You are on page 1of 20

Sujetos de verbos meteorológicos

*
Antonio Fábregas IS, Universitet i Tromsø antonio.fabregas@uit.no
RESUMEN. Este artículo trata de avanzar en la comprensión del concepto de sujeto a través de un estudio de cinco tipos distintos de sujeto que pueden aparecer con los verbos meteorológicos: un argumento espaciotemporal (Aquí llueve), un agente (Dios truena), una entidad cuantificacional que sufre un desplazamiento (Llueven ranas), un sintagma nominal de valor temporal que está en un estado particular al suceder el fenómeno meteorológico (El día amaneció nublado) y un sintagma nominal que expresa un individuo paciente (Juan amaneció enfermo). Se muestra que estos cinco tipos poseen propiedades sintácticas diferentes, y se argumenta que estas propiedades distintivas son el efecto de la conspiración de dos factores: (a) distintas estructuras síntacticas para los predicados que se combinan con ellos y (b) la existencia de al menos dos posiciones sintácticas de sujeto en español, solo una de las cuales permite interpretación de tópico. La conclusión del trabajo es que las funciones sintácticas no son conceptos primitivos, sino que han de derivarse a partir de propiedades abstractas de las estructuras que subyacen a ellas. Palabras clave: sujetos, verbos impersonales, verbos meteorológicos, sintaxis ABSTRACT. This article tries to advance in our knowledge of what a subject is through a study of five different kinds of subjects that weather verbs can take: a spatiotemporal argument, an agent, a quantificational entity that undergoes a change in location, a temporal defined noun argument which has some particular properties when the event happens and a human individual also characterised by some properties when the event takes place. We show that these five types of subject have distinct properties and we argue that the differences are the effect of the conspiracy between two factors: (a) different internal syntactic structures for the predicates that combine with them and (b) the existence of at least two distinct subject positions in the structure of the clause, only one of which accepts a topic interpretation. The conclusion of the article is that syntactic functions are not primitive concepts, but epiphenomenal results of the interaction of abstract structural properties. Keywords: subjects, impersonal verbs, weather verbs, syntax

1. Deconstruir un sujeto: los verbos impersonales Se suele aceptar en la actualidad que uno de los avances de la lingüística moderna con respecto a las nociones manejadas por la sintaxis tradicional ha sido el de observar el carácter derivado de estas. Así, conceptos que la sintaxis tradicional considera atómicos, como la noción de pasiva o de adjetivo, se han analizado como el resultado superficial de una conspiración de distintos factores. Por ejemplo, una construcción pasiva se interpreta como el efecto de aplicar una serie de procesos independientes, relacionados con la alteración parcial de la estructura argumental de un verbo con agente, la pérdida de la capacidad de legitimar el caso acusativo de su argumento interno y la focalización de un componente aspectual de resultado, entre otros factores que colectivamente dan lugar a una construcción como Este artículo fue enviado a RLA. Este cambio de perspectiva por el que los conceptos tradicionales se descomponen en elementos más simples tiene varias consecuencias que se consideran generalmente provechosas. En primer lugar, la descomposición de un objeto permite entenderlo de forma más detallada, al dirigir la atención a las partes que lo componen, y hace posible entender las relaciones y diferencias que presenta con otros conceptos derivados –en la medida en que algunos de sus factores internos pueden estar compartidos con otros conceptos o ser
*

La investigación que subyace a este artículo se incardina en el proyecto FFI2011-23829, Las relaciones de predicación, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación de España.

exclusivos de ese objeto–. Desde una perspectiva descriptiva, esta actitud permite entender aquellos casos en que un objeto o una construcción no posee todas las propiedades prototípicas que la gramática tradicional asociaba con él, como las pasivas en que el verbo copulativo es estar (El artículo ya está enviado a RLA), o aquellas en las que no hay un agente (Está rodeado de montañas), entre otras. Desde una perspectiva teórica, esta descomposición en factores es una condición previa para minimizar la cantidad de primitivos necesarios en el análisis de la gramática. En lugar de objetos y construcciones que pueden no estar presentes en todas las lenguas, el análisis alude a nociones más abstractas que, por hipótesis, todas las lenguas pueden manejar, aunque no las combinen de la misma forma y por lo tanto no den lugar a los mismos objetos. El objetivo de este trabajo es contribuir a la descomposición en primitivos de la noción de sujeto gramatical, entendido como tal el constituyente sintáctico que controla la concordancia con el verbo de su oración. (1) Las hermanas de José trajeron demasiada comida a la fiesta.

Defenderemos que el concepto de sujeto no es un primitivo del análisis gramatical, sino que debe ser derivado a partir de la acumulación de propiedades procedentes de distintos aspectos lingüísticos. Concretamente, estudiaremos el caso de los verbos meteorológicos (2) que pueden admitir, bajo condiciones restringidas, grupos nominales (3) o sujetos personales implícitos o explícitos (4). (2) a. Llovió toda la tarde. b. Nevó toda la tarde. c. Amaneció a las siete. d. Anocheció a las diez. e. Atardecía poco a poco. a. Allí llovían lágrimas, aquí, leche y deseo... (Jorge Díaz, Pablo Neruda viene volando) b. Anoche decías que iban a nevar patos (Joaquín Jiménez-Arnau, Las islas transparentes). a. El martes amanecí muy deprimida (Benigno Dou, Luna rota) b. Los alarifes propalaban una actividad lacustre de peces en el aire. Anochecían al oscurecer, levantábanse al canto del gallo (Luis Rafael Sánchez, La guaracha del macho Camacho). c. Atardecí en la playa (Google).

(3)

(4)

Estos verbos conservan básicamente su significado originario en los ejemplos de (3) y (4). Amanecer designa el momento del día en el que el sol sale, y anochecer, el momento en que se pone; atardecer indica el punto en el que el sol comienza a ponerse. Puede ser más dudoso el caso de llover y nevar en (3), pero sin duda se mantiene el núcleo semántico en que designa la acción de caer algo –en el caso de llover, un líquido, y en el de nevar, un sólido blanco–. Junto a estos casos rectos, existen otros muchos verbos que admiten sujetos personales en sus usos metafóricos, que dejaremos al margen en este trabajo por razones que explicaremos inmediatamente.

en estos casos. (6) Su sonrisa brillaba. de nuevo. al que aparece en (2). es decir. Para abordar estos ejemplos. o bien nos vemos obligados a afirmar que el llover que se ve en (3) es un verbo distinto. por ejemplo. §773): de alguna forma. o también puede pensarse en que los elementos están representados . la situación es más complicada porque en apariencia los verbos no han perdido su significado básico. pues. El caso del uso metafórico de los verbos no parece presentar problemas serios para su análisis gramatical. el verbo tronar en (5b) adquiere el significado de manifestar algo verbalmente de forma brusca y explosiva. ¿qué quiere decir. como que el verbo llover no solamente admite que este sujeto se interprete. Pero también puede interpretarse de manera sintáctica. que una sonrisa puede ser su sujeto.. Su sonrisa relampagueaba. No es sorprendente. ¡Salgan inmediatamente de aquí! –tronó Juan. que la explicación anterior no aclara: a) ¿Qué quiere decir que el verbo permite un sujeto? Esto puede interpretarse de forma semántica-conceptual. ‘sobreentender’? Puede pensarse que es no estar representado en su estructura. lo cual no parece una decisión justificable. pero poder reconstruirse gracias al significado conceptual del verbo. Bello 1847. pero que generalmente se sobreentiende. como que el verbo llover. Quien dice que llueven ranas habla de un hecho sin duda excepcional. permite suponer alguna causa o alguna entidad responsable de que se produzca lluvia. el sujeto que aparece en estos casos ocupa una función semántica que el verbo legitima independientemente. Dicho esto. Igualmente. y alguna entidad que cae como ‘lluvia’. del mismo modo que lo es del verbo brillar en (6). los debates que se han dado sobre el análisis último de estos sujetos han tratado de clarificar los siguientes tres aspectos. O bien se acepta que los verbos que nos ocupan pueden tener un sujeto y que la posición que estos ocupan de alguna forma está legitimada por el verbo. existe una primera intuición general que se ha repetido numerosas veces en las referencias (cf. y por lo tanto pierde la noción de que aparece espontáneamente un tipo de fenómeno meteorológico. porque el verbo deja de designar un fenómeno meteorológico. ya que la presencia de esta clase de sujeto personal lleva aparejados cambios en el contenido conceptual del predicado que hacen su presencia esperable. En cuanto a los usos de (3) y (4). sino que también los puede introducir estructuralmente del mismo modo que un verbo transitivo introduce el complemento directo. En el ejemplo de (5a). pero el verbo llover conserva en él su valor de que algo cae del cielo sin que parezca que haya nada que controle este evento. pero. b. pierde su valor como verbo meteorológico. aunque homónimo y parecido en significado. relampaguear toma el significado de brillar o ser resplandeciente. en su significado. pero parece difícil pensar que esta intuición sea incorrecta. b) En relación con lo anterior. y que está admitida por su significado. Esta explicación es demasiado vaga en lo que toca a tres cuestiones –sobre las que hablaremos inmediatamente–.(5) a.

sujetos construidos con el artículo definido. nevar. Pesa justo *(treinta y dos) kilos. Nevaban (*estos) patos. y no hace definida la identidad del objeto que cae del cielo. b. Lo que significa es que la cantidad de agua que llovió fue la cantidad que el meteorólogo había calculado que caería. es decir. Llovió lo que ves aquí: cuarenta litros por metro cuadrado. Mide justo un metro y medio. El significado de cantidad se puede comprobar por la presencia de justo. chispear. (10) a. A esta clase pertenecen los verbos llover. pero permanecen tácitos (a la manera de los pronombres fonológicamente vacíos propuestos en algunas teorías formales). pero tácito y subespecificado en número. Estos verbos no admiten. c. Concretamente. el demostrativo u otros determinantes del mismo tipo. por lo general. Llovían (*las) piedras. Obsérvese el contraste de (11). c) ¿Cómo de optativos serían estos constituyentes legitimados por el verbo? Es decir. y otros que expresan el fenómeno de caer alguna sustancia líquida o sólida (7). se trata de restricciones al tipo de sintagma nominal que puede aparecer como sujeto de estos verbos y otras condiciones estructurales que estos sujetos personales imponen al predicado. Estos verbos admiten como sujeto el valor de cantidad de lo.1. . granizar. ¿entendemos que en la oración Llueve hay un argumento equivalente. En (9) el sintagma introducido por el designa una cantidad de agua precisa.estructuralmente. pueden construirse ejemplos con artículo definido. b. o suponemos que en tal caso no cabe hablar de ese argumento? Junto a estos aspectos que deben ser clarificados. lloviznar. 8). Sin embargo. Comió justo *(tres) manzanas. que va en la misma dirección. pero solo cuando el artículo tiene un significado de cantidad. que solo puede modificar cantidades determinadas (10). (9) Llovió justo el agua que predijo el meteorólogo. Obsérvese (9). cf. Los verbos de la clase de llover son aquellos cuyo sujeto gramatical no puede designar un objeto identificado. (11) a. (8) En el apocalipsis lloverá sangre. si aceptamos que piedras en Llueven piedras es un sujeto legitimado por el verbo. se refiere a una cantidad definida. Verbos de la clase de llover. Más frecuentemente se construyen con sintagmas nominales escuetos (3. Vayamos por partes y expongamos detalladamente estos condicionantes. pero no el identificativo (11b). 1. hay cuestiones empíricas que la aproximación que acabamos de describir no explica. (7) a.

parece ser que estos verbos admiten sujetos que designan cantidades. que por lo que podemos observar en los corpus –y confirmar en las gramáticas– es solamente literaria y ha caído en desuso: cuando el pronombre personal se refiere a una divinidad que habla en primera persona o a la que se hace referencia con la segunda persona. lloveré todas las veces que se me antojare (Cervantes. definidas o indefinidas. *Llovisteis. los pronombres personales. y esto es más general en el español actual. Dios nieva. Verbos de la clase de amanecer Los verbos de la clase de amanecer admiten sujetos definidos y pronombres personales explícitos o tácitos como sujetos. el sujeto gramatical es no agentivo. .yo. que identifican entidades sin cuantificarlas. Neptuno llueve. b. Por la misma razón. admiten un segundo tipo de sujeto definido.b. que soy Neptuno. el padre y el dios de las aguas. (15) a. en (14) y (15).. *Llovió lo que ves aquí: esta rana y estos otros reptiles.2. En estos ejemplos de sujeto identificado hay una diferencia con respecto a los que hemos visto hasta (12): en los primeros ejemplos donde se designan obligatoriamente cantidades. (12) El día que falleció en Sevilla. estos verbos admiten sujetos como Dios y otros que expresan divinidades. por tanto. (14) . que expresa el día o la unidad de tiempo equivalente que sufre el proceso de cambio. están generalmente excluidos como sujetos (13) de estas construcciones. *Nevasteis. En cambio. Existe una excepción. b. apud RAE y ASALE 2010: §41. (13) a. no a un ron específico. interpretados como la entidad que causa el cambio meteológico. la oración (12) es gramatical porque el artículo definido se refiere a una cantidad determinada de ron.5d) La gramaticalidad de este ejemplo tiene su reflejo en oraciones como las de (15). y el verbo parece ser inacusativo –en el sentido de que se trata de un verbo intransitivo cuyo sujeto expresa la entidad que sufre un cambio o experimenta un desplazamiento–. Al igual que los verbos de la clase de llover. En consecuencia. llovieron los litros de ron (Google) La generalización. 1. pues. Asimismo. (16) Amanecerá Dios y medraremos. este sujeto es el agente responsable de la acción.. Quijote II.

Es decir. (23) El día amaneció *(soleado). Los verbos de la clase de llover y los de la de amanecer admiten este sujeto por igual. *El día amaneció. c. pero debe aparecer obligatoriamente (20). (21) a. y que requieren obligatoriamente un predicativo. *Juan amaneció. Dios llueve (‘Dios hace llover’) b) Sujetos que designan cantidades y denotan la entidad que es emitida en los eventos de llover. Los llamaremos sujetos C. (20) 1. Los llamaremos sujetos B. . b. condiciones adicionales para que la oración sea gramatical. frente a (17). 19d). Los llamaremos sujetos A. a) Sujetos definidos referidos a divinidades y otros seres animados. El día amaneció con niebla / Juan amaneció con una gripe. Juan amaneció como presidente in péctore del país. (19) a. sino que. Resumen: tipos de sujeto con verbos meteorológicos Por concluir esta introducción. hemos identificado cuatro clases de sujetos que aparecen con dos clases distintas de verbos meteorológicos. el sujeto no experimenta el cambio meteorológico expresado por el verbo. como sucedía en la clase anterior.(17) El día amaneció gris y nublado. admiten sujetos no agentivos que expresan una entidad que se encuentra en un estado determinado cuando sucede el cambio de estado. Por último. y no se identifican condiciones gramaticales adicionales. d. adverbiales (19b) o por nombres introducidos por preposición (19c. a. en este caso el predicativo es obligatorio. b. El estado en que se encuentra el sujeto paciente puede estar expresado por sintagmas adjetivales (19a). cuando este cambio sucede. (18) Todos amanecimos enfermos aquel día. Si en el caso anterior obligatoriamente debían designar una cantidad.3. el sujeto se encuentra en el estado expresado por el complemento predicativo enfermo. (22) Llueven (*estas) ranas. El día amaneció estupendamente / Amanecimos bien. c) Sujetos que designan unidades temporales que experimentan un cambio de estado con verbos como amanecer. que actúan como agentes del proceso meteorológico. nevar y otros verbos similares. en el ejemplo (18). entendemos que como es un elemento preposicional. Dios amanece (‘Dios hace amanecer’) b. Los sujetos que no expresan el causante del cambio requieren. El día amaneció nublado / Juan amaneció enfermo. una vez excluidos los casos de interpretación metafórica.

o bien de esta construcción o de la gramática del español frente al islandés o el inglés. Una prueba de topicalidad es formar una pregunta en la que la palabra que queremos identificar como tópico sea la parte conocida del enunciado.– por motivos independientes. donde se propusieron estas pruebas. entre otros casos donde el caso y la función gramatical no se corresponden uno a uno en una gramática. sabiendo ya que los sujetos A son los únicos agentivos. Estos también requieren un predicativo obligatorio. Maling y Thráinsson (1985). comprobamos que todos. *Amanecí enfermo a posta. (25) a.2. *El día amaneció a posta. Solo los sujetos A tienen esta propiedad (25a). *Llovieron ranas a posta. mostrada por la compatiblidad con un adverbio volitivo como a posta. Nótese que. 2. hay ya numerosos trabajos que han observado que ser sujeto no viene acompañado siempre de las mismas propiedades. Zeus tronó a posta.1. Con esta prueba. reflexivización. –¿Qué pasó contigo? –Amanecí enfermo. esta propiedad se ha usado para dar cuenta de la llamada Jerarquía de Silverstein (1986).. se encuentran en una situación determinada. b. –¿Qué pasó con las ranas? –#Llovieron. Harley (1995) y Fernández-Soriano (1999) han hecho notar que se puede controlar la concordancia del verbo sin tener otras propiedades que prototípicamente vienen asociadas a ser sujeto. –¿Qué hizo Zeus? –Tronó. b. Ascenso . Agentividad Prototípicamente. c. d. usamos verbos distintos para evitar que la agramaticalidad se deba a razones léxicas. Zaenen. 2.. al tema fundamental de este trabajo: ¿qué condiciones son necesarias para que algo sea un sujeto? En este sentido.3. En esta sección revisaremos los cuatro sujetos que hemos identificado en los verbos impersonales en función de estas pruebas. d. pues. 2. (24) Pedro amaneció *(contento). Los llamaremos sujetos D. 2. –¿Qué pasó con el día? –Amaneció nublado. (26) a. pueden actuar como tópicos. salvo los sujetos B – que deben ser cuantificativos y tienden a estar pospuestos al verbo–. c. al producirse el cambio de estado indicado por el verbo meteorológico. Entre otros muchos. los sujetos son agentes (Talmy 1975). Thráinsson (1979). No podremos utilizar algunas de ellas –inversión. Qué es un sujeto: pruebas gramaticales Pasemos. Topicalidad Lo normal es que los sujetos sean el tópico de la conversación y el predicado sea el comentario que se hace sobre dicho tópico.d) Sujetos que designan seres definidos que.

Por el contrario. en Gritando. . El día parece amanecer nublado. *Llovieron ranas. si el verbo es un auxiliar modal o perfectivo –haber–. ¿Habrá Zeus tronado ya? b. Posposición obligatoria al verbo En las oraciones interrogativas. Los sujetos D rechazan el ascenso. (30) a.6. no con María. Así. 2. pero no todos los demás. *Muchas ranas es lo que llovieron y nevaron. los sujetos B rechazan la construcción. *Parezco amanecer enfermo. los sujetos A. *¿Habrá a casa llegado ya?). Juan atacó a María la interpretación natural es aquella en que el sujeto de gritar es correferencial con Juan. por ejemplo. *¿Habrán ranas llovido ya? c.Predicados como parecer o tener pinta de se comportan como predicados de ascenso. (?) Juan es el que amaneció enfermo y anocheció sano. (28) a. (27) a. pero sin croar. ??Estas manzanas son las que Juan compró y María comió). b. De nuevo. b. pero sin reír. Parecen llover ranas. 2. y del mismo modo es posible interpretar que el sujeto del infinitivo es el sujeto de la oración principal en Luis entró en la casa sin hablar. ¿Habrá Juan amanecido enfermo? 2. mientras que C y D la aceptan. pero sin ser muy cálido. algo que se ha analizado en términos de ‘control de PRO’ (Manzini 1983). toman como su sujeto al sujeto del infinitivo que toman como complemento. c. d. Zeus parece tronar.5. d. Conforme a esta prueba. Zeus es el que tronó y relampagueó. aunque marginalmente para algunos hablantes. como en el par Parece que Juan está enfermo > Juan parece estar enfermo. B y C se comportan típicamente. los sujetos B son los que se distinguen del resto. el sujeto puede aparecer inmediatamente detrás de él (¿Habrá Juan llegado ya? vs. (29) a. Extracción de estructuras coordinadas Bresnan (1990) propone que el único elemento que puede ser extraído en paralelo de los dos elementos de una coordinación es el sujeto (María es la que ha venido y ha traído estas cosas vs. es decir. sin asignarle ningún papel temático adicional.4. Con respecto a esta propiedad. b. (?) Este lunes es el que amaneció nublado y anocheció soleado. c. El sujeto B rechaza claramente la construcción. *En la casa hay chicos sin hablar es imposible. De nuevo. c. El día amaneció soleado. el único sujeto que se comporta prototípicamente es A. Control del sujeto de una oración no finita Otra propiedad de los sujetos prototípicos es que pueden ser correferenciales con el sujeto implícito de un verbo no finito. ¿Habrá el día amanecido nublado? d. Zeus tronó.

que corresponde a las coordenadas espaciotemporales sobre las que se predica el fenómeno expresado en el verbo. de una entidad espaciotemporal–.d. Véase Ruwet (1991: 86-90) para algunos argumentos en contra de este análisis. Estos verbos en la construcción de (31). se predicarían de una entidad –concretamente. como (33). pese a sus observaciones. Tabla I A B C D Agentividad Sí No No No Topicalidad Sí No Sí Sí Ascenso Sí Sí Sí No Posposición Sí No Sí Sí Coordinación Sí No Marginal Marginal Control Sí No Sí Sí Los sujetos A son prototípicos. Il pleut. Nieva. Una de estas razones es la posibilidad en francés de sustituir el expletivo il (32a) por la forma ça (32b). Los sujetos C y D son muy parecidos: constituyen tópicos. (31) a. se posponen al auxiliar en la interrogación. Il faut que tout soit prêt. al igual que los verbos con sujeto personal. Desde Bolinger (1977) se ha propuesto que los verbos meteorológicos en condiciones normales poseen un sujeto con cierto contenido semántico. eso llueve ‘llueve’ b. pues. eso hace. *Ça faut que tout soit prêt. no permiten. (33) . Los sujetos impersonales de los verbos meteorológicos Antes de pasar al análisis de estas cuatro clases de sujeto. Resumen La siguiente tabla muestra cómo los cuatro sujetos que hemos analizado aquí se comportan con respecto a las pruebas que hemos ido viendo. Amanecí enfermo. eso llueve ‘llueve’ a. b. A lo largo de los años se han ido presentando distintas pruebas a favor de que las construcciones de (31) tienen un sujeto implícito referido a coordenadas de espacio y de tiempo. 2. pero sin toser. Ça pleut. mientras que los sujetos B carecen de casi todas las propiedades. sigue siendo cierto que estos verbos permiten una sustitución que expresiones con un sujeto claramente expletivo. que es referencial (Cadiot 1988).7. pero. Esta sustitución sugiere que el sujeto del verbo meteorológico denota alguna entidad concreta. 3. Su diferencia es que solo los sujetos C pueden tomar parte en estructuras de ascenso. Llueve.falta que todo esté listo b. es necesario detenerse un poco en cómo se comportan los verbos meteorológicos en condiciones normales. (32) a. serían impersonales en el sentido de que su sujeto no es una persona. pueden controlar al sujeto de un infinitivo y aceptan marginalmente la extracción del interior de oraciones coordinadas.

En Barcelona es donde llueve mucho en primavera y hace calor en verano.Vikner (1991) muestra que los verbos meteorológicos en algunas lenguas. La enunciación más clara de la propuesta de que los verbos meteorológicos poseen un sujeto referencial en condiciones normales es Fernández-Soriano (1999). c. b. los sujetos de los verbos meteorológicos poseen solo rasgos de número –pero no de persona–. pueden llevar como sujeto pronombres personales. b. A las tres empezó a nevar. extracción de oraciones coordinadas (36b) y pueden seguir al auxiliar (36c). b. como el faroés (34a) o el islandés (34b). que también pueden controlar a un infinitivo –en (36d) se entiende que en el mismo lugar donde nieva no hace frío– y pueden ser tópicos (36e). En Barcelona parece llover mucho. y los argumentales. donde se argumenta que los locativos preverbales de (35) son sujetos. Rign!i hann miki! í gær? llovió el mucho ayer ‘¿Llovió mucho ayer?’ Ya hemos visto que se considera una propiedad de los sujetos poder controlar la interpretación del sujeto de un verbo en forma no finita dependiente de su predicado. Ahora nieva. Entre otras. Fernández-Soriano (1999) proporciona un conjunto notable de pruebas sobre estos elementos para demostrar que son sujetos. eso llovió durante días sin parando ‘Llovió durante días sin parar’ b. ‘Empezó a llover’ b. It rained for days without stopping. a. Rizzi (1986) observa que esta posibilidad existe para los verbos meteorológicos. estos sujetos requieren ser específicos (36f). ¿Cómo puede en Barcelona llover tanto? . Hann loysti vi! regni él empezó con lluvia. Estos sintagmas explícitos reflejarían léxicamente las coordenadas espaciotemporales que en las oraciones de (31) están implícitas. a la luz de los datos del islandés. En Barcelona llueve mucho. los pseudo-argumentales –que serían los de los verbos meteorológicos–. Por implicación. En el análisis de Rizzi. (36) a. Llueve sin nevar. que tienen todos esos rasgos. admiten ascenso (36a). dependiendo de la cantidad de rasgos nominales que posean: los expletivos puros. los adverbios de (36) también lo son. La intuición. persona y género. (34) a. es la misma: estos sujetos están a medio camino entre los prototípicos y los expletivos. Holmberg y Nikkane (2002: 76) proponen que solo poseen rasgos de persona. que tienen solo una parte de esos rasgos. (34) a. Obsérvese. La propuesta de Rizzi es que se deben distinguir tres tipos de pronombres de sujeto. de hecho. junto a estas propiedades notadas por la autora. sin embargo. Como observa Fernández-Soriano. (34) (35) a. Aquí llueve. que carecen de rasgos de número.

Debe buscarse una fuente distinta para estos sujetos. los verbos de la clase de llover no admiten estos predicativos. donde no hay argumento explícito. Amaneció *{nubladamente / despejadamente / lluviosamente} En contraste. con la única excepción de que en estos casos.d. (39) a. pero deja otras sin contestar. las propiedades de estos sujetos son las mismas que hemos identificado para la clase C (El día amaneció soleado). dan propiedades adicionales del objeto que cae del cielo. Recuérdese que esto se relaciona con la cuestión de si estos sujetos están envueltos en el significado del verbo. con sujeto adverbial o preposicional. que los verbos meteorológicos pueden llevar un sujeto espaciotemporal que se manifiesta como un sintagma preposicional o un adverbio y que tiene notables parecidos con sintagmas como el día. *Graniza nublado. e. lo cual parece ser indicativo de una diferencia. b. a nivel conceptual. y quizá también para los del tipo C. La segunda cuestión es si cabe pensar que el sujeto espaciotemporal está presente también en las oraciones de (31). sino que modifican al objeto creado durante la lluvia o la nevada en sí. (37) (38) a. En Barcelona nieva sin hacer frío. pero claramente no modifican a la variable espaciotemporal indicando el estado en el que se encontraba el clima al llover o nevar. B y D. pues. *En sitios poco recomendables llueve demasiado. son semánticamente equivalentes a las estructuras de (41). –¿Qué pasa en Barcelona? –(En Barcelona) llueve. (40) Llueve {recio / fuerte / ligero / duro} . Amaneció nublado. En el primer caso. en el segundo caso. los sujetos son posibles gracias al contenido del verbo. Atardeció lluvioso. c. Esto responde a la primera pregunta que nos hacíamos. c. f. Este predicativo debe necesariamente predicarse de algo. *Llueve gris. es decir. b. Una prueba a favor de que la segunda opción es la correcta y el argumento espaciotemporal está presente cuando no se explicita es que incluso en esos casos es posible con los verbos de la clase de amanecer tener un complemento predicativo adjetival (37). *Nieva congelado. Aceptemos. los sujetos deben estar siempre presentes aunque no siempre se reflejen fonológicamente. no hay concordancia y el predicativo no es obligatorio. si es necesaria para explicar la obligatoriedad con el predicativo. Anocheció despejado. Nótese que no son circunstanciales de manera porque la versión adverbial es degradada (38). La primera es que estos sujetos de ninguna manera tienen las propiedades de las clases A. por lo que no cabe pensar que estos elementos sean sustituciones del sujeto locativo que se ve en (36). Por esa razón. En este punto quiero centrarme en dos. Dicho de otra forma. Estos verbos admiten ciertos adjetivos adverbiales. o si la noción espaciotemporal se gramaticaliza como uno de los argumentos del verbo y tiene reflejo en la sintaxis.

(43) (44) a. posiciones sintácticas En esta sección analizaremos los tipos de sujeto identificados en la sección anterior. Dicho de otra forma: la acción expresada por el verbo crea el objeto. también se documentan las construcciones de (44) como alternativas a llover y nevar. b. Estructuras léxicas. c. desaparece el objeto. esperaríamos que la sustancia que cae fuera independiente de dicho evento –igual que Juan tiene existencia independiente del desplazamiento en el predicado Juan entró–. Si queremos dar una explicación a estos hechos –en lugar de aludir a un accidente léxico– debemos darles una estructura diferente a estos verbos. La clase de llover Jackendoff (1983) propone tratar los verbos de esta clase como verbos de movimiento que especifican una dirección de desplazamiento y un objeto desplazado (42). 4. Parece. . Hace sueño. Mostraremos que las propiedades distintivas que presenta cada clase son un efecto de la conspiración de dos tipos de elementos: (a) propiedades argumentales relacionadas con la estructura sintáctica interna de los verbos implicados y (b) la existencia de posiciones distintas para la función de sujeto en la estructura funcional de la oración. pues. En cambio. (?) Hace lluvia. 4. Ruwet (1991: 90-106) critica este análisis por dos motivos. y una vez acabada esta. El primero es que si estos verbos fueran de movimiento. sí parece posible mantener que los verbos de la clase de llover introducen un argumento modificable que expresa la entidad que cae durante la lluvia. pero Ruwet observa que la lluvia solo existe mientras sucede la acción de llover. (42) [IR ([cosa LLUVIA]. y en el resto de los casos lo suponen por su significado. a.1. que la conclusión ha de ser que los verbos de la clase de llover en español solo introducen este argumento cuando aparece explícitamente realizado. Hace frío b. Comenzaremos por el primero de estos elementos. Hace sol. [trayecto ABAJO])] Sin embargo. se llama agua (Ruwet 1991: 99).(41) Había una lluvia {recia / fuerte / ligera / dura} Si la prueba de (37) favorece pensar que los verbos de la clase de amanecer introducen un argumento espaciotemporal en todos los casos. Lo que queda en el suelo cuando termina de llover no se llama lluvia. La segunda crítica es que si la estructura de (42) fuera correcta. (?) Hace nieve. aunque son marginales. no entenderíamos por qué no se lexicalizan como verbos expresiones como ‘caer hojas’ (#hojear). parece que la prueba de (39) indica que este argumento no está introducido igualmente por los verbos de la clase de llover. ‘caer piedras’ (#pedrear) o ‘caer cristales’ (#cristalear). igual que el trueno solo existe mientras sucede la acción de tronar o el calor solo existe mientras sea cierto el predicado hacer calor. Nótese que muchos verbos meteorológicos se construyen con un hacer impersonal (43). y después abordaremos el segundo.

4. Las razones por las que proponemos en (48) que este sintagma es un Sintagma Cuantificador (SCu) se aclararán en §4. c. atélicos –como se muestra por la incompatibilidad con acabar y la aceptabilidad con parar (47c. proponemos que estos sintagmas aparecen introducidos en la posición de especifiador de Proc. sin que en dicha creación haya finales o cambios internos que puedan medirse como rápidos o lentos. 47c)– y no expresan cambios –como muestra la incompatiblidad con adverbios de velocidad (47d). Dejó de llover. (45) (46) [HACER ([cosa LLUVIA])] SProc Proc [HACER] SN lluvia. Vi llover. (47) a. Su carácter atélico se debe a que el complemento que toma es un sintagma nominal no definido. como en hacer lluvia o hacer calor–. (48) SCu SProc Proc . como en llover– o analítica –con dos lexemas. la lluvia). siguiendo a Ramchand (2008: 52). el léxico del español carece de formas sintéticas para algunas combinaciones de Proc y sustantivo.. ¿Qué posición ocupa (Llueven) ranas en la estructura de (46)? Frente a la lluvia. serían ‘undergoers’ (que podríamos traducir como ‘pacientes’). Esta estructura puede reflejarse sintácticamente como en (46).. d. El carácter eventivo de los verbos está expresado mediante el Proc en (46). donde reciben la interpretación de que son las entidades que experimentan un proceso que depende del complemento de Proc (en este caso. que por lo tanto no designa una cantidad concreta de una sustancia y no puede acotar el evento marcándole un final. Nótese que se trata de verbos eventivos –como se ve porque pueden estar seleccionados por verbos de percepción (47a)–. Su incompatibilidad con los adverbios de velocidad procede del hecho de que el verbo expresa crear continuadamente una entidad. son entidades que permanecen como ranas cuando termina la lluvia. En la terminología de esta autora. Esta estructura puede realizarse morfológicamente de forma sintética –con un solo lexema. *Llovía {rápidamente / lentamente}. Por esta razón. donde seguimos a Ramchand (2008: 40) en la propuesta de que existe un núcleo eventivo de proceso eventivo (Proc) cuya semántica es semejante a ‘hacer’ atélico si selecciona un objeto que no acota aspectualmente el evento. *Acabó de llover. Como se ve. Esta estructura explica las propiedades aspectuales de esta clase de verbos. calor. las ranas de Llueven ranas son objetos que tienen existencia independiente de la acción de llover. b.La existencia de estas formas sugiere que la estructura conceptual apropiada de los verbos de la clase de llover es la de (45).

capturando al mismo tiempo que la variable no esté introducida por el verbo. El que designa un objeto desplazado en el evento es un paciente introducido por la proyección que codifica el proceso verbal. cuando no está realizado expresamente. llover–. Mediante la hipótesis del aplicativo mantenemos la intuición de Fernández-Soriano (1999) de que estos elementos espaciotemporales alternan con los dativos humanos y – hasta donde se nos alcanza– el resto de los elementos de su análisis. La razón es que este argumento. Proponemos que en este caso la variable está introducida mediante un sintagma relacional aplicativo alto (Pylkkänen 2008) que expresa la entidad afectada por el evento –en este caso. lo cual está capturado en (48) por la presencia de un SN que corresponde a la entidad creada durante la lluvia. frente a Fernández-Soriano (1999: 129) no hemos introducido el argumento espaciotemporal en esta estructura verbal. ¿Cuándo aparece esta variable espaciotemporal en estos verbos? Nuestra propuesta es que es introducida por un núcleo externo al Proc que define la estructura léxica del verbo. como se recordará.ranas Proc llover SN Nótese que. proponemos para estos verbos la estructura de (50). (49) Aquí Apl Proc SApl Apl SProc SN En resumen. Es decir. siguiendo a Fernández-Soriano. (50) Loc Proc SProc Proc SP . la variable espaciotemporal no está introducida por el verbo. Por esta razón. representamos como un elemento locativo. sino por un aplicativo alto que relaciona ese tiempo-espacio con el evento meteorológico. no admite predicativos. 4. el equivalente abstracto a ‘lluvia’ (Llueve recio). en Hoy anocheció se habla de que el intervalo temporal al que nos referimos como ‘hoy’ experimentó un cambio directo. Al ser externo al sintagma verbal. aquí hemos estudiado dos sujetos con la clase de llover. que. Sí los admite. donde el proceso selecciona directamente al argumento espaciotemporal. es inaccesible para un adjunto al verbo. La clase de amanecer La diferencia fundamental en la clase de amanecer es que expresan un cambio de estado instantáneo que sufre directamente el argumento espaciotemporal (ET).2.

que los adjetivos introducen sus sujetos de predicación mediante una proyección predicativa. Al proponer que el cambio se expresa mediante una estructura preposicional –concretamente. Para introducir un argumento no locativo. -man. puede interpretarse una relación de simultaneidad con ella. Ese proceso es de cambio de estado. y de término (X hacia Y). y debe ser el predicativo quien lo introduzca sintácticamente. Suponemos. esta preposición abstracta manifiesta que el argumento espaciotemporal entra en la noche. que se traduce eventivamente como estatividad. de coincidencia terminal– estamos siguendo a Hale y Keyser (2002) y Mateu (2002). con Bowers (1993). y para eso tenemos dos casos. ambos legitimados solo si hay un predicativo: El día amaneció nublado y Juan amaneció enfermo. (51) SPred Pred SA {nublado / enfermo} {el día / Juan} Pred Esta estructura se combina con el verbo principal como se muestra en (52). Tenemos ahora que referirnos a los casos en que el sujeto aparece realizado mediante un sintagma nominal sin preposición. seleccionan un locativo. dando una propiedad simultánea al momento en que se produce el cambio de estado expresado por amanecer. y el cambio está expresado en el sintagma preposicional introducido como complemento. Es decir: verbos como amanecer introducen léxicamente un argumento espaciotemporal marcado como un locativo. que se traduce eventivamente como un cambio dinámico. Estos autores proponen que las preposiciones expresan dos tipos de relaciones: de inclusión (X en Y).Loc P P noche [coincidencia teminal] Esta estructura tiene las siguientes propiedades. La simultaneidad está garantizada por el hecho de que el SN complemento de la preposición expresa un intervalo temporal –noche. En (50). es decir. por tanto.(por mañana) o tarde– y. El proceso expresa una propiedad que afecta a un intervalo espaciotemporal (expresado en su especificador). Nuestra propuesta es que en tales casos este argumento no puede estar soportado léxicamente por el verbo principal. (51) Proc SProc SP P -manSN SPred . es necesario otro predicado distinto que se integre en la estructura del verbo principal.

. Véase Hornstein (1999) para la propuesta de que se puede producir movimiento a posiciones argumentales. 4. Este argumento está marcado como locativo. Los verbos del tipo de amanecer. ET Proc Juan Pred SProc Proc . introducen directamente un argumento espaciotemporal. al contrario que los de la clase de llover. el verbo meteorológico debe introducir un ET y el sintagma nominal permanece en posición baja. como Juan o un pronombre personal. puede ser tomado por el verbo amanecer como argumento directamente. En este segundo caso se introduce igualmente el argumento espaciotemporal. en cambio.SPred Pred enfermo De aquí se sigue la interpretación de que el día experimenta un cambio (amanecer) cuando se encuentra en cierto estado (nublado). la derivación es diferente para cada clase de sintagma nominal. (52) el día Proc el día Pred a. SProc Proc . Si es una entidad que designa un intervalo temporal. En esta sección hemos analizado las condiciones argumentales de tres tipos de sujeto. Ruwet (1991) propone que cuando los verbos de la clase de amanecer o llover llevan esta clase de sujetos se ha producido una causativización del predicado. si es una entidad animada. A partir de aquí. Para introducir un sintagma nominal sin preposición es necesario que aparezca otro predicado.3. Ilustrándolo con la clase de llover.. No vemos razones empíricas para rechazar este análisis. Sujetos agentivos con los dos tipos de verbo En análisis de Dios en Dios tronó debe capturar que es un agente que da lugar al evento.SPred Pred nublado b..{el día / Juan} Pred Pred SA {nublado / enfermo} Esto explica que en ausencia del predicativo no haya un sujeto nominal: es el predicativo el que introduce el sujeto. pero en cambio Juan se encuentra en cierto estado (enfermo) cuando una entidad espaciotemporal experimenta un cambio (amanecer). si no lo es. la estructura presentada en (47) es dominada inmediatamente por una proyección de carácter causativo que introduce a la entidad que causa el proceso –siguiendo la . no puede ascender a esta posición por razones semánticas: no puede sufrir directamente ese cambio de estado. Si ese argumento expresa una entidad temporal. puede ascender al especificador del SProc –tras pasar por SP– para convertirse en la entidad que experimenta el cambio expresado por el verbo (52a)..

ya que admite sintagmas nominales definidos siempre y cuando tengan interpretación cuantificativa –algo que hemos visto ya en el caso de Llover piedras–. por lo tanto. si se introduce el aplicativo alto para introducir la variable espaciotemporal con este tipo de verbos. con un constituyente preverbal asociado con información espaciotemporal y un elemento concordante con el verbo en nominativo. estos sujetos son diferentes de los dos observados anteriormente precisamente porque son agentivos. el agente seguirá estando más alto (54) y. Dos posiciones para los sujetos Vangsnes (2002) estudia oraciones similares a las nuestras: oraciones presentacionales en islandés. llamamos a esta proyección Sintagma Iniciador (Ramchand 2008: 40).def ‘Ha habido algunos gatos en la cocina’ Este autor observa que en las dos oraciones de (56) el elemento en nominativo ocupa posiciones distintas: tras el verbo léxico en (56a) y entre el auxiliar y el verbo léxico en (56b). (56) a. *¿Habrá aquí llovido reinos Dios? Consecuentemente. La oración resultante será Dios llovió reinos. Si bien en (55a) podría pensarse que la agramaticalidad deriva de la imposibilidad de legitimar el caso de Dios en la oración de infinitivo. el argumento espaciotemporal no puede tomar parte en construccciones de ascenso ni seguir inmediatamente a un auxiliar en las interrogativas (55). allí ha habido algunos gatos en cocina. (54) (55) [SInic [Dios] Inic [SApl [aquí] Apl [SProc [reinos] Proc.terminología empleada anteriormente. b. Si hay un agente expreso. allí ha algunos gatos habido en cocina. Esta predicción se cumple. (53) SD Dios Inic SCu reinos Proc llover SInic Inic SProc Proc SN Dada esta estructura. esperamos que no pueda tomar función de sujeto.. !a! hefur einhver köttur veri! í eldhúsinu. !a! hefur veri! einhver köttur í eldhúsinu.. *Aquí parece Dios llover reinos.]]] a. La posición ocupada en (56b). que Vangsnes llama ‘intermedia’. 4. pospuesto. no parece posible explicar la agramaticalidad de (55b) salvo que se entienda que el locativo no puede actuar de sujeto. es la que nos interesa.4.def ‘Ha habido algunos gatos en la cocina’ b. .

[SF [sujeto B] F . mientras que los sujetos referenciales identificativos pueden llegar a la posición alta. (58) [ST [sujeto A] T . La más alta –que sería la posición estándar preverbal de Dios llueve reinos– está restringida a los sujetos identificativos y se asocia a la topicalidad. dependiendo del contenido funcional que los domine. Conclusiones: explicación de las propiedades Recapitulemos lo visto en este artículo y cómo este análisis explica las propiedades de los distintos tipos de sujeto que hemos observado. el verbo concuerda con aquel que es jerárquicamente más alto. estos datos sugieren que los argumentos pueden aparecer realizados en distintas posiciones. Ningún estudiante es venido ‘Ningún estudiante ha venido’ b.]] La imposibilidad de interpretar como tópicos los sintagmas introducidos por cuantificadoresya ha sido observada repetidamente. ningún estudiante. Igual sucede con los sujetos C –El día amaneció soleado–. ya que permiten lecturas específicas (Diesing 1992). Cuando hay varios argumentos nominales sin preposición... Los sujetos B –Llueven piedras– concuerdan porque están en el especificador del SProc. La posición intermedia está restringida para sujetos cuantificativos. y no puede funcionar como tópico... siguiendo el razonamiento de Vangsnes (2002). por encima de los introducidos en el Proc. porque está introducido por Inic. Siguiendo las propuestas estándar. y crucialmente.[SInit . *Nessuno studente.. proponemos que existen dos posiciones sintácticas para los sujetos. Ambas posiciones están por encima del sintagma verbal. Sobre esta base. Nessuno studente è venuto. è venuto. Por lo tanto. recuérdese que Cinque (1990: 74) observó que en italiano los sintagmas nominales cuantificados no pueden estar topicalizados.. de si su proyección más alta tiene valor cuantificativo o identificativo. es venido *‘Ningún estudiante. esta posición es llamada por Vangsnes ‘posición baja’. allí ha ambos gatos-def habido en cocina-def ‘Estaban los dos gatos en la cocina’ La posición posverbal no admite estos sintagmas definidos cuantificativos (Vangsnes 2002: 46). definidos o no. Cuando hay un sujeto A –Dios truena– este es siempre el que concuerda. ha venido’ Proponemos que los sujetos de tipo B (Llueven piedras) ascienden a esta posición de sujeto intermedio. solo pueden concordar con el verbo los argumentos sin preposición. y en esas oraciones no hay ningún iniciador más alto. El argumento espaciotemporal de los verbos amanecer y llover nunca concuerda porque está marcado como locativo.(57) !a! hefur bá!ir kettirnir veri! í eldhúsinu. (59) a. 5. Los sujetos D –Juan amaneció . a) Concordancia con el sujeto.

Todos los demás pueden aparecer. pp. Bowers. 1988. en Langue Française 78. como los sujetos de los verbos meteorológicos. Cadiot. marcado como locativo. “Le thème comme synecdoque”. por lo que los sujetos A pueden ascender. si la posición que permite esta extracción es la de sujeto tópico. Bolinger. Gramática de la lengua castellana destinada al uso de americanos. que cuando se descompone la noción de sujeto en partes menores. Joan. si para poder controlar un sujeto de una forma no finita es necesario que los sujetos estén en la posición topical. Aquí pueden estar los sujetos B. los sujetos B son cuantificativos y no pueden interpretarse como tópicos. Madrid:EDAF. Molly. Cinque. los datos se explican: los sujetos B no pueden aparecer en esa posición porque están en posición más baja. Cambridge (Mass. MIT Press. porque son tópicos. e) Posposición al auxiliar. John. D) o de entidad afectada (el argumento espaciotemporal de Aquí llueve). el agente es el más alto. b) Agentividad. C. Types of A’-dependencies. C y D. Londres: Longman. En cambio. REFERENCIAS Bello. 1847. 1990. 591-656. Manuscrito inédito. Igualmente. Meaning and Form. el único argumento más alto que aparece con ellos es espaciotemporal. Por último. Por eso estos argumentos espaciotemporales pueden ascender. el siguiente argumento es el que aparece como especificador del aplicativo en los verbos del tipo de llover. En ausencia de aplicativo. Diesing. los datos se siguen. Los argumentos espaciotemporales pueden ser tópicos porque identifican un espacio y un tiempo determinados. 1990. Dwight. edición de 1984. Levels of representation in locative inversion: a comparison of English and Chichewa. Bresnan. 1977. Indefinites. que pueden ascender si no hay un agente. También identifican entidades determinadas los sujetos A. pues. y los sujetos C. aunque están introducidos por debajo de Proc. Se suele suponer que el elemento que asciende es el argumento jerárquicamente más alto dentro de un predicado. d) Ascenso. “The syntax of predication”. Si no hay iniciador. Cambridge (Mass. pp. porque son los únicos introducidos por un iniciador. f) Extracción en estructuras coordinadas.).): MIT Press. explicamos que solo los sujetos B la rechacen. Solo los sujetos A son agentivos. 1992. Solo B la rechaza porque B no puede estar en esta posición. aquella en la que no pueden aparecer sujetos no topicalizables. Andrés. . Stanford University. g) Control. c) Topicalidad. Concluimos. Guglielmo. en Linguistic Inquiry 24.enfermo– concuerdan porque. Los demás reciben interpretación de paciente (B. se puede alcanzar una mayor eficacia descriptiva y analítica al abordar casos no prototípicos. como observó Fernández-Soriano (1999). Si los elementos pospuestos al auxiliar están en la posición alta de sujeto. el siguiente argumento es el especificador del SProc. Pierre. Los sujetos D nunca ascienden porque están introducidos por debajo de Proc y siempre hay un especificador espaciotemporal en el especificador de Proc. 925. Cuando aparece un Iniciador. 1993. unas dependientes del predicado y otras de la estructura funcional de la oración.

Kenneth y Samuel J. Keyser.): MIT Press. Expletives and the EPP. Chicago y Londres: University of Chicago Press. Leonard. Ray. en Natural Language and Linguistic Theory 3. pp. 109-136. Cambridge (Mass. Vikner. pp. Vangsnes. pp. “On control and control theory”. Jaume. Talmy. 43-71. Michael. Cambridge (Mass. Oxford: Oxford University Press. “Expletives. en Lingua 84/2-3. Rita. Anders. “Relative der and other C0 elements in Danish”. Thráinsson. Tesis doctoral. “Semantics and syntax of motion”.): MIT Press. “Movement and control”.) Subjects. Cambridge (Mass. En P. Ramchand. “Hierarchy of features and ergativity”. Nueva York: Academic Press. On Complementation in Icelandic. Introducing Arguments. Silverstein. Muysken y H. Nicolas. Höskuldur. 1983. Oxford: Oxford University Press. 101-140. “Null objects in Italian and the theory of pro”. 2002. subjects and topics in Finnish”. en Linguistic Inquiry 30/1. pp. 71-107. En P. En J.) Syntax and Semantics 4. Universitat Autònoma de Barcelona. Subjects. 1991. 1999. . en Linguistic Inquiry 17/3. Annie. Liina. Tesis doctoral. Nueva York: Garland. Sten.): MIT Press. Relational Construal at the Syntax-Semantics Interface. Harley. 1983. 1986.) Features and Projections. “Case and grammatical functions: the Icelandic passive”. 2002. Hale. pp. Syntax and Human Experience. Hornstein. 501-557. 2008. Rizzi. Svenonius (ed. pp. Argument Structure. 6996. Semantics and Cognition. Cambridge (Mass. 2002. pp. 1999. Holmberg. Norbert. “Iceladic expletive constructions and the distribution of subject types”.): MIT. Manzini. En P. Expletives and the EPP. 441-483. van Riemsdijk (eds. First Phase Syntax. 1985. 2008. 2002. Cambridge: Cambridge University Press. Luigi. Heidi.Fernández-Soriano. en Linguistic Inquiry 14. Ruwet.) Subjects. Øystein A. Pylkkänen. Svenonius (ed. 1995. 1979. Prolegomenon to a Theory of Argument Structure. Mateu. Events and Licensing. Gillian. “Two types of impersonal sentences in Spanish: Locative and dative subjects”. 181-238. 421446. p. Kimball (ed. 1986. 1991. 163-232. en Syntax 2/2. Joan Maling y Höskuldur Thráinsson. Jackendoff. pp. Dordrecht: Foris. Zaenen. y Urpo Nikkane. Olga. 1975. pp.