You are on page 1of 6

PATALOGÍA: Diagnóstico diferencial del ojo rojo.

Introducción.
El “ojo rojo” es la manifestación clínica de un amplio grupo de enfermedades, algunas de las cuales pueden afectar de forma definitiva a la visión. Se caracteriza por un enrojecimiento de la superficie anterior del ojo y en la mayoría de las ocasiones se debe a un proceso banal (conjuntivitis, hemorragia subconjuntival, etc.). Sin embargo, algunas afecciones graves como un glaucoma agudo, una queratitis o una uveítis pueden ser la causa. Este es el problema oftalmológico, junto con la disminución de la visión, más frecuente en la atención primaria, por lo que es muy importante que se sepa realizar un correcto diagnóstico diferencial que permita establecer un rápido tratamiento u orientación terapéutica adecuada. Pueden distinguirse 3 tipos patogénicos de “ojo rojo”: 1. Equimosis conjuntival. 2. Hiperemia reactiva. 3. Hiperemia pasiva y malformativa.

Características clínicas: 1.Equimosis conjuntival.
Es una extravasación hemática que se localiza en los tejidos subconjuntivales. Puede variar desde pequeñas hemorragias petequiales a grandes hemorragias. Suelen ser de color rojo intenso, al menos en un

La equimosis conjuntival no requiere tratamiento. En caso de que haya una etiología identificable habrá que tratarla. anomalías vasculares y secundarias a una maniobra de Valsalva. La mayoría de las veces ocurre en personas sin patología subyacente. en cuyo caso carecen de importancia. Etiología. pero sin que haya extravasación sanguínea. en una o dos semanas. porque en la equimosis no se identifican los vasos. Alteraciones locales: Traumatismos. diabetes. discrasias sanguíneas como la púrpura tombocitopénica o leucemias y las infecciones agudas febriles.Hiperemiareactiva. Enfermedades sistémicas: Arteriosclerosis. 2. Sin embargo. además. Procesos de vecindad: Lesiones de estructuras orbitarias y fracturas de la base del cráneo. conjuntivitis víricas o neumocócicas. edema corneal o palpebral y reacción inflamatoria uveal. El cuadro es el de un “ojo rojo” con vasodilatación marcada de los vasos conjuntivales y/o epiesclerales. HTA. Evoluciona hacia la desaparición espontánea. Suele aparecer la hemorragia pasadas las 24 horas del traumatismo y en la mayor parte de los casos hay. proliferación conjuntival. Tratamiento. acompañado de un aumento de la red capilar que le da un color rojo vivo. (vasos superficiales móviles). Se suele acompañar de otros signos inflamatorios como quemosis. golpe de tos o estornudo y vómito. Se diferencia fácilmente de la inyección vascular. pensar en ellos cuando éstas tengan un carácter recidivante. homogénea en toda su extensión. son múltiples los procesos en los que aparece. que es más intensa en el fondo de saco conjuntival y menor conforme nos acercamos . Coloración rojo intenso de la conjuntiva por hiperemia vascular a ese nivel. una hemorragia palpebral.principio. tiene límites netos que la separan de la conjuntiva sana y del limbo corneal. Formas clínicas: Inyección conjuntival.

cámara anterior y pupila son normales. que adopta una tonalidad rojo oscuro. sensación de cuerpo extraño y en las de origen alérgico prurito intenso. Inyección ciliar. Se acompaña de secreción anormal que puede ser serosa o mucopurulenta según el agente causal y en la exploración nos encontramos inyecciónconjuntival y otros signos de inflamación conjuntival como edema. virus. Inyección mixta. córnea. Hiperemia de vasos epiesclerales y conjuntivales profundos. En la inspección se observa una inyecciónciliary una lesión corneal blanquecina. causadas por un agente infeccioso (bacteria. Aparece en la patología del segmento anterior. La clínica es más llamativa.a la córnea. Por el contrario. No se pueden movilizar con la conjuntiva ni blanquea con la fenilefrina. Son relativamente frecuentes. Etiopatogenia y diagnóstico diferencial de las principales hiperemias reactivas. El paciente se queja de molestias oculares de tipo escozor. La instilación de vasoconstrictores débiles “blanquea” por completo esta forma de “ojo rojo”. Supone la existencia de una patología palpebral y/o conjuntival. iris y cuerpo ciliar. Queratitis. Es. que suele tener un defecto epitelial suprayacente. En los antecedentes puede existir un antecedente con otra persona con un “ojo rojo” o bien una historia de alergia. que forman un anillo pericorneal de coloración púrpura (inyección ciliar). más visible si se tiñe con . la córnea. Habitualmente indica la existencia de un proceso ocular severo. no un autentico dolor. Es casi norma un déficit visual causado por la infiltración corneal. con mucho. fotofobia y lagrimeo. Suele ser unilateral. Conjuntivitis. manteniéndose la inyección ciliar. etc. papilas o folículos. Los vasos conjuntivales superficiales están dilatados sobre los vasos profundos epiesclerales hiperémicos. hongo) o un traumatismo local. con dolor en la mayoría de los casos. Es más intensa a nivel del limbo formando un anillo hiperémico alrededor de la córnea (periquerático). Nunca hay afectación de la visión. Con fenilefrina se constriñen los vasos superficiales. un nuevo contacto sexual. la causa más frecuente de “ojo rojo”. La tensión ocular también debe ser normal. Se trata de un proceso de naturaleza banal la mayoría de las veces.

si no suele ser normal al igual que la tensión ocular. debido a una reacción uveal secundaria. Las iridociclitis pueden ser agudas o recurrentes. Con la lámpara de hendidura se comprueba que la cámara anterior es estrecha. cefaleas. El cuadro es violento y aparatoso con dolor ocular muy intenso. Escleritis. en algunos casos especiales de iridociclitis (crisis glaucomatociclíticas) o por diversas complicaciones puede encontrarse elevada. El glaucoma agudo es originado por un cierre del ángulo camerular. habitualmente unilaterales. El dolor es profundo. La inyección es de tipo ciliar. No tiene secreción conjuntival. y sólo en algunas ocasiones es de etiología infecciosa. en cuyo caso la pupila puede estar sinequiada. . Es frecuente en los pacientes con enfermedades granulomatosas. En la cámara anterior puede verse un Tyndall (+) e incluso un hipopion. náuseas e incluso vómitos. Glaucoma agudo. luego de una cuidadosa evaluación oftalmologíca. aunque suele estar disminuida. Se produce un déficit visual que puede recuperarse en la intercrisis. Iridociclitis. la pupila suele ser miótica e irregular por las sinequias posteriores. El paciente puede referir algún antecedente de dolor ocular al permanecer en una habitación oscura o en alguna situación de estrés. esto es debido al edema corneal. dificulta la visión de una pupila en midriasis media arrefléxica.fluoresceína. del tejido conectivo o desórdenes metabólicos. observando el enfermo halos alrededor de los focos luminosos. La córnea. En la exploración con lámpara de hendidura se puede ver Tyndall y células en el acuoso. lo que impide la evacuación del humor acuoso y ocasiona una importante elevación de la presión ocular. Hay una marcada inyección ciliar o mixta. hay fotofobia. Los esteroides y los agentes inmunodepresores son el tratamiento de elección. blanquecina por el edema difuso. La escleritis es una afectación crónica que se caracteriza por la inflamación de la esclera y la subsecuente destrucción de las fibras colágenas. Al examen físico se observa una coloración violácea de la esclera debida a la dilatación de los vasos sanguíneos del plexo epiescleral y escleral. La tensión ocular. La tensión ocular tomada por aplanación está muy elevada (50 o más mmHg) y digitalmente se nota el globo ocular con una dureza pétrea. Hay un déficit visual importante.

generalmente de tipo hereditario como el síndrome de SturgeWeber o angiomatosis encéfalotrigeminal. Pterigium o pinguécula: cuando se inflaman.Hiperemia pasiva y malformativa. ataxia telangiectasia o síndrome de Louis Bar y Enfermedad de RenduOsler. Dentro del primer caso tenemos el exoftalmos endocrino. Hiperemia malformativa. la tromboflebitis orbitaria y la fístula carótidocavernosa en los que el ojo adquiere un aspecto de “cabeza de medusa” por los vasos en tirabuzón que se alejan del limbo córneoescleral.3. como en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y la policitemia vera o por aumento de las proteínas plasmáticas. Meibomitis: inflamación de las glándulas de Meibomio. Se produce una dilatación vascular por una alteración mecánica que puede ser una obstrucción del drenaje venoso o un enlentecimiento de la circulación general por hiperviscosidad sanguínea. Orzuelo y chalazion. Tumores. como en el mieloma múltiple. Entropion. CONJUNTIVITIS. Un aumento de la viscosidad sanguínea puede aparecer por hipercelularidad. Hiperemia pasiva. Hiposfagma: hemorragia conjuntival. Epiescleritis: esclera superficial. Escleritis: esclera interna. Las malformaciones vasculares que aparecen uni o bilateralmente pueden ser aisladas o formar parte de una enfermedad diseminada. . Diagnóstico diferencial Endoftalmitis: inflamación generalizada del ojo.

. hemorragia subconjuntival. papilas y folículos. quemosis. Papilas y folículos. exudados.Inyección conjuntival.