Adversus: Foucault-Laclau-Bataille-Benjamin Pérez Soto, Carlos - Autor/a; Santiago de Chile U.

ARCIS, Universidad de Arte y Ciencias Sociales, Departamento de Investigación 1997

Titulo Autor(es) Lugar Editorial/Editor Fecha Colección

Filosofía; Epistemología; Teoría crítica; Foucault, Michel ; Laclau, Ernesto ; Benjamin, Walter; Bataille, Georges; Política; Doc. de trabajo / Informes http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/Chile/di-uarcis/20120919103541/adversus.pdf Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.0 Genérica http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/deed.es

Temas

Tipo de documento URL Licencia

Segui buscando en la Red de Bibliotecas Virtuales de CLACSO http://biblioteca.clacso.edu.ar

Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) Conselho Latino-americano de Ciências Sociais (CLACSO) Latin American Council of Social Sciences (CLACSO) www.clacso.edu.ar

Adversus
Foucault-Laclau-Bataille-Benjamin
Carlos Pérez Soto Profesor de Estado en Física Universidad ARCIS Noviembre 1997

A. Introducción
Los textos que siguen han surgido de las innumera les discusiones que se dan cada semana! formal e informalmente! en nuestra Universidad ARCIS! en torno a la o ra de ese gru"o heterog#neo $ sutil de "ensadores que! malamente! se suele llamar %"ost modernos&' Si ha$ algo que estos "ensadores tienen en com(n! adem)s de su gran #xito en la industria editorial que hace "resa de los acad#micos m)s sofisticados! es su significativa "resencia en el "ensamiento crítico en Chile! so re todo en los )m itos de la Filosofía! la Sociología $ la Crítica Cultural' Son textos contingentes! surgidos al calor de la discusi*n! "ara ser discutidos' Son textos "rovisorios! "or lo tanto! escritos como "rovocaciones $! tam i#n! en el "roceso de una ela oraci*n m)s am"lia' +ui,)s! al estilo de las modas im"erantes! se "odría decir que son textos fragmentarios! ensa$ísticos! vivos! locales! "ara )m itos acotados! "ara discusiones acotadas' Pero decir esto sería qui,)s una concesi*n excesiva al estilo que quieren criticar! so re todo "orque! como se ver) f)cilmente! contienen un "unto de vista mu$ le-ano a estas modas! $ a sus "retenciones' El texto en torno a %Las Pala ras $ las Cosas&! de .ichel Foucault! es "roducto de las discusiones en un Seminario so re este tema! efectuado en Enero de /001! en el marco del 2aller de E"istemología! de la Universidad ARCIS' El artículo so re Ernesto Laclau fue escrito a "ro"*sito de sus ex"osiciones en el Post 2ítulo de Crítica Cultural de ARCIS' Los otros textos! m)s reves! son reflexiones enmarcadas en las discusiones del 2aller de 3iscusi*n del Programa de 2eorías Críticas del Centro de Investigaciones Sociales de ARCIS' La modalidad de de ate "( lico e intenso que "ro"ongo! quiere crear un "recedente so re la "osi ilidad de discutir en un medio intelectual que se caracteri,a "or la omisi*n! "or la elegancia florida! "or el extremo cuidado! que! demasiado frecuentemente! ahoga las ideas' Se "odr) com"ro ar en los textos que siguen que no siem"re he sido mu$ elegante! ni cuidadoso de las formas! $ que en general he "referido la violencia argumental al mero intercam io de cortesías! o de legitimaciones mutuas' +uiero "ro"oner con esta modalidad un estilo de de ate en que lo que cuenta en esencia no es! al menos en el "rimer "lano! el "oder acad#mico! los su"uestos de la moda! o el cuidado "or el qu# dir)n erudito' Un estilo en que ni re"resalias! ni

la hi"ocresía de los sentimientos heridos! ni la lucha de facciones de "oder acad#mico! se im"ongan! al menos en el "rimer "lano! en una discusi*n )s"era $ sin contem"laciones' Carlos P#re, Soto Profesor de Estado en Física Santiago! /4 de 5oviem re de /001'6

B. Foucault !"as #alabras $ las cosas%
&' un a#artado sobre (ant)
7ago en este texto una serie de críticas a la o ra %Las "ala ras $ las cosas& 8 / 9! de .ichel Foucault! $ "ro"ongo! a "artir de ellas! algunas ideas que afectan a los fundamentos del cam"o intelectual franc#s en que se inscri e' Por la gran influencia que esta o ra! $ los intelectuales que "ueden ser llamados "ost estructuralistas! tienen en el e-ercicio de la reflexi*n en nuestro "aís! creo que estas críticas "ueden tener cierta relevancia "olítico acad#mica! $ de en ser entendidas entonces como "arte de una larga! fragmentaria $ soterrada "ol#mica! a cu$a ex"licitaci*n quiero contri uir'

1. "a cr*tica debe ser #osible
2engo que em"e,ar! casi como si quisiera mostrar consecuencia con lo dicho en la Introducci*n! con un "unto "articularmente "ol#mico' A lo largo de nuestras discusiones una de las "rinci"ales %dificultades&! que hacía tortuosos los avances $ retrocesos! es la ha ilidad de Sergio "ara deconstruir constantemente el terreno de la discusi*n' Creo que esta ha ilidad es "erfectamente consistente con las "osturas que quiere defender $! en realidad! es difícil res"onder a ella "orque est) asociada a los temas centrales desde los cuales argumenta' Esto hace que este "rimer "unto! acerca de si la discusi*n es realmente "osi le o no! 8m)s all) de si es desea le o conveniente9 se "rolongue a lo largo de todo el de ate' +uiero! sin em argo! "or ahora! esta lecer un "unto de "artida "rovisorio! que ace"to desde $a que "uede ser #l mismo "uesto luego en discusi*n' El "unto de "artida que quiero "ro"oner es! sim"lemente! que la crítica de e ser "osi le' : no me refiero con esto al sim"le hecho de que de toda discusi*n! sea coherente o no! "ueden surgir efectos "olíticos! o sugerencias que "ermitan el desarrollo de las ideas' 5i me refiero a la sim"le constataci*n! elemental entre intelectuales! de que discutir es "referi le a no hacerlo' Lo que "ro"ongo! m)s all)! es que de emos esta lecer un cam"o de de ate en que se recono,ca la "osi ilidad de argumentar con coherencia! en el marco de tradiciones intelectuales que "ro"orcionan consensos mínimos! en que el arte del de ate se centre en los contenidos $ no meramente en las formas! en que ha$a criterios com"artidos "ara esta lecer cuando un argumento es via le $ cuando se "uede considerar refutado de manera l*gica! o deconstruido de manera "r)ctica'
1
+ic,el Foucault - !"as #alabras $ las cosas% &19..) /d. Si0lo 11I +é2ico 1993.

3esde luego de emos asumir que toda crítica tiene un %"unto de vista&' Incluso las que intentan eludir esta sim"le constataci*n "or la auto vigilancia o sesiva $ la deconstrucci*n "ermanente de sus "ro"ios fundamentos' Sin em argo! no "odemos creer que el tener un %"unto de vista& invalida a la crítica' Lo contrario im"licaría creer que "uede ha er críticas o -etivas! neutras! o que nunca se "uede criticar nada' Es necesario creer que la crítica interna! que com"ara al texto con sus "ro"ias "retensiones! es "osi le' :! si se trata de una crítica realmente interna! de emos! en lo "osi le! atenernos al texto como tal! sin eludir lo que el autor dice a"elando a lo que quiso decir! sin uscar en otros textos lo que no di-o en este! sin -ustificar en el contexto lo que no se sostiene en el texto' El "ro lema aquí es qu# es una crítica interna' 3esde luego que se "uede intentar hacer un -uicio so re el con-unto de una o ra! %com"ensando& unas "artes con otras! o so re el con-unto de un autor! a"elando a sus "r)cticas! a sus declaraciones informales! "ara tratar de entender lo que sus textos formales no dicen o! incluso! un -uicio so re un cam"o cultural! o una #"oca! "ara tratar de com"render lo que en los textos nos "arece difícil o invia le' Pero todas estas estrategias! que nunca "ueden li rarse de la sos"echa de estar al servicio del "anegírico! o de la adhesi*n "artidaria! s*lo tienen el "ernicioso efecto de im"edir el intercam io de argumentos en torno al contenido como tal' El desafío que la crítica interna "lantea a un texto es si se sostiene en sus "ro"ias "retensiones' Luego! si no lo hace! se "odr) -ustificar desde otros lugares o conveniencias' :! en la medida en que esos otros lugares suelen ser mu$ relevantes "ara la discusi*n! "or su"uesto que la crítica interna no es ni definitiva! ni demoledora' Siem"re el contexto -ustifica al texto' Creer lo contrario sería entregarse al "reciosismo de adorar la letra sin mirar la realidad que la sostiene' Pero es un serio desafío' Por cierto "ara los que crean que es en la letra donde se -uega todo! es decir! que la "ala ra es su "ro"io sustento' Pero! tam i#n "ara los que creen que la argumentaci*n es efectivamente un modo de avan,ar en la discusi*n te*rica' Pero la com"araci*n de los argumentos de un texto res"ecto de sus "ro"ias "retensiones de e o"erar so re el fondo de los consensos mínimos alcan,ados en las disci"linas' Lo contrario sería creer que existe una coherencia interna "ura! sin referente! o que nunca "uede examinarse la coherencia de nada' A(n el intento de vigilar los eternos su"uestos de las disci"linas! de moverse o sesivamente en los m)rgenes! $ esta lecer el tiroteo desde la trasgresi*n! de e o"erar! o"era de hecho! so re la ase de sa eres mínimos! com"artidos! que hacen que la discusi*n "ueda fluir como discusi*n! $ no como mero intercam io ret*rico de significantes que ni siquiera significantean' Lo que se su"one que di-o Arist*teles! o ;ant! siem"re "uede ser revisado o! incluso! su vertido! "ero ha$ un límite m)s all) del cual o sim"lemente estamos inventando argumentos nuevos! usando a los autores nada m)s que como legitimaci*n! o sim"lemente estamos intercam iando ignorancias' Por cierto se "uede defender la idea de que $a Arist*teles ha centrado su o ra en el Es"íritu A soluto! o ha defendido de manera enf)tica la o"ini*n atomista! o que es un fil*sofo de lo fragmentario $ lo trasgresor' Pero! o no se ve "or qu# invocar a Arist*teles a "ro"*sito de tales ideas! si son defendi les "or sí mismas! o sim"lemente estamos ante alguien que no logr* a"ro ar sus cursos mínimos de Filosofía' Por cierto se "odría argumentar que estos criterios no son "lenamente sosteni les desde un "unto de vista e"istemol*gico' Por cierto el extravío e"istemol*gico "odría llevarnos a una

a que vaga en la nada' Pero lo que sostengo! m)s radicalmente! es que cuando se intenta deconstruir el suelo de las argumentaciones de manera e"istemol*gica se omite! de hecho! el sentido "r)ctico! "ro"iamente "olítico! del argumentar' =misi*n curiosa! "uesto que los que la e-ercen est)n claramente conscientes de ese car)cter "olítico de toda la or te*rica' Lo que ocurre es que la deconstrucci*n e"istemol*gica! es decir! de las "retensiones de sa er que ha ría en toda teoría! los lleva a inha ilitarse "ara discutir' 2al como en los ni<os cat*licos! la "ure.ona le! (til! sin "retensi*n de "ure.! de los recursos de la "olítica' Pero es el recurso "ro"io de los intelectuales' Es un recurso que tiene sus virtudes $ sus límites incura les' Entre los límites est)! claramente! que no es contundente desde un "unto de vista e"istemol*gico' 5ada lo es' Entre sus virtudes est) el que "ermite des"legar las ideas! mostrar su via ilidad o falta de via ilidad al menos te*rica! "or mucha "asi*n de "oder que encu ran' Permite imaginar! a la lu.)s de alg(n estudiante de Filosofía! no enterado a(n de las astucias $ las hi"ocresías acad#micas! "uede ser llevado a la conclusi*n de que moverse en los m)rgenes de las disci"linas! en actitud transgresora! consiste sim"lemente en desahuciar la idea de que las discusiones sean "osi les! o incluso desea les' 7a$ quienes! tras la constataci*n de que en todo argumento se -uega un dis"ositivo de "oder! renuncian a argumentar! así como los ni<os! tras com"ro ar que los "a")s son unos tram"osos! suelen llegar a la conclusi*n de que no vale la "ena ser "adres' = los adolescentes cat*licos! siem"re tan ansiosos de "ure.a! de "onerse de acuerdo en usos comunes "ara los t#rminos usados 8"or mucho que se ace"te que los significantes circulan li remente9! "onerse de acuerdo en consensos mínimos so re el sa er cl)sico en Filosofía 8"or . de esos des"liegues! "osi ilidades nuevas! nuevos argumentos "ara el "oder! si se quiere! nuevos lengua-es' El arte del de ate humani.a! tras constatar que la vida es una lucha llena de tram"as! suelen llegar a la conclusi*n de que no vale la "ena vivir' La sa iduría "r)ctica muestra! sin em argo! que muchos estudiantes de Filosofía so reviven a estas a"rehensiones entreg)ndose alegremente al -uego del diletantismo acad#mico! $ logrando vivir de #l! a(n a costa de sus seme-antes $! muchas veces! de su "ro"ia autoestima' Es frente a este drama! tan cotidiano $ tan trivial! que he usado la "ala ra %de emos& cuando ha lo de la necesidad de creer que la crítica interna es "osi le' Lo que sostengo es que una e"istemología im"erfecta es "referi le a una "ure.a la "olítica o! al menos! "one una dimensi*n est#tica en su intensa humanidad! $a de "or sí terri le' Es en el contexto de este %de er ser& de la crítica! que creo que la crítica interna es "osi le' : esto im"lica la "osi ilidad! ra."ostura en que la vigilancia $ auto vigilancia so re los fundamentos inconfesados e inconfesa les nos desanime de toda discusi*n "osi le' .a de estos intelectuales los lleva a sos"echar de que discutir valga la "ena' : se mueven entonces! ante las discusiones de hecho! de las que viven! como ultra "olíticos o ultra esc#"ticos' Ultra "olíticos cuando argumentan! con algo de esc)ndalo! que toda la racionalidad de las discusiones es exterior' Ultra esc#"ticos cuando niegan! en consecuencia! que tenga valor! o sentido! intentar dilucidar internamente si un discurso es via le o no' Consciente de la violencia de mi argumento! me "ermito sugerir que hace falta algo de moderaci*n #tica $ "olítica en tales extremos' Por su"uesto que el valor $ sentido de toda discusi*n se encuentra ''' en (ltimo t#rmino ''' en el "lano "olítico! "ero antes de este ''' (ltimo t#rmino ''' ha$ astantes cuestiones que "ulir' El intercam io argumental es otro! no el (nico! ni el me-or! ni siquiera el m)s efica.

ant ? un con-unto de límites internos que determinen a las "r)cticas discursivas que los contienen' En el fondo! si consideramos sus o ras "osteriores! se trata de encontrar los a "riori hist*ricos que marcan en el discurso las "r)cticas de "oder que le su $acen' Estos con-untos ling@ísticos serían lo que llama >e"istemes>' La "ala ra >e"isteme> es (til! en este contexto! "orque evita la discusi*n so re el "osi le estructuralismo de Foucault' La verdad es que esta no es una discusi*n "ertinente si se quiere entender la "retensi*n del "ro"io texto' En lo que sigue asumir# que la "ala ra e"isteme designa unas >estructuras> en el discurso en el sentido m)s general de límites internos que lo determinan! sin su"oner que de amos cargar en ella todos los mandamientos estructuralistas' +ui. "as #retensiones del te2to $ un método cr*tico #osible Foucault "retende caracteri.ar las estructuras )sicas de conce"tos que o"eran $ "onen los límites del "ensamiento "osi le en cada #"oca de la modernidad' Se trata de encontrar estructuras en las "r)cticas discursivas' Se trata del orden del discurso $ sus reglas de autorregulaci*n' Su m#todo quiere ser descri"tivo! no ex"licativo' Esta lece correlaciones a "artir de lo que llama >archivos>! es decir! constatar regularidades a "artir de una consideraci*n "ositiva de las "r)cticas discursivas' Se trata de descri ir el archivo en su exterioridad! no de una (squeda de interior! o de sentido' +uiere encontrar una arquitect*nica a la manera de como #l cree que ha o"erado .)s se -ustifique el t#rmino si "ensamos que Foucault trata de "ensar la "ositividad de sus archivos sin su"oner en ellos la o ra de una su -etividad! sin su"oner una ra.ar este t#rmino no "roviene de la arquitectura! es decir! no tiene que ver con la noci*n de un >esqueleto>' Su origen! m)s estricto! se encuentra en las matem)ticas! una de las adoraciones cl)sicas de los estructuralistas' 2iene que ver con la noci*n de estructura alge raica en un gru"o de transformaciones' Es decir! un con-unto de "ro"iedades que muestra un con-unto de elementos tras reali.mucho que se vigile constantemente la resignificaci*n de los textos9! "onerse de acuerdo en esta lecer la "retensiones "ro"ias de un texto! sin eludirlas constantemente en discusiones terminol*gicas! o en la invocaciones de otros $ otros nuevos contextos -ustificatorios! o legitimadores' A "artir de estos acuerdos mínimos! una ve.amiento desde lo "uramente e"istemol*gico a lo "r)ctico! "olítico' 3esarrollar# am os temas m)s adelante! "or el momento $a es hora de entrar en el texto de Foucault! que est) invocado al "rinci"io como "retexto "ara tanta morale-a' 4.*n causal! o un devenir en el tiem"o! sin su"oner una voluntad! cuestiones que formaron "arte del ideario estructuralista -unto con varias otras! sin que esas otras! como! "or e-em"lo! la "retensi*n de rigor científico a la manera ilustrada! se encuentren en este texto' Es im"ortante tam i#n el sentido "reciso de la "ala ra estructura' En contra de lo que se cree ha itualmente! la met)fora )sica que llev* a utili. que se ha mostrado la falta de via ilidad de las "retensiones de un texto! ser) un acuerdo mínimo tam i#n reconocer que eso no demuele ni a un autor ni! menos a(n! a todo un cam"o cultural' Pero se ha r) avan.ado' La direcci*n de este avance es incierta! de"ende esencialmente de la "osici*n del que ha$a seguido el hilo argumental! "ero es significativa en el sentido de que "ermite "ensar! seguir "ensando' 3os cuestiones de fondo "ueden agregarse a esta defensa de la "osi ilidad de discutir' Una es la idea! com"lementaria a la de crítica interna! de una %defensa externa& de un texto' =tra es el "ro lema te*rico del desli.arse en #l un .

ador! ni de historia de las ideas! si efectivamente ha$ un archivo "ositivo que considerar! $ si el archivero no "uede as"irar a considerarlo de manera com"leta $ exhaustiva! entonces se de e conceder que en las muestras que examine! las que sean! de e resultar de alg(n modo evidente lo que #l cree constatar como correlaci*n significativa' 5o imagino de qu# otra forma "odría entenderse el intento de Foucault! si es que efectivamente ha$ algo en #l que examinar! $ no es sim"lemente una roma m)s de alguien que s*lo escri e "ara no ser conocido' Pero! si se "uede entender el tra a-o archivístico de esta manera! entonces la tarea de este "ositivista alegre de e ser constatar la "resencia de estos elementos estructurales determinantes! $ registrarlos! "ara que nosotros "odamos entender los límites de lo "ensa le $ lo no "ensado en cada #"oca a los que se remiten' Este intento! entendido así! se "resta! afortunadamente! "ara la crítica' a9 Podría ocurrir que Foucault dice que est)n "resentes ciertos elementos que! de hecho! no .ant! es decir! como condiciones! o dis"osiciones! del discurso que o"eran en #l! aunque no sean notadas! ni "uedan ser notadas "or el ha la com(n' Para encontrar las >e"istemes> en el examen "ositivo de sus >archivos> Foucault no necesita examinar ni a todos los autores! ni a los autores "rinci"ales! ni la cultura de una #"oca' 5o se trata! radicalmente! de hacer historia de las ideas' 5o se trata de caracteri.)s es en este sentido tam i#n que Foucault! haciendo un uso misterioso de la ex"resi*n! "ueda decir que se trata de límites >trascendentales>! en el sentido que #l cree que lo ha ría entendido .an' La cuesti*n es! >sim"lemente>! encontrar las claves discursivas que marcan la diferencia entre lo "ensa le $ lo no "ensado' En rigor! si se trata de encontrar "atrones comunes en un con-unto discursivo! estos de erían surgir desde cualquier muestra del discurso de una #"oca que se considere con suficiente atenci*n! "or mucho que luego se sostenga que no se trata de "atrones totali.o"eraci*n dada' Cuestiones como la simetría! la reversi ilidad! la asociatividad! la transitividad! son el ti"o de "ro"iedades que tí"icamente a"arecen en los con-untos de reglas que se llaman estructuras' Pero de en ser entendidos todos en relaci*n a una com inatoria alge raica! m)s que en su sentido geom#trico' Es en este uso alge raico de la "ala ra que se "uede decir que las e"istemes son estructuras ? esta lecen las com inatorias "osi les de lo que se "uede "ensar $ lo que no se "uede "ensar en una constelaci*n discursiva dada' +ui.adores en su acci*n! en su origen "osi le! en sus efectos! "uesto que una de las cosas que a Foucault le interesar) defender siem"re es la "osi ilidad! $ la realidad! en toda #"oca! de un >"ensamiento en el límite>! de un "ensar en los m)rgenes! re"rimido "or las constelaciones discursivas dominantes' Sin em argo! "ara que la tesis de Foucault tenga un mínimo de utilidad $ verosimilitud! de e ser cierto que estas estructuras que son reveladas en el examen del archivo son algo m)s que un mero "roducto de la mirada "articular del archivero so re el archivo "articular que considera' 5o se entendería si no en qu# sentido "uede usarse "ara descri ir este examen la ex"resi*n >"ositivo>' Aunque no se trate del es"íritu de una #"oca! ni de una cultura! ni de un "atr*n totali.adores' Efectivamente "ueden no ser totali.ar una cultura! ni menos un es"íritu de #"oca' Cuestiones todas que aludirían a un su-eto! o a una voluntad! que las reali.

ante de una #"oca! o de una cultura' 5o' Sim"lemente .ivo s* .o' 2ratar de hacer su mismo e-ercicio! considerar los archivos de manera "ositiva! $ uscar diferencias en los acuerdos! -u.aci*n glo al o totali.est)n! o s*lo se "resentan en el "articular muestreo que #l eligi*' 9 Podría ocurrir que Foucault atri u$a características contradictorias a la e"isteme ? si esas contradicciones est)n en el archivo mismo es legítimo! $ de e advertirloA si esa contradicci*n s*lo est) en el archivero no es legítima! $ "uede ser criticada' c9 Podría ocurrir que las características que crea ver Foucault en una e"isteme no sean las (nicas 8omite9! ni las m)s frecuentes 8omisi*n sesgada9! ni las que el "ro"io archivo ha declarado como relevantes' Si est) considerando de manera "ositiva una "r)ctica discursiva! entonces de e res"etar las relevancias que esa misma "r)ctica discursiva declara! no "uede alegar que! aunque sus "ro"ios actores crean que algo es relevante! #l mismo ha decidido que no lo es! "orque entonces su examen no se limita a ser "ositivo' Puede ver lo 5ue el arc.is o -eciones se refieren a los otros dos "untos ? la coherencia $ la adecuaci*n de lo que atri u$e' Sostengo que Foucault no res"eta las relevancias dictadas "or sus "ro"ios archivos' Sostengo que las críticas a la e"isteme moderna tienen defectos de inconsistencia que las hacen "oco via les' La "rimera crítica que quiero hacer es que Foucault omite características demasiado significativas $ visi les de los archivos que examina' El "unto no es la omisi*n de autores! o de ideas! en el sentido de una historia de las ideas' 5i es la "etici*n de que haga una caracteri. 6i7icultades en la #ositividad del arc.gar las coherencias internas! $ detectar las omisiones "osi les' Si lo que encontramos es una serie de diferencias $ omisiones! se trata luego de uscar una "auta en esa serie! incluso a-o su mismo su"uesto ? se trataría de encontrar lo que ha quedado oculto de la e"isteme o! tam i#n! la e#isteme oculta en lo omitido en las e#istemes' La e"isteme que o"era en el mismo Foucault! $ que hace que su mirada no sea "ositiva' 3.ivo 5o vo$ a dudar de que las características que Foucault cree ver en cada e"isteme est#n realmente allí o! al menos! que sea "osi le verlas de manera "ositiva' Creo que efectivamente ve mu$ ien lo que logra ver' .ivo no . Es necesario distinguir entre la crítica al m#todo de Foucault de la crítica a sus resultados' 3e la crítica a sus resultados "odría seguirse una crítica a su m#todo ? a"arentemente lo que dice que ha$ que hacer no se "uede hacer' Pero esta conclusi*n no es necesaria ? siem"re "odría ocurrir que el m#todo "ueda efectivamente a"licarse ien' Esto o ligaría a criticar el m#todo "ro"uesto "or sí mismo! "ero eso no sacaría la discusi*n de este texto ? requiere resolver un "ro lema que es "revio al texto! $ que! de hecho! Foucault trat* de resolver con "osterioridad! en >La arqueología del sa er>' Lo que aquí me interesa! en cam io! es mantener mi crítica en el "lano interno! en este texto en "articular' Por esto no vo$ a tocar el "ro lema del m#todo usado' Bo$ a "referir su"oner que! en "rinci"io! "uede usarse' : vo$ a tratar de mantenerme en su "ro"ia l*gica' Lo que me interesa son las afirmaciones que Foucault o tiene de su a"licaci*n' Se trataría de considerar las conclusiones de este archivero $ com"ararlas con lo que resultaría de una nueva consideraci*n de los archivos que trate de hacer un e-ercicio del mismo ti"o del que #l hi.a visto #ero no #uede no ver lo 5ue el arc.a visto.

aci*n! en LamarcF! "or so re la idea de devenir teleol*gico! que ahora est) "lanteada "or el mismo autor! $ en los mismos textos! que examina' Prefiere! sin -ustificar en a soluto su desici*n! la idea de nomenclatura so re la mu$ visi le idea de evoluci*n' 2al como "refiere enfati.ar el estudio de las flexiones! $ de la fon#tica! ante el an)lisis del devenir hist*rico de las lenguas' 2al como "refiere enfati.! en el "sicoan)lisis de Freud! que #l mismo quiere rescatar en el (ltimo ca"ítulo' Igualmente nota le es la com"leta omisi*n de la idea de devenir en Couvier $ Couff*n! lo que lo lleva a omitir la noci*n clave de "rogreso! como movimiento real en el tiem"o' Foucault "arece creer que la Ciología del siglo EBIII tiene como (nico t#rmino las coordenadas tra.)s el m)s notorio! "uesto que se trata de un con-unto de textos que anali.a directamente' Al descri ir el "aso de la anatomía a la fisiología! es decir! de la mera descri"ci*n! a la manera de un cuadro! de la estructura visi le! a la determinaci*n de un sistema de funciones esenciales! "one a la idea de nomenclatura como una descri"ci*n meramente funcional! salt)ndose el car)cter causal que el autor ex"lícitamente les atri u$e' .a del romanticismo alem)n que! ahora como movimiento de ideas! no a"arece en las consideraciones de Foucault "or ning(n lado! a "esar de su influencia "osterior! a trav#s de 7elmolt.adas "or las taxonomías de Linneo! $ "arece creer el cuento de que la noci*n de evoluci*n fue inventada "or 3arDin! errores que es "osi le encontrar tam i#n en otros historiadores de la ciencia franceses' 5i la fisiología de von 7aller! ni el transformismo de Couvier! incomodan su "anorama! donde s*lo ve estructuras! $ "asi*n "or las clasificaciones' Al concentrar su atenci*n en la taxonomía! $ en la idea de cuadro! de +uesna$! $ al omitir toda referencia a las ideas de le$ $ devenir! queda im"edido de ver toda la discusi*n cl)sica en torno al car)cter din)mico de la realidad! a la teleología $! lo que es m)s grave! "uesto que constitu$e un lugar com(n de nuestra idea del siglo EBIII! le im"ide discutir la idea de "rogreso' Esto queda refor.ar el an)lisis estructural del tra a-o en Smith $ Ricardo! antes que la noci*n de desarrollo econ*mico hist*rico en List' =mite a 5eDton! a 7um oldt! a 7aller! a List! como autores! lo que! de acuerdo a su m#todo no es tan grave' =mite las estructuras discursivas generadas en torno a las ideas de le$! devenir! evoluci*n! dinamicidad! teleología! "rogreso! ada"taci*n teleol*gica! lo que! de acuerdo a su "ro"io m#todo! sí es mu$ grave! so re todo "orque son demasiado visi les "ara cualquiera que quiera acercarse a los mismos archivos' El caso de LamarcF es qui.su"ongamos que el m#todo de una mirada "ositiva que #l "ro"one efectivamente "uede funcionar' Ca-o una mirada "ositiva como la que #l mismo quiere dar! las omisiones son significativas! $ tienen una "auta com(n' Es nota le! en "rimer lugar! que en su descri"ci*n de la e"isteme cl)sica! omita la consideraci*n! $ las infinitas discusiones en esa #"oca! so re la noci*n neDtoniana de le$' Es decir! toda la discusi*n en torno al car)cter din)mico de la realidad que! "ara decirlo en sus "ro"ios t#rminos! induda lemente esta lece visi les límites a lo "ensado $ a lo no "ensado' Con esto omite tam i#n la discusi*n consiguiente! en la segunda mitad del siglo EBIII! so re el nuevo car)cter de las le$es que im"lica la existencia de dos cargas el#ctricas $ dos "olos magn#ticos' :a no ocurre s*lo que lo seme-ante atrae a lo seme-ante! como ocurre con la gravitaci*n! sino que ahora lo desigual "uede atraer a lo desigual' Esta noci*n tuvo un im"acto astante significativo en la filosofía de la naturale.ado m)s adelante cuando "rivilegia la noci*n de organi.

aci*n' Con esto convierte la reflexi*n so re la dinamicidad en una mera "ro$ecci*n del cuadro taxon*mico so re el tiem"o! o del sistema de funciones org)nicas so re el tiem"o' 3e esta manera "resenta todo lo que se di-o en la #"oca so re el devenir como discursos so re com inatorias l*gicas 8taxon*micas o funcionales9! $ con esto lo que en esa #"oca se llam* >historia> en sentido real! se convierte! en Foucault! en un mero es"acio formal en que se des"liegan elementos dados! contingentes! de acuerdo a un orden ar itrario' Foucault "arece ha er hecho un descu rimiento extraordinario ? a solutamente toda la discusi*n moderna so re la historia ha sido oculta! "ero definidamente! estructuralista' Al res"ecto es interesante considerar la idea de >cuadro de funciones> que ha$ en su descri"ci*n de la noci*n lammarFiana de >nomenclatura>' La noci*n de funci*n es usada claramente en su sentido matem)tico! como lo hace antes toda la tradici*n estructuralista' Esto significa que se entiende "or funci*n una relaci*n entre dos varia les que se encuentran res"ectivamente en un dominio $ un recorrido' La "osi ilidad m)s nota le de una funci*n matem)tica es la de "oder ex"resarla como una com inaci*n alge raica' 2í"icamente en una ex"resi*n del ti"o ' 8 41 si se dan valores a la 1 se o tienen los valores corres"ondientes de la '! $ esto "ermite di u-ar la relaci*n funcional en un gr)fico' Lo que me im"orta de este conce"to no es que se "ueda "oner en t#rminos alge raicos o no! sino lo que esa "osi ilidad im"lica "ara la varia le tiem"o' =! me-or! el hecho de que convierte al tiem"o en una mera varia le en sentido matem)tico' Es im"ortante notar que la ex"resi*n funcional contiene todo el desarrollo de la relaci*n en una sola ex"resi*n $ de manera simult)nea' Por decirlo de alguna forma ? en una funci*n todo el tiem"o est) "resente al mismo tiem"o' =! de otra forma! el tiem"o realmente no transcurre' El tiem"o es! sim"lemente! el efecto de desarrollar la ex"resi*n funcional en una direcci*n determinada! cu$as características son com"letamente es"aciales' Si a"licamos esta idea a la noci*n de %cuadro de funciones& "odemos o servar la o"eraci*n que Foucault hace al deducir de ella la idea de historia' Se trata de un con-unto de funciones en que el tiem"o no transcurre! $ de una com inatoria que no es sino el des"liegue de lo intem"oral' Lo que Foucault llama %historia& entonces no s*lo carece de toda referencia a la noci*n de "rogreso sino! incluso a la de tem"oralidad' 5o es raro que tematice des"u#s la idea de un eterno retorno! no es raro que atri u$a luego a la modernidad la noci*n de re"etici*n incesante de %lo mismo&' El mismo Foucault no es ca"a.Foucault convierte a LamarcF en un estructuralista con cien a<os de antici"aci*n' Pero! lo que es m)s! le atri u$e la idea de un sistema de funciones en que no ha$ "rogreso! sino sim"le variaci*n! en que ha$ una es"ecie de cuadro din)mico! constituido "or funciones! que no est) orientado teleol*gicamente! ni! menos a(n! est) autodeterminado' 3esde luego esto le im"ide discutir las nociones de autofinalidad! de autodeterminaci*n $! luego! de historicidad! tal como se encuentran en m(lti"les re"resentantes visi les de la misma #"oca' 2al como en la e"isteme renacentista ha omitido toda consideraci*n a la discusi*n so re las uto"ías! o so re la tem"oralidad í lica! en la e"isteme cl)sica ha omitido la dinamicidad! la teleología $ el "rogreso' Estas omisiones lo llevan! consistentemente! a omitir luego toda consideraci*n de las nociones de autodeterminaci*n $ de historicidad' 2oda la reflexi*n que Foucault hace en torno a la noci*n de historia queda! de esta manera! su ordinada a las ideas de taxonomía $ organi. de ver en sus archivos otro marco .

e"ist#mico que uno en que el tiem"o no transcurre! Gc*mo "odría luego ver en ellos algo que no sea mera re"etici*nH' Pero este sistema de omisiones! que muestro en funci*n del conce"to de historia! se da tam i#n! consistentemente! res"ecto del tema del su-eto' Por alguna extra<a ra.)s #l ha constatado "or sí mismo! "ues difícilmente "uede encontrarla! en tanto em"iricidad! en sus archivos' G+u# evidencia "ositiva "uede esgrimir Foucault a favor de estas %em"iricidades&H' GSe trata del cuer"o iol*gico! como "arecen indicar sus alusiones al cere ro! a la vida! o se trata del cuer"o como ente sim *licoH' Pero! si se trata del cuer"o entendido como o -eto sim *lico Gde qu# manera se "uede conciliar esto con la idea de que ha ría algo así como evidencias "ositivas! em"íricas! de su finitudH' G7a la Foucault del deseo como algo real! sustancial! .ant ha ría "uesto de manifiesto la finitud en sus Críticas' =tra es que se hace visi le "ara el hom re 8que se hace visi le como %el hom re& en ese mismo gesto9 la finitud en su "ro"io cuer"o' 3edicar# el a"artado siguiente a la idea que Foucault tiene de .*n todo lo que Foucault "uede ver en sus archivos res"ecto del su-eto se reduce al cogito cartesiano! $ al descu rimiento de su finitud' 5i la "re"otencia humanista del renacimiento frente a la fe medieval! ni el conce"to li eral que relaciona la naturale.a humana con el h) ito $ el common sense! ni la so eranía su -etiva "retendida "or el romanticismo! ni la su -etividad trascendental conce ida como sustancia #tica! ni la su -etividad hist*rica conce ida como sustancia real! tienen el m)s mínimo lugar en sus constataciones "ositivas de las regularidades discursivas de las "r)cticas discursivas que examina' 2oda su reflexi*n se limita a constatar la "osici*n de un su-eto cartesiano que se "retende infinito! sin es"ecificar en qu# consistiría esa infinitud! $ la contra"osici*n del descu rimiento de lo que llama la %finitud&! que a"arecería! seg(n #l! con la fuer.a de la evidencia hacia fines del siglo EBIII' %El hom re&! un constructo en el lengua-e que sería el centro de las %Ciencias 7umanas&! se ha ría hecho "osi le a "artir de este descu rimiento o! al menos! de esta asunci*n en el discurso! de la finitud' Cuando leemos la ex"osici*n foucaultiana de esta finitud encontramos dos referencias )sicas' Una es que .ant' Ahora me im"orta se<alar esta reiterada alusi*n foucaultiana a la ex"eriencia del cuer"o como ex"eriencia de la finitud' En realidad todo se resume en una sola cosa ? %se da& en mi cuer"o! $ "ara mi cuer"o! un cuer"o irreducti le 8Foucault alude aquí a las neuronas! a la es"acialidad del cuer"o! al hecho de que est) vivo $ "uede de-ar de estarlo9! %se da& el deseo como a"etito "rimordial 8aquí alude al %hueco del deseo&! al mecanismo de la "roducci*n! al valor conferido a las cosas9! %se da& un lengua-e 8Foucault dice %el tiem"o del lengua-e&! su o"acidad! el sistema de las con-ugaciones9' El factor com(n de estas consideraciones es siem"re %se da&! %me son dados&! $ con ello la afirmaci*n de que el modo de ser de la vida! el modo de ser de la "roducci*n! el modo de ser del lengua-e! %me son dados& 8"or mi cuer"o! "or mi deseo! "or mi discurso9' El segundo factor com(n es el %mi&! al "arecer se trata de la ex"eriencia irreducti le del cuer"o individual' Esta em"iricidad %dada& o ligaría a las Ciencias 7umanas a una analítica de esta finitud desde la cual fundar su "ositividad' : Foucault quiere encontrar los a "riori $ las dificultades de esta analítica ''' "ero sin dudar ni un momento de que ha$ una em"iricidad dada! que qui.

mi muerte $ la muerte' El deseo que liga $ se"ara es a la ve.ant en esa analítica de la finitud! nos encontramos con sor"resas ma$ores' 3e manera clara! ex"lícita! la idea de que las Ciencias 7umanas han intentado una analítica alude a la analítica de la Crítica de la Ra.ant' Sin em argo! cuando leemos qu# serían esos intentos analíticos en las Ciencias 7umanas! lo que Foucault enumera son los intentos de encontrar límites em"íricos al conocimiento "osi le' La analítica! en su conce"to! intentaría encontrar las condiciones de "osi ilidad del sa er en la finitud misma! es decir! de manera em"írica' Las alusiones de Foucault son demasiado claras al res"ecto ? encontrar las condiciones de "osi ilidad en el organismo 8dice ? %en la concha de su ca e. mi deseo $ el deseo' El tiem"o que estira al lengua-e es a la ve.*n del tra a-o 8es decir! en el estudio em"írico del "roceso "roductivo9' Una idea extraordinariamente curiosa' En un ")rrafo "articularmente ex"lícito! "ero con un resguardo evasivo! 8P)g' I/J9 sostiene? . :na curiosa idea de (ant Pero! cuando nos concentramos en el "a"el que Foucault atri u$e a .*n Pura! de .neurol*gico! como "arece indicar el tono algo a"remiante! $ de advertencia ante lo que el fil*sofo no ve! o se niega a verH' G= ha la m)s ien! como sería es"era le de su sutile.a! en la armadura de sus miem ros! en la nervadura de su fisiología&9! en el cora.)s se "odría disolver la o"acidad del lengua-e' 3os cosas son nota les en estos conce"tos' Primero el que Foucault no "ueda "ensar la infinitud sino como delirio cartesiano de lo infinito! o a-o la figura de lo %indefinido& de un tiem"o que en realidad no transcurre! como ocurre en su idea de %cuadro de funciones&' La segunda es la com"leta omisi*n de todo lo que en las "r)cticas discursivas contem"or)neas a las que examina a"unte hacia la infinitud "osi le del su-eto de una manera no cartesiana' 9. el del discurso $ el de mi discurso' En cada una de las "rimeras "artes de estas asociaciones estamos ha lando de entidades gen#ricas! que s*lo tienen un valor significante! $ en cada una de las segundas "artes se est) ha lando de realidades que "arecen ser concretas! casi o -etivas! como "odría creerlas o -etivas el "ositivismo científico' La muerte! el deseo $ el tiem"o son "resentados aquí como significantes de lo im"ensado' La analítica de la finitud usca "ara ellos una "rolongaci*n que la finitud real que evidencian no "ermite' Las Ciencias 7umanas se niegan a "ensar la finitud como tal inventando la figura de lo %indefinido&' La evoluci*n de las es"ecies "odría ser a ierta! las formas de la "roducci*n se modifican! qui.a! del deseo como un cam"o imaginario! que s*lo "uede a"arecer en el orden sim *lico como significante! como relatoH' Pero! si es este el caso! como de eríamos es"erar de una fil*sofo "ost freudiano! Gen qu# sentido son %em"iricidades& las que alude cuando ha la del deseoH' Sostengo que en estos )m itos el argumento foucaultiano se mueve de manera com"letamente am igua! del alg(n modo demag*gica! entre legitimaciones que son contradictorias entre sí' Por un lado quiere "oner la evidencia! em"írica $ "ositiva! de algo que no "uede ser eludido "or la reflexi*n! $ que las Ciencias 7umanas recogen de una mala manera' Por otro lado sus nociones de lo que "odría llamarse %cuer"o&! %deseo& o %lengua-e&! est)n m)s all) de lo que se "odría constatar de manera em"írica' Usa la im"eriosidad de lo "ositivo "ara esta lecer algo! le quita ese im"erio que ha "uesto cuando quiere reflexionar so re #l' Sus asociaciones evocadoras! sugerentes! m)gicas! ligan $ se"aran de manera conveniente lo em"írico $ lo sutil cuando lo necesita' La muerte que roe an*nimamente lo vivo! es a la ve.

antH' = viamente esto es una necedad' : esa necedad recorre toda la consideraci*n que Foucault hace de la e"isteme moderna' Al "arecer se trata de una confusi*n tan elemental como la que "uede ha er entre los t#rminos %trascendente&! como %determinado desde 8m)s all)! desde fuera9&! $ %trascendental&! como %estructura en 8al interior del acto mismo de conocer9&' Una confusi*n como esta le significaría la re"ro aci*n en el examen de .ant' ''' =tros "ensadores! "reocu"ados "or el mismo "ro lema! si0uieron la v*a abierta #or la dial#ctica trascendental de .m>s all> del estructuralismo $ la .ubert ".a de la forma del conocimiento fue estudiada "or "ensadores que intentaron asimilar lo trascendental a lo em"írico' 6esarrollaron la l*nea su0erida #or la est#tica trascendental de .ermenéutica% &1979) /d.!+ic.%Se vio nacer entonces dos ti"os de an)lisis ? los que se alo-an en el es"acio del cuer"o $ que han funcionado! "or el estudio de la "erce"ci*n! de los mecanismos sensoriales! de los esquemas neuromotores! de la articulaci*n com(n a las cosas $ al organismo! como una es#ecie de est#tica trascendental ''' K$ los queL! "or el estudio de las ilusiones! m)s o menos antiguas! m)s o menos difíciles de vencer! de la humanidad! han funcionado como una es#ecie de dial#ctica trascendental'&8el su ra$ado es mío9' Bale la "ena sa er que en la introducci*n al "ensamiento de Foucault de 3re$fus $ Ra inoD 8 M 9! escrita en consulta "ermanente con Foucault! $ a"ro ada "or #l! esta "rudencia mantenida con el %una es"ecie de&! desa"arece ? %La naturale. :niveridad Autónoma de +é2ico +é2ico 19?? #>0. @3. .ant a cualquier estudiante de filosofía' Al "arecer Foucault asimila sin m)s la "ala ra %trascendental& a lo que com(nmente se "odría llamar %su"uestos&' +ue la nervadura de nuestra fisiología sea un límite %trascendental& de nuestro conocimiento no es algo que ha$a sido "lanteado en los archivos que examina! los que "ro a lemente! $ de una manera m)s "rudente! se limitaron a ha lar de condiciones em"íricas! o de su"uestos em"íricos! en todo caso su"era les! como "uede es"erarse del o"timismo científico del siglo EIE' Foucault! sin em argo! insiste' Las Ciencias 7umanas ha rían tratado de encontrar %trascendentales del lado del o -eto&' 3ice ? %La nueva "ositividad de las ciencias de la vida! del lengua-e $ de la economía est) en corres"ondencia con la instauraci*n de una filosofía trascendental' El tra a-o! la vida $ el lengua-e a"arecen como otros tantos %trascendentales& que hacen "osi le el conocimiento o -etivo de los seres vivos! de las le$es de la "roducci*n! de las formas del lengua-e' En su ser! est)n m)s all) del conocimiento! "ero son! "or ello mismo! condiciones del conocimientoA corres"onden al descu rimiento de .ant' Cuscaron asimilar lo trascendental a lo hist*rico! des"legando una historia del "ensamiento del hom re con el fin de '''& 8el su ra$ado es mío9' 3esde luego estas asociaciones! su"uesto el m)s mínimo conocimiento de la o ra de .ant! no son otra cosa que! directamente! una tontera' GCreía efectivamente Foucault que la idea Fantiana de encontrar las condiciones de "osi ilidad del conocimiento "odía intentarse "or la vía em"íricaH' GCreería efectivamente Foucault que las condiciones de determinaci*n del conocimiento desde el su-eto! o desde el o -eto! son asimila les a las condiciones trascendentales del sa er "lanteadas "or .el Foucault . 6re$7us $ Paul <abino= .ant de un cam"o trascendental $! sin em argo! difieren en dos "untos esenciales ? se alo-an del lado del o -eto! $ en cierta forma m)s all)A como la Idea en la dial#ctica trascendental '''& 8")g' 2 .

lo que est) en -uego es la verdad o no verdad "osi le! en las condiciones de realidad lo (nico que est) en -uego es lo constata le o no constata le de manera "ositiva' Las condiciones a "riori de valide.ientras en los -uicios est) im"licada la relaci*n entre el discurso $ el mundo! en los enunciados s*lo "odemos encontrar relaciones entre discurso $ discurso' . de los -uicios tienen que ver en .ant! $ a la idea que Foucault "arece tener de su o ra' Cuando en la Arqueología del Sa er intenta ex"licitar en qu# consistiría una arquitect*nica sostiene que se trataría del con-unto de condiciones de realidad de los enunciados! $ no! como en el caso de .MNJ 6 MN/9 %''' "ero estas metafísicas se desarrollan a "artir de trascendentales o -etivos 8la Pala ra de 3ios! la Boluntad! la Bida9 que s*lo son "osi les en la medida en que el dominio de la re"resentaci*n est) limitado de antemanoA tienen! "ues! el mismo suelo arqueol*gico que la Crítica misma'& 8")g' MN/9 Es nota le que aquí Foucault confunda sim"lemente la idea cl)sica! "erfectamente "re crítica! de un fundamento tras la re"resentaci*n! que se llama usualmente %esencia& con la idea de condiciones de "osi ilidad de la re"resentaci*n' 7ace %a"arecer& a las ciencias em"íricas del siglo EIE como "re críticas revelando que se trataría s*lo de una %a"ariencia& que encu re el que tienen un suelo arqueol*gico com(n con la Crítica Fantiana' Pero "ara afirmar ese suelo arqueol*gico com(n de e hacer an)logos dos intentos radicalmente diversos ? la idea de uscar em"íricamente lo que est) m)s all) del conocimiento! condicion)ndolo! "ara intentar conocer me-or! $ la idea de uscar condiciones limitantes en la facultad de conocer misma! en cu$o caso no tiene sentido uscar c*mo esca"ar a ellas' Pero esta no es! "or cierto una confusi*n inocente! aunque descanse en una tontera directa' Lo que Foucault ha hecho es asimilar la idea de ciertos %trascendentales o -etivos& 8aunque sea insosteni le9! con la de %trascendentales su -etivos&! que serían "ro"iamente los de .*n! que es constitu$ente' En el segundo caso se trata de a "riori en el sentido trivial de condicionamientos em"íricos' .ant! con la idea! mucho m)s trivial! de una arquitect*nica de las condiciones em"íricas en que el conocimiento se da de manera efectiva' Pero! tam i#n! las mismas e"istemes que cree reconocer en sus archivos serían algo así como una arquitect*nica de las "r)cticas discursivas' La analítica de la finitud! tí"ica de las Ciencias 7umanas! tiene en esto un "unto en com(n con el intento que ha$ en este texto ? la idea de encontrar una arquitect*nica determinante en las "r)cticas discursivas' Pero mientras las Ciencias 7umanas han tratado de hacerlo em"íricamente! Foucault ha tratado de hacerlo tras un examen de las "r)cticas discursivas en -uego' La estimaci*n gruesamente err*nea que hace de la idea de %trascendental& Fantiano est) relacionada con su "ro"io intento de encontrar una arquitect*nica en las Ciencias 7umanas' Pero la idea de una arquitect*nica! en cualquiera de los dos casos! remite nuevamente a .ant con la estructura de la facultad de conocer' La condiciones a "riori de realidad de los enunciados tienen que ver en Foucault con la estructura o"erante del discurso! con el orden del archivo' En el "rimer caso se trata de a "riori en sentido racional! un a "riori de la Ra.ant' : con esto quiere asimilar la idea de una arquitect*nica de la facultad de conocer en . de los -uicios' Examinando esta diferencia "odremos entender me-or qu# ha$ tras la curiosa lectura foucaultiana de los textos de .ant' .ant! de las condiciones de valide.ientras en el caso de la valide.

Ideas #ara una de7ensa e2terna del te2to .ant la facultad de conocer es en sí el lado activo de un en sí que es "ara sí' En Foucault las e"istemes son distinciones metodol*gicas hechas "or un o servador' 3adas estas diferencias "odemos llegar a lo que las anima ? Foucault ha omitido de las ideas Fantianas todo lo que "ueda aludir a un su-eto' 7a omitido -ustamente el centro de las Críticas? la idea de que es una su -etividad trascendental! real! sustancial! que $a no es un individuo! que $a no es una construcci*n meramente l*gica como el su-eto cartesiano! la que est) actuando en la constituci*n de la o -etividad' : esto! si consideramos que su m#todo "retende ser "ositivo! es sim"lemente una omisi*n! una omisi*n ma$or que contamina sus -uicios so re la via ilidad de la e"isteme moderna en la medida que exclu$e de ella toda "osi ilidad de "ensar una su -etividad real' Foucault no ha constatado de manera "ositiva en la Crítica Fantiana 8en la "rimera! "orque las otras! en su texto! "arecen no existir9 un suelo arqueol*gico com(n con las Ciencias 7umanas! que estaría dado "or el descu rimiento de la finitud' Le-os de eso lo que ha hecho es sim"lemente a"licar un su"uesto "revio! tí"ico de ciertas filosofías del siglo EE! $ darle un velo de legitimidad "resent)ndolo como una constataci*n "ositiva' : este su"uesto "uede ser discutido a la lu. de una lectura de la "ro"ia o ra de .ant es un a "riori en el sentido de un marco "revio $ "roductor! en Foucault es s*lo un marco constatado' En .Cuando se hace esta com"araci*n la "regunta que salta en seguida es ? G"or qu# Foucault ha r) llamado %arquitect*nica& a algo tan diferenteH! o! tam i#n! G"or qu# ha r) llamado %trascendentales& a cuestiones que son constatadas de manera em"íricaH' La res"uesta m)s inmediata es que! sim"lemente! no entiende en a soluto qu# es lo que .ant quiso decir con estas "ala ras' A nivel iogr)fico! cuesti*n que no es en realidad! ni un uen argumento! ni una excusa! qui.)s esto se ex"lique "orque su (nico contacto detenido con la o ra de .ant la arquitect*nica condiciona los límites del significado! en Foucault s*lo las com inatorias estructurales del discurso' En .ant es considerado "r)cticamente como un e"istem*logo! o viando sus dos (ltimas Críticas' 5o es este ti"o de ex"licaciones! sin em argo! el que me interesa' 3esde un "unto de vista interno al texto la cuesti*n "uede ser vista com"letamente de otra manera' En .ant fue la traducci*n de la %Antro"ología&! texto "articularmente cercano a las cuestiones em"íricas $! -ustamente! astante le-ano de las ideas que lo hicieron famoso' =tra ex"licaci*n! que nuevamente! no es ni un uen argumento! ni una uena excusa! es la omni"resente deformaci*n neoFantiana! tan arraigada en el am iente acad#mico franc#s! desde la cual .ant! que es la que invoca' Bo$ a dedicar a esto la secci*n siguiente! con lo que salgo de la "arte crítica de este texto "ara entrar a dos cuestiones de ti"o "ro"ositivo' Una es la idea de que! si se sigue la ex"loraci*n Fantiana de la su -etividad trascendental! la idea de finitud! en la que Foucault "one tanto #nfasis! o es sim"lemente un error de lectura! o tiene! am"liamente una alternativa coherente' La otra es que se "uede hacer una %defensa externa&! ciertamente "erversa! de la idea foucaultiana de e"isteme' @.ant la arquitect*nica hace "osi le a los o -etos! $ su"one un en sí indeterminado! en Foucault s*lo a los discursos! constatados como archivos "ositivos' Por una "arte tenemos una arquitect*nica que constitu$e o -etos $ relaciones entre o -etos que a"arecen en esta acci*n! "or otra algo que s*lo configura discursos! $ relaciones entre discursos! $a dados' En .

)s! directamente o"uesto! $o diría que la idea de e"isteme es defendi le' Imagino que es -ustamente "or esto que Foucault la a andon* tan r)"idamente' Es defendi le la idea de e"isteme como marco a "riori del sa er de una #"oca! que o"era "or de a-o de las consciencias! que se ex"resa en formas de o"erar $ en "r)cticas discursivas! que esta lece las condiciones de "osi ilidad de la a"arici*n de unas teorías $ no otras' Pero no es defendi le como marco meramente estructural $ "ositivo! dado $ quieto' Es defendi le la noci*n de e"isteme como un marco trascendental! "ero no es defendi le que o"ere inde"endientemente de una su -etividad trascendental real! constituida como sustancia #tica! de una su -etividad hist*rica! con un "rinci"io de dinamismo interno' 3esde luego! como estructura trascendental! una e"isteme no se "uede conocer a sí misma! $ menos a(n de manera em"írica' Esto no quiere decir! sin em argo! que no "ueda ser conocida' S*lo a-o el su"uesto de que la verdad es una sola $ esta le el no "oder conocerse a sí mismo es sin*nimo de no "oder conocerse en a soluto' Si la verdad misma es hist*rica entonces la consciencia de la verdad tam i#n "uede serlo' El ideal ilustrado de la autoconsciencia como autotrans"arencia e"istemol*gica ha sido -ustamente criticado! $ no me interesa en a soluto reivindicarlo' Pero esto no im"ide "ensar la autoconsciencia de manera no cartesiana! "or e-em"lo! como discurso de una voluntad que "roduce la realidad so re la que interviene' Una e"isteme! a-o estas condiciones! resulta de una reconstrucci*n a "osteriori! que "rocede desde lo "ositivo! "ero que contiene m)s ien una deducci*n de categorías que una constataci*n de estructuras dadas' El "ositivismo! de todas las clases! ha sido suficientemente criticado como "ara creer que el mismo Foucault cre$era en #l' Su misma ex"resi*n %un "ositivista alegre& $a dice la ironía con que "resenta sus "retendidas %"ositividades&' Su insistencia en que se trataría de "ositividades no "asa de ser un argumento de autoridad "ara los "ostulados metafísicos que est) interesado en "ro"oner' Pero si eso es así! $ si lo advertimos ex"resamente! renunciando con ello a la "retensi*n "ositivista! alegre o no! entonces su "rocedimiento es ace"ta le' Podemos discutir con #l! "uesto que ahora sa emos que lo que le interesa es la metafísica que ha "uesto como ase! m)s que el cuento de que la ha constatado en la historia! o en su "ro"io cuer"o' Puestas las cosas así! sinceramente! entonces de lo que se trata es de una metafísica versus otra! $ de la a"uesta acerca de cual "uede ex"resar me-or a una voluntad "olítica de un ti"o o de otro' : entonces la "retensi*n de que no se intenta "resentar metafísica alguna resultaría manifiestamente ser un nuevo truco de autoridad ? %todos intentan "asarnos una metafísica "or de a-o de los argumentos! $o! en cam io! s*lo he hecho constataciones "ositivas&' Por lo que s#! la inteligencia de Foucault no le "ermiti*! "or lo menos hacia el final de su vida creer de sí mismo algo tan manifiestamente "retencioso' La idea de e"isteme no es defendi le sino como una totalidad $! como tal! no "uede ser sino la estructura conce"tual de una su -etividad hist*rica! es decir! la ex"resi*n de un modo de vida' 5o tiene "or qu# ha er contradicci*n entre una historia de las ideas 8em"írica9 $ una arqueología 8de ti"o l*gica $ e"ist#mica9! am os son momentos de las reconstrucciones que la su -etividad hist*rica hace del "asado que la legitima! $ desde el cual "uede "ro$ectar su .Si quisiera hacer un uso externo de las ideas de este texto! no s*lo le-ano a las intenciones de su autor sino que! qui.

arse' El %afuera& del g#nero! de lo #tnico! de los "o res! como los antiguos %afuera& del ien! o la elle.aci*n' 5o es sosteni le la idea de %dos lengua-es&! "ara cada eventual lengua-e s*lo ha$ un lengua-e' : el lengua-e de la vida real no es sino el de los "oderes dominantes' 5o se trata de crear lengua-es del %afuera&! como no se trata tam"oco de %irse& del sistema de la dominaci*n hacia %otra "arte&' 3e lo que se trata es de tomarse el lengua-e $ el "oder! "ara transformarlos desde sí mismos' Es s*lo desde sí mismo que "uede cam iar lo que es' El %afuera& no s*lo es una ilusi*n! cuando se lo entiende como una met)fora es"acial! sino que es f)cilmente una ena-enaci*n que! tam i#n f)cilmente! no tarda en ontologi.ant! que es! "or esto! nuestro "rimer "ost moderno! es decir! el "rimer fil*sofo ca"a. Finitud e#istemoló0ica e in7initud #r>ctica .ant se hace "osi le la ontologi.aci*n de la su -etividad que "one! "or "rimera ve.a "lat*nicas! s*lo son ex"resiones de nuestra voluntad ena-enada! que han "artido tímidamente como % ordes& de lo esta lecido $ no han tardado en convertirse! en la medida en que adquieren fuer.ant las que son im"edidas "or la lectura %err*nea& que Foucault hace de sus textos' . de "ensar m)s all) de la l*gica cartesiana! $ m)s all) de las ontologías o -etivistas que se arrastraron desde los griegos hasta la modernidad' Con .ant los ha "uesto en el fundamento de su filosofía' Encontrar los límites del sa er es encontrar el límite de la "ers"ectiva ilustrada! que "one al sa er como condici*n de la acci*n' La Ilustraci*n! considerada desde un "unto de vista e"istemol*gico! requiere que el cam"o de las acciones sea cognosci le $ calcula le' El "oder de"endería estrictamente del sa er! $ el sa er versaría so re la necesidad estricta' La li ertad! "ara la Ilustraci*n! no afecta a las le$es de la acci*n! sino a su uso' Lo t#cnico enmarca a la li ertad' El descu rimiento de límites intrínsecos al sa er "osi le! la "ostulaci*n de que esos límites residen en la "ro"ia facultad de conocer! es el descu rimiento de que el cogito cartesiano no es .a social! en sustancias! ontol*gicamente ciertas de sí' Pero si es eso! entonces ha ría que reconocerlas directamente como realidades %dentro&' 5o son sino! de lo real! su negaci*n' Pero todo esto es "osi le s*lo si una filosofía del su-eto es "osi le' : una filosofía del su-eto s*lo tiene sentido si contem"la su a"ertura hacia lo infinito' Esto es lo que creo! en exacta o"osici*n a Foucault! que es lo que se hace "osi le desde .ant se hace "osi le la "rimacía de la "olítica! es decir! la "rimacía de la humanidad "or so re toda %exterioridad& ontol*gica' 3esde .(ant $ los #ost modernos CerFele$ $ 7ume han encontrado los límites del conocer "osi le' ..! a la historia humana a-o la res"onsa ilidad a soluta de los "ro"ios hom res' En el a"artado siguiente quiero sugerir que son -ustamente estas "osi ilidades li eradoras en la o ra de .voluntad' La noci*n de un % orde& de la e"isteme! o de un %afuera& no ontol*gico es emocionante cuando se trata de descri ir las "enurias de los excluidos $ los maltratados! "ero no es filos*ficamente sosteni le' En la medida en que las e"istemes delimitan lo deci le de lo no deci le! no "ueden de-ar margen "ara lengua-es su alternos' 2oda realidad que llamemos %otra& res"ecto del "oder constituido s*lo es %otra& al interior de un acto de traducci*n desde el mismo lengua-e del "oder' : todo acto de traducci*n no es sino un acto de coloni.

a no es "osi le! a "esar de que la (nica fuer.*n te*rica es de su$o "r)ctica&' Pero esto introduce la indeterminaci*n no s*lo al )m ito del sa er 8no se "uede conocer con necesidad9 sino tam i#n al )m ito de la acci*n ? las acciones sociales no est)n regidas "or le$es necesarias' 5o s*lo no se "ueden conocer tales le$es! tam"oco existen de hecho' Lo social est) constantemente indeterminado "or la emergencia de la contingencia' Por la "resencia del a.todo"oderoso en el sa er! no "uede serlo' Es finito' Pero el car)cter de su finitud de"ende del car)cter de aquello otro que no se "uede conocer! $ del car)cter de aquellas "osi ilidades que se reconocen como limitadas' 3esde luego la mera existencia de eso algo otro! de un contenido en sí! incognosci le! de los fen*menos! im"lica un límite' Pero! luego! la "ro"ia estructura de la facultad de conocer im"lica su "ro"io límite interno' Por un lado ha ría ciertos n(cleos de determinaci*n en lo indeterminado que re elarían la existencia de esa otredad im"oniendo a la facultad de conocer su realidad 8"ero no su forma9' Esto serían los n*umenos! o el en sí de la cosa' Por otro lado estaría la estructura de la facultad de conocer que daría formas determinadas a esos n*umenos! "ero s*lo las formas que "uede darle' El en sí indeterminado! "ero "ersistente! de la cosa! $ la forma determinada! $ o ligada! del conocer! serían los dos signos de la finitud e"istemol*gica del su-eto cartesiano' Esto! "or lo menos! en el )m ito de la Est#tica $ la Analítica 2rascendental' :a en 7ume! sin em argo! esta finitud e"istemol*gica ha ía sido relativi.a "r)ctica! a"o$ada en la vida "r)ctica' La contingencia humiana! sin em argo! revela la dicotomía cl)sica que "reside la idea .ada en t#rminos de la ra.a! desde luego! que no es un sa er en sentido e"istemol*gico' Una confian. $ el "rogreso' Una confian.a en la sa iduría "r)ctica de la costum re! $ en la varia ilidad suave $ "rogresista del h) ito' El %common sense&! $ la investigaci*n de las tradiciones hist*ricas! le muestran que los hom res o"eran de acuerdo a ciertas sim"atías naturales que hacen "osi le la "a.a! que se funda en una estimaci*n de las inclinaciones de la naturale.ona le que 7ume "uede contra"oner al caos "osi le de la indeterminaci*n social 8a la anarquía del mercado9 es su confian.*n de lo e"istemol*gico' :a con 7ume %8toda9 ra.*n "r)ctica' En 7ume! a "esar de que la certe.ar' Lo (nico ra.a de la verdad es su ca"acidad "ara convencer! lo que reduce toda teoría a ret*rica! en el )m ito "r)ctico sí es "osi le una enorme confian.a humana finita' El ideal ilustrado de trans"arencia entre el sa er $ el "oder se rom"e! $a en 7ume! "ara dar lugar a la sim"le emergencia de los actos sociales coordinados desde un con-unto de %sim"atías naturales& que los hacen via les' Estas %sim"atías naturales& no son! desde luego! materia de conocimiento en el sentido convencional de sa er de un o -eto! o de sa er de la necesidad' Se siguen de manera "r)ctica de la vida "r)ctica' La herramienta que "ermite %conocerlas& es m)s ien el %common sense& $ el relato hist*rico que la teoría científica' El resultado de la a"elaci*n a esas herramientas es el sa er del h) ito $ la costum re' Con 7ume la e"istemología ha sido do lemente revolucionada ? se le ha quitado la necesidad al sa er! $ se ha introducido lo "r)ctico en el cora.

arlo! etc'! o"eraciones todas que de"enden de esta confusi*n 8o astucia9 inicial' La gravedad que .undo! entendidos hasta entonces como existentes o -etivos $ configurados' Cuando el con-unto articulado de las cosas! que se llama mundo! cuando la unidad de las intelecciones ! que se llama $o! resultan ser s*lo necesidades de la ra.a "rogresista en que el mundo cam ia lentamente hacia lo me-or 8hacia el equili rio9' Son %le$es& que ex"resan el ser m)s ien como de er ser que como ser "ro"iamente tal' Son! m)s ien! las condiciones "r)cticas que de hecho se encuentran en la acci*n! m)s que una esencia o -etiva' Son! en suma! le$es de la "racticidad! no del sa er' Es en este contexto! $a des"la.onamiento Fantiano es a andonar la idea de n*umeno como n(cleo! es decir! la idea de que ha$a en s* de la cosa! algo así como un en sí "articular que estaría en el fondo de la cosa "articular' Sos"echo que la noci*n de cosa en s* o es err*nea o es confusa! $ que no "uede! si se trata de ser Fantiano! inter"retarla como en s* de la cosa' Es necesario reconocer que la indeterminaci*n de lo noum#nico de e ser radical! $ que en lugar de cosa en s* de e ha larse sim"lemente de lo en s*' 3e otra manera la idea de en sí de la cosa restauraría la "retensi*n "re Fantiana de que se "uede acotar lo indeterminado hasta determinarlo de manera o -etiva' Es decir! la idea! "re Fantiana! de que la forma que reci e el n*umeno es >adecuada> a lo que $a es en sí! de manera "articular' Sostengo que esta conclusi*n s*lo es "osi le desde la 3ial#ctica 2rascendental! es decir! desde .amiento! $a en 7ume! hacia lo "r)ctico! o liga a mirar! m)s all) de la Est#tica $ la Analítica! hacia la 3ial#ctica 2rascendental $! m)s all)! hacia lo que se esta lece con la Crítica de la Ra.ant agrega en la 3ial#ctica 2rascendental a la $a mu$ grave indeterminaci*n del en sí de la cosa! es la indeterminaci*n correlativa del :o $ del .ada la reflexi*n desde lo e"istemol*gico hacia lo "r)ctico! en que ha$ que discutir el reconocimiento Fantiano de la finitud e"istemol*gica' El des"la.ar $ la contingencia9' : las %le$es& sociales! que en 7ume no son ni una ni la otra cosa! 8es decir! que no son le$es9! no hacen m)s que resumir lo dado! las confian.as "r)cticas que tenemos en lo dado! $ la confian.*n Pr)ctica' Sin esta "ers"ectiva toda la discusi*n se queda en el "lano e"istemol*gico! desde el que se extrae la idea de límite! $ de finitud! "ara a"licarla luego de manera directa! sin reflexi*n! al )m ito "r)ctico! que se hace! "or esta vía! limitado a "riori! "ara luego fragmentarlo! des su -etivi.*n! condiciones internas de la facultad de conocer que no tienen m)s sustrato ontol*gico que la "ro"ia acci*n de la facultad de conocer! se "roduce una esencial am ig@edad en la noci*n de n*umeno que! sos"echo! .arlo! des histori.cartesiana de le$' Para la "ers"ectiva ilustrada ha$ le$ 8determinista $ cognosci le9! o sim"lemente no la ha$ 8im"era el a.ant nunca resolvi*' Si la articulaci*n entre los fen*menos configurados tam i#n es "uesta "or la facultad de conocer! la idea de n*umeno! como n(cleo de determinaci*n que hace "osi le a la cosa determinada! se hace sos"echosa' 5o ha$ manera de decidir! sin volver al o -etivismo! qu# del n*umeno $ qu# de la articulaci*n! o de la forma! constitu$e a la cosa' G7a$ n*umeno de la articulaci*nH! Gha$ n*umeno de la relaci*n entre articulaci*n $ cosa configurada aisladaH! Gno es la relaci*n tam i#n una categoríaH' Creo que la (nica manera de mantener la consistencia del ra.

ant ha la de ex"eriencia de una su -etividad trascendental! Foucault "one la ex"eriencia del cuer"o individual como ex"eriencia de algo noum#nicoA donde .ant ha la de analítica de la ra.el momento en que se niega la su sistencia ontol*gica e inde"endiente del $o configurador 8que sería algo así como un en sí "articular del su-eto9! $ se niega la su sistencia ontol*gica e inde"endiente del mundo 8que sería la articulaci*n en sí de lo configurado9' Si leemos s*lo hasta la Est#tica $ la Analítica nos enteramos de que el su-eto es el que "one la forma en el fen*meno! "ero no el contenido' S*lo cuando leemos la 3ial#ctica encontramos que el contenido que a"orta lo en s* es algo com"letamente indeterminado! en lo que no es "osi le imaginar n(cleo de determinaci*n alguno' 7e hecho esta crítica de la idea de n*umeno entendido como en sí de la cosa a "artir de la idea de relaci*n! "regunt)ndome "or el as"ecto noum#nico de las articulaciones que "ueden configurar este mundo como el que es! $ asegurarnos que o"eremos con #xito en #l' La misma crítica se ha hecho m)s frecuentemente 8"or e-em"lo Fichte9 a "artir de la idea de causalidad! es decir! o -etando el car)cter causal que de e asumir el n(cleo noum#nico res"ecto de la cosa determinada' En esta crítica me interesa deconstruir la idea de en s* de la cosa! "orque me "arece el origen de muchas de las nociones que a"arecen en la filosofía que "one a la finitud como dato esencial' 2odo el ra.ant! o a extender err*neamente sus conce"tos ? donde .onamiento! extraordinariamente curioso! de Foucault! en que atri u$e a las Ciencias 7umanas la (squeda de %trascendentales em"íricos&! "arece tener su origen en la idea de que ha ría límites en lo en sí indeterminado! tanto en el lado del mundo 8como nuestra condici*n de seres vivos! susce"ti les de muerte9! como en el lado del $o 8como la estructura neuronal en que ocurre el "ensamiento9' 2oda la discusi*n! llevada siem"re con algo de esc)ndalo! so re la im"otencia del hom re "articular "ara sa er de manera trans"arente! "arece ocurrir so re el su"uesto de que lo que ha ría que conocer es lo noum#nico' Son estas realidades nom#nicas de la vida 8la muerte9! el deseo 8su vacío9 $ el lengua-e 8su ca"acidad de constituirnos9! o de la realidad noum#nica que ha$ en estas categorías imaginadas "or la analítica de la finitud! las que hacen que Foucault re"ita una $ otra ve.ant! criticar la noci*n de que ha$a en sí de la cosa! $ es su crítica a la idea de que los hom res "osean intuici*n intelectual' Para el hom re "articular los o -etos se dan! como $a dados! s*lo a la intuici*n sensi le! "ero la acci*n de las categorías no "ermite conocer! a "artir de este a"arecer sensi le! un n*umeno inteligi le! quedando con ello s*lo la "osi ilidad de entender el n*umeno en sentido negativo! es decir! aquello que! -ustamente! no es o -eto de la intuici*n sensi le $! en .*n que revela lo incognosci le del en sí! Foucault "one la "osi ilidad de una filosofía de la ex"eriencia que trata! nuevamente! de acotar lo en sí e"istemol*gicamente ina orda le' Pero ha$ a(n otra "ers"ectiva que "ermite! ahora desde el mismo . >me son dados>! >le son dados a mi cuer"o>! >se dan>' Un cierto >algo> se im"one desde lo no "ensado! $ la analítica de la finitud intenta a ordarlo sin resignarse a su "ro"ia finitud! a su "ro"ia inca"acidad "ara a arcar lo que la excede' La noci*n confusa! o err*nea! de en s* de la cosa! o"era aquí como lugar donde Foucault "uede "oner todos los límites que la metafísica de la li ertad quiere trascender' : es nota le como su )nimo metafísico lo lleva a mal inter"retar err*neamente a .

onte hist*rico! se hace "osi le una sociedad en que la moralidad li re sea "ractica le' Esta garantía! desde luego! no es inde"endiente de la anterior! "ero "ro"ongo que ha ría que "ensarla "or se"arado! "ara asumir qu# es lo que im"lica "ara la filosofía' Sos"echo que! como mínimo! su significaci*n tiene que ver con la introducci*n m)s directa del orden de lo "olítico' La historicidad Fantiana de e ser reali.consecuencia! del entendimiento! es decir! de la ra. ? si 3ios no existe entonces todo est) "ermitido' Cuando se asume la radical deconstrucci*n que hace .ant se refiere tam i#n al $o li re! no em"írico! $ a 3ios! consider)ndolos como n*umenos' Aquí est)! creo! la clave de la cuesti*n! "uesta en t#rminos del "ro"io .a que la moralidad li re es "osi le no "uede ser conocido e"istemol*gicamente' El sa er que se "uede tener de su existencia resulta de la reflexi*n en torno a la moralidad! no en torno a alguna inde"endencia ontol*gica demostra le' Se llega a la existencia de 3ios a la ve.ant' S*lo ca e ha lar "ro"iamente de lo noum#nico en un contexto "r)ctico! no en uno e"istemol*gico' Pero! si es así! entonces las refutaciones de las "rue as de la existencia de un 3ios o -etivo adquieren toda su gravedad' 2am"oco la articulaci*n entre el articulador $ lo articulado es o -etiva e inde"endiente' La indeterminaci*n de lo en sí 8tanto en el lado del $o como en el lado del mundo9 no "uede ser resuelta a trav#s de ning(n "rinci"io articulador o -etivo' 5o ha$ o -etividad e"istemol*gica alguna' El su-eto trascendental configurador lo configura todo' Incluso su "ro"ia o -etividad! $ la de su Padre' El sa er! en sentido e"istemol*gico! ha sido derrotado com"letamente! $ en su lugar s*lo ca e "oner la creencia! que es un sa er cu$as garantías est)n ahora com"letamente en el orden "r)ctico' :o creo que se com"rende ahora "or qu# "ara .a en mostrar' Una es la existencia de 3ios! entendido ahora como un sa er cu$o sentido $ contenido es del orden "r)ctico' Un 3ios que garanti. como condici*n "r)ctica! $ como resultado! de la noci*n )sica de que los hom res son esencialmente li res' La otra garantía es que la realidad est) ordenada teleol*gicamente de tal manera que! en el hori.ant de toda o -etividad e"istemol*gica se de e asumir! consecuentemente! el "rimado a soluto de la su -etividad en el sa er' Cuando se muestra! luego! que! de ido a esto! no ha$ sa er o -etivo alguno de la moralidad! el significado de esa "rimacía de lo su -etivo se muestra como un "rimado a soluto de la li ertad! o un "rimado a soluto de lo "r)ctico so re lo e"istemol*gico' Este "rimado de la li ertad es! "ara .ant! hist*rico' Si ien el individuo "articular "uede estar im"edido de manera em"írica "ara e-ercer una voluntad moral uena ha$ dos garantías que .ada' : esto im"lica $a m)s directamente un "ro$ecto "olítico! un "ro$ecto de transformaci*n social! que no se limita al e-ercicio "rivado de la moralidad! sino que intenta hacer real su "r)ctica universal! que es lo que la hace moral de manera efectiva $ com"leta' .ant es tan im"eriosamente im"ortante que 3ios exista' Si el sa er no "uede conocer con necesidad sino lo que "one #l mismo! entonces todo lo que ha$ en el sa er es "uramente su -etivo! $ las diferencias entre los su-etos "articulares que son constituidos en el marco de esa su -etividad trascendental no tendrían ninguna otredad res"ecto de la cual regularse' 3ostoievsFi lo ha resumido de manera efica.*n te*rica' Pero .ant se esfuer.

*n te*rica es de su$o ra.a radical en que la acci*n colectiva "ueda ir m)s all) de la soledad individual' La deconstrucci*n o! me-or! la omisi*n! de la idea de su-eto! "ara "oner en su lugar la ex"eriencia meramente significante del cuer"o! no hace m)s que agregar un nuevo tinte de"resivo al vie-o tema existencialista de la soledad individual' 7a$ una rara sa iduría! "ues! en que Foucault ha$a terminado sus días envuelto en lecturas de 2ertuliano! San Qer*nimo $ San Agustín' .*n Pura! mera necesidad de la ra.Sostengo que ha$ tres versiones de 3ios en .*n! que muestra la finitud del hom re "articular! inscrito en la finitud de la estructura trascendental de la facultad de conocer' El 3ios garanti.ador de la moral' Es decir! lo noum#nico! "osi le n(cleo de determinaci*n de lo en sí! s*lo "uede ser su -etivo! en el sentido "r)ctico de la "ala ra' Pero entonces no s*lo la finitud e"istemol*gica queda en entredicho "or la infinitud "r)ctica! sino tam i#n el tema de la otredad' 5o ha$ m)s otredad en lo en sí que nuestra "ro"ia li ertad! $ la acci*n garanti.ar ahora so re una ase com"letamente diferente! en que $a no son la tradici*n Ilustrada! que "one el sa er como condici*n de la acci*n! ni su negaci*n a stracta! que negando el sa er s*lo encuentra el límite! las que "onen los "ro lemas esenciales' Bolvemos! "or decirlo así! al centro en que toda ra.*n Pr)ctica! que muestra al hom re "articular en el marco de la infinitud que le a re la li ertad' En el marco de la infinitud "r)ctica! que en el hom re "articular no es sino su res"onsa ilidad moral "ersonal' El 3ios que! o"erando en el )m ito de la li ertad! garanti.ador de la moralidad de la Crítica de la Ra.ar! $ el im"erativo Fantiano! en que la .ant! $ su significado' Al mantener la idea de una otredad nom#nica que >se da> "ara la ex"eriencia del cuer"o individual lo que "one es la distancia infinita de cuer"o a cuer"o! que nunca logra su"erarse en una su -etividad com(nA lo que "one es un es"acio lleno de "otencias >otras> que im"iden la li ertadA lo que "one es la desconfian.ant! que corres"onden a cada una de las Críticas! $ que corres"onden tam i#n a tres ideas distintas de la finitud del hom re' El 3ios e"istemol*gico de la Crítica de la Ra.*n "r)ctica! es decir! al camino a ierto "or la contingencia humiana! en que la li ertad no es sino la emergencia continua del a.a la "osi ilidad teleol*gica que da sentido a la "olítica! $ que muestra al hom re "articular ante la infinitud "osi le de su reali.)s all) de Foucault! en cam io! la reflexi*n so re el $o li re Fantiano! finito en t#rminos e"istemol*gicos! infinito en t#rminos "r)cticos! "uede em"e.adora de 3ios' Castaría con el grito de guerra ? O3ios somos nosotrosP! "ara que no quede en lo en sí sino lo que la autodeterminaci*n humana quiera "oner' Con esto el la erinto Fantiano ha terminado "or "ermitirnos reconocer esta verdad ? lo que llamamos otredad no es sino la voluntad ena-enada' : con esto es "osi le ver me-or lo que Foucault omite en .aci*n hist*rica' A "artir de aquí "uedo es"ecificar tam i#n "or qu# me interesa criticar la idea de en s* de la cosa! $ no a(n la de lo en s*! en general! que! "ara la e"istemología! a"arecería como la otredad del su-eto' Cuando lo en sí se reconoce como algo radicalmente indeterminado! es decir! cuando se ha deconstruido radicalmente la realidad en sentido e"istemol*gico del $o "articular $ de la cosa "articular! quedamos "or fin en "osici*n de reconocer que lo (nico noum#nico que "uede a"arecer a la ex"eriencia "r)ctica es el $o li re! $ el 3ios garanti.

ant ex"uso de manera contundente! $ que est) "resente en toda la filosofía moderna' El demonio o -etivista de la tradici*n cartesiana ha metido su cola en este "seudo Fantismo que quiere "ensar la diferencia! la otredad $ la infinitud' La visi*n que ofrece de .li ertad es! "or "rimera ve.! autodeterminaci*n de un su-eto' Ahora! su"erada la finitud e"istemol*gica en la infinitud "r)ctica! se hace im"eriosa una filosofía del su-eto! es decir! una reflexi*n so re el actor de este mundo construido en las luchas de la li ertad' Pero se hace necesaria tam i#n una radical resignificaci*n del Cogito Cartesiano! que $a no "uede ser un ente meramente l*gico! caracteri.ant! $a no el fil*sofo de la finitud! sino el de la li ertad! el que ha "uesto la "rimera reflexi*n del su-eto hist*rico so re sí mismo $! con ello! ha hecho "osi le esta constataci*n autoconferida de la voluntad revolucionaria ? somos libres #odemos ser 7elices.ado "or el "ensar! o el sa er! sino que de e ser un ente eminentemente #tico! que se constitu$e! $ constitu$e al mundo! en la odisea de su ex"eriencia li re' .)s lo >in>! est) en elegir sistem)ticamente las del lado o"uesto a las que sostienen los acad#micos cartesianos' La filosofía moderna! sin em argo! ha sido mucho m)s creativa que esta sim"licidad cartesiana o anti cartesiana! o que esta dicotomía re"etida hasta el cansancio entre Ilustraci*n $ Romanticismo' 3esde 7egel la su"eraci*n "osi le de la modernidad filos*fica no tiene "orqu# conducir al a. .ant a ese e"istem*logo construccionista que cre$eron ver los neo Fantianos! ignorando "or com"leto lo que su o ra tiene de filosofía moral! $ de "olítica' Pero! "eor a(n! es reducirlo a la dimensi*n inicial de su e"istemología! la que "ermite la teoría del n*umeno! ignorando la indeterminaci*n e"istemol*gica radical que surge del con-unto de la Crítica de la Ra.onte insu"era le de la acci*n humana' 5o "uede entenderse a este su-eto en el tiem"o! o sometido a la sumisi*n em"írica ? ahora s*lo la historia humana "uede ser entendida como su-eto' 5o es necesario $a entender al lengua-e como cam"o vacío! en que im"era la fractura! en que no ocurre sino lo contingente' La deses"eraci*n existencialista! o la indiferencia "ost estructuralista! se revelan como ena-enaci*n de la voluntad infinita' 3ada la am"lia "ers"ectiva! moral $ "olítica! que con 7ume $ .*n Pura $! lo que es m)s grave! la )sica distinci*n entre e"istemología $ ra.ant es extra<amente anti cartesiana ? se limita a ser un cartesianismo invertido' 3onde se "onía su-eto infinito se "one ahora finitud $ falta de su-eto! donde se "onía infinitud se "one ahora límite! donde se quería "oner moralidad $ "olítica se "one ahora la deconstrucci*n del relato moral! $ de los fundamentos de la "olítica! donde se "onía significado $ re"resentaci*n se "one ahora significancia $ circularidad de los relatos' Parece! "ara la mirada de un racionalismo crítico "osi le! como si todo el universo de la filosofía moderna se limitara a una serie de alternativas dicot*micas! $ lo correcto! o qui.ant se a re "ara la iniciativa humana! uscar en .i o"ini*n es que esta resignificaci*n tiene el efecto de diluir la ma$or "arte de los argumentos "ost estructuralistas so re la deconstrucci*n del su-eto! que resultan! vistos desde aquí! una incesante "orfía anti cartesiana! que lucha contra un fantasma que $a ha sido su"erado "or la "ro"ia historia de la filosofía' 5o "uede $a entenderse al su-eto como individual! ni a su autoconsciencia como mera teoría' 5o "ueden entenderse sus límites de manera "uramente em"írica! ni e"istemol*gica! ni la finitud de sus "articulares como el hori.*n "r)ctica que el mismo .ant el origen de una filosofía de la finitud es leerlo de manera err*nea o! sim"lemente! no leerlo' 3esde luego es reducir a .ar o a la nada' Pero es .

Contra Bataille 8a "ro"*sito de %7istoria del =-o& & I )9 Los "ro lemas de los ex cat*licos siguen siendo! la ma$oría de las veces! "ro lemas de cat*licos' Se "uede distinguir la negaci*n! que lleva al ser a ser otro de sí! de la negaci*n a stracta! que sim"lemente contra"one! $ de la negaci*n vacía! que o"one el sim"le ser quieto! sin lucha! o la nada' La negaci*n ex cat*lica rara ve. en sím olo e-em"lar del #ensamiento de nuestra #"oca "or Foucault! que quiere hacer filosofía desde la o stinaci*n ex cat*lica' Estas son cosas que s*lo le "asan a los franceses' 5i los ingleses! ni los alemanes! tienen so re sí el "eso de la hi"ocresía cat*lica! ni necesitan como res"uesta la hi"ocresía anti cat*lica' = el sim"le ago io "uritano! o el ligero es"íritu li eral! los ale-an de convertir en "ala rería los vericuetos de sus com"le-os de cul"a' La ligere.ichel Foucault' La sim"lonería del ex cat*lico Cataille! que se limita a imaginar todo lo contrario de 3ios "ara satisfacer de manera "erversa su cul"a de desconocer a lo sagrado! se hace m)s sutil en el ex cat*lico Foucault! cu$a "oderosa mente convierte en conce"tos lo que Cataille trata de narrar como ex"eriencias! aunque sean ex"eriencias "roducto de su fantasía' 8 N 9 5o me "regunten c*mo! "ero a mi casa lleg* un so rino de Cu<uel! $ le he "reguntado si su tío era cat*lico' .a de los italianos es "rover ial' 5i Casanova! ni Passolini! han significado "ara ellos el secreto a voces que son Sade $ Cataille en la cultura francesa' Cocaccio $ Chauser! ha ían "uesto su sello en este )nimo li eral $ festivo hace $a seiscientos a<os! $ fue suficiente' Si los alemanes sufrieron el o"ro io de la negaci*n a stracta $ deses"erada de 3ios fue cuando eran cat*licos' Los monstruos de . Co$oac>n +é2ico 199.)s la huella "rofunda de una fe totalitaria' 7a$ dos nota les ex cat*licos que marcan en sus o ras constantemente estas maldiciones' Uno es el sim"le Cataille! otro es su mu$ sofisticado admirador! .istoria del BCo &.Santiago! M1 de . va m)s all) de la "osici*n a stracta o vacía de un contrario sim"le' Esta im"osi ilidad es qui.a de un 3ios vengativo! o es qui.4) +ic..atías Rr@neDald son un 3 4 Aeor0es Bataille .el Foucault 6e len0uaCe $ literatura /d.)s "arte de la vengan. . Eer +ic.! que es sos"echosa' Se trata sim"lemente del lanco $ el negro de lo mismo ? $ los -esuitas "ueden ser el negro! así como las mon-as ursulinas son el lanco' 2oda una cuesti*n meramente eclesi)stica' El li ertino ilustrado! lineal $ re"etitivo! que es Sade! es convertido "or Cataille en "unto de fisura que inaugura sus narraciones $ "uerilidades "ornogr)ficas' La sim"licidad truculenta de Cataille es convertida a su ve.a$o de /001'6 ouraniómmata C.)s! este fen*meno cultural! de mucho ma$or alcance' La "uerilidad de la o stinaci*n "ecaminosa de Cataille est) tan cerca del #xtasis místico de Santa teresa 8la francesa $ la chilena9! o de san Quan de la Cru.e dice! admir)ndolo sin contem"laciones! que fue un hi-o de hidalgos semi "o res! mu$ cat*licos! lo "eor de Es"a<a! $ que cuando ni<o -uga a a hacer misa con altares de -uguete' Cuando se considera su anti clericalismo "osterior no de e olvidarse este dato o! qui.. Paidós Barcelona 199.el Foucault .istoire de lDoeil 194?) /d..Pre7acio a la Frans0resión &19.

)s encuentra al fin la f*rmula final en su idea del cuidado del "ro"io cuer"o' 5o es raro que sus manuscritos descansen en un convento -esuita' 7an vuelto a su origen' S*lo ha$ una manera de que la muerte de 3ios sea real! $ no es! desde luego! la truculencia del "ecado que lo "rolonga de manera "erversa' : esa manera es la risa! la levedad de la indiferencia ante lo divino que! sin ser seguridad en sí misma $ certe.ab*an muerto $ el nuevo 6ios no nac*a aHn. eludir ese vacío que lo ago ia' : qui.as! "or cri"to -udíos $ ex cat*licos' : am as "osturas tienen una relaci*n es"ecífica con la es"ectacularidad sexual a la que llaman %erotismo&' Por un lado la moderaci*n hedonista de la vivencia $ del agrado! "or otro lado las figuras del horror! el #xtasis $ la muerte' : no es raro que! en am os casos! la materia "ro"iamente sexual del erotismo se dilu$a' Por un lado en la moderaci*n civili.ombres libres. .sche no siente el vacío de 3ios! no hilvana un discurso que-um roso $ truculento "ara relatar su ausencia' 2riunfante! cree que el su"er hom re "uede vivir sin #l' Cele ra el )nimo festivo que enfrenta la nada como fuer.sche "uede ser instructivo' 5iet.an en sus filosofías las cul"as del asesinato' Com"arar esta actitud con la de 5iet.a es! al menos! clara $ honrada "rescindencia que se entrega a lo inmanente "uro! a la vivencia ligera! a la falta de hori.ar su "ro"ia risa! no es sino una diferencia entre dos modos de administraci*n "osi le' 5 +ar0uerite 'ourcenar en su !Cuaderno de notas a G+emorias de AdrianoG% dice 5ue le interesó el si0lo II #or5ue 7ue durante muc.ada de la su limaci*n re"resiva! "or otro lado en la des su limaci*n esca rosa $ violenta! cu$o contenido se acerca m)s a la muerte que a la vida' Pero! a diferencia de la comedia antigua! que fue sofocada "or un "oder totalitario $ homogenei.ante! la comedia nueva "uede ser administrada "or un dominio interactivo $ diversificador' Con lo que la diferencia entre la comedia de es"íritu li eral $ la comedia atormentada! que no sa e go. "os dioses $a .ontes "ositivos o negativos' Este a andono alegre! cuando no es a(n ataraxia! indiferencia "ura o es"era de la muerte! es el momento m)s ello de la ausencia de 3ios' Sin #"ica alguna! entregados a la gracia de la ironía! a la fragilidad del cuer"o! a la sim"licidad de lo onito! la comedia "ura! no atormentada a(n "or la cul"a! es la %alegre des"edida de los dioses&' 8 S 9 5o fue la cul"a! sino la deses"eraci*n ante la nada! lo que arras* a la comedia' 5i siquiera el cristianismo! religi*n de corderos! sim"lemente inca"a. de interrum"ir la alegría sin convertirla "reviamente en cul"a' Fue el Im"erio Universal! la dominaci*n a soluta! la que arras* con el es"íritu de la comedia' El cristianismo "re"ar* el camino! $ luego coron* su o ra! devorando $ "rofitando de sus ruinas' En el es"íritu "ost moderno coexiste la levedad de la comedia! como es"íritu ultra li eral! con la truculencia de la cul"a! arrastrada entre am alinas $ -erigon.e-em"lo' 2odo el "ro lema del vacío de 3ios se resuelve en que "ara un ex cat*lico ha$ 3ios Padre o im"era la nada' Sin el Padre los hi-os que lo mataron sacrali.o tiem#o el de los Hltimos .a creadora' Es claro! en cam io! que el hom recito Cataille no "uede vivir sin su constante referencia' Es claro tam i#n que el fil*sofo "rofundo que ha$ en Foucault! "or de a-o del es"ect)culo acad#mico de sus arqueologías! usca una $ otra ve.

ontes decaer) r)"idamente al sin sentido $ al vacío' El im"erio universal! ahora flexi le $ diverso! arrasar) al es"íritu de la comedia una ve. Ialter BenCamin $ la e2#eriencia de la memoria !"os vieCos 0eneralmente obran $ .uidobro Eientos Contrarios &1944) En las #"ocas de derrota! cuando la ex"eriencia real nos es adversa! cuando "arece que no se "uede tener es"eran.as! "orque la determinaci*n se ha im"uesto ante la "osi ilidad! se "uede intentar reformular la es"eran.a del mesianismo' En la sociedad tradicional! que articula a su dominaci*n en torno a la radical a"ro"iaci*n de la memoria colectiva! la memoria mesi)nica! que nos dice que %hemos sido es"erados&! que "one nuestra tarea como la de redimir a nuestros "adres! era "otencialmente su versiva' En la sociedad "ost moderna! que articula su dominaci*n de la diversidad creando "asados! "resentes $ futuros m(lti"les! a la medida de los consumidores! la memoria mesi)nica! una entre otras! es "erfectamente administra le' La tolerancia re"resiva "uede admitir nuestra tarea .En vano uscar) la des su limaci*n violenta esca"ar al continuo re"resivo! que e-erce m)s violencia $ a ma$or escala! que sa e "resentar la violencia como com"rensi*n "siqui)trica $ legítima! que e-erce su violencia cotidianamente! en el modo natural de la dominaci*n fuertemente esta lecida' La esterilidad de la im"ugnaci*n se "erder) en el gesto "erversamente virtuoso! sin llegar nunca a constituir una "olítica' En vano uscar) la moderaci*n li eral algo de contenido en la diversidad ilusoria del agrado mani"ulado' : la fragilidad de vivir sin hori.% Eicente . m)s! confirmando que el contenido real de la muerte de los dioses es su conversi*n en "oderes terrenales' : todo esto "orque si ha$ algo que el %erotismo& del agrado $ el %erotismo& de la transgresi*n tienen en com(n es su o stinaci*n en la individualidad! su inca"acidad "ara constituirse en sustancia er*tica! es decir! en es"acio transindividual constitu$ente de una su -etividad hist*rica' La im"osi ilidad frustrante del agrado! la im"osi ilidad truculenta de la transgresi*n no son sino una misma ? la im"osi ilidad de la individualidad' 7a$ algo que li erales $ ex cat*licos no han "erdido nunca! aunque ha$an "erdido a 3ios! $ a la verdad! aunque ha$an criticado a stractamente la idea de su-eto! $ es la "oderosa im"resi*n de que todo devenir del ser atraviesa $ se consuma en su ser individuos' Individuos leves que no requieren "ertenecer! o individuos cul"*genos que s*lo entienden "or "ertenecer lo místico! lo sagrado' Convicciones en uenas cuentas sim#tricas! que se ex"resan am as en la mitología de la centralidad del cuer"o' Santiago! Se"tiem re de /001'6 Ouraniommata 6.a desde la ex"eriencia de la memoria' +ue la memoria d# lo que la realidad "arece no dar! esa sería la es"eran.ablan en nombre de sus desen0aJos de sus 7racasos 5ue ellos llaman e2#eriencia como si todos debiéramos 7racasar en la vida $ desen0aJarnos.

de inventar m(lti"les memorias' Pero incluso! si se "udiera! el conce"to mismo de recurrir a la memoria como argumento! o como sim"le ex"eriencia! de ería ser revisado' G3e emos recurrir a la memoria como ex"erienciaH' G5os dictan nuestros ma$ores un destino me-orH' G5o es esto un )nimo de arraigar la consciencia crítica en la sensaci*n de cul"aH' G+u# clase de uto"ía! o de negatividad! es la que resulta de recurrir al "asadoH' Una sociedad que es ca"a.(n R' al texto' Comentar de manera fragmentaria! sin em argo! en el estilo que el mismo texto "ro"one' A#unte 1 ? Reca"itular es un vicio de la decadencia' Los vie-os llaman ex"eriencia a la sumatoria de sus fracasos' Cuando el "resente ha sido revolucionado radicalmente $a no tiene sentido recurrir a la memoria' 5o vamos a redimir nada' Bamos a crear' 5o s*lo vamos a derrocar el dominio "resente! sino tam i#n el que hemos heredado de nuestros %"adres ma$ores&' 5o se "uede se"arar la es"eran.erencia A<CIS K "B+ Santia0o 199.il $ una 5oches&! el significado de ese infinito ca-*n de sastre que es la memoria escrita ? encantamiento! ilusi*n! "roducci*n de mundos! e-ercicio humano' +ui.!"a dialéctica en sus#enso 7ra0mentos sobre la .)s fueron los antiguos "ersas del siglo E! esos vividores! los que me-or entendieron! con sus %.a que toda memoria es un "roducto' : qui. de inventar m(lti"les "asados! una consciencia crítica que quiere salvar lo que en alguna de esas ilusiones ha ría de es"eran.istoria% traducción introducción $ notas de Pablo B$arzHn <. de volar en "leno día! a otros "orque el Padre Eterno los mantiene ligados a la cul"a' Pero "ara el enano teol*gico oculto en Cen-amin am as cosas "arecen ser la misma! el horror que le causa la t#cnica es s*lo otro as"ecto de su cul"a mesi)nica' :a Plat*n! el intelectual "or excelencia! temi* que el e-ercicio de la escritura terminaría orrando la memoria' 7o$ sa emos que eso no es cierto' 5o ha$ una memoria o -etiva que orrar! la escritura s*lo enfati. #ublicado #or "ibros la Invención $ la .)s .redentora f)cilmente $ traducirla en uto"ía de consumo ? nuestros "adres vivieron mal! nosotros viviremos me-or' La cul"a residual "or este eneficio! que nunca lograremos hacer llegar hacia el "asado! se "uede ahogar en conformismo! en horror ilustrado ante el "asado de ar arie! o sim"lemente anular a trav#s de la "rogresiva sim"lificaci*n del a"arato mental' 5o se "uede luchar desde la memoria mesi)nica en una sociedad que es ca"a.ant es la culminaci*n de la tradici*n de la memoria escrita ? la consciencia que 6 Ialter BenCamin ..a ? es en este contexto que quiero comentar %So re el conce"to de historia& de Talter Cen-amin 8 U 9! $ la Introducci*n que hace Pa lo =$ar.a mesi)nica de la cul"a' G5ecesitamos la cul"a como argumentoH' 5o' Si es cierto que la revoluci*n radical del es"acio t#cnico nos de-a sin memoria G"or qu# ha ríamos de intentar recu"erarlaH' La t#cnica no recurre a la administraci*n de la memoria como forma de dominio! nuestros ma$ores sí lo hacían' El nuevo dominio no requiere de la memoria! "orque tiene me-ores argumentos' La nueva voluntad revolucionaria tam i#n de ería tenerlos' S*lo a los intelectuales $ a los sacerdotes les interesa el "asado' A unos "orque el (ho de . .inerva es inca"a.

a ante los innumera les "resentes o"resivosH' G: qu# hacer entonces con la historiaH' Pro"ongo esto ? regal#mosle las %historias& a los intelectuales! a"rendamos nuevamente a leer! a"oder#monos del "resente! hagamos "osi le el futuro ''' iniciemos otra ve.ada' .os de la historia que no dominamos' 5ecesidad allí donde logramos "oner una le$! contingencia allí donde nos de-amos llevar "or el desconcierto' En am os casos la noci*n fundante es que el "rinci"io de funcionamiento hist*rico nos es a-eno! $a sea como estructura hist*rica! en el "rimer caso! o como irru"ci*n del a. la 7istoria' A#unte 4 ? Llamamos necesidad o contingencia hist*ricas a esos "eda.il $ una 5oches no son ilusi*n! enga<o! vida sutil! ama ilidad er*tica! sino omni"resencia de la Pala ra! que es el reino de la seriedad $ la Berdad! del gran 3olor! $ la infancia "er"etua en que nos fi-a la Le$ Paterna' Cen-amin quiere dis"utar esta administraci*n de la memoria! $ darle a la cul"a la forma de una d# il fuer.ar! en el segundo' Para un conce"to en que ha$ una relaci*n interna a soluta entre la forma del devenir hist*rico $ la actividad humana! tanto la necesidad como la contingencia hist*ricas no son sino actividad humana ena-enada' La reconstrucci*n del "asado como necesario da cuenta de la so er ia de la ra.ar! es "osi le "ensar a la "osi ilidad como "osi ilidad determinada' La necesidad del "roceso hist*rico no es sino esto ? nuestra reconstrucci*n racional de la "osi ilidad determinada! $ nuestra tarea "or hacerla real' Pero nada de esto requiere que ha$a teleología! es decir! un im"ulso a-eno al "resente hist*rico que tira hacia un futuro necesario' 5o ha$ teleología "orque no ha$ nada fuera del "resente hist*rico a soluto' La teleología no es sino la "osi ilidad totali.*n que no se ve como autora de sí misma' La contingencia no es sino im"otencia ena-enada' La contingencia no es sino "osi ilidad ena-enada' 5ecesidad $ teleología no son la misma cosa' +ue ha$a necesidad im"lica que el conce"to es movido! auto construido! dentro del hori.a' Pero la ase social! la ase material! de este e-ercicio ha sido arrida' Los modos de la escritura que su"one est)n en crisis' : #l lo sa e' Su am ig@edad ante la re"roducti ilidad t#cnica del arte así lo muestra' : no nos ofrece m)s res"uesta a sus incertidum res que recurrir al "asado' En la #"oca del h$"ertexto! del Te $ la telerro *tica! la memoria se vuelve in(til como argumento del "oder! demostrando al fin de manera ex"lícita su car)cter ilusorio' El "oder actual no cuenta historias! crea directamente una diversidad mani"ula le de "resentes que se a ren con la avide.onte de la "osi ilidad' Es decir! que entre el determinismo $ el a.)s el desafío hegeliano es asumir "or fin la escritura como vida! es decir! como "olítica' Pero los sacerdotes han "uesto a %El Li ro& en el tiem"o $ lo han usado "ara administrar la cul"a a trav#s de la memoria' Sus .escri e su "erce"ci*n configura el mundo' +ui.a redentora que! desde el "asado imaginario! "odría darnos es"eran. de las ex"ectativas' 5o se<ala hitos! ni "one fundamentos! sim"lemente tiende hilos $ "rocede' G3e eríamos negarnos! como el o tuso Plat*n! a a"render a leer esta nueva escritura "ara no "erder la memoria de nuestros textos sagradosH' G3e eríamos uscar en el "asado imaginario la es"eran.

as' Ellos no se a"oderan de nuestro "asado! sino de nuestras es"eran.clado la revoluci*n con el mesianismo' G+uien nos asegura que la %d# il fuer.ca im"ortante' Rescri ir la historia s*lo "uede interesarle al "oder' Los que no tienen nada tam"oco tienen "asado' A no ser que los intelectuales los carguen con un c(mulo de cul"as que redimir' los que conquisten el "oder conquistar)n con #l tam i#n el "asado' Pero la lucha es "or el futuro! no "or el "asado' S*lo a los intelectuales les interesa la lucha "or el "asado! "orque "resienten que en su administraci*n encontrar)n las claves del "oder' Pero el "asado "odría ser un argumento si existiera! $ fuese a"ro"ia le como existente' Pero al ser orrado! o mani"ulado! "or la t#cnica s*lo queda de #l el im"ulso interno! la vida! que quería darse sus formas! aunque de hecho no las necesite' Para la voluntad revolucionaria es "referi le uscar la vida en el "resente que en el "asado' Lo que queremos es la vida! no la cul"a' +ui.i de 7eidegger es m)s a"ro"iada "ara Cen-amin que su misticismo marxista ? "ero los na.a! sino nuestro conocimiento de las t#cnicas del "oder' 2al como los socialistas ut*"icos .as' Identificar las es"eran.is fueron los alemanes! no los -udíos' %2odo documento de la cultura es tam i#n un documento de la ar arie&' Peor a(n! G"or qu# de eríamos rescatar entonces el famoso %"atrimonio&H' G5o sería me-or recrear las es"eran.arlas de redenci*nH' +ueremos conocer la historia "ara encontrar las claves del dominio $ revertirlo! no s*lo "ara tener en las manos un argumento "o#tico ? no son nuestros h#roes 8"adres9 los que nos dan fuer.as con el "asado hace que la historia nos "are.)s el fin de la historia anunciado "or FuFu$ama no es el de ninguna historia que "ueda llamarse o verse como o -etiva! sino! -ustamente el fin de la actividad de contar la historia' El fin de la historia es el momento en que el "asado hist*rico de-a de entenderse como o -etividad $ se hace ex"lícitamente al fin un es"acio en el que se reconoce la "resencia del "resente' 5o se "uede ser uen historiador en la #"oca del fin de la historia' =! tam i#n! "resentarse como historiador! aunque sea a-o la consciencia mesi)nica de que se acude al "asado ante un instante de "eligro! no es sino un argumento de autoridad astante d# il' Por qu# %rescatar el "asado de la dominaci*n&H! Gno de eríamos m)s ien rescatar el "resenteH' GPor qu# tratar de salvar el "atrimonioH! Gqu# "atrimonio! el de la sociedad de la escritura mec)nica! el que nuestros ma$ores no lograron salvar "ara síH' Al "arecer lo que ha ría que salvar es -ustamente lo que no fue! lo que quiso ser $ no "udo' G3e eríamos a"render del no #oder de la tradici*n a ganar lo que ellos no ganaronH' G2enemos que a"render de ellos algo que no sean sus sucesivos fracasosH' A#unte 9 ? So re la tesis BII ? GEs necesario! "ara criticar al "ositivismo! caer en el misticismo de una consciencia iluminadaH' El sa er de una voluntad revolucionaria de e "oder distinguirse del de una voluntad que ha me.A#unte 3 ? So re la 2esis BI ? +ui.as como es"eran.as que disfra.a mesi)nica& no ace"te ser d# il s*lo "orque no est) en el "oderH' Los d# iles mesi)nicos de los momentos de la derrota son $ ser)n los mismos que conviertan su mesianismo en fuer.)s la nostalgia na.a cuando est#n en la victoria' El romanticismo de la de ilidad de su "retensi*n no es sino la de ilidad real del derrotado' Los dominadores toman %el "atrimonio cultural& como otín Gde eríamos tratar de recu"erarloH' El "atrimonio en una voluntad revolucionaria no es una suma de ienes! sino s*lo de es"eran.

istoria es "roducida se confunde con la de que la historiografía sea usada como recurso discursivo ? a no ser que no ha$a m)s historia que un discurso' La crítica del tiem"o homog#neo $ vacío no tendría "orqu# hacerse desde una "ers"ectiva mesi)nica $ cul"*gena' Se "uede "ensar la historia como "resente a soluto $ se trata de a"oderarse de ella! en el acto de a"oderarse de la historia materialmente! en el "resente a soluto! nos a"oderamos de su relato' La idea de hacerlo al rev#s es un delirio m)s delirante de lo que la eficacia "olítica "odría desear' Un hermoso delirio "ara un alma ella' Un acto de .a a la Ra.a"atistas "ueden em"e.aH' G+u# es es"era le de una vengan.ar sí! triunfar no' Los .ada&! %la clase vengadora&! el odio $ la voluntad de sacrificio como motores de la revoluci*n! la invocaci*n de Clanqui 8como antes de Fourier9! nutrirse de la imagen de los ante"asados esclavi.ada o! al menos! "ara el lado rutal $ destructor de la revoluci*n industrial' GCen-amin en el "oderH' 5o! la verdad es que Cen-amin nunca ha ría llegado a estar en el "oder' Su argumento se destru$e a sí mismo' 5o sería ca"a.*n' 2iene %ra.a es mu$ "ro a lemente el totalitarismo' G+u# amor se satisface en la "ers"ectiva de la vengan.*n! "ero s*lo tiene la mitad de la Ra. de asumirlo si se hiciera real' =tro vicio tí"ico de los intelectuales ? cantar desde fuera del "oder lo que criticarían si llegaran al "oder' A#unte 7 ? So re la 2esis EIII ? La idea de que la .ados! %ninguna gloria "ara el vencedor! ninguna "iedad "ara el vencido&! solidaridad con nuestros hermanos muertos' GPuede triunfar una revoluci*n "ensada como una gran vengan.del siglo EIE! $ como los rom)nticos 8almas ellas9 de todos los tiem"os! los en-aminianos se asustan de la t#cnica! recurren a 7eidegger en usca de argumentos! $ de-an ir de las manos el contenido material del "oder' Las armas del "oder tecnol*gico resultan demasiado terri les "ara estos "acifistas $! renunciando a ellas! se "onen en las manos de los dominadores! como el cl)sico uf*n ir*nico! que dice la verdad! "ero es inofensivo' A#unte @ ? So re la 2esis IE ? El )ngel de la historia s*lo ve cat)strofes $ ruinas' : esto es -ustamente lo que Cen-amin ve en la Alemania de /0/V a /0IV ? MJ a<os de cat)strofes $ ruinas' La tem"estad del "rogreso! que #l ve s*lo como ruina! $ que lo es"anta! lo arrastra hacia el "araíso' Esta no es sino una manera hermosa de decir como los intelectuales viven! en medio de la derrota! el car)cter intensamente dram)tico de la historia' El alma ella s*lo ve ruinas $ traiciones en lo que todos llaman "rogreso' 2iene ra.*n' A#unte .*n&! "ero nunca alcan.)s "ara los intelectuales! o "ara las víctimas! aste con una gran destrucci*n vengativa! "ero no vamos a la guerra "ara matar sino "ara intentar hacer un mundo donde "odamos ser felices' GPor qu# falta el tema de la felicidad en Cen-amin! "or qu# su "rotesta no "arece ser algo m)s que un gran lamento indignadoH' Porque ha la desde la derrota' +uedarnos en Cen-amin es condenarnos a mirar m)s desde el odio que desde la "ers"ectiva de la vida' Esto sería un mero sentimentalismo sino es "orque el resultado de la vengan. ? 2esis EII ? %la (ltima clase esclavi.a mesi)nica! "or mu$ d# il que se "resente! mientras no tenga "oderH' Estos argumentos de Cen-amin son m)s a"ro"iados "ara Stalin o "ara 7itler que "ara la voluntad olchevique' La frustraci*n del "ue lo alem)n! la miseria del "ue lo ruso! la e"o"e$a de nuestros m)rtires ? uenos argumentos "síquicos "ara una revoluci*n industrial for.ar una revoluci*n! "ero Gquien "uede revolucionar materialmente la vidaH' +ui.aH' Em"e.

u$ rara ve.*n! a la inversa! un mero discurso de la voluntadH' Am as cosas serían ciertas s*lo en el caso de que "ensemos a la ra.*n $ una voluntad ? la ra.*n es totali.*n como ra.*n es el discurso interno de la voluntad! aunque sea un discurso ena-enado' Ena-enaci*n $ exterioridad no son lo mismo' 2oda voluntad es racional' Cada voluntad a su manera' Pero! en la medida en que la ra.ante "or sí misma! la idea de que ha$a %otras voluntades& es dudosa' S*lo ha$ una ra.)s se "odrían invocar solamente dos' Una es la extraordinaria claridad con que Bíctor Farías ex"lic* el na.*nH' GEs la ra.*n como algo "r)ctico' La voluntad no es "revia a la ra. se ve "or estos lados un es"ect)culo de claridad (til $ sencilla! llena de contenido! como el que "resent* Laclau' +ui.*n dominante' 5o se "uede esca#ar a ella! ha$ que a#oderarse de ella $ llevarla hasta m)s all) de sí misma' Santiago! Qunio de /001'6 /. <e7ormismo $ Malinchungheit en torno a la visita de Ernesto Laclau El fil*sofo $ te*rico "olítico Ernesto Laclau! un acad#mico rit)nico nacido casualmente! contingentemente! en Argentina! ha venido desde Inglaterra al mu$ chileno Post 2ítulo de Crítica Cultural! en la Universidad ARCIS' A "artir de las lecturas $ discusiones "revias de algunas de sus o ras! en el 2aller de 2eoría del Centro de Investigaci*n! $ so re todo! a "artir de las clases que ha dictado en esta visita! $ las "reguntas $ res"uestas que resultaron de ellas! hago a continuaci*n un comentario en dos sentidos ? una crítica general de los "lanteamientos "resentados "or Laclau! $ una reflexi*n en torno a la escena que "rodu-o su visita' A.ismo de 7eidegger ante un "( lico adverso! lleno de horror $ animosidad! que se limit* a descalificarlo! sin entrar nunca a la discusi*n' =tra es la .*n' La ra.*n ? es la ra.a! tan le-anos al sentido com(n! que son "ro"ios de las filosofías "ost modernas' Ex"osiciones claras $ distintas! res"ecto de las cuales se "ueden hacer "ronunciamientos eficaces! con sentido! sin demasiada ret*rica! en que queden de manifiesto las coincidencias $ diferencias en -uego en la discusi*n' Por cierto este es un ien escaso en nuestros ")ramos acad#micos! en que a unda el refinamiento! la alta "oesía! la reiterativa alusi*n orgiana! sin que quede mu$ claro! la ma$or "arte de las veces! que es lo que se est) discutiendo realmente' .ena-enaci*n de la voluntad revolucionaria! si es que estamos ha lando de "olítica' A#unte ? ? GEs la voluntad revolucionaria un momento "revio o externo a la ra.*n cartesiana! como ra. BbCeciones Aenerales /' Laclau ha mostrado en el Seminario que dict* una enorme erudici*n! desde luego mu$ su"erior al "romedio al que estamos acostum rados! un am"lio mane-o de escena! $ una claridad $ elegancia te*rica "or momentos envidia le' Creo que ha$ dos virtudes "rinci"ales en sus intervenciones! teniendo siem"re "resente nuestra situaci*n local' Una es el )nimo did)ctico $ la claridad con que ha transitado "or los esca rosos conce"tos! llenos de sutile.*n te*rica! como mera idea' 5o sería así! en cam io! si consideramos a la ra.

e im"orta destacar estas dos virtudes! el )nimo did)ctico reflexionante! que no es "uro dictado de una lecci*n cerrada! $ que no "ierde su claridad en ning(n momento! $ el )nimo "r)ctico reflexionante! que en todo momento quiere ser "olítico! sin "erder nunca su car)cter acad#mico' Un equili rio sutil desde luego! ex"uesto siem"re a las tentaciones sim#tricas de la teoría "or la teoría $ la teoría como sim"le m)scara de la "olítica' .ona le de fil*sofos dirían que es el centro de una determinada doctrina' Al no hacer nunca la diferencia entre 7egel $ las versiones sovi#ticas del hegelianismo Laclau "roduce la desafortunada confusi*n de criticar en 7egel lo que se "odría criticar de manera legítima en la filosofía sovi#tica' : llega! en esta línea! a cometer el a uso! $a consagrado "or Po""er! de citar la filosofía sovi#tica cuando quiere criticar a 7egel' Cuando se examina! en sus textos! c*mo critica la filosofía hegeliana lo que encontramos es una argumentaci*n asada com"letamente en 3ella Bol"e $ en Colletti! e incluso en los desafortunados textos "o""erianos' Cuando vamos a la crítica de 3ella Bol"e $ Colletti! "ara ver la ra.ona ilidad de la re"roducci*n que hace Laclau! encontramos un ra.e atrevo a sostener que Laclau ha logrado en sus "resentaciones este equili rio! $ es a "artir del res"eto que me "roduce el que lo usque! $ el que lo logre! que quiero criticar! radicalmente! )cidamente! algunos as"ectos "rinci"ales de su ex"osici*n' M' La "rimera de mis o -eciones tiene que ver con el dis"ositivo ret*rico en que se a"o$an sus teorías' Es visi le! tanto cuando lo alude directamente como cuando lo alude de manera im"lícita! que el gran actor que o"era en su discurso! haciendo resaltar de manera negativa todo lo que Laclau quiere defender! es 7egel' 3esgraciadamente Laclau nunca distingue! ni en sus ex"osiciones! ni en sus textos! si este gran enemigo es 7egel! o es alg(n ti"o de hegelianismo "articular! digamos! el materialismo dial#ctico' En la historia intelectual! $ en las discusiones acad#micas esta diferencia no es "ara nada menor' Se "odría com"artir la filosofía de Plat*n sin com"rometerse con la de Plotino' Es "erfectamente "ensa le reconocer valiosos a"ortes en .ant sin que seamos "or ello neo Fantianos' El "ro lema es que! claramente! todo gran "ensador admite m)s de una lectura' : el "ro lema tam i#n! "or cierto! es que! claramente! algunas lecturas "ueden ser m)s afortunadas! o menos! "ueden estar m)s le-os o m)s cerca! de lo que un consenso ra.onamiento que nunca va m)s all) de .ant .ar la democracia! la conexi*n entre el mundo acad#mico $ la "olítica "osi le' Es decir! un "ensar que tiene un destinatario que no es s*lo el mundo acad#mico! que se hace escuchar! que influ$e! desde su tri una erudita! a la manera en que "ueden ser escuchados los intelectuales! a los "oderes de turno' .memora le claridad con que 3errid) ex"lic* el a ec# de sus teorías! descalific* las "reguntas sofisticadas! $ reiter*! una $ otra ve.! que la -usticia no es deconstrui le! ante la fascinaci*n de un "( lico que cele r* ha erle entendido todo con el mismo entusiasmo con que ha itualmente cele ra el no entenderle nada' La otra virtud encomia le de las ex"osiciones de Laclau es el )nimo de ofrecer una teoría s*lida! detallada! con am"lia ase filos*fica! como res"aldo! o como marco general! "ara "ensar la "olítica' La reflexi*n de Laclau! s*lidamente acad#mica! "or muchas o -eciones que "uedan formularse en su contra! es siem"re una reflexi*n "olítica! $ lo sa e! $ ex"one constantemente el )nimo "r)ctico que la "reside' Se trata de "ensar un mundo real! la ex"eriencia del fracaso del socialismo! la "osi ilidad de radicali.

ante las vinculaciones que se dan en la "rimera serie! $ el extremo cuidado! $ la ra.ona ilidad con que se quieren conciliar las a"arentes o"osiciones en la segunda 8como dislocaci*n 6 continuidad hist*rica! desici*n emergente 6 res"onsa ilidad! contingencia 6 a. que a orda el segundo gru"o es cuidadoso! mati. que a orda el "rimer gru"o de nociones enfati.ado! dice %tanto esto como lo otro&! se esfuer. que se "uede llegar de una cosa a la otra! hasta llegar finalmente a %totalitario&' En cam io! cada ve.a humana' Entre los (ltimos est) el estalinismo sovi#tico! 66 $a de ilitado "or .hnev! al orde del cola"so en los VJ! cuando Laclau for-* su artillería 66! o los esencialismos feministas o ecologistas! cu$a significaci*n "olítica no conmueve mucho a nadie' Esto hace que sus -uicios sean "onderados $ o"timistas cuando eval(a la "ers"ectiva de luchar .ar! acontecimiento 6 estrategia9 "roduce un efecto de ma$or verosimilitud! que no es sino una o"eraci*n de cierre ret*rico' 5o el resultado de un argumento! sino la consecuencia de la falta de una serie de argumentos' I' La segunda o -eci*n que se "uede "resentar es que ha$ una des"ro"orci*n enorme! e in-ustificada! entre la "oderosa erudici*n de sus argumentos $ la trivialidad de las consecuencias "olíticas que saca de ellos' La detallada crítica erudita afecta siem"re a enemigos demasiado grandes 8que se terminan asumiendo como marco o ligado de nuestra acci*n9! o demasiado d# iles 8que $a est)n en anca rota! o no son temidos "or nadie9' Entre los "rimeros est)n el totalitarismo flagrante $ visi le del mercado! $ los esencialismos li erales $ neo li erales en torno a la naturale. de manera consistente' Su o"eraci*n ret*rica consiste en que cada ve.a el adver io %totalmente& 8%totalmente determinista! totalmente clausurado&9! o asume con cierta ra"ide.ante durante los 1J! a-o Cre.)s! sea congruente con el con-unto de su "ostura' Sin em argo! m)s all) de si se "uede encontrar una versi*n de 7egel m)s correcta que otra! su argumentaci*n "odría ser discutida de manera "uramente interna' Sin "oner las inter"retaciones "osi les de 7egel en -uego' Esto "orque su dis"ositivo te*rico "resenta una dicotomía ret*rica en que se asocian sin m)s! como si fuese evidente! un con-unto demasiado am"lio de categorías' En su ex"osici*n! $ en sus textos! las nociones de totalidad! totalitarismo! clausura! teleología! determinismo! su-eto! significado! esencialismo! ontología! $ a(n otras m)s! a"arecen siem"re en loque! como si se im"licaran mutuamente! como si no se "udieran "ensar "or se"arado! en relaciones distintas en que algunas se den $ otras no' :! en cam io! contra"one a esto un com"le-o te*rico en que asocia fragmentaci*n! discursividad! dislocaci*n! significante vacío! contingencia! democracia! deconstrucci*n! hegemonía! otredad radical! como si estas nociones se im"licaran mutuamente! $ como si "udieran "ensarse todas a la ve.rutshov el SU! "uesto en evidencia "or Checoeslovaquia el UV! agoni.a "or conciliar! hasta llegar finalmente a %democracia&' Presentadas en loque! $ como dicotomía! am os gru"os de nociones "resentan dificultades! so re todo si se su"one que se im"lican estrechamente unas a otras' La falta de detalle $ de mati.o! "eor! de la metafísica de Arist*teles' Laclau siem"re queda de i#ndonos una ex"licaci*n' La demostraci*n nunca se "roduce! ni en #l! ni en sus fuentes' El argumento general se reduce! en (ltimo t#rmino a una decisi*n' Lo que! qui.

onte moral de la humanidad! ni la hi"*tesis de un "rogreso moral hacia la racionalidad! o hacia el di)logo' 5o ha$ fundamento racional "ara la desici*n! ni modelo racional que "ueda dar cuenta del acontecimiento' Precisamente en estos temas cruciales su res"uesta es que %se trata de temas mu$ com"le-os! en los que se tra a-a activamente&' Lo que no le im"ide tomar decisiones en cuanto a sus orientaciones "olíticas' 5o es claro c*mo "odría evitarse! a "artir de este "anorama! la consecuencia sim"le de reformismo 8que Laclau ace"taría sin dificultad ? no se "ueden hacer revoluciones! "ero sí ha$ que hacer "olítica9! o de conformismo! que #l no ace"taría! aunque no est# claro so re qu# ases racionales' +ui.os reformistas naufragan en la ace"taci*n de la economía de mercado! o en la im"otencia de la re"roducci*n "uramente acad#mica' La monotonía del desencanto aflora visi lemente en Laclau! destru$endo lo que ador*! adorando lo que com ati*' .)s Laclau sea un uen e-em"lo de c*mo la filosofía "ost moderna es el camino com"licado! sofisticado! difícil $ artificioso! hacia el reformismo! de los intelectuales filo leninistas $ cri"to maoístas de los UJ' Una vía al conformismo! finalmente! cuando todos los esfuer.onotonía "recursora del cinismo! cuando finalmente llegue a la conclusi*n de que no "uede ha er m)s "olítica que la que realmente ha$' N' Pero ha$! tam i#n! una des"ro"orci*n te*rica enorme entre la teoría que quiere defender $ la "olítica que quiere im"ulsar' La des"ro"orci*n que he registrado en el "unto anterior es de ti"o "olítico! #sta! ahora! es de ti"o te*rico' La cuesti*n crucial es si una filosofía deconstructiva "uede conciliarse con una "olítica ordenada en torno a la noci*n de estrategia hegem*nica' La noci*n de deconstrucci*n im"ide la mantenci*n de un discurso que "ueda ordenar una estrategia' 5o tiene mucho sentido sostener que todo discurso estrat#gico es deconstrui le $ o"erar como si no lo fuera' 5i tiene mucho sentido una estrategia que o"ere como si fuese deconstrui le' Una %estrategia& que hace la ex"eriencia constante de su deconstrucci*n no es! no llega a ser! una estrategia' Es sim"lemente una serie! sin sentido intrínseco! de decisiones' Una estrategia que vive su "ro"io sentido $ coherencia niega de hecho la "osi ilidad de su .al interior del orden esta lecido! $ fulminantes $ decisivos cuando se trata de -u.gar a los que $a nadie teme' Su erudici*n "olítica tiene el efecto "olítico extra<o de ser cauto $ o"timista ante los vencedores! $ ser duro $ terminante con los derrotados' 3esde luego no ha$ en su reflexi*n un %orden esta lecido& sino %una situaci*n mu$ com"le-a&! "ero! en cam io! sí ha$! sin dudas! un %orden derrotado&! que se "uede descri ir de manera sim"le $ clara' Se "uede sos"echar! "or cierto! que no era necesario ser mu$ erudito "ara u icarse en esta "osici*n' Como el marco de la economía de mercado no es anali.ante! como es asumido como un dato de la realidad! congruente con las nociones de diversidad! de fragmentaci*n! de lucha "arcial! local $ tem"oral! que le interesa defender! resulta que sus conclusiones "olíticas a"arecen curiosamente triviales ? ha$ que hacer lo que se "ueda hacer! lo que ocurri* ocurri*! nadie "odía sa er lo que ocurriría! nadie "uede sa er lo que ocurrir)' S*lo es "osi le lo local! lo fragmentario! lo emergente! la desici*n contingente! la dislocaci*n ines"erada' 5o ha$! "or cierto! un hori.ado como una situaci*n totalitaria $ totali.

ante' S*lo una "olítica de im"ugnaci*n local! "ermanente! sin direcci*n! sin conce"to! una im"ugnaci*n que act(a en serie! en una serie fragmentada! sin un "rinci"io de unidad! una im"ugnaci*n que o"era como desici*n! una desici*n que o"era no desde un su-eto! sino haciendo el momento de una su -etivaci*n que luego se disuelve! s*lo una "olítica del momento! que carece de fundamento $ que corroe toda "retensi*n de fundamento! que carece de su-eto $ corroe toda "retensi*n de su-eto! que carece de estrategia $ corroe toda "retensi*n de estrategia! se "uede seguir de las nociones de deconstrucci*n! contingencia radical $ acontecimiento' 5o es claro! sin em argo! "or qu# ha ría que llamar %"olítica& a una actividad seme-ante' 5o es claro "or qu# se "odría llamar %revolucionaria& a una "orfía sin origen ni "ro"*sito! a una o stinaci*n sin contenido ni sentido "ro"io! a un )nimo revoltoso que no cree que se "ueda cam iar glo almente el mundo' Laclau rehu$e ex"resamente entender la "olítica que se sigue de la deconstrucci*n como una actividad de im"ugnaci*n serial $ dislocada! $ ace"ta la consecuencia reformista' Con esto resulta inconsistente con sus "ro"ios fundamentos te*ricos' Pero a(n! si ace"tara las consecuencias radicales que muchos acad#micos de ret*rica -uvenil $ neuronas esc#"ticas quisieran sacar! no es claro que esca"aría al mismo universo reformista! "ero ahora en una variante un "oco m)s florida en que la ret*rica nunca logra conmover al mundo! $ sí "ermite! en cam io! mantener el sueldo' S' La antinomia entre la formulaci*n te*rica $ las intenciones "olíticas de Laclau se ex"resa! omni"resente! en todos los "untos en que ha$ que conciliar radicalidad "ost moderna $ moderaci*n reformista' Un "unto crucial es la antinomia entre desici*n $ res"onsa ilidad' Si entendemos la desici*n como contingente 8%se "ar* una mosca en la frente&9! como emergencia sin su-eto! como un momento en que la ar itrariedad es constitutiva! que carece de racionalidad interna! si la entendemos como %la locura de lo social&! o como %actuar como 3ios sin serlo&! si no se "uede relacionar racionalmente la causa con el motivo! no es "ara nada claro que se "ueda ha lar de %desici*n res"onsa le&' La res"onsa ilidad sería una asunci*n a "osteriori de la desici*n que sim"lemente acaece "or "arte de un su-eto que ha llegado a ser el que es -ustamente "or el acaecer de la decisi*n' Pero entonces la res"onsa ilidad no sería algo que se eli-e' Sería sim"lemente el "eso de ha er hecho un im"ondera le' Un "eso que cae so re un su-eto su -etivado en el momento de la desici*n' 5i se eli-e! ni se es actor! de una res"onsa ilidad' 5o se ve "or qu# a una noci*n tan extra<a se "odría llamarla %res"onsa ilidad&' Si Laclau quiere enfati.ar el momento "r)ctico! "olítico! no "odría ha lar realmente de decisi*n' Frente a esto no tiene nada m)s que ofrecer que la .deconstrucci*n' Una deconstrucci*n en la teoría que acom"a<a a una estrategia dadora de sentido en la "r)ctica es un engendro en que la deconstrucci*n no es m)s que un recurso ret*rico de una "r)ctica totali.ar el momento te*rico! deconstructivo! de su argumento! no "odría ha lar realmente de res"onsa ilidad' Si quiere enfati.

ar lo exterior! cu)l es el fondo desde el cual es traduci le la alteridad radicalH' GEs "ensa le la alteridad radical! es deci le! es distingui le! sin un es"acio no exterior! com(n! que haga "osi les estas o"eracionesH' 3e la misma manera! Gdesde d*nde la contingencia es contingencia radicalH' 3esde luego no desde sí misma! "uesto que no ha$ ex"eriencia "ura! ni su-eto de la ex"eriencia' Pero entonces! nuevamente! s*lo tenemos acceso al relato de la contingencia! no a ella misma' Pero el relato no es sino sutura' G+u# evidencia! o ex"eriencia! de la contingencia "odría decirnos que! m)s .ca de contenido o significado esencial! sino "orque no ca e es"erar ninguna continuidad en las acciones que "ueda "resentarse como hilo de intentos o resultados' Cada nueva acci*n o resultado "odría ser meramente contingente! $ no el "roducto de nuestros intentos' 3esde luego no ha$ su-eto en la estrategia' Es ella misma la que tiene efecto de su-eto' Pero si el su-eto su -etivado "or la estrategia es contingente! $ est) constantemente sometido a la "osi ilidad! $ a la realidad! de la dislocaci*n! no es claro qu# otro hilo! que no sea una "retensi*n ret*rica! "uede dar sentido a la noci*n de que ha$ realmente una estrategia' 5uevamente Laclau tiene que o"tar entre la radicalidad del conce"to de dislocaci*n $ la moderaci*n de la noci*n de estrategia' : nuevamente su moderaci*n consiste en decir %tanto lo uno como lo otro&' Pero no ha$ nada que nos diga si #sta moderaci*n conciliadora no ser) sino otro recurso ret*rico m)s de su voluntad de estrategia! en que el conce"to es"ectacular de dislocaci*n no est) sino al servicio del resultado trivial del reformismo' U' Pero incluso sus mismos fundamentos te*ricos o no son consistentes o no son "ensa les' La noci*n de una falta constitutiva en el lengua-e! la idea de exterioridad radical $ de articulaci*n en la fragmentaci*n! la idea de un indeterminado "uro! no ontol*gico! exterior! hacia el cual se a re la acci*n! la diferencia entre ex"eriencia del "ensar $ teoría! son todas hi"*tesis ad hoc que no "uede "ensarse realmente' GC*mo "uede un lengua-e tener la ex"eriencia de la falta esencial que lo aque-a si se ha negado la idea de un su-eto de la ex"eriencia! si se ha negado la idea de una ex"eriencia "ura fuera del lengua-eH' G5o de ería considerarse que todo relato de la falta no es sino reconstrucci*n! suturaH' G: qu# constancia "uede ha er de lo que no es reconstrucci*n! del hueco mismo que se ha suturado si estamos siem"re en la sutura! nunca en el huecoH' GC*mo "uede ha er exterioridad radical $ articulaci*n al mismo tiem"oH' G5o de ería "ensarse el es"acio de la articulaci*n como el )m ito que niega la exterioridadH' G5o de ería "ensarse toda articulaci*n como coloni.f*rmula %tanto lo uno como lo otro&! sin hacer la conciliaci*n real entre am os t#rminos! o la f*rmula %ha$ que ir m)s all) de esta dicotomía&! sin ex"licarnos en a soluto c*mo! con lo que una ve. m)s! el "ensamiento d# il se revela m)s ien como una de ilidad del "ensamiento' =tro "unto crucial es la antinomia entre dislocaci*n $ estrategia' Si la dislocaci*n es la emergencia im"ondera le de la contingencia radical! no es claro que la %estrategia& no sea sino un recurso ret*rico de sutura de lo que no "uede nunca ser clausurado' La radicalidad de la contingencia es inversamente "ro"orcional a la racionalidad de la estrategia' Si asumimos la contingencia radical la estrategia se hace irracional no s*lo "orque care.aci*nH' G: c*mo es "osi le coloni.

onte "uede a rirse la acci*nH' Si es el su$o "ro"io hori.onte $ acci*n quedan integrados a una totalidad' :! si queremos im"edir este efecto que! incom"rensi lemente! es llamado %clausura&! Gc*mo "odríamos decir! distinguir! ex"erimentar! esta curiosa nada de indeterminaci*n exterior! de la que lo (nico que "uede decirse es que es $! sin em argo! no nos "uede constar de ninguna manera' GC*mo se "odría distinguir entre "ensar $ reconstruir! si toda reconstrucci*n es "roducci*n de sentidoH' G7a$ ex"eriencia "ura del "ensar! sin su-eto! sin sentidoH' : si la ha$! Gc*mo "odríamos sa er que estamos ante ellaH' G7a$ "roducci*n "ura de sentido! sin materiales "revios! sin lugar en el mundo! de la que no se "ueda decir que es una reconstrucci*nH' En realidad lo que tenemos es un -uego tautol*gico de nociones que se im"lican unas a otras sin que nos conste ninguna de ellas' Si se "regunta "or la ex"eriencia "ura del "ensar se dir) de ella que es el acontecimiento! la desici*n radical' Pero si se "regunta "or el acontecimiento se dir) que es la dislocaci*n! la contingencia radical' Pero si se "regunta qu# evidencia "uede ofrecerse de que ha$a algo así como contingencia radical se nos dir) que ella existe "ara la ex"eriencia del "ensar! no "ara la teoría' Pero con esto el círculo se cierra de manera tautol*gica! sin que ha$amos logrado a"rehender ninguna de sus "artes' +ui.arH' G5o ser) #sta sino una versi*n a stractamente negativa de la misma teología que se im"uta a la modernidadH' :! si se trata de teologías! m)s místicas o menos místicas! Ga cuento de qu# tanto alarde filos*fico $ deconstructivo! "ara decir finalmente que lo que ha$ que decir no se "uede decirH' 1' Una (ltima o -eci*n! al menos "or ahora' La dislocaci*n es la categoría e-em"lar de un "ensamiento construido desde la derrota' 2oda "olítica que sur-a de un conce"to como #ste est) condenada al reformismo! $ es el "rimer "aso de algo que! tarde o tem"rano! se ex"resar) como conformismo' C)sicamente el asunto es que el lengua-e o"era de hecho de manera totali.)s a estas alturas quieran decirnos que la dificultad est) en que la l*gica interna de estas conexiones es sim"lemente indeci le! innom ra le! "or mucho que la vulgaridad del decir quiera referirla' Pero entonces qui.all) de su relato! la contingencia es realH' :! si la contingencia le acaece al lengua-e mismo! Gc*mo "uede el lengua-e decir su "ro"ia dislocaci*n si no es a trav#s de un relato que la suturaH' G7acia qu# hori.onte que no sea su "ro"io hori.ante! "or mucho que imaginemos en #l significantes vacíos! falta esencial! o incom"litud constitutiva' Como no ha$ ex"eriencia "ura del lengua-e! como el lengua-e est) siem"re en acto! todo lo que se diga en #l es "roducci*n de sentido' Aunque sea el relato de un sin sentido' En estas condiciones! Gdesde d*nde! $ "ara qui#n! ha$ una dislocaci*nH' 3esde luego no ha$ dislocaci*n "ara sí misma! "uesto que en su evento no ha$ su-eto ? es ella misma la que hace el efecto de su -etivaci*n que convierte a un su-eto en su-eto' .)s ha$a que a"licar tam i#n lo que Tittgenstein dice de lo indeci le? %ciertamente ha$ lo indeci le! lo que se muestra a sí mismo! esto es! lo místico&' GC*mo evitar entonces la sos"echa de que se ha metido aquí de nuevo la cola sulfurosa de la ontoteología que tanto se alardea que ha ría que recha.

onte! quedaron ex"uestas a una li ertad sin nom re $ sin su-eto! $ que ex"erimentamos una enorme angustia ante estas conmociones! $ que tratamos de so re"onernos a esas angustias ha lando de ellas! sutur)ndolas en el relato' 5o es difícil sos"echar que el su-eto que a"arece en este relato es el que ha sido su -etivado en la ex"eriencia de una derrota' La derrota es esa misteriosa emergencia que interrum"e el sentido' Es "ara los derrotados que un evento dram)tico $ conmovedor ha surgido desde la contingencia' La derrota nunca tiene sentido "ara sí misma' Es en el relato "osterior donde encuentra su sentido $ consuelo' El relato! que rearticula el sentido! hace el tra a-o de duelo que "ermite so revivir a ella' Para los vencedores! en cam io! el evento de la victoria es la culminaci*n del sentido' La victoria siem"re tiene sentido desde sí misma' Es! "ara nuestras reconstrucciones! el efecto racional de intentos $ "olíticas racionales' :! m)s all)! forma "arte esencial de una victoria la a"ro"iaci*n del sentido del otro' Los derrotados vivían en el sin sentido! en el error! la victoria ha delatado en ellos lo que ellos mismos no veían' La derrota queda consumada cuando los vencedores destru$en toda "osi ilidad de rearticulaci*n de sentido! que no sea la que "ase "or el reconocimiento del sin sentido esencial "or los "ro"ios derrotados' : una manera efica.La dislocaci*n como tal s*lo es a"rehensi le en el marco de un relato! de una reconstrucci*n' A no ser que invoquemos la noci*n mítica! "ro lem)tica! de ex"eriencia "ura del "ensar! la que! de todas maneras! no "uede sino ser relatada' Esto significa que es "ara el su-eto su -etivado "or la eventual dislocaci*n que ella es efectivamente una dislocaci*n! es decir! una interru"ci*n del sentido! una emergencia im"ondera le de la contingencia radical' Pero la reconstrucci*n lo que hace es "roducir sentido' Si seguimos las hi"*tesis de Laclau! la reconstrucci*n sutura el es"acio a ierto "or la contingencia radical! el es"acio de la tem"oralidad "ura' El mero relato de la dislocaci*n la disuelve como tal! $ la recu"era "ara un universo de sentido' : tenemos entonces una continuidad del sentido que relata de sí misma que fue interrum"ida "or un evento en el cual se ha roto la tem"oralidad! "or un acontecimiento! que no tiene racionalidad "ro"ia! ni sentido "ro"io' Si decimos esto de manera existencial! lo que el relato dice es que de "ronto nuestras vidas cam iaron! se hicieron inseguras $ "recarias! "erdieron su hori. de que esto ocurra "uede ser que ante la "regunta %G"or qu# nuestras vidas han cam iado! "or qu# se han hecho inseguras $ "recariasH&! la res"uesta ad hoc sea %"orque hu o una dislocaci*n&' Lo que! traducido al castellano! significa ni m)s ni menos %"as* lo que "as*! no se "odía sa er lo que i a a "asar! nunca se "uede sa er&' La noci*n de dislocaci*n mantiene entre los derrotados la terquedad de no reconocer "lenamente el sentido $ la racionalidad de los vencedores! que tienen un relato "erfectamente racional "ara su derrota! "ero al "recio de negar un fundamento "osi le "ara la "ro"ia rearticulaci*n' Con esto surge una "olítica en que nunca la victoria es "osi le! sino que consiste s*lo en un cam"o de negociaci*n de la derrota' 3esde luego se le niega a los "ro"ios vencedores el serlo! argumentando que la "olítica $a no "uede ser "ensada en t#rminos de vencedores $ derrotados' 3esgraciadamente los vencedores nunca hacen la o"eraci*n inversa! la de una humildad inverosímil seg(n la cual ha ría que rescatar las virtudes de los derrotados! integr)ndolas a una construcci*n com(n' 5o es necesario insistir demasiado en las evidencias em"íricas "ara sos"echar que la derrota del socialismo no ha dado lugar a la gran tarea de .

aci*n salva-e! al exceso neo li eral! a un nuevo incremento en los niveles de saqueo de la "eriferia! de una "eriferia que $a no tiene los límites geogr)ficos de la antigua! sino que se extiende incluso al interior de los "ro"ios "aíses centrales' El "unto te*rico es si el duelo de la derrota de e "asar necesariamente "or la afirmaci*n de un sin sentido esencial! de la contingencia radical' El "unto "olítico es qu# ti"o de "olítica "uede surgir de una teoría marcada a tal "unto "or la ex"eriencia de la derrota' El asunto es si nuestra derrota ha sido tan im"resionante que nos o ligue a "ensar todo desde la negociaci*n' Una idea de la "olítica "residida "or una moral del %"or lo menos&' %Por lo menos ganamos una "la.aci*n de la democracia! o articulaci*n de una estrategia "rogresista! su reformismo no se ha degradado a(n a la ace"taci*n sim"le de la articulaci*n hegem*nica dominante! $ al sim"le -uego dentro de sus coordenadas' +ui.)s a(n ha$ en Laclau algo así como un deseo que im"ulsa la "osi ilidad de un ando "rogresista! que quiere hacer me-or la vida humana' 5o es claro! sin em argo! c*mo este deseo "odría encontrar un lugar en el cuadro de radicalidad que insiste en "resentar como teoría' GPuede conciliarse la idea de un deseo sin sentido! que surge de la falta! que emerge de la contingencia! con la idea de una hegemonía %"rogresista&H' :! lo que es m)s grave! Gtiene sentido la noci*n de un deseo "arcialH' G5o de eríamos sos"echar de un deseo que ace"ta su "arcialidadH' Un deseo que ace"ta su "arcialidad no es sino un deseo coloni.quierda ? el entusiasmo de una voluntad que crea que el mundo "uede ser cam iado glo almente' La idea de reali.aci*n humana! de la que dudan tan rigurosamente los intelectuales en sus academias' Se "odría decir que! en la medida en que el "lanteamiento de Laclau as"ira a %ideales& como radicali.todos! integrando los a"ortes "osi les de am os andos! sino m)s ien a la coloni.ona le! sin em argo! "ensar que "ara evitar el totalitarismo ha$a que creer que s*lo la "olítica local es "osi le' Es cierto que Laclau "one el #nfasis en la idea de antagonismo $ en la "osi ilidad de "ensar estrategias' Pero a esta ra.quierda! aunque la ma$oría de nosotros no lo ha$a vivido! $ est# marcado m)s ien "or el totalitarismo "olítico de derecha' Es com"rensi le que queramos criticar todo totalitarismo' 5o "arece ra.a! un colegio! "or lo menos $a no es "residente de la re"( lica! "or lo menos $a no nos matan en las calles&' Es com"rensi le que queramos criticar el totalitarismo "olítico de i.ado "or un sentido que lo niega' El %deseo& que o"era en una "olítica reformista no s*lo no es "ro"iamente un deseo! es un ente que est) condenado de antemano a su fracaso' GPero no es -ustamente esto lo que nos dice Laclau! siguiendo a Lacan! de todo deseoH' La construcci*n te*rica que nos "resenta Laclau est) com"letamente marcada! $ tra ada! "or la ex"eriencia de la derrota' : a mí me "arece que esta es -ustamente la dimensi*n m)s "rofunda de una derrota ? la idea de que no se "uede "ensar sino desde la derrota' B.ar la tarea "ara la cual fueron inventados! que es la de dar verosimilitud a un con-unto de hi"*tesis' Ernesto Laclau es un acad#mico rillante! informado! .ona ilidad acad#mica le falta algo que es esencial a la "olítica de i. :n comentario sobre la escena de la visita Pero las o -eciones anteriores de en ser "uestas en el marco de la escena "roducida "or su visita' Una construcci*n te*rica s*lo se hace verosímil desde la vida que ex"resa' 5unca los argumentos logran reali.

ca! o no! este vasto universo de referencias! su sola sugerencia de e ser un "oderoso atractivo "ara una escena intelectual gruesamente artesanal! ago iada "or el exceso de docencia directa! "or la falta de financiamientos $! so re todo! "or la falta de es"acios reales de discusi*n' Afortunadamente de ve.! "odemos tener el consuelo de no estar siem"re! indefinida $ lamenta lemente! tan le-os de los est)ndares de la discusi*n actual' 2odo un mundo de su"uestos se desli.aci*n ? nosotros estamos constantemente "endientes de las (ltimas cosas que dicen ellos! ellos rara ve.ado! no se "uede descartar la "ertinencia de 3errid) o de L$otard "ara el examen de nuestros "ro lemitas! tan eno-osamente locales! como la dictadura! o la falsa democracia' 3es"u#s de todo! todo tiene que ver con todo! $ no es extra<o que intelectuales a tiem"o com"leto ha$an dicho algo que nos "ueda resultar (til e iluminador' Lo que no es claro! sin em argo! es el origen de la extra<a falta de simetría de estos intereses mutuos en el marco de la glo ali.antes' 3esgraciadamente no hemos visto en esta visita una confrontaci*n "osi le de Laclau con los que conocen su o ra desde el "unto de vista de la filosofía "olítica' La (nica intervenci*n al res"ecto! una "resencia casi sim *lica! es la de Carlos Rui.! que ha "lanteado dudas so re la "osi ilidad de mantener el conce"to de res"onsa ilidad en una teoría de la contingencia .adas! que se dan en las universidades civili.antes de las filosofías "ost modernas! los que! desde luego! $ en eso consiste "arte de su "ost modernidad! nunca ace"tarían que son esa clase de sim"ati.e! Colletti! 3ella Bol"e! entre otros muchos menos conocidos "ara nosotros' La omni"resencia sugerida de . en cuando! de manera casi "rovidencial! "odemos tener este acceso al mundo de las discusiones refinadas! $ financiadas! informadas $ actuali.arx $ 7eidegger! de Freud $ . se enteran de lo que "odríamos decir nosotros' Pro"ongo dos soluciones "osi les a este dilema' Una ? $a no se "uede "ensar en t#rminos de %ellos& $ %nosotros&! estas serían categorías del "asado 8ahora s*lo existen ellos9' =tra ? no se "roduce nada "or estos lados que mere.ca ser conocido en el centro del mundo' Imagino que am as soluciones "roducir)n algo de n)usea en nuestra escena intelectual ? creo que ha ría que "sicoanali.a! sin em argo! tras esta a"arente utilidad servicial $ renovadora que "odrían ofrecernos este ti"o de contactos' El "rimero $ m)s notorio es el su"uesto de que lo que es m)s interesante o menos interesante! m)s actual o menos actual! m)s urgente o menos urgente de discutir "ase! -ustamente! casi sin querer queriendo! "or las modas "romovidas "or las editoriales euro"eas' Por cierto! en un mundo glo ali.riguroso! $ con un gran dominio de escena! facilitado so re todo "or su dis"osici*n $ ha ilidad "edag*gica' El im"acto que "rodu-o no queda! sin em argo! ex"licado s*lo a-o estas "remisas' La "remisa m)s im"ortante! creo! es una am"lia dis"osici*n "revia a encontrar verosimilitud a su ti"o de "lanteamiento! so re todo en los que no lo ha ían leído "reviamente' /' Laclau viene a ha larnos de deconstrucci*n! significante vacío! acontecimiento! hegemonía! es decir! una constelaci*n de conce"tos en los que circulan Rramsci! 3errid)! Lacan! entre nuestros conocidos 8al menos vagamente9! $ Rort$! 3eleu.adas del mundo' : si las visitas tienen la dis"osici*n! $ la ca"acidad "edag*gica! de ilustrarnos de manera reve $ efica.ant! $ del oscuro 7egel! son otros tantos atractivos' Inde"endientemente de la fortuna con que Laclau mane-e o cono.ar esas n)usea' M' Aunque en círculos restringidos! $ de manera siem"re incom"leta! la o ra de Laclau era $a astante conocida en Chile' Por un lado "or el mundo de la filosofía "olítica! "or otro en el mundo de los sim"ati.

onamientos que s*lo escasamente se "odían seguir' : una $ otra ve.)s tam i#n Caudrillard! a veces Lacan' Un efecto curioso de esto es que las "reguntas se atuvieron cercanamente al ti"o de "lanteamiento que Laclau "resent*! salvo! "or cierto! los inevita les huecos en la erudici*n $ la com"etencia acad#mica local! que de-a a fuera al am"lio es"ectro de la discusi*n inglesa! en "rimer lugar! $ visi lemente! a Rort$' +ui. ocurri* el a surdo de que una "regunta surgía a trav#s de una larga introducci*n! llena de referencias $ reflexiones! de las que no se seguía "regunta alguna' Una $ otra ve.antes de la filosofía "ost moderna' Si se leía entre líneas! mu$ entre líneas! de manera característicamente crí"tica $ "o#tica! al "arecer los universos conce"tuales invocados en las "reguntas eran Qameson! 3eleu.)s! de alguna manera indetecta le! hemos asistido a intentos de #ste ti"o' La escena real! sin em argo! ha "resentado invaria lemente una curiosa asimetría ? mientras los acuerdos con los "lanteamientos de Laclau eran "resentados con una vehemente claridad! de manera sim"le! directa $ efica.e! 3errid)! 7eidegger! Foucault! qui.ane-amos al menos las referencias "rinci"ales' Podemos "reguntar con algo de sentido $! aunque sea crí"ticamente! con algo de "ers"icacia "ol#mica' El estilo de la ret*rica em"leada en la gran ma$oría de las "reguntas es una "enosa muestra de que! al "arecer! #ste era un )nimo general ? el de dar examen' Una $ otra ve.aciones! "ara #l mismo! o "ara los que lo escucha an' 2odas las confian.ona ilidad de un "lanteamiento te*rico que dice estar "ensando la "olítica! $ lo hace desde un marco que "arece ser m)s radical que lo que una "olítica democr)tica "odría ace"tar' Pero no se ha dado esa discusi*n' +ui.)s ha rían echado "or tierra sus teori.)s dimos entonces un examen medianamente com"etente' 2an )r aros no somos' . la a"arentemente vasta erudici*n mostrada s*lo se evidencia a en citas a medias! en alusiones s*lo "ara ex"ertos! en com"le-os $ sutiles ra.)s ha ría sido una escena distinta' Centrada m)s en los "ro lemas de la transici*n democr)tica efectiva! en Am#rica Latina! en Euro"a' =! "ara decirlo de una manera menos elegante! centrada m)s en "rocesos reales que en distinciones te*ricas' Lo que hemos visto! en cam io! son las consultas! las actitudes! las tímidas sugerencias! hechas desde el cam"o intelectual de los sim"ati.radical' Es una duda es"era le en un universo acad#mico "reocu"ado "or las formas efectivas de la "olítica! $ las "osi ilidades de me-orar la "ers"ectiva democr)tica' Lo que est) en -uego es la ra.! los "osi les desacuerdos! si los hu o! eran "resentados en medio de las sutile.as críticas "revias tam alearon ante la .amientos! las o -eciones! que luego se resumen de manera ret*rica en una "regunta' +ui. esta sofisticaci*n se encontra a con res"uestas claras $ distintas! en general reves $ contundentes! dirigidas directamente al "unto en cuesti*n! o alg(n "unto que Laclau "onía en cuesti*n si de la "regunta no se "odía seguir nada con algo de sentido' I' Se "odría "ensar que el recurso de hacer "receder una "regunta "or una larga introducci*n es un medio de resistir una escena que l*gica e inevita lemente est) dominada desde la mesa del conferencista' Si #ste es el caso de eríamos es"erar que en esas largas introducciones sur-an las diferencias que se quiere discutir! los em"la.as e invocaciones "o#ticas m)s sofisticadas imagina les' Estuvimos claramente de acuerdo en muchas cosas! $ s*lo crí"ticamente en desacuerdo con otras' Un asimetría ret*rica que no "uede ser casual' Las sos"echas que esta asimetría "uede levantar se agravan si consideramos que la ma$oría de los que $a ha ían leído a Laclau tenían! hasta -usto antes de su visita! una "osici*n claramente! $ hasta dr)sticamente! crítica ante sus "osturas' Pero Laclau no lleg* a tener el "rivilegio de escuchar esas "oderosas críticas! que qui.

escena de su claridad $ contundencia' 5i siquiera las críticas m)s externas! las que son sim"les sos"echas! que no requieren una argumentaci*n mu$ interna! como que sus teorías no son sino la fachada del reformismo $ del entreguismo a la economía de mercado! fueron formuladas! o insinuadas! o sugeridas crí"ticamente' Salvo! "or cierto! "or los groseros de siem"re! que no son ca"aces de retener sus indignaciones! $ se em"e<an "or ensuciar el "lato de los que "odría ser "erfectamente un festín de reconocimientos' N' G+u# decir de una escena te*ricamente acad#mica! te*ricamente "ensada "ara el intercam io $ la crítica! en que el invitado se lleva todas las "almas! en que resulta im"une a todas las "reguntas! en que las "osi les críticas a "enas se entienden $ los muchos acuerdos so resalen de manera nítida $ graciosaH' G+u# decir de una escena en que la res"uesta a la (nica intervenci*n ex"lícitamente crítica es a"laudidaH' GSer) una manera de mostrar como se quiere en Chile al amigo cuando es extran-eroH' G+u# decir de una escena en que a "osteriori todos sienten que le hicieron "reguntas mu$ críticas! sin que en el momento quedara claro en qu# consistían esas crítica $! so re todo! sin que el invitado notara en ning(n momento que esta a siendo criticadoH' Forma "arte de mi "ro$ecto intelectual no sentir ninguna forma de sim"atía! no tener ninguna forma de contem"laci*n! no ace"tar ning(n ti"o de com"rensi*n! ante una situaci*n como #sta' Por #sto vo$ a decir claramente lo que creo! antes de decirlo de manera sofisticada' Creo que hemos sido coloni.ados "or un dis"ositivo ret*rico de una claridad ines"erada! "ara la cual no est) amos "re"arados' Creo que este efecto de coloni.aci*n esta a asegurado "or una am"lia dis"osici*n "revia a admitir argumentos deconstructores inde"endientemente de las consecuencias "olíticas que se sigan de ellos' Creo que esta a asegurado "or una am"lia dis"osici*n "revia a ace"tar en el "lano de la sofisticaci*n acad#mica el reformismo $ el conformismo que se niega en la ret*rica cotidiana' : creo que esta a asegurado tam i#n "or una am"lia dis"osici*n "revia a encontrar verosímiles los argumentos que la industria editorial ha estimado convenientes "ara la reconversi*n de los intelectuales de los a<os sesenta a la gran tarea de todos ? asegurar el consenso democr)tico que hace legítima a la economía social de mercado' .

alinchungheit disolvente que nos disuelve "ara que otros sean! es"íritu que recoge el sentido "osi le $ lo cam ia "or un "lato de lente-as! de lente-as fragmentarias "or cierto! en el caso de los im"ugnadores! que no son! que no de-an que algo sea! que se revuelven en la mera "orfía! siem"re atentos claro a las formas correctamente euro"eas de la "orfía' La .alinchungheit a(n es lo que siem"re ha sido! incluso entre los intelectuales que se enorgullecen de sus críticas sofisticadas! de la enorme sutile.a con que han demostrado que no es "osi le ser felices' A(n es lo que siem"re ha sido ? el es"íritu $ lengua-e de la derrota' Santiago de Chile! en el sur del mundo! IJ de =ctu re de /001'6 Che .S' Inevita lemente! al estilo filos*fico $ cri"to ontol*gico que me gusta defender! quiero "ro"oner! "ara conce"tuali.alinchungheit' La .alinchungheit! un es"íritu contagioso! im"ondera le como el acontecimiento! indeci le como la contingencia! que nos se<ala como significante vacío! como no ser de algo! como residuo $ fragmento del ser "erdido en la muerte de 3ios! límite en que las transgresiones nos transgreden! momento de su -etivaci*n a surdo que nos hace un no su-eto! vacío de la voluntad! deseo de no ser un deseo' La .alinchungheit! categoría hí rida! construida de manera estoc)stica! que hunde sus raíces en la ar arie $ reci e su dignidad de su cercanía con el idioma del ser! categoría dislocante en la serialidad al uceante de la derrota! mini acontecimiento! si "uede ha erlos! que no ocurre en el discurso sino que le ocurre al discurso! que no ocurre en la academia sino que le ocurre a la academia! ar arismo falsamente erudito que fisura las erudiciones de la ar arie colonialista' La .ar estos dramas $ estas "o re.as! una noci*n ? la categoría de .