You are on page 1of 1

Hay dos maneras de hacer la oración de Jesús: primero pronuncio la oración en la plenitud de los sentimientos, lo cual me posibilita hablar

abiertamente de mis rencores, envidias, miedos y depresiones. Lo que hago es pronunciar en cada exhalación la oración de Jesús, con la fé de que todos los sentimientos que no perturban se transformarán lentamente hasta alcanzar el sosiego, de tal modo que del rencor surja la paz, así se alcanzará la plenitud del silencio. Este método se recomienda para el inicio de la meditación. Tengo que concentrarme totalmente en las palabras sin permitirme pensar en otra cosa. Este método es muy bueno para aquellas personas que guardan rencor o están en conflicto. Las personas que pretenden expulsar o reprimir sus sentimientos negativos, y cuanta más energía gasten en combatirlos más fuerza dan a esos sentimientos de envidia, de rencor, y en último término sólo se podrá alcanzar un silencio en tensión, que durará algunos instantes. En medio del caos interior se pronuncia la oración de Jesús con la certeza de que está curando mi caos interior. La otra manera de meditar la oración de Jesús consiste en no mirar mis pensamientos y sentimientos y si uno mi espíritu a la oración y junto que la respiración, dándole a la oración una atención afectuosa y uniéndome al anhelo de la unión con Jesucristo, así la palabra me conduce a misterio de Dios. Las puertas tienen en sí las puertas que me conducen al misterio de Dios. Este no es un espacio vacío sino está lleno del silencio de Jesús, de su amistad, de su amor y compasión, ese momento es un momento breve pero en el que me siento sano y salvado, acogido y amado. En ese instante experimento el amor de Dios en mí. La oración de Jesús me conduce a experimentar la unidad con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

COMTEMPLACIÓN

Es como la observación donde se tiene una experiencia espiritual donde uno se hace uno con Dios, no se requiere ya de una visión sino de un escuchar que se dirige hacia lo profundo, no se ven formas definidas sino se escucha más allá de las formas definidas y se puede ver el fondo. Hasta ahora en mi mente muchas cosas permanecían turbias hasta que la contemplación da claridad de tal modo que en el fondo todo queda nítido y todas las cosas que tiene están en concordancia unas con otras. Contemplación significa dejar que todos los pensamiento estén dirigidos hacia Dios

El objetivo de la espiritualidad cristiana es ilustrarnos interiormente las imágenes de la Biblia de tal modo que podamos revelar nuestra imagen de Dios no adulterada que fue para por Dios a cada uno de nosotros