You are on page 1of 419

Apuntes de Teor´ıa de la Medida

Badajoz, 23 de marzo de 2012
Dpto. de Matem´aticas. Univ. de Extremadura
´
Indice general
1. Medida 1
1.1. Introducci´on Hist´orica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
1.2. σ–´algebras de conjuntos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4
1.2.1. Anillos,
´
Algebras y σ–´algebras. . . . . . . . . . . . 4
1.2.2. σ–´algebra de B´orel. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
1.2.3. Clases mon´otonas . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
1.3. Medida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
1.3.1. Definici´on y propiedades . . . . . . . . . . . . . . . 13
1.3.2. Cargas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
1.3.3. Propiedades de haz en los espacios de medida. . . 18
1.4. Extensi´ on de medidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
1.4.1. Medidas exteriores . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
1.4.2. Teoremas de extensi´on de medidas . . . . . . . . . 25
1.4.3. Aproximaci´on de medibles . . . . . . . . . . . . . . 27
1.5. Compleci´on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
1.6. Medidas de Lebesgue–Stieltjes . . . . . . . . . . . . . . . . 33
1.6.1. Medidas de Lebesgue–Stieltjes en R. . . . . . . . . 33
1.6.2. Medidas de Lebesgue–Stieltjes en R
n
. . . . . . . . 38
1.6.3. Propiedades de la medida de Lebesgue. . . . . . . 44
1.6.4. Regularidad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
1.6.5. El conjunto de Cantor. . . . . . . . . . . . . . . . . 49
1.6.6. Sobre los conjuntos Lebesgue medibles. . . . . . . 51
1.7. Medidas de Hausdorff . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
1.7.1. Medidas exteriores m´etricas . . . . . . . . . . . . . 53
1.7.2. Las medidas de Borel H
p
. . . . . . . . . . . . . . 55
1.7.3. Medidas de Hausdorff en R
n
. . . . . . . . . . . . . 57
1.8. Bibliograf´ıa y comentarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
i
ii
´
INDICE GENERAL
2. Integraci´on 69
2.1. Introducci´on hist´orica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
2.2. Funciones medibles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
2.2.1. Propiedades de las funciones medibles . . . . . . . 70
2.2.2. Funciones simples . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
2.2.3. Operaciones b´asicas de las funciones medibles. . . 75
2.2.4. Existencia de Lebesgue medibles no de Borel. . . . 76
2.3. Integraci´on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
2.3.1. Integral de funciones medibles . . . . . . . . . . . . 79
2.3.2. Propiedades b´asicas de la integral. . . . . . . . . . 81
2.4. Teoremas b´asicos de integraci´on . . . . . . . . . . . . . . . 84
2.4.1. Teorema de la carga . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
2.4.2. Teorema convergencia mon´otona . . . . . . . . . . 87
2.4.3. Integral de una suma . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
2.4.4. Teorema de la convergencia dominada. . . . . . . . 91
2.4.5. Dependencia de un par´ametro. . . . . . . . . . . . 94
2.4.6. Otras propiedades. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
2.4.7. Integrales de Riemann y de Lebesgue . . . . . . . . 102
2.5. Bibliograf´ıa y comentarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
3. Espacio de medida producto 111
3.1. Introducci´on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
3.2. Producto finito de espacios medibles . . . . . . . . . . . . 113
3.3. Medida producto de dos espacios . . . . . . . . . . . . . . 116
3.3.1. Medidas de transici´on . . . . . . . . . . . . . . . . 117
3.4. El Teorema de Fubini . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123
3.4.1. Teorema de Fubini para dos espacios . . . . . . . . 123
3.5. Compleci´on de la medida producto . . . . . . . . . . . . . 129
3.6. Aplicaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
3.6.1. Medida en la esfera invariante por rotaciones . . . 133
3.6.2. Convoluci´on. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
3.7. Producto de mas de dos espacios . . . . . . . . . . . . . . 138
3.7.1. Producto de n espacios medibles. . . . . . . . . . . 138
3.7.2. Producto de infinitos espacios medibles. . . . . . . 140
3.8. Bibliograf´ıa y comentarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
4. El Teorema de Radon–Nikodym 147
4.1. Introducci´on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
4.2. Teorema de descomposici´on de carga . . . . . . . . . . . . 148
4.3. Medidas reales y medidas complejas . . . . . . . . . . . . 153
´
INDICE GENERAL iii
4.4. El Teorema de Radon–Nikodym . . . . . . . . . . . . . . . 158
4.5. Singularidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
4.6. Bibliograf´ıa y comentarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . 172
5. Diferenciaci´on 175
5.1. Introducci´on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175
5.2. Diferenciaci´on de medidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176
5.3. Derivaci´on e integraci´on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 182
5.3.1. Funciones de variaci´on acotada. . . . . . . . . . . . 182
5.3.2. Medidas y funciones de variaci´on acotada. . . . . . 185
5.3.3. Teorema fundamental del c´alculo. . . . . . . . . . . 186
5.4. Transformaciones diferenciables . . . . . . . . . . . . . . . 190
5.4.1. Transformaciones lineales. . . . . . . . . . . . . . . 190
5.4.2. Transformaciones y medidas de Hausdorff. . . . . . 193
5.5. El teorema de cambio de variable . . . . . . . . . . . . . . 195
5.5.1. Coordenadas polares . . . . . . . . . . . . . . . . . 201
5.5.2. Coordenadas esf´ericas . . . . . . . . . . . . . . . . 201
5.5.3. Forma de volumen. Variedad Riemanniana . . . . 202
5.5.4. Coordenadas hiperesf´ericas . . . . . . . . . . . . . 203
5.6. C´alculo de la constante γ
n
. . . . . . . . . . . . . . . . . . 211
5.7. Bibliograf´ıa y comentarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . 215
6. Espacios de funciones medibles 219
6.1. Los espacios L
p
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 219
6.1.1. El espacio L

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 220
6.2. Los espacios de Banach L
p
. . . . . . . . . . . . . . . . . . 222
6.2.1. Desigualdades fundamentales. . . . . . . . . . . . . 222
6.2.2. El espacio L
p
para 0 < p < 1. . . . . . . . . . . . . 225
6.2.3. Los espacios L
p
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 225
6.2.4. Compleci´on de los espacios L
p
. . . . . . . . . . . . 228
6.3. Espacio dual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 233
6.4. El espacio dual de L
p
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237
6.5. Tipos de convergencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
6.6. Aplicaciones que conservan la medida . . . . . . . . . . . 251
6.7. Bibliograf´ıa y comentarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
7. Espacios de Hilbert 259
7.1. Espacios prehilbertianos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259
7.2. Propiedades de los espacios de Hilbert . . . . . . . . . . . 261
7.3. Clasificaci´on de los Espacios de Hilbert . . . . . . . . . . . 265
iv
´
INDICE GENERAL
7.4. Teorema Erg´odico en L
2
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267
8. Espacios de Banach 271
8.1. El Teorema de Hahn–Banach . . . . . . . . . . . . . . . . 271
8.2. Teoremas cl´asicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 274
8.3. El Teorema de Vitali—Hahn–Saks . . . . . . . . . . . . . 276
9. La transformada de Fourier 279
9.1. An´alisis de Fourier en L
2
(T) . . . . . . . . . . . . . . . . . 279
9.2. An´alisis de Fourier en L
1
(T) y ((T) . . . . . . . . . . . . 282
9.3. An´alisis de Fourier en L
1
(R) . . . . . . . . . . . . . . . . . 284
9.4. El Teorema de inversi´on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 286
9.5. Teorema de Plancherel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 288
9.6. El ´algebra de Banach L
1
(R) . . . . . . . . . . . . . . . . . 291
9.7. La transformada de Fourier–Stieltjes . . . . . . . . . . . . 293
10.Medida y topolog´ıa 303
10.1. Espacios Hausdorff LC . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 303
10.2. Medidas regulares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 308
10.2.1. Funciones continuas y funciones medibles . . . . . 311
10.3. Teoremas de representaci´on de Riesz . . . . . . . . . . . . 315
10.4. Regularidad. T. de Rad´on–Nikodym . . . . . . . . . . . . 323
10.5. El dual de L
1
en un espacio Hlc . . . . . . . . . . . . . . . 324
10.6. Funcionales de Rad´on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 325
10.7. Producto de dos espacios HLC . . . . . . . . . . . . . . . 329
10.8. Producto no numerable de espacios . . . . . . . . . . . . . 332
10.9. Medida de Haar en grupos compactos . . . . . . . . . . . 335
10.10.La integral de Daniell . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 337
10.11.Bibliograf´ıa y comentarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . 341
Densidades 349
Ejercicios dif´ıciles 351
Ejercicios resueltos 353
Otros Ejercicios 379
´
Indice de figuras
1.1. Semi-rectangulos acotados y no acotados de R
2
. . . . . . 39
1.2. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
1.3. Partici´on entera del semirect´angulo . . . . . . . . . . . . . 43
1.4. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
2.1. Gr´aficas de s
1
y s
2
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
2.2. Algunos pelda˜ nos de la funci´on de Cantor . . . . . . . . . 76
2.3. Gr´aficas de las funciones β
P
≤ f ≤ α
P
. . . . . . . . . . . . 103
3.1. Las secciones E
x
y E
y
de E . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
5.1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193
5.2. Interpretaci´on geom´etrica del determinante . . . . . . . . 193
10.1. Pseudoesfera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 404
v
Cap´ıtulo 1
Medida
1.1. Introducci´ on Hist´orica.
El concepto de medida tiene una larga historia de m´as de 5000 a˜ nos,
que surge del manejo de longitudes, ´areas y vol´ umenes fundamentalmen-
te y de la necesidad de su c´alculo. Estos tres ejemplos particulares de
medidas son los que han servido como gu´ıa para sacar a la luz el concepto
que detr´as de ellos se escond´ıa.
El Papiro de Mosc´ u, considerado del 1800 A.C., es, con el de Rhind,
uno de los documentos egipcios con problemas matem´aticos, mas anti-
guos que se conocen (ver p´ag.404). En ´el encontramos problemas como el
del c´alculo del volumen de un tronco de pir´amide ´o el c´alculo del ´area de
una superficie curva (en este no se aprecia si se trata de una semiesfera
o de un semicilindro de altura el di´ametro, los cuales tienen igual area).
En cualquier caso en la soluci´on que da el papiro de este problema, apa-
rentemente se hace uso de la aproximaci´on de π, 4(1 −1/9)
2
= 3, 160....
Sin embargo no es hasta el libro de Euclides (300 a.c.?) Los Ele-
mentos (ver VanDalen–Monna, p. 78 y Boyer, p. 129), que aparecen
las primeras demostraciones satisfactorias de teoremas relativos a ´areas
y vol´ umenes. Aunque, tambi´en es cierto, en este libro no hay definiciones
de longitud, ´area ´o volumen; Euclides las considera caracter´ısticas que
puede medir respectivamente en las figuras que s´ı define, como
1
2 Cap´ıtulo 1. Medida
Linea es una longitud sin anchura. (Libro I, Def.2).
Superficie es lo que s´olo tiene longitud y anchura (Libro I, Def.5).
S´olido es lo que tiene longitud, anchura y profundidad (Libro XI,
Def.1).
y tampoco define que es medir, es una palabra que utiliza no s´olo en
estas tres “magnitudes”, sino tambi´en en los n´ umeros; por ejemplo en el
libro VII, las definiciones 3 y 4 dicen
3.- Un n´ umero es parte de un n´ umero, el menor del mayor, cuando
mide al mayor.
4.- Pero partes cuando no lo mide.
por ejemplo 3 es “parte”de 15 y 6 es “partes”de 15.
Las longitudes las daba en comparaci´on con un segmento unidad,
las ´areas con un cuadrado unidad y los vol´ umenes con un cubo unidad,
de este modo dio los valores correspondientes a figuras simples como
pol´ıgonos y poliedros y demostr´o teoremas como el de Pit´agoras. Otros
autores griegos m´as que dar la medida de una figura daban resultados
del tipo: A y B tienen igual ´area ´o volumen. Por ejemplo Arqu
´
ımedes
(287–212 a.c.) atribuye a Eudoxo (408–355 a.c.) la demostraci´on de que
el volumen de un cono es un tercio del volumen del cilindro de la misma
base y altura. Esto sin conocer este volumen, para el que hace falta
conocer el ´area del c´ırculo, que descubri´o casi 100 a˜ nos despu´es el propio
Arqu
´
ımedes demostrando que es el de un tri´ angulo rect´angulo con un
cateto el radio y el otro la longitud de la circunferencia; suyo tambi´en es
que el volumen de la esfera es 2/3 el volumen del cilindro ´o que el ´area
de la esfera es la del cilindro circunscrito (ver Boyer, p.177). Para esta
´ ultima, que demuestra en Sobre la esfera y el cilindro (ver la bibliograf´ıa
en la p´ag.63), utiliza los axiomas de Euclides junto con cinco principios
de los que destacan
4.- Dos superficies que tienen los mismos l´ımites en un plano son
desiguales cuando ambas son c´ oncavas en la misma direcci´on y una de
ellas est´a completamente limitada por la otra y por el plano que tiene los
mismos l´ımites que esta otra, o cuando una de ellas s´ olo est´a parcial-
mente limitada por la otra y el resto es com´ un. La superficie limitada es
la menor.
5.- Dadas dos l´ıneas, dos superficies o dos s´olidos desiguales, si el
exceso de una de estas figuras sobre la otra se a˜ nade a s´ı mismo un
cierto n´ umero de veces, se puede superar una u otra de las figuras que
se comparan entre s´ı.
1.1. Introducci´ on Hist´orica. 3
(este ´ ultimo es el conocido Axioma de Arqu´ımedes). Y en la demos-
traci´on hace un uso riguroso del concepto de l´ımite.
Por ´ ultimo suya es tambi´en la mejor acotaci´on de π de la ´epoca:
3 + (10/71) < π < 3 + (10/70).
As´ı se mantuvieron mas o menos las cosas durante 2000 a˜ nos, hasta
que en 1883 G. Cantor (1845–1918) di´o la primera definici´on de medida
m(A) de un conjunto arbitrario (acotado) A ⊂ R
n
. Otros autores como
Stolz en 1884 y Harnack en 1885 dan definiciones equivalentes en R.
Para ellas la propiedad aditiva de la medida m[A ∪ B] = m[A] + m[B],
para conjuntos disjuntos A y B, se satisfac´ıa si los conjuntos estaban
“completamente separados”, pero no en general, pues con sus definiciones
un conjunto y su adherencia median lo mismo y por tanto los racionales
y los irracionales de [0, 1] median 1, lo mismo que todo [0, 1].
El primero en considerar qu´e conjuntos A son medibles y dar una
definici´on de su medida fue en 1887 G. Peano (1858–1932), el cual
consider´o la medida m[A] de sus predecesores (que en el caso del plano
defin´ıa mediante aproximaciones externas de A con pol´ıgonos) y a la que
llam´o medida exterior y consider´o, para A ⊂ R, con R un rect´angulo,
la medida interior de A como m[R] −m[R¸A]; defini´o conjunto medible
como aquel cuya medida interna coincide con la externa y demostr´o que
la medida era aditiva. Adem´as explic´o la relaci´ on existente entre medida
e integraci´on, demostrando (ver Pesin, p.38) que una funci´on acotada
f : [a, b] → [0, ∞), era Riemann integrable si y s´olo si el conjunto E de
R
2
limitado por la gr´afica de f y las rectas x = a, x = b e y = 0 era
medible, en cuyo caso
_
b
a
f(x)dx = m[E].
En 1892 C. Jordan (1838–1922) di´o una definici´on mas simple utili-
zando una malla de cuadrados de igual lado, en lugar de pol´ıgonos, para
aproximar el conjunto.
Sin embargo estas definiciones eran pobres, pues por ejemplo con
ellas los racionales ya no eran medibles.
E.Borel (1871–1956) di´o, en su doctorado de 1894, el siguiente pa-
so importante considerando la numerable aditividad para sus medidas.
Adem´as di´o una definici´on razonable de conjuntos de medida nula, de
hecho mientras que para sus antecesores los racionales de [0, 1] med´ıan 1,
Borel concluy´o que med´ıan menos que

(1/n
2
) —y por tanto cero—,
considerando para cada r
n
∈ Q ∩ [0, 1] un segmento de longitud /n
2
,
con > 0 arbitrariamente peque˜ no.
4 Cap´ıtulo 1. Medida
Se sab´ıa desde Cantor que todo abierto A ⊂ R era uni´on, A = ∪I
n
,
a lo sumo numerable de intervalos abiertos I
n
disjuntos. Borel define
su medida como la serie m[A] =

m[I
n
] y describe la clase de los con-
juntos (ahora llamados Borelianos) que pueden obtenerse a partir de los
abiertos, mediante iteraciones en las que se hacen uniones ´o diferencias
A¸B numerables de conjuntos de la clase, e indica que para estos con-
juntos puede definirse una medida que es numerablemente aditiva (i.e.
la medida de una uni´on numerable y disjunta de conjuntos medibles es
la suma de sus medidas). La numerable aditividad de Borel frente a
la finita aditividad de Peano–Jordan fue una propiedad b´asica que
permiti´o obtener los resultados fundamentales en la teor´ıa de integra-
ci´on abstracta, teor´ıa que desarroll´o fundamentalmente H. Lebesgue
(1875–1941) a partir de su tesis de 1902. La numerable aditividad y la
integraci´on est´an muy relacionadas, de hecho la originalidad de Lebes-
gue no reside tanto en haber extendido la integral de Riemann, como
en su descubrimiento —obtenido independientemente por W.H.Young
para funciones semicontinuas— del teorema fundamental sobre el paso
al l´ımite de la integral, que obtiene como consecuencia de ser la medida
numerablemente aditiva.
1.2. σ–´algebras de conjuntos
1.2.1. Anillos,
´
Algebras y σ–´algebras.
Entre las actividades caracter´ısticas de la ciencia destacan la obser-
vaci´on de formas ´o sucesos y su medici´on. En la lecci´on siguiente defi-
niremos el concepto de “medida”, que engloba t´erminos como: longitud,
´area, volumen, probabilidad ´o carga y en esta primera nos fijaremos de
forma muy general en los objetos o sucesos a medir. Para ello considera-
remos un conjunto Ω del que queremos medir (en alg´ un sentido) algunos
de sus subconjuntos, definiremos la estructura que tiene esa colecci´on
de conjuntos que vamos a “medir” y estudiaremos sus propiedades y
consecuencias b´asicas.
Definici´on. Llamaremos anillo en Ω, a una colecci´on no vac´ıa / ⊂
1.2. σ–´algebras de conjuntos 5
T(Ω), para la que:
A, B ∈ / ⇒ A∪ B, A¸B ∈ /,
lo cual implica que A ∩ B ∈ / (ver el ejercicio 10.11.2, p´ag.379). Ob-
servemos que ∅ = A¸A ∈ /, pero Ω no est´a necesariamente en /.
Llamaremos ´algebra a un anillo / para el que Ω ∈ / y por tanto ce-
rrada por paso al complementario y por uniones o intersecciones finitas.
Llamaremos σ–´algebra a un ´algebra / cerrada para uniones numerables,
por lo tanto con las siguientes propiedades:
a) Ω ∈ /.
b) Si A ∈ / entonces A
c
∈ /.
c) Si A
1
, . . . , A
n
, . . . ∈ /, entonces ∪

n=1
A
n
∈ /.
Se sigue de forma inmediata que un ´algebra y un anillo son cerrados
para intersecciones finitas y una σ–´algebra para intersecciones numera-
bles.
Ejemplo 1.2.1 T(Ω) es la mayor σ–´algebra de Ω.
Ejemplo 1.2.2 ¦∅, Ω¦ es la menor σ–´algebra de Ω.
Ejemplo 1.2.3 Sea Ω con infinitos elementos (numerable o no) y consi-
deremos la colecci´on / de todos los subconjuntos A ⊂ Ω, tales que A
´o A
c
sea numerable. Entonces / es σ–´algebra de Ω.
Ejemplo 1.2.4 Sea Ω con infinitos elementos y consideremos la colec-
ci´ on / de todos los subconjuntos A de Ω, tales que A ´o A
c
sea finito.
Entonces / es ´algebra pero no σ–´algebra de Ω.
Ejemplo 1.2.5 Sea Ω = R y / la colecci´on de todas las uniones finitas
y disjuntas de los semiintervalos
1
acotados (a, b], con −∞< a ≤ b < ∞.
Entonces / es anillo pero no ´algebra ni σ–´algebra.
Ejemplo 1.2.6 Sea Ω = R y / la colecci´on de todas las uniones finitas
y disjuntas de intervalos del tipo (a, b] ´o (a, ∞), con −∞≤ a ≤ b < ∞.
Entonces / es ´algebra pero no σ–´algebra.
1
Para a = b, entendemos (a, a] = ∅
6 Cap´ıtulo 1. Medida
Definici´on. Llamaremos espacio medible al par (Ω, /), donde Ω es un
conjunto y / es una σ–´algebra de Ω y conjuntos medibles a los elementos
de /.
Definici´on. Diremos que una aplicaci´on F : (Ω
1
, /
1
→ (Ω
2
, /
2
), entre
espacios medibles es una aplicaci´on medible, si F
−1
(B) ∈ /
1
para todo
B ∈ /
2
, es decir
2
F
−1
(/
2
) ⊂ /
1
.
Es obvio que la intersecci´on arbitraria de σ–´algebras en Ω es una
σ–´algebra, esto justifica la siguiente definici´on.
Definici´on. Si ( es una familia de subconjuntos de Ω, denotaremos
con σ(() la m´ınima σ–´algebra que contiene a (, que por el resultado
anterior existe y es la intersecci´on de todas las σ ´algebras que la contienen
(observemos que al menos hay una, T(Ω)). Del mismo modo se tiene la
existencia de la m´ınima ´algebra que contiene a la familia, que denotamos
α(().
Nota 1.2.7 Si hay confusi´on y necesitamos hacer referencia al conjunto
Ω denotaremos las familias de conjuntos anteriores: σ

((), α

(().
1.2.2. σ–´algebra de B´orel.
Un caso particularmente importante de espacio medible se tiene cuan-
do (Ω, T ) es un espacio topol´ogico. Recordemos que T ⊂ T(Ω) verifica:
1) Ω, ∅ ∈ T .
2) Si A
1
, . . . , A
n
∈ T , ∩
n
i=1
A
i
∈ T .
3) Dada una colecci´on arbitraria de A
i
∈ T , su uni´on ∪
i
A
i
∈ T .
Definici´on. Dado un espacio topol´ogico (Ω, T ), llamaremos σ–´algebra
de Borel a la generada por sus abiertos, que denotaremos σ(T ) = B(Ω)
y a sus elementos los llamamos borelianos .
Ejemplo 1.2.8 Los abiertos y cerrados son borelianos y si el espacio es
Hausdorff tambi´en los compactos (pues son cerrados).
En el siguiente resultado volvemos a utilizar el principio de los buenos
conjuntos.
2
Notaci´on: Si F : Ω
1
→Ω
2
y ( ⊂ 1(Ω
2
), denotamos
F
−1
(() = ¡F
−1
(B) : B ∈ (¦.
1.2. σ–´algebras de conjuntos 7
Lema 1.2.9 Para cada A ⊂ Ω se tiene que
3
σ(() ∩ A = σ
A
(( ∩ A).
Demostraci´on. Se demuestra f´acilmente que σ(() ∩ A es una σ–
´algebra de A que contiene a ( ∩ A, por lo tanto
σ(() ∩ A ⊃ σ
A
(( ∩ A),
y para demostrar la otra inclusi´on consideramos la familia de “buenos
conjuntos”
/ = ¦C ∈ σ(() : C ∩ A ∈ σ
A
(( ∩ A)¦,
la cual es σ–´algebra y satisface ( ⊂ / ⊂ σ((), por tanto
/ = σ((),
y se tiene el resultado.
Proposici´on 1.2.10 Si A es un espacio topol´ogico e ¸ ⊂ A es un subes-
pacio suyo, entonces
B(¸) = B(A) ∩ ¸.
Demostraci´on. Por ser T (¸) = T (A) ∩ ¸ y por el Lema anterior
(1.2.9).
Definici´on. Llamamos base de un espacio topol´ogico a una colecci´on de
abiertos tal que todo abierto del espacio es uni´on de abiertos de la base.
Proposici´on 1.2.11 Si un espacio topol´ogico tiene una base numerable
de abiertos
4
^, entonces B(Ω) = σ(^).
Demostraci´on. Obvio pues T ⊂ σ(^), por tanto σ(^) = B(Ω).
Ejemplo 1.2.12 En Ω = R con la topolog´ıa usual T
R
, de las uniones ar-
bitrarias de intervalos abiertos (a, b), podemos tomar como ^ = ¦(a, b) :
a, b ∈ Q¦, para el que σ(^) = B(R). Como consecuencia veamos que
( = ¦(a, b] : a, b ∈ R¦ ⇒ B(R) = σ(()
(en los ejercicios se ver´an m´as familias generadoras).
3
Notaci´on: Dada una familia de conjuntos ( en Ω y un A ⊂ Ω, consideramos la
familia en A
( ∩ A = ¡C ∩ A : C ∈ (¦.
4
Esto suele nombrarse diciendo que el espacio satisface el segundo axioma de
numerabilidad.
8 Cap´ıtulo 1. Medida
Demostraci´on. Por una parte (a, b] = (a, ∞) ∩ (b, ∞)
c
∈ B(R) y
por otra
(a, b) =

_
n=1
_
a, b −
1
n
_
,
por lo que ^ ⊂ σ(() ⊂ B(R) y el resultado se sigue.
Ejemplo 1.2.13 En Ω = R = R ∪ ¦−∞, ∞¦, definimos la topolog´ıa T ,
formada por las uniones arbitrarias de intervalos del tipo
[−∞, b), (a, b), (a, ∞],
con a ≤ b ∈ R, para la que T
R
= T ∩ R. Esta topolog´ıa tiene una base
numerable ^
R
formada por los mismos intervalos pero con a, b ∈ Q.
Observemos que por (1.2.10) se tiene
B(R) = B(R) ∩ R,
por lo tanto como R, ¦−∞¦, ¦∞¦ ∈ B(R), se tiene que
B(R) = ¦E, E ∪ ¦∞¦, E ∪ ¦−∞¦, E ∪ ¦∞, −∞¦ : E ∈ B(R)¦.
Ejemplo 1.2.14 Si Ω = R
n
, podemos considerar la base numerable ^
formada por los rect´angulos abiertos (a, b) con a, b ∈ Q
n
, donde para
a = (a
i
), b = (b
i
) ∈ R
n
utilizamos la notaci´on
(a, b) =

(a
i
, b
i
) = ¦(x
1
, . . . , x
n
) : a
i
< x
i
< b
i
¦,
(a, b] =

(a
i
, b
i
] = ¦(x
1
, . . . , x
n
) : a
i
< x
i
≤ b
i
¦, etc . . .
Proposici´on 1.2.15 La σ–´algebra B(R
n
) est´a generada por cualquiera de
las clases:
(
1
= ¦(a, b), a, b ∈ R
n
¦,
(
2
= ¦(a, b], a, b ∈ R
n
¦,
(
3
= ¦H = ¦(x
1
, . . . , x
n
) : x
i
≤ b¦, para alg´ un 1 ≤ i ≤ n y b ∈ R¦.
Demostraci´on. Por una parte todo abierto es uni´on numerable de
rect´angulos abiertos con extremos en Q
n
, por otra parte observemos que
(a, b] = ¦x
1
≤ a
1
¦
c
∩ ¦x
1
≤ b
1
¦ ∩ ∩ ¦x
n
≤ a
n
¦
c
∩ ¦x
n
≤ b
n
¦,
por tanto se tienen la primera y tercera inclusiones (las otras son obvias)
B(R
n
) ⊂ σ((
1
) ⊂ σ((
2
) ⊂ σ((
3
) ⊂ B(R
n
).
1.2. σ–´algebras de conjuntos 9
Nota 1.2.16 Dada una clase T de conjuntos, denotaremos con
T
δ
, T
σ
,
las familias de las intersecciones numerables y uniones numerables res-
pectivamente, de elementos de T.
Estas clases de conjuntos juegan un papel importante en el estudio
de la relaci´on entre topolog´ıa y medida (cuesti´on que trataremos en el
Tema 10, p´ag.303). Por ahora veamos algunas relaciones conjuntistas
entre estas familias.
Denotemos con C y A respectivamente las familias de los cerrados y
de los abiertos de R
n
.
Proposici´on 1.2.17 En los t´erminos anteriores se tiene que
A = A
σ
, C = C
δ
, A
δδ
= A
δ
, C
σσ
= C
σ
, . . .
A
C

A
δ
C
σ

A
δσ
C
σδ

A
δσδ
C
σδσ
⊂ ⊂ B(R
n
)
donde en las dos ´ ultimas filas queremos indicar que cada uno de los dos
conjuntos a la izquierda de ⊂ est´a contenido en cada uno de los de la
derecha y por tanto corresponden a cuatro inclusiones.
Nota 1.2.18 Como consecuencia del Teorema de la categor´ıa
5
de Baire,
que se ver´a en An´alisis Funcional, puede probarse sin dificultad que
Q ∈ C
σ
, Q / ∈ A
δ
pues en caso contrario tendr´ıamos abiertos V
n
tales que
Q = ∩V
n
, R = ∪V
c
n
∪ Q = ∪V
c
n
∪ ¦x
1
¦ ∪ ∪ ¦x
n
¦ ∪
y por el Teorema de Baire alg´ un V
c
n
tendr´ıa interior no vac´ıo, siendo
V
c
n
⊂ R¸Q.
5
Este resultado dice que si un espacio m´etrico completo . es uni´ on de una sucesi´ on
de cerrados U
n
, entonces para alg´ un n,

U
n
es no vac´ıo (ver Ash, p´ag.398).
10 Cap´ıtulo 1. Medida
1.2.3. Clases mon´otonas
Definici´on. Llamaremos l´ımite superior y l´ımite inferior de una suce-
si´ on de conjuntos A
n
respectivamente a los conjuntos
l´ımsupA
n
=

m=1

_
n=m
A
n
, l´ıminf A
n
=

_
m=1

n=m
A
n
,
y denotaremos con
A
n
↑ A ⇔ A
n
⊂ A
n+1
, para cada n ∈ N y ∪ A
n
= A.
A
n
↓ A ⇔ A
n
⊃ A
n+1
, para cada n ∈ N y ∩ A
n
= A.
Definici´on. Una clase mon´otona ( de Ω es una familia de subconjuntos
de Ω satisfaciendo las condiciones:
a) Si A
n
∈ ( y A
n
↑ A, entonces A ∈ (.
b) Si A
n
∈ ( y A
n
↓ A, entonces A ∈ (.
Ejemplo 1.2.19 Sea Ω = R, la colecci´on de todos los intervalos es clase
mon´otona y no es σ–´algebra.
A continuaci´on damos unas simples propiedades de las estructuras
conjuntistas definidas.
Proposici´on 1.2.20 Una familia / de Ω es una σ–´algebra si y s´olo si es
´algebra y clase mon´otona.
Demostraci´on. H´agase como ejercicio. Obs´ervese que toda uni´on
numerable ∪A
i
, se puede poner como uni´on de una sucesi´on creciente de
conjuntos del ´algebra
B
n
=
n
_
i=1
A
i
.
Tambi´en se tiene que la intersecci´on arbitraria de clases mon´otonas
es clase mon´otona y por tanto dada una clase ( de subconjuntos de Ω,
existe la m´ınima clase mon´otona que la contiene, que denotamos con
/((). Para la que se tiene que si ( ⊂ T ⊂ T(Ω) entonces
α(() ⊂ α(T), σ(() ⊂ σ(T) y /(() ⊂ /(T).
1.2. σ–´algebras de conjuntos 11
El siguiente resultado es importante no s´olo por lo que dice sino por-
que nos ofrece un buen ejemplo en el que se utiliza (tres veces) una
t´ecnica com´ un en Teor´ıa de la medida, el principio de los buenos con-
juntos.
Lema 1.2.21 Si / es ´algebra, /(/) es ´algebra.
Demostraci´on. 1.- Ω ∈ /(/) es obvio pues Ω ∈ /.
2.- A ∈ /(/) ⇒ A
c
∈ /(/), pues la clase ¦A ∈ /(/) : A
c

/(/)¦ es mon´otona
6
y contiene al ´algebra /, por tanto es /(/).
3.- A, B ∈ /(/) ⇒ A∩ B ∈ /(/), pues la clase
¦A ∈ /(/) : A∩ B ∈ /(/), ∀B ∈ /¦,
es mon´otona y contiene a /, por tanto es /(/), es decir que para todo
A ∈ /(/) y todo B ∈ /, A ∩ B ∈ /(/), lo cual significa que la clase
(tambi´en mon´otona)
¦B ∈ /(/) : A∩ B ∈ /(/), ∀A ∈ /(/)¦
contiene a / y por tanto es /(/).
Teorema de la clase mon´otona 1.2.22 Si / es ´algebra entonces
σ(/) = /(/).
Demostraci´on. Por (1.2.20) σ(/) es clase mon´otona, por tanto
σ(/) ⊃ /(/). Por el lema anterior /(/) es ´algebra y por (1.2.20)
σ–´algebra, por tanto σ(/) ⊂ /(/).
6
Observemos que la demostraci´on no se hace para un elemento A, sino para todos
los elementos a la vez, viendo que tienen estructura de clase mon´otona. En esto
consiste el principio de los buenos conjuntos.
12 Cap´ıtulo 1. Medida
Ejercicios
Ejercicio 1.2.1 Demostrar que una clase no vac´ıa / es un ´ algebra en Ω si y
s´ olo si se verifican las siguientes propiedades:
i) Si A ∈ / entonces A
c
∈ /.
ii) Si A, B ∈ /, entonces A∩ B ∈ /.
Ejercicio 1.2.2 Dada una aplicaci´ on F : Ω −→ Ω

, demostrar las siguientes
propiedades:
(i) F
−1
(∪B
i
) = ∪F
−1
(B
i
), F
−1
(∩B
i
) = ∩F
−1
(B
i
), F
−1
(B
c
) = [F
−1
(B)]
c
,
(ii) F(∪A
i
) = ∪F(A
i
), F(∩A
i
) ⊂ ∩F(A
i
),
(iii) Si F es sobre F(A)
c
⊂ F(A
c
).
(iv) Si F es inyectiva F(A)
c
⊃ F(A
c
) y F(A)
c
∩ F(Ω) = F(A
c
).
Ejercicio 1.2.3 Dada una aplicaci´ on F : Ω →Ω

, demostrar que:
(a) Si / es una σ–´ algebra de Ω, /

= |B ⊂ Ω

: F
−1
(B) ∈ /¦ lo es de Ω

.
(b) Si /

es una σ–´ algebra de Ω

, / = F
−1
[/

] = |F
−1
(B) ⊂ Ω : B ∈ /

¦ lo
es de Ω.
(c) Si ( ⊂ 1(Ω

), σ[F
−1
(()] = F
−1
[σ(()].
(d) Demostrar que si (Ω, T ) y (Ω

, T

) son espacios topol´ ogicos y F es continua,
entonces F
−1
(B) ∈ B(Ω), para todo B ∈ B(Ω

).
Ejercicio 1.2.4 Consideremos las siguientes extensiones de una familia ( de
subconjuntos de Ω:
(
1
= |A ⊂ Ω : A ∈ ( ´ o A
c
∈ (¦,
(
2
= |A
1
∩ ∩ A
n
: A
i
∈ (
1
, n ∈ N¦,
(
3
= |A
1
∪ ∪ A
n
: A
i
∈ (
2
, n ∈ N¦.
Demostrar que (
3
= α(().
Ejercicio 1.2.5 Sean (Ω
1
, /
1
), . . . , (Ω
n
, /
n
) espacios medibles. Demostrar que
la familia de los productos de medibles,
1 = |A
1
A
n
⊂ Ω
1

n
: A
i
∈ /
i
¦,
es una clase elemental (es decir que satisface las condiciones: (i) ∅ ∈ (, (ii) si
A, B ∈ (, entonces A ∩ B ∈ ( y (iii) si A ∈ (, A
c
es uni´ on finita disjunta de
elementos de ().
1.3. Medida 13
Ejercicio 1.2.6 Demostrar que si ( es una clase elemental, la familia de uniones
finitas disjuntas de conjuntos de ( es el ´ algebra α(().
Ejercicio 1.2.7 Demostrar que la σ–´ algebra B(R) se genera por las familias:
(
1
= |(a, b) : a, b ∈ R¦, (
2
= |(a, b] : a, b ∈ R¦,
(
3
= |[a, b) : a, b ∈ R¦, (
4
= |[a, b] : a, b ∈ R¦,
(
5
= |(−∞, b) : b ∈ R¦, (
6
= |(−∞, b] : b ∈ R¦,
Ejercicio 1.2.8 Demostrar que la σ–´ algebra B(R) se genera por la familia ( =
|(a, b] : a, b ∈ R¦.
Ejercicio 1.2.9 Demostrar: (a) ∅ ⊂ l´ıminf A
n
⊂ l´ımsup A
n
⊂ Ω.
(b) Si A
n
↑ A (´ o A
n
↓ A), entonces l´ımsupA
n
= l´ıminf A
n
= A.
Ejercicio 1.2.10 ¿Puede una σ–´ algebra infinita contener s´ olo una colecci´ on
numerable de elementos?
Ejercicio 1.2.11 Demostrar que para cada funci´on f : R →R: (a) El conjunto
de puntos de continuidad de f, C(f) ∈ A
δ
y los de discontinuidad D(f) ∈ C
σ
.
(b) Demostrar que C(f) y D(f) son borelianos.
1.3. Medida
1.3.1. Definici´ on y propiedades
Definici´on. Por una medida
7
, en un espacio medible (Ω, /) —con /
´algebra ´o anillo—, entenderemos una funci´on no negativa
µ : / −→[0, ∞],
que satisface:
(a) µ(∅) = 0.
7
Algunos autores la llaman medida positiva.
14 Cap´ıtulo 1. Medida
(b) Es numerablemente aditiva, es decir si dados A
1
, . . . , A
n
, . . . ∈ /
disjuntos —es decir tales que A
i
∩ A
j
= ∅, para i ,= j— y cuya uni´on
est´e en / (esto es autom´atico si / es σ–´algebra), entonces
µ(

_
n=1
A
n
) =

n=1
µ(A
n
).
Si la condici´on (b) s´olo es v´alida para colecciones finitas de conjuntos
disjuntos, A
1
, . . . , A
n
, diremos que la medida es aditiva.
Diremos que una medida µ es σ–finita si existe una sucesi´on de con-
juntos medibles y disjuntos A
n
∈ /, tal que ∪A
n
= Ω y cada µ(A
n
) < ∞.
Llamaremos probabilidad a toda medida verificando µ(Ω) = 1.
Definici´on. Llamaremos espacio de medida a toda terna (Ω, /, µ), don-
de µ es una medida sobre la σ–´algebra
8
/ de Ω.
Definici´on. Diremos que un espacio de medida (Ω, /, µ) es completo si
para cada B ⊂ A, con A ∈ / y µ(A) = 0, tambi´en es B ∈ /.
Ejemplo 1.3.1 La medida delta de Dirac. Consideremos (Ω, /, µ),
x ∈ Ω y para cada E ∈ /, µ(E) = 0, si x / ∈ E y µ(E) = 1, si x ∈ E.
Es la probabilidad concentrada en x, ´o delta de Dirac en x, suele
denotarse con δ
x
.
Ejemplo 1.3.2 La medida de contar. Consideremos (Ω, /, µ), con los
puntos x medibles, ¦x¦ ∈ / y µ(∅) = 0, µ(A) = n si A es finito y tiene
n ∈ N elementos y µ(A) = ∞ en cualquier otro caso.
Ejemplo 1.3.3 Consideremos Ω = N, y una sucesi´on de n´ umeros reales
no negativos p
n
≥ 0. Para cada A ⊂ N definimos
µ(A) =

n∈A
p
n
,
la cual es una medida en (N, T(N)), para la que µ(¦n¦) = p
n
. Si la

p
n
= 1 entonces es una probabilidad y si p
n
= 1 para cada n, µ es la
medida de contar en los naturales.
Otros ejemplos de medidas, de las que estudiaremos algunas a lo largo
del curso, son:
8
En algunas ocasiones , es s´olo ´algebra ´o anillo, en cuyo caso lo especificaremos.
1.3. Medida 15
Ejemplo 1.3.4 La medida de Lebesgue en R
n
. Demostraremos la
existencia de una ´ unica medida, definida en los borelianos de R
n
, inva-
riante por traslaciones y que en el cubo unidad vale 1.
Ejemplo 1.3.5 Las medidas de Lebesgue–Stieltjes en R
n
.
Ejemplo 1.3.6 La medida de Haar en un grupo localmente compac-
to
9
, que generaliza a la de Lebesgue en el sentido de que son invariantes
por traslaciones en el grupo (ver Cohn; Folland).
Ejemplo 1.3.7 La medida asociada a una variedad Riemanniana.
Ejemplo 1.3.8 Las medidas de Hausdorff en un espacio m´etrico. M´as
generales que la de Lebesgue nos permitir´an definir el ´area de una su-
perficie del espacio.
Proposici´on 1.3.9 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida, entonces para
A, B ∈ /:
(a) µ(B) = µ(B ∩ A) +µ(B ∩ A
c
).
(b) Si A ⊂ B entonces µ(B) = µ(A) +µ(B¸A).
(c) Si A ⊂ B y µ(A) = ∞, entonces µ(B) = ∞.
(d) Si A ⊂ B entonces µ(A) ≤ µ(B).
(e) µ(A∪ B) +µ(A∩ B) = µ(A) +µ(B).
(f) µ(A∪ B) ≤ µ(A) +µ(B).
(g) Si A
1
, . . . , A
n
∈ /, entonces
µ(A
1
∪ ∪ A
n
) ≤ µ(A
1
) + +µ(A
n
).
Demostraci´on. (e) Como A ∪ B = (A ∩ B
c
) ∪ (A ∩ B) ∪ (A
c
∩ B),
tendremos que
µ(A) +µ(B) = µ(A∩ B) +µ(A∩ B
c
) +µ(A∩ B) +µ(A
c
∩ B)
= µ(A∩ B) +µ(A∪ B).
(g) Por inducci´on y usando (f).
9
Ver la definici´on de espacio topol´ ogico localmente compacto en la p´ag.303.
16 Cap´ıtulo 1. Medida
Nota 1.3.10 Los apartados anteriores son v´alidos si / es anillo y µ es
aditiva.
Una de las propiedades b´asicas y m´as ´ utiles de las medidas consecuen-
cia de ser numerablemente aditivas, es la de la “continuidad secuencial ”.
Proposici´on 1.3.11 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida y A
n
∈ / una
sucesi´on, entonces:
(a) Si A
n
↑ A, entonces µ(A
n
) →µ(A).
(b) Si A
n
↓ A y µ(A
1
) < ∞, entonces µ(A
n
) →µ(A).
Demostraci´on. (a) Consideremos los conjuntos disjuntos
B
1
= A
1
, B
n
= A
n
¸A
n−1
= A
n
∩ A
c
n−1
,
para los que por inducci´on se tiene A
n
= B
1
∪. . . ∪B
n
y A = ∪

n=1
A
n
=


n=1
B
n
, por tanto
µ(A) = µ(

_
n=1
B
n
) =

n=1
µ(B
n
)
= l´ım
n→∞
n

m=1
µ(B
m
) = l´ım
n→∞
µ(∪
n
m=1
B
m
) = l´ım
n→∞
µ(A
n
).
(b) Como A
n
⊂ A
1
, tenemos por (1.3.9)–(b) que
µ(A
n
) +µ(A
1
¸A
n
) = µ(A
1
) = µ(A) +µ(A
1
¸A),
y todos los t´erminos son finitos por serlo la suma. Ahora como A
n
↓ A,
entonces A
1
¸A
n
↑ A
1
¸A y por (a) l´ımµ(A
n
) = µ(A).
1.3.2. Cargas.
Tambi´en hay medidas que toman valores negativos —un ejemplo en
la f´ısica es la carga el´ectrica—, pero preferimos no llamarlas medidas
para evitar confusi´on.
Definici´on. Llamaremos carga en un espacio medible (Ω, /), a toda
funci´on µ: / → (−∞, ∞], numerablemente aditiva y tal que µ(∅) =
0 (como para las medidas la llamaremos carga aditiva si es aditiva).
Obviamente las medidas son las cargas no negativas.
1.3. Medida 17
Nota 1.3.12 Entendemos que la suma en R, es la de R y
a +∞= ∞+a = ∞, a −∞= −∞+a = −∞, para a ∈ R,
∞+∞= ∞, −∞−∞= −∞,
(para a −b = a + (−b)) y ∞−∞ no est´a definido, adem´as extendemos
el orden siendo −∞< x < ∞ para todo x ∈ R. As´ı se tiene por ejemplo
que si a, b, c, d ∈ R y a +b, c +d est´an bien definidos entonces
(1.1) a ≤ c, b ≤ d ⇒ a +b ≤ c +d.
Por otra parte observemos que toda carga (en particular toda medida)
es aditiva, pues como µ(∅) = 0 tendremos que para A y B disjuntos
µ(A∪ B) = µ(A∪ B ∪ ∅∪ ∅ ) = µ(A) +µ(B),
y por tanto aunque hubi´esemos puesto que el rango de µ fuese R, el hecho
es que si es aditiva el rango no puede contener ambos extremos infinitos,
pues si existe A con µ(A) = ∞, entonces µ(Ω) = µ(A) +µ(A
c
) = ∞ y si
existe A con µ(A) = −∞, entonces µ(Ω) = µ(A) +µ(A
c
) = −∞.
Por ´ ultimo observemos que si µ: / → (−∞, ∞] es numerablemente
aditiva, entonces es una carga —salvo que sea degenerada y s´olo tome
el valor µ(A) = ∞ para todo A ∈ /—, pues si existe un medible A con
µ(A) ∈ R, tendremos
µ(A) = µ(A∪ ∅∪ ∅ ) = µ(A) +

µ(∅),
y por tanto µ(∅) = 0.
Las cargas conservan algunas de las propiedades de las medidas.
Proposici´on 1.3.13 Sea µ una carga en (Ω, /), con / anillo, entonces
para A, B, A
n
, ∪A
n
∈ /:
(a) µ(B) = µ(B ∩ A) +µ(B ∩ A
c
).
(b) Si A ⊂ B entonces µ(B) = µ(A) +µ(B¸A).
(c) Si A ⊂ B y µ(A) = ∞, entonces µ(B) = ∞.
(d) µ(A∪ B) +µ(A∩ B) = µ(A) +µ(B).
(e) Si A
n
↑ A, entonces µ(A
n
) →µ(A).
(f) Si A
n
↓ A y [µ(A
1
)[ < ∞, entonces µ(A
n
) →µ(A).
18 Cap´ıtulo 1. Medida
Nota 1.3.14 Se sigue de (1.3.9)–(d) que una medida aditiva µ en un
´algebra es acotada si y s´olo si es finita, es decir que
µ(Ω) = sup¦µ(A) : A ∈ /¦ < ∞ ⇔ µ(A) < ∞, ∀A ∈ /,
tal resultado no es cierto en general si quitamos la no negatividad (ver
prob.4 del Ash,p.12). Sin embargo veremos en (4.2.7) de la p´agina 150,
que s´ı es cierto para cargas sobre σ–´algebras.
Si de una medida ´o una carga µ s´olo sabemos que es aditiva, el si-
guiente resultado nos dice cuando es numerablemente aditiva.
Teorema 1.3.15 Una carga aditiva µ sobre un anillo / es numerable-
mente aditiva, si se verifica una de las dos condiciones:
(a) µ es continua superiormente, es decir dados A
n
, A ∈ / con A
n
↑ A,
µ(A
n
) →µ(A).
(b) µ es continua inferiormente en el ∅, es decir si dados A
n
∈ /, con
A
n
↓ ∅, se tiene µ(A
n
) →0.
Demostraci´on. Sea A
n
∈ / una sucesi´on de conjuntos disjuntos
tales que A = ∪A
n
∈ /, entonces para B
n
= ∪
n
i=1
A
i
tendremos que
B
n
↑ A, por tanto en el caso (a)
n

i=1
µ(A
i
) = µ(∪
n
i=1
A
i
) = µ(B
n
) →µ(∪

i=1
A
i
),
y el resultado se sigue. Ahora en el caso (b) como A¸B
n
↓ A¸A = ∅,
tendremos que µ(A¸B
n
) →0, y como
µ(A) = µ(A¸B
n
) +µ(B
n
),
el resultado se sigue.
1.3.3. Propiedades de haz en los espacios de medida.
Definici´on. Dado un espacio de medida (Ω, /, µ). Llamamos restricci´on
del espacio de medida a un conjunto medible B ∈ /, al nuevo espacio
de medida (B, /
B
, µ
]B
), para
/
B
= ¦A ∈ / : A ⊂ B¦, µ
]B
(A) = µ(A).
1.3. Medida 19
Proposici´on 1.3.16 Dado un espacio medible (Ω, /) y una colecci´on (U
α
, /
α
, µ
α
)
de espacios de medida, con los U
α
∈ / un recubrimiento de Ω y /
α
=
/ ∩ U
α
y las medidas tales que µ
α
= µ
β
en U
α
∩ U
β
. Si existe un su-
brecubrimiento numerable de Ω, U
n
= U
α
n
, entonces existe una ´ unica
medida µ en / que por restricci´on en cada U
α
define µ
α
.
Demostraci´on. Consideramos los medibles disjuntos B
n
= U
n
¸(∪
n−1
i=1
U
i
)
y definimos en /
µ(A) =

µ
n
(A∩ B
n
),
la cual es medida, pues si A
m
∈ /, son disjuntos y A = ∪A
m
,
µ(A) =

n
µ
n
(A∩ B
n
) =

n

m
µ
n
(A
m
∩ B
n
)
=

m

n
µ
n
(A
m
∩ B
n
) =

m
µ(A
m
).
Coincide con µ
α
en cada U
α
, pues si A ∈ /
α
,
µ(A) =

µ
n
(A∩ B
n
) =

µ
α
(A∩ B
n
) = µ
α
(A).
Y es ´ unica pues si λ es otra tendremos que
λ(A) =

n
λ(A∩ B
n
) =

n
µ
n
(A∩ B
n
) =

n
µ(A∩ B
n
) = µ(A).
En los libros de Tjur, p.23 y Lang, p.339 se demuestra (ver el tema
de medida y topolog´ıa), que si Ω es Hausdorff y localmente compacto
y los U
i
son un recubrimiento por abiertos de Ω tal que la restricci´on
a U
i
∩ U
j
de (U
i
, /
i
, µ
i
) y (U
j
, /
j
, µ
j
) coinciden —donde las medidas
µ
i
satisfacen ciertas propiedades de regularidad—, entonces se puede
construir un ´ unico espacio de medida (Ω, /, µ) cuya restricci´on a cada
U
i
es (U
i
, /
i
, µ
i
).
20 Cap´ıtulo 1. Medida
Ejercicios
Ejercicio 1.3.1 Consideremos (N, 1(N), µ), el espacio de medida de contar en
los naturales. Encontrar una sucesi´ on A
n
↓ ∅ para la que no se verifique
µ(A
n
) →µ(∅) = 0.
Ejercicio 1.3.2 Consideremos (N, 1(N), µ), para µ(A) = 0 si A es finito y
µ(A) = ∞ en caso contrario.
(a) Demostrar que µ es aditiva pero no numerablemente aditiva.
(b) Encontrar una sucesi´ on A
n
↑ A para la que no se verifique µ(A
n
) →
µ(A).
Ejercicio 1.3.3 Dada una medida µ y una sucesi´ on A
n
∈ /, demostrar que
µ(

_
n=1
A
n
) ≤

n=1
µ(A
n
).
Ejercicio 1.3.4 Sea µ: / →[0, ∞], aditiva en un ´ algebra /. Dada una sucesi´ on
A
n
∈ / de conjuntos disjuntos cuya uni´on est´ a en /, demostrar que
µ(

_
n=1
A
n
) ≥

n=1
µ(A
n
).
Ejercicio 1.3.5 Dado un espacio de medida (Ω, /, µ) y una sucesi´on A
n
∈ /,
demostrar que:
i) µ(l´ıminf A
n
) ≤ l´ıminf µ(A
n
).
ii) Que si µ(∪A
n
) < ∞, entonces l´ımsupµ(A
n
) ≤ µ(l´ımsup A
n
).
Ejercicio 1.3.6 Demostrar el Lema de Borel–Cantelli: Sea (Ω, /, µ) un espacio
de medida y C
n
∈ /, entonces

n=1
µ(C
n
) < ∞ ⇒ µ(l´ımsup C
n
) = 0.
Ejercicio 1.3.7 Dada una medida finita µ sobre una σ– ´ algebra / y una su-
cesi´ on A
n
∈ / tal que l´ıminf A
n
= l´ımsupA
n
= A, demostrar que µ(A) =
l´ım
n→∞
µ(A
n
).
1.3. Medida 21
Ejercicio 1.3.8 Dada una sucesi´ on doble x
nm
∈ (−∞, ∞], tal que para cuales-
quiera n, m ∈ N, x
nm
≤ x
n+1,m
y x
nm
≤ x
n,m+1
, demostrar que
l´ım
n→∞
l´ım
m→∞
x
nm
= l´ım
m→∞
l´ım
n→∞
x
nm
.
Ejercicio 1.3.9 Dado un espacio medible (Ω, /) y una sucesi´on de medidas en
´el µ
n
. Demostrar:
a) Si µ
n
≤ µ
n+1
, entonces µ(A) = l´ımµ
n
(A) define una medida en el
espacio.
b) Sean como sean las µ
n
, µ(A) =

µ
n
(A), define una medida en el
espacio.
Ejercicio 1.3.10 Dado un espacio no numerable Ω y
/ = |E ⊂ Ω : E ´ o E
c
es numerable¦,
µ(E) =
_
0, si E es numerable,
1, si E
c
es numerable, para cada E ∈ /,
demostrar que / es σ–´ algebra y µ medida.
Ejercicio 1.3.11 Dado un espacio de medida semifinita (Ω, /, µ), es decir tal
que para todo E ∈ /con µ(E) = ∞existe F ∈ /, con F ⊂ E y 0 < µ(F) < ∞,
demostrar que para todo E ∈ / con µ(E) = ∞ y todo r > 0 existe F ∈ /,
con F ⊂ E y r < µ(F) < ∞.
Ejercicio 1.3.12 Demostrar que toda medida σ–finita es semifinita. Dar un
contraejemplo para el rec´ıproco.
Ejercicio 1.3.13 Dado un espacio de medida (Ω, /, µ), definimos λ: / →
[0, ∞], de la siguiente manera
λ(A) = sup|µ(B) : B ∈ /, B ⊂ A y µ(B) < ∞¦,
demostrar que:
a) λ es una medida semifinita.
b) Que si µ es semifinita entonces λ = µ.
22 Cap´ıtulo 1. Medida
1.4. Extensi´on de medidas
1.4.1. Medidas exteriores
A menudo nos encontraremos ante la situaci´on de tener definida una
medida µ sobre una clase reducida de conjuntos y quererla extender a
una clase m´as amplia. Tomemos por ejemplo las medidas de la forma
µ(a, b] = F(b) −F(a),
sobre la clase ( de los semiintervalos acotados (a, b] ⊂ R cerrados a la
derecha. Donde F es una funci´on real, mon´otona creciente y continua
a la derecha. En particular para F(x) = x tendr´ıamos µ(a, b] = b − a,
la longitud del intervalo. La cuesti´on es: ¿Podremos extender µ al anillo
/
0
, de las uniones finitas de elementos de (, de manera que sea una
medida?. No es dif´ıcil ver que s´ı, lo veremos en (1.6.4) de la p´agina 36.
Lo que no es tan f´acil de ver es que tambi´en puede extenderse de un ´ unico
modo a la σ–´algebra σ(() = B(R). El objetivo de esta lecci´on consiste
en demostrar que dada una medida
µ
0
: /
0
−→[0, ∞]
definida en un anillo /
0
de Ω, existe una σ–´algebra / que contiene a
/
0
y una medida µ sobre /, que coincide con µ
0
en /
0
y que adem´as es
´ unica si µ
0
es σ–finita en /
0
. El procedimiento que seguiremos se basa
en la noci´on de medida exterior.
Definici´on. Una medida exterior en Ω es una funci´on de conjunto
µ

: T(Ω) −→[0, ∞]
verificando las siguientes condiciones:
a) µ

(∅) = 0.
b) Si A ⊂ B, entonces µ

(A) ≤ µ

(B).
c) Si B
n
es una sucesi´on de subconjuntos de Ω, entonces
µ

(

_
n=1
B
n
) ≤

n=1
µ

(B
n
).
1.4. Extensi´ on de medidas 23
Ejemplo 1.4.1 Consideremos un conjunto Ω. La funci´on µ

(∅) = 0 y
µ

(A) = 1 en cualquier otro caso, define una medida exterior en T(Ω)).
Ejemplo 1.4.2 Consideremos un conjunto infinito Ω. La funci´on µ

(A) =
0 si A es numerable y µ

(A) = 1 en cualquier otro caso, define una me-
dida exterior en T(Ω)).
A continuaci´on construimos una gran cantidad de medidas exteriores.
Proposici´on 1.4.3 Sea ( una colecci´on de subconjuntos de Ω y ρ: ( →
[0, ∞] una funci´ on cualquiera, tales que ∅ ∈ ( y ρ(∅) = 0. Para cada
B ⊂ Ω,
µ

(B) =´ınf¦

n=1
ρ(A
n
) : A
n
∈ (, B ⊂

_
n=1
A
n
¦,
define
10
una medida exterior (que llamaremos la medida exterior ge-
nerada por ρ), para la que µ

(A) ≤ ρ(A), para A ∈ (. Adem´as si ( = /
0
es un anillo y ρ una medida, µ

coincide con ρ sobre /
0
.
Demostraci´on. Las dos primeras propiedades son inmediatas. Vea-
mos la tercera, para ello sea B
n
una sucesi´on de subconjuntos de Ω. Si


n=1
µ

(B
n
) = ∞, la desigualdad es obvia, en caso contrario µ

(B
n
) ≤


n=1
µ

(B
n
) < ∞, para todo n. Tomemos ahora un > 0 y para cada
n ∈ N elijamos una sucesi´on A
nm
∈ ( tal que
B
n

_
m
A
nm
, y

m
ρ(A
nm
) ≤ µ

(B
n
) +

2
n
,
entonces los A
nm
son una colecci´on numerable de conjuntos de (, cuya
uni´on contiene la ∪B
n
, por tanto
µ

(

_
n=1
B
n
) ≤

n=1

m
ρ(A
nm
) ≤

n=1
µ

(B
n
) +,
y el resultado se sigue. Ahora que µ

(B) ≤ ρ(B), para B ∈ ( se sigue de
la definici´on.
10
Con el convenio ´ınf ∅ = ∞, con el que se verifica que si A ⊂ B ⊂ R, entonces
´ınf B ≤´ınf A, —incluido A = ∅—.
24 Cap´ıtulo 1. Medida
Por ´ ultimo supongamos que ( = /
0
es anillo y veamos que µ

(B) =
ρ(B), para cada B ∈ /
0
. Para ver la desigualdad que nos falta conside-
remos una sucesi´ on A
n
∈ /
0
tales que B ⊂ ∪A
n
, entonces B = ∪(B∩A
n
)
y como ρ es una medida en /
0
tendremos
ρ(B) ≤

n
ρ(B ∩ A
n
) ≤

n
ρ(A
n
),
y por tanto ρ(B) ≤ µ

(B).
Ejemplo 1.4.4 Medida exterior de Lebesgue. En R, sea ( = ¦(a, b] : a ≤
b ∈ R¦ y ρ(a, b] = b −a, entonces para A ⊂ R
m

(A) =´ınf¦

n=1
(b
n
−a
n
) : a
n
≤ b
n
∈ R, A ⊂

_
n=1
(a
n
, b
n
]¦,
es una medida exterior (en el ejercicio (1.4.1) se dan otras clases con las
que tambi´en se genera m

).
Ejemplo 1.4.5 Medida exterior de Hausdorff. Sea (Ω, d) un espacio m´etri-
co (i.e. un conjunto Ω, con una aplicaci´on d: Ω
2
→ [0, ∞), llamada
distancia, tal que d(x, y) = 0 sii x = y, d(x, y) = d(y, x) y d(x, y) ≤
d(x, z) +d(y, z)). Llamamos di´ametro de un B ⊂ Ω al valor
11
d(B) = sup¦d(x, y) : x, y ∈ B¦.
Ahora para cada p > 0 y δ > 0 definimos la funci´on de conjunto que
para cada A ⊂ Ω vale,
H
p,δ
(A) =´ınf¦

n=1
d(B
n
)
p
: A ⊂ ∪B
n
, d(B
n
) ≤ δ¦,
(con el convenio ´ınf ∅ = ∞), las cuales son medidas exteriores por
(1.4.3), que verifican
δ ≤ ⇒ H
p,δ
(A) ≥ H
p,
(A),
y por tanto existe el l´ımite, que tambi´en es medida exterior (ver ejercicio
(1.3.8), p´ag.21)
H
p
(A) = l´ım
δ→0
H
p,δ
(A),
y que llamamos la medida exterior p–dimensional de Hausdorff
12
. Vol-
veremos a las medidas de Hausdforff en las p´aginas 53 y 193.
11
Con el convenio sup ∅= 0, por tanto d(∅) = 0.
12
Para p = 0 tambi´en vale la definici´ on pero hay que precisarla. Entendemos que
1.4. Extensi´ on de medidas 25
1.4.2. Teoremas de extensi´on de medidas
Aunque una medida exterior µ

tiene la ventaja de estar definida en
todo T(Ω), tiene el defecto de no ser numerablemente aditiva, ni siquiera
aditiva. Por ello trataremos de encontrar una σ–´algebra, sobre la que
s´ı sea numerablemente aditiva. Veremos que tal σ–´algebra existe y que
su construcci´on se basa en una simple aunque notable condici´on debida
a Caratheodory, (aunque el germen de la definici´on se encuentra en
Peano, ver la introducci´on).
Definici´on. Sea µ

una medida exterior en Ω. Diremos que E ⊂ Ω es
µ

–medible si para todo A ⊂ Ω
µ

(A) = µ

(A∩ E) +µ

(A∩ E
c
).
y denotaremos con /

la familia de los conjuntos µ

–medibles.
Nota 1.4.6 Se sigue de la definici´on que E ∈ /

sii E
c
∈ /

y que si
µ

(E) = 0 entonces E ∈ /

, pues
µ

(A) ≤ µ

(A∩ E) +µ

(A∩ E
c
) ≤ µ

(E) +µ

(A) = µ

(A),
de donde se sigue que ∅ ∈ /

y por tanto Ω ∈ /

. Adem´as se seguir´a que
el espacio de medida (ver el siguiente resultado) (Ω, /

, µ

) es completo.
Teorema de extensi´on de Caratheodory 1.4.7 (1) Sea µ

una medida
exterior en Ω, entonces /

es una σ–´algebra, la restricci´on a ella de µ

es una medida y (Ω, /

, µ

) es completo. (2) Si adem´as µ

es la medida
exterior generada por una medida ρ de un anillo /
0
de Ω, entonces es
/
0
⊂ /

y ρ = µ

en /
0
.
Demostraci´on. (1) Veamos en primer lugar que /

es un ´algebra.
Por la Nota anterior ∅, Ω ∈ /

y si E ∈ /

entonces E
c
∈ /

. Consi-
deremos B
1
, B
2
∈ /

y demostremos que B
1
∪ B
2
∈ /

, para ello sea
d(∅)
p
= 0, para todo p ≥ 0 y d(A)
0
= 1, para todo A ,= ∅, en particular debemos
entender que d(¡x¦)
0
= 1. Con estos convenios se tiene que para p = 0, H
p
es la
medida de contar.
26 Cap´ıtulo 1. Medida
A ⊂ Ω, entonces usando la medibilidad de los B
i
µ

[A∩ (B
1
∪ B
2
)] +µ

[A∩ (B
1
∪ B
2
)
c
] =
= µ

[A∩ (B
1
∪ B
2
) ∩ B
1
] +µ

[A∩ (B
1
∪ B
2
) ∩ B
c
1
]+


[A∩ (B
1
∪ B
2
)
c
]
= µ

(A∩ B
1
) +µ

[A∩ B
2
∩ B
c
1
] +µ

[A∩ B
c
1
∩ B
c
2
]
= µ

(A∩ B
1
) +µ

(A∩ B
c
1
) = µ

(A).
Ahora bien toda uni´on numerable de conjuntos E
n
del ´algebra /

se
puede poner como uni´on numerable disjunta de los conjuntos B
1
= E
1
y B
n
= E
n
∩ E
c
n−1
∩ ∩ E
c
1
, del ´algebra y para cada A ⊂ Ω
µ

(A) = µ

(A∩ B
1
) +µ

(A∩ B
c
1
)
= µ

(A∩ B
1
) +µ

(A∩ B
c
1
∩ B
2
) +µ

(A∩ B
c
1
∩ B
c
2
)
= µ

(A∩ B
1
) +µ

(A∩ B
2
) +µ

(A∩ B
c
1
∩ B
c
2
)
=
n

i=1
µ

(A∩ B
i
) +µ

[A∩ (
n

i=1
B
c
i
)] (por ind. en n)

n

i=1
µ

(A∩ B
i
) +µ

[A∩ (

i=1
B
c
i
)],
y tomando l´ımites cuando n →∞
µ

(A) ≥

i=1
µ

(A∩ B
i
) +µ

[A∩ (

_
i=1
B
i
)
c
]
≥ µ

[A∩ (

_
i=1
B
i
)] +µ

[A∩ (

_
i=1
B
i
)
c
] ≥ µ

(A),
por lo tanto ∪

i=1
E
i
= ∪

i=1
B
i
∈ /

y /

es σ–´algebra. Pero adem´as
µ

(A) =

i=1
µ

(A∩ B
i
) +µ

[A∩ (

_
i=1
B
i
)
c
],
y tomando A = ∪B
n
se sigue la numerable aditividad de µ

en /

, y
por tanto es una medida. Que es completo se sigue del Lema.
(2) Supongamos ahora que µ

es la medida exterior generada por una
medida ρ de un anillo /
0
de Ω. En (1.4.3) vimos que ρ = µ

en /
0
, falta
pues ver que /
0
⊂ /

, para ello sea E ∈ /
0
y A ⊂ Ω y veamos que
µ

(A) = µ

(A∩ E) +µ

(A∩ E
c
),
1.4. Extensi´ on de medidas 27
para ello tomemos B
n
∈ /
0
, con A ⊂ ∪B
n
, ahora como A∩E ⊂ ∪(B
n

E) y A∩ E
c
⊂ ∪(B
n
∩ E
c
), tendremos que
µ

(A) ≤ µ

(A∩ E) +µ

(A∩ E
c
)

n
ρ(B
n
∩ E) +

n
ρ(B
n
∩ E
c
) =

n
ρ(B
n
),
y el resultado se sigue tomando el ´ınfimo de estas sumas.
En el caso particular de que ρ sea σ–finita, es decir que exista una
sucesi´on A
n
∈ /
0
, tal que Ω = ∪A
n
y ρ(A
n
) < ∞, para cada n ∈ N,
entonces la extensi´on de ρ a la σ–´algebra /

es ´ unica.
Teorema de extensi´on de Hahn 1.4.8 Toda medida σ–finita en un ani-
llo /
0
se extiende de modo ´ unico a cada σ–´algebra / entre /
0
y /

.
Demostraci´on. Sea µ

la medida exterior generada por ρ y supon-
gamos que λ es una medida en / que coincide con ρ en /
0
. Sea E ∈ /
y B
n
∈ /
0
tales que E ⊂ ∪B
n
, entonces como ∪B
n
∈ /
λ(E) ≤ λ(

_
n=1
B
n
) ≤

n=1
λ(B
n
) =

n=1
ρ(B
n
),
tendremos que λ(E) ≤ µ

(E). Ahora sean A
n
∈ /
0
, tales que A
n
↑ Ω y
λ(A
n
) = µ

(A
n
) = ρ(A
n
) < ∞, por tanto como
λ(E∩A
n
) +λ(E
c
∩A
n
) = λ(A
n
) = µ

(A
n
) = µ

(E∩A
n
) +µ

(E
c
∩A
n
),
tendremos que λ(E ∩ A
n
) = µ

(E ∩ A
n
), pero entonces
µ

(E) = l´ım
n→∞
µ

(E ∩ A
n
) = l´ım
n→∞
λ(E ∩ A
n
) = λ(E).
1.4.3. Aproximaci´ on de medibles
Por ´ ultimo observemos que la idea intuitiva de construir / = σ(()
tomando complementarios y uniones e intersecciones numerables, en to-
das las formas posibles, con elementos de (, sugiere que si ( es un ´algebra
/
0
, entonces los conjuntos de / debieran aproximarse bien por conjuntos
de /
0
. Esto realmente es as´ı como a continuaci´on formalizamos.
Definici´on. Llamaremos diferencia sim´etrica de dos conjuntos A, B ⊂ Ω
al conjunto
A´B = (A∩ B
c
) ∪ (A
c
∩ B).
28 Cap´ıtulo 1. Medida
Teorema de aproximaci´on 1.4.9 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida y
sea /
0
un ´algebra de conjuntos de Ω tal que / = σ(/
0
). Si µ es σ–finita
en /
0
y > 0, entonces para cada A ∈ / con µ(A) < ∞, existe B ∈ /
0
tal que µ(A´B) < .
Demostraci´on. Aplicando los teoremas de extensi´on de Caratheo-
dory y de Hahn, tendremos que / ⊂ /

y µ = µ

en /, por tanto
µ(A) = µ

(A) =´ınf¦

n=1
µ(B
n
) : B
n
∈ /
0
, A ⊂ ∪B
n
¦,
y existe una sucesi´on B
n
∈ /
0
, tal que A ⊂ ∪B
n
= B ∈ / y
µ(A) ≤ µ(B) ≤

n=1
µ(B
n
) ≤ µ(A) +

2
< ∞,
ahora eligiendo E
n
= ∪
n
i=1
B
i
∈ /
0
tendremos que E
n
↑ B y que
µ(E
n
) →µ(B). Ahora basta observar que
µ(A´E
n
) = µ(A∩ E
c
n
) +µ(A
c
∩ E
n
)
≤ µ(B ∩ E
c
n
) +µ(A
c
∩ B)
≤ µ(B) −µ(E
n
) +µ(B) −µ(A),
y tomando µ(B) −µ(E
n
) ≤ /2 se sigue el resultado.
Remitimos al lector a la p´ag. 21 del Ash donde se da un ejemplo en el
que la medida no es σ–finita en el ´algebra y los teoremas de Caratheodory
y de aproximaci´on no se satisfacen.
1.4. Extensi´ on de medidas 29
Ejercicios
Ejercicio 1.4.1 Demostrar que la medida exterior de Lebesgue en R, se puede
definir en vez de con la clase ( = |(a, b]¦, como vimos en el ejemplo (1.4.4),
de la p´ agina 24, con cualquiera de las clases (
1
= |(a, b)¦, (
2
= |[a, b]¦,
(
3
= |[a, b)¦ y con ρ de cualquier intervalo tambi´en la diferencia de extremos.
Ejercicio 1.4.2 Sea µ

una medida exterior en Ω y λ la medida restricci´ on de
µ

a la σ–´ algebra /

. Demostrar que:
(a) µ

≤ λ

.
(b) Si µ

es la medida exterior generada por una medida µ en un ´algebra
/, entonces µ

= λ

.
(c) Encontrar una medida exterior µ

en Ω = |0, 1¦, para la que µ

,= λ

.
Ejercicio 1.4.3 Dado un espacio de medida (Ω, /, µ). Demostrar:
(a) Si A, B ∈ / y µ(A.B) = 0 entonces µ(A) = µ(B).
(b) La relaci´ on entre conjuntos medibles A · B si y s´ olo si µ(A.B) = 0,
es de equivalencia.
(c) En el espacio cociente . = // · la aplicaci´on
ρ(A, B) = µ(A.B),
satisface ρ(A, A
c
) = µ(Ω), por tanto en general ρ : . . → [0, ∞] toma el
valor ∞, sin embargo define una m´etrica en el sentido
13
de que verifica las
tres propiedades habituales. Demostrar que para la topolog´ıa natural —en la
que las bolas abiertas de radio finito son base—, para cada A ∈ ., los B que
est´ an a distancia finita de A es un abierto y que estos abiertos o coinciden o
son disjuntos y descomponen . en componentes abiertas que s´ı son espacios
m´etricos y son tales que la aplicaci´ on A ∈ . → A
c
∈ . es una isometr´ıa que
lleva una componente en otra (si µ(Ω) = ∞) y las aplicaciones de . . →.
(A, B) →A∪ B, (A, B) →A∩ B, (A, B) →A.B,
son continuas.
13
Observemos que el concepto habitual de m´etrica exige que d(x, y) < ∞, aunque
no es esencial.
30 Cap´ıtulo 1. Medida
1.5. Compleci´on
Definici´on. Diremos que un medible B de un espacio de medida (Ω, /, µ)
es nulo si µ(B) = 0 y dijimos que el espacio es completo si son medibles
los subconjuntos de los conjuntos medibles nulos.
Ejemplo 1.5.1 Dada una medida exterior µ

en Ω, vimos en el Teorema
de Caratheodory (1.4.7) de la p´agina 25, que (Ω, /

, µ

) era completo.
Definici´on. Diremos que una propiedad se verifica casi seguro respecto
de µ (c.s. (/, µ) ´o c.s. si no hay confusi´on), si el conjunto C de puntos
donde no se verifica la propiedad est´a en un medible, C ⊂ B ∈ / con
µ(B) = 0.
Nota 1.5.2 Observemos que C no es necesariamente medible, pero s´ı lo
es si el espacio es completo. En cualquier caso, si C es medible, µ(C) = 0.
Dado un espacio de medida (Ω, /, µ), podemos completarlo siguiendo
la siguiente construcci´on. Consideramos
/
µ
= ¦E ⊂ Ω : ∃A, B ∈ /, A ⊂ E ⊂ A∪ B y µ(B) = 0¦,
y extendemos µ a /
µ
de la forma
µ(E) = µ(A),
para cada A ∈ / como en la definici´on (demuestre el lector que est´a bien
definida, es decir que si A ⊂ E ⊂ A ∪ B y C ⊂ E ⊂ C ∪ D, con
A, B, C, D ∈ / y µ(B) = µ(D) = 0, entonces µ(A) = µ(C)). Se tiene
entonces el siguiente resultado.
Teorema 1.5.3 (Ω, /
µ
, µ) es un espacio de medida completo al que lla-
maremos compleci´on de (Ω, /, µ).
Demostraci´on. En primer lugar se tiene que Ω ∈ /
µ
. Veamos que
es cerrado por paso al complementario, si E ∈ /
µ
, con A ⊂ E ⊂ A∪ B,
A, B ∈ / y µ(B) = 0 entonces µ(A
c
∩ B) = 0 y
(A∪ B)
c
⊂ E
c
⊂ A
c
= (A
c
∩ B
c
) ∪ (A
c
∩ B) = (A∪ B)
c
∪ (A
c
∩ B),
1.5. Compleci´ on 31
por tanto E
c
∈ /
µ
. Veamos ahora que es cerrado para uniones nume-
rables; consideremos una sucesi´on E
n
∈ /
µ
, con A
n
⊂ E
n
⊂ A
n
∪ B
n
,
A
n
, B
n
∈ / y µ(B
n
) = 0 entonces

_
n=1
A
n


_
n=1
E
n
⊂ (

_
n=1
A
n
) ∪ (

_
n=1
B
n
),
y ∪E
n
∈ /
µ
. Veamos ahora que µ es una medida en /
µ
. Obviamente es
no negativa y µ(∅) = 0, falta ver la numerable aditividad. Consideremos
una sucesi´on E
n
∈ /
µ
, de conjuntos disjuntos entonces en los t´erminos
anteriores los A
n
tambi´en son disjuntos y
µ[

_
n=1
E
n
] = µ[

_
n=1
A
n
] =

n=1
µ(A
n
) =

n=1
µ(E
n
).
Por ´ ultimo veamos que es completo. Sea E ∈ /
µ
tal que µ(E) = 0
y C ⊂ E. Ahora como existen A, B ∈ / tales que A ⊂ E ⊂ A ∪ B,
µ(B) = 0 y µ(E) = µ(A) = 0, tendremos que ∅ ⊂ C ⊂ A ∪ B y
µ(A∪ B) = 0, por tanto C ∈ /
µ
.
La extensi´on (Ω, /

, µ

), de (Ω, /
0
, µ) en el teorema (1.4.7) es com-
pleta por la Nota (1.4.6). A continuaci´on veremos de quien es compleci´on
(Ω, /

, µ

).
Teorema 1.5.4 Sea (Ω, /
0
, µ) un espacio de medida con /
0
anillo y µ
σ–finita. Entonces el espacio de medida (Ω, /

, µ

) es la compleci´on de
(Ω, σ(/
0
), µ

).
Demostraci´on. Denotemos / = σ(/
0
) y sigamos llamando µ = µ

],
a la extensi´on (´ unica) de nuestra medida µ en el anillo. Tenemos que ver
que /

= /
µ
, siendo obvia la inclusi´on /
µ
⊂ /

, pues /
µ
= / ∪ ^,
para ^ = ¦N ⊂ A : A ∈ /, µ(A) = 0¦ y / ⊂ /

y /

es completo.
Veamos ahora la inclusi´on contraria, en primer lugar observemos que
para cada A ⊂ Ω
µ

(A) =´ınf¦

n=1
µ(B
n
) : A ⊂ ∪B
n
, B
n
∈ /
0
¦
=´ınf¦µ

(B) : A ⊂ B ∈ σ(/
0
)¦,
= m´ın¦µ

(B) : A ⊂ B ∈ σ(/
0
)¦,
32 Cap´ıtulo 1. Medida
donde la segunda igualdad se tiene porque dados A ⊂ ∪B
n
, B
n
∈ /
0
,
tendremos que B = ∪B
n
∈ σ(/
0
) y
µ

(A) ≤ µ

(B) ≤

n=1
µ(B
n
),
y la tercera igualdad porque el ´ınfimo se alcanza ya que podemos con-
siderar para cada n un B
n
∈ /, con A ⊂ B
n
tal que µ

(B
n
) ↓ µ

(A) y
A ⊂ ∩B
n
= B ∈ /, por tanto µ

(A) = µ

(B). En definitiva tenemos que
dado cualquier A ⊂ Ω, existe un B ∈ /, tal que A ⊂ B y µ

(B) = µ

(A).
Como consecuencia tenemos que si E ∈ /

, entonces existe un B ∈
/, tal que E ⊂ B y µ

(B¸E) = 0. Esto es obvio si µ

(E) < ∞, pues
µ

(B) = µ

(E) +µ

(B¸E). En general consideremos una sucesi´on A
n

/
0
, tal que µ(A
n
) < ∞ y la ∪A
n
= Ω, entonces por el caso finito como
E
n
= E ∩ A
n
∈ /

y µ

(E
n
) < ∞, existen B
n
∈ / tales que
E
n
⊂ B
n
, µ

(B
n
¸E
n
) = 0,
por tanto E = ∪E
n
⊂ B = ∪B
n
∈ / y µ

(B¸E) = 0, pues
B ∩ E
c
=

_
n=1
(B
n
∩ E
c
) ⊂

_
n=1
(B
n
∩ E
c
n
),
ahora el mismo argumento aplicado a E
c
prueba que existe A
c
∈ / tal
que E
c
⊂ A
c
, es decir A ⊂ E y µ

(E¸A) = µ

(A
c
¸E
c
) = 0. Se sigue que
A ⊂ E ⊂ B y µ

(B¸A) = 0, por tanto E ∈ /
µ
.
Nota 1.5.5 Debe observarse que aunque reemplazar un espacio medi-
ble (Ω, /, µ) por su compleci´on (Ω, /
µ
, µ), nos quita ciertos problemas,
lo cierto es que introduce otros. Por ejemplo que la σ–´algebra /
µ
es a
menudo m´as complicada que la original, o que al estar la σ–´algebra /
µ
determinada por la medida µ, si en nuestro espacio tenemos dos medidas
distintas, en general obtendremos dos σ–´algebras compleci´on distintas,
por lo que las medidas extendidas no tendr´ıan en principio el mismo
dominio. Esta es una raz´on que justifica que en los hechos b´asicos de
la teor´ıa de la medida, suelan evitarse argumentos que dependan de la
compleci´on.
1.6. Medidas de Lebesgue–Stieltjes 33
Ejercicios
Ejercicio 1.5.1 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida y sea /
µ
su compleci´ on y
µ

la medida exterior generada por µ. Demostrar que para cada A ⊂ Ω:
µ

(A) =´ınf|µ(B) : B ∈ /, A ⊂ B¦,
y que si definimos la “medida interior”
µ

(A) = sup|µ(B) : B ∈ /, B ⊂ A¦,
entonces si A ∈ /
µ
se tiene que µ

(A) = µ

(A) = µ(A) y rec´ıprocamente si
µ

(A) = µ

(A) < ∞ entonces A ∈ /
µ
.
1.6. Medidas de Lebesgue–Stieltjes
1.6.1. Medidas de Lebesgue–Stieltjes en R.
El teorema de extensi´on de Caratheodory–Hahn, nos da la posibilidad
de construir una amplia clase de medidas en B(R).
Definici´on. Llamaremos funci´on de distribuci´on a toda funci´on
F : R −→R,
mon´otona creciente y continua a la derecha. Llamaremos medida de
Lebesgue–Stieltjes en R, a toda medida en B(R), finita en cada compacto
(equivalentemente finita en cada intervalo acotado).
A continuaci´on veremos que existe una biyecci´on entre ambos con-
ceptos, siempre que identifiquemos cada dos funciones de distribuci´on
que difieran en una constante.
Teorema 1.6.1 Sea µ una medida de Lebesgue–Stieltjes en R. Entonces
cada funci´on F : R →R que para todo a < b ∈ R verifique
F(b) −F(a) = µ(a, b],
es una funci´ on de distribuci´on. Existen infinitas y cada dos difieren en
una constante.
34 Cap´ıtulo 1. Medida
Demostraci´on. Es mon´otona pues si a < b, F(b) −F(a) = µ(a, b] ≥
0 y continua a la derecha pues para x < x
n
y x
n
→x
+
tenemos (x, x
n
] ↓
∅ y como µ(x, x
1
] < ∞
F(x
n
) = F(x) +µ(x, x
n
] →F(x).
Es obvio que si F y Gsatisfacen el resultado difieren en una constante,
pues para x < y,
F(y)−F(x) = µ(x, y] = G(y)−G(x) ⇒ F(x)−G(x) = F(y)−G(y),
y que todas son traslaciones F
0
+c de una de ellas, por ejemplo de
F
0
(x) =
_
¸
_
¸
_
µ(0, x], si x > 0,
0, si x = 0,
−µ(x, 0], si x < 0.
Veamos ahora el rec´ıproco, que dada una funci´on de distribuci´on
F : R →R, existe una ´ unica medida µ: B(R) →[0, ∞] que para a < b ∈
R, verifica
µ(a, b] = F(b) −F(a).
Tal medida la conocemos sobre los semiintervalos acotados
( = ¦(a, b] : a ≤ b ∈ R¦.
Demostraremos en una serie de pasos, primero que µ se extiende de un
modo ´ unico al anillo /
0
formado por las uniones finitas disjuntas (´o sim-
plemente uniones finitas) de elementos de ( y despu´es a los borelianos,
sabiendo que σ(/
0
) = B(R).
Definimos µ(∅) = 0 (observemos que es la ´ unica posibilidad, pues si
a
n
→a
+
, entonces (a, a
n
] ↓ ∅ y µ(a, a
n
] = F(a
n
) −F(a) →0).
Ahora si un semiintervalo acotado (a, b] es uni´on finita disjunta de
semiintervalos (a
i
, b
i
], orden´andolos se tiene necesariamente que
a = a
1
< b
1
= a
2
< b
2
= a
3
< < b
n−1
= a
n
< b
n
= b,
µ(a, b] = F(b) −F(a) =
n

i=1
[F(b
i
) −F(a
i
)] =
n

i=1
µ(a
i
, b
i
],
esto nos permite definir µ de modo ´ unico en /
0
, como
(1.2) µ[A] =
n

i=1
µ(I
i
), para A =
n
_
i=1
I
i
1.6. Medidas de Lebesgue–Stieltjes 35
pues si ∪
n
i=1
I
i
= ∪
m
j=1
J
j
se tiene por lo anterior que
n

i=1
µ(I
i
) =
n

i=1
µ(∪
m
j=1
(I
i
∩ J
j
)) =
n

i=1
m

j=1
µ(I
i
∩ J
j
)
=
m

j=1
n

i=1
µ(I
i
∩ J
j
) =
m

j=1
µ(J
j
),
de esto se sigue que µ es aditiva en /
0
, pues si A, B ∈ /
0
son disjuntos
y acotados A = ∪
n
i=1
I
i
, B = ∪
m
j=1
J
j
y
µ(A∪ B) =
n

i=1
µ(I
i
) +
m

j=1
µ(J
j
) = µ(A) +µ(B).
Ahora para demostrar que µ es medida necesitamos un par de resul-
tados previos.
Lema 1.6.2 Para cada A ∈ /
0
y todo > 0, existe un B ∈ /
0
, con
B ⊂ A tal que µ(A¸B) < .
Demostraci´on. Como A es uni´on finita disjunta de semiintervalos
acotados, basta demostrarlo para un semiintervalo acotado (a, b] con
−∞ < a < b < ∞. Como F es continua a la derecha, podemos tomar
a
n
→a
+
, tal que [a
n
, b] ⊂ (a, b] y
µ((a, b]¸(a
n
, b]) = µ(a, a
n
] = F(a
n
) −F(a) →0.
Lema 1.6.3 Dada una colecci´on de compactos K
i
en un espacio topol´ogi-
co Hausdorff, tales que ∩K
i
= ∅, entonces existe una colecci´on finita de
ellos K
i
1
, . . . , K
i
n
, tales que ∩
n
j=1
K
i
j
= ∅.
Demostraci´on. En un Hausdorff todo compacto es cerrado, pues
si x / ∈ K podemos tomar para cada y ∈ K sendos entornos disjuntos
V
y
x
y V
y
de x e y respectivamente. Ahora K podemos recubrirlo con un
n´ umero finito de los V
y
, que corresponden a un n´ umero finito de V
y
x
cuya
intersecci´on es un entorno de x que no corta a ning´ un V
y
y por tanto a
K.
36 Cap´ıtulo 1. Medida
Consideremos ahora K
i
0
, uno cualquiera de los compactos, entonces

j
K
j
= ∅ ⇒ K
i
0
⊂ (

j,=i
0
K
j
)
c
=
_
j,=i
0
K
c
j
⇒ ∃i
1
, . . . , i
n
: K
i
0

n
_
j=1
K
c
i
j

n

j=0
K
i
j
= ∅.
Teorema 1.6.4 La funci´on de conjunto µ: /
0
→[0, ∞], definida en 1.2,
es la ´ unica medida que satisface µ(a, b] = F(b) − F(a), adem´as es una
medida σ–finita, que diremos generada por F.
Demostraci´on. Basta demostrar por (1.3.15) que si A
n
∈ /
0
y
A
n
↓ ∅, entonces l´ım
n→∞
µ(A
n
) = 0.
Sea > 0, por el primer Lema para cada A
n
existe un B
n
∈ /
0
,
B
n
⊂ A
n
y µ(A
n
¸B
n
) < 2
−n
. Ahora como ∩B
n
⊂ ∩A
n
= ∅ y los B
n
son compactos tendremos por el Lema (1.6.3) que existe un N tal que
N

n=1
B
n

N

n=1
B
n
= ∅ ⇒
N
_
n=1
B
c
n
= R,
y como A
n
es decreciente, para todo n ≥ N
µ(A
n
) = µ
_
A
n
∩ (
N
_
i=1
B
c
i
)
_
= µ
_
N
_
i=1
(A
n
∩ B
c
i
)
_
≤ µ
_
N
_
i=1
(A
i
∩ B
c
i
)
_

N

i=1
µ(A
i
¸B
i
) ≤ ,
por tanto µ(A
n
) →0. Por ´ ultimo µ es σ–finita pues µ(−m, m] = F(m)−
F(−m) < ∞.
Como consecuencia tenemos el siguiente resultado.
Teorema 1.6.5 Dada una funci´on de distribuci´on F en R, existe una
´ unica medida µ en B(R) tal que µ(a, b] = F(b) −F(a), para cada a < b
de R y es una medida de Lebesgue–Stieltjes.
Demostraci´on. Por el resultado anterior existe una ´ unica medida,
definida en el anillo /
0
, que satisface la propiedad. Adem´as es σ–finita,
por tanto se sigue de los Teoremas de Caratheodory y Hahn que tiene
una ´ unica extensi´on a B(R) y es de Lebesgue–Stieltjes.
1.6. Medidas de Lebesgue–Stieltjes 37
Nota 1.6.6 Observemos que para cada punto x ∈ R
µ¦x¦ = l´ımµ(x −1/n, x] = F(x) −F(x

),
y por tanto, como F es continua a la derecha, es decir F(x) = F(x
+
),
se tiene que
F es continua en x ⇔ µ¦x¦ = 0.
Podemos expresar la medida de cualquier intervalo en t´erminos de la
funci´on de distribuci´on, por ejemplo
µ(a, b) = l´ımµ(a, b −1/n] = F(b

) −F(a),
µ[a, b) = µ(¦a¦) +µ(a, b) = F(b

) −F(a

),
µ[a, ∞) = F(∞) −F(a

), µ(−∞, ∞) = F(∞) −F(−∞).
Nota 1.6.7 Ahora podemos generar ya un buen n´ umero de medidas en
B(R). Por ejemplo si
f : R −→R,
es no negativa e integrable (Riemann por ahora), sobre cada intervalo
finito (eso significa que la integral en ese intervalo es finita), podemos
definir la funci´on de distribuci´on (continua)
F(x) =
_
¸
_
¸
_
_
x
0
f(t)dt, si x > 0,
0, si x = 0,

_
0
x
f(t)dt, si x < 0,
y se puede construir la medida µ de Lebesgue–Stieltjes asociada, que
satisface
µ(a, b] =
_
b
a
f(t)dt.
Ejemplo 1.6.8 La medida de Lebesgue unidimensional. Tomando
en particular la funci´on de distribuci´on
F(x) = x, µ(a, b] = b −a,
la correspondiente medida σ–finita µ: /
0
→ [0, ∞] define la medida
exterior de Lebesgue que para A ⊂ R vale
µ

(A) =´ınf¦

µ(A
i
) : A
i
∈ /
0
, A ⊂ ∪A
i
¦
=´ınf¦

µ(I
i
) : I
i
∈ (, A ⊂ ∪I
i
¦
=´ınf¦

(b
i
−a
i
) : a
i
≤ b
i
, A ⊂ ∪(a
i
, b
i
]¦.
38 Cap´ıtulo 1. Medida
Definici´on. Llamamos Lebesgue medibles de R a los conjuntos de la
σ–´algebra /

, definida por la medida exterior de Lebesgue anterior, y
medida de Lebesgue a la restricci´on m = µ

],

, de la medida exterior a
esta σ–´algebra, que denotaremos /

= L(R).
Tenemos las inclusiones B(R) ⊂ L(R) ⊂ T(R) y surgen dos preguntas
de forma natural:
1) ¿Es B(R) = L(R)?. Contestaremos negativamente a esta cuesti´on
en (2.2.11), p´ag.77. No obstante como µ es σ–finita sabemos por (1.5.4),
p´ag.31, que L(R) es la σ–´algebra compleci´on de B(R), con la medida de
Lebesgue, as´ı que un conjunto Lebesgue medible es la uni´on de un Borel
con un subconjunto de un Borel de medida de Lebesgue nula.
2) ¿Es L(R) = T(R)?. Esta cuesti´on que nos lleva a la base de la
teor´ıa de conjuntos, ser´a analizada m´as adelante en (1.6.27), p´ag.51 y
comentada en el ap´endice final del tema.
1.6.2. Medidas de Lebesgue–Stieltjes en R
n
.
Vamos a considerar ahora las medidas de Lebesgue–Stieltjes y las
funciones de distribuci´on en R
n
.
Definici´on. Llamaremos rect´angulo (acotado) en R
n
al producto de n
intervalos (acotados) de R. Llamaremos rect´angulo semicerrado a la de-
recha (a menudo lo llamaremos simplemente semirect´angulo), de R
n
al
producto

I
i
, de n semi–intervalos de R, del tipo (−∞, b], (a, b] ´o (a, ∞),
de estos consideraremos especialmente los semirect´angulos acotados, que
son producto de I
i
∈ (, es decir del tipo considerado en el caso unidi-
mensional (a, b]. Denotaremos con (
n
el conjunto de los semirect´angulos
acotados. Llamaremos cubo semicerrado a la derecha (´o simplemente se-
micubo) a un semirect´angulo (a, b] con todos los lados b
i
− a
i
iguales.
Llamaremos semi–cubo unidad a (0, 1]
n
y cubo unidad a Q = [0, 1]
n
.
Por ejemplo en R
2
los semirect´angulos (acotados y no acotados) son
conjuntos de uno de los nueve tipos de la Fig.1.1
Nota 1.6.9 Denotaremos (−∞, x] =

n
i=1
(−∞, x
i
], para cada x = (x
i
) ∈
R
n
. Dados a = (a
1
, . . . , a
n
), b = (b
1
, . . . , b
n
) ∈ R
n
, diremos que a < b
(a ≤ b) si a
i
< b
i
(a
i
≤ b
i
) para i = 1, . . . , n. Si para alg´ un i, a
i
= b
i
,
1.6. Medidas de Lebesgue–Stieltjes 39
tendremos que (a, b] =

(a
i
, b
i
] = ∅ y podemos entender el conjunto
vac´ıo como un semirect´angulo.
Nota 1.6.10 Recordemos que B(R
n
) es la σ–´algebra generada por los
abiertos de R
n
y por (1.2.15) tambi´en es la generada por los semi-
rect´angulos acotados de R
n
, B(R
n
) = σ((
n
). Adem´as los semirect´angu-
los acotados tienen la propiedad de que sus uniones finitas disjuntas
forman un anillo, que denotaremos con /
0
, pues si A, B ∈ (
n
, B
c
es
uni´on finita disjunta de semirect´angulos y A ∩ B
c
∈ /
0
y si A, B ∈ /
0
,
A¸B, A∪ B ∈ /
0
.
Definici´on. Diremos que una medida µ: B(R
n
) →[0, ∞], es de Lebesgue–
Stieltjes si es finita en los compactos (equivalentemente en los acotados)
de R
n
.
Definici´on. Para cada a = (a
i
) ≤ b = (b
i
) ∈ R
n
definimos S
ab
= ¦x =
(x
i
) ∈ R
n
: x
i
= a
i
´o x
i
= b
i
¦ el conjunto de esquinas del rect´angulo
definido por a y b y la aplicaci´on
σ: S
ab
−→¦−1, 1¦,
σ(x) =
_
1, si x
i
= a
i
para un n
o
par de i,
−1, si x
i
= a
i
para un n
o
impar de i,
Definici´on. Diremos que F : R
n
→R es una funci´on de distribuci´on si:
a) Es continua a la derecha, es decir si x ≤ ≤ x
n+1
≤ x
n
y
x
n
→x, entonces F(x
n
) →F(x).
.......................................................................................................................................................................................
.......................................................................................................................................................................................
.............................................................................................................................................................................................................................................
.............................................................................................................................................................................................................................................
.....................................................................................................................................................
.....................................................................................................................................................
........................................................................
...........................................................................................................
.................................................................
........................................................................
...........................................................................................................
.................................................................
(−∞, b
1
] ×(−∞, b
2
]
(−∞, b
1
] ×(a
2
, b
2
]
(−∞, b
1
] ×(a
2
, ∞)
(a
1
, b
1
] ×(−∞, b
2
]
(a
1
, b
1
] ×(a
2
, b
2
]
(a
1
, b
1
] ×(a
2
, ∞)
(a
1
, ∞) ×(−∞, b
2
]
(a
1
, ∞) ×(a
2
, b
2
]
(a
1
, ∞) ×(a
2
, ∞)
........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ...
........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ...
........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........
........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........
........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........
........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........
........
........
........
........
........
........
........
........
........
........
........
........
..
........
........
........
........
.....
........
........
........
........
........
........
........
........
........
........
........
........
..
........
........
........
........
.....
Figura 1.1. Semi-rectangulos acotados y no acotados de R
2
40 Cap´ıtulo 1. Medida
b) Es mon´otona creciente en el siguiente sentido, para a ≤ b ∈ R
n
,

x∈S
ab
σ(x)F(x) ≥ 0.
Por ejemplo para n = 3, que

x∈S
ab
σ(x)F(x) = F(b
1
, b
2
, b
3
) −F(a
1
, b
2
, b
3
) −F(b
1
, a
2
, b
3
)+
+F(a
1
, a
2
, b
3
) −F(b
1
, b
2
, a
3
) +F(a
1
, b
2
, a
3
)+
+F(b
1
, a
2
, a
3
) −F(a
1
, a
2
, a
3
) ≥ 0.
Ejemplo 1.6.11 Dadas n funciones de distribuci´on en R, F
1
, . . . , F
n
,
F : R
n
→R, F(x
1
, . . . , x
n
) = F
1
(x
1
) F
n
(x
n
),
es una funci´on de distribuci´on en R
n
, pues es continua a la derecha y es
mon´otona, pues por inducci´on en n se demuestra la ´ ultima igualdad en

x∈S
ab
σ(x)F(x) =

x∈S
ab
σ(x)F
1
(x
1
) F
n
(x
n
) =
n

i=1
[F
i
(b
i
) −F
i
(a
i
)].
Ejemplo 1.6.12 Para el caso particular F
i
(x) = x, para i = 1, . . . , n,
tenemos la funci´ on de distribuci´on F(x
1
, . . . , x
n
) = x
1
x
n
.
Como para el caso unidimensional tenemos una biyecci´on entre me-
didas de Lebesgue–Stieltjes y funciones de distribuci´on, si identificamos
funciones de distribuci´on que dan el mismo valor a

x∈S
ab
σ(x)F(x),
para todo semirect´angulo acotado (a, b] —observemos que si F es fun-
ci´ on de distribuci´on tambi´en lo es F +c, para cada c ∈ R, pues se tiene
que

x∈S
ab
σ(x) = 0 (esto es una simple consecuencia de (1.6.11), para
F
i
(x) = 1, por tanto F(x) = 1), adem´as por esta misma raz´on F y F +c
est´an identificadas pues ambas funciones dan el mismo valor a la expre-
si´ on—. Sin embargo encontrar una funci´on de distribuci´on de la clase de
equivalencia a partir de la medida no es inmediato en general, por ello
optaremos por dar los siguientes resultados que ser´an ´ utiles en Teor´ıa de
Probabilidades.
Teorema 1.6.13 Sea µ una medida finita en B(R
n
), entonces F(x) =
µ(−∞, x], para cada x ∈ R
n
es una funci´on de distribuci´on que verifica

x∈S
ab
σ(x)F(x) = µ(a, b], para cada a, b ∈ R
n
, con a < b.
1.6. Medidas de Lebesgue–Stieltjes 41
Demostraci´on. La continuidad a la derecha se sigue por ser µ una
medida finita, pues si x
n
↓ x, con x
n+1
≤ x
n
, entonces (−∞, x
n
] ↓
(−∞, x] y F(x
n
) →F(x). Que es mon´otona creciente se sigue de
µ(a, b] = µ((a
1
, b
1
] (a
n
, b
n
])
= µ((a
1
, b
1
] (−∞, b
n
])−
−µ((a
1
, b
1
] (−∞, a
n
])
= µ((a
1
, b
1
] (−∞, b
n−1
] (−∞, b
n
])−
−µ((a
1
, b
1
] (−∞, a
n−1
] (−∞, b
n
])−
−µ((a
1
, b
1
] (−∞, b
n−1
] (−∞, a
n
])+
+µ((a
1
, b
1
] (−∞, a
n−1
] (−∞, a
n
])
= =

x∈S
ab
σ(x)µ((−∞, x
1
] (−∞, x
n
])
=

x∈S
ab
σ(x)F(x).
Teorema 1.6.14 Dada F funci´on de distribuci´on en R
n
, hay una ´ unica
medida µ en B(R
n
), tal que µ(a, b] =

x∈S
ab
σ(x)F(x), para cada semi–
rect´angulo acotado (a, b]. Adem´as µ es de Lebesgue–Stieltjes.
Demostraci´on. Como en el caso unidimensional construiremos en
una serie de pasos la medida. En primer lugar la hip´otesis nos la da en
los semi–rect´angulos acotados
µ(a, b] =

x∈S
ab
σ(x)F(x),
con a < b, a, b ∈ R
n
; y definimos µ(∅) = 0. Ahora observamos que es
aditiva en el siguiente sentido. Dados a = (a
i
) < b = (b
i
) y a
j
< e
j
< b
j
para un j, se tiene (ver Fig. 1.2)
(a, b] = (a
1
, b
1
] ((a
j
, e
j
] ∪ (e
j
, b
j
]) (a
n
, b
n
] = (a, c] ∪ (d, b],
para c = (c
i
) y d = (d
i
) con
c
i
=
_
b
i
si i ,= j
e
j
si i = j,
d
i
=
_
a
i
si i ,= j
e
j
si i = j,
42 Cap´ıtulo 1. Medida
por tanto
S
ac
= ¦x : x
i
= a
i
´o b
i
(i ,= j) y x
j
= a
j
´o e
j
¦,
S
db
= ¦x : x
i
= a
i
´o b
i
(i ,= j) y x
j
= e
j
´o b
j
¦,
y tenemos que
S
ac
∩ S
db
= ¦x : x
i
= a
i
´o b
i
(i ,= j) y x
j
= e
j
¦
S
ac
∪ S
db
= S
ab
∪ (S
ac
∩ S
db
)
siendo la uni´on de la derecha disjunta, y se demuestra f´acilmente que
µ(a, b] = µ(a, c] +µ(d, b],
...................................................................................................................................................................................................................... ........................................................................ ........................................................................................................................................
...............................................................................................................................................
...............................................................................................................................................
...............................................................................................................................................
a
b
a
b
d
c
........
........
........
........
........
........
........
........
........
........
........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ .... ........
........
........
........
........
........
........
........
........
........
........ ........ ........ ........ ........ . .......
........
........
........
........
........
........
........
........
........
........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ ........ .
Figura 1.2.
pues si x ∈ S
ac
∩S
db
, los signos σ
ac
(x) y σ
db
(x), correspondientes a F(x)
en µ(a, c] y en µ(d, b] se cancelan. Ahora aplicando sucesivamente este
argumento se tiene que dada una partici´on entera del semi–rect´angulo
acotado (a, b], es decir del tipo
(a, b] =
n

i=1
(a
i
, b
i
] =
n

i=1
_
(a
i
, a
t
i
] ∪ (a
t
i
, a
(2
i
] ∪ ∪ (a
(k
i
−1
i
, b
i
]
_
=
k
1
_
j
1
=1

k
n
_
j
n
=1
n

i=1
(a
(j
i
−1
i
, a
(j
i
i
], para a
i
= a
(0
i
y b
i
= a
(k
i
i
como uni´on disjunta de k
1
k
n
semi–rect´angulos acotados, tendremos
que
µ(a, b] =
k
1

j
1
=1

k
n

j
n
=1
µ(
n

i=1
_
a
(j
i
−1
i
, a
(j
i
i
_
),
1.6. Medidas de Lebesgue–Stieltjes 43
es decir es aditiva. Esto implica que si un semirect´angulo acotado R =
(a, b] es uni´on finita disjunta de semirect´angulos acotados R
i
, entonces
µ(R) =

µ(R
i
), lo cual se demuestra considerando una partici´on entera
de (a, b], de la que se pueden seleccionar particiones enteras de cada R
i
(ver la Fig.1.3).
......................................................................................................................................................................................................................
............................................................................................................................................................................................................................................................................................................
......................................................................................
......................................................................................
.................................
...........................................................................................................
....................................
....................................................................
.................................
......
......
......
......
..................................................................................................................................
......
......
......
......
......
......
......
................................................ . .....
......
......
...
................................................................................
......................................................
......................................................
...................................................... . .....
......
......
...
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
a
b
...............................................................................
...............................................................................
...............................................................................
....................................................................................................................................
....................................................................................................................................
....................................................................................................................................
......................................................................................
......................................................................................
......................................................................................
....................................
....................................................................
.................................
....................................
....................................................................
.................................
....................................
....................................................................
.................................
......
......
......
......
................................................
................................................ . .....
......
......
......
......
......
......
................................................ . .....
......
......
...
................................................................................ ......
......
......
......
................................................................................
................................................................................
......................................................
......................................................
......................................................
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
...
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
...
a
b
Figura 1.3. Partici´ on entera del semirect´ angulo
Esto nos permite extender µ al anillo /
0
de las uniones finitas disjun-
tas de semirect´angulos acotados, µ(∪
k
i=1
R
i
) =

µ(R
i
), de este modo µ
es aditiva en /
0
y vemos, como en el caso unidimensional, que es medi-
da, demostrando primero que para cada A ∈ /
0
y cada > 0 existe un
B ∈ /
0
, con B ⊂ A y µ(A¸B) < , y como A es uni´on finita disjunta de
semirect´angulos, bastar´a demostrarlo para A = (a, b] un semirect´angulo,
en cuyo caso se tiene que si a < a
(k+1
≤ a
(k
y a
(k
→ a, entonces para
B
k
= (a
(k
, b], B
k
= [a
(k
, b] ⊂ (a, b] y
µ(B
k
) =

x∈S
a
(k
b
σ
a
(k
b
(x)F(x) →

x∈S
ab
σ
ab
(x)F(x) = µ(A),
pues F es continua a la derecha y para cada esquina x = (x
1
, . . . , x
n
),
de (a, b], con x
i
= a
i
´o b
i
, existe una ´ unica esquina x
k
= (x
k
1
, . . . , x
k
n
),
con los correspondientes valores x
k
i
= a
k
i
´o b
i
, de B
k
= (a
(k
, b], siendo el
signo de x
(k
el mismo que el de x y x
(k
↓ x, por tanto F(x
(k
) → F(x).
Por tanto como µ es aditiva y µ(A) < ∞, µ(A¸B
k
) = µ(A)−µ(B
k
) →0.
Ahora que µ es medida se demuestra como en el caso unidimensional.
Por tanto µ: /
0
→ [0, ∞] es una medida σ–finita y se extiende de un
´ unico modo a una medida en los borelianos, y es de Lebesgue–Stieltjes
ya que
µ((−m, m]
n
) < ∞.
44 Cap´ıtulo 1. Medida
Nota 1.6.15 Observemos que el teorema de Caratheodory construye la
medida exterior µ

: T(R
n
) →[0, ∞], asociada a µ, de la forma
µ

(A) =´ınf¦

i=1
µ(A
i
) : A
i
∈ /
0
, A ⊂ ∪A
i
¦
=´ınf¦

i=1
µ(R
i
) : R
i
∈ (
n
, A ⊂ ∪R
i
¦
(1.3)
pues /
0
son las uniones finitas y disjuntas de semirectangulos acotados,
es decir de elementos de (
n
.
Ejemplo 1.6.16 La medida de Lebesgue n–dimensional. Conside-
remos la funci´on de distribuci´on F(x
1
, . . . , x
n
) = x
1
x
n
, entonces su
medida asociada en los semirect´angulos vale
µ(a, b] = (b
1
−a
1
) (b
n
−a
n
),
y el teorema de Caratheodory–Hahn construye el espacio de medida
completo correspondiente
(R
n
, /

, µ

) = (R
n
, L(R
n
), m).
Definici´on. A m la llamamos la medida de Lebesgue n–dimensional y
los conjuntos de L(R
n
) los llamamos Lebesgue medibles de R
n
. Adem´as
ese espacio es la compleci´on de (R
n
, B(R
n
), m), pues µ es σ–finita.
1.6.3. Propiedades de la medida de Lebesgue.
Veamos algunas propiedades b´asicas de la medida de Lebesgue en
R
n
.
Teorema 1.6.17 Sea x ∈ R
n
y B ∈ L(R
n
), entonces B + x ∈ L(R
n
) y
m(B) = m(B +x). Adem´as si B ∈ B(R
n
), entonces B +x ∈ B(R
n
).
Demostraci´on. En primer lugar µ(a, b] = (b
1
− a
1
) (b
n
− a
n
) es
invariante por traslaciones en los semi–rect´angulos acotados, y se sigue
de (1.3) que tambi´en lo es la medida exterior que genera µ

: T(R
n
) →
1.6. Medidas de Lebesgue–Stieltjes 45
[0, ∞]. Por tanto para cualquier A ⊂ R
n
y x ∈ R
n
, µ

(A) = µ

(A + x),
ahora si B ∈ L(R
n
), tendremos que para cualquier E = A+x ⊂ R
n
µ

(E) = µ

(A) = µ

(A∩ B) +µ

(A∩ B
c
)
= µ

((A∩ B) +x) +µ

((A∩ B
c
) +x)
= µ

(E ∩ (B +x)) +µ

(E ∩ (B
c
+x))
= µ

(E ∩ (B +x)) +µ

(E ∩ (B +x)
c
),
y por tanto B +x ∈ L(R
n
) y m(B) = µ

(B) = µ

(B +x) = m(B +x).
Que la traslaci´on B +x de un boreliano B es un boreliano, es conse-
cuencia de que y ∈ R
n
→y +x ∈ R
n
es un homeomorfismo.
Adem´as la medida de Lebesgue en B(R
n
) es la ´ unica medida de
Lebesgue–Stieltjes (salvo un factor de proporcionalidad), no nula e inva-
riante por traslaciones.
Teorema 1.6.18 Sea µ una medida en B(R
n
) invariante por traslacio-
nes, tal que µ[(0, 1]
n
] < ∞. Entonces existe c ∈ [0, ∞) tal que µ(A) =
c m(A), para cada A ∈ B(R
n
).
Demostraci´on. Consideremos B = (0, 1]
n
, el semi–cubo unidad, y
sea c = µ(B). Si c = 0, poniendo R
n
como uni´on numerable de semi–
cubos B + z, con z ∈ Z
n
, tendr´ıamos µ(R
n
) = 0 y µ = 0. Si 0 < c <
∞, veamos que λ = (1/c)µ es la medida de Lebesgue; observemos que
λ(B) = m(B) y que ambas son invariantes por traslaciones, por lo que
si para cada k ∈ N, dividimos cada (0, 1] en k intervalos disjuntos
_
0,
1
k
_
,
_
1
k
,
2
k
_
, . . . ,
_
k −1
k
, 1
_
,
B se descompone en uni´on disjunta de k
n
semi–cubos B
i
, que son tras-
laciones de (0, 1/k]
n
, por lo que λ y m coinciden en cada B
i
, pues
k
n
λ(B
i
) =
k
n

i=1
λ(B
i
) = λ(B) = m(B) = k
n
m(B
i
),
de donde se sigue que ambas coinciden en los semi–cubos de lado 1/k,
para todo k ∈ N y por aditividad en cada semi–rect´angulo (a, b] con
b − a ∈ Q
n
, pues si a = 0 y b = (m
i
/k
i
) ∈ Q
n
, podemos expresar
(0, b] =

(0,
m
i
k
i
] como uni´on finita disjunta de semi–cubos de lado 1/k,
46 Cap´ıtulo 1. Medida
con k = k
1
k
n
, por tanto λ y m coinciden sobre ellos y por trasla-
ci´on sobre todos los semi–rect´angulos (a, b] con b − a ∈ Q
n
. Por tanto
coinciden sobre todos los semi–rect´angulos (a, b], pues podemos tomar
una sucesi´on (a
m
, b] ↑ (a, b], con b − a
m
∈ Q
n
. Como consecuencia se
tiene que coinciden en el anillo /
0
de las uniones finitas disjuntas de
semirect´angulos acotados, en el que son σ–finitas y por el Teorema de
Hahn en todos los borelianos.
1.6.4. Regularidad.
Veamos algunas propiedades de aproximaci´on de la medida de Lebes-
gue, de las medidas de Lebesgue–Stieltjes y de las σ–finitas.
Definici´on. Sea (A, T ) un espacio topol´ogico Hausdorff. Diremos que
una medida µ en los borelianos B(A) es regular interior en E ∈ B(A) si
µ(E) = sup¦µ(K) : K compacto y K ⊂ E¦,
diremos que es regular exterior en E si
µ(E) =´ınf¦µ(A) : A abierto y E ⊂ A¦.
Diremos que µ es regular si es finita en los compactos y es regular exterior
y regular interior en todo boreliano.
Se tienen las siguientes propiedades de una medida de Borel µ en un
espacio topol´ogico (A, T ):
Proposici´on 1.6.19 (a) µ es regular interior en todo σ–compacto.
(b) Sea A
n
↑ A. Si µ es regular interior en A
n
, entonces es regular
interior en A. Si µ es regular exterior en A
n
, entonces es regular exterior
en A.
Demostraci´on. (a) Todo σ–compacto E es uni´on expansiva de com-
pactos K
n
↑ E —pues la uni´on finita de compactos es compacto—, y
µ(K
n
) ↑ µ(E).
(b) Es regular interior pues µ(A
n
) →µ(A) y
µ(A
n
) = sup¦µ(K) : K compacto y K ⊂ A
n
¦
≤ sup¦µ(K) : K compacto y K ⊂ A¦ ≤ µ(A)
1.6. Medidas de Lebesgue–Stieltjes 47
Si µ(A) = ∞es regular exterior obviamente. Si µ(A) < ∞, para todo
> 0 y cada n ∈ N existe un abierto V
n
⊃ A
n
, tal que µ(V
n
) −µ(A
n
) ≤
2
−n
y para el abierto V = ∪V
n
⊃ ∪A
n
= A,
µ(V ) −µ(A) = µ(V ¸A) ≤

µ(V
n
∩ A
c
) ≤

µ(V
n
∩ A
c
n
) ≤ .
Nota 1.6.20 Toda medida en B(R
m
) es obviamente regular exterior en
los abiertos, y tambi´en regular interior por el resultado siguiente y porque
toda medida es regular interior en los σ–compactos (1.6.19).
Lema 1.6.21 Todo abierto de R
m
es σ–compacto.
Demostraci´on. Cada abierto V es uni´on numerable de los compac-
tos
K
n
= ¦x ∈ R
m
: |x| ≤ n y d(x, V
c
) ≥ 1/n¦.
Teorema 1.6.22 Toda medida finita en B(R
m
) es regular.
Demostraci´on. Haremos uso del principio de los buenos conjuntos.
Por (1.2.20), p´ag.10, basta demostrar que
( = ¦E ∈ B(R
m
) : µ es regular en E¦,
es ´algebra, clase mon´otona y contiene a los abiertos.
Contiene a los abiertos, en particular ∅, R
m
∈ (, por el resultado
anterior (ver 1.6.20).
A ∈ ( ⇒ A
c
∈ (: Consideremos una sucesi´on expansiva de
compactos C
n
↑ R
m
, por tanto C
c
n
↓ ∅, de donde µ(C
c
n
) →0 (pues µ es
finita). Ahora para todo > 0, existe un n tal que µ(C
c
n
) ≤ /2 y existen
un compacto K y un abierto V , tales que
_
K ⊂ A ⊂ V
µ(V ¸K) < /2

_
C
n
∩ V
c
⊂ A
c
⊂ K
c
µ(K
c
¸(C
n
∩ V
c
)) ≤ µ(C
c
n
) +µ(V ¸K) ≤ ,
siendo C
n
∩ V
c
compacto y K
c
abierto.
A, B ∈ ( ⇒ A ∪ B ∈ (: Para todo > 0 existen compactos
K
A
, K
B
y abiertos V
A
, V
B
tales que
K
A
⊂ A ⊂ V
A
y K
B
⊂ B ⊂ V
B
,
48 Cap´ıtulo 1. Medida
y µ(V
A
¸K
A
) ≤ , µ(V
B
¸K
B
) ≤ y basta considerar el compacto K =
K
A
∪ K
B
y el abierto V = V
A
∪ V
B
, para los que
K ⊂ A∪ B ⊂ V, µ(V ¸K) ≤ 2.
Veamos que es clase mon´otona.
A
n
∈ (, A
n
↑ A ⇒ A ∈ (: Se sigue de (1.6.19b).
A
n
∈ (, A
n
↓ A ⇒ A ∈ (: Se sigue de que A ∈ ( ⇒A
c
∈ ( y lo
anterior.
Corolario 1.6.23 Si µ es σ–finita en B(R
m
), es regular interior.
Demostraci´on. Por el resultado anterior toda medida es regular
interior en todo B ∈ B(R
m
) con µ(B) < ∞, pues la medida λ(A) =
µ(A∩ B) es finita y por tanto regular interior, de donde
µ(B) = λ(B) = sup¦λ(K) = µ(K) : K compacto y K ⊂ B¦.
Ahora si µ es σ–finita, entonces todo B ∈ B(R
m
) es uni´on expansiva
de borelianos B
n
de medida finita, por tanto en los que µ es regular
interior. El resultado se sigue de (1.6.19b).
Teorema 1.6.24 Si µ es de Lebesgue–Stieltjes en B(R
m
), entonces es
regular.
Demostraci´on. Toda medida de Lebesgue–Stieltjes es σ–finita y por
el corolario anterior es regular interior.
Veamos que es regular exterior: Sea V un abierto con µ(V ) < ∞ y
B ⊂ V un boreliano. Si consideramos la medida finita —y por (1.6.22)
regular exterior— λ(A) = µ(A∩ V ), tendremos
µ(B) = λ(B) =´ınf¦λ(A) : A abierto y B ⊂ A¦
=´ınf¦µ(A∩ V ) : A abierto y B ⊂ A¦
=´ınf¦µ(A) : A abierto y B ⊂ A¦.
por tanto µ es regular exterior en B.
En R
m
existen abiertos V
n
, con adherencia compacta (por tanto con
µ(V
n
) < ∞) y tales que V
n
↑ R
m
—por ejemplo las bolas centradas
en 0 de radio n—, y para un boreliano cualquiera B, tendremos que
B
n
= B∩V
n
↑ B y por lo anterior µ es regular exterior en B
n
, por tanto
se sigue de (1.6.19), que µ es regular exterior en B.
Volveremos sobre la noci´on de regularidad en la p´ag. 308.
1.6. Medidas de Lebesgue–Stieltjes 49
1.6.5. El conjunto de Cantor.
Hay un subconjunto de R, llamado conjunto de Cantor, que por sus
peculiares propiedades resulta muy ´ util a la hora de construir ejemplos
o contraejemplos en Teor´ıa de la medida. Consideremos la sucesi´on de
compactos de R:
K
n
⊂ K
n−1
⊂ ⊂ K
3

⊂ K
2
= [0, 1/9] ∪ [2/9, 3/9] ∪ [6/9, 7/9] ∪ [8/9, 1] =
= K
1
∩ (1/9, 2/9)
c
∩ (7/9, 8/9)
c

⊂ K
1
= [0, 1/3] ∪ [2/3, 1] = K
0
∩ (1/3, 2/3)
c

⊂ K
0
= [0, 1],
observemos que cada K
n
es uni´on de 2
n
intervalos disjuntos de longitud
(1/3
n
).
.................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................
.................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................
.................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................
K
0
K
1
K
2
K
3
0
0
0
1
1
1
1/3
1/3
2/3
2/3
1/9 2/9 7/9 8/9
Definici´on. Llamaremos conjunto de Cantor a K = ∩K
n
.
Lema 1.6.25 Sea A un espacio topol´ogico y A ⊂ A, entonces
(

A
)
c
= A
c
.
Demostraci´on. Como A
c
c
es abierto y (

A
)
c
es cerrado, se tiene
A
c
⊂ A
c
⇒ A
c
c
⊂ A ⇒ A
c
c


A

A
⊂ A ⇒ A
c
⊂ (

A
)
c
⇒ A
c
⊂ (

A
)
c
.
50 Cap´ıtulo 1. Medida
Teorema 1.6.26 El conjunto de Cantor es compacto, perfecto (cada x ∈
K es l´ımite de puntos x
n
∈ K¸¦x¦), es denso en ning´ un lado (

K = ∅),
su complementario en [0, 1] es denso en [0, 1], tiene la cardinalidad del
continuo y tiene medida de Lebesgue nula.
Demostraci´on. Es compacto por ser cerrado de [0, 1] que es com-
pacto. Cada K
n
es uni´on de 2
n
intervalos disjuntos de longitud (1/3
n
),
cuyos extremos est´an en K, pues cada extremo de un intervalo de K
n
es extremo de un intervalo de K
n+1
. Ahora dado x ∈ K y n ∈ N, como
x ∈ K
n
, uno de sus 2
n
intervalos de longitud (1/3
n
) lo contiene y po-
demos elegir x
n
como uno de los extremos de dicho intervalo (que sea
distinto de x), como [x −x
n
[ ≤ 3
−n
se sigue que K es perfecto.
Que m(K) = 0 se sigue de que
0 ≤ m(K) ≤ m(K
n
) =
2
n
3
n
→0,
lo cual a su vez implica que

K
= ∅, pues si existe un intervalo abierto
(a, b) ⊂ K, tendr´ıamos que 0 < m(a, b) = b − a ≤ m(K), lo cual es
absurdo, por tanto en A = [0, 1], el interior de K tambi´en es el ∅ y esto
equivale por el Lema (1.6.25), a que [0, 1]¸K = [0, 1], es decir [0, 1]¸K es
denso en [0, 1].
Por ´ ultimo, que tiene la cardinalidad del continuo se ve considerando
la biyecci´on entre el conjunto de sucesiones de ceros y unos (¦0, 1¦
N
)
—del que quitamos las sucesiones que a partir de un t´ermino son 1— y
el conjunto [0, 1) (que tiene la cardinalidad del continuo), mediante la
aplicaci´on
(x
i
) −→x =

i=1
x
i
2
i
,
por lo que 0, x
1
x
2
x
3
. . . es la expresi´on binaria de x. Ahora consideramos
la biyecci´on que a cada tal sucesi´on le hace corresponder el punto de
K −¦1¦
(x
i
) −→y =

i=1
2x
i
3
i
=

i=1
y
i
3
i
,
y el resultado se sigue, pues observemos que 0, y
1
y
2
y
3
. . . es la expresi´on
ternaria de y, la cual corresponde a un punto de K si y s´olo si los y
i
= 0
´o y
i
= 2.
1.6. Medidas de Lebesgue–Stieltjes 51
1.6.6. Sobre los conjuntos Lebesgue medibles.
Volvamos ahora a la pregunta que nos hac´ıamos hace un momento:
¿Es L(R) = T(R)? es decir ¿es Lebesgue medible todo subconjunto de
R?. Debemos observar que la demostraci´on habitual de este resultado,
que es la que vamos a dar, depende de la validez del axioma de elecci´on.
Aunque al final de este tema trataremos esta cuesti´on de forma m´as
extensa, digamos ahora que en 1970 Solovay demostr´o que si admitimos
ciertas hip´otesis de consistencia, entonces la existencia de un subconjunto
de R, no Lebesgue medible, no puede probarse con los axiomas de la
teor´ıa de conjuntos de Zermelo–Frenkel, sin hacer uso del axioma de
elecci´on.
Teorema 1.6.27 L(R) es distinto de T(R).
Demostraci´on. Consideremos la relaci´on de equivalencia en los reales
x ∼ y sii x − y ∈ Q y haciendo uso del Axioma de elecci´on definamos
un conjunto A ⊂ (0, 1) eligiendo un elemento en (0, 1) de cada una de
las clases de equivalencia. Para cada x ∈ (0, 1), cuya clase es x + Q,
hay un representante a = x + q ∈ A y como a, x ∈ (0, 1) tendremos
que ±q ∈ Q ∩ (−1, 1) = N, por tanto (0, 1) ⊂ ∪
q∈N
(q + A) ⊂ (−1, 2),
siendo la uni´on numerable –del conjunto del medio– disjunta, pues si
p, q ∈ Q son distintos (A + p) ∩ (A + q) = ∅, pero entonces llegamos
a una contradicci´on si A es Lebesgue medible, pues tomando medidas,
1 ≤ ∞ m(A) ≤ 3.
Pero se tiene aun mas, tambi´en consecuencia del Axioma de elecci´on,
de lo que el resultado anterior es una simple consecuencia.
Teorema 1.6.28 (Ver Cohn, p.33) Existe un A ⊂ R tal que m(B) = 0,
para todo Lebesgue medible B ⊂ A ´o B ⊂ A
c
.
Ejercicios
Ejercicio 1.6.1 Demostrar que la compleci´ on de una medida regular es regular.
52 Cap´ıtulo 1. Medida
Ejercicio 1.6.2 Sean µ
i
: B(R) →[0, ∞], para i = 1, . . . , n medidas de Lebesgue–
Stieltjes. Demostrar que existe una ´ unica medida µ: B(R
n
) → [0, ∞], tal que
para cada semi–rect´ angulo acotado (a, b],
µ(a, b] = µ
1
(a
1
, b
1
] µ
n
(a
n
, b
n
].
Ejercicio 1.6.3 Demostrar que toda medida en B(R
n
) de Lebesgue–Stieltjes
es σ–finita. Encontrar una que sea σ–finita pero no de Lebesgue–Stieltjes.
Encontrar una que sea σ–finita pero no regular.
Ejercicio 1.6.4 Demostrar que toda medida semifinita µ: B(R
n
) → [0, ∞] es
regular interior.
Ejercicio 1.6.5 Demostrar que para a < b ∈ R
n
y la medida de Lebesgue
n–dimensional
m(a, b) = m[a, b) = m(a, b] = m[a, b].
Ejercicio 1.6.6 Demostrar que si t ∈ R y B ∈ /(R
n
), entonces tB ∈ /(R
n
) y
m(tB) = [t[
n
m(B). Adem´as si B ∈ B(R
n
), entonces tB ∈ B(R
n
).
Ejercicio 1.6.7 Demostrar que la medida de Lebesgue es invariante por rota-
ciones.
Ejercicio 1.6.8 ¿Se puede poner un cuadrado del plano como uni´ on numerable
de segmentos?
1.7. Medidas de Hausdorff 53
1.7. Medidas de Hausdorff
1.7.1. Medidas exteriores m´etricas
Definici´on. Sea (Ω, d) un espacio m´etrico, diremos que una medida
exterior µ

es m´etrica si dados A, B ⊂ Ω, tales que d(A, B) > 0,
µ

(A∪ B) = µ

(A) +µ

(B).
Proposici´on 1.7.1 Si µ

es una medida exterior m´etrica en un espacio
m´etrico (Ω, d), entonces B(Ω) ⊂ /

.
Demostraci´on. Basta demostrar que si U ⊂ Ω es abierto, U ∈ /

.
Para lo cual basta demostrar que si A ⊂ Ω tiene µ

(A) < ∞, entonces
µ

(A) ≥ µ

(A∩ U) +µ

(A∩ U
c
).
Como U es abierto, U
n
↑ U para U
n
= ¦x : d(x, U
c
) ≥ n
−1
¦, por
tanto A∩ U
n
↑ A∩ U y por otra parte
d(A∩ U
n
, A∩ U
c
) ≥ d(U
n
, U
c
) ≥
1
n
> 0 ⇒
µ

(A) ≥ µ

[(A∩ U
n
) ∪ (A∩ U
c
)] = µ

(A∩ U
n
) +µ

(A∩ U
c
),
por tanto basta demostrar que para B
n
= A ∩ U
n
↑ B = A ∩ U,
l´ımµ

(B
n
) = µ

(B) y si consideramos los conjuntos disjuntos C
1
= B
1
,
C
n+1
= B
n+1
¸B
n
,
B
n
C
n+2
C
n+1
B
Figura 1.4.
54 Cap´ıtulo 1. Medida
µ

(B) = µ

[B
n
∪ C
n+1
∪ C
n+2
∪ ] ≤
≤ µ

(B
n
) +

j=n+1
µ

(C
j
) ≤ µ

(B) +

j=n+1
µ

(C
j
),
y basta demostrar que la serie

µ

(C
j
) converge. Para ello observemos
que si x ∈ B
n−1
e y ∈ C
n+1
, entonces y / ∈ U
n
, es decir d(y, U
c
) < n
−1
y
por lo tanto d(x, y) ≥ 1/n(n −1), pues
1
n −1
≤ d(x, U
c
) ≤ d(x, y) +d(y, U
c
) < d(x, y) +
1
n
,
de esto se sigue que
d(B
n−1
, C
n+1
) ≥
1
n(n −1)
> 0,
por lo tanto
µ

(B
n−1
) +µ

(C
n+1
) = µ

(B
n−1
∪ C
n+1
) ≤ µ

(B
n+1
),
lo cual implica que por inducci´on en n
n

i=1
µ

(C
2i−1
) ≤ µ

(B
2n−1
) ≤ µ

(A),
n

i=1
µ

(C
2i
) ≤ µ

(B
2n
) ≤ µ

(A)
y como µ

(A) < ∞, la serie

µ

(C
n
) converge.
Ejemplo 1.7.2 Medida exterior no–m´etrica.
14
Consideremos en R la co-
lecci´on ( de los semiintervalos (a, b] ⊂ R y la funci´on
ρ: ( →[0, ∞), ρ((a, b]) :=

b −a.
que genera la medida exterior que vale 1 en los semiintervalos de longitud
1, para lo cual basta verlo en (0, 1] pues ρ es invariante por traslaciones.
Para demostrar esto veamos antes que si [a, b] ⊂ ∪(a
i
, b
i
), entonces
b − a ≤

(b
i
− a
i
): Por la compacidad de [a, b] podemos extraer un
subrecubrimiento finito, por tanto existe n tal que [a, b] ⊂ ∪
n
i=1
(a
i
, b
i
) y
14
Ver p´ ag. 110 del Sternberg, S.: “Theory of functions of a real variable.”
1.7. Medidas de Hausdorff 55
se demuestra por inducci´on en n que b−a ≤

n
i=1
(b
i
−a
i
) ≤

(b
i
−a
i
),
pues si alg´ un intervalo no corta a [a, b] se puede quitar de la uni´on y
aplicamos el caso n − 1 y si todos cortan tomamos el intervalo (a
1
, b
1
)
que contenga a a y si b
1
∈ [a, b] tomamos el segundo intervalo tal que
b
1
∈ (a
2
, b
2
), en cuyo caso (a
1
, b
1
) ∪ (a
2
, b
2
) = (a
1
, b
2
) y b
2
− a
1

b
2
− a
2
+ b
1
− a
1
; en caso contrario si b
1
/ ∈ [a, b], [a, b] ⊂ (a
1
, b
1
) y el
resultado es obvio. Como consecuencia se tiene para semiintervalos, es
decir que si (a, b] ⊂ ∪(a
i
, b
i
], entonces b −a ≤

(b
i
−a
i
), para ello basta
observar que para > 0 peque˜ no tendremos que
[a +, b] ⊂ (a, b] ⊂ ∪(a
i
, b
i
] ⊂ ∪(a
i
, b
i
+

2
i
),
y aplicando el caso compacto, tendremos que b −a − ≤ +

(b
i
−a
i
)
y haciendo →0 se tiene el resultado.
Veamos ahora que µ

(0, 1] = 1: por una parte µ

(0, 1] ≤ ρ(0, 1] = 1
y por otra parte si consideramos (0, 1] ⊂ ∪(a
i
, b
i
], se sigue de lo anterior
que 1 ≤

(b
i
−a
i
), por tanto como (x +y)
2
≥ x
2
+y
2
(
_
b
i
−a
i
)
2

(b
i
−a
i
) ≥ 1,
y se tiene que µ

((a, a + 1]) = 1, para todo a ∈ R.
Para esta medida exterior los borelianos no son medibles, pues [0, 1] / ∈
/

ya que
µ

(−1, 1] ≤ ρ(−1, 1] =

2 < 2 = µ

(0, 1] +µ

(−1, 0] =
= µ

([0, 1] ∩ (−1, 1]) +µ

([0, 1]
c
∩ (−1, 1]).
y por el teorema se sigue que esta medida exterior no es m´etrica, lo cual
vemos directamente si consideramos dos semiintervalos de longitud 1,
I = (a −1, a] y J = (b, b + 1] a una peque˜ na distancia b −a = < 2, su
uni´on I ∪ J est´a en el intervalo (a −1, b + 1] de longitud 2 +, y
µ

(I ∪ J) ≤ ρ(a −1, b + 1] =

2 + < 2 = µ

(I) +µ

(J).
1.7.2. Las medidas de Borel H
p
Ahora consideremos en el espacio m´etrico (Ω, d), la medida exterior
de Hausdorff p–dimensional, para cada p ≥ 0, H
p
: T(Ω) → [0, ∞]. Ve-
remos a continuaci´on que aunque en general las H
p,δ
no son medidas
exteriores m´etricas, su l´ımite H
p
s´ı lo es.
56 Cap´ıtulo 1. Medida
Teorema 1.7.3 H
p
: T(Ω) →[0, ∞] es una medida exterior m´etrica.
Demostraci´on. Sean A, B ⊂ Ω con d(A, B) > 0 y consideremos un
0 < δ < d(A, B), entonces para cada sucesi´on C
n
⊂ Ω, con d(C
n
) < δ y
A∪ B ⊂ ∪C
n
, consideramos los conjuntos disjuntos
I = ¦n ∈ N : C
n
∩ A ,= ∅¦, J = ¦n ∈ N : C
n
∩ B ,= ∅¦,
para los que A ⊂ ∪
n∈I
C
n
y B ⊂ ∪
n∈J
C
n
, por lo que
H
p,δ
(A∪ B) ≤ H
p,δ
(A) +H
p,δ
(B)

n∈I
d(C
n
)
p
+

n∈J
d(C
n
)
p

n=1
d(C
n
)
p

H
p,δ
(A∪ B) = H
p,δ
(A) +H
p,δ
(B)
y tomando l´ımites (δ →0), H
p
(A∪ B) = H
p
(A) +H
p
(B).
Definici´on. Llamamos medida de Hausdorff p–dimensional , a la restric-
ci´ on de H
p
a los borelianos B(Ω), de nuestro espacio m´etrico.
Proposici´on 1.7.4 Sea A ⊂ Ω y sean 0 ≤ p < q, entonces
H
p
(A) < ∞ ⇒ H
q
(A) = 0,
H
q
(A) > 0 ⇒ H
p
(A) = ∞.
Demostraci´on. Basta demostrar la primera, pues la segunda es su
contrarrec´ıproca. Sea δ > 0 y B
n
un recubrimiento de A, con d(B
n
) < δ,
entonces
15
para q > p,
H
q,δ
(A) ≤

d(B
n
)
q
< δ
q−p

d(B
n
)
p
,
y tomando ´ınfimo, H
q,δ
(A) ≤ δ
q−p
H
p,δ
(A), y haciendo δ →0 se sigue el
resultado pues H
p
(A) < ∞.
De esto se sigue que si I = ¦p ≥ 0 : H
p
(A) = ∞¦ es no vac´ıo, es un
intervalo; pues si p ∈ I, [0, p] ⊂ I y lo mismo J = ¦q > 0 : H
q
(A) =
0¦, pues si q ∈ J entonces [q, ∞) ⊂ J y que estos dos intervalos son
disjuntos con un extremo com´ un (que puede ´o no, pertenecer a ellos).
Como consecuencia podemos dar la siguiente definici´on.
15
Recordemos que tenemos el convenio d(∅)
p
= 0, para todo p ≥ 0 y d(A)
0
= 1,
para todo A ,= ∅, con el cual es cierto que d(A
i
)
q
= d(A
i
)
p
d(A
i
)
q−p
, incluso para
A
i
= ∅ y p = 0.
1.7. Medidas de Hausdorff 57
Definici´on. Llamaremos dimensi´on de Hausdorff de A ⊂ Ω al valor
dim
H
(A) = sup¦p ≥ 0 : H
p
(A) = ∞¦ =´ınf¦q > 0 : H
q
(A) = 0¦.
Nota 1.7.5 Pero como alguno de los conjuntos anteriores puede ser
vac´ıo, consideramos el convenio que ya hemos considerado de ´ınf ∅ = ∞
y sup∅ = 0.
Ejemplo 1.7.6 Por ejemplo la dimensi´on del conjunto de Cantor es p =
log
3
2 (remitimos al lector interesado en la demostraci´on a la p. 329 del
Folland).
Por ´ ultimo veamos que las medidas de Hausdorff tienen una pro-
piedad similar a la de Lebesgue, en el sentido de que son invariantes por
transformaciones que conservan la distancia.
Proposici´on 1.7.7 Sea T : Ω → Ω una aplicaci´on biyectiva isom´etrica,
es decir tal que d(T(x), T(y)) = d(x, y), entonces para todo B ⊂ Ω y
todo p ≥ 0, H
p
[T(B)] = H
p
(B).
Demostraci´on. Basta ver el resultado para las H
p,δ
y para ellas es
cierto pues d[T(B)] = d(B), para cada B ⊂ Ω y dado A
i
existe un B
i
,
tal que T(B
i
) = A
i
, por tanto
H
p,δ
[T(B)] =´ınf¦

d(A
i
)
p
: T(B) ⊂ ∪A
i
, d(A
i
) < δ¦
=´ınf¦

d[T(B
i
)]
p
: T(B) ⊂ ∪T(B
i
), d[T(B
i
)] < δ¦
=´ınf¦

d(B
i
)
p
: B ⊂ ∪B
i
, d(B
i
) < δ¦
= H
p,δ
(B).
1.7.3. Medidas de Hausdorff en R
n
.
Un caso especialmente importante lo tenemos para el espacio m´etrico
R
n
, con la m´etrica eucl´ıdea d(x, y) =
_

(y
i
−x
i
)
2
.
Lema 1.7.8 Sea B = B[0, 1] la bola unidad cerrada de R
n
, m la medida
de Lebesgue y Q = [0, 1]
n
el cubo unidad, entonces
1
m[B]
≤ H
n
(Q) ≤ (

n)
n
.
58 Cap´ıtulo 1. Medida
Demostraci´on. Veamos primero que 1/m[B] ≤ H
n,δ
(Q), para ello
sea δ > 0 y consideremos un recubrimiento A
i
de Q, con d(A
i
) < δ y
veamos que 1 ≤ m[B]

d(A
i
)
n
.
Para cada i elegimos un x
i
∈ A
i
y la bola B
i
= B[x
i
, r
i
] = x
i
+r
i
B,
con r
i
= d(A
i
), por tanto A
i
⊂ B
i
, Q ⊂ ∪A
i
⊂ ∪B
i
y por (1.6.17),
p´ag.44 y (1.6.6), p´ag.52, m[B
i
] = m[r
i
B] = d(A
i
)
n
m[B], por lo que
1 = m[Q] ≤ m[∪B
i
] ≤

m[B
i
] = m(B)

d(A
i
)
n
,
y tomando el ´ınfimo se tiene el resultado.
Ahora para cada m ∈ N, podemos dividir cada lado [0, 1] en m inter-
valos
_
0,
1
m
_
,
_
1
m
,
2
m
_
, . . . ,
_
m−1
m
, 1
_
,
de tal forma que Q se descompone en uni´on de m
n
cubos Q
i
, que son
traslaciones de Q
1
= [0, 1/m]
n
. Como adem´as dados x, y ∈ [0, r]
n
y
b ∈ R
n
, con b
i
= r,
d(x, y) =
¸
¸
¸
_
n

i=1
(x
i
−y
i
)
2


nr
2
= r

n = d(0, b),
tendremos que d(Q
i
) =

n/m y para cada δ y m tales que

n/m < δ
H
n,δ
(Q) ≤
m
n

i=1
d(Q
i
)
n
= (

n)
n
,
por tanto H
n
(Q) ≤ (

n)
n
.
Teorema 1.7.9 Existe una constante γ
n
> 0, tal que γ
n
H
n
es la medida
de Lebesgue de R
n
.
Demostraci´on. Es consecuencia de (1.6.18) pues H
n
es invariante
por simetr´ıas —en particular por traslaciones—, y por el lema anterior
0 < H
n
(Q) < ∞, para el cubo unidad Q = [0, 1]
n
.
Nota 1.7.10 Veremos en la p´ag.211 que las constantes del resultado an-
terior son
γ
n
= m(B) =
π
n/2
2
n
Γ(1 + (n/2))
,
1.7. Medidas de Hausdorff 59
para B = B
2
[0, 1/2] la bola cuadr´atica de R
n
de di´ametro 1 (radio 1/2).
El resultado anterior nos induce a definir las medidas de R
n
:
γ
1
H
1
= H
1
, que nos da la longitud de curvas de R
n
;
γ
2
H
2
, que nos da el ´area de superficies de R
n
, etc.
Veremos en la p´ag.202 un m´etodo pr´actico para el c´alculo de estas
medidas mediante la integral de Lebesgue.
Ejercicios
Ejercicio 1.7.1 Demostrar que para p = 0, H
p
es la medida de contar.
Ejercicio 1.7.2 Sea Ω

⊂ Ω y consideremos el espacio m´etrico (Ω

, d), con
la m´etrica inducida. Demostrar que la medida exterior de Hausdorff en Ω

,
H

p
= H
p|P(Ω

)
.
Ejercicio 1.7.3 Demostrar que si A ⊂ Ω y 0 < H
p
(A) < ∞, dim
H
(A) = p.
Ejercicio 1.7.4 Demostrar que dim
H
(|x¦) = 0, para cada x ∈ Ω.
Ejercicio 1.7.5 Demostrar que dim
H
(∪A
n
) = supdim
H
(A
n
).
Ejercicio 1.7.6 En los subespacios de R
n
con la m´etrica eucl´ıdea, demostrar
que la dimensi´ on vectorial y la de Hausdorff coinciden.
60 Cap´ıtulo 1. Medida
1.8. Bibliograf´ıa y comentarios
Los libros consultados en la elaboraci´on de este tema han sido:
Ash, R.B.: “Real Analysis and Probability”. Ac.Press, 1972.
Bartle, R.G.: “The elements of integration”. John Wiley, 1966.
Cohn, D.L.: “Measure theory”. Birkhauser (Boston), 1980.
Folland, G.B.: “Real Analysis. Modern Techniques and their applications”, John
Wiley, 1984.
Lang, S.: “Real Analysis”. Addison–Wesley, 1969.
Tjur, T.: “Probability based on Radon Measures”. J.Willey, 1980.
Aunque nosotros hemos tratado y trataremos fundamentalmente las
medidas numerablemente aditivas, no son las ´ unicas de inter´es. Por ejem-
plo Dubins y Savage en un libro de 1965 titulado “How to gamble if
you must”, consideran ciertos problemas en procesos estoc´asticos (ver
comentarios en los Apuntes de Probabilidades), usando s´olo funciones
de conjunto finitamente aditivas. Y aseguran que para sus prop´ositos
la finita aditividad evita algunas de las complicaciones de la numerable
aditividad, sin sacrificar por ello potencia o generalidad.
Remitimos al lector interesado en resultados propios de medidas fi-
nitamente aditivas (tomando incluso valores en un espacio de Banach),
a los libros
Bhaskara Rao, K.P.S. and Bhaskara Rao, M.: “Theory of charges”. Ac. Press,
1983.
Dunford, N. and Schwartz, J.T.: “Linear operators, Vol,I”. John Wiley In-
terscience Pub., 1958.
Para una visi´on cl´asica de la teor´ıa de la medida, pero considerando
en vez de ´algebras o σ–´algebras, anillos ´o σ–anillos, es decir quitando la
propiedad de que el espacio total sea medible, nos remitimos al
Halmos, P.R.: “Measure Theory”. Springer–Verlag, 1974.
En cuanto a los textos cl´asicos los m´as importantes son en primer
lugar la T´esis de Henri Lebesgue (1875–1941)
Lebesgue, H.: “Integrale, longueur, aire”. Ann. di Math., serie III, t.VII, 231-359.
Tesis, 1902.
en la que introduce el nuevo concepto de integral y desarrolla una teor´ıa
de la medida m´as general que la de Emile Borel (1871–1956) quien
introdujo el concepto de medida de Borel en R bas´andose en la propiedad
1.8. Bibliograf´ıa y comentarios 61
de que todo abierto puede ponerse como uni´on numerable de intervalos
abiertos disjuntos. Otra obra fundamental es
Lebesgue, H.: “Le¸ cons sur l’integration” (1a.edici´on 1903, 2a.edici´on 1928). Reimp.
de 2a. ed. por Chelsea Pub. Comp., 1973.
Constantin Caratheodory (1873–1950), di´o en 1914 un m´etodo
general de construcci´on de medidas exteriores en un espacio m´etrico. En
su libro
Caratheodory, C.: “Vorlesungen uber reelle Funktionen”. Leipzig–Berlin, 1918.
Reimpreso por Chelsea en 1948
aparece por primera vez la medida como el concepto que ocupa el lugar
de importancia frente al de integral. En ´el demuestra parte del teore-
ma fundamental de extensi´on que lleva su nombre y aporta numerosas
observaciones originales a la teor´ıa de integraci´on que hab´ıan iniciado
Lebesgue, Riesz y Rad
´
on fundamentalmente. Otro volumen cl´asico
de este autor, publicado a t´ıtulo p´ostumo, es
Caratheodory, C.: “Measure and integration”, 1956. Reed. de Chelsea Pub. Co.,
1986.
El primero en demostrar el Teorema de unicidad de extensi´on de una
medida, que hemos llamado Teorema de extensi´on de Hahn, fue
Frechet, M.: “Des familles et fonctions additives d’ensembles abstraits”, Fund.
Math. 5, 1924, 206–251.
aunque nosotros no hemos seguido su demostraci´on, sino la que dieron
de forma independiente Hahn y Kolmogorov —ambas basadas en los
resultados de Caratheodory—, respectivamente en
Hahn, H.: “Uber die Multiplication total–additiver Mengenfunktionen”, Annali Scuo-
la Norm. Sup. Pisa, 2, 1933, 429–452.
Kolmogorov, A.N.: “Grundbegriffe der Wahrscheinlichkeitschrechnung”, Editorial.
Springer–Verlag, Berlin, 1933; Traducido como “Foundations of the Theory of
Probability”, por Chelsea, New York, 1950.
Las medidas y la dimensi´on de Hausdorff fueron introducidas por
F
´
elix Hausdorff (1868–1942) en
Hausdorff, F.: “Dimension und ¨ ausseres Mass”. Math.Ann. 79 (1919), 157–179.
El concepto de dimensi´on ha sido objeto de muchas definiciones. En
topolog´ıa hay al menos cinco, de las cuales dos son cl´asicas: la inductiva,
sugerida en 1912 por Henri Poincar
´
e (1854–1913) y precisada por
62 Cap´ıtulo 1. Medida
Brower en 1913, Urysohn en 1922 y Menger en 1923 (ver la p.4 del
Hurewicz) y la de recubrimientos sugerida por Lebesgue en 1911 y
formulada por Cech en 1932 (ver la p.263 del libro de Janusz Cziz).
M´ as actuales son: la de ret´ıculos, la graduada y la aritm´etica que
estudian respectivamente
Vinokurov, V.G.: “Lattice method of defining dimension”. Soviet Math. Dokl. 7
(1966), 663–667.
Isbell, J.: “Graduation and dimension in locales”. London Math.Soc. Lecture Notes
Ser., N
´
Y93. Cambridge Univ.Press, (1985), 195–210.
Galian, R.: “Teor´ıa de la dimensi´on”. Serie Univ. Fund. Juan March, 107, Madrid
(1979), 663–667.
siendo esta ´ ultima introducida por Juan Sancho Guimer
´
a, que a su
vez se basa en la definici´on de dimensi´on de un anillo (dimensi´on de
Krull ). Estas tres ´ ultimas coinciden en cualquier espacio topol´ogico,
mientras que las dos primeras no. Todas son buenas seg´ un el ´ambito de
propiedades que se estudien, son invariantes topol´ogicos, toman valores
¦−1, 0, 1, . . . , ∞¦ y las cinco coinciden en espacios m´etricos separables
(i.e. con un subconjunto denso y numerable). Sin embargo la dimensi´on
de Hausdorff —que est´a definida en un espacio m´etrico— no es un in-
variante topol´ogico, aunque s´ı lo es el ´ınfimo de las dimensiones para
las m´etricas que definan el mismo espacio topol´ogico (metrizable y se-
parable) y coincide con las cinco anteriores. (Ver Hurewicz, p.102 y
la Encyclopaedia of Mathematics, Reidel, Kluwer Acad. Pub. Tomo 3,
p.195 y Tomo 4, p.392). Remitimos al lector interesado en las medidas
de Hausdorff y al concepto de dimensi´on a los libros
Cziz, Janusz.: “Paradoxes of measures and dimensions originating in Felix Haus-
dorff’s ideas”. World Scientific Pub. 1994.
Hurewicz, W. and Wallmann,H.: “Dimension Theory”. Princeton Univ. Press,
1941.
Rogers, C.A.: “Hausdorff Measures”. Cambridge Univ. Press, 1970.
En 1918, los franceses Gaston Julia y Pierre Fatou estudia-
ron figuras obtenidas del siguiente modo: Para cada c ∈ C la funci´on
f
c
: z ∈ C → z
2
+ c ∈ C define, para cada z
0
inicial, una sucesi´on por
la f´ormula de recurrencia z
n
= f
c
(z
n−1
) y observamos que para c = 0 el
plano se divide en tres regiones: R
1
= ¦z ∈ C : [z[ < 1¦, tal que los z
0
que
parten de ella definen una sucesi´on z
n
→0, otra R
2
= ¦z ∈ C : [z[ > 1¦,
tal que los z
0
que parten de ella definen una sucesi´on z
n
que tiende a
infinito y otra R
3
= ¦z ∈ C : [z[ = 1¦, tal que los z
0
que parten de ella
definen una sucesi´on z
n
que permanece en ella; de estas tres regiones hay
1.8. Bibliograf´ıa y comentarios 63
una, la circunferencia, que es borde de las otras dos. Para otros valores
de c como por ejemplo c = −0,12375 + 0,56508i observamos (ver fig.3,
p´ag.10 del libro de Peitgen and Richter) que el plano tambi´en se di-
vide en tres regiones similares y de nuevo una es curva borde de las otras
dos, pero esta no es una curva diferenciable, es muy irregular, parece el
contorno de una isla, aunque sigue siendo conexa. Por ´ ultimo hay valores
c para los que la “curva borde”no es conexa. Sus trabajos sobre estas
curvas, que ahora se conocen como curvas de Julia, se mantuvieron en el
olvido hasta que en 1975 Benoit Mandelbrot las recuper´o llam´ando-
las fractales (por ser curvas “fracturadas” en el sentido de quebradas,
rotas) y con ayuda de un ordenador se le ocurri´o representar los c para
los que la curva de Julia correspondiente era conexa y se encontr´o con
un conjunto realmente impresionante y bello (conocido como conjunto
de Mandelbrot). La importancia para nosotros de este conjunto (de su
frontera realmente), as´ı como de alguna de las curvas de Julia, es que
son curvas con dimensi´on de Hausdorff no entera. Remitimos al lector
interesado en estos temas al art´ıculo y los libros
Blanchard, P.: “Complex Analytic Dynamics on the Riemann Sphere”. Bull Amer
Math Soc, 1984, 11, 85–141.
Mandelbrot, Beniot: “The Fractal Geometry of Nature”. Freeman and Company,
1983.
Peitgen, Heinz–Otto and Richter, Peter H.: “The Beauty Of Fractals. Images
of Complex Dynamical Systems”. Springer–Verlag, 1986.
Penrose, R.: “La nueva mente del emperador”, Mondadori, 1991.
en este ´ ultimo la definici´on que da del conjunto de Mandelbrot, no es
la que hemos dado (que es la del autor), sino que es la siguiente en
los t´erminos anteriores: Un punto c est´a en el conjunto de Mandelbrot
si partiendo de z
0
= 0, la sucesi´on z
n
est´a acotada. En el art´ıculo de
Blanchard se demuestra la equivalencia de las dos definiciones.
Para los lectores interesados en la parte de la historia de las ma-
tem´aticas que tratan los comienzos de la medida y la integraci´on, re-
comendamos los siguientes libros, en el primero de los cuales est´an los
trabajos Sobre la esfera y el cilindro y Medida del c´ırculo:
Arquimedes, Apolonio, etc.: “Cient´ıficos griegos II ”. Ed. Aguilar, 1970.
Boyer, Carl B.: “Historia de la matem´ atica”. Alianza Univ. textos, N
´
Y94, 1986.
Van Dalen, D. and Monna, A.F.: “Sets and integration”. Wollers–Noordhoff, 1972.
Euclides: “Los Elementos”. Biblioteca Cl´asica Gredos, 1991.
Hawkins, T.: “Lebesgue’s Theory of integration”. Chelsea Pub.Co., 1975.
Pesin, I.V.: “Classical and modern integration theories”. Acad. Press, 1970.
64 Cap´ıtulo 1. Medida
En cuanto al contenido del cap´ıtulo, vamos a hacer algunos comen-
tarios. En 1902 Lebesgue plantea en su libro “Le¸cons sur l’integration”
la siguiente cuesti´on: ¿Existe alguna medida µ en T(R), invariante por
traslaciones, verificando
µ(a, b] = b −a, para a < b ∈ R?
En 1905 Guiseppe Vitali (1875–1932) demuestra que no en
Vitali, G.: “Sul problema della misura dei gruppi di punti di una retta”. Bologne,
1905.
bas´andose para ello en el axioma de elecci´on (ver Folland), p.19). No-
sotros lo hemos demostrado en 1.6.27, p´ag.51, siguiendo el Benedetto
(p´ ag. 49 cuya referencia damos a continuaci´on), el cual a su vez sigue
una demostraci´on que en 1927 dio Sierpinski.
En cuanto a la existencia de una medida µ finitamente aditiva en
T(R
3
), no nula, finita en los acotados y que tome el mismo valor en
conjuntos congruentes, la respuesta es que no, como se prueba utilizando
el axioma de elecci´on en la forma de la Paradoja de Hausdorff, esto
es:
“La esfera unidad S
2
de R
3
se puede poner como uni´on disjunta de
cuatro subconjuntos A, B, C, D, de modo que D es numerable y A es
congruente con B, con C y con B ∪ C”.
Como consecuencia tendr´ıamos que los conos (rellenos) generados
desde el centro de la esfera de estos cuatro conjuntos, llam´emoslos A, B,
C y D, ser´ıan una partici´on de la bola unidad B[0, 1] y si fueran medibles
verificar´ıan µ(D) = 0 y
µ(A) = µ(B) = µ(C) = µ(B ∪ C) = µ(B) +µ(C),
lo cual implicar´ıa que todos son nulos y por tanto la bola unidad B[0, 1]]
y del mismo modo cualquier bola.
Remitimos al lector interesado a la p.51 del
Benedetto, J.J.: “Real variable and integration”, B.G.Teubner Stuttgart, 1976.
En 1924 Stefan Banach (1892–1945) y Alfred Tarski (1901–
1983) probaron otra asombrosa paradoja, consecuencia de la de Haus-
dorff, que dice:
“ Sean B y C dos bolas cerradas de R
3
del mismo radio. Entonces
existen sendas particiones (disjuntas) B
i
y D
i
, para i = 1, . . . , 41, de B
y B ∪ C respectivamente, tales que cada B
i
es congruente con D
i
”.
1.8. Bibliograf´ıa y comentarios 65
Como consecuencia tendr´ıamos que de una bola hacemos dos del
mismo radio. De ellos es tambi´en la siguiente (ver Folland, p.19):
“Sean A y B dos abiertos acotados de R
n
, con n ≥ 3. Entonces existe
una partici´on finita de A en m ∈ N conjuntos A
i
, otra de B en tambi´en
m conjuntos B
i
, tales que los A
i
son disjuntos, los B
i
tambi´en, A = ∪A
i
,
B = ∪B
i
, y para cada i A
i
es congruente con B
i
”.
Uno estar´ıa tentado a decir que esto implica que podemos coger en
el espacio una bola abierta del tama˜ no de una canica, partirla conve-
nientemente en un n´ umero finito de trozos y volverlos a unir en otro
orden obteniendo una nueva bola abierta del tama˜ no de la tierra. Pero
realmente el resultado s´olo asegura que existen los trozos, no que puedan
construirse. Y nuestra noci´on de lo existente a veces descansa en axiomas
como el de la elecci´on, del que hablaremos al final de estos comentarios.
Por otra parte los casos unidimensional y bidimensional se comportan
de una manera esencialmente distinta al tridimensional, es decir que para
T(R) y T(R
2
) s´ı existen medidas finitamente aditivas no nulas, finitas en
los acotados, invariantes por traslaciones y que coinciden con la medida
de Lebesgue en los Lebesgue medibles, para n > 2 el resultado no es
cierto. Este resultado, que veremos en (8.1.9) de la p´agina 274, es de
1932 y se debe a
Banach, S.: “Theorie des operations lineaires”. Reimp. con correcciones de la 1a.
ed. de 1932 por Chelsea Pub.Co., 1978.
En 1950 Kakutani y Oxtoby obtuvieron en
Kakutani, S. and Oxtoby, J.C.: “Construction of a nonseparable invariant ex-
tension of the Lebesgue measure space”. Ann. of Math., 52, 580-590, 1950.
una extensi´on de la medida de Lebesgue —numerablemente aditiva e
invariante por traslaciones—, definida sobre una σ–´algebra que conten´ıa
propiamente a L(R). Ver a este respecto las pp.113 y 137 respectivamente
de los libros
Muhkerjea, A. and Pothoven, K.: “Real and functional Analysis”. Plenum Press,
1978.
Hewitt, E. and Stromberg, K.: “Real and abstract analysis”. Springer- Verlag,
1965.
Hemos dicho anteriormente que Vitali, partiendo de los axiomas de
Zermelo–Frenkel y del Axioma de elecci´ on, hab´ıa probado en 1905
66 Cap´ıtulo 1. Medida
que
L(R) ,= T(R),
esto nos induce a hacer unos breves comentarios sobre el uso del Axio-
ma de elecci´on tanto en la teor´ıa de la medida como en el resto de las
matem´aticas.
No cabe duda de que la naturaleza del Axioma de elecci´on difie-
re bastante de la del resto de la axiom´atica de Zermelo–Frenkel. No
obstante, su uso —siempre acompa˜ nado de reticencia y cr´ıtica— se man-
tiene porque hay “Teoremas importantes” que no se saben demostrar sin
´el ´o incluso son equivalentes a ´el. Por ejemplo el Teorema de Hahn–
Banach que es b´asico en An´alisis Funcional pues su invalidez har´ıa que
desapareciesen la mitad de los espacios que aparecen en esa disciplina
(los espacios duales). El Teorema de Tychonov en Topolog´ıa —sobre
la compacidad del producto de compactos—, fue durante mucho tiempo
uno de los argumentos mas importantes a favor del Axioma de elec-
ci´on, pues son equivalentes (ver el VanDalen–Monna, p. 32, para una
lista de resultados equivalentes).
No sabemos si se conoce alg´ un tipo de alternativa para el Teorema
de Hahn–Banach sin hacer uso del Axioma de elecci´on, pero res-
pecto al Teorema de Tychonov se ha demostrado recientemente que
puede ser v´alido sin necesidad del Axioma de elecci´on, si se entiende
por topolog´ıa un concepto no supeditado a un “conjunto de puntos”,
sino que se parte de un ret´ıculo de abiertos como noci´on primitiva —
como por otra parte ya hac´ıa Hausdorff— y no de la de punto como es
habitual. Remitimos al lector interesado al art´ıculo de
Johnstone, P.T.: “Tychonoff’s Theorems without the axiom of choice”. Fund. Math.,
113, 21-35, 1981.
Volviendo al resultado de Vitali, este ha sido complementado con
la demostraci´on de que si la axiom´atica de Zermelo– Frenkel es con-
sistente, es decir no tiene contradicci´on, entonces tambi´en es consistente
Zermelo–Frenkel
+
no axioma elecci´on
+
L(R) ,= T(R)
,
lo cual significa que el Axioma de elecci´on no es equivalente a L(R) ,=
T(R).
Otro resultado en esta l´ınea de 1965, aunque no publicado hasta 1970
es
1.8. Bibliograf´ıa y comentarios 67
Solovay, R.M.: “A model of set theory in which every set of reals is Lebesgue
measurable”. Ann. of Math., 92, 1-56, 1970. (MR42,1,64).
en el que se demuestra que si
Zermelo–Frenkel
+ hay un cardinal inaccesible ,
es consistente, entonces tambi´en lo es
Zermelo–Frenkel
+
L(R) = T(R)
por lo que no hay, en principio, una raz´on para creer en la existencia
de conjuntos no Lebesgue medibles, cosa que por otra parte facilitar´ıa
enormemente el uso de L(R).
Debemos decir no obstante que en ese mismo trabajo, Solovay tam-
bi´en demuestra que si
Zermelo–Frenkel
+ hay un cardinal inaccesible ,
es consistente, entonces tambi´en lo es
Zermelo–Frenkel
+ Todo A ⊂ R, tiene la propiedad de Baire
en cuyo caso el Teorema de Hahn-Banach es falso. Lo cual debiera
hacernos pensar —entre otras cosas— si este Teorema no estar´a al mismo
nivel de entendimiento que lo estaba el Teorema de Tychonov antes
de 1981.
Remitimos al lector interesado en la relaci´on existente entre la teor´ıa
de la medida y la teor´ıa de conjuntos a
Tall, F.D.: “Appling set theory to measure theory”. Lect. Notes in Math., Springer–
Verlag, N.1033, 295-302, 1983.
Fin del Cap´ıtulo 1
68 Cap´ıtulo 1. Medida
Cap´ıtulo 2
Integraci´ on
2.1. Introducci´ on hist´orica
En 1881 V. Volterra, disc´ıpulo de U. Dini en Pisa
1
, public´o un
ejemplo de una funci´on f : (0, 1) → R, derivable en todo punto, con
derivada f
t
acotada pero no Riemann integrable. Es decir, encontr´o una
funci´on derivable para la que el Teorema fundamental del c´ alculo no era
v´alido.
La particularidad de esta funci´on f reside en que su derivada es dis-
continua en un conjunto de puntos de medida de Lebesgue positiva (ver
el Teorema de caracterizaci´on (2.4.31), p´ag.104). Para su construcci´on
utiliz´o la funci´on g que en el origen vale g(0) = 0 y fuera del origen
g(x) = x
2
sen(1/x), que es derivable y su derivada es discontinua en
0. Esta f puede encontrarse en el propio trabajo de Volterra, cuya
referencia damos al final del tema, ´o en la p´ag.20 del Benedetto.
En su Tesis de 1902 Lebesgue observa que por esta raz´on, diferen-
ciaci´on e integraci´on no pod´ıan considerarse operaciones inversas en el
contexto, relativamente amplio, de las funciones Riemann integrables.
1
Ver Benedetto, p´ag.19
69
70 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
Este fue el motivo fundamental que le llev´o a tratar de encontrar una
noci´on de integraci´on nueva, bajo la que derivaci´on e integraci´on s´ı fuesen
operaciones inversas para una clase de funciones m´as amplia que las
Riemann integrables.
Hay otras razones para querer extender la integraci´on Riemann. Po-
demos juntarlas todas y decir simplemente que era necesaria una teor´ıa
que incluyese muchos resultados naturales para muchas funciones, como
por ejemplo la integraci´on t´ermino a t´ermino en una serie de funciones.
La idea principal de la integral de Lebesgue consiste en que, a dife-
rencia de lo que ocurre en la integral de Riemann, los puntos se agrupen
de acuerdo a la proximidad de los valores de la funci´on a integrar y no
de acuerdo a su proximidad en el conjunto de definici´on de la funci´on,
como hac´ıa Riemann. Esto permite la posibilidad de extender, de forma
inmediata, el concepto de integral a una clase muy amplia de funciones.
2.2. Funciones medibles
2.2.1. Propiedades de las funciones medibles
Definici´on. Diremos que una aplicaci´on entre espacios medibles
F : (Ω
1
, /
1
) →(Ω
2
, /
2
),
es medible si para cada B ∈ /
2
, F
−1
(B) ∈ /
1
.
Si (Ω
2
, /
2
) = (R, B(R)) —´o (R, B(R))—, diremos que F es una fun-
ci´on medible —algunos autores la llaman funci´on Borel medible—. Si
adem´as (Ω
1
, /
1
) = (R, L(R)), diremos que F es Lebesgue medible.
En el contexto de la Teor´ıa de probabilidades las funciones medibles
se llaman variables aleatorias.
Dada una funci´on f : Ω →R, definimos las funciones
f
+
= m´ax(f, 0), f

= m´ax(−f, 0), (para las que f = f
+
−f

)
y las llamamos respectivamente parte positiva y parte negativa de f.
Veamos ahora algunas propiedades de las funciones medibles, pero
antes observemos que si
f : (Ω, /) →(R, B(R)),
2.2. Funciones medibles 71
es medible, tambi´en lo es entendida en R
f : (Ω, /) →(R, B(R)),
pues la inclusi´on i : R → R es continua, por tanto medible. Por lo que
toda funci´on real la entenderemos en R.
Proposici´on 2.2.1 (a) La composici´on de aplicaciones medibles es me-
dible.
(b) Si (Ω
1
, /
1
) y (Ω
2
, /
2
) son espacios medibles y ( ⊂ /
2
es tal que
σ(() = /
2
, entonces F : Ω
1
→ Ω
2
es medible si y s´olo si para cada
B ∈ (, F
−1
(B) ∈ /
1
.
(c) Las aplicaciones continuas entre espacios topol´ogicos son medibles
para las σ–´algebras de Borel.
Demostraci´on. (b) Es consecuencia de que
σ(F
−1
[(]) = F
−1
[σ(()],
lo cual se demuestra f´acilmente usando el principio de los buenos con-
juntos.
(c) Es consecuencia de (b).
Proposici´on 2.2.2 (d) Una funci´on f : (Ω, /) → (R, B(R)), es medible
si y s´olo si para cada c ∈ R,
¦x ∈ Ω : f(x) > c¦ ∈ /.
(e) Si f es una funci´on medible, −f y [f[ son medibles.
(f) Si f, g son funciones medibles m´ax(f, g) es una funci´on medible.
(g) Si f es medible, f
+
y f

son medibles.
Demostraci´on. (d) es consecuencia de (b), pues la clase de los in-
tervalos (c, ∞] generan B(R) y ¦f > c¦ = f
−1
(c, ∞].
(e) Es consecuencia de (d), pues para cada c ∈ R,
¦x ∈ Ω : c < −f(x)¦ = ¦x : −c > f(x)¦ ∈ /.
Adem´as ¦[f[ > c¦ = Ω, para c < 0 y ¦f > c¦ ∪ ¦f < −c¦, para c ≥ 0.
(f) Se sigue de (d) pues
¦m´ax(f, g) > c¦ = ¦f > c¦ ∪ ¦g > c¦.
(g) Que f
±
son medibles se sigue de (e) y (f).
72 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
Nota 2.2.3 Observemos que en el apartado (d) anterior podemos cam-
biar la desigualdad > en ¦f > c¦ por cualquier otro tipo de desigualdad:
<, ≤ ´o ≥; pues cualquiera de los conjuntos correspondientes de intervalos
generan los borelianos.
Veamos ahora algunas propiedades de las sucesiones de funciones
medibles, en particular que el l´ımite puntual de funciones medibles si
existe es medible.
Teorema 2.2.4 Sean f
n
: Ω →R, para n ∈ N funciones medibles, enton-
ces:
(h) El supf
n
y el ´ınf f
n
son medibles.
(i) El l´ımsupf
n
y el l´ıminf f
n
son medibles.
(j) Si existe en todo x ∈ Ω el l´ımite f(x) = l´ım
n→∞
f
n
(x), entonces f
es medible.
Demostraci´on. (h) Es consecuencia de (2.2.2), pues para cada c ∈ R
¦x ∈ Ω : c < supf
n
(x)¦ =

_
n=1
¦x : c < f
n
(x)¦ ∈ /.
Que el ´ınf f
n
= −sup(−f
n
) es medible se sigue de (e) y lo anterior.
(i) Se sigue de (h) y de que l´ımsupf
n
=´ınf
n≥1
sup
i≥n
f
i
.
(j) Se sigue de (i), pues l´ımf
n
= l´ımsupf
n
(= l´ıminf f
n
).
Definici´on. Dado un espacio medible (Ω, /) y un A ∈ / denotaremos
con
T(A) = ¦f : A →R, funciones medibles reales¦.
Observemos que les pedimos que tomen valores en R, no en R.
Definici´on. Sea (Ω, /) un espacio medible y A ∈ /, llamaremos indi-
cador de A a la funci´on medible
I
A
: Ω −→R, I
A
(x) =
_
1 si x ∈ A,
0 si x ∈ A
c
.
Obviamente la estructura medible de Ω, es decir la σ–´algebra /,
podemos reconstruirla si conocemos sus funciones medibles reales T(Ω),
pues / es el conjunto de todos los f
−1
(¦1¦), con f ∈ T(Ω), ya que para
todo A ∈ /, I
A
∈ T(Ω).
2.2. Funciones medibles 73
2.2.2. Funciones simples
Hemos hablado en el Tema anterior de la suma en R, ahora comple-
tamos estas operaciones aritm´eticas considerando
x/∞= x/ −∞= 0, para x ∈ R,
x ∞= ∞ x = ∞, para x ∈ (0, ∞],
x ∞= ∞ x = −∞, para x ∈ [−∞, 0),
0 ∞= ∞ 0 = 0 (−∞) = −∞ 0 = 0,
con estas definiciones se demuestra f´acilmente que son v´alidas las propie-
dades conmutativa, asociativa y distributiva.
Definici´on. Diremos que una funci´on f : Ω →R es simple si es medible
y toma un n´ umero finito de valores. Denotaremos el conjunto de las
funciones simples que toman valores reales con
o = ¦s: Ω →R : s simple finita¦.
Proposici´on 2.2.5 f : Ω →R es simple si y s´olo si existe n ∈ N, A
i
∈ /
disjuntos y a
i
∈ R, para i = 1, . . . , n, tales que
f =

a
i
I
A
i
,
n
_
i=1
A
i
= Ω.
Demostraci´on. Si es simple Imf = ¦a
1
, . . . , a
n
¦, como es medible
f
−1
¦a
i
¦ = A
i
son medibles y f =

a
i
I
A
i
. Rec´ıprocamente si f es de
esa forma toma un n´ umero finito de valores y es medible pues para cada
B ∈ B(R),
f
−1
(B) = ∪
i:a
i
∈B
A
i
∈ /.
Proposici´on 2.2.6 Si f, g ∈ o, entonces f +g, fg ∈ o y si g es no nula,
tambi´en f/g ∈ o.
Demostraci´on. Por el resultado anterior existen a
i
, b
j
∈ R, tales
que f =

n
i=1
a
i
I
A
i
y g =

m
j=1
b
j
I
B
j
, con los A
i
disjuntos y los B
j
disjuntos y tales que ∪A
i
= ∪B
j
= Ω. Por tanto A
i
∩ B
j
∈ / son
disjuntos y es una partici´on de Ω y se tiene
f +g =
n

i=1
m

j=1
(a
i
+b
j
)I
A
i
∩B
j
, fg =
n

i=1
m

j=1
(a
i
b
j
)I
A
i
∩B
j
f
g
=
n

i=1
m

j=1
(a
i
/b
j
)I
A
i
∩B
j
.
74 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
Nota 2.2.7 Consideremos en [0, ∞] la sucesi´on de funciones simples no
negativas, s
n
: [0, ∞] →[0, ∞), que para 0 ≤ r ≤ ∞ valen
s
n
(r) =
_
i−1
2
n
, si r ∈
_
i−1
2
n
,
i
2
n
_
(i = 1, . . . , n2
n
)
n, si n ≤ r,
de las cuales representamos a continuaci´on las dos primeras.
1
1
2
1 2
1
2
Figura 2.1. Gr´aficas de s
1
y s
2
y tienen las siguientes propiedades para todo r ≥ 0 y todo n ∈ N
s
n
(r) ≤ r, 0 ≤ s
n
≤ n, s
n
≤ s
n+1
, s
n
(r) ↑ r,
adem´as para todo r ≤ n, 0 ≤ r−s
n
(r) ≤ 1/2
n
y la convergencia s
n
(r) →
r es uniforme en todo acotado de R. Veamos que s
n
(r) ≤ s
n+1
(r). Si
r < n existe un i = 1, . . . , n2
n
, tal que
r ∈
_
i −1
2
n
,
i
2
n
_
=
_
2i −2
2
n+1
,
2i −1
2
n+1
_

_
2i −1
2
n+1
,
2i
2
n+1
_
,
en cuyo caso s
n+1
(r) vale (2i −2)/2
n+1
= s
n
(r) ´o (2i −1)/2
n+1
≥ s
n
(r).
Si n ≤ r < n + 1, entonces s
n
(r) = n y existe un j entre n2
n+1
y
(n + 1)2
n+1
−1, tal que
r ∈
_
j
2
n+1
,
j + 1
2
n+1
_
⇒ s
n+1
(r) =
j
2
n+1
≥ n = s
n
(r).
Y si n + 1 ≤ r, entonces s
n
(r) = n ≤ n + 1 = s
n+1
(r) ≤ r.
2.2. Funciones medibles 75
Teorema 2.2.8 Sea f : Ω →[0, ∞] una funci´on medible, entonces existe
una sucesi´on creciente f
n
∈ o de funciones simples, con 0 ≤ f
n
≤ n,
tales que f
n
↑ f. Adem´as la convergencia es uniforme en cada conjunto
en el que f sea acotada.
Demostraci´on. Para cada n ∈ N definimos las funciones simples
f
n
= s
n
◦ f, para las s
n
de la Nota (2.2.7), las cuales satisfacen el
enunciado, pues
s
n
(r) ≤ r ⇒ f
n
≤ f, 0 ≤ s
n
≤ n ⇒ 0 ≤ f
n
≤ n
s
n
≤ s
n+1
⇒ f
n
≤ f
n+1
, s
n
(r) ↑ r ⇒ f
n
↑ f,
y como la convergencia s
n
(r) →r es uniforme en todo acotado de [0, ∞],
la convergencia f
n
→ f es uniforme en cualquier conjunto en el que f
sea acotada.
Corolario 2.2.9 Sea f : Ω →R una funci´on medible, entonces existe una
sucesi´on f
n
∈ o de funciones simples, con [f
n
[ ≤ n, tales que f
n
→ f,
[f
n
[ ≤ [f[. Adem´as la convergencia es uniforme en cada conjunto en el
que f sea acotada.
Demostraci´on. Por (2.2.8) existen sendas sucesiones g
n
↑ f
+
y
h
n
↑ f

de funciones simples, no negativas y finitas y basta considerar
f
n
= g
n
−h
n
.
2.2.3. Operaciones b´asicas de las funciones medibles.
A continuaci´on demostramos que la suma, el producto y el cociente
de funciones medibles, si est´an bien definidos son medibles.
Proposici´on 2.2.10 Sea (Ω, /) un espacio medible y A ∈ /, entonces:
(a) Si f, g : A → R son funciones medibles, tambi´en lo son, para c ∈ R
cf, f + g, fg, f/g, si est´an bien definidas (es decir si en ning´ un punto
f +g es del tipo ∞−∞, ni f/g ∞/∞ ´o a/0).
(b) T(A) tiene estructura de R–´algebra, es decir contiene a las cons-
tantes y es cerrada para la suma y el producto.
Demostraci´on. Basta demostrar (a). Que cf es medible es obvio.
Por (2.2.9) existen funciones simples f
n
→f y g
n
→g, por tanto f
n
+g
n
son simples y convergen a f +g, por tanto se sigue de (2.2.4) que f +g
76 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
es medible. Del mismo modo lo es fg, pues f
n
g
n
→fg (observemos que
si f(x) = 0, todas las f
n
(x) = 0, idem para g); y f/g pues
f
n
(g
n
+
1
n
I
¦g
n
=0]
)
−1
→f/g.
2.2.4. Existencia de Lebesgue medibles no de Borel.
Como consecuencia de que la composici´on de funciones medibles es
medible tambi´en tenemos que si f es Lebesgue medible y g es Borel
medible, por ejemplo continua, entonces g ◦ f es Lebesgue medible. Sin
embargo si f y g son Lebesgue medibles, entonces g ◦ f no es necesaria-
mente Lebesgue medible. Ve´amoslo al mismo tiempo que contestamos a
la pregunta del tema anterior acerca de la existencia de conjuntos Le-
besgue medibles no Borel medibles.
En (1.6.5), p´ag.49, definimos el conjunto de Cantor K = ∩K
n
, don-
de cada K
n
es la uni´on de 2
n
intervalos iguales y disjuntos de [0, 1] y
K
n
⊂ K
n−1
. Consideremos K
c
= ∪K
c
n
= ∪(K
n−1
∩ K
c
n
) donde cada
K
n−1
∩K
c
n
= B
n
es uni´on de m = 2
n−1
intervalos abiertos disjuntos que
ordenamos en forma creciente I
n1
, . . . , I
nm
. Por tanto como los B
n
son
disjuntos tendremos que
¦I
nk
: n ∈ N, k = 1, . . . , 2
n−1
¦,
es una partici´on por abiertos disjuntos de K
c
.
0
1
9
2
9
1
3
2
3
7
9
8
9
1
1
4
1
2
3
4
1
Figura 2.2. Algunos pelda˜ nos de la funci´on de Cantor
2.2. Funciones medibles 77
Definici´on. Llamamos funci´on de Cantor a la funci´on continua h: [0, 1] →
[0, 1] que sobre cada I
nk
vale
h(x) = (2k −1)/2
n
,
que est´a bien definida por ser creciente y K
c
denso en [0, 1].
Consideremos ahora la funci´on g : [0, 1] →[0, 2],
g(x) = h(x) +x,
que es continua y estrictamente creciente. Por tanto tiene inversa g
−1
que es continua por tanto Borel medible y Lebesgue medible. Por otra
parte m[g(K)] = 1, pues
m[g(I
nk
)] = m[I
nk
], m[0, 1] = 1, m[0, 2] = 2,
m[g(K
c
)] = m[∪g(I
nk
)] = m[K
c
] = 1.
Ahora bien en (1.6.28), p´ag.51, vimos la existencia de un A ⊂ R tal
que si B ∈ L(R) y B ⊂ A ´o B ⊂ A
c
, entonces m(B) = 0. Se sigue de
esto que existe C ⊂ g[K] no Lebesgue medible, por ejemplo A ∩ g[K]
´o A
c
∩ g[K]. Si ahora consideramos la funci´on
f = I
C
◦ g,
tendremos que f = I
D
, para D = ¦x : f(x) = 1¦, que es Lebesgue
medible y m[D] = 0, pues D ⊂ K y m[K] = 0, por tanto f es Lebesgue
medible y hemos demostrado lo siguiente, aunque usando el Axioma de
elecci´on.
Teorema 2.2.11 La funci´ on I
C
= I
D
◦ g
−1
no es Lebesgue medible aun-
que es composici´on de Lebesgue medibles. Adem´as D ∈ L(R) y D / ∈ B(R).
Nota 2.2.12 Se puede dar una demostraci´on alternativa de que hay Le-
besgue medibles no Borelianos, en t´erminos de cardinales y sin usar el
Axioma de elecci´on (ver el Folland, p´ag.38). Observemos tambi´en que
mientras los borelianos se conservan por homeomorfismos, los Lebesgue
medibles no, pues g(D) = C.
78 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
Ejercicios
Ejercicio 2.2.1 Sea f : (Ω, /) →(R, B(R)) acotada. Demostrar que existe una
sucesi´ on de funciones simples s
n
tales que s
n
→f uniformemente.
Ejercicio 2.2.2 Sean f y g funciones medibles y A un conjunto medible. De-
mostrar que es medible la funci´ on
h(x) =
_
f(x) si x ∈ A,
g(x) si x / ∈ A,
Ejercicio 2.2.3 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida. Probar que f : Ω → R es
medible si para cualesquiera m, n ∈ Z, |x : mf(x) < n¦ es medible.
Ejercicio 2.2.4 Sean h y g funciones medibles. Demostrar que los conjuntos
|x ∈ Ω : h(x) < g(x)¦, |x ∈ Ω : h(x) ≤ g(x)¦, |x ∈ Ω : h(x) = g(x)¦,
son medibles.
Ejercicio 2.2.5 (a) Sea f medible y f = g c.s. ¿es necesariamente g medible?,
¿y si el espacio es completo?. (b) Sean f ≤ g ≤ h, con f y h medibles tales
que f = h c.s. ¿es necesariamente g medible?, ¿y si el espacio es completo?.
Ejercicio 2.2.6 Sea f
n
una sucesi´ on de funciones medibles, demostrar que es
medible el conjunto |x : existe y es finito el l´ımf
n
(x)¦.
Ejercicio 2.2.7 Sea f : R →R mon´ otona creciente, ¿es f borel medible?
Ejercicio 2.2.8 ¿Es cierto que f es medible si y s´ olo si [f[ es medible? En caso
contrario dar un contraejemplo.
Ejercicio 2.2.9 Sea A
n
una sucesi´on de subconjuntos de Ω. Demostrar que
´ınf I
A
n
= I
∩A
n
, supI
A
n
= I
∪A
n
,
l´ıminf I
A
n
= I
l´ıminf A
n
, l´ımsup I
A
n
= I
l´ımsup A
n
.
Ejercicio 2.2.10 Sean A, B ⊂ Ω. Demostrar que |x ∈ Ω : I
A
,= I
B
¦ = A∆B.
Ejercicio 2.2.11 Si f : R →R tiene derivada en todo punto, demostrar que f

es Borel medible.
Ejercicio 2.2.12 Demostrar que f = (f
1
, . . . , f
n
): Ω →R
n
es medible si y s´ olo
si cada f
i
lo es.
2.3. Integraci´ on 79
2.3. Integraci´ on
2.3.1. Integral de funciones medibles
Recordemos que o es el conjunto de las funciones simples finitas.
Definici´on. Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida y h ∈ o no negativa, es
decir
h =
n

i=1
a
i
I
A
i
: Ω −→[0, ∞),
con los 0 ≤ a
i
< ∞ y los A
i
∈ / disjuntos y ∪A
i
= Ω. Definimos la
integral de h respecto de µ como el valor de [0, ∞]
_

hdµ =

a
i
µ(A
i
).
Nota 2.3.1 Recordemos que convenimos en definir 0∞= ∞0 = 0. Hay
que demostrar que la definici´on est´a bien dada, es decir que si existen
dos representaciones
h =
n

i=1
a
i
I
A
i
=
m

j=1
b
j
I
B
j
,
de una funci´on simple h ∈ o no negativa, en las condiciones dichas,
ambas llevan al mismo valor de la integral de h, lo cual se sigue de que
a
i
= b
j
si A
i
∩ B
j
,= ∅, por tanto
n

i=1
a
i
µ(A
i
) =
n

i=1
m

j=1
a
i
µ(A
i
∩ B
j
)]
=
m

j=1
n

i=1
b
j
µ(A
i
∩ B
j
)] =
m

j=1
b
j
µ(B
j
).
Si no hay confusi´on con el dominio Ω de nuestras funciones, escribi-
remos
_
f dµ en lugar de
_

f dµ. A continuaci´on vemos que sobre las
funciones simples finitas y no negativas la integral es lineal y mon´otona,
esto nos permitir´ a extender la noci´on de integraci´on a funciones medibles
no negativas.
80 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
Proposici´on 2.3.2 Sean f, g ∈ o no negativas y c ∈ [0, ∞), entonces:
(a)
_
cf dµ = c
_
f dµ.
(b)
_
(f +g) dµ =
_
f dµ +
_
g dµ.
(c) f ≤ g ⇒
_
f dµ ≤
_
g dµ.
Demostraci´on. (a) Es obvio.
(b) Si f =

n
i=1
a
i
I
A
i
y g =

m
j=1
b
j
I
B
j
, con los A
i
disjuntos y
los B
j
disjuntos y tales que ∪A
i
= ∪B
j
= Ω, tendremos que f + g =

i,j
(a
i
+b
j
)I
A
i
∩B
j
y
_
(f +g) dµ =

i,j
(a
i
+b
j
)µ(A
i
∩ B
j
)
=

i,j
a
i
µ(A
i
∩ B
j
) +

i,j
b
j
µ(A
i
∩ B
j
) =
_
f dµ +
_
g dµ.
(c) Sean f =

n
i=1
a
i
I
A
i
y g =

m
j=1
b
j
I
B
j
, entonces 0 ≤ a
i
, b
j
y si
A
i
∩ B
j
,= ∅ tendremos que 0 ≤ a
i
≤ b
j
, por tanto
0 ≤
n

i=1
a
i
µ(A
i
) =

i,j
a
i
µ(A
i
∩ B
j
)

i,j
b
j
µ(A
i
∩ B
j
) =
m

j=1
b
j
µ(B
j
).
Ahora extendemos el concepto de integral.
Definici´on. Si h ≥ 0 es medible definimos la integral de h respecto de
µ en Ω, de la forma
_

hdµ = sup¦
_

s dµ : s ∈ o, 0 ≤ s ≤ h¦.
Para h: Ω → R medible, descomponemos h = h
+
− h

y si uno de los
t´erminos,
_

h
+
dµ ´o
_

h

dµ son finitos, definimos su integral respecto
de µ como la diferencia
_

hdµ =
_

h
+
dµ −
_

h

dµ,
en caso contrario diremos que la integral de h no existe. Diremos que h
es integrable si ambos t´erminos, son finitos.
2.3. Integraci´ on 81
Definici´on. Para h = h
1
+ ih
2
: Ω → C medible (entendiendo que en
C consideramos la σ–´algebra de Borel) —lo cual equivale a que h
1
y h
2
sean medibles—, diremos que es integrable si lo son su parte real h
1
y su
parte imaginaria h
2
, en cuyo caso definimos
_
hdµ =
_
h
1
dµ +i
_
h
2
dµ.
Definici´on. Para K = R ´o C, denotaremos con L
1
[Ω, /, µ, K] ´o L
1
(Ω, K)
´o simplemente con L
1
si no hay confusi´on, el espacio de las funciones
integrables
f : Ω →K.
Nota 2.3.3 Por varias razones no consideramos en el caso real de L
1
,
funciones que tomen valores ±∞. En primer lugar porque toda funci´on
integrable es finita c.s. como veremos en (2.4.3), p´ag.85; en segundo
lugar porque para la integraci´on son indistinguibles dos funciones que
son iguales c.s. (ver (2.4.7), p´ag.89); y por ´ ultimo porque las funciones
integrables finitas forman un espacio vectorial.
Nota 2.3.4 Como para las funciones simples sobrentenderemos el espa-
cio Ω si no hay confusi´on y escribiremos
_
f dµ en vez de
_

f dµ.
Por otro lado si h: Ω → R es una funci´ on medible y B ∈ /, la
restricci´on de h a (B, /
B
, µ) tambi´en es medible y si en este espacio
existe su integral la denotaremos con
_
B
hdµ. Para B = ∅ es necesario
matizar y volver a la definici´on pues nos encontramos que en el caso
h ≥ 0
_

hdµ = sup¦
_

s dµ : s ∈ o, 0 ≤ s ≤ h
]∅
¦.
y el conjunto de la derecha es vac´ıo. Convenimos en definir de nuevo su
supremo como sup∅ = 0, lo cual recordemos que es compatible con que
si A ⊂ B ⊂ [0, ∞], entonces supA ≤ supB. Ahora definimos para h
medible arbitraria
_

hdµ =
_

h
+

_

h

= 0.
2.3.2. Propiedades b´asicas de la integral.
Veamos en primer lugar algunas propiedades de linealidad y orden
de la integral.
Proposici´on 2.3.5 Sean f, g : (Ω, /, µ) →R medibles, entonces:
82 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
(a) Si existe la integral de f y c ∈ R, entonces existe la integral de cf y
_
cf dµ = c
_
f dµ.
(b) Si f ≤ g y existen sus integrales, entonces
_
f dµ ≤
_
g dµ.
(c) Si f ≤ g, existe la
_
f dµ y −∞ <
_
f dµ, entonces existe la
_
g dµ
y si existe la
_
g dµ y
_
g dµ < ∞, entonces existe la
_
f dµ y en ambos
casos
_
f dµ ≤
_
g dµ.
(d) Si existe la integral de f, entonces [
_
f dµ[ ≤
_
[f[ dµ.
Demostraci´on. (a) Si f ∈ o y 0 ≤ f, es obvio. Supongamos que
0 < c y que 0 ≤ f, entonces por linealidad en las simples finitas no
negativas
c
_
f dµ = c sup¦
_
s dµ : s ∈ o, 0 ≤ s ≤ f¦
= sup¦
_
cs dµ : cs ∈ o, 0 ≤ cs ≤ cf¦ =
_
cf dµ.
Si 0 < c y f = f
+
−f

tiene integral, entonces como cf
+
= (cf)
+
y
cf

= (cf)

, tendremos por el caso anterior
c
_
f dµ =
_
(cf)
+
dµ −
_
(cf)

dµ =
_
cf dµ.
Para c = −1 es obvio pues f

= (−f)
+
y f
+
= (−f)

, por tanto

_
f dµ =
_
f

dµ −
_
f
+
dµ =
_
−f dµ.
y si c < 0 como −c > 0, tendremos
−c
_
f dµ =
_
−cf dµ = −
_
cf dµ.
(b) Si 0 ≤ f ≤ g, s ∈ o y 0 ≤ s ≤ f, entonces 0 ≤ s ≤ g, por tanto
_
f dµ ≤
_
g dµ. En general como f
+
≤ g
+
y g

≤ f

tendremos por
2.3. Integraci´ on 83
el caso anterior
_
f
+
dµ ≤
_
g
+
dµ y
_
g

dµ ≤
_
f

dµ y por 1.1 de la
p´agina 17, se tiene que
_
f dµ =
_
f
+
dµ −
_
f

dµ ≤
_
g
+
dµ −
_
g

dµ =
_
g dµ.
(c) Como f
+
≤ g
+
y g

≤ f

tendremos por (b) que
_
f
+
dµ ≤
_
g
+
dµ y
_
g

dµ ≤
_
f

dµ y si −∞<
_
f dµ, entonces
_
g

dµ ≤
_
f

dµ < ∞,
y por tanto g tiene integral y se tiene el resultado. El otro caso es similar.
(d) Como −[f[ ≤ f ≤ [f[, tendremos por (a) y (b) que

_
[f[ dµ ≤
_
f dµ ≤
_
[f[ dµ.
Veamos ahora propiedades de la restricci´on de la integral a un con-
junto medible.
Proposici´on 2.3.6 (e) Si f ≥ 0 es medible y B ∈ /, entonces
_
B
f dµ =
_
I
B
f dµ.
(f) Si existe la integral de f, entonces existe la integral de f en cada
B ∈ / y
_
B
f dµ =
_
I
B
f dµ y si f es integrable en Ω, tambi´en lo es en
cada B.
Demostraci´on. (e) Para B = ∅ ambos valores son 0 (ver nota
2.3.4). Por definici´on se tiene para o(B) las funciones simples y finitas
definidas en B
_
B
f dµ = sup¦
_
B
s dµ : s ∈ o(B), 0 ≤ s ≤ f
]B
¦
= sup¦
_
s dµ : s ∈ o, 0 ≤ s ≤ I
B
f¦ =
_
I
B
f dµ,
pues los dos conjuntos de la derecha coinciden (obs´ervese que si s ∈ o,
con 0 ≤ s ≤ I
B
f, entonces s = I
B
s).
(f) Se sigue de (b) de (e) y de que (fI
B
)
+
= f
+
I
B
≤ f
+
y (fI
B
)

=
f

I
B
≤ f

.
84 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
2.4. Teoremas b´asicos de integraci´on
2.4.1. Teorema de la carga
En esta lecci´ on consideraremos un espacio de medida fijo (Ω, /, µ) y
veremos que toda funci´on medible no negativa es la “densidad” de una
medida, demostraremos que la integral es un “operador lineal”, as´ı como
los teoremas fundamentales de intercambio de l´ımite e integral.
Teorema de la carga 2.4.1 Sea h una funci´on medible con integral, en-
tonces
λ: / −→R, λ(A) =
_
A
hdµ,
es una medida si h ≥ 0 y en general una carga. Adem´as si µ(A) = 0
entonces
2
λ(A) = 0.
Demostraci´on. Si 0 ≤ h =

n
i=1
a
i
I
A
i
∈ o, entonces por 2.3.6
λ(B) =
_
B
hdµ =
_
I
B
hdµ =
n

i=1
a
i
µ(B ∩ A
i
),
y como µ es medida tambi´en lo es λ. Obviamente si µ(B) = 0, entonces
λ(B) = 0
Si h es medible y no negativa, B
n
∈ / son disjuntos, B = ∪

n=1
B
n
y
s ∈ o, con 0 ≤ s ≤ hI
B
, entonces por lo anterior
_
s dµ =
_
B
s dµ =

n=1
_
B
n
s dµ ≤

n=1
_
B
n
hdµ,
y tomando el supremo, λ(B) ≤


n=1
λ(B
n
). Ahora λ(B
n
) ≤ λ(B), pues
hI
B
n
≤ hI
B
y si alg´ un λ(B
n
) = ∞, λ(B) =


n=1
λ(B
n
). Si por el
contrario todo λ(B
n
) < ∞, sea > 0, entonces para cada i existe una
funci´on simple finita s
i
∈ o tal que 0 ≤ s
i
≤ h y
_
B
i
hdµ ≤
_
B
i
s
i
dµ +

2
i
,
2
Diremos en este caso que λ es absolutamente continua respecto de µ y lo deno-
taremos λ _µ (ver p´ ag.158)
2.4. Teoremas b´asicos de integraci´ on 85
y para cada n se tiene que s =

n
i=1
I
B
i
s
i
∈ o es una funci´on simple tal
que 0 ≤ s ≤ hI
B
, por tanto se sigue de (2.3.2) que
n

i=1
_
B
i
hdµ ≤
n

i=1
_
B
i
s
i
dµ + =
_
n

i=1
I
B
i
s
i
dµ +

_
I
B
hdµ + = λ(B) +,
y como el es arbitrario tenemos haciendo n →∞,


n=1
λ(B
n
) ≤ λ(B).
Adem´as si µ(B) = 0, entonces para toda funci´on simple s,
_
B
s = 0 y
por tanto λ(B) = 0.
Por ´ ultimo sea h = h
+
−h

, entonces como una de las dos integrales
_

h
+
dµ, ´o
_

h

dµ es finita, tendremos que una de las dos medidas
λ
+
(B) =
_
B
h
+
dµ, ´o λ

(B) =
_
B
h

dµ es finita, en cualquier caso
λ(B) = λ
+
(B) − λ

(B) y basta demostrar que la diferencia de dos
medidas, si una es finita, es numerablemente aditiva.
En la demostraci´on de este resultado hemos visto c´omo λ puede po-
nerse como diferencia de dos medidas
λ = λ
+
−λ

, λ
+
(A) =
_
A
h
+
dµ, λ

(A) =
_
A
h

dµ,
y al menos una de ellas es finita. Volveremos sobre este resultado en el
Teorema de descomposici´on de Jordan (4.2.8).
Nota 2.4.2 Denotaremos la carga λ del resultado anterior con λ = hµ
y llamaremos a µ la medida base de λ. La caracterizaci´on de las cargas
con base µ nos la dar´a el Teorema de Radon–Nikodym que veremos
en (4.4.3) de la p´ag. 159.
Veamos ahora algunas propiedades de las funciones integrables.
Nota 2.4.3 Se sigue del resultado anterior que si f : Ω →R es medible,
entonces para todo A ∈ /
_
[f[ dµ =
_
A
[f[ dµ +
_
A
c
[f[ dµ =
_
f
+
dµ +
_
f

dµ,
donde la segunda igualdad se sigue tomando como A = ¦f ≥ 0¦, pues
I
A
[f[ = f
+
y I
A
c [f[ = f

.
86 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
Se sigue de forma inmediata que f es integrable si y s´olo si [f[ es
integrable y en tal caso f es finita c.s., pues tomando A = ¦[f[ = ∞¦
tenemos que
∞ µ(A) =
_
A
[f[ dµ ≤
_
[f[ dµ < ∞ ⇒ µ(A) = 0.
De esto se sigue que si f y g son medibles, [f[ ≤ g y g es integrable,
entonces f es integrable.
Por ´ ultimo tenemos tambi´en que h: Ω →C medible es integrable sii
[h[ es integrable, pues para h = h
1
+ih
2
[h
1
[, [h
2
[ ≤ [h[ ≤ [h
1
[ +[h
2
[.
lo cual se sigue de (2.4.6), donde veremos que la suma de funciones no
negativas integrables es integrable.
En definitiva tenemos que una funci´on medible
h: Ω →K, para K = R, R ´o C,
es integrable sii lo es [h[. Esta propiedad es importante y distingue fun-
damentalmente esta teor´ıa de otras teor´ıas de integraci´on como la de
Perron y Denjoy. Remitimos al lector a los comentarios del final del
Tema.
Ejemplo 2.4.4 Veamos como consecuencia de los resultados anteriores
que la funci´on senx/x no es Lebesgue integrable en (0, ∞),
_
(0,∞)
[
senx
x
[ dm =

n=0
_
(nπ,(n+1)π)
[
senx
x
[ dm ≥

n=0
1
(n + 1)π
_
(nπ,(n+1)π)
[ senx[ dm =

n=0
2
(n + 1)π
= ∞,
sin embargo veremos en el ejemplo (3.4.4), p´ag.126, que es Riemann
integrable (impropia), pues existe el l´ımite
_

0
senx
x
dx = l´ım
a→∞
_
a
0
senx
x
dx =
π
2
.
2.4. Teoremas b´asicos de integraci´ on 87
2.4.2. Teorema convergencia mon´ otona
Tomar l´ımites bajo el signo integral es uno de los procesos fundamen-
tales en An´alisis. Y uno de los hechos mas notables de esta teor´ıa es la
facilidad con la que esto puede hacerse.
Teorema de la convergencia mon´otona 2.4.5 Sea h
n
una sucesi´on cre-
ciente de funciones medibles no negativas, entonces existe h(x) = l´ımh
n
(x),
es medible, tiene integral y
_
h
n
dµ ↑
_
hdµ.
Demostraci´on. Por ser h
n
creciente existe el l´ımite h, es medible
pues es l´ımite de medibles y es no negativa por tanto tiene integral y
como h
n
≤ h
n+1
≤ h,
_
h
n
dµ ≤
_
h
n+1
dµ ≤
_
hdµ, por tanto
l´ım
n→∞
_
h
n
dµ ≤
_
hdµ,
para ver la otra desigualdad sea s ∈ o una funci´on simple finita, tal que
0 ≤ s ≤ h y 0 < r < 1, entonces como h
n
↑ h, tendremos que
B
n
= ¦x ∈ Ω : rs(x) ≤ h
n
(x)¦ ⇒ B
n
↑ Ω,
pues rs < h (ya que rs < s) y h
n
→ h; por lo tanto
_
B
n
s dµ →
_

s dµ
y como
r
_
B
n
s dµ ≤
_
B
n
h
n
dµ ≤
_
h
n
dµ ≤ l´ım
n→∞
_
h
n
dµ,
tendremos, haciendo n →∞ y r →1, que
_
s dµ ≤ l´ım
n→∞
_
h
n
dµ,
y tomando supremos tenemos la otra desigualdad.
2.4.3. Integral de una suma
Hemos visto que las constantes salen fuera de la integral, con el si-
guiente resultado completamos la linealidad de la integral.
88 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
Teorema de aditividad 2.4.6 Sean f y g funciones medibles con integral
tales que tanto f +g como
_
f dµ+
_
g dµ, est´an bien definidas, entonces
f +g tiene integral y
_
(f +g) dµ =
_
f dµ +
_
g dµ.
En particular si f, g : Ω → R son integrables, f + g es integrable y se
tiene la igualdad.
Demostraci´on. (a) En (2.3.2) lo hemos visto para f y g funciones
simples no negativas. (b) Si 0 ≤ f, g, podemos tomar sendas sucesiones
de funciones simples f
n
y g
n
, no negativas, tales que f
n
↑ f y g
n
↑ g, por
tanto 0 ≤ s
n
= f
n
+g
n
→f +g y por (a), como s
n
es simple,
_
s
n
dµ =
_
f
n
dµ+
_
g
n
dµ y por el Teorema de la convergencia mon´otona, p´ag.87,
_
(f +g) dµ =
_
f dµ +
_
g dµ.
(c) Si f ≥ 0, g ≤ 0 y h = f +g ≥ 0 (por tanto g es finita), tendremos
que f = h +(−g) y por (b)
_
f dµ =
_
hdµ −
_
g dµ, y se concluye pues
_
g dµ es finita, ya que si fuese
_
g dµ = −∞, como h ≥ 0
_
f dµ =
_
hdµ −
_
g dµ ≥ −
_
g dµ = ∞,
pero entonces
_
f dµ = ∞y la suma de las integrales de f y g no estar´ıa
bien definida.
(d) Si f ≥ 0, g ≤ 0 y h = f + g ≤ 0, se tiene tambi´en el resultado
por (c) tomando f
t
= −g, g
t
= −f y h
t
= f
t
+g
t
= −h.
(e) Por ´ ultimo consideremos los conjuntos
E
1
= ¦x ∈ Ω : f(x) ≥ 0, g(x) ≥ 0¦,
E
2
= ¦x ∈ Ω : f(x) ≥ 0, g(x) < 0, h(x) ≥ 0¦,
E
3
= ¦x ∈ Ω : f(x) ≥ 0, g(x) < 0, h(x) < 0¦,
E
4
= ¦x ∈ Ω : f(x) < 0, g(x) ≥ 0, h(x) ≥ 0¦,
E
5
= ¦x ∈ Ω : f(x) < 0, g(x) ≥ 0, h(x) < 0¦,
E
6
= ¦x ∈ Ω : f(x) < 0, g(x) < 0¦,
por los casos anteriores tenemos
_
E
i
(f + g) dµ =
_
E
i
f dµ +
_
E
i
g dµ, y
como las integrales de f y g existen tenemos por (2.4.1) que
6

i=1
_
E
i
f dµ =
_
f dµ,
6

i=1
_
E
i
g dµ =
_
g dµ,
2.4. Teoremas b´asicos de integraci´ on 89
y como su suma est´a bien definida, basta demostrar por (2.4.1) que existe
la
_
(f +g) dµ, es decir que una de las integrales
_
h
+
dµ =
6

i=1
_
E
i
h
+
dµ,
_
h

dµ =
6

i=1
_
E
i
h

dµ,
es finita. En caso contrario existen 1 ≤ i, j ≤ 6, tales que
_
¸
¸
_
¸
¸
_
_
E
i
h
+
dµ = ∞
_
E
j
h

dµ = ∞

_
¸
¸
_
¸
¸
_
_
E
i
hdµ = ∞
_
E
j
hdµ = −∞

_
¸
¸
_
¸
¸
_
_
E
i
f dµ = ∞ ´o
_
E
i
g dµ = ∞
_
E
j
f dµ = −∞ ´o
_
E
j
g dµ = −∞,

_
¸
¸
_
¸
¸
_
_
f dµ = ∞ ´o
_
g dµ = ∞
_
f dµ = −∞ ´o
_
g dµ = −∞,
lo cual implica que
_
f dµ +
_
g dµ no est´a bien definida.
Veamos como consecuencia de los resultados anteriores que las funcio-
nes iguales casi seguro son iguales para la integraci´on y como acabamos
de ver que toda funci´on integrable h: Ω →R, es finita c.s., se justifica por
qu´e en L
1
(Ω, R) consideramos s´olo funciones h: Ω → R y no funciones
h: Ω →R.
Proposici´on 2.4.7 Sean f, g : Ω →R funciones medibles tales que f = g
c.s. y existe
_
f dµ, entonces tambi´en existe la
_
g dµ y coinciden.
Demostraci´on. El conjunto A = ¦x : f(x) ,= g(x)¦ es medible, por
tanto como f = g c.s., µ(A) = 0, y si existe la
_
f dµ, se sigue de (2.4.1)
_
f dµ =
_
A
f dµ +
_
A
c
f dµ =
_
A
g dµ +
_
A
c
g dµ =
_
g dµ,
donde la ´ ultima igualdad se sigue del Teorema de aditividad (p´ag.88),
pues la suma de integrales y de integrandos, g = I
A
g +I
A
c g, est´an bien
definidas.
Veamos mas consecuencias del teorema de aditividad:
90 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
Corolario 2.4.8 L
1
es un K–espacio vectorial y la aplicaci´ on
Λ: L
1
−→K, Λ(f) =
_
f dµ,
es K–lineal. Adem´as para cada f ∈ L
1
, [
_
f dµ[ ≤
_
[f[ dµ.
Demostraci´on. Para K = R lo hemos visto en (2.3.5)(a), p´ag.81, y
el Teorema de aditividad, p´ag.88. Ahora para K = C, sea z = z
1
+iz
2
∈ C
y f = f
1
+ if
2
, g = g
1
+ ig
2
: Ω → C medibles e integrables, entonces
las f
i
, g
i
son integrables y se prueba simult´aneamente por una parte que
tambi´en lo son zf y f +g, y por otra la linealidad de la integral, pues
z
_
f = z
1
_
f
1
−z
2
_
f
2
+i(z
1
_
f
2
+z
2
_
f
1
)
=
_
(z
1
f
1
−z
2
f
2
) +i
_
(z
1
f
2
+z
2
f
1
)
=
_
(z
1
f
1
−z
2
f
2
+i(z
1
f
2
+z
2
f
1
)) =
_
zf,
_
(f +g) =
_
(f
1
+g
1
) +i
_
(f
2
+g
2
) =
_
f +
_
g.
La desigualdad [
_
f[ ≤
_
[f[ ya la vimos para el caso real en (2.3.5),
p´ag.81, ve´amosla ahora para el caso complejo. Sea
_
f dµ = r e

,= 0,
entonces para e
−iθ
f = g
1
+ ig
2
, con las g
i
reales, tendremos [g
1
[ ≤
[g
1
+ig
2
[ = [f[ y
[
_
f[ = r = e
−iθ
_
f =
_
e
−iθ
f =
_
g
1

_
[g
1
[ ≤
_
[f[.
Como consecuencia de los teoremas anteriores tenemos una de las
propiedades m´as importantes de la integraci´on, la de poder integrar
t´ermino a t´ermino la integral de una serie de funciones medibles no
negativas.
Corolario 2.4.9 Si h
n
son funciones medibles no negativas, entonces
_
_

n=1
h
n
_
dµ =

n=1
_
h
n
dµ.
Demostraci´on. Consideremos 0 ≤

n
i=1
h
i


i=1
h
i
y apliquemos
el teorema de aditividad y el de la convergencia mon´otona, p´ag.87.
2.4. Teoremas b´asicos de integraci´ on 91
Nota 2.4.10 Como una simple consecuencia tenemos que si a
nm
≥ 0
para n, m ∈ N, entonces para h
n
(m) = a
nm
y µ la medida de contar
(2.1)

n=1

m=1
a
nm
=

m=1

n=1
a
nm
.
2.4.4. Teorema de la convergencia dominada.
Como consecuencia de los resultados anteriores se tiene que las hip´ote-
sis del Teorema de la convergencia mon´otona, p´ag.87, se pueden debili-
tar.
Teorema de la convergencia mon´otona extendido 2.4.11 Sean h, f, f
n
funciones medibles, tales que existe
_
hdµ, entonces:
(a) Si h ≤ f
n
, f
n
↑ f y −∞<
_
hdµ, entonces
_
f
n
dµ ↑
_
f dµ.
(b) Si f
n
≤ h, f
n
↓ f y
_
hdµ < ∞, entonces
_
f
n
dµ ↓
_
f dµ.
Demostraci´on. Por (2.3.5) las f
n
y f tienen integral. (a) Si la
_
hdµ = ∞, entonces
_
f
n
dµ =
_
f dµ = ∞.
En caso contrario, por la hip´otesis, h es integrable y por (2.4.3), h es
finita c.s., y para A = ¦[h[ < ∞¦, µ(A
c
) = 0 y por (2.4.1), como
_
A
c
f
n
=
_
A
c
h = 0, tendremos que
_
f
n

_
h =
_
A
f
n

_
A
h =
_
A
f
n
−h ↑
_
A
f−h =
_
A
f−
_
A
h =
_
f−
_
h.
pues en A, 0 ≤ f
n
− h ↑ f − h, pues h es finita y aplicando el Teorema
de la convergencia mon´otona, p´ag.87, el de aditividad y (2.4.7), se tiene
sumando el valor finito
_
h, que
_
f
n
dµ →
_
f dµ.
(b) Se sigue de (a) cambiando de signo.
92 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
Lema de Fatou 2.4.12 Sean h, f
n
funciones medibles, tales que existe
_
hdµ, entonces:
(a) Si h ≤ f
n
y −∞<
_
hdµ, entonces
l´ıminf
_
f
n
dµ ≥
_
(l´ıminf f
n
) dµ.
(b) Si f
n
≤ h y
_
hdµ < ∞, entonces
l´ımsup
_
f
n
dµ ≤
_
(l´ımsupf
n
) dµ.
Demostraci´on. (a) Sea g
n
= ´ınf
k≥n
f
k
↑ g = l´ıminf f
n
, entonces
como h ≤ g
n
, por el Teorema de la convergencia mon´otona extendido
_
g
n
dµ ↑
_
g dµ y como g
n
≤ f
n
_
(l´ıminf f
n
) dµ =
_
g dµ = l´ım
_
g
n
dµ ≤ l´ıminf
_
f
n
dµ.
(b) Se sigue de (a) cambiando de signo.
Ahora como consecuencia de este resultado se tiene el mas importante
que permite permutar l´ımite e integral.
Teorema de la convergencia dominada 2.4.13 Sean h, f, f
n
: Ω → K
(para K = R, R ´o C) medibles tales que [f
n
[ ≤ h, h es integrable y
f
n
→f, entonces f es integrable y
_
f
n
dµ →
_
f dµ.
Demostraci´on. Como [f
n
[ → [f[, tendremos que [f[ ≤ h y f es
integrable por (2.4.3), p´ag.85. Ahora para K = R, como −h ≤ f
n
≤ h se
sigue del Lema de Fatou que
_
f dµ =
_
(l´ıminf f
n
) dµ ≤ l´ıminf
_
f
n

≤ l´ımsup
_
f
n
dµ ≤
_
(l´ımsupf
n
) dµ =
_
f dµ,
y para K = C se demuestra aplicando el caso real a [f
n
−f[, que est´a aco-
tada por la funci´on integrable 2h y [f
n
−f[ →0, por tanto
[
_
f
n
dµ −
_
f dµ[ ≤
_
[f
n
−f[ dµ →0.
2.4. Teoremas b´asicos de integraci´ on 93
Debemos observar que el Teorema de la convergencia dominada tam-
bi´en es v´alido si las condiciones se tienen casi seguro. Por otra parte
podemos dar simples ejemplos en los que el resultado no es cierto si h
no existe.
Ejemplo 2.4.14 Consideremos la medida de Lebesgue en (0, 1), entonces
f
n
= nI
(0,1/n)
→0 = f y
_
f
n
dµ = 1 ,→
_
f dµ = 0.
Ejemplo 2.4.15 Consideremos la medida de Lebesgue en R, entonces
f
n
= (1/n)I
[0,n]
→0 = f uniformemente y
_
f
n
dµ = 1 ,→
_
f dµ = 0.
A continuaci´on damos algunas consecuencias importantes del Teore-
ma de la convergencia dominada.
Corolario 2.4.16 Sean h, f, f
n
medibles y p > 0, tales que [f
n
[ ≤ h, h
p
integrable y f
n
→f c.s., entonces [f[
p
es integrable y
l´ım
n→∞
_
[f
n
−f[
p
dµ = 0.
Demostraci´on. Como [f
n
[
p
≤ h
p
, tendremos [f[
p
≤ h
p
y por tanto
[f[
p
es integrable, por tanto las f
n
y la f son finitas c.s. y en esos puntos
[f
n
−f[
p
≤ ([f
n
[ +[f[)
p
≤ (2h)
p
siendo la ´ ultima integrable y el resultado
se sigue del Teorema de la convergencia dominada.
Teorema 2.4.17 Sean h
n
medibles tales que
_
[h
n
[ dµ < ∞, entonces

h
n
converge c.s. a una funci´on medible finita y
_

h
n
dµ =

_
h
n
dµ.
Demostraci´on. Por (2.4.9),
_
[h
n
[ dµ =
_
[h
n
[ dµ < ∞ y por
(2.4.3), g =

[h
n
[ < ∞ c.s. Sea A = ¦g < ∞¦ entonces las funciones
medibles finitas h
t
n
= h
n
I
A
definen una serie f =

h
t
n
absolutamente
convergente en todo punto y por tanto convergente, es decir las sumas
parciales f
n
=

n
k=1
h
t
k
que son medibles convergen a la funci´on medible
f que coincide c.s. con

h
n
. Ahora como [f
n
[ ≤ g =


k=1
[h
k
[, siendo g
integrable, el resultado se sigue del Teorema de la convergencia dominada
y de que funciones iguales c.s. tienen igual integral.
94 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
Nota 2.4.18 Como consecuencia tenemos algo similar a (2.1), p´ag.91,
que si a
nm
∈ R son tales que


n=1


m=1
[a
nm
[ < ∞, entonces para
h
n
(m) = a
nm
y µ la medida de contar
(2.2)

n=1

m=1
a
nm
=

m=1

n=1
a
nm
.
2.4.5. Dependencia de un par´ametro.
Frecuentemente necesitamos considerar integrales en las que el in-
tegrando depende de un par´ametro real. Veamos en este contexto una
aplicaci´on del Teorema de la convergencia dominada, p´ag.92. En lo que
resta de lecci´on consideraremos una funci´on
f : I Ω −→R,
con I un intervalo finito o no de R, tal que para cada t ∈ I es medible
la funci´on
f
t
: Ω −→R, f
t
(x) = f(t, x).
Lema 2.4.19 Sea G: I →R, t
0

¯
I y A ∈ R, entonces
l´ım
t→t
0
G(t) = A ⇔ ∀t
n
→t
0
, G(t
n
) →A.
Corolario 2.4.20 Sea h integrable en Ω tal que para todo t ∈ I, [f(t, x)[ ≤
h(x), entonces:
(a) Si para un t
0

¯
I y todo x ∈ Ω, existe el l´ım
t→t
0
f(t, x), entonces
l´ım
t→t
0
_
f(t, x) dµ =
_
l´ım
t→t
0
f(t, x) dµ.
(b) Si para cada x ∈ Ω la funci´on t ∈ I → f(t, x) ∈ R es continua,
entonces la funci´on F(t) =
_
f(t, x) dµ es continua en I.
Demostraci´on. (a) Sea g(x) = l´ım
t→t
0
f(t, x) y consideremos una
sucesi´on t
n
→ t
0
. Definamos g
n
(x) = f(t
n
, x), las cuales son medibles
y como g
n
→ g, g es medible. Ahora el resultado se sigue aplicando el
Teorema de la convergencia dominada, p´ag.92 y el Lema anterior.
(b) Es consecuencia de (a).
2.4. Teoremas b´asicos de integraci´ on 95
Corolario 2.4.21 Sea I abierto y supongamos que para un s ∈ I la
funci´on f
s
(x) = f(s, x) es integrable, existe ∂f/∂t y existe una fun-
ci´on medible e integrable h en Ω, tal que para todo (t, x) ∈ I Ω,
[∂f(t, x)/∂t[ ≤ h(x), entonces para todo t, f(t, x) y ∂f/∂t(t, x) son me-
dibles e integrables en x, F(t) =
_
f(t, x) dµ es diferenciable en I y
F
t
(t) =
d
dt
_
f(t, x) dµ =
_
∂f
∂t
(t, x) dµ.
Si adem´as para cada x, las f
x
son de clase 1, F es de clase 1.
Demostraci´on. Veamos primero que ∂f/∂t(t, ) es medible, para
cada t ∈ I, para ello sea t
n
→t, con t
n
,= t, entonces como
∂f
∂t
(t, x) = l´ım
t
n
→t
f(t
n
, x) −f(t, x)
t
n
−t
,
se sigue que es medible. Ahora por el Teorema del valor medio existe t
s
entre t y s tal que
f(t, x) −f(s, x) = (t −s)
∂f
∂t
(t
s
, x) ⇒
[f
t
(x)[ ≤ [f
s
(x)[ +[t −s[h(x),
por tanto cada f
t
es integrable y podemos aplicar el Teorema de aditi-
vidad (2.4.6), p´agina 88, para poner
F(t +) −F(t)

=
_
f(t +, x) −f(t, x)

dµ,
ahora como el integrando est´a acotado en m´odulo por h y tiene l´ımite el
resultado se sigue del corolario anterior.
Corolario 2.4.22 Si las f
x
∈ (

(I) (son de clase infinito en I) y para
cada k ∈ N existe h
k
integrable tal que para todo t ∈ I y todo x ∈ Ω,
[∂
k
f(t, x)/∂t
k
[ ≤ h
k
(x), entonces F(t) =
_
f(t, x) dµ es de clase ∞.
Ejemplo 2.4.23 Vamos a demostrar como consecuencia del resultado
96 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
anterior que la funci´on factorial
3
Π: (−1, ∞) →R, Π(t) =
_
(0,∞)
e
−x
x
t
dm,
es de clase infinito y verifica: Π(0) = 1, Π(−1/2) =

π y que Π(t) =
t Π(t −1) para t > −1; por tanto Π(n) = n!, para n ∈ N.
Demostraci´on. Como el comportamiento del integrando es distinto
en (0, 1) que en (1, ∞) consideramos f(t, x) = e
−x
x
t
y las funciones
Π
1
(t) =
_
(0,1)
f(t, x) dm, Π
2
(t) =
_
(1,∞)
f(t, x) dm,
por tanto como Π = Π
1
+ Π
2
, basta ver que las Π
i
son de clase infinito
en cada intervalo (a, b) con −1 < a, para lo cual tenemos que probar que
para k ≥ 0 las ∂
k
f/∂t
k
= e
−x
x
t
(log x)
k
est´an acotadas por una funci´on
integrable para todo t ∈ (a, b).
Para 0 < x < 1, log x < 0 y x
r
= e
r log x
es decreciente en r y si
t ∈ (a, b), x
b
< x
t
< x
a
, por tanto como [ log x[ = −log x = log x
−1
,
tendremos que para todo t ∈ (a, b)
[e
−x
x
t
(log x)
k
[ ≤ x
a
_
log x
−1
_
k
,
y la funci´on de la derecha es integrable por el ejercicio (2.4.32), p´ag.102,
por lo tanto π
1
es de clase infinito.
Para 1 < x, log x > 0 y x
r
= e
r log x
es creciente, por tanto si t ∈ (a, b),
x
a
< x
t
< x
b
. Adem´as como 0 < log x < x,
e
−x
x
t
log
n
x ≤ e
−x
x
b
log
n
x ≤ e
−x
x
b+n
siendo la ´ ultima funci´on integrable (ver el ejercicio (2.4.33), p´ag.102).
Por ´ ultimo derivando e
−x
x
t
, respecto de x e integrando se tiene que
0 = e
−x
x
t
¸

0
= −
_

0
e
−x
x
t
+t
_
1
0
e
−t
x
t−1
= −Π(t) +tΠ(t −1),
3
Parece ser (ver Ivorra, p´ag.283) que el descubridor de esta funci´on fue Euler,
siendo de Gauss la notaci´on Π para ella y que es de Legendre la funci´ on Gamma,
Γ(t) = Π(t −1),
Γ: (0, ∞) →(0, ∞), Γ(t) =
_
(0,∞)
e
−x
x
t−1
dm,
que es la mas habitual.
2.4. Teoremas b´asicos de integraci´ on 97
ahora bien por el ejercicio (2.4.26), Π(0) = 1, por tanto Π(n) = n! y
haciendo el cambio y
2
= x, se sigue del ejercicio (2.4.29) que Γ(1/2) =
Π(−1/2) =

π.
2.4.6. Otras propiedades.
El siguiente es uno de los resultados mas simples y ´ utiles en la Teor´ıa
de Probabilidades.
Desigualdad de Tchebycheff 2.4.24 Si f ≥ 0 es medible y 0 < p, <
∞, entonces
µ¦f ≥ ¦ ≤
−p
_
f
p
dµ.
Demostraci´on.
_
f
p
dµ =
_
¦f≥]
f
p
dµ +
_
¦f<]
f
p


_
¦f≥]
f
p
dµ ≥
p
µ¦f ≥ ¦.
Corolario 2.4.25 Si f medible es p–integrable (i.e.
_
[f[
p
dµ < ∞), para
un p ∈ (0, ∞), entonces ¦f ,= 0¦ es σ–finito.
Demostraci´on. Por la desigualdad de Tchebycheff para cada n ∈ N
µ¦[f[ ≥ 1/n¦ ≤ n
p
_
[f[
p
dµ < ∞,
y ¦f ,= 0¦ es la uni´on de estos conjuntos.
Corolario 2.4.26 Si f ≥ 0 c.s. es medible y
_
f dµ = 0, entonces f = 0
c.s.
Demostraci´on. Para A = ¦f ≥ 0¦, µ(A
c
) = 0, por tanto 0 =
_
f =
_
A
f y µ¦f > 0¦ = 0, pues ¦f > 0¦ = ∪

n=1
¦f ≥ 1/n¦, siendo
µ¦f ≥ 1/n¦ = 0, pues por la desigualdad de Tchebycheff en A
µ¦f ≥ 1/n¦ ≤ n
_
A
f dµ = 0.
Corolario 2.4.27 Si g es medible y para todo A ∈ / es
_
A
g dµ = 0,
entonces g = 0 c.s.
98 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
Demostraci´on. Para los medibles A = ¦g > 0¦ y B = ¦g < 0¦ se
tiene por (2.4.26)
_
g
+
=
_
A
g = 0 ⇒ g
+
= 0 c.s.,
_
g

=
_
B
g = 0 ⇒ g

= 0 c.s.
Veamos ahora un rec´ıproco de (2.3.5)(b).
Proposici´on 2.4.28 Sean g y h funciones medibles con integral, entonces
en cualquiera de los dos casos:
(a) (Ω, /, µ) es un espacio σ–finito,
(b) El espacio es arbitrario pero g y h son integrables,
se verifica que
∀A ∈ /,
_
A
g dµ ≤
_
A
hdµ ⇒ g ≤ h c.s.
Demostraci´on. Veamos que tiene medida nula el medible
¦x : h(x) < g(x)¦ = ∪
r
1
<r
2
∈Q
[¦h < r
1
¦ ∩ ¦r
2
< g¦],
para ello basta ver que para cada medible A = ¦h < r
1
¦ ∩ ¦r
2
< g¦ de
esa uni´on numerable, µ(A) = 0.
Observemos que para cada medible B ⊂ A
r
2
µ(B) ≤
_
B
g dµ ≤
_
B
hdµ ≤ r
1
µ(B),
por tanto como r
1
< r
2
, µ(B) = 0 ´o µ(B) = ∞.
(a) Si el espacio es σ–finito, A es uni´on numerable de medibles B con
µ(B) < ∞, lo cual implica µ(B) = 0 y µ(A) = 0.
(b) Veamos que si µ(A) = ∞ una de las funciones no es integrable.
Si r
2
≤ 0, entonces r
1
< 0 y por tanto
_
A
hdµ ≤ r
1
∞ = −∞, lo cual
implica que h no es integrable y si r
2
> 0, ∞= r
2
∞≤
_
A
g, y g no es
integrable.
2.4. Teoremas b´asicos de integraci´ on 99
Ejercicios
Ejercicio 2.4.1 Sean −∞ ≤ a < b ≤ ∞ y f : (a, b) ⊂ R → R continua e
integrable en todo (a, x) con x < b. Demostrar que g(x) =
_
(a,x)
f dm es
diferenciable y que g

= f.
Ejercicio 2.4.2 Sean −∞ ≤ a < b ≤ ∞ y g : (a, b) ⊂ R → R de clase 1.
Demostrar que para cualesquiera c < d, en (a, b),
_
[c,d]
g

dm = g(d) −g(c).
Ejercicio 2.4.3 Demostrar que si f : R →R es Lebesgue integrable
_
(−∞,∞)
f dm = l´ım
a→−∞, b→∞
_
[a,b]
f dm.
¿Es cierto si existe la integral pero no es finita?
Ejercicio 2.4.4 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida y f =


n=1
a
n
I
A
n
, con
a
n
∈ (0, ∞) y A
n
∈ /, calcular
_
f dµ.
Ejercicio 2.4.5 Sea f ≥ 0 integrable. Demostrar que ∀ > 0 existe un medible
A, con µ(A) < ∞ tal que
_
f <
_
A
f +.
Ejercicio 2.4.6 Sea f integrable y > 0. Demostrar que existe una funci´ on
simple s tal que
_
[f −s[ < .
Ejercicio 2.4.7 Sean µ
1
≤ µ
2
medidas. Demostrar que si una funci´ on medible
compleja f es µ
2
–integrable, entonces es µ
1
–integrable.
Ejercicio 2.4.8 Sean f
n
≥ 0 medibles tales que f
n
↓ f. Demostrar que si f
1
es
integrable,
_
f
n

_
f. ¿Es cierto si f
1
no es integrable?
Ejercicio 2.4.9 Sean f, f
n
≥ 0 integrables, tales que f
n
→ f c.s. Demostrar
que
_
f
n

_
f sii
_
[f
n
−f[ →0.
Ejercicio 2.4.10 Sea µ(Ω) < ∞ y f
n
integrables tales que f
n
→ f uniforme-
mente. Demostrar que f es integrable y que
_
f
n

_
f.
Ejercicio 2.4.11 Sean f, f
n
integrables, tales que f
n
→ f c.s. Demostrar que
_
[f
n
−f[ →0 sii
_
[f
n
[ →
_
[f[.
100 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
Ejercicio 2.4.12 Sea f integrable y g medible acotada, demostrar que fg es
integrable.
Ejercicio 2.4.13 Demostrar que µ es σ–finita si y s´ olo si existe una funci´ on
medible estrictamente positiva e integrable.
Ejercicio 2.4.14 Sea Ω un espacio topol´ ogico, µ una medida en B(Ω) tal que
µ(A) > 0, para cada abierto A ,= ∅ y f, g : Ω → R continuas tales que f = g
c.s., demostrar que f = g.
Ejercicio 2.4.15 Demostrar que si f ≤ g c.s., existe la
_
f y −∞ <
_
f,
entonces existe la
_
g y si existe la
_
g y
_
g < ∞, entonces existe la
_
f y en
ambos casos
_
f ≤
_
g.
Ejercicio 2.4.16 Demostrar el teorema de la convergencia mon´ otona cuando
las condiciones son c.s.
Ejercicio 2.4.17 Calcular:
l´ım
n→∞
_
(0,1)
(1 +nx
2
)(1 +x
2
)
−n
dm.
Ejercicio 2.4.18 Sea f : R →R medible y a ∈ R. Demostrar que
_
(−∞,∞)
f(x) dm =
_
(−∞,∞)
f(x −a) dm,
en el sentido de que si una integral existe tambi´en la otra y coinciden.
Ejercicio 2.4.19 Sea f : R → R medible tal que e
tx
f(x) es integrable para
todo t ∈ (a, b) ⊂ R. Demostrar que F(t) =
_
e
tx
f(x) dm es diferenciable y que
F

(t) =
_
xe
tx
f(x) dm.
Ejercicio 2.4.20 Demostrar que para t ≥ 0 y 0 ≤ α ≤ 1, la sucesi´ on (1 +
(t/n)
α
)
n
es creciente y para 1 ≤ α, (1 −(t/n)
α
)
n
tambi´en es creciente.
Ejercicio 2.4.21 Demostrar que
(a) l´ım
n→∞
_
(1,n)
(1 −(t/n))
n
log t dm =
_
(1,∞)
e
−t
log t dm.
(b) l´ım
n→∞
_
(0,1)
(1 −(t/n))
n
log t dm =
_
(0,1)
e
−t
log t dm.
2.4. Teoremas b´asicos de integraci´ on 101
Ejercicio 2.4.22 Sea f no negativa e integrable, con 0 <
_
f dµ = c < ∞ y sea
0 < α < ∞. Demostrar que
l´ım
n→∞
_
nlog
_
1 +
_
f
n
_
α
_
dµ =
_
¸
_
¸
_
∞, si 0 < α < 1,
c, si α = 1,
0, si 1 < α < ∞.
Ejercicio 2.4.23 Demostrar que si f es µ–integrable, entonces para cada > 0,
existe un δ > 0, tal que
µ(E) < δ ⇒
_
E
[f[ dµ < .
Ejercicio 2.4.24 Demostrar que si f : R → R es Lebesgue integrable F(x) =
_
(−∞,x)
f dm es uniformemente continua.
Ejercicio 2.4.25 Demostrar que si F : (Ω, /, µ) → (Ω

, /

) es medible, µ
F
=
F

µ, para µ
F
(B) = µ[F
−1
(B)], es una medida, llamada medida imagen, para
la que se verifica que si g es medible en Ω

y B ∈ /

, entonces
_
B
g dµ
F
=
_
F
−1
(B)
(g ◦ T) dµ.
en el sentido de que si una de las integrales existe tambi´en la otra y son iguales.
Ejercicio 2.4.26 (a) Demostrar por inducci´ on que
_
(0,∞)
x
n
e
−x
dm = n!.
(b) Demostrar que para t > 0,
_
(0,∞)
e
−tx
dm = 1/t, y utilizarlo para
demostrar (a), derivando respecto de t.
Ejercicio 2.4.27 Sea f : [0, 1] → R continua, tal que f(0) = 0 y existe f

(0).
Demostrar que f(x)x
−3/2
es Lebesgue integrable.
Ejercicio 2.4.28 Calcular:
(a) l´ım
n→∞
_
(0,∞)
(1 + (x/n))
−n
sen(x/n) dm.
(b) l´ım
n→∞
_
(0,∞)
nsen(x/n)[x(1 +x
2
)]
−1
dm.
(c) l´ım
n→∞
_
(a,∞)
n(1 +n
2
x
2
)
−1
dm, en funci´ on de a.
Ejercicio 2.4.29 Dadas las funciones definidas en (0, ∞)
f(t) =
_
_
(0,t)
e
−x
2
dm
_
2
, g(t) =
_
(0,1)
e
−t
2
(x
2
+1)
x
2
+ 1
dm,
demostrar que:
(a) f(t) +g(t) = π/4. (b)
_

0
e
−x
2
dm =

π/2.
102 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
Ejercicio 2.4.30 Dada f(t) =
_
(0,∞)
e
−x
2
cos 2xt dm, demostrar que satisface
f

(t) + 2tf(t) = 0 y que f(t) = (1/2)

πe
−t
2
.
Ejercicio 2.4.31 Demostrar:
(1)
_
(−∞,∞)
x
2n
e
−x
2
dm = 2n!

π/4
n
n!.
(2) Para a ≥ 0,
_
(−∞,∞)
e
−x
2
cos axdm =

π e
−a
2
/4
.
(3) Para p > 0,
_
(0,1)
x
p−1
(x −1)
−1
log xdm =


n=0
1/(p +n)
2
.
Ejercicio 2.4.32 Demostrar que la funci´ on f : (0, 1) → R, f(x) = x
r
log
n
x
−1
,
para −1 < r y n ≥ 0 es Lebesgue integrable y que
_
(0,1)
x
r
log
n
x
−1
dm =
n!
(1 +r)
n+1
.
Ejercicio 2.4.33 Demostrar que la funci´ on g : [1, ∞) →R, g(x) = e
−x
x
k
, para
k ∈ R es Lebesgue integrable.
Ejercicio 2.4.34 Sea k ∈ R y r > 0. Demostrar que
_
(0,r)
x
k
dm < ∞ ⇔ −1 < k
_
(r,∞)
x
k
dm < ∞ ⇔ k < −1
2.4.7. Integrales de Riemann y de Lebesgue
En esta lecci´on veremos que la integral de Lebesgue, que denotaremos
con
_
f dm, es una generalizaci´on de la de Riemann, que denotaremos con
_
f dx, y obtendremos un criterio en t´erminos de la medida de Lebesgue,
que nos diga qu´e funciones son las Riemann integrables.
Recordemos brevemente c´omo est´a definida la integral de Riemann.
Definici´on. Sean a < b ∈ R, I = [a, b] ⊂ R y f : I → R una fun-
ci´ on acotada [f[ ≤ M. Por una partici´on finita de I entenderemos un
subconjunto finito
P = ¦x
0
= a, . . . , x
n
= b¦ ⊂ I,
que tomaremos ordenado (x
i
< x
i+1
). La partici´on de I realmente la
forman los intervalos disjuntos
E
1
= [x
0
, x
1
), . . . , E
n−1
= [x
n−2
, x
n−1
), E
n
= [x
n−1
, x
n
].
2.4. Teoremas b´asicos de integraci´ on 103
Nota 2.4.29 Tomamos el intervalo I cerrado por comodidad, los resulta-
dos son igualmente v´alidos, con peque˜ nas modificaciones, para cualquier
intervalo acotado.
Definici´on. Para cada partici´on P = ¦x
0
, . . . , x
n
¦ de I consideremos
los intervalos disjuntos correspondientes E
i
, los valores M
i
= sup¦f(x) :
x ∈ E
i
¦, m
i
=´ınf¦f(x) : x ∈ E
i
¦ y las funciones simples y acotadas
β
P
=

m
i
I
E
i
, α
P
=

M
i
I
E
i
,
....................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................
[
a
]
b
)[ )[ )[ )[ )[
..........................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................
....................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................
[
a
]
b
)[ )[ )[ )[ )[
E
1
E
n
E
1
E
n
..........................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
.....
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
.....
......
......
......
......
......
......
......
......
....
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
.....
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
....
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
....
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
......
.....
......
......
......
......
......
......
......
......
....
......
......
......
......
......
......
Figura 2.3. Gr´aficas de las funciones β
P
≤ f ≤ α
P
.
que llamaremos respectivamente funciones simples inferior y superior
de f relativas a P y a cuyas integrales
_
[a,b]
β
P
dm =

m
i
(x
i
−x
i−1
),
_
[a,b]
α
P
dm =

M
i
(x
i
−x
i−1
),
llamamos suma inferior y superior de f respecto de P.
Denotaremos con [P[ = m´ax¦[x
i
−x
i−1
[ : i = 1, . . . , n¦.
Es f´acil demostrar que si P
n
↑ P es una sucesi´on creciente de parti-
ciones finitas de I y denotamos α
n
y β
n
las funciones simples superior e
inferior de f relativas a P
n
, tendremos que
−M ≤ β
1
≤ β
2
≤ . . . ≤ f ≤ . . . ≤ α
2
≤ α
1
≤ M,
y por tanto existen los l´ımites superior e inferior respectivamente, rela-
tivos a P
n
, α
n
↓ α, β
n
↑ β, son funciones (Borel) medibles y β ≤ f ≤ α.
Adem´as como [α
n
[ ≤ M y [β
n
[ ≤ M, siendo esta funci´on integrable pues
I es acotado y
_
M dm = M(b − a) < ∞, se sigue del Teorema de la
convergencia dominada, p´ag.92 que α y β son integrables y
l´ım
_
[a,b]
β
n
dm =
_
[a,b]
β dm ≤
_
[a,b]
αdm = l´ım
_
[a,b]
α
n
dm.
104 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
Definici´on. Diremos que f es Riemann integrable si existe un r ∈ R,
tal que para toda sucesi´on creciente P
n
↑ P de particiones finitas de I,
tales que [P
n
[ →0 las funciones Borel–medibles α y β correspondientes
verifican
_
[a,b]
αdm =
_
[a,b]
βdm = r,
independientemente de la sucesi´on P
n
tomada, y llamaremos integral de
Riemann a este valor com´ un r, que denotaremos
_
b
a
f(x) dx =
_
[a,b]
αdm =
_
[a,b]
βdm.
Lema 2.4.30 Sea P
n
↑ P una sucesi´ on creciente de particiones finitas y
sean α y β los l´ımites superior e inferior respectivamente.
(a) Si x / ∈ P y α(x) = β(x), f es continua en x.
(b) Si f es continua en x y [P
n
[ →0, β(x) = f(x) = α(x).
Demostraci´on. (a) Como α(x) = β(x), 0 ≤ α
n
(x) −β
n
(x) →0, por
tanto para todo > 0 existe un N tal que para n ≥ N, 0 ≤ α
n
(x) −
β
n
(x) < . Para este n existen a
i
, a
i+1
∈ P
n
, tales que x ∈ (a
i
, a
i+1
) = V
y V es un abierto, entorno de x, en el que α
n
y β
n
son constantes y
β
n
≤ f ≤ α
n
, por tanto si y ∈ V , [f(x) −f(y)[ ≤ .
(b) Por ser f continua en x, para todo > 0 existe un δ > 0 tal que
si y ∈ V = (x −δ, x +δ), entonces f(x) − < f(y) < f(x) +. Tomemos
n tal que [P
n
[ < δ y a
i−1
, a
i
∈ P
n
, tales que x ∈ [a
i−1
, a
i
) = E
i
, entonces
E
i
⊂ V y por tanto
f(x) − ≤ β
n
(x) ≤ β(x) ≤ f(x) ≤ α(x) ≤ α
n
(x) ≤ f(x) +.
Teorema de caracterizaci´on 2.4.31 Sea f : I → R acotada, entonces
las siguientes condiciones son equivalentes:
(a) f es Riemann integrable.
(b) Existe una sucesi´on creciente de particiones finitas P
n
, cuyas fun-
ciones l´ımite superior e inferior satisfacen
_
[a,b]
αdm =
_
[a,b]
βdm.
2.4. Teoremas b´asicos de integraci´ on 105
(c) f es continua c.s. (m).
y si se satisfacen entonces f es Lebesgue medible, integrable y
_
[a,b]
f dm =
_
b
a
f(x) dx.
Demostraci´on. (a)⇒(b) Es obvio.
(b)⇒(c) Si existe una sucesi´on creciente P
n
↑ P de particiones, tal
que
_
αdm =
_
β dm, entonces como β ≤ f ≤ α se sigue de (2.4.26) que
β = α salvo en un Borel medible B con m(B) = 0 y como m(P) = 0,
pues P = ∪P
n
es numerable, por el Lema f es continua c.s. (fuera de
B ∪ P).
(c)⇒(a) Sea f continua fuera de un B ∈ B(R), con m(B) = 0. Sea
P
n
↑ P una sucesi´on creciente de particiones de I tales que [P
n
[ → 0,
entonces por el Lema si x est´a fuera de B, tendremos que α(x) = f(x) =
β(x). Por tanto f coincide con una funci´on medible α c.s., y f es Lebesgue
medible y acotada por tanto integrable y como α = f = β c.s. tendremos
que
_
[a,b]
fdm =
_
[a,b]
αdm =
_
[a,b]
βdm,
y como las integrales no dependen de P
n
tendremos que f es Riemann
integrable y que
_
[a,b]
f dm =
_
b
a
f(x) dx.
Si la funci´on no es acotada en nuestro intervalo acotado o est´a defi-
nida en un intervalo no acotado tenemos la siguiente extensi´on de inte-
grabilidad en el sentido de Riemann.
Definici´on. Si f : (c, d) ⊂ R → R, para −∞ ≤ c < d ≤ ∞ es Riemann
integrable en cada intervalo cerrado y acotado [a, b] ⊂ (c, d), definimos
la integral impropia de Riemann como,
_
d
c
f(x)dx = l´ım
a→c, b→d
_
b
a
f(x)dx,
si existe el l´ımite, es decir si existe el l´ım
n→∞
_
b
n
a
n
f(x)dx y no depende
de las sucesiones a
n
→c y b
n
→d.
Ejemplo 2.4.32 Por ejemplo la funci´on f : [0, ∞) → R, f(x) = e
−x
es
acotada pero est´a definida en un intervalo no acotado y tiene integral
106 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
impropia de Riemann y es finita pues para cada b > 0,
_
[0,b]
e
−x
dm =
_
b
0
e
−x
dx = 1 −e
−b
→1 cuando b →∞,
y se tiene que I
[0,b
n
]
e
−x
↑ e
−x
(para b
n
↑ ∞) y por el TCM
_
[0,∞)
e
−x
dm =
_

0
e
−x
dx = 1.
Por ejemplo la funci´on f : (0, 1) → R, f(x) = 1/x, no es acotada
aunque el intervalo en el que est´a definida si lo es y tiene integral impro-
pia de Riemann pues es Riemann integrable en cada intervalo cerrado
[a, b] ⊂ (0, 1) y su integral vale
_
[a,b]
1
x
dm =
_
b
a
1
x
dx = log b −log a,
cuyo l´ımite cuando b →1

y a →0
+
existe y es infinito y se cumple que
_
1
0
1
x
dx =
_
(0,1)
1
x
dm = ∞.
No obstante debemos advertir que una funci´on puede tener integral
impropia de Riemann finita y sin embargo no ser Lebesgue integrable,
pues por ejemplo para f : [0, ∞) →R
f =

n=1
(−1)
n
n
I
[n−1,n)
,
existe la integral impropia de Riemann
_

0
f(x)dx =

n=1
(−1)
n
n
,
y es finita, pero sin embargo f no es Lebesgue integrable, pues no lo es
[f[, ya que
_
[f[dm =

(1/n) = ∞.
2.5. Bibliograf´ıa y comentarios 107
Ejercicios
Ejercicio 2.4.35 Demostrar que si f
n
: I →R son Riemann–integrables y f
n

f uniformemente, entonces f es Riemann–integrable.
Ejercicio 2.4.36 Sea C = [a, b] ∩ Q = |c
n
¦ y f : I = [a, b] → R, f(x) = 0 si x
es irracional, x ∈ C
c
; y f(c
n
) = 1/n. Demostrar que f es Riemann–integrable
y calcular su integral.
Ejercicio 2.4.37 (a) Demostrar que si f tiene integral impropia de Riemann,
entonces es continua c.s. (m), pero no rec´ıprocamente.
(b) Si f ≥ 0 y es acotada en cada compacto, entonces se tiene la equiva-
lencia.
Ejercicio 2.4.38 Sea f : R →R no negativa, con integral impropia de Riemann
finita, demostrar que f es Lebesgue medible e integrable y las dos integrales
coinciden. Dar un contraejemplo si quitamos la no negatividad.
2.5. Bibliograf´ıa y comentarios
Los libros consultados en la elaboraci´on de este tema han sido:
Ash, R.B.: “Real Analysis and Probability”. Ac.Press, 1972.
Bartle, R.G.: “The elements of integration”. John Wiley, 1966.
Cohn, D.L.: “Measure theory”. Birkhauser (Boston), 1980.
Ivorra Castillo, Carlos: “Analisis”. Libro en pdf que se encuentra en la direcci´ on
http://www.uv.es/ivorra/Libros/Libros.htm
En cuanto a una bibliograf´ıa complementaria, recomendamos los si-
guientes textos
Benedetto, J.J.: “Real variable and integration”, B.G.Teubner, 1976.
Halmos, P.R.: “Measure Theory”. Springer-Verlag, 1974.
Munroe, M.E.: “Measure and integration”, Addison Wesley, 1971.
Rudin, W.: “Real and complex analysis”, Tata McGraw-Hill, 1974.
108 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
Por otra parte el trabajo de Volterra que comentamos al comienzo
del tema es
Volterra, V.: “Sui principii del calcolo integrale”. G.Battaglini, 19, 333-372, 1881.
Una de las ventajas de la integral introducida por Lebesgue, es su
gran flexibilidad en el sentido siguiente: Hemos visto que una funci´on es
Riemann integrable sii es continua en casi todo punto. Sin embargo una
funci´on Lebesgue integrable puede ser discontinua en todo punto, incluso
—y esta es una diferencia fundamental— no necesita de un contexto
topol´ogico para ser introducida, pues solo precisa de un conjunto, una
estructura de σ–´algebra y una medida. De esto es probable que no fuera
consciente Lebesgue ni Radon quien en 1913 da una definici´on de
integral en
Radon, J.: “Theorie und Anwendungen der absolut additiven Mengenfunctionen”.
S.B. Akad. Wiss. Wien, 122, 1295-1438, 1913.
con los procedimientos de Lebesgue, pero partiendo de una medida
distinta a la de Lebesgue, sobre los Lebesgue medibles. Sin embargo
casi inmediatamente despu´es de la aparici´on de esta memoria, Frechet
se˜ nalaba que casi todos los resultados de la misma pod´ıan extenderse al
caso en que la medida estuviese definida en una σ–´algebra arbitraria. Y
as´ı naci´o la integraci´on abstracta de Lebesgue. Pero hay en la literatura
otros puntos de vista para introducir la integral, entre los que destacan
el de Daniell, del que hablaremos mas adelante y el de Bochner en
el que se integran funciones que toman valores en un espacio de Banach.
Para los interesados en este ´ ultimo nos remitimos a los libros
Dunford, N. and Schwartz, J.T.: “Linear operators, Vol,I ”. John Wiley Inters-
cience Pub., 1958.
Mikusinski, J.: “The Bochner integral ”, Birkhauser, 1978.
del que el primero, a parte del desarrollo de esta integral, tiene en la
p´agina 232 numerosos datos hist´oricos de los que han contribuido en el
tema. Por su parte el segundo introduce una noci´on de integraci´on pa-
ra la que s´olo se requieren algunas nociones sobre series absolutamente
convergentes y cuya idea b´asica reside en elegir una v´ıa de aproximaci´on
de la integral distinta de las de Riemann y Lebesgue, atendiendo a las
“abscisas” y “ordenadas” a la vez —en forma de rect´angulos—, y no
a las abscisas s´olo, como hac´ıa Riemann ´o a las ordenadas s´olo, como
hac´ıa Lebesgue. De esta forma no s´olo recupera la integral de Lebesgue,
sino que su definici´on se extiende autom´aticamente a la integral de Bo-
chner reemplazando simplemente, los coeficientes reales de las series, por
2.5. Bibliograf´ıa y comentarios 109
elementos del espacio de Banach correspondiente.
Sabemos que existen funciones f : [a, b] →R (ver la p´agina 80 del Be-
nedetto), diferenciables en todo punto, pero con
_
[f
t
[ no finita. Hay
sin embargo teor´ıas generales de integraci´on como las debidas a Perron
y Denjoy, que tienen la propiedad de que el Teorema fundamental del
c´alculo es v´alido para las funciones diferenciables. Tales teor´ıas son im-
portantes pero no tanto como la teor´ıa de Lebesgue, y probablemente
una de las razones para que esto sea as´ı es que en ellas no se tiene la
propiedad de que una funci´on sea integrable si y s´olo si lo es su m´odulo,
propiedad que surge de la propia definici´on en la de Lebesgue. Remiti-
mos al lector a la p. 79 del Benedetto para referencias bibliogr´aficas
sobre la cuesti´on.
Comentemos ahora la historia de los resultados fundamentales de
este cap´ıtulo. La definici´on de integral de Riemann se encuentra en el
ep´ıgrafe 4 del trabajo de
Riemann, Bernhard: “Ueber die darstellbarkeit einer function durch eine trigono-
metrische reihe (Sobre la representabilidad de una funci´on mediante una serie
trigonom´etrica)”, Tesis de habilitaci´on, 1854 (publicada en 1868).
Esta obra junto con otras de Riemann han sido traducidas al espa˜ nol
en el volumen
Ferreir´ os, Jos´e: “Bernhard Riemann. Riemanniana Selecta”, Consejo Superior de
investigaciones cient´ıficas, 2000.
En su T´esis de 1902 Lebesgue comenta que su teorema de la conver-
gencia dominada, p´ag.92 es una generalizaci´on, con una simplificaci´on en
la prueba, de un resultado de W.F.Osgood de 1897. Este a su vez era
un caso particular, para f continua del siguiente resultado:
Teorema 2.5.1 Dadas f, f
n
: [a, b] → R Riemann integrables, tales que
f
n
(x) →f(x) para cada x ∈ [a, b] y sup
n
sup
x
[f
n
(x)[ < ∞, entonces
l´ım
_
f
n
(x)dx =
_
f(x)dx.”
que aparece inicialmente en 1885, en el trabajo
Arzel´ a, C.: “Sulla integrazione per serie”. Atti. Ecc. Lincei, Roma 1, 532-537, 1885.
Partiendo de la definici´on de integral Riemann no es f´acil probar
(2.5.1), mientras que el teorema de la convergencia dominada, p´ag.92
que es mucho mas general, es mas sencillo. La raz´on estriba en que el
110 Cap´ıtulo 2. Integraci´on
resultado de Arzel
´
a depende de la numerable aditividad de la medida
y partiendo de la definici´on de Riemann probar tal propiedad requie-
re alg´ un esfuerzo, mientras que en la teor´ıa de Lebesgue esta se tiene
esencialmente desde el principio.
En 1906 Fatou prueba el lema que lleva su nombre en
Fatou, P.: “Series trigonometriques et series de Taylor”, Acta Math. 30, 335-400,
1906.
porque lo necesitaba para probar el siguiente resultado sobre series de
Fourier
Teorema 2.5.2 f(x) = l´ım


−∞
c
n
t
n
e
inx
, cuando t →1

, para
c
n
= (1/2π)
_

0
f(x)e
−inx
dx,
para cada n ∈ Z.
Es curioso observar que Fatou combinando su lema y (2.5.2) prueba
la Igualdad de Parseval —de la que hablaremos en otro tema—, para
funciones peri´odicas de cuadrado integrable, hecho que Lebesgue ini-
cialmente hab´ıa probado s´olo para funciones peri´odicas acotadas c.s.
Fin del Cap´ıtulo 2
Cap´ıtulo 3
Espacio de medida
producto
3.1. Introducci´ on
Nuestro principal objetivo en este tema consiste en construir una σ–
´algebra / y una medida µ en el producto Ω =


i
, de una familia de
espacios de medida (Ω
i
, /
i
, µ
i
), para i ∈ I, e investigar la relaci´on entre
la integraci´on en el espacio producto y la integraci´on en los espacios
factores.
El ejemplo mas familiar consiste en considerar el plano R
2
como el
producto de dos rectas R, donde el c´alculo de ´areas de figuras planas se
obtiene a partir del c´alculo de longitudes de segmentos
m
2
([a, b] [c, d]) = m
1
([a, b])m
1
([c, d]),
de modo que m
2
, la medida de Lebesgue del plano, es en cierto sentido
el producto de dos copias de m
1
, la medida de Lebesgue de la recta.
Nuestra intenci´on es desarrollar esta idea en una forma general. Sin
embargo estaremos interesados en dos construcciones de naturaleza dis-
tinta, de las que la primera responde al marco del comentario anterior
111
112 Cap´ıtulo 3. Espacio de medida producto
que es de ´ındole geom´etrica y est´a basada en la idea de ´area de un
rect´angulo. En este caso consideraremos, para A ∈ /
1
y B ∈ /
2
µ(AB) = µ
1
(A)µ
2
(B).
La segunda construcci´on es de naturaleza probabil´ıstica y est´a basada
en la idea de experimento compuesto: Supongamos un experimento en el
que se realizan dos observaciones. La primera x
1
est´a en Ω
1
y la segunda
x
2
en Ω
2
. La probabilidad de que la primera caiga en un conjunto A ∈ /
1
es µ
1
(A). Adem´as, una vez hecha la observaci´on x
1
, la probabilidad de
que la segunda caiga en un conjunto B ∈ /
2
es µ
x
1
(B). Entonces es
razonable que la probabilidad de que la observaci´on (x
1
, x
2
) caiga en
AB sea
µ(AB) =
_
A
µ
x
(B) dµ
1
.
Ve´amoslo con un ejemplo: Consideremos que extraemos una carta de
una baraja espa˜ nola y a continuaci´on una segunda ¿cual es la probabili-
dad de que la primera sea un as (A) y la segunda sea una espada (B)?.
Podemos contestar de la siguiente manera: Sea C el conjunto de cartas,
como la primera carta no se devuelve y todas son igualmente probables
tendremos en nuestro conjunto de pares de cartas posibles (C C)¸∆,
con ∆ la diagonal, que la probabilidad es:
casos favorables
casos posibles
=
39
39 40
=
1
40
.
Pero podemos proceder de otro modo: condicionado por la primera
extracci´on, tenemos que si la primera es el as de espadas (cuya proba-
bilidad es 1/40), la segunda tiene probabilidad 9/39 de ser espada y si
la primera es cualquiera de los otros ases la segunda tiene probabilidad
10/39, en cuyo caso la integral de la derecha en la ecuaci´on anterior nos
da
_
A
µ
x
(B) dµ
1
=
1
40

9
39
+
3
40

10
39
=
1
40
,
que es el mismo resultado. Ahora bien es f´acil ver (lo demostraremos
en general) que hay una ´ unica probabilidad µ en el espacio C C, que
satisface la ecuaci´on de arriba, pero ¿cual es esta probabilidad?, el c´alculo
anterior aplicado a una ´ unica carta c ∈ C, da µ(¦c¦¦c¦) = 0 y por tanto
µ(∆) = 0, mientras que a dos cartas distintas a, b ∈ C, µ(¦a¦ ¦b¦) =
1/(3940), y por tanto es la probabilidad considerada en el primer c´alculo,
definida en el espacio producto.
3.2. Producto finito de espacios medibles 113
3.2. Producto finito de espacios medibles
Definici´on. Sean (Ω
1
, /
1
), . . . , (Ω
n
, /
n
) espacios medibles. Diremos que
una σ–´algebra /en el producto Ω = Ω
1

n
es la σ–´algebra producto
si se verifican las condiciones:
(a) Las proyecciones π
i
: Ω →Ω
i
son medibles.
(b) Dado otro espacio medible (Ω
t
, /
t
), una aplicaci´on
F : Ω
t
−→Ω,
es medible si y s´ olo si sus componentes F
i
= π
i
◦ F son medibles.
Veremos que / existe y es ´ unica y la denotaremos /
1
⊗ ⊗ /
n
y
llamaremos espacio medible producto a la pareja
(Ω, /) = (Ω
1

n
, /
1
⊗ ⊗/
n
).
Definici´on. Sean (Ω
1
, /
1
), . . . , (Ω
n
, /
n
) espacios medibles. Llamaremos
producto de medibles a todo subconjunto
A
1
A
n
⊂ Ω
1

n
, con los A
i
∈ /
i
.
Nota 3.2.1 Denotaremos
1
con 1 = /
1
/
n
la clase de los pro-
ductos de medibles, que es una clase elemental (ver el ejercicio (1.2.5)),
p´ag.12), y con /
0
las uniones finitas disjuntas de estos, que es ´algebra
(ver el ejercicio (1.2.6), p´ag.13).
Proposici´on 3.2.2 La σ–´algebra producto existe, es ´ unica y es la gene-
rada por los productos de medibles.
Demostraci´on. Veamos que σ(1) cumple las dos propiedades:
(a) Si A
i
∈ /
i
, π
−1
i
(A
i
) = Ω
1
A
i

n
∈ 1.
1
Consideraremos la siguiente notaci´on: Dadas las familias de subconjuntos (
i

1(Ω
i
), i = 1, . . . , n
(
1
(
n
= ¡B
1
B
n
: B
i
∈ (
i
¦.
114 Cap´ıtulo 3. Espacio de medida producto
(b) Si F es medible, F
i
= π
i
◦ F son medibles. Rec´ıprocamente si las
F
i
son medibles y A
i
∈ /
i
, entonces F
−1
i
(A
i
) ∈ /
t
y
F
−1
(A
1
A
n
) = ∩F
−1
i
(A
i
) ∈ /
t
⇒ F es medible
pues F
−1
[σ(1)] = σ[F
−1
(1)], (ver el ejercicio (1.2.3), p´ag.12).
Veamos que es ´ unica, para ello supongamos que hay dos / y /
t
sobre
Ω, basta tomar en (b) la id: (Ω, /
t
) →(Ω, /) y la id: (Ω, /) →(Ω, /
t
),
que son medibles y por tanto / = /
t
.
.............................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................
.................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................
......................................................
......................................................................................
....................................................................................................................................................................................................................................................................
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ...................
...................
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ...................
...................
(x, y)

1

2
E
E
x
E
y

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ............................................................................................................ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .............................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Figura 3.1. Las secciones E
x
y E
y
de E
Definici´on. Sean (Ω
1
, /
1
) y (Ω
2
, /
2
) espacios medibles, E ⊂ Ω
1


2
y sean x ∈ Ω
1
, y ∈ Ω
2
. Definimos las secciones de E por x e y
respectivamente como
E
x
= ¦q ∈ Ω
2
: (x, q) ∈ E¦, E
y
= ¦p ∈ Ω
1
: (p, y) ∈ E¦,
y para f : Ω = Ω
1

2
→ Ω
t
, definimos las secciones de f por x e y
como
f
x
: Ω
2
→Ω
t
, f
x
(q) = f(x, q),
f
y
: Ω
1
→Ω
t
, f
y
(p) = f(p, y).
Proposici´on 3.2.3 Sea (Ω, /) = (Ω
1

2
, /
1
⊗/
2
), E, E
n
⊂ Ω y (x, y) ∈
Ω, entonces
[E
c
]
x
= [E
x
]
c
, [∪E
n
]
x
= ∪[E
n
]
x
, [∩E
n
]
x
= ∩[E
n
]
x
,
3.2. Producto finito de espacios medibles 115
(´ıdem para las secciones por y) y si E ∈ / y f : (Ω, /) → (Ω
t
, /
t
) es
medible, entonces E
x
∈ /
2
, E
y
∈ /
1
, y f
x
, f
y
son medibles.
Demostraci´on. Hacemos uso del principio de los buenos conjuntos.
Consideremos la clase de conjuntos
( = ¦E ∈ / : E
x
∈ /
2
¦,
la cual contiene a /
1
/
2
, pues para E = AB,
E
x
= ¦q ∈ Ω
2
: (x, q) ∈ AB¦ =
_
B, si x ∈ A,
∅, si x ∈ A
c
,
∈ /
2
,
y es σ–´algebra, pues dado E ∈ (, E
c
∈ (, ya que
(E
c
)
x
= ¦q ∈ Ω
2
: (x, q) / ∈ E¦ = ¦q : q / ∈ E
x
¦ = (E
x
)
c
∈ /
2
,
y dados E
n
∈ (, ∪E
n
∈ (, pues (∪

n=1
E
n
)
x
= ∪

n=1
(E
n
)
x
∈ /
2
, por
tanto ( = / y para cada E ∈ /, E
x
∈ /
2
y del mismo modo se
demuestra que E
y
∈ /
1
.
Si f es medible f
x
es medible pues es la composici´on f ◦ i
x
, para
i
x
(q) = (x, q) que es medible.
Ejercicios
Ejercicio 3.2.1 Sean Ω
1
y Ω
2
espacios topol´ ogicos. Demostrar que:
(a) B(Ω
1
) ⊗B(Ω
2
) ⊂ B(Ω
1

2
).
(b) Si sus topolog´ıas tienen bases numerables, B(Ω
1
) ⊗B(Ω
2
) = B(Ω
1

2
).
Ejercicio 3.2.2 Sean (Ω
1
, /
1
) y (Ω
2
, /
2
) espacios medibles y f : Ω
1
→ R y
g : Ω
2
→R medibles, demostrar que h(x, y) = f(x)g(y) es /
1
⊗/
2
–medible.
Ejercicio 3.2.3 Demostrar que (/
1
⊗ ⊗/
n−1
) ⊗/
n
= /
1
⊗ ⊗/
n
.
Ejercicio 3.2.4 Sea f : R
2
→ R, tal que f
x
es Borel medible para cada x y f
y
continua para cada y. Demostrar que f es Borel medible.
116 Cap´ıtulo 3. Espacio de medida producto
3.3. Medida producto de dos espacios
Sean (Ω
1
, /
1
, µ
1
) y (Ω
2
, /
2
, µ
2
) espacios de medida y definamos para
cada producto de medibles AB
µ(AB) = µ
1
(A)µ
2
(B),
entonces se tiene que si AB = ∪(A
n
B
n
), es uni´on disjunta, finita o
numerable, de productos de medibles, entonces I
A·B
=

I
A
n
·B
n
y
µ(AB) = µ
1
(A)µ
2
(B) =
_ _
I
A
(x)I
B
(y) dµ
1

2
=
_ _
I
A·B
(x, y) dµ
1

2
=
_ _

I
A
n
·B
n

1

2
=

_ _
I
A
n
·B
n

1

2
=

µ(A
n
B
n
),
lo cual nos permite definir de modo ´ unico µ en el ´algebra /
0
de las
uniones finitas disjuntas de productos de medibles de forma aditiva y µ
es una medida en /
0
, pues si E
n
∈ /
0
son disjuntos y E = ∪E
n
∈ /
0
,
entonces E = R
1
∪ ∪R
m
, con los R
i
∈ 1 disjuntos y E
n
= ∪
m
n
j=1
R
nj
,
con los R
nj
∈ 1 disjuntos y como se tiene las particiones con elementos
de 1, R
i
= ∪
n,j
(R
i
∩ R
nj
) y R
nj
= ∪
i
(R
i
∩ R
nj
), tendremos por la
propiedad anterior que
µ(E) =
m

i=1
µ(R
i
) =
m

i=1

n=1
m
n

j=1
µ(R
i
∩ R
nj
) =

n=1
m
n

j=1
m

i=1
µ(R
i
∩ R
nj
)
=

n=1
m
n

j=1
µ(R
nj
) =

n=1
µ(E
n
),
y adem´as si los dos espacios (Ω
i
, /
i
, µ
i
) son σ–finitos, µ tambi´en lo es,
pues en tal caso existen sendas particiones A
n
∈ /
1
de Ω
1
y B
n
∈ /
2
de

2
, con µ
1
(A
n
), µ
2
(B
n
) < ∞, por lo que A
n
B
m
∈ /
0
es una partici´on
de Ω = Ω
1

2
con
µ(A
n
B
m
) = µ
1
(A
n

2
(B
m
) < ∞.
y se sigue de los Teoremas de extensi´on de Caratheodory (1.4.7), p´ag.25,
y el de Hahn (1.4.8), p´ag.27, el siguiente resultado.
3.3. Medida producto de dos espacios 117
Teorema cl´asico de la medida producto 3.3.1
Sean (Ω
1
, /
1
, µ
1
) y (Ω
2
, /
2
, µ
2
) espacios de medida. Existe una medida
µ en / tal que para cada A ∈ /
1
y B ∈ /
2
µ(AB) = µ
1
(A)µ
2
(B),
adem´as es ´ unica si los espacios factores son σ–finitos, en cuyo caso ella
tambi´en lo es y es una probabilidad si µ
1
y µ
2
lo son.
Observemos que por el Teorema de extensi´on de Caratheodory se
verifica la f´ormula
(3.1)
µ(E) =´ınf¦

n=1
µ
1
(A
n

2
(B
n
) : A
n
∈ /
1
, B
n
∈ /
2
, E ⊂

_
n=1
A
n
B
n
¦,
no obstante daremos otra f´ormula m´as ´ util para calcular este valor en
(3.3.6), p´ag.121.
Definici´on. A la medida µ = µ
1
µ
2
del teorema anterior la llamaremos
la medida producto de las dos medidas σ–finitas µ
1
y µ
2
.
Ejemplo 3.3.2 En el caso particular de Ω
1
= Ω
2
= R, /
1
= /
2
= B(R)
y µ
1
= µ
2
= m, tenemos otra construcci´on de la medida de Lebesgue
bidimensional: Se tiene
B(R) ⊗B(R) = B(R
2
),
(ver el ejercicio (3.2.1)) y mm es la medida de Lebesgue bidimensio-
nal, ya que por el Teorema de la medida producto m m coincide con
la medida de Lebesgue bidimensional sobre los semi–rect´angulos y por
tanto sobre sus uniones finitas disjuntas, es decir sobre el ´algebra que
generan. Por lo tanto coinciden en B(R
2
) por el Teorema de extensi´on
de Hahn, p´ag.27.
3.3.1. Medidas de transici´on
A continuaci´ on extenderemos el Teorema de la medida producto al
caso en el que tenemos una medida en uno de los espacios y una familia
de medidas ¦µ
x
¦
x∈Ω
1
en el otro, parametrizada por el primero. Pero
adem´as daremos una ´ util f´ormula para el c´alculo expl´ıcito de esta medida
en cualquier medible E, cosa que en el caso de que la familia se reduzca
a una medida µ
2
s´olo sabemos que verifica la f´ormula general dada en
(3.1), p´ag.117, proporcionada por el Teorema de Caratheodory.
118 Cap´ıtulo 3. Espacio de medida producto
Definici´on. Sean (Ω
1
, /
1
) y (Ω
2
, /
2
) espacios medibles. Llamaremos
medida de transici´on en Ω
2
, relativa a Ω
1
, a toda colecci´on de medidas
¦µ
x
¦
x∈Ω
1
en (Ω
2
, /
2
), tales que para cada B ∈ /
2
, es medible la funci´on
µ
B
: Ω
1
→[0, ∞], µ
B
(x) = µ
x
(B).
Definici´on. Diremos que la medida de transici´on µ
x
es finita si cada
µ
x
es finita. Diremos que es σ–finita si lo es cada µ
x
. Diremos que es
uniformemente σ–finita si para cada n ∈ N existen 0 ≤ k
n
< ∞ y
B
n
∈ /
2
, tales que Ω
2
= ∪B
n
y µ
x
(B
n
) ≤ k
n
, para todo x ∈ Ω
1
.
Diremos que µ
x
es una probabilidad de transici´on si cada µ
x
es una
probabilidad, es decir
µ
x
(Ω
2
) = 1.
Nota 3.3.3 Estas probabilidades tienen un significado pr´actico de gran
valor y forman el fundamento para el estudio de los procesos de Markov
(ver Parthasarathy, p.166–7).
El siguiente resultado recoge el proceso de construcci´on de una me-
dida en el espacio producto descrito al comienzo del tema.
Teorema de la medida producto 3.3.4 Sea (Ω
1
, /
1
, µ
1
) un espacio de
medida σ–finita, (Ω
2
, /
2
) un espacio medible y ¦µ
x
¦
x∈Ω
1
una medida de
transici´on en /
2
, uniformemente σ–finita. Entonces:
(a) Para cada E ∈ / = /
1
⊗/
2
, la funci´on x →µ
x
(E
x
) es medible.
(b) Existe una ´ unica medida µ en /, tal que para cada A ∈ /
1
y
B ∈ /
2
µ(AB) =
_
A
µ
B

1
,
adem´as µ es σ–finita y para cada E ∈ / verifica
µ(E) =
_
µ
x
(E
x
) dµ
1
.
(c) Si µ
1
y µ
x
son probabilidades, entonces µ es una probabilidad.
Demostraci´on. (a) Supongamos en primer lugar que para cada x,
las medidas µ
x
son finitas. Hagamos uso del principio de los buenos
conjuntos. Consideremos la clase
( = ¦E ∈ / : µ
x
(E
x
) es medible¦,
3.3. Medida producto de dos espacios 119
la cual contiene al ´algebra /
0
de las uniones finitas disjuntas de pro-
ductos de medibles, pues por una parte contiene a cada producto de
medibles E = AB, ya que
µ
x
(E
x
) = µ
B
I
A
,
es medible y dada una uni´on finita disjunta de productos de medibles
E = ∪
n
i=1
R
i
µ
x
(E
x
) = µ
x
([∪
n
i=1
R
i
]
x
) = µ
x
(∪
n
i=1
[R
i
]
x
) =
n

i=1
µ
x
([R
i
]
x
),
es medible por ser suma finita de medibles. Pero adem´as ( es clase
mon´otona, pues
E
n
↑ E ⇒ (E
n
)
x
↑ E
x
⇒ µ
x
[(E
n
)
x
] ↑ µ
x
(E
x
),
y si las E
n
∈ ( entonces E ∈ (, pues µ
x
(E
x
) es medible por ser l´ımite de
medibles. Lo mismo si E
n
↓ E, teniendo en cuenta que µ
x
es finita, por
tanto se sigue del Teorema de la clase mon´otona, p´ag.11, que ( = /.
Ahora supongamos que µ
x
es uniformemente σ–finita y sea para cada
n ∈ N, 0 ≤ k
n
< ∞ y B
n
∈ /
2
, disjuntos tales que Ω
2
= ∪B
n
y
µ
x
(B
n
) ≤ k
n
, para todo x ∈ Ω
1
. Consideremos para cada n ∈ N la
medida de transici´on finita, que para cada B ∈ /
2
y x ∈ Ω
1
vale

n
)
x
(B) = µ
x
(B ∩ B
n
),
ahora por lo anterior (µ
n
)
x
(E
x
) es medible, por tanto tambi´en lo es
µ
x
(E
x
) =

µ
x
(E
x
∩ B
n
) =


n
)
x
(E
x
).
(b) Como 0 ≤ µ
x
(E
x
) es medible, podemos considerar su integral
µ(E) =
_
µ
x
(E
x
) dµ
1
,
para cada E ∈ /, que es una medida, pues µ(∅) = 0 y para E
n
∈ /
disjuntos
µ(∪

n=1
E
n
) =
_
µ
x
((∪

n=1
E
n
)
x
) dµ
1
=
_
µ
x
(∪

n=1
(E
n
)
x
) dµ
1
=

n=1
_
µ
x
((E
n
)
x
) dµ
1
=

n=1
µ(E
n
),
120 Cap´ıtulo 3. Espacio de medida producto
para la que se tiene
µ(AB) =
_
µ
x
([AB]
x
) dµ
1
=
_
I
A
µ
x
(B) dµ
1
=
_
A
µ
B

1
,
y es σ–finita en /
0
ya que µ
1
lo es y por tanto existe una partici´on
A
n
∈ /
1
, de Ω
1
, con µ
1
(A
n
) < ∞y A
n
B
m
∈ 1 ⊂ /
0
es una partici´on
de Ω para la que
µ(A
n
B
m
) =
_
A
n
µ
x
(B
m
) dµ
1
≤ k
m
µ
1
(A
n
) < ∞,
por tanto es la ´ unica que satisface la propiedad, pues si λ es otra medida
en el espacio producto, tal que para cada producto de medibles AB
λ(AB) =
_
A
µ
x
(B) dµ
1
,
entonces µ y λ coinciden en el ´algebra /
0
y por el Teorema de extensi´on
de Hahn(p´ag.27), coinciden en /, pues µ es σ–finita.
(c) Es obvio.
Si los papeles de los espacios est´an intercambiados y lo que tenemos es
una medida µ
2
en Ω
2
y una medida de transici´on ¦µ
y
¦
y∈Ω
2
en (Ω
1
, /
1
),
tenemos un resultado an´alogo del que s´olo damos el enunciado.
Teorema de la medida producto 3.3.5 Sea (Ω
2
, /
2
, µ
2
) un espacio de
medida σ–finita, (Ω
1
, /
1
) un espacio medible y ¦µ
y
¦
y∈Ω
2
una medida de
transici´on en /
1
, uniformemente σ–finita. Entonces:
(a) Para cada E ∈ / = /
1
⊗/
2
, la funci´on y →µ
y
(E
y
) es medible.
(b) Existe una ´ unica medida µ en /, tal que para cada A ∈ /
1
y
B ∈ /
2
µ(AB) =
_
B
µ
A

2
,
adem´as µ es σ–finita y para cada E ∈ / verifica
µ(E) =
_
µ
y
(E
y
) dµ
2
.
(c) Si µ
2
y las µ
y
son probabilidades, entonces µ es una probabilidad.
3.3. Medida producto de dos espacios 121
Teorema cl´asico de la medida producto 3.3.6
Sean (Ω
1
, /
1
, µ
1
) y (Ω
2
, /
2
, µ
2
) espacios de medida σ–finita y sea E ∈
/ = /
1
⊗/
2
. Entonces:
(a) Las funciones x ∈ Ω
1
→µ
2
(E
x
), y ∈ Ω
2
→µ
1
(E
y
) son medibles.
(b) Existe una ´ unica medida µ en / tal que para cada A ∈ /
1
y
B ∈ /
2
µ(AB) = µ
1
(A)µ
2
(B),
la cual para cada E ∈ / viene dada por
µ(E) =
_
µ
2
(E
x
) dµ
1
=
_
µ
1
(E
y
) dµ
2
,
adem´as es σ–finita y es una probabilidad si µ
1
y µ
2
lo son.
Demostraci´on. Aplicando (3.3.4) a µ
x
= µ
2
, tendremos que µ
2
(E
x
)
es medible y
µ(E) =
_
µ
2
(E
x
) dµ
1
,
es la ´ unica medida que satisface
µ(AB) =
_
A
µ
2
(B) dµ
1
= µ
1
(A)µ
2
(B),
y aplicando (3.3.5) a µ
y
(A) = µ
1
(A) tendremos que µ
1
(E
y
) es medible
y µ(E) =
_
µ
1
(E
y
) dµ
2
es la ´ unica medida que satisface
µ(AB) =
_
B
µ
1
(A) dµ
2
= µ
1
(A)µ
2
(B).
Ejercicios
Ejercicio 3.3.1 Demostrar que para cada r > 0 y A ∈ B(R
n
) es medible la
funci´ on de R
n
, f(x) = m[A ∩ B[x, r]] y demostrar que
_
f dm = r
n
m(A)
m[B[0, 1]].
Ejercicio 3.3.2 Sean (Ω
1
, /
1
, µ
1
) y (Ω
2
, /
2
, µ
2
) espacios de medida σ–finita y
completos, ¿es necesariamente completo el espacio producto?.
122 Cap´ıtulo 3. Espacio de medida producto
Ejercicio 3.3.3 Sean (Ω
1
, /
1
, µ
1
) y (Ω
2
, /
2
, µ
2
) espacios de medida σ–finita
y E, F ∈ /
1
⊗ /
2
, tales que para todo x ∈ Ω
1
c.s. (µ
1
), µ
2
(E
x
) = µ
2
(F
x
).
Demostrar que µ(E) = µ(F).
Ejercicio 3.3.4 Sean (Ω
1
, /
1
) y (Ω
2
, /
2
) espacios medibles y µ
x
(B) = µ
B
(x),
para x ∈ Ω
1
y B ∈ /
2
una medida de transici´on. Demostrar que:
(a) Si ν es una medida en (Ω
1
, /
1
), entonces
λ(B) =
_
µ
B
dν,
es una medida en (Ω
2
, /
2
).
(b) Si g ≥ 0 es medible en (Ω
2
, /
2
),
f(x) =
_
g dµ
x
,
es medible en (Ω
1
, /
1
) y se tiene que
_
f dν =
_
g dλ.
Ejercicio 3.3.5 Demostrar que: (a) Si F : (Ω, /) → (Ω

, /

) es medible y µ es
una medida en (Ω, /), ν = F

µ, para
ν(A) = µ[F
−1
(A)],
es una medida en (Ω

, /

) (llamada medida imagen) y si ν es σ–finita, µ tam-
bi´en lo es. ¿Es cierto que si µ lo es, lo es ν?
(b) Si F
1
: (Ω
1
, /
1
) → (Ω

1
, /

1
) y F
2
: (Ω
2
, /
2
) → (Ω

2
, /

2
) son medibles
entonces tambi´en es medible
F
1
⊗F
2
: Ω
1

2
→Ω

1

2
, F
1
⊗F
2
(x, y) = (F
1
(x), F
2
(y)),
y dadas medidas µ
1
en (Ω
1
, /
1
) y µ
2
en (Ω
2
, /
2
), tales que ν
i
= F
i∗
µ
i
son
σ–finitas, se verifica que
[F
1
⊗F
2
]


1
µ
2
) = ν
1
ν
2
.
3.4. El Teorema de Fubini 123
3.4. El Teorema de Fubini
La teor´ıa de integraci´on que hemos desarrollado hasta aqu´ı incluye,
como caso particular, la integral m´ ultiple en R
n
, la cual no es otra cosa
que la integral respecto de la medida de Lebesgue n–dimensional. Sin
embargo, para realizar un c´alculo expl´ıcito, las integrales de este tipo
se pueden evaluar calculando integrales unidimensionales, en un proceso
iterativo. El teorema general que justifica este ´ util m´etodo de c´alculo es
el Teorema de Fubini , el cual es una consecuencia directa del teorema
de la medida producto.
3.4.1. Teorema de Fubini para dos espacios
Teorema de Fubini 3.4.1 Sea (Ω
1
, /
1
, µ
1
) un espacio de medida σ–finita,
(Ω
2
, /
2
) un espacio medible, ¦µ
x
¦
x∈Ω
1
una medida de transici´ on en /
2
,
uniformemente σ–finita y sea f : Ω = Ω
1

2
→R medible, entonces:
(a) Si f ≥ 0, existe g(x) =
_
f
x

x
, es medible en Ω
1
y
_
f dµ =
_
g dµ
1
=
_ __
f
x

x
_

1
.
(b) Si la
_
f dµ existe, entonces existe una funci´ on medible g en Ω
1
,
tal que g(x) =
_
f
x

x
, c.s. (/
1
, µ
1
) (si adem´as f es integrable, g es
finita) y se tiene
_
f dµ =
_
g dµ
1
=
_ __
f
x

x
_

1
.
(c) Si
_ _
[f(x, y)[ dµ
x

1
< ∞, entonces f es µ–integrable y como
antes
_
f dµ =
_ _
f(x, y) dµ
x

1
.
Demostraci´on. (a) Para f = I
E
, f
x
= I
E
x
y por (3.3.4–a), g(x) =
µ
x
(E
x
) es medible y
_
f dµ = µ(E) =
_
µ
x
(E
x
) dµ
1
=
_
g dµ
1
.
124 Cap´ıtulo 3. Espacio de medida producto
Ahora si f =

n
i=1
a
i
I
E
i
, con los E
i
disjuntos y los a
i
≥ 0, entonces
para cada x
g(x) =
_
f
x

x
=
n

i=1
a
i
µ
x
(E
ix
),
es medible y
_
f dµ =
n

i=1
a
i
µ(E
i
) =
n

i=1
a
i
_
µ
x
(E
ix
) dµ
1
=
_
g dµ
1
.
Ahora si f es medible y 0 ≤ f, entonces existe una sucesi´on de funciones
simples f
n
↑ f y para todo x (f
n
)
x
↑ f
x
. Ahora bien por el caso anterior
g
n
(x) =
_
(f
n
)
x

x
son medibles y por el Teorema de la convergencia
mon´otona, p´ag.87
g(x) =
_
f
x

x
= l´ım
n→∞
_
(f
n
)
x

x
= l´ım
n→∞
g
n
(x),
por lo que g es medible adem´as 0 ≤ g
n
↑ g y aplicando de nuevo el
Teorema de la convergencia mon´otona
_
f dµ = l´ım
n→∞
_
f
n

= l´ım
n→∞
_
g
n

1
=
_
g dµ
1
.
(b) Por la parte anterior tenemos que
_
f
+
dµ =
_

1
_

2
f
+
x

x

1
,
_
f

dµ =
_

1
_

2
f

x

x

1
,
y si la
_
f dµ existe, una de las dos integrales (digamos la de f

) es
finita, por tanto la funci´on medible
_

2
f

x

x
es finita en un conjunto
A ∈ /
1
, con µ
1
(A
c
) = 0, por lo que podemos definir la funci´on medible
en A
_

2
f
x

x
=
_

2
f
+
x

x

_

2
f

x

x
,
y si la
_
f dµ es finita podemos encontrar un conjunto A ∈ /
1
, con
µ
1
(A
c
) = 0, en el cual las dos integrales de la derecha son finitas. En
3.4. El Teorema de Fubini 125
cualquier caso por el Teorema de aditividad —(2.4.6), p´agina 88— y
definiendo en A
c
como queramos la
_

2
f
x

x
_
f dµ =
_
f
+
dµ −
_
f


=
_

1
_

2
f
+
x

x

1

_

1
_

2
f

x

x

1
=
_
A
_

2
f
+
x

x

1

_
A
_

2
f

x

x

1
=
_
A
_

2
f
x

x

1
=
_

1
_

2
f
x

x

1
.
(c) Por la parte (a) tenemos que
_
[f[ dµ =
_ __
[f
x
[ dµ
x
_

1
< ∞,
por tanto f es integrable y podemos aplicar la parte (b).
Como en el teorema de la medida producto tenemos otro teorema de
Fubini si se intercambian los dos espacios.
Teorema de Fubini 3.4.2 Sea (Ω
2
, /
2
, µ
2
) un espacio de medida σ–finita,
(Ω
1
, /
1
) un espacio medible, ¦µ
y
¦
y∈Ω
2
una medida de transici´on en /
1
,
uniformemente σ–finita y sea f : Ω = Ω
1

2
→R medible, entonces:
(a) Si 0 ≤ f, entonces para cada y ∈ Ω
2
existe h(y) =
_
f
y

y
, es
medible y
_
f dµ =
_
hdµ
2
=
_ __
f
y

y
_

2
.
(b) Si la
_
f dµ existe (resp. es finita), entonces existe una funci´on
/
1
–medible (resp. finita) h, tal que h(y) =
_
f
y

y
, c.s. (/
2
, µ
2
) y
_
f dµ =
_
hdµ
2
=
_ __
f
y

y
_

2
.
(c) Si f : Ω → R es medible y
_ _
[f(x, y)[ dµ
y

2
< ∞, entonces f
es µ–integrable y
_
f dµ =
_ _
f(x, y) dµ
y

2
.
Como un caso particular tenemos la forma cl´asica del teorema de
Fubini.
126 Cap´ıtulo 3. Espacio de medida producto
Teorema de Fubini cl´asico 3.4.3 Sea (Ω, /, µ) el espacio producto de
los espacios de medida σ–finita (Ω
1
, /
1
, µ
1
) y (Ω
2
, /
2
, µ
2
) y sea f : Ω →
R medible. Entonces:
(a) Si 0 ≤ f, entonces
_
f
x

2
existe y es medible en x,
_
f
y

1
existe, es medible en y y
_
f dµ =
_ __
f
x

2
_

1
=
_ __
f
y

1
_

2
.
(b) Si
_
f dµ existe, entonces existe una funci´on /
1
–medible g, tal
que g(x) =
_
f
x

2
, c.s. (/
1
, µ
1
) y otra funci´on /
2
–medible h, tal que
h(y) =
_
f
y

1
, c.s. (/
2
, µ
2
) (ambas finitas si f es integrable), tales
que
_
f dµ =
_ __
f
x

2
_

1
=
_ __
f
y

1
_

2
.
(c) Si
_ __
[f
y
[ dµ
1
¸

2
< ∞ ´o
_ __
[f
x
[ dµ
2
¸

1
< ∞, entonces se
tiene
_
f dµ =
_ __
f
x

2
_

1
=
_ __
f
y

1
_

2
.
Demostraci´on. Las primeras igualdades en (a) y (b) son consecuen-
cia de (3.4.1) y las segundas de (3.4.2). (c) se sigue de los apartados (c)
de esos teoremas.
Ejemplo 3.4.4 Hemos visto en (2.4.4), p´agina 86, que la funci´on senx/x
no es Lebesgue integrable en (0, ∞), sin embargo veamos que tiene inte-
gral impropia de Riemann y que vale
l´ım
a→∞
_
a
0
senx
x
dx =
π
2
.
En el ejercicio (2.4.26), p´agina 101 vimos que para x > 0
_

0
xe
−xt
dt = 1,
entonces por Fubini
_
a
0
senx
x
dx =
_
a
0
_

0
e
−xt
senxdt dx =
_

0
_
a
0
e
−xt
senxdxdt,
3.4. El Teorema de Fubini 127
pues [ senx[ ≤ x, por tanto la integral del medio en m´odulo est´a acotada
por a. Ahora bien como
(e
−xt
cos x)
t
= −t e
−xt
cos x −e
−xt
senx
(e
−xt
senx)
t
= −t e
−xt
senx + e
−xt
cos x,
tendremos integrando y despejando
f(a, t) =
_
a
0
e
−xt
senx =
1 −e
−at
cos a −t e
−at
sena
t
2
+ 1
,
y el resultado se sigue, pues [ e
−at
cos a[ ≤ 1, [t e
−at
sena[ ≤ ta e
−at
≤ 1
y por tanto
[f(a, t)[ ≤
3
t
2
+ 1
,
que es integrable y por el Corolario del TCD, (2.4.20), p´ag.94, como
l´ım
a→∞
f(a, t) = 1/(1 +t
2
) = (arctant)
t
(ver tambi´en (5.5.9), p´ag.200),
se tiene que
l´ım
a→∞
_
a
0
senx
x
dx = l´ım
a→∞
_

0
f(a, t) dt =
_

0
(arctant)
t
dt = π/2.
Nota 3.4.5 Veamos en un par de ejemplos que las distintas hip´otesis en
el teorema de Fubini no pueden ser suprimidas.
Ejemplo 3.4.6 Sean Ω
1
= Ω
2
= (0, 1), con /
1
= /
2
= B(0, 1) y µ
1
=
µ
2
= m, consideremos una sucesi´on 0 = t
0
< t
1
< t
2
< < t
n
↑ 1 y
f
n
: (0, 1) → [0, ∞) continuas, con soporte en (t
n
, t
n+1
) —es decir tales
que C
n
= Adh¦t : f
n
(t) ,= 0¦ ⊂ (t
n
, t
n+1
)—, y tales que
_
1
0
f
n
(t)dt = 1
y definamos
f(x, y) =

n=0
[f
n
(x) −f
n+1
(x)]f
n
(y),
entonces f es continua pues si tomamos δ
0
= d(0, C
0
) y para n ≥ 1,
δ
n
= m´ın¦d(t
n
, C
n
), d(t
n
, C
n−1
)¦, tendremos que para todo n ≥ 1 y
todo j ≥ 0, (t
n
−δ
n
, t
n

n
) ∩ C
j
= ∅ y
f(x, y) =
_
¸
_
¸
_
f
n
(x)f
n
(y), si x, y ∈ (t
n
, t
n+1
),
−f
n+1
(x)f
n
(y), si y ∈ (t
n
, t
n+1
) y x ∈ (t
n+1
, t
n+2
),
0, si (x, y) ∈ A,
128 Cap´ıtulo 3. Espacio de medida producto
donde A es el abierto formado por las uniones de (t
n
−δ
n
, t
n

n
)(0, 1),
de (0, 1) (t
n
−δ
n
, t
n

n
), de [t
n
, t
n+2
]
c
(t
n
, t
n+1
) y de (t
n
, t
n+1
)
[t
n
, t
n+2
]
c
y se tiene que
_
1
0
__
1
0
f
y
dx
_
dy = 0 ,= 1 =
_
1
0
__
1
0
f
x
dy
_
dx,
pues si para alg´ un n ≥ 1, y = t
n
, f
y
= 0 y si y ∈ (t
n
, t
n+1
)
f
y
(x) =
_
¸
_
¸
_
f
n
(x)f
n
(y), si x ∈ (t
n
, t
n+1
),
−f
n+1
(x)f
n
(y), si x ∈ (t
n+1
, t
n+2
),
0, en otros casos,
y por tanto
_
1
0
f
y
(x)dx = 0,
por otra parte si x = t
n
, f
x
= 0, si x ∈ (0, t
1
)
f
x
(y) =
_
f
0
(x)f
0
(y), si y ∈ (0, t
1
)
0, en otros casos,
y si x ∈ (t
n
, t
n+1
), para n ≥ 1
f
x
(y) =
_
¸
_
¸
_
f
n
(x)f
n
(y), si y ∈ (t
n
, t
n+1
),
−f
n
(x)f
n−1
(y), si y ∈ (t
n−1
, t
n−2
),
0, en otros casos,
y por tanto
_
1
0
f
x
(y)dy =
_
¸
_
¸
_
0, si x = t
n
,
f
0
(x), si x ∈ (0, t
1
),
0, si x ∈ (t
n
, t
n+1
).
Ejemplo 3.4.7 Sean Ω
1
= Ω
2
= [0, 1], con /
1
= /
2
= B[0, 1], µ
1
= m
y µ
2
la medida de contar. Consideremos f = I
E
, para E = ¦x = y¦,
entonces para todo x, y ∈ [0, 1]
_
1
0
f
y

1
= 0,
_
1
0
f
x

2
= 1,
3.5. Compleci´ on de la medida producto 129
por tanto
_
1
0
__
1
0
f
y

1
_

2
= 0 ,= 1 =
_
1
0
__
1
0
f
x

2
_

1
.
Ejercicios
Ejercicio 3.4.1 Sean (Ω
1
, /
1
, µ
1
) y (Ω
2
, /
2
, µ
2
) espacios de medida σ–finita
y f : Ω
1
→ R y g : Ω
2
→ R medibles e integrables, demostrar que h(x, y) =
f(x)g(y) es µ = µ
1
µ
2
–integrable y
_
hdµ =
__
f dµ
1
___
g dµ
2
_
.
3.5. Compleci´on de la medida producto
Es f´acil ver que si (Ω
1
, /
1
, µ
1
) y (Ω
2
, /
2
, µ
2
) son espacios de medida
completos, entonces su producto (Ω, /, µ) no es necesariamente comple-
to. Para ello observemos que si A ∈ /
1
, A ,= ∅, µ
1
(A) = 0 y existe
B ⊂ Ω
2
, con B / ∈ /
2
, entonces
AB ⊂ AΩ
2
y µ(AΩ
2
) = 0,
pero AB / ∈ /, pues para cada x ∈ A
(AB)
x
= B / ∈ /
2
.
En particular tenemos que el espacio producto de (R, L(R), m) consigo
mismo no es completo siendo su compleci´on (R
2
, L(R
2
), m
2
).
130 Cap´ıtulo 3. Espacio de medida producto
Teorema 3.5.1 (Ver Rudin,p.179). Sean k, n ∈ N, entonces la comple-
ci´on del producto
(R
k
, L(R
k
), m
k
) (R
n
, L(R
n
), m
n
),
es (R
k+n
, L(R
k+n
), m
k+n
).
Terminamos la lecci´on con un resultado alternativo del Teorema de
Fubini que es de inter´es especial en vista del resultado anterior. Para ello
necesitamos dos resultados previos.
Lema 3.5.2 (Ver Rudin,p.154) Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida y
sea /

la compleci´on de / relativa a µ. Si f : (Ω, /

) → (R, B(R)) es
medible, entonces existe g : (Ω, /) → (R, B(R)) medible tal que f = g
c.s. (/, µ).
Lema 3.5.3 (Ver Rudin,p.154) Sean (Ω
1
, /
1
, µ
1
) y (Ω
2
, /
2
, µ
2
) espacios
de medida σ–finita y completos y sea /

= (/
1
/
2
)

la compleci´on de
/
1
/
2
relativa a µ
1
µ
2
. Si
h: (Ω, /

) −→(R, B(R))
es igual a 0 c.s., entonces h
x
= 0 c.s. (/
2
, µ
2
) y esto c.s. (/
1
, µ
1
), en
particular h
x
es medible c.s. (/
1
, µ
1
) y h es medible c.s.
Teorema 3.5.4 (Ver Rudin, p.154) En las hip´otesis del Lema anterior
sea
f : (Ω, /

) →(R, B(R)),
entonces:
(a) f
x
y f
y
son medibles c.s. (/
1
, µ
1
) y (/
2
, µ
2
) respectivamente.
Si f ≥ 0 y F(x) =
_
f
x

2
, G(y) =
_
f
y

1
—extendi´endolas como
queramos donde no est´an definidas—, entonces
_
f dµ =
_
F dµ
1
=
_
Gdµ
2
.
(b) Si
_
f dµ existe (es finita), entonces F(x) =
_
f
x

2
existe (es
finita) c.s. (/
1
, µ
1
) y es medible —extendi´endola como queramos donde
no est´a definida—, ´ıdem para G y
_
f dµ =
_
F dµ
1
=
_
Gdµ
2
.
3.6. Aplicaciones 131
3.6. Aplicaciones
Como una simple consecuencia del Teorema de la medida producto
tenemos que la integral de una funci´on no negativa es la medida del
conjunto que hay “debajo de la gr´afica de la funci´on” y tambi´en se puede
ver como una integral respecto de la medida de Lebesgue.
Corolario 3.6.1 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida σ–finita y f : Ω →R
medible, no negativa. Si E = ¦(x, y) ∈ Ω R : 0 ≤ y ≤ f(x)¦ y
F(y) = µ¦x ∈ Ω : y ≤ f(x)¦, entonces E ∈ /⊗B(R), F es medible y
µ m(E) =
_
f dµ =
_

0
F dm.
Demostraci´on. Consideremos las funciones medibles en el espacio
producto F(x, y) = f(x) y π(x, y) = y, entonces por el ejercicio (2.2.4)
E = ¦(x, y) ∈ Ω R : 0 ≤ y ≤ f(x)¦ = ¦0 ≤ π ≤ F¦ ∈ /⊗B(R),
y como E
y
= ∅ si y < 0, tendremos aplicando el Teorema de la medida
producto cl´ asico que
_
f(x) dµ =
_
m[0, f(x)] dµ =
_
m[E
x
] dµ = µ m(E)
=
_
µ[E
y
]dm =
_

0
Fdm.
En particular si µ = m es la medida de Lebesgue en R,
mm(E) =
_
fdm,
es decir que la integral de f es el ´area del conjunto bajo la gr´afica de f.
132 Cap´ıtulo 3. Espacio de medida producto
Nota 3.6.2 Podemos obtener un resultado sobre series dobles —que ya
vimos en (2.4.18), p´ag.94)—, como aplicaci´on del Teorema de Fubini :
Sea

nm
a
nm
una serie doble y consideremos el espacio de medida
(N, /, µ) donde / = T(N) y µ es la medida de contar, es decir µ(A) =
cardA, para cada A ⊂ N. La serie es absolutamente convergente si y s´olo
si la funci´on f(n, m) = a
nm
definida en el espacio producto (N, /, µ)
(N, /, µ) tiene integral finita, en cuyo caso el Teorema de Fubini implica
que

n=1

m=1
a
nm
=

m=1

n=1
a
nm
.
Otra consecuencia de este teorema es la siguiente versi´on de la inte-
graci´on por partes.
Proposici´on 3.6.3 Sean F, G: R → R funciones de distribuci´on acota-
das, que se anulan en −∞, µ
F
, µ
G
sus medidas de Lebesgue–Stieltjes
asociadas y [a, b] ⊂ R, entonces
_
I
[F(x) +F(x

)] dµ
G
+
_
I
[G(x) +G(x

)] dµ
F
=
= 2[F(b)G(b) −F(a)G(a)].
Demostraci´on. Consideremos A = ¦(x, y) ∈ [a, b]
2
: x ≥ y¦ y
B = A
c
= ¦(x, y) ∈ [a, b]
2
: x < y¦, entonces por una parte

F
µ
G
]([a, b]
2
) = [µ
F
µ
G
](A) + [µ
F
µ
G
](B)
=
_
[a,b]
µ
G
(A
x
) dµ
F
+
_
[a,b]
µ
F
(B
y
) dµ
G
=
_
[a,b]
µ
G
[a, x] dµ
F
+
_
[a,b]
µ
F
[a, y) dµ
G
=
_
[a,b]
[G(x) −G(a

)] dµ
F
+
+
_
[a,b]
[F(y

) −F(a

)] dµ
G
=
_
[a,b]
G(x) dµ
F
−G(a


F
[a, b]+
+
_
[a,b]
F(y

) dµ
G
−F(a


G
[a, b]
3.6. Aplicaciones 133
=
_
[a,b]
G(x) dµ
F
−G(a

)[F(b) −F(a

)]+
+
_
[a,b]
F(y

) dµ
G
−F(a

)[G(b) −G(a

)],
y por otra parte eso es igual a
µ
F
[a, b] µ
G
[a, b] = (F(b) −F(a

))(G(b) −G(a

)),
por tanto
F(b)G(b) −F(a

)G(a

) =
_
[a,b]
G(x) dµ
F
+
_
[a,b]
F(y

) dµ
G
,
y como la expresi´on de la izquierda es sim´etrica respecto de F y G,
tambi´en la de la derecha, por lo tanto
F(b)G(b) −F(a

)G(a

) =
_
[a,b]
G(x

) dµ
F
+
_
[a,b]
F(y) dµ
G
,
y el resultado se tiene sumando.
3.6.1. Medida en la esfera invariante por rotaciones
Consideremos en R
n
la esfera unidad S
n−1
= ¦x : |x|
2
=

x
2
i
= 1¦
y las aplicaciones inversas
F : R
n
¸¦0¦ →(0, ∞) S
n−1
, G = F
−1
: (0, ∞) S
n−1
→R
n
¸¦0¦,
F(x) = ([x[, x/[x[), G(ρ, y) = ρy, (3.2)
y llevemos la medida de Lebesgue al espacio producto F

m = µ, es decir
µ(A) = m[F
−1
(A)]. Ahora consideremos en (0, ∞) la medida de Borel
λ(A) =
_
A
ρ
n−1
dρ,
para la que λ(0, 1] = 1/n y λ(0, a] = a
n
/n. En estos t´erminos se tiene
que si µ fuese una medida producto λ σ, la σ necesariamente valdr´ıa
para cada Boreliano E ⊂ S
n−1
y E
1
= ¦rz : r ∈ (0, 1], z ∈ E¦.
σ(E) = nλ(0, 1]σ(E) = n µ((0, 1] E] = n m(E
1
).
134 Cap´ıtulo 3. Espacio de medida producto
la cual es una medida, pues la aplicaci´on E ∈ B(S
n−1
) →E
1
∈ B(R
n
) lle-
va uniones numerables disjuntas en uniones numerables disjuntas. Adem´as
se tiene que σ es una medida invariante por rotaciones R, pues la me-
dida de Lebesgue lo es y si A = R(E), A
1
= R(E
1
). A continuaci´on la
caracterizamos.
Teorema 3.6.4 La medida σ es la ´ unica medida en B(S
n−1
) tal que µ =
λ σ. Adem´as si f es una funci´on Borel medible de R
n
no negativa o
integrable, entonces
_
f dm =
_

0
_
S
n−1
f(ry)r
n−1
dσ dr.
Demostraci´on. Basta demostrar que µ = λ σ, pues por ser µ =
F

m tenemos que la igualdad integral anterior es por el Teorema de
Fubini y por el ejercicio (2.4.25), p´ag,101
_
f[G] dµ =
_

0
(
_
S
n−1
f(ry) dσ) dλ.
Veamos por tanto que para A Boreliano de (0, ∞) y B de la esfera
µ(AB) = λ(A)σ(B).
Para cada a > 0 denotaremos E
a
= ¦ry : y ∈ E, r ∈ (0, a]¦ = aE
1
,
entonces como m(E
a
) = m(aE
1
) = a
n
m(E
1
), tendremos que para 0 <
a < b < ∞
µ[(a, b] E] = m(E
b
¸E
a
) = m(E
b
) −m(E
a
)
=
b
n
−a
n
n
σ(E) = λ(a, b]σ(E),
del mismo modo tomando l´ımites cuando b →∞ tenemos que
µ[(a, ∞) E] = λ(a, ∞)σ(E).
Ahora bien fijado E, las uniones finitas y disjuntas de conjuntos (a, b]E
´o (a, ∞) E —en los que µ = λ σ— es un ´algebra que genera la σ–
´algebra B(0, ∞) E y se sigue del Teorema de Hahn (1.4.8), p´ag.27,
que µ = λ σ en B(0, ∞)¦ E y como el E es arbitrario coinciden en
B(0, ∞)¦ B(S
n−1
) y se tiene la igualdad por la unicidad de la medida
producto (3.3.1), p´ag.117.
3.6. Aplicaciones 135
En particular tenemos que si la funci´on f s´olo depende de la distancia
al origen f(x) = g(|x|), entonces
(3.3)
_
f dm =
_

0
_
S
n−1
f(ry)r
n−1
dσ dr = σ(S
n−1
)
_

0
g(r)r
n−1
dr,
lo cual nos permite calcular —si encontramos una f adecuada—, la
medida n − 1–dimensional de la esfera S
n−1
, σ(S
n−1
) y por tanto la
medida de Lebesgue n–dimensional de la bola unidad n–dimensional
B
n
= ¦x ∈ R
n
:

x
2
i
≤ 1¦, pues
n m[B
n
] = σ[S
n−1
].
Ejemplo 3.6.5 Por ejemplo para n = 2, B
2
= B es el c´ırculo unidad del
plano y S
1
la circunferencia unidad, y como m
2
= m
1
m
1
tendremos
que (haciendo el cambio x = senθ)
σ(S
1
) = 2m
2
[B] = 2
_
R
m
1
[B
x
] dm
1
= 2
_
1
−1
m
1
¦y : x
2
+y
2
≤ 1¦dx
= 4
_
1
−1
_
1 −x
2
dx = 4
_
π/2
−π/2
cos
2
θdθ = 2π,
pues
_
π/2
−π/2
cos
2
θdθ =
_
π/2
−π/2
sen
2
θdθ, ya que cos
2
θ = sen
2
(θ + π/2) y
sen
2
θ tienen per´ıodo π y por otra parte la suma de estas dos integrales
es π. Por tanto
σ(S
1
) = 2π, V
2
= m[B
2
] = π,
y por ser σ invariante por giros en S
1
, se sigue de forma inmediata que
es la medida de los ´angulos, es decir para la identificaci´on S
1
∼ (0, 2π],
(cos θ, senθ) →θ, es la de Lebesgue.
Ahora consideremos la funci´on que s´olo depende de la distancia al
origen en R
n
f(x) = e
−]x]
2
= e
−x
2
1
e
−x
2
n
,
a la cual podemos aplicar (3.3) y por el Teorema de Fubini
I
n
=
__

−∞
e
−x
2
dx
_
n
=
_

−∞

_

−∞
e
−x
2
1
e
−x
2
n
dx
1
dx
n
=
_
e
−]x]
2
dm
n
= σ(S
n−1
)
_

0
e
−r
2
r
n−1
dr,
136 Cap´ıtulo 3. Espacio de medida producto
ahora bien haciendo el cambio de variable r
2
= x, tenemos que (ver la
funci´on factorial, (2.4.23), p´ag.95)
_

0
e
−r
2
r
n−1
dr =
1
2
_

0
e
−x
x
n
2
−1
dx =
Π
_
n
2
−1
_
2
,
y para n = 2, como Π(0) = 1 y σ(S
1
) = 2π
I
2
1
= I
2
= σ(S
1
)
_

0
r e
−r
2
dr = π,
lo cual implica (al ser I
n
= I
n
1
= π
n/2
) que
σ(S
n−1
) =

n/2
Π
_
n
2
−1
_
, V
n
= m[B
n
] =
σ(S
n−1
)
n
=
π
n/2
Π(n/2)
.
3.6.2. Convoluci´ on.
Nuestra ´ ultima aplicaci´on del Teorema de Fubini sirve para definir
un nuevo producto entre funciones de L
1
(R
n
).
Teorema 3.6.6 Sean f, g ∈ L
1
(R
n
, B(R
n
), m), entonces para casi todo
x ∈ R
n
_
[f(x −y)g(y)[dm < ∞,
y en ellos podemos definir el producto de convoluci´on de f y g
f ∗ g(x) =
_
f(x −y)g(y)dm
y
,
que podemos extender como f ∗ g(x) = 0 en el resto de puntos y se tiene
que f ∗ g ∈ L
1
y
_
[f ∗ g[dm ≤
__
[f[dm
___
[g[dm
_
.
Demostraci´on. En primer lugar la funci´on de R
2n
, h(x, y) = f(x −
y)g(y) es Borel medible y por el apartado (c) del Teorema de Fubini
3.6. Aplicaciones 137
integrable, pues (ver el ejercicio 2.4.18, p´ag.100)
_ __
[f(x −y)g(y)[dm
x
_
dm
y
=
_
[g(y)[
__
[f(x −y)[dm
x
_
dm
y
=
_
[g(y)[
__
[f(x)[dm
x
_
dm
y
=
__
[g(y)[dm
___
[f(x)[dm
_
= |f|
1
|g|
1
< ∞,
y por el apartado (b) existe una funci´on medible finita e integrable, que
denotaremos f ∗ g(x), tal que c.s.
f ∗ g(x) =
_
h
x
dm
y
=
_
f(x −y)g(y) dm
y
,
y verifica
_
[f ∗ g[dm ≤
__
[f[dm
___
[g[dm
_
.
Ejercicios
Ejercicio 3.6.1 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida σ–finita y f : Ω → R me-
dible y no negativa. Demostrar que la gr´ afica de f es medible
E = |(x, y) ∈ Ω [0, ∞] : y = f(x)¦ ∈ /⊗B(R),
y que µ m(E) = 0.
Ejercicio 3.6.2 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida σ–finita y f : Ω → R me-
dible y no negativa. Demostrar que la funci´on F(y) = µ|f
−1
(y)¦ es medible y
F = 0 c.s.
138 Cap´ıtulo 3. Espacio de medida producto
Ejercicio 3.6.3 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida σ–finita y f, g : Ω →[0, ∞)
medibles y tales que para cada x > 0, µ|f > x¦ ≤ µ|g > x¦. Demostrar que
_
f dµ ≤
_
g dµ.
Ejercicio 3.6.4 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida σ–finita, f : Ω → [0, ∞]
medible y 1 ≤ p < ∞. Demostrar que
_
f
p
dµ =
_
[0,∞)
pt
p−1
µ|f > t¦ dm,
y que si µ|f > t¦ ≤ e
−t
, entonces
_
f
p
dµ ≤ Π(p).
3.7. Producto de mas de dos espacios
3.7.1. Producto de n espacios medibles.
Consideremos n espacios de medida σ–finita,
(Ω
1
, /
1
, µ
1
), . . . , (Ω
n
, /
n
, µ
n
),
entonces se demuestra f´acilmente que (ver el ejercicio (3.2.3), p´ag.115)
(/
1
⊗ ⊗/
n−1
) ⊗/
n
= /
1
⊗ ⊗/
n
,
y por inducci´on que existe una ´ unica medida µ = µ
1
µ
n
en el
producto, para la que
µ(A
1
A
n
) = µ
1
(A
1
) µ
n
(A
n
),
para A
i
∈ /
i
. La existencia se demuestra por inducci´on considerando
µ = (µ
1
µ
n−1

n
y la unicidad por el Teorema de Hahn (p´ag.27),
pues µ es σ–finita en /
0
. Vemos as´ı que el Teorema de la medida producto
se extiende sin dificultad a m´as de dos espacios factores, pero para dar
su enunciado general necesitamos extender el concepto de medida de
transici´on.
3.7. Producto de mas de dos espacios 139
Definici´on. Dada una colecci´on finita de espacios medibles
(Ω
1
, /
1
), . . . , (Ω
n
, /
n
),
denotaremos para cada j = 1, . . . , n −1
(Ω
j
, /
j
) = (Ω
1

j
, /
1
⊗ ⊗/
j
),
y diremos que ¦µ
2
, . . . , µ
n
¦ es una familia de medidas de transici´on (σ–
finita, uniformemente σ–finita, de probabilidad) en los espacios medibles,
si para i = 2, . . . , n cada
µ
i
: Ω
i−1
/
i
−→[0, ∞],
es una medida de transici´on en Ω
i
relativa a Ω
i−1
, es decir que µ
i
x
(B) =
µ
i
(x, B), para x ∈ Ω
i−1
, es una familia de medidas (σ–finita, uniforme-
mente σ–finita, de probabilidad) en /
i
y para cada B ∈ /
i
, µ
i
B
(x) =
µ
i
(x, B), es medible en el espacio medible producto (Ω
i−1
, /
i−1
).
Teorema 3.7.1 Sea ¦µ
2
, . . . , µ
n
¦ una familia de medidas de transici´on
uniformemente σ–finita en los espacios medibles (Ω
1
, /
1
), . . . , (Ω
n
, /
n
),
µ
1
una medida σ–finita en (Ω
1
, /
1
) y (Ω, /) el espacio producto de los
(Ω
i
, /
i
). Entonces:
(a) Hay una ´ unica medida µ en / tal que para cada A = A
1
A
n
,
con los A
i
∈ /
i
, verifica
µ(A) =
_
A
1
__
A
2
_

__
A
n

n
(x
1
,...,x
n−1
)
_

_

2
x
1
_

1
,
donde cada x
i
∈ Ω
i
. Tal µ es σ–finita y si µ
1
y las ¦µ
i
¦ son de probabi-
lidad, entonces µ es una probabilidad.
(b) Sea f : Ω →R medible. Si f ≥ 0, entonces
_
f dµ =
_

1
_

2

_

n
f(x
1
, . . . , x
n
) dµ
n
(x
1
,...,x
n−1
)

2
x
1

1
.
(c) Si
_
f dµ existe (es finita), entonces la igualdad anterior se sa-
tisface en el sentido de que para i = 1, . . . , n−1, la integral con respecto
a la medida µ
i+1
(x
1
,...,x
i
)
, existe (es finita), excepto para los (x
1
, . . . , x
i
) de
un conjunto de /
i
= /
1
⊗ ⊗/
i
de medida nula por la µ
i
de (Ω
i
, /
i
),
definida en (a) y basta definirla como 0 ´o cualquier funci´on medible en
ese conjunto.
140 Cap´ıtulo 3. Espacio de medida producto
Demostraci´on. (a) Aplicando el Teorema de la medida producto
(3.3.4) a µ
1
y la medida de transici´on uniformemente σ–finita ¦µ
2
x
¦
x∈Ω
1
=Ω
1,
existe una ´ unica medida µ
2
en (Ω
2
, /
2
), tal que
µ
2
(AB) =
_
A
µ
2
B

1
=
_
A
_
B

2
x

1
,
(x ∈ Ω
1
) y es σ–finita. Aplicando el mismo resultado a esta µ
2
y la
medida de transici´on ¦µ
3
x
¦
x∈Ω
2, existe una ´ unica medida µ
3
que para
A ∈ /
1
, B ∈ /
2
, C ∈ /
3
verifica
µ
3
(AB C) =
_
A·B
_
C

3
(x,y)

2
=
_
A
_
B
_
C

3
(x,y)

2
x

1
,
((x, y) ∈ Ω
2
) y donde la segunda igualdad se obtiene aplicando Fubini;
y es σ–finita.
El resultado se sigue por inducci´on construyendo, para i ≥ 2, las
medidas σ–finitas µ
i
, en (Ω
i
, /
i
), aplicando el Teorema de la medida
producto (3.3.4) y el de Fubini a µ
i−1
y la medida de transici´on unifor-
memente σ–finita ¦µ
i
x
¦
x∈Ω
i−1. La medida del enunciado es µ = µ
n
. (b)
y (c) se siguen aplicando el teorema de Fubini en cada paso.
3.7.2. Producto de infinitos espacios medibles.
Definici´on. Dada una colecci´on numerable de espacios medibles (Ω
n
, /
n
),
para n ∈ N, denotaremos
Ω =

i=1

i
= ¦(x
1
, x
2
, . . .) : x
i
∈ Ω
i
¦,

n
=
n

i=1

i
= ¦(x
1
, . . . , x
n
) : x
i
∈ Ω
i
¦, /
n
= /
1
⊗ ⊗/
n
,

(n)
=

i=n+1

i
= ¦(x
n+1
, x
n+2
, . . .) : x
i
∈ Ω
i
¦.
Diremos que C ⊂ Ω es un cilindro con base C
n
⊂ Ω
n
= Ω
1

n
si
C = C
n

(n)
= C
n

n+1

n+2
.
Diremos que el cilindro C es medible si C
n
∈ /
n
= /
1
⊗ ⊗/
n
y
diremos que es un producto finito de medibles si C
n
∈ /
1
/
n
, es
decir es de la forma C
n
= A
1
A
n
, para A
i
∈ /
i
.
3.7. Producto de mas de dos espacios 141
Nota 3.7.2 Todo cilindro medible C = C
n

(n)
con base en /
n
, es
cilindro medible con base en /
m
, para m ≥ n, C = E
m

(m)
, para
E
m
= C
n

n+1

m
, por lo que es f´acil ver que los cilindros
medibles forman un ´algebra /
0
, as´ı como las uniones finitas disjuntas de
cilindros productos finitos de medibles.
Definici´on. Diremos que una σ–´algebra /, en el conjunto producto
Ω =


i=1

i
, es la σ–´algebra producto de los espacios medibles (Ω
n
, /
n
),
si verifica:
(a) Las proyecciones π
i
: (Ω, /) →(Ω
i
, /
i
) son medibles.
(b) Una aplicaci´on F : (Ω
t
, /
t
) → (Ω, /), es medible si y s´olo si lo
son sus componentes F
i
= π
i
◦ F : (Ω
t
, /
t
) →(Ω
i
, /
i
).
Proposici´on 3.7.3 La σ–´algebra producto existe, es ´ unica y es la σ–´alge-
bra generada por los cilindros medibles, y tambi´en por los cilindros pro-
ductos finitos de medibles, la denotaremos / = ⊗
n∈N
/
n
.
Definici´on. Diremos que µ
2
, . . . , µ
n
, . . . es una familia infinita de medi-
das (probabilidades) de transici´on en los espacios (Ω
n
, /
n
), si para cada
n ≥ 2
µ
n
: Ω
n−1
/
n
= Ω
1

n−1
/
n
−→[0, ∞],
es tal que µ
n
x
(B) = µ
n
(x, B) es una medida (probabilidad) en /
n
, fijado
x = (x
1
, . . . , x
n
) y µ
n
B
(x) = µ
n
(x, B) es una funci´on medible, fijado
B ∈ /
n
.
Nota 3.7.4 En los t´erminos anteriores, para una colecci´on numerable
de espacios medibles (Ω
n
, /
n
) y su producto (Ω, /) = (


n
, ⊗/
n
), si
µ
1
es una probabilidad en (Ω
1
, /
1
) y µ
2
, . . . , µ
n
, . . . es una familia de
probabilidades de transici´on en los (Ω
n
, /
n
), denotaremos con µ
n
, para
n ≥ 2, la probabilidad producto en el espacio producto finito

n
=
n

i=1

i
, /
n
= /
1
⊗ ⊗/
n
,
definida en el teorema (3.7.1), para µ
1
y ¦µ
2
, . . . , µ
n
¦.
Teorema 3.7.5 En los t´erminos anteriores hay una ´ unica probabilidad
µ en (Ω, /) tal que para cada cilindro medible C ∈ / de base C
n
∈ /
n
,
µ(C) = µ
n
(C
n
).
142 Cap´ıtulo 3. Espacio de medida producto
Demostraci´on. Si C = C
n

(n)
= E
m

(m)
es un cilindro
medible, se tiene que µ
n
(C
n
) = µ
m
(E
m
), lo cual permite definir µ(C) =
µ
n
(C
n
) y es una medida aditiva en el ´algebra /
0
de los cilindros medibles,
pues µ
n
es una medida en /
n
. Para ver que es numerablemente aditiva
basta ver que si A
n
↓ ∅, con A
n
∈ /
0
cilindros medibles, entonces
µ(A
n
) → 0. Para ello supongamos que no, que µ(A
n
) ↓ s > 0 y veamos
que ∩A
n
,= ∅. Cada A
n
es un cilindro medible de base B
k
n
, que podemos
considerar con k
n
creciente y denotando x
1
= (x
1
, . . . , x
k
1
) ∈ Ω
k
1
y como
µ
k
1
+m
se obtiene a partir de µ
k
1
y las µ
k
1
+j
, tendremos
µ(A
n
) = µ
k
n
(B
k
n
) =
_
Λ
1
f
n

1
=
=
_

k
1
_
_

k
1
+1
_

_
_

k
n
(I
B
k
n
)
(x
1
,...,x
k
n
)

k
n
(x
1
,...,x
k
n
−1
)
_

_

k
1
+1
x
1
_

k
1
,
(para Λ
1
= Ω
k
1
y λ
1
= µ
k
1
) y como f
n+1
≤ f
n
, pues las medidas son
probabilidades y A
n+1
⊂ A
n
, por tanto
B
k
n+1
⊂ B
k
n

k
n
+1

k
n+1
se tiene que f
n
↓ f y por el Teorema de la convergencia mon´otona
extendido, µ(A
n
) =
_
f
n

_
f = s > 0, por lo que existe x
1
∈ Ω
k
1
, con
0 < f(x
1
) ≤ f
1
(x
1
), siendo f
1
= I
B
k
1
, por tanto x
1
∈ B
k
1
. Ahora
f
n
(x
1
) =
_

k
1
+1
_

_
_

k
n
(I
B
k
n
)
(x
1
,...,x
k
n
)

k
n
(x
1
,...,x
k
n
−1
)
_

_

k
1
+1
x
1
=
_
Λ
2
g
n

2
x
1
,
para Λ
2
= Ω
k
1
+1

k
2
y λ
2
x
1
la medida producto definida por la
medida µ
k
1
+1
x
1
en Ω
k
1
+1
y la familia de transici´on ¦µ
k
1
+2
x
1
, . . . , µ
k
2
x
1
¦. Como
antes g
n
↓ g y f
n
(x
1
) ↓
_
g dλ
2
x
1
= f(x
1
) > 0, por lo que existe x
2
∈ Λ
2
,
tal que 0 < g(x
2
) ≤ g
2
(x
2
) = (I
B
k
2
)
(x
1
,x
2
)
y (x
1
, x
2
) ∈ B
k
2
. Repitiendo
el razonamiento tendremos la existencia de x = (x
1
, x
2
, . . . , x
n
, . . .) tal
que (x
1
, . . . , x
n
) ∈ B
k
n
y por tanto x ∈ ∩A
n
.
Corolario 3.7.6 Para cada n ∈ N sea (Ω
n
, /
n
, P
n
) un espacio de probabi-
lidad y sea (Ω, /) = (


n
, ⊗/
n
). Entonces hay una ´ unica probabilidad
P en /, tal que para A
1
∈ /
1
, . . . , A
n
∈ /
n
, se tiene
P[A
1
A
n

n+1

n+2
] = P
1
[A
1
] P
n
[A
n
].
3.7. Producto de mas de dos espacios 143
Nota 3.7.7 Este ´ ultimo resultado se extiende sin complicaciones al caso
de un producto arbitrario de espacios de probabilidad (ver Dunford–
Schwartz, p.200 ´o Halmos, p.158). Sin embargo el anterior necesita,
para su extensi´on a un producto arbitrario de espacios, hip´otesis to-
pol´ogicas sobre los espacios factores. Es por ello que posponemos su
estudio hasta la lecci´on 10.8, p´ag.332.
144 Cap´ıtulo 3. Espacio de medida producto
3.8. Bibliograf´ıa y comentarios
Para la confecci´on del presente tema hemos hecho uso de los si-
guientes libros:
Ash, R.B.: “Real Analysis and Probability”. Ac.Press, 1972.
Cohn, D.L.: “Measure theory”. Birkhauser (Boston), 1980.
Dunford, N. and Schwartz, J.T.: “Linear operators, Vol,I ”. John Wiley–Interscience
Pub., 1958.
Halmos, P.R.: “Measure Theory”. Springer–Verlag, 1974.
Hewitt, E. and Stromberg, K.: “Real and abstract analysis”. Springer–Verlag,
1965.
Parthasarathy, K.R.: “Introduction to probability and measure”, McMillan Press,
1980.
Rudin, W.: “Real and complex analysis”. Tata McGraw-Hill, 1974.
Parece ser que la primera discusi´on sobre la relaci´on entre una integral
doble y sus integrales simples iteradas, aparece en 1827 cuando Cauchy
se˜ nala que las integrales
_
1
0
__
1
0
f(x, y) dx
_
dy y
_
1
0
__
1
0
f(x, y) dy
_
dx
no son necesariamente iguales cuando f no es acotada.
En 1876 Thomae extiende la teor´ıa de integraci´on de Riemann de
una variable a varias variables y en 1878 dio un ejemplo simple de una
funci´on acotada f : R
2
→R, para la que la segunda integral del p´arrafo
anterior exist´ıa, mientras que la primera no ten´ıa significado pues f
y
era
Riemann integrable para un ´ unico valor de y.
En estos dos ejemplos, de Cauchy y Thomae, la integral doble de
f no existe. En 1883 Du Bois–Reymond demuestra que aunque f sea
integrable, como funci´on de dos variables, las funciones f
x
y f
y
no tie-
nen por qu´e ser integrables para todo valor de x e y respectivamente
(ver Hawkins, p.92). Pero no consider´o la validez del Teorema de Fu-
bini atendiendo a las particularidades del conjunto E sobre el que se
integra. En este sentido Harnack estudia, en 1884–85, el Teorema de
Fubini imponiendo la condici´on a E, de que para cada punto y, la sec-
ci´ on E
y
fuese vac´ıa, un punto o un intervalo. Mas tarde, en 1886, hace
la observaci´on de que el Teorema de Fubini sigue siendo v´alido cuando
3.8. Bibliograf´ıa y comentarios 145
E est´a limitado por una curva “suficientemente simple”, en un sentido
que especifica de la siguiente manera:
(i) Que la curva pueda encerrarse en un dominio plano de magnitud
arbitrariamente peque˜ na y
(ii) Que los conjuntos E
x
y E
y
se intersequen con la curva en a lo
sumo una colecci´on finita de puntos.
El tratamiento de las integrales dobles y en particular del Teorema de
Fubini demostraron, en palabras de Jordan, que “...aunque el papel que
juega una funci´ on en la integral est´a claro, la influencia de la naturaleza
del dominio E, sobre el que se integra, no parece haber sido estudiada
con el mismo cuidado...”.
La situaci´on fue finalmente rectificada por el mismo Jordan en 1892,
a partir de su desarrollo del concepto de conjunto medible. Con las de-
finiciones que dio logr´o probar un Teorema de Fubini , para funciones
Riemann integrables, de total generalidad.
Tambi´en en 1892 De la Vallee–Pousin —que hab´ıa extendido la
definici´on de integral de Riemann, a funciones no acotadas—, indic´o que
una formulaci´on satisfactoria del Teorema de Fubini , para funciones no
acotadas era un problema dif´ıcil. En 1899 demostr´o una versi´on bastante
complicada de enunciado.
El siguiente paso lo dio Lebesgue en su Tesis de 1902. Encontr´o las
mismas dificultades que sus predecesores:
Si f : R
2
→R era Lebesgue integrable, las funciones f
x
y f
y
no ten´ıan
por qu´e ser ni Lebesgue medibles.
No obstante, introduciendo los conceptos de integral superior e inte-
gral inferior, demostr´o (ver Hawkins, p.157) una versi´on del Teorema de
Fubini qu´e, como ´el mismo observ´o, ten´ıa como consecuencia el Teorema
de Fubini si f fuese Borel medible. Pues en ese caso f
x
y f
y
tambi´en lo
son.
Esta observaci´on sugiri´o a Fubini la posibilidad de mejorar el Teore-
ma de Lebesgue y en 1907 prueba esencialmente lo que hemos llamado el
Teorema de Fubini cl´asico. No obstante B.Levi, en 1906, hab´ıa escrito
en un pie de p´agina de un trabajo sobre el Principio de Dirichlet, el
enunciado de este mismo resultado.
Es curioso observar que una idea fundamental como es que f
x
y
f
y
fuesen medibles c.s. hab´ıa sido se˜ nalada en un caso particular por
Hobson en 1907, sin darse cuenta que era v´alido en general.
Remitimos al lector interesado en las anteriores referencias hist´oricas
al libro
146 Cap´ıtulo 3. Espacio de medida producto
Hawkins, T.: “Lebesgue’s Theory of integration”. Chelsea Pub.Co., 1975.
El lector interesado en el comportamiento de la absoluta continui-
dad y de la singularidad en el producto de medidas, puede consultar el
Hewitt–Stromberg, p.394.
El producto de convoluci´on definido en el teorema (3.6.6), p´ag.136,
es simplemente el producto natural de polinomios en el siguiente sentido,
si consideramos para cada polinomio p(x) = a
0
+ a
1
x + + a
n
x
n
la
funci´on definida en Z, f
p
(i) = a
i
(f
p
= 0 en el resto), entonces dados dos
polinomios p y q tendremos que a su producto le corresponde f
pq
(j) =

f
p
(j − i)f
q
(i) = f
p
∗ f
q
(j). Adem´as p es la Transformada de Fourier
de f
p
(estudiaremos este concepto en un cap´ıtulo posterior).
Por ´ ultimo es posible, en base a lo expuesto en este cap´ıtulo, dar una
construcci´on no topol´ogica de la medida de Lebesgue en R, y por tanto
en R
n
, partiendo de un simple espacio de medida —el de la moneda de
cara y cruz—
Ω = ¦0, 1¦, / = ¦∅, ¦0¦, ¦1¦, Ω¦, µ(¦0¦) = µ(¦1¦) = 1/2.
Remitimos al lector interesado a P.R.Halmos, p.159.
Fin del Cap´ıtulo 3
Cap´ıtulo 4
El Teorema de
Radon–Nikodym
4.1. Introducci´ on
En (2.4.7), p´ag.89, hemos visto que si f es una funci´on con integral,
entonces µ(E) = 0 implica λ(E) =
_
E
f dµ = 0. El Teorema de Radon–
Nikodym establece el resultado inverso, es decir que si λ es una medida
que verifica la condici´on de anular a los conjuntos que son de medida
nula para µ (propiedad que denotamos con λ ¸ µ), entonces λ = fµ,
para una cierta f con integral.
A esa funci´on f se la llama derivada de Radon–Nikodym de λ res-
pecto de µ y se denota dλ/dµ, pues como veremos extiende en contextos
particulares la noci´on de derivaci´on de funciones en el sentido de que es
un l´ımite de cocientes incrementales. En particular en el tema siguiente
veremos que en R
n
, si λ anula a los borel medibles de medida de Lebesgue
nula, entonces la derivada de Radon–Nikodym dλ/dm, coincide c.s. en
cada x ∈ R
n
, con el l´ımite λ(E)/m(E), cuando m(E) → 0, para los E
tales que x ∈ E.
147
148 Cap´ıtulo 4. El Teorema de Radon–Nikodym
4.2. Teorema de descomposici´on de carga
Definici´on. Sea (Ω, /) un espacio medible y λ una carga en ´el. Diremos
que un conjunto medible P ∈ / es positivo para λ, si λ(A ∩ P) ≥ 0,
para todo A ∈ /. Diremos que N ∈ / es negativo si λ(A∩ N) ≤ 0 para
todo A ∈ /. Diremos que un conjunto medible es nulo si es positivo y
negativo. Llamaremos descomposici´on de Hahn de una carga λ a toda
partici´on del espacio P, N = P
c
∈ /, con P positivo y N negativo.
Nota 4.2.1 Observemos que si P, N ∈ / es una descomposici´on de
Hahn, uno de los dos es finito, pues
λ(Ω) = λ(P) +λ(N).
Observemos tambi´en que si C ∈ / es nulo, entonces λ(C) = 0 —de
hecho λ(E) = 0 para todo E ∈ /, con E ⊂ C—, sin embargo no se tiene
el rec´ıproco en general, pues por ejemplo en Ω = [−1, 1], λ(E) =
_
E
xdm,
λ(Ω) = 0 pero Ω no es nulo. Sin embargo si λ es una medida, s´ı.
Proposici´on 4.2.2 Si para n ∈ N, P
n
∈ / son positivos, su uni´on P =


n=1
P
n
tambi´en es positivo.
Demostraci´on. Basta considerar los conjuntos medibles disjuntos y
positivos Q
n
= P
n
¸(∪
n−1
i=1
P
i
), pues E ∩ P = ∪(E ∩ Q
n
) y λ(E ∩ P) =

λ(E ∩ Q
n
) ≥ 0.
Lema 4.2.3 Dada una carga λ y un A ∈ /, con λ(A) > −∞, para todo
> 0 existe un medible B ⊂ A, con λ(B) ≥ λ(A) y tal que para todo
medible E ⊂ B, λ(E) ≥ −
Demostraci´on. En caso contrario lleguemos a contradicci´on. Supon-
gamos que existe un > 0 tal que para todo medible B ⊂ A ´o λ(B) <
λ(A) ´o λ(B) ≥ λ(A) y existe un medible E ⊂ B con λ(E) < −. Ahora
consideremos la sucesi´on de medibles disjuntos E
n
⊂ A, construidos por
inducci´on de la siguiente forma: E
1
es el E correspondiente a B = A;
E
2
el correspondiente a B = A¸E
1
—pues λ(A¸E
1
) + λ(E
1
) = λ(A)—
y as´ı sucesivamente; E
n
el correspondiente a B = A¸(∪
n−1
i=1
E
i
). Aho-
ra los λ(E
n
) < −, E = ∪E
n
⊂ A y λ(E) =

λ(E
i
) = −∞ =
λ(E ∩ A) +λ(E
c
∩ A) = λ(A). Contradicci´on.
4.2. Teorema de descomposici´on de carga 149
Teorema de descomposici´on de Hahn 4.2.4 Existe una descomposici´on
de Hahn para cada carga λ en un espacio medible.
Demostraci´on. Supondremos que λ < ∞, en caso contrario con-
sideramos −λ. En primer lugar veamos que dado un medible A con
λ(A) > −∞ existe un conjunto positivo P tal que λ(P) ≥ λ(A). Para
ello consideremos por el lema anterior la siguiente sucesi´on de medibles
B
n
: B
1
⊂ A, λ(B
1
) ≥ λ(A) y λ(E) ≥ −1 para todo medible E ⊂ B
1
.
B
2
⊂ B
1
, λ(B
2
) ≥ λ(B
1
) y λ(E) ≥ −1/2 para todo medible E ⊂ B
2
.
B
n
⊂ B
n−1
, λ(B
n
) ≥ λ(B
n−1
) y λ(E) ≥ −1/n para todo medible
E ⊂ B
n
, etc.
Ahora [λ(B
1
)[ < ∞ y B
n
↓ P = ∩B
n
, por tanto λ(A) ≤ λ(B
n
) →
λ(P), es decir λ(A) ≤ λ(P) y P es positivo, pues E ∩P ⊂ B
n
para todo
n, por tanto λ(E ∩ P) ≥ −1/n es decir λ(E ∩ P) ≥ 0.
Consideremos ahora s = sup¦λ(A) : A ∈ /¦ y sea λ(A
n
) →s y por
la primera parte existen conjuntos positivos P
n
, con λ(A
n
) ≤ λ(P
n
) y
por (4.2.2), P = ∪P
n
es positivo y contiene a P
n
, por tanto λ(A
n
) ≤
λ(P
n
) ≤ λ(P
n
) + λ(P¸P
n
) = λ(P) ≤ s y λ(P) = s. Ahora se tiene que
N = P
c
es negativo, pues si E es medible E ∩ N y P son disjuntos y
λ(P) ≥ λ(P ∪ (E ∩ N)) = λ(P) +λ(E ∩ N) ⇒ λ(E ∩ N) ≤ 0.
En las siguientes propiedades vemos que la descomposici´on de Hahn
esencialmente es ´ unica.
Proposici´on 4.2.5 Sea P, N una descomposici´on de Hahn, entonces:
(a) Para E, B ∈ /, E ⊂ B:
λ(B ∩ N) ≤ λ(E ∩ N) ≤ λ(E) ≤ λ(E ∩ P) ≤ λ(B ∩ P).
(b) λ(B ∩ P) = m´ax¦λ(E) : E ⊂ B, E ∈ /¦,
λ(B ∩ N) = m´ın¦λ(E) : E ⊂ B, E ∈ /¦.
(c) Dada otra descomposici´on de Hahn P
t
, N
t
λ(E ∩ N) = λ(E ∩ N
t
) y λ(E ∩ P) = λ(E ∩ P
t
).
Demostraci´on. (a) Obvio pues λ(E) = λ(E ∩ N) + λ(E ∩ P) y
E = E∩B, por tanto λ(B∩N) = λ(E∩B∩N)+λ(E
c
∩B∩N) ≤ λ(E∩N)
y λ(B ∩ P) = λ(E ∩ B ∩ P) +λ(E
c
∩ B ∩ P) ≥ λ(E ∩ P).
(b) Se sigue de (a) y (c) Se sigue de (b).
150 Cap´ıtulo 4. El Teorema de Radon–Nikodym
Nota 4.2.6 Si λ es una medida en un espacio medible (Ω, /), entonces
para todo A ∈ /
λ(∅) = 0 ≤ λ(A) ≤ λ(Ω),
y por tanto el ´ınf λ y el supλ se alcanzan. Este hecho tambi´en es obvio
para una carga λ = fµ, donde µ es una medida y f una funci´on medible,
para la que existe la
_
f dµ, pues para A = ¦f ≥ 0¦ y todo E ∈ /,
I
A
c f ≤ I
E
f ≤ I
A
f ⇒
_
A
c
f dµ ≤
_
E
f dµ ≤
_
A
f dµ
⇒ λ(A
c
) ≤ λ(E) ≤ λ(A),
El resultado anterior (4.2.5), asegura que esta propiedad, caracter´ısti-
ca de las funciones continuas sobre los compactos, la tienen todas las
cargas, pues para todo medible E
λ(N) ≤ λ(E) ≤ λ(P).
En el tema I vimos que si λ era aditiva y no negativa sobre un ´algebra,
entonces λ era acotada si y s´olo si era finita en cada elemento del ´algebra
y dijimos que esto no era cierto en general si quit´abamos la no negativi-
dad. Sin embrago si en lugar de un ´algebra tenemos una σ–´algebra y λ
es numerablemente aditiva s´ı es cierto y es una simple consecuencia de
la desigualdad anterior.
Corolario 4.2.7 Si λ: / →R es una medida real (carga finita), entonces
es acotada.
Veremos a continuaci´on que las cargas son diferencia de medidas, una
de las cuales es finita.
Definici´on. Diremos que λ
1
y λ
2
medidas arbitrarias en (Ω, /) son
mutuamente singulares y lo denotaremos λ
1
⊥ λ
2
, si existe A ∈ / tal
que λ
1
(E) = λ
1
(E ∩ A) y λ
2
(E) = λ
2
(E ∩ A
c
) para todo medible E.
Teorema de descomposici´on de Jordan 4.2.8 Sea λ una carga en un
espacio medible (Ω, /), entonces para cada B ∈ /
λ
+
(B) = sup¦λ(E) : E ⊂ B, E ∈ /¦,
λ

(B) = −´ınf¦λ(E) : E ⊂ B, E ∈ /¦,
son medidas, al menos una es finita y λ = λ
+
−λ

. Adem´as son mutua-
mente singulares λ
+
⊥ λ

y esta descomposici´on de λ es la ´ unica como
diferencia de medidas mutuamente singulares.
4.2. Teorema de descomposici´on de carga 151
Demostraci´on. Sea P, N una descomposici´on de Hahn, entonces por
el resultado anterior λ
+
(B) = λ(B∩P) y λ

(B) = −λ(B∩N), de donde
se sigue que son medidas, que una de ellas es finita, pues λ
+
(Ω) = λ(P)
y λ

(Ω) = −λ(N) y que λ = λ
+
−λ

.
Para ver la unicidad, por definici´on de singularidad existe A medible
tal que µ
1
(E) = µ
1
(E ∩ A) y µ
2
(E) = µ
2
(E ∩ A
c
), entonces
λ
+
(E) = λ(E ∩ P) = µ
1
(E ∩ P) −µ
2
(E ∩ P) ≤ µ
1
(E ∩ P)
≤ µ
1
(E) = µ
1
(E ∩ A) = µ
1
(E ∩ A) −µ
2
(E ∩ A)
= λ(E ∩ A) ≤ λ
+
(E ∩ A) ≤ λ
+
(E)
λ

(E) = −λ(E ∩ N) = µ
2
(E ∩ N) −µ
1
(E ∩ N) ≤ µ
2
(E ∩ N)
≤ µ
2
(E) = µ
2
(E ∩ A
c
) = µ
2
(E ∩ A
c
) −µ
1
(E ∩ A
c
)
= −λ(E ∩ A
c
) ≤ λ

(E ∩ A
c
) ≤ λ

(E).
Definici´on. A las medidas λ
+
y λ

las llamaremos parte positiva y parte
negativa de λ. Llamaremos variaci´on de λ a la medida
[λ[ = λ
+


,
y a [λ[(Ω) la variaci´on total de λ.
Proposici´on 4.2.9 (a) Para cada A ∈ /, [λ(A)[ ≤ [λ[(A) y adem´as [λ[
es la medida m´as peque˜ na que lo satisface.
(b) Si λ
1
, λ
2
: / →(−∞, ∞] son cargas, entonces

1

2
[ ≤ [λ
1
[ +[λ
2
[.
(c) Si λ es una carga
[λ[(A) = sup¦
n

i=1
[λ(E
i
)[ : E
i
∈ /, disjuntos, ∪E
i
= A¦.
Demostraci´on. (a) [λ(A)[ = [λ
+
(A) − λ

(A)[ ≤ [λ[(A), y si µ es
una medida para la que [λ(A)[ ≤ µ(A) para todo A ∈ /, entonces
[λ[(A) = λ
+
(A) +λ

(A) = [λ(A∩ P)[ +[λ(A∩ N)[
≤ µ(A∩ P) +µ(A∩ N) = µ(A),
para todo A ∈ /.
(b) y (c) se dejan como ejercicio.
152 Cap´ıtulo 4. El Teorema de Radon–Nikodym
Nota 4.2.10 Por otro lado λ es una carga finita si y s´olo si lo son λ
+
y λ

si y s´olo si lo es [λ[, en cuyo caso es acotada y escribiremos |λ| = [λ[(Ω).
Veremos en la pr´ oxima lecci´on que sobre el espacio vectorial de las cargas
finitas (que llamaremos medidas reales) esto es una norma, con la que
dicho espacio es de Banach.
La descomposici´on de una carga nos permite extender la noci´on de
integral.
Definici´on. Dada una carga λ en un espacio medible (Ω, /), diremos
que una funci´on f medible es integrable respecto λ ´o que es λ–integrable
si lo es respecto de las medidas λ
+
y λ

, en cuyo caso definimos su
integral como
_
f dλ =
_
f dλ
+

_
f dλ

.
Ejercicios
Ejercicio 4.2.1 Sean λ, µ: / →(−∞, ∞] cargas y a ∈ R, demostrar que
[aλ[ = [a[[λ[, [λ +µ[ ≤ [λ[ +[µ[.
Ejercicio 4.2.2 Sea (Ω, /, λ) un espacio medible con una carga. Demostrar:
(a) E ∈ / es nulo si y s´ olo si [λ[(E) = 0.
(b) Si P, N y P

, N

son descomposiciones de Hahn, [λ[(P.P

) = 0.
Ejercicio 4.2.3 Sean µ
1
, µ
2
medidas, µ = µ
1

2
y f una funci´ on medible. De-
mostrar que existe
_
f dµ sii existen
_
f dµ
1
la
_
f dµ
2
y su suma est´ a definida.
Y en tal caso
_
f dµ =
_
f dµ
1
+
_
f dµ
2
.
Ejercicio 4.2.4 Sea λ una carga. Demostrar:
(a) g es λ–integrable si y s´ olo si es [λ[–integrable.
(b) Si g es λ–integrable,
¸
¸
¸
¸
_
g dλ
¸
¸
¸
¸

_
[g[ d[λ[.
4.3. Medidas reales y medidas complejas 153
(c) Existe una medida µ y una funci´ on medible f, con integral respecto de µ,
tal que para todo E ∈ /
λ(E) =
_
E
f dµ.
Ejercicio 4.2.5 Encontrar en B(R) la descomposici´ on de Jordan para la carga
λ = P −δ
{0}
, siendo P una probabilidad.
Ejercicio 4.2.6 Sea f una funci´ on con integral en el espacio de medida (Ω, /, µ)
y consideremos la carga λ = fµ. Demostrar que
λ
+
(A) =
_
A
f
+
dµ, λ

(A) =
_
A
f

dµ, [λ[(A) =
_
A
[f[ dµ.
Ejercicio 4.2.7 Demostrar que si una carga λ = µ
1
− µ
2
es diferencia de dos
medidas µ
i
, entonces λ
+
≤ µ
1
y λ

≤ µ
2
.
Ejercicio 4.2.8 Sean µ
1
y µ
2
medidas positivas y finitas y µ = µ
1
− µ
2
. De-
mostrar que si f es µ
1
y µ
2
integrable entonces es µ integrable y
_
f dµ =
_
f dµ
1

_
f dµ
2
.
Ejercicio 4.2.9 Sea λ una carga en un espacio medible (Ω, /), demostrar que
[λ[(A) = sup|
n

i=1
[λ(E
i
)[ : E
i
∈ /, disjuntos, ∪E
i
= A¦,
¿Es cierto el resultado si ponemos


i=1
en lugar de sumas finitas?.
4.3. Medidas reales y medidas complejas
Definici´on. Llamaremos medida real en (Ω, /) a toda carga finita, es
decir a una funci´on de conjunto numerablemente aditiva µ: / → R tal
que µ(∅) = 0. Llamaremos medida compleja a toda funci´on de conjunto
numerablemente aditiva
µ : / →C,
tal que µ(∅) = 0.
154 Cap´ıtulo 4. El Teorema de Radon–Nikodym
Nota 4.3.1 Observemos que las medidas reales son un subconjunto de
las medidas complejas. Por otra parte es f´acil ver que cada medida com-
pleja µ puede escribirse de forma ´ unica como
µ = µ
1
+iµ
2
donde µ
1
y µ
2
son medidas reales. Y por el Teorema de Jordan
µ = µ
+
1
−µ

1
+iµ
+
2
−iµ

2
donde µ
+
1
, µ

1
, µ
+
2
y µ

2
son medidas finitas. Por ´ ultimo observemos que
si µ es una medida compleja, entonces es numerablemente aditiva, por
tanto dada cualquier colecci´on numerable E
n
∈ /de conjuntos disjuntos,
µ
_

_
n=1
E
n
_
=

n=1
µ(E
n
),
y como la serie converge a un n´ umero de C —no como en el caso de las
medidas en las que la serie pod´ıa divergir—, y converge al mismo valor
para cualquier reordenaci´on de la serie, puesto que la uni´on no cambia,
la serie converge absolutamente.
Si dada una medida compleja µ, quisi´eramos encontrar una medida
positiva [µ[ an´aloga a la variaci´on de una carga, es decir que sea m´ınima
entre las que satisfacen [µ(A)[ ≤ λ(A), en /, tendr´ıamos que tal medida
debe verificar
[µ[(A) =

[µ[(A
i
) ≥

[µ(A
i
)[,
para cada partici´on A
i
de A en /. Esto sugiere la siguiente definici´on
que extiende la propiedad vista para cargas en (4.2.9), p´ag.151.
Definici´on. Dada una medida compleja µ, llamaremos variaci´on de µ
a la medida (a continuaci´on demostramos que lo es)
[µ[(A) = sup¦
n

i=1
[µ(A
i
)[ : A
i
∈ /, disjuntos, ∪A
i
= A¦.
Teorema 4.3.2 Sea (Ω, /) un espacio medible y µ una medida compleja.
Entonces su variaci´on [µ[ es una medida finita que verifica [µ(A)[ ≤
[µ[(A) para todo A ∈ / y es la m´ınima entre las que satisfacen esta
propiedad, adem´as si λ es otra medida compleja [µ +λ[ ≤ [µ[ +[λ[.
4.3. Medidas reales y medidas complejas 155
Demostraci´on. Veamos primero la propiedad: Sea ν una medida tal
que [µ(A)[ ≤ ν(A), en /, entonces dada una partici´on finita A
1
, . . . , A
n

/ de un A ∈ /
n

i=1
[µ(A
i
)[ ≤
n

i=1
ν(A
i
) = ν(A),
por tanto [µ[(A) ≤ ν(A). La desigualdad [µ + λ[ ≤ [µ[ + [λ[ se sigue de
esta propiedad aplicada a µ +λ.
Veamos ahora que [µ[ es medida. Por (4.2.9) sabemos que lo es para
µ real. Ahora para µ = µ
1
+iµ
2
, es obvio que [µ[(∅) = 0. Veamos que [µ[
es aditiva. Sean A, B ∈ / disjuntos y consideremos una partici´on finita
E
1
, . . . , E
n
∈ / de A∪ B, entonces
n

i=1
[µ(E
i
)[ ≤
n

i=1
[µ(E
i
∩ A)[ +
n

i=1
[µ(E
i
∩ B)[ ≤ [µ[(A) +[µ[(B),
por tanto [µ[(A∪B) ≤ [µ[(A)+[µ[(B). Para la otra desigualdad conside-
remos sendas particiones finitas A
i
, B
j
∈ / de A y B respectivamente,
entonces como todos ellos son una partici´on de A∪ B,

[µ(A
i
)[ +

[µ(B
j
)[ ≤ [µ[(A∪ B),
y [µ[(A) + [µ[(B)[ ≤ [µ[(A ∪ B), por tanto [µ[ es aditiva. Ahora como
[µ(A)[ ≤ [µ
1
(A)[ + [µ
2
(A)[ ≤ [µ
1
[(A) + [µ
2
[(A) se sigue de la primera
propiedad que [µ[ ≤ [µ
1
[+[µ
2
[ y es finita. Ahora sea A
n
∈ /, con A
n
↓ ∅,
entonces [µ[(A
n
) → 0, pues [µ
i
[(A
n
) → 0 por ser medidas finitas, por
tanto [µ[ es numerablemente aditiva por (1.3.15), p´ag.18.
Definici´on. Dada una medida compleja µ, llamaremos variaci´on total
de µ al valor finito
|µ| = [µ[(Ω).
Nota 4.3.3 Como consecuencia tenemos que si µ es compleja, entonces
para todo E ∈ /
(4.1) [µ(E)[ ≤ [µ[(E) ≤ [µ[(Ω) = |µ|,
por lo que su rango est´a en un disco de radio finito |µ|. Esta propiedad
se expresa diciendo que µ es de variaci´on acotada. Denotaremos con
/(/, R) el R–espacio vectorial de todas las medidas reales
µ: / −→R,
156 Cap´ıtulo 4. El Teorema de Radon–Nikodym
y con /(/, C) el C–espacio vectorial de las medidas complejas
µ: / −→C.
Lema 4.3.4 µ ∈ /(/, K) si y s´olo si µ: / → K es aditiva y tal que
µ(A
n
) →0, para cada A
n
↓ ∅.
Demostraci´on. En primer lugar µ(∅) = 0, pues µ(∅) = 2µ(∅) ∈ K.
Ahora el resultado lo vimos en (1.3.15), p´ag.18, para el caso real (para
cargas) y de este se sigue el caso complejo considerando µ = µ
1
+ iµ
2
,
con µ
1
y µ
2
reales.
Teorema 4.3.5 Los espacios /(/, K), para K = R ´o C, son de Banach
con la norma
|µ| = [µ[(Ω).
Demostraci´on. Que es una norma se sigue f´acilmente (la desigual-
dad triangular es consecuencia de que [µ + λ[ ≤ [µ[ + [λ[). Veamos que
es completo. Sea µ
n
∈ /(/, K) una sucesi´on de Cauchy, entonces por
(4.1) se tiene para cada A ∈ /

n
(A) −µ
m
(A)[ ≤ |µ
n
−µ
m
|,
por tanto µ
n
(A) ∈ K es de Cauchy, adem´as uniformemente, y tiene
l´ımite que llamamos µ(A) = l´ımµ
n
(A) y la convergencia es uniforme
en A. Demostremos que µ ∈ /(/, K) y que |µ
n
− µ| → 0. En primer
lugar µ(∅) = l´ımµ
n
(∅) = 0 y es aditiva pues si A, B ∈ / son disjuntos,
entonces
µ(A∪ B) = l´ımµ
n
(A∪ B) = l´ımµ
n
(A) + l´ımµ
n
(B) = µ(A) +µ(B).
Para demostrar que es numerablemente aditiva veamos —por el Lema
anterior (4.3.4)— que µ(A
n
) →0, para cada sucesi´on A
n
∈ / con A
n

∅. Sea > 0 y N ∈ N tal que [µ
n
(A) − µ(A)[ ≤ /2, para todo n ≥ N
y todo A medible. Ahora como l´ım
m→∞
µ
N
(A
m
) = 0, existe un k ∈ N,
tal que para m ≥ k, [µ
N
(A
m
)[ ≤ /2, por tanto,
[µ(A
m
)[ ≤ [µ(A
m
) −µ
N
(A
m
)[ +[µ
N
(A
m
)[ ≤ ,
y µ(A
m
) →0, por tanto µ es numerablemente aditiva.
4.3. Medidas reales y medidas complejas 157
Por ´ ultimo veamos que µ
n
→ µ, es decir que |µ − µ
n
| → 0. Sea
A
1
, . . . , A
k
una partici´on de Ω y sea > 0, entonces existe un N ∈ N tal
que
k

i=1

m
(A
i
) −µ
n
(A
i
)[ ≤ |µ
m
−µ
n
| ≤ ,
para todo m, n ≥ N y haciendo m →∞, tendremos que
k

i=1
[µ(A
i
) −µ
n
(A
i
)[ ≤ ,
por tanto |µ −µ
n
| ≤ , para n ≥ N y el resultado se sigue.
Ejercicios
Ejercicio 4.3.1 Sea (Ω, /) un espacio medible con una medida compleja
λ = λ
1
+iλ
2
= λ
+
1
−λ

1
+iλ
+
2
−iλ

2
,
demostrar que
λ
±
i
≤ [λ
i
[ ≤ [λ[ ≤ λ
+
1


1

+
2


2
.
158 Cap´ıtulo 4. El Teorema de Radon–Nikodym
4.4. El Teorema de Radon–Nikodym
Definici´on. Sea λ una carga ´o una medida compleja (en particular una
medida ´o una medida real), en el espacio de medida (Ω, /, µ), diremos
que λ es absolutamente continua respecto de µ, y lo denotaremos λ ¸µ,
si para A ∈ /
µ(A) = 0 ⇒ λ(A) = 0.
Sea f medible en el espacio de medida (Ω, /, µ), tal que existe la
_
f dµ, entonces hemos visto en el Tema anterior que λ = fµ es una
carga para la que λ ¸µ, pues si µ(A) = 0,
−∞I
A
≤ fI
A
≤ ∞I
A
⇒ 0 = −∞µ(A) ≤ λ(A) ≤ ∞µ(A) = 0.
Del mismo modo si f = f
1
+ if
2
: Ω → C es medible e integrable,
entonces
λ(A) =
_
A
f dµ =
_
A
f
1
dµ +i
_
A
f
2
dµ = λ
1
(A) +iλ
2
(A),
es una medida compleja, para la que por lo anterior λ
i
¸µ y por tanto
λ ¸ µ. En esta lecci´on veremos que esta propiedad es esencial para la
representaci´on de una carga ´o de una medida compleja λ en la forma fµ.
El siguiente resultado nos explica por qu´e la palabra continuidad se
utiliza en esta definici´on.
Proposici´on 4.4.1 Sea λ una medida compleja en el espacio de medida
(Ω, /, µ). Entonces son equivalentes:
(a) λ ¸µ.
(b) [λ[ ¸µ.
(c) Para cada > 0, existe un δ > 0 tal que si µ(E) < δ, entonces
[λ(E)[ < .
Si λ es una carga entonces (a)⇔ (b)⇐(c).
4.4. El Teorema de Radon–Nikodym 159
Demostraci´on. (a)⇒(b) En cualquier caso como
[λ[(A) = sup¦
n

i=1
[λ(A
i
)[ : A
i
∈ /, disjuntos, ∪A
i
= A¦.
tendremos que si A ∈ /
µ(A) = 0 ⇒ µ(B) = 0, para todo B ⊂ A, B ∈ / ⇒
⇒ λ(B) = 0, para todo B ⊂ A, B ∈ / ⇒
⇒ [λ[(A) = 0,
por tanto [λ[ ¸µ.
(b)⇒(a) En cualquier caso se sigue de que [λ(E)[ ≤ [λ[(E).
(c)⇒(a) Es obvia en cualquier caso.
(a)⇒(c) Para λ medida compleja. Supongamos que (c) no es cierto,
entonces existe un > 0 tal que para todo n, existen E
n
∈ /, tales que
µ(E
n
) < 2
−n
, pero [λ(E
n
)[ ≥ . Ahora por el Lema de Borel–Cantelli
µ(l´ımsupE
n
) = 0, pues


k=1
µ(E
n
) < ∞, y por (b) [λ[(l´ımsupE
n
) = 0,
pero
≤ [λ(E
n
)[ ≤ [λ[(E
n
) ≤ [λ[(∪

k=n
E
n
) < ∞
y llegamos a un absurdo pues [λ[(∪

k=n
E
n
) →[λ[(l´ımsupE
n
).
Nota 4.4.2 Para una carga en general (a) no implica (c), ni siquiera si λ
es una medida (no acotada, pues las acotadas al ser un caso particular de
medidas complejas s´ı lo satisfacen). Por ejemplo para µ = m la medida
de Lebesgue en [0, 1] y
λ(E) =
_
E
1
x
dm,
se tiene para todo t ∈ (0, 1), m(0, t) = t y
λ(0, t) =
_
t
0
1
x
dx = ∞.
A continuaci´ on vemos uno de los resultados fundamentales de la
Teor´ıa de la medida.
Teorema de Radon–Nikodym I 4.4.3 Sean λ y µ medidas σ–finitas en
(Ω, /), tales que λ ¸ µ. Entonces existe una ´ unica c.s.(/, µ) funci´on
finita medible con integral g : Ω →[0, ∞), tal que para cada A ∈ /
λ(A) =
_
A
g dµ.
160 Cap´ıtulo 4. El Teorema de Radon–Nikodym
Demostraci´on. La unicidad es consecuencia de (2.4.28), p´agina 98:
si µ es σ–finita y
_
A
g dµ ≤
_
A
g
t
dµ para todo A ∈ /, entonces g ≤ g
t
c.s.
La existencia la vamos a dividir en una serie de pasos:
(a) Supongamos que λ y µ son medidas finitas y consideremos el
conjunto
T = ¦f : Ω →[0, ∞], medibles :
_
A
f dµ ≤ λ(A), ∀A ∈ /¦,
el cual es no vac´ıo —0 ∈ T— y si f, g ∈ T entonces m´ax(f, g) ∈ T, pues
0 ≤ h = m´ax(f, g) es medible, por tanto tiene integral y si consideramos
un A ∈ /, B = ¦x ∈ A : f(x) > g(x)¦ y C = ¦x ∈ A : f(x) ≤ g(x)¦,
entonces
_
A
hdµ =
_
B
hdµ +
_
C
hdµ
=
_
B
f dµ +
_
C
g dµ ≤ λ(B) +λ(C) = λ(A),
consideremos ahora una sucesi´on f
n
∈ T, tal que
_
f
n
dµ ↑ sup¦
_
f dµ : f ∈ T¦ = s,
y veamos que el supremo se alcanza. Sea g
n
= m´ax(f
1
, . . . , f
n
) ∈ T,
entonces g
n
↑ g converge a una funci´on medible g, adem´as f
n
≤ g
n
y por tanto
_
f
n
dµ ≤
_
g
n
dµ ≤ s, por tanto aplicando el Teorema
de la convergencia mon´otona, p´ag.87, s =
_
g dµ y para todo A ∈ /,
_
A
g
n
dµ →
_
A
g dµ, por tanto
_
A
g dµ ≤ λ(A) y g ∈ T y como es inte-
grable podemos considerarla finita haci´endola cero donde valga ∞.
Como λ(A) ≥
_
A
g dµ podemos considerar la medida finita
ν(A) = λ(A) −
_
A
g dµ,
para la que ν ¸ µ. Ahora si ν(Ω) = 0, entonces hemos terminado pues
para cada A medible ν(A) = 0, es decir
λ(A) =
_
A
g dµ.
En caso contrario 0 < ν(Ω) < ∞, vamos a llegar a una contradicci´on,
encontrando una funci´on medible f, tal que f ∈ T y
_
f > s.
4.4. El Teorema de Radon–Nikodym 161
Veamos que existe una tal funci´on y es de la forma f = g +kI
E
.
f ∈ T ⇔ ∀A ∈ /,
_
A
g dµ +kµ(A∩ E) ≤ λ(A) ⇔
⇔ ∀A ∈ /, kµ(A∩ E) ≤ ν(A) ⇐
⇐ ∀A ∈ /, kµ(A∩ E) ≤ ν(A∩ E)
_
f >
_
g ⇔ µ(E) > 0.
Lo primero nos induce a considerar un k > 0 cualquiera y como E un
conjunto positivo P de una descomposici´on de Hahn P, N = P
c
, para la
carga finita λ
t
= ν − kµ. Ahora si fuese µ(P) = 0, entonces tendr´ıamos
ν(P) = 0 y λ
t
(P) = 0, por tanto λ
t
(Ω) = λ
t
(N) ≤ 0. Esto nos lleva a
considerar un k > 0 tal que kµ(Ω) < ν(Ω), que existe pues µ es finita,
en cuyo caso tendremos λ
t
(Ω) > 0 y por tanto µ(P) > 0.
(b) Supongamos ahora que µ y λ son medidas σ–finitas, entonces
existen A
n
∈ /, que podemos tomar disjuntos, tales que ∪A
n
= Ω,
λ(A
n
) < ∞ y µ(A
n
) < ∞. Si consideramos las medidas finitas λ y µ
en cada espacio medible (A
n
, /
]A
n
), tendremos que λ ¸ µ y por (a)
existen f
n
: A
n
→ [0, ∞) medibles e integrables, que podemos extender
a Ω, f
n
: Ω →[0, ∞) haci´endolas nulas fuera de A
n
de tal forma que para
cada E ∈ /
λ(E ∩ A
n
) =
_
E∩A
n
f
n
dµ =
_
E
f
n
dµ,
y por tanto
λ(E) =

λ(E ∩ A
n
)
=

_
E
f
n
dµ =
_
E
(

f
n
) dµ,
y el resultado se sigue para f =

f
n
.
Teorema de Radon–Nikodym II 4.4.4 Sea λ una carga y µ una medida
σ–finita en (Ω, /), tales que λ ¸µ. Entonces existe una ´ unica c.s.(/, µ)
funci´on medible con integral g : Ω →R, tal que para cada A ∈ /
λ(A) =
_
A
g dµ.
162 Cap´ıtulo 4. El Teorema de Radon–Nikodym
Demostraci´on. Como µ es σ–finita, la unicidad se sigue como en el
teorema anterior.
(a) Supongamos primero que λ es una medida y que µ es finita.
Consideremos la clase de conjuntos
( = ¦C ∈ / : (C, /
]C
, λ
]C
) es σ–finito¦,
la cual es no vac´ıa pues ∅ ∈ (, contiene a todo medible E, con λ(E) < ∞
y es cerrada para uniones numerables. Sea s = sup¦µ(C) : C ∈ (¦ ≤
µ(Ω) < ∞ y C
n
∈ ( tales que µ(C
n
) ↑ s, entonces como C = ∪C
n
∈ (,
µ(C
n
) ≤ µ(C) ≤ s y tomando l´ımites, µ(C) = s < ∞. Ahora aplicando
el resultado anterior existe una funci´on medible g : C → [0, ∞), tal que
para cada A ∈ /
λ(A∩ C) =
_
A∩C
g dµ,
ahora bien si µ(A∩C
c
) > 0 tendr´a que ser λ(A∩C
c
) = ∞, pues en caso
contrario C ∪ (A∩ C
c
) ∈ ( y µ(C ∪ (A∩ C
c
)) > µ(C) = s, pues s < ∞,
lo cual es absurdo. Y si µ(A ∩ C
c
) = 0 entonces λ(A ∩ C
c
) = 0, as´ı que
en cualquier caso
λ(A∩ C
c
) =
_
A∩C
c
∞dµ,
y por tanto si extendemos g(x) = ∞ para los x ∈ C
c
, tendremos que
λ(A) =
_
A
g dµ.
(b) Si µ es σ–finita y λ es una medida, podemos considerar A
n
∈ /
disjuntos, tales que ∪A
n
= Ω y µ(A
n
) < ∞y por el caso anterior existen
g
n
: A
n
→[0, ∞] medibles, que extendemos a Ω con g
n
= 0 en A
c
n
, tales
que para cada A ∈ /
λ(A∩ A
n
) =
_
A∩A
n
g
n
dµ =
_
A
g
n
dµ,
por tanto el resultado se sigue para g =

g
n
, pues
λ(A) =

λ(A∩ A
n
) =

_
A
g
n
dµ =
_
A
g dµ.
(c) Por ´ ultimo consideremos que µ es σ–finita y λ es una carga, por
tanto λ = λ
+
− λ

donde una de ellas, digamos λ

, es finita, entonces
4.4. El Teorema de Radon–Nikodym 163
como λ ¸ µ, tendremos que λ
+
¸ µ y λ

¸ µ, por lo que aplicando
los casos anteriores existen g
1
medible y no negativa y g
2
medible, no
negativa y finita, tales que
λ
+
(A) =
_
A
g
1
dµ, λ

(A) =
_
A
g
2
dµ,
y por tanto para g = g
1
−g
2
, λ(A) =
_
A
g dµ.
Teorema de Radon–Nikodym III 4.4.5 Sea λ una medida compleja y µ
una medida σ–finita en (Ω, /), tales que λ ¸ µ. Entonces existe una
´ unica c.s.(/, µ) funci´on medible integrable g : Ω →C, tal que para cada
A ∈ /
λ(A) =
_
A
g dµ.
Demostraci´on. La unicidad es simple como en los resultados ante-
riores.
Para λ real λ = λ
+
− λ

siendo las dos medidas finitas y ambas
λ
±
¸ µ (h´agase como ejercicio), por lo que aplicando el Teorema de
Radon–Nikodym I , existen funciones medibles finitas no negativas g
1
, g
2
y g = g
1
−g
2
, tales que para cada A medible
λ(A) = λ
+
(A) −λ

(A) =
_
A
g dµ.
Para λ compleja λ = λ
1
+iλ
2
, tenemos λ
i
¸µ (h´agase como ejercicio),
por lo que aplicando el caso real se tiene el resultado.
Nota 4.4.6 En estos resultados parece que no puede haber una funci´on
g determinada, pues en un conjunto de medida nula podemos modificar-
la y sigue siendo una funci´on v´alida, sin embargo por una parte en la
demostraci´on del caso mas sencillo en el que λ y µ son positivas y finitas
se construye una con procedimientos “naturales” y no es de extra˜ nar que
en situaciones suficientemente regulares haya una m´as “can´onica” que
las dem´as. En (5.2.9), p´ag.181, veremos que esto es as´ı en R
n
.
Definici´on. Una funci´on g como en los teoremas anteriores tal que para
cada A ∈ /
λ(A) =
_
A
g dµ.
se llama derivada de Radon–Nikodym de λ respecto de µ y se denota
dλ/dµ, aunque dλ/dµ no es una funci´on sino cualquiera que lo satisfaga,
164 Cap´ıtulo 4. El Teorema de Radon–Nikodym
la cual es ´ unica c.s. (/, µ) en dos casos: si µ es σ–finita ´o si λ es finita (es
decir g es integrable). Si µ es la medida de Lebesgue, g se llama funci´on
de densidad de λ.
Con ayuda del siguiente resultado, veremos c´omo est´an relaciona-
das una medida compleja y su variaci´on en t´erminos de la derivada de
Rad´on–Nikodym.
Lema 4.4.7 Sea f : Ω → C, medible e integrable en un espacio de me-
dida finita (Ω, /, µ). Si E ∈ / es tal que f(E) ⊂ B[z, r] y µ(E) > 0,
entonces
_
E
fdµ/µ(E) ∈ B[z, r]. Si para todo E ∈ /, con µ(E) > 0,
[
_
E
fdµ[/µ(E) ≤ 1, entonces [f[ ≤ 1 c.s.
Demostraci´on. Lo primero es obvio. Lo segundo se sigue de que
E = ¦[f[ > 1¦ = f
−1
(B[0, 1]
c
) = ∪E
n
, pues todo abierto del plano,
en nuestro caso B[0, 1]
c
, es uni´on numerable de bolas cerradas B
n
y
tomamos E
n
= f
−1
(B
n
). Ahora bien si alg´ un µ(E
n
) > 0, tendr´ıamos
por la primera parte que
_
E
n
fdµ/µ(E
n
) ∈ B
n
y como B
n
est´a fuera de
la bola unidad, [
_
E
n
fdµ/µ(E
n
)[ > 1, lo cual es absurdo, por lo tanto
µ(E
n
) = 0 = µ(E).
Teorema de representaci´on polar de una medida 4.4.8 Sea λ una me-
dida compleja en el espacio medible (Ω, /). Entonces existe una funci´on
h: Ω →C, [λ[–integrable, tal que [h[ = 1 en Ω y h = dλ/d[λ[.
Demostraci´on. En primer lugar [λ[ es finita y λ ¸[λ[, pues [λ(A)[ ≤
[λ[(A), por tanto se sigue de (4.4.5) que existe h = dλ/d[λ[ y como
[λ(A)[ ≤ [λ[(A), por el resultado anterior tendremos que [h[ ≤ 1 c.s.,
ahora bien
λ(A) =
_
A
hd[λ[ ⇒ [λ(A)[ ≤
_
A
[h[ d[λ[ = ν(A),
y ν es una medida, pero [λ[ es la menor que verifica esa desigualdad, por
tanto para todo medible A,
_
A
1 d[λ[ = [λ[(A) ≤ ν(A) =
_
A
[h[ d[λ[,
lo cual implica, por (2.4.28), p´ag.98, que 1 ≤ [h[ c.s. ([λ[).
4.4. El Teorema de Radon–Nikodym 165
Proposici´on 4.4.9 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida, f : Ω → C, me-
dible e integrable, entonces
λ(A) =
_
A
f dµ ⇒ [λ[(A) =
_
A
[f[ dµ.
Demostraci´on. Por los resultados anteriores
λ(A) =
_
A
hd[λ[ =
_
A
f dµ,
y por el ejercicio (4.4.10)
[λ[(A) =
_
A
h
¯
hd[λ[ =
_
A
f
¯
hdµ,
siendo 0 ≤ f
¯
h = [f[ c.s., pues [λ[ y µ son positivas.
Otra forma de probar este resultado es la siguiente.
Proposici´on 4.4.10 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida, f : Ω →C, me-
dible e integrable, entonces
λ(A) =
_
A
f dµ ⇒ [λ[(A) =
_
A
[f[ dµ.
Demostraci´on. Consideremos la medida ν(A) =
_
A
[f[ dµ, para A ∈
/, entonces como
[λ(A)[ = [
_
A
f dµ[ ≤
_
A
[f[ dµ = ν(A),
tendremos que [λ[(A) ≤ ν(A). Veamos la otra desigualdad.
Sea f = f
1
+if
2
y consideremos sendas sucesiones de funciones sim-
ples g
1n
→f
1
y g
2n
→f
2
, tales que [g
1n
[ ≤ [f
1
[ y [g
2n
[ ≤ [f
2
[. Conside-
remos ahora las funciones simples complejas
g
n
=
[g
1n
+ig
2n
[ +I
¦g
1n
+ig
2n
=0]
g
1n
+ig
2n
+I
¦g
1n
+ig
2n
=0]

_
1, si f = 0,
]f]
f
, si f ,= 0,
por tanto [g
n
[ = 1, f
n
= fg
n
→ [f[, [f
n
[ = [f[ y [f[ integrable. Se sigue
del Teorema de la convergencia dominada, (2.4.13) (ver p´agina 92) que
para cualquier A medible
_
A
f
n
dµ →
_
A
[f[ dµ,
166 Cap´ıtulo 4. El Teorema de Radon–Nikodym
y si g
n
=

k
j=1
a
nj
I
A
nj
entonces [a
nj
[ = 1 y
¸
¸
¸
¸
_
A
f
n

¸
¸
¸
¸
=
¸
¸
¸
¸
_
A
g
n
f dµ
¸
¸
¸
¸
=
¸
¸
¸
¸
¸
¸
k

j=1
a
nj
_
A∩A
nj
f dµ
¸
¸
¸
¸
¸
¸
=
¸
¸
¸
¸
¸
¸
k

j=1
a
nj
λ(A∩ A
nj
)
¸
¸
¸
¸
¸
¸

k

j=1
[λ(A∩ A
nj
)[ ≤ [λ[(A).
y tomando l´ımites tendremos
_
A
[f[ dµ ≤ [λ[(A).
Y como consecuencia de ´el podemos probar el de la representaci´on
polar de una medida.
Teorema de representaci´on polar de una medida 4.4.11 Sea λ una me-
dida compleja en el espacio medible (Ω, /). Entonces existe una funci´on
h: Ω →C integrable, tal que [h[ = 1 en Ω y h = dλ/d[λ[.
Demostraci´on. En primer lugar [λ[ es finita y λ ¸[λ[, pues [λ(A)[ ≤
[λ[(A), por tanto se sigue de (4.4.5) que existe f = dλ/d[λ[ y por el re-
sultado anterior, [dλ/d[λ[[ = d[λ[/d[λ[ = 1, es decir [f[ = 1 c.s. (/, [λ[)
y si consideramos el medible A = ¦[f[ = 1¦, tendremos que [λ[(A
c
) = 0
y para h = I
A
f +I
A
c = dλ/d[λ[, [h[ = 1.
Definici´on. Diremos que una funci´on medible f : Ω → R es integrable
respecto de una medida compleja
λ = λ
1
+iλ
2
= λ
+
1
−λ

1
+iλ
+
2
−iλ

2
,
si es integrable respecto de las medidas reales λ
i
, es decir si lo es respecto
de las medidas λ
±
i
en cuyo caso definimos su integral como
_
f dλ =
_
f dλ
1
+i
_
f dλ
2
=
_
f dλ
+
1

_
f dλ

1
+i
_
f dλ
+
2
−i
_
f dλ

2
.
Si f = f
1
+if
2
: Ω →C es medible, diremos que es λ–integrable si lo
son f
1
y f
2
, en cuyo caso definimos
_
f dλ =
_
f
1
dλ +i
_
f
2
dλ.
4.4. El Teorema de Radon–Nikodym 167
Proposici´on 4.4.12 Sea λ ∈ /(/, C), entonces f : Ω → C medible es
λ–integrable si y s´ olo si es [λ[–integrable y si consideramos la funci´ on
h = dλ/d[λ[ del resultado anterior con [h[ = 1, se tiene que
_
f dλ =
_
fhd[λ[.
Demostraci´on. La equivalencia entre integraciones se sigue f´acil-
mente de
λ
±
i
≤ λ
+
i


i
= [λ
i
[ ≤ [λ[ ≤ [λ
1
[ +[λ
2
[ = λ
+
1


1

+
2


2
,
y del ejercicio (2.4.7), p´agina 99.
La igualdad de integrales se demuestra para funciones indicador, sim-
ples y en general para funciones integrables utilizando la linealidad y el
teorema de la convergencia dominada, p´ag.92.
Ejercicios
Ejercicio 4.4.1 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida y f una funci´ on medible
no negativa. Si definimos la medida λ(A) =
_
A
f dµ, demostrar que para cada
funci´ on medible g
_
g dλ =
_
fg dµ,
en el sentido de que si una de las integrales existe tambi´en la otra y son iguales.
Ejercicio 4.4.2 Sean λ
1
, λ
2
y λ
3
medidas, λ
2
y λ
3
σ–finitas, en (Ω, /), de-
mostrar que si λ
1
¸ λ
2
y λ
2
¸ λ
3
, entonces λ
1
¸ λ
3
y adem´ as se tiene
que

1

3
=

1

2

2

3
.
Ejercicio 4.4.3 Sean µ y ν medidas σ–finitas, con ν ¸ µ y sea λ = µ + ν.
Demostrar que ν ¸ λ y si f = dν/dλ, entonces 0 ≤ f < 1 c.s (µ) y que
dν/dµ = f/(1 −f).
Ejercicio 4.4.4 Sean λ y µ medidas σ–finitas en (Ω, /), demostrar que son
equivalentes las condiciones:
(a) µ ¸λ y λ ¸µ.
(b) |A ∈ / : µ(A) = 0¦ = |A ∈ / : λ(A) = 0¦.
(c) Existe una funci´ on medible g : Ω →(0, ∞), tal que λ(A) =
_
A
g dµ.
168 Cap´ıtulo 4. El Teorema de Radon–Nikodym
Ejercicio 4.4.5 Demostrar que si (Ω, /, µ) es un espacio de medida σ–finita,
existe una medida finita λ, que tiene los mismos conjuntos nulos que µ.
Ejercicio 4.4.6 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida finita y f : Ω → C inte-
grable. Demostrar que si S es un cerrado de C, tal que para cada E ∈ / con
µ(E) > 0, se tiene
1
µ(E)
_
E
f dµ ∈ S
entonces f(x) ∈ S c.s.
Ejercicio 4.4.7 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida. Demostrar que
|λ ∈ /(/, R) : λ ¸µ¦,
es un subespacio vectorial cerrado del espacio de Banach /(/, R).
Ejercicio 4.4.8 Sean ν
1
¸ µ
1
en (Ω
1
, /
1
) y ν
2
¸ µ
2
en (Ω
2
, /
2
), medidas
σ–finitas. Demostrar que ν
1
ν
2
¸µ
1
µ
2
y que
d(ν
1
ν
2
)
d(µ
1
µ
2
)
(x, y) =

1

1
(x)

2

2
(y).
Ejercicio 4.4.9 Sea f medible compleja integrable respecto de una medida
compleja λ, demostrar que
¸
¸
¸
¸
_
f dλ
¸
¸
¸
¸

_
[f[ d[λ[.
Ejercicio 4.4.10 Sean µ y ν medidas y f µ-integrable y g ν-integrable, tales
que para todo A ∈ /,
_
A
fdµ =
_
A
gdν, entonces para toda h medible acotada
_
A
fhdµ =
_
A
ghdν
4.5. Singularidad
En esta lecci´ on consideraremos otra propiedad de las medidas, de la
que hemos hablado en el Teorema de descomposici´on de Jordan, p´ag.150,
y que en cierto modo es opuesta a la de la absoluta continuidad.
Definici´on. Sea λ una medida arbitraria (medida positiva, carga ´o me-
dida compleja) en (Ω, /) y A ∈ /. Diremos que λ est´a concentrada en
A si λ(E) = 0 para cualquier E ∈ / tal que E ⊂ A
c
.
4.5. Singularidad 169
Nota 4.5.1 Que λ est´e concentrada en A equivale a que para cada E ∈
/, λ(E) = λ(A∩E). Observemos que en el caso de que sea una medida
λ est´a concentrada en A ⇔ λ(A
c
) = 0.
Definici´on. Diremos que λ
1
y λ
2
medidas arbitrarias en (Ω, /) son
singulares y lo denotaremos λ
1
⊥ λ
2
, si existen A, B ∈ / disjuntos tales
que λ
1
est´a concentrada en A y λ
2
en B.
Ejemplo 4.5.2 Si λ = λ
+
− λ

es la descomposici´on de Jordan de una
carga λ, entonces λ
+
⊥ λ

, pues si P, N es una descomposici´on de Hahn,
λ
+
(A) = λ(A∩P) y λ

(A) = −λ(A∩N), por tanto λ
+
est´a concentrada
en P y λ

en N.
Veamos unas cuantas propiedades elementales de la singularidad y
su relaci´on con la absoluta continuidad.
Proposici´on 4.5.3 Sean λ, λ
1
y λ
2
cargas ´o medidas complejas en el
espacio de medida (Ω, /, µ). Entonces:
(a) λ est´a concentrada en A ∈ / si y s´olo si [λ[ est´a concentrada en
A ∈ /.
(b) λ
1
⊥ λ
2
si y s´olo si [λ
1
[ ⊥ [λ
2
[.
(c) Si λ
1
⊥ µ y λ
2
⊥ µ, entonces λ
1

2
⊥ µ.
(d) Si λ
1
¸µ y λ
2
⊥ µ, entonces λ
1
⊥ λ
2
.
(e) λ ⊥ λ si y s´olo si λ = 0.
(f) Si λ ¸µ y λ ⊥ µ, entonces λ = 0.
Demostraci´on. (a) ⇒ Si λ(B) = 0 para todo B ⊂ A
c
[λ[(A
c
) = sup¦
n

i=1
[λ(A
i
)[ : A
i
∈ /, disjuntos, ∪A
i
= A
c
¦ = 0.
⇐ se sigue de que [λ(E)[ ≤ [λ[(E).
(b) Es consecuencia de (a).
(c) Existen conjuntos disjuntos A
1
, B
1
∈ / tales que λ
1
est´a concen-
trada en A
1
y µ en B
1
y conjuntos disjuntos A
2
, B
2
∈ / tales que λ
2
est´a concentrada en A
2
y µ en B
2
, por tanto λ
1
+ λ
2
est´a concentrada
en A = A
1
∪ A
2
y µ en B = B
1
∩ B
2
siendo A∩ B = ∅.
(d) Como λ
2
⊥ µ existen A y B medibles disjuntos tales que λ
2
est´a concentrada en A y µ en B, pero entonces para todo E medible
µ(E ∩ A) = 0, por tanto λ
1
(E ∩ A) = 0 y λ
1
est´a concentrada en A
c
y
λ
1
⊥ λ
2
.
170 Cap´ıtulo 4. El Teorema de Radon–Nikodym
(e) λ est´a concentrada en A y en B medibles disjuntos, por tanto
para todo E medible
λ(E) = λ(E ∩ A) = λ(E ∩ A∩ B) = λ(∅) = 0.
(f) Es una simple consecuencia de (d) y (e).
En el Teorema de decomposici´on de Jordan hemos visto c´omo toda
carga puede ponerse como diferencia de dos medidas positivas. Ahora
veremos c´omo la absoluta continuidad y la singularidad son propiedades
en base a las cuales podemos realizar otro tipo de descomposici´on de una
medida dada.
Teorema de descomposici´on de Lebesgue 4.5.4 Sea (Ω, /, µ) un espa-
cio de medida y λ una medida σ–finita ´o compleja, entonces existen ´ uni-
cas medidas λ
a
y λ
s
, tales que
λ
a
¸µ, λ
s
⊥ µ y λ = λ
a

s
.
Demostraci´on. Veamos en primer lugar la unicidad: supongamos
que existen dos descomposiciones
λ
a

s
= λ = ν
a

s
,
con λ
s
y µ concentradas en A y A
c
respectivamente y ν
s
y µ en B y B
c
,
de este modo µ est´a concentrada en A
c
∩ B
c
y λ
s
y ν
s
en A∪ B, por lo
tanto
E ⊂ A∪ B ⇒ µ(E) = 0 ⇒ λ
a
(E) = ν
a
(E) = 0
⇒ λ
s
(E) = ν
s
(E)
E ⊂ A
c
∩ B
c
⇒ λ
s
(E) = ν
s
(E) = 0 ⇒ λ
a
(E) = ν
a
(E),
y por aditividad se sigue la unicidad. Para la existencia consideremos
primero el caso en que λ es una medida finita y sea ^
µ
= ¦A ∈ / :
µ(A) = 0¦, ahora consideremos una sucesi´on A
n
∈ ^
µ
tal que
λ(A
n
) ↑ s = sup¦λ(A) : A ∈ ^
µ
¦,
por tanto para N = ∪A
n
∈ ^
µ
, pues µ(N) = 0, y como λ(A
n
) ≤ λ(N) ≤
s, tendremos que λ(N) = s y para las medidas finitas
λ
a
(A) = λ(A∩ N
c
), λ
s
(A) = λ(A∩ N),
4.5. Singularidad 171
es λ = λ
a

s
, λ
s
⊥ µ y λ
a
¸µ, pues si B ∈ /
µ(B) = 0 ⇒ µ(N ∪ (B ∩ N
c
)) = 0 ⇒
⇒ λ(N) ≤ λ(N ∪ (B ∩ N
c
)) ≤ λ(N)
⇒ λ
a
(B) = λ(B ∩ N
c
) = 0,
pues λ es finita.
Si λ es una medida σ–finita consideramos una partici´on A
n
∈ / de
Ω, con λ(A
n
) < ∞ y aplicamos el resultado anterior a cada espacio de
medida (A
n
, /
]A
n
, λ
]A
n
) y sean N
n
⊂ A
n
los conjuntos con µ(N
n
) = 0
correspondientes. Ahora para N = ∪N
n
, tendremos que µ(N) = 0 y las
medidas correspondientes
λ
a
(A) = λ(A∩ N
c
), λ
s
(A) = λ(A∩ N),
forman una descomposici´on de Lebesgue de λ, pues λ = λ
a

s
, λ
s
⊥ µ
y λ
a
¸µ, pues si para un B fuese µ(B) = 0, tendr´ıamos µ(A
n
∩B) = 0
y por tanto λ(A
n
∩ B ∩ N
c
n
) = 0, de donde λ(A
n
∩ B ∩ N
c
) = 0 y para
la uni´on λ
a
(B) = λ(B ∩ N
c
) = 0.
Para λ compleja consideramos la medida finita [λ[ y el conjunto N
correspondiente, entonces
λ
a
(A) = λ(A∩ N
c
), λ
s
(A) = λ(A∩ N),
forman una descomposici´on de Lebesgue de λ, pues λ = λ
a

s
, λ
s
⊥ µ
pues µ(N) = 0 y λ
a
¸ µ, pues si para un B medible fuese µ(B) = 0,
tendriamos [λ[(B ∩ N
c
) = 0, pues [λ[
a
¸µ y

a
(B)[ = [λ(B ∩ N
c
)[ ≤ [λ[(B ∩ N
c
) = 0.
Ejercicios
Ejercicio 4.5.1 Demostrar que si λ
1
y λ
2
son complejas y λ
1
⊥ λ
2
, entonces

1

2
[ = [λ
1
[ +[λ
2
[.
172 Cap´ıtulo 4. El Teorema de Radon–Nikodym
4.6. Bibliograf´ıa y comentarios
Los libros consultados en la elaboraci´on de este tema han sido:
Ash, R.B.: “Real Analysis and Probability”. Ac.Press, 1972.
Cohn, D.L.: “Measure theory”. Birkhauser (Boston), 1980.
Dunford, N. and Schwartz, J.T.: “Linear operators, Vol,I ”. John Wiley–Interscience
Pub., 1958.
Folland, G.B.: “Real Analysis. Modern Techniques and their applications”, John
Wiley, 1984.
Mukherjea, A. and Pothoven, K.: “Real and functional Analysis”. Plenum Press,
1978.
Munroe, M.E.: “Measure and integration”. Addison Wesley, 1971.
Rudin, W.: “Real and complex analysis”. Tata McGraw-Hill, 1974.
Yosida, K.: “Functional Analysis”. Springer-Verlag, 1974.
Como bibliograf´ıa complementaria podemos considerar los siguientes
libros:
Hewitt, E. and Stromberg, K.: “Real and abstract analysis”. Springer–Verlag,
1965.
Wheeden, R.L. and Zygmund, A.: “Measure and integral. An introduction to Real
Analysis”. Marcel Dekker, Inc. 1977.
Zaanen, A.C.: “Integration”. North–Holland, 1967.
La descomposici´on de Jordan de una medida est´a ´ıntimamente rela-
cionada con la descomposici´on de una funci´on de variaci´on acotada, como
diferencia de funciones crecientes, que veremos en el siguiente cap´ıtulo.
En cuanto al Teorema de Radon–Nikodym, nace con el an´alisis que
hace Lebesgue del Teorema fundamental del c´alculo (al que dedicare-
mos el siguiente cap´ıtulo), en cuyo libro
Lebesgue, H.: “Le¸ cons sur l’integration” (1a.edici´ on 1903, 2a.edici´ on 1928). Reimp.
de 2a. ed. por Chelsea Pub. Comp., 1973.
da una condici´on necesaria y suficiente, para que una funci´on f : [0, 1] →
R se exprese como una integral indefinida. Al a˜ no siguiente Vitali
Vitali, G.: “Sulle funzioni integrali”. Atti. Acc. Sci. Torino, 40, pp.1021–1034. A˜ no
1904–1905.
caracteriza tales funciones como las absolutamente continuas (ver p´ag.182).
Los resultados de estos dos autores fueron extendidos en 1913 por
Radon, J.: “Theorie und Anwendungen der absolut additiven Mengenfunctionen”.
S.B. Akad. Wiss. Wien, 122, 1295–1438, 1913.
4.6. Bibliograf´ıa y comentarios 173
para una medida de Borel en un espacio eucl´ıdeo. Y en 1929–30 por
Nikodym, O.M.: “Sur les fonctions d’esembles”. Comp. Rend. I Cong. Math. Pays
Slaves, Warsaw, 303-313, 1929.
Nikodym, O.M.: “Sur une generalisation des integrales de M.J.Radon”. Fund. Math.
15, 131-179, 1930.
Por otra parte en 1939
Bochner, S.: “Additive set functions on groups”. Ann. Math., 2, 40, 769–799, 1939.
prueba una versi´on del teorema para el caso en que λ y µ son aditivas.
Su prueba original utiliza la versi´on numerablemente aditiva, as´ı como
el Teorema de Lebesgue sobre diferenciaci´on de funciones mon´otonas. Su
enunciado es el siguiente:
Teorema 4.6.1 Sea / un ´algebra en Ω y λ y µ medidas complejas adi-
tivas tales que:
(a) sup¦[µ(A)[ : A ∈ /¦ < ∞ .
(b) Para cada > 0 existe un δ > 0 tal que si [µ(A)[ < δ, entonces
[λ(A)[ < .
Entonces existe una sucesi´on de funciones simples s
n
, tal que para A ∈ /
λ(A) = lim
_
A
s
n
dµ.
En 1940 Von Neumann demuestra el Teorema de Radon–Nikodym
Neumann, J. Von,: “On rings of operators III ”. Ann.Math.2, 41, 94-161, 1940.
para λ ¸µ donde λ y µ son medidas acotadas, utilizando exclusivamente
el hecho de que L
2
(Ω, λ +µ) = L
2
(Ω, λ +µ)

.
Remitimos al lector interesado en una versi´on distinta del Teorema
de Radon–Nikodym, a la p.318 del Hewitt–Stromberg.
Por ´ ultimo, el Teorema de Radon–Nikodym es una de las herramientas
fundamentales en la teor´ıa de las medidas vectoriales y con ´el se intro-
duce un punto de vista para el estudio y clasificaci´on de los espacios de
Banach. A este respecto recomendamos el Dunford–Schwartz y el
m´as reciente
Diestel–Uhl: “Vector measures”, AMS, 15, 1977.
Por ´ ultimo queremos destacar la profunda relaci´on existente entre la
derivada de Radon–Nikodym y dos conceptos en principio sin conexi´on
aparente: El de esperanza condicionada (estad´ıstica) y el de proyecci´ on
(espacios de Hilbert). De esto hablaremos en cap´ıtulos posteriores.
174 Cap´ıtulo 4. El Teorema de Radon–Nikodym
Fin del Cap´ıtulo 4
Cap´ıtulo 5
Diferenciaci´ on
5.1. Introducci´ on
El Teorema fundamental del c´alculo de la teor´ıa cl´asica de Riemann
asegura que:
(a) Si f es Riemann integrable en [a, b] y
F(x) =
_
x
a
f(t)dt
entonces F es continua en [a, b]. Si f es continua en un x ∈ [a, b], entonces
F es diferenciable en x y F
t
(x) = f(x).
(b) Si F es diferenciable en [a, b] y F
t
es Riemann integrable en [a, b],
entonces
F(b) −F(a) =
_
b
a
F
t
(t)dt.
En este tema estudiaremos los resultados correspondientes a la teor´ıa
de Lebesgue, para la que se tiene:
(c) Si f es Lebesgue integrable en [a, b] y
F(x) =
_
x
a
f(t)dm
175
176 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
entonces F es absolutamente continua en [a, b] y por tanto continua (esto
ya lo sab´ıamos, ver el ejercicio (2.4.24), p´agina 101). Si f es continua en
un x ∈ [a, b], entonces F es diferenciable en x y F
t
(x) = f(x), pues dado
> 0 existe un δ > 0 tal que si [t − x[ ≤ δ entonces [f(x) − f(t)[ ≤ ,
pero entonces para 0 ≤ r ≤ δ
¸
¸
¸
¸
F(x +r) −F(x)
r
−f(x)
¸
¸
¸
¸

1
r
_
x+r
x
[f −f(x)[ dm ≤ .
Pero veremos m´ as, aunque f no sea continua tendremos que F
t
= f c.s.
Rec´ıprocamente veremos que si F es absolutamente continua en [a, b],
entonces es de la forma
F(x) = F(a) +
_
x
a
f(t)dm,
donde f es Lebesgue integrable y f = F
t
c.s..
5.2. Diferenciaci´on de medidas
En esta lecci´on consideramos el espacio (R
n
, B(R
n
), m), con m la
medida de Lebesgue.
Lema 5.2.1 Sea ( una colecci´on de bolas abiertas de R
n
y sea U su
uni´on, entonces
m(U) ≤ sup¦3
n
m

i=1
m(B
i
) : B
1
, . . . , B
m
∈ ( disjuntas¦.
Demostraci´on. Por ser regular la medida de Lebesgue (ver (1.6.24),
p´agina 48), dado r < µ(U), existe un compacto K ⊂ U, con r < m(K)
y como las bolas de ( lo recubren podemos extraer un subrecubrimiento
finito ¦A
i
¦
k
i=1
. Ahora elegimos B
1
como la bola A
i
de radio mayor, B
2
la de radio mayor entre las que no cortan a B
1
y as´ı sucesivamente hasta
la ´ ultima B
m
. De este modo para cualquier A
i
hay una B
j
a la que
corta y tiene radio mayor o igual que el de A
i
, por lo tanto si denotamos
5.2. Diferenciaci´ on de medidas 177
con B
t
j
la bola con igual centro que B
j
y radio triple, tendremos que
K ⊂ ∪A
i
⊂ ∪B
t
i
y por tanto
r < m(K) ≤
m

i=1
m(B
t
i
) = 3
n
m

i=1
m(∪B
i
).
Definici´on. Denotaremos con L
1loc
el espacio de las funciones medibles
f : R
n
→ C integrables en cada compacto, a las que llamaremos local-
mente integrables y si f ∈ L
1loc
definimos el valor promedio de f en cada
bola B(x, r) como
P
f
(x, r) =
1
m(B(x, r))
_
B(x,r)
f dm.
Nota 5.2.2 Debemos observar que las integrales podemos hacerlas en
bolas abiertas o cerradas indistintamente, pues las esferas tienen medida
nula ya que m(B(x, r)) = r
n
m(B), para B la bola unidad abierta, y
S(x, r) ⊂ B(x, r+)]¸B(x, r−) ⇒ m[S(x, r)] ≤ m[B]((r+)
n
−(r−)
n
),
y basta hacer →0.
Lema 5.2.3 Para cada f ∈ L
1loc
, la funci´on P
f
(x, r) es continua en r
para cada x y medible en x para cada r.
Demostraci´on. Para la continuidad en r, como m(B(x, r)) = r
n
m(B),
basta demostrar que g(r) =
_
B(x,r)
f dm es continua. Para ello sea > 0,
entonces (ver la Nota (5.2.2)), para las coronas C

= B[x, r +]¸B[x, r]
C

↓ ∅ ⇒ [g(r +) −g(r)[ ≤
_
C

[f[ dm →0, ( →0),
pues
_
A
[f[ es una medida en A. Por otro lado para ver la medibilidad
en x basta demostrar que fijado r lo es
_
B(x,r)
f dm,
ahora por el argumento estandar (indicadores, simples, TCM, etc.) basta
verlo para f = I
A
, y esto es consecuencia de (3.3.6), p´ag.121, pues
m[A∩ B[x, r]] = m[(R
n
A∩ ¦(z, y) ∈ R
2n
: |z −y| ≤ r¦)
x
].
178 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
Definici´on. Para cada f ∈ L
1loc
definimos su funci´on maximal de
Hardy–Littlewood
Hf(x) = sup
r>0
P
]f]
(x, r) = sup
r>0
1
m(B(x, r))
_
B(x,r)
[f[ dm.
Proposici´on 5.2.4 Hf es medible.
Demostraci´on. Por el Lema para cada x P
]f]
(x, r) es continua en
r, por tanto sup
r>0
P
]f]
(x, r) = sup
r>0,r∈Q
P
]f]
(x, r), y como ahora la
familia es numerable y las funciones son medibles, Hf es medible.
Teorema maximal 5.2.5 Para toda f ∈ L
1
y todo α > 0
m¦Hf > α¦ ≤
3
n
α
_
[f[ dm.
Demostraci´on. Para cada x ∈ E
α
= ¦Hf > α¦, existe r
x
> 0 tal
que P
]f]
(x, r
x
) > α, entonces como B = ∪B(x, r
x
) contiene a E
α
, si
c < m(E
α
) entonces c < m(B) y tendremos por (5.2.1) que existe una
colecci´on finita de estas bolas que son disjuntas, B
1
, . . . , B
n
, para las que
c < 3
n
n

i=1
m(B
i
) ≤
3
n
α
n

i=1
_
B
i
[f[ dm ≤
3
n
α
_
[f[ dm,
ahora basta hacer c ↑ m(E
α
).
Estos resultados nos permiten estudiar teoremas fundamentales de
diferenciaci´on en el sentido de que nos dan informaci´on sobre el compor-
tamiento l´ımite de cocientes incrementales.
Teorema 5.2.6 Sea f ∈ L
1loc
, entonces l´ım
r→0
P
f
(x, r) = f(x) c.s.
Demostraci´on. Basta demostrar el resultado en cada conjunto aco-
tado ¦|x| ≤ N¦ y como para cada x de este conjunto vamos a integrar
f en B(x, r) con r peque˜ no, por tanto para r < 1 s´olo evaluaremos f en
puntos de ¦|y| ≤ N + 1¦, podemos considerar que f se anula fuera de
esa bola y por tanto que es integrable. Ahora bien, veremos en (10.2.7),
p´agina 312, que las funciones (
c
(R
n
), continuas de soporte compacto
(por tanto integrables) son densas en las integrables por lo que dado
5.2. Diferenciaci´ on de medidas 179
> 0 existe una funci´on continua e integrable g tal que
_
[f − g[ ≤ y
como por continuidad
[P
g
(x, r) −g(x)[ =
1
m(B(x, r))
¸
¸
¸
¸
¸
_
m(B(x,r))
g(y) −g(x)
¸
¸
¸
¸
¸

1
m(B(x, r))
_
m(B(x,r))
[g(y) −g(x)[ →0, r →0,
tendremos que
l´ımsup
r→0
[P
f
(x, r) −f(x)[ =
= l´ımsup
r→0
[P
f−g
(x, r) +P
g
(x, r) −g(x) + (g −f)(x)[
≤ H(f −g)(x) +[f −g[(x).
y si llamamos
A
α
= ¦x : l´ımsup
r→0
[P
f
(x, r) −f(x)[ > α¦,
B
α
= ¦[f −g[ > α¦, C
α
= ¦Hf −g > α¦
entonces A
α
⊂ B
α/2
∪ C
α/2
>, y como αm(B
α
) ≤
_
B
α
[f − g[ ≤ ,
tendremos por el Teorema de maximalidad que
m(A
α
) ≤
2
α
+
23
n
α
,
por tanto m(A
α
) = 0.
Lo que acabamos de demostrar equivale a decir que
1
m[C]
_
C
[f −f(x)]dm →0, si C = B(x, r) y r →0,
lo cual implica que el promedio de f −f(x) en cada bola C es peque˜ no
cuando r se hace peque˜ no. Cabr´ıa pensar que esto es debido a un efecto
de cancelaci´on de signos, pero no es as´ı pues se tiene el siguiente resultado
m´as fuerte.
Teorema 5.2.7 Sea f ∈ L
1loc
, entonces para x ∈ R
n
c.s. se tiene
1
m[B(x, r)]
_
B(x,r)
[f −f(x)[dm →0, r →0,
180 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
Demostraci´on. Sea D ⊂ C denso y numerable y para cada z ∈ D
apliquemos el teorema anterior a [f − z[, entonces existe un Lebesgue
medible nulo E
z
fuera del cual
l´ım
r→0
1
m[B(x, r)]
_
B(x,r)
[f(y) −z[dm = [f(x) −z[,
y para cada x fuera de E = ∪E
z
y > 0 existe un z ∈ D, tal que
[f(x) −z[ < , por tanto [f(y) −f(x)[ ≤ [f(y) −z[ + y como x / ∈ E
z
l´ımsup
r→0
1
m[B(x, r)]
_
B(x,r)
[f(y) −f(x)[dm = [f(x) −z[ + < 2,
y el resultado se sigue.
Finalmente daremos el resultado m´as general, en el que en lugar de
bolas centradas en x en las que integramos nuestra funci´on, consideramos
otro tipo de conjuntos que ni siquiera tienen que contener al punto x.
Definici´on. Diremos que una familia de medibles E
r
∈ B(R
n
) (para
r > 0) encoge suavemente hacia x si existe una constante α > 0 tal que:
(i) Cada E
r
⊂ B(x, r), (ii) αm(B(x, r)) ≤ m(E
r
).
Teorema de diferenciaci´on de Lebesgue 5.2.8 Sea f ∈ L
1loc
, entonces
para x ∈ R
n
c.s. y E
r
∈ B(R
n
) una familia que encoge suavemente hacia
x, se tiene
l´ım
r→0
1
m[E
r
]
_
E
r
[f −f(x)[ dm = 0.
En particular si f es real y tiene integral (´o es compleja y es integrable)
y definimos la carga finita en los compactos (´ o medida compleja) λ(E) =
_
E
f dm, entonces l´ımλ(E
r
)/m[E
r
] = f(x).
Demostraci´on. Por definici´on existe un α > 0 tal que
1
m[E
r
]
_
E
r
[f −f(x)[ dm ≤
1
m[E
r
]
_
B(x,r)
[f −f(x)[ dm

1
αm[B(x, r)]
_
B(x,r)
[f −f(x)[ dm,
y el resultado se sigue del teorema anterior.
5.2. Diferenciaci´ on de medidas 181
Teorema 5.2.9 Sea µ una carga, finita en los compactos, ´o una medida
real o compleja. Entonces c.s. existe
Dµ(x) = l´ım
r→0
µ(E
r
)
m(E
r
)
,
(para E
r
encogi´endose suavemente a x) y Dµ = dµ
a
/dm, para µ =
µ
a

s
la descomposici´on de Lebesgue.
Demostraci´on. Para µ
a
se sigue del resultado anterior, por tanto
basta demostrar que lim
r→0
µ
s
(E
r
)
m(E
r
)
= 0 c.s., para lo cual basta considerar
E
r
= B(x, r) y que µ
s
= λ es positiva, finita en los acotados y singular
λ ⊥ m, pues
¸
¸
¸
¸
µ
s
(E
r
)
m(E
r
)
¸
¸
¸
¸


s
[(E
r
)
m(E
r
)


s
[(B(x, r))
αm(B(x, r))
.
Sea A un boreliano tal que λ(A) = m(A
c
) = 0, definamos para k ∈ N
A
k
= ¦x ∈ A : l´ımsup
r→0
λ(B(x, r))
m(B(x, r))
>
1
k
¦,
y veamos que m(A
k
) = 0. Por ser λ finita en los acotados es regular (ver
(1.6.24), p´agina 48), por tanto como λ(A) = 0, para cada > 0 existe
un abierto U

⊃ A, tal que λ(U

) < . Por definici´on de A
k
, para cada
x ∈ A
k
existe una bola abierta B
x
, centrada en x tal que B
x
⊂ U

y
λ(B
x
) > m(B
x
)/k. Sea V

= ∪B
x
y c < m(V

), entonces por el Lema
5.2.1, hay una colecci´on finita y disjunta de estas bolas B
1
, . . . , B
m
, tales
que
c < 3
n
m

i=1
m(B
i
) ≤ 3
n
k
m

i=1
λ(B
i
) ≤ 3
n
kλ(V

) ≤ 3
n
kλ(U

) ≤ 3
n
k,
por tanto m(V

) ≤ 3
n
k y como A
k
⊂ V

, m(A
k
) = 0.
182 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
5.3. Derivaci´on e integraci´ on
En esta lecci´on estudiaremos el Teorema fundamental del c´alculo en
el contexto de la integraci´on de Lebesgue. Para ello utilizaremos dos
propiedades fundamentales de las funciones reales, directamente relacio-
nadas con este problema, la variaci´on acotada y la absoluta continuidad.
5.3.1. Funciones de variaci´ on acotada.
Definici´on. Dada una funci´on F : I ⊂ R → K (K = R ´o C), llamamos
variaci´on de F en un intervalo J ⊂ I a
v
F
¦J¦ = sup¦
n

i=1
[F(t
i
) −F(t
i−1
)[ : t
0
≤ ≤ t
n
∈ J¦,
y diremos que F es de variaci´on acotada en J si v
F
¦J¦ < ∞ y de
variaci´on acotada si v
F
¦I¦ < ∞.
Para I = R, llamamos variaci´on de F a la funci´on creciente v
F
(x) =
v
F
¦(−∞, x]¦ (y para I = [a, b], v
F
(x) = v
F
¦[a, x]¦). Diremos que F se
anula en −∞si F(−∞) = l´ım
x→−∞
F(x) = 0 y denotaremos con 1
0
(R)
el K–espacio vectorial de las funciones F : R → K de variaci´on acotada
que se anulan en −∞ y son continuas a la derecha.
Nota 5.3.1 Observemos que si F es de variaci´on acotada en un inter-
valo [a, b], entonces se puede extender con F(x) = F(a) para x < a y
F(x) = F(b) para x > b a una F de variaci´ on acotada en todo R; y
rec´ıprocamente si F es de variaci´on acotada en R, su restricci´on a cada
intervalo [a, b] es de variaci´on acotada en [a, b].
Definici´on. Diremos que F : I → C es absolutamente continua (para
I = R ´o I = [a, b]) si para cada > 0 existe δ > 0, tal que si
(a
1
, b
1
), . . . , (a
n
, b
n
),
son intervalos disjuntos de I para los que

(b
i
−a
i
) ≤ δ, entonces

[F(b
i
) −F(a
i
)[ ≤ .
5.3. Derivaci´ on e integraci´ on 183
Nota 5.3.2 Se demuestra f´acilmente que si F : I →R es absolutamente
continua, entonces es uniformemente continua, sin embargo hay funcio-
nes uniformemente continuas, incluso de variaci´on acotada, que no son
absolutamente continuas. Por otra parte si F es diferenciable y su de-
rivada es acotada, entonces como una simple consecuencia del teorema
del valor medio, F es absolutamente continua.
Veremos en 5.3.11 que una funci´on absolutamente continua es de
variaci´on acotada en cada intervalo compacto, sin embargo no lo es ne-
cesariamente en R, como por ejemplo para F(x) = x.
Nota 5.3.3 Es inmediato probar que si f, g : R → R son de variaci´on
acotada tambi´en f + g y f − g, pues v
f±g
≤ v
f
+ v
g
. Tambi´en es f´acil
ver que si f es mon´otona y acotada, entonces es de variaci´on acotada, de
hecho v
f
(x) = f(x) − f(−∞) y por lo anterior tambi´en es de variaci´on
acotada la diferencia de dos de este tipo. El siguiente resultado prueba
el rec´ıproco de esto.
Lema 5.3.4 Si F : R → R es de variaci´on acotada v
F
+ F y v
F
− F
son acotadas y crecientes y por tanto existen funciones f y g acotadas
y crecientes, por ejemplo f = (v
F
+ F)/2 y g = (v
F
− F)/2, tales que
F = f −g.
Demostraci´on. En primer lugar F es acotada, pues para x < y
[F(y) −F(x)[ ≤ [F(y) −F(x)[ +v
F
(x) ≤ v
F
(y) ≤ v
F
(∞) < ∞,
por tanto v
F
+ F es acotada. Ahora como −F tambi´en es de variaci´on
acotada, basta ver que v
F
+F es creciente. Sea x < y y > 0, entonces
existen x
0
< < x
n
= x, tales que
v
F
(x) − ≤
n

i=1
[F(x
i
) −F(x
i−1
)[,
y como [F(y) −F(x)[ +F(y) −F(x) ≥ 0, tendremos que
v
F
(y) +F(y) ≥
n

i=1
[F(x
i
) −F(x
i−1
)[ +[F(y) −F(x)[ +F(y)
≥ v
F
(x) +F(x) −,
y el resultado se sigue.
184 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
Proposici´on 5.3.5 Sea F : R →K de variaci´on acotada, entonces:
(a) v
F
es creciente y se anula en −∞.
(b) Si F es continua a la derecha, entonces v
F
tambi´en, por tanto es
una funci´on de distribuci´on y v
F
∈ 1
0
(R).
Demostraci´on. (a) De la definici´on se sigue que si J
1
⊂ J
2
, entonces
v
F
¦J
1
¦ ≤ v
F
¦J
2
¦, en particular si x < y
0 ≤ v
F
(x) = v
F
¦(−∞, x]¦ ≤ v
F
¦(−∞, y]¦ = v
F
(y).
Ahora dado > 0 y un x ∈ R, existen x
0
< < x
n
= x, tales que
n

i=1
[F(x
i
) −F(x
i−1
)[ > v
F
(x) −,
como por otra parte para t < x
0
,
v
F
(t) +
n

i=1
[F(x
i
) −F(x
i−1
)[ ≤ v
F
(x),
tendremos que para t < x
0
, v
F
(t) < , por tanto l´ım
x→−∞
v
F
(x) = 0.
(b) Sea x
n
↓ x y > 0. Por la continuidad existe un δ > 0, tal que si
0 < t −x < δ, [F(t) −F(x)[ ≤ , por otra parte como antes, dado y > x
existen t
0
< < t
m
= y, tales que
v
F
(y) − <
m

i=1
[F(t
i
) −F(t
i−1
)[,
y sin p´erdida de generalidad podemos suponer que uno de los puntos
de la partici´on es t
k
= x y que t
k+1
− x < δ (para ello si es necesario
metemos dos puntos m´as, con lo que la expresi´on de la derecha aumenta),
por tanto
v
F
(y) <
k

i=1
[F(t
i
) −F(t
i−1
)[ + 2 +
m

i=k+2
[F(t
i
) −F(t
i−1
)[
≤ v
F
(x) + 2 +v
F
(y) −v
F
(t
k+1
) ⇒
v
F
(t
k+1
) ≤ v
F
(x) + 2,
y para los x
n
< t
k+1
, tendremos por ser v
F
mon´otona creciente que
v
F
(x) ≤ v
F
(x
n
) ≤ v
F
(t
k+1
) ≤ v
F
(x) + 2,
y el resultado se sigue.
5.3. Derivaci´ on e integraci´ on 185
Proposici´on 5.3.6 (a) F : R →K es de variaci´on acotada si y s´olo si lo
son Re(F) e Im(F).
(b) F ∈ 1
0
(R) si y s´olo si F
1
= Re(F), F
2
= Im(F) ∈ 1
0
(R) si y s´olo
si existen f
1
, g
1
, f
2
, g
2
funciones de distribuci´on acotadas que se anulan
en −∞ y tales que F
1
= f
1
−g
1
, F
2
= f
2
−g
2
.
Demostraci´on. (a) es obvia. (b) se sigue de (a) y de que F se anula
en −∞ si y s´olo si lo hacen F
1
y F
2
y F es continua a la derecha si y
s´olo si lo son F
1
y F
2
y lo ´ ultimo se sigue del Lema (5.3.4) y (5.3.5).
5.3.2. Medidas y funciones de variaci´ on acotada.
Veamos ahora que hay una biyecci´on entre /(B(R), K) y 1
0
(R),
similar a la que vimos en la p´agina 33 del tema I, entre las medidas
(positivas) de Lebesgue–Stieltjes y las funciones de distribuci´on.
Teorema 5.3.7 La igualdad F(x) = µ(−∞, x] define una biyecci´on
φ: µ ∈ /(B(R), K) →F ∈ 1
0
(R),
en el sentido de que dada la F ∈ 1
0
(R), existe una ´ unica µ ∈ /(B(R), K),
tal que F(x) = µ(−∞, x]. Adem´as es un isomorfismo de espacios vecto-
riales y si F = φ(µ), v
F
= φ([µ[), por tanto para la norma |F| = v
F
(R),
el isomorfismo es entre espacios normados.
Demostraci´on. Si µ es compleja y µ = µ
+
1
−µ

1
+iµ
+
2
−iµ

2
, es su
descomposici´on de Jord´an, con las µ
±
i
medidas finitas, que definen las
funciones de distribuci´on acotadas F
±
i
(x) = µ
±
i
(−∞, x], entonces
F = F
+
1
−F

1
+iF
+
2
−iF

2
,
y por el Lema (5.3.6), F ∈ 1
0
(R). Rec´ıprocamente sea F ∈ 1
0
(R) y
F = F
1
+ iF
2
, entonces por (5.3.6), F
1
, F
2
∈ 1
0
(R) y por 5.3.5, v
F
i

1
0
(R), por tanto f
i
= (v
F
i
+F
i
)/2 y g
i
= (v
F
i
−F
i
)/2 son funciones de
distribuci´on que se anulan en −∞ y definen medidas ´ unicas tales que
µ
1
(−∞, x] = f
1
(x), µ
2
(−∞, x] = f
2
(x),
µ
3
(−∞, x] = g
1
(x), µ
4
(−∞, x] = g
2
(x),
para las que
µ = µ
1
−µ
3
+iµ
2
−iµ
4
,
186 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
es una medida compleja que verifica el enunciado. Que es isomorfismo es
obvio y si µ y F se corresponden, entonces por (5.3.5) v
F
∈ 1
0
(R) y para
la medida µ
v
F
que le corresponde por φ, como [F(y) −F(x)[ +v
F
(x) ≤
v
F
(y), tendremos que
[µ(x, y][ = [F(y) −F(x)[ ≤ v
F
(y) −v
F
(x) = µ
v
F
(x, y],
y tomando l´ımites x →−∞ (y →∞), tambi´en
[µ(−∞, y][ ≤ µ
v
F
(−∞, y], [µ(x, ∞)[ ≤ µ
v
F
(x, ∞),
y tenemos la desigualdad [µ(A)[ ≤ µ
v
F
(A), para A ∈ /
0
el ´algebra de las
uniones finitas y disjuntas de semiintervalos. Ahora bien si consideramos
la clase de los borelianos que tienen esa propiedad, vemos que es una
clase mon´otona que contiene a /
0
y por el teorema de la clase mon´otona,
p´ag.11 es todo B(R). Por tanto se sigue de (4.3.2)
∀A ∈ B(R), [µ(A)[ ≤ µ
v
F
(A) ⇒ [µ[ ≤ µ
v
F
,
pero por otra parte como F(b) −F(a) = µ(a, b] se sigue de (4.3.2) que
v
F
(x) = sup¦
n

i=1
[F(x
i
) −F(x
i−1
[ : x
0
< < x
n
= x¦
≤ [µ[(−∞, x] ≤ µ
v
F
(−∞, x] = v
F
(x),
y las medidas finitas [µ[, µ
v
F
coinciden en los semiintervalos (−∞, x], por
tanto en /
0
y por el teorema de Hahn en los borelianos y son iguales.
Por ´ ultimo
|φ(µ)| = v
F
(R)[ = [µ[(R) = |µ|.
5.3.3. Teorema fundamental del c´alculo.
Veamos ahora qu´e relaci´on existe entre la absoluta continuidad de
funciones y la de medidas.
Proposici´on 5.3.8 Sean µ y F = φ(µ), correspondientes por el isomor-
fismo (5.3.7), entonces F es absolutamente continua sii µ ¸m.
5.3. Derivaci´ on e integraci´ on 187
Demostraci´on. “⇐”Sabemos por (4.4.1) que para todo > 0 existe
un δ > 0, tal que si m(E) < δ, entonces [µ[(E) < , por tanto si

k
i=1
(b
i

a
i
) < δ, entonces para E = ∪(a
i
, b
i
], se tiene m(E) < δ y por tanto
k

i=1
[F(b
i
) −F(a
i
)[ =
k

i=1
[µ(a
i
, b
i
][ ≤ [µ[(E) ≤ .
“⇒” Sea m(A) = 0 y veamos que µ(A) = 0, para ello observemos en
primer lugar que µ(¦b¦) = F(b) − F(b

) = 0 por ser F continua y por
tanto µ(a, b) = µ(a, b]. Por otro lado sabemos por (1.6.24) que m y las
µ
±
i
son regulares, por tanto
m(A) =´ınf¦m(V ) : V abierto, A ⊂ V ¦,
µ
±
i
(A) =´ınf¦µ
±
i
(V ) : V abierto, A ⊂ V ¦,
y como la intersecci´on finita de abiertos es abierto podemos encontrar
una sucesi´on decreciente de abiertos V
n
, tales que m(V
n
) →m(A) = 0 y
µ
±
i
(V
n
) →µ
±
i
(A), por tanto µ(V
n
) →µ(A). Ahora dado > 0, existe un
δ > 0, tal que si

k
i=1
(b
i
− a
i
) < δ, entonces

k
i=1
[F(b
i
) − F(a
i
)[ ≤ ,
y como m(A) = 0 existe un n a partir del cual m(V
n
) < δ, pero todo
abierto de R es uni´on numerable disjunta de intervalos abiertos, por lo
tanto V
n
= ∪(a
i
, b
i
) y para todo k,

k
i=1
(b
i
− a
i
) ≤ m(V
n
) ≤ δ, por
tanto

k
i=1
[F(b
i
) −F(a
i
)[ ≤ , por lo que
[µ(V
n
)[ ≤

i=1
[µ(a
i
, b
i
)[ =

i=1
[µ(a
i
, b
i
][ =

i=1
[F(b
i
) −F(a
i
)[ ≤ ,
por tanto [µ(A)[ ≤ y como el es arbitrario, µ(A) = 0.
Proposici´on 5.3.9 Sea F ∈ 1
0
(R), entonces existe c.s. F
t
, por tanto es
lebesgue medible, y es integrable F
t
∈ L
1
. Adem´as para F = φ(µ),
µ ⊥ m ⇔ F
t
= 0 c.s.
µ ¸m ⇔ F(x) =
_
x
−∞
F
t
(x) dm.
Demostraci´on. Se sigue de (5.2.9) que c.s.
F(x +r) −F(x)
r
=
µ(E
r
)
m(E
r
)
→f(x), (r →0)
188 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
para E
r
= (x, x + r] si r > 0 y E
r
= (x + r, x] si r < 0, µ = µ
a
+ µ
s
la descomposici´on de Lebesgue y dµ
a
= fdm, por tanto F
t
= f c.s.
Adem´as
µ ⊥ m ⇔ µ
a
= 0 ⇔ F
t
= 0c.s.
µ ¸m ⇔ µ = µ
a
⇔ F(x) = µ(−∞, x] =
_
x
−∞
F
t
(x) dm.
donde la implicaci´on “⇐”de la cuarta equivalencia se sigue de que dos
medidas finitas que coinciden en los semiintervalos (−∞, x] son iguales.
En el Teorema de Radon–Nikodym (4.4.3) hemos puesto de mani-
fiesto la ´ıntima relaci´on entre la absoluta continuidad de medidas y las
integrales indefinidas. Esta relaci´on subsiste para funciones de 1
0
como
vemos en el siguiente resultado que es una consecuencia del anterior.
Teorema de Lebesgue 5.3.10 Sea f ∈ L
1
[L(R), m] y F(x) =
_
x
−∞
fdm,
entonces F es diferenciable c.s. y F
t
= f c.s. (m), adem´as F ∈ 1
0
y
es absolutamente continua. Rec´ıprocamente si F ∈ 1
0
es absolutamente
continua, entonces F
t
existe c.s., es integrable y F(x) =
_
x
−∞
F
t
(t) dm.
Demostraci´on. Consideremos la medida real ´o compleja µ(A) =
_
A
f dm, y sea F = φ(µ), entonces la primera parte se sigue de (5.3.9).
El rec´ıproco se sigue de ese mismo resultado y de (5.3.8).
Consideremos ahora que nuestra funci´on F est´a definida en un inter-
valo compacto [a, b], en cuyo caso las condiciones se simplifican pues se
tiene el siguiente:
Lema 5.3.11 Si F : [a, b] → C es absolutamente continua, es de varia-
ci´on acotada.
Demostraci´on. Queremos ver que existe un k < ∞, tal que dados
a ≤ x
0
< < x
n
≤ b,
n

i=1
[F(x
i
) −F(x
i−1
)[ ≤ k,
para ello sabemos que existe un δ > 0, tal que si (a
i
, b
i
) son una colec-
ci´on finita de intervalos disjuntos tales que

m
i=1
(b
i
−a
i
) ≤ δ, entonces

[F(b
i
) −F(a
i
)[ ≤ 1. Consideremos los intervalos
[a, δ], [δ, 2δ], . . . , [(k −1)δ, b],
5.3. Derivaci´ on e integraci´ on 189
para k tal que b ≤ kδ. Entonces incluyendo m´as puntos entre los x
i
, si
es necesario, para que est´en los extremos de estos intervalos (en cuyo
caso la suma que perseguimos aumenta), podremos agrupar los x
i
por
intervalos y para los de cada intervalo como

(x
i
−x
i−1
) = δ, tendremos
que

[F(x
i
) − F(x
i−1
)[ ≤ 1, por tanto para todos los x
i
,

[F(x
i
) −
F(x
i−1
)[ ≤ k.
Teorema Fundamental del C´alculo Integral de Lebesgue 5.3.12
Sea F : [a, b] → C. Si F es absolutamente continua, entonces es dife-
renciable c.s., F
t
es Lebesgue integrable y F(x) = F(a) +
_
x
a
F
t
dm.
Rec´ıprocamente si F(x) = F(a) +
_
x
a
f dm, para una f ∈ L
1
, entonces
F es absolutamente continua y f = F
t
c.s.
Demostraci´on. “⇒” Definamos G(x) = F(x)−F(a) en [a, b], G(x) =
F(b) −F(a) en x > b y G(x) = 0 en x < a, entonces G ∈ 1
0
por el Lema
(5.3.11) y es absolutamente continua, por tanto se sigue del Teorema de
Lebesgue (5.3.10) que F
t
= G
t
∈ L
1
y en [a, b]
F(x) −F(a) = G(x) =
_
x
−∞
G
t
dm =
_
x
a
F
t
dm.
“⇐” Definamos f(x) = 0 en (−∞, a)∪(b, ∞), por tanto f ∈ L
1
[L(R), m]
y para G como antes es G(x) =
_
x
−∞
fdm, entonces por el Teorema
de Lebesgue G es diferenciable c.s. y G
t
= f c.s., ahora bien en [a, b]
G(x) = F(x) −F(a) y G
t
= F
t
.
Ante estos resultados nos planteamos la siguiente cuesti´on:
Sea F : [a, b] → R diferenciable, ¿qu´e condiciones debe verificar F
para que se verifique F(x) −F(a) =
_
x
a
F
t
dm?
Para F(x) = x
2
senx
−2
si x ,= 0 y F(0) = 0, se tiene que F es
diferenciable en todo punto, sin embargo
_
1
0
[F
t
(x)[dx = ∞,
por tanto F
t
no es integrable en [0, 1], ni F es de variaci´on acotada ni
por tanto absolutamente continua en [0, 1].
Podr´ıamos pensar entonces que la cuesti´on anterior es afirmativa si
F es diferenciable en casi todo punto (m) y F
t
∈ L
1
, pero tampoco
esto es cierto (ver Rudin, p.179). Lo mas lejos que podemos ir en la
contestaci´on afirmativa de esta cuesti´on est´a en el siguiente resultado
(ver Cohn, p.191; Benedetto, p.150).
190 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
Teorema 5.3.13 (a) Si F : [a, b] →R es continua, diferenciable salvo en
una colecci´on numerable de puntos y F
t
∈ L
1
, entonces
F(x) −F(a) =
_
x
a
F
t
dm.
(b) Si F : [a, b] → R es continua, diferenciable en casi todo [a, b],
F
t
∈ L
1
y se satisface
m(A) = 0 ⇒ m[F(A)] = 0.
entonces
F(x) −F(a) =
_
x
a
F
t
dm.
5.4. Transformaciones diferenciables
5.4.1. Transformaciones lineales.
Una aplicaci´on lineal T ∈ L(c
k
, c
n
), entre R–espacios vectoriales de
dimensi´on k y n respectivamente,
T : c
k
→c
n
,
define por dualidad otra T

∈ L(c

n
, c

k
), que llamamos su traspuesta
T

: c

n
−→c

k
, [T

(w)](x) = w[T(x)],
pues si consideramos bases u
j
de c
k
y v
i
de c
n
, la matriz correspondiente
a T

en las bases duales, v
i
y u
j
, es la traspuesta A
t
, de la matriz
A = (a
ij
) correspondiente a T, ya que si
T(u
j
) =

a
ij
v
i
y T

(v
i
) =

b
ji
u
j
,
entonces a
ij
= v
i
[T(u
j
)] = [T

(v
i
)](u
j
) = b
ji
.
5.4. Transformaciones diferenciables 191
Por otro lado cada espacio Eucl´ıdeo c (R–espacio vectorial con un
producto interior), finito dimensional, se identifica can´onicamente con
su dual mediante el isomorfismo
φ: c −→c

, x →<x, >,
cuya matriz correspondiente a una base u
j
y su dual u
j
es (u
i
u
j
), pues
φ(u
j
) =

(u
i
u
j
)u
i
. Por lo tanto si la base es ortonormal la matriz
es la identidad y si los espacios c
k
y c
n
son eucl´ıdeos tendremos un
endomorfismo lineal can´onico
T
k
= φ
−1
k
◦ T

◦ φ
n
◦ T : c
k
−→c
k
,
que en t´erminos de las bases u
j
y v
i
¡si son ortonormales! le corresponde la
matriz B = A
t
A, la cual es semidefinida positiva y sus autovalores λ son
reales y no negativos
1
por lo que el determinante de nuestra aplicaci´on
es no negativo, lo cual nos permite dar la siguiente definici´on.
Definici´on. Para cada aplicaci´on lineal T : c
k
→ c
n
, entre espacios
eucl´ıdeos, en las condiciones anteriores, definimos
J(T) =
_
det T
k
=
_
det(A
t
A) ≥ 0.
A partir de ahora por comodidad tomaremos nuestros espacios eucl´ı-
deos como R
n
con el producto escalar est´andar, <x, y>= x
t
y =

x
i
y
i
.
Proposici´on 5.4.1 T : R
k
→R
n
lineal es inyectiva sii lo es T
k
sii J(T) >
0; y en tal caso k ≤ n.
Demostraci´on. k = dimImT + dimker T = dimImT ≤ n. En
t´erminos matriciales, A es inyectiva sii A
t
A lo es sii A
t
A es isomorfismo
sii det T
k
> 0, donde lo primero se sigue de las equivalencias
Ax = 0 ⇒ A
t
Ax = 0 ⇒ x
t
A
t
Ax = 0 ⇒ Ax = 0.
Lema 5.4.2 Todo isomorfismo T : R
n
→ R
n
es composici´ on finita de
isomorfismos de uno de los tres siguientes tipos, para r ,= 0 y e
i
la base
1
Pues A =
¯
Apor ser real, por tanto para todo autovalor λ ∈ C de B, con autovector
no nulo x ∈ C
k
0 ≤ ¯ x
t
¯
A
t
Ax = ¯ x
t
Bx = λ¯ x
t
x = λ(

[x
i
[
2
),
por lo tanto λ es real y no negativo.
192 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
est´andar de R
n
T
1
(e
1
) = re
1
, T
1
(e
i
) = e
i
, para i = 2, . . . , n,
T
2
(e
i
) = e
i
, T
2
(e
j
) = e
k
, T
2
(e
k
) = e
j
, para i ,= j,i ,= k,
T
3
(e
1
) = e
1
, T
3
(e
2
) = e
1
+e
2
T
3
(e
i
) = e
i
para i = 3, . . . , n,
Demostraci´on. Se deja como ejercicio. Observemos por ejemplo
_
r 0
0 1
__
1 1
0 1
__
r
−1
0
0 1
_
=
_
1 r
0 1
_
.
Lema 5.4.3 Si S ⊂ R
n
es un subespacio de dimensi´on k < n, m[S] = 0.
Demostraci´on. La medida de Lebesgue es invariante por rotaciones
(ver (1.6.7)), por tanto como por una rotaci´on R podemos llevar S en
R(S) = R
k
¦0¦
n−k
, tendremos que (para x ∈ R
k
)
m[S] = m[R(S)] =
_
m
n−k
[R(S)
x
] dm
k
= 0.
Teorema 5.4.4 Sea T : R
n
→R
n
lineal. Entonces T lleva lebesgue medi-
bles en lebesgue medibles y para todo lebesgue medible E,
m[T(E)] = [ det(T)[m(E).
Adem´as si T es isomorfismo lleva Borelianos en Borelianos.
Demostraci´on. (a) Supongamos que det T = 0, entonces ImT =
o
k
= ¦h
1
= 0, . . . , h
n−k
= 0¦ es un subespacio k–dimensional y por
el Lema m(o
k
) = 0, por tanto T(E) ∈ L(R
n
) para todo E ⊂ R
n
y
m[T(E)] = 0 .
(b) Si el det T ,= 0, T conserva los borelianos pues T es isomorfismo
lineal, por tanto homeomorfismo y por (2.2.1) T y T
−1
son medibles.
Podemos entonces definir la medida en B(R
n
), µ(E) = m[T(E)], la cual
es no nula, invariante por traslaciones y finita en los compactos y por
(1.6.18) de Lebesgue, µ = c(T)m, con c(T) = m[T(Q)] > 0 y Q = [0, 1]
n
el cubo unidad. Se sigue que m[T(E)] = c(T) m(E) y T conserva los
lebesgue medibles, pues lleva Borelianos de medida nula en Borelianos
de medida nula. Veamos que c(T) = [ det(T)[. Ahora bien si T
1
y T
2
son isomorfismos lineales, tambi´en lo es T
1
◦ T
2
y c[T
1
◦ T
2
] = c[T
1
]c[T
2
],
por otra parte T es composici´on finita de isomorfismos lineales de los
5.4. Transformaciones diferenciables 193
tres tipos dados en el Lema anterior y basta demostrar que para ellos
c(T) = [ det T[, es decir m[T(Q)] = [ det T[ que es obvio pues (si r > 0)
T
1
(Q) = [0, r] [0, 1]
n−1
⇒ m[T
1
(Q)] = r = [ det T
1
[,
T
2
(Q) = Q ⇒ m[T
2
(Q)] = 1 = [ det T
2
[,
T
3
(Q) = A[0, 1]
n−2
⇒ m[T
3
[Q]] = m
2
(A) = 1 = [ det T
3
[.
para el paralelogramo A = ¦(x
1
+ x
2
, x
2
) : x
1
, x
2
∈ [0, 1]¦ ⊂ R
2
, de
v´ertices (0, 0), (1, 0), (2, 1) y (1, 1) (ver Fig.5.1), de ´area m
2
[A] = 1.
...................................................................................................................................................................................................................... ......................................................................................................................................................................................................................
...............................................................................................................................................
...............................................................................................................................................
........................................................................ ........................................................................ ..................................................................................................... ........................................................................ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
0 0 1
|
1
|
1− 1−
2
|
A
Figura 5.1.
Interpretaci´on geom´etrica del determinante 5.4.5 Sea T : R
n
→ R
n
lineal, entonces para Q = [0, 1]
n
, el cubo unidad
[ det(T)[ = m[T(Q)].
............................................................................
............................................................................
............................................................................
.........................................................................................
.........................................................................................
.........................................................................................
.........................................................................................
.........................................................................................
.........................................................................................
Q = [0, 1]
n
................................................................................
................................................................................
................................................................................
...................................................................................................................................................
...................................................................................................................................................
...................................................................................................................................................
................................................................................................................................................................
................................................................................................................................................................
................................................................................................................................................................
T(Q)
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
................................................. . ...
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....................................................................................
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
....
..
Figura 5.2. Interpretaci´ on geom´etrica del determinante
5.4.2. Transformaciones y medidas de Hausdorff.
Consideremos ahora el espacio eucl´ıdeo R
n
y en ´el las medidas de
Hausdorff H
k
.
194 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
Lema 5.4.6 Sea V ⊂ R
k
abierto y F : V → R
m
continua e inyectiva,
entonces E ∈ B(V ) sii F(E) ∈ B(R
m
).
Demostraci´on. ⇐ Por ser F inyectiva E = F
−1
[F(E)]. Y por ser
F continua.
⇒ V es uni´on numerable de compactos
2
K
n
= ¦x ∈ R
k
: |x| ≤ n, d(x, V
c
) ≥ 1/n¦,
por tanto si C ⊂ V es un cerrado de V , es uni´on numerable de compactos
C
n
= C ∩ K
n
y F(C) es boreliano pues es uni´on numerable de los
compactos F(C
n
). Se sigue que los cerrados de V , en particular V , est´an
en la clase
( = ¦E ⊂ V : F(E) ∈ B(R
m
)¦,
que es una σ–´algebra, pues es cerrada para uniones numerables y si
E ∈ (, E
c
∈ (, ya que F(E) y F(V ) = F(E
c
) ∪F(E) son borelianos y la
uni´on es disjunta, por ser F inyectiva. Por tanto ( contiene los abiertos
de V y B(V ) ⊂ (.
Proposici´on 5.4.7 Sea T : R
k
→ R
n
lineal e inyectiva, entonces k ≤ n,
J(T) > 0, T(E) ∈ B(R
n
) sii E ∈ B(R
k
) y
H
k
[T(E)] = J(T)H
k
[E].
Demostraci´on. Por (5.4.1) J(T) > 0 y k ≤ n. Por el Lema anterior
(5.4.6) lleva borelianos en borelianos.
Si k = n, J(T) = [ det T[ y el resultado se sigue de (5.4.4) y de
(1.7.9) (p´agina 58), por ser γ
n
H
n
la medida de Lebesgue n–dimensional.
Si k < n, consideremos una rotaci´on R: R
n
→R
n
, que lleve T(R
k
) en el
subespacio R
k
¦0¦
n−k
y sea F : R
k
→R
k
la composici´on
R
k
T
−→R
n
R
−→R
k
R
n−k
π
1
−→R
k
tal que R[T(x)] = (F(x), 0), por tanto en t´erminos matriciales
RT =
_
F
0
_
⇒ T
t
T = T
t
R
t
RT = F
t
F ⇒ J(T) = J(F).
Ahora por el ejercicio (1.7.2) (p´agina 59), por ser H
k
invariante por
rotaciones y por lo visto en el primer caso (k = n)
H
k
[T(E)] = H
k
[R(T(E))] = H
k
[F(E) ¦0¦
n−k
]
= H
k
[F(E)] = J(F)H
k
(E) = J(T)H
k
(E).
2
Tambi´en considerando las bolas cerradas B ⊂ V , de centro en Q
n
y radio racional.
5.5. El teorema de cambio de variable 195
Interpretaci´on geom´etrica de J(T) 5.4.8 Sea T : R
k
→ R
n
lineal, en-
tonces para Q = [0, 1]
k
,
J(T) = γ
k
H
k
[T(Q)].
5.5. El teorema de cambio de variable
Nuestro inter´es es dar una f´ormula que nos permita calcular la me-
dida de Hausdorff k–dimensional de los borelianos de una subvariedad
diferenciable k–dimensional de R
n
. Para ello necesitamos una serie de
resultados previos y recordar algunas definiciones.
Definici´on. Sea U ⊂ R
k
un abierto. Decimos que una aplicaci´on F : U →
R
n
es diferenciable en x ∈ U si existe una aplicaci´on lineal DF
x
: R
k

R
n
(en cuyo caso es ´ unica) tal que
l´ım
|z|→0
|F(x +z) −F(x) −DF
x
(z)|
|z|
= 0.
Diremos que F es diferenciable si lo es en cada punto de U. Diremos que
es de clase 1 si es diferenciable y la aplicaci´on DF : x ∈ U → DF
x

L(R
k
, R
n
) es continua
3
. Por inducci´on diremos que F es de clase m si
DF es de clase m−1 y de clase ∞si es de clase m para toda m. Diremos
que F es un difeomorfismo si tiene inversa y tambi´en es diferenciable,
en cuyo caso se tiene que k = n.
Nota 5.5.1 Es f´ acil demostrar que, en t´erminos de coordenadas, la ma-
triz asociada a la aplicaci´on lineal DF
x
es la matriz Jacobiana
_
∂f
i
∂x
j
(x)
_
, para F = (f
1
, . . . , f
n
)
3
Con cualquier norma en el espacio L(R
k
, R
n
), pues al ser de dimensi´on finita
todas definen la misma topolog´ıa, sin embargo habitualmente consideraremos |T| =
sup¡[T(x)[ : |x| = 1¦
196 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
cuya existencia no implica que F sea diferenciable en x, ni siquiera que
sea continua, como por ejemplo para la funci´on
F(x, y) =
_
xy
x
2
+y
2
, si (x, y) ,= (0, 0)
0, si x = y = 0,
(para la que F(x, 0) = F(0, y) = 0 y F(x, x) = 1/2). Sin embargo F es
de clase 1 sii existen las derivadas parciales ∂f
i
/∂x
j
y son continuas y
de clase m sii existen las derivadas parciales de las f
i
hasta el orden m
y son continuas. Adem´as si F : R
k
→ R
n
es lineal, entonces DF
x
= F
para todo x.
Definici´on. Diremos que o ⊂ R
n
es una subvariedad diferenciable k–
dimensional si para cada x ∈ o, existe un difeomorfismo
φ = (u
1
, . . . , u
n
): V
x
⊂ R
n
→W ⊂ R
n
,
con V
x
entorno abierto de x y W abierto tales que
o ∩ V
x
= ¦y ∈ V
x
: u
k+1
(y) = = u
n
(y) = 0¦.
Nota 5.5.2 Normalmente esto no es la definici´on sino una caracteriza-
ci´ on, por otra parte no hemos hecho alusi´on a la clase de la subvariedad,
que se corresponde con la clase del difeomorfismo. En los resultados que
desarrollemos supondremos que es de clase 1.
Como una simple consecuencia toda subvariedad o es localmente
parametrizable, es decir que para todo x ∈ o existe un abierto V
x
⊂ R
n
,
un abierto U ⊂ R
k
y una aplicaci´on diferenciable,
F : U ⊂ R
k
→R
n
,
inyectiva ella y su aplicaci´on lineal tangente DF
z
en todo z ∈ U (a
estas aplicaciones se las llama inmersiones) y tal que F(U) = V
x
∩o. A
una tal F la llamaremos una parametrizaci´on del abierto V
x
∩ o de la
subvariedad.
Toda subvariedad se puede expresar como uni´on numerable de subva-
riedades parametrizables, pues R
n
tiene una base numerable de abiertos
B
m
(las bolas B(x, r), con x ∈ Q
n
y r ∈ Q), por tanto para todo x ∈ o
existe un abierto b´asico B
m
, con x ∈ B
m
y B
m
⊂ V
x
(para el abierto
V
x
de la definici´on) y para A
m
= F
−1
(B
m
), F(A
m
) = B
m
∩ o y con
estos rellenamos la subvariedad. Para nuestros prop´ositos es suficiente
considerar que nuestra subvariedad es parametrizable globalmente.
5.5. El teorema de cambio de variable 197
Lema 5.5.3 Sea F : U ⊂ R
k
→R
n
de clase 1, entonces:
(a) Si x ∈ U y DF
x
= 0, para cada > 0 existe un entorno abierto
de x, U
x
⊂ U, tal que
y, z ∈ U
x
⇒ |F(y) −F(z)| ≤ |y −z|.
(b) Si x ∈ U, para cada > 0 existe un entorno abierto de x, U
x
⊂ U,
tal que
y, z ∈ U
x
⇒ |F(y) −F(z) −DF
x
(y −z)| ≤ |y −z|.
(c) Si x ∈ U y T = DF
x
es inyectiva, para todo α > 1 existe un
abierto U
x
⊂ U, entorno de x tal que
y, z ∈ U
x
⇒ α
−1
|T(y) −T(z)| ≤ |F(y) −F(z)| ≤ α|T(y) −T(z)|,
y ∈ U
x
, z ∈ R
k
⇒ α
−1
|T(z)| ≤ |DF
y
(z)| ≤ α|T(z)|.
Demostraci´on. El resultado basta verlo para una elecci´on de nor-
mas, pues todas son equivalentes.
(a) Como DF
x
= 0, ∂f
i
(x)/∂x
j
= 0 y existe un entorno convexo de x,
U
x
, tal que para cada v ∈ U
x
y cualesquiera i, j, [∂f
i
(v)/∂x
j
[ ≤ y para
y, z ∈ U
x
si consideramos la funci´on g(t) = f
i
[z + t(y − z)], tendremos
que
f
i
(y) −f
i
(z) = g(1) −g(0) =
_
1
0
g
t
(t) dt
=
_
1
0
n

j=1
∂f
i
∂x
j
[z +t(y −z)](y
j
−z
j
) dt ⇒
⇒ |F(y) −F(z)|

≤ |y −z|
1
.
(b) Basta aplicar el apartado anterior a G(y) = F(y) −DF
x
(y).
(c) Como T = DF
x
es continua e inyectiva se alcanza y es positivo
el m´ın¦|T(z)| : |z| = 1¦ = k > 0 y por la desigualdad de (b) y los
mismos y U
x
|T(y −z)| −|y −z| ≤ |F(y) −F(z)| ≤ |T(y −z)| +|y −z|
⇒ 1 −/k ≤
|F(y) −F(z)|
|T(y −z)|
≤ 1 +/k
y el resultado se sigue tomando un > 0, tal que
α
−1
≤ 1 −/k < 1 +/k ≤ α.
198 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
Ahora para la segunda desigualdad, dado el α > 1, elijamos un > 0
que satisfaga las desigualdades anteriores. Como DF es continua en x,
existe U
x
, tal que para todo y ∈ U
x
y todo z con |z| = 1,
|DF
y
(z) −DF
x
(z)| ≤ |DF
y
−DF
x
| ≤
⇒ |DF
x
(z)| − ≤ |DF
y
(z)| ≤ |DF
x
(z)| +
⇒ 1 −/k ≤
|DF
y
(z)|
|DF
x
(z)|
≤ 1 +/k
⇒ α
−1
|DF
x
(z)| ≤ |DF
y
(z)| ≤ α|DF
x
(z)|,
y el resultado se sigue.
En el resultado anterior hemos encontrado 4 desigualdades del tipo
d[F(x), F(y)] ≤ c d[G(x), G(y)], para x, y ∈ Ω
con F y G aplicaciones que valoran en el espacio m´etrico R
n
. Veamos
que consecuencias tienen respecto de las medidas de Hausdorff.
Lema 5.5.4 Sean F, G: Ω → A aplicaciones de un conjunto Ω en un
espacio m´etrico (A, d) y c > 0, tales que
d[F(x), F(y)] ≤ c d[G(x), G(y)], para x, y ∈ Ω
entonces para todo B ⊂ Ω y todo p > 0,
H
p
[F(B)] ≤ c
p
H
p
[G(B)].
Demostraci´on. Sea δ > 0 y sean A
i
⊂ A, tales que G(B) ⊂ ∪A
i
y
d(A
i
) ≤ δ, entonces para B
i
= G
−1
(A
i
)
B ⊂ G
−1
[G(B)] ⊂ G
−1
[∪A
i
] ⊂ ∪B
i

⇒ F(B) ⊂ F(∪B
i
) ⊂ ∪F(B
i
),
siendo por hip´otesis d[F(B
i
)] ≤ c d[G(B
i
)] ≤ c d[A
i
] ≤ cδ, por tanto
H
p,cδ
[F(B)] ≤

d[F(B
i
)]
p
≤ c
p

d[A
i
]
p
,
de donde
H
p,cδ
[F(B)] ≤ c
p
H
p,δ
[G(B)] ⇒ H
p
[F(B)] ≤ c
p
H
p
[G(B)].
5.5. El teorema de cambio de variable 199
Corolario 5.5.5 Sea F : U ⊂ R
k
→ R
n
una inmersi´on de clase 1, (i.e.
F y las DF
x
inyectivas, para todo x ∈ U), entonces F y las DF
x
llevan
Borelianos en Borelianos y para todo α > 1 y todo x, existe un abierto
U
x
⊂ U, entorno de x tal que para todo A ∈ B(U
x
)
α
−k
J[DF
x
]H
k
(A) ≤ H
k
[F(A)] ≤ α
k
J[DF
x
]H
k
(A),
∀y ∈ U
x
α
−k
J[DF
x
] ≤ J[DF
y
] ≤ α
k
J[DF
x
].
Demostraci´on. Es consecuencia de (5.4.6), (5.4.7), (5.5.3), (5.5.4)
y considerando (para la segunda) que para E = [0, 1]
k
, 0 < H
k
(E) < ∞,
por (1.7.8), p´ag.57.
Teorema 5.5.6 Sea F : U → R
n
una inmersi´on inyectiva de clase 1,
o = F(U), entonces A ∈ B(U) sii F(A) ∈ B(R
n
) y para la funci´ on
continua y no negativa x →J(DF
x
),
H
k
[F(A)] =
_
A
J(DF
x
) dH
k
,
y para cada funci´on borel medible g en o no negativa ´o H
k
–integrable
_
S
g dH
k
=
_
V
g[F(x)] J(DF
x
) dH
k
.
Demostraci´on. Como F es continua e inyectiva, A ∈ B(U) sii
F(A) ∈ B(R
n
) por (5.4.6). Ahora, aplicando (5.5.5), dado α > 1, pa-
ra cada x ∈ U existe un abierto U
x
⊂ U, entorno de x tal que para todo
A ∈ B(U
x
), se tiene integrando en A
α
−2k
H
k
[F(A)] ≤
_
A
J[DF
y
] dH
k
≤ α
2k
H
k
[F(A)],
y podemos elegir una colecci´on numerable U
i
, de entre estos U
x
, que re-
cubra a U, pues U es abierto, por tanto uni´on numerable de compactos
K
n
(ver la p´ag.194), y cada uno de estos compactos puede ponerse como
uni´on finita de los U
x
. Ahora podemos construir la sucesi´on de Borelianos
disjuntos de U, B
i
= U
i
¸(U
1
∪ ∪U
i−1
), cuya uni´on es U; y la desigual-
dad anterior se tiene para todo A Boreliano de U, pues A puede ponerse
como uni´on numerable y disjunta de los Borelianos A
i
= A∩ B
i
⊂ U
i
y
F(A) de los tambi´en borelianos disjuntos F(A
i
) —pues F es inyectiva—,
200 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
por lo tanto
α
−2k
H
k
[F(A)] = α
−2k

i=1
H
k
[F(A
i
)] ≤

i=1
_
A
i
J[DF
y
] dH
k
=
_
A
J[DF
y
] dH
k
≤ α
2k
H
k
[F(A)],
y como el α es arbitrario, tendremos que para cada Boreliano A ⊂ U
(5.1) H
k
[F(A)] =
_
A
J[DF
y
] dH
k
.
La segunda parte se demuestra como habitualmente, teniendo en cuenta
que para funciones indicador es la primera parte, para funciones simples
no negativas por la linealidad de la integral, para funciones no negativas
por el teorema de la convergencia mon´otona, p´ag.87 y para funciones
integrables por el teorema de aditividad (2.4.6), p´agina 88.
Corolario (Teorema del cambio de variable) 5.5.7 Sea F : U → V un
difeomorfismo de clase 1, con U, V abiertos de R
n
. Entonces para toda
funci´on medible, f : V →R no negativa ´o integrable
_
V
f dm =
_
U
f[F(x)] [ det(DF
x
)[ dm.
Demostraci´on. Es obvio considerando que γ
n
H
n
= m.
Ejemplo 5.5.8 Sea a > 0, f(x) = 1/

a
2
−x
2
y F(x) = a senx, para
F : (−π/2, π/2) → (−a, a), entonces F
t
(x) = a cos x > 0 y f[F(x)] =
1/a cos x, por tanto
_
a
−a
dx

a
2
−x
2
=
_
π/2
−π/2
dx = π.
Ejemplo 5.5.9 Sea F(t) = sent/ cos t, para F : (−π/2, π/2) →(−∞, ∞)
y f(x) = 1/1 + x
2
, entonces F
t
(t) = 1 + F
2
(t) > 0 y f[F(t)]F
t
(t) = 1,
por tanto
_

−∞
dx
1 +x
2
=
_
π/2
−π/2
dx = π.
5.5. El teorema de cambio de variable 201
5.5.1. Coordenadas polares
Por el Teorema de cambio de variable (5.5.7) (p´ag.200) tenemos que
para toda funci´on medible, f : V →R no negativa o integrable
_
V
f dm =
_
U
f[F] [ det(DF
x
)[ dm.
y para U = (0, ∞) (0, 2π) y el difeomorfismo definido por las coordena-
das polares F(ρ, θ) = (ρ cos θ, ρ senθ) V = F(U) = R
2
−¦(x, 0) : x > 0¦,
tenemos por el Teorema de Fubini (3.4.3), p´ag.126
(5.2)
_
V
f dm
2
=
_

0
_

0
f(ρ cos θ, ρ senθ)ρ dρdθ.
(Observemos que m
2
¦(x, 0) : x > 0¦ = 0, por tanto podemos extender f
como queramos en ese conjunto y considerar la integral de la izquierda
en todo R
2
.)
Ejemplo 5.5.10 Calculemos la I =
_

−∞
e
−x
2
dx (ver el ejercicio (2.4.29),
de la p´ag. 101 y el ejemplo (3.6.5), p´ag.135)). Por Fubini y la f´ormula
(5.2), p´ag.201,
I
2
=
_

−∞
_

−∞
e
−(x
2
+y
2
)
dxdy =
_

0
_

0
e
−ρ
2
ρ dρdθ = π,
por tanto I =

π.
Ejemplo 5.5.11 Calcular el ´area V
2
= m
2
[B(0, 1)] de la bola unidad de
R
2
(para otro c´alculo ver (3.6.5), p´ag.135)): Por la f´ormula (5.2), p´ag.201,
(con los cambios adecuados) para U
0
= (0, 1) (0, 2π) y V
0
= F(U
0
) =
¦x
2
+y
2
≤ 1¦¸¦(x, 0) : x > 0¦, tenemos
V
2
=
_
¦x
2
+y
2
≤1]
dxdy =
_
1
0
_

0
ρ dρdθ = π.
5.5.2. Coordenadas esf´ericas
Para U = (0, ∞) (0, 2π) (0, π) y el difeomorfismo definido por
las coordenadas esf´ericas F(ρ, ϕ, θ) = (ρ cos ϕsenθ, ρ senϕsenθ, ρ cos θ)
202 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
V = F(U) = R
3
−¦(x, 0, z) : x > 0¦, tenemos que
¸
¸
¸
¸
∂F
i
∂x
j
¸
¸
¸
¸
= ρ
2
senθ,
y por el Teorema de Fubini (3.4.3), p´ag.126
_
V
f dm
3
=
_

0
_

0
_
π
0
f(ρ cos ϕsenθ, ρ senϕsenθ, ρ cos θ)ρ
2
senθ dρdϕdθ.
5.5.3. Forma de volumen. Variedad Riemanniana
Si multiplicamos por γ
k
ambos miembros de la igualdad (5.1), p´ag.200,
tendremos que
(5.3) γ
k
H
k
[F(A)] =
_
A
J[DF
y
] dm,
para m la medida de Lebesgue k–dimensional en R
k
.
Esta f´ormula se da en los cursos de geometr´ıa diferencial, pero con
una apariencia distinta. Los que hayan seguido estos cursos recordar´an
que nuestra subvariedad o hereda la estructura Riemanniana de R
n
, con
la que es una variedad Riemanniana y que si en R
k
consideramos un
sistema de coordenadas x
i
—correspondientes a una base ortonormal—
y en R
n
otro y
j
—tambi´en correspondiente a otra base ortonormal—,
entonces en o podemos considerar el sistema de coordenadas u
i
, para el
que x
i
= u
i
◦F, respecto del que la m´etrica Riemanniana de o se expresa
en las coordenadas (u
i
) por
g
ij
=

∂u
i


∂u
j
= F


∂x
i
F


∂x
j
=
_

k
∂f
k
∂x
i
(x)

∂y
k
__

k
∂f
k
∂x
j
(x)

∂y
k
_
=

k
∂f
k
∂x
i
(x)
∂f
k
∂x
j
(x),
por tanto
_
det(g
ij
) =
¸
¸
¸
_
det
_
_
∂f
i
∂x
j
(x)
_
t
_
∂f
i
∂x
j
(x)
_
_
=
_
det[(DF
x
)
t
(DF
x
)] = J[DF
x
],
5.5. El teorema de cambio de variable 203
es decir que
γ
k
H
k
[F(A)] =
_
A
_
det(g
ij
) dm =
_
F(A)
ω
k
,
para ω
k
=
_
det(g
ij
)du
1
∧ ∧ du
k
la forma de volumen de la variedad
Riemanniana k–dimensional S, es decir la ´ unica k–forma que en una
base ortonormal bien orientada vale 1 (si la variedad no est´a orientada
no hay una k–forma sino una densidad, es decir que en cada punto habr´ıa
dos k–formas que son ±ω
k
, pero que no podemos definir por separado
globalmente (pues eso implicar´ıa que la variedad fuese orientada. No
obstante la medida si est´a definida en S).
En el caso particular de estar con una esfera en R
n+1
, pongamos
centrada en el origen y de radio r, S[0, r], tenemos que es n dimen-
sional y orientable y para ella la n–forma de volumen es i
N
ω
n+1
, para
ω
n+1
= dx
1
∧ ∧ dx
n+1
la n + 1–forma de volumen del espacio y
N =

(x
i
/
_

x
2
i
)∂
x
i
el vector unitario normal exterior a las esfe-
ras (la elecci´on de este vector –que es arbitraria– nos permite definir la
orientaci´on en la esfera), pues para una base ortonormal bien orientada
tangente a la esfera, D
1
, . . . , D
n
, tendremos que
i
N
ω
n+1
(D
1
, . . . , D
n
) = ω
n+1
(N, D
1
, . . . , D
n
) = 1,
pues N, D
1
, . . . , D
n
es una base orientada ortonormal del espacio. En
tal caso tenemos una medida natural σ
n
en la esfera n–dimensional que
para cada Boreliano A de la esfera vale
(5.4) σ
n
(A) = γ
n
H
n
(A) =
_
A
i
N
ω
n+1
.
que veremos en (5.5.13), p´ag.205, es la medida que definimos en la esfera
unidad en el Teorema (3.6.4), p´ag.134.
5.5.4. Coordenadas hiperesf´ericas
Los casos bidimensional (coordenadas polares) (5.5.1) y tridimensio-
nal (coordenadas esf´ericas) (5.5.2), se pueden extender a dimensi´on n y
esconden la existencia de una medida en (0, ∞) —que es
_
A
ρ
n−1
dρ—
y una medida σ de la que hablamos en el p´arrafo anterior, en la esfe-
ra unidad S
n−1
, que en los casos anteriores es respectivamente
_
B
dθ e
_
E
senθdθdϕ y que, como dijimos, hemos estudiado en (3.6.4), p´ag.134,
aunque all´ı no dimos su expresi´on en t´erminos de coordenadas.
204 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
Para el lector que conoce an´alisis tensorial e integraci´on en varieda-
des, veamos esta medida en el marco de las formas diferenciales: Si consi-
deramos en R
n
el campo tangente de las homotecias H =

x
i

x
i
y en el
abierto denso A
n
complementario del cerrado C = ¦x
n
= 0, x
n−1
≥ 0¦,
las coordenadas hiperesf´ericas, ρ, θ
1
, . . . , θ
n−1
, para
x
1
= ρ cos θ
1
,
x
2
= ρ cos θ
2
senθ
1
,
.
.
.
.
.
.
x
n−1
= ρ cos θ
n−1
senθ
n−2
senθ
1
,
x
n
= ρ senθ
n−1
senθ
1
,
que valoran en (0, ∞) (0, π)
n−2
(0, 2π), siendo ρ =
_

x
2
i
. En estos
t´erminos se tiene que Hρ = ρ y Hθ
i
= 0, por tanto en coordenadas
esf´ericas H = ρ∂
ρ
y el campo unitario ortogonal exterior a las esferas
centradas en el origen es N = ∂
ρ
= H/ρ.
Proposici´on 5.5.12 En los t´erminos anteriores existe una n −1–forma,
Θ
n−1
= f(θ
1
, . . . , θ
n−1
)dθ
1
∧ ∧ dθ
n−1
,
que s´olo depende de las variables angulares θ
i
, tal que para ω
n
= dx
1

∧ dx
n
,
i
N
ω
n
= ρ
n−1
Θ
n−1
, ω
n
= ρ
n−1
dρ ∧ Θ
n−1
.
Demostraci´on. Basta demostrar que
i
N
Θ
n−1
= 0, N
L
Θ
n−1
= 0,
lo primero es obvio pues Θ
n−1
= ρ
1−n
i
N
ω
n
y lo segundo para D =
ρ
1−n
N, pues div D =

(x
i

n
)
x
i
= 0 y
N
L
Θ
n−1
= N
L
(i
D
ω
n
) = i
N
d(i
D
ω
n
) +d(i
N
(i
D
ω
n
))
= i
N
d(i
D
ω
n
) = i
N
(D
L
ω
n
) = (div D)i
N
ω
n
= 0.
Lo ´ ultimo se sigue de que dρ ∧ ω
n
= 0, por tanto
0 = i
N
(dρ ∧ ω
n
) = ω
n
−dρ ∧ i
N
ω
n
.
5.5. El teorema de cambio de variable 205
Corolario 5.5.13 Para toda funci´on g diferenciable e integrable en R
n
,
_
g(x)dx
1
dx
n
=
_

0
_
S
n−1
g(ρy)ρ
n−1
dσdρ.
Demostraci´on. Para C = ¦x
n
= 0, x
n−1
≥ 0¦, C
t
= S
n−1
∩C y los
difeomorfismos inversos (3.6.1), p´ag.133
F(x) = ([x[, x/[x[), G(ρ, y) = F
−1
(ρ, y) = ρy,
se tiene que F(C) = (0, ∞) C
t
y para el abierto denso de la esfera
S
t
= S
n−1
¸C
t
tenemos los difeomorfismos
R
n
¸C
F
−−→ (0, ∞) S
t
ϕ
−−→ (0, ∞) (0, π)
n−2
(0, 2π)
x = ρy → (ρ, y) → (ρ, θ
1
, . . . , θ
n−1
)
La medida en la esfera unitaria S
n−1
, en la que ρ = 1, es
σ(A) =
_
A
i
N
ω
n
=
_
A
ρ
n−1
Θ
n−1
=
_
A
Θ
n−1
(5.5)
=
_
ϕ(¦1]·A)
f(θ)dθ
1
. . . dθ
n−1
,
(ver 5.4, p´ag.203), y por el resultado anterior (5.5.12)
_
g(x)dx =
_
A
n

n
=
_
A
n

n−1
dρ ∧ Θ
n−1
=
_
(0,∞)·(0,π)
n−2
·(0,2π)

n−1
f(θ)dρdθ
1

n−1
=
_

0
_
S

g(ρy)ρ
n−1
dσ dρ.
Ejemplo 5.5.14 Calculemos ahora el hipervolumen V
n
= m
n
(B[0, 1]) de
la bola unidad B de R
n
—para otro c´alculo ver (3.6.5), p´ag.135)—: Para
n = 1, V
1
= 2; para n = 2, V
2
= π (ver el ejemplo (5.5.11)); y para
n ≥ 3, por el teorema de la medida producto para m
n
= m
n−2
m
2
,
206 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
como m
n
[B(0, r)] = r
n
V
n
,
V
n
= m
n
[B] =
_
m
n−2
[B
(x
1
,x
2
)
] dm
2
=
_
¦x
2
1
+x
2
2
≤1]
m
n−2
(B[0,
_
1 −x
2
1
−x
2
2
]) dm
2
=
_
¦x
2
1
+x
2
2
≤1]
(1 −x
2
1
−x
2
2
)
n−2
2
V
n−2
dm
2
= V
n−2
_

0
_
1
0
(1 −ρ
2
)
n
2
−1
ρ dρdθ = πV
n−2
_
1
0
t
n
2
−1
dt =

n
V
n−2
.
haciendo el cambio t = 1 − ρ
2
. Con esta regla de recurrencia y los dos
valores iniciales, tenemos todos los valores buscados
V
2n+1
=
(2π)
n
2
1 3 (2n + 1)
, V
2n
=
(2π)
n
2 4 (2n)
=
π
n
n!
,
que en t´erminos de la funci´on Π (ver el ejemplo (2.4.23), p´agina 95) se
expresan —como ya hemos visto en (3.6.5), p´ag.135—, simult´aneamente
con el valor
V
n
=
π
n/2
Π
_
n
2
_
.
Ejemplo 5.5.15 Calcular el ´area n–dimensional de la gr´afica o = ¦(x, f(x)) ∈
R
n+1
: x ∈ V ¦, de una funci´on f : V ⊂ R
n
→R.
Para ello consideremos F : V ⊂ R
n
→ R
n+1
, F(x) = (x, f(x)), que
es inmersi´on inyectiva por tanto
σ
n
(o) = γ
n
H
n
[o] =
_
V
J[DF
x
] dm
n
=
_
V
_
1 +

f
2
x
i
dm
n
,
pues para a
i
= f
x
i
y a
t
= (a
1
, . . . , a
n
),
J[DF
x
]
2
= det[I +aa
t
] = 1 +

a
2
i
,
ya que las columnas de la matriz C = aa
t
son m´ ultiplos de a, por tan-
to dependientes y el rango de C es 0 si a = 0 ´o 1 en caso contrario,
en cualquier caso tiene n − 1 autovalores nulos y el correspondiente al
autovector a, pues Ca = aa
t
a = (a
t
a)a, es decir C tiene autovalores
λ
1
= a
t
a =

a
2
i
, λ
2
= = λ
n
= 0,
5.5. El teorema de cambio de variable 207
por tanto los autovalores 1 +λ
i
de I +C son 1 +

a
2
i
y los dem´as 1; y
el determinante de I +C es su producto 1 +

a
2
i
.
Ejemplo 5.5.16 Calcular el ´area n–dimensional A
n
= σ
n
(o
n
) de la es-
fera unidad S
n
de R
n+1
(ver para otro c´alculo (3.6.5), p´ag.135):
Consideremos la partici´on de o
n
= ¦

x
2
i
= 1¦ ⊂ R
n+1
,
o
n
= S
+
n
∪ S

n
∪ E
n
,
donde S
+
n
es el casquete superior, S

n
el casquete inferior de la esfera,
para los que H
n
(S

n
) = H
n
(S
+
n
) pues ambos casquetes son isom´etricos
por la reflexi´on respecto de x
n+1
= 0; y E
n
= ¦x ∈ S
n
: x
n+1
= 0¦ =
S
n−1
¦0¦ es el ecuador.
Ahora por el ejercicio anterior, para V la bola unidad abierta de R
n
y f(x) =
_
1 −

x
2
i
, F(V ) = S
+
n
, a
i
= f
x
i
= −x
i
/
_
1 −

x
2
i
, tenemos
aplicando Fubini y el ejemplo (5.5.8) que para n ≥ 2
σ
n
[S
+
n
] =
_
V
1
_
1 −

n
i=1
x
2
i
dm
n
=
_

n
i=2
x
2
i
≤1
_

1−

n
i=2
x
2
i


1−

n
i=2
x
2
i
1
_
(1 −

n
i=2
x
2
i
) −x
2
1
dx
1
dx
2
dx
n
=
= πm
n−1
(B[0, 1]) = πV
n−1
,
un c´alculo similar da para n = 1, σ
1
[S
+
1
] = π.
Ahora por inducci´on se tiene que H
n
(E
n
) = 0, pues para n = 1,
H
1
(E
1
) = H
1
(¦−1, 1¦) = 0 y si H
n
(E
n
) = 0, entonces H
n
(S
n
) =
2H
n
(S
+
n
) < ∞ y como E
n+1
= o
n
¦0¦, se sigue de (1.7.4), p´ag.56,
que H
n+1
(E
n+1
) = H
n+1
(S
n
) = 0. Por lo tanto
A
1
= 2π, A
n
= σ
n
(o
n
) = 2σ
n
(S
+
n
) = 2πV
n−1
= 2
π
n+1
2
Π
_
n−1
2
_
.
Definici´on. A Pappus de Alejandria, del que poco se sabe y se
cree vivi´o alrededor del 300 despu´es de Cristo, se le atribuyen los dos
siguientes ejemplos (para un arco de circunferencia) en los que usamos
el concepto de centro de masa de un boreliano B del espacio R
n
. Para
ello lo primero que necesitamos es conocer su dimensi´on de Hausdorff
dim
H
(B) = p, en cuyo caso si su densidad de masa viene dada por la
208 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
funci´on medible no negativa ρ, definimos su centro de masa C(B) como
el punto del espacio de coordenada i–´esima
x
i
[C(B)] =
_
B
x
i
ρ dH
p
_
B
ρ dH
p
,
el cual en el caso particular de ser ρ constante es
_
B
x
i
dH
p
H
p
(B)
.
Ejemplo 5.5.17 (Pappus) Si una curva plana cerrada gira alrededor de
un eje del plano que no la corta, el volumen que genera es igual al ´area
limitada por ella multiplicada por la distancia que recorre el centro de
masa del ´area.
Soluci´on. Consideremos la superficie C que encierra la curva en el
plano xz y z el eje de giro, entonces nuestro volumen es B = F(C
[0, 2π]), para
F : R
3
→R
3
, F(r, z, θ) = (r cos θ, r senθ, z),
entonces como J[DF
x
] = r, tendremos
m(B) =
_
C·[0,2π]
r drdzdθ = 2π
_
C
r drdz,
siendo
_
C
xdxdz/m(C) la abscisa del centro de masa de C, es decir la
distancia al eje de giro.
Ejemplo 5.5.18 (Pappus) Si una curva plana, cerrada ´o no, gira alre-
dedor de un eje del plano que no la corta, el ´area de la superficie que
genera es igual a la longitud de la curva multiplicada por la distancia
que recorre el centro de masa de la curva.
Soluci´on. Si la curva es σ(t) = (x(t), z(t)), para σ: [0, 1] → R
2
, la
superficie es la imagen de
F : [0, 1] [0, 2π] →R
3
, F(t, θ) = (x(t) cos θ, x(t) senθ, z(t)),
para la que J[DF
x
] = x
_
x
t
(t)
2
+z
t
(t)
2
, siendo as´ı que la medida de
longitud en la curva es H
1
(σ[A]) =
_
A
_
x
t
(t)
2
+z
t
(t)
2
dt, por tanto el
´area es para C = σ[0, 1]
_
[0,1]·[0,2π]
x(t)
_
x
t
(t)
2
+z
t
(t)
2
dtdθ = 2π
_
C
xdH
1
.
5.5. El teorema de cambio de variable 209
siendo las coordenadas del centro de gravedad de la curva en el plano
x, z,
_
_
C
xdH
1
H
1
(C)
,
_
C
z dH
1
H
1
(C)
_
,
y la abscisa es la distancia al eje z.
Ejercicios
Ejercicio 5.5.1 Calcular el ´ area y el volumen de la elipse y elipsoide respecti-
vamente
x
2
a
2
+
y
2
b
2
= 1,
x
2
a
2
+
y
2
b
2
+
z
2
c
2
= 1.
Ejercicio 5.5.2 Una bicicleta de longitud L hace un recorrido en el que nunca
gira a la derecha. Si el ´ angulo total girado es ϕ, demostrar que el ´ area que
barre es
4
ϕL
2
/2.
Ejercicio 5.5.3 Curva de Agnesi
5
: Dada una circunferencia de radio a/2
tangente al eje x y centro en el eje y y dada la tangente paralela al eje x en
el punto (0, a), se considera el lugar geom´etrico de los puntos del plano (x, y),
obtenidos de la siguiente forma: Se traza la recta que une el origen con el punto
de la tangente de abscisa x, es decir (x, a) y se considera la ordenada y del
punto de corte de esta recta con la circunferencia.
Demostrar que el ´ area subyacente a la curva es 4 veces el ´ area del c´ırculo
de la construcci´ on. Que la curva tiene dos puntos sim´etricos en los que pasa
de ser convexa a concava. Que las verticales en esos puntos dividen el ´ area
subyacente en tres regiones de igual ´ area y que los pies de esas verticales en el
eje x definen con el punto m´ aximo (0, a) de la curva un tri´ angulo equil´ atero.
Encontrar el centro de gravedad de la regi´ on entre la curva y el eje x. Encontrar
el centro de gravedad de la curva.
Demostrar que el volumen que genera al girarla respecto del eje x es 2
veces el del toro que genera el c´ırculo.
4
En particular si la bicicleta vuelve al punto de partida, el ´area que barre es
constante e igual a la del c´ırculo de radio L.
5
Ver comentarios en la p´ ag.217
210 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
Ejercicio 5.5.4 Sea σ: R →R
n
una curva de clase 1, demostrar que para todo
[a, b] ⊂ R, si σ(t) = (x
i
(t))
γ
1
H
1
(σ[a, b]) =
_
b
a

(t)| dt =
_
b
a
¸
¸
¸
_
n

i=1
x

i
(t)
2
dt.
Ejercicio 5.5.5 Sea f ∈ (
1
(R
2
) y consideremos su gr´ afica F : R
2
→R
3
, F(x, y) =
(x, y, f(x, y)), demostrar que para todo A ∈ B(R
2
),
γ
2
H
2
[F(A)] =
_
A
_
1 +f
2
x
+f
2
y
dxdy.
Ejercicio 5.5.6 (1) Demostrar que el ´ area de la esfera de radio r es 4πr
2
.
(2) Demostrar que el ´ area del casquete esf´erico de radio r y altura h es 2πrh.
Ejercicio 5.5.7 Demostrar que para una rotaci´ on o una traslaci´ on T : R
n

R
n
, el centro de masas C(B) de un boreliano B satisface C[T(B)] = T[C(B)].
Ejercicio 5.5.8 Demostrar que si B, B
i
∈ B(R
n
), tienen dimensi´ on Hausdorff
p, con 0 < H
p
(B), H
p
(B
i
) < ∞ y B
i
es una partici´ on numerable disjunta de
B = ∪B
n
, entonces
C[B] =

H
p
(B
i
)
H
p
(B)
C(B
i
).
Ejercicio 5.5.9 Dado en el plano un tri´ angulo T
2
de v´ertices ABC, considere-
mos los tres conjuntos: T
2
(la envolvente convexa de los v´ertices), T
1
= ∂T
2
formado por los tres lados y T
0
= |A, B, C¦ formado por los tres v´ertices.
Calcular el centro de masas de cada uno. ¿coinciden?
5.6. C´alculo de la constante γ
n
. 211
5.6. C´alculo de la constante γ
n
.
En el teorema (1.7.9) de la p´agina 58, demostramos la existencia de
una constante γ
n
, tal que γ
n
H
n
= m, la medida de Lebesgue en R
n
. En
esta lecci´on calcularemos el valor de esta constante, utilizando algunos
de los resultados de este Tema. Para ello necesitamos una serie de Lemas
previos.
Lema 5.6.1 Sea A ⊂ R
n
un abierto acotado, entonces dado > 0, exis-
ten bolas cerradas y disjuntas B
m
⊂ A, con 0 < d(B
m
) < , tales que
m(A) =

m(B
m
).
Demostraci´on. Sea B
1
cualquier bola de A de di´ametro d(B
1
) < ,
ahora elegidas B
i
= B[x
i
, r
i
], para i = 1, . . . , m, elegimos B
m+1
del
siguiente modo: consideramos la familia (
m
de las bolas cerradas de A
con di´ametro menor que y disjuntas de las B
i
anteriores, la cual es
no vac´ıa porque A − (∪
m
i=1
B
i
) es abierto no vac´ıo. Ahora consideramos
s
m
= sup¦r : B[x, r] ∈ (
m
¦ y elegimos B
m+1
como cualquier bola de
(
m
, con radio r
m+1
> s
m
/2.
Veamos que el boreliano C = A−(∪B
n
) tiene medida nula.
En primer lugar si B
0
= B[0, 1] es la bola unitaria, como m[B[x, t]] =
t
n
m[B
0
], tendremos que
m[B
0
]

m=1
r
n
m
=

m=1
m[B
m
] = m[∪B
m
] ≤ m[A] < ∞,
por lo que r
m
→0.
Supongamos que m(C) > 0, entonces para B
t
m
= B[x
m
, 4r
m
],

m[B
t
m
] = 4
n

m[B
m
] ≤ 4
n
m[A] < ∞,
por lo que existe un N ∈ N, tal que
m[∪

m=N+1
B
t
m
] ≤

m=N+1
m[B
t
m
] < m[C],
212 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
y por tanto existe un p ∈ C tal que p / ∈ ∪

m=N+1
B
t
m
. Como p est´a en C
no est´a en el cerrado ∪
N
i=1
B
i
y podemos encontrar una bola B[p, r] ⊂ A
disjunta de B
1
, . . . , B
N
y 0 < r < , ahora bien si B[p, r] es disjunta de
B
1
, . . . , B
m
, entonces B[p, r] ∈ (
m
y r ≤ s
m
< 2r
m+1
, pero r
m
→0 por
tanto existe un primer m > N tal que B[p, r]∩B
m
,= ∅ y B[p, r] ∈ (
m−1
.
Sea z ∈ B[p, r] ∩ B
m
, como p / ∈ B
t
m
tendremos
s
m−1
≥ r ≥ |p−z| ≥ |p−x
m
|−|z −x
m
| ≥ 4r
m
−r
m
= 3r
m
>
3
2
s
m−1
,
lo cual es absurdo.
Definici´on. Dado un conjunto A ⊂ R
n
, definimos su simetrizaci´on de
Steiner respecto del hiperplano ¦x
1
= 0¦ como
S(A) = ¦(t, y) ∈ R R
n−1
: m[A
y
] > 0, [t[ ≤
m[A
y
]
2
, ¦.
de modo an´alogo se definen las simetr´ıas respecto del resto de hiperplanos
coordenados ¦x
i
= 0¦.
Lema 5.6.2 Si A ∈ B(R
n
) y S(A) es su simetrizaci´on de Steiner respecto
del hiperplano ¦x
i
= 0¦, entonces
a) S(A) ∈ B(R
n
).
b) d[S(A)] ≤ d[A].
c) m[S(A)] = m[A].
d) x = (x
1
, . . . , x
n
) ∈ S(A) sii (x
1
, . . . , −x
i
, . . . , x
n
) ∈ S(A).
e) Si A es sim´etrico respecto de un hiperplano ¦x
j
= 0¦, S(A) tambi´en.
Demostraci´on. Haremos la demostraci´on para i = 1. Denotaremos
para cada y ∈ R
n−1
, β(y) = supA
y
, α(y) =´ınf A
y
.
(a) Que S(A) = ¦0 < g, f ≤ g¦ es boreliano se sigue del ejerci-
cio (2.2.4) de la p´agina 78 y del Teorema de Fubini, para las funciones
medibles g(t, y) = m[A
y
] y f(t, y) = 2[t[.
(b) Sean (t
1
, y
1
), (t
2
, y
2
) ∈ S(A), entonces
d[(t
1
, y
1
), (t
2
, y
2
)] =
_
[t
1
−t
2
[
2
+d(y
1
, y
2
)
2
≤ l´ımd[(s
n
, y
1
), (r
n
, y
2
)] ≤ d(A),
5.6. C´alculo de la constante γ
n
. 213
para ciertas s
n
∈ A
y
y r
n
∈ A
y
, pues
[t
1
−t
2
[ ≤
m[A
y
1
] +m[A
y
2
]
2

β(y
1
) −α(y
1
) +β(y
2
) −α(y
2
)
2
≤ m´ax¦β(y
1
) −α(y
2
), β(y
2
) −α(y
1
)¦ = l´ım[s
n
−r
n
[,
por tanto d[S(A)] ≤ d(A).
(c) Se sigue del teorema de Fubini que
m
n
[S(A)] =
_
m
1
[S(A)
y
] dm
n−1
=
_
m
1
[A
y
] dm
n−1
= m
n
(A).
(d) Es obvio y (e) porque (por ejemplo para j = 2)
x = (x
i
) ∈ S(A) ⇔ [x
1
[ ≤
m¦t : (t, x
2
, . . . , x
n
) ∈ A¦
2
⇔ [x
1
[ ≤
m¦t : (t, −x
2
, . . . , x
n
) ∈ A¦
2
⇔ (x
1
, −x
2
, . . . , x
n
) ∈ S(A).
En el siguiente resultado veremos que entre los conjuntos de un
di´ametro fijo d, la bola de ese di´ametro, es decir de radio d/2, es el
de m´aximo volumen.
Teorema 5.6.3 Dado A ∈ B(R
n
),
m[A] ≤ m[B[0, d(A)/2]].
Demostraci´on. Consideremos la composici´on de simetrizaciones de
Steiner S(A) = S
n
◦ ◦S
1
(A), respecto de los hiperplanos coordenados.
Entonces por (d) y (e) del resultado anterior S(A) es sim´etrico, x ∈ S(A)
sii −x ∈ S(A) y por (b)
x = (x
i
) ∈ S(A) ⇒ x, −x ∈ S(A)
⇒ 2|x| = |x −(−x)| ≤ d[S(A)] ≤ d(A)
por tanto S(A) ⊂ B[0, d(A)/2] y se sigue de (c) que
m[A] = m[S(A)] ≤ m[B[0, d(A)/2]].
Teorema 5.6.4 γ
n
H
n
= m para las constantes
γ
n
= m[B[0, 1/2]] = V
n
/2
n
=
π
n/2
2
n
Γ
_
n
2
+ 1
_
.
214 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
Demostraci´on. La ´ ultima igualdad se vio en el ejercicio (5.5.14), de
la p´agina 205, veamos pues la primera, lo cual equivale a que H
n
(B) = 1,
para B = B[0, 1/2], la bola de radio 1/2. Por una parte para C = [0, 1]
n
y B
i
, tales que d(B
i
) < δ y C ⊂ ∪B
i
, tenemos por la desigualdad (5.6.3),
por ser d(B
i
) = d(B
i
) y B
i
∈ B(R
n
)
1 = m[C] ≤

i
m[B
i
] ≤

i
m[B[0, d(B
i
)/2]] = m[B]

i
d(B
i
)
n
,
por tanto γ
n
H
n
(C) ≤ m[B]H
n,δ
(C) ≤ m[B]H
n
(C) y γ
n
≤ m[B], veamos
la otra desigualdad.
Consideremos el cubo unidad abierto (0, 1)
n
= A un > 0 y por el
Lema (5.6.1) una sucesi´on de bolas B
i
⊂ A disjuntas, con 0 < d(B
i
) < δ
y m[A−∪B
i
] = 0, entonces
0 ≤ H
n,δ
[A−∪B
i
] ≤ H
n
[A−∪B
i
] = 0,
lo cual implica, por ser B
i
una bola de radio d(B
i
)/2 y 1 = m[A] =

m[B
i
],
H
n,δ
[A] ≤ H
n,δ
[∪B
i
]] ≤

d(B
i
)
n
=

m[B[0, d(B
i
)/2]]
m[B[0, 1/2]]
=

m[B
i
]
m[B]
=
1
m[B]
,
de donde m[B]H
n
(A) ≤ 1 = m(A) = γ
n
H
n
(A) y m[B] ≤ γ
n
.
5.7. Bibliograf´ıa y comentarios 215
5.7. Bibliograf´ıa y comentarios
Los libros consultados en la elaboraci´on de este tema han sido:
Ash, R.B.: “Real Analysis and Probability”. Ac.Press, 1972.
Benedetto, J.J.: “Real variable and integration”. B.G.Teubner, 1976.
Billingsley, P.: “Probability and measure”. John Wiley, 1986.
Cohn, D.L.: “Measure theory”. Birkhauser (Boston), 1980.
Dunford, N. and Schwartz, J.T.: “Linear operators, Vol,I ”. John Wiley–Interscience
Pub., 1958.
Folland, G.B.: “Real Analysis. Modern Techniques and their applications”, John
Wiley, 1984.
Mukherjea, A. and Pothoven, K.: “Real and functional Analysis”. Plenum Press,
1978.
Munroe, M.E.: “Measure and integration”. Addison Wesley, 1971.
Rudin, W.: “Real and complex analysis”. Tata McGraw-Hill, 1974.
Yosida, K.: “Functional Analysis”. Springer-Verlag, 1974.
Para el c´alculo de la constante γ
n
hemos seguido el Billingsley.
Como bibliograf´ıa complementaria consideramos los siguientes:
Hewitt, E. and Stromberg, K.: “Real and abstract analysis”. Springer–Verlag,
1965.
Wheeden, R.L. and Zygmund, A.: “Measure and integral. An introduction to Real
Analysis”. Marcel Dekker, Inc. 1977.
Zaanen, A.C.: “Integration”. North–Holland, 1967.
Como comentamos en el cap´ıtulo anterior, la descomposici´on de Jor-
dan de una medida est´a ´ıntimamente relacionada con la descomposici´on
de una funci´on de variaci´on acotada como diferencia de funciones cre-
cientes. De hecho es de Jordan el concepto de funci´on de variaci´on
acotada, que acu˜ na en 1881, y suya es la demostraci´on de (5.3.4).
Jordan, C.: “Cours d’Analyse de l’Ecole Polytechnique”. Gauthier-Villars, Paris,
3a.Ed., Vol.I,II y III, 1909-1915.
Como tambi´en comentamos anteriormente, Lebesgue da en su libro
Lebesgue, H.: “Le¸ cons sur l’integration” (1a.edici´ on 1903, 2a.edici´ on 1928). Reimp.
de 2a. ed. por Chelsea Pub. Comp., 1973.
una condici´on necesaria y suficiente para que una funci´on f : [0, 1] → R
se exprese como una integral indefinida, enunciado esencialmente el Teo-
rema fundamental del c´alculo (5.3.12) —aunque sin demostraci´on y a
216 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
pie de la p´agina 129—; en este libro tambi´en est´a el teorema de diferen-
ciaci´on: Toda funci´on continua de variaci´on acotada tiene derivada c.s.,
del que en 1939 F. Riesz se˜ nala la posibilidad de quitar la hip´otesis de
la continuidad, (ver (5.3.9)). En cuanto a Vitali acu˜ na en su art´ıculo
de 1904
Vitali, G.: “Sulle funzioni integrali”. Atti. Acc. Sci. Torino, 40, pp.1021–1034. A˜ no
1904–1905.
el concepto de funci´on absolutamente continua, aunque ya Harnack
en 1890 hab´ıa usado un concepto similar en un contexto distinto. En
ese trabajo Vitali caracteriza, con la absoluta continuidad, la relaci´on
entre diferenciaci´on e integraci´on en el contexto de la teor´ıa de Lebesgue,
demostrando el Teorema fundamental del c´ alculo (5.3.12). Mas tarde, en
1907, Lebesgue dar´ıa una prueba mas corta que la de Vitali, el cual
publica ese mismo a˜ no el art´ıculo
Vitali, G.: “Sui gruppi di punti e sulle funzioni di variabili reali”. Atti. Acc. Sci.,
Torino, 43, 1907.
en el que tratando de extender el Teorema fundamental del c´alculo a R
2
,
prueba el Teorema de recubrimiento de Vitali. Este resultado fue la base
de demostraci´on de teoremas generales de diferenciaci´on. De hecho las
pruebas cl´asicas de (5.2.9) —ver Cohn, Wheeden–Zygmund, etc.—,
lo utilizan. Nosotros sin embargo hemos seguido a Folland, Rudin,
Ash,... que se basan en el Lema mas simple (5.2.1).
Por otra parte hay procesos de integraci´on, como los desarrollados
por Denjoy y Perron en 1912–14, que est´an orientados a fin de que el
Teorema fundamental del c´alculo
f(x) −f(a) =
_
x
a
f
t
(t)dt,
sea v´alido cuando f sea diferenciable en todo punto. Sin embargo, como
ya comentamos, en ellos falla la propiedad de que f sea integrable sii [f[
lo es. Remitimos al lector al libro de
McShane, E.J.: “Integration”. Princeton Univ. Press, 1944.
Analicemos ahora el teorema (5.2.9), que nos asegura la existencia
del l´ımite
f(x) = l´ım
r→0
µ(E
r
)
m(E
r
)
,
y que adem´as es la derivada de Rad´on–Nykodim, f = dµ
a
/dm, para
µ = µ
a
+ µ
s
la descomposici´on de Lebesgue. Cuando consideramos la
5.7. Bibliograf´ıa y comentarios 217
densidad de masa f de un objeto en un punto, la definimos como una
relaci´on infinitesimal, en el punto, entre la masa µ y el volumen m,
esa es la idea que subyace en el resultado anterior. Sin embargo este
resultado no dice que esa cantidad infinitesimal de masa sea realmente
una medida d
x
µ en el espacio tangente T
x
(R
n
) (idem para el volumen,
que sigue siendo el volumen en el espacio tangente) y que la relaci´on
entre ambas medidas d
x
µ/d
x
m, que en este caso son proporcionales es
un n´ umero f(x), que es la densidad en el punto considerado.
Pero este nuevo concepto existe y tiene la ventaja de que no son
necesarias dos medidas —como la de masa y volumen— para analizar
su comportamiento infinitesimal, sino que cada medida define can´oni-
camente una medida infinitesimal en los puntos en que es diferenciable
—que adem´as son casi todos en t´erminos de la de Lebesgue—. Remitimos
al lector interesado al trabajo
Faro, R.; Navarro, J.A.; Sancho, J.: “On the concept of differential of a measu-
re”. Arch. Math., Vol 64, 58–68, 1995.
el cual surge como contestaci´on a la pregunta siguiente: ¿Es mera no-
taci´on la dµ que aparece en la teor´ıa de integraci´on abstracta o por el
contrario tras ella se esconde un concepto matem´atico como el de la
diferencial de una funci´on?.
En ese trabajo se define el concepto de diferencial de una medida
d
x
µ, en un punto x ∈ R
n
, como una medida homog´enea en el espacio
tangente a R
n
en el punto x. Se demuestra que toda medida es diferen-
ciable (c.s. [m]), que d
x
µ es proporcional a d
x
m (c.s. [m]), siendo m una
medida de Lebesgue y se prueba una versi´on diferencial de la f´ormula
del cambio de variable de la teor´ıa de integraci´on que nos dice que el
concepto de diferencial de una medida es invariante por difeomorfismos
(por lo que la definici´on de diferencial de una medida es v´alida en una
variedad diferenciable A, en la que no hay medida de Lebesgue con la
que comparar). Como consecuencia se tiene una versi´on mas refinada de
la derivada de Radon–Nikodym dλ/dµ, en el contexto de las variedades
diferenciables, donde no es una mera clase de funciones coincidiendo casi
seguro, sino una verdadera funci´on f(x) =
d
x
λ
d
x
µ
, bien definida en toda la
variedad, salvo en un conjunto de medida nula por µ.
Por ´ ultimo un breve comentario hist´orico sobre la curva de Agnesi,
(ver el ejercicio 5.5.3, p´ag.209):
Maria Cayetana Agnesi (1718–1799) fue una matem´atica italiana
c´elebre por su talento y otras virtudes. La curva de Agnesi, la estudi´o en
su libro de c´alculo diferencial e integral
218 Cap´ıtulo 5. Diferenciaci´on
Agnesi, M.C..: “Institutioni Analitiche ad uso della gioventu italiana ”. Milan, 1748.
que la Academia de las Ciencias de Paris consider´o como superior a cuan-
tos se hab´ıan escrito sobre esa materia. La curva hab´ıa sido estudiada
anteriormente por Fermat en 1666 y por Guido Grandi en 1701, que la
llam´o curva versoria, que es un t´ermino n´autico latino que significa pie
de la vela, cuerda con que se ata su cabo, o con que se lleva de un borde a
otro. En italiano Agnesi la llam´o la versiera y seg´ un parece, John Colson,
profesor de la Universidad de Cambridge, con poco conocimiento del ita-
liano confundi´o versiera con avversiera, que tradujo como witch, bruja,
dando lugar al desafortunado nombre por el que tambi´en es conocida
esta curva.
Fin del Cap´ıtulo 5
Cap´ıtulo 6
Espacios de funciones
medibles
6.1. Los espacios L
p
A lo largo de todo el tema consideraremos un espacio de medida
(Ω, /, µ).
Definici´on. Para cada 0 < p < ∞ y K = R ´o C, definimos el espacio
L
p
(Ω, /, µ, K), de las funciones medibles f : Ω →K tales que
_
[f[
p
dµ < ∞,
y para cada f ∈ L
p
, y p ≥ 1
|f|
p
=
__
[f[
p

_
1/p
.
Si no hay confusi´on denotaremos tal espacio por L
p
(Ω, K) ´o L
p
.
Veremos en la siguiente lecci´on que para p ≥ 1 las | |
p
son seminor-
mas. No hemos incluido los valores correspondientes a 0 < p < 1 pues
para ellos las | |
p
en general no satisfacen la desigualdad triangular, sin
embargo hablaremos de estos espacios m´as adelante.
219
220 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
Proposici´on 6.1.1 Para 0 < p < ∞, L
p
(Ω, K) es un K–espacio vectorial.
Demostraci´on. Es obvio que si α ∈ K y f, g ∈ L
p
, entonces αf ∈ L
p
y f +g ∈ L
p
ya que (para lo segundo)
[f(x) +g(x)[
p
≤ ([f(x)[ +[g(x)[)
p
≤ (2 m´ax¦[f(x)[, [g(x)[¦)
p
≤ 2
p
[f(x)[
p
+ 2
p
[g(x)[
p
.
Observemos que aunque L
p
(Ω, R) es un R–subespacio vectorial de
L
p
(Ω, C) no es un C–subespacio vectorial suyo.
6.1.1. El espacio L

.
Para el caso p = ∞ no hay un criterio ´ unico para definir L

(Ω, K).
Para unos autores, como Ash, Rudin y Wheeden–Zygmund, el supre-
mo esencial de una funci´on medible f : Ω →K es el
´ınf¦c ≤ ∞: µ¦[f[ > c¦ = 0¦.
es decir el menor valor c para el que [f[ ≤ c c.s. Y L

(Ω, K) es el espacio
de las funciones medibles f tales que [f[ tiene supremo esencial finito,
es decir las funciones medibles acotadas salvo en un conjunto de medida
nula.
Nosotros seguimos la dada por Cohn.
Definici´on. Diremos que A ∈ / es localmente nulo si para cada B ∈ /
con µ(B) < ∞ se tiene que µ(A∩B) = 0. Del mismo modo diremos que
una propiedad se satisface localmente casi seguro (l.c.s.) si el conjunto
de puntos en los que no se verifica es localmente nulo. Denotamos con ^
el conjunto de todos los medibles nulos y con ^

los localmente nulos.
Se tienen las siguientes propiedades elementales.
Proposici´on 6.1.2 (a) ^ ⊂ ^

.
(b) Si A, B ∈ /, A ⊂ B y B ∈ ^

, entonces A ∈ ^

.
(c) Si A ∈ ^

es σ–finito, A ∈ ^.
(d) Si A
n
∈ ^

, ∪

n=1
A
n
∈ ^

.
Definici´on. Denotaremos con L

(Ω, K) ´o L

si no hay confusi´on, el
espacio de las funciones medibles f : Ω → K que llamaremos esencial-
mente acotadas, para las que existe un 0 ≤ c < ∞ tal que ¦[f[ > c¦ es
localmente nulo, y para ellas definimos
|f|

=´ınf¦c ≥ 0 : ¦[f[ > c¦ ∈ ^

¦.
6.1. Los espacios /
p
221
Proposici´on 6.1.3 L

es un K–espacio vectorial y |f|

es una semi-
norma.
Demostraci´on. Si f, g ∈ L

, entonces f + g ∈ L

, pues dados
0 ≤ a, b < ∞, tales que A = ¦[f[ > a¦ y B = ¦[g[ > b¦ son localmente
nulos, A∪ B es localmente nulo y fuera de ´el
[f(x) +g(x)[ ≤ [f(x)[ +[g(x)[ ≤ a +b,
por lo que ¦[f + g[ > a + b¦ ⊂ A ∪ B y es localmente nulo, por tanto
f +g ∈ L

y adem´as |f +g|

≤ a +b. Ahora tomando ´ınfimos en a, b
tendremos que |f +g|

≤ |f|

+|g|

.
El motivo de elegir esta definici´on y no la anterior es que con ella
podremos englobar distintos resultados en uno y adem´as obtener otros en
los que los autores que siguen la primera definici´on, imponen condiciones
que no son necesarias, como que el espacio sea σ–finito, siendo as´ı que
con esta condici´on ambas definiciones coinciden.
Por L
p
entenderemos indistintamente L
p
(Ω, R) ´o L
p
(Ω, C) y utiliza-
remos esta notaci´on en aquellos resultados que sean igualmente v´alidos
para ambos espacios. El cuerpo correspondiente lo denotaremos con K.
Ejercicios
Ejercicio 6.1.1 Demostrar que si f ∈ /

, entonces |x : [f(x)[ > |f|

¦ es
localmente nulo.
Ejercicio 6.1.2 Demostrar que si f ∈ /

y es integrable, entonces |x : [f(x)[ >
|f|

¦ es nulo.
222 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
6.2. Los espacios de Banach L
p
6.2.1. Desigualdades fundamentales.
Dijimos en la lecci´on anterior que las | |
p
, para 1 ≤ p, son semi-
normas. Para demostrarlo necesitamos algunos resultados previos y un
nuevo concepto.
Definici´on. Diremos que 1 < p, q < ∞ son exponentes conjugados si se
verifica que p +q = pq ´o equivalentemente
1
p
+
1
q
= 1.
Observemos que para p = 2, q = 2, el cual es un caso especialmente
importante. Por otro lado si hacemos p → 1, entonces q → ∞, por lo
que consideraremos que 1 e ∞ son tambi´en exponentes conjugados.
El primero de los resultados es una simple consecuencia de la conca-
vidad de la funci´on log.
Lema 6.2.1 (a) Sean a, b ∈ (0, ∞) y t ∈ [0, 1], entonces
a
t
b
1−t
≤ ta + (1 −t)b.
(b) Sean 1 < p, q < ∞ conjugados y c, d ∈ [0, ∞), entonces
cd ≤
c
p
p
+
d
q
q
.
(c) Sean a, b ∈ (0, ∞) y r > 0, entonces
(a +b)
r
< a
r
+b
r
para 0 < r < 1,
(a +b)
r
> a
r
+b
r
para 1 < r < ∞,
Demostraci´on. (a) Por la concavidad de log
log(a
t
b
1−t
) = t log a + (1 −t) log b ≤ log(ta + (1 −t)b),
y el resultado se sigue por ser log creciente.
6.2. Los espacios de Banach L
p
223
(b) Para c = 0 ´o d = 0 es obvio; en caso contrario por (a) para
t = 1/p, a = c
p
y b = d
q
, tendremos
cd = a
1/p
b
1/q
= a
t
b
1−t
≤ ta + (1 −t)b =
c
p
p
+
d
q
q
.
(c) Consid´erese la funci´on f(x) = (x + b)
r
− x
r
− b
r
, para la cual
f(0) = 0 y f
t
> 0 si r > 1, por tanto f es creciente y f
t
< 0 si 0 < r < 1,
por tanto f es decreciente.
Como consecuencia tenemos algunas de las desigualdades mas im-
portantes del An´alisis Funcional.
Desigualdad de H¨older 6.2.2 Sean 1 ≤ p, q ≤ ∞ conjugados. Si f ∈ L
p
y g ∈ L
q
, fg ∈ L
1
y
|fg|
1
≤ |f|
p
|g|
q
.
Demostraci´on. Si p = 1 y q = ∞consideramos el conjunto A = ¦x :
f(x) ,= 0¦, el cual es σ–finito —pues por la desigualdad de Tchebycheff ,
µ¦[f[ ≥ 1/n¦ < ∞— y el conjunto B = ¦x : [g(x)[ > |g|

¦, el cual es
localmente nulo, por tanto A∩B es nulo y en los x de su complementario
se satisface
[f(x)g(x)[ ≤ [f(x)[|g|

,
por tanto
_
[fg[ dµ ≤ |g|

|f|
1
. Si p = ∞ y q = 1 es similar.
Si 1 < p < ∞ y |f|
p
= 0 (´o |g|
q
= 0) es obvio, pues f = 0 c.s. y
por tanto fg = 0 c.s., por lo que |fg|
1
= 0. Si |f|
p
,= 0 y |g|
q
,= 0, se
tiene por el Lema (6.2.1) que para todo x
[f(x)g(x)[
|f|
p
|g|
q

[f(x)[
p
p|f|
p
p
+
[g(x)[
q
q|f|
q
q
,
y por tanto
_
[fg[ dµ
|f|
p
|g|
q

1
p
+
1
q
= 1.
Desigualdad de Cauchy–Schwarz 6.2.3 Si f, g ∈ L
2
, fg ∈ L
1
y
¸
¸
¸
¸
_
fg dµ
¸
¸
¸
¸
≤ |f|
2
|g|
2
.
Demostraci´on. Se sigue del resultado anterior, pues
¸
¸
¸
¸
_
fg dµ
¸
¸
¸
¸

_
[fg[ dµ ≤ |f|
2
|g|
2
.
224 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
Nota 6.2.4 Observemos que
<f, g>=
_
fg dµ,
es casi
1
un producto interior en L
2
, del que deriva la seminorma | |
2
,
pues
|f|
2
= (
_
[f[
2
dµ)
1/2
= (
_
ff dµ)
1/2
=<f, f>
1/2
.
Desigualdad de Minkowsky 6.2.5 Sea 1 ≤ p ≤ ∞ y f, g ∈ L
p
, entonces
f +g ∈ L
p
y
|f +g|
p
≤ |f|
p
+|g|
p
.
Demostraci´on. Que f +g ∈ L
p
lo vimos en (6.1.1) y (6.1.3). Veamos
la desigualdad.
Para p = ∞ lo hemos visto. Para p = 1 es obvio, pues
|f +g|
1
=
_
[f +g[ dµ ≤
_
([f[ +[g[) dµ = |f|
1
+|g|
1
.
Para 1 < p < ∞, si
_
[f + g[
p
dµ = 0 el resultado es obvio, en caso
contrario sea q el exponente conjugado de p, entonces
_
([f +g[
p−1
)
q
dµ =
_
[f +g[
qp−q
dµ =
_
[f +g[
p
dµ < ∞,
de donde se sigue que [f +g[
p−1
∈ L
q
y que |[f +g[
p−1
|
q
= |f +g|
p/q
p
.
Ahora por la desigualdad de Holder
|f +g|
p
p
=
_
[f +g[
p
dµ ≤
_
([f[ +[g[)[f +g[
p−1

=
_
[f[[f +g[
p−1
dµ +
_
[g[[f +g[
p−1

≤ |f|
p
|[f +g[
p−1
|
q
+|g|
p
|[f +g[
p−1
|
q
= (|f|
p
+|g|
p
)|f +g|
p/q
p
,
y dividiendo tenemos el resultado pues p −p/q = 1.
1
La ´ unica propiedad que no se tiene es que <f, f >= 0 implique f = 0, aunque
se tiene que f = 0 c.s. (por (2.4.26), p´ ag.97, y por tanto en el espacio en el que
identifiquemos funciones que coincidan casi seguro ser´a un producto interior.
6.2. Los espacios de Banach L
p
225
Corolario 6.2.6 Para cada 1 ≤ p ≤ ∞, L
p
es un espacio vectorial sobre
K y | |
p
es una seminorma en ´el.
6.2.2. El espacio L
p
para 0 < p < 1.
Hemos dicho que para 0 < p < 1, | |
p
no es una seminorma en L
p
en general, pues no satisface la desigualdad triangular. Para verlo consi-
deremos conjuntos medibles disjuntos A y B, con µ(A) = a y µ(B) = b
finitos y no nulos. Ahora sea f = I
A
y g = I
B
, entonces f +g = I
A∪B
y
|f +g|
p
=
__
I
A∪B

_
1/p
= (a +b)
1/p
> a
1/p
+b
1/p
= |f|
p
+|g|
p
,
donde la desigualdad se sigue de (6.2.1)(c).
No obstante podemos definir para todo p ∈ (0, 1) la seudom´etrica en
L
p
d
p
(f, g) =
_
[f −g[
p
dµ,
pues se tienen las propiedades:
i) d
p
(f, g) ≥ 0,
ii) d
p
(f, g) = 0 si y s´olo si f = g c.s.,
iii) d
p
(f, g) = d
p
(g, f) y
iv) la desigualdad triangular
d
p
(f, g) ≤ d
p
(f, h) +d
p
(h, g),
siendo esta consecuencia de (6.2.1(c)), pues
[f −g[
p
≤ ([f −h[ +[h −g[)
p
≤ [f −g[
p
+[g −h[
p
.
6.2.3. Los espacios L
p
.
En general ni las seudom´etricas d
p
para 0 < p < 1, son m´etricas, ni
las seminormas | |
p
para 1 ≤ p ≤ ∞, son normas, pues
para 0 < p < 1, d
p
(f, g) = 0 ⇔ f = g c.s.,
para 1 ≤ p < ∞, |f|
p
= 0 ⇔ f = 0 c.s.,
para p = ∞, |f|

= 0 ⇔ f = 0 l.c.s.,
226 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
sin embargo identificando convenientemente funciones conseguimos que
lo sean y podemos dar una identificaci´on que no depende de p.
Definici´on. Diremos que dos funciones medibles f, g : Ω →K, son equi-
valentes, f ≈ g, si f = g l.c.s., es decir si ¦f ,= g¦ es localmente nulo. Es
f´ acil demostrar que f ≈ g es una relaci´on de equivalencia. Mediante ella
definimos los espacios cocientes para 0 < p ≤ ∞
L
p
= L
p
/ ≈ .
Lema 6.2.7 Si 0 < p < ∞ y f, g ∈ L
p
, entonces
f = g c.s. ⇔ f = g l.c.s..
Demostraci´on. Siempre se tiene “⇒
2
la otra implicaci´on se sigue
de que el conjunto ¦f ,= g¦ es σ–finito, pues es uni´on numerable de los
conjuntos A
n
= ¦[f −g[ > 1/n¦ y
(1/n)
p
µ(A
n
) ≤
_
A
n
[f −g[
p
dµ < ∞ ⇒ µ(A
n
) < ∞,
por tanto si es localmente nulo es nulo.
Proposici´on 6.2.8 (a) Para 0 < p ≤ ∞, L
p
es un K–espacio vectorial
con las operaciones
α[f] = [αf], [f] + [g] = [f +g].
(b) Para 0 < p < 1, (L
p
, d
p
) es un espacio m´etrico con la distancia
d
p
([f], [g]) = d
p
(f, g).
Para 1 ≤ p ≤ ∞ (L
p
, | |
p
) es un espacio normado con la norma
|[f]|
p
= |f|
p
.
Demostraci´on. (a) Sean f ≈ f
t
y g ≈ g
t
de L
p
y α ∈ K, entonces
αf ≈ αf
t
. Que la suma no depende de los representantes, es decir que
f +g ≈ f
t
+g
t
, se sigue de que
¦f +g ,= f
t
+g
t
¦ ⊂ ¦f ,= f
t
¦ ∪ ¦g ,= g
t
¦ ∈ ^

.
(b) Para 0 < p < 1 la distancia est´a bien definida pues para f ≈ f
t
y
g ≈ g
t
de L
p
, se sigue del Lema que d
p
(f, f
t
) = d
p
(g, g
t
) = 0, por tanto
d
p
(f, g) ≤ d
p
(f, f
t
) +d
p
(f
t
, g
t
) +d
p
(g
t
, g) = d
p
(f
t
, g
t
),
6.2. Los espacios de Banach L
p
227
y la otra desigualdad por simetr´ıa, por tanto d
p
(f, g) = d
p
(f
t
, g
t
). Ahora
para ver que es m´etrica basta demostrar que si f, g ∈ L
p
, d
p
(f, g) = 0 si
y s´olo si f ≈ g, y esto se sigue del Lema.
Para 1 ≤ p < ∞ la norma est´a bien definida pues |f|
p
= |f
t
|
p
ya
que por el lema f = f
t
c.s., por tanto |f|
p
= |f
t
|
p
. Ahora para ver que
es norma falta ver que para f ∈ L
p
, |[f]|
p
= 0 si y s´olo si [f] = [0], y
esto se sigue del Lema pues
|[f]|
p
= 0 ⇔ |f|
p
= 0 ⇔ f = 0 c.s.
⇔ f = 0 l.c.s. ⇔ [f] = [0],
Para p = ∞ la norma est´a bien definida pues si f, f
t
∈ L

y f ≈ f
t
,
|f|

= |f
t
|

, ya que |f −f
t
|

= 0, pues por definici´on es localmente
nulo el conjunto ¦f ,= f
t
¦ = ¦[f−f
t
[ > 0¦ y por la desigualdad triangular
|f|

≤ |f
t
|

+|f −f
t
|

= |f
t
|

y la otra desigualdad por simetr´ıa. Que es norma es obvio.
Nota 6.2.9 Por comodidad hablaremos de L
p
como de un espacio de
funciones, m´as que de un espacio cuyos elementos son clases de equi-
valencia de funciones, relegando esta distinci´on como dice Rudin “...al
status de un entendimiento t´acito”.
Ejemplo 6.2.10 Si Ω = ¦ω
1
, . . . , ω
n
¦ es finito y µ es la medida de contar,
entonces cada funci´on f : Ω →K, se identifica con x = (x
1
, . . . , x
n
) ∈ K
n
,
mediante f(ω
i
) = x
i
, en cuyo caso para p < ∞
|f|
p
= (
n

i=1
[x
i
[
p
)
1/p
= |x|
p
, y (L
p
, | |
p
) = (K
n
, | |
p
),
y para p = ∞, |f|

= m´ax¦[x
i
[¦ = |x|

.
Ejemplo 6.2.11 Por ´ ultimo en el caso particular
(Ω, /, µ) = (N, T(N), µ),
para µ la medida de contar, es habitual escribir l
p
en vez de L
p
y
considerar sus elementos f m´as que como funciones, como sucesiones
228 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
f(n) = x
n
∈ K, en cuyos t´erminos para p < ∞ l
p
es el espacio de las
sucesiones f = (x
n
) tales que

n=1
[x
n
[
p
< ∞,
y para p = ∞, l

es el espacio de las sucesiones acotadas.
6.2.4. Compleci´ on de los espacios L
p
.
Vamos a demostrar que toda sucesi´on de Cauchy en L
p
es convergen-
te, por ello conviene recordar que una cosa es la convergencia puntual
f
n
(x) →f(x), que a menudo hemos denotado f
n
→f, y otra distinta es
la convergencia f
n
→f en L
p
, que significa
para 0 < p < 1, d
p
(f, f
n
) →0 ⇔
_
[f
n
−f[
p
dµ →0,
para 1 ≤ p < ∞, |f −f
n
|
p
→0 ⇔
_
[f
n
−f[
p
dµ →0,
para p = ∞, |f −f
n
|

→0.
Lema 6.2.12 Sea 0 < p < ∞ y f
n
∈ L
p
una sucesi´on de Cauchy, enton-
ces existe f medible y una subsucesi´on g
n
de f
n
tal que g
n
→f c.s.
Demostraci´on. Consideremos una subsucesi´on g
n
de f
n
tal que para
n ≥ 1 |g
n+1
− g
n
|
p
≤ 2
−n
(para 0 < p < 1, d
p
(g
n+1
, g
n
) = |g
n+1

g
n
|
p
p
≤ 2
−n
) y sea h
n
= g
n+1
− g
n
, entonces como g
n
= g
1
+

n−1
i=1
h
i
basta demostrar que la serie

h
i
es absolutamente convergente c.s., es
decir que h =

[h
i
[, es finita c.s., para lo cual basta ver, por 2.4.3,
p´ag.85, que h es p–integrable. Ahora por el Lema de Fatou
_
[h[
p
dµ ≤ l´ıminf
_
(
n

i=1
[h
i
[)
p
dµ ≤ 1 < ∞,
pues por la desigualdad de Minkowsky para p ≥ 1 y por (6.2.1(c)) para
0 < p < 1
|
n

i=1
[h
i
[|
p

n

i=1
|h
i
|
p
≤ 1, (6.1)
|
n

i=1
[h
i
[|
p
p

n

i=1
|h
i
|
p
p
≤ 1. (6.2)
6.2. Los espacios de Banach L
p
229
Teorema 6.2.13 Para 1 ≤ p ≤ ∞, (L
p
, | |
p
) son espacios de Banach y
para 0 < p < 1 los espacios m´etricos (L
p
, d
p
) son completos.
Demostraci´on. Sea 0 < p < ∞ y f
n
∈ L
p
una sucesi´on de Cauchy,
entonces tanto si 0 < p < 1 como si 1 ≤ p < ∞, para todo > 0 existe
un N ∈ N, para el que si m, n ≥ N
_
[f
n
−f
m
[
p
dµ ≤ ,
ahora por el Lema anterior existe una subsucesi´on g
n
de f
n
y una funci´on
medible f tal que g
n
→f c.s. Veamos que f ∈ L
p
y que f
n
→f en L
p
.
Por el Lema de Fatou tenemos para n ≥ N y g
k
= f
n
k
_
[f
n
−f[
p
dµ =
_
l´ıminf
k→∞
[f
n
−f
n
k
[
p
dµ ≤ l´ıminf
k→∞
_
[f
n
−f
n
k
[
p
dµ ≤
por tanto f
n
−f ∈ L
p
, f = f −f
n
+f
n
∈ L
p
y por la desigualdad anterior
f
n
→f.
Sea ahora p = ∞, y f
n
∈ L

una sucesi´on de Cauchy. Consideremos
el conjunto A ∈ ^

, uni´on de los conjuntos
A
nm
= ¦x : [f
n
(x) −f
m
(x)[ > |f
n
−f
m
|

¦ ∈ ^

,
entonces f
n
(x) es de Cauchy uniformemente en los x ∈ A
c
, pues f
n
es
de Cauchy y por tanto para todo > 0 existe un N ∈ N, para el que si
m, n ≥ N
[f
n
(x) −f
m
(x)[ ≤ |f
n
−f
m
|

< ,
por tanto existe una funci´on medible f, tal que f = 0 en A y para x ∈ A
c
,
f
n
(x) →f(x), adem´as haciendo m →∞ tendremos que en A
c
[f
n
(x) −f(x)[ ≤ ,
por tanto f
n
−f ∈ L

, de donde se sigue que f ∈ L

y |f
n
−f|

≤ ,
por tanto f
n
→f (en L

).
En la prueba anterior hemos demostrado tambi´en el siguiente resul-
tado.
Teorema 6.2.14 Si f
n
∈ L
p
es una sucesi´on de Cauchy, con l´ımite f,
entonces: Para p = ∞, f
n
(x) → f(x) l.c.s. y para 0 < p < ∞, existe
una subsucesi´ on de f
n
que converge c.s. a f.
230 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
Nota 6.2.15 Denotemos con o(Ω, K) ´o con o si no hay confusi´on, el
conjunto de las funciones simples finitas
s: Ω →K, s =
n

i=1
a
i
I
A
i
las cuales son acotadas, ¦[s[ > m´ax¦[a
i
[¦¦ = ∅, por tanto est´an en L

y
|s|

≤ m´ax¦[a
i
[¦ < ∞.
A continuaci´on demostraremos que o es denso en L

y que
˜
o = ¦s ∈ o : µ¦s ,= 0¦ < ∞¦,
es denso en L
p
para 0 < p < ∞, pero antes veamos que
˜
o ⊂ L
p
para
todo p,
s ∈ o ∩ L
p
⇔ s =
n

i=1
a
i
I
A
i
,
_
[s[
p
dµ =

[a
i
[
p
µ(A
i
) < ∞
⇔ s =
n

i=1
a
i
I
A
i
, µ(A
i
) < ∞ para a
i
,= 0,
⇔ s ∈ o, µ¦s ,= 0¦ < ∞ ⇔ s ∈
˜
o.
Proposici´on 6.2.16
˜
o es denso en L
p
para 0 < p < ∞ y o en L

.
Demostraci´on. Sea 0 < p ≤ ∞ y f ∈ L
p
, basta demostrar que
existe una sucesi´ on de funciones simples s
n
∈ L
p
con [s
n
[ ≤ [f[, tal que
para 0 < p < 1, d
p
(s
n
, f) → 0 y para 1 ≤ p ≤ ∞, |s
n
− f|
p
→ 0.
Esencialmente ya lo hemos visto en (2.2.9), para K = R, pues existe
una sucesi´on de funciones simples [s
n
[ ≤ [f[, tal que s
n
(x) → f(x) y
la convergencia es uniforme en cada conjunto en el que f es acotada,
por tanto si p = ∞, como el conjunto A
c
= ¦x : [f(x)[ > |f|

¦ es
localmente nulo y f est´a acotada en A por |f|

< ∞, tendremos que
para todo > 0 existe un N tal que para n ≥ N y todo x ∈ A
[s
n
(x) −f(x)[ ≤ ⇒ |s
n
−f|

≤ ,
y si 0 < p < ∞, como [s
n
−f[ ≤ 2[f[ que es p–integrable, tendremos por
el Teorema de la convergencia dominada, p´ag.92 que
_
[s
n
−f[
p
dµ →0.
Para K = C se aplica a la parte real y a la imaginaria de f y se
concluye por la desigualdad triangular.
6.2. Los espacios de Banach L
p
231
Nota 6.2.17 Recordemos que la compleci´on de un espacio normado (m´e-
trico) A, es un espacio normado (m´etrico) completo A, tal que A es
un subespacio denso de A (el cual existe y es ´ unico, ver Hewitt–
Stromberg, p.77). En estos t´erminos el resultado anterior nos dice que
cada espacio de Banach L
p
es la compleci´on de un mismo espacio
˜
o, con
la norma | |
p
; y L

la de o, con | |

.
Por ´ ultimo veremos, como consecuencia del Teorema de aproxima-
ci´on (1.4.9) de la p´agina 28, un caso particular en el que L
p
es separable,
es decir contiene un subconjunto denso y numerable.
Proposici´on 6.2.18 Sea 0 < p < ∞ y µ σ–finita en / = σ((), con (
numerable, entonces L
p
es separable.
Demostraci´on. Sea A
n
∈ / una partici´on de Ω, con µ(A
n
) < ∞ y
consideremos las siguientes extensiones de (
(
0
= ( ∪ ¦A
1
, A
2
, . . . , A
n
, . . .¦
(
1
= ¦A ∈ / : A ∈ (
0
, ´o A
c
∈ (
0
¦
(
2
= ¦B
1
∩ ∩ B
n
: n ∈ N, B
i
∈ (
1
¦
(
3
= ¦C
1
∪ ∪ C
m
: m ∈ N, C
i
∈ (
2
¦
las cuales son numerables y (
3
es un ´algebra que genera /. Consideremos
ahora el conjunto numerable de funciones simples de L
p
o
t
= ¦
n

i=1
r
i
I
E
i
: r
i
∈ Q, E
i
∈ (
3
, disjuntos y µ(E
i
) < ∞¦,
(en el caso K = C consideramos los r
i
∈ Q+iQ) y veamos que es denso
en L
p
, para lo cual aplicamos el resultado anterior y basta demostrar
que dada una funci´on simple s =

n
i=1
a
i
I
B
i
∈ o ∩ L
p
(por tanto tal
que µ(B
i
) < ∞), para todo > 0 hay una funci´on f =

n
i=1
r
i
I
E
i
∈ o
t
,
tal que |s − f|
p
≤ . Haremos el caso 1 ≤ p < ∞, el caso 0 < p < 1 es
similar. Primero elegimos r
i
∈ Q, pr´oximos a a
i
, tales que
|
n

i=1
a
i
I
B
i

n

i=1
r
i
I
B
i
|
p

n

i=1
[a
i
−r
i
[|I
B
i
|
p
≤ /2,
y ahora aplicando el Teorema de aproximaci´on (1.4.9), p´ag.28 elegimos
los E
i
, tales que
|
n

i=1
r
i
I
B
i

n

i=1
r
i
I
E
i
|
p

n

i=1
[r
i
[|I
B
i
ZE
i
|
p
≤ /2.
232 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
Ejercicios
Ejercicio 6.2.1 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida σ–finita. Demostrar que
|λ ∈ /(/, R) : λ ¸µ¦,
es un subespacio vectorial cerrado del espacio de Banach /(/, R), que es
isomorfo a L
1
(Ω, /, µ, R). Dar un isomorfismo.
Ejercicio 6.2.2 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida σ–finita y f : Ω → C me-
dible. Demostrar que µ
f
(B) = µ[f
−1
(B)] es una medida en B(C), y que si
f ∈ L

, entonces
K = |z ∈ C : µ
f
[B(z, )] > 0, ∀ > 0¦,
es un compacto, donde B(z, ) = |z

: [z

−z[ < ¦ y que
|f|

= sup|[z[ : z ∈ K¦.
Ejercicio 6.2.3 Demostrar que si 0 < r < p < s < ∞, entonces L
r
∩ L
s

L
p
⊂ L
r
+L
s
.
Ejercicio 6.2.4 Demostrar que si 0 < r < s < ∞ y f ∈ L
r
∩ L
s
, entonces
f ∈ L
p
, para todo p ∈ [r, s]; que la funci´ on
φ(p) = log
_
[f[
p
dµ,
es convexa en [r, s] y que |f|
p
≤ m´ ax||f|
r
, |f|
s
¦.
Ejercicio 6.2.5 Demostrar que un espacio normado c es completo sii para cada
sucesi´ on x
n
∈ c

|x
n
| < ∞ ⇒

x
n
es convergente.
Ejercicio 6.2.6 Demostrar la desigualdad de Holder generalizada:
Si 1 ≤ p
1
, . . . , p
n
≤ ∞ son tales que

(1/p
i
) = 1/r ≤ 1 y f
i
∈ L
p
i
,
entonces
n

i=1
f
i
∈ L
r
, y |
n

i=1
f
i
|
r

n

i=1
|f
i
|
p
i
.
6.3. Espacio dual 233
Ejercicio 6.2.7 Demostrar que si f, g ∈ /
p
para 0 < p < 1, entonces
|f +g|
p
≤ 2
1
p
−1
(|f|
p
+|g|
p
)
Ejercicio 6.2.8 Demostrar que si f ∈ L
p
para alg´ un 0 < p < ∞, entonces
|f|
r
→|f|

, cuando r →∞.
Ejercicio 6.2.9 Demostrar que si µ(Ω) < ∞ y 0 < r < s < ∞, entonces
L
s
⊂ L
r
y que para f ∈ L
s
|f|
r
≤ |f|
s
µ(Ω)
1
r

1
s
.
Ejercicio 6.2.10 Demostrar que si µ(Ω) < ∞ y f
n
, f son medibles, entonces:
(a) Si f
n
→ f c.s., entonces f
n
→ f en medida (es decir que para todo
> 0, µ|[f
n
−f[ > ¦ →0).
(b) Si f
n
→f en L
p
(con 1 ≤ p ≤ ∞), entonces f
n
→f en medida.
Ejercicio 6.2.11 Demostrar la Desigualdad de Jensen, es decir que si µ(Ω) =
1, f : Ω →(a, b) es medible e integrable y ϕ: (a, b) →R es convexa, entonces
ϕ
__
f dµ
_

_
ϕ ◦ f dµ.
Ejercicio 6.2.12 Demostrar que si µ(Ω) = 1 y f, g son medibles y positivas y
tales que fg ≥ 1, entonces
_
f dµ
_
g dµ ≥ 1.
Ejercicio 6.2.13 Demostrar que si 0 < r < s ≤ ∞, entonces l
r
⊂ l
s
.
6.3. Espacio dual
A lo largo de la lecci´on entenderemos que c, c
1
y c
2
son espacios
normados sobre K = R ´o C.
234 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
Definici´on. Dada una aplicaci´on lineal T : c
1
→c
2
, definimos su norma
como
|T| = sup¦|T(x)|/|x| : 0 ,= x ∈ c
1
¦,
y diremos que T es acotada si |T| < ∞.
Nota 6.3.1 Entendemos que sobre cada elemento opera la norma que le
corresponde, aunque las denotemos igual por comodidad. Por otra parte
en la definici´on anterior podemos restringirnos a los x con |x| = 1, sin
que el supremo cambie, pues para r ∈ K y x ∈ c
1
, |T(rx)| = [r[|T(x)|.
Por ´ ultimo observemos que T es acotada si y s´olo si existe k ∈ [0, ∞),
tal que para cualquier x ∈ c
1
|T(x)| ≤ k|x|,
y que |T| es el ´ınfimo de estas constantes k.
No toda aplicaci´on lineal entre espacios normados es continua, co-
mo tampoco tiene por qu´e ser acotada. A continuaci´on vemos que sin
embargo estas dos cosas son equivalentes.
Teorema 6.3.2 Para una aplicaci´on lineal T : c
1
→c
2
son equivalentes:
(a) T es uniformemente continua.
(b) T es continua en un punto.
(c) T es acotada.
Demostraci´on. (a)⇒(b) Obvio.
(b)⇒(c) Supongamos que T es continua en y, entonces para todo
> 0 existe un δ > 0 tal que si |x − y| ≤ δ, entonces |T(x − y)| =
|T(x)−T(y)| ≤ , es decir que si |z| ≤ δ, entonces |T(z)| ≤ . Se sigue
que para todo x ,= 0, si llamamos z = δx/|x|, |z| = δ y
|T(x)| = |x||T(z)|/δ ≤ (/δ)|x|.
(c)⇒(a) Es obvio pues
|T(x) −T(y)| = |T(x −y)| ≤ |T||x −y|.
Teorema 6.3.3 Sean c
1
y c
2
K–espacios normados, entonces el conjunto
B(c
1
, c
2
) de las aplicaciones lineales continuas T : c
1
→c
2
, con la suma
(T
1
+T
2
)(x) = T
1
(x)+T
2
(x) y el producto por escalares (aT)(x) = aT(x)
y el operador norma definido al principio de la lecci´on, es un espacio
normado. Adem´as es de Banach si c
2
es de Banach.
6.3. Espacio dual 235
Demostraci´on. Si T
1
, T
2
∈ B(c
1
, c
2
) entonces se tiene que T
1
+T
2

B(c
1
, c
2
), pues es lineal y acotada
|(T
1
+T
2
)(x)| ≤ |T
1
(x)| +|T
2
(x)| ≤ (|T
1
| +|T
2
|)|x|,
y como consecuencia |T
1
+ T
2
| ≤ |T
1
| + |T
2
|, el resto de propiedades
son tambi´en elementales. Veamos que es completo si lo es c
2
, para ello
sea T
n
una sucesi´on de Cauchy, entonces
|T
n
(x) −T
m
(x)| ≤ |T
n
−T
m
||x|,
y por tanto T
n
(x) ∈ c
2
es de Cauchy y por tanto tiene l´ımite T(x),
veamos que T es lineal, continua y que |T
n
−T| →0. Es lineal pues si
x, y ∈ c
1
, entonces
|T(x +y) −T(x) −T(y)| ≤ |T(x +y) −T
n
(x +y)|+
+|T
n
(x) −T(x)| +|T
n
(y) −T(y)| →0,
y para a ∈ K, |T(ax)−aT(x)| ≤ |T(ax)−T
n
(ax)|+|aT
n
(x)−aT(x)| →
0. Ahora como T
n
es de Cauchy, para todo > 0 existe un N ∈ N tal
que para n, m ≥ N, |T
n
−T
m
| ≤ , por tanto
|T
n
(x) −T
m
(x)| ≤ |T
n
−T
m
||x| ≤ |x|,
para todo x y tomando l´ımite cuando n → ∞ se sigue que para todo x
y m ≥ N, |T(x) − T
m
(x)| ≤ |x|, por tanto T − T
m
∈ B(c
1
, c
2
), por
tanto T ∈ B(c
1
, c
2
) y |T −T
m
| ≤ , para todo m ≥ N.
Definici´on. Dado un espacio normado c, denotaremos con c
t
el espacio
vectorial dual algebraico de las funciones lineales f : c →K, y con c

=
B(c, K) el espacio de las funciones lineales continuas, al que llamaremos
dual topol´ogico o simplemente dual.
Teorema 6.3.4 El dual c

de un espacio normado c es un espacio de
Banach con la norma definida en ´el
|f| = sup¦[f(x)[ : |x| ≤ 1¦.
Demostraci´on. Es una simple consecuencia de (6.3.3), pues K es
completo.
Definici´on. Diremos que una aplicaci´on T : c
1
→ c
2
es una isometr´ıa
si es lineal y para cualquier x ∈ c
1
|T(x)| = |x|.
Diremos que es un isomorfismo si adem´as es sobre.
236 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
Nota 6.3.5 Observemos que una isometr´ıa siempre es inyectiva, pues al
ser lineal
|T(x) −T(y)| = |T(x −y)| = |x −y|,
de donde tambi´en se sigue que conserva las distancias.
Nota 6.3.6 Hay una aplicaci´on lineal y continua natural entre un espacio
normado c y su bidual c
∗∗
, dada por
π: c −→c
∗∗
, π(x) = ˆ x, ˆ x(f) = f(x),
que est´a bien definida, es decir que ˆ x ∈ c
∗∗
, es obvio pues ˆ x es lineal y
acotada, ya que
[ˆ x(f)[ = [f(x)[ ≤ |x| |f| ⇒ |ˆ x| ≤ |x|,
y π es lineal y continua, pues |π(x)| = |ˆ x| ≤ |x|, por tanto |π| ≤ 1.
Adem´as como consecuencia del
Teorema de Hahn–Banach 6.3.7 Sea c un espacio normado, T ⊂ c
un subespacio y f
0
∈ T

, entonces existe f ∈ c

, tal que f
]J
= f
0
y
|f| = |f
0
|.
se tiene que π es una isometr´ıa, pues basta considerar para cada x ,= 0,
la recta T = ¦λx¦ y f
0
(λx) = λ|x|, para la que |f
0
| = 1; y por el
teorema existe f, extensi´on de f
0
con |f| = 1, por tanto
|x| = [f(x)[ = [ˆ x(f)[ ≤ |ˆ x|.
Por tanto π es inyectiva, de donde se sigue que c es isomorfo a π(c). En
general π no es sobre, pero en caso de serlo —π(c) = c
∗∗
—, diremos que
c es reflexivo, en cuyo caso es de Banach, pues lo es c
∗∗
y son isomorfos.
Observemos que no hemos dicho que c sea reflexivo si es isomorfo a su
bidual c
∗∗
, sino “que lo sea con la aplicaci´on natural π”. De hecho hay
un ejemplo de R.C. James (ver comentarios al final del tema), de un
espacio de Banach isomorfo a su bidual, pero no reflexivo. En la siguiente
lecci´on veremos que los espacios L
p
, para 1 < p < ∞ son reflexivos.
Finalizamos la lecci´on analizando el dual topol´ogico de un simple
espacio normado como es el espacio de las funciones continuas en el
intervalo I = [a, b]
((I) = ¦f : I →R : continuas¦,
6.4. El espacio dual de L
p
237
con la norma del supremo. Con lo que veremos la profunda relaci´on
existente entre las medidas finitas en los borelianos de I y las funciones
lineales y continuas en ((I). Estos hechos y sus generalizaciones forman
la base para muchas de las aplicaciones de la Teor´ıa de la medida.
Sea µ una medida finita en B(I). Entonces el funcional
Λ: ((I) −→R, Λ(f) =
_
f dµ,
es lineal y positivo, es decir que si f ≥ 0, entonces Λ(f) ≥ 0. Veremos
en el primer Teorema de Representaci´on de Riesz (10.3.1), p´ag.315, que
estos son los ´ unicos funcionales lineales y positivos de ((I).
Adem´as en este caso particular si consideramos en ((I) la norma del
supremo, entonces Λ es continuo, pues
|Λ(f)| = [
_
f dµ[ ≤
_
[f[ dµ ≤ µ(I)|f|

,
y |Λ| ≤ |µ|. Y si tenemos una medida real µ, podemos definir el fun-
cional lineal y continuo
Λ(f) =
_
f dµ,
pues es diferencia de dos funcionales lineales y continuos
_
f dµ =
_
f dµ
+

_
f dµ

= λ
+
(f) −Λ

(f).
Veremos que el segundo Teorema de representaci´on de Riesz (10.3.7),
p´ag.321, asegura que todo funcional lineal y continuo en ((I), es decir
de ((I)

, es de esta forma.
6.4. El espacio dual de L
p
Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida y sean 1 ≤ p, q ≤ ∞, conjugados.
Entonces para cada g ∈ L
q
podemos definir el funcional
T
g
: L
p
→K, T
g
(f) =
_
fg dµ,
238 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
y puesto que si f
1
≈ f
2
, se tiene T
g
(f
1
) = T
g
(f
2
) (pues f
1
g = f
2
g c.s),
entonces podemos extender T
g
del modo obvio a L
p
T
g
: L
p
−→K,
la cual es lineal y continua, es decir T
g
∈ L

p
, puesto que la desigualdad
de H¨older nos dice que para cualquier f ∈ L
p
[T
g
(f)[ ≤ |g|
q
|f|
p
⇒ |T
g
| ≤ |g|
q
,
podemos entonces definir la siguiente aplicaci´ on
T : L
q
−→L

p
, g →T(g) = T
g
,
pero adem´as si g
1
, g
2
∈ L
q
y g
1
≈ g
2
, entonces T(g
1
) = T(g
2
), pues para
todo f ∈ L
p
, fg
1
= fg
2
c.s. y
T
g
1
(f) =
_
fg
1
dµ =
_
fg
2
dµ = T
g
2
(f),
y por tanto T induce una aplicaci´on lineal, que llamamos igual
T : L
q
−→L

p
, g →T(g) = T
g
,
y se tiene el siguiente resultado —que es uno de aquellos a los que
hac´ıamos referencia cuando definimos L

—.
Teorema 6.4.1 Para 1 ≤ p, q ≤ ∞ conjugados, la aplicaci´on anterior
T : L
q
−→L

p
es una isometr´ıa.
Demostraci´on. Tenemos que demostrar que para todo g ∈ L
q
,
|T(g)| = |g|
q
, pero ya hemos visto que |T(g)| = |T
g
| ≤ |g|
q
, por
tanto basta demostrar la otra desigualdad. Adem´as si |g|
q
= 0 el resul-
tado es obvio, por tanto podemos suponer que |g|
q
> 0
Para p = 1, q = ∞, tomemos g ∈ L

y un 0 < < |g|

, entonces
el conjunto C = ¦[g(x)[ > |g|

− ¦ no es localmente nulo, por tanto
existe un medible B ⊂ C, con 0 < µ(B) < ∞. Consideremos la funci´on
de L
1
,
f =
_
g
]g]
, en B,
0, en B
c
,
6.4. El espacio dual de L
p
239
para la que [f[ = I
B
, |f|
1
= µ(B) y fg = I
B
[g[, por tanto
(|g|

−)µ(B) ≤
_
B
[g[ dµ =
_
fg dµ
= [T
g
(f)[ ≤ |T
g
||f|
1
= |T
g
|µ(B),
por tanto |g|

− ≤ |T
g
| y como esto es cierto para todo > 0, se
tiene |g|

≤ |T
g
| y por tanto la igualdad.
Para p > 1, q < ∞, tomemos g ∈ L
q
, con |g|
q
> 0, por tanto
B = ¦g ,= 0¦ es σ–finito y µ(B) > 0, por tanto B no es localmente nulo
y |I
B
|

= 1. Ahora si definimos
f =
_
g
]g]
2−q
, si g ,= 0,
0, si g = 0,
tendremos que f ∈ L
p
, pues para q = 1 y p = ∞, [f[ = I
B
, por tanto
|f|

= 1 y fg = [g[ y para 1 < p, q < ∞, [f[ = [g[
q−1
, por tanto
[f[
p
= [g[
q
= fg, de donde f ∈ L
p
y en cualquiera de los dos casos
_
[g[
q
dµ =
_
fg dµ = T
g
(f) = [T
g
(f)[ ≤ |T
g
||f|
p
,
por tanto |g|
q
≤ |T
g
|.
La cuesti´on que nos planteamos ahora es si la isometr´ıa
T : L
q
→L

p
,
del resultado anterior, es sobre y por tanto T es un isomorfismo entre
L
q
y L

p
. Demostraremos que:
Para 1 < p, q < ∞ L
q
≈ L

p
es cierto siempre.
Para p = 1 L

≈ L

1
es cierto si µ es σ–finita, (tambi´en en ciertas
condiciones topol´ogicas y nuestro espacio es Hausdorff y localmente com-
pacto, como veremos en la lecci´on 10.5, p´agina 324, del tema de medida
y topolog´ıa).
Y para p = ∞ la contestaci´on es negativa, T no establece en general
un isomorfismo entre L
1
y L


. De hecho si µ es finita la isometr´ıa T
es sobre si y s´olo si L
1
es finito dimensional y si y s´olo si L

es finito
dimensional (ver Cohn, p.153, ej.3).
Pero antes de establecer estos resultados necesitamos otros previos.
240 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
Lema 6.4.2 Sean p y q conjugados con 1 ≤ p < ∞, φ ∈ L

p
, g ∈ L
q
y
E ∈ / tales que para todo B ∈ /, con µ(B) < ∞
φ(I
B∩E
) =
_
I
B
g dµ,
entonces |g|
q
≤ |φ|.
Demostraci´on. Consideremos , T
g
: L
p
→K, definidos por
(f) = φ(fI
E
), T
g
(f) =
_
fg dµ,
[(f)[ = [φ(fI
E
)[ ≤ |φ||fI
E
|
p
≤ |φ||f|
p
,
por tanto || ≤ |φ| es acotada, de donde , T
g
∈ L

p
y por hip´otesis
coinciden en las funciones indicador I
B

˜
o y por linealidad en todo
˜
o y
como este es denso en L
p
, = T
g
, por tanto |g|
q
= |T
g
| = || ≤ |φ|.
Lema 6.4.3 Sea 1 ≤ q ≤ ∞ y sea g : Ω → K medible para la que
existen g
n
∈ L
q
, tales que [g
n
[ ↑ [g[ y sup|g
n
|
q
< ∞, entonces g ∈ L
q
y
|g
n
|
q
→|g|
q
.
Demostraci´on. Para q < ∞|g
n
|
q
≤ |g
n+1
|
q
↑ sup|g
n
|
q
y se sigue
del Teorema de la convergencia mon´otona, p´ag.87 que
_
[g[
q
dµ = l´ım
_
[g
n
[
q
dµ = sup|g
n
|
q
q
< ∞,
y para q = ∞ como |g
n
|

≤ sup
m
|g
m
|

= k < ∞, ¦[g
n
(x)[ > k¦ es
localmente nulo, como tambi´en lo es
¦[g[ > k¦ ⊂ ∪¦[g
n
(x)[ > k¦,
por tanto g ∈ L

y |g|

≤ k. Adem´as como |g
n
|

≤ |g
n+1
|


|g|

, pues
¦[g
n
[ > c¦ ⊂ ¦[g
n+1
[ > c¦ ⊂ ¦[g[ > c¦,
(y si uno es localmente nulo tambi´en el de su izquierda), tenemos que
|g
n
|

↑ k = |g|

.
6.4. El espacio dual de L
p
241
Lema 6.4.4 Sea 1 ≤ p ≤ ∞ y para A ∈ / consideremos el espacio de
medida (A, /
A
, µ
A
). Entonces la aplicaci´on
s: L
p
(A) −→L
p
(Ω), g −→s(g) = g
A
,
para g
A
(x) = g(x) si x ∈ A y g
A
(x) = 0 si x ∈ A
c
, es una secci´on de la
aplicaci´on restricci´on
r : L
p
(Ω) −→L
p
(A), f −→r(f) = f
]A
,
(r ◦ s = id) que es una isometr´ıa, |g|
p
= |g
A
|
p
. Adem´ as si φ ∈ L

p
(Ω),
entonces s

(φ) = φ◦ s = φ
A
∈ L

p
(A), que hace conmutativo el diagrama
L
p
(A)
s
−→ L
p
(Ω)
φ
A
¸ ¸φ
K
verifica φ
A
(f) = φ(f
A
) y |φ
A
| ≤ |φ|.
Demostraci´on. Es trivial.
Lema 6.4.5 Sea (Ω, /, µ) σ–finito, entonces existe h ∈ L
1
(µ) positiva y
una probabilidad λ(A) =
_
A
hdµ, tal que para cada p ∈ [1, ∞)
Φ
p
: L
p
(λ) −→L
p
(µ), Φ
p
(f) = h
1/p
f,
son isomorfismos isom´etricos (para p = ∞, L

(λ) = L

(µ) y Φ

=
Id).
Demostraci´on. Sea A
n
∈ / una partici´on de Ω, con 0 < µ(A
n
) <
∞, (que podemos pedir que sean positivos es simple, basta unir los de
medida nula con cualquier A
n
de medida positiva) y consideremos la
funci´on h ∈ L
1
estrictamente positiva y la probabilidad λ
h(x) =

n=1
1
2
n
µ(A
n
)
I
A
n
,
λ(A) =
_
A
hdµ =

n=1
µ(A∩ A
n
)
2
n
µ(A
n
)
,
para la que ^

(µ) = ^(µ) = ^(λ) = ^

(λ), pues µ es σ–finita, λ finita
y λ ¸ µ ¸ λ, por tanto L

(µ) = L

(λ). Ahora para 1 ≤ p < ∞, la
biyecci´on lineal Φ
p
es isometr´ıa pues
_
[f[
p
dλ =
_
[f[
p
hdµ =
_

p
(f)[
p
dµ ⇒ |f|
p
= |Φ
p
(f)|
p
.
242 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
Lema 6.4.6 Toda aplicaci´on lineal y continua F : c
1
→ c
2
entre espa-
cios normados, define otra entre los duales, a la que llamamos dual o
traspuesta
F

: c

2
→c

1
, F

(f) = f ◦ F,
adem´as si F es un isomorfismo isom´etrico F

tambi´en lo es.
Demostraci´on. Es un simple ejercicio.
Teorema 6.4.7 (a) Para 1 < p, q < ∞conjugados, la isometr´ıa T : L
q

L

p
es sobre, por tanto ambos espacios son isomorfos.
(b) Si el espacio es σ–finito, T : L

→ L

1
es sobre, por tanto son
isomorfos.
Demostraci´on. Queremos demostrar que T es sobre, es decir que
dada φ ∈ L

p
, existe g ∈ L
q
tal que
∀f ∈ L
p
, φ(f) =
_
fg dµ.
Caso I.- Para µ finita y 1 ≤ p < ∞.
En tal caso I
A
∈ L
p
para cada A ∈ / y podemos definir
λ: / −→K, λ(A) = φ(I
A
),
la cual es aditiva, pues para A, B ∈ / disjuntos,
λ(A∪ B) = φ(I
A∪B
) = φ(I
A
+I
B
) = λ(A) +λ(B),
y es numerablemente aditiva por (4.3.4) de la p´agina 156, pues dados
A
n
↓ ∅, λ(A
n
) →0, pues
[λ(A
n
)[ = [φ(I
A
n
)[ ≤ |φ||I
A
n
|
p
= |φ|µ(A
n
)
1/p
→0,
(observemos que esto es cierto para p < ∞), por tanto λ ∈ /(/, K) y
λ ¸µ, pues si
µ(A) = 0 ⇒ I
A
= 0 c.s. ⇒ I
A
≈ 0
⇒ λ(A) = φ(I
A
) = 0,
se sigue del Teorema de Radon–Nikodym que existe g ∈ L
1
, tal que
φ(I
A
) = λ(A) =
_
I
A
g dµ,
6.4. El espacio dual de L
p
243
para todo A medible. Ahora si demostramos que g ∈ L
q
hemos termina-
do, pues en tal caso T(g) = T
g
∈ L

p
y φ(f) = T
g
(f), para f = I
A
, por
tanto por linealidad para f ∈
˜
o y por densidad para toda f ∈ L
p
.
Veamos entonces que g ∈ L
q
, lo cual es obvio si es acotada, pues µ
es finita y por lo mismo g
n
= gI
E
n
∈ L
q
, para E
n
= ¦[g[ ≤ n¦. Ahora
bien para cada B ∈ /
φ(I
B∩E
n
) =
_
I
B∩E
n
g dµ =
_
I
B
g
n
dµ,
y por el Lema (6.4.2), |g
n
|
q
≤ |φ|, por tanto sup|g
n
|
q
< ∞ y como
[g
n
[ ↑ [g[, se sigue del Lema (6.4.3) que g ∈ L
q
.
Caso II.- µ es σ–finita y 1 ≤ p < ∞.
Es una simple consecuencia del caso anterior, de (6.4.5), (6.4.6) y del
diagrama conmutativo
L
q
(λ)
T
−−→ L
p
(λ)

Φ
q
¸
¸
_
¸
¸
¸
Φ

p
L
q
(µ)
T
−−→ L
p
(µ)

g −−→ T
g
¸
¸
_
¸
¸
¸
gh
1/q
−−→ T
gh
1/q
pues para cada f ∈ L
p
(λ) y 1 < p, q < ∞
Φ

p
[T
gh
1/q ](f) = T
gh
1/q (fh
1/p
) =
_
fh
1/p
gh
1/q

=
_
fghdµ =
_
fghdλ = T
g
(f),
(para q = ∞, p = 1 y se sigue del mismo modo) y hemos demostrado
(b) y parte de (a).
Caso III.- Veamos ahora el caso general de (a), para ello consideremos
el conjunto
( = ¦B ∈ / : (B, /
B
, µ
B
), es σ–finito¦,
entonces por el caso anterior y el Lema (6.4.4), para cada A ∈ (, existe
g
A
∈ L
q
, que se anula fuera de A, tal que para toda f ∈ L
p
(para p < ∞)
φ(fI
A
) =
_
fg
A
dµ, |g
A
|
q
≤ |φ|,
y si consideramos una sucesi´on C
n
∈ (, tal que
|g
C
n
|
q
↑ sup¦|g
A
|
q
: A ∈ (¦ = k ≤ |φ| < ∞,
244 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
entonces C = ∪C
n
∈ (. Demostremos que las funciones g
A
se solapan
bien, que |g
C
|
q
alcanza el supremo k y que g
C
∈ L
q
satisface el resultado.
Si A, B ∈ (, A ⊂ B, entonces para cada f ∈ L
p
_
fg
A
dµ = φ(fI
A
) = φ(fI
A
I
B
) =
_
fI
A
g
B
dµ,
por lo que T(g
A
) = T(I
A
g
B
) y como T es inyectiva, g
A
= g
B
I
A
c.s. De
esto se sigue por un lado que |g
A
|
q
≤ |g
B
|
q
y por tanto como C
n
⊂ C
|g
C
n
|
q
≤ |g
C
|
q
≤ k ⇒ |g
C
|
q
= k ⇒ |g
B
|
q
≤ |g
C
|
q
∀B ∈ (,
y por otro que para A, D ∈ ( disjuntos, g
A∪D
I
A
= g
A
c.s. y g
A∪D
I
D
=
g
D
c.s. y por tanto g
A∪D
= g
A
+g
D
c.s., pero adem´as para q < ∞
[g
A∪D
[
q
= [g
A
[
q
+[g
D
[
q
c.s. ⇒ |g
A∪D
|
q
q
= |g
A
|
q
q
+|g
D
|
q
q
,
de donde se sigue que para todo D ∈ ( disjunto con C, g
D
= 0 c.s., pues
|g
C
|
q
q
≤ |g
C
|
q
q
+|g
D
|
q
q
= |g
C∪D
|
q
q
≤ |g
C
|
q
q
,
por tanto g
C
∈ L
q
satisface el resultado, pues si f ∈ L
p
entonces
φ(f) = φ(fI
C
) +φ(fI
C
c ) =
_
fg
C
dµ,
pues si llamamos h = fI
C
c ∈ L
p
, φ(h) = 0, ya que D = ¦h ,= 0¦ es
σ–finito, por tanto C, D ∈ ( y son disjuntos, por tanto g
D
= 0 c.s. y
φ(h) = φ(hI
D
) =
_
hg
D
dµ = 0.
Corolario 6.4.8 Para 1 < p < ∞, los espacios L
p
son reflexivos.
Demostraci´on. Para q el conjugado de p, tenemos los isomorfismos
T
p
: L
p
→ L

q
y T
q
: L
q
→ L

p
y para la isometr´ıa natural π: L
p
→ L
∗∗
p
,
π = (T

q
)
−1
◦ T
p
, es decir T

q
◦ π = T
p
, pues si f ∈ L
p
y g ∈ L
q
,
T
p
(f)(g) =
_
fg dµ = T
q
(g)(f) =
ˆ
f(T
q
(g)) ⇒
⇒ T
p
(f) =
ˆ
f ◦ T
q
= T

q
(
ˆ
f) = T

q
[π(f)].
Veamos algunos contraejemplos relacionados con la isometr´ıa de (6.4.1).
6.4. El espacio dual de L
p
245
Ejemplo 6.4.9 Veamos que para p = 1 la isometr´ıa entre L

y L

1
no es
necesariamente sobre si el espacio no es σ–finito. Sea (Ω = R, /, µ) con
µ la medida de contar y
/ = ¦A ⊂ R : A ´o A
c
es numerable¦,
en cuyo caso si f ∈ L
1
, el medible ¦f ,= 0¦ es σ–finito por (2.4.25),
p´ag.97, por tanto finito ´o numerable y para P = (0, ∞) y N
f
= ¦f ,= 0¦,
P ∩ N
f
∈ / y podemos definir
φ: L
1
−→R, φ(f) =
_
P∩N
f
f dµ,
(donde observemos que el conjunto en el que integramos debe ser medi-
ble). Veamos que φ es lineal
φ(f +g) =
_
P∩N
f+g
f +g =
_
P∩(N
f
∪N
g
)
f +g
=
_
P∩(N
f
∪N
g
)
f +
_
P∩(N
f
∪N
g
)
g =
_
P∩N
f
f +
_
P∩N
g
g,
y continua, pues es acotada
[φ(f)[ ≤
_
P∩N
f
[f[dµ ≤ |f|
1
,
por tanto |φ| ≤ 1. Sin embargo no existe ninguna g ∈ L

, tal que
φ(f) =
_
fg dµ,
pues en caso contrario tomando f = I
¦a]
∈ L
1
,
g(a) =
_
fg dµ = φ(f) =
_
P∩¦a]
f,
que vale 0 si a ≤ 0 y 1 si a > 0, es decir g = I
(0,∞)
, pero (0, ∞) no es
medible.
Veamos ahora que para p = ∞ el resultado no es v´alido aunque el
espacio sea σ–finito como lo es ([0, 1], B[0, 1], m). En este caso se tiene que
([0, 1] ⊂ L

y dada
¯
φ ∈ ([0, 1]

,
¯
φ(f) = f(0), existe por el Teorema de
Hahn–Banach (6.3.7), p´ag.236, φ ∈ L


, tal que φ(f) = f(0) para toda
f ∈ ([0, 1] y para esta φ no puede existir g ∈ L
1
, tal que φ(f) =
_
fgdm,
pues tomando una sucesi´on f
n
∈ ([0, 1], con f
n
(0) = 1, f
n
= 0 en [1/n, 1]
y lineal en [0, 1/n], tendr´ıamos que f
n
↓ 0 c.s. y por el TCD
_
f
n
g →0,
mientras que φ(f
n
) = 1.
246 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
Ejercicios
Ejercicio 6.4.1 Sea g ∈ L

, demostrar que para 1 ≤ p < ∞, si f ∈ L
p
,
gf ∈ L
p
, que la aplicaci´ on G: L
p
→L
p
, G(f) = gf, es lineal y continua y que
|G| = |g|

.
6.5. Tipos de convergencias
Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida y f
n
, f : Ω →K funciones medi-
bles. En esta lecci´on consideraremos distintas nociones de convergencia
de f
n
a f y estudiaremos sus relaciones.
Definici´on. Diremos que f
n
→f casi seguro (c.s) si
µ¦x ∈ Ω : f
n
(x) no converge a f(x)¦ = 0.
Diremos que f
n
→ f casi uniformemente si para todo > 0 existe
A ∈ / tal que f
n
converge uniformemente a f en A y µ(A
c
) < .
Diremos que f
n
→f en medida si para todo > 0
µ¦[f
n
−f[ ≥ ¦ →0.
Para 0 < p ≤ ∞ diremos que f
n
→ f (en L
p
) si las f
n
, f ∈ L
p
y
d
p
(f
n
, f) →0.
Definici´on. Diremos que f
n
es de Cauchy casi seguro si
µ¦x ∈ Ω : f
n
(x) no es de Cauchy¦ = 0.
Diremos que f
n
es de Cauchy casi uniformemente si para todo > 0
existe A ∈ / tal que f
n
es de Cauchy uniformemente en A y µ(A
c
) < .
Diremos que f
n
es de Cauchy en medida si para todo > 0
µ¦[f
n
−f
m
[ ≥ ¦ →0,
cuando n, m →∞.
Veamos algunas propiedades de la convergencia en medida.
6.5. Tipos de convergencias 247
Proposici´on 6.5.1 (Ver Munroe, p.201). (a) Si f
n
converge en medida
a f y a g, entonces f = g c.s.
(b) Si f
n
→ f y g
n
→ g en medida, entonces f
n
+ g
n
→ f + g en
medida.
(c) Si f
n
→0 y g
n
→0 en medida, entonces f
n
g
n
→0 en medida.
(d) Si f
n
→0 en medida, g es medible y µ(Ω) < ∞, entonces f
n
g →0
en medida.
(e) Si f
n
→f y g
n
→g en medida, y µ(Ω) < ∞, entonces f
n
g
n
→fg
en medida.
Veamos ahora algunas de la convergencia en L
p
.
Proposici´on 6.5.2 (Ver Munroe, p.218).
(a) Si µ(Ω) < ∞, entonces para cualesquiera 1 ≤ p ≤ q ≤ ∞,
f
n
→f en L
q
⇒ f
n
→f en L
p
.
(b) Si 1 ≤ p, q ≤ ∞ son conjugados, f
n
→f (L
p
) y g ∈ L
q
, entonces
f
n
g →fg (L
1
).
El siguiente resultado es una simple consecuencia de la desigualdad
de Tchebycheff (2.4.24), p´ag.97.
Proposici´on 6.5.3 Si f
n
→f (L
p
), para un 0 < p < ∞, entonces f
n

f en medida.
Ejemplo 6.5.4 Pueden existir sucesiones f
n
∈ L
p
que converjan unifor-
memente a una f ∈ L
p
y sin embargo no converjan en L
p
, como
(R, B(R), m), f
n
= (1/n)I
[0,n]
,
sin embargo si µ(Ω) < ∞, esto no ocurre.
Proposici´on 6.5.5 (Ver Bartle, p.67). Sea µ(Ω) < ∞, f
n
∈ L
p
, para
un 0 < p < ∞. Si f
n
→f uniformemente entonces f ∈ L
p
y f
n
→f en
L
p
.
248 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
Ejemplo 6.5.6 Por otra parte es posible que f
n
, f ∈ L
p
, f
n
→ f pun-
tualmente, y por tanto c.s. y sin embargo no se de la converegencia en
L
p
—aunque µ(Ω) < ∞—, como en
([0, 1], B[0, 1], m), f
n
= nI
(0,1/n)
,
sin embargo si la sucesi´on est´a dominada por una funci´on de L
p
, esto no
ocurre.
Proposici´on 6.5.7 Sea 0 < p < ∞ y f
n
∈ L
p
tal que f
n
→ f c.s. Si
existe g ∈ L
p
tal que [f
n
[ ≤ g, entonces f ∈ L
p
y f
n
→f en L
p
.
Ejemplo 6.5.8 Cabe pensar si la convergencia en L
p
implica la c.s., pero
no es as´ı:
E
1
= [0, 1], E
2
= [0, 1/2], E
3
= [1/2, 1], E
4
= [0, 1/3],
E
5
= [1/3, 2/3], E
6
= [2/3, 1], . . .
y consideremos la medida de Lebesgue en [0, 1] y las funciones
f = 0, f
n
= I
E
n
,
entonces aunque f
n
no converge puntualmente en ning´ un punto, podemos
tomar subsucesiones de f
n
que si convergen.
Proposici´on 6.5.9 Si f
n
→ f casi uniformemente, entonces f
n
→ f en
medida y f
n
→f c.s.
Ejemplo 6.5.10 El rec´ıproco es falso como prueba el siguiente ejemplo
(ver Ash, p.95): Consideremos en [0, ∞) la medida de Lebesgue y las
funciones
f = 0, f
n
= I
[n,n+1/n]
.
Sin embargo si es cierto el siguiente resultado, del que la parte co-
rrespondiente a la convergencia c.s. se debe a Riesz.
Proposici´on 6.5.11 Si f
n
→ f en medida, entonces existe una subsu-
cesi´on f
nk
→ f casi uniformemente y por tanto f
nk
→ f en medida y
f
nk
→f c.s.
6.5. Tipos de convergencias 249
Como consecuencia de esto se tiene el apartado (c) del siguiente re-
sultado, en el que se prueba que la “completitud”vista para L
p
, es v´alida
para todas las convergencias.
Teorema 6.5.12 (a) Para 0 < p ≤ ∞ , sean f
n
∈ L
p
, entonces f
n
es de
Cauchy en L
p
si y s´olo si existe f ∈ L
p
tal que f
n
→f en L
p
.
(b) f
n
es una sucesi´on de Cauchy c.s. si y s´olo si existe f medible
tal que f
n
→f c.s.
(c) f
n
es una sucesi´on de Cauchy en medida si y s´ olo si existe f
medible tal que f
n
→f en medida.
(d) f
n
es una sucesi´on de Cauchy casi uniformemente si y s´olo si
existe f medible tal que f
n
→f casi uniformemente.
En (6.5.3) hemos visto que la convergencia L
p
implica la convergencia
en medida. En general el rec´ıproco es falso, sin embargo s´ı es cierto
cuando la convergencia es dominada.
Esto puede probarse utilizando (6.5.7) y (6.5.11).
Teorema 6.5.13 Sea 0 < p < ∞ y f
n
∈ L
p
. Si f
n
→ f en medida y
existe g ∈ L
p
tal que [f
n
[ ≤ g, entonces f ∈ L
p
y f
n
→f en L
p
.
Como consecuencia de esto a su vez tenemos una versi´on del teorema
de la convergencia dominada, p´ag.92.
Teorema 6.5.14 Sea [f
n
[ ≤ g con g ∈ L
1
. Si f
n
→f en medida, enton-
ces f ∈ L
1
y
l´ım
_
f
n
dµ =
_
f dµ.
En cuanto a la convergencia L

tenemos lo siguiente.
Teorema 6.5.15 Sea µ(Ω) < ∞. Si f
n
→f en L

, entonces f
n
→f en
L
p
para todo 0 < p ≤ ∞.
A continuaci´on vemos unas propiedades que caracterizan la conver-
gencia en L
p
. Podemos observar que las dos ´ ultimas se satisfacen cuando
la sucesi´on f
n
est´a dominada por una funci´on de L
p
. Denotaremos para
cada f
n
∈ L
p
λ
n
(A) =
_
A
[f
n
[
p
dµ.
250 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
Teorema De convergencia de Vitali 6.5.16 (Ver Bartle, p.76). Sea
1 ≤ p < ∞ y f
n
, f ∈ L
p
. Entonces f
n
→f en L
p
si y s´olo si se verifican
las condiciones:
(a) f
n
→f en medida.
(b) Para cada > 0 existe B ∈ / tal que µ(B) < ∞ y λ
n
(B) < ,
para todo n ∈ N.
(c) Para cada > 0 existe un δ > 0 tal que si A ∈ / y µ(A) < δ
entonces λ
n
(A) < para todo n ∈ N.
La siguiente es una ´ util caracterizaci´on de la convergencia c.s. que
nos permitir´a dar un rec´ıproco parcial de (6.5.9) para µ finita.
Lema 6.5.17 Sea µ(Ω) < ∞ . Entonces f
n
→ f c.s. si y s´olo si para
cada > 0
l´ım
n→∞
µ
_

_
k=n
¦[f
k
−f[ ≥ ¦
_
= 0.
Teorema 6.5.18 (a) De Egoroff. Sea µ(Ω) < ∞. Si f
n
→f c.s. entonces
f
n
→f casi uniformemente.
(b) Sea [f
n
[ ≤ g y g ∈ L
1
. Si f
n
→ f c.s. entonces f
n
→ f casi
uniformemente.
(c) De Lebesgue. Si µ(Ω) < ∞ ´o existe g ∈ L
1
tal que [f
n
[ ≤ g,
entonces f
n
→f c.s. implica f
n
→f en medida.
Por ´ ultimo damos una caracterizaci´on an´aloga a (6.5.17) para suce-
siones de Cauchy c.s., que nos ser´a muy ´ util cuando estudiemos las leyes
de los grandes n´ umeros.
Teorema 6.5.19 Sea µ(Ω) < ∞ . Entonces f
n
es de Cauchy c.s. si y
s´olo si para cada > 0 se tiene
l´ım
n→∞
µ
_
_

_
j,k=n
¦[f
k
−f
j
[ ≥ ¦
_
_
0.
6.6. Aplicaciones que conservan la medida 251
6.6. Aplicaciones que conservan la medida
Definici´on. Sea T : (Ω, /) →(Ω
t
, /
t
) medible, entonces llamamos me-
dida imagen por T de una medida µ en /, a la medida T

µ = µ
T
en /
t
,
tal que para cada B ∈ /
t
µ
T
(B) = µ(T
−1
(B)).
Proposici´on 6.6.1 Sea T : (Ω, /) →(Ω
t
, /
t
) medible y µ una medida en
/. Entonces para cada funci´on f : Ω
t
→ R medible y cada B ∈ /
t
se
tiene
_
B
f dµ
T
=
_
T
−1
(B)
(f ◦ T) dµ.
en el sentido de que si una de las integrales existe tambi´en la otra y son
iguales.
Demostraci´on. Para indicadores se sigue de la definici´on, para fun-
ciones simples por aditividad, para funciones no negativas por el teorema
de la convergencia mon´otona, p´ag.87 y para funciones con integral del
caso anterior.
Definici´on. Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida. Diremos que una apli-
caci´on medible T : Ω →Ω es una transformaci´on conservando la medida
si es biyectiva, su inversa es medible y µ = µ
T
, es decir que para todo
A ∈ / se tiene
µ(A) = µ[T(A)].
Ejemplo 6.6.2 Ejemplos de tales transformaciones en (R
n
, B(R
n
), m)
son las traslaciones, las rotaciones, las reflexiones,...
Antes de enunciar el resultado fundamental de esta lecci´on daremos
un lema que es un paso importante hacia ´el.
Teorema Erg´odico maximal 6.6.3 Sea T una transformaci´on conser-
vando la medida en (Ω, /, µ). Sea f : Ω → R medible e integrable y
f
n+1
= T

(f
n
), para f
1
= f y T

(f) = f ◦ T. Entonces
_


n=1
¦x∈Ω:

n
i=1
f
i
(x)≥0]
f dµ ≥ 0.
252 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
Teorema Erg´odico puntual 6.6.4 Sea T una transformaci´on conservan-
do la medida en el espacio σ–finito (Ω, /, µ) y sea f : Ω → R medible
e integrable y f
n+1
= T

(f
n
), para f
1
= f y T

(f) = f ◦ T. Entonces
existe g : Ω →R medible e integrable tal que
1
n
n

i=1
f
i
(x) →g(x) c.s., T

(g) = g c.s.,
y adem´as si µ(Ω) < ∞ entonces
_
g dµ =
_
f dµ.
Veremos mas adelante que esta funci´on g est´a ´ıntimamente relacio-
nada con el concepto de esperanza condicionada (ver Parthasarathy,
p.254).
Definici´on. Diremos que una transformaci´on T conservando la medida
es erg´odica si para cada E ∈ / tal que T(E) = E, se tiene que µ(E) = 0
´o µ(E
c
) = 0.
Proposici´on 6.6.5 T es erg´odica si y s´olo si cada f : Ω →R medible tal
que T

(f) = f c.s. es constante c.s.
Como consecuencia tenemos que si T es erg´odica y f : Ω → R es
medible con integral finita entonces para f
n+1
= T

(f
n
) y f
1
= f se
tiene, si µ(Ω) = ∞ que
1
n
n

i=1
f
i
(x) →0 c.s.
pues g = 0 es la ´ unica constante integrable, y si µ(Ω) < ∞ que
1
n
n

i=1
f
i
(x) →
_
f dµ
µ(Ω)
c.s.
expresi´on que se conoce con el nombre de Hip´otesis erg´odica de Boltzman
(ver Yosida, p.380).
Observemos que en el segundo caso el l´ımite es el valor medio de
f respecto de la probabilidad que µ induce en Ω, es decir en t´erminos
probabil´ısticos la esperanza de f. Esta es una de las formas de las leyes
de los grandes n´ umeros que estudiaremos mas adelante. Volveremos a
6.7. Bibliograf´ıa y comentarios 253
hablar de la Teor´ıa Erg´odica en el siguiente tema, para funciones de
cuadrado integrable finito.
Por ´ ultimo consideraremos un resultado de muy curiosas consecuen-
cias, aunque muy sencillo de demostrar.
Definici´on. Dada una transformaci´on conservando la medida T y un
A ∈ / diremos que x ∈ A es recurrente a A si existe n ∈ N tal que
T
n
(x) ∈ A.
Teorema de Recurrencia de Poincare 6.6.6 Sea (Ω, /, µ) un espacio de
medida finita y T una transformaci´on conservando la medida. Entonces
para todo A ∈ / se tiene que casi seguro todo punto de A es recurrente.
Demostraci´on. Sean B
n
= ¦x ∈ A : T
n
(x) / ∈ A¦ ∈ / y B =
∩B
n
los puntos no recurrentes de A. Entonces los conjuntos T
n
(B) son
disjuntos pues si n, m ∈ N y x, y ∈ B son tales que
T
n
(y) = T
n+m
(x) ⇒ y = T
m
(x) ⇒ y ∈ A
c
⊂ B
c
,
y como µ[T
n
(B)] = µ(B) y µ(Ω) < ∞, µ(B) = 0.
6.7. Bibliograf´ıa y comentarios
Para la confecci´on del presente tema hemos hecho uso de los si-
guientes libros:
Ash, R.B.: “Real Analysis and Probability”. Ac.Press, 1972.
Bartle, R.G.: “The elements of integration”. John Wiley, 1966.
Cohn, D.L.: “Measure theory”. Birkhauser (Boston), 1980.
Munroe, M.E.: “Measure and integration”, Addison Wesley, 1971.
Taylor, S.J.: “Introduction to measure and integration”. Cambridge Univ. Press,
1973.
Cornfeld, I.P.; Fomin, S.V.; Sinay, Y.G.: “Ergodic Theory”. Springer–Verlag,
1982.
El primer espacio L
p
que se estudi´o fue, en el contexto de la reci´en
creada Teor´ıa de integraci´on de Lebesgue, L
2
[a, b] para [a, b] ⊂ R, del
que F. Riesz y E. Fischer demostraron en 1907 que era completo
e isomorfo a l
2
. Las propiedades fundamentales de todos los espacios
254 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
L
p
[a, b] (incluido el teorema del isomorfismo L
q
∼ L

p
), para 1 < p < ∞,
lo estudi´o en 1910
Riesz, F.: “Untersuchungen ¨ uber Systeme integrierbarer Funktionen”. Math. Anna-
len, 69, 449–497, 1910.
El primero en demostrar el teorema de isomorfismo L

[a, b] ∼ L
1
[a, b]

,
fue en 1919
Steinhaus, H.: “Additive und stetige Funktionaloperationen”, Math. Zeit., 5, 186–
221, 1919.
En 1773 el franc´es Lagrange (1736–1813) dio una primera versi´on
de la desigualdad de H¨older, en el caso p = q = 2 y para sumas fini-
tas (n=3), el caso finito para n arbitrario la prob´o en 1821 el franc´es
A. Cauchy (1789–1857). La versi´on para integrales de este mismo ca-
so p = q = 2 fue probada en 1859 por Buniakowsky y en 1885 por el
alem´an K.H.A. Schwarz (1843–1921) (en particular este caso p = q = 2
se conoce como desigualdad de Cauchy–Schwarz y expresa la propiedad
geom´etrica de que la esfera unidad de una norma que deriva de un pro-
ducto interior es, en cada plano pasando por el origen, una elipse). El
caso general, para p, q conjugados, lo obtuvieron de forma independiente
H
¨
older y Rogers para sumas
H¨ older, O.: “
¨
Uber einen Mittelwertsatz”. Nachr. Akad. Wiss. G¨ottingen. Math.-
Phys. Kl., 38–47, 1889.
y para integrales F.Riesz en 1910. (Para los datos anteriores y otros
remitimos al lector a las p´aginas 372 y 387 del
Dunford, N. and Schwartz, J.T.: “Linear operators, Vol,I ”. John Wiley–In-
terscience Pub., 1958.
En (6.5.3) hemos visto que la convergencia en L
p
implica la conver-
gencia en medida. Un resultado inverso lo hemos visto en (6.5.13) y como
consecuencia en (6.5.14) hemos probado una generalizaci´on del teorema
de la convergencia dominada, p´ag.92. Respecto de esto vamos a hacer
un par de comentarios.
Por una parte dijimos que el teorema de la convergencia dominada
era uno de esos resultados que distingu´ıan el uso de las medidas aditivas
frente a las σ–aditivas, pues en las primeras no es cierto en general. Sin
embargo s´ı es cierto el siguiente teorema de la convergencia dominada
que puede verse en la p´agina 125 del
Dunford, N. and Schwartz, J.T.: “Linear operators, Vol,I ”. John Wiley–In-
terscience Pub., 1958.
6.7. Bibliograf´ıa y comentarios 255
para medidas aditivas y funciones medibles que valoran en un espacio de
Banach.
Teorema 6.7.1 Para 1 ≤ p < ∞ y g ∈ L
p
se tiene que si f
n
∈ L
p
y
[f
n
[ ≤ g, entonces f
n
→ f en medida si y s´olo si f ∈ L
p
y f
n
→ f en
L
p
.
Por otra parte fue Vitali el primero en investigar el resultado mas
general que tuviera como consecuencia la permutaci´on de l´ımite e integral
de una sucesi´on de funciones medibles. En 1907 publica el trabajo
Vitali, G.: “Sull’integrazione per serie”. Rend. Circ. Mat. de Palermo, 23, 137–155,
1907.
en el que se encuentra (6.5.16) y el siguiente resultado cuya demostraci´on
puede encontrarse en la p.212 del Munroe ´o en la p.178 del Taylor.
Teorema 6.7.2 Sean f, f
n
∈ L
1
. Entonces f
n
→f en L
1
si y s´olo si
(a) f
n
→f en medida.
(b) Dada A
n
∈ /, con A
n
↓ ∅, se tiene que para todo > 0, existe
n ∈ N tal que si n ≥ N, entonces para todo m ∈ N
_
A
n
[f
m
[ dµ < .
En cuanto a la convergencia en medida, llamada en probabilidad o
estoc´astica en Teor´ıa de Probabilidades, es una noci´on cl´asica en Ma-
tem´aticas, apareciendo impl´ıcitamente en los primeros resultados sobre
probabilidades. Esta convergencia es la correspondiente a una topolog´ıa
que vamos a analizar.
Denotemos con L el espacio de las funciones medibles y con L el de
las clases de equivalencia de funciones que coinciden casi seguro. Consi-
deremos en L las siguientes topolog´ıas:
Un conjunto C ⊂ L es cerrado si dados f
n
→f c.s., tales que f
n
∈ C,
entonces f ∈ C. A esta la llamaremos de la convergencia puntual.
En el resultado siguiente definimos otra topolog´ıa que llamaremos de
la convergencia en medida.
Teorema 6.7.3 Dado un espacio (Ω, /, µ) y L existe una base de en-
tornos para una topolog´ıa en L definidos para cada f ∈ L, E ∈ / con
µ(E) < ∞, y , δ > 0, de la forma
V (f, E, , δ) = ¦g ∈ L : µ¦x ∈ E : [f −g[ ≥ ¦ ≤ δ¦.
256 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
Adem´as si µ es σ–finita se obtiene la misma topolog´ıa si cambiamos
µ por otra medida σ–finita con los mismos conjuntos nulos que µ.
El siguiente resultado nos da la relaci´on entre ambas topolog´ıas —no
de las convergencias c.s. y en medida— y complementa a (6.2.13).
Teorema 6.7.4 Si (Ω, /, µ) es σ–finito, entonces las dos topolog´ıas an-
teriores definidas en L coinciden, y pueden definirse por una m´etrica
respecto de la que L es completo.
De la demostraci´on de este se sigue f´acilmente el siguiente, que nos
explica por qu´e lleva el nombre que lleva la segunda topolog´ıa definida
en L.
Corolario 6.7.5 Si µ(Ω) < ∞ y d es la m´etrica que se construye en el
resultado anterior, que en este caso es
d(f, g) =
_ _
[f −g[
1 +[f −g[
_
dµ,
entonces d(f
n
, f) →0 si y s´olo si f
n
→f en medida.
Para estos tres resultados remitimos al lector a las p´aginas 98–100
del libro
Segal, I.E. and Kunze, R.A.: “Integrals and operators”. Springer–Verlag, 1978.
El teorema de Egoroff aparece en el trabajo de
Egoroff, P.Th.: “Sur les suites des fonctions mesurables”. C.R. Acad.Sci. Paris,
152, 244–246, 1911.
Este resultado tiene otra forma debida a Lusin que puede encontrarse
en la p.19 del libro
Sacks, S.: “Theory of the integral ”, 1937. Dover, 1964.
El ejemplo citado en el tema, de un espacio de Banach isomorfo a su
bidual pero no reflexivo, es de James, R.C. y se encuentra en la p. 25
del libro
Lindenstrauss,J. and Tzafriri,L.: “Classical Banach Spaces I y II ”. Springer–
Verlag, 1996.
6.7. Bibliograf´ıa y comentarios 257
El estudio de las transformaciones conservando la medida, surgi´o a
consecuencia de ciertas consideraciones en mec´anica estad´ıstica: Supon-
gamos que tenemos un sistema de k part´ıculas cuyo estado queda descrito
por un punto de una variedad 1 de dimensi´on 6k —cada part´ıcula viene
determinada por su posici´on (3 coordenadas) y su velocidad o su momen-
to (otras 3 coordenadas)—. De este modo la historia de las k part´ıculas
es una trayectoria en 1, la cual es una curva integral de un cierto campo
tangente definido sobre dicha variedad. El flujo T
t
de dicho campo nos
da para cada punto x de la variedad y cada instante t, el punto T
t
(x)
en el que se encuentra el punto x despu´es del tiempo t. Uno de los re-
sultados b´asicos en mec´anica estad´ıstica, debido a Liouville establece
que en esa variedad tenemos una medida can´ onica que el flujo T
t
deja
invariante.
En la pr´actica k es tan grande que no es posible observar en todo
momento todas las part´ıculas del sistema, por lo que preguntamos si es
posible dar la probabilidad de que en el instante t el estado del sistema
pertenezca a un cierto subconjunto E ⊂ V .
Para ser mas precisos T
t
es un grupo uniparam´etrico, por tanto
T
0
= id, T
t+r
= T
t
◦ T
r
,
y aunque dado un x ∈ 1 es imposible en la pr´actica conocer todos los
T
t
(x), para los t de un intervalo, s´ı es posible conocer los puntos cada
cierto tiempo r, es decir si llamamos x
1
= x es posible conocer los puntos
x
2
= T
r
(x), x
3
= T
2r
(x) = T
r
[T
r
(x)] = T
r
(x
2
), ...
que si llamamos T = T
r
no es otra cosa que la sucesi´on
x
n+1
= T
nr
(x) = T(x
n
),
y T es una transformaci´on conservando la medida. Ahora si para cada
n ∈ N contamos cuantos de los x
1
, . . . , x
n
est´an en E y llamamos a
este n´ umero x(n), entonces si consideramos que el recinto en el que se
desarrollan las part´ıculas es acotado (por ejemplo que se mantienen en
la atm´osfera terrestre, es decir en la capa gaseosa que rodea la tierra)
y consideramos fija la energ´ıa total de las part´ıculas (en particular las
velocidades de las part´ıculas est´an acotadas), el espacio de fases est´a en
un compacto y por tanto tiene medida finita, en cuyo caso si T es erg´odica
podemos estimar la probabilidad de que las part´ıculas definan un punto
que est´e en E, pues
x(n)
n
→P(E).
258 Cap´ıtulo 6. Espacios de funciones medibles
Del mismo modo si consideramos una funci´on f medible en el espacio
de fases, que representa alguna medici´on f´ısica de las part´ıculas, podemos
conocer su valor medio sin mas que considerar su valor medio discreto,
pues
1
n
n

i=1
f[T
i
(x)] →
_
f dµ
µ(Ω)
c.s.
El teorema erg´odico puntual (6.6.4) fue demostrado por
Birkhoff, G.D.: “Proof of the ergodic theorem”. Proc. Nat. Acad. Sci. USA, 17,
656–660, 1931.
y supuso el que la Hip´otesis Erg´odica de Maxwell–Boltzman de la teor´ıa
cin´etica de los gases, se convirtiera en una consecuencia rigurosa en el
marco de la Teor´ıa de la medida.
Otros textos que traten esta teor´ıa son:
Yosida, K.: “Functional Analysis”. Springer–Verlag, 1974.
que lo estudia en el marco de los procesos de Markov. El
Cornfeld, I.P.; Fomin, S.V.; Sinay, Y.G.: “Ergodic Theory”. Springer–Verlag,
1982.
que lo hace en el marco de las variedades diferenciables. Y el
Petersen, K.: “Ergodic Theory”. Cambridge Univ.Press, 1983.
Por ´ ultimo remitimos al lector a la p.94 del
Arnold, V.I.: “Mec´ anica cl´ asica, m´etodos matem´aticos”. Ed. Paraninfo, 1983.
en la que se da otra versi´on del teorema de Recurrencia de Poincare y
se comenta la siguiente parad´ojica consecuencia de este y el teorema de
Liouville:
“ Si abrimos un tabique que separe una c´amara que contiene un gas
y una c´amara en la que se ha hecho el vac´ıo, entonces despu´es de un
cierto tiempo, las mol´eculas del gas se reunir´ an en la primera c´amara”.
Fin del Cap´ıtulo 6
Cap´ıtulo 7
Espacios de Hilbert
7.1. Espacios prehilbertianos
Definici´on. Sea K = R ´o C. Llamamos producto interior sobre un K–
espacio vectorial c a toda funci´on
<, >: c c −→K,
satisfaciendo las siguientes propiedades:
i) <x, x> 0, para todo x ∈ c¸¦0¦ y <x, x>= 0 si x = 0.
ii) <ax +by, z>= a <x, z> +b <y, z>, para x, y, z ∈ c y a, b ∈ K.
iii) <x, y> =<y, x>, para x, y ∈ c.
Llamaremos espacio prehilbertiano a todo K–espacio vectorial c do-
tado de un producto interior <, >.
Dados x, y en un espacio prehilbertiano c, se tiene que para todo
λ ∈ K,
0 ≤<λx +y, λx +y>= λ
2
<x, x> +2λ <x, y> + <y, y>,
con la desigualdad estricta si x e y son independientes, lo cual implica
que el discriminante del polinomio cuadr´atico es no positivo, es decir
259
260 Cap´ıtulo 7. Espacios de Hilbert
para |x| =<x, x>
1/2
[ <x, y> [ ≤ |x||y|,
que es la Desigualdad de Cauchy–Schwarz , y como consecuencia de ella
es f´acil demostrar que | | define una norma
1
en c.
Definici´on. Llamaremos espacio de Hilbert a todo espacio prehilber-
tiano completo para la norma que define
|x| =<x, x>
1/2
.
Aunque en general distinguiremos en cada resultado si el espacio que
consideramos es de Hilbert ´o prehilbertiano, podr´ıamos restringir nuestro
estudio a los espacios de Hilbert sin perdida de generalidad, pues todo
espacio prehilbertiano es isomorfo a un subespacio denso de un Hilbert
—en el sentido de que hay un isomorfismo lineal que conserva el producto
interior—. Adem´as si existen dos Hilbert H
1
y H
2
de los que el nuestro
es isomorfo a sendos subespacios densos en ellos, entonces H
1
y H
2
son
isomorfos. (Ver la Nota (6.2.17), p´ag.231).
Definici´on. Dado un espacio prehilbertiano c, llamaremos compleci´on
de c al espacio de Hilbert H —determinado salvo isomorfismos— del
que hablamos en el p´arrafo anterior.
La existencia de tal compleci´on podemos verla utilizando el hecho de
que c
∗∗
es completo (ver (6.3.4, p´ag.235), por tanto cada cerrado suyo
ser´a completo. Como c est´a inmerso isom´etricamente en c
∗∗
por
π: x ∈ c −→ ´ x ∈ c
∗∗
, ´ x(f) = f(x),
(ver la Nota (6.3.6), p´ag.236), basta considerar la clausura H de la ima-
gen de c por dicha inmersi´on en c
∗∗
.
Dado un espacio de medida (positiva), (Ω, /, µ), el espacio L
2
corres-
pondiente es de Hilbert, pues su norma est´a inducida por el producto
interior
<f, g>=
_
fgdµ.
Adem´as como veremos mas adelante, estos son los ´ unicos espacios de
Hilbert.
1
Recordemos que una norma en un K–espacio vectorial c es una aplicaci´on
| |: c → [0, ∞), tal que |x| = 0 sii x = 0, |x + y| ≤ |x| + |y| y |λx| = [λ[|x|,
para λ en el cuerpo K = R ´o C y x, y ∈ c.
7.2. Propiedades de los espacios de Hilbert 261
7.2. Propiedades de los espacios de Hilbert
H ser´a en esta lecci´on un espacio prehilbertiano sobre K = R ´o C.
La desigualdad de Cauchy–Schwarz |e
1
|
2
|e
2
|
2
≥<e
1
, e
2
>
2
, tiene
dos simples consecuencias. Una es que para K = R, en cada subespacio
bidimensional los puntos de norma 1 forman una elipse, pues si el subes-
pacio est´a generado por e
1
, e
2
independientes y llamamos a = |e
1
|
2
,
b =<e
1
, e
2
> y c = |e
2
|
2
1 =<xe
1
+ye
2
, xe
1
+ye
2
>= ax
2
+ 2bxy +cy
2
,
y como e
1
y e
2
son independientes, ac > b
2
y los puntos de coorde-
nadas (x, y) que satisfacen esa ecuaci´on forman una elipse. La otra la
exponemos en el siguiente resultado.
Proposici´on 7.2.1 La aplicaci´on <, >: H
2
→K es continua y para cada
x ∈ H, las aplicaciones en H, <x, . > y <., x > son uniformemente
continuas.
La siguiente es una importante caracterizaci´on de los espacios prehil-
bertianos.
Ley del paralelogramo 7.2.2 Un espacio normado H es prehilbertiano
sii para cada x, y ∈ H
|x +y|
2
+|x −y|
2
= 2[|x|
2
+|y|
2
].
Adem´as en un espacio prehilbertiano podemos recuperar el producto
interior conocida la norma.
Igualdad de polarizaci´on 7.2.3 Sea H prehilbertiano y x, y ∈ H, enton-
ces
4 <x, y> = |x +y|
2
−|x −y|
2
+
+i|x +iy|
2
−|x −iy|
2
, si K = C,
4 <x, y> = |x +y|
2
−|x −y|
2
, si K = R.
262 Cap´ıtulo 7. Espacios de Hilbert
Definici´on. Diremos que x, y ∈ H son ortogonales, (y lo denotamos x ⊥
y) si <x, y>= 0. Para cada subespacio M ⊂ H, llamaremos complemento
ortogonal de M al subespacio cerrado de H
M

= ¦y ∈ H : ∀x ∈ M, y ⊥ x¦ = ∩
x∈M
ker <x, .> .
Un subconjunto B ⊂ Hse dice ortogonal si dados dos puntos distintos
x, y ∈ B, es x ⊥ y. Diremos que B es ortonormal si adem´as de ortogonal
satisface que todo x ∈ B es de |x| = 1.
Un simple c´alculo demuestra el siguiente resultado
Teorema de Pit´agoras 7.2.4 Para cualesquiera x
1
, . . . , x
n
∈ H ortogo-
nales
|

x
i
|
2
=

|x
i
|
2
.
Desde el punto de vista de la teor´ıa de la aproximaci´on los conjun-
tos ortonormales son de una gran importancia, pues se puede dar una
soluci´on expl´ıcita al siguiente problema: Dado un subespacio y un pun-
to exterior a ´el, encontrar un punto del subespacio que diste lo menos
posible del punto exterior.
Teorema 7.2.5 Sea B = ¦e
1
, . . . , e
n
¦ ⊂ H ortonormal y x ∈ H. Enton-
ces |x −

a
i
e
i
| es m´ınimo sii a
i
=<x, e
i
>, para i = 1, . . . , n.
Demostraci´on. Es consecuencia de que la ´ ultima expresi´on alcanza
el valor m´ınimo cuando los b
i
= a
i
.
|x −

b
i
e
i
|
2
=<x −

b
i
e
i
, x −

b
i
e
i
>=
= |x|
2

b
i
¯ a
i

¯
b
i
a
i
+

b
i
¯
b
i
= |x|
2

[a
i
[
2
+

[b
i
−a
i
[
2
.
Definici´on. Dado un subconjunto B = ¦e
i
: i ∈ I¦ de H ortonormal,
llamaremos coeficiente i–esimo de Fourier de un punto x ∈ H relativo a
B a <x, e
i
>.
Definici´on. Dado un subconjunto B ⊂ H y una funci´on f : B →[0, ∞],
llamaremos

x∈B
f(x),
7.2. Propiedades de los espacios de Hilbert 263
al supremo de todas las sumas finitas f(x
1
) + + f(x
n
), donde los
x
i
∈ B.
Es f´acil demostrar que

x∈B
f(x) =
_
B
f dµ,
en (B, σ(B), µ) donde σ(B) es la σ–´algebra generada por los puntos de
B y µ es la medida de contar.
Recordemos que l
2
(B) = L
2
(B, σ(B), µ).
Como consecuencia de la definici´on y del teorema de Pit´agoras (7.2.4)
tenemos el siguiente resultado.
Desigualdad de Bessel 7.2.6 Sea B ⊂ H ortonormal y x ∈ H, entonces

y∈B
[ <x, y> [
2
≤ |x|
2
.
Demostraci´on. Basta demostrar que para cada subconjunto finito
¦b
1
, . . . , b
n
¦ ⊂ B y c
i
=<x, b
i
>,

n
i=1
[c
i
[
2
≤ |x|
2
,
0 ≤ |x −

c
i
b
i
|
2
=<x −

c
i
b
i
, x −

c
i
b
i
>
= |x|
2

c
i
<b
i
, x> −

c
i
<x, b
i
> +

[c
i
[
2
= |x|
2

c
i
c
i

c
i
c
i
+

[c
i
[
2
= |x|
2

[c
i
[
2
.
Nota 7.2.7 De aqu´ı se sigue trivialmente que a lo sumo hay una cantidad
numerable de y ∈ B tales que <x, y>,= 0 y que <x, .>, <., x>∈ l
2
(B).
Por tanto podemos definir la aplicaci´on lineal
F : H −→l
2
(B), F(x) =<x, .>
la cual es continua pues por el resultado anterior
|F(x)|
2
=
_
_

y∈B
[ <x, y> [
2
_
_
1/2
≤ |x|,
y |F| ≤ 1. A continuaci´on vemos que si H es completo F es sobre.
264 Cap´ıtulo 7. Espacios de Hilbert
Teorema de Riesz–Fischer 7.2.8 Si H es de Hilbert y B ⊂ H ortonor-
mal, entonces para cada f ∈ l
2
(B) existe un x ∈ H tal que f =<x, .>.
Estos resultados nos caracterizan los conjuntos ¦t
i
∈ K, i ∈ I¦ que
son los coeficientes de Fourier de alg´ un punto x de un espacio de Hilbert
H relativos a un subconjunto B = ¦e
i
∈ H : i ∈ I¦ ortonormal. Ya que
(7.2.6) asegura que es necesario que

i∈I
[t
i
[
2
< ∞,
mientras que (7.2.8) nos dice que es suficiente.
En (7.2.5) hemos visto que puede darse expl´ıcitamente la aproxi-
maci´on ´optima de un punto de un espacio prehilbertiano H relativa al
subespacio generado por un subconjunto ortonormal y finito. En general
no existe tal caracterizaci´on para un conjunto C cualquiera, sin embargo
podemos dar la existencia y la unicidad de aproximaci´on ´optima de un
punto x ∈ H relativa a un subconjunto C que sea convexo —es decir tal
que tx + (1 −t)y ∈ C para x, y ∈ C y t ∈ [0, 1]—, y cerrado.
Teorema 7.2.9 Sea H prehilbertiano, entonces:
(a) Si C ⊂ H es convexo, completo y no vac´ıo, entonces para cada
x ∈ H existe un ´ unico y ∈ C aproximaci´on ´optima de x en C, es decir
tal que
|x −y| =´ınf¦|x −z| : z ∈ C¦.
(b) Sea C un subespacio cerrado en H, entonces y ∈ C es aproxi-
maci´on ´optima de x ∈ H en C sii x − y ∈ C

. En este caso a y la
llamaremos proyecci´on de x en C.
Teorema de la proyecci´on 7.2.10 Sea M un subespacio completo de un
espacio prehilbertiano H (´o un subespacio cerrado de un espacio de Hil-
bert). Entonces existen ´ unicas transformaciones lineales
P : H −→M, Q : H −→M

,
tales que:
(a) Para cada x ∈ H, x = P(x) +Q(x),
(b) Para cada x ∈ M, P(x) = x y para cada x ∈ M

, Q(x) = x.
(c) |x −P(x)| ≤ |x −y|, para cualesquiera x ∈ H, y ∈ M.
(d) Para cada x ∈ H,
|x|
2
= |P(x)|
2
+|Q(x)|
2
.
7.3. Clasificaci´ on de los Espacios de Hilbert 265
Como consecuencia de este resultado podemos entender el nombre de
complemento ortogonal M

de un subespacio cerrado M en un espacio
de Hilbert H, pues se tiene que
H = M ⊕M

.
En H prehilbertiano podemos definir la aplicaci´on
σ: H −→H

, σ(x) = σ
x
=<., x>,
(obs´ervese que en el caso complejo, <x, .>/ ∈ H

), que es isometr´ıa pues

x
| = sup¦[ <x, y> [ : |y| ≤ 1¦ = |x|
ya que por la desigualdad de Cauchy–Schwartz [ <x, y> [ ≤ |y||x| ≤
|x|, y tomando y = x/|x| tenemos la otra desigualdad. Pero adem´as
tenemos que si H es de Hilbert, entonces σ es isomorfismo isom´etrico.
Teorema de Riesz 7.2.11 Si H es de Hilbert σ es un isomorfismo y la
norma de H

viene inducida por el producto interior,

x
, σ
y
>=<y, x> .
Corolario 7.2.12 Si H es de Hilbert entonces H

es de Hilbert y H es
reflexivo, es decir la isometr´ıa can´onica
π: x ∈ H → ´ x ∈ H
∗∗
, ´ x(ω) = ω(x),
es sobre.
7.3. Clasificaci´ on de los Espacios de Hilbert
Nota 7.3.1 Dado B ⊂ H entenderemos por < B > el subespacio gene-
rado por B y por s(B) el m´ınimo subespacio cerrado que contiene a B.
Es f´acil ver que
s(B) = Adh < B > .
266 Cap´ıtulo 7. Espacios de Hilbert
Teorema de ortonormalizaci´on de Gramm–Schmidt 7.3.2 Sea H un es-
pacio prehilbertiano y A ⊂ H un subconjunto de vectores independien-
tes. Entonces existe B ⊂ H ortonormal tal que card(A) = card(B) y
< A >=< B >.
Definici´on. Diremos que B ⊂ H es una base ortonormal para H si B
es ortonormal y dado C ortonormal con B ⊂ C ⊂ H, entonces B = C.
Teorema 7.3.3 Sea H de Hilbert y B ortonormal, entonces son equi-
valentes:
(a) B es una base ortonormal.
(b) B

= ¦0¦.
(c) s(B) = Adh < B >= H.
(d) Para cada x ∈ H se tiene
2
x =

y∈B
<x, y> y =

y∈B
σ
y
(x)y.
(e) Identidad de Parseval. Para x, y ∈ H
<x, y>=

z∈B
<x, z><z, y>=

z∈B
σ
x
(z)σ
y
(z).
(f) Si x ∈ H
|x|
2
=

z∈B
[ <x, z> [
2
=

z∈B

x
(z)[
2
=

z∈B

z
(x)[
2
.
Nos preguntamos ahora si todo espacio prehilbertiano tiene una base
ortonormal: Consideremos la familia de todos los conjuntos ortonorma-
les de H, ordenemos esta familia por inclusi´on. Como la uni´on de una
colecci´on creciente de conjuntos ortonormales es ortonormal, el lema de
Zorn garantiza la existencia de un conjunto ortonormal m´aximal.
Proposici´on 7.3.4 Cada espacio prehilbertiano tiene una base ortonormal.
Adem´as como consecuencia de (7.3.3) tenemos los siguientes resulta-
dos.
2
La igualdad x =

y∈B
<x, y> y se entiende del siguiente modo: por la desigual-
dad de Bessel (7.2.6), p´ ag.263, hay a lo sumo una colecci´on numerable de y
n
∈ B
tales que <x, y
n
>,= 0, y x
n
=

n
i=1
<x, y
i
> y
i
→x.
7.4. Teorema Erg´ odico en L
2
267
Corolario 7.3.5 Dos bases ortonormales en un espacio de Hilbert tienen
el mismo cardinal.
Corolario 7.3.6 Sea H de Hilbert y B ⊂ H ortonormal, entonces:
(a) B es una base ortonormal para el espacio de Hilbert s(B).
(b) Si x ∈ H y P(x) es la proyecci´on de x sobre s(B), entonces
P(x) =

z∈B
<x, z> z.
Como consecuencia de (7.3.4) y (7.3.5) podemos ahora clasificar todos
los posibles espacios de Hilbert.
Teorema 7.3.7 Sea S un conjunto arbitrario y H un espacio de Hilbert
con una base ortonormal B con card(B) = card(S), entonces hay un
isomorfismo isom´etrico entre H y l
2
(S).
En cuanto a los espacios de Hilbert separables tenemos.
Teorema 7.3.8 Un espacio de Hilbert H es separable sii tiene una base
ortonormal finita o numerable. Si la base tiene n elementos H es iso-
morfo a K
n
y si es numerable H es isomorfo a l
2
(N).
7.4. Teorema Erg´odico en L
2
En (6.6.4), p´agina 252 del tema anterior vimos el teorema erg´odico
puntual para funciones de L
1
de un espacio de medida (Ω, /, µ). Si la
funci´on est´a en L
2
hay una forma alternativa de aquel teorema en el que
la convergencia casi seguro es reemplazada por la convergencia en media
cuadr´atica.
268 Cap´ıtulo 7. Espacios de Hilbert
Teorema 7.4.1 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida σ–finita, T : Ω →Ω
una transformaci´on conservando la medida, f
1
∈ L
2
, f
n+1
= T

(f
n
) =
f
1
◦ T
n
y
g
n
=
1
n
n

i=1
f
i
,
entonces existe g ∈ L
2
tal que g
n
→g (en L
2
) y verifica:
(i) T

(g) = g c.s.
(ii) |g|
2
≤ |f
1
|
2
.
(iii) Se tiene <f, g>=<f, f
1
>, para cada f ∈ L
2
tal que T

(f) = f.
Ahora como consecuencia de (7.4.1) y lo visto en el tema anterior,
tenemos.
Corolario 7.4.2 En las condiciones anteriores y suponiendo que T es
erg´odica existe c ∈ R tal que g = c c.s. y adem´as
(i) Si µ(Ω) = ∞, entonces g = 0 c.s.
(ii) Si µ(Ω) < ∞, entonces
1
n
n

i=1
f
1
[T
i
(x)] −→
1
µ(Ω)
_
f
1
dµ (L
2
).
7.4. Teorema Erg´ odico en L
2
269
Bibliograf´ıa y comentarios
Para la confecci´on del presente tema hemos hecho uso de los siguien-
tes libros:
Ash, R.B.: “Real Analysis and Probability”. Ac.Press, 1972.
Day, M.M.: “Normed linear spaces”. Springer–Verlag, 1973.
Muhkerjea, A. and Pothoven, K.: “Real and functional Analysis”. Plenum Press,
1978.
Taylor, S.J.: “Introduction to measure and integration”. Cambridge Univ. Press,
1973.
Rudin, W.: “Real and complex analysis”, Tata McGraw–Hill, 1974.
A continuaci´on sugerimos una bibliograf´ıa complementaria.
Dunford, N. and Schwartz, J.T.: “Linear operators, Vol,I ”. John Wiley–In-
terscience Pub., 1958.
Halmos, P.R.: “Introduction to Hilbert Space”, 1951. Reed. de Chelsea Pub. Co.,
1972.
Halmos, P.R.: “A Hilbert Space problem book”. Van Nostrand, 1967.
Halmos, P.R.: “Lectures on ergodic theory”. Chelsea Pub. Co., 1956.
Cornfeld, I.P.; Fomin, S.V.; Sinay, Y.G.: “Ergodic Theory”. Springer–Verlag,
1982.
Petersen, K.: “Ergodic Theory”. Cambridge Univ.Press, 1983.
Yosida, K.: “Functional Analysis”. Springer–Verlag, 1974.
Zaanen, A.C.: “Integration”. North–Holland, 1967.
En 1888 Peano define en esencia el concepto de espacio vectorial
sobre R. Entre 1904 y 1910 D. Hilbert estudia en detalle los espacios
l
2
(de sucesiones de cuadrado sumable) y L
2
(de funciones de cuadrado
integrable). Aunque Hilbert no habl´o de espacios infinitamente dimen-
sionales, las ideas b´asicas estaban en sus estudios a los que lleg´o a partir
de los trabajos sobre ecuaciones integrales de I.Fredholm.
Es curioso observar como a pesar del grado de abstracci´on que en su
momento represent´o el espacio de Hilbert, este encontrase r´apida aplica-
ci´on en la moderna Teor´ıa cu´antica, de la que recomendamos el siguiente
270 Cap´ıtulo 7. Espacios de Hilbert
texto, que son las notas de un curso dado por Schwartz en la Universidad
de Buenos Aires
Schwartz, L.: “Matem´ atica y f´ısica cu´ antica”. Univ. Buenos Aires, 1958.
La axiomatizaci´on de los espacios de Hilbert no se hizo hasta 1920
por Von Neumann para el caso separable y hasta 1934–35 por Lowig
and Rellich para el caso general. (Ver Dunford, N. and Schwartz,
J.T., p.372).
La caracterizaci´on de los espacios de Hilbert, llamada Ley del para-
lelogramo aparece en el trabajo
Jordan, P. and Neumann, J.: “On inner products in linear metric spaces”. Ann.
of Math., 2, 36, 719–723, 1935.
Uno de los resultados mas importantes en un espacio de Hilbert es
la Identidad de Parseval , la cual tiene sus ra´ıces en una igualdad para
series de potencias dada por Parseval en 1799. Para ver una aplicaci´on
de esta desigualdad a la c´elebre desigualdad isoperim´etrica, referimos al
lector a la p.322 del libro
Berger, M. and Gostiaux, B.: “Differential geometry: Manifolds, curves and sur-
faces”. Springer–Verlag, 1988.
´ o a la p.211 del libro
Parthasarathy, K.R.: “Introduction to probability and measure”, McMillan Press,
1980.
Fin del Cap´ıtulo 7
Cap´ıtulo 8
Espacios de Banach
8.1. El Teorema de Hahn–Banach
El teorema de Hahn–Banach es uno de los mas importantes resul-
tados del An´alisis funcional. Una de sus consecuencias inmediatas es la
existencia de funcionales lineales y continuos en espacios normados, es
decir que el dual topol´ogico de un espacio normado no es vac´ıo.
Pero su importancia fundamental reside en lo siguiente: Si g es un
funcional lineal definido en un subespacio o de un espacio vectorial c, no
hay dificultad en extender g a un funcional lineal definido en c. Bastar´ıa
con extender una base de Hamel de o a c y definir el funcional arbitra-
riamente en los elementos de la base que no est´en en o, y luego a todo c
por linealidad. Sin embargo si c es normado, g es continua y queremos
que la extensi´on sea continua y conserve la norma, las cosas se complican
y esto es precisamente lo que justifica el teorema de Hahn–Banach.
En los siguientes resultados c es un K–espacio vectorial (para K = R
´o C) y o un subespacio suyo.
Lema 8.1.1 Sea c un R–espacio vectorial c y sea p : c →R tal que:
a) p(x +y) ≤ p(x) +p(y), para x, y ∈ c.
b) p(tx) = tp(x), para t > 0 y x ∈ c.
271
272 Cap´ıtulo 8. Espacios de Banach
Si g : o → R es lineal y g ≤ p en o, entonces son equivalentes, para
e ∈ c y c ∈ R,
c) g(x) +tc ≤ p(x +te), para todo x ∈ o y t ∈ R.
d) −p(−x −e) −g(x) ≤ c ≤ p(x +e) −g(x), para x ∈ o.
Adem´as para cada e ∈ c existe un c ∈ R satisfaciendo (c) y (d).
Teorema de Hahn–Banach 8.1.2 En las condiciones anteriores si g ≤
p en o, existe un funcional lineal ˜ g : c →R tal que ˜ g = g en o y ˜ g ≤ p
en c.
Definici´on. Diremos que p : c → [0, ∞), con c un K–espacio vectorial
es una seminorma si:
a) p(x +y) ≤ p(x) +p(y), para x, y ∈ c.
b) p(λx) = [λ[p(x), para λ ∈ C y x ∈ c.
si adem´as es p(x) = 0 sii x = 0, diremos que p es una norma.
Teorema de Hahn–Banach complejo 8.1.3 Sea c un C–espacio vecto-
rial y p : c → [0, ∞) una seminorma. Si g : o → C es lineal y [g[ ≤ p
en o entonces existe ˜ g : c →C lineal tal que ˜ g = g en o y [˜ g(x)[ ≤ p(x)
para todo x ∈ c.
Si c es un K–espacio normado, para K = R ´o C, o ⊂ c es un
subespacio y
g : o →K
es lineal y continua, entonces g es acotada y podemos definir la seminor-
ma
p : c →[0, ∞), p(x) = |g||x|
para la que obviamente
[g(x)[ ≤ |g||x| = p(x)
y el teorema de Hahn–Banach puede aplicarse obteniendo el siguiente
resultado, del que ya hemos hablado en la p´ag.236, como el teorema de
Hahn–Banach.
Corolario 8.1.4 Sea c un K–espacio normado, o ⊂ c un subespacio y
g ∈ o

, entonces existe ˜ g ∈ c

, tal que ˜ g = g en o y |˜ g| = |g|.
Otras consecuencias importantes de este resultado son las siguientes.
8.1. El Teorema de Hahn–Banach 273
Teorema 8.1.5 Sea o un subespacio del espacio normado c, entonces:
a) Si x / ∈ Adh(o) y el ´ınf¦|x −z| : z ∈ o¦ = r > 0, entonces existe
ω ∈ c

, tal que ω = 0 en o, ω(x) = 1 y |ω| = 1/r.
b) x ∈ Adh(o) sii cada ω ∈ c

que se anula en o se anula en x.
c) Si x ,= 0 existe ω ∈ c

, tal que |ω| = 1 y ω(x) = |x|. En
particular dados x ,= y hay una ω ∈ c

, con |ω| = 1 tal que ω(x) ,= ω(y).
Nota 8.1.6 El teorema de Hahn–Banach es esencial en el estudio de la
reflexividad. Dado un espacio normado c podemos establecer la aplica-
ci´ on lineal can´onica
π: x ∈ c → ˆ x ∈ c
∗∗
, ˆ x(ω) = ω(x),
para cada ω ∈ c

. En la Nota (6.3.6), p´ag.236, hemos demostrado como
consecuencia del Teorema de Hahn–Banach, que π es una isometr´ıa.
Recordemos que un espacio normado c es reflexivo si π(c) = c
∗∗
.
Los espacios de Hilbert son reflexivos as´ı como los espacios L
p
, para
1 < p < ∞, sin embargo L
1
no siempre es reflexivo como probamos a
continuaci´on:
Consideremos l
1
= L
1
(N, T(N), µ), con µ la medida de contar, sabe-
mos que l

1
= l

, ahora bien l
1
es separable pues el conjunto
¦x = (x
n
) ∈ l
1
, ∃m ∈ N : x
1
, . . . , x
m
∈ Q, x
n
= 0, n > m¦
es denso en l
1
y numerable; y que l

no es separable, pues podemos
considerar el conjunto no numerable
S = ¦x = (x
n
) ∈ l

: ∀n ∈ N, x
n
= 0 ´o x
n
= 1¦
y el conjunto no numerable de abiertos disjuntos ¦B(x, 1/2) : x ∈ S¦.
De esto y el siguiente resultado se sigue que l
1
no es reflexivo, pues
en tal caso ser´ıa l


= l
∗∗
1
= l
1
.
Teorema 8.1.7 Si c

es separable, entonces c tambi´en lo es.
A continuaci´ on vemos una aplicaci´on de (8.1.5–c) a la teor´ıa de la
medida. En la p´ agina 65 del tema I hablamos de la demostraci´on hecha
por Banach sobre la existencia de una medida finitamente aditiva defi-
nida sobre T(R), invariante por traslaciones y que sobre los intervalos
coincid´ıa con la de Lebesgue. Para demostrar este resultado necesitamos
la siguiente extensi´on del teorema de Hahn–Banach.
274 Cap´ıtulo 8. Espacios de Banach
Teorema 8.1.8 Sean c, o, p : c →R y g : o →R como en (8.1.1). Sea
( = ¦T : c →c¦ un semigrupo abeliano de operadores lineales tales que:
a) Si x ∈ o entonces T(x) ∈ o y g(x) = g[T(x)], para todo T ∈ (.
b) Para todo x ∈ c y T ∈ (, p[T(x)] ≤ p(x).
Entonces hay una ´ unica extensi´on lineal ω : c →R, tal que ω = g en o,
y para todo x ∈ c y T ∈ (, ω(x) ≤ p(x) y ω[T(x)] = ω(x).
Observemos que para ( = ¦id¦ (8.1.8) es (8.1.2).
Como consecuencia se puede demostrar el siguiente resultado.
Teorema 8.1.9 Existe una medida µ aditiva, definida en los subconjun-
tos acotados de R, tal que:
a) µ(t +A) = µ(A), para cada A ⊂ R acotado y t ∈ R.
b) Si A ∈ L(R) es acotado, entonces µ(A) = m(A).
8.2. Teoremas cl´asicos
Definici´on. Un espacio de Banach es un espacio normado y completo.
La importancia de los espacios de Banach radica en su completitud,
que es uno de los conceptos mas frecuentemente explotados en An´alisis
Funcional. La raz´on de esto radica b´asicamente en el siguiente teorema
sobre espacios m´etricos completos y que habitualmente se conoce como
Teorema de Baire o de la categor´ıa (no en sentido algebraico). Dicho
teorema tiene como consecuencia dos de los tres resultados mas impor-
tantes del an´alisis funcional. Nos referimos al Teorema de Banach–
Steinhaus y al Teorema de la aplicaci´on abierta (el tercero es el
Teorema de Hahn–Banach).
Otra importante consecuencia de este resultado, que veremos en la
siguiente lecci´on, y que entra en el marco de la teor´ıa de la medida, es
el Teorema de Vitali–Hahn–Saks.
Teorema de Baire 8.2.1 Sea A un espacio m´etrico completo y U
n
una
sucesi´on de abiertos densos en A, entonces ∩U
n
es densa en A.
8.2. Teoremas cl´asicos 275
Definici´on. Diremos que un subconjunto E de un espacio topol´ogico A
es denso en ning´ un lado si

E = ∅.
Llamamos conjunto de primera categor´ıa a la uni´on numerable de
conjuntos densos en ninguna parte y de segunda categor´ıa a los dem´as.
Recordemos que por (1.6.25), p´ag.49 si E ⊂ A y B = A¸E, entonces
se tiene

E
= ∅ ⇔ B = A.
y si E es denso en ning´ un lado entonces

E
= ∅ y por tanto E
c
es denso.
Corolario 8.2.2 Todo espacio m´etrico completo es de segunda categor´ıa.
Hay otra importante clase de espacios con la propiedad (8.2.1), los
espacios Hausdorff, localmente compactos (ver Ash, p.399).
Como consecuencia de (8.2.1) tenemos el siguiente resultado tambi´en
conocido como principio de la acotaci´on uniforme.
Teorema de Banach–Steinhaus 8.2.3 Sea c un espacio de Banach, ^
un espacio normado y ¦L
i
: c → ^, i ∈ I¦ un conjunto de aplicaciones
lineales acotadas puntualmente, es decir tales que para cada x ∈ c existe
un k > 0 tal que para todo i ∈ I |L
i
(x)| < k. Entonces
sup¦|L
i
| : i ∈ I¦ < ∞.
La otra consecuencia establece que si en un espacio vectorial tenemos
dos normas completas tal que la topolog´ıa de una contiene a la de la otra,
entonces ambas topolog´ıas coinciden.
Teorema de la aplicaci´on abierta 8.2.4 Sea L : c → T una aplicaci´on
lineal continua y sobre entre espacios de Banach, entonces es abierta.
Por tanto si L es tambi´en inyectiva entonces L es isomorfismo lineal y
continuo.
Finalizamos la lecci´on con una ´ util consecuencia de (8.2.4), la cual nos
permite asegurar que una cierta aplicaci´on lineal entre espacios normados
es continuo.
Definici´on. Sean c y T espacios normados y consideremos en c T
la topolog´ıa producto. Diremos que una aplicaci´on lineal L : c → T es
cerrada si
G(L) = ¦(x, L(x)) ∈ c T : x ∈ c¦,
276 Cap´ıtulo 8. Espacios de Banach
es cerrado.
La topolog´ıa producto dice que
(x
n
, y
n
) →(x, y) ⇔ x
n
→x, y
n
→y,
por tanto L : c →T lineal es cerrada sii
(x
n
, L(x
n
)) →(x, y) ⇒ y = L(x),
y se sigue que si L es continua entonces es cerrada. El rec´ıproco sin
embargo no es cierto en general, pero si lo es si los espacios son de
Banach.
Teorema del gr´afico cerrado 8.2.5 Sea L : c → T lineal y cerrada en-
tre espacios de Banach, entonces es continua.
Una aplicaci´ on de este resultado es la siguiente:
Consideremos un espacio de Banach c suma directa de dos subespa-
cios cerrados suyos
c = /⊕^,
entonces las proyecciones π
1
: c →/y π
2
: c →^ son continuas. Para
demostrarlo, como son lineales, basta ver que son cerradas. Ve´amoslo
para π
1
: Si x
n
= y
n
+ z
n
, con y
n
= π
1
(x
n
) y z
n
= π
2
(x
n
) y (x
n
, y
n
) →
(x, y) entonces y = π
1
(x), pues x
n
→x, y
n
→y ∈ / y z
n
= x
n
−y
n

x −y = z ∈ ^, por tanto y = π
1
(x) y z = π
2
(x).
8.3. El Teorema de Vitali—Hahn–Saks
En el tema del teorema de Radon–Nikodym (4.4.3), de la p´agina 159,
vimos como la absoluta continuidad de una medida respecto de otra tiene
bastante que ver con el concepto topol´ogico de continuidad. El problema
para una correcta interpretaci´on en este sentido reside en que las medidas
est´an definidas en una σ—´algebra /que no tiene, en principio, estructura
topol´ogica (ver no obstante el ejercicio (1.4.3), p´ag.29).
En esta lecci´on introducimos una m´etrica d en la σ—´algebra / de
un espacio de medida (Ω, /, µ), de tal forma que (/, d) es un espacio
8.3. El Teorema de Vitali—Hahn–Saks 277
m´etrico completo y las medidas absolutamente continuas respecto de µ
son funciones continuas en (/, d).
Una σ—´algebra / tiene una estructura natural de anillo con las ope-
raciones para A, B ∈ /
A+B = A∆B = (A∩ B
c
) ∪ (A
c
∩ B), AB = A∩ B
para el que A = A
2
y A+A = 0.
Teorema 8.3.1 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida, entonces:
a) El conjunto I = ¦A ∈ / : µ(A) = 0¦ es un ideal del anillo / y el
anillo cociente /
I
= //I es un espacio m´etrico completo con la m´etrica
d(A, B) = arctanµ(A∆B).
b) Si λ ¸µ, entonces λ pasa a /
I
y es continua.
c) A ∪ B, A ∩ C, A∆B son continuas de /
I
/
I
→ /
I
y A
c
de
/
I
→/
I
.
d) Si µ(Ω) < ∞, entonces la clausura en /
I
de un ´algebra /
0
de /
pasada al cociente, es la σ—´algebra σ(/
0
) pasada al cociente.
El siguiente resultado es uno de los mas importantes en la teor´ıa de
las funciones de conjunto. La demostraci´on que habitualmente se da (la
de nuestra referencia), es de Saks y consiste en aplicar el Teorema de
Baire a /
I
, del mismo modo que se hace en el Teorema de Banach–
Steinhaus.
Teorema 8.3.2 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida y λ
n
una sucesi´on
de medidas en / finitamente aditivas y complejas, tales que λ
n
¸ µ,
para cada n ∈ N. Si existe el l´ımite λ(E) = limλ
n
(E), para cada E ∈ /,
entonces se tiene que si µ(E) → 0 entonces λ
n
(E) → 0 uniformemen-
te en n, es decir la absoluta continuidad es uniforme en n. Si adem´as
µ(Ω) < ∞ entonces λ es una medida.
La ´ ultima afirmaci´on es mejorada en el siguiente resultado de Ni-
kodym.
Teorema 8.3.3 Si las λ
n
son complejas y σ—aditivas en (Ω, /) y exis-
te el l´ımite finito λ(E) = limλ
n
(E), entonces λ es una medida y la
σ—aditividad de λ
n
es uniforme en n, es decir que λ
n
(B
k
) →0 unifor-
memente en n, para cada B
k
↓ ∅ en /.
278 Cap´ıtulo 8. Espacios de Banach
Bibliograf´ıa y comentarios
Para la confecci´on de este tema han sido utilizados los siguientes
libros:
Ash, R.B.: “Real Analysis and Probability”. Ac.Press, 1972.
Dunford, N. and Schwartz, J.T.: “Linear operators, Vol,I ”. John Wiley–In-
terscience Pub., 1958.
Halmos, P.R.: “Measure Theory”. Springer–Verlag, 1974.
Muhkerjea, A. and Pothoven, K.: “Real and functional Analysis”. Plenum Press,
1978.
Rudin, W.: “Real and complex analysis”, Tata McGraw–Hill, 1974.
Yosida, K.: “Functional Analysis”. Springer–Verlag, 1974.
A partir de 1920 empiezan a estudiarse espacios mas generales que
los de Hilbert, los espacios de Banach. En su desarrollo contribuyeron
Wiener y fundamentalmente S.Banach, que con su libro
Banach, S.: “Theorie des operations lineaires”. Reimp. con correcciones de la 1a.
ed. de 1932 por Chelsea Pub.Co., 1978.
inicia una nueva etapa en el desarrollo del An´alisis Matem´atico.
En la p.32 de su libro se encuentra esencialmente (8.1.9), no obstante
remitimos al lector interesado en la cuesti´on a un trabajo previo del
mismo autor,
Banach, S.: “Sur le probleme de la mesure”. Fund.Math., IV, 7–33, 1923.
Hemos dicho que un espacio normado c es reflexivo cuando π(c) =
c
∗∗
, para π el isomorfismo isom´etrico can´onico π(x)[ω] = ω(x). En este
sentido es curioso que la existencia de otro isomorfismo isom´etrico entre
ambos espacios no garantice la reflexividad. Para un ejemplo demostran-
do este hecho remitimos al lector al trabajo,
James, R.C.: “A nonreflexive Banach space isometric with its second conjugate”.
Proc. Nat. Sci., USA, 37, 174–177, 1951.
Fin del Cap´ıtulo 8
Cap´ıtulo 9
La transformada de
Fourier
9.1. An´alisis de Fourier en L
2
(T)
Sea T = ¦z ∈ C : [z[ = 1¦ la circunferencia unidad en C. Dada una
funci´on F : T →C, la funci´on
f : R →C, f(t) = F[e
it
] = F[cos t +i sent]
es 2π–peri´odica y rec´ıprocamente dada una funci´on f : R → C, 2π–
peri´odica, entonces hay una funci´on F : T → C tal que f(t) = F[e
it
].
Adem´as f es continua sii lo es F.
Definici´on. Con esta identificaci´on entenderemos por L
p
(T), para 1 ≤
p < ∞, el espacio de las funciones f : R → C borel medibles y 2π–
peri´odicas tales que
|f|
p
=
_
1

_
π
−π
[f[
p
dm
_
1/p
< ∞
Por L

(T) entenderemos el espacio de las funciones f : R →C borel
medibles y 2π–peri´odicas tales que |f|

< ∞.
279
280 Cap´ıtulo 9. La transformada de Fourier
Por ((T) entenderemos el espacio de las funciones continuas F : T →
C (equivalentemente f : R →C continuas y 2π–peri´odicas), con la norma
del m´aximo.
Definici´on. Llamaremos polinomio trigonom´etrico a las funciones de la
forma
f : R →C, f(t) = a
0
+
N

n=1
[a
n
cos(nt) +b
n
sen(nt)],
para a
i
, b
i
∈ C. Denotaremos con T(T) la colecci´on de los polinomios
trigonom´etricos.
Nota 9.1.1 Los polinomios trigonom´etricos se corresponden con las fun-
ciones polin´omicas en z
F : T →C, F(z) =
N

n=−N
c
n
z
n
,
pues se tiene
f(t) =
N

n=−N
c
n
e
itn
= c
0
+
N

1
c
n
[cos(tn) +i sen(tn)+
+
N

1
c
−n
[cos(−tn) +i sen(−tn)
= a
0
+
N

1
[a
n
cos(nt) +b
n
sen(nt)],
para a
0
= c
0
, a
n
= c
n
+c
−n
y b
n
= i(c
n
−c
−n
).
Teorema 9.1.2 Los polinomios trigonom´etricos T(T) son densos en ((T).
Demostraci´on. T(T) = ¦F : T →C, F(z) =

N
n=−N
c
n
z
n
¦ es una
sub´algebra del ´algebra ((T), la cual:
1) separa puntos,
2) contiene a las funciones constantes y
3) si F ∈ T entonces F ∈ T.
9.1. An´alisis de Fourier en L
2
(T) 281
Se sigue entonces del Teorema de Stone–Weierstrass (ver Ash, p.393)
que toda funci´on continua F : T →C puede aproximarse uniformemente
por funciones de T.
En L
2
(T) tenemos el producto interior
<f, g>=
1

_
π
−π
fg dm,
respecto del que el sistema de funciones B = ¦u
n
: n ∈ Z¦
u
n
(t) = e
int
, (en t´erminos de z, u
n
(z) = z
n
)
es ortonormal pues
_
π
−π
cos nt =
_
π
−π
sennt = 0.
Proposici´on 9.1.3 El sistema B = ¦u
n
(t) = e
int
, n ∈ Z¦ es una base
ortonormal en L
2
(T).
Demostraci´on. Es una consecuencia de (7.3.3), p´ag.266, pues por
(9.1.2) sabemos que T(T) =< B > es denso en ((T) con la |.|

. Como
por otra parte en ((T) |.|
2
≤ |.|

, tendremos que T(T) es denso con
la |.|
2
en ((T) y como a su vez veremos en (10.2.7), p´ag.312 que ((T) =
(
c
(T) es denso en L
2
(T), pues T es compacto y Hausdorff, tendremos
que T(T) =< B > es denso en L
2
(T).
Para cada f ∈ L
2
(T) consideremos sus coeficientes de Fourier relati-
vos a B, es decir
ˆ
f(n) =<f, u
n
>= (1/2π)
_
π
−π
f e
−int
dt,
para cada n ∈ N.
Definici´on. Llamaremos Transformada de Fourier en L
2
(T) a la apli-
caci´on anterior
L
2
(T) →l
2
(Z), f →
ˆ
f.
La cual es un isomorfismo isom´etrico en virtud del Teorema (7.3.3),
p´ag.266, ya que por (d)
f =

n∈Z
<f, u
n
> u
n
=

n∈Z
ˆ
f(n) e
int
,
282 Cap´ıtulo 9. La transformada de Fourier
lo cual debe interpretarse como que si s
n
(t) =

n
−n
ˆ
f(m) e
itm
, entonces
s
n
→f en L
2
. Adem´as de (f) se sigue que
|
ˆ
f|
2
2
=

n∈Z
[
ˆ
f(n)[
2
= (1/2π)
_
π
−π
[f(t)[
2
dt = |f|
2
2
,
y de (e) que dados f, g ∈ L
2
(T)
1

_
π
−π
f(t)g(t)dt =

n∈Z
ˆ
f(n)ˆ g(n),
y como consecuencia de esto ´ ultimo, tomando g = I
[a,b]
, con −π ≤ a <
b ≤ π, tenemos lo siguiente.
Teorema 9.1.4 Sea f ∈ L
2
(T), entonces
_
b
a
f(t) dt =

n∈Z
_
b
a
ˆ
f(n) e
int
dt
Lo cual es sorprendente, pues podemos calcular la integral de f en
[a, b], integrando t´ermino a t´ermino su serie de Fourier, siendo as´ı que no
tenemos ni la convergencia puntual de la serie. Por ´ ultimo observemos
que el Teorema de Riesz—Fischer, nos asegura que si z
n
∈ C son
tales que

[z
n
[
2
< ∞ , entonces existe una ´ unica f ∈ L
2
(T), tal que
los z
n
son los coeficientes de Fourier
ˆ
f(n) de f relativos a u
n
.
9.2. An´alisis de Fourier en L
1
(T) y ((T)
Definici´on. Extendemos la definici´on dada en la lecci´on anterior, lla-
mando transformada de Fourier en L
1
(T) a la aplicaci´on que hace co-
rresponder a cada funci´on f ∈ L
1
(T) la sucesi´ on
ˆ
f : Z →C,
ˆ
f(n) =
1

_
π
−π
f e
−int
dt.
Y llamaremos serie de Fourier de f ∈ L
1
(T) a

n∈Z
ˆ
f(n) e
int
.
9.2. An´alisis de Fourier en L
1
(T) y ((T) 283
En la lecci´on anterior hemos visto que la serie de Fourier de una
f ∈ L
2
(T) converge en L
2
a f. Ahora veremos la convergencia de la
serie de Fourier de una f ∈ ((T), como aplicaci´on del Teorema de
Banach–Steinhaus (8.2.3), p´ag.275, (el cual debemos observar que es
v´alido tambi´en si c es de segunda categor´ıa). En primer lugar se tiene
el siguiente resultado.
Teorema 9.2.1 Existe f ∈ ((T) tal que su serie de Fourier diverge en
0. El conjunto de tales funciones es de segunda categor´ıa en ((T).
Definici´on. Llamaremos c
0
al espacio de Banach de las (sucesiones)
funciones
ˆ
f : Z →C tales que
ˆ
f(n) →0 cuando [n[ →∞, con la norma
del supremo.
En el siguiente resultado veremos que la transformada de Fourier en
L
1
(T) es una aplicaci´on lineal de
(9.1) L
1
(T) →c
0
,
Como T(T) es denso en ((T) con la |.|

, tambi´en lo es con la |.|
1
,
pues |.|
1
≤ | |

y como ((T) es denso en L
1
(T) con |.|
1
, tenemos que
T(T) es denso en L
1
(T) con |.|
1
.
Por otra parte dado P ∈ T(T) existe N ∈ N, tal que para [n[ ≥ N es
_
π
−π
P e
−int
dt = 0,
por lo que para [n[ ≥ N
[
ˆ
f(n)[ = [
1

_
π
−π
(f −P) e
−int
dt[ ≤ |f −P|
1
.
Este resultado es conocido como Lema de Riemann–Lebesgue. Para
otra formulaci´on de este resultado ver Mukherjea–Pothoven, p.142-143.
Nos interesa saber si el rec´ıproco es cierto, es decir si es sobre la
transformada de Fourier (9.1). La contestaci´on es negativa y hace uso
del teorema de la aplicaci´on abierta.
Teorema 9.2.2 La transformada de Fourier es lineal, acotada e inyectiva
pero no sobre.
284 Cap´ıtulo 9. La transformada de Fourier
La demostraci´on de este resultado puede seguirse por el Rudin, p.110.
No obstante hay que hacer algunas modificaciones pues ´el se basa en
resultados que tiene en el libro pero que nosotros no hemos introducido
hasta el momento. Tales modificaciones pueden realizarse con el material
desarrollado aqu´ı por nosotros.
9.3. An´alisis de Fourier en L
1
(R)
En esta lecci´on por L
1
entenderemos L
1
(R, /, µ, C), donde / = B(R)
´o L(R) y µ es la medida de Lebesgue dividida por (2π)
1/2
. Esta medida
hace que las expresiones en los resultados sean mas simples y sim´etricas.
Definici´on. Llamaremos transformada de Fourier en L
1
a la aplicaci´on
T que a cada f ∈ L
1
le hace corresponder la funci´on
ˆ
f = T(f) : R →C, f(t) =
_
f(x)e
−ixt
dµ,
Una simple consecuencia del teorema de la convergencia domi-
nada nos da cierta informaci´on sobre el rango de T.
Proposici´on 9.3.1 Para cada f ∈ L
1
, T(f) es uniformemente continua
en R.
Definici´on. Dadas f, g ∈ L
1
llamamos su producto de convoluci´on a
f ∗ g ∈ L
1
(ver (3.6.6), p´agina 136)
f ∗ g(x) =
_
f(x −y)g(y) dµ.
Veamos ahora algunas propiedades de T.
Proposici´on 9.3.2 Sean f, g ∈ L
1
,
ˆ
f = T(f), ˆ g = T(g) y z ∈ C, enton-
ces:
a) T(f +g) = T(f) +T(g).
b) T(zf) = zT(f).
c) T(f)(t) = T(f)(−t), para cada t ∈ R.
9.3. An´alisis de Fourier en L
1
(R) 285
d)
ˆ
f est´a acotada y |
ˆ
f|

= sup¦[f(t)[¦ ≤ |f|
1
.
e) Si g(x) = f(x) e
iax
, entonces ˆ g(t) =
ˆ
f(t −a).
f) Si g(x) = f(x −a), entonces ˆ g(t) =
ˆ
f(t) e
−iat
.
g) T(f ∗ g) = T(f)T(g).
h) Si a > 0 y g(x) = f(x/a), entonces ˆ g(t) = a
ˆ
f(at).
i) Si a > 0 y g(x) = af(ax), entonces ˆ g(t) =
ˆ
f(t/a).
j) Si g(x) = −ixf(x) y g ∈ L
1
, entonces
ˆ
f es diferenciable y
ˆ
f
t
(t) =
ˆ g(t).
k) Si f es absolutamente continua y f
t
∈ L
1
, entonces
¯
(f
t
)(t) =
it
ˆ
f(t).
l) Si f
n
∈ L
1
es una sucesi´on convergente en L
1
, entonces
´
f
n
converge
uniformemente en todo R.
Los siguientes resultados est´an encaminados a describir el rango de
T, por tanto complementan a (9.3.1).
Teorema 9.3.3 Sea f ∈ L
p
, con 1 ≤ p < ∞. Entonces la aplicaci´on
T : R → L
p
, T(y) = f
y
, para f
y
(x) = f(x − y), es uniformemente
continua.
El resultado anterior se puede probar modificando ligeramente la de-
mostraci´on de la p.196 del Rudin.
Teorema 9.3.4 Sea f ∈ L
1
, entonces
ˆ
f(t) →0 cuando [t[ →∞, es decir
f ∈ c
0
. Por tanto la transformada de Fourier es una aplicaci´on
T : L
1
→c
0
.
A continuaci´ on vemos, como consecuencia de la propiedad (k) de
(9.3.2), c´omo el grado de diferenciabilidad de una funci´on f ∈ L
1
y la
velocidad de decrecimiento en el infinito de su transformada
ˆ
f est´an
´ıntimamente relacionados.
Proposici´on 9.3.5 Si f, f
t
, . . . , f
(n−1
son absolutamente continuas y
f, f
t
, . . . , f
(n
∈ L
1
,
entonces
¯
f
(n
(t) = (it)
n
ˆ
f(t), por tanto
(9.2) [
ˆ
f(t)[ = [t[
−n
[
¯
f
(n
(t)[.
286 Cap´ıtulo 9. La transformada de Fourier
9.4. El Teorema de inversi´ on
Hemos visto c´omo la transformada de Fourier convierte “operaciones
dif´ıciles”, como el producto de convoluci´on y la derivada en “operaciones
f´ aciles”, como el producto ordinario y la multiplicaci´on por it. Esto hace
de esta transformada una poderosa herramienta en diversos campos de
las matem´aticas, como en las ecuaciones diferenciales ´o en la teor´ıa de
las probabilidades (en la p´ag.296 veremos la relaci´on existente entre el
producto de convoluci´on y la suma de variables aleatorias independien-
tes).
Sin embargo esta utilidad ser´ıa mayor si dispusi´eramos de una f´ormu-
la que nos permitiese reconstruir la funci´on de origen a partir de su
transformada de Fourier. Este es nuestro objetivo en esta lecci´on. Para
alcanzarlo precisamos de la ayuda de una funci´on auxiliar
h : R →[0, 1]
con las siguientes propiedades:
a) h,
ˆ
h = T(h) ∈ L
1
(R) y
_
ˆ
hdµ = 1.
b) h es continua en 0 y h(0) = 1.
Una funci´on con estas propiedades es
h(x) = e
−]x]
(tambi´en valdr´ıa h(x) = e
−x
2
/2
).
En el primer caso
ˆ
h(t) =
_
e
−]x]
e
−itx
dµ =
1


_
e
−]x]
[cos tx −i sentx] dx
=
_
2
π
_

0
e
−x
cos txdx =
_
2
π
1
1 +t
2
,
Por tanto si definimos, para s > 0, h
s
(x) = h(sx), entonces
´
h
s
(t) =
1
s
ˆ
h
_
t
s
_
=
_
2
π
s
2
s
2
+t
2
, (9.3)
_
´
h
s
dµ =
_
ˆ
hdµ = 1.
9.4. El Teorema de inversi´on 287
Estas funciones h
s
∈ (

(R) y tienen una gran importancia pues dada
f ∈ L
1
, f ∗ h
s
∈ (

(R) y se puede demostrar que f ∗ h
s
→ f c.s. (ver
Rudin, p.210).
El siguiente resultado es una simple consecuencia del teorema de
Fubini.
Teorema 9.4.1 Sea f ∈ L
1
, entonces
f ∗ h
s
(x) =
_
ˆ
f(t)h(st) e
ixt
dµ,
El siguiente resultado es una simple consecuencia de (9.3) y el teore-
ma de la convergencia dominada (2.4.13), p´ag.92.
Teorema 9.4.2 Si g ∈ L

(R) y es continua en x ∈ R, entonces
l´ım
s→0
g ∗ h
s
(x) = g(x).
Por otra parte como consecuencia del Teorema de Fubini, los resul-
tados anteriores y que en un espacio probabil´ıstico |.|
p
≤ |.|
q
, para
1 ≤ p ≤ q ≤ ∞, se tiene el siguiente resultado.
Teorema 9.4.3 Si 1 ≤ p < ∞ y f ∈ L
p
(R), entonces
|f ∗ h
s
−f|
p
→0 (s →0).
Podemos enunciar el principal resultado de esta lecci´on.
Teorema de Inversion 9.4.4 Si f,
ˆ
f ∈ L
1
(R) y
g(x) =
_
ˆ
f(t) e
ixt
dµ,
entonces g ∈ c
0
y f = g c.s.
Teorema de Unicidad 9.4.5 Si f ∈ L
1
(R) y
ˆ
f = 0, entonces f = 0 c.s.
288 Cap´ıtulo 9. La transformada de Fourier
9.5. Teorema de Plancherel
Consideremos ahora el caso L
2
(R) = L
2
(R, /, m, C). Por ser la medi-
da de Lebesgue de R, m(R) = ∞, no se tiene que L
2
(R) sea un subespacio
de L
1
(R), al contrario de lo que ocurr´ıa en el caso de la circunferencia T,
en el que L
2
(T) ⊂ L
1
(T). Sin embargo si f ∈ L
1
(R)∩L
2
(R) veremos que
T(f) =
ˆ
f ∈ L
2
(R) y que esta T conserva la norma y es una isometr´ıa
que puede extenderse a todo L
2
.
No obstante aunque la transformada de Fourier de cada f ∈ L
1
(R) es
una funci´on, la de una f ∈ L
2
(R) ser´a un elemento de L
2
(R), es decir una
clase de equivalencia de funciones, y no habr´ a en principio una funci´on
de L
2
(R) privilegiada que la represente.
Teorema de Plancherel 9.5.1 Existe una transformaci´on
T : L
2
(R) →L
2
(R),
con las siguientes propiedades:
a) Es la transformada de Fourier en L
1
(R) ∩ L
2
(R).
b) Para cada f ∈ L
2
(R), |T(f)|
2
= |f|
2
.
c) T es un isomorfismo.
d) Si f ∈ L
2
(R) y
ˆ
f = T(f), entonces para cualesquiera a
n
↓ −∞,
b
n
↑ ∞, las funciones
g
n
(t) =
_
b
n
a
n
f(x) e
−ixt
dµ, h
n
(t) =
_
b
n
a
n
ˆ
f(x) e
ixt
dµ,
est´an en L
2
(R) y |g
n

ˆ
f|
2
→0, |h
n
−f|
2
→0.
Indicaci´on. Lo fundamental y dif´ıcil es demostrar que para f ∈
L
1
∩ L
2
,
ˆ
f ∈ L
2
y |f|
2
= |
ˆ
f|
2
. Del resto veamos una parte: Si f ∈ L
2
,
entonces f
n
= fI
[a
n
,b
n
]
∈ L
1
∩ L
2
y por el teorema de la convergencia
dominada |f
n
−f|
2
→0, por tanto f
n
es de Cauchy (adem´as de implicar
que L
1
∩L
2
es denso en L
2
). Pero por la igualdad del principio tambi´en
es de Cauchy
ˆ
f
n
= g
n
y por tanto convergente en L
2
a una funci´on
que denotamos T(f) y que llamamos transformada de Fourier de f,
pues si f ∈ L
1
∩ L
2
, g
n
converge puntualmente, por el teorema de la
9.5. Teorema de Plancherel 289
convergencia dominada, a
ˆ
f y por (6.2.14), p´ag.229, este l´ımite puntual
coincide c.s. con el de L
2
. De este modo extendemos la transformada a
L
2
, pero adem´as por la igualdad del principio, |g
n
|
2
= |f
n
|
2
y tomando
l´ımites
|T(f)|
2
= l´ım|g
n
|
2
= l´ım|f
n
|
2
= |f|
2
,
tendremos que T es isometr´ıa en todo L
2
.
Como una simple consecuencia de esto y de (6.2.14), p´ag.229, se tiene
el siguiente resultado.
Corolario 9.5.2 Si f ∈ L
2
(R) y
ˆ
f = T(f) ∈ L
1
(R), entonces
f(x) =
_
ˆ
f(t) e
ixt
dµ, (c.s.)
El teorema de Plancherel nos dice que la transformada de Fourier
T : L
2
(R) →L
2
(R),
es un operador lineal y continuo. Escogiendo una base ortonormal com-
pleta en L
2
(R), T est´a determinada por una matriz infinita, que adquiere
su forma mas sencilla (diagonal), cuando la base que se toma es la de
los autovectores de T, en cuyo caso los elementos de la diagonal son los
autovalores.
En la p.490 del Kolmogorov–Fomin se demuestra que tales auto-
vectores son las funciones de Hermite, las cuales se obtienen ortonorma-
lizando la sucesi´ on de funciones
p
n
(x) = x
n
e
−x
2
/2
, n = 0, . . . , ∞,
y que en esta base la matriz est´a formada por los valores en la diagonal
1, −1, i, −i.
El teorema de Plancherel tiene una gran diversidad de aplicaciones,
entre las que destacamos dos de ´ındole muy diferente:
Ejemplo 9.5.3 C´alculo de integrales.- Para ilustrar este punto calcule-
mos la integral del n´ ucleo de Fejer, es decir para a > 0
_

−∞
_
sen(ay)
y
_
2
dy.
290 Cap´ıtulo 9. La transformada de Fourier
Observemos que para A = [−a, a]
f(y) =
sen(ay)
y
=
e
−iay
−e
iay
−2iy
=
1
2
_
a
−a
e
−iyx
dx =


2
´
I
A
(y),
y por tanto
1


_

−∞
_
sen(ay)
y
_
2
dy = |f|
2
2
=
π
2
|
´
I
A
|
2
2
=
π
2
|I
A
|
2
2
=
π
2
2a


,
por tanto para cada a > 0
_

−∞
_
sen(ay)
y
_
2
dy = aπ.
Ejemplo 9.5.4 Caracterizaci´on de los subespacios cerrados de L
2
(R) in-
variantes por traslaciones.
Definici´on. Diremos que un subespacio M de L
2
(R) es invariante por
traslaciones si para cada f ∈ M, se tiene que f
a
∈ M, para cada a ∈ R
y f
a
(x) = f(x −a).
Definici´on. Una funci´on f : R → C es un car´acter
1
si [f[ = 1 y f(x +
y) = f(x)f(y), es decir si es un morfismo del grupo aditivo R, en el
grupo multiplicativo T = ¦z ∈ C : [z[ = 1¦.
Proposici´on 9.5.5 Sea M un subespacio cerrado de L
2
(R) invariante por
traslaciones, entonces
´
M = T(M) es un subespacio de L
2
(R) cerrado e
invariante bajo multiplicaciones por cada car´acter continuo de R.
Demostraci´on. T es un isomorfismo isom´etrico por tanto lleva
subespacios cerrados en subespacios cerrados. Si f ∈ M, entonces f
a

1
Veremos en (9.4), p´ag.293 que las exponenciales
e
a
(t) = e
−iat
,
son los ´ unicos caracteres continuos del grupo aditivo R y en la p´ag.239 del Folland
se demuestra que son los ´ unicos caracteres medibles.
9.6. El ´algebra de Banach L
1
(R) 291
M y por el teorema de Plancherel f
a,n

´
f
a
= T(f
a
), para
f
a,n
(t) =
_
n
−n
f
a
(x) e
−ixt
dµ =
_
n
−n
f(x −a) e
−ixt

= e
−iat
_
n−a
−n−a
f(x) e
−ixt
dµ = e
a
(t)
_
n−a
−n−a
f(x) e
−ixt
dµ,
pero f
a,n
→e
a
ˆ
f en (L
2
), por tanto e
a
ˆ
f =
´
f
a

´
M.
Sea ahora E ∈ /, B = E
c
y sea
´
M = ¦h ∈ L
2
(R) : h = hI
B
c.s.¦,
entonces
´
M es un subespacio de L
2
(R) y verifica
h ∈
´
M ⇒ e
a
h ∈
´
M, para todo a ∈ R,
adem´as h ∈
´
M sii <h, g >= 0 para toda g ∈ L
2
(R) tal que g = gI
E
c.s., por lo que
´
M es cerrado por ser la intersecci´on de los cerrados
C(g) = ¦h ∈ L
2
:<h, g>= 0¦.
Tenemos as´ı un subespacio cerrado M = T
−1
(
´
M) invariante por tras-
laciones. El siguiente resultado nos dice que as´ı son todos estos subespa-
cios.
Teorema 9.5.6 Sea E ∈ / y M
E
= ¦f ∈ L
2
: T(f) = 0 c.s. en E¦,
entonces M
E
es un subespacio cerrado de L
2
invariante por traslaciones.
Adem´as cada subespacio de L
2
cerrado e invariante por traslaciones es
de la forma M
E
para alg´ un E ∈ / y si hay otro F ∈ / tal que M
E
=
M
F
entonces m(E∆F) = 0, es decir que existe una biyecci´on entre el
“espacio m´etrico” // ·, definido en el ejercicio (1.4.3), p´ag.29, y los
subespacios cerrados de L
2
invariantes por traslaciones.
9.6. El ´algebra de Banach L
1
(R)
Definici´on. Diremos que c es un ´algebra de Banach sobre K = R ´o C,
si es un K—espacio de Banach con una operaci´on interna multiplicativa
que satisface,
292 Cap´ıtulo 9. La transformada de Fourier
a) Para cada x, y, z ∈ c, x(y +z) = xy +xz, (y +z)x = yx +zx.
b) Para cada x, y ∈ c, t ∈ K, (tx)y = t(xy) = x(ty).
c) Para cada x, y ∈ c, |xy| ≤ |x||y|.
El espacio L
1
(R) con el producto de convoluci´on es un ´algebra de
Banach conmutativa sobre K. Es f´acil ver que no tiene unidad, es decir
un elemento h ∈ L
1
, tal que h∗f = f, para cada f ∈ L
1
. Ya que en caso
contrario deber´ıa de ser T(h) = 1, siendo T(h) ∈ c
0
.
Definici´on. Diremos que una funci´on Λ : c →K es un funcional lineal
multiplicativo en el ´algebra de Banach c, si dados x, y ∈ c y a, b ∈ K
Λ(ax +by) = aΛ(x) +bΛ(y), Λ(xy) = Λ(x)Λ(y).
Teorema 9.6.1 Todo funcional lineal multiplicativo Λ : c →K es conti-
nuo y |Λ| < 1.
Nuestro objetivo en esta lecci´on consiste en caracterizar los funcio-
nales lineales y multiplicativos en L
1
(R), es decir los funcionales lineales
Λ: L
1
(R) →C,
tales que para f, g ∈ L
1
Λ(f ∗ g) = Λ(f)Λ(g).
Observemos que si t ∈ R y definimos
Λ: L
1
(R) →C, Λ(f) =
ˆ
f(t),
entonces Λ es un funcional lineal y multiplicativo. Veremos que as´ı son
todos.
Teorema 9.6.2 Para cada funcional lineal multiplicativo Λ : L
1
→K no
nulo, existe un ´ unico t ∈ R, tal que Λ(f) =
ˆ
f(t), para cada f ∈ L
1
y
ˆ
f = T(f).
Indicaci´on. Dado un tal funcional Λ, como Λ ∈ L

1
= L

, por
(6.4.7), p´ag.242, pues m es σ—finita, tendremos que existe g ∈ L

, tal
que para toda f ∈ L
1
Λ(f) =
_
fg dm.
9.7. La transformada de Fourier–Stieltjes 293
En el Rudin, p.208, se demuestra que g satisface para cada x, y ∈ R
(9.4) g(x +y) = g(x)g(y),
por tanto g(0) = 1, pues no es nula; se demuestra que es diferenciable y
derivando en y = 0 y llamando k = g
t
(0) = a +bi
g
t
(x) = g(x)k ⇒ g(x) = e
kx
= e
ax
e
bix
,
ahora bien g es acotada, por tanto a = 0 y para t = −b ∈ R, g(x) = e
−itx
.
Por tanto
Λ(f) =
ˆ
f(t).
9.7. La transformada de Fourier–Stieltjes
Hemos definido la transformada de Fourier de una f ∈ L
1
(R) como
2
ˆ
f(t) =
_
e
−itx
f(x) dµ =
_
e
−itx
dν,
para ν ∈ / = /(B(R), K), la medida (real o compleja) en /, ν(A) =
_
A
f dµ, la cual es ν ¸µ.
Nuestro objetivo en esta lecci´on es extender las nociones de transfor-
mada de Fourier, convoluci´on, etc. a los elementos del espacio de Banach
/, con la norma |µ| = [µ[(Ω).
Definici´on. Llamaremos transformada de Fourier–Stieltjes de una me-
dida ν ∈ / a la funci´on
ˆ ν : R →C, ˆ ν(t) =
_
e
−itx
dν.
Esta transformada conserva algunas de las propiedades de la trans-
formada de Fourier de L
1
(R).
2
Para f ≥ 0, la igualdad
_
gf dµ =
_
g dν, se demuestra de forma estandar: para g
indicador, simple, g ≥ 0 y en general. Para f = f
+
−f

real se demuestra utilizando
el caso anterior y que ν
+
(A) =
_
A
f
+
dµ y ν

(A) =
_
A
f

dµ (ver el ejercicio (4.2.6),
p´ag.153). Para f = f
1
+if
2
compleja se sigue del anterior.
294 Cap´ıtulo 9. La transformada de Fourier
Proposici´on 9.7.1 Sea ν ∈ /, entonces ˆ ν es uniformemente continua
en R y est´a acotada por |ν|.
Sin embargo no se tiene que ˆ ν ∈ c
0
, pues basta tomar ν = δ, la
medida de Dirac, que vale δ(0) = 1 y δ(B) = 0, para cada boreliano B
que no contenga al 0. Para ella es ˆ ν = 1 en R.
Es interesante observar que si ν ¸ µ y ν = fµ, entonces ˆ ν =
ˆ
f,
es decir que la transformada de Fourier–Stieltjes de ν coincide con la
transformada de Fourier de su derivada de Radon–Nikodym respecto de
la medida de Lebesgue (modificada).
Lema 9.7.2 Si dos medidas complejas µ, λ coinciden en un ´algebra /
0
de un espacio Ω, entonces coinciden en σ(/
0
).
Demostraci´on. Supongamos primero que son medidas reales, en-
tonces µ = µ
+
−µ

y λ = λ
+
−λ

con las cuatro medidas finitas y tales
que las medidas finitas (positivas) µ
+


y λ
+


coinciden en /
0
,
por tanto en σ(/
0
) por el Teorema de extensi´on de Hahn. Se sigue que
tambi´en µ y λ. El caso complejo se sigue del real.
El teorema de la medida producto se extiende f´acilmente a medidas
complejas.
Proposici´on 9.7.3 Dadas dos medidas complejas µ
1
en (Ω
1
, /
1
) y µ
2
en (Ω
2
, /
2
), existe una ´ unica medida compleja en el espacio producto
(Ω
1

2
, /
1
⊗/
2
), tal que para cada producto de medibles AB
µ
1
µ
2
(AB) = µ
1
(A)µ
2
(B),
y que para cada medible E del producto satisface
µ
1
µ
2
(E) =
_
µ
1
(E
y
) dµ
2
=
_
µ
2
(E
x
)dµ
1
.
Demostraci´on. La unicidad es obvia por el Lema anterior pues
dos medidas complejas que coinciden en un ´algebra (en nuestro caso las
uniones finitas disjuntas de productos de medibles, ver (1.2.6), p´ag.13)
coinciden en la σ–´algebra que genera (la σ–´algebra producto, ver (3.2.2),
p´ag.113). Ahora para la existencia basta observar en el caso real que la
medida real
µ = µ
+
1
µ
+
2


1
µ

2
−µ

1
µ
+
2
−µ
+
1
µ

2
,
9.7. La transformada de Fourier–Stieltjes 295
satisface la propiedad, pues
µ(AB) = (µ
+
1
(A) −µ

1
(A))(µ
+
2
(B) −µ

2
(B)) = µ
1
(A)µ
2
(B).
Para el caso complejo (considerando que las medidas son µ = µ
1
+ iµ
2
y λ = λ
1
+iλ
2
) es la medida compleja
µ
1
λ
1
−µ
2
λ
2
+i(µ
1
λ
2

2
λ
1
).
Definici´on. Dadas dos medidas reales o complejas ν, λ ∈ /, del espacio
medible (R, B(R)), definimos su producto de convoluci´on como la medida
ν ∗ λ = F

(ν λ), para F : R
2
→R, F(x, y) = x +y,
Proposici´on 9.7.4 Sean ν, λ, η ∈ / y E ∈ B(R), entonces:
a) ν ∗ λ(E) =
_
ν(E −x)dλ =
_
λ(E −x)dν = λ ∗ ν(E).
b) (ν ∗ λ) ∗ η = ν ∗ (λ ∗ η), ν ∗ (λ +η) = ν ∗ λ +ν ∗ η.
c) ν ∗ λ = η sii
_
f dη =
_ _
f(x +y)dνdλ, para toda f ∈ c
0
.
d) |ν ∗ λ| ≤ |ν||λ|.
e) Si ν = fµ y λ = gµ, con f, g ∈ L
1
(R), entonces ν ∗ λ = (f ∗ g)µ.
f) / tiene unidad y es la δ de Dirac en 0, es decir que para toda
ν ∈ / se tiene que ν ∗ δ = ν.
g)

ν ∗ λ = ˆ ν
ˆ
λ.
Tambi´en se tiene una relaci´on an´aloga a la f´ormula de Parseval.
Teorema 9.7.5 Sea ν ∈ / y f ∈ L
1
(R) continua y tal que
ˆ
f = T(f) ∈
L
1
(R), entonces
_
fdν =
_
ˆ
f(t)ˆ ν(−t)dµ.
Nota 9.7.6 Para terminar la lecci´on s´olo observar la aplicaci´on parti-
cularmente importante, que tendr´a para nosotros la transformada de
Fourier–Stieltjes, cuando estudiemos la suma de variables aleatorias in-
dependientes.
Una variable aleatoria X: Ω → R es una funci´on medible en un
espacio de Probabilidad (Ω, /, P). Tal variable define una probabilidad
imagen X

P = P
X
en B(R) mediante
P
X
(B) = P(X
−1
(B)),
296 Cap´ıtulo 9. La transformada de Fourier
y se tiene que si X
1
, . . . , X
n
son variables aleatorias independientes, es
decir tales que para cualesquiera B
i
∈ B(R) y A
i
= X
−1
(B
i
), se tiene
P(∩A
i
) = P(A
1
) P(A
n
),
entonces para S = X
1
+ +X
n
se tiene que
P
S
= P
X
1
∗ ∗ P
X
n
,
por lo que el estudio de la distribuci´on P
S
de S, se puede realizar, me-
diante la transformada de Fourier–Stieltjes, de una forma muy sencilla
ya que su transformada es el producto de las transformadas de las X
i
.
Bibliograf´ıa y comentarios
Para la confecci´on de este tema han sido utilizados los siguientes
libros:
Ash, R.B.: “Real Analysis and Probability”. Ac.Press, 1972.
Muhkerjea, A. and Pothoven, K.: “Real and functional Analysis”. Plenum Press,
1978.
Rudin, W.: “Real and complex analysis”, Tata McGraw–Hill, 1974.
entre los que destacamos este ´ ultimo por la excelente exposici´on que da
a nuestro entender de las transformadas de Fourier
No obstante en la composici´on del tema han sido utilizados otros
textos que sugerimos como bibliograf´ıa complementaria.
Butzer,P.L. and Nessel,R.J.: “Fourier Analysis and approximation Vol.I (One
dimensional Theory)”. Birkhauser–Verlag, 1971.
Hewitt, E. and Stromberg, K.: “Real and abstract analysis”. Springer–Verlag,
1965.
Hewitt, E. and Ross, K.A.: “Abstract harmonic analysis”. Vol.I (1963), Vol.II
(1970), Springer–Verlag.
Katznelson, Y.: “An introduction to harmonic analysis”. Dover, 1976.
Kawata, T.: “Fourier Analysis in Probability Theory”. Ac.Press, 1972.
Kolmogorov A.N. and Fomin, S.V.: “Elementos de la teor´ıa de funciones y del
an´ alisis funcional ”. Ed. Mir, Moscu, 1975.
9.7. La transformada de Fourier–Stieltjes 297
Letac G.: “Integration et probabilites, analyse de Fourier et analyse spectrale. Exer-
cices”. Mason, 1982.
El problema de representar una funci´on por su serie trigonom´etrica
tiene una larga historia y en buena medida este problema fue el causante
de que se fuera aclarando el propio concepto de funci´on.
El primero en considerar una serie trigonom´etrica
a
1
senxcos t +a
2
sen2xcos 2t + ,
fue el suizo Daniel Bernoulli (1700–1782) en su intento de resolver
una de las m´as importantes ecuaciones en derivadas parciales de la f´ısica
cl´ asica: la ecuaci´on de ondas. Este aseguraba que tal serie representa-
ba la soluci´on general, aunque no argumentaba bas´andose en criterios
matem´aticos sino f´ısicos.
Estudiando problemas en las teor´ıas de propagaci´on del calor, oscila-
ci´ on y otras, el Franc´es Joseph Fourier (1768–1830), anunci´o en 1807
que cualquier funci´on en x ∈ [−π, π] pod´ıa representarse por una serie
trigonom´etrica
a
0

2
+

n=1
(a
n
sennx +b
n
cos nx) ,
para a
n
y b
n
los (ahora llamados) coeficientes de Fourier de la funci´on,
por esta raz´on tales series llevan su nombre. En 1824 dio una demostra-
ci´on de esto, sin embargo los encargados de informar sobre su trabajo,
Lagrange, LaPlace y Legendre, lo criticaron por su vaguedad y
“alegr´ıa” en los razonamientos sobre la convergencia de la serie a la fun-
ci´on.
En un art´ıculo de 1828, el Alem´an Peter Gustav Lejeune Diri-
chlet (1805–1859) fue el primero en demostrar rigurosamente la con-
vergencia de la serie de Fourier para cierta clase de funciones y esto
sin tener todav´ıa una definici´on clara de lo que era una funci´on. De he-
cho el propio Dirichlet, propuso 9 a˜ nos despu´es, en 1837, la siguiente
definici´on de funci´on:
“Si una variable y est´a relacionada con una variable x, de tal manera
que siempre que se atribuya un valor num´erico a x, hay una regla seg´ un
la cual queda determinado un ´ unico valor de y, entonces se dice que y
es una funci´on de la variable independiente x”.
Esta definici´on de funci´on se aproxima a la actual, de aplicaci´on entre
dos conjuntos de n´ umeros reales, pero lo cierto es que los conceptos de
298 Cap´ıtulo 9. La transformada de Fourier
“conjunto
2
de “n´ umero real .
es
taban lejos de tener un significado preciso
en aquella ´epoca.
Nosotros hemos probado que para cada f ∈ L
2
(T) su serie de Fourier
converge a la funci´on
f =

n∈Z
ˆ
f(n) e
int
,
lo cual significa que para s
n
(t) =

n
−n
ˆ
f(m)u
m
(t), s
n
→f en (L
2
). Sin
embargo no hemos dicho nada sobre la convergencia puntual de la serie
a f, es decir de la convergencia s
n
(t) →f(t), para t ∈ R.
En la p.452 del Kolmogorov–Fomin tenemos el siguiente resultado,
que es incluso v´ alido para f ∈ L
1
(T) ⊃ L
2
(T),
“Sea f ∈ L
2
(T), x ∈ [−π, π] y t ∈ (0, π] tales que existe y es finita la
integral
_
t
−t
f(x +s) −f(x)
s
ds,
entonces la serie de Fourier de f converge en x a f(x)”.
La condici´on sobre la integral es conocida como condici´on de Dini .
En particular se tiene que s
n
(x) →f(x) si f es diferenciable en x, o
si existen las derivadas a la derecha y a la izquierda de f en x.
Durante mucho tiempo permaneci´o sin contestaci´on la conjetura de
si la serie de Fourier de una funci´on f ∈ ((T), converg´ıa puntualmente a
f. Hasta que en 1876 DuBois–Reymond dio un ejemplo de una funci´on
continua cuya serie diverg´ıa en un punto (ver Mukherjea–Pothoven,
p.269). En 1915 Lusin planteo la cuesti´on de si existen funciones en
L
2
(T) cuya serie de Fourier diverja en un conjunto de medida positiva.
Kolmogorov demostr´o que existen funciones en L
1
(T) cuya serie de
Fourier diverge en todo punto. En 1966 Carleson contesta negativa-
mente a la cuesti´on de Lusin. Este resultado lo extiende Hunt, en 1968,
a todos los L
p
para 1 < p ≤ ∞.
Por ´ ultimo estos resultados hacen ver el ya cl´asico descubrimiento de
1900 de Fejer como m´as impresionante, pues con una simple transfor-
maci´on de las series de Fourier, se obtiene una convergencia uniforme
para cualquier f ∈ ((T).
Teorema de Fejer 9.7.7 (Ver Kolmogorov-Fomin, p.459; Cheney, p.123).
Sea f ∈ ((T) y
s
N
(t) =
N

−N
f(n) e
itn
,
9.7. La transformada de Fourier–Stieltjes 299
sus sumas parciales de Fourier, entonces para g
n
= (s
1
+ +s
n
)/n se
tiene que g
n
→f uniformemente en [−π, π].
En su primer trabajo de 1811, sobre la difusi´on del calor, Fourier
introdujo, para cada f, las integrales (que llevan su nombre)
ϕ(t) =
_

0
f(x) cos txdx, χ(t) =
_

0
f(x) sentxdx,
y de sus inversas, para x > 0
f(x) =
2
π
_

0
ϕ(t) cos txdt =
2
π
_

0
χ(t) cos txdt,
En 1822 elabor´o la teor´ıa de las integrales de Fourier en su libro
Fourier, J.: “Theorie Analitique de la chaleur”. 1822.
Las f´ormulas anteriores las obtuvo a partir de la expansi´on en se-
rie de Fourier de una funci´on peri´odica, haciendo que el intervalo de
periodicidad tendiese a infinito (recomendamos al lector la p.464 del
Kolmogorov–Fomin para un enfoque similar muy sugestivo).
Combinando las f´ormulas anteriores se obtiene el teorema de la inte-
gral de Fourier,
f(x) =
1
π
_

0
_

−∞
f(y) cos t(y −x) dydt.
Durante el siglo XIX, la teor´ıa de las integrales de Fourier recibieron
poca atenci´on en comparaci´on a la que se daba a la teor´ıa de las series de
Fourier, que ocuparon un lugar central en el An´alisis. Las demostraciones
del teorema de la integral de Fourier, que se dieron a principios del siglo
XIX, no dec´ıan expl´ıcitamente que condici´on deb´ıa satisfacer f hacia
el infinito. A lo largo del siglo, cuando las condiciones sobre f fueron
establecidas, el teorema se probaba para una familia muy reducida de
funciones.
Ya en el siglo XX, en 1910, Pringsheim encontr´o, en una descripci´on
elaborada del trabajo que hab´ıa realizado previamente sobre este tema,
una ´ unica condici´on que era suficientemente general. Esta hab´ıa sido
dada por Harnack y dec´ıa:
a) f(x) →0 cuando x →±∞.
b) f tiene en un entorno de ∞una derivada absolutamente integrable.
300 Cap´ıtulo 9. La transformada de Fourier
Sin embargo Pringsheim se˜ nal´o que esta segunda condici´on no era
del todo satisfactoria y propuso en el mismo a˜ no otras condiciones para
el que el teorema era v´alido.
Tambi´en en 1910 Plancherel publica un trabajo en el que da su fa-
mosa extensi´on de la transformada de Fourier a L
2
(0, ∞). Este resultado
hab´ıa tenido como precursor, en 1907, el Teorema de Riesz–Fischer.
En 1927 Riesz da una prueba corta y elegante del Teorema de
Plancherel y en 1933 Wiener lo demuestra utilizando que las funcio-
nes de Hermite son una base ortonormal de L
2
(R) y autovectores de la
transformada de Fourier. (Ver Hewitt–Ross, p.251).
En 1924 H.Hahn da la primera generalizaci´on, realmente significati-
va, de la transformada de Fourier, introduciendo la primera versi´on de la
transformada de Fourier–Stieltjes. Este fue el primer paso hacia un pun-
to de vista distinto, que llev´o a la creaci´on en 1945 de la Teor´ıa de las
distribuciones de L.Schwartz, de la que hablaremos mas adelante.
Wiener en 1925, Bochner en 1926 y Carlemann en 1935 contri-
buyeron en una u otra forma al nacimiento de esta nueva teor´ıa.
Remitimos al lector a las pp.73–87 del libro
Lutzen J.: “The prehistory of the theory of distributions”. Springer–Verlag, 1982.
Hemos comentado en el tema dos aplicaciones particularmente impor-
tantes de la transformada de Fourier. Una en las ecuaciones diferenciales,
que pasamos a comentar, y otra en la teor´ıa de Probabilidades, de la que
hablaremos en temas posteriores.
La aplicaci´on de la transformada de Fourier a las ecuaciones diferen-
ciales se basa en que convierte la operaci´on de derivaci´on en la de multi-
plicaci´on por la variable independiente —salvo un factor complejo—. Por
tanto una ecuaci´on diferencial de coeficientes constantes, se convierte por
la transformada de Fourier en una ecuaci´on algebraica. Sin embargo a
este m´etodo se le suele dar poca importancia en el caso de las ecuaciones
diferenciales ordinarias, ya que la soluci´on de estas no ofrece dificultades.
Adem´as el m´etodo de la transformada es posible si la funci´on inc´ognita
es integrable en toda la recta y esto en general no es as´ı.
De mayor importancia es la aplicaci´on de la transformada a ecuacio-
nes en derivadas parciales, donde permite reducir la soluci´on de esta a la
soluci´on de una ecuaci´on diferencial ordinaria. Para una ilustraci´on de
esto remitimos al lector a la p´ag.479 del Kolmogorov–Fomin, donde
se resuelve el problema de Cauchy para la ecuaci´on del calor.
Dec´ıamos que la posibilidad de aplicar el m´etodo de la transformada
de Fourier a las ecuaciones diferenciales resulta considerablemente res-
9.7. La transformada de Fourier–Stieltjes 301
tringida, debido a que esta transformaci´on est´a definida en L
1
(R). Sin
embargo se puede obtener una ampliaci´on sustancial de su campo de
aplicaci´on introduciendo el concepto de transformada de Fourier para
funciones generalizadas.
Esta idea fue introducida en 1945 por L.Schwartz quien public´o el
c´elebre tratado en dos vol´ umenes
Schwartz, L.: “Theorie des distributions”. Hermann, 1973.
Las funciones generalizadas son el espacio dual de un cierto espacio,
llamado de funciones test que sea “suficientemente peque˜ no e importan-
te”, con el objeto de que su dual sea suficientemente grande y con buenas
propiedades. Ejemplos de funciones test son (

c
(R) —funciones de clase
∞ y de soporte compacto—, ´o el espacio de Schwartz S

, que son las
funciones de clase ∞ que se anulan en el infinito m´as r´apido que cual-
quier potencia de 1/[x[, m´as concretamente si x
n
f
(m
(x) est´a acotado
para todo n, m ≥ 0, lo cual equivale a que (x
n
f)
(m
(x) est´e acotado para
todo n, m ≥ 0 y en este espacio podemos definir para cada n, m ≥ 0 las
seminormas
|f|
n,m
= sup¦(1 +[x[)
n
[f
(m
(x)[ : x ∈ R¦,
con las que S

es un espacio de Frechet, es decir es completo (ver Fo-
lland, p´ag.227).
Es sencillo probar que S

⊂ L
1
y en la p´ag.244 del Folland se
demuestra que
T : S

→S

,
es un isomorfismo. Esta simple propiedad permite extender el concepto
de transformada de Fourier a S


de la siguiente manera
T

: S


→S


, T

(ω)f = ω[T(f)],
para cada ω ∈ S


y f ∈ S

. Con esta definici´ on extendemos la transfor-
mada de Fourier a una clase mucho mas amplia que L
1
(R), conservando
sus propiedades fundamentales.
Como (

c
(R) ⊂ S

, se tiene que
S


⊂ T

= (

c
(R)

.
A S


se le llama espacio de las distribuciones temperadas y a T

espacio
de las distribuciones.
Remitimos al lector interesado en un tratamiento de la transformada
de Fourier en esta linea, a los siguientes libros.
302 Cap´ıtulo 9. La transformada de Fourier
Friedlander,F.G.: “Introduction to the theory of distributions”. Cambridge Univ.Press
1982.
Critescu, R. and Marinescu, G.: “Applications to the theory of distributions”.
John Wiley, 1973.
Weidman,J.: “Linear operators in Hilbert Spaces”. Springer–Verlag, 1980.
Yosida, K.: “Functional Analysis”. Springer–Verlag, 1974.
Para un an´alisis de la transformada de Fourier en L
2
(R), desde un
punto de vista distinto —a partir de las transformaciones unitarias en
un espacio de Hilbert, es decir isomorfismos isom´etricos de un espacio
de Hilbert en si mismo—, nos remitimos al cap´ıtulo 13 del libro de
Zaanen, A.C.: “Integration”. North–Holland, 1967.
Por ´ ultimo dado un grupo conmutativo localmente compacto se puede
demostrar que existe una medida, llamada de Haar y de la que hablare-
mos en el pr´oximo cap´ıtulo, distinta de cero sobre los abiertos, acotada
sobre los compactos e invariante por traslaciones. Sobre este grupo con
esta medida en los borelianos del grupo se considera el espacio L
1
que
es un anillo normado con el producto de convoluci´on, al que se le a˜ nade
una unidad formal si no la tiene. En estas condiciones todo elemento del
anillo se representa como una funci´on en su espectro —conjunto de todos
sus ideales maximales—, que hace corresponder al producto (de convolu-
ci´ on) en el anillo el producto ordinario de funciones en el espectro. Esta
correspondencia es la transformada de Fourier.
Este aspecto de la transformada de Fourier es la base del An´alisis
arm´onico sobre los grupos conmutativos localmente compactos. Remiti-
mos al lector intereresado al libro
Gelfand,I.M.; Raikov,D.A. and Chilov,G.E.: “Les anneaux normes commuta-
tifs”. Gauthier-Villars, Paris, 1964.
Fin del Cap´ıtulo 9
Cap´ıtulo 10
Medida y topolog´ıa
10.1. Espacios Hausdorff LC
En esta lecci´on estudiaremos algunas cuestiones relativas a una de las
propiedades topol´ogicas mas importantes y caracter´ısticas de los espacios
eucl´ıdeos, la compacidad local. La raz´on de incluir esta lecci´on en el
programa es que trata un concepto no desarrollado habitualmente en los
textos de topolog´ıa general, al menos en cuanto a los resultados que son
de inter´es para nosotros.
Definici´on. Diremos que un espacio topol´ogico (A, T ) —a partir de
ahora s´olo A— es localmente compacto (LC) si para cada x ∈ A y U
abierto entorno de x, existe
1
un entorno compacto de x en U. Diremos
que el espacio es σ–compacto si es uni´on numerable de compactos. Re-
cordemos que A es Hausdorff si dados x, y ∈ A distintos tienen entornos
disjuntos. Diremos que un espacio es HLC si es Hausdorff y localmente
compacto.
Los siguientes resultados se siguen pr´acticamente de las definiciones.
1
Esta no es la definici´on de autores como: Ash, Rudin ´o Folland; que dan la (c) de
(10.1.3). En ese resultado probamos que son equivalentes si el espacio es Hausdorff.
Para la que damos aqu´ı es v´alido que un abierto de un espacio LC es LC, mientras
que para la otra en general no, y por tanto no es una buena definici´on local.
303
304 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
Proposici´on 10.1.1 Sea A un espacio topol´ogico, entonces:
(a) Si F ⊂ K ⊂ A, F es cerrado y K compacto entonces F es
compacto.
(b) Si A es Hausdorff, K ⊂ A compacto y x / ∈ K, entonces existen
abiertos U y V disjuntos tales que x ∈ U y K ⊂ V .
(c) Si A es Hausdorff y K ⊂ A compacto entonces K es cerrado.
(d) Si A es Hausdorff, F ⊂ A cerrado y K ⊂ A compacto entonces
F ∩ K es compacto.
Se sigue de la definici´on y del resultado anterior, que en un espacio
HLC los abiertos relativamente compactos, es decir con adherencia com-
pacta, forman una base para la topolog´ıa (recordemos que una base de
la topolog´ıa es una colecci´on de abiertos tal que cualquier abierto del
espacio se puede poner como uni´on de abiertos b´asicos).
Proposici´on 10.1.2 Todo abierto de un espacio HLC, con una base nume-
rable es σ–compacto.
Demostraci´on. Todo punto del abierto tiene un entorno compacto
en el abierto y este uno de la base con adherencia compacta y estos son
numerables.
Teorema 10.1.3 Sea A Hausdorff, entonces son equivalentes:
(a) A es localmente compacto.
(b) Si K es compacto, U abierto y K ⊂ U, entonces hay un abierto
V relativamente compacto, tal que K ⊂ V ⊂ V ⊂ U.
(c) Cada x ∈ A tiene un entorno compacto.
Demostraci´on. (a)⇒(b)⇒(c) son obvias.
Veamos (c)⇒(a): Sea x ∈ U con U abierto y consideremos un entorno
abierto de x, W con adherencia compacta K = W. Consideremos el
cerrado E = U
c
y para cada y ∈ E abiertos disjuntos U
y
entorno de x
y E
y
entorno de y (por ser el espacio Hausdorff), por tanto tales que
y / ∈ U
y
. Entonces los compactos K
y
= E ∩ K ∩ U
y
tienen intersecci´on

y∈E
K
y
= ∅ y se sigue de (1.6.3), p´ag.35, que una colecci´on finita de
ellos tambi´en, K
y
1
∩ ∩ K
y
n
= ∅ y el abierto
V = W ∩ U
y
1
∩ ∩ U
y
n
,
satisface el resultado pues V ⊂ K ∩ U
y
1
∩ ∩ U
y
n
⊂ U.
10.1. Espacios Hausdorff LC 305
Proposici´on 10.1.4 Sea A un espacio HLC y
¯
A = A∪¦p¦, donde p / ∈ A.
Los abiertos de A junto con los complementarios en
¯
A, de los compactos
2
de A, forman una topolog´ıa en
¯
A para la que la inclusi´on A →
¯
A es
continua y
¯
A es Hausdorff y compacto.
Demostraci´on. Veamos que es topolog´ıa:
(i) ∅ y
¯
A son abiertos.
(ii) Si A, B son abiertos de A, A ∩ B tambi´en. Si A lo es de A y
B =
¯
A¸K es entorno de p, entonces A ∩ B ⊂ A y es abierto pues es el
complementario en A del cerrado (A¸A)∩K. Si A =
¯
A¸K
1
y B =
¯
A¸K
2
son entornos de p, su intersecci´on tambi´en pues es el complementario del
compacto K
1
∪ K
2
.
(iii) Si A
i
son abiertos de A su uni´on A es abierto de A; si B
j
=
¯
A¸K
j
son entornos de p, su uni´on
¯
A¸K, para el compacto K = ∩K
j
es entorno
de p y la uni´on de todos estos abiertos es A∪ (
¯
A¸K) que es un entorno
de p, complementario del compacto (A¸A) ∩ K ⊂ A.
Para ver que
¯
A es compacto sea V
i
un recubrimiento por abiertos y
sea
¯
A¸K = V
k
uno que contenga a p, entonces
¯
A = (
¯
A¸K) ∪ (∪
i,=k
V
i
) ⇒ K ⊂ ∪
i,=k
V
i
⇒ K ⊂ ∪
i,=k
V
i
¸¦p¦
y podemos extraer un subrecubrimiento finito pues los V
i
¸¦p¦ son abier-
tos de A.
Para ver que es Hausdorff basta verlo para x ∈ A y p. Tomando un
entorno compacto K de x y un entorno abierto de x, U ⊂ K, U y
¯
A¸K
son abiertos disjuntos que separan los puntos.
Este resultado nos permite dar la siguiente definici´on.
Definici´on. Sea A un espacio topol´ogico HLC, llamamos compactifica-
ci´on de A por un punto (´o de Alexandrov) al espacio topol´ogico compacto
¯
A = A ∪ ¦p¦, formado por su uni´on (disjunta) con un punto p / ∈ A y
considerando la topolog´ıa en la que los abiertos son los de A y los com-
plementarios en
¯
A, de los compactos de A (que son los abiertos entornos
de p).
Definici´on. Sea A un espacio topol´ogico y f : A →K una funci´on, para
K = R ´o = C. Llamamos soporte de f al conjunto
sop(f) = ¦x ∈ A : f(x) ,= 0¦,
2
que ser´an los entornos de p
306 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
y denotaremos con (
c
(A) el K–espacio vectorial de las funciones f : A →
K continuas de soporte compacto. Es obvio que si f ∈ (
c
(A), entonces
f(A) es un compacto de K.
A continuaci´on vamos a exponer una de las propiedades mas impor-
tantes del espacio (
c
(A) para el desarrollo de la teor´ıa de la medida en
un espacio HLC. Pero antes veamos algunos resultados sobre funciones
semicontinuas.
Definici´on. Diremos que una funci´on f : A →[−∞, ∞] es semicontinua
inferiormente si para cada a ∈ R, f
−1
[−∞, a] = ¦x ∈ A : f(x) ≤ a¦
es cerrado. Diremos que es semicontinua superiormente si f
−1
[a, ∞] es
cerrado ´o equivalentemente −f es semicontinua inferiormente.
Proposici´on 10.1.5 (a) f : A →R es continua sii es semicontinua infe-
rior y superiormente.
(b) El supremo de cualquier colecci´on de funciones semicontinuas
inferiormente tambi´en lo es y el m´ınimo de las colecciones finitas. El
´ınfimo de cualquier colecci´on de funciones semicontinuas superiormente
tambi´en lo es y el m´aximo de las colecciones finitas.
(c) Si V es abierto I
V
es semicontinua inferiormente. Si C es cerrado
I
C
es semicontinua superiormente.
Lema de Urysohn 10.1.6 Sea (A, T ) un espacio topol´ogico HLC y sean
K ⊂ V , con K compacto y V abierto, entonces existe f ∈ (
c
(A), tal que
sop(f) ⊂ V e I
K
≤ f ≤ I
V
.
Demostraci´on. Sea Q ∩ [0, 1] = ¦r
0
, r
1
, r
2
, . . .¦, con r
0
= 0, r
1
= 1
y r
n
∈ (0, 1). Por (10.1.3) existe un abierto V
0
con adherencia compacta
y despu´es un abierto V
1
con adherencia compacta tales que
K ⊂ V
1
⊂ V
1
⊂ V
0
⊂ V
0
⊂ V,
ahora como r
0
= 0 < r
2
< 1 = r
1
aplicamos de nuevo (10.1.3) y existe
un abierto V
2
con adherencia compacta tal que
V
1
⊂ V
2
⊂ V
2
⊂ V
0
,
y procedemos por inducci´on de tal forma que para r
0
, . . . , r
n
los abiertos
V
i
correspondientes satisfacen
r
i
< r
j
⇒ V
j
⊂ V
i
,
10.1. Espacios Hausdorff LC 307
y el abierto V
n+1
con adherencia compacta, correspondiente a r
n+1
, se
construye considerando r
i
< r
n+1
< r
j
con
r
i
= m´ax¦r
k
: k = 0, 1, . . . , n; r
k
< r
n+1
¦,
r
j
= m´ın¦r
k
: k = 0, 1, . . . , n; r
k
> r
n+1
¦,
ahora aplicando (10.1.3) existe V
n+1
tal que
V
j
⊂ V
n+1
⊂ V
n+1
⊂ V
i
,
de este modo construimos una sucesi´on de abiertos V
n
uno para cada
racional r
n
de [0, 1], tales que si r
n
< r
m
, V
m
⊂ V
n
. Ahora consideramos
las funciones semicontinuas inferior y superiormente respectivamente
f
n
(x) =
_
r
n
si x ∈ V
n
,
0 si x / ∈ V
n
,
g
n
(x) =
_
1 si x ∈ V
n
,
r
n
si x / ∈ V
n
,
y las funciones, semicontinua inferiormente la f = sup¦f
n
¦, y semicon-
tinua superiormente la g = ´ınf¦g
n
¦, para las que 0 ≤ f ≤ 1, f(x) = 1
para x ∈ K y sop(f) ⊂ V
0
. Ahora basta demostrar que f = g.
Por una parte f ≤ g, pues para cualesquiera n, m ∈ N, f
n
≤ g
m
, ya
que
r
n
≤ r
m
⇒ f
n
≤ r
n
≤ r
m
≤ g
m
,
r
n
> r
m
⇒ V
n
⊂ V
m
⇒ f
n
≤ g
m
,
y si para un x es f(x) < g(x), existen r
n
, r
m
∈ [0, 1] ∩ Q tales que
f
n
(x) ≤ f(x) < r
n
< r
m
< g(x) ≤ g
m
(x),
lo cual implica por una parte que V
m
⊂ V
n
y por otra que
f
n
(x) = 0 y g
m
(x) = 1 ⇒ x ∈ V
c
n
∩ V
m
,
y llegamos a un absurdo.
Como consecuencia podemos construir particiones de la unidad en un
espacio Hausdorff localmente compacto. Esta herramienta fundamental
que habitualmente se utiliza para reducir un problema de naturaleza
global a uno local, la vamos a usar en el teorema de representaci´on de
Riesz.
308 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
Teorema de Particiones de la unidad 10.1.7 Sea A HLC, K ⊂ A com-
pacto y V
1
, . . . , V
n
abiertos que recubren a K. Entonces existen f
1
, . . . , f
n

(
c
(A), tales que f
i
(A) ⊂ [0, 1], sop(f
i
) ⊂ V
i
y en K la

n
i=1
f
i
= 1.
Demostraci´on. Para cada i = 1, . . . , n, existen abiertos U
i
con U
i
compacto, tales que K ⊂ ∪
n
i=1
U
i
y U
i
⊂ U
i
⊂ V
i
, para ello basta conside-
rar por (10.1.3), para cada x ∈ K e i tal que x ∈ V
i
, un entorno abierto
U
x
⊂ U
x
⊂ V
i
, y extraer un subrecubrimiento finito, U
x
j
y para cada i
unir los que satisfacen U
x
j
⊂ V
i
. Ahora por el Lema de Urysohn existen
g
i
∈ (
c
(A), con I
U
i
≤ g
i
≤ I
V
i
y sopg
i
⊂ V
i
. Consideremos ahora las
funciones de (
c
(A)
f
1
= g
1
, f
2
= (1 −g
1
)g
2
, . . . , f
n
= (1 −g
1
) (1 −g
n−1
)g
n
,
para las que ¦f
i
,= 0¦ ⊂ ¦g
i
,= 0¦, por tanto sopf
i
⊂ V
i
, f
i
≤ I
V
i
y por
inducci´on se demuestra que
f
1
+ +f
n
= 1 −(1 −g
1
) (1 −g
n
),
por tanto en K, f
1
+ +f
n
= 1 pues K ⊂ U
1
∪ ∪ U
n
.
10.2. Medidas regulares
A lo largo de toda la lecci´on supondremos que (A, T ) es un espacio
topol´ogico Hausdorff localmente compacto y que / es una σ–´algebra
que contiene a los borelianos B(A). En la lecci´on (1.6.4), p´ag.46, hemos
estudiado las propiedades de regularidad en las medidas de R
n
. Ahora
las volvemos a estudiar en estos espacios.
Definici´on. Diremos que µ es cuasi–regular en (A, /) si µ es finita en
los compactos de A, es regular exterior en cada E ∈ /, es decir
µ(E) =´ınf¦µ(V ) : E ⊂ V, V abierto¦,
y es regular interior en los abiertos y en los E ∈ / con µ(E) < ∞, es
decir tal que en este tipo de conjuntos
µ(E) = sup¦µ(K) : K ⊂ E, K compacto¦.
10.2. Medidas regulares 309
Un espacio (A, /, µ) en estas condiciones ser´a llamado cuasi–regular.
Diremos que µ es regular si es finita en los compactos, regular exterior
y regular interior en todo E ∈ / y en tal caso diremos que el espacio de
medida es regular.
Como un ejemplo hemos visto en (1.6.24), p´ag.48, que los espacios
(R
n
, B(R
n
), µ) con µ finita en los compactos (i.e. de Lebesgue–Stieltjes)
son regulares, en particular para µ = m la medida de Lebesgue. La base
de ese resultado radica en que todo abierto de R
n
es σ–compacto. Vere-
mos a continuaci´on que el resultado sigue siendo v´alido en los espacios
con esta propiedad (recordemos que por (10.1.2), p´ag.304, si el espacio
tiene base numerable todo abierto suyo es σ–compacto).
Teorema 10.2.1 Sea (A, T ) Hausdorff localmente compacto, tal que todo
abierto es σ–compacto. Entonces toda medida µ en B(A) finita en los
compactos es regular.
Demostraci´on. La demostraci´on es como en (1.6.24), p´ag.48, modi-
ficando ligeramente el final, donde utilizabamos la existencia de abiertos
V
n
, con adherencia compacta (por tanto con µ(V
n
) < ∞) y tales que
V
n
↑ A. En nuestro caso esto se sigue de (10.1.3b), p´ag.304, pues basta
considerar un recubrimiento numerable del espacio por compactos K
n
,
considerar para cada uno un abierto relativamente compacto U
n
⊃ K
n
y definir los abiertos V
n
= ∪
n
i=1
U
i
.
Como dec´ıamos al principio de la lecci´on supondremos que (A, T ) es
un espacio topol´ogico Hausdorff localmente compacto y que / es una
σ–´algebra que contiene a los borelianos B(A).
Proposici´on 10.2.2 Sea µ una medida en (A, B(A)) finita en los com-
pactos de A, regular exterior en cada E ∈ B(A) y regular interior en los
abiertos, entonces es cuasi–regular.
Demostraci´on. Falta ver que µ es regular interior en cada boreliano
E con µ(E) < ∞. Por ser µ regular exterior en E, para cada > 0 existe
un abierto V ⊃ E, tal que µ(V ∩ E
c
) < y por lo mismo existe otro
abierto U ⊃ V ∩E
c
, tal que µ(U) < . Ahora por ser regular interior en
V y µ(V ) < ∞, existe un compacto K ⊂ V , tal que µ(V ∩ K
c
) < y el
compacto K ∩ U
c
⊂ E verifica que
µ[E ∩ (K
c
∪ U)] ≤ µ(E ∩ K
c
) +µ(E ∩ U)
≤ µ(V ∩ K
c
) +µ(U) < 2.
310 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
Proposici´on 10.2.3 (a) Una medida cuasi–regular y σ–finita es regular.
(b) Si A es σ–compacto toda medida cuasi–regular es regular.
Demostraci´on. (a) Falta ver que µ es regular interior en los E ∈ /,
con µ(E) = ∞, pero como existe una sucesi´on de medibles A
n
↑ A, con
µ(A
n
) < ∞, tendremos que µ(E∩A
n
) ↑ µ(E) = ∞, por tanto para cada
k > 0, existe un n, tal que
k < µ(E ∩ A
n
) ≤ µ(A
n
) < ∞
y por regularidad interior existe un compacto K ⊂ E ∩A
n
⊂ E, tal que
k < µ(K).
(b) Se sigue de (a) pues µ es finita en los compactos, por tanto σ–
finita.
Definici´on. Diremos que una medida (real para µ
2
= 0 ´o en general
compleja)
µ = µ
1
+iµ
2
= µ
+
1
−µ

1
+iµ
+
2
−iµ

2
∈ /(B(A), K),
es regular si las cuatro medidas finitas µ
±
i
son regulares. Denotaremos
estas medidas con /
r
(B(A), K) ´o con /
r
si no hay confusi´on. Recor-
demos que / es un K–espacio de Banach con la norma |µ| = [µ[(A).
Proposici´on 10.2.4 µ ∈ / es regular sii lo es su variaci´on [µ[. Adem´as
/
r
es un subespacio cerrado de /.
Demostraci´on. Como una medida positiva λ finita es regular sii
para cada E ∈ B(Ω) y > 0, existe un compacto K y un abierto U
tales que K ⊂ E ⊂ U y λ(U¸K) < , se tiene que si λ
1
≤ λ
2
son
medidas positivas y λ
2
es regular, entonces tambi´en lo es λ
1
y que la
suma de medidas positivas regulares tambi´en lo es, de esto se sigue que
µ = µ
1
+iµ
2
= µ
+
1
−µ

1
+iµ
+
2
−iµ

2
, es regular sii lo es [µ[, pues
µ
±
i
≤ [µ[ ≤ µ
+
1


1

+
2


2
,
y que /
r
es un subespacio de /. Veamos que es cerrado, si µ
n
∈ /
r
y |µ −µ
n
| →0, entonces µ ∈ /
r
pues si K ⊂ U, entonces
[µ[(U¸K) ≤ [µ −µ
n
[(U¸K) +[µ
n
[(U¸K) ≤ |µ −µ
n
| +[µ
n
[(U¸K),
por tanto /
r
es un espacio de Banach.
10.2. Medidas regulares 311
10.2.1. Funciones continuas y funciones medibles
Veamos ahora algunos resultados fundamentales que nos relacionan
las funciones medibles con las funciones continuas, en particular vere-
mos que una funci´on medible puede convertirse en una funci´on continua
variando sus valores en un conjunto de medida tan peque˜ na como que-
ramos.
Teorema de Lusin 10.2.5 Sea (A, /, µ) cuasi–regular y f : A →K me-
dible con µ¦f ,= 0¦ < ∞. Entonces para cada > 0 existe g ∈ (
c
(A) tal
que
µ¦x ∈ A : f(x) ,= g(x)¦ < .
adem´as g puede obtenerse verificando |g|
t

= sup[g[ ≤ |f|
t

= sup[f[.
Demostraci´on. (a) Supongamos primero que 0 ≤ f < 1 y que
existe A ⊃ F = ¦f ,= 0¦ compacto, por tanto existe un abierto V con
A ⊂ V y V compacto. Consideremos la sucesi´on de funciones simples
que construimos en (2.2.8), p´ag.75,
f
n
=
2
n

i=1
i −1
2
n
I
f
−1
[
i−1
2
n
,
i
2
n
)
,
con f
n
↑ f. Sea ahora t
1
= f
1
y para n ≥ 2, t
n
= f
n
− f
n−1
, las cuales
toman s´olo dos valores 0 y 1/2
n
, pues si f(x) ∈ [
j−1
2
n−1
,
j
2
n−1
) = [
2j−2
2
n
,
2j
2
n
),
f
n−1
(x) =
2j −2
2
n
y f
n
(x) =
_
2j−2
2
n
, si f(x) ∈ [
2j−2
2
n
,
2j−1
2
n
),
2j−1
2
n
si f(x) ∈ [
2j−1
2
n
,
2j
2
n
),
por tanto 2
n
t
n
= I
C
n
, con C
n
⊂ A y

t
n
= l´ımf
n
= f. Ahora por
la regularidad de µ en C
n
existen abiertos V
n
⊂ V y compactos K
n
con K
n
⊂ C
n
⊂ V
n
tales que µ(V
n
¸K
n
) < 2
−n
y por el Lema de
Urysohn existen h
n
∈ (
c
(A), con I
K
n
≤ h
n
≤ I
V
n
y soph
n
⊂ V
n
, por
tanto h
n
= I
C
n
salvo en V
n
¸K
n
. Ahora la serie g =

2
−n
h
n
converge
uniformemente, por tanto g es continua y de soporte compacto pues
¦g ,= 0¦ ⊂ ∪soph
n
⊂ ∪V
n
⊂ V ,
por tanto g ∈ (
c
(A) y f =

t
n
=

2
−n
h
n
= g excepto en E =
∪V
n
¸K
n
y µ(E) < .
(b) Si f es medible no negativa y acotada, 0 ≤ f < M, y A compacto
el resultado se sigue aplicando (a) a f
t
= f/M.
312 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
(c) Si f es medible real y acotada y A compacto aplicamos (b) a f
+
y a f

.
(d) Si f es medible real y acotada pero no existe el compacto A, por
regularidad interior en F existe un compacto K ⊂ F, con µ(F¸K) < /2
y aplicamos (c) a f
t
= fI
K
, observando que f = f
t
salvo en F¸K y que
¦f
t
= g¦ ∩ ¦f = f
t
¦ ⊂ ¦f = g¦, y el resultado se sigue pasando a los
complementarios.
(e) Si f es medible real, consideramos A
n
= ¦[f[ > n¦ ⊂ F, siendo
A
n
↓ ∅, por tanto µ(A
n
) ↓ 0 y aplicamos (d) a f
t
= fI
A
c
n
que es acotada
y f = f
t
salvo en A
n
. Si f es compleja consideramos la parte real y la
imaginaria.
Por ´ ultimo si sup[f[ = a < ∞, consideramos la aplicaci´on continua
φ(z) = z si [z[ < a y φ(z) = az/[z[ si [z[ ≥ a, entonces φ ◦ g satisface los
dos apartados, pues ¦φ ◦ g ,= f¦ ⊂ ¦g ,= f¦.
Como consecuencia de este resultado y del Lema de Borel–Cantelli,
tenemos que las funciones medibles acotadas, son l´ımite c.s. de funciones
continuas.
Corolario 10.2.6 En las condiciones del Teorema de Lusin supongamos
que [f[ ≤ 1, entonces existen g
n
∈ (
c
(A), con [g
n
[ ≤ 1, tales que f(x) =
l´ımg
n
(x) c.s.
Demostraci´on. Por el Teorema de Lusin para cada n existe g
n

(
c
(A), con [g
n
[ ≤ 1 y µ¦g
n
,= f¦ < 2
−n
. Ahora por el Lema de Borel–
Cantelli, ver ejercicio (1.3.6) de la p´agina 20,

µ¦g
n
,= f¦ = 1 < ∞ ⇒ µ(l´ımsup¦g
n
,= f¦) = 0,
y fuera de este conjunto g
n
(x) = f(x) a partir de un n.
Corolario 10.2.7 En un espacio de medida cuasi–regular (
c
(A) es denso
en L
p
, para 0 < p < ∞.
Demostraci´on. Dada f ∈ L
p
y > 0 sabemos por 6.2.16 (p´agina
230), que existe una s ∈
˜
o tal que |f − s|
p
≤ , y por el Teorema de
Lusin una funci´on g ∈ (
c
(A), con [g[ ≤ |s|
t

, tal que g = s salvo en un
boreliano E con µ(E) < (/2|s|
t

)
p
, por tanto
|s −g|
p
=
__
E
[s −g[
p

_
1/p
≤ 2|s|
t

µ(E)
1/p
< ,
y |f −g|
p
≤ 2.
10.2. Medidas regulares 313
Nota 10.2.8 Comentemos brevemente el significado particular de este
´ ultimo resultado cuando
(A, /, µ) = (R
n
, L(R
n
), m).
En (
c
(R
n
) tenemos que para cada 0 < p ≤ ∞, las seudom´etricas
d
p
definidas en L
p
, son realmente m´etricas, pues si f(x) ,= g(x), para
f, g ∈ (
c
(R
n
) y x ∈ R
n
, entonces y s´olo entonces existe un abierto V en
R
n
en el que f ,= g, y esto equivale a que
_
[f −g[
p
dm > 0 ´o para p = ∞ |f −g|

> 0,
adem´as tambi´en se tiene que
|f|

= |f|
t

= sup¦[f(x)[ : x ∈ R
n
¦,
pues ¦[f[ > |f|
t

¦ = ∅, por tanto |f|

≤ |f|
t

y para todo > 0,
¦[f[ > |f|
t

− ¦ es un abierto no vac´ıo y por tanto no es localmente
nulo, de donde |f|

≥ |f|
t

−.
Por (10.2.7) sabemos que (
c
(R
n
) es denso en L
p
(R
n
) que es completo,
por tanto L
p
(R
n
) es la compleci´on del espacio m´etrico ((
c
(R
n
), d
p
). En
particular, para p = n = 1, si definimos la distancia entre dos funciones
continuas f y g de soporte compacto en R como la integral de Riemann
_
[f(x) − g(x)[ dx, entonces la compleci´on del correspondiente espacio
m´etrico consiste en las funciones Lebesgue integrables en R (siempre que
identifiquemos cada dos que difieran en un conjunto de medida nula).
La importancia de estos casos estriba en que la compleci´on del es-
pacio m´etrico de funciones (
c
(R
n
), no es necesario verla como clases de
equivalencia de sucesiones de Cauchy —como habitualmente ocurre—,
sino como un espacio de funciones de R
n
mas amplio (con la identifica-
ci´ on de las que difieran en un conjunto nulo). El caso p = ∞ es distinto
de los dem´as casos, pues la compleci´on de (
c
(R
n
), con la m´etrica d

no
es L

(R
n
), sino el espacio (
0
(R
n
) de las funciones continuas en R
n
que
se anulan en el ∞, como veremos a continuaci´on.
Definici´on. Diremos que una funci´on f : A → K se anula en el ∞ si
para cada > 0 existe un compacto K ⊂ A, tal que para cada x ∈ K
c
se tiene [f(x)[ < . Denotaremos con (
0
(A) el K—espacio vectorial de
las funciones continuas f que se anulan en el ∞.
314 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
Trivialmente se tiene que (
c
(A) ⊂ (
0
(A), y si A es compacto entonces
se da la igualdad, en cuyo caso escribiremos
((A) = (
c
(A) = (
0
(A).
Nota 10.2.9 Sea A Hausdorff localmente compacto y
¯
A su compacti-
ficaci´on por un punto p (ver (10.1.4), p´ag.305). Entonces se tiene la
inclusi´on isom´etrica
(
0
(A) → ((
¯
A)
f →
¯
f
¯
f(x) =
_
f(x) si x ∈ A
0 si x = p
y mediante esta aplicaci´on (
0
(A) es isomorfa a su imagen que es el
hiperplano cerrado de ((
¯
A)
ker ˆ p = ¦f ∈ ((
¯
A) : f(p) = 0¦.
Del mismo modo su subespacio (
c
(A) es isomorfo a su imagen que es el
subespacio de ((
¯
A) de las funciones cuyo germen en p es nulo, es decir
que se anulan en un entorno del p.
Podemos considerar el cociente
3
((
¯
A)/(
0
(A), considerando en ((
¯
A)
la relaci´on de equivalencia f ∼ g sii f − g ∈ (
0
(A) ´o equivalentemente
f(p) = g(p) y tenemos la sucesi´on exacta
(10.1)
0 → (
0
(A) → ((
¯
A) → ((
¯
A)/(
0
(A) ≡ K → 0
f f [f] ≡ ˆ p(f) = f(p)
que usaremos mas adelante en la p´ag.322. Observemos que adem´as el
isomorfismo ˆ p: ((
¯
A)/(
0
(A) ≡ K, ˆ p([f]) = f(p) es isometr´ıa de espacios
normados, pues para la funci´on constante g ∈ ((
¯
A), g(x) = f(p) se
tiene f ∼ g y para cualquier h ∈ ((
¯
A), tal que h(p) = f(p) se tiene
[f(p)[ = |g| ≤ |h| = sup[h(x)[, por tanto |[f]| = |g| = [f(p)[.
Teorema 10.2.10 Sea A HLC, entonces (
0
(A) es de Banach con la nor-
ma
|f|
t

= sup
x∈·
[f(x)[,
y (
c
(A) es denso en ´el.
3
Dado un espacio normado E y un subespacio cerrado suyo M consideramos el
espacio normado cociente, E/M = ¡[x] = x + M : x ∈ E¦, con las operaciones y
norma
[x] + [y] = [x +y], λ[x] = [λx], |[x]| =´ınf¡|y| : y ∈ x +M¦.
Adem´as si E es de Banach, tambi´en lo es el cociente (ver Hewitt–Stromberg, p´ag.222).
10.3. Teoremas de representaci´on de Riesz 315
Demostraci´on. Por la nota anterior basta demostrar que ((
¯
A) es
completo, pues (
0
(A) es un cerrado suyo. Sea f
n
∈ ((
¯
A) una sucesi´on
de Cauchy, entonces f
n
(x) es de Cauchy uniformemente en
¯
A, por tanto
existe f(x) = l´ımf
n
(x) y es continua pues f
n
lo es y
[f(x) −f(y)[ ≤ [f
n
(x) −f(x)[ +[f
n
(x) −f
n
(y)[ +[f
n
(y) −f(y)[.
Ahora veamos la densidad, dada f ∈ (
0
(A) y > 0 hay un compacto
K ⊂ A tal que [f(x)[ < fuera de K y por el Lema de Urysohn existe una
funci´on g ∈ (
c
(A), con 0 ≤ g ≤ 1 y g = 1 en K, entonces h = fg ∈ (
c
(A)
y |f −h|
t

≤ .
10.3. Teoremas de representaci´ on de Riesz
Es f´acil ver que si µ es una medida en (A, B(A)), tal que µ(K) < ∞
para cada compacto K, entonces podemos definir el funcional lineal
Λ : (
c
(A) →K, Λ(f) =
_
f dµ,
pues si f es continua entonces es medible y si es de soporte compacto es
integrable, ya que es acotada |f|
t

= sup¦[f[¦ < ∞, por ser continua, y
_
[f[ ≤ |f|
t

µ[sop(f)] < ∞. Adem´as Λ es positivo en el sentido de que
si f ≥ 0, Λ(f) ≥ 0. Observemos que adem´as si µ es finita, entonces Λ es
continua y |Λ| ≤ µ(A) = |µ|.
Ahora nos planteamos la siguiente cuesti´on: ¿son de esta forma todos
los funcionales lineales y positivos en (
c
(A)?. Veremos que s´ı, adem´as
de modo ´ unico si imponemos que µ sea cuasi–regular. Observemos que
para K = C, si Λ: (
c
(A, C) →C es lineal y positivo, entonces est´a deter-
minado sobre (
c
(A, R) ⊂ (
c
(A, C), pues si f ∈ (
c
(A, C), f = f
1
+ if
2
,
con las f
i
∈ (
c
(A, R) y Λ(f) = Λ(f
1
) +iΛ(f
2
), adem´as si f ∈ (
c
(A, R),
Λ(f) ∈ R, pues Λ(f) = Λ(f
+
) −Λ(f

) y Λ(f
+
), Λ(f

) ≥ 0.
Teorema de Representaci´on de Riesz I 10.3.1 Sea (A, T ) un espacio
topol´ogico HLC y Λ un funcional lineal y positivo en (
c
(A), entonces
316 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
existe una ´ unica medida µ, cuasi–regular en B(A), tal que para cada
f ∈ (
c
(A).
Λ(f) =
_
f dµ.
Demostraci´on. Unicidad. Si µ es cuasi–regular y satisface el re-
sultado entonces para cada abierto U ∈ T y f ∈ (
c
(A), con sop(f) ⊂ U
y 0 ≤ f ≤ I
U
,
Λ(f) =
_
f dµ ≤ µ(U),
por otra parte para cada compacto K ⊂ U, existe h ∈ (
c
(A),por el
Lema de Urysohn (10.1.6), con sop(h) ⊂ U y I
K
≤ h ≤ I
U
, por lo
que µ(K) ≤ Λ(h) ≤ µ(U), y como µ es regular interior en el abierto U
tendremos que
(10.2) µ(U) = sup¦Λ(f) : f ∈ (
c
(A), sop(f) ⊂ U, 0 ≤ f ≤ I
U
¦,
y por tanto µ est´a determinada de modo ´ unico en los abiertos y como es
regular exterior en todo conjunto, es ´ unica.
Existencia. De existir µ, la igualdad (10.2) nos indica la ´ unica forma
de definirla en T y tiene las propiedades: (a) µ(∅) = 0; (b) µ(U) ≥ 0
para todo abierto U, por ser Λ positivo; (c) µ(E) ≤ µ(U) para E ⊂ U
abiertos.
Ahora la demostraci´on consiste en:
(1) Construir una medida exterior µ

que extienda a µ.
(2) Demostrar que B(A) ⊂ /

.
(3) Demostrar que µ = µ

]B(·)
es cuasi–regular.
(4) Demostrar que Λ(f) =
_
f dµ, para toda f ∈ (
c
(A).
(1) Por (1.4.3), p´ag.23, podemos definir la medida exterior
µ

(E) =´ınf¦

i=1
µ(A
i
) : E ⊂ ∪A
i
, A
i
abiertos¦,
la cual verifica
(10.3) µ

(E) =´ınf¦µ(U) : E ⊂ U, U ∈ T ¦.
(lo cual nos dar´a autom´aticamente la regularidad exterior) para lo cual
basta demostrar que si U
n
∈ T y U = ∪U
n
, que es abierto, entonces
µ(U) ≤

µ(U
n
). Sea f ∈ (
c
(A), con sop(f) ⊂ U y 0 ≤ f ≤ I
U
,
entonces por ser sop(f) compacto tendremos que existe m ∈ N, tal que
10.3. Teoremas de representaci´on de Riesz 317
sop(f) ⊂ ∪
m
i=1
U
i
, ahora por (10.1.7) existe una partici´on de la unidad
g
1
, . . . , g
m
∈ (
c
(A), con sop(g
i
) ⊂ U
i
, 0 ≤ g
i
≤ I
U
i
y 1 =

g
i
en sop(f).
Entonces f =

fg
i
, sop(fg
i
) ⊂ U
i
y 0 ≤ fg
i
≤ I
U
i
, por tanto
Λ(f) =
m

i=1
Λ(fg
i
) ≤
m

i=1
µ(U
i
) ≤

i=1
µ(U
i
),
y tomando supremo se sigue por (10.2) µ(U) ≤

µ(U
n
) y por tanto la
igualdad (10.3). Ahora bien por esta igualdad y la propiedad (c) anterior
se sigue que µ

extiende a µ, es decir que si E es abierto µ

(E) = µ(E).
(2) Sea U abierto y veamos que es /

–medible, para lo cual basta
ver que si E ⊂ A, con µ

(E) < ∞, entonces
µ

(E) ≥ µ

(E ∩ U) +µ

(E ∩ U
c
).
Supongamos primero que E es abierto, entonces por la definici´on
(10.2) de µ(U∩E), para cada > 0 existe f ∈ (
c
(A), con sop(f) ⊂ U∩E,
0 ≤ f ≤ I
U∩E
y Λ(f) > µ(U ∩E)− y como V = E∩sop(f)
c
tambi´en es
abierto, existe g ∈ (
c
(A) con sop(g) ⊂ V , 0 ≤ g ≤ I
V
y Λ(g) > µ(V ) −,
adem´as sop(f + g) ⊂ E y como g = 0 en V
c
y f = 0 en V , entonces
0 ≤ f +g ≤ I
E
y
µ(E) ≥ Λ(f +g) = Λ(f) + Λ(g) > µ(U ∩ E) +µ(V ) −2
≥ µ

(U ∩ E) +µ

(U
c
∩ E) −2,
y el resultado se sigue haciendo → 0. Consideremos ahora que E es
arbitrario y que µ

(E) < ∞, entonces por (10.3) para cada > 0 existe
un abierto V ⊃ E, tal que µ(V ) < µ

(E) +, por tanto
µ

(E) + > µ(V ) ≥ µ

(V ∩ U) +µ

(V ∩ U
c
)
≥ µ

(E ∩ U) +µ

(E ∩ U
c
).
(3) µ = µ

]B(·)
es cuasi–regular: Es regular exterior por definici´on.
Veamos que es finita en cada compacto K: si I
K
≤ f para f ∈ (
c
(A)
(que existe por el Lema de Urysohn) y elegimos un t > 1 tendremos
que K ⊂ ¦f > 1/t¦ = U
t
, por tanto µ(K) ≤ µ(U
t
), pero adem´as U
t
es abierto y por (10.2) µ(U
t
) ≤ tΛ(f), pues para toda g ∈ (
c
(A), con
sop(g) ⊂ U
t
y 0 ≤ g ≤ I
U
t
, tendremos que g ≤ tf y por ser Λ positivo
Λ(g) ≤ tΛ(f). Ahora haciendo t →1, µ(K) ≤ Λ(f) < ∞ y µ es finita en
los compactos. Ahora si U ⊃ K es un abierto, por el Lema de Urysohn
existe f ∈ (
c
(A), con I
K
≤ f ≤ I
U
y sop(f) ⊂ U, por tanto
µ(K) ≤ Λ(f) ≤ µ(U),
318 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
y por ser µ regular exterior tendremos
(10.4) µ(K) =´ınf¦Λ(f) : f ∈ (
c
(A), I
K
≤ f¦.
Veamos ahora que µ es regular interior en cada abierto U, para ello
sea r < µ(U) entonces por (10.2) existe g ∈ (
c
(A), con g ≤ I
U
, K =
sop(g) ⊂ U, tal que r < Λ(g) < µ(U), y para toda f ∈ (
c
(A), con
I
K
≤ f, tendremos que g ≤ f, por tanto Λ(g) ≤ Λ(f) y por (10.4)
Λ(g) ≤ µ(K), por tanto r < µ(K) ≤ µ(U) y se tiene el resultado.
(4) Por linealidad basta ver que Λ(f) =
_
f dµ, para f ≥ 0. Sea > 0
y consideremos para cada n ∈ N
f
n
(x) =
_
¸
_
¸
_
0, si f(x) < (n −1),
f(x) −(n −1), si (n −1) ≤ f(x) < n,
, si n ≤ f(x),
entonces f
n
∈ (
c
(A) pues para K
0
= sop(f) y K
n
= ¦n ≤ f¦,
sop(f
n
) ⊂ K
n−1
y todas son nulas salvo un n´ umero finito, pues para
un m suficientemente grande f(x) ≤ m, ya que f es acotada. Adem´as
f =

m
n=1
f
n
y I
K
n
≤ f
n
≤ I
K
n−1
, por tanto integrando se obtiene la
primera de las desigualdades
µ(K
n
) ≤
_
f
n
dµ ≤ µ(K
n−1
),
µ(K
n
) ≤ Λ(f
n
) ≤ µ(K
n−1
),
y la de la izquierda en la segunda se sigue de (10.4) y I
K
n
≤ f
n
y la de
la derecha tambi´en de (10.4), pues para cada g ∈ (
c
, con I
K
n−1
≤ g, es
f
n
≤ g, ya que f
n
≤ I
K
n−1
, por tanto Λ(f
n
)/ ≤ Λ(g). Ahora sumando
en ambas desigualdades se tiene que

m

n=1
µ(K
n
) ≤
_
f dµ, Λ(f) ≤
m−1

n=0
µ(K
n
),
y por tanto
¸
¸
¸
¸
_
f dµ −Λ(f)
¸
¸
¸
¸
≤ [µ(K
0
) −µ(K
m
)] ≤ µ(K
0
),
pues K
m
⊂ K
0
y µ(K
m
) ≤ µ(K
0
).
10.3. Teoremas de representaci´on de Riesz 319
Nota 10.3.2 Observemos que el enunciado del Teorema de Riesz se pue-
de cambiar en los siguientes casos:
Si A es σ–compacto, poniendo regular en vez de cuasi–regular, por
(10.2.3), p´ag.310.
Si todo abierto de A es σ–compacto, poniendo simplemente finita en
los compactos en vez de cuasi–regular, que por (10.2.1), p´ag.309 equivale
a ser regular.
Corolario 10.3.3 En las condiciones del Teorema anterior si adem´ as Λ
es continua, entonces la medida µ es regular y finita y |µ| = µ(A) =
|Λ|.
Demostraci´on. Por (10.2) se tiene la igualdad en
|Λ| ≤ µ(A) = sup¦Λ(f) : f ∈ (
c
(A), 0 ≤ f ≤ 1¦ ≤ |Λ|.
Nota 10.3.4 Si denotamos con /
+
r
el subconjunto de las medidas posi-
tivas de /
r
(ver definici´on 10.2, p´ag.310) y con (
c
(A)
∗+
los funcionales
lineales continuos y positivos en (
c
(A), el resultado anterior nos dice
que hay una biyecci´on isom´etrica entre ellos, que entenderemos mejor
en el segundo Teorema de Representaci´on de Riesz (10.3.7), p´ag.321,
en el que nos preguntamos si hay un resultado an´alogo para (
c
(A)

, es
decir para los funcionales lineales continuos sin que sean necesariamente
positivos.
En este sentido lo primero que observamos es que la aplicaci´on res-
tricci´on
(
0
(A)

→(
c
(A)

,
es un isomorfismo isom´etrico, pues es inyectiva por ser (
c
(A) denso en
(
0
(A) (ver (10.2.10), p´ag.314); y es sobre y conserva la norma por el
Teorema de Hahn–Banach (6.3.7), p´ag.236.
Por otra parte cada funcional lineal y continuo complejo I ∈ (
0
(A, C)

,
est´a determinado por su restricci´on J a (
0
(A, R), pues para cada f =
f
1
+if
2
∈ (
0
(A, C), I(f) = I(f
1
)+iI(f
2
) = J(f
1
)+iJ(f
2
) y J = J
1
+iJ
2
,
para J
i
∈ (
0
(A, R)

, funcionales lineales y continuos reales. Veamos que
cada J
i
∈ (
0
(A, R)

tiene una descomposici´on de Jordan.
Teorema 10.3.5 Si J ∈ (
0
(A, R)

, existen funcionales lineales conti-
nuos y positivos J
+
, J

∈ (
0
(A, R)

, tales que J = J
+
−J

.
320 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
Demostraci´on. Para cada f ≥ 0, f ∈ (
0
(A, R), definimos
J
+
(f) = sup¦J(g) : g ∈ (
0
(A, R), 0 ≤ g ≤ f¦,
el cual es finito pues para cada g del conjunto [J(g)[ ≤ |J||f|

, por
tanto 0 ≤ J
+
(f) ≤ |J||f|

. Adem´as para cada c ≥ 0, J
+
(cf) =
cJ
+
(f) y si f
1
, f
2
≥ 0, f
i
∈ (
0
(A, R), entonces
(10.5) J
+
(f
1
+f
2
) = J
+
(f
1
) +J
+
(f
2
),
pues por una parte si 0 ≤ g
i
≤ f
i
y g
i
∈ (
0
(A, R), 0 ≤ g
1
+g
2
≤ f
1
+f
2
siendo J
+
(f
1
+ f
2
) ≥ J(g
1
+ g
2
) = J(g
1
) + J(g
2
) y tomando supremos
J
+
(f
1
+ f
2
) ≥ J
+
(f
1
) + J
+
(f
2
); y por otra parte si 0 ≤ g ≤ f
1
+ f
2
y
g ∈ (
0
(A, R), considerando g
1
= m´ın(g, f
1
) y g
2
= g −g
1
, tendremos que
g
i
∈ (
0
(A, R), 0 ≤ g
1
≤ f
1
y 0 ≤ g
2
≤ f
2
, por tanto
J(g) = J(g
1
) +J(g
2
) ≤ J
+
(f
1
) +J
+
(f
2
),
y tomando supremos tenemos la otra desigualdad.
Ahora para cada f ∈ (
0
(A, R), consideramos f = f
+
−f

y definimos
J
+
(f) = J
+
(f
+
) −J
+
(f

),
observando que si g, h ≥ 0, g, h ∈ (
0
(A, R) y f = g−h, entonces tambi´en
J
+
(f) = J
+
(g) −J
+
(h), pues f
+
+h = g +f

y por (10.5)
J
+
(f
+
) +J
+
(h) = J
+
(g) +J
+
(f

) ⇒
J
+
(f
+
) −J

(f

) = J
+
(g) −J
+
(h).
De esto se sigue que J
+
es lineal, pues para f, g ∈ (
0
(A, R) como f +g =
f
+
+g
+
−(f

+g

), tendremos que
J
+
(f +g) = J
+
(f
+
+g
+
) −J
+
(f

+g

) = J
+
(f) +J
+
(g),
y para c ∈ R, J
+
(cf) = cJ
+
(f). Adem´as es positivo y continuo, pues es
acotado ya que para cada f ∈ (
0
(A, R)
[J
+
(f)[ ≤ m´ax¦J
+
(f
+
), J
+
(f


≤ |J| m´ax¦|f
+
|

, |f

|

¦ = |J||f|

,
y |J
+
| ≤ |J|. Por ´ ultimo definimos J

(f) = J
+
(f) − J(f), el cual es
lineal, continuo y positivo y se tiene el resultado.
10.3. Teoremas de representaci´on de Riesz 321
Corolario 10.3.6 Para cada funcional lineal y continuo complejo I ∈
(
0
(A, C)

, existen cuatro medidas finitas y regulares µ
±
i
, con i = 1, 2,
tales que para µ = µ
+
1
−µ

1
+iµ
+
2
−iµ

2
∈ /(B(A), C),
I(f) =
_
f dµ.
Demostraci´on. Se sigue de los resultados anteriores pues para cada
f = f
1
+if
2
∈ (
0
(A, C), J
±
i
(f) =
_
f dµ
±
i
y
I(f) = I(f
1
) +iI(f
2
) = J(f
1
) +iJ(f
2
)
= J
1
(f
1
) +iJ
2
(f
1
) +i(J
1
(f
2
) +iJ
2
(f
2
))
= J
+
1
(f
1
) −J

1
(f
1
) +i(J
+
2
(f
1
) −J

2
(f
1
))
+i[J
+
1
(f
2
) −J

1
(f
2
) +i(J
+
2
(f
2
) −J

2
(f
2
))].
Dada µ ∈ /
r
el funcional
Λ: (
0
(A) →K, Λ(f) =
_
f dµ,
es lineal y continuo pues
[Λ(f)[ = [
_
f dµ[ ≤
_
[f[ d[µ[ ≤ |f|
t

|µ|,
y |Λ| ≤ |µ|. El siguiente teorema nos asegura que todos los funcionales
lineales y continuos en (
0
(A) son de esta forma y que adem´as |Λ| = |µ|.
Teorema de Representaci´on de Riesz II 10.3.7 La aplicaci´on
/
r
→(
0
(A)

, µ →Λ, Λ(f) =
_
f dµ,
es un isomorfismo isom´etrico.
Demostraci´on. Que es sobre lo hemos visto en (10.3.6). Veamos
que es isometr´ıa, es decir que si µ ∈ /
r
y Λ(f) =
_
f dµ, entonces
|Λ| = |µ|. La desigualdad |Λ| ≤ |µ| acabamos de verla y por otro lado
si consideramos la representaci´on polar de µ, h = dµ/d[µ[, con [h[ = 1
(ver (4.4.11), p´ag.166) y cualquier > 0, tendremos por el Teorema de
322 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
Lusin (10.2.5), p´ag.311, que existe f ∈ (
c
(A), con |f|
t

≤ 1 y f = h
salvo en un boreliano E con [µ[(E) < /2. Por tanto
|µ| = [µ[(A) =
_
hhd[µ[ =
_
hdµ = [
_
(f +h −f) dµ[
≤ [
_
f dµ[ +[
_
(h −f) dµ[ ≤ [Λ(f)[ + 2[µ[(E) ≤ |Λ| +.
Nota 10.3.8 El caso compacto de este Teorema es aparentemente un
caso particular, sin embargo es el general, pues tomando duales en la
sucesi´on exacta (10.1), p´ag.314,
0 → (
0
(A) → ((
¯
A) → ((
¯
A)/(
0
(A) ≡ K → 0
f f [f] ≡ ˆ p(f) = f(p)
tendremos la sucesi´on
0 → K → ((
¯
A)

→ (
0
(A)

→ 0
Λ Λ
]c
0
a aˆ p 0
siendo la norma del espacio (
0
(A)

la cociente, es decir

]c
0
| =´ınf¦|Γ| : Γ ∈ ((
¯
A)

, Γ = Λ en (
0
¦,
pues por un lado se tiene la desigualdad ≥ por el Teorema de Hahn–
Banach, (6.3.7), p´ag.236, ya que existe Γ ∈ ((
¯
A)

, verificando Γ = Λ
en (
0
y |Γ| = |Λ
]c
0
| y por otro lado la ≤, pues para cualquier Γ del
conjunto

]c
0
| = sup¦[Λ(f)[ : f ∈ (
0
, |f| = 1¦
= sup¦[Γ(f)[ : f ∈ (
0
, |f| = 1¦ ≤ |Γ|.
Y por otro lado tenemos la sucesi´on exacta
0 → K → /
r
(
¯
A) → /
r
(A) → 0
µ µ

a aδ
p
0
con lo que el isomorfismo isom´etrico en el caso compacto implica el del
caso localmente compacto
((
¯
A)

· /
r
(
¯
A) ⇒ (
0
(A)

· /
r
(A).
10.4. Regularidad. T. de Rad´on–Nikodym 323
10.4. Regularidad. T. de Rad´ on–Nikodym
Una interesante propiedad topol´ogica de las medidas regulares es que
para ellas existe el cerrado mas peque˜ no en el que est´a concentrada toda
la medida.
Teorema 10.4.1 Sea A HLC y / una σ–´algebra que contenga a B(A).
Si µ es una medida cuasi–regular en /, entonces la uni´ on de todos los
abiertos de medida cero por µ, es un abierto A con µ(A) = 0.
Demostraci´on. Por ser µ cuasi–regular es regular interior en el
abierto A = ∪A
i
, por tanto
µ(A) = sup¦µ(K) : K compacto, K ⊂ A¦ = 0,
pues para cada K existen i
1
, . . . , i
n
, K ⊂ ∪A
i
j
y µ(K) ≤

µ(A
i
j
) = 0.
Definici´on. Sea A HLC, / una σ–´algebra que contiene a B(A) y µ una
medida regular en /. Llamaremos soporte de µ al cerrado sop(µ) = A
c
del resultado anterior. Si µ es real finita ´o compleja, entonces llamamos
soporte de µ al soporte de [µ[.
A continuaci´ on vemos algunas propiedades del soporte de una medida
en relaci´on con la integraci´on de funciones continuas.
Ejercicio 10.4.1 Sea (., /, µ) como en (10.4.1). Demostrar:
(a) Si f : . →[0, ∞) es continua entonces
_
f dµ = 0 sii f = 0 en el sop(µ).
(b) x ∈ sop(µ) sii para toda f ∈ (
c
(.) no negativa, tal que f(x) > 0, se
tiene
_
f dµ > 0.
Definici´on. Sea c una familia de funciones f : A → R. Diremos que c
est´a dirigido superiormente si dadas f, g ∈ c existe h ∈ c, tal que f ≤ h
y g ≤ h.
Podemos dar una versi´on del teorema de la convergencia dominada
con este nuevo concepto.
324 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
Proposici´on 10.4.2 (Ver Cohn,p.229). Sea (A, /, µ) como en (10.4.1)
y c una familia de funciones semicontinuas superiormente, no negativas
y dirigidas superiormente, entonces
_
supc dµ = sup
h∈L
¦
_
hdµ¦.
Terminamos esta lecci´on contestando a dos preguntas en relaci´on con
el teorema de Radon–Nikodym. Si ν = fµ y µ es regular ¿es ν regular?,
¿podemos caracterizar estas ν aunque µ no sea σ–finita?
Teorema 10.4.3 (Ver Cohn,p.223). Sea A HLC y µ una medida regular
en B(A). Si f ∈ L
1
y ν = fµ, entonces ν es regular.
Teorema 10.4.4 (Ver Cohn,p.224). Sea (A, B(A), µ) como en (10.4.3)
y sea ν una medida regular, real finita ´o compleja. Entonces son equiva-
lentes:
(a) Existe f ∈ L
1
tal que ν(A) =
_
A
f dµ en B(A).
(b) Para A ∈ B(A), si µ(A) = 0 entonces ν(A) = 0.
(c) Para K compacto, si µ(K) = 0, entonces ν(K) = 0.
Corolario 10.4.5 (Ver Cohn,p.224). Sea (A, B(A), µ) como en (10.4.3).
La aplicaci´on
L: L
1
(A, K) →/
r
(A, K), L(f) = fµ,
induce una isometr´ıa lineal de L
1
en el subespacio de /
r
de las medidas
absolutamente continuas respecto de µ.
10.5. El dual de L
1
en un espacio Hlc
Hemos visto que L
p
y L
q
son espacios duales para 1 < p, q < ∞
conjugados. Y que L

es el dual de L
1
en un espacio de medida σ–
finito. Veremos ahora que bajo ciertas condiciones topol´ogicas este ´ ultimo
resultado es cierto aunque el espacio de medida no sea σ–finito. Para ello
utilizaremos el primer teorema de representaci´on de Riesz y los resultados
que a continuaci´on desarrollamos.
10.6. Funcionales de Rad´on 325
Proposici´on 10.5.1 Sea A un espacio HLC, Λ: (
c
(A) →K lineal y po-
sitivo y (A, /

, µ

) como en (10.3.1). Entonces son equivalentes:
(a) B ∈ /

.
(b) B ∩ U ∈ /

, para todo abierto U con µ(U) < ∞.
(c) B ∩ K ∈ /

, para todo compacto K.
Por otra parte tenemos las siguientes propiedades del espacio de me-
dida (A, /

, µ

), en cuya demostraci´on se hace uso del Lema de Zorn.
Proposici´on 10.5.2 En las condiciones de (10.5.1) existe una familia /
de compactos disjuntos de A tales que:
(a) µ(K) > 0, para cada K ∈ /.
(b) µ(K ∩ U) > 0, para cada abierto U y K ∈ / con K ∩ U ,= ∅.
(c) Si A ∈ /

y µ(A) < ∞, entonces A∩K ,= ∅ a lo sumo para una
colecci´on numerable de K ∈ /. Adem´as µ(A) =

K∈K
µ(A∩ K).
(d) A ∈ /

sii A∩ K ∈ /

para cada K ∈ /.
(e) f : A →K es medible sii para cada K ∈ /, fI
K
es medible.
Volviendo ahora al tema que nos ocupa, podemos demostrar, como
consecuencia de (10.5.2) la siguiente relaci´on entre L

1
y L

.
Teorema 10.5.3 (Ver Cohn,p.235). En las condiciones de (10.3.1) para
el espacio de medida cuasi–regular (A, /

, µ

), la aplicaci´on
T : L

−→L

1
, T(g)(f) =
_
fg dµ

,
para g ∈ L

y f ∈ L
1
, es un isomorfismo isom´etrico.
Debemos decir que aunque el teorema es v´alido reemplazando el es-
pacio de medida (A, /

, µ

) por (A, B(A), µ) cuando µ es σ–finita en
B(A), esto no es cierto en general (ver Cohn, p.236).
10.6. Funcionales de Rad´on
En esta lecci´on veremos la relaci´on existente entre los dos conceptos
de integraci´on que habitualmente siguen los textos: el abstracto, que
326 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
es el que nosotros hemos desarrollado y el topol´ogico, desarrollado por
Bourbaki y que pasamos a comentar.
Definici´on. Llamaremos funcional de Radon positivo en un espacio HLC
A, a todo funcional lineal y positivo
Λ: (
c
(A, R) −→R,
es decir tal que si f ≥ 0 entonces Λ(f) ≥ 0.
Dado un funcional de Radon positivo Λ en A, Bourbaki define un
nuevo funcional I : o
+
→ [0, ∞] en el espacio de las funciones h: A →
[0, ∞] semicontinuas inferiormente,
I(h) = sup¦Λ(g) ∈ R : g ∈ (
c
(A, R), 0 ≤ g ≤ h¦,
y despu´es para cualquier funci´on f : A →[0, ∞],
I(f) =´ınf¦I(h) : h ∈ o
+
, f ≤ h¦,
Esta I definida en el espacio de todas las funciones f : A → [0, ∞]
tiene las siguientes propiedades: I(f +g) ≤ I(f) +I(g), I(af) = aI(f),
para a ∈ [0, ∞).
Considera entonces el espacio vectorial c de las funciones f : A →
R tales que I([f[) < ∞, con la seminorma p(f) = I([f[). Considera
entonces el espacio L
1
(A, Λ) como la clausura de (
c
(A, R) en c, respecto
de la topolog´ıa que define p, y extiende Λ a L
1
(A, Λ) de la forma Λ(f) =
l´ımΛ(f
n
), para f
n
∈ (
c
(A, R) y p(f
n
−f) →0 (se demuestra que el l´ımite
existe y no depende de las f
n
). A las funciones de L
1
(A, Λ) las llama
funciones Λ–integrables e integral de f ∈ L
1
(A, Λ) a Λ(f). Dice que
f : A → R es Λ–medible si para cada compacto K y cada > 0, existe
un cerrado C ⊂ K, tal que f es continua en C y Λ(I
K\C
) ≤ . adem´as
dice que A ⊂ A es Λ–integrable si I
A
es Λ–integrable y que es Λ–medible
si I
A
es Λ–medible. En el siguiente resultado vemos qu´e relaci´on existe
entre los conceptos de Bourbaki y los que nosotros hemos desarrollado.
Teorema 10.6.1 (Ver Cohn,p.238). Sea A un espacio HLC y
Λ: (
c
(A, R) →R,
un funcional lineal y positivo. Sea L
1
(A, Λ) el espacio definido en el
p´arrafo anterior y (A, /

, µ) el espacio de medida cuasi–regular asociado
a Λ por (10.3.1). Entonces:
10.6. Funcionales de Rad´on 327
(a) L
1
(A, Λ) = L
1
(A, /

, µ, R) = L
1
.
(b) Λ(f) =
_
f dµ, para cada f ∈ L
1
.
(c) A ⊂ A es Λ–medible sii A ∈ /

.
(d) f : A →R es Λ–medible sii es medible respecto de /

.
Observemos que si Λ : (
c
(A, R) → R es lineal y positivo, entonces
para cada compacto K existe k = µ(K) < ∞ tal que para cualquier
f ∈ (
c
(A, R) con sop(f) ⊂ K
[Λ(f)[ ≤ k|f|

,
y la diferencia de dos funcionales de Rad´on positivas tiene la misma
propiedad. Esto lleva a Bourbaki a dar la siguiente definici´on.
Definici´on. Llamaremos funcional de Rad´on en A a todo funcional
Λ: (
c
(A, R) →R lineal verificando que para cada compacto K existe un
0 ≤ k < ∞ tal que para cada f ∈ (
c
(A, R) con sop(f) ⊂ K
[Λ(f)[ ≤ k|f|

.
En particular todo funcional
Λ: (
c
(A, R) →R,
lineal y continuo (al que le corresponde por (10.3.7) una medida real
regular) es de Rad´on.
Proposici´on 10.6.2 Todo funcional de Radon Λ : (
c
(A, R) →R es dife-
rencia de dos funcionales de Radon positivos Λ = Λ
+
−Λ

.
Demostraci´on. La demostraci´on es similar a la de (10.3.5), p´ag.319.
Para cada f ≥ 0, f ∈ (
c
(A, R), definimos
Λ
+
(f) = sup¦Λ(g) : g ∈ (
c
, 0 ≤ g ≤ f¦,
el cual es finito pues dado el compacto K = sop(f) existe un 0 ≤ k < ∞
tal que para cada g del conjunto, [Λ(g)[ ≤ k|g|

≤ k|f|

, por tanto
0 ≤ Λ
+
(f) ≤ k|f|

. Veamos que es lineal: Por una parte para c ≥ 0,
Λ
+
(cf) = cΛ
+
(f) y si f
1
, f
2
≥ 0, f
i
∈ (
c
, entonces
(10.6) Λ
+
(f
1
+f
2
) = Λ
+
(f
1
) + Λ
+
(f
2
),
pues por una parte si 0 ≤ g
i
≤ f
i
y g
i
∈ (
c
, 0 ≤ g
1
+ g
2
≤ f
1
+ f
2
siendo Λ
+
(f
1
+ f
2
) ≥ Λ(g
1
+ g
2
) = Λ(g
1
) + Λ(g
2
) y tomando supremos
328 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
Λ
+
(f
1
+ f
2
) ≥ Λ
+
(f
1
) + Λ
+
(f
2
); y por otra parte si 0 ≤ g ≤ f
1
+ f
2
y g ∈ (
c
, considerando g
1
= m´ın(g, f
1
) y g
2
= g − g
1
, tendremos que
g
i
∈ (
c
, 0 ≤ g
1
≤ f
1
y 0 ≤ g
2
≤ f
2
, por tanto
Λ(g) = Λ(g
1
) + Λ(g
2
) ≤ Λ
+
(f
1
) + Λ
+
(f
2
),
y tomando supremos tenemos la otra desigualdad.
Ahora para cada f ∈ (
c
, consideramos f = f
+
−f

y definimos
Λ
+
(f) = Λ
+
(f
+
) −Λ
+
(f

),
observando que si g, h ≥ 0, g, h ∈ (
c
y f = g − h, entonces tambi´en
Λ
+
(f) = Λ
+
(g) −Λ
+
(h), pues f
+
+h = g +f

y por (10.6)
Λ
+
(f
+
) + Λ
+
(h) = Λ
+
(g) + Λ
+
(f

) ⇒
Λ
+
(f
+
) −Λ
+
(f

) = Λ
+
(g) −Λ
+
(h).
De esto se sigue que Λ
+
es lineal, pues para f, g ∈ (
c
como f + g =
f
+
+g
+
−(f

+g

), tendremos que
Λ
+
(f +g) = Λ
+
(f
+
+g
+
) −Λ
+
(f

+g

) = Λ
+
(f) + Λ
+
(g),
y para c ∈ R, Λ
+
(cf) = cΛ
+
(f). Adem´as es positivo y por el Teorema
de Representaci´ on de Riesz 10.3.1 es de Rad´on, no obstante en este caso
se sigue f´acilmente ya que para cada compacto K existe un 0 ≤ k < ∞
tal que para cada f con sop(f) ⊂ K

+
(f)[ ≤ m´ax¦Λ
+
(f
+
), Λ
+
(f

)¦ ≤ k|f|

,
pues para cualquier 0 ≤ g ≤ f
±
,
[Λ(g)[ ≤ k|g|

≤ k|f|

.
Por ´ ultimo definimos Λ

(f) = Λ
+
(f) −Λ(f), el cual es lineal y positivo
y de Rad´on y se tiene el resultado.
Sin embargo aunque todo funcional de Rad´on se pone como dife-
rencia de dos funcionales de Rad´on positivos Λ = Λ
+
− Λ

, los cuales
por (10.3.1) se representan como integrales respecto de medidas cuasi–
regulares, Λ
+
(f) =
_
f dµ
1
, Λ

(f) =
_
f dµ
2
, un funcional de Rad´on no
se puede poner, en general, como una integral respecto de una medida
real. Como por ejemplo,
Λ(f) =
_
0
−∞
f dm−
_

0
f dm,
10.7. Producto de dos espacios HLC 329
pues las partes positiva y negativa de una medida real no pueden ambas
ser infinito. Sin embargo todo funcional de Rad´on s´ı puede ponerse como
diferencia de dos integrales respecto de medidas de Borel cuasi–regulares.
En base a esto podemos decir que los funcionales de Rad´on positivos se
corresponden con las medidas (cuasi–regulares), mientras que las funcio-
nales de Rad´on con las “medidas reales a las que admitimos que tomen
el valor ∞ y el valor −∞”, por esta raz´on algunos autores los llaman
medidas de Radon.
10.7. Producto de dos espacios HLC
Hemos visto que si (A
1
, /
1
, µ
1
) y (A
2
, /
2
, µ
2
) son espacios de medida
σ–finita, entonces en (A
1
A
2
, /
1
⊗ /
2
) existe una ´ unica medida µ =
µ
1
µ
2
, tal que para cada A ∈ /
1
y B ∈ /
2
, µ(AB) = µ
1
(A)µ
2
(B).
Nos preguntamos ahora como podemos mejorar este resultado si im-
ponemos propiedades topol´ogicas a los espacios A
i
. Sean A
1
y A
2
espacios
HLC, consideremos las σ–´algebras de Borel B
1
= B(A
1
) y B
2
= B(A
2
)
y sendas medidas µ
1
y µ
2
en B
1
y B
2
, cuasi–regulares. En este caso es
f´ acil demostrar que A
1
A
2
es HLC. Pero:
¿Es B
1
⊗B
2
= B(A
1
A
2
)?.
¿Existe µ
1
µ
2
?.
¿Si existe, es regular µ
1
µ
2
?.
Dos obst´aculos nos encontramos de entrada. El primero consiste en
que una medida cuasi–regular no es necesariamente σ–finita. El segundo
que aunque B
1
⊗B
2
⊂ B(A
1
A
2
) en general no se da la igualdad, por
tanto no tiene sentido hablar de regularidad de una medida definida en
B
1
⊗B
2
. A continuaci´on estudiamos dos formas de abordar este problema.
La primera consiste en considerar que los A
i
tienen bases numerables
para sus topolog´ıas, en cuyo caso B
1
⊗B
2
= B(A
1
A
2
) y si µ
1
y µ
2
son
cuasi–regulares veremos que son σ–finitas, en cuyo caso existe µ
1
µ
2
y es cuasi–regular. La segunda consiste en utilizar el primer teorema de
Representaci´on de Riesz para construir el espacio producto.
330 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
Lema 10.7.1 (Ver Cohn,p.241). Sean A
1
y A
2
Hausdorff. Entonces:
a) B
1
⊗B
2
⊂ B(A
1
A
2
) = B.
b) Si E ∈ B, x ∈ A
1
, y ∈ A
2
, entonces E
x
∈ B
2
y E
y
∈ B
1
.
c) Sea f : (A
1
A
2
, B) → R medible, x ∈ A
1
e y ∈ A
2
, entonces f
x
es B
2
–medible y f
y
es B
1
–medible.
Teorema 10.7.2 (Ver Cohn,p.242). Sean A
1
y A
2
HLC con bases nu-
merables para sus topolog´ıas respectivas. Entonces B = B
1
⊗ B
2
y si µ
1
y µ
2
son medidas cuasi–regulares en (A
1
, B
1
) y (A
2
, B
2
), entonces son
σ–finitas y µ
1
µ
2
es cuasi–regular en (A
1
A
2
, B).
El segundo procedimiento hemos dicho que se basa en el teorema de
representaci´on de Riesz y lo hace del siguiente modo. Consideremos los
dos espacios HLC cuasi–regulares (A
i
, B
i
, µ
i
) y A = A
1
A
2
. Entonces
para funciones h ∈ (
c
(A
1
, R), g ∈ (
c
(A
2
, R) y f : A → R, f(x, y) =
h(x)g(y) se tiene que f ∈ (
c
(A, R) y
_ _
f dµ
1

2
=
_ _
f dµ
2

1
.
Por otra parte las combinaciones lineales finitas de funciones de este
tipo son densas en (
c
(A, R). Esto puede verse utilizando el Teorema
de Weierstrass, as´ı lo hacen Segal—Kunze, p.132 ´o Lang, p.343, o di-
rectamente como hace el Cohn utilizando las propiedades de los espacios
en cuesti´on. Esta forma ser´a la que nosotros seguiremos. De esta forma
podremos definir un funcional lineal positivo Λ en (
c
(A, R) mediante la
igualdad anterior Λ(f) =
_
f dµ
1

2
aplicando a continuaci´on el teorema
de Riesz.
Lema 10.7.3 (Ver Cohn,p.243). Sean A
1
y A
2
espacios topol´ogicos con
A
2
compacto y f : A
1
A
2
→ R continua. Entonces para cada x
1
∈ A
1
y cada > 0, existe un abierto U ⊂ A
1
, con x
1
∈ U, tal que para cada
x ∈ U e y ∈ A
2
, [f(x, y) −f(x
1
, y)[ ≤ .
Proposici´on 10.7.4 (Ver Cohn,p.243). Sean (A
i
, B
i
, µ
i
) espacios HLC
de Borel cuasi–regulares para i = 1, 2. Sea A = A
1
A
2
, y f ∈ (
c
(A, R).
Entonces:
a) Para cada (x, y) ∈ A, f
x
∈ (
c
(A
2
, R), f
y
∈ (
c
(A
1
, R).
b) Las funciones A
1
→ R, x →
_
f
x

2
, y A
2
→ R, y →
_
f
y

1
,
est´an en (
c
(A
1
, R) y (
c
(A
2
, R) respectivamente.
c)
_ _
f dµ
1

2
=
_ _
f dµ
2

1
.
Definimos ahora el funcional lineal y positivo
Λ : (
c
(A, R) →R, Λ(f) =
_ _
f dµ
1

2
,
10.7. Producto de dos espacios HLC 331
y aplicando el Teorema de representaci´on de Riesz (10.3.1), p´ag.315,
tendremos que existe una medida cuasi–regular µ en B(A), tal que
Λ(f) =
_
fdµ.
Definici´on. En las condiciones anteriores llamamos a µ = µ
1
µ
2
la
medida (cuasi–regular) producto de µ
1
y µ
2
.
Proposici´on 10.7.5 (Ver Cohn,p.245). Sean (A
i
, B
i
, µ
i
), para i = 1, 2
como en (10.7.4). Sea A = A
1
A
2
, B = B(A), µ = µ
1
µ
2
y U abierto
de A. Entonces:
a) Las funciones h
1
(x) = µ
2
(U
x
) en A
1
y h
2
(y) = µ
1
(U
y
) en A
2
son
semicontinuas inferiormente.
b) µ(U) =
_
h
1

1
=
_
h
2

2
.
Si E ∈ B(A) y E ⊂ A B con A ∈ B(A
1
) y B ∈ B(A
2
), σ–finitos por
µ
1
y µ
2
respectivamente, entonces tambi´en se tiene:
c) h
1
(x) = µ
2
(E
x
) en A
1
y h
2
(y) = µ
1
(E
y
) en A
2
son Borel medibles.
d) µ(E) =
_
h
1

1
=
_
h
2

2
.
Por ´ ultimo tenemos la siguiente versi´on del teorema de Fubini.
Teorema de Fubini 10.7.6 (Ver Cohn,p.247). Sean (A
i
, B
i
, µ
i
) y (A, B, µ)
como en (10.7.5). Si f ∈ L
1
(A) y existen A ∈ B
1
y B ∈ B
2
, σ–finitos
por µ
1
y µ
2
respectivamente y tales que f = 0 en A¸(AB), entonces:
a) f
x
∈ L
1
(A
2
) c.s. (B
1
, µ
1
), f
y
∈ L
1
(A
1
) c.s. (B
2
, µ
2
).
b) Las funciones h
1
∈ L
1
(A
1
), h
2
∈ L
1
(A
2
), donde
h
1
(x) =
_
_
f
x

2
si f
x
∈ L
1
(A
2
)
0 en caso contrario
h
2
(y) =
_
_
f
y

1
si f
y
∈ L
1
(A
1
)
0 en caso contrario
c)
_
f dµ =
_ _
f dµ
1

2
=
_ _
f dµ
2

1
.
332 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
10.8. Producto no numerable de espacios
Vamos a seguir dos v´ıas distintas, aunque ambas topol´ogicas, para
construir una medida en el producto de una cantidad no numerable de
espacios medibles (A
t
, /
t
). En la primera, en la que seguiremos el Ash,
consideraremos que los espacios A
t
son polacos.
Definici´on. Diremos que un espacio topol´ogico A es polaco si es sepa-
rable y metrizable por una m´etrica completa.
En la segunda, en la que seguiremos el Tjur, haremos uso del primer
teorema de representaci´on de Riesz y los espacios A
t
ser´an Hausdorff y
compactos.
Sean (A
t
, /
t
), con t ∈ T una familia de espacios medibles. Sea A =

A
t
, es decir el conjunto de las aplicaciones x : T → ∪A
t
, tales que
para cada t ∈ T, x(t) ∈ A
t
.
Definici´on. Para cada subconjunto finito de T, I = ¦t
1
, . . . , t
n
¦, deno-
temos por
A
I
= A
t
1
A
t
n
, /
I
= /
t
1
⊗ ⊗/
t
n
,
Llamaremos cilindro con base B ⊂ A
I
al conjunto B(I) = ¦x ∈ A :
(x(t
1
), . . . , x(t
n
)) ∈ B¦.
Diremos que B(I) es un cilindro medible si B ∈ /
I
, y diremos que
B(I) es un producto finito de medibles si B = B
1
B
n
, con B
i
∈ /
t
i
.
Denotaremos con /
T
=

/
t
a la m´ınima σ–´algebra de A = A
T
que contiene a los cilindros medibles (observemos que estos forman un
´algebra).
Definici´on. Llamaremos σ–´algebra producto de los espacios medibles
(A
t
, /
t
), a la ´ unica σ–´algebra / del producto A, que verifica las siguien-
tes condiciones:
a) Para cada s ∈ T la proyecci´on π
s
: A → A
s
, π
s
(x) = x(s) es
medible.
b) Dado cualquier otro espacio medible (Ω, T) una aplicaci´on F :
Ω →A es medible sii lo son todas las F
t
= π
t
◦ F, para t ∈ T.
Se verifica que la σ–´algebra /
T
satisface ambas propiedades.
10.8. Producto no numerable de espacios 333
Nuestra intenci´on es construir una medida sobre / = /
T
, que sea
consistente con la dada para T finito o numerable.
Definici´on. Sean I ⊂ J ⊂ T. Definimos la proyecci´on de J en I, como
la aplicaci´on
π
JI
: A
J
→A
I
, π
JI
(x) = x
]I
Es f´acil demostrar que π
JI
es medible respecto de las σ–´algebras
definidas anteriormente /
J
y /
I
y que si I ⊂ J ⊂ K ⊂ T, entonces
π
KI
= π
JI
◦ π
KJ
Definici´on. Diremos que una funci´on f : A →R es funci´on de un n´ ume-
ro finito de variables si existe I ⊂ T finito y f
I
: A
I
→ R, tales que
f = f
I
◦ π
TI
.
Definici´on. Sea o ⊂ T(T) una colecci´on de subconjuntos de T. Dire-
mos que las medidas µ
I
en los espacios medibles (A
I
, /
I
), para I ∈ o,
satisfacen la condici´on de consistencia o que son consistentes si dados
J, I ∈ o, con J ⊂ I se tiene que µ
J
= π
IJ∗

I
), es decir para cada
B
J
∈ /
J
, µ
J
(B
J
) = µ
I

−1
IJ
(B
J
)].
Si µ es una medida en (A, /), podemos definir una medida µ
I
=
π
TI∗
(µ) en cada (A
I
, /
I
), para I ⊂ T, es decir µ
I
(B
I
) = µ[π
−1
TI
(B
I
)],
para cada B
I
∈ /
I
.
En este caso las medidas µ
I
para I ∈ T(T) son consistentes. Como
tambi´en son consistentes las µ
I
para I ∈ o donde o recorre los conjun-
tos finitos de T. El objetivo de esta lecci´on es probar que, bajo ciertas
condiciones topol´ogicas, tambi´en se tiene el rec´ıproco.
Lema 10.8.1 (Ver Cohn,p.207). Sea A Hausdorff tal que cada abierto
es uni´on numerable de cerrados y sea µ una medida finita en B(A),
entonces para cada E ∈ B(A),
µ(E) =´ınf¦µ(A) : E ⊂ A, A abierto¦
= sup¦µ(C) : C ⊂ E, C cerrado¦.
Teorema 10.8.2 (Ver Cohn,p.258). Sea A un espacio polaco. Entonces
cada medida finita en B(A) es regular.
Teorema 10.8.3 (Ver Ash,p.191; Cohn,p.256). Sea (A
n
, d
n
) una suce-
si´on de espacios metrizables y separables y sea A =

A
n
, entonces
B(A) =

B(A
n
).
334 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
Podemos enunciar el resultado fundamental de esta lecci´on.
Teorema de Extensi´on de Kolmogorov I 10.8.4 (Ver Ash,p.191). Sea
A
t
un espacio polaco para cada t ∈ T y consideremos para cada I ⊂ T
finito, una probabilidad P
I
en el espacio (A
I
, B(A
I
)), que sean consis-
tentes. Entonces existe una ´ unica probabilidad P en (A
T
, B
T
), tal que
para cada I ⊂ T finito π
TI∗
(P) = P
I
.
Veamos ahora la otra versi´on del resultado.
Proposici´on 10.8.5 (Ver Tjur,p.7). Para cada t ∈ T sea A
t
Hausdorff y
compacto y sea A =

A
t
. Entonces el espacio (
f
(A) de las funciones
continuas reales, de un n´ umero finito de variables en A, es denso en
((A) con la norma del supremo.
Teorema de Extensi´on de Kolmogorov II 10.8.6 (Ver Tjur,p.27) Para
cada t ∈ T sea A
t
Hausdorff y compacto y sea µ
I
para cada I ⊂ T finito,
una medida regular en (A
I
, B(A
I
)) consistentes. Entonces existe una
´ unica medida regular µ en (A, B(A)), tal que para cada I ⊂ T finito,
µ
I
= π
TI∗
(µ).
Un caso particularmente importante, satisfaciendo las hip´otesis de
este teorema, se tiene cuando en cada espacio medible (A
t
, B(A
t
)) hay
definida una medida regular µ
t
. Pues para cada I ⊂ T finito, podemos
definir en (A
I
, B(A
I
)) la medida regular producto µ
I
(ver la p´ag.331,
donde lo hemos hecho para 2), y son consistentes. No obstante en este
caso si las µ
t
son probabilidades, la existencia de µ vendr´ıa dada sin
necesidad de hacer consideraciones topol´ogicas (ver la Nota (3.7.7) de la
p´agina 143 del tema de la medida producto). Para terminar la lecci´on
debemos decir que una de las razones que dan importancia a este resul-
tado, es que sirve como base para el estudio de los procesos estoc´asticos,
que son familias de variables aleatorias definidas sobre un espacio pro-
babil´ıstico.
10.9. Medida de Haar en grupos compactos 335
10.9. Medida de Haar en grupos compactos
Definici´on. Un Grupo topol´ogico es un espacio topol´ogico ( que tie-
ne una estructura de grupo, para el que las operaciones de grupo son
continuas
( ( →(, (x, y) →xy,
( →(, x →x
−1
,
o equivalentemente que lo es la aplicaci´on ( ( →(, (x, y) →xy
−1
.
Definici´on. Un grupo localmente compacto es un grupo topol´ogico HLC.
Un grupo compacto es un grupo topol´ogico Hausdorff compacto.
La medida de Haar es una generalizaci´on de la medida de Lebesgue
en R
n
a un grupo localmente compacto (, en el sentido de que es una
medida µ en los borelianos de (, regular e invariante por traslaciones
(por la derecha ´ o por la izquierda, que en general ser´a distinto a menos
que el grupo sea abeliano), es decir tal que para cada boreliano B y cada
x ∈ ( —si es invariante por la izquierda—, µ(B) = µ(xB), para todo x.
Nosotros demostraremos la existencia y unicidad de tal medida en
un grupo compacto como consecuencia de un Teorema de punto fijo de
Kakutani y del Teorema de Representaci´on de Riesz.
Definici´on. Sea (A, | |) un espacio normado, diremos que una familia
O de operadores lineales F : A →A, es equicontinua en A ⊂ A, si para
cada entorno abierto U de 0, hay un entorno abierto V de 0, tales que
si x, y ∈ A y x −y ∈ V , entonces F(x −y) ∈ U, para toda F ∈ O.
Teorema de punto fijo de Kakutani 10.9.1 (Ver Mukherjea-Pothoven,p.453).
Sea A un espacio normado, K ⊂ A compacto y convexo y O un grupo
de operadores lineales de A equicontinuos en K, tales que F(K) ⊂ K
para cada F ∈ O. Entonces existe x ∈ A tal que F(x) = x para toda
F ∈ O.
Veamos antes de pasar a la existencia de la medida de Haar, algunos
resultados que necesitaremos sobre grupos topol´ogicos.
Proposici´on 10.9.2 Sea ( un grupo topol´ogico y x ∈ (. Entonces las
aplicaciones y →xy, y →yx, y →y
−1
son homeomorfismos de (.
336 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
Proposici´on 10.9.3 (Ver Mukherjea-Pothoven,p.455). Sea ( un grupo
topol´ogico y e ∈ ( el neutro. Entonces son equivalentes:
a) ( es T
0
.
b) ( es T
1
.
c) ( es T
2
.
d) ¦e¦ es la intersecci´on de todos los abiertos que lo contienen.
e) ¦e¦ es cerrado.
Proposici´on 10.9.4 (Ver Mukherjea-Pothoven,p.455).Sea ( un grupo to-
pol´ogico, entonces toda f ∈ (
c
((, R) es uniformemente continua.
A continuaci´on y como consecuencia de (10.9.4) y del Teorema de
Ascoli—Arzel´a (ver Ash, p.396), veremos que para ( grupo compacto,
el espacio normado ((() de las funciones reales continuas en ( con la
norma del supremo y f ∈ ((() fijo, la envolvente convexa de las funciones
f
s
(x) = f(sx), con s ∈ (, es densa en un compacto de ((().
Teorema 10.9.5 (Ver Mukherjea-Pothoven,p.456) Sea ( un grupo com-
pacto y f ∈ (((). Si
(
f
= ¦
n

i=1
a
i
f
s
i
∈ ((() : n ∈ N,
0 ≤ a
i
≤ 1,

a
i
= 1, f
s
i
(x) = f(s
i
x), s
i
∈ (¦,
entonces Adh((
f
) es un compacto de C((), con la topolog´ıa de la norma
del supremo.
Como consecuencia de (10.9.5) y del Teorema de Kakutani (10.9.1)
tenemos el siguiente resultado.
Teorema 10.9.6 (Ver Mukherjea-Pothoven,p.457). Sea ( un grupo com-
pacto. Existe una ´ unica probabilidad regular P en B(() tal que para cada
f ∈ ((() y s ∈ ( se tiene
_
f dP =
_
f
s
dP =
_
f
s
dP =
_
(f ◦ i)dP
para f
s
(x) = f(sx), f
s
(x) = f(xs) y i(x) = x
−1
. A esta medida P la
llamamos probabilidad de Haar de (.
10.10. La integral de Daniell 337
Teorema 10.9.7 Sea ( un grupo compacto y P su probabilidad de Haar.
Entonces:
a) Para cada B ∈ B(() y x ∈ (, P(B) = P(xB) = P(Bx) =
P(B
−1
), para B
−1
= ¦x
−1
: x ∈ B¦.
b) Para cada abierto V de (, P(V ) > 0.
10.10. La integral de Daniell
Hay otra forma de introducir el concepto de integral, sin utilizar para
ello el concepto de medida. La idea fundamental consiste en considerar
la integral como un funcional lineal sobre un cierto espacio vectorial de
“funciones elementales”, que bajo ciertas hip´otesis apropiadas podremos
extender a una clase de funciones m´as amplia, a fin de que los teoremas
fundamentales de convergencia sean v´alidos. Este proceso fue llevado a
cabo por Daniell, en 1918, para el caso en el que las funciones elemen-
tales consideradas eran (
c
(R, R) y el funcional la integral de Riemann.
Partiendo de esto, la extensi´on que se obtiene son las funciones Lebes-
gue integrables y la integral de Lebesgue. Este proceso fue generalizado
por Stone. Nuestra intenci´on en esta lecci´on es estudiar este proceso de
extensi´on y analizar su conexi´on con la teor´ıa de la medida.
Definici´on. Por un ret´ıculo vectorial L en un conjunto A entenderemos
un espacio vectorial de funciones f : A →R tal que:
a) Si f ∈ L, entonces [f[ ∈ L.
Diremos que un ret´ıculo vectorial L en A es de Stone si satisface,
b) Si f ∈ L entonces m´ın¦1, f¦ ∈ L.
Proposici´on 10.10.1 En un ret´ıculo vectorial L de A se tienen las si-
guientes propiedades:
i) Si f, g ∈ L entonces
f ∨ g = m´ax¦f, g¦ = (1/2)[f +g +[f −g[] ∈ L.
338 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
ii) Si f, g ∈ L entonces
f ∧ g = m´ın¦f, g¦ = −m´ax¦−f, −g¦ ∈ L.
iii) Si f ∈ L entonces f
+
, f

∈ L y f = f
+
−f

.
Definici´on. Sea L un ret´ıculo vectorial. Diremos que un funcional lineal
I : L → R es una integral de Daniell si es positivo, es decir si f ∈ L y
f ≥ 0 entonces I(f) ≥ 0, y satisface la condici´ on:
c) Si f
n
∈ L y f
n
↓ 0, entonces I(f
n
) ↓ 0 ´o equivalentemente si
f
n
∈ L, f
n
↑ f y f ∈ L entonces I(f
n
) ↑ I(f).
El primer paso para hacer la extensi´on que pretendemos de este fun-
cional, consiste en quedarnos con las funciones f ∈ L no negativas, con-
junto que denotaremos con L
+
. A continuaci´on se prueba que I puede
extenderse de forma natural a los l´ımites ascendentes de funciones de
L
+
.
Lema 10.10.2 (Ver Ash,p.171). Sean f
n
, g
n
∈ L, tales que f
n
↑ f y
g
n
↑ g. Si f ≤ g, entonces l´ımI(f
n
) ≤ l´ımI(g
n
).
En base a esto definimos el conjunto
L
t
= ¦f = l´ımf
n
: f
n
∈ L
+
, f
n
↑ f¦,
y extendemos I de L
+
a L
t
de modo que para cada f ∈ L
t
tal que
f = l´ımf
n
, con f
n
∈ L
+
y f
n
↑ f, I(f) = l´ımI(f
n
).
Esta extensi´on tiene las siguientes propiedades.
Proposici´on 10.10.3 (Ver Ash,p.171). En las condiciones anteriores se
tiene:
a) Para cada f ∈ L
t
, 0 ≤ I(f) ≤ ∞.
b) Si f, g ∈ L
t
y f ≤ g entonces I(f) ≤ I(g).
c) Si f ∈ L
t
y a ∈ [0, ∞), entonces af ∈ L
t
y I(af) = aI(f).
d) Si f, g ∈ L
t
, entonces f +g, f ∨ g, f ∧ g ∈ L
t
y
I(f +g) = I(f ∨ g) +I(f ∧ g) = I(f) +I(g).
e) Si f
n
↑ f, con f
n
∈ L
t
, entonces f ∈ L
t
y I(f
n
) ↑ I(f).
10.10. La integral de Daniell 339
Definici´on. Diremos que un A ⊂ A es L—abierto si I
A
∈ L
t
. Denota-
remos el conjunto de los L—abiertos por T
L
y definimos la funci´on de
conjunto
µ : T
L
→[0, ∞], µ(A) = I(I
A
).
Proposici´on 10.10.4 (Ver Ash,p.173). En los t´erminos anteriores se tie-
ne que:
a) ∅, A ∈ T
L
, µ(∅) = 0.
b) Si A, B ∈ T
L
entonces A∪B, A∩B ∈ T
L
y µ(A∪B) +µ(A∩B) =
µ(A) +µ(B).
c) Si A, B ∈ T
L
y A ⊂ B entonces µ(A) ≤ µ(B).
d) Si A
n
∈ T
L
y A
n
↑ A, entonces A ∈ T
L
y µ(A
n
) ↑ µ(A).
Nota 10.10.5 En un espacio HLC A, se tiene que:
“La m´ınima σ–´algebra que hace medibles a todas las funciones de
(
c
(A) es la σ–´algebra de Baire, la cual est´a generada por los compac-
tos que son intersecci´ on numerable de abiertos”. (Ver Royden, p.301;
Weir, p.180).
Por otra parte se tiene que: “Las funciones medibles respecto de la
σ–´algebra de Baire forman el ret´ıculo vectorial m´as peque˜ no de funciones
en A que contiene a (
c
(A), a las funciones constantes y es cerrado para
la convergencia puntual de sucesiones de funciones”. (Ver Weir, p.180).
Si ahora pedimos que L sea un ret´ıculo vectorial de Stone tendremos
una importante relaci´on entre los conjuntos L–abiertos y las funciones de
L, en un sentido que recuerda la relaci´on anterior entre los conjuntos de
Baire y las funciones continuas reales de soporte compacto en un espacio
Hausdorff localmente compacto.
Proposici´on 10.10.6 (Ver Mukherjea-Pothoven,p.394). Sea L un ret´ıcu-
lo vectorial de Stone de funciones sobre A, L
t
la extensi´on correspon-
diente y T
L
los conjuntos L—abiertos de A. Entonces:
a) Para cada t > 0 y f ∈ L
t
, el conjunto ¦x ∈ A : f(x) > t¦ ∈ T
L
,
por tanto si llamamos B(A) = σ(T
L
),
f : (A, B(A)) →(R, B(R)),
es medible.
b) La m´ınima σ–´algebra que hace medibles a las funciones de L es
B(A).
340 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
Nuestra intenci´on ahora es, dado (A, L, I) con L ret´ıculo vectorial
de Stone e I una integral de Daniell, construir un espacio de medida
(A, /, µ) con B(A) ⊂ /, tal que L ⊂ L
1
e I(f) =
_
f dµ, para cada
f ∈ L. Para ello construimos una medida exterior, tal que para cada
E ⊂ A
µ

(E) =´ınf¦µ(A) : E ⊂ A, A ∈ T
L
¦.
Observemos que si E ∈ T
L
entonces µ

(E) = µ(E).
Proposici´on 10.10.7 (Ver Mukherjea-Pothoven,p.394). La funci´on de con-
junto µ

es una medida exterior.
Hemos demostrado en el Teorema de Extensi´on de Caratheodory
(1.4.7), p´ag.25, que la familia /

de los conjuntos B ⊂ A, µ

—medibles,
es decir tales que para cualquier E ⊂ A,
µ

(E) = µ

(E ∩ B) +µ

(E ∩ B
c
),
forman una σ–´algebra de A y que µ

restringida a /

es una medida.
En nuestro caso tenemos que T
L
⊂ /

(ver Mukherjea-Pothoven,
p.395) y por tanto B(A) = σ(T
L
) ⊂ /

.
Podemos ahora enunciar el principal resultado de la lecci´on.
Teorema de Representaci´on de Daniell–Stone 10.10.8 (Ver Mukherjea-
Pothoven, p.396-8) . Sea L un ret´ıculo de Stone de funciones reales en
A e I una integral de Daniell en L. Entonces existe una ´ unica medida λ
en B(A) —que es µ

restringida a B(A)—, verificando las condiciones:
a) L ⊂ L
1
(A, B(A), λ).
b) I(f) =
_
f dλ, para cada f ∈ L.
c) Para cada E ∈ B(A),
λ(E) =´ınf¦µ(A) : E ⊂ A, A ∈ T
L
¦.
Dicha medida es una extensi´on de µ y es ´ unica aunque (c) lo modi-
fiquemos por la siguiente condici´on.
Proposici´on 10.10.9 (ver Mukherjea-Pothoven,p.398). Sea L un ret´ıcu-
lo vectorial en A e I una integral de Daniell en L. Supongamos que
λ es una medida en B(A) satisfaciendo (a), (b) del anterior resultado
(10.10.8) y:
c’) Existen A
n
∈ T
L
tales que ∪A
n
= A y λ(A
n
) < ∞.
Entonces λ es ´ unica.
10.11. Bibliograf´ıa y comentarios 341
10.11. Bibliograf´ıa y comentarios
Este cap´ıtulo es una especie de caj´on de sastre en el que hemos colo-
cado aquellos resultados, a nuestro entender mas importantes, en los que
se relacionan la topolog´ıa y la medida. No obstante hay muchas cuestio-
nes relativas a este t´opico que no hemos incluido y que esperamos cubrir
con las referencias y comentarios que a continuaci´on detallamos. Por lo
que respecta a la confecci´on directa del tema, la bibliograf´ıa b´asica es la
siguiente:
Ash, R.B.: “Real Analysis and Probability”. Ac.Press, 1972.
Cohn, D.L.: “Measure theory”. Birkhauser (Boston), 1980.
Lang, S.: “Real Analysis”. Addison–Wesley, 1969.
Muhkerjea, A. and Pothoven, K.: “Real and functional Analysis”. Plenum Press,
1978.
Royden, H.L.: “Real Analysis”. McMillan Pub., 1968.
Rudin, W.: “Real and complex analysis”, Tata McGraw–Hill, 1974.
Segal, I.E. and Kunze, R.A.: “Integrals and operators”. Springer–Verlag, 1978.
Tjur, T.: “Probability based on Radon Measures”. J.Willey, 1980.
Weir, A.J.: “General integration and measure. Vol.II ”. Cambridge Univ. Press,
1974.
Como bibliograf´ıa complementaria consideramos el
Dinculeanu, N.: “Integration on locally compact spaces”. Noordhoff, 1974.
que es un grueso tratado, continuaci´on del libro del mismo autor “Vector
measures”, y en el que se estudia la integraci´on de funciones f : A →E
donde A es Hausdorff localmente compacto y E es de Banach. La im-
portancia de los espacios localmente compactos en la teor´ıa de la medida
queda justificada, en palabras de este autor en el prefacio de su libro,
por las siguientes tres razones:
1.- Los espacios localmente compactos tienen la propiedad de que las me-
didas definidas sobre ellos poseen propiedades similares a las de la medida de
Lebesgue en R. Una de las caracter´ısticas principales de estos espacios es la
existencia de una rica clase de subconjuntos con propiedades muy importantes:
Los compactos. Otra importante caracter´ıstica es la existencia de una familia
localmente numerable (ver p.190 del libro) de compactos disjuntos cuya uni´on
342 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
es casi igual a todo el espacio. Esto permite establecer teoremas cl´ asicos como
Rad´ on—Nikodym ´ o Fubini sin hacer restricciones sobre la medida.
2.- Los espacios localmente compactos son al mismo tiempo suficientemente
generales como para que una teor´ıa de integraci´ on, desarrollada en ellos, sea
aplicable en distintas ´ areas del An´ alisis, como por ejemplo en An´ alisis arm´ onico
o la teor´ıa potencial.
3.- Por ´ ultimo, la integraci´ on sobre espacios abstractos puede siempre ser
reducida a la integraci´ on sobre espacios localmente compactos.
Esta ´ ultima raz´on puede leerse tambi´en en la p.2 del libro
Nachbin, L.: “The Haar integral ”. Krieger, 1976.
en la que a˜ nade su autor que tal reducci´on puede hacerse en cierto sentido
en base a un cierto resultado de Kakutani del que no da referencia.
Desconocemos tal resultado, no obstante remitimos al lector al cap´ıtulo
VIII, p.233 del libro de Segal—Kunze, sobre teor´ıa de integraci´on
algebraica, en la que se da un resultado en esta linea de inter´es en teor´ıa
de probabilidades. Tal resultado se basa en las ideas de Gelfand de
representaci´on de un anillo conmutativo como un espacio de funciones
continuas sobre su espectro.
En los libros de Tjur, p.23 y Lang, p.339, podemos encontrar un
interesante resultado v´alido en los espacios localmente compactos, en
el que se construye una (´ unica) medida en todo el espacio, a partir de
una familia de medidas en abiertos del espacio que lo recubren, con la
propiedad de que en la intersecci´on de dos abiertos de la familia las co-
rrespondientes medidas coinciden, de tal manera que la medida obtenida
restringida a cada abierto nos da la del abierto. En el Segal—Kunze,
p.132, se demuestra un teorema de la medida producto para σ–anillos de
Baire, que complementa el dado por nosotros en (10.7.2). En este teo-
rema se establece que el producto de σ–anillos de Baire es un σ–anillo
de Baire —ver tambi´en Halmos, p.222—, y que el producto de medi-
das regulares es regular. Su prueba hace uso, como comentamos en la
lecci´on 7, del teorema de Stone-Weierstrass. Si el espacio tiene una base
numerable para su topolog´ıa, entonces los σ–anillos de Borel y de Baire
coinciden (ver Segal—Kunze, p.54). En el Royden, p.314 se demues-
tra que toda medida de Baire regular puede extenderse a una medida de
Borel cuasi–regular, tal que cada Borel de medida finita puede ponerse
como diferencia sim´etrica de un Baire y un Borel de medida nula.
En el libro de Segal—Kunze, “se sugiere. . . ”, en palabras de Con-
tantinescu—Weber, “. . . pero no se desarrolla, la definici´on abstracta
de integral. . . ”, que utilizan en su libro
10.11. Bibliograf´ıa y comentarios 343
Constantinescu,C. and Weber,K.: “Integration theory, Vol.I, Measure and inte-
gral ”. J.Wiley, 1985.
en el que la intenci´on de sus autores es unificar los dos aspectos en los
que se ha venido considerando la teor´ıa de la integraci´on en la segunda
mitad del siglo XX: el abstracto y el topol´ogico. Hemos visto en algunos
resultados del tema, y lo coment´abamos a prop´osito de las razones de
Dinculeanu sobre su preferencia de la teor´ıa topol´ogica, que cuando
el espacio tiene buenas propiedades topol´ogicas, ambas teor´ıas llevan
pr´acticamente a los mismos resultados esenciales. Pero para espacios
topol´ogicos mas complicados la teor´ıa topol´ogica lleva a resultados mas
fuertes. La unificaci´on de estas dos v´ıas propuesta por estos autores se
basa en una definici´on alternativa para la integral de la teor´ıa abstracta,
de tal manera que incluye a la antigua, en el sentido de que aumentan
las funciones integrables y las que antes lo eran siguen teniendo la misma
integral. Adem´as ambas definiciones coinciden si el espacio es σ–finito.
El libro desarrolla los conceptos siguiendo el marco de ideas de Daniell.
En el libro de
Oxtoby,J.C.: “Measure and Category”. Springer–Verlag, 1971.
hay dos temas principales —ambos relacionando la topolog´ıa con la
medida—, que son: El teorema de la categor´ıa de Baire, como un
m´etodo para probar la existencia (ver la lecci´on de an´alisis de Fourier en
((T)). Y la dualidad entre categor´ıa (en el sentido topol´ogico) y medida.
Hagamos un poco de historia sobre los resultados mas importantes
del tema. En 1903 Hadamard propone en la nota
Hadamard: “Sur les operations fonctionelles”. C.R.Acad.Sci. Paris, 1903.
el problema de encontrar una expresi´on anal´ıtica para los funcionales
lineales y continuos de ([a, b].
´
El mismo contesta la cuesti´on del siguiente
modo:
“Dado Λ : ([a, b] →R lineal y continuo puede ponerse de la forma
Λ(f) = l´ım
y→∞
_
F(x, y)f(x)dx,
para F continua”.
Sin embargo esta representaci´on no es ´ unica. En 1909 Riesz da la
soluci´on definitiva en
344 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
Riesz, F.: “Sur les operations fonctionelles lineaires”. C.R.Acad.Sci. Paris, 149,
974–977, 1909.
utilizando la integral definida por Stieltjes y probando el Primer Teo-
rema de Representaci´on de Riesz (ver Benedetto, p.255):
Λ ∈ (

[a, b] sii existe g : [a, b] → R de variaci´on acotada, tal que
|Λ| = v
g
(b) y para cada f ∈ ([a, b] se tiene Λ(f) =
_
f dg. Adem´as g es
´ unica si identificamos las funciones de variaci´on acotada con los mismos
puntos de continuidad y en ellos se diferencien en una constante”.
El nombre de medida de Rad´on se debe al hecho de que el autor del
art´ıculo
Radon, J.: “Theorie und Anwendungen der absolut additiven Mengenfunctionen”.
S.B. Akad. Wiss. Wien, 122, 1295–1438, 1913.
da una correspondencia biun´ıvoca entre las medidas sobre un compacto
A de R
n
y los funcionales lineales y positivos en ((A) (no se en que
t´erminos). En 1937 S.Banach, en un ap´endice titulado “The Lebesgue
integral in abstract spaces”, en las pp. 320-330, del libro
Sacks, S.: “Theory of the integral ”, 1937. Dover, 1964.
extiende el resultado al caso de un espacio m´etrico compacto y lo hace
no considerando una medida, sino extendiendo el funcional a un espacio
de funciones que contiene a todas las borel medibles acotadas (la medida
de un boreliano A es entonces el funcional aplicado al I
A
). En 1941 es
Kakutani, S.: “Concrete representation of abstract (M)–Spaces. A characterization
of the space of contiuous functions”. Ann.of Math., 2, 42, 994–1024, 1941.
quien lo extiende al caso de un espacio Hausdorff compacto, conside-
rando medidas reales en vez de medidas positivas. Recientemente han
contribuido en este tema,
Halmos, P.R.: “Measure Theory”. Springer–Verlag, 1974.
Hewitt, E.: “Linear functionals on spaces of continuous functions”. Fund. Math.,
37, 161–189, 1950.
Edwards, R.E.: “A theory of Radon measures on locally compact spaces”. Acta.
Math., 89, 133–164, 1953.
Sin embargo una introducci´on completa a la teor´ıa de la medida
basada en las medidas de Rad´on, no fue realizada hasta 1952 por un
grupo de matem´aticos franceses llamado Nicolas Bourbaki, cuando
public´o la primera edici´on de la obra
Bourbaki, N.: “Integration, Ch.I–IX”. Hermann, Paris, 1952–1956–1959–1963–1969.
10.11. Bibliograf´ıa y comentarios 345
Todos los anteriores e incluso bastantes de los posteriores libros sobre
medida e integraci´on, est´an basadas en medidas abstractas con suposi-
ciones topol´ogicas adicionales cuando son convenientes. La aproximaci´on
Bourbakista tiene por otra parte la ventaja de suministrar una base con-
veniente, para pasar de la teor´ıa de integraci´on a la teor´ıa de las distribu-
ciones de L.Schwartz. Por otra parte, como el propio L.Schwartz dice
en su libro
Schwartz, L.: “Radon measures on arbitrary topological spaces. And cilindrical mea-
sures”. Oxford Univ. Press., 1973.
“. . . el defecto fundamental de la teor´ıa Bourbakista de las medidas de
Rad´on consiste en que los espacios en los que est´ an definidas las funcio-
nes que aparecen en la teor´ıa de las Probabilidades, no suelen ser local-
mente compactos. . .”. Por ello introduce su propio concepto de medida
de Rad´on —realmente introduce tres conceptos mutuamente relaciona-
dos, de los que terminar´a qued´andose con el mas conveniente—, la cual
est´a definida en los borelianos de un espacio Hausdorff. En sus palabras
tal medida “. . . combina las ventajas de las dos exposiciones habituales,
la abstracta y la de Bourbaki, dando cohesi´on a muchos resultados que en
la teor´ıa abstracta se obtienen con hip´otesis adicionales y manteniendo
las buenas propiedades de las medidas de Rad´on de Bourbaki ”.
El teorema de existencia de Kolmogorov apareci´o en
Kolmogorov, A.N.: “Foundations of the theory of Probability”. 1933; Reed. por
Chelsea Pub. Co., 1956.
para el caso en que los espacios A
t
= R. Una versi´on temprana de este
resultado, en la linea del dado por Tjur ´o por Bourbaki fue dada por
Daniell,P.J.: “Functions of limited variation in an infinite number of dimensions”.
Ann.Math. (2), 21, 30–38, 1920.
Otra prueba del teorema de existencia de Kolmogorov puede verse en la
p´ag.506 del libro de
Billingsley, P.: “Probability and measure”. John Wiley, 1986.
y en el que hace hincapi´e de su importancia fundamental en el estudio de
los procesos estoc´asticos (familias de variables aleatorias en un espacio
de probabilidad), pues estos vienen descritos habitualmente en t´ermi-
nos de las distribuciones que inducen en los espacios eucl´ıdeos, es decir
por sus distribuciones finito dimensionales, y aunque el sistema de es-
tas distribuciones finito dimensionales no determinan completamente las
propiedades del proceso, el primer paso en una teor´ıa general es construir
346 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
un proceso que tenga un sistema dado de distribuciones finito dimensio-
nales.
En cuanto a la medida de Haar esta constituye un importante cam-
po de la teor´ıa de la medida, siendo una generalizaci´on extremadamente
´ util de la teor´ıa de Lebesgue en el grupo R
n
. La medida de Haar es una
medida invariante por traslaciones, sobre un grupo topol´ogico Hausdorff
localmente compacto. Los grupos topol´ogicos fueron considerados por
primera vez por Sophus Lie en el caso particular, pero fundamental,
de los grupos anal´ıticos, en los que mediante apropiados sistemas de
coordenadas las operaciones del grupo pueden expresarse en t´erminos de
funciones anal´ıticas. A comienzos del siglo XX, Hilbert y Brouwer
consideraron grupos topol´ogicos mas generales que los tratados por Lie.
Los fundamentos de la teor´ıa general de grupos topol´ogicos fue estableci-
da mucho despu´es, en 1926 y 1927 por Schreier y Leja. Para estudiar
la estructura de ciertos grupos topol´ogicos D.Hilbert propone en 1900
el siguiente problema —conocido como quinto problema de Hilbert, de
una larga serie que propuso—: ¿Es cada grupo topol´ogico, localmente
eucl´ıdeo
4
, un grupo de Lie?. En 1933
Haar, A.: “Der massbegriff in der theorie der kontinuerlichen gruppen”. Ann. of
Math., 2, 34, 147–169, 1933.
da un paso fundamental hacia la soluci´on del problema, estableciendo la
existencia de una medida invariante por traslaciones, sobre un grupo to-
pol´ogico localmente compacto con una base numerable de abiertos. Ese
mismo a˜ no J.Von Neumann, utilizando ese resultado, resuelve afirma-
tivamente el problema de Hilbert para grupos compactos localmente
Eucl´ıdeos y en el art´ıculo
Neumann, J. Von,: “Zum Haarschen Mass in topologischen Gruppen”. Comp. Math.,
I, 106–114, 1934.
prueba que para grupos compactos la medida de Haar estaba ´ unicamente
determinada salvo factores constantes. J.Von Neumann y A.Weyl
generalizaron el resultado de Haar a grupos localmente compactos. En
1940
Weyl, A.: “L’integration dans les groupes topologiques et ses applications”. Her-
mann, 1940.
prueba que la existencia de una medida invariante en un grupo es una
caracter´ıstica de los grupos localmente compactos, en el sentido de que si
4
es decir tales que cada punto tiene un entorno homeomorfo a un abierto de un
R
n
, lo que suele llamarse variedad topol´ ogica
10.11. Bibliograf´ıa y comentarios 347
un grupo topol´ogico Hausdorff la tiene, entonces es localmente precom-
pacto. Por otra parte la demostraci´on que aqu´ı da Weyl de la existencia
de una medida invariante por traslaciones en un grupo localmente com-
pacto, se basa en el Teorema de Tychonov —que es consecuencia
del axioma de elecci´on— y aqu´ı radica su cr´ıtica habitual, aunque su
demostraci´on es mas corta que otras, como la que da
Banach, S.: “On Haar’s Measure”. Ap´endice del libro de Saks, pp.314–319.
que est´a formulada en t´erminos de l´ımites generalizados y que en pa-
labras de Nachbin “. . . conlleva cr´ıticas similares a las de Weyl. . .”. En
1940
Cartan, H.: “Sur la mesure de Haar”. C,R.Acad.Sci.Paris, 211, 759–762, 1940.
da una prueba de este resultado sin las cr´ıticas que acompa˜ naron a sus
predecesores. Cartan construye la integral de Haar como un cierto l´ımi-
te, aplicando el criterio de convergencia de Cauchy, con lo que consigue
garantizar simult´aneamente su existencia y su unicidad. No obstante su
demostraci´on es mas larga y menos simple que la de Weyl. Para una
demostraci´on de ambas remitimos al lector al libro de
Nachbin, L.: “The Haar integral ”. Krieger, 1976.
Otra demostraci´on de este resultado fue dada por Montgomery y
Zippin en 1955, siguiendo para ello una idea de Kakutani y Kodaira
en base a la cual era suficiente establecer el resultado para grupos local-
mente compactos separables, pues el caso general se obten´ıa teniendo en
cuenta que cada grupo localmente compacto tiene numerosos subgrupos
invariantes y cerrados cuyos grupos cocientes son separables. Por otra
parte tres a˜ nos antes, en 1952, estos dos autores junto con A. Gleason
dieron una contestaci´on completa al quinto problema de Hilbert.
Nosotros hemos probado la existencia de la medida de Haar en un
grupo compacto, siguiendo al Mukherjea–Pothoven, quienes a su vez lo
hacen bas´andose en un resultado de
Kakutani, S.: “Two fixed–point theorems concerning bicompact convex sets”. Proc.
Imp. Acad. Tokyo, 14, 242–245, 1938.
Para otros comentarios hist´oricos y bibliogr´aficos sobre la medida de
Haar, remitimos al lector a la p´ag.316 del libro
Bourbaki,N.: “Elementos de historia de las matem´ aticas”. Alianza Univ., 1976.
En cuanto a la teor´ıa de integraci´on de Daniell, tenemos que en 1911
Young,W.H.: “A new method in the theory of integration”. Proc.London Math.Soc.,
2, T.9, 15–50, 1911.
348 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
partiendo de la integral de Cauchy sobre las funciones continuas de so-
porte compacto, define sucesivamente la integral superior de las funciones
semicontinuas inferiormente y despu´es de cualquier funci´on, obteniendo
de esta manera una definici´on de las funciones integrables id´entica a la
de Lebesgue, pero por medios ´ unicamente funcionales. En 1918
Daniell,P.J.: “A general form of integral ”. Ann.Math., 19, 279–294, 1918.
extendi´o esta exposici´on, con algunas modificaciones, a las funciones defi-
nidas en un conjunto cualquiera, definiendo la integral como un funcional
lineal sobre una clase de funciones y definiendo las nociones de medida
y medibilidad de funciones en t´erminos de ese funcional. En 1940
Riesz, F.: “Sur quelques notions fondamentales dans la theorie generale des opera-
tions lineaires”. Ann.of Math., (2), t.XLI, 174–206, 1940.
expone, de forma concisa y elegante, los resultados de la teor´ıa de los
espacios ordenados que intervienen en la teor´ıa de integraci´on. Sobre este
t´ opico remitimos al lector a los siguientes tratados:
Luxemburg,W.A.J. and Zaanen,A.C.: “Riesz Spaces. Vol.I ”. North Holland, 1971.
Fremlin,D.H.: “Topological Riesz Spaces and Measure Theory”. Cambridge Univ.
Press. 1974.
Por ´ ultimo citemos la importante aportaci´on de
Stone,M.H.: “Notes on integration I–IV”. Proc.Nat.Acad.Sci., 34, 35, 1848–1949.
que ha contribuido notablemente en el desarrollo de este punto de vista.
Fin del Cap´ıtulo 10
10.11. Bibliograf´ıa y comentarios 349
Densidades
Definici´on. Llamaremos densidad en una variedad diferenciable 1 a
una aplicaci´on
µ: T
n
(1) →((1),
para T
n
(1) = ¦D
1
∧ ∧ D
n
: D
i
∈ T(1)¦, tal que
µ(fD
1
∧ ∧ D
n
) = [f[µ(D
1
∧ ∧ D
n
).
Adem´as diremos que µ es diferenciable si µ(D) es diferenciable
5
para
cada D ∈ T
n
(1), con D
x
,= 0 para todo x ∈ 1.
Lema 10.11.1 Sea µ una densidad, U ⊂ 1 un abierto y D, D
t
∈ T
n
(1),
tales que D = D
t
en U, entonces µ(D) = µ(D
t
) en U.
Demostraci´on. Basta considerar un punto x ∈ U y una funci´on
bad´en φ en x, con soporte en U, entonces φD = φD
t
, por tanto
µ(D)(x) = [φ(x)[µ(D)(x) = µ(φD)(x) = µ(D
t
)(x).
Esto nos permite definir la restricci´on de una densidad.
Definici´on. Llamamos restricci´on de una densidad µ a un abierto U ⊂ 1
a la densidad en U
µ
]U
(D)(x) = µ(
´
D)(x),
para cualquier
´
D ∈ T
n
(1) que coincida con D en un entorno de x.
Sea (U; x
i
) un entorno coordenado y denotemos ∂ = ∂
x
1
∧ ∧ ∂
x
n
que es un generador del m´odulo libre T
n
(U), por tanto toda densidad
µ est´a determinada en U por la funci´on β = µ(∂), pues para cada D ∈
T
n
(U), existe f diferenciable, tal que D = f∂ y
µ(D) = [f[β.
Proposici´on 10.11.2 Sea µ una densidad, x ∈ 1 y D, E ∈ T
n
(1), tales
que D
x
= E
x
, entonces µ(D)(x) = µ(E)(x).
5
Observemos que eso no implica que µ(D) sea diferenciable para toda D, pues
aunque f sea diferenciable [f[ no tiene por qu´e serlo.
350 Cap´ıtulo 10. Medida y topolog´ıa
Demostraci´on. Sean D = f∂ y E = g∂, en un entorno coordenado
(U; x
i
); entonces f(x) = g(x) y
µ(D)(x) = f(x)µ(∂)(x) = g(x)µ(∂)(x) = µ(E)(x).
Esto nos permite definir densidad en un punto.
Definici´on. Llamamos restricci´on de una densidad µ en un punto x ∈ 1
a la aplicaci´on
µ
x
: T
n
(1)
x
→R, µ
x
(D
x
) = µ(D)(x),
para cualquier D ∈ T
n
(1), que en x defina D
x
.
Nota 10.11.3 Observemos que µ
x
define una ´ unica medida de Lebesgue
6
m
x
en T
x
(1), tal que µ
x
(D) = m
x
(C
D
), para D = D
1
∧ ∧ D
n
,
D
i
∈ T
x
(1) y C
D
el hipercubo definido por los vectores D
i
, pues fijando
un D cualquiera con los D
i
independientes tendremos una ´ unica medida
de Lebesgue que lo verifica para ese D y para cualquier otro E = fD,
como se tiene que f = det(a
ij
), para E
i
=

a
ij
D
j
, tendremos
µ
x
(E) = [f[µ
x
(D) = [ det(a
ij
)[m
x
(C
D
) = m
x
(C
E
).
Definici´on. Para cada x ∈ 1 podemos considerar el R–espacio vectorial
1–dimensional de las medidas de Lebesgue /
x
de T
x
(1) y el fibrado
/ = ∪
x∈\
/
x
, con la estructura diferenciable siguiente: Consideremos
un m
x
∈ /
x
y un entorno coordenado de x, (U; x
i
) y para la proyec-
ci´ on natural π: / → 1, π(m
x
) = x, consideramos las coordenadas en
π
−1
(U),
x
i
(m
y
) = x
i
(y), z(m
y
) = m
y
(C
D
),
para D = ∂. Se demuestra que estas cartas definen una ´ unica estructura
diferenciable en / y que una densidad es una secci´on de este fibrado.
Ejemplo 10.11.4 Toda variedad Riemanniana (1, g) define una densi-
dad que en cada abierto coordenado (U; x
i
) vale
µ(∂) =
_
det(∂
x
i

x
j
).
6
Por medida de Lebesgue entendemos s´olo que sea invariante por traslaciones, por
tanto se sigue de 1.6.18 que para cada hipercubo C y cada constante c ∈ R existe
una ´ unica medida invariante por traslaciones m tal que m(C) = c.
Ejercicios dif´ıciles
Ejercicio 1 Dado un espacio medible (Ω, /) y dos medidas en ´el µ ≤ ν. De-
mostrar:
a) Hay una medida λ tal que µ +λ = ν.
b) Si µ es σ–finita, λ es ´ unica.
Ejercicio 2 Demostrar que para (Ω, /, µ) un espacio de medida, la relaci´ on
A · B si y s´ olo si µ(A.B) = 0, es de equivalencia, que la aplicaci´ on
ρ(A, B) = µ(A.B),
es una m´etrica en el conjunto cociente . = |A ∈ / : µ(A) < ∞¦/ · y que el
espacio m´etrico (., ρ) es completo.
Ejercicio 3 Demostrar que el espacio m´etrico completo del ejercicio anterior,
en el caso particular de Ω = [0, 1], / los borelianos del intervalo y µ la medida
de Lebesgue, no es compacto.
Ejercicio 4 Sean f, f
n
, g, g
n
integrables, tales que [f
n
[ ≤ g
n
, f
n
→ f c.s.,
g
n
→g c.s. y
_
g
n

_
g. Demostrar que
_
f
n

_
f.
Ejercicio 5 Demostrar que si f, f
n
∈ L
p
(p < ∞) y f
n
→ f c.s. entonces
|f
n
|
p
→|f|
p
sii |f
n
−f|
p
→0.
Ejercicio 6 Para cada 1 ≤ p ≤ ∞, ¿bajo que condiciones sobre f y g se da la
igualdad en la desigualdad de Holder?, ¿y en la de Minkowsky?.
Ejercicio 7 Demostrar que si µ(Ω) = 1 y f ≥ 0 es medible, entonces para
k =
_
f dµ, se verifica
_
1 +k
2

_
_
1 +f
2
dµ ≤ 1 +k.
Dar una interpretaci´on geom´etrica de las desigualdades en el caso en que f = g

y sea continua, µ = m y Ω = [0, 1].
351
352 Ejercicios dif´ıciles
Ejercicio 8 Demostrar que si 1 ≤ r < p < s < ∞, entonces: a) L
r
∩ L
s
es un espacio de Banach con la norma |f| = |f|
r
+ |f|
s
y la inclusi´on
L
r
∩ L
s
→ L
p
es continua. b) Que L
r
+ L
s
es un espacio de Banach con la
norma |f| = ´ınf||g|
r
+ |h|
s
: f = g + h¦ y la inclusi´ on L
p
→ L
r
+ L
s
es
continua.
Ejercicio 9 i) Demostrar que para x ≥ 0, log x ≤ x −1 y xlog x ≥ x −1.
ii) Demostrar que si µ(Ω) = 1 y 0 < r < s < ∞, entonces para f ∈ L
s
,
|f|
r
≤ |f|
s
y que para exp|−∞¦ = 0 y log 0 = −∞
l´ım
p→0
|f|
p
= exp|
_
log [f[ dµ¦.
Ejercicio 10 Demostrar que si µ(Ω) < ∞ y f ∈ L

, |f|

,= 0, entonces para
a
n
=
_
[f[
n
dµ,
l´ım
n→∞
a
n+1
a
n
= |f|

.
Ejercicio 11 Demostrar la desigualdad de Heisenberg para f = f
1
+if
2
: R →
C, con f
i
∈ (

(R) y f ∈ L
2
,
_

−∞
[f(x)[
2
dx ≤ 2
__

−∞
[xf(x)[
2
dx
_
1/2
__

−∞
[f

(x)[
2
dx
_
1/2
.
Ejercicio 12 Demostrar que si f ∈ L
1
(R) y g ∈ L
p
(R), entonces f ∗ g(x) =
_
f(x −y)g(y)dy est´ a en L
p
y
|f ∗ g|
p
≤ |f|
1
|g|
p
.
Ejercicio 13 Demostrar que en un espacio de medida σ–finito (Ω, /, µ), si
fg ∈ L
1
para toda f ∈ L
p
, entonces g ∈ L
q
, para q el conjugado de p.
Ejercicios resueltos
Ejercicios resueltos Tema I
Ejercicio 1.2.3.- Dada una aplicaci´ on F : Ω →Ω

, demostrar que:
(a) Si / es una σ–´ algebra de Ω, /

= |B ⊂ Ω

: F
−1
(B) ∈ /¦ lo es de Ω

.
(b) Si /

es una σ–´ algebra de Ω

, / = F
−1
[/

] = |F
−1
(B) ⊂ Ω : B ∈ /

¦ lo
es de Ω.
(c) Si ( ⊂ 1(Ω

), σ[F
−1
(()] = F
−1
[σ(()].
(d) Demostrar que si (Ω, T ) y (Ω

, T

) son espacios topol´ ogicos y F es continua,
entonces F
−1
(B) ∈ B(Ω), para todo B ∈ B(Ω

).
Ind.- (c) Aplicar el principio de los buenos conjuntos. (d) Aplicar (c).
Ejercicio 1.2.4.- Consideremos las siguientes extensiones de una familia ( de
subconjuntos de Ω:
(
1
= |A ⊂ Ω : A ∈ ( ´ o A
c
∈ (¦,
(
2
= |A
1
∩ ∩ A
n
: A
i
∈ (
1
, n ∈ N¦,
(
3
= |A
1
∪ ∪ A
n
: A
i
∈ (
2
, n ∈ N¦.
Demostrar que (
3
= α(().
Soluci´ on.- Por una parte tenemos que ( ⊂ (
1
⊂ (
2
⊂ (
3
⊂ α((), por tanto
α((
3
) = α(() y basta demostrar que (
3
es ´algebra. Que ∅, Ω ∈ (
3
es obvio,
A = A
1
∪ ∪ A
n
∈ (
3

A
c
= A
c
1
∩ ∩ A
c
n
= (∪
m
1
j=1
B
1j
) ∩ ∩ (∪
m
n
j=1
B
nj
)
= ∪
m
1
j
1
=1

m
n
j
n
=1
_

n
i=1
B
ij
i
¸
∈ (
3
,
donde los B
ij
∈ (
1
. Por ´ ultimo es cerrado para uniones finitas.
Ejercicio 1.2.5.- Sean (Ω
1
, /
1
), . . . , (Ω
n
, /
n
) espacios medibles. Demostrar que
la familia de los productos de medibles,
1 = |A
1
A
n
⊂ Ω
1

n
: A
i
∈ /
i
¦,
353
354 Ejercicios resueltos
es una clase elemental (es decir que satisface las condiciones: (i) ∅ ∈ (, (ii) si
A, B ∈ (, entonces A ∩ B ∈ ( y (iii) si A ∈ (, A
c
es uni´ on finita disjunta de
elementos de ().
Soluci´ on.- ∅∈ 1 y
(A
1
A
n
) ∩ (B
1
B
n
) = (A
1
∩ B
1
) (A
n
∩ B
n
),
[A
1
A
n
]
c
=A
c
1

2

n

A
1
A
c
2

n
∪ . . . ∪
A
1
A
n−1
A
c
n
∈ ,
0
.
Ejercicio 1.2.6.- Demostrar que si ( es una clase elemental, la familia de unio-
nes finitas disjuntas de conjuntos de ( es el ´ algebra α(().
Soluci´ on.- Basta ver que la familia ,
0
de uniones finitas disjuntas de conjuntos
de ( es ´algebra, pues ( ⊂ ,
0
⊂ α(().
Se tiene: ∅ ∈ ( ⊂ ,
0
y si R, Q ∈ ,
0
, con R = ∪
m
i=1
R
i
, R
i
∈ ( disjuntos y
Q = ∪
k
j=1
Q
j
, con los Q
j
∈ ( disjuntos, entonces
R ∩ Q = ∪
m
i=1
(R
i
∩ Q) = ∪
m
i=1

k
j=1
(R
i
∩ Q
j
) ∈ ,
0
,
ya que los R
i
∩ Q
j
∈ ( y son disjuntos. Por ´ ultimo es cerrado por paso al comple-
mentario, pues por definici´ on para R
i
∈ (, R
c
i
∈ ,
0
y para R ∈ ,
0
como antes,
R
c
= ∩
m
i=1
R
c
i
∈ ,
0
.
Ejercicio 1.2.10.- ¿Puede una σ–´ algebra infinita contener s´ olo una colecci´ on
numerable de elementos?
Ind. No, porque al menos tendr´ıa una colecci´on numerable A
n
de conjuntos
disjuntos –pues de un medible no trivial A, sacamos dos A y A
c
, y por inducci´on,
de n disjuntos A
1
, . . . , A
n
sacamos n + 1, pues o bien B = ∪A
i
,= Ω y consideramos
A
n+1
= B
c
o en caso contrario estos n conjuntos son una partici´on del espacio y
basta considerar cualquier medible E que no sea uni´on de algunos A
i
, y por tanto
con intersecci´on no trivial con alguno de los A
i
, al que parte en dos E∩A
i
y E
c
∩A
i
–.
Ahora las uniones arbitrarias de estos ser´ıan distintas e identificando cada A
n
con
n ∈ N, estas uniones se identificar´ıan con partes de N que es no numerable.
Ejercicio 1.2.11.- Demostrar que para cada funci´ on f : R →R: (a) El conjunto
de puntos de continuidad de f, C(f) ∈ A
δ
y los de discontinuidad D(f) ∈ C
σ
.
(b) Demostrar que C(f) y D(f) son borelianos.
Ind. Como C(f) = D(f)
c
basta verlo para uno. Consideremos para cada intervalo
abierto y acotado I = (a, b), ω
f
(I) = sup
x∈I
f(x) −´ınf
x∈I
f(x), para la que se tiene
que
I ⊂ J ⇒ 0 ≤ ω
f
(I) ≤ ω
f
(J),
y para cada x ∈ R, sea ω
f
(x) =´ınf
x∈I
ω
f
(I). Se sigue de la definici´on que x es punto
de continuidad de f (x ∈ C(f)) sii ω
f
(x) = 0 y que para cada k > 0, ¡x : ω
f
(x) < k¦
es abierto. Se sigue el resultado pues para A
n
= ¡x : ω
f
(x) < 1/n¦, C(f) = ¡ω
f
=
0¦ = ∩A
n
.
355
Ejercicio 1.3.3.- Dada una medida µ y una sucesi´ on A
n
∈ /, demostrar que
µ(

_
n=1
A
n
) ≤

n=1
µ(A
n
).
Ind. T´omense los conjuntos disjuntos B
n
= (A
1
∪ ∪ A
n−1
)
c
∩ A
n
.
Ejercicio 1.3.5.- Dado un espacio de medida (Ω, /, µ) y una sucesi´ on A
n
∈ /,
demostrar que:
(a) µ(l´ıminf A
n
) ≤ l´ıminf µ(A
n
).
(b) Que si µ(∪A
n
) < ∞, entonces l´ımsupµ(A
n
) ≤ µ(l´ımsup A
n
).
Soluci´ on.- Sean B
n
= ∩

i=n
A
i
y C
n
= ∪

i=n
A
i
, entonces B
n
⊂ A
n
⊂ C
n
,
µ(B
n
) ≤ µ(A
n
) ≤ µ(C
n
) y B
n
↑ l´ıminf A
n
, C
n
↓ l´ımsup A
n
.
Ejercicio (Lema de Borel–Cantelli) 1.3.6.- Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida
y C
n
∈ /. Demostrar que

n=1
µ(C
n
) < ∞ ⇒ µ(l´ımsup C
n
) = 0.
Ind. Sea D
n
= ∪

i=1
C
i
, µ(D
1
) < ∞, µ(D
n
) ↓ 0 y D
n
↓ l´ımsup C
n
.
Ejercicio 1.3.8.- Dada una sucesi´on doble x
nm
∈ (−∞, ∞], tal que para cua-
lesquiera n, m ∈ N, x
nm
≤ x
n+1,m
y x
nm
≤ x
n,m+1
, demostrar que
l´ım
n→∞
l´ım
m→∞
x
nm
= l´ım
m→∞
l´ım
n→∞
x
nm
.
Ind. Demostrar que existen los l´ımites a
n
= l´ım
m→∞
x
nm
, a = l´ım
n→∞
a
n
,
b
m
= l´ım
n→∞
x
nm
y b = l´ım
m→∞
b
m
, que x
nm
≤ a
n
≤ a y por tanto b ≤ a, la otra
desigualdad por simetr´ıa.
Ejercicio 1.3.10.- Dado un espacio no numerable Ω y
/ = |E ⊂ Ω : E ´ o E
c
es numerable¦,
µ(E) =
_
0, si E es numerable,
1, si E
c
es numerable, para cada E ∈ /,
demostrar que / es σ–´ algebra y µ medida.
Ind. Si A
n
∈ , y para todo n A
n
es numerable, entonces ∪A
n
∈ , por ser
numerable y si existe un i tal que A
c
i
es numerable, entonces (∪A
n
)
c
= ∩A
c
n
⊂ A
c
i
es
numerable. Y si los A
n
son disjuntos y todos numerables, µ(∪A
n
) = 0 =

µ(A
n
), y
si un A
i
no lo es, entonces para todo j ,= i, A
j
⊂ A
c
i
es numerable y µ(∪A
n
) = 1 =
µ(A
i
) =

µ(A
n
).
Ejercicio 1.3.11.- Dado un espacio de medida (Ω, /, µ), tal que para todo
E ∈ / con µ(E) = ∞ existe F ∈ /, con F ⊂ E y 0 < µ(F) < ∞ (estas
356 Ejercicios resueltos
medidas suelen llamarse semifinitas), demostrar que para todo E ∈ / con
µ(E) = ∞ y todo r > 0 existe F ∈ /, con F ⊂ E y r < µ(F) < ∞.
Soluci´ on.- Basta demostrar que
sup¡µ(B) : B ∈ ,, B ⊂ E y µ(B) < ∞¦ = ∞.
En caso contrario, el supremo valdr´ıa c < ∞ y para todo n ∈ N, podr´ıamos encontrar
F
n
⊂ E tal que µ(F
n
) > c−(1/n) y considerando B
n
= ∪
n
i=1
F
i
y su uni´on expansiva
B
n
↑ B, tendr´ıamos que µ(B
n
) ≤ c, pues B
n
⊂ E y µ(B
n
) ≤

n
i=1
µ(F
i
) < ∞, por
tanto tomando l´ımites µ(B) ≤ c, pero como
µ(B
n
) ≥ µ(F
n
) ≥ c −
1
n
,
tomando l´ımites µ(B) ≥ c, por tanto µ(B) = c y como B ⊂ E llegamos a contradic-
ci´on pues µ(E\B) = ∞ ya que µ(E) = µ(B) + µ(E\B), y por definici´on existe un
medible A ⊂ E\B con 0 < µ(A) < ∞, por lo que B ∪ A ⊂ E tiene medida finita
mayor que c.
Ejercicio 1.3.13.- Dado un espacio de medida (Ω, /, µ), definimos λ: / →
[0, ∞], de la siguiente manera
λ(A) = sup|µ(B) : B ∈ /, B ⊂ A y µ(B) < ∞¦,
demostrar que:
(a) λ es una medida semifinita.
(b) Que si µ es semifinita entonces λ = µ.
Soluci´ on.- (a) Es aditiva, pues para A, B ∈ , disjuntos y cualquier C ⊂ A∪B,
con C ∈ , y µ(C) < ∞, tenemos A ∩ C ⊂ A, B ∩ C ⊂ B, con A ∩ C, B ∩ C ∈ , y
µ(A∩ C) < ∞, µ(B ∩ C) < ∞, por tanto como son disjuntos
µ(C) = µ(A∩ C) +µ(B ∩ C) ≤ λ(A) +λ(B),
y como esto es v´alido para cualquier C, λ(A ∪ B) ≤ λ(A) + λ(B). Veamos la otra
desigualdad; para cualesquiera A

⊂ A, B

⊂ B, de , con medidas finitas por µ,
tendremos que son disjuntos y
µ(A

) +µ(B

) = µ(A

∪ B

) ≤ λ(A∪ B),
y se sigue la otra desigualdad. Ahora basta demostrar que si A
n
↑ A, entonces
λ(A
n
) → λ(A). Ahora bien como λ es no negativa y aditiva es mon´ otona, por
tanto λ(A
n
) ≤ λ(A
n+1
) ≤ λ(A), para todo n y si consideramos un B ⊂ A me-
dible con µ(B) < ∞ y la sucesi´ on B
n
= B ∩ A
n
↑ B, tendremos µ(B
n
) → µ(B),
µ(B
n
) ≤ µ(B) < ∞ y B
n
⊂ A
n
, por tanto µ(B
n
) ≤ λ(A
n
), de donde
µ(B) = l´ımµ(B
n
) ≤ l´ımλ(A
n
) ≤ λ(A),
y tomando sup en µ(B) se dan igualdades y por tanto λ es medida. Adem´as si
µ(A) < ∞, λ(A) = µ(A) y si λ(A) = ∞, existe B
n
⊂ A medibles con µ(B
n
) < ∞ y
µ(B
n
) → ∞, por tanto existe B
n
⊂ A, con 0 < λ(B
n
) = µ(B
n
) < ∞, lo que prueba
que es semifinita.
(b) Es consecuencia del ejercicio 1.3.11.
357
Ejercicio 1.4.1.- Demostrar que la medida exterior de Lebesgue en R, se puede
definir en vez de con la clase ( = |(a, b]¦, con cualquiera de las clases (
1
=
|(a, b)¦, (
2
= |[a, b]¦, (
3
= |[a, b)¦.
Ind.- Para ( y (
1
, denotemos
T
A
= ¡

n=1
(b
n
−a
n
) : a
n
< b
n
∈ R, A ⊂

_
n=1
(a
n
, b
n
]¦,
T
1A
= ¡

n=1
(d
n
−c
n
) : c
n
< d
n
∈ R, A ⊂

_
n=1
(c
n
, d
n
)¦,
entonces por un lado T
1A
⊂ T
A
, pues (c, d) ⊂ (c, d] y por otro para cada x ∈ T
A
y
> 0, x + ∈ T
1A
, pues para x =

(b
n
− a
n
), con A ⊂


n=1
(a
n
, b
n
], tendremos
A ⊂


n=1
(a
n
, b
n
+/2
n
) y la suma correspondiente a estos intervalos es +x.
Ejercicio 1.4.2.- Sea µ

una medida exterior en Ω y λ la medida restricci´ on de
µ

a la σ–´ algebra /

. Demostrar que:
(a) µ

≤ λ

.
(b) Si µ

es la medida exterior generada por una medida µ en un ´ algebra
/, entonces µ

= λ

.
(c) Encontrar una medida exterior µ

en Ω = |0, 1¦, para la que µ

,= λ

.
Ind. (a) Para A ⊂ Ω, λ

(A) =´ınf¡

µ

(A
i
) : A
i
∈ ,

, A ⊂ ∪A
i
¦, y dado uno
de estos n´ umeros

µ

(A
i
),
µ

(A) ≤ µ

(∪A
i
) ≤

µ

(A
i
),
por tanto µ

(A) ≤ λ

(A).
(b) Para A ⊂ Ω, µ

(A) =´ınf¡

µ(A
i
) : A
i
∈ ,, A ⊂ ∪A
i
¦, y dado uno de estos
n´ umeros

µ(A
i
), como los A
i
∈ ,

λ

(A) ≤

µ

(A
i
) =

µ(A
i
),
por tanto λ

(A) ≤ µ

(A).
(c) µ

¡0¦ = µ

¡1¦ = 2, µ

¡0, 1¦ = 3, por tanto ,

= ¡∅, Ω¦ y λ

¡0¦ = 3.
Ejercicio 1.5.1.- Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida y sea /
µ
su compleci´ on y
µ

la medida exterior generada por µ. Demostrar que para cada A ⊂ Ω:
µ

(A) =´ınf|µ(B) : B ∈ /, A ⊂ B¦,
y que si definimos la “medida interior”
µ

(A) = sup|µ(B) : B ∈ /, B ⊂ A¦,
entonces si A ∈ /
µ
se tiene que µ

(A) = µ

(A) = µ(A) y rec´ıprocamente si
µ

(A) = µ

(A) < ∞ entonces A ∈ /
µ
.
Ind. Si A ∈ ,
µ
, existen B, D ∈ ,, con B ⊂ A ⊂ D y µ(D\B) = 0, por tanto
µ(D) = µ(A) = µ(B) ≤ µ

(A) ≤ µ

(A) ≤ µ(D) y se tiene la igualdad. Ahora dado
A ⊂ Ω se demuestra que existen B, D ∈ ,, con B ⊂ A ⊂ D, µ(B) = µ

(A) y
µ

(A) = µ(D) y si µ

(A) = µ

(A) < ∞ entonces A ∈ ,
µ
.
358 Ejercicios resueltos
Ejercicio 1.6.2.- Sean µ
i
: B(R) →[0, ∞], para i = 1, . . . , n medidas de Lebesgue–
Stieltjes. Demostrar que existe una ´ unica medida µ: B(R
n
) → [0, ∞], tal que
para cada semi–rect´ angulo acotado (a, b],
µ(a, b] = µ
1
(a
1
, b
1
] µ
n
(a
n
, b
n
].
Ind. Consid´erense funciones de distribuci´on F
i
que generen µ
i
, la funci´ on de
distribuci´on F(x
1
, . . . , x
n
) = F
1
(x
1
) F
n
(x
n
) y la medida que genera.
Ejercicio 1.6.3.- Demostrar que toda medida en B(R
n
) de Lebesgue–Stieltjes
es σ–finita. Encontrar una que sea σ–finita pero no de Lebesgue–Stieltjes.
Encontrar una que sea σ–finita pero no regular.
Ind. En R, µ(A) el n´ umero de racionales de A.
Ejercicio 1.6.4.- Demostrar que toda medida semifinita µ: B(R
n
) → [0, ∞] es
regular interior.
Ind. Se ha demostrado que toda medida es regular interior en los borelianos de
medida finita, sea B un boreliano con µ(B) = ∞, entonces por ser semifinita hemos
demostrado que para todo n ∈ N existe un boreliano B
n
⊂ B, tal que n < µ(B
n
) <
∞, pero entonces existe un compacto K
n
⊂ B
n
, tal que n < µ(K
n
) y K
n
⊂ B.
Ejercicio 1.6.5.- Demostrar que para a < b ∈ R
n
y la medida de Lebesgue
n–dimensional
m(a, b) = m[a, b) = m(a, b] = m[a, b].
Ind. Para a, b ∈ R
n
, a < b, se tiene, entendiendo a−1/m el vector de coordenadas
a
i
−1/m, (a −1/m, b] ↓ [a, b], por tanto
m[a, b] = l´ımm(a −1/m, b] = l´ım

(b
i
−a
i
+ 1/n) =

(b
i
−a
i
) = m(a, b].
y por lo mismo m[a, b] = m(a, b), pues (a, b −1/m] ↑ (a, b).
Ejercicio 1.6.6.- Demostrar que si t ∈ R y B ∈ /(R
n
), entonces tB ∈ /(R
n
) y
m(tB) = [t[
n
m(B). Adem´as si B ∈ B(R
n
), entonces tB ∈ B(R
n
).
Ind. Para t > 0, m(tB) = [t[
n
m(B), pues m

(tB) = t
n
m

(B) y para t < 0,
m

(tB) = m

[[t[(−B)] = [t[
n
m

(−B) y basta demostrar que m

(−B) = m

(B).
Observemos que para a, b ∈ R
n
, a < b, se tiene, entendiendo a − 1/n el vector de
coordenadas a
i
−1/n
m[a, b] = l´ımm(a −1/n, b] = l´ım

(b
i
−a
i
+ 1/n) =

(b
i
−a
i
) = m(a, b],
m

(A) =´ınf¡

m(a
i
, b
i
] : A ⊂ ∪(a
i
, b
i

=´ınf¡

m[a
i
, b
i
] : A ⊂ ∪[a
i
, b
i

=´ınf¡

m[−b
i
, −a
i
] : −A ⊂ ∪[−b
i
, −a
i
]¦ = m

(−A),
y se demuestra f´acilmente que si B ∈ /(R
n
), entonces tB ∈ /(R
n
). Que las homote-
cias conservan Borelianos es por ser homeomorfismos. El ejercicio tambi´en se puede
demostrar utilizando esto ´ ultimo, que los Lebesgue medibles son la compleci´on de los
Borel y que la medida de Lebesgue es la ´ unica medida invariante por traslaciones que
verifica m([0, 1]
n
) = 1, considerando para ello la medida de Borel µ(B) = m[tB]/[t[
n
.
359
Ejercicio 1.6.7.- Demostrar que la medida de Lebesgue es invariante por rota-
ciones.
Ind. Sea R: R
n
) → R
n
una rotaci´on y consideremos la medida invariante por
traslaciones µ(E) = m[R(E)]. Entonces existe c > 0 tal que µ = c m y como la bola
unidad B es invariante por rotaciones µ(B) = m(B) y c = 1, pues 0 < m(B) < ∞.
Ejercicio 1.7.1.- Demostrar que para p = 0, H
p
es la medida de contar.
Ind. Para A = ¡x
1
, . . . , x
m
¦ y δ < m´ın¡d(x
i
, x
j
)¦, H

(A) = n.
Ejercicio 1.7.2.- Sea Ω

⊂ Ω y consideremos el espacio m´etrico (Ω

, d), con
la m´etrica inducida. Demostrar que la medida exterior de Hausdorff en Ω

,
H

p
= H
p|P(Ω

)
.
Ind. Para A ⊂ Ω

,
H

p,δ
(A) =´ınf¡

d(A
n
)
p
: A ⊂ ∪A
n
⊂ Ω

, d(A
n
) ≤ δ¦
=´ınf¡

d(B
n
)
p
: A ⊂ ∪B
n
⊂ Ω, d(B
n
) ≤ δ¦ = H
p,δ
(A).
Ejercicio 1.7.4.- Demostrar que dim
H
(|x¦) = 0, para cada x ∈ Ω.
Ind. H
0
(¡x¦) = 1.
Ejercicio 1.7.5.- Demostrar que dim
H
(∪A
n
) = supdim
H
(A
n
).
Ind. Si A = ∪A
i
, H
p
(A
i
) ≤ H
p
(A) ≤

H
p
(A
n
), por tanto si p < sup dim
H
(A
n
),
existe un i tal que p < dim
H
(A
i
), por tanto H
p
(A
i
) = ∞= H
p
(A) y p ≤ dim
H
(A) y
si sup dim
H
(A
n
) < p, H
p
(A
n
) = 0 para todo n y H
p
(A) = 0, por tanto dim
H
(A) ≤ p.
Ejercicio 1.7.6.- En los subespacios de R
n
con la m´etrica eucl´ıdea, demostrar
que la dimensi´ on vectorial y la de Hausdorff coinciden.
Ind. Es consecuencia de los resultados anteriores y de que para un cubo Q,
n–dimensional, se tiene que 0 < H
n
(Q) < ∞, por tanto dim
H
(Q) = n.
Ejercicios resueltos Tema II
Ejercicio 2.2.4.- Sean h y g funciones medibles. Demostrar que los conjuntos
|x ∈ Ω : h(x) < g(x)¦, |x ∈ Ω : h(x) ≤ g(x)¦, |x ∈ Ω : h(x) = g(x)¦,
son medibles.
Ind. El primer conjunto es medible porque en ´el h < ∞, −∞ < g y en este
conjunto existe g −h que es medible, ´ o tambi´en porque
¡x ∈ Ω : h(x) < g(x)¦ =
_
r∈Q
(¡h(x) < r¦ ∩ ¡r < g(x)¦) ,
360 Ejercicios resueltos
el segundo porque su complementario lo es y el tercero es la diferencia.
Ejercicio 2.2.11.- Si f : R → R tiene derivada en todo punto, demostrar que
f

es Borel medible.
Soluci´ on.- Si f es derivable es continua y por tanto medible, como tambi´en lo
es f
n
(x) = n[f(x + 1/n) −f(x)] y como f
n
→f

, f

es medible.
Ejercicio 2.2.12.- Demostrar que f = (f
1
, . . . , f
n
): (Ω, /) → (R
n
, B(R
n
)) es
medible si y s´ olo si cada f
i
lo es.
Soluci´ on.- Si f es medible, f
i
= x
i
◦ f es medible por que las proyecciones
x
i
: R
n
→R son continuas y por tanto medibles. Rec´ıprocamente sea (a, b] un semi–
rect´angulo, con a < b ∈ R
n
, entonces
f
−1
(a, b] = ¡x ∈ Ω : a < f(x) ≤ b¦ =
n

i=1
¡x ∈ Ω : a
i
< f
i
(x) ≤ b
i
¦ ∈ ,,
y como estos semi–rect´ angulo generan B(R
n
), f es medible.
Ejercicio 2.4.1.- Sean −∞ ≤ a < b ≤ ∞ y f : (a, b) ⊂ R → R continua
e integrable en todo (a, x) con x < b. Demostrar que g(x) =
_
(a,x)
f dm es
diferenciable y que g

= f.
Ind.- Para todo > 0 existe un δ > 0 tal que si y ∈ (x − δ, x + δ) ⊂ (a, b),
f(x) − ≤ f(y) ≤ f(x) + y para [h[ < δ
g(x +h) −g(x)
h
=
_
(a,x+h)
f −
_
(a,x)
f
h
=
_
_
_

(x+h,x)
f
h
, h < 0;

(x,x+h)
f
h
, h > 0.
⇒ f(x) − ≤
g(x +h) −g(x)
h
≤ f(x) +.
Ejercicio 2.4.3.- Demostrar que si f : R →R es Lebesgue integrable
_
(−∞,∞)
f dm = l´ım
a→−∞, b→∞
_
[a,b]
f dm.
¿Es cierto si existe la integral pero no es finita?
Soluci´ on.- λ(A) =
_
A
f dm es una carga y si A
n
↑ A, λ(A
n
) →λ(A).
Ejercicio 2.4.4.- Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida y f =


n=1
a
n
I
A
n
, con
a
n
∈ (0, ∞) y A
n
∈ /, calcular
_
f dµ.
Ind.
_
f
n
=
_
f
n
.
Ejercicio 2.4.5.- Sea f ≥ 0 integrable. Demostrar que ∀ > 0 existe un medible
A, con µ(A) < ∞ tal que
_
f <
_
A
f +.
Ind. A
n
= ¡1/n ≤ f¦ ↑ A = ¡0 < f¦, µ(A
n
) < ∞ y
_
A
n
f ↑
_
A
f =
_
f.
Ejercicio 2.4.9.- Sean f, f
n
≥ 0 integrables, tales que f
n
→ f c.s. Demostrar
que
_
f
n

_
f sii
_
[f
n
−f[ →0.
361
Ind. Por el TCD, pues −f ≤ f
n
−[f −f
n
[ ≤ f, por tanto
_
f
n

_
[f
n
−f[ →
_
f.
Ejercicio 2.4.11.- Sean f, f
n
integrables, tales que f
n
→ f c.s. Demostrar que
_
[f
n
−f[ →0 sii
_
[f
n
[ →
_
[f[.
Ind. Por el TCD pues −[f[ ≤ [f
n
[ −[f
n
−f[ ≤ [f[, por tanto
_
[f
n
[ −
_
[f
n
−f[ →
_
[f[.
Ejercicio 2.4.17.- Calcular:
l´ım
n→∞
_
1
0
(1 +nx
2
)(1 +x
2
)
−n
dm.
Ind. Por el TCD, pues: 1 es integrable; 0 ≤ f
n
≤ 1, ya que
(1 +x
2
)
n
= 1 +nx
2
+ (1/2)n(n −1)x
4
+. . . ≥ 1 +nx
2
,
y f
n
↓ 0, pues
(1 +x
2
)
n
1 +nx
2

1 +nx
2
+ (1/2)n(n −1)x
4
1 +nx
2
→∞.
Ejercicio 2.4.19.- Sea f : R → R medible tal que e
tx
f(x) es integrable para
todo t ∈ (a, b) ⊂ R. Demostrar que F(t) =
_
e
tx
f(x) dm es diferenciable y que
F

(t) =
_
xe
tx
f(x) dm.
Ind. Para cada s ∈ (a, b) existe un δ > 0 tal que [s − 2δ, s + 2δ] ⊂ (a, b). Basta
demostrar que F es diferenciable en I = (s−δ, s+δ). Existe r > 0, tal que para x > r,
x ≤ e
δx
, por lo que el m´ odulo de la derivada del integrando, [xe
tx
f(x)[, est´a acotado
para t ∈ I por la funci´ on integrable
h(x) =
_
¸
¸
¸
_
¸
¸
¸
_
e
(s−2δ)x
[f(x)[, si x < −r,
r e
(s−2δ)x
[f(x)[, si −r ≤ x ≤ 0,
r e
(s+2δ)x
[f(x)[, si 0 ≤ x ≤ r,
e
(s+2δ)x
[f(x)[, si x > r,
y el resultado se sigue del teorema de derivaci´on bajo el signo integral.
Nota. Para los siguiente ejercicios puede ser ´ util recordar que:
l´ım
|a
n
|→∞
(1 + 1/a
n
)
a
n
= e,
Ejercicio 2.4.20.- Demostrar que para t > 0 y 0 ≤ α ≤ 1, la sucesi´ on (1 +
(t/n)
α
)
n
es creciente y para 1 ≤ α, (1 −(t/n)
α
)
n
tambi´en es creciente.
Ind.
_
1 −
_
t
n
_
α
_
n

_
1 −
_
t
n + 1
_
α
_
n+1

(n
α
−t
α
)
n
((n + 1)
α
−t
α
)
n+1

n
αn
(n + 1)
α(n+1)
,
362 Ejercicios resueltos
lo cual induce a considerar la funci´on
f(x) =
(n
α
−x)
n
((n + 1)
α
−x)
n+1
,
y demostrar que f

≤ 0, en cuyo caso f(x) ≤ f(0), para todo x ≥ 0. El otro es similar.
Ejercicio 2.4.21.- Demostrar que
(a) l´ım
n→∞
_
n
1
_
1 −
t
n
_
n
log t dm =
_

1
e
−t
log t dm.
(b) l´ım
n→∞
_
1
0
_
1 −
t
n
_
n
log t dm =
_
1
0
e
−t
log t dm.
Ind. (a) Se puede hacer utilizando el ejercicio (2.4.20) y el TCM pues 0 ≤
I
(1,n)
(1 −(t/n))
n
log t y (1 −(t/n))
n
es creciente para 0 ≤ t ≤ n.
Tambi´en se puede hacer utilizando el TCD, probando que
[I
(1,n)
(1 −(t/n))
n
log t[ = I
(1,n)
(1 −(t/n))
n
log t ≤ e
−t
t,
y demostrando que e
−t
t es integrable. (b) Se sigue del desarrollo de (a), utilizando
el TCM y teniendo en cuenta que como en (0, 1) el log t es negativo, la sucesi´on
(1 −(t/n))
n
log t ≤ 0 y es decreciente.
Ejercicio 2.4.22.- Sea f no negativa e integrable, con 0 <
_
f dµ = c < ∞ y
sea 0 < α < ∞. Demostrar que
l´ım
n→∞
_
nlog
_
1 +
_
f
n
_
α
_
dµ =
_
¸
_
¸
_
∞, si 0 < α < 1,
c, si α = 1,
0, si 1 < α < ∞.
Ind. La sucesi´ on 0 ≤ f
n
= nlog[1 + (f/n)
α
], es creciente para α ≤ 1, por el
ejercicio (2.4.20) y
_
1 +
_
f
n
_
α
_
n
=
_
1 +
1
(n/f)
α
_
(n/f)
α
n(f/n)
α
, n
1−α
_
¸
_
¸
_
↓ 0, si α > 1.
= 1, si α = 1.
↑ ∞, si α < 1.
y f
n
↑ f para α = 1 y f
n
↑ ∞ para α < 1, en cuyo caso el resultado se sigue del
TCM. Para α ≥ 1, f
n
≤ αf, pues para x ≥ 0 y α ≥ 1, 1 + x
α
≤ (1 + x)
α
(ya que si
h(x) = (1 +x)
α
−x
α
−1, h(0) = 0 y h

(x) > 0), y
e
f
n
=
_
1 +
_
f
n
_
α
_
n

_
1 +
f
n
_

↑ e
αf
,
y se aplica el TCD.
Ejercicio 2.4.23.- Demostrar que si f es µ–integrable, entonces para cada > 0,
existe un δ > 0, tal que
µ(E) < δ ⇒
_
E
[f[ dµ < .
363
Ind. Sea λ(A) =
_
A
[f[ dµ, que es una medida finita y B
n
= ¡[f[ > n¦, entonces
B
n
↓ B = ¡[f[ = ∞¦, por tanto λ(B
n
) → λ(B) =
_
B
[f[ dµ = 0, por tanto existe un
N ∈ N, tal que para n ≥ N, λ(B
n
) ≤ /2. Ahora bien
_
E
[f[ dµ =
_
E∩B
n
[f[ dµ +
_
E∩B
c
n
[f[ dµ ≤

2
+nµ(E),
y basta tomar δ ≤ /2n.
Ejercicio 2.4.24.- Demostrar que si f : R → R es Lebesgue integrable F(x) =
_
x
−∞
f dm es uniformemente continua.
Ind. Aplicar el ejercicio anterior.
Ejercicio 2.4.25.- Demostrar que si F : (Ω, /, µ) → (Ω

, /

) es medible, µ
F
=
F

µ, para µ
F
(B) = µ[F
−1
(B)], es una medida, llamada medida imagen, para
la que se verifica que si g es medible en Ω

y B ∈ /

, entonces
_
B
g dµ
F
=
_
F
−1
(B)
(g ◦ T) dµ.
en el sentido de que si una de las integrales existe tambi´en la otra y son iguales.
Ind. Para indicadores se sigue de la definici´ on, para funciones simples por adi-
tividad, para funciones no negativas por el teorema de la convergencia mon´otona,
p´ag.87 y para funciones con integral de la definici´on.
Ejercicio 2.4.26.- (a) Demostrar por inducci´ on que
_

0
x
n
e
−x
dm = n!.
(b) Demostrar que para t > 0,
_

0
e
−tx
dm = 1/t y utilizarlo para demostrar
(a), derivando respecto de t.
Ind.- (b) Aplicando los ejercicios (2.4.2) y (2.4.3),
−1 =
_

0
(e
−tx
)

dx = (−t)
_

0
e
−tx
dx.
Por otra parte para todo a > 0 y todo t > a, [∂ e
−tx
/∂t[ = xe
−tx
est´a uniformemente
acotada por una funci´on integrable. Pues existe M, tal que para x > M, xe
−tx

xe
−ax
≤ e
−ax/2
y para 0 < x ≤ M, xe
−tx
≤ M e
−ax
. Similarmente para las
derivadas sucesivas. Por tanto para F(t) =
_

0
e
−tx
dm = 1/t tendremos
F
(n
(t) =
_

0
(−x)
n
e
−tx
= (−1)
n
n!t
−n−1
.
Ejercicio 2.4.27.- Sea f : [0, 1] → R continua, tal que f(0) = 0 y existe f

(0).
Demostrar que f(x)x
−3/2
es Lebesgue integrable.
Ind.- f(x) = xg(x) para g continua y g(x)/

x est´a acotada en un entorno de 0
por M/

x que es integrable y fuera es integrable.
Ejercicio 2.4.28.- Calcular:
(a) l´ım
n→∞
_

0
(1 + (x/n))
−n
sen(x/n) dm.
(b) l´ım
n→∞
_

0
nsen(x/n)[x(1 +x
2
)]
−1
dm.
(c) l´ım
n→∞
_

a
n(1 +n
2
x
2
)
−1
dm, en funci´ on de a.
364 Ejercicios resueltos
Ind. (a)= 0 por TCD, pues la sucesi´on (1 + (x/n))
n
es creciente —y converge a
e
x
—, por tanto, [(1+(x/n))
−n
sen(x/n)[ ≤ (1+(x/2))
−2
, y esta ´ ultima es integrable.
(b)=π/2 pues [ sen t/t[ ≤ 1 y por el ejercicio (2.4.2),
_
(0,x)
dm/(1 + x
2
) = arctan(x)
y para (c) se hace el cambio t = nx.
Ejercicio 2.4.29.- Dadas las funciones definidas en (0, ∞)
f(t) =
__
t
0
e
−x
2
dx
_
2
, g(t) =
_
1
0
e
−t
2
(x
2
+1)
x
2
+ 1
dx,
demostrar que:
(a) f(t) +g(t) = π/4. (b)
_
(0,∞)
e
−x
2
dm =

π/2.
Ind. (1) f

(t) +g

(t) = 0. (2) l´ım
t→∞
g(t) = 0.
Ejercicio 2.4.30.- Dada f(t) =
_

0
e
−x
2
cos 2xt dm, demostrar que satisface
f

(t) + 2tf(t) = 0 y que f(t) = (1/2)

πe
−t
2
.
Ind. Por los ejercicios (2.4.2) y (2.4.3), 0 =
_

0
(e
−x
2
sen 2xt)

=
_

0
(−2x)e
−x
2
sen 2xt+
e
−x
2
(2t) cos 2xt = f

(t)+2tf(t). Por tanto f(t) = f(0)e
−t
2
y por el resultado anterior
f(0) =

π/2.
Ejercicio 2.4.31.- Demostrar:
(1)
_

−∞
x
2n
e
−x
2
dm = (2n)!

π/4
n
n!.
(2) Para a ≥ 0,
_

−∞
e
−x
2
cos axdm =

π e
−a
2
/4
.
(3) Para p > 0,
_
1
0
x
p−1
(x −1)
−1
log xdm =


n=0
1/(p +n)
2
.
Ind. (1) Por inducci´ on derivando x
2n+1
e
−x
2
y utilizando los ejercicios (2.4.2),
(2.4.3) y (2.4.29).
(2) e
z
=

z
n
n!
, e
ix
= cos x+i sen x, por tanto cos x =


n=0
(−1)
n
x
2n
/(2n)!. Por
(1)
_
[f
n
[ < ∞, para f
n
= (−1)
n
e
−x
2
(ax)
2n
/(2n)!, por tanto
_
(

f
n
) =
_
f
n
.
(3) 1/(1 −x) =


n=0
x
n
,
(x
n+p
log x
−1
)

= (n +p)x
n+p−1
log x
−1
−x
n+p−1
,
por tanto
_
1
0
x
n+p−1
log x
−1
dx = 1/(p +n)
2
.
Ejercicio 2.4.32.- Demostrar que la funci´ on f : (0, 1) →R, f(x) = x
r
log
n
x
−1
,
para −1 < r y n ≥ 0 es Lebesgue integrable y que
_
(0,1)
x
r
log
n
x
−1
dm =
n!
(1 +r)
n+1
.
Ind. En primer lugar aunque los integrandos no son acotados, son no negati-
vos, por lo que las integrales existen, aunque aun no sabemos que sean finitas. Las
denotamos I
n
. Por L’Hopital se tiene derivando n veces que
(10.7) l´ım
x→0
+
x
r+1
log
n
x
−1
= l´ım
y→∞
log
n
y
y
r+1
= l´ım
y→∞
n!
(r + 1)
n
y
r+1
= 0.
365
Ahora para n = 0, como (x
r+1
)

= (r + 1)x
r
y l´ım
x→0
+ x
r+1
= 0, I
0
= 1/(r + 1) y
por inducci´ on se tiene que todas las I
n
son finitas, pues
(x
r+1
log
n
x
−1
)

= (r + 1)x
r
log
n
x
−1
−x
r
nlog
n−1
x
−1
por tanto integrando y teniendo en cuenta (10.7) —y los ejercicios (2.4.2) y (2.4.3)—
I
n
=
n
r + 1
I
n−1
= =
n!
(r + 1)
n+1
.
Ejercicio 2.4.33.- Demostrar que la funci´ on g : [1, ∞) → R, g(x) = e
−x
x
k
,
para k ∈ R es Lebesgue integrable.
Ind. Se tiene que l´ım
x→∞
e
−x/2
x
k
= 0, para todo k ∈ R, lo cual implica que la
funci´on est´a acotada por un N, pues es continua en [1, ∞). Ahora
e
−x
x
k
≤ N e
−x/2
,
y como la funci´on e
−x/2
es no negativa, el resultado se sigue por los ejercicios (2.4.2)
y (2.4.3), pues tiene integral y es finita ya que
(e
−x/2
)

= −e
−x/2
/2 ⇒
_

1
e
−x/2
= 2 e
−1/2
.
Ejercicio 2.4.34.- Sea k ∈ R y r > 0. Demostrar que
_
r
0
x
k
dm < ∞ ⇔ −1 < k
_

r
x
k
dm < ∞ ⇔ k < −1
Ind. Es una simple consecuencia de que para 0 < a < b
_
b
a
x
k
=
_
b
k+1
−a
k+1
k+1
, k + 1 ,= 0
log b/a, k + 1 = 0
, l´ım
a→0
+
a
k+1
=
_
_
_
∞, k + 1 < 0
1, k + 1 = 0
0, 0 < k + 1
y de que l´ım
b→∞
log b = ∞ y l´ım
a→0
+ log a = −∞.
Ejercicio 2.4.35 Demostrar que si f
n
: I →R son Riemann–integrables y f
n

f uniformemente, entonces f es Riemann–integrable.
Ind. f
n
es continua salvo en un Borel medible nulo A
n
. Por tanto todas las f
n
son continuas fuera del Borel medible nulo A = ∪A
n
y por tanto f, pues
[f(x) −f(y)[ ≤ [f(x) −f
n
(x)[ +[f
n
(x) −f
n
(y)[ +[f
n
(y) −f(y)[.
Ejercicio 2.4.36 Sea C = [a, b] ∩ Q = |c
n
¦ y f : I = [a, b] → R, f(x) = 0 si x
es irracional, x ∈ C
c
; y f(c
n
) = 1/n. Demostrar que f es Riemann–integrable
y calcular su integral.
Ind. f es continua fuera del medible nulo C, pues si x es irracional 0 ≤ f(z) ≤
para los z del entorno de x V
x
= ¡c
1
, . . . , c
n
¦
c
y 1/n ≤ .
366 Ejercicios resueltos
Ejercicio 2.4.37.- (a) Demostrar que si f tiene integral impropia de Riemann,
entonces es continua c.s. (m), pero no rec´ıprocamente. (b) Si f ≥ 0 y es acotada
en cada compacto, entonces se tiene la equivalencia.
Ind. (a) Se sigue del teorema de caracterizaci´on, pues es Riemann integrable en
cada intervalo acotado y por tanto en ´el es continua c.s. El rec´ıproco no es cierto para
f(x) = x, ni siquiera para f acotada, f = I
[0,∞)
−I
(−∞,0)
.
(b) Por el Teorema de caracterizaci´ on f es Riemann integrable en cada intervalo
[a
n
, b
n
], para cualesquiera a
n
→ −∞ y b
n
→ ∞ y f es lebesgue medible en [a
n
, b
n
].
Adem´as f
n
= fI
[a
n
,b
n
]
↑ f y f es Lebesgue medible y
_
b
n
a
n
f(x)dx =
_
f
n

_
f, por
el Teorema de la convergencia mon´ otona.
Ejercicio 2.4.38.- Sea f : R →R no negativa, con integral impropia de Riemann
finita, demostrar que f es Lebesgue medible e integrable y las dos integrales
coinciden. Dar un contraejemplo si quitamos la no negatividad.
Ind. Consideremos la sucesi´ on f
n
= fI
[−n,n]
, para la que f
n
↑ f, entonces es
Lebesgue medible por serlo las f
n
y por el Teorema de caracterizaci´ on y el Teorema
de la convergencia mon´ otona
_

−∞
f(x)dx = l´ım
n→∞
_
n
−n
f(x)dx = l´ım
n→∞
_
f
n
dm =
_
f dm,
Si quitamos la no negatividad es falso pues por ejemplo para
f =

n=1
(−1)
n
n
I
[n−1,n)
,
existe
_

0
f(x)dx =

n=1
(−1)
n
n
,
y es finita y sin embargo no es Lebesgue integrable, pues no lo es [f[, ya que
_
[f[dm =

(1/n) = ∞.
Ejercicios resueltos Tema III
Ejercicio 3.2.1.- Sean Ω
1
y Ω
2
espacios topol´ ogicos. Demostrar que:
(a) B(Ω
1
) ⊗B(Ω
2
) ⊂ B(Ω
1

2
).
(b) Si sus topolog´ıas tienen bases numerables, B(Ω
1
) ⊗B(Ω
2
) = B(Ω
1

2
).
Soluci´ on.- (a) Como las proyecciones π
i
: Ω
1

2
→ Ω
i
son continuas son
B(Ω
1

2
)–medibles, por tanto dados A ∈ B(Ω
1
) y B ∈ B(Ω
2
),
AB = π
−1
1
(A) ∩ π
−1
2
(B) ∈ B(Ω
1

2
),
y se sigue la inclusi´on de (a).
(b) Si (
i
es una base numerable de la topolog´ıa T
i
de Ω
i
,
( = ¡U V : U ∈ (
1
, V ∈ (
2
¦ ⊂ B(Ω
1
) ⊗B(Ω
2
),
367
es una base numerable de la topolog´ıa producto T , por tanto
T ⊂ σ(() ⊂ B(Ω
1
) ⊗B(Ω
2
),
y se sigue el resultado.
Ejercicio 3.2.4.- Sea f : R
2
→R, tal que f
x
es Borel medible para cada x y f
y
continua para cada y. Demostrar que f es Borel medible.
Ind.- Basta observar que la sucesi´ on de funciones medibles
f
n
(x, y) =

i=−∞
f(i/n, y)I
(
i−1
n
,
i
n
]
(x),
verifica f
n
→ f, pues f
n
(x, y) = f(x
n
, y), para un x
n
= i/n tal que [x
n
−x[ ≤ 1/n.
Ejercicio 3.3.1.- Demostrar que para cada r > 0 y A ∈ B(R
n
) es medible la
funci´ on de R
n
, f(x) = m[A ∩ B[x, r]] y demostrar que
_
f dm = r
n
m(A)
m[B[0, 1]].
Ind.- Es consecuencia de (3.3.6), p´ag.121, pues A∩B[x, r] es la secci´on por x del
medible de R
2n
,
E = R
n
A∩ ¡(z, y) ∈ R
2n
: |z −y| ≤ r¦)
(obs´ervese que el conjunto de la derecha es cerrado). Ahora m[E
y
] = m[B[y, r]]I
A
=
r
n
m[B[0, 1]]I
A
y el resultado se sigue del mismo teorema. .
Ejercicio 3.6.1.- Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida σ–finita y f : Ω → R
medible y no negativa. Demostrar que la gr´ afica de f es medible
E = |(x, y) ∈ Ω [0, ∞] : y = f(x)¦ ∈ /⊗B(R),
y que µ m(E) = 0.
Ind. Consideremos las funciones medibles π
2
(x, y) = y y h(x, y) = f(x), entonces
E = ¡h = π
2
¦ y como m(E
x
) = 0, µ m(E) = 0.
Ejercicio 3.6.2.- Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida σ–finita y f : Ω → R
medible y no negativa. Demostrar que la funci´ on F(y) = µ|f
−1
(y)¦ es medible
y F = 0 c.s.
Ind. En los t´erminos del ejercicio anterior F(y) = µ(E
y
) y 0 = µ m(E) =
_
F(y) dm.
Ejercicio 3.6.4.- Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida σ–finita, f : Ω → [0, ∞]
medible y 1 ≤ p < ∞. Demostrar que
_
f
p
dµ =
_
[0,∞)
pt
p−1
µ|f > t¦ dm,
y que si µ|f > t¦ ≤ e
−t
, entonces
_
f
p
dµ ≤ Π(p).
368 Ejercicios resueltos
Ind. Si definimos G: [0, ∞) → [0, ∞), G(t) = t
1/p
y λ = G

m, entonces se
tiene que λ(A) =
_
A
pt
p−1
dm, pues ambas medidas en A son de Lebesgue Stieltjes
y coinciden en los intervalos acotados [a, b] = G[a
p
, b
p
]
λ[a, b] = m[a
p
, b
p
] = b
p
−a
p
=
_
b
a
pt
p−1
dt =
_
[a,b]
pt
p−1
dm.
Ahora por el Teorema de Fubini y para la funci´ on medible h(t) = µ¡f > t¦
_
f
p
dµ =
_
[0,∞)
µ¡f
p
> s¦ dm =
_
[0,∞)
h ◦ Gdm
=
_
[0,∞)
hdλ =
_
[0,∞)
pt
p−1
µ¡f > t¦ dm.
Para lo ´ ultimo obs´ervese que
_

0
(t
p
e
−t
)

= 0.
Ejercicios resueltos Tema IV
Ejercicio 4.2.4.- Sea (Ω, /, λ) un espacio medible con una carga. Demostrar:
(a) g es λ–integrable si y s´ olo si es [λ[–integrable.
(b) Si g es λ–integrable,
¸
¸
_
g dλ
¸
¸

_
[g[ d[λ[.
(c) Existe una medida µ y una funci´ on medible f, con integral respecto de µ,
tal que para todo E ∈ /, λ(E) =
_
E
f dµ.
Ind. (c) Considerar una descomposici´ on de Hahn, P, N, f = I
P
−I
N
y µ = [λ[.
Ejercicio 4.2.9.- Sea λ una carga en un espacio medible (Ω, /), demostrar que
[λ[(A) = sup|
n

i=1
[λ(E
i
)[ : E
i
∈ /, disjuntos, ∪E
i
= A¦,
¿Es cierto el resultado si ponemos


i=1
en lugar de sumas finitas?.
Ind. Sean E
1
, . . . , E
n
∈ , medibles y disjuntos, tales que ∪E
i
= A entonces
n

i=1
[λ(E
i
)[ ≤
n

i=1
[λ[(E
i
) = [λ[(A),
por tanto [λ[(A) es una cota superior para el supremo. Veamos que se alcanza, para
ello sea P, N una descomposici´ on de Hahn
[λ[(A) = λ
+
(A) +λ

(A) = [λ(A∩ P)[ +[λ(A∩ N)[,
y el resultado se sigue pues A∩ P, A∩ N es una partici´on de A.
369
Ejercicio 4.3.1.- Sea (Ω, /) un espacio medible con una medida compleja λ =
λ
1
+iλ
2
= λ
+
1
−λ

1
+iλ
+
2
−iλ

2
, demostrar que λ
±
i
≤ [λ[ ≤ λ
+
1


1

+
2


2
.
Ind. λ
±
i
≤ λ
+
i


i
= [λ
i
[ ≤ [λ[ ≤ [λ
1
[ +[λ
2
[ = λ
+
1


1

+
2


2
.
Ejercicio 4.4.1.- Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida y f una funci´ on medible
no negativa. Si definimos la medida λ(A) =
_
A
f dµ, demostrar que para cada
funci´ on medible g
_
g dλ =
_
fg dµ,
en el sentido de que si una de las integrales existe tambi´en la otra y son iguales.
Ind. Demu´estrese para indicadores, funciones simples, funciones no negativas y
en general.
Ejercicio 4.4.3.- Sean µ y ν medidas σ–finitas, con ν ¸ µ y sea λ = µ + ν.
Demostrar que ν ¸ λ y si f = dν/dλ, entonces 0 ≤ f < 1 c.s (µ) y que
dν/dµ = f/(1 −f).
Ind. Existe g = dν/dµ, con 0 ≤ g < ∞, entonces g + 1 = dλ/dµ y f(g + 1) =
dν/dµ, por tanto g = f(g +1) c.s. (µ) y 0 ≤ f = g/(g +1) < 1 c.s. (µ) y g = f/(1−f)
c.s.(µ).
Ejercicio 4.4.4.- Sean λ y µ medidas σ–finitas en (Ω, /), demostrar que son
equivalentes las condiciones:
(a) µ ¸λ y λ ¸µ.
(b) |A ∈ / : µ(A) = 0¦ = |A ∈ / : λ(A) = 0¦.
(c) Existe una funci´ on medible g : Ω →(0, ∞), tal que λ(A) =
_
A
g dµ.
Ind. (a)⇔(b) es trivial.
(a)⇒(c) Por el Teorema de Radon–Nikodym 0 ≤ dλ/dµ < ∞ y por el ejercicio
anterior
1 =


=




,
por tanto dλ/dµ es invertible c.s. y por tanto positiva c.s.
(c)⇒(a) Como existe g
−1
y es no negativa tiene integral y si consideramos ν(A) =
_
A
g
−1
dλ, tendremos que


=




= g
−1
g = 1 ⇒ ν = µ.
Ejercicio 4.4.5.- Demostrar que si (Ω, /, µ) es un espacio de medida σ–finita,
existe una medida finita λ, que tiene los mismos conjuntos nulos que µ.
Ind. Sea A
n
una partici´on de Ω, con 0 < µ(A
n
) < ∞ (observemos que los de
medida nula los podemos unir a cualquier otro A
n
de medida positiva) y sea
g =

n=1
1
2
n
µ(A
n
)
I
A
n
,
entonces el resultado se sigue del ejercicio anterior para λ(A) =
_
A
g dµ.
370 Ejercicios resueltos
Ejercicio 4.4.6.- Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida finita y f : Ω → C inte-
grable. Demostrar que si S es un cerrado de C, tal que para cada E ∈ / con
µ(E) > 0, se tiene
1
µ(E)
_
E
f dµ ∈ S
entonces f(x) ∈ S c.s.
Ind. Hay que demostrar que µ[f
−1
(S
c
)] = 0, ahora bien como S
c
es abierto es
una uni´ on numerable de discos cerrados y basta demostrar que para cualquiera de
ellos D[z, r], µ[f
−1
(D[z, r])] = 0. Supongamos que no, que E = f
−1
(D[z, r]), tiene
µ(E) > 0, entonces llegamos a un absurdo, pues
r <
¸
¸
¸
¸
1
µ(E)
_
E
f dµ −z
¸
¸
¸
¸
=
¸
¸
¸
¸
1
µ(E)
_
E
(f −z) dµ
¸
¸
¸
¸

1
µ(E)
_
E
[f −z[ dµ ≤ r.
Ejercicio 4.4.7.- Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida. Demostrar que |λ ∈
/(/, R) : λ ¸ µ¦, es un subespacio vectorial cerrado del espacio de Banach
/(/, R).
Ind. Veamos que su complementario es abierto. Sea /
µ
= ¡λ ∈ /(,, R) : λ _
µ¦ y λ ∈ /− /
µ
, entonces existe A ∈ ,, tal que µ(A) = 0 y λ(A) ,= 0, entonces
para 0 < r ≤ [λ(A)[ y |ν −λ| < r, ν ∈ /−/
µ
, pues
[ν(A) −λ(A)[ ≤ |ν −λ| < r,
y por tanto ν(A) ,= 0.
Ejercicio 4.4.8.- Sean ν
1
¸ µ
1
en (Ω
1
, /
1
) y ν
2
¸ µ
2
en (Ω
2
, /
2
), medidas
σ–finitas. Demostrar que ν
1
ν
2
¸µ
1
µ
2
y que
d(ν
1
ν
2
)
d(µ
1
µ
2
)
(x, y) =

1

1
(x)

2

2
(y).
Soluci´ on.- Sea E ∈ , tal que µ(E) = µ
1
µ
2
(E) = 0, entonces como µ(E) =
_
µ
2
(E
x
) dµ
1
, µ
2
(E
x
) = 0 c.s. µ
1
, por tanto c.s. ν
1
y ν
2
(E
x
) = 0 c.s. ν
1
, por tanto
ν(E) = ν
1
ν
2
(E) =
_
ν
2
(E
x
) dν
1
= 0.
Ahora si f = dν
1
/dµ
1
, g = dν
2
/dµ
2
y h(x, y) = f(x)g(y), entonces como h ≥ 0,
tiene integral y
ν(E) =
_
ν
2
(E
x
) dν
1
=
_
(
_
E
x
g dµ
2
) dν
1
=
_
(
_
E
x
g dµ
2
)f dµ
1
=
_
(
_
I
E
x
h
x

2
) dµ
1
=
_
E
hdµ.
Ejercicio 4.5.1.- Demostrar que si λ
1
y λ
2
son complejas y λ
1
⊥ λ
2
, entonces

1

2
[ = [λ
1
[ +[λ
2
[.
Ind. Existe un medible A tal que para cada medible B, λ
1
(B) = λ
1
(B ∩ A) y
λ
2
(B) = λ
2
(B ∩ A
c
), adem´as

1

2
[(B) = [λ
1

2
[(B ∩ A) +[λ
1

2
[(B ∩ A
c
)
= [λ
1
[(B ∩ A) +[λ
2
[(B ∩ A
c
) = [λ
1
[(B) +[λ
2
[(B),
pues si A
i
⊂ B∩A, [λ
1
(A
i
)+λ
2
(A
i
)[ = [λ
1
(A
i
)[ y si A
i
⊂ B∩A
c
, [λ
1
(A
i
)+λ
2
(A
i
)[ =

2
(A
i
)[. Term´ınelo el lector.
371
Ejercicios resueltos Tema V
Ejercicio 5.5.1.- Calcular el ´ area y el volumen de la elipse y elipsoide respec-
tivamente
x
2
a
2
+
y
2
b
2
= 1,
x
2
a
2
+
y
2
b
2
+
z
2
c
2
= 1.
Ind. Consideremos la aplicaci´on lineal
T : R
2
→R
2
, (x, y) →
_
a 0
0 b
_ _
x
y
_
=
_
ax
by
_
,
que para E = ¡(x, y) ∈ R
2
:
x
2
a
2
+
y
2
b
2
≤ 1¦, y B = ¡(x, y) : x
2
+ y
2
≤ 1¦, T(B) = E,
por tanto
m[E] = m[T(B)] = [ det T[m[B] = abπ.
Ejercicio 5.5.2.- Una bicicleta de longitud L hace un recorrido en el que nunca
gira a la derecha. Si el ´ angulo total girado es ϕ, demostrar que el ´ area que
barre es
7
ϕL
2
/2.
Demostraci´on. Consideremos un sistema de coordenadas cartesiano, con el ori-
gen en el punto del que parte y siendo el semieje x positivo la direcci´on en la que
sale. Parametricemos la curva trayectoria (x(t), y(t)), por el tiempo t ∈ [0, T] y tal
que x(0) = y(0) = y

(0) = 0 y sea θ: [0, T] → [0, ϕ] el ´angulo de la pendiente a la
curva en cada punto (x(t), y(t)), por tanto tal que x

sen θ − y

cos θ = 0, el cual es
creciente por la hip´ otesis.
La regi´on barrida es
B = F[[0, T] [0, L]], F(t, r) = (x(t) +r cos θ(t), y(t) +r sen θ(t)),
siendo [DF[ = rθ

, por tanto
m[B] =
_
T
0
_
L
0

(t) drdt = L
2
ϕ/2.
Ejercicio 5.5.3.- Curva de Agnesi
8
: Dada una circunferencia de radio a/2
tangente al eje x y centro en el eje y y dada la tangente paralela al eje x en
el punto (0, a), se considera el lugar geom´etrico de los puntos del plano (x, y),
obtenidos de la siguiente forma: Se traza la recta que une el origen con el punto
de la tangente de abscisa x, es decir (x, a) y se considera la ordenada y del
punto de corte de esta recta con la circunferencia.
Demostrar que el ´ area subyacente a la curva es 4 veces el ´ area del c´ırculo
de la construcci´ on. Que la curva tiene dos puntos sim´etricos en los que pasa de
ser convexa a concava y las verticales en esos puntos dividen el ´ area subyacente
7
En particular si la bicicleta vuelve al punto de partida, el ´area que barre es
constante e igual a la del c´ırculo de radio L.
8
Ver comentarios en la p´ ag.217
372 Ejercicios resueltos
en tres regiones de igual ´ area y que los pies de esas verticales en el eje x definen
con el punto m´ aximo (0, a) de la curva un tri´angulo equil´ atero. Encontrar el
centro de gravedad de la regi´ on entre la curva y el eje x. Encontrar el centro
de gravedad de la curva.
Demostrar que el volumen que genera al girarla respecto del eje x es 2
veces el del toro que genera el c´ırculo.
Demostraci´on. Se tiene por c´alculo inmediato que
y =
a
3
x
2
+a
2
.
El ´area es para tan θ = t = x/a, para la que (1 +t
2
)dθ = dt = dx/a
_

−∞
a
3
x
2
+a
2
dx = a
2
_

−∞
1
t
2
+ 1
dt = a
2
_
π/2
−π/2
dθ = a
2
π.
mientras que el volumen encerrado por la superficie de revoluci´ on es por el teorema de
la medida producto y teniendo en cuenta por el cambio anterior que cos
2
θ = 1/(1+t
2
)
_

−∞
πy
2
(x) dx = π
_

−∞
a
2
(1 +t
2
)
2
dx = πa
3
_
π/2
−π/2
cos
2
θ dθ =
π
2
a
3
2
,
siendo el volumen del toro por el Teorema de Pappus el producto del ´area del c´ırcu-
lo πa
2
/4 por la longitud, πa, de la curva que genera el centro de gravedad de la
circunferencia (0, a/2).
Ahora por el Teorema de Pappus podemos calcular el volumen de la figura como
el producto del ´area de la regi´on entre la curva y el eje x, que lo hemos calculado
antes y vale a
2
π, multiplicado por la longitud 2πr de la curva que genera el centro
de gravedad (0, r) de la regi´ on, por tanto 2π
2
a
2
r = π
2
a
3
/2 y r = a/4.
Por ´ ultimo el centro de gravedad de la curva es (0, 0). (Observese que la curva
tiene longitud ∞).
Ejercicio 5.5.6.- (a) Demostrar que el ´ area de la esfera de radio r es 4πr
2
.
(b) Demostrar que el ´ area del casquete esf´erico de radio r y altura h es 2πrh.
Ind. Basta demostrar (b). La proyecci´on del casquete es el c´ırculo de radio k =

2rh −h
2
, pues k
2
+ (r − h)
2
= r
2
, y su ´ area es para z(x, y) =
_
r
2
−x
2
−y
2
y
U = ¡x
2
+y
2
≤ k
2
¦
_
U
_
1 +z
2
x
+z
2
y
dxdy = r
_
U
dxdy
_
r
2
−x
2
−y
2
,
y por el teorema de cambio de variable para F = (f
1
, f
2
): V = (0, k) (0, 2π) →R
2
,
F(ρ, θ) = (ρ cos θ, ρ sin θ), como F(V ) = U = ¡x
2
+ y
2
≤ k
2
¦ y J(DF
(ρ,θ)
) =
[f

f

−f

f

[ = ρ,
r
_
F(V )
dxdy
_
r
2
−x
2
−y
2
= r
_
V
ρ dρ dθ
_
r
2
−ρ
2
= −2π r
_
_
r
2
−ρ
2
_
k
0
= 2π r h.
Ejercicio 5.5.7.- Demostrar que para una rotaci´ on o una traslaci´ on T : R
n

R
n
, el centro de masas C(B) de un boreliano B satisface T[C(B)] = C[T(B)].
373
Ind. Una traslaci´on o una rotaci´on T, conserva las medidas de Hausdorff, (T

(H
k
) =
H
k
), por tanto
x
i
[C(T(B))] =
_
T(B)
x
i
dH
k
H
k
[T(B)]
=
_
B
x
i
◦ T dH
k
H
k
(B)
,
y si T(x) = x + a es una traslaci´ on, x
i
◦ T = x
i
+ a
i
y x
i
[C(T(B))] = x
i
[C(B)] +
a
i
= x
i
[T(C(B))]; y si T(p) = (

a
ij
p
j
) es una rotaci´on, x
i
◦ T =

a
ij
x
j
y
x
i
[C(T(B))] =

a
ij
x
j
[C(B)], por tanto C[T(B)] = T[C(B)].
Ejercicio 5.5.9.- Dado en el plano un tri´ angulo T
2
de v´ertices ABC, conside-
remos los tres conjuntos: T
2
(la envolvente convexa de los v´ertices), T
1
= ∂T
2
formado por los tres lados y T
0
= |A, B, C¦ formado por los tres v´ertices.
Calcular el centro de masas de cada uno. ¿coinciden?
Ind. Por el ejercicio (5.5.7), p´ag.210, podemos suponer que nuestro tri´angulo
tiene coordenadas A = (0, 0), B = (b
1
, b
2
) y C = (0, c). En tal caso (si b
1
> 0) la
abscisa del centro de masa de T
2
es
_
T
2
xdH
2
H
2
(T
2
)
=
_
T
2
xdm
2
m
2
(T
2
)
=
_
b
1
0
_ c+x
b
2
−c
b
1
x
b
2
b
1
xdxdy
b
1
c/2
=
_
b
1
0
(c −x
c
b
1
)xdx
b
1
c/2
= b
1
−2b
1
/3 = b
1
/3 = x(
A+B +C
3
)
un c´ alculo similar para la ordenada (´o dado que hay rotaciones que nos intercambian
las coordenadas) se tiene que el centro de masa de T
2
es el baricentro del tri´angulo
A+B +C
3
.
Calculemos ahora el centro de masa de un segmento PQ de extremos P = (p
1
, p
2
)
y Q = (q
1
, q
2
), para x
1
y x
2
las coordenadas, σ(t) = tQ+(1−t)P y [σ

(t)[ = [Q−P[
_
PQ
x
i
dH
1
H
1
(PQ)
=
_
1
0
(tq
i
+ (1 −t)p
i
)[Q−P[ dH
1
H
1
(PQ)
=
_
1
0
(tq
i
+ (1 −t)p
i
)[Q−P[ dt
m
1
(PQ)
=
_
1
0
(tq
i
+ (1 −t)p
i
) dt =
p
i
+q
i
2
,
es decir que el centro de masa de PQ es (P +Q)/2.
Veamos ahora el centro de masa de T
1
el cual es uni´on de los segmentos AB, BC
y CA, con H
1
(A) = H
1
(B) = H
1
(C) = 0, por tanto se sigue del ejercicio (5.5.8),
p´ag.210, que para [A−C[ = c, [A−B[ = d y [B −C[ = e
C(T
1
) =
c
c +d +e
A+C
2
+
d
c +d +e
A+B
2
+
e
c +d +e
B +C
2
.
el cual es el incentro del tri´angulo formado por los puntos medios de los lados de
nuestro tri´ angulo.
Por ´ ultimo el de T
0
tambi´en es el baricentro, pues
_
T
0
x
i
dH
0
H
0
(T
0
)
=
x
i
(A) +x
i
(B) +x
i
(C)
3
= x
i
_
A+B +C
3
_
.
En definitiva C(T
2
) = C(T
0
) = (A+B +C)/3 y C(T
1
) es distinto.
374 Ejercicios resueltos
Ejercicios resueltos Tema VI
Ejercicio 6.2.2.- Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida σ–finita y f : Ω → C
medible. Demostrar que µ
f
(B) = µ[f
−1
(B)] es una medida en B(C), y que si
f ∈ L

, entonces
K = |z ∈ C : µ
f
[B(z, )] > 0, ∀ > 0¦,
es un compacto, donde B(z, ) = |z

: [z

−z[ < ¦ y que
|f|

= sup|[z[ : z ∈ K¦.
Soluci´ on.- Veamos que K
c
es abierto. Sea z ∈ K
c
, entonces existe > 0 tal
que µ
f
[B(z, )] = 0, pero entonces B(z, ) ⊂ K
c
, pues la bola es abierta y dado
z

∈ B(z, ), existe un δ > 0, tal que B(z

, δ) ⊂ B(z, ), por tanto µ
f
[B(z

, δ)] = 0 y
z

∈ K
c
. Ahora veamos que K es acotado, para ello veamos que si z ∈ K, [z[ ≤ |f|

´o equivalentemente que si |f|

< [z[, entonces z / ∈ K, lo cual es obvio pues z est´a en
el abierto B[0, |f|

]
c
y por tanto existe un > 0 tal que
B(z, ) ⊂ B[0, |f|

]
c
⇒ µ
f
(B(z, )) ≤ µ
f
(B[0, |f|

]
c
) = µ([f[ > |f|

) = 0,
(por ser el espacio σ–finito), por tanto z ∈ K
c
.
Ahora veamos que el supremo es |f|

. Para ello hemos visto la desigualdad “≤”,
veamos la otra, para lo cual basta demostrar que para todo > 0 hay puntos de K
en la rosquilla compacta
C = ¡z : |f|

− ≤ [z[ ≤ |f|

¦.
En caso contrario para cada z ∈ C existir´ıa un
z
> 0, tal que µ
f
(B(z,
z
)) = 0 y
por compacidad C se rellena con una colecci´on finita de estas bolas y µ
f
(C) = 0, por
tanto
µ¡[f[ ≥ |f|

−¦ = µ
f
¡[z[ ≥ |f|

−¦ = 0
lo cual es absurdo.
Ejercicio 6.2.3.- Demostrar que si 0 < r < p < s ≤ ∞, entonces L
r
∩ L
s

L
p
⊂ L
r
+L
s
.
Soluci´ on.- Sea A = ¡[f[ ≤ 1¦, entonces si f ∈ L
r
∩ L
s
, y s < ∞
_
[f[
p
dµ =
_
A
c
[f[
p
dµ +
_
A
[f[
p


_
A
c
[f[
s
dµ +
_
A
[f[
r
dµ ≤
_
[f[
s
dµ +
_
[f[
r
dµ < ∞,
y si s = ∞, [f[ ≤ |f|

c.s. (ver ejercicio (6.1.2)) y
_
A
c
[f[
p
≤ |f|
p

µ(A
c
) < ∞,
pues µ(A
c
) < ∞ por la desigualdad de Tchebycheff. Para la segunda inclusi´on, f =
I
A
f +I
A
c f ∈ L
p
, I
A
f ∈ L
s
, I
A
c f ∈ L
r
.
375
Ejercicio 6.2.4.- Demostrar que si 0 < r < s < ∞ y f ∈ L
r
∩ L
s
, entonces
f ∈ L
p
, para todo p ∈ [r, s]; que la funci´ on
φ(p) = log
_
[f[
p
dµ,
es convexa en [r, s] y que |f|
p
≤ m´ ax||f|
r
, |f|
s
¦.
Soluci´ on.- Sean r ≤ a < b ≤ s y t ∈ [0, 1], entonces basta demostrar que
e
φ[ta+(1−t)b]
≤ e
tφ(a)+(1−t)φ(b)
,
es decir que, para c = ta + (1 −t)b,
_
[f[
c
dµ ≤
__
[f[
a

_
t
__
[f[
b

_
1−t
,
y esto es consecuencia de la Desigualdad de Holder, pues para p = 1/t y q = 1/(1−t),
obviamente conjugados y las funciones g
p
= [f[
a
, h
q
= [f[
b
, tendremos que g ∈ L
p
,
h ∈ L
q
, y
gh = [f[
a
p
+
b
q
= [f[
ta+(1−t)b
= [f[
c
,
adem´as tomando ahora a = r y b = s y un valor intermedio c = tr + (1 − t)s,
tendremos que
|f|
c
=
__
[f[
c

_
1/c

__
[f[
r

_
t/c
__
[f[
s

_
(1−t)/c
= |f|
tr/c
r
|f|
(1−t)s/c
s
≤ m´ax¡|f|
r
, |f|
s
¦.
Ejercicio 6.2.5.- Demostrar que un espacio normado c es completo sii para
cada sucesi´on x
n
∈ c

|x
n
| < ∞ ⇒

x
n
es convergente.
Soluci´ on.- ⇒) Sea

|x
n
| < ∞, entonces v
n
=

n
i=1
x
i
es de Cauchy y tiene
l´ımite por ser el espacio completo.
⇐) Sea v
n
de Cauchy e y
n
una subsucesi´ on suya tal que |y
n+1
− y
n
| ≤ 2
−n
,
entonces para x
n
= y
n+1
−y
n
,

|x
n
| es convergente, por tanto tambi´en es conver-
gente

x
n
= x y como y
n
= y
1
+

n−1
i=1
x
i
, tiene l´ımite as´ı como v
n
.
Ejercicio 6.2.7.- Demostrar que si f, g ∈ /
p
para 0 < p < 1, entonces
|f +g|
p
≤ 2
1
p
−1
(|f|
p
+|g|
p
)
Ind. Por la desigualdad (a + b)
r
< a
r
+ b
r
, para 0 < r < 1 y a, b > 0 y por la
concavidad de x
p
_
[f +g[
p

2

_
[f[
p
dµ +
_
[g[
p

2

_
__
[f[
p
_
1/p
+
__
[g[
p
_
1/p
2
_
p
.
Ejercicio 6.2.8.- Demostrar que si f ∈ L
p
para alg´ un 0 < p < ∞, entonces
|f|
r
→|f|

, cuando r →∞.
376 Ejercicios resueltos
Soluci´ on.- Si f ∈ L
p
∩ L

, entonces
¡[f[ > 0¦ es σ–finito y ¡[f[ > |f|

¦ es loc. nulo,
por tanto su intersecci´on A = ¡[f[ > |f|

¦ es nulo y para r ≥ p
|f|
r
=
__
[f[
p
[f[
r−p

_
1/r
=
__
A
c
[f[
p
[f[
r−p

_
1/r
≤ |f|
(r−p)/r

__
A
c
[f[
p

_
1/r
= |f|
(r−p)/r

|f|
p/r
p
< ∞,
y haciendo r → ∞ se sigue que l´ımsup |f|
r
≤ |f|

. Ahora para cada > 0,
B = ¡[f[ > |f|

−¦ no es localmente nulo, por tanto µ(B) > 0 y
µ(B)
1/r
(|f|

−) ≤
__
B
[f[
r

_
1/r
≤ |f|
r
,
por lo que µ(B) < ∞ y haciendo r →∞, tendremos que
|f|

− ≤ l´ıminf |f|
r
,
y el resultado se sigue. Si por el contrario |f|

= ∞, entonces para todo n, µ¡[f[ >
n¦ > 0 y
µ¡[f[ > n¦
1/r
n ≤
_
_
{|f|>n}
[f[
r

_
1/r
≤ |f|
r
,
y haciendo r →∞, tendremos que n ≤ l´ıminf |f|
r
y el resultado se sigue.
Ejercicio 6.2.9.- Demostrar que si µ(Ω) < ∞ y 0 < r < s < ∞, entonces
L
s
⊂ L
r
y que para f ∈ L
s
|f|
r
≤ |f|
s
µ(Ω)
1
r

1
s
.
Ind. Sea f ∈ L
s
, entonces para p y q conjugados, con 1 < p = s/r, f
r
∈ L
p
y
como 1 ∈ L
q
, tendremos por la Desigualdad de Holder que f
r
1 = f
r
∈ L
1
, es decir
f ∈ L
r
y adem´as
_
[f[
r
≤ |f
r
|
p
|1|
q
=
__
[f[
rp

_
1/p
µ(Ω)
1/q
,
el resto es simple.
Ejercicio 6.2.10.- Demostrar que si µ(Ω) < ∞ y f
n
, f son medibles, entonces:
(a) Si f
n
→ f c.s., entonces f
n
→ f en medida (es decir que para todo
> 0, µ|[f
n
−f[ > ¦ →0).
(b) Si f
n
→f en L
p
(con 1 ≤ p ≤ ∞), entonces f
n
→f en medida.
Soluci´ on.- (a) Observemos que f
n
(x) no converge a f(x) sii existe un > 0, tal
que para todo N ∈ N, hay un n ≥ N, para el que [f
n
(x) −f(x)[ > , por lo tanto
0 = µ¡f
n
f¦ = µ¡∪
>0


N=1


n=N
[f
n
−f[ > ¦,
y para cada > 0 y A
n
() = ¡[f
n
− f[ > ¦, como la medida es finita se tiene (ver
ejercicio 1.3.5)
l´ımsup µ¡A
n
()¦ ≤ µ¡l´ımsup A
n
()¦ = 0 ⇒ l´ımµ¡A
n
()¦ = 0.
377
(b) Para p < ∞, por la desigualdad de Tchebycheff
µ¡A
n
()¦ ≤
|f
n
−f|
p
p

p
→0,
y para p = ∞, dado el > 0, basta considerar N tal que para n ≥ N, |f
n
−f|

< ,
pues
µ¡[f
n
−f[ > ¦ ≤ µ¡[f
n
−f[ > |f
n
−f|

¦ = 0.
Ejercicio 6.2.11.- Demostrar la Desigualdad de Jensen, es decir que si
µ(Ω) = 1, f : Ω → (a, b) es medible e integrable y ϕ: (a, b) → R es conve-
xa, entonces ϕ
__
f dµ
_

_
ϕ ◦ f dµ.
Soluci´ on.- Toda funci´on convexa tiene la propiedad de que para todo x
0
∈ (a, b)
existe una funci´on af´ın, h(x) = px+c, tal que h(x) ≤ ϕ(x) y h(x
0
) = ϕ(x
0
). Tomemos
x
0
=
_
f dµ, y veamos en primer lugar que x
0
∈ (a, b), para ello observemos que para
a = −∞, como f es integrable, a < x
0
, por lo que tambi´en si b = ∞ es x
0
< b. En el
caso finito, pongamos b < ∞, si fuera x
0
= b, como f < b, b −f > 0 y tiene integral
nula, lo cual implicar´ıa que b − f = 0 c.s., lo cual es absurdo. Ahora el resultado es
evidente pues tomando la funci´on h correspondiente tendremos que
ϕ
__
f dµ
_
= ϕ(x
0
) = h(x
0
) = px
0
+c = p
__
f dµ
_
+c
=
_
(pf +c) dµ =
_
h[f] dµ ≤
_
ϕ[f] dµ.
Ejercicio 6.2.12.- Demostrar que si µ(Ω) = 1 y f, g son medibles y positivas y
tales que fg ≥ 1, entonces (
_
f dµ) (
_
g dµ) ≥ 1.
Soluci´ on.- 1/f ≤ g y por la Desigualdad de Jensen, para ϕ(x) = 1/x,
1
_
f dµ

_
1
f
dµ ≤
_
g dµ.
Ejercicio 6.2.13.- Demostrar que si 0 < r < s ≤ ∞, entonces l
r
⊂ l
s
.
Soluci´ on.- Para s = ∞es obvio, pues si x
n
es tal que

[x
n
[
r
< ∞, en particular
tendremos que [x
n
[
r

[x
n
[
r
< ∞y por tanto [x
n
[ est´a acotada. Sea ahora s < ∞,
como s´olo hay un conjunto finito F de n para los que [x
n
[ ≥ 1, pues en caso contrario

[x
n
[
r

F
[x
n
[
r
= ∞, se tiene que

n=1
[x
n
[
s
=

F
[x
n
[
s
+

N−F
[x
n
[
s

F
[x
n
[
s
+

N−F
[x
n
[
r
< ∞.
Ejercicio 6.4.1.- Sea g ∈ L

, demostrar que para 1 ≤ p < ∞, si f ∈ L
p
,
gf ∈ L
p
, que la aplicaci´ on G: L
p
→L
p
, G(f) = gf, es lineal y continua y que
|G| = |g|

.
Soluci´ on.- Si f ∈ L
p
y g ∈ L

, entonces [fg[ ≤ [f[|g|

c.s., por tanto [fg[
p

[f[
p
|g|
p

c.s. y |G(f)|
p
≤ |g|

|f|
p
, por tanto G es acotada y |G| ≤ |g|

, veamos
la otra desigualdad, para ello sea > 0, entonces ¡[g[ > |g|

−¦ no es localmente
nulo y tiene un subconjunto medible A, con 0 < µ(A) < ∞, por tanto f = I
A
∈ L
p
,
|f|
p
= µ(A)
1/p
y
(|g|

−)µ(A)
1/p
≤ (
_
[fg[
p
)
1/p
= |G(f)|
p
≤ |G||f|
p
.
378 Ejercicios resueltos
Otros Ejercicios
Ejercicio 10.11.1 Demostrar que si / ⊂ 1(Ω) es una clase mon´ otona, tam-
bi´en lo son
|A ∈ /: A
c
∈ /¦, |A ∈ /: ∀B ∈ (, A∩ B ∈ /¦,
para cualquier ( ⊂ 1(Ω).
Ejercicio 10.11.2 Sea ( ⊂ 1(Ω), demostrar que son equivalentes
9
las siguien-
tes propiedades:
1) Si A, B ∈ (, entonces A∪ B, A\B ∈ (
2) Si A, B ∈ (, entonces A∩ B, A∆B ∈ (.
3) Si A, B ∈ (, entonces A∪ B, A∆B ∈ (.
Ind. Recordemos que A∆B = (A
c
∩ B) ∪ (A∩ B
c
).
(1)⇒ (2), pues A∆B = (B\A) ∪ (A\B) ∈ ( y A∩ B = (A∪ B)\(A∆B) ∈ (.
(2)⇒ (3), pues si E ∩ F = ∅, E∆F = E ∪ F y A ∪ B = (A ∩ B) ∪ (A∆B) =
(A∩ B)∆(A∆B), pues la segunda uni´ on es disjunta.
(3)⇒ (1), pues A\B = (A∪ B)∆B y si A ⊂ B entonces A∆B = B\A.
Ejercicio 10.11.3 Demostrar que para cada A ⊂ R,
´ınf|

(b
n
−a
n
) : A ⊂ ∪(a
n
, b
n
]¦ =´ınf|

(b
n
−a
n
) : A ⊂ ∪[a
n
, b
n
)¦.
Ejercicio 10.11.4 ¿Es la uni´ on de σ–´ algebras σ–´ algebra?. ¿Y la intersecci´ on?
Ejercicio 10.11.5 ¿Cuales son los m´ as peque˜ nos intervalos (a, b] cuyas uniones
finitas o numerables forman σ((), para la clase ( = |(0, 1/n] : n ∈ N¦ en
(0, 1]?.
Soluci´ on. (1/(n + 1), 1/n].
9
A tal colecci´ on se la llama anillo.
379
380 Otros Ejercicios
Ejercicio 10.11.6 Describir σ((), para la clase
( = |A ⊂ N : 2n ∈ A, ∀n ∈ N¦.
Ejercicio 10.11.7 Dar todas las medidas exteriores en el conjunto Ω = |0, 1¦.
Idem en Ω = |0, 1, 2¦.
Ejercicio 10.11.8 Sea Ω un conjunto infinito y
( = |∅, Ω, |x¦(∀x ∈ Ω)¦, ρ: ( →[0, ∞], ρ(∅) = 0, ρ(Ω) = ∞, ρ(|x¦) = 1.
Dar la medida exterior generada por ρ y la σ–´ algebra /

.
Ejercicio 10.11.9 Demostrar que para cada E ⊂ N, µ

(E) = n/(n + 1) si
E tiene n elementos y µ

(E) = ∞ si E es infinito, es una medida exterior.
Encontrar /

.
Ejercicio 10.11.10 Sea µ la medida de contar en (R, 1(R)) y sea µ
A
(B) =
µ(A∩ B):
¿Es µ
A
de Lebesgue–Stieltjes, para A = N?. Si lo es, ¿cual es su funci´ on
de distribuci´on?. Idem para A = |1/n : n ∈ N¦.
Ejercicio 10.11.11 Dado un conjunto finito Ω dar el m´ınimo y m´ aximo de
|card / : / σ–´ algebra de Ω¦.
Ejercicio 10.11.12 Sea f medible e integrable en ((0, 1), B(0, 1), m). Demostrar
que para todo polinomio p, pf tambi´en es integrable y calcular el l´ım
_
x
n
f dm.
Demostraci´ on. Si p = a
0
+ a
1
x + + a
n
x
n
, [pf[ ≤ (

[a
i
[)[f[, que es
integrable. Por otra parte como f es finita c.s., y 0 < x < 1, [x
n
f[ ≤ [f[ y
x
n
f ↓ 0 c.s., y el l´ımite pedido es 0 por el TCD.
Ejercicio 10.11.13 Demostrar que el volumen del cono generado por un bore-
liano plano y un punto exterior al plano es 1/3 del area del boreliano por la
altura del punto respecto del plano.
Demostraci´ on. Por una traslaci´ on y un giro podemos suponer que el
plano es perpendicular al eje z y que el punto es el origen. Si la altura es h
y el boreliano plano es A, entonces el cono es C = ∪
0≤x≤h
(x/h)A es decir la
uni´ on de las secciones a cada altura x, por tanto
m[C] =
_
h
0
m
2
[
xA
h
] dx =
m
2
(A)
h
2
_
h
0
x
2
dx =
m
2
(A)h
3
.
381
Ejercicio 10.11.14 Sean A
n
conjuntos medibles tales que µ(A
n
) ≤ 2
−n
. De-
mostrar que casi seguro todo punto est´ a a lo sumo en un n´ umero finito de
conjuntos A
n
.
Ejercicio 10.11.15 Sea (Ω
1
, /
1
, µ
1
) un espacio de medida y F : Ω
1
→ Ω
2
una
aplicaci´ on, demostrar que /
2
= |B : F
−1
(B) ∈ /
1
¦ es una σ–´ algebra y
µ
2
= F

µ
1
, es decir µ
2
(B) = µ
1
(F
−1
(B)) una medida y que si el primer
espacio es completo, tambi´en lo es el segundo.
Ejercicio 10.11.16 Sea ( = |[a, b) : a < b ∈ R¦ y T = |(a, b] : a < b ∈ R¦.
Demostrar que σ(() = σ(T). ¿Qu´e σ–´ algebra es?.
Ejercicio 10.11.17 Demostrar que B(R
n
) = σ((), para
( = ||x
i
≤ b¦ : i ∈ |1, . . . , n¦, b ∈ R¦.
Ejercicio 10.11.18 Dado un espacio de medida (Ω, /, µ). Demostrar:
(a) Si A, B ∈ / y µ(A.B) = 0 entonces µ(A) = µ(B).
(b) La relaci´ on entre conjuntos medibles A · B si y s´ olo si µ(A.B) = 0,
es de equivalencia.
(c) En el espacio cociente . = // · la aplicaci´on
ρ(A, B) = µ(A.B),
satisface ρ(A, A
c
) = µ(Ω), por tanto en general ρ : . . → [0, ∞] toma el
valor ∞, sin embargo define una m´etrica en el sentido
10
de que verifica las
tres propiedades habituales. Demostrar que para la topolog´ıa natural —en la
que las bolas abiertas de radio finito son base—, para cada A ∈ ., los B que
est´ an a distancia finita de A es un abierto y que estos abiertos o coinciden o
son disjuntos y descomponen . en componentes abiertas que s´ı son espacios
m´etricos y son tales que la aplicaci´ on A ∈ . → A
c
∈ . es una isometr´ıa que
lleva una componente en otra (si µ(Ω) = ∞) y las aplicaciones de . . →.
(A, B) →A∪ B, (A, B) →A∩ B, (A, B) →A.B,
son continuas.
Ejercicio 10.11.19 Sea f : [0, 1] → R
+
, tal que f = 0 en Q y f(x) = n si en
la representaci´ on decimal de x hay n ceros exactamente tras la coma decimal.
Demostrar que f es medible y calcular
_
fdm.
Ind. f =

nI
[10
−n−1
,10
−n
)∩I
,
_
f = (9/100)

n(1/10)
n−1
= 1/9.
10
Observemos que el concepto habitual de m´etrica exige que d(x, y) < ∞, aunque
no es esencial.
382 Otros Ejercicios
Ejercicio 10.11.20 Sea f : [0, 1] → R
+
, tal que f = 0 en el conjunto ternario
de Cantor K y f = n en cada intervalo de K
c
de longitud 3
−n
. Demostrar que
f es medible y calcular
_
fdm.
Ind. f =

nI
E
n1
∪E
n,2
n−1
,
_
f =

n2
n−1
3
−n
= (1/3)

n(2/3)
n−1
= 3.
Ejercicio 10.11.21 Sea f : (0, 1) →R
+
, tal que f = 0 en Q y en los irracionales
f(x) = [1/x], para [y] la parte entera de y. Demostrar que f es medible y
calcular
_
fdm.
Ind. f =

mI
(1/m+1,1/m]∩I
,
_
f =

1/(m+ 1) = ∞.
Ejercicio 10.11.22 Sea f
2n−1
= I
[0,1]
, f
2n
= I
[1,2]
, en (R, B(R), m). ¿Se puede
aplicar el Lema de Fatou ?, ¿Se da la igualdad al aplicar el Lema de Fatou ?
Ejercicio 10.11.23 Sea (Ω, /, µ) un espacio de medida, A
n
∈ / y f(x) =

n∈N
x
a
n
, con a
n
≥ 0 y N
x
= |n ∈ N : x ∈ A
n
¦. Demostrar que f es medible
y calcular su integral en general y en particular para a
n
= 2
n
y µ(A
n
) = 1/n!.
Soluci´ on. f =

a
n
I
A
n
,
_
f =


n=1
2
n
/n! = e
2
−1.
Ejercicio 10.11.24 Sean 0 ≤ f
n
≤ f medibles y f
n
→ f. Demostrar que
_
f
n

_
f.
Soluci´ on. Por Fatou
_
f =
_
l´ıminf f
n
≤ l´ıminf
_
f
n
y si
_
f = ∞ es obvio en
caso contrario por TCD.
Ejercicio 10.11.25 Sea 0 ≤ f medible y f
n
= m´ın|f, n¦, demostrar que
_
f
n

_
f.
Ind. Por TCM pues f
n
↑ f.
Ejercicio 10.11.26 Sean 0 ≤ g ≤ f medibles y
_
g < ∞, demostrar que
_
f −
_
g =
_
(f −g).
Ejercicio 10.11.27 Sea a
n
↓ 0 y f
n
(x) = a
n
/x, para x ≥ 1. Demostrar que
existe el l´ımf
n
= f, ¿es
_
f
n
dm →
_
fdm?
383
Ejercicio 10.11.28 Para cada B ∈ B(R) definimos
µ(B) =
_
B∩(0,∞)
1
1 +x
dm,
demostrar que µ es una medida de Lebesgue–Stieltjes, hallar una funci´ on de
distribuci´ on suya y encontrar una funci´on medible f no nula en (0, ∞) y tal
que
_
f dµ < ∞ y
_
f dm = ∞.
Ind. F(x) =
_
x
0
1
1+x
dm =
_
x+1
1
1
t
dt = log(x + 1); f(x) = 1/(x + 1).
Ejercicio 10.11.29 Sean f, f
n
: R → [0, ∞) medibles, tales que f
n
→ f y
_
f
n
dm =
_
f dm < ∞, demostrar que
_
x
−∞
f
n
dm →
_
x
−∞
f dm,
Soluci´ on. Para a =
_
x
−∞
f, b =
_

x
f, a
n
=
_
x
−∞
f
n
y b
n
=
_

x
f
n
, a + b =
a
n
+ b
n
y por Fatou a + b ≤ l´ıminf a
n
+ l´ıminf b
n
≤ l´ımsup a
n
+ l´ıminf b
n

l´ımsup(a
n
+b
n
) = a +b.
Ejercicio 10.11.30 Sea f ∈ /
1
(R), tal que para n, m ∈ N,
_
f
n
dm =
_
f
m
dm,
probar que existe un boreliano B, tal que f = I
B
c.s.
Soluci´ on. Sea A = ¡[f[ < 1¦, B = ¡f = 1¦, C = ¡f = −1¦ y D = ¡[f[ > 1¦.
_
A
f
2n
+
_
B
f
2n
+
_
C
f
2n
+
_
D
f
2n
=
_
A
f +
_
B
f +
_
C
f +
_
D
f. Como 0 ≤ I
D
f
2n
↑ ∞,
por TCM y ser f integrable m(D) = 0, por tanto
_
A
f
2n
+ m(B) + m(C) =
_
A
f +
m(B) −m(C) y como [I
A
f
2n
[ ≤ [f[, por TCD
_
A
f
2n
→0 y como es constante pues
m(B) y m(C) son finitos por ser f integrable,
_
A
f
2n
= 0, por tanto f
2n
= 0 c.s. en
A, es decir f = 0 c.s. en A, por ´ ultimo m(B) + m(C) = m(B) − m(C), por tanto
m(C) = 0 y f = I
B
c.s.
Ejercicio 10.11.31 Para funciones de Ω → R, ¿qu´e afirmaciones son verdad?
(justifica las respuestas):
(a) Si f es medible entonces f
+
y f

son medibles.
(b) Si f +g es medible entonces f ´ o g es medible.
(c) Si g es medible y 0 ≤ f ≤ g entonces f es medible.
(d) Si f +g y f −g son medibles entonces f y g son medibles.
Ind. (d) es verdad, sin embargo observemos que si f, g : Ω → [−∞, ∞] no lo es
necesariamente, ni siquiera si f es medible tiene por qu´e serlo g, por ejemplo: f = ∞,
g no medible finita.
384 Otros Ejercicios
Ejercicio 10.11.32 Para funciones de Ω → R, ¿qu´e afirmaciones son verdad?
(justifica las respuestas):
(a) [f[ es medible ⇒ f
+
y f

son medibles.
(b) f
+
y f

son medibles ⇒ f medible.
(c) f es medible ⇒ [f[ es medible.
(d) [f[ es medible ⇒ f es medible.
Ejercicio 10.11.33 Sean f, g integrables, ¿es m´ ax(f, g) integrable?, ¿es m´ın(f, g)
integrable?
Ind. Sea A = ¡f < g¦ y B = A
c
, entonces m´ax(f, g) = fI
B
+gI
A
.
Ejercicio 10.11.34 Dada una funci´ on medible f en un espacio de medida σ–
finita (Ω, /, µ), demostrar que existe una sucesi´ on de funciones simples s
n
→f,
tales que [s
n
[ ≤ [f[ y µ|s
n
,= 0¦ < ∞.
Ejercicio 10.11.35 ¿Es cierto que si |f ≤ r¦ es medible para todo r irracional
entonces f es medible?. ¿Y para todo r racional?
Ejercicio 10.11.36 Demostrar que toda funci´ on continua es Borel medible y
que si V ⊂ R
n
es abierto y f ∈ (

(V ), f y todas sus derivadas parciales de
todos los ordenes son Borel medibles en V .
Ejercicio 10.11.37 Sea (Ω
1
, /
1
, µ
1
) un espacio de medida y F : Ω
1
→ Ω
2
una
aplicaci´ on, demostrar que /
2
= |B : F
−1
(B) ∈ /
1
¦ es una σ–´ algebra y
µ
2
= F

µ
1
, es decir µ
2
(B) = µ
1
(F
−1
(B)) una medida y que g : Ω
2
→ R tiene
integral si y s´ olo si la tiene g ◦ F y
_
g ◦ F dµ
1
=
_
g dµ
2
.
Ejercicio 10.11.38 Sea f : R → [0, ∞) Riemann integrable, con
_

−∞
f(t)dt =
1. Demostrar que F(x) =
_
x
−∞
f(t)dt es una funci´on de distribuci´ on uniforme-
mente continua.
Ejercicio 10.11.39 Sea F una funci´ on de distribuci´ on en R. Demostrar que el
conjunto de puntos de discontinuidad de F es numerable y el de continuidad
es denso.
Soluci´ on. Sea D = ¡x : F(x) ,= F(x
+
)¦ = ∪A
n
, para A
n
= ¡x : F(x
+
) −
F(x) ≥ 1/n¦ el cual a lo sumo es numerable, pues es finito en cada intervalo acotado
ya que si contiene una sucesi´on acotada −k ≤ x
nm
≤ k, tendremos que para µ la
medida asociada a F, ∞ > µ[−k, k] ≥ µ(A
n
∩ [−k, k]) ≥

m
µ(x