DERECHO TRIBUTARIO

TEMA: SUSPENSIÓN E INTERRUPCIÓN DE LA PRESCRIPCION DE LA OBLIGACION TRIBUTARIA
AUTORES: BERROSPI LEÓN MIGUEL ANGEL

DOCENTE: JORGE ALBERTO CALDERON ROJAS AULA: 321 CICLO: X

LIMA – PERU
2013

LA INTERRUPCION Y LA SUSPENSION DEL PLAZO DE PRESCRIPCION PARA LA DETERMINACION DE LA OBLIGACIÓN TRIBUTARIA

Iniciaremos indicando que de acuerdo con lo establecido en el Artículo 43° de nuestro Código Tributario, la acción de la Administración Tributaria para determinar la deuda tributaria, así como la acción para exigir su pago y aplicar sanciones prescribe a los cuatro (4) años, y a los seis (6) años para quienes no hayan presentado la declaración respectiva.

Estas acciones prescriben a los diez (10) años cuando el agente de retención o percepción no ha pagado el tributo retenido o percibido, señalamos además que la acción para solicitar o efectuar la compensación o para solicitar la devolución prescribe a los cuatro (4) años.

Dicho esto en primer término, pasamos a desarrollar el tema de la suspensión e interrupción en esta materia.

SUSPENSIÓN DE LA PRESCRIPCIÓN

En la prescripción, la suspensión hace que se detenga su tiempo de duración, pero desaparecida la causal suspensiva, el tiempo anterior a la suspensión se agrega al transcurrido con posterioridad.

Siendo estos algunos casos de suspensión:

Durante la tramitación de las reclamaciones y apelaciones (medios impugnatorios), durante la tramitación de la demanda contencioso-administrativa, del proceso de amparo o de cualquier otro proceso judicial, durante el procedimiento de la solicitud de compensación o de devolución, etc. son estos

algunos supuestos; como se indicó pasado el hecho que originó la suspensión el término prescriptorio seguirá corriendo.

Cabe señalar que la prescripción sólo puede ser declarada ha pedido del deudor tributario y que puede oponerse en cualquier estado del procedimiento administrativo o judicial; una vez hecho el pago voluntario de la obligación prescrita no da derecho a solicitar la devolución de lo abonado. En nuestro Código Tributario se señala una “situación de No Habido”, y está comprende como un supuesto de suspensión de la prescripción cuando un deudor tributario adquiere la condición de “No Habido”, cuando la Administración le requiera que dentro del plazo de cinco días hábiles cumpla con declarar su nuevo domicilio fiscal o confirmar el declarado o el señalado en el Registro Único de Contribuyente (RUC), según el caso, cuando no hubiera sido posible notificarle Resoluciones, Ordenes de Pago o comunicaciones, mediante correo certificado o mensajero, y siempre que se hubiera producido cualquier tipo de negativa en la recepción, ausencia de persona capaz en el referido domicilio, o se encuentre cerrado. Así el deudor tributario adquirirá automáticamente la condición de No Habido, si no cumple con el requerimiento en el plazo indicado anteriormente.

INTERRUPCIÓN DE LA PRESCRIPCIÓN

Por la interrupción de la prescripción se detiene el curso de la prescripción y no corre el tiempo anterior a la interrupción. Terminado el plazo interruptivo la prescripción se tiene que iniciar de nuevo.

La prescripción se interrumpe por:

Por la notificación de la Resolución de Determinación o de Multa, por la notificación de la Orden de Pago, hasta por el monto de la misma, por el

reconocimiento expreso de la obligación tributaria por parte del deudor, por el pago parcial de la deuda, etc.

Pero ¿cuándo empieza a correr el termino prescriptorio, luego de la interrupción?. Pese a que en nuestra legislación no hay una norma específica que lo señale; siendo el artículo 45 del Código Tributario que señala que la prescripción se interrumpe por actos expresos o tácitos de reconocimiento de la deuda de parte del sujeto pasivo, o por actos expresos de la Administración hacia el contribuyente cobrando la deuda tributaria existente, por lo tanto no debemos afirmar que “Los efectos de las notificaciones se dan a partir del día hábil siguient e de efectuada la notificación”; esto vendría a ser la regla general, para la defensión adecuada; siendo la excepción a la regla presentación de las medidas cautelares previas y la interrupción de la prescripción.

Por lo que el nuevo término prescriptorio para exigir el pago de la deuda tributaria se computará desde el día hábil siguiente al acaecimiento del acto interruptorio, esto significaría que para el caso de los supuestos mencionados, cuando se notifica al contribuyente por ejemplo el día 31 de diciembre, la interrupción a la prescripción ocurre al momento de la notificación, ósea ese mismo 31 de diciembre, pues el sujeto pasivo ya está tomando conocimiento de la existencia de la obligación tributaria, no toma conocimiento recién a partir del día siguiente, sino en ese momento.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful