You are on page 1of 6

La configuración estética del monstruo en El huésped de Guadalupe Nettel: una propuesta inicial para la lectura de obras literarias en el salón

de clases

No hay nada más bello y perturbador que una idea fija. Inmóvil, detenida, un eje, un polo magnético, un campo de fuerzas psíquico que atrae y devora todo lo que encuentra. Prisión perpetua, Ricardo Piglia.

Parafraseando a Paul Ricoeur, el único medio con el que contamos para dar cuenta de la historicidad de la experiencia humana es la narratividad. El conductor de un noticiero, dos amigas platicando acerca de cómo fue su día, el paciente con su médico hablándole de sus malestares, todo esto es narratividad. La literatura se mueve dentro de este sencillo marco comprendido por la historia, que está compuesta por una serie de sucesos que obedecen a un tiempo y espacio (uno tras de otro), a una cronología (uno después de otro) y a una relación lógica (uno a causa de otro).1 Pero nos enfrentamos a un asunto que requiere más que fórmulas de funcionamiento exactas, la narratividad es un elemento vivo de la condición humana y dependiente de la condición creativa. Para el presente análisis se propone diseccionar el discurso narrativo de Guadalupe Nettel en su primera a la novela corta El huésped (2006) a fin de interpretar la intensión estética2 de su discurso. Para tal motivo se dividirá el análisis en tres partes: el discurso del yo, el discurso del yo frente a otro y el discurso del yo como monstruo. Para la primera parte, apoyados en la teoría de José María Pozuelo Yvancos en Poética de la ficción, hablaremos de los detalles propios del relato en primera persona para en la segunda parte confrontar en yo con el otro siguiendo el discurso de Paul Ricoeur en Sí mismo como otro. Finalmente, apoyándonos en los postulados teóricos de Omar Calabrese en La era neobarroca acerca de la imagen del monstruo partiendo de Lo siniestro de Sigmund Freud.
Alejandra del Rocío García Ramírez

1 2

PIMENTEL, Luz Aurora, "Teoría narrativa", en Esther Cohen (de.), Aproximaciones. Lecturas del texto, Universidad Nacional Autónoma de México, México, 1995. pp. 257-287. La Dra. Esther Castillo explica, a partir de Eugenio Trías en Lo bello y lo siniestro, que lo considerado como condición y límite de belleza es algo siniestro y se nos presenta como familiar, cercano o conocido a fin de lograd dicha condición.

1

incluida la ciudad. Los personajes. p. “La persona está en posición de sujeto lógico respecto a los predicados que le atribuimos”4 afirma Ricoeur. ni más ni menos conocimiento. se desdoblan en una confusión de reflejos. La autora explora estos universos guiada por una intuición: en los aspectos que nos negamos a ver del mundo -o de nosotros mismos. un yo que se propone en la historia. yo es el sujeto de sus oraciones. una niña habitada interiormente por un ser inquietante. Paul. El huésped. La forma de ficcionalización es entonces el yo. RICOEUR. 2008. protagonista de El huésped. hasta que el huésped comienza a manifestarse en su entorno familiar de una manera devastadora.se esconden las pautas que nos ayudan a sobrellevar la existencia. Esta nouvelle describe un largo adiós al mundo de la vista y un encuentro con el universo de los ciegos. México. Nos encontramos entonces. La protagonista sostiene una lucha silenciosa contra “La cosa” que la habita. 13. desde las tragedias infantiles hasta su existencia como adulta. 2006. pero también con la cara subterránea de la ciudad de México. En estricto sentido. en una narración de este tipo. Alrededor de esa presencia se fraguan los acontecimientos de una vida. El sí mismo como otro. sin que sepamos nunca el territorio que pisamos. en el acto mismo de su conformación textual. siglo XIX editores. 2 . El discurso del yo (relato en primera persona) “Siempre me gustaron las historias de desdoblamientos”3 es la línea inaugural del discurso de Ana. 11. Ana es el nombre de la protagonista en primera persona de El huésped. inherente al estatuto retórico de la identidad y en correspondencia con una interpretación del sujeto como esfera del discurso. Nettel habla del porqué del nombre de la protagonista: “Llamé «Ana» a la narradora de la historia por la universalidad del nombre que en árabe significa ni más ni menos que 3 4 NETTEL. 1.En El huésped se narra la historia de Ana. Anagrama. p. se mueven entre lo superficial y lo profundo. México. Guadalupe. es entonces el responsable de la narración Alejandra del Rocío García Ramírez sobre el cual recae la responsabilidad y verificabilidad de todo lo que predique. frente a un narrador en primera persona que sólo posee la información de su condición de personaje de la historia.

“La escritura de El huésped”. A la vez que le teme. la ubicación del relato en primera persona está situado fuera de la ficción 7 pues remite al sujeto de la enunciación que lo proclama suyo y garantiza su ocurrencia. 8 POZUELO YVANCOS.texto. editorial síntesis. 5 NETTEL. 65. Poética de la ficción. jamás confundiendo la ficcionalidad inherente a todo discurso literario. la desea. Y en esa modalidad ocupa lugar preeminente la ficcionalidad. 8 Es entonces que nos parece oportuno presentar un análisis que no se limita a la construcción de un personaje narrador en primera persona como eje central de El huésped. 7 Permítaseme la afirmación refiriéndome únicamente al pacto ficcional que se establece entre autor y lector en el acto de la lectura. 3 . José María Pozuelo Yvancos sostiene que: El interés de la teoría literaria actual por la ficcionalidad nace fundamentalmente de este cambio de paradigma que sustituye una poética de mensaje. el lector implícito.html Consultado: 28/07/2013 6 Reconociendo que dentro de la gama ficcional también debemos reconocer discurso realista al interior de esta intensión de construcción ficcional. por una poética de la comunicación literaria. En la línea que va desde un enunciado de realidad y termina en un enunciando ficcional6.«yo»”5. […] lo literario se indaga. http://www. Ana frente a La cosa que es ella misma. p.piedepagina. sino ir más allá como lo propone Pozuelo e interesarnos en la búsqueda de lo literario a desde el interés de la obra como medio comunicativo y para ello tenemos que contraponer a la primera con una tercera persona. Guadalupe. Estamos entonces frente a un doble proceso: el discurso de El huésped no sólo se construye en el interés comunicativo con el otro. en Piedepágina. España. El discurso del yo frente a otro Ana se encuentra todo el tiempo narrativo enfrentada contra La cosa. tras la crisis de los modelos estructuralistas. 2. no es el conjunto de rasgos verbales o propiedades de la estructura textual sino en el ámbito de una modalidad de producción y recepción comunicativa.com/numero12/html/guadalupe_nettel. sino también Alejandra del Rocío García Ramírez al interior de la propia anécdota que propone la obra literaria. José María.

47. cit. podemos establecer una poética netteliana del discurso como la trasformación “orgánica” por la que atraviesa constante e ininterrumpidamente e l ser Alejandra del Rocío García Ramírez 9 RICOEUR.. del otro. Necesita del oponente. si no puedo. Estamos ante “un relato vertebrado sobre unas sola línea argumental” 11 donde encontramos a Ana como protagonista única de la acción . No puedo hablar de modo significativo de mis pensamientos. op. Está viviendo una transformación interna. 10 4 . 2011. op. Al mismo tiempo. 25. lo más probable es que también ahí se te marchiten” 10. Su argumento es conciso: se trata de una mujer habitada por un ente desconocido e innombrable que. 3. Entonces. Ana está verdaderamente condenada. serie El Estudio. p. Pero no te confíes. “Notas largas para novelas cortas”. para hacer significativo este proceso. en Una selva tan infinita. propone la capacidad de imaginar un momento cada vez más pequeño como la oportunidad de constituir una poética: la acmé de la acción. mientras que con los ojos cerrados es La cosa. Tiene miedo de dejar de ser ella misma al mismo tiempo que debe reconocerse víctima de una “descomposición inoculada” en su persona. Incluso establece un paralelismo: con los ojos abiertos es Ana. El discurso del yo como monstruo Siguiendo a Omar Calabrese en La era neobarroca..cit. la que mira al exterior. Ana se prepara para atesorar memorias que sabe que después perderá a causa de su huésped: “La mejor manera de conservar el color de las flores es guardarlas en la memoria. lenta. la que mira su interior desconocido capaz de cosas que ella simplemente borra de su memoria. la atribución a otro es tan primitiva como la atribución a sí mismo. 11 RAMOS. se apoderará de ella.… no hay al principio un yo solo. p. aunque “utilice” a su doble para otorgar significado a sus acciones. Dirección de Literatura. p. eventualmente. La novela corta en México (1872-2011). 15. UNAM / Fundación para las Letras Mexicanas. atribuirlos potencialmente a otro distinto de mí. Luis Arturo. NETTEL.9 Ana se busca en otra para darse sentido. a la vez. paulatina pero irreversible.

http://www. “Lo siniestro” http://elartedepreguntar. de Guadalupe Nettel” en Letras libres. el permanente retorno de lo igual: la repetición de los mismos rasgos faciales. aplica a todas las formas inusitadas que encontramos dentro de las ya conocidas. La cosa podría habitar en cualquiera.files. para concluir nos detenemos en este último. nos parece bello. felizmente. destinos.13 12 LEMUS. colección de cuentos ganadora del premio Ribera de Duero. y por último. Persiguen. estos relatos no intentan provocar en quien los repasa un placer sublime. caracteres. El término de monstruo.letraslibres. actualmente. también en El cuerpo en que nací (2011) pero este ejercicio se ve consumado en El matrimonio de los peces rojos (2013). Hasta este momento hemos abordado los tres niveles que propone Calabrese: contenido. Freud habla de este punto en su texto de Lo siniestro nos habla de la necesidad humana por la repetición: La identificación con otra persona hasta el punto de equivocarse sobre el propio yo de situar el yo ajeno en el lugar propio –o sea duplicación. hechos criminales y hasta de los nombres a lo largo de varias generaciones Alejandra del Rocío García Ramírez sucesivas. sublime porque nos resulta de una parte de nosotros.wordpress. podemos encontrarlo en Pétalos y otras historias incómodas (2008). Lo encontramos en esta novela.12 Nos sentimos atraídos por lo siniestro por su detalle de familiar. equilibrado. permutación del yo-. Aunque de factura clásica. aquí aparece Lo cosa que vive al interior de Ana. división. Sigmund. “Pétalos y otras historias incómodas. un objetivo menos saludable: incomodar. Rafael. estructura y recepción o fruición.com/revista/libros/petalos-y-otras-historias-incomodas-de-guadalupe-nettel consultado: 29/04/2013 13 FREUD.com/2009/12/freud__sigmund_-_siniestro__lo.pdf Consultado: 30/07/2013 5 . La lejanía aparente del que relata resulta cercanía en la enunciación de un discurso que siempre obedece a un tú que “escucha” pero aún más a un tú que cohabita la voz enunciadora.humano. provocar comezón […] Sugieren: sólo los monstruos y los dementes y los enfermos son poéticos.

en Revista OCNOS nº 5.14 De esta manera considero que en la teoría de Roman Ingarden en La comprehensión de la obra de arte literaria aporta significativamente a esta tarea. así como en su apropiación y goce. el “como sí” m e pasara a mí. 2009. 6 . Establecer un vínculo de aparente cercanía o familiaridad de se encuentra en los límites de lo ominoso. Partiendo de la idea comunicativa que actualmente caracteriza al ejercicio literario es que lo relaciono con la enseñanza de la literatura: Un componente esencial de la educación literaria radica en el contacto directo con los textos y sobre todo. Josep y Ibarra. “La enseñanza de la literatura y el pluralismo metodológico”. plena vigencia al relacionar al lector con lectores próximos a él mediante la lectura de obras cercanas espaciotemporalmente al alumnado. asimismo. La dimensión socializadora de la literatura cobra pues. pero también con la memoria colectiva a través de la lectura de clásicos. como lo propone Pozuelo Yvancos.figurativa recepcional únicamente. Noelia. en la creación de un vínculo afectivo con las obras. Ingarden se ocupa de analizar los procesos que implica el habla y la escucha de la obra literaria. Dado que en esta Alejandra del Rocío García Ramírez oportunidad. A través del enfrentamiento dialógico del receptor al mensaje literario. ISSN 1885-446X. en la comunidad de lectores.Si la actual búsqueda de lo literario se encuentra en la función comunicativa de la obra. la figura del monstruo en El huésped de Guadalupe Nettel presenta un problema de la producción literaria de nuestro tiempo: ¿Cuál es la función estética de la obra? ¿Cómo ligarla a las necesidades actuales de la enseñanza de la literatur? Ya no nos encontramos con la controversia entre los elementos de naturaleza configurativa textual y re. 14 BALLESTER. pp. sino también ante el debate de la oposición entre ficción y realidad. 25-36. éste se transforma paulatinamente en lector y se inserta. A manera de conclusión queda como compromiso el trabajar sobre esta línea para buscar una propuesta renovada de la relación que se establece en el aula de clases entre la obra de arte y su lector.