4 ETAPAS DEL CAMBIO ANTE LAS FIGURAS PARENTALES

Dr. Roberto Kertész- rkertesz@uflo.edu.ar

* “Lo que no se resuelve de chico, tiende a repetirse de grande” * “La conducta de los hijos es el mensaje real de los padres y otros familiares” Las Etapas del cambio en los vínculos internos y externos con las figuras parentales pueden denominarse como:
II- Rabia y resentimiento III- Desilusión y tristeza IV- Resolución y compensación o reemplazo Crecimiento personal

I-Sumisión

Dichas Etapas pueden ser descriptas desde el punto de vista de: 1. Las Posiciones Existenciales (cómo me percibo y cómo percibo a los demás, Berne, 1964) 2. Los pensamientos y creencias 3. El grado de autoestima 4 Las emociones que se sienten y expresan 5. El apego 6. Los comportamientos 7. Los estímulos y respuestas del sistema familiar y social 8. Las técnicas aplicables para avanzar hacia la última etapa Más abajo, resumiremos estas variables en un cuadro. 1. Comentarios sobre las 4 Etapas Estas vivencias son interactivas, lo mismo que los procedimientos para el cambio que se impartirán. En este sentido, se pueden considerar “verticalmente” Por ejemplo, la interacción entre los pensamientos y los comportamientos (enfoque cognitivo-conductual) sería vertical. En su evolución en el tiempo, “horizontalmente”, observamos los avances y los posibles retrocesos. Es recomendable invitar a los clientes/pacientes a detectar en cuál etapa se encuentran en cada momento e informarles que es natural que avancen paso a paso hacia la final. La mayor dificultad suele encontrarse en la transición desde la primera, en la cual suele faltar el pensamiento lógico, Adulto y es frecuente el abandono del tratamiento, máxime cuando el paciente/cliente depende de los recursos materiales y las “caricias” del grupo familiar. Muchos vienen de tratamientos psicoanalíticos o puramente farmacológicos, en los cuales no se les requirió una colaboración activa, tareas para el hogar u objetivos verificables. Suele ser, así, que inviten el Juego Psicológico de “Hágame algo”, que proviene del modelo médico en el cual el “enfermo” está pasivo y espera todo del profesional. 1

Por otra parte, la autonomía requiere ingresos propios y una red social gratificante, de los cuales muchas personas carecen, en especial los niños y algunos adolescentes en cuanto a lo social. Cuando la familia fomentó la dependencia en estos aspectos, el cliente carece de opciones para reclamar sus derechos asertivamente. De modo que la psicoterapia debe ayudarles a lograr su independencia económica y social, en el caso de personas adultas. Siendo menores, es necesaria la terapia familiar. Al ubicarse en el cuadro, puede adquirirse una perspectiva de futuro y un “mapa” para el crecimiento personal y prepararse para lo que se avecina, incluyendo las resistencias del sistema social en el cual están insertos al ingresar a la terapia. Si el cliente es ubicado rápidamente en un grupo de psicoterapia, éste le brinda una contención social potente, si bien el tiempo de exposición individual es reducido. En cuanto el cliente comienza a tomar conciencia de sus mensajes argumentales y rebelarse a ellos, es recomendable realizar sesiones con la familia para que no se convierta en el único agente de cambio y el terapeuta apoye a toda la familia para el mismo. También el cuadro puede resultar útil para que el profesional planee su estrategia terapéutica y disponga de un “tablero de comando” para el seguimiento. Hemos notado en las supervisiones que muchos profesionales sin formación adecuada no perciben qué está ocurriendo con su cliente, al no disponer de dicho plan estratégico, y centran todas sus expectativas de mejora en las sesiones, en lugar de calificar al poco tiempo que éstas representan en la vida de sus clientes y el tiempo mucho mayor en que funcionan en su entorno. Cuando salen del consultorio, deben interactuar con su grupo familiar y social, el cual habitualmente es parte de su Argumento de Vida colectivo. Es frecuente que existan retrocesos y avances, especialmente entre las primeras tres Etapas, más raramente desde la cuarta, en la cual ya suele establecerse un cambio cognitivo estable. Es de gran valor ser testigo de las etapas que atraviesan los compañeros de grupo, recién llegados o más veteranos, para identificarse con ellos y comprender así el propio “viaje” a iniciar o continuar. Las mismas son previsibles y observables y da mucha seguridad comprenderlas y saber qué hacer en cada una. Un aspecto fundamental consiste en si el profesional ha resuelto personalmente esta secuencia de maduración y desarrollo. No siendo así, es muy probable que transmita sus propias limitaciones a sus clientes. Por eso está indicado que todo psicoterapeuta haya realizado su propio tratamiento, preferentemente en un contexto grupal... ¡con otro colega que si haya llegado a la cuarta etapa!

2

CUADRO DE LAS 4 ETAPAS DEL CAMBIO ANTE FIGURAS PARENTALES
IV- Resolución y compensación o III- Desilusión y reemplazo tristeza Crecimiento personal Yo estoy bien, Yo estoy bien, tú tú estás bien (+ estás bien (+ -/+-) -/+-) “ Es lo que pudieron hacer (mis figuras parentales) ,no daban para más; no se puede volver atrás” Creciente Tristeza, desolación, ligera melancolía Reducido o en proceso de superación “Los acepto y perdono por el pasado, pero voy a lograr con otras personas a partir de ahora lo que necesito”

Instrumento

I-Sumisión

II- Rabia y resentimiento

1. Las Posiciones Existenciales

Yo estoy mal, tú Yo estoy bien, estás bien (-/+) tú estás mal (+/-) “Es mi culpa, no valgo, mi valor depende de lo que otros opinen” . Pensamiento estereotipado (“No pienses”) Bajo “ Me arruinaron la vida, me las pagarán, no puedo confiar en nadie, mis parientes deberían ser mejores” Variable, fluctuante Rabia, resentimiento, a veces desesperación

4. Pensamientos y creencias

3. El grado de autoestima

Elevada Tranquilidad, alivio Afecto si los familiares se rectifican y hacia nuevas relaciones Eliminado, dejando espacio para nuevos vínculos

Depresión, 4. Las emociones ansiedad, que se sienten culpa, y inadecuación, expresan confusión Intenso, dificulta Sigue intenso, el pensamiento se exige la racional gratificación 5. El apego que no se tuvo donde no es obtenible Dependientes, Rebeldes, autolimitados, agresivos 6. Los dentro del círculo familiar comportamientos Refuerzan el sistema de creencias y conductas de la persona. Tienden 7. Los estímulos y a mantenerlo respuestas en el rol del habituales del Argumento sistema familiar familiar que se y social le asignó (“chivo emisario”, Salvador, etc.)

Pueden tender a impedir los cambios, por resistencias a reconocer sus influencias en la infancia y/o actuales,, restringiendo las “caricias” o lo material, induciendo culpa o temor

Parcialmente suspendidos hasta lograr el duelo y el cambio completo Se desestructuran por carecer de respuestas ante el cambio. Pueden abrirse a colaborar o bien se cierran

Autónomos, espontáneos, con intimidad

Si tienen autocrítica pueden construirse mejores vínculos nuevos. No siendo así, si la persona cambia, habrá un lamentable distanciamiento. De otro modo, el cliente tenderá a replicar a sus figuras internas en sus vínculos actuales o futuros

3

8. Las técnicas aplicables para avanzar hacia la última etapa

Identificación y empatía con el cliente, reflejo de su situación, formulación de contratos de cambio verificables, apuntalamiento de su autoestima, apoyo para que construya una nueva red social

Aceptación de la expresión de rabia, reflejo, explicación de que los padres también tuvieron padres y no son culpables sino faltos de formación. Sesiones familiares si pretenden manipularlo para que retroceda

Protección y apoyo para expresar la tristeza y decir adiós a las ilusiones. Regresiones, redecisiones. Pedir informes escritos de la historia personal

Pasar de la psicoterapia al Coaching (apoyo para el desarrollo del potencial personal) y asesoramiento para nuevos objetivos en todos los roles. Eventualmente, alta con un seguimiento periódico. En esta Etapa se puede decidir en cuál zona de cercanía se incluye a cada familiar o allegado (ver el punto siguiente)

2. La estrategia de los círculos de grados de intimidad y confidencialidad (Lazarus, 1983) Lazarus diseñó un diagrama con círculos concéntricos, representando los estratos de privacidad personal en 5 niveles, que abarcan dos tipos de información: 1. Emocional (lo que se siente hacia determinadas personas) 2. Datos personales de nivel variable de confidencialidad (fantasías, comportamientos sexuales, ingresos económicos, opiniones políticas, planes laborales, etc.) Correlaciones con el manejo del tiempo según Eric Berne (1964) Zona A Temas y personas con los cuales se comparten Sentimientos y datos confidenciales, con quienes existe gran confianza. Algunos no tienen a nadie aquí, lo cual es limitante y perjudicial afectivamente (Aislamiento según Berne o “barricadas” según Lazarus. Hay temas que se comparten sólo con la pareja y otros sólo con amigos muy cercanos o el terapeuta Similares a la A, pero menos profundos. Con algunos familiares y amigos cercanos Temas más superficiales, tales como relatos de experiencias personales sin compartir los pensamientos o emociones más íntimas al respecto. Amigos no cercanos, conocidos, algunos parientes 4 Manejo del tiempo Intimidad intensa

B C

Intimidad (menor grado) Actividad (compartir tareas) Pasatiempos (intercambios superficiales)

en

D

E

Charlas sociales en reuniones. Con quienes Pasatiempos correspondan a esas actividades (compañeros de trabajo o estudio, asistentes a fiestas o convenciones, deportes, etc.) Con conocidos distantes, extraños o familiares Rituales con vínculos puramente superficiales

Erróneamente, se tiende frecuentemente a la opción de “todo o nada” en cuanto a compartir información, especialmente en roles como el de pareja o familia. Es más conveniente definir en cuál círculo interactuar con cada allegado. Al atravesar las 4 Etapas del cambio descriptas más arriba, se puede ubicar a cada familiar en el la zona apropiada a sus conductas actuales, y no al parentesco por sí. Lo ideal sería que los familiares más cercanos (abuelos, padres, hermanos, hijos) estén todos en las zonas A o B, pero no siendo así, lo cual es lamentable, se puede optar por mantener vínculos más distantes acorde al caso. O en casos excepcionales, ningún vínculo (agresiones sexuales o físicas, actos delictivos, etc.) Aunque nuestra educación formal y algunas normas sociales nos impulsen a tolerar comportamientos inadecuados de parientes por los lazos consanguíneos, todos tenemos el derecho de defender nuestra dignidad y autoestima con la asunción de las distancias mencionadas. Pero al mismo tiempo, tomar en cuenta que esas normas pueden regir para nosotros mismos por parte de nuestros familiares. El parentesco debe ser abusado para manipular o agredir. Al contrario, entre parientes deberían tratarse mejor que con los “extraños”. Desgraciadamente, a veces no ocurre así y se producen distanciamientos. Las conductas generan consecuencias y si el afecto y la solidaridad son valores destacados, es necesario corregir las que sean inadecuadas, para acceder a la intimidad familiar.

5

EJERCICIO: ¿Quiénes integran sus diferentes círculos o zonas de intimidad? A continuación, ponga las iniciales de personas que correspondan actualmente a cada una de ellas. Podría también volver al pasado, a su infancia o adolescencia y repetir esta asignación para esas épocas.

E D

C

B

A

6

Bibliografía Berne, Eric (1964): “Los juegos en que participamos”. Diana, Méjico. Kertész, Roberto, Atalaya, Clara y Kertész, Adrián (2003):”Análisis Transaccional Integrado”.3ª. ed ,.Editorial. de la Universidad de Flores (UFLO),Buenos Aires Lazarus, Arnold. A (1983):“Terapia Multimodal”.IPPEM; Buenos Aires

7

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful