2

El Sentido de la Vida
Anónimo
http://www.helios3000.net/desarrollo/sentido_vida.shtml Una de las más interesantes aventuras que se nos presentan en la vida es encontrarle sentido. Si, es correcto, la Vida tiene sentido, pero nos corresponde a cada uno encontrarle el sentido individual que nos permitirá aprovechar al máximo nuestra travesía por este mundo. Se trata de encontrar las respuestas particulares a las preguntas ¿De qué se trata la vida?, ¿!ué vine a hacer aquí? Se trata de respuestas particulares porque necesitamos respuestas que nos sirvan a nosotros. "s decir, a cada ser humano le toca encontrar sus propias respuestas, a cada cual le toca descu#rir su propia verdad. $o que es %til para uno puede no tener sentido para otro, lo que es signi&icativo para este %ltimo puede carecer de valor para el primero. 'al ve( al plantearnos estas preguntas por primera ve( podrían parecernos como algo &uera de nuestro alcance, reservado exclusivamente para los grandes &il)so&os. *ero, los más grandes &il)so&os comprendieron que esta es una tarea individual, lo cual se encuentra demostrado en la ancestral &rase +,on)cete a ti mismo+- con la cual le.os de pretender tener las respuestas para toda la humanidad, incentiva#an a cada individuo a encontrar su verdad. /unque el hecho de encontrarle sentido a la vida no nos es ense0ado en la escuela, es de gran importancia para lograr una vida satis&actoria en todos los sentidos. *ues al vivir una vida sin verdadero sentido, cualquier cosa que se hace carece de signi&icado no se o#tiene ninguna satis&acci)n real. $o anterior potencialmente podría hacernos sentir vacíos darnos la sensaci)n de estar solos. "sto a su ve( podría colocarnos en una situaci)n de +estar #uscando algo no sa#er qué es+. Veamos.

Carencia de Sentido
$a creencia so#re +evitar el dolor conseguir el placer+ está mu di&undida en la actualidad como el supuesto principal motivador de la actividad humana. "sto se entiende si comprendemos que vivimos en un mundo en el cual la po#laci)n aumenta continuamente, competir por tra#a.o, pare.a, rique(a estatus social se considera la norma. De aceptar lo anterior, en ve( de desarrollar nuestros talentos a niveles asom#rosos de los cuales somos capaces, pre&eriríamos estar comparándonos continuamente a otros. 1 de hacerlo, di&ícilmente emprenderíamos las tareas que nos #rindarían satis&acci)n en la vida. "s un hecho que un porcenta.e de las personas que ha#itan este planeta no sa#en por qué están vivas, ni siquiera piensan en ello. /un así, una vida sin sentido se hace poco llevadera al pasar el tiempo. "s por eso que muchas personas se encuentran en situaciones no deseadas después de retirarse, que los desempleados se sienten deprimidos, aun los ricos &amosos se sienten in&elices.

La Trampa
"ncontrarle sentido a la vida es de vital importancia, pues de otra manera podríamos ser presa &ácil de los &alsos sentidos. De no ocuparnos en encontrar el sentido de nuestra propia vida, podríamos sentir un vacío en nuestro interior.

8 "n ese caso existiríamos, pero no sa#ríamos por qué, o para qué. 1 esto es algo que nos toca resolver por nuestros propios medios, pues nadie puede decirnos cual es el prop)sito de nuestra existencia humana, mucho menos como reali(ar el máximo de nuestro potencial. *ara eso tenemos primero que conocernos. 3ecordemos que un vacío siempre es llenado, el Universo no permite carencias, mu pro&undamente nosotros tampoco creemos en ellas. "n ausencia de un verdadero sentido prop)sito en la vida, encontraremos alguna otra cosa con que llenar ese supuesto +vacío+, al hacerlo le estaremos dando la espalda 4aunque solo momentáneamente5 a nuestro impulso interior, que nos motiva a #uscar dentro de nosotros mismos las respuestas. *or el contrario, elegimos alg%n &also sentido lo expandimos hasta creer que llenamos nuestra vida. De esta manera elegimos creer que no necesitamos ocuparnos de encontrarle sentido a nuestra existencia. "so nos hace sentir más c)modos, al menos por un rato. *ero, ¿,uáles son estos &alsos sentidos que mencionamos?. "n realidad pueden ser tantos tan variados como personas existen en este planeta. Veamos. Una persona podría elegir crear sentido en su vida por medio de la o#tenci)n de rique(as, comen(ar así una carrera que le #rinde poca satis&acci)n, con la cual no se identi&ica internamente, que termina haciéndole desear estar en otro lugar haciendo algo di&erente. 6tra persona podría intentar llenar +el vacío+ por medio de las relaciones sus consecuentes o#ligaciones responsa#ilidades. *uesto que esta persona inicia estas relacionas #uscando &uera de si misma las respuestas que lleva dentro, las mismas se ocupan de se0alarse de di&erentes maneras, principalmente por medio de una creciente incomodidad e insatis&acci)n, que ese no es el camino a seguir. /unque las relaciones pudieran ser &rustrantes, esta persona podría iniciar un circulo de salir de una para entrar en otra, solo porque cree que representan su sentido prop)sito. De hecho, prácticamente cualquier pro ecto que iniciemos en la vida podría tener el potencial de generar &also sentido, a menos que encaremos primero lo concerniente a nuestra existencia &undamental. *or e.emplo, en casos como7 ese pro ecto en el cual tra#a.) tanto no dio &rutos, esa relaci)n en la cual cre ) tanto no result) a pesar de sus ma ores es&uer(os, esa inversi)n importante que hi(o le de.) sin ganancias ni capital. ,ada una de estas situaciones, muchas otras en la vida, podrían hacerle preguntarse en que consiste la vida. "n realidad es de poca utilidad preguntarse ¿*or qué no dieron &rutos estos pro ectos?, lo que si sería signi&icativo es preguntarse ¿*or qué se involucr) en ellos en primer lugar?, ¿!ué espera#a lograr al hacerlo? "s s)lo cuando todas las actividades que reali(amos enca.an en nuestro plan de vida que podemos o#rar coherentemente, crear un sentido amplio que nos permita mani&estar lo que realmente somos. "n caso de no tener un plan de vida, nuestras actividades diarias podrían convertirse en ese plan, así hacernos vivir la ilusi)n de que le dan sentido a nuestra vida cuando la realidad es otra, no le #rindan más que un sentido &raccionado. 'al ve( ocupen nuestros pensamientos acciones, pero no pueden #rindar total satis&acci)n.

Encontrando Sentido
"ncontrarle sentido 4nuestro sentido5 a la vida es una aventura &ascinante. Signi&ica creer realmente que nos hemos mani&estado continuamos haciéndolo por un prop)sito elevado, un prop)sito que solo nosotros podemos vislum#rar lograr.

= Una ve( comprendido esto, dedicarnos a encontrar ese prop)sito es la elecci)n natural. "l camino podría tener altos #a.os, tal ve( tengamos que admitir que la causa de nuestra situaci)n actual es ha#er elegido un su#stituto #arato 4alg%n &also sentido5 ha#erlo colocado como nuestra principal meta, o deshacer un camino andado para retomar el propio, pero al &inal las recompensas superan con creces toda la dedicaci)n invertida. 9ndependientemente del punto de partida, la creaci)n de un plan de vida es esencial. ,ada uno de nosotros necesita encontrarle sentido a su vida, sa#er por qué estamos aquí. Una ve( esta#lecido este plan, nuestras actividades pro ectos emergen de son coherentes con él. De esta manera nuestras acciones adquieren sentido tomamos consciencia de nuestra capacidad de crear nuestra realidad a voluntad. /l reconocer todo esto tomamos consciencia de que el sentido de la vida tiene que ver con asumir la responsa#ilidad de nuestra vida lo que ocurre en ella, con convertirnos en creadores de nuestra vida en lugar de ser simples o#servadores pasivos, que nos encontramos aquí para un prop)sito %nico, que solo nosotros podemos reali(ar. *odemos entonces dirigir nuestra vida para mani&estar ese prop)sito en nuestra realidad diaria. 1 pensar que algo tan grande podría mani&estarse a partir de dos sencillas preguntas7 ¿De qué se trata la vida?, ¿!ué vine a hacer aquí?

El Sentido de la Vida
Art ro !ra"
http://html.rincondelva#o.com/el$sentido$de$la$vida_%.html

&ntrod cción
$a persona humana está llamada a reali(arse- es decir, a construir su personalidad, &ormar su manera de ser adquirir una serie de valores. "llo es posi#le mediante el desarrollo de sus capacidades &ísicas, intelectuales a&ectivas. *ara conseguir esta reali(aci)n, el ser humano ha de estar a#ierto a la trascendencia. / lo largo de la vida, el hom#re la mu.er se plantean numerosos interrogantes en torno a su existencia7 ¿De d)nde vengo? ¿!ué sentido tiene mi vida?:, #uscando la respuesta a dichos interrogantes. $os &il)so&os suelen estudiar entre algunos de sus t)picos el ;sentido de la vida<. *ero no a#ordan el tema directamente, sino que lo exponen con rodeos en conexi)n con cuestiones como la muerte, la inmortalidad, la reencarnaci)n, la resurrecci)n, etc. $a &iloso&ía moral, que s)lo se plantea si lo #ueno el de#er pueden unirse o si podría tener sentido tal uni)n. $a &iloso&ía de la religi)n, por su parte, o #ien tiende a dar por supuesto que cualquier pro#lema que a#orde ro(a el ;sentido de la vida< o simplemente .u(ga que dichos pro#lemas llevan a esta cuesti)n. "n este tra#a.o dividiremos lo que la &iloso&ía de la religi)n de#e decir so#re el sentido de la vida en tres partes. *rimero nos re&eriremos al pro#lema de si la vida tiene o no tiene sentido. "n la segunda ha#laremos de las correspondencias entre moral religi)n, en la tercera o#servaremos hasta qué punto desean resolver el pro#lema algunas doctrinas religiosas.

'rimera 'arte: (Tiene sentido la vida)
*odemos pensar que la expresi)n ;sentido de la vida< carece de signi&icado, pero lo que quiere decir es que la vida merece la pena vivirse. $a vida de#ería de o&recernos su&icientes ra(ones para seguir viviendo sin necesidad de optar por la radical soluci)n de la autoaniquilaci)n. 'ampoco de#eríamos necesitar la existencia de otra vida para que esta vida sea digna de vivirse. "stas actitudes son las contrarias que de#ería de adoptar alguien que tenga una actitud positiva respecto a

@ la vida humana. !uien mantenga que la vida no tiene sentido alguno, o supone que es me.or no existir > si no comete suicidio será por motivos psicol)gicos, que no l)gicos> supone que la vida s)lo adquiere dignidad si se complementa con otra ultramundana que compense los males de este mundo. "sto no quiere decir que no de#emos creer en la "xistencia de una vida eterna con Diossino que no podemos #asar toda nuestra vida en la existencia de otra vida más allá de la muerte7 de#emos vivir esta vida con verdadero sentido sin caer en ninguno de estos dos extremos. "n medio de estos dos extremos encontraríamos otras posturas más o menos cercanas a uno de los polos. *or e.emplo, podríamos pensar que la vida trae tantos pro#lemas de.a a#iertos tantos interrogantes al ser humano que se hace di&ícil a&irmar que la vida tenga sentido. *ero podría ser que la vida no tenga sentido en su sentido más estricto que nuestra tarea consistiera en ir dando alg%n sentido. "sta actitud no cae en ninguno de los extremos antes citados7 todo el sentido esta aquí > nos re&erimos a creer que el %nico sentido es la otra vida> o aquí no ha ning%n sentido >los que piensan que la vida carece de sentido. "n la vida son tantos los deseos tan poca la realidad, tan grande la in.usticia tan mínima la .usticia que suenan extra0as las voces de los que a&irman que la vida tiene sentido por sí misma. *ero el que la vida sea di&ícil de entender de vivir no quiere decir que tengamos que optar por el suicidio o por colocar el sentido en un más allá, para ello ha varios motivos7 > $a vida humana se extiende en el tiempo, es decir, que no podemos tener en cuenta todo nuestro pasado &uturo s)lo por un momento en el que no consigamos encontrar el sentido de nuestra vida. > $a vida humana consiste en dar sentido a todo lo existente. "s verdad que esto no s)lo produce satis&acciones, pero por el camino ha una serie de #ienes que no son pocos que merece la pena ser experimentados. > "l ser humano no puede adivinar el &uturo, así que en el insatis&actorio día a día siempre podemos al#ergar la esperan(a de que nuestra vida me.orará- esto puede convertirse en realidad por mu di&ícil que lo tengamos.

Se# nda 'arte: *oral + reli#ión
"sta parte trata de la relaci)n entre ética religi)n, que son términos que incomprensi#lemente suelen ir separados. 3ecordemos que estamos ha#lando de religi)n no de teología7 la teología es la ciencia que estudia a Dios, pero la religi)n ense0a entre otras cosas las actitudes que se de#en tomar ante la vida. 1 es aquí donde tiene relaci)n con la moral, a que am#as intentan orientar al hom#re en la #%squeda del sentido de su vida. ?ant, #asándose en la religi)n cat)lica, di.o que de#emos promover que la &elicidad de un ser racional s)lo está garanti(ada si cree en un Dios 4en este caso sería nuestro Dios cat)lico5. Se han puesto muchas o#.eciones a esta a&irmaci)n, pero aquí s)lo lo tenemos en cuenta como e.emplo de la proximidad entre moral religi)n. $a &iloso&ía moral trata de la vida #uena con sentido no s)lo teniendo en cuenta lo que de#emos hacer, sino tam#ién lo que, en &unci)n de lo que hacemos, esperamos o#tener. "s decir, el ser humano reali(a distintos actos a través de los que espera llegar a algo más que sea #ene&icioso para él, en este caso act%a para llegar al sentido de su vida. "l que siempre esperemos algo hace que la vida que nosotros consideramos como per&ecta llena de sentido sea raramente la que nos toca vivir. "sto nos lleva a pensar que la vida carece de sentido, ahí es donde entra la creencia en un ser superior que nos a ude a encontrarlo. De esta &orma, visto desde la moral, diremos que la religi)n es portavo( de la impotencia humana, que da salida a los deseos te)ricos prácticos del ser humano Si la virtud no lleva a la &elicidad deseada no de#emos exigir que en una vida distinta a la nuestra alcancemos la reconciliaci)n querida- a que esto va en contra de la moral. /sí se vuelve a relacionar la ética con la religi)n, a que como con la moral no conseguimos superar ese egoísmo

C interesado 4me porto #ien porque quiero algo a cam#io5 pro ectamos todo esto en la religi)n como sentido de nuestra vida.

Enc esta
Ao todos los hom#res coinciden al se0alar qué les hace &elices, qué es lo que da sentido a su vida. /lgunos consideran que la &elicidad s)lo consiste en tener dinero, poder, in&luencias en dis&rutar lo más posi#le de las cosas inmediatas. 6tros se a&anan por construir una sociedad per&ecta, donde los hom#res sean .ustos se respeten todos vivan en pa(. Ao &alta quien piensa que vale la pena cualquier es&uer(o humano por lograr esa sociedad en un &uturo, aun a costa del sacri&icio de la muerte de muchas generaciones de hom#res, porque este sacri&icio aca#ará tra endo la &elicidad &inal. *ero Dios puso en el cora()n de cada hom#re unos deseos pro&undos de &elicidad que se resumen en querer vivir, en querer vivir para siempre en querer vivir en un mundo de amor, .usticia li#ertad. Aosotros hemos querido averiguar qué es lo que piensan so#re este tema varias personas de nuestro entorno, para ello hemos hecho una encuesta a die( personas planteándoles las siguientes cuestiones7 ¿Su vida tiene alg%n sentido? Seis personas contestaron que sí por distintos motivos7 ,uatro consideran que el verdadero sentido de su vida consiste en alcan(ar una #uena posici)n econ)mica. Una piensa que la salud vida. Una dice que Dios es su %nico guía, quien da sentido a su vida. 'res personas no supieron dar una respuesta clara a que a%n están intentando dar verdadero sentido a su vida. Una persona contest) que en su opini)n la vida no tenía ning%n sentido. ¿Ba tenido alg%n pro#lema que ha a hecho que su vida no tuviera sentido? 'res personas di.eron que sí han tenido pro#lemas que les han hecho replantearse su vida. Seis personas a&irmaron ha#er tenido alg%n pro#lema que a&ortunadamente pudieron superar. Una persona di.o que aunque ha#ía tenido pro#lemas su vida nunca ha#ía perdido el verdadero sentido. el #ienestar &ísico es lo que más le preocupa da sentido a su

,pinión 'ersonal
$a religi)n o&rece un sentido positivo de la vida, esta a&irmaci)n se en&renta, de alguna manera, a las personas que a&irman que la vida no tiene sentido. "stas personas, han de en&rentarse a pro#lemas, que van más allá de sus posi#ilidades, deciden 4generalmente5, no por sí mismo, que la me.or &orma de salir del t%nel es quitarse la vida, cuando ni siquiera en la religi)n 4en Dios5, encuentran la respuesta a tantas preguntas de supervivencia. Ba que #uscar, por tanto, una realidad que trascienda al hom#re &undamentar la vida. al mundo que pueda

L "sa realidad es, en la vida del cristiano, Des%s, lo más importante, será pues, nuestra relaci)n con los demás, nuestra a uda a los que no ven sentido en su vida, mostrarles el camino, que no es otro que seguir creciendo a udando a los que de verdad han su&rido o están su&riendo en su vida. ;"n el via.e a través de la vida no existen los caminos llanos- todo son su#idas #a.adas<

El Sentido de la vida
-ernanda
http://www.alcione.cl Ba#lemos del sentido de la vida. / menudo hemos escuchado esta pregunta7 +¿!ué puede hacer uno cuando la vida no tiene sentido?+ Seg%n ViEtor FranEl, ha cuatro &actores que le dan sentido a la vida, 4#asta con uno, por supuesto57 > reali(ar una vocaci)n > superar un destino adverso > un gran amor > una &e religiosa 3eali(ar una vocaci)n es lo que está más a nuestro alcance, sin que se trate de una circunstancia ha#itual. "s realmente a&ortunado quien puede tra#a.ar en aquello para lo que está dotado por la naturale(a que llena los íntimos anhelos de su ser. "sto puede cu#rir todos los ám#itos del quehacer humano7 arte, ciencias, comunicaciones, comercio e industria, educaci)n, salud... / algunos médicos les hemos oído decir7 +1o no podría ha#er sido otra cosa que médico. Aunca se me ocurri) siquiera suponer otra posi#ilidad+. "l superar un destino adverso lo vemos con &recuencia en los minusválidos. *odemos citar a Belen ?eller, ciega sordomuda por una meningitis a los dos a0os de edad- o al nota#le &ísico Stephen G. BaHEing, paralítico mudo, que s)lo logra comunicarse a través de un arte&acto ideado especialmente para él, que podrá accionar mientras sea capa( de mover el pulgar de su mano derecha. 1 sin ir tan le.os, recordemos al chileno que perdi) am#as piernas por el estallido de una #om#a olvidada en una de nuestras &ronteras. 'uvimos la gran satis&aci)n de verlo en 'V practicando &ut#ol gracias a su es&uer(o por reha#ilitarse. 6 al nadador, tam#ién chileno, que gan) una medalla en la %ltima de las 6limpiadas para discapacitados. 6, más cerca todavía en la noticia, a aquellos ni0os que procuran superar sus de&iciencias &ísicas, innatas o adquiridas. /m#as motivaciones tienen en com%n que dependen de nuestro es&uer(o, decisi)n voluntad , desde luego, de la a uda que puedan prestarnos quienes nos rodean. "n las vocaciones vemos que pueden &rustrarse promisorios talentos .uveniles por no disponer de medios para costear sus estudios. 1 en el caso de los minusválidos, todos tenemos a%n en la memoria la %ltima 'elet)n. "n cam#io, el gran amor la &e religiosa no tienen nada que ver con nuestra voluntad, prop)sito ni es&uer(o. $os sentimos o no. Ao ha &orma de poderlos conseguir si no aparecen en nuestra vida. "s gracia, esa gracia de la que ha#la#a D. I. Jennett al decir7 +...sin merecerla, sin ha#erla pedido+. /lgo parecido dice KasloH en relaci)n a una experiencia>cum#re7 +Una reacci)n &recuente es +1o no mere(co esto+. $as cum#res no son plani&icadas o alcan(adas por un designio7 suceden. Somos sorprendidos por el go(o+. /l sentirnos tocados por un gran amor o por una &e religiosa, vi#ramos con una intensidad emocional nunca sentida antes, el mundo se ilumina todo se trans&igura. "ntonces nos so#reviene una gran humildad7 +Se0or, no so digno...+

M Un grande verdadero amor tiene mucho de religioso, una &e religiosa está llena de amor.

jueves, septiembre 21, 2006

La pregunta por el sentido de la vida (I)
Por Ricardo Yepes Stork La pregunta por el sentido de la vida no suele plantearse mientras todo va bien, sino precisamente cuando se quiebra la ilusión de que, en efecto, todo va seg n nuestras previsiones, de que las cosas nos salen conforme a lo que quer!amos" Y es que la realidad es to#uda $ se empe%a en quitarnos la ra#ón $ en darnos disgustos, problemas $ dificultades que nos cansan, nos abaten e incluso nos quitan la ilusión de seguir luc&ando" 'n suma, la e(periencia del fracaso, algo que no podemos evitar, es la que nos plantea la pregunta por el sentido de nuestros esfuer#os, de nuestros traba)os, $ en definitiva de nuestra vida" *s! es como ordinariamente surge la cuestión" +ivir es una tarea esfor#ada" 'sto no &a$ que verlo como una cosa rara, que no deber!a ser as!" 's así, $ que lo sea en cierto sentido es natural, puesto que se da siempre en todo ser vivo, $ en todo &ombre, una cierta ,luc&a por la vida," +ivir es $a un -(ito continuo de la vida, frente a la amena#a de los peligros, las enfermedades, la falta de recursos $ la muerte misma" 'l mismo fenómeno biológico de la vida es $a un esfuer#o continuamente coronado por el -(ito" Por eso no debe e(tra%arnos que las cosas sean dif!ciles $ cuesten traba)o" Lo que el &ombre necesita para encontrar sentido a su vida es tener una justificación para sus esfuerzos, es decir, disponer de un ob)etivo $ un fin claros, a cu$a consecución se dedica la tarea de vivir $ de llenar un d!a $ otro de traba)o" .uando se tienen ob)etivos claros para la propia vida, los esfuer#os se ven como parte del camino que &a$ que recorrer para alcan#arlos, $ por tanto luc&ar tiene entonces un sentido mu$ claro/ llegar a donde queremos"

0 12 3S+ 4 'l sentido de la vida 4 .ategor!a/ 3eneral (5&e 6eaning of life)

jueves, septiembre 21, 2006

La pregunta por el sentido de la vida (II)

N La p-rdida del sentido de la vida (.ontinuación de La pregunta por el sentido de la vida I) 5ener ob)etivos claros es el primer requisito para tra#arse pro$ectos de vida que consistan en alcan#ar los fines, valores e ideales que queremos &acer nuestros" 7uien carece de fines para la propia vida carece tambi-n de pro$ectos para llegar &asta ellos" 'n consecuencia no tiene ninguna tarea que llevar a cabo. La ausencia de pro$ectos vitales origina desocupación, falta de tareas sentidas como propias" * lo sumo, el traba)o entonces es una especie de obligación for#ada, que uno se ve obligado a reali#ar sin ganas, e incluso contra su voluntad" *dem8s, la ausencia de pro$ectos $ tareas vividas como propias genera algo que es el terreno donde acontece la p-rdida del sentido de la vida/ la falta de ilusión" 7uien no sue%a, no desea, no an&ela reali#ar sus pretensiones, quien no sabe lo que es vivir ilusionadamente, -se f8cilmente se encontrar8, al despertarse por la ma%ana, con un panorama gris, mortecino, que f8cilmente induce al &astió, al asco $ al deseo de &uir &acia un mundo donde se den esas ilusiones que a&ora faltan $ que son el verdadero motor de las tareas $ las vidas &umanas" Sentir al levantarse que lo que nos espera es la infelicidad, estar a disgusto, enfrentarnos a tareas que nos resultan odiosas/ esa es la situación desde la cual no se encuentra que sentido tiene vivir una vida as!" Lo cotidiano resulta entonces feo, sucio, sin atractivo, $ uno le vuelve la espalda/ no querr!a siquiera salir de la cama, no se ve que valga la pena" 'n esa situación caben dos opciones" La primera es confirmarse en la idea de que, en efecto, una vida as! no merece la pena ser vivida" La consecuencia inmediata es la ca!da en un estado de pesimismo que parali#a a la persona $ la llena de amargura $ disgusto interiores/ es una especie de ,quedarse en la cama," Si ese estado de 8nimo se &ace permanente, $ la persona no encuentra la salida de -l, puede sobrevenir una cierta desesperación ante la vida, e incluso el deseo de que -sta acabe cuanto antes, puesto que vivir as! es bastante &orrible" La gama posible de las actitudes desesperadas, pesimistas $ amargadas es mu$ grande $ variada, $ &a$ muc&a gente que se encuentra sumida en ellas, sin saber como superarlas" 'l grado mas e(tremo es la p-rdida del deseo de vivir, que puede llevar incluso al intento de anulación de la propia vida" Pero una actitud tan desesperada no es lo ordinario" 's m8s normal el convencimiento de que el fracaso es inevitable, o la idea de que nada vale la pena, de que todo esfuer#o es in til ante un destino ine(orable" Incluso cabe llegar a pensar que la vida es absurda, $ que lo me)or es vivir como si cre$-ramos en algo para no tener que enfrentarnos con el vació de sentido que &a$ en el mundo"

O 'stas soluciones son las que responden negativamente a la pregunta por la e(istencia de la felicidad $ del sentido de la vida/ ni una cosa ni otra son posibles, ni tiene sentido buscarlas" 'l &ombre, seg n ellos, solo puede ser feli# en la medida en que olvida este fondo oscuro $ sombr!o de la e(istencia" Se trata de una postura mu$ amarga, que convierte la tarea de vivir en una carga insoportable" Por eso poca gente acepta permanecer en esta actitud" Incluso a veces &acerlo tiene algo de patológico" La segunda solución, aunque resulta ser m8s ,casera, $ realista, se parece un poco a la anterior, aunque no tiene la carga pesimista de aquella/ consiste en poner entre par-ntesis la vida cotidiana e inmediata $ dedicarnos a olvidarla, a mirar &acia otro lado mientras la vivimos" 's la situación de las personas que en el fondo est8n descontentas consigo mismas $ con lo que &acen/ lo cotidiano les llena de mal&umor" 'n tal situación la salida m8s evidente es &uir de uno mismo $ de la vida que se est8 viviendo" La manera mas f8cil es buscarse mundos alternativos, o volcarse en la e(terioridad, fragmentarse en mil peque%os momentos de diversión, de un ,pasarlo bien, que es pura e(terioridad, fuera de lo que uno verdaderamente es" 's la vida fr!vola, atomi#ada, dedicada a e(plotar la felicidad moment8nea que dan los placeres de la vida, grandes $ peque%os, leg!timos e ileg!timos" Sin embargo, esta solución de)a en &ueco el fondo de la vida, $ no resuelve el problema de la propia identidad" 'l destino de tales personas parece cifrarse en olvidar quienes son en el fondo $ de verdad" 'sa es una pregunta que no interesa/ no &a$ que buscar ,interioridades,, sino ,e(terioridades, que a$uden a tapar asuntos para los que no &a$ respuesta"

jueves, septiembre 21, 2006

La pregunta por el sentido de la vida (III)
Las tareas que llenan la vida (.ontinuación de La pregunta por el sentido de la vida II) .omo es f8cilmente imaginable, el sentido de la vida se encuentra cuando -sta tiene un contenido $ un ,argumento, que le d- emoción, intensidad $ recompensa" 'se contenido se obtiene en primer lugar de lo que antes se aludió/ una tarea esfor#ada, vivida ilusionadamente, en pos de los valores, ideales $ ob)etivos en los que se cifra nuestro pro$ecto vital" Si el traba)o es eso, entonces se )ustifica por s! mismo, e incluso puede vivirse de una manera ilusionada, puesto que pasa a ser parte de una obra propia, que es aquello que uno lega al mundo $ a los &ombres de su tiempo, como &ace

2P un artista, un escritor o un ingeniero, $ como puede &acer cualquier profesional con el fruto de su traba)o" Pero en segundo lugar, $ en muc&a ma$or medida, el sentido de la vida se encuentra en aquellas personas a quienes uno destina todo lo que es capa# de &acer, sentir $ amar" 7uien tiene un amor en la vida $a &a encontrado el sentido de -sta/ sólo falta que la persona amada corresponda a nuestro amor para que el flu)o rec!proco funde un 8mbito de vivir ambos ilusionados e incluso enamorados" La persona amada es la destinataria de nuestros esfuer#os, de nuestros traba)os, porque lo que con ellos consigamos, $ la misma luc&a de conseguirlo, se convierte en don que se otorga a la persona amada para &acerle el bien, para que ella sea feli#" Lo m8s alto $ lo m8s profundo de lo que el &ombre es capa# es el amor correspondido" 9o &a$ ninguna otra cosa que llene m8s la vida $ la intimidad, ni siquiera la grande#a de legar a los &ombres una gran obra" 9i el poder, ni el dominio sobre la naturale#a, ni la posesión de una gran ciencia, ni el desarrollo de la propia creatividad art!stica son capaces de dar lo que nos da la sonrisa de la persona que nos ama" +ale m8s destinarse a una persona que poseer sin ella todo el universo" Por eso, el me)or aprendi#a)e para encontrar el sentido de la vida es aprender a amar, algo bien distinto a simplemente ,sentir que se ama,, puesto que amar es tratar bien a la persona amada, tratarla como ella se merece, darle lo que le &ace feli#, $ eso es algo que implica un modo de comportarse mu$ espec!fico, que es el que verdaderamente funda sobre un cimiento sólido el puro sentimiento del amor"