You are on page 1of 2

La pelea contra los medios es de muchos contra pocos.

En este punto es la primera vez que voy a pelear por la mayoría, porque en realidad se trata de una mayoría de monorias comunitarias. No es la primera vez que te escribo sobre la ley de medios, Carlos. Tampoco voy ya decir mucho más de lo que salió en las noticias sobre el fallo dado el 6D. Lo que si voy a confesar es que el papel del Congreso es cada vez más lamentable. Perdón por ser tajante y pecar de imbécil al generalizar, pero levantar y oir al diputado Aguad decir que la libertad de expresión depende del poderío económico, justificando el accionar de Clarín, es demasiado. Se ha puesto punto suspensivo a la circulación de la palabra, al armado de armar no una, sino varias agendas de temas. (Un medio que genera agenda, genera rumbos de país). Una pobre cadena de mediocres, de eso se trata la lucha contra Clarín, sí, contra un grupo que ha ejecutado las sentencias más terribles contra Argentina (y ya no hablo de libertad de expresión solamente). Esa cadena de mediocres va pasa por la población, la política, lo empresarial y el oficialismo: porque la confrontación con Clarín desplaza otras confrontaciones, como por ejemplo los referidos a los modelos de producción (agua, minerales, agua, calidad de suelo, energía son bienes importables de un diseño biopolítico), jamás debatidos, jamás en agenda. Clarín es socio del sistema de agronegocios, por ejemplo, algo que el gobierno no se anima a debatir (incluso desde CONICET, por orden de Lino Barañao, se subestimo el tema en 2008, lo que marca una institucionalización del silencio).. Sin embargo Clarín es solo el comienzo de la historia. Estamos colonizados por la tecnología. La convergencia tecnológica entre los servicios de comunicación audiovisual y las telecomunicaciones; la construcción de instrumentos verdaderamente federales de radiodifusión; la situación de las radios que esperan desde hace años su legalidad son algunos de los puntos que se tendrán que resolver en un futuro inmediato.

El glifosato es justamente el tema donde tanto Clarín, como el Gobierno K no confrontan. De eso no se habla (Incluso CONICET subestimo el tema). Baranio no es un tipo que funciona independientemente dentro del gobierno. Agua, minerales, agua, calidad de suelo, energía son bienes importables de un diseño biopolítico que argentina no discute ni trabaja y es socio de Clarín… Una vez derrotado Clarín, que sucederá con el modelo de producción del país? El desafío es ir contra Barrik, Monsanto, etc. Estamos colonizados por la tecnología (ver lo que dijo el diputado radical en radio universidad)

La convergencia tecnológica entre los servicios de comunicación audiovisual y las telecomunicaciones; la construcción de instrumentos verdaderamente federales de radiodifusión;

la situación de las radios que esperan desde hace años su legalidad son algunos de los puntos que se tendrán que resolver en un futuro inmediato .