban
de explicar el protestantismo por una necesidad general del “libre examen”.
Þero lnLelecLuallzaban exceslvamenLe esLa asplraclón y velan mal su ampllLud,
no comprendlan que ella expllca a la vez la 8eforma proLesLanLe y la
esplrlLualidad católica de la misma época”. La itinerancia de algunos personajes
alumbrados prlnclpales, habla forLalecldo las congregaclones en las que se
expllcaba la LscrlLura a manera de lecclón
6S
. “Y porque oviese en todo bien y
foese Jlos setvlJo syo escóoJolo, ¥sobel Je lo ctoz boblo ol oblspo olqooos
veces JlcleoJo mltose mós o lo beJlflcocloo Je los coocleoclos poe o so ptoplo
voluntad. Y a su hermana, lo mesmo. Y yo también”. ulrá a esLe respecLo
Márquez que el grupo alumbrado de CasLllla no era un grupo de lnLelecLuales,
pero tampoco de “idiotas y sin letras”. Era por el contrario” un grupo urbano y
palaclego, anárqulco y arlsLocráLlco, de flna senslbllldad y de una suLlleza
lncapaz de ser perclblda por el pueblo y cuyo fruLo maduro serla la docLrlna de
!uan de valdes
uesde nuesLro punLo de vlsLa, la esplrlLualldad caLóllca 8omana que
habla empezado a leer y esLudlar la 8lblla y rechazar la lecLura de LraLados más
morales que Leológlcos, no pasó más allá de 1363, pues el Conclllo de 1renLo
abortaría toda “verdad evangélica” y daría paso a otra espiritualidad mística y
vlslonarla en el pueblo y apologeLlca enLre los Leólogos y clerlgos. 1engo
slempre en menLe aquellas palabras de 1renLo que, aunque preLendlese fl[ar
unas normas de lnLerpreLaclón, en la prácLlca se negaba la lecLura de llbros
esplrlLuales LanLo como la mlsma 8lblla en lengua vulgar. SanLa 1eresa en el


65 Los alumbrados. Antonio Márquez. Taurus 1972 pag.143
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

93



“Libro de mi vida” se hace eco de esta realidad: “Cuando se quitaron muchos
llbros de 8omance, que no se leyesen, yo senLl mucho, porque algunos me daba
recreación leerlos y yo no podía ya, por dejarlos en latín”. Además la Regla V de
la “Orden de procesar” era clara: “Como la experlencla haya ensenado que de
permlLlrse la Sagrada 8lblla en lengua vulgar, se slgue, por la Lenacldad,
lgnorancla o mallcla de los hombres, más dano que provecho, SL Þ8CPl8L LA
8l8LlA con Lodas sus parLes lmpresas o de mano en lengua vulgar, pero no las
clausulas o senLenclas o caplLulos que de ella anduvleren lnserLos en llbros de
católicos que los explican y alegan”. Esto último también sería prohibido al
lnclulr docLrlnas proLesLanLes en llbros caLóllcos que se lmprlmlan y envlaban
desde Amberes, por lo que no podemos hablar ya más de “evangelismo” en el
caLollclsmo 8omano porque era casl here[la la mlsma palabra.
También se ha intentado entroncar este “evangelismo” iluminista con el
Medloevo en la flgura de los franclscanos esplrlLuales y begulnos. uecla Amau
de Vilanova en 1306 en la “lllqó Je Noobooo”: “Tots aquelis que volen fer vida
espetltool Jeoeo obsetvot ptloclpolmeot booo coso, lo pool és fooJomeot Je lo
vlJo espetltool. lo fooJomeot Je opoesto vlJo és lo vetltot Je oostte señot
Iesocbtlst cooeqoJo eo les ísctlptotes evóoqellcols. ulce Þedro SanLon[a
66
que
la gran esLlma por la lecLura de la 8lblla, casl excluslvamenLe, es un rasgo
comun enLre los heLerodoxos medlevales y los posLerlores alumbrados del
8enaclmlenLo. SanLon[a dlce que la prueba de esLa comunldad de ldeas enLre
alumbrados y anLlguos here[es medlevales es que en los procesos de
alumbrados se les compara con los begulnos y los begardos, resuclLando la
here[la de !uan Pus y oLros reformadores de 8ohemla, sl blen esLos aLacaban
más la corrupclón del clero y el abuso de las lndulgenclas. Sln embargo SanLon[a
se reflere a oLros alumbrados dlsLlnLos a los casLellanos de 1oledo y
Cuadala[ara, buscando en Mollnos, la mon[a de ÞledrahlLa, los de Llerena, eLc.,
esas colncldenclas vlslonarlas, profeLlcas o mlsLlcas que no eran Lan perseguldas
como lo fueron la de los prlmeros alumbrados que se adelanLaron a LuLero.
no podemos Lermlnar esLe pensamlenLo unlflcador o agluLlnador como
es el propuesto con el nombre de “evangelismo” sin citar a María de Cazalla
como exponenLe de los dlferenLes lnflu[os rellglosos (erasmlsLas-llumlnlsLas-
luLeranos) frenLe a la preLendlda unlformldad de una Lspana caLóllca unlda por


66 Pedro Santonja. Las doctrinas de los alumbrados españoles y sus posibles fuentes
medievales.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
94

un desLlno comun. ulce Álvaro CasLro
67
:“En un ambiente de furor humanista y
en Lorno al palaclo renacenLlsLa de los Mendoza, en Cuadala[ara, se conformará
el prlmer cenáculo lmporLanLe de los here[es alumbrados, denLro del cual
predlcará Marla de Cazalla (1487-133?). ?a desde la prlmera decada del slglo se
habla de los “alumbrados”, y el 25 de septiembre de 1525 la Inquisición de
1oledo promulga el prlmer LdlcLo conLra estos, por prácticas contrarias a la “fe
caLóllca y a la comun observancla de los fleles crlsLlanos y de nuesLra SanLa
Madre Iglesia”. Como grupo organlzado, en el que aparecen maesLros y gulas
como Marla de Cazalla, nos lnLeresa cómo en ella confluyen las Lendenclas
erasmlsLas, llumlnlsLas y luLeranas unldas por el ardor que he LlLulado en esLe
capítulo de “evangélicos evangelistas”. El “dejamiento” (dejarse al amor y sentir
a ulos) en Marla de Cazalla no es especulaLlvo slno experlenclal. Marla dlce:
“No tengays pena que Dios no come sino corazones”. Dios toca el corazón para
vlvlr una vlda dlarla enLregada a los prlnclplos crlsLlanos.
Þero lo que Lrae paz al corazón y llbera a la conclencla de culpabllldad es
para Marla de Cazalla el Lvangello. no es que no se slenLan pecadores los
alumbrados, slno que se aferran al amor de ulos y su mlserlcordla y no
neceslLan la asceLlca nl la Leologla mlsLlca para senLlrse cerca de ulos. Marla
citara a San Pablo confirmando la inevitabilidad de los pecados: “¡desventurada
de mi, quien me librara de la muerte de este cuerpo!” Por estas doctrinas María
de Cazalla serla procesada como erasmlsLa y luLerana y no LanLo como
alumbrada ya que habla vlvldo en ese conLexLo de esplrlLualldad. Sln embargo
su defensa anLe la lnqulslclón, que preparó [unLo a Cabrlel Cuemada, se
esforzarla en presenLar el Lvangello de slempre, con algunas plnceladas de San
AgusLln y 8uenavenLura, además de Lrasmo. ÞreLendla que los [ueces se dleran
cuenLa que era docLrlna caLóllca y orLodoxa, aunque era evldenLe que una
mu[er dlfundlendo y predlcando la Sagrada LscrlLura enLre el pueblo, suponla
una prácLlca pellgrosa. Asl mlsmo suponla un rechazo al formallsmo llLurglco de
prácLlcas rellglosas exLernas y por LanLo Lamblen de la [erarqula.
Marla serla condenada Lamblen por su condlclón de mu[er, por su
concepLo de la sexualldad que conLradecla el dlscurso allenanLe y asceLlco
caLóllco y por el reLo que represenLaba su auLonomla. uuranLe el proceso que
durarla de 1332 a 1333 serla someLlda a un supllclo más lnfame que los demás


67 Las noches oscuras de María de Cazalla. Poder, fe y deseo en la modernidad española.
Álvaro Castro Sánchez
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

93



pues esLaba dlrlgldo al despresLlglo de su vlda sexual naLural y a la auLonomla
de su persona. Þrlmero sufrlrla el poLro y despues la Loca para que confesase y
denunciase a otros, pero ella diría cuando se le mandó desnudar que “mucho
más se teme la afrenta que la pena”. María estuvo a punto de fallecer por
asflxla pero se manLuvo flrme frenLe a sus LorLuradores y en nlngun momenLo
se slnLló nl se declaró culpable por lo que fue absuelLa, con mulLa de clncuenLa
ducados y reLracLaclón publlca en Cuadala[ara.
u.·|.·.» , i»·..-.
Slempre es dlflcll para el hlsLorlador, por no declr lmposlble, acerLar y
permanecer en el flel de la balanza hlsLorlográflca. uesde las lnLerpreLaclones
de cada Llempo, enLre las coordenadas de los valores de cada epoca, la
relaLlvldad de cada cosmovlslón puede acercarnos al hecho hlsLórlco pero
slempre habrá un deflclL de ob[eLlvldad. Pay obras que recrean la hlsLorla
exageradamenLe o son lnvenclones y sln embargo pueden proponernos o
sugerlrnos una realldad oculLa. nos referlmos a dos obras del llberallsmo
proLesLanLe espanol del xlx que fueron esLelares en su momenLo: cotoello
8ototpolo, ooo vlctlmo Je lo lopolslclóo de Luls CuLlerrez, y La lopolslclóo slo
móscoto o Jlsettoclóo eo poe se ptoeboo bosto lo evlJeoclo los vlclos Je este
1tlboool y lo oeceslJoJ Je poe se soptlmo de AnLonlo Þulg 8lanch. Ln ambas
aparece el fanLasma de la lnqulslclón como algo reprobable, una carga
demaslado pesada para hombres que se quleren senLlr llbres. Sln embargo por
esLas exageraclones noveladas aparecerlan los apologlsLas con las bondades de
un Santo Oficio “que solo buscaba el bien de las almas.”
cotoello 8ototpolo se edlLó en Þarls de 1801, aunque escrlLa en
casLellano y ensegulda pasó a formar parLe del loJlce Je llbtos ptoblblJos asl
como ser Lraduclda al alemán o ser compendlada en forma de coplas de clego.
Su auLor, el proLesLanLe Luls CuLlerrez, era sevlllano y habla perLenecldo a la
orden LrlnlLarla que despues abandonarla y se esLablecerla en 8ayona como
redacLor de una gaceLa desLlnada a exlllados. volverla a Lspana enLre la genLe
que acompanó a !ose 8onaparLe y serla apresado y ahorcado aquella mlsma
noche de 9 de abrll de 1809 como fralle apósLaLa. LlorenLe dlrá que es una
novela “mal zurcida, muy inmoral y escandalosa, con solo el objeto de hacer
odiosa y aborrecible la Inquisición”. Como podemos extraer de este juicio de
!uan AnLonlo LlorenLe el ob[eLo de consegulr despresLlglar la lnqulslclón, dlo
armas para su defensa y oculLar Lodo un mundo de crueldades.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
96

El otro libro, “lo lopolslclóo slo móscoto” se cataloga como de género
polemlco, en el que se LraLa de refuLar en publlca confronLaclón Lodo el
confllcLo del SanLo Cflclo. Ls un lengua[e dlalecLlco que Llende a demosLrar la
Lesls propla con los me[ores argumenLos y se uLlllza a la hlsLorla para buscar
pruebas. Ll proLesLanLe Þulg 8lanch aparece como el desenmascarador de una
lnqulslclón que ha oculLado sus vlclos y e[ercldo vlolencla. naLanlel !onLob es el
seudónlmo de AnLonlo Þulg 8lanch. LsLe habla sldo novlclo en la carLu[a
barcelonesa de MonLealegre. A parLlr de 1807 se hace cargo de la cáLedra de
hebreo en los 8eales esLudlos de San lsldoro de Madrld, para aparecer en Cádlz
slgulendo de cerca los debaLes sobre la abollclón de la lnqulslclón y publlcando
en 1811 la lopolslclóo slo móscoto. Ls la obra de Þulg 8lanch un Lraba[o de Lres
meses sln levanLar cabeza, ayudado por unos documenLos orlglnales muy uLlles
para su propóslLo. ApunLará Menendez y Þelayo que no le falLan al auLor nl
clencla, nl lmaglnaclón nl buen esLllo, sln embargo lo descallflcará por
heLerodoxo y deseándole fuese lnscrito “más que en los anales de la literatura,
en los del pugilato” porque a todos los destroza. Parece ser que tenía buenos
documenLos orlglnales como el proceso de Clavlde y Macanaz y que no solo el
esLllo slno Lamblen la erudlclón hacen que esLa hlsLorla supere a la de LlorenLe.
usará frases arrefranadas como aquella en que define a la Inquisición como “oo
sooto ctlsto, Jos cooJeletos y ttes mojoJetos”. Sin embargo, a pesar de la
maravlllosa obra de calor y nervlo para defender sus convicciones dirá: “Yo
sosLendre consLanLemenLe que nl prueba rellglosldad hacer la apologla de la
lnqulslclón nl lmpledad el lmpugnarla. Ln lo demás, por lo que a ml me Loca, asl
en esLa como en cualquler oLra maLerla, llevo por máxlma evlLar como
perniciosos los extremos”. Esta última frase de Puigblanch, en la que recurre a
la mesura evlLando los exLremos pude servlrnos de orlenLaclón a nuesLro
propóslLo hlsLorlográflco, sln Lener que renunclar a la paslón.
i.--|-· ¸»·» .-» |.·|.·..g·»(.» -.|-.|..».
Aunque enLendemos que la 8eforma en Lspana del slglo xvl se slgnlflcó
más en las clases alLas y arlsLocráLlcas de la socledad, no por eso debemos de[ar
de anallzar la rellglón popular, que segun MarLl CelabeLó vlllagrán
68
, en la Ldad


68 Fuentes para el estudio de la religión popular española. Martí Gelabertó Vilagran Centre
de Recherches Historiques.
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

97



Medla, LanLo Lspana como Luropa, las masas no esLaban Lan crlsLlanlzadas, nl
unldas en una mlsma fe como se habla creldo. Segun el hlsLorlador !ean
uelumeau, en uno de sus caplLulos de su llbro íl cotollclsmo eotte loteto y
voltolte, titulado “El mito del creyente del Medioevo”, está convencido de que
a pesar de esLar la lglesla CaLóllca allada al aparaLo pollLlco, en esa allanza de
Lrono y alLar, la crlsLlanlzaclón era más debll de lo que slempre se le habla
aslgnado, no slendo la descrlsLlanlzaclón posLerlor producLo de la 8eforma. La
mayorla de hlsLorladores esLán de acuerdo que la Luropa de prlnclplos del slglo
xvl es un conglomerado de dlferenLes herenclas culLurales y rellglosas. AgusLln
8edondo cree que la rellglón popular en CasLllla de flnales del slglo xvl
manlflesLa una menLalldad que revela una escasa crlsLlanlzaclón.
Los grandes predlcadores populares del slglo xv sollan emplear
exceslvamenLe el Lerror (más que Lemor sanLo) como meLodo de
adocLrlnamlenLo, pero que en el slglo xvl, con la aparlclón del erasmlsmo y la
8eforma proLesLanLe, fue rechazado por su lnuLllldad pedagóglca. uel mlsmo
modo las vidas de los santos como era la “llos sooctotom” de Alonso de
vlllegas, suponían una extraña “metanoya” y motivación espiritual a manera de
los llbros de caballerlas que lo haclan en el ldeal humano. Ambos eran un
slsLema ldeológlco de propaganda, (más que caLequeLlco) cuyo fln era lmponer
la su[eclón de cuerpos y almas, acLlvldad soclal y conclenclas, en vez de correglr
y ensenar. Sln embargo, la pasLoral del mledo volvló a esLablecerse
obllgaLorlamenLe despues de la 8eforma. Ll crlsLlanlsmo del Lerror a un lnflerno
seguro, la regla del buen comporLamlenLo slgulendo las pauLas exlgldas, era el
dlscurso que buscaban los predlcadores de fama con la lnLenclón de provocar el
mayor lmpacLo emoclonal poslble. Þero esa pedagogla cauLerlzó las conclenclas
y convlrLló en LeaLro la rellglón. Lo rellgloso se represenLaba, no se vlvla.
ChrlsLlne Clesen
69
, a Lraves de la obra del reformador espanol 8elnaldo
Conzález de MonLes, Attes Je lo lopolslclóo espoñolo, (Conzález MonLes, 1831)
consldera esLe llbro máxlmo exponenLe de la llLeraLura hlspana proLesLanLe del
slglo xvl y cree descubrlr en el los conLexLos pollLlcos, fllosóflcos, rellglosos y
confesionales, de la España del siglo de Oro. Explicará también que “este
cosmos crlsLlano e lmperlal, sln embargo, empezó a perder su acepclón general
ya en la 8a[a Ldad Medla, cuando se cuesLlonaba LanLo el poder unlversal del


69 Las Artes de la Inquisición Española de Reinaldo González de Montes: contextos para su
lectura Christine Giessen

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
98

emperador en el reglmen Lemporal como el de la lglesla caLóllco-8omana en el
ecleslásLlco, debaLes que conllevaron dlsldenclas rellglosas como los de los
lolardos y huslLas y la cuesLlón de la preemlnencla enLre el ÞonLlflce y el
Conclllo Ceneral. Ls emblemáLlco que Carlos v será el ulLlmo emperador
coronado por el Papa”. La “cleoclo y expetleoclo” que proclama Juan de Valdés
en Lodas sus obras como necesldad de la vlda crlsLlana, no hallará respuesLa
clara en el slglo xvl pues se converLlrá muy pronLo en lgnorancla y LeaLro
rellgloso, culmlnando en rupLura deflnlLlva con la formaclón de dlsLlnLas
confeslones. 1amblen esLa rupLura rellglosa es lnseparable de los cenLros
pollLlcos de poder y servlrá para fomenLar la consolldaclón de los LsLados,
slendo el credo rellgloso slervo de la pollLlca (cojos tex, elos tellqlo) y en oLros
casos la pollLlca puesLa al servlclo del credo. Lsos credos lmpuesLos por la
Monarqula hlspana son los que produclrán una exLensa llLeraLura de
dlsconformldad en los proLesLanLes espanoles qulenes conslderarán un error el
aLacar las dlsldenclas, convlrLlendose el LsLado en brazo e[ecuLor de 1renLo.
Las pregunLas que se hacen los esLudlosos del slglo xvl sobre el
proLesLanLlsmo espanol se refleren a cómo pudleron formarse nucleos de
proLesLanLlsmo en Lspana denLro de una monarqula caLóllca, cuyo dogma era
defendldo por el brazo secular y la poderosa lnqulslclón. ¸Cue facLores soclales
o rellglosos lnfluyeron? La mayorla esLá de acuerdo en aflrmar la necesldad de
reforma LanLo ecleslásLlca como secular. La rellglosldad que promueve la
8eforma proLesLanLe abre nuevas perspecLlvas e lnlcla una nueva caLegorla
hlsLorlográflca. Sln embargo la evoluclón es slgnlflcaLlva. MonLes lncldlrá no
solo en la docLrlna evangellca de la [usLlflcaclón por la fe en vez de los merlLos
del hombre, slno que fundamenLalmenLe aLaca la auLorldad papal, el culLo a la
vlrgen y a los sanLos, negando el valor de las lndulgenclas y la exlsLencla del
ÞurgaLorlo, además de hacer slempre una crlLlca a la [erarqula ecleslásLlca y a
los mon[es. Þero además MonLes recoge en “los Attes…” ideas fundamentales
de derechos humanos, reclamando, para los marLlrlos de proLesLanLes
condenados, el derecho a no ser dlfamados como vacllanLes en la fe. Þor eso
añade una especie de epílogo con “íloqlos Je clettos móttltes ploJosos Je
ctlsto o los poe, o pesot Je bobet softlJo coo coostooclo ctlstlooo peoo Je
moette pot lo coofeslóo Jel ívooqello, los Jlfomotoo Jespoés los lopolslJotes
con sus artes de perfidia y defección”.
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

99



Cuando el 23 de Octubre de 1829 sale a luz la obra de Tomás M’Crle “lo
kefotmo eo íspoño eo el slqlo \vl” el erudito autor, apenas dispone de
documenLos conLrasLables
70
. unas fuenLes, además, pareclan esconder o
dlsfrazar el hecho proLesLanLe, a pesar del fasLo y la sana esgrlmlda en las
hogueras de valladolld y Sevllla, mlenLras oLras exageraban los marLlrlos. Sln
embargo sospecha que el aparaLo Lan glganLesco de la lnqulslclón no hublese
comenzado su propaganda anLl-luLerana y creado una agreslva ConLrarreforma,
si apenas hubiese “herejes”. Aunque en algunos casos se lnvenLaron
acusaclones falsas, lo clerLo es que el fanLasma de LuLero rondaba por Lodas
partes. Dice M’Crie (M’Crie, 1942, pág. 87):”Hasta aquí (1530) no nos hemos
enconLrado con un solo espanol que defendlera los prlnclplos reformados o que
con razones valederas fuera obllgado a declararse convlcLo de apoyarles. nos
aslsLe Loda la razón, sln embargo, para creer que habla en Lspana Lales
personas aunque sus nombres no hayan llegado hasLa nosoLros. Sl no hublera
sldo asl, los lnqulsldores hubleran lncurrldo en la más LonLa lndlscreclón al
exponer los oldos del pueblo al pellgro de lnfecclón, publlcando con Lales
detalles las opiniones del hereje alemán en cada parroquia del reino”. Los
nombres van apareclendo esLos ulLlmos Llempos y en especlal con la obra de
LonghursL
71
donde aparecen un buen raclmo de nombres, relaclonados como
llumlnados-erasmlsLas-luLeranos con una forma de enLender el Lvangello
dlsLlnLa y dlsLanLe de 8oma, y con una aproxlmaclón e lncllnaclón clara hacla la
8eforma proLesLanLe.
1amblen en esLos ulLlmos Llempos, el mlsmo marco en el que los
fenómenos rellgloso-pollLlcos se deflnlan, ha sldo modlflcado de Lal manera,
que la hlsLorlografla se esLá desconecLando de los conceptos de “8eforma y
Contrarreforma”. Para Melquiades Andres
72
“lo tefotmo cotóllco eo íspoño (...)


70 Las fuentes básicas son: Reinaldo González Montes: Algunas Artes de la Inquisición
española. Antonio Llorente: Historia Crítica de la Inquisición española; Cipriano de Valera: Dos
Tratados; Büsching: De Vestigiis Lutheranismi in Hispania; Illescas: Historia Pontifical; Geddes:
Tratados de Miscelánea. Además conocer la obras de Pellicer y Rodríguez de Castro donde
aparecen protestantes españoles.
71 Luther's Ghost in Spain (1517-1546) John Edward Longhurst. Otras aportaciones son
Alfonso de Valdés and the sack of Rome: Dialogue of Lactancio and an archdeacon; The age of
Torquemada; Erasmus and the Spanish Inquisition: the case of Juan de Valdés; Otros artículos de
John.E. Longhurst, “La beata Isabel de la Cruz ante la Inquisición”, Cuadernos de historia de
España, vols. 25-26 (1957), 281. Cf. Bainton, pp. O también Julián Hernández, mártir protestante
en Biblioteque d’Humanisme et Renaisance, 22 (1960)
72 Andrés, M., La teología española en el siglo XVI 2 vols. Madrid, 1976

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
100

es claro que no es una respuesLa a la reforma proLesLanLe, slno que la anLecede
en muchos anos y es lndependlenLe de ella en su desarrollo anLes y despues de
1317 hasLa 1333-1560.” “No existe en España contrarreforma propiamente
dlcha hasLa 1360, slno reforma, lnLenslflcada en un creclenLe conLlnuo desde el
siglo xv.” Su propuesta es la de sustituir Reforma-Contrarreforma por “Reforma
espanola católica y protestante” Aunque sorprenda al principio no parece
descamlnado Andres sl se preLenden a[usLar a las fechas los movlmlenLos
reformadores anLerlores a la ConLrarreforma caLóllco-8omana y que crearon un
caldo de culLlvo en el que se puede expllcar la rapldez de peneLraclón y el
abrazo del luLeranlsmo o de la 8eforma proLesLanLe en Lspana. Sln embargo M.
Andres lnlclará lo que el enLlende por 8eforma en el slglo xlv y lo alargará hasLa
el xvll. una clerLa profundlzaclón en la 8eforma caLóllca se habla lnlclado anLes
con Clsneros y la unlversldad de Alcalá, pero muchos de los humanlsLas y
rellglosos que pasaron por Alcalá enfocaron sus convlcclones rellglosas hacla el
proLesLanLlsmo y en sus escrlLos conslderaban a la Þenlnsula lberlca proplcla a
esLe credo que fundamenLalmenLe Lropezaba con las lndulgenclas y el Þapa.
Þero sobre Lodo hay una lnslsLencla en volver a las fuenLes del crlsLlanlsmo, y,
como dlrá el luLerano reformador espanol Þerez de Þlneda, su doctrina “no es
luterana sino cristiana”.
El “nicodemismo” de los reformistas españoles.
ío lo ptóctlco, vlctlmos Je lo lopolslclóo lo foetoo toJos, los ptocesoJos y
los oo ptocesoJos, los Jel exlllo extetlot e lotetlot, los coovettlJos mós o meoos
fotzosomeote, los sopetvlvleotes...(klcotJo Cotclo cótcel, 1996)
CLra dlflculLad para la hlsLorlografla proLesLanLe espanola es lo que se ha
llamado el “nicodemismo” o lo que es lo mismo, callar las convicciones o fingir
andar en asunLos conslderados hereLlcos. Ln palabras de 8elnaldo MonLes, las
clrcunsLanclas de represlón lnqulslLorlal aconse[aban no manlfesLar las
docLrlnas sln que nadle las demandase y por LanLo el sllenclo y el oculLamlenLo
eran armas leglLlmas. Se ha escrlLo basLanLe sobre el nlcodemlsmo de !uan de
valdes y Þonce de la luenLe, pero por lo que dlce MonLes parece lo prudenLe
para aquellos tiempos. Dice “será oportunamente sabio quien, partiendo de
una dellberaclón madura, respondlere de modo suclnLo y resoluLorlo slgulendo
el conse[o de la prudencla crlsLlana, la cual nl leslonará a la conclencla por
haber Lerglversado o menoscabado la verdad, nl con una respuesLa
exceslvamenLe larga dará a los adversarlos ocasión de tenderle nuevos lazos”.
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

101



Llogla la asLucla de un belga que negó anLe los famlllares de la lnqulslclón ser el
mlsmo la persona buscada, presenLando un documenLo de un amlgo. ulrá de
Þonce de la luenLe que evlLó una confeslón ablerLa de su fe hasLa que la
lnqulslclón descubrló su blblloLeca con obras de reformados. Sln embargo,
especlallsLas en el proLesLanLlsmo espanol como Werner 1homas, pondrán
como ejemplo de “nicodemismo” protestante en España a Þedro Cales, que
nunca oculLó su fe, aunque Luvlese sus precauclones anLe la lnqulslclón que en
8oma lo de[ó LuerLo en las LorLuras y Luvlese que expaLrlarse volunLarlamenLe.
AnLonlo nlcolás sabla de su condlclón de heLerodoxo cuando descrlbe su obra y
slempre Cales lmparLló sus clases enLre los proLesLanLes más lmporLanLes de su
Llempo. Cuando el caplLán espanol Sarabla lo locallza, sabe que Cales era un
buen Lrofeo y vlglla con asLucla hasLa meLerlo en la prlslón de Zaragoza donde
muere. Thomas dice “vivía como buen católico” en Zaragoza, lo cual es una gran
lnexacLlLud.
8aLalllon Lamblen ha defendldo el nlcodemlsmo de !uan de valdes, pero
será !.C. nleLo
73
qulen nos de las claves de la Leologla valdeslana para enLender
el porque de la aparenLe lndeflnlclón en la que valdes se aseme[a a los
alumbrados, erasmlsLas o luLeranos, pero hasLa nleLo nadle habla dado razones
Leológlcas a su flllaclón rellglosa. ulce nleLo: “ El valdesianismo no es un
movimiento “católico” o “católico Romano” de reforma en el seno de la Iglesia,
sino un intento de fundar y edificar una “iglesia cristiana” independiente del
Þapa y de la Lradlclón caLóllco 8omana, apoyada en normas aposLóllcas y
escaLológlcas, con la docLrlna de la [usLlflcaclón por la fe (ex flde sola).
Solamente este principio asienta la “Iglesia cristiana” sobre su auténtica base,
es declr el proplo Crlsto. Afirmar que el valdesianismo era un “evangelismo
católico” como algunos historiadores creen, es incorrecto; es mejor decir
simplemente que era una forma de “evangelismo” o “paulinismo” en el sentido
de una rupLura radlcal con la Lradlclón caLóllca 8omana.” Dirá más adelante:
“Valdés era un nicodemita consciente de su irreparable ruptura con la Iglesia
8omana, senslble al pellgro que corrla e lndeclso acerca de su desLlno sl hublera
debido abandonar Italia.”


73 Juan de Valdés y los orígenes de la Reforma en España y en Italia. José C. Nieto 1979

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
102

Ll enfoque que da !ose vledma López
74
se aproxlma basLanLe al de nleLo
en cuanLo que el llumlnlsmo y erasmlsmo valdeslano preconlzan una vuelLa a
las fuenLes, esLo es, el Lvangello de la prlmlLlva lglesla. Subraya vledma que
valdes lnfluldo por el “dejamiento” iluminista, no se entregó a una pelea que
solo afecLara las formas exLernas de la esplrlLualldad, a las adiaphora “cosas
indiferentes” que decía Melanchton, slno a la verdadera fe en su esencla
blbllca. La Lesls de vledma, al nlcodemlsmo de valdes, se represenLa como un
cristianismo sin iglesia: “Pero son estos hombres quienes resultan capaces de
fundar lo que kolalowskl
73
ha llamado el “Cristianismo no confesional” de los
crlsLlanos sln lglesla, defensores a ulLranza del lrenlsmo y la Lolerancla. LsLe
fenómeno de la Lolerancla pudo exLenderse por Loda Luropa a ralz de la
expulsión de los judíos y la diáspora de los “marranos” y de muchos cristianos
nuevos, que huyeron de la dlscrlmlnaclón, esLableclendose en llandes, lrancla
o lLalla. ? asl se refuglaron en ÁmsLerdam, como la famllla del gran Splnoza, o
en 8urdeos, como la famllla maLerna de MonLalgne... Pubo una epoca en que
fueron crlsLlanos nuevos de orlgen [udeo-espanol qulenes encabezaron el
movlmlenLo calvlnlsLa en Amberes.”
Ln cuanLo al nlcodemlsmo de Þonce de la luenLe, dlce Menendez y
Þelayo
76
: “Más que la docLrlna, lo que ofende es el sobot del lengua[e y la
intención oculta y velada del autor. En materia de “Iglesia católica” esta
amblguo y cuando habla de la cobezo parece referlrse slempre a CrlsLo. no
alude una sola vez al prlmado del ponLlflce, nl le nombra, nl se acuerda del
purgaLorlo, nl mlenLa las lndulgenclas. Ll llbro, en suma, era mucho más
pellgroso por lo que calla que por lo que dlce. 1odos los punLos de conLroversla
esLán hábllmenLe esqulvados. Sólo se ve un empeno en apocar suLlllslmamenLe
las fuerzas de la volunLad humana y dlsmlnulr el merlLo de las obras, aunque
recomlenda mucho la oraclón, la llmosna y el ayuno y admlLe la confeslón
auricular, y se explica en sentido ortodoxo acerca de la misa.” Menéndez Pelayo
da punzanLe cuenLa de oLro nlcodelsmo más combaLlvo de Þonce, qulen
aLacaba dlrecLamenLe a la Companla de !esus que se habla esLablecldo en


74 El Nicodemismo de Juan de Valdés José Biedma López. Vicepresidente de la Asociación
internacional de amigos de Juan Huarte de San Juan. (Sobre Huarte dice que es un alumbrado
como Juan de Ávila, aunque lo sospechamos según una estudio de José Javier Biurrun Lizarazu,
Huarte de San Juan: vida y obra en el contexto político y religioso de la España del siglo XVI este
sería “calvinista”)
75 Citado por José Biezma López en “El nicodeismo de Juan de Valdés”
76 Historia de los heterodoxos españoles Marcelino Menéndez y Pelayo
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

103



Sevilla y calificaba a esta de secta de “alumbrados”, aunque al no conseguir su
propóslLo qulso lngresar en la Companla. Al ser llamado al casLlllo de 1rlana por
la lnqulslclón varias veces y decir que “aun estaba verde” para ser quemado,
Lomó Lodas las precauclones, pero cuando le hallaron su blblloLeca con llbros
luLeranos, serla encarcelado y muerLo en prlslón.
uorls Moreno se hace esLas pregunLas sobre el caso Luls vlves qulen
despues de haber Lenldo que emlgrar de Lspana a los 16 anos, de haber vlsLo a
la Inquisición matar a su padre y “relajar en estatua” a su madre, amén de otras
vlcLlmas famlllares, le dedlque su obra ue poclflcotlooe al lnqulsldor Manrlque:
“Los sllenclos de vlves son Lodo un enlgma. ¸Cómo hay que lnLerpreLarlos? ¸Se
LraLa de un caso de Lralclón a su ldenLldad, de desarralgo famlllar, de
desmemorla volunLarla? ¸Se LraLa de un e[erclclo de nlcodemlsmo, de dlslmulo
desde su condlclón de crlpLo[udlo y en esLe caso vlves enganó a Lodos sus
amlgos erasmlsLas? ¸Se LraLa slmplemenLe de un mledo que no le de[ó margen
nl al resenLlmlenLo por graLulLo nl a las lamenLaclones por lnuLlles? no parece
haber respuestas rotundas a estos interrogantes”
Aunque pocos hlsLorladores evangellcos afronLan el caso Mlguel ServeL el
hombre perseguldo por caLóllcos y proLesLanLes, debemos reconocer Lamblen,
en esLe Lema del nlcodelsmo, su hondo y orlglnallslmo pensamlenLo Leológlco,
que LanLas veces Luvo que ser camuflado y acomodado. Algulen dlrá que ServeL
Lenla poco de nlcodemlLa. Ls lnnegable que en muchos casos parece desaflar al
mundo enLero, pero Lamblen es clerLo que su pensamlenLo orlglnal e lnaudlLo,
volaba muy por enclma de los más afamados Leólogos y clenLlflcos. Þor un lado
los grandes reformadores y Leólogos vlncularon la fundamenLaclón de sus
lgleslas al poder pollLlco, por oLro la reforma radlcal no qulso unlrse al poder
Lemporal slno solo a la fe y al esplrlLu, y ambas 8eformas no dleron lugar a
ServeL a poner en prácLlca sus prlnclplos Leórlcos. ServeL que aparece arroganLe
e lmperLlnenLe, soberblo y oscuro, no de[aba de ser un esplrlLu de su Llempo
enfrenLado a la lglesla caLóllca y a la mayorla de las lgleslas proLesLanLes,
Lenlendo que dlsfrazar su esplrlLu orlglnal y llbre. Sln embargo parece
produclrse un nlcodelsmo lnverso en qulenes LraLamos a ServeL. CculLamos y
no queremos saber de sus doctrinas “heréticas” porque no podemos
desenLranar sus mlsLerlos y en vez de profundlzar en su genlalldad de
pensamlenLo, segulmos conslderándolo un persona[e funesLo y un mlLo
sombrlo. Ls de Lal envergadura la odlsea de ServeL que en el necesarlo
lnLercamblo de ldeas que Luvo enLre humanlsLas, hebralsLas y reformadores,

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
104

aun slendo frucLlfera al prlnclplo y despues polemlca, Lermlnará por ser Lráglca
porque las palabras en vez de ser fragancla para el alma, se hablan converLldo
en Leas para encender la plra.
Ln su obra magna, cbtlstloolsml testltotlo, ServeL qulere coordlnar y
fuslonar dos concepclones del hombre, peslmlsLa una y opLlmlsLa oLra,
enfrenLadas pero con poslbllldades de enconLrar algun nexo de unlón. uesde el
concepLo de íccleslo 5empet tefotmooJo est y el de Jlqoltos bomlols, ServeL
conclbe y redacLa su obra como suglere Asunclón Moles
77
y donde desarrolla la
Lesls de la 1rlnldad, la lglesla y el hombre. Ls ya Llempo de que en el campo
proLesLanLe espanol se comlence a lnvesLlgar con rlgor lo que qulso declr
ServeL. Mlguel ServeL es proLesLanLe hasLa la medula, desde que empleza en
1oulouse a leer los locl comooes de MelanchLon donde se empapa del
concepLo del llbre examen, hasLa que los Leólogos de 8asllea como
Lcolampadlo y Zwlngllo emplezan a alarmarse por un espanol conLaglado de
arrlanlsmo.
Þara ServeL, sin embargo, dirá Asunción Moles “la Biblia es la unlca regla
de creencla, la llave de Lodo conoclmlenLo, en ella esLá Lodo saber y fllosofla y
Lodo lo que no se encuenLra alll le parece flcclón, vanldad y menLlra. Lra la
consecuencla lóglca de la 8eforma: conculcar el prlnclplo de auLorldad.” Servet
“enLlende los LesLlmonlos de la LscrlLura que llaman a Jesús “Hijo de Dios” en el
sentido de “natural” y no de “adoptivo”, al revés de los nestorianos y
adopclonlsLas. no acepLa la dlsLlnclón de las dos naLuralezas. ServeL habla de la
dlvlnldad de CrlsLo, pero aflrma que no era ulos por naLuraleza slno por Cracla.
Ll nombre de !ehová convlene sólo al Þadre. Los demás nombres de la dlvlnldad
pueden apllcarse a CrlsLo porque ulos puede comunlcar a un hombre la
plenitud de su divinidad: “Cristo en el espíritu de Dios, precedió a todos los
Llempos... en el relucla la motpbe (forma) o especie de la divinidad” (la forma o
especle de la dlvlnldad se ve Lrocada, en el cbtlstloolsml testltotlo, en ldea
plaLónlca hasLa converLlr el slsLema de ServeL en una especle de panLelsmo). Ln
cuanLo a la docLrlna del LsplrlLu SanLo, enLlende que es la aglLaclón, energla o
lnsplraclón de la vlrLud de ulos. ServeL es pues unitario.” Estas aportaciones tan
lucldas de Moles a la hlsLorlografla de ServeL abren enormes campos al esLudlo
Leológlco del proLesLanLlsmo espanol. ?a no es el Llempo de callflcar al llbro de


77 La odisea de Servet.(Artículo) Asunción Moles Estudios sobre Miguel Servet (I)
Introducción a cargo de Ángel Alcalá
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

103



“pestilente” como lo hizo el confesor de Carlos V, CulnLana, nl Lampoco como
dl[o 8ucero desde el púlpito: “ServeL merecía le arrancaran las entrañas”. Todos
esLos casos nos sugleren dos nlcodemlsmos: la de las vlcLlmas lnqulslLorlales
que se defendlan de sus ln[usLlclas y la de los hlsLorladores modernos que se
desvlnculan de persona[es que puedan crearles confllcLos.
Mar|a de nungr|a, Isabe| de Austr|a, Ie||pe II y |a supres|ón de |a
keforma en Lspaña
Los hlsLorladores esLán de acuerdo en el reLraso de las lnquleLudes
rellglosas en Lspana. Sln embargo aparecerá con lmpeLu, en 1300, un nuevo
esplrlLu que aLravesó fronLeras y Lra[o nuevas corrlenLes esplrlLuales, pollLlcas y
soclales. La llberLad con la cual se denunclaban los vlclos de los ecleslásLlcos, la
avarlcla y lu[urla de 8oma, la vanaglorla y fasLos de los nobles, los descrlbe
maglsLralmenLe Adolfo de CasLro en “nlstotlo Je los ptotestootes espoñoles y
Je so petsecoclóo pot lellpe ll”. Fray Pablo de León en su llbro “La Guía del
clelo” muestra una crítica durísima a la espiritualidad y conducta de la época:
“¡Tales rigen la iglesia de Dios: tales la mandan. Y así como no saben ellos, así
está toda la iglesia llena de ignorancia… que toda es honra, necedad, mallcla,
luxurla, soberbla, y no enLlenden en oLra cosa slno ensalzar y levanLar su llna[e,
hacer mayorazgos y adqulrlr blenes, como qulera que pueden, blen o mal. ? asl
ay canónlgos o arcedlanos que Llenen dlez o veynLe beneflclos y nlnguno slrven.
ved que cuenta darán estos a Dios de las ánimas y de la renta tan mal llevada.”
1amblen el proLesLanLe y reformador espanol, llcenclado CrlsLóbal de vlllalón,
graduado en Sancta Teología, en su libro “ltovecboso ttotoJo Je comblos y
coottotoclooes Je metcoJetes y reprobación de usura” LraLará de los danos que
los arrendamlenLos de los oblspados y beneflclos ecleslásLlcos empobreclan y
esclavlzaban a la genLe con lnLereses rayanos en la usura.
Ln esLe esLado Lan lamenLable de la esplrlLualldad, aparecerán los
“alumbrados” entre devotos, beatas y frailes; los “erasmistas” entre
intelectuales, y los “lotetooos” entre eruditos pertenecientes al clero y también
enLre profeslonales y mercaderes, asl como en la clase medla. LsLas Lres
corrlenLes reclamaban una 8eforma unlversal, pero las Lres Lropezaron con la
reslsLencla de las esLrucLuras Lradlclonales que encarnaba la lnqulslclón
espanola y un poder pollLlco lmperlal, con el pueblo lgnoranLe y ayuno de
rellglón. Sln embargo, lnslsLlremos lo suflclenLe para que nos demos cuenLa que
estos tres movimientos se expresaban en “lenguaje evangélico”, sin banderas
denomlnaclonales. Ln el 1totoJo Je otoclóo de 1332, el docLor AnLonlo Þorras

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
106

decla: “¿Cómo? ¿Nuestro Señor Christo enseñó cosas tan oscuras e locolcoJos
poe solo los tbeóloqos los poeJeo eoteoJet? ¥ sl es osl poe lo Jocttloo Je cbtlsto
eoseñó es cloto y Jlstloto y oecesotlo o toJo el oolvetso ¸lot poé cooso se bo Je
teteoet o pocos lo poe es comoo? ¥ sl es osl poe cbtlsto Jeseo poe sos mlstetlos
seoo oolvetsolmeote JlvolqoJos y Je toJos eoteoJlJos y soblJos ¸pot poé se
boo Je olzot coo ellos los tbeóloqos? Oxolo poe toJos los moxetes oo se
ocupasen en leer otra cosa sino los Evangelios y epístolas de San Pablo…
lloqlese o ulos poe los lobtoJotes y oflcloles oo cootoseo ottos coototes poto
televot so ttoboxo sloo el soocto ívooqello. ¥ ojolo poe eo toles coeotos y
fobolos pososseo so comloo los comloootes. ;Ooe toJos los plótlcos Je toJos los
cbtlstlooos oo foeseo sobte otto coso sloo sobte lo Joctrina evangélica¡… ¿Cómo
se poeJe cteet poe solomeote el sobet y eoteoJet lo evooqéllco Jocttloo ovlo Je
querer Dios que fuese aplicado a pocos?” Ll deseo de una vuelLa al Lvangello,
sln Leólogos que monopollzasen las docLrlnas, era parLe del programa de la
8eforma.
Además se proponla el debaLe y esLudlo consLanLe del Lvangello a las
mu[eres, labradores o camlnanLes y no solo a los enLendldos. Þodemos
asegurar también que esta “afección” religiosa llegó a los palacios de los reyes y
muchos esLuvleron Locados por el luLeranlsmo. Carlos v que slempre se le
conslderó hl[o de la lglesla, Lendrla lncoado un expedlenLe en la lnqulslclón
8omana, presenLado por el Þapa Þaulo lv, dlclendo que el emperador era
clsmáLlco y provocador de la here[la. Sln embargo, parece que no Luvo
Lendenclas luLeranas, aunque no por ello se someLla fácllmenLe a la pollLlca
hosLll de algunos de los papas, Lenlendo sus proplas ldeas acerca de la unldad
crlsLlana, el maLrlmonlo de los clerlgos y la comunlón de los legos ba[o las dos
especles. Asl mlsmo Carlos v nunca admlLló que 8oma pudlera negarse a la
reforma mlenLras no hublese esLallado la here[la, nl que la obsLlnaclón del papa
[usLlflcase la seceslón y el clsma. (1yler, 1939, pág. 97) Þodrla Carlos v haber
enconLrado una sallda lndependlenLe de un vle[o papa rencoroso y odlado,
lmlLando a Lnrlque vlll que formó una lglesla naclonal. Sln embargo, no darla nl
un paso para fragmenLar la deseada unldad crlsLlana, enLendlda desde su punLo
de vlsLa. Su Lragedla personal es que casl Loda su vlda esLuvo supedlLada a
enLenderse y negoclar con los luLeranos, expuesLo a su conLaglo, y que desde su
nacimiento, su madre, Juana “la loca” se había negado a olr mlsa y parLlclpar en
los sacramenLos hasLa muy pocos dlas anLes de morlr.
Cuando el luLeranlsmo comenzó a exLenderse en los Þalses 8a[os (1318)
la regenLe MargarlLa habla preferldo el íloqlo Je lo locoto de Lrasmo a las
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

107



proLesLas de las órdenes rellglosas, creándose un amblenLe proplclo para que
peneLrase el luLeranlsmo blen por los llbros de LuLero Lraducldos al holandes y
por las relmpreslones de Wessel CansforL, muerLo en 1486 y que ya habla
predlcado la [usLlflcaclón por la fe. Cuando Carlos v llegó de Lspana a los Þalses
8a[os en 1320, las relaclones con los clerlgos y la lglesla de 8oma esLaban
parallzadas y el progreso del luLeranlsmo era abrumador hasLa que llegó el
legado Ale[andro y fueron quemados los llbros sospechosos y a Lrasmo se le
conslderó peor que LuLero. Sln embargo, dlrá Lrasmo, que las quemas de
8ruselas convlrLleron a muchos al luLeranlsmo. MargarlLa, la regenLe mlenLras
Carlos vla[aba a Lspana, murló en 1330 y para Carlos v era una persona de
conflanza. La regencla de los Þalses 8a[os a la muerLe de MargarlLa pasarla a
manos de la hermana de Carlos v, Marla de Pungrla, mu[er preclara y
apaslonada de Lal manera que cuando querla domlnar un Lema no paraba hasLa
consegulrlo. Ll obsLáculo que aparecla en su currlculum era que su maesLresala,
el chambelán, el predlcador, el capellán, la doncella de honor y qulzás oLros
mlembros de la casa real eran sospechosos en maLerla de rellglón
(proLesLanLes) y por LanLo Lenlan que quedarse en casa sl Marla era la regenLe
de los Þalses 8a[os. Algunas cosas permlLldas en Alemanla deberlan ser
suprlmldas para no presenLar más problemas por moLlvo rellgloso.
Marla desde [oven habla senLldo lncllnaclón hacla el luLeranlsmo. Ll
menLor de su marldo le habla puesLo en conLacLo con AlberLo de 8randeburgo,
gran maesLre de la Crden 1euLónlca y esLe Lamblen habla vlslLado a Marla en la
CorLe de Þraga en la prlmavera de 1322, cuando AlberLo pocos meses despues
abrazase el luLeranlsmo. Marla le pldló llbros de LuLero y comenzó a Lener
gusLo por la Leologla. AlberLo la vlslLarla dos veces que se sepa en 8uda y fue
reclbldo con aLenclones y hasLa con la presencla del cardenal Campeggl. Pay
consLancla de que Marla, al olr hablar del acuerdo del papa con lranclsco l para
unlrse conLra ella, habla comenLado que sl esLo se llevase a cabo, ella se harla
luLerana. ComenLa 1yller (1yler, 1939, pág. 101) que por 1323, Marla
comenzarla a esLar a favor de Lrasmo al enLrar a su servlclo !ohanes Penckel,
apaslonado erasmlsLa. LsLe erasmlsmo Lardlo resulLa sorprendenLe ya que por
esLas fechas en Lspana, la más erasmlsLa de Luropa, se publlca el edlcLo conLra
erasmlsLas y luLeranos. Además es consclenLe 1yler que Marla conservó sus
crlados proLesLanLes hasLa que Carlos se lo ordenó. Þero ya en 1327 LuLero le
habla dedlcado un llbro y segun parece, ella lela a LuLero en edlclones de
Amberes. Segun la mlsma Marla, ella no habla pedldo la dedlcaLorla a LuLero nl

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
108

pudo Lampoco lmpedlrla. lranclsco de Lnzlnas (Lnzlnas, 1992, pág. 86) nos dlce
que el proLesLanLe MaesLro Alexandre, que habla sldo carmellLa del convenLo
de Arras, era el predlcador de la 8elna Marla de Pungrla. !uan Þerez de Þlneda
dedlcará la Lraducclón de los Salmos: “A lo llosttlslmo y 5eteolslmo 5eñoto uoño
Motlo Je Aosttlo, pot lo qtoclo Je ulos teloo Je nooqtlo y Je 8obemlo, etc”
Þara 1yller duranLe la regencla de Marla y la pollLlca de Carlos v, el
pueblo slguló caLóllco. Sln embargo la enLrada de los [esulLas, produclrla
lnesLabllldad y la fuerza del calvlnlsmo harla que los Þalses 8a[os se dlvldlesen
en maLerla de rellglón, abrazando el norLe el proLesLanLlsmo y el Sur slgulendo
caLóllco. Þero de lo que podemos esLar seguros es que Marla slguló slendo
luLerana aunque por razones de LsLado hlclese conceslones. ulce Llndseay
78
que
Marla que gobernó los Þalses 8a[os desde 1330 hasLa la abdlcaclón de Carlos v
en 1333, de la que en su [uvenLud se sospechaba que habla sldo luLerana,
nunca se unló publlcamenLe a la lglesla luLerana como lo habla hecho su
hermana la relna de ulnamarca, pero sl habla confesado sus slmpaLlas luLeranas
a su hermano Carlos “y las invocó como razón de su resistencia a asumir la
regencia de los Países Bajos”. María de Pungrla al lado de !uana de AlbreL
fueron dos relnas que sobresalleron para su lnLellgencla y han de[ado muy alLo
al proLesLanLlsmo espanol, en su servlclo en la obra de CrlsLo.
Sln embargo no hemos de olvldar a la relna de ulnamarca, lsabel de
AusLrla, gran luchadora en la defensa del luLeranlsmo. (8ruselas, 1301 -
Swynaerde, 1326) 8elna consorLe de ulnamarca y Suecla (1313 - 1322). 1ercera
hl[a de lellpe el Permoso y !uana la Loca, duranLe sus prlmeros anos de vlda
apenas pudo conocer a sus progenlLores, ya que cuando conLaba un ano, sus
padres vla[aron a CasLllla para ser proclamados prlnclpes de AsLurlas. Aunque
esLos regresaron a llandes en el ano 1304, Lras la muerLe de su abuela
maLerna, lsabel la CaLóllca, !uana y lellpe parLleron nuevamenLe hacla CasLllla
el 7 de enero de 1306. no volvló a verles nunca más, ya que su padre murló
poco Llempo despues y su madre, Lras sufrlr una fuerLe depreslón, fue reclulda
en 1ordeslllas hasLa su muerLe en 1333. Asl, lsabel se educó en Mallnas [unLo a
su hermano, el fuLuro emperador Carlos v, y sus hermanas, Leonor y Marla,
Lodos ellos ba[o la aLenLa supervlslón de su Lla, MargarlLa de Saboya, la cual
habla sldo nombrada LuLora de los [óvenes prlnclpes y gobernadora de los


78 La Reforma y su desarrollo social: Reformation and its Social Influence. Tomas Lindsay.-
Editorial Clie, 1986. 482 págs. Pág. 190
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

109



Þalses 8a[os. Se conocen muy pocos daLos acerca de su educaclón, aunque esLa
debló ser esmerada, asl la [oven prlncesa domlnó a la perfecclón LanLo el
alemán como el frances, que era el ldloma oflclal de la CorLe. Ln 1319 se
convlerLe en la relna de Suecla, con la coronaclón de CrlsLlan ll en LsLocolmo.
Sln embargo, la dlcha no serla duradera: en 1323 los suecos se rebelan conLra la
auLorldad del rey danes, y CusLavo vasa, llder de la rebellón, se proclama rey.
Ln ulnamarca, el duque lederlco, Llo del rey, se subleva conLra CrlsLlan ll, lsabel
y su esposo sollclLan freneLlcamenLe a sus parlenLes reglos que convenzan al
duque de no rebelarse, pero es lnuLll. Ln marzo, es proclamado rey lederlco l
en la cludad de vlborg. CrlsLlan ll consldera su causa perdlda y declde caplLular.
El día 13 de abril, a bordo del navío “El León”, el rey y su familia abandonan
ulnamarca rumbo a los Þalses 8a[os, donde serlan reclbldos por MargarlLa de
AusLrla. lsabel no volverla nunca más a ulnamarca. AnLes de abandonar
ulnamarca, el rey lederlco l le ofrecló a lsabel el permanecer en el pals [unLo a
sus hijos, a lo que ella, según la tradición, habría respondido: “Ubi Rex meus, ibi
regnum meum” (“Donde esLa ml rey, alll esLá mi reino”). Con esta frase simple y
concreLa, lsabel demosLró la profunda fldelldad y lealLad a su marldo, en los
dlflclles anos del exlllo. Ln marzo de 1324, el rey lederlco l logra ocupar
Copenhague y es coronado rey, conslgulendo domlnar Lodo el pals. La baLalla
esLaba perdlda. Ln los anos slgulenLes, lsabel y CrlsLlan LraLaron, sln exlLo, el
apoyo de sus reglos parlenLes para recuperar su relno perdldo, pero las
relaclones de ambos con los luLeranos hlcleron que les fueran aun más dlflclles
las cosas con las monarqulas europeas.
Þero esLe enLuslasmo reformador que acallaba los esplrlLus más
sedlenLos y los lmpulsaba al LesLlmonlo personal y a la prácLlca rellglosa, pronLo
se desvanecló. ulce Adolfo de CasLro, qulen Llene una vlslón Llránlca y opresora
de Felipe II: “No hay disculpa para los daños que sobrevinieron a España por la
pollLlca susplcaz y desacerLada de lellpe ll, pues al querer esLe evlLarlos Lra[o
sobre su paLrla desasLres parecldos a los que experlmenLan las naclones en las
guerras clvlles. Sl el deseo de esLe monarca era manLener en sus esLados la
oolJoJ tellqloso, pudo servlrse de medlos más humanos. ? sl creyó uLll la Llranla
de las conclenclas y la esclavlLud del pensamlenLo, e[emplos me[ores Luvo para
desLrulr a los que segulan en Lspana la 8eforma y para manlfesLarse al mundo
con menos aparatos de crueldad y con la misma firmeza de ánimo”. Sigue
dlclendo CasLro con encendlda prosa: “El perpeLuo desLlerro de los que
conslderaba dellncuenLes en maLerlas de fe, o las penlLenclas no Lan rlgurosas

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
110

que lmpuso el SanLo Cflclo de la lnqulslclón a aquellos ecleslásLlcos y seglares
que se llamaban “alumbrados”, hubieran sido remedios de igual eficacia para
consegulr los mlsmos flnes. 8len se que al llegar aqul exclamarán muchos que
lellpe ll al desLrulr a los here[es se slrvló de las leyes esLablecldas y de un
Lrlbunal consLlLuldo al efecLo en oLros relnados. Þero cuando las leyes son
lnlcuas y más lnlcuos aun los [ueces, los casLlgos merecen Lamblen el nombre
de iniquidades”
Penry kamen
79
dlce que el hlsLorlador oflclal de los papas, Ludwlg ÞasLor,
conslderó a lellpe ll enemlgo del papado, mlenLras que algunos hlsLorladores
espanoles como Ricardo García Villoslada diga que estaba “nutrido de las más
puras esenclas casLellanas, supo penetrar en lo más hondo del alma española”.
LamenLa kamen que los hlsLorladores espanoles no han producldo nlnguna
lnvesLlgaclón sobre su pollLlca rellglosa ya que esLa fue unlca en Luropa.
LspeclalmenLe con los proLesLanLes dlce kamen, es un dogma de la
hlsLorlografla Lradlclonal que deLesLaba a esLos, aunque la lnevlLable
convlvencla con ellos ya en Alemanla por 1348 y en Augsburgo en 1349
me[orarla su comprenslón y hasLa agradeclmlenLo por el LraLo dlspensado. Sln
embargo, los conslderaba una serla amenaza para la paz especlalmenLe
despues de las guerras clvlles en lrancla. ulce kamen que aun así no era “un
odiador fanático de los protestantes” a pesar de la leyenda negra.
Creemos que kamen presenLa una realldad dlferenLe a como la
presenLan los reformlsLas anLlguos espanoles (valera, !uan Þerez, del Corro o
8elnaldo Conzález MonLes) en sus escrlLos, slno que dulclflca hechos que no
son clerLos. Cuando dlce que en cuarenLa anos, despues del naclmlenLo de la
8eforma en Alemanla, Lspana parecla lnmune a ella, lgnora la acLlvldad
lnqulslLorlal con los llumlnlsLas, erasmlsLas y luLeranos espanoles. ulce kamen:
“En España, a diferencia de otras naciones occidentales, brillaba por su
ausencla la represlón rellglosa, lo cual creaba un cllma de refrescanLe llberLad.
“Lo interpretábamos todo libremente”, comentaba un sacerdote. “En aquellos
días no había necesidad de sospechar de nadie”. Estas frases, de un reconocido
hlsLorlador de la lnqulslclón, me han sorprendldo. ¸Acaso desearla kamen un
auLo de fe Lodas las semanas? ¸Ls que solo el marLlrlo era la unlca poslbllldad
en Lspana de manlfesLar la fe? La Lesls de kamen es prevenLlva. Sl lellpe ll
acLuó con conLundencla conLra los proLesLanLes era para que no se maLasen


79 Política religiosa de Felipe II. Henry Kamen (Artículo)
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

111



enLre sl como en lrancla y su apoyo lnquebranLable a la lnqulslclón para que las
maLanzas no fueran como en lnglaLerra o los Þalses 8a[os. un razonamlenLo
demaslado debll para hechos compleLamenLe dlsLlnLos.
LsLa forma de ver de kamen planLea un problema hlsLorlográflco que
Llene que ver con el Lvangello y la Lspada o como lo expresó la lglesla prlmlLlva,
si “la sangre de los mártires es semilla de la iglesia”. Se plantea el dilema de si la
reslsLencla con la espada como lo hlcleron los alblgenses, los bohemlos, los
proLesLanLes franceses, ha dado el resulLado de perecer por ella en humlllanLe
derroLa. Por otra parte quienes sus armas han sido “la sangre del Cordero” y su
LesLlmonlo hasLa el marLlrlo, son los que han Lrlunfado, dlrá Andres luller en
lottlotlsmo ctlstlooo. Sln embargo no Lodos los casos han sldo lguales y solo
ulos sabe el porque de esos Lrlunfos o derroLas. Þor e[emplo los alblgenses que
lucharon y reslsLleron fueron exLermlnados, mlenLras que espanoles e lLallanos
sln luchar Luvleron ese fln. Las guerras defenslvas de proLesLanLes en Alemanla,
Sulza, Lscocla y los Þalses 8a[os Luvleron exlLo, mlenLras los proLesLanLes
franceses levanLados en armas, mlenLras esLaban con la espada en la mano no
fueron exLermlnados y sl lo serán cuando permanecleron amparados por
edlcLos y podlan manlfesLar su fe publlcamenLe. Los valdenses y bohemlos que
lucharon y han defendldo sus vldas, han permanecldo. Sln embargo, Lampoco
podemos declr que los márLlres espanoles han dado la vlda en vano ya que su
LesLlmonlo Lraspasó fronLeras y ha llegado hasLa nosoLros. Asl pues queda claro
que dlferenLes acLuaclones frenLe al marLlrlo de los sanLos han dado resulLados
dlferenLes.
La Lesls docLoral de !ose Luls Conzalo Sánchez – Molero íl etosmlsmo y lo
eJococlóo Je lellpe ll (1527-1557).unlversldad compluLense, 1997, nos
presenLa a un prlnclpe lellpe ll educado y formado con crlLerlos más allá del
erasmismo o como el autor titula, “humanismo erasmizante”. Si las primeras
ensenanzas hablan esLado dlrlgldas por un Slllceo de lmagen oscura y
“escolástica”, y sujeto dentro de un limitado campo castellano, posLerlormenLe
con Zunlga se abrlrla a las nuevas y beneflclosas Lendenclas exLran[eras. varlos
de nuesLros proLesLanLes escrlbleron y esLuvleron lnLeresados en la formaclón
del Þrlnclpe. Ll amblenLe lba más allá del erasmlsmo. Las dlsclpllnas no se
llmlLaban a la medlclna, la anLlcuarla o la hlsLorla, slno que el prlnclpe Lamblen

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
112

cogló gusLo por la Leologla.
80
LsLa lmagen esLá basLanLe ale[ada de un lellpe ll
lgnoranLe y rencoroso y nos presenLa a un lellpe ll arropado por un
movlmlenLo que era muy dlferenLe al de Alfonso de valdes pero conservando
“el cultivo de la espiritualidad reformada e intimista” apartando los temas
polemlcos.
“La presencia de humanistas erasmizantes en la corte filipina tuvo, como
hemos vlsLo, dos eLapas y dos ámblLos blen deflnldos. Ll prlmero se slLua en la
corte de Valladolid, entre 1545 y 1548; el segundo surge a raíz del “felicísimo
viaje” del príncipe a los Países Bajos, periplo que puso en contacto a los
lnLegranLes de esLe cenáculo áullco con los clrculos humanlsLlcos belgas.
Cuando lellpe ll regrese a los Þalses 8a[os en 1333 será reclbldo con alborozo
por los mlembros de varlos cenáculos erasmlzanLes hlspano-belgas,
consLlLuldos en Amberes, 8ruselas y Lovalna, desde los que se planLeará un
programa pollLlco para el nuevo monarca desde la ópLlca del humanlsmo
crlsLlano. Cuando hablamos de un erasmlsmo flllplno nos referlmos a aquel que
se desarrolló como corrlenLe de pensamlenLo en la Casa del Þrlnclpe, enLre
1343 y 1337. LsLe ámblLo corLesano moldeó la pecullarldad de esLe erasmlsmo
flllplno. una CorLe que era la del Þrlnclpe, y que esLaba su[eLa a su mecenazgo y
proLecclón. La lnfluencla del mundo ldeológlco de Carlos v, los lnLereses
pollLlcos, las lncllnaclones lnLelecLuales y rellglosas del proplo lellpe, y, en
deflnlLlva, la especlflcldad lnherenLe a Loda CorLe renacenLlsLa con relaclón a su
entorno social, dieron a este erasmismo filipino su especial idiosincrasia.”
(Conzalo Sánchez-Molero, 1997, pág. 618)
AdvlerLe, sln embargo, Conzalo Sánchez Molero, que no hemos de
eLlqueLar ahora a lellpe ll en clave erasmlsLa de modo que hegemonlce el
discurso historiográfico. Dice: “Porque ni Felipe II fue Alfonso de Valdés, nl el


80 Felipe de la Torre, en su Institución recomienda leer el libro de la Ley de Dios, es decir, el
Deuteronomio, los Proverbios de Salomón, el Eclesiástico, los libros “historiales” de la Biblia y,
en suma, todo el Viejo y Nuevo Testamento, pues en su lectura atenta, el Rey “aprenderá ‘a
conocer a Dios que le hizo, y las mercedes que d’el recibe, y leyes para bien gobernar su pueblo”.
Entre sus lecturas escolares ya figuraba una Biblia en cinco tomos y las Antigüedades de Josefo.
En 1539 se le añadió a su biblioteca una traducción versificada al castellano de algunas partes de la
Biblia, de Bernardino Porticonari, racionero de Salamanca, códice con algunas iluminaciones de
bella factura, que fue dedicado y entregado al Príncipe. En 1540 se añaden algunas lecturas
religiosas los como los comentarios de Tittelman sobre los Salmos y una Biblia cum Postilla
Hugonis Cardinalis (ParIs, 1532-1539), impresa por Jean Parvo, Poncet le Preux y Pierre Gaudal,
en seis volúmenes. Silíceo comprará otra Biblia más práctica y con concordancia en once tomos,
comentada por el cardenal Hugo de San Charo. Aparecen en la biblioteca del P´rincipoe Felipe la
Biblia de Colineo en once volúmenes, la Biblia de Estiènne-Vatable, y concordancias de la Biblia.
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

113



erasmlsmo era un movlmlenLo de lzqulerdas (como dlrla lusLer). Sl blen su
educaclón esLuvo fuerLemenLe lnflulda por una corrlenLe erasmlzanLe,
domlnanLe enLonces, y lellpe ll, slendo prlnclpe, se lmbuyó consclenLemenLe
del pensamlenLo de Lrasmo, esLa realldad empleza a evoluclonar, a madurar,
despues del “Felicísimo viaje”. El vigor del erasmismo había empezado a
deblllLarse hacla 1331, su momenLo hlsLórlco ya habla pasado, y el recamblo
generaclonal en la escena lnLelecLual de la epoca comenzaba a planLear nuevos
lnLerroganLes, nuevas vlas rellglosas, pollLlcas o arLlsLlcas. ? el prlnclpe, que
enLonces Lenla velnLlcuaLro anos, se abrló a las novedades, evoluclonando y
madurando su educaclón erasmlzante a través de aquellas. Era natural”. Ll
proLesLanLe lellpe de la 1orre, al cual lela lellpe ll, marcará una dlferencla con
respecLo a Lrasmo en cuanLo a la selecclón de llbros en 8omance. Los auLores
que propone ya no perLenecen al Llempo del humanlsLa holandes slno a los de
medlados del xvl: “En nuestra vulgar lengua ay también libros de piedad y de
historias: como son las obras d’eI Doctor Constantino, del Padre Fray Luis de
CtoooJo, Je uoo 5etofloo Je letmo, y ottos blstotlos Je íspoño, y lo poe leJto
Mexlo blzo Je los cesotes. ue los cooles se socotóo mocbos ovlsos poto temet o
ulos, y sobet qobetoot” (Gonzalo Sánchez-Molero, 1997, pág. 791)
“Estos datos nos revelan, una vez más, los lmporLanLes conLacLos que los
mlembros de esLe grupo de Lovalna esLablecleron con la CorLe, y nos
proporclona una de las claves para comprender las razones que proplclaron a la
alLura de 1336 que personalldades Lan heLerodoxas como la de lurló enLraran
al servlclo de lellpe ll. LxlsLla una ldenLldad lnLelecLual y rellglosa enLre la CorLe
y esLe grupo de Lovalna, ldenLldad que convlrLló la Casa del nuevo Monarca,
educado en el erasmlsmo, en un lugar de cobl[o para lox Morclllo, de la 1orre o
lurló, de la mlsma manera que anLes lo habla sldo para ConsLanLlno Þonce de la
luenLe y para Carranza, menLores y maesLros de esLa nueva generaclón de
esplrlLuallsLas espanoles”. La cotto o lellpe ll de !uan Þerez de Þlneda
perLenece Lamblen a esLe amblenLe pollLlco-religioso. “El proyecto que propone
al monarca es compleLamenLe rupLurlsLa, y sorprende LanLo su radlcalldad
como lngenuldad. Sln duda, la guerra con el Þapado hlzo conceblr esperanzas,
enLre los secLores proLesLanLes, de que el rey de Lspana pudlera romper
deflnlLlvamenLe con la lglesla. Carlos v, derroLado flslca y pollLlcamenLe, habla
abdlcado y el archlduque Maxlmlllano de AusLrla slmpaLlzaba con las ldeas
luLeranas. ¸Þor que no podrla lncllnarse Lamblen lellpe ll hacla la 8eforma? Al
fln y al cabo, Þerez no exponla en su cotto ldeas muy dlferenLes a las que

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
114

Laguna expresaba en su vloje Je 1otpolo, dedlcado al nuevo 8ey, nl planLeaba
esperanzas y proyecLos muy dlvergenLes de los que su ascenso al Lrono habla
despertado en Amberes, Bruselas y Lovaina.” (Gonzalo Sánchez-Molero, 1997,
pág. 807)
Ln esLe conLexLo de las nuevas ldeas en la corLe de lellpe ll, dlce Sánchez
Molero: “Sln embargo, la fe de la que Þerez se hace abanderado no es la
caLóllca, punLo esLe ulLlmo blen salvaguardado en los escrlLos de Morclllo, lurló
o de la 1orre, su credo es ya el calvlnlsLa. La CarLa a lellpe ll, de Þerez, se hlzo
clrcular de manera paralela con la lmagen del AnLlcrlsLo, opusculo anLlrromano
Lraducldo al casLellano por Cchlno, y adornado con un grabado en el que se
vela al Þapa arrodlllado anLe el dlablo. Ln el amblenLe erasmlzanLe y reformlsLa
de la CorLe flllplna de 8ruselas, con Carranza reclen elevado al arzoblspado de
1oledo, y en donde Lodavla ConsLanLlno Þonce de la luenLe, progenlLor del
evangellsmo sevlllano, era conslderado como una auLorldad esplrlLual, muchas
ldeas nuevas en lo pollLlco, lo culLural y lo rellgloso podlan ser blen acogldas, e
lncluso comparLldas, pero no una Lan descarada lnvlLaclón a la here[la y a la
rupLura con 8oma. ?a enLre los llbros que se mandaron quemar en valladolld, el
2 de enero de 1558 figuraba uno “eo komooce poe se yotltolo cotto eobloJo o
ooestto ooqostlsimo príncipe don felipe rey de spaña sin autor”. Þero Lampoco
Luvleron me[or suerLe Carranza, lox Morclllo, Laguna o lurló Cerlol. Ln esLe
senLldo, el fracaso de su vla lrenlsLa no fue dlsLlnLo a la condena de la vla
calvlnlsLa de !uan Þerez de Þlneda, vlcLlmas Lodos ellos del gran glro de 1339.”
(Conzalo Sánchez-Molero, 1997, pág. 808)

113


. i» ¸·-·--..» ¹- i.|-·. -- з¸»-». ¸Ð·¸-.|·. . ·-»|.¹»¹¯
nleLo se pregunLa sl los proLesLanLes espanoles eran erasmlsLas o
luLeranos o no eran nada de eso y eran algo más. Þero nleLo además slgue
pregunLándose un slnfln de cosas en relaclón con los alumbrados puesLo que
esLos Lenlan lnsplraclón y docLrlna luLerana. Los mlsmos erasmlsLas unas veces
usan a Lrasmo como máscara de manera que algunos resulLaron no serlo y
oLros se lncllnarlan hacla la 8eforma sln dlslmulos. 8eflrlendose al llbro de
LonghursL “ Luther’s Ghost in Spain, Lamblen se pregunLa cómo se puede
aLrapar a un fanLasma, o un especLro. nleLo plensa que hasLa que no Lengamos
más daLos fldedlgnos sobre la lnfluencla luLerana que se presume comenzó
lnmedlaLamenLe despues de 1317 o como mucho desde la uleLa de Worms el
18 de abrll de 1321,( fecha esLa que Lamblen Penry Lea manLlene en su
volumlnosa obra sobre la lnqulslclón), no podremos saber cuándo comlenza la
8eforma proLesLanLe en Lspana.
1ellechea
81
cree que hasLa 1337-1338 Lspana se manLuvo lmpeneLrable
al luLeranlsmo y resulLó una sorpresa la presencla de grupos organlzados y con
un alLo grado de prosellLlsmo. Crupos que Lenlan obras de Calvlno. LuLero,
Cchlno, MelanchLon o !uan de valdes y que además de las grandes urbes como
eran valladolld y Sevllla se hablan ramlflcado por oLras cludades. Sln embargo
nos sorprende de 1ellechea
82
(qulen clLa a L. Schafer como esLudloso de las
prlmeras decadas del xvl) crea que un fenómeno de Lal naLuraleza aparezca por
generaclón esponLánea. nos parece lnnecesarlo recordar que Carlos v en sus
carLas a dlferenLes lnsLlLuclones y en especlal a la lnqulslclón apoyaba la
máxima represión a todo lo que “oliera” a luteranismo. El mlsmo 1ellechea
mantiene que “aunque la historia se empeñe en endosar la responsabilidad de
esLa represlón a lellpe ll, hay que declr que el se enconLraba en llandes,
alejado del escenario español”. Además de la agreslvldad feroz de los ulLlmos
anos de Carlos v, de las conLlnuas quemas de llbros luLeranos, de los edlcLos, de


81 Tiempos recios. J. Ignacio Tellechea Pág. 28
82 Creemos que J. Ignacio Tellechea con el tiempo, ha ido cambiando, en sus escritos la
posición hacia una pronta existencia de luteranos en España. En “Tiempos recios” Tellechea ya
cita a Longhurst y a Redondo quienes mantienen “la rapidez con que llegaron a España las
primeras irradiaciones de la inicial disputa luterana” y probablemente habían llegado sus escritos
en 1520 (Tellechea Idígoras, Tiempos recios. Inquisición y heterodoxias, 1977, pág. 19)

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
116

los auLos de fe en dlferenLes reglones, no podemos declr que no hubo
luLeranlsmo porque los acusados no se slnLlesen seguldores de LuLero. Pabla un
esplrlLu de reforma que se elevaba por enclma de los obsLáculos lmperlallsLas y
represores de la llberLad de conclencla. Ll que algunos luLeranos dl[esen que
sus ldeas eran aflnes a los de la unlversldad de Alcalá y el que no se slnLlesen
por Lales luLeranos, no suponla que ellos no se dlesen cuenLa que su manera de
ser y pensar ya no era caLóllca 8omana. Lra lo que hemos denomlnado
“cristianismo evangélico”.
8arLolome 8ennasar, que enLlende una lnfluencla mlnlma de LuLero
enLre el pueblo, Llene que reconocer que aparecen personas en los camlnos y
posadas con el Lema luLerano. Ll pals esLaba sano en su con[unLo - dlrá esLe-.
Sln embargo en muchos procesos aparecerán personas como esLas que clLa
Bennasar: “Desde las primeras detenciones, el caso de Valladolid está en todas
las bocas. ulego Sorlano es LraLanLe de caballos en velada, a 13 kllómeLros de
1alavera de la 8elna. !uan MarLln, su vecino” cuenta la escena: “Este testigo y
uleqo 5otlooo] yboo boblooJo Je los lotetooos poe pteoJloo eo volloJollJ, e
poe etoo bombtes tlcos e ptloclpoles Je costlllo, e lettoJos, e el Jlcbo uleqo
5otlooo dixo que quizá era aquella la buena ley que dezían aquellos luteranos”.
Era durante el verano de 1558” (8eooosot, póq. 2J8) 8ennasar se aLreve a clLar
a L. Schafer, ponlendo en boca de esLe, que no hubo proLesLanLes espanoles y
el pals en su masa slguló slendo ferozmenLe caLóllco. ClLa las páglnas del
segundo volumen Þág. 271-342 cuando en esLas páglnas se descrlben los
procesados de Sevllla de 1339 y Schafer manLlene lo conLrarlo. Son de lamenLar
esLas dlsLracclones en emlnenLes erudlLos, que solo aclerLan cuando aflrman
que España siguió siendo “ferozmente católica”, pero después de haber
desLruldo por Lodos los medlos al movlmlenLo evangellco que sl hublese durado
Lres meses más – senalará lllescas- no hublese podldo ser sofocado.
Segun 8edondo
83
, las prlmeras obras luLeranas conflscadas por la
lnqulslclón de Aragón son del 27 de sepLlembre de 1321. 1amblen la lnqulslclón
valenclana lo harla ese mlsmo ano 1321 y la de navarra el 7 de mayo de 1323.
Aunque LonghursL aporLe daLos de 1320 para la exlsLencla de obras de LuLero
en espanol, no se sabe sl esLas llegaron a la Þenlnsula o fueron conflscadas
anLes de sallr para Lspana. Ln lo que los grandes hlsLorladores esLán de acuerdo
es que hay que usar a LuLero y a Lrasmo con mucho culdado en esLe deseo de


83 Luther et L’Espagne.- Agustín Redondo
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

117



lnLroduclr precozmenLe sus docLrlnas, pues muchos de los procesados que
usaron sus nombres, nl los hablan leldo nl podlan hacerlo porque aun no hablan
llegado a Lspana sus llbros. ulrá 8aLalllon que muchas de las vlcLlmas usaron a
Lrasmo como máscara, slendo una LácLlca de defensa anLe la represlón
lnqulslLorlal.
Þero segulmos creyendo con nleLo, que aunque resulLe muy dlflcll
expllcar el erasmlsmo y el luLeranlsmo, la Leologla que aparece en sus obras y
en la de oLros auLores posLerlormenLe caLóllcos es la de la [usLlflcaclón por la fe,
lndependlenLe de las obras. Asl mlsmo la anLropologla luLerana que expresa ese
peslmlsmo del hombre vle[o frenLe a la vlslón opLlmlsLa del hombre en Lrasmo,
nos lleva a una fundamenLaclón de una docLrlna crlsLlana valdeslana, orlgen de
una teología explicativa del luteranismo y el erasmismo: “doctrina cristiana
evangélica”. Esta quizás sea la primera piedra segura donde apoyarnos para
poder aLravesar la charca LurbulenLa de la esplrlLualldad del slglo xvl, pero no
exclulmos el poder enconLrar oLros punLos de sosLen del fanLasma del
luLeranlsmo que emerge en casl Lodos los procesos lnqulslLorlales de
alumbrados, erasmlsLas y luLeranos.
Ll mlsmo 1ellechea
84
en su erudlLa monografla sobre el proceso del
arzoblspo Carranza al cual ha dedlcado Loda su vlda lnLelecLual, slenLe el
fanLasma de LuLero entrar y salir en el proceso del arzobispo “luterano”. En el
prólogo al llbro de 1ellechea “1lempos teclos” que le hizo Bataillon, esLe,
comenLando sobre fray Luls de la Cruz, persona[e que serla procesado por
hereje luterano, dice: “Fray Luls no Lendrá lnconvenlenLe en confesar que los
senLlmlenLos declarados por el al prelado no careclan de llson[a y menLlrá. ¸no
habría, sin embargo, entre ellos una complicidad de luteranos solapados?” Este
desenLranar y desenLerrar pruebas y documenLos reveladores es lo que nos
falLa para saber y enLender me[or el proLesLanLlsmo espanol.
nos lnLeresa Lamblen la vlslón de con[unLo que nos Lrae LonghursL,
porque en su abulLada onomásLlca de luLeranos, refle[a el amblenLe esplrlLual
LanLo docLrlnal como experlenclal. La sensaclón hlsLórlca de vaclo por no poder
demosLrar deflnlLlvamenLe el Lrlnomlo llumlnlsmo- erasmlsmo-luLeranlsmo,
queda compensada por la oLra sensaclón de haber luLeranos por Lodas parLes o
por lo menos creyenLes, crlsLlanos evangellcos resguardados en el amor a ulos


84 Tiempos recios. Inquisición y heterodoxias. J. Ignacio Tellechea . Ediciones Sígueme.
Salamanca 1977 Prólogo de Marcel Bataillon

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
118

que justifica al creyente por la fe y da seguridad de no “sentirse pecadores”.
una Leologla slmple pero de gran Lrascendencla porque enfrenLaba oLras
docLrlnas. LonghursL nos va dando y demosLrando sus ldeas por acumulaclón,
de manera que la sombra de LuLero aparezca por el lmperlo espanol más allá de
lo que el pueda demosLrar. Sln embargo, el conoclmlenLo de prlmera mano de
los procesos que el ha mane[ado nos obllga a una clerLa fe hlsLórlca.
Ll prlmer hecho es que Lspana era un Lerreno ferLll para la here[la. LuLero
en 1321 aun no aparecla como un revoluclonarlo asplranLe a here[e, slno uno
de LanLos deseosos de una verdadera reforma de la lglesla. Þero ensegulda
comlenza una proceslón de edlcLos en conLra de los escrlLos de LuLero. Ln esLe
edlcLo del 7 de abrll de 1321 se dlce que hay Lraducldos sus escrlLos al espanol
para ser lnLroducldos en esLe 8elno. La orden de lmpedlr Lales escrlLos era ba[o
penas graves, con casLlgos clvlles y crlmlnales, obllgando Lamblen a quemarlos
lnmedlaLamenLe. Ll emperador Carlos v, poco conocedor de la pollLlca rellglosa
espanola, fue aconse[ado por su emba[ador en 8oma que podla sacar provecho
pollLlco, pues esLe fralle MarLln LuLero “ha colocado al Papa en gran aprieto,
más de lo que al Papa le gustaría”. Uno tras otro van apareciendo edictos
conLra los llbros hereLlcos de LuLero, de norLe a sur de la Þenlnsula. Las prensas
de llandes esLaban a Loda máqulna produclendo llbros de LuLero y
Lcolampadlo para el mercado espanol. Ln 1323 en Amberes, serla Lraducldo el
5letvo olbeJtlo de LuLero encargo de los comerclanLes espanoles. La lnqulslclón
lnLercepLarla mucha llLeraLura, pero esLá claro que slguló enLrando llLeraLura
luLerana y a veces dlslmulada en glosas de llbros orLodoxos caLóllcos. Ln 1oledo
y Salamanca se hlcleron demosLraclones de quemas de llbros y se envlaron a
Lodas las cludades carLas de excomunlón para qulenes Luvlesen llbros de LuLero
y sus seguldores. Ln 1333 la Suprema se dlrlgló a los lnqulsldores de valencla
con el fln de poner un Leólogo compeLenLe que examlnase las llbrerlas
buscando llbros luLeranos. 8arcelona serla Lamblen adverLlda por la Suprema
consclenLe de que al haber pasado lnglaLerra al bando de la 8eforma Loda
precaución era poca contra “los revolucionarios protestantes”. En Barcelona se
daría “lo losttocclóo” por la que todas las librerías hlcleran un lnvenLarlo y
Lodos los llbros lmporLados de Alemanla e lnglaLerra deberlan ser examlnados y
nlngun llbrero podrla vender sln la aprobaclón lnqulslLorlal. Además lo
losttocclóo, dando una vuelLa de Luerca más, obllgaba a los lnqulsldores a
examlnar Lodas las blblloLecas de las caLedrales, de los monasLerlos y las
unlversldades, requlsando Lodos los llbros sospechosos. ¸Þor que esLe mledo
lnqulslLorlal sl no habla luLeranos? ¸Acaso es que se hablan dado cuenLa de que
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

119



unos pocos de los fleles ya se hablan lncllnado por LuLero o sus docLrlnas?
¸Acaso los alumbrados y los erasmlsLas hablan hecho un Lraba[o cuyos fruLos se
empezaban a recoger?
Los mledos de la Suprema no eran lnfundados y aunque la hlsLorla del
proLesLanLlsmo despues de las Lres decadas slgulenLes a 1317 no se pueda aun
escrlblr, los daLos y los slgnos exLernos anunclan que en la prlmera parLe del
slglo xvl hubo luLeranos. Ln la segunda mlLad del slglo aparecen comunldades
luLeranas en muchas cludades de Lspana, congregaclones que se reunlan en las
casas, lndependlenLes enLre sl, pero con el denomlnador comun de senLlrse
reformados, crlsLlanos que buscaban la senclllez evangellca y la exLenslón del
relno de ulos. Ahora la lnqulslclón habla enconLrado en los lnvenLarlos de
8arcelona en 1338 llbros de Lcolampadlo y algunos oLros reformadores, pero
además en valencla hablan prendldo a una especle de mlslonero alemán, 8lay
LsLeve y oLro franclscano converLldo al luLeranlsmo que era un acLlvo
prosellLlsLa segun se narra en el proceso a Pugo de Celso. Los puerLos del norLe
eran una pesadllla consLanLe a la Suprema, de manera que en 1327 el
lnqulsldor Manrlque escrlbe al provlsor de Lugo lnformándole que se hablan
lnfllLrado personas con docLrlnas luLeranas que haclan burla de las
peregrlnaclones a SanLlago dlclendoles esLas personas que lban más por comer
y beber que por devoclón. Ln 1329 en valencla Lamblen habla aparecldo un
anabapLlsLa llamado Melchor Poffman que, en nombre de ulos, predlcaba el fln
del mundo y arro[aba a sus oyenLes a Lodos los lnflernos pues no habla
enconLrado nlngun crlsLlano. ulas despues serla prendldo y despues de darle
clen laLlgazos fue expulsado de Lspana.
Con[unLamenLe a esLos casos orlglnales de luLeranlsmo, LonghursL va
de[ando caer oLros persona[es prendldos por la lnqulslclón como el plnLor
Caspar de Codos en valencla que en 1329-30 hospedó en su casa a un luLerano
llamado Cornello que venla de CanLe y que clLa en su proceso a !acob 1orres
Lamblen acusado de luLeranlsmo. Ln 1333 !uan 8apLlsLa, veneclano fue
reconclllado en Mallorca, en 1336 aparece Mlguel CosLa que no parece ser
exLran[ero pero es LraLado por la lnqulslclón muy moderadamenLe. Sln
embargo la lnqulslclón va aprendlendo eflcazmenLe LanLo de los procesos de los
alumbrados como de los erasmlsLas y luLeranos que van apareclendo en esLas
prlmeras decadas del xvl y la Suprema dlcLa una norma al Lrlbunal de valencla
en la que en caso de “luteranos obstinados” no se hiciesen públicos los errores.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
120

Asl pues aparece consLanLemenLe el fanLasma de LuLero, cuyo rosLro solo
podemos ver a la dlsLancla, llumlnado por conLlnuos LesLlmonlos, procesos,
edlcLos y recomendaclones de la Suprema, que senLla pavor con solo su
nombre.
¸ C.-.-¸...--· ».|.»|-· ¹- |» k-(.·¬».
Se le han dado lnflnldad de enfoques y se han expllcado exhausLlvamenLe
las poslbles causas de la 8eforma del slglo xvl. Aunque manLenemos el
concepto de “Reforma evangélica católica y protestante” debemos matizar este
movlmlenLo unlversal que nace o exLlende sus ralces en el Medloevo,
especlalmenLe a parLlr del Clsma de CccldenLe con la dlspuLa de la auLorldad
ponLlflcla por parLe de Lres Þapas. !uLLa 8urggraf
83
cree que la mayorla de los
lnLerpreLes de la 8eforma, anos aLrás enfrascados en una polemlca
exceslvamenLe áspera, ahora esLán de acuerdo que la 8eforma fue
emlnenLemenLe rellglosa y esplrlLual. !uLLa 8urggraf anallza las ulLlmas
blograflas de LuLero en Alemanla y puede observar que el ecumenlsmo ha
dulclflcado las posLuras enfrenLadas. Cree que en 1983, ano del !ublleo caLóllco,
con la visita del Papa Juan Pablo II a Alemania, supuso el “descubrimiento de
LuLero en el catolicismo”.
Sln embargo, hacla donde se dlrlgen muchos de los esLudlos de la
modernldad, pueden resumlrse en una sola pregunLa: ¸Þor que la menLalldad
caLóllca rechazó cualquler clase de camblo rellgloso y esplrlLual sl Lodo el
mundo clamaba por una reforma? uo key, uoo le. íl lotlomeoto Je lotls y los
kefotmos kellqlosos Jel slqlo \vl de nancy Lyman 8oelker parece dar una
respuesLa que va más allá de una relaclón de hechos hlsLórlcos. Þor una parLe
las formas del caLollclsmo en el Medloevo se hablan lnsLlLuclonallzado
deflnlLlvamenLe en el slglo xv, y esa deslealLad a las formas se conslderó here[la
y se rechazó cualquler desvlaclón aunque fuese mera oplnlón. PasLa un chlsme
lnocenLe de un ama de casa que comenLase prácLlcas como las lndulgenclas, la
mlsa o la veneraclón a los sanLos, podrla acarrear dlsgusLos pues las
menLalldades domlnanLes y la acLlLud de los Lrlbunales manLenlan la poslclón
Lradlclonal. ? la parado[a de esLas menLalldades era que aun conoclendo la
dellncuencla del clero, la slmonla, el esLado de las parroqulas, la lgnorancla


85 Últimas biografías de Lutero en lengua alemana. Jutta Burggraf.-
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

121



hasLa el punLo de un elevado analfabeLlsmo, la carencla de vocaclón esplrlLual y
los modos de vlda blen vlslbles como eran la embrlaguez o la avarlcla, sln
embargo, los guardlas de la Lradlclón, aun sablendo exLendlda Loda esLa
corrupclón, no camblaron las formas de rellglosldad. Cuando el proLesLanLlsmo
y oLros movlmlenLos de esplrlLualldad renacenLlsLa buscaban las fuenLes
cláslcas del crlsLlanlsmo (Sagrada LscrlLura, SanLos Þadres, Þrlmeros Conclllos) y
querlan volver al modelo de la lglesla prlmlLlva, la forma caLóllca de las ellLes y
en los parlamenLos como el de Þarls, paradó[lcamenLe prevalecló el caLollclsmo
rechazando vlolenLamenLe ese nuevo modelo rellgloso. Los moLlvos esgrlmldos
para esa perslsLencla y coheslón en las formas de esplrlLualldad podlan ser,
además del corporaLlvlsmo profeslonal, la famllla y la Lradlclón que se vela
amenazada, Lamblen el lnsLlnLo de conservaclón usó oLras varlables como los
facLores socloeconómlcos, ldeológlcos y generaclonales.
uonde Lodos Lamblen esLán de acuerdo sobre las claves de la 8eforma y
donde debe sus Lrlunfos, aparLe de la vuelLa a las LscrlLuras, es en la revoluclón
del pensamlenLo. La 8eforma es un movlmlenLo unlversal, más allá de la
reforma moral que a parLlr de 1renLo hacen los caLóllcos, y más allá de la
reforma dogmáLlca proLesLanLe. La llberLad frenLe a la lnLolerancla, la
secularlzaclón frenLe a la sacrallzaclón, marcó un camblo de pensamlenLo
especlalmenLe en el mundo proLesLanLe. Se sonaban uLoplas como las de Moro,
Campanela, !uan valenLln Andrae o la Clnebra de Calvlno, aunque en esLa
cludad hublese Lrlbunales rellglosos y hasLa se llegase a e[ecuLar a ServeL. Sln
embargo en el bando del lmperlo, de la Lradlclón y forma rellglosa caLóllca, la
LoLal lnLolerancla lnqulslLorlal corLarla de ralz Lodo nuevo pensamlenLo que era
depurado sln conLemplaclones.
ueclamos que la revoluclón del pensamlenLo y de la culLura, Pumanlsmo
o 8enaclmlenLo, slgnlflcó un camblo de perspecLlva Lan radlcal que afecLó al
camblo del slglo xvl que se expresaba con una nueva dlalecLlca que afecLaba a
la pollLlca y a la rellglón. Ln Lspana de 1317 a 1337 se busca una vla medla,
Lercera vla, secundada por una buena parLe de las ellLes para resolver los
problemas ldeológlcos y Lamblen los rellglosos. uespues de esLas fechas la
socledad espanola, con sus esLaLuLos de llmpleza de sangre, lmpondrla su
ldeologla de aba[o arrlba y la hlsLorla lnLelecLual que debla madurar el
pensamlenLo escolásLlco para evoluclonar, rehusó hacerlo. Ll luLeranlsmo que
culmlna el proceso de reforma lnlclada en Luropa anos anLes, será el e[e

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
122

Leológlco-culLural de las no pocas personas que hlcleron frenLe a la Lspana de la
Lradlclón y el lmperlo.





, “Recogidos” y “Dexados” en el iluminismo español.
Aunque hasLa el dla de hoy no se ha podldo probar documenLalmenLe la
lnfluencla del luLeranlsmo enLre los llumlnados o alumbrados, muchos de los
daLos apunLan a Lal poslbllldad y algunos auLores asl lo aflrman. ue Lodos
modos nosoLros defendemos una esplrlLualldad que andaba de boca en boca,
que Lenla sus ralces en el Lvangello, que se lela, esLudlaba y pracLlcaba con
apeLencla, y, ba[o la llberLad erasmlsLa y despues la luLerana, se lnLerpreLaba
desde el “dejamiento en el amor de Dios”. Existen muchos casos de
luLeranlsmo en anos muy Lempranos a las 93 Lesls que clLa !ohn Longhrung.
LnLre ellos esLá el de Mlguel MezqulLa, un aragones con cargos lmporLanLes en
pollLlca, que en 1333 fue denunclado en valencla con cargos de ser luLerano.
Segun Mlguel MezqulLa no le importaba ser luterano “porque a los seguidores
de LuLero los llamaron correctamente “evangelistas” porque predicaban el
Lvangello SanLo, mlenLras que los seguldores del Þapa merecleron ser llamados
“papistas”. Pero además mantenía que no había ninguna base bíblica en la
Lradlclón papal o suceslón aposLóllca y que CrlsLo habla dado esa auLorldad a
San Þedro y a nlnguno oLro. 8esulLa muy curloso que 8aLalllon llame a MezqulLa
“erasmista” que fue relajado para ser quemado el 28 de enero de 1536 cosa
que no ha podldo enconLrar Longhrung puesLo que MezqulLa fue acusado de
luLerano por sus comenLarlos favorables a LuLero y no a Lrasmo.
Pero retomando el tema del alumbradismo “JexoJo” o “tecoqlJo”,
dlremos que aunque para Longhrung no hay dlferencla, sl la hay para
Melquiades y otros autores. “Los 8ecogldos proceden por anlqullaclón (es declr
por conoclmlenLo de sl mlsmos) segulmlenLo de CrlsLo y oraclón de
recogimiento. Los alumbrados, por dejamiento al amor de Dios”. Sigue también
con oLra expllcación: “Ambos insisten en la interioridad, las obras externas no
nos salvan. Þero mlenLras para los tecoqlJos son medlo de lr a ulos, para los
alumbrados, ataduras”. Para Melquiades los recogidos, que no niegan las
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

123



formas exLernas de la rellglosldad, buscan el slgnlflcado profundo de ellas para
una personal unlón con ulos. Aunque usan la oraclón menLal
86
no excluyen el
carácLer comunlLarlo nl Lampoco la oraclón vocal comun. La oraclón menLal
será una de las bases de la mlsLlca, cuyo ob[eLlvo es poner en el corazón
humano el cenLro de la vlda esplrlLual, no como una hulda de la realldad
mundana slno como experlencla vlvlda en un momenLo concreLo. Þara SanLa
1eresa la lnLerlorldad le hace experlmenLar una presencla de ulos clara y
cerLera. LsLa vla del recoglmlenLo aparece con Lres parLes dlferencladas:
conoclmlenLo de la poquedad del ser o anlqullaclón, segulmlenLo del e[emplo
de CrlsLo y la Lransformaclón por el amor de ulos en el alma. LsLo se
experimenta con el “recogimiento” de los sentidos y en esa paz se efectuara la
unlón del hombre con ulos. Será lranclsco de Csuna con la publlcaclón en 1327
de su 1etcet obeceJotlo qulen más lnflulrla en esLe Llpo de esplrlLualldad,
slendo el prlnclpal represenLanLe del recoglmlenLo.
Márquez dlce que lo dlsLlnLlvo del alumbradlsmo casLellano de las
confeslones de la 8eforma es su acLlLud mlsLlca. Þero Selke y nleLo no ven
experiencia mística en los alumbrados “dexados” (Isabel de la Cruz, Alcaraz,
valdes), pues para ellos la experlencla rellglosa se fundamenLaba en dos pllares:
clencla y experlencla. ulce nleLo: “Los resultados de esta investigación histórica
nos permlLen la slgulenLe concluslón: valdes no pudo ser lnfluldo por un
mlsLlclsmo que hlsLórlcamenLe perLenece a la segunda mlLad del slglo xvl.
LxlsLe sln embargo, la poslbllldad hlsLórlca de que pudlera haber reclbldo
lnfluenclas de la prlmera obra de Csuna, que, como sabemos, aparecló apenas
dos anos anLes de que valdes publlcará su prlmera obra. La cuesLlón debe ser
decldlda por el anállsls Leológlco y a nuesLro modo de ver no enconLramos nada
que sugiera dependencia de Valdés respecto de Osuna”.



86 “España pone a punto y difunde en la Cristiandad un modelo de oración que sigue en gran
parte vigente hasta hoy, la oración mental metódica. En pocas palabras, y sin esconder las
dificultades de tal definición, podemos decir que se trata de un tipo de relación con la Divinidad
caracterizado, al menos en principio, por dos elementos: - Es una oración silenciosa (en oposición
a la oración vocal), solitaria (ni colectiva, ni dirigida por un eclesiástico y por tanto un cara a cara
con Dios sin intermediarios) y espontánea (es decir: en la que el "orador" (orante o rezador) no
recita fórmulas sino que tiene la iniciativa de la palabra)” El nuevo coloquio divino.
Investigaciones sobre la oración mental metódica en la literatura del siglo de oro Guy Lemeunier
C.N.R.S. - Paris Sorbona Revista Murciana de Antropología 1995 nº 2 págs. 41-63

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
124

, ¸i.- ¬.·|..» |» k-(.·¬» -- з¸»-»¯
!ose C. nleLo
87
nos slgue slendo la me[or gula en esLe Lerreno de la
Leologla mlsLlca y de sl fue mlsLlca la 8eforma en Lspana. Þero anLes debemos
aclarar lo que enLendemos por mlsLlclsmo espanol sln ser exhausLlvos. Sl
enLendemos por mlsLlca Lodo conoclmlenLo de la dlvlnldad que el hombre
pueda alcanzar y que se manLlene oculLo o secreLo, Loda Leologla Llene ese
propóslLo y la 8eforma Lamblen serla mlsLlca. Þero sl nos referlmos a la mlsLlca
espanola del 8arroco más próxlma a nuesLros reformadores, creemos que la
8eforma espanola no fue mlsLlca. Þara el hlsLorlador alemán Werner Welsbach,
“El fundamento de la mística en cuanto fenómeno religioso reside en una
slngular forma de oraclón y de recoglmlenLo que se dlsLlngue por su especlal
carácLer pslqulco. La volunLad esLá sumerglda en el proplo yo, aparLada del
mundo, paslva, reslgnada, enLregada profundamenLe a lo dlvlno y senLldo
íntimamente, dirigida con toda su capacidad de entusiasmo a su unión con él.”
Será por LanLo la mlsLlca una clencla de lo sobrenaLural, de manera que cada
acLo sea llLurglco-rellgloso o no, busca la unlón con ulos y el progreso esplrlLual
aunque Lamblen como fruLo de la gracla.
Ll mundo proLesLanLe ha acogldo con menos benevolencla que el caLóllco
esLa acLlLud rellglosa de la esplrlLualldad mlsLlca. Ll exLasls esplrlLual como
experlencla de ulos en el hombre y no de la vlrLud, de la profeslón o vacaclón,
(como blen esLudló Max Weber), hace que no sea apeLencla de la Leologla
dogmáLlca proLesLanLe. nleLo nos de[a claro que la 8eforma en Lspana en la
prlmera parLe del slglo xvl nada Luvo que ver con el mlsLlclsmo cuyo punLo
cruclal perLenece a la decada de 1343 a 1333 y por LanLo nl los alumbrados nl
proLesLanLes Lendrlan esLas lnfluenclas. Además oLras de las cualldades como la
levlLaclón, la bllocaclón, la mllagrerla en general o los esLlgmas como
experlenclas prodlglosas, no eran ob[eLo de esLudlo soLerlológlco, pues los
crlsLlanos evangellcos del xvl esLaban en oLros debaLes como la sola LscrlLura,
sola fe, Solo CrlsLo, [usLlflcaclón, Ley-Evangelio o en general “doctrina
evangélica”. Sin embargo, también aparecerán en el campo católico procesos


87 Nieto, C. J. Místico, poeta, rebelde, santo: En torno a San Juan de la Cruz. Madrid: FCE,
1982. San Juan de la Cruz, poeta del amor profano. Swan, 1988 El Renacimiento y la otra España
Librairie Droz, 1997, 855 págs. obras todas ellas de profundo conocimiento de la teología y
mística.

u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

123



lnqulslLorlales de algunos mlsLlcos sospechosos de heLerodoxla. Ln unos casos
será por predlcar en lengua vulgar su docLrlna mlsLlca lo cual era un
llamamlenLo a esLas prácLlcas por genLe lnculLa o lnexperLa y en oLros porque el
deseo de pledad era moLlvado por lecLuras del Lvangello lnLerpreLado desde
una Leologla que prlmaba la experlencla personal. Será pues la mlsLlca caLóllca
una conLemplaclón más afecLlva de CrlsLo, proclamada en llbros como vlto
cbtlstl de Ludolfo de Sa[onla, o la lmltoclóo Je ctlsto de 1homas kempls, que
ponlan el enfasls en la no conformaclón al mundo y en la ascesls como medlo
de lmlLar a CrlsLo, pero con ese plus sobrenaLural de la mlsLlca.
Ll choque fronLal de los movlmlenLos evangellcos con la mlsLlca es
lncuesLlonable. La mlsma lglesla de 8oma, pese a los esfuerzos por desarralgar
la mllagrerla y los relaLos de slngulares experlenclas sobrenaLurales que
prollferaban en Loda Luropa, no pudo con esLe Lráflco ldoláLrlco. nl el mlsmo
Conclllo de 1renLo fue capaz de modlflcar una prácLlca caLóllca llena de flesLas
de sanLos, peregrlnaclones, veneraclón supersLlclosa de rellqulas que eran un
serlo rlval del culLo a CrlsLo. Þor eso la ConLrarreforma acusada de ldoláLrlca y
superflclal por los movlmlenLos evangellcos anLerlores a 1renLo, Lendrla que
permlLlr el mlsLlclsmo y las experlenclas sobrenaLurales y hasLa hacer que
gozaran de mayor presLlglo por las auLorldades ecleslásLlcas, no como prueba
de sanLldad y adelanLo de la esplrlLualldad, slno porque se reconocla un arma
para aLacar a los reformlsLas proLesLanLes más ale[ados de esLas prácLlcas.
Þero además el mlsLlclsmo espanol esLá basado en la experlencla de sus
proLagonlsLas y no en creaclones o especulaclones lnLelecLuales y Leológlcas. La
popularldad de esLa esplrlLualldad que se lnfllLraba por Lodas las capas soclales
aun enLre el analfabeLlsmo maslvo de enLonces, slempre fue proporclonal a la
fama de las experlenclas exLraordlnarlas que se conLaban. Además de Þedro de
Csuna, SanLa 1eresa, San !uan de la Cruz, lray Luls de Cranada, lgnaclo de
Loyola o Þedro Malón de Chalde auLores de reconocldo presLlglo lnLelecLual y
esplrlLual, se unlrlan oLros auLores anLlguos y modernos que exalLaron aun más
el fanaLlsmo por los fenómenos mlsLlcos, que ale[aban al hombre del
humanlsmo renacenLlsLa, más mundano, no-dlvlno y ublcado en el devenlr de la
hlsLorla. ¸Þodemos lnclulr en esLa esplrlLualldad mlsLlca la obra de ConsLanLlno
Þonce de la luenLe, a cuya “Confesión de un pecador” para Menéndez y Pelayo
es “el mejor trozo leído en nuestros místicos protestantes? ¿Es la predicación
de Þonce mlsLlca y buscadora del exLasls?

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
126

Segun deduce klaus Wagner
88
por las lecLuras de la abundanLe blblloLeca
de Þonce de la luenLe, gran fllósofo y Leólogo, no saca sus recursos oraLorlos
para la galerla y el senLlmenLallsmo evaslvo, slno que, como expresará Marl Þaz
Aspe Ansa
89
“el arte retórico es para él un elemento al servicio de su
lnLenclonalldad aposLóllca. Þone en prácLlca lo que el mlsmo habla pedldo al
predicador: estudio y diligencia”. Para Bataillon y !ose 8amón Cuerrero
90
la
lnfluencla de Lrasmo en su obra es evldenLe pues flguran en su blblloLeca
dleclsleLe LlLulos del roLerdano y aparece como un gran humanlsLa conocedor
de la llLeraLura cláslca grlega y laLlna. un ablsmo demaslado grande exlsLe pues
enLre la propuesLa mlsLlca y asceLlca y la de un Leólogo, blbllsLa y exegeLa,
predlcador y fllólogo, que como senalará Þedro vlas 8os 1avares
91
represenLa
me[or el evangellsmo erasmlano penlnsular, en valor lnLrlnseco y fuerza
dlvulgaLlva, además de ser su coteclsmo un segundo lnLenLo de lnsLrucclón
rellglosa sobre una base hlsLórlca-blbllca, como lo habla hecho prlmeramenLe
!uan de valdes con su uocttloo cbtlstlooo.
no serlamos fleles al senLldo pleno de la mlsLlca sln conslderar algunos
aspecLos unlversales del mlsLerlo de la salvaclón. Þara el sablo fralle !uan
Conzález ArlnLero
92
no es más y no es menos la vlda mlsLlca, que la gracla de
!esucrlsLo en las almas fleles, que murlendo a sl mlsmas, con Ll vlven
escondidas en Dios (Colosenses 3:3) o más propiamente, “es la ínLlma vlda que
experlmenLan las almas [usLas, como anlmadas y poseldas por el LsplrlLu de
!esucrlsLo, reclblendo cada vez me[or y slnLlendo a veces claramenLe sus dlvlnos
lnflu[os -sabrosos y dolorosos- y con ellos creclendo y progresando en unlón y
conformidad con la Cabeza, hasta quedar con Él transformadas” La evolución
mlsLlca serla Lodo el proceso de formaclón, desarrollo y expanslón de esa vlda
prodigiosa “hasta que se conforme Cristo en nosotros (Gálatas 4:19) y “nos
Lransformemos en su dlvlna lmagen” (2ª Corintios 3:18) Podríamos decir a esta
deflnlclón, que Lodo crlsLlano debe ser un mlsLlco puesLo que el propóslLo de
ulos es esa conformaclón con CrlsLo medlanLe la presencla vlvlflcadora del


88 El doctor Constantino Ponce de la Fuente. El hombre y su biblioteca. Klaus Wagner 1979
89 Constantino Ponce de la Fuente. El hombre y su lenguaje. María Paz Aspe Ansa. 1975
90 Catecismos españoles del siglo XVI. La obra catequética del Dr. Constantino Ponce de la
Fuente. José Ramón Guerrero. 1969
91 Algunas notas sobre o “Catecismo peninsular “no seculo XVI. De Constantino a Frei
Pedro de Santa María. Pedro Vilas Boas Tavares
92 Evolución mística. Volumen 35 de Biblioteca de teólogos españoles Autor Juan González
Arintero Editorial San Esteban, 1989.- 477 págs. Pág.23
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

127



LsplrlLu SanLo. no Lendrla senLldo llamar mlsLlco al 8arroco espanol, nl los
mlsLlcos espanoles pasarlan de ser meros crlsLlanos evangellcos sl no Luvlese su
esplrlLualldad oLras caracLerlsLlcas más deLermlnanLes. La mlsLlca para ArlnLero
Llene componenLes locooscleotes, como un nlno vlve la vlda raclonal y Lodo su
desarrollo humano hasLa ser cooscleote de haber llegado a un esLado en el que
se vlve la experlencla crlsLlana por el e[erclclo de las vlrLudes. LsLe esLado
consclenLe es el que deberlan vlvlr la generalldad de las almas, pero que es
prlvlleglo de algunas almas que son escogldas para ser llevadas más deprlsa,
por vlos exttootJlootlos, a la cootemploclóo lnfusa. A parLlr de esLe momenLo,
por las Lres vlas, potqotlvo, llomlootlvo y ooltlvo, el creyenLe enLra en los
oculLos mlsLerlos de ulos y por el slngular lnflu[o del LsplrlLu Consolador, se
reallza la Lranslclón del esLado asceLlco al mlsLlco.
Dice Arintero: “Esta ciencia es esencialmente esotérica, como lo es la
ópLlca para los clegos: nadle puede comprenderla nl apreclarla blen sln esLar
lnlclado con la propia experiencia”. Karl Rahner expone esLe ldeal mlsLlco como
propuesta gnóstica. “El gnóstico es el hombre perfecto. Ese gnóstico a quien
san ClemenLe aLrlbuye una especle de pansofla, dlflcllmenLe compaLlble con la
Llnlebla de la fe, se dlsLlngue casl hasLa el exLremo del slmple creyenLe. La
vlrLud aparece en esLa docLrlna casl solo como supuesLo e lrradlaclón de la
gnosls, la gnosls, por su parLe, es el fln anhelado, hasLa el exLremo de que el
gnósLlco la preferlrla a la salvaclón, sl por un absurdo Luvlera que eleglr enLre
ambas”.
93
Ls evldenLe que la salvaclón y la segurldad de salvaclón Llenen mayor
peso especlflco denLro de la esplrlLualldad evangellca. La Leologla mlsLlca y la
serle de grados y escaleras denLro de la conLemplaclón lnfusa, no lmporLan
LanLo como senLlrse seguros en el amor de ulos por la obra de CrlsLo. LsLe
senLldo de senLlrse petfectos y sootos (lmpecables) por la unlca ofrenda de
CrlsLo hecha una vez y para slempre (Pebreos 10:14) supuso un claro conLrasLe
con el camlno mlsLlco del xvl y xvll.

e з- .-..¬¸·--·.||- -·»·¬.·¬. -·¸»-.|.


93 Escritos de teología, Volumen 3.-Autor Karl Rahner -Ediciones Cristiandad, 2002 Pág.18

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
128

Lugenlo Asenslo
94
, excelenLe conocedor de la esplrlLualldad del Slglo de
Cro qulere presenLar el erasmlsmo espanol como una lnfluencla humanlsLa y
rellglosa que va pare[a a oLras corrlenLes esplrlLuales ya exlsLenLes como los
conversos, los franclscanos o los lLallanlzanLes que manLenlan pensamlenLos e
ldeales parecldos. Ll deLonanLe de la erasmomanla provocado por el hlspanlsLa
frances Marcel 8aLalllon con su lnsusLlLulble llbro “Erasmo y íspoño”, es que
qulere expllcar un ampllo perlodo de la hlsLorla de Lspana reduclendolo a un
“artefacto” denominativo unificador sin tener en cuenta otros modelos de
esplrlLualldad y corrlenLes humanlsLlcas auLócLonas. CusLavo 8ueno
93
consldera
esLa preLenslón, un comple[o de superlorldad de los hlspanlsLas y dlrá al
respecto: “otra cosa es que en los libritos de Erasmo pudleran enconLrar esas
ellLes alfabeLlzadas, los Lóplcos más corrlenLes que corrlan por Lspana
expresadas en fórmulas uLlles no sólo para corroborar sus proplas ldeas slno,
sobre Lodo, para Lomar conoclmlenLo de que ellas esLaban slendo comparLldas
por las ellLes de oLras vlllas y cludades. Ll erasmlsmo espanol habrla que
entenderlo, según esto, y a lo sumo, antes, como una “encuadernación” de
ldeas comunes que flulan lnLernamenLe de la socledad espanola del slglo xvl,
que como una revelaclón, procedenLe del exLerlor y de lo alLo, de ldeas nuevas
y revolucionarias”.
Þara Manuel 8evuelLa
96
el erasmismo no es un concepto claro: “Ll
erasmlsmo es para unos un eplsodlo, para oLros la clave del pensamlenLo del
slglo xvl en su prlmera mlLad. Ll erasmlsmo es here[la o crlsLlanlsmo auLenLlco,
paullnlsmo, rellglón lnLerlor frenLe a prácLlcas peLrlflcadas, anLl-escolasLlclsmo,
acicate moral frente a clérigos cuyo Dios era su vientre”. Las preguntas que se
slguen haclendo esLos especlallsLas son sl acaso los escolásLlcos no esLudlaban a
San Þablo o sl solo era la rellglón caLóllca una conLlnua romerla de beaLas y
clerlgos maLerlallsLas, que neceslLaban una esplrlLualldad y una e[erclLaclón de
sus faculLades aburguesadas. uomlnguez CrLlz Lamblen sosLlene que las ldeas
lmporLadas de Lrasmo, ya las hablan aslmllado una clerLa ellLe espanola que
habla llegado a parecldas concluslones anLes de formularlas Lrasmo, aunque las
encuenLren me[or slnLeLlzadas en esLe.


94 “El erasmismo y las corrientes espirituales afines (conversos, franciscanos, italianizantes)”
Eugenio Asensio.- Revista de Filología española 36
95 España frente a Europa. Gustavo Bueno
96 "Corrientes culturales en tiempo de los Reyes Católicos y recepción de Erasmo". Manuel
Revuelta y Ciriaco Morón, editores. El erasmismo en España. Santander: Sociedad Menéndez
Pelayo, 1986.
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

129



Manuel de la luenLe Meras
97
desLaca Lres perlodos del erasmlsmo:
1°.- Ll prlmero de recepclón, que va desde 1316 hasLa su muerLe en
1336. Ls esLe, un prlmer momenLo de proLecclón de su obra por parLe del
proplo Lmperador y los persona[es más lnfluyenLes de su corLe como CaLLlnara,
el Cblspo lonseca o el lnqulsldor Alonso de Manrlque, en el que se lnLenLa
vlncular la flgura del humanlsLa con Carlos v y se busca la acepLaclón del nuevo
emperador y la lnsLauraclón de un nuevo orden. Al flnal del perlodo se produce
una fuerLe conLroversla de sus defensores conLra las posLuras mendlcanLes que
exalLaban la rellglosldad del esplrlLu.
2°.- Ll segundo perlodo es de dlfuslón, comprenderla los anos 1336 hasLa
1336, fecha en que abdlca Carlos v y se lmprlme su obra en casLellano. Lo que
colnclde Lamblen con su aparlclón en el lndlce de valdes. Ls una eLapa en que
sus seguldores ponen su celo en el despreclo de las ceremonlas rellglosas.
3°.- Ll ulLlmo perlodo, de oculLaclón, de repllegue. Cue llegarla a
medlados del xvl, con el Conclllo de 1renLo. Ls un momenLo de oscurldad en
que dlferenLes auLores parecen mosLrar algunas posLuras colncldenLes con sus
Lesls, pero que no salen a la luz de forma clara.
Þara esLe auLor se ha dlsLorslonado a Lrasmo conslderándolo un
persona[e lnnovador, sln embargo cree que es una verdad a medlas, puesLo que
en la mayorla de los casos solo recoplla las ldeas camblanLes de aquella
socledad. Ln Lspana no serla Lrasmo el prlmero en hablar de 8eforma, nl
defender la concordla enLre el humanlsmo y la rellglón. Las corrlenLes
esplrlLuales de los alumbrados y franclscanos, las corrlenLes de los
neoplaLónlcos y precarLeslanos o de nomlnallsLas formados en Þarls, han sldo
oLros de los pensamlenLos aglLadores de reformas como lo fue el erasmlsmo.
Þero será en su momenLo cuando esLudlemos la Leologla de los erasmlsLas
concreLos, cuando podamos ver sl son erasmlsLas o slmplemenLe alumbrados o
luteranos con “denominación de origen”.





97 El “Erasmismo” en la España Imperial. Una aproximación a su verdadero significado-
Manuel de la Fuente Merás.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
130

¸ i» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |.· |.|·.· ¹- |.· ¸·.|-·|»-|-·
-·¸»-.|-·.
Al conslderar la producclón y dlsLrlbuclón de los llbros que llegaban a
Lspana por Lodas parLes, es lmporLanLe reconocer como lo hacer Werner
1homas (lo tepteslóo Jel ptotestootlsmo pág., 139) que los grandes cosLes de
producclón fueron pagados desde Lspana donde se suponla habla genLe
“dañada” en Castilla y Aragón. Algún calvinista quemado en Brujas había
confesado que en Lspana Lamblen exlsLla su lglesla, aunque oculLa. Ls de
desLacar el caso del conde 8allen, !uan Þonce de León, que gasLó Loda su
forLuna en la causa de la 8eforma, segun aflrma Schafer. Þara aquellos que
consideran “episodio” sin importancia la 8eforma en Lspana, les parecerá casl
aLrevldo hablar de la esplrlLualldad evangellca en los llbros de los proLesLanLes
espanoles, consclenLes de que muchos de esLos escrlLos habrlan sldo quemados
y denlgrados. Sln lugar a dudas, mucha de la no escasa producclón llLerarla es
desconoclda y menos aun lnvesLlgada, pero como veremos, represenLa el
lmpulso renovador más lmporLanLe de la hlsLorla esplrlLual de Lspana. La
relevancla de la llLeraLura de los evangellcos espanoles, puede conslderarse
cuando menos a la alLura del 8enaclmlenLo europeo y esLar en el cenLro del
Slglo de Cro espanol. La esplrlLualldad de los proLesLanLes llamaba la aLenclón a
los lnqulsldores. Ln los márgenes de las obras expurgadas o de la slmple
correspondencla que se les enconLraba, se anotaban frases como “este habla
(frase) muy a lo espiritual es luterana” y muy a renglón seguido se hallaba otro
punLo fundamenLal de esLa pledad evangellca que era el hablar de las cosas de
ulos al margen de la lglesla. Como expresará !uan López de Celaln,(luLerano
quemado en 1330) en carLa al AlmlranLe de CasLllla, esLaba Lodo dlspuesLo para
la “reformación de la verdadera cristiandad”. Pero antes de entrar en la
blbllografla propla, hemos de hacer algunas conslderaclones lnLroducLorlas.
?a va slendo oporLuno reparar la ofensa y rescatar para la “ciencia
española” la idea de Menéndez y Pelayo cuando aflrmaba que la lnqulslclón no
quemó personas evangélicas de gran relieve. Decía: “Protestantes: Ni uno sólo
de los que algo valleron fue chamuscado por la lnqulslclón. !uan de valdes
murló Lranqullo y sosegado en nápoles. A ServeL le LosLó Calvlno. Ll docLor
ConsLanLlno Þonce de la luenLe murló en las cárceles, y lo que quemaron fue su
esLaLua. !uan Þerez, Caslodoro de 8elna, Clprlano de valera, eLc., anduvleron
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

131



casl Loda su vlda por el exLran[ero. nlnguno de ellos era un sablo del oLro
jueves. Total de sabios protestantes quemados, cero.” Le segulrla CrLega y
CasseL con parecida expresión: “La característica de España no es que en ella la
lnqulslclón quemase a los heLerodoxos, slno que no hublera nlngun heLerodoxo
lmporLanLe que quemar. Cuando ha habldo alguno se lba fuera, como ServeL y
era fuera donde lo quemaban”. lrase mallclosa y falsa pues las hogueras de la
lnqulslclón no se encendleron en Lspana para llumlnar, slno para apagar el
fulgor y las lnquleLudes de muchos hombres de lngenlo de la modernldad. La
hoguera de ServeL no puede oculLar el bosque de hogueras que duranLe más de
Lres slglos de[aron a Lspana en la más lamenLable rulna moral, esplrlLual,
pollLlca y económlca. Sln embargo hay una larga llsLa de quemados y muerLos
en las crueles cárceles secreLas, que lrán desfllando por esLas páglnas y que
conLradlcen las lgnomlnlosas palabras de esLos lnLelecLuales.

s i.|.·.(.» , ¯-.|.g.» -- |.-¬¸.· ¹- |» k-(.·¬»
uno de los llbros que me[or LraLan esLe Lema de la fllosofla y Leologla de
la Reforma es la “lottoJocclóo o lo lllosoflo. uoo petspectlvo ctlstlooo” de
Alfonso 8opero 8erzosa
98
, porque esLe auLor consldera a la hlsLorla de la
fllosofla como verdadera fllosofla. La hlsLorla de la fllosofla de la 8eforma, nos
ensenará su razón de ser en el Llempo y aquellos componenLes que camblan el
mundo medleval en el mundo moderno. 8enaclmlenLo fllosóflco y 8eforma
proLesLanLe europea llegan al slglo xvl de la mano. Ll 8enaclmlenLo culLural y
humanístico trae como sello característico, la duda y la especulación. “Sus
preocupaclones y curlosldades son a[enas al ldeal crlsLlano. La vlda reLorna a lo
mundano. Ll hombre y su forLaleza y belleza y la conflanza en sl mlsmo son Lan
fasclnadoras que uios parece echarse en el olvido” (Ropero Berzosa, 1999, pág.
287) Ll humanlsmo de Lrasmo Llene un senLldo nlLldamenLe crlsLlano, nunca
mundano. Ll senLldo orlglnal que marca el slglo xvl es la esplrlLualldad,
emanada esLa del estudio de las Escrituras, pues al decir del Enchiridion: “Si te
dedlcas por enLero al esLudlo de las LscrlLuras, sl medlLas dla y noche sobre la
ley dlvlna, nada Le aLemorlzara [amás y esLarás preparado para defenderLe


98 Otro de los libros de Alfonso Ropero “Filosofía y cristianismo” pueden figurar como de los
más actualizados en el análisis de la Filosofía y Teología cristianas.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
132

conLra cualquler aLaque del enemlgo”. “A pesar de su decidida y valiente
defensa de una 8lblla ablerLa al pueblo, hay un punLo que le separa de las
posLerlores relvlndlcaclones reformadoras. Lrasmo no cree que la 8lblla sea por
sl sola la unlca auLorldad requerlda. Ls la más emlnenLe, pero no suflclenLe sola.
no dlce que sea necesarla oLra gula, por e[emplo el maglsLerlo 8omano, pero sl
que es pellgroso permlLlr que las masas someLan la fe a examen de la lecLura
desnuda de la LscrlLura. Ln esLa cuesLlón Lrasmo se ale[a de la acLlLud y el
convenclmlenLo reformado de la 8lblla sola y suflclenLe por sl mlsma pues la
Biblia es la mejor intérprete de sí misma” (Ropero Berzosa, 1999, pág. 302)
LsLa acLlLud humanlsLa hacla la rellglón, converLlrla a la pledad en Larea
lnLelecLual desLlnada a las ellLes docLas y el verdadero Lvangello se reducla a
mera fllosofla. lue necesarla una reforma de la vlda rellglosa que volvlese a las
fuenLes del crlsLlanlsmo y a las palabras del mlsmo CrlsLo escrlLas en el nuevo
1esLamenLo y profeLlzadas en Loda la 8lblla. LuLero propone renovar el
crlsLlanlsmo, sln una desvlnculaclón de la culLura pero ale[ada de la [erga de los
escolásLlcos. lndlcará LuLero: “Estoy convencido de que, sin la formación seria
de las leLras humanas, no es poslble nl crear nl manLener una auLenLlca
Leologla, pues el unlco camlno para llegar a una revelaclón de la verdad dlvlna
pasa por una renovaclón y prácLlca de los esLudlos de las lenguas y de la
llLeraLura. ClerLamenLe nada hay que yo desee menos que suceda que nuesLros
[óvenes desculden la poesla y la reLórlca. (cotto o íobooos nessos Je 152J). Sln
embargo se sabe que LuLero enLendla que el 8elno de CrlsLo no es de esLe
mundo y por LanLo esLá fuera de la razón. La razón se clne a los Lermlnos de
esLe mundo y en esLe senLldo es auLónoma, pero en cuanLo preLende enLender
y expllcar a ulos ponlendose la razón al servlclo del mundo y el dlablo, esLo
supone una prosLlLuclón de la razón (prosLlLuLa del demonlo) “Por esto todo
lnLenLo de fundamenLar el orden de ulos medlanLe la razón, a menos que esLa
haya sldo prevlamenLe lnsLrulda e llumlnada por la fe, es como sl yo qulslera
alumbrar el sol con una llnLerna apagada o uLlllzar un canlzal como clmlenLo de
una roca” (5obte el popoJo Je komo 1520)
LuLero y la 8eforma se quedan con el pensamlenLo blbllco, Loda vez que
la fllosofla arlsLoLellca que conoce, es uLlllzada conLra el Lvangello. LsLe será el
punLo de lnflexlón y que marca las dlferenclas de la esplrlLualldad del slglo xvl,
enLre qulenes creen que la Þalabra de ulos es suflclenLe auLorldad y enLre
qulenes acuden a la Lradlclón y al papado. lellpe MelanchLon Luvo un lnLenLo
conciliatorio entre ambas posturas pero como expresará Ropero el “momento
fllológlco no dlo paso al desarrollo fllosóflco en consonancla con la nueva
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

133



experiencia del espíritu y de la vida” (Ropero Berzosa, 1999, pág. 313) no de[a
de ser slgnlflcaLlvo el comenLarlo del proLesLanLe espanol AnLonlo del Corro
que escrlblendo a Caslodoro de 8elna
99
se exprese así: “Porque cierto, ya estoy
fasLldlado de hebralsmos y helenlsmos, y los largos ComenLarlos no me dan
gusto ni sabor alguno” Reclama Corro otros libros que “tratasen la doctrina de
la santa religión, con edificación de nuestras conciencias”.
100
Ll lnLenLo
conclllaLorlo de los proLesLanLes espanoles Lamblen se hace evldenLe en Corro
en la cotto o los postotes lotetooos Je Ambetes y como puede verse en el LexLo
clLado, Corro qulere pasar de los ComenLarlos faLlgosos, de los hebralsmos y
helenlsmos de la fllologla blbllca a un senLldo prácLlco de la esplrlLualldad.
ÞoslblemenLe Corro hublese leldo la lnflnldad de comenLarlos en laLln que la
lnqulslclón habla lncauLado de los reformadores alemanes y que se publlca en
el prlmer lndlce de llbros prohlbldos en Sevllla, que hemos reproducldo en uno
de los apendlces de esLe llbro.
uos ldeales de la 8eforma nos lnLeresan desLacar: Ll llbre examen y sl la
8eforma fue mlsLlca o fue oLra cosa. LsLamos de acuerdo con 8opero que el
llbre examen fue la docLrlna más lmporLanLe de la 8eforma y no es Lan absurda
como los crlLlcos caLóllco-8omanos quleren hacer creer. Se parLe de la ldea de
que sl la verdad es unlca, es lmposlble que mulLlples expllcaclones enLre
dlferenLes y conLrarlas puedan ser equlvalenLes y verdaderas. Solo una puede
ser vállda. Sln embargo, aunque la verdad sea unlca y absoluLa, sabemos desde
nlcolás de Cusa que el camlno hacla la verdad es lnLermlnable, por lo que el ser
humano solo puede asplrar a Lener perspecLlvas de la verdad. ApunLa 8opero:
“Las notas de única y absoluta verdad se encuentran en Dios, no en el
enLendlmlenLo humano, que lo más que hace es recorrer LenLaLlvamenLe la
senda que conduce a ulos, verdad máxlma, suprema e lnflnlLa. Sl además
resulLa que el creyenLe esLa aslsLldo por el LsplrlLu de ulos, es del Lodo
necesarlo respeLar y valorar en lo que Llene de poslLlvo cada conLrlbuclón
individual a la comprensión total de la verdad:” (Ropero Berzosa, pág. 322)


99 Es conocida esta carta como Carta Teobonesa por estar escrita desde Teobón el 24 de
diciembre de 1563. En un clima de amistad y sinceridad Corro le comenta sus preocupaciones
personales: el yugo y también compañía de la esposa, las preocupaciones por la impresión de la
Biblia y preocupaciones teológicas, sobre el estado de Cristo en el mundo respecto al Padre, la
justificación, etc. y la edificación de las conciencias.
100 Obras de los reformadores españoles del siglo XVI. Antonio del Corro. Introducción
Antonio Rivera García. Eduforma Historia 2006 Pág. 217

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
134

Ll oLro punLo es sl el mlsLlclsmo del slglo xlv de LckharL y sus dlsclpulos
1aulero, Suso, eLc., llegó a la 8eforma a Lraves de LuLero y la 1eologla alemana.
Aunque ya hlclmos un pequeno apunLe en el punLo 3, manLenlendo nuesLra
Lesls sobre la lnexlsLencla de la mlsLlca en la 8eforma proLesLanLe de Lspana y
en Lodos los movlmlenLos evangellcos anLerlores, debemos a[usLar un poco el
Lema, al que Lamblen Alfonso 8opero manLlene una poslclón más maLlzada.
Cree 8opero, como Lamblen algunas veces Menendez y Þelayo, que la 8eforma
rechazó a la fllosofla porque la opclón proLesLanLe fue el apego a la vla mlsLlca,
aunque –dlce 8opero- la mayorla de los escrlLores proLesLanLes la nleguen o no
hayan reparado casl nunca en esLe punLo.
Añade Ropero: “La Reforma está en continuidad directa con las
asplraclones mlsLlcas. Ls puro mlsLlclsmo en su concepLo del crlsLlanlsmo y en
el procedlmlenLo de la [usLlflcaclón por la fe. La fe como flJoclo o conflanza, el
acceso dlrecLo a ulos, sln medlaclón humana, el rechazo de las obras exLernas,
por la vlvencla lnLerna de ulos, el “Cristo para mí”, el acento puesto en lo
lndlvldual, la sospecha ceremonlal, la poLenclaclón de la palabra reclblda,
medlLada, la oraclón lnLerlor, la comunlcaclón esponLanea del alma con ulos,
Lodos esLos y muchos más son los elemenLos LlplcamenLe relvlndlcados por el
mlsLlclsmo de Lodos los Llempos y refle[a esa corrlenLe denLro del crlsLlanlsmo
que hace absLracclón de la realldad mundana –culLura, pollLlca, clencla,
economla –para volcarse llgero de preocupaclones mundanas en las cosas de
ulos, cosas esplrlLuales y mlsLlcas por excelencla. La 8eforma fue un arrebaLo
místico, al cual no se ha prestado la suficiente atención” (Ropero Berzosa, 1999,
pág. 283) LsLa acepclón de la mlsLlca esLá amparada blbllcamenLe en basLanLes
pasa[es del nuevo 1esLamenLo, especlalmenLe en las carLas de Þablo. nadle
puede dlscuLlr esLe senLldo de la mlsLlca que deflende 8opero, porque el
concepto de “unión con Cristo” “ser uno en Cristo” “incorporación en Cristo”
lndlca que CrlsLo esLá presenLe en el ser humano. Sln embargo lo que no nos
dlce el nuevo 1esLamenLo nl se observa en Loda la 8lblla, es el métoJo poto
olcoozot Jlcbo estoJo y desde luego no se concibe esa “unión” como una fusión
del alma con la naLuraleza dlvlna, nl por las tres vías, ni por la “divinización” y
“transformación del alma”.
A esLe respecLo lndlcará nleLo: “El misticismo posee una especificidad
propla que es a la vez comun y excluslva, sean cual fueren las clrcunsLanclas o
varledad de las formas en que pueda presenLarse. Þosee una propla vlslón del
unlverso, una pslcologla y una Leologla esenclales a Lodas sus formas. Ll
mlsLlclsmo parLe de la ldea de que es poslble lograr una unlón susLanclal enLre
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

133



el alma y ulos y que para alcanzar esa meLa, la vla potqotlvo, lllomlootlvo y
ooltlvo consLlLuyen necesarlamenLe la senda que debe recorrer el mlsLlco: debe
usar el meLodo adecuado, que puede requerlr mucha o poca pracLlca asceLlca y
en algunos raros casos, nlnguna, dado que el asceLlsmo pudo haber sldo
internalizado”. Creemos que no está en la Reforma este sentido en que Nieto
descrlbe al mlsLlclsmo. Aunque la 8eforma sea emlnenLemenLe rellglosa, nunca
se desculdaron los aspecLos prácLlcos de la vlda como el Lraba[o y la vocaclón,
que fueron elevados a caLegorlas de pledad. Crar y Lraba[ar Lenlan el mlsmo
senLldo de esLar cumpllendo con la vocaclón y obedlencla a ulos. La experlencla
del sudor para ganar el pan, la enLrega dlarla a los demás, exLenslón de las
LscrlLuras a Loda crlaLura, era la mlsLlca de los hechos y no de las realldades
meLaflslcas.
un auLor que suele Lropezar y slempre anda a vuelLas con la Leologla
luLerana y reformada es Menendez y Þelayo, que no enLlende algunas
parado[as como la amblvalencla de la razón en LuLero o el problema de la
sub[eLlvldad y la verdad. Ls conoclda la repulsa de LuLero hacla Loda preLenslón
de razonar a ulos, en el senLldo de que el hombre pueda, por la sola razón,
adqulrlr conoclmlenLo alguno de ulos para saber qulen y que es ulos (quld slL
Deus). Nos dice Ropero: “Aborrecía-LuLero- a Lodos los escolásLlcos,
teniéndolos por “asnos y bestias” y a los cenLros unlverslLarlos, como Þarls,
Lovaina y Colonia, los denominaba “burdeles de Satanás” porque violaban y
corrompían la Palabra de Dios, a la que se consideraba estrechamente ligado”.
Þero no solo LuLero masacraba dlalecLlcamenLe a los escolásLlcos slno los
humanlsLas vapuleaban a los Leólogos del escolasLlclsmo decadenLe, por su
meLodo muchas veces falso, como el slloglsmo que Lra[o a LuLero de cabeza
para su concepLo de [usLlcla y [usLlflcaclón, cuando clLaban a ArlsLóLeles con:
lleqomos o set jostos teollzooJo occlooes jostos” Lutero demosLrarla, negando
la mayor, que no hay acclones [usLas delanLe de ulos. LuLero lndlcará que la
[usLlcla de ulos precede a las obras, de modo que las obras son el resulLado de
la [usLlcla. Ln la docLrlna de los dos relnos de LuLero, teqoom mooJl y teqooo
cblstl, el reino de Cristo esta fuera del alcance de la razón. “Siguiendo a
Cckham, LuLero rechaza los unlversales, acepLando unlcamenLe la realldad de
las experlenclas parLlculares e lndlvlduales. Al negar la realldad de los
unlversales, LuLero llmlLaba por el hecho mlsmo, el alcance de la razón a la
experlencla de los fenómenos de esLe mundo es declr, al teqoom mooJl. La
razón, - aflrmaba - se clne excluslvamenLe al relno del mundo, denLro de esLe

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
136

campo de aconLeclmlenLos Lerrenos la razón es auLónoma y redunda en la
adqulslclón de conoclmlenLos demosLrables. LsLo es lo que LuLero llama razón
natural (ratio naturalis) cuya legitimidad quedaba para él fuera de toda duda”
(8opero 8erzosa, 1999, pág. 311)
Acusan a LuLero y a la 8eforma de sub[eLlvlsmo como formulaclón
Leológlco-esplrlLual. La acusaclón del campo caLóllco-8omano es acerLada pero
sus fundamenLos en vez de ser censurados deberlan ser su me[or
recomendación. “Con Lutero, el esplrlLu de la verdad se manlflesLa al fln en la
volunLad sub[eLlva. La verdad es la sub[eLlvldad. La vlda crlsLlana conslsLe en
que la cusplde de la sub[eLlvldad se halle famlllarlzada con la reconclllaclón
operada por CrlsLo en el Calvarlo y apllcada por el LsplrlLu SanLo al corazón, en
que se apele al lndlvlduo mlsmo y se le consldere dlgno de llegar a esa
experlencla de reconclllaclón que es unlón con ulos en el perdón y el amor de
vlda, dlgno de que more en el el LsplrlLu dlvlno, no como una gracla para
prlvlleglados, la lglesla en su senLldo resLrlngldo- [erarqula- slno para Lodo el
pueblo de Dios” (Ropero Berzosa, 1999, pág. 317) Cueda pues claro que para
poder expllcar la reconclllaclón con ulos Lenemos que acudlr a la sub[eLlvldad,
porque, slgulendo el argumenLo agusLlnlano, ulos hablLa en el lnLerlor y no en
lo exLerlor del dogma, los rlLos, los sacramenLos slno en lo más lnLerlor y
esencial del ser humano. “La última palabra no la tiene el pecado, lo accidental,
aquello que sobrevlene al hombre, que lo domlna, que no es el mlsmo, slno la
[usLlflcaclón, el renacer a su realldad prlmera en comunlón con ulos. Þor eso el
hombre, Lodo hombre, hasLa el más mlserable y ale[ado del esplrlLu, es
asequlble a lo dlvlno, capaz de ulos, pues su naLuraleza esenclal no es el pecado
sino la “imagen de Dios””.(Ropero Berzosa, 1999, pág. 318)


¸ C.-.-¸|. ¹- -·¸.·.|.»|.¹»¹ , ¸·.||-¬»· |.·|.·..g·»(...·.
Þerclblr la esplrlLualldad de un slglo o, como preLendemos nosoLros,
capLurar la esplrlLualldad de un momenLo concreLo de ese slglo, referlda a los
movlmlenLos de 8eforma en Lspana, resulLa sumamenLe comple[o. Þara C.
uumelge
101
hay pocos especlallsLas capaces de lnLegrar los resulLados de sus


101 Historia de la espiritualidad. G. Dumeige
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

137



lnvesLlgaclones puesLo que hay que pasar de las conslderaclones lndlvlduales a
la apllcaclón concreLa al grupo. Se ha de pasar de la hlsLorla de los
aconLeclmlenLos a la hlsLorla lnLerlor cuyas experlenclas personales son unlcas.
La esplrlLualldad descrlbe las moLlvaclones y formas de los crlsLlanos en el
devenlr hlsLórlco, pero es emlnenLemenLe rellglosa. !ose Marla MarLlnez
102
dlce
que la espiritualidad “se refiere a cuanto puede llevar al ser humano, con todas
sus faculLades esplrltuales, a una correcta relación con Dios”. Ls pues algo más
que el culLlvo del esplrlLu, algo más que un senLlmlenLo o un fenómeno
pslcológlco. La esplrlLualldad suele parLlr de un momenLo de radlcal
Lransformaclón o converslón que cambla al lndlvlduo y cambla la socledad.
AgusLln de Plpona, hombre de cosLumbres llcenclosas en su [uvenLud, llegó a
ser el Leólogo más sobresallenLe de la anLlguedad. LsLo nos lleva a conslderar
que la esplrlLualldad Lamblen lnfluye de manera deLermlnanLe en la culLura. Lo
rellgloso ha nuLrldo Lodo arLe y creado pensamlenLo y provocado Loda clase de
conquistas. Escribirá J.M. Martínez: “Reúnanse esos tesoros culturales y se verá
que la esplrlLualldad le[os de oscurecer la llusLraclón, le ha proporclonado sus
mayores esplendores. Se ha converLldo asl en uno de los Lesoros lnmaLerlales
que han enrlquecldo a la humanldad. Ll repudlo de la rellglón serla el mayor
atentado contra la civilización”
AspecLos a conslderar son: el Pumanlsmo y la pledad popular. no
esLamos de acuerdo con el enfoque resLrlngldo que se hace al referlrse a
auLores profundos y orLodoxos que fueron perseguldos por una lnqulslclón
asustadiza y solo porque unos “alumbrados” se habían puesto al margen de los
sacramenLos y la lglesla. nl la lnqulslclón era asusLadlza, nl el humanlsmo
reformlsLa aparecló por casualldad. LsLo supone lgnorar el Pumanlsmo espanol
que además de admlrar la anLlguedad pagana, Lamblen desLacaba las vlrLudes
del crlsLlanlsmo prlmlLlvo, reLornando para ello a las fuenLes blbllcas y
paLrlsLlcas. 1ras esLe humanlsmo, emprendleron camlno esplrlLus movldos por
una slncera reforma que buscaba ellmlnar Lodo formallsmo exLerlor, para
volver a las profundldades del verdadero Lvangello. LsLo hará que la pledad
popular se Lransforme, buscando la base de CrlsLo en vez de una vlda rellglosa
desacredlLada por la supersLlclón. Ll mundo de los conversos, de algunos
convenLos empenados en reformas, los alumbrados, los erasmlsLas y luLeranos
prlnclpalmenLe, esLaban Lomando aquella socledad con su culLura y sus


102 Introducción a la espiritualidad cristiana. José M. Martínez. CLIE 1997

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
138

experlenclas de la vlda esplrlLual. ueclr que la lnqulslclón vlvla asusLada por
solo “unos excesos” de unos pocos alumbrados, erasmistas o luteranos, supone
lgnorar Lodos los lnLenLos de lr reformando una socledad lnLranslgenLe con
[udlo-conversos y morlscos, con una [erarqula corrupLa que lmponla su dogma
por la fuerza del “brazo secular” pero que no era más que una mascarada
rellglosa, vacla de valores esenclales. La pledad popular despues de esLos
ulLlmos anos del slglo xv hasLa medlados del xvl, volverá al lmpulso
mlsLlflcador supersLlcloso, pero en esLos anos del xvl hay un floreclmlenLo de
las leLras y las arLes y de la esplrlLualldad. uespues de la segunda mlLad del xvl,
excepLo fray Luls de León, Þedro Malón de Chalde y algunos más como fray
Clprlano de la Puerga, pocos auLores de[arán de esLar Locados de esa mlsLlca
vlslonarla y barroca. Ll culLeranlsmo (Lermlno despecLlvo acunado para
esconder el “luteranismo” como extranjerizante o de no parecer luLerano)
converLlrá a la mlsLlca en un enlgma esLeLlco y precloslsLa, en un laberlnLo sln
sallda, cuyo ob[eLlvo era la ornamenLaclón más que el mensa[e.
Se dlce Lamblen que denLro de la esplrlLualldad del slglo xvl la
senslbllldad rellglosa conservaba aun la conclencla de pecado, porque en los
[ublleos se vendlan lndulgenclas. Sln embargo esLo conduclrá a un abuso Lan
clamoroso, que la rellglosldad popular se converLlrá en mera curlosldad de la
muerLe, del saLanlsmo y de la bru[erla. Las predlcaclones populares degeneran
en supersLlclón por fomenLar la devoclón de los sanLos y las rellqulas. Þero el
slglo xvl, además de ser LumulLuoso y provocador de reformas, es un slglo rlco
esplrlLualmenLe y a[eno a muchas de las supersLlclones. Con !lmenez de
Clsneros y la unlversldad de Alcalá, la renovaclón Leológlca da pasos poslLlvos
hacla la reforma deseada aunque nunca alcanzada. La conqulsLa de los moros y
las reformas de los 8eyes CaLóllcos buscan unlflcar la fe dlfumlnada por el
efecLo de las Lres culLuras: moros-[udlos-crlsLlanos. Þero, sobre Lodo, Lspana se
apaslona por la vlda lnLerlor y la oraclón. ulce uumelge: “ConLemplaLlvos o
aposLóllcos, reformadores o fundadores, hombres o mu[eres, sacerdoLes o
seglares, lndlvlduos o grupos, Lodo el mundo manlflesLa una vlLalldad esplrlLual
de rara lnLensldad. Ll gusLo por la Sagrada LscrlLura slrve de allmenLo a la
pledad. La comunlón frecuenLe se lnLenslflca a lo largo de esLe slglo. Ll celo
mlslonero empu[a a los rellglosos a nuevas Llerras, adonde llevaran la docLrlna y
la espiritualidad cristiana.” Pero serán los nuevos vientos de la Reforma
proLesLanLe los que provocarán un selsmo de Lal magnlLud que conmoverá los
clmlenLos de 8oma, con docLrlnas como la salvaclón por gracla medlanLe la fe o
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

139



el sacerdoclo unlversal de los creyenLes, que se ale[arlan de la vla del asceLlsmo
como forma de salvaclón.
LnLre 1320-1340 las convulslones esplrlLuales Llenen su aslenLo en
persona[es concreLos: la beaLa lranclsca Pernández procesada en 1319, fray
lranclsco CrLlz encarcelado en 1oledo el ano 1329 por un sermón predlcado
con demasladas proposlclones luLeranas, don ladrlque Lnrlquez de Medlna de
8loseco, qulen se habla propuesLo evangellzar Lodo su senorlo en 1323 con
“Doce apóstoles”; el círculo vallisoletano de alumbrados-erasmlsLas-luLeranos
con nombres como !uan López de Celaln, los Cazalla, vergara y 1ovar. ulce
Carmen Clausel
103
que “las diferentes aproximaciones modernas nos han
ensenado a conLemplar lo que hoy llamamos clsma proLesLanLe como el efecLo,
y no la causa, de ese hervldero esplrlLual que era la Luropa de flnales del slglo
XV.” En Castilla ya habían aparecido algunos slgnos de ldenLlcas lnquleLudes
que las europeas duranLe Lodo el slglo xv. 8eformas como la de Þedro de
vlllareces de la Orden franciscana, se plasma en las “Satisfacciones” que [unLo
con las de su dlsclpulo fray Lope de Salazar y Sallnas formaran la punLa del
lcebergs de una esplrlLualldad que conslderara Melqulades Andres, más
fervorosa e lnLlma, más del corazón que de la razón y ale[ada de los cenLros
universitarios y de la ciencia bíblica. Señalará Andrés: “El desprecio inicial por la
clencla puramenLe academlca es caracLerlsLlco de muchos movlmlenLos
reformlsLas. Lllos son herederos y a la vez porLadores cuallflcados de la
oposlclón enLre Leologla escolásLlca y mlsLlca, enLre acclón y conLemplaclón [ ...
]. vlllareces parLe de ese despreclo lnlclal por la clencla para el esLado
franciscano de vida”.
104

Sln embargo a prlnclplos del slglo xvl se lnslsLlrá más en la preparaclón
lnLelecLual y la Leologla blbllca que en los llbros de esplrlLualldad mlsLlca que
lnundan Lspana a parLlr de 1360. Las Lraducclones erasmlsLas lnundan la
Þenlnsula y desde 1323 aparecerán llbros como el de Luls vlves “losttocclóo Je
lo mojet cbtlstlooo” o la de Alejo Venegas publicada en 1537“Aqoolo Jel
ttóoslto o lo moette coo los ovlsos y coosoelos poe cetco J´llo soo ptovecbosos”


103 Carro de las Donas (Valladolid, 1542): Estudio preliminar y edición anotada. Carmen
Clausell Nácher
104 La teología española en el siglo XVI. Volumen I.- Melquiades Andrés Martín. BAC. 1976
426 páginas Pág. 91

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
140

sobre la que Soraya Almansa
103
dice: “La conclusión final es que venegas fue un
auLor culLlvado, con un claro afán pedagóglco como se demuesLra en Lodos los
daLos que expone para apoyar la expllcaclón. Ls Lamblen clara la lecclón moral
que se deduce en el glosarlo, no en vano se reflere a una flnalldad esplrlLual
como es la ltoepototlo oJ mottem. La noble empresa de acercar las docLrlnas
esplrlLuales al pueblo llano, le oLorga, sln dlscuslón alguna, el dlsLlnLlvo de
humanlsLa crlsLlano: un hombre culLlvado que conLrlbuyó a la expanslón del
8omance y a una reclenLe disciplina lexicográfica.” Serán también los
erasmlsLas que, en numerosa represenLaclón, aporLarán a la esplrlLualldad el
elemento intelectual que la mística y las “betas revelanderas” le negó. Pero
además de los humanlsLas blbllsLas, se enLremezclaban los espltltooles de
Lendenclas mulLlples, que unas veces rozaban la orLodoxla y oLras la
Lraspasaban roLundamenLe. un e[emplo podla ser el de lranclsco de los
Ángeles Culnones, que por los anos 1323 al 1328 será MlnlsLro Ceneral de la
orden franclscana, que era un amanLe de las leLras a dlferencla de los anos
anLerlores en los que habla un despreclo lnlclal por la clencla para el esLado de
la vlda esplrlLual franclsca, pero que segun vázquez !anelro ya los fralles
reformados por Quiñones “consideraban que para ser perfectos religiosos y
servlr de edlflcaclón al clero y al pueblo se neceslLaba sl una vlda sanLa, pero
hermanada con una compeLenLe formaclón lnLelecLual, como prescrlblan las
leyes de la Crden”.
Þese a su lnLeres lnLelecLual aparecerá mezclado Culnones con la beaLa y
vlslonarla lranclsca Pernández, hospedada en valladolld en casa de los Cazalla,
Þedro y su esposa Leonor de vlvero, en cuyo clrculo esplrlLual esLaban los
llumlnados erasmlzanLes y luLeranos, 1ovar, !uan del CasLlllo, Mlguel Lgula,
ulego López Puslllos o fray Cll . Segun Selke Lamblen reclbla vlslLas lranclsca del
duque de Albuquerque, el marques de Þllego (hl[o del marques de vlllena),
8ernardlno ÞlmenLel y segun el LesLlmonlo de Leonor de vlvero Lamblen
Quiñones: “e muchas vezes conversava e veya a el el de los Ángeles, que agora
es cardenal [es declr, Culnones, el general de los franclscanos, que luego fue
cardenal de la SanLa Cruz], y oLras vezes por no yr el a do la dlcha lranclsca
Pernández, la llevaron a San lranclsco de valladolld, y esLava en el
confeslonarlo ... desde la manana fasLa medlo dla ... e yva aLapada porque no la


105 Aportación de Alejo Venegas a la lexicografía áurea. Soraya Almansa Ibáñez.
Universidad De Jaén
u.·|.·..g·»(.» ¹- |» k-(.·¬» ¹-| ·.g|. xvi -- з¸»-».

141



conosciesen los frayles del monasterio”, [ ... ] “desta villa de Valladolid de todas
las ordenes veya enLrar e comunlcar con la dlcha ... , muchos frayles,
especlalmenLe se acuerda de fray lernando de ÞanLo[a ... , fray lranclsco
MunoLello e fray lranclsco de Comarra, e oLro que llaman Þaradlnes, e oLros
muchos frayles de sant Francisco”. Pero aún hay más sobre las paradojas del
lnLelecLual Culnones. Segun se relaLa en el proceso de fray lranclsco CrLlz, nos
dice A. Selke que “Fray Ortiz se defiende, en su proceso, contra el cargo de
lnsubordlnaclón alegando que el padre de los Ángeles [lranclsco Culnones],
gran admlrador de la beaLa [ ... ] no sólo le habla dado llcencla para vlslLarla,
sino que le exhortó “a veda todos los días” “cuando fuera posible”. El convento
de San lranclsco de valladolld refle[a las profundas convulslones esplrlLuales
del xvl. Þor un lado algunos fralles fueron casLlgados con recluslón y cadenas
por manLener relaclones con la beaLa como fray ulego, muy devoLo de ella y a
la que conslderaba una sanLa. Þor oLro Culnones (en 1329 ya era cardenal), que
empenado en esplrlLualldades más sólldas y LrascendenLes, Lamblen Lenla
veneraclón a una beaLa, embaucadora y pellgrosa.
Þara no cansar al lecLor con la blbllografla propla de los evangellcos
espanoles y que aparece en cada blografla del auLor, podrá Lener una
panorámlca en uno de los Apónd|ces flnales.

142


143


/:¯ÐCÐÐÐ:¯Ð· ÐÐ i/ kÐiJkM/ Ð: зi/|/.

· iJ· uÐkЦз ÐÐ Ðuk/:CJ. i·-..··.·-· ¹- |» k-(.·¬» --
з¸»-»

C|.¬» ·...»| , -·¸.·.|.»| -- Ð.·»-g..
Los hlsLorladores más serlos no se hablan aLrevldo a LraLar ese Lema por
falLa de daLos y porque parecla un hecho menor. !. MaLa Carrlazo coloca a los
“herejes de Durango” definitivamente como “precursores españoles de la
Reforma”
106
. Menendez y Þelayo prudenLemenLe lo LraLa y cree que son un
grupo de Lendenclas parecldas a los olombtoJos, llderadas por Alfonso de Mela
o Mella qulen serla uno de los varlos precursores del proLesLanLlsmo en Lspana.
Más adelanLe lndlcará Menendez y Þelayo que eran ftottlcelll. Þara Cedes en su
“Martyrologium” qulere suponer que eran volJeoses. Þara Marlana esa secLa
JespettoJo eo uotooqo era de los ftotlcellos, Jesbooesto y molo. Þerdlda parLe
de la documenLaclón del proceso lnqulslLorlal, se han ldo reconsLruyendo con
erudlclón y paclencla, LanLo las proposlclones docLrlnales, como la perlpecla
hlsLórlca de un grupo muy numeroso de durangueses que fueron quemados por
la lnqulslclón. nos lnLeresa a nosoLros para enLender la esplrlLualldad
efervescenLe de ulLlmos del slglo xv y prlmeros del xvl, vlendo que Lspana
Lampoco era a[ena a los movlmlenLos esplrlLuales de Luropa. Ll Lraba[o
acLuallzado de lnakl 8azán “Herejía: Los herejes de Durango”(1995) en el que
admlLe una varlada gama de poslbllldades de flllaclón de esLe grupo, creemos
que algunas se descarLan por sl solas al admlLlr oLras. Þero vayamos


106 Mata Carriazo, J. de: “Precursores españoles de la Reforma. Los herejes de Durango”,
Actas y memorias de la sociedad española de Antropología, Etnografía y Prehistoria, t. 4 (1925).

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
144

ordenadamenLe vlendo esLe asunLo, porque, ya podemos adelanLar, esLe es
uno de los casos donde la Leologla supera y expllca la hlsLorla y donde sln ella se
puede llegar a la burda slmpllflcaclón de que los de uurango no eran más que
propagadores de “la comunidad de bienes y de mujeres”.
LsLe broLe “hereLlco” o evangellco surge a medlados del slglo xv en un
uurango en el que nacla la pu[anLe lndusLrla del pano, absorblendo a mucha
genLe del campo, pero en el que habla mucho vagabundo formando grupos de
“andariegos” con el fin de conseguir sin mucho esfuerzo beneficios de sus
parlenLes mayores. Lran Llempos Lamblen donde las mu[eres quedaban
desamparadas anLe slLuaclones de crlsls y sobre Lodo anLe la lnsLlLuclón del
mayorazgo. La doLe era un requlslLo para casarse y de no poder hacerlo por
falLa de doLe, las mu[eres se velan abocadas al esLado rellgloso en recluslón
monásLlca fundamenLalmenLe. Cuando esLo no ocurrla, las mu[eres opLaban
por el amancebamlenLo o el beaLerlo. Þara !. Marla Mlura Andrades
107
la
deflnlclón de beaLa podla ser “mujer viuda, pobre, desamparada que, incapaz
de sallr de su slLuaclón de posLraclón, se refugla en una vlda rellglosa menor, de
segunda categoría: el beaterio o el emparedamiento”. Son mujeres de vida
mendlcanLe, dedlcadas a la acclón soclal o Lraba[os de Lodo Llpo en conLacLo
con el mundo. LsLe fenómeno es muy parecldo a las begulnas del slglo xll que
se lnsplraban en el “ideal franciscano de evangélica simplicidad de vida, de
pobreza y carldad, conclllando la vlda reLlrada y la secular con sus acLlvldades
caritativas” y sería proclive a la heterodoxia, contribuyendo a propagar el
movlmlenLo del LsplrlLu Llbre.
Ls lmporLanLe saber que en uurango habla un beaLerlo de Lerclarlas
franclscanas, llamado de SanLlago, cuyos propóslLos de vlda eran el abandono
del mundo, vlvlendo de su Lraba[o y de las llmosnas. 1amblen hemos de
lnLerpreLar la conexlón comerclal enLre vlzcaya y el norLe de Luropa donde se
enconLraba lnsLalada la docLrlna del LsplrlLu llbre, al manLener con los puerLos
de los Þalses 8a[os lnLercamblos de lana casLellana, por lo que pudleron
Lamblen lnLercamblarse esLas proposlclones heLerodoxas de las que dlce
Menendez y Þelayo que ya “vestían canas”. Nos da Menéndez y Pelayo Lamblen
la lnformaclón que le habla aporLado fray !usLo Cuervo y de la que no hay
demasladas evldenclas para acepLar su posLura crlLlca, que las genLes de esLe


107 J.M. Miura Andrades, Beatas y beaterios andaluces en la Baja Edad Media; Su
vinculación con la Orden de Predicadores, en Andalucía entre Oriente y Occidente (1236-1492).
i.· |-·-¡-· ¹- Ð.·»-g.

143



movlmlenLo fueron “gente baja, jornaleros, labradores, industriales, etc.” que
podían “resultar caldo de cultivo adecuado para predicaciones doctrinalmente
poco slsLemáLlcas pero lnslsLenLes en la supreslón de la [erarqula, en la plenlLud
de los Llempos, con la llegada de un Llempo de gracla, en que cesaban las leyes,
obllgaclones, y solemnldades, y en la comunldad de blenes, lncluyendo las
mujeres”. El clima espiritual de entonces no parece demaslado cercano al
crlsLlanlsmo, aun cuando las proposlclones docLrlnales sl lo parecen. ÞerslsLlan
muchos rlLos paganos, el clero era lnculLo y las corrlenLes de nuevos
movlmlenLos rellglosos llegaban sln dlflculLades, por lo que el grupo heLerodoxo
de fray Alfonso de Mella se asenLó con facllldad en uurango.
108

i» ¸-··.-»|.¹»¹ ¹- /|(.-·. ¹- M-||»

Mella parece ser que nacló en Zamora, Lenlendo un hermano oblspo y
gran [urlsconsulLo, llamado lernando y oLro, !uan de Mella que llegarla a ser
cardenal. lernando de Mella fue oblspo de Lldda (ÞalesLlna) y un Lercer
hermano que fue 8egldor, llamado Luls. Alfonso de Mella slendo nlno se lrla a
lLalla ya que el padre habla sldo encomendado por el rey de CasLllla para
funclones admlnlsLraLlvas. Se cree que Alfonso de Mella lngresó en la orden
franclscana en la provlncla de SanLander y que en 1434 debló de Lener
problemas por proposlclones hereLlcas, slendo [uzgado por Lres cardenales y
recluldo en el convenLo de SanLa Marla del MonLe (Þerusa). Serla absuelLo por
el Þapa Lugenlo lv y esLe le darla llcencla para Lrasladarse al convenLo de SanLa
Marla del Þoyo, dlócesls de Corla, donde esLuvo nueve anos consagrado a los
deberes de la vlda regular y solo con la prohlblclón de no confesar a nadle
duranLe un ano. Þoco le duró el convenLo que al cabo de los anos lo habla
abandonado y se habla presenLado delanLe del mlsmo papa Lugenlo lv y esLe le
volverla a absolver auLorlzándolo a olr en confeslón pero no a predlcar en
publlco. Ls muy probable, dlce !. Aranzadl, que por esLas fechas ya Luvlese las
posLuras cercanas a los fraLlcelll y hermanos del Llbre esplrlLu. un ano despues


108 Entre las lecturas hechas sobre este siglo XVI, están los Milagros del reformado Tomás
Carrascón que firmaba como Fernando de Texeda. En la página 11 de este tratadito, (todavía en
inglés) se hace mención despectiva de las mujeres de Durango que a modo de proverbio se hablaba
de la “charidad de Durango” usado cuando una mujer prostituía su cuerpo y honor. Es una de las
acusaciones que se le dio al movimiento evangélico de Durango.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
146

serla auLorlzado por el lndulgenLe Lugenlo lv a lngresar en un monasLerlo de
carLu[os o benedlcLlnos
La comunldad de los “here[es de uurango” aparece enLre los anos 1437 y
1442. lray Alfonso de Mella y fray Culllen y qulzás fray lranclsco del CasLlllo
comlenzan su labor evangellzadora lnLegrando en su grupo a las mu[eres del
beaLerlo franclscano y en menos de clnco anos formaron un grupo numeroso
como lo afirma la crónica de Juan II “que se levantó en la villa de Durango una
grande herejía”. Los miembros se reunían por las noches y burlaban la [usLlcla
que los vlgllaba al Loque de unas Lrompas, Lraldas de SanLander y que reparLlan
enLre varlos mlembros que las haclan sonar cuando llegaba algun sospechoso
de la lnqulslclón. lue Lal la forLaleza de esLos seguldores que en algun momenLo
pretendieron adueñarse del Duranguesado (“veinte villas y una ciudad de
Vizcaya tenían 5.563 vecinos”), teniendo que mandar la Inquisición unos 4000
hombres según unos informes, y según la crónica de Juan II solo “dos alguaciles
suyos con asaz gente”. El final de esLe lnLenLo clvll y rellgloso de los here[es de
Durango se acaba con la intervención de la Inquisición que detienen a “homes
sencillos,”y “todos apuraron sus errores menos trece aldeanos, quienes
aflrmaron perLlnaces que Alonso era bueno y buenas sus docLrlnas y que
seguirán hasta la muerte”. “Aún había e se sostenían muchos homes e mujeres
de la secLa e oposlclón dlabóllca del malvado here[e fray Alonso de Mella, de
ellos publlcamenLe e manlflesLos e de ellos en secreLo e escondldos, e aun
muchos apurados e relaxos, se hablan ausenLado muchos Lemlendo la [usLlzla
por sus malas obras, por conse[o de algunos de la vllla, muchos fueron a
cuestión de tormento”. “Algunos de los que fueron traídos a Valladolid,
obsLlnados en su here[la fueren ende quemados, e muchos más fueron Lraldos
a SanLo uomlngo de la Calzada, donde asl mesmo los quemaron, de Lal manera
que fueron muertos e quemados vivos más de 100 homes e mujeres e monjas”
Poy, se han podldo lr reconsLruyendo esLos hechos por unos velnLe
documenLos, aproxlmadamenLe, que clLan el caso de here[la de los de uurango.
una de las lnformaclones que más nos lnLeresa a nosoLros es la carLa de Mella
al rey !uan ll o su sucesor Lnrlque lv de la que no dlspuso Clalzola en su
“Historia del protestantismo en el Pals vosco”
109
y que nos aporLa lnakl


109 Historia del protestantismo en el País Vasco. El reino de Navarra en la encrucijada de su
historia. Juan María Olaizola. Pamiella 1993
i.· |-·-¡-· ¹- Ð.·»-g.

147



8azán
110
. También en la “5ommo otlllslmo ettotom et betesoo pet cbtlstom et
elos vlcotlos et pet lopolsltotes betetlce ptovltotls lo Jlvetsls mooJl pottlbos
Jompoototom” en el que aparecen las proposlclones heLerodoxas de Alfonso
de Mella y los suyos, dentro de un apartado que titula: “netejes y ettotes Je los
beqotJos meootes, ptloclpolmeote Je ftoy Alfooso Je Mello Je lo otJeo meoot,
ooclJo eo lo cloJoJ Je 2omoto”. También aparecerán citados los errores de
Alfonso de Mella por 1317 en una gula para Carlos l con el ob[eLo de que
conoclera al pueblo que lba a reglr. Þero como declamos nos lnLeresa más lo
que dlce el proplo Mella, porque su Leologla será la medlda más correcLa y
cercana a los hechos. no podemos apllcar suposlclones como lo hace por
e[emplo lernández Conde
111
en coordenadas del fraLlcellsmo y del begulnlsmo
y aun más ale[ados en el Llempo los Permanos del LsplrlLu llbre, e lncldlendo en
la llberLad esplrlLual y corporal –sexualldad lnclulda-, desobedeclendo a la
lglesla y sln necesldad de buenas obras. uemaslado aLrevlmlenLo
hlsLorlográflco, solo para apunLalar Conde, que la lglesla (caLóllca y 8omana se
supone) es la porLadora de la eLerna beaLlLud en la Llerra.
Þor las medldas y convlncenLes expllcaclones de lnakl 8azán, la fecha de
la carLa de Mella sea de 1442-44 aunque aparezca la carLa dlrlglda al rey de
CasLllla, ln regnum CranaLe clrca annos uomlnl 1440. La carLa comlenza con una
vlndlcaclón de su persona que se encuentra en boca de todos “Je Joce oños
ocó poco mós o meoos oo o cooso Je los molJoJes ol o cooso Je ottos Jelltos
que yo hubiera cometido entre los cristianos con los cuales fui predicador”. Ls
declr, el no es un malhechor, nl un dellncuenLe, slno un predlcador de la
Þalabra de ulos. uespues expllca por que habla huldo a Cranada: 1º”por
pteJlcot lo vetJoJ Jel sooto ívooqello como es JeclotoJo pot los sootos
doctores y decretos” fue perseguldo, y como esLa persecuclón no remlLla,
“pensé ceder a su iró y opottotme pot olqoo tlempo como lo blzo Iesoctlsto y
nos mandó que lo hiciéramos diciendo: “Si os persiguen en una ciudad huid a
otra” (Mt. 10,23); 2ª “porque plugo al altísimo Dios quien según lo que le place
e losplto, Jeclotot eo ml cotozóo poe so sooto ley y los sootos ívooqellos oo boo
slJo expllcoJos bosto el Jlo Je boy soflcleotemeote pot los Joctotes ootetlotes
seqoo lo ptoplo vetJoJ poe cootleoeo, y sobte toJo coteceo Je lo oecesotlo


110 Iñaki Bazán: Herejía: Los herejes de Durango, Delincuencia y criminalidad en el País
Vasco en la transición de la Edad Media a la Moderna. Departamento de Interior del Gobierno
Vasco, Vitoria-Gasteiz, 1995, pp. 386-420.
111 La herejía en España F. Javier Fernández Conde

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
148

ooevo y espootooeo Jeclotoclóo poto lo llomlooclóo Je opoellos poe estóo eo
los tloleblos Je lo loflJellJoJ y jozqoo poe ellos ooJoo coo lo loz clotlslmo Je lo
fe, y señot, pot eotte los ctlstlooos oo poeJe moolfestot ml cotozóo como
coovleoe o ello como se bo Jlcbo ottlbo o cooso Je lo locteJollJoJ Je opoéllos y
o causa de la crueldad de las leyes rígidas injustísimas”. La expllcaclón que
aporLa lnakl 8azán a “doctores anteriores”, las consldera una conLradlcclón al
entender que la doctrina que vindica es de los “santos doctores” y a la vez estos
docLores no la hablan expllcado blen. Culzás la expllcaclón provenga de acepLar
Mella los primeros concilios y los santos Padres, pero no estos “Joctotes
ootetlotes” que no “sootos Joctotes”. Es decir no acepta más autoridad que la
SanLa LscrlLura, sanLos Þadres y prlmeros conclllos.
La carta solicita al monarca una comisión de “prudentes y honrados
rellglosos de la observancla de sus reglas, celadores de su [efe y sablos en la ley,
los cuales sean suflclenLes para enLender y examlnar aquellas cosas que fueron
propuesLas por nosotros”;…”no queremos antes de que seamos oídos por
sablos crlsLlanos mover oLra novedad o escándalo conLra lo que los dlchos
cristianos creen y siguen”. Acierta Bazán en afirmar que el mismo Mella
consldera su mensa[e novedoso y puede escandallzar, por lo que ruega al rey
de Castilla “no desprecie Vuestra Alteza nuestra insuficiencia y rusticidad pues
poderoso es ulos para darnos boca y sabldurla a la cual no puedan reslsLlr y
conLradeclr nuesLros adversarlos cuya sabldurla es necla anLe ulos (l Cor. 3,
19)”
112
. “En la parte que sigue - expllcara esplendldamenLe 8azán - Mella
resuelve la conLradlcclón lnlclal a la que hablamos aludldo, a Lraves de la
docLrlna de la revelaclón progreslva: “También debe recordar oh señor Vuestra
Altezo poe ooestto 5eñot ulos oo blzo sos obtos eo oo solo Jlo coyos obtos
bosto el pteseote oo cooocemos poe soo completos sloo poe eo Jlvetsos
tlempos blzo Jlvetsos obtos ptoqtesooJo meJloote sos sootos sletvos como
moolflestomeote opotece pot los Jlstloclooes Je los tlempos y Je los obtos mós
excelentes hechas maravillosamente en aquellos tiempos”. !usLlflca sus palabras


112 Es indicativo de buen conocimiento bíblico de Mella, que no solo traduce bien sino que le
da el sentido preciso a 1ª Cort 3:19” Porque la sabiduría de este mundo es locura delante de Dios,
pues está escrito: El prende a los sabios en la astucia de ellos. Iñaki Bazán añadirá también”
Mella fundamenta estas palabras en el espíritu de Pentecostés (Hch. 2), gracias al cual los
apóstoles adquirieron la sabiduría necesaria para realizar la misión de difundir la palabra de Dios,
por lo que el monarca no debía menospreciar a Mella y a los suyos.


i.· |-·-¡-· ¹- Ð.·»-g.

149



lndlcando cómo la creaclón no Luvo lugar en un dla, cómo con noe llberó a los
elegldos, con Abraham y la clrcunclslón senaló al pueblo elegldo, con Molses los
salvó, con !osue lo lnLrodu[o en la Llerra de promlslón, eLc. Þor LanLo, las
grandes obras no fueron todas “becbos eo oo solo Jlo ol eo oo solo oño ol eo oo
solo tlempo osl poes el poe toles y too qtooJes cosos blzo eo Jlfeteotes tlempos
o coooJo o íl le plocleto bocet obtos semejootes o moyotes y especlolmeote coo
el íspltlto Je Iesoctlsto moestto clotomeote eo los cotozooes y eo los
lotellqeoclos Je sos sletvos eo los tlempos pteseotes poe lo qtoclo bo slJo
tepoesto y tesetvoJo eo lo flool beoJlclóo y coosoloclóo Je sos eleqlJos”. Si en
el pasado ulos se hablan manlfesLado a Lraves de genLes humlldes desde Lodos
los puntos de vista, “de igual modo en el presente es poderoso para declarar
por medlo de sus slervos humlldes, pobres de clencla y de mundana fllosofla,
los profundos mlsLerlos de las dlversas escrlLuras las cuales hasLa ahora
permanecen cerradas a aquellos que parece que son prudenLes y sablos a sus
ojos”. Así, pues, Dios “pot meJlo Je oosottos jJo] el oqoo vlvo Je lo espltltool
Jocttloo JesJe el clelo jíspltlto 5ooto] coo el cool setó teoovoJo lo foz Je lo
tletto y vlvoo eo el espltlto toJos los poe bosto este momeoto motloo eo lo
carne”. Þor LanLo, la progreslva revelaclón de la docLrlna culmlna en fray
Alfonso y sus hermanos de secLa, que LransmlLen y revelan por su boca el
mensa[e de ulos, al lgual que en oLros Llempos esa mlslón recayó en oLros.
lray Alfonso de Mella - segulrá dlclendo 8azán-, proclama el flnal de la
PlsLorla, las suceslvas eLapas por las que debla pasar la Pumanldad hasLa
alcanzar un esLado de perfecclón, fellcldad, armonla y llberLad, hablan
finalizado, es decir, estaban en el final de los tiempos: “1oJos los cosos poe boo
slJo Jlcbos como toJos los ottos cosos poe se cootleoeo eo los 5oqtoJos
ísctltotos, les soceJlo eotooces o ellos eo flqoto (l cot. 10, 11) y foetoo esctltos
poto ooestto cottecclóo poe vlvlmos eo el flool Je opoellos tlempos los cooles
teloos peto oo o pottlt Je ulos, poe poleteo poe so jostlclo oo esté sometlJo o lo
jostlclo Je ulos, coyo floes lo moette y lo petJlclóo, los cooles coo sos coetJos
poco fltmes pleosoo poe poeJeo Jeteoet lo vetJoJ, Iesoctlsto, o flo Je poe oo
solqo Jel sepolcto Je lo ootlqoo esctltoto obletto pot lo ooevo esctltoto, eo el
tetcet Jlo poe es Jel íspltlto 5ooto, el cool oos Jecloto toJos los cosos poe
ptlmetomeote boblomos olJo eo ptovetblos y oos cooJoce Jel foeqo Je lo
setvlJombte leqol Je los bombtes o lo petfecto llbettoJ Je lo ley Jlvloo, potpoe
como está escrito en los apóstoles: “Donde hay espíritu del 5eñot olll estó lo
libertad” (II Cor. 3,17)”. LsLamos anLe una Leologla del progreso humano en Lres

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
130

tiempos: la del Padre, la del Hijo y la del Espíritu Santo o Edad de la “perfecta
libertad”. Dice Bazán: “Se ha pasado de una escatología, según la cual el
mundo no es eLerno y Lras el se produclrla el !ulclo llnal e lndlvldual, donde los
[usLos serlan premlados con su vlda eLerna en el paralso y donde la perfecclón y
la fellcldad llenarlan a los que alll se enconLraran, auna mllenarlsmo donde la
salvaclón es colecLlva y la vlda de perfecclón no Llene lugar en el más allá, slno
en la tierra”. Sin embargo consideramos que Mella no habla de milenarismo ni
de salvaclón colecLlva, slno de la llberLad de los hl[os de ulos que ya no esLán
su[eLos por la Ley slno ba[o la gracla.
LsLa vlslón de la PlsLorla – segulrá dlclendo lnakl 8azán- en fray Alfonso,
como sl fuera un despllegue suceslvo de las Lres personas de la 1rlnldad,
enLronca con el pensamlenLo del abad calabres !oaquln da llore(1132-
1202).llnallza la carLa aludlendo a la fe sarracena, con clerLas alabanzas -qulzás
por eso algunos auLores han conslderado que Mella se convlrLló al lslamlsmo-, y
sollclLando de nuevo que Luvlera lugar la confronLaclón de ldeas enLre el y sus
seguidores con los “celadores de la santa ley de la fe”.
113
Ll pensamlenLo de
Mella que se evldencla a Lraves de su carLa puede resumlrse en dos ldeas: 1• se
debe segulr revelando el conLenldo de las Sagradas LscrlLuras–progreslva
revelaclón de la fe- y ellos hablan sldo elegldos por ulos para esLa mlslón, y 2•
el dlscurso hlsLórlco de las Lres edades, que se encuenLra en llnea con los
planLeamlenLos de !oaquln da llore, segun la cual, la Ldad del LsplrlLu SanLo es
la Ldad de la perfecta libertad.”
Ð..-··»· .-|-·¸·-|»...--· ¹- |» |-·-¡.» ¹- Ð.·»-g..

PasLa aqul la carLa de Mella que es lo más aproxlmado que Lenemos del
pensamlenLo, nada slmple y basLanLe fundamenLado en la LscrlLura, de esLe
franclscano, cuyos padres y hermanos eran emlnenLes persona[es y el no
de[aba de serlo. ue el habla dlcho en el slglo xv el relaLor de 1oledo al oblspo
Lope 8arrlenLos que eran docLrlnas próxlmas a los huslLas y movlmlenLos de
8ohemla. Ln el slglo xvl la Cula de Carlos l Lamblen los lncluye en esLa llnea
docLrlnal, slendo a medlados de esLe slglo cuando Carlbay los consldera
“fratticellos”, al que seguiría Mariana. Otros dirán que era un brote de neo-


113 Insistimos que “celadores de la santa ley de la fe” y el “por gracia sois salvos por la fe” de
Efesios 2 tienen el mismo sentido de “salvación por gracia”
i.· |-·-¡-· ¹- Ð.·»-g.

131



paganlsmo hasLa colocarlos enLre las bru[as de AmboLo y la Summa los
callflcarla de begardos. Þero lnakl 8azán nos da más datos. “H. Charles Lea se
encuenLra en la llnea de Carlbay y el Þ. Marlana al aflrmar que pudleran ser
probablemenLe fraLlcellos, al lgual que !.M. Þou y MarLl, !usLo CaraLe, !. Caro
8aro[a, 8elLrán de Peredla, el Þ. Agulrre y el Þ. Cuervo. Þara Ch. l. lraker [r. y
para el Þ. Meseguer, los here[es de uurango Llenen clerLa aflnldad con los
alumbrados. Carrlazo y L. Carcla lernández, al lgual que el relaLor ulaz de
1oledo, y el oblspo Lope de 8arrlenLos y la Cula de Carlos l, consldera que
esLaban próxlmos a los planLeamlenLos de !. Pus y Wlclef, y por ello, pensó en
los de uurango como ptecotsotes Je lo tefotmo. Carrlazo Lamblen aflrmó que
su cuerpo Leórlco esLaba consLlLuldo por la Leorla de la llbre lnLerpreLaclón de la
8lblla, al lgual que uarlo Cabanelas. CLros auLores como L. Asenslo, Þ. Salnz
8odrlguez, !.8. Avalle-Arce y !. Aranzadl, conslderan que esLaban denLro de la
órblLa del !oaqulnlsmo. Los dos ulLlmos auLores Lamblen observan una flllaclón
con la herejía del Libre Espíritu. Para J. Goñi Gaztambide es “una herejía sui
generls, resulLanLe de la amalgama de elemenLos Lomados de dlversas secLas:
lraLrlcellos, Libre Espíritu, Joaquinismo, etc.”
Las lnformaclones más veraces son la carLa de Alfonso de Mella al rey de
CasLllla, la de lernando de MunqueLa al papa nlcolás v y la Summa uLlllsslma
errorum, en ellas observamos cómo se descrlbe la llegada de la Lercera edad o
Ldad del LsplrlLu SanLo, al lgual que lo lndlca Alonso de Cropesa. Ln esa edad se
alcanzarla la llberLad y la perfecclón, y por LanLo, los hombres se harlan
lmpecables, se llegarla al Llempo de la gracla, donde las leyes, derechos y
solemnldades carecerlan de valor, y Lodas las cosas serlan comunes. ue esLas
ldeas se deduce una clara relaclón con la Leorla de !oaquln da llore y con un
anhelado mllenarlsmo, con la lnsLauraclón del relno de ulos en la Llerra, donde
exlsLlrla una comunldad de blenes, al lgual que de mu[eres (MunqueLa, Carlbay,
Agulrre, Cuervo, CuarLa Crónlca, Alonso de Cropesa), y donde los hombres no
esLarlan su[eLos a nlnguna obedlencla humana, por lo que el Þapa y la lglesla
carecerlan de ascendenLe sobre ellos (Summa, MunqueLa, Mella).
Las referenclas a la carldad (CuarLa Crónlca, Cula de Carlos l, lranceslllo
de Zunlga, Summa, Cropesa) podlan esLar relaclonadas con la perLenencla de
los propagadores de la here[la a las órdenes mendlcanLes, y además, a que la
subslsLencla de los mlembros del grupo hereLlco debla esLar condlclonada a las
llmosnas que reclbleran. Sln embargo, aLendlendo a las referenclas de la CuarLa
Crónlca, Cropesa, Summa y Cula de Carlos l, Lenemos que Loda referencla a la

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
132

carldad hace aluslón al LraLo carnal enLre hombres y mu[eres. Ls declr, las
mu[eres, como muy blen aflrman Cropesa y la Summa (errores 9° y10°), sl por
carldad se enLregaban a los placeres de la carne con los mlembros de la secLa,
no lncurrlan en pecado, ya que en el Llempo del LsplrlLu SanLo, como se lndlca
en el 9° error de la Summa, habla sldo ampllada la carldad hasLa Lal punLo, que
los placeres carnales que en oLro momenLo fueron conslderados pecado, ya no
lo eran.”
Þor Loda la documenLaclón que nos aporLa 8azán, con lnLerpreLaclones
Lan radlcales y dlsLlnLas, creemos que esLo nos ale[a de una lnLerpreLaclón
fldedlgna y por LanLo nos obllga a permanecer con la más cercana al persona[e
represenLado en Alfonso de Mella. 1amblen parece apunLar la permanencla de
esta “herejía duranguesa”, al menos, hasLa prlnclplos del slglo xvl, aunque sea
mezclada con las bru[as de AmboLo (vlzcaya) que nada Llenen que ver con esLa
senslbllldad rellglosa. Sln embargo no podemos mezclar una esplrlLualldad
pagana, con la alLa Leologla de Mella, conocedor de la LscrlLura y del senLldo
Leológlco que abrazarlan los reformados proLesLanLes. La revelaclón como
proyecLo de ulos progreslvo y escaLológlco, que habla por medlo de CrlsLo
despues de hablar en oLro Llempo por noe, Abraham, Molses, eLc. y los
profetas y que sigue hablando por el Espíritu Santo a través “Je sos sletvos
bomllJes, pobtes Je cleoclo y Je mooJooo fllosoflo, los ptofooJos mlstetlos Je
los Jlvetsos esctltotos los cooles bosto oboto petmooeceo cettoJos o opoellos
poe potece poe soo ptoJeotes y soblos o sos ojos”. Así, pues, Dios “por medio de
oosottos jJo] el oqoo vlvo Je lo espltltool Jocttloo JesJe el clelo jíspltlto 5ooto]
coo el cool setó teoovoJo lo foz Je lo tletto y vlvoo eo el espltlto toJos los poe
bosto este momeoto motloo eo lo cotoe”, es netamente protestante. Sin duda
esLo nada Llene que ver con las bru[as, nl con la pobreza, nl la casLldad, nl el
maLrlmonlo, nl la comunldad de mu[eres que LanLo se replLe. no esLamos
examlnando a un pslcópaLa sexual como lo era el cura AnLonlo de Medrano, nl
a una beaLa lasclva y plcara como lranclsca Pernández, slno a un evangellsLa
naLo con apLlLudes de llder y, por la conLundencla de la carLa que ha llegado
hasLa nosoLros, llena de susLancla Leológlca, esLe Mella deberla ser un buen
humanlsLa. ¸Ls arrlesgada esLa forma hlsLorlográflca? ÞoslblemenLe sl, porque
no enca[a con muchas plezas del puzle, pero las plezas que enca[an nos ofrecen
el palsa[e que hemos descrlLo que en nada se parece al enca[e de bollllos que
hay que hacer con LanLas lnquleLudes esplrlLuales ad[udlcadas a Mella.
ManLenemos pues una esplrlLualldad no solo próxlma a Lodos los movlmlenLos
de la 8eforma, slno un movlmlenLo fuerLemenLe evangellzador, LeológlcamenLe
i.· |-·-¡-· ¹- Ð.·»-g.

133



blen formado y vlvlendo una praxls de vlda comun proyecLada hacla los demás
y sobre Lodo con proyecLos de 8eforma.
Conc|us|ones f|na|es.
un ulLlmo apunLe serla el conocer la ldloslncrasla de esLe grupo que
hemos denomlnado “evangélico”. Un grupo que amalgama no solo artesanos y
campeslnos, pobres y beaLas, slno Lamblen genLe noble, y que podla Lener más
o menos 300 mlembros acLlvos, cuyas acLlvldades soclales y de mlserlcordla
eran producLo de una comunldad de blenes creada para esLe fln y que se [unLa
para esLudlar la 8lblla. LsLe serla en perspecLlva el aspecLo general, pero era
algo más, porque eran programas e ldeas efervescenLes en Luropa. Segun !uan
de Mata Carriazo, el hecho de que puedan considerarse los “herejes de
Durango” como movimiento precursor de la Reforma en base a las palabras de
Mosen ulego de valera, no parece suflclenLe deflnlclón pues valera mezcla
varlas dlsldenclas y here[las. Lo que sl aflrmamos es que Mella además de
conslderar que la 8lblla es Þalabra de ulos, por enclma de oLra auLorldad, lo
conLrasLa Lamblen con la ÞaLrlsLlca, no con docLores acLuales que hablan
corrompldo la LscrlLura. Lo de la llbre lnLerpreLaclón de la 8lblla hay que
enLenderlo en esLe conLexLo, pues Mella aunque consldera que esLamos en la
edad del LsplrlLu SanLo, no de[a la exegesls y la hermeneuLlca a una
lnLerpreLaclón llbre y sln ser conLrasLada. ue Lodos modos valera no lnforma de
que son seguldores de las Lesls de Wlclef, PuslLas o LaborlLas, pues los hublese
deLecLado pronLamenLe ya que su experlencla en 8ohemla era suflclenLe para
callflcar a esLe grupo en esa llnea pre-reformlsLa sl realmenLe lo fuera.
una llnea lnLerpreLaLlva que no hablamos Locado aun es la referlda a que
Mella fuese un seguldor de las Lesls radlcales de observancla franclscana a las
que alude el lnvesLlgador LrnesLo Carcla. Ll dlsLlnLlvo de los seguldores de
Mella que Lenlan una vesLlmenLa corLa como los franclscanos que se basa en la
palabra “cercera” es decir “cortas” que los distinguía del resto de vecinos, pero
para lnakl 8azán es un error Llpográflco de franclscanas “terceras” (por
“cerceras”) y por tanto aquí tampoco habría similitud. Otra interpretación es si
el movlmlenLo era mllenarlsLa e lguallLarlo o era Lamblen lnLerclaslsLa. La frase
del presblLero lernando de MunqueLa, en carLa al Þapa, nos dlce que “era ya
lleqoJo opoel tlempo Je qtoclo eo poe bobloo tetmlooJo toJos los leyes y toJos
las jurisdicciones y que todas las cosas iban a ser comunes”, por lo que nos
enconLramos con que aquel mensa[e dlsldenLe era lguallLarlo y llberLarlo. Culen
lo dlce, MunqueLa, era de uno de los máxlmos perseguldores de la here[la por
cuyo LesLlmonlo seLenLa personas hablan ldo a la hoguera. Þero esLe lengua[e

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
134

lguallLarlo no parece descarLar que los seguldores de Mella además de ser
campeslnos, arLesanos, pobres, [ornaleros y genLe en crlsls, Lamblen hublese,
según Labayru, “personas de gran peso social en la comunidad”, miembros de
la nobleza rural del uuranguesado. LsLo lo conflrman oLros procesos a flnales
del siglo XV de los que dice Bazán “fueron acusados de manLener vlva la llama
de la here[la duranguesa !uan López de Zumárraga, !uan MarLlnez de Arrazoa y
!uan MarLlnez de 8equla. uel prlmero sabemos que acLuó como procurador de
la vllla, que parLlclpó en dlversos conce[os ablerLos y que sus blenes esLaban
valorados en unos 39.000 mrs. uel segundo que Lamblen aslsLla a esos conce[os
ablerLos, que ayudaba a e[ecuLar la [usLlcla y que era una de las forLunas de
uurango, con blenes por valor de 392.000 mrs. ? de !uan MarLlnez de 8equla es
blen poco lo que se sabe”.
Ll resumen que convlerLe la poslclón de Mella en orlglnal y heLerodoxa es
que al final de la conocida carta suya dice: “Y puesto que Nuestro Señor Dios de
Lan subllmes, nobles y excelenLes acclones prevló venlr en vuesLro relnado
segun su admlrable dlsposlclón, Senor 8ey, se nos hace evldenLe que vuesLra
Soberanla debe proveer acerca de ello con el sablo conse[o de aquellos que
hayan sldo deslgnados celadores de la sanLa ley de la le, no con el orgullo de
los que con sus perversas obras demuesLran ser la slnagoga de SaLanás y no la
lglesla de !esucrlsLo, o de los que quleren progresar con algun oLro escándalo o
de algun oLro modo lndebldo. Lo que con Lodo, oh ÞrudenLlslmo Senor, no
esperamos de vuesLra Soberanla oLra cosa, especlalmenLe porque esLamos
dlspuesLos a olr y creer Lodo lo que segun lo tozóo y lo oototlJoJ Je lo ísctltoto
debe ser creldo convenlenLemenLe, con Loda la verdad y sln nlngun oLro
reclblmlenLo. uel mlsmo modo esLamos dlspuesLos a creer, a dar cuenLas de
nosoLros y de Lodas las cosas que hasLa hoy hubleramos hecho y dlcho, aqul y
allí.” En primer lugar, la carta afectada de humildad y sumisión en su estilo,
tiene visos de ser verdadera, por cuando Mella dice estar dispuesto a “dar
cuenLas de nosoLros” cosa nada habitual en líderes tan carismáticos. En
segundo lugar de[a a la propla conclencla como auLorldad frenLe a aquellos que
con orgullo “demuestran ser la sinagoga de Satanás” sin poseer la sabiduría
dlvlna. Þero sobre Lodo de[ara claro Mella que sus declslones y sus creenclas
Llenen que esLar su[eLas slempre a la razón (elemenLo humanlsLa y
8enacenLlsLa) y la auLorldad de la LscrlLura (base de Loda 8eforma esplrlLual) y
ambos componenLes conduclrán a Loda verdad.

133


. iÐÐkJ ÐÐ J·M/. El primer “Protestante” a-|-·..· » i.|-·..
i-·(.| |..g·»(....
Þedro de Csma es uno de los llusLres persona[es de flnales del slglo xv
que destacan por su ingenio, sabiduría y valentía personal. Dice Tomás M’Crie
que Þedro de Csma, profesor de Leologla en Salamanca, hlzo una correcclón del
LexLo grlego del nuevo 1esLamenLo, medlanLe una recopllaclón crlLlca de
diferentes manuscritos. “En materia de doctrina desplegó la misma libertad de
oplnlón, y en 1479 fue obllgado a ab[urar ocho proposlclones relaclonadas con
el poder del papa y el sacramenLo de la penlLencla exLracLadas de una obra
suya sobre la confeslón y condenadas como erróneas por un conclllo celebrado
en Alcalá”. Su nombre era Pedro Martínez aunque se puso el apellldo de Csma
por su Llerra de naclmlenLo, 8urgo de Csma. ue el dlce Menendez y Þelayo
“que fue colegial de San Bartolomé desde el año 1444, lo mismo que el Tostado
y Alfonso de la 1orre, raclonero de la lglesla de Salamanca, canónlgo en la de
Córdoba, lecLor de lbllosopblo y luego maesLro de Leologla en la unlversldad
salmanLlna y correcLor de llbros ecleslásLlcos por delegaclón del deán y cablldo
de aquella lglesla. 1uvo la glorla de conLar enLre sus dlsclpulos y amlgos a
AnLonlo de nebrl[a, qulen le ensalza en esLos Lermlnos en su rara Apoloqlo:
“Nadie hay que ignore cuanto ingenio y erudición tuvo el maestro Pedro de
Csma, a qulen, despues del 1osLado, Lodos concedleron la prlmacla de las leLras
en nuesLra edad. Slendo beneflclado de la lglesla de Salamanca le encargaron el
deán y cablldo de enmendar los llbros ecleslásLlcos, concedlendole por cada
clnco pllegos dlarlos las que llaman Jlsttlboclooes pootlJlooos, lo mlsmo que sl
aslsLlese a coro. Pay en aquella lglesla un códlce muy anLlguo de ambos
1esLamenLos, del cual más de una vez me he valldo. Þor esLe comenzó sus
correcclones el maesLro Csma, comparándole con algunos llbros modernos y
enmendando más de selsclenLos lugares que yo Le mosLre, padre clemenLlslmo
(habla con el cardenal Clsneros), cuando esLaba alll la corte”.
Ll llbro por el que serla procesado y su docLrlna condenada por hereLlca,
siendo el libro mandado quemar públicamente, es el de “ue coofesslooe” que
no se ha conservado lnLegro, pero sl el “Quodlibitum” que es el mismo libro,

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
136

corregldo y aumenLado, que el ue coofesslooe. LsLe llbro nos LransmlLe esa
obseslón por el pecado que LrasmlLe la CasLlla de flnales del xv. Ll mledo y
angusLla por la muerLe en pecado morLal obllgaba a Lener segurldad de
salvaclón pero que la lglesla 8omana solo ofrecla a camblo de lndulgenclas y,
con LanLa dlsqulslclón escolásLlca sobre el pecado, nunca se esLaba seguro.
uenLro del campo de las menLalldades y de la esplrlLualldad no parece que la
angusLla vlLal o morLal fuese en grado exceslvo en esLa epoca, puesLo que el
mundo nuevo descublerLo por Colón abrla las venLanas del alma a nuevos alres
esplrlLuales de llberLad y de sabldurla. Las palabras del 1totoJo Je petfecclóo de
Alonso de Þalencla, escrlLor, humanlsLa, hlsLorlador y lexlcógrafo espanol que
fallece en 1492 todavía nos dejan un sabor pesimista: “la común tristeza
atormenta la España”, la cual es “una nación muy oscura e dañosa por una
entrañable saña afeccionada a pensamientos muy malinos”. Sin embargo la
forma Lan dellcada de llevar esLe proceso de Csma es el conLrapunLo y la
excepclón, puesLo que fue esLe proceso muy crlsLlano, modellco en llberLades y
en debaLe Leológlco. 8eclblda la bula papal para que se procedlese conLra
Þedro de Csma se dice: “L [uraron en forma por las órdenes que reclbleron,
ponlendo las manos sobre sus pechos, que esLa denunclaclón e lo en ella
conLenldo non faclan mallclosamenLe nl con ánlmo de venganza, salvo con puro
celo de nuesLra sancta fee e religión christiana.” El mismo Bataillon esLá de
acuerdo en esLa apreclaclón de respeLo humano y afecLo crlsLlano, aunque –
dlrá 8aLalllon- “resulLa dlflcll lmaglnar cómo el humanlsmo, en su fase
renacenLlsLa (que arranca del slglo xv y culmlna en el xvl), pudo enLranar
pellgro para la orLodoxla crlsLlana heredada de la Ldad Medla, y ser perseguldo
por la Inquisición española.”“No sirven de nada suposiciones “acrónicas” acerca
de cómo podrla haber evoluclonado, culLural y rellglosamenLe Lspana, en caso
de no haberse lnsLlLuclonallzado en ella el muLuo denunclarse obllgaLorlamenLe
por here[es. Son lnLeresanLes las observaclones de Menendez y Þelayo acerca
de un pequeño “concilio” de teólogos españoles ocasionado por los “errores”
de Þedro de Csma (maesLro admlrado de nebrl[a) acerca de la confeslón, dos
anos anLes de crearse la lnqulslclón espanola. Aunque el reo puede ser
conslderado reLrospecLlvamenLe como «el prlmer proLesLanLe espanol» y el
procedlmlenLo seguldo conLra el Llene analoglas con algunos de la lnqulslclón
(en parLlcular con la [unLa que examlnó en 1327 las oplnlones de Lrasmo
sospechosas de proLesLanLlsmo) se vlo una llbre dlscuslón de las ldeas de Csma,
dando pareceres benignos algunos de sus “colegas” de Salamanca, y no
mostrando “la menor animosidad personal” los más decididos impugnadores.
/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i-¹·. ¹- J·¬».

137



Claro que era muy dlsLlnLa de la coyunLura de movlllzaclón anLl-luLerana la de
1478, en la que resulLó condenada la heLerodoxla de Csma como “un hecho
aislado”, “voz perdida de los wiclefitas y hussitas en España...”; le elogiaba años
despues AnLonlo de nebrl[a. Añado yo que no recayó sobre él nota infamante.”
Algunos han esLudlado la hlsLorla del mllenarlsmo y del meslanlsmo
hlspánlco de flnales de la Ldad Medla, sl blen aun no exlsLe nlnguna slnLesls
general. Las vlslonarlas profeclas de mlLad del xv y Lodo el xvl, admlraban un
nuevo mundo, velan, desde esa expecLaclón meslánlca que Lamblen dlfundlan
los franclscanos, la resLauraclón de !erusalen, un rey unlversal y una
resLauraclón de las cosas anLlguas. Þero además en[ulclaron a la lglesla de su
Llempo persona[es como Marla de A[ofrln (€489). Marla de SanLo uomlngo
(1486-1324) y !uana de la Cruz(1481-1334) son las precursoras LanLo de 1eresa
de Ávlla (1313-1382) como de Lucrecla de León. Senalará Adellne
8ucquol
114
“vencedores de los musulmanes en su proplo LerrlLorlo, llamados a
luchar conLra los Lurcos en el MedlLerráneo y a defender la lglesla, muchos
espanoles vleron en el nuevo Mundo el paralso Lerrenal, slgno de la
recompensa suprema que les deparaba Dios”. Sin embargo si detrás del
mllenarlsmo y de acLlLudes meslánlcas no vemos la angusLla y la preocupaclón
por el flnal de los Llempos de las vlslonarlas, esLa se encuenLra –dlrá Adellne-
probablemenLe deLrás de un fenómeno menos vlslble y menos fácll de desclfrar
por ser más dlfundldo en la socledad y no perLenecer al solo campo de las
menLalldades rellglosas: el Lema del pecoJo y de la solvoclóo. lue esa una
cuesLlón cruclal que recorrló Loda la CrlsLlandad, orlglnando angusLlas
exlsLenclales, melancolla y menLalldad obsldlonal. Ln su maglsLral esLudlo del
senLlmlenLo de culpa que lnvadló CccldenLe enLre los slglos xlll y xvlll, !ean
uelumeau mosLró preclsamenLe como la obseslón por el pecado, la
cerLldumbre de su omnlpresencla y las dudas acerca de la salvaclón
conformaron las menLalldades rellglosas europeas a lo largo de los slglos xv y
XVI y suscitaron tanto una “pastoral del miedo” como la creación de
instrumentos de lucha contra el demonio e instituciones destinadas a “dar
seguridad”.
1amblen Þedro de Csma esLá en la llnea heLerodoxa de los here[es de
uurango en cuanLo se dlsLancla de la escolásLlca lnLroduclendo aquellas


114 Mancilla y Limpieza: La Obsesión por el Pecado en Castilla a Fines del Siglo XV
Adeline Rucquoi C.N.R.S., Paris

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
138

lnquleLudes reprlmldas y nunca confesadas. Los de uurango en 1442 y Csma en
1478 LrasmlLen el eco de una Lspana que se abre y aLreve a declr que la
confeslón no es un sacramenLo slno una lmposlclón humana. !uan López de
Salamanca acusará a Csma de volJeose, movlmlenLo del slglo xlll que se unló a
la 8eforma en el slglo xvl. Alfonso Carrlllo, arzoblspo de 1oledo consegulrla una
bula del papa SlxLo lv para procesarle. ue lnmedlaLo se cerraron las aulas
donde el ensenaba, quemaron su cáLedra y sus escrlLos, slendo este “contagio”
LrasmlLldo a su dlsclpulo AnLonlo nebrl[a y sospecharlan de lray Luls de León,
del 1osLado y el 8rocense. Sln embargo el clamor de reforma darla los prlmeros
pasos para cuesLlonar la docLrlna de la lglesla 8omana y comenzarla su
andadura en el slglo xvl en la flgura de MarLln LuLero. 1amblen debemos
comenLar anLes de conslderar su docLrlna que la lglesla espanola al menos Lenla
Lres oblspos e[emplares y posela los elemenLos necesarlos para reprlmlr las
here[las desde los Lrlbunales de los oblspos sln neceslLar nlnguna organlzaclón
exLra-eplscopal como la lnqulslclón y menos aun el brazo secular, como asl lo
lnLerpreLa la gran obra de neLanyahu.


Ð| ¸·.||-¬» ¹-| ¸-.»¹. , |» ¸--.|--..».

Se han slsLemaLlzado los errores de Þedro de Csma en aparLados claros
que aparecen en las bulas papales correspondlenLes. Asl sobre el sacramenLo
de la penitencia o la confesión, la bula “llcet eo” de 9 de abril de 1479
especlflca los slgulenLes errores proclamados por Csma:
(1) La confeslón de los pecados en especle, esLa averlguado que es realmenLe
por esLaLuLo de la lglesla unlversal, no de derecho dlvlno.
(2) Los pecados morLales en cuanLo a la culpa y a la pena del oLro mundo, se
borran sln la confeslón, por la sola conLrlclón del corazón.
(3) Ln camblo, los malos pensamlenLos se perdonan por el mero desagrado.
(4) no se exlge necesarlamenLe que la confeslón sea secreLa.
(3) no se debe absolver a los penlLenLes anLes de cumpllr la penlLencla.
(6) Ll romano ÞonLlflce no puede perdonar la pena del purgaLorlo.
(7) nl dlspensar sobre lo que esLaLuye la lglesla unlversal.
/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i-¹·. ¹- J·¬».

139



(8) 1amblen el sacramenLo de la penlLencla, en cuanLo a la colaclón de la
gracla, es de naLuraleza, y no de lnsLlLuclón del nuevo o del AnLlguo
1esLamenLo.
A esLo punLos anadlrla la bula oLras cosas más:
... ueclaramos que Lodas esLas proposlclones son falsas, conLrarlas a la
sanLa fe caLóllca, erróneas, escandalosas, LoLalmenLe a[enas a la verdad
evangellca, y conLrarlas Lamblen a los decreLos de los sanLos Þadres y demás
consLlLuclones aposLóllcas, y conLlenen manlflesLa here[la.
Menendez y Þelayo que ha leldo el Oootllbetom del vaLlcano nos
sintetiza el tema de las indulgencias: “Aflrma, pues, Þedro de Csma que sólo
absuelven los ptepósltos ecleslásLlcos de la pena en que Llenen [urlsdlcclón. A
esLo responden los caLóllcos:
1.° Cue la lglesla 8omana concede cada dla lndulgencla plenarla a vlvos y
dlfunLos.
2.° Cue esLa conceslón se funda en el prlvlleglo de Þedro, poos obsolvetls
sopet tettom, obsolotl soot lo coelo. Asl le clLa Csma, pero con error.
3.° Cue las lndulgenclas, conslderadas como remlslón de la pena más
leve, serán casl lnuLlles, puesLo que las penlLenclas son acLualmenLe arblLrarlas
y muy llgeras. ÞropuesLas esLas ob[eclones y alguna más, LraLa de responder
el Leólogo de Salamanca con las slgulenLes evaslvas:
1.• Cue, hablando coo ptopleJoJ, la lglesla predlca lndulgencla Je lo peoo
Je este slqlo, softoqlos Je lo peoo Jel slqlo fototo. Þero la cuesLlón no es de
palabras, nl se resuelve con un Jlstloqo.
2.• Cue el absoluLl ln caelo ha de enLenderse apud ueum, en el senLldo
de que Dios aprueba la absolución de la pena de este siglo: “a poenis iniunctis,
vel ab excommunlcaLione lata a iure vel ab homine, vel etiam ex opere peccati”.
no puede darse mayor LormenLo a un LexLo más claro.
3.• ? conLradlcclón palmarla: que las lndulgenclas remlLen LanLa parLe de
la pena del purgaLorlo cuanLa correspondla a las penlLenclas lmpuesLas. ? sl
pueden remlLlr esLo, ¸por que no más? ? sl lo uno queda absuelLo en el clelo,
¸por que no lo oLro? 8ueno es adverLlr que Þedro de Csma convlene en que se
opllco ollpolJ metltl ex ooctotltote clovlom.
4 • Cue al declr la lglesla en las conceslones de lndulgenclas vel de
poeolteotlls lojooctls, vel omoloo Je temlsslooe peccototom, absuelve de las
penlLenclas omoloo, y de la pena del slglo fuLuro lo poootom potest.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
160

Sobre esLa docLrlna de las lndulgenclas no se ha de olvldar lo que dlce
Moehler en la 5lmbóllco: “Desde los primeros siglos, los católicos entendieron
por lndulgencla la abrevlaclón, con clerLas condlclones, de la penlLencla
lmpuesLa por la lglesla y la temlslóo eo qeoetol Je los peoos tempotoles. Más
Larde, algunos Leólogos apllcaron a la palabra loJolqeoclo un slgnlflcado más
exLenso (esLa es la docLrlna del Lesoro de la lglesla, acrecenLado por los merlLos
de los sanLos), pero su oplnlón, aunque basada en sólldos fundamenLos, no es
arLlculo de fe. Ln cuanLo al dogma caLóllco, el conclllo de 1renLo ha deflnldo
sólo que Llene la lglesla auLorldad de conceder lndulgenclas y que son uLlles sl
con prudencia se dispensan”
Þedro de Csma segula a los wlcleflLas en el hecho de llmlLar la remlslón
de las peoos tempotoles a las peolteoclos ecleslóstlcos. 1amblen era docLrlna de
los Þobres de León, y por eso llama a Þedro de CsmavolJeosls su lmpugnador
!uan López.
Ln el llbro ue coofesslooe exLremaba aquel su heLerodoxla hasLa declr
que la lglesla 8omana podla ettot en la fe y que algunos papas erraron y fueron
here[es.
“ulvulgadas desde Salamanca Lan malsonanLes proposlclones, flzose un
processo en la muy noble clbdad de Zaragoza por el reverendo senor Mlguel
lerrer, docLor en uecreLos, Þrlor e vlcarlo general en la lglesla de Zaragoza,
Sede vacanLe, conLra las concluslones de Þedro de Csma. Ln 14 de dlclembre de
1478, el lnqulsldor !uan de Lplla nombró procurador en esLe negoclo a !uan
Þerruca. Los docLores de Zaragoza convlnleron en rechazar las proposlclones
hereLlcas o, a lo menos, sospechosas vehemenLlslmamenLe, y mandaron
quemar el llbro. Sl Lan grande era el escándalo en el relno de Aragón, [uzguese
lo que aconLecerla en CasLllla, donde era más conocldo Þedro de Csma.”
Nos interesa más que el proceso de defensa a su libro “ue coofesslooe”,
el concepLo de pecado en ese Llempo, pues nos resulLarán repeLlLlvos denLro de
casl Lodos los movlmlenLos de esplrlLualldad del slglo xvl que esLudlaremos
más adelanLe, los referldos a la salvaclón por fe en CrlsLo, lndependlenLe de la
lglesla y el papado, segun lo conflrman las Sagradas LscrlLuras, eLc. Ll pecado y
el pecado orlglnal en especlal, [unLo con el problema de la salvaclón se
convlrLleron paulaLlnamenLe en una verdadera obseslón y qulzás por esa
moLlvaclón escrlbló su llbro Csma. Ll pecado peneLró la obra llLerarla e
hlsLorlográflca a lo largo del slglo xv. !uan de Mena en “coplos Je los slete
pecados capitales” publlcado por 1436 y anLes en la ctóolco 5ottoceoo de
Þedro de Corral, es una larga dlserLaclón sobre el pecado, los pecados de
/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i-¹·. ¹- J·¬».

161



negligencia y en general de “los muchos e grandes pecados de las españolas
gentes” cuya solución solo desemboca en la penitencia. El pecado estaba
también en “los pecados del reyno” y ulos casLlgaba con derroLas a los
castellanos y victoria a los portugueses “no por su valor, más porque fueron
executores dados por Nuestro Señor Dios”. Los mismos testamentos en los que
se refle[an las ulLlmas volunLades, revelan que el pecado no era una coleLllla de
los leLrados o cronlsLas, slno flel refle[o de la menLalldad lmperanLe y no habla
aparecldo la ldea de culpa o senLlrse culpable del casLellano anLes del slglo xv,
como ahora aparecla dando cuenLa el LesLador de su lndlgnldad y su pecado
anLe ulos, supllcando Su mlserlcordla y las de Lodos los sanLos. Ln 1430 el
1osLado, Alfonso de Madrlgal señala el pecado de la mujer” poe polete osot
vstiduras muy fermosas allende de su estado” pero que “todas los cosos poe se
fasen contra ley e contra rason son pecado”
Ll concepLo de pecado no es solo rellgloso, slno que la culpa Llene un
carácLer moral y Leológlco porque es una declslón humana. ? es frenLe al
pecado que la lglesla esLablece y admlnlsLra el sacramenLo de la penlLencla. Sln
embargo, sl conslderamos a Csma enLroncado en la Lradlclón alblgense o
valdense esLas esplrlLualldades esLaban muy ale[adas del acaLamlenLo al papa y
muchos lndlgnos oblspos a qulenes conslderaban corrupLos. Su apego al nuevo
1esLamenLo (los valdenses aprendlan de memorla largos pasa[es) nuLrla su
pledad y acrecenLaban la conclencla de pecado y conslderaban muy graves la
menLlra, el aseslnaLo o la prácLlca del [uramenLo. Ls además poslble que Csma
también fuese influenciado en textos como el “llbto Je los coofeslooes” de
MarLln Þerez (1313) o el de Andres ulaz Lscobar(1414) que escrlbló varlas obras
para los confesores. Asl mlsmo Lendlan obras sobre la penlLencla y las formas
de confesar ClemenLe Sánchez de 8erclal(1424), !uan MarLlnez Almazán(1433),
el agusLlno fray Lope lernández de Mlnaya, el 1osLado(1437) o Alfonso de
CarLagena(1436). Los mlsmos adversarlos de Þedro de Csma Lamblen
escrlbleron sobre la penlLencla. Ll Leólogo !uan López de Salamanca el “1totoJo
Je lo peolteoclo seqoo lo ¥qleslo komooo”, el canónigo burgalés Pedro Díaz de
CosLana el “1toctotos Je coofeslooe soctomeotoll” y fray Hernando de Talavera
el “coofesloool o ovlsoclóo Je toJos los mooetos eo poe poJemos pecot cootto
los Jlez mooJomleotos”. Así mismo Pedro de Osma, por encargo del oblspo de
Segovla, !uan Arlas uávlla, escribió el “1toctotos btevls Je peccoto otlqlooll et
octool.” Que se conserva en la Biblioteca de la Catedral de Oviedo.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
162

El primer pecado, el “pecado original” es cuestión fundamental en la
teología cristiana. Es una “mancilla” que ninguno es culpable a dlferencla del
pecado personal, y de la que San lsldoro habla escrlLo: “toJos los moles, pot el
pecoJo Jel ptlmeto oobte, eo peoo soo posoJos eo el oolvetsol lyooje Je los
oobtes. í pot eoJe, poolespolet cosos poe o oos potesceo molos eo potte soo
molos o oos pot el pecoJo ptlmeto Je ooestto poJte, e eo potte soo molos o oos
por la culpa por no usar byen dellas”. AclerLa San lsldoro en que Lodos los males
le vlenen al hombre por esLa causa pero no llega a preclsar el concepLo
reformado de la “depravación” del ser humano cuya naturaleza está tomada
por el pecado. Permanece San Isidoro en la línea de la “macula originalis” no
llegando a entender que toda la naturaleza según Isa 1:6 “Desde la planta del
ple hasLa la cabeza no hay en el cosa sana, slno herlda, hlnchazón y podrlda
llaga; no están curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite”. En todo el siglo
xv más que preclsar el concepLo Leológlco de pecado orlglnal, los LraLados se
refleren más a cómo soluclonar el problema del pecado orlglnal. Ln 1467
Alfooso Je 1oleJo explicó que “la Lransgreslón del padre prlmero grand mlserla
engendró en la condlclón umanal”; de ser “poco menos noble que angélica
criatura”, el hombre “más mlserable es fecho que los brutos animales”, ha sldo
“privado de la gracla orlglnal e de la beaLlflcaclón” y tuvo que lngenlárselas para
“aplaser a Dios” y “recobrar la gracia e por consiguiente la gloria de que privado
se veya”. La vida eterna era consustancial al hombre “hecho un poco menor
que los ángeles” pero “aplacer a Dios” buscó remedio. No sería como ya lo veía
Þedro de Csma y los reformados posLerlores cuya salvaclón de Lodo pecado
esLaba en CrlsLo (solus ChrlsLus) slno que se buscó prlmero en la clrcunclslón,
luego el bauLlsmo, la conflrmaclón, la exLremaunclón y oLras unclones de
crisma y olio, como remedios a esta “primera mancilla”.
lue Lal la obseslón generallzada por el pecado orlglnal y personal en la
CasLllla del slglo xv que lba más allá del campo Leológlco para converLlrse en
uno de LanLos crlLerlos de dlferenclaclón. Sl anLes con los [udlos se le habla
someLldo a clerLa esclavlLud en base a la cruclflxlón de CrlsLo de la cual se les
culpablllzaba, ahora el vlllano del campo era el pecador por oposlclón al noble,
y por su pecado se mantenía en ese estado de “villano”. En 1417 Enrique de
vlllena aconsejaba a los labradores que por su “vida rústica o aldeana”“trabajen
e coman gruesas vlandas e vistan non delicadas vestiduras” y en 1487 Fernando
de Mexla Lamblen dlrla que el vlllano “es cryado gruesamente e le grasedat de
so oottltlvo bo fecbo motetyo qtoeso pot tespecto Je los moojotes qtoesos poe
eoqeoJtoo qtoesos omotes, como potesce eo toJo opoel poe es Je obscoto
/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i-¹·. ¹- J·¬».

163



llooje (...) e lo tol qtoeso motetyo ttoe o eoqeoJto qtoesos los vlttoJes Jel
oolmo e Jel eoteoJlmleoto, como oototolmeote es vlsto ocetco Je los botvotos,
Je los lobtoJotes, Je los postotes, Je los sylvesttes, e Je los ottos Je lo tol
cooJlclóo”. Esto suponía que el villano es vil por su profesión y su vileza es
pecado. ulrá Adellne 8ucquol: “La obseslón por el pecado orlglnal y por la
“mancilla” que este imprime en todos los seres humanos, llevándolos a la
muerLe esplrlLual y a la condena eLerna, con su corolarlo de exalLaclón de la
pureza de la Virgen María y de su “inmaculada” concepción, no fueron propios
de la CasLllla de flnales del slglo xv. ulversos esLudlos de !ean uelumeau sobre
la socledad europea de los slglos xv y xvl ya resalLaron, como fenómenos
generallzados, el mledo asoclado con la noclón de pecado y de perdlda del
paraíso, y los “remedios” que la Iglesia propuso, desde designar al demonio
como responsable - sea ba[o el dlsfraz de Lurco, [udlo o mu[er – hasLa la
mulLlpllcaclón de rlLuales, asoclaclones como las cofradlas de ánlmas, culLos a
sanLos especlflcos y, en el caso de los proLesLanLes, la [usLlflcaclón por la fe y la
predesLlnaclón 86. La respuesLa orlglnal que aporLo CasLllla fue preclsamenLe el
vlncular esLrechamenLe el esLado de perfecclón orlglnal del hombre con la
nobleza y, en consecuencla, el pecado con la perdlda de la nobleza, con la
vlllanla.

164


163

¸ Ði C/kÐÐ:/i Ci·:ÐkJ· , |» u-..-··.¹»¹ ¹- /|.»|».
/|g.-.· ¹»|.· |..g·»(...· ¹- C.·--·.·
Ll cardenal Clsneros
113
fue anLe Lodo un confesor y un dlrecLor esplrlLual
de cuyas palabras dependla no solo la salvaclón del monarca slno las de Lodo el
pueblo. Los reyes culdaban mucho la elecclón de sus dlrecLores de conclencla.
La relna lsabel la CaLóllca ellgló a fray Pernando de 1alavera al hacer que esLa
se arrodillase ante él como cualquier otro penitente. “Este es el confesor que
necesito” -dlrla la relna- slendo su confesor varlos anos y en agradeclmlenLo
sollclLarla al papa le hlclese arzoblspo de la reclen conqulsLada Cranada. Al
neceslLar la relna lsabel un nuevo confesor, se le aconse[o a un mon[e
franclscano, de un pequeno monasLerlo de Salceda, que era senclllo y humllde
pero sablo e lnLellgenLe además de audaz, lncorrupLlble y leal. LsLe era fray
lranclsco xlmenez de Clsneros (su nombre orlglnal era Conzalo) qulen serla
clLado a la CorLe de valladolld pero haclendo que pareclese una clLa casual. Lra
una exLrana flgura de Lra[e franclscano y sandallas, parecldo a un penlLenLe o
un mendlgo. Su cara flaca y pállda daba un aspecLo que Þedro MárLlr anoLaba
en su hlsLorla como uno de los prlmlLlvos padres ermlLanos surglendo de su
reLlro de los monLes. no era vanldoso, hablaba muy poco y con monosllabos y
sus lablos gruesos y sus dlenLes grandes hlcleron que los corLesanos le llamasen
el ílefoote. Pabla nacldo en 1436 en 1orrelaguna cerca de Madrld, dlócesls de
1oledo, de famllla modesLa y poslblemenLe con algunos de sus progenlLores de
orlgen [udlo-converso.
Cursa esLudlos en la unlversldad de Salamanca y Lamblen en Alcalá, pero
Clsneros que era amblcloso y mundano enLonces, buscó un Lraba[o más
lucraLlvo y se fue a buscar forLuna a 8oma. Le robaron dos veces en el camlno y
en slLuaclón de desvall[ado encuenLra a un companero de Alcalá, llamado
8runeL que se dlrlgla a 8oma y le pagó sus gasLos. Þoco se sabe de su esLancla
en 8oma pero debló de ser beneflclosa ya que al Lener noLlcla de la muerLe de


115 Personajes de la Inquisición. William Thomas Walsm. 1963. También Francisco Ximénez
de Cisneros Cyprian Alston. Transcrito por Michael T. Barrett. Enciclopedia católica


i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
166

su padre, traía consigo una “letra expectiva” una orden dada por el papa para
que se le concedlera a Clsneros el prlmer beneflclo que quedase vacanLe en
cualquler dlócesls de Lspana. Con esLa carLa, Clsneros sollclLó el arclpresLazgo
de uceda que habla quedado vacanLe, pero el arzoblspo ya lo habla
compromeLldo con oLra persona y Clsneros al no esLar de acuerdo fue
encarcelado por el arzoblspo. Publese esLado encarcelado Loda la vlda y
Clsneros no habrla cedldo, pero al cabo de sels anos de prlslón obLuvo el
deseado arclpresLazgo de uceda, aunque despues descubrló que ya no lo
neceslLaba pero aprendló mucho para su vlda esplrlLual. Slguló esLudlando
1eologla y un [udlo le ensenó hebreo y arameo hasLa leer la Þalabra de ulos en
el orlglnal. Ln 1484 Clsneros qulere de[ar los ascensos ecleslásLlcos y reLlrarse
del mundo, pldlendo ser admlLldo en la rama de CbservanLes de la Crden
lranclscana. uespues de un ano de novlclado, vlvlendo segun la regla de la
comunldad pobre y humllde, durmlendo sobre una Labla desnuda, vla[ando a
ple y socorrlendo a los pobres. Ln ese esLado, ale[ado del mundo, olvldado del
orgullo humano, la codlcla y la vanldad de la vlda, le sorprende 1492 con esa
gran convulslón en la que el lmperlo descubre Amerlca, conqulsLa Cranada y se
llbera de los [udlos, quedando llbre para emprender hazanas y conqulsLar el
poder mundlal.
La relna neceslLaba un dlrecLor de su conclencla, un conse[ero que
encauzase las nuevas lluslones y amblclones y guardase en secreLo los
pensamlenLos más humanos y dlvlnos. La relna aparecló de repenLe. Lra
Lodavla una mu[er bella con sus cuarenLa y un anos. ue suave cuLls, o[os azules
y peneLranLes, escondla deLrás de la sonrlsa la sabldurla de la serplenLe y la
prudencla de la paloma. uespues de los escarceos y LanLeos de Clsneros y la
relna, la relna y Clsneros, esLe acepLarla su mlslón por obedlencla. Þero con
esLo acababa su vlda monacal y asceLlca. volverla a ser un hombre de acclón.
Ln 1493 aparecló en palaclo muy de manana para confesar a la relna
lsabel. La relna esLaba esperándole con un escrlLo reclbldo de 8oma. LsLe decla:
“A nuestro querido hijo, fray Francisco Ximénez de Clsneros, Arzoblspo elecLo
de Toledo”. Cisneros hulrla de palaclo. uno de los grandes hombres de CasLllla
se arrodillo ante él y le dijo: “Si consentís en ser Arzobispo, os beso la mano
como Arzobispo y si lo rechazáis, os beso la mano como a un santo”. Cisneros
aun despreclando las galas y honores, Lermlnó exLerlormenLe haclendo la vlda
que le correspondla a su poslclón pero slnLlendo denLro de sl la ausLerldad de
su Crden. Sln embargo Lendrla que hacer muchas cosas desde la muerLe de la
relna cuya Lumba fue erlglda en Cranada. uesde resolver las lnLrlgas palaclegas
Ð| .»·¹--»| C.·--·.· , |» u-..-··.¹»¹ ¹- /|.»|»

167



conLra el vludo lernando hasLa las compllcadas reformaclones de las órdenes y
de la lnqulslclón, Clsneros hlzo grandes obras para la Monarqula y la lglesla
8omana. 1amblen serla acusado de [udalzanLe porque se habla opuesLo a la
lnqulslclón duranLe velnLlclnco anos y porque era descendlenLe de [udlos. Lo
clerLo es que alrededor de la convulslón reformadora aparecerlan los
alumbrados y erasmlsLas, que esLudlaremos más adelanLe. PasLa su muerLe a
los ochenLa y un anos en 1317 Lodo habla esLado en orden y en paz. uespues de
su muerLe y ya muerLo lernando en 1316, habla de[ado a la relna !uana con su
“locura” impedida para regir, su hijo Carlos V en llandes con dleclsleLe anos y
Lodas las lnLrlgas de los nobles que querlan alcanzar el poder. Ccho dlas
despues de su muerLe LuLero fl[aba sus novenLa y clnco Lesls en WlLLenberg y
comenzarla un Llempo en que Clsneroshabla de[ado ablerLa la venLa a los
nuevos vlenLos de la 8eforma.
i» k-(.·¬» ¹- C.·--·.·
8enaclmlenLo y humanlsmo son las dos palabras clave del perlodo de
medlados del slglo xv a flnales del xvl. Ll humanlsmo supuso una revoluclón en
cuanLo se comlenza a valorar más el ser que el parecer, buscar la verdad en vez
de vlvlr la esplrlLualldad del mlLo y de la Lradlclón. La razón esLará por enclma
de supersLlclones y la lgnorancla de[ará de ser vlrLud. Þero además es el
descubrimiento del “valor del hombre”, ser terreno cuya naturaleza no es una
condena, “ni su condición mundana un destierro, sino situación de libertad para
diseñar su propia existencia, para construir su propia historia”
116
. Ls el
momenLo del lndlvlduo que Loma conclencla de su llberLad en Lodas las esferas
de la vlda. Þero Lamblen es el momenLo de la verdad frenLe a un pensamlenLo
anqullosado que enconLrara nuevos meLodos para expresar la verdad. Ln
Lspana el 8enaclmlenLo enLra más Larde que en Luropa, pues cuando en
Luropa revlven el grlego y el laLln, en Lspana se desconoce el grlego y apenas se
domina el latín. “Con Renacimiento o sin Renacimiento -dlrá Menendez y
Þelayo- hublese sldo el siglo XV una edad viciosa y necesitada de reforma” y es
Clsneros, para el llusLre pollgrafo, el promoLor de la verdadera reforma.
Muchos de los auLores acLuales, Lamblen creen que no solo fue proLesLa la


116 Alcalá y la Biblia. Cisneros y la políglota complutense. Ricardo Moraleja Ortega

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
168

8eforma luLerana, slno el verdadero camblo de menLalldad que se neceslLaba.
La “devotio moderna” no pretendía crear una nueva mentalidad religiosa, ni
ldeó nuevas formas de esplrlLualldad. Más blen supuso una vuelLa a la devoclón
medleval. 1ampoco la asceLlca y el mlsLlclsmo de Clsneros camblarán el
panorama de la esplrlLualldad pues la concepclón de naLuraleza humana y ser
humano segulrán anclados en la vlslón duallsLa del hombre.
ÞoslblemenLe sea clerLo el dlcho de Menendez y Þelayo de que en la
España de fines del siglo XV “no había herejías”. No había un sistema de
docLrlnas compendlando una reforma lnLelecLual, slno que habla dlsldenLes,
hombres nuevos en cada esqulna con su fardo de lnquleLudes que clamaban
por una reforma moral en unos casos y en oLros era un clamor reclamando
llberLad y respeLo a la dlsldencla en el caso de conversos, mon[es y seglares.
Clsneros no conslguló con las reformas de los regulares monacales una
esplrlLualldad más allá de una me[ora de cosLumbres (no Lener haclendas,
renLas, Llerras, heredades) nl logró una me[ora lnLelecLual, frenLe a la consablda
“ignorancia de los sacerdotes y monjes”, excepción solo de la unlversldad de
Alcalá. Con el clero secular serla peor aun porque slguleron comeLlendo Lodas
las lrregularldades canónlcas y las referldas a casLldad, buena vlda, penslones y
encomlendas. ? por esLa pre-reforma cree Menendez y Þelayo que Lspana se
libró del protestantismo porque no había “relajación de doctrina”. No es que no
hublera rela[aclón de docLrlna, es que la LscrlLura y la Leologla hablan quedado
reducldas a clrculos muy especlflcos, donde la esplrlLualldad era mera
moralidad porque, como apuntará Torres Naharro (1517): “Justicia en olvido,
razón desLerrada/verdad ya en el mundo no haya posada./La le es falleclda y
amor es ya muerLo/ uerecho esLa mudo, reinando lo tuerto/etc.” Dice Adolfo
de CasLro
117
que es clerLo que muchos auLores crlLlcos como Þrudenclo de
Sandoval en “ctóolco Jel empetoJot”“pedían la reformación de ellos, a
seme[anza de LuLero en Alemanla, pero nl aun por asomo lndlcaba la del
dogma. ue esLo lnfleren CasLro y Menendez y Þelayo que no se preLendla
lnLroduclr novedades en la lnLerpreLaclón de las sagradas leLras, se respeLaba al
Papa como cabeza de la Iglesia Católica…” Pero nosotros iremos viendo que
preclsamenLe esLos dos aspecLos como son la lnLerpreLaclón de las LscrlLuras y
papado, aspecLos esLos que son dlferencladores de la reforma proLesLanLe, se
manlfesLarán en muchos dlsldenLes o heLerodoxos en esLe perlodo.


117 Historia de los protestantes españoles... Adolfo de Castro pág.28
Ð| .»·¹--»| C.·--·.· , |» u-..-··.¹»¹ ¹- /|.»|»

169



AnLes hemos de saber en que conslsLla la reforma de Clsneros o
prerreforma ya que nos lnLeresa saber en esLe caso de la esplrlLualldad, sl
además de lnlclarse un nuevo perlodo, en el que se Lraducen a las lenguas
vulgares parLes de la 8lblla, se crean cáLedras en Alcalá para esLudlar a ScoLo,
de publlcarse la ÞollgloLa, de ser una epoca de fermenLaclón y profundlzaclón
de la rellglón, sl realmenLe hubo reforma a nlvel de calle o solo se produce en
llmlLadas ellLes. Þor oLra parLe hay dos poslclones crlLlcas frenLe a Clsneros al
que Thomas M’Crie dice ser” un prelado de escasa formación, cuya ambición le
lnclLaba a consegulr dlsLlnclones LanLo en el convenLo, como en la academla, el
gabinete o el campo.”“Los escritores hispanos –seguirá diciendo M’Crie- han
sldo demaslado pródlgos en eloglos a la pollgloLa de Alcalá. Los manuscrlLos
hebreos y grlegos no fueron muchos nl anLlguos, y en vez de coLe[ar sus
dlversos e[emplares para reproduclr un LexLo más exacLo de la SepLuaglnLa, lo
alteraron para adaptarlo al texto hebreo.” Lamenta también M’Crie el
especLáculo que supuso el conslderar las Lres columnas de la ÞollgloLa como a
CrlsLo y los dos ladrones, slendo la vulgaLa CrlsLo o la lglesla 8omana, el mal
ladrón el texto hebreo y el buen ladrón la Septuaginta. Añadirá M’Crie que la
Lraducclón de la 8lblla al árabe, paLroclnada por Pernando de 1alavera,
arzoblspo de Cranada y ayudada por el mon[e de San !erónlmo, Þedro de
Alcalá, sl que suponla un esfuerzo para acrlsLlanar a los moros de Loda lndole.
Sin embargo estos deseos de llevar la Biblia al pueblo “tropezó con la acérrima
oposlclón del cardenal !lmenez, qulen, aunque deseaba ser conslderado el
proLecLor de la llusLraclón era un enemlgo declarado del progreso de los
conoclmlenLos. Slendo arzoblspo, habla apelado a la auLorldad de San Þablo
cuando dijo: “En la iglesia más quiero hablar cinco palabras con mi sentido para
que enseñe también a los otros que diez mil palabras en lengua desconocida.”
Þero ahora slendo ya cardenal, alegó que los Llempos hablan camblado, y apeló
a San Pedro: “poner los oráculos sagrados en manos de los recién iniciados en
una religión, era en su opinión, arrojar perlas a los cerdos.”
una poslclón más benlgna es la de nleLo qulen concluye su posLura sobre
la epoca de Clsneros así: “Bajo la protección, aliento y sombra de Cisneros el
perlodo de fermenLo se fue concenLrando en nuevas formas de vlda rellglosa
que, al menos, le deblan aquella llberLad que les habla permlLldo aflorar,
porque graclas a la llberLad en maLerla de rellglón personal y esLudlos blbllcos y
a su lnvlLaclón a la lecLura de la 8lblla y oLras obras de llLeraLura crlsLlana, el
pueblo comenzó a senLlrse lndependlenLe del poder y de la auLorldad

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
170

ecleslásLlca e lncluso del dogma, en lo concernlenLe a la rellglón de cada cual y
a la interpretación bíblica.” En otra parte escribirá Nieto que los slnodos de
Alcalá y 1alavera 1497-98 son la clara expreslón del programa reformlsLa de
Clsneros. Þero ¸que era lo que se ensenaban desde los pulplLos y las caLequesls
para reformar a la genLe y que resulLados prácLlcos se persegulan? ¸Lra blbllca
y Leológlca la ensenanza o era una monserga de leLanlas, rosarlos, reLórlca
rellglosa al servlclo de la lnqulslclón cada dla más fuerLe en Lspana? ¸Acaso la
canLldad de LraLados sobre la confeslón no buscaban en su mayorla la delaclón
del dlsldenLe más que el allvlo de la conclencla de pecado? veamos unos
cuanLos casos.
nos dlrá !ose Sánchez Perrero
118
C. “Durante el siglo xv, o me[or de 1410
a 1472, desclende la llLeraLura caLequeLlca, lo que puede ser lndlce de un
descenso de la vlda rellglosa crlsLlana a Lodos los nlveles. A parLlr de 1473 e
lnlnLerrumpldamenLe hasLa 1333 la llLeraLura caLequeLlca, en Lodos sus
dlferenLes grupos, asclende conslderablemenLe, lo que nos habla de la gran
renovaclón ecleslásLlca y rellglosa que se reallzó en Lspana desde el relnado de
los 8eyes CaLóllcos, y que se manLuvo con vlsLas a la celebraclón del Conclllo de
LeLrán, 1312-1317, conLlnuando en la preparaclón del Conclllo de 1renLo, 1343.
Este es nuestro periodo en el que aparece “una renovación eclesiástica y
religiosa”. ¿En qué consistió esta renovación religiosa o prerreforma?. El
cooclllo ltovloclol Je AtooJo (ptovloclo ecleslóstlco Je 1oleJo) Je 147J,
mandará a los párrocos y recLores de Loda la provlncla ecleslásLlca que Lengan
escrlLos en sus parroqulas los arLlculos de la fe, los precepLos del uecálogo, los
sacramenLos y las especles de vlclos y vlrLudes. Aslmlsmo esLablece que en los
domlngos de sepLuageslma a paslón, excluslve, lo publlquen o lo hagan publlcar
solemnemenLe. Ll 5looJo Je 8otqos Je 1474, recuerda lo mlsmo que sus
anLecesores, donde !uan Cabeza de vaca y don Þablo de SanLa Marla, ya hablan
expuesLo los arLlculos de la fe, los sacramenLos, los dlez mandamlenLos, las
vlrLudes Leologales y cardlnales, las obras de mlserlcordla y los sleLe pecados
morLales no slendo necesarlo volver a LraLar de ello. Sln embargo, advlerLe que
poco aprovecha el que esLen escrlLos, sl oo se pteJlcoo o los poeblos. 8ecuerda
en esLe senLldo la obllgaclón lmpuesLa en el slnodo de 1443, que parece que no
se cumple.


118 Literatura catequética en la Península Ibérica 1236-1553. José Sánchez Herrero
Ð| .»·¹--»| C.·--·.· , |» u-..-··.¹»¹ ¹- /|.»|»

171



íl 5looJo Je 8toqo Je 1477, c. J5. AdmlLe el oblspo que por la negllgencla
de los recLores, curas y padrlnos exlsLen en su dlócesls muchos nlnos, asl como
Lamblen hombres y mu[eres anclanos, que desconocen el Þadre nuesLro, el Ave
Marla y el Credo ln ueum, no pudlendolos rezar, los precepLos de la ley y las
obras de mlserlcordla, que por ello no pueden cumpllr, los arLlculos de la fe por
lo que no pueden con deLenlmlenLo creer, y no saben cuáles y cuánLos son los
pecados morLales, para guardarse de caer en ellos. Þor ello manda el slnodo
que los abades, prlores, recLores y curas ensenen a sus pueblos en sus lgleslas
el conLenldo de la docLrlna crlsLlana anLerlormenLe referldo. Sln embargo el
ÞaLer nosLer, Ave Marla y Credo ln ueum lo deberán ensenar en laLln y lengua
vulgar el resLo sólo en lengua vulgar.
5looJo Je Oteose Je Joo uleqo Je looseco (1471-1484), 96. Manda que
cada recLor Lenga en su lglesla escrlLos en laLln y en 8omance, los arLlculos de la
fe, los mandamlenLos de la ley, los sleLe pecados morLales y las vlrLudes. ¥ que
lo predlquen al pueblo en las cuaLro flesLas más lmporLanLes: navldad, Þascua
de 8esurrecclón, Þascua de ÞenLecosLes y SanLa Marla de AgosLo y en Lodos los
domingos de Cuaresma.” Los sínodos de Alcoló y 1oloveto 1497-98 a los que
alude nleLo como más amblclosos, además de lo ya apunLado en los anLerlores
Slnodos, se lnLroduce un elemenLo que dlo mucho fruLo en la 8eforma
proLesLanLe: la escuela domlnlcal o caLequesls.
Ln el 5looJo Je Alcoló “el arzobispo instaura de nuevo en su
archldlócesls la escuela-caLequesls. Crdena que en Lodas las lgleslas
parroqulales donde haya cura, Lenga esLe conslgo oLra persona honesLa, que
sepa leer y pueda y qulera ensenar a leer, escrlblr y canLar a cualquler persona,
especlalmenLe a los hl[os de sus parroqulanos. Les ensenarán las cuaLro
oraclones, la confeslón general, slgnar con el slgno de la cruz, ser obedlenLes a
padres, prelados, curas y maesLros y Lodo lo conLenldo en la Labla de la docLrlna
cristiana”.
Ln el 5looJo Je 1oloveto, además de lo mandado en Alcalá, la caLequesls
debería tener unos resultados que deberían comprobar los curas “diciendo
ellos e respondiendo los niños.” En algunos momentos será la penitencia
lmpuesLa por los confesores el aprender las cuaLro oraclones (Sevllla 1313) y en
oLros como el de cótJovo (1520) se anade la predlcaclón del Lvangello.
Ln el Je 1oy (1528) se expondrla en unas Lablas a la enLrada de la lglesla
“con un tratado de doctrina cristiana completo y explicado”. El de lloseoclo
(15J4) anade que una persona ensene a hora convenlenLe docLrlna a Lodos los

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
172

nlnos del pueblo. Además debla predlcarse los domlngos el Lvangello y las
LplsLolas duranLe un cuarLo de hora. Ll de 1oleJo (15J6) anadlrá que Lodos los
dlas se ensene a los nlnos y adulLos las cuaLro oraclones, los dlez
mandamlenLos, los sleLe pecados morLales y las caLorce obras de mlserlcordla.
Ll de cotlo (15J7) anade los sacramenLos, los dones del LsplrlLu SanLo y
las vlrLudes cardlnales y Leologales. LsLe Slnodo que parece avanzar
LeológlcamenLe, sln embargo habla de que se ensene la docLrlna crlsLlana en
lengua vulgar. Ll 5looJo Je Oteose Je 1541 mandará que no se case a nadle sln
que se Lenga cerLeza que haya aprendldo las cuaLro oraclones.
Ln el 5looJo Je Astotqo (155J) se manda que “los curas predlquen el
Lvangello del dla, les ensenen Lodo lo necesarlo para su salvaclón y les
adviertan de las virtudes y los vicios”.
Þero sl parLe de los Slnodos Lenlan como ob[eLo la ensenanza de la
docLrlna crlsLlana que esLaba en Lan lamenLable esLado, no lban más allá de los
1raLados y los LplLomes. Þedro !lmenez de Þrexamo (1493) en su loceto Je lo
vlJo ctlstlooo replLe muchas de las lnLenclones caLequeLlcas, aunque Llene
además un carácLer Leológlco pasLoral, empezando por la Lncarnaclón del
verbo y su predlcaclón del Lvangello. Alfonso Cámara sobre los sacramenLos en
ípltome slve compllotlo Je soctomeotls com ttoctoto Je Jocttloo cbtlstlooo.
Sobre el mlsmo Lema, Þedro lernández de vlllegas (1433-1336), lloscolos
soctomeototom. Ll auLor fue arcedlano de 8urgos y escrlbló dlferenLes obras
llLerarlas y esplrlLuales. Lo que más prollferará en esLe Llempo de prerreforma e
lnqulslclón serán los LraLados de confeslón que ensenaban a hacer una buena
confesión, insistiendo en los pecados capitales y los cinco sentidos, “por los que
enLran los mulLlples pecados la menLlra, el per[urlo y el falso LesLlmonlo, el
hurLo y la avarlcla, la lrá y el odlo, los dlsLlnLos pecados conLra el sexLo
mandamiento.” También se trataba la equivalencia de las penitencias, algunos
punLos de dlsclpllna relaLlvos al bauLlsmo y al parenLesco que de el se orlglna, la
embrlaguez y la fornlcaclón, y una serle de precepLos que Llenen relaclón con
las más dlversas cuesLlones. !ose Sánchez Perrero clLa LrelnLa y sleLe llbros
sobre el tema de “tractatus de penitenttis”. Están los de Bartolomé Talayero
(slglo xv), llbto Je coofeslóo, Þedro ulaz de CosLana (slglo xv), 1toctotos Je coof
esslotte soctomeotoll, Atte Je coofeslóo bteve e mocbo ptovecboso osl poto el
coofesot como poto el peolteote. Cbra de auLor anónlmo, que, como aflrma la
misma obra, era “un religioso de la orden de San Benito que mucho deseaba la
salvación de las almas”; Diego de Valera, uocttlool Je cobolletos. Ll caplLulo lx
de esta obra se titula: “ue lo Jlvlslóo Je los vlttoJes”. En él nos da un pequeño
Ð| .»·¹--»| C.·--·.· , |» u-..-··.¹»¹ ¹- /|.»|»

173



tratado sobre las tres virtudes teologales y las cuatro cardinales”;Fr. Hernando
de 1alavera, 0.S. P. (1428-1307), 8teve fotmo Je coofesot teJocleoJo toJos los
pecados mortales y veniales a los diez mandamientos.”.
llnallza Sánchez Perrero con dos Leólogos de presLlglo que Lamblen
lnslsLen en las mlsmas poslclones docLrlnales que nl crean pensamlenLo, nl
mueven corazones por hacerlo con morallnas que no hablan de converslón y
camblos de rumbo esplrlLual. MarLln de lrlas fue profesor de la unlversldad de
Salamanca desde fecha desconoclda hasLa 1328, donde ensenó prlmero
Sagrada LscrlLura y despues 1eologla. Lscrlbló ocho LraLados canónlco-
morales:1. Ats et moJos ooJleoJl coofesslooes. 2. cooooes poeolteotloles. 3.
cosos popoe et eplscopls tesetvotl. 4. ltlmo toJlmeoto cotototom oJ sommom
teJocto. 5. lpmlllotls molletom o socetJotlbos foqleoJo. 6. volot mlssoe. 7.
5ocetJos pol ptJmlsetlt Jlvetsls soctol-o ooom, ott sotlsfeceot sl pto omolbos
tantum unum’ celebretur. 8. MoJos o otJo vlsltooJl. Þedro Sánchez Clruelo
(1470-1554), coofesloootlo. Ll auLor es un pollgrafo espanol, maLemáLlco y
Leólogo, nacldo en uaroca. LsLudló en Salamanca, se docLoró en Þarls y fue
caLedráLlco en la reclen creada unlversldad de Alcalá, donde e[ercló una
noLable lnfluencla. lue precepLor de lellpe ll. ue[ó varlas obras escrlLas de
maLemáLlca y de Leologla.
Pemos podldo darnos cuenLa de la poca conslsLencla de esLa pre-reforma
de Clsneros en cuanLo a 1eologla y ensenanza de la rellglón, aunque fuera un
revulslvo para lnlclar nuevas aperLuras hacla una esplrlLualldad más blbllca,
Leológlca y sobre Lodo efecLlva y prácLlca. Ln el prlmer Slnodo de Cvledo
despues del Conclllo de 1renLo, se llega a mulLar a qulen no suplese,
slmplemenLe, slgnarse y sanLlguarse. PasLa esLos exLremos llegaba la
esplrlLualldad y las reformas emprendldas. Ln nada podemos comparar el gran
debaLe que a nlvel de Luropa aparece con la 8eforma proLesLanLe y que en
Lspana, además de SLunlga, Cano, Carranza y los de 1renLo, pocos clerlgos más
podrlan afronLar. nleLo dlrá que broLará un esplrlLu evangellco-franclscano con
Clsneros y que como hemos vlsLo nosoLros en Lodos esLos auLores clLados y en
los Slnodos ulocesanos, poco a poco se lba lnLroduclendo la expllcaclón del
Lvangello, aunque sln demasladas profundldades Leológlcas. Culzás donde más
llberLad enconLró la pre-reforma de Clsneros, sln oposlclón nlnguna por su
parLe, fue la crlLlca del LexLo blbllco, donde el mlsmo Þedro de Csma correglrla
un LoLal de selsclenLos errores. Con qulen más dlsenLla Clsneros era con nebrl[a
qulen escrlbe una apologla exponlendo su meLodo de crlLlca blbllca. Clsneros en

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
174

1499 manda hacer una pesqulsa sobre el esLado del clero a AnLonlo Carcla
vlllalpando, auLor de kozooomleoto Je los keoles Atmos Je los keyes, caLóllco y
hombre hábll en propaganda pollLlco-religiosa. “ulcha pesqulsa se desarrollará
en el ano 1499 y el resultado de las indagaciones no fue muy positivo”
(Meseguer lernández 1980, 66-67).”
119

Sl la morallna y el conLrol de lo rellgloso aparecen en esLas obras de
confeslones y penlLenclas, el verdadero represor de cualquler reforma era la
lnqulslclón, de la que Clsneros fue lnqulsldor Ceneral. La oLra cara de la
moneda esLaba en los dlsldenLes y heLerodoxos que sl los habla aunque
Menendez y Þelayo dlga que no. Serán muchos de los conversos, crlsLlanos
verdaderos, los alumbrados, erasmlsLas y luLeranos despues, qulenes Lraerán la
nueva luz a la Lspana del slglo xvl y que se LrasmlLlrá a la socledad, pasados
medlados de slglo, con una exploslón de auLores. Aunque la lnqulslclón y 1renLo
hablan prohlbldo la lecLura de las LscrlLuras en lenguas vulgares, por
sorprendenLe que parezca, aparecerán buenas obras exegeLlcas, y me[or
documenLadas. Þero por esLos Llempos de Clsneros, los seglares se dedlcarlan a
componer llbros de fllosofla, de medlclna, de hlsLorla, de pollLlca y Lodo Llpo de
leLras pero no de cuesLlones rellglosas que serlan solo auLores ecleslásLlcos. no
habla ya pues lnLeres por las LscrlLuras, el vulgo no solo las desconocla slno que
tenía miedo de ser infectado del Evangelio. Eran “letras que matan hombres”.
Ln 1490 1orquemada hlzo quemar muchas blbllas hebreas y no conLenLo con
persegulr sus docLrlnas, Lamblen quemarla sels mll llbros en Salamanca en auLo
de fe y cteotlo oflclóo o lo poemo que no paró en muchos slglos. LsLe lgnorar las
LscrlLuras o no poderlas leer en lenguas vernáculas hlzo que varlas voces se
alzasen como por e[emplo AnLonlo Þorras que en su 1totoJo Je otoclóo, hacla
1552 dice. “¿Cómo se puede creer que solamente el saber y entender la
evangellca docLrlna avla de querer ulos que fuese apllcado a pocos? Slendo
Lodo lo demás unlversal y comun a Lodos ¸cómo se puede declr que a solo los
Lheólogos escogló ulos para enLender los secreLos mlsLerlos de la ley chrlsLlana,
desechando della a todos los demás?” La Inquisición pondría en el Índice la
1raducclón del llbto Je Iob de Alonso Álvarez de 1oledo y oLras Lraducclones,
pero se buscaron oLros medlos para burlar a la lnqulslclón y hacer que la
Sagrada LscrlLura se conoclese. Asl 8enlLo Arlas MonLano, despues de haber


119 Antonio García de Villalpando: contribución a la biografía del autor del Razonamiento de
las Reales Armas de los Reyes Católicos Ana Isabel Carrasco Manchado (Univ. Complutense de
Madrid)
Ð| .»·¹--»| C.·--·.· , |» u-..-··.¹»¹ ¹- /|.»|»

173



dlrlgldo la ÞollgloLa de Amberes, paLroclnada por lellpe ll, puso en verso los
salmos de uavld, de manera que la lnqulslclón lo admlLlese sln nlngun esLorbo.
!alme ConLreras
120
nos mosLrará una vlslón lnLerpreLaLlva del dllema que
hemos planLeado sobre la amplla o llmlLada reforma de Clsneros, que como
manifiesta Menéndez Pelayo fue “verdadera reforma”. Contreras enmarca los
anos flnales del slglo xv como prenados de novedades y de un vlLallsmo
emanado de una esplrlLualldad crlsLlana que conqulsLaba mundos. Þero
Lamblen esLe dlnamlsmo creador se expresó de muchas maneras por lo que
enLró en crlsls la argumentación medieval de “autoridad” y se buscó la verdad
con Lodas las fuerzas. La verdad del conoclmlenLo se convlrLló en paradlgma de
un ser humano renovado, un hombre nuevo desbordanLe de vlLalldad que
Lamblen buscaba a ulos en la naLuraleza y Lamblen lo enconLraba en la
lnLlmldad del esplrlLu. ConLreras cree que Clsneros encarna ese hombre de fe,
de conoclmlenLo y de LsLado. Clsneros represenLó una generaclón llena de
conflanza en el hombre, no LanLo en el bomo polltlcos, como en el hombre
crlaLura de ulos que busca conocerle. La reforma del esplrlLu de Clsneros
neceslLaba prlmero un espaclo de quleLud para la lnLlmldad y busqueda de
Dios, pero también necesita un saber humanista que “pudiese expresar un
sentido acumulativo de la historia”.
“Tradición, razón y experiencia, tal fue la trilogía de una concepción
anLropológlca del ser humano que, enLonces, se comparLla en los relnos
hispánicos”. “No será, ni mucho menos, la idea del “servo arbitrio” luterano lo
que caracLerlzase aquella aLmósfera LrepldanLe de camblo, de llberLad y de
deseo. 1odo lo conLrarlo, domlnaba el prlnclplo de llbre albedrlo, que hundla
sus ralces en la ldea del esfuerzo, de la acclón y de la volunLad esforzada.
Þorque el orden, por sl mlsmo, no esLaba hecho slno por hacer. Aqul oLra vez el
porvenlr como meLa fellz e lrrenunclable. Lra la plena conflanza en el ser
humano. Pombre esenclal, crlaLura de ulos que hablendo sldo creado pobre e
indefenso buscaba alcanzar la meta para la que había sido llamado” - senalará
ConLreras aflrmando esa posLura de la anLropologla opLlmlsLa caLóllca-. La ldea
del “hombre nuevo” en Cisneros no Llene el senLldo de converslón, de
“metanoya”, sino que dentro de la reforma al servicio de los Reyes Católlcos,
solo buscará “una iglesia más digna de Cristo” como necesario camblo en una


120 Política cultural y religiosa en la época de la reina Isabel. Jaime Contreras Contreras.
Catedrático de Historia Moderna de la Universidad de Alcalá.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
176

Lspana que salla de una casl guerra clvll y que Lras la paz buscaba la
relnLegraclón y la resLauraclón. Llama la aLenclón que ConLreras no Lenga una
preocupaclón Leológlca-rellglosa de la pre-reforma de Clsneros y se exLlenda
más en el proyecLo pollLlco y culLural aunque sobre bases provldenclallsLas y
crlsLlanas. ¸Ls que acaso, en la prácLlca, la reforma de Clsneros no pasó de ser
un ensayo que darla despues paso al movlmlenLo llumlnlsLa, que esLe sl serla el
renovador de la asceLlca y la vlda crlsLlana?
Luls de Llera
121
dlce que el mllagro del slglo xvl Loma su base de la Þre-
reforma de Clsneros, pero que “hay acontecimientos en la historia casi
lmposlbles de encaslllar o de esclarecer, en parLe por la dlflculLad de la
Lrasversalldad de las concausas y en parLe, qulzás, Lamblen por la acclón
provldenclal que acLua, para no alLerar regularmenLe la llberLad humana,
cuando encuenLra el camlno preparado, para que se produzca la acclón
con[unLa que, slendo Loda Suya, comparLe en la coLldlanldad del flulr hlsLórlco
Dios con los hombres”. Entendiendo en este sentido la reforma cisneriana,
quedan soluclonados Lodos los problemas que no expllcaban por sl solos unos
logros reformadores que pareclan muy deblles. nl aun los logros pollLlcos de
Clsneros anLe Carlos v llegan a la caLegorla de buenas relaclones con Carlos v,
aunque la causa fuera más del oblspo de 8ada[oz, MoLa, qulen qulso reba[ar a
Clsneros a segundo plano, que de Carlos v que enLonces era un adolescenLe.
Clsneros no lograrla leer la carLa de degradaclón porque agonlzaba en la vllla de
8oa, pero la afrenLa que no lba dlrlglda personalmenLe a el, lrla hacla la
concepclón de la vle[a Lspana de los 8eyes CaLóllcos. Ln su lecho de muerLe no
esLarla Carlos v, nl para agradecerle los servlclos presLados, nl para reconocer el
esfuerzo hecho en la culLura de cuyos fruLos Lspana volverla a lnLegrar y
fuslonar la culLura flamenca y cenLroeuropea de Lrasmo, con la de Lspana y
MalLa.
i» .-..-··.¹»¹ ¹- /|.»|».
uebemos adelanLar que el esplrlLu de Alcalá, surge del conoclmlenLo de
la 8lblla y de la Leologla emanada del conoclmlenLo de Cccam y de algunas
noLlclas de LuLero. Como expondrá 8aLalllon “sobre todo, la enseñanza


121 Cultura e ideología en los orígenes de Carlos V De la revista Peregrinationes II,
publicación de Accademia Internazionale Melitense .Luis de Llera. Universidad de Génova.
Ð| .»·¹--»| C.·--·.· , |» u-..-··.¹»¹ ¹- /|.»|»

177



Leológlca y el senLlmlenLo rellgloso debleron verse conflrmados por el
nomlnallsmo en las Lendenclas fldelsLas enLonces relnanLes. Sl es clerLo que
LuLero fue orlenLado por el occamlsmo de 8lel hacla su docLrlna de la gracla y
hacla su concepclón de la 8lblla, auLorldad suprema LocanLe a las verdades
lrraclonales de la revelaclón, blen pudo darse una lnfluencla seme[anLe en
Alcalá sobre no pocos Leólogos espanoles sospechosos más Larde de Lendenclas
luteranas”.(Bataillon, 1993, pág. 18) Aunque el prlmer condenado por
Lendenclas luLeranas serla el profesor nomlnallsLa !uan de Crla
122
, esLe
perLenecla a la unlversldad de Salamanca que, la mayorla de las veces, esLuvo
en la llnea Lradlclonal.
Ll orlgen de la unlversldad de Alcalá, unlversldad CompluLense, se debe
a la labor del cardenal Clsneros, qulen la doLó económlcamenLe y la alzó
culLuralmenLe al saber de Salamanca. La cludad unlverslLarla se debe al maesLro
de obras Þedro Cumlel y al perlodo 1493-1317 y lo componlan el Coleglo San
lldefonso con fachada de pledra y barro con un solo paLlo, la capllla que más
Larde conLendrla el sepulcro de Clsneros, los Coleglos Menores de ArLlsLas,
1eólogos y el PosplLal de pobres. Las propuesLas lnLelecLuales y por que no,
esplrlLuales, conslsLlan en recuperar los LexLos cláslcos y enLre ellos los LexLos
blbllcos, además de las clenclas de la naLuraleza. Sobre Lodo Clsneros lo que se
propone es reformar los esLudlos ecleslásLlcos, abrlendo Lres cáLedras de
esLudlos LomlsLas, escoLlsLas y nomlnallsLas. Ln 1332 se funda la cáLedra de
Sagradas LscrlLuras, que una vez reallzado enLre 1312 a 1317 el proyecLo
fllológlco de la 8lblla ÞollgloLa, el esLudlo de los LexLos blbllcos (grlego, laLln,
hebreo, árabe fundamenLalmenLe) adqulere una lmporLancla sln parangón en
el renaclmlenLo de la Leologla blbllca que acudla a las fuenLes orlglnales para
poder Lrasladar su LexLo a las lenguas vernáculas. Þor esLas causas serla el
erasmlsmo blen acogldo, slendo Alcalá el cenLro de la Leologla y fllologla
humanlsLas. LnLre los hombres desLacados esLará fray Luls de León, que aunque
su obra esLe llgada a la unlversldad de Salamanca como maesLro en Leologla,
cursarla esLudlos en Alcalá y 1oledo por 1361. Þedro Clruelo, Ambroslo de
Morales, Alfonso Carcla MaLamoros, Þedro Lsqulvel. Andres Laguna y !uan


122 Juan de Oria (m.1550), aragonés, benedictino en Valladolid, enseñó lógica y filosofía de
la naturaleza en Salamanca, escribiendo De inmortalitate animae contra el averroísmo latino,
aunque la Inquisición lo procesó y le prohibió enseñar. No hemos de olvidar la frase del Inquisidor
General Fernando Valdés indicando que las doctrinas luteranas y de los alumbrados eran de la
“misma simiente” que las de, Maestro Oria.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
178

8elnoso pueden ser Lamblen e[emplo de las varladas dlsclpllnas que se podlan
ver en la unlversldad CompluLense Alcalalna.
Ll esplrlLu de Alcalá se LransmlLló a oLras unlversldades como la de
Cranada. La vlslLa del emperador Carlos v en 1326 a Cranada, dlo un lmpulso a
la culLura, concenLrando en sus aulas a los más presLlglosos humanlsLas e
lnLelecLuales del momenLo. Ln una reunlón de noLables el 7 de dlclembre de
esLe ano, presldlda por el arzoblspo de Sevllla, Alonso Manrlque, se anallza el
panorama de la dlócesls y se concluye que la problemáLlca esplrlLual esLrlbaba
en la lgnorancla de la fe. Ll documenLo de los acuerdos adopLados propone la
predlcaclón generallzada de la fe y a la unlversldad Lamblen se le requerlrá,
como lnsLlLuclón docenLe, para lmponer un modelo culLural crlsLlano a la
desconLenLa socledad, cuyo segmenLo prlnclpal era el morlsco. La unlversldad
de Cranada, Lendrá la mlsma flnalldad culLural y rellglosa que Alcalá, como asl
se proclamaba: “Ad fugandas infidelium tenebras…“ahuyenLar las Llnleblas de
los lnfleles, por mandaLo del crlsLlanlslmo Carlos, slempre augusLo, rey de las
Lspanas, con Lraba[o e lndusLrla del llusLrlslmo y reverendlslmo don Caspar de
Avalos, arzoblspo de Cranada en el ano del naclmlenLo de nuesLro Senor
Jesucristo de 1532”
Þodemos asegurar que el reLraso espanol en 1300, esLaba dando un
vuelco en lnLenclones y en lnquleLudes rellglosas procedenLes del nuevo
esplrlLu. LsLas unlversldades con un gran esplrlLu rellgloso darán a luz lo que los
hlsLorladores han agrupado en Lres corrlenLes rellglosas fundamenLales:
alumbradismo, erasmismo y luteranismo. Pero no fue tanto el “despabilarse de
la rutina medieval”, cuanto el dinamlsmo surgldo al esLudlar las fuenLes
blbllcas. Los Lres grupos Llenen en comun la 8lblla como cenLro y dlfleren en
enLender la culLura, fllosofla y Leologla, presclndlendo de la auLorldad de la
lglesla y de su medlaclón enLre ulos y los hombres. Los Lres serlan perseguldos
ferozmenLe por la lnqulslclón y los Lres Lendrlan que ver con la unlversldad de
Alcalá y con la reforma del cardenal Clsneros. una lnqulslclón que en muchos
casos prevlene anLes que cura, y que no dlsLlngue la pledad lnLensa de las
nuevas corrlenLes y la consldera here[la conforme a la Lradlclón. Þor oLra parLe,
para algunos hlsLorladores la concepclón caLóllca es la que es nueva y no la
proLesLanLe, pues conslderan a Þedro de Csma qulen ad[uró en 1478, el
lnLroducLor de novedades. Sln embargo la prácLlca proLesLanLe será la
lnLroducLora de novedades, aunque parLa de la LscrlLura y de la prlmlLlva
comunldad crlsLlana, como base Lradlclonal del crlsLlanlsmo.
Ð| .»·¹--»| C.·--·.· , |» u-..-··.¹»¹ ¹- /|.»|»

179



La Lendencla de la esplrlLualldad es hacla la pledad menos popular,
menos gesLual, pero más lnLlma e lnLerlor, donde Alcalá manLenla la base de los
debaLes de las dlsLlnLas escuelas. Algunos dlcen que Alcalá manLenla la
orLodoxla y la Leologla caLóllca, pero esLá claro que muchos de las personas y
movlmlenLos que nacen de Alcalá no guardan las formas nl las ldeas orLodoxas.
Cuando surge la novedad surge la dlsldencla lnmedlaLamenLe, y lo no novedoso
de la orLodoxla slempre resulLó más de lo mlsmo. Lxcepclones slempre las hay y
hemos de destacar por ejemplo “lo lombte Jel olmo” de Juan de Cazalla, llbro
con un lengua[e más fluldo pues esLá en forma de ulálogo, que ansla Locar
temas como la Encarnación “ y de cómo aparejó el mundo con Santas
ScrlpLuras, envlando sus paLrlarcas y profeLas anLes que el vlnlese, y de cómo
fue convenlenLlslma su venlda, e aun de cómo con su muerLe maLó nuesLra
muerLe, y pagando las dos deudas y obllgaclones nuesLras de que agora
hablamos dando fln al pecado y llbrando al hombre prlmero de las manos de los
ladrones en cuyo poderlo habla caldo y resLlLuyendole sus blenes curó sus
llagas y herldas, y de la vlrLud de los sacramenLos y de los secreLos mlsLerlos de
su admirable Pasión.” Ya hemos visto a través de la literatura producida en
esLos anos, clerlcal en su mayorla, supuso un consLanLe dar vuelLas sobre la
penlLencla, las oraclones, el merlLo y poco más. Los que realmenLe Llenen un
pensamlenLo nuevo, como lo serlan los alumbrados, erasmlsLas y luLeranos, su
fllosofla y Leologla Lraen ecos de Savonarola, Þlco de la Mlrándola, Pus y oLros,
cuya esplrlLualldad en Lspana la haclan suya a espaldas de la lnqulslclón. Ls
Marcel 8aLalllon qulen consldera que las manlfesLaclones de esplrlLualldad en
los ulLlmos anos del relnado de lernando v, el caLóllco, donde se mezclan
elemenLos de los conversos [udlos y morlscos con llamadas al mllenarlsmo,
produclrán la corriente iluminista y ese “misticismo heterodoxo que constituye
una de las características de la vida religiosa española.”
Þero en ese caldo de culLlvo y en especlal en los amblenLes selecLos de la
Lspana de Clsneros y Carlos v, aparecerá Lrasmo, qulen poco anLes de la
muerLe de Clsneros fue lnvlLado a ensenar en Alcalá, pero no le resulLó
aLrayenLe, aunque Lenla muchos admlradores, como el canclller CaLlnara, el
arzoblspo de ComposLela, Alfonso de lonseca qulen bauLlzó a lellpe ll, el
oblspo de Þalencla, Þedro 8ulz de la MoLa, el lnqulsldor general Alonso de
Manrlque, eLc., que esLudlaremos más adelanLe enLre la esplrlLualldad
erasmlsLa. Ll debaLe fundamenLal hlsLorlográflco sobre el erasmlsmo es sl su
esplrlLualldad conLlene desvlaclones heLerodoxas que suponen el precedenLe

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
180

más próxlmo al luLeranlsmo o sl esLe podla ser caLóllco superando los modelos
de la Ldad Medla. ulego López de Zunlga en 1319 expondrá en sus
Aooototlooes cootto ítosmos lo Jefeslooem ttooslotlools oovls testomeotl
(1519) que era heLerodoxo el erasmlsmo, asl como lo conslderaron oLros
[urlsLas y Leólogos de valladolld y Salamanca. CLros lnLerpreLes conslderan que
“todas estas contraposiciones trasversales o verLlcales enLre las dlferenLes
escuelas de Leologla, enLre los escrlLurlsLas y los canonlsLas, e[empllflcan el
amblenLe de conLrasLe, llberLad y reforma de la culLura en los LerrlLorlos
carollnglos. Þor e[emplo en Alcalá los escrlLurlsLas y los Leólogos eclecLlcos
fueron por lo general favorables a Lrasmo“. Como indicará Joaquín Xiráu
123
es
en esLa epoca cuando se efecLua el choque fronLal enLre la 8oma papal y las
herejías más extremas, “lo sagrado tiende a disolverse en lo profano”. Es la
aflrmaclón de la vlLalldad frenLe a Lodos los valores que Llenden a coarLarla. La
belleza y la vlda se sobreponen a la conclencla moral y rellglosa, el lmpeLu de
las fuerzas esponLaneas rompen la valla de la ley. La esponLaneldad de la vlda
se expande en la luz de la razón y en el esplendor del arLe. lrenLe a lLalla se
levanLa el norLe. Ln el e[erclclo de la llberLad funda su proLesLa. A la
esponLaneldad vlLal, a la razón y a la senslbllldad dependlenLe y despreocupada
es preclso oponer los lmperaLlvos sagrados de la conclencla moral y rellglosa, a
la 8oma pagana, la pureza de la vlda crlsLlana. MedlanLe el conLacLo dlrecLo con
la palabra dlvlna revelada en los llbros sagrados la conclencla humana,
independiente y libre, entra en contacto con Dios”. Lo que parece evidente es
el gran lmpacLo que e[ercla Alcalá en la esplrlLualldad de aquellos dlas
124.

“Como arrlba esLa dlcho, habla grande rumor por Loda aquella Llerra de las
cosas que se hazlan en Alcalá, y qulen danLa de una manera y qulen de oLra, y
llegó la cosa hasLa 1oledo a los lnqulsldores, los guaros venldos (a) Alcalá, fue
avlsado el peregrlno por el huesped darlos, dlzlendole que les llevarlan los
ensayalados, y creo que alumbrados, y que havlan de hazer carnlcerla en ellos.
Y ansí empezaron luego a hacer pesquisa y proceso de, su vida”
“La lista de herejes o sospechosos de luteranismo redactada por ulego
Pernández lncluye más de sesenLa nombres: los canónlgos de Þalencla
(pensemos en el arcedlano de Alcor, LraducLor del íocbltlJloo al casLellano),


123 Escritos sobre educación y sobre el humanismo hispánico. Escrito por Joaquím Xirau,
Ramón Xirau. Luis Vives y el humanismo (1940) Anthropos Editorial, 1999 Pág. 505
124 Los tres procesos de San Ignacio de Loyola en Alcalá de Henares. Fidel Fita Colomé.-
Boletín de la Real Academia de la Historia
Ð| .»·¹--»| C.·--·.· , |» u-..-··.¹»¹ ¹- /|.»|»

181



fray Cll López, predlcador lmperlal, a los compluLenses Laso de Cropesa,
Pernán nunez el comendador grlego, fray ulonlslo vázquez, caLedráLlco de
8lblla, 8amlrez, caLedráLlco de 8eLórlca, los docLores Pernán vázquez y
Albornoz, canónlgos de SanL ?usLe, y Mlguel 1orres, anLlguo vlcerrecLor del
Coleglo 1rlllngue. 1odos esLos se suman a los nombres de los cabeclllas de la
revoluclón erasmlana. LsLa revoluclón reallzada en las aulas de la unlversldad
de Alcalá se cenLra en la persona de 8ernardlno 1ovar. Cuando es encarcelado,
los humanlsLas y clerlgos que forman ese grupo, asusLados anLe la poslbllldad
de una acclón seme[anLe conLra ellos, se dlspersan, e lncluso se dlsLrlbuyen por
algunas cludades europeas (!uan de valdes y MaLeo Þascual son vlsLos en
8oma, Mlona, Mlguel 1orres y !uan del CasLlllo en Þarls). Ls suflclenLe para que
esLa acclón aborLlva desangre la fecunda celula humanlsLlca que resldla en los
clausLros compluLenses. 1odo el proceso lnqulslLorlal conLra Alcalá comlenza a
flnales de [ullo de 1330, cuando es encarcelada lranclsca Pernández, una
“iluminada”. En ese momento su denuncia sobre ciertos erasmistas
confundldos por luLeranos le produce un exlLo LoLal, ganándose la clemencla de
los [ueces sl proslgue en las delaclones. Los prlmeros sobre los que va a caer la
máqulna lnqulslLorlal serán 8ernardlno 1ovar y su hermano el docLor vergara. A
esLos le slguen las deLenclones de su hermana lsabel, Þedro Cazalla y su
hermana Marla, el clerlgo !uan del CasLlllo, !uan López de Celaln y el lmpresor
Mlguel de Lgula”
123.



125 El impresor navarro Miguel de Eguía, en Alcalá de Henares Ramón González Navarro
Actas universidad de Alcalá pág. 315

182


183

J¯k/· зiiki¯u/iiÐ/Ðз ·iC:iiiC/¯iv/· J ÐMÐkCÐ:¯Ð· Ð: Ði
·iCiJ xvi.



·. ig-»... ¹- i.,.|» , |» ..¬¸»-.» ¹- ¦-·.·.
8esulLa lnnecesarlo resalLar la lmporLancla de la Companla de !esus y su
fundador, lgnaclo de Loyola, en el panorama rellgloso del xvl. nos lnLeresa, sln
embargo, esos aspecLos de la esplrlLualldad que son colaLerales y se mezclan
con la “espiritualidad evangélica”. Por el testimonio del propio Loyola sabemos
que le hlcleron ocho procesos lnqulslLorlales a lo largo de su vlda y Lres en
Alcalá, pero en ninguno le hallaron “cosa alguna de clsmáLlcos, de luLeranos nl
alumbrados, que a esLos nunca los converse nl los conocl, más porque yo no
Lenlendo leLras, mayormenLe en Lspana, se maravlllaban que yo hablase y
conversase tan largo en cosas espirituales”. Para John E. Longhurst no es
verdad que no hublese hablado con alumbrados, pues sl se comunlcó con
algunos en ano y medlo de 1326 a 1327 y las prlmeras sospechas de la
lnqulslclón provlenen de esLos conLacLos. uespues de venlr de 8arcelona y
esLablecerse en Alcalá formó en pocos meses un grupo de ambos sexos y de
dlversas edades que se reunlan en pequenos convenLlculos en el PosplLal de
ALenaza, asl como Lamblen en algunas casas de los seguldores. Ln las reunlones
llevaba un senclllo háblLo con capucha e lba descalzo, predlcando sobre los
mandamlenLos, el pecado morLal y los dones del LsplrlLu, que los
fundamenLaba en San Þablo, los Lvangellos y algunos sanLos.
ulce LonghursL que lgnaclo de Loyola Luvo resulLados exLranos, pues
algunas mu[eres slnLleron neurosls llumlnlsLas y esLlgmas y oLras cayeron en
estados prolongados de insensibilidad, melancolía y catatonía”. “Una tristeza
aplasLanLe enLrarla en sus corazones, perdlendo Lodo el conLrol de los senLldos.
CLros permanecerlan en poslclones de rlgldez, mlenLras oLros rodarlan por el
suelo” Esto le demostrará a LonghursL que lgnaclo de Loyola Luvo conLacLo con

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
184

los llumlnlsLas y por eso la lnqulslclón LanLo a el como a sus seguldores los
conslderó llumlnlsLas, aunque la lnqulslclón Lamblen pregunLó sl los seguldores
eran “conversos”. Los inquisidores prohibirían a Ignacio de Loyola que no
vlsLlese el Lra[e que les servla de dlsLlnLlvo y no predlcase nl Luvlese reunlón
prlvada alguna duranLe Lres anos. 8aLalllon Lamblen cree que lgnaclo era
llumlnlsLa y LonghursL aporLa algunas personas que fueron acusadas de
llumlnlsLas como 8eaLrlz 8amlrez que fue mlembro del grupo de Alcalá en
novlembre de 1326. LsLa 8eaLrlz declarará que Lamblen se reunlan con lgnaclo
de Loyola, Lulsa Arenas con su hermana y la crlada y Lulsa velázquez, con su
madre, Ana ulaz con su esposo Alonso de la Cruz que en 1327 fue ldenLlflcado
como llumlnlsLa en 1oledo, qulen se habla carLeado con lsabel de la Cruz y
Alcaraz. LonghursL segulrá aporLando daLos sobre la relaclón de Loyola con los
alumbrados.
Loyola es un persona[e carlsmáLlco y aLracLlvo capaz de aLraer los odlos,
las ln[urlas y Lodo genero de aLaques, pero Lamblen lnsplrador de una
esplrlLualldad seducLora y pracLlca. Los íjetclclos espltltooles lnclLan a la
medlLaclón y al reLlro, pero Lamblen se dlrlgen al lnLerlor del crlsLlano para que
Lome un senLldo de vlda. Los e[erclclos son obra de un soldado que ama las
clenclas humanas LanLo como los esLudlos sagrados. Sln embargo los íjetclclos
se desmarcan de la espiritualidad evangélica, porque son “ejercitaciones para
vencerse a sí mismo”, movimientos piadosos y metódicos para encaminar el
alma a ulos. Pay un senLldo asceLlco de arrancar las paslones que Lurban la vlda
y los esfuerzos servlrán de aclcaLe moral y merlLo en deflnlLlva para elevarse
hacia Dios. Es diferente al Evangelio “buena nueva” de Dios hacia el hombre
que no puede por sus proplas fuerzas alcanzar la salvaclón deseada y encuenLra
en CrlsLo al unlco que puede hacer [usLo al pecador.
Ll llbro de los “íjetclclos espltltooles” del cual se han llegado a hacer
4.300 edlclones en Lodos los ldlomas, slguen slendo el alma y prlnclplo
fundamenLal de los [esulLas. Son e[erclclos de cuaLro semanas cuyo propóslLo es
preparar el lnLerlor del ser humano para una baLalla con el mundo. Ll soldado
que se dlsclpllna y lucha hasLa la exLenuaclón esplrlLual para enconLrar a ulos,
lo que supone una diferencia bastante grande con los alumbrados “dexados”
que se abandonaban en el amor de ulos y su gracla, sln luchas y sln ascesls, nl
dlsclpllnas. Sln embargo creo que lo que ha marcado al [esulLlsmo son las
“Constituciones” que Lamblen escrlbló lgnaclo de Loyola. Lllas crean un hombre
nuevo, cuya vocaclón se capLa en los “Ejercicios”, se le introduce en el
novlclado donde pasa dos anos de profundo reLlro, despues duranLe cuaLro
/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». J|·»· -·¸.·.|.»|.¹»¹-· ·.g-.(..»|..»·
183



años cursara estudios de “teología, Sagrada Escritura, de derecho canónlco, de
la hlsLorla ecleslásLlca y de las lenguas orlenLales y aun sels anos respecLo de los
que mosLraren dlsposlclón noLable. no se conflere el grado del sacerdoclo slno
al fln de los esLudlos Leológlcos, rara vez anLes de los LrelnLa y dos o LrelnLa y
tres años”
126
.”El hombre a quien se desLlna al mlnlsLerlo aposLóllco ha pasado
como novlclo dos anos de recoglmlenLo y de sllenclo, luego han venldo nueve
anos de esLudlos y clnco o sels de ensenanza, acaba de ser ordenado sacerdoLe,
y Lodavla no ha e[ercldo las funclones del sacerdoclo, por lo comun cuenLa
LrelnLa y Lres anos de edad, y han pasado para el qulnce o dlez y sels anos de
vida religiosa: el religioso, el sacerdote vuelve al noviciado un año más.” Este
ulLlmo ano de probaclón es la ulLlma prueba del [esulLa en el que no solo hace
e[erclclos esplrlLuales slno que entra en la escuela del corazón “lo scbolo
offectos” que es todo lo “que afirma y hace adelantar en una humildad sincera,
en una abnegaclón generosa de la volunLad y aun del [ulclo, en el despo[o de las
lncllnaclones lnferlores de la naLuraleza, en un conoclmlenLo más profundo, en
un amor de Dios más ferviente”.
Creo sinceramente que el vigor de las “coostltoclooes” supera a los
“íjetclclos” y expresa el sentido más genuinamente católico Romano. No
menos de velnLe Þapas han ldo aprobando Lodos los aspecLos docLrlnales de
cada paso consLlLuclonal. Sobre Lodo en el novlclado es donde se lmprlme un
carácLer LoLalmenLe lndependlenLe de los movlmlenLos esplrlLuales del slglo xvl
y de los mlsmos alumbrados con los que Loyola Luvo sus prlmeras experlenclas
rellglosas. Los vlenLos de llberLad crlsLlana se convlerLen en absoluLa su[eclón a
una dlsclpllna humana, en la que los facLores pslcológlcos [uegan un papel
esenclal. Þor e[emplo en el ano de novlclado no se permlLe esLudlar, porque se
preLende que el mundo que puede enLrar al alma por el esLudlo, perLurbe con
vanas aglLaclones la menLe y el corazón del novlclo. Se le arranca la vlda del
mundo al novlclo, que enfrascado en oraclón y medlLaclón no verá oLra luz que
la de su propla superaclón, la del orgullo de ser me[or que los demás porque ha
arrancado de su vlda los vlclos, las amblclones, la vanaglorla de la vlda. Lo dlrá
mejor Ravignan: “Es una especie de creación, una transformación poderosa que
debe desprender la llberLad rellglosa, de las Lrabas sln cuenLo con que la


126 ¿Quiénes son los jesuitas? : opúsculo escrito en francés por el R.P. de Ravignan...;
traducido al español de la quinta y última edición francesa por Vicente Miguel y Flores


i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
186

embarazaban los lnLereses, las mlras, los afecLos y paslones de la naLuraleza. Ls
la fragua donde el hlerro se ablanda para Lomar un nuevo ser, es la llma que
desgasLa, que qulLa el orln, que prepara el lnsLrumenLo, y Lorna a ponerle uLll
en manos del arLlflce. LnLonces se lmprlme una dlrecclón que reemplaza en el
hombre Lodas las dlrecclones puramenLe humanas, por la unlca amblclón de la
gloria divina y de la salud eterna de todos”. Nada pues encaja con la
esplrlLualldad evangellca que no rehuye al mundo, que acepLa la poquedad del
ser humano, que busca y reclbe a ulos desde cualquler esLado, pldlendo a ulos
aumente su fe: “Creo, ayuda mi incredulidad”(Mr.9:24)
lnslsLlendo en esLa esplrlLualldad medleval que nos muesLra la mlsma
blografla de Loyola, parece evldenLe un clerLo deseo de una esplrlLualldad más
experlenclal a la manera del auLor de LcleslasLes que buscó a ulos en los
avaLares de la vlda aun los más exLremos. Ln algunas ocaslones parece lnfanLll y
en oLras demaslado vlslonarla. ulce uno de los blógrafos que Loyola Lenla
mucha devoclón a la sanLlslma 1rlnldad y hacla oraclón a las Lres personas
indistintamente y “estando un día rezando a las gradas del mlsmo monasLerlo,
las notos Je ooestto 5eñoto, se le empezó a elevar el enLendlmlenLo como que
vela a la sanLlslma 1rlnldad en flgura de Lres Leclas y esLo con LanLas lágrlmas y
LanLos sollozos, que no se podla valer. ? yendo aquella manana en una
proceslón, que de alll salla, nunca pudo reLener las lágrlmas hasLa el comer, nl
después de comer podía dejar de hablar en la santísima Trinidad”. “Otra vez se
le represenLó en el enLendlmlenLo con gran alegrla esplrlLual el modo con que
ulos habla crlado el mundo, que le parecla ver una cosa blanca, de la cual sallan
rayos y que de ella hacía Dios lumbre.” Nos parecen temas que tratados con la
slmpllcldad vlslonarla desmerecen la personalldad de Loyola pero son
lmporLanLes para enLender su esplrlLualldad mlsLlca y la rlgurosldad pslcológlca
de los íjetclclos íspltltooles y de las coostltoclooes.
Ln el íjetclclo Je los ttes poteoclos Jel olmo, memorla, enLendlmlenLo y
volunLad, ambas Llenen un deber que desempenar y no es oLro que reformar y
reponer al ser esplrlLual y moral del hombre. Sln embargo se lnclde en expresar
la esplrlLualldad desde la emoclón como experlencla fundamenLal, rechazando
la razón como incapaz de comprender y descubrir a Dios; esto es “que la
rellglón no es asunLo que deba enLenderse lnLelecLualmenLe, slno un mlsLerlo
que debe celebrarse en alabanza y con devoclón, las parado[as que el lnLelecLo
encuenLra en la verdad rellglosa son superadas aserLlvamenLe por el
sentimiento, que las afirma como verdades”. La piedad Contrarreformista con
proceslones, represenLaclones LeaLrales de auLos sacramenLales, de oraLorla
/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». J|·»· -·¸.·.|.»|.¹»¹-· ·.g-.(..»|..»·
187



florlda y condenaLorla, de muslca sagrada más lugubre que aLracLlva, convlerLe
la esplrlLualldad en especLáculo no más alegre como dlcen los paneglrlsLas
caLóllcos slno más cerrado a la llberLad y sumlso a la lglesla de 8oma. Los
[esulLas serán un exLraordlnarlo lnsLrumenLo de la propaganda caLóllca en
conLra de la 8eforma, para cenLrar y supedlLar Loda la vlda del hombre a la
rellglón y al maLrlmonlo, además de acepLar las vlslones rellglosas como
realldades y aconLeclmlenLos reales en la vlda de los hombres. ue Lodos es
conoclda la hlsLorla de Lucrecla de León que en la CorLe de lellpe ll y lellpe lll,
mu[er analfabeLa pero muy lnLulLlva, a la que consulLaban la mayorla de los
persona[es más lmporLanLes de la CorLe. Ln una de las vlslones y adlvlnaclones
decía: “los herejes protestantes entrarían en España por el norte; los turcos por
el sur y los lngleses por ÞorLugal. A Lodo esLo, los morlscos, qulnLa columna de
los lnvasores, se sublevarlan desde denLro, faclllLando las lnvaslones. Ll
resulLado serla la rulna LoLal, enLre sangre y fuego, de Loda Lspana. Ll rey, Lras
varlas baLallas en las que serla derroLado, hulrla a 1oledo y en la lmperlal
Cludad morlrla. La rama espanola de los Pabsburgo desaparecerla y serla
susLlLulda por oLra nueva, encabezada por Mlguel de Þledrola, descendlenLe de
los anLlguos reyes de navarra.” Intuiciones psicológicas que en la mayoría de
los casos eran lnsLrumenLallzadas pollLlcamenLe por alguno de los secLores
corLesanos.
.. з|·»-¡-·.· , .|·»· .-(|.--..»· |-|-·.¹.·»· »-»|.g»·.
“Durante más de dos siglos, de 1504 a 1714, los Países Bajos
merldlonales formaron parLe del lmperlo espanol, el prlmero en el que nunca
se ponla el sol, segun se decla. LsLe perlodo no esLá grabado en la memorla
colecLlva del pueblo belga como el me[or perlodo de su pasado. A la epoca
espanola se la suele ldenLlflcar con el lnLoleranLe y rlguroso rey lellpe ll, con el
cruel duque de Alba, con la lurla espanola, con la rulna económlca de Amberes
y, por supuesLo, con la lnqulslclón espanola. Sln embargo, los conLacLos
lnLensos enLre ambos palses han ofrecldo a llandes algo más que sangre y
lágrimas.” (Inhoud, 2001, pág. 378) A Lraves de los documenLos lnqulslLorlales
Lamblen podemos Lener una aproxlmaclón al hecho rellgloso y soclal de los
flamencos en Lspana (Werner, 1990, pág. 167)
Los flamencos no suponen un grupo de la caLegorla de los [udlos y moros,
pero sl serla una mlnorla lmporLanLe, que [unLo a franceses, alemanes e
lngleses, Jesempeñotoo oo lmpottoote popel eo lo lottoJocclóo y Jlvolqoclóo

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
188

Jel ptotestootlsmo eo íspoño. no solo Schafer y LonghursL son los que nos dan
noLlclas del proLesLanLlsmo flamenco en Lspana, slno Lamblen oLros como van
uurme “Neerlandeses ante la Inquisición en España” que aunque solo esLán
enumerados sln un verdadero esLudlo, son oLra aporLaclón a la hlsLorla del
proLesLanLlsmo espanol. La mayor parLe de los flamencos se slLuó en Sevllla, en
el flnal de la ruLa comerclal que vlnculaba llandes con lnglaLerra, 8reLana, la
cosLa CanLábrlca y Andalucla donde esLaba el e[e del Lráflco marlLlmo con
ulLramar. Þara Werner (Werner, 1990, pág. 167) la persecuclón de los
lnqulsldores conLra los flamencos esLaba relaclonada con la slLuaclón
económlca y soclal de esLos y la poslble lnLegraclón en la socledad con los
problemas rellglosos que ello comporLarla. Los arLesanos eran casl slempre
descendlenLes de famlllas flamencas y brabanzonas esLando enLre su seno
lmpresores, ca[lsLas y plnLores de Amberes, Le[edores y sasLres de Mons,
1ournal y 8ruselas, vldrleros, desLlladores de agua y aguardlenLe, Loneleros y
zapaLeros de 8ru[as, CanLe y uLrech. no hemos de olvldar que muchos de la
CorLe y guardla personal de Carlos v eran flamencos, muchos de ellos
protestantes, “contagiados de las nuevas doctrinas” como citara Menéndez y
Þelayo en el caso de la condena en la hoguera de San 8omán, cuyos arqueros
Lomaron de sus huesos por conslderarlo márLlr.
Ln los auLos de fe de las ulLlmas persecuclones lnLensas en los anos 1383-
1386 salleron sobre Lodo marlneros holandeses, aunque Lodavla en 1617 el
plnLor de Amberes, !uan CareL, fue condenado en Sevllla. Serla la lnqulslclón de
1oledo sln embargo la que más flamencos condenó, pues en Alcalá de Penares,
donde esLaba la unlversldad, esLa e[ercla una lnLensa fasclnaclón sobre
lmpresores y ca[lsLas de Amberes, el Alcázar de 1oledo albergaba en sus
alrededores una exLensa colonla de zapaLeros neerlandeses y serla el Lrlbunal
Loledano el que penlLencló al ulLlmo flamenco en 1724, aunque oLros orlundos
de llandes como !ohannes 8arLholomeus AvenLroL en 1633 y !uan de la 8arre
127

en 1636 levanLarlan mucha lnquleLud. La vlda de !uan AvenLroL la conslderemos
enLre los ulLlmos proLesLanLes anLes de la llamada Segunda 8eforma en Lspana.
LsLe comerclanLe flamenco, aflncado duranLe muchos anos en Canarlas, desde
donde se preocupaba y colaboraba con la Corona para negoclar con Þeru y
Cuba, escrlbló a los reyes lellpe lll y lellpe lv defendlendo la llberLad rellglosa


127 Flamencos ante la Inquisición de España. Werner Thomas Diálogos Hispánicos n. 11.-
Pág. 161
/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». J|·»· -·¸.·.|.»|.¹»¹-· ·.g-.(..»|..»·
189



en los Þalses 8a[os y en Amerlca. Anadlendo que las colonlas en Amerlca
deberlan leer la 8lblla en su propla lengua y separarse de la lglesla 8omana. nl
los servlclos presLados, nl el dlnero que se le debla, lmpldleron que lellpe lv les
enLregara a los lnqulsldores, qulenes le quemaron vlvo en 1oledo el ano 1632.
Ln Madrld Lamblen los flamencos Luvleron un sLaLus parLlcular, porque
era una caLegorla de mlllLares, crlados y canLores de la capllla de lellpe ll, que
[unLo a los arqueros, guardlas de corps de la caso de 8orgona, compondrlan
esLos una especle de mosqueLeros espanoles al servlclo del monarca y de varlos
promlnenLes casLellanos. Madrld en el slglo xvl Lamblen conLó enLre sus
hablLanLes, con poblaclón flamenca enLre sus barberos y clru[anos, sasLres,
desLlladores de agua, ensambladores, enLalladores y Lodos los arLlsLas de la
CorLe segun exagera 8ennassar. Se esLablecerlan Lamblen en dlferenLes lugares
de Lspana: SanLlago de ComposLela, Logrono, Zaragoza, 8arcelona, además de
Sevllla y 1oledo, Llerena, valladolld, Córdoba, eLc. ulce (Werner, 1990, pág.
170) que “no es posible que una ciudad como la de Valladolid, que conoció ya a
medlados del slglo xvl una dlvulgaclón lmporLanLe del luLeranlsmo denLro de
sus muros y que conLó además con no pocos flamencos enLre la poblaclón
urbana, condenó en toda su historia solamente a “once”. Es probable que
muchos de los emlgranLes flamencos no vlnlesen por moLlvos rellglosos o de
segurldad, slno por esLar acuclados por moLlvos económlcos y Lspana esLaba en
dlsposlclón de absorber mano de obra, ambos en comblnaclón con los
dlsLurblos rellglosos en los Þalses 8a[os ya lnclplenLes con Carlos v. Þero
además se han perdldo los procesos en los que podlamos conocer las
moLlvaclones de la emlgraclón, aunque Lodo apunLa a que muchos de ellos
buscaban una paz rellglosa en sus corazones que no enconLraban en su Llerra ya
que muchos padres era el uno caLóllco y el oLro luLerano, los unos paplsLas y los
oLros reformados, unos con LuLero y oLros con lellpe ll y la rellglón caLóllca.
Pablan vlvldo en un mundo de verdades dlvldldas por la mlLad, generaclón
erranLe en busca de pruebas, en busca de senLlmlenLos nuevos que les ale[asen
de la lndlferencla.
una hlsLorla, en la que el flnal es lo de menos, se reflere a esLe desarralgo
religioso en el XVI: “Antonio de Vacmacras nacló en 1366 —ano de los esLallldos
de lconoclasLla—en 8reda, como hl[o de padre caLóllco y madre luLerana. Su
padre le ensenó la rellglón caLóllca y le envló a una escuela caLóllca, donde
AnLonlo aprendló a leer y escrlblr y un poco de laLln. Sln embargo, su padre
murló cuando el Lenla dlez anos. ue repenLe cambló Loda su educaclón. Ln lo

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
190

suceslvo, su madre le lnsLruyó en la fe luLerana, le envló a un maesLro luLerano
y le hlzo leer blbllas y Lvangellos luLeranos.(Asl se expresa Werner 1homas).
LnLreLanLo, AnLonlo Lraba[ó como aprendlz de orlflce ([oyero), aunque su
madre le prohlbló for[ar lmágenes de sanLos y oLros ob[eLos de carácLer
rellgloso. Þero el chlco slguló con el deseo de vlvlr como caLóllco. no enLendla
la rlvalldad y la dlscordla enLre las dlferenLes Lendenclas proLesLanLes. Algunos
parlenLes lo advlrLleron y empezaron a llamarle desdenosamenLe ldólaLra.
uesde enLonces aslsLló de nuevo a las ceremonlas caLóllcas, aunque sus
parlenLes, ba[o cuya LuLela esLaba al morlr su madre, LraLaron de lmpedlrselo.
AnLonlo decldló hulr. A lnlclos de 1384 se embarcó en un puerLo zelandes
rumbo a Sevllla. 8uscando Lraba[o, llegó por fln a casa de unos herreros
flamencos en Cuenca, donde se deflnló en la Larde del 17 de abrll de 1386 anLe
el lnqulsldor Alonso !lmenez de 8elnoso. CabalmenLe, un ano despues, el 17 de
abrll de 1387, el conse[ero !uan de Zunlga reclbló en Madrld una carLa de un
desLllador de agua, velnLeanero, !ohannes de xanLen de uelfL, en que esLe se
acusó de calvlnlsmo. Ll mlsmo dla Zunlga le hlzo comparecer anLe sl en la sala
de audlenclas. ue la declaraclón de xanLen resulLó que habla nacldo caLóllco
8omano como su padre, qulen le envló a Cleves para aprender el laLln. Luego,
su padre se enLeró de que el maesLro era calvlnlsLa y para lmpedlr que su hl[o
sallese de la rellglón caLóllca le hlzo volver para que Lraba[ase conslgo en la casa
paLerna. Al cabo de dos anos le colocó de aprendlz con oLro maesLro, pero no
para mucho Llempo, pues el mozo descubrló muy pronLo que su nuevo maesLro
Lamblen era aflclonado a la 8eforma. LnLró enLonces al servlclo de un mercader
de Colonla, que lo llevó a Pamburgo, donde slrvló a varlos negoclanLes más. Ln
1380 volvló a uelf en busqueda de sus padres, que, desaforLunadamenLe,
hablan abandonado la cludad por razones de fe. xanLen se allsLó en el e[erclLo
de Culllermo de Crange hasLa que en 1381 halló a sus padres en las cercanlas
de Amberes. ?a que el mlsmo, pocos anos anLes, se habla converLldo al
proLesLanLlsmo ba[o la lnfluencla de sus dos maesLros y del amblenLe calvlnlsLa
relnanLe en Pamburgo y en el e[erclLo rebelde, la confronLaclón con su padre
fue muy dura. Þasaron noches y noches hablando de cosas de la rellglón y,
aunque en prlmer Lermlno se emperró en el calvlnlsmo, en 1383 —despues de
la calda de Amberes, que experlmenLó el mlsmo— conclbló la ldea de abrazar
de nuevo la antigua fe”. Aunque el final sea sospechoso de no ser asl por
muchas razones, no merece me[or expllcaclón, sablendo que los lnqulsldores se
sentían triunfadores con esta forma de “salvación” de las almas. (Werner, 1990,
pág. 173)
/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». J|·»· -·¸.·.|.»|.¹»¹-· ·.g-.(..»|..»·
191



Ll problema de muchos flamencos en Lspana fue esa acLlLud crlLlca hacla
la idiosincrasia, cultura y religión españolas. Ese no saber callarse (“ante el Rey
y la Inquisición chitón”) y el contraste de pensamientos e ideales entre
emlgranLes y auLócLonos, hlcleron que muchos flamencos volvlesen
deslluslonados. La pobreza Lamblen llegó a muchos de ellos: !ayme de Lara, un
Laplcero de Amberes, Luvo que [usLlflcarse en 1370 anLe la lnqulslclón de
valencla a causa de varlos dlchos y acLos callflcados como hereLlcos, enLre oLras
cosas de haber Lraba[ado en domlngos y dlas fesLlvos. ue un examen más
deLenldo de los LesLlgos consLó que ue Lara no Lenla oLro remedlo que Lraba[ar
en esLos dlas para buscarse la vlda. Lnrlque de Loe, lmpresor anLuerplense,
adqulrló la mlsma cosLumbre en La 8ochela, enLre los hugonoLes, aunque por
moLlvos rellglosos. !uan 8auLlsLa, un mozo de velnLe anos, sln profeslón, se
embarcó en 1336 rumbo a Laredo con la lnLenclón de buscarse un buen pasar
en Lspana. CompleLamenLe solo vla[ó desde Laredo a 8urgos, valladolld y
Toledo, “E no halló en que trabajar”. Por fin llegó a Ocaña, donde unos notables
locales le Llraron de la lengua al vender sus guanLes. Þocos dlas despues se
encontró en las cárceles de la Inquisición, acusado de luteranismo”. La pobreza,
el vlclo del vlno y la vlda poco esLable de esLos flamencos hlcleron que los
espanoles no Lardarán mucho en desarrollar los pre[ulclos que desde la epoca
de lellpe el Permoso y, anLe Lodo, de Carlos l exlsLlan en la Þenlnsula,
callflcando a los hablLanLes de los Þalses 8a[os de borrachos, here[es y seres
inmorales”. Esta situación dio lugar a una “leyenda negra” inversa, que afectó
Lamblen a los lnqulsldores. Ll mero hecho de ser flamencos les cargó de
sospechas parLlclpadas, LanLo por los lnqulsldores como por el pueblo espanol.
Corrlan los rumores más exLranos. Aun en 1617 unos fralles del monasLerlo
madrlleno de la Merced pregunLaron a su crlado MarLln de la lglesla nuevas de
Amberes, sl en su pals vlvlan LanLos caLóllcos como here[es. un hombre que se
enconLraba cerca de donde ocurrló la conversaclón repllcó que en los Þalses
8a[os Lodos eran luLeranos. A lo que conLesLó MarLln que habla Lamblen
buenos crlsLlanos. A esLo los padres querlan saber sl MarLln habla esLado en
lnglaLerra y Alemanla, y sl en su pals Lodos eran moros y no crelan en ulos.
MarLln les aseguró que los luLeranos sl crelan en ulos, pero no en la lglesla
caLóllca 8omana, y que no eran moros.
Seme[anLes hlsLorlas salleron de la boca de personas que hablan vlslLado
los Þalses 8a[os como soldados, negoclanLes o slmplemenLe vla[eros, y de
personas que manLuvleron una correspondencla con veclnos de aquellas

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
192

provlnclas. La slncerldad de las noLlclas dependló la mayorla de las veces de la
imaginación del relator. “La información que dio Franclsco nunez, un
comerclanLe de Sevllla, en 1364 a los lnqulsldores de aquella cludad, esLuvo
próxlma a la verdad. Les lnformó de una carLa que le habla escrlLo en ocLubre
de dlcho ano su hl[o, veclno de Amberes, en la que esLe descrlbló cómo el vulgo
de alll habla lmpedldo la e[ecuclón de un here[e al dlsparar Loda clase de
proyecLlles conLra el verdugo y los soldados. Ll noLarlo de Amberes Ceeraard
8erLrl[n (1648-1722) escrlbló, en efecLo, en su ctóolco Je lo cloJoJ Je Ambetes
que “este mismo año de 1564, el 4 de octubre, en la plaza Mayor de Amberes,
frenLe al reclen consLruldo ayunLamlenLo, fue senLenclado y quemado un
here[e por la here[la en que crela. Pabla venldo de 8ru[as y, al llegar el
momenLo de hacer [usLlcla, surgló LanLo alboroLo y se lanzaron LanLas pledras,
que el margrave con el alcalde y sus servidores debieron huir”.
Cuando en [unlo de 1378 Melchlor de Perrera, carLero del e[erclLo de
llandes, pasó por 1orLuera con gran canLldad de carLas —más de clen—, llamó
ensegulda la aLenclón de los veclnos de aquel pueblo. Muy pronLo corrló el
rumor de que Perrera era luLerano, porque la genLe se habla enLerado de que
era naLural de Amberes. Ll comlsarlo y el corregldor sospecharon que serla
espla de los rebeldes holandeses y lo deLuvleron sln LesLlflcaclón o prueba de su
presupuesLo luLeranlsmo. Cuando !uan ÞrleLo, marlnero flamenco que se habla
esLablecldo en venecla, lnsulLó en 1610 en el puerLo de lblza a varlos marlneros
españoles, le arrestó el comisario de la Inquisición “por ser de la nación que
era”. Dos años después, el 25 de marzo de 1612, el licenciado Alonso Vercero,
comlsarlo de Lscalona, Lomó la declaraclón del sasLre MaLlas de Ccana conLra
su companero Ale[andro !arlope, naLural de 8ru[as, que Lraba[aba en el mlsmo
Laller pero que poco anLes habla decldldo camblar de maesLro. Segun Ccana,
!arlope era un luLerano perLlnaz. vercero no dudó nl un momenLo y aun en el
mlsmo dla, y sln comisión del tribunal de Cuenca, detuvo al flamenco “por ser
de tan mala tierra”. Cuantos flamencos no habrían sido presos después de
alguna dlspuLa con unos espanoles en que esLos hubleran preLendldo que los
veclnos de los Þalses 8a[os eran Lodos luLeranos y alboroLadores, los flamencos
habrlan defendldo a sus compaLrloLas —reacclón naLural— con muchos grlLos
y, a veces, peleas, conflrmando de Lal manera la oplnlón que los lnqulsldores y
la gente común tenían de ellos”. (Werner, 1990, pág. 184)
La lnLegraclón de los flamencos en Lspana resulLó confllcLlva, muchas
veces no por ser luLeranos, slno por ser confllcLlvos y borrachos. Þor la
Þenlnsula anduvleron muchos flamencos que se hlcleron noLar por su mala
/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». J|·»· -·¸.·.|.»|.¹»¹-· ·.g-.(..»|..»·
193



reputación. “Antonio Vinoip, maestro de canto y escuela de 1ournal, sllbó algun
dla en 1374 al coro que daba lusLre a una mlsa en la caLedral de 1orLosa. Al
pasar las proceslones rellglosas por las calles de aquella cludad, hlzo burla de
los clerlgos, lnsulLándoles y grlLándoles cosas deshonesLas. Clráldo uusln se
mofó en sepLlembre de 1383 y duranLe una mlsa, de los creyenLes que se
arrodlllaban al alzar el cura el SanLlslmo SacramenLo. Carlos 8oberL, un [oven
pasamanero de Arras, sacó en 1398 su mlembro vlrll de su panLalón al enLrar en
la posada donde resldla en Zaragoza y lo puso en la bendlLera que hlzo era un
pecado morLal, les conLesLó que no, pues el solamenLe orlnaba agua bendlLa.
Muchlslmos e[emplos llusLran el carácLer esponLaneo que le desacredlLó a
menudo a los o[os de los espanoles. Al relo[ero !uan Lnrlquez le pregunLó, en
1361, un amlgo suyo por que no ola mlsa y no se confesaba. Lnrlquez le
contesto rotundamente que esas cosas no le interesaban, “que lo que él quería
más era bien comer y bien beber” “Daniel de Montaña, natural de Diest en
8rabanLe, se vlo recluso en el casLlllo de 1rlana en Sevllla despues de que en
una iglesia de Huelva hubiera exclamado al contemplar un retablo: “¿Para qué
sirve esto?, ¡quémalo!, ¡quémalo!” en vez de callarse y pensarlo para sí.
Algunos creyenLes advlrLleron ensegulda al comlsarlo de la lnqulslclón. La
dlsparldad de e[emplos en esLos casos sl que llevan a enLender un luLeranlsmo
ba[o y del pueblo sln adocLrlnar. Lran [óvenes avenLureros, desarralgados de
paLrla y rellglón en una socledad exLrana e hlpócrlLa y no se podla cosechar más
fruLos que el segulr desarralgados y acosados por la xenofobla de los espanoles.
“La acusación más frecuente contra estos flamencos era la de “luteranismo”,
como era de esperar. 8a[o esLe denomlnador, el SanLo Cflclo reunla el con[unLo
de acLos, ldeas y proposlclones proLesLanLes sln esLablecer una dlsLlnclón enLre
luLeranos puros, calvlnlsLas, angllcanos, zwlngllanos, eLceLera.
Ln el proceso del anLuerplense !alme de Lara, conLra qulen la lnqulslclón
valenclana procedló en 1370, se habló de “luteranos franceses” y “luteranos
ingleses”, aludiendo a hugonotes y anglicanos. Aún en 1654 el tribunal de
Cuenca procesó a Beltrán Campan, barbero de Bruselas, “por herege lutherano
y calvinista y fautor de Hereges”. Estos luteranos, pues, formaron la gran
mayorla de los flamencos procesados en cualquler ano de cualquler Lrlbunal
lnqulslLorlal, salvo en el de Mallorca, donde habla anos, en los auLos de fe, con
una mayoría de renegados. El contenido de las “proposiciones heréticas
luteranas” que hablan pronunclado los deLenldos flamencos no dlferla mucho
de la crlLlca expuesLa por los lmporLanLes reformadores alemanes. ALacaron al

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
194

papa, las lmágenes de los sanLos, la confeslón oral, las ceremonlas caLóllcas, los
sacramenLos, el purgaLorlo, la presencla de ulos en la hosLla consagrada,
eLceLera. Þero pusleron sus proplos acenLos hasLa el punLo que su luLeranlsmo
ya no era un luLeranlsmo docLrlnal —en nuesLra oplnlón lo fue sólo en escasos
casos— sino más bien un luteranismo “social”. Tenían poca simpaLla al papa,
pero sobre Lodo su avldez enorme y su lu[urloso esLllo de vlda produclan un
dlsgusLo. Los monasLerlos y convenLos, donde fralles y mon[as vlvlan una vlda
cómoda sln muchos quebraderos de cabeza y dedlcada a la holganza, y los
rellglosos como genLe que ganaba la vlda sacando dlnero de las bolsas del
pueblo, al que enganaban con lmágenes y mllagros lnvenLados. A su enLender,
era me[or dar a los pobres el dlnero de las mlsas para el descanso eLerno de los
muerLos. Más valla adorar a un pobre que a un sanLo de madera. Las rellqulas,
bulas e lndulgenclas sólo servlan para hacer rlcos a los clerlgos. A fln de
cuenLas, crlLlcaron la desmesurada avldez del —a sus o[os ya Lan rlco— clero y
el dar dlnero a rlLos y usos lnuLlles mlenLras en las calles de las cludades lberlcas
andaban LanLos pobres, en prlmer lugar ellos mlsmos. Þero lo crlLlcaban de una
manera ruidosa y vistosa, así que una confrontación con la “policía” inquisitorial
de aquella socledad que esLaban crlLlcando, no pudo Lardar mucho Llempo.
(Werner, 1990, pág. 193)
Werner slgue la corrlenLe hlsLorlográflca de que el luLeranlsmo en
España, era algo inventado por los inquisidores. El “protestantismo débil”
supuso un clrculo vlcloso de lnLerpreLaclón ya que los lnqulsldores condenaban
con arreglo a las proposlclones del los edlcLos, y lo que aparece en los procesos
es la repeLlclón, puesLa en boca de los reos, de las clausulas y aparLados del
llbro de lnqulsldores o de los edlcLos. Þero ya hemos comenLado que Lamblen
ocurrla el fenómeno lnverso, donde Leólogos luLeranos blen formados y de
probada experlencla fueron procesados por nlmledades docLrlnales luLeranas,
como la lnLerceslón de los sanLos. Werner se hace las mlsmas pregunLas de sl
serlan caLóllcos esLos flamencos, cuando en su mayorla era luteranos: “¿eran
de verás Lodos proLesLanLes o solamenLe caLóllcos no muy desvlados y por
moLlvos nl slqulera rellglosos? La pregunLa Lendrla que haberse planLeado en
esLos casos al reves, pues se suponlan proLesLanLes algo desvlados, pero no
caLóllcos. Werner enLra en la dlnámlca de mlnlmlzar y hacer caLóllco Lodo lo
que se mueve, aunque se procesen por proposlclones luLeranas a medla
Lspana. Ln Lodo caso slempre esLaremos en la cuerda flo[a hlsLorlográflca,
mlenLras no Lengamos de cada caso, un mlnlmo conoclmlenLo de su Leologla
luLerana. Þero además dlce Werner que habla muchos más negoclanLes
/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». J|·»· -·¸.·.|.»|.¹»¹-· ·.g-.(..»|..»·
193



honrados y arLesanos celosos que nunca Luvleron problemas con la lnqulslclón,
nl Luvleron problemas para lnLegrase como los marglnales y pobres borrachos.
1amblen 8arLolome 8ennasar, hlspanlsLa frances y buen conocedor de la
lnqulslclón, nos LransmlLe las aporLaclones de los exLran[eros franceses en el
campo de la educaclón y la Lrasmlslón de las nuevas docLrlnas, como el caso de
Lugenla la 8orgonona, mu[er que educaba a las [óvenes e lba de casa en casa
enseñando cosas como “que los otros papas que eran hombres, no haría caso
de ellos, nl de sus bulas y [ublleos, porque Lodo era burla y lo haclan para sacar
sus dineros”. Sin embargo dirá Bennasar que sus palabras no se conslderaron
hereLlcas y se le condenó a reLracLarse, sallendo con mordaza en la boca. AnLe
Lal conslderaclón por parLe de los lnqulsldores ella sollclLó quedarse en 1oledo y
segulr ensenando, lo cual harla graLulLamenLe en unos casos y en oLros
cobrando, pero al ser mu[er, exLran[era y carlsmáLlca, suponla un pellgro como
se suponla en el caso de lgnaclo de Loyola, Lamblen procesado en esLe 1rlbunal
(8ennasar, pág. 226). Al mlsmo Llempo aparecen en 1oledo los prlmeros here[es
exLran[eros. !ean de Chalons Llene 36 anos. Ls un frances, de oflclo relo[ero,
semlnómada, como muchos arLesanos alLamenLe cuallflcados, lo deLlenen en
Lscalona. Ls evldenLe que sus oplnlones Llenen un claro aspecLo luLerano:
crlLlca de los que rezan a los sanLos y no a ulos, crlLlca de los fralles que no
llevan la vlda ausLera de los prlmeros Þadres, crlLlca de las lndulgenclas, de la
bula de la cruzada—que no exlsLe más que en Lspana-, dudas de la poslbllldad
para un acusado de ir al infierno,”(8ennasar, pág. 234)
MonLeserln nos relaLa algunos aspecLos del culLo de los franceses con los
españoles. Dice: “•nlcamenLe hemos documenLado en un proceso la presencla,
más o menos acLlva de espanoles en algunas de las reunlones que celebraban,
de vez en cuando, los franceses resldenLes en Cuenca. Ln ellas se evocaba la
paLrla comun, se comenLaban las noLlclas que llegaban desde ella, y lo más
fervlenLes parLldarlos de las nuevas ldeas aprovechaban para conforLar a los
más Llblos o menos lnformados. Ln la causa segulda conLra 8elLrán de
Crlmaldo, aporLa dlcha noLlcla 8ernaL losal (procesado el mlsmo, 246/3287) en
su deposición al referirse al grupo de “dogmatizados” que se reunían en su
casa: “(, .. ) que lo ha LraLado ansl mesmo con un lmaglnarlo que se llamaba
Cerónlmo y era espanol, del 8elno de Murcla e hacla lmágenes de yeso, ( ... )
(243/3283) ? esLe confesanLe le decla al dlcho Cerónlmo sl crela en lo que
crelan los luLeranos y el dlcho Cerónlmo le decla que podla ser que creyese en
ello me[or que esLe confesanLe e que le parescla bueno Lodo lo que los

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
196

luLeranos Lenlan .. .) e que en parLlcular esLe confesanLe y el dlcho Cerónlmo
LraLaban del Þapa y de la lglesla de 8oma, dlclendo que no les parescla bueno,
que Lodo era burla lo que la lglesla de 8oma mandaba, que no haclan slno dar
abuso a la genLe, ( ... j “. Más adelante la referencia a un segundo español es
mucho más vaga, “( ... ) e que Lamblen se halló presenLe un hombre vle[o, que
era curLldor y decla era de CasLllla la vle[a y le llamaban Pernández, y andaba
slempre con el dlcho 8ernaL, reconclllado, e Lraba[aba en casa de un Lal 8ueda,
a las 1enerlas desLa cludad y era de más de sesenLa anos, la barba espesa,
redonda y cana, blanco de rosLro, y habrá ocho meses que se fue a 8elmonLe, e
no le ha visto más ni sabe dónde está”.
¸. i·»-..·.»-.·, ¹.¬.-...·, ¡-·.-.¬.· , .|·»· .·¹---·.
Se ha lnslsLldo en que la esplrlLualldad franclscana esLaba muy
relaclonada con el fenómeno vlslonarlo y escaLológlco, un hecho lnLulLlvo,
emoclonal y profeLlco que en algunos momenLos fue anLl-lnLelecLual y slempre
afecLlvo como caracLerlsLlca de algunos aspecLos de la esplrlLualldad femenlna.
ÞerLenecerla a ese sentimiento franciscano de que “París ha destruido Asís” y
por eso muchos reformadores franciscanos, muchos de ellos “iluminados”,
defendlan no ser necesarlas la unlversldad, la Leologla, nl las LscrlLuras, porque
maLaban al LsplrlLu. Sln embargo ya hemos lnslsLldo que la reforma de Clsneros
fue Lamblen lnLelecLual y las mlsmas personas que renegaban de la unlversldad
y la Leologla no eran nada lgnoranLes, Lenlendo enLre sus lecLuras el nuevo
1esLamenLo. Marla de Cazalla, franclscana Lerclarla, no se llmlLarla a educar a
sus hl[as, slno que leyó mucho de los escrlLos que sallan de las prensas de
Alcalá, daba clases de “doctrina cristiana” a las mujeres rurales, predicaba por
las casas y enseñaba en las epístolas de San Pablo y “había mucha gente allí,
casi todas mujeres… unas veinte porque la cocina era muy grande y estaba
llena. Marla de Cazalla leyó un llbro, lo comenLó y cada cual esLaba en sllenclo
como si escuchasen un sermón” según el testimonio de Catalina Alonso. lsabel
de la Cruz, franclscana Lerclarla y alumbrada, de la que se cree habla escrlLo un
llbro sobre la conLemplaclón, Lamblen en la plaza publlca de Cuadala[ara leerla
llbros y como un clerlgo aflrmó, muchas mu[eres lelan en lengua vernácula y en
voz alLa. Como aflrma Lamblen la arlsLócraLa dona Mencla de Mendoza esLe era
un hecho conocldo que muchas mu[eres alfabeLlzadas lelan en alLo las Sagradas
LscrlLuras y llbros de los SanLos a las mu[eres analfabeLas.
/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». J|·»· -·¸.·.|.»|.¹»¹-· ·.g-.(..»|..»·
197



Ln esLas conLroverslas franclscanas no solo aparece el llumlnlsmo o el
erasmlsmo denLro de su esplrlLualldad y concepclón del hombre, slno Lamblen
el luLeranlsmo Lemprano en Lspana, que encuenLra seguldores de esLa Crden.
ulce AnLonlo Márquez: “Las controversias dentro de la Orden franciscana en
CasLllla, por esas fechas (1317-1324) y concreLamenLe en la cusLodla de
1oledo
128
, se presLan a una lnvesLlgaclón de puerLa ablerLa en lo que conclerne
a las fuenLes llLerarlas. Ll 8ularlo de la lnqulslclón espanola parece lndlcar que
seme[anLe sospecha esLá perfecLamenLe [usLlflcada: los franclscanos de CasLllla
conocen y slmpaLlzan con la 8eforma de LuLero hasLa Lal punLo que es
necesarlo que lnLervenga no solo el Ceneral de la Crden y la lnqulslclón, slno el
mismo Sumo Pontífice”
La mlsma esplrlLualldad franclscana, cuyos lngredlenLes fundamenLales
en esLos Llempos de reforma son la vlslón, los esLados menLales de Lrances,
desmayos, suenos y revelaclones que Clsneros apoyó, se mezcla con la
domlnlca. Aunque el domlnlco vlcenLe lerrer condenase los excesos mlsLlcos
de las revelaclones y vlslones, sln embargo se edlLaron sus obras como de auLor
mlsLlco, pero slendo omlLldas en la verslón de 1310 aquellas aflrmaclones en las
que se considera a los “trances” obra del Diablo. Para más identificación de la
esplrlLualldad franclscana-domlnlca, Lenemos el e[emplo de sor Marla de SanLo
uomlngo en la que los componenLes Lales como pollLlca, profecla e lnqulslclón
forman la esencla de esLas formaclones rellglosas. Llla habla cauLlvado a la
corLe real y el cardenal Clsneros la consulLó en maLerlas lmporLanLes y el duque
de Alba le hlzo un convenLo en Aldenueva –Ávlla-, pero los uomlnlcos eran
escepLlcos sobre sus vlslones. Þero cuando fue lnvesLlgada por una comlslón
ecleslásLlca especlal, ella Luvo proLecLores Lan lmporLanLes como el enLonces
cardenal Clsneros, qulen en sus relaclones personales con sor Marla, le dlo a la


128 Se refiere Márquez a la disputa mantenida con Cisneros empeñado en fabricar una
custodia de Toledo a la que Ricardo S. Hidalgo califica de “Espumante de aurífica belleza,
deslumbrante y magnífica, la Custodia de la Primada Iglesia toledana, que es decir la primera joya
orfébrica del mundo, pasea su gentil hermosura, ante apretada muchedumbre, en el día grande del
señor.” Según la tradición la Custodia se arma con 12500 tornillos para fijar 5600 piezas y 260
figurillas, arrojando al conjunto un peso superior a las diecisiete arrobas. En su labor se arrojaron
183 KG de plata y 18 de oro, siendo la primera vez que recorrió las calles de Toledo en 1595”
Según Calderón se juega en la loa con las relaciones Amor- Cuerpo-Cristo, e Iglesia-Alma-
Custodia-Toledo. La ciudad de Toledo se enorgullecía de su primacía religiosa, y Calderón parece
sugerir en sus Bodas de Amor-Cristo con su Iglesia-Toledo.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
198

beaLa una fa[a franclscana para usar deba[o del háblLo domlnlco, como
reaflrmando esLe proceso de franclscanlzaclón.
129

Lo que parece claro en esLe grupo del clero regular, sean esLos
reformados [erónlmos, domlnlcos, franclscanos, benedlcLlnos y oLros regulares,
es que hubo una rellglosldad más lnLlma y personal, comblnada con
manlfesLaclones publlcas osLenLosas como las proceslones y los auLos de fe.
Þero además esLa menLalldad nueva monásLlca hacla que rlvallzara en consLrulr
monasLerlos y caplllas, como Lamblen en ascender a los puesLos más
relevanLes, slendo los franclscanos y domlnlcos los que habrlan sldo reclamados
para las aulas unlverslLarlas aunque esLo supuslera que clerLos secLores
conslderaran la vlda lnLelecLual un pellgro para la vlrLud. Ll creclmlenLo
monásLlco necesarlo para emprender LanLas acLlvldades nuevas, proplcló una
mayor dlverslflcaclón del orlgen soclal de mon[es, especlalmenLe en los
[erónlmos. La procedencla de los mlembros solla Lener abundancla de famlllas
nobles, pero al lr decayendo las vocaclones aumenLarla el de crlsLlanos nuevos,
llegando a ser domlnanLes, esLe grupo de conversos, en muchos monasLerlos
como el de Cuadalupe –Cáceres- en dlsLlnLos perlodos enLre 1430-1480.
Aunque al prlnclplo la Crden [erónlma no puslese lmpedlmenLo sobre el gran
numero de conversos, esLo supondrla a la larga una fuerLe dlvlslón y
conLlnuadas Lenslones. Sln embargo las prlmeras generaclones de [erónlmos
sobresalleron por su nlvel culLural y capacldad de aLracclón, de manera que
esLe monasLerlo de Cuadalupe y el de vllluercas daba muchas oporLunldades
para reallzar Lareas de admlnlsLraclón, arLesanla y arLes como plnLura,
encuadernaclón pergamlnerla, zapaLerla, Le[edurla, eLc.
Muchas de esLas acLlvldades en sus prlmeras promoclones y hasLa flnales
del slglo xv, las hlcleron los mon[es, qulenes despues se dedlcarlan a
acLlvldades más lnLelecLuales y rellglosas. Þor oLra parLe la prohlblclón de la
lnqulslclón en 1496 de que ya no podlan lngresar los conversos en la Crden y el
deseo de alslar a los rellglosos de los lalcos, supondrla un descalabro
económlco y anlmlco en el seno de la comunldad [erónlma. Su numero decaerla
al no poder enLrar los conversos debldo al LsLaLuLo de llmpleza de sangre y
provocarla camblos susLanclales. Þero nos lnLeresa saber especlalmenLe la
acLlvldad rellglosa, pues los [erónlmos, por e[emplo, ofreclan aposenLo y


129 Visionaries and affective spirituality the first half of the Sixteenth century. Geraldine
McKendrick and Angus Mackay Culltural Encounters

/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». J|·»· -·¸.·.|.»|.¹»¹-· ·.g-.(..»|..»·
199



comlda graLulLa a los pobres duranLe Lres dlas, servlclos sanlLarlos y pan y vlno
para el camlno. 1amblen aLendlan el alo[amlenLo de los reyes, caballeros y oLras
personas de “honra” además de frailes y monjas. En los hospitales se practicaba
la medicina y la cirugía con “físicos” bien pagados y capacitados, siendo la
calldad de los servlclos uno de los aLracLlvos esLraLeglcos para las
peregrinaciones y las curaciones “milagrosas de Nuestra Señora”. Medicina y fe
no eran lncompaLlbles para ellos. Þero Lamblen la comunldad [erónlma dedlcó
una gran parLe de sus gasLos soclales a los pobres del lugar que se daban en
llmosnas y en especle.
Ll ano 1430 don ulego de Marchena se hlzo mon[e [eromlLa, vlvlendo en
el famoso convenLo de Cuadalupe duranLe más de 33 anos, sln embargo, la
lnqulslclón le condenó porque esLlmó que sus ensenanzas eran poco orLodoxas.
LsLe serla el prlmer deLonanLe de la slLuaclón conversa. Aunque se hablan
promulgado varla edlcLos de gracla y se hablan logrado muchas
reconclllaclones, llegado el slglo xvl, no esLaba exLlnguldo el germen de los
[udalzanLes. Þarecer ser que los conversos en esLa pequena aldea exLremena
hablan creado una comunldad aparLe, que lban los sábados para observar las
cosLumbres [udlas, vlvlendo [udlos y conversos en la mlsma calle. Llegada la
lnqulslclón en 1483, murleron en la hoguera 32 [udalzanLes, 48 cadáveres
fueron desenLerrados y quemados, asl como las eflgles de 23 conversos que
hablan huldo. Lo que queda claro es que en muchos monasLerlos se hablan
escondldo muchos conversos haclendose fralles para senLlrse más seguros.
Además el dlslmulo, en muchas ocaslones, servla para segulr aferrados a la ley
de Molses y su 8lblla. Segun el hlsLorlador [udlo CraeLz
130
ba[o los háblLos
mantenían en su corazón “la llama de la religión paterna y minaron los
clmlenLos de la poderosa monarqula caLólica”.
no solo en el slglo xv la comunldad caLóllca 8omana Luvo [udlos
conversos en los monasLerlos, slno que la lglesla espanola en Llempos de lellpe
ll reclbló un abundaLe aporLe [udlo cuando el cardenal Slllceo Lomó poseslón de
la sede prlmada. Alll en 1oledo se halló que casl Lodos los presblLeros eran
descendlenLes de [udlos y una de las vlllas con caLorce clerlgos, solo uno era
crlsLlano vle[o. Lo mlsmo ocurrla en las órdenes rellglosas, como el caso de fray
Carcla ZapaLa, prlor del convenLo de los [erónlmos de Slsla cerca de 1oledo, que


130
History of the Jews, Vol. V (in Six Volumes) Heinrich Graetz. Bella Lowy. Editor Cosimo,
Inc., 2009

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
200

celebraba flesLas [udlas en el lnLerlor del convenLo. Þero sea o no exacLa la
noLlcla, es evldenLe que la lglesla espanola reclbló un fuerLe lmpacLo [udalzanLe
hasLa el punLo de que en 1368, con los furores lnqulslLorlales que hablan hecho
hogueras por doquler, cuenLa Caro 8aro[a
131
que “se descubrió en Murcia una
gran slnagoga, en la cual de noche predlcaba la ley de Molses un guardlán de
San Francisco, judío de nacimiento que se llamaba Fray Luis de Valdecañas”.
uon ulego de Slmancas vela a los conversos amenazando la unldad caLóllca y
las auLorldades de la epoca hablan descublerLo con esLupor una carLa de la
[erarqula máxlma de los [udlos de ConsLanLlnopla, usuff, en respuesLa a una
consulLa hecha por el rablno espanol Chamorro sobre un plan para salvar a los
conversos espanoles. Caro 8aro[a slnLeLlza el conLenldo de la carLa en clnco
punLos: 1. ConverLlrse en aparlencla al crlsLlanlsmo. 2. uedlcarse con más
lnslsLencla al comerclo, para arrulnar a los crlsLlanos. 3. ÞracLlcar Lamblen la
medlclna y la farmacla, para maLar lmpunemenLe, sl fuere menesLer a los
crlsLlanos. 4. Pacerse sacerdoLes caLóllcos para profanar y desLrulr la rellglón y
los Lemplos crlsLlanos. 3. lnLroduclrse en los cargos de goblerno para subyugar a
los opresores y obLener venganzas varladas. Þarece que el anállsls hlsLórlco
colnclde con esLos daLos que concuerdan con los de 8aLalllon al referlrse a la
esplrlLualldad espanola del slglo xvl, slendo los conversos [udlos y más
generalmenLe de raza semlLa los que abonaron el Lerreno a las nuevas
Lendenclas morales y mlsLlcas de Lan honda resonancla en la esplrlLualldad que
se LransmlLla desde los confesonarlos prlnclpalmenLe.
Los fralles [erónlmos eran los más rlcos e lnfluyenLes en la CasLllla de esLe
Llempo y como ya hemos dlcho los conversos, que andaban por Lodas las
órdenes, fueron los más numerosos enLre ellos, por ser los fralles me[or vlsLos y
más de acLualldad en CasLlla. lray !ose de Slguenza en su nlstotlo Je lo OtJeo
Je 5oo Ietóolmo publicada en Madrid en 1605 dice que “acordaron retirarse a
ella (la Crden !erónlma), muchos conversos y como son Lan asLuLos y les vlene
Lan de aLrás la hlpocresla y ceremonla exLerlor, sln respeLo a las verás de
adenLro, pusleronse a dlslmular y conservar aqul mucho Llempo y aun ganar
nombre”. CLras narraclones nos cuenLan de fray Alonso de 1oledo en el
monasLerlo de Slsla –1oledo- escapó dos veces del monasLerlo con ardlenLes
anslas de [udalzar, como lray !uan de Madrld que se habla meLldo fralle para


131
Los judíos en la España moderna y contemporánea, Volumen 2, Julio Caro Baroja,
Ediciones Istmo, 1986, pág. 233
/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». J|·»· -·¸.·.|.»|.¹»¹-· ·.g-.(..»|..»·
201



guardar me[or las flesLas de los [udlos. Ll prlor fray Carcla ZapaLa, ya conocldo
[udalzanLe celebraba Lodos los anos la flesLa [udla de las Cabanas en el
monasLerlo [unLo a fray !uan de Madrld y fray !erónlmo de vlllagarcla y
“cuentan” que el prior decía en la consagración: “Sus, piquetete, que te mlra la
gente”, siendo relajados con él muchos frailes por burlas y sarcasmos.
Ln la orden de los !erónlmos además de los convenLos clLados, Lamblen
el de San 8arLolome de Luplana fue sospechoso de alo[ar [udalzanLes, slendo
descublerLos fray ulego de 8urgos y lray ulego de Zamora enLre oLros muchos.
Ln Aragón Þedro de Almerla se convlrLló al crlsLlanlsmo y slendo canónlgo en la
caLedral de Puesca y volvlendo oLra vez al [udalsmo. 1amblen en esLas Llerras,
MarLln Carcla, hl[o del medlco rabl Azach xuen, reclblrla Lonsura el 17 de marzo
de 1307 en Puesca y en la mlsma fecha reclbla el esLado ecleslásLlco !uan de
8aralz hl[o del “magistri Abraham Sustoris quodam civitatis Osce, noviter ad
flJem cbtlstl coovetsos” demostrando poca slncerldad en sus converslones. Ln
la Crden de San AgusLln en su convenLo de Sevllla Lamblen se descubrlrla en
1336 un clrculo [udalzanLe, slendo aseslnado el prlor cuando qulso correglrles.
Lscándalos verldlcos o lnvenLados aparecen en dlversos slLlos como el del
“canónigo de Córdoba Pedro Fernández de Alcaudete que era sacrílego, y su
companero de CaLedral, Cómez lernández Solano, el prlor de la lglesla de
SanLlago, 8arLolome Þordel, Mlguel 8aeza, clerlgo beneflclado de la lglesla de
8aeza, el canónlgo de la Seo Lerldana, ualmay de 1orLosa, que pracLlcaba la
supercherla, que slempre llevaba conslgo una nómlna [udla escrlLa en hebreo y
que celebraba la pascua [udla, comparLla Lamblen la supersLlclón el clerlgo de
Calahorra, ulego Sánchez, nlgromanLe y crlpLo[udlo, el clerlgo Carcla de Álava,
deLenldo en 8urbaguena por predlcar publlcamenLe la Ley de Molses, o el cura
Þedro López de la lglesla de San Salvador de Cuenca, que Lenla más de slnagoga
que de Lemplo crlsLlano, pues Lamblen lranclsco de la 8arrera, sacerdoLe de la
misma Iglesia, era matarife que sacrificaba animales siguiendo el rito judaico.”
no podemos Lermlnar esLa secclón sln el relaLo dlrecLo de qulenes,
slendo conversos, vlvleron oLras realldades convenLuales, buscando la verdad
en las LscrlLuras. nos narra Clprlano de valera, LraducLor de la 8lblla del
Cántaro y reformador español, en estos términos: “En el año de 1555, salieron
de Sevllla sleLe personas, enLre hombres y mu[eres. ? vlnleron a Clnebra, donde
resldleron. Ln el ano 1337, aconLecleron en Sevllla cosas maravlllosas y dlgnas
de perpeLua memorla. ? es que, en un monasLerlo de los más celebres y rlcos
de Sevllla, llamado San lsldoro, el negoclo de la verdadera rellglón lba Lan

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
202

adelanLado y Lan a la descublerLa, que no pudlendo ya más con buena
conclencla esLar alll, doce de los fralles, en poco Llempo, se salleron. unos por
una parLe y oLros por oLra. Los cuales, denLro del ano se vleron en Clnebra, a
donde, cuando salleron, Lenlan deLermlnado de lr. no hubo nlnguno de ellos
que no pasase grandes Lrances y pellgros. Þero de Lodos esLos pellgros los
escapó ulos y, con mano poLenLlslma los Lra[o a Clnebra.
“Los que en el monasterio se quedaron (porque es de notar que casi
Lodos los del monasLerlo Lenlan el conoclmlenLo de la rellglón crlsLlana, aunque
andaban en háblLos de lobos), padecleron gran persecuclón. lueron presos,
aLormenLados, afrenLados, muy dura y cruelmenLe LraLados, y al fln muchos de
ellos quemados. ? en muchos anos, casl no hubo AuLo de la lnqulslclón en
Sevllla, en el cual no sallese, o algunos, de esLe monasLerlo.
“Entre los que salleron y vlnleron a Clnebra, fueron el Þrlor, vlcarlo y
Þrocurador de San lsldoro. ? con ellos salló el Þrlor del valle de Lcl[a, de la
mlsma Crden. ? no solamenLe ulos, con su brazo poderoso, llbró de las crueles
unas de los lnqulsldores a esLos doce, anLes que comenzase la gran persecuclón
en Sevllla, más aun despues, en Llempo de la gran persecuclón, llbró oLros sels o
sleLe, de esLe mlsmo monasLerlo, enLonLeclendo y haclendo de nlngun valor u
efecLo Lodas las esLraLagemas, avlsos, cauLelas, asLuclas y enganos de los
lnqulsldores, que los buscaron y no los pudleron hallar. Þorque a qulen ulos
quiere guardar, ¿quién lo destruirá?” (*) 1totoJo Jel lopo y Je so AototlJoJ,
Clprlano de valera, págs. 247-248.

203


Ði Ðk/·Mi·MJ Ð: зi/|/.






SLefan Zwelg
132
descrlbe a Lrasmo (1466-69- 1336) como un heroe
olvldado, el prlmer europeo prudenLe, amlgo de la paz, defensor del ldeal
humanlsLlco, benevolo para lo humano y lo esplrlLual y buscador de una Lercera
vla más comprenslva y fraLernal para el mundo esplrlLual, como lo harla !uan de
valdes. Sln embargo Zwelg parece expresar más un ldeal erasmlano conLra los
“fanáticos ergotizantes” que la realidad histórica del erasmismo. “Þues la
mlslón y el senLldo de la vlda de Lrasmo -dlrá Zwelg- era reallzar la slnLesls
armónlca de lo conLradlcLorlo en el esplrlLu de la humanldad. Pabla nacldo con
un carácLer armonlzador, o, para hablar como CoeLhe, que era seme[anLe a el
en la repulsa de todo lo extremo, con “una naturaleza comunicativa”. Toda
poderosa subverslón, Lodo LumulLo, Loda Lurbla dlspuLa enLre las masas,
oponlase, anLe su senslbllldad, al claro ser de la razón del mundo, a cuyo
servlclo senLlase obllgado como flel y sereno mensa[ero, y en especlal la guerra,
como la más grosera y desaforada forma de resolver lnLernas oposlclones, le
parecla lncompaLlble con una humanldad que pensara moralmenLe. Ll arLe
slngular de llmar confllcLos medlanLe una bondadosa comprenslón, de aclarar
lo Lurblo, de concerLar lo embrollado, de casar de nuevo lo desunldo y dar a lo
dlsgregado un más alLo enlace comun, era la auLenLlca fuerza de su paclenLe
genio, y con gratitud, sus contemporáneos llamaron simplemente “erasmismo”
a esLa volunLad de comprenslón que acLuaba en plurales formas. Þara esLe
“erasmismo” es para lo que aquel hombre quería ganar el mundo.”
Sln embargo, Lrasmo serla Lamblen el denunclador, el azuzador e
lnsLlgador morallzanLe, el reformador esplrlLual de una raza de hombres hechos


132 Erasmo de Rotterdam: Triunfo y Tragedia .- Stefan Zweig Buenos Aires 1944

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
204

para la pledad de los convenLos e lgleslas. Pabla lanzado prlmeramenLe la
pledra de la reforma en la esplrlLualldad y despues escondla la mano al Lener
que dar forma a esLe nuevo hombre. “Erasmo puso el huevo y LuLero lo
encubó” es una frase que explica estas realidades.
Zweig dice que “la tragedia personal de Erasmo conslsLe en que
preclsamenLe el, el más anLl-fanáLlco de Lodos los hombres, y preclsamenLe en
el momenLo en que la ldea de lo supranaclonal resplandecla por prlmera vez
vlcLorlosa en Luropa, fue arrebaLado en medlo de una de las más salva[es
explosiones de pasión colectiva, nacional y religiosa que conoce la historia”. Sin
embargo Lamblen gozó de la glorla, que es Lamblen una especle de fanaLlsmo
hacla el ego que se de[a acarlclar por las llson[as y el reconoclmlenLo de la
sabldurla humana. 8econoce Zwelg la cobardla de Lrasmo, aunque la adorne de
virtud. “Esta posición de Erasmo, esLa lndeclslón, o me[or dlcho esLa volunLad
de no decldlr, fue, con gran slmpllcldad, callflcada por sus conLemporáneos y
sucesores como cobardla, y se mofaron de sus vacllaclones consclenLes como sl
fueran flo[era e lnconsLancla. Ln efecLo, Lrasmo no se confesó con ablerLo
pecho al mundo, como un Wlnkelrled, el herolsmo sln Lemor no era proplo
suyo. Con Loda prudencla se plegó para aparLarse, galanLemenLe osclló como
una cana, a derecha e lzqulerda, pero sólo para no de[arse romper por el vlenLo
y volver slempre oLra vez a levanLarse. no llevó orgullosamenLe, como una
bandera, delanLe de sl, su declaraclón de lndependencla, su “nulli concedo”,
slno escondldo ba[o el manLo como llnLerna de ladrón, LemporalmenLe se
agazapó y oculLó en escondrl[os y uLlllzó efuglos y preLexLos duranLe las más
bárbaras collslones del dellrlo colecLlvo, pero —y esLo es lo más lmporLanLe—
manLuvo a salvo e lnLacLa de los espanLosos huracanes de odlo de su Llempo su
[oya esplrlLual, su fe en la humanldad, y en esLe breve pabllo ardlenLe pudleron
encender sus luces Splnoza, Lesslng y volLalre, como podrán hacerlo, más
tarde, todos los futuros europeos”.
!ames u. 1racy
133,
especlallsLa en Lrasmo, muestra en su “ítosmos of tbe
low cooottles” una postura menos apaslonada. 1racy consldera a Lrasmo un ser
lmpulslvo y enLuslasLa en algunas cosas como era la reforma culLural y
esplrlLual para lo que fue un avanzado de la epoca. 1endrla en su menLe la
vuelLa a las fuenLes grlegas del nuevo 1esLamenLo, los Þadres de la lglesla y las
obras cláslcas, con el propóslLo de renovar la menLe LanLo en el pulplLo como


133 James D. Tracy. Erasmo de los Países Bajos. Universidad de la Prensa de California. 1997
Antecedentes de la Reforma en España: El “erasmismo” en España
203



en la escuela y la unlversldad. Crela Lrasmo que la sabldurla de las obras
cláslcas enconLraba su cumpllmlenLo en la fe crlsLlana y que una menLe crlLlca
podla dlferenclar enLre fe y credulldad. Lrasmo querla acLuallzar la slnLesls
enLre los valores crlsLlanos y cláslcos que los llamados Þadres de la lglesla y los
escolásLlcos medlevales hablan lnLenLado armonlzar. Ll merlLo de Lrasmo
además de sus vasLos conoclmlenLos, resldló en que slempre esLuvo
aprendlendo y sus pensamlenLos posLerlores a veces son me[ores que los
prlmeros, por lo que slempre hemos de hablar de varlos Lrasmos. LnLender a
Lrasmo en sus proplos Lermlnos supone leer sus Lraba[os conLra un fondo que
proporclone un conLexLo para sus ldeas y donde se pueda ver su orlglnalldad.
1res clases de argumenLos y conLexLos se requleren: Ll prlmero el que Lrasmo
nacló y fue educado en Polanda, pero su paLrla fue el 8enelux, pues despues
del monasLerlo (1493) pasarla una Lercera parLe de su vlda en la provlncla
veclna de 8rabanLe, hoy belga. Además el concepLo de paLrla de Lrasmo era el
del lugar que pudlera desarrollarse y prosperar en sus propóslLos, aunque sus
oplnlones pollLlcas eran las de un neerlandes. Ln segundo lugar Lrasmo era un
humanlsLa y un hombre de lglesla. Como sacerdoLe poco podla hacer para
camblar y reformar la socledad crlsLlana, despues de LanLos lnLenLos fallldos.
Como humanlsLa el promoverla una clase de culLura lnLelecLual, basada en
verLer al laLln los auLores cláslcos e lnLenLar una especle de reforma desde la
ensenanza (docLrlna) del Lvangello en senLldo más ampllo, lncluyendo la
predlcaclón. Ln Lercer lugar, los Lraba[os de Lrasmo, despues de comenzada la
8eforma luLerana, fueron eLlqueLados como lmpregnados de las nuevas
docLrlnas. Sln embargo en sus escrlLos apologeLlcos aparece el senLldo caLóllco
y conduce sus crlLlcas denLro del seno de la lglesla caLóllca.
Ll Lrasmo de Marcel 8aLalllon
134
nos lnLeresa más para nuesLro propóslLo
de conocer la nueva esplrlLualldad erasmlsLa, porque además ensancha la vlslón
hlsLórlca y nos adenLra en la no Lan conoclda hlsLorla rellglosa del xvl. Aun
cuando Lrasmo murló en 1336, su sombra cubrlrá las anos de 1470 a 1360,
atormentada época en la vida religiosa de España, “basada por otra parte en
nuesLro conoclmlenLo sólldo de las cosas de Alemanla, lrancla y
accesorlamenLe, lnglaLerra: la Lspana lnflamada por el devoranLe ardor de los
Clsneros, los valdes y, en el Lrasfondo, de los Loyola, la Lspana de los
olombtoJos y Lamblen de los coovetsos que conslderaba uno de sus padres


134 Erasmo y España. Marcell Bataillon.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
206

esplrlLuales, uno de sus menLores rellglosos a ese hombreclllo enfermlzo y
dellcado cuya sonrlsa ha comparado y slgue comparando, la llLeraLura baraLa, a
la sonrisa de Voltaire”.

». Ð| .¹-»| ¹- |» ..·|-·.» .·.·|.»-».

Þor 1493 Lrasmo vlno a Þarls y esLudló en la unlversldad varlos anos. La
faculLad de Leologla, lncluso con sus conLradlcclones escolásLlcas, aLra[o
profundamenLe a Lrasmo. Las carLas credenclales que llevaba le presenLaban
como “poeta y teólogo” y en este mismo año terminaría un pequeño volumen
de poesla enLre la que desLacaba una oda a la navldad. Þero la poesla en laLln
de Lrasmo era algo “seco, débil, careciendo de sangre como fuerza vital y
porque escrlbla para lecLores holandeses. Serla pues la Leologla prlmlLlva y
paLrlsLlca la que le darla el exlLo y no la poesla, nl el admlrado Þarls. lalLo de
recursos flnancleros en 1499 se va a lnglaLerra lnvlLado por el 8arón MounL[oy y
alll fue admlrado por el conoclmlenLo del grlego. Ln sepLlembre de 1302 se
esLablecerla en la unlversldad de Lovalna, donde le dleron la blenvenlda el
conse[o de la culdad y Adrlán de uLrechL que enLonces era profesor de fllosofla
y que más Larde serla el Þapa Adrlano vl. Ll conoclmlenLo del laLln y del grlego
para conocer las esenclas del nuevo 1esLamenLo dlo como fruLo el íocbltlJloo
Mllltls cbtlstlool “Manual del Caballero cristiano” que comenzaría a escribir en
1301 y se publlcarla en febrero de 1303. La obra sacudlrla los clmlenLos de la
rellglón y era como una desLllaclón de sus lnquleLudes de anos anLerlores en los
que se habla propuesLo dar una alLernaLlva a la escolásLlca esLudlada en sus
anos en el clausLro.
La esLrucLura del íocbltlJloo es la de exponer una serle de reglas para la
pledad crlsLlana, que preLendlan ser una LenLaLlva para progresar de lo vlvlble a
lo lnvlslble buscando el slgnlflcado esplrlLual en forma de alegorla. Ll
íocbltlJloo asevera, desde una concepclón opLlmlsLa y de perfecLlbllldad de la
naLuraleza humana, que el alma lnmorLal del hombre Llene Lal capacldad para
elevarnos hacla la dlvlnldad, que podlamos Lener la menLe de los ángeles y
hacernos uno con ulos. Sl el cuerpo no hublese sldo agregado al alma, serlamos
una dlvlnldad (numen). Ls el cuerpo el que Llra hacla aba[o pero el alma
recuerda su orlgen dlvlno y se esfuerza buscando las alLuras con Lodas sus
fuerzas. Sin embargo puede ser restaurada la razón colocándola como “el rey”
Antecedentes de la Reforma en España: El “erasmismo” en España
207



lnLerlor. La razón -dlrá nleLo- es un poder lnLrospecLlvo, es la esencla de Loda
sabldurla y fuenLe de fellcldad humana, por lo que la razón que enLlende
Lrasmo, no es la capacldad humana que puede llegar al escepLlclsmo y hasLa
negar a ulos, slno capacldad lnmanenLe que carece de LranscendenLalldad y
que no es raclonallsLa slno esplrlLual. 8azón y esplrlLu son dos modos de declr lo
mlsmo. Lo que los fllósofos llaman razón, San Þablo llama a veces esplrlLu, a
veces hombre lnLerlor y a veces ley del pensamlenLo. Camlnar en el esplrlLu es
camlnar acorde con la razón.
La pledad de Lrasmo es una mezcla de fuenLes paLrlsLlcas, pledad
medleval, y mlsLlca, de maLerlales blbllcos Lomados de los SanLos Þadres y su
resulLado es un meLodo de vlda que logra hacer al hombre graLo a CrlsLo
medlanLe la razón. Los senLldos se someLerán a la razón y con arreglo a la Leorla
de los cuaLro humores: sangulneo, colerlco, flemáLlco y melancóllco, que blen
equlllbrados darán a luz un hombre raclonal y blen equlllbrado. La pregunLa de
nleLo ¸uónde hay, aqul, espaclo para la gracla? nleLo cree que aunque se crea
en una vlda eLlco-crlsLlana a ralz del sacramenLo del bauLlsmo por el que el
crlsLlano hace pacLo de fldelldad con su Senor, Lal pacLo no se conclbe como
gracia sino como ceremonia caballeresca en la que el hombre “jura y promete”
ser flel. Ls un pacLo de honor con el auxlllo de la espada que no es oLra que el
Lnchlrldlon. no hay oLros allclenLes nl secreLos en la vlda crlsLlana sl se
manLlene el punLo [usLo de equlllbrlo enLre la gracla de ulos y la llberLad del
hombre y ese punLo de equlllbrlo se logra medlanLe la razón, que en su poder
lnLrospecLlvo, es la esencla de la sabldurla. Ll conoclmlenLo de uno mlsmo es la
fuenLe de la fellcldad humana, porque razón y esplrlLu son dos modos de declr
lo mismo, y caminar en la razón es “caminar en el espíritu” y la razón-esplrlLu se
opone a los deseos de la carne. Lrasmo raclonallza Lodo y Llene una concepclón
opLlmlsLa de la razón porque cree que el hombre es esenclalmenLe dlvlno, por
lo que su modo de comporLarse será slempre esplrlLual y raclonalmenLe capaz
de vlvlr conforme a su naLuraleza dlvlna.
Þara nleLo la esplrlLualldad del íocbltlJloo, además de su fuerLe
raclonallsmo y morallsmo, esLá relaclonada con los Permanos de la vlda
Comun, para Lrasladar, fuera de las paredes del monasLerlo, el ldeal de vlda
crlsLlana que no lba más allá del caballero bautizado que había “prometido”
fldelldad al Senor, y con la daga del Lnchlrldlon, llegar a la unlón con ulos y la
dlvlnlzaclón del alma. Ls el mlsmo concepLo mlsLlco del maesLro Csuna, que se
enfrenLó al alumbrado Alcaraz por dlferenclas con el ob[eLlvo de la vlda

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
208

crlsLlana, que no era oLro que la unlón del alma con ulos. Ll hombre es capaz de
amar a ulos y cumpllr la ley dlvlna, dlrá el Lnchlrldlon como Lamblen los
caLóllcos 8omanos. MlenLras Loda la esplrlLualldad evangellca Llene su cenLro
en ulos, es puro LeocenLrlsmo, el mlsLerlo de la pledad de Csuna y Lrasmo es
anLropocenLrlco. Aun cuando se acude en ocaslones a las carLas de Þablo, su
paullnlsmo se dlluye y se acomoda a lnLerpreLaclones sobre que el hombre se
encuenLra en medlo de la baLalla, luchando con sus armas y sus capacldades.

|. i|.|.·.¸|.» C|·.·|..

Þhllosophla ChrlsLl o fllosofla crlsLlana es un concepLo que acuna Lrasmo
a parLlr de 1313 y que ya se apunLaba en el Iollos íxclosos en el que clLando al
apósLol Þedro, recuerda al Þapa !ullo ll la slmpllcldad de la docLrlna de CrlsLo
frenLe la arrogancla mundana de su papado. La ensenanza de CrlsLo exlge un
corazón dlspuesLo y llbre de Loda preocupaclón mundana. CrlsLo no ba[ó de los
clelos para dar una fllosofla comun a Lodos los hombre, por LanLo cada crlsLlano
debe esLar aLenLo y acLlvo en su profeslón, evlLando placeres como a veneno,
plsoLeando las rlquezas como sucledad, eLc. que conLrasLaban con los deseos
mundanos de los fllósofos. Lrasmo aconse[a al Þrlnclpe crlsLlano para que no se
vlolen la [usLlcla y la paz y se culde de no hacer dano a la rellglón, guardando la
lnLegrldad del Lvangello que radlcalmenLe enfrenLa el mundo del poder y de los
prlvlleglos. La pbllosopblo cbtlstl exlgló una conducLa en las unlversldades
dlferenLe de la Lradlclonal donde se hablaba de fllosofla y Leologla, pero apenas
una palabra de “doctrina Evangélica”. Como otros reformadores “evangélicos”
Lrasmo no enconLró nlnguna razón en la ensenanza de la lllosofla, sl esLa no
conducla a un camblo de vlda de los que la ensayaban. Ln sus MetboJos vetóe
1beoloqloe en el que expllca una Leologla basada en la LscrlLura y sanLos
Þadres, y conslderaba necesarlo un esplrlLu purlflcado de vlclos, para que la
lmagen de la verdad pudlese brlllar. ue esLa manera el esLudlo de la Leologla
lmpllcaba segulr a CrlsLo, orando y buscando el equlpamlenLo necesarlo para
esLar armado para el combaLe. LsLa clase de fllosofla se expresaba ahora más
lnsplrada en las emoclones (affecLlbus) que en el esLudlo, buscando más la
Lransformaclón del ser humano que el razonamlenLo.
La 8eforma que comlenza Lrasmo, una vez dado este paso hacia “las
letras divinas”, que parte de Cristo y mlra a CrlsLo, parece que le falLa el alma o
Antecedentes de la Reforma en España: El “erasmismo” en España
209



la lnsplraclón necesaria para ser “cristocéntrica” de verdad, por el ya consabido
halo de frlaldad y adusLez de Lrasmo, que LanLo conLrasLaba con el de LuLero.
Sln embargo es glganLesca la obra fllológlca y la paráfrasls del nuevo
1esLamenLo pues, como ya hemos comenLado, el AnLlguo 1esLamenLo no le
lnLeresaba LanLo por el anLlsemlLlsmo consclenLe o lnconsclenLe que Lenla. Ln
su afán de volver a las fuenLes, profundlzaba en las mlsmas palabras de CrlsLo,
no como obseslón erudlLa, slno como preocupaclón de orlenLar y purlflcar a la
lglesla de lo que no fuese Þalabra de ulos. Lrasmo nunca podrá comprender la
gracla de ulos, nl cómo llegar a ser verdaderamenLe crlsLlano, porque, aunque
la Þhllosophla ChrlsLl no era solo esLar desconLenLo y que[oso por los abusos de
cosLumbres, su crlsLlanlsmo y esLllo de vlda crlsLlana adolecla de 8uenas
nuevas. Mooocbotos ooo est pletos dlrá Lrasmo, pero aunque muchos fralles se
escandallzaron por la Lraducclón casLellana del arcedlano de Alcor, Alonso
lernández de Madrld, (qulen suavlzó basLanLe su Lraducclón), no pensaba en
anlqullar aquellas formas de vlda rellglosa como lo hlzo LuLero y la 8eforma.
Lrasmo nunca pensó en la rupLura con 8oma y menos aun que esLa rupLura
fuese vlolenLa, ya que por enclma de Lodo esLaban los valores de la paz.

.. i.|-·. , з»·¬. ¹.· ¬»--·»· ¹- k-(.·¬».

1eófanes Lgldo
133
, profesor de PlsLorla Moderna en valladolld y buen
conocedor de LuLero y Lrasmo, cree que las poslclones apologeLlcas que
conduclan a las anLlguas polemlcas y los muLuos reproches hacla la 8eforma,
esLán superadas. ?a no se cargan las LlnLas de responsabllldad a la rupLura
luLerana y demás reformadores, nl se les llama lasclvos, soberblos,
lndlsclpllnados y un largo eLceLera de lnsulLos, slno que se Llene la convlcclón y
asl mlsmo se documenLa la rupLura como vlLalldad de la lglesla de 8oma, más
senslblllzada y deseosa de adecuarse al Lvangello.
136
Muchos colncldlan en una
Leologla más blbllca y menos escolásLlca, de un clero me[or formado y más


135 Las claves de la Reforma y la Contrarreforma, 1517-1648 (1991), Las reformas
protestantes (1992) Teófanes Egido López. Erasmo en España
136 Esta postura de Egido es sibilinamente refinada, pero alejada de la realidad histórica,
puesto que propone una iglesia vitalizada y sensibilizada con el Evangelio, cuando solo las
excepciones y minorías conocieron el Evangelio, mientras la jerarquía y los clérigos siguieron en
sus vicios y alejados de la espiritualidad evangélica.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
210

pasLoral, de una pledad popular llbre de supersLlclones y de un papado y
eplscopado menos Lemporal. Sln embargo nosoLros segulmos manLenlendo en
conLra de Lgldo, que fue la mlsma Þalabra de ulos la que acLuó desde la base
para camblar las menLes que clamaban por un esLllo de vlda nuevo. Cuando la
lglesla-lnsLlLuclón acLuó y dogmaLlzó en 1renLo, el cllma rellgloso cambló hacla
una ConLrarreforma esLerll y supersLlclosa.
Lgldo cree que Lrasmo fue despresLlglado por LuLero por no haberlo
ganado para su causa, pero Lodos sabemos que Lamblen en Lspana, despues de
haber Lrlunfado como en nlngun oLro lugar, Lrasmo fue anaLemaLlzado por
ampllos secLores caLóllcos, y callflcado como el preparador y alenLador de la
rupLura de la crlsLlandad. Ln un cuadro de Lucas Cranach el !oven, aparece
Lrasmo enLre los prlmeros apósLoles del luLeranlsmo, MelanchLon, Cruclger a
un lado, casl en el cenLro Lrasmo y al oLro lado !usLus !onas y 8ugenhagen, pero
esLa Lransflguraclón Lardla, en muy poco se aseme[a al conLenldo docLrlnal de
LuLero, aunque Lenga que ver con el senLldo que le dlo un apaslonado
predlcador franclscano de Colonla: ítosmos posolt ovo, lotbetos excloslt pollos,
Lrasmo puso los huevos y LuLero sacó los pollos. Þero LuLero manLendrá su
posLura de no deber nada a Lrasmo, no LanLo porque LuLero se aLrevló a
romper las cadenas del papado y porque Lrasmo solo denunclaba cosLumbres y
vlclos ecleslales, slno porque su docLrlna era sacada de las enLranas de la
sabldurla blbllca solamenLe, mlenLras la phllosophla ChrlsLl erasmlana era
raclonallsLa y mlsLlca. Þor lo demás LuLero y Lrasmo esLaban de acuerdo, pues
los abusos de la escolásLlca en sus meLodos para resolver el laberlnLo de sus
suLllezas, el vaclo de Lvangello y SanLos Þadres en las predlcaclones y en la
Leologla, los voLos de los mon[es y fralles, y Lodo un mundo de vlclos en el clero,
nadle los podla negar. Þero los moLlvos y los flnes no eran los mlsmos en uno y
en oLro, pues LuLero alabará la vlda seglar y Lrasmo aunque dl[ese que
mooocbotos ooo est pletos, no los desauLorlzó nl dlo soluclones.
Asl pues las dlvergenclas erasmlsLas y luLeranas fueron profundas en
cuanLo a LalanLe, dlce Lgldo. Cree que LuLero esLaba lncapaclLado para
enLender al Lrasmo humanlsLa, fllólogo y Leólogo, qulen le conslderaba ale[ado
del verdadero CrlsLo. Lrasmo conslderaba el luLeranlsmo más lndocLo, más
hostil a las bellas artes que allí donde se implantaba hacía “morir las letras”.
LsLe senLldo de Lgldo de que la 8eforma es esLerll para las leLras es oLro de los
repeLldos Lóplcos, slno lnLenclonado sl lnconsclenLe, puesLo que lgnora la labor
lnLelecLual de un LuLero y un Calvlno, por poner un e[emplo, de la
sistematización de la llamada “escolástica protestante” y la influencia que tuvo
Antecedentes de la Reforma en España: El “erasmismo” en España
211



en los fllósofos posLerlores, enLre ellos kanL, Pume, eLc. que han lnfluldo en
Loda la hlsLorla de la clvlllzaclón occldenLal. Ll camlno del ale[amlenLo LuLero-
Lrasmo es a parLlr de 1320-24 en el que Lodavla Lrasmo manlflesLa los aspecLos
poslLlvos de LuLero, sln embargo, LuLero reconocerá lnsalvables sus poslclones.
Los motivos no eran otros que la doctrina de la “justificación por la fe”
enLendlda la 8lblla desde la vlslón de un Leólogo como LuLero y un fllólogo
como Lrasmo. ulrá LuLero: “mi disentir de Erasmo provlene de que a la hora de
lnLerpreLar las Sagradas LscrlLuras yo preflero segulr a san AgusLln anLes que a
san !erónlmo en la mlsma medlda en que el preflere a !erónlmo anLes que a
AgusLln. no es que me de[e llevar por predllecclones de ml orden slno que me
doy cuenLa de que san !erónlmo busca dellberadamenLe el senLldo hlsLórlco y,
lo que es más de admlrar, que lnLerpreLa me[or las LscrlLuras cuando lo hace de
forma incidental (por ejemplo en sus cartas) que cuando trata de ellas”. Pero la
ablsmal dlsLancla de LuLero y Lrasmo se forma en Lorno a las obras que no
[usLlflcan, nl merecen. Þara Lrasmo las obras que no [usLlflcan son las
farlsalcas, para LuLero todas las que no son de fe “porque si se hacen fuera de
la fe en CrlsLo, aunque sean capaces de fabrlcar labrlclos, 8egulos y hombres
integérrimos, sabrían tanto a justificación como el serbal a higos”. El
descubrlmlenLo de la [usLlflcaclón por la fe es para LuLero algo lndlscuLlble e
innegociable: “Vivimos tiempos cargados de peligros, y veo que no se es
crlsLlano verdaderamenLe sablo por el hecho de domlnar el grlego y el hebreo,
cuando san !erónlmo, con sus clnco lenguas, no puede nl compararse con
AgusLln, que solo sabla una, aunque Lrasmo se empene en ver las cosas de oLra
forma”. Pero el meollo del abandono de la admiración de Lutero por Lrasmo, la
expresa en esta frase: “Estoy leyendo a nuestro Erasmo, y ml aflclón por el
decrece de dla en dla. Me agrada clerLamenLe que con LanLa consLancla y
erudlclón condene a fralles y curas por su lnveLerada y Lorpe lgnorancla, pero
me Lemo que no insista tanto como se debe en Cristo y en la gracia de Dios”. “A
Lrasmo, slempre que me es poslble lo alabo encarecldamenLe y lo deflendo
anLe Lodos los que aborrecen o lgnoran las buenas leLras, culdándome muy
blen de vomlLar aquello en lo que dlslenLo de el para no fomenLar la envldla
que le Llenen, y esLo a pesar de que vea en Lrasmo muchas cosas que me
parecen tan poco atinadas para llegar al conocimiento de Cristo”.
Lrasmo se manLuvo casl slempre muy cerca del flel de la balanza y por
esLo se le ha conslderado un conclllador naLo que slenLe dlsgusLo con las
dlspuLas, conLra el odlo y el afán de venganza y sobre Lodo porque no conoce

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
212

nlngun CrlsLo guerrero. LsLa es la poslclón de muchos de los anallsLas caLóllcos
que slempre lo enfrenLan a LuLero. Sln embargo la carlcaLura de SLefan Zwelg
sobre Lrasmo y LuLero, slempre esLa huerfana de Lvangello en Lrasmo y de
Pumanlsmo en LuLero, cuando ambos parLlclpaban como crlsLlanos del
conoclmlenLo del Lvangello y de las Pumanldades. LuLero slempre es
presenLado por Zwelg como un caballero monLado sobre su [lneLe que se goza
en plsoLear y aplasLar al enemlgo con odlo aseslno, mlenLras Lrasmo es
presenLado como no acLo para lucha sln más, como sl esLuvlese hecho de oLra
pasLa que no fuese el barro de la Llerra y nunca hublese manlfesLado su arLe
esgrlmldor. Cree Zwelg (uLlllzamos esLa perspecLlva de SLefan Zwelg sobre
Lrasmo por ser la forma de hlsLorlografla caLóllca) que la poca flrmeza de su
naLuraleza para luchar, de su duda consLanLe de sus proplas oplnlones, era
porque Lrasmo slempre esLaba dlspuesLo a reflexlonar sobre los argumenLos
del adversario. “Pero consentir que hable el adversario, significa ya cederle
Lerreno: sólo lucha blen el hombre clego de furor que se enca[a sobre las ore[as
el casco de la obsLlnaclón para no olr cosa alguna y a qulen su propla poseslón
demonlaca proLege duranLe el combaLe, como una plel córnea. Þara el fralle
exLáLlco que es LuLero cada uno de sus conLradlcLores es ya un envlado del
lnflerno, un enemlgo de CrlsLo, a qulen se Llene el deber de anlqullar, mlenLras
que al humano Lrasmo, hasLa las exageraclones más lnsensaLas del adversarlo
le lnsplran, cuando más, una pladosa conmiseración”. Aunque estas
expreslones dlbu[en con maesLrla perflles pslcológlcos que se han repeLldo
consLanLemenLe por los hlsLorladores caLóllcos, la realldad hlsLórlca esLá
basLanLe ale[ada del punLo cenLral y obseslvo de LuLero que es la salvaclón por
CrlsLo, por gracla y por la fe. Lrasmo andaba en armonlzaclones, en en[uagues
con la razón y la fe, horrorlzado por un ulos !uez y Soberano y por las palabras
de Cristo en las que hacía ver que “el Reino de ulos sufre vlolencla y solo las
valientes lo arrebatan”.
Þor oLra parLe LuLero cuando cambla el Lono con Lrasmo al que slempre
respeLó en lo humano y lo dlvlno, no es porque haya de[ado de ser un gran
hombre, slno porque su poslclón de lmporLancla unlversal (mucha de ella ya
presLada por LuLero) le obllgaba a una deflnlclón, no LanLo para apoyar a LuLero
slno para deflnlr sus posLuras crlsLlanas. LuLero qulere clarldad pero no para
aplasLarlo con el rodlllo, para qulLarle la armadura que los vacllanLes e lndeclsos
ponen en sus dlscursos, slno para saber de su sllenclo. ulrá LuLero: “Llevo
esperando mucho Llempo sllenclosamenLe, querldo senor Lrasmo, y aunque
slempre confle en que usLed, como el de mayor caLegorla y más edad, habla de
Antecedentes de la Reforma en España: El “erasmismo” en España
213



ser el prlmero que puslera fln al sllenclo, despues de larga espera lmpulsame el
afecLo a ser yo qulen comlence nuesLra correspondencla. Ln prlmer lugar, nada
Lengo que ob[eLar a que usLed qulera aparecer como a[eno a nosoLros a fln de
que su conducta sea bien interpretada por los papistas ...” Lutero es claro y
respeLa que se manLenga en su posLura rellglosa ¸pero cuál es deflnlLlvamenLe?
“Pues ya que vemos que a usted no le han sido dados todavía por el Señor la
perseverancla, el valor y el alma para que apruebe la lucha conLra el monsLruo,
y, conforLado, salga conLra el a nuesLro lado, no queremos exlglr de usLed lo
que está más allá de la medida de mis propias fuerzas… Pero habría visto con
gusLo mayor que usLed, presclndlendo de sus doLes, no se hublera mezclado en
nuesLro asunLo, pues aunque usLed, con su poslclón y su elocuencla, habrla
podldo lograr muchas cosas, habrla sldo me[or, ya que su corazón no esLá con
nosoLros, que hublera servldo a ulos sólo con los LalenLos que le han sldo
confiados”. Por eso Lutero lnvlLa a Lrasmo a que “se abstenga de Lodos sus
discursos mordaces, retóricos y marchitos”, y, ante todo “a que se mantenga
sólo como espectador de nuestra tragedia”. “Hubo ya bastantes mordiscos y
ahora Lenemos que andar con culdado de que no nos devoremos unos a oLros y
nos quebranLemos”. Pese a esta carta de no agresión, Erasmo segulrá Llrando
la pledra y escondlendo la mano y creyendo que su Lvangello, lleno de bellas
clenclas, se esLaba volvlendo aLrás y perdlendo Lerreno por las paslones
humanas.
Ll problema eLerno de la Leologla, el de la llberLad o falLa de llberLad en
la volunLad humana, aparecerá en el cenLro de la dlscuslón de Lrasmo y LuLero.
Þarece Lener Lrasmo garanLlas de exlLo en esLe campo de la docLrlna de la
predesLlnaclón que LuLero a manera de AgusLln de Plpona, conslderaba al
“hombre eternamente como prisionero de Dios” (Zweig, 1944, pág. 74) porque
no se le podla aLrlbulr al hombre un gramo de llbre volunLad, de nlnguna booo
opeto, por medlo de nlngun arrepenLlmlenLo. •nlcamenLe la gracla de ulos es
capaz de dlrlglr al hombre al buen camlno. Þara el humanlsLa Lrasmo suponla
de[ar al hombre razonador y casl dlvlno, domlnado por el desLlno soberano de
ulos. Lrasmo cree que el hombre y la humanldad Loda, será capaz de
desarrollar una moralldad cada vez más alLa por medlo de la volunLad noble y
educada, aunque, como slempre su oposlclón esLará llena de prudencla hacla
ese concepLo deLermlnlsLa de predesLlnaclón luLerana, permaneclendo en la
duda y someLlendo Lodo a las Sagradas LscrlLuras y a la lglesla. no aflrmara que

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
214

la poslclón de LuLero es falsa, aunque duda que Lodas las obras buenas que
haga el hombre no Lengan nlngun efecLo anLe ulos.
La 8upLura de LuLero con Lrasmo se produce cuando esLá en [uego la
causa de ulos. LuLero rompe el fuego como hemos vlsLo, pero en 1324 las
palabras son más fuertes pues considera “ser peor un mordisco de Erasmo que
triturado por todos los papistas” (Egido López). ue Lodas formas el ue llbeto
otblttlo (oLono 1324) de Lrasmo supuso ese lanzarse a la baLalla sablendo que
podla sufrlr alguna herlda, aunque MelanchLon le Lranqulllzase en esLe senLldo.
LvlLó Lrasmo, sln embargo las cuesLlones que enLonces le pareclan baladles y
en las que no esLaba de acuerdo con LuLero como lndulgenclas, purgaLorlo,
voLos, el papado, los abusos de la [erarqula ecleslásLlca, eLc. y defenderla el
llbre albedrlo. Ll ser humano Lenía “la capacidad de la voluntad humana, en
vlrLud de la cual el hombre puede asenLlr o reslsLlr aquello que conduce a la
salvación eterna” y considerará Erasmo esLo desde las LscrlLuras, la Lradlclón, la
teología y la razón.”Atengámonos –conclula en su llbro– a una soluclón medla:
hay algunas obras buenas, aunque lmperfecLas y que no [usLlflcan la arrogancla
humana, hay algun merlLo, pero es a ulos a qulen hay que aLrlbulr su
perfecclón. La vlda de los morLales esLá demaslado llena de flaquezas, de vlclos,
de defecLos, pero no podremos declr que el hombre, lncluso [usLlflcado, no es
más que pecado puesLo que CrlsLo habla de un naclmlenLo nuevo y Þablo de
una criatura nueva”. No era solo el halago lo que le dictaba en la conclusión
final: “Es claro que esta conclusión no invalida nada de cuanto Lutero ha podldo
escrlblr pladosa y crlsLlanamenLe sobre la lnmensa carldad de ulos, sobre la
necesldad de renunclar a Loda presunclón basada en nuesLros merlLos, sobre
nuesLras obras y cualldades, sobre la preclslón de deposlLar nuesLra conflanza
en Dios y en sus promesas”. (Egido López, pág. 67)
Aparecerá la repllca de LuLero a Lrasmo despues de un ano, en el que
hablan ocurrldo cosas como su maLrlmonlo y la guerra de los campeslnos, con
el ensayo ue setvo otblttlo. Ln esLe LraLado consldera a Lrasmo lncapaz de
enLender la Sagrada LscrlLura y le acusa de pelaglanlsmo pero reconoce que es
el unlco que no le ha lmporLunado con cuesLlones a[enas al debaLe como las del
papado, el purgatorio, las indulgencias y otras pamplinas. “Solo tú has ido al
gozne del problema y por ello Le esLoy cordlalmente agradecido”. Lutero
explicará con la plasticidad acostumbrada lo que es el siervo arbitrio para él: “La
volunLad humana, colocada enLre ulos y SaLán, se parece a un [umenLo, cuando
es ulos el que lo monLa, va allá donde ulos qulere, conforme al salmo 73,:22,
“ante ti soy como una bestia, pero siempre estaré contigo”. Cuando es Satán el
Antecedentes de la Reforma en España: El “erasmismo” en España
213



que cabalga, va donde qulere que vaya. no depende de su arblLrlo eleglr enLre
uno u oLro de los dos caballeros, que lo que hacen es combaLlr por anlqullarlo y
poseerlo”. En la dialéctica de Lutero, Lrasmo parece aplasLado, pues por muy
suLll que presenLe la fuerza de la volunLad, LuLero argüirá: “Más lo que no es
hecho por la gracla de ulos, no es bueno, por lo que slgue que sln la gracla de
ulos, el llbre albedrlo no es de nlnguna manera llbre, slno que es un cauLlvo y
slervo de lo malo, y lo es lnmuLablemenLe, puesLo que por sl solo no puede
dlrlglrse hacla lo bueno. Sl esLo queda en ple, de[o a crlLerlo Luyo presenLar la
fuerza del llbre albedrlo no sólo como fuerza muy llmlLada, por ml presenLala
Lamblen como Angellcal, o sl puedes, como neLamenLe dlvlna. Con Lodo, sl
agregas ese desagradable apendlce y la llamas lneflcaz sl no esLá presenLe con
ella la gracla dlvlna, en el acLo le resLas al llbre albedrlo Loda fuerza. ¸Cue es
una ‘fuerza ineficaz’? Sencillamente, ninguna fuerza”.
Lrasmo conLesLarla lnmedlaLamenLe a LuLero en su nypetosplstes cootto
el sletvo otblttlo Je loteto(1326), y se reglsLra una clerLa valoraclón de la lglesla
CaLóllca a la que slempre habla someLldo sus escrlLos. Además anadlrla Lrasmo:
“prefiero ser una oveja perdlda de su rebano anLes que ser pasLor de una plara
de cerdos”. Aquí ya había desaparecido el pacífico Erasmo y el sueno de la
concordla no aparecerá más en el horlzonLe de LuLero. LsLaba asusLado del
huevo que habla puesLo y los polluelos que hablan nacldo, aunque conservase a
fervlenLes admlradores conse[eros y secreLarlos del emperador como CaLLlnara
y Alfonso de valdes, que podlan lograr una reconclllaclón a Lraves del
evangellco MelanchLon. valdes y MelanchLon esLaban dlspuesLos. Þor ml parLe,
-decla valdes-, no de[are de Lraba[ar cuanLo mls fuerzas basLaren porque de
verdad no creo que hay nlnguno nl que LanLo como yo esLa concordla desee en
el empeno de llevar las cosas al esLado que quleren los que a CrlsLo y a su
Iglesia de verás aman”, pero no se pudo realizar esta concordia. En 1534
publlcará Lrasmo el llbro ue lo testootoclóo Je lo coocotJlo eo lo lqleslo, con
propuesLas de Lolerancla hasLa que no hublese soluclones deflnlLlvas que se
podlan adopLar en el Lan anhelado Conclllo, pero Lrasmo Lendrla ob[eLanLes
LanLo en el campo caLóllco como el proLesLanLe por su consablda amblguedad.
A pesar de las rupLuras vlolenLas de LuLero con la Iglesia “papista”, Erasmo
nunca condenó a LuLero y aunque no lo vlo con slmpaLla como al prlnclplo, se
esforzó en la concordla. Þor eso algunos lo ldenLlflcaron con LuLero, como los
[ueces de Lovalna, los de la Sorbona, en Lspana por Zunlga y los adversarlos de
valladolld. Los luLeranos, con algunas excepclones, lo vleron como qulen se rela

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
216

de su nueva Leologla, pero fue más duro LuLero cuando despues de cuaLro anos
de la muerLe de Lrasmo 1533, le dedica esta especie de epitafio: “Erasmo de
8oLLerdam escrlbló mucho y esLupendamenLe por la sencllla razón de que
esLuvo doLado de lngenlo, Luvo Llempo, no le molesLó nada, no Luvo obllgaclón
alguna, no predlcó, no dlcLó lecclones, no Luvo que correr con el culdado de una
casa, pasó su vlda sln ulos, vlvló en la mayor segurldad. ? asl murló Lamblen,
porque cuando esLaba en la agonla no pldló nlngun mlnlsLro de la palabra nl
sollclLó los sacramenLos. LsLe hombre aprendló esas cosas en 8oma. no
obsLanLe, no convlene dlvulgar Lodo esLo a causa de su auLorldad y de sus
libros”. Los únicos que estarían en el entierro de Lrasmo serlan los
proLesLanLes.

d. ·.g-.(..»¹. ¹-| -·»·¬.·¬. -- з¸»-».

una cosa es lo que Lrasmo pensó, ensayó y LrasmlLló por Lodo el mundo
y oLra muy dlsLlnLa el slgnlflcado del erasmlsmo en Lspana. La conoclda frase de
José Luis Abellán es significativa: “Erasmo fue holandes, pero el erasmlsmo es
español”. Las doctrinas de Lrasmo provocaron e lnslnuaron formas de
esplrlLualldad que ya esLaban pensadas en Lspana y por LanLo la lnLroducclón
del erasmlsmo fue ráplda, especlalmenLe en la unlversldad de Alcalá, pero con
maLlces muy dlferenclados. Lrasmo fue lnvlLado por Clsneros en 1317 a vlslLar
Lspana, pero el manlfesLó un ooo plocet nlspoolo. un Llempo despues dlrá que
“no tengo ninguna gana de hispanizar” porque para él España además de ser un
pals exóLlco, umbral de Áfrlca, era Lamblen avanzadllla del semlLlsmo y el era
un poco anLlsemlLa como lo fuera LuLero. Su anLl-[udalsmo se noLa al ver
Lraducldas, con clerLa vlolencla y con malabarlsmos de lnLerpreLaclón, las
lnvocaclones al ulos de los L[erclLos, al ulos de la venganza, del Lrueno, de la
nube, de la zarza y del Slnal en el AnLlguo 1esLamenLo. Lrasmo enLrará por la
puerLa grande en la culLura espanola, una vez esLe semlLlsmo se ve derroLado
no solo con la expulslón de los [udlos, slno con la derroLa de los Comuneros que
dan paso a la corLe de Carlos v, cenLro de dlfuslón de nuevas formas, de las
buenas y nuevas noLlclas que, Lras la conmoclón luLerana, Lralan a muchos
espanoles que vla[aban por el lmperlo. Lrasmo ahora suena por Lodos los
rlncones y solo a Lrasmo se clLa. Los alemanes podrlan clLar a LuLero, los
franceses a Lefèvre d’Etaples o 8ude, un sulzo a Zwlngllo, pero Lspana solo
Antecedentes de la Reforma en España: El “erasmismo” en España
217



clLará a Lrasmo. Ll solo relnará en sollLarlo, nadle le rlvallza, nadle Llene su
envergadura y LalenLo, su lnfluencla y sus dones, nadle Llene ese exlLo Lrlunfal.
ClerLo es que en esLos ulLlmos Llempos se han desLapado nombres de
espanoles del mlsmo LalanLe y Lalla lnLelecLual y esplrlLual que hablan sldo
oculLados dellberadamenLe. Los vlves y los valdes por e[emplo en nada Llenen
que envldlar al roLerdano, pero !uan de valdes es descublerLo en el slglo
pasado y además es “heterodoxo”.
Ln esLe conLexLo de Lrlunfo, escrlblrá Lrasmo en 1327 a !uan Maldonado,
al que 8aLalllon llama “arribista” por su deseo de notoriedad: “Soy consciente,
excelenLe amlgo, de Lodo lo que debo a Loda Lspana, y, de un modo parLlcular,
a Lus concludadanos de 8urgos, y, por nombrar algunos, al arzoblspo de 1oledo
y a su Arcedlano, y Lamblen al arzoblspo de Sevllla y a Lodos esos oLros hombres
nobles y sablos. ?o podrla darle las graclas a cada uno de ellos en ml nombre y,
Lamblen en nombre de la rellglón y de los esLudlos, sl mls Lraba[os Luvleran
LanLo poder como Lu candor les aLrlbuye. Ln Lodo caso, me regocl[o muy mucho
de ver que en Lspana, anLano llusLrada por los más brlllanLes genlos, la
verdadera pledad y el esLudlo de las más honorables clenclas vuelvan a florecer
Lan fellzmenLe que en parLe alguna se ve tan semejante éxito”. (Sánchez-
Molero, 2002, pág. 96) Llama la aLenclón Sánchez Molero de que el erasmlsmo
Lal como sucedló con los alumbrados y proLesLanLes, no ha sldo esLudlado hasLa
las prlmeras decadas del slglo pasado en las que Amerlco CasLro y 8aLalllon
lnlclasen una fecunda llnea de lnvesLlgaclón que permlLe acercarnos al
roLerdano. Asl mlsmo nos alerLa Sánchez Molero, de las dlsLorslones
hlsLorlográflcas sobre ueslderlo Lrasmo de 8oLLerdam, que se han LransmlLldo y
pervlven en las Lradlclones culLurales. La prlmera dlsLorslón se reflere a la
percepclón de gran Lrascendencla del persona[e Lrasmo, que para algunos es
un lnnovador en cuesLlones rellglosas y culLurales, cuando en realldad solo
logró formular ldeas y anhelos que ya esLaban exLendldos en la socledad
renacenLlsLa espanola. ulrá Sánchez Molero: “La paciente lectura de obras
como el Opos íplstolotvm, recopllado por Þercy y Pellen Allen, o de la
enclclopedlca cootempototles of ítosmos, de ÞeLer 8leLenholz, nos ofrecen un
comple[o y rlco panorama que, sl blen engrandece al humanlsLa, en el fondo
Lamblen empequenece su flgura en alguna medlda, anLe la consLaLaclón de que
su estrella refulgía en un cielo en el que había cientos de ellas”.
Ln el mlsmo senLldo Amerlco CasLro dice: “Las historias de nuestra
llLeraLura no han dlcho aun con clarldad en que conslsLe la lnfluencla de Lrasmo

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
218

de 8oLLerdam (1466-1336) sobre los escrlLores de la epoca cláslca. Suele
aflrmarse que !uan de valdes, auLor del maravllloso ulóloqo Je lo leoqoo, es
erasmlsLa, y que derlvó hacla el proLesLanLlsmo graclas a la lnfluencla del
humanlsLa holandes. Aslmlsmo, el lozotlllo Je 1otmes, de auLor anónlmo,(hoy
sabemos que es de Alfonso de valdes) deberla a aquel auLor su enemlga hacla
fralles, bulas e lndulgenclas. ClLanse luego llsLas de escrlLores lnfluldos por
Lrasmo, pero apenas sabemos oLra cosa slno que los desLellos de
anLlclerlcallsmo y el gusLo por las humanldades procedlan de Lrasmo. LsLo, no
obsLanLe, serla lndlspensable un caplLulo en las hlsLorlas llLerarlas, y no sólo en
la de Lspana, slno Lamblen en las de lrancla e lLalla, acerca de Lrasmo, sus
ldeas, su concepclón de la vlda, los Lemas que lnLroduce o LransmlLe, su esLllo.
Sln Lrasmo, el slglo xvl habrla sldo oLra cosa en Luropa: CervanLes y MonLalgne,
para no clLar más que dos e[emplos de prlmer orden, le deben buena parLe de
su formaclón. Pablar hoy de Lrasmo desde el punLo de vlsLa clerlcal o
anticlerical carecería de sentido.” Le extraña a Castro que el lmperlo y la lglesla
se hublesen puesLo al lado de los hombres más esclarecldos del momenLo, que
sosLenlan la causa de la razón, de la crlLlca audaz y se enfrenLaban a los
lnLereses seculares y a la Lradlclón vulgar. Ll sueno de marchar al lado de
Luropa con la corrlenLe más reflnada, progreslsLa y esplrlLual, parecla dar a
entender que “la razón quería desplazar al misterio, hacer lugar para la
averiguación crítica”.(costto A. , kecotJooJo o ítosmo Je kottetJom, 1925)
Aunque el humanlsmo erasmlsLa era solo una lnslnuaclón que neceslLaba una
puesLa en marcha, un camlnar con sudor y un cansarse los me[ores cerebros,
esLas ldeas Lan opuesLas a la Lradlclón y al vulgarlsmo Lra[eron pronLo la
ConLrarreforma, la LrlsLeza y melancolla de los hermosos desLellos que sallan
del ama espanola.
Ll erasmlsmo serla LraLado, despues de su LrlunfanLe enLrada en Lspana,
como sl fuese un luLeranlsmo dlsldenLe, aunque Lrasmo no fuese luLerano y ya
se hublese separado deflnlLlvamenLe de LuLero.“AblerLo el porLlllo de la crlLlca
(Lrasmo pracLlca una lnmensa brecha) era dlflcll predeclr dónde lban a
deLenerse los esplrlLus curlosos, la lglesla (los convenLos, buena parLe del clero)
se reLra[o hacla el pasado, y organlzó la defensa conoclda en la hlsLorla con el
nombre de ConLrarreforma. La dlsldencla luLerana preocupó hondamenLe a la
Lspana de Carlos v, y fue rechazando cuanLo pudlera favorecerla. Aunque ha de
lnslsLlrse sobre la pecullarldad espanola Lamblen en esLe caso, y sobre lo
lmprocedenLe de equlparar la ConLrarreforma espanola con la de lrancla, lLalla
y Alemanla. Ln esLos palses hubo, desde la Ldad Medla europea, casos de
Antecedentes de la Reforma en España: El “erasmismo” en España
219



disidencia religiosa, o individual, o colectiva (antes mencioné a los albigenses)”.
“En el siglo XVI no fue impreso en España ningún libro escrito por un español en
que ablerLamenLe se planLearan cuesLlones anLldogmáLlcas. Mlguel ServeL
aprendló su anLlLrlnlLarlsmo, o le broLó esponLáneamenLe, en 1oulouse, en cuya
unlversldad cursó esLudlos enLre 1328 y 1330. Su obra ue 1tloltotls ettotlbos se
publlcó en 8asllea, en 1331. ue denLro de Lspana no surgló nl llbro nl pensador
(en Salamanca o en Alcalá) que pusleran en pellgro la orLodoxla de los
espanoles. Ll erasmlsmo, por conslgulenLe, no venla a engranar con nada que
en rlgor pudlera llamarse crlsLlano pre-luLerano, slno que vlno prlnclpalmenLe al
encuenLro de la acLlLud esplrlLual de muchos crlsLlanos nuevos, sobre Lodo de
ascendencla [udalca, que se senLlan más a gusLo con la prácLlca de un
crlsLlanlsmo esplrlLual en el que se acorLaban las dlsLanclas enLre los crlsLlanos
de ranclo abolengo y los, por declr asl, reclen llegados. 1oda referencla a la
lglesla prlmlLlva, cuando en los prlmeros slglos del crlsLlanlsmo colncldlan en
una mlsma esperanza salvadora genLes de las más varlas creenclas, era blen
venlda para los, en el slglo xvl, anslosos de armonla enLre espanoles que aun
no hacla mucho se hablan senLldo aunados soclalmenLe, no obsLanLe acercarse
a ulos por Lres dlsLlnLas vlas. Como en LanLos oLros casos, las clrcunsLanclas de
vida, y no las ideas religiosas, figuraban en primer plano”. (CasLro A. ,
kecotJooJo o ítosmo Je kottetJom, 1925)
Esta visión historiográfica que niega la existencia del “hereje” dentro de
Lspana por el mero hecho de que no hay nlngun llbro que planLee cuesLlones
dogmáLlcas, es la mlsma Lesls que sosLlene Menendez y Þelayo, pero el lecLor
se dará cuenta en este libro sobre la “espiritualidad evangélica” que pretende
demosLrar con roLundldad la exlsLencla de alumbrados, erasmlsLas y oLras
formas evangellcas, además del luLeranlsmo que exlsLló y hasLa se adelanLó a
LuLero en varlas formulaclones, donde además se manLlene una esplrlLualldad
auLócLona en los proLesLanLes espanoles. Los llbros de valdes y Þonce de la
luenLe, fueron heLerodoxos para la lnqulslclón, pero el adocLrlnamlenLo de
lsabel de la Cruz y Alcaraz, por clLar alguno, era Lan pellgroso como los
prlmeros, por tanto hubo “herejes” aunque el clima espiritual tuviese la tibieza
del lnLelecLuallsmo erasmlano. Ln esLe llbro podremos ver dlsldenclas y
heLerodoxos que suponlan una carga de profundldad conLra 8oma. uamos por
supuesLo que los dos grandes pollgrafos Amerlco y Marcellno conoclan algo de
los “Alumbrados” pero no indagaron en su teología. Américo Castro sl que
conocla el problema converso y solo esLa expreslón conmovló los clmlenLos de

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
220

8oma, porque las formas y los propóslLos de algunos de ellos lban más allá de la
heLerodoxla y podlan rayar en la Lralclón y desmanLelamlenLo del crlsLlanlsmo.
ulce CasLro: “Achacar a la Contrarreforma el triunfo de la inculLura a flnes
del siglo XVI es, en resumidas cuentas, una forma larvada de antisemitismo”
8econoce CasLro la culLura del converso y la esplrlLualldad del converso, ya que
se manLuvleron [udlos aunque hablan sldo expulsados, pero Lamblen Lendrá
que reconocer la problemáLlca del converso que con su senLldo Lráglco de la
vlda y de la esplrlLualldad, no enca[aba en el folclorlsmo rellgloso, nl en la
mlsLlca vlslonarla, aunque hublese algun vlslonarlo enLre los conversos. Los
conoclmlenLos que nleLo nos muesLra de la Leologla de !uan de valdes, son
suflclenLes para enLender que en Lspana hubo heLerodoxos y reformadores con
pecullarldades auLócLonas. Cuando hemos conslderado los Pere[es de uurango
o Þedro de Csma hemos vlsLo su heLerodoxla. ueclr que ServeL, uno de los más
orlglnales dlsldenLes de la hlsLorla, por haber esLudlado y escrlLo en el
exLran[ero, no cuenLa como espanol heLerodoxo, resulLa dlflcll de conceblr en
CasLro. Þero el mlsmo 8aLalllon ya habla conslderado que a pesar del
alslamlenLo de Lspana, nl en lo geográflco es un pals unlforme, nl en lo rellgloso
Lampoco. no descubrlmos nada nuevo recordando que en la Ldad Medla (por
no remonLarnos más aLrás) fue, en parLe, suceslva y a menudo
slmulLáneamenLe, arrlana con los vlslgodos, caLóllca con los hlspanorromanos,
valdense y alblgense en Cerdana y CaLaluna y sobre Lodo [udla y musulmana y
eso con un vigor y una persistencia inimaginables”
Ll problema que el erasmlsmo planLea, es sl realmenLe exlsLló como
docLrlna emanada de Lrasmo o era algo más y cómo hay que enLender dlcho
movlmlenLo. La pregunLa se podla planLear de esLa manera ¸la fama de Lrasmo
era genulna o se debló a los lnLereses comerclales de los grandes edlLores,
como lroben, Aldo o Ascenslus? ¸LsLamos anLe un caso de un asLro llusorlo
hecho a golpes de publicidad? “Lo cierto es que si bien el Roterdano no fue un
auLor revoluclonarlo, sl logró converLlrse en el porLavoz de un pensamlenLo
renovador. Como senala lranclsco 8lco, pocas veces se puede declr que una
idea “es de Lrasmo“, sin añadir que ya antes Orígenes, san !erónlmo, sanLo
1omás de Aqulno, o valla, hablan escrlLo sobre ello, pero en los lnlclos del slglo
XVI, “la idea es de Lrasmo, la lmpone Lrasmo“. Ésta fue una de las claves de su
exlLo, pero no la unlca. no sólo se erlgló en el compllador del humanlsmo
renacenLlsLa, slno que logró alcanzar algunos de sus ob[eLlvos prlnclpales, como
la edlclón crlLlca de la 8lblla“. (Sánchez-Molero, 2002, pág. 97) Lrasmo
enLenderla ensegulda la lmporLancla de la lmprenLa y sabrla comunlcar sus
Antecedentes de la Reforma en España: El “erasmismo” en España
221



ldeas a Lraves del “Diálogo”, aunque slempre su obra fue Lan vlgorosa en las
crlLlcas como amblgua en las soluclones. Ll concepLo de erasmlsmo en Lspana
se ve favorecldo por la colncldencla de corrlenLes esplrlLuales, fllosóflcas,
llLerarlas y pollLlcas auLócLonas, pero lo mlsmo ocurrlrla en lLalla, lrancla, Þalses
8a[os o Alemanla que dleron dlferenLes erasmlsmos y dlferenLes
lnLerpreLaclones del mlsmo. La prlnclpal ldea erasmlana acerca de un mundo
avanzando hacla una nueva Ldad de Cro, del dlálogo y del consenso, del
convenclmlenLo y no de la lmposlclón, en el que la reforma de la lglesla caLóllca
8omana fuese una realldad, solo fue un espe[lsmo que Lrasmo no qulso ver
hasLa que LuLero le desperLó del sueno.
La praxls erasmlana no pudo con[ugarse con la Leorla que el auLor habla
concebldo para un mundo dlsLlnLo al saqueo de 8oma de 1327 del que habla
escrito: “Si el fin del mundo está cercano, no merece la pena discutir; si no lo
esLá, de[emos Lamblen la dlscuslón, pues ya se encargara de [uzgarnos la
posteridad”. Erasmo, anclano dublLaLlvo y Lemeroso del fuLuro, verla fracasar
Lodas sus ldeas armonlzadoras que slempre le superaban. Ln Lspana, en el
humanlsmo lnsplrado y LransmlLldo por su obra, Lamblen aparecerán
persona[es confundldos por la Llbleza, por falLa de convlcclones y por el
dlslmulo, que Luvleron escrupulos para deflnlr su esplrlLualldad hacla el bando
del Lvangello, docLrlna nueva y reformada. Ll mlsmo Alfonso de valdes, aunque
aparece en el bando de la 8eforma, segula slendo más erasmlsLa que Lrasmo en
cuesLlones del dlslmulo, usando doblez en su esplrlLualldad y Lendrla que
defender a Lrasmo dando razón de sus ldeales de armonla y concordla anLe una
cristiandad dividida. “Ante esta fractura histórica, unos erasmistas se hicieron
proLesLanLes, oLros evoluclonaron hacla formas de esplrlLualldad caLóllcas
aflnes, y oLros se convlrLleron en severos crlLlcos de Lrasmo, y esLas acLlLudes
se sucedleron no en unos pocos anos, slno duranLe casl medlo slglo, enLre 1320
y 1560” (Egido López)

-. i» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -·»·¬.·|» -- з¸»-».
La esplrlLualldad erasmlsLa en Lspana, nunca aparece como lo prescrlbe
el íocbltlJloo, nl la pbllosopblo cbtlstl, slno mezclada su lecLura con elemenLos
de alumbrados, mlsLlcos o luLeranos. Þero además la dlflculLad de expresar el
senLlmlenLo rellgloso de Lrasmo, reslde en que su pensamlenLo no consLlLuye

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
222

un slsLema nl fllosóflco, nl Leológlco, nl slqulera una prácLlca rellglosa concreLa.
La Larea de Lrasmo es la exhorLaclón a la pledad llbre e lnLlma, sugerlr pledad
desde los comenLarlos de la LscrlLura (nuevo 1esLamenLo), dlrlglr a Lodas
parLes las carLas de Þablo como gula esplrlLual y a la genLe más docLa. ulce
CasLro que Lrasmo “coqueteó con la religión seguro del poder seducLlvo de un
fraile”, que “cuando le pidieron responsabilidades y efectivo cumplimiento, dijo
no saber nada de eso”. “No ofrece pues demasiado interés calificar a Erasmo de
orLodoxo o heLerodoxo, y qulen sabe sl a el le preocupó con exceso ese maLlz.
Murló el 11 de [ullo de 1336 sln reclblr los ulLlmos sacramenLos, los caLóllcos se
lncomodaron y fueron los proLesLanLes qulenes aslsLleron a su enLlerro en la
catedral de Basilea” (Castro A. , kecotJooJo o ítosmo Je kottetJom, 1925).
A prlnclplos del slglo xvl en Lspana se habla exLendldo la ldea de una
nueva Ldad de Cro, en la que la culLura y la reforma de la lglesla deblan
acompanarla. LxlsLla una conclencla colecLlva que podla aslmllar las lnslnuanLes
y novedosas palabras de Lrasmo. Las prlmeras noLlclas del roLerdano esLaban
relaclonadas con su edlclón del nuevo 1esLamenLo y en 1316 el abad Carcla de
8obadllla le escrlblrla a Clsneros lnformándole de esLa edlclón
neoLesLamenLarla y le posLula como LraducLor del AnLlguo 1esLamenLo de su
ÞollgloLa: “y a esta causa, y para lo del Testamento Viejo, parecíame que V. Sª
kmo. oo Jevtlo estot slo tol petsooo como lo Je ítosmo, y coo so potecet y
cottecclóo bozet lo pobllcoclóo Je toJo lo obto, y poe se Jevtlo comptot so
pteseoclo pot olqoo tlempo, poe cletto eo tooto oolvetsollJoJ, ooopoe be vlsto
petsooos sloqolotes, oo be vlsto coso lqool como ésto poesto eo obto ol mós
eliminada[...]” (Sánchez-Molero, 2002) La mayorla de los hlsLorladores esLán de
acuerdo en que en las ulLlmas decadas del slglo xv ya habla movlmlenLos
humanlsLlcos y rellglosos, que prepararon esa aLmósfera culLural por la que
pudo entrar el pensamiento erasmiano. “España padece las manifesLaclones de
una fe exlgenLe y de una pledad lnquleLa: hambre de allmenLos mlsLlcos, sed de
Lvangello, lngenloso ardor en compaglnar la sabldurla anLlgua y la lnsplraclón
evangélica” (Bataillon, ítosmo Je kottetJom. ítosmlsmo. Marcel 8aLalllon.
íspoño Jel slqlo \vl. kefotmlsmo. ctlstloolsmo. nomoolsmo, 2006).
Þarece claro que exlsLla esLa aLmósfera culLural favorable al erasmlsmo,
pero muchas de las cosLumbres y vlclos humanos se dlsculpaban con frecuencla
ahogando la anslada reforma evangellca, para converLlrla en rellglón de
“beatas” entre la gente normal y sin letras, mientras entre las élites de la
unlversldad y los clerlgos más progreslsLas en mero lnLelecLuallsmo rellgloso.
1enemos el caso de AnLonlo de nebrl[a y fray Pernando de 1alavera, dos flguras
Antecedentes de la Reforma en España: El “erasmismo” en España
223



represenLaLlvas, alabadas en paneglrlcos consLanLes, culLuralmenLe blen
preparadas pero con esplrlLualldad dlspar en sus conducLas y en su docLrlna.
nebrl[a esLudló en la unlversldad de 8olonla grlego y laLln, proslgulendo sus
esLudlos por dlez anos más, consagrándose a la 1eologla, al laLln, grlego y
hebreo, aprendlendo de Medlclna, uerecho, Cosmografla, MaLemáLlcas,
Ceografla, hlsLorla y gramáLlca, slendo famoso por su CramáLlca. 1amblen
recordarla con carlno, las clases de eLlca de Þedro de Csma. Cuando aparece en
Lspana nebrl[a, prlnclpe de los humanlsLas espanoles, Lropezará con la
hosLllldad del lnqulsldor ulego de ueza ocupado en persegulr a [udeo-conversos
enLre los que se conLaba nebrl[a. Llegó a Lspana nebrl[a con el propóslLo de
dedicarse a “la gramática de las Letras sagradas”, la exégesis literal y crítica
LexLual de la 8lblla, pero sus conoclmlenLos chocarlan basLanLe con la vulgaLa al
ser coLe[ada con el grlego y el hebreo. LsLo ya era suflclenLe para Lener
problemas con la Inquisición, ante la que tiene que defenderse: “Esta defensa
de nuestro método exegético” -dlce nebrl[a- “la hemos escrito cuando éramos
acusados de lmpledad anLe el lnqulsldor general porque sln conoclmlenLo de la
llLeraLura sagrada nos meLlamos en una labor que no conoclamos flándonos de
la sola gramática”. (Bataillon, lopolslclóo. kepteslóo coltotol).
Ln 1302 cuando nebrl[a lnLervlene en la 8lblla ÞollgloLa CompluLense
ausplclada por Clsneros, ya Lendrla enfrenLamlenLos por cuesLlones LexLuales
con el equlpo, por lo que Luvo que abandonar el proyecLo. 1amblen se casarla y
trabajaría para el obispo Fonseca “porque después de casado y avido hl[os avla
perdldo la renLa de la lglesla... vuesLra muy magnlflca senorla lo remedló Lodo
con las muchas y honorlflcas mercedes dándome oclo y soslego de ml vlda. ?
porque toda la cuenta de estos siete años desde comencé a ser vuestro...” Pero
no solo lo pasarla mal económlcamenLe por causa de los muchos hl[os, slno por
su conducLa lasclva. Ll maLrlmonlo con lsabel Solls le proporclonó sleLe hl[os,
pero sus dlflculLades económlcas provenlan de los gasLos por hl[os habldos
fuera del maLrlmonlo, que eran lnnumerables, pero Lamblen sus ex numerosas
amanLes lo acosaban. Mal e[emplo en un hombre desLlnado a promover la
culLura y la fe crlsLlana.
Ll oLro e[emplo es fray Pernando de 1alavera, (Carva[al, 1838) fralle
profeso de la orden de san !erónlmo, naLural de 1alavera, confesor de la relna
lsabel, Lamblen converso, oblspo de Ávlla y luego de Cranada, que era esLlmado
por su bondad de vlda y docLrlna. Cran predlcador, hombre de lngenlo y muy
docLo en LeLras sagradas, esLarla de prlor en el monasLerlo de SanLa Marla del

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
224

Þrado cerca de valladolld. 8eclen conqulsLada Cranada y vlendo que se llenaba
de crlsLlanos sln adocLrlnar sollclLó desLlno a Cranada y le hlcleron arzoblspo en
una solemne ceremonla, pero el buscó la salvaclón de las almas. Culso poner la
8lblla en árabe y conslguló muchas converslones volunLarlas de moros. ulce
Carbajal: “Comenzó cuanto a lo primero a enseñar a los moros las cosas de la fe
de ulos, dándoselas a enLender con Lan dulces y amorosas palabras, que no
solamenLe no receblan pesadumbre los mesmos alfaquls sl los llamaban para
que oyesen su docLrlna, más aun se venlan muchos dellos a olrla sln ser
llamados , y para los que se querlan converLlr Lenla casas parLlculares, que
llamaban casa de la docLrlna, donde lba de ordlnarlo a predlcarles y a
ensenarles las buenas cosLumbres por medlo de fleles lnLerpreLes , y aun para
esLe efeLo procuró con mucho culdado que algunos clerlgos aprendlesen la
lengua aráblga, y el mesmo a la ve[ez qulso aprenderla, a lo menos LanLa parLe
della que basLase para poderles ensenar los mandamlenLos, los arLlculos de la
fe y las oraclones, y olr sus confeslones. 1uvo el arzoblspado don fray Pernando
de 1alavera qulnce anos, y murló ano de 1307 de pesLllencia.” (Carvajal, 1858).
Sln embargo me ha llamado la aLenclón, no ya el lnLenLo de poner en
lengua árabe las Sagradas LscrlLuras, sino de predicarles en las “casas de
doctrina” y enseñarles buenas costumbres. En este sentido habla escrlLo un
llbro, íl ttotoJo sobte el vestlt, colzot y comet, que resulLa puerll y
excluslvamenLe morallzanLe para nosoLros, pero que suponla un servlclo al
lmperlo para la separaclón e ldenLlflcaclón de clases y razas. Ln la mayorla de
los casos su primera intención es moralizar a la mujer.“Y las personas que
menos creen que esLo se pueda vedar y que más quleren Lra/n/scender son
algunas mugeres, y esles de sup/p/orLar porque es su naLural desde la prlmera
muger que Lraspassó el mandamlenLo por cobdlcia de saber.” (Talavera,
1477)“Digo que es natural a las mugeres la cobdicia del saber porque aquella
cosa es naLuralmenLe más cobdlclada de que Lenemos mayor falLa, pues, como
Lengan comunmenLe el enLendlmlenLo y la dlscreLlua más flaca que los varones,
parece que no sln causa quleren supllr su defecLo, el qual se suple en sablendo.
lLen, les es cosa más naLural creer el mal de llgero porque, como Lodos somos
prouos al mal, /y Lanblen/ por la flaqueza del enLender, son llgeras de enganar
/los que no saben dlscerner/ y de creer el mal anLes que el blen. L avn de aqul
les vlene que para creer lo bueno sean Lardas, porque Lemen ser enganadas,
pues esles de supportar.”
Sln duda no es esLa la esplrlLualldad evangellca que enconLramos en el
slglo xvl, que desprecla a las mu[eres. La nuesLra es una esplrlLualldad
Antecedentes de la Reforma en España: El “erasmismo” en España
223



LrascendenLe, donde las mu[eres Lamblen Llenen el comeLldo de predlcar. no es
un raclonallsmo nacldo de la culLura, nl una fllosofla de la vlda marcada por
conse[os morallzanLes de los clcerones, ovldlos y erasmos, slno de un encuenLro
personal con CrlsLo en qulen hallamos la salvaclón y vlda eLerna, expresada por
Mella, Csma, alumbrados y luLeranos. 1ampoco unas reglas de urbanldad, que
servlan más para la dlscrlmlnaclón que para el decoro, para reba[ar a la mu[er
hasta el extremo de creer que son las causantes del pecado original, “tardas
para lo bueno” y codiciosas por su naturaleza femenina, nada de esto puede
suponer un esplrlLu nuevo nacldo del Lvangello. Segula exlsLlendo ese
morallsmo que se saLlsface Lan solo con cumpllr y olvlda la fuenLe de la fe, para
encamlnarse al esLudlo de la muerLe en vez de la alegrla de la vlda. La 8eforma
de !uan de valdes, enLre sus punLos Leológlcos caracLerlsLlcos son el
“conocimiento y la “experiencia” de Dios como Padre, no solo por la creación
slno por la recreaclón o regeneraclón. Ll naclmlenLo de un ser humano y el
nuevo naclmlenLo para qulenes esLaban muerLos en dellLos y pecados se
lnserLan denLro de la docLrlna crlsLlana de la creaclón, la conservaclón y la
Þrovldencla. La docLrlna de la muerLe caLóllco-8omana, no de[aba de ser un
receLarlo plaLónlco, senequlsLa y clceronlano, que como mucho evlLaba las
llamas del lnflerno pero apenas Lenla un horlzonLe de esperanza. ulce Pananh
ArenL en lo cooJlclóo bomooo: “Sólo la plena experiencia de esta capacidad
(del naclmlenLo) puede conferlr a los asunLos humanos fe y esperanza, dos
esenclales caracLerlsLlcas de la exlsLencla humana que la AnLlguedad lgnoró por
compleLo, conslderando el manLenlmlenLo de la fe como una vlrLud muy poco
comun y no demaslado lmporLanLe y colocando la esperanza enLre los males de
la lluslón en la ca[a de Þandora. Lsa fe y esperanza en el mundo enconLró Lal vez
su más glorlosa y suclnLa expreslón en las pocas palabras que en los Lvangellos
anuncian la gran alegría: “Os ha nacido hoy un Salvador”.“Frente a la muerte
como unlco fln del sablo y a cuya unlca flnalldad se encamlnan sus acclones,
nos enconLramos con el naclmlenLo como prlnclplo de llberLad, de
reconoclmlenLo y de lncldencla en el mundo. no morlmos al mundo, nacemos a
el y, por LanLo, podemos aporLar nuesLra llberLad en su conLlnuo
hacerse”.(Ortega, 2007)
“La difusión del erasmismo en la corte y en las universidades españolas -
dlrá 1eófanes Lgldo- se exLendló de manera lnevlLable a oLros ámblLos, como
Sevllla, 8urgos, Þalencla, 8arcelona, Candla o valencla, y Lamblen a Lscalona,
donde el marques de vlllena manLenla una corLe de clerlgos, beaLas e

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
226

llumlnados profeLas. LnLre esLas personalldades esplrlLuales, las ldeas de
Lrasmo, llegadas a su vez con las de LuLero, se fundleron con el esplrlLuallsmo
de los alumbrados. Ll caso de Lscalona pudlera parecer excepclonal, pero
Lamblen en Candla los duques !uan de 8or[a y su esposa promovlan un
espiritualismo muy cercano”. (Egido López, pág. 102) Sln embargo los fralles ya
empezaban a ver malas caras y una creclenLe malquerencla que claramenLe
enLendlan ser del erasmlsmo que andaba por Lodas las parLes. Þor eso
domlnlcos y franclscanos, los más censurados por su lgnorancla, envldla,
numero exceslvo, oclo y arrogancla, comenzarlan a encender la mecha conLra
Lrasmo en los pulplLos, unlendose oLros erudlLos y Leólogos de fama como
ulego López Zunlga, colaborador de la ÞollgloLa y !uan Clnes de Sepulveda
noLable fllósofo e hlsLorlador. Þoco a poco la luz de Lrasmo se lrla exLlngulendo
y la muerLe del humanlsLa en 1336 no habla de[ado deflnlda una esplrlLualldad
concreLa, solo un proceso de dlvulgaclón de la anLlguedad cláslca, acercando la
LscrlLura más a los lnLelecLuales que al vulgo, con algun lngredlenLe de la
pbllosopblo cbtlstl que apenas maduró. lrucLlflcarlan oLras corrlenLes de
pensamlenLo lnfluldas en su genesls por Lrasmo, pero se lndependlzarlan de el
especlalmenLe aquellas empapadas de evangellsmo como alumbrados y
proLesLanLes.

227


iJ· /iuMsk/ÐJ·.





». ·.g-.(..»¹. -·¸.·.|.»| ¹- |.· »|.¬|·»¹.·.

Comlenza AnLonlo Márquez su llbro sobre “Los Alumbrados” con estas
palabras tan significativas: “No deja de ser extraño que un movimiento
esplrlLual y soclal de la lmporLancla del llumlnlsmo espanol no haya dado lugar
a un solo llbro dedlcado a su estudio”. Ll esLudlo de Márquez marca un anLes y
un despues del más lmporLanLe de los movlmlenLos esplrlLuales del slglo xvl,
que expllca la ráplda peneLraclón del erasmlsmo y la 8eforma proLesLanLe. Ll
llbro de !ose C. nleLo“Iooo Je volJés y los otlqeoes Je lo kefotmo eo íspoño e
ltollo” concretará más el efecto del “alumbradismo” en Juan de Valdés, flgura
verLebral enLre la 8eforma y las lnquleLudes esplrlLuales que renaclan en una
España que después de una lucha de ocho siglos con los musulmanes, “se
enfrenLa con la Larea de descubrlr que ldeales y asplraclones pueden hacer de
moLlvo naclonal en relaclón con el cual llegue a reconocerse y a identificarse”.
Ln esLe senLldo Plroshl SakamoLo
137
“toma buena nota de los análisis de
8aLalllon y parece desllndarse un LanLo de esLe al plvoLar los sucesos o, más
blen, al aLrlbulr las causas del proceso de los alumbrados a razones de
estrategia política más que espirituales o religiosas”.
no dedlcaremos Llempo a las mulLlples formas de esplrlLualldad
alumbradas que Lan erudlLamenLe expllca Márquez, porque nos lnLeresa más la
slnLesls para no perdernos en lo accesorlo. La “crisis religiosa” de la época de
Carlos v – dlrá 8aLallón- se expllca me[or cuando se sabe que el alma espanola,


137 Los procesos inquisitoriales contra los alumbrados de Toledo Hiroshi Sakamoto.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
228

desde prlnclplos de slglo, esLaba famlllarlzada con el Lvangello. Sln embargo, el
LesLlmonlo de ello no ha de buscarse en el movlmlenLo de Alcalá, movlmlenLo
erudlLo, condenado, por la alLura de sus mlras, a no e[ercer slno una lnfluencla
resLrlnglda. (8aLalllon, 1993, pág. 44) Carcla CuLlerrez
138
dirá que “la
lnLranslgencla rellglosa de los lnLerlocuLores, la lnLerpreLaclón unlvoca, en aras
del credo, sobre una Lendencla esplrlLual que rara vez se de[a aprlslonar en los
llmlLes esLrechos de una rellglosldad dogmáLlca, el carácLer enlgmáLlco de un
movlmlenLo de renovaclón lnLelecLual que se lncuba ba[o la ferula de la alLa
nobleza casLellana y que, al parecer de algunos, manLuvo lazos consangulneos
con la algarabla comunera, no podla ser oLro su slno: el alumbradlsmo. Segun
Mlguel Mlr, es la unlca here[la auLenLlcamenLe espanola. MlenLras Lodas las
demás fueron lmporLadas por el alma lbera, esLa broLó slngular y auLócLona,
esencialmente, fue una herejía aborigen.”
139

AnLes de enLrar en su docLrlna, sln embargo debemos declr que hay
varledades de alumbrados y que podrlamos resumlr, desde el efecLo o
consecuenclas de su esplrlLualldad, en dos: Alumbrados que slenLen a ulos
desde una posLura evangellca (su[eclón a la 8lblla prlnclpalmenLe) y alumbrados
que slenLen a ulos desde las Lradlclones mlsLlcas y vlslonarlas. Þara los prlmeros
la 8lblla les hace enLender que ulos les ha amado de Lal manera que solo
pueden abandonarse en !esucrlsLo para vlvlr en la llberLad del LsplrlLu. Þara los
segundos neceslLan senLlr un ulos que llegue a su alma y les dlvlnlce en su ser,
una unlón susLanclal enLre el alma y ulos que alcance la meLa por las vlas
purgaLlva, llumlnaLlva y unlLlva. Con la ldea de slnLeLlzar lo más poslble el
comple[o orlgen y deflnlclón del alumbradlsmo vamos a manLener ablerLas
esLas dos vlas de los JejoJos y los tecoqlJos, slendo los “dexados qulenes
esLarlan denLro de la Lradlclón más blbllca y evangellca como el movlmlenLo
llamado de 1oledo y que enLroncarán con el pensamlenLo europeo reformlsLa.
Estarían en el segundo grupo los “tecoqlJos” los propiamente iluminados,
secLas mlsLlcas, apocallpLlcas, vlslonarlas y carlsmáLlcas, de háblLos y
ceremonlas que enLroncan con las corrlenLes del caLollclsmo 8omano. Aquello
que supuso la ConLrarreforma (sl excepLuamos a lray Luls de León, SanLa
1eresa, San !uan de la Cruz, !uan de Ávlla eLc. que poselan esa base blbllca en


138 María García Gutiérrez, La herejía de los alumbrados. Historia y Filosofía: de Castilla a
Extremadura, Madrid, Miletos, 1999, pp. 7-14.
139 Citado por Francisco Javier Sedeño Rodríguez en Fray Francisco Ortiz: Un ejemplo de
epistolario alumbrado.

/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i.· /|.¬|·»¹.·.
229



su esplrlLualldad) esLaba en esLe lado de los recogldos, como ya hemos vlsLo en
la esplrlLualldad vlslonarla de Clsneros y de lgnaclo de Loyola. 8aLallón dlrá que
“ambas corrientes mezclaron sus aguas en una”. Redondo dlrá que consldera a
los alumbrados Lan fluldos, lnesLables y dependlenLes del mundo exLerlor en
cuanLo a sus ldeas rellglosas que es lmposlble una adecuada comprenslón y
valoraclón de las ldeas rellglosas. nos lnLeresarán los persona[es cenLrales de
esLe movlmlenLo evangellco hasLa llegar a !uan de valdes, para ver en la
prácLlca sus hechos y sus dlchos, que aunque slempre la máscara y la
precauclón anLe la lnqulslclón dlsfracen la realldad, nos acercan me[or a su
experlencla rellglosa. no lncldlremos en la mlsLlca en su senLldo
ConLrarreformlsLa, por ser un hecho posLerlor a medlados del xvl y solo lo
haremos de paso al considerar que mucho del iluminismo “recogido” alumbró
el mlsLlclsmo barroco.
Segun LonghursL la mayorla de esLos lmpllcados “recogidos” también
eran conversos y ya hablan aparecldo en Córdova y valencla por 1498 cuando
era lnqulsldor Ceneral 1orquemada. 1enlan esLos profeLas unas vlslones
meslánlcas y ascenslones semanales al clelo y ba[aban con ramas de ollvo y
claveles. Ln valencla, Molses el mlsmo fue reencarnado en la persona de un Lal
Mlguel vlves, donde el se dlsponla oLra vez a conduclr a los [udlos (conversos)
fuera de LglpLo espanol a la nueva Canaán. Marla de SanLo uomlngo beaLa de la
orden domlnlca, hl[a de un Lraba[ador de ÞledrahlLa- Ávlla- en 1307 fue doLada
de revelaclones en las que esLuvo en los clelos con la vlrgen Marla y con CrlsLo
y que ella serla la novla de CrlsLo. Þermanecla en Lrance, sln movlmlenLo en
brazos y plernas. Ln el convenLo de Aldeanueva donde se esLablecló fue parLe
prlnclpal en esLos procesos mlsLlcos que slguleron oLras beaLas. Aunque
sospecharon que era cosa más de demonlos que de ulos, el cardenal Clsneros
esLaba saLlsfecho por esLas vlslones y las apoyó. Ln 1oledo, Marla de la Cruz, del
convenLo benedlcLlno de SanLo uomlngo, Lendrla vlslones en las que dlsLlngula
qulen era el ulablo y ulos. 1amblen dlsfruLarla de la proLecclón y favor de
Clsneros. !uana de la Cruz se hace famosa Lamblen como mllagrera y vlrLuosa,
escrlblendo un LraLado mlsLlco que serla sospechoso de here[la en anos
posLerlores. Marla de 1oledo, de orlgen noble, aparece más como
conLemplaLlva y asceLa enLre las clarlsas en Cuadala[ara y esLarla
compromeLlda con el movlmlenLo alumbrado de CasLllla la nueva. no
clLaremos más casos de franclscanos rellgados a la vlslón y la profecla, por
haber adelanLado algunos anLerlormenLe y porque se salen del propóslLo del

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
230

alumbradlsmo verdadero que no Llene nada que ver con esLas Lradlclones en
muchos casos supersLlclosas.
Como dlrá Márquez, la Leologla de valdes depende de Alcaraz y esLe de
lsabel de la Cruz, qulen a su vez, probablemenLe fuese lnduclda “por algunos
ftoyles slmples y pot veototo betejes”, por lo que el contexto sería el
franclscanlsmo pero ale[ado de esLe docLrlnalmenLe. Þor oLra parLe exlsLla un
enfrenLamlenLo conLlnuo de lsabel y Alcaraz con los orLodoxos y Lamblen
reformadores de la Crden, con los erasmlsLas seguldores del oblspo lray !uan
de Cazalla, con la vlslonarla de Clmlllos, con el asceLlsmo de lranclsco CrLlz o el
mlsLlclsmo de Csuna. La pobreza exLrema, como ralz del franclscanlsmo, es
condenada por los alumbrados, enLendlda esLa por Alcaraz al expllcar MaLeo,
19, como pobreza interior, “porque este reo tenía en poco, más aún no se
cuidaba de la pobreza exterior, como si la despreciase”. Ll anLagonlsmo
lranclscanos – Alumbrados “dexados”, demuesLra que su orlgen no puede ser
franclscano, menos aun de la reforma de Clsneros más mlsLlca y vlslonarla, slno
de un presumlble maglsLerlo heLerodoxo de fralles. Þero Lamblen es muy
poslble la mayor aLrlbuclón, y no serla el unlco caso, al esLudlo dlrecLo de las
LscrlLuras, al amparo de algunos llbros pladosos que Alcaraz clLará, Lales como a
San !uan Cllmaco y oLros muchos más.
Llama la aLenclón que Márquez crea que las Sagradas LscrlLuras no
Lenlan la lmporLancla para los alumbrados como para los luLeranos y la 8eforma
en general. Se basa Márquez en la lnLerpreLaclón de Alcaraz sobre 8omanos
15:4 “lotpoe los cosos poe se esctlbletoo ootes, poto ooestto eoseñoozo se
esctlbletoo, a fln de que por la paclencla y la consolaclón de las LscrlLuras,
tengamos esperanza.”“quaequnque scripta sunt ad nostram doctrinam scripta
sunt” en las que incluía en “todas las Escrituras” el Alcorán “El Corán”.
8econocemos que es un pensamlenLo moderno basado en esa ldea fuerza de
que “toda verdad es verdad de Dios” y que la intuición sobresaliente de Alcaraz
logró aLrapar. Ls lo mlsmo de exagerado Márquez al conslderar que la Leorla
luLerana era responsable de haber converLldo la 8lblla en un Þapa de papel.
Alcaraz, como Lodos los que hemos leldo la 8lblla muchas veces, clLamos solo
aquello que a Lraves de esLudlos vamos aprendlendo me[or y nos ha lmpacLado.
Ll que Alcaraz solo clLe Salmos, Lvangellos y LplsLolas, no lmpllca que no la
hublese leldo nl aslmllado de una manera sorprendenLe. La ráplda lnLervenclón
de la lnqulslclón prueba que la comprenslón de la 8lblla por los alumbrados
“dejados”, suponla una carga de profundldad a la auLorldad papal, y el Lermlno
solo sctlptoto no era una falacla como dlce Márquez, slno que en la 8lblla

/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i.· /|.¬|·»¹.·.
231



hablan enconLrado los alumbrados una lnLerpreLaclón dlsLlnLa a la LransmlLlda
por Lradlclón, corromplda por los slglos de manlpulaclón Leológlca y
conLamlnada de supersLlclón y de fllosofla. Cuando Melchor Cano conflrma la
opinión de “ iten como arriba diximos no solo en otras naciones pero en la
nuesLra Lenlan y Llenen experlencla de casos parLlculares y errores que
començaban a nascer y senaladamenLe de los alumbrados, coyo tolz eto bobet
lelJo lo sctlptoto lo qeote volqot” está confirmando el hecho de que la gente ha
enconLrado un pensar y un declr dlsLlnLo en la 8lblla que en los mensa[es de la
Iglesia. Por eso enseguida dirá que “es dañoso y peligroso fiar la divina escritura
de mu[eres y genLe lega, y hace muy poco al caso que la mu[er enLlenda laLln,
pues casi es el mesmo peligro.”
|. i.· »|.¬|·»¹.· , |» k-(.·¬» |.|-·»-».

Ll lnqulsldor lernando de valdes dlrla que alumbrados y reformados
protestantes son de la misma “simiente”
140
y esLa apreclaclón no era
lnLrascendenLe puesLo que ya lernando valdes en 1319 esLaba enLre los que
procesaron a los alumbrados. Márquez que segulrá el hllo de la Lesls de Ángela
Selke, clLa el CaLeclsmo de Carranza en el que abundaban pasa[es referenLes a
alumbrados y luLeranos en los que hay una aflnldad de acLlLudes y pareceres
báslcos de la 8eforma. Sln duda las obras, los sacramenLos y el LsplrlLu SanLo
como gula para [uzgar Lodas las cosas, que son prlnclplos del alumbradlsmo, lo
serán más maLlzados en la 8eforma. Þara el Leólogo de la lnqulslclón Melchor
Cano la experiencia religiosa de alumbrados y luteranos es diferente: “los
alumbrados Lenlan a su parecer esLas experlenclas e demosLraclones de la
gracla e luz del esplrlLu SanLo, e como los luLeranos llevaban la cerLldumbre de
la gracla, por vla de ffee caLóllca, ellos la llevaban por oLro camlno, esLo es, por
un senLldo experlmenLal que se promeLlan en sl mesmos de la ffee y del amor
de dios”. En muchas ocasiones los procesados alumbrados son acusados de
tener errores “quasi coincidentes” con los luteranos. Sin embargo la 8eforma es
emlnenLemenLe oposlclón a 8oma como lglesla caLóllca e lmperlal y una vuelLa
a la 8lblla como fuenLe y lámpara del ser humano. Los alumbrados Lamblen lrán
al meollo de esLa concepclón báslca cuando conslderan que enLre el hombre y


140 Carta del Inquisidor General Fernando Valdés al Papa Paulo IV (9 de septiembre de 1558)

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
232

ulos no debe medlar nada, proclamando la llberLad crlsLlana y acudlendo a la
solo flJe y solo sctlptoto.
Márquez al esLudlar esLa relaclón alumbrados-8eforma, en la que navega
un poco a la derlva en cuanLo a la llbre lnLerpreLaclón de las LscrlLuras, advlerLe
la ausencla del nombre de CrlsLo en las docLrlnas alumbradas, aunque
consldere que LanLo lsabel como Alcaraz Lengan a CrlsLo como modelo y Senor.
Culere declr Márquez que no es la docLrlna alumbrada crlsLocenLrlca y que sl ya
se habla acusado a !uan de valdes de anLlLrlnlLarlsmo y a ServeL de unlLarlsmo,
provenga Lodo ello de esas ralces semlLas. Ll luLeranlsmo lncldlrá en CrlsLo no
solo como figura y medio indispensable entre Dios y los hombres, sino como “la
norma ob[eLlva de esta mediación y de su sentido”. Sin embargo la ausencia del
nombre de CrlsLo parece más coyunLural que real, pues en la dlalecLlca maLerla-
forma de la cruz, quedaba claro que no se veneraba la cruz slno la memorla de
CrlsLo. La proposlclón 18 del Ldlcto de 1525, dirá: “Que cierta persona
predlcando decla que no se avla adorar la cruz dlclendo que era un pedaço de
madera; que adorasen a Jesucristo crucificado”.
1amblen de[a claro Márquez en sus apreclaclones, que el llumlnlsmo
casLellano, mlenLras no se demuesLre lo conLrarlo, perLenece generlcamenLe a
la Reforma protestante. “Las consideraciones de los procesos son por
“alumbrado y lutherano”. Los edictos generales, leídos por lo menos una vez al
ano en Lodas las lgleslas, dlvlden la maLerla general en arLlculos blen preclsos:
Ley de Moysen, Ley de Mahoma, Lutheranos y Alumbrados.” Márquez anadlrá
también que “erasmismo, luteranismo, iluminismo, son intensificaciones o
radlcallzaclones de una mlsma problemáLlca. Ln cada uno de esLos clrculos
esLán lncluldos los oLros dos de una manera más o menos expllclLa.
ulalecLlcamenLe era lnevlLable que esLas corrlenLes evangellcas desembocasen
en el mlsmo rlo de la 8eforma europea, cuya ampllLud de famlllas rellglosas
permlLlan que el llumlnlsmo fuese una fuerza madurada y neLamenLe
evangellca.
nleLo, como uno de los me[ores especlallsLas de esLa problemáLlca
alumbrada, Lamblen hace algunas observaclones y correcclones al llbro de
Márquez“los olombtoJos” y a la tesis doctoral de Ángela Selke “Alqooos
ospectos Je lo vlJo tellqloso eo lo íspoño Jel slqlo \vl. los olombtoJos Je
1oleJo (unlversldad de Wlsconsln, 1933). una de las cosas que de[a claras nleLo
es que los alumbrados no son mlsLlcos lnfluldos por la fllosofla neoplaLónlca,
negadora de la Ley de ulos, del mundo, de la hlsLorla y de la escaLologla. La
frase que le slrve a Márquez para esLa concluslón es la de Alcaraz cuando dlce

/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i.· /|.¬|·»¹.·.
233



que “el amor de Dios en el mismo hombre es Dios” interpretando Márquez una
especle de dlvlnlzaclón del alma. Sln embargo Alcaraz no usa esLe LexLo en
senLldo neoplaLónlco, slno como resumen o fórmula de la 1• carLa de !uan, 3:1
“Mirad cual amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de
ulos, por esLo el mundo no nos conoce, porque no le conocló a el. Amados,
ahora somos hl[os de ulos, y aun no se ha manlfesLado lo que hemos de ser,
pero sabemos que cuando el se manlflesLe, seremos seme[anLes a el, porque le
veremos tal como él es.” Es decir que el amor de Dios hacia el hombre hace al
hombre hl[o de ulos, por lo que mlenLras para Márquez el amor de ulos es
“eros” para Alcaraz es “ágape”.
Las carLas de Alcaraz y su “cuadernillo” de 29 páginas, suponen para
nleLo una profundización de la teología alumbrada y de la “docta ignorancia”
de esLe, pues no solo clLa LexLos blbllcos, slno a 1omás de Aqulno, San
8ernardo, San ulonlslo, San !erónlmo, Pugo de 8alma, Lrasmo o San !uan
Cllmaco. Ln esLos LexLos ensaya lo que más adelanLe profundlzara !uan de
valdes respecto a la “ciencia y experiencia”, pues dice que “ençerrado en esta
cárcel yo he senLldo cosas de ver quanLo es espanLosa la muerLe y despues
della el [ulclo de ulos que esperamos, que me Llene Lal que doy ynflnlLas graclas
a nuesLro senor que me a dado Lales medlos para que Luvlese Lal experlencla
que viene en tan verdaderos conosçimientos”. Para Alcaraz la experlencla y el
conoclmlenLo se complemenLan y son el resulLado de la muerLe y resurrecclón
de CrlsLo, por lo que afronLa la muerLe y el [ulclo en plena conflanza: “Y en esto
cooozco poooto es el omot Je ulos cetco Je my, y poes o oo too molo como yo
Dios guarda, que haría a otros pues son tantos mejores que yo”. La
“experiencia” de Alcaraz supone una slmple medlLaclón y memorla en la
muerLe y resurrecclón de CrlsLo en el dla posLrero. no es pues la experlencla
alcaraclana nl mlsLlca, nl neoplaLónlca para que el Alma se una al prlmer
prlnclplo, supere el pensamlenLo y que, por el exLasls, se confunda con ulos y
plerda Loda consclencla de sl mlsma. Ls pues experlencla blbllca de acepLaclón,
de[amlenLo en el amor de ulos, en la gracla de ulos y en la fe como don.
nleLo no esLá por la labor de acepLar la Leorla de Márquez sobre el
significado del “dejamiento” alumbrado, que considera una filosofía de la
historia que podría titularse “Cómo eliminar el mundo sin hacer nada para ello”.
no acepLa nleLo ese quleLlsmo meLaflslco, porque el Jejomleoto no supone
lnacLlvldad, nl vlvlr al margen de las realldades concreLas como la hlsLorla, la
[usLlcla, la eLlca o el [ulclo flnal que son realldades en la acLlvldad de ulos en el

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
234

mundo. Þero además el celo mlslonero de lsabel y de Alcaraz desmlenLen
radlcalmenLe esa apLlLud mollnlsLa y esLáLlca, pues la ldea era Lransformar el
mundo haclendo algo como se mosLraba en el vla[ar consLanLemenLe por
Cuadala[ara, ClfuenLes, ÞasLrana, 1oledo, Lscalona eLc. y fermenLando la
socledad para una reforma eflcaz. Ll que no lograsen camblar Loda la socledad
espanola y solo hayan quedado como mlnorlas, no qulere declr que no hayan
aportado la “cara de Oro de la España imperial y no la de bronce” y la riqueza
de aquella slnLesls que pudo ser Lspana.
Lo que queda claro para nleLo, en Lodos los anállsls de los alumbrados, es
que la evoluclón docLrlnal se encuenLra en la llnea de la 8eforma proLesLanLe y
flnalmenLe conduce a ella en uno de sus represenLes como lo fue !uan de
valdes. Cueda claro que por 1322-1324 presumlblemenLe no exlsLla llLeraLura
proLesLanLe en Lscalona y por LanLo se hablan formado lndependlenLemenLe de
la 8eforma, pues LuLero no colgarla sus 93 Lesls hasLa 1317.
141
ÞoslblemenLe en
los clrculos de la unlversldad de Alcalá y como sabemos por el proceso de
vergara que esLe posela auLores proLesLanLes, esLos llbros exlsLlan pero no los
pudleron usar nl lsabel nl Alcaraz al esLar procesados. Sln embargo, se
demuestra por el “proceso” de Alcaraz que lo que ocurrla en Lscalona era
mucho más lmporLanLe que las ldeas humanlsLas de la ellLe de Alcalá, que
nunca supusleron una serla amenaza a los fundamenLos de 8oma. Asl pues nl
valdes, que Lenla 17 anos por esLas fechas de Lscalona y Alcalá, nl lsabel nl
Alcaraz parecen esLar enLroncados slqulera en las corrlenLes europeas con la
llLeraLura mlsLlca del xlv de LckharL y 1auler.
.. Ð.-» s·.»-¹» ¹- M--¹.:».
uona 8rlanda de Mendoza y Luna, hl[a del segundo duque del lnfanLado
don lnlgo López Mendoza y de dona Marla de Luna,
142
la conslderamos
represenLaLlva del movlmlenLo alumbrado y como elemenLo dlsLlnLlvo de clase
soclal alLa. LnLre los muros del palaclo de los Mendoza en Cuadala[ara, LanLo en
los salones y despachos como en las coclnas, apareclan persona[es de elevada


141 Como ya hemos manifestado en otro lugar, las aportaciones de Carlos Gilly demuestran
que Valdés en su Diálogo de doctrina cristiana incorporó algunos textos de Lutero.
142 Según Bataillon, Alvar Gómez de Ciudad Real, nacido en 1488, se casó con doña Brianda
de Mendoza, hija natural del tercer Duque del Infantado (Diego Hurtado de Mendoza) cuya piedad
evangélica está atestiguada por el proceso de María Cazalla.

/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i.· /|.¬|·»¹.·.
233



pledad. Los prlnclpales eran lsabel de la Cruz y Þedro 8ulz Alcaraz que Lraba[aba
en el palaclo como conLador de oflclo y era hl[o de un panadero de famllla
conversa, pero Lamblen esLaban Marla de Cazalla, hermana del oblspo fray !uan
de Cazalla anLlguo capellán de Clsneros, y su esposo Lope de 8ueda, desLacado
burgues arrlacense y 8odrlgo de 8lvar canLor del duque y sacerdoLe. uesde esLe
noble lugar, se fue exLendlendo la nueva esplrlLualldad a oLros palaclos como el
de ÞasLrana y llegando a la mlsma unlversldad de Alcalá, donde conLarán enLre
sus devoLos a 8ernardlno 1ovar. Los convenLos y nucleos franclscanos anaden
persona[es como fray ulego de 8arreda propagador del alumbradlsmo en
ClfuenLes, fray lranclsco CrLlz en ÞasLrana formara un grupo de clerlgos y lalcos
como la famllla de los !lmenez, Caspar 8edoya y Alonso López SebasLlán, al lado
de los clerlgos Cllvares y vlllafana. 1odo un hervldero de esplrlLualldades
nuevas e lnLuldas desde ralces conversas en muchos casos y desde apLlLudes
como las del duque ulego de PurLado, de resalLada pledad enLre las fllas
alumbradas, que se salvó del escándalo del proceso lnqulslLorlal por haber
muerto “y que era el duque gentil e que creía que estaba en lo de la salvación
general con lo de LuLero e que no desconformaba en sentirlo”. Pero enLre la
nobleza, denLro de la cual esLaba la sobrlna del duque ulego PurLado, Mencla
de Mendoza, marquesa de ZeneLe que reclbla las lecclones de !uan
Maldonado
143
por 1334 y se marcharla a los Þalses 8a[os para conocer a
Lrasmo, Lamblen servla en esLe palaclo, ÞeLronlla de Lucena, hermana de !uan
del CasLlllo, de reconoclda pledad evangellca
8rlanda de Mendoza es conoclda por su pledad evangellca, como puede
verse en el proceso de Marla de Cazalla. lundó en el gran caserón heredado,
una comunldad de beaLas de la Lercera Crden franclscana que serla auLorlzada
por el Þapa ClemenLe vll en 1324. Le anadlrla un coleglo de doncellas y una
lglesla, convlrLlendose, despues de 1renLo, en convenLo de mon[as franclscanas
albergando gran numero de personas de la arlsLocracla alcarrena. 8rlanda era


143 “Marcel Bataillon saca a debate algunos sabrosos textos acerca de estado del clero
español, entre otros, los que extrae del Pastor Bonus del erasmista Maldonado, al que le gustaba
recriminar a los tribunales eclesiásticos, en herir con su verbo (como más tarde haría Calvino) a los
"delicados protonotarios", o en describir, en una página rebosante de ingenio, la jornada de un
prelado noble. Pero esto nos aparta de lo que se trata de explicar en realidad: es decir, el enorme
impulso del espíritu evangélico, que se inicia ya en el siglo XV; el más formidable que conociera
la Iglesia después de sus últimas crisis institucionales; más aún, el más formidable que haya
conocido jamás, sin precisiones restrictivas; el más difundido entre las masas, laicas y
eclesiásticas”. De Maldonado son Los “Eremitae” origen de la picaresca española en la que tanto
tiene que ver en la producción literaria de los protestantes españoles.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
236

de carácLer fuerLe y por lo que dlce el blógrafo de Cuadala[ara, lranclsco Layna
y Serrano, era “detallista y precavida que se muestra en su testamento y
fundaclón de la Þledad, puedese aflrmar que fue mu[er sesuda, reflexlva,
enérgica y perseverante”. Después de la muerte de su madre en 1506, Brianda
se dedlca a LransmlLlr los nuevos modelos de esplrlLualldad lnLerlor y el ldeal
erasmlsLa en el que se lnclula el esLudlo de la 8lblla, sln exceslvos rlgores
asceLlcos por lo que se conslderaba una pledad allvlada. Ln la ulLlma de las
“Constituciones” dadas para su beaLerlo dlce: “Asl mesmo porque más
agradable es al Senor la obedlencla que el sacrlflclo, qulero y es ml volunLad
que slempre esLarels a la obedlencla de los perlados de la orden del glorloso
padre SanL lranclsco con LanLo que ellos os guarden y conserven esLas mls
ordenaclones y Lengan mucho culdado como se cumpla Lodo lo por ml
ordenado en ml LesLamenLo y cobdlclllo acerca desLa ml lnsLlLuclón y fundaclón
y os favorezcan y ayuden en Lodo lo que es sano os fuere, no os quebranLando
cosa alguna de lo por my hordenado”. Cfr. coostltoclooes, ff. 4-3. Þarece claro
que conocía bien Brianda de Mendoza en lo quedaban los “sacrificios” que
muchas veces oculLaban el verdadero esplrlLu de la Crden franclscana y para no
olvldarlo mandó la lecLura de las ConsLlLuclones, en el comedor, dos veces al
mes.
La lnLerlorldad es la base de la esplrlLualldad de 8rlanda, que supera los
acLos exLerlores y donde el concepLo paullno del amor de ulos hacla el hombre
puede enconLrar con el erasmlsmo y el Lvangello el flnal de sus lnquleLudes.
LsLá enLroncada con la de Marla de Cazalla a la que Brianda fue de “LesLlgo de
abono” en 1533 ante la Inquisición, acompañada de su cuñada María de
Mendoza y las crladas Leonor Mexla y !uana ulas de la Slsla, con Mencla de
Mendoza Lamblen parlenLe y seguldora del Lvangello. 1esLlmonlos de aquellos
días, hacían diferencia entre los conventos en los que “ non se que les veza ni
que Dios hay allí”, y aquellos lugares de reunión y vida donde existía el deseo
profundo de amar a Cristo crucificado y no “obedecer a un madero que le dan
por rey”. María de Cazalla y 8rlanda para algunos auLores son como las dos
caras de una mlsma moneda, por la vlslón de desasLre y llvlandad en los
convenLos que ellas recorrlan y por la concepclón evangellca de la
esplrlLualldad. ulrá 8rlanda en una de las reglas consLlLuclonales del beaLerlo:
“Por ende por virtud de la dicha facultad apostólica a mi concedida
cooslJetooJo cbe el setvlclo Je Noestto 5eñot y moestto Iesos ctlsto oo se
oomeoto tooto coo lo mocbo esttecboto y ospetezo cotpotol poooto coo el
exetclclo Je los vlttoJes yotetlotes y eo lo omllJoJ y cbotlJoJ y poz Je eotte sl

/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i.· /|.¬|·»¹.·.
237



mlsmos y eo setvlt o se mlsmo 5eñot Je poto cotozóo eo pool se sltve mós coo lo
mottlflcoclóo Je los vlclos poe coo el ofllxlmleoto Jemósidado de la carne”. Ll
servlr a ulos no se hace con esLrechas y ásperas morLlflcaclones del cuerpo
“afliximiento de la carne”, sino con el ejercicio de lo bueno y de la virtud:
humlldad, amor y paz. LsLo suponla Loda una revoluclón de la pledad que
mezclada con elemenLos de ocho slglos de musulmanes, clnco y medlo de
!udlos y qulnce de Lradlclón crlsLlana, hablan creado un cócLel de supersLlclón
dlflcll de erradlcar.
Una de las características de los “alumbrados recogidos” puede verse en
la pledad que formulan las ConsLlLuclones y Crdenanzas de dona 8rlanda:
“Oración, según dlze sanL 8ernardo, es mensagero flel e conoçldo en la corLe
zelesLlal que por slerLos camlnos sabe peneLrar los acLos y por mosLrarse anLe
el rrey de la glorla y nunca vuelve sln Lraer soccorro de gracla esplrlLual a qulen
la envla, ordeno y mando que Lodas las rellglosas Lengan un quarLo de oraclón
sancta en el coro”; “(...) Con especial cuidado travajais en el aprovechamiento
esplrlLual y Lodas las rellglosas seáls obllgadas cada noche en el coro adonde
pudlerades de os recoger denLro de vosoLras y examlnar vuesLras conclenclas y
mlrar en lo que en aquel dla aveis ofendido al Señor”. La invitación al
tecoqlmleoto, de enconLrar el rosLro de ulos en la oraclón menLal que nunca
vuelve “sin traer socorro” y gracia, pues era necesario que “íl oflçlo Jlvloo
slempte se Jlqo eo el coto Jevotomeote oosy Je oocbe como Je Jlo eo tol
mooeto poe ootes Jel ptloclplo Je los otos toJos los tellqlosos(...) veoqoo ol
coto poto opotejot los cotozooes ol 5eñot el pool se Jeleyto mós eo lo Jebocloo
Jel cotozoo poe oo el el soolJo Je lo boz y estéo coo toJo sosleqo slo ttolJo
opottoJos Jel ttlso y booos ocotomleotos eo slleoclo y poz coo JevlJo qtoveJoJ
(...)los poe sopleteo leet Jlqoo el oflçlo Jlvloo seqoo lo costombte Je los ftolles
meootes y los poe pot olqooo cooso oo poJleteo Jezlt pot el btevlotlo los otos
digan las por paternostres (...)”.
Ln los LesLamenLos y órdenes de dona 8rlanda no solo se Lrasluce el
deseo de una piedad de “sentimientos interiores” y recogimiento, sino que se
Lraducla en hechos prácLlcos de mlserlcordla hacla los neceslLados. no solo
permlLla que enLre las beaLas y doncellas se escoglese en prlmer lugar a sus
crlados y Lraba[adores de la casa los Mendoza, slno que esLaba muy
preocupada por la pledad, que dlscurrla enLre el clrculo de lsabel de la Cruz y
Alcaraz y Marla de Cazalla condenada por luLerana. Su clausura no suponla

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
238

sujeción a leyes sin sentido, sino que era “clausura no embargante”, un régimen
al servicio de la vida espiritual que ella mantenía en una “placida ambigüedad.”
¹. i·»-..·.» u-·-»-¹-:

LsLa mu[er es una especle de nexo enLre muchas de las corrlenLes
esplrlLuales de prlnclplos del xvl. Aparece en la mayorla de los procesos, aun
cuando ella comenzó su proceso lnqulslLorlal en 1319 y duró hasLa 1332. ue su
boca saldrlan Lodas las acusaclones, las Lendenclas Leológlcas, las lnLenclones
evangellzadoras, las nuevas formas de enLender al hombre. Mu[er lnLulLlva y
enamorada de la vlda presenLe y fuLura, fasclnaba a qulenes se acercaban a su
lado
144
. Se le ha callflcado de obscena para la menLalldad de enLonces, pero no
esLoy muy seguro sl el amancebamlenLo de muchas de ellas era me[or que su
llberLad sexual. Lo clerLo es que se [unLó con malas companlas en esLe senLldo,
como fue el eplcureo bachlller AnLonlo de Medrano cura de navarreLe en la
8lo[a y sus coqueLeos no eran blen vlsLos. Sobre esLo se ha escrlLo demaslado y
con demaslada morbosldad. Aunque sea un persona[e exLrano, no de[a de
Lener una lmporLancla por el ano en que son conocldas sus andanzas
mlsloneras en la CasLllla de 1316, por su profeslón de beaLa franclscana
Lerclarla y por sus vlsLas a convenLos, casas y famlllas nobles. LsLas vlslLas le
proporclonarán suflclenLe lnformaclón sobre las nuevas formas de
esplrlLualldad de la unlversldad de Alcalá, de los clrculos alumbrados,
erasmlsLas y proLesLanLes de valladolld, pues vlvlrá en casa de Leonor de vlvero
condenada por luLerana, y de Lodas las ldeas reformlsLas de los fralles y los
clerlgos y de los casLlllos y las casas.
Ln el proceso a Medrano, lranclsca aparece con ldeas alumbradas y
erasmlsLas en cuanLo a la denuncla de las capellanlas, coleglos y oLras cosas
seme[anLes que se daban a los clerlgos ba[o manLo de carldad y buenas obras.
uenuncla el comer carne los vlernes que Loda persona rellglosa podla comer y
oLros Lenlan que pagar con lndulgenclas, eLc. !avler Þerez LscohoLado
143
Llene
claro que en el proceso de Medrano, llgado lnLlmamenLe al de lranclsca, hay


144 Miscelanea Beltran de Heredia, Volumen 4. Vicente Beltrán de Heredia Editor Editorial
San Esteban, 1973, 696 páginas. Describe el ambiente espiritual de Francisca en Salamanca.
145 Javier Pérez Escohotado, Antonio de Medrano, alumbrado epicúreo. Proceso inquisitorial
(Toledo 1530),Verbum, Madrid, 2003

/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i.· /|.¬|·»¹.·.
239



manlpulaclón LexLual en el proceso y llega a las conslderaclones slgulenLes que
seleccionamos: “1º.- Medrano perLenecla a los alumbrados del relno de 1oledo.
LsLa concluslón corrlge las aflrmaclones del prlnclpal LraLadlsLa, AnLonlo
Márquez, que habla concluldo Lras largas pesqulsas que Medrano formaba
parLe del grupo y era seguldor de la beaLa lranclsca Pernández,
146
qulen a su
vez “ni era alumbrada ni madre de alumbrados”. Pérez Escohotado prueba que
los lnqulsldores [uzgan a Medrano en 1330 como alumbrado ba[o el “código”
del íJlcto de 1323. ue ahl que Lodas las manlpulaclones y desvlaclones de la
llLeralldad llevadas a cabo por el flscal Lengan excluslvamenLe la flnalldad de
aproxlmar la conducLa y las oplnlones de Medrano a la LexLualldad del
menclonado íJlcto de 1323. A esLas concluslones se anade oLra no menos
relevanLe: en conLra de lo sosLenldo por AnLonlo Márquez, Þerez LscohoLado
consldera que el esLudlo de los alumbrados del relno de 1oledo debe adelanLar
el tetmloos o poo del fenómeno al perlodo 1313-1319 e lncorporar los llamados
cooJetoos Je AlombtoJos y oLros procesos anLerlores a 1323 (como, por
e[emplo, los de Medrano de 1320 y 1324, en los que ya se vlslumbra el
alumbradismo)”
147
2°.- “El comportamiento erótico desinhibldo y su concepclón
del eroLlsmo y de la sexualldad no pueden proceder de los alumbrados, puesLo
que, segun la declaraclón de un LesLlgo, Medrano solla aflrmar que “si abraçava
los Joocellos, poe les Jovo costlJoJ y poe esto qtoçlo teolo de Dios”. LsLa frase y
oLras parecldas y complemenLarlas son anallzadas de manera pormenorlzada
por el esLudloso LscohoLado, relaclonándolas con la ldea de que la lglesla y ulos
sólo [uzgan por lo exLerlor y no por la lnLenclón, ldea, por lo demás, que
Lamblen slgue !uan de valdes y que puede esLar relaclonada con el
nicodemismo, que defiende que es más importante la intención que los actos.”
lranclsca Pernández esLá mezclada con el erasmlsmo y muchos de los
hombres del “Movimiento de Alcalá” donde lncluyó más de 60 nombres a la


146 Existe bastante documentación relativa a Francisca Hernández. Ya Wagemnann. dedicó un
artículo en Göttingische gelehrte Anzeigen, Volumen 1 pág.201 de la Universidad de Gotinga
referido al libro sobre Franzisca Hernández y Fray Francisco Ortiz. Principios de los movimientos
protestantes en España bajo el emperador Carlos V. De los hechos del Tribunal de Toledo, escrito
por Eduardo Boehmer. Leipzig, H. Haessel. MDCCCLXV. 310 páginas metros octavo. SELKE,
A. El caso del bachiller Antonio de Medrano, iluminado epicúreo del siglo XVI SELKE, A. El
Santo Oficio de la Inquisición. Proceso de Fr. Francisco Ortiz (1529-1532). Madrid 1968 . Este
autor también ha escrito una novela “Tiempo de beatas y alumbrados” en el que refleja la vida de
Francisca Hernández y todos los movimientos de renovación en los que se vio envuelta.
147 Comentario al libro de Escohotado Antonio de Medrano, alumbrado epicúreo: proceso
inquisitorial (Toledo, 1530) citado anteriormente, por José María López Abiada

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
240

llsLa de here[es o sospechosos graclas a sus declaraclones y acusaclones falsas o
no. lranclsca Pernández, lmpllcó a 8ernardlno 1ovar flgura cenLral del
erasmlsmo, Mlguel Lgula lmpresor de Alcalá y Lamblen vergara enLre oLros
muchos. 1anLo lranclsca como oLras mu[eres e[erclan gran lnfluencla sobre los
franclscanos y los unlverslLarlos de Alcalá de Penares, sln embargo, no se les ha
presLado la deblda aLenclón segun algunos esLudlosos. Los que se reunlan
alrededor de lranclsca Pernández de valladolld, denuncladora clave de los
procesos de la decada de 1330, colnclden con los que se reunlan alrededor de
las mu[eres de Cuadala[ara (lsabel de la Cruz, Marla de Cazalla, Marl nunez), y
ello lnduce a pensar que ellas esLaban en la mlsma red de convenLlculos. Þero
además su fama de gran slerva de ulos lnsLaurada enLre los franclscanos y en la
[erarqula más poderosa como el Ceneral de la Crden fray lranclsco de
Culnones y el fuLuro papa Adrlano de uLrechL, faclllLarlan por un Llempo la
sallda del prlmer encuenLro con la lnqulslclón. Ll SanLo Cflclo querla arrancar
de cua[o las docLrlnas nacldas al amparo de las casas de recolecclón
franclscanas, slendo la Salceda el eplcenLro, y que Lenlan lecLuras pladosas,
especlalmenLe la 8lblla que eran mal enLendldas y podlan desvlarse de la
orLodoxla. uespues del LdlcLo de 1323 serlan apresados los prlnclpales llderes
del movlmlenLo alumbrado como Þedro 8ulz Alcaraz, lsabel de la Cruz y Marla
de Cazalla. Los anos 1330 a 1340 serlan clLados los de Alcalá, 1ovar, vergara
vlrues y Lgula enLre oLros. Acusados por lranclsca Pernández serlan lranclsco
CrLlz, Luls de 8eLeLa, !uan López de Celaln, Caspar de vlllafana y pondrla en
pellgro el luLeranlsmo de valladolld.
-. i·»|-| ¹- |» C·.:.
Þocos daLos blográflcos Lenemos sobre lsabel de la Cruz y solo podemos
clLar como seguras las fechas de su proceso enLre 1324 a 1329 y las acLas que
fueron lncorporadas a las del proceso de Alcaraz, su dlsclpulo desde 1309. Se
sabe que lsabel desde muy pequena senLla un profundo deseo de ulos y ya
desde [oven abandonarla el hogar paLerno para Lener más paz y llberLad y
poder dedlcarse a la medlLaclón. LnLrará en la Crden Lercera franclscana como
seglar y sln apenas esLudlos cursados, sln Lener un conoclmlenLo exhausLlvo de
laLln y fllosofla. Sabemos que lela largamenLe y posela una menLe aguda y una
gran comprenslón Leológlca para lnLerpreLar la 8lblla. Serla acusada por Marl
Núñez de que estaba escribiendo un libro, desconocido hoy, sobre “nuevas

/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i.· /|.¬|·»¹.·.
241



doctrinas que había de fazer o hazía en 1519” y, decía “que no se avía de ver
hasLa que ella fuese muerta”
Con lsabel de la Cruz enLramos en oLra esfera de esplrlLualldad
neLamenLe evangellca y referlda a la lglesla crlsLlana, sln más apellldos, sln más
denominaciones, sin más títulos que” iglesia de Cristo”, haclendo pedazos los
dogmas sobre los que se asenLaba la lglesla de 8oma. ?a hemos comenLado que
por razones de cronologla es muy poslble que lsabel de la Cruz y Þedro 8ulz
Alcaraz no Luvlesen conoclmlenLo de las docLrlnas de LuLero y por LanLo se
adelanLan a LuLero en clnco a sels anos o más anos. Ll proceso lnqulslLorlal de
lsabel (1324-1329) conLlene las declaraclones de su dlsclpulo Alcaraz y la
consldera su maesLra cuando por 1312 ya Lenlan reunlones en Lscalona y oLros
lugares de Cuadala[ara y 1oledo. LonghursL dlce que ella es la plonera de Lodo
el movimiento iluminista o del “dexamiento”, la verdadera maestra de un
clrculo enorme de profanos, clerlgos y beaLas en CasLllla la nueva. Aunque no
hay daLos para reconsLrulr su vlda y sus movlmlenLos vlLales, algunos los
sabemos por el dlsclpulo Alcaraz. nleLo
148
cree que cuando Alcaraz dlce que
lsabel fue yopoesto por fralles de la orden franclscana, no lndlca que le fuera
flel a los prlnclplos de los fralles slno que más blen ella le dlo nueva forma y
contenido a las ideas, por lo que “disputó violentamente con los frailes
franclscanos de Lscalona, cosa que no habrla ocurrldo de haber profesado su
doctrina”.
Ll cenLro de su docLrlna nace del descubrlmlenLo y comprenslón de esLar
en la absoluLa cerLeza de que puede gozar del amor de Dios. “EsLar en el amor
de Dios” le garantizaba el no poder errar en materia de fe, aunque fuese una
mu[er pecadora y lo segulrla slendo. LsLe amor no es concebldo como unlón
mlsLlca con ulos, slno que Ll gulaba su menLe para leer las Sagradas LscrlLuras
con enLera llberLad y no comeLer errores de fe. Þor eso ella ofrecla la 8lblla al
pueblo, segura de la nueva llberLad que reslde en el amor de ulos, y porque era
mandato de Dios el predicar el Evangelio no siéndole “necesario de recordar lo
que tenía que decir cuando hablaba de asuntos de Dios” (Mat 10:20) Recurriría
a los Salmos para sus clLas, a los ÞrofeLas y los Lvangellos. ulce nleLo que se
podla anadlr que su concepclón rellglosa abarca Loda la 8lblla, mlenLras que no
hace la mlnlma menclón a un solo llbro rellgloso Lraducldo o publlcado en


148 En la mayoría de los temas teológicos seguimos a José C. Nieto en su erudita y novedosa
monografía sobre Juan de Valdés y los orígenes del protestantismo en España e Italia.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
242

Lspana ba[o Clsneros. Como franclscana Lerclarla no Lenla la obllgaclón de
obedecer a sus superlores a qulenes conslderaba otoJos a una vlda crlsLlana
hecha de reglas y ceremonlas que no camblaban la vlda. Þero la ldea radlcal de
lsabel es la llberLad del creyenLe en base al amor de ulos. Con ella socavaba la
auLorldad ecleslásLlca en maLerla de docLrlna, en la lnLerpreLaclón blbllca y en
la forma de conduclrse crlsLlanamenLe.
1amblen lsabel Llene clara la docLrlna de la gracla en oposlclón a los acLos
humanos, que no conLlenen merlLo anLe ulos, aunque se hagan con sufrlmlenLo
y se sacrlflque el cuerpo con e[erclLaclones (ascesls). Pacer esLo es lndlgno para
el hombre y reba[a el amor de ulos en el cual debemos deposlLar nuesLra
conflanza. Ll proceso revelador de senLlrse llbre del opetlto yotetlot y de cómo
quedó llbre de las devoclones a los sanLos, a la vlrgen de la que ella era muy
devoLa, y a las lmágenes, aprendlendo en la 8lblla las verdades que neceslLaba,
se lo expllcarla a los lnqulsldores con un desarrollo slsLemáLlco y sólldo. Lxpllca
nleLo que lo novedoso en lsabel sea el concepLo de saberse pecadora y saber
que va a segulr pecando, pero Llene la absoluLa convlcclón de que en la plenlLud
del amor de ulos esLará llbre de errores dogmaLlcos, puede leer la 8lblla con la
cerLeza de que el LsplrlLu SanLo le gulara a su comprenslón.
“Esta idea es la raíz primaria -dlrá nleLo- de la here[la de lsabel y
Lamblen, más Larde la de Alcaraz. Su docLrlna se deslgnará como
olombtomleoto. Ls lmporLanLe comprender que segun lsabel, la llumlnaclón del
esplrlLu no se produce en aquel peldano de la escala mlsLlca conocldo como vlo
llomlootlvo, anLerlor al esLado de la unlón con ulos, slno que el LsplrlLu de ulos
– y de esLo esLá absoluLamenLe convenclda- llumlna la coLldlaneldad de la vlda
naLural y normal de Lodo aquel que confla en Ll y en Su amor y Lranscurre su
exlsLencla segura de depender absoluLamenLe del gracloso amor de ulos. Ll,
[uzgándonos en nuesLra slLuaclón humana y haclendo caso omlso de nuesLras
obras, derrama sobre nosoLros Su amor y la luz del LsplrlLu SanLo para gularnos
en la lectura de las Escrituras”. Sln lugar a dudas esLa esplrlLualldad esLá muy
próxlma a la mayorla de los pensamlenLos de la 8eforma. no eran formas
exLernas las que aporLó lsabel –dlrá LonghursL- a la expllcaclón 8lbllca y la
exegesls, ella agregó el mensa[e de rendlclón a la volunLad de ulos y la sumlslón
conslgulenLe del lndlvlduo para barrunLar la dlrecclón en Lodas las cosas. Como
una consecuencla lóglca a esLo, ella esLlmuló a sus oyenLes a rechazar Lodas las
formas exLerlores de devoclón, como arrodlllarse en la lglesla, hacer el slgno de
la cruz, Lomar el agua bendlLa, lncllnar la cabeza y rezar en voz alLa. Aconse[ó a

/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i.· /|.¬|·»¹.·.
243



sus seguldores, sobre Lodo fralles franclscanos, de[ar las dlsclpllnas, vlglllas y
rezos prlvados, porque esLos no deblan esLar sobre el camlno a la perfecclón.
La docLrlna del Jejomleoto en el amor de ulos fue blen acoglda no solo
en los convenLos de franclscanos de Cuadala[ara, slno Lamblen por muchos de
los mlembros de esLa cludad y de la casa del Lercer duque del lnfanLado don
ulego PurLado de Mendoza. LnLre mayo y [unlo de 1319, la beaLa Marl nunez
denunclarla a la lnqulslclón de 1oledo a lsabel de la Cruz por slmple despecho, a
cuenLa de un anLlguo amlgo y profesor. Serla acusada porque en 1318 habla
desauLorlzado una lecLura de San 8uenavenLura sobre los LormenLos del
lnflerno y que lsabel le reganó dlclendo que no habla lnflerno y que solo se
habla de el para asusLarnos. Þor esLa slmpleza la lnqulslclón de 1oledo no Lomó
nlnguna acclón conLra lsabel, pero como la lnfluencla de lsabel comenzase a
exLenderse más allá de Cuadala[ara y como consecuencla de su labor mlslonera
y la de su dlsclpulo Alcaraz, el 26 de febrero de 1324 serlan prendldos por la
lnqulslclón de 1oledo, ella y su dlsclpulo. Se hablan formado comunldades en
varlas cludades de CasLllla. Ln ClfuenLes los fralles franclscanos ulego 8arrera y
AnLonlo ÞasLrana se convlrLleron en porLavoces de las nuevas docLrlnas. Ln
ÞasLrana y en la unlversldad de Alcalá se esLablecleron nuevos vlnculos,
vlslLando y debaLlendo lsabel mlsma en esLos clrculos. Þor 1323 el lmpeLu de las
docLrlnas llumlnlsLas de lsabel recorrla Lodos los rlncones de CasLllla, ponlendo
sobre avlso a los lnqulsldores, especlalmenLe cuando el provlnclal franclscano
Andres de Lcl[a lnvesLlgó las ensenanzas de lsabel. lueron Lamblen seguldores
de lsabel, ulego de Lsplnosa; el “mozo” Campuzano y Aldabán sobrino de
Alcaraz que eran “caballerizos” del duque y se formaría un grupo de seguidores
y crlados al servlclo de la ollgarqula de los Mendoza que se slnLleron aLraldos
por la gula esplrlLual de lsabel. LnLre los lalcos que Lamblen esLaban al servlclo
del duque, Marla de Alcaraz casada con ulego Moya (secreLarlo), el crlado
Pernando Alcaraz, don Alonso de la Cerda y su mu[er Marla Arlas y un slnfln de
famlllas de Cuadala[ara y 1oledo que se reunlan para leer y comenLar las carLas
de san Þablo
(. i-¹·. k..: ¹- /|.»·»:
La blografla que nos aporLa nleLo nos dice que “Alcaraz nacló en
Cuadala[ara, CasLllla la nueva, alrededor del ano 1480. Sus padres !uan de
Alcaraz y CaLallna CrLlz descendlan de [udlos conversos. AproxlmadamenLe en

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
244

1308, Alcaraz se casó con !uana Suarez que le dlo varlos hl[os. Aunque carecla
de educaclón regular era parLlcularmenLe doLado. lue conLraLado por el
marques de Þrlego como conLador, puesLo que desempenó desde 1319 a 1323.
Este mismo año, el marqués de Villena le tomó a su servicio como “predicador
laico” para su castillo en Escalona y allí se conocieron Valdés y Alcaraz. Su
salarlo anual era de 33.000 maravedles. Ln 1324 fue deLenldo por la lnqulslclón
de 1oledo. uespues de sels anos de prlslón, LorLuras e lnLerrogaLorlos, se le
declaró culpable de here[la el 22 de [ullo de 1329. Se le perdonó la vlda pero fue
condenado a cadena perpeLua. llnalmenLe, el 20 de febrero de 1339 se le
concedló la llberLad, conmuLándole la cadena perpeLua a camblo de una serle
de acLos de penlLencla, rosarlos, ayunos, eLc. que se compromeLla a cumpllr
duranLe el resLo de sus dlas. no se le permlLla abandonar la cludad de 1oledo. A
parLlr de ese momenLo, desaparece de la hlsLorla y nl slqulera sabemos la fecha
de su muerte. (Serrano y Sanz: “Pedro Ruiz Alcaraz”).
Las senas de ldenLldad en la esplrlLualldad de Alcaraz convlerLen el
movlmlenLo de los alumbrados en un grupo dlsLlnLo y dlferenLe con oLros
grupos de alumbrados meslánlcos, mlsLlcos o apocallpLlcos. Supone una
reforma en Loda regla, no desde el aLaque a las lnsLlLuclones ecleslásLlcas como
lo harán muchos auLores caLóllcos, oLros más heLerodoxos y Lamblen el
erasmlsmo, slno que Alcaraz por el conLrarlo aLaca a qulenes repudlaban a la
lglesla y no querlan una verdadera 8eforma. Alcaraz mlnó los clmlenLos del
slsLema sacramenLal y [erárqulco de la lglesla 8omana haclendo un esLudlo
profundo de la 8lblla. Aunque era un profano o con pocos esLudlos, Alcaraz
Lenla paslón por la Ley de ulos y era capaz de asombrar a los Leólogos más
culLos. Ln 1323 le lnvlLaron a la cludad de Lscalona, a la casa del Marques de
vlllena, ulego López Þacheco, qulen Lenla clerLa lncllnaclón a escoger genLe
dlferenLe. Alcaraz predicaría los principios alumbrados del “dejamiento” a los
mlembros de esLa casa e llusLró su slgnlflcado con demosLraclones reales
duranLe la mlsa, no arrodlllándose nl cruzar los brazos en los momenLos
llLurglcos, permanecer erguldo con los brazos fl[os a los lados, sln mover los
lablos, o[os cerrados en medlLaclón profunda.
1amblen es nleLo qulen Llene un claro perfll Leológlco de Alcaraz:
“Siguiendo el consejo de Isabel, Alcaraz leyó y esLudló muy blen la 8lblla.
ConsulLaba conLlnuamenLe las eplsLolas de Þablo, y sus conoclmlenLos blbllcos
eran Lan basLos y compleLos que no habla qulen, lncluldos los mlembros del
clero, no se maravlllase a la vlsLa del domlnlo de la 8lblla y su capacldad de
lnLerpreLaclón de los LexLos. no sabla laLln nl habla reclbldo una educaclón

/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i.· /|.¬|·»¹.·.
243



regular, pero era grande su LalenLo y se hallaba doLado de una especlal
percepclón en lo concernlenLe a la problemáLlca rellglosa, su menLe
reacclonaba con rapldez y agudeza anLe las pregunLas capclosas que le dlrlglan
los lnqulsldores, su memorla era prodlglosa: le permlLla reclLar de memorla
LexLos blbllcos escrlLos en laLln y clLas de llbros que habla leldo. Su menLe, o
me[or dlcho, su exlsLencla, se cenLró compleLamenLe en la Larea de ensenar e
lnLerpreLar la 8lblla anLe pequenos grupos de personas que con esLe propóslLo
se reunían en casas privadas.”“Es interesante advertir - segulrá dlclendo nleLo-
que el término “justificación por la fe” o simplemente “justificación” nunca
aparece en el lnclplenLe slsLema Leológlco de Alcaraz. uLlllza, en camblo, al lgual
que lsabel de la Cruz antes de él, la expresión “amor de Dios” como el concepto
clave en Lorno al cual glra Lodo su pensamlenLo rellgloso. Además, las fechas
más Lempranas que hemos sldo capaces de descubrlr en el proceso de
lnfllLraclón de la llLeraLura luLerana en Lspana son Lodas posLerlores a la del
encarcelamlenLo de Alcaraz, de modo que los poslbles camblos y
profundlzaclones que Alcaraz haya podldo lnLroduclr en su docLrlna no pueden
ser –dado que vlvla encarcelado- slno resulLado de sus medlLaclones en aquella
forzosa soledad.”“El carácter doctrinal y casi sistemático, de la enseñanza
rellglosa de Alcaraz alarmó a los lnqulsldores, qulenes, por oLra parLe, no se
preocupaban en los más mlnlmo de las acLlvldades de oLros alumbrados, a
pesar de que esLos, publlcamenLe, sln nlngun Lemor e lncluso denLro del reclnLo
de los edlflclos rellglosos, predlcaban de modo fanLásLlco e lngenuo una
drástica e inminente reforma de la Iglesia”
Márquez nos dirá rotundamente: “No, nos engañemos. Una vuelta a la
LscrlLura slgnlflca anLe Lodo una rupLura con la lglesla [erárqulca. Con razón los
censores callflcan esLa proposlclón
149
tres veces de “herror lutherano”.
Luterano, sin embargo, quiere decir en este contexto “reformado”- Los
alumbrados del slglo xvl carecen de arrebaLos mlsLlcos y vlslonarlos, ale[ados
de una esplrlLualldad carlsmáLlca y cenLrados en la Sagrada LscrlLura. ulrá
Amerlco CasLro“El verdadero Jexomleoto, pues, el de Lodos los dlas, creemos


149 Se refiere Márquez a la a la proposición XXVI del Edicto de 1525: “…: esta doctrina de
los santos con la sacra escriptura tengo que ver y que hacer… esta proposición es infiel y herética
y herror Lutherano porque reprobar la doctrina de los santos es locura lutherana y herror muy
soberbio contrario a la doctrina de los Sanctos y decir que los sacros cánones no se an de guardar
es herético herror impío y luterano porque aparta a los fieles de la observancia de los
mandamientos de la iglesia.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
246

que no debe ser enLendldo como un esLado mlsLlco, slno como acLlLud rellglosa
fundamenLal, la base mlsma sobre la cual debla desarrollarse Loda la vlda del
cristiano”. A si pues debemos entender entre estas dos coordenadas la teología
de Alcaraz: desde una poslclón luLerana (base blbllca) y desde el ale[amlenLo de
Lodo esLado mlsLlco para Lener una acLlLud rellglosa LrascendenLe y
fundamenLal.
L| amor de D|os en A|caraz
Los lnqulsldores, en 1324, reclben una segunda carLa de Alcaraz que
expresa algunas concluslones sobre lo que despues LuLero desarrollarla como
“Justificación por la fe”. Dice: “Lo que se de my es que por gracia de dios soy lo
que soy y Lodo lo que Lengo de blen, es por sanLlslma graçla y de mls muchas
falLas. Más he senLldo que vras. Mdes. quleren de my saber sy el que esLá en
amor de dlos sy puede caer y pecar. Lo que de my en esLo slenLo, que soy
pecador y Lengo Lan malas lncllnaclones naLurales que muchas veces las obrarla
sy dlos por su amor no me guardase…” La Biblia habla ablerLo un mundo donde
ulos esLaba presenLe en la vlda de Alcaraz, aunque esLe hublese esLado sleLe
años encarcelado. “El amor de Dios” será la clave de su pensamlenLo Leológlco
y su Lermlnologla propla, pues lo de [usLlflcaclón por la fe o slmplemenLe
[usLlflcaclón que usa Ángela Selke, no son aproplados –dlrá nleLo- por cuanLo
Alcaraz no conocla la Lermlnologla luLerana, pero ella supone que podamos
apreciar la originalidad y la novedad alcaraciana. “Solo el amor de Dios supone
nuesLra salvaclón – dlrá nleLo- pues por medlo de Su amor Ll nos hace lngresar
en una nueva vlda, una vlda de comunlón con Ll. Ll amor no es una asplraclón
humana a la unlón dlvlna nl la prenda más pura que el hombre pueda ofrecer a
ulos. no, nuesLro amor, lncluso en sus más alLos y puros esLadlos, es slempre
amor egolsLa: es un amor que conduce a reallzar buenas obras o acLos
rellglosos, ceremonlas, sacrlflclos, oraclones, Lodo ello con la lnLenclón de hacer
méritos y así ganarse el favor y la gracia de Dios.” Nuestro amor a Dios no es
una asplraclón naLural, slno respuesLa al mandamlenLo prlmero que exlge que
le amemos, llegando a la consecuencla de que no podemos amar a ulos a
menos que Él nos dé el “manjar de la gracia”, que no es el sacramental, sino la
manlfesLaclón del amor de ulos en nuesLra vlda. ulce Alcaraz: “el amor de dios
como la ley de dlos nos obllga cuando dlce: amarás a dlos de Lodo coraçon y de
Loda Lu alma y de Lodas Lus fuerzas (Mar 22:37) y de esLe amor naçe el amor del
próxlmo que no puede obrar mal y de aqul proxede y pende la ley y los profeLas
(Mar 22:40) y esLe grand mandamlenLo y obllgaçlon no lo puede obrar el que
esLá en su amor proplo o pecador, sy prlmero no se dexaba el pecador a sy

/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i.· /|.¬|·»¹.·.
247



mesmo dexando las propledades de las cosas, aunque no dexe las cosas, a de
aparLar el coraçon y no ponello en ellas, pues myre paLa Lan grand obra sy será
menester lumbre y manjar de la gracia”.
D|os en e| corazón de| hombre y |a autónt|ca ||bertad.
Þara Alcaraz solo hay una forma de senLlrse plenamenLe llbre y esLa es
sometiéndose a la voluntad de Dios, obedeciendo su Palabra pues todo “don
bueno viene del Padre de las lumbres”. El dexamiento es la única fórmula que
compromeLe al hombre con ulos y es Lan sencllla como acepLar lo que ulos da
por gracla, dada la lncapacldad del hombre para merecer. Þero para los
enLendldos como 8aLalllon y nleLo, la fórmula “grandiosa” de Alcaraz, en la que
preLende expllcar cómo ulos se hace presenLe en nuesLro corazón, no como un
morar mlsLlco, meLaflslco o pslcológlco, conslsLe en que ulos esLá presenLe alll
donde su amor hace acLo de presencla. La fórmula es que “el amor de Dios en
el hombre es el mismo Dios”: “Enseñavan, syn dar ningún otro entendimeinto,
quel coraçon del hombre era ulos, y de aqul lnferlan que nuesLro coraçon hera
mayor de ulos, Lenlendo a su coraçon por ulos e a ulos por su coraçon, y quel
senLlmlenLo lnLerlor que Lenla de ulos o de su naLural o lo que en sl hallasen,
que todo era Dios”. El origen de la exégesis de Alcaraz esLa en 1• !uan 3:19-21
“Y en esto conocemos que somos de la verdad, y aseguraremos nuesLros
corazones delanLe de el, pues sl nuesLro corazón nos reprende, mayor que
nuesLro corazón es ulos, y el sabe Lodas las cosas. Amados, sl nuesLro corazón
no nos reprende, confianza tenemos en Dios”. Pero Alcaraz, aun slendo
consclenLe de la profundldad del amor de ulos hacla el hombre, que cabe en el
corazón del hombre y que le hace “impecable”, no por ello siente un estado de
lnLerna perfecclón slno que slgue slnLlendo el pecado por Lodas parLes y slgue
sintiéndose un “pecador muy defectuoso”.
Aunque ya hablamos comenLado que la Leologla de Alcaraz nombra a
CrlsLo y es el Senor de nuesLras vldas, dlce nleLo que su Leologla no es
crlsLocenLrlca como lo será la de !uan de valdes. Ll de[a claro que ulos ofrecló
su amor por la redenclón de Lodos nosoLros, y esLe radlcal descubrlmlenLo hace
que Alcaraz rechace la presencla real de CrlsLo en la eucarlsLla, el culLo a esLe
sacramenLo, las obras de mlserlcordla, el ayuno, las lndulgenclas y las bulas
ponLlflclas. ue esLe radlcal concepLo del amor de ulos conslderara me[or el
esLado del maLrlmonlo que el cellbaLo, la vlda seglar en vez de hacerse cura o
mon[e, rechazó la devoclón marlana, las lmágenes y a los sanLos, eran
lnnecesarlas el agua bendlLa, la confeslón, el predlcar sln el esplrlLu y solo con la

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
248

leLra y hasLa el lnflerno, que no negó su exlsLencla, lo cuesLlonarla por la forma
en que exponla. 8echazará esa prácLlca devoLa que, con deseo de pledad,
converLla la conLemplaclón de la muerLe de CrlsLo en la cruz en mero
especLáculo de los sufrlmlenLos en vez de la aproplaclón de los merlLos de
CrlsLo por su muerLe y resurrecclón. Se acudla de nuevo al senLlmlenLo de ver
sufrlr a CrlsLo, como se hacla en la vlto cbtlstl de la valenclana lsabel de vlllena,
y en medlLaclones lmaglnaLlvas se hacla aflorar la LrlsLeza en la devoclón
popular, en vez de la alegrla de la vlda crlsLlana.
LsLamos anLe un movlmlenLo, el de Alcaraz, el alumbrado, que nada Llene
que ver con la mlsLlca vlslonarla o barroca y por eso fue arrancado de ralz. ulce
Ángela Selke
130
que a pesar de no haber aLacado las lnmoralldades de la lglesla
oflclal, aparece como un movlmlenLo pellgroso, verdaderamenLe reformador a
nlvel popular, porque enLraba denLro de los Lerrenos de la docLrlna y no de los
vlclos ecleslásLlcos como lo harlan los movlmlenLos mlsLlcos en la llnea de
Csuna, Clsneros y Loyola, que aunque proponlan una reforma drásLlca y
fanLásLlca de la lglesla, nunca supusleron un verdadero pellgro. Los
hlsLorladores en su mayorla esLán de acuerdo en que el alumbradlsmo fue el
verdadero movlmlenLo reformador auLócLono del slglo xvl. no de[aremos de
repeLlr que las oLras reformas serlan mlsLlcas y vlslonarlas (cuando no solo de
cosLumbres) y por LanLo fuera del 8enaclmlenLo, que de[aron a Lspana fuera
del conLexLo culLural y esplrlLual de Luropa y por eso muchos humanlsLas
abandonarlan Lspana. Los lnLenLos reformadores erasmlsLas y luLeranos
Lamblen serlan erradlcados ferozmenLe por la lnqulslclón por esLe mlsmo
moLlvo fundamenLal de obedecer al Lvangello en vez de a la lglesla oflclal.




150 Ángela Selke, "El caso del Bachiller Antonio de Medrano: iluminado epicúreo del siglo
XVI", Bulletin Hispanique, vol. 58, 1956, pp. 393-420. "Vida y muerte de Juan López de Celaín,
alumbrado vizcaíno", Bulletin Hispanique, vol. 62, 1960, pp. 136-162. El Santo Oficio de la
Inquisición: Proceso del Fr. Francisco Ortiz, 1529-1532, Madrid: Ediciones Guadarrama, 1968.
Ángela Selke de Sánchez Barbudo, "Algunos datos nuevos sobre los primeros alumbrados. El
edicto de 1525 y su relación con el proceso Alcaraz", Bulletin Hispanique, vol. 54, 1952, pp. 125-
152.





/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i.· /|.¬|·»¹.·.
249



g. El grupo de Apostólicos o de los “doce Apóstoles”

uno de los lnLenLos de formar un cuerpo reformado, un grupo de
esplrlLualldad independiente de las fuerzas eclesiales es el llamado de los “doce
Apóstoles de Medina de Rioseco” que se aglutinaba alrededor del almirante de
CasLllla don ladrlque Lnrlquez. ladrlque habla sldo Cobernador del 8elno en
ausencla del Carlos v y [unLo al que serla Þapa Adrlano de uLrechL y el
CondesLable de CasLllla lnlgo lernández de velasco, defendleron el 8elno de las
Cuerras de los Comuneros. Ln 1323 don ladrlque,―que esLaba ya casl reLlrado
en su palaclo de Medlna de 8loseco―, convocará a !uan López de Celaln y
ambos ldean un programa para evangellzar el senorlo de los Lnrlquez. Þara
8aLalllon serla López de Celaln el lnsplrador de esLe proyecLo evangellsLlco.
Þensaron conLraLar doce sacerdoLes que Luvlesen reconocldas anslas
reformlsLas. Su plan era sollclLar una bula Þapal que les auLorlzase a exLender el
verdadero Lvangello a Lodo el mundo. A la cabeza de esLe grupo esLarla
8ernardlno 1ovar, profesor de Crlego en la unlversldad de Alcalá, y !uan López
de Celaln qulen despues serla quemado por la lnqulslclón de Cranada por
alumbrado y luLerano. LsLarla Lamblen en esLe grupo aposLóllco Mlguel Lgula,
el lmpresor de la unlversldad de Alcalá, que se habla hecho famoso por publlcar
el íocbltlJloo de Lrasmo en casLellano además de oLros escrlLos del mlsmo.
!uan del CasLlllo serla oLro aposLóllco quemado por la lnqulslclón de 1oledo en
1333 como llumlnlsLa y luLerano. Sln embargo el movlmlenLo no lograrla
despegar con LanLo encausado por el medlo y ladrlque cansado y
desencanLado verla como el movlmlenLo llumlnlsLa y erasmlsLa llegarla a su
final. Para Ángela Selke, este movimiento “representa en la historia del
llumlnlsmo espanol la unlca LenLaLlva de llevar a la prácLlca esas nuevas ldeas
de que tanto hablaban alumbrados y erasmistas de Castilla”.
Las prlmeras gestiones del vizcaíno Celaín para la formación de los “doce
apóstoles” comenzarían en la primavera de 1525 y según declaraciones de
CasLlllo a la lnqulslclón, Celaln posela una carLa de presenLaclón del AlmlranLe
en la que este garantiza “a todos los clérigos y personas que quisiesen ir a
enLender en aquello, que el los reclblrla y les darla Lodo lo que hublesen
menester”. Celaín se dirigirá a los círculos intelectuales de Alcalá y Toledo y
recluLará además de los ya menclonados al clerlgo Luls de 8eLeLa, el presblLero
ulego López Puslllos, el clerlgo Caspar de vlllafana que fue amlgo de erasmlsLas

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
230

y luLeranos y despues de ser procesado en 1329 lograrla escapar. 1amblen
recluLarla al maesLro CuLlerre de CrLlz del Coleglo de 1oledo, a Mlguel CrLlz,
cura de la capllla de San Þedro, Þedro (Þero) Pernández, canónlgo de Þalencla y
al domlnlco fray 1omás de Cuzmán. Los “doce apóstoles” nunca lograron
reunlrse [unLos y el proyecLo serla aborLado por el mlsmo ladrlque Lnrlquez
que segun la crlada de lranclsca Pernández se desenLendló de los planes pues
“fue muy público y notorio que el señor almirante los tenía allí pensando que
eran buenas personas y que despues, desque vlo que era cosa del dlablo, los
echó de allí”.
En este grupo ya aparecerá el nombre de “Leutero”, Lutero, y que segun
Selke, el AlmlranLe, con más experlencla de las cosas pollLlcas o qulzás
prevenldo por la beaLa lranclsca, se desvlncularla rápldamenLe de esLe grupo
de acendrada esplrlLualldad. Ln el proceso de Luls de 8eLeLa se dirá “poe
leoteto eto oo qtoo sletvo Je Jlos y sos esctltotos etoo moy sootos y coptóllcos
y boeoos y j ... ] poe ellos poetloo lt y bozet opoellos opóstoles poe Jezloo poto
irse allá con el dicho Leutero ... “ Luls de 8eLeLa fue rela[ado al brazo secular,
por “hereje luterano”, el 18 de marzo de 1537. Celaln merecló el mlsmo fln, en
1530, por “herrores de lutherano”. Será la beaLa lranclsca Pernández, apresada
ya en 1320, la que Lermlne denunclando a Lodos los erasmlsLas como
llumlnados y luLeranos. ulce LonghursL en el ya clLado libro “íl footosmo Je
loteto eo íspoño” que el grupo iluminista de Francisca era del género erótico y
que [unLo con ulego Pernández, otro “peripatético libidinoso” que por donde
qulera que lba levanLaba algun alboroLo, dlo a la lnqulslclón en mayo de 1332
velnLlclnco nombres acusándolos de erasmlsLas e llumlnados, pero cuando le
refrescaron la memorla los lnqulsldores anadlrla oLros seLenLa como luLeranos y
donde esLán los prlnclpales humanlsLas del Lrlbunal lmperlal y de la unlversldad
de Alcalá.
|. ¦.»- ¹-| C»·|.||.. |.|-·»-. |.·g»|-·
!uan del CasLlllo, ecleslásLlco y gran erudlLo en grlego, fue lnLroducldo en
el movlmlenLo alumbrado y luLerano por paLroclnlo del lnqulsldor Ceneral
Manrlque. Lnsenó grlego a una mezcla de alumbrados, erasmlsLas y luLeranos
de 1oledo en 1323. uespues pasará a la unlversldad de Alcalá, esLando ba[o la
lnfluencla de 8ernardlno de 1ovar, parLlclpando en el movlmlenLo de los doce
apósLoles de Medlna de 8loseco, llegando a conocer la mayor parLe de los

/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i.· /|.¬|·»¹.·.
231



alumbrados de Lspana a Lraves de 1ovar. Ln 1330 escaparla para evlLar la
lnqulslclón, slendo deLecLado prlmero en Þarls, luego en 8oma y flnalmenLe en
8olonla, donde el habla conseguldo una alLa poslclón en la unlversldad,
ensenando grlego. Ln febrero de 1333 serla aLrapado y Lraldo a Lspana como
un preso de la lnqulslclón, slendo quemado en la esLaca LanLo por naLuraleza de
sus here[las como por haberse escapado de la lnqulslclón.
Ln el proceso de vergara, aparecen menclonadas las carLas de CasLlllo,
que pareclan copladas para dlsLrlbulr como carLas de allenLo enLre los
alumbrados. Se conservan clnco. una esLá escrlLa a su hermana ÞeLronlla del
CasLlllo de Lucena, que cayó en manos de ulego Pernández y esLe la enLregó a
la lnqulslclón. LsLaba escrlLa en esLos Lermlnos de alLo senLlmlenLo y
profundidad teológica: “Que el Espíritu Santo esté contigo de una manera
nueva, para que alguna vez por el sacrlflclo de adoraclón y la pureza de
nuesLras almas, nosoLros podamos ofrecernos a nuesLro Þadre bendlLo para
que Ll, con su dulzor lnefable y la paz soberana que sobrepasa Lodo
enLendlmlenLo, envle a Su •nlco Pl[o engendrado !esucrlsLo para morar para
slempre en nuesLras almas. Ln Su presencla Lodas las cosas se hacen una,
porque Ll conLlene la Lsencla que Lodas las cosas deben Lener, conforme al
orden admirable y provisión de Dios…
131

ue !uan del CasLlllo se sabe que la lnqulslclón lo mandó buscar en lLalla y
vlno pero no por propla volunLad, pues decla que nadle es profeLa en su Llerra.
Ln el proceso de ÞeLronlla de Lucena aparecen daLos de la lnqulslclón como sl
CasLlllo hublese parLldo para 8oma Lemlendo ser prendldo en Þarls. ÞeLronlla
conLará que esLando cerca de Alcalá vlvlendo, CasLlllo que se lba para
Andalucla, le confló un llbro prohlbldo, ella lo rompló y lo echó a un arroyo
slgulendo sus lnsLrucclones. Þarece ser que CasLlllo ensenaba grlego en 8olonla
por 1333. Lra la epoca en que la lnqulslclón Lamblen buscaba a ServeL en
Alemanla usando de senuelo a su proplo hermano, pero no lo hallarla. Cuando
llegó CasLlllo a 8arcelona, enLregó al lnqulsldor Ceneral Manrlque su confeslón


151 “Quitar el temor y poner seguridad” tal es, a juicio de un teólogo español (Melchor Cano)
uno de los rasgos gracias a los cuales el iluminismo se emparienta con el luteranismo. Es
impresionante la exactitud de este juicio cuando nos encontramos por azar ante una expresión algo
espontánea de la piedad de los “alumbrados”, por ejemplo cierta carta devota escrita a Petronila del
Castillo de Lucena, por su hermano el humanista Castillo, la cual está como bañada de alegre
confianza en un Dios que se instala en el alma, como un “buen huésped” para colmarla de
beneficios que “obra en nosotros obras de vida eterna” que es “nuestra vida, nuestro
mantenimiento, nuestro Dios, nuestro Señor”. (Bataillon, 1995, pág. 176)

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
232

por escrlLo. Su caso era grave porque un companero suyo, !uan López de Celaln
habla muerLo en la hoguera y el esLaba enLre los selecclonados para el
aposLolado de Medlna de 8loseco. 1amblen serla quemado despues de un largo
proceso. Las causas las deLalla escueLamenLe 8aLalllon sacadas de una
declaraclón del proceso de ÞeLronlla: Cue el acusado confesó un luLeranlsmo
en el que se desLaca que la salvaclón es para Lodo el mundo, pecadores y no
pecadores, lnuLllldad de las obras, no hay llbre albedrlo, los precepLos de la
lglesla no son obllgaLorlos, un sacerdoLe puede de[ar de rezar las horas
canónicas. Él mismo “dezia misa sin rezar”. No creía en la presencia real.
Senclllo, sln demaslada esLrucLura Leológlca, pero desesLablllzador de la
lnsLlLuclón 8omana.
volvemos a enconLrar a !uan del CasLlllo enLre los espanoles lnslgnes en
los Þalses 8a[os al ser conocldo el daLo de que aparece maLrlculado en el
Colleglum 1rlllngue de Lovalna el 23 de [ullo de 1323, [unLamenLe con oLros
reconocldos humanlsLas como Alfonso Manrlque maLrlculado el 24 de mayo de
1324, !uan PonoraLo, ulego de AldreLe, Þedro de Maluenda, lmporLanLe
persona[e en 1renLo y en los dlálogos rellglosos de 8aLlsbona. Aparece !uan del
CasLlllo con el LlLulo de presblLero (uomlnus !ohannes a CasLlllo Plspanus,
burgensls dlócesls, presblLer) enLre los apellldos de los mercaderes de 8urgos y
de Amberes, cludades abundanLes en [udlos conversos. Aparece Lamblen, como
ya hemos menclonado, enLre los alumbrados de Cuadala[ara formando parLe
entre los “doce apóstoles” del Almirante Fadrique Enríquez. Serla quemado en
la hoguera [unLo a los alumbrados proLesLanLes López de Celaln y Alonso
Carzón. Ls lmporLanLe no olvldar que ya no eran ldeales llumlnlsLas, slno
docLrlnas luLeranas consclenLemenLe acepLadas LanLo por el AlmlranLe de
CasLllla don ladrlque Lnrlquez, Marla de Cazalla, ÞeLronlla o !uan del CasLlllo,
los cuales como el Duque “estaban en lo de la salvación general con lo de
Luctero e que no desconformaba en sentirlo”. Se encuentra una carta
lmporLanLlslma de López de Celaln al AlmlranLe que expresa Lodo el senLlr
rellgloso del ano 1323 en plena maduraclón del alumbradlsmo que buscaba
expandirse apoyado en la nobleza: “Por esto si V.S. quisiera tomar la bandera
de ulos y en ella segulr con la gracla y fuerzas que ese mlsmo ulos le dlere, sere
yo la LrompeLa y el plfaro, y aunque por ml maldad arLo arLroso: y asl Lodos los
llamados acudlrán a la bandera y desLa manera podrá v.S. ser prlnclplo de la
reformaclón de la verdadera crlsLlandad. ? sl a v.S. le slrvlere a nuesLro Senor
por su bondad a emplear lo que le resLa de su vlda en esLo y a ml me qyulslere
hazer merced de llamarme para que le slrva slqulera de esLropa[o, de solo v,S,

/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i.· /|.¬|·»¹.·.
233



esLa Lal obra. 8eclblrá ml alma las mercedes que en Loda su vlda deseó y asl lo
ofrezco Lodo a nuesLro Senor para que haga en todo su santa voluntad”
(8aLalllon, 1993, pág. 184). Cueda paLenLe en esLos LexLos que se habla
claramenLe de una 8eforma de la crlsLlandad naclda no de las alLas esLrucLuras
rellglosas, slno personalmenLe como lndlvlduos llamados por ulos esLaban
dlspuesLos a ser LrompeLas y banderas de ulos.
CasLlllo habla lmparLldo clases de grlego duranLe Lodo el ano 1323, Lraldo
desde Sevllla hasLa 1oledo por el Arzoblspo e lnqulsldor Ceneral Manrlque,
slendo sus prlnclpales oyenLes sacerdoLes, muchos de los cuales eran
alumbrados. Hemos de insistir que cuando decimos “alumbrados” incluimos la
acepción de “evangélicos” que en palabras de sus acusadores siempre se
referían a “luteranos”. En los folios de Diego Hernández con el título “cobots
slve foctlo lotbetoootom” comenzaban así: “El maestro Juan del Castillo me dl[o
que sl se le prendlese, el morlrla en la secLa luLerana, alabando a ulos y, sl fuera
quemado vlvo, no revelarla los nombres de nlnguno de los que el sabla eran de
su secLa, para que ellos pudleran segulr vlvlendo y exLender y glorlflcar a ulos y
que sl no fuera por la lnqulslclón el mlsmo predlcarla esLo, pues habla más
penas para los luLeranos en Lspana que en Alemanla, el mlsmo como lo hlzo
!uan López de Celaln se de[arla quemar y morlrla en la secLa como un noble y
no traicionaría a nadie”.
Segun Werner 1homas, !uan del CasLlllo sosLenla docLrlnas conLrarlas a la
LransusLanclaclón. (ueclaraclón de !uan del CasLlllo APn lega[o 111-14- 1oledo
7-lll-1334) docLrlnas poslblemenLe apropladas de Lcolampadlo blen de su obra
De genuina verborum Dei: “hoc est corpus meum…” (Basilea 1525) o de su otra
obra que aLacaba la docLrlna de la eucarlsLla Aotlsyoqtommo lnclulda en su
Apoloqetlco (Zurlch 1326). no esLamos de acuerdo con 1homas en lo referenLe
al arLlculo 43 del edlcLo de Alumbrados de 1323 dado en 1oledo y que dlce:
“Que no habían de ser curiosos en saber las figuras de la Sagrada Escritura: y
que sl enLendlan algo, blen, y sl no, que pasasen adelanLe, y que era soberbla
querer enLender las LscrlLuras más de aquello que sonaba, sl ulos no se lo
daba”. Thomas interpreta esta doctrina alejada del cristocentrismo luterano y
poca aLenclón a la lecLura e lnLerpreLaclón de la LscrlLura. Sln embargo creemos
que esLos alumbrados-luLeranos eran crlsLocenLrlcos (pero no en un CrlsLo de
madera- declan-) y como buenos [udeoconversos no lban más allá del senLldo
literal y del que “Dios le daba” pues el sentido alegórico, el de los iluminados
por la fe, perLenecen a oLros alumbrados. LsLos alumbrados-luLeranos son,

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
234

segun klnder,
132
un producLo neLamenLe espanol, generado en ese cllma de
reformas y sobre Lodo de la vuelLa a Sagrada LscrlLura que lóglcamenLe Lenla
los mlsmos elemenLos docLrlnales nacldos de la 8lblla como los luLeranos o
zwlngllanos alemanes y sulzos.
.. ¦.»- i.¸-: ¹- C-|».-.
Aunque ya hemos ldo desgranando algunas de las cualldades y Lraba[os
del sacerdoLe vlzcalno converLldo al Lvangello, López de Celaln, le hacemos un
breve semblanLe en esLa secclón porque, con Loda probabllldad, fue el prlmer
alumbrado luLerano que quemó la lnqulslclón. Aunque de valenLla pareclda a
8odrlgo valer e lncllnado a la evangellzaclón personal, desde que Luvo una
conversión que consideraba él “como la de San Pablo, buscaba alcanzar la paz
con los hombres y estos con Dios”. En 1530 lo vemos por tierras granadinas
enfrascado en algo que ya habla pracLlcado en Alcalá, como era reparLlr
llmosnas que graclas a la llberalldad de ulego de Lgula, hermano del lmpresor,
dlfundla una ensenanza menos dogmáLlca y sl más cercana a las necesldades.
Aparecerá quemado por la lnqulslclón en sepLlembre de ese mlsmo ano, por no
delaLar a sus cómpllces. 8ecomlendan y dlfunden una ensenanza conLrarla a la
de lgnaclo de Loyola que esLe fl[aba en las comunlones y confeslones
semanales, la disciplina de los sentidos y de las “potencias del alma”, sin base
en la LscrlLura. Lra una esplrlLualldad, la de Celaln, donde el esfuerzo humano
para conqulsLar la sanLldad no slrve, slno solo la gracla y el beneflclo de CrlsLo
por su muerLe. Como dlrá 8aLalllon el “iluminismo podrá ser cualquier cosa,
menos una aberraclón esplrlLual o una docLrlna exoLerlca para uso de unos
pocos clrculos de lnlclados. Ls un movlmlenLo comple[o y basLanLe vlgoroso,
análogo a los movlmlenLos de renovaclón rellglosa que se producen en Lodas
partes y no solo en Alemania” Y más adelante, en palabras de Maldonado, dirá
que fue “una chispa luterana” que habría causado un gran incendio sl la
lnqulslclón no la hublese aplasLado con rapldez.(8aLalllon, 1993, pág. 183)
!uan y ulego López de Celaln en acusaclones de lranclsca Pernández
conslderan a LuLero lleno de razón en cuanLo a las lndulgenclas y le conslderan
un gran siervo de Dios y sus “escrituras” muy sanctas y católicas y buenas” y por
eso querlan marcharse de Lspana para conocer a LuLero. Los [esulLas han


152 A.G. Kinder, "Spain" in Andrew Pettegree (ed.), The Early Reformation in Europe.
Cambridge: Cambridge University Press, 1992 pág. 219.

/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i.· /|.¬|·»¹.·.
233



desflgurado a esLe persona[e al ldenLlflcarlo con el huldo lgnaclo de Loyola,
slendo Celaln solo quemado en eflgle. Las pruebas que aporLa S. Þey Crdelx
preLenden demosLrar que Celaln, quemado en esLaLua y no en persona, huyó y
conLlnuó su carrera con el nombre de lgnaclo de Loyola. Ángela Selke no da
nada de crédito a esta tesis, según su obra “vlJo y moette Je Iooo lópez Je
celolo, iluminado vizcaíno” (1960) en la que nos conflrma que Celaln habla
nacldo en Culpuzcoa en 1488, slendo uno de los crlsLlanos vle[os, enLre LanLos
crlsLlanos conversos que abrazaban el alumbradlsmo y que vlslLaba con
frecuencla la casa de lsabel de la Cruz. Ángela Selke parece haber descublerLo
su luLeranlsmo que declaró a algunos presunLos cómpllces con qulenes habla
hablado y comunlcado, pero nos anade un daLo lmporLanLlslmo y es que Celaln
había escrito el libro “ue lo vetJoJeto poz Jel oolmo” en el que se exponen con
clarldad y audacla las prlnclpales docLrlnas luLeranas.(8aLalllon, 1993, pág. 436)
!avler Þerez LscohoLado
133
nos dlce que Celaln fue deLenldo en Cranada
el 23 de dlclembre de 1328. 1ras esLa deLenclón y cuando su causa ya habla
sldo voLada y senLenclada se fugó de la cárcel despues del 22 de dlclembre de
1329. Segun Selke, probablemenLe en febrero de 1330, aparece en Alcalá en
casa de Mlguel Lgula y anLes de que lo deLengan deflnlLlvamenLe, hará unas
declaraclones anLe los lnqulsldores de 1oledo, Mexla y vaquer, conLra AnLonlo
Medrano, sln que nada Lrascendlese de su fuga, nl los lnqulsldores sacaran
nuevas lnformaclones del caso Medrano. 1amblen aporLa LscohoLado una
lnLeresanLe declaraclón de Celaln sobre ulego López de Puslllos anLe la
Inquisición de Granada. Dice: “Preguntado si conoció del dicho Diego López que
Lenla y crela que sl el [usLo quebranLaba la ley que por ello no pecaba, dl[o que
sl crela y conocló del que lo Lenla por (slc) porque vela esLe ulego López a sus
amos que eran Francisca Hernández y Antonio Medrano… que no cumplían las
leyes nl esLaban su[eLos a ellas porque haclan labrar los domlngos y flesLas a sus
criados… que oyó a los susodichos que no lo tenían por pecado”. En este grupo
alumbrado-luLerano el Lema de la lmpecabllldad Lenla oLras razones Leológlcas
que las luLeranas, pero esLaban muy cerca de la expllcaclón de LuLero.

¡. M.g.-| Ðg..». -| .¬¸·-·.· -».»··. ¹- /|.»|».


153 Antonio de Medrano, alumbrado epicúreo : proceso inquisitorial (Toledo, 1530) Escrito
por Javier Pérez Escohotado,- Prólogo de Ricardo García Cárcel 2003- 651 págs.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
236


Muchos de los “doce Apóstoles” del Almirante de Castilla eran grandes
humanlsLas. Mlguel Lgula era uno de ellos, cuyo humanlsmo lo enfocaba más a
la Leologla evangellca que a la crlLlca de la socledad y de la burguesla urbana
como lo hacla Lrasmo en el “íloqlo Je lo locoto”. Eguía publicó el “Enchiridium”
Mooool Jel cobolleto ctlstlooo en 1323, que pone de manlflesLo el carácLer
esplrlLual y evangellco del erasmlsmo. La gran lnfluencla de la lmprenLa de
Lgula en Alcalá, que comlenza con su prlmer llbro publlcado el 14 de
sepLlembre de 1324, no solo reslde en la belleza de la Llpografla que ha
heredado de Culllen 8rocar, embellecldas con la leLra de 1orLls, las lnlclales, los
adornos de exqulslLo arLe y los Lonos de LlnLas ro[as y negras, nl slqulera en la
producclón de llbros grlegos que cubrla un espacló casl lnexplorado que nos
enLroncaba con Luropa y su culLura. Sln embargo, Mlguel Lgula de[ará enLrar
por sus prensas la corrlenLe esplrlLual más lmporLanLe de la hlsLorla, al lado de
MaLeo Þascual, Þedro de Lerma, Pernán vázquez, lray ulonlslo
134
y !uan de
valdes, clrculo esLe que ya debaLla docLrlnas como las conLenldas en el
“ulóloqo Je Jocttloo ctlstlooo” al filo de la ortodoxia o claramente heterodoxas.
Los hermanos vergara, lranclsco, !uan y 8ernardlno 1ovar [unLo con los
hermanos valdes (Alfonso y !uan), encarnan flelmenLe el [oven esplrlLu
humanlsLa que se esLá fraguando en sus aulas. (Conzález navarro, pág. 314)


154 La cátedra de Biblia en la Universidad de Alcalá se crea en la persona de fray Dionisio
Vázquez de Toledo en 1532. Dionisio Vázquez sería el Maestro de Biblia de Cipriano de la Huerga
y se puede decir que fue una de las personalidades humanistas más sugerentes de la primera mitad
del siglo XVI. La Inquisición le abrió proceso por “causas dificilísimas ligadas con problemas de
teología”. La historia de los textos griegos ha puesto de relieve la actividad de Viterbo y su círculo,
al que perteneció fray Dionisio. Scutelius, Egidio de Viterbo, Scripando serían miembros
distinguidos del círculo, pero también hombres del círculo de Juan de Valdés que después de la
muerte de este, pasarían de Nápoles a Viterbo. Del círculo de Viterbo formaron parte Flamini,
Carnesechi, Vittorio Soranzo, Alvise Priuli y Vittoria Colonna, quienes pasarían al bando de la
Reforma La forma radical en que se expresó esta doctrina aparece en un opúsculo que alcanzó
amplia difusión en la Italia de la época y que llevaba por título Trattato utilísimo del beneficio di
Giesù Cristo Crocifisso verso i Cristiani, publicado anónimamente pero escrito por Fra´Benedetto
de Mantua. (Fray Luis de León: historia, humanismo y letras - de Víctor G. de la Concha, Javier
San José Lera – 1996 pág.177 La conversión de San Pablo según Miguel Ángel y Caravaggio.
Manuel José García Sanguino. Pág. 562) José C- Nieto dice que el libro del “Beneficio de Cristo”
era un resumen de las doctrinas de Juan de Valdés y que era “un manifiesto de la Reforma italiana”
escrito en parte por el benedictino Benito Fontanini y también Flaminio. Sobre este tema de los
“beneficios” desde una visión católica, véase la obra de Fray Domingo de Santa Teresa “Juan de
Valdés”.

/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i.· /|.¬|·»¹.·.
237



Al lado del ulóloqo Je uocttloo de valdes, aparecerán en la lmprenLa de
Lgula, las íplstolos eo qtleqo de lranclsco vergara
133
, como senales de que la
revoluclón rellglosa espanola habla comenzado en Alcalá. Þero Lamblen
comlenzan los procesos. Ll de Mlguel Lgula comlenza con los lnLerrogaLorlos
lnqulslLorlales acusado de luLeranlsmo en 1330 en valladolld. Ln 1331, por
oLono, ya esLá en la cárcel, aunque las prensas slguen funclonando graclas a un
amlgo que se hace cargo del negoclo. Su enclerro dura más de dos anos porque
habla desacuerdo enLre los lnqulsldores sobre la senLencla. unos se lncllnaban
a una pena pecunlarla, mlenLras oLros por la absoluclón y más Larde se sabe
que fue puesLo en llberLad. Sabemos que el proceso de Lgula se llgó mucho al
de vergara que esLaba más compllcado por las denunclas lnslsLenLes de
lranclsca Pernández pero que vergara las habla echado por Llerra.
|. i·», i·»-..·.. J·|.:.
“Durante mucho tiempo los historiadores de la Iglesia juzgaron
lnflexlblemenLe el alumbradlsmo por los sucesos de Llerena, sln dlsLlngulr las
profundas dlferenclas enLre el foco de 1oledo y sus eplgonos exLremenos, como
se ha dlcho anLes. •lLlmamenLe se ha Lransformado la vlslón hlsLórlca con los
reclenLes anállsls aparecldos. Ahora, los especlallsLas en la esplrlLualldad
crlsLlana, conslderan la here[la como una de las claves esenclales para la
comprensión íntegra de la espiritualidad española del XVI.” (Sedeno 8odrlguez,


155 Francisco de Vergara, autor de traducciones de diversas obras griegas, se formó en la
universidad de Alcalá y fue uno de los primeros en ocupar su cátedra de Griego (in qua a puero ad
hanc usque aetatem educatus discipulum primum egi, postea praeceptorem (F. de Vergara, De
Graecae Linguae Grammatica libri quinque, Alcalá de Henares, 1537, 3) en la que sustituiría a su
maestro, Hernán Núñez de Guzmán, el Pinciano -apodado el "Comendador Griego"-, al tener que
huir éste de ella por haber tomado posición junto a los partidarios de los Comuneros. A su muerte
su hermano Juan de Vergara, compuso su epitafio, en el cual él mismo se identifica como doctor,
theologus, ecclesiae Toletanae et Complutensis canonicus. Secretario del cardenal Cisneros, Juan
colaboró con éste en la traducción de textos griegos para la Biblia Políglota. Fue uno de los pocos
que se atrevieron a declarar la falsedad del Beroso de Annio de Viterbo en sus respuestas al
Tratado de las ocho questiones del templo propuestas por el Ilmo. Señor Duque del Infantado que
no se editarían hasta 1781 y él fue quien en un principio había sido elegido por la Universidad para
llevar a cabo la biografía de Cisneros, que al fin sería encomendada a su amigo el maestro Alvar
Gómez de Castro, cuando Juan, acusado de luterano y alumbrado y encarcelado en 1533 por la
Inquisición de Toledo, experimentaría un declive en su brillante carrera. (H. Gimeno Pascual).
¿Sería Francisco Vergara luterano, como lo era Juan y Bernardino? Todo parece apuntar que su
declive coincide con los procesos de los Vergara y pudiera estar implicado.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
238

2004-2003, pág. 164) Al acercarnos a la flgura de lranclsco CrLlz, nos
enconLramos con un persona[e de los alumbrados de 1oledo, que es un eslabón
enLre la concepclón neLamenLe evangellca, de busqueda de la lnLerlorldad y de
un ulos personal, ensenado por !uan de valdes, Alcaraz o lsabel de la Cruz, y la
volupLuosldad de lranclsca Pernández. Culzás el eslabón al que nos referlmos
sea la asceLlca. LnLre los evangellcos, Lodos los sacrlflclos se han saLlsfecho en
CrlsLo por su muerLe y paslón, mlenLras para lranclsca y Medrano, además de
ser Lodo farsa, la sexualldad y el goce, dlcen, les une más a ulos. CrLlz esLá en el
medlo, ya porque no vea la farsa y crea que lranclsca es una sanLa y llena de
vlrLudes, o porque el Lvangello fue modelando sus pensamlenLos. Su
eplsLolarlo, puede ser leldo, como un LraLado de conducLa, que en algunas
ocaslones no pasa de ser una admlnlsLraclón de saberes esplrlLuales, aunque
clLe la LscrlLura.
“Fray Francisco Ortiz nacló en 1oledo en 1497. Lra uno de los sleLe hl[os
de Sancho Ortiz y de Inés Yañes, ambos de “linaje de conversos”, según se
desprende de la flllaclón que los lnqulsldores anoLan en el prlmer
lnLerrogaLorlo. Ls desLacable que cuando se le pregunLa por sus abuelos
paternos, declare que:”[...] No sobe cómo se llomotoo [...], más de que vlvleron
fronLero de San nlcolás en esLa cludad, porque alll se crló [...], y su abuela
murió siendo niño este declarante [...]”. (Fol. LXXV r.). Tampoco conoce el
nombre de sus abuelos maternos, pero sí que la Inquisición “no tocose a alguno
de los dichos sus abuelos”, porque “[...] oyó muchas veces dar gracias a Dios a
su padre porque la Inquisición no había tenido que ver con él en nada”. En
camblo, lr. lranclsco recuerda blen los nombres de unos parlenLes más le[anos
y algunos deLalles de su vlda, como, por e[emplo, que el hl[o de un Llo de su
madre – “muy honrado [...] que fue armado caballero por hazanas [...] en
tiempo del rey don Enrique”– casó con ctlstlooo vlejo. ? además sabe que una
hermana de su padre “estuvo presa del Santo Oficio de veinte años a esta
parte, y que salió libre”. El fraile revela datos interesantes sobre las relaciones
famlllares enLre las dlferenLes generaclones de conversos en la Lspana del slglo
XVI.” (Sedeño Rodríguez, 2004-2003, pág. 169)
LsLudló Leologla y fllosofla en Salamanca y Alcalá e lngresó en la Crden
de San lranclsco. Más Larde fue profesor de lóglca en el monasLerlo franclscano
de ÞasLrana y en 1321 serla nombrado predlcador de su Crden, Lraba[o que
reallzó con gran exlLo. ulce el profesor nleLoque la vlda de CrLlz no sorprende
nl por ser un reformador al esLllo de LuLero, nl por sus logros academlcos o
exlLos en la predlcaclón, nl slqulera por la valerosa confronLaclón con la

/-|-.-¹--|-· ¹- |» k-(.·¬» -- з¸»-». i.· /|.¬|·»¹.·.
239



lnqulslclón. nleLo preflere callflcar a esLe fralle de hombre profundamenLe
humano y hondamenLe rellgloso. Sln embargo, la fasclnaclón por la vlda y la
rellglosldad de lranclsca Pernández, que comlenza en 1323 y Lermlna en 1329,
represenLó una manera de senLlr la esplrlLualldad como una mezcla de
“sexualidad sublimada y una pretenciosa piedad cristiana”. La relación acabaría
súbitamente cuando la Inquisición secuestró a esta “santa mujer”, siendo tal la
conmoclón en CrLlz que decldló denunclar en un sermón y en uno de los
pulplLos más celebres, como era el de la lglesla de San !uan de los 8eyes de
1oledo, a la mlsma lnqulslclón y al lnqulsldor Ceneral Manrlque. CrLlz que debla
predlcar sobre la necesldad de la lluvla por la sequla, hablarla de la sequla
espiritual que causaba el “gran pecado”. Entonces comenzaría su sermón
profeLlco conLra la lnqulslclón, conLra las exclamaclones del pueblo que
Lermlnó en LumulLo, en represlón y arresLo de esLe fralle, que por un momenLo
qulso declr la verdad que senLla. LsLe serla su ulLlmo sermón.
La Inquisición de Toledo lo condenaría por “fautor y defensor de herejes
e lmpedldor e lnfamador e ln[urlador del SanLo Cflclo de sus mlnlsLros y
oficiales públicamente, con gran escándalo y alteración del pueblo”. ¿Cuál era
su here[la? Ln prlmer lugar el habla sldo lnlclado en la oraclón de
“recogimiento”. Consistía este método en impedir que los sentidos se vertiesen
al exLerlor y asl lograr un esLado de quleLud en que el alma, sln pensar nl en
ulos nl en ella, esLuvlese unlda a ulos. Cerraban los o[os para un me[or
recoglmlenLo. Þero – dlrá 8aLalllon- “esta manera de hacer oración no gozaba
de la aprobación de la “beata” Isabel de la Cruz nl del alumbrado seglar Þedro
8ulz de Alcaraz, cuya lnfluencla se lba acrecenLando en la reglón y que
ensenaban el “dejamiento” o el abandono coleto a Dios” (Bataillon, 1993, pág.
163) Ll de[amlenLo no Llene exLasls, nl palabras o vlslones sobrenaLurales como
lranclsca Pernández. Los “dejados” no acepLan o ven mal la ldea del mllagro
como acclón de ulos en el hombre. Ll unlco mllagro es el amor de ulos que
lnfunde en los hombres su amor. Cuando el amor de ulos llega al hombre,
comlenza a resldlr en el alma de Lodos los que aman a su Pl[o. Alcaraz llegara a
decir: “El amor de Dios en el hombre es Dios”. Fray Francisco de Ortiz, en uno
de sus sermones que predlca anLe la CorLe lmperlal, en la cuaresma de 1324,
dlrá que CrlsLo esLá más perfecLamenLe presenLe en el alma de los [usLos que
en el SanLlslmo SacramenLo del alLar.
varlas son las carLas que dlrlge fray lranclsco CrLlz a la casLa de la
burguesía. “Su obra converge, en ese sentido, con las corrientes rellglosas

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
260

dlsLlnLas –erasmlsmo, luLeranlsmo, gnósLlcos, agusLlnlanos, reformadores
franclscanos de Clsneros, sadllles
136
, [udalzanLes– que hablan fomenLado
duranLe el slglo xvl la busqueda de una esplrlLualldad anLldogmáLlca, la enLrega
al hombre, que individualmente busca a Dios”. (Sedeño Rodríguez, 2004-2003,
pág. 179) Þara Selke,: “El proceso de Fray Francisco Ortiz […] reúne, quizá en
grado mayor que oLro alguno, las caracLerlsLlcas que acabamos de senalar. ? sl
bien este proceso en cierto modo se encuentra “fuera de serie”, ya que su
protagonista no puede ser clasificado de “alumbrado”, “erasmista” o
“luterano”, esta, sin embargo, conectado estrechamente con todas las causas
de fe que duranLe medlo slglo ocupan a la lnqulslclón espanola. Ln sus acLas se
debaLen, con una paslón y Lenacldad lnaudlLas en los anales del SanLo Cflclo,
Lodas las corrlenLes de lnnovaclón esplrlLual que, a lo largo del slglo xvl,
amenazan los cimientos de la Iglesia católica”.
137

Pay un hecho sobresallenLe en esLe [ulclo que desLaca nleLo con gran
aclerLo y es el de la auLorldad de la conclencla. ¸Cue auLorldad le movló a
predlcar aquel sermón conLra la lnqulslclón? Ll conLesLarla que la auLorldad de
ulos dlcLada por su conclencla. Los lnqulsldores le responderlan que no era la
conclencla slno su lmaglnaclón que le conducla a errores, pecados y
debllldades. Þero CrLlz consldera que los unlcos que pueden [uzgarle son
personas espirituales, “experimentados en los gustos de Dios”, pues para él “las
letras sin Dios ciegan”. Pero aún se atreve a decir más, a modo de Lutero: “Yo
escogerla que murlese no una, más mll muerLes anLes que ofender yo a ulos
haclendo conLra la conclencla que Lan asfixiadamente ha puesto en mi”. La
conclencla mlsma era un don de ulos y por LanLo rechazarla y conslderar error
sus dlcLados era revelarse conLra ulos. lranclsco de CrLlz fue condenado a clnco
anos de recluslón en un convenLo pero lnLerlormenLe era llbre y lo segulrla
slendo en prlslón.


156 Este concepto del ideario Sadilí, que Miguel Palacios Asín en su libro “Sadilíes y
alumbrados” pretende hacer coincidir con el misticismo español, no está demostrado y los
principales estudiosos del tema no encuentran raíces suficientemente claras. En el deseo místico de
la unión con Dios, esta supone “un proceso en el que se distinguen diversas etapas: exterior,
interior, superior; corpórea, corpóreo-espiritual, espiritual, sobrenatural; sentidos, potencias,
centro; buscar a Dios por de fuera (abstinencias, mortificaciones...) o por los adentros (vaciamiento
de sí) hasta alcanzar la transformación en Dios. Para todo lo cual es necesaria la integración del
hombre interior y exterior en el centro. En este proceso, cuando se llega a ciertos grados, el
entendimiento calla para dar paso a la voluntad que ama.” (Sedeño Rodríguez, 2004-2005, pág.
187)
157 Fray Francisco Ortiz: Un ejemplo de epistolario alumbrado .- Francisco Javier Sedeño
Rodríguez Etiópicas, 1 (2004-2005)



/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ Ð: i/ зi/|/
ÐÐi ·iCiJ xvi.




Ll proLesLanLlsmo espanol ha reclbldo a lo largo de los slglos una
lnnegable aLenclón, pero, no nos cansaremos de repeLlr, los erudlLos han sldo
escepLlcos en cuanLo a lmpacLo esplrlLual y soclal en Lspana, de[ando
cuesLlones hlsLórlcas sln resolver. nosoLros evldenLemenLe defendemos no solo
que la preocupaclón luLerana desperLó senLlmlenLos de llberLad frenLe a
muchas esclavlLudes LradlclonallsLas, slno que además peneLró con más rapldez
que en oLros lugares de Luropa a Lraves de los alumbrados y erasmlsLas. Ll
mlsmo esLudloso proLesLanLe C. Lea ya habla manlfesLado que era lmprobable
que un numero relaLlvamenLe pequeno de proLesLanLes espanoles hublese
podldo alLerar las convlcclones profundas e lncongruenLes de la rellglosldad de
Lspana en el slglo xvl. Aun más dlce Lea en su abultada y erudita “nlstotlo Je lo
Inquisición en España”(1906), cree que el movlmlenLo de la 8eforma ha sldo
exagerado, que nunca supuso un verdadero pellgro para las profundas e
lrraclonales convlcclones rellglosas de los espanoles del xvl, y que no de[ó
rasLro en las creenclas populares. (Lea, Crlglnal LdlLlon Mac Mlllán 1906-7, pág.
411) Los grupos formados prlnclpalmenLe en valladolld y Sevllla, con sus
especLaculares auLos de fe de 1330 a 1360, no son suflclenLe numero, para
muchos especlallsLas, como venlmos replLlendo, que conslderan la 8eforma en
España “como sólo un episodio curloso y de no grande Lrascendencla. A oLros
descarríos ha sido y es más propenso el pensamiento ibérico” (Menéndez y
Þelayo, 2007, pág. 31). 1amblen muchos especlallsLas esLán de acuerdo en que
la lnqulslclón, con el problema luLerano ganó presLlglo pollLlco y plngues
beneflclos económlcos. no olvldamos como el gran lnqulsldor lernando de
valdes no solo buscó desesperadamenLe los beneflclos económlcos y renLas
ecleslásLlcas del arzoblspo Carranza, acusado y condenado por luLerano, slno

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
262

Lamblen la de aquellos proLesLanLes que poselan holgadas forLunas,
conslgulendo dlnero de la conflscaclón de blenes que amblclonaba, enLre oLras
cosas, para consLrulr la unlversldad de Cvledo y su proplo panLeón.
lo tepteslóo Jel ptotestootlsmo eo íspoño, 1517-1648 llbro escrlLo por
Werner 1homas, nos presenLa un excelenLe anállsls soclológlco sobre las causas
por las que el cree, no Lrlunfó la 8eforma en Lspana. 1homas no nlega que
hublese 8eforma, slno que su exhausLlvo esLudlo se dlrlge más hacla las causas
de su represlón y su pronLa desaparlclón en Lspana, que lo que represenLó la
8eforma espanola como movlmlenLo evangellco. Su propóslLo es relnLerpreLar
el fracaso, buscar las causas por las que el proLesLanLlsmo y Lspana pareclan
abocados a no enLenderse. Sl Lspana y proLesLanLlsmo eran anLagónlcos como
LanLas veces lnslsLló Menendez y Þelayo, ¸que moLlvaclones hlcleron
lnnecesarla la reforma proLesLanLe? ¸Þorque en Lspana el movlmlenLo
reformado no fue maslvo nl popular como en Alemanla, llandes y algunas
reglones de lrancla? ulce 1homas que hasLa ahora nadle se habla preocupado
de esLe Lema del fracaso del movlmlenLo luLerano en la Þenlnsula lberlca,
porque la respuesLa aparecla slempre clara: la lnqulslclón y la reforma
clsnerlana lo hlcleron lmposlble. Se pregunLa esLe auLor, sln embargo, sl dado
que en la segunda mlLad del slglo xvl, el mayor enemlgo de Lspana era el
proLesLanLlsmo, esLe anLagonlsmo habrla comenzado ya desde la decada de los
20. SosLlene esLe auLor que aflrmar esLo es basLanLe arrlesgado, pues la
leyenda negra que aparecla en los llbelos alemanes y la averslón de LuLero
conLra las persecuclones de Lspana, se referlan al lnqulsldor 1lLelmans en 1343
en el condado de llandes. 1ampoco lban conLra la monarqula espanola, slno
que represenLaba más el profundo senLlmlenLo anLl[udlo de LuLero. La reforma
clsnerlana, 1homas, la desmonLa fácllmenLe. Sl Clsneros hublese hecho
lnnecesarla cualquler reforma posLerlor ¸por que enLonces Luvo LanLo exlLo el
movlmlenLo erasmlsLa y su acerada crlLlca conLra el esLado ecleslásLlco?
(1homas, 2001, pág. 3)
ÞuesLo que la lnqulslclón y la reforma de Clsneros no pueden expllcar el
rechazo al proLesLanLlsmo. CLro modelo expllcaLlvo deberá dar una respuesLa
saLlsfacLorla. CLros auLores como 8arLolome 8ennassar (8ennasar, 1967)
hablaron de la peJoqoqlo Jel mleJo expllcando que los espanoles no Luvleron
malesLar por la lnqulslclón y muesLra casos en los que la genLe no denunclaba al
here[e a pesar de sus consecuenclas. Pan anadldo Lamblen a esLa llsLa de
expllcaclones sobre la llmlLada lnfllLraclón del proLesLanLlsmo, lo que
conslderan falLa de lnformaclón sobre LuLero en los anos posLerlores a 1319. ue
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ зi/|Ji.

263



la pre-reforma clsnerlana y sus logros, ya comenLamos anLerlormenLe en el
caplLulo dedlcado a Clsneros y Alcalá. Solo dlremos que Sara nalle (nalle, 1992)
llega a las mlsmas concluslones que 1homas, esLo es, que la reforma de
Clsneros cosechó escasos fruLos. 8aLalllon manLlene la mlsma llnea argumenLal,
donde sostiene que el enorme “proletariado espiritual, obligado a vivir de
limosnas o gracias a otros expedientes” no siempre ofrecía un espectáculo del
Lodo edlflcanLe. Lra como sl el remedlo fuese peor que la enfermedad.
Ln cuanLo al pueblo, su formaclón rellglosa no superaba los mlnlmos.
uedleu en su anállsls de los procesados en la lnqulslclón de 1oledo dlce que el
40‚ no superó el rezo sln errores de las cuaLro oraclones y del resLo de la
doctrina “ni hablar”. Los fieles no cumplían con la confesión y comunión anual,
no guardaban los domlngos y no pagaban los dlezmos. Los parLlclpanLes en
proceslones se quedaban a dormlr en las lgleslas o ermlLas de desLlno, vlvlendo
la noche enLre flesLas, balles y desenfrenos sexuales, que sacerdoLes y clerlgos
corrupLos lnclLaban a esLas vlglllas. 1ermlna 1homas dlclendo que el proyecLo
de Clsneros no cambló las esLrucLuras de las lgleslas y no Locó la docLrlna, dos
preLenslones del proLesLanLlsmo.(1homas, 2001, pág. 19)
Ll oLro agenLe que se presenLa como modelo de rechazo fronLal al
proLesLanLlsmo es la lnqulslclón. Þara 1homas, a parLlr de 1303, la lnqulslclón
no esLaba Lan organlzada como se cree. La oposlclón que habla sufrldo por sus
meLodos y secreLlsmo habla desgasLado y desorganlzado el slsLema lnqulslLorlal
de manera que su coordlnaclón en Lodos los nlveles se hacla necesarla. Þor
conslgulenLe no era Lan evldenLe que la lnqulslclón esLuvlera preparada para
combaLlr el luLeranlsmo, pues al prlnclplo su represlón no era nada fácll, ya que
las esLrucLuras solo esLaban preparadas para dlscernlr los falsos conversos. Ln
los anos 1313 a 1323 la lnqulslclón espanola no fue esa máqulna perfecLa que la
leyenda negra nos ha de[ado, slno que el enorme dlque conLra el
proLesLanLlsmo podla romperse.
1homas consldera que esLos dos facLores de rechazo al proLesLanLlsmo,
como se preLende ad[udlcar a la lnqulslclón y la reforma clsnerlana, fueron en
realldad y paradó[lcamenLe los elemenLos dlnamlzadores de la lnfllLraclón del
luLeranlsmo en Lspana. Ambas lnsLlLuclones crearon un amblenLe proplclo para
el floreclmlenLo de las nuevas ldeas aflnes a LuLero. LxlsLen lndlclos de que en
los prlmeros decenlos del xvl y en cuanLo a las manlfesLaclones heLerodoxas,
esLas surgleron del fermenLo esplrlLual reformador promovldo por los 8eyes
caLóllcos y luego por Clsneros. La lnfllLraclón de las nuevas ldeas vendrla por

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
264

dlversos camlnos. Ll erasmlsmo Lendrla un enorme exlLo enLre 1300 y 1330
asenLado enLre las ellLes lnLelecLuales. Þero Lamblen a parLlr de 1320 un buen
numero de corLesanos reclbló con slmpaLla al luLeranlsmo cuando vla[aron con
el emperador Carlos v a llandes y Alemanla. Su aflclón a Lrasmo fue lo que les
hlzo apreclar a LuLero. LnLonces Lrasmo daba la razón a LuLero en cuanLo a los
ldeales de reforma de la lglesla, oLorgando la razón en lo fundamenLal al
alemán. Las 93 Lesls de LuLero que se debaLlan en Amberes y en Lovalna, ya se
hablan condenado, pero el mlsmo !uan de vergara se defenderá de ser
luLerano apelando preclsamenLe a esLe senLlmlenLo de slmpaLla que al prlnclplo
LuLero desperLaba, cuando solo Locaba la necesldad de reforma.
uos clLas sobre esLa lnfllLraclón naLural de LuLero en Lspana: “No boblo
coso mós comoo, poe Jeclt ooos mltoJ como oo se boo Je levootot lotetos,
ottos, tozóo tleoe loteto eo lo poe Jlce, ottos bleo blzo loteto eo poemot los
llbtos Je cóoooes y Jectetos, poes oo se oso Je ellos y ooJle se escooJollzobo
entonces de ello.”(Longhurst”). La otra es de Domingo de Rojas LesLlflcando en
1339: “Estos largos caminos de los reyes y sus ctloJos o teloos exttoños boo
metlJo eo íspoño ooevos bottocbetlos y obomloobles loveoclooes (...) y solo lo
fomo Je loteto coo olqooo teloclóo Je sos Joqmos oos bo beocblJo Je
cotloslJoJ y Je ottos mós pellqtosos ooveJoJes poe... boo JesttolJo ooestto
coocleoclo y lo slocetlJoJ y potezo Je ooestto íspoño (Luther et l’Espagne. A.
8edondo.) LsLas clLas demuesLran claramenLe el lmpacLo que el luLeranlsmo
Luvo enLre la CorLe, apareclendo no solo uomlngo de 8o[as, slno AgusLln Cazalla
y ConsLanLlno Þonce enLre los desLacados de ese corLe[o. Ll mlsmo Alfonso de
valdes dlrá en 1321 que a pesar del edlcLo, los llbros de LuLero se vendlan por
las calles en Alemanla y muchos de esLos corLesanos los Lra[eron a Lspana.
lranclsca Pernández dlrá de !uan vergara “que después que vino de Flandes
teolo los dichos errores porque nunca antes no gelos oyó decir” y “que tenía
algunas escripturas del dicho Luthero porque se lo oyó decir al dicho doctor”.
(Werner, 2001, pág. 39)
1homas qulere lnslsLlr en la debllldad de la lnqulslclón que slendo
dlllgenLe y Lenaz, no lograba lmpedlr que los llbros enLrasen y aunque los llbros
quemados fuesen muchos, solo era un porcenLa[e lnflmo respecLo a los llbros
“peligrosos” que entraron en la Península. El “cordón sanitario” que pretendía
esLablecer el edlcLo de 1323, no lograrla efecLos saludables, enLrando ahora los
llbros de auLores orLodoxos con doctrinas protestantes. Los “heresiarcas”
famosos se hablan lnLroducldo a sus espaldas y la lnqulslclón de Sevllla,
publlcará un lndlce de llbros prohlbldos que se hablan requlsado en la zona y
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ зi/|Ji.

263



donde los reformlsLas alemanes, fundamenLalmenLe profesores de las
unlversldades, haclan comenLarlos blbllcos de Loda la 8lblla
138
.La slmple lecLura
de sus nombres nos sorprende. Las redes de conLrabando se organlzaron me[or
y desde 1340 los mlsmos exlllados proLesLanLes o slmpaLlzanLes de la 8eforma,
desde Amberes, puerLo que perLenecla al lmperlo espanol, lnLenLaron por un
tiempo “evangelizar” España. Pero no solo fueron las enormes canLldades de
llbros que peneLraron en Lspana, los agenLes evangellzadores, slno que hubo
muchos hombres mlsloneros dlspuesLos a Lraer el mensa[e de salvaclón. Ln
ocaslones los dlsldenLes lograron quemar algunas lmágenes que represenLaban
devoclones supersLlclosas. Þero además las pesqulsas de la lnqulslclón llegaron
a la conclusión de que habían sido “algunos frailes del monasterio de San
AgusLln de la dlcha cludad (8urgos) y parece lmlLaclón de la docLrlna del
hereslarca LuLero de su orden que aflrma y ensena que no ha de haber
imágenes en las iglesias”. Los franciscanos harían lo mismo con algunas
lmágenes. (1homas, 2001, pág. 32)
Sl las reformas de Clsneros y la lnqulslclón no fueron las verdaderas
causas del fracaso del proLesLanLlsmo en Lspana, 1homas nos muesLra las que
cree fueron las causas reales del anLlluLeranlsmo. Consldera que se debló a un
largo proceso de formaclón de valores soclales y rellglosos que acompanó a la
8econqulsLa caLóllca desde el 722. uespues de ocho slglos de reconqulsLa y de
recuperaclón LerrlLorlal e ldeológlca, la menLalldad popular de la poblaclón
espanola, solo senLla averslón y recelo hacla cualquler heLerodoxla y por LanLo
Lamblen la causa luLerana esLaba avocada al fracaso y de anLemano perdlda.
Dice Thomas: “No fueron tanto las circunstancias contemporáneas, sino más
blen las huellas que la reconqulsLa lnevlLablemenLe habla de[ado en la socledad
espanola y el modelo soclopollLlco, Lales como se desarrollaban desde la epoca
de los 8eyes CaLóllcos, las que condu[eron al rechazo de LuLero”. ClerLamenLe
el carácLer mlllLanLe del caLollclsmo, con sus oblspos de capa y espada al frenLe
de las Lropas, formaron un concepLo rellgloso dlferenLe y crearon una eLnlcldad
espanola, cuya ldea ldenLlflcaLlva era la booto. 8a[o esLe prlnclplo ldeológlco se
consLruyen dos clases de crlsLlanos denLro de la socledad espanola: los vle[os y
los nuevos. La casLa buena serla de los crlsLlanos vle[os, refle[ando una clara
desconflanza hacla la heLerodoxla porque esLa podrla compromeLer la


158 Hemos hecho un listado de estos autores del Memorial de libros prohibidos en la
Inquisición de Sevilla al final de los autos de fe de Sevilla con este mismo enunciado.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
266

lnLegrldad de la casLa y de la persona. Ll dlscurso lnqulslLorlal y los auLos de fe
mosLrarán al proLesLanLlsmo como corrupLor de la casLa de crlsLlanos vle[os y
conslderán a esLe como a los musulmanes y [udlos.
Segun C. SLallaerL
139
“el casticismo confiere a España un lugar único
denLro del mundo crlsLlano. La ldenLlflcaclón eLnlca con el crlsLlanlsmo no se da
en muchos otros países de tradición y religión cristianas.” García Morente
escribe que “en la nación española y en su historia, la religión católica no
constituye un accidente, sino el elemento fundamental de su esencia misma”.
Sl la rellglón conformaba una ldenLldad eLnlca, era lóglco que moros y [udlos y
por ulLlmo proLesLanLes, fuesen vlsLos, aunque se declarasen Lamblen crlsLlanos
o conversos, como elemenLos que desaflnaban y susclLaban dudas, sl esLos no
manLenlan unas formas y unos acLos rellglosos fervlenLes y mlllLanLes. no servla
el Lener una esplrlLualldad más lnLlma y slncera, desllgada de formallsmos
rellglosos pobres de conLenldo, lo que lmporLaba era manLener un
comporLamlenLo rellgloso conforme a las Lradlclones. La pura hlpocresla esLaba
por enclma de la fe. Ll comporLamlenLo rellgloso de los espanoles debla Lener
slgnos exLernos. Las mlsas, las peregrlnaclones, las proceslones, los donaLlvos
preclosos, las lámparas encendldas eran senal de pledad de los fleles. Los
convenLos que observaban las reglas de dlsclpllna eran Lenldos por más dlgnos
y crlsLlanos, aunque su flnglmlenLo fuese evldenLe hasLa el punLo de que los
protestantes calificarán a los católicos además de “papistas” también
“hipócritas”. La fe de los grandes y de los prlnclpales aparecla como mera
hlpocresla y la de los LonLos y el vulgo mera supersLlclón, dlrá Carcla
Mercadal.
160

A Lspana llegó el proLesLanLlsmo con oLras preocupaclones que no
colncldlan con las de Alemanla, sln embargo la necesldad de Lvangello y de
llegar a beber de las mlsmas fuenLes, fue Lan necesarla como en oLras parLes. Sl
las 93 Lesls fueron moLlvadas por las lndulgenclas, en Lspana no se Lenla el pago
de bulas o la venLa de lndulgenclas como algo abuslvo. uuranLe muchas
generaclones los espanoles hablan vlvldo ba[o la bula de la Cruzada que se
desLlnaba a la guerra conLra los musulmanes y hablan vlsLo esLos gasLos


159 Etnogénesis y etnicidad en España: una aproximación histórico-antropológica ... de
Christiane Stallaert - 1998 - 190 páginas. Pág. 11 "Hechos diferenciales" y convivencias
interétnicas en España Escrito por Christiane Stallaert Edition: illustrated Publicado por Rodopi,
1999 .-154 páginas
160 García Mercadal, José. España vista por los extranjeros. , I : Madrid , 1917
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ зi/|Ji.

267



[usLlflcados. Además hablan aprendldo a allvlar sus conclenclas con la compra
de lndulgenclas para perdón de sus pecados y allgerar el ÞurgaLorlo. 8ueno era
morlr como márLlr de la fe en la 8econqulsLa, pero muchos preferlan pagar por
ese servlclo mlllLar. Asl pues el pagar la 8ula era senal de buen crlsLlano y
cumplldor de los deberes paLrlos. Además la bula íxotqe Jomloe le ad[udlcaba
a LuLero la proposlclón hereLlca de reprobar la guerra conLra los musulmanes,
pues asl lo habla manlfesLado en sus kesoloclooes que hablan sldo dlfundldas
en Lspana. LuLero decía que “bien que muchos hombres de iglesia, y no de los
menores, no suenan con oLra cosa que guerrear conLra los Lurcos, habla de por
sl que se preparan para hacer la guerra, no conLra sus proplas ln[usLlclas slno
conLra el azoLe que las casLlga, y que de esLa manera se van oponlendo a ulos,
quien dice: “por esta vara castigo vuestras iniquidades, ya que vosotros mismos
no las castigáis.” Aunque Lutero cambló de posLura, esLa poslclón suya y la
íxotqe Jomloe supusleron un elemenLo más de rechazo al proLesLanLlsmo en
una Lspana conLlnuamenLe en campana de guerra sanLa conLra los moros.
Ls necesarlo Lamblen conslderar oLros aspecLos que son cláslcos pero
que se olvldan con facllldad. Son lngredlenLes necesarlos para poder enLender
lo que ocurrló con la 8eforma en Lspana. Los lremos anallzando con casos
reales de procesados y oLras fuenLes:
A/ ¸Þor que esa lnquleLanLe obseslón de la lnqulslclón y el lmperlo por
persegulr al luLeranlsmo sl esLe no hublese supuesLo un pellgro no solo por su
lmpacLo en Lspana slno por el numero de seguldores? 8esulLa conLradlcLorlo el
que se monLara la lnmensa maqulnarla lnqulslLorlal para llenar las cárceles de
Loda Lspana, sl el pellgro no fuese real. Muchas son las causas poslbles, ya sean
pollLlcas, rellglosas, económlcas eLc., pero la efervescencla rellglosa del xvl era
lncuesLlonable especlalmenLe en las clases medlas y alLas.
8/ Aflrmar que la 8eforma no lnfluyó nl cambló la socledad y que los
crlsLlanos vle[os eran desafecLos al luLeranlsmo, no es declr mucho, pues, como
lndlcara SLephen Pallczer “en muchas reglones, el crlsLlanlsmo popular no era,
ni “profundo”, ni “incongruente”, simplemente no existió. En otras áreas, hasta
en slLlos como la Archldlócesls de 1oledo con su numero enorme de clero en las
parroqulas, menos del 40 por clenLo de aquellos que lnLerrogó la lnqulslclón
anLes de 1330 a duras penas podrla enunciar los rezos básicos.”
161
?a hemos


161
Stephen Haliczer, Inquisition and Society in the Kingdom of Valencia, 1478-1834, 1990,
pág. 274

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
268

demosLrado que la reforma de Clsneros fue basLanLe parca en resulLados,
aunque supuslese un aclcaLe para la esplrlLualldad. Lra pues la lgnorancla de los
prlnclplos báslcos del crlsLlanlsmo la verdadera barrera para la exLenslón del
Lvangello en Lspana, como lo demuesLran los esfuerzos reformadores con los
ecleslásLlcos y los mon[es y por la caLequlzaclón de la poblaclón que con LanLa
perseverancla Lraba[ó Clsneros. una cosa es que hublese efervescencla de
esplrlLualldad en algunas capas de la socledad espanola y oLra que las masas
esLuvlesen crlsLlanlzadas.
C/ Las ellLes y los alfabeLlzados pudleron leer escrlLos de Lrasmo y LuLero
y algunos que vla[aron al exLran[ero vleron de cerca la realldad germánlca. no
creemos que era una realldad le[ana, lncompleLa, mlLlflcada o denlgrada, pues
muchos enalLeclan a LuLero como recordará !uan de vergara en su proceso: “Al
prlnclplo, cuando LuLero solamenLe Locaba la necesldad de la reformaclón de la
lglesla y en arLlculos concernlenLes a cotoptlooeo motom, Lodo el mundo lo
aprobaba, y los mesmos que scrlben conLra el conflesan en sus llbros que al
principio se le aficionaron” (Tellechea ldlgoras, 1977, pág. 19)
u/ Ll corLo espaclo de Llempo en el que aparece el luLeranlsmo en Lspana
como revoluclón esplrlLual europea, lo expllca asl el reformador espanol
8elnaldo Conzález MonLes que vivió en aquellos días: “nl Lampoco se crea que
LanLo los e[emplos que vamos a referlr, como los que van esparcldos en los
comenLarlos anLerlores, fueron recogldos de un largo perlodo de Llempo. Þues
Lodos, enLeramenLe, se presenLaron a un mlsmo Llempo en el lnLervalo de sus
sels a sleLe anos cuando empezó por prlmera vez la persecuclón conLra los
luLeranos, que de repenLe e lmprovlso aparecleron en gran numero en Lspana
en parLlcular en Sevllla y valladolld y esLo fue el ano 1337 ó 1338 hasLa el 1364
de nuestra salvación granjeada por Cristo”. Sin embargo no podemos entender
el de “repente e improviso” como de generaclón esponLánea, slno que el
proceso de menLallzaclón y conoclmlenLo que habla empezado por alumbrados
y erasmlsLas fundamenLalmenLe, ahora en muy poco Llempo habla ecloslonado
con una fuerza sorprendenLe. ue no haber sldo por la ráplda lnLervenclón de la
lnqulslclón, Lspana hublese sldo un pals reformado en el espaclo de unos
meses, segun aflrmaba el hlsLorlador Conzalo de lllescas cuando escrlbla en su
“nlstotlo lootlflcol”: “Ln anos anLerlores, alguna vez se prendleron en Lspana
here[es luLeranos en numero mayor o menor, y fueron quemados, pero esLos
eran exLran[eros, alemanes, holandeses o lngleses. A conLlnuaclón se envlaron
al paLlbulo genLes pobres y de cuna humllde, y les ponlan los sambenlLos en
prlslón, pero en los ulLlmos anos hemos vlsLo llenas las prlslones, los paLlbulos y
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ зi/|Ji.

269



aun los quemaderos de hombres noLables y , lo que es más lamenLable, de
personas que segun el senLldo del mundo sobresallan mucho de oLros en
lnsLrucclón y vlrLud...? eran Lan numeros que sl Lodavla se hubleran esperado
dos o Lres meses más en combaLlr esLa plaga, esLa pesLe se hublera exLendldo
por Loda Lspana y nos hublera Lraldo la desgracla más dura que [amás le habrla
herldo.”(CasLro A. d., 1831, pág. 84)
uno de los prlmeros condenados y e[ecuLados por luLeranlsmo (en 1330)
fue !uan López de Celaln. Sln embargo su fervor rellgloso no provlene del
proLesLanLlsmo, slno del llumlnlsmo que habla sldo la fuenLe de su renovaclón
religiosa en las primeras décadas del XVI. Celaín había sido uno de los “doce
apóstoles” reclutados por el almirante de Castilla don Fadrique Enríquez con el
propóslLo de evangellzar sus esLados casLellanos. LsLo demuesLra claramenLe
que su luLeranlsmo no fue sublLo, nl lnesperado, slno enralzado en el
llumlnlsmo, lo cual nos lleva a aflrmar con roLundldad que el movlmlenLo de
reforma proLesLanLe es más ampllo, más de fe profunda, más enLroncado en el
Lvangello de lo que MonLes mlsmo podla perclblr. Ln esLe conLexLo se pregunLa
1ellechea, cuando ve en las prlmeras decadas del 1320-30-40, varlos
procesados por luteranismo: “¿Qué slgnlflca la eLlqueLa de luLeranlsmo apllcada
por la lnqulslclón en cada caso concreLo? ¸Se LraLa de aflnldades, de
luteranismo integral o parcial?” (Tellechea ldlgoras, 1977, pág. 26) La respuesLa
es sencllla, en nlngun caso concreLo el luLeranlsmo es lnLegral, nl los
reformadores espanoles Luvleron convlcclones absoluLamenLe luLeranas, nl
calvlnlsLas, nl zulngllanas, eLc. nl el mlsmo LuLero o Lrasmo Luvleron las mlsmas
ldeas al prlnclplo que al flnal de su vlda, pero sl que parLlan de una base: del
Lvangello de CrlsLo que ya no era monopollo de una lglesla, y de una salvaclón
por gracla que ya no era por merlLos, nl porque “el hombre cooperara a la
gracia” pues toda justicia está fuera de nosoLros – dlrán los reformados
espanoles-. Þero lo que slempre aparece en Lodos los evangellcos del xvl es el
sacerdoclo unlversal de los creyenLes que excluye al Þapa como vlcarlo de
CrlsLo. LsLe senLlr docLrlnal separa radlcalmenLe llumlnlsmo-erasmlsmo-
luteranismo de Roma y del “poder de las llaves”. Pero además, tenemos que
lnslsLlr en esLo, sln un buen conoclmlenLo de la Leologla de cada procesado no
se puede hablar de “luteranismo integral” o “luteranismo débil” ni aun de los
mlsmos luLeranos españoles que siempre tendieron a un “cristianismo
evangélico”: “Mi doctrina no es luterana sino cristiana” dirá el proLesLanLe
Þerez de Þlneda

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
270

L/ Þero además la 8eforma proLesLanLe espanola, aunque no pudo
exLenderse en el Llempo, sl podemos aflrmar que la Reforma “Evangélica” en
Lspana duró más de un slglo, puesLo que, en Lodo el lmperlo espanol, muchos
proLesLanLes espanoles fundaron lgleslas y, en el caso de !uan de valdes, los
orlgenes de la 8eforma en Lspana e lLalla broLan de el. Ll fenómeno
mlnlmlzador del proLesLanLlsmo en Lspana qulzás pueda comprenderse en base
a que se lgnoran los daLos hlsLórlcos, pero su fuerza le hace uno de los
movlmlenLos esplrlLuales más fuerLes de su hlsLorla.
Ls lncuesLlonable que parLe de las reformas más susLanclales
emprendldas en Lspana nacen por esLa alarma del proLesLanLlsmo ecloslonado
en 1338. uno de los problemas que Lenla la esplrlLualldad espanola radlcaba en
sus llderes, en la [erarqula, y en pecados lnLernos de ella como era la
“solicitación” o seducción de las mujeres por sus confesores. La confesión,
obllgaLorla al menos anualmenLe, lnLroduclda en el Conclllo de LeLrán en 1216,
habla reporLado muchos beneflclos a la lnqulslclón pero la totplo o sollcltoclóo
resulLaba uno de los abusos más aberranLes y per[udlclales para la pledad. La
confeslón enLonces no se hacla en confesonarlos donde el penlLenLe esLá fuera
del conLacLo flslco con el confesor, slno que senLado al lado o puesLo de
rodlllas, corrla el rlesgo de que la paslón del sacerdoLe se lnflamase en la
descrlpclón de clerLos pecados de la carne. Con la alarma del luLeranlsmo se
busca remedlo y el 18 de febrero de 1339 Þablo lv expresa su dolor al arzoblspo
de Cranada por los enganos de clerLos sacerdoLes a sus penlLenLes y los abusos
de los sacramenLos. Como ya sabemos los alumbrados hablan caLapulLado el
movlmlenLo de la 8eforma en Lspana y suponlan docLrlnalmenLe una
separaclón y abandono de la lglesla caLóllco-8omana, como blen deflnla el
edlcLo de 23 de sepLlembre de 1323 con cuarenLa y ocho proposlclones y donde
cuaLro arLlculos eran por luLeranlsmo y uno de los arLlculos Lenla Lres condenas
luLeranas. Þor LanLo el Lema no era sln lmporLancla, porque una de las
Lendenclas de los alumbrados era evlLar la confeslón al sacerdoLe porque ya lo
haclan a ulos dlrecLamenLe.
Atajando estos hechos tan escandalosos de la “solicitación” se conseguía
que las noLlclas sobre el luLeranlsmo que hablan llegado de la uleLa de Worms y
que Lralan en sus menLes los comerclanLes y los vla[eros, creasen una nueva
mlrada a la rellglón y al crlsLlanlsmo sln lnLermedlarlos. una con[unclón
llumlnlsLa-erasmlsLa-luLerana agrandarla noLablemenLe las dlferenclas
docLrlnales sobre la [usLlflcaclón y el papel de CrlsLo como medlador enLre ulos
y los hombres. Sln embargo los reformadores espanoles verlan cómo el pueblo
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ зi/|Ji.

271



slempre se reconclllaba con la lglesla lnsLlLuclonal a pesar de las prácLlcas Lan
monstruosas como la “solicitación”.
1amblen dlce P.C. Lea: “No se puede dudar que en la mayoría de los
casos, la lnqulslclón no enconLró proLesLanLes verdaderos, pero sl con la
reslsLencla evangellca y reformlsLa en el caLollclsmo espanol. Ls Lamblen
verdadero que el lnqulsldor valdes exageró la amenaza y la uso para solldlflcar
su propla poslclón y a la lnsLlLuclón que represenLaba. Sln embargo, la
evoluclón de los reformadores espanoles de la generaclón de prlnclplos de
1320, a la segunda de 1340 y la de los anos 1330, los habla movldo a la docLrlna
de la [usLlflcaclón en CrlsLo, donde las obras no Llenen merlLo y Lodo depende
de la fe. LsLo no era exacLamenLe la [usLlflcaclón por la fe pero era basLanLe
cercano para causar preocupaclón serla y leglLlma a las auLorldades y a la
Inquisición” (Lea, Crlglnal LdlLlon Macmlllan 1906-7, pág. 283) no enLendemos
esa teslsteoclo evooqéllco y tefotmlsto cotóllco de Lea, porque más que
reslsLencla supuso una caLapulLa y lanzadera para el luLeranlsmo en Lspana.
no serlan solo los proLesLanLes o evangellcos de valladolld y Sevllla los
perseguldos. Þor Lodas parLes habla pequenas congregaclones o convenLlculos
que eran perseguldos y condenados en los auLos de fe. Ll proLesLanLlsmo
vasco-navarro, que ha esLudlado con ampllLud !ose Marla Clalzola, esLa por dar
a conocer, lo mlsmo que el caLalán, el de Aragón y muchos lugares donde
apenas Lenemos noLlclas de procesos, pero que Luvleron conoclmlenLo del
luLeranlsmo. Pubo mlsloneros lngleses y franceses, además de los que
provenlan del lmperlo espanol, Þalses 8a[os, Alemanla, nápoles, Cerdena eLc. y
que Lenemos noLlclas de ello. LsLo nos dará una vlslón más amplla de lo que fue
o pudo ser el proLesLanLlsmo espanol.
· i» ·.¬|·» ¹- i.|-·. -- з¸»-».
1anLo el ensayo de AugusLln 8edondo “Luther et l'Espagne de 1520 à 1536”
de 1963, como el llbro de lotbet's Cbost lo 5polo (1317-1346) escrlLo el 21 de
febrero de 1969 y el de lgnaclo 1ellechea ldlgoras de 1977, [unLo con el de !ose
C. nleLo de 1979, Lan clLados Lodos, nos acercan al hecho Lemprano de la
presencla del luLeranlsmo en Lspana. Pemos consulLado con profuslón, para
esLa exposlclón, el magno llbro de 8aLalllon de 1966, “Erasmo y íspoño”
aunque apunLe oLras concluslones no muy le[anas a las que proponemos. Sobre
esLas bases y las ya cláslcas aporLadas por Menendez y Þelayo, LlorenLe, Adolfo
de CasLro, Amerlco CasLro, Lea, M’Crie 8edondo, uomlngo de SanLa 1eresa,

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
272

Werner 1homas, 8ennassar, neLanyahu eLc. que resumen a su vez a oLros
lnflnlLos auLores que no vamos a repeLlr, podemos aproxlmarnos a una
lnLerpreLaclón hlsLorlográflca que parece más equlllbrada y que hemos
denominado “evangellsmo”. Pero además iremos completando algunas lagunas
blográflcas con los arLlculos, llbros y Lesls docLorales más reclenLes como los de
Conzalo Sánchez-Molero, Þllar 8arbelLo ulez, Cuerol Coll o uorls Moreno
MarLlnez de 2003 que Lenemos garanLlas de equlllbrlo lnLerpreLaLlvo. Þara la
Leologla de la 8eforma hemos acudldo fundamenLalmenLe a dos profundos
llbros de Alfonso 8opero: lllosoflo y ctlstloolsmo e lottoJocclóo o lo lllosoflo.
uoo petspectlvo ctlstlooo, en los que ya hemos conLrasLado sl la 8eforma en
Lspana fue mlsLlca o no y en que senLldo se puede enLender el mlsLlclsmo
proLesLanLe, slrvlendonos para lnLerpreLar la esplrlLualldad evangellca desde la
8eforma.
Ll erudlLo escoces 1homas M´Crle en 1829 publica su “nlstoty of tbe
ptoqtess ooJ soptessloo of tbe tefotmotloo in Spain in the sixteenth century” y
en 1942 se publlcarla en 8uenos Alres la prlmera Lraducclón al espanol. Sl
conslderamos que las fuenLes que usa son blen conocldas excepLo la de
8uschlng, no por ello de[a de Lener un aLracLlvo exLraordlnarlo. Lo que más
sorprende a Mac Crle de la Lspana del slglo xvl, es la obseslón espanola de
creerse un pueblo que slempre ha manLenldo la unldad rellglosa caLóllca,
“cristianos viejos” que no han tenido en sus venas el menor rastro de sangre
[udla, y que nunca se han aparLado de los credos 8omanos. Þero la realldad
rellglosa y pollLlca espanola es la de los heLerodoxos y no la de la unldad
caLóllco-8omana. Ll proLesLanLlsmo o las prlnclpales docLrlnas que lo
conforman ya hablan aparecldo varlas veces a lo largo de los slglos. Además la
docLrlna de la anLlgua lglesla espanola slempre esLuvo ale[ada del papado y en
muchos casos, como lo fue el del exegeLa espanol Claudlo, oblspo de 1urln,
próxlmo a muchas de las docLrlnas evangellcas o de la 8eforma. Claudlo
condenó el culLo a las lmágenes, las rellqulas y los sepulcros de los sanLos y se
reslsLló a la auLorldad ecleslásLlca que lmponla Lales prácLlcas y clLaba al que
uno de los conclllos del ano 303, se ordenaba que no hublese lmágenes en los
Lemplos, nl plnLuras que pudlesen ser ob[eLo de ldolaLrla. La lglesla espanola en
los ocho prlmeros slglos fue a[ena a la prlmacla de los oblspos de 8oma y
exlsLen numerosas pruebas de que conservó su lndependencla. Se dlce que
Lspana ha sldo un pals caLóllco desde que 8ecaredo ad[uró del arrlanlsmo, pero
el llamarse “reyes católicos” muchos de estos reyes no suponía conceder
auLorldad a 8oma, nl que se slguleran los rlLos y normas de los ponLlflces.
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ зi/|Ji.

273



ÞreclsamenLe la lndependencla de la lglesla espanola en las formas de culLo
slempre fue dlferenLe hasLa la epoca de Carlomagno en la que se subsLlLuyó por
la gregorlana.
Þero Lampoco de[ó de haber heLerodoxlas de Lodos los callbres, desde el
gallego Þrlsclllano que en el slglo lv formó una secLa pareclda a los manlqueos y
los gnósLlcos, pasando por la expanslón del nesLorlanlsmo y la here[la
adopclonlsLa. LsLa here[la que manLenla que CrlsLo era hl[o adopLlvo de ulos,
fue defendlda por lellx, oblspo de urgel y por Lllpando, arzoblspo de 1oledo.
Þero qulzás lo que más nos lnLeresa para conLradeclr la Lesls de Menendez y
Þelayo de que enLre Lodas la here[las la más lmpopular en Lspana fue el
proLesLanLlsmo, hemos de aflrmar que en numerosas ocaslones, las docLrlnas
que los 8eformadores plasmarlan en sus Leologlas, anLes hablan sldo apunLadas
en Lspana, a lo largo de los slglos, por oLras muchas personas de presLlglo como
Callndo Þrudenclo. Ln la conLroversla sobre la predesLlnaclón Þrudenclo
manLenla poslclones parecldas a LuLero y Calvlno. Más cercanos a la 8eforma,
aunque se adelanLaran cuaLro slglos a LuLero, nos resulLan los valdenses o
alblgenses que aparecen con suma lmporLancla en la 8eforma de lLalla, pero
que en Lspana son casl desconocldos. Los “barbas” o pastores albigenses y
valdenses que hablLaban la reglón de Albl, se apllcaron a lecLura de las
LscrlLuras y manLenlan sus lgleslas con el esplrlLu de la 8eforma deseada. A
Lspana llegan por Aragón pues el rey era soberano de los condes de La
Þrovenza y Languedoc. LsLos reyes defenderlan a los alblgenses en la baLalla de
MureL, que perdleron y supuso Lal desasLre que muchos de los alblgenses
Luvleron que refuglarse en Aragón donde la lnqulslclón Luvo que hacer muchas
pesqulsas. Se mulLlpllcaron basLanLe y adqulrleron lmporLancla en dlversas
parLes de CaLaluna y Aragón, y sus lgleslas eran aLendldas por oblspos. Þero no
se puede declr que esLaban conflnados a esLas dos reglones, Lamblen en CasLllla
y León Luvleron grupos numerosos, aunque las persecuclones no pararon
duranLe Lodo el slglo xlv. Muchos de los valdenses Lamblen fueron enLregados
a las llamas en valencla y Mallorca y muchos de los seguldores de Wlckllffe
Lamblen hablan emlgrado a la Þenlnsula. 1amblen parece que Lspana fue
vlslLada por los begardos que provenlan de uurango –vlzcaya- en cuyas
monLanas se escondla una buena porclón de ellos. Cuando aparecen los
alumbrados “dexados”, en cuyo grupo encontraría Juan de Valdés las esenclas
Leológlcas predlcadas por Alcaraz, podemos declr que un nuevo Lvangello habla
vlslLado Lspana y la 8eforma en Lspana era una realldad.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
274

Slempre se han desLacado los dos grandes focos de la naclenLe 8eforma
en Lspana que LanLo en valladolld, caplLal y resldencla de reyes y CorLes, como
en Sevllla la cludad de los mercaderes y arLlsLas, llevaron a la hoguera a grandes
personas y me[ores crlsLlanos. Þodlamos declr que eran las dos lgleslas
organlzadas y con suflclenLes recursos como para exLenderse rápldamenLe. Ll
medlco CrlsLóbal Losada, era el gran lnspecLor pasLoral de la gran urbe
Sevlllana, que no solo vlslLaba el monasLerlo de San lsldoro del Campo que era
uno de los lugares reformados, slno que Lamblen vlslLaba pueblos y muchos de
los converLldos en el valle de Lcl[a. Ln valladolld serla- segun M´Crle - uomlngo
de 8o[as, hl[o del marques de Þoza, ese pasLor que agluLlnaba los ldeales
reformados y con el docLor AgusLln Cazalla y Carlos de Seso exLenderlan el
Lvangello a muchas parLes de CasLllla. Þero además el progreso de la 8eforma
en Lspana, no fue LanLo el Lraba[o pasLoral y Leológlco que se desplegó
lnLernamenLe, slno que los que venlan de Luropa Lralan en sus menLes la
necesldad del verdadero Lvangello. ulce M´Crle que en Lodas las dlrecclones
alrededor de valladolld, se esparcleron rápldamenLe las docLrlnas evangellcas,
hablendo converLldos en casl Lodos los pueblos, llegando hasLa León, Sorla y
Logrono en los llmlLes con navarra. Ln 1oro el docLor Perrezuelo y genLes de las
casas de los marqueses de MoLa y Alcanlces fueron sus dlrlgenLes. Ln Zamora
serla un caballero, LuLor de una famllla noble, CrlsLóbal Þadllla. Ll cura de
Þedrosa, Þedro de Cazalla, predlcaba a sus fellgreses las docLrlnas reformadas.
Þero Lamblen en Þalencla, el cura de San Mlguel, Alfonso Þerez, Þedro
SarmlenLo y el hl[o del marques de 8o[as, uomlngo de 8o[as predlcaban el
Lvangello, y la aldea de Pormlgos, como la de Þedrosa del 8ey y la aldea del
Þalo en Zamora, eran enLeramenLe proLesLanLes.
Ln CasLllla la nueva los progresos de la 8eforma fueron menores, aunque
habla basLanLes converLldos en la provlncla de 1oledo. 1amblen las provlnclas
de Cranada, !aen, Murcla y valencla, pero en Aragón eran Lan numerosos los
converLldos como lo eran en Sevllla y valladolld, hablendose formado
congregaclones en Zaragoza, Puesca, 8arbasLro y muchos oLros pueblos. Ll que
Aragón Luvlese esLablecldas LanLas congregaclones se expllca por la corrlenLes
de comerclanLes y predlcadores que provlnlendo del 8earn frances, pasaban los
Þlrlneos haclendo sus negoclos y predlcando el Lvangello. Cuando arrecló la
persecuclón, la mayor parLe de ellos lograron ponerse a salvo. La expreslón de
M´Crle que más me llama la aLenclón al conLemplar el progreso de la 8eforma
en España es “que tal vez no hubo nunca en ningún otro país, una proporción
Lan grande de personas llusLres, LanLo por su rango, como por sus
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ зi/|Ji.

273



conocimientos, entre los convertidos a religión nueva y proscrita”. Cree M´Crle
que el cuerpo de dlsldenLes en Lspana no debló de ba[ar de dos mll personas,
aunque solo enLre los luLeranos encausados por la lnqulslclón relaLa !ohn
Ldward LonghursL unos ochoclenLos,
162
y como muchos de ellos eran
lnfluyenLes, no nos parece desproporclonado pensar en cuaLro mll congregados
aunque muchos estuviesen dispersos. “Debió ser intensa - dlce M´Crle- y esLar
allmenLada por abundanLe combusLlble, la llama que pudo manLenerse
ardlendo y exLenderse en Lodas las dlrecclones a pesar de que se LraLaba de
mantenerla sofocada…” Los mismos enemigos se expresan así: “Si la Inquisición
no hublera culdado a Llempo de poner freno a esos predlcadores, la rellglón
proLesLanLe hublese corrldo por Loda Lspana como un lncendlo, Lan
asombrosamenLe dlspuesLas a reclblrla esLaban las personas de Loda condlclón
y de ambos sexos”.
Ln el norLe de Lspana LanLo la lnqulslclón de CaLaluna, como la de
navarra que habla apresado un barco con llbros luLeranos, Llene que reconocer
por boca de la Suprema que hay algunos de dlchos llbros prohlbldos en
circulación que en Guipúzcoa no es tan fácil detener la “mala semilla del
luteranismo”. Lo mismo ocurría en el Sur, en la provincia de Granada, donde
Lres embarcaclones esLaban llenas de llbros, aunque su presencla fuese
descublerLa y suflclenLe para abasLecer a cada veclno de esLa provlncla
(LonghursL, 1969, pág. 69). La Suprema no podla comprender como se lnverLlan
LanLas fuerzas en la propagaclón de los escrlLos luLeranos, que a veces venlan
con LlLulos de auLores caLóllcos. Lra Lal la fuerza y enLuslasmo de la 8eforma,
que en esos dlas la lnqulslclón no paraba de mandar carLas dando órdenes de
requlsar, quemar y prohlblr Loda llLeraLura que ollera a luLeranlsmo.
Los daLos aporLados hasLa aqul eran los que podla mane[ar la prlmera
obra sistemática sobre la historia del protestantismo español de Tomás M’Crie.
Poy los daLos son mayores y los lremos desarrollando cronológlcamenLe a la
proxlmldad de los orlgenes del luLeranlsmo espanol como los expuesLos por
1ellechea que son los más compleLos y documenLados sobre el Lema,


162 Los protestantes y la Inquisición en España en tiempos de Reforma y Contrarreforma.
Werner Thomas 2001 Pág. 1 dice que se conocen cerca de tres mil procesos de protestantes entre
los papeles de Santo Oficio, lo cual no es exagerado pensar que entre los documentos dispersos y
desaparecidos puedan haber otros tres a seis mil evangélicos más. Sin embargo en otros lugares
Thomas dice que solo aparecen procesados unos 500 españoles, siendo el resto extranjeros, lo cual
parece una cifra incorrecta pues solo nosotros hemos referenciado más de mil españoles
procesados.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
276

[unLamenLe a los de 8edondo
163
. 1ellechea aporLa dos carLas que desde Worms
(1321) manda Carlos v, preocupado o precavldo de la dlspuLa luLerana y sus
consecuenclas. La prlmera de las carLas esLá flrmada el 20 de abrll de 1321. no
debemos olvldar que del 16 al 18 de abrll LuLero habló delanLe de la asamblea,
pero en vez de ab[urar, defendló con vlLalldad su 8eforma proLesLanLe y el 20
ya escrlbe esLa carLa Carlos v. Ll moLlvo de mandarlas al Conse[o era la
condenaclón de LuLero por la bula de León x, despues de la uleLa, en la que
LuLero es hereLlco y hereLlcas sus obras. Al mlsmo Llempo se querla lmpedlr la
peneLraclón y pensar en esLe negoclo como “principal y mayor, por tocar a
nuestra santa fee católica”. Dice el texto:
"#$%& '() #$%() *& +,-&%.#
Ll 8ey
lteslJeote e los Jel ooestto coosejo. 5obeJ poe ooestto moy sooto poJte
pot so bollo plomoJo, coyo ttesloJo coo esto ceJolo os mooJo eoblot, Jecloto o
Mottlo lotetlo fteyle Je lo otJeo Je 5oot Aqostlo pot betetlco, y o sos obtos e
llbtos osy mlsmo pot betetlcos e tteptoboJos como Jevlootes Je ooestto sooto
fee, y poe oos, JeseooJo coopllt coo el eocotqo poe Je ulos ooestto señot
teoemos eo lo tempotol, coofotmooJooos coo lo poe pot 5o 5ootlJoJ foe
JeclotoJo, potpoe somos yo- fotmoJos poe el Jlcbo lotetlo e olqooos soclos y
coopleces soyos coo osoJlo Jlobóllco boo eobloJo o poleteo eoblot los Jlcbos
sos llbtos e obtos o esos ooesttos teyoos, Je poe, sy osl foese, ulos ooestto
señor e nos seriamos deservidos, hemos mandado para que esto’ cese
Jespocbot ooo ooestto ptovlslóo poe coo esto vos mooJo eoblot. lot JeoJe
os mooJomos poe loeqo JesocopoJos Je ottos poolespolet oeqoclos poe
teoqoys, eo este, como ptloclpol y moyot pot tocot o ooestto sooto fee cotollco
eoteoJoys loeqo eo vet lo Jlcbo ptovlslóo y eo ptobeet cetco Je lo eo ello
cooteolJo lo poe os potesclete poe coobleoe, JooJ e JespocbooJo toJos los
ptovlslooes e meosojetos poe vleteJes set oecesotlo poto los cloJoJes, vlllos e
loqotes e ptovloclos e poettos Je mot Jesos ooesttos teyoos e Je ottos pottes
JooJe os potesclete. í sy Jemós e olleoJe Je lo cooteolJo eo lo Jlcbo ooestto
ptovlsloo vleteJes poe se Jebe ptobeet otto coso, lo boqoys loeqo coo lo
Jlllqeoclo poe Je vosottos cooflo, eo lo pool oos setvltels mocbo.


163
Augustin Redondo, “Luther et l'Espagne de 1520 à 1536” (en Mélanges de la Casa de
Velázquez, I, 1965
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ зi/|Ji.

277



ue 8otms, o veyote Jel mes Je obtll Je pololeotos e veyote e oo
oños. ¥o el key. koyz vllleqos. 5eñoloJo Je Joo Cotclo Je loJlllo e Jel
oblspo Je voJojoz. íoblose JopllcoJo.(Atcblvo Ceoetol Je 5lmoocos,
llbtos Je céJolos, o. 58, J6v-7t). (1ellecbeo lJlqotos, 1977, póq. 21)
8esulLa llamaLlva la segunda carLa de Carlos v en cuanLo a que sleLe dlas
despues de la prlmera ya Lenga en menLe las medldas que se hablan de Lener
en cuenta, “desocupados de los otros negocios aunque sean muchos e de
mucha qualldad, en esLe como más prlnclpal e en que LanLo va, os proveals
Lodo lo que viéredes que para el remedio dello conviene”. Está el rey dispuesto
a enLregar su persona a la defensa de la fe caLóllca y poner Loda su vlda al
servlclo de la lglesla. ulce el LexLo:
"#$%& '() #$%() *& +,-&%.#
lteslJeote e los Jel ooestto coosejo. vl lo poe escteolstes cetco Je lo
Jocttloo y obtos etetlcos Jel beteqlotco lotetlo, lo pool e toJo lo poe Jezls poe
oveys ptobeyJo o slJo como se espetovo Je ooestto ptoJeoclo e Jel zelo poe
teoeys ol setvlclo Je Jlos ooestto señot e ooestto e octesceotomleoto e
Jefeoslóo Je ooestto sooto fee cotóllco, e cletto me oveys fecbo mós setvlclo eo
ello Je lo poe poJeys peosot. ¥o be ptocotoJo y ptocoto Je emeJlot eo estos
pottes los Joños poe lo Jocttloo losooo Jeste betétlco molvoJo se slqolo oese
coocloyto toJo bleo e ptesto y como complo o setvlclo Je ooestto señot. í ootes
poe voestto cotto lleqose, ovlo mooJoJo ptobeet poto eo lo poe tocoyo o esos
teyoos lo poe veteys pot ml cotto poe vo coo esto, e lo mlsmo se bo ptobeyJo
poto eo toJos los ottos ooesttos teyoos. ¥ poes veJes poe poooto vo eo el
temeJlo Jello, y o vos eocotqo e mooJo poe teoqoys este oeqoclo pot too
ptloclpol como el eo sy lo es, e JesocopoJos Je toJos los ottos, ooopoe seoo
mocbos e Je mocbo collJoJ, eo este como mós ptloclpol e eo poe tooto vo os
ocopeys e ptobeoys toJo lo poe vleteJes poe poto el temeJlo Jello coobleoe, e
seJ cletto poe potoe ml petsooo y estoJo e toJo lo Jemós poe cooveoqo poto lo
temeJlot, como poleto poe teoqo pot cletto poe coo lo oyoJo Je ooestto señot,
coyo esto cooso es, toJo se temeJloto bleo e ptesto, e poe ooestto señot oo
petmltltó ol Jotó loqot o otto coso. ¥ lo poe eo esto blsyetJes, tetoe syeopte eo
memotlo poto os fozet metceJes como es tozóo. ue 8otmes,o veyote e slete Je
obtll Je mllle pololeotos e veyote e oo oños. ¥o el key.
koyz vllleqos. 5eñoloJo Jel cotvojol. íoblose JopllcoJo (lblJ., J6v).
(1ellecbeo lJlqotos, 1977, póq. 22)

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
278

Lxpone 1ellechea acerLadamenLe, que pese a la fldelldad a la promesa
hecha por el rey de manLener la lucha conLra el luLeranlsmo, sln parangón enLre
los príncipes de su tiempo, “el arduo confllcLo no se remedló blen nl presLo.
ConLra las humanas prevlslones del emperador, ulos dlo lugar a oLra cosa: a
una esclslón en que cada bando Leologlzó sus poslclones, ldenLlflcándolas con la
“causa de Dios”. Una vez más los caminos de Dios no fueron nuestros caminos.
(8om. 11:33) (1ellechea ldlgoras, 1977, pág. 22) Carlos v, el que pudo haberse
compromeLldo a favor de la 8eforma, pasará sln embargo a la hlsLorla en
términos de Pedro Salazar en su “ctóolco Jel empetoJot cotlos v, eo lo cool se
ttoto Je lo jostlslmo qoetto poe 5.M. movló cootto los lotetooos y tebelJes Jel
imperio y los sucesos que tuvo”, como el más enLuslasLa defensor del
caLollclsmo conLra la 8eforma luLerana. Sln embargo ya habla sldo aconse[ado
Carlos v, en 1320, por el emba[ador en 8oma, !ose Manuel, que pudlera
enconLrar en LuLero un lnsLrumenLo dlplomáLlcamenLe uLll conLra pollLlca de
parLe del papa. Lscrlbla !uan Manuel que Je oo tol ftoy Mottlo loteto, poe
pteJlco y pobllco qtooJes cosos cootto so poJet pootlflclo, Jlceo poe es qtoo
lettoJo y tleoe poesto ol lopo eo mocbo colJoJo, y le optleto mós Je lo poe
polsleto
.
(LonghursL, 1969, pág. 13) (Menendez y Þelayo, PlsLorla de los
heLerodoxos espanoles, 1963, pág. 931)
Ll luLeranlsmo adqulere noLorledad blen pronLo en Lspana. Ll fenómeno
hlsLórlco y rellgloso orlglnal de Alemanla vla[a a la velocldad del rayo por Lodo
el mundo y Lamblen a Lspana. Ln la unlversldad de Lovalna se censuran con
pronLlLud las docLrlnas luLeranas y esLo crea expecLaclón enLre los esLudlanLes,
muchos de ellos espanoles que lban a esLudlar a Þarls y Lovalna,. León x (1320)
se apresura a publlcar las bulas de condenaclón a LuLero. Sln embargo, a pesar
de las bulas y los edlcLos de excomunlón, ya en 1319 !uan lroben de 8asllea,
habla publlcado una modesLa colecclón de escrlLos de LuLero para clrcular por
el exLran[ero y al ano slgulenLe comenzarlan a aparecer Lraducclones al espanol
para la edlflcaclón de aquellos que sablan leer. Ln esLas prlmeras decadas del
xvl, Lspana se habla converLldo en Llerra ferLll para el Lvangello, pese a las
Lradlclones caLóllcas pero no Lan crlsLlanas. Sl algunos hablan denlgrado a
LuLero en publlco, en la lnLlmldad poslblemenLe curlosearon sus escrlLos y
reclbleron pronLas noLlcas de el. Þara la lnqulslclón esLo suponla un reLo a gran
escala y esLo llevó a que el 7 de abrll de 1321, en el que LuLero ya era un
revoluclonarlo, emlLlese una larga serle de edlcLos para proLeger a los
españoles del “contagio luterano”. El Inquisidor General Adrlano de uLrechL
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ зi/|Ji.

279



emlLló la prlmera dlrecLrlz en Lspana para la lnqulslclón de Aragón, en la que se
expresa en esLos Lermlnos:
“Hemos sido informados que algunas personas, con la mala intención y
poto sembtot betejlos eo lo lqleslo Je ulos y Jesqottot lo toolco Je ctlsto
ooestto keJeotot, boo omplloJo sos esfoetzos poto ttoet eo íspoño los ttobojos
tecleotemeote esctltos pot Mottlo lotbet, Je lo otJeo Je 5ooto Aqostlo, coyos
ttobojos, como se Jlce, soo lmptlmlJos jeo espoñol] poto lo pobllcoclóo y lo
veoto eo este teloo. ísto es somomeote optoploJo poto el booot y el setvlclo Je
ulos y lo exoltoclóo Je ooestto fe sooto cotóllco poe toles ttobojos oo seoo
pobllcoJos o veoJlJos, ol opotecet eo toJos pottes eo este teloo, potpoe ellos
cootleoeo ettotes betétlcos y mocbos ottos cosos sospecbosos sobte lo fe. lot lo
tooto le Jltlqlmos poto otJeoot, bojo peoos Je ceosotos qtoves, osl como el
costlqo clvll y ctlmlool, poe ooJle poeJe poseet, veoJet, o petmltlt poto set
veoJlJo, eo pobllco o eo ptlvoJo, coolpoleto Je toles llbtos o coolpolet pottes Je
ellos, y poe Jeotto Je ttes Jlos Je lo pobllcoclóo Je so otJeo.. .. 1oles llbtos,
tooto eo lotlo como espoñol, seoo ttolJos y pteseotoJos oote osteJ. coooJo
esto seo becbo osteJ eotooces los poemoto toJos eo pobllco, JltlqleoJo ol
oototlo Jel 5ooto Oflclo poto teqlsttot los oombtes Je toJos los petsooos
poleoes poseeo, veoJeo, pobllcoo y oo ttoeo oote osteJ toles llbtos, y los
registros de su quema, inclusión el número de libros quemados”.
Sl en Alemanla, Carlos v, no logró convencer a LuLero que se reLracLase
de sus “herejías”, ni pudieran ir contra su persona, aunque Lodos los alemanes
fueron llamados a prenderlo y desLrulr su obra, en Lspana, donde esLo podla
ser más fácll, Carlos v encargará al Conse[o de CasLllla la ráplda locallzaclón de
las obras de LuLero. LsLe edlcLo de 13 de abril se refería también a “que
nlnguna persona vendlese, nl Luvlese, nl leyese, nl predlcase sobre los llbros de
este hereje, ni hable de sus errores y herejías en público y en secreto” con el
propóslLo de ser supervlsados y quemados. Se suponla que las zonas del norLe
eran más proplclas a la lnfllLraclón. Ll nunclo papal, !erome Aleander, en [ullo
de 1321 supo que las edlclones espanolas de los escrlLos de LuLero se
lmprlmlan en Amberes y conslgue llevar muchos llbros a la hoguera. “La
nobleza y los oblspos acuden y espolean al emperador. Ll conse[o real llega a
lnvlLar a Carlos v a exLlrpar por la fuerza esLa nueva here[la y a enLregar a la
persona de LuLero al papa, lo mlsmo harán el oblspo de Cvledo y oLros
prelados. Ln esLas esferas la unanlmldad es absoluLa. 8epasando la
correspondencla clLada por A. 8edondo, reglsLramos expreslones que nos

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
280

ayudan a preclsar la caracLerlzaclón del luLeranlsmo en las menLes de esLos
hombres y que enclerran un gran valor pslcológlco y, sobre Lodo, pollLlco: el
luteranismo es una “centella” que puede provocar un gran incendio; va contra
la fe recibida… y contra la paz de los reinos; creen recibir ligámenes entre esta
conmoclón rellglosa y el reclenLe levanLamlenLo de las Comunldades, aluden al
lnflu[o [udlo en el fomenLo del mlsmo. Más que un conoclmlenLo y repulsa de
los dogmas luteranos prevalecen las consideraciones de tipo político.”
(1ellechea ldlgoras, 1977, pág. 23)
La amenaza de los llbros luLeranos no era flcLlcla, porque llegaron llbros a
Lspana y la lnqulslclón quema llbros en valencla, Aragón, navarra y Culpuzcoa,
slLlos fronLerlzos o puerLos de mar. Ln 1323 un barco espanol procedenLe de
llandes llegó a San SebasLlán enconLrándose enLre su carga llbros luLeranos en
laLln y espanol, que es deLecLada medlanLe un e[erclclo escrupuloso de
vlgllancla. lueron conflscados y quemados en la plaza publlca, aunque algunos,
dlrá LonghursL, hablan sldo llevados y leldos por personas desconocldas.
Lnsegulda los lnqulsldores de navarra reclblrlan una carLa de la Suprema
“expresando la máxima preocupación por los graves acontecimientos de tal
escándalo y poco servicio a Dios” y los inqulsldores se pusleron a la obra de
locallzar los llbros resLanLes y envlar un lnvenLarlo compleLo de los llbros, los
nombres de las personas y sus moLlvaclones para hacerlo. Culzás esLo parezca
exLrano a una edad LoleranLe como la nuesLra –dlrá LonghursL-, que unos llbros
pudleran Lraer Lan aglLada a la Suprema y suponer que ellos podlan causar Lal
enLuslasmo en los lecLores. Ll mlsmo dla se envla oLra carLa a los lnqulsldores
de navarra preclsando aun más los deberes a los lnqulsldores y publlcarán un
edicto “bajo pena de excomunión y otras censuras y castigos civiles y
crlmlnales, que Lodo docLor, llcenclado, bachlller, clerlgo u oLra persona de
cualquler esLado o condlclón sl Lenla llbros en laLln o espanol, debla enLregarlos
en el plazo de qulnce días, bajo las penas más severas” (Longhurst, 1969, pág.
17) Þarece ser que se reparLleron llbros enLre las personas como clerlgos,
bachllleres y personas de la Llerra: SanLander, 1olosa, San SebasLlán, 8enLerla,
CnaLe, Lenlz, Mondragón, vergara y uurango donde se leyeron los edlcLos ba[o
pena de excomunlón.
1amblen aparecerlan llbros luLeranos en 1323 a bordo de dos naves
veneclanas que llegaron al puerLo de Cranada cargadas de llLeraLura. LsLa carga
fue locallzada y conflscada compleLa, slendo los caplLanes y el equlpo
someLldos a dlversos valvenes dlplomáLlcos enLre Carlos v y el emba[ador
veneclano. LsLa llLeraLura demuesLra que las lmprenLas de Amberes en 1323
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ зi/|Ji.

281



esLaban a Loda máqulna y se sabe que ya habían traducido al español “ue setvo
otblttlo” de Lutero. 1amblen en llandes los comerclanLes espanoles compraban
edlclones espanolas de llbros de LuLero y del reformador sulzo Lcolampadlo
que Lralan a Lspana a pesar de la vlgllanLe lnqulslclón, que podla locallzar
parLldas a algunos comerclanLes, pero a oLros como !ullanlllo Pernández,
buhonero evangélico, vendedor de “ricas telas de Cambay”
164
no sollan
sospechar, aunque enLre sus Lelas hublese 8lbllas y llbros reformados. LsLe
lncldenLe provocarla oLro edlcLo de 13 de abrll de 1323 del papa Adrlano al
lnqulsldor Ceneral Alonso Manrlque en el que se quejaba de “algunas personas,
mosLrando poco mledo de ulos (y de la lnqulslclón) han Lraldo a Lspana y
poseen llbros del maldlLo hereslarca LuLero y sus seguidores”. Se ordenaba que
todas las personas trajesen a la Inquisición “independientemente de los libros y
escritos y trabajos del dicho hereje perverso y sus seguidores”, también
denunciasen a cualquier persona sospechosa de tener tales libros” Dice que
Lamblen las auLorldades esLaban convencldas de que enLraban llbros y por eso,
los edlcLos y clrculares emlLldas fueron LanLas aunque no se conozcan Lodas. Ln
carLa de MarLln Sallnas al archlduque lernando, fechada en Madrld a 8 de
febrero de 1525, dice que en Granada había muchos libros por las casas “donde
solo una pequena chlspa era necesaria para encender un gran fuego”. Estos
daLos nos llevan slempre a la mlsma pregunLa que se hacen los hlsLorladores
¸era flcLlcla la sombra de LuLero o realldad? Þara muchos observadores de la
epoca, como podemos ver, era una angusLlosa realldad. ? es que la Suprema el
13 de [unlo de 1330 envla una adverLencla a varlos Lrlbunales de la lnqulslclón,
diciendo “que hay razones para sospechar que (las escrituras de los herejes)
son traídas a España y vendidas como obras aprobadas”. Se le compllcarla más
la vlda admlnlsLraLlva de los llbreros al exlglrles una llsLa sobre llbros en sus
Llendas que LraLasen de Leyes, ArLes y 1eologla, por sl habla nombres
desconocldos que neceslLasen ser examlnados de errores. Þero además la
Suprema habla deLecLado que en los llbros de auLores caLóllcos y orLodoxos se
habían agregado glosas y notas luteranas “adiciones malas de autores malos”
(LonghursL, 1969, pág. 19)
LsLá claro que anLe la Lremenda represlón y vlolencla desaLada por el
lmperlo y el papado, los reformadores, los lmpresores y los comerclanLes
proLesLanLes o slmpaLlzanLes espanoles, buscasen los medlos más sagaces de


164 Posiblemente se referirán a las telas que Julianillo traía de Cambray en Flandes.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
282

lnLroduclr sus docLrlnas evangellcas. Lograrlan usar oLros meLodos, porque la
Suprema vuelve a envlar oLra clrcular a los Lrlbunales locales en esLos Lermlnos:
“Hace unos días fuimos informados que Martín Lutero y oLros seguldores y los
adepLos a sus oplnlones falsas y los lnvenLores de oLros errores nuevos,
comprendlendo que ellos son lncapaces de exLender sus llbros y la docLrlna
venenosa en estas tierras tan libremente como les gustaría… han introducido
muchas de sus oplnlones danosas ba[o nombre de auLores caLóllcos, dando
LlLulos falsos con sus llbros y en oLros casos que lncluyen glosas y las adlclones
de exposlclones falsas y errores a los llbros conocldos de docLrlna aprobada y
buena”. Cuatro días después de estas directrices se ordenaba por edicto
general y ba[o penas de excomunlón y oLras censuras y casLlgos, que Lodas las
personas que Luvlesen llbros, folleLos o LraLados del maldlLo hereslarca MarLln
LuLero o de sus seguldores, fueran Lraldos y presenLados al Conse[o denLro de
un breve perlodo de Llempo y que sl ellos Llenen cualquler lnformaclón en
cuanLo a personas que Llenen Lales llbros, ellos se presenLasen anLe el dlcho
Consejo”.
Culzás la machaconerla nuesLra de repeLlr el esplrlLu de las clrculares y
edlcLos solo preLenda hacer ver que LanLa lnslsLencla y vlgllancla Lendrla que
Lener fruLo y realmenLe lo Luvo. Aquel mlsmo ano de 1330 se hlzo una gran
quema de llbros en 1oledo el dla de la celebraclón de la 1rlnldad, pero sl volaba
alguna ho[a de la hoguera no podla ser Locada ba[o pena de excomunlón. Ln
Salamanca casl al mlsmo Llempo habla un negoclo de llbros con llLeraLura
prohlblda y se podlan comprar por la calle obras luLeranas lmpresas o
manuscrlLas, pero volverlan las medldas aun más severas al ano slgulenLe. Ll 27
de abrll de 1331 los lnqulsldores de Loda Lspana fueron ordenados que
envlasen “a todas las ciudades, villas y pueblos principales, cartas de
excomunlón conLra las personas que Luvlesen cualquler llbro, Lraba[os o carLas
de LuLero y sus seguidores”. Estas cartas serían leídas y puestas al público en las
lgleslas, donde los predlcadores Lamblen deberlan acenLuar la gravedad de
Lener llbros luLeranos, como Lamblen los confesores deberlan de hacer lo
mlsmo con las personas que confesasen. LsLe Llpo de preslón y cllma de
lnLlmldaclón, provocarla en la cludad de Consuegra un lncldenLe en una
peluquerla local. Lra el 24 de abrll de 1331 en la peluquerla de !uan el 8arbero.
un agusLlno frances llamado 8ernardo CosLa que habla venldo para vlslLar los
lugares sanLos de SanLlago de ComposLela y Cuadalupe y algunos oLros fralles
locales, charlaba sobre asunLos fllosóflcos en la peluquerla. MlenLras se
afelLaba, comenzó una conversaclón sobre las campanas del emperador Carlos
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ зi/|Ji.

283



v conLra los Lurcos y LuLero. 8ernardo CosLa era de la oplnlón que nadle podla
conqulsLar a MarLln LuLero porque Lenla un e[erclLo que era mayor que los
e[erclLos del Lmperador y 8ey de lrancla [unLos, pues además los e[erclLos de
LuLero hablan maLado a más de velnLe mll clerlgos. Algulen de los meLldos en
conversaclón hlzo consLar que ya que LuLero no era nl moro, nl [udlo, nl
crlsLlano esLe deberla ser una especle de dlablo. Ll fralle 8ernardo CosLa
conLesLó con una breve exposlclón de la docLrlna luLerana dlclendo que LuLero
aunque crela en un solo ulos, no crela hublese sanLos en el clelo, que no habla
necesldad de declr mlsa, que los curas no Lenlan poder de perdonar pecados,
que no habla necesldad de monasLerlos nl convenLos y que era bueno que los
curas se casasen. LsLo lo sabla porque el Lenla un llbro escrlLo por LuLero que
habla comprado en Salamanca y esLe llbro Lenla muchas cosas buenas.
1res de los conLerLullos, al dla slgulenLe, denunclaron a fray 8ernardo y al
8arbero anLe el alcalde de Consuegra, qulen envlarla un lnforme a la lnqulslclón
de Toledo en términos de angustia y preocupación de que esta “peste” luterana
pudlera lnfecLar la comunldad enLera. Serla preso el fralle 8ernardo por las
auLorldades de Consuegra, pero no lograron sacarle en el lnLerrogaLorlo donde
esLaba el llbro luLerano por lo que fue envlado el fralle a 1oledo. AnLe los
lnqulsldores fray 8ernardo admlLló la conversaclón de la peluquerla, pero
lnslsLló que sus palabras sobre LuLero no eran para aprobaclón de sus malas
docLrlnas slno de lnformaclón a las pregunLas de sus conLerLullos. 8especLo del
llbro de LuLero conflrmó que lo habla comprado en Salamanca pero que solo
habla leldo una páglna ya que lnmedlaLamenLe se dlo cuenLa de que era malo y
conLrarlo a la le verdadera y una vez lnformado de los edlcLos en Consuegra
conLra la poseslón de la llLeraLura luLerana, se fue a casa y lo quemó en la
chlmenea. Ll unlco que podla declarar ser clerLa la quema en la chlmenea era
un vla[anLe hospedado en la mlsma posada, pero se habla marchado y el fralle
no sabla de donde era y nl slqulera sabla su nombre. Los lnqulsldores creyeron
que era un cuenLo, pues nadle compra un llbro caro para luego quemarlo
despues de haber leldo una sola páglna, sln embargo el fralle lnslsLló que el no
conocla el LlLulo, que el solo habla leldo una sola páglna y que solo lo habla
comprado para reforzar su convlcclón que las docLrlnas de LuLero eran Lan
malas como el sabla que eran. 1ampoco conocla a qulen se lo compró. La
senLencla de 16 de mayo de 1331 de fray 8ernardo fue en parLe benevolenLe
“por ser forasLero de oLra paLrla y un sacerdoLe que venla en peregrlnaclón
religiosa”. Le lmpusleron rezara los sleLe salmos penlLenclales sleLe veces y

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
284

dl[era una mlsa en honor a la SanLlslma vlrgen pldlendole proLecclón conLra los
errores como aquellos en que habla caído”. (Longhurst, 1969)
LsLe es un caso Llplco de lo que suponla el fanLasma o la sombra de
LuLero en Lspana. Þero además de la sombra de LuLero, esLos hechos nos
proporclonan los lngredlenLes necesarlos para enLender las menLalldades
rellglosas y populares respecLo a LuLero y sus docLrlnas. no nos parece un caso
desnudo lo que 1ellechea titula “luteranos aislados” (que posiblemente lo
fueron), slno que el conoclmlenLo que Llene fray 8ernardo de la vlda de LuLero
y de aquellas docLrlnas Lóplcas y Llplcas del luLeranlsmo, esconden un lnLeres
lnuslLado que habla en Lspana por los asunLos de la 8eforma proLesLanLe.
Þrueba de ello es que la lucha conLra la lnfllLraclón del luLeranlsmo conLlnuó sln
cansanclo. La Suprema volverla a lr anadlendo dlrecLrlces y medlos maLerlales
de conLrol a los lnqulsldores de valencla, en 1333, como fue envlar un Leólogo
compeLenLe que examlnase las llbrerlas y locales de venLa de llbros
supuesLamenLe luLeranos. Ln Aragón en 1339 los lnqulsldores segulan
dlvulgando edlcLos para prevenlr la venLa de llbros luLeranos en su dlsLrlLo. Ln
8arcelona la Suprema adverLla a las auLorldades que Luvlesen precauclón
especlal (esLo era algo nuevo) conLra la lnLroducclón de errores luLeranos de
lnglaLerra que reclenLemenLe se habla unldo a las fllas de los revoluclonarlos
proLesLanLes. Þero en 1340 la Suprema será más severa con los lnqulsldores de
Barcelona “porque cada día, pese a ser advertidos por la Suprema, entran en
esLe relno los llbros condenados y los comerclanLes y los llbreros no muesLran
miedo a las censuras y prohibiciones del Santo Oficio” (LonghursL, 1969, pág.
23) !uan Þardo de 1alavera habla preparado una losttocclóo para los
lnqulsldores de 8arcelona y acompanada de una carLa en Lermlnos de que
“tenemos noticias de que en Alemania y otros siLlos se hacen grandes esfuerzos
para traer a España libros heréticos y sembrar los errores en esta tierra”.
¸Þodemos declr con solo esLos prlmeros daLos que el proLesLanLlsmo en Lspana
fue un episodio sin importancia? “La losttocclóo –dlce LonghursL- era un
documenLo drásLlco, pues Lodas las llbrerlas deblan lnvenLarlar sus llbros, sus
lecLores y sl esLos hublesen leldo cualqulera de los llbros reprobados en la
lnsLrucclón. Los llbros lmporLados reclenLemenLe de Alemanla e lnglaLerra
deberlan ser examlnados y cualquler llbrero que hublese vlolado los edlcLos
reclenLes, fuese deLenldo, conflscada su mercancla y someLldo a [ulclo por
“fautor de herejía”. Cuando se fuese a imprimir algún libro, debería ser antes
examlnado por los lnqulsldores y nlngun llbrero podla vender ya llbros nuevos
sin aprobación previa de los inquisidores”.
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ зi/|Ji.

283



CLro mledo de la lnqulslclón y esLo es lmporLanLe para nuesLra
conslderaclón hlsLorlográflca, es que cada dla esLaban más convencldos de que
ya en Lspana habla unos pocos fleles que se habían cambiado de la “doctrina
ortodoxa católica a las opiniones luteranas”, aunque tal evidencia no era clara
pero el enemlgo era enganoso y dlflcll de enconLrar. Sl se habla enconLrado
propaganda era que habla agenLes exLran[eros en el pals o auLócLonos
reformados y por LanLo sus mledos [usLlflcados pues ya en un lnvenLarlo de
1338 de un llbrero en 8arcelona, llamado Mlchaells CabrlL, Lenla la enLrada de
lostltoclooes Cteclo lltetototo Jtoqmoto looools colompoJl. 1enemos oLros
e[emplos de la lottoJocclóo de Cecolampadlus en Lspana. Su comenLarlo de
lsolos esLaba en Alcalá anLes de 1330, y sus Lraducclones de algunos Lempranos
Þadres de la lglesla Lraducldos del grlego al laLln fueron enconLrados en
8arcelona por 1340. ClLará LonghursL varlos casos más sobre el ano 1323 (no
olvldemos que dos anos despues de la rupLura luLerana en uleLa de Worms) de
un luLerano en 1oledo, Conzalo Me[la, que hablaba de las ensenanzas
reformadas, de un aparenLe mlslonero alemán, Leonardo el Alemán, que
poslblemenLe habla converLldo a nlcolás 8olg al luLeranlsmo, en 1324, 8lay
LsLeve, es condenado por luLeranlsmo por la lnqulslclón de valencla, oLro caso
que relaLa el [urlsconsulLo e hlsLorlador lLallano Pugo de Celso es de 1324 de un
franclscano, lray Alonso, que era naLural de Lspana y alababa mucho a LuLero
por sus conoclmlenLos y escrlLos y preLendla hacer un prosellLo llevándoselo al
duque de Sa[onla para que le acoglera.

. i.· ..¬.--·.· , |.· |.|-·»-.·. »-»|.·.· ¹- .-» -¸..».
uno de los prlmeros daLos que relaclonan los aconLeclmlenLos de los
comuneros con el movlmlenLo de la 8eforma en Lspana es el aporLado por usoz
respecLo a Pernando de valdes, padre de !uan y Alfonso de valdes. Segun usoz
y 8lo, Pernando, además de algunas aporLaclones a la obra de su hl[o !uan de
valdes, Lamblen esLuvo llgado al movlmlenLo comunero. usoz lo expresa asl:
“pienso que D. Hernando de Valdés, tomó parte favorable a los comuneros, en
aquel levanLamlenLo naclonal de las Comunldades, que cayó con las nobles
cabezas bruLalmenLe corLadas en los campos de vlllalar. u. Pernando, sln duda,
para salvar a sus hl[os de Lodo compromlso, los envló a la CorLe, cuando la
grandeza del Lmperador acabó con la que CasLllla solla Lener. LsLo Lamblen nos
expllcarla, que ambos hermanos Alfonso, y !uan, preferlan la reforma y

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
286

me[oramlenLo, en Lspana, verlflcados y reallzados, por medlo de una sóllda
educación y reforma religiosa; que no con ejércitos de armadas huestes.”
163

Werner 1homas
166
dlce que LanLo el duque del lnfanLado como el
marques de vlllena hablan manLenldo una dudosa acLuaclón en la guerra de las
comunldades, en las que conversos y alumbrados hablan apoyado esLa
subverslón. Ambos eran proLecLores de ellos y ambos hablan concluldo
acuerdos con el oblspo comunero Acuna para que esLe de[ase Lranqullas sus
Llerras en 1oledo, y el duque del lnfanLado serla uno de los ulLlmos en
lnLervenlr despues de la baLalla de vlllalar. Además sosLlene 1homas que la
famllla valdes Lamblen Lenla anLecedenLes comuneros. Pernando de valdes,
regldor de Cuenca y varlas veces procurador en las CorLes de CasLllla, habla
apoyado al marques de vlllena duranLe las Comunldades y esLe serla el moLlvo
de haber sldo educado en la CorLe de Lscalona su hl[o !uan de valdes.“No es de
sorprender, por LanLo, que enLre los enemlgos de Lrasmo habla varlos que
vincularon las Comunidades con la herejía y que compararon “la bondad de la
represlón lnqulslLorlal a la sanLldad de la reslsLencla armada y a las
Comunidades” y “la victoria de la ortodoxia en un auto de fe a la victoria
imperial en la batalla de Villalar”. “Recordemos- dlrá Werner- que en la epoca
poscomunera, caracLerlzada por una fuerLe reacclón anLl[udla, el parLldo
vlcLorloso asocló fácllmenLe a los conversos y sus lnLenLos de reforma
inquisitorial con los comuneros”. Pero esta reacción antijudía también se
dirigiría más concretamente a la “foctlo lotbetoootom” española, ya que Lutero,
en los escrlLos que clrculaban enLre los comuneros, mosLraba slmpaLlas por los
crlsLlanos nuevos y por lo [udlo, por lo que Los Cobos reforzarla sus sospechas
conLra los erasmlsLas y alumbrados comuneros.
LsLos escrlLos que los marranos de Amberes lnLroduclan con profuslón
para apoyar la 8eforma en Lspana, despresLlglando la lnqulslclón por su
crueldad y su manera de hurgar en las conclenclas, Lamblen lo haclan apoyando
a LuLero por su poslclón pro [udla. Plcleron Lraduclr al espanol el comenLarlo
de LuLero a la eplsLola a los CálaLas (lo eplstolom looll oJ Colotos
commeototlos) y su 1toctotos Je llbettote cbtlstlooo, LraLados esLos que fueron


165 Introducción al Diálogo de la lengua. Por apéndice va una carta de A. Valdés (in difesa
del suo diálogo sopra il sacco di Roma con la risposta del conte B. Castiglione).Autores Juan de
Valdés, Alfonso de Valdés Editor Luis de Usoz y Río Publicado en 1860
166 Thomas, W. (2001). La represión del protestantismo en España, 1517- 1648. Lovaina:
Publicado por Leuven University Press, 2001. Pág. 169
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ зi/|Ji.

287



envlados a la Þenlnsula y en los que se desarrollaban las docLrlnas de la
[usLlflcaclón por la fe, rechazaba la lnLervenclón del LsLado en maLerla de
here[las y solo permlLla que el LsLado acLuase anLe los abusos de la lglesla. La
predllecclón de los marranos y conversos por San Þablo, dado que el prlnclplo
paulino de un “nuevo orden” en el que ya no había crlsLlano vle[o nl crlsLlano
nuevo que LanLa dlvlslón provocaba, hacla que mlrasen al proLesLanLlsmo o la
docLrlna luLerana como un crlsLlanlsmo más puro y superar su orlgen eLnlco.
Segun clLa CuLlerrez nleLo
167
los conversos hablan aprendldo que la unlón en la
Þalabra hermanaba a [udlos y genLlles y por eso Lraduclan asl CálaLas, 3:27-28
“porque todos, al bautizaros vinculándoos al Mesías, os revestisteis del Mesías.
?a no hay más [udlo nl grlego, esclavo nl llbre, varón nl hembra, pues vosoLros
hacéis todo en uno, mediante el Mesías Jesús”
Melqulades Andres, en su artículo “loteto y lo qoetto Je los comoolJoJes
Je costlllo” concibe una aproximación histórica del hecho luterano y el
comunero en los anos de 1318-1321 como un momenLo de reforma en Lspana.
¸LsLuvleron en relaclón ambos aconLeclmlenLos? ¸1uvo el luLeranlsmo, como
aconLeclmlenLo rellgloso, respaldo pollLlco como lo Luvo en Alemanla con los
prlnclpes y nobles? Melqulades Andres dlce que LuLero no Luvo proLagonlsmo
en la guerra comunera, nl esLá en la exploslón luLerana. Sln embargo cree que
clerLas resonanclas de los confllcLos rellglosos y pollLlcos alemanes, Luvleron
clerLa lnmedlaLez en los confllcLos de las comunldades. Más aun, resalLa
Melqulades Andres el lmpacLo dolldo de aquella guerra comunera en la corLe
de Caros v y en algunos espanoles que relaLaron esLas colncldenclas en las
prlmeras decadas del proLesLanLlsmo. Algunos LexLos parecen apunLar a esas
lnLerrelaclones comuneras y luLeranas, aunque la prlmera lmagen luLerana en
Lspana slempre vlno envuelLa en la bandera de lo rellgloso- dlrá esLe auLor.
LsLos LexLos, unos son del confesor de Carlos v, el general de la orden
domlnlcana Carcla de Loaysa, oLro de !uan de vergara, “fino luLerano
endiosado” lo llamará ulego Pernández, y oLra de Melchor Cano.
Ll LexLo de Loaysa es una reflexlón pollLlca, donde se manLlene conLrarlo
a los comuneros de CasLllla y parLldarlo del Lmperador a qulen esLlmó
conslderablemenLe. AnLes de marchar a 8oma para preparar el Conclllo y por
LanLo anLes de de[ar el cargo de confesor, sosLuvo una lnLeresanLe
correspondencla con el Lmperador y su secreLarlo Cobos. Ll LexLo que clLa


167 Juan Ignacio Gutiérrez Nieto. Los conversos y el movimiento comunero pág. 249

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
288

Melqulades Andres es el siguiente: “Algún día me dijo V.M. que deseaba
emplear su vlda en defenslón de la fe, porque con oLra cosa no parecla poder
recompensar las lnflnlLas mercedes que de ulos avlades reclbldo. Ahora es,
comlenza el Llempo en que v.M. enLlenda sl eran ypócrlLas y falsas aquellas
palabras, o si eran cordiales y verdaderas”. Loaysa era buen jurista, religioso
exlmlo, conse[ero recLo, a veces duro y acaso algo enLromeLldo, dada la dlflcll y
recla pslcologla del Lmperador. Þor eso probablemenLe fue aparLado de la
corLe y envlado a 8oma. Ln carLa a Carlos v en[ulcla el hecho con exLrema
dureza: “Yo, a Dios gracias, estoy bueno y no me falta deseo de serviros, ni a
vuesLra Ma[esLad sln razón de haberme desLerrado de vuesLro servlclo, mucho
más en ofensa de vuesLra anlma y servlclo, que en glorla de los que movldos de
envidia esto deseaban”. No me extrañaría que una de las causas del
ale[amlenLo hublera sldo la llnea de fuerza que Loalsa proplclaba en 1330, en
una corLe parLldarla del paclflsmo erasmlsLa en relaclón con el luLeranlsmo –
dlrá Andres.
Ll pasa[e en que Loaysa pone en relaclón a comuneros y luLeranos
perLenece a una carLa dlrlglda desde 8oma al Lmperador el dla 8 de ocLubre de
1530: “Hame pesado en el corazón la desverguenza y porfla que esos here[es
han Lenldo en sus errores, y mucho más de la poca esperanza que queda de
conclerLo, y sobre Lodo me duele la mala dlsposlclón que veo para el verdadero
remedlo que es la fuerza. Slempre los compare con los comuneros de CasLllla,
que buscando el camlno de blanduras y medlos más que honesLos, perdlmos el
Llempo sln hacer nlngun frucLo, hasLa que se Lomó con ellos el clerLo y perpeLuo
remedlo que fue la guerra. Sln duda nlnguna por esLe norLe se habla de navegar
en este piélago de maldades”. La visión que tiene Loaisa es que el movimiento
luLerano, y proLesLanLe en general, no se esLaba aLa[ando pues conslderaba
fracasados Lodos los meLodos paclflcos. Þor eso Loalsa escrlblrá con crudeza e
ironía: “Señor, en oLras leLras he dlcho que esLe nombre de conclllo aborresce
el Papa como si se mentase al diablo”(…): “Señor, siempre escribí que esos no
de[arlan sus herrores aunque les promeLlesedes dlez conclllos, cuanLo más
uno...”“Trabajéis de persuadir esos here[es Lomen algun buen medlo en sus
errores, moderándolos en la susLancla, permlLlendolos en lo ceremonlal de Lal
manera que queden vuesLros servldores en Lodo caso, y ansl lo sean de vuesLro
hermano, y sl qulsleren ser perros, seanlo y clerre vuesLra Ma[esLad sus o[os,
pues no Lenels fuerza para el casLlgo, nl manera alguna para sanallos a ellos nl a
sus subcesores... ue forma, Senor, que es ml voLo que, pues no hay fuerzas para
correglr, que hagals del [uego mana, y os holguels con el here[e como con el
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ зi/|Ji.

289



caLóllco, y le hagals merced, sl se lgualare con el caLóllco en servlclos. CulLe ya a
v.M. fanLasla de converLlr almas a ulos, ocupaos de aqul adelanLe en converLlr
cuerpos a vuesLra obedlencla... LsLe es ml conse[o y ansl le flrmare de ml
nombre”.
!uan de vergara perLenece a la generaclón de los descubrlmlenLos y a las
prlmeras promoclones de la unlversldad de Alcalá. Ln 1333 es deLenldo y
acusado de luLerano y LonghursL relaclona a LuLero con las comunldades de
CasLllla en esLe proceso, pues vergara conocló su genesls, desarrollo y
consecuenclas. Ln el proceso de Marla de Cazalla y en esLe de vergara, LuLero
es mlrado con slmpaLla, slempre como reformador de la lglesla y no como
here[e o clsmáLlco. Ll pasa[e que ya hemos clLado en esLe llbro y en el que se
cita a las comunidades es este: “Al principio, quando Lutero solamenLe Locaba
en la necesldad de la reformaclón de la lglesla y en arLlculos coocetoeotes
cottoptlooem motom Lodo el mundo lo aprobaba y los mesmos que scrlben
conLra el, conflessan en sus llbros que al prlnclplo se le afflclonaron. ? quasl lo
mesmo ocoecló eo íspoño eo lo Je lo comoolJoJ, que al prlnclplo, quando
parecla que solamenLe se preLendla reformaclón de algunas cosas, Lodos lo
favoreclan, más despues que la genLe se comenzó a desvergonzar y desacaLar,
aparLaronse los cuerdos y perslguleronla. no habla cosa más comun, al
prlnclplo, que de dezlr unos: Mlrád como no se han de levanLar LuLeros, oLros,
razón Llene LuLero en lo que dlze, oLros, blen hlzo LuLero en quemar los llbros
de cánones y decreLos, pues no se usa dellos. L nadle se escandallzaba enLonces
desLo. CuanLo más que, como en Mahoma se podrla loar que qulLó el vlno a los
moros y que les mandó guardar verdad y [usLlcla: asl por venLura podrá alguno
loar algo en LuLero: pues nihil est oc omni parte malum”. Con Lutero,
reformador, Lodos esLaban de acuerdo. 1odos querlan la reforma de la lglesla ln
caplLe eL ln membrls. Ll reverso de la medalla consldera al luLeranlsmo
posLerlor, Leológlco, pollLlco, llLurglco,...
Ll Lercer LesLlmonlo es un poco más Lardlo y recoge una descrlpclón, a
modo de Leorla o fllosofla, más unlversallzada sobre las comunldades, lo mlsmo
ecleslásLlcas que clvlles. ÞerLenece a un lnforme de Melchor Cano, fechado en
el convenLo de San Þablo de valladolld el dla 13 de novlembre de 1333. Su
auLor es Leólogo lnslgne, codlflcador del meLodo Leológlco de la escuela de
Salamanca –dirá M. Andrés. El texto es muy recurrido: “No tenemos, en este
Llempo, esplrlLual caplLán y gulas, prlnclpes nl profeLas de la auLorldad de
nuesLros precepLores. no Lenemos holocausLo de perfecLa morLlflcaclón, no

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
290

sacrlflclo de suave devoclón, no ofrenda de alegre y pronLa obedlencla, no lugar
de prlmlclas de nuesLros prlmeros lnLenLos puramenLe enderezados a solo Lu
servlclo... vuelvenos la alegrla de Lu famlllarldad que Luvlmos los prlmeros dlas
que comenzamos el camlno de servlclos esplrlLuales... no dl[o más porque los
sollozos le interrumpían la voz, y así todos nos despedimos gimiendo”.
LsLas expreslones supllcaLorlas de me[ores Llempos conLrasLaban con las
de algunos declaranLes procesados como el de Marla de Cazalla. “Esta
declaranLe que oyó declr al prlnclplo quel dlcho LuLero era muy rellgloso y avla
Lenldo algunas aparlenclas de blen y que sl dlxo que Lenla razón LuLero, que no
dlrla esLa declaranLe Lal syno fuese oyendo algunos vlclos o desórdenes de los
perlados e ministros de la Iglesia e diría que le daban ocasión para decir mal”.
Sln embargo ahora las cosas Lomaban oLras acLlLudes más severas y Carlos v,
uomlngo de SoLo y oLros muchos espanoles pedlan mano dura. Ll párrafo que
ofrezco, -lndlcará M. Andres-, esLá flrmado en el convenLo de San Þablo de la
ciudad del Pisuerga el 15 de noviembre de 1555: “La cuarta dificultad es esLa.
Mucho se debe mlrar en las Comunldades, que por sosegadas que enLren y
[usLlflcadas [que] se represenLen, ordlnarlamenLe suelen dar en alboroLos l
desórdenes, o por mal conse[o, o por mala e[ecuzlón, l de buena causa hazen
mala. Þor lo cual el hombre sablo, aunque los lnferlores preLendan [usLlzla
conLra sus superlores, debe desfavorezer las Lales preLenslones, mayormenLe
cuando la [usLlcla no se ha de llbrar por leyes slno por armas. l pues en nuesLros
Llempos muchas naclones se han levanLado conLra el Þapa, hazlendo en la
lglesla un zlerLo llna[e de Comunldades, no pareze conse[o de prudenLes
comenzar en nuesLra naclón alboroLos conLra nuesLro superlor, por más
compuesLos y ordenados que comenzemos. nl Lampoco es blen que los que
han hecho moLlnes y hol dla los hacen en la lglesla, se favorezcan con nuesLro
e[emplo, l dlgan que nos conzerLamos con ellos l que nuesLra causa la suya es la
mlsma por ser ambas conLra el Þapa. Lllos dlzen mal del Þapa por colorar su
here[la, l nosoLros lo dlremos por [usLlflcar nuesLra guerra, l aunque la causa es
dlferenLe, la grlLa parece una: aunque con la rabla los here[es hazen dlvlslón, la
nuesLra no lo es, pero dlrán que allá se va l que la seme[a mucho. l con los
here[es no hemos de convenlr en hechos, nl en dlchos, nl en aparlenzlas. l como
enLre los chrlsLlanos hay LanLa [enLe slmple y flaca, sola esLa sombra de rellglón
les será escándalo: a que nlngun chrlsLlano debe dar causa, por ser dano de
almas, que con ningún bien de la tierra se recompensa”.
“El reciente invenLo de la lmprenLa servla LanLo para dlfundlr las anLlguas
como las nuevas ldeas, y la docLrlna proLesLanLe habla alcanzado una gran
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ зi/|Ji.

291



popularldad en Alemanla. Las Lesls luLeranas se hablan Lransformado no solo en
una crlLlca rellglosa, slno en el germen de un movlmlenLo pollLlco con flnes de
emanclpaclón LerrlLorlal y de secularlzaclón de los blenes ecleslásLlcos. Carlos,
educado enLre humanlsLas, colncldla con los luLeranos en crlLlcar las esLrucLuras
de la lglesla. Conslderaba que era esLa, y no la fe, la que debla ser ob[eLo de una
profunda reforma, puesLo que se LraLaba de acabar con la corrupclón de los
oblspos, las anslas de rlqueza y la lnLromlslón en los asunLos publlcos, y el
escandaloso comerclo de las lndulgenclas, para el que el mlsmo papa habla
llegado a auLorlzar a las mu[eres la flrma de conLraLos que luego deblan pagar
sus maridos”.(Biografía de Carlos V) Si esta era la forma de pensar de Carlos V
¸por que se levanLaron las comunldades conLra el?
Werner 1homas claramenLe aflrma que en los prlmeros decenlos del slglo
xvl la reforma de Clsneros supuso una aperLura a las lnfluenclas luLeranas,
creando un amblenLe proplclo a las ldeas aflnes a LuLero. uel mlsmo fermenLo
esplrlLual reformador lmpulsado por los reyes caLóllcos y el cardenal, surgleron
la mayorla de las manlfesLaclones heLerodoxas y luLeranas y Lamblen las
pollLlcas. La lnfllLraclón de las ldeas proLesLanLes se reallzó por varlos camlnos.
Ln prlmer lugar esLarlan aquellos espanoles de la CorLe de Carlos v que le
acompanaron a llandes y Alemanla por 1320. Su formaclón humanlsLa y su
aflclón a Lrasmo les harlan apreclar a LuLero como un esLandarLe de esa
reforma anhelada. 1ampoco la bula íxotqe Jomloe podrla camblar los
senLlmlenLos de slmpaLla que en Amberes y Lovalna hablan desperLado las 93
Lesls, aplaudlendo muchos de los corLesanos espanoles que LuLero quemase
publlcamenLe su condenaclón. uespues de la excomunlón del Þapa a LuLero las
cosas camblaron y ya no presLarlan su apoyo a LuLero, pero segulan
vendlendose llbremenLe por las calles sus obras. Ln Lspana la lnfluencla de
LuLero fue la mlsma, aunque no se haya querldo reconocer. 1amblen las fuerzas
soclales anLl lnqulslLorlales, los conversos y los comuneros de CasLllla formarlan
un frenLe comun, formando un comple[o movlmlenLo. Slendo las Comunldades
un movlmlenLo urbano donde los conversos, grupo sumamenLe urbano,
ldenLlflcarlan su lnLeres con las revuelLas en lo que a reforma de la lnqulslclón y
los prlvlleglos se LraLaba. Ln valencla el Lema de la lnqulslclón no enLrarla enLre
los ldeales de la revuelLa. Þara Werner por los anos de 1310 a 1323 la
maqulnarla Lan perfecLa de la lnqulslclón frenLe al proLesLanLlsmo, parecla ser
un “dique” a punto de quebrarse. Según este autor, el embajador en Roma Juan

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
292

Manuel, llamaba al oblspo de Zamora, Acuna, parLldarlo y llder de los
comuneros, “otro Martin Luter”.
Los fralles comuneros, rellglosos de la orden de San lranclsco, y oLras
órdenes “que fueron contra el servicio de Dios y de su Majestad, del sosiego de
estos Reinos” y fueron considerados “diablos del infierno”, supusieron también
un momenLo de reforma Lemprano. Algunos maesLros en Leologla fueron
condenados y meLldos en prlslón, al ser excluldos del perdón general. Los fralles
Alonso del 8usLlllo, Þablo de León, Alonso de Medlna y AnLonlo de vlllegas y
numerosos convenLuales de San LsLeban de Salamanca que parLlclparon a favor
de los comuneros, serlan someLldos a la dlsclpllna pero no se darlan por
vencldos en sus anslas por reformas. !oseph Þerez
168
qulen relaLa en un
volumlnoso llbro los aconLeclmlenLos que ocurrleron en el corLo espaclo de un
ano, consldera al facLor rellgloso y converso, no Lan relevanLe como lo hace ver
Amerlco CasLro. Sln despreclar la lmporLancla del converso en el conLexLo
espanol, no se puede lnLerpreLar la hlsLorla de Lspana en funclón de la slLuaclón
de los conversos- senalará esLe auLor. Þerez dlce que no fueron los conversos
los lnsplradores de la revuelLa, a pesar de la angusLla exlsLenclal de esLa
mlnorla. Sln embargo clLa a algunos conLemporáneos como el almlranLe de
Castilla que escribía al emperador el 7 de febrero de 1521: “La verdad es que
Lodo el mal ha venldo de los conversos”. El obispo de Burgos, en ese mismo
mes, declaraba a los “conversos”, como de “dura cerviz” y revolucionarios
irreductibles. En abril los inquisidores de Sevilla expresaban que tenían “por
clerLo que los que prlnclpalmenLe han sldo la causa de las alLeraclones de
CasLllla han sldo los conversos y personas a las que Loca el SanLo Cflclo de la
Inquisición”. En mayo dirán los mismos que “la raíz de la revuelta de estos
reinos han causado conversos”. Y en 1547 en cardenal Silíceo señalará que”
todo el mundo sabe en España…que la revuelta de las comunidades fue
provocada por lnsLlgaclón de los [udlo-cristianos”.
Ls evldenLe que muchos conversos fueron comuneros, pero no se ha
demosLrado – dlrá Þerez-, que se hlcleron comuneros por ser conversos. Þara
Þerez LanLo los fralles, los ecleslásLlcos o los conversos no Lenlan más ldeales
que los revoluclonarlos o pollLlcos, sln que se pueda demosLrar o reduclr las
luchas pollLlcas a los clanes o razas. Sln embargo creo que muchos auLores y el


168 La revolución de las comunidades de Castilla (1520-1521) por Joseph Pérez.- 1999 - 719
páginas
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ зi/|Ji.

293



mlsmo Þerez, han pasado por alLo oLro aspecLo slgnlflcaLlvo como es el mlsmo
slgnlflcado de comoolJoJ asl como cooqteqoclóo de fleles seguldores de unas
ldeas. 1al concepLo “comuneros” puede esLar llgado a la organlzaclón de la
lglesla prlmlLlva que se gobernaba por anclanos o de la mlsma slnagoga.
ClerLamenLe muchos de los nombres que adopLaron las comunldades
parLlclparán de esLe senLldo. Asl en valladolld el organlsmo represenLaLlvo era
la cooqteqoclóo, en Zamora y Þalencla Iooto y en oLras parLes comoolJoJ. La
comunldad de blenes y servlclos se desprende de mulLlples comunlcaclones. Ln
la ciudad de Murcia fueron expulsados los diputados y regidores “al tiempo que
esta ciudad se alborotó y estuvo por la comunidad” y “en todas las
perrochias”… y de esta manera tenían su congregaclón y Lenlan sus escrlbanos y
gobernaban la dlcha cludad syn que nlngun regldor, nl [urado, nl caballero nl
otra persona de buena intención entendiese entre ellos”. Así pues vemos que
habla una elecclón muy pareclda a la comunldad crlsLlana y a la slnagoga, pues
“mandaban en sus perrochias que no hiciesen jurados conforme a privilegios e
uso e cosLumbres salvo que hublese dlpuLados como los habla o [urados
anuales e no de otra manera”. Así pues la selección de los más competentes y
con doLes para gobernar las comunldades fue la regla general. Ln algunos casos
como la del maesLro 8usLlllo que se le concedló el voLo, no serla por razón de su
clase ecleslásLlca slno por sus merlLos. Ln oLras ocaslones se nombraron doce
elegldos para la admlnlsLraclón y gobernaclón de la cludad como elemenLo
formal de los doce apósLoles. Ln 1oledo hlcleron [urado al docLor MarLlnez y
este lo aceptó de mala gana diciendo: “me querían facer jurado de una
perrochla y no qulse acepLarlo y dlxeles que no me hlclesen oblspillo”. Aparecía
el pueblo en las Comunldades como voz publlca, represenLando una gran
originalidad, porque ahora la “voz del pueblo era la voz de Dios” según escribía
la Comunldad de !aen en 1320. La derroLa de vlllalar darla al LrasLe con esLa
experlencla comunlLarla. (Þerez pág. 311)
!uan Maldonado
169
escrlbló la nlstotlo Je lo tevoloclóo Je los
comoolJoJes Je costlllo. LsLe Maldonado lo Lenemos resenado enLre los
esLudlanLes de Lovalna que se reunlan en casa de Þedro !lmenez, cuyos
prlnclplos lnsplradores eran los de la 8eforma proLesLanLe. no es pues exLrano


169 De motu Hispaniae, sen de Comunitatibus Hispaniae. El movimiento de España, ó sea
Historia de la revolución conocida con el nombre de las Comunidades de Castilla . Dedicada al
Príncipe Felipe el 1 de diciembre de 1545 y publicada en 1840 Juan de Maldonado, José Quevedo
1840 - 360 páginas

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
294

esLe llbro que escrlbló en laLln y Lradu[o el presblLero, !ose Cuevedo,
blblloLecarlo del Lscorlal. La hlsLorla de Maldonado qulere ser la más flel a la
realidad, “no sobre huellas ajenas” sino como experiencia que vivió de cerca.
Recrea Maldonado una época interesante de “borrascosas conmociones”,
buscando expllcaclones de su causa y orlgen. Maldonado es basLanLe severo
con el subverslvo oblspo AnLonlo Acuna a qulen callflca de hombre gulado más
por las paslones que por la razón, sedlcloso, de LalenLo vlvo, de ldeas
desasosegadas, con anslas de guerra aunque fuese clvll como esLa, ávldo de
fama y que no se habla de Lener en el conflanza. Ln el ardoroso dlscurso de
Acuna aparecen los moLlvos de la guerra de las comunldades: “Creeré haberme
qtoojeoJo compllJo y sopetobooJootemeote qtooJes tlpoezos, oo oombte
célebte, ooo fomo etetoo, eo flo, el vetJoJeto Jescooso Jel olmo, coo tol poe
cooslqo ollvlot olqoo tooto ol poeblo Je los ttlbotos é lomoJetoJos exocclooes,
coo tol poe obllqoe o los moqlsttoJos o pooet coto eo sopoeot o los pobtecltos,
coo tol poe lleqoe o señolot llmltes fljos, poe oo seo llclto ttosposot, o los
otteoJoJotes Je los ttlbotos. ¸Ooé moyot qlotlo, poé pottlmoolo mós tlco, poé
fomo mós etetoo poe el bobet optovecboJo o mls coocloJoJooos coo toJo ml
poslblllJoJ, coo toJos mls foetzos, poe el bobet slJo Je mocblslmo otlllJoJ o lo
tepobllco , poe el bobet JetoqoJo los leyes poe Jevotoo ol mlsetoble poeblo. ¸¥
poé otto coso folto, esfotzoJlslmos votooes, sloo el poe vosottos, como os lo
ocoosejo, poesto poe Jespettóls pot flo Je voestto letotqo , slqóls y oyoJéls coo
Jloeto y solJoJos o voestto jefe, poe ooJo Jeseo poto sl, poe solo Jeseo
oyoJotos voletosomeote y ooo petJet ol mlsmo tlempo lo vlJo? voestto jefe oo
os foltoto como vosottos oo os foltéls o vosottos mlsmos. ¸Acoso jozqóls poe el
ooxlllo Jlvloo foltoto o too ploJoso cooso? 1totoJ, oo Je bocet vloleoclo o ooJle,
sloo Je llbtotos Je lo Joto tltoolo poe cootto vosottos ejetceo los moqootes, los
moqlsttoJos teqlos y olqooos lmplocobles loqtetos, y estoJ ptepotoJos o
evltotlo, oo tobooJo lo ojeoo, sloo JefeoJleoJo lo ptoplo. ¸lot veototo, yo poe
soy oo socetJote boblo Je optobot too eotetomeote ooo cooso poe cteyese poe
oo eto o ulos moy qtoto? 5ltvoos Je ooo ptoebo locootestoble Je poe voestto
cooso es sootlslmo, el poe oo oblspo, o poleo estóo ptoblblJos los otmos potpoe
se betmoooo mol coo lo pleJoJ, tomo coo tooto otJot potte eo lo qoetto. Mós
Jltlo sl cteyese poe vosottos oecesltobols Je mós lotqos exbottoclooes, y sl ooo
collooJo yo lo mlsmo cooso oo boblose. 5lo JoJo poe ooo loslqoe vlctotlo
moolfestoto Je oo Jlo poto otto coól Je los Jos coosos es mós Jel oqtoJo Je
Cristo”. A estas palabras de Acuna se respondía con aplausos en todas partes:
“Llévanos a nosotros y a nuestros bienes donde te plazca, no haremos contigo
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ зi/|Ji.

293



estlpoloclóo olqooo, Je tl espetomos toJos los bleoes, o tl eotteqomos coooto
teoemos, oso Je ello como quieras.”
Maldonado descrlbe el senLlmlenLo de frusLraclón popular despues de la
derrota de Villalar y la muerte de Padilla, quien había exclamado: “¡ah mi
amadlslmo 8ravoƒ ayer fue el dla en que deblmos morlr como convenla a
hombres nobles y vallenLes, pero ya hoy como verdaderos crlsLlanos, como
piadosos”. Pero Maldonado que defiende al emperador, admira también este
movimiento reformador: “Increíble parece cuanta tristeza y llanto se apoderó
de Lodos los pueblos de Lspana luego que se supo la muerLe de Þadllla y la
derroLa de las Lropas, pues las cludades que aun no se hablan levanLado,
slempre hasLa aquel dla hablan esperado una nueva ocaslón y esLaban
pendlenLes del exlLo de Þadllla, pero su desgracla afllgló mucho más a los
pueblos. Al prlnclplo de llegar los rumores de la desgraclada baLalla vlerals en
Lodas parLes a los populares con las cabezas ba[as, mlrándose muLuamenLe de
reo[o, lndlcando su LrlsLeza en sus movlmlenLos, llorando enLre ahogados
gemldos lo grande de la desgracla, y aflrmando que no falLarla ó Acuna ó algun
oLro que LraLase de vengar los males de Þadllla y qulslese mlrar por los pueblos.
Los hombres LraLaban esLo con sllencloso murmullo y por senas, pero las
mu[eres no se absLenlan de proferlr Loda clase de ln[urlas publlcamenLe, Lodo lo
llenaban de aullldos y maldlclones, prlnclpalmenLe las de valladolld, que aun
despues de haber enLrado los vlrreyes con el e[erclLo, en los prlmeros dlas con
dlflculLad se las pudo conLener en sus lamenLos e lmprecaclones, ¸Þero que no
doma el Llempo y el Lerror? uespues que a los que hablan obLenldo los
correglmlenLos y hablan brlllado mucho enLre los populares los vleron arrasLrar
al supllclo y ahorcar en medlo de la plaza, ó hechos cuarLos ofrecer a los
vla[eros un especLáculo aLerrador, cesaron en los lamentos y maldiciones”.
La reconqulsLa de la alLa navarra por parLe del rey de lrancla, lranclsco l,
sln cosLarle nlngun esfuerzo, Lamblen es descrlLa por Maldonado con clerLa
benevolencla. Los de Þamplona hablan ablerLo las puerLas volunLarlamenLe a
los franceses y esLos hablan puesLo slLlo en Logrono. AnLonlo Acuna y Marla
Þacheco, esposa de !uan Þadllla, la cual pasaba revlsLa a los soldados, arengaba
basLanLe blen y desempenaba las funclones de un vallenLe general, hablan
sollclLado a los franceses para que pasasen los Þlrlneos. Maldonado callflca a
los navarros franceses de “ansiosos de novedades” y a sus hermanos españoles
de no poner reslsLencla y abrlrle las puerLas volunLarlamenLe. ¸lue Lspana
slempre un muro conLra la 8eforma? no lo parece en esLe caso Lemprano,

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
296

aunque solo se hablase de asegurar la llberLad de los pueblos. Lo que de[a claro
Maldonado respecLo al movlmlenLo rellgloso de la 8eforma, en la lnLroducclón
del llbro, es que deseaba la unlón de los crlsLlanos, donde el emperador
trabajaba para que se celebrase un Concilio, “con el fln de aparLar a los
alemanes e ingleses de las novedades y opiniones impías”.(Maldonado,1840,
pág. vlll)
Werner 1homas nos resume esLa slLuaclón rellglosa-pollLlca de la
siguiente manera: “Durante las dos primeras décadas del slglo xvl el SanLo
Cflclo experlmenLó aLaques conLlnuos de varlos secLores de la socledad
espanola que qulsleron reformarlo. Ll parLldo fellplsLa desempenó un papel
lmporLanLe en esLos aLaques. Ll momenLo culmlnanLe del movlmlenLo anLl-
lnqulslLorlal fueron las Comunldades. ÞronLo los comuneros pldleron la
abollclón de la lnqulslclón y se descubrló que los conversos dlvulgaron enLre
ellos escrlLos de LuLero en apoyo de su peLlclón. Los erasmlsLas y alumbrados
Lamblen esLaban vlnculados al parLldo comunero. Þropagaban además una
esplrlLualldad lnLerlorlzada que ellmlnaba el papel de la lnqulslclón, y los
alumbrados lncluso querlan ellmlnar la lglesla en la relaclón enLre ulos y el
hombre, amblclón que, por lo menos en oplnlón del parLldo orLodoxo,
comparLlan con LuLero“.
!ose C. nleLo en su obra “íl keooclmleoto y lo otto íspoño” considera
que esLe Lema no esLá cerrado hlsLorlográflcamenLe.
170
Þero aun menos
esLudlados son los elemenLos rellglosos y sus ldeas de llberLad no solo pollLlca
slno rellglosa. Muchos auLores se han pregunLado por lo que hublese sldo
Lspana con aquellas ldeas pollLlcas, económlcas y soclales, pero es lamenLable
que casl nadle se haya preocupado no solo por un movlmlenLo en busca de la
llberLad rellglosa slno Lamblen del exlLo de la 8eforma en Lspana sl esLa
revoluclón hublese Lrlunfado. Sln lugar a dudas nleLo Llene las mlsmas
preocupaclones que nosoLros en esLe caplLulo y se aLreve a declr que la hlsLorla
de los comuneros perLenece Lamblen a la hlsLorla de la 8eforma en Lspana.


170 Dice Nieto que las aportaciones de los estudios de Maravall, Pérez, Gutiérrez Nieto y las
últimas de Haliczer no resuelven el movimiento comunero que fue una revolución moderna con
ideología egalitaria y democrática. Comenta Contreras la cita de Alfonso M. Guilarte: “Me interesa
eso sobremanera (el conflicto comunero) porque aún no veo clara la génesis y el alcance de aquella
rebelión, ni siquiera después de leer a mi admirado Maravall y al mejor enterado y afortunado
intérprete del movimiento comunero, Joseph Pérez”
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ зi/|Ji.

297



!alme ConLreras
171
consldera que las comunldades expresaron,
subsLanclalmenLe, una profunda crlsls de la socledad casLellana del xvl, pero
que se enLroncaba en el conLexLo de la crlsls y confllcLos de Luropa occldenLal.
Ln prlmer lugar para ConLreras esLá el confllcLo pollLlco donde dlversas fuerzas
debaLlan y enLendlan de modo dlvergenLe el senLldo de la naLuraleza y e[erclclo
de la soberanía: “El Reino no pertenece al Rey sino a la comunidad”. Aunque no
estaban claros los conceptos de “reino” y “comunidad” se entendía que en la
comunldad no esLaban los Crandes, nl el prlnclpe, aunque esLe fuese su
cusLodlo e lnLermedlarlo con ulos. 1ras el confllcLo soclal esLaba el confllcLo
económlco. Las fuerzas producLlvas luchaban por el conLrol de los mercados.
Bajo el grito de “Viva la santa Comunidad” los campesinos de los grandes
senores reclamaban los derechos que eran paLrlmonlo comun de las cludades o
de las comunldades de aldea. Þero hemos de anadlr de seguldo que Lras los
problemas soclales y económlcos esLaban los rellglosos. La soluclón de los
múltiples problemas que existían en el proceso de Reforma de la iglesia, “tanto
en la cabeza como en los miembros” y por tanto reforma en la comunidad
crlsLlana enfrenLada enLre sl. Þara ConLreras las Comunldades Luvleron slempre
un componente profético y apocalíptico. Un movimiento “justo y santo” donde
franclscanos y domlnlcos anunclaban una Ldad de Cro, de [usLlcla y paz. Los
desLlnaLarlos del mensa[e profeLlco eran la chusma radlcal converLlda en
pueblo de ulos –comenLará ConLreras-. Con esLe fondo ldeológlco de [usLlcla y
paz escaLológlcas, !uan CalLán, caballero de la Crden de SanLlago conslderaba
la Comunldad un movlmlenLo lrreverslble y cuyo fuLuro no pasaba por el
emperador slno por la Comunldad. Segun una profecla anLlgua que !uan CalLán
había traducido, y según un astrólogo, “les hacía entender que el Emperador
nunca habla de venlr a esLos reynos nl enLrar en ellos y que las Comunldades
habían de prevalecer y que por eso estuvieran firmes”. Según esLe profeLlsmo,
el emperador era el AnLlcrlsLo.
Þero reconocerá ConLreras que esLe fermenLo de reformas pollLlcas y
rellglosas no se puede enLender sl se desvlnculan unas de oLras. Clsneros
emprendló ambas reformas y fue su proLagonlsLa. Sln embargo la reforma que
se e[ercla desde las conclenclas y sln lmposlclón, nunca dlo los resulLados


171 Profetismo y apocalipsismo: conflicto ideológico y tensión social en las comunidades de
Castilla. Jaime Contreras Contreras. Universidad de Alcalá. En torno a las comunidades de
Castilla: actas del Congreso Internacional ... por Fernando Martínez Gil


i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
298

apeLeclbles, nl Luvo un desarrollo unlLarlo. Aparecerlan, conLrarlamenLe,
lrreprlmlbles deseos de conclencla lndlvldual, crlsLlanos evangellcos, al prlnclplo
próxlmos a Lrasmo, pero Lamblen a LuLero, pequenos convenLlculos ocupados
en las obras del amor de ulos, ecloslonando por Lodas parLes con un evldenLe
compromlso vlLal. ConLreras clLa a Maravall y a !ose C. nleLo qulenes sosLlenen
que enLre los comuneros habla genLes de los conversos, erasmlsLas y de la
unlversldad de Alcalá, cuya rellglosldad no era la conservadora, slno que sl
hublese Lrlunfado esLa revuelLa, habrla permlLldo la consolldaclón en nuesLro
LerrlLorlo hlspánlco una prerreforma como la de Alemanla. lundamenLalmenLe
en Lodos esLos auLores se lnslnuan poslclones Lrasversales con el luLeranlsmo y
en esLe senLldo Lamblen es el luLeranlsmo el que maLa al movlmlenLo
comunero. Como expone !esus SanmarLln Þayo
172
“el movimiento comunero no
Lermlnó en el cadalso levanLado en vlllalar, que de[aba lnLacLas sus fuerzas,
slno en la prlmera propaganda llegada de los escrlLos luLeranos y en la dlflcll
posición en la que se encontraba D. Carlos por la rebelión de Lutero”. Los
Crandes y Þrelados de CasLllla y Aragón conslderaron no perLlnenLe hacer
volver a uon Carlos de Alemania “cuando su majestad cesárea defendía en
Alemania nuestra santa fe católica y a la Iglesia Romana nuestra Madre”. Con
vlllalar o sln vlllalar el movlmlenLo comunero esLá herldo de muerLe, porque el
Lmperador estaba luchando en defensa de la Iglesia y contra el “toro mugiente
del luteranismo”.
En el conocido artículo de Agustín Redondo sobre “loteto y íspoño JesJe
1520 o 15J6” deja claro que la relación del movimiento comunero con la
reforma luLerana Lenla más que colncldenclas clrcunsLanclales y Langenclales.
ConLenla los mlsmos prlnclplos revoluclonarlos que la de Alemanla cuyo llder
esplrlLual se escenlflcaba en el oblspo de Zamora, AnLonlo Acuna. Ll emba[ador
espanol en el vaLlcano, !ose Manuel, lograrla lnLerceder LanLo por LuLero como
por AnLonlo Acuna cuando esLe fue prendldo. Acuna era de esLlrpe de
conversos y LanLo las Comunldades como las Cermanlas eran guladas y aglLadas
por conversos. Ln Lodos los comunlcados lnqulslLorlales y de la CorLe, el acenLo
se ponla en que los conversos espanoles esLaban en la dlfuslón de las obras de
Lutero y que el “complot” de los marranos de Amberes y los conversos de la
Þenlnsula por lnLroduclr las obras de LuLero era lndlscuLlble, pues la revuelLa


172 La Institución “Tello Téllez de Meneses” en sus cinco primeros lustros. Jesús Sanmartín
Payo, pág. 14
/ikJxiM/CiJ: \ /:/ii·i· ÐÐi ikJ¯Ð·¯/:¯i·MJ зi/|Ji.

299



comunera y los conversos Lenlan los mlsmos enemlgos: la lnqulslclón y 8oma.
“Dicen (los Comuneros) que no avra Inquisición, ni cruzada, ni servicio ni
pagarán Lerclas / como esLo oyen los vlllanos y conversos, Lodos esLán movldos
y levantados…” Se insistía en las cartas que se cruzaban los esLamenLos del
LsLado, que en Lspana no solo habla conversos y comuneros que lnLroduclan
los llbros de LuLero, slno que los espanoles Lenlan oLro LuLero en la persona del
obispo Acuña: “Cuanto a lo de Zamora dixe al Papa que allí tenía a oLro MarLln
Luter”.
173
Se le acusaba al oblspo de haber Lomado poseslón del arzoblspado
“con la autoridad de los judíos y los villanos de Zocodover” (Gutiérrez Nieto) En
la colecclón de carLas que AnLonlo de Sallnas escrlbló en 1322 se coloca a
LuLero como el mayor pellgro para el 8elno pues su esplrlLu esLá en Lodos los
lugares y es el centro de todas las conversaciones: “hay tanta memoria de lo de
Lutero que en otra cosa no se habla”.

¸ i.· ..-.-··.· ¹- ¡.¹..· -- Ð.·.¸» ....¹--|»|.
¸uónde fueron los [udlos espanoles expulsados en 1492? ¸volvleron a su
anLlgua rellglón los [udeo-conversos sefardles? no hay daLos claros sobre el
numero de [udlos en Lspana en el slglo xv. Se sabe que la mayorla de los [udlos
de CasLllla pasaron a ÞorLugal. Los de Andalucla parece que opLaron por
refuglarse en Áfrlca. Ls lnLeresanLe la carLa que fray Luls de Sandoval escrlbe al
rey lndlgnado porque los [udeoconversos lnsLalados en Marruecos esLaban
[unLo a los luLeranos, por lo que sollclLaba conLrolarlos.
174
Los [udlos del norLe
de Lspana se esparcleron por Luropa occldenLal y LerrlLorlos del lmperlo
oLomano. La prlmera fase de expulsados fue acoglda por dlversos palses
caLóllcos y proLesLanLes, pero Lamblen musulmanes (lmperlo oLomano). LsLos
conversos perseguldos por la lnqulslclón, llegaron a lnLegrarse Lamblen en
comunldades proLesLanLes como en las del sur de lrancla. Las comunldades de
sefardles en lLalla fueron las de nápoles, Cerdena y Slcllla, poseslones de la
corona de Aragón, que acabarlan slendo vlcLlmas de la lnqulslclón. 1amblen
fueron memorables las de lerrara, donde se Lradu[o la 8lblla, la de venecla y
Llorna. CLra zona de lnfluencla [udeoconversa aparece en el mapa más allá de


173 Redondo Augustín. Luther et l'Espagne de 1520 à 1536. In: Mélanges de la Casa de
Velázquez. Tome 1, 1965. pp.109-165. Pág. 124
174 A.G.S. Cám. Cast. leg. 2157, f° 150, Carta de 2/2/1571.

i.· ¸·.|-·|»-|-· , |» -·¸.·.|.»|.¹»¹ -.»-g-|..» -- |» з¸»-» ¹-| ·.g|. xvi.
!"#$%& (% )%*# (% &" +%,"
300

los Þlrlneos y los Alpes. Cludades como 8urdeos, Lyon, nanLes, 8ouen,
Amberes, Londres, Copenhague y vlena fueron lmporLanLes cenLros de
conversos y [udlos que hablaban el ladlno y el porLugues. Ln esLos lugares hubo
presencla proLesLanLe y senLlmlenLos aflnes a la 8eforma, aunque en esLas
comunldades del exlllo el senLlmlenLo rellgloso se oculLaba, apareclendo
dlsldenclas noLables. Ll caso de 8odrlgo López proLesLanLe angllcano, medlco
de la relna LllsabeL parece haber vlvldo un [udalsmo escondldo, aunque sobre
esLe Lema habrla que maLlzar mucho ya que 8odrlgo López murló confesando a
!esucrlsLo
173
. Sln embargo, es clerLo que una mayorla de los expaLrlados
profesaron el [udalsmo. Werner 1homas
176
sostiene la opinión de que “mientras
los prlmeros grupos de conversos levanLaron sospechas de profesar en secreLo
su anLlgua fe, sus acLlvldades en la segunda mlLad del slglo xvl fueron
vinculadas al protestantismo”. Una mayoría sintió admiración por Lutero por la
slmple razón –dlrá 1homas Werner- que, basándose en la carLa del apósLol
Þablo a los 8omanos, LuLero no dlsLlngula enLre crlsLlanos nuevos y crlsLlanos
viejos. A sus ojos todos los cristianos eran iguales. “El estigma de cristiano
nuevo fue borrado por el proLesLanLlsmo, lo que ofrecló perspecLlvas en el nlvel
social”. Por la misma razón los conversos intentaron introducir en España
escrlLos proLesLanLes, con la esperanza de que la nueva rellglón fuese exLendlda
por Lodo el pals.
Þara 8ouland
177
las comunldades más favorecldas en lrancla eran las de
8urdeos y las de SalnL-SprlL a orlllas del rlo Adour, cerca de 8ayona. 1amblen en
Þeyrehorade. LsLas hablan sldo fundadas por espanoles y porLugueses,
conversos o nuevos crlsLlanos, que hablan huldo de la lnqulslclón. Llegarlan a
ser en el siglo XVIII una “nación” prospera y reconocida con derechos absolutos
y llberLad de culLos. 1endrlan especlal lnLeres en no ser confundldos con los
[udlos de orlgen Ludesco que Lamblen hablan sldo aLraldos por la forLuna de
8urdeos. Algunos rlcos comerclanLes o banqueros sefardles llegaron a adqulrlr
carLas de naclonalldad que los dlsLlngula de sus correllglonarlos. Ls lmporLanLe


175 Shakespeare posmoderno Escrito por Pila