You are on page 1of 10

Taller Internet,Cultura y Sociedad

Las nuevas maneras de leer en Internet
La lectura y el pensamiento en la era digital

Patrocinante

Instructor:
Christian Gadea Saguier
agosto, 2009
Un salto en el tiempo

Nos llevó 3.000 años pasar del papiro al pergamino; después otros 1.500 para hacer
la transición al papel. En cambio la transición del papel al pixel requirió sólo 30
años. Estas aceleraciones hacen que las predicciones sean inciertas, pero lo cierto
que la información estará cada vez más volcada a lo digital, mientras que la lectura
para el placer continuará en el papel
Otear el horizonte

Nuevos soportes llegaron para competir con el viejo libro impreso, soportes
que no solo pretender reemplazar al papel sino resemantizar la palabra “libro”

¿Cuál es el futuro de la lectura? ¿Cuál es el futuro de los lectores cuya atención es
atraída por otras ofertas mediáticas?
¿Y si la lectura está en riesgo, qué es lo que la amenaza?
¿Asistimos al fin de la lectura tal como la conocíamos?
Ejemplo de libro electrónico
Las muertes de la lectura

La búsqueda “muerte de la lectura” en Google arroja millones de resultados. Si tan
solo nos guiáramos por los anuncios como los obicuarios publicados en los medios
de prensa ya no tendríamos otra cosas que hacer sino asistir a su entierro

Si el fin de la lectura para muchos asusta es porque leer no solamente significa
conocer sino sentir, pensar, imaginar, creer y sobre todo autoconstruirse
para participar de las conversaciones que nos hacen humanos

Si ser es ser lector, ¿sería amenazador contar con nuevos soportes de lectura?
¿atentarían estos el sentir, pensar, imaginar, creer que nos hacen humanos?
Confusión e/ soportes y prácticas socioculturales

La tecnología no solamente debe ser vista como un aparato, sino por lo menos en
dos dimenciones: En uno se trata de hacer circular la comunicación. En el otro,
se trata de un conjunto de prácticas sociales y culturales desarrollados alrededor
de esas tecnologías

Por lo tanto, la mayoría de las discusiones acerca de la muerte (o reinvención)
de la lectura se centran en el plano de las tecnologías como sistema de
distribución. Pero existe otra preocupación igual de importante: el temor a
nuevas prácticas culturales

El temor de abandonar el papel y asumir la primacía de la imagen, de asistir a
la agonía de la literatura sobre el audiovisual. Sin embargo, la realidad no se
presenta así de polarizada, es el miedo lo que genera esa preocupación, no el
miedo a la tecnología o a nuevas prácticas sociales, sino al cambio
La transformación del lector

Hacia mediados del siglo XVIII quienes leían libros eran sobre todo los mismos que
escribían, con algunas excepciones. Se trataba de una pequeña comunidad
identificada por la educación e indiferencia hacia los trabajos remunerados

El asalto de la burguesía liberó el tiempo hacia el ocio craendo un público lector
que no escribía libros. Aquella fábrica de lectores se llamó novela. Una llevaba a la
otra, y otra genera comentarios sobre la anterior; así el ocio se sumergía en las
obras

Es muy probable que este tipo de práctica sea despreocupada por los nativos
digitales quienes nacieron con otra fábrica, pero no dejarán de leer sino que
leerán en soportes distintos. El soporte transforma al lector, de pasivo a activo, de
lector a lector/escritor, así se produce una vuelta de tuerca hacia los primeros
lectores/escritores del siglo XVIII
La reinvención de la lectura

Cultura participativa es el término que englobará esta era, donde los lectores
será cada vez más escritores. Pero su paleta no solamente estará compuesta de
texto, sino también de imágenes, sonidos y objetos. Así asistiremos a un nueva
manera de leer, pero siempre haremos lo mismo: leer
Los desafíos de la lectura digital

Esto no es nuevo: el libro está pasando por una transformación histórica y a la
vez profunda, tal como fue durante la revolución de Gutenberg. Internet y la
digitalización de textos hizo realidad el acceso instantáneo y gratuito a miles de
títulos a cualquier persona que acceda a la Red

La definición de lo que conocemos como “libro” cambiará dado el poder de
Internet y la digitalización. Asistiremos a una resemantización de la palabra. Tal
vez el placer y ocio queden en el papel, pero la profesión y el trabajo emigrarán
al digital

Con esto asistimos a la diversificación del libro, que rápidamente podríamos
decir que son: de pixeles y de papel, y de ambos a la vez. El papel lo conocemos,
pero ¿que hay en los demás?
El cambio en la capacidad de pesar

Son innegables los beneficios de Internet. Pero, ¿estamos perdiendo tranquilidad
y profundidad en nuestras vidas literarias, intelectuales y espirituales?

¿Hemos sucumbido todos a un de sorden o un déficit de atención provocado por
Internet? O, para decirlo de modo más directo: si en este momento usted está
mirando un monitor, ¿sigue leyendo o está a punto de hacer clic en otro vínculo?

Fin .... muchas gracias...