You are on page 1of 6

Capítulo VII DE BÁRBAROS CANÍBALES A SABIOS E C Ó L O G O S : E L L E G A D O D E L PASADO

7.1. El ordenado mundo prehispánico Los datos arqueológicos, bioantropológicos y los mismos etnohistóricos nos muestran otra realidad de las sociedades que habitaron el valle del Cauca antes de la llegada de los españoles. De bárbaros, desordenados, violentos y desalmados caníbales que describieron los españoles a su llegada con el fin de justificar la conquista, se han convertido en poblaciones que ordenaron el mundo de acuerdo a una cosmovisión que tendía a mantener el equilibrio entre los humanos, los animales, las plantas, el medio ambiente y las deidades que suministran los recursos2*". A través de sacrificios, similares a los que practicaban las poblaciones mesoamericanas, ofrendaban la sangre de prisioneros de guerra y cautivos, misma que servía de alimento para las deidades y armonizar el cosmos. Gracias a estas prácticas ecológicas de profundo valor adaptativo, desarrolladas en el transcurso de miles de años a juzgar por sus similitudes biológicas con poblaciones andinas chibchas con las que comparten un remoto tronco ancestral común, los indígenas vallecaucanos lograron regular el crecimiento demográfico, mantener sus sementeras con exquisitos maizales, yucales y frutales, pescar abundantes peces en ríos y lagunas, cazar animales que prodigaba el monte, y recrear el medio ambiente que les suministraba estos recursos. Estos mismos sirvieron para que se pudieran asentar los nuevos vallecaucanos, mestizos descendientes de los pocos indígenas que sobrevivieron a las enfermedades y maltratos, de los españoles que se apoderaron de las tierras y riquezas nativas, y de los esclavos africanos que fueron introducidos como consecuencia de la reducción de la mano de obra aborigen.

295 Roberto A. Restrepo (ed.), El vuelo de la serpiente. Desarrolla sostenible en la América prehispánica. Bogotá, Siglo del Hombre Editores, 2000.

respeto y admiración por parte de los guerreros y otros miembros de la sociedad.40-45. como la Gaitana en Timaná. piedras y picas defendie- 296 Mercedes de la Garza. alimentos y objetos que había utilizado durante su vida. eran enterradas boca abajo -el quinto punto cardinalpara que sus energías se quedaran en la tierra y no perturbaran el mundo de los vivos. cielo e inframundo. Mujeres y guerreros: la lucha por la supervivencia El registro óseo desvirtúa el estado de permanentes guerras en el que supuestamente vivían las comunidades prehispánicas. temidas por sus poderes. RITUALES Y CONDICIONES DE VIDA PREHISPÁNICAS EN EL VALLE DEL CAUCA 7. 1999.188 PUEBLOS.eran consideradas como las muertes más dignas. Los mismos cronistas se admiraron de la valentía y gallardía de mujeres guerreras. por lo que en la tumba junto al cadáver se colocaba chicha. sosteniendo con una mano sus hijos y con la otra mazas. proveedor de los ciclos climáticos. morteros y otros objetos usados por las curanderas. La mujer fallecida durante el parto y el varón al filo de la obsidiana -en la guerra o en sacrificios. aquí la mujer se presenta como una persona que gozaba de estatus. la aceptaban como una nueva forma de vida en otro mundo al que llegaba el espíritu una vez consumido el cuerpo. . Durante ese proceso el espíritu debía nutrirse. Rituales de muerte: rituales de vida Dentro del pensamiento dialéctico de los indígenas296 -oposición de la vida y la muerte. para evitar los malos olores y acabar de expulsar las malas energías los cuerpos eran secados sobre barbacoas. 7. La muerte y sus deidades en el pensamiento maya. pp. quizás recordando el cordón umbilical que une los dos mundos. Arqueología Mexicana. según su oficio: volantes de huso si había sido tejedora. También se desvirtúa el sexismo inherente a las sociedades guerreras. La tumba era considerada casa de los muertos -el inframundo.3. metates y manos de moler usados en el procesamiento del maíz y raíces. el orden y el caos. luz.concebían la muerte como algo consustancial a la vida. Como el sol constituía el dios supremo. luz y oscuridad. vol VII. Dado que el ritual mortuorio duraba varios días. Huila.2. para continuar sirviendo a sus deidades de acuerdo a los oficios desempeñados en esta vida.mediante la cual se retornaba al útero que le había dado vida -el cielo-. los cuerpos eran orientados de tal manera que recibieran la luz del astro durante su diario saliente y poniente. habitualmente con la cabeza hacia el norte. de ahí la forma particular de las cámaras. Las curanderas. según la manera de muerte. 40. No. la cacica y mujer del cacique Pete en Cali. el dador devida. y el pozo. armas para los guerreros. energía y calor. y otras muchas mujeres que. masculino y femenino. que si bien era temida.

tiraderas. del régimen de inseguridad tribal que reinaba en aquel entonces en casi toda esta comarca". perros. sin darle tregua al bando de los cristianos. 65. O con grueso bastón. tocando tambores. Los Quimbayas. si se descuidaban los ibéricos podían terminar en las ollas de los fogones indígenas. siendo las más espectaculares del mundo vallecaucano. a todas 297 Juan de Castellanos. Las curanderas eran muy temidas y se les prodigaba una especial atención en sus entierros. Dentro de la sociedad la mujer ocupaba una posición importante pues al fallecer el cacique le sucedía la esposa principal. llamando a los españoles "ladrones y robadores". con lo que se fortalecían los lazos por línea femenina. p. la hostilidad que pudiera existir entre unas y otras tribus por cuestiones económicas o políticas. 299 J. Para las emplear en esta caza. p. por consiguiente. Entre los escuadrones la cacica Y otras mujeres muchas. Contrariamente a las sociedades sexistas de los Andes. 1970. lanzas." La mujer del cacique Pete animaba las tropas nativas para arremeter contra los españoles.D E BÁRBAROS CANÍBALES A SABIOS ECÓLOGOS: EL LEGADO DEL PASADO 189 ron sus hogares de la soldadesca europea. 1963. Según las joyas y gallarda traza. malebúes. 1997. 14. espadas y lanzas les quisieron arrebatar sus bienes. romper sus filas y asir a los enemigos por sus barbas y cabellos. como plantea el historiador Juan Friede299 "se trata de la tendencia de algunos cronistas a atribuir. no encuentra sustento en los documentos recabados por los investigadores. portando sus propios estandartes y banderas. . La pretendida "prolongada beligerancia que existía entre ellos. Friede. portando macanas.. y. como anotó Luis Duque Gómez298 para los quimbayas y sus vecinos. Duque G. Bien señalaba en verso el poeta Juan de Castellanos en 1586297 refiriéndose a la defensa femenina de la provincia de Cali: "Manifestaba bien ser gente rica. Elegías de varanes ilustres de Indias. 298 L. que con caballos. y. 875. o larga pica. p. Con que pensaban ocupar las brasas Y colgar los pellejos en sus casas. generalizando. panches. aquí las mujeres gozaban de mejores condiciones de vida y no se mencionan sacrificios que las afectaran exclusivamente como entre muiscas. Gerardo Rivas Editor. o con maza. Bogotá. Las mujeres iban tras los guerreros por las laderas. y otros grupos indígenas de Colombia. o el sobrino hijo de hermana. agudos y volantes pasadores.

causándole una alta mortalidad que en ocasiones alcanzó casi el 60% en los primeros 10 años de vida como en La Cristalina. abandonaban sus casas y se mudaban a otro sitio. especialmente en los caminos hacia el Pacífico. las inundaciones y desbordes del río Cauca y sus afluentes que descienden de la cordillera Central. La esperanza de vida al nacer se aproximaba a lo 20 años. 7. y propiciaron el desarrollo de enfermedades parasitarias que afectaron primordialmente la población infantil. causaron estragos.190 PUEBLOS. que prácticamente se las molía al tener que transportar hasta 2-3 arrobas por empinadas cuestas. Primero. piernas y articulaciones de las caderas. pero a partir de esa edad se incrementaban como consecuencia de la carga laboral que debían soportar a sus espaldas. bosques y ríos con abundantes animales.4. Antioquia). Anserma. delimitando sus predios de caza. siendo aprovechadas por los peninsulares para aunar esfuerzos en el proceso de conquista. y presentar a los españoles más como pacificadores que como conquistadores". donde encontraban lo suficiente para sobrevivir.de las comunidades de la Provincia de Popayán (villas de Pasto. abandonaban el nuevo sitio y volvían a empezar. que aborrecían servir y ser sujetos. y hacia la cordillera Central. Si les acosaban. la cohorte entre los 10-20 años era muy estable desde el punto de vista de los riesgos de salud. desestimando posibles asaltos. los sitios de mejor captación de peces. instaurando "tierras de nadie". Cartago. sin excepción. gorrones y carrapas. por la cordillera Occidental. Popayán. pues eran regiones muy ricas en recursos. En segundo lugar. En estos trayectos también sufrían sus pies. El Cerrito. habitualmente cubiertas de frondosos cañaverales y múltiples ciénagas. entre los quimbayas. Los cronistas destacaron el carácter independiente -behetría. RITUALES Y CONDICIONES DE VIDA PREHISPÁNICAS EN EL VALLE DEL C A U C A las tribus americanas. Y si allí también los buscaban. Con la llegada de los españoles se exacerbaron las hostilidades. la fortificación de las viviendas con guaduas y la ubicación de cabezas trofeo ensartadas a sus entradas infundían un profundo temor. Cali. Crisis en el Jardín del Edén No todo era jardín de Edén en el Valle del Cauca prehispánico. pues a donde fuesen encontraban tierra fértil. pues si bien disponían de ricos recursos de plantas y animales. en la guerra o en la paz. por ejemplo. que separaban las posesiones de una comunidad de otra. Arma. y por las mismas mujeres. Por esto servían a quien querían. desplazando a sus moradores a partes más elevadas. no obstante estos momentos se mitigaban mediante dos procesos. . Timaná. pesca y agricultura. Si bien no se niegan hostilidades por la competencia en el acceso a los cotos de caza.

7.6% en Toro. Los esclavos africanos eran también minoría: 22. zapallo. 55.de la población del valle del Cauca: 87. fríjol.8% en Anserma. plátano de sus ancestros africanos.495512.3% en 1797. 2. 48. Los dientes sufrieron el rigor de la molienda del maíz y raíces entre piedras -metates y manos de moler-. De aquí surgió el mestizaje de una gran masa de libertos de todos los colores de piel. leche y ganado vacuno de su padre España.8% en Cartago. arroz. Cespedesia 45-46 /I797/(1983). que constituían para 1797 la gran mayoría -más del 60% del total. mestizos triétnicos portadores de genes indígenas. pues éstos necesitaban de los alimentos indígenas y de sus conocimientos agrícolas para su propia supervivencia. con la edad se perdían las piezas dentales generando molestias al comer. desastrosa para los nativos pues las picas y flechas no pudieron contra las espadas y lanzas metálicas. 7. 2. INCIVA. Visita de la Gobernación de Popayán.0% en Cali.2% en Toro.7% en Buga y 8.7% en Buga. 8.3% en Cali. Como consecuencia de la guerra de tierra arrasada y las enfermedades.DE BÁRBAROS CANÍBALES A SABIOS ECÓLOGOS: EL LEGADO DEL PASADO 191 La tuberculosis cuya presencia fue elevada en los Andes.2% en Cali. Patino. V. Los indígenas. .9% en Cartago. 62. españoles y africanos.8% en Buga300. caballos y perros cebados en carne indígena. cubios. palmas. de más de 30. Cali. papa. Comparativamente la población blanca era minoritaria: 34. yuca. hibias. 18. en el valle del Cauca fue muy rara y la treponematosis -posiblemente frambesia o yaws.8% en Anserma. algodón y muchísimas plantas más de su madre América. Los mestizos: herederos del pasado Con la llegada de los españoles se inició una enconada lucha contra las fuerzas foráneas para no dejarse someter.0% en Cartago y 0.5% en Cali. 14. por ejemplo.5.000 indígenas a la llegada de los españoles. apoyadas por mosquetones.1% en Anserma y 1. apenas alcanzaban el 2. y el resto de mezcló con los españoles. pan de trigo. De esta obra conquistadora surgieron los vallecaucanos actuales. se extinguió más del 90% de los aborígenes. consumidores de maíz. En: Relaciones Geográficas de la Nueva Granada Siglos XVI a XIX.8% en Buga. La mujer nativa fue clave en este nuevo proceso de conquista. mezcla de indígenas. ed. 16. M. cuya fricción desprendía partículas que desgastaban las superficies y producían fracturas. 4. que posteriormente se mezclaron con los esclavos africanos traídos para suplir la carencia de mano de obra. en esta última. excluyendo Anserma donde constituían el 32.9% en Toro. Nieto.poco frecuente.3% en Cartago. maní. de ahí que de esta madre americana y del padre español surgieron los primeros mestizos. 68. quedaban 1200 en 1583 y solamente 101 en 1797. guayaba.3% en Toro. pp. españoles y esclavos africanos. lulo. Tal fue el triste 300 Diego A.

y abonos orgánicos. En este sentido el programa interdisciplinario e interinstitucional "Palmira señorial: paisajes. cuyo mejor tributo es reconocer sus aportaciones para el desarrollo de la humanidad. En consecuencia. el empleo de pesticidas -barbasco. bárbaros y caníbales según la visión española que se quiso mostrar como pacificadora. RITUALES Y CONDICIONES DE VIDA PREHISPÁNICAS EN EL VALLE DEL CAUCA fin de los otrora altivos vallecaucanos que con su sudor enriquecieron sustancialmente las arcas de la Corona española. en la búsqueda de identidad cultural. ají. el Valle del Cauca tiene una deuda histórica para con sus ancestros nativos. la rotación de las tierras. afectados por el monocultivo de caña de azúcar y la sobre explotación y contaminación de sus aguas. la cría de animales que proporcionan mayor cantidad de proteína conservando el medio -el curí-. El rescate de la cosmovisión indígena que tendía a recrear el medio ambiente y a resaltar el papel de la persona en la conservación de los recursos.192 PUEBLOS. divulgación y socialización de la memoria histórica y medioambiental de las poblaciones prehispánicas que habitaron estas fértiles tierras. en el proceso de recuperación. En síntesis. pueden contribuir a mitigar el deterioro de los ecosistemas vallecaucanos actuales. las poblaciones prehispánicas del valle del río Cauca y sus cordilleras circundantes dejaron un legado ecológico que puede ser útil para solucionar problemas del presente. pueblos y culturas" busca convertirse en un modelo piloto para el Valle del Cauca. sabios ecólogos para la historiografía actual. la práctica del policultivo -maíz. fríjol y zapallo-. .