You are on page 1of 2

Los Misterios de Osiris son los de la Religión del Sexo.

En el Santuario de Dendera, la momia de Osiris que resucita, se halla extendida en su lecho mortuorio, envuelta en un sudario y con el Falo» erecto. La Diosa Isis, en forma de gavilán de alas abiertas, desciende sobre él, se une, viva, con el difunto y extrae el semen del finado esposo. El sexo es la vida a través de la muerte. En egipcio antiguo, Osiris se pronuncia Usirit, lo cual quiere decir: Osírisis, en una sola palabra, con los significados masculino y femenino: él-ella, Andrógino, Hombre-mujer. En cada hombre se esconde una mujer, y en cada mujer, un hombre. Osiris-Espíritu se une con su hermana Materia y engendran a Horus, EN QUIEN ESTABAN TODAS LAS COSAS. Dios, Elohím, creó al hombre a su imagen y semejanza; lo creó a imagen de Elohim, «macho y hembra los creó» (aun que el original diga Macho-hembra). Primero él, después los (la imagen de Dios está en el hombre, Dios en Uno; no Adán solamente sino Adán y Eva —«leva»— porque el mismo Dios es un Dúo, es El y Ella: Hombre-mujer). El misterio del sexo (Del Uno) es el misterio de los dos. El Talmud dice: «En el principio, el hombre y la mujer fueron un solo cuerpo, con dos rostros (polos), pero después el Señor los dividió en dos y dio a cada mitad una espina dorsal». Vivir en Dualidad Sexual es marchar hacia la muerte... La religión de Egipto es la del sexo. Pero la del SEXO QUE RESUCITA, no la del sexo que mata; en el mismo cuerpo del Dios Osiris desmembrado, Isis reemplazó el sagrado «Falo», que había desaparecido, con otro de madera, para la resu rrección... ISIS ES ESPOSA, HERMANA Y MADRE. LA MATERIA ES HIJA, HERMANA Y MADRE DE DIOS. LA VIRGEN ES HIJA DEL PADRE, ESPOSA DEL ESPÍRITU SANTO Y MADRE DEL HIJO... «Durante los días en los que se celebraban las fiestas del Dios Libre, la imagen del 'Falo' era colocada en carros y exhibida por la ciudad, con grandes honras, cuenta San Agustín al hablar sobre los Misterios paganos. La circuncisión es el testimonio nupcial de sangre y carne. Hasta hoy, nadie, ni uno solo descubrió el significado del Misterio de la circuncisión. El anillo de la circuncisión es el de los esponsales. Es la Unión conyugal del Hombre con Dios. «¡Cuan espantosa es la blasfemia!». Sin embargo, ¿es menos espantoso que comamos a Dios? ¿Nutrirnos con su carne y su sangre? «¿Quién puede escuchar eso?», exclamaron espantados los discípulos del Señor cuando oyeron tal afir mación por primera vez. El Misterio de la circuncisión es éste: El hombre contempla eterna e involuntariamente a Dios a través de la circuncisión, de ese anillo recortado en la carne. ¿Por qué? Porque «el extremo del miembro es el punto más ardiente y, por ello, ese punto más ardiente del placer sexual es consagrado a Dios, y el Universo se eleva a Dios por ese anillo». En la Religión del Padre, en toda la antigüedad pagana, en el Testamento del Padre, encontramos los eslabones de la cadena o los anillos de la circuncisión carnal o espiritual. Moisés encontró la circuncisión rumbo a Egipto, porque Egipto es la fuente del sexo sagrado. Adorar al Padre en Espíritu y Verdad es llegar a El con el Sentimiento y con el Amor. Orar al Padre es comunicarse con El, entrando en el interior (del aposento). Hablarle es escucharle en secreto. Esta fue y es la religión de los Sabios e Iniciados. «Pero nadie vio al Padre», dice el Gran Maestro. No obs tante ello, el Padre engendra al Hijo y le resucita; por lo tanto, la primera idea de la generación y de la resurrección va unida con la idea del Sexo; las religiones de Mitra y Osiris jamás efectuaron diferencia alguna entre esas dos ideas... La base de toda religión es ésta: «El Sexo supera los límites de la Naturaleza. Se halla fuera y por encima de ella... Es el abismo que lleva a las antípodas del Universo. Es la única imagen del otro mundo que se nos muestra en éste». El Sexo es el único contacto de nuestra carne con el más allá. La sed sexual es la sed de la ciencia, la del Árbol del conocimiento del bien y del mal. Los dos serán una sola carne. Efectivamente, pero todavía no lo son sino en el amor mortal, puesto que todo lo que nace, muere. Egipto sintió el amor inmortal Resucitador. El «Falo» de Osiris no simboliza la procreación, la fecun didad y el nacimiento y la muerte, sino la resurrección. «Oh Dioses, salidos de la energía sexual, extendedme vuestros brazos», suplica un difunto que se levanta del ataúd.5 Otro resucitado confiesa: «Oh Energía Sexual de Osiris, quien ex termina a los enemigos rebeldes (contra Dios): por ella soy más fuerte que los fuertes, más poderoso que los poderosos». Las religiones antiguas, adoradoras del Sexo, no adora ban el Sexo grosero, terreno y animal, sino el fuego sexual sutil, espiritual, astral y cósmico (la fuerza resucitadora), puesto que los difuntos tienen que resucitar y

y la diosa lo reemplazó con una imagen de madera de sicomoro. el cual simulaba el rayo solar. Se trata de otra forma de unión del difunto con el Sol. en cada una de las células. éstas creían en la resurrección en la carne por medio del Sexo Divino. lo embalsamaban por separado y lo depositaban al lado de la momia en un pequeño obelisco de madera dorada. los egipcios cortaban a veces el «Falo» del difunto. Este Fuego Creador no tiene su sede en las partes sexuales. el Velo de Isis! ¿Quién se atreve a divulgarlos sin que le quemen vivo? La religión de Osiris es la Religión del Sexo Divino mediante el cual el hombre puede ver enteramente a Dios frente a frente sin morir. El Credo de Nicea dice: «Creo en la resurrección de la Carne». pero sin el Sexo no hay resurrección. Por esta razón. Isis encuentra todas las partes del cuerpo desmem brado de Osiris. . (En lo que concierne a las religiones antiguas. menos el «Falo». ¡Los Misterios de Isis. y ciertamente es más vasto que el cuerpo.engendrarse en la eternidad. porque fue arrebatado y llevado al sitio de donde había venido (de este mundo al otro). pero el cuerpo se halla en el Fuego.) Por ello. El Fuego no se halla en el cuerpo. o «Falo» Divino que vivifica. El Sexo puede causar la muerte. Osiris es el Fuego Luz en todo el cuerpo.