SATÉLITE DE INHÓSPITO PLANETA

by Andrés Ramón Pérez Blanco

[el Kebrantaversos]

image by Leticia Vera

DEPÓSITO LEGAL: TO-104-2008 ©Andrés Ramón Pérez Blanco 2008.

©Diseño y maquetación: Gsús Bonilla 2008 ©Diseño portada: Gsús Bonilla 2008 ©Ilustración portada: Leticia Vera Ninguna parte de esta publicación, incluidos el diseño de la portada, las fotografías e ilustraciones, puede ser reproducida, almacenada o transmitida en manera o medio alguno, ya sea electronico, químico, mecánico, de grabación o fotocopia, sin permiso previo de su autor o autores, siendo estos propietarios de los mismos.

Este libro, repleto de poemas, relatos, dibujos, vida y sueños va dedicado a todas y cada una de las personas que me han acompañado en mi trayecto poético (ellos ya saben quiénes son) y, en especial, a mi hermano David González. Dedicado también a todos los colaboradores del Creatura, el fanzine más barato del mundo y probablemente también el mejor.

Dedicado finalmente a ella, que ha visto nacer todos mis poemas y relatos y es la única que conoce mis verdaderas lágrimas

LA POESÍA, HERMANO, ES UN RING
A pesar de que en POESÍA siempre trato de ser lo más imparcial y objetivo posible, soy consciente de que en este caso ―el primer cuaderno poético de ANDRÉS RAMÓN PÉREZ BLANCO― no podría serlo; y ello a causa de dos razones harto significativas: la amistad (hermanamiento) que me une a él y el hecho de figurar como personaje y destinatario de uno de estos poemas. Por estos motivos y también porque, al igual que el poeta y narrador ruso Varlam Shalámov, pienso que los versos son o no son, que los poemas han de hablar por sí mismos o no, voy a ceñirme a ciertos aspectos de la poesía de Andrés y del propio Andrés difícilmente cuestionables, creo. El poeta que Andrés llevaba en su interior no se manifiesta en un principio por obra y gracia de tertulias poéticas de café con leche, talleres de creación literaria, estudios académicos o cualquier otra historia por el estilo. Estamos ante un hombre, autodidacta, que toma conciencia de sí mismo como poeta, conciencia real, a partir del mismo instante en que traba conocimiento con determinadas herramientas informáticas y empieza a hacer un uso cada vez mayor de ellas, y pienso, sobre todo, en el correo electrónico y en los blogs o cuadernos de bitácora. Esto tiene consecuencias inmediatas. Andrés interactúa con numerosos arcos, y en el proceso absorbe, como una esponja, poéticas de corrientes literarias de toda índole. Se implica, más si cabe, en su labor en el CREATURA, fanzine de grapa y papel, hecho en Illescas, que pronto da el salto al mundo digital de la mano del blog del mismo nombre. Abre su propio blog, en el que escribe de manera regular.

Se convierte en uno de los pocos agitadores culturales en verdad independientes, como demuestra POESÍA EN LOS BARES, veladas poéticas que viene organizando, sin ningún tipo de financiación pública o privada, desde hace ya un par de años, con un éxito envidiable de público y participación de poetas. Todo esto afianza y consolida una vocación poética ya de por sí poderosa. Estamos, pues, ante el primer cuaderno de Andrés Ramón Pérez Blanco, EL KEBRANTAVERSOS, y él, el Kebran, consciente de ello y consciente también de que cuatro ojos ven más que dos y haciendo gala del espíritu comunitario que caracteriza a los usuarios de la blogosfera, no ha dudado, para la ocasión, en rodearse de un potente equipo de colaboradores compuesto por dibujantes y poetas, entre los que voy a empezar señalando al poeta Dionisio Blasco, porque sin él no habría libro: Y comienzo a darle la brasa en que reúna todos los que tiene y haga un poemario (…)le exijo el poemario suyo, uno que yo pueda tener en papel…y a la poeta Déborah Vukušić, por su capacidad de síntesis en la impecable labor correctora de los poemas. Estamos, repito, ante un primer poemario y como tal su lectura nos trae a la memoria las voces de aquellos poetas que mayor influencia ejercieron en el imaginario poético de su autor, y que en el caso del Kebran, y para abreviar, esas voces no son otras que las de Leopoldo María Panero, los simbolistas franceses, William Blake y Kutxi Romero, vocalista del grupo de rock Marea. Su poesía, por tanto, en esta primera entrega, parece decantarse del lado del hermetismo, con cualidades simbólicas y oníricas, dejando, en apariencia, a un lado, la utilidad de la poesía en los

procesos sociales y políticos: Triste murmullo un poema/que quiere cambiar el mundo. Sin embargo, en una segunda lectura, descubrimos que hay vida en los sueños, vida en estos textos, retazos de la vida del propio poeta, retazos del, por decirlo en una sola palabra, palabra de Gsús Bonilla, ALMARIO del Kebrantaversos: por un lado advertimos en estos versos, y sentimos, el estado anímico del poeta durante el proceso de escritura de los mismos ―En las tremendas noches sin luz/prólogo de mi letanía de ausencias/me cubren las mantas del desarraigo― y por el otro caemos en la cuenta que mal que le pese a su depresivo estado anímico (y aquí conviene señalar la plena identificación de los dibujos de Leticia Vera, Ana Rodríguez, Ángel Rodríguez y Gsús Bonilla con el contenido y sentimiento de los poemas) las virtudes que hacen del Kebrantaversos un ser humano en toda la extensión de la palabra ―el Kebran es, probablemente, una de las personas con mejor corazón que conozco, afirma, y yo lo suscribo, el poeta Javier Das―, es decir, hospitalidad ―Que no te falte nadie./Que no te falte risa./Y si un día te faltare,/acude a este mi verso.―, bondad y generosidad ―Quisiera darte alas,/llenarte de palabras,/regarte de cosquillas,/ser bálsamo de ausencias―, amiss tad ―la vida, hermano, es un ring./Hagamos de ella un poema./ Nuestro, vuestro poema― y finalmente amor, el amor como meta final en las aspiraciones tanto del hombre como del poeta ―sólo quiero poseer/las certezas de tus iris―, están también presentes en sus versos, y no deja de ser curioso, ahora que lo pienso, que la inmensa mayoría de esas virtudes terminen en verbo social, imperativo (DAD); pues si bien antes comentaba que la poesía del Kebran aparecía, en apariencia, desprovista de propiedades sociales, esto no es del todo cierto, como se puede observar en

este poema: voy cantando al matadero/y dicta sentencia el mundo./matad mil veces al hombre, /su palabra permanece. Nos encontramos, en definitiva, con el primer testimonio poético de un hombre que busca, entre las voces de sus influencias literarias y vitales, la suya propia, y que, o mucho me equivoco, está en trance, a un paso de dar con ella, de encontrarla. Ahora bien, lo que ya no sé a ciencia cierta, es si esa voz se hará fuerte detrás de las murallas del hermetismo, de lo onírico, o si por el contrario, y como parece sugerir algún verso, algún poema, esa voz saldrá a campo abierto, y se fortalecerá en terrenos más próximos a la realidad y al compromiso social. En cualquier caso, y por parafrasear al poeta: LA POESÍA, HERMANO, ES UN RING, y tú, KEBRAN, con este primer cuaderno de poemas acabas de subirte a él, acabas de meterte entre las cuatro cuerdas. Ahora, aguanta. Trata por todos los medios de mantenerte en pie los doce asaltos o los que sean. Aguanta. Al contrario de lo que piensa alguna gente, en esta disciplina artística no hay asociaciones que valgan ni campeones del mundo de ningún peso. Sólo aspirantes. Recuérdalo bien. Sólo aspirantes.
David González. Agosto de 2008.

TÚ HAS QUERIDO (Pretérito perfecto)
Coger el lapicero, y sobre una cuartilla, presionarlo. Con pausa o sin ella, con estilo o sin él, con caligrafía exquisita o con la nefasta letra de un doctor de cabecera, o bien, articulando la muñeca de izquierda a derecha o viceversa; parece sencillo. Lo parece, pero no lo es. Es necesario tener algo que decir y, fundamental, la lengua dispuesta a todo. Del mismo modo, los botones numerados del corazón o las teclas inconcretas del alma son clavijas necesarias para salir al socorro de una prisa, que en este caso es un verso que ha venido en un momento inesperado y que no quieres que se vaya a navegar a las aguas intranquilas del olvido. Es muy probable que no dispongamos del lapicero, o de un pedazo de papel, o de ninguna de ambas cosas; pero es muy posible que tengamos al alcance el dichoso celular, que, por extensión, el artilugio se ha convertido en un miembro más de nuestro cuerpo; y ahora, por intención, en un complemento inevitable de nuestra alma y preciso para el acierto o fracaso. Muy posiblemente le suceda esto a quienes tenemos el poema como alimento diario, o al menos, como pequeña o gran satisfacción personal en esta tolvanera, que puede ser la vida.Y puede que sea por eso la desazón del que tiene algo en mente; y oye, si la tecnología está ahí, para beneficio de todo y de todos, sería absurdo no utilizarla. Dicho lo dicho, teniendo lápiz y papel a mano y el puto honor de ser compañero de batallas de quien ha vomitado su alma en este cuaderno, que tenéis en vuestras manos, y por supuesto las ganas de hacerlo; empiezo por donde debía haber empezado, que no es más que un aviso a navegantes o para quien crea que

puede poner en duda lo que va encontrarse en “SATÉLITE DE INHÓSPITO PLANETA”. Así que si puedo despejaros esa duda, insisto e insistiré que no es más, ni menos tampoco, y que es mucho. La poeSía que aquí encontramos; en riguroso directo, son trocitos de vida, vía SMS, que Andrés… (o mejor dicho el Kebran –así es su nombre en la batalla-) se empeñaba en hacernos llegar, muy posiblemente después de una dura jornada de trabajo entre fogones, porque así es como él busca su pequeño remanso de paz o una parte del descanso: y que no es más, ni mucho menos tampoco, que un verso o un poema para un/a amig@. Cosa que, por cierto y por si no quedó claro, ES MUCHO. Ahora su poeSÍa queda impresa por si la tecnología del móvil o la memoria fallasen. Y ya saben, de “por si acasos” están llenas las respuestas. --Gran Kebran, serás el blanco, el punto de mira, el objetivo, la presa de muchas de nuestras balas y muy posiblemente el suelo elegido para sus asquerosas pisadas; pero la cabeza alta, porque tenías algo que decir o contar, y lo has hecho. Como has querido y porque has querido (querido, del verbo amar.)
texto e imagen: Gsús Bonilla 2008

satélite de inhóspito planeta

/ 1 /

LA BIZARRA VIDA DE FULANO FLAUTA
Toda vida tiene un comienzo y la vida de Fulano Flauta comienza por su concepción en una húmeda y cochambrosa sala de proyecciones de un ruinoso cine en una ciudad de provincias. El operador y la taquillera mantenían furtivos encuentros sexuales mientras en la pantalla se proyectaban películas del Oeste, comedias musicales o melodramas muy románticos que formaban parte de los ya olvidados programas dobles. Nueve meses después de ese clavo, vino al mundo Fulano, llamado así por su insignificancia supina y, hasta mucho tiempo después, cuando se convirtió en una celebridad pero no adelantemos acontecimientos. Fulano no fue un niño afortunado ni feliz: el operador le daba al vino y la taquillera tenía merecida fama de casquivana. Así que Fulano, al que sus padres olvidaron educar en valores, se convirtió en un niño solitario y esquivo con los demás. Casi no hablaba con nadie. Bajo la tremenda crueldad de sus compañeros pasó la terrible adolescencia. Fulano crecía y seguía sólo, sin apenas contacto con el exterior, viviendo ensimismado, en sus pensamientos, en su mundo. Había desarrollado una gran afición a la lectura: devoraba tres o cuatro libros a la semana, especialmente de poesía. Otra de sus grandes aficiones era (¡cómo no!) el cine. Se “chupaba” todas las películas que papá proyectaba, mientras mamá se había ido hacía tiempo con un señor mayor a “hacer las Américas”. Durante la semana visionaba películas de todo tipo pero los sábados por la noche se proyectaban películas porno. Fulano se sintió fascinado por este mundo, tan reconfortante para él. En una de esas proyecciones (por casualidades de esta vida, que las hay) acudió, al cada vez más desvencijado cine, un cazatalentos del porno y descubrió a Fulano adorando a Onán,
el Kebrantaversos

Satélite de Inhóspito Planeta.

precisamente el día en que éste alcanzaba la mayoría de edad, y se sorprendió del tamaño de su “aparato”. Habló con Fulano de sus dotes naturales y de que si le apetecía rodar películas “educativas”. Fulano ni se lo pensó. Se abría ante él un universo desconocido, una esperanza a la que aferrarse, una luz al final del túnel. El éxito fue directo, rápido y total. Fulano fue conocido a partir de entonces como Fulano Flauta por las tremendas dimensiones, por la longitud, por el grosor y por la textura de su pene y porque en sus películas, mientras fornicaba con las mujeres más exuberantes de la época, recitaba versos de Leopoldo María Panero, como los que siguen a continuación:

No es tu sexo lo que en tu sexo busco sino ensuciar tu alma: desflorar con todo el barro de la vida lo que aún no ha vivido. (1)
Nunca se había visto a un actor porno tan entregado a su causa, tan profesional. Fornicaba y declamaba, como si en ello le fuese la vida entera. Fulano ganó mucho dinero en poco tiempo y los “amigos” se le multiplicaron porque era el hombre del momento. Desgraciadamente, no estaba preparado para un giro vital de esta magnitud. Empezó a frecuentar compañías poco recomendables y hacía caso omiso a su papá, que dicho sea de paso, se estaba forrando pasando las películas del niño. Entonces, Fulano tuvo el infortunio de casarse son Mengana Bananas, una de las “cazafortunas” más despiadadas con sus maridos y actriz porno ocasional. Resultaba ser de las mejores, pero estaba muy mal considerada dentro del mundo X. Poco tiempo después, Fulano cayó en desgracia, apareció el video reproductor y fue olvidado por los directores, el público y

/ 2 /

/ 3 /

los críticos, que no hacía tanto lo admiraban. Mengana se largó con el nuevo ídolo masculino de la industria pornográfica: Zutano Ciruelo, conocido por su característico taladror, imposible de superar por Fulano. Además Zutano cantaba ópera mientras bombeaba. Había nacido un nuevo mito que arrastró a Fulano a un abismo de drogas, alcohol, y miseria. Fulano, el último gran actor del cine porno. Una noche de desenfrenada locura, fuera ya de sus cabales, Fulano se automutiló. Se cortó la polla con un enorme cuchillo de cocina. Estaba solo. Murió, desde su verga ensangrentada, recitando un poema de Leopoldo María Panero:

Soy el rey de la nada y rezo porque ya no existo. Mi mano sembrada de dioses reza ante un ser que no existe. (2).

Dedicado a todos los onanistas (entre los que me incluyo), a la memoria de John Holmes (1944-1988), el más grande actor porno de todos los tiempos, y a Leopoldo María Panero.

(1) Diario de un seductor del poemario El que no ve. Editorial La Banda de Moebius1980 (2) Poema del libro Esquizofrénicas o La balada de la lámpara azul. Editorial Hiperión.2004

el Kebrantaversos

Satélite de Inhóspito Planeta.

image by Leticia Vera

/ 4 /

/ 5 /

LA PAJA EN EL OJO AJENO
Bochorno y sudor. Calurosa tarde de estío. Pepe Tecla frente al ordenador. Trabajando. Intentando concentrarse en acabar un artículo para el diario en el que colabora. Uno de esos “refrescantes” artículos con los que se pretende aliviar al sufrido lector que no puede disfrutar del período vacacional en la época diseñada para ello. Uno de esos “refrescantes” artículos para entretener al lector que sí disfruta de unos merecidos días de asueto. Artículos livianos, pero no por ello exentos de calidad porque Tecla es un buen redactor, un periodista de la vieja escuela, de los de máquina de escribir e imaginación, de los de investigación a pie de calle, de los de buscarse la vida (que la muerte viene sola). Pepe añora aquella época, sí: tiempos donde todo era un poco, o un mucho, más auténtico, tiempos de pluma y libreta, de perseguir la noticia, tiempos de botellín de cerveza apresurado y largas conversaciones con camareros, dignos de su oficio. Añoraba aquella época porque aquellos eran tiempos, también y sobre todo, de vello púbico y Tecla arrastraba esta debilidad: adoraba a las mujeres con vello en su sexo, debilidad humana como otra cualquiera (por ejemplo, sacarse mocos de la nariz y hacer con ellos pequeñas esferas y luego tirarlas en cualquier lugar, o morderse el dedo índice de la mano derecha). Tecla piensa ahora mismo en labios peludos, tan sugerentes para él. Piensa en acariciar ese sexo velludo que le fascina cuando, de repente, llega la erección pero no una erección cualquiera, sino una veraniega (cualquiera sabe que las erecciones veraniegas son de campeonato) y Tecla, debéis saberlo, como hombre de mundo, siempre remata lo que empieza (y aquello empezaba muy bien). Deja de concentrarse en artículos de verano y focaliza toda su atención en su entrepierna calenturienta. Baja la cremallera de su pantalón. Y comienza el show. Rememora tórridas escenas de antiguas películas porno proyectadas en Súper 8 en
el Kebrantaversos

Satélite de Inhóspito Planeta.

el desván de la casa de sus padres, y va aumentando la velocidad del gozo con antiguos calendarios de pared de chicas con voluptuosas formas y ese hirsuto sexo que lo embriaga... Tecla sigue masturbándose recreándose en esas escenas de su particular baúl de los recuerdos. No se percata de que el director del periódico acaba de entrar (sin avisar, como siempre), en la modesta oficina, en el momento justo de la torrencial y espesísima eyaculación de nuestro redactor. La potencia es tal, que alcanza de pleno el ojo derecho del director, que venía a apremiar a Tecla para la entrega de su artículo y que se encuentra con esta no tan desagradable sorpresa para él (porque menudo breva que es también el director del periódico...).

/ 6 /

/ 7 /

EN TUS OJOS… (RELATO / POEMA)
Besa su frente cada mañana, cuando los primeros rayos de luz entran débilmente por la ventana. Una ventana, rota desde siempre. No recordaba haberla visto entera, con sus cristales y marcos intactos. Nunca. Besa su frente con un pequeño ósculo. Beso matinal con la necesaria calidez para insuflar de vida a su princesa. Ella duerme hasta ese instante, hasta que nota la tibieza de los labios en su piel. Es preciosa y sus ojos negros le atraviesan el alma. Observa su despertar y esos ojos inmortales, que le arrebataron toda la vida anterior para siempre jamás desde la primera vez que tuvo el placer de verlos. Después del desperezo, las abluciones: afeitado apurado y tonificante ducha. Ella ya está levantada esperándole, esperando su necesaria presencia, su fresco aroma impregnando toda la casa, esencia vital para ella, tan necesitada de su amor, de AMOR con mayúsculas, de una caricia, de ese beso matutino, de esa sonrisa, de... su vida. Nada fácil. Ella, despreciada y ultrajada por su propia familia. Nunca había descubierto el amor hasta que él apareció. Hasta que él, todo bondad y paciencia, le descubrió poco a poco un mundo nuevo y la demostró que siempre se puede seguir adelante, que, por muy terribles que las circunstancias de una vida hayan sido, todo puede cambiar y que, siempre, siempre, siempre, aparece la luz al final del túnel. Y ella es para él, toda la luz. Cada día recuerda como la encontró en el callejón sin salida de las almas rotas, demacrada, sola, sin esperanza. La descubrió una noche, en la que vagaba solitario, aullando a la luna. Él, que todo lo tenía, estaba hastiado de vivir, no de soñar. Su trabajo es vender sueños, es un editor de prestigio, edita poemas de poetas muertos (y vivos en sus libros), que emocionan a los lectores y aumentan su cuenta corriente (aunque esto es lo de menos).
el Kebrantaversos

Satélite de Inhóspito Planeta.

Encontrarse con ella, con esos ojos, fue una revelación. Profundos y abismales, eran la respuesta a una obsesión personal, generada a partir de un poema de un poeta, cuyos versos cayeron en sus manos de manera casual.y que nunca se llegaron a editar, pero... Esos ojos eran su respuesta. Se acercó a ella y sin mediar palabra le ofreció sus labios. Ella le correspondió. El hechizo aún perdura. Y ambos saben que será para siempre porque su AMOR está cimentado sobre un poema, sobre un poema de aquel maldito que nunca publicó: En tus ojos…vivir. Esos ojos serían mi cielo. Insondable tu mirada que me abrasa. En tus ojos…abismos. y fuego y vida en tus ojos En tus ojos…mi mundo y mis sueños. En tus ojos…morir.

/ 8 /

/ 9 /
image by Leticia Vera

el Kebrantaversos

Satélite de Inhóspito Planeta.

POEMA UNO
Voy cantando al matadero y dicta sentencia el mundo: matad mil veces al hombre, su palabra permanece.

/ 10 /

/ 11 /

POEMA DOS
Se esconde entre las sombras yo no le tengo miedo él se ausenta en el día y me obsequia el silencio se introduce tranquilo en mi seso lo siento y se muestra burlón a la par que sincero y me enseña el camino que conduce al infierno se desliza en mi sueño aparece grotesco y me reta a escribir a romperme por dentro y retando a la Luna es el duende del verso.

el Kebrantaversos

Satélite de Inhóspito Planeta.

image by Ana Rodríguez Pastor

/ 12 /

/ 13 /

POEMA TRES
El terror me atormenta espinas en los días ajetreo mortal almas consumidas por sus rayos cuerpos sometidos a su ley ¡¡no quiero ser esclavo del sol!! castigo y luz de los hombres siervo de luna le escribo versos para no sentir el peso del tiempo ni el miedo que me reduce a cenizas condena los sueños injusto juez del día ¡¡desaparece!! y que empuñe el cetro la Luna.

el Kebrantaversos

Satélite de Inhóspito Planeta.

image by Ana Rodríguez Pastor

/ 14 /

/ 15 /

POEMA CUATRO
En la vida del poeta teje la Luna misterios: tiempo robando al tiempo las tinieblas del ser. Triste murmullo un poema que quiere cambiar el mundo.

el Kebrantaversos

Satélite de Inhóspito Planeta.

POEMA CINCO
En la tremenda noche sin luz prólogo de mi letanía de ausencias las mantas del desarraigo me cubren. Camino al onírico paraíso, a bordo de mi camastro, me sumerjo en océanos de lunas y nada temo. Se desvanece la vida. Viajo y subo y bajo por los sueños del poeta. Elevo la mirada hacia el cielo de la noche y verso. Verso que te puedo acariciar, que te robo una sonrisa, que, ¿dónde vas? Que tengo prisa para el verso terminar. Verso con la luz de tu mirada y verso con el filo de tu boca, verso con el alma ensangrentada y verso, cada noche, si me toca.

/ 16 /

/ 17 /

POEMA SEIS
Esporas de mis sueños van cayendo. Despierto al escucharte sonreír. Alerta en mis sentidos: abrazarte. Olvidar infiernos. Barrer miserias. Desterrar tristezas. Fundirme en tu cuerpo. Recoger estrellas. (y después...) Dormir.

el Kebrantaversos

Satélite de Inhóspito Planeta.

POEMA SIETE
Fusión de mil y un cuerpos sin materia no quiero ver más infiernos. sólo quiero poseer las certezas de tus iris.

/ 18 /

/ 19 /

image by Leticia Vera
el Kebrantaversos

Satélite de Inhóspito Planeta.

POEMA OCHO
Inframundos. Tu historia de siempre. Ultramundos. Montones de historias. Dudas que disipan ayeres. Ven conmigo. Adoremos al pájaro de oro que extiende alas y surca el verso. Tu historia será la de nunca y volver a empezar de nuevo.

/ 20 /

/ 21 /

POEMA NUEVE
Se perdió la sonrisa en un sangriento sol la tibia miel del miedo que vuelve al paladar no creo que quisieras de nuevo degustarla.

el Kebrantaversos

Satélite de Inhóspito Planeta.

POEMA DIEZ
Nunca he perdido la esperanza, Luna de quizás una noche acariciarte, satélite de inhóspito planeta, un anhelado sueño inalcanzable, cobijo de borrachos y poetas, una eterna canción inacabada. Te nutres de los sueños de la gente, devoras pesadillas... limpias lágrimas, acoges en tu lecho a las estrellas. Serena imperas en la noche, derrotas a la luz, matas al tiempo, vigilas corazones desafiantes, rescatas del olvido a la tristeza. Te muestras tan eterna y tan distante que tengo la osadía de ofrecerte nada más que un triste escrito vacilante: A ti, Luna de sangre, Luna eterna. A ti, que siempre inspiras e inspiraste. A ti, que de ilusiones estás llena, que toda mi ambición es el besarte.

/ 22 /

/ / 23 / 23 /

image by Leticia Vera

el Kebrantaversos

Satélite de Inhóspito Planeta.

POEMA ONCE
Que no te falte el verso, niña, que no te falte. Que no te falte el aire, que no te falte el sueño, que no te falte nadie, niña, que no te falte. Si un día te faltare, acude a mi poema y contempla la Luna en silencio. En silencio empieza a soñar, ave. Quisiera darte alas, llenarte de palabras, regarte de cosquillas, ser bálsamo de ausencias ser el sol de tu tarde la luna que te arrope caricia que te calme. Que no te falte risa, niña, que no te falte.

/ 24 /

/ 25 /

image by Leticia Vera

el Kebrantaversos

Satélite de Inhóspito Planeta.

POEMA DOCE
A David González

En tu rincón del cuadrilátero dormitas. Esperando. Estudias al adversario: sus oscuros rincones ( todos los tenemos ) Observas, siempre observas. En silencio. Estudias al adversario: Sus acciones, sus palabras, sus movimientos…. Sobre todo sus miradas. Siempre en silencio. Meditas tu acción. Al fin te levantas. Y respondes al contrario con poemas, con vida plasmada en ellos. Tu vida, su vida, nuestra vida reflejada en el papel. Toda tu vida escribiendo, toda la vida observando. La vida, hermano, es un inmenso ring. Hagamos de ella un poema. Nuestro, vuestro poema. / 26 /

/ /27 / / 27
image by Ángel T-SEX

el Kebrantaversos

Satélite de Inhóspito Planeta.

El Kebrantaversos (Autor de estos textos) http://elkebrantaversos.blogspot.com/ kebrantaversos@hotmail.com

ÍNDICE
LA POESÍA, HERMANO, ES UN RING de DAVID GONZÁLEZ TÚ HAS QUERIDO (PRETÉRITO PERFECTO) + DIBUJO de GSÚS BONILLA PÁG.1. LA BIZARRA VIDA DE FULANO FLAUTA PÁG.4. ILUSTRACIÓN DE LETICIA VERA PÁG.5. LA PAJA EN EL OJO AJENO PÁG.7. EN TUS OJOS… (RELATO / POEMA) PÁG.9. ILUSTRACIÓN de LETICIA VERA PÁG.10. POEMA UNO PÁG.11. POEMA DOS PÁG.12. ILUSTRACIÓN de ANA RODRÍGUEZ PASTOR PÁG.13. POEMA TRES PÁG.14. ILUSTRACIÓN de ANA RODRÍGUEZ PASTOR PÁG.15. POEMA CUATRO PÁG.16. POEMA CINCO PÁG.17. POEMA SEIS PÁG.18. POEMA SIETE PÁG.19. ILUSTRACIÓN de LETICIA VERA PÁG.20. POEMA OCHO PÁG.21. POEMA NUEVE PÁG.22. POEMA DIEZ PÁG.23. ILUSTRACIÓN de LETICIA VERA PÁG.24. POEMA ONCE PÁG.25. ILUSTRACIÓN de LETICIA VERA PÁG.26. POEMA DOCE PÁG.27. ILUSTRACIÓN de ÁNGEL RODRÍGUEZ DIONI BLASCO JAVIER DAS

el Kebrantaversos

A Kebran lo conocí hace ya algún tiempo por dos pasiones en común, si es que pueden llamar así: la primera es Leopoldo María Panero y Kutxi Romero y su Marea, la segunda. Pero la cosa no quedó tan sólo en esto. Empezó a llegarme todos los meses a casa una publicación en la que Ramón colaboraba y colabora, haciendo entrevistas y escribiendo poemas, entre otras cosas. Creatura es pues, para mí, desde entonces un fanzine de obligada lectura. Pero lo mejor hasta la fecha no tardaría en venir. Y me refiero a esos inéditos que me envía de todas formas y por todos medios, por carta postal, e-mail, mensaje de teléfono móvil... Y comienzo a darle la brasa en que reúna todos los que tiene y haga un poemario, o rectificando, le exijo el poemario suyo, uno que yo pueda tener en papel y robándole una frase a David González, aprovecho para decir, que... y se da por hecho, mi palabra es el puto hecho, que estamos hablando de un escritor lleno de vida, lleno de ideas, con una memoria voraz de ilusiones, capaz de organizar varios actos poéticos y aún saliendo redondos, quedarse inconforme. Una poética con el “siempre mirar hacia delante” como conclusión y como único fin. Con esa personalidad visceral en la que se compaginan poemas con algún relato también digno de ser leído, como es el de Fulano Flauta o el ya famoso En tus ojos, que fue brillantemente publicado en el blog de Hankover. La lista de poemas publicados por diferentes sitios es muy extensa, incluso, Teresa López “Luna”, ha puesto voz alguna vez a su obra. Espero disfrutarás de este libro, como yo lo hice.
Dioni Blasco

El Kebran es, probablemente, una de las personas con mejor corazón que conozco, una persona real, que se muestra a sí mismo sin tapujos ni disfraces. Devorador de poesía, Kebran escribe poemas desde lo más hondo del sentimiento, sacando fuera un mundo interior enorme, que poco a poco nos da a conocer, poemas complejos que vomita su cuerpo para desahogarse. Y si te paras a leerlos, si miras bien lo que te dice, te das cuenta que tiene mucho que contar y mucho que enseñar a los demás. Kebran puede ser el amigo con el que te vas a tomar una cerveza un domingo por la mañana, pero también es una persona que notas que arde por dentro y espero, por su bien y por el nuestro, que lo saque todo fuera.
Javier Das

PROMETO ESTAR AGRADECIDO:

- A mis prologuistas David González y Gsús Bonilla por el regalo de sus tremendos textos y su impagable amistad. - A mis geniales dibujantes: Leticia Vera, Ana Rodríguez, Ángel Rodríguez y Gsús Bonilla; titanes del lápiz y la tinta. Es un orgullo teneros aquí (y en mi corazón). - A Déborah Vukušić por su labor correctora de estos textos y por ser tan buena gente (y mejor poeta). - A Dioni Blasco y Javier Das por esos epílogos: vosotros sí sois verdaderamente grandes.

¿que QUÉ quiero ahora? o nada si acaso sólo la violenta sensación de ver de volver a ver como la primera vez (1)
David González

*** con los muñones que escriben derecho en renglones torcidos con el olvido que siempre se acuerda de resucitar, con los relojes que me echan las cuentas y no han entendido que no me he rendido, quise fracasar (2)
Kutxi Romero Lorente

*** La poesía es el destino de la lágrima como un vómito enredado a otro vómito como el árbol del saber como el silencio en que se halla la noche buscando locamente lo que excede al ser la nada en que me buscas el desierto y la flor. (3)
Leopoldo María Panero.
1. Fragmento del poema El hombre que no pudo decir su nombre perteneciente a su poemario En las tierras de Goliat. Ediciones Baile del Sol. 2008 2. Fragmento de la canción Me corten la lengua del disco Las aceras están llenas de piojos. Dro Atlantic.2007 3.Poema de Esquizofrénicas o La balada de la lámpara azul. Ediciones Hiperión.2004

Agosto de 2008