CAMBIO DE CICLO, NO ES EL FIN DEL MUNDO

Ante las tergiversaciones vertidas desde hace un buen tiempo a través de diferentes medios informativos, el Consejo Nacional de Ancianos Guías Espirituales Mayas de Guatemala recuerda y aclara al mundo entero que estamos finalizando un período de Sol al que denominamos Oxlajuj B’aqtun. Cada B’aqtun contiene 400 años que multiplicados por trece dan un total de 5 mil 200 años, un período de Sol que ha ocurrido otras veces, desde que los antepasados mayas empezaron a controlar y contar el tiempo. Esta vez sera el 21 de diciembre próximo, cuando concluyamos un B’aqtun más que cierra un ciclo en el tiempo. Este es el final del Quinto Período de Sol, con la esperanza de recibir el Sexto Período de Sol, un nuevo amanecer que anuncian los astrónomos mayas o cargadores del tiempo y autoridades en la vida espiritual y material, mismo que los ancestros transmitieron por miles de años de generación en generación. Es por ello que el Consejo Nacional de Ancianos extiende una invitación a todas las culturas, religiones y espiritualidades practicadas por hombres, mujeres, jóvenes y niños, como buenos hijos del Sol, hijos del tiempo, para que nos unamos en una meditación global, desde nuestras formas propias de conectarnos con el Creador y Formador en nuestros pueblos, comunidades, organizaciones y familias para alcanzar la paz y un cambio de consciencia, y así mejorar nuestras acciones y evitar consecuencias lamentables de una autodestrucción que la acción humana ha venido provocando desde hace un buen tiempo. Debemos generar un cambio mental para sentir, aprender y entender que todos los seres que habitamos la Madre Tierra somos hermanos: humanos, animales, plantas y todo ser que ocupe un tiempo y espacio. Cohabitamos sobre la Madre Tierra, porque sobre ella nacemos, de sus recursos subsistimos y, cuando descansamos a su vientre vamos a dormir el sueño eterno, ya que nuestras energías siguen su curso en la existencia.

fundamentales para garantizar la seguridad y soberanía alimentaria. nos convoca y nos motiva a extender una cordial invitación a las diferentes expresiones religiosas y de espiritualidad ancestral para agradecer por la vida y para darle la bienvenida al Sexto Período de Sol. práctica y difusion de los saberes y sabidurías ancestrales. porque de otra forma no lograremos avanzar y mejorar las condiciones de vida de la población. económicos y políticos que ha representado el presente siglo. pedimos inclusión para que nuestras ideas y voces se vean reflejadas en la elaboración y ejecución de políticas públicas. según el registro y la cuenta larga del tiempo que nos heredaron los antepasados mayas y que empezamos desde ya a honrar con la celebración del Wayeb’ y recibimiento del año nuevo maya Oxlajuj No’j. mientras se acerca cada vez más el final del Oxlajuj B’aqtun que trae consigo un nuevo amanecer para que los pueblos se despierten y tengan paz. mucha paz y un buen vivir para todos y todas a partir del rescate.Este tiempo sagrado del que estamos siendo testigos hermanas y hermanos. Es el momento para recalcar que debemos ir tras un proyecto de nación. donde todos y todas podamos participar y aportar en la construcción de un mejor país. pero también exigimos la libre determinación y respeto a los territorios de los pueblos indígenas. Pedimos que nuestras semillas ancestrales sean resguardadas y sembradas por las nuevas generaciones. especialmente la situación de los pueblos indígenas y otros sectores vulnerables ante los cambios drásticos tecnológicos. de esperanza y de unidad. climáticos. Porque todos somos hijos de un solo Creador y Formador. Exigimos que se reconozca el aporte económico que los pueblos indígenas hacen a los Estados desde diferentes ámbitos laborales y productivos. es propicio para pedir porque no falten nuestros alimentos. . A la vez. Nuestra misión como Ajq’ijab’ o guías espirituales mayas y como mensajeros de paz. No más ofensas entre humanos y de humanos contra la Madre Naturaleza.