POSITIVISMOS Y TRADICIONALISMOS EN COLOMBIA

:
NOTAS PARA REABRIR UN EXPEDIENTE ARCHIVADO
1

Oscar Saldarriaga Vélez2

RESUMEN
Este artículo se propone reabrir la investigación sobre las relaciones entre las escuelas positivistas y las escuelas católicas que se enfrentaron en Colombia desde la segunda mitad del siglo XIX. A partir de tres vías (una teórica, procedente de la historia epistémica de los saberes; una historiográfica, que a partir de trabajos recientes señala parentescos entre positivismo y tradicionalismo, y una histórica, analizando las polémicas colombianas contra la “Ideología” de Destutt de Tracy), se propone una hipótesis para retomar la investigación sobre la apropiación de los saberes posiivos sobre el hombre en Colombia: a partir de 1870, el ingreso de los métodos experimentales a través de la obra del fisiólogo Claude Bernard marcó la ruta epistemológica para “todas” las escuelas de pensamiento apropiadas en el país, incluyendo a la filosofía católica.

1. ¿POSITIVISMO Y/O CATOLICISMO?

Sobre “el positivismo” en Colombia no disponemos aún de una evaluación rigurosa y de conjunto. Los investigadores actuales sólo han coincidido en una cosa: que la existencia en nuestro país de esta escuela filosófica fundada por Augusto Comte, fue fragmentaria y minoritaria, máxime si se compara con las organizadas “iglesias” y movimientos positivistas que prosperaron en otros países latinoamericanos por la misma época.

Este texto es un resultado del proyecto desarrollado con el grupo de investigación Saberes, poderes y culturas en Colombia (U. Javeriana-Bogotá), titulado “Los métodos positivistas en Colombia, siglo XIX”, y de mi tesis doctoral “Nova et Vetera, o de cómo fue apropiada la filosofía neotomista en Colombia, 1868-1930 (Catolicismo, Educación y Modernidad desde un país poscolonial latinoamericano); Université catholique de Louvain, 2005. 2 Historiador, Doctor en Filosofía y Letras-Historia, U. católica de Lovaina. Profesor Universidad Javeriana, Bogotá. E-mail: saldarri@javeriana.edu.co. Actualmente ocupa la dirección del Departamento de Historia de la P.U. Javeriana. Investigador principal del grupo de investigación Saberes, poderes y culturas en Colombia. Trabajos recientes: “Gramática, epistemología y pedagogía. La polémica colombiana sobre los Elementos de Ideología de Destutt de Tracy (1870)”. Memoria y Sociedad, Bogotá, v. 8, n. 17, p. 41-59, 2004; La „Cuestión Textos‟ de 1870: una polémica colombiana sobre los Elementos de Ideología de Destutt de Tracy. In: SANTIAGO CASTROGÓMEZ,. (Org.). Pensar en el siglo XIX: Cultura, biopolítica y modernidad en Colombia. Pittsburgh, 2004, p. 105-164; Del oficio de maestro. Prácticas y teorías de la pedagogía moderna en Colombia . Bogotá: Editorial Magisterio, 2003. 316 p.
1

2 El tema que me ocupa dentro de este proyecto es el de las relaciones entre las corrientes de pensamiento católico y el positivismo, tanto a nivel global como en Colombia. Es sabido que en este país latinoamericano las condiciones políticas a finales del siglo XIX dieron el triunfo a una alianza entre liberales moderados de corte spenceriano y conservadores católicos de las escuelas tradicionalista3 y neotomista,4 dando lugar a un largo período de hegemonía confesional que duró formalmente hasta 1930 y culturalmente hasta hoy, al punto de poder afirmar que Colombia fue uno de los pocos países donde pudo llevarse a cabo, como en un gran laboratorio, el proyecto intelectual y moral de la Iglesia católica para los Estados-Nación en vías de modernización, a despecho de que fuese en condiciones de periferia poscolonial. De hecho, la precariedad de los positivismos en Colombia ha sido atribuida en alto grado a esta hegemonía del proyecto católico que, en principio fue abiertamente contraria a las filosofías de Augusto Comte y Herbert Spencer. En tal sentido, el “tradicionalismo” católico, en cabeza de Miguel Antonio Caro, ha sido presentado como la escuela filosófica que antagonizó y aplastó al “positivismo”. El spencerianismo del Regenerador Rafael Núñez, coautor de la constitución de 1886, -al lado de M.A Caro-, es aún objeto de análisis contradictorios, pero en general se ha visto como un pensamiento ecléctico rayano en el oportunismo político, y más aún, como el emblema de la capitulación intelectual del positivismo (González, 1997, 5-35). Hay sin embargo, una breve excepción historiográfica: Aunque en las fuentes de su pensamiento no aparezca explicitado, los supuestos mentales de Núñez están más cerca de Comte que de Spencer, en el cauce de una cierta “restauración” cuyo beneficiario político fue el conservatismo, y desde el punto de vista filosófico, un tradicionalismo que evolucionó después en el neotomismo, siendo su principal representante monseñor Rafael María Carrasquilla. (Salazar, 1992, 300)
Hay que entender el término de Tradicionalismo, no en sentido genérico –opuesto a “progresismo”- sino en el sentido técnico que denomina una escuela de pensamiento conservador moderno liderada por los católicos franceses F. de Lamennais (1782-1854), De Bonald (1754-1840), y De Maistre (1753-1821), escuela que postulaba una transmisión generacional de verdades universales a través del lenguaje (la tradición), lenguaje que habría sido revelado originaria y directamente por Dios. Augusto Comte declaró que debía su teoría del progreso a la escuela de De Maistre. Cfr: Thompson, 1988; Lebrun, 1988; Mugica, 1988. 4 El neotomismo o neoescolástica fue el movimiento intelectual y político impulsado por el magisterio eclesiástico a partir de la segunda mitad del siglo XIX, para afr ontar “la modernidad”. La encíclica Aeterni Patris (4 de Agosto de 1879) de León XIII sobre la Filosofía Cristiana propuso la “restauración de la filosofía de santo Tomás de Aquino” para la formación del clero y de la juventud laica en las instituciones educativas católicas, sino como remedio para combatir “los males sociales producidos por la difusión generalizada de erróneas filosofías modernas”. Su figura más visible en Colombia fue monseñor Rafael María Carrasquilla (1857 -1930).
3

3

Por otra parte, respecto al tradicionalista Miguel Antonio Caro, existe una inquietante pista abierta por el trabajo clásico del maestro Jaramillo Uribe sobre El pensamiento colombiano del siglo XIX (1964), pista que ha sido abandonada por la historiografía reciente sin mayor debate. En su presentación del pensamiento de M. A. Caro, Jaramillo establece que: Ya desde estos escritos de juventud [sobre el Utilitarismo y la Ideología] es posible observar que en la educación filosófica de Miguel Antonio Caro entran tres elementos: racionalismo cartesiano, tomismo y filosofía escocesa. [...] La parte más considerable de estas influencias llegó a Caro a través de las obras de Balmes [...] El [cartesianismo] fue por cierto el que dio el tono general y el que suministró el mayor número de ideas [...] Para refutar la interpretación sensualista del cogito dada por Tracy, Caro escribe [un texto en el que] ideas cartesianas aparecen mezcladas con otras que debe al tradicionalismo francés [...] Respecto al tomismo, su actitud pasó de [fuertes críticas a la escolástica nacidas de su admiración por los métodos de la ciencia moderna] a la aceptación de muchas de sus tesis en el campo de la filosofía del derecho, del pensamiento político y la concepción del Estado. Caro no pareció haber profundizado en el pensamiento tomista ni haber establecido una confrontación entre éste y las tesis e ideas de origen cartesiano que adoptó en su juventud, y que ni expresa ni tácitamente rectificó en el resto de su vida. Finalmente, podemos preguntarnos si aparte de las analogías que hemos encontrado al referirnos a la teoría del lenguaje, fue Caro invulnerable a la influencia positivista en un sentido todavía más directo. La respuesta puede considerarse negativa si atendemos a las bases y rasgos dominantes de su pensamiento, pero no si nos circunscribimos a ciertos aspectos parciales. Por ejemplo, no aplicaba la teoría de la evolución al hombre, pero sí a la cultura y a la historia. En efecto, aunque Caro rechazaba la filosofía del progreso, en cuanto ésta afirmaba la perfectibilidad indefinida del hombre, sin embargo llegó a aceptar la idea de evolución y por cierto en dos formas cuya contradicción es curioso que haya escapado a una mente tan lógica como la suya: la forma cíclica y la forma lineal, la que tiene origen inmediato en Vico y la que se debe a Comte y Spencer.(Jaramillo, 1964,452 ss.) 5 Así, el dossier “Positivismo/Catolicismo” aún deja muchos cabos sueltos, de los cuales quiero retomar uno: los positivismos, aunque en Colombia hubieran sido minoritarios, representaban de cierta forma la “ciencia normal”, el “paradigma hegemónico”, el “régimen de verdad moderno”, y desde el punto de vista epistemológico no era fácil deslegitimarlos alegando una “verdad superior”. A finales del siglo XIX y para todo e l ámbito occidental, la fe y el dogma tenían que ser credibilizados con argumentos racionales y científicos. De modo que no se puede explicar la presencia –y pervivencia- de las filosofías católicas en el campo
[Cursivas O.S.] En otro lugar, Jaramillo cita un texto escrito por Caro en 1867, titulado “La crítica literaria”, donde éste postula, según Jaramillo, una teoría del desarrollo de la crítica como ciencia que evoca la ley de los tres estados de Comte. (Jaramillo, 1964, 472-473).
5

EL POSITIVISMO ¿CIENCIA. la ciencia positiva. pues en la literatura actual sobre el positivismo no existe un modo unívoco de determinar qué fue y es “el positivismo”. su capacidad doble de resistencia y a la vez de adaptación a los embates del pensamiento secular. so pena de quedar deslegitimadas por su propio dogmatismo en medio de una sociedad cada vez más secularizada y cientifizada. nos sugiere acudir a una caracterización del “positivismo” como figura epistémica. ya como una escuela filosófica o bien como una ideología política. para el caso. la verdad absoluta con la verdad relativa. un híbrido tal resulta problemático. en fin. el dogma con la ciencia. pues cada una de estas dimensiones supone sus propios criterios de delimitación. esto es. pues por “intransigentes” y “retardatarias” que hubiesen sido dichas ideas. frente a los saberes filosófico-científicos? ¿Qué saberes. se le ha caracterizado como una combinatoria de estas tres dimensiones discursivas. la autoridad con la discusión. La diversidad de escuelas de pensamiento católico puede verse como un efecto de sucesivos intentos de adecuación al nuevo régimen de verdad. como una formación discursiva inherente a una epistéme. Pero visto de cerca. el quién y el cómo del positivismo. Foucault ha denominado empírico-trascendental. qué epistemologías permitieron a la intelligentzia católica defender la fe con la razón.4 intelectual colombiano. sólo argumentando pragmatismo institucional e imposición políticoreligiosa. pretendiendo credibilidad y validez. o quiénes pueden identificarse como intelectuales positivistas. “la ciencia positiva”. ellas debieron ser elaboradas y expresadas según las reglas generales del saber moderno. En los casos más sofisticados. y es justamente el conflicto entre estos lo que explica el desacuerdo sobre el qué. qué conceptos. Esta paradoja suscita no pocas preguntas: ¿cómo pudieron sostenerse las filosofías católicas. La perspectiva de historia de las prácticas de saber que hemos adoptado. la configuración de saber localizada históricamente a partir de la ruptura que desde finales del siglo XVIII abrió la llamada epistéme clásica o de la representación en una tensión que M. FILOSOFÍA Y/O IDEOLOGÍA? Un primer balance historiográfico nos ha evidenciado el impasse al que han llegado las historias de las ideas. ni sobre cuál puede ser la periodización de su vigencia: los análisis oscilan entre caracterizar al “positivismo” ya como una metodología científica. la “tradición” con la “modernidad”? 2. .

1966) sobre el campo epistémico gobern ado hasta entonces por las “ciencias racionales” o “clásicas”. de modo que constituye prácticamente su condición de posibilidad. sacando a luz el régimen enunciativo que pudo gobernar la aparición. Este es el proyecto que M.5 (Foucault. p. dado que el análisis epistémicoepistemológico6 permitiría tratar tanto la heterogeneidad entre las dimensiones discursivas – ciencia. filosofía. conceptos y saberes que caracterizaron a la llamada epistéme o configuración de saber “experimental” -o de las “ciencias positivas del Hombre”(Foucault. para un momento histórico y para una formación social determinadas. filosófico e ideológico. Foucault ha denominado como arqueología del saber. intercambio y diferenciación de los objetos de discurso. desaparición. doctrinas y opiniones. 1966 y 1969). y lo epistemológico designa estrictamente las teorías del conocimiento que se hallan operando en dicho campo. conceptos. ideología-. las modalidades de enunciación. la cual no se concibe como su referente de unidad y coherencia. La ruptura epistémica de fines del siglo XVIII que dio lugar al positivismo puede verse como efecto del impacto de los métodos. la dinámica de las continuidades y discontinuidades en sus prácticas de saber: Se trataría de establecer el sistema de esa dispersión de niveles y opiniones. 256). filosofía e ideología-. las arquitecturas conceptuales y las estrategias teóricas que caracterizaron tales prácticas discursivas. dimensión que atraviesa su funcionamiento científico. a las reglas de funcionamiento que determinan históricamente la aparición de objetos. (Foucault. Esta noción de figura epistémica lleva a situar “el positivismo” en una dimensión discursiva más estructural. su “suelo arqueológico”. posiciones de sujeto y estrategias teóricas. Estas son las palabras del fisiólogo Claude Bernard. esto es. como manifestaciones “de superficie” de una formación discursiva. 1966. Partir de la tensión epistémica entre lo empírico y lo trascendental permitiría construir unos criterios para explicar la articulación funcional e histórica entre esas tres dimensiones discursivas –ciencia. La ruptura entre los dos modos de hacer ciencia era decisiva. que también leyeron los colombianos: Lo epistémico se refiere a la estructura o configuración de un campo de saber determinado en el tiempo y el espacio. como la multiplicidad de escuelas. pues la nueva ciencia rechazaba la noción clásica de experiencia (como observación y razonamiento) buscando fundamentar la noción de experimento (hipótesis y análisis de datos) sobre nuevas bases epistemológicas. 6 . sino como un haz de relaciones estructurales que pudo regir.

El a priori fisiológico y el a priori histórico se resumían en esto: es la humanidad la que piensa en el hombre. […] Las verdades subjetivas se desprenden de principios de que el espíritu tiene conciencia. Condorcet. se percibía como una fuente de error. Este tratamiento empírico busca su instrumento principal en la biología. intencionalmente producidos por el investigador en las condiciones de los fenómenos naturales” […] “Si estamos bien imbuidos en los principios del método experimental nada tenemos que temer. el pensamiento de Comte. Desde el comienzo. Gall. sin duda. otro exterior e inconsciente [no depende de la conciencia] que es experimental y relativo.6 El hombre puede referir todos sus raciocinios a dos criterios: uno interior y consciente que es cierto y absoluto. se continúa desarrollando. entiende a la filosofía como una síntesis “presidida por el punto de vista humano”. Gall y Condorcet suministraron a Comte los medios para lograr lo que no había podido Kant. el conocimiento a posteriori se valida como experimentación gracias a un método de hipótesis-ensayo-error. 122). (Bernard. en tanto que es exacta la idea. 1967. 331) 7 . ahí está la experiencia para rectificarla”. asociaban lo “objetivo” a lo “inmutable”. y aportan en él. es decir como una síntesis subjetiva. del sujeto colectivo e histórico de las actividades humanas.7 En virtud de ellas. en el desdén o la ignorancia de la economía y la lingüística. al contrario. el sentimiento de una evidencia absoluta y necesaria. (Canguilhem. que los positivistas abandonan sarcásticamente al eclecticismo”. por la fisiología cerebral. lo “necesario” o lo “absoluto”. para convertirse en principio de progreso del conocimiento. que suministraba a Comte la idea de un cuadro de funciones que desempeñaban la tabla kantiana de las categorías. cuando es errónea. La filosofía de Comte es el ejemplo típico de un tratamiento empírico del proyecto trascendental conservador. es decir. En realidad. no reconoce en la matemática y en la gramática de su tiempo.] la idea de una variación o de un desorden. donde la experiencia individual deja de ser el lugar del error. 1865. Pero en Comte el a priori biológico es un a priori para el a priori histórico. Siendo inmutables y absolutas las verdades matemáticas. siendo las verdades relativas. la ciencia que las encierra crece por yuxtaposición simple y sucesiva de todas las verdades adquiridas. 332). A partir de las epistemologías experimentales. y por absorción de las verdades antiguas en una forma científica nueva. 1967. al sustituir la relación metafísica sujeto -objeto por la relación científica organismo-medio. La historia no puede desnaturalizar a la naturaleza. esta filosofía para la cual las génesis no son nunca más que desarrollos de estructuras vivas. al proponerse la fundación de una ciencia de la sociedad. una versión positivista de las “categorías a priori” de Kant. 1883. las mayores verdades no son en el fondo sino un sentimiento de nuestro espíritu. y era “Comte pensó a menudo que era el verdadero Kant. (Bernard. aunque la distinción sujeto/objeto existía en las filosofías clásicas o racionales.. y lo que luego se llamará “subjetivo”. En las ciencias experimentales. y no solamente hacia el fin. ver: Canguilhem. la experiencia individual adquiere un valor positivo gracias a la postulación de una “estructura general de la razón” constituida por unos principios formales que garantizarían la objetividad y la universalidad del conocimiento: las “ideas subjetivas” que menciona Bernard siguiendo a Comte son. en tanto éstas pensaban el conocimiento como una representación transparente de las cosas. Así. porque.. Sobre las relaciones entre Bernard y Comte. 8 “El experimento implica [. y esto es lo que quiso decir Descartes con su famoso aforismo […] Conviene distinguir entre las ciencias matemáticas y las ciencias experimentales. por la teoría de los progresos del espíritu humano. la experiencia individual.8 Así. las disciplinas por las cuales el concepto de estructura sustituirá en filosofía al Cogito. la ciencia sólo puede adelantar por revolución.

asumido como forma cambiante del conocimiento empírico o experimental. “absoluto” y “necesario”. 1966. o mejor. pero al precio de . 257). se empieza a asociar con lo “relativo”. tanto como unas ciencias positivas y unas metafísicas de sus objetos (Foucault. En esta distinción estaba en juego una cosa fundamental para toda la ciencia moderna. el de la razón pura y las categorías a priori (Kant. así como las palabras solo podrán ser estudiadas sobre el fondo “sin fondo” de las reglas del Lenguaje. Esta doble escisión asegura un nuevo fundamento al conocimiento científico. incluyendo al hombre. lo subjetivo. la estrategia teórica kantiana consistió en producir una doble escisión epistemológica. pero válido como conocimiento científico gracias a ese fondo trascendental –las “leyes de los fenómenos”. se desdobla en un sujeto trascendental. Diciéndolo de modo esquemático. la reelaboración kantiana de la frontera entre “lo subjetivo” y “lo objetivo” pretendió hallar una fundamentación trascendental para el conocimiento empírico. Tras ello Foucault descubre la emergencia correlativa de un “objeto trascendental”. 1966. el sujeto de la experiencia cotidiana. lo “mutable” o “contingente”. como sujeto trascendental. 255)-. mientras lo objetivo. gracias a la cual el sujeto empírico. sería el substrato común donde han tenido su condición de posibilidad mutua un criticismo y un positivismo. Para las epistemologías “clásicas” o “racionales” –y se ha considerado al sensualismo como “la última de las filosofías clásicas” (Foucault. de unos trascendentales del lado de los objetos: desde entonces. la sensación era a la vez la única fuente del conocimiento y “el lugar del error”: la experiencia empírica del sujeto no era confiable . redefinido como forma racional universal.7 asociada a lo “mutable” y lo “contingente”. Escisión en la noción clásica de sujeto de conocimiento. y las riquezas se singularizarán sobre el fondo oceánico de las leyes del Valor. Esa doble fisura que caracteriza la epistéme moderna. 1787). De modo correlativo. En oposición. el objeto debe escindirse entre el objeto empírico –los fenómenos dados a la experiencia.y el noúmeno -la “cosa en sí”. realidad incognoscible por definición -.que subyace desde entonces a todo objeto de saber positivo. tanto del lado del “sujeto” como del lado del “objeto”. bajo la epistéme experimental. un ser vivo se constituirá como objeto de conocimiento sólo al situarlo sobre el fondo inagotable de las leyes de la Vida. toma el carácter de “inmutable”. la dupla objetividad/subjetividad del lado del conocimiento. la experiencia individual tenía un estatuto paradójico: para éstas. y la dupla superficie empírica/fondo trascendental del lado de los objetos. Para superar tal impasse.

9 Ello significa. en tanto que ciencias estrictamente positivas. al mismo tiempo. en la analítica de la finitud. Desde una perspectiva arqueológica. por una parte. dado que es un ser tal que se extraerá de él. 383) ¿Cómo fue posible que sobre esta móvil bisagra se hubieran constituido todas estas metafísicas científico-ideológicas decimonónicas. y sobre su mismo fundamento epistemológico. la generación de una pareja de opuestos complementarios: ciencias/metafísicas. (Foucault. que el hombre se da como objeto empírico de cuyo conocimiento debe extraerse. la de los socialismos. sino más bien el día en que se ha constituido una dupla empíricotrascendental a la que se ha llamado hombre”.explicará. sea desde una verdad procedente del sujeto (los criticismos). Ninguna ciencia moderna será un empirismo clásico. en primer lugar. como correlato de la economía política nacerá una escatología política de la liberación de los trabajadores. ni más ni menos. 9 . “el positivismo” debe ser analizado como parte de esta figura epistémica en virtud de la cual el hombre “se ha constituido como una dupla empírico-trascendental”. al lado de las “ciencias de la vida”. (Foucault. que para el pensamiento moderno. romanticismos y tradicionalismos. seculares o religiosas. la definición de sus límites y finalmente la verdad de la verdad”. Así. y en particular del marxismo. una “metafísica de la vida” bajo la forma de un evolucionismo que pretenderá hacer una filosofía determinista de la historia. es una extraña dupla empírico-trascendental. esto es. vale como campo filosófico posible. sea desde una verdad procedente de los objetos (los positivismos). en tanto que concierna al hombre. razas o naciones que fundará nacionalismos. […] El hombre. 1966. la frontera entre lo que pertenecería a los dominios de “la objetividad” o de “la subjetividad” se halla en perpetua variación y es objeto de disputa. La historicidad y la finitud de los seres se han convertido desde entonces en “Porque el umbral de nuestra modernidad no está situado en el momento en que se han que rido aplicar al estudio del hombre los métodos objetivos.8 una paradoja: un vaivén entre lo empírico y lo trascendental. tal vez hasta hoy en día? Foucault sostiene que la primera característica de estos “trascendentales” –el residir del lado de los objetos. pues deberá justificar la validez trascendental de sus conocimientos. donde debe descubrirse el fundamento del conocimiento. el siglo XIX verá surgir. el fundamento de todo conocimiento. su correlato será una doctrina de los destinos culturales de pueblos. 329. asimismo. y de la filología. 1966. determinando así la tensión constitutiva de todo saber modern o sobre “el hombre”: en estos saberes positivos sobre el hombre “el sujeto y el objeto están permanentemente sometidos a ponerse mutuamente en cuestión”. tanto como implementar políticamente un “darwinismo social”. 352). […] Todo conocimiento empírico. el conocimiento de lo que hace posible todo conocimiento.

En conclusión: “Un discurso que se quiera a la vez empírico y crítico. (Stuart Mill..] Las leyes de los fenómenos es todo lo que podemos conocer con respecto a ellos. sino en la “objetividad” de esos trascendentales de objeto en que se convirtieron la Vida.de esos seres. Estas relaciones son constantes. en particular para los países de la poscolonia hispanoamericana. “ideologías” o “métodos” positivistas. común en cierta “historia natural” de las ideas y de las ciencias. 330-332). 6). y el carácter mediante el cual define la Filosofía Positiva es el siguiente: no tenemos conocimiento sino de fenómenos. no puede ser sino. ocupándose de los fenómenos -en pleno sentido kantiano.. ni el modo real de producción de ningún hecho. dará lugar a “saberes que pueden dispensarse de todo recurso a una analítica (o a una teoría del sujeto).no busca sin embargo su fundamento en las categorías de un sujeto trascendental. según Comte.9 la condición de las ciencias positivas. siempre lo mismo en las mismas circunstancias. “extraen la verdad del discurso a partir de la verdad del objeto”. se trata de un cierto tipo de relación con la verdad que. Esta caracterización arqueológica del positivismo como figura epistémica. son desconocidas e inescrutables para nosotros”. (Foucault. haciendo valer los conocimientos empíricos como si fueran su propio fundamento trascendental. Su naturaleza esencial y sus últimas causas. más allá de las “escuelas”. 1966. no absoluto. esto es. 328). que pretenden poder reposar sólo sobre sí mismos porque son los contenidos mismos los que funcionan como reflexión trascendental”. Así. pues en ello es gemelo de la crítica10. [. pero a la vez han constituido la nueva condición metafísica –ontológica. presta el servicio de modificar cierta tesis. La segunda característica de esos “objetos trascendentales” -el que conciernan al dominio de las verdades a posteriori y los principios de su síntesis-. sino sólo sus relaciones con otros hechos en el sentido de sucesión o similitud. el Trabajo y Lenguaje. Conocemos. La ingenuidad precrítica reina allí sin partición”. 10 . no la esencia. en lugar de llamar positivismo a todo saber que pretende mantenerse “a ras de los hechos”. Tal tesis ha supuesto que el kantismo sería la filosofía que correspondería a un verdadero pensamiento moderno (contemporáneo) puesto que habría proporcionado tanto las bases epistemológicas de la ciencia experimental. y nuestro conocimiento de fenómenos es relativo. el hombre aparece en él como una verdad a la vez reducida y prometida. como las de una “La doctrina fundamental de una verdadera filosofía. 1966. (Foucault. o eficiente o final. experimentales. positivista y escatológico. Se llega así a una caracterización del “positivismo” en términos arqueológicos: separándonos de una definición que se ha vuelto lugar común. de un solo golpe. 1891.

este análisis arqueológico de la “doble fractura” empírico -trascendental en la configuración epistémica moderna promete una vía fecunda en la exploración de ese complejo fenómeno que fue la coexistencia -contradictoria en la superficie. concomitante en el zócalode los múltiples positivismos. o la imaginación. (2) el tipo de trascendental de sujeto en que pretendan fundarse (o simplemente fundamento del conocimiento) – el sistema nervioso. (Saldarriaga. y/o el Lenguaje. o el lenguaje…-. o las abstracciones. el Trabajo. 3. o las categorías. idealismos. el kantismo debía reemplazar y suceder a la Ideología. objeto de saber-: a lo largo del siglo XIX se perfilan como principales pero no únicos. A partir de acá podemos proponer cuatro criterios tentativos para “identificar positivismos”: (1) el tipo de trascendental de objeto que las “escuelas” tomen como referente al que llamaremos.10 ética de la autonomía: bajo tal supuesto. o la idea de una historia que purificará poco a poco las ciencias de su lastre de “prejuicios”… -. y tal habría “el caso colombiano”. y de su validez para adoptarlo como texto oficial para la enseñanza de la filosofía en la Facultad de Literatura y Filosofía de la Universidad Nacional de los Estados Unidos de Colombia. para simplificar el lenguaje. 2004. 41). Por el contrario. o las sensaciones. criticismos y realismos que se formaron al interior de los saberes occidentales sobre el hombre desde comienzos del siglo XIX. o las percepciones. . perder su senda significaría perder la vía de la modernidad. un sonado debate sostenido en 1870 acerca de la cientificidad del tratado de “ Elementos de Ideología” del filósofo francés Antoine Louis Claude Destutt. (3) el tipo de frontera conceptual que se pone entre lo objetivo y lo subjetivo -el paso de un conocimiento “común” a un “conocimiento filosófico”. LA “CUESTIÓN TEXTOS” EN COLOMBIA: UNA RUPTURA EPISTEMOLÓGICA Para rastrear el positivismo en Colombia. conde de Tracy (1754 -1836). hemos tomado la pista de “la Cuestión Textos”. la Vida. y (4) el tipo de método científico que se considere pertinente para la o las ciencias apropiadas –los métodos procedentes de las ciencias racionales y/o los métodos procedentes de las ciencias experimentales.

eclecticismo y tradicionalismo católico-. 2004.11 En tal “querella de antiguos y modernos” se evidenció que las doctrinas utilitaristas de J. una serie de lugares comunes historiográficos y filosóficos y la imagen de oscurantismo y antimodernidad que se ha creado sobre el período llamado de la Regeneración y la Hegemonía conservadora (1886-1930). del poder y de la ética. que iluminarían no sólo el pasado sino nuestro presente: son nuestras prácticas científico-ideológicas actuales las que verían sacudir un poco su tranquilo piso: ¿seremos más “positivistas” de lo que estamos dispuestos a reconocer? En Colombia. (Ancízar. sino en el de los análisis de la cultura. “Introducción al estudio de la medicina experimental” (1865).que un cierto núcleo del kantismo y del comtismo –su núcleo metodológico y epistemológico. su facultad de gobernarse [. 42). Bentham y la epistemología sensualista de Destutt de Tracy. no sólo en el terreno historiográfico.] de este estudio de sí mismo nace un gran número de ideas cuyo origen no es posible confundir con el de las que nos vienen por observación de los objetos exteriores. amenazaban con ser relevadas por corrientes que se reclamaban “más modernas”. si se llegase a probar –lo cual creemos que no será demasiado difícil. parece que el primero en enunciar esta distinción haya sido Manuel Ancízar.fueron apropiados efectivamente por la intelectualidad colombiana a través de la obra de Claude Bernard. a partir de una distinción epistemológica que aparecía “novedosa” en el terreno científico: la distinción entre ideas objetivas e ideas subjetivas. En Colombia. apropiadas de modo entusiasta por la intelligentzia liberal colombiana durante la primera mitad del siglo XIX. abriendo paso a una serie de nuevas interrogaciones y descubrimientos. sino que […] se convirtió en el punto crítico -a la vez catalizador y efecto. y de allí procede además. 228-230). distinción de estirpe kantiano-comtiana. 1870. Claude Bernard... Así. piensa y ve sus pensamientos. 11 En efecto. dicha polémica universitaria resultó ser no sólo “el más serio debate entre las escuelas filosóficas y científicas apropiadas hasta ese momento por la intelectualidad colombiana -sensualismo. que llegó a Colombia a través de la obra del padre de la medicina experimental. puede descomponerlos y describirlos con la misma exactitud que un fenómeno exterior. afiliado a la “escuela ecléctica” de Víctor Cousin (1792 -1867): “Cuando el hombre se vuelve sobre sí mismo y se observa. 11 . el enunciado “la sensación es la única fuente de nuestras ideas”. rector de la Universidad Nacional. los ve nacer. dejarían de tener credibilidad.de una ruptura epistemológica mayor en los saberes apropiados hasta ese momento por la intelectualidad colombiana del siglo XIX”. la primera manifestación de esta ruptura fue la puesta en tela de juicio de l “dogma” sensualista. por lo que se las ha llamado sujetivas para distinguirlas de las objetivas”. (Saldarriaga.

una fisura que marcó la apropiación de diversas opciones teóricas sobre (1) el objeto de saber. (2) el fundamento del conocimiento. tanto como las doctrinas escocesas y balmesianas sobre el sentido común hasta las tesis tradicionalistas sobre la revelación primitiva del lenguaje. se admitía la validez del nouveau régime de veracidad. como la biología. pero relativas y mutables-. en positivista-crítica.12 Podemos postular que a partir de la “Cuestión Textos”. la epistemología de los saberes apropiados en Colombia no podía dejar de convertirse. objetos y métodos procedentes de la configuración epistémica racional. absolutas e inmutables-. se apropió una singular pero decisiva “bisagra” epistémica. y el método experimental. no podía dejar de entrar en una configuración epistémica regida por la tensión entre lo empírico y lo trascendental. el de la ciencia racional –que postula la existencia de unas verdades universales. -postulando la existencia de unas verdades. o el espiritualismo ecléctico de V. Nuestra hipótesis es que a partir de este umbral –la bisagra bernardiana-. se trataba de la apropiación de saberes positivos sobre el hombre. de un lado. de fundamento en las ciencias biológicas. igualmente universales. pasando por el positivismo de corte comtiano o el . desde teorías neocartesianas sobre las ideas innatas hasta la doctrina kantiana de la separación entre intuiciones y conceptos. la filología y la economía política. mientras de otro. Así. el de la ciencia experimental. (3) las relaciones sujeto/objeto y (4) los métodos científicos: en el fondo. lenta y compleja apropiación que se fue decantando al calor de los enfrentamientos e hibridaciones entre diversas “escuelas filosóficas”: en este período coexistieron en Colombia. por la vía de articular dos epistemologías antagónicas y sus respectivos métodos: el método racional de fundamento matemático. La “bisagra bernardiana” fue la condición de posibilidad de un giro epistémico que consistió. habría producido una fractura epistémica y epistemológica. o dicho de modo técnico. un dispositivo de saber que posibilitó a la vez la ruptura y la transición entre las dos configuraciones de saber descritas y sus respectivos modos de hacer ciencia. Cousin. en salvaguardar la validez del ancien régime de veracidad. pero sin que ello significara la desaparición o la exclusión de conceptos. el impacto de esta “bisagra bernardiana” en los saberes apropiados por la intelectualidad colombiana a partir de la segunda mitad del siglo XIX. de manera paulatina.

tanto como optar por alguno de los dos polos epistemológicos –los trascendentales de la subjetividad y los de la objetividad.usada por monseñor Carrasquilla: “Ninguna verdad es mudable ni relativa. “deformación” o “imitación”.13 evolucionismo spenceriano. a nivel global como local: Anticipo el “asombroso” paralelismo de la definición de verdad usada por Bernard y ésta otra. en un laberinto que nuestra propia investigación no puede ahorrarse de recorrer. es que tales alternativas eran de un alto grado de enrarecimiento. dada la complejidad de la coyuntura histórica del campo de saber: cada alternativa debía aclarar su procedencia de uno u otro de los sustratos epistémicos y sus métodos científicos que se estaban decantando -el racional o el experimental-. el lenguaje de los intelectuales y científicos flotaba tironeado entre esos campos gravitacionales a través de los cuales los clérigos -viejos y nuevos.. En medio de la confusa superficie discursiva.iban buscando su camino más o menos a tientas. 12 . –en versión teísta.. “sincretismo”. claro..”. En este vórtice. 1916. 495). una matriz de saber que determinaba las alternativas teóricas y las combinatorias y oposiciones estratégicas entre las “escuelas de pensamiento”. hallamos una estructura tensional muy precisa. (Carrasquilla. religiosos y laicos. Pero no queremos abordar tal dificultad metodológica acudiendo a explicaciones mas o menos metafóricas. Esas han sido dejadas por Dios al cuidado de los hombres [. Proponemos el siguiente grafo como guía para “mapear” este juego de tensiones epistémicas y epistemológicas constitutivas del campo de saber de estas metafísicas científico-ideológicas que se disputaron la hegemonía conceptual y política a lo largo del siglo XIX y comienzos del siglo XX. “copia”.] son los descubrimientos científicos. a partir de términos como “hibridación”.que fueron emergiendo desde comienzos del siglo XIX. llegando hasta la filosofía neotomista proclamada como pensamiento oficial del catolicismo desde 1879. pero hay algunas que son capaces de crecer en número en el entendimiento humano.. 12 El problema que el historiador enfrenta aquí.

utilizando los aportes de historiadores y filósofos europeos y colombianos. a lo que dedicaré las páginas siguientes.14 MATRIZ EPISTÉMICA DE LAS METAFÍSICAS CIENTÍFICO IDEOLÓGICAS DEL SIGLO XIX (EL CAMPO DE SABER DE LAS FILOSOFÍAS EMPÍRICO-TRASCENDENTALES) EMPÍRICO (“OBJETIVO”) “TRADICIONALISMOS” RACIONAL (EJE DE LOS MÉTODOS CIENTÍFICOS) “REALISMOS DE SENTIDO COMÚN” “POSITIVISMOS” EXPERIMENTAL “CRITICISMOS” TRASCENDENTAL (“SUBJETIVO”) (EJE EPISTÉMICO) Con este trabajo. partiendo de “estudios de caso” –tanto globales como locales-hasta que estemos en posibilidad de reconstruir un panorama de esa ruptura tal como fue experimentada acá. Ahora bien. señalamos el inicio de una serie de exploraciones tendientes a detectar estos juegos de isomorfismos y dimorfismos en las nociones usadas por las diversas corrientes intelectuales que circularon en la Colombia de la segunda mitad del siglo XIX y primer tercio de siglo XX. 4. dada la especie de clausura al que las historias de las ideas en Colombia han llevado al expediente sobre las relaciones entre positivismos y tradicionalismos. “TRADICIONALISMO” Y/O “POSITIVISMO” Lo que sorprende en la literatura más reciente sobre las relaciones entre tradicionalismos y positivismos es el señalamiento de una serie de singulares parentescos. creo necesario hacer un trabajo preliminar de problematización de esas relaciones en el nivel global. en contra de lo que . y ante la necesidad de construir unos criterios de reconocimiento del “positivismo”.

En este aspecto. al mismo tiempo oscureció nuestra visión del pasado. Taine y Comte: “La constitución político-social de un pueblo debe ser representada por la figura de un árbol de lento crecimiento. Los puntos de vista correctos sobre este tema eran imposibles hasta que se le hubiera hecho justicia plena a la Edad Media.] Alentó esa aversión ciega hacia la Edad Media que ha sido inspirada por el progreso emancipador de la época moderna.. 1976.13 Pero a medida que se ahonda.. Orden y Progreso La primera similitud entre “tradicionalismo” y “positivismo” que la l iteratura secundaria ha señalado es.[.. Sólo que él entiende esta reforma espiritual en un sentido positivista y materialista”. 13 . como escolares por una monitora o una patrulla por su cabo. la reacción filosófica. el ideal católico de la Edad Media lo encanta: la entera subordinación de lo temporal a lo espiritual. como puede verse a partir de esta cita del propio Comte sobre la génesis de su sociología (según Thompson. 1928. los parentescos se revelan más estructurales. 4... xviii). los sabios son los soldados de la ciencia y los filósofos son los suboficiales. fue una ayuda material para preparar la verdadera teoría del Un “neotomista social” de comienzos del siglo XX recogió este parentesco entre De Maistre. [Éste] habría imaginado muy bien pelotones de sabios conducidos a sus laboratorios por filósofos. superficial: que se trata de dos proyectos paralelos de Orden social. la monarquía universal de la Iglesia. (Goblot. en apariencia. 33): Aunque Condorcet y el ardor del espíritu revolucionario habían proyectado una luz deslumbrante hacia el futuro. que sin temor a error. Su ideal social y político es una sociedad [laica] jerarquizada sobre el modelo de la Iglesia medieval. él admira la fuerte jerarquía del catolicismo romano. que constituye al mismo tiempo el punto de unión y de separación entre la historia antigua y la moderna. Quisiera entonces pasar revista a esos parentescos. podemos catalogar como legados del proyecto racional clásico: [Para Comte] la ciencia en sí misma es anárquica porque no está disciplinada y regentada por la filosofía. 1900..] Tal es la concepción que De Maistre opone a los revolucionarios. para luego extraer algunas conclusiones que permitan reorientar nuestras investigaciones.. 67).15 hemos pensado habitualmente en Colombia. [. organizada al principio de siglo por el gran De Maistre.. [. un sentimiento que fue necesario para inducirnos a abandonar el viejo sistema. (Legrand. Era casi imposible hacer esto mientras durara la excitación de los primeros años de la revolución.] El principio de las constituciones naturales animará también la obra de Taine. El también sostiene que la reforma espiritual debe preceder y preparar a la reorganización político-económica. Y Augusto Comte también ha desarrollado esta idea de que las constituciones y las instituciones no se improvisan.1. Con Joseph de Maistre.

50). dice. a continuación de un resumen de la historia por la ley de los tres estados. Stevin. Su escuela fue de breve duración. que la . describe en su Curso de filosofía positiva el estado del cielo y el mundo como orden. metafísico y positivo. 1830. por el principio de las velocidades virtuales. para el conjunto del mundo. un punto que corre sobre una ruta reglada. I.16 progreso. […] Cuando repetimos esta ley de los tres es tados. reproduce en todo esta lección. olvidamos explicarla. 1976. convenientemente acompañado por De Bonald”. el feudalismo en la Edad Media. D‟Alembert y Lagrange. El sentido histórico y socio-político derivan de allí: el estado de naturaleza no conocía en absoluto. en primer lugar. la inventan y la promueven. queda claro que la escuela tradicionalista le habría permitido a Comte. había funcionado eficazmente en su época. La ciencia de los estados inaugura pues la historia de las ciencias y funda. […] Derivado de status. Sea como fuere. Laplace muestra la estabilidad del sistema solar. justamente. 33). sobre todo. elaborar su teoría a la par teleológica y no-evolutiva de la historia. Arquímedes. la Decimosexta lección de este Curso describe justamente tres estados de la estática misma: inicialmente. deductivo. aunque el historiador no debe descuidar en este proceso el impacto cultural producido por esa movilización simbólica romántica que revalorizó “lo oscuro” -el sentimiento. el termino designa primero un fenómeno estático o un conjunto de objetos en reposo en un lugar dado. y sin duda estaba animada por un espíritu retrógrado. quien. Y acota el comentador: De Maistre ofreció lo que estaba haciendo falta [para poner a punto una teoría del progreso] al mostrar cómo un sistema previo. de modo similar a Laplace. si creemos el análisis de Michel Serres: Augusto Comte. teológico. Comte elogió esa “escuela inmortal que surgió al principio del siglo XIX bajo la digna dirección de De Maistre. Mas. Y cuando en cosmología. mejor que muchas hipótesis sobre la “ nostalgia romántica de lo medieval”. en un instante dado. después Galileo la absorbe en la dinámica. edifica finalmente toda la mecánica sobre la estática. lógico y apodíctico (los conocimientos científico-discursivos). en equilibrio. vienen en fin Varignon. (Comte. el principio de los sistemas dinámicos: el positivismo. (Thompson. Esta declaración de Comte explica el surgimiento del interés de la intelectualidad decimonónica en revalorar la Edad Media. pero la elogió princi palmente por ofrecer el eslabón perdido para su teoría del desarrollo. Decir la ley de diferentes estados sucesivos recae entonces en hacer de un punto fijo. pero siempre se clasificará entre los antecedentes necesarios del sistema positivo. la imaginación y lo onírico (los conocimientos no-racionales). generalizándola. Estado.frente a la hegemonía de “lo luminoso” -lo racional. por los cuales pasa la humanidad.

He aquí la divisa del positivismo: orden y progreso. Isaac. es característica de la cosmovisión comtiana -y en general de toda doctrina no evolucionista del progreso-.17 estática rige todos los movimientos. . en las condiciones de las ciencias naturales como en las de la historia de los hombres y las sociedades. 1995.se remite al orden –el equilibrio. El rol de la historia en el pensamiento mecanicista y no evolucionista del siglo XIX es el de “domesticar” las excepciones y los disfuncionamientos de todo sistema (natural y humano). y mostrar que gracias al tiempo todo se remite a la postre a un Orden. La escuela tradicionalista.de ese “retorno a un origen que siempre retrocede” descrito por Foucault para caracterizar una de las tensiones constitutivas del saber moderno sobre el hombre. un orden originario que hay que restaurar en el presente para el futuro. vacíos. cuyos organismos negocian sus formas diversas con las circunstancias locales y por la inmensa paciencia de la duración. lineal y acumulativa. una visión en la que el tiempo histórico aparece como un proceso doble de ganancia y pérdida. En los fundamentos de todos los palacios del mundo. de perfeccionamiento y degradación: es la forma más simple –ciencia de la mecánica. La teoría de la historia Respecto a la historia. y declina también el del hijo enviado: Newton. 4. 1995. de igual manera piensa Comte la evolución de la humanidad. de avance y retroceso. Pero el progreso –la marcha. como en los comienzos de las mañanas de todas las vidas. entonces! He aquí la consigna del siglo XIX: Lamarck no piensa de otro modo la evolución de los vivos. cuyo parecido con la eternidad llama la atención de quien sabe ver el saber como religión laicizada. también habría proporcionado a Comte su idea de pirámide de las ciencias. (Serres. a diferencia del optimismo y unilateralismo de las doctrinas liberales que predican una perfectibilidad evolutiva. Este procedimiento es explicado así por Serres: Si ni el espacio ni la ley pueden retrotraer las excepciones de la cosmogonía a su regla. 126). existe por tanto un hiper-monumento: el espacio y el tiempo.2. absolutos. 128). Laplace declina inclusive el nombre del padre: el dios o demonio del determinismo.. homogéneos. en segundo lugar. y a la vez más mitológica –un circulo perpetuo. que el tiempo se encargue de ello. es necesario establecer que. (Serres.

15 Las “Considérations sur le pouvoir spirituel [1826]” de Comte son una edición fiel al original que consistió en una serie de artículos juveniles “sobre filosofía social” que Comte mismo reeditó como anexo al cuarto volumen de su Système de Politique Positive (1854) para “probar la perfecta armonía de los esfuerzos que caracterizan mi juventud con los trabajos que mi madurez lleva a efecto”. el recorrido histórico hacia delante se convierte a la larga en un círculo que se cierra sobre sí. [.] Tal es el punto de vista verdaderamente elemental de la teoría general del gobierno en la que todo el artificio consiste así.. que acabaría por detener todo progreso si no se combatiera de modo incesante por una acción siempre creciente de gobierno. que tenga por destino social volver a colocar en un punto de vista general a espíritus siempre dispuestos por sí mismos a la divergencia. más allá de su propio acabamiento”. producida por dos fuerzas... una dupla no aplica dos fuerzas iguales y contrarias al mismo punto. de gobierno espiritual. este elemento simple de gobierno es la extrapolación de una ley física que consiste en postular una pareja de fuerzas originales que operan en el transcurso del tiempo. al modo como los fisiólogos describen estados de un organismo”. 1970.. y una serie decreciente se desarrollan simultáneamente hasta el cumplimiento total de una y la desaparición de la otra. 14 . Gracias a este mecanismo. [. considerada desde otro punto de vista no menos natural. es la causa general del perfeccionamiento humano y del desarrollo del estado social. a la disolución. quien lo Comte anota aquí que usa “términos como „perfeccionamiento‟ y „desarrollo‟ no en el sentido de un mejoramiento continuo. a aumentar de manera continua. Poinsot. haciendo crecer la una a expensas de la reducción de la otra. Los primeros anularían a las segundas si pudieran tener un curso libre por completo. lo mismo que sus ventajas. una tendencia continua al deterioro. 15 En la versión comtiana. en regularizar esta jerarquía espontánea que se forma en el interior de la sociedad. de manera que se atenúe tanto como sea posible la influencia nefasta de la división del trabajo en relación con su influencia útil. y hacer entrar otra vez en la línea del interés común a actividades que tienden sin cesar a apartarse de ella. (Kremer-Marietti. y sobre todo. 11).14 presenta. sino a las dos extremidades de un mismo segmento: figura de equilibrio de rotación. considerada en este primer aspecto [el logro del desarrollo libre y pleno de los individuos y los pueblos]. en suma. Serres explica así esta figura tomada de la física: ¿Qué es una dupla? ¿Cómo representarse ese acoplamiento de dos fuerzas opuestas que podemos bien llamar el motor que hace girar el círculo [de los estados] y. Comte había ya fundado su física social: Pero si bien la división del trabajo. una moral y otra física. en cada época. De aquí la necesidad absoluta de una acción continua. 309). por la naturaleza de las cosas.] Esos inconvenientes de la división del trabajo [aumento del individualismo] tienden. Figura elemental de la estática. (Comte. sino para designar en física social una cierta sucesión de estados del género humano que se efectúan según leyes determinadas. “Una serie creciente. 1826.18 En una de sus múltiples aplicaciones de esta “ley única”. el de la historia? La respuesta a esta cuestión parece decisiva. en una especie de eterno retorno. .

hacia un centro donde el calor.. dos fuerzas iguales y opuestas hacían equilibrio en la naturaleza humana.] La “primera” formulación de la pareja estática/dinámica en física ha sido atribuida a Leibniz. Su generalidad racional es vecina de su primitivismo metafórico. 16 . con el tiempo. 1995. como un futuro. (Serres. de los sistemas contemporáneos. 142). En todo. Dichas fuerzas debieron lanzar el círculo más amplio. pero la religión se reencuentra otra vez delante de nosotros. Así mismo. después del enfriamiento y posterior demolición de las masas. tan generales que expresan el absoluto de sus necesidades y la totalidad de los problemas que ella debe resolver. En esta mezcla de ciencia y arquetipología reside mucha de la “popularidad” del sistema comtiano y la posibilidad de difundir su “religión de la humanidad”.con una potente constelación arcaica. Ciclo que Comte comienza por establecer desde las ciencias y culmina al arribar a una cosmogonía que raya con lo mitológico. Gracias al tiempo. de tal manera que el conjunto de las parejas del sistema se resume sobre ésta en una pareja general. a cuyo interior todas las parejas particulares y círculos regionales debieron. [Cursiva O. crece bajo el choque. desde el momento en que deviene positiva. 148). la historia de los hombres oscila como el sistema de Laplace en el espacio.] Esta ley de los tres estados de la materia tiene esto de sorprendente: que reagrupa en una sola encrucijada una experimentación física positiva y su expresión exacta -palabra reencontrada por múltiples avenidas del saber: física. El secreto de la filosofía de Comte. [. y talvez. (Serres. enciclopedia repetitiva. en el espacio-tiempo. agua y tierra organizados por el fuego. 16 y explicita el modo como el Progreso se subordina al Orden. tanto intelectual como social (Serres.19 inventa. y por embates recomenzados desde el origen. frenadas en su movimiento. 1995.. Esta metáfora de la rotación da cuenta del modo de funcionamiento de la relación entre estática y dinámica provisto por un tipo de física mecanicista.] la estática domina sobre la dinámica. las ciencias van del fetichismo vago hacia la ciencia rigurosa y dura. el positivismo recopila en ella los movimientos del mundo y la marcha de la historia. y el orden sobre el progreso. 1995. la filosofía positiva se balancea alrededor de invariantes.. traduciendo indefinidamente los mismos temas: ciclo de traducciones.] reside en esta invención de una genial simplicidad. astronomía y mecánica. muestra que el conjunto del mundo solar o un sistema de n cuerpos se refieren a un plano ecuatorial invariable. En la aurora de los tiempos.S. dado que el elemento fuego ordena allí los tres otros elementos: aire. 137).. desde lo gaseoso o inconsistente hacia lo sólido o consistente.[. Una vez más. [cursiva O. Prosigue Serres señalando nuevas conexiones entre relato filosófico y relato mítico: Porque Comte quiere cerrar en ciclo la cosmogonía por retornos relativamente regulares al horno nebuloso primitivo. de nuevo. luego la rotación sobre la traslación. dibujar los movimientos locales de la historia y del sistema que desde entonces conocemos.S.

Cfr. por fin. En efecto. En conexión y dependencia del factor de conocimiento.] En primer lugar. Queda. 1973. titulado “La antinomia de la razón pura” (A 406-A 567). [.... A esto se añadía un arte y una literatura cristianas. o como el campo experimental de la abstracción trascendental.20 Étienne Gilson ha propuesto otra aguda síntesis de la teoría comtiana que ayuda a aclarar las raíces de estos isomorfismos: [según Comte] si se toma una sociedad en un momento de su evolución. artística. constituía una clara prueba de la tesis: una doctrina revelada. en la raíz misma de cada grupo social se da un estado definido de conocimiento intelectual [.] Un grupo social está constituido esencialmente por familias unidas en la misma concepción intelectual del mundo. La cohesión ideológica de estas creencias se identifica con la cohesión social. aparece siempre un segundo factor: una determinada forma de gobierno político. había de traer consigo una teocracia en la que el papado regía al sacerdocio. explicada por la teología y recibida por la fe. [.17 [. viene estrictamente determinada por la comunidad de creencias en que se funda. animada desde dentro y a la vez conservada.. [El marxismo es su inverso doctrinal]: tal como el marxismo es un materialismo histórico. donde toma particularmente la forma de la antinomia entre lo condicionado y lo incondicionado. 18 de la mano de Serres y Canguilhem hay que concluir que Esto constituye el principio que Comte denomina estática social. y lo que Descartes había sido para el estadio metafísico en el siglo XVII? El mundo estaba esperando un profeta que anunciase la era última y final en que la Humanidad iba a vivir para siempre. por el mismo espíritu teológico.. 288-290). comercial e industrial. el sacerdocio a la Monarquía. el régimen político ha de expresar el cuerpo de creencias de que se origina. la cual conduce a demostrar que el sujeto empírico y el sujeto trascendental “coexisten en los mismos actos sin contradecirse” (A 541). con lo cual la estructura total de la sociedad medieval era posibilitada. ¿quién era el llamado a hacer por el estadio positivo en el siglo XIX lo que había hecho Santo Tomás de Aquino en la Edad Media por el estadio teológico.(Gilson.. Una prueba de esta relación de “espejo invertido” entre criticismo y positivismo es el modo como se halla presente en la Crítica de la razón pura la problemática de lo que acá he llamado tentativamente “bisagra bernardiana”: se trata de los desarrollos del capítulo 2 de l Libro Segundo de la Dialéctica Trascendental.. viene definida siempre por tres elementos fundamentales cuyas relaciones mutuas son inalterables. nacida de la mentalidad rectora y del régimen político. un tercer elemento que fluye de los otros dos: una civilización específicamente literaria. el gobierno es la mera reacción natural del todo sobre las partes. la Monarquía a la nobleza y así sucesivamente. por la que Comte profesaba una admiración romántica. Pues bien.] Ahora bien. como la cara empirista de una moneda cuyo reverso es el kantismo... que desemboca en la “Posibilidad de conciliar la causalid ad por la libertad con la ley universal de la necesidad de la naturaleza”. como el presupuesto implícito y recíproco de la filosofía crítica. el comtismo era un idealismo histórico en el cual la estructura total de una sociedad dada en un tiempo dado. si de la mano de Foucault se ha podido captar al “positivismo” como parte de una figura epistémica. y si el todo es la perspectiva intelectual común que enlaza a los miembros de la comunidad. especialmente desde A 528: 17 18 .] La Edad Media. Este segundo factor fluye del primero... como veremos enseguida.

Comte plantea una clasificación de las ciencias en la cual cada una de las llamadas “abstractas” es considerada según la historia efectiva del tratamiento dado a sus objetos. p. (KANT. La tarea abstracta. La pirámide de las ciencias Es mejor plantear este punto no en términos de autores. integrar y someter a un modelo mecánico de orden social perfecto. I. vida.21 Comte ha logrado. A. sociedad). plantas y animales y. les es asignada a los zoólogos y botanistas en tanto que determinan “el modo de existencia de cada cuerpo viviente en particular”. 37). particulares. «Observación final sobre la solución de las ideas matemático-trascendentales y advertencia preliminar sobre la solución de las ideas dinámico-trascendentales”. el desorden y el error que las ciencias de la vida y de la sociedad hacían cada vez más visibles tanto en el mundo natural como en el humano. . que se designan a veces bajo el nombre de ciencias naturales propiamente dichas y que consisten en la aplicación de esas leyes a la historia efectiva de los diferentes seres existentes” (Cours de Philosophie Positive. pues se trata de un proyecto que busca capturar lo vital bajo un orden racional. queda en manos de los fisiólogos a quienes corresponde estudiar “las leyes de la vida” y la tarea concreta. Las ciencias son compartimientos de hechos y leyes que ya de alguna manera se presentan como compartimentados en la naturaleza. descriptivas. soportan un tratamiento de las ciencias que es más tradicional que problemático. Como si en este punto viviera su doble vocación: reconocer la importancia del orden introducido por los historiadores naturales al clasificar los seres vivos. la localización de tal pensamiento como subsidiario del estudio de las leyes que ordenan abstractamente todos los casos posibles. el elogio del pensamiento clasificador como “la expresión filosófica de la ciencia” misma. L. las otras concretas. general. generales.3. Paláu lo presenta así: “En la Lección 2ª. “las unas abstractas. 460-463ss). y por otro lado. 26). la solución comtiana a la brecha entre la positividad racional y la positividad experimental mantiene un carácter ambivalente. el positivismo franqueó sin duda el Rubicón epistémico hacia las ciencias biológicas. del Cours Comte distingue dos tipos de ciencias naturales. 1787. Se percibe acá claramente la doble posición de Comte: por un lado. “histórica” real. (Paláu. que tienen por objeto el descubrimiento de las leyes que rigen las diversas clases de fenómenos. La inmediatez de los objetos percibidos (mundo inerte. comprender también la existencia de leyes de la Vida misma que trascienden la existencia singular de los seres vivientes y que permiten la manifestación de un Orden de la Vida en su lucha contra la Muerte. La fisiología es la base r acional de la zoología y la botánica. 1981a. considerando todos los casos que se pueden concebir. sino de conceptos: de un lado. T. a diferencia de Destutt y de Cousin. pero de otro. Mirando hacia el pasado y existiendo en el presente de las ciencias biológicas de su época. 4.

(Legrand. Mas de Maistre era un puro ideólogo. porque la observación de lo hechos debe tener allí un lugar preponderante. antropo-lógica. H. Pero hay dominios donde el método inductivo debe tener la preferencia. La política y la sociología constituyen uno de de esos dominios. 20: “Bonald estaba convencido de que esta Metafísica social. Spencer tenía razón: ¿con qué derecho. 19 . 1988. Por tanto ciñámonos a las ciencias abstractas y eliminemos las demás como inadecuadas para una síntesis filosófica. nos perderíamos en el carácter heterogéneo de la realidad. de ahí que las demás ciencias hayan sido descubiertas antes que la Sociología. el vizconde Louis de Bonald (1754-1840). la Botánica y la Zoología. 100). El conocimiento positivo de las sociedades. Spencer protestó en su libro La clasificación de las ciencias [1864] contra el „carácter antropocéntrico de la clasificación de Comte‟. la Física. por ejemplo. la Astronomía.22 Según los historiadores citados. con la certeza de no pasar por alto el fundamental. objeto de tal théorie du pouvoir. ciencia “que muestra. en cambio. p. Para hacer una síntesis subjetiva del conocimiento positivo.sino que muestra cómo Dios está presente a la sociedad humana y la gobierna por las leyes del orden social”. como la Mineralogía. Estas ciencias versan sobre leyes. 6970). según un estudioso reciente de su obra. Las consecuencias de la interpretación subjetiva de la ciencia en la doctrina de Comte son simplemente sorprendentes. el tradicionalismo también proporcionó a Comte la clasificación ascendente de las disciplinas. o al menos la idea de una pirámide destinada a resolverse en una ciencia-síntesis “subjetiva”. esto es. 443)”. sin duda. si quisiésemos explicarnos las ciencias concretas. Sur la pensée. y el descuido del cual ha sido objeto a menudo es el signo de una timidez intelectual que degenera muchas veces en escepticismo y esterilidad. presupone el conocimiento positivo de todos los demás hechos.19 Un filósofo tradicionalista contemporáneo de Comte. es la verdadera filosofía que viene a compendiar y culminar la Metafísica racionalista de corte espiritualista que él admira. títulos que no se pueden desconocer impunemente. De Maist re: “De Maistre era de la clase de espíritus deductivos. Así resulta que la ciencia misma nos invita a unificar el conocimiento positivo desde el punto de vista de la Humanidad. III. parece no haberse sabido separar siempre de un desdeño lamentable por las ciencias de obs ervación”. la vida social humana es el único hecho desde el que se pueden mirar todos los demás. Por supuesto que desde el punto de vista de la ciencia misma esta era una decisión arbitraria. y por la misma razón. El procedimiento deductivo tiene. constituiría el tema central de reflexión en el siglo que estaba comenzando: “Estas consideraciones sublimes sobre el orden social. Malebranche y Spinoza. en nombre de la ciencia. la Biología y la Sociología. había ya propuesto una “Metafísica social” -con conexiones paradójicas con el positivismo-. la metafísica o la geometría. antropocéntrica. van a ser la ocupación del siglo entrante del mismo modo que las consideraciones sobre el orden físico y las investigaciones sobre la naturaleza de los cuerpos han sido el objeto principal de los estudios en el siglo que acaba” (Bonald. En todas. no cómo la sociedad humana está en Dios -eso ya lo habían hecho las filosofías de Descartes. no sobre cosas. Pero entonces. fuese la ciencia del hombre. se eliminaba a la mitad de las Un neotomista de comienzos de siglo XX se expresaba así del método de M.20 ¿No sería ésta la vía posible para cualquier proyecto de filosofía cristiana de la época? De nuevo es Gilson quien nos proporciona un fino trazo analítico: Comte insistió en el hecho de que la más joven de las ciencias. la Sociología. Es de rigor su uso predominante o exclusivo en ciertas ciencias. 1900. empezó Comte por reducirlo a las que él llamó ciencias teoréticas y abstractas: la Matemática. (Mugica. la Química. al ser el más complejo de todos los hechos. su uso es legítimo.

conocimiento científico y conocimiento filosófico. Der Ursprung des Soziologie aus dem Geist der Restauration. Paris. para quien Bonald es un creyente cristiano y no un positivista tradicionalista. SPAEMANN. Lasky [LASKY. el carácter de precursor de la Action Française que Bonald tuvo. una relación/distinción entre conocimiento común. A. y su jerarquización de las ciencias bajo una “ciencia de ciencias” ¿habrá de extrañarnos que se vaya perfilando una solución teórica similar a la que había tendido puentes paradójicos entre el tradicionalismo de Lamennais. 1959]. (1944). a pesar del sorprendente paralelismo formal entre ambos pensamientos. y al tercero. sin embargo. ¿cómo se la podrá convertir en Filosofía? [. singulares de las ciencia s positivas. las ciencias de síntesis. Esto explica por qué resulta fácil “positivizar” su pensamiento. al segundo. las ciencias filosóficas o especulativas en donde se situarían ciertas verdades generales. la doctrine politique. metafísicas o teóricas. R. pero en el fondo es bastante sustancial. Por otro lado. que “su funcionalización filosófica del Cristianismo se acerca ya a la funcionalización positivista y con ello a su supresión -Aufhebung-”. 302-303). Este tema ciertamente no es fácil y habrá que volver más sobre él”. H. 297-298). Por desgracia. V. Bonald fue objeto de una “lectura” positivista por parte de Saint Simon. H. The Journal of the History of Ideas. A tal operación la llamó Comte de “regeneración” de la ciencia. R.. de Bonald y de Maistre y el positivismo de Augusto Comte?21 Un rastreo documental que no podemos reproducir acá. señala. que opera sobre la base de que el universo entero está constituido analógicamente -la imagen que emplea Bonald es la de círculos concéntricos-. por lo demás. 1916]. las verdades empíricas.] La consecuencia era que cada una de las ciencias fundamentales había de reorganizarse desde dentro para acomodarse a las necesidades del filósofo.. 1918]. También Spaemann ha señalado que “la funcionalización social de la idea de Dios es el eje de la disolución de la metafísica como philosophia prima mediante la teoría de la sociedad” [Cfr. asignando al primero el ámbito de las verdades “evidentes para todo hombre en cuanto racional”. Maurras.1998. 312). Comte y el conservadurismo positivista de Ch.23 ciencias en beneficio de la otra mitad? Pero Comte tampoco pensaba mal: si no se hace nada en la ciencia. análogamente. Múgica. Vol. nos permite aseverar que en esta coyuntura epistémica –tanto para el centro como para la periferia. la presencia de ciertas características de la epistéme racional en el concepto bonaldiano de nature: “La aplicación del análisis a la naturaleza a la sociedad da como resultado la lógica simbólico-social de las „personas sociales‟. Kösel Verlag... afirma. p. 315]. De Bonald. una lógica. la vie. como constatación empírica. Sin que Mugica haya utilizado el análisis arqueológico de Foucault. 1988. está presente en toda su obra”. “De Bonald and the concept of the social group”. Moulinié lo ha señalado certeramente en su monografía sobre Bonald [MOULINIÉ. Si se tiene en cuenta la reivindicación histórica de la Edad Media que permite a Comte proponer una teoría del progreso. Nisbet ha advertido también [NISBET. Alcan.estas metafísicas científico-ideológicas terminan por asumir. New Haven. Múgica ha afirmado. con ello pretendía causar un renacimiento de la ciencia por infusión de una dosis de espíritu subjetivo. 1938. Esta idea de mathesis universalis. la carrière. Authority in the Modern State. de lenguaje perfecto y cálculo metafísico.. Spaemann. De hecho -históricamente.(Gilson. (Mugica. München. 21 . las ciencias así regeneradas subjetivamente parecían tan extrañas que los científicos no conseguían ver en ellas una traza positiva nueva. sin resolver del todo la cuestión: “La diferencia entre Bonald y Comte inicialmente puede parecer de matiz. lo mismo que H.

es la reconstitución del campo de saber bajo la figura epistemológica crítico-positivista-. la “epistéme experimental” o “del Hombre”. no creo descabellado. optando por fundarlo todo en los saberes biológicos y sociales -o mejor. por ejemplo. realidad/apariencia. en los saberes sociales de fundamento biológico. mutable/inmutable. LA EPISTÉME MODERNA EN COLOMBIA (HIPÓTESIS PARA FUTUROS TRABAJOS) Si se admite la posibilidad de tales vínculos.24 Estos elementos. Y lo que expresan estas duplas conceptuales subjetivo/objetivo. 5. estática/dinámica. Así pues. permiten sustentar la existencia de un isomorfismo epistémico entre el tradicionalismo. a nivel del método. Y se muestra que ello se hizo sobre el surco de la tensión positivismo-criticismo-escatología. pudo formular sobre ellas una teoría de la historia -“historia del espíritu humano”. a diversas maneras de actualizarse en contenidos: ello explicaría. Se puede arriesgar la hipótesis de que el isomorfismo fundamental entre el . sucedáneas y combinatorias. que se resuelven en una metafísica escatológica. el positivismo y otras “filosofías” coetáneas que habrían compartido una problemática común: la necesidad de construir una doctrina sobre el hombre que pudiese resolver. mas una política social anclada sobre la dupla orden/progreso y una ética fundada en la primacía de los deberes sobre los derechos. cómo Comte al asociar la distinción epistemológica subjetivo/objetivo a la pareja metafísica inmutable/mutable.y “el punto de vista histórico” -positivo y subjetivo-. lo que debe entenderse acá como isomorfismo epistémico es el modo en que este juego de duplas constituyó una especie de matriz que pudo dar lugar a multiformes modos de manifestación. si se acepta la caracterización del positivismo no como “comtismo” sino como parte de esa figura epistemológica signada por una coincidentia opositorum: un “racionalismo del sujeto” y un “empirismo del objeto”. así sean sumarios. tratando a la vez de desplazar y de relocalizar los elementos de la configuración racional. comenzar a rastrear algunas analogías verosímiles entre los proyectos tradicionalistas y los comtianos respecto al tradicionalismo de Miguel Antonio Caro en Colombia. las tensiones entre “el punto de vista dogmático” racional y objetivo.a partir de la dupla estática/dinámica. y sus análogas. a estas alturas de la descripción. relativo/absoluto.

Cfr. nota 3. una “bisagra balmesiana” apoyada esta vez en la distinción apariencia/realidad. Beauchesne. „apartó los principales obstáculos que se oponían al gran advenimiento colectivo de la edificación del saber y a la explicación científica del mundo” ( CHEVALIER. no se debe olvidar que su cultura histórica y sociológica le evitó caer en los errores del “cientificismo”. lo cual tuvo un efecto paradójico: buscando salvar racionalmente la religión. consiste en que los tres reposan sobre una doctrina de la naturaleza del entendimiento humano -que hace las veces de “estática” o elemento perman ente. Histoire de la pensée.. cuya preocupación por respetar la autonomía de la filosofía frente a la ciencia obliga a matizar el juicio que se está tentado a establecer respecto a él (que se transparenta demasiado en los excesos de quienes se proclaman sus seguidores).. para bien obrar. alzándose contra la „extraña preponderancia mantenida durante más de un siglo por la célebre aberración biológica de Descartes. JeanMarie. A. BERNARD (Introduction à la médecine expérimentale). p. lejos de ser sinónimo de oscurantismo. y la historia de las religiones. 1956. aunque con signo inverso. Por su parte. el principio lógico de contradicción y en la ciencia geométrica. nos hacen falta obras donde se trate del alma en relación con los órganos y de los órganos con relación al alma. Comte. Herder.que se despliega en una teoría a la vez teleológica y circular de la historia -que obra como una “dinámica” o elemento cambiante. Curso de Filosofía Tomista. -¿la “bisagra carista”?. 1180. respecto al automatismo animal‟ ( COMTE. hace falta. A este propósito. hay en Bonald cierto aprecio a Descartes.] Escuchad esta frase del Vizconde: „Los unos han tratado el alma. la tradición colonial española. A. 1965]. dupla isomorfa de la de estática/dinámica. positive. de igual modo que lo hizo el comtismo. el había comprendido que la Edad Media. T.:] La filosofía católica debió errar por no pocos caminos aventurados antes de retomar la vía tradicional y progresiva a la vez del neotomismo donde León XIII la confirmaría. por haber evitado el materialismo. Barcelona. 1842. rechazó el empleo del mecanicismo cartesiano en biología. nos permitiría leer también el neotomismo a la luz de esta relación profunda entre “criticismo”. Y si la hipótesis es plausible. p. asimismo.y que. construida sobre la base del “primer principio”. los unos han tratado de la religión. Jaime Balmes..25 tradicionalismo teológico francés. podría encontrarse en otro autor católico muy usado en Colombia por esta época. los otros de los órganos. los tres “sistemas” se vieron abocados a elaborar una teoría o doctrina de la religión como correlato de las doctrinas sobre la marcha del espíritu humano hacia la ciencia. 22 Un manual tomista contemporáneo trae esta significativa nota sobre el positivismo: “Habría mucho qué decir respecto al exceso de las apreciaciones relativas a A. pero tomando pie en los saberes filológicos. el proyecto tradicionalista debió acuñar una teoría científica de la religión o de lo religioso. Así. Cours de philos. J. 142). se sitúa en la línea de A. supo hacer una apreciación de la Edad Media mucho más objetiva que la muchos historiadores de su tiempo. en efecto. el “neotomista social” de 1900 escribe. Flammarion. AUBERT.. a propósito del pensamiento social de Bonald: “[Por demás.. VI. [. 819). p. así. Caro opta por construir su solución sobre la dupla ciencia/poesía. desemboca en una escatología que toma la forma de una teoría de la religión: en efecto. señalemos que la equilibrada obra del gran biólogo C. en la ciencia de la sociedad. en última instancia. II. Tomo IV: Filosofía de la Naturaleza. Ello tal vez permitiría entender cómo un tradicionalismo como el de M. tratar de la política en la religión y de la religión en la política‟. ¿No percibís allí vosotros la idea maestra del 22 .. profesor de la Universidad de Estrasburgo. los otros de la política.. Comte. “positivismo” y “escatología” que Foucault ha exhumado. [Primera edición: Paris. T. el tradicionalismo literario del colombiano y el positivismo de Comte. Asimismo. Propedéutica para una visión cristiana del mundo. [19701].

el cambio epistémico en Europa arrastró de modo prácticamente simultáneo a las ciencias de la vida. bien secundados por la intelectualidad neotomista. 1900. la precariedad de las condiciones sociales y técnicas para poner en obra una verdadera infraestructura científica y experimental en el país. visiblemente.. 74.. En todo caso podría adelantarse una cauta hipótesis para Colombia. la fisiología de ese cuerpo social convertirse en objeto de una ciencia nueva. el trabajo y el lenguaje. ya podemos afirmar con mayor seguridad que esta mutación epistémica se dio en Colombia. neotomismo actual? [. En cambio. Lo cierto es que recién iniciado el siglo XX. como discurso hegemónico y totalizador de saber y poder durante la primera mitad del siglo XIX. la anatomía. sobre la vía del Lenguaje. y es que dado. fue la que marcó la inflexión epistémica. Caro y su grupo de conservadores filólogos hispanizantes se convirtieron en una fuerza decisiva en la política colombiana de fin de siglo XIX. Por otra parte. y formar una capa estable de científicos y médicos especializados y de rango investigativo -proceso que vendrá a cuajar a medias hacia fines del siglo XIX y de forma más definitiva apenas hacia la década de 1920.. es explicable que la más visible de las rupturas se haya dado en ese terreno. máxime cuando Miguel A.] Veis allí la idea del cuerpo social dominar poco a poco la idea de individuo. los médicos ya compartían –y disputaban. .. con la publicación del famoso Curso de Filosofía Experimental conteniendo el texto de Bernard. y en particular de la Ideología. ante todo como discursos estratégicos con fines políticos e ideológicos.26 Si creemos a la investigación de Les mots et les choses.el lugar de autoridad de saber con los filólogos. por el salto de la Gramática General a la Filología. parece que esta fecha de 1883. y la composición. por una parte. y en muy poco tiempo los desplazaron: hacia 1920 ya era a ellos a quienes se dirigían las miradas para saber cómo “enfrentar la degeneración de la raza colombiana”. [.]”. 75). Y en lo que respecta a la Biología. autorizan a pensar que el proceso de consolidación de los saberes biológicos tuvo su propio ritmo. no sabemos prácticamente nada sobre cómo y en donde detectar el giro hacia la Economía Política. el peso epistémico de la Gramática General. que deberá ser examinado. (Legrand. Y si la “Cuestión Textos” fue la manifestación local de la crisis de la configuración racional. proceso en el cual se también se incorporaron algunos discursos de la Fisiología y la medicina experimental. y sus respuestas dieron lugar a un nuevo tipo de querella de textos.

p. (1870) “Informe del señor Ancízar”. 279-355 CANGUILHEM. Religión. Madrid. 6. T. Miguel Antonio. 306396. Siglo XXI CANGUILHEM. n° 242. p. Obras. Pedagogía. p.A. Georges. 599-618. Claude. Anales de la Universidad Nacional de los Estados Unidos de Colombia. Bogotá. et al. BIBLIOGRAFÍA ANCÍZAR. es que éste no fue un hecho aislado o secundario.. Miguel Antonio. 429-556. I: Filosofía. Bogotá. Anales de la Universidad Nacional de los Estados Unidos de Colombia. (1846) Filosofía Fundamental. I. . 1948. Tiempo Contemporáneo. Jaime. En: Obras completas. 122-147. (1870) “Informe sobre los “Elementos de Ideología” de Tracy”. En: Lo normal y lo patológico. Critique. Georges.27 Lo que a mi ver muestran estos vasos comunicantes entre las escuelas en cuestión. (1966) “Claude Bernard y la patología experimental”. limitado a la reacción de ciertos intelectuales católicos frente a necesidades apologéticas coyunturales: el postulado positivista sobre la continuidad entre “experiencia ordinaria”. Manuel. “experiencia científica” y “síntesis filosofía” parece ser la clave de todas estas filosofías que trataron de escapar del “kantismo” sin poder abandonar tampoco el “cartesianismo”. Bogotá. 1962. 300 BALMES. (1856) “Tratado del raciocinio experimental”. [Versión castellana en BURGELIN. P. 1883 p. (1967) “¿Mort de l‟homme ou épuisement du Cogito?”. Análisis de Michel Foucault. Buenos Aires. En: Curso de Filosofía Experimental traducido en castellano por César C. de Medardo Rivas. director que fue de Instrucción Pública en los Estados Unidos de Colombia. Tomo II. nº 22. Publicado también en: CARO. B. y ante la necesidad de elaborar una comparación exhaustiva entre las obras de estos pensadores -y como hipótesis para abordar en un futuro ese trabajo tan necesario como dispendioso-. pp. Bogotá. tomo IV. sólo ha sido posible atreverse a señalar algunos isomorfismos y dimorfismos a nivel arqueológico. para avanzar en futuras investigaciones sobre estos proyectos intelectuales cuyas divergencias estratégicas parece que pueden iluminarse a partir de ciertas convergencias del campo epistémico en donde ellos se hicieron posibles.C. CARO. p. Instituto Caro y Cuervo. BERNARD. 298. IV. T.. Pero es mejor detenerse en este peligroso punto. Guzmán. En este corto espacio. México.

LEBRUN. (1787) Crítica de la razón pura. Siglo XXI . (cit. En: Du pouvoir spirituel. [versión castellana de The unity of philosophical experience. E. A.E. Madrid. México. (1988) Joseph de Maistre. Canada: McGill-Queen‟s University Press. Immanuel. R. Nº 112. Gallimard. Pluriel. COMTE. Imprenta Nacional. Bachelier. présenté et annoté par Pierre Arnaud). James. Michel. En: Obras Completas. (1938) La unidad de la experiencia filosófica. La théorie du savoir dans la philosophie d’Auguste Comte. Dordrecht/Boston/Lancaster. Paris. (Choix de textes établi.C.. 1969. KANT. 1998. Étienne. Michel (1966) Les mots et les choses. (1969) L’archeologie du savoir. Bogotá. Siglo XXI. M. Appleton y Cia. 1981a. (1878) Director de los Institutos de Maestros de Nueva York. New York. tome I. KREMER-MARIETTI. El Buho. Paris. Angèle (1970) (Présentation. Alcan. Alfaguara. An intellectual militant. JARAMILLO URIBE. HEAD. Éditions Seghers. (1826) “Considérations sur le pouvoir spirituel”. M. (1830) Cours de philosophie positive. (1997) Positivismo y tradicionalismo en Colombia.28 CARRASQUILLA. GILSON. (1916) “Sobre el modernismo”. COMTE. 1942) FOUCAULT. Richard A. F. Brian William (1985) Ideology and Social Science. 1979. 28). González). Bogotá. (Selección de textos e introducción de J . 1830-1845. FOUCAULT. Temis. Martinus Nijhoff Publishers.. (Traducción Aurora Rivas). Paris. International Archives of the History of Ideas. choix de textes. México. 1978. Paris. (Traducción de Pedro Ribas). Nueva York.E. (En versión castellana esta recopilación fue publicada como: Primeros ensayos. Auguste Comte et la théorie sociale du positivisme. Paris.1978. Tomo I. Bogotá. GONZÁLEZ ROJAS. 1973. Destutt de Tracy and French Liberalism.. . 1881. por PALÁU. Rialp. JOHONNOT. Principios y práctica de la enseñanza. Auguste. Paris. Jaime. (1964) El pensamiento colombiano en el siglo XIX. (1928) Préface à: UTA. bio-bibliographie). Jorge Enrique. México. Madrid. Scribner‟s Sons] GOBLOT. Gallimard (Traducción castellana Elsa Cecilia Frost).

“Gramática. Publicado originalmente como: MERCIER. Oscar (2005). . Georges. SALDARRIAGA. Pamplona. 41-59. “Nova et Vetera. Revue Néoscolastique de Philosophie. (1891) Rapport sur les Études supérieures de philosophie présenté au Congrés de Malines le 9 septembre 1891. PALÁU. Première partie: L‟être. p. p. Madrid. 60-76. 8 (17). Facultad de Ciencias Sociales.P. Vol. (1900) “Deux précurseurs de l‟idée sociale catholique”. LAFAGE. o de cómo fue apropiada la filosofía neotomista en Colombia. Universidad Javeriana. MERCIER. p. En: MARQUÍNEZ. I. Informe de síntesis del Proyecto “Los métodos positivistas en Colombia”. SALAZAR RAMOS. Luis Alfonso (1981a) “Frenología.. [1913 4]. 1868-1930 (Catolicismo. SALDARRIAGA VÉLEZ. La filosofía en el siglo XIX. Franck. (1981b)“Significación de la “Ley de los tres estados” de Augusto Comte”. Université catholique de Louvain. Germán et al. No. III. ciencia o ideología? ». Roberto J. D. Polleunis et Ceuterick. Memoria y Sociedad. La filosofía en Colombia. Paris: L‟Harmattan. Oscar. (1892) “La definición filosófica de la vida”. Revista de Extensión Cultural-Universidad Nacional. MERCIER. J. (mayo) PALÁU. Luis Alfonso. Métaphysique générale. édité par des Professeurs de l’Institut supérieur de Philosophie de l’Université de Louvain. Louvain. (2006a) « El positivismo : ¿Filosofía. (Madrid. Louvain. D. 187-188. Filosofía y sociedad en el pensamiento de Louis de Bonald (1754-1840).S. MERCIER. Medellín. EUNSA. (1992) “Romanticismo y Positivismo”. § 1. Tesis doctoral. El Buho. p. La définition philosohique de la vie (extrait de la Revue des questions scientifiques). epistemología e historia en la obra d e Augusto Comte”.29 LEGRAND. Itinéraire intellectuel d‟un théologien de la politique. Jorro. p. (1988) Le comte Joseph de Maistre (1753-1821). En: D. Medellín. Universidad Autónoma Latinoamericana. epistemología y pedagogía en el Siglo XIX: la polémica colombiana sobre los Elementos de Ideología de Destutt de Tracy (1870)”. Bogotá. 11. 1892. Educación y Modernidad desde un país poscolonial latinoamericano). Luis Fernando. MERCIER. [Hay versión castellana del P. Sociología. Besalú. 1927. Bruxelles. 443. 6. Oscar (2004). No. (1988) Tradición y Revolución. et al. D. 1904. Luis Gili. 432] MUGICA. (1903) Traité élémentaire de Philosophie à l’usage des classes.-J. D. SALDARRIAGA VÉLEZ.

London. (1946) L’épistémologie thomiste. VAN RIET. Universidad Javeriana. Éloge de la philosophie en langue française.P. Kenneth.S. F. (2006b). . Trench. Kegan Paul. John (1891). I. Louvain. (1976) Auguste Comte. Trubner and Co. Oscar.C.E.30 SALDARRIAGA. Los fundamentos de la sociología. “Positivismo y Catolicismo en Colombia. THOMPSON. SERRES. Facultad de Ciencias Sociales. Georges. México. Fayard. Los “realismos de Jaime Balmes y Miguel Antonio Caro”. STUART MILL. Auguste Comte and positivism. Michel (1995). Informe final del Proyecto “Los Métodos positivistas en Colombia”. Paris.