Trastornos mentales y criminalidad

Informe de Terreno Visita al Hospital Psiquiátrico Philippe Pinel
Sebastián Aravena, Víctor Madariaga, Andrés Rojas

La declaración de los derechos humanos señala en su primer artículo que “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros” (Organización de las Naciones Unidas, 2013), lo cual afecta a distintos ámbitos de la vida de las personas, entre los que está el que refiere al orden legal, específicamente a lo penal, donde la libertad es la posibilidad que tiene el sujeto para autodeterminarse. Por tanto la imputabilidad en el ámbito jurídico, que será entendida como la atribución de un acto penal a una persona no es suficiente al momento de responsabilizar a una persona por un delito, sino que, además, es necesario definir si estaba en uso de razón y voluntad, para poder reprochar penalmente dicho acto (Pavez, 2008). Al respecto, el código penal chileno, en su artículo 10, prevé condiciones excepcionales bajo las cuales ciertas personas estan exentos de responsabilidad penal: 1° El loco o demente, a no ser que haya obrado en un intervalo lúcido, y el que, por cualquier causa independiente de su voluntad, se halla privado totalmente de razón. 2° El menor de dieciocho años. La responsabilidad de los menores de dieciocho años y mayores de catorce se regulará por lo dispuesto en la ley de responsabilidad penal juvenil. 3º Aquel que actué en defensa propia o de sus derechos

por lo que definir la responsabilidad penal es una cuestión que puede ser abordada exclusivamente por los administradores de justicia. además. respecto a la cual el código penal consideraciones precisas. la evaluación de su estado o las perspectivas de integración y de reinserción social. La locura es. ¿Cómo es posible determinar si un sujeto estaba “loco” al momento de cometer un delito? ¿El poder judicial. nociones como las de (in)imputabilidad o responsabilidad penal. resulta pertinente preguntarse ¿Cuál es la respuesta profesional de la psicología forense a las personas que han sido declaradas inimputables por enfermedad mental (loco o demente) en Chile? La psicología. en donde la responsabilidad penal podría ser una cuestión más conflictiva. no solo describe situaciones especiales sino que. como la psicología y la psiquiatría. tema de especial interés y estudio para otras disciplinas. a su vez. en este contexto la locura se vuelve un punto de encuentro entre el derecho y la psicología. Ya sea en la determinación de las motivaciones. ante los requerimientos del primero. 2007). establece criterios desde los cuales se definirá si una persona es o no responsable de un acto penal.Este código punitivo. son usuarias del sistema judicial. existe un código entero destinado a establecer criterios para definir la responsabilidad penal de dichos sujetos. y ha sido. En el caso de los menores de edad. el criterio es fácil de ser empleado por los administradores de justicia. peligrosidad o veracidad de testimonio (Galleguillos & Medeiros. En el caso de menores mayores de 14 años. por sí solo. Entonces. en su saber forense. se vuelve una disciplina auxiliar. tiene la competencia para establecer si una persona estaba o no “loca”? no hay un código penal que establezca cuando alguien está “loco” o no. sin recurrir a otras disciplinas auxiliares En el caso de “los locos” es donde la inimputabilidad se vuelve un problema. de hecho. entendiendo que las personas. donde esta última esta última. esta compelida a ser auxiliar en el campo jurídico a través de una variedad de instancias y en una variedad de momentos. . el criterio mismo de “locura” escapa a las competencias de lo exclusivamente legal. también establece criterios que permiten considerar la existencia de esta libertad en el propio actuar. Se puede suponer que este conjunto de funciones están repartidas en la trayectoria del individuo delincuente/loco ya sea en la determinación de sus motivos. al prever dichas condiciones. pues la edad es una característica que no representa mayor dificultad al momento de ser identificada. es decir.

La constitución del individuo loco es el antecedente para entender la inimputabilidad.establecer criterios de normalidad respecto a las cuales se establece un carácter psicopático que será la presunción de una falta respecto a esta normalidad (la evaluación del individuo como en déficit o en alteración de un conjunto de capacidades normales) la que en caso de que el individuo incurra en alguna conducta contraria a la ley determinara que la defensa alegue la inimputabilidad del acusado. Pero. La función de la disciplina psicológica en su práctica será darle densidad psíquica al sujeto culpable de incurrir en un . Así se instaura un criterio de evaluación psicopatológico normativo cuyos ejemplos más representativos son los manuales de diagnóstico CIE y DSM en sus diversas versiones (Maffioletti. Su ejercicio como saber tiene efectos en varios niveles. comportamiento. El gesto inaugural de Philippe Pinel al romper las cadenas de los locos (gesto que inscribe a la locura en el campo de la razón) situó a alienado en la posibilidad de ser sujeto de una ciencia capaz de describir la racionalidad de su “falta de razón”. en las condiciones de operación de la institución asilar ¿tiene sentido realizar tal distinción? ¿Son acaso funciones excluyentes? ¿No es acaso un secuestro de los cuerpos lo que se realiza en el ingreso de un sujeto a una institución del estilo siendo diferente solo el hecho de que tal acción es agenciada por el Estado? La respuesta que queremos ensayar es pensar que la psicología forense responde profesionalmente en un campo amplio. Podemos sostener que la disciplina tiene dos respuestas: 1) por un lado la construcción de un individuo criminal. un hombre tipo respecto al cual cualquier otro individuo es una variación. Una verdad que da cuenta del sujeto infractor que mediante el peritaje se reconstruye una biografía y que en su operar inscriben esa verdad en el sujeto delincuente por medio de registro y fichas (Arensburg & Jeanneret. 2) la disciplina como la tecnología capaz de corregir. etcétera.Adolphe Quetelet en 1842 escribió su teoría sobre el hombre medio en la cual expone su observación de que en cada grupo existe un individuo ideal identificable a partir de la intersección de un conjunto de medidas y aptitudes (antropométricas. En la visita que se realizó al Hospital Psiquiátrico Philippe Pinel en algún momento se escuchó la aclaración de que el recinto no es una cárcel si no un lugar de tratamiento. 2002). 2012). demográficas. un hombre promedio. El proceso de indagación a cargo de la disciplina psicológica tiene por efecto el establecimiento racional de una verdad. Si la inscripción de la locura como objeto de estudio científico permite –en la pretensión de Quetelet. y.

y el hospital. Castigar el cuerpo de modo de dejarlo inutilizable. Esto nos muestra como la producción del sujeto de un trastorno mental opera mediante la naturalización de una continuidad psíquica capaz de explicar sus conductas desde un saber psicológico sobre ese trastorno. 1975). Ejemplo de esta producción del sujeto criminal es una observación que nos hizo nuestro guía en la visita a la institución. por otro lado. Al contrario. Repetición que es el supuesto a la base de su verosimilitud como sujeto. Al contrario. de su mismidad (Arensburg & Jeanneret. el enfermo simplemente es alienado. La psicología. el peligro dentro de este sujeto que es delincuente es que en tanto tal. Respecto a la pregunta sobre cómo distinguir a un sujeto que finge el trastorno mental del que padece en efecto un trastorno se nos respondió que el individuo que padece no se va esforzar en mostrar aquello que puede indicar un trastorno. 1975). 2002) (Foucault. El sujeto culpable ya no es solo el referente de un acto de violación de una norma si no ser el culpable del delito. Es sintomática la cantidad de referencias que escuchamos en la visita respecto a cierto ideal civilizatorio . es un cierto ideal humanitario que impele al corregimiento del individuo. Si en la visita al hospital nos quedó la impresión de que la institución hospitalaria está subordinada a los requerimientos del poder judicial. 1976). el ejercicio de poder sobre el sujeto tiende a la individualización. Lo que nos enseña Foucault es que el devenir de la sociedad disciplinar ha conllevado el establecimiento de una lógica biopolitica. en tanto técnica. La lógica biopolitica es la de administrar la vida. no solo prescribe la normalidad y el psiquismo del sujeto delincuente sino que a la vez la posibilidad de normalización y restitución del individuo en el correcto camino de la sociedad (Foucault. eliminar al individuo en su dimensión más real que es la del cuerpo es una contradicción para la lógica biopolitica (Foucault. el mundo privado. lo que se constituye. el registro de la historia del individuo se vuelven garantes del ser delincuente.delito. el estado requiere de una institución que se haga cargo de la respuesta con miras a restablecer al sujeto delincuente. La historia de vida. Porque finalmente. La relación dialéctica entre la Psicología y el Estado (en sus funciones de aparato judicial) no se reduce solamente a la construcción del sujeto delincuente. al modo de la pena de muerte. existe el riesgo de que repita su conducta desviada y reincida en la violación de la norma. Si seguimos a Foucault en Vigilar y Castigar lo que queda consignado es que la constitución del sujeto criminal no conlleva un castigo o represión que. en tanto institución. elimine al individuo al modo en que se extirpa un tumor del tejido social. Así.

Aquí podemos pensar como la construcción de una teoría psicológica en torno a la relaciones dentro de la institución (una teoría de la relación entre las conductas esperadas o normales por parte de los ingresados y el refuerzo que conllevan de parte de la institución) produce una jerarquía dentro de la institución. Reconocemos un matiz paternalista en el tratamiento de algunos miembros del personal encargado en sus dichos sobre los ingresados. Introduce una diferenciación entre los sujetos al interior de una estructura que a priori no contiene tal diferencia. no es una crítica a la verdad o falsedad del sentir de las personas involucradas. Lo cual no implica una crítica respecto a las relaciones interpersonales que ocurren en cualquier institución. La reforma procesal tuvo una impronta garantista respecto a la situación del enajenado que considero el reconocimiento del status de persona y ciudadano . Si en algún momento la situación jurídica del sujeto enajenado era de total desprotección (su estatus de inimputable era suficiente y necesario para aplicar sobre él una medida de seguridad).respecto a los logros y metas que se esperan de los pacientes ingresados sobre sus costumbres cotidianas. Lo que queremos destacar son las representaciones operantes en la institución en la medida que son producidas por un cierto saber que prefigura las posiciones dentro de las cuales los individuos son ubicados dentro de la institución. Consideremos otros ejemplos. Finalmente nos resta pensar en torno a la respuesta institucional desde la política pública respecto a los infractores de ley considerados inimputables. Lamentablemente esta es una observación a la cual solamente le podemos suponer efectos restándonos de la posibilidad de comprobar consecuencias asociadas. Otro ejemplo que destacamos fue un detalle respecto a la organización de que individuos se ubican en que camas en un sector u otro del recinto. sin embargo. Ante la pregunta sobre cómo se distribuyen los pacientes en las camas. no puede parecernos natural la constitución de un discurso humanitario en torno a esos elementos. Ciertamente respecto a los hechos puede ser verdad que sea necesario restablecer a ese nivel las funciones de los individuos. la respuesta de un funcionario fue que la selección de piezas tiene por criterio el comportamiento de los ingresados. Las respuestas que el sistema ha dado respecto a los infractores de ley sujetos a un trastorno mental han cambiado con las reformas que a nivel político-legislativo ha sufrido el Código Procesal Penal.

trabajo en familia. Se entiende que las alteraciones como los trastornos mentales obedecen a un problema complejo que da cuenta de un desarrollo biopsicosocial del individuo. Es en este sentido que se reconocen algunos momentos en los cuales la intervención psicológica se ve favorecida: factores de riesgo al interior de la familia. Se reconoce como atención primaria las vulneraciones vividas (apelación a una historia de formación) por los individuos que influyeron en su desarrollo. trabajar en los procesos de identificación o de estigmatización. 2005) (UNICEF. tal consideración también establece la necesidad de que el abordaje requiere una tecnología de equipos de profesionales especializados. supervisión y seguimiento en las primeras detenciones. justicia. 2007). SENAME. el diagnostico precoz o el tratamiento oportuno. 2011). salud. En vista de la necesidad de mejorar las instalaciones materiales en las cuales los individuos residen también se consideró las reformas necesarias a nivel del tratamiento que incluyeron tanto actividades recreativas como laborales y la necesidad de un nuevo trato a . la familia) y la necesidad de articular acciones en la amplia red institucional dentro de la que se mueve el individuo (educación. intervenciones personalizadas. Tal consideración es lo que se puede leer en las premisas que guían la atención de población infantil y adolecente infractora de ley (Ministerio de Salud. La aproximación de atención considera una perspectiva integral de intervención que busca evitar fenómenos de resiliencia o de reincidencia mediante acciones que consideren el ambiente en el cual está inserto el sujeto: un ambiente protector a nivel de las relaciones afectivas cercanas (por ejemplo. 2008). Esta es la marca que en general se puede encontrar en el Plan Nacional de Salud Mental en chile (Minoletti & Zaccaria. entre otras (Mettifogo & Sepulveda. contextos de socialización como la escuela. Un principio que moviliza a la respuesta dada por los profesionales es la poder dar una respuesta oportuna en el tiempo: ya sea previniendo la posibilidad de conductas delictuales. Un caso que resulta interesante destacar respecto a la reinserción de la población infractora de ley que padece un trastorno mental la tomamos de cierto programa de atención que se aplica en Brasil. 2005) aunque este punto siempre está en consideración del grado de peligrosidad y grado de libertad asociada al imputado. etcétera). Otra consideración respecto a la respuesta que dan los profesionales psi es el miramiento por atención preferentemente ambulatoria y comunitaria de los individuos en cuestión (Ministerio de Salud. 2007).al loco de modo que conllevo un cambio a nivel ideológico-cultural respecto a su status jurídico (Centro de estudios de la justicia.

Sin elaborar programas que consideren ese nivel de articulación los cambios institucionales solo quedan como negociaciones entre diversas instancias burocráticas y técnicas limitando cualquier posibilidad de acción eficaz (Bravo. Sin embargo también nos revela como aún hay mucho por hacer tanto a nivel material y como trabajo con estos sujetos. pág. Este programa también busca distanciarse de un enfoque que considera los factores psíquicos relacionados con la infracción como disposiciones íntimas y permanentes de los individuos sino que considera que. dadas unas condiciones sociales y contextuales. la institución hospitalaria se confunde con la institución carcelaria siendo el sujeto enajenado el caso límite entre ambos mundos. El programa contempla una modificación del tratamiento dado al infractor. También observamos cómo. el peligro inherente a cualquier orden social se encarna en ciertos sujetos.nivel intersubjetivo. Destacamos el enfoque de aproximación de esta propuesta en la medida que apuesta porque la reinserción pase por el reconocimiento de los semejantes y por la consideración de la necesidad (que según el autor se manifestó en los internos) de generar un espacio institucional para elaborar mediante el habla el hecho ilegal que cometieron reivindicando cierta dimensión de su tratamiento como sujetos dejada de lado por el estigma de la sociedad. 2011). La crítica que se hizo fue la necesidad de una ruptura con un discurso psiquiátricolegal del cual era sujeto el infractor de ley que justificaba su reclusión. El programa tiene por objetivo aproximar el tratamiento a una clínica que no intente simplemente el arrepentimiento del individuo si no que la posibilidad de “transformar el hecho criminal en un elemento que puede ser trabajado en una dirección clínica… por la necesidad de integrar ese hecho a una dimensión simbólica más amplia que permita resituar algunas coordenadas subjetivas en relación a si mismo y a los otros” (Bravo. 128). desde una perspectiva crítica. Tal consideración no supone el carácter moral de considerar que la institución hospitalaria esconde la carcelaria . Nuestra visita al hospital psiquiátrico Philippe Pinel por un lado nos permitió observar como los profesional de diversas áreas pueden aportar para apoyar la perspectiva de restitución y reinserción social de los sujetos de trastornos mentales que han cometido infracciones a la ley. Desde el año 2000 se desarrolla el Programa de Atención Integral al Paciente Judicial Portador de Sufrimiento Mental Infractor (PAI-PJ). 2011.

Aproximaciones a la problematica de la experticia psicologica y psiquiatrica en la practica juridico-penal.pdf . niñas y adolecentes con trastornos mentales. El tratamiento del inimputable enajenado mental en el proceso penal chileno. Atencion de niños.org/EN/UDHR/Documents/UDHR_Translations/spn. que esta ideológicamente vendado y que es incapaz de ver la verdadera función de su trabajo. 81-93.. O. D. Aproximacion a la inimputabilidad penal por trastorno mental desde la perspectiva de la psicologia juridica. Galleguillos. Revista de Estudios de la Justicia. Organización de las Naciones Unidas. M. Foucault. Declaración Universal de los Derechos Humanos. Tecnologias Psi: Politicas de la verdad sobre el sujeto/sujecion criminal . Revista Panamericana de salud publica. T. M. Las prisiones de la locura. No podemos suponer que existe un sujeto.. (2005). (2011). (2007). Plan nacional de salud mental en Chile: 10 años de experiencia. Trayectorias de vida de jovenes infractores de ley. & Sepulveda. Castalia. sujeta a los individuos que produce. Buenos Aires: Siglo Veintiuno . como los funcionarios de la institución. Referencias Bibliográficas Arensburg. Mettifogo. (2012). 346-358. Ministerio de Salud. 9-26. a la vez. (1976). F.ohchr. Foucault. Centro de estudios en seguridad ciudadana de la Universidad de Chile. A. (25 de Noviembre de 2013). (2002). 1-72. & Zaccaria. F. Producción de la cual la psicología jamás se ha restado. A. (1975). 217-249. (2007). Santiago: MINSAL. Vigilar y Castigar. & Medeiros.o que la carcelaria se reviste de hospitalaria. 105-139. Bravo. (2005). Revista de Psicologia. Historia de la sexualidad: La voluntad de saber. Buenos Aires: Siglo Veintiuno. Maffioletti. Cali: Universidad Icesi. & Jeanneret. Minoletti. Solo podemos considerar algunos elementos para presentar como la imbricación de los sujetos a las instituciones es compleja en la medida que subjetiva y. Centro de estudios de la justicia. L. Revista Juridica del Ministerio Publico. R. (2008).. Obtenido de http://www.. S.

9-17. Santiago: UNICEF.Pavez. M. Concurso sobre buenas practicas en rehabilitacion y reinsercion de adolecentes infractores de ley. . (2011). Revista procesal penal. UNICEF. Criterios para evaluar la imputabilidad en los trastornos mentales. (2008).