Narciso Pizarro Metodología sociológica y teoría lingüística

Comunicación

Indice
Páginas Introducción ............................................................................................................................................ 3 1. El discurso como objeto. 1. El discurso en la perspectiva de la lógica y la retórica. 1.1. Introducción.-1.2. Sobre retórica.-1.3. Lógica. ............................................................... 6 2. Fundamentos ling !sticos de la semiolog!a. 2.1. "r!genes y presupuestos.-2.2. La noción de sistema y la oposición sincron!adiacron!a.- 2.3. Lengua y contrato.-2.#. La lengua y el signo ............................................... 3. La semiótica del relato. 3.1. %reliminares.-3.2. &n'lisis estructurales del relato.3.3. La sem'ntica estructural.-3.#. (onclusión. ...................................................................... 31 #. )iscurso y contenido. #.1. Ling !stica y discurso.-#.2. El an'lisis del discurso en las ciencias sociales.#.3. *+todos de inspiración ling !stica ................................................................................... ## ,. Frase y proposición- el su.eto en el discurso- . ,.1. /ecapitulación. ,.2. 0rans1ormaciones y e2uivalencias gramaticales.,.3. Su.eto y proposición.,.#. Función signi1icadora de las marcas de la sub.etividad.,.,. 3acia un modelo dial+ctico del 1uncionamiento discursivo ......................................... 63 II. Las teorías sociológicas. 6. El sentido y el su.eto en la teor!a sociológica6.1. )iscurso y cultura.- 6.2. Las categor!as 1undamentales de la sociolog!a.6.3. *alino4s5i y el 1uncionalismo radical.- 6.#. El estructuralismo sociológico- 0alcott %arsons.- 6.,. Los sistemas de acción.6.6. &uto y 6eterodeterminación de la acción- sentido y su.eto .......................................................................... 73 7. Elementos de otro paradigma. 7.1. Introducción.- 7.2. (onceptos de ideolog!a.- 7.3. E1ecto de sentido8 signi1icado y 9e1ecto del e1ecto:.- 7.#. /eproducción social e ideolog!a.1$

2

7.,. Ideolog!a y conciencia.- 7.6. Ideolog!a y competencia semiótica. 7.7. ;uelta a la problem'tica. del modelo ling !stico y del estructuralismo ..................... <, (onclusión ......................................................................................................................................... =ibliogra1!a ......................................................................................................................................... 11# 11$

3

..e ob. (omo el origen lo vemos desde un 1inal 2ue debiera ser 1icticio8 y el 1inal desde la necesidad institucionalmente impuesta de demostrar 2ue se sabe llegar a alg?n sitio8 el uno y el otro son igualmente arbitrarios. &breviando el relato de este via.e8 diremos 2ue llegamos casi simult'neamente a constatar 2ue la teoría sociológica se ocupaba m's de la 1unción social del sentido 2ue de los procedimientos por los 2ue se le determina o de las especi1icaciones de su naturale>a. 3agamos8 pues8 origen del recorrido 2ue acaba8 provisional y convencionalmente en este te@to8 una constatación. . /espuestas a preguntas8 art!culos de periódicos8 te@tos diversos. casi siem re. A puesto 2ue una introducción es un discurso 2ue precede al discurso8 un proto-saber y un pre-ra>onar8 6agamos de +sta8 a la ve> una descripción de las condiciones de producción del te@to 2ue sigue y el tra>ado de un recorrido 2ue empe>ó del otro lado del recuerdo del punto 2ue tomamos como origen y 2ue 6a llegado al 2ue damos como 1inal.los datos brutos que maneja el sociólogo. es un artefacto ara roducir frases a artir de frases. lo sabemos todos8 es lo 2ue constituye una disciplina8 un 9campo del Saber:.an>a con las aplicaciones de +sta en otras ciencias. los 2ue trans1orma despu+s en tablas de 1recuencias y en un discurso 2ue se llama sociolog!a son.INTRODUCCION La relación entre objeto y método. &dem's8 cuando el sociólogo8 en el 6acer de su o1icio8 no utili>a el cuestionario para producir 1ragmentos de discurso es por2ue8 para resolver el problema 2ue se plantea Bo le plantean. en traducirlos -sistem'ticamente8 eso s!..C se encuentra con un material ling !stico en el 2ue sólo tiene 2ue escoger8 producido sin es1uer>o propio8 por ese continuo 6ablar 2ue8 como veremos despu+s Bsi no o 6emos entendido yaC8 caracteri>a a los su.es y medias8 en desviaciones standard8 en coe1icientes de correlación y 1actores8 en probabilidades e intervalos de con1ian>a y8 en suma8 en manipulaciones estad!sticas8 no dio lugar a m's constatación 2ue la de la seme. Eo 6ubo m's sorpresa 2ue la producida por el descubrimiento de la constante previsibilidad de los resultados de tan comple. alabras y frases.!cómo se determina el signi1icado de las palabras y 1rases 2ue llamamos datosF A8 e@aminando las t+cnicas del an'lisis de contenido8 acabamos 9descubriendo: -como tantos otros. fragmentos de discurso. )e esta constatación salió otra8 tan obvia como la primera. %ero esta constitución de la disciplina8 esta delimitación de un 9campo: es8 esencialmente8 el resultado de una diferenciación 2ue sólo es posible e1ectuar en la continuidad indi1erenciada de lo idéntico. La tercera constatación de esta originaria cadena de evidencias es 2ue la operación 2ue no sin ra>ón llamamos 9codi1icación: de las 9respuestas: inscritas en los cuestionarios8 o de los te@tos diversos utili>ados como datos8 consiste en atribuir a los 1ragmentos discursivos estudiados una inter retación.a otro lengua.2ue si el 9cómo: se determina el signi1icado era problema8 +ste proven!a de nuestra ignorancia del 92u+:. La trans1ormación ulterior de los datos ya codi1icados en tablas de 1recuencias8 en porcenta. (onstatamos tambi+n 2ue del sentido de las frases enunciadas por un su.etos 2ue designan.e8 en el 2ue se escribe el código.as y 1astidiosas tareas. Estas a1irmaciones indican lo 2ue es a la ve> el resultado de una b?s2ueda y el origen de este te@to8 sustituyendo las concretas e ingenuas interrogaciones en las 2ue y con las 2ue comen>amos a 6acer sociolog!a por unos t+rminos abstractos 2ue pertenecen a ese otro saber8 desencantado y póstumo8 2ue llamamos epistemolog!a.el instrumento privilegiado de la investigación sociológica8 la encuesta or cuestionario. A dado 2ue la traducción -a menos 2ue sea obra de m'2uinas-1 supone el pasar por la atribución de un sentido a los t+rminos y 1rases del lengua..eto8 como necesaria mediación para transcribirlo en los signos del código8 no encontrando ni en los manuales de t+cnicas de investigación ni en los decires de compaDeros y maestros8 indicación alguna de cómo se procede para e1ectuar lo 2ue nos parec!a ya la arriesgada8 inevitable e incierta operación de determinar el sentido de palabras y oraciones8 acabamos viendo el atisbo de una pregunta metodológicamente pertinente en ese silencio del discurso sociológico..olvimos8 pues8 a buscar soluciones a lo 2ue8 inicialmente8 nos parec!a una modesta cuestión t+cnica. 4 .eto8 la teor!a sociológica pasaba8 casi imperceptiblemente8 a las 1 " a éstas las llamaríamos inteligentes...etos sociales y los ata a los ob.

etivo de los actos de los actores. Ese ir y venir entre la determinación del sentido por el an'lisis de su e# resión y la determinación de la e@presión por el an'lisis del sentido no es una e@cursión dominguera8 sino la con2uista del espacio discursivo en ambas disciplinas. %ara entender cómo circulan ambos de una a otra8 6ay 2ue a1errarse no ya a los t+rminos 2ue mencionamos8 sino a su 1unción en ambas disciplinas.e era una indicación clara de 2ue8 estando en la 1rontera entre +stas y la sociolog!a8 la tan ansiada respuesta se encontraba del otro lado.eto del y en el discurso institucional de la disciplina8 nuestro traba.etoC ni sobre qué es.o8 permite atisbar lo 2ue podr!a ser un nuevo recorrido 2ue toma en +l su origen.etos de ambas8 al descubrir 2ue ese trasiego de nociones de una a otra se produce en un com?n es acio categorial$ el de la subjeti%idad. El an'lisis de lo 2ue8 por ser breveI llamamos discurso constituye -un problema decisivo a la ve> para la teor!a ling !stica y para la metodolog!a sociológica. En el edi1icio armonioso de la teor!a encontramos8 pues8 respuesta a la cuestión de por 2u+ se estudia el sentido sub. En el te@to 2ue sigue 2ueremos8 pues8 describir y mostrar 2ue ling !stica y sociolog!a est'n unidas y separadas por una 1rontera 2ue permite a ambas el atribuir a la otra o 2ue pertenece a cada una como propio. La utili>ación de t+rminos pertenecientes a las ciencias del lengua. ES0&0H0" )E L& E"(IJE 0E"/I(" Ben cuanto al "=LE0"C S"(I"L"KI& LIEKMNS0I(& sentido )iscurso *E0"LJKI(" BIE0/H*EE0"C discurso sentido Las l!neas 2ue separan ling !stica y sociolog!a8 teor!a y metodolog!a son8 claro est'8 1icticias..e utili>an t+rminos sociológicos para constituirse8 2ue la sociolog!a e1ect?a la misma operación8 sirvi+ndose de nociones ling !sticas y sem'nticas como de sólidos cimientos sobre los 2ue apoyarse. . A acabamos entendiendo por 2u+ la sociolog!a 2ue8 seg?n *a@ Geber8 es la ciencia de la acción social8 intentaba determinar os signi1icados 9contenidos: en los su.eto con el 2ue se de1ine el m+todo.concepciones8 valores y actitudes del sujeto mismo. Lo 2ue no supimos encontrar 1ue ninguna indicación precisa sobre cómo se le identi1ica Bcómo se pasa del discurso anali>ado a los signi1icados contenidos en el su. no 6ay 2ue olvidarlo8 es ob. %ero encontramos8 al menos8 una re1erencia 2ue nos orientaba claramente en la b?s2ueda de respuestas a esas dos8 para nosotros8 embara>osas preguntas.veremos as! 2ue de lo 2ue ambas 6ablan -de discursos.o cuestiona8 pues8 los ob. %ero como teor!a y metodolog!a no constituyen m's 2ue dos perspectivas complementarias ligadas en su com?n delimitación del objeto que.etivo 2ue tiene para el actor.eremos as! 2ue las ciencias del lengua. A al rev+s8 el sentido constituye un concepto operatorio problem'tico para la metodolog!a ling !stica y la teor!a sociológica. Hna y otra consideran la ilusión de su comercio como el comercio de su ilusión8 lo 2ue8 para ambas8 es un buen negocio. Intentaremos demostrar tambi+n 2ue ese intercambio entre disciplinas es un curioso comercio en el 2ue se compra lo 2ue se vende y se vende lo 2ue se compra8 y del 2ue podr!amos concluir 2ue no produce e1ecto alguno en una y en otra si no 6ubi+ramos constatado 2ue la ilusión del comercio produce precisamente8 a una y a otra. Llegamos8 pues8 a un punto 2ue si bien es el 1inal de este traba. Lo 2ue ling !stica y sociolog!a intercambian y 2ue ambas tienen8 viene designado por los t+rminos de significado y de discurso. Las 5 .etos.. Simplemente por2ue8 por de1inición8 la acción social es a2u+lla 2ue est' orientada por el signi1icado sub. (omprendimos tambi+n cómo se articula acción social e interacción8 roles y estatutos8 sistemas sociales y cultura. El es2uema siguiente ilustra8 simpli1icando y reduciendo8 las locali>aciones y despla>amientos de las nociones de sentido y de discurso en las dos disciplinas.eto y8 para la otra8 ob.es8 para una8 m+todo para de1inir su ob.

.como actor de todos los actos.eto 2ue lo contiene.no impide en absoluto la e@istencia de la 2ue va del sentido al discurso en la ling !stica y 2ue signi1ica lo mismo.ante a esos actos rituales de toma de la palabra en la 2ue todos 6ablan a la ve> y nadie escuc6a a nadie. 6 . Este doble despla>amiento de lo id+ntico tiene un punto de intersección en el 2ue se encuentra la categor!a del su.ido discursivo de ambas8 6ec6o de curvas8 avances provisionales y retrocesos aparentes en la l!nea argumentativa. %or ello8 el desentraDar las locali>aciones y despla>amientos de status epistemológicos de las categor!as 2ue uni1ican y di1erencian el campo en 2ue ambas disciplinas se delimitan8 supone el e1ectuar un sinuoso recorrido por el te.eto8 de la acción y de su sentido. .. La 1orma de ese recorrido se traduce en el te@to introducido por estas l!neas. =asta con considerar en una disciplina 2ue el discurso manifiesta o e# resa la estructura del sentido anali&ado Bsociolog!aC y8 en la otra8 2ue el sentido configura y ordena la estructura del discurso anali>ado8 para 2ue la categor!a del su.eto:.etos respectivos como lengua 'o competencia ling !sticaC y sistema social y por las mediaciones nocionales entre ambas estructuras y las categor!as 1undadoras del su.eto como continente del sentido -de todos los sentidos.eto: 6ace del sentido un contenido del su.eto: a ambas8 1ormamos 9el sentido del discurso del su. Es su presencia la 2ue permite invertir la e@presión 9el sentido del discurso: y trans1ormarla en 9el discurso del sentido:. en una confusión seme. %ara algunos lectores8 este aspecto e# ositi%o ser' de mayor utilidad 2ue las tesis8 cr!ticas o positivas8 en las 2ue se traduce nuestra investigación.1lec6as 2ue unen discurso y discurso8 sentido y sentido indican 2ue se trata de nociones idénticas en ambas disciplinas8 a pesar de la di1erencia de sus estatutos epistemológicos.eto8 2ue permite ambas traducciones de la 9deducción: 6aya resuelto la contradicción aparente encontrada en el doble sentido de las 1lec6as. &l menos8 as! lo esperamos8 pues conviene 2ue la actividad investigadora tenga subproductos pedagógicamente ?tiles8 ya 2ue lo propio de las ciencias sociales es 2ue los conocimientos nuevos se yu@tapongan con los 2ue les preceden sin acumulación -2ue implica sustitución de una teor!a por otra con m's capacidad e@plicativa.auténtica.eremos en el te@to 2ue sigue8 2ue este es2uema est' enmascarado por las terminolog!as propias de ambas disciplinas8 por la de1inición de sus ob. &dem's de una tentativa de elucidación de los 1undamentos comunes de las teor!as ling !sticas y sociológicas8 este libro es tambi+n una e# osición Bcr!ticaC de los m+todos contempor'neos de an'lisis del discurso y de sus cone@iones con la problem'tica sociológica8 2ue no nos contentamos con mencionar8 sino 2ue desarrollamos con bastante detalle en la segunda parte. En e1ecto8 si aDadimos el t+rmino 9su.eto: y 9el discurso del sentido del su. La e@presión 9discurso del su. %or lo 2ue la e@istencia de la l!nea 6ori>ontal 2ue va8 en sociolog!a8 del discurso al sentido -y 2ue signi1ica 9deducir de:.eto: trans1orma el discurso en acto y la de 9sentido del su.

El discurso como objeto Primera parte 7 .

1 El discurso en la ers ecti%a de la lógica y la retórica 8 .

eto8 adem's8 no es la cr!tica literaria8 sino el e@amen de algunas de las m's signi1icativas tentativas de e@plicación cient!1ica del discurso. &ntes de e@aminar los 1undamentos ling !sticos de la semiolog!a Bcap!tulo IIC8 y las principales teor!as semiológicas Bcap!tulo IIIC8 vamos a dedicar unas p'ginas al e@amen de las concepciones tradicionales8 retóricas y lógicas8 del discurso en general. Eo olvidemos 2ue ya /ousseau considera al educador como un agente del orden m's e1ica> y m's barato 2ue un polic!a..la escuela8 laica8 obligatoria8 p?blica8 sustituye a la Iglesia y8 en cierta medida8 a la 1amilia.as ero. La retórica era una asignatura obligatoria de la enseDan>a cl'sica en los colegios8 cuando +sta no sólo estaba reservada a las clases dirigentes8 sino cuando8 adem's8 ten!a la 1unción de desarrollar las capacidades olíticas *el sentido menos restrictivo del t+rmino* de los alumnos 2ue por ella pasaban.ac-erey. &s!8 la literatura se 1ue constituyendo como un saber cient!1ico8 'mbito de un discurso sobre los discursos narrativos y8 en general8 po+ticos8 caracteri>ado por el recurso a la 9e@plicación: por la biogra1!a del autor8 paralela y complementaria del mito de la 9creación: literaria. Sobre la retórica +ondiciones sociales de su desarrollo 1. (on estas nuevas 1unciones del sistema de enseDan>a8 y dada la necesidad de un m!nimo de 1 2 .e8 2ue se 6ab!an 6ec6o sint'cticas y sub.e y del conocimiento8 6an llegado a ser el espacio de una 9cr!tica: cuyos l!mites 6an sido su1icientemente establecidos desde 6ace algunos aDos. Pierre$ %our une t6+orie de la production litt+raire8 París. 1aston$ La Formation de lPEsprit Scienti1i2ue8 París. En el conte@to de la ideolog!a liberal caracter!stica de las sociedades con 6egemon!a burguesa8 la educación escolar tiene caracter!sticas di1erentes por2ue tiene 1unciones di1erentes en el orden institucional.emplos privilegiados de la e1icacia de la e@plicación substancialista como 9obst'culo epistemológico:. %ero importa el subrayar a2u!8 2ue el desarrollo de los estudios literarios 6a coincidido8 6istóricamente8 con la eliminación de la retórica del 9corpus: de las ciencias y con el desarrollo de teor!as 1ormalistas del lengua..1.2. %ero cuando8 a 1ines del siglo O.23. En estas tradiciones de la cr!tica literaria encontramos sin di1icultad e.2 Es in?til detenerse m's en la cr!tica de la cr!tica8 a la 2ue otros investigadores se 6an consagrado. 1.1 Este espacio de la cr!tica literaria8 adem's de constituir una rama del 'rbol de la literatura misma8 un 9g+nero: literario m's8 tuvo el importante e1ecto de impedir toda tentativa de construcción de teor!as cient!1icas del con.1. 9 .1. Los estudios literarios8 separados de las ciencias del lengua.etivistas en un proceso 6istórico concomitante con el 2ue constituye la narración como dominio de la literatura8 el sustraer al rigor metodológico todos los ob.e y del entendimiento. 1. .o aparato del Estado 1eudal absolutista estaba ya enteramente desmantelado y8 con +l8 sus instituciones ideológicas y culturales8 las 1ormas de educación y los mismos contenidos de la enseDan>a cambiaron. Sin ninguna pretensión de e@6austividad8 y con un car'cter puramente indicativo8 las consideraciones de este cap!tulo tienen8 ante todo8 la 1unción de suministrar un sistema de relaciones m's amplio al an'lisis de las teor!as semiológicas del discurso y de las teor!as de la ideolog!a. 0ac-elard. Euestro ob.III en Francia y en Inglaterra el vie. (on la noción de creación8 la producción del te@to es ine1able y8 al mismo tiempo necesita una continua glosa8 un interminable comentario8 imagen de1ormada y de1ormante8 interpretación8 e@+gesis y8 casi siempre8 pedagog!a.2.etos de los 2ue no ten!an nada 2ue decir.unto de productos sociales -y no (creaciones)* incluidas8 bastante arbitrariamente8 en su dominio. 1. Introducción )esde 2ue la retórica cl'sica salió del saber institucional y se trans1ormó paulatinamente en sinónimo de demagogia8 preciosismo y acienti1icidad8 el estudio del discurso 2uedó relegado a la es1era de la 9literatura:... La delimitación arbitraria de este nuevo campo de estudios8 permitió a las ciencias del lengua.//.

olvamos8 pues8 al tema 2ue8 m's de cerca8 estamos a2u! e@aminando.o proceso social Bcultural8 ideológico8 pol!tico8 económico. 6 %ol. . -oy La retórica se desarrolló en Europa 6asta el siglo O..e.. &l 1in y al cabo8 la enseDan>a de la retórica ten!a en la sociedad cl'sica la 1unción de desarrollar la capacidad de producir discursos socialmente eficaces.et'ndolo as! y8 por tanto8 constituy+ndolo de una manera no menos dada.co6erencia entre sus di1erentes niveles y sectores8 los contenidos de la enseDan>a ten!an 2ue cambiar1ormas8 1unciones8 estructuras8 procesos8 son aspectos complementarios de la realidad social. %ero no es as! para los escritores del per!odo neocl'sico8 2ue inclu!an en tratados de retórica consideraciones sobre materias diversas 2ue8 6oy8 pertenecen a disciplinas como la 1on+tica o la psicolog!a del conocimiento.3. )ic6o de otra manera. %or eso8 en la escuela laica8 gratuita y8 no 6ay 2ue olvidarlo8 obligatoria8 la enseDan>a de la lengua ten!a 2ue reducirse a8 primero8 la gramática BenseDar las reglas de la lengua maternaC y8 despu+s8 la literatura. La retórica. de mostrar los mecanismos por los 2ue el discurso produce un sentido dado en el su. %ero ten!amos 2ue mencionarlo para inscribir este discurso sobre las relaciones entre la ideolog!a y la narración en el conte@to de la re1le@ión8 m's amplia8 en el 2ue 6a tomado cuerpo.e llano:8 con lo 2ue los tropos no pod!an ser m's 2ue 1enómenos de 9estilo:8 adornos8 6ec6os estéticos. y 2ue la sustituyó precisamente8 por una concepción consensual de la lengua8 2ue suplanta al lengua.etivo con1esado de los estudios retóricos.de la imposición del consenso se pasa a la e@+gesis de la 9creación: y el elogio del 9creador:8 evitando cuidadosamente toda re1le@ión sobre8 primero8 los procedimientos por los 2ue se produce el sentido y8 despu+s8 sobre la 1unción social de los discursos.eto8 su. %ara los contempor'neos8 la retórica es8 esencialmente8 la teor!a de las 1iguras v de los tropos.a# 7ueber. .3 En este sentido8 las di1erencias entre retórica y dial+ctica eran insigni1icantes8 tanto 2ue &ristóteles las identi1icaba.. En tanto en cuanto se 1ue olvidando la cuestión del e1ecto sobre el auditor8 lector o interlocutor8 la de1inición de los tropos no 1ue posible m's 2ue como des%íos respecto a un 9lengua.. =ally8 uno de los grandes estilistas 1ranceses8 2ue e@tiende la ling !stica saussuriana a los modos de e@presión8 considera las tipolog!as de la retórica cl'sica como 9pedantes v pesadas:8 adem's de poco claras. +-arles$ 0rait+ de Stylisti2ue FranSaise8 París.. )esde la antig edad greco-romana 6asta el siglo OIO8 se produce una lenta y progresiva desviación del ob.unic-. (omo 6emos mencionado ya8 la retórica se de1inió como el arte de con%encer. 1.C 2ue llevó la retórica a esos desvanes en los 2ue se conservan tesoros 2ue se desempolvan y armas 2ue se engrasan cuando 6acen 1alta8 2ue la sustituyó en el campo de la enseDan>a y de la investigación8 en suma8 en la &cademia8 institución con su propia co6erencia y con sus mecanismos de legitimación B2ue =ourdieu estudia en Le 4e roduction5. %ero si la 1igura de estilo es una desviación respecto a una norma8 la de1inición de la norma misma 3 4 Lausberg./8 0ally.III8 1undada en las concepciones de la alta antig edad griega y romana8 desde &ristóteles a Quintiliano.# %or ello8 la estil!stica abandona las tipolog!as de la retórica8 substituy+ndolas con la noción de 91igura de estilo:8 2ue no distingue entre met'1ora8 sin+cdo2ue8 metonimia8 antonomasia8 etc+tera.del 9arte de convencer: se pasa al e@amen de los procedimientos de adornar. de persuadir8 de ro%ocar la ad-esión. 9linc:siec:. 7. 1. 1. "bviamente8 una de las condiciones de la e1icacia del discurso sobre los receptores del mismo es la ocultación de los mecanismos de producción8 del camino 2ue media entre la 9intención de signi1icar: 2ue tanto interesó a la 1enomenolog!a B3usserl8 *erleau-%ontyC y la e@periencia sub.6.se olvida poco a poco el estudio de los efectos para reducirse a la clasi1icación Resteticista.etiva del signi1icado. %or eso no es nada sorprendente 2ue el abandono de la retórica vaya a la par con el desarrollo de la estilística. A la retórica no pod!a seguir siendo enseDada por2ue las nuevas 1unciones de la enseDan>a e@ig!an un cambio en sus estructuras8 en sus 1ormas y8 por lo tanto8 en sus contenidos.$ 3andbuc6 der Literarisc6en /6etori58 .de las 91ormas:. 10 . Eo es a2u! cuestión de e@tenderse m's sobre el comple.6.

E.$ La nouvelle r6+tori2ue. En 1<7U se publica en Francia la 4-étorique 1énérale del 9Krupo A) B)ubois y otrosC.. %or ello8 la estil!stica y la nueva retórica estructural acabar'n siendo disciplinas 1ormalistas8 de un teoricismo a menudo est+ril.$ %rol+gomVnes ' une t6+orie du langage8 en . L.$ /6+tori2ue K+n+rale8 Paris. Logos5. %or ello8 nos detendremos con m's detalle en su retórica literaria. Eo 6aremos una cr!tica de ella8 dado 2ue est' 1undada en la semiolog!a del relato de =art6es8 y en los traba.os del +entre de 4ec-erc-es <émiologiques de l=>ni%ersité de ?euc-@tel. . El desarrollo contempor'neo de la retórica est' asociado con el de la semiolog!a y8 en particular8 con la semiolog!a 1rancesa. 6 Estos trabajos están ublicados en los (a6iers du (entre de /ec6erc6es S+miologi2ues8 >ni%ersité de ?euc-@tel. "bviamente8 la noción de 9argumentación: no es una novedad. El punto de partida es la distinción de 3.7 La ambición de este tratado es la de 1undar cient!1icamente la retórica8 apoy'ndose en las teor!as ling !sticas contempor'neas y en la semiolog!a estructural. 0ratan8 sobre todo8 de clasificar los des%íos B+cartsC respecto al 9grado cero: de la escritura8 1undando la clasi1icación en criterios racionales8 aplicados de 1orma sistem'tica. 1. La importancia del traba. P. ágina 163..inguet.la lógica cl'sica8 con sus clasi1icaciones de los tipos de silogismos8 se 6ab!a ocupado de ella. . %or eso no es de e@traDar 2ue sean investigadores 1ormados en la lógica los 2ue sigan desarrollando las investigaciones sobre la argumentación.o del 9Krupo A: 6a sido considerable8 por2ue representa la tentativa m's completa y sistem'tica de reconstitución de la retórica a partir de los postulados ling !sticos de la semiolog!a. E. =art6esC o de la literalidad no es 1'cil de de1inir8 aun2ue se apele al conte#to By al arc6i-lectorC8 como lo 6ace *ic6ael /i11aterre.J Pire.F. ?euc-@tel.elmslev entre forma y sustancia tanto del contenido como de la e@presión. La pregunta 92u+ es lo 2ue 6ace 2ue una trans1ormación sea e1ica>: no va acompaDada del 9Te1ica> para 2u+:F8 ni 9y para 2ui+nF: Estas preguntas adicionales son esenciales8 al menos en la perspectiva cl'sica de la retórica8 arte de ersuadir. 3ablar de 9trans1ormaciones de la super1icie discursiva: supone8 siempre 2ue de1inamos de 1orma clara a2uello 2ue se trans1orma8 la materia prima de la trans1ormación.os de Kreimas 2ue e@aminaremos en el cap!tulo III. 1ri&e. 0rait+ de lPargumentation8 Presses >ni%ersitaires de Erance '+ol.6 dirigido por Lean =laise Kri>e8 2ue se centran sobre el an'lisis de discursos no literarios en una perspectiva interdisciplinar8 2ue cubre desde la lógica 6asta la sociolog!a.es8 como veremos8 problem'tica.38. En 1<.J 9lin:enberg. Larousse. G. 1. cit. formado con Piaget. La 9retórica general: 2ue resulta de estas distinciones iniciales es una clasi1icación de las 1iguras y de los tropos muy 6omog+nea y con una terminolog!a m's sencilla 2ue la de la retórica cl'sicaI es una retórica combinatoria8 cuyos 1undamentos no son menos arbitrarios 2ue los de la tipolog!a tradicional. %ara ello8 distinguen cuatro niveles de an'lisis ling !stico y dos 9planos:8 el del signi1icante y el del signi1icado. En cual2uier caso8 el 9estilo:8 la 9literalidad: de la literatura8 va siendo concebida como des%ío respecto al lengua. 8 7jelmsle%. 1B. a arte de los trabajos de G.B. El 9grado cero: de la escritura B/. La retórica literaria utili>a esta distinción para di1erenciar los variados aspectos de la estructura semiótica del relato.el campo 1enomenológico del espaDol es una 9substancia: ling !stica soportada materialmente por el aparato articulado de emisión sonora. +-aim.elmslev8 la 9substancia: no es la materia8 9el soporte 1!sico o ps!2uico de naturale>a no-ling !stica:8 sino un cam o de osibilidades determinadas por el soporte material.encionemos./6+tori2ue K+n+rale8 op. L.J Edeline. G.. )ado 2ue no todo des%ío es literario -o po+tico-8 el distinguir entre el 9buen: o el 9mal: desv!o es indispensable.U8 %erelman y "lbrec6ts-0yteca publican un libro 2ue se 6ar' un cl'sico8 en el 2ue consideran 2ue la 9nueva retórica: es8 esencialmente8 el estudio de la argumentación. H. 9 Iubois et al.6. los de Gean Pierre Eiala y de . %ero no todos los estudios de pragm'tica del lengua..J Drinon. y Clbrec-ts*Dyteca. 1. %or eso8 se llega a introducir de nuevo la preocupación por los 9e1ectos: en la estil!stica literaria. 11 .unto de traba.J . 0. La retórica literaria del Krupo A E@iste una 9retórica literaria: dentro de la retórica general.e se reducen al 6ec6o literario8 por lo 2ue no toda la estil!stica es estil!stica literaria.< 5 Perelman. *encionamos a2u! el con.arie Hnne Ebel.. <ui&a.8 /ecordamos 2ue8 para 3. 7 Iubois.e llano.

%ero tal no es el caso8 y nos encontramos con una tipolog!a de las 1iguras del discurso narrativo y del relato en 2ue cada una de ellas8 distinguidas con poco 1undamento8 carecen de funciones estructurales recisas.12 pretende remodelar la retórica mediante el uso de una clasificación binaria de las 1iguras.unción. El desarrollo narrativo se anali>a distinguiendo en +l 9los di1erentes dominios en los 2ue las 1iguras pueden tomar 1orma:101X. #X. 1.. 12 .o de )ubois y el (1ru o µ» no 6a sido la ?ltima tentativa de renovar la retórica. 1.3. La retórica literaria se ocupa de la 1orma de la e@presión y de la 1orma del contenido.X.. 133. El punto de vista. Semiotica8 1B$2. puede tener di1erentes 9substancias: y materias y seguir siendo un relato.el estudio de los procedimientos para 9alcan>ar la ad6esión:8 y se limita a una clasi1icación sin m's 1undamento 2ue la 9sistematicidad: de sus criterios.11 El traba. La representación del espacio en el discurso. "bviamente8 6emos privilegiado a2u! la novela y el cuento8 los relatos de una 9substancia: gr'1ica cuyo soporte material es lo impreso Baun2ue tambi+n pudiera ser lo mecanogra1iado o lo manuscritoC. Los 6ec6os y la cronolog!a.emplo el art!culo de 3elmunt =on6eim 2ue8 en 1.o.. . . 7elmut$ (0ringing classical 4-etoric u *to*date).*BFF. El cruce de estas dos clasi1icaciones produce una topolog!a de las 1iguras del discurso narrativo8 2ue sin carecer enteramente de inter+s8 es8 a nuestro entender8 de poca utilidad cient!1ica. &dem's8 de una retórica 1undada en la muy dudosa noción de 9desv!o: B+cartC respecto a un 9grado cero: de la escritura. *erecen una mención muy especial el libro de Lean 1U 11 Ibid8 . 12 0on-eim.alga de e. "llera.E@presión novela8 1ilm8 9tebeos: el discurso narrativo -(ontenido universo real o imaginado8 6istorias reales o 1icticias el relato propiamente dic6o Esta distinción nos parece e@tremadamente ?til para nuestros propósitos8 pues el discurso narrati%o. Las soluciones de duración. %ero =on6eim pierde de vista el objeti%o de la retórica cl'sica. *encionemos8 de pasada8 2ue los estudios de oética 6an alcan>ado un desarrollo envidiable8 a pesar de las limitaciones 2ue reconocen todos los especialistas.adrid. Si la tentativa del 9Krupo µ» 6ubiera consistido en relacionar la retórica del discurso Bde la 1orma de la e@presiónC con la del relato Bla retórica de la 1orma del contenidoC8 el car'cter 1ormalista y clasi1icatorio de su proceder se 6ubiera borrado. (on el car'cter sistemático de la clasi1icación y con la amplitud de +ste8 pretende resolver el problema de la proli. Estas son1W Supresión. (omo lo 6an apuntado diversos cr!ticos del (1ru o µ»8 esto invalida casi enteramente la tentativa de la 9/etórica Keneral:. Hlian&a Editorial.3. 3W Supresión-&d. 2W &d. Eo continuaremos a2u! el e@amen de la literatura sobre retórica8 2ue 6a aumentado considerablemente en estos aDos y 2ue no presenta gran inter+s para nuestro traba. 3X.idad y la pretensión de las tipolog!as cl'sicas8 as! como e@tender al grafismo el e1ecto retórico. 2X. Hlicia$ Estil!stica %o+tica y Semiótica literaria8 .unción.32. B3. El encadenamiento de los 6ec6os y el determinismo causal.en cuanto a la primera8 la retórica del discurso narrativo se reduce a un e@amen super1icial y mec'nico de los procedimientos de producción 9dP+carts:8 de desv!os 2ue aplica a todos los niveles de an'lisis retórico By 2ue se llama figuras5.

. 93ablar por 6ablar:. 1. 2ue e@amina los des%íos respecto al conte#to By no respecto al 9grado cero de la estructura:8 inalcan>able normaC1.la 91unción po+tica: es el ingrediente esencial de la 9literalidad: para algunos autores Bcomo /. La otra8 6aciendo de la 9obra: una actuali>ación8 una combinación espec!1ica de los elementos de una 9lengua del relato:. Es decir8 la enumeración se 6ace considerando el relato o como acto indi%idual o como pura mani1estación del sistema.os de (6oms5y.eto de la re1le@ión del 9nuevo retórico: Bo8 como veremos tambi+n despu+s8 de la semiolog!a del relatoC.e:.//.31. cit.el acto de 6ablar 1uera de toda determinación social8 psicológica u otra8 el acto de 6ablar uramente ling !stico es8 como veremos8 el ?nico ob.. 1.olveremos a mencionar los traba. 16 "llera. <. G.e po+tico: no se limita al verso y ni si2uiera al verso libre. Euestro punto de partida es8 . Esta evacuación se 6a e1ectuado de dos maneras o uestas y com lementarias$ una8 6aciendo de la estructura y de los procedimientos literarios en la obra algo inefable.$ Essais de stylisti2ue structurale8 París.y de Samuel /. . Levin8 Linguistics <tructures in Poetry.os no se de1inen en el campo de la nueva retórica.. 13 . publicado en 1. 1.(o6en Estructura del lenguaje oético 13 -2ue desarrolla la noción de la antigramaticalidad y 2ue demuestra cómo la evolución de la poes!a consiste en un aumento de los dominios en 2ue la antigramaticalidad opera.$ Linguistics structures in poetry8 La 7aya.$ La structure du langage po+ti2ue8 París. Le%in. Estos traba.$ "b. 4.eto de la re1le@ión del ling ista. 13 1# +o-en. 4ifaterre. La5obson y el (!rculo de %ragaC. resultado del genio creador del artista.e:.31. El 9lengua. &dem's8 no 6a tomado conciencia de lo 2ue8 en la intención de la retórica cl'sica8 era lo m's 1ecundo.1# 2ue estudia los 1enómenos de em arejamiento BcouplingC de los poemas8 1undando su estudio en los traba. H.nos parece evacuar el problema esencial de la determinación social de la producción y de la recepción de ese producto social 2ue es el relato. Elammarion. Lo esencial es8 pues8 2ue la nueva retórica comparte con la antigua el peor de los de1ectos de +sta8 2ue llamaremos la 9compulsión ta@onómica:I la ciencia no se construye 6aciendo tipolog!as en las 2ue los tipos no conducen a consideraciones sobre la 1unción8 la estructura y los procesos 2ue8 e1ectivamente8 se desarrollan. %ero las 1ronteras entre retórica8 estil!stica y po+tica son8 como lo demuestra &licia Illera816 borrosas y movedi>as. La relación entre el estudio de la poes!a y el de la prosa narrativa se establece8 pues8 mediante esta concepción de la 91unción po+tica del lengua. .ustamente8 2ue los relatos concretos no son combinaciones al a>ar de 9elementos: narrativos8 2ue tienen una estructura tan socialmente determinada como la de los efectos que roducen.la b?s2ueda de rocedimientos ara roducir efectos determinados en el Ctro Boyente8 lector8 espectadorC.e narrativo: -o de la 91unción po+tica del lengua. Finalmente8 mencionaremos el importante libro de /i11aterre8 Essai de <tylistique <tructurale.os estructuralistas en el cap!tulo tercero. %or ello8 del estudio del 9lengua./6 1. %ero parece ser 2ue el 9escribir por escribir:8 pura combinatoria de 9tipos: es el ?nico ob.eremos en el cap!tulo siguiente cómo la oposición entre sistema y acto es el ideologema constitutivo del pensamiento estructuralista y el mayor obst'culo para el an'lisis concreto de los procedimientos 2ue producen tanto los te@tos como sus espec!1icos e1ectos.

1. %or eso importa 2ue esbocemos en este p'rra1o los 1undamentos de la moderna lógica8 en cuanto son compartidos por el 9modelo ling !stico:. 'ed. +-. &s! al discutir los 1undamentos de la lógica proposicional8 estamos considerando postulados 2ue8 con 1ormulaciones diversas se aplican en las lógicas de las clases y de las relaciones. Lógica 1. 17 1$ Perelman.6. 1. =ertrand /ussell es 2uien ilustra me. 0.asentaba los 1undamentos de un an'lisis de las articulaciones discursi%as.$ "b.1< con lo 2ue consideramos los 1undamentos de todos ellos id+nticos. Crígenes & otro nivel de an'lisis8 en lo 2ue8 aparentemente8 es otro campo del saber8 se 6a estudiado tambi+n las 91iguras de la 1orma del contenido del discurso:.1$ La moderna ling !stica se encuentra en la con1luencia de las antiguas retórica y lógica. %iaget8 contin?a estudiando las articulaciones discursivas con los instrumentos de la lógica.Tla lógica de las proposiciones no es8 desde sus or!genes8 una ciencia de la argumentaciónK "bviamente s! lo es8 y buena prueba de ello tenemos en los traba.at-ematica intenta dar cuenta del modo de construcción del m's e@plicito de los discursos cient!1icos8 del discurso matem'tico8 utili>ando para ello la lógica 1ormal del concepto 2ue no es m's 2ue una lógica de la identidad. Esta sumisión del orden del discurso al orden del entendimiento8 6ace de la lógica proposicional una sinta@is del concepto8 a la 2ue el orden del discurso no se somete m's 2ue parcialmente.iena8 de (arnap8 0ars5i8 Gittgenstein y el mismo /usell8 conciben la lógica como una lengua bien -ec-a y los discursos naturales como imper1ectos respecto a esta 9lengua ideal:.. y no Doserán robablemente nunca.5$ Logi2ue et (onnaissance Scienti1i2ue8 París. 14 . 1. Sus postulados y su 1uncionamiento son similares a los de la sinta@is en ling !stica8 en tanto en cuanto la lógica 1ormal8 como la sinta@is8 se oponen a la sem'ntica8 de1ini+ndose como disciplinas 1ormales respecto a una problem'tica del signi1icado8 2ue8 identi1icado a un contenido de conciencia8 es relegado a la sem'ntica. En e1ecto8 y sin tener 2ue 6ablar de &ristóteles para encontrar una lógica ligada a la ling !stica y a la retórica8 los traba. cit. %ero esta lógica8 2ue reposa sobre el principio ele'tico de la identidad8 no puede pensar las leyes 2ue rigen las 1ormas de articulación de los elementos del discurso m's 2ue como determinadas por el 9orden del entendimiento:.$ 0rait+ de Logi2ue8 París.el (entro de Investigaciones Semiológicas de la Hniversidad de Eeuc6Ytel8 dirigido por L. y Clbrec-ts*Dyteca.os 2ue8 iniciados por %erelman y "lbrec6ts-0yteca817 consideran la retórica como una ciencia de la argumentación. .or el proceder del positivismo lógicoI en los Princi ia .1. %ero los sistemas 2ue se construyen en estos tres campos son rigurosamente isomorfos.eremos 2ue la ling !stica tiene un car'cter modélico respecto a otras ciencias. La Pléiade5.B.es 1ormales8 6an resultado ser un 1racaso.2U &simismo8 todas las tentativas de reducción de los discursos de las ciencias naturales a lengua. G. 1aut-ier*Lillars. La lógica proposicional 6a sido8 desde sus or!genes8 una ciencia de las articulaciones discursi%as 2ue se conceb!a como ciencia del pensamiento.tanto la retórica como la lógica moderna intentan e@plicar los 1enómenos incluidos en sus campos con una e#tensión del conce to de lengua. 1allimard '+ol. L.os del (!rculo de . La lógica aristot+lica -una lógica de las proposiciones.aun2ue se pueda demostrar 2ue la lógica proposicional tiene una estructura de grupo8 no se puede por ello describir el discurso matem'tico en los ?nicos t+rminos de la lógica. y 1ri&e.lógica de las clases8 lógica de las proposiciones y lógica de las relaciones. roducidas. Ler los (a6iers du (entre de /ec6erc6es s+miologi2ues8 que ublica las in%estigaciones de este +entro 1< Ler Piaget. B %ols. sin modi1icación alguna de sus caracter!sticas esenciales.3. En el cap!tulo siguiente veremos cómo se 6a construido ese concepto y demostraremos en el cap!tulo tercero cómo la semiótica literaria consiste8 tambi+n8 en una e#tensión del conce to de lengua.B.//. La lógica formal La lógica 1ormal contempor'nea distingue tres campos. =laise Kri>e8 un conocido especialista en lógica8 disc!pulo de L. G. 2U El camino contrario es osible$ la lógica matemática -a sido construida a esar de que las (matemáticas lógicas) no -an sido toda%ía.

a no puede resolverse ni anularse sin cr!tica y8 como parado.23 )ie Forderung der *oglic65eit der ein1ac6en Zeic6en ist die Forderun der =estimmt6eit des Sinnes.B. .23 La lógica 1ormal re2uiere8 en e1ecto8 2ue todo signo tenga un signi1icado determinado 21 Iebo esta inter retación del teorema de 1Mdel a una comunicación ersonal del rofesor Hndré Goyal. Gittgenstein llega a la conclusión de 2ue todo discurso es8 o bien una tautología. /ecordemos8 de pasada8 la signi1icación del c+lebre teorema de 1Mdel. 23 4ussell. o bien el enunciado de un -ec-o. 22 Nittgenstein. Si 9de lo 2ue no se puede 6ablar8 lo me.unto dado de reglas de deducción8 un enunciado dado8 matem'ticamente verdadero. El postulado 1undamental de Gittgenstein es93. 1.a8 no puede 1undar una teor!a. ágina 6B. 4e%ista de Cccidente.# *eine S't>e erl'utern dadurc68 dass sie der8 4elc6er mic6 verste6t8 am Ende als unsinning er5ennt8 4enn er durc6 sie -su1 i6nen.: Este postulado de la determinabilidad del sentido.e 6an encontrado en Gittgenstein a la ve> una cima y un l!mite. El positivismo lógico y la 1iloso1!a del lengua. BEr muss so>usagen die Leiter 4eg4er1en8 nac6dem er au1 i6r 6inau1gestiegen ist. 0.. %ero no se puede encontrar ning?n con. Límites de la formali&ación En otra perspectiva se 6ab!a llegado tambi+n a la constatación del 1racaso del pensamiento 1ormalse trata8 precisamente8 del pensamiento meta-matem'tico.C Er muss diese S't>e ber4inden8 dann sie6t er die Gelt ric6tig.unto cerrado y 1inito de a@iomas a partir del 2ue se puedan pensar todos los enunciados verdaderos. 2ue prueba la imposibilidad de construir un autómata 2ue sea capa> de decidir si un enunciado matem'tico cualquiera es verdadero o 1also8 a partir de un con.ber sie 6inausgestiegen ist.icamente8 su discurso sea 1ilosó1ico.9el signi1icado de una proposición resulta del signi1icado de las palabras 2ue la constituyan. El calle.o deductivoI esto subraya el aspecto constructi%ista del pensamiento matem'tico y8 por lo tanto8 la imposibilidad de de1inir un meta-lengua.. %artiendo del postulado com?n de la lógica 1ormal By 2ue tanto /ussell como (arnap8 por e. La conclusión del Dractatus muestra con claridad la inadecuación a la realidad de los postulados semánticos 2ue 1undan el positivismo lógico.or es callarse: representa la conclusión de una demostración rigurosa8 entonces la 1orma de 6ablar o de lo 2ue se est' 6ablando o8 incluso8 las dos a la ve>8 est'n des ro%istas de fundamento. %or2ue las proposiciones de Gittgenstein no carecen de sentido a pesar de 2ue8 paradó. &dem's8 es el postulado mismo de /ussell.3.: %ero la parado. cit.22 96.adrid. Go4on man nic6t aprec6en 5ann8 dar ber muss man sc64eigen.21 Si la necesidad de una concepción constructivista del discurso se 6ace sentir en las tentativas de an'lisis del discurso matem'tico8 es obvio 2ue en otros tipos de discurso esta necesidad debiera mani1estarse.ón sin salida al 2ue llevó la tentativa de /ussell 6a planteado con una e@tremada agude>a el problema de los 1undamentos del pensamiento 1ormal a la lógica y a la 1iloso1!a.unto de reglas de deducciónJ obviamente8 siempre se puede aDadir un a#ioma más para deducir8 con un con. una de las figuras significati%as de la meta*matemática contem oránea. 15 . 7. La interpretación de este resultado es de gran inter+s8 pues conduce a a1irmar 2ue las matem'ticas no ueden fundarse de una ve> para siempre8 y una ve> 1undadas8 reducirlas a un puro traba.emplo8 e@plicitanC 2ue considera 2ue el objeto es idéntico a la suma de sus ro iedades.una proposición es una 1unción del signi1icado de las palabras aisladas:. de la e@istencia del significado del signo es8 tambi+n8 el 1undamento de la ling !stica saussuriana y del estructuralismo ling !stico..e cerrado con el 2ue se pueda describir todo discurso matem'tico. LudOig$ 0ractatus logico-p6iloso -icus.B.1. El 6ec6o es 2ue el discurso 1ilosó1ico -como el mismo discurso po+tico.$ (Introducción) al 0ractatus8 ob.e@iste8 pero 2ue la teor!a lógico-1ilosó1ica de Gittgenstein no puede tomarlos en cuenta.

2# %or2ue eso implica 2ue las operaciones lógicas modifican el signi1icado de los signos y 2ue8 al necesitar saber cómo lo modifican. La dial+ctica es8 precisamente8 esto -aun2ue no solamente esto-.etos:8 9propiedades: de 9ob. 16 . en ningPn caso.la tentativa de constituir una teor!a del concepto 1uera del principio de identidad.lo menos 2ue se puede decir de la teor!a del signi1icado impl!cita en la lógica 1ormal8 es 2ue ese 9signi1icado: es concebido como un contenido no sólo de las 1ormas8 sino tambi+n y sobre todo8 de la conciencia del sujeto..la lógica 1ormal es un discurso sobre las 91ormas de los contenidos:8 sobre lo 2ue se podr!a llamar 9estructuras pro1undas:.. 1. Lo 2ue s! es verdad es 2ue poco importa a la lógica 1ormal cuál es el signi1icado de cada s!mbolo8 siem re y cuando tenga uno cada uno y cuando estos significados sean diferentes ara dos símbolos diferentes.B.la lógica8 2ue considera sus s!mbolos como objetos de1inidos por8 determinadas propiedades8 no reserva al sujeto ning?n lugar e@pl!cito en su discurso. La lógica 1ormal8 1undada en este principio8 es entonces una combinatoria. von 3umboldtC. Este postulado tiene graves implicaciones teóricas. no se puede continuar relegando los signi1icados fuera de la lógica. Es curiosa8 en e1ecto8 la posición del su. (laro est' 2ue8 si se rec6a>a el principio de identidad8 la posibilidad misma de una lógica formal desaparece.la lógica de la identidad es una lógica en la 2ue el concepto est' pensado como entidad subjeti%a.esta comprensión necesitaba un an'lisis de la 1unción del 9Ao: en el discurso8 an'lisis 2ue 3egel esbo>a con claridad en la primera edición de su Enciclo edia.. Se comprende entonces 2ue la proposición sea concebida como una 91orma interna: Bempleando los t+rminos de G. ser ciencia del ensamiento ni del lenguaje.2.sólo una concepción idealista y subjeti%a de la idea o del concepto puede corresponder al rinci io de identidad.& [ & 2uiere decir 2ue8 en cual2uier conte@to 2ue encontremos 9&:8 2ue 6agamos lo 2ue 6agamos con 9&:8 su significado seguirá siendo el mismo.etos: y 9relaciones: entre 9ob. y ni siquiera de las matemáticas.se puede 6acer8 como 3egel lo 6ace8 desde una perspectiva idealista8 desde el punto de vista del 9esp!ritu: absoluto. Estas 91ormas de los contenidos: 2ue la lógica 1ormal estudia est'n en una relación determinada con una teor!a sem'ntica. El rinci io de identidad El principio de identidad consiste8 precisamente8 en esto. como forma articular de las matemáticas que no retende.etivismo no es su1iciente. 2# Lo dic-o no retende oner en duda la legitimidad de la lógica matemática como em resa (local). A es por2ue el sujeto es necesario ara la lógica formal fuera de ella$ continente de los contenidos o signi1icados 2ue los s!mbolos lógicos deben tener y 1uente de las emp!ricas atribuciones de valores de verdad a las proposiciones elementales8 el su. &6ora bien8 la cr!tica del sub. Si el signi1icado del signo est' determinado era de la lógica8 eso quiere decir que las o eraciones lógicas no modifican en nada el significado.. 3egel 6ab!a8 tambi+n8 comprendido 2ue la concepción del signi1icado como realidad id+ntica a s! misma en todas sus mani1estaciones es complementaria de la concepción subjeti%a del signi1icado.etos: no es compatible con cual2uier epistemolog!a.un!vocamente8 de tal manera 2ue la di1erencia gr'1ica impli2ue una di1erencia conceptual.. Esta 1orma de proceder de la lógica 1ormal8 2ue no conoce m's 2ue 9ob.eto en la lógica 1ormal. y se comprende por 2u+ en su discurso inicial se 6a presentado como ciencia del entendimiento.eto aparece como el depósito de la substancia de las 1ormas 2ue la lógica estudia. (omo dec!amos m's arriba8 la aceptación de este principio implica 2ue el discurso sobre 9&: no modi1ica el sentido de 9&:8 siempre igual a s! mismo. Eo 6ay 2ue tomar en serio las a1irmaciones de los lógicos 1ormales8 cuando pretenden 2ue la cuestión del signi1icado de los s!mbolos no es una cuestión lógica8 sino pragm'tica o sem'ntica.

como continentes de las re resentaciones de objetos sobre las 2ue ella traba. 17 .eto-ob.1. %or el momento nos contentaremos con constatar una evidencia.etos sean idénticos. El su..26 Este tipo de problemas no 6a podido ser resuelto y se llaman 9parado. )ado 2ue la ?nica propiedad del su.a.eto respecto a mi subjeti%idad cuando yo 6ablo de Zenón.as sem'nticas: precisamente por2ue la lógica 1ormal no sabe resolverlas..eto-ob. Si Zenón dice la %erdad. ) Zenón es un sujeto y no un ob. %ero en tanto en cuanto Zenón (dice que. Fascinados por el 1also rigor del 1ormalismo olvidan la e@istencia de algunos problemas 2ue8 desde 6ace siglos8 la lógica no 6a podido resolver. A no olvidemos 2ue8 para la lógica 1ormal los su.etoC. 26 Sem'nticas8 ya que no aradojas lógicas (sensu stricto)... &6ora bien8 9Zenón dice 2ue. pero 6ay un grupo de parado.2ue el su.25 La teor!a de los cuanti1icadores desarrollada a principios de siglo8 sobre todo por =. %or2ue sólo el ob. Zenón pertenece a una clase de objetos B9todos los cretenses:C. /ussell8 6a resuelto las parado.eto8 el ob.etos no e@isten nada m's 2ue fuera de ella. En e1ecto8 Zenón es un ob.las llamadas parado.eto no se conserva necesariamente8 a menos8 claro est'8 2ue los dos su.as sem'nticas:8 2ue resisten a los es1uer>os de la 1ormali>ación.as sem'nticas. Hn caso t!pico es la aradoja del mentiroso.eto en la lógica 1ormal o en la ling !stica son puras distracciones especulativas8 sin gran inter+s cient!1ico. pues Zenón pertenece a la categor!a de los cretenses y sólo mintiendo 2ue dice puede ser verdad. %ero Zenón es sujeto respecto a la proposición %28 pues es +l 2uien la enuncia.as lógicas. La forma más bre%e de esta aradoja es$ (miento). La particularidad de esta parado.-ablar de una característica de un sujeto es -acer de él un objeto res ecto a otro sujeto.eto no pertenece a la lógica 1ormal.etos 2uiere decir simplemente8 la identidad de sus contenidos y la reserva 1ormulada m's arriba es8 evidentemente8 tautológica..eto. : no es una proposición res ecto a 9todos los cretenses mienten siempre:8 aun2ue s! puede considerarse como tal res ecto a ("o digo 2ue:. %ero no por ello carece de importancia8 por2ue clari1ica un aspecto esencial de ese su. Lo malo es 2ue esta relación 9pertenece: al orden del discursoI m's a?n8 es uno de los mecanismos determinantes del modo de producción del 9e1ecto de sentido: del discurso.en tanto 2ue cretense..eto8 adem's8 no tiene m's propiedad 2ue la de contener los contenidos. <ujeto y objeto en la ro osición %ara muc6os8 este tipo de re1le@iones sobre la 1unción de la relación su.eto es la de contener8 la identidad de dos su.as8 las llamadas 9parado.olveremos despu+s8 con algo m's de detalle8 a este problema de la 1unción sem'ntica de las articulaciones su. 2ue se puede 1ormular as!. <i se cambia de su. la proposición 9todos los cretenses mienten siempre: es mentira.a 2ue e@aminamos8 2ue se puede traducir as!B9Ao digo 2ueC 9Zenón es cretense: %1 A [ 9Zenón dice 2ue: 9todos los cretenses mienten siempre:- %2 El t+rmino 9Zenón: en la e@presión 9Zenón es cretense: es un objeto de la redicación y esta e@presión es una proposición 9sensu stricto:8 as! como 9todos los cretenses mienten siempre:.B. Esto es evidente en el te@to de la parado.eto8 necesario para el 1uncionamiento del 2.eto en el discurso.eto tiene propiedades Bcontenidas en el su.9Zenón el cretense dice 2ue todos y cada uno de los cretenses mienten siempre:. .eto aparece como lo que contiene representaciones8 o8 lo 2ue es lo mismo8 2ue el objeto no es objeto más que res ecto a un sujeto.eto-ob.a consiste en la doble 1unción del t+rmino Zenón en la 1ormulación. La lógica 1ormal no puede8 con sus categor!as8 tratar este problema8 por2ue precisamente8 la relación su.

/F. 1.eto. +onclusión El e@amen de una parado. La di1erencia entre las dos consiste8 ?nicamente8 en 2ue la lógica estudia las 9estructuras pro1undas:8 las 91ormas de contenido:I mientras 2ue la ling !stica estudia8 sobre todo8 las relaciones entre +stas y las 9estructuras super1iciales:8 o 91ormas de la e@presión:.a nos 6a llevado a establecer la relación entre los postulados 1undamentales de la ling !stica y de la lógica. 1. %odr!amos avan>ar 2ue la ling !stica contempor'nea y la lógica 1ormal comparten los postulados 1undamentales de las teor!as de la acción$ el acto de pensar o el acto de 6ablar est'n regidos por un sistema de unidades discretas.as ero. En ling !stica encontramos una sinta@is formal 2ue establece la relación entre el orden del pensamiento8 2ue la lógica estudia8 y el orden de la e@presión8 acompaDado de una concepción de este pensamiento 2ue es id+ntica a la de la lógica 1ormal8 pues es la de una combinatoria de significados. %ero lo esencial es 2ue8 para la una como para la otra8 la significación es el resultado de una combinación de significados 2ue se identi1ican y son constantes y permanentes8 signi1icados contenidos en la conciencia del su.discurso lógico8 y 2ue se sit?a siempre m's all' de sus 1ronterasI se trata de 2ue el su./. universal por2ue est' neutrali>ado.es el continente del (consensus) colecti%o 2ue encontraremos en la ling !stica saussuriana o c6oms5yana8 en la sociolog!a8 en todas las 9ciencias 6umanas: contempor'neas. de unidades de sentido. entidades interiori>adas8 id+nticas a ellas mismas8 2ue se combinan entre ellas siguiendo ciertas reglas8 interiori>adas tambi+n8 puesto 2ue son las 1ormas de la substancia interiori>ada. Ler 0adiou. Hlain$ Le concept de mmodVle8 París.odelo) en el sentido de objeti%o a alcan&ar.B. 18 . 27 (. La importancia de esta relación es tanto m's grande cuanto el modo de 1ormali>ación de la lógica constituye un 9modelo:827 no sólo para la ling !stica8 sino para la semiolog!a. En el cap!tulo 2uinto volveremos a ocuparnos de la 1unción teórica de la di1erencia entre 1rase y proposición8 absolutamente esencial8 a nuestro entender8 para desarrollar una teor!a cient!1ica del discurso. de co ia o re roducción a reali&ar. .eto de la lógica es un sujeto Pnico.

2 Eundamentos lingQísticos de la semiología 19 .

castellana5 20 .estructura vs.os de Saussure. La semiolog!a de los relatos 6a utili>ado estos postulados y es en este sentido en el 2ue 6a tomado prestado el 9modelo ling !stico:8 a pesar de los di1erentes modos de aplicación8 a pesar de las divergencias y de las oposiciones sobre cuestiones m's restringidas 2ue8 como se 6a indicado ya8 se encuentran igualmente en la obra de Saussure. Se la puede locali>ar en la porción determinada del circuito donde una imagen ac?stica viene a asociarse con un conce to. )ic6o de otro modo8 la lengua es 9un ob.una institución social:8 un 1 Entenderemos a artir de a-ora or (+ours) Le cours de linguisti2ue g+n+rale8 de Eerdinand de <aussurere.es un ob.eto de la ling !stica y del 9modelo ling !stico: en Saussure no pretende de ninguna manera representar una contribución a la ling !sticaI se propone8 simplemente8 proporcionar los instrumentos necesarios para la comprensión y la cr!tica de las teor!as semiológicas del discurso8 2ue emplean las nociones saussurianas como un 9modelo:.e.os de Saussure 6ayan sido un punto de re1erencia decisivo para los investigadores 2ue le 6an seguido8 +stos 6an utili>ado nociones 2ue se ale.e8 e@terior al individuo8 2ue por s! solo no puede ni crearla8 ni modi1icarlaI no e@iste m's 2ue en virtud de una especie de contrato entre los miembros de la comunidad. acontecimiento./F.2. %or tanto8 nuestra cr!tica del modo de construcción del ob.: &s!8 pues8 la lengua constituye un ob.e.un sistema de signos en el 2ue lo ?nico esencial es la unión del sentido y de la imagen ac?stica8 y en la 2ue las dos partes del signo son igualmente ps!2uicas:.eto bien de1inido en el con. La posibilidad de esta distinción reposa sobre un con.idad de los problemas del lengua. 3ay 2ue subrayar tambi+n 2ue la co6erencia del 9modelo ling !stico: 2ue e@aminamos en los te@tos de Saussure8 se 6alla in1luida por su preocupación por la realidad y su conciencia de la comple. Se encuentran as! en el 9(ours:1 enunciados contradictorios. Sin embargo8 el an'lisis de los 1undamentos de la problem'tica del modelo8 conduce inevitablemente a la 1ormulación de cuestiones y de cr!ticas 2ue conciernen tanto a la ling !stica como a otras disciplinas de las ciencias sociales. Es necesario introducir a2u! algunas observaciones indispensables para comprender el sentido del proceso a seguir y sobre las 2ue volveremos a continuación. La lengua es la parte social del lengua. La dicotom!a lengua-6abla no e@iste 1uera de un sistema de nociones en las 2ue es necesario anali>ar los componentes y las articulaciones8 sistema 2ue se llamar' a partir de a6ora el 9modelo ling !stico:8 y 2ue se estudiar' a partir de los traba. Esta disciplina 6a conocido8 en e1ecto8 un importante desarrollo a lo largo del siglo y8 aun2ue los traba. 9La lengua -dec!a Saussure. 1. Payot. %ero tales constantes e@isten y puede verse cómo se articulan de 1orma co6erente en lo 2ue se 6a llamado el 9modelo ling !stico:. Si no e@istieran8 a un cierto nivel de an'lisis8 unas regularidades y unas constantes operando m's all' de las contradicciones entre los enunciados8 la e@presión 9modelo ling !stico: no tendr!a ning?n sentido 1uera de una lectura parcial y sint+tica.1. En e1ecto -como se ver' m's adelante-8 la dicotom!a 9lengua-6abla: ser' interpretada como un caso particular By8 sin duda8 e.unto de postulados 2ue trataremos a6ora de e@poner. '7ay trad. En principio8 el 9modelo ling !stico: 2ue tratamos de obtener en la obra de Ferdinand de Saussure8 no puede8 en ning?n caso8 ser identi1icado con la ling !stica.unto 6eteróclito de los 6ec6os del lengua.aban m's o menos8 seg?n los casos8 y en direcciones di1erentes8 de este modelo. &ntes de adentrarnos en la discusión de las implicaciones teóricas y epistemológicas de esta distinción8 es preciso anali>ar la manera en 2ue Saussure la concibe. Orígenes y presupuestos La distinción saussuriana entre la lengua y el -abla constituye la ling !stica como disciplina autónoma y o1rece8 paralelamente8 el modelo sobre el 2ue 6abr'n de basarse los procedimientos teóricos de las diversas escuelas estructuralistas.emplarC de la dicotom!a 1undadora del estructuralismo8 a -saber. París.eI mientras 2ue el lengua.eto susceptible de ser estudiado independientemente del lengua.e es 6eterog+neo8 la lengua es 9de naturale>a 6omog+nea.eto de naturale>a concreta.

La ling !stica8 cuyo ob..eto 6ablante utili>a el código de la lengua con miras a e@presar su pensamiento personalI 2C el mecanismo psico-1!sico 2ue le permita e@teriori>ar esas combinaciones:.4 %ero para separar todo lo 2ue es e@traDo al organismo de la lengua8 6ay 2ue conocer este 9organismo: o8 al menos8 la 1rontera 2ue permite 6ablar de un dentro y de un fuera. Se ve claramente 2ue la distinción lengua-6abla est' 1undada en la oposición social*indi%idual. 28. Lo 2ue permite distinguir el interior del e@terior8 es lo mismo 2ue permite distinguir entre el sistema y el acto en los 6ec6os del lengua.eto 2ue es 9un sistema 2ue no conoce m's 2ue su propio orden:83 6ay 2ue separar decididamente 9todo lo 2ue es e@traDo a su organismo8 a su sistema8 en una palabra8 todo lo 2ue se designa por el t+rmino de 9ling !stica e@terna:. E@aminaremos m's adelante las implicaciones de esta 9puesta entre par+ntesis: del discurso. Esta oposición sistema-acto constituye8 como ya se 6a indicado8 un caso mod+lico de la dicotom!a estructura-acontecimiento8 1undadora del pensamiento estructuralista.unto de los 6ec6os del lengua. 21 . 3ay 2ue e@plicar por la ling !stica los 1enómenos ling !sticos. (on ella se puede e1ectuar una partición en el con.eI de ella resultan dos tipos de 6ec6os.eto de la ling !stica8 debe8 pues8 ser anali>ada como un con. %ara construir este ob. 2.los 2ue son 6ec6os del sistema y los 2ue no son m's 2ue 9actos:8 y 2ue no constituyen un ob. 5 Ibid.8 p.8 . y en una conce ción e# resi%a del -abla como e#teriori&ación del ensamiento indi%idual or el uso de la lengua como código *instrumento.eto de estudio8 se de1ine as! en el conte@to de una sociedad pensada como 1undamentalmente contractual.erar2u!a.e:2 de un orden de 6ec6os sistemati>ables es una operación esencial en el pensamiento saussuriano.unto de nociones de las 2ue derivan estas de1iniciones8 as! como los di1erentes procesos 2ue las legitiman. La noción de sistema se inscribe en este proceso de cierre8 por lo 2ue es importante mostrar su 1unción teórica y su estatuto epistemológico.eto bien de1inido: es el resultado de una distinción seme. La lengua. La lengua 9ob. en la 2ue los miembros son los indi%iduos. La noción de sistema delimita la 1rontera entre lengua y 6abla.2.1C las combinaciones por las 2ue el su.unto 6eterog+neo de los 6ec6os del lengua. #3.8 .unto cerrado8 autónomo respecto a los ob.8 p. 31 Ibid. La lengua8 ob.eI es necesario8 pues8 conocer los atributos del sistema y los del acto8 ver por 2u+ 6ay unos 6ec6os 2ue pertenecen a órdenes di1erentes y se sit?an en una cierta . La noción de sistema y la oposición sincronía-diacronía La distinción en 9el con.eto de estudio cient!1ico. Saussure escribe 9es interno todo lo 2ue cambia el sistema en un grado cual2uiera:. Saussure no se plantea la cuestión -seDalada por 2 3 Ibid.eto es la lengua8 1orma parte de la semiolog!a -o ciencia general de los signos-8 la cual8 a su ve>8 constituye un sector de la psicolog!a social y8 por tanto8 de la psicolog!a general.eto 2ue 6abla combine 9signos:8 sino 2ue los combine de 1orma es ecífica en un discurso signi1icante.e no es sólo 2ue el su.9sistema de signos 2ue e@presa ideas:.etos de otras ciencias. 4 Ibid. como ob.ante. 2B. Es necesario e@aminar detalladamente el con. La de1inición de la ling !stica como parte de la psicolog!a no es un errorI es per1ectamente co6erente con la de1inición de signi1icantes y signi1icados como 9esencialmente ps!2uicos: y8 por otra parte8 del sistema de signos como una institución social8 9una especie de contrato entre los miembros de la comunidad:. El -abla es8 inversamente8 9un acto individual de voluntad y de inteligencia en el 2ue conviene distinguir. (omo nota %aul /icoeur8 esta distinción permite oner entre aréntesis un 6ec6o importante2ue lo propio del lengua.

%ero para ver me.1.12 6 7 . #2. En otros t+rminos8 se dir' 2ue dos entidades son idénticas si 9se reali>an las mismas condiciones8 es decir8 si tienen el mismo %alor. La noción de elemento plantea el problema de la relación entre entidades y unidades y el del estatuto de la 1rase.B.un solo sistema en el lengua. en efecto.3.*almberg-6 de la posibilidad de la e@istencia de más de un sistema de 6ec6os en el lengua. cit.9La colectividad es necesaria para establecer unos %alores cuya Pnica ra&ón de ser está en el uso y en el consentimiento general). Saussure considera 2ue la de1inición de los elementos del sistema de la lengua est' unido a la cuestión de la identidad$ en e1ecto8 Tcómo se puede decir 2ue dos acontecimientos Bo actosC de 6abla pongan en . 1. para asegurar 2ue las entidades as! combinadas son elementos del sistema.unto de elementos. 9 Ibid.8 . el cual8 adem's8 no puede ser estudiado m's 2ue de una sola 1orma8 a saber8 por la comparación de las combinaciones efecti%amente reali&adas entre los elementos *los 6ec6os.Las entidades son las mismas si tienen los mismos %alores. El usuario se interesa por la 6ora y por el itinerario8 es decir8 por las caracter!sticas 2ue tienen para +l una 1unción. Este procedimiento es imposible si se prev+ la e@istencia posible de dos o m's sistemas.or las articulaciones de las nociones de identidad y de unidad8 6ay 2ue introducir la noción de %alor.9Lo 2ue 6ace el e# res como tal8 es la 6ora de su salida8 su itinerario y8 en general8 todas las circunstancias 2ue le distinguen de los otros:. Eerdinand de$ "b.8 .e es su1iciente8 ya 2ue la noción de sistema est' de tal 1orma de1inida 2ue no se puede concebir la posibilidad de dos sistemas determinando un campo de 6ec6os. 1. %ara Saussure el problema se plantea en t+rminos precisos.9 Esta distinción no es8 sin embargo8 un datoJ las circunstancias 2ue distinguen un e# res de otro ara el usuario y ara el ma2uinista no son las mismas. 11 Leremos como.8 p.con las combinaciones posibles de los 9elementos: ostulados.8 .$ Es necesario8 pues8 enumerar las condiciones reali&adas para saber si son las mismasI sin embargo8 una ve> esta enumeración e1ectuada8 Tcómo se puede a1irmar 2ue las condiciones son las mismasF (itando el e.emplo del e# res 9K+nova-%ar!s de las $8#. Las consideraciones precedentes necesitan unas precisiones suplementarias a propósito8 sobre todo8 de la noción de elemento 2ue es una de las preocupaciones centrales del 9(ours:.eI en esta perspectiva la oposición sistema-acto se borrar!a8 ya 2ue el acto podr!a no ser m's 2ue la articulación de unos 96ec6os de sistema: pertenecientes a dos o varios sistemas di1erentes. 1U Ibid. Saussure escribe8 en e1ecto8 2ue 9en los sistemas semiológicos como la lengua8 en donde los elementos se mantienen rec!procamente en e2uilibrio seg?n unas reglas determinadas8 la noción de identidad se con1unde con la de unidad8 de entidad concreta y de realidad. %ara el ma2uinista8 la locomotora puede ser una caracter!stica signi1icativa8 y ba.8 p. El v!nculo es muy claro.uego las mismas entidades ling !sticasF &s!8 escribe 9en todas las ocasiones en 2ue las mismas condiciones son reali>adas se obtienen las mismas entidades:87 y aDade 2ue 9las entidades concretas de la lengua no se presentan en s! mismas a nuestra observación.. En el 9(ours:8 en e1ecto8 el t+rmino sistema es sinónimo de un con.10 La 1unción de la noción de valor en el 9modelo ling !stico: 6a sido abandonada por los semiólogosI11 sin embargo8 como acabamos de ver8 est' vinculada a la de1inición de los elementos o unidades del sistema y al problema de la identidad. <aussure.9Los valores permanecen totalmente relativos:8 escribe Saussure8 2uien aDade. 1.almberg. 0ertil. <ubrayado del autor. %ero no se puede considerar8 sin embargo8 2ue las entidades tengan unos valores absolutos. En suma8 est' estrec6amente ligada a dos cuestiones 1undamentales relativas al modelo ling !stico. 12 Ibid. los semiólogos em lean el término %alor sin e# licar claramente su función teórica. de la tarde:8 escribe.o este prisma dos e# res pueden ser di1erentes para +l. 1. 8 Ibid. Saussure de1ine la identidad por la 1unción8 de.2.ando de lado la cuestión de saber en relación a 2u+ se de1ine la 1unción en s! misma.Los nuevos caminos de la Ling !stica8 *+@ico8 Siglo OOI8 1<6<8 p. 1.1. 22 .la dicotom!a sincron!a-diacron!a y el modo de de1inición del signo.

Hna ve> dic6o todo lo anterior8 sólo nos 2ueda por ver cómo el estudio de las combinaciones de los elementos permite de1inir las reglas del sistema.unto de 6ec6os8 es necesario incluir solamente 6ec6os simult'neos. %or lo mismo8 lo 2ue permite distinguir dos entidades no viene dado por la observación. En e1ecto8 si se acepta la noción de inter%alo de tiem o. El problema es el mismo en lo 2ue se re1iere a las combinaciones posibles. En el caso de combinaciones e1ectivamente reali>adas8 la indeterminación es total. Que se disponga de un medio para saber cu'les son las combinaciones e1ectivamente reali>adas. c. Lengua y contrato 3emos visto 2ue la lengua es un sistema de elementos8 delimitados en el lengua. %ostula8 en principio8 2ue ciertas entidades tienen elementos8 para estudiar a continuación sus combinaciones posibles y compararlas con las combinaciones e1ectivas.unto de las unidades8 lo 2ue 2uiere decir 2ue se 6ayan estudiado los valores de numerosas entidades y 2ue se 6aya encontrado un n?mero determinado de entidades di1erentes.nada puede garanti>ar 2ue una combinación posible8 pero no llevada a e1ecto en el intervalo t1* t6 no lo ser!a si se trasladase este intervalo de t6 a tB.dos signi1icantes son di1erentes solamente si la di1erencia tiene una 1unción de sentido rati1icada por el consentimiento colectivo.e en 1unción8 precisamente8 de la posibilidad de un tratamiento sistemático del con.unto de sus combinaciones posibles. T(u'les son los criterios 2ue permiten de1inir el intervalo de tiempo 2ue comprende los 6ec6os a estudiarF " bien el intervalo de tiempo est' de1inido por unos criterios no-sistem'ticos8 o su amplitud es arbitrariaI en los dos casos8 el n?mero de elementos est' indeterminado8 pues basta con ampliar el per!odo para encontrar unos elementos distintos8 unos valores di1erentes. %ara Saussure8 la di1erencia entre dos entidades es siempre una diferencia de sentido rati1icada por el consentimiento colectivo.unto de elementos as! delimitado8 23 . En rigor8 esto es imposible8 pues la sincron!a no es de 6ec6o m's 2ue una diacron!a encubierta8 ya 2ue8 de una parte8 la simultaneidad de dos acontecimientos est' siempre condicionada por el lugar y las condiciones de observación y8 por otra parte8 se produce una di1erencia en el tiempo de observación 2ue constituye ya una diacron!a. Se ve8 pues8 2ue los elementos del sistema est'n de1inidos por el valor y 2ue +ste es relativo por2ue est' ?nicamente determinado por el consentimiento colectivo. b. la cuestión de la amplitud del intervalo se plantea como problema cient!1icamente pertinente. El procedimiento de estudio «sistemático» es siempre el mismo para Saussure. La de1inición de las unidades del sistema es el 1ruto de un proceso 2ue compara unidades en cuanto a su %alor y en cuanto a su 1unción de sentido en la conciencia colecti%a. Que se 6aya de1inido el con. La di1erencia entre dos entidades es siempre una diferencia de valores: la lengua es as! una 1orma8 un sistema de diferencias. T(ómo se puede escuc6ar a die> 9locutores nativos: simult'neamenteF T(ómo se puede asegurar la simultaneidad de observaciones recogidas en lugares di1erentesF 2. Estas tres condiciones e@igen 2ue se construya la dicotom!a sincron!a-diacron!a y 2ue se considere la sincron!a como condición 9sine 2ua non: del estudio sistemático. La di1erencia entre unas y otras combinaciones permitidas\e@cluidas e1ectivamente.Los 6ec6os del lengua. Est' claro8 en consecuencia8 2ue si se 2uiere estudiar como sistema un con. Sin embargo8 para llegar a este resultado es necesario 2ue se realicen las condiciones siguientes- a.e est'n considerados como unas combinaciones e1ectivamente reali>adas entre los elementos.3.&s!8 es el consentimiento general 2uien determina los valores y8 por tanto8 s! se puede decir 2ue dos entidades son id+nticas por2ue tienen el mismo valor8 es el valor 2ue les 6a sido otorgado por el consentimiento de la colectividad.de1ine las leyes del sistema. Que el n?mero de entidades sea 1inito8 para poder construir el con.

14 %recisa8 adem's8 el sentido de la distinción social-individual. Ibid. 1< Ibid. 16 Ibid.9Las asociaciones rati1icadas por el consentimiento colectivo cuyo con. ce 2ui est social de ce 2ui est individuelI ce 2ui est essentiel de ce 2ui est accessoire et plus ou moins accidentel:. 18. B1#C Ibid.8 p. B1 17 5 Ibid.procedimiento 2ue e@ige un estudio sincrónico.16 Escribe tambi+n. 1. Es importante precisar la 1unción de estas nociones en la de1inición de la lengua8 e@aminando otros enunciados 2ue especi1i2uen la 1unción de esta dicotom!a social-individual 2ue vamos a anali>ar detalladamente a continuación. 13 1# Ibid. 18. La lengua es un 6ec6o social por2ue 9es el producto 2ue el individuo registra pasivamente:815 por2ue es 9e@terior al individuo8 el cual no puede crearla ni modi1icarla +l solo:8 por2ue 9no e@iste m's 2ue en virtud de una especie de contrato suscrito por los miembros de la comunidad:. En la introducción del 9(ours:8 se encuentra una 1ormulación del problema sobre la 2ue Saussure vuelve despu+s de discutir los problemas de entidad8 unidad8 identidad y de la di1erencia en sus relaciones rec!procas.19 )ebemos 6acer constar 2ue la naturale>a de las estructuras para L+vi-Strauss es tambi+n8 en ?ltima instancia8 psico1!sicaI en e1ecto8 las estructuras est'n de1inidas en t+rminos de L+vi-Strauss como 9un con. 24 .unto sistem'tico 2ue se llama lengua y cu'l es su naturale>a.8 . En ocasiones sucesivas en el 9(ours: se encuentran unos enunciados como los siguientes- 9*ais 2uPest-ce 2ue la langueF %our nous elle ne se con1ond pas avec le langageI elle nPest 2uPune partie d+termin+e8 essentielle8 il est vrai.8 .ourn+e et 2ui a sont siVge dans le cerveau:.8 . La e@istencia universal de estas imposiciones plantea8 evidentemente8 el problema de su naturale>a..13 Se ve aparecer la noción de 9convención adoptada por el cuerpo social:8 la de 9e. (Pest ] la 1ois un produit social de la 1acult+ du langage et un ensemble de con%entions nécessaires.e@aminaremos8 pues8 a6ora8 la distinción socialindividual y las dicotom!as 2ue le acompaDan8 as! como su 1unción en la de1inición de la 1rontera entre lengua y no-lengua. &s!8 la lengua es 9un produit 6+rit+ des g+n+rations pr+c+dents et a prendre tel 2ue:818 es (une c-ose dont les individus se ser%ent toute la .. B6.17 En estas citas se ve 2ue el sentido del 91ait social: est' estrec6amente asociado con la noción de 9contrato:8 como se 6a indicado anteriormente. 1$ Ibid 8 p. B8. <ubrayado del autor. ado tées par le cor s social pour permettre l=e#ercice de cette 1acult+ c6e> les individus:.8 p.unto constituye la lengua son realidades 2ue tienen su sede en el cerebro:.8 p. 2.amos a seguirle en el orden de e@posición. & nuestro entender8 la 6ipótesis m's veros!mil8 al menos a t!tulo provisional8 es 2ue se e@presan directamente en la vida mental8 y 2ue de una cierta manera proyectan en +sta aspectos determinados de la estructura cortical del cerebro y de su modo de 1uncionamiento:. . 3U. Se trata de precisar8 a6ora8 como de1ine Saussure8 los elementos de este con.8 . 6. Ibid. <ubrayado del autor. %ero se puede precisar m's todav!a con otras citas8 el car'cter pasivo de este 9contrato: 2ue Saussure considera como e2uivalente al 9consentement g+n+ral:.unto de imposiciones de naturale>a psicológica y lógica8 2ue dan 1orma a nuestro pensamiento y 2ue se encuentran sustancialmente id+nticas8 en todo esp!ritu 6umano8 occidental o e@ótico8 primitivo o civili>ado..ercicio:8 la de individuo. Saussure escribe9En s+parant la langue de la parole8 on s+pare du m^me coup1. <ubrayado del autor. B8.

Esta a1irmación es la conclusión lógica de los postulados del modelo ling !stico. Se pueden precisar m's las dimensiones de esta dicotom!a social-individual y la concepción saussuriana de lo social8 e@aminando en el otro t+rmino lo individual. Se lee en el 9(ours:.2U
9La parole est au contraire un acte individuel de volont+ et dPintelligence8 dans le2uel il convient de distinguer-

d=e# rimer sa ensée ersonnelle J 2C le m+canisme psyc6o-psysi2ue 2ui lui permet dPe@t+rioriser ces combinaisons.:

1) les combinaisons par les2uelles le sujet arlant utilise le code de la langue en vue

Esta cita pone en evidencia un aspecto muy interesante de las contradicciones 2ue 6emos mencionado entre el esp!ritu de sistema y el respeto de los 6ec6os en el pensamiento saussuriano. En e1ecto8 est' claro 2ue la lengua tiene a2u! un aspecto instrumental y e@presivo 2ue est' vinculado a su de1inición como 9systVme de signes e@primant des id+es:21 donde los signos son unas 9associations rati1i+es par le consentement collecti1:22 entre sentidos e im'genes ac?sticas8 realidades 2ue tienen 9su sede en el cerebro:. En el cap!tulo I; de la 2W parte del 9(ours:8 titulado 9La valeur linguisti2ue:8 se dice 2ue 9la idea del valor as! determinada nos muestra 2ue es una gran ilusión considerar un t+rmino simplemente como la unión de un cierto sonido con un cierto concepto:823 no 6ay ideas preestablecidas8 y nada es di1erenciado antes de la aparición de la lengua.24 9El rol de la lengua 1rente al pensamiento no es el de crear un medio 1ónico material en la e@presión de las ideas:.25 Se ve en estas citas 2ue si el 6abla es un acto en el 2ue el individuo e@presa su pensamiento8 el rol de la lengua no es un 9medio para la e@presión:. E@iste8 pues8 una separación8 as! como una continuidad8 entre el proceso por el cual Saussure de1ine la lengua como un sistema de signos8 6ec6o social8 por2ue las dos caras del signo est'n vinculadas por el consentimiento colectivo8 y a2uel otro por el 2ue llega a la conclusión de 2ue 9la lengua no puede ser m's 2ue un sistema de valores puros: 26 por2ue las delimitaciones mutuas del concepto y del sonido se llevan a e1ecto a trav+s de relaciones 6ori>ontales. La apariencia de una separación est' producida por la introducción de la noción de valor8 2ue 2uita a la lengua su car'cter instrumental en relación al pensamiento y 2ue impide concebirla como un sistema per1ectamente delimitado en relación al 6abla. %ero la noción de valor asegura tambi+n la continuidad8 ya 2ue posee el aspecto positivo8 contractual y8 por tanto8 social8 2ue permite distinguir la lengua del lengua.e y construir el 6abla como acto del su.eto individual. E@aminemos a6ora las relaciones entre las di1erencias en la de1inición de la noción de signo8 antes y despu+s de introducir la noción de valor. Se podr' demostrar entonces 2ue la distinción entre lengua y 6abla no tiene sentido si se descarta el postulado saussuriano de la e@istencia del consentimiento colectivo8 de un contrato8 rati1icando las asociaciones de los signi1icados con los signi1icantes y 2ue constituye lo 2ue )ur56eim llamar' la conciencia colecti%a.

2U 21

Ibid.8 Ibid.8 22 Ibid.8 23 Ibid.8 2# Ibid.8 2, Ibid.8 26 Ibid.8

. B8B . BB. . BB. . 1;3. . 1;;. . 1;/. . 1;;.

25

2.4. La lengua y el signo
Las unidades del sistema se denominan signosI sólo el estudio de sus relaciones permite de1inir los signos.27 Eo entraremos a2u! en una discusión detallada de esta cuestión. SeDalemos simplemente 2ue la 1ormulación del problema en t+rminos de elementos -y de sistema de relaciones 2ue de1inen estos elementos- presenta sobre todo unas di1icultades de orden sem'ntico y semiológico. Eo es su1iciente atenerse a los niveles de la 1onolog!a y la mor1olog!a. El modo de definir las unidades elementales del lengua.e plantea precisamente el 9problema de los niveles: en ling !stica8 2ue trataremos a continuaciónI la solución de esta cuestión e@ige una concepción m's elaborada de la noción de estructura como sistema de trans1ormaciones. El problema se plantea8 pues8 en los t+rminos siguientes- cómo de1inir los elementos cuyo con.unto estudiamos como sistema. Saussure nos advierte de cómo las relaciones definen los (elementos). En otras palabras8 se de1inen los signos estudiando las relaciones del sistema de signos. El signo es signi1icante y signi1icadoI el signi1icante es signi1icante por2ue e@iste un signi1icado. Saussure nos dice 2ue la idea delimita el sonido 2ue la representa8 al mismo tiempo 2ue el sonido Bimagen ac?sticaC de la palabra de1ine BdelimitaC la idea. &s!8 la idea8 el concepto8 es el signi1icado de la palabra Bdel signoC. Se trata de relaciones 9verticales: signi1icante-signi1icado. %ero e@isten tambi+n relaciones -ori&ontales en las 2ue el signi1icante est' delimitado en relación a otros signi1icantes y el signi1icado en relación a otros signi1icados. Estas relaciones est'n vinculadas a lo 2ue Saussure denomina el %alor del signo y sobre el 2ue volveremos a continuación. Saussure escribe 2ue 9los signos ling !sticos8 por ser b'sicamente ps!2uicos8 no son abstraccionesI las asociaciones rati1icadas por el consentimiento colectivo8 y cuyo con.unto constituye la lengua8 son unas realidades 2ue tienen su sede en el cerebro:. &dem's8 escribe8 9el signo ling !stico une no una cosa y un nombre8 sino un concepto y una imagen ac?stica. Esta ?ltima8 no es el sonido material8 cosa puramente 1!sica8 sino la -uella síquica de este sonido8 la representación 2ue nos presta el testimonio de nuestros sentidos:.2$ Saussure propone a partir de a2u! reempla>ar el (conce to y la imagen acPstica, respectivamente8 por significado y significante).2< Se llega a la de1inición del signo como unión del signi1icante y del signi1icado 9entidad ps!2uica con dos caras:. La palabra signo se re1iere8 pues8 a. la totalidad del signi1icante y del signi1icado. &s! de1inido8 el signo posee8 seg?n Saussure8 dos caracter!sticas principales. %rimero8 el signo8 como totalidad en la cual est'n unidos signi1icante y signi1icado8 es arbitrarioJ este car'cter se deriva de la relación entre la idea y la imagen ac?stica8 2ue no depende de la libre elección del su.eto 2ue 6abla. Este 9principio de arbitrariedad: re2uiere8 como contrapartida8 el car'cter con%encional del signoI este car'cter de convencionalidad es constitutivo de la lengua8 institución social BcontractualC. El segundo principio es el carácter lineal del significante$ el signi1icante es de 9naturale>a auditiva:8 se desarrolla solo en el tiempo y tiene los caracteres correspondientes al mismo- a5 representa una e@tensión8 y b5 esta e@tensión es mensurable en una sola dimensión- es una l!nea.3U =enveniste discute sobre el atributo de 9arbitrario: del signo31 y lo atribuye a la con1usión de las
27

Esto nos lle%a al roblema de la diferencia entre las estructuras y la estructuración ensada como proceso. 4icoeur escribe que ( ara inter retar correctamente este trabajo, es necesario a render a ensar como 7umboldt, tanto en términos de roceso como de sistema, de estructuración como de estructura). 4icoeur, Paul$ (La <tructure, le mot, l=é%énement), Esprit8 nPm. B/8, mayo 1./3, . F1.. 2$ <aussure$ "b. cit.8 p. .F. <ubrayado del autor. 2< Ibid.8 p. ... Esta sustitución es im ortante. 1racias a ella se uede dejar de lado el roblema de la distinción entre el (conce to 'significado5 y la 6uella ps!2uica de la imagen ac?stica 'significante5, los dos síquicos). Los sucesores de <aussure identifican el sonido con su (-uella síquica), escamoteando así el roblema que esta distinción saussuriana trataba de resol%er. Ler, or ejem lo, Lé%i*<trauss, (La <tructure des ,yt-es), en &nt6ropologie Structurale8 o 0art-es, (Eléments de <émiologie), (ommunications8 #. '7ay traducción castellana de ambas obras.5 3U Ibid.8 p. 18B. <ubrayado del autor . 31 =enveniste8 Emite- %roblVmes de linguisti2ue g+n+rale8 %ar!s8 Kallimard8 pp. #<-,,. B3ay traducción cast.C

26

di1erencias entre los signi1icantes del mismo signi1icado Bla cosaC y las di1erencias en las 1ormas de unión necesaria del conce to y del sonido en las di1erentes lenguas- 9Lo arbitrario no e@iste a2u! m's 2ue en relación al 1enómeno y al ob.eto material y no interviene en la constitución del signo:.32 La posición de =enveniste es e@acta8 pero no deduce todas las consecuencias 2ue se derivan de la misma- la negación de la ertinencia de la distinción entre signi1icante y signi1icado y el abandono de la noción de signo como concepto cient!1ico. Saussure a1irma8 por una parte8 2ue el signi1icado y el valor de un signo son realidades distintas. %or otra parte8 2ue el %alor define el significado. Esta distinción se basa en otra distinción8 la del concepto y de su 9imagen ac?stica:. Saussure escribe- 9Se ve a partir de a2u! la interpretación real del es2uema del signo. &s!-

Significado «Juzgar»

2uiere decir 2ue en castellano el concepto .u>gar est' unido a la imagen ac?stica .u>garI en una palabra8 simboli>a la signi1icación8 pero8 por supuesto8 este concepto no tiene nada de inicial8 no es m's 2ue un valor determinado por sus relaciones con otros valores similares8 y sin ellos la signi1icación no e@istir!a:.33 Se ve claramente 2ue para Saussure no e@iste un significado del signo sin el %alor del signo8 y 2ue este valor depende de las relaciones con los otros valores. La noción de valor8 en el modelo ling !stico8 tiene la 1unción de factor ositi%o$ debido a 2ue las entidades tienen unos valores8 los signos son las unidades del sistema de la lengua. Los valores de los signi1icantes y de los signi1icados son relati%os a las otras entidades de la misma naturale>a 9Hn systVme linguisti2ue est une s+rie de di11+rences de sons combin+s avec une s+rie de di11+rences dPid+esI mais cette mise en regard dPun certain nombre de signes acousti2ues avec autant de d+coupures 1aites dans la masse de la pens+e engendre un systVme de valeursI et cPest ce systVme 2ui constitue le lien e11ecti1 entre les +l+ments p6oni2ues et psyc6i2ues ] lPint+rieur de c6a2ue signe. =ien 2ue le signi1i+ et le signi1iant soient8 c6acun pris ] part8 purement di11+rentiels et n+gati1s8 leur combinaison est un 1ait positi1I cPest m^me la seule espVce de 1aite 2ue comporte la langue8 puis2ue le propre de lPinstitution linguisti2ue est .ustement de maintenir le parall+lisme entre ces deu@ ordres de di11+rences:.34 El t+rmino 9institution: indica claramente 2ue es el consentimiento colecti%o 2uien 1i.a los valores y constituye los signos8 rati1icando las asociaciones de los sonidos con los conceptos. Esta concepción saussuriana es de e@tremada importancia y es conveniente precisar los contornos y especialmente lo concerniente a las relaciones de los valores con la colectividad8 el individuo y el 6abla. Saussure escribe9*ais en 1ait les valeurs restent entiVrement relatives8 et voil] pour 2uoi le lien de lPid+e et du son est radicalement arbitraire. & son tour8 lParbitraire du signe nous 1ait mieu@ comprendre por 2uoi le 1ait social peut seul cr+er un systVme linguisti2ue. La collectivit+ est n+cessaire pour +tablir des valeurs dont lPuni2ue raison dP^tre est dans lPusage et le consentement g+n+ral- lPindividu ] lui seul est incapable dPen 1i@er aucune:.35
32 33

Ibid.8 . ;B. <aussure$ "b. cit.8 . 1/6. 3# Ibid.8 p. 1//. 3, Ibid.8 p. 1;3.

27

La coordinación de las operaciones de los agentes8 2ue se lleva a cabo a trav+s de 9actos del 6abla:8 6ace de estos actos unas operaciones del proceso de producción.e.re1erencial8 emotiva8 cognitiva8 pr'ctica8 1'ctica8 metaling !stica.eto. )i1erencias y entidades no e@isten en s!I 6ay identidad cuando las entidades tienen el mismo valor y el valor es relativo8 es una con%ención.etos combinen unos signos8 sino de 2ue los combinen de 1orma espec!1ica en un discurso signi1icante. La especi1icidad del 6abla no depende8 como dice %aul /icoeur8 de 2ue los su.El acto de 6ablar es un 9acto de voluntad y de inteligencia en el 2ue conviene distinguir. %or tanto8 reducir el 6abla a la combinación de signos8 es reducir la signi1icación al signi1icado8 in1ravalorando precisamente 2ue la producción o la reproducción de una 1rase por un individuo es siempre un 6ec6o social concreto 2ue tiene lugar en el seno de relaciones sociales determinadas donde este producto cumple una 1unción precisaI producir un e1ecto dado8 2ue se inscribe en el conte@to del con.ornada:.9Hn 6ec6o de conciencia:.las combinaciones por las cuales el su.37 (omo 6emos indicado anteriormente8 para Saussure8 el 6abla es una combinación de signos para e@presar el pensamiento individual8 pero estos signos est'n de1inidos por el consentimiento colectivo. 3$ Ga:obson. 183.Los valores delimitan los signos8 la lengua es el sistema de signos8 el código 2ue constituye la 96erencia:8 9el tesoro:8 9la cosa de la 2ue se sirven los individuos durante toda la . Points.las órdenes -1orma imperativa. un contrato 2ue regula los intercambios verbales de tal manera 2ue las di1erencias y las identidades 2ue constituyen la lengua de1inen unidades8 los signos8 2ue tienen un signi1icado. La ambig edad del t+rmino e@presión es mani1iesta cuando se considera con La5obson las seis 1unciones del lengua.8 p.no puede ser pensada como ?nicamente e@presivaI la 1unción social de 9la e@presión de las ideas: individuales no es necesariamente e@presiva.8 p.eF8 Saussure responde. Se podr!a invertir a propósito de Saussure el enunciado c+lebre de *ar@ y Engels en La ideología alemana y decir 2ua para +l8 el lenguaje es la conciencia.36 Saussure a1irma 2ue la lengua es una 1orma 6ec6a de identidades y las di1erencias son as! unos 6ec6os de conciencia. A8 sin embargo8 los valores8 como acabamos de verI no tienen otra 9ra>ón de ser: 2ue 9el uso y el consentimiento general:. Estos dos p'rra1os nos permiten mostrar la 1orma de articularse la noción de valor con el acto de 6ablar. *almberg subraya con ra>ón 2ue Saussure 6a tenido el m+rito de introducir el signi1icado en la lenguaI pero es necesario comprender 2ue esto 6a sido posible gracias a una concepción convencionalista de los valores de los signos en el 2ue el consentimiento colectivo llega a ser una realidad mental 2ue se inscribe en el cerebro de los individuos8 al mismo tiempo 2ue se constituye un sistema 2ue no conoce m's 2ue su propio orden8 2ue es autónomo en relación a los 1enómenos no ling !sticos. La significación est' ligada a la del proceso y a las relaciones sociales en el seno de las cuales tiene lugar y no se puede de ninguna manera reducir a la combinación reglada de los signi1icados de los signos. En otras palabras. %or tanto8 el uso -el 6abla. Estas ?ltimas consideraciones8 cuyo car'cter indicativo y somero es evidente8 permiten8 sin embargo8 situar me. 1<7U8 cast.eto parlante utili>a el código de la lengua con vistas a e@presar su pensamiento personal:. En otras palabras8 el 6abla es un producto destinado a un uso particular. H la pregunta T2u+ es un 6ec6o de lengua.3$ Incluso si no se acepta la clasi1icación de La5obson8 sigue siendo cierto 2ue el 6abla no es un 1in8 sino tambi+n8 y sobre todo8 un medio. 4oman$ Essais de linguisti2ue g+n+rale8 París.no tienen un 1in e@presivo8 son unos instrumentos 2ue8 en unas relaciones sociales dadas8 producen e1ectos espec!1icos8 actos. .la determinación social de los signi1icados en la lengua. Ed. 31. Lo arbitrario del signo y su car'cter convencional son dos aspectos de la misma realidad. Ibid. 213-222.por tanto8 una concepción e@presiva del 6abla viene acompaDada del rec6a>o de la e@istencia de ideas puras8 de conceptos separados de los signi1icantes e independientes de ellos.or la teor!a convencionalista de los valores y de los signos8 2ue se 6alla en la base 36 37 Ibid.5 . '7ay traducción 28 . coil. El 6abla es un instrumento de la producción material8 en la medida misma en la 2ue esta producción es social8 colectiva. Los signi1icados sin los sonidos no e@isten y los sonidos est'n delimitados y di1erenciados por los signi1icados.unto de las pr'cticas sociales.inuit.Lo 2ue es signi1icativo para un su.

La estructura pro1unda es la estructura del sentido.e se 1unda en la distinción entre la com etencia ling !stica y la reali&ación Bper1ormanceC. La estructura pro1unda 9contiene toda in1ormación pertinente a la interpretación sem'ntica: y la estructura 3< 4U Ideali>ado es un término de +-oms:y mismo. A esta reali>ación8 nos dice (6oms5y8 est' determinada por 1actores e@tragramaticales8 emotivos8 sociológicos8 etc. (on esto8 las categor!as 1undamentales de la teor!a gramatical c6oms5yana 6acen de ella una teor!a de la acción. la cual es trans1ormada en una estructura de super1icie por la aplicación de las reglas trans1ormacionales 2ue constituyen el componente sint'ctico de la gram'tica de la lengua interiori>ada por el su. En suma8 Saussure8 negando la e@istencia de las ideas 1uera del lengua. Eo insistiremos m's en este aspecto de la cuestión8 dado 2ue (6oms5y mismo en +artesian Linguistics se considera un continuador de la escuela de %ort /oyal8 de su lógica y de su gram'tica8 y 2ue reconoce adem's el car'cter mentalista de su teor!a del lengua.3< " la teor!a ling !stica es8 para (6oms5y8 una descri ción de esta competencia8 lo 2ue 2uiere decir -y (6oms5y lo dice. y no un adjeti%o calificati%o usado or mí de forma eyorati%a.2ue el con.eto8 2ue este sistema est' interiori>ado por cada uno y por todos los locutores de una misma comunidad8 y 2ue este sistema es un instrumento en la acción de 6ablar o 9per1omance:8 cuya 1inalidad es la comunicación. )e. Sólo as! el estudio de la 9per1omance: nos permite elaborar una teor!a de la competencia. 1. Se trata de la conocida distinción entre estructura rofunda y estructura su erficial de la frase. La enorme cantidad de libros y art!culos 2ue resultan del desarrollo contempor'neo de las ciencias impiden 2ue8 en el estrec6o espacio de 2ue disponemos8 discutamos de 1orma e@tensiva esta cuestión de los 1undamentos.e8 despla>a el lugar de las ideas de la conciencia individual a la conciencia colectiva8 pero pese a ello no abandona una concepción idealista de la idea. La teor!a c6oms5yana del lengua.y si se la conoce.e. (Dout sujet arlant une langue a maRtrisé et intériorisé une grammaire générati%e ou se formule sa connaissance de la langue).8 Tde 2u+ vale estudiar la 9per1omance:F (6oms5y da otra solución. La com etencia es el ob.eto. +-oms:y.. %ero la competencia es siempre la competencia del locutor nativo ideali&ado.se trata del locutor cuya 9per1omance: est' determinada e#clusi%amente por la com etencia ling !stica. . La ?nica manera de resolver este problema consiste en 6acer abstracción en el estudio de la 9per1ormance: de todo lo 2ue no est+ gramaticalmente determinado. 3ay otro aspecto de la teor!a c6oms5yana sobre el 2ue conviene insistir8 pues va a permitirnos establecer la relación entre la ling !stica moderna y la lógica 1ormal. ?oam$ &spects de la 06+orie Synta@i2ue..el estudio de la competencia 9pasa por: el an'lisis de las reali>aciones ling !sticas8 de la 9per1omance: del su. T%ero cómo saber8 estudiando la 9per1omance: para conocer la competencia8 si esta 9per1omance: est' determinada de 1orma e@clusivamente gramaticalF %ara decidir8 es necesario conocer la gram'tica -descripción de la competencia.eto de estudio8 es un sistema Bde reglasC interiori&ado por el su.eto de estudio de la ling !stica. 29 .emos entonces en 2u+ consiste el locutor nativo ideali>ado. .. Est' claro 2ue la com etencia.. Incluso si el signi1icado es inmanente en la lengua8 el modelo ling !stico es una teor!a idealista de la signi1icación8 ya 2ue la lengua es un -ec-o de conciencia 9colectiva:.de la dicotom!a lengua-6abla.eto.. ob. " el ling ista sabe8 en tanto 2ue locutor nativo8 lo 2ue es ling !stica y lo 2ue no lo es en la determinación de la 9per1omance:.unto de reglas generativas y estructurales 2ue constituyen la sinta@is de una lengua est'n interiori&adas por el locutor y constituyen lo 2ue +l llama competencia.  Los 1undamentos de la ling !stica generativa no di1ieren8 en lo esencial8 de lo 2ue acabamos de e@poner.amos al lector el veri1icar la e@actitud de nuestras a1irmaciones y vamos a contentarnos con el e@amen de la posición de (6oms5y.el locutor nativo ideal es el mismo lingQista.#U (6oms5y plantea el problema siguiente.

Logique dés +lassés et des Pro ositions Logique des Prédicats. 4.1 el objeto de la lógica8 con lo 2ue la estructura pro1unda es casi siempre una ro osición. 47 Ibid.ante:8 y las estructuras pro1undas de dos 1rases distintas pueden ser las mismas8 mientras 2ue una misma estructura super1icial puede corresponder a dos estructuras pro1undas distintas:. Esta estructuración del sentido es e@plicada8 seg?n (6oms5y8 en los t+rminos de una semántica general -2ue no e@iste todav!a-. La consecuencia de lo dic6o es 2ue la sinta@is8 las reglas generativas de la super1icie 1on+tica de la 1rase8 es lo 2ue establece la relación entre esta super1icie y la pro1undidad BinteriorC del sentido estructurado.#< .os de ser transparente:8#3 las 9estructuras pro1undas: de las 1rases son8 en la teor!a c6oms5yana8 ro osiciones o frases elementales lógicamente articuladas entre ellas.la de la e2uivalencia entre la 1rase y la proposición. &s!8 la distinción c6oms5yana entre estructura pro1unda y estructura super1icial no es m's 2ue una nueva 1ormulación de una concepción tan vie. el artículo de lean*0laise 1ri&e. 1. en Logi2ue et connais scienti1i2ue8 G. ?oam$ La Linguisti2ue (art+sienne8 ágina 1B. la estructura del signi1icado. 1. 51 Leremos más lejos or qué. 4< Ibid.eto de: y predicado de:#7.8 . La noción de redicado es 1undamental en lógica.de super1icie 9toda in1ormación pertinente a la interpretación 1on+tica:.etopredicado:. 43 Ibid. ?oam$ &spects de la 06+orie Synta@i2ue B6. es casi siem re y no siem re.#$ La estructura pro1unda ser' descrita como una 9parenteci>ación eti2uetada: 2ue 9e@presa la relación su. La estructura pro1unda 9determina completamente ciertos aspectos e@tremadamente signi1icativos de la interpretación sem'ntica:8#.la ling !stica generativa distingue las dos estructuras8 2ue8 engendradas por el componente sint'ctico8 son relacionadas por este componente8 este con. 30 .#6 (6oms5y describe las estructuras pro1undas utili>ando la relación su.as! 9en esos t+rminos8 Lo6n es el su.odales). ?oam$ La linguisti2ue cart+sienne sui%ie de la Eature 1ormelle du langage8 París.B.eto-predicado opera entre los dos. 1. 46 Ibid.eto: de (6oms5y es casi siempre.8 . Logique .la preposición elemental o atómica de la lógica 1ormal moderna consiste8 precisamente8 en una predicación8 es decir8 en la atribución de una propiedad a un objeto Ben el sentido lógicoC8 o en el enunciado de una relación entre dos o m's ob. La teor!a sint'ctica consiste8 entonces8 en la 1ormulación de las reglas 2ue trans1orman la super1icie 1r'stica en 9pro1undidad: proposicional y rec!procamente. Piaget Ed.a como la 6istoria misma de la gram'tica.unto de trans1ormaciones gramaticales. +-oms:y./.6. recisamente. La estructura pro1unda podr!a ser caracteri>ada8 a1irma (6oms5y8 por la e@presión de 3umboldt 91orma interna: ## y no debe ser con1undida con la estructura super1icial8 91orma e@terna:8 con1usión 2ue caracteri>a las gram'ticas estructurales distribucionales o ta@onómicas.2. Estas trans1ormaciones son8 41 42 +-oms:y. 1.eto-predicado y de1iniendo las relaciones 9su.B. 5U Ler.8 ... 4# +-oms:y. (7istorique. 1B.eto y de predicado8 y la relación entre los dos8 constituyen los elementos de la estructura pro1unda.os de ser clara:#2 y 2ue depende 9de un tipo de relaciones gramaticales 2ue est' le. or ejem lo.. 1BF.8 .. 4$ Ibid.. Ibid.8 ..eto8 y sa4 =ill BleaveC el predicado de Lo6n sa4 =ill BleaveC8 y la relación su.U El 9su.emos entonces 2ue las categor!as de su. y aDade (6oms5y8 9%ero la imprecisión de ese ?ltimo concepto 6ace imposible una a1irmación m's ta. 1.8 .etos.por2ue la noción lógica de ro osición designa8 precisamente8 la estructura de la unidad m!nima del signi1icado intencional. ágina 1BF. %or eso dec!amos m's arriba 2ue la estructura pro1unda es la estructura del sentido.#1 & pesar de 2ue la noción 9representación sem'ntica: est' le. El an'lisis gramatical de la 1rase 6a consistido siempre en descomponerla en 1rases simples8 en proposiciones ligadas por relaciones de coordinación y de subordinación..

=enveniste8 considera 2ue el nivel de la frase es el ?nico nivel del an'lisis ling !stico relativamente autónomo8 por2ue el sentido de la 1rase est' determinado por la proposición 2ue ella contiene y por2ue la proposición es la m!nima unidad autónoma Bno de1inida por relaciones 6ori>ontales en el mismo nivelC de signi1icación. A este sistema instrumental respecto al intercambio intersub.5 31 .. Las di1erencias se sit?an al nivel siguiente. en %roblVmes de Linguisti2ue K+n+rale8 Paris. %or el momento8 basta para nuestro propósito el indicar 2ue8 e@pl!cita o impl!citamente8 la ling !stica moderna8 distribucional o trans1ormacional8 identi1ica la estructura sem'ntica de la 1rase a la proposición 91orma interna: y el an'lisis de la 1rase a la relación entre su mani1estación 9super1icial: y su sentido m's o menos oculto. Las %ariaciones de las concepciones teóricas entre las di1erentes escuelas ling !sticas son m!nimastodas consideran 2ue el objeto de la ling !stica es un sistema de entidades ps!2uicas interiori>adas por el con.T2u+ entidades ps!2uicas componen el sistemaF TSignos y relaciones combinatorias entre signos o reglas de trans1ormación y de generación de 1rasesF %or otra parte8 todas consideran 2ue los signi1icados 2ue el sistema8 en tanto 2ue aparato instrumental8 e#teriori&a.//. %ero para todas las teor!as ling !sticas8 el 1enómeno de la signi1icación se anali>a en t+rminos de intercambio de articulaciones de signi1icados de una conciencia a otra8 de un su.. pues dado 2ue la estructura 9pro1unda: proposicional es la estructura del signi1icado8 la trans1ormación 2ue va de la 9pro1undidad a la super1icie: es una e#teriori&ación.unto de locutores de una lengua8 sistema 2ue determina los actos de 6abla.2 Las cadenas ling !sticas mayores 2ue la 1rase no pertenecen ya al orden de la lengua8 sino al del discurso. 1. Smile$ (Les ?i%eau# de l=Hnalyse Linguistique).claro est'8 de naturale>a e# resi%a.eto a otro. Esto implica 2ue los repertorios de signi1icados son m's o menos iguales en todos los su. 1allimard.etivo de signi1icados8 respecto a la comunicación8 cuyo car'cter instrumental 6ace de +l una realidad social.C. constituyen un repertorio ordenado de entidades interiori>adas8 de contenidos de conciencia.etos y 2ue es la mayor o menor amplitud de la parte com?n de dos repertorios lo 2ue determina la posibilidad de comunicación. Este repertorio de signi1icados y el aparato instrumental anali>ado por la ling !stica est'n relacionados de manera m's o menos estrec6a Bcomo en la noción de lengua en Saussure o como la concibe (6oms5y8 2ue distingue sinta@is y sem'ntica. 52 0en%eniste. A estos signi1icados son re resentaciones de ob.. "tro eminente ling ista post-saussuriano8 E. .eremos despu+s cómo el pensamiento estructural concibe este orden del discurso. '7ay trad.etos. castellana.etos o de ro iedades de ob.

!a semiótica del relato 32 .

<ubrayado del autor.. El mito particular es estudiado entonces como una de las variaciones posibles 1 2 <aussure$ Cb. 3 0art-es.8 .es una entidad sicológica. 1. y en estudiar las articulaciones de estos mitemas en el discurso.2. %odremos as! constatar la pertinencia de la 1órmula empleada por =art6es cuando caracteri>a el proyecto estructuralista como una tentativa 9de dominar el in1inito de las 6ablas llegando a describir la 9lengua: de la cual 6a salido y a partir de la cual se puede engendrar:. y 2ue reagrupan los 9semantemas:I de la misma manera8 estos ?ltimos est'n compuestos por los 9mor1emas:8 y +stos8 a su ve>8 por los 1onemas. n!lisis estructurales del relato Las primeras tentativas de an'lisis estructural de relatos8 2ue emplean el 9modelo ling !stico: para la construcción del ob.o de L+vi-Strauss8 se puede indicar 2ue trata de constituir una meta-lengua m!tica8 un sistema autónomo8 2ue no re2uiere consideraciones e@teriores para e@plicar los 6ec6os 2ue constata By esto a pesar de 2ue L+vi-Strauss8 para dilucidar la signi1icación de ciertos mitos8 utili>ada las relaciones de parentesco8 la preparación de los alimentos y otras t+cnicas y costumbresC.2. BB*B2. Sin entrar en un an'lisis detallado del traba. La tentativa de reali>ación semiológica de Saussure se plasmó sobre todo en Francia en los ?ltimos veinte aDos. Preliminares 3emos visto cómo8 a partir de su de1inición de signo y de su m+todo de an'lisis de los sistemas de signos8 Saussure concibe una ciencia nueva8 la ciencia de los signos o semiolog!a8 en la 2ue la ling !stica no es m's 2ue una sección. 5 L+vi-Strauss8 (laude. BB.1. 3.eto8 son las de (laude L+vi-Strauss.# Llegaremos8 adem's8 a reconsiderar el problema del signo y de la signi1icación en sus di1erentes variantes post-saussurianas8 2ue 6an sido elaboradas como instrumentos en la 0eor!a del relato o por los semiólogos8 o por los ling istas. Fascinados por las pretensiones de rigor de ese proyecto8 numerosos son los investigadores 2ue intentaron anali>ar diversos 6ec6os sociales como 9sistemas de signos:. Las unidades del sistema son los mitemas.unto m's amplio. )e 9Le (ru et le (uit: a 9LPorigine des maniVres de table:8 la serie de las 9*yt6ologi2ues: se e@tiende progresivamente8 con una constancia metodológica importante. Este e@amen permitir' resaltar la constancia en la utili>ación de los postulados sobre los 2ue reposa el modelo ling !stico. Esta ciencia de los signos constituye una parte de la psicolog!a social8 pues el signo -todo signo. 4oland$ (Introduction a l=Hnalyse <tructurale des 4écits). Saussure precisa 92ue considerando los ritos8 costumbres8 etc.1 La lengua es 9solamente el m's importante de estos sistemas de 9signos:8 escribe Saussure2 y el lugar de la semiolog!a8 2ue estudiar!a las leyes generales de los signos8 estar!a determinado por la psicolog!a.3 En este cap!tulo nos proponemos mostrar cómo el con. cit. (ommunications8 $8 . 9grandes unidades de signi1icación: 2ue 9se de1inen como relaciones: .5 33 . 1. Sin embargo8 los resultados no son nada concluyentes8 particularmente en lo 2ue concierne directamente a los relatos 2ue8 por tanto8 como subraya =art6es8 constituyen para el 9estructuralismo naciente:8 una de 9sus primeras preocupaciones:.8 .8 como signos8 los 6ec6os aparecer'n ba.o otro prisma8 y se sentir' la necesidad de agruparlos en la semiolog!a y de e@plicarlos por las leyes de esta ciencia:. El m+todo de an'lisis consiste en descomponer todo mito en una serie de mitemas. Plon.3. '7ay traducción castellana. Se trata8 a partir de a2u!8 de considerar el mito como un elemento de un con.8 . 1.LP&nt6ropologie Structurale8 París. )esde la 9&nt6ropologie Structurale: 6asta sus obras m's recientes8 el traba. Ibid. Esta pro1ec!a de1ine un royecto cuya importancia es decisiva en la 6istoria de las ciencias.unto de postulados 2ue 6emos anali>ado anteriormente8 1undamentan las teor!as y los m+todos estructuralistas aplicados al estudio del relato8 al tipo de discurso m's estudiado.una mitolog!a.o de L+vi-Strauss se centra en el an'lisis estructural de los relatos m!ticos. 4 Ibid.

y también Pouillon.untos de mitos cada ve> mayores.no poseer!a m's 2ue una organi>ación sintagmática. .. tu i. en los 2ue L+vi-Strauss prueba 2ue se puede de1inir una serie de trans1ormaciones reversibles8 2ue permiten el paso de un mito tu i a un mito bororo y rec!procamente.. 6B1.6 L+vi-Strauss persigue actualmente el an'lisis de con. 4. +laude$ Le cru et le cuit8 París. Su proyecto es de1inir la estructura del pensamiento m!tico. Los mitemas establecen -mani1iestan o e@presan. 6B1. El estudio del mito como -istoria. LI.unto de mitos como sistema. Plon.las relaciones entre las categor!as del universo mental 2ue estructura los relatos m!ticos.relaciones entre actores en el mito v relaciones entre las conductas de los actores./2. contienen en s! mismos una signi1icación8 en tanto 2ue se de1inen como mani1estación de las oposiciones constitutivas de 9la ar2uitectura del esp!ritu: Boposiciones como lo crudo y lo cocido.8 p.. LP3omme8 %ol. 2ue determina su construcción y permite la elaboración de la mitolog!a como ob. el animal y el %egetal5.//.es decir8 el sistema BcerradoC de trans1ormación de todos ellos. y ge. %or e. El m+todo de L+vi-Strauss est'8 pues8 inseparablemente unido al postulado de la e@istencia8 m's all' de los relatos estudiados8 de una estructura de los signi1icados B1orma del contenidoC 2ue los relatos e@presan8 y de la 2ue es una condición de osibilidad. 232 9 10 Ibid.sobre un mismo temaI se pasa por trans1ormación de uno a otro dentro de una mitolog!a.. y L. )ado 2ue se sit?a a mitad de camino entre los dos registros8 el mito posee también una organi>ación aradigmática. el modo de organi>ación de los mitemas como traducción en una proposición simple de los acontecimientos narrados en el relato8 es posible8 por2ue8 en los mitos8 sólo el contenido importa./. Es8 al menos8 la opinión de L+vi-Strauss9"n pourrait d+1inir le myt6e comme ce mode de discours o_ la valeur de la 1ormule trad"ttore# $ traditore tend prati2uement ] >+ro B .C La substance du myt6e ne se trouve ni dans le mode de narration8 ni dans la synta@e8 mais dans lP6istoire 2ui y est racont+e:. en (Ies Gaguars et des -ommes). El citado autor reconoce 2ue este tipo de an'lisis lo 6ace posible la espec!1ica situación del relato m!tico -literatura oral.1U %ara L+vi-Strauss8 las unidades del relato m!tico8 los mitemas.eto de an'lisis. t1 t6 tB 0H%I KE ="/"/" Los mitos tu i. ge y bororo pueden8 pues8 ser considerados como un grupo cerrado de trans1ormaciones. %ues el mito es tambi+n un tipo de discurso 2ue 6ace posible y leg!tima un an'lisis e@clusivamente sem'ntico8 de. Plon.7 En e1ecto8 si el mito no perteneciese m's 2ue al orden del 6abla -en el sentido rigurosamente saussuriano del t+rmino.< Este contenido 2ue se encuentra en la 6istoria contada por el mito -pero 2ue no es la 6istoria. %or ello8 los mitemas est'n identi1icados con los 6 Ler Lé%i*<trauss.entre la lengua y el 6abla Bcurioso sentido para una meta-lengua.ando de lado la con1iguración 1on+tica8 1onológica8 sint'ctica y mor1ológica. 233.eto sistem'tico8 como meta-lengua. LP3omme y la soci+t+8 nPmero 3.emplo8 se puede mencionar el c+lebre estudio de los mitos bororo. Gean$ (L=Hnalyse des myt-es).$ La posibilidad de an'lisis depende8 pues8 de una propiedad del ob. . L+vi-Strauss estudia relaciones de dos tipos. 1. y no se podr!a estudiar un con.5 7 Lé%i*<trauss. '7ay traducción castellana.. 8 Ibid. 34 .a:arius.8 p. 1. C8 entre la sincron!a y la diacron!a.. febrero*mar&o 1. +laude$ LP&nt6ropologie Structurale8 París. áginas 188181.es concebido como una serie de o osiciones constitutivas del universo sem'ntico8 condición de posibilidad de la 6istoria m!tica. lo uro y lo im uro. Esto es discutido or .

siglo TTI.os de +ste8 Kreimas considera 2ue es necesario tener en cuenta8 en la descripción del relato m!tico8 tres elementos 1undamentales. Llegaremos8 en consecuencia8 a la 0eor!a Keneral de la Signi1icación de Kreimas y a su 9sem'ntica estructural:8 2ue representa la generali>ación y sistemati>ación de los postulados de L+vi-Strauss. H. Esta concepción trae consigo un an'lisis esencialmente 1ormalista del relato.5 35 .13 El lano estructural$ 9la estructura del contenido 2ue se mani1iesta por medio de la narración:. El e@amen detallado de la citada teor!a de Kreimas permitir' la comparación con L+vi-Strauss.oposiciones de 9semas:.8 . 'Ler ?. 1reimas. El plano discursi%o del relato B6ori>ontalC es concebido como 9una sucesión de enunciados cuyas 1unciones-predicados simulan ling !sticamente un con.$ (Eléments our une t-éorie de l=inter rétation du récit myt-ique). %or arma&ón.15 El plano discursivo posee una dimensión temporal.unto 2ue8 seg?n +l8 implica dos planosa5 b5 El lano discursi%o$ 9el mito considerado como unidad discursiva transfrásica).38.16 La descripción del relato en el plano discursivo se 6ace mediante una serie de 11 12 Lé%i*<trauss construye el mitema como traducción de una (frase sim le) del acontecimiento narrado. 1. A el an'lisis estructural de los relatos no puede considerar al discurso como una pura adición de 1rases8 sino 2ue8 al contrario8 lo debe considerar como 9un todo de signi1icación:. articulación de los sementemas. 14 Ibid.unto de comportamientos 2ue tienen una 1inalidad:. 13 Ibid.14 Seg?n Kreimas8 la ling !stica se limita al estudio de la 1rase.e8 cC el código. aunque el uso de (categorías actanciales) en el análisis del lano discursi%o la -aga ino erante. &n'lisis estructural de la novela8 . aun2ue sea una frase. Estas 9articulaciones del signi1icado: 1orman la estructura del relato m!tico8 en la medida en la 2ue la misma estructura del signi1icado8 por trans1ormación de las relaciones entre signi1icantes8 se encuentra detrás de los mitos di1erentes.unto de propiedades estructurales comunes8 de todos los mitos-relatos:812 con. El mitema. Encontramos en la metodolog!a de Kreimas los mismos su uestos 2ue los 2ue 1undamentan la de L+vi-Strauss. El mensa.. <euil. Kreimas entiende 9la lengua del relato:8 es decir8 9el con. en lo esencial.signosI unen un significante. &puntemos provisionalmente 2ue el autor8 como ya se 6a subrayado8 llega a concebir 2ue las estructuras 2ue e@plican los relatos implicados tienen una naturale>a psico-1!sica y 2ue est'n inscritas en el cerebro 6umano8 como la de la lengua en Saussure. Si la 1rase BmitemaC es signo8 6ay articulaciones de los signi1icantes 2ue permiten el acceso a las articulaciones del significado. La cr!tica de las nociones de 9sistema: y de unidades y de la 1orma de relación de las unidades -los mitemas. 6. Pi&arro. 6.e8 discutido por =envenisteC..una concepción del signo como recipiente de un contenido cuya 9estructura: est' 6ec6a de oposiciones. . Inspir'ndose en los traba.a5 arma>ón8 bC el mensa. G. 16 Esta definición del relato es.8 . %odemos darnos cuenta de la envergadura de los problemas 2ue plantea la metodolog!a de L+viStrauss8 considerando las implicaciones de los postulados 2ue subyacen en la misma.adrid. 6. constituye para L+vi-Strauss un signo BL+vi-Strauss ignora completamente el problema de los niveles en el lengua. En cambio8 el plano estructural8 la estructura del contenido8 es la articulación de 9estructuras elementales del contenido: -las 9categor!as s+micas:.11 Esto le permite concebir la metodolog!a como meta-lengua8 situada entre la lengua y el 6abla. 15 Ibid. el acontecimiento del relato m!tico8 y un significado. En el plano discursivo8 el relato es una sucesión de acontecimientos im licando actores.en el relato m!tico8 seg?n los actores y seg?n las conductas8 no encontrar'8 sin embargo8 un lugar m's 2ue al t+rmino de un e@amen de las teor!as de otros autores como Kreimas y =art6es8 2ue emplean las mismas nociones y las desarrollan. adecuada. (ommunications8 nPmero F. 6.e es8 para Kreimas8 la signi1icación particular de cada mito8 signi1icación 2ue se sit?a en los dos planos8 discursivo y estructural...8 .

5 22 1reimas. 23 Ler Dodoro%.. Langue et Langage8 París. 136*1F.22 El an'lisis del relato conduce a una estructura 2ue es la articulación de los semas 2ue el relato mani1iesta a trav+s del código.es9Se puede observar 2ue los persona.. G. Estructura de significación -categor!a s+mica-8 o osición de un sema y su negación.17 destinatarios o destinadores. Leremos cómo los actores son simultáneamente su. <euil. G. . el ca ítulo (4éfle#ions sur les modUles actantiels). H. 136*1F. 20 !Por qué (rasgos ertinentes)K Porque la atribución de una unidad de signi1icado es una o eración arbitraria. B8. )e esta manera se podr'n considerar los cuentos como transformaciones regidas por ciertas leyes de composición. Larousse.es de los cuentos 1ant'sticos8 permaneciendo di1erentes en apariencia8 edad8 se@o8 tipo de preocupación8 estado civil y otros rasgos est+ticos y atributivos8 17 18 Esta discusión es ino erante.$ El+ments pour une t6+orie de LPinterpr+tation du r+cit myt6i2ue8 .//.categorías actanciales$ los actantes son individuales o colectivos8 y dentro de esta clasi1icación8 -éroes*sujetos u objeto*%alores.negación de SC.etos. 6B2*6/6. Lo esencial del an'lisis de %ropp es 2ue para com arar los cuentos BrelatosC 6ace 1alta una unidad de medida in%ariable. H. Por ejem lo. G. El código es la estructura 1ormal de las unidades narrativas8 es decir8 de los signi1icantes y de los 9rasgos pertinentes de signi1icación: 2ue corresponden a esos signi1icantes. 06+orie de la litt+rature8 París. H. 19 1reimas..untos de signi1icación m's amplios. Larousse. más general. 18B. castellana. Se puede resumir la 9sem'ntica estructural: de Kreimas con sus propias palabras9El centro de toda nuestra re1le@ión teórica reside en la 6ipótesis ingenua de 2ue8 partiendo de la unidad m!nima de signi1icación8 se puede llegar a describir y a organi>ar los con. Pro .. 3ay 2ue notar 2ue la concepción del código es inseparable de un an'lisis 1ormalista8 y de la concepción de lo social como contractual. . o onentes*traidores o ayudantes*fuer&as benéficas. '7ay trad. y el artículo de L. G..1$ %ero los actores o los acontecimientos son para Kreimas le#emas Bsigni1icantesC 9organi>ados por las relaciones sint'cticas en enunciados un!vocos:. H. *ensa. fuerte* débil.. S+manti2ue Structurale8 París. Los in%ariantes de los cuentos son las funciones de los persona. Esta unidad m!nima8 sin embargo8 2ue 6emos llamado sema# no tiene e@istencia propia y no puede ser imaginada y descrita m's 2ue en relación con algo 2ue no es ella y en la medida en 2ue 1orma parte de una estructura de signi1icación:. 36 .e BcódigoC estructura de la signi1icación [ articulación de categor!as s+micas. 1. En an'lisis del discurso es8 para Kreimas8 el an'lisis de la manifestación de la estructura del uni%erso de la inmanencia./. 21 Ler 1reimas. =art6es.//.19 & estos le#emas corresponden8 en el 9plano estructural:8 ciertos 9rasgos pertinentes: de signi1icación8 ciertos semas Bo unidades de signi1icaciónC 2ue constituyen propiedades 9antropomór1icas: de esos signi1icantes-actores y signi1icantes-acontecimientos. .etos y ob. (Les transformations des contes fantastiques). >samos el artículo citado orque es más reciente y más sim le. 1. .os de /. Ler en 1reimas.23 )escribir+ r'pidamente esta tipolog!a de los actores y de las funciones por2ue 6a sido empleada por Kreimas8 y tambi+n por =remond -2ue la modi1ica ligeramente8 introduciendo la noción de deseo* y por2ue inspira los an'lisis m's comple. Kreimas emplea en su an'lisis de los relatos la tipolog!a 2ue %ropp elabora para el an'lisis de los cuentos rusos. 1.2U Sin entrar en m's detalles8 vemos ya 2ue8 para Kreimas8 como para L+vi-Strauss8 la estructura del relato m!tico 'y del relato en generalC21 es la estructura del significado concebida como articulación de o osiciones de 9unidades de signi1icado:8 los semas dentro de categorías sémicas BS .

38. 6B. '7ay traducción castellana. 4oland$ "b. H.e:. +laude$ (La logique des ossibles narratifs). sus articulaciones y el royecto -umano del 9persona. plano discursivo 2ue constituye la 1orma espec!1icamente narrativa de la estructura del contenido. B.$ S+manti2ue Structurale.3U 24 25 Pro . F. (ommunications8 nPm. =usca un modelo 2ue describa la 9lengua: de la 2ue surge este 6abla8 y 9a partir de la cual se la puede engendrar:.es representan las constantes8 el resto puede variar:.. 1. Escribe9Quoi2ue constituant un ob. Estos tres elementos se de1inen8 seg?n =remond8 en relación con la unidad b'sica8 la función. Esto determina la relación de las constantes con las variables. (laude =remond toma tambi+n la función como unidad de base para el an'lisis de los relatos.la sucesión. 37 . /8*31. ligada a una concepción 1ormalista del relato Bcategor!a mor1ológicaC8 =remond se interesa por las sucesiones de acontecimientos.26 Las series elementales. <euil. <euil.25 Las 1unciones8 ?nicas constantes del relato8 permiten la clasi1icación de los actores en siete clases de actantes. Esta concepción es inseparable de la noción de 9unidad elemental:8 empleada en cada nivel8 y 2ue se apoya8 en ?ltima instancia8 como veremos m's adelante8 sobre la e@istencia de 9unidades m!nimas de sentido:. Pi&arro$ &n'lisis estructural de la novela8 . la noción de unidad y el 9proyecto 6umano: de los agentes. Los conceptos de =remond son importantes. G. 1.. 30 Ibid.ecutan8 en el curso de la acción8 los mismos actos.e.el encadenamiento la inclusión de un proceso en otro8 la articulación de dos series elementales en un mismo acontecimiento con 1unciones di1erentes para dos agentes di1erentes. áginas /8 y 3/.27 La importancia de estos conceptos para una teor!a de la novela8 6a sido e@puesta en otro libro nuestro. =art6es considera los relatos como -ec-os del -abla. El punto de partida de la tentativa de =art6es est' claramente enunciado en su art!culo 9Introduction ] lPanalyse structurale des r+cits:. Las 1unciones de los persona.24 & partir de esta comprobación8 %ropp encuentra treinta y una 1unciones distintas. 29 0art-es.38. La función es8 seg?n =remond8 el 9'tomo narrativo: de las 9acciones y acontecimientos 2ue reunidos en series8 engendran un relato:.8 .8 .2$ La obra de /oland =art6es constituye una de las tentativas serias de elaboración de una teor!a del relato 2ue se inscribe e@pl!citamente en una semiolog!a.8 .2< Este postulado de la 9relación 6omológica: entre la 1rase y el discurso es tambi+n8 como 6emos visto8 el postulado impl!cito de las teor!as de L+vi-Strauss8 de Kreimas8 y de =remond.//.5 1reimas. Lladimir$ *orp6ologie du conte8 París. & pesar del uso de la noción de función. 28 ?. cada clase agrupando un cierto n?mero de las treinta y una 1unciones. Eo tiene sentido m's 2ue en 1unción de una concepción e@clusivamente combinatoria de los 6ec6os de articulación en todos los niveles de an'lisis. (omo se 6a dic6o8 Kreimas 6ace suya esta clasi1icación y la emplea en el lano discursi%o del an'lisis del mensaje.adrid. y no pueden de1inirse m's 2ue en relación con ella8 y entre ellos.et autonome8 cPest ] partir de la linguisti2ue 2ue le discours doit ^tre +tudi+I sPil 1aut donner une 6ypot6Vse de travail ] une analyse dont la tYc6e est immense et les mat+riau@ in1inis8 la plus raisonnable est de postuler un rapport 6omologu+ entre la p6rase et le discours:. =remond emplea tres nociones 2ue de1inen los elementos de todo relato. 27 Ibid. combinadas entre ellas8 1orman las series com lejas 2ue poseen 9con1iguraciones variables:. 1. <iglo TTI de Es aVa. cit. 26 0remond. Las con1iguraciones t!picas son. 1.

los !ndices. =art6es8 al contrario8 al igual 2ue Kreimas8 anali>a el discurso como 6omólogo de la 1rase8 la 1rase como 6omóloga de la palabraI la 6omolog!a se basa en la presencia8 en todos los niveles8 del binarismo de las oposiciones sem'nticas. Ibid.38 Esta reducción 31 32 Ibid. Sin embargo8 =enveniste de1ine las unidades8 de la 1rase 6asta los rasgos pertinentes8 de arriba a aba. %or el contrario8 la de1inición de estructura presentada despu+s es contradictoria y bastante pobre. 6B. Lo 2ue le apro@ima al uso corriente de la noción de 1unción.8 .Esta de1inición del modelo es interesante.a5 la articulación 2ue produce unidades Bes la 1orma seg?n =envenisteC832 y b5 la integración 2ue recoge las unidades en unidades de rango superior Bes el sentidoC. . Las 1unciones-nudos son con.untos 1initos de t+rminos poco numerosos 2ue constituyen el arma>ón del relato. Ibid. 37 Ibid. 6B. 1B.au-del] de la p6rase et 2uoi2ue compos+ uni2uement de p6rases:.el de la reducción de la 9lógica del relato: a la lógica 1ormal. 38 . =art6es se plantea el problema de las reglas del encadenamiento de las unidades -las 1unciones. 1.31 En el mismo te@to8 =art6es a1irma 2ue la lengua no puede ser de1inida m's 2ue con la ayuda de 9dos procesos 1undamentales:.8 . 33 Ibid. =art6es no llega a construir una teor!a correcta del relato.es 9lo 2ue 2uiere decir:8 9un enunciado 2ue la constituye en unidad funcional).las 2ue son los nudos del relato.en el sintagma narrativo. 36 Ibid. 38 Esto. cuyo problema central8 en su perspectiva8 es el de las relaciones entre el tiempo y la lógica.36 )istingue dos tipos de relaciones entre las unidadeslas relaciones 2ue corresponden a una 91uncionalidad del 6acer:. Las 1unciones est'n8 por su parte8 divididas en dos tipos.8 p.las cat'lisis. Los nudos son elementos de sucesiones.33 & pesar de tomar de =enveniste la idea seg?n la cual 9ning?n nivel puede por s! mismo producir un sentido:3# y a pesar de su noción de 1ragmentación del signi1icado entre varios signi1icantes8 9distantes los unos de los otros y 2ue no pueden ser comprendidos si se los toma separadamente:83.8 . 9La unidad narrativa: es para =art6es una 9unidad de contenido:. En =enveniste8 la unidad del sentido no es8 como en L+vi-Strauss8 Kreimas y =art6es8 el 9sema:8 9semema: o 9semantema:8 sino la ro osición identi1icada con la 1rase.8 . 1B.. las de Lé%i*<trauss y 1reimas y la de Dodoro%.e-8 =art6es trata de distinguir tres niveles en el relato.8 . %ara =art6es8 una estructura es 9un sistema impl!cito de unidades y de reglas:. 3.o. entre la consecución y la consecuencia.8 . quienes combinan unos redicados de base.37 %ero 9estructural: y 9lógico: en este conte@to son sinónimos para =art6es8 lo 2ue indica la e@istencia de un problema 1undamental. La pobre>a de esta noción8 e@cluye 2ue =art6es pueda utili>ar de una manera co6erente la distinción de =enveniste de los ni%eles del an'lisis ling !stico8 incluso si escribe9Et pourtant il est +vident 2ue le discours lui m^me Bcomme ensemble de p6rasesC est organis+8 et 2ue par cette organisation il appara`t le message dPune autre langue8 sup+rieure ] la langue des linguistes. .las 1uncionesI las relaciones interpretativas8 verticales8 2ue corresponden a 9una 1uncionalidad del ser:.un nivel de las unidades narrativas8 el de las acciones y un tercero de la narración.8 . Estas reglas dar!an lugar a una sinta#is funcional.le discours8 ses unit+s8 ses rVgles8 sa agrammairea. &s!8 no se 2ueda de la teor!a de =enveniste m's 2ue con el t+rmino 9nivel: separado de la problem'tica de la producción del sentido. incluso si 0art-es distingue tres %ías ara esta lógica$ la de 0remond. 35 %Ibid. Entrev+ la solución de este problema en 9la e@plicación estructural de la ilusión cronológica:.. 34 Ibid. las funciones cardinales y las 2ue sirven para cubrir el espacio narrativo entre los nudos. En lugar de anali>ar el discurso8 este tipo de discurso 2ue se llama relato -como un nivel espec!1ico en la totalidad del lengua.

#2 %ara =art6es no 6ay m's 2ue 9dos sistemas de signos. sistema de entidades sub. &1irmando 2ue el persona. 39 . %ero estos modelos actanciales acaban siempre en la misma cuestión 1rente a los te@tos concretos.8 44 Ibid.es en el relato. FF*112.40 %ero nada nos indica 2ue estos t+rminos8 tomados prestados del lengua.44 3e a2u!8 pues8 lo 2ue el relato no es.e por su participación en una es1era de acciones8 estas es1eras son poco numerosas8 t!picas8 clasi1icablesI por todo ello se le 6a llamado a2u! el segundo nivel de descripción8 a pesar de 2ue es el nivel de los persona. 13 . )espu+s de este breve resumen de los tres niveles de an'lisis estructural8 nos 2ueda por ver cómo se articulan para 1ormar el sistema del relato.8 41 Ibid.etivas establecidas contractualmente.8 Ibid.e de la vida cotidiana8 puedan convertirse en conceptos cient!1icamente construidos y aptos para e@plicar el estatuto estructural de los persona. 61.eto en el discurso est' relacionado con el despla>amiento del an'lisis del problema de la signi1icación del discurso a las estructuras de la conciencia colectiva8 a la 91orma del contenido:. Sobre este punto sabemos poca cosa8 incluso nada8 pues el sistema del relato no puede encontrar unas reglas8 m's 2ue en 1unción de su pertenencia a la realidad completa de las producciones sociales. . 68.e es un agente8 =art6es con1unde todav!a la vida real y el relato8 aun2ue pretenda lo contrario. El 39 40 Ibid. (omo veremos m's adelante8 esta concepción todav!a est' ligada a una teor!a contractual de la lengua y al con. %ara tener una idea de su 1unción8 del sentido producido por este producto espec!1ico 2ue es el relato8 ser!a necesario discutir el problema del discurso en sus relaciones con la ideolog!a del su.1.eto no est' en el discurso8 los discursos son mani1estaciones de la inmanencia del sentido en la lengua.unto de los operadores 2ue reintegran 1unciones y acciones en la comunicación narrativa8 articulada sobre su donador y su destinatario:.aremos provisionalmente en suspenso estas cuestiones 2ue no pueden encontrar una respuesta adecuada m's 2ue en el cuadro de una teor!a del su. El nivel de las acciones est' centrado sobre el problema del estatuto estructural de los persona.as de tipos de acciones. En el relato burgu+s el persona.unto de los postulados ideológicos del 9modelo ling !stico:I implica 2ue se desdeDa la diferencia entre la 1rase y la proposición y8 por lo tanto8 el lugar del sujeto en el discurso.T2u+ es una acción en los te@tos narrativosF TEl viento 2ue arranca las velas del barco es un agenteF T" la acción est' solamente ligada a los agentes antropomor1osF )e. Se le puede caracteri>ar brevemente en los mismos t+rminos de =art6es. =art6es no puede si2uiera 1ormular este problema por la sencilla ra>ón 2ue se sit?a 1uera de esta problem'tica.9lo principal8 6ay 2ue repetirlo8 es de1inir el persona.es8 nivel de las acciones:.9el nivel narrativo est' ocupado por los signos de la narrativa8 el con. &s!8 9la 1unción del relato no es la de 9representar:8 es la de constituir un espect'culo 2ue permanece todav!a muy enigm'tico8 pero 2ue no podr!a ser de orden mim+tico:.e8 seg?n =art6es8 es una esencia en tanto 2ue en su teor!a es un agente Binmanente y no trascendentalC8 sometido a la noción de acción.8 42 Ibid. El no reconocimiento del lugar del su. Escribe. 13*1F. . El estudio de las 1ormas de los signos de la narrativa est' ligado a la problem'tica de la comunicaciónI el código narrativo 9est' situado entre: el mundo donde el relato se des6ace Bse consumeC y el de su producción8 puesto 2ue culmina los niveles anteriores.eto 2ue sobrepasa las observaciones super1iciales 2ue =art6es consagra a este problema. .41 El tercer nivel es el de la narración.eto. .es.8 . . Las categor!as empleadas para las clasi1icaciones son 9grandes articulaciones de la pra@is Bdesear8 comunicar8 luc6arC:. =art6es se interroga sobre la 1unción del relato y8 siguiendo a Saussure8 identi1ica esta cuestión con la del sentido del discurso narrativo.3< El problema 2ue esta perspectiva resalta es el de los criterios de clasificación empleados en las es1eras de acción. El t+rmino acción en s! mismo8 no lleva m's 2ue a tentativas de clasi1icación tales como las de Kreimas8 =remond y 0odorov8 2ue permiten la construcción de combinaciones m's o menos comple.8 43 Ibid.trae consigo complicaciones serias respecto al problema de la signi1icación. %uesto 2ue el su.personal y el a-personal:#3 en la narración.

Los valores8 en la sociolog!a parsoniana son signos. 40 .unto de los acontecimientos -y cada uno de los mismos.y ligados.incula el actor a las orientaciones BnormativasC de la acción 2ue de1inen los 1ines y los medios de la misma8 de1inidos a su ve> por los %alores. Los modelos del an'lisis estructural del relato utili>an la distinción lengua* -abla como punto de partida. La teor!a del relato est'8 en todos los casos8 constituida como un con. La semiolog!a del relato suprime la distinción entre acontecimiento y persona. D-e Eree Press. La unidad del sistema del relato es una unidad por2ue es inmanente a la función.e llega a ser entonces un actor. ?eO "or:. & 1alta de una 1ormulación y de una respuesta a la cuestión del modo de producción del sentido por el discurso narrativo8 9los niveles: 2ue componen la teor!a del relato de =art6es no pueden llevar m's 2ue a descripciones y a clasi1icaciones presentadas ba.olvemos a encontrar este proceso en la sociolog!a estructural-1uncionalista de 0alcott %arsons8 2ue reduce la sociedad a 9un sistema social:8 combinación de 9roles:8 cuya 9integración: armoniosa est' garanti>ada por la e@istencia de un sistema de valores compartidos por el con. 16. El an'lisis estructural del relato se basa en una teor!a de la signi1icación -una sem'ntica. En e1ecto8 el an'lisis estructuralista del relato reduce el acontecimiento a la acción.es y el orden de los acontecimientos8 constituyen el problema 1undamental de la estructura del relato novelescoI la solución de este problema no puede ser la reducción del acontecimiento al persona. y el problema del encadenamiento de los acontecimientos en el relato8 es entonces tratado como derivado de una tipolog!a de las acciones-actores. En semiolog!a los signos son valores.a acción-actor y el an'lisis combinatorio del relato8 2ue se deriva del uso de esta dicotom!a8 no ser!an utili>ables. .#. %ara reducir el 9persona. 3ay dos t+rminos distintos -persona. 45 Léase 06e Social System. la de mani1estar un sentido8 inmanente a la lengua del relato y determinada por la estructura -9la 1orma del contenido:.unto de reglas de combinación de unidades de la 9lengua del relato:.tiene un sentido en sí. En la sociolog!a 1uncionalista8 como en la semiolog!a del relato8 la unidad de an'lisis es el acto unidad B9unity-act:C. Es necesario8 para completar nuestro e@amen de la semiolog!a del relato8 e@aminar la semiolog!a general en la 2ue se 1unda8 y particularmente las relaciones entre la cuestión del signi1icado de los signos y la de los niveles de an'lisis del discurso.unto de los actores.e.e reduciendo el acontecimiento a la 9acción: del 9actor:8 el encadenamiento de los acontecimientos a una tipolog!a 9actancial:8 considerando el relato como una combinación de actantes.e y acontecimiento.e@amen de su teor!a semiológica8 2ue abordaremos m's adelante8 lo muestra sin di1icultad.sin la cual la pare. Las tipolog!as actanciales ocultan as! la cuestión 2ue se deriva del an'lisis de *uirI Tlas caracter!sticas del persona.combinación de oposiciones de unidades elementales del sentido.esF %ara *uir8 las relaciones entre las caracter!sticas de los persona.o la 1orma de una combinatoria.e: al 9actor de la acción:8 y el 9acontecimiento: a 9la acción del actor:8 6ay 2ue postular 2ue el con. El persona. .e est'n sometidas a la lógica de los acontecimientosF8 To bien esta ?ltima est' sometida a las caracter!sticas de los persona. Parsons define los %alores como un conjunto de signos comunes a una colecti%idad. Finalmente8 estas unidades est'n de1inidas en relación con la noción de acción8 2ue est' desprovista de toda de1inición. Se sirven simult'neamente de la noción de signo como unión de signi1icante y del signi1icado. Esta ?ltima est' ligada8 a su ve>8 a la de ersonaje. &ntes de pasar a anali>ar la teor!a de la lengua y de la signi1icación 2ue subyace en los modelos estructuralistas 2ue 6emos descrito brevemente a2u!8 conviene resumir las constantes 2ue sobresalen en el an'lisis precedente. .

63. G. & \ rBSC \= rBSC designa el 9e.3.emploC.si Ben relación aC r2.&Bs1C r =Bs2C.e sem'ntico:. En e1ecto8 si se ignora el concepto de estructura como sistema de trans1ormaciones -simult'neamente estructurante y estructurado. El convencionalismo y la teor!a de la signi1icación inmanente son complementarias. (onsidera 2ue8 9como observa /ussell:8 9si esto es rojo es una proposición 2ue a1irma una cualidad a una sustancia8 y si una sustancia no se de1ine por la suma de sus predicados8 es8 pues8 posible 2ue esto y a2uello tengan e@actamente los mismos predicados8 sin 2ue sean id+nticos:. Los t+rminos 9c6ico: y 9c6ica: se ponen en relación en la continuidad dada por la categor!a s+mica 9se@ualidad:8 dentro de la cual se o onen. y. La sem!ntica estructural El pensamiento estructuralista se apoya en concepciones sem'nticas8 impl!citas o e@pl!citas8 2ue 6emos ido enunciando a lo largo del te@to8 caracteri>adas esencialmente por una solución convencionalista del problema de la delimitación del sentido y por la consideración de +ste como una propiedad inmanente de la lengua. La 9sem'ntica estructural: de Kreimas presenta los dos caracteres. La categor!a s+mica est' de1inida por la oposición de dos semas BS y SC en la continuidad de un mismo 9e. por la presencia de semas contrarios masculinos y femeninos. Ibid. Esta articulación8 el sema Bo t+rmino-ob. Las relaciones entre la concepción 9estructuralista: de la estructura y el problema de la signi1icación se precisan considerablemente8 si se tiene en cuenta el rol de la noción de 9identidad: como 1undamento de la 9entidad:-unidad constituida por las 9relaciones estructurales:. &s!8 utili>ando su notación8 si & y = son dos t+rminos-ob. Esta identidad8 2ue Kreimas llama continuidad. cit. de un e. s2 [ 1eminidad [ no s18 lo 2ue conduce a la de1inición de la categoría +laude <aint 9se@o: como dado por.eto con otros t+rminos-ob.8 . s1 [ masculinidad [no s2.etos puestos en relación.#6 &ceptando el principio de identidad8 Kreimas postula 2ue 9las cualidades de1inen las cosas. resulta de la e@istencia de una categor!a sémica.$ "b. H. 26. Este modo de an'lisis implica 2ue se postula la e@istencia de unidades de signi1icación8 de1inidas 9a 46 47 1reimas.emplo. 41 .etos8 otros semas.etosC resulta de la articulación de unidades elementales de signi1icación8 los semas.e semántico.se&o%# y la ecuación se anali>ar' as!.3. )e 6ec6o8 Kreimas lleva las contradicciones del pensamiento saussuriano a su conclusión8 conclusión 2ue e@cluye las alternativas resentadas por Saussure mismo.e sem'ntico: Ben el e. %ero8 y es lo 2ue importa8 la relación es posible por2ue se puede postular la e#istencia de una identidad entre los t+rminos-ob.y se considera como una combinatoria8 m's o menos completa8 de unidades cuyas relaciones 1orman un sistema8 es necesario admitir 2ue estas 9unidades: se de1inen 9a priori: y 2ue el significado depende de las relaciones entre 9unidades de signi1icación: *los semas de Kreimas. Las categorías sémicas son8 para Kreimas8 las estructuras elementales de la signi1icación.8 p.cuya e@istencia es postulada más allá de su mani1estación.etoC se manifiesta por las relaciones del t+rmino-ob.47 Este te@to nos muestra 2ue es la teoría de la significación la que sir%e de punto de partida tanto para la sem'ntica estructural como para la lógica 1ormalI anali>aremos las implicaciones de este 6ec6o. Kreimas considera 2ue la significación de las palabras Bt+rminos-ob. El principio de identidad se encontrar!a as! puesto en cuestión.etos Bc6ico y c6ica8 por e. es decir8 2ue el sema S es uno de los elementos 2ue constituyen el t+rmino-ob.eto &8 y 2ue +ste8 al cabo de un an'lisis e@6austivo8 se de1ine como la colección de los semas S18 S28 S38 etc+tera:.

%ues para =art6es8 proceso 2uiere decir acto. de los semas conte@tuales.U Es todav!a una concepción convencionalista y contractual del problema de la signi1icación8 incluso si (la significación puede ser concebida como un proceso:..eto bien de1inido: en el 48 49 1reimas. 3emos indicado 2ue Kreimas 1ormula en t+rminos m's generales el m+todo Levi-straussiano de an'lisis de los relatos m!ticos.8 .la lengua es un sistema de signos8 2ue tiene como aspectos 1undamentales el signi1icante8 el signi1icado y el valor8 y lo 2ue es esencial8 9en la lengua8 el v!nculo del signi1icante y del signi1icado es contractual en su principio8 pero este contrato es colectivo8 inscrito en una temporalidad larga BSaussure dice 2ue 9la lengua es siempre una 6erencia:C y8 en consecuencia8 en cierta manera naturali>ada:. La palabra8 9t+rmino-ob. y articularmente las Ibid. 42 . Esta 6ipótesis es necesaria para e@plicar el 1uncionamiento de la lengua como sistema autónomo. Las mati>aciones -m's de erudición 2ue de contenido. G. El an'lisis del relato es8 desde entonces8 el estudio de las oposiciones e identidades de los semas clasemáticos. 2ue dependen del conte@to en el 2ue la palabra es utili>ada en el relato.ours plus vastes de signi1ication.1 y8 por tanto8 la mani1estación del contrato social8 o el e1ecto de condicionamiento.priori:8 cuya forma de e#istencia es la relación entre los t+rminos.el 6abla mani1iesta la articulación de los signi1icados8 9la 1orma del contenido:8 pues esta articulación ling !stica e@iste en el cerebro8 resultado del amaestramiento8 y ?nica 1orma de e@istencia del contrato social..49 Es8 pues8 evidente 2ue la distinción entre lengua y 6abla en Kreimas implica la e@istencia de 9unidades: de signi1icación8 es decir8 de ideas uras. S+manti2ue Structurale8 París. 2. En e1ecto8 el 9proceso de signi1icación es el acto 2ue une el signi1icante y el signi1icado: . . (uando Kreimas discute el problema de la 9signi1icación pr'ctica:8 es decir8 del sentido conte#tual de las palabras8 lo resuelve de manera igualmente idealista. &cepta con mati>aciones la distinción lengua6abla.8 p. El uso de esta distinción trae consigo8 como lo 6emos mostrado en este cap!tulo8 el uso de los postulados 2ue 6acen posible la delimitación de un 9ob. 2ue e@isten al ni%el de la lengua en la conciencia colectiva. En =art6es8 se encuentra la misma concepción. 4oland$ (ommunications8 nPm..e8 como en Kreimas. 1. 50 0art-es. 186*182. 3. %ara construir las nociones destinadas al an'lisis de la 1orma narrativa y de sus articulaciones discursivas espec!1icas8 emplean todos la distinción lengua-6abla en 2ue se basa este modelo.#$ de un 9lugar: donde los 9semas: est'n articulados y que no es el discurso concreto.no a1ectan en nada el 1undamento8 la condición de la posibilidad de la distinción.eto:8 posee una significación 2ue se puede dividir en. Este postulado implica la e@istencia de un lugar de articulación sémica. 0oda palabra en un relato y se anali>a8 piensa Kreimas8 de la manera siguiente. 118. H. La inmanencia del sentido es posible en la medida en la 2ue la estructura de la lengua est' identi1icada a las 91ormas del contenido: de la conciencia colecti%a.4. ágina 111. 51 Ibid. (ette unit+ minimale cependant8 2ue nous avons d+nomm+e sUme nPa pas dPe@istence propre8 et ne peut ^tre imagin+e et d+crite 2uPen relation avec 2uel2ue c6ose 2ui nPest pas elle8 2ue dans la mesure eu elle fait artie dPune structure de signi1ication:. "onclusión El e@amen 2ue acabamos de consagrar a la semiolog!a del relato es su1iciente8 pensamos8 para mostrar 2ue los an'lisis estructuralistas del discurso narrativo utili>an todos el 9modelo ling !stico: 2ue 6emos descrito anteriormente. Esta concepción coincide con la de L+vi-Strauss.1C un n?cleo s+mico8 compuesto por la articulación de los semas 2ue 1orman la signi1icación de la palabra en la lenguaJ 65 los semas clasemáticos.//. Se puede ilustrar este m+todo citando de nuevo un te@to de Kreimas 2ue pone en evidencia el ostulado comPn de la lógica 1ormal y del estructuralismo9Le centre de toute notre r+1le@ion t6+ori2ue r+side dans lP6ypot6Vse nabve 2uP en partant de lPunit+ minimale de signi1ication on peut arriver ] d+crire et ] organiser des ensembles tou. Larousse. &s! la signi1icación es inmanente al lengua. 18B..

ando otras consideraciones aparte8 la esterilidad cient!1ica de este 9m+todo: es incuestionable. Estas observaciones no tienen m's 2ue un car'cter indicativo8 pero pensemos 2ue muestran el inter+s de un an'lisis simult'neo de la lógica 1ormal y de la semiolog!a del relato como tentativa de e@plicación de las articulaciones discursivas.e y del conocimiento en la 2ue se inscribe8 comparten el modelo ling !stico los postulados con%encionalistas.e -2ue este ob. los actos.est'n establecidas en la conciencia por una especie de contrato.eto. En e1ecto8 las categor!as 2ue condicionan la posibilidad de elaboración del modelo ling !stico son las mismas 2ue componen el 9cuadro de re1erencia: de la teor!a general de la acción de 0alcott %arsons./F5. fines. 3emos indicado cómo los postulados 2ue componen el 9modelo ling !stico: aplicado a di1erentes órdenes de 6ec6os del lengua. 53 <e trata a menudo de reducir a cuestiones (metodológicas).untos de 6ec6os sociales. la función teórica de estas conce ciones. Estas consideraciones e@igen 2ue se bus2uen soluciones a los problemas planteados por el discurso narrativo8 fuera del estructuralismo.antes a las 2ue se utili>an para el an'lisis de otros con. La lengua8 como la econom!a o el sistema social8 aparecen como un sistema de relaciones contractuales en las 2ue las voluntades individuales se someten a las leyes abstractas y convencionales 2ue permiten y 1avorecen el intercambio.os e id+nticos a s! mismosC8 unidades elementales 2ue componen estos enunciados.con. 3acemos re1erencia a2u!8 en particular8 a la concepción de la totalidad de los 6ec6os sociales en sistemas de acción tales como el 9sistema social:8 el 9sistema de la personalidad y de la cultura:8 2ue delimitan los campos de estudio de diversas disciplinas de las ciencias 96umanas:. (iertas variantes de esta concepción8 no necesitan incluso e@plicaciónsirvi+ndose de las mismas para e@plicar la e@istencia de un orden8 este orden por s! mismo .sea la 9lengua: o la 9lengua del relato:. de Dalcott Parsons.y la lógica 1ormal.53 52 Es el caso. el uso de categorías idealistas efecti%amente utili&adas en los trabajos sociológicos que se ins iran en la teoría general de la acción.1XC al car'cter contractual del sistema de signosI 2XC la reducción del 6abla a la noción de acto indi%idual de voluntad e inteligencia8 mani1estando la estructura de los valores 2ue de1ine el sistema de la lengua8 y 3XC el an'lisis de los discursos en t+rminos de unidades elementales -de niveles di1erentes. 43 . en articular.unto de los 6ec6os del lengua. 3emos constatado8 adem's ciertas analog!as entre los postulados de base del an'lisis estructural del relato -el 9modelo ling !stico:. pues8 de. Estos postulados nos llevan a la de1inición del signo8 as! como al an'lisis del sentido de los enunciados en t+rminos de combinación de 9sentidos: B1i.es id+ntica al sistema de valores 2ue de1ine la lengua y 2ue rige los discursos.etossistemas8 las di1erentes disciplinas de las ciencias 6umanas. orientaciones normati%as de la acción y de sus %alores* criterios que orientan la elección de los medios y de los fines or los actores. Leremos en la segunda arte de este trabajo y con el necesario detalle.cuya de1inición reposa sobre el postulado de la e@istencia de unidades elementales de significación cuyas articulaciones constituyen 9la 1orma del contenido:.52 Los procedimientos y los m+todos empleados en la semiolog!a del relato no pertenecen e@clusivamente a esta 9disciplina:. Esta -como principio de clasi1icación. Las relaciones entre estas 9relaciones: -los valores. Los mismos m+todos y los mismos procedimientos permiten la delimitación en la totalidad de los 6ec6os sociales de con.e resultan de un proceso basado en la utili>ación de categor!as seme.usti1ica su e@istencia.untos de 6ec6os 2ue constituyen los ob.untos de 6ec6os socialesI estos 6ec6os son considerados como actos 2ue mani1iestan las relaciones entre las 9unidades: de un sistema8 cali1icado precisamente de sistema de acción. El cuadro de referencia que -emos descrito aquí someramente se encuentra e# lícitamente desarrollado en 06e Structure o1 t6e Social &ction8 de Parsons '?eO "or:. Las relaciones en s! mismas se de1inen y se e@plican por la simple 9evidencia: de su presencia en la conciencia del con. medios. Es in?til insistir de nuevo sobre el car'cter ideológico de este proceso y de las nociones 2ue produceI la ideolog!a burguesa reduce al 9contrato: las 1ormas de e@istencia concreta de las relaciones de producción. La noción de signo como la de %alor de la mercanc!a8 representa los procesos de producción de los productos Bmateriales o signi1icantesC como entidades de cambio o de signi1icación. Estas relaciones de1inen supuestamente las 9unidades:. 1. Este 9cuadro de re1erencia: constituye y delimita con. Los postulados m's importantes son los 2ue conciernen.unto de individuos8 los actores. La lógica 1ormal8 al igual 2ue la 1iloso1!a positivista del lengua. Eree Press Pa erbac:. en el que la unidad de acción está definida en términos de actor.

# a la e@plicación por la caracter!stica substancial de la sustancia B9la virtud adormecedora: del opio o el 9principio de limpie>a: del detergenteC. La respuesta estructuralista es siempre la misma. &ntes de concluir esta cr!tica -somera y provisional. 6a sido siempre per1ectamente compatible con la noción de combinación. cit.La e@plicación estructural impide la 1ormulación de nuevas cuestiones y de. 54 1reimas define los ejes semánticos como 9unidad de sustancia del contenido: 'subrayado del autor5. 44 . ob. %ostular la e@istencia de 9unidades de signi1icación:8 es recurrir -como la publicidad moderna y la medicina antigua.a la e@plicación de la propiedad por la sustancia8. desde <aussure.8 . Su e@igencia de rigor8 a pesar de 2ue 6aya conducido a este 1also rigor tan ne1asto8 6a conseguido vencer una serie de obst'culos 2ue trababan el estudio cient!1ico de las producciones culturales.e@iste un cierto n?mero de signi1icados 2ue se articulan de manera espec!1ica y cuyas combinaciones se mani1iestan en los 1enómenos estudiados.a 1uera del campo de lo 9cient!1ico: la cuestión del 9por 2u+: y del 9cómo: de las estructuras 2ue descubre. 63.del estructuralismo8 6ay 2ue seDalar 2ue8 a pesar de las 6ipótesis cient!1icas sobre las 2ue se 1unda y los calle.ones sin salida a los 2ue nos llevan8 las investigaciones estructuralistas 6an abierto una alternativa importante en la investigación de las ciencias 6umanas. Este tipo de e@plicación8 radicalmente anti-cient!1ica8 2ue =ac6elard denomina substancialismo. Dodos los estructuralistas. consideran la forma 'o uesta a la sustancia5 como la manifestación del contenido significante.

2 Iiscurso y contenido 45 .

en %roblVmes de linguisti2ue g+n+rale8 París. 9acto individual de voluntad e inteligencia:8 est' e@cluida del an'lisis ling !stico por2ue sus determinaciones son a. . 3 Ibid. El -abla. 4 El libro de Le%in. y los signi1icados de estos signos tienen un car'cter igualmente sistem'tico. 6F..6 no tanto 1 2 0en%eniste. 1. %ara la ling !stica generativa8 pues8 las condiciones de roducción -por no mencionar tambi+n los rocesos de producción.4.3F. 6F.. 262.de las 1ormas es ecíficas del encadenamiento discursivo.e By no de lenguaC 2ue no sea reductible al sistema est' e@cluido de +l y asignado a la libertad combinatoria del sujeto del acto de -ablar.$ (Les ni%eau# de l=analyse linguistique). &dem's8 la lengua es un sistema de signos.1. 0odo sentido o contenido de un elemento de lengua. . 7arris. .$ (Iiscourse Hnalysis).ados por la ling !stica contem oránea. <.enas al sistema de la lengua. Language8 %ol..etivo sea discutible8 sus e1ectos estéticos. es un ejem lo de a licación en la ers ecti%a c-oms:yana al análisis del discurso oético.6. Es obvio 2ue 96ablar de algo:8 de lo 2ue sea8 de cual2uier manera8 es un acontecimiento determinado por una serie de condiciones sociales8 individuales e 6istóricas 2ue caen enteramente 1uera del 'mbito de la ling !stica saussuriana. .3 %ero8 aun teniendo en cuenta estas e@cepciones8 la a1irmación precedente tiene 1undamentos 2ue sobrepasan en general la distinción de niveles en el an'lisis ling !stico.eto de la ling !stica es la com etencia ling !stica8 o8 lo 2ue es lo mismo8 lo 2ue determina la 9per1ormance: del locutor nati%o ideali&ado. y otros$ )es tracts en mai 6$8 París. (omo lo 1ormulan bien unos analistas 1ranceses contempor'neos de octavillas pol!ticas8 el estudio del discurso supone 9la passage dPun locuteur id+al Bdont lPid+alit+ permet la cong+diementC ] des +metteurs implant+s dans lPespace social et le temps 6istori2ue:. %ero8 como 6emos visto8 el 9locutor ideali>ado: est' ideali>ado precisamente por2ue su decir no est' determinado por ning?n 1actor e@tra-ling !stico como la posición social8 la personalidad8 las emociones8 la espec!1ica situación en la 2ue el discurso se produce.//.del discurso son irrelevantes8 ya 2ue no dependen ?nicamente de la com etencia ling !stica8 de la actividad enunciativa del locutor nativo ideali>ado. Si8 en lugar de re1erirnos a la ling !stica estructural saussuriana nos atenemos a la ling !stica de (6oms5y y su escuela8 no modi1icamos en nada la situación de e@clusión del discurso. Lo 2ue se dice8 el cómo8 cu'ndo y por 2u+ se dice8 son cuestiones 2ue no tienen cabida en una re1le@ión sobre la lengua8 concebida como instrumento.os se 6an 1undado buena parte de las modernas tentativas de 9an'lisis del discurso:. de todas las 1rases gramaticales. %ara Saussure8 el 6ablar es enunciar una 1raseI con lo 2ue la sucesión de 1rases 2ue constituye el discurso est' enteramente 1uera de toda re1le@ión ling !stica. lingQística. S. Language8 %ol. 2. cit. entre sistema y acto. Linguistic structures in %oetry8 ob. La noción de discurso aparece as! en los 6uecos de. 3arris82 en cuyos traba.. &6ora bien8 es en este encadenamiento espec!1ico8 9e@tra-ling !stico:8 en donde se encuentran las no menos espec!1icas estructuras discursivas8 los 9contenidos: del discurso8 su tem'tica8 sus efectos sociales y psicológicos8 y8 aun2ue el ad. En e1ecto8 y como 6emos visto en el cap!tulo II8 la ling !stica estructural saussuriana se 1unda en la distinción entre lengua y -abla. A aun2ue algunos ling istas postsaussurianos -=loom1ield entre otros.. nPm. &dem's8 en la ling !stica c6oms5yana8 lo 2ue se anali>a es la generación de la frase..La m's signi1icativa para nuestros propósitos es8 sin duda alguna8 la de la ling !stica estructural y trans1ormacional de Z.8 (Iiscourse analysis$ a sam le te#t). lógica y retórica se distinguían menos8 con lo que se uede considerar que el discurso estaba menos 46 . 5 Iemonet. E. Ling#ística y discurso La 1rase suele ser el nivel superior8 la unidad de mayor tamaDo comprendida en el dominio o campo de la ling !stica. W.consideran 2ue el encadenamiento sintáctico de las 1rases pertenece al dominio de la ling !stica8 el sentido del discurso est' siempre e@cluido de este campo. 1. 6 En la é oca clásica. universal y consensual8 condición de posibilidad de todo decir. B. 1allimard.1 3ay8 evidentemente8 e@cepciones a esta a1irmación. En e1ecto8 para (6oms5y el ob. 1. 1*B8. A8 aun2ue nada impide 2ue se plantee el problema de los encadenamientos entre 1rases dentro de la sinta@is generativa8# el estudio generativita de las sucesiones de 1rases e@cluye8 por de1inición8 toda consideración sobre la determinación 9e@tra-ling !stica: -es decir8 social8 psicológica e 6istórica..

2.J >ni%ersity .. I. D.. I. %alores. >ni%./. . . Los traba. 1.. 4. ?.$ (ommunication (ontent.5. . I.2. Iemonet.//.&nalysis o1 t6e /esearc6 1<UU-1<.studies in 2uantitative semantics8 ob.2. LasOell.ass. 1. <teOard. 4obin. en <tone.$ (+onsidérations t-éoriques Y ro os du traitement formel du langage). Cgil%ie$ 06e general in2uirer a computer approac6 to content analysis8 +ambridge '.. 1.$ 3istoire et linguisti2ue8 París. <. &dem's8 el an'lisis de te@tos y su e@plicación 6an constituido la actividad principal de 1ilóso1os y estilistas. En e1ecto8 el análisis de secuencias verbales o te@tuales de longitud superior a la de la 1rase es un medio de conocimiento de la realidad 6istórica8 social y psicológica del 2ue es super1luo 6acer una reseDa 6istórica8 pues se con1unde con los or!genes de nuestra propia 6istoria. P.como problema asociado con el de la e@istencia8 en el lengua.e:8 6a sido -y sigue siendo un índice..e8 de unidades de mayor tamaDo 2ue el de la 1rase8 sino como concepto asociado a la interrogación sobre las condiciones y los procesos de producción de enunciados8 as! como a la investigación sobre los efectos sociales y psicológicos de cos enunciados. París. Linguisti2ue8 s+manti2ue8 %6ilosop6ie8 París. 7 +itemos el ca ítulo II (Drends and Issues in +ontent Hnalysis 4esearc-).. et alter$ Langages o1 politics studies in 2uantitative semantics8 ?eO "or:. I. Ium -y.5.ass.. langage..$ 06e general In2uirer. P.. Erancis E.11 e#cluido de la lingQística. D.1..3F.+rit+s de la %alisse. 7.$ &nalyse automati2ue du discours8 París.. P. 13.6. 7enry.. >ni%ersidad de Illinois. discours). 11 Entre ellos ueden ser mencionados los siguientes$ +ulioli. . 8 0arns.. en )ocuments de linguisti2ue 2uantitative8 1. et alter$ )es tracts en mai /F. 1.38 '35. Hnn Hrbor. . cou ure saussurienne$ langue. 47 . Iun -y.$ (ontent &nalysis in (ommunication /esearc68 1lencoe.$ Eos contentaremos con indicar 2ue el 9an'lisis de contenido: 6oy codi1icado y de1inido en numerosos estudios8 no se caracteri&a tanto or la cuantificación de elementos b'sicos o estil!sticos en los te@tos8 como por la utili>ación del an'lisis del te#to como medio para la %erificación de -i ótesis. D-e . ..os americanos emplean pre1erentemente t+rminos psico-sociológicos como actitudes. 1.//.. moti%aciones. H. +l.$ (La sémantique et l.. . 1.$8 m's de 1.. <tone. ágina 12.. lo 2ue distingue la perspectiva del 9an'lisis de contenido: de la estadística lingQística.. ?.. +... que cito ara recordarlos. dato o síntoma para numerosas Bo todasC las disciplinas de las ciencias 6umanas. et alter$ Langages o1 politics. 1.J Leites.6. & computer approac6 to content analysis8 +ambridge '.. Press. 7. 1... <mit-. Es esto8 recisamente...31J / '625. de1inidas adecuadamente en una investigación dada8 6istórica8 sociológica8 psicológica8 literaria u otra. <mit-.os en esta perspectiva 2ue mencionan8 entre 1<UU y 1<. Cgil%ie. 0.. et PXc-eu#.. 9Langages8 1. $l an!lisis del discurso en las ciencias sociales 2.. 0erelson.e refiero a los siem re citados trabajos de LasOell. I. +.ic-. )e ella encontramos amplios res?menes en te@tos ya cl'sicos87 as! como inventarios de traba.. 0erelson. etc+tera8 aun2ue tambi+n se mencionan el 9cuerpo de creencias: o (los factores que determinan la difusión o restricción de doctrinas). . 7aroc-e.J Leites.7UU t!tulos. El análisis de contenido Lo 2ue 6oy constituye un objeto de estudio para ciertas escuelas ling !sticas8 para la semiolog!a y para la 9pragm'tica del lengua. <ola*Pool. Eo volveremos a transcribir a2u! la 6istoria8 6arto conocida8 del an'lisis de contenido. of Illinois Press.. de <ola*Pool y Csgood. PXc-eu#. Les . 10 LassOell. D-e Eree Press. de$ 0rend in content analysis8 >rbana. Euc-s. I.icrofilms Inc. PXc-eu#.. +olin.3. I. 4. 9 . cit. G.1U En investigaciones recientes8 sobre todo 1rancesas8 este concepto est' e@pl!citamente utili>ado para designar las caracter!sticas de la entidad o entidades consideradas como determinantes o 1actores de la especi1icidad del corpus anali>ado.$8 Desis Ioctoral. Press. Si insistimos sobre este aspecto del an'lisis de contenido del discurso es por2ue nos interesa sobre todo el subrayar a2u! 2ue es esta caracter!stica la 2ue apunta 6acia la problem'tica de las condiciones de roducción del discurso8 aun cuando en los te@tos cl'sicos< no encontremos una re1erencia e# lícita a este concepto. 1.

e..12 El 2ue buena parte de los an'lisis de contenido est+n inscritos en un es2uema como el 2ue 6emos esbo>ado m's arriba es8 probablemente8 la causa de 2ue su lectura produ>ca esa desa>ón caracter!stica en tantos lectores bienintencionados. I. et alter$ "b.ectively identi1ying speci1ied c6aracteristics 4it6in te@t:.36. Las teor!as comunicacionales8 en suma8 6acen del su. G. 6*.$ LPautomatisation des rec6erc6es documentaires8 París..etividad del analista8 de cuya interpretación del te@to depend!a la identi1icación de da caracter!stica pre-especi1icada. A no por el 6ec6o de 2ue los t+rminos -le@emas.a las categor!as anal!ticas8 de car'cter sem'ntico8 con los !ndices l+@icos. P. ?. 1. retendan reducir esta circulación a los nudos que recorre. 2ue no por e1ectuarse de una ve> por todas de. Iunod. es ejem lar..eto es8 en ellas8 un continente de signi1icados8 estas teor!as acaban a1irmando 2ue el contenido del discurso est' determinado. 1aut-iers*Lillar.olvamos8 pues8 a la de1inición del an'lisis del contenido. "bviamente este empare.. por su contenido..eto Bindividual o colectivoC el origen de la estructura del discursoJ )ado 2ue el su. 1ardin.8.etiva.amiento constituye una inter retación.$ LP&nalyse &utomati2ue du discours8 París.e: Blo 2ue se anali>aC la e@istencia8 en la conciencia del emisor8 de un signi1icado previo8 2ue no est' codi1icado o 2ue lo est' en un código distinto al del mensa. En e1ecto8 das 9caracter!sticas especi1icadas: 2ue se utili>an en el an'lisis de contenido del te@to son de carácter*semántico. +. ..a de ser sub..empleados como !ndices sean olisémicos.eto y el discurso8 pues do 6acemos en los cap!tulos siguientes. La polisemia de dos le@emas se 12 En otros lugares -emos -ec-os ya una crítica de estas Zteorías de la comunicación[ que. 1. Las m's acerbas cr!ticas del an'lisis de contenido provienen8 precisamente8 del uso de categorías re%ias para describir el 9corpus: te@tual sometido a e@amen. Es di1!cil considerar a1irmaciones del tipo 9el an'lisis del corpus O producido por A8 evidencia 2ue T contiene la concepción Z8 do 2ue demuestra 2ue A cree Bo piensa8 o de1iendeC en Z: sin 2ue pare>ca una perogrullada8 por muy cuantitativa y metódica 2ue +sta sea.13 "bviamente8 todo el problema del valor 6eur!stico del m+todo est'8 m's 2ue en su 9sistematicidad: y su 9ob. cit. 48 .e como 9comunicación: priman los t+rminos de 9emisor: y 9receptor:8 subordinados al imperio del 9código:8 lo 2ue conlleva el considerar como 1actor primordial en la estructuración del 9mensa. .$ (4e roduction et Produits <ignifiants). (on el desarrollo de las t+cnicas in1ormati>adas8 este aspecto del problema est' resuelto8 pues el programa de ordenador no 6ace nada m's 2ue contabili>ar las presencias de !ndices tan absolutamente e@pl!citos como lo son das letras del abecedario Bm's los signos de puntuaciónC. . 1. Stone considera 2ue el 9content analysis is any researc6 tec6ni2ue 1or ma5ing in1erences by systematically and ob. sociológica8 psicológica8 estad!stica o 6istórica8 de la resencia Bo de la ausenciaC en el te#to de la característica re%iamente es ecificada. ."bviamente8 el t+rmino 9condiciones de producción: del discurso8 sin e@cluir los 1enómenos de comunicación8 no 1orma parte de una teor!a e#clusi%amente comunicacional de los 1enómenos discursivos. En las concepciones del lengua.. 15 H este res ecto la discusión que se encuentra en 1ross.. bajo rete#to de la e%idente circulación de discursos Rmás o menos transformados de un sujeto al otro* y a oyados en la e%idencia subjeti%a de la (intención de significar). G. En dos p'rra1os precedentes 6emos apuntado 2ue el an'lisis del contenido no es -do no debe sercuna descripción m's o menos so1isticada de un 9corpus:8 ni tampoco una pseudo e@plicación de las caracter!sticas del contenido de +ste por la presencia de las mismas caracter!sticas en la conciencia del emisor./2. y su utili>ación presupone 2ue la in1erencia se apoya en el resu uesto de la significación dada. La 9sub. Strat+gie8 %ol. Ler Pi&arro./. %6ilip L. E.. +.etividad: de un an'lisis de contenido in1ormati>ado no estriba8 pues8 en las variaciones de interpretación del analista8 sino en da utili>ación de un 9diccionario: 2ue empare. 13 <tone. 14 >n ejem lo tí ico de esta crítica se encuentra en PXc-eu#. Le%y. m+todo in1ormati>ado de an'lisis de contenido8 dos cr!ticos apuntaban8 sobre todo8 da importancia de la sub.1.etividad:8 en la posibilidad de 6acer8 precisamente8 inferencias a artir de las características re* es ecificadas que se identifican en el te#to.1# &ntes de 2ue Stone y sus colaboradores 6ubieran desarrollado el 1eneral Inquirer. Eo es a2u! lugar de pro1undi>ar m's la cuestión de das relaciones entre el su. .. 4.

o el 'ngulo de la lógica8 en el primer cap!tulo de este traba. & pesar de la indudable e@istencia de códigos8 de asociaciones normadas entre signi1icantes y signi1icados8 el lengua. de conte#tos definidos numéricamente. +. cit. all! en donde no 6ay nada m's. Litera8 %ol. T" el t+rmino 9'tomo: est' asociado 6oy con el mismo concepto 2ue en tiempos de =o6r o de *endeleievF T" 9geometr!a: signi1ica lo mismo 6oy 2ue en tiempos de EuclidesF.ects: son substituidos por pares de letras en el te@to8 para 2ue el codi1icador 2ue . El 1uncionamiento del discurso cient!1ico es una evidencia permanente del 6ec6o de 2ue la enunciación de proposiciones articuladas en discurso genera signi1icados para los t+rminos 2ue componen las proposiciones mismas. Se trata8 en e1ecto8 de lo 2ue en t+rminos idealistas se 6a llamado el aspecto 9creativo: de la actividad discursiva.. Esta trans1ormación pretende ser e@clusivamente sint'ctica8 conser%ando la significación.con una categor!a anal!tica dada implica una interpretación sub. A dado 2ue el 9código: es el diccionario previo8 no se encontrar!a con +l m's 2ue lo 2ue se 6a8 previamente8 depositado en +l.eción a las consideraciones precedentes8 consistentes en a1irmar 2ue el an'lisis de contenido se aplica a te@tos en los 2ue esta 1unción creadora del lengua.6. 20 Leremos en el siguiente árrafo cómo esta idea de Csgood *la utili&ación de formas sintácticas estandari&adas ara com arar contenidos* -a sido em leada or otros autores. y ?unnally./. 17 1eneralmente basta con (barrer) cinco términos a derec-a e i&quierda del le#ema anali&ado.1$ 3emos e@aminado este problema8 ba. <.etos no se de. 18 En 1ros. La proporción de identi1icaciones correctas supera el noventa por ciento.resuelve empleando un subprograma de desambiguación16 como el 2ue 6a sido aDadido en 1<73 al 1eneral Inquirer. Lo 2ue importa subrayar a2u! es 2ue la ob. El an'lisis de los enunciados valorativos pasa por una segunda etapa8 consistente en trans1ormar las 1rases del te@to en ro osiciones e%aluati%as estandari&adas 9standard evaluative assertions:C. 1. Finalmente8 se establece la evaluación del ob. 2.uicios de valor8 positivos o negativos8 2ue se emiten en un corpus respecto a un ob. ues..6. Los signos de estos ob. las asociaciones codificadas entre el le#ema y su significado y de generar nue%as relaciones. 16 Los rogramas de desambiguación se a oyan en un diccionario de términos olisémicos y de las características conte#tuales que ermiten la distinción de las diferentes ace ciones..os de (. 49 .e es pr'cticamente ine@istente Bde.eto son clasi1icadas en una escala de tres puntos positivos y tres negativos. Esta 1unción del lengua. E.etos valori>ados8 los 9attitude ob.. el alter ob. 19 Csgood.u>gue e%aluaciones de estos ob. H pesar de su decidido empirismo8 dos subprogramas de desambiguación logran identi1icar autom'ticamente el sentido adecuado de dos t+rminos polis+micos barriendo8 a derec6a e i>2uierda8 el conte@to inmediato17 en el 2ue aparece el le@ema anali>ado.20 En tercer lugar8 las di1erentes evaluaciones de un mismo ob.ando a2uellos en los 2ue es primordial para otro tipo de an'lisisC8 conduce a a1irmar 2ue el an'lisis de contenido no sirve m's 2ue para constatar la presencia del código. El 1enómeno tiene un origen m's pro1undo8 2ue se asienta en la naturale>a misma del lengua. Si la utili>ación de diccionarios 2ue asocian ciertos le@emas -o combinaciones de le@emas.eto valori>ado..e.o8 y no es necesario insistir sobre la e2uivalencia e@istente entre el 9postulado de la identi1icabilidad del signi1icado del signo: y los 1undamentos8 impl!citos8 del an'lisis de contenido. (E%aluati%e Hssertion Hnalysis).e in1luenciar por sus propias actitudes respecto a ellas.. <a orta. tiene la %irtualidad de rom e. G. <e trata. +.. B. Preocu aciones semánticas en el análisis de contenido La e@posición y las cr!ticas del p'rra1o precedente8 no agotan la totalidad de las perspectivas teóricas y de las t+cnicas de an'lisis de contenido 2ue se 6an ido desarrollando -sobre todo en los Estados Hnidos. "sgood y8 particularmente8 su 9Evaluative &ssertion &nalysis:.eto dado8 para tener en cuenta las di1erencias de intensidad en la valoración8 positiva o negativa8 del ob. áginas B*23. 4.19 (on esta t+cnica8 "sgood y sus colaboradores intentan sobrepasar el puro recuento de .eto ponderando las proposiciones evaluativas..e no est' limitada al lengua.e po+tico8 como lo pretenden algunos autores.etiva8 no se trata8 pues8 esencialmente8 de una distorsión inducida por la polisemia de muc6os le@emas en las lenguas naturales. *erecen especial atención los8 traba.8 encontramos este roblema en la in%estigación documental automática en ciencias naturales.e8 la ráctica discursi%a.6asta nuestros d!as. +.

. Se trata de la de las diferenciales semánticas. 22 Csgood. Este caso no constituye una e@cepción improbable. +.eto.el 2ue el discurso rodu&ca y rom a asociaciones signi1icantes entre los t+rminos y los signi1icados. H. 1. 7. juicios de %alor sin máscara retórica alguna Bcomo 9Los c6inos son malvados: o 9Las 6uelgas son malas:C. )e. Suele suceder 2ue un editorial intente con%encer al lector8 produciendo la ad-esión mediante rocedimientos retóricos. 0anto los t+rminos anali>ados como las 9dimensiones atributivas: -2ue son de naturale>a similar a los 9e. D. <.la di%ersidad de estructuras sintácticas 2ue aparecen en los te@tos y las di1icultades de comparación de términos situados en estructuras di1erentes. En e1ecto8 para 2ue la t+cnica de "sgood sea aplicable8 el te@to ob.ontréal. C. P.. etc. G. 1. Las caracter!sticas 2ue tienen 2ue tener los te@tos para 2ue este m+todo sea aplicable no se encuentran m's 2ue en los te@tos-arte1actos8 producidos por las preguntas abiertas en cuestionarios o en propaganda poco ?til. 1. du \uébec a .eto atribuye al t+rmino en las di1erentes escalas sem'nticas8 21 In%estigación efectuada en el <eminario de Hnálisis Hutomático del Iiscurso dirigido or el autor. El procedimiento -2ue como veremos es discutible. y Dannembaum.U editoriales sobre el tema. di%ersos métodos automáticos a licados al mismo cor us$ HHI. 23 1reimas. o f Illinois Press.Si mencionamos a2u! el 9Evaluative &ssertions &nalysis:8 no es tanto por su utilidad real como instrumento de an'lisis8 como por 2ue en +l aparece ya un procedimiento para resolver un problema tradicional del an'lisis de contenido.emplo8 en an'lisis de editoriales de periódicos8 no produce8 a menudo8 ning?n resultado8 pues aun2ue la 9lectura inteligente: de los te@tos ponga de mani1iesto actitudes positivas o negativas respecto a 9ob.etos encuestados 2ue de1inan los t+rminos anali>ados8 atribuy+ndoles una posición en escalas de siete puntos en las 2ue los e#tremos son cualidades antitéticas.2ue la universalidad del 9diccionario: 2ue asigna interpretaciones a los signos 2ue se van a identi1icar despu+s en un 9corpus: de discursos borre diferencias semánticas entre los mismos t+rminos en di1erentes discursos. atributos del t+rmino-ob. <uci.22 Esta t+cnica presupone la introducción en la problem'tica psico-sociológica del an'lisis del discurso de una tentativa de solución al problema 2ue planteamos en el apartado anterior. H.eto anali>ado.ando de lado8 por el momento8 el problema planteado por los e1ectos de las trans1ormaciones sint'cticas del te@to inicial8 el 9evaluative assertion analysis: es un m+todo cuyo ámbito de a licación es muy restringido. 50 . 2ue constituyen una so1isticación adicional en los m+todos de an'lisis de contenido8 restringida a los cuestionarios. (uando se aplica este m+todo8 por e.consiste en trans1ormar las diversas estructuras sint'cticas en una estructura estandari>ada8 una 1orma canónica. La t+cnica de los 9di1erenciales sem'nticos: consiste en pedir a los su. En un estudio e1ectuado por el autor de este traba.es sem'nticos: en la Sem'ntica Estructural de Kreimas23 puedan ser de1inidos por el investigador o e@traerse del vocabulario del su.$ S+manti2ue Structurale8 ob.3B. <e em learon. Los procedimientos retóricos y argumentativos son procedimientos discursivos normales$ como mencionamos en el cap!tulo primero8 el 9discurso llano:8 9el grado cero de la escritura: es un ideal 2ue no se reali>a en ning?n discurso real.. >ni%. Los problemas planteados por las consideraciones precedentes sobrepasan con muc6o el 'mbito del 9Evaluative &ssertion &nalysis:8 pues est'n ligados con una caracter!stica universal de la pr'ctica discursiva8 ya mencionada.$ 06e *easurement o1 *eaning8 >rbana. "sgood la 6ace ?nicamente para los . cit. E. )ebemos tambi+n a "sgood y sus colaboradores el desarrollo de otra t+cnica importante para el estudio psico-sociológico del discurso.o8 comparando las posiciones de di1erentes periódicos de *ontreal respecto a una 6uelga de 1uncionarios8 no se logró encontrar ni un solo juicio de %alor e@pl!cito en un corpus de .uicios de valor8 pero otros autores generali>an este procedimiento a todos los enunciados.21 Los procedimientos argumentativos empleados consist!an esencialmente en 1iguras de car'cter meta1órico8 en sin+cdo2ues8 antonomasias y contraposiciones po+ticas diversas. además.uicios de valor.eto debe contener enunciados e%aluati%os e# lícitos. Ie artamento de <ociología.G. & partir del posicionamiento 2ue el su.etos de actitud: dados8 estas 9actitudes: no se mani1iestan siempre por enunciados e@pl!citos de . >ni%.3. A8 a?n m's8 2ue el sentido del discurso no pueda reducirse al signi1icado de sus unidades constitutivas8 de cual2uier nivel 2ue +stas sean..

Encontraron tres8 a partir de datos americanos.eto8 un verbo8 un complementoC. LPanalyse des donn+es8 París. Plon. 25 Lé%i*<trauss..en predicaciones. L+vi-Strauss8 con su modo de construcción de los mitemas.e. El eje semántico de 1reimas es el es acio*%acío*definido or un atributo y su negación lógica 'la (feminidad) es ara 1reimas sim lemente la (no*masculinidad)5. El análisis factorial clásico e#ige %ariables numéricas.es m's 2ue dudoso. )ado 2ue lo real se constata8 entre otras cosas8 como resistencia a los proyectos 6umanos8 las ciencias sociales 1ueron tomando conciencia de la necesidad de una teor!a del lengua.etos de otras lenguas8 los 9universales sem'nticos: se 2uedaron en dos *los dos primeros-.. mientras que en los de Csgood -ay sieteesta diferencia numérica es. G. Inicialmente8 la re1le@ión sobre la naturale>a de lo anali>ado -precisamente8 el discurso estaba casi completamente ausente-.6. una diferencia teórica.26 En un cierto sentido8 la semiolog!a estructural es otra escuela de 9an'lisis de contenido:8 1undada en concepciones teóricas de tradición di1erente8 pero 2ue conduce a an'lisis concretos 2ue no di1ieren muc6o de los8 del an'lisis de contenido americano. La 9obsesión cuantitativa: -2ue critican incluso los investigadores americanos m's so1isticados.9evaluación positiva %ersus negativa: y 91uerte %ersus d+bil:. Se 1ue tomando conciencia de su importancia en cuanto 2ue de esta 9naturale>a: se derivaban obstáculos. En este libro se encuentran los modernos desarrollos del an'lisis de correspondencias8 articularmente Ptil ara datos cualitativos8 ara categorías semánticas. &dem's8 el an'lisis 1actorial genera siempre 1actores.sino en el 2ue se va desarrollando en los Estados Hnidos en los aDos sesenta8 con preocupaciones ling !sticas y sem'nticas.se pueden com arar los mismos t+rminos en di1erentes su.trans1ormar estructuras 1r'sticas comple. La tercera era 9activo %ersus pasivo:. Los 1enómenos sint'cticos y retóricos en la generación discursiva del sentido 1ueron apareciendo como los obst'culos mayores en el proceso del an'lisis de contenido. &plicando la misma t+cnica a su. &un2ue estas categor!as 6ayan sido utili>adas como 9marco teórico: para los 9diccionarios:8 utili>ados en an'lisis de contenido8 su origen nos parece8 si no invalidarlos8 al menos generar varias dudas sobre su valide>. +. %or2ue8 no lo olvidemos8 el an'lisis 1actorial empleado por "sgood8 an'lisis cl'sico8 utili>a datos num+ricos By distancias de1inidas en espacios cartesianosC. 2. Si 6emos mencionado a2u! las dos t+cnicas desarrolladas por "sgood8 no es por2ue consideremos 2ue resuel%an problemas esenciales del an'lisis del contenido del discurso8 sino por2ue son tentativas de solución -y constataciones de la e#istencia* de problemas sintácticos y semánticos decisivos.F.24 "sgood y sus colaboradores 6an buscado8 con el an'lisis 1actorial de los datos suministrados por la t+cnica de los 9semantic di11erentials:8 los uni%ersales semánticos. "bviamente la semiolog!a 1rancesa y la sem'ntica estructural 2ue 6emos e@aminado en el cap!tulo precedente son8 tambi+n8 9an'lisis de contenido:8 aun2ue no en el sentido original del t+rmino -el de los aDos cincuenta.es sem'nticos: de Kreimas son seme. 26 Es interesante a untar que en los (ejes semánticos) de 1reimas sólo -ay dos %alores.2. "8 si se 2uiere8 el teoricismo de la sociolog!a 1rancesa..3B. di1icultades metodológicas y t+cnicas. 51 .B. Los métodos y el objeto de estudio El 9an'lisis de contenido: se desarrolló como un con. &un2ue8 desgraciadamente8 buena parte de las investigaciones en ciencias sociales no 6ayan a?n sobrepasado ese primer momento de la constatación de la necesidad instrumental de conocimientos 24 0en&egri.es8 2ui>'s8 la di1erencia esencial entre las dos apro@imaciones.etos8 as! como de1inir la 9distancia: entre di1erentes t+rminos en un espacio multidimensional8 utili>ando las t+cnicas del an'lisis 1actorial.el car'cter num+rico de los datos brutos -los valores en las escalas sem'nticas. y este atributo es una entidad8 mientras que ara Csgood el atributo es un !ndice de una dimensión semántica oculta. 6ace la misma operación 2ue "sgood en el 9Evaluative &ssertion &nalyis:. +.$ &nt6ropologie Structurale8 París. Iunod..antes a las categor!as de "sgood.as en 91rases simples: 'un su. 1. 1.unto de procedimientos de an'lisis del discurso8 centrados8 ante todo8 sobre las 9in1erencias: 2ue8 a partir del an'lisis pod!an 6acerse sobre una 9situación: social8 psicológica o 6istórica. fundamentalmente. A8 como lo 6emos mencionado anteriormente8 los 9e. En un primer momento8 esta necesidad 1ue e@clusivamente instrumentalJ la teor!a ling !stica era un puro medio para alcan>ar el mismo objeti%o$ anali>ar el 9contenido: del discurso..

30 Em leamos la e# resión (no conscientes) orque es más general que la de (inconsciente).$ (Essai de ratique sémiotiquee). Su descripción e@ige la utili>ación de conceptos algebraicos. Strat+gie8 %ol. +omo mencionamos en otro lugar. Los discursos en los 2ue las estructuras signi1icativas son dominantes32 son a2uellos en los 2ue el 27 Eíala. 1..e y 2ue no son reductibles al contenido.no puede ser atribuido al contenido del te@to8 pues un an'lisis demuestra 2ue el contenido de la mencionada octavilla es idéntico al de otros te@tos 2ue circulaban en Francia en el mismo momento y cuyos e1ectos sociales eran de di1erente naturale>a. Es decir8 2ue tanto en el te@to mismo como 1uera de +l deben e@istir estructuras y procesos 2ue co-determinan los e1ectos sociales de un mensa. Si dos te@tos de 9contenido: id+ntico producen e1ectos di1erentes8 puede suceder 2ue te@tos con contenidos di1erentes produ>can e1ectos id+nticos. 13. Pi&arro. E#iste un inconsciente (freudiano) y un inconsciente (ideológico). ?euc-@tel. cit. En e1ecto8 la interrogación sobre la relación entre el discurso y las ciencias sociales est' llegando a cuestionar la función social del sentido y el conce to mismo de significado.2< Las segundas8 2ue llamamos 9estructuras signi1icadoras:8 se re1ieren a a2uellos aspectos de la estructura discursiva 2ue son8 a la ve>8 condiciones objeti%as de la producción de e1ectos conscientes8 del signi1icado8 y roductores de efectos 2ue8 por no ser conscientes8 no son menos detectables. En e1ecto8 y aun2ue esta distinción no sea de car'cter ontológico8 sino metodológico8 las primeras designan a2uellos aspectos de la estructura discursiva 2ue producen un e1ecto consciente en el receptor.$ (4e roductions de Produits <ignifiants). y 4idou#. discutimos este tema. 32 Em leamos el término dominantes ara indicar que. la distinción -egeliana entre el conce to como entidad subjeti%a y como entidad objeti%a. <euil.o emp!rico8 constatan 2ue el efecto social es ecífico de la di1usión de un discurso dado -la octavilla del )r. Lo que %aría de un discurso a otro es el ámbito de eficacia de uno y otro ni%el estructural. /idou@827 nos autori>an a suponer 2ue estamos entrando en un nuevo per!odo de desarrollo de la problem'tica. Gacques Lacan formula esta conce ción diciendo que el sentido solamente e#iste ara el sujeto BEcrits8 París.//5. 1. En ?.3U Las estructuras signi1icadoras8 adem's8 no est'n compuestas por elementos ni por relaciones de car'cter sem'ntico o sint'ctico. En un e@tremo tendr!amos a2uellos discursos en los 2ue las estructuras signi1icativas son BcasiC enteramente dominantes.uicios de valor e@pl!citos. ?.3B. En el te@to mismo e@isten estructuras e1ectivas8 2ue pudi+ramos llamar significadoras.31 Si admitimos 2ue8 en la estructuración del discurso act?an estos dos niveles estructurales8 cuya e1icacia en los receptores no es de la misma naturale>a8 podemos8 entonces8 plantearnos el problema de la im ortancia relati%a de uno y otro nivel en los di1erentes tipos de te@tos y discursos. 6*. Los investigadores de Eeuc6Ytel acaban considerando 2ue el 9contenido: de un te@to8 el 9signi1icado interno: no es el ?nico 1actor 2ue determina los efectos sociales obser%ables de su circulación. P. 28 29 Pi&arro. 1. en todo discurso. 1. lantea un roblema real8 toda%ía or resol%er. &l problemati>ar la relación entre el 9contenido: o 9sentido: de un te@to y sus e1ectos sociales8 se est' cuestionando el objeti%o mismo del análisis de contenido.8. tanto en la roducción como en los efectos de cada discurso es ecífico.ling !sticos para anali>ar el contenido8 la mera e@istencia de traba. F!ala y /idou@8 en un traba. 52 .os como el de %ierre Fiala y (. 0ravau@ du (entre de /ec6erc6es S+miologi2ues8 nPm. Fuera del te@to e@isten 1enómenos sociales8 en sentido estricto8 como la 1orma de las redes de comunicación y la relación de estas redes con la reproducción de categorías sociales espec!1icas. En el polo opuesto de lo 2ue8 provisionalmente8 consideramos una dimensión ?nica8 encontrar!amos la 9literatura: -poes!a8 novela8 teatro-8 en donde las estructuras signi1icadoras ser!an dominantes.3F. 31 >n ejem lo de una de estas estructuras se encuentra en el ca ítulo L de nuestro &n'lisis estructural de la novela8 ob.discursos cient!1icos -cuyo ideal tipo es el teorema con postulados y reglas de deducción e@pl!citas8 o arte1actos construidos con 9lenguas 1ormales:-8 descripciones 9llanas:8 .2$ Eo es a2u! lugar de e@tenderse m's sobre este 9segundo per!odo: del cuestionamiento de las relaciones e@istentes entre las estructuras discursivas y los procesos y estructuras sociales. +. 0ruguera. ambos ni%eles estructurales *significati%o y significador* están resentes.el sentido del discurso8 siem re subjeti%o. (rimen y suicidio8 0arcelona. %ero s! importa mencionar a6ora 2ue la distinción entre estructuras significati%as y estructuras significadoras es de primera importancia para pro1undi>ar nuestra comprensión del funcionamiento y de la roducción social de los discursos. (6arpentier. pero 2u+ no tienen signi1icación propia8 2ue no son estructuras del signi1icado. .

53 .B. Se trata de considerar como equi%alentes los segmentos discursivos 2ue8 en el corpus anali>ado8 se presentan enmarcados en conte#tos idénticos o equi%alentes. 3arris publicó en 1<.o el t!tulo 9)iscourse &nalysis:83# 1ue el origen de una serie de traba. <. 3arris8 sin embargo8 piensa 2ue el an'lisis del discurso es8 metodológicamente8 inde endiente de la gramática. 34 7arris. La ?nica relación 2ue reconoce entre uno y otra es puramente contingente8 de car'cter e@clusivamente pr'ctico. Esta definición conte#tual de la equi%alencia tiene el m+rito de suprimir la necesidad de un diccionario para establecer clases de equi%alencia de morfemas* (omo lo 6emos indicado anteriormente8 la utili>ación de diccionarios para el an'lisis del discurso implica 2ue el signi1icado de los mor1emas se da por de1inido fuera del discurso.o8 bien conocido y de 1'cil acceso8 pero recordaremos el principio metodológico esencial en el 2ue se basa. El an'lisis de contenido de te@tos literarios 6a producido resultados e@tremadamente pobres. Esencialmente por2ue la 9e2uivalencia gramatical: de dos 1rases sólo puede establecerse tomando en cuenta el sentido de las palabras 2ue la 33 Ler.untos arbitrarios de 1rases:8 pero no de sucesiones de 1rases articuladas entre ellas y roducidas en una situación definida. %&todos de inspiración ling#ística 2.os sobre el an'lisis del discurso8 de considerable importancia para las ciencias 6umanas.unto de discursos8 la estructura signi1icadora puede mantenerse constante.untos arbitrarios de 1rases aisladas8 sólo se puede e@traer una %erificación de descri ciones gramaticales.$ (Iiscourse Hnalysis).2 ba. 1*B8. S.3. 6F. en y por la lengua8 con las consecuencias 2ue esto implica en cuanto al e@amen de las di1erencias entre dos o m's discursos y a la interpretación sociológica del an'lisis. La cr!tica 2ue 6emos 6ec6o de las ling !sticas saussuriana y c6oms5yana coincide enteramente con las posiciones de1endidas por 3arris en cuanto a las consecuencias8 para la ling !stica8 de limitarse al estudio de con.6.emplo privilegiado del caso 2ue acabamos de mencionar. 3arris conceb!a8 adem's8 el an'lisis del discurso como un m+todo capa> de permitir el e@amen de las relaciones entre la 9cultura y la lengua:8 entre el 9comportamiento no-verbal y el verbal:. (onsidera tambi+n 2ue 9la lengua no se presenta en palabras o 1rases independientes8 sino en un discurso seguido: y 2ue8 por lo tanto8 del an'lisis de tales con. La ling !stica 2ue se limita al estudio de la 1rase8 de 9con. en el árrafo anterior. 1.. Language8 %ol. . Los arte1actos discursivos generados por cuestionarios adecuadamente construidos y administrados puedan constituir un e. Esta trans1ormación de una 1rase en otra8 9gramaticalmente e2uivalente:8 plantea problemas de di1!cil solución al an'lisis del discurso. nuestra crítica de los l!mites del (e%aluati%e assertion analysis)$ en editoriales de eriódicos uede no 6aber enunciados e%aluati%os e# lícitos.33 &un2ue conviene retener 2ue8 cuando se controlan las condiciones de producción de un con. Eo resumiremos a2u! este traba. El análisis del discurso y la lingQística El art!culo 2ue Z. y el an'lisis de contenido puede suministrar una apro@imación su1iciente de la descripción de variaciones en las estructuras significati%as de éstos.la conveniencia8 para e1ectuar las necesarias comparaciones de conte@tos en el an'lisis del discurso8 de 9trans1ormar ciertas 1rases del te@to en 1rases gramaticalmente e2uivalentes:. W. En este art!culo8 3arris aborda el an'lisis del discurso en una perspectiva 2ue se puede caracteri>ar como una e@tensión del distribucionalismo 6.9an'lisis de contenido: es m's 1ecundo. 4.1. Eo 6ace 1alta ser un estudioso de la literatura para entender 2ue ni la estructura ni los e1ectos de un gran poema o de una gran novela se reducen a su 9contenido:8 y esto8 aun2ue se matice la de1inición del 9contenido: 6asta incluir en ella categor!as como las de 9temas: o 9im'genes:. %or el contrario8 cuando se utili>a el an'lisis de contenido para describir discursos en los 2ue priman las estructuras signi1icadoras8 la descripción producida por esta t+cnica no da cuenta m's 2ue de aspectos secundarios del ob.eto estudiado8 cuya relación tanto con el emisor como con el receptor puede ser contingente y carecer de signi1icación psicológica8 social8 6istórica o literaria.elmsleviano. e@cluye8 por ello8 toda posibilidad de 9tener en cuenta la situación social:.untos arbitrarios de 1rases y de separar8 no menos arbitrariamente8 el enunciado de sus condiciones sociales y psicológicas de producción.

En e1ecto8 en cuanto 2ue se e@amina una sucesión de 1rases 2ue se e@tiendan en un discurso8 oral o escrito8 la necesidad de atribuir a 91actores e@traling !st!cos: la determinación de las caracter!sticas estructurales del ob. reposando sobre +l. sicológicas y sociológicas. 54 . Esta solución es tan 9natural: 2ue suele ser aceptada sin critica./6 39 El (E%aluati%e Hssertion Hnalysis). estructural o generati%a. La lingQística...e. cit.etivo del an'lisis de 3arris-8 es imposible evacuar las cuestiones del 9para 2u+: Blo dice as!C y del 9por 2u+:. " un e#amen de los diccionarios em leados or el (Inquirer) o de los objeti%os de la gran mayoría de los in%estigadores que usan el análisis de contenido constituye una rueba suficiente.B. D.35 %ero en esta de1inición8 aparentemente sin consecuencias8 introduc!a en la ling !stica8 con1ortablemente instalada en el an'lisis de frases aisladas y. En e1ecto8 cuando se aDade a la pregunta de 92u+: dice el discurso8 la de 9cómo: lo dice -ob. )ado 2ue +sta sólo puede de1inirse en la estructura social8 el discurso viene condicionado por ella. el problema de la determinación social de los -ec-os concretos de lengua.8 p.eto anali>ado surge naturalmente. (omo veremos en el cap!tulo siguiente8 su utili>ación implica la reducción de la frase B6ec6o ling !sticoC a la ro osición Bentidad lógicaC. no busca otra cosa. 2. Si no se desligan estas di1erentes cuestiones 2ue pueden plantearse respecto al discurso8 entonces su an'lisis se inscribe en preocupaciones retóricas.eto de la acción837 libertad de elegir entre las alternativas o1recidas por los di1erentes niveles estructurales de los sistemas simbólicos interiori>ados 2ue constituyen la cultura. %ero no es a2u! lugar de e@tenderse en estas consideraciones8 2ue tienen ?nicamente la 1unción de designar un problema 2ue surge en el an'lisis del discurso cuando se acepta8 desprevenidos8 el trans1ormar una 1rase en otra para 6omogenei>ar los conte@tos de substitución. El 9an'lisis del discurso:8 de 3arris8 acaba utili>ando el sentido.39 %ero cuando se concibe 2ue el individuo ve sus actos determinados por la espec!1ica posición 2ue ocupa en las redes de relaciones sociales8 9su: discurso aparece como determinado tambi+n por esta posición social.comparte con la ling !stica el postulado de la libertad del su.componen. %or el momento8 no e@iste8 a nuestro entender8 ninguna gram'tica distribucional8 trans1ormacional o generativa 2ue sea capa> de producir una 1rase 9e2uivalente: a partir de cual2uier 1rase dada8 sin recurrir a consideraciones sem'nticas sobre los elementos 2ue la componen. El an'lisis del discurso se reduce entonces al análisis de contenido 2ue 6emos e@aminado ya en este cap!tulo8 interesado en detectar la presencia de actitudes y %alores del sujeto del acto.. 37 Iiscutimos estas cuestiones en la segunda arte de este libro. Pero estas relaciones las concibe como contingentes8 resultados de la libertad de selección de alternati%as del sujeto soberano. 7ar er Dorc-boo:. el discurso es un acto 2ue mani1iesta o e@presa los valores8 u orientaciones normativas8 2ue le con1iguran. <.38 %ara esta sociología. 1. et alter$ 0o4ard a Keneral 06eory o1 &ction8 ?eO "or:. El (Hnálisis automático del discurso) En su c+lebre art!culo8 3arris8 un pro1esional de la ling !stica8 de1inió el discurso como 9un enunciado seguido Bescrito u oralC:. W. el (cómo). el ( or qué) y el ( ara qué) se dice. &un2ue el 9an'lisis del discurso pretenda determinar no tanto (lo que el te@to dice:8 si no (cómo lo dice:8 el 9cómo: y el 92u+: acaban estando asociados en los procedimientos de trans1ormación de una 1rase en su e2uivalente. (uando se piensa8 adem's8 2ue la relación entre el 9cómo: se dice y el 9por 2u+: y 9para 2u+: se dice8 es una relación necesaria y no una pura contingencia8 se cuestionan radicalmente los 1undamentos de la ling !stica.$ "b. esto sólo puede 6acerse deslig'ndola del 9por 2u+: y del 9para 2u+:. de Csgood. La 9e2uivalencia gramatical:8 generada por la 9trans1ormación gramatical:8 es una de las nociones 2ue 1undan el actual pensamiento ling !stico. 1. por lo tanto8 se aradas de sus condiciones sociales y sicológicas de roducción.6. En el mismo cap!tulo tratamos de demostrar cómo esta reducción de la 1rase a la proposición -2ue 1unda la posibilidad de distinción entre sinta@is y sem'ntica 6ace imposible todo an'lisis del discurso como 6ec6o social... admite que -ay relaciones entre el (qué). La sociolog!a -una cierta sociolog!a. 38 Parsons.36 ?o es de e@traDar8 pues8 2ue el an'lisis del discurso 6aya interesado m's a los sociólogos 2ue a los ling istas. Si la cuestión del 9cómo: puede reducirse a la estilística. Entonces8 el discurso es m's un roducto social 2ue un acto individual y8 como 35 36 7arris.

para el an'lisis emp!rico de las ideolog!as8 en la de1inición mar@ista8 versión &lt6usser8 de estas ?ltimas. Parece ser que los desarrollos de la a licación de la informática no son frenados or barreras ideológicas. cit. 55 .$ C . En e1ecto8 en 1. Iirigido or PXc-eu#.con la teor!a 9mar@ista: de la ideolog!a./.ando de lado por el momento las cuestiones teóricas 2ue legitiman su uso8 el ''( se 1unda en concepciones similares a las de 3arris.ic-el$ &nalyse &utomati2ue du )iscours8 París.40 )entro de esta segunda concepción de lo social y de lo discursivo8 e@isten variantes importantes. PXc-eu#.43 El m+todo propuesto en ella puede resumirse como una automati>ación -parcial. )ada la amplitud del inter+s 2ue 6a suscitado y el n?mero de art!culos e investigaciones diversas 2ue8 a partir de +l8 en pro o en contra de +l8 se 6an publicado8 vale la pena e@aminar con alg?n detalle sus di1erentes etapas8 los conceptos utili>ados y los supuestos 2ue 1undan su articulación.. La in1luencia de la escuela de &lt6usser era muy grande entre los sociólogos europeos y el 9&nalyse &utomati2ue de )iscours: B2ue8 siguiendo la detestable moda del uso de iniciales entre los disc!pulos de &lt6usser8 %^c6eu@ designa por HHI5 promet!a trans1ormarse8 nada menos 2ue en un instrumento -dautom'ticoc.de los procedimientos de 3arris8 ligada -a veces m's declarativa 2ue realmente. . se desarrolló oco tiem o antes. %ara ello utili>a 9materiales: diversos desde teor!as ling !sticas 6asta investigaciones psico-sociológicas8 pasando por el an'lisis de contenido americano Bcita I de Sola-%ool y %.o de %^c6eu@ suscitó un gran inter+s sobre todo en Francia8 pero tambi+n en Sui>a8 =+lgica e Italia. de P././/.## 40 41 Ler Pi&arro..todo producto8 tiene una 9utilidad: Bo productividadC y resulta de un proceso de producción socialmente determinado. *ic6el %^c6eu@ publica en %ar!s su tesis de doctorado de tercer ciclo8 ba. 43 El nPmero B3 de la re%ista Langages8 de mar&o de 1. )e 1ormación 1ilosó1ica8 preocupado por cuestiones epistemológicas8 pero con una clara vocación cient!1ica8 %^c6eu@ intenta plasmar en protocolos de observación y de an'lisis emp!rico la concepción de la ideolog!a 2ue su maestro 6a ido desarrollando en los seminarios de la calle de Hlm. ?. 42 El (Inquirer). cit.#1 /edactada en 1<678#2 de1endida en 1. <tone y colaboradores. la tesis de %^c6eu@ es el origen de numerosos traba. y la e# osición del método se ublicó en 1.8 )@nC B1C8 repr+sentatives de cet +tat8 d+terminer la structure du processus de production B∆#C 2ui correspond ] fx8 cPest-]-dire lPensembles des domaines sémantiques mis en . 1. %robablemente este inter+s era debido m's a las intenciones 2ue a los resultados del m+todo en +l propuesto. . *ic6el %^c6eu@ es un disc!pulo de Louis &lt6usser8 2ue traba. (omo dec!amos8 y de. StoneC y por la problem'tica de la traducción autom'tica..o el t!tulo de Hnalyse Hutomatique du Iiscours. 3a sido dentro de esta 9escuela: sociológica donde el 9an'lisis del discurso: 2ue 3arris propuso en 1<.8 . 63*6F.eu dans )@ ainsi 2ue les relations de dé endance e@istant entre ces domaines:...2 se trans1ormó en alternativa al 9an'lisis de contenido: y se vinculó8 por una parte8 a la teor!a de la ideolog!a y8 por otra8 a las modernas tentativas de aplicación de la in1orm'tica en ciencias sociales. El traba.3../F.ó con +l en la 9Ecole Eormale Sup+rieure:8 2ue nunca rompió sus v!nculos intelectuales8 pol!ticos y amistosos con su maestro.. constituye un balance de la in%estigación y da una buena idea de su am litud y de sus rotagonistas.os 2ue 6an venido reali>'ndose -sobre todo en Europa. Evidentemente8 esta variante de la segunda concepción8 de la social mencionada en el p'rra1o anterior8 es la de1endida por la sociolog!a mar@ista. Hna de ellas8 la m's generali>ada8 consiste en utili>ar como mediación entre la estructura social y la estructura discursiva8 la noción de ideología. o . %^c6eu@ de1ine el problema 2ue se 6a planteado y en el 2ue el HHI nos es propuesto como una solución en los t+rminos siguientes9etant donn+ un +tat d+1ini des conditions de production dPun discours-monologue )@ Bsoit fxC8 et un ensemble 1ini de r+alisations discursives empiri2ues de )@ Bsoit )@18 )@28 . asociada a la de clase social.desde entonces. 44 PXc-eu#. está enteramente dedicado al análisis del discurso..$ (4e roduction et Produits <ignifiants). Iunod.

En el primer caso el sentido de los t+rminos es diferente y en el ?ltimo idéntico.8 )@nC8 %^c6eu@ designa un conjunto dado de discursos Bun con.unto B)@18 )@28 ..unto 1inito de reali&aciones discursi%as em íricas re resentati%as de )@ Bes decir8 )@18 )@28 .cuando la posibilidad La nota del te#to citado distingue I#i 'un discurso dado del conjunto indefinido * I#5 de una subsecuencia.. solamente el con.Los conceptos 2ue %^c6eu@ relaciona en este p'rra1o son8 pues.unto de relaciones de de endencia entre estos dominios8 considerados ambos como una descripción emp!ricamente adecuada de la estructura del 9proceso de producción ]# 2ue corresponde a f@:.unto de 9reali>aciones discursivas emp!ricas: B)@18 )@28 . El punto de partida de la re1le@ión de %^c6eu@ es la noción de sinonimia y su relación con la de conte#to.8 )@nCI #XC Hn roceso de roducción ]#.unto de dominios semánticos y de un con. En la concepción cl'sica8 se a1irma de dos términos 2ue son sinónimos cuando tienen el mismo sentido.unto de 9dominios sem'nticos: y de relaciones de dependencia entre ellos.a un con. Esta 1ormulación nuestra tiende a subrayar 2ue8 de los seis conceptos empleados por %^c6eu@ en la de1inición del problema 2ue pretende resolver con HHI.uego en )@C y por 6XC Las relaciones de de endencia e@istentes entre esos dominios sem'nticos. Los dominios sem'nticos y sus relaciones de dependencia son los resultados de la aplicación del HHI a los datos brutos. el segundo8 consistente en e@aminar la signi1icación teórica y metodológica de los resultados de la aplicación del HHI a un con. Es decir8 2ue damos f@8 )@ y ]# por de1inidos de manera satis1actoria y 2ue consideramos como cient!1icamente 1undadas las relaciones 2ue %^c6eu@ establece entre ellos y los datos B)@18 )@28. el e@amen cr!tico de este segundo nivel en la discusión del HHI e@ige 2ue cuestionemos los tres conceptos 2ue carecen de re1erencia emp!rica e@pl!cita en el m+todo Bas! como sus relaciones con los datos y los resultados del HHI5$ condiciones de %roducción f@. arte de I#i.1XC Hn estado de1inido de las condiciones de roducción de un discurso-monólogo8 F@I 2gC Hn discurso-monólogo8 )@I 3XC Hn con. discurso*monólogo )@ y roceso de roducción de )@8 ]#. El primero8 2ue consiste en discutir los procedimientos t+cnicos By su .unto de dominios semánticos Bpuestos en . seleccionados mediante criterios de los 2ue 6ay 2ue e@aminar la pertinencia8 as! como su relación con las teor!as 2ue 1undan la interpretación de los resultados del an'lisis.. %odemos entonces concentrarnos en el e@amen cr!tico del primer nivel8 compar'ndolo con otros m+todos de an'lisis del discurso. cuya estructura viene de1inida por ..8 )@nC8 se llega a un con.. 56 . %^c6eu@8 siguiendo la tradición distribucionalista de la ling !stica estructural8 considera 2ue la a1irmación de la identidad del sentido de los t+rminos es el resultado de la constatación de 2ue se puede sustituir el uno or el otro.enos al HHI como tal8 se consideran como re resentati%os de (I#)..8 )@nC de 9reali>aciones discursivas emp!ricas: representativas de )@ -pero no )@ mismo.unto de octavillas8 o una serie de respuestas a un cuestionario8 por e..unto de discurso -los datos.unto de dominios sem'nticos interrelacionados por relaciones de dependencia8 es necesario entender 2u+ es un dominio semántico y cómo se de1inen y se anali>an las relaciones de dependencia entre dominios sem'nticos. permite la constitución de un con.8 )@nC: 2ue8 en 1unción de criterios a. Hn e@amen cr!tico del m+todo HHI tiene 2ue distinguir dos ni%eles anal!ticos.unto 1inito de reali>aciones concretas emp!ricas B)@18 )@28 . %uede ocurrir8 obviamente8 2ue la sustitución de un t+rmino por otro no sea posible en ning?n conte@to o 2ue lo sea en varios o en todos los conte@tos posibles. El HHI es un m+todo de an'lisis 2ue8 a partir de 9un con. En e1ecto8 con el con.y los dominios semánticos y las relaciones de de endencia. %ara describir el paso de un con.....unto B)@18 )@28 .emploC8 2ue constituyen los datos sobre los 2ue opera el HHI.usti1icación teóricaC por los 2ue8 a partir de un con. %ero8 lo 2ue condiciona la posibilidad de la sustitución es 2ue cuando se opera en un conte@to dado8 el significado de la secuencia siga siendo el mismo. &dem's8 son los ?nicos t+rminos 2ue designan entidades concretas en el HHI en cuanto m+todo. Supongamos8 por el momento8 2ue el segundo nivel no representa problema alguno. tienen una referencia em írica e# lícita..#. 45 Iistinguiremos el HHI en cuanto m+todo de los fundamentos teóricos del HHI. El caso m's interesante es el segundo.unto de datos. Ii.8 )@nC y resultados Bdominios sem'nticos y relaciones de dependencia entre ellosC de la aplicación del HHI a los datos.XC Hn con.

48 Leremos des ués cómo esta osibilidad de no usar diccionario en el análisis no se reali&a efecti%amente.adas por el protocolo de an'lisis. %^c6eu@ llama efecto metafórico al 91enómeno sem'ntico producido por una sustitución conte@tual: y considera 2ue el des la&amiento de sentido entre ' e y producido por una sustitución conte@tual 9es constitutivo del asentidoa designado por ' e y:8#7 lo 2ue e2uivale a a1irmar 2ue en las lenguas naturales8 la meta-lengua es la lengua misma.8 p8 )28 E2C8 donde- Fi [ 1orma del enunciado )i [ determinante E8 [ nombre componen el sintagma nominal su. [ adverbio p [ preposición )2 [ determinante componen el sintagma nominal su. 50 E#iste una %ersión en Hlgol. '4eali&ada or .36. Es..#< La t+cnica 2ue %^c6eu@ nos propone tiene dos etapas distintas. 49 La definición.untos de enunciados en los 2ue se operan sustituciones conte#tuales. relati%a al cor us en 2ue se identi1ican los conte@tos de sustitución. la osibilidad de sustitución en todos los conte#tos osibles es. desarrollada en la >ni%ersidad de +iencias <ociales de 1renoble. im osible definir todos los conte#tos osibles or enumeración.de sustitución es relati%a al conte#to. se encuentra en PXc-eu#. Los enunciados tienen una estructura canónica8 descrita por categor!as gramaticales8 2ue es la siguienteEn [ Fi B)i8 E28 .. B1.5 57 .eto [ SE1 . & partir de estas concepciones8 %^c6eu@ nos propone una t+cnica para identi1icar esos conjuntos de conte#tos de sustitución 2ue de1inan lo 2ue otros llaman 9sentido:. 1B. &?n m's importante y atractivo ser!a 2ue8 ' partir de esta concepción8 el an'lisis del discurso no re2uiriera diccionario848 con lo 2ue los resultados de las comparaciones entre discursos no se ver!an a1ectadas por la imposición8 e@terior al discurso mismo8 de de1iniciones universales del sentido 2ue uni1ormaran los discursos comparativos8 borrando as!8 al menos en parte8 las di1erencias buscadas. Estos con. La 1inalidad de esta primera etapa es8 evidentemente8 la generación de conte@tos formalmente -omogéneos. . ya que se uede siem re in%entar uno más.U La primera etapa consiste en la producción de descri ciones de los discursos 1initos como grafos. 2ue permitan la reali>ación de comparaciones t+rmino a t+rmino8 indispensables para acabar constituyendo los dominios sem'nticos.eto [ SE2 E2[ nombre 46 La sinonimia absoluta. 47 Ibid. una e#tra olación al infinito del caso dos.untos definen el (sentido) de los términos sustituidos.unto 1inito de secuencias en los 2ue la sustitución es posible. cuyos puntos son enunciados estandari&ados y cuyas 1lec6as representan relaciones gramaticales entre enunciados estandari>ados. Iu ra&.8 . [ verbo &). %or lo tanto8 anali&ar un discurso es8 precisamente8 de1inir los con. La primera no est' automati>ada8 mientras 2ue la segunda es e1ectuada por un programa 2ue8 inicialmente8 1ue escrito en Eortran. El efecto metafórico es8 pues8 la sustancia misma de lo 2ue designamos con el t+rmino sentido.. Los (dominios semánticos) son8 en suma8 estos conjuntos de conte#tos de sustitución. más técnica.8 &).. ara PXc-eu#. cit.. %^c6eu@ le llama 9enregistrement des sur1aces discursives:. La trans1ormación del discurso en un gra1o de este tipo supone el reali>ar un an'lisis gramatical de las 1rases 2ue lo componen8 para trans1ormarlas en enunciados est'ndar BcanónicosC relacionados entre ellos por una u otra de las relaciones pre1i.#6 En este caso8 se sustituye un t+rmino por otro 2ue8 aun no siendo un sinónimo en el sentido cl'sico8 no cambia el signi1icado del con. " esta de1inición es8 obviamente8 conte#tual. e%identemente. en 1. o .

El autor de este trabajo -a ada tado al es aVol el método de transformación de frases en enunciados ro uestos en el (.36.anual) '<an Iiego. Eo entraremos tampoco en los detalles del algoritmo. D.unto de enunciados canónicos ligados por un con. et PXc-eu#.$ (. %ero siguen siendo ambiguas e incompletas. +.1 2ue contiene reglas m's e@pl!citas y detalladas sobre cómo operar la trans1ormación. la %o& Bactiva o pasivaC y otras caracter!sticas8 esencialmente asociadas con el verbo8 pero 2ue act?an sobre el enunciado en su totalidad. 58 .el caballo corre por la pradera E2. el análisis -2ue8 en este caso est' in1ormati>ado. El resultado de la primera etapa consiste8 pues8 en dos con. Estos son 1os datos sobre los 2ue opera la segunda etapa del m+todo HHI. distinguida de las otras relaciones posibles con el signo h1. En 1<728 (laudine 3aroc6e y *ic6el %^c6eu@ publican un 9*anual para la utili>ación del m+todo del an'lisis autom'tico del )iscurso:8.unto E. 2ue unen8 cada una8 dos enunciados del con.etivo de la trans1ormación del discurso en enunciados 9canónicos:8 relacionados entre ellos8 es 2ue (las diferencias debidas a la %ariación de las construcciones sintácticas sin %ariación 51 7aroc-e.el del primer enunciado8 seguido del n?mero 2ue indica el tipo de relación y del segundo enunciado. /ecordemos 2ue el ob. (on esta 1orma del enunciado8 una 1rase como. %ara 2ue un protocolo de trans1ormación del discurso en un con. &. 0ambi+n se introducen en memoria las relaciones binarias entre enunciados. EnC y otro de relaciones binarias. 1. . El enunciado va identi1icado por un n?mero.. In1ormations8 1. el modo.de esos enunciados y de sus relaciones8 para llegar a de1inir los dominios semánticos. Eos contentaremos con este e.usti1icaciones ling !sticas de las di1erentes etapas de este protocolo.8 %8 )28 E2C8 en los 2ue se introduce la palabra 2ue corresponde.untos8 uno de enunciados canónicos8 E [ BE18 E28 E3..unto de relaciones 1uera capa> de representar de manera com leta y uní%oca cual2uier discurso8 la gram'tica 2ue 1unda el protocolo tendr!a 2ue ser una teor!a adecuada y completa de la lengua.3B5. 1B '15$ áginas 1B*.el caballo ∊ de Luan En dos enunciados Ben los 2ue el lugar del adverbio est' sin ocupar8 y8 en el segundo8 el lugar de )2 est' vac!oC8 para representar la 1rase inicial8 van ligados por la relación de dependencia h18 2ue indica 2ue el segundo enunciado8 en el 2ue el s!mbolo e en el lugar del verbo signi1ica 9es:8 es una representación de la función de la e@presión 9de Luan: en la 1rase inicial. Estas relaciones 2ue tienen la 1orma Ei / E. Lo cual es8 dic6o sea de paso8 normal.8 se traducen en tres n?meros. En la memoria del ordenador se organi>a un espacio id+ntico para cada enunciado8 subdividido en oc-o 9ca.9el caballo de Luan corre por la pradera:8 tiene 2ue ser descompuesta en dos enunciados$ E1.anuel our l= utilisation de le mét-ode de l=analyse automatique du discours 'HHI5)..La 91orma del enunciado:8 Fi8 indica el tiem o.emplo elemental del proceso de 9registro de la super1icie discursiva: y no reproduciremos a2u! el protocolo de trans1ormación del discurso en enunciados y relaciones entre enunciados 2ue nos propone el autor. 0ampoco entraremos en la discusión de las . En el libro publicado en 1<6U 6ay una larga descripción8 2ue es mani1iestamente insu1iciente. "bviamente8 tal gram'tica no e@iste..8 &)..as: Bo t+rminosC8 una para cada una de las categor!as mor1o-sint'cticas del enunciado BFi8 )18 E18 . Esta se representar!a8 pues8 conoE18 h18 E2 E18 y E2 ser!an dos untos del gra1o 2ue representa el discurso8 y h1 8 ser!a una flec-a. Eos contentaremos con subrayar los principios sobre los 2ue se 1unda8 para poder e1ectuar un e@amen adecuado de los supuestos y de los l!mites del m+todo.

ada de antemano8 elegida por el analista.untos.. con lo 2ue la estimación de la pro@imidad entre Ei y E. Esta comparación se reali>a autom'ticamente. Llamemos p a esta medida. . con las mismas relaciones binarias. E5 / El )os pares de enunciados constituyen una 9>ona de similitud s! % 1 j % %2 2 k %l donde %l es una borna 1i.@1 j . Si sumamos los oc6o n?meros de it8 tendr!amos el valor 68 y este valor ser!a una estimación de la seme. Ibid.emplo8 los valores siguientesF 3 )1 E1 . cit. un cero8 en el vector i. % )2 E2 Ei E.eto BE1C8 el mismo verbo8 la misma proposición8 el mismo determinante y el mismo nombre-ob.@1 j 3@U j 2@1 j .eto. & partir de las 9>onas de similitud:8 el programa construye 9cadenas de similitud:8 sucesiones de 9>onas de similitud: articuladas entre ellas por relaciones binarias.8 .an>a entre Ei y E.. Este vector est'8 pues8 compuesto por oc6o n?meros 2ue son o ceros o unos. en el mismo sitio y -omogéneas Los dominios as! constituidos son8 pues8 con.a: Bcategor!a mor1o-sint'cticaC son iguales8 se inscribe un 1 y si son diferentes. de la misma longitud.untos de secuencias de enunciados m's o menos similares entre ellos. &). Ei / E. %ero8 si consideramos8 como es el caso8 2ue la igualdad del %erbo o de E1 y E2 es más im ortante 2ue la de )18 8 )28 % y &). 59 .2 para poder comparar t+rminos di1erentes en conte@tos similares o id+nticos. 52 53 PXc-eu#.emplo8 i [ B18 U 1 1 U 1 1 1C para dos enunciados Ei y E. El programa e@amina los enunciados dos a dos8 comparando lo 2ue contienen las 9ca. 3 % 3 )2 E2 2 ..as: correspondientes a cada una de las oc6o categor!as gramaticalesF ) E . Si los contenidos en la misma 9ca.semántica se %an eliminando lo más osible).8 podemos onderar la suma con8 por e. (on base a estas comparaciones iniciales se puede estimar la seme.53 Esta larga e@posición de los principios del an'lisis autom'tico del discurso va a permitirnos subrayar los problemas esenciales 2ue su utili>ación plantea.8 lo 2ue signi1ica 2ue los dos enunciados tienen el mismo nombre-su.@1 [ 22.r 2ue corresponden a las oc6o categor!as gramaticales del enunciado.$ "b. 18/*183. Finalmente8 se construyen los dominios semánticos como conjuntos de cadenas de similitud. Eo entraremos en el detalle de sus de1iniciones ni del algoritmo 2ue las produce. El grado de similitud depende8 obviamente8 no sólo de las caracter!sticas del discurso8 sino tambi+n del %alor de la borna %l. )e la misma manera se puede estimar la pro@imidad entre los pares de enunciados ligados por la misma relación binaria. Las relaciones entre los dominios sem'nticos se tipi1ican en 1unción del origen de las secuencias combinadas con operaciones sobre con. ser!a 3@1 j 2@U j . . F.8 . %odr!amos tener8 como e. &).. 2 .an>a entre dos enunciados ponderando los oc6o elementos del vector n8 2ue son ceros o unos8 .

Se trataba de las nociones de condiciones de roducción ^# y de roceso de roducción ]# de un discurso* monólogo )@. el con.El primero de ellos y8 a nuestro entender8 el m's importante8 es 2ue8 a pesar del ad. En la perspectiva sem'ntica propia de un an'lisis del discurso enteramente co6erente8 la trans1ormación de 1rases en otras e2uivalentes tendr!a 2ue ser una operación resultante de un an'lisis del discurso previo. (ontribution ] la construction dPune grammaire de reconnaissance du 1ranSais8 D-Use du Ioctorat de B. %retendemos8 adem's8 2ue se trata de una revolución imposible8 por ra>ones 2ue mencionaremos en el cap!tulo siguiente.etivoC de esa trans1ormación. es uno de los resultados en el camino seguido. Es a6ora ocasión de e@aminarlos..etivo 9autom'tico: 2ue se utili>a en su t!tulo8 el m+todo no es enteramente automático. 1. Si8 por el contrario8 el valor de la borna es ba.  (omo di..untos de cadenas 2ue constituyen los dominios sem'nticos. Aa mencionamos 2ue el 6aberlo 6ec6o supondr!a una 9revolución: en ling !stica. *ic6ael %^c6eu@ 6a intentado8 con sus colaboradores8 desarrollar esas gram'ticas de reconocimiento854 pero8 por ra>ones 2ue nos parecen esenciales8 no lo 6a conseguido. %ero los dominios sem'nticos contendr'n cadenas de enunciados tan distintos 2ue ser' di1!cil considerarlos como met'1oras rec!procas 2ue de1inan un campo sem'ntico. %ero 6abr' pocos dominios sem'nticos8 y +stos contendr'n pocas cadenas8 con lo 2ue se 6abr' perdido gran parte de la in1ormación inicial. "bviamente8 el m+todo de %^c6eu@ emplea conceptos gramaticales en los 2ue se apoya para anali>ar las 1rases y transformarlas en enunciados canónicos articulados entre ellos.. 3emos mencionado el problema de. %or2ue la trans1ormación gramatical de la 1rase presupone una interpretación del sentido. Si el valor de la borna es alto8 los dominios sem'nticos contendr'n cadenas de enunciados muy seme.8 )@nC de 9reali>aciones 54 La tesis de +at-erine Euc-s. )esde el punto de vista ling !stico8 se podr!an criticar los procedimientos empleados por %^c6eu@. Los datos sobre los 2ue se aplica el HHI.o8 tendremos muc6os dominios sem'nticos y +stos ser'n amplios. (omo lo demostramos en el cap!tulo siguiente8 el transformar una construcción en otra 9e2uivalente: es una operación 2ue8 aun2ue se 6aga 9bien:8 in%alida el an'lisis del discurso.imos anteriormente8 tanto la selección de los datos como la interpretación de los resultados del HHI est' determinada por tres conceptos 2ue e@cluimos8 provisionalmente8 del an'lisis del m+todo8 consider'ndolos como m's teóricos 2ue metodológicos.antes8 2ue podr'n ser considerados como 9met'1oras: rec!procas. %ero8 desde nuestro punto de vista8 el problema planteado por el protocolo de transformación del discurso en enunciados y relaciones es muc6o m's pro1undo 2ue el 2ue puede ser identi1icado dentro de la perspectiva ling !stica8 el seDalar la inadecuación de tal an'lisis o de tal regla. "tro aspecto del m+todo re2uiere e@amen8 aun2ue8 relativamente al problema 2ue acabamos de mencionar8 tiene una importancia muy secundaria. <i esto nos parece un problema importante8 no lo es en 1unción de una valoración e@cesiva de la in1orm'tica8 sino por2ue el 6ec6o de 2ue no se 6aya podido in1ormati>ar el 9enregistrement de la sur1ace discursive:8 la trans1ormación de los discursos 9brutos: en series de enunciados y de relaciones binarias entre ellos8 es un !ndice del car'cter inter retati%o 'y tambi+n sub..a m's o menos elevado. Se trata de 2ue8 como 6emos indicado8 la 9cercan!a: entre dos enunciados y8 por lo tanto8 la cercan!a entre las cadenas de enunciados8 se estima num+ricamente8 ponderando los componentes id+nticos en ambos y sumando esas ponderaciones.31. Luego8 estas ponderaciones son comparadas con una borna y si su valor es igual o mayor 2ue +sta8 los enunciados son retenidos para constituir los con. Es obvio8 pues8 2ue 6abr' m's o menos dominios sem'nticos y 2ue +stos tendr'n un n?mero mayor o menor de cadenas8 seg?n 2ue el valor de la borna se eli. 60 .unto B)@1.em +ycle. >ni%ersité de Paris.se puede demostrar el l!mite de la gram'tica trans1ormacional8 impl!cita o e@pl!cita8 por +l empleada8 o la inco6erencia de sus planteamientos gramaticales trans1ormacionalistas con las ideas generativistas 2ue aparecen de ve> en cuando en su e@posición. la ine#istencia de 9gram'ticas de reconocimiento: de las 1rases 2ue sean capaces de operar8 autom'ticamente8 el an'lisis de la estructura 1r'stica 2ue constituye el primer paso 6acia su trans1ormación en enunciados relacionados entre ellos.

y PXc-eu#. 1. .unto de dominios sem'nticos y sus relaciones. 61 .. %ero mientras 2ue en estad!stica aplicada sabemos cómo se elige una muestra representativa y e@iste una teor!a del muestreo8 en este caso los criterios de la 9representatividad: 2ue el con..B.unto de discursos concretos para anali>arlos es un con..untos ordenados de 91ormaciones imaginarias:. Ctros cam os..B.8 ..57 2..unto de discursos B)@1.unto 1inito de 9reali>aciones discursivas emp!ricas: 2ue no 6acen m's 2ue re resentarlo* no est' de1inido m's 2ue por la articulación de la lengua L y de un estado dado de las condiciones de roducción Bdde )@cC A8 dando por de1inida la lengua L Bya es muc6o suponerC8 2ueda a?n por de1inir 2u+ son esas 9condiciones de producción:8 sin las 2ue ni el proceso de producción de )@ ni el mismo )@ tienen una de1inición adecuada. En cual2uiera de los casos8 las 9condiciones de producción: no permiten la de1inición de )@8 al menos tal y como est'n definidas por %^c6eu@. 62. Los discursos-datos son representativos de )@8 como una muestra es 9representativa: de un universo Ben estad!sticaC.unto de discursos posibles B)@1.sino otra cosa.ados Bpor 55 56 PXc-eu#.31 'B*25$ áginas /F1*382. En e1ecto8 podemos leer e@presiones como 9proceso de producción de )@: y 9condiciones de producción de )@:8 los discursos concretos anali>ados8 re resentan a )@.. &nnales8 1.8 Tcómo se las puede de1inir si se e@cluye de su de1inición los discursos 2ue las mani1iestan Bo 2ue ellas producenCF 3asta a6ora8 2ue nosotros sepamos8 y en todas las ciencias 6umanas8 se llega a de1inir las 1ormaciones imaginarias -a artir del análisis del discurso*..unto de discursos posibles8 di1erenciado de un con. entonces llamarlas 9condiciones de producción: es8 sencillamente8 un abuso de lengua. En la pr'ctica del HHI. %rimeramente8 se 6a establecido el lé#ico de corpus discursivos 6omog+neos -la obra de un autor dado.son representativos. 0anto m's cuanto )@1 no es un universo8 sino 2ue est' de1inido como un8 discurso . 57 1ayot.. A esto aun2ue el proceso de producción tenga una estructura de1inida por el con.$ (4ec-erc-es sur le discours illuministe en TLIII siUcle$ Louis +laude <aint . Hnali&ando el discurso de %^c6eu@8 llegamos a dar una de1inición conte@tual de )@.unto de discursos posibles generado por un proceso de producción de1inido a su ve> por la combinación de unas 9condiciones de producción: dada con un sistema ling !stico8 dado. . La lectura del te@to comentado nos decepciona8 pues no encontramos en +l ninguna de1inición e@pl!cita y satis1actoria de )@8 ese 9discurso: 2ue se utili>a para de1inir tantos otros t+rminos...unto B)@1.y se 6an calculado las frecuencias de los di1erentes elementos del vocabulario. 1eli>mente8 lo 2ue 1unda la unidad de )@8 lo 2ue8 dic6o sea de otra manera8 nos autori>a a seleccionar un con.artin et les circonstances)... )e las 9condiciones de producción: ^#8 %^c6eu@ nos dice 2ue son con.$ "b. 2#... del 2ue el con. " si no lo e#cluimos. /egla 1.8 )@nC tiene respecto a )@8 est'n menos claramente establecidos.unto de conceptos 2ue8 aun2ue carentes de de1inición dentro del libro de %^c6eu@8 tienen re1erencias emp!ricas claras y se asocian con cuestiones sociológicamente relevantes.os le@icogr'1icos y en estad!stica ling !stica.. Lo malo es 2ue el 9proceso de producción: de )@ -2ue es lo 2ue nosP permitir!a de1inir )@ como un con. cit.8 )@nC8 ser!a entonces una 9muestra:... Ibid.. En una segunda etapa8 1avorecida por las aplicaciones de la in1orm'tica8 se 6a procedido al an'lisis de conte#tos de un t+rmino dado y al estudio de co*ocurrencias de t+rminos en conte@tos pre1i.. %ero si las 91ormaciones imaginarias: son8 precisamente8 imaginarias. <i e@cluimos el discurso como dato o s!ntoma de las 1ormaciones imaginarias8 entonces +stas carecen de de1inición. Se puede interpretar )@ como el con.8 )@nC -2ue %^c6eu@ llama 9reali>aciones discursivas emp!ricas:. El 9an'lisis del discurso: se 6a reali>ado8 con menos ambiciones teóricas8 en traba. Es obvio 2ue la ?nica interpretación posible de este contrasentido es considerar 2ue lo 2ue nuestro autor llama 9un discurso )@: no es un discurso en el sentido usual del t+rmino -2ue designa una entidad emp!ricamente de1inida.e.8 p.6 )e ese con..discursivas emp!ricas: est' relacionado con )@ por el t+rmino 9representativo:.

$ "bviamente8 en ning?n tratado de matem'ticas se encuentran8 con 1recuencias signi1icativas8 pronombres personales..3B. El estudio de las co-ocurrencias se 6a podido me.emplo8 de punto a puntoC.. descritos y clasi1icados8 trans1ormados en datos$ " conocemos muy pocos datos sobre la producción social de discursos y de te@tosI la mayor!a de los estudiosos -y8 sobre todo8 los ling istas. . Los estudios le@icom+tricos de te@tos pueden dar lugar a an'lisis comparativos de las producciones discursivas en grupos sociales dados8 en circunstancias pre1i.. e1ect?a un an'lisis de las di1erencias entre los discursos de di1erentes grupos pol!ticos en universidades di1erentes8 recurriendo a m+todos8 como el an'lisis de correspondencias8 2ue8 aplicados a la relación entre las 1recuencias de ocurrencias y co-ocurrencias l+@icas y los grupos 2ue originan los te@tos8 permiten el establecimiento de pro@imidades y distancias sin recurrir a 6ipótesis teóricas arriesgadas y sin e1ectuar interpretaciones del sentido de las 1rases Bsin trans1ormarlas. 1.... Paris.se contentan con la interpretación de sus lecturas y el 9recuerdo: de discursos.es de programación utili>ados y en cuanto a las di1erentes posibilidades 2ue o1recen al usuario8 pero con la 1inalidad com?n de permitir la reali>ación de an'lisis8 del g+nero mencionado en el p'rra1o precedente8 de cual2uier tipo de te@tos 2ue se introdu>ca en memoria.. 58 5< ?oel. 1. Estas comparaciones entre 9corpus:8 si no revelan caracter!sticas 9estructurales:8 son s!ntomas 2ue pueden orientar un cuestionamiento8 cada ve> m's comple. T(arece de importancia el saber 2ue en ciertos te@tos literarios m's del 1.$ 0esis de )octorat de troisiVme cycle en Litt+rature8 >ni%ersité de Paris. +-am Libre. Iemonet. Hn e.. )e ambiciones teóricas modestas8 estos programas 6an permitido la reali>ación de estudios de estil!stica y de semiótica literaria e@tremadamente re1inados. %ero8 2ui>'s la ilusión del sentido es similar en sus variaciones8 a las del brillo de los planetas en noc6es di1erentes para los o.3F 62 . (reemos 2ue el desarrollo de una teor!a del discurso y de m+todos de an'lisis adecuados depende8 claro est'8 de la elaboración teórica. %ero no 6ay teor!a cient!1ica m's 2ue de fenómenos.C.o.. et al.basta para ello con no 6acer reposar sobre el ordenador el peso de la re1le@ión y del an'lisis8 y utili>arle en una progresiva veri1icación de 6ipótesis 2ue van surgiendo en el curso de la investigación. %ara tales estudios8 se 6an desarrollado programas en los (entros de ('lculo de todas las Hniversidades importantes8 di1erentes en cuanto a los lengua. En ciencias naturales8 por el contrario8 la elaboración de teor!as e@plicativas Bla de la gravedad8 de Ee4tonC se apoyan sobre an'lisis descriptivos Bpropiedades cinemáticas del movimiento planetario establecidas por meplerC de datos acumulados minuciosamente Blo 2ue re2uiere modestiaC durante aDos Blas tablas de 0yc6o =ra6eC./F.os8 2ue creyendo ser los mismos8 en la ilusión de su identidad8 6acen variar los cielos.emplo privilegiado es la obra colectiva Les Dracts en mai /FJ.$ )es tracts en mai /F.adas8 2ue planteen problemas de gran inter+s sociológico.< a partir de un estudio le@icogr'1ico de las octavillas producidas por los estudiantes 1ranceses en mayo de 1.e. por ciento de los t+rminos son pronombres personalesF8 T2ue del total de t+rminos empleados8 el cinco por ciento de las ocurrencias son de la ?nica palabra 9yo:F Se trata de un estudio de una novela de Samuel =ec5ett. TEstamos seguros de 2ue el 9movimiento del discurso: es m's irregular 2ue el de planetas y estrellasF Sabemos 2ue es m's comple. E.orar considerablemente con el cómputo de co-ocurrencias ordenadas de t+rminos.o8 del te@to8 de los te@tos y sus di1erencias..

5 )rase y *ro*osición: el s"+eto en el disc"rso 63 .

A8 escribe tambi+n =enveniste8 la 1rase es la unidad del discurso. En la ling !stica saussuriana el problema del sentido de la 1rase est' resuelto de 1orma combinatoria8 como resultante de la articulación de signi1icados de los signos 2ue lo componen. cit.eto privilegiado de an'lisis es8 tambi+n8 la 1rase8 recurre a la identi1icación entre el sentido de la 1rase y la proposición dando un rodeo.unto in1inito de 1rases a partir de un n?mero 1inito de reglas8 presupone resuelto el problema del signi1icado de los mor1emas8 2ue agrupa en categor!as sint'cticas y le@icales. Esta especi1icidad -la de ser una proposición.(. Las reglas generativas de la gram'tica c6oms5yana -cuya 1 2 0en%eniste.usti1ica m's 2ue sobre la base de una 6ipótesis sustancialista. La 1ormulación de =enveniste es cl'sica y merece un e@amen detallado8 pues intenta generali>ar la noción de sentido. En principio8 la 1rase es la unidad de signi1icación dada8 autónoma.lleva a =enveniste a mostrar cómo sólo el sentido permite la separación de unidades de los niveles in1eriores y8 por lo tanto8 la de1inición de los niveles como tales.1 &s!8 si una palabra es una unidad en relación 6ori>ontal -1ormal. (6oms5y se plantea el problema de la imposibilidad de de1inir por enumeración el con.1. Su solución8 2ue consiste en generar recursi%amente un con.con otras palabras8 la de1inición de palabra como 9unidad: l+@ica8 no se puede 6acer m's 2ue en 1unción de su integración como elemento de una unidad signi1icante de nivel superior8 es decir8 como elemento de la 1rase. El sentido de1ine las unidades de arriba a aba. Las 1rases de1inen las palabras como unidades significantes. Su argumento es el siguiente.o y no al rev+s.2 La inclusión de la 1rase en la ling !stica8 en la óptica distribucionalista de =enveniste re2uiere8 pues8 2ue8 para cerrar el sistema ling !stico8 se atribuya a +sta el sentido de la proposición. )ecapitulación El an'lisis del discurso plantea ine@orablemente la cuestión del estatuto de la 1rase en la teor!a ling !stica8 ya 2ue8 tradicionalmente8 se anali>a el primero como una sucesión de las ?ltimas. El problema de los niveles de la lengua -merism'tico8 1on+tico8 mor1ológico8 sint'ctico. =enveniste denomina forma las relaciones 6ori>ontales y sentido las relaciones verticales. En e1ecto8 la ling !stica distingue -y8 por tanto8 construye. (uando se intenta incluir la 1rase en el campo de la ling !stica8 el problema de su sentido se plantea inmediatamente. E.$ La 1ormation de lPesprit scienti1i2ue8 ob. %ero el estudio de la 1rase 2ueda e@cluido de la ling !stica.. est' de1inida como componente del mismo.pensada como e@plicación8 no se . %ero8 T2u+ es lo 2ue de1ine la 1rase como 9unidad signi1icante:F =enveniste da dos respuestas contradictorias. Se pueden estudiar las relaciones -ori&ontales Bunidades de un mismo nivelC gracias a la e@istencia de relaciones verticales8 2ue de1inen las unidades de un nivel dado como componente de las de uno superior. cit.$ "b. 1. La 1rase es unidad del discurso8 pero es una unidad de tipo particular8 di1erente de los niveles in1eriores. es decir8 distintivasI las palabras de1inen los 1onemas8 y +stos ?ltimos8 los rasgos. =enveniste se ve obligado a atribuir a la 1rase una especi1icidad en relación a otros niveles8 especi1icidad 2ue posee8 sin duda8 pero 2ue no e@plica nada por s! misma. Esta distinción entre forma y sentido tiene consecuencias importantes.8 en relación al obstáculo sustancialista 64 . Fuera del distribucionalismo8 el generativismo c6oms5yano8 cuyo ob. Esta di1erencia se deriva de la imposibilidad de inventariar todas las 1rases de una lengua.unto de todas las 1rases. Léase 0ac-elard. Si no puede 6aber un inventario8 no pueden e@istir relaciones 6ori>ontales y8 por lo tanto8 no es posible una descri ción estructural del nivel de la 1rase.las unidades 2ue componen un nivel dado8 e@aminando el cambio de sentido producido por el rempla>amiento de una unidad de nivel BOC por otra8 en una unidad de nivel BAC inmediatamente superior.

1. de los fenómenos de lenguaje.32.e.eto8 9al cabo de un an'lisis e@6austivo8 se de1ine como la colección de semas8 S18 S28 S38 etc. Estos 9ob./. La solución elegida8 tanto por la lógica 1ormal como por la sem'ntica estructural8 es8 como 6emos visto8 el atomismo. 2ue aparece para legitimar la sustitución de una 1rase por otra de manera 2ue se 6omogeneicen los conte@tos de sustitución de segmentos discursivos. sino que operan sobre entidades materiales5. Los trabajos de Ninograd.. como el de la inteligencia artificial. %or ello conviene el establecer 3 4 Pi&arro. 0ravau@ du (entre de /ec6erc6es S+miologi2ues8 ?euc-@tel.. 4ec-a&ando la distinción entre sinta#is y semántica.$ Introduction ] la S+manti2ue8 París. ara demarcarse así res ecto al unto de %ista sintáctico de +-oms:y. 63..aplicación recursi%a genera un con.C son lo 2ue se 6a denominado tradicionalmente ro osiciones. se -a constituido. que tiene as ectos comunes con la semántica generati%a. ?.eto de estudio de la ling !stica es el instrumento Bsub. La:off y Postal. H. se plantea tambi+n la cuestión de la relación entre frase y ro osición. .7 A es una noción cla%e en las ling !sticas distribucional8 trans1ormacional y generativa. Ler 1ross. de1inidos e@tra-gramaticalmente8 2ue constituyen el origen del proceso 2ue resulta en la generación de 1rases. Pero también ara las técnicas de traducción automática y ara la automati&ación de la in%estigación documental. 7 En articular. 5 <c-aff. una (escuela) de lingQistas que definen su acti%idad como una (semántica generati%a).6 &dem's8 los 9semas: o unidades elementales B'tomosC de signi1icación8 son los redicados de la lógica. El t+rmino-ob. %ero las teor!as convencionalistas del signi1icado 6acen de +ste una realidad inmanente.o de1inir las proposiciones en una perspectiva atomista. ara el Hnálisis Hutomático del Iiscurso. 4. se aborda el roblema de las relaciones entre sinta#is y semántica sin utili&ar la noción de ro osición ' orque los ordenadores electrónicos no tienen conce tos. En otros cam os. La 9sem'ntica estructural: propone una solución de la misma naturale>a 2ue la elegida por la lógica 1ormal.8 . +. La noción de 9e2uivalencia gramatical: Bde las 1rasesC tiene una decisiva importancia para el an'lisis del discurso en general8 tanto el de 3arris como el de todos los dem's investigadores. articulada y e# lícita.etos:8 2ue (6oms5y llama estructuras rofundas 'de la 1rase. a partir de sus elementos8 elementos 2ue deben delimitarse sin apelar a su integración en proposiciones 2ue e@isten en n?mero in1inito8 por lo 2ue su signi1icado debe ser inmanente.unto in1inito de 1rases. " dar una e@plicación e@tra-ling !stica de la determinación del sentido de la proposición By de la 1rase 2ue la signi1icaC. .es8 2ue se 6a desarrollado para resolver el problema de las parado.ui-alencias gramaticales )esde el punto de vista de los métodos de análisis del discurso. no se -an resentado aPn como una teoría general.2..encionemos a Eillmore. *rans+ormaciones y e.etivoC con el 2ue se opera la trans1ormación de la proposición en 1rase. "bviamente8 en lo 2ue a la proposición se re1iere8 la solución combinatoria del estructuralismo8 2ue presupondr!a el inventario de todas las proposiciones posibles8 es inaplicable.%ol%er al discurso y a la sociedad.3 La 9generación: c6oms5yana de la 1rase es8 pues8 la serie de 9trans1ormaciones: 2ue describen el paso de la estructura pro1unda Bde la 1raseC8 de la proposición8 a la estructura super1icial8 la frase.ins:y y ?orman dan una idea de esa orientación. cit. S(&F8. %ara la lógica8 el objeto %iene definido como la suma de sus ro iedades o atributos. B3ay traducción castellana. 65 . y rec-a&ando al mismo tiem o la noción de estructura rofunda. (.# &6ora bien8 el 6acer de la proposición una unidad de signi1icado plantea a nivel lógico y sem'ntico el problema de la delimitación de la unidad. cit. y otros. Hnt-ro os. La noción de meta-lengua y la teor!a de la . %ero se 6ace mediante el uso de la noción de equi%alencia gramatical.C 6 1reimas.erar2u!a de los lengua.se aplican8 adem's8 a una clase de objetos. La sinta@is tiene as!8 como condición de posibilidad8 el postulado seg?n el cual la 9competencia Bling !sticaC:8 ob. sobre todo en los Estados >nidos. Estos trabajos. de un interés indudable. 1.as8 mencionado en el primer cap!tulo8 conduce8 como lo 6a demostrado &. a resolver la cuestión de la signi1icación en una perspectiva con%encionalista. El apelar a la e@istencia de unidades de signi1icado8 de 'tomos de sentido Bsemas8 atributos8 categor!as sem'nticasC aparece8 pues8 como el insoslayable supuesto previo 2ue permite el constituir8 como disciplina autónoma respecto a las determinaciones sociales e 6istóricas8 las di1erentes 9disciplinas: 2ue se ocupan de 1enómenos de lengua. H.$ "b. ob. Quedan8 pues8 dos soluciones. G.:.$ (<tructure ro f onde et ro osition).

8 8 4. %odr!a8 tambi+n8 invertirse esta relación8 y de1inir la 9e2uivalencia gramatical: como el resultado de una 9trans1ormación gramatical:8 siempre y cuando +sta ?ltima estuviera de1inida independientemente de la primera.. Esta relación entre los objetos designados por los t+rminos 9Luan: y 9el libro:8 se mani1iesta en las 1rases por las e# resiones 9lee: o 9es le!do por:..emplo cl'sico es la 9trans1ormación pasiva:.sólo es posible si se considera previamente de1inido el de 9e2uivalencia gramatical:. La 9trans1ormación gramatical: de una 1rase produce otra 1rase 9gramaticalmente e2uivalente: a la primera.de la enunciación en su relación con el enunciado. El a1irmar la 9e2uivalencia gramatical: de dos 1rases implica8 pues8 2ue se constata 2ue tienen formas diferentes Bsino las tuvieran no 6ablar!amos de dos 1rases8 sino de unaC y el mismo significado. )e la 9activa: a la 9pasiva: 6ay un cambio de 9+n1asis:. El considerar 2ue el cambio de 9lee: a 9es le!do por: es un cambio de forma. %odr!amos acumular di1erencias entre los efectos de una y otra 1rase.emplo ir!a asociado con una sensación de e#traVe&a Bel 2ue la enuncia no es castellano.emploC en pasiva8 se apoya en una concepción impl!cita de en 2u+ consiste el (sentido) de una frase. Las ra>ones de esta manera de proceder son obvias.. &6ora bien8 en la vida cotidiana8 1uera de los e. son materia8 son sustancia. En el 9sentido com?n:8 es decir8 en la ideolog!a como en la tradición ling !stica8 la 9materia:8 9sustancia: o 9contenido: de la 1rase es 9lo 2ue dice:. Se cambia de 9estilo:.en nuestro e.a2u! con la mayor claridad posible8 la de1inición y la 1unción teórica de este concepto. En la trans1ormación cambia la forma y se conserva la materia.dos 1rases son e2uivalentes si 9dicen lo mismo).emplo8 9Luan: y 9el libro:. o no es 9normal:C. ligados con el conte@to real -social8 psicológico8 6istórico y8 tambi+n8 ling !stico. Las letras y\o los 1onemas8 a otro ni%el de análisis. La e2uivalencia8 en cuanto al sentido de una 1rase en 1orma activa y su trans1ormada en pasiva8 parece obvia cuando8 como en el p'rra1o precedente8 se consideran las dos 1uera de todo conte@to discursivo8 en un e. 2ue conviene e@plicitar.el paso de 9Luan lee el libro: a 9el libro es le!do por Luan:8 o e. En la 9vida cotidiana:8 en la realidad de la pr'ctica discursiva8 cuando alguien oye a alguien enunciar 9Luan lee el libro:8 el efecto 2ue en el auditor produce ese enunciado no es el mismo 2ue cuando oye 9el libro es le!do por Luan:. %ero la evidencia de la e2uivalencia sem'ntica Bmal llamada gramaticalC de una 1rase y de su trans1ormada Bpara seguir con el e. Ga:obson -a anali&ado este fenómeno en términos 1uncionales. Si la 1rase producida por una trans1ormación dada no es 9gramaticalmente e2uivalente: a la primera8 la trans1ormación no ser' considerada como 9trans1ormación gramatical:.emplos de los libros de gram'tica8 las 1rases -todasson enunciados producidos por alguien en una situación dada.. El sentido es8 pues8 una relación constante entre los conce tos mas 2ue entre la materialidad de los t+rminos. %ara a1irmar 2ue una 1rase y su trans1ormada en pasiva tienen el mismo sentido8 6ay 2ue concebir 2ue el sentido es la relación entre los objetos designados por los t+rminos 2ue en la terminolog!a cl'sica se designaban como 9su.ale decir 2ue la de1inición del concepto de 9trans1ormación gramatical: -esencial para la ling !stica moderna. la 9sustancia:8 el 9contenido:. . El e. 66 . A esto por2ue la (forma) roduce también efectos significantes.emplos similares.se 6abla de Guan B2ue podr!a leer una revistaC o del libro -2ue podr!a ser le!do por otra persona-..en castellano8 este tipo de pasivas son tan poco 1recuentes 2ue para un locutor nativo castellano8 el o!r la pasiva de nuestro e.su sentido. una trans1ormación8 implica 2ue 6ay 2ue considerar8 simult'neamente8 2ue la sustancia8 materia o contenido de las 1rases Blo 2ue no cambiaC es una ura relación conce tual. "bviamente8 la noción de 9e2uivalencia gramatical: y la de 9trans1ormación gramatical: est'n !ntimamente asociadas.. en un conte#to social de1inido. Siempre 2ue se utili>a la noción de trans1ormación8 se designa a la ve> el cambio de algo y la conser%ación de algo. %ero8 el 6ec6o es 2ue la ling !stica 6a procedido de la primera manera8 de1iniendo la trans1ormación a partir de la 9noción de e2uivalencia:.. Entre una 1rase y la otra se 6an aVadido letras Bde (lee) a 9es le!do por:C o fonemas Bseg?n el casoC o se 6an sustituido por otras.la 9e2uivalencia gramatical: es un concepto 2ue8 adem's de ser intuitivamente 9evidente:8 tiene una amplia tradición y est' asociado con concepciones pro1undamente arraigadas en el pensamiento 1ilosó1ico y en el 9sentido com?n:..emplo t!pico de libro de gram'tica. pero de 9otra manera:8 si tienen 91ormas: distintas y el mismo contenido.eto: y 9complemento directo:.

)eber!amos aDadir8 una ve> m's8 2ue el racionalismo y el instrumentalismo ling !stico presuponen un su. 1aut-iers*Lillars. El su. En la fenomenología *7usserl o .eto de estudio pertinente ni para la ling !stica ni para la sociolog!a. 11 +omo referencias ara la lógica ro osicional.eto libre de decir lo 2ue piensa en la forma 2ue elige no e@iste m's 2ue en la ideolog!a.$ 0rait+ de Logi2ue8 París.etos como predicadosC y conectores 'lógicos5. El punto de partida del e@amen 2ue e1ectuamos a2u! es una constatación. citemos. redicados Bse pueden considerar las relaciones entre dos o m's ob. libertad del su.ada con una concepción e# resi%a e instrumental del mismo. 1. A dado 2ue el an'lisis de las articulaciones de las proposiciones Ba las 2ue se reduce el sentido de las 1rasesC es el ob.eto y proposición La necesidad de situar la problem'tica del discurso 1uera del 1ormalismo8 e@ige algunas notas suplementarias sobre el devenir del su. o 1ri&e.eto de la lógica proposicional8 el ?nico 9an'lisis del discurso: posible es un análisis lógico y no ling !stico o sociológico.36.eto8 determinaciones lógicas y pre1erencias est+ticas. Io%er. Si el punto de partida del acto de 6ablar es un doble contenido de conciencia8 la relación conceptual y la voluntad de 6ablar8 el e1ectuar el acto8 el e@presar o e@teriori>ar la idea re2uiere el pensar la lengua como instrumento.el punto de partida del acto de 6ablar es8 en esta concepción8 doble. que la rei%indica con ardor en La ling !stica cartesiana. La etnometodología 'H. +arna .11 9 Esta conce ción está claramente e# resada or ?oam +-oms:y.la lógica formal no conoce sujetos. 0. en articular5 la -a transformado en reocu ación sociológica.ustas8 el discurso no es un ob. +icourel. (.eto8 de una relación conce tual. El paso del signi1icado de la 1rase a la 1rase 2ue lo 9e@presa: no puede ser m's 2ue el resultado de la libre elección8 por el su.F.Saussure y (6oms5y coinciden8 pues8 con el an'lisis de la relación entre gram'tica y an'lisis del discurso. puesto 2ue reduce los e1ectos signi1icantes de los segmentos discursivos -las 1rasesa una pura relación conceptual8 con lo 2ue el efecto significante del discurso completo se reduce a la articulación lógica de los significados de las 1rases 2ue lo componen8 de las proposiciones. A si por casualidad el discurso 1uera ob. G. %or una parte8 la e@istencia en la conciencia del su. 4..erleau*Ponty* la noción de (intención de significar) es un tema cla%e. %or eso8 las ling !sticas racionalistas conllevan una concepción instrumental de la lengua. Su.e8 2ue va siempre apare.eto del 6abla libre de toda determinación8 social o psicológica. " en los libros de ling !stica Bdy de ciencias socialescC.Lo esencial es8 pues8 2ue la noción de 9e2uivalencia gramatical: identi1ica el sentido de la 1rase con una relación conce tual Buna proposiciónC despreciando as! el efecto significante de la 1rase como 1enómeno de lenguaje 'y no de ideasC 2ue se produce en la realidad practica. La lógica proposicional no comprende m's 2ue objetos. Si las concepciones gramaticales dominantes son . 10 67 . (onsecuentemente8 el sujeto Ben el sentido estricto 2ue precisamos despu+sC est' ausente de las proposiciones8 enunciados 9bien construidos: con los 9s!mbolos: de la lógica simbólica Bo 1ormalC. Eo es de e@traDar8 pues8 2ue la ling !stica no se ocupe de estudiar te#tos o discursos$ en ellos no 6ay m's 2ue frases.3. Esta identi1icación conlleva una conce ción racionalista< del lengua.$ Introducción to Symbolic Logic and its &pplications8 ?eO "or:..eto8 de alternativas admitidas en la lengua8 siendo la sucesión de 1ormas de las 1rases en el discurso una cuestión e@tra-ling !stica By e@tra-sociológica y e@tra-6istóricaC.eto en la asociación entre 1rase y proposición. Los resultados de la cr!tica 2ue 6icimos8 en el cap!tulo segundo8 de las concepciones 2ue de la lengua se 6an 6ec6o.eto necesario de la ling !stica y de la sociolog!a8 tendr!a 2ue ser otra ling !stica Bno racionalista8 concepción instrumental de la lenguaC y8 como veremos despu+s8 otra sociolog!a.el e1ectuar 9trans1ormaciones gramaticales: de 1rases en otras 9e2uivalentes: presupone 2ue el análisis del discurso carece de ertinencia. or ejem lo. Llegamos8 pues8 a una conclusión de graves consecuencias metodológicas.. %or otra8 la e@istencia de una 9voluntad de signi1icar:1U Bun 92uerer decir lo 2ue se piensa:C. En esto consiste el racionalismo.una cuestión de 9estilo:. 1.

&l 1in y al cabo8 la utili>ación del nombre propio de alguien8 a 2uien se atribuye un discurso 2ue el 2ue 6abla asume como verdadero8 es un procedimiento retórico similar al del discurso narrativo8 en el 2ue el 9persona.etos sean distintos implica 2ue sus propiedades Bo atributosC sean distintas. =enveniste se interesó por el problema de los pronombres personales en la 1rase. A8 como 6emos dic6o ya8 el 2ue dos ob. el colocarle 1uera del 9signi1icado: de la 1rase ser!a una operación leg!tima. 3ay 2ue aDadir 2ue el 9yo:8 la instancia del discurso est' presente dentro de la 1rase misma. el ser 9instancia del discurso:8 el t+rmino 9yo: no designa un ob.emplo8 9yo soy sociólogo:8 lo 2ue 6ay 2ue 6acer es de1inir 2u+ objetos. %or ello8 la identi1icación entre 1rase y proposición es inadecuada. Eo teniendo m's atributo 2ue (el -ec-o de decir).E.9yo: no designa ni ob. En su art!culo c+lebre 9)e la sub. (on lo 2ue lo ?nico 2ue tienen en com?n las entidades 2ue 9yo: designa es 2ue se designan como 9yo:8 al decir yo8 en un discurso. %or lo tanto8 el t+rmino 9yo: no tiene traducción en el lengua..ectivit+ dans le langage:812 indica 2ue no se puede considerar el pronombre 9yo: como un t+rmino objeto en una proposición.eto 9yo:. Eecesariamente.etos. %ero =enveniste no saca las conclusiones 2ue estas constataciones e@igen y contin?a identificando la frase con la ro osición y considerando esta ?ltima como la unidad de significación.e: es un elemento estructurante esencial del discurso narrativo.e: es todo t+rmino al 2ue se atribuye un discurso8 e@terno BdiceC o interno BpiensaC.etos Bcual2uier entidad 2ue diga yo tiene8 en e1ecto8 los atributos del yoC.. Lo 2ue8 dic6o de otra manera8 signi1ica 2ue si todo ob.eto concreto particular ni una clase de ob. Eo es una clase de ob.. %ero8 1uera de la narrativa8 tambi+n lo es de todo discurso.. A lo mismo ocurrir!a con cual2uier otro atributo.//. 9Ao: designa la 9instancia del discurso:. Si en la proposición no 6ay más que ob.eto ni una clase de ob.C 68 .eto tiene propiedades8 toda ro iedad es ro iedad de Buna claseC de objetos. En e1ecto8 si se puede escribir tanto 9Ao soy sociólogo: como 9Ao no soy sociólogo:8 es obvio 2ue el atributo 9ser sociólogo: no caracteri>a a todos los 9yo:.eti-idad (omo 6emos visto en el cap!tulo tercero8 la noción de 9persona. Eo basta con constatar 2ue no 6ay nada en la proposición misma8 capa> de distinguir quién la piensa y dice. En e1ecto8 cuando se intenta de1inir la proposición 2ue constituye el signi1icado de una 1rase como8 por e.etos8 predicados y conectores8 las 1rases 2ue contienen un pronombre personal 9yo: no pueden reducirse a ninguna proposición8 por2ue no e@iste nada en la estructura de la proposición 2ue represente al su. Estas posiciones son claramente contradictorias respecto a su an'lisis de los pronombres personales. Si esta presencia e1ectiva de la instancia del discurso en la 1rase8 presencia no sólo en el t+rmino 9yo:8 sino en la 91orma: del verbo8 en la 9persona:8 no tuviera una 1unción significadora.e 1ormal de la lógica8 a menos 2ue se sustituya yo por un nombre ro io Bel del objeto 2ue8 a2u! y a6ora8 dice 9yo:C.eto por2ue 6ay muc6os individuos 2ue dicen ser sociólogos. Si en la narrativa este procedimiento constituye una entidad como 9persona: B. ni una clase de ob. "bviamente8 9sociólogo: es un atributo del t+rmino 2ue precede al verbo ser. castellana.etos. /unción signi+icadora de las marcas de la sub. %ara la lógica 1ormal8 todo ob. 1allimard. Eo es un ob. E. (. predicados y operaciones lógicas intervienen en ella y traducirlo a un lengua. B3ay arad. 1.eC8 y tiene una 1unción estructural en el relato8 en el discurso en general8 pol!tico8 religioso8 1ilosó1ico8 cient!1ico8 12 0en%eniste.4.eto distinto tiene 2ue traducirse por un s!mbolo distinto.etos por2ue el Pnico atributo comPn de las entidades 2ue el 9t+rmino: yo designa es8 precisamente8 el -ec-o de (decir) yo. &6ora bien8 en la 1rase 2ue e@aminamos8 el t+rmino 2ue precede al verbo ser no es un objeto.$ %roblVmes de Linguisti2ue g+n+rale8 París. %ero esto 6ace 2ue la proposición 9S"(IJL"K" BOAC:8 2ue utili>ar!amos para representar la 1rase 9Ao soy sociólogo:8 sustituyendo yo por el nombre propio8 9OA: del 2ue 6abla8 representar!a también la 1rase dic6a por m! 9OA es sociólogo:. %ero tal no es el caso.la utili>ación de la re1erencia tiene una 1unción signi1icadora precisa8 designada con la e@presión 9argumento de autoridad:.e 1ormal8 el de la lógica proposicional.

e llano: 2ue8 como 6emos mencionado ya8 no e@iste.etos del su. G.de los procesos sociales sobre la constitución de los su. " ya sabemos 2ue las 9clases: -las propiedades comunes.eto sólo es posible 1rente a ob.eto universal8 neutrali>ado y ?nico. Estos procedimientos 9retóricos: no son puros adornos de un 9lengua. como 6a propuesto /oss13 en un es2uema formalmente similar8 pero 2ue sigue con1undiendo frase y ro osiciónC8 y % para el %ínculo modal.son resultados de la acti%idad clasificadora.eto 2ue la enuncia.eto contiene al sentido pero no tiene sentido. %or eso8 el an'lisis del discurso plantea problemas insolubles al pensamiento ling !stico-lógicosem'ntico.de las 9propiedades: o atributos de los t+rminos-ob. Las llamadas 9circunstancias: son tan esenciales 2ue sin ellas no 6abr!a ni sujetos Bsiempre del discursoC ni objetos$ sólo la conciencia pura del ser absoluto y ?nico8 misteriosamente dividido en tres ersonas.eto: B2ue 6abla a8 al menos8 otro8 por lo 2ue8 en realidad8 6ace 1alta8 al menos8 dos su. El su.. (.el atribuir una proposición a una (tercera ersona) asocia con la primera atributos de la segunda. determinada +sta siem re por 1actores e@tra-ling !sticos y e@tra-lógicos.C En e1ecto8 las 9propiedades: del ob. El decir 9*art!n es sociólogo: puede traducirse tanto como 9el ob.eto:8 al identi1icar 9atribución de propiedades: -predicación.. Se admite entonces 2ue la oración se anali>a en tres partes. /eading in trans1ormational grammar8 . Si representamos lo dic6o simbólicamente con las letras % para proposición8 S para el 9soporte: de la ro osición By no del enunciado. %ero el ser su.eta:.. 4. La 1rase8 pues8 lleva las marcas del origen -enmascarado. 69 . & admitir8 por lo tanto8 2ue +stos tienen m's atributos 2ue el puro contener. Factores 2ue son 9sociales: no por2ue sean 9convencionales:8 sino por2ue8 con ese t+rmino designamos los e1ectos de las condiciones de reproducción -a2u! y a6ora.eto8 y sus propiedades8 no e@isten m's 2ue para 9un su.eto * tiene el atributo S: -la proposición S"(IJL"K" B*&/0IEC-8 como por 9el ob.1amiliar -institucional en suma. 0acia un modelo dial&ctico del +uncionamiento discursi-o &l e@aminar la reducción del sentido a la proposición8 constatamos8 pues8 2ue el sujeto.2ue el ob.etos es ?til por2ue pone de mani1iesto el car'cter 9arbitrario: de la atribución de propiedades a un 9ob. Si los su.$ (Cn declarati%e sentences). se borra.etos 1u+ramos id+nticos8 el discurso8 como toda comunicación8 ser!a super1luo.el 9consenso: y el su. es lo de1initorio de la sub. A a postular 2ue no se debe reducir la 1rase a la proposición8 por2ue esta reducción va a la par con la trans1ormación de los su.etos8 es decir8 de lo que 9dice: y al decir8 se 9su. esto no plantear!a ning?n problema sem'ntico ni lógico.eto neutrali>ado 1undan -imaginariamenteuna sem'ntica idealista %ero no lo son BsomosC. Gacobs and P. Lo 2ue se 6a designado como 9procedimiento retórico: indica8 al contrario8 un aspecto esencial de la realidad social y psicológica.etos8 es decir8 1rente a una realidad dosi1icada 2ue permite la predicación8 ese 9decir algo de algo: 2ue8 9aludiendo: la condición de posibilidad Bla clasificación5 de lo 2ue le de1ine Bel mismo predicar a decir5.con clasificación. Esta e2uivalencia entre la 9propiedad: del ob. 4osembaun 'eds..eto y las clases de ob.etividad.etos distintos8 a buscar di1erencias.eto *art!n pertenece a la clase <).etos en su. Esto se logra encerrando entre par+ntesis la 1órmula S % % y coloc'ndola en el lugar de % en la 1órmula S % %8 lo 2ue produce 13 4oss.una ro osición. un %ínculo modal y un soporte-su.(. Si no se reduce la 1rase a la proposición8 se puede pensar 2ue8 al menos8 la primera contiene a la segunda. <u 1unción no es m's 2ue contener al consenso 1undador del signi1icado.eto son el e2uivalente8 en la lógica de las proposiciones8 de la clasi1icación en la lógica de las clases. actor y depósito del sentido8 se anula.38. este an'lisis puede representarse8 en su 1orma m's elemental8 como S%P )ecimos en su 1orma m's elemental8 por2ue esta 1órmula puede desarrollarse a derec-a y a i&quierda. 1. La b?s2ueda de diferencias de signi1icado lleva a admitir 2ue 6ay una pluralidad de su.etos 1ueran idénticos.5. Nalt-am. en 4. Si todos los su.etos..ass.eto8 un yo-nosotros siempre dominante8 un t?-nosotros siempre presente Bel 9destinatario:C y un 9+l-ellos: siem re objeti%ado.

emplo es2uem'tico lo ilustra claramente.etos o sobre todos los ob.. En este caso8 dada la naturale>a de % y %=. *encionemos8 antes de de.. El origen de la secuencia de 9S % %: enca.etos8 los ersonajes. Es obvio 2ue la trans1ormación S % % en S % BSP %= %5. En cuanto a las proposiciones8 basta con clasi1icarlas Butili>ando cuantificadores se 6ace me.ar este tema8 2ue el an'lisis de la 1rase 2ue se propone a2u! puede re1inarse considerablemente8 elaborando una tipolog!a adecuada de los v!nculos modales y de las proposiciones. El lector comprender' 1'cilmente 2ue la sustitución de % por S v % representa simbólicamente un procedimiento discursivo muy 1recuente.etos con di1erentes operadores lógicos8 combinando este an'lisis con el de los v!nculos modales. &un2ue suceda a veces 2ue el 9yo: inicial del discurso 2uede le. caracteri>ados por soportar la proposición 2ue se encuentra a su derec-a. En e1ecto8 los verbos 9digo:8 9pienso:8 9creo:8 9considero:8 9a1irmo:8 atribuyen di1erentes valores de Este an'lisis presupone 2ue el instante de la enunciación es el origen de la temporalidad discursiva8 como de costumbre8 y a la proposición 2ue los sigue.onados es8 siempre8 el yo de la enunciación8 articulado con el 9t?-nosotros: Bel destinatarioC. Hno y otro est'n presentes en el enunciado Baun2ue el destinatario no tenga m's signi1icante 2ue el enunciado mismo8 1ruto del mismo enunciarC. esta re1erencia es la 1igura retórica del argumento de autoridad.. Hn an'lisis m's 1ino de los %ínculos modales podr' 14 >n ejem lo interesante que formula el roblema de la continuidad del yo en el tiem o es el análisis. La 1órmula S % BSn . 70 . si %. verdad.o pueden ser persona.unto de ob. &s!8 un naipe o un cone.os del enunciado 2ue est' en la memoria a corto t+rmino del destinatario. Importa subrayar 2ue los v!nculos modales tienen 1unciones %alorati%as respecto a la proposición8 adem's de contener8 a veces impl!citamente8 el 9alter: dialógico del soporte y precisar las relaciones temporales 14 entre proposición By no enunciadoC y enunciación. en la 2ue SP [ *ar@8 %= [ dec!a 2ue:8 representa BbastanteC adecuadamente la re1erencia.basta con 2ue en un discurso apare>can a la derec6a del origen-S y a la i>2uierda de una proposición soportada por ellos.%= BS_ %_ %CC representa el caso BAoC Bdigo 2ueC BBLeninC Ba1irma 2ueC B*ar@ consideraba 2ueC Bel capital es una relación socialCC La regla de sustitución8 en la 1órmula S % % de % por S % % implica 2ue todo soporte de una proposición precedido a la i>2uierda por otro soporte se convierte en objeto$ un tipo particular de ob.. Hn e. [ 9el capital es una relación social: y si % ` 9digo 2ue: 9j: B9a ti: % 9a vosotros:C y S [ 9yo: la 1órmula S % % es un enunciado directo de la ro osición 'y resente. pero no encontraremos en un an'lisis detallado de los componentes del %ínculo modal %5.S % (S' % ' P) Este procedimiento puede repetirse S %'S= %= 'S_ %_ %55 sustituyendo % por S % %.la cita. (omo muc6os te@tos 1ormali>ados en los 2ue el 9yo: no aparece nada m's 2ue en el prólogo y en la de1inición inicial de a@iomas y reglas de deducción.6ay muc6as no%elas 2ue est'n escritas como discurso autobiogr'1ico de un persona.es.orC seg?n 2ue la atribución porte sobre Pun ob.eto8 sobre un con.etos de una clase8 para tener en cuenta aspectos importantes de la estructura discursiva.e. %ero es obvio 2ue se puede utili>ar buena parte de los resultados de la lógica proposicional y8 en particular8 las e2uivalencias entre di1erentes combinaciones de los mismos ob.

Lo 2ue importa subrayar es 2ue cuando se reduce el e1ecto signi1icante de la 1rase al sentido de la proposición contenida en ella8 no es posible trasformar las 1rases en 1rases 9e2uivalentes gramaticalmente:8 con lo 2ue el an'lisis sintáctico es imposible.. 1X I es 9Ao:8 e2uivalente ?nicamente a ro#imado de nuestro concepto de so orte de la ro osición B2ue8 como 6emos indicado8 puede ser soportada por la 9tercera persona: o el 9nombre propio:8 por un objeto*subjeti%adoC.p you <.$ (4eflections on t-e formulations of narrati%e t-eory). Ei muroda ni /oss 6an percibido la importancia de la dialéctica sujeto*objeto en el lengua.0o be or not to be. &puntemos8 para terminar8 2ue la cr!tica 2ue muroda1. %ero no sigamos desarrollando a2u! este tipo de an'lisis de la 1rase8 2ue puede8 obviamente8 integrar muc6os resultados de an'lisis sint'cticos y mor1osint'cticos 6ec6os en di1erentes perspectivas.. 2X .p es un verbo erformante Ba1irmo8 digoC similar a los mencionados por nosotros8 pero 2ue no se identi1ica con nuestra categor!a de %ínculo modal. 16 4oss.5... Lo ?nico posible es el e1ectuar un an'lisis del discurso al ni%el del significante.alores morales y estéticos. 3X 9you:8 representa el 9t?-nosotros: 2ue nosotros incluimos en el %ínculo modal. ?ort-*7olland.e8 por2ue ambos identi1ican 1rase y proposición8 producción de un discurso con acto e@presivo8 diálogo con 9circulación: y la entidad 9in1ormación: con 9mensa. <.3/. .las m's importantes son las di1erencias entre so orte y (yo) y la e@istente entre la 1rase BSC del mencionado autor y la ro osición 'P5 en nuestra 1órmula.e:. /."b. ". 1. Las di1erencias entre el modelo de /oss y el nuestro son grandes. Sin olvidar8 adem's8 2ue los 1actores 2ue determinan la producción del discurso y su e1ecto pueden no ser los mismos. cit. G. 6ace del modelo de /oss16 y 2ue el primero considera una 9teor!a comunicacional del lengua.e: no nos parece ser ni una interpretación 1ecunda de lo propuesto por el ?ltimo8 ni una cr!tica antes de tiempo de lo 2ue a2u! proponemos. en Deun H. dondedel ejem lo siguiente como autorreferencia$ (yo dije basta)$ 'yo5 a'digo5 'a-ora5 'a ti5 'que5 'en otro momento5b ''"C5 'decir5 '0H<DH5b. utili>ando como unidades mor1emas y gra1emas8 agrup'ndolos en clases y asoci'ndolos siempre con la concreta situación material8 6istórica y social8 2ue determina a la ve> su producción y su e1ecto. ligados siempre8 en nuestra cultura8 y8 por lo tanto8 en nuestro discurso8 a los de la %erdad. 71 . %ragmatics o1 language and literature8 Hmsterdam.:8 en el 2ue el v!nculo es8 sencillamente 9 : :. 15 9urola. %an Iij: 'ed.demostrar 2ue la relación entre el soporte y la proposición atribuye otros valores8 adem's de los de verdad8 a +sta. #X S8 representa una frase BSentenceC y no una proposición como % en nuestro modelo. La cr!tica 2ue muroda 6ace del modelo de /oss es tanto m's 1ero> cuando con ese modelo8 a pesar de sus imper1ecciones8 6ace im osible el an'lisis sintáctico de las 1rases.. En e1ecto8 en el an'lisis de /oss8 encontramos la 1órmula I . m's amplia8 ya 2ue cubre desde el 1ranc+s o el espaDol 9decir que) 6asta el gra1ismo del te@to teatral 93amlet. muroda se pierde en dis2uisiciones meta1!sicas en su rec6a>o del 9narrador omnisciente:8 sin comprender 2ue producir un discurso en el 2ue 9& dice 2ue = piensa 2ue ( piensa 2ue %: no es atribuir a & el 9saber:8 sino trans1ormar = y ( y modi1icar el efecto significante de %.

eto en la sociolog!a misma. Estas consideraciones tienen e1ectos en la metodolog!a e8 incluso8 en la teor!a sociológica. 72 . %ara e@plicarlas cenemos 2ue 6acer un ine@cusable rodeo y e@aminar las relaciones entre sistema8 sentido y su.

<egunda Parte LH< DEC4IH< <C+ICLc1I+H< 73 .

/ El sentido y el sujeto en la teoría sociológica 74 .

2 A8 en la sociolog!a americana contempor'nea8 el concepto de cultura es8 esencialmente8 el mismo 2ue el de mroeber3I para %arsons8 en e1ecto8 la cultura es un sistema de acción particular8 compuesto de entidades simbólicas -representaciones conceptuales y valores.8 . Es un ejem lo.4 La posición de %arsons constituye una 1ormulación particularmente precisa8 de un consenso casi total en la sociolog!a acad+mica anglosa.untos o clases di1erenciadas y opuestas dentro de la sociedad. En suma8 identi1ica ideolog!a con la 9ideolog!a pol!tica mani1iesta y e@plicitada en un grupo social organi>ado.6. . %ara una buena parte de la sociolog!a contempor'nea8 la palabra ideolog!a no designa m's 2ue uno de los modelos integradores de creencias morales y cognitivas8 caracteri>ado por una voluntad de cambiar radicalmente la sociedad8 por un alto nivel de co6erencia8 por su poca apertura8 por su relación con un grupo social organi&ado.ona. 6 9roeber. .1 *'s recientemente8 mroeber y mluc56o6n consideran 2ue 9el n?cleo esencial de la cultura son las ideas tradicionales Bes decir8 6istóricamente generadas y seleccionadasC y8 especialmente8 los valores vinculados a ellas:. Dalcott$ (D-e conce t of +ulture and of <ocial <ystem).cuya 1orma de e@istencia es la interiori>ación en la personalidad de los actores sociales y la institucionali>ación en los sistemas sociales.F. 7ar er Dorc-boo:. 4 Parsons. %or eso8 la sociolog!a se 6a planteado desde sus or!genes la cuestión de la función social de los sistemas conce tuales y %alorati%os./.1. 1.. %or2ue las representaciones y los valores regulan las relaciones sociales y los intercambios de la sociedad con la naturale>a. 1. y 9luc:-o-n$ "b.o de conocimientos8 creencias8 arte8 moral8 derec6o8 costumbres y cuales2uiera otras aptitudes y 6'bitos 2ue el 6ombre ad2uiere como miembro de la sociedad:.FB.. . ágina 1. . &merican Sociological /evie48 1. 7 <-ils. de los manuales tí icos de la sociología americana.. Es un concepto sistemático. 1loucester. &un2ue sepamos desde )ur56eim y *ar@ 2ue los valores y las representaciones conceptuales no son descri ciones e#actas y ob. 2 9rober y 9luc:-o-n$ 06e Eature o1 (ulture8 +-icago. 1. )esde 0ylor8 la antropolog!a de1ine la cultura como 9ese comple. . 2ue postula la e@istencia de una tendencia a la co6erencia en las representaciones y valores de una colectividad. 2iscurso y cultura El estudio de las representaciones y de los valores imperantes en una sociedad dada 6a 1ormado parte de la problem'tica de la sociolog!a desde los or!genes de esta ciencia.$ Enciclopedia Internacional de las (iencias Sociales Edit. a*3. 1. H./6 5 . (La ideología es una de las formas que ueden re%estir los di%ersos modelos integradores de las creencias morales y cogniti%as sobre el -ombre.F6*.. 1F. 3 9roeber and Parsons.etivas de las relaciones y procesos sociales8 sabemos tambi+n 2ue su e@istencia 1orma parte de los 1enómenos por ellos simult'neamente designados y enmascarados.7 1 Dylor. &6ora bien8 el discurso sobre los valores8 o sobre los conceptos8 no es el ?nico tipo de discurso en el 2ue valores y conceptos mani1iestan su presencia y su e1ectividad social. 6. Lo esencial es8 2ui>'s8 2ue cualquier discurso se produce en y desde valores y conceptos 2ue8 de 1orma impl!cita8 lo organi>an. cit. . Prentice 7all.F.errill$ Society and (ulture8 ?eO "or:.1. 6B. la sociedad y el uni%erso 'este Pltimo en relación con el -ombre y la sociedad5 que florecen en las relaciones -umanas.usti1icaciones: de 91ormas de conducta seleccionadas:86 sin re1erencia a subcon. >ni%. /88. %or eso8 el concepto de 9ideolog!a:8 cuando aparece en la literatura antropológica8 designa 9racionali>aciones: o 9.5 El concepto antropológico de cultura8 destinado inicialmente a describir sociedades primitivas8 no tiene en cuenta la e@istencia de clases sociales. Hguilar. 1. o f +-icago Press.$ <mit-.. Dalcott$ 0o4ard a Keneral 06eory o1 &ction8 ?eO "or:. E...ass..alores y conceptos son elementos de la cultura8 al menos en su de1inición antropológica.) 75 . entre otros. EdOard$ %rimitive (ultureI /esearc6es into t6e development o1 *yt6ology8 %6ilosop6y8 /eligion8 &rt and custom8 %ol. 0arcelona. nPm. %ero conceptos y valores8 aun2ue e@isten como 1ormas de organi>ación de la convivencia8 son observables ante todo en el discurso..

de construir una teor!a cient!1ica de los 1enómenos sociales8 en la 2ue lo pol!tico8 lo económico8 lo cultural8 lo ling !stico8 etc. ..os cómo la radical posición metodologista de La>ars1eld8 y el 9teoricismo: parsoniano no son m's 2ue dos e@tremos a arentemente o uestos de una misma in1raestructura categorial8 y veremos 2ue esta in1raestructura es la del discurso de %arsons.eto y\o al de1inir un m+todo. 1. %or el momento8 lo esencial es el poner en evidencia8 mediante una lectura de algunos de los te@tos teóricos y metodológicos m's representativos8 las articulaciones y los elementos 2ue constituyen esta 9in1raestructura categorial: del discurso sociológico. En tanto 2ue institución acad+mica8 2ue discurso sancionado con t!tulos8 c'tedras8 becas y subvenciones8 la sociolog!a est' dominada8 en el mundo anglosa.ar al lector la responsabilidad de veri1icar si los resultados 2ue 6emos alcan>ado se aplican a otros te@tos8 si tienen la generalidad 2ue le atribuimos.tendremos 2ue contentarnos con elegir algunos8 particularmente signi1icativos y de. %odremos plantearnos el problema del modo de relación espec!1ica 2ue e@iste entre la noción de cultura y la de ideolog!a con las estructuras del discurso. %ero no lo es tanto para a2uellos 2ue8 1ormados en la -relativamente. 0al es el caso de la concepción mar@ista de la ideolog!a B2ue e@aminaremos despu+s con el debido detalleC. Sólo las 9concepciones del mundo:88 respecto a las cuales se de1inen las ideolog!as8 pueden mani1estarse en el discurso en general y en el relato en particular. %or eso no es posible aplicarla a un gran nPmero de te@tos. El tipo de lectura 2ue es necesario e1ectuar para alcan>ar el ob. Esta disciplina se de1ine entonces al circunscribir un ob. /81.8 . 76 . Las categorías +undamentales de la sociología La sociolog!a es una de las disciplinas 2ue tienen un estatuto m's ambiguo en el campo de las ciencias 6umanas.etivo buscado es minuciosa y constructivista..8 no son m's 2ue aspectos de una ciencia integradora8 para los m's8 la sociolog!a es una disciplina espec!1ica8 un sector limitado de las ciencias sociales. Que ob..2. Esta ?ltima concepción8 propia del m's rupestre y vulgar de los positivismos idealistas8 6ace de las metodolog!as una ley8 del metodólogo un . *ientras 2ue para algunos el t+rmino sociolog!a designa todav!a el proyecto -a?n por reali>ar.usti1icaciones: vienen asociadas con una clase social. A este 9m+todo: se reduce8 en la pr'ctica8 a una so1isticada administración y an'lisis de encuestas.eremos m's le. )ado 2ue 9la sociolog!a: est'8 como todas las 9ciencias sociales:8 dividida en escuelas8 tendencias y modas8 la elección de los te@tos es un asunto delicado8 no tanto por2ue a1ecte los resultados de 8 Ibid.eto y m+todo est'n !ntimamente ligados8 es una evidencia para los cient!1icos 1ormados en la tradición de las ciencias 9naturales:.etos8 ligado a las teor!as por el ?nico la>o de la veri1icación Bo 1alsi1icaciónC.usti1icación: de conducta8 como lo piensa mroeber8 pero donde en lugar de asociarse con la colectividad8 las 9racionali>aciones: y las 9.ue> y de la teor!a un acusado siempre sospec6oso de 6aber incurrido en el delito supremo de la est+ril especulación 1ilosó1ica.. %ara entender estas relaciones tenemos 2ue dar un largo rodeo y adentrarnos en la di1!cil problem'tica de la función del t+rmino cultura en la teor!a sociológica general8 lo 2ue implica un e@amen del sistema conceptual global en el 2ue se inscribe.nueva 6orma universitaria de las ciencias sociales8 y convencidos por las eti2uetas de manuales y asignaturas8 se 6an acostumbrado a concebir los m+todos como un saber universal respecto a los ob.ón sobre todo8 por esta ?ltima concepción8 cuyo m's prestigioso e@ponente es %aul La>ars1eld Ben los Estados Hnidos y en Francia8 /aymond =oudon8 disc!puloC.Esta concepción de la ideolog!a no tiene ninguna relación gen+rica con el discurso. Las ideolog!as tienen as! una de1inición seme.ante a la de las 9concepciones del mundo: de S6ils8 pero al contrario de +stas8 no son la e@presión del consenso mayoritario8 sino la 1orma 2ue toman las determinaciones de la posición de los individuos en la estructura social. %ara +ste8 la sociología es el conjunto de enunciados que resultan de la a licación del método sociológico a cual2uier realidad. "bviamente8 e@isten otras teor!as de los 1enómenos ideológicos y culturales8 en las 2ue la ideolog!a aparece como 9racionali>ación: y 9.

nuestro an'lisis8 sino por2ue determina la con1ian>a 2ue el lector les acuerda. La solución 2ue 6emos adoptado8 despu+s de 6aber e@cluido la ?nica totalmente satis1actoria y absolutamente irreali>able 2ue consistir!a en anali>arlos todos, es la de e@aminar en 2u+ consiste la teor!a 1uncionalista 9sensu stricto: B*alino4s5iC8 el 9estructuro-1uncionalismo: 2ue se atribuye a %arsons y el relacionar estas dos escuelas con diversos autores y posiciones 2ue el a>ar o la moda 6an designado como alternativas respecto al 1uncionalismo o al estructuro-1uncionalismo. %rocediendo as!8 6emos de.ado de lado8 voluntariamente8 algunas obras 2ue8 para muc6os estudiosos8 tienen mayor importancia 2ue las 2ue anali>amos. 0al es el caso de la 9Sociolog!a:8 de *a@ Geber. En cuanto a la 9sociolog!a: de *ar@ y al mar@ismo8 lo 6emos e@cluido de la primera parte del an'lisis por2ue8 6asta 6ace poco tiempo8 no 1ormaba parte del discurso acad+mico y por2ue 6ay elementos en el modo de producción del discurso espec!1icamente mar@iano muy di1erentes de los 2ue constituyen la in1raestructura categorial del campo de las 9ciencias sociales:. %ero tambi+n por2ue 6ay en +l8 me>clados e inco6erentes con ellos elementos comunes y por2ue estos elementos comunes 6an servido de 1undamento a las interpretaciones dominantes de la aportación de *ar@- las interpretaciones 2ue denominaremos leninistas8 no por2ue Lenin 6aya sido su ?nico ni principal e@ponente8 sino por2ue todas las corrientes de esa interpretación est'n esencialmente ligadas al leninismo en tanto 2ue movimiento pol!tico. )esde 2ue la e@presión 9estalinismo: 1ue utili>ada para designar ciertos aspectos un tanto 9incómodos: del 1uncionamiento y de la estructura del %artido y del Estado ruso8 se 6a abierto una brec6a en el imponente aparato del dogmatismo 9mar@ista: por la 2ue8 desde una perspectiva de i>2uierdas8 es posible empe>ar la cr!tica no sólo de las posiciones de Stalin en tanto 2ue desvirtuadas de la l!nea de Lenin8 sino de las posiciones leninistas mismas. La cr!tica del leninismo est'8 pues8 a la orden del d!a. %ero se trata m's de una cr!tica pol!tica 2ue de una cr!tica cient!1ica8 y las pol+micas sobre la cuestión son todav!a un puro desbro>ar8 2uitar celos!as para poder contemplar el terreno. 0odav!a 9tomar posición: sigue siendo m's importante 2ue evidenciar procedimientos discursivos8 modos de construcción de ob.etos. %or eso8 y a pesar de la innegable importancia de esta pol+mica para designar8 en la obra de *ar@8 los numerosos vac!os8 errores e imprecisiones cient!1icas sobre las 2ue se 6a montado la ideolog!a o1icial del Estado Sovi+tico y la de la 0ercera Internacional8 creemos 2ue es m's ?til construir8 sin tener en cuenta los te@tos mar@istas en esta primera etapa8 el modelo de la in1raestructura categorial del discurso de la sociolog!a y de.ar para una segunda etapa de nuestro traba.o el contrastar este modelo con los mencionados errores8 vac!os e imprecisiones del discurso mar@ista. Esta estrategia tiene la venta.a de establecer di1erencias fundadas.< En cuanto a *a@ Geber8 cuya obra contiene aspectos tan variados como para 2ue se la interprete ora como antit+tica8 ora como complementaria respecto a la de *ar@8 nos contentamos con mencionar 2ue los tres primeros cap!tulos de su libro póstumo Economía y <ociedad, 6an sido8 a nuestro entender8 correctamente interpretados por %arsons- en esas l!neas8 *a@ Geber elabora una e@posición de la sociolog!a como ciencia de la acción social 2ue constituye una de las m's e@pl!citas declaraciones sobre los 1undamentos de las teor!as de la acción. En e1ecto8 Geber de1ine la sociolog!a como inter retación de la acción social8 y +sta8 como el tipo de acción en la 2ue el signi1icado sub.etivo del acto para el actor tiene en cuenta a otros actores. A8 lo 2ue es absolutamente esencial, Geber de1ine la acción en general8 como opuesta al comportamiento8 por la e@istencia de una significación subjeti%a en la conciencia del actor, que orienta la acción, mientras 2ue el puro comportamiento est' su.eto a determinaciones objeti%as. En esta de1inición8 Geber y %arsons coinciden absolutamente. Que en otros aspectos8 los dos discursos puedan separarse e incluso oponerse8 nos parece evidente. %ero8 desde nuestra perspectiva8 esas di1erencias son secundarias. Eo es lo mismo un ideal-tipo 4eberiano 2ue una con1iguración particular de las 9pattern variables: parsonianas8 como no es lo mismo la comprensión interpretativa 2ue la descripción estructural seudo-ob.etiva 2ue nos propone %arsons... &l menos en cuanto a las super1icies discursivas. Se nos reproc6ar' probablemente el e@cluir de un an'lisis 2ue se pretende tan general como para
9

?otamos que la lógica de la e# osición no se corres onde con la de la in%estigación y que en nuestras in%estigaciones -emos tenido en cuenta no sólo las obras de ,ar# y de Lenin, sino las de ensadores como Lu:Ycs y Hlt-usser.

77

alcan>ar la sociolog!a8 escuelas tan contempor'neas como la etnometodolog!a8 el interaccionismo simbólico y la teor!a de sistemas de =uc5ley. Si el lector de este te@to nos concede el bene1icio de la duda8 esperemos 2ue admitir' 2ue estas escuelas producen un discurso organi>ado por la misma in1raestructura categorial 2ue anali>amos8 en la 2ue el su.eto8 el sentido8 el 9consensus: y el código8 !ntimamente relacionados8 constituyen lo esencial. &dmitimos8 sin embargo8 2ue la cadena de mediaciones 2ue va desde esta in1raestructura categorial 6asta las respectivas super1icies discursivas es m's larga y sinuosa y8 por tanto8 2ue no es 1'cil ver los 1undamentos. & t!tulo indicativo8 recordemos 2ue la 1enomenolog!a 6usserliana y\o la sem'ntica generativa son ambas teor!as del sentido y de la intención y 2ue su aplicación al an'lisis de lo social no es m's 2ue una variante de lo 2ue %arsons llama una teor!a voluntarista de la acción. La etnometodolog!a8 en sus 1undamentos8 es una variante8 so1isticada sin duda8 del mismo sistema de categor!as. &Dadiremos 2ue el interaccionismo simbólico est' 1undado en una utili>ación de la noción de código, y 2ue esta noción es inseparable de la de 9consensus: y 2ue +sta8 a su ve>8 consiste en compartir signi1icados. Eo es di1!cil reconstruir el camino 2ue va desde el paradigma su.eto-sentido-consensus 6asta las 1ormulaciones del interaccionismo simbólico. A en cuanto al traba.o de Galter =uc5ley B<ociology and ,odern <ystems D-eory, ?. "., Giley8 1<66C8 es 1'cil convencerse de 2ue el uso de t+rminos de la cibern+tica y de la teor!a de la in1ormación no es m's 2ue meta1órico8 y 2ue su discurso est' articulado por las mismas categor!as.


)esde sus or!genes8 la sociolog!a se desarrolla como la disciplina cuyo ob.eto es la instituciónJ y desde sus or!genes8 la sociolog!a con1iere a las instituciones un puro car'cter instrumental respecto a un con.unto de finalidades que no son objeto de análisis sociológico, por2ue8 como en el caso de *alino4s5i810 esas 1inalidades pueden reducirse a necesidades biológicas o por2ue8 como en el caso de %arsons8 esas 1inalidades son imperativos 1uncionales identi1icados a la e@istencia misma de lo social como social. El car'cter instrumental con1erido por las ciencias 6umanas o contempor'neas a todo 1enómeno social estudiado8 es de una sorprendente generalidad- la ling !stica misma de1ine la lengua como instrumento de comunicación By la comunicación como intercambio de ideas...C. " tambi+n es un 6ec6o de la misma generalidad el 2ue se atribuya a este 9instrumento: el cali1icativo de arbitrario, como 1orma sencilla y r'pida de e@plicar8 por 2u+ 6ay una variedad tan grande de instrumentos con la misma 1inalidad. %ero lo 2ue nos interesa m's a2u! es el 2ue8 al con1erir a los di1erentes órdenes de realidad social un car'cter instrumental y al constituir estos aparatos instrumentales en objetos de las di1erentes disciplinas8 las finalidades en cuestión son radicalmente e#cluidas de la in%estigación científica y relegadas, en el mejor de los casos, a la es eculación filosófica. %or e.emplo8 la ling !stica8 2ue de1ine la lengua como instrumento de comunicación8 de intercambio de signi1icados8 e@cluye de su campo el estudio de la signi1icación8 releg'ndolo a una disciplina especulativa8 constituida e@pro1eso8 la (semántica). %ara evitar 2ue se nos acuse de propugnar un modo de e@plicación teleológico8 importa indicar a2u! 2ue de lo 2ue se trata no es de estudiar las 91inalidades: de los 9instrumentos:8 sino de no ostular 2ue los 6ec6os sociales son 9instrumentos: por2ue eso nos lleva8 precisamente8 a la teleología BTinstrumentos ara quéK5 y al subjeti%ismo BTinstrumentos de quiénKC. Evidentemente8 la relación entre el car'cter instrumental con1erido a lo social8 la teleolog!a y el sub.etivismo no es absolutamente r!gidoes posible separar algPn t+rmino8 como lo prueba %arsons. %ero no cual2uier t+rmino- el sub.etivismo constituye el 1undamento inamovible de la problem'tica de las di1erentes disciplinas. En la pol+mica sociológica se 6an distinguido8 muc6as veces arbitrariamente8 9escuelas:8 cuya oposición se basa en aspectos 2ue son8 despu+s de todo8 secundarios. Ello considerando el es2uema categorial com?n 2ue es el 1undamento de la unidad de la sociolog!a como disciplina acad+mica. Hna de esas escuelas es la llamada 91uncionalista:8 en la 2ue se incluye8 muc6a veces8 toda la sociolog!a... Be@cepto *ar@ y los mar@istasC. )ado 2ue el sentido matem'tico de la noción de 1unción es tan general 2ue todas las ciencias
10

,alinoOs:i, 0.$ Hne 06+orie Scienti1i2ue de la (ulture8 París, ,as ero. B3ay traducción castellana.C

78

ser!an 91uncionalistas:8 si se entendiera en tal sentido8 6ay 2ue buscar la especi1icidad del 1uncionalismo como m+todo en lo 2ue lo di1erencia del uso metodológico de relaciones funcionales. La cr!tica8 tanto 1rancesa como americana8 6a insistido8 como lo 6emos mencionado ya8 en el 9biologismo:8 en la importación de un 9modelo biológico: en el campo de la social8 lo 2ue produce una concepción de la sociedad-organismo cuya ?nica problem'tica es el mantenimiento del orden8 identi1icado a la e@istencia misma de lo social. Se aDade 2ue esta 1orma de pensar lo social8 el identi1icar e#istencia y equilibrio, niega la 6istoria. En los t+rminos de G. =uc5ley811 la importación del modelo biológico pone entre par+ntesis la e@istencia de rocesos morfogenéticos al identi1icar la estructura al con.unto de variables By a las relaciones entre ellasC 2ue los procesos cibern+ticos mantienen dentro de los umbrales 2ue caracteri>an al sistema. Estas cr!ticas8 esencialmente .ustas8 no tocan8 sin embargo8 m's 2ue un aspecto del problema8 ya 2ue8 por una parte no designan en qué consiste, recisamente, la e# licación funcionalista, y or otra8 no identi1ican lo que, recisamente el funcionalismo retende e# licar. Son estos dos aspectos los 2ue nos interesan primordialmente a2u!. 0ampoco distinguen esas cr!ticas lo 2ue separa el 1uncionalismo a lo *alino4s5i y el estructural 1uncionalismo parsoniano8 lo 2ue impide tambi+n el entender lo 2ue les une.

1.3. %alino3s4i y el +uncionalismo radical
La obra de *alino4s5i es una de esas obras comple.as y ricas 2ue merecen una lectura atenta y respetuosa aun2ue no por ello menos cr!tica. 3ay 2ue distinguir en ella8 al menos8 dos partes- la parte etnogr'1ica8 cuya lectura es de un gran inter+s por las minuciosas y agudas observaciones sobre los 1uncionamientos y las estructuras sociales en las sociedades del oc+ano %ac!1ico8 y la parte teórica y metodológica8 2ue se encuentra concentrada sobre todo en >na teoría científica de la cultura. )ados los ob.etivos de este estudio8 lo 2ue nos interesa es esta ?ltima. En ella8 *alino4s5i apunta una 9=reve a@iom'tica del 1uncionalismo: 2ue constituye la primera de1inición de un t+rmino 2ue 6a servido para caracteri>ar la metodolog!a de la sociolog!a anglosa.ona contempor'nea8 aun2ue no siempre adecuadamente- veremos 2ue el estructuro-1uncionalismo parsoniano es una %ariable importante del 1uncionalismo en el sentido -2ue llamaremos 9radical:- de *alino4s5i. /especto a los 6ec6os culturales Bo socialesC8 *alino4s5i e@perimenta el mismo malestar 2ue F. de Saussure respecto a los de lengua.e- son pro1usos8 de distintos tipos8 y cuando se 2uieren obser%ar para sistemati>arlos y anali>arlos8 6ay tantos 2ue no se sabe 2u+ elegir... Hna decisión se impone en cuanto a la de1inición de los 9isolats: 9e@tra!dos del real concreto de la cultura:8 en cuanto a la elección de qué -ay que obser%ar y anali&ar. %ara *alino4s5i8 los datos 2ue 6ay 2ue e@traer de toda observación tienen 2ue ser institucionales. En e1ecto8 las instituciones son formas estables de organi&ación de las conductas destinadas a satisfacer nece* sidades rimarias 'o biológicasC o secundarias, derivadas de las primeras. En este enunciado se encuentra un adecuado resumen del 1uncionalismo de *alino4s5i8 as! como el 1undamento de las cr!ticas m's 1recuentes y banales 2ue de la teor!a de *alino4s5i se 6an 6ec6o- el 9biologismo: ingenuo8 2ue busca en una pintoresca lista de (necesidades biológicas)12 el 1undamento de todo orden social... Lo 2ue *alino4s5i llama 9relación 1uncional: es la e@plicación instrumental de las instituciones8 en t+rminos de estas necesidades biológicas B2ue plantean pocos problemas8 como veremosC y de las 9necesidades: derivadas o secundarias. (uando se establece 2ue una institución sir%e ara satis1acer una necesidad8 se 6a 9e@plicado: la institución en t+rminos 1uncionales. Lo malo es 2ue *alino4s5i no se contenta con llamar 9necesidades: a las condiciones de e@istencia del organismo 6umano8 sino 2ue ad.etiv'ndolas de 9secundarias: o 9derivadas:8 aDade a las 1inalidades 1uncionalmente e@pl!citas de las instituciones8 entidades de una naturale>a muy di1erente8 como8 por e.emplo8 el 9mantenimiento del
11 12

0uc:ley, N.$ Sociology and *odern Systems 06eory8 ?eO "or:, G. Niley and <ons, 1.//. %intoresca orque %a desde la res iración -asta la re roducción, asando or el e#creción, el mantenimiento de la tem eratura del cuer o, etc. Ingenua8 orque el término necesidad no es un concepto biológico ni sicológico...

79

&dem's8 todas las instituciones8 por el mero 6ec6o de serlo8 tienen una 1unción8 es decir8 satis1acen necesidades primarias o secundarias. 80 . %recisamente por eso vale la pena detenerse un poco y e@aminar detalladamente un te@to 2ue para muc6os no es m's 2ue un ob.eto y a la de acción. =asta con decir 2ue puesto 2ue son g+rmenes de delincuencia son dis1uncionales respecto a los valores 2ue de1inen la cultura.etivo8 no es un instrumento8 aun2ue sea ob. 2F. Esto se debe8 entre otras cosas8 a 2ue el sociólogo no siente casi nunca obligación de describir. %ero de la misma manera 2ue las 9necesidades: son necesidades de ese impl!cito su. los sistemas de acción por los 2ue los actos puntuales se rigen. Las instituciones se de1inen por la e@istencia de -ombres. de Gilliam F..os 2ue son a?n los grandes cl'sicos de la sociolog!a emp!rica americana8 como el c+lebre <treet +orner <ociety.etos son depositarios de un sentido y8 1inalmente8 en el 2ue la e@plicación consiste siempre en construir los sistemas de idealidades. puesto 2ue al escribir ara la sociedad sobre la 2ue escribe8 la descripción le parece redundante y se siente convulsivamente impulsado a e# licar. *erton8 el de1ensor de las 9teor!as de alcance medio:8 de 2ue e@isten. %ero esto se ver' m's claramente despu+s de e@aminar la obra de %arsons. Se trata8 precisamente8 del punto de partida del ra>onamiento 2ue conduce a *alino4s5i a de1inir su an'lisis 1uncional.o de %arsons8 con el estructuro-1uncionalismo8 y en el metodológico8 con la brillante a1irmación de 06omas m. La institución de *alino4s5i 9sistema organi>ado de actividades pautadas:813 est' organi&ada or un 13 Ibid.. Lusti1ica esta e@tensión de las necesidades con una e@plicación 1uncional. En el pensamiento de *alino4s5i8 esta proposición aparece con muc6a menor constancia 2ue en los te@tos de %arsons o (6oms5y. de 9organicista: y8 sobre todo8 en el conte@to de la sociolog!a americana8 se le 6a de.est' !ntimamente ligada a la de su.puesto 2ue el orden es necesario para 2ue los 6ombres se alimenten8 el orden es una necesidad derivada de la alimentación. G6ite8 no pueden reproducirse por2ue la pregunta 9para 2u+ sirven las bandas de adolescentes de los barrios: no lleva8 gracias a la noción de dis1unción8 a 6acer una encuesta y a observar.etos8 en el 2ue los su. medios y un sistema de normas y %alores 2ue rigen la aplicación ordenada By repetidaC de los medios para alcan>ar los 1ines institucionales. *ientras 2ue en sus estudios etnológicos8 *alino4s5i toma en serio el inventario de los medios materiales y del personal de las instituciones 2ue observa8 la sociología 1uncionalista no e@amina m's 2ue los sistemas de normas y de valores 2ue las rigen. *alino4s5i insiste sobre la relación entre el instrumento y las 9necesidades 2ue satis1ace:..eto colectivo8 de 9los 6ombres: de la sociedad estudiada8 la institución8 en tanto en cuanto se de1ine como medio para alcan>ar uno o muc6os 1ines de alguien8 es tambi+n medio ara alguien.8 .eto. " esto por2ue la noción de instrumento. El 1uncionalismo con dis1unciones es ya otra cosa. dis1unciones8 lo cual8 aun2ue sea verdad8 2uita al an'lisis 1uncional la co6erencia metodológica 2ue garanti>aba el valor 6eur!stico 2ue pudiera tener.orden:.se 6a acusado al an'lisis 1uncional de 9biologicista: Blo 2ue es verdad en el caso de *alino4s5i8 pero no toda la %erdad5.la de1inición de la institución 2ue8 como 6emos visto ya8 es siempre lo 2ue 6ay 2ue aislar en la observación8 el dato 1undamental 2ue el an'lisis e@plica al establecer la 91unción:. (uando *alino4s5i a1irma el carácter instrumental del orden institucional respecto a 1inalidades 2ue llama necesidades primarias o secundarias8 seg?n 2ue sean biológicas o no8 est' a1irmando que e#iste un sujeto de la acción social. &6ora bien8 6ay otras ra>ones8 muc6o m's 1undamentales y 2ue dependen todas de un 6ec6o 2ue 2ueremos contribuir a establecer..ado de lado8 en sus aspectos teóricos8 con el traba. La cr!tica de este 1uncionalismo radical 6a sido 6ec6a desde muc6os puntos de vista.eto 2ue no aparece como conjunto de medios de (alguien) para8 evidentemente8 alcan>ar alg?n ob.2ue todo el pensamiento contempor'neo sobre lo social est' organi>ado por un campo categórico en el 2ue los datos son siempre actos de su.un ob... %or el momento8 tenemos 2ue insistir en un aspecto de la metodolog!a 1uncionalista de *alino4s5i 2ue 6a sido pasado por alto por la cr!tica8 tanto estructuro-1uncionalista como mar@ista.los traba.eto r'pidamente con1inado en el museo del saber8 en esa 6istoria del pensamiento 2ue se construye a menudo para evitar al lector contempor'neo la desagradable sorpresa de la constatación de la redundancia.

%ero el es2uema categórico de la acción est' en pleno centro de su an'lisis 1uncional y esta a1irmación nos parece esencial ya 2ue se 6a opuesto al accionalismo.8 .. El 9an'lisis 1uncional: de *alino4s5i es8 de 1orma menos clara y e@pl!cita 2ue el de %arsons8 una metodolog!a para el an'lisis de la acción. Ibid. 1. Id. &6ora bien8 aun2ue los estatutos dominan el personal de la organi>ación8 puesto 2ue los estatutos son %alores.. 0odas las caracter!sticas esenciales de +sta se encuentran en +l. 2.sistema de valores8 2ue llama 9estatutos:8 en cuyo nombre los -ombres se organi>an o se a1ilian a organi>aciones ya e@istentes:. 81 .3B. &?n cuando en sistemas modernos y sutiles como los de %arsons o (6oms5y8 las 1inalidades no sean las simplistas necesidades biológicas de *alino4s5i8 como las de este ?ltimo8 se substraen tambi+n del an'lisis8 son e@teriores a +l. <euil...eto de an'lisis.$ La production de la soci+t+8 París.9de: 2uiere a2u! decir 9interiori>ados por:8 9constituyentes de la conciencia de:.. <euil.. %or tanto8 sólo al nivel de los valores se puede comprender el car'cter sistem'tico de lo social8 el orden..$ La conscience ouvriVre8 Paris. el sistema de %alores. como si se tratara de dos escuelas esencialmente opuestas en cuanto al modo de construcción del ob. 1<66. Estatutos Personal ater!al "#t!$!%a%es &un#!'n Normas Los estatutos8 es decir8 los sistemas de valores dominan la institución.14 El su.son los valores de los 6ombres los 2ue rigen la acción de los 6ombres y su organi>ación.//. Douraine. (uando lo social es instrumental8 lo 2ue no es instrumental no es ob.$ Sociologie de lP&ction8 París..8 .personal y normas se derivan de ellos8 y a su ve> dominan el o los materiales con los 2ue se e1ect?an las actividades 2ue tienen una 1unción. El es2uema con el 2ue *alino4s5i sinteti>a su concepción de las organi>aciones-instituciones es absolutamente e@pl!cito a este respecto-1. %arsons se de1iende de la acusación de 1uncionalista y reivindica un estructuro-1uncionalismo 1undado8 como veremos8 en una teor!a general de la acción de tradición 4eberiana.basta con postularlas. Insistamos una ve> m's sobre el -ec-o de 2ue8 en sus estudios etnológicos concretos8 *alino4s5i tiene en cuenta y describe los aspectos materiales de la organi>ación social8 2ue sus observaciones son agudas y pertinentes. Los 1ines se encuentran en las ya 6arto mencionadas necesidades biológicas. el funcionalismo.eto es 9los 6ombres:8 organi>arse o a1iliarse a organi>aciones es el medio. 1. <euil.eto de las ciencias sociales. Esta curiosa 1orma de proceder se comprende sin di1icultad cuando se constata 2ue del 9instrumento: observado y anali>ado8 lo esencial acaba siempre siendo los estatutos. Hn aspecto esencial de esta 1orma de de1inir la especi1icidad del 6ec6o social como 6ec6o instrumental es 2ue las 1inalidades est'n siempre 1uera del an'lisis sociológico Bo antropológico o económicoCI 91uera: en el sentido de 2ue no tienen por 2u+ e@plicarse. A luego8 &lain 0ouraine en su <ociología de la Hcción..16 buscando sus or!genes en las teor!as 14 15 16 Ibid. H. Id. B9en cuyo nombre los 6ombres se organi>an:C8 estos valores son los valores de 9los 6ombres:. 2F. aun cuando un instrumento sea inseparable de un 9para 2u+:.

D-e Eree Press. Lo Pnico que -ay que re roc-ar a la argumentación arsoniana es el confundir las estructuras ideológicas8 inscritas en el lenguaje.8 p. además. . ublicado en 1. En D-e <tructure of t-e <ocial Hction B1<32C8 %arsons escribe179Lust as t6e units o1 a mec6anical system in t6e classical sense8 particles8 can be de1ined only in terms o1 t6eir properties8 mass8 velocity8 location in space8 direction o1 motion8 etc. basta con leer la continuación del fragmento citado en el que Parsons aduce como rueba de la universalidad de este (modo de ensar). como en la e#istencia uni%ersal de un %erbo que corres onde al %erbo inglés (to do) BIbid. sobre todo8 en 1<. el -ec-o de que los elementos básicos del esquema están encla%ados en la estructura misma de todas las lenguas.15.8 . Este argumento arsoniano nos arece e#tremadamente agudo y ertinente.:C de la percepción. )ada la importancia de esta a1irmación8 y por2ue el te@to no carece de un cierto 6umor ingenuo8 vale la pena citarlo8 a?n cuando el 6acerlo no 1acilite la legibilidad de este te@to1$906e origin o1 t6e mode o1 t6in5ing in terms o1 t6e action sc6eme in general is so old and so obscure t6at it is 1ruitless to in2uire into it 6ere.8 so t6e units o1 action systems 6ave certain basic properties 4it6out 46ic6 it is not possible to conceive o1 t6e unit as e@isting. +omo se %e.3. 1.. en el te#to inglés. Este artículo demuestra la identidad entre categorías fundadoras del discurso de Hlain Douraine y el de . e# resión que. 0asta con seValar que.18 en 7acia una teoría general de la acción. $l estructuralismo sociológico5 *alcott Parsons La importancia de la obra de 0alcott %arsons en el pensamiento sociológico moderno resulta de la clari1icación y e@plicitación de los postulados8 casi siempre impl!citos8 de una disciplina 1undamentalmente emp!rica. . en cierta manera.. en las rácticas. este árrafo -a sido traducido como sigue$ (El origen de la costumbre de ensar en términos del esquema de la acción en general es tan %iejo y oscuro que resultaría %ano reguntarnos or él aquí.ust li5e t6e sc6eme o1 classical p6ysics8 it is deeply rooted in t6e common-sense e@perience o1 everyday li1e8 and it is o1 a range o1 suc6 e@perience t6at it may be regarded as uni%ersal to all -uman beings). . en la /evista de Investigaciones Sociológicas. del mismo modo que el esquema de la física clásica. 17 Parsons. mencionamos articularidades del mismo orden. It is su11icient to point out t6at8 .: Las propiedades 2ue de1inen las unidades de los sistemas de acción8 los actos8 constituyen un sistema de categor!as uni%ersales.4.de la 6istoria8 6ace algo similar. el 1enómeno 2ue 6ay 2ue e@plicar. 2B.%arsons8 como mant8 y como todo idealismo no dial+ctico8 env!a a las calendas griegas el origen de los universales B9a priori. Parsons utili&a la e# resión (mode of t-in:ing). anali>a el sistema de coordenadas B91rame o1 re1erence:C 2ue8 en las ciencias 6umanas en general constituye el con.emos entonces 2ue la universalidad de las categor!as de la teor!a general de la acción es comparable a las de 1!sica cl'sica.las categor!as Léase. 2B. . or los códigos. ?. . %or2ue el acto es8 para %arsons y para todas las 9ciencias 6umanas:8 lo dado.. en las subjeti%idades constituidas or la re resión. 1. 18 Ibid. muc-o más estructural que -istórico. Para confirmar la im ortancia del mati&. que nosotros -ubiéramos traducido literalmente or (modo de ensar) o(forma de ensar) más que or (costumbre). sino que genera estructuras que se sitPan 1uera del sentido. %ol. 82 . Pi&arro$ (El sujeto y los %alores$ la sociología de Hlain Douraine). Por eso la ciencia es un lenguaje que no es lengua.1.unto de categor!as 1undamentales a partir de las cuales se de1inen los conceptos de cada una de las disciplinas particulares.a# Neber y Dalcott Parsons. .8*.. Dalcott$ 06e Structure o1 Social &ction8 ?eO "or:. %arsons8 a partir de 1<378 en La estructura de la acción social y. con la estructura de un discurso científico que su era no sólo el sentido comPn.ás lejos en el te#to. y es de un ti o de tal e# eriencia que uede considerarse uni%ersal ara todos los seres -umanos). traiciona el ensamiento del autor. Lo que Parsons anali&a en esta obra odría e# resarse como las %ariaciones y el desarrollo de un aradigma 'en el sentido de 9-an n5 o de un +pist+mV en el sentido de Eoucault. está rofundamente enrai&ado en la e# eriencia de sentido comPn de la %ida cotidiana. En la edición es aVola.

. El lector notar' 2ue los fines permiten la de1inición de la 9situación: as! como 2ue las orientaciones normati%as de la acción constituyen un 1actor selectivo inde endiente y determinado..ect to t6e in1luence o1 an independent8 determinate selective 1actor8 a 5no4ledge o1 46ic6 is necessary to t6e understanding o1 t6e concrete course o1 action.eta al control del actor. . TQu+ nos dice %arsons de estas categor!asF TQu+ esF T(ómo se de1ine el actoF La de1inición es interesante.etos 1!sicos o culturalesC y los tipos de orientaciones normativas moti%acionales y e%aluati%as. 1. Los dos tipos de orientación comportan un aspecto cognitivo8 es decir8 la de1inición o di1erenciación de los ob. Prácticamente todas las cosas concretas de la situación son en arte condiciones y en arte medios. or contra osición a medios. F6*FB5$ (= En este sentido.2ue lo de1inen son intocables8 no necesitan e@plicación.. & partir de este es2uema8 %arsons de1ine los sistemas de acción como 9pluralidades organi>adas de 19 Parsons.etos por el su.1820 %arsons modi1ica ligeramente su modo de de1inición del 9sistema de coordenadas: de las categor!as 1undamentales de la teor!a general de la acción. Finally.esta relación se llama 9orientación normativa de la acción:. 06at is8 in t6e c6oice o1 alternative means to t6e end8 in so 1ar as t6e situation allo4 alternatives t6ere is a anormative orientationa o1 &ction.t6ose over 46ic6 t6e actor 6as no control8 t6at is 46ic6 6e can not alter8 or prevent 1rom being altered8 in con1ormity 4it6 6is end8 and t6ose over 46ic6 6e 6as suc6 control. cuya e@istencia es (esencial para los llamados 9sistemas de acción: no son8 en de1initiva8 m's 2ue sistemas de orientaciones normati%as de la acción. 3C It must be initiated in a asituationa o1 46ic6 t6e trends o1 development di11er in one or more important respects 1rom t6e state o1 a11airs to 46ic6 t6e action is oriented8 t6e end. D-e Eree Press. G6at is essential to t6e concept o1 action is t6at t6ere s6ould be a normative orientation8 not t6at t6is s6ould be o1 any particular type:. 1.) 20 Parsons./6.19 El acto8 entonces8 se de1ine por la e#istencia de un actor en cuya conciencia e@iste una re resentación de la finalidad del comportamiento8 un 1in8 y una representación de la situación8 compuesta de medios y condiciones8 seg?n se trate de elementos controlables o no de la situación.eto. La situación constituye condiciones de la acción. en la medida en 2ue no est+ su.. el esquema de la acción es intrínsecamente teleológico. entre las alternativas8 de un medio para alcan>ar un 1in. Git6in t6e area o1 control o1 t6e actor8 t6e means employed can not8 in general8 be conceived eit6er as c6osen at random or as dependent e@clusively on t6e conditions o1 action8 but must in some sense be sub.1. #C 06ere is in6erent in t6e conception o1 6is unit8 in its analytical uses8 a certain mode o1 relations6ip bet4een t6ese elements.etos de orientaciónC 3C un sistema de orientaciones normati%as 2ue relacionan el su. . En 1<.etoI 2C una variedad de objetos Bob. y sólo en éste. 22*2.1C un actor8 9ego:8 9sel1: o 9mind:. 83 . Las notas que acom aVan este te#to de Parsons se leen como sigue 'en la edición es aVola. 06e 1ormer may be termed t6e aconditions: o1 action8 t6e latter t6e ameansa.sus l!mites8 sus vac!os e imprecisiones8 son tan importantes como lo 2ue a1irma perentoriamente9&n aacta involves logically t6e 1ollo4ing1) It implies an agent8 an aactora. A8 sobre todo8 e@iste tambi+n en la conciencia del actor 9un cierto tipo de relación: entre las representaciones precedentes8 una relación llamada elección.etos. d Iebe indicarse es ecialmente que no nos referimos aquí a cosas concretas de la situación. pues +stas son los 1actores inde endientes Bvariables independientesC y determinados8 esenciales8 puesto 2ue su posición en el discurso accionalista 6ace de ellas el 1actor determinante. 2C For purposes o1 de1inition t6e act must 6ave and aenda8 a 1utur state o1 a11airs to4ard 46ic6 t6e process o1 action is orientedP. Dalcott$ 06e Structure o1 Social &ction8 ?eO "or:. Este es2uema se precisa de1iniendo las clases de objetos Bsociales8 es decir8 otros actores8 o no sociales8 es decir8 ob. 7ar er Dorc-boo:s. %ol. . Dalcott$ 0o4ard a Keneral 06eory o1 &ction8 ?eO "or:. 06is situation is in turn analy>able into t4o elements.un su. .el es2uema se reduce a.eto con los ob. lo 2ue e# lica la acción..

9&?n cuando la unidad actuante sea un individuo o una colectividad8 6ablaremos8 al describir la acción8 de las orientaciones normativas del actor:. Ibid.ecutan.etos cient!1icos.. (D-e organi&ed lurality of suc. Este subsistema8 ob.eto de la disciplina8 es siempre un sistema de orientaciones normati%as. a este res ecto. ob. Las 9ciencias 6umanas: constituidas con este paradigma 2ue estamos evidenciando8 se di1erencian Ibid. En e1ecto8 9una combinación espec!1ica de selecciones relativas a tales ob. H untemos la similaridad entre esta conce ción y la que. A de1ine estas ?ltimas en t+rminos m's abstractos8 pero con el mismo contenido 2ue en la primera versión del es2uema. 23 Ler..26 Eotemos 2ue la distinción entre una acción colectiva y un acto individual se borra y no es pertinente para el an'lisis de la acción8 pues este an'lisis se 6ace en t+rminos de orientaciones normativas de la acción8 es decir8 de criterios de selección de ob..8 ..etos de orientación 2ue e@isten8 interiori>ados8 en la conciencia del actor individual y 2ue8 en el caso del actuante colectivo8 al estar compartidos por todos sus miembros8 son Pnicos.ale decir 2ue no 6ay actuante colectivo m's 2ue como pura agregación de lo id+ntico.orientations of action constitutes a system of action:. . 24 Ler el ca ítulo II sobre este tema..2# Los t+rminos esenciales del nuevo es2uema son sustancialmente los mismos 2ue los del te@to de 1<37.(. en Socialisme /. La de1inición de la sistematicidad del sistema social en t+rminos de sistema de acción permite la e@clusión de ciertas pr'cticas -y de los 2ue las e. . Los sistemas de acción Sistemas de 9orientaciones normativas:8 los sistemas de acción son realidades sub. (uando8 en la pr'ctica8 se observan acciones 2ue no son regidas por las orientaciones normativas del subsistema particular8 se las denominan actos anormales o desviantes8 y se caracteri>an a los su.8 . %ero la 1unción teórica8 en la acción8 del 9sistema de acción:8 tiene un alcance muc6o mayor 2ue esta distinción sistema-margen Bo normal-anormalC.E.etos de las di1erentes disciplinas en las 2ue se divide el campo de las 9ciencias 6umanas: o 9sociales: son de1inidos -de 1acto. 1. en la ráctica del análisis accionalista.del campo de la plena realidad social y su con1inamiento en 9m'rgenes:. . 1.a. Hna ve> 6ec6a8 sirve para de1inir el objeto de las di1erentes disciplinas8 mediante un procedimiento de una sorprendente generalidad8 2ue consiste en de1inir un 9subsistema de acción: para cada tipo de actos./.... Pi&arro$ (Les grou es marginau# idéologie et réalité).C8 e1ectuada entre las posibilidades de selección disponibles en una situación espec!1ica8 es lo 2ue constituye una orientación de la acción para un actor particular:.23 La sociolog!a americana procede as!8 y la teor!a ling !stica contempor'nea8 con su distinción entre 9competencia: y 9per1omance: B(6oms5yCI o entre 9lengua: y 96abla:8 constituye un caso e.etivas8 cuya 1unción teórica e ideológica es comple. En e1ecto8 y como lo 6emos mencionado ya8 los ob. 21 22 Ibid. 2. En todas las disciplinas e@iste una o osición constituti%a entre sistema. %. las situaciones es ecíficas se borran ara dejar en rimer lano el objeto buscado$ las orientaciones de la acción. Pero. Las relaciones entre los dos se e@presan claramente en el enunciado siguiente.eto de ciencia. nPmero 1F.el actor y sus orientaciones normativas.eto del discurso8 y el acto 2ue8 siendo individual y el individuo siendo8 por de1inición8 libre8 no puede ser ob. interiori>ado por los miembros de una colectividad y rige los actos unitarios. Lo esencial para el teórico de la acción no es el acto. del sistema *lengua saussuriana o competencia c-oms:yana* tienen los lingQistas. 25 26 84 .como sistemas de acción8 como sistemas de orientaciones normativas 2ue rigen un aspecto determinado de la 9acción 6umana:. . ?.etos de tales actos como 9desviantes: 2ue8 en el me.. La independencia de las orientaciones normati%as de la acción así definidas arece menor que en la definición anterior..ontréal.emplar de este modo de constitución de la 2ue no son m's 2ue pseudo ob.etos Blos 9ob. sino el sistema 2ue rige todos los actos posibles.2.etos de orientación:.22 La distinción entre acto unitario y sistema de acción es una de las caracter!sticas 1undamentales del modo de pensamiento 2ue caracteri>a el campo de las ciencias 6umanas. normales.or de los casos8 constituyen un 9grupo marginal:.tales orientaciones de la acción:821 y centra su an'lisis en la estructura de estos sistemas.8 p.

La de1inición de la noción de sistema de acción responde a este planteamiento.eremos a6ora cómo %arsons de1ine tres sistemas de acción8 tres 1ormas de estructuración de los criterios de selección. %arsons8 en La estructura de la acción social.una ciencia social 2ue estableciera leyes Ben el sentido de1inido en el p'rra1o precedenteC no podr!a postular al mismo tiempo la libertad del su. %arsons8 consciente de este nuevo problema8 intenta resolverlo con un dispositivo 2ue constituye una de las 27 La osición de +laude Lé%i*<trauss es bien conocida$ la línea di%isoria entre naturale>a y cultura es la que se ara la ley de la norma y que. A este postulado es8 como veremos8 la a1irmación 2ue el discurso dominante sobre la sociedad no puede contradecir. 28 ?otemos que la definición misma de los rinci ios físicos determinantes 'leyes de conservaciónC est' ligada a la in%ariancia de las leyes res ecto al es acio y al tiem o. Seg?n %arsons8 la ?nica manera de resolver la contradicción entre la e@istencia del orden Bno 6ay guerra de todos contra todos a pesar de.eto.untan voluntad y libertad. ?. es. la 9causa e1ica>: del orden tiene 2ue encontrarse en la e@istencia y en la estructuración de tales criterios de selección. %or 9e1icacia de la conciencia: entendemos el es2uema descriptivo-e@plicativo siguiente.C y la libertad Btodos luc6an libremente por alcan>ar ob. %alores.. &l menos as! lo pretenden la mayor!a de los discursos sobre las ciencias 6umanas8 metodológicos o epistemológicos. El ostulado de la libertad del sujeto es una condición (sine qua non) ara afirmar la eficacia de los contenidos de conciencia 'ideas. Importa subrayar 2ue la libertad del su.. 29 Hbordamos este tema en ?. Eo olvidemos 2ue8 adem's8 a otro nivel de an'lisis8 la atribución de la libertad es la condición de posibilidad de la (res onsabilidad) del su. la ro-ibición del incesto. A8 complementariamente8 a1irmar 2ue8 puesto 2ue toda selección se 6ace aplicando criterios de selección.eto y el postulado de la eficacia de la conciencia est'n !ntimamente ligados.de las ciencias naturales en 2ue8 mientras 2ue las primeras estudian las normas.. La relación entre las idealidades contenidas en la conciencia y el comportamiento observable es de car'cter intencional. Sólo lo despla>a8 ya 2ue si el orden es un resultado de la e1icacia de los criterios de selección de alternativas de acción8 si los criterios de selección mismos no pueden ser elegidos libremente por el su. sit?a el problema del orden en la 1ormulación de 3obbes como el necesario punto de partida para construir una teor!a general de la acción.27 *ientras 2ue las leyes 2ue las ciencias naturales estudian son uni%ersales y no pueden ser transgredidas8 las normas son relativas a una cultura Bde1inida en un instante y lugar dadosC y pueden ser in1ringidas.la conciencia es una especie de recept'culo 2ue contiene entidades subjeti%as Bideas8 conceptos8 nociones8 relaciones-valores y normasC8 y estas ?ltimas orientan los di1erentes tipos de comportamientos ob. Pi&arro$ (rimen y suicidio8 0arcelona.3F.eto y la e#istencia del 9orden social: est' en pleno centro de la re1le@ión sociológica. la universalidad y8 de la norma. %oluntario.eto8 si est'n determinados socialmente8 la libertad del sujeto no e#iste.etivos.2< El problema de las relaciones entre la libertad del su. %ero8 como la moral tomista nos 6a enseDado8 no 6ay interpretación valorativa posible para un acto si a la conciencia no se . " se podr!a aDadir 2ue8 entonces8 e@istir!a8 en el campo de lo social8 un determinismo comparable al e@istente en las ciencias de la naturale>a. de la ley. Esta ro-ibición tiene. A 2ue la (res onsabilidad) es el 1undamento discursivo8 la .. En e1ecto8 las leyes sociales ser!an las 2ue especi1icar'n cuáles son las normas e1icaces en el mantenimiento del orden en una sociedad dada.2$ Las relaciones entre la normati%idad del objeto de las ciencias 6umanas y la libertad del sujeto 6umano son evidentes. 1. ara este autor.. las segundas establecen leyes. . 85 . En pocas palabras8 se trata de 2ue la 9solución parsoniana a la antinomia de 3obbes entre orden y libertad no resuel%e de ninguna manera el roblema.usti1icación ideológica8 de la re resiónJ es decir8 de la regulación 6omeost'tica del sistema social..etivos individualesC es postular 2ue la libertad es una libertad de elección de cursos alternativos de acción Btal y como aparecen en la concienciaC. la osibilidad objeti%a de la trasgresión. %ero antes de adentrarnos en el e@amen del sistema de acción de la personalidad8 del sistema social y de la cultura8 tenemos 2ue mencionar un 6ec6o esencial para la comprensión del paradigma 2ue e@aminamos a2u!. normas5 en la (orientación de la acción. digámoslo de aso. La libertad es libertad de elección de alternativas.eto respecto al acto 2ue8 mediante estos postulados deviene suyo.

%or2ue admitir 2ue e@iste una estructura e1ica> respecto a la acción fuera de la conciencia y de la voluntad8 es incompatible con una teor!a de la acción. El testimonio de la Iglesia (atólica y del comunismo-estalinismo8 2ue8 con argumentos di1erentes condenan el psicoan'lisis8 6asta 2ue8 con un enorme traba.. (on esto llegamos a una nueva parado.o8 se llega a 9recuperarlo:8 es decir8 a interpretarlo en los t+rminos voluntaristas 2ue toda moral o1icial e@ige8 con1irma la importancia de la brec6a. Se trata de la teor!a de las 9pattern variables:8 las 9variables pautantes:83U desarrollada en DoOard a 1eneral D-eory of Hction y en D-e <ocial <ystem. &1irma primero 2ue la organi>ación abstracta33 de las orientaciones normativas se denomina cultura. 32 <i no se -a com rendido es orque 06e Structure o1 t6e Social &ction8 a nuestro entender el mejor libro de Parsons. E. el menos com ulsi%amente clasificatorio.. Dalcott$ 06e Social System8 D-e Eree Press of 1lencoe. La interpretación recuperadora del 1reudismo tiene dos corrientes.inuit.la 2ue suprime lo biológico8 reduci+ndolo a un puro simbolismo del cuerpo y la 2ue suprime lo social8 reduciendo la ob. se 6a abierto una brec6a importante en el es2uema voluntarista de la acción. 33 Hbstraída de la ersonalidad y del sistema social.a8 la de la elección inconsciente. 1.el ositi%ismo -a regido la e#égesis. 1uattari..unto de alternativas dicotómicas Bcinco o seis8 seg?n 2u+ te@to consideremosC8 criterios de selección de los criterios de selección. la reinter retación. )ado 2ue nadie est' consciente de operar tal selección8 no 2ueda otra solución 2ue la o1recida por %arsons. como %eremos des ués. 1.usticia8 por 2u+ noC elegir!a la orientación normativa 2ue va a aplicar a la situación Bla 9caridad: o la . %or2ue elegir inconscientemente es como votar sin darse cuenta.. .1. y esto con las %ariables autantes. 1illes..32 & la pregunta T2u+ determina la e1icacia de un sistema articular de orientaciones normativasF8 %arsons no contesta directamente. es el que -a sido menos le!do. Parsons.31 Esta teor!a 6a sido mal comprendida por los disc!pulos y por los vulgari>adores de %arsons precisamente por2ue no 6an comprendido 2u+ problema +ste 2uiere resolver con ella.emplo.situar el proceso de selección entre las alternativas dicotómicas de las 9variables pautantes: en la conciencia no es sólo 6acerlo 6omog+neo respecto a las selecciones operadas por las orientaciones normativas8 sino8 adem's8 situar en la conciencia un 9proceso de selección: 2ue no corresponde a la e@periencia sub. Si no8 se vuelve a caer en el in1ierno del determinismo... 86 . aun2ue tambi+n podr!a ser otra8 la .etivas8 pero estas entidades est'n organi&adas By esta organi>ación en la conciencia es lo 2ue se llama8 precisamente8 el sistema de acción de la personalidadC. &6ora bien8 si esta selección de criterios de selección 1uera consciente8 no se podr!a distinguir entre los criterios de selección y los criterios de selección de los criterios de selección.34 Eo es a2u! el lugar de una e@posición cr!tica de la teor!a 1reudiana8 ni de su devenir en el discurso contempor'neo. &6ora bien8 la cultura8 interiori>ada por los actores8 no puede estar determinada8 sino 2ue tiene 2ue ser el resultado8 también.etiva.$ LP&ntioedipe8 París. %ostular la e@istencia de tales 9variables pautantes: lleva a %arsons a concebir cada cultura como el resultado de una combinación particular de selecciones entre las dos alternativas de cada una de las variables dicotómicas..un puro contrasentido.partes peor comprendidas de su otra. )esde 2ue Freud8 anali>ando el comportamiento 9patológico: descubre en el discurso de los pacientes estructuras 2ue organi>an +ste8 pero 2ue no pertenecen al campo de la conciencia y 2ue las sit?a en un lugar de la siquis 2ue denomina inconsciente. Si tal 1uera el caso8 no sólo todo 6ombre antes de actuar8 percibe8 concept?a8 valori>a y elige entre las alternativas8 de su acción en 1unción de orientaciones normativas conscientes8 sino 2ue8 adem's8 antes de aplicar las orientaciones normativas8 a la situación8 elige de antemano qué orientaciones normati%as %a a a licar a esta elección.a lugar a las determinaciones sociales biológicas conjugadas. En e1ecto8 las 9variables pautantes: son un con. 2ue sustituye a la 2ue %arsons 2uer!a resolver. 34 Ler Ieleu&e.se elige entre las variables pautantes de 1orma inconsciente. La teoría arsoniana de las %ariables autantes es la e# licación de cómo los -ombres eligen libremente la cultura en función de la cual actPan. (onsecuentemente8 todo 6ombre8 antes de saber si delante de un mendigo 2ue solicita una limosna8 se la va a dar8 lo 2ue implica la utili>ación de una orientación normativa dada Bllam+mosla caridad8 por e..con el inconsciente8 la libertad de.etividad de las relaciones sociales a otro simbolismo$ el de Edipo. 0en!amos 2ue mencionarlo por2ue la utili>ación parsoniana del t+rmino inconsciente en 30 31 " no pautadas8 como se -a traducido en es aVol.36. La conciencia es un recept'culo de entidades sub. %ero un contrasentido 2ue no es nuevo en las ciencias 6umanas. de una libre selección.usticia:C eligiendo uno de los dos valores posibles de las seis variables pautantes.

eto8 o8 si se 2uiere8 la negación del car'cter puramente instrumental del cuerpo. El admitir la e@istencia de una determinación del cuerpo en la acción no es cosa 1'cil para el discurso moral 2ue domina nuestra cultura.olvemos a decir 2ue el cuerpo es un instrumento.eto solamente el indicar la e@istencia de una cone@ión m's entre el paradigma 2ue e@aminamos y otra 9disciplina:8 una cone@ión de una importancia tal 2ue el no mencionarla 6ubiera impedido establecer claramente 2u+ contornos tiene el 9actor social:8 el su. Euestra e@cursión pro1anadora ten!a como ob.eto de la teor!a de la acción es un su.. %ero lo volvemos a decir insistiendo sobre un aspecto esencial8 2ue establece otra cone@ión m's8 esta ve> con las categor!as .eto de las teor!as de la acción es un su. Lo 2ue importa es 2ue el inconsciente es el lugar en donde esta e1icacia del cuerpo se 6ace estructura rectora del acto8 en donde el cuerpo no es instrumento servil y neutro de una conciencia soberana8 sino imperioso seDor 2ue mani1iesta su poder m's en sus actos 2ue en sus ra>ones. La c'rcel o el asilo. como un código ignorado. 36 <i -emos leído todos LP&ntioedipe y también los te#tos luminosos de . La ?nica alternativa8 una ve> e@cluida la eliminación de la subversión 1reudiana es la integración de la teor!a del inconsciente en el paradigma generador de las teor!as de la acción. A la ?nica 1orma de integrarlo es el interpretar el t+rmino inconsciente no como lugar de la determinación del cuer o.etividad actora.el psicoanalista8 re1ormado8 es la nueva 1igura del con1esor.ur!dicas y económicas.la condenación del psicoan'lisis por la Iglesia (atólica By por el estalinismo. %ara mantener los 1undamentos del discurso moral 6ay 2ue a1irmar8 sin lugar a dudas8 el principio de la conciencia y de la voluntad en la acción 6umana por2ue sin ellas no 6ay pecado ni legitimación de la ena. sobre todo su 3istoire de la 1olie ] lPage classi2ue.. 0enemos 2ue insistir 2ue la 1orma de 9tener: es la 1igura . sino como otro ni%el de estructuración de los signos.. La c'rcel y el asilo.nuestras a1irmaciones entran en un campo pol+mico 1uertemente estructurado y8 lo sabemos8 en estos campos la legitimación de una intervención pasa por la e@+gesis8 por la elaboración de una interpretación erudita de la 6istoria8 siempre inmóvil8 de sus t+rminos.36 3emos dic6o8 pues8 2ue el su. Este ?ltimo e1ect?a variantes de la misma operación como condición 9sine 2ua non: de la legitimidad social By moralC de su pr'ctica.ic-el Eoucault.eto sin cuerpo no puede 6aber un inconsciente 1reudiano por2ue la libido es presencia del cuerpo8 de sus determinaciones en la acción 6umana. T(ómo 6ubiera podido subsistir y constituirse el psicoan'lisis como rofesión sin 6acer esta 9m!nima: concesión al ordenF La gran deriva de /eic68 tanto en su discurso como en su propia vida8 es el m's claro e@ponente de la incompatibilidad 2ue e@iste entre el orden y su discurso y la a1irmación de la corporeidad radical del su.C es una postura absolutamente co6erente8 totalmente necesaria. La de1ormación no es el resultado de la pura ignorancia del 9sociólogo: en materias reservadas al arte inici'tico del analista. En otro lugar de este te#to la marca de sur obras recibe el -omenaje que nuestra tradición intelectual e#ige..eto de las teor!as de la acción.emplo de la recuperación accionalista del 1reudismo8 del 2ue no 2ueda m's 2ue una descripción de un aspecto del 9proceso de sociali>ación:8 gracias al 2ue el individuo interiori>a los valores propios de una cultura por el 9proceso: de identi1icación. 87 . La importancia de la cone@ión estriba en 2ue nos permite establecer 2ue con el 9concepto: de propiedad By de uso8 pero de esto volveremos a 6ablar despu+sC8 la 35 (Lo que).su teor!a de las variables pautantes lo re2uer!a. 0enemos 2ue de. %arsons no es el ?nico teori>ador 2ue integra la terminolog!a 1reudiana en el paradigma de la acción8 de1orm'ndola al 6acerlo. &Dadiremos 2ue en DoOard a 1eneral D-eory of Hction encontramos un magn!1ico e. orque en el te#to de Ereud coe#isten el aradigma subjeti%ista y moral de la acción y una teoría que &a a los fundamentos de este aradigma.el auge del psicoan'lisis en &m+rica se e@plica como resultado del +@ito de esta desnaturali>ación de lo que B.ur!dica de la propiedad..eto incor óreo$ %arsons a1irma 2ue el cuerpo8 para el su..si el t+rmino inconsciente tiene una signi1icación es8 precisamente8 la del lugar en donde estructuras e1icaces determinan los actos8 1uera del alcance de la voluntad consciente8 de los valores8 de las alternativas. %ero el su. En este su. no sé si con ra&ón. )esde Fromm 6asta Lacan8 una lectura atenta y cr!tica del discurso psicoanal!tico demuestra cómo la materialidad de las determinaciones corpóreas es reempla>ada por estructuras simbólicas. sino que lo osee. &s! se 6a 6ec6o.eto8 es algo 2ue se osee como 2uien posee un martillo8 2ue tiene un carácter instrumental respecto a la sub. Que esta presencia est' mediati>ada8 2ue la mediati>ación sea relacional8 es 1'cil admitirlo.libertad de uso de algo. en el discurso 1reudiano8 subvert!a todo discurso moral. .eto incorpóreo8 un sujeto que no es cuer o.ar de lado el psicoan'lisis.

Es relativamente sencillo.determinados por la libre elección de los su.1. . 1. 2ue el espacio del intercambio tiene como sistema de coordenadas el su. puesto 2ue constituyen criterios de selección 2ue intervienen en las decisiones de los mismos su.eremos cómo. Si nos planteamos el problema de la co6erencia de las di1erentes orientaciones normativas de las acciones del mismo actor. %ero el economista se contenta pensando 2ue le 1altan todav!a 91actores:8 2ue el modelo sigue siendo demasiado simple. Lo esencial es comprender el principio 2ue permite la distinción de estos tres sistemas.os y8 a veces8 bell!simos8 2ue no tienen m's de1ecto 2ue el de no permitir ninguna previsión. entonces estamos estudiando el sistema de la cultura.eto est' 9muc6o me. a su manera. %ero lo 2ue %arsons a1irma es 2ue los ob.se trata de una cuestión de punto de vista. este tema. Si8 por el contrario8 nos planteamos el problema de la co6erencia de las orientaciones normativas de dos o m's actores en interacción8 entonces e@aminamos el sistema social.etos económicos8 son tambi+n (determinantes). %ero tenemos 2ue decir del intercambio de bienes8 a6ora8 lo 2ue precisaremos luego respecto al intercambio de signi1icados8 respecto a la comunicación.etos de orientación respecto al 6ambre.etos cual2uiera8 2ue est'n determinados BdisposedC por la cultura y 2ue8 por lo tanto8 son orientaciones normati%as de la acción$ un 6ombre 2ue 9tiene 6ambre: 2uiere comer lo 2ue su cultura de1ine como alimentosI un occidental no considera las 6ormigas como ob. entonces e@aminamos el sistema de acción de la personalidad. La satis1acción de la necesidad implica siempre una grati1icación Bseg?n %arsonsC.3< (omo dec!amos8 los tres sistemas son la personalidad8 el sistema social y la cultura.eto de la econom!a. A el 37 (alcul Economi2ue et 1ormes de propriet+8 París.. es más una concesión retórica al mo%imiento ecológico que otra cosa. 39 En Societies8 E. %ero8 curiosamente8 esta ?ltima e# lica la primera. y la construcción es la cultura.06+orie mar@iste de la valeur8 París. Parsons aVade un sistema ecológico. Prentice 7all. (laro 2ue este su. así como del estatuto de la crítica mar#iana de la economía. Lo 2ue e@iste es la ersonalidad. >. 1illes. pues son siempre relati%os* constituyen un subsistema de acción particular8 cuanti1icada8 eso s!8 pero sistema de acción de todas 1ormas. Si 6ablamos de recios es por2ue +stos son.3F. La 9necesidad: est' arraigada en la 9naturale>a:. ". los valores838 las orientaciones normativas de la acción Bcuanti1icadasC en lo económico. 38 ?o es aquí lugar ara tratar el tema de la relación entre las teorías del %alor trabajo y los recios. . La noción de 9need disposition: o 9con1ormación de la necesidad: es la noción central del sistema de la personalidad. Pero este aVadido no tiene una función teórica recisa. .sus valores son cuanti1icables y la interacción genera modelos matem'ticos comple.eto de la teor!a de la acción. 88 . E.olvamos a %arsons. Que el su. +-arles 0ettel-eim discute.etos 2ue satis1acen las necesidades no son ob. Lo 2ue importa es subrayar a2u! 2ue los recios -2ue8 como se sabe8 1orma siempre un sistema. Ler Iostaler.as ero.or: de1inido. P.. desde la roblemática de la inter retación mar#ista del Estado <o%iético.2ue son mo%imientos referidos a sujetos. El t+rmino necesidad tiene connotaciones biológicas.econom!a es8 m's o menos e@pl!citamente8 una teor!a BsectorialC de la acción. &6ora 2ue 6emos precisado un poco m's en 2u+ consiste el su.37 El 9mercado:8 2ue designa el lugar ideal de los intercambios8 o los intercambios sin mercado8 son el ob.la de 9need disposition: o con1ormación de la necesidad. %ara comprender cómo las di1erentes orientaciones normativas de las di1erentes acciones de un mismo actor son compatibles entre ellas8 es decir8 para e@aminar el sistema de la personalidad8 %arsons emplea una noción primaria.eto económico sea individual o colectivo no resuelve en nada los problemas planteados por la inscripción del discurso económico en el paradigma de las teor!as de la acción..er'r2uica desde el punto de vista ontológico8 2ue va de lo que e#iste a la pura abstracción8 a la construcción analítica.etos económicos.or en 2u+ consisten los tres sistemas de acción 2ue el autor de la Estructura de la Hcción <ocial distingue en 1<. Los dos 9sistemas de acción: 2ue %arsons distingue tienen una estructura . A si nos planteamos el problema de la sistematicidad de las orientaciones normativas 2ue rigen las acciones 6aciendo abstracción de su e@istencia como entidades interiori>adas8 si las consideramos en sí..eto de la acción en el paradigma 2ue e@aminamos8 podemos entender me. Este sistema8 nos dice %arsons8 no es un 9verdadero: sistema de acción8 puesto 2ue sus elementos sólo e@isten en la personalidad y en el sistema social8 interiori>ados e institucionali>ados.

principio esencial de la acción individual es el de la o timi&ación de la gratificación, 2ue se puede resumir en pocas palabras- toda acción supone elección, toda elección supone e@clusión de alternativas grati1icadoras. La elección de todo actor es 6acer siempre a2u+lla en la 2ue el balance de grati1icación es óptimo. La noción de disposición o con1ormación de la necesidad no es8 evidentemente8 el ?nico concepto descriptivo de la personalidad. %ero es la noción esencial, puesto 2ue permite asociar lo cultural y lo biológico8 gracias al principio de optimi>ación. Es obvio 2ue la grati1icación óptima est' culturalmente determinada8 puesto 2ue las 9disposiciones de necesidad: est'n8 .ustamente8 culturalmente 9dispuestas:- son el resultado de la sociali&ación, de los 9procesos: de identificación, imitación y generali&ación. Sin entrar en m's detalles en cuanto al 9sistema de la personalidad:8 podemos ya indicar la relación jerárquica entre +sta y el sistema social. Las orientaciones normativas de la acción 2ue componen los sistemas sociales son denominadas 9role e@pectations:8 e@pectativas de rol. La sistematicidad del sistema social consiste8 esencialmente8 en la com lementaridad de las e@pectativas de rol de los actores implicados en los roles- la e@pectativa de rol del 6i.o respecto al padre es complementaria de la del padre respecto al 6i.o... Lo esencial es 2ue %arsons a1irma 2ue las orientaciones normativas institucionali&adas lo son por2ue son complementarias. %ero en cual2uier caso8 son 9need dispositions:8 con1ormaciones de la necesidad- lo institucional es8 ante todo8 una caracter!stica de la personalidad de los actores. )ic6o de otra manera- lo primero es la interiori&ación de una orientación normativa Bneed dispositionC. Hna ve> interiori>ada8 puede ser institucionali&ada si es complementaria respecto a la de los otros actores en un sistema de roles. Las orientaciones normativas8 primero interiori>adas y despu+s institucionali>adas son elementos del sistema de la cultura. &un2ue este sistema no e@iste m's 2ue como abstracción de las personalidades y de los sistemas sociales8 su co-erencia intrínseca es la que determina la estabilidad de los otros dos sistemas de acción. En este sentido8 la 9cultura: es la determinación del orden social y del e2uilibrio psicológico de los actores. %ero8 al mismo tiempo8 la 9cultura: es una abstracción de la realidad de este orden y de ese e2uilibrio... El es2uema siguiente clasi1ica la estructura lógica del sistema de %arsons<is te ma d e ac ción %ersonalidad Sistema social (ultura Elemen to Eeed )isposition /ole e@pectation ;alores Pr inc i io "ptimi>ación de la grati1icación (omplementaridad (o6erencia

Lo 2ue importa comprender8 ante todo8 es 2ue la teor!a general de la acción es una sicología, 2ue lo social para ella no es m's 2ue un aspecto de lo psicológico. 9Lo social: es8 evidentemente8 tanto lo económico como lo pol!tico y como lo puramente sociológico. 3emos visto ya cómo los 1enómenos de lengua.e y de comunicación son tambi+n anali>ados en t+rminos psicológicos8 2ue el acto de 6ablar -el discurso- es siempre el resultado de la libertad 2ue el su.eto tiene de seleccionar alternativas dentro del sistema8 2ue lo 2ue orienta el acto -lo 2ue determina el discurso- es el sentido, entidad ps!2uica8 interiori&ada, normativa y consensual. %ero volvamos a %arsons. Sin entrar en m's detalles -las clasi1icaciones cru>ando variables se e@tienden a m's de doscientas p'ginas-8 podemos sacar algunas conclusiones de estas de1iniciones- la primera y la más im ortante es 2ue la noción de acción se define en términos de categorías subjeti%as$ %arsons dice a este respecto90ercero- el sistema de coordenadas del es2uema es sub.etivo en un sentido particular8 es decir8 trata de 1enómenos8 de cosas y acontecimientos8 como a arecen desde el unto de %ista del actor cuya acción est' siendo anali>ada y considerada. Eaturalmente8 los 1enómenos del mundo e@terior tienen una importancia mayor en el mundo de la acción8 pero en la medida en 2ue pueden ser utili>ados por este es2uema teórico particular8 tienen 2ue Bt6ey mustC ser reductibles

89

a t+rminos 2ue sean sub.etivos en este sentido particular.: 'D-e <tructure o f t-e <ocial Hction, . 2/,5 Importa subrayar a2u! 2ue lo 2ue %arsons dice es 2ue las caracter!sticas de las ciencias 6umanas8 2ue son ciencias de la acción8 emplean8 e1ectivamente8 la noción del acto8 la noción de actor y las categor!as de la acción8 2ue son todas subjeti%as. A si 6ay 2ue subrayarlo es por2ue Parsons tiene ra&ón cuando constata 2ue8 de Geber a )ur56eim8 pasando por *ars6all y %areto8 toda la sociolog!a es un discurso sobre la acción de actores. En lo 2ue no tiene ra>ón es en pensar 2ue con esas categor!as se puede 6acer una ciencia- lo ?nico 2ue se puede 6acer en esa 9deutend verste6en:8 es esa interpretación comprensiva de la actividad social 2ue *a@ Geber llama 9sociolog!a:... )esde sus or!genes8 la sociolog!a 6a sido siempre una 9ciencia: interpretativa. Geber8 cuyo m+rito 1undamental es el de 6aber sido claro8 de1ine la acción como 9un comportamiento 6umano Bpoco importa 2ue se trate de un acto e@terior o !ntimo8 de una omisión o de una toleranciaC8 cuando y en tanto 2ue el agente o los agentes le comuni2uen un sentido sub.etivo:.#U (uando el ob.eto de una disciplina es la acción8 y dado 2ue la acción se de1ine por el sentido subjeti%o 2ue tiene para el actor Ben t+rminos de 1ines8 medios y orientaciones8 o en t+rminos de orientaciones y ob.etos8 poco importaC8 la disciplina no puede m's 2ue ser una 9ciencia: de la inter retación. %oco importar!a 2ue la sociolog!a8 desde (omte 6asta Galter =uc5ley o Kouldner8 pasando por Geber y %arsons8 sea 9una ciencia interpretativa: del sentido con1erido por los su.etos a sus acciones si8 en otras disciplinas8 no encontr'ramos e#actamente el mismo planteo del problema. Lo malo es8 precisamente8 2ue ese planteo8 m's o menos enmascarado8 m's o menos claro8 envuelto en una y otra terminolog!a8 se encuentra en todo el campo de las 9ciencias 6umanas:. (iencias 2ue son 96umanas: precisamente por2ue son ciencias de la acción del su.eto social8 pol!tico8 económico y 6ablante... La acción8 su su.eto8 es el 1undamento de la unidad de las ciencias 6umanas respecto a las dem's ciencias. Interpretación en lugar de e@plicación. %ero inter retación enmascarada8 cubierta por la terminolog!a del sistema8 por el esoterismo binario y ele'tico de las corrientes estructuralistas. &l principio de este p'rra1o decimos 2ue la sociolog!a desde sus or!genes es una 9ciencia: de las instituciones consideradas como a aratos instrumentales respecto a 1inalidades e@teriores8 necesidades pertenecientes a otros ordenes de e@plicación. A es por2ue toda 9ciencia de la acción: no puede ser m's 2ue un discurso sobre el sistema de acción, es decir8 sobre las instituciones. En e1ecto8 las instituciones son siempre sistemas de orientaciones normati%as compartidos por un grupo de su.etos Bclase8 pa!s8 grupo ling !sticoC8 interiori>adas por todos los su.etos y consistiendo 1undamentalmente en signi1icados y relaciones entre signi1icados. %or el momento importa constatar 2ue el acto e@ige el sistema de acción8 la institución. A 2ue 6ablar de acción viene siempre a ser el 6ablar del sistema de orientaciones normativas de la acción y8 por lo tanto8 del sujeto ideal, neutrali>ado8 depósito del 9consensus: y del sentido. Sólo la e@istencia de un tal sistema garanti>a la satis1acción de las e@igencias8 necesidades o imperativos a los 2ue lo social, en tanto 2ue orden arbitrario8 responde. A sólo el sistema de acción establece ese delicado e2uilibrio del 2ue %arsons no 6a cesado de 6ablar8 desde 1<37 6asta 1<6$ Bal menos... C8 entre la libertad del su.eto8 de los su.etos8 y la e@istencia del orden social, identi1icado a la esencia misma de la sociedad. Libertad del su.eto- responsabilidad del su.eto. Las 9ciencias: de la acción son siempre (ciencias) morales... ", si 2uisi+ramos resumir en una 1rase la 6istoria del discurso sobre los 6ec6os sociales8 desde la antig edad 6asta nuestros d!as8 podr!amos decir- la caracter!stica de esta 6istoria 6a sido el aso de un discurso normati%o sobre lo social a un discurso (descri ti%o) sobre un objeto social definido como objeto normati%o en su esencia. Las categor!as 1undamentales de la teor!a general de la acción8 como %arsons las 6a identi1icado8 son las categor!as 2ue sirven para de1inir y constituir los ob.etos de las di1erentes disciplinas del campo de las as! llamadas 9ciencias 6umanas:. En todas las disciplinas de este campo8 el ob.eto de estudio es un sistema. A este sistema se de1ine siem re como sistema de entidades síquicas interiori&adas por el su.eto de la acción. El origen de este sistema es un oscuro consensus. " los su.etos8 al actuar8 eligen entre los elementos del sistema a2uellos 2ue su acto e@teriori>a o mani1iesta. Los su.etos8 claro est'8 contienen, en su interior8 los elementos de este sistema...
40

Neber, ,a#$ Econom!a y Sociedad8 ,é#ico, Eondo de +ultura Económica, 1./2, ca ítulo I, rimer árrafo.

90

1.1. uto y 6eterodeterminación de la acción5 sentido y su.eto
)esde Geber8 la de1inición de la acción y la cuestión de lo 2ue la determina est'n !ntimamente asociadas. La asociación es tan fuerte, 2ue no se pueden de1inir los t+rminos del paradigma de la acción 1uera de las consideraciones causales. En e1ecto8 ya Geber asociaba la distinción entre com ortamiento y acción a la e@terioridad o interioridad Brespecto al su.etoC8 de la determinación del curso del comportamiento. Sólo 6ay acción cuando la determinación de su curso es interior. %ero...8 T2u+ 2uiere decir 9interior:F Eo nos perdamos con las palabras y vayamos a los conceptos. La negación de la determinación e#terna es8 sencillamente8 la negación de toda determinación. Si el su.eto de la acción no est' -etero*determinado8 es 2ue est' auto-determinado. A la auto-determinación8 no lo olvidemos8 es8 sencillamente8 lo 2ue el pensamiento moral 6a entendido siempre por libertad. El postulado inicial de las teor!as de la acción8 el supuesto previo y a menudo impl!cito es8 pues8 la e#istencia del sujeto auto*determinado y la posibilidad y la necesidad de anali>ar la vida social cuali1icando la auto-determinación.#1 B%or eso dec!amos en otro lugar 2ue las teor!as de la acción son teori>aciones del ideologema burgu+s de la libertad individual8 asociado siempre con la res onsabilidad ante la .usticia -divina o 6umana- y con la conciencia y la voluntad 2ue son prerre2uisitos de la responsabilidad.C El 2ue las teor!as de la acción postulen la libertad del su.eto de la acción8 es lo 2ue las constituye8 di1erenciando acción y comportamiento. Hna ve> constituido el campo del discurso accionalista8 el an'lisis de la autodeterminación del su.eto de la acción sigue pautas comunes8 2ue aparecen como respuestas a la pregunta (!cómo se auto*determina el actoK) &ntes de entrar en el an'lisis de la concepción accionalista de la auto-determinación8 recordemos 2ue el sujeto de la acción es incor óreo, 2ue8 como dice %arsons8 el cuer o del indi%iduo no es más que un medio de la acción del sujeto. <i no 1uera as!8 si el cuerpo 1uera una parte constitutiva de la sub.etividad8 las determinaciones corpóreas ser!an el canal por el 2ue la acción perder!a su sustancia y se trans1ormar!a en puro comportamiento... El su.eto8 pues8 no es su cuerpo. En el me.or de los casos8 cuando lo necesita como medio para alcan>ar ciertos 1ines8 tiene un cuerpo a su disposición. %ero si el su.eto no es el cuerpo...8 T2u+ es el su.etoF "bviamente8 podemos decir sin traicionar el pensamiento accionalista8 2ue el su.eto es el rece táculo de la autodeterminación, el continente de entidades inmateriales8 cuyo mero e@istir 6ace 2ue la acción e@ista. /ecordemos 2ue para Geber como para %arsons By como para todo pensamiento moral5, e@iste la acción or omisión.#2 La sub.etividad agota su ser en ese contener entidades8 en ese papel de recept'culo de lo 2ue se 6a llamado 9orientaciones de la acción:8 9sentido:... &l a1irmar la auto-determinación del acto8 las teor!as de la acción a1irman8 pues8 2ue el su.eto de la acción tiene BcontieneC orientaciones de la acción. T(ómo podr!a decirse lo contrario8 a menos de postular la aleatoriedad absoluta de los actosF Eo olvidemos 2ue el punto de partida es 9T2u+ determina los actosF8 To lo de 1uera8 o lo de dentro8 o no 6ay determinaciónF: Las orientaciones de la acción8 tienen como propiedad. primera y de1initoria la de orientar la acción desde dentro del su.eto8 constituyendo as! su libertad. Hn continente incorpóreo8 lleno de elementos 2ue orientan la acción. Los elementos en cuestión8 no pueden tener m's materialidad 2ue la del recinto en 2ue e@isten. Si no 1uera por2ue todo en nuestra cultura nos 6a enseDado a nombrarlos y a atribuirles una realidad8 tendr!amos grandes di1icultades para concebir esas entidades inmateriales contenidas en el su.eto incorpóreo8 determinantes del curso del acontecer social. %ero pensando 2ue pensamos8 pensamos 2ue el sentido es e1ica>8 2ue tiene en +l toda la e1icacia- 9Le pense8 donc .e suis:.#3 El ser 6umano identi1icado al
41 42

Pi&arro, ?.$ (L=idéologie américaine), Socialisme8 nPm. 1F. <i no, la res onsabilidad del sujeto libre se %ería atenuada y no tendr!amos ninguna legitimación del castigo. 7ablamos ya de este tema rá idamente en nuestro libro (rimen y suicidio8 0arcelona, 1.3F 43 +onsideramos que el sentido es, sin ninguna duda, efica& socialmente. Pero no or eso el sentido tiene así el estatuto teórico de

91

)ado 2ue el sentido orienta la acción8 es el sentido el 2ue articula la situación con los medios y los 1ines.eto. sacando apenas las conclusiones de su a1irmación en lo 2ue precede y sigue a esta 1rase en el te@to.etivo8 la representación interna de la situación8 los medios y los 1ines de la acción8 permiti+ndonos comprender el mecanismo de selección de 1ines8 de causa ni el de ob.ena8 toma de conciencia institucional8 individual o colectiva del sentido de los actos.etividad social8 1ruto también de la sub..eto 2ue conoce y el ob.eto mismo8 el sentido 2ue lo constituye8 se con1ina en la e@presión sistem'tica de ese sentido8 para1raseando el discurso interior del su. %ero esta reducción conserva siem re el primer t+rmino. par'1rasis del sentido -cuando la interpretación es .eto.eto. %ero la 6istoria -tanto la micro-6istoria de nuestra propia e@periencia como la 2ue leemos en los libros-8 basta para 2ue sepamos la distancia 2ue separa el sentido de la acción de sus resultados8 la voluntad y la realidad8 la sub. &6ora bien.etivo de los actos y el 1enómeno social. A lo 2ue es m's. La 1alsa conciencia8 como la verdadera8 son aspectos de la realidad social.el 2ue articula el signi1icado sub.la conciencia.entre la acción y el sentido e@iste una relación e# resi%a. " lo 2ue es lo mismotodo est' en el sentido8 nada 1uera de +l. Falsa conciencia como ocultación de las determinaciones del cuerpo social y del cuerpo biológico8 instrumento y mecanismo de determinaciones. 92 . La %erdad sociológica es8 sencillamente8 la e%idencia de la identidad entre el sentido 2ue el discurso sociológico e@presa y el 2ue le sirva de re1erencia sin llegar a ser nunca verdaderamente ob.eto es impregnarse de ese sentido8 mani1estarle8 evidenciarle8 e@teriori>arle8 cuanto m's se pueda.el ?nico lugar en el 2ue el sentido e@iste 9Il nPy a de sens 2ue pour un su. Eo cabe duda de 2ue el sentido subjeti%o 2ue los individuos atribuimos al acontecer social en el 2ue nos encontramos como actores -dtan involuntariamentec-8 es un elemento esencial en la din'mica de los procesos sociales. El su. A al 6acerlo8 la 6istoria se acaba8 no empie>a.etividad 2ue ella misma produce.eto contiene.et: nos recuerda8 impert+rrito8 Lac2ues Lacan en sus Ecrits.eto de la acción es8 e1ectivamente8 conciencia$ lugar en donde el sentido -signi1icados8 valores8 normas.eto8 comprender el ob. La sociolog!a8 como el psicoan'lisis8 se constituye como un saber interpretativo8 como una sistemati>ación de la introspección a.8 T2u+ es el sentidoF "bviamente8 no intento a2u! contestar esta pregunta8 sino anali>ar la concepción e@pl!cita o impl!cita8 2ue de este t+rmino tienen las teor!as de la acción. )iscurso8 pues8 en el 2ue la realidad y la voluntad se identi1ican8 al identi1icar el sentido sub.etividad socialmente producida y productora de la ob. Geber8 con el rigor y la co6erencia 2ue nunca abandona8 deduce de su de1inición de la acción por el sentido8 2ue la sociolog!a8 ciencia de la acción8 tiene 2ue contentarse con un modo de comprensión inter retati%a$ cuando el ob.etivo BinternoC8 2ue +ste tiene para el actor. la primera reduci+ndose al segundo en el an'lisis.etividad de la naturale>a y la sub.la sociedad es pura mani1estación del sentido 2ue el su.or dic6o.eto es el sentido para el su. Es decir. (omencemos diciendo 2ue el sentido 2ue interesa a las teor!as de la acción es el 2ue 9orienta: la acción8 el 2ue mani1iesta su curso.e@iste y se reali>a.. Frente al mundo material8 el discurso de las ciencias naturales constituye simult'neamente la ob.las teor!as de la acción reducen la realidad a ese ?nico aspecto.ra>onamiento en el racionalismo cartesiano8 al alma por la tradición religiosa8 se identi1ica en las teor!as de la acción con los contenidos de lo 2ue m's vale llamar por su nombre. La sociolog!a de la acción8 por el contrario8 al discurrir sobre el sentido8 sólo logra 1usionarse con +l en una interminable par'1rasis 2ue nunca llega a su t+rmino. La sociolog!a de la acción es8 pues8 un discurso sin objeto.el sentido es sentido de la acción Bde la interacción en el caso de la acción social5.2ue la acción tiene para sus actores. %or2ue si toda ciencia es discurso sobre 1enómenos8 atribución de signi1icados a procesos y relaciones8 el discurso de una 9ciencia: 2ue tiene como ob. Hn discurso encerrado en los l!mites de sus propios rec6a>os8 2ue no e@plica lo 2ue el actor no e@plica por2ue niega 2ue la determinación e@ista 1uera del su. )ecimos manifiesta por2ue las teor!as de la acción consideran todas 2ue la acción es pura e@teriori>ación del sentido sub.eto del conocimiento no son m's 2ue uno.usta. El su. " me.eto el su.eto8 en un modo apenas distinto de +ste.etividad del su.eto del conocimiento.

. "bviamente8 esta relación entre el su. %or eso8 dic6o sea de paso8 podemos suprimir la libertad de los insensatos8 de los locos8 de los 2ue no participan en el consenso. El su.15.eto y el su. %ero8 aun2ue esta ra>ón sea8 sin duda8 la m's e1ectiva8 e@iste otra.an de ser su.. En tanto en cuanto estas entidades tienen una representación sub. La cultura es8 precisamente8 una 1orma espec!1ica de representar el mundo8 con.etos 1!sicos y culturales8 el cuerpo8 las relaciones sociales8 aparecen entonces ba.etos8 al establecer las relaciones entre estos ob.la necesidad. El su. %ero no puede cambiarlo8 por2ue el su.adecuación de medios y la in1luencia de la percepción de las condiciones de la acción en esta doble selección. %rimeramente8 2ue no podemos atribuir solamente al mundo el origen de las 1ormas 2ue toma su conocimiento. A esta e@igencia de e@plicación no 6a sido a?n e1ectivamente satis1ec6a.eto y una con...eto no e@iste 1uera del 9contrato social: 2ue e@plica la estabilidad en las 1ormas de representarse el mundo..eto y del sentido. %or eso se 6a tomado el resultado de los procesos sociales como el punto de partida8 6aciendo de la e@istencia de 1ormas comunes de signi1icar8 el 6ec6o del 2ue se 2uiere deducir todos los dem's. El sentido es8 tanto para Geber como para %arsons8 la relación entre las re resentaciones subjeti%as de los objetos físicos.eto de la acción.etivo.etiva.eto de la acción. En las discusiones sobre las teor!as de la acción8 se evita8 generalmente8 toda mención a las cuestiones 1undamentales8 a las categor!as 2ue constituyen la condición de posibilidad del discurso accionalista8 la sub.eto a otro.en las teor!as de la acción8 las representaciones est'n interiori&adas individualmente -resultado de la 9sociali>ación:-8 pero el sentido8 la 1orma de representar los ob.eto individual est' sujetado$ el sentido 2ue le constituye es el resultado del consenso.eto mismo.etos8 de. sociales y culturales y el sujeto mismo.es un conjunto de re resentaciones que contienen una re resentación del conjunto.etos y sus relaciones %iene dada or la cultura.unto de ob. %articularmente8 los desarrollos de %arsons en DoOard a 1eneral D-eory o f Hction '1. Los ob. con1ieren el car'cter de objeto no solamente a los ob..arbitrariedad 2ue mani1iesta la libertad 6umana8 la autodeterminación del su.al no representarse el mundo como lo estipula el contrato 2ue los constitu!a como su. Sin ninguna otra teor!a sobre la cuestión8 los sociólogos no discuten la concepción accionalista del su.eto no es nada m's 2ue el espacio en el 2ue las representaciones e@isten8 ese continente 2ue se agota en el puro contener el consenso generador del sentido8 nada sin sus contenidos.etos 1!sicos8 sino a los dem's su.eto y el sentido como -ec-os socialmente importantes8 2ue e@igen una e@plicación.etos8 a las relaciones sociales y a los mismos valores en la medida en 2ue el su. 93 .basta con recordar la e@istencia8 no sólo de la 6istoria8 sino de la pluralidad de culturas. Que la 1orma de representarse el mundo es arbitraria aparece como una necesidad en las teor!as sociológicas de la acción. La e@plicación 9consensual: del sentido8 la 9arbitrariedad: de las 1ormas de representarse el mundo es un resultado de dos 6ec6os. El contrato8 el consenso 2ue de1ine el sentido8 reconstituye8 pues8 las representaciones del mundo8 de los ob.o la 1orma de re resentaciones subjeti%as en la interioridad del su.etos relacionados8 ese consenso 2ue genera el sentido.etos forma arte del su. Lo esencial8 por el momento8 es 2ue el sentido Bde la acciónC es8 en las ciencias de la acción8 una combinación articulada de re resentaciones de objetos B1!sicos8 sociales y culturalesC8 lo 2ue plantea inmediatamente la cuestión de 2u+ determina la 1orma espec!1ica de esas representaciones8 y de su articulación en la conciencia8 puesto 2ue8 obviamente8 esta 1orma no es aleatoria y variable de un su. a?n 1uera de las teor!as de la acción8 de pensar el su.eto se orienta respecto a ellas8 o m's precisamente8 respecto a su representación sub..eto mismo8 es ella misma una representación de una relación. El su. %ero el su.eto puede e@teriori>ar ese sentido8 mani1estarle8 reali>arlo.etividad y el sentido sub.etos representados en el su.eto8 pues8 se contiene a s! mismo8 contiene una representación de s! mismo.unción de representaciones de ob. Se puede pensar 2ue este silencio es debido8 en la mayor!a de los casos8 al consenso e@istente entre los sociólogos respecto a las categor!as 1undamentales de la acción.etos y podemos disponer de ellos en consecuencia. En segundo lugar8 2ue ignoramos casi enteramente los mecanismos sociales 2ue generan las 1ormas espec!1icas de representación.etiva8 aparecen en las teor!as de la acción como objetos.

%ero8 al mismo tiempo8 las 1ormas de representación ser!an ine@plicables8 por2ue si el 9consenso: no es el e1ecto -parcial.etividad y el sentido son 1enómenos 2ue re2uieren una cuidadosa e@plicación cient!1ica8 un estudio sistem'tico. es el punto de partida indispensable de toda teor!a cient!1ica del sentido y de la sub. Si las e@plicaciones de un consenso8 digamos pol!tico8 en t+rminos de contrato son dudosas. &s!8 las e@periencias de %reemac5 -2ue tanto parecen re1or>ar las tesis consensualistas-8 sobre la g+nesis de códigos en c6impanc+s8 situados en condiciones e@perimentales8 se e@plican teniendo en cuenta 2ue el 9código: 2ue los c6impanc+s elaboran 9consensualmente:8 les viene impuesto por las condiciones materiales de interacción de* terminadas or el dis ositi%o e# erimental mismo$ la 9ob. %or eso la 6ipótesis de 3egel sobre la e@istencia de una objeti%idad del conce to.del 1uncionamiento de estructuras sociales ob.En la +iencia de la lógica 'y en la Enciclo edia5.etividad del concepto: precede y predetermina las 91ormas sub.. La relación social ob.etividad. Esta distinción es absolutamente esencial y constituye uno de los aspectos del 6egelianismo 2ue *ar@ 6a conservado y 2ue los 9mar@istas: no 6an logrado entender realmente Btrans1ormando as! la cr!tica de la econom!a pol!tica en tratado de econom!a pol!tica8 en algo tan absurdo como 9la econom!a mar@ista:C. A nuestra cr!tica de las teor!as de la acción no consiste en negar ni la e@istencia ni la e1icacia del 9consenso: signi1icante8 sino el car'cter e# licati%o de esos 1enómenos.etivas8 6ay 2ue pensarlo como 1ruto de un 9contrato:. las e@plicaciones del consenso 2ue genera el sentido en t+rminos de contrato son absurdas8 por2ue para 2ue el contrato signi1icante pueda alcan>arse8 tendría que e#istir de antemano. El usarlos como causas viene a ser lo mismo8 en la pr'ctica8 2ue despreciarlos8 con la venta. Las teor!as de la acción no se caracteri>an por el 6ec6o de admitir esta e@istencia ni este 1uncionamiento8 sino por2ue 6acen de +l el postulado inicial de la cadena e@plicativa8 lo 2ue e@plica sin ser e@plicado. %or eso pensamos 2ue el accionalismo oculta a2uello mismo de lo 2ue y con lo 2ue 6ablaI la sub.. 3egel distingue entre el conce to como entidad subjeti%a y el conce to como entidad objeti%a. 94 . )esgraciadamente8 no son sólo los mar@istas los 2ue no 6an entendido la importancia de la distinción 6egeliana8 sino la casi totalidad del pensamiento 9moderno:. Si la ?nica 1orma de e@istencia del concepto 1uera la sub. El consenso8 pues8 e@iste y 1unciona.etivas:8 consensuales8 2ue esta 9ob.etiva8 la sociedad como tal8 no tendr!a e@istencia propia y la sociolog!a ser!a una empresa absurda.etiva en la 2ue se elabora el concepto e@plica8 en gran parte al menos8 las 1ormas del consenso mismo y8 lo 2ue es a?n m's importante8 genera sus condiciones de posibilidad.etividad: toma.a de 2ue8 al 6acerlo8 se oculta tambi+n la e@istencia misma de la objeti%idad social y biológica.

3 Elementos de otro aradigma 95 .

7. %ero8 antes de 6acerlo8 mencionemos de pasada 2ue lo 2ue Edgar *orin 6a llamado tantas veces 9la .C 96 .eto-sentido-acto: 2ue 6emos venido desentraDando en estas p'ginas8 sino8 lo 2ue es a?n m's importante8 para sustituirlo.C8 es un e#celente estudio de la función del (mar#ismo) como discurso institucional del Estado <o%iético. 0radicionalmente -es decir8 desde 6ace un siglo.ulgata mar@ista: no constituye para nosotros la marc6a triun1al de una ciencia en irresistible progreso desde su nacimiento -el c+lebre 9corte epistemológico: de &lt6usser-. Es ob%io que si su noción tiene sentido.los elementos.untos discursivos est'n !ntimamente asociadas.arcuse.C 3 Hlt-usser. las concepciones de la sociedad est'n asociadas8 en la pr'ctica8 con movimientos pol!ticos. y de las dificultades generadas en la sociedad y en el Estado ruso or ese ti o de discurso. Eo es de sorprender8 pues8 2ue el discurso de *ar@8 1ilosó1ico8 cient!1ico y pol!tico 6aya servido de punto de re1erencia8 al 2ue se rinde pleites!a8 para diversos movimientos pol!ticos. 1. castellana./.2 Eo pretendemos a2u! 6acer una nueva e@+gesis de la obra de *ar@8 ni de sus seguidores8 sino indicar 2ue8 en ella se 6a encontrado -o pretendido encontrar8 seg?n el caso.o para intervenir en la orientación del movimiento socialista. esenciales no sólo para la cr!tica de ese 9paradigma: del 9sistema-su. es más general. L.as ero. . %or ello8 un nuevo 9paradigma:1 no llega a imponerse por su propio peso8 por su verdad. Si8 en la 6istoria de las ciencias naturales las concepciones nuevas no se imponen sin con1lictos reales entre 6ombres reales8 en la de las teor!as de la sociedad8 estas luc6as son a?n m's cruentas./. 7. .las 9revoluciones cient!1icas:8 como las sociales8 re2uieren 2ue los individuos 2ue ocupan posiciones en los aparatos y organi>aciones 2ue reproducen el orden social y discursivo8 desapare>can. El libro de . 1. En los primeros momentos de la g+nesis de un nuevo paradigma8 sus elementos no aparecen en el estado puro8 sin relación alguna con las concepciones dominantes8 sino 2ue est'n !ntimamente ligados con ellas8 y eso en el discurso mismo 2ue las genera. Id$ Lire le (apital8 París. Esta conciencia de los aspectos comunes es8 adem's8 una condición de posibilidad de la distinción e1ectiva y de la e1ectiva capacidad de sustitución del antiguo paradigma por el nuevo.// B3ay traducción.$ Le mar#isme so%ietíque. .se 6a opuesto al paradigma de la acción social Bindividual y orientada por el sentidoC un discurso cr!tico 2ue se 6a caracteri>ado a s! mismo como 9materialista8 6istórico y dial+ctico:.y las estructuras generativas de con.como los individuos no 9cambian de idea:8 los cambios de ideas presuponen cambios de individuos. Los discursos sobre la sociedad son elementos esenciales en la reproducción de los procesos sociales.amos8 pues8 a designar r'pidamente esos elementos8 sin preocuparnos de la escol'stica 2ue los rodea. 1allimard. castellana. 1. Este t+rmino designa a la ve> el discurso instituido por movimientos pol!ticos y la aportación cient!1ica de un estudioso alem'n 2ue interrumpió de ve> en cuando su traba. Eo es sorprendente8 pues8 2ue los m's ardientes de1ensores de los paradigmas emergentes consoliden la dominación del antiguo sistema conceptual al 2ue se oponen8 pues8 insistiendo sobre la di1erencia e@istente entre lo 2ue emerge y lo instalado8 no perciben lo 2ue ambos tienen en com?n.as ero. )ado 2ue a2uello 2ue a1ecta la reproducción social se de1ine8 socialmente8 como olítico.1orman parte8 pues8 de las estructuras de esos procesos8 de las relaciones sociales mismas. Esta asociación no sólo es un e1ecto de la 9dominación: institucional.$ %our *ar@8 París.enas a los 9paradigmas: dominantes8 estas concepciones nuevas no sólo no despla>an las determinadas por el paradigma dominante8 sino 2ue perduran muc6o tiempo asociadas con él. París. Introducción La obra de m6unn8 D-e <tructure o f <cientificic 4e%olutions muestra bien 2ue no 6ace 1alta ser mar@ista para comprender 2ue las instituciones sociales -materialmente traducidas en organi>aciones 1ormales8 en redes de relaciones sociales concretas y en aparatos burocr'ticos. El discurso de *ar@ 6a sido codi1icado e interpretado por estos movimientos8 trans1orm'ndose en 9mar@ismo:.1. (uando en los intersticios de las redes sociales se generan discursos en los 2ue aparecen concepciones a.3 1 2 9-unn. B6ay trad. limita los aradigmas a los discursos científicos.

eto-actor8 la mediación entre la estructura de los rocesos sociales -los sistemas de relaciones sociales8 2ue son la condición de la reproducción de +stos. que es similar a la de Parsons.etivo de este traba.6. )ado 2ue el ob.e@+gesis totali>adora. Ideología y (%ida social) 4 97 .o es8 precisamente8 el de la metodolog!a del an'lisis del discurso como problema sociológico8 para establecer el estatuto del discurso en la 9sociolog!a mar@ista: 6ay 2ue establecer su relación con el t+rmino ideolog!a8 y precisar la 1unción de esta noción en dic6a teor!a. Las numerosas y contradictorias interpretaciones de la obra de *ar@ son8 sin duda alguna8 el producto de las ambig edades contenidas en ella8 de sus relaciones nunca rotas con las categor!as rec6a>adas en ella. en las redes sociales8 de grupos de individuos de1inidos por caracter!sticas comunes de las posiciones mismas. )e esta obra8 y para nuestros actuales propósitos8 lo 2ue m's importa es el concepto de ideología y vamos a centrarnos en +l8 sin caer en la tentación de e1ectuar una nueva -y est+ril. Hna obra tan e@tensa8 producida a lo largo de tantos aDos se reduce di1!cilmente a un es2uema co6erente y Pnico.. dentro de otra %ariante del ensamiento accionalista *la de los (teóricos del conflicto)*.ano 2ue separa la reci+n nacida ciencia de su madre la ideología.6. 3.y la roducción de discursos.6. 5 Leremos des ués cómo.6. "onceptos de ideología 3.2ue asocian8 por lo menos8 la noción de ideolog!a con las osi* ciones. 3. Ideología y (%ida social) El obligado punto de partida es la c+lebre a1irmación de *ar@ seg?n la cual 9Eo es la conciencia la La osición de E. En ning?n caso pueden reducirse estas 9lecturas: de *ar@ a un con.*ar@ no es tampoco -siguiendo con la met'1ora del 9corte:. los términos ideología y clase tienen una función im ortante.unto de errores atribuibles e@clusivamente al 9lector: y a su ideolog!a.etivo del e@amen 2ue a2u! e1ectuamos del concepto de ideolog!a es el de establecer sus relaciones con la metodolog!a del an'lisis del discurso8 y no el precisar la co6erencia de las posiciones de las di1erentes escuelas y autores 2ue lo utili>an8 vamos a establecer las relaciones del concepto de ideolog!a con otros conceptos 1undamentales de la sociolog!a mencionando autores y escuelas de 1orma meramente indicativa. Se puede8 en el me. Preámbulo Eo 6ay8 en la obra de *ar@8 ninguna e@posición sistemática y e# lícita sobre la 1unción de la noción de ideolog!a en lo 2ue se 6a dado por llamar una 9ciencia de las 1ormaciones sociales:. )ado 2ue8 adem's8 el problema cuya elucidación constituye el ob. &dem's8 pocas son e@pl!citas8 la mayor!a son conte@tuales.or de los casos8 a1irmar 2ue aun2ue en di1erentes te@tos de *ar@ 6aya los elementos 2ue . en la Enciclopedia Internacional de las (iencias Sociales8 desarrolla esta definición del término. 7. Lo 2ue s! 6ay es una amplia discusión8 mar@ista y no mar@ista8 sobre esta noción8 en te@tos posteriores.1. Lo 2ue 6ay no es m's 2ue 1rases y p'rra1os8 dispersos en la enorme y variada obra de *ar@.# Se trata8 esencialmente8 de tentativas de incorporar el término ideolog!a By no el conce toC a un discurso accionalista en el 2ue no cabe ni si2uiera una teor!a de las clases y de su con1licto..2. %ero mencionaremos a2uellas concepciones -autoidenti1icadas o no como 9mar@istas:. <-ils en su artículo sobre (Ideology).6. El concepto de ideología es8 en e1ecto8 el 2ue conlleva una negación radical de la problem'tica del sentido y del su.de1iniciones parciales8 contradictorias8 en +pocas muy di1erentes.. )e esta discusión eliminaremos todas a2uellas de1iniciones 2ue reducen la ideolog!a al discurso olítico roducido or un mo%imiento olítico organi&ado.el ciru.usti1ican una lectura dada8 6ay tambi+n otros.

6/.as ero. La conciencia es la instancia de la representación de los 9procesos de vida real:. La importancia de esta distinción es enorme8 pues la mayor!a de los autores mar@istas conciben 2ue la ideolog!a es un conjunto de re resentaciones 2ue reflejan Bbien o malC los procesos reales.. castellana. & la 91alsa conciencia: ideológica se opone8 obviamente8 la 9conciencia verdadera de la ciencia:.12 %ara otros pensadores8 la 9ciencia: no es el producto del proletariado8 sino de los (intelectuales) 2ue no estando ligados a los procesos de producción8 no 1ormando parte de ninguna clase8 sino constituyendo un grupo liberado de las determinaciones económicas8 no de1iende m's 9inter+s: 2ue la 9verdad:. %ero8 puesto 2ue una y otra se e@cluyen8 este 9acontecimiento: no tiene m's 2ue actores y resultados8 pero no tiempo8 un mecanismo8 una materia prima e instrumentos. 1. A la ideolog!a es otra forma. y Engels. Hnt-ro os.B.as ero..8 . L. Ideología y +iencia La identi1icación entre la ideolog!a y las caracter!sticas de lo re resentado en la conciencia es lo 2ue 6ace posible su de1inición como 91alsa conciencia:. B3ay trad.2ue determina la vida8 sino la vida la 2ue determina la conciencia:.no se opone otra ideolog!a8 sino la ciencia.inuit....as ero. 1. la 1alsa.1F*12.o: y 9un eco: de esos procesos8 representado despu+s en la conciencia. B3ay trad.$ La Ideolog!a &lemana8 Ed. con lo 2ue8 para *ar@8 la ideología no constituye una caracter!stica de las representaciones mismas8 sino un atributo posible de la mediación entre el proceso real y su representación. Eo es8 pues8 un roceso 2ue se puede estudiar como trans1ormación. . B3ay trad.6. La ideolog!a es lo producido por los intereses de clase.os y de los ecos ideológicos de ese proceso vital:7 y no del roceso como tal. Id. 3aciendo del %artido la memoria8 el guardi'n y el 1actor de desarrollo y trans1ormación de la conciencia actual del proletariado en su conciencia posible8 la actividad de sus militantes y8 sobre todo8 de sus burócratas8 tiene la legitimación de la 9cienti1icidad:8 de la verdad.. . 9. *ientras 2ue *ar@ a1irma 2ue la ideolog!a es 9un re1le.6 La ideolog!a est' asociada con los 1enómenos cuya sede se designa con el t+rmino de conciencia.$ 3istoire et conscience de classe8 París. castellana.. 11 1oldmann.$ L+nine et la %6ilosop6ie8 París. 1. 1.$ Ideolog!a y Htop!a.ado de los 96istoricistas: -Lu5acs y Koldmann-11 como lo pretende. L.tal es el destino del 9intelectual org'nico:. 6/.1U &lt6usser no est' tan ale. 0al es la posición de &lt6usser8 si aDadimos 2ue el paso de una a otra es un acontecimiento$ el (corte e istemológico). Id. es representación de 9el desarrollo de los re1le.C 10 1luc:sman$ Les ma`tres penseurs París.C 9 Lu:Ycs..$ %our *ar@8 París.$ Le pens+e de Kramsci8 París.< La ideolog!a8 obviamente8 es la 1orma de conciencia e1ectiva y actual de la burgues!a8 con lo 2ue a la ideolog!a -burguesa8 por de1inición.C 12 Piotte. 1. 3.13 6 7 .$ Lire le (apital8 París. 1. 8 Hlt-usser. (iencia e ideolog!a no se di1erencian8 pues8 m's 2ue por el atributo %erdadero o falso. Ibid. 1allimard. La 7abana./. . La ciencia es8 pues8 una 91orma de conciencia:8 una caracter!stica de las representaciones.ar#. .$ /ec6erc6es )ialecti2ues8 París. " puesto 2ue verdad y 1alsedad se e@cluyen8 la ideolog!a es8 simplemente8 la no ciencia. Importa subrayar 2ue esto 6ace8 de una u otra8 91ormas de conciencia:8 caracter!sticas de los contenidos de la conciencia8 las re resentaciones. . 13 Ler . La representación 2ue tiene lugar en la conciencia est' mediati&ada or la ideología. +. G. 4e%olucionaria. .//. 98 .38.$ "poniendo 9ciencia: a 9ideolog!a: la dimensión ?nica de las 91ormas de las representaciones:8 de los procesos reales en la conciencia8 una cierta tradición mar@ista 6ace de la ciencia la 1orma de conciencia osible del proletariado. . 1. castellana. 1<66./. E.an-eim. %ero la representación de los procesos no es directa.

%or2ue la conciencia es el atributo esencial de la sub. "bviamente8 al asociar 9conciencia: y 9vida:8 *ar@ asocia 9conciencia: y posición social8 en tanto en cuanto las 1ormas de vida est'n determinadas por la posición social. %ero poco importa8 por el momento8 esta g+nesis de idealidades.la admiten sin di1icultad.recipiente de contenidos depositados en +l desde 1uera de +l8 por el proceso de sociali>ación parsoniano o por la 9variante: del 14 15 8 a menos que no -aya más que una clase. B3ay traducción. 1. Encontramos as! una e@plicación del curioso 1enómeno del estatuto de la noción de 9ideolog!a dominante: en el discurso 9mar@ista:.C 17 Id. LP3omme et le Soci+t+8 %ol. 3.eto Buna entidad sujetada5 precisamente un 9su. Lo esencial es 2ue la conciencia indi%idual contiene ese código.3. & menos 2ue se identi1i2ue8 como se 6a 6ec6o8 las 1ormas de conciencia con las ideolog!as. determinada por los intereses 2ue derivan objeti%amente de la posición ocupada en las relaciones sociales de producción. es la 1orma de sus contenidos8 las representaciones 9socio-c+ntricas: B%iagetC815 seme. 1. 6acer de la clase un sujeto colecti%o. L. %ero esta determinación por la posición en relaciones sociales8 de las 91ormas de conciencia:8 no da lugar a tantas 9ideolog!as: como clases Bde posicionesC.antes a las 9visiones del mundo:8 de Koldmann16 B2ue constituyen el 9m'@imo de conciencia: posible de una claseC.tiene una 9conciencia colectiva: cuya forma. con 1unciones similares a las del sistema Bde acciónC de la cultura de1inido por %arsons8 pero 2ue8 en lugar de e@tenderse a la totalidad de los individuos8 no determina acciones m's 2ue de uno o de otro grupos o clases. La comunicación 9intra-sub.etividad8 el espacio de la representación o8 como 6emos dic6o ya8 el 9continente de los contenidos:. lo que es contradictorio con la utili&ación del conce to de clase.. 3ay as! tantas ideolog!as como clases.//. El su..lo 2ue genera el 9consensus: signi1icante.etiva:17 dentro del su.6. castellana.eto colectivo: y la subcultura parsoniana es m!nima.. Ideología y sujeto &l 6acer de la ideolog!a una 1orma de conciencia de una clase8 no es di1!cil Baun2ue no sea necesario el e@plicitarlo siem re5.eto colectivo. 1aut-ier. %iaget 6abla de la 9solidaridad: para designar la misma 6ipótesis8 t!pica del 9estructuralismo gen+tico:.eto:..6..$ Sciences 6umaines et p6ilosop6ie8 París./. /. I. 99 . consensual8 impuesto por la sociali>ación o por la pr'ctica.en los dos casos8 la conciencia individual participa en mayor o menor grado de las estructuras y contenidos de la 9conciencia colectiva: del grupo. Ideología y clases Lo m's caracter!stico del uso 6abitual del concepto de ideolog!a es su asociación con el de clase social$ a cada clase corresponde una ideología...eto colectivo -la clase. G. 16 1oldmann.$ (Le sujet de la roduction culturelle).etivo dominante tenga ning?n signi1icado concreto8 pues si lo tuviera8 la organi>ación 9mar@ista: estar!a8 en su ideolog!a8 dominada por la ideolog!a dominante y no ser!a depositaria de la verdad.. nPm. Hros.. %or eso8 en el discurso 9mar@ista: institucionali>ado8 9ideolog!a dominante: es8 simplemente8 sinónimo de ideolog!a burguesa8 sin 2ue el ad. 1. Lo importante8 para nosotros8 es el constatar a2u! 2ue en cuanto se identi1ica la ideolog!a con la 9conciencia:8 se pasa del su. Las teor!as 1uncionalistas del conflicto -)a6rendor18 Lens5i8 Lipset8 *ills.eto colectivo es lo 2ue constituye y consolida8 seg?n Koldmann8 la conciencia colectiva. La distancia entre el 9su.eto individual al su. El 9sistema social: es un sistema dinami&ado por ese con1licto entre las clases y sus ideolog!as. Si por 9dominante: entendemos 92ue domina: la e@istencia de la 9ideolog!a dominante:8 6ace imposible la identi1icación de 9ideolog!a: con 91orma de la conciencia:8 a menos de rec6a>ar 2ue las 1ormas de la conciencia est'n determinadas por la posición de clase1#. la ideología.2. La ideolog!a es8 para ellos8 una especie de subcultura./3. La asociación entre ideolog!a y clases no es propia del 9mar@ismo: institucional.$ Etudes Sociologi2ues8 1enU%e. A es el contener ese código lo 2ue 6ace del su. Piaget.

$ (Idéologie et H areils Idéologiques a Etat). . %ero si la sujeción es importante es por2ue8 siendo un 1enómeno de conciencia8 determina los actos B%arsonsC o rácticas B&lt6usserC8 6aci+ndolos compatibles con la reproducción de las relaciones sociales8 con el mantenimiento del orden institucional. cae en los mismos errores de inter retación. %ero no se trata de una conciencia 2ue sea de golpe conciencia apuraa.olveremos a ello.etamiento:8 sin cambiar los conte@tos de los t+rminos ni las relaciones entre ellos. &caba de1ini+ndola como 9materiali>ación: Be@presión: en las pr'cticas BactosC de..o a la reproducción social B&lt6usserC8 2ue 9su. En El ca ital. la ideolog!a BvaloresC. 100 .ar#.C 19 Ibid. E. ráctica*./.. 6. L. 2ue e@iste tambi+n para los otros 6ombres8 e@istiendo entonces tambi+n solamente para s! mismo:. Esta e2uivalencia es tan clara 2ue se puede considerar este art!culo de &lt6usser como un resumen de las concepciones parsonianas de las relaciones entre actor8 acción8 valores y sociali>ación8 en el 2ue se 6ubiera sustituido actor por su. B3ay traducción.o:. el 6ombre tiene tambi+n aconcienciaa. +.6. En esta concepción del autor de El ca ital aparece una di1erencia importante con el 9mar@ismo: escol'stico y con las teor!as de la acción.6. En *ar@8 por el contrario8 la ideolog!a aparece ligada con los rocesos roducti%os y con los rocesos de intercambio. La traducción francesa ' .etos est'n constituidos ideológicamente8 la ideolog!a determina sus relaciones8 las mantiene y reproduce.e es la siguiente9.o la 1orma del lengua.eto8 acción por pr'ctica8 sistema cultural por ideolog!a y sociali>ación por 9su. (on lo 2ue +sta e@iste8 antes de 9materiali>arse:8 como contenido de conciencia.mismo.1< E2uivalente 9mar@ista: de la orientación de la acción por los sistemas de valores.$ "b. La traducción castellana es dudosa.e.9II nPy a dPid+ologie 2ue par le su. %or2ue estas relaciones8 aun2ue se ad. y dado 2ue los su. Esta interpretación 9mar@ista: no di1iere muc6o de la concepción parsoniana del papel de la cultura en la con1iguración del sistema social como sistema de roles.et et pour des su.o como la conciencia *el lenguaje es la conciencia real.eto al asociarle al orden -%arsons.8 .etamiento ideológico: mencionado por &lt6usser en un art!culo muy citado.etan: al individuo 6aciendo de +l un individuo sujeto.o de los procesos reales permite 2ue +stos tengan lugar.e es tan vie. %or eso &lt6usser escribe.20 18 Hlt-usser. castellana.etivan con la e@presión 9de producción: est'n pensadas como relaciones inter*subjeti%as. La %ens+e8 junio 1. )ic6o de otra manera8 *ar@ apunta 2ue la relación social es la (re resentación) subjeti%a de la forma del roceso objeti%o de circulación de productos8 proceso +ste 2ue de1ine el producto como mercanc!a y reduce el individuo productor a su 91uer>a de traba. &un2ue no est' desarrollado claramente8 en El ca ital se indica ya 2ue esta 1unción de la ideolog!a como condición de posibilidad del roceso material Bel intercambio de mercancías en el mercado5 es lo 2ue de1ine la relación entre su. El lengua..38. 20 ..unto de representaciones8 2ue constituyen al su. e@iste ese c+lebre p'rra1o sobre el 9Fetic6ismo de la *ercanc!a:8 en el 2ue *ar@ precisa 2ue la in%ersión ideológica del re1le.el su... )esde el principio8 una maldición pesa sobre el aesp!ritua8 la de estar amanc6adoa de una materia 2ue se presenta a2u! ba. La e# resión (de gol e) ..me arece eor que (enteramente). La 9materialidad: de la ideolog!a no es8 en &lt6usser8 m's 2ue una declaración de principio. BB5 des Editions <ociales. B*BF. B8.etos y la 2ue los constituye como tales. 3.8 . Ideología y re roducción (on lo dic6o 6asta a6ora8 es obvio 2ue la ideolog!a est' pensada como elemento esencial en la reproducción de las relaciones sociales. . 3. y Engels.ets: y tambi+n 91i nPest de prati2ue 2ue par et sous une id+ologie:. " tengo la certe&a que el sentido del te#to e@ige que leamos (e#istiendo sólo entonces también para m! ).18 La ideolog!a aparece como la 1orma de los contenidos de la conciencia8 con.. Ideología y discurso La m's e@pl!cita de las posiciones de *ar@ en cuanto a los 1enómenos de lengua. cit.o la 1orma de capas de aire agitadas8 de sonidos8 en una palabra8 ba.3.

$+ecto de sentido8 signi+icado y 9e+ecto del e+ecto: 3. H artir de Hlt-usser TE@iste alguna otra manera de plantear el problema de la relación entre el discurso y su generación8 2ue el atribuir +sta a la selección libre de un su.eto poseedor de ideas By pose!do por ellasCF TEs posible pensar los 1enómenos discursivos sin recurrir al signi1icadoF .etividad del concepto ten!a 2ue modi1icarse8 atribuyendo a la objeti%idad un car'cter material. Louis$ (Idéologie et a areils idéologiques d= Etat). /ecordemos la 1ormulación de %^c6eu@. La reproducción de las 1uer>as 21 Hlt-usser.. Si el lengua. 7.3..8 T2u+ relación e@iste entonces entre ideolog!a y lengua.1. B*BF.etividad del concepto8 a su e@istencia real 1uera de la conciencia individual B*ar@ aDadir!a. 101 . ..no se puede decir nada8 2ue sólo se puede anali>ar su mani1estación e# resi%a..el proceso de producción de un discurso B]@C8 resulta de la combinación de unas condiciones de producción y una lengua L.Si la conciencia real es el lengua.. Esta 1ormulación8 una de las m's so1isticadas dentro del 9mar@ismo:8 atribuye a los (formaciones imaginarias) el origen de la (selección*combinación) dentro de la lengua. "tra8 2ue de la conciencia -de las representaciones.96istoricistas: y 9estructuralistas: con1ieren al lengua. o sea.38. El concepto como 9entidad sub. )ado 2ue para *ar@ lo social y lo 6istórico tienen un car'cter material y no es sólo 9mani1estación: de la universalidad del esp!ritu8 la distinción 6egeliana entre la sub.os y ecos: ideológicos.. La estructura de ese proceso son dominios y relaciones se* mánticas. asegura el paso de las formaciones imaginarias 2ue caracteri>an o@ a los dominios se* mánticos 2ue caracteri>an ]@. La %ens+e8 junio 1.B. El discurso e@presa ideas8 en suma..e8 no podemos apoyarnos en ellas para elucidar esta cuestión. )ado 2ue con ninguna de ellas aparece claramente distinguida la ideología de las 1ormas y contenidos de la conciencia8 2ue es8 no lo olvidemos8 el lengua. Hna interpretación ser!a el 2ue8 seg?n *ar@8 en la conciencia no e@isten relaciones conceptuales puras BproposicionesC8 sino representaciones de frases 2ue presuponen la e@istencia social de sonidos y gra1ismos como soporte material del significante.e By el lengua. si el autor de HHI les atribuye una 1unción causal.etiva:8 el significado o re resentación interna est' en ella supeditado a la ob.ale decir 2ue +stas deben e#istir.o@ o L **e ]@.e es la conciencia.eC individual est' supeditada a los otros 6ombres8 lo 2ue posibilita 2ue e@iste ara mí mismo..e situ'ndolo en las dicotom!as modernas de lengua y 6abla8 de competencia y 9per1ormance:. *ar@8 2ue 6ab!a estudiado atentamente a 3egel8 conoc!a la distinción8 esencial en su +iencia de la Lógica.1uera de la conciencia ura5.eF Eo es 1'cil contestar a esta pregunta8 dado 2ue *ar@ no emplea el t+rmino lengua. Si mencionamos de nuevo a %^c6eu@ es por2ue8 dentro del mar@ismo8 las posiciones claras sobre el tema son poco 1recuentes y se reducen todas a la vie. El sentido e@istir!a realmente8 pero ser!a inalcan>able.e -reducido a su aspecto normativo y sistem'tico8 la lengua. La lengua8 L. . Insiste en principio sobre la 1unción de la ideolog!a en una 1ormación social. en lo social y lo 6istórico. del discurso.un car'cter instrumental. En un art!culo reciente821 &lt6usser precisa y desarrolla su concepción de ideolog!a. Es decir8 atribuye a entidades sub..e tiene como materia los sonidosC8 la conciencia Bel lengua.e. entre la subjeti%idad y la objeti%idad del concepto.etividad y la ob.a concepción e# resi%a del lengua. y8 como mencion'bamos antes8 las representaciones est'n mediati&adas por los 9re1le.etivas la con1ormación e@terior8 anali&able.olvamos a e@aminar las concepciones 2ue8 sobre la ideolog!a8 de1iende el estructuralismo mar@ista contempor'neo8 como punto de partida8 ciertamente arbitrario8 de un camino incierto para llegar a contestarlos.. el 6abla8 los 9discursos:. En los 9mar@istas:8 estas cuestiones no se -an lanteado claramente.

o 91ormas pr'cticas:8 por 9actos: tales como arrodillarse8 re>ar8 votar o llorar cuando se imponga..a de todas 1ormas en suspenso.un centro de iniciativas8 autores y responsables de los actos:. %or tanto8 las 1uer>as productivas comprenden los medios de producción y la 1uer>a de traba.8 24 Ibid.. 6. 6/.eto Btal individuoC:8 la e@istencia de su idea o de su creencia es material8 en lo 2ue sus ideas son actos materiales8 regulados por rituales materiales ellos mismosI de1inidos por el aparato ideológico material del 2ue se derivan las ideas de este su. 22 23 Ibid. Esta e@istencia es material:.emplos 2ue &lt6usser da para ilustrar su tesis son claros y convincentes. B*BF. . . .8 26 Ibid.o8 los agentes sociales de producción8 es decir8 individuos sometidos a las e@igencias de un lugar en el proceso de traba. 6B.eti>ación: -trans1ormación del individuo en sujeto* es el medio a trav+s del cual las relaciones de producción se reproducen.8 29 Ibid.2.8 25 Ibid.eto82$ no es su1iciente para resolver la cuestión del 1uncionamiento de la 9materialidad:. 9Su.etos:.8 Ibid. Es verdad 2ue la 9sumisión a las reglas del orden establecido:8 la 9sumisión a la ideolog!a dominante: se mani1iesta ba.productivas y relaciones sociales de producción es la condición de la reproducción de la 1ormación. .22 &Dade 2ue una ideolog!a 9e@iste: siempre en un aparato8 su pr'ctica y sus pr'cticas. 6F. B/. Es decir8 6acer aparecer las pr'cticas como derivando de 9una sub. Falta una concepción clara de su 1uncionamiento8 2ue no se podr!a reempla>ar por un estudio de sus efectos.2# El segundo enunciado no presenta8 pensamos8 ning?n problema. Incluso si se admite 2ue 9las ideas: de un su. %ues los actos 2ue &lt6usser menciona no son m's 2ue efectos del 1uncionamiento de las estructuras ideológicas8 2ue no 6ay 2ue con1undir con la ideolog!a 2ue las preside y 2ue 9les da un sentido:. 102 . &lt6usser no 1ormula8 adem's8 esta cuestiónI la sustituye por la de la 9di1erencia de las modalidades de la materialidad:82< 2ue de.etos.oI reproducir esta ?ltima implica la reproducción de los agentes sociales de producción.8 27 Ibid.eto 6umano e@isten en sus actos8 2ue estos actos est'n inscritos en sus rác* ticas y 2ue 9las pr'cticas: est'n regladas por rituales en los 2ue estas pr'cticas se inscriben8 en el seno de la e@istencia material de un aparato 9ideológico:827 la noción de pr'ctica no es clara8 y la de 9ritual: no garanti>a ni la materialidad de la 9pr'ctica: ni la del aparato. .8 28 Ibid.eto y para los su. &lt6usser precisa 2ue 9toda ideolog!a: tiene por 1unción 9lo 2ue la de1ine: 9constituir: individuos concretos o 9su.ur!dico8 constituyen el mecanismo de 9su. . Incluso la a1irmación 2ue 9de no considerar m's 2ue un su.eto est'n claramente establecidas en los enunciados siguientes1C Eo e@iste pr'ctica m's 2ue por8 y ba. . 2C Hna ideolog!a sólo e@iste en 1unción del su.8 .23 Las relaciones entre la ideolog!a8 pr'cticas y el su. &dem's8 &lt6usser indica 2ue la concepción de la e@istencia ideal8 espiritual8 de las 9ideas: resultan e@clusivamente de una 9ideolog!a de la idea: y de la ideolog!a. La 1unción de la ideolog!a para &lt6usser es la de reproducir la 1uer>a de traba.o8 una ideolog!a. & pesar de 2ue este art!culo de &lt6usser nos parece clari1icar considerablemente la cuestión8 nos parece tambi+n 2ue la 9materialidad: de la ideolog!a est' solamente enunciada. 6. %recisando m's8 son los a aratos ideológicos del Estado8 9Instituciones distintas y especiali>adas:8 2ue de la 1amilia a la escuela8 pasando por la in1ormación y el aparato .etividad libre.26 El primer enunciado8 sin embargo8 es menos duroI en e1ecto8 la ideolog!a se materiali>a en unas pr'cticas8 y los e.eti>ación: de los individuos. 6F.o.

Esta noción permanece8 sin embargo8 insu1icienteI el e1ecto ideológico elemental no es m's 2ue el de 9reconocimiento:I es as! ante todo8 efecto de sentido. aun2ue el reconocimiento sea solamente una de las modalidades de producción de este e1ecto.untos de enunciados ling !sticos articulados entre ellos seg?n leyes espec!1icas. 2ue &lt6usser denomina ( ráctica) es. %odemos8 a partir de a2u!8 de1inir la ideolog!a como la estructura Bsistema de trans1ormacionesC de los rocesos de roducción de discursosJ o8 en otros t+rminos8 la estructura generadora de pr'cticas signi1icantes.e8 incluso embrionaria. %recisaremos m's a 1ondo esta de1inición provisional estudiando los di1erentes componentes del proceso de producción./F. 0rataremos en las p'ginas siguientes de indicar el camino posible para una concepción de las articulaciones entre lengua. Si se piensa la ideolog!a como estructura del proceso de producción de los discursos8 su e@plicación debe rendir cuentas de los componentes de este proceso y de los productos particulares de este proceso.eto de una 9ciencia del te@to:8 ciencia 2ue8 como se sabe8 no e@iste todav!a. Aa 2ue8 para 1ormular as! la cuestión8 es necesario previamente distinguir entre los 9actos: Ben los cuales 9e@isten: las 9ideas:C y la ideolog!a misma.eto y una teor!a del lengua. 1. áginas.nuestro an'lisis no se inscribe en la dualidad (IEE(I&-I)E"L"KI& tomada como punto de partida8 como dato a riori. %or tanto8 el con. Louis$ %our *ar@8 .as ero.unto de otros discursos de los 2ue la ideolog!a es la estructura generadoraF /esponder a esta cuestión re2uiere8 en primer lugar8 una de1inición de la ideolog!a. &lt6usser esbo>a la noción de 9e1ecto ideológico elemental: para designar el 6ec6o de 2ue ciertas realidades 9designan una cosa: o 9poseen una signi1icación:. El estudio de las leyes de articulación de los enunciados ling !sticos constituir!a el ob.Tcu'l es la di1erencia de naturale>a entre la ciencia y la ideolog!aF8 sino..unto de los enunciados producidos en la totalidad de los discursos 2ue e@isten en un momento 6istórico dado8 constituye la materia prima del proceso de producción de los discursos8 tal como se presenta en un momento determinado de la 6istoria. Eo se pueden establecer claramente estas distinciones m's 2ue en 1unción de una teor!a e@pl!cita de los rocesos de roducción de los productos signi1icantes8 2ue pueda establecer un v!nculo entre las teor!as de la ideolog!a y del su. 103 . Euestro punto de partida no es8 pues. Eo postulamos 2ue e@istan dos estructuras generadoras de pr'cticas signi1icantes8 enteramente autónomas la una en relación a la otra8 sino una estructura general8 es decir8 un sistema de trans1ormaciones de los procesos de producción de los discursos.eto. %recisemos8 pues8 2ue.emplos.eC como resultados de un proceso de producción espec!1ico8 la de1inición 2ue da &lt6usser de la 9pr'ctica: nos permite resolver varias contradicciones mencionadas anteriormente en cuanto a la de1inición de ideología.o y los productos de los procesos. 1/1*662. &dem's8 &lt6usser8 en su te@to no articula la noción de efecto con el problema del sentido m's 2ue con ocasión de e. Las materias rimas del proceso de producción de los discursos son otros discursos8 es decir8 con. Se puede considerar 2ue un roceso de roducción.o 2ue aplican los instrumentos a las materias primas8 las reglas de aplicación de este traba.La cuestión a plantearse no es la de las 9modalidades de la materialidad:8 sino la del análisis del roceso de roducción de los roductos significantes.30 Si anali>amos los discursos Bproductos del lengua.. lo mismo 2ue entre el efecto de sentido y el efecto material de este efecto de sentido.e en los procesos sociales de producción. 3emos constatado la ausencia8 en los escritos de &lt6usser8 de una concepción e@pl!cita de la 1unción y del 1undamento del lengua. %or tanto8 de1iniendo los ti os es ecíficos de transformaciones podremos de1inir los tipos espec!1icos de discursos8 y8 entre ellos8 el discurso cient!1ico. La di1icultad se basa a2u! en la ausencia de una distinción clara entre roducto significante y efecto de sentido. Es obvio 2ue las proposiciones 2ue 1ormulamos a2u! no pretenden dar una e@plicación e@6austivaI tratan de delimitar8 en un nivel general y muy abstracto8 el campo real en el 2ue se 30 Hlt-usser.Tpor 2u+ proceso se opera la di1erenciación del discurso cient!1ico en relación al con. Si la noción de efecto de sentido permanece con1usa es debido a 2ue &lt6usser no distingue el e1ecto del sentido del efecto de este efecto en los procesos sociales de producción.9todo proceso de trans1ormación de una materia primera dada8 en un producto determinado8 utili>ando medios de producción determinados:. 3ay 2ue subrayar8 en principio8 un aspecto de nuestra problem'tica cuya puesta en evidencia8 en este estadio del an'lisis se 6ace necesaria para evitar ambig edades en la lectura.e8 ideolog!a y su.materias primas8 los instrumentos8 el traba.

B3ay traducción. La recurrencia de ciertos procedimientos de aplicación determinados asegura la producción de productos discursivos seme.C 104 . Los instrumentos de trans1ormación de las materias primas Benunciados8 discursosC son combinaciones sobre las 2ue act?an las regulaciones sociales Bpor e. Hna 1rase del tipo.ados y privilegiados dentro del con. En tanto 2ue el t+rmino 9representaciones: designa los discursos sobre los rocesos. La distinción corriente entre 9valores: y 9representaciones: indica8 de manera imprecisa8 dos tipos di1erentes de productos de las pr'cticas signi1icantes. 1.& es =.$ La /eproduction8 París. Esta producción particular8 como la totalidad de las producciones sociales8 est' estructurada..unto de las trans1ormaciones posibles.9Ao Bcreo 2ueC .por los modelos ideológicos B2ue Lulia mristeva denomina sistemas modelantes secundarios5.olveremos m's adelante sobre la de1inición del e1ecto del signi1icado. %ero los rocedimientos de a licación.emplo 6ar' esta distinción m's sensible.antes8 y esta recurrencia est' asegurada por la educación8 m's o menos 6omog+nea8 dentro de una clase social8 de los agentes de la pr'ctica discursiva831 as! como por la re resión. 31 <obre la incidencia de la educación en las rácticas significantes y la diferenciación de las (culturas de clases). Se podr!a tratar de sustituir 9t+rminos soporte: 9por signo:8 pero con la condición e@presa de 2ue esta noción de 9signo: sea estrictamente separada de su acepción saussuriana. +. est'n en relación con el con. En lo 2ue concierne a los roductos significantes. Los 9t+rminos-soporte no ve6iculan signi1icados 2ue ser!an la contrapartida conceptual8 sino 2ue intervienen como componentes de enunciados8 enunciados 2ue en un conte#to socio*-istórico determinado producen un e1ecto de signi1icación. castellana.social. Los modelos ideológicos pueden estar de1inidos como tipos recurrentes de trans1ormaciones temporalmente 1i.B& es =C: contiene1C Hna proposición 2ue se re1iere a un 6ec6o 2ue es e@terior al su. La posibilidad de distinguir tipos de e1ectos de signi1icación constituye para nosotros el 1undamento concreto de la distinción entre ciencia e ideolog!a. G. .eto: y el discurso en 9conciencia:C8 el t+rmino 9valores: designa la relación particular del 9su. Los discursos son productos 2ue generan un e1ecto de signi1icación.unto de los procesos sociales de producciónI y no se puede comprender su rol social m's 2ue de1iniendo el estatuto de estos productos en la es1era general de la producción -y de la reproducción. La producción del discurso Bo seg?n la terminolog!a saussuriana el a6ablaaC no es un acto individual de voluntad y de inteligencia:.inscriben las pr'cticas signi1icantes como proceso espec!1ico.unto 1inito Bpero abiertoC de t+rminos-soportes Bmarcas ling !sticasC. Esta noción de recurrencia socialmente regulada de los tipos de trans1ormaciones de los enunciados8 reintroduce8 despu+s de una e@plicitación8 nuestra de1inición inicial de la ideolog!a como estructura generadora de las pr'cticas signi1icantes.emplo8 las estructuras sint'cticasC 2ue de1inen el campo de las relaciones de un con. (Le <ens +ommun).inuit.etos productores de discursosa. Las locuciones 9t+rminos soportes: o 9marcas ling !sticas: engloban en parte las nociones corrientes de 9palabra: o 9signo: 2ue pre1erimos evitar en esta e@posición8 dadas sus implicaciones epistemológicas idealistas.eto: con su discurso sobre los procesos. Se pueden distinguir diversos tipos de e1ectos de signi1icación8 dependiendo del modo de inserción es ecífico de los productos signi1icantes en los procesos sociales de producción.. Los modos de trans1ormación de los enunciados Bes decir8 procedimientos de aplicaciónC est'n de1inidos -delimitados. articulados como discursos del agente Barticulación 2ue constituye el agente en 9su. es decir8 los modos espec!1icos de trans1ormación de 9los enunciados-materias primas8 no est'n enteramente determinados por el alibre arbitrio de los su.= col.38. %éase la obra de 0ourdieu y Passeron. Es decir8 los (términos*so orte) no se confunden de ninguna manera con la definición saussuriana de los significantes.etoI 9el sol es un astro:. . )e la aplicación de los instrumentos de trans1ormación a las materias primas8 resulta un productoel discurso. Hn e.

eto en relación modal con la proposición 2ue enuncia.unto de los procesos sociales de producción.Tpor 2u+ denominamos 9cient!1icos: a un cierto tipo de discursosF &lt6usser establece una distinción interesante entre dos tipos de e1ectos de signi1icación Baun2ue no se emplee .6. Petite +ollection .el v!nculo modal 2ue determina un tipo de relación particular entre BAoC y B& es =C. B3ay traducción.e de Lire le ca ital pone en evidencia los peligros de una restricción seme. El rol del v!nculo modal consiste8 pues8 en atribuir un valor a la proposición enunciada./F.ante de la problem'tica de los e1ectos de la signi1icación9Eous avons en e11et montr+ 2ue la validation dPune proposition scienti1i2ue comme connaissance +tait assur+e8 dans une prati2ue scienti1i2ue d+termin+e par le .2) El pronombre personal 9Ao:. Louis$ Lire le capital8 París.esta 1rase indica no 9lo 2ue yo digo es lo 2ue yo pienso:8 sino m's yo convierte lo 2ue pienso en lo 2ue es.C. &s!8 en una teor!a cient!1ica8 se pretende 2ue todas las proposiciones sean %erdad. Sin duda8 e@iste8 una relación directa entre las representaciones y los valores lógicos de verdad. En e1ecto8 &lt6usser no establece su distinción entre e1ecto de conocimiento y e1ecto de reconocimiento m's 2ue dentro de la es1era del proceso de producción de los discursos8 lo 2ue le impide plantearse el problema 1undamental de las relaciones entre los productos signi1icantes y el con.as ero.la instancia del sujeto$ el 2ue 6ablaI el agente de la pr'ctica signi- 1icante. Estas indicaciones permiten caracteri>ar los productos del proceso de producción de los discursos ideológicos. 1.32 32 Hlt-usser. y 1unda la categor!a de los %alores morales Bsociales8 pol!ticos8 etc. 3C %oner la instancia del su.C 105 .B. Este tipo de cone@iones entre el su.eu de formes particuliVres8 2ui assurent la résence de la scienti1icit+ dans la production de la connaissance8 autrement dit par des 1ormes sp+ci1i2ues 2ui con1Vrent ] une connaissance son caractVre de connaissance avraiea:. 3. $2. . %ero no se trata m's 2ue de una caracteri>ación provisional. En otras palabras8 tratar de de1inir la 9cienti1icidad de la ciencia: 1uera de la 1unción social espec!1ica de los productos signi1icantes cient!1icos8 no puede m's 2ue llevarnos a dar una de1inición idealista de la cienti1icidad como verdad inmanente en la pr'ctica teórica rigurosa. castellana.am's e@pl!citamente el t+rmino de 9e1ecto de signi1icación:CI 6abla de un 9e1ecto de conocimiento: 2ue resultar!a del discurso cient!1ico8 por oposición a un e1ecto de 9reconocimiento: producido por el discurso ideológico.eto Bel 2ue 6ablaC y la proposición 2ue emite8 es !ndice de lo que es deseado. 2) /elacionar el signi1icado con una 9idea:8 un contenido de conciencia del agente del discurso8 constituyendo as! la instancia del sujeto Bel 2ue 6ablaC de1iniendo a la ve> el signi1icado Blo 2ue el agente dice8 lo 2ue es representadoC como signi1icado del bienatribuy+ndome el origen de lo dic6o a m!8 ese signo. La relación entre el su. 3) 9(reo 2ue:. La 6ipótesis de &lt6usser8 a pesar de 2ue marca una etapa importante en la tentativa de establecer una de1inición di1erencial de la ciencia y de la ideolog!a8 permanece8 sin embargo8 incompleta. enEs importante constatar 2ue el discurso ideológico produce un e1ecto de signi1icación 2ue consiste 1C )elimitar un 9signi1icado: para las nociones8 es decir8 para los t+rminos considerados signi1icantes. 9%ienso lo 2ue digo:. El v!nculo 9creo 2ue: act?a como índice de %alor BlógicoC de verdadI signi1ica 2ue B& es =C es verdadero.eto y la proposición no es ?nicamente del tipo 9Ao creo 2ue:8 9me parece 2ue:8 9pienso 2ue:8 sino tambi+n del tipo 9me gusta 2ue:8 9debemos:8 etc. En el discurso ideológico en general e@iste tambi+n una relación entre las representaciones y los valores8 pero esta relación no es necesariamente de naturale>a lógica. Este pasa. +iencia e ideología %odemos8 a6ora8 en este estadio de nuestro an'lisis8 plantear la cuestión siguiente.

e y el con. es por2ue los productos signi1icantes 2ue genera producen un 9e1ecto del e1ecto: espec!1ico. El problema se plantea precisamente en el nivel de la articulación de la producción signi1icante y de la producción material8 y no uede lantearse correctamente más que a ese ni%el. &s!8 la cienti1icidad se e@plica por la verdad8 e inversamenteI pero ninguno de estos dos t+rminos son de1inidos de otra 1orma8 m's 2ue por su e2uivalencia rec!proca. Eos es necesario8 pues8 para resolver este problema8 ver la realidad 2ue recubre las categor!as 1ilosó1icas de cienti1icidad y verdad8 es decir8 estudiar las relaciones concretas y espec!1icas entre los productos de la pr'ctica cient!1ica y los productos de otras pr'cticas sociales8 relaciones cuyas categor!as de cienti1icidad y de verdad est'n veri1icadas.eto. que se sitPa fuera de la o osición 106 . El concepto de ciencia designa un con. %ero si la co6erencia interna y el 9rigor: de un sistema conceptual son condiciones necesarias para 9la presencia de la cienti1icidad: en un discurso8 no son8 sin embargo8 condiciones su1icientes.etividad833 es decir8 por su 1orma de adecuación al ob.e Bla producción signi1icanteC tiene por 1unción permitir a la coordinación de las pr'cticas Bo8 en otros t+rminos8 asegurar los procesos de producciónC. 0odo el problema de la cienti1icidad o del car'cter ideológico de los productos signi1icantes se encuentra all!. %or tanto8 la valide> cient!1ica de un 6ec6o de signi1icación depende no solamente de la co6erencia de sus reglas de producción Bes decir8 su producción en el interior de un sistema de trans1ormación de enunciados reconocido como sistema cient!1icoC8 sino de su 1unción social espec!1ica. El e1ecto de signi1icación produce el mismo e1ecto social8 lo 2ue implica 2ue el problema de la valide> cient!1ica del e1ecto de signi1icación se encuentra asimilado.eto inmediatoI pero sus importantes implicaciones epistemológicas son la causa de esta corta disgresión.unto de discursos 2ue se re1ieren a unas pr'cticas8 caracteri>ados por la ob. La 1unción social de un e1ecto de signi1icación puede ser de1inida por el modo de inter%ención es ecífico de este efecto de significación en los rocesos sociales de roducción. En este nivel de an'lisis8 una distinción entre ciencia e ideolog!a8 entre e1ecto de conocimiento y e1ecto de reconocimiento8 es posible sin recurrir a las categor!as aprior!sticas de cienti1icidad y de verdad. (on especi1icar incluso 2ue la cienti1icidad sea 9el car'cter del conocimiento BverdaderoC del conocimiento:8 la e@plicación no se encuentra nada avan>ada por la simple ra>ón de 2ue nada de1ine lo 2ue es la %erdad Bdel conocimientoC. Esta división8 sin 1undamento cient!1ico8 de las disciplinas8 constituye el obst'culo mayor para la 1ormación de verdaderas ciencias 6umanas. La necesidad de pensar como indisociables los 6ec6os del lengua. Estas ?ltimas observaciones nos ale. Estudiar los procesos de producción sin tener en cuenta la incidencia de los productos signi1icantes reduce el poder e@plicativo de la sociolog!a8 de la misma manera 2ue estudiar los productos signi1icantes 1uera de su 1unción social espec!1ica reduce la semiolog!a y la ling !stica a un 1ormalismo ideal y sin inter+s cient!1ico. &s!8 si un sistema de trans1ormaciones de enunciados Bo sistema modelante secundarioC puede ser considerado como cientí* fico. En e1ecto8 ning?n proceso de producción socialmente organi>ado8 aun2ue sea muy rudimentario8 e@iste sin 2ue el lengua.an de nuestro su. Es8 pues8 el efecto del efecto el 2ue determina simult'neamente la categor!a 1ilosó1ica de la cienti1icidad y los productos signi1icantes 2ue entran en esta categor!a.e intervenga en +l como componente m's o menos importanteI pues el lengua.Estamos de acuerdo con &lt6usser cuando insiste sobre las 91ormas espec!1icas: del discurso cient!1ico8 puesto 2ue es lo mismo 2ue decir 2ue los enunciados del discurso cient!1ico est'n sometidos a un cierto n?mero de reglas rigurosas de producción.la cienti1icidad del e1ecto de signi1icación no se plantea By no puede e@plicarseC m's 2ue considerando el ti o de efecto social de este efecto de significación. El discurso 33 Em leamos aquí este término e@clusivamente en el sentido definido or el árrafo.unto de otros 6ec6os sociales de producción8 introduce la necesidad de romper las barreras disciplinares 2ue de1inen la sociolog!a8 la ling !stica y la semiolog!a como 9ciencias distintas:. )e1iniendo un tipo particular de e1ecto del e1ecto Bes decir8 e1ecto social del e1ecto de signi1icaciónC8 se puede de1inir una clase de productos signi1icantes generadores de este tipo particular de e1ecto del e1ecto8 y 2ue se llamar' entonces productos cient!1icos. &dem's8 determinar el car'cter cient!1ico de un e1ecto de signi1icación por la presencia de la cienti1icidad no e@plica8 propiamente 6ablando8 nada. 3emos a1irmado 2ue se pod!an distinguir diversos tipos de e1ectos de signi1icación8 dependiendo de su modo de inserción espec!1ico en los procesos sociales de reproducción.

Las teor!as cient!1icas modernas nos 6acen comprender 2ue el discurso cient!1ico no reproduce la realidad como una imagen8 sino 2ue coordina un cierto n?mero de operaciones e@teriores y materiales8 as! como interiores y materiales..unto de las relaciones sociales de producción y tomado como 6ec6o aislado8 la relación capitalista-obrero aparece como relación entre dos sujetos autónomos.eto 96aciendo vivir: otro su.o y el otro lo recibe.unto articulado de conceptos B2ue generan un e1ecto de signi1icaciónC produce el dominio real y la e1icacia de un con.4.9capitalista:8 9traba.o de die> personas y ser pagado por el producto de ese traba.cient!1ico se re1iere a su ob. )eproducción social e ideología %or tanto8 cuando un con..unto de operaciones sobre los procesos reales Be1ecto del e1ectoC8 este sistema de conceptos se le puede denominar cient!1ico.o8 es un proceso real. 1. relación libre y voluntaria en la 2ue el uno da traba. Es importante constatar 2ue los discursos est'n modelados a partir de unas rácticas sociales realesJ as! el enunciado del cual 6abl'bamos anteriormente8 9el capitalista da traba. B3ay traducción. El desconocimiento de los mecanismos sociales de producción permite la reproducción en el tiempo de un modo de producción dado. El 6ec6o de ser capitalista u obrero aparece8 entonces8 como una propiedad contractual de los su. 7. El aso del sistema cient!1ico abstracto a las operaciones concretas est' en el orden de las técnicasJ una de1inición rigurosa de la noción de 9t+cnica:8 as! como un estudio serio de las realidades emp!ricas 2ue designa esta noción8 constituir!an un 6ito decisivo en la elaboración de una sociolog!a del conocimiento.etos8 impidiendo as! la comprensión de la e@istencia del capitalista y del obrero como productos sociales espec!1icos de un modo de producción 6istóricamente determinado.o y 6ace vivir al obrero:8 es tambi+n una imagen8 un 9modelo: del proceso social al cual se re1iere.o de relaciones sociales de producción 2ue permiten comprender la relación real entre capitalista y obrero. Hlain$ Le (oncept de modele8 París. T(ómo se producen los discursosF T(ómo se produce su e1ectoF Las materias primas son las nociones.emplo8 la representación del capitalista como su.unto comple. &islado del con.eto de una 1orma espec!1ica. T(u'les son los modelos ideológicos 2ue rigen la aplicación de los instrumentos a la materia primaF La distinción entre ideolog!a teórica e ideolog!a pr'ctica es ?til8 aun2ue insu1iciente para tratar el problema.olviendo a tomar la terminolog!a alt6usseriana8 se dir' 2ue este sistema conceptual produce un e1ecto de conocimiento. El primero tiene por e1ecto coordinar las operaciones reales de los agentes en las pr'cticas8 en tanto 2ue el segundo produce una imagen de las pr'cticas8 imagen 2ue las reproduce como modelo.as ero. <erie +ours de P-iloso -ie our <cientifiques.pagar el traba. Sin pararnos en consideraciones de car'cter puramente indicativo8 podemos ver a6ora en 2u+ consiste la di1erencia entre el e1ecto del conocimiento y el e1ecto del reconocimiento8 entre el discurso cient!1ico y el discurso ideológico. castellana. En nuestro e. %ero esta correspondencia no es un modelo -en el sentido de 9reproducción de la esencia de la realidad:-I es un sistema de trans1ormaciones por el 2ue se asimilan operaciones con una serie de conceptos e inversamente. Los modelos econom+tricos son discursos 2ue reproducen en sus articulaciones las de los procesos económicos a los cuales 6acen re1erencia.3# %ero impide la comprensión del mismo proceso8 en sus relaciones con la totalidad de los procesos sociales. Sin embargo8 este enunciado produce una re resentación untual de la realidad a la cual se re1iereI cristali>a en una imagen simple un con. El modo de articulación espec!1ico de los t+rminos-soportes determina el e1ecto de signi1icación Be1ecto de reconocimiento o de reconocimientoC. .o 2ueda todav!a por 6acer. Los t+rminos-soportes se articulan en un discurso8 producto signi1icante. .eto8 subjeti%ofobjeti%o.o y 6ace vivir al obrero: no puede e@istir m's 2ue en la medida en la 2ue se re1iere a un 6ec6o concreto./..o:8 9obrero:. &s!8 la concepción actual del 'tomo no es la misma imagen 2ue podr!a tener el modelo de =o6rI las ecuaciones ondulatorias de Sc6rpdinger o las matrices de )irac no nos permiten imaginar otras cosas m's 2ue ellas mismas. Estos conceptos no son la imagen de los procesos reales 2ue conceptuali>an8 sino reglas de operación 2ue permiten coordinar las pr'cticas8 es decir8 dominar el desarrollo de procesos reales. %ero8 una ve> m's8 este traba.en las ciencias e@perimentales8 el m+todo e@perimental garanti>a la correspondencia entre una serie de enunciados BdiscursoC y un con. C 107 .unto bien de1inido de operaciones. 34 Para la crítica de la noción ideológica de modelo8 %éase 0adiou. El enunciado vulgar 9el capitalista da traba.

el (grado objeti%o de arbitrariedad de una enseVan&a) que 0ourdieu mide entre la ( ura fuer&a) y la ( ura ra&ón) es una noción idealista que nuestro análisis anterior uede reem la&ar.(. la ausencia de una teoría e# lícita del lenguaje limita el ámbito del análisis. Por ejem lo. Esta representación es socialmente 1uncional8 ya 2ue asegura la reproducción de las pr'cticas dentro de las relaciones de producción ya e@istentes. 108 .as en y por el uso de la categor!a del su.emplo ya citado8 digamos 2ue la asimilación por el obrero del enunciado 9el capitalista 6ace vivir al obrero: contribuye a mantener su posición espec!1ica en las relaciones de producción8 es decir8 a asegurar la 1i.ante depende del desarrollo de la neurolog!a e incluso -apenas 35 0ourdieu. %ara dilucidar el problema de la conciencia 6ar!a 1alta un estudio pro1undo de los mecanismos energ+tico-materiales 2ue producen el e1ecto de conciencia en el 6omo sapiens Bcomposición electro2u!mica del cerebro8 in1luencia de las tasas de 'cido ribonucleico en los 1enómenos de la memoria8 etc. Hn proceso seme. . La ideolog!a es8 por lo tanto8 en esta perspectiva8 la estructura generadora del proceso de producción de los discursos cuyo e1ecto social espec!1ico es la determinación del lugar de los agentes en los procesos sociales y8 por lo tanto8 en las relaciones sociales de producción.$ La /eproduction8 París. Es evidente 2ue esta estructura generadora de enunciados 1unciona en la medida en la 2ue est' vinculada a un 9aparato represivo:.35 7.eto8 es la condición de la reproducción de las relaciones sociales de producción.olviendo a tomar el e.C8 estudio 2ue8 evidentemente no pertenece a nuestro 'mbito. Los enunciados ideológicos producen una representación puntual de las pr'cticas reales8 separ'ndolas de la totalidad de los procesos sociales. Este ?ltimo no es8 pues8 agente de producción8 sino agente regulador Bo agente de reproducciónC. así como en el artículo de Hlt-usser. <e uede considerar el trabajo de 0ourdieu como un análisis del modo de funcionamiento de un a arato ideológico del Estado *el sistema de enseVan&a.. La desaparición de las relaciones sociales comple.el obrero8 abarca las relaciones sociales reales seg?n las cuales8 el capitalista vive de la plusval!a producida por el obrero al 2ue compra la 1uer>a del traba.unto de representaciones8 aun2ue sea la estructura del proceso 2ue las genera.o -racionali>ación y econom!a en el proceso-8 el discurso ideológico act?a sobre los agentes para reproducir las relaciones sociales 2ue subyacen en el proceso.38. 1. &s! la e@presión 9contenido de conciencia:8 2ue 6emos empleado varias veces8 se re1iere a un ob. Pero. Interviene en todas las pr'cticas sociales constituyendo la 9conciencia: de los agentes8 es decir8 los discursos de estos mismos agentes8 discursos 2ue tienen por 1unción reproducir su tipo de intervención en los procesos y su lugar en las relaciones sociales.eto real 2ue la noción idealista de 9conciencia: designa sin e@plicar. &l mismo tiempo8 6a subrayado la necesidad8 para mantener la circulación de las mercanc!as Bes decir8 para reproducir en el tiempo la producción mercantilC8 de producir una imagen del valor 2ue pueda recubrir By enmascararC su car'cter social Bgasto de 1uer>a 6umana8 tiempo de traba. ensamos que con %entaja.inuit. . El uso8 con comillas8 por m's 2ue pare>ca muy prudente8 de nociones idealistas debe ser provisional8 es decir8 6asta el momento en 2ue se puedan producir conceptos cient!1icos capaces de describir y de e@plicar el ob. %recisemos8 antes de continuar8 2ue el uso casi abusivo de las comillas en los ?ltimos p'rra1os no de.o.ación de su tipo de intervención en el proceso.o de la realidadI no es un con.o.emplo de trans1ormación ideológica de las relaciones sociales en 9cosas: aisladas en su an'lisis del car'cter 1etic6ista de la mercanc!a. *ar@ nos 6a dado un e.o pedagógico8 constituye su condición de posibilidad.en la 2ue se inscribe el intercambio de enunciados 2ue constituye el traba. C &s! el discurso ideológico interviene en la reproducción de los procesos sociales constituy+ndose como 9contenido: de la 9conciencia: de los agentes de estos procesosI y8 en tanto 2ue mecanismo regulador8 el discurso ideológico produce el 9contenido de conciencia:8 re2uerido por la situación de los agentes en el proceso.. =ourdieu muestra cómo la 9relación de autoridad: -relación social.eto real pensado en el conte@to idealista de la oposición esp!ritu\materia.eto real8 pero a un ob. Ideología y conciencia La ideolog!a no es una imagen o un re1le.a de ser un !ndice de un problema terminológico importante. P. En tanto 2ue el discurso cient!1ico interviene como agente Bes decir8 introduce por medio de las t+cnicas una coordinación de la 1uer>a de traba.

sino productos sociales particulares cuyo modo de producción est' 6istóricamente determinado.a y lo 2ue entra8 as! como las relaciones entre los 9inputs: y los 9outputs: con otros 1enómenos me. Esta capacidad de asimilación y de trans1ormación de los enunciados es una propiedad ob.empe>amos a constatarlo. %or tanto8 en lo 2ue concierne a la e@presión 9contenido de conciencia:8 creemos poder circunscribir a6ora el ob. En consecuencia8 la noción de 9conciencia de clase: podr!a estar relacionada a su ve> con el concepto de competencia semiótica8 y el grado de competencia semiótica de una clase Bsu capacidad de producir productos signi1icantesC podr!a estar relacionada de 1orma m's o menos directa con la cantidad de materias primas disponibles Bpor e.or conocidos.no es uni1orme en tanto 2ue est' sometida a la educación di1erencial de los agentes8 es decir8 a culturas de clase. &dem's8 el tipo de ra>onamiento 2ue desarrollamos a2u! es an'logo al 2ue los 1!sicos anglosa.9la conciencia es lo propio del 6ombre:C8 sino del resultado de la producción de los individuos sociales.el individuo 6umano8 agente de la pr'ctica discursiva. Esta capacidad de asimilar y de trans1ormar los enunciados -y8 de producción de la signi1icación. Ideología y competencia semiótica 109 .de la cibern+tica.eto de otra obra 2ue no 1uera +sta y cuya necesidad nos parece ine@cusable.etiva de un producto social espec!1ico.eto real 2ue esta noción designa en el interior de una problem'tica materialista. Sin embargo8 no podemos8 por el momento8 m's 2ue 1ormular algunas 6ipótesis program'ticas8 cuyo desarrollo desbordar!a el 'mbito del su.o8 as! como de los procedimientos de aplicación de los instrumentos Bsistemas modelantes secundariosC8 entonces m's elevada es su competencia semióticaI o8 si se 2uiere re1erir a su antiguo t+rmino8 m's desarrollada est' su 9conciencia de clase:. &s!8 podemos trans1ormar la noción vaga de 9contenido: en la de conjunto de enunciados -discursos de los 2ue 6emos especi1icado anteriormente el proceso de producción-.eto a2u! tratado. &s!8 el grado de competencia semiótica de los individuos sociales8 las variaciones de esta competencia8 ser!an anali>adas en 1unción de la pertenencia de los individuos a una clase social determinada.emplo. %odemos 6acerlo dado 2ue8 como se 6a subrayado anteriormente8 los mecanismos psicológicos y biológicos 2ue 6acen posible el efecto de sentido derivan de otra problem'tica. %ostulamos8 sin embargo8 2ue algo se produce8 puesto 2ue podemos estudiar lo 2ue sale de la ca. =asta8 entonces8 2ue estas 6ipótesis sean cient!1icamente compatibles con las investigaciones a 2ue 6ac!amos mención.monopoli>ación de la in1ormación por las clases dominantesC8 por su dominio de los instrumentos de trans1ormaciones de las materias primas Bconocimientos del l+@ico8 dominio de la sinta@is8 etc. Sabemos8 pues8 2ue los enunciadosdiscursos no son ideas puras8 ni signi1icados a riori. 7.1. Sin embargo8 pese a 2ue el estudio del 1enómeno de la conciencia como e1ecto de una organi>ación espec!1ica de la energ!a-materia constitutiva del cerebro est+ 1uera de nuestra competencia8 podemos8 a otro nivel de nuestra investigación Ba2u+lla 2ue se basa en el e1ecto de signi1icaciónC8 producir 6ipótesis sobre el 1uncionamiento del pensamiento.C8 por su dominio de los sistemas modelantes secundarios Bdominio del modo de articulación del discurso cient!1ico8 del discurso pol!tico8 novelesco8 etc+teraC8 lo 2ue est' en relación con lo 2ue se denomina el 9grado de organi>ación:. Eo se trata8 pues8 de una capacidad innata Bdel tipo. concepto 2ue se re1erir!a a la capacidad de los agentes de la pr'ctica discursiva de articular enunciados signi1icantes8 y8 por lo tanto8 de producir e1ectos de signi1icación.ones llaman 9blac5 bo@ approac6: y 2ue es empleado para el estudio de los sistemas. Se puede comprender 2ue lo 2ue pasa por el cerebro 6umano8 cuando se tiene la impresión de comprender8 2ue lo 2ue denominamos efecto de sentido es un 1enómeno 2ue tiene lugar dentro de una 9caja negra:8 puesto 2ue se ignora lo 2ue se produce en ella. En lo 2ue concierne a la noción de 9conciencia:8 se la puede describir como la capacidad de asimilar y trans1ormar enunciados-discursos. %or tanto8 cuanto m's grande es la cantidad de materias primas a disposición de una clase social y m's pronunciado es su dominio de los instrumentos de traba. Estas consideraciones pecan de una 1alta de e@6austividad evidente8 pero su e@plicación y veri1icación emp!rica podr!an constituir 1'cilmente el ob. Se podr!a entonces 6ablar de com etencia semiótica.

Se ve8 pues8 este nivel de an'lisis8 2ue el e1ecto de la ideolog!a es doble. Se ve8 pues8 2ue la ideolog!a y la competencia semiótica de los agentes de la pr'ctica discursiva son dos conceptos indisolubles en tanto 2ue no pueden de1inirse 1uera de su inter-relación. La competencia semiótica es8 lo 6emos visto8 una condición indispensable para la posibilidad de la e@istencia de agentes de la pr'ctica signi1icante. Esta e@plicación sub. %or ello la comprensión de estos dos 1enómenos necesita su de1inición dial+ctica.etos parlantes:..etos. Eo se trata de plantearse si los 9su.de la primac!a de las pr'cticas de los agentes sobre las estructuras B6istoricismoC y su inversa complementaria8 el de la primac!a de las estructuras sobre los agentes BestructuralismoC. El agente de la pr'ctica signi1icante8 dotado de competencia semiótica socialmente ad2uirida8 produce discursos8 es decir8 productos signi1icantes.etos considerados como elementos e@plicativos8 en ?ltima instancia8 de los 6ec6os sociales.olviendo8 despu+s de esta breve disgresión8 a la problem'tica ideolog!a-competencia semiótica de los agentes8 tratemos de ver cómo esta relación estructural aparece en el discurso. El con. %or tanto8 estos productos signi1icantes8 despu+s de 6aber sido generados por la ideolog!a8 intervienen en un segundo nivel ba.o y los procedimientos de aplicación de los instrumentos socialmente disponibles en un momento determinado de la 6istoria. En otras palabras8 la ideolog!a8 a trav+s de los aparatos Bideológicos del EstadoC por los 2ue act?a Beducación 1amiliar8 escolar8 comunicación de masas8 etc.o el t!tulo de enunciados-materias primas de un nuevo proceso de trans1ormación8 el cual reintegra la es1era de la ideolog!a modi1ic'ndola.C produce la competencia semiótica en los individuos sociales. %lantearse la cuestión de saber si la ideolog!a8 como estructura generadora de las pr'cticas signi1icantes es anterior a la competencia semiótica de los agentes8 o8 si es a la inversa8 es concebir los dos t+rminos en la problem'tica idealista de la dicotom!a individuo\sociedad.emplar. )esde este punto de vista8 la de1inición saussuriana del 6abla como 9acto individual de voluntad e inteligencia: es e. )ic6o de otra 1orma8 tratemos a6ora de anali>ar el e1ecto signi1icación ideológica Brepresentación puntual de una pr'cticaC producido por un discurso cuyo ob.etos individuales8 sino cómo el roceso de roducción de los roductos significantes y los agentes de este roceso se estructuran mutuamente.por una parte8 produce un producto social espec!1ico8 2ue es el agente de la ráctica discursi%a. Este camino en la investigación nos permite sobrepasar el problema insoluble -por 6aber sido mal 1ormulado.unto de las relaciones sociales 2ue subyacen en la pr'ctica discursiva de los agentes se encuentran8 pues8 por decirlo de alguna 1orma8 marcada por esta problem'tica. Se re2uiere8 pues8 una de1inición dial+ctica8 es decir8 2ue su descripción respectiva incluya la de1inición de su dependencia rec!proca.eto es el de rendir cuentas de su propio proceso de producción. Formulemos8 pues8 el problema de la manera siguiente.etivista de la pr'ctica discursiva implica8 como corolario8 una de1inición idealista de la signi1icación como 9contenido de conciencia: de los su. Si la ideolog!a es la estructura generadora de pr'cticas signi1icantes8 la competencia semiótica aparece entonces como el e1ecto de esta estructura sobre el agente de la pr'ctica discursiva. &s!8 la competencia semiótica8 estructurada por la ideolog!a8 aparece simult'neamente como e1ecto y como mecanismo de trans1ormación de la ideolog!a. produciendo su competencia semióticaI por otra parte8 estructura la pr'ctica de este agente8 es decir8 de1ine los límites sociales de su competencia semiótica delimitando las materias primas8 los instrumentos de traba.T2u+ 9imagen: produce el discurso ideológico de la intervención de los agentes en las pr'cticas discursivasF En primer lugar8 seDalemos 2ue en el discurso ideológico8 la e@plicación de la pr'ctica discursiva est' siempre relacionada con el libre arbitrio de los 9su. /elaciona la pr'ctica discursiva con la acción de los su. La distinción de estos dos conceptos es delicada pues8 aun2ue est+n pró@imos8 no son por ello id+nticosI adem's8 no se podr!an pensar independientemente el uno del otro.etos: 6eredan la 9conciencia colectiva:8 o si la conciencia colectiva se constituye por yu@taposición de las conciencias de los su. 3ay8 110 . )ebido al e1ecto de la ideolog!a8 los individuos biológicos constitutivos de las 1ormaciones sociales llegan a ser agentes de la pr'ctica discursiva -por tanto8 llegan a ser8 propiamente 6ablando8 individuos sociales*. Sin embargo8 si la competencia semiótica de los agentes es una sub-estructura de la ideolog!a8 6ay 2ue mencionar tambi+n 2ue produce a su ve> un e1ecto sobre la ideolog!a. .olvamos al concepto 1undamental de ideolog!a y a establecer rigurosamente la relación de este concepto con el de competencia semiótica.

de una parte8 el nivel de las articulaciones de los t+rminos-soporte del discurso entre ellos y8 por otra parte8 el nivel de la relación de las articulaciones discursivas con los re1erentes del discurso.uelta a la problem!tica del modelo ling#ístico y del estructuralismo (omo 6a subrayado m's de una ve> 3enri Le1ebvre8 la epistemolog!a idealista o1rece soluciones a los problemas del conocimiento 2ue tienen al menos el m+rito8 en relación al materialismo vulgar8 de subrayar problemas reales. <ería su erfluo insistir sobre la relación e#istente entre la obser%ación de 0en%eniste con nuestro roblema. inscrita en el proceso social general de producción de la signi1icación. Es la %ía que sigue G. El problema de las relaciones entre el lengua.adas en el signo. E. TTI. 111 . en %roblVmes de linguisti2ue g+n+rale8 Pars. (oncebir la ideolog!a como estructura generadora de los procesos de producción de los discursos8 implica 2ue genera8 entre otras cosas8 los agentes de este proceso8 es decir8 2ue produce la competencia semiótica de los individuos biológicos 2ue entran en la es1era de circulación y de intercambio de los productos signi1icantes Bel dominio de la in1ormación en general y de la educación en particularC. Léase E.por una parte8 su. ues. La teor!a convencionalista de la signi1icación y del lengua.a un problema fundamental$ el de las relaciones entre el discurso y la realidad material. Las representaciones no e@isten m's 2ue en y por el proceso social de producción de los discursos. segPn 0en%eniste. El t+rmino 9representación: no se relaciona con una abstracción cual2uieraI denota los dos niveles 1undamentales de todo discurso.pertenece al orden de los 6ec6os socialesI tanto los 6ec6os mentales como los individuales deben ser8 pues8 cient!1icamente especi1icados como sub-con. 36 En lo que concierne a la categoría de la subjeti%idad.untos de los 6ec6os socialesI 1uera de esta especi1icación no pueden inducir m's 2ue teor!as idealistas8 es decir8 pseudo-e@plicativas. 0en%eniste la -a descrito como un efecto del lenguaje y no como una categoría a priori. Hlt-usser abandona el roblema del ("o) y que. La sustancia del signo es el signi1icado -la idea. 0en%eniste$ La Eature des pronoms personnels8 y (Ie la subjecti%ité dans le langage).eto 2ue e@presa ideas llegadas de no se sabe dónde8 sino como una instancia discursi%a relati%amente autónoma.eto8 evidentemente8 el 6ec6o concreto8 emp!ricamente evidente8 seg?n el cual. Lacan en sus Ecrits.36 y de transferir la realidad del efecto de significación de la ráctica social discursi%a a la inmanencia del significado del signo. el de crear la categoría del sujeto y constituir como conciencia un conjunto de discursos ronunciados en la instancia del ("o). or intermedio del ronombre ersonal ("o) es el fundamento concreto.e@isten individuos 2ue producen discursos. %ero la e@istencia de individuos locutores no es un 1enómeno inteligible aisladamente8 es decir8 considerado 1uera de las condiciones sociales 2ue producen los individuos como locutores 3ay 2ue pensar8 pues8 correlativamente la producción de los discursos y la producción de los agentes del discurso como dos aspectos indisociables de un mismo -ec-o socialJ y para 6acerlo8 es necesario 1ormular conceptos 2ue implican8 en su articulación misma8 esta correlación. . ca . Estos pertenecen al dominio de las pr'cticas sociales. 1allimard. La cr!tica 2ue 6acemos a2u! de las concepciones sub. =enveniste 6ab!a observado 2ue lo 9arbitrario del signo: reside en la relación 2ue liga 9las cosas: a los signos8 m's 2ue en la relación entre el signi1icante y el signi1icado. El efecto del discurso ideológico basándose sobre las rácticas discursi%as es.e respond!a -6emos visto en 2u+ t+rminos. sin embargo. 7. La uesta en relación de los enunciados con el anunciador.e y la 9realidad: 6a sido discutido por los partidarios del punto de vista 9materialista: con la noción de 9re1erente:.y la 1orma de e@istencia de ese signi1icado es el signi1icante. es una de las %ías que conducen a la formulación del roblema de los rocesos de roducción de roductos significantes *de la ideología* en sus relaciones con el sujeto. Es importante subrayarlo8 pues es el ?nico medio por el 2ue se suprime el 1also problema de la 9cosa en s!: como re1erente. Llega a ser posible considerar al individuo-locutor8 no como un su.no 6ay discurso sin locutor.etosI por otra8 signi1icaciones 1i. de la categoría del sujeto.7. /esumiendo8 todo lo 2ue pertenece al orden de la representación -de la signi1icación.etivistas de la pr'ctica discursiva no tiene por ob. %or ello nos encontramos d'ndole a la pr'ctica discursiva su car'cter 1undamentalmente social8 salvaguardando el vie.o re1r'n de.

%ensamos 2ue debemos considerar 2ue la producción del discurso8 como todo proceso de producción8 est' sometida a las limitaciones de la reproducción y 2ue esta sumisión trae consigo la 1i.. Saussure trata precisamente de este problema para e@poner su concepción de lo arbitrario del signo8 concepción 2ue . 1/8.#U La constatación de la ausencia de relación entre la 9palabra: y la 9cosa: est' ligada a una concepción del 6abla como ura combinatoria y como acto. Esta noción de referente di1!cilmente permit!a resolver los problemas reales descubiertos por los partidarios de los puntos de vista convencionalistas e idealistas.eto libre y responsable de sus actos.. 39 (a#an) *.+ E#r!ts . E.y el su. . 40 0art-es.$ Cb. )e a6! a concluir 2ue la ausencia del v!nculo supuesto entre la palabra y la cosa obligue a considerar la lengua como un sistema de valores relativos8 es decir8 contractuales8 2ue tienen su sede en el cerebro8 e@iste una distancia 2ue no se podr!a 1ran2uear sin consecuencias. . la cosa. Esta con1usión elude la distinción entre el e1ecto del sentido -e@periencia sub. 6. Las di1erencias en las clasi1icaciones proporcionan los me..pues los enunciados -productos signi1icantes-8 los discursos (se refieren) a algo 2ue no es una 9cosa:8 sino a rocesos y a relaciones sociales. . 158. La perspectiva desarrollada en este cap!tulo se inscribe de lleno en la problem'tica del lenguaje.e est' relacionado con las clasi1icaciones8 2ue las clasi1icaciones son -ec-os.En esta óptica8 el signo implicaba un signi1icado Bel conceptoC8 un signi1icante Bimagen sonoraC y un referente. 4. 112 .3$ Saussure tiene ra>ón al a1irmar 2ue estas consideraciones demuestran la ausencia de correspondencia entre la alabra y la cosa. El problema 2ue se 6a mencionado m's a menudo8 a este respecto8 es el de las relaciones de las series de palabras 2ue constituyen un paradigma8 con una realidad 1!sica en lengua.usti1icando su concepción de la lengua como sistema de valores8 como 9principio de clasi1icación:.eto8 pensado como estructura 2ue genera este e1ecto 37 38 <aussure. Ibid. &cabamos de ver 2ue esta concepción est' ligada a la de ideolog!a como sistema de ideas8 y por tanto a una concepción ideológica de la idea vinculada necesariamente a la noción de su..ores argumentos al modelo lingQístico. Estas consideraciones no imponen la obligación de construir una entidad abstracta e ideal8 la lengua8 concebida como un rinci io de clasificación convencional y contractual. 2. .) Par-s) Seu!l) 1966) .eto es otra condición de posibilidad de elaboración de una teor!a contractual y convencionalista del lengua.e. Es cierto 2ue el lengua.e como sistema de valores.usti1ica la reducción de la lengua a un sistema de valores relativos y contractuales. y 2ue incluso si8 por una preocupación de realismo8 se trata de introducir el t+rmino 9re1erente: para designar (la cosa) a la 2ue el signo est' vinculado8 se abandonan 6ec6os ya establecidos. Estos valores son la ?nica e@plicación posible a la e@istencia del v!nculo.. La con1usión entre la e# eriencia subjeti%a y el su. es decir8 tienen una e@istencia social. Que e@ista en 1ranc+s 9mouton: y en ingl+s 9mutton: y 9s6eep:37 2ue se re1ieren a un animal dado8 pone de mani1iesto8 para Saussure8 los %alores relati%os de los t+rminos en las dos lenguas y con1irma la necesidad de pensar el lengua. (omo subraya8 muy oportunamente8 Lacan8 en su cr!tica de L+vi-Strauss8 la perspectiva estructuralista reduce 9a la 1orma de un signo algebraico el poder de la palabra:. concepción 2ue va de Saussure a =art6es. cit. En e1ecto8 cuando se plantea el problema de la inserción de los productos signi1icantes en los procesos y las relaciones sociales de producción8 se vuelve a 1ormular la cuestión del re1erente.3< En e1ecto8 y como 6emos visto8 en la cr!tica de los 1undamentos de la semiolog!a del relato8 la distinción lengua-6abla reduce la lengua a un sistema de valores8 resultado de un contrato8 2ue 6ace del 6abla 9esencialmente una combinatoria: 2ue 9corresponde a un acto individual:.ación By la reproducciónC de relaciones en las 2ue el proceso de producción se inscribe. Las relaciones así fijadas a arecen en la e# eriencia subjeti%a como %alores.$ (Elements de <émiologie).es di1erentes. .etiva. (ommunications8 nPm.

Ibid.y las relaciones entre los signi1icados.eto se inscribe produciendo e1ectos espec!1icos. .eto. Incluso si los e1ectos del discurso8 en la e@periencia sub.etivamente:.9el su. Estas relaciones son la 91orma del contenido: 2ue los semiólogos estudian con la ayuda de t+cnicas an'logas a las 2ue emplea la escuela de Gundt./. Lacan e@presa bien las relaciones entre el su.] inscrite ] la naissance8 ne serait-ce 2ue sous la 1orme de son nom propre:.#2 Esta concepción del despla>amiento de la 1orma de 9su. 1.introspección controlada...etiva. 113 . Lacan escribe. 126.eción: del su.eto y +l lengua.etiva aparecen como 9e1ecto del sentido:8 la 1unción social del 6abla nos pro6!be concebir el discurso como una pura combinatoria de unidades m!nimas de sentido.. París.de sentido. <euil. El 9movimiento del discurso:8 en e1ecto8 no es otra cosa 2ue la reproducción de procesos en los 2ue el su. La consecuencia m's importante de esta con1usión es 2ue las relaciones en 2ue se inscribe el proceso de producción de productos signi1icantes -enunciados y discursos. G.2ue est'n determinadas por su inserción en el conjunto de los procesos sociales de producción a trav+s de la actividad concreta de los productos8 son borradas y reem la&adas por los signi1icados y los valores 2ue las de1inen8 por el contrato8 identi1icado con la e@periencia sub.eto8 de la lengua al 9movimiento universal: del discurso8 puede inscribirse8 a pesar de la imprecisión del t+rmino 9movimiento: en la problem'tica 2ue 6emos tratado de desbro>ar.#1 Es importante comprender bien la incidencia de este enunciado8 cuya evidencia no es m's 2ue aparente. . col. 2. Es la 1unción del significado en el modelo ling !stico la 2ue permite situar la lengua en la 9conciencia: como 91orma del contenido:.e9Le su.$ Ecrits I.eto va m's all' de lo 2ue el individuo e@perimenta sub. 41 42 Lacan.et aussi bien sPil peut para`tre ser1 du langage8 lPest plus encore dPun discours dans le mouvement universel du2uel sa place est d+. Points. &s! se borra la realidad de la producción social de los discursos8 suprimiendo la distinción entre producto signi1icante y e1ecto de sentido. Esta 91orma del contenido:8 sistema de relaciones entre las relaciones8 sistema de valores8 es a la ve> la 1orma de e@istencia del contrato en la conciencia colectiva y el su. Indica la necesidad de distinguir entre las estructuras generadoras del e1ecto del sentido -la ideolog!a Bno conscienteC y el inconsciente.

+onclusión 114 .

.etivo no permiten la constitución de una problem'tica en la 2ue el despla>amiento signi1i2ue progreso8 cambio de lugar.etivo consensualmente de1inidoF : La alternativa no puede constituirse con elementos 2ue sean ?nicamente la negación de a1irmaciones rec6a>adas. en los 2ue se transforman entidades materiales en otras -los productos-8 en intervalos de tiempo de longitud variable.etos. 2. A8 al mismo tiempo8 subjeti%antes.9TQu+ 6acer para abandonar la perspectiva 2ue asocia e@plicativamente las producciones discursivas y las pr'cticas sociales mediante un sentido sub. 115 . %or2ue 6ay rocesos sociales.las preguntas 2ue se 1ormulan en t+rminos de1inidos dentro del espacio categorial del sentido sub.unto e@terior de objetos.eto: aparecen8 pues8 ba. Las entidades materiales producidas en los procesos sociales son constituidas como objetos *y los organismos biológicos 6umanos como sujetos* en la reproducción de los procesos sociales. 0enemos8 pues8 2ue buscar las materias primas de una nueva problem'tica en los lugares diversos donde se 6an producido aut+nticas di1erencias. %or2ue se niega aDadiendo un 9no: a los mismos t+rminos en los 2ue se a1irma..eto y el sentido en sistemas y\o estructuras con nombres m's variados a?n 2ue los de los propios de los discursos donde aparece.adas por las e@igencias de la reproducción de los procesos sociales. A8 como sabemos8 desde lo 2ue la 6istoria y la 1iloso1!a de las ciencias de =ac6elard a m6unn pasando por moyr+ -y (anguil6eim8 nos 6a enseDado8 2ue el progreso de la ciencia no suele 6acerse dando una respuesta m's al mismo problema8 sino cambiando de problema8 96ablando de otra cosa:8 vamos8 en esta conclusión8 a esbo>ar el mapa del camino 2ue desde ella vislumbramos.. Esta perspectiva implica8 pues8 2ue los elementos -unidades del signi1icado8 propiedades o atributos elementales de ob. )e este recorrido se deriva una constatación.se re1ieren a y se relacionan con las formas más generales de articulación de las entidades e@igida por la reproducción de los procesos sociales de producción. Los estados internos del cerebro aparecen como realidades din'micas8 operaciones 2ue operan sobre operaciones.etivas de los organismos biológicos con los procesos sociales. Es la reproducción -re-comien>o y coordinación de procesos.2uien determina las caracter!sticas de las entidades materiales 2ue intervienen en los procesos8 as! como las relaciones de los organismos biológicos 6umanos con esas entidadesI las 9propiedades 2ue de1inen el ob.o la 1orma de estados internos Bdin'micosC ?nicamente en tanto 2ue las mencionadas entidades materiales est+n implicadas en un sistema de relaciones 1i.. A contentarnos con mencionar preguntas y a1irmaciones provisionales sin argumentación y sin prueba8 en un orden arbitrario. Implica tambi+n 2ue ciertas 1ormas de articulación tienen una constancia notable. 6. #. . TEs necesario decir 2ue esperamos 2ue los problemas 2ue la delimitan8 si no son enteramente nuevos no sean solamente nuevos dis1races de lo *ismoF A 2ue8 a?n siendo nuevos8 tendr!an8 adem's8 2ue ser pertinentes y 1ecundos. Estas relaciones tendr!an 2ue llamarse m's bien objeti%antes 2ue ob. Empe>amos8 pues8 1ormulando en otros t+rminos la pregunta precedente1.etos. La coordinación entre los estados internos de varios cerebros es a la ve> resultado y condición de las relaciones ob..etivas. B*aturana8 von FoersterC. TQu+ mecanismos8 estructuras y procesos 6acen posible 2ue las o eraciones e1ectuadas por el cerebro sobre sus propios estados internos coincidan ampliamente con los procesos sociales objeti%osK Empe>amos a saber 2ue los estados internos del cerebro no ueden describirse como (re resenta* ciones) ni como 9im'genes:8 en el sentido matem'tico del t+rmino8 de un con.3emos recorrido8 en las p'ginas precedentes8 un sinuoso camino por los te@tos8 di1erentemente eti2uetados8 2ue asocian el discurso8 el su. 3... La pregunta de la 2ue partimos es la siguiente. )e esta constancia depende la estabilidad de los ob.

e8 se puede decir 2ue- $. C. La sem'ntica y la lógica no 6an e@aminado las variaciones de signi1icación 2ue induce en un discurso id+ntico su circulación por dos redes di1erentes.su estabilidad o permanencia deriva de la estabilidad de las relaciones operatorias e@ternas de los procesos sociales.. Las unidades l+@icas del lengua.aparecen entonces como relaciones operatorias de segundo orden8 como relaciones operatorias entre relaciones operatorias internas y relaciones operatorias e@ternas.eto8 2ue la sit?an en un sistema de coordenadas sub. <. 2ue las relaciones operatorias en el lengua. *aturana demuestra8 en e1ecto8 2ue la di1erencia esencial entre los organismos dotados de un sistema nervioso central como el nuestro y los organismos 9in1eriores: 2ue carecen de +l8 es 2ue los primeros tienen la capacidad -de la 2ue carecen los segundos.estados internos del cerebro como resultado de la relación de las entidades en y con los procesos8 y no como resultado de una relación directa entre las entidades y el cerebro. Importa8 pues8 el subrayar lo 2ue8 desde el punto de vista metodológico8 es esencial.e y el de las operaciones internas del cerebro no se 6ace de entidad8 sino de sistema o erati%o a sistema o erati%o.re las o*eraciones.de o*erar so. 11.eto y8 en particular8 la producción discursiva en mensa. En cuanto a los 1enómenos del lengua.e no tienen correspondencia bio1!sicas o 9ps!2uicas: untuales.. La ling !stica no 6a estudiado el 6abla o la 9per1omance:8 con lo 2ue es obvio 2ue no se 6a planteado la cuestión de la circulación del discurso.etivo. 1#.% c% reg"larizan Ben el sentido cibern+tico del t+rminoC las relaciones entre organismos 6umanos y procesos socialesI lo 6acen eti-"etando los estados din'micos internosI permiten operaciones sobre los estados internos mismos.eto se de1ine entre los productos 9signi1icantes: 6a establecido .re los estados internos. A8 adem's8 un aspecto determinado por los mismos procesos 2ue se reproducen8 al mismo tiempo8 2ue una condición de la reproducción.. Esta a1irmación no es m's 2ue la consecuencia lógica de los apartados n?meros .am's los 6ec6os de circulación de esos productos.e con un 9sentido: un!voco Bo ?nico. 1U. Lo esencial8 pues8 parece ser 2ue las 9categor!as: y las determinaciones de los 9conceptos: se asocian con -y devienen.e no es la e@teriori>ación de estructuras internas8 no -ay entidades 2ue sean las correspondencias Bim'genesC 9pro1undas: de las categor!as gramaticales. En e1ecto8 la circulación no es m's 2ue un aspecto de la reproducción de los procesos sociales. %or otra parte8 el estudio de la circulación de 9mensa. . En otras palabras8 la indudable correspondencia entre el 1uncionamiento del lengua.e permite8 adem's8 la o*eración so..7. 12. Es posible el constatar 2ue ninguna de las disciplinas cuyo ob.ale decir8 pues8 2ue la relación de las entidades con los cerebros está mediati&ada or el lugar que los organismos -umanos ocu an en los rocesos.eto8 el producto en ob. El considerar la circulación como 9intercambio: o como 9comunicación: impide 2ue se entienda cómo se trans1orma el individuo en su. )esde este punto de vista 6ay 2ue considerar8 adem's8 las relaciones entre el lenguaje y los estados internos del cerebro sin el erjuicio de la re resentación$ el lengua. a% .es: en las redes sociales8 as! 2ue el de las trans1ormaciones 2ue su1ren al circular8 puede8 en muc6os casos8 contestar a las preguntas 1ormuladas en la 1igura del sentido.8 6 y 7. 116 . El lengua. %ero la circulación no es 9comunicación: ni8 en general8 (intercambio)$ 9intercambio: y 9comunicación: son t+rminos 2ue designan la circulación referida al su.2ue con esta perspectiva sólo se uede estudiar el lenguaje en su inclusión en los rocesos sociales. Las categor!as sem'nticas -de1inidas por el atributo y su negación. 13.e sólo pueden comprenderse en relación con las operaciones y procesos e@tra-discursivos.

am's en serio el 6ec6o de 2ue en la mayor!a de las redes sociales e1ectivas la comunicación circula en sentido ?nicoF TA 2ue la retroacción no se e1ect?a8 normalmente8 por la misma redF 16. Esos modelos no corresponden a ninguna realidad social signi1icativa.signi1ica la relación social reproducida por ellos. T3asta 2u+ punto la posición de los individuos en las di1erentes redes sociales y las caracter!sticas de estas ?ltimas determinan la signi1icación de los 9mensa. Situados en una larga tradición interpretativa8 los intelectuales olvidan con 1recuencia 2ue toda producción8 comprendida la del 6abla8 es una relación social. TSe 6a tomado . El 6ec6o de 6ablar signi1ica m's 2ue el signi1icado de los enunciados. Se 6an empleado 9modelos de comunicación:.1. 117 ..es: a?n m's 2ue la estructura de +stos o las gram'ticas de las lenguasF 17.

odUle.U. =adiou8 &lainI 9LP&utonomie du %rocessus Est6+ti2ue:. =arbut8 *arcI 9Le sens du mot structure en mat6+mati2ues:. B(aracas8 Eueva I>2uierda8 1<6<C. q Lenine et la P-iloso -ie. 23-2<. q Essais critiques..ateria y forma en oesía. %ar!s8 Kallimard8 1<6#. %ar!s8 Kallimard8 1<72. +ommunications. =odin8 LuisI Lés intellectuels. =endi@ r Lipset8 S. q 9/6+tori2ue de lPimage:.2. =astide8 /oger Bcomp. q 9El+ments de s+miologie:. %ar!s8 Stoc58 1<67. +ommunications n?m. %ar!s8 Kallimard8 1<66.CI <ens et usagés du terme (structure). =ourdieu8 %ierre y %asseron8 L.ode. =erelson8 =. n?m. q . 21-13.K. L. Lol. q 9LP+11et de r+el:.7. =arcelona8 Laia8 1<7#C. "@1ord8 (laredon %ress8 1<61. 118 .1 y 6. +ommunications.BIBLIOGRAFIA &lonso8 &madoI . Kili8 1<7$C.//.yt-ologies. n?m.C. 1<63. B*adrid. =oudon8 /aymondI H quoi sert la notion de structureK %aris8 Kallimard8 1<6$. #-33. q 9LPappareil 1ormel de lP+nonciation:.=uenos &ires8 Ed. Le <ocialisme n?m.#U-. =ally8 (artesI Linguistique générale et linguistique frangaise. B*+@ico8 Siglo OOI8 1<6<C. q Le systUme de la . q La re roductionJ %ar!s8 Ed. Londres8 Lonat6an (ape8 1<67. =ottomote8 0. q ProblUmes de linguistique générale.7 B. . 1.ar#istes*Léninistes.(. 1<3<8 pp. Lol. =remond8 (laudeI 9L+ message narrati1:. q Le conce t de . &lt6usser8 LouisI Pour . B*adrid8 Kredos8 1<6.I +lasses in modern society.I Interaction Process Hnalysis$ H . #8 1<6#8 pp. =erna8 Fran5e8 1<32. q <ur 4acine. q By otrosCI Le métier de <ociologue.. Ee4 Aor5 3olt8 1<33. B=uenos &ires8 %aidos8 1<6$C.odernes. n?m. =art6es8 /olandI Le degré &éro de l=écriture.#8 1<6# pp.unio 1<7UI pp. q 9LPactivit+ structuraliste:. q +ritique et %érité. Bcomp.. 26#. B*adrid8 &guilar8 1<72C. de *inuit8 1<7U. =ettel6eim8 (6arlesI +alcul économique et formes de ro riété. %ar!s8 Seuil8 1<61. La 3aya8 *outon8 1<62. 7-#8 1<6U.I 906e meaning o1 a 4ord:. +a-iers . +omunicación. La Pensée. =. Ensayo de métodos y límites estilísticos. %ar!s8 *aspero8 1<6<. I. cast.2. %ar!s8 Ed. n?m. B=arcelona8 Laia8 serie ). 12-1$. B*adrid8 %a!dos8 1<6#C. %ar!s8 *aspero8 1<7U. %ar!s8 Seuil8 1<63. B=arcelona8 K. *adrid8 Kredos8 1<. %ar!s8 Seuil8 1<. Ee4 Aor58 06e Free %ress8 1<. q Iémocratie et totalitarisme. Lettres ?ou%elles. %ar!s8 Seuil8 1<66. %ar!s8 1<. &ron8 /aymondI La lutte de classes. Hcta lingQística.Seuil8 1<7U. +ommunications. %ar!s8 *outon-=ordas8 1<6$. B3ay trad. Estrati1icación social.. <emiotica. =arcelona8 Sei@ =arrai8 1<66. du Seuil8 1<. status and oOer. &n'lisis comparativo de estructura y previsión *+@ico8 Fondo de (ultura Económica8 1<7#. Ee4 Aor58 06e Free %ress8 1<6U. %ar!s8 1<7#. 1<6<.I Les 7éritiers. %ar!s8 Seuil8 1<6#. q Elites et société. Klencoe8 06e Free %ress8 1<. Ee4 Aor58 =race r Gorld8 1<..a ed.. B*adrid8 Siglo OOI de EspaDa8 1<73C. q 9Id+ologie et &ppareils id+ologi2ues dPetat:.9S+miologie de la langue:.7. %ar!s8 Ed. n?m.I +ontent analysis in communication researc-. 78 1.Pour une critique de l=économie olitique du signe. +ommunications. B*adrid8 Euram+rica8 1<72C. Lorge &lvare>8 1<67. #8 1<6#8 pp. %ar!s8 Kallimard8 1<6. n?m.7. =audrillard8 LeanI Le systUme des objets. q 9LPanalys+ conceptuelle du (oran:.. (. B=uenos &ires8 1<728 Siglo OOIC. &lt6usser8 Louis y =alibar8 etienneI Lire le +a ital.3. q Elements of semiology. Londres. 3-3$ Ben Escritos. =arber8 =ernardI <ocial stratification$ a com arati%e analysis of structure and rocess. *adrid8 Kredos8 1<6<.3. q Draité de <tylistique Erangaise. =loom1ield8 LeonardI Language. %ar!s. /eading *ass8 &ddison-Gesley8 1<. %ar!s8 *aspero8 1<6<. B*adrid8 Siglo OOI de EspaDa8 1<76C. q 9Introduction ] lPanalyse structurale des r+cits:. Eoviembre 1<66. %ar!s8 *aspero8 1<6$ B*+@ico8 Siglo OOI8 1<67C. =enveniste8 emileI 9Eature du signe linguisti2ue:. 2 vol. . =ac6elard8 KastonI La formation de l=es rit scientifique. Les Dem s . Langages. $8 1<668 pp. 68 1<66. %ar!s8 *aspero8 1<6.8 *adrid8 1<71C. .CI +lass.ar#. &ustin8 L. &lonso8 )'masoI Poesía es aVola. met-od for t-e study of small grou s. &postel8 LeoI 9*at+rialisme dialecti2ue et m+t6ode scienti1i2ue:. )e *inuit8 1<6$. 1-27. 118 1<6$.C =ales8 /obert F. 178 mar>o 1<7UI pp. =ell8 )anielI 06e end of t-e ideology$ Cn t-e e#-austion of olitical in t-e fifties. +ommunications n?m.8 1<77C. &llen r Hn4ind8 1<6. n?m. %ar!s8 Kallimard8 1<6$. &lberto (ora>ón8 1<7UC. q S\Z. %ar!s8 1<6#. P-iloso -ical Pa ers.

+a-iers our l=analyse n?m. 7istory.C.0.1. 119 . 6U-76. 1<. (6urc68 &.%. =uc5ley8 GalterI <ociology and modern systems t-eory. =roo5s8 (.I L=Hntioédi e. B=arcelona8 Sei@ =arral8 1<71C.C <emantics. +ommunications n?m. 1<6$.*outon8 1<. q L=écriture et différence.8 1<6$. )errida8 Lac2uesI L=écriture et la différence. B*adrid8 Kredos8 1<. Ee4 Aor58 %ant6eon8 1<7. q 9Le problVme de la r+ception:. B=uenos &ires8 Sc6apire8 1<67C. Ee4 Aor58 06e *c*illan8 (o8 1<67.met-ods in t-e be-a%ioral sciences. Fages8 L. $8 1<668 pp. (6oms5y8 EoamI <yntactic <tructures. 11. (art4rig6t8 ). 0raba. (ulioli8 &. %ar!s8 *ercure de France8 1<66. Londres8 /outledge r megan %aul8 1<6$. Leip>ig8 1<23. )a6rendor18 /al1I +lass send class conflict in industrial society. de %ublicit+8 1<#3. %ar!s8 1<6<. Ee4 Aor58 06e Free %ress8 1<6. )ouring8 marinI 9Quantitative semantics in 1$ t6 century S4eden:.6. q et al. .8 1<#7. 1<6$I pp. 1UU-11U. q Language and mind.8 1<6. %ar!s8 *aison *ame8 1<73.Essays in t-e t-eory of society. 7$1-$UU. . La 3aya.3. 4-étorique générale. B=arcelona8 Sei@ =arral8 1<7#C. Stan1ord8 (al.7. Iie < rac-e. %ar!s8 &lcan8 1$<3. %rincenton H. La 3aya8 *outon8 1<.eaning and necessity$ H study in semantics and modal logic. (assirer8 ErnstI P-iloso -ie dés <imbolisc-en Eormen * I.. q Ie la grammatologie.8 1<UUI pp.#. +ontribution Y l=analysé sémantique du discours.8 1<. q >nderstanding Eiction. *il'n8 =ompiani. (arnap8 /udolp6I Le roblUme de la logique de la science$ science formale et science du réel. (o2uet8 . q 9%our un gestuaire des bandes dessin+es:.H. Ee4 Aor58 3olt8 1<. =udd8 06orp y )ono6e4I +ontent Hnalysis of +ommunications.8 1<.%. Ee4 Aor58 )over %ubl.#8 pp.I Ie la di%ision du tra%ail social. Ee4 3aven8 Aale H. Londres8 (ambridge H.I +om rendre le structuralisme. )eleu>e8 KillesI Iifférence et ré étition. q Fuc6s8 (. 4e%ista Italiana di <ociologia. )e Ipola8 EmilioI Le structuralisme ou l=-istoire en e#il. +ommunications n?m. %ar!s8 Flammarion8 1<66.. #3-. B0esis no publicadaC.ean (laudeI <émiotique littéraire. q .%. Langages n?m.I 9La 1ormalisation en linguisti2ue:. )ubrovs5y8 SergeI Pourquoi la (nou%elle critique). (enters8 /ic6ardI D-e Psyc-ology of social classes.<. Erlic68 . B=uenos &ires8 Siglo OOI8 1<71C.C. q Hs ects of t-e t-eory of synta#. . %ar!s8 3ermann r (ie. cast.q 9La logi2ue d+s possibles narrati1s:. *il'n8 =ompiani8 1<62. q 9%osterit+ am+ricaine de %ropp:. 36U8 mayo 1<678 pp. .F. 1$8 n?m. q 9)e 2uel2ues constantes de la t6+orie linguisti2ue: IiogUne n?m.I >nderstanding Poetry. <8 1<6$. %.I 9&nalysis o1 Qualitative *aterials. Beds.$.I 9(onsiderations t6+ori2ues ] propos du traitement 1ormel du langage:. B*adrid8 Kredos8 1<77C. q 9La comparaison po+ti2ue. =uyssens8 EricI Le langage et le discours. &.I 9. B=uenos &ires8 &morrortu8 1<7UC. =ruselas8 "1. D. y %^c6eu@8 *. %6ilosop6y /evie4 n?m. y Garren8 /.28 1<#3. %ar!s8 Seuil8 1<67.8 1<61.. %ar!s8 Seuil B0el QuelC8 1<67. Btraducción de . )u1renne8 *i5elI 9La p6ilosop6ie du n+o-positivisme:.Stan1ord H. Public C inion \uarterly vol. 1<6$. Langages n?m. *adrid8 /ialp8 1<62C. +ritique sociologique et syc-oanalytique. Ee4 Aor58 3arcourt =race8 1<6$. I.essai de syst+mati2ue:.<C. Iocuments de Linguistique \uantitati%e n?m. (6icago8 Hniv. Editado pot LP Institut de Sociologie de lPHniversit+ de =ru@elles8 1<7U. )ur56eim8 E. )a6l8 /obert &.o del )epartamento de %edagog!a de la Hniversidad de Kinebra8 1<72 BciclostiladoC. o1 (6icago %ress8 1<. y mat>8 I. #. y La5obovits8 L. 3$<-3<#.%. q La structura assente.I (r!tica a (atnap8 /. %ar!s8 %. . (o6en8 LeanI La structure du langage oétique. q 9)eep structure8 sur1ace structure and semantic interpretation:8 en Steinberg8 ).8 1<#<.<.. q 4eflections on language. B*adrid8 &guilar8 1<7UC. Ioctrine. %ar!s8 *inuit8 1<72. 4esearc. %ar!s8 *inuit8 1<67. Ee4 Lersey8 %rentice 3all8 1<67.ouilleminC. %ar!s8 %rivat8 1<67. q 9La sociologie et son domaine scienti1i2ue:. +ritique et objecti%ité. (ambridge8 *ass8 *. Ee4 Aor58 1<3$. =ugniet8 F. 127-1. B*+@ico8 Siglo OOI8 1<7#C. en Festinger8 L.18 1<6.3. Eco8 HmbertoI C era a erta. 138 mar>o 1<6<I pp.I.8 1<6. q La linguistique cartésienne y La nature formelle du langageJ %ar!s8 Seuil8 1<6<.%. q Introduction to symbolic logic and its a lications. Es rit n?m.Kuattari8 F. =.8 1<. Langages 16. (ambridge *ass8 3arvard H.ictorI 4ussian Eormalism. 78 1<7U. Introduction to <emantics. %ar!s8 Larousse8 1<7U. B*+@ico8 Fondo de (ultura Económica8 1<71C.ers une analyse linguisti2ue du discours:. B=arcelona8 Sei@ =arral8 1<6.8 1<.. 1<6$. B3ay trad.I 9Enonc+ et +nonciation:. )ubois8 L. q Eormali&ation of logic. B=arcelona8 Lumen8 1<72C.I G6o go%ernsK Iemocracy send oOer in an Hmerican city.

Faye8 Lean %ierreI 9Le cercle de %rague:. +-ange n?m. 38 1<6#. Fiala8 %. y /idou@8 (.I 9Essai de prati2ue s+mioti2ue:. Dra%au# du +entre de 4ec-erc-es <émiologiques n?m. 78 1<73. Fillmore8 (6arles8 L.I 906e case 1or case:8 en el libro de =ac68 E. y 3arms8 /. 0. >ni%ersals in Linguistics D-eory. Ee4 Aor58 3olt8 1<6$I pp. 1-<U. q 906e 1uture o1 semantics: en- Fillmore (. L. et al. Bcomp.C 0er:eley studies in synta# send semanticsJ =er5eley8 Institute 1or 6uman learning8 1<7#. Foder8 L. &. y mat>8 L. L.I D-e structure of language$ 4eadingsin t-e -iloso -y of language. Ee4 .ersey8 %rentice-3all8 1<6#. Fontanier8 %ierreI Les figures du discours. %ar!s8 Flammarion8 1<6$. Foucault8 *ic6elI Les mots et les c-oses. %ar!s8 Kallimard8 1<66. B*+@ico8 Siglo OOI8 1<6$C. q Hnt-ro ologie du sa%oir. %ar!s8 Kallimard8 1<67. q L=Crdre du discours. %ar!s8 Kallimard8 1<7U. B=arcelona8 0us2uets8 1<7#C. q ?aissance de la clinique. %ar!s8 Kallimard8 1<63. B*+@ico8 Siglo OOI8 1<66C. Frege8 K.I Ecrits logiques et -iloso -iques. %ar!s8 1<71. B*adrid8 %a!dos8 1<7#C. Fuc68 (.I +ontribution Y la construction d=une grammaire de reconnaissance du frangais. 0esis doctoral de tercer ciclo. Hniversidad de %ar!s8 ;II8 1<71 BciclostiladoC. q y *ilner8 L.I H ro os des relati%es. %ar!s8 1<7# BciclostilC q y /ouault8 L.I H formal a roac- toOards as ectual -enomena, 1<72 BciclostiladoC. Karc!a =arrio8 &ntonioI <ignificado actual del formalismo ruso. =arcelona8 %laneta8 1<73. Kar1in5el8 3.I 9G6at is et6nomet6odology:8 en <tudies in Et-nomet-odology. %rentice-3all8 Engle4ood (li11s8 1<67. Kirard8 /en+I ,esonge romantique et %érité romanesque. %ar!s8 1<61. Kenette8 K+rardI 9FrontiVres du r+cit: en +ommunications, 16. 1<668 pp. 1,2-163. q 9;raisemblance et motivation: en +ommunications, I1. 1<6$8 pp. ,-21. q 9La r6+tori2ue restreinte: en +ommunications, 16. 1<7U8 1,$-171. Kert68 3ans y *ills8 (. Grig6tI Erom ,a# Neber$ Essays in sociology. Ee4 Aor5 "@1ord H.%.8 1<#6. B=arcelona. *art!ne> /oca8 1<72C. Ko11man8 EI Erame analysis$ Hn essay on t-e organi&ation of e# erience. Ee4 Aor5- 3arper r /o48 1<7#. Kpdel8 murtI 9La logi2ue mat6+mati2ue de /usell: en +a-iers our l=analyse n?m. 1U8 1<6<8 pp. $<-1U7. Kodel8 /.I Les sources manuscrites du cours de linguistique générale de E. de <aussure. %ar!s8 *inard8 1<,78 Koldmann8 LucienI La +ommunauté -umaine et l=uni%ers c-e& 9ant. %ar!s8 %.H.F.8 1<#$. q Le Iieu cac-é. %aris8 Kallimard8 1<,,. B=arcelona8 %en!nsula8 1<6$C. q 4ec-erc-es dialectiques, %ar!s8 Kallimard8 1<,<. B(aracas8 Hniversidad (entral de ;ene>uela8 1<62C. q Pur une sociologie du roman, %ar!s8 Kallimard8 1<6#. B*adrid. &yuso8 1<7,C. q <ciences -umaines et -iloso -ie, %ar!s8 Kont6ier *+ditations8 1<66. q 9Le su.et de la cr+ation culturelle:8 en L=-omme et la société n?m. 6. 1<678 pp. 3-1,. q 9Le t6+Ytre d+ Kenet: en <ociologie de la Littérature. Edición de LPInstitut de Sociologie. Hniversit+ Libre d+ =ru@elles8 1<6<8 pp. <-3#. q et al. 9*icro-structur+s dans les vingt-cin2 premiVres r+pli2ues des aEVgresa de Lean Kenet: en <ociologie de la Littérature cd. por LPInstitut de Sociologie8 Hniv. Libre de =ru@elles8 1<6<. - et al. 9La Kloire des /ois: en ibídemJ . 61-6<. q 9Etapes III: en ibídemJ . ,3-,< q 9Les (6ats:8 en ibídemJ . $1.$,. q 9Eot+ sur deu@ romans de *arie-(laire =lais: en ibídemJ pp. 1$7-1<,. q ,ar#isme et sciences -umaines. %ar!s8 Kallimard8 1<7U. B=uenos &ires8 &morrortu8 1<7,C. q <tructures mentales et créati%ité culturelle. %ar!s8 &nt6ropos8 1<7U. Konset68 =.I Les fondements des mat-ématiques, de la géométrie d=Euclide á la relati%ité générale et Y l=intuitionisme. Pris, =lanc6ard8 1<26. Kouldner8 &l4in G.I D-e coming crisis of Oestern sociology Ee4 Aor58 *c Kra4-3ill8 1<,U. Kramsci8 &ntonioI Ceu%res c-oisies, %ar!s8 Editions Sociales8 1<,<. BEn castellano puede verse la Hntología, editada por *. Sacrist'n. *+@ico8 Siglo OOI8 1<7UC. q La formación de los intelectuales. *+@ico8 1<67. Kranger8 Killes-KastonI Pensée formelle et sciences de l=-omme. %aris8 &ubier8 1<6U. Kreimas8 &. L.I 9La description de la signi1ication et de la myt6ologie compar+: en L=7omme, sept.-dic. 1<638pp. ,1-,6. q <émantique structurale, rec-erc-e de mét-ode. %ar!s8 Larousse8 1<66. B*adrid8 Kredos8 1<71C. q 9el+ments pour une t6+orie d+ lPinterpr+tation du r+cit myt6i2ue:8 en +ommunications n?m. $8 1<668 pp. 2$-,<. y /astier8 F.I 906e interaction o1 semiotic constraints en "ale Erenc- studies n?m. #18 1<6$. q 9%rati2u+s et langages gestuels: en Langages n?m. 1U8 1<6$. - 9(onditions dPune s+mioti2ue du monde naturel:

120

en Langages n?m. 1U8 1<6$. q )u sens. Essais sémiotiques. %ar!s8 Seuil8 1<7U. Kri>e8 L. =.I Draité de logique. %ar!s8 1<73. Kuiraud8 %ierreI La stylistique. %ar!s8 %.H.F.8 1<,#. B=uenos &ires. Editorial Eova8 1<,6C. q Essai de stylistique, %ar!s8 mlinc5siec58 1<6<. qLa sémiologie. %ar!s8 %.H.F.8 1<71. B3ay trad. cast.C. 3all8 Ed4ard 0.I D-e silent language. Ee4 Aor58 )oubleday8 1<,<. 3alliday8 *.&8m.I 906e linguistic study o1 literary te@ts: en Proceeding of t-e IT congress of t-e linguistics. La 3aya8 *outon8 1<6#8 pp. 3U2-3U7. 3aroc6e8 (. y %^c6eu@8 *.I 9Etude e@perim+ntale de lPe11et des repr+sentations sociales sur la r+solution dPune +preuve logi2ue ' pr+sentation variable:8 en 0ulletin du +.E.4.P. 68f6. 1<71. q 9La s+manti2ue et la coupure saussurienne- langue8 langage8 discours: en Langages 6\2#8 1<71. q 9Facteurs socio-+conomi2ues et r+solution de problVmes: en 0ulletin du (.e./.%. 21\2-38 1<72. 3arris8 S. Z.I 9Les deu@ systVmes de grammaires- pr+dicat et parap6rase: en Langages n?m. 2<8 1<73. q 9&nalyse du discours: en Langages n?m. 138 1<6<8 pp. $-#,. - 9)iscourse analysis: en Language 6F, 1<,2. 3ar4eg8 /olandI 9Quel2ues aspects de la constitution monologi2ue et dialogi2ue de te@tes:. <emiotica, I;-2-1<71. 3ays8 )avidI Hutomatic +ontent Hnalysis. Santa *ónica8 (al8 /and (orp. %ublications8 1<6U. 3enry8 &lbertI ,étonymie et méta -ore. %ar!s8 Ed. mlinc5sie58 1<71. 3enry8 %I 9"n processing o1 re1erence in conte@t: eu (ars4ell8 E. &. y /ommetveit8 /.I <ocial conte#ts of messages Londres8 1<71. 3ern'nde>8 %. 3.I Estilística, estilo, figuras estilísticas y tro os. *adrid8 1<72. 3.+lmslev8 LouisI Princi es de grammaire générale. (open6ague8 1<2$. B*adrid8 Kredos8 1<76C. q Essais linguistiques. (open6ague8 1<,<. B*adrid8 Kredos8 1<72C. - Prolegomena to a t-eory of language, 06e Hniversity o1 Gisconsin %ress8 1<61. B*adrid8 Kredos8 1<71C. 3olsti8 "leI 9&n adaptation o1 t6e general in2uirer 1or t6e systematic analysis o1 political documents: en 0e-a%ioural <ciences, %ol. <8 1<6#8 pp. 3$2-$$. Lac5son8 L. &.I Bcomp.C <ocial <tratification. (ambridge Hniv. %ress8 1<6$. B=arcelona8 %en!nsula8 1<71C. La5obson8 /. y L+vi-Strauss8 (.I 9Les (6ats8 de (6arles =audelaire: en L=7omme, 1<62. B3ay trad. cast.C. La5obson8 /omanI Essais de linguistique générale. %ar!s Ed de *inuit8 1<63. B=arcelona8 Sei@ =arral8 1<7,C. q 9& la rec6erc6e de lPessence du langage: en ProblUmes du langage. %ar!s- Kallimard8 1<66. ma6l8 .osep6 &.I D-e Hmerican class structure Ee4 Aor58 /ein6art r (o8 1<,7. mat>8 L. y Fodor8 L. &.I 906e structure o1 a semantic t6eory: en Language, 3<8 1<6#. q B(omps.C D-e structure of language. Engle4ood (li11s.8 %rentice 3all8 1<6#. mristeva8 LuliaI 9=a56tine8 le mot8 le dialogue et le roman: en +ritique. &bril8 1<67. q 9%our une s+miologie des paragrammes: en Del \uel n. 6., 1<67. q 9La productivit+ dite te@te: en +ommunications n. 118 1<6$. - 9La s+miologie au.ourdP 6ui en H./.S.S.: Del \uel n. B;, 1<6$. - 4ec-erc-es our une sémanalyse, %ar!s8 Seuil B(ol. 0el QuelC8 1<6<. q Essais de sémanalyse. %ar!s8 Seuil8 1<7U. q 9*atiVre8 sens dialecti2ue: en Del \uel n. 22, 1<718 pp. 17-3#. q 9"b.et8 compl+ment dialecti2ue: en +ritique 2$,. Febrero 1<718 pp. <<-131. mluc56o6n8 F. y Strodtbec58 F.I Lariations in %alue orientations evanston8 I-118 /o4 %eterson8 1<61. muroda8 S. A.I 9"n t6e 1oundations o1 narrative t6eory: en ;an )i.t8 0. H. 'com .5 Pragmatics of language and literature. Ee4 Aor58 Eort6 3olland8 1<76. Labov8 G.I 9/ules 1or ritual insults: en Sudno48 ). Bcomp.C <tudies in social interaction, Ee4 Aor58 (ollier*c*illan-Free %ress8 1<72. q 906e boundaries o1 4ords and t6eir meanings: en =ailey8 (-L. E. y S6uy8 S. Bcomp.C ?eO Oays of Hnaly&ing %ariation in Englis-. Gas6ington8 Keorgeto4n Hniv %ress8 1<73. Lacan8 Lac2uesI Ecrits. %ar!s8 Ed. de Seuil8 1<66. - Ecrits I. %ar!s8 Seuil8 1<6<. Ladriere8 LeanI 9Le t6+orVme de Lo4en6eim-S5olem: en +a-iers our l=analyse n. 1U8 1<6<8 pp. 1U$-13U. La5o118 KeorgeI 9"n generative semantics: en Sternberg8 ). ). y La5obovits8 L.&. <emantics, Londres8 (ambridge Hniv. %ress8 1<6<. q 9%ragmatics in natural language: en Fillmore8 (. L. et al. 'com .5 0er:eley studies in synta# and semantics. Institute o1 3uman Learning. =er5eley8 1<7#. q 9)ative 2uestion in cognitive grammar: en Krossman /. E. et al. Bcomp.C Pa ers from t-e arasession on functionalism. H ril, 178 1<7,8 (6icago Linguistic Society. q y 06ompson8 3.I 9Introducing cognitive grammar: en (ogen8 3. et al. Bcomp.C Proceeding of t-e first annual meeting of t-e 0er:eley Linguistic <ociety. February 1,-178 1<7,. Lan6am8 /ic6ardI H -andlist of r-etorical terms. Hniv. o1 (ali1ornia %ress8 1<6$.

121

Lass4ell8 3arold8 ).I Pro aganda tec-nique in t-e Oorld Oar, Ee4 Aor58 mno1p8 1<27. Leites8 E. et al.I Languages of olitics, studies in quantitati%e semantics, Ee4 Aor58 Ste4ard8 1<#<. q et al.I D-e com arati%e study of symbols, Stan1ord8 Stan1ord Hniv. %ress8 1<,2. Lausberg8 3.I 7andbuc- der literarisc-en r-etori:, *unic68 *a@ 3uebar8 1<6U. B*adrid8 Kredos8 1<7,C. L'>aro (arreter8 FernandoI 9Estil!stica y cr!tica literaria:. En Insula n. ,<8 *adrid8 1,-IO-1<,U. La>ars1eld8 %aul F. et &l.I D-e eo les c-oice$ 7oO t-e %oter ma:es u -is mind a residential cam ain g. Ee4 Aor58 (olumbia8 H. %ress8 1<#$. q y 4osenberg, ,.J D-e language of social researc-. H reader in t-e met-odology of social researc-. Klencoe8 06e Free %ress8 1<,,. q y *en>el8 3.I 9"n t6e relation bet4een individual and collective properties:8 +om le# organi&ation$ H sociological reader. Ee4 Aor58 1<61. Le1ebvre8 3enryI +ritique de la %ie quotidienne. 2 vol. %ar!s8 LP&rc6e8 1<,<-1<62. q ,ar# -iloso -ie. %ar!s8 %.H.F.8 1<6#. - ,éta -iloso -ie. %ar!s8 *inuit8 1<6,. q Le langage et la société. %ar!s8 Kallimard8 1<66. q Logique formelle et logique dialectique. %ar!s8 &nt6ropos8 1<7U. B*adrid8 Siglo OOI8 1<7UC. Le6rer8 &.I <emantic fields and le#ical structure. &msterdam-Ee4 Aor58 Eort6 3olland8 1<7#. Lenin8 ;. I.I ,atérialisme et em iriocriticisme. %ar!s8 Editions Sociales. B=arcelona8 Laia8 1<7#C. q PoOer and ri%ilege$ a t-eory of social stratification. Ee4 Lens5y8 Ker6ardI 9Status crystalli>ation- a non-vertical dimension o1 social status: en Hmerican <ociological 4e%ieO n. 1<8 1<,#. - PoOer and ri%ilege$ a t-eory o f social stratification Ee4 Aor58 *c Kra4-3ill8 1<66. L+vi-Strauss8 (laudeI Les structures élémentaires de la arenté. %ar!s. %.H.F.8 1<#7. B=uenos &ires8 %a!dos8 1<6<C. q 9Le geste dP&sdi4al: en Hnnuaire de L=EP7E, 1<,$. q Hntr-o ologie structurale. %ar!s8 %lon8 1<,$. B=uenos &ires8 Eudeba8 1<6$C. q 9LPanalyse morp6ologi2ue des contes russes: en International Gournal of <la%ic Linguistics an Poetics. III8 1<6U. q La ensée sau%age. %ar!s8 %lon8 1<62. B*+@ico8 F.(.E.8 1<6#C. - Le +ru et le +uit. %ar!s8 %lon8 1<6#. B*+@ico8 F.(.E.8 1<6$C. - Iu miel au# cendres. %ar!s8 %lon8 1<66. B*+@ico8 F.(.E.8 1<72C. Levin8 Samuel &.I Linguistic structures in oetry. La 3aya8 *outon8 1<62. B*adrid8 ('tedra8 1<7#C. Lipset8 S. y =endi@8 /.I <ocial mobility in industrial society =er5eley8 Hniv. o1 (ali1ornia %ress8 1<,<. Lipset8 Seymour *artinI Political man. Ee4 Aor58 )oubleday8 1<6U. q y =endi@8 /.I +lass, status and oOer$ social stratification in com arati%e ers ecti%e, Ee4 Aor58 06e Free %ress8 2.P Ed.8 1<66. B*adrid8 Euram+rica8 1<72C. Lipset8 Seymour *artinI 4e%olution and counterre%olution. Londres8 3einnemann8 1<6<. Lu5]cs8 KeorgI 7istoire et conscience de classe. %ar!s8 *inuit8 1<6U. B=arcelona8 Kri.albo8 1<7,C. q La t-éorie du roman. %ar!s8 *+ditations Kont6ier8 1<63-B=arcelona8 Edit. 628 1<6,C. *ac6erey8 %ierreI Pour une t-éorie de la roduction littéraire. %ar!s8 *aspero8 1<66. *almberg8 =ertilI Los nue%os caminos de la lingQística, *+@ico8 Siglo OOI8 2.a ed.8 1<6<. *a5arius8 /. L.I 9)es .aguars et des 3ommes: en L=7omme eh la <ociété n. 3, 1<6$8 p. 231. *alino4s5i8 =ronisla4I H scientific t-eory of culture and ot-er essays. (6apel 3ill8 Hniv. o1 Eort6 (arolina Fress8 1<##. B=arcelona8 Ed. Ed6asa8 1<7UC. *iranda8 %ierreI 9/ec6erc6es structurales en myt6ologie au@ etats Hnis: en Informations sur les sciences sociales. LI*;, 1<6$. *artinet8 &ndr+I Langage et fonction, une t-éorie fonctionnelle du langage. %ar!s8 1<7U. B*adrid8 Kredos8 1<76C. q Sléments de linguistique général. %ar!s8 &. (olin8 1<6U. B*adrid8 Kredos8 1<7UC. *art!ne>8 L. &.I Pro iedades del lenguaje oético. Hniversidad de "viedo8 1<7,. *ar@8 marlI +ontribución a la crítica de la filosofía del derec-o de 7egel. *+@ico8 Ed. Kri.albo8 1<,$. q El +a ital BE@isten varias ediciones en castellanoC. q Los fundamentos de la crítica de la economía olítica. *adrid8 (omunicación8 1<72. q ,anuscritos de 1F22. *adrid8 &lian>a Editorial8 1<6$. q +ontribución a la crítica de la economía olítica. *adrid8 (omunicación8 1<7$. *ar@8 m. y Engels8 F.I La ideología alemana. =arcelona8 Kri.albo8 1<7U. *arou>eau8 Lules8 Draité de stylistique latine. %ar!s8 Les =elles Lettres8 1<62. *aturana8 HmbertoI =iology of +ognition. =iological (omputer Laboratory *onograp6s8 Hniv. o1 Illinois8 Hrbana8 1<7U. Kauss8 *arcelI <ociologie et Hnt-ro ologie. %ar!s8 %.H.F.8 1<,U. B*adrid8 0ecnos8 1<71C. *c Lu6an8 *ars6alI D-e 1uttenberg 1ala#y. 0oronto8 Hniv. %ress8 1<62. q >nderstanding ,edia. Ee4 Aor58 *cKra4-3ill8 1<6#. B*e@ico8 )iana8 1<6<C. *erton8 /obert m.I <ocial D-eory and <ocial <tructure. Klencoe8 Ill.8 06e Free %ress8 1<#<. B*+@ico8 F.(.E.8 1<6#C. q Elements de t-éorie et de mét-ode sociologique Btrad. 3. *endras8 2.a edit. aumentada.C. %aris8 %lon8 1<6,. *iller8 Keorge8 Language and +ommunication, Ee4 Aor58 *c Kra4-3ill8 1<,1. =uenos &ires8 &morrortu8 1<7#.

122

U.E. o1 Hni1ied Sc.3. El criterio.8 1<. %ar!s8 Krasset8 1<62.<. Et alI content Hnalysis. B=uenos &ires8 %a!dos8 1<67C.8 1<#7. &msterdam8 Eort6-3olland8 1<76.. Gournal of <ociology.<. B=arcelona8 %en!nsula8 1<6<C.8 9"n t6e role o1 active processes in perception and cognition:. Ee4 Aor58 06e Free %ress8 1<6<. 371-3$#.I E%aluation assertion analysis en Litera. %arsons8 0alcottI <tructure and Process in modern societies. Bed. compilado pot =uc6ev8 L. q D-e <tructure of social action. Ee4 Aor58 "@1ord H.$-67. Ee4 Aor58 =asic =oo5s8 1<67.(o1er (.%.-7. %ar!s8 *inuit8 1<7U. %ress8 1<63.eta -or.H. En. "sgood8 (6arles E. n. #. "sgood (. San Francisco8 Freeman8 1<76. Ee4 Aor58 06e Free %ress8 1<.C Drends in content analysis. "sso4s5i8 Stanisla4I +lass <tructure in t-e social consciousness. 123 . B=arcelona8 &nagrama8 1<72C. . Kra4-3ill8 1<37. %arsons8 0alcott et al. 1<71. 73.I Nor:ing a ers in t-e t-eory of action. y Eunnally8 L. q DoOards a general t-eory of action. Ee4 Aor58 *c. q 9Same sociological aspects o1 t6e 1ascists movements8 en <ocial Eorces n.%. "sgood8 (6.8 pp.C8 D-e Psyc-ology of +om uter Lision. Hrbana8 Ill. Ee4 Aor5. En. Ee4 Aor58 "@1ord H.I H study of . %arsons8 0alcott et al.U8 pp.<. 38 1<3$8 6.2-66#. %ar!s8 %. %erelman8 (6ain y "lbrec6ts-0iteca8 LucienI Draité de l=árgumentation.eaning. La 3aya8 *outon8 1<67.$.I Economy and <ociety. (.8 Hniv.(. %ar!s8 Seuil8 1<77. .8 Su (i K. K.. Londres8 /.8 06e Free %ress8 1<. %.6.F. la nou%elle r-etorique. Eaville8 %ierreI L=intellectuel communiste. q <ociodynamique de la culture. B=arcelona8 Fontanella8 1<71C.I. &. o1 Illinois %ress8 1<. 3arvard Hniv. "sgood8 (. B*adrid8 Kredos8 1<76C. q 9&n &nalytical &pproac6 to t6e t6eory o1 social strati1ication:8 Hmer. %. q <ignification and significance$ a study of t-e relations signals and %alues. *uir8 Ed4inI D-e <tructure of t-e ?o%el. %ress8 (ambridge8 *ass. q Eoundations of t-e D-eory of <igns. Hrbana8 Ill. Bcomp. Ee4 Aor58 06e Free %ress8 1<6U. q %syc6oanalysis and t6e social structure: en D-e Psyc-oanalytic \uarterly.< 1<. q Nritings on t-e general t-eory of sings. %ol. B*adrid8 Inst. o1 Illinois %ress8 1<. %ol!ticos8 1<66C. %ar!s8 1<.8 =obro48 ).F. *orris8 (6arlesI Signs8 language and be-a%ior. q Essays on <ociological t-eory. I-2C8 (6icago8 H. %ar!s8 %.oti%ation and language be-a%ior$ H content analysis of suicide notes). Lol. q 9"n understanding and creating sentences:8 Hmerican Psyc-ologist. Gournal of Hbnormal and <ocial Psyc-ology. L. Ee4 Aor58 3arper8 1<62. 06e 3ogart6 %ress8 1<2$ B$W reimpresión8 1<6UC. %arsons8 0alcottI Eamily sociali&ation and interaction rocess. L. %ar!s8 Flammarion8 1<. Eort68 /. *ooi. 13$-1#7. 2$2-316. q <elected Oritings. E.8 1<. %eirce8 (6arles SandersI +ollected a ers 1<31-3.ol.a# Neber$ t-e t-eory of social and economic organi&ation Btraducción y compilaciónC.<.1. La nature de la ?ature. Londres.. %ar!s8 %.8 06e Free %ress8 1<. n.I D-e . q D-e <ocial <ystem. Ee4 Aor58 06e Free %ress8 1<6#.Ginston8 %. 1$8 1<6$8 pp. B*adrid8 L?car8 1<76C.8 1<. Est. %ress8 1<6#.<8 pp.H.8 1<.1.I 9& 1rame4or5 1or representing 5no4ledge:. B*adrid8 +omunicación. q <ocial <tructure and Personality.8 1<67.8 1<#U Buna parte en La ciencia de la semiótica. %arson8 0.q Psyc-ology and +ommunication. Eorman8 ). &. 06e Free %ress %aperbac58 1<67.7. &. y 0annenbaum8 %. q La mét-ode. y Smelser8 E. *adrid8 0aurus8 1<66. *ills8 (. Klencoe Ill. "ccidente8 1<66C.8 1<61C. #7-1U2. *oles8 &bra6amI D-éorie de l=information et erce tion est-étique. 1<8 1<. Ei>an8 %aulI D-e Natc-dogs$ -iloso -ers of t-e establis-ed order. 3.8 1<.8 Hniv.7. B*adrid8 Fundamentos8 1<73C.H. Ee4 Aor58 *c Kra4-3ill8 1<7. &.$. r m. BInternational Enc.7. Ee4 Aor58 "@1ord H. y Gal5er8 EvelynI (.F. (ambridge B*ass. B=arcelona8 &. n. Ee4 Aor5. =uenos &ires8 Eueva . Hmerican <ociological 4e%. q Politics and social structure.8 1<. q D-e PoOer Elite.68 pp. q 906e role o1 ideas in social action:.I D-eory of <ociety. %arsons8 0alcottI 906e place o1 ultimate values in sociological t6eory: Internat Lournal o1 Et6ics8 n?m.0. L. #.C8 *. %iaget8 LeanI L=e istémologie génétique. q Le jugement moral c-e& l=enfant. q . q D-e ragmatic mo%ement in Hmerican -iloso -y. Eort64estern Hniv.ol.8 1<#U. . B*+@ico8 F. Ee4 Aor58 06e Free %ress8 1<6.8 Ee4 Aor58 3arcourt =race =. Grig6t8 D-e <ociological Imagination. *ounin8 KeorgesI Introduction Y la sémiologie. B*adrid8 Kuadarrama8 1<6$C.C06e <tructure of -uman memory. III. /edondo8 1<7UC. Ee4 Aor58 Keorge =ra>iller8 1<7U. E. .%. (ora>ón8 1<7#C. Ee4 Aor58 06e Free %ress8 1<6.. 38 1<.I 906e representation model an relevant researc6 met6ods:8 en )e Sola8 I.easurement of . La 3aya8 *outon8 1<71. Klencoe Ill. Bcomp.8 L.8 Soporta8 S. 218 1<#28 pp. B=uenos &ires8 Losada8 1<62C.isión8 1<7#C. Ee4 Aor58 %rentice 3all8 1<#6. *orin8 EdgarI L=es rit du tem s. *ins5y8 *. B*adrid8 /ev.

#C.8 Hniv8 o1 Illinois %. =loominton8 Indiana8 &. Sebeo58 0.8 1<#<. Sebeo58 0..F.$8 pp. y Geaver8 G.1. 1U8 1<6<8 pp. 1<6<. (ollin8 1<62. %ress8 1<6U. q D-e restige a ers$ H sur%ey of t-eir editorials. (ambridge *ass8 *. 1<728 pp.8 La 3ayaC. Saussure8 Ferdinand deI +ours de linguistique générale.. %ol. 3oover Inst. B=arcelona8 &.& 2uantitative study o1 t6e 9(a6iers de )ol+ances: o1 17$<:8 (omunicación presentada a la con1erencia de 1<6. 1UU-1U. E.. Galt6am8 /ossi8 &le. q Psyc-ologie et E istemology.(. de &merican &ss. %aris8 %ayot8 1<6#.3-$3.F. Ee4 Aor58 =asic =oo5s8 1<. Sebeo58 06omas BcompiladorC8 <tyle in Language.<. /ic6ards8 I. /edondo8 1<72C. Hniv. B*adrid8 Fundamentos8 1<71C.C Drends in content analysis. q Ie l=inter retation. Stan1. %opper8 marl8 /. %ol. B=arcelona8 %laneta8 1<7#C.8 (ambridge8 1<.8 1<6. Edición del Instituto de Sociolog!a.I 9Hnderlying and super1icial linguistic structure: en 7ar%ard Educational 4e%ieO n. Quine8 Gillard . +ambridge. 1. . %ress8 1<6U. S6apiro8 K. 36U8 mayo 1<678 pp. 1$1-1<3. 1.%. %ar!s8 )enotl8 1<7U. %ar!s8 Kallimard8 1<6U. %oulant>as8 EicosI Pou%oir olitique et classe sociales de L=Stat +a italiste.H.H.I D-e meaning of meaning. q Nord and object. noviembre 1<638 pp. /i11aterre8 *ic6aelI Essais de stytliistique structurale. (ambridge8 *. q La otra cara. &. de Sola %oll Bcomp.I 9Linguisti2ue et Science de LP6omme: en Es rit. /.8 1<. Hniv.0. 3U1-311. Sosembaum Bcomp. B*adrid8 Siglo OOI8 1<72C. y Zeps . q 9Le myt6e. BcompiladoresC8 H roac-es to <emiotics.. B=arcelona8 &riel8 1<71C. =ru@elles8 1<7U. q B)irigido porC8 Logique et connaissance scientifique. Sebeo58 06omas &. Londres8 %ergamon %ress8 1<62.F. %aris8 &nt6ropos8 1<7U. 1<67 Ben Iialéctica y estructuralismo. y "sgood8 (6. %ar!s8 &. B*adrid8 0ecnos8 1<77C. %ar!s8 %.8 1<61. Londres8 /outledge r megan %aul8 1<23. %ar!s8 %ayot8 1<16. B=arcelona8 &riel8 1<62C. %ar!s8 Seuil8 1<7U. Sebag8 LucienI . o1 Illinois %ress8 1<. q 9%syc6analyse et culture: en +ritique sociologique et critique syc-analytique. %ar!s8 *aspero8 1<6$. B*adrid8 ('tedra8 1<7#C. B*adrid8 Siglo OOI8 1<7UC. .%. mar>o 1<6. %ar!s8 Seuil8 1<6. Kinebra8 )ro>8 1<6. Seve8 Lucien8 9*+t6ode structurale et m+t6ode dialecti2ue: en La ensée. LI.C8 4eading in transformational 1rammar.androI Lenguaje y significado.I 9"n deductive sentences:8 en /. issues and <trategies. /oy8 KabrielleI 0on-eur.I.aldis L. 1ebrero-mar>o 1<668 pp. %ool8 It6iel de Sola8 et alI +andidates. Sc6a118 &damI Introduction to <emantics. 3arvard H.3.H.ladimirI . 2#6266.osep6I Im erialisme et classes sociales.I 9%ublic opinion in t6e revolutionary process.0.+ontribución al análisis estructural de la no%ela. Hrbana8 Ill.odernes. %ress8 1. %ar!s %. 3oover Institute studies8 Stan1ord (al.I.I.C. S6umpeter8 . d=occasion.q Les mécanismes erce tifs. %iotte8 Lean-*arcI La ensée olitique de 1ramsci. =arcelona8 =ruguera8 1<7$. B*+@ico8 Siglo OOI8 Editores8 18<6<C. /icoeur8 %aulI 9La structure le mot8 lP+v+nement:8 en Es rit n. /u4et8 E. *ass8 *. B*adrid8 F.or -ologie du conte. B*adrid8 Siglo OOI8 1<6<C. .8 1<6$. y =ateson8 *. La 3aya8 *outon8 1<6#. Smit68 (arlota S. Sartre8 Lean-%aulI +ritique de la 4aison Iialectique. q 9Structure pro1onde et proposition: en +a-iers du +entre de 4ec-erc-es <ociologiques. %ouillon8 LeanI LPanalyse de *yt6es8 en L=7omme. %ar!s8 Flammarion8 1<71. 28 diciembre 1<638 pp. q <ymbols of internationalism. B=uenos &ires8 Losada8 1<#.8 3ayes8 &. B=uenos &ires8 %a!dos8 1<. q 4ec-erc-es <ociologiques.6#-. q Le <tructuralisme.28 1<6#8 pp. %aris8 Kallimard BLa %l+iadeC8 1<6$. q 9/eproduction et produits signi1iants:8 en <tratégie n. Studies8 Stan1ord8 (al.an "rmanI Erom a logical oint of %ieO. 3#. =uenos &ires8 "rbelus8 1<6<C. %ress8 1<. %ool8 It6iel de SolaI 90rends in content analysis8 a summary: en I.I 9&n analysis o1 structured content 4it6 application o1 electronic computer researc6 in psyc6olinguistics: en Language and < eec-. 1<. /oss8 L. /ussell8 =ertrandI 9La 06+orie des types logi2ues: en +a-iers our l=analyse n. ./2. %ropp8 . %ar!s8 Ed.7$.U. Lacobs y %.an analysis o1 a discourse by =ertrand /ussells en journal óf Linguistics 124 .ar#isme et structuralisme. 3$-. B=uenos &ires8 %si2ue8 1<66C.%. B=uenos &ires8 %roteo8 1<6$C.8 1<63.I D-e mat-ematical t-eory of information.0. Stan1ord H.2. 1or %ublic "pinion /esearc6.. 1. %ostal8 %.code et message: en Les Dem s . q Psyc-ologie de l=intelligence. Eeuc6Ytel8 1<7#.I 9Sentences in discourse. %i>arro8 EarcisoI Les grou es marginau#$ Idéologie et 4éalité. .8 1<66C.E. q LP&nalyse structurale de la %o+sie: en Linguistics n. BcompiladoresC Psyc-olinguistics. %ar!s8 %. B=uenos &ires8 Losada8 1<7UC. 1F. de *inuit8 1<62. S6annon8 (. 7-. n.<.< B*outon and (o. /iessman8 )avidI Les classes sociales au# Etats >nis. *ontreal8 =eauc6emin8 1<66. B=arcelona8 Labor8 1<6$C. en <ocialisme.I D-e logic of scientific disco%ery.

q 9LPanalyse du r+cit ] Hrbino: en +ommunications. 0umin8 *elvin *. *onograp6s. q Economía y <ociedad.eron8 EliseoI 9LPanalogi2ue et le contigu: en +ommunications.. q 9Les anomalies s+manti2ues:8 en Langages n.-1. (ambridge *ass8 *.I Espada8 1. B*+@ico8 Fondo de (ultura Económica8 1<6#C. 125 .8 1<22. Londres8 /. q 9Les (at+gories du r+cit litt+raire: en +ommunications n. 1.. .and de%elo ment. =oston8 *ass8 3oug6ton *i11lin8 1<. 0ato8 L. 1<6$. 1<668 pp. *adrid8 &lian>a Editorial8 1<7#. 12. q La conscience ou%riUre. 62. 138 mar>o 1<6<8 pp. Ginograd8 0erryI Hn automata for understanding natural language. B*adrid8 /ev. vol. 0odorov8 0>vetanI D-éorie de la littérature. F. Sola-%ool8 I.1. 3-7. Allera8 &liciaI Estilística. y )ubois8 L.I 9%6rase et acte de parole: en Langages n... de8 Drend in content analysis. n.8 06e Free %ress8 1<22..0.I 9Literary )ata %rocessing: en I.I <ocial <tratification$ D-e forms and function=s of inequality. 0asman8 %. Sumpe8 L. 0ouraine8 &lainI <ociologie de l=action.8.8 1<7U.U. Gournal of 4esearc. Stone %. oética y semiótica literaria. q Littérature et signification.I.to content analysis. L.0.8 Hniv. q 9%roblVmes de LP+nonciation:8 en Langages. de "ccidente8 1<.*6. 178 mar>o 1<7U8 pp. Gittgenstein8 Lud4igI 0ractatus logico p6ilosop6icus. q 9&u vraisemblable 2uPon ne saurait +viter: en +ommunications. %ar!s8 Larousse8 1<67. %ress. %ar!s8 %ayot8 1<7U. %ar!s8 Seuil8 1<6. n. n. r m%. 1<66. 13. 118 1<6$.78 pp. 1-11.I. %ar!s8 Seuil8 1<6.8 )ump6y8 Smit68 "PKilvieI D-e 1eneral inquirer. %ar!s8 Seuil8 1<66. B=arcelona8 &riel8 1<6<C. H com uter a roac. (ambridge8 *. Geber8 *a@I D-e t-eory of social and economic organi&ations.I 9%roblVmes de lPanalyse du discours: en Langages n.. Ee4 Lersey8 %rentice 3all8 1<67. n. 1<7U8 pp. <emántica de la metáfora. 213-236. Sta4scn8 %. Instituto de Estudios &licantinos8 &licante8 1<7. Auen /en (6aoI Langage et systUmes symboliques. F. Hrbana Ill.7C. 18 1<. 18 1<66.n. 1<-33. 11. Giener8 EorbertI D-e 7uman use of -uman beings.0.<. Klencoe Ill. 1<718 po. 3. o1 Illinois %ress8 1<.

El hecho de hablar significa más que el significado de los enunciados: significa la relación social reproducida por ellos. comprendida la del habla. es una relación social. los intelectuales olvidan con frecuencia que toda producción.Situados en una larga tradición interpretativa. Tal es la perspectiva en que el autor aborda el análisis de los fundamentos comunes de las teorías ling ística ! sociológicas 126 .

127 .

128 .

129 .

130 .

131 .

132 .

133 .

134 .

135 .

136 .

137 .

138 .

139 .

140 .

141 .

142 .

143 .

144 .

145 .

146 .

147 .

148 .

149 .

150 .

151 .

152 .

153 .

154 .