You are on page 1of 49

CARTA A LOS COLOSENSES FRANZ ·MUSSNER

Introducción EL MISTERIO DE CRISTO 1. El «misterio de Cristo» (Col 4,3) es el misterio del cristianismo. La intención de san Pablo al escribir su carta a la comunidad de Colosas es traer este misterio a la conciencia de los colosenses. Había un moti o a!remiante !ara escribir esta carta" en la comunidad cristiana de dic#a ciudad sur$ieron o!iniones %ue amena&aban con oscurecer el misterio de Cristo. Había #ere'es %ue e(i$ían la eneración de los «elementos del mundo» (),*.)+), unida con un raro «culto de los ,n$eles» (),1*) - la obser ancia de di ersas !rescri!ciones sobre el tiem!o - la comida (),1.s). Era una curiosa me&cla de elementos cristianos con elementos 'udíos - !a$anos, %ue convertían la e en !u"er!tición. Esto era !osible !or%ue los colosenses a/n no !oseían el su0iciente conocimiento del misterio de Cristo. Por eso, el 1!óstol se es0uer&a !or descubrirles tal misterio, en cuanto es !osible #acerlo en una carta. ). El contenido del E an$elio %ue #abía lle$ado a los colosenses !or medio de 2!a0ras (1,345), !uede sinteti&arse en esta 0rase" 6esucristo es el 7e8or de toda la creación - el /nico sal ador del mundo. Pero !or la inter ención de los #ere'es se !uso en duda esta cate$oría ini$ualada de Cristo en el mundo de la creación - de la redención. a# $e!ucri!to e! el Se%or de toda la creación& En 9l, !or medio de 9l - con miras a 9l 0ueron creadas todas las cosas, - todas las cosas tienen en 9l su consistencia (1,1.s). Por eso, 6es/s tambi9n es la cabe&a de todo !rinci!ado !otestad (),1+). Por eso no es necesario enerar tambi9n 'unto a 9l con culto es!ecial los «elementos del mundo», ni su!oner %ue detr,s de las cosas de la creación #a- 0uer&as misteriosas - di inas, !uesto %ue de ellas sólo dis!one Cristo $lori0icado, !or%ue en 9l reside toda la !lenitud de la di inidad (),:). Para el cristiano, el mundo est, liberado de ídolos - la ma$ia, solamente es una criatura %ue e(iste !ara $lori0icar a su Creador - !ara el ser icio del #ombre. Por eso, el cristiano no con0unde el Creador con la creación. Pero esto tambi9n le ca!acita !ara el ser icio adecuado - ob'eti o de la creación. '# $e!ucri!to e! el (nico !alvador del )undo& 7ólo 9l es el $ran reconciliador del mundo con ;ios, - con su san$re im!one la !a& del 0in de los tiem!os (1,)+). Como «!rimo$9nito de entre los muertos» (1,1*) 9l es el !rinci!io de la nue a #umanidad %ue tiene su cuna en la !ila bautismal (),1)s). ;esde su resurrección de entre

los muertos, 6es/s !osee la !lenitud del !oder di ino - de la ida de ;ios, !or lo cual todos los %ue 0ueron resucitados 'untamente con 9l en el bautismo, tambi9n est,n llenos (),1+) de su ida di ina, - -a !oseen la sal ación %ue ence la muerte, de tal 0orma, %ue no necesitan es!erar con ansia otros su!uestos sal adores, %ue les o0recen los #ere'es. El E an$elio anuncia a todos los !ueblos %ue el 7al ador del 0in de los tiem!os -a est, con ellos, m,s a/n «en» ellos, - ellos -a tienen en 9l la es!eran&a de la 0utura $loria (1,)5). < así, Cristo, de acuerdo con la oluntad de ;ios, #a enido a ser el deseo - el ob'eti o de toda la #istoria.3. Pero la sal ación de Cristo no le iene a nadie a las manos, ni se ad%uiere con !r,cticas e(tra a$antes como las %ue recomiendan los #ere'es. La muerte con Cristo en el bautismo (),11s) reclama %ue caminemos en 9l (),.), %ue nos des!o'emos de la ie'a condición #umana - %ue nos re istamos de la nue a (3,:s), %ue !rocuremos %ue Cristo sea el 7e8or de todas las decisiones de la ida (),.), inde!endientemente del estado !ro!io de cada uno (3,11.1*= 4,1) - %ue cambiemos la dirección de la isión interior, mirando #acia «arriba», donde Cristo est, sentado a la derec#a del Padre (3,1s). «El misterio de Cristo», sobre el %ue #abla san Pablo tan encarecidamente en la carta a los colosenses, tiene %ue !roducir tambi9n sus 0rutos en la ida cotidiana, !ara %ue se 0orme el «#ombre !er0ecto», %ue el 1!óstol %uerría !resentar a Cristo en el 'uicio enidero (1,)*). Cuando lle$ue el día en %ue uel a Cristo, saldr, a !lena lu& el «misterio de Cristo», a#ora toda ía oculto, - se mani0estar, su $loria radiante (3,4). Esta era entonces - 9sta es #o- la es!eran&a de los cristianos, %ue no se debe !erder (1,)3). ENCA*EZAMIENTO +,-+.-/ +& REMITENTE 0+1+#& 1a Pablo, a!óstol de Cristo 6es/s !or oluntad de ;ios,... Pablo no es un cual%uiera. Es a!óstol de Cristo 6es/s. >o act/a ni escribe en irtud de unos !oderes !ro!ios, sino !or%ue le #a en iado 6esucristo, a %uien la comunidad cristiana reconoce como su 7e8or. 7e$/n el testimonio del mismo 1!óstol, esta misión la recibió Pablo cerca de ;amasco, cuando se le a!areció el Cristo celestial - le constitu-ó en su «instrumento esco$idos, %ue debe lle ar su nombre «ante los $entiles - los re-es, - ante los #i'os de ?srael» (1ct :,13)1 Entonces, Pablo ino a ser a!óstol !or ocación o llamamiento di ino (@om 1,1). 2sta era la oluntad de ;ios). Pablo, -a antes de su con ersión, creía conocer e(actamente como 'udío - como escriba la oluntad de ;ios, !or la le- %ue 9l #abía estudiado a 0ondo. «1 enta'aba en el 'udaísmo m,s %ue muc#os com!atriotas coet,neos míos, siendo en e(tremo celoso de las tradiciones de mis !adres» (Aa 1,14). 1#ora, cerca de ;amasco, e(!erimenta la oluntad de ;ios de una 0orma enteramente nue a, no -a sólo como e(!resión de lo %ue ;ios santamente e(i$e, sino como «lu& del cielo» %ue le arro'a al suelo (1ct 4,344= )),.= ).,13) - lo esco$e «!ara el E an$elio de ;ios» (@om 1,1). Los !ro0etas - los santos tambi9n #an e(!erimentado así la oluntad de ;ios. Ellos 0ueron embar$ados 0ormalmente !or la oluntad de ;ios. El cristiano tambi9n !uede e(!erimentar así la oluntad de ;ios" como llamamiento sor!rendente, cate$órico, a una tarea es!ecial, %ue tambi9n !uede ec#ar al suelo la manera usual - %uerida de i ir, %ue el cristiano #a se$uido #asta entonces. Pablo escribe como «a!óstol de Cristo 6es/s». Por tanto, su !alabra como !alabra del «en iado» ale tanto como la !alabra del mismo 7e8or. Biene 0uer&a autoritati a, obli$atoria !ara las comunidades cristianas. Biene %ue ser oída !or nosotros. El mismo 6esucristo #abla !or medio de su a!óstol 3.

1b... - Bimoteo, el #ermano... 6unto al 1!óstol 0i$ura como se$undo remitente Bimoteo4, su es!ecial «colaborador» (@om 1.,)1) - estrec#amente unido con el 1!óstol, como «un #i'o al lado de su !adre» (Cl! ),))), como tambi9n se des!rende de la con'unción «-», %ue enla&a los dos nombres. Banto es #ermano del 1!óstol como de las comunidades. Pablo lo nombra como co4remitente - así lo #ace !artici!ar en su !oder a!ostólico= !ero Bimoteo ni es «a!óstol de Cristo 6es/s» ni esco$ido «!or oluntad de ;ios». Biene una !osición 0raternal entre el 1!óstol - las comunidades, est, unido a los dos, encari8ado con los dos. En esto se indica al$o de la esencia del ministerio o ser icio eclesi,stico. ...............
1. C0. tambi9n A,l 1,1.13.1.= Hc# )),13= ).,1541* ). C0. tambi9n 1Co 1,1= )Co 1,1= E0 1,1= )Bm 1,1= - es!ecialmente Aa 1,1= adem,s @m 13,3)= )Co *,3. 3. C0. tambi9n 1Bs ),13= 4,1= )Bs 3,.= 1Co 1,1+= )Co 3,)+, 13,). 4. C0. tambi9n )Co 1,1= Cl! 1,1= 1Bs 1,1= )Bs 1,1= Clm 1.

............... /& DESTINATARIOS 0+1/a# )a ... al !ueblo %ue #a- en Colosas, santos - 0ieles #ermanos en Cristo. La carta est, diri$ida a la comunidad de Colosas, ciudad situada en Cri$ia, a orillas del Lico, en su !arte su!erior. El mismo Pablo no #a misionado allí, antes bien, la comunidad #a sido 0undada !or medio del colosense 2!a0ras (1,5= 4,1)). Por 9l, el 1!óstol #a sido in0ormado sobre la comunidad de Colosas - de su situación es!iritual (1,*), - le escribe una carta. 7an Pablo, en la salutación, llama a los colosenses «santos» - «0ieles #ermanos en Cristo». Bal denominación es mu- im!ortante !ara %ue la comunidad cristiana, entonces como a#ora, lle$ue a com!renderse a sí misma. El título de santos 3 incula la comunidad cristiana al «!ueblo santo» del 1nti$uo Bestamento ., al cual ;ios ordenó" «7ed santos, !ues %ue -o so- santo» (Le 11,44). El !ueblo de ?srael era «santo» - debe serlo, !or%ue estando se!arado de los dem,s !ueblos !or misteriosa elección de ;ios - !erteneci9ndole a 9l de una 0orma es!ecial, era !ro!iedad de ;ios. 1#ora, la ?$lesia de 6esucristo es el !ueblo santo de ;ios 5, es «santi0icada !or el Es!íritu 7anto» (@om 13,1.) * - con la san$re de Cristo (Heb 13,1)). La ?$lesia, !ues, #a enido a ser !ro!iedad de ;ios (Bit ),14). Por consi$uiente, cuando el 1!óstol da a los cristianos el tratamiento de santos, les recuerda la elección %ue ;ios #i&o de ellos, - %ue los obli$a a i ir de acuerdo con la oluntad de ;ios. Dediante esta elección di ina, la comunidad cristiana tiene una situación incom!arable entre todas las dem,s colecti idades %ue #a- en el mundo. 1dem,s, a los colosenses se les desi$na como «0ieles #ermanos en Cristo». Los «santos» son al mismo tiem!o #ermanos. 1sí se llamaban los cristianos, como -a #acían los 'udíos en la anti$ua alian&a :. En este conocimiento de la com/n 0raternidad de los 0ieles, se re ela una conciencia de una com/n !ertenencia. Esta conciencia se 0unda en la comunidad, de los 0ieles en Cristo, el «!rimo$9nito entre muc#os #ermanos» (@om *,):), %ue «no se a er$Een&a de llamarlos #ermanos» (Hebr ),11) - %uiso «ser aseme'ado en todo a sus #ermanos» (),15). Cristo 0undó una nue a - $ran 0raternidad entre los #ombres, - 9sta se muestra -a - act/a en la ?$lesia. La ?$lesia en el tiem!o 0uturo ser, sobre todo una ?$lesia de 0raternidad, en una medida a/n muc#o ma-or %ue #asta a#ora.;e esta manera, la ?$lesia, como reunión - asamblea de «#ermanos» se #ace, en medida creciente, se8al - !romesa !ara los #ombres.

La carta del 1!óstol a la comunidad de Colosas 0ue dada a conocer cuando estaba reunida 9sta !ara el culto di ino, !ara celebrar el ,$a!e del 7e8or (c0. 4,1.). Este es el lu$ar !re0erido, en %ue se muestra la santa 0raternidad de los 0ieles de Cristo, es el sitio en %ue esta 0raternidad se nutre de la carne - de la san$re del Hi'o del #ombre. 1%uí la ?$lesia se muestra a sí misma como colecti idad «en Cristo», el cual 0orma el centro oculto de la ?$lesia, desde el cual - !ara el cual i e ella. ...............
3. Este titulo no sólo se encuentra en san Pablo, sino tambi9n en otros escritos del >ue o Bestamento. C0. Heb 3,1= .,1+= 13,)4= 1Pe 1,13s= 6ds 3= 1ct :,13.3).41= ).,1+, - con 0recuencia en el 1!ocali!sis. ., C0. tambi9n 7al 13,3= )3,1+= 53,3= *4,4= ?s 4,3= .),1)= 7ab 1*,:= ;an 5,1*.)1.)5= *.)4= 1Dac 1,4.= 1+,3:= E( 1:,.= Fs 11,1)= 6er ),3. 5. 1ct 13,13415= @om :,.4*= :,)44)*= A,l .,1.= E0 ),114))= Bt ),13s= Heb ),15= *,1+= 13,1)= ?Pe ),:s. *. C0. tambi9n 6n 15,15.1:= 1ct )+,3)= ?Cor 1,)= .,11= E0 3,).= Heb ),11. :. El nombre de #ermanos tambi9n se lee 0uera de las cartas de Pablo -, con 0recuencia es!ecial, en los Hec#os de los 1!óstoles, en la carta de 7antia$o, - en la !rimera carta de 6uan. Este tratamiento corres!ondía al deseo del mismo 6es/s (Dc 3,33ss= Dt )3,*= )3,4+= )*,1+= 6n )+,15= Lc )),3)).

................ 2& SALUDO 0+1/'# )b Aracia a osotros - !a& de !arte de ;ios, nuestro Padre. Los $rie$os saludaban diciendo «$o&o» (G#ara), los 'udíos en cambio decían «!a&» (s#alom). El 1!óstol saluda a sus lectores diciendo $racia - !a&. Este es un saludo cristiani&ado, %ue desea a los lectores el 0a or beni$no - bene olente de ;ios 'untamente con la !a& %ue el mundo no !uede dar (6n 14,)5). La $racia - la !a& se relacionan inse!arablemente con la sal ación, %ue ;ios nos otor$a en Cristo. Esta !a& -a 0ue anunciada !or los !ro0etas de la anti$ua alian&a !ara el 0uturo tiem!o de la sal ación 1+ de nue o 0ue anunciada a los !astores de Hel9n (Lc ),14). 6esucristo, el Desías, ino «anunció !a& a osotros los de le'os, - !a& a los de cerca» (E0 ),15). Con estas !alabras se #ace alusión a los 'udíos - a los !a$anos %ue en la ?$lesia 0orman una colecti idad reconciliada de #ermanos, el /nico cuer!o de Cristo (E0 ),1441.). Esta obra sal adora de $racia - de !a&, se$/n Col 1,), tiene su ori$en - causa en el Padre celestial, %ue #a #ec#o anunciar «el E an$elio de !a& !or medio de 6esucristo. 2l es 7e8or de todos» (1ct 1+,3.). El mensa'e de !a& del >ue o Bestamento inclu-e en sí el mensa'e de ;ios, Padre bondadoso, %ue es «nuestro Padre»= !or medio de Cristo, el !aci0icador mesi,nico, todos tienen el mismo «acceso» al Padre (E0 ),1*), todos los #ombres e(!erimentan tambi9n la 0raternidad %ue #a- entre ellos, - %ue se muestra sobre todo en el culto di ino de la ?$lesia. 2ste re!resenta la asamblea de los #ombres, %ue son #ermanos, - debe 0acilitar la e(!eriencia de %ue «todos osotros sois #ermanos» (Dt )3,*). ...............
1+. ?s ),4= :,.= 11,.4:= ).,3= .+,15= Di 4,144= Iac :.1+.

....................... I& EL MISTERIO DE CRISTO +12./1/2

Casi todas las cartas del 1!óstol tienen dos !artes" una !arte teoló$ica doctrinal - una !arte 9tica. La !arte teoló$ica doctrinal !recede siem!re a la !arte 9tica= !resenta la cuestión de la acción sal adora de ;ios, tal como se #a re elado en el acontecimiento de Cristo, - de este modo muestra los 0undamentos del ser cristiano, el indicati o. ;e a%uí resulta el deber, la ur$encia moral, el obrar cristiano, el im!erati o. Por%ue el cristianismo no #a de ser tan sólo una teoría, se trata de la reali&ación de la !alabra, lo cual tambi9n es una 0inalidad b,sica de la !redicación de 6es/s 11.El cristiano, !or medio del te(to sa$rado, debe lo$rar un ma-or conocimiento de los $randes misterios de la sal ación, «a 0in de %ue cono&camos las $racias %ue ;ios nos #a concedido» (1 Cor ),1)). Por%ue el 1!óstol #abla de estas cosas «no con !alabras ense8adas !or #umana sabiduría, sino con !alabras ense8adas !or el Es!íritu (7anto)» (1Cor ),13)= con ellas, el 1!óstol cauti a «todo entendimiento !ara la obediencia de Cristo» ()Cor 1+,3). ;el conocimiento 0lu-en la ale$ría - el arre!entimiento, tiene lu$ar el cambio en el modo de sentir la acción cristiana. 1dem,s, Pablo tambi9n %uiere $uiar a los colosenses, - con ellos tambi9n a nosotros, a %uienes tambi9n a diri$ida la carta de Pablo, así como a a%uella comunidad de 1sia Denor. El conocimiento %ue el 1!óstol %uiere 0acilitar, en la carta a los colosenses, tiende sobre todo al misterio de Cristo, a su lu$ar en el mundo de la creación - de la redención. Cristo es el centro de todo, alrededor del cual $ira el !ensamiento del 1!óstol, - tambi9n el de sus lectores debe $irar alrededor de 9l se$/n el a!remiante deseo de Pablo, !ara lle$ar a ser «0irmes» - no deserten «de la es!eran&a del E an$elio» (1,)3). ...............
11. C0. !or e'em!lo, Dt 3,1..1:= 5,154)1= 5,)4.

............... +& ACCI3N DE 4RACIAS DEL A53STOL (1J+34+*). 3 ;amos $racias al ;ios, Padre de nuestro 7e8or 6esucristo, ro$ando constantemente !or osotros... Pablo ora dando $racias - da $racias orando. Eso es lo %ue corres!onde a a%uella tradición de orar en el 1nti$uo Bestamento %ue Pablo conoce - %ue encontramos es!ecialmente en los salmos de acción de $racias 1)" 1labad al 7e8or, !or%ue es bueno, !or%ue es eterna su misericordia. 1sí dir,n los rescatados del 7e8or, a los %ue 9l redimió del enemi$o. 1 los %ue 9l con$re$ó de tierras arias, del Friente - ocaso, del a%uilón - el austro. (Ps 1+.,143) El 1!óstol no e(#orta sólo a los colosenses a dar $racias a ;ios (1,1)= 3,15= 4,)), sino %ue da $racias constantemente - su oración de a$radecimiento se #ace con istas a lo %ue ;ios #a obrado en la comunidad. ;e la incesante acción de $racias de Pablo, resulta el conocimiento de %ue todas las 0ati$as misioneras de Pablo - de sus colaboradores solamente dieron 0ruto, !or%ue ;ios los #a bendecido e #i&o %ue creciera la obra" «Lo %ue

cuenta no es el %ue !lanta ni el %ue sie$a, sino el %ue da el crecimiento, ;ios» (lCor 3,5). Por eso, el «Padre de nuestro 7e8or 6esucristo» merece %ue se le den $racias. ;ios, !or medio de 6esucristo, #a o0recido la sal ación de la %ue #abla el mensa'e de los misioneros cristianos. Este mensa'e solamente 0acilita lo %ue es !uro obse%uio de la $racia de ;ios. Eso tiene alide& #asta #o- día - en todo tiem!o. La acción de $racias del 1!óstol es asimismo oración !or osotros. 1sí !ues, su a$radecimiento es, al mismo tiem!o, un recuerdo su!licante !or la comunidad 13= con 9l, Pablo testimonia su unión íntima con ella. Pablo, como erdadero !astor de almas, al orar dando $racias conduce la comunidad delante de ;ios Padre. ...............
1). C0. P?K7 ;@?6LE@7, Los salmos, Herder, Harcelona ),1:.4, !. 1+341)*. 13. Con 0recuencia dice e(!lícitamente san Pablo %ue en sus oraciones #ace «memoria de osotros» (@om 1,:= E0 1,1.= Cl! 1,3= 1Bes 1,)= )Bim 1,3= Clm 4).

............... 4 ... desde %ue oímos #ablar de uestra 0e en Cristo 6es/s - del amor %ue ten9is a todos los santos,... Pablo tiene moti o !ara dar $racias ante la !resencia de ;ios. Por medio de 2!a0ras le #an lle$ado buenas noticias sobre la comunidad de Colosas (1,:). Kna de ellas es la 0e i a en Cristo 6es/s. La e(istencia cristiana es ante todo e(istencia de 0e. Pero, !ara Pablo, la 0e «no es m,s %ue un conocimiento del estado de cosas, %ue est, establecido !or ;ios en el nombre - en la obra de Cristo». La 0e de la comunidad cristiana brota de la unión íntima con su 7e8or, se mue e en la es0era de Cristo. 1sí establece - cali0ica Pablo una 0orma concreta de «estar en el mundo», la cual !ermanece oculta al incr9dulo, !ara %uien es un eni$ma, - en ciertos casos, un esc,ndalo. Bal 0e no !uede estar muda. La 0e tiene %ue «actuar !or medio del amor» (A,l 3,.). El 1!óstol e esta 0e en los colosenses, -a %ue o-e #ablar del amor %ue ten9is a todos los santos. Pablo debió tener noticia, !or medio de E!a0ras, de di0erentes muestras de amor de los colosenses a miembros de la comunidad !ro!ia - de otras comunidades" %ui&, !artici!aran los colosenses en la $ran colecta en 0a or de los !obres de la !rimiti a comunidad de 6erusal9n, %ue tanto interesaba al 1!óstol. Pablo e en ello una actitud amorosa, %ue no e(clu-e a nin$/n #ermano en la 0e. El erdadero amor de un cristiano es uni ersal e ilimitado como el amor del Padre celestial - de 6es/s. Partici!a con 0er or en cual%uier necesidad %ue sur'a en el mundo. Esto #abla de sentimientos 0raternales tomados en serio - de autenticidad de la e(istencia de 0e. En nuestro tiem!o crece la com!rensión de los cristianos= de este modo, la 0e de los cristianos se acredita en los d9biles - en los %ue est,n 0uera de la ?$lesia. 3a... !or causa de la es!eran&a %ue os est, reser ada en los cielos,... Los colosenses tienen una ra&ón im!ortante !ara #acer %ue su 0e sea e0ica& en el amor. Es el tesoro de la es!eran&a %ue est, !re!arado !ara ellos en el cielo, 'unto a ;ios. D,s tarde dir, el 1!óstol en %u9 consiste este tesoro de es!eran&a" en el mismo Cristo (ensal&ado a la derec#a de ;ios) en el %ue nuestra erdadera « ida» est, a/n oculta (3,3s). La es!eran&a de la comunidad cristiana no es una es!eran&a com/n, sino mu- concreta, así como Cristo no es una %uimera. La constante mirada a este tesoro

de es!eran&a ilumina la 0e de los colosenses, de tal 0orma %ue esta mirada se #ace 0ructuosa en las obras del amor. >o se #a de entender este tesoro de es!eran&a como recom!ensa, sino como 0uer&a %ue im!ele a actuar cristianamente con los #ermanos. La mirada del cristiano #acia «arriba» (3,1s) no #ace al cristiano in#,bil !ara el mundo, sino #,bil, lo #ace sociable - clari idente !ara lo %ue #a- %ue #acer a#ora - en todo tiem!o. Puede !arecer mu- !aradó'ico, !ero esta mirada nos #ace ada!tados a la 9!oca - acti os. ;a sentido de res!onsabilidad en el tiem!o - !ara el tiem!o. Las tres estrellas %ue se8alan - determinan la e(istencia cristiana, a!arecen en estas 0rases del 1!óstol" 0e, es!eran&a - amorl3. En el sistema de coordenadas de estas tres irtudes teolo$ales se #ace e0ecti a la e(istencia cristiana= en este sistema, el -o del #ombre se su!era, a sí mismo" con la 0e, el #ombre !enetra en el ,mbito de ;ios - de su sal ación en Cristo= con la es!eran&a, tiende #acia el 0uturo cum!limiento de la sal ación= con el amor, se des ía del !ro!io -o - se uel e al !ró'imo. 1sí, el #ombre, con la 0e, la es!eran&a - el amor ad%uiere una !ro0unda dimensión en el tiem!o - en la eternidad. ...............
13. C0. tambi9n 1Bs 1,3= 1Co 13,13.

............... 3b ... de la cual #abíais oído -a #ablar en la !alabra erdadera del E an$elio,... «El E an$elio !roclama %ue el #ombre !uede tener es!eran&a. Proclama %ue ;ios se #a re elado en Cristo !ara sal ar al #ombre. «Hermanos, tenemos entera con0ian&a !ara la entrada en el lu$ar santísimo, en irtud de la san$re de 6es/s» (Heb 1+,1:). La muerte de 6es/s !or nosotros da es!eran&a al mundo. ;e esto tambi9n #an oído #ablar los colosenses, cuando en otro tiem!o se les anunció el E an$elio. «Como a un ancla 0irme se$ura de nuestra ida nos asimos a esta es!eran&a %ue a !enetrando #asta detr,s del elo» (Heb .,1:). ;e esto #abla el E an$elio. < su !alabra es erdad= el E an$elio contiene la !romesa de ;ios, cu-a !alabra es erdadera - se$ura, - tiene !oder !ara cum!lir lo %ue #a !rometido. >o #a- nada en el mundo %ue sea tan erdadero como la !alabra del E an$elio. . ... %ue lle$ó #asta osotros, como asimismo est, 0ructi0icando - creciendo en todo el mundo, al i$ual %ue entre osotros, desde el día en %ue oísteis - conocisteis, en su erdad, la $racia de ;ios,... Kn día «lle$ó» tambi9n a los colosenses el E an$elio, - con 9l la !alabra de erdad - de es!eran&a. Esta 0ue la #ora estelar !ara los #abitantes de la ciudad de Colosas. 1#ora, el E an$elio es un alor eminente del %ue -a no se #a de !rescindir en la comunidad de Colosas. 1#ora, el E an$elio !roduce su e0ecto. El 1!óstol #abla del E an$elio como de una 0uer&a !oder misteriosos. ;es!u9s, Pablo dir, !or medio de %ui9n ino el E an$elio a Colosas. El E an$elio es ma-or - m,s !oderoso %ue el misionero %ue lo trae= en el E an$elio el mismo Cristo est, !resente - se o0rece a los #ombres como !ortador de la sal ación. El E an$elio #a enido en lu$ar de 9l, «re!resenta» al 7e8or - #abla de la sal ación. Como el E an$elio lle$ó a Colosas - allí est, a#ora, así est, tambi9n en todo el mundo. 1sí !uede decirlo Pablo con ra&ón, cuando escribe la carta a los Colosenses. Para Pablo, «todo el mundo» es el im!erio romano, - en las !artes 0undamentales e im!ortantes del mismo el E an$elio #abía sido dado a conocer !or medio de Pablo, sobre todo en 1sia Denor - en Arecia.

< Pablo !uede com!robar con $o&o - $ratitud %ue el E an$elio 0ructi0ica - crece en todas !artes. El E an$elio se !arece al $ranito de mosta&a de %ue #abla 6es/s en una de sus !ar,bolas (Dc 4,3+43))= el !rinci!io 0ue insi$ni0icante, !ero a#ora el ,rbol !roduce -a ricos 0rutos. < si$ue creciendo - toda ía !roducir, m,s 0rutos. El 1!óstol !rescinde !or com!leto de sus 0ati$as misioneras, !or esto tam!oco #abla de los 0racasos, contratiem!os - !ersecuciones, %ue tu o %ue su0rir al ser icio del E an$elio. Pablo se !os!one totalmente a la causa %ue de0iende como a!óstol. Las numerosas comunidades %ue Pablo - otros #an 0undado «en todo el mundo», atesti$uan irre0utablemente la 0uer&a di ina del E an$elio, cu-o 0ruto - !rueba son todas las comunidades cristianas.Eso tambi9n tiene alide& en Colosas, tambi9n en esta ciudad #a #ec#o madurar ricos 0rutos el E an$elio «desde el día en %ue oísteis - conocisteis la $racia de ;ios $enuinamente». El contenido esencial del E an$elio, su substancia, es la $racia de ;ios1., %ue se #a re elado en Cristo, en su muerte sal adora - en su resurrección de entre los muertos. El E an$elio lo da a conocer en todo el mundo. El !rodi$io consiste en %ue en el mundo !uede oírse conocerse, en su erdad, la $racia de ;ios, como #a sucedido en Colosas. ;esde entonces «todo el mundo» se #a #ec#o ma-or, - toda ía se e0ect/a este !rodi$io, !or lo cual se deben dar $racias incesantemente a ;ios en la ?$lesia. Fír no es lo mismo %ue conocer. En Colosas #an tenido lu$ar las dos cosas. 1%uí oír es escuc#ar atenta - cuidadosamente la nue a del E an$elio, conocer es !enetrar con ace!tación e inteli$encia en su contenido. Entonces se ad%uiere el conocimiento de %ue en la cru& de 6es/s, ;ios #a !rocedido «en su erdad». Por la 0e nos ad#erimos a la acción de ;ios - ace!tamos su nue a. ...............
1.. C0. tambi9n )Co .,1= *,:= Hc# )+,)4= Aa ),)1.

............... 5 ... tal como a!rendisteis de 2!a0ras, nuestro %uerido consier o, %ue es 0iel ser idor de Cristo en lu$ar nuestro... Pablo tiene tan en cuenta la causa de ;ios, el E an$elio, %ue en !rimer lu$ar tu o %ue #ablar de ella, - lue$o nombra el #ombre !or medio del cual #ace -a tiem!o 0ue dado a conocer el E an$elio a los colosenses" 2!a0ras, natural de Colosas. 2!a0ras es un %uerido consier o del 1!óstol, cu-o cauti erio com!arte (Clm )3). 2!a0ras #a misionado en Colosas, Laodicea - Hier,!olis (4,1)s), %ui&, !or encar$o del 1!óstol, de tal 0orma %ue 9ste !uede considerar los n/cleos urbanos mencionados, como !ertenecientes a su ,mbito misional. Por eso, Pablo tambi9n tiene un derec#o incuestionable a escribir cartas a Colosas - Laodicea (4,1.). Los colosenses #an a!rendido el E an$elio de labios de 2!a0ras. Como en otro tiem!o los a!óstoles in$resaron en la escuela de 6es/s, así tambi9n los colosenses in$resaron en la escuela del E an$elio !or medio de 2!a0ras. En esta escuela se lo$ran conocer los caminos sal adores de ;ios - en ellos al mismo ;ios, se a!rende a ser discí!ulo de Cristo - a lle$ar a ser un «#ombre !er0ecto en Cristo» (1,)*). 7e !uede «a!render a Cristo» (E0 4,)+) - esta escuela dura toda la ida. 2!a0ras es 0iel ser idor (diaGonos) de Cristo en lu$ar nuestro. El misionero est, al ser icio inmediato del 7e8or como su 0iel di,cono, !or%ue da a conocer en el mundo su obra de sal ación - la recuerda entre los #ombres. 2!a0ras no !uede misionar !or su !ro!ia iniciati a, sino solamente en unión con la ?$lesia a!ostólica, %ue le en ía a la misión en el nombre del 7e8or. 1sí !ues, 2!a0ras re!resenta al

1!óstol en el territorio de su misión= act/a «en lu$ar nuestro» (!or nosotros) 15, es decir con una consciente e intencionada solidaridad - asociación con el 1!óstol. 1sí se conser a la unión en la doctrina - la caridad, de las comunidades misionadas con las 0uentes= así, la ?$lesia si$ue siendo a!ostólica. Esta característica !ertenece a su esencia. ...............
15. En al$unos manuscritos anti$uos se lee «!or osotros», %ue tambi9n !odría traducirse" «en 0a or uestro», !ero el conte(to es 0a orable a lo %ue se lee en la ma-oría de los otros manuscritos «!or nosotros» («en lu$ar nuestro»).

............... * ... el cual tambi9n nos !uso de mani0iesto uestro amor en el Es!íritu. En a%uellos momentos, 2!a0ras se encuentra con el 1!óstol (4,1)s) - le in0orma sobre la situación es!iritual de sus comunidades= tambi9n esto es necesario !ara mantener en la ?$lesia la unión %ue nunca debe !erderse. Pablo tiene noticia del «amor en el Es!íritu», %ue reina entre los colosenses. Con estas !alabras no se alude al a0ecto %ue los colosenses tienen al 1!óstol, sino a la nue a actitud 0undamental, a la nue a conciencia comunitaria de solidaridad, %ue el Es!íritu 7anto !roduce en la ?$lesia, donde uno est, !ara el otro, - una comunidad !ara otra, - todos !ara el 7e8or. El obis!o san ?$nacio de 1ntio%uía desi$nar, m,s tarde a la ?$lesia de @oma como la %ue !reside en el amor, - así indicar, la esencia m,s !ro0unda de la ?$lesia 1*. 1sí !ues, el 1!óstol tiene moti os !ara acordarse de la comunidad de Colosas ante la di ina !resencia - dar $racias !or ello. Lo %ue el 1!óstol #a dic#o sobre esta comunidad en los !,rra0os !recedentes de su carta, contiene una ima$en aut9ntica de la comunidad cristiana. Cuando de una comunidad se !uede decir %ue se distin$ue !or la 0e, la es!eran&a - el amor, merece la desi$nación de cristiana. Pero la comunidad %ue sea cristiana en este sentido, tam!oco !uede nunca detenerse, tiene %ue se$uir «dando 0rutos en toda obra buena - creciendo en el conocimiento de ;ios» (1,1+). En lo %ue el 1!óstol e(!one a continuación se contiene el deseo de %ue esto suceda en la comunidad de Colosas. ...............
1*. 71> ?A>1C?F ;E 1>B?FMKN1, Carta a los romanos, !roemio.

........................... /& ORACI3N DE 5A*LO (1J+:413) :a Por lo cual tambi9n nosotros, desde el día %ue esto oímos, no cesamos de ro$ar !or osotros de !edir... Para %ue la comunidad a ance en la escuela del E an$elio, necesita oraciones, es!ecialmente de sus !astores - res!onsables. Eso lo sabe el 1!óstol, - así ase$ura re!etidas eces a las comunidades %ue leen sus cartas, %ue sus !reces a!ostólicas ser,n incesantes (E0 1,1.= Cl! 1,343). ;e este modo tambi9n se enla&a 0uertemente con Pablo una comunidad como la de Colosas, %ue es !ersonalmente a'ena al 1!óstol. 7e ori$ina una solidaridad de oraciones, %ue -a no debe ser abolida= Pablo no %uiere «cesar» en sus !reces !or la comunidad. Los dos erbos «ro$ar» - «!edir» dan a conocer la intensidad de

las !reces del 1!óstol. :b ... %ue lle$u9is a la !lenitud en el conocimiento de su oluntad con toda sabiduría e inteli$encia es!iritual, ... El 1!óstol !rocede del 'udaísmo - 0ue antes un !iadoso 0ariseo)+. Para el 'udío 0orman el conocimiento reli$ioso - la acción reli$iosa una unidad. Lo %ue se #a conocido (en la le-) tambi9n tiene %ue ser reali&ado. Por eso el !iadoso 'udío busca con 0er or la oluntad de ;ios )1. Pablo tambi9n se siente mo ido como cristiano !or esta cuestión - con ierte el deseo de conocer la oluntad de ;ios en un tema de su oración !or las comunidades" %ue sean llenas del conocimiento de la oluntad de ;ios, !ara %ue en ellas tambi9n se consi$a la unidad de la teoría - la !r,ctica. Por%ue es la se8al cierta de un cristianismo aut9ntico 0idedi$no. La 0e cristiana sin las obras buenas sería !ara Pablo al$o absurdo, contrario a ;ios. Pero el conocimiento de la oluntad de ;ios tiene %ue e0ectuarse con toda sabiduría e inteli$encia es!iritual. Este conocimiento tambi9n !odría ser oscurecido de una 0orma 0arisaica, contra lo cual luc#ó 6es/s 0er ientemente. El conocimiento cristiano de la oluntad de ;ios no tiene lu$ar mediante una inter!retación re0inada - !er0ectamente casuística de la «letra», sino cuando se escuc#a con atención la !alabra de ;ios - la o& del Es!íritu de ;ios en nuestro es!íritu )3 Esta com!rensión o!erada !or el Es!íritu, 0acilita una acción se$/n la oluntad de ;ios con toda sabiduría. En esta com!rensión se muestra un realismo i iente. Benemos %ue !edirla sin cesar. ...............
)+. @m 11,1= )Co 11,))= Cl! 3,34.. )1. C0. !or e'em!lo, 7al 1+),5= 14),1+. )). C0. @m 1),)= E0 3.15" .,." Col 4,1)= 1Bs 4,3= 3,1*. )3. C0. @m *,).s= )Co .,.= A, l3,1.41*= 3,)3= E0 4,)3.

............... 1+a ... !ara %ue camin9is se$/n el 7e8or se merece, a !lena satis0acción su-a,... La oluntad de ;ios e(i$e ser conocida - reali&ada en la conducta, es decir en toda la reali&ación de la ida. ;etr,s del erbo «caminar» (com!ortarse) est, la idea bíblica de %ue el #ombre est, en camino, su ida se aseme'a a una !ere$rinación %ue conduce a la sal ación o a la ruina )4, Boda la ida del cristiano, así lo !ide el 1!óstol, debe ser se$/n el 7e8or se merece. El 7e8or es 6esucristo. OCu,ndo camina el cristiano se$/n el 7e8or se mereceP La me'or res!uesta a esta !re$unta la dan a%uellos te(tos de las cartas de san Pablo en los cuales se aclara m,s este conce!to de «caminar»" «en el Es!íritu» (A,l 3,1.), «como #i'os de la lu&» (E0 3,*), «en obras buenas» (E0 ) 1+), «en una ida nue a» (@om .,4), «con sabia discreción» (Col 4,3), «en amor» (E0 3,)). Entonces la !ere$rinación del cristiano es se$/n se merece el 7e8or, %ue #a ido a la muerte !or nosotros «de',ndoos e'em!lo, !ara %ue si$,is sus #uellas» (lPe ),)1). El discí!ulo %ue #a em!e&ado seriamente a se$uir a 6es/s, camina se$/n su Daestro se merece. < camina a !lena satis0acción su-a. El cristiano no !ere$rina solo, con 9l !ere$rinan sus #ermanos en la comunidad de la ?$lesia, incluso los %ue son «d9biles» en ella, - su !ere$rinación se e0ect/a delante de ;ios - del mundo. 7i el cristiano se com!orta se$/n el

7e8or se merece, entonces su conducta es satis0actoria !ara ;ios - los #ombres. El cristiano act/a de una 0orma misionera - acredita al cristianismo. «1lumbre así uestra lu& ante los #ombres, !ara %ue ean uestras buenas obras - $lori0i%uen a uestro Padre %ue est, en los cielos» (Dt 3,1.). «Caminad con sabia discreción !or lo %ue res!ecta a los de 0uera» (Col 4,3) )3. < los «d9biles» en la comunidad son i$ori&ados !or la animosa !ere$rinación de los «0uertes». ...............
)4. C0. !or e'em!lo, )@e )+,3 (andar con sinceridad), Pro *,)+ («caminar !or las sendas de la 'usticia»)= Col 3,5. )3. Esta im!ortante ad ertencia tambi9n se encuentra en otras !artes del >ue o Bestamento" 1Bs 4,1)= 1Co 1+, 3)s= Cl! ),13= 1Bm 3,5= 1Pe ),1).13= 3,1..

............... 1+b ... dando 0rutos en toda obra buena - creciendo en el conocimiento de ;ios,... 7an Pablo e(!one a los colosenses toda ía con m,s detalles cómo es la !ere$rinación se$/n el 7e8or se merece" Pablo desea %ue los colosenses caminen dando 0rutos en toda obra buena, - así debe ser. El 1!óstol de'a a la discreción de la 0antasía cristiana de sus lectores %ue determinen concretamente en %u9 consisten las buenas obras, en las cuales la ida debe dar 0ruto. Pero en la se$unda !arte de su carta citar, bastantes e'em!los. La met,0ora «dar 0ruto» $uarda relación con la del «,rbol», %ue 6es/s em!lea en el sermón de la monta8a. El ,rbol !uede ser bueno o malo, - da los 0rutos corres!ondientes (Dt 5,154)+). Entre los 0rutos buenos el lector cristiano !iensa es!ecialmente en el «0ruto del Es!íritu», %ue san Pablo nombra en la carta a los A,latas" amor, ale$ría, !a&, beni$nidad, bondad, 0idelidad, mansedumbre, tem!lan&a (A,l 3,))s). 1 continuación se #abla de crecer en el conocimiento de ;ios. ;ios es de su-o «un ;ios oculto» (?s 43,13). Pero en la creación #a descubierto «su eterno !oder - su di inidad», !ara %ue el #ombre los conociera (@om 1,)+). 7u 'usticia %ue 'usti0ica al !ecador, 0ue «re elada» en el E an$elio !ara la 0e (@om 1,15). La $loria de ;ios res!landeció en la 0a& de 6esucristo ()Cor 4,.= 6n 14,:). El Hi'o encarnado nos #a #ec#o conocer a ;ios (6n 1,1*). 7in embar$o, la naturale&a de ;ios si$ue siendo un misterio ina$otable incluso !ara el cristiano, - la eternidad no ser, su0iciente !ara a$otarlo. 1sí !ues, «crecer en el conocimiento de ;ios», es un doble conocimiento" un conocimiento de %ue ;ios es un !ro0undísimo misterio, - un conocimiento de lo %ue ;ios, !or medio de su Es!íritu, nos #a re elado - nos re ela sobre este misterio= !or%ue solamente el Es!íritu conoce «lo %ue #aen ;ios», «las !ro0undidades de ;ios» (lCor ),1+41)). Bal conocimiento de ;ios es un contacto dic#oso con su misterio= los cristianos deben crecer en este conocimiento. Por eso ora el 1!óstol. >ada #ace m,s 0eli& - dic#oso %ue el conocimiento de ;ios... Por eso, se$/n la doctrina de los $randes maestros del es!íritu, la contem!lación tiene !rimacía sobre la acción. 11a ... 0ortalecidos en toda 0ortale&a, se$/n el !oder de su $loria, con ista a toda constancia com!rensión,... Los !ensamientos del 1!óstol est,n sobrecar$ados, sus 0rases - !alabras se a$ol!an a!i8adas, !ero todas ellas son di$nas de consideración. Muien #a-a isto el conocimiento de ;ios como el erdadero contenido de la ida del

#ombre, !uede im!acientarse. La e(istencia en el cuer!o - en el mundo !arece %ue le se!ara del «ob'eto» de su conocimiento" «1s!iro a irme - estar con Cristo, lo %ue, sin duda, sería lo me'or» (Cl! 1,)3). El cristiano tiene %ue e'ercitarse en la constancia - com!rensión, %ue le #acen tener !aciencia en el mundo de la muerte. Para eso, el cristiano necesita una es!ecial 0uer&a de ;ios. 11b ... - llenos de ale$ría, 1)a deis $racias al Padre... 7e$/n el deseo de la oración de san Pablo, los colosenses - todos los cristianos deben #acer lo %ue el mismo 1!óstol #ace" dar $racias al Padre celestial (1,3). O;ónde !odría darse me'or %ue en ia acción de $racias !or antonomasia, en la celebración de la eucaristíaP Esta acción de $racias debemos darla llenos de ale$ría, como se re0iere de los miembros de la !rimiti a comunidad de 6erusal9n" «Partían el !an !or las casas - tomaban el alimento con ale$ría - sencille& de cora&ón» (1ct ),4.). Bal $ratitud se 0unda en un conocimiento, en el conocimiento de las acciones sal adoras de ;ios en Cristo, las cuales se !roclaman - celebran en el culto di ino. Los redimidos est,n iniciados - esto los incita a un ale$re a$radecimiento al Padre celestial, cu-a bondad !aterna se #a re elado en la redención ).. El a$radecimiento de los redimidos es a$radecimiento de los #i'os al Padre. «Bodo esto es !or osotros= a 0in de %ue la $racia, multi!lic,ndose al !asar !or tantos, #a$a abundar la acción de $racias !ara la $loria de ;ios» ()Co 4,13). ...............
).. C0. tambi9n ;t 1.,11.14= )*.45= ?7am 4,)+= ?s :,)= 11,3= ):,1:s= )3,:= 41,1.= 7al .*,4s= 1).,143= ?Bes 3,:= )Cor 4,13. «En la ale$ría %ue nace del a$radecimiento !or la bondad de ;ios estriba el sentido de la ida #umana» (L. QFHLE@).

............... 1)b ... %ue os ca!acitó !ara !artici!ar de la #erencia del !ueblo santo en la lu&. 13 2l nos libertó del !oder de las tinieblas - nos trasladó al reino del Hi'o de su amor... El 1!óstol, con tres bre es 0rases, indica en %u9 se #a mostrado la bondad !aternal redentora de ;ios #acia nosotros. 2l nos ca!acitó !ara !artici!ar de la #erencia del !ueblo santo en la lu&. «Lu&» es el dominio de ;ios, %ue solemos llamar «cielo». 1llí es!era a los santos, es decir a los 0ieles, una #erencia 4el tesoro de es!eran&a de 1,34, %ue ;ios les #a !re!arado. Ha sido roto !or ;ios el anatema de muerte %ue determina toda la e(istencia terrenal= en el bautismo, ;ios ca!acita al 0iel !ara !asar del dominio de la muerte al de la ida (6n 3,)4), de las tinieblas de la muerte a la lu& di ina, a la $loria de ;ios. 7an Pablo !rosi$ue" «2l nos libertó del !oder de las tinieblas». El 1!óstol !iensa de nue o en el bautismo, en el %ue e un acto liberador de ;ios. «El !oder de las tinieblas» es el !oderío sat,nico, en cu-o #ori&onte a$uarda la muerte con im!aciencia. En la tercera 0rase una e& m,s dice san Pablo !ositi amente" «>os trasladó al reino del Hi'o de su amor». Bambi9n lo re!ite en ista del bautismo. 7an Pablo !roclama con la !rimiti a ?$lesia %ue ;ios #a resucitado a 6esucristo de entre los muertos - le #a #ec#o sentar a su diestra en el cielo)5. Pero tambi9n nos #a resucitado en el bautismo - -a desde a#ora nos #ace sentar sobre los cielos en Cristo (E0 ),.), de tal 0orma %ue «com!artimos la ciudadanía de los santos (de los %ue moran en el cielo) - somos de la 0amilia de ;ios» (E0 ),1:). Estas e(!resiones no son modismos !iadosos - !o9ticos del 1!óstol, sino 0rases tomadas en serio, %ue re elan el misterio de la e(istencia cristiana.

Esta &ona de dominio, de acti idad - de amor de los %ue #an sido ensal&ados, es !ara san Pablo «el reino del Hi'o de su amor (del Padre)», al cual ;ios nos #a trasladado -a desde nuestro bautismo. En otras !artes de sus cartas, san Pablo tambi9n desi$na bre emente este misterio como ser en Cristo. Kn misterio de 0e - de !rueba... La ra&ón del $o&o a$radecido del cristiano... La e(!eriencia es!iritual de un acto de culto debidamente celebrado... Disterio de la ?$lesia... D,s tarde se er, !or %u9 #abla el a!óstol de este «misterio de Cristo» de la e(istencia cre-ente - eclesial !recisamente en la carta a los colosenses. Había moti o !ara ello. Con la re0erencia al Hi'o #a dic#o Pablo una !alabra decisi a, %ue le lle a a e(!oner -a a#ora la !osición de Cristo en el mundo de la creación - de la redención a manera de #imno -, al mismo tiem!o, como 0undamento, desde el %ue se !ueden im!u$nar las o!iniones de la «#ere'ía colosense». Pero lo %ue dice el 1!óstol tiene alide& !ara todos los tiem!os. ...............
)5. C0. Dt ).,.4= Dc 1.,1:= Lc )),.:= 1ct ),3)433= 3,31= @om *,34= E0 1,)+= Cl! ),:411= Col 3,1= Heb 1,3.13= *,1= 1+,1)= 1),)= ?Pe 3,)).

.......................... 2& 6IMNO A CRISTO 0+,+7./-#& a# Redención en Cri!to 0+1+7#& 14 en %uien tenemos la redención, el !erdón de los !ecados. Con el !ronombre «%uien» se #ace re0erencia al Hi'o amado de ;ios (1,13). < la con icción (0undada en la 0e) de %ue tenemos la redención, sólo tiene su 0undamento en %uien #a ido !or nosotros a la muerte. El 'udío es!era el día enidero de la redención. Pablo, como cristiano, sabe, con la comunidad de la ?$lesia, %ue -a la «tenemos», !or%ue el redentor -a #a enido en 6esucristo. Este erbo «tenemos» e(!resa la dic#osa certe&a de la 0e. 1 continuación se dice en %u9 consiste lo m,s im!ortante de la redención en el !erdón de los !ecados, en su remisión. ;ios nos condona nuestros !ecados, es decir -a no los mira, los cubre, m,s a/n, e(!ía nuestra cul!a, !or%ue otro #a muerto !or nosotros, %ue somos !ecadores. El redentor es el cruci0icado, 9l #a anulado en la cru& la c9dula de nuestra deuda, en %ue est,n escritos nuestros !ecados (Col ),14). Cuando se #abla de la redención - del !erdón de los !ecados, el cristiano !iensa en la cru& de 6es/s. '# Cri!to1 i)a8en del Dio! invi!i'le 0+1+9#& 13 El es ima$en del ;ios in isible, !rimo$9nito de toda criatura. ;ios «#abita en una lu& inaccesible, a %uien nin$/n #ombre io ni !uede er» (Bm .,1.). Pero ;ios #i&o brillar su claridad !ara los 0ieles en la 0a& de Cristo ()Cor 4,.), !or%ue 9ste, como Hi'o encarnado de ;ios, es la ima$en de ;ios. Por tanto, la 0a& del ;ios in isible se #i&o !atente en la 0a& de Cristo, de tal 0orma %ue cuando le emos a 9l, emos al Padre (6n 14,:). 6esucristo re ela al Padre, en 9l salió ;ios de su reser a. El 1!óstol a/n %uiere decir m,s. En el 1nti$uo Bestamento la di ina sabiduría se llama «res!landor de la lu& eterna», «es!e'o de la ma'estad de ;ios» e «ima$en de la bondad de ;ios» (7ab 5,).). La sabiduría estaba -a !resente, cuando ;ios

creó el cielo - la tierra (Pro *,))431), - en ?srael !udo !oner su morada (Eclo )4,5). <a en los !rimeros tiem!os, a!licaban los cristianos a 6esucristo las declaraciones del 1nti$uo Bestamento sobre la di ina sabiduría, !or%ue 9l es el Lerbo eterno de ;ios, !or medio del %ue todo 0ue creado, - %ue !uso su morada entre nosotros (6n 1,1414). 1sí !ues, al !ensar en Cristo como ima$en de ;ios in isible, !ensamos tambi9n en el !rodi$io - la $loria de la creación -, al mismo tiem!o, en el !rodi$io de la encarnación del Lerbo eterno en 6esucristo. En 9l se #a #ec#o !atente la sabiduría de ;ios en !ersona, !or%ue 9l es la «ima$en» de ;ios. Kna ima$en elaborada !or un $ran maestro !uede si$ni0icar muc#o !ara el #ombre, !ara 9l !uede si$ni0icar todo el mundo, m,s a/n, un mundo me'or. En Cristo, %ue es la ima$en del ;ios in isible, el cristiano contem!la el mundo de ;ios. En el 1nti$uo Bestamento la sabiduría es considerada como la #i'a !rimo$9nita de ;ios= -a estaba !resente cuando ;ios creó el mundo (Pro *,))431). La ?$lesia, iluminada !or el Es!íritu 7anto #a reconocido %ue 6esucristo, el Hi'o encarnado de ;ios - su ima$en, es la sabiduría de %ue #abla el 1nti$uo Bestamento. El 1!óstol, con la ?$lesia, llama a 6esucristo el !rimo$9nito de la creación, no !or%ue Cristo sea la !rimera criatura de ;ios, sino !ara !roclamar su di$nidad soberana sobre toda la creación. Lo %ue en el #imno se dice de Cristo (1,134)+) son re elaciones sobre su naturale&a. Bal #imno #a de re&arse - cantarse en o& alta (c0. 3,1.)= de este modo, estas e(!resiones de 0e - de con0esión se con ierten en $lori0icación re erente de ;ios. 1 ella tiene tambi9n %ue conducir la re0le(ión sobre el te(to sa$rado. c # Creación en Cri!to 0+1+:#& 1. Por%ue en 9l 0ueron creadas todas las cosas en los cielos - sobre la tierra, las isibles - las in isibles, -a tronos, -a dominaciones, -a !rinci!ados, -a !otestades" todas las cosas 0ueron creadas !or medio de 9l - con miras a 9l. La incom!arable di$nidad de Cristo en toda la creación, su su!erioridad soberana sobre ella, se 0undan en %ue todo est, creado en 9l, !or medio de 9l - con miras a 9l. En esto se centra el 9n0asis de la e(!resión - a ello debemos atender ante todo, es decir, a Cristo. 2l es causa, mediador - ob'eti o de toda la creación. Bambi9n la !iedad !a$ana se e(!resaba en 0órmulas seme'antes. Lo %ue el 1!óstol dice, a di0erencia de esta !iedad, !ero de acuerdo con el 1nti$uo Bestamento - la 0e de la ?$lesia, es %ue todas las cosas no sólo est,n en 9l, sino %ue en 9l 0ueron creadas. Con estas !alabras se insin/a una clara - e idente distancia entre el Creador - su obra. La creación es su obra libre - tiene un !rinci!io en el tiem!o. Pero !ermanece en manos de ;ios, est, cercada !or su !oder, !or%ue 0ue creada !or ;ios en Cristo. En este tiem!o di0ícilmente !odemos com!render lo %ue !ara la creación si$ni0ica «ser creada en 9l», !or%ue el misterio de Cristo se sustrae a nuestro modo terreno de er - sólo !uede entenderse con la 0e. Pero con dic#a e(!resión se !uede reconocer %ue la creación e! 'uena ; un con<unto en =ue i)"era un !entido . En esto se 0unda la índole luminosa de la creación - su ca!acidad de ser conocida !or el es!íritu #umano, %ue !or medio de la creación !uede - debe conocer al Creador, su eterno !oder - su di inidad (@om 1,)+). La creación debe conducir al #ombre a la adoración del Creador. Los colosenses !ro!endían a no tomar enteramente en serio el dominio de Cristo sobre la creación. Era - es $rande la tentación de sustraer determinadas !artes de la creación al dominio de Cristo, - de er tras ellas lo demónico (c0. ),*.1.4)3). Por eso, insiste tanto el 1!óstol en %ue todas las cosas 0ueron creadas en Cristo, todas sin e(ce!ción )*, «en los cielos - sobre la tierra,

las isibles - las in isibles». ;e las cosas in isibles 0orman !arte, sobre todo, los seres celestiales, los ,n$eles, de los %ue san Pablo nombra al$unas cate$orías. Ho-, %ui&,s nombra san Pablo otras cosas - sectores de la creación, %ue al #ombre le !odrían !arecer demónico - %ue, sin embar$o, tambi9n est,n creados «en Cristo»" tal e& las !ro0undidades de los es!acios o las !ro0undidades del alma, tal como las a descubriendo la moderna ciencia. 1 Cristo tambi9n le est,n sometidos los !oderes de la #istoria. La e en Cri!to 8lori icado e! el unda)ento de la con ian>a en la creación - en las relaciones es!ont,neas con sus 0uer&as. 7olamente son #ostiles a la creación 7at,n (1! 1),1)) - sus cóm!lices «%ue destruían la tierra» (1! 11,1*). " «Bodas las cosas 0ueron creadas !or medio de 9l - con miras a 9l»" 9sta es una declaración inde!endiente de la 9!oca, %ue adem,s re ela un nue o misterio de la creación. El !rinci!io - la duración de las cosas creadas est,n 0i'ados !or Cristo, !or%ue la creación es obra de ;ios !or medio del Lerbo (6n 1,3). La creación no va corriendo ?acia la noc?e de la nada ; de la alta de !entido1 !ino ?acia el Cri!to eterno ; !u 8loria , !or%ue est, creada con miras a 9l. ;ios #a !uesto en la creación la es!eran&a de %ue, a su tiem!o, «se er, liberada de la escla itud de la corru!ción, !ara entrar en la libertad $loriosa de los #i'os de ;ios», aun%ue «#asta a#ora toda la creación est, $imiendo - su0riendo dolores de !arto», - la noc#e - la muerte la amena&an (@om *,)14))). Cristo es el 7al ador de toda la creación. La ?$lesia e(!resa esta 0e - esta es!eran&a inclu-endo en la litur$ia el uso de muc#as cosas de la naturale&a, como la lu&, la cera, el 0ue$o, el incienso, el a$ua, la sal, el aceite, la ceni&a, el aire - el aliento, la sali a, la tierra, el !an, el ino el mismo #ombre ):. El retorno de la creación #a em!e&ado -a en la santa litur$ia. ...............
)*.C0. tambi9n 6n 1,3.1+= 1Co *,.= Hb 1,)s. ):.7obre este !articular remitimos a @. AK1@;?>?, Los si$nos sa$rados, ELE, Harcelona 1:35.

............... d# 5ree)inencia de Cri!to !o're toda! la! co!a! (1,15). 15 - 9l es ante todo, - todas las cosas tienen en 9l su consistencia. 7uena casi como una 0órmula de la re elación %ue subra-a en la c/s!ide de este te(to #ímnico la !ermanente re0erencia a Cristo" «< 9l es ante todo.» Esta a0irmación #a- %ue entenderla !rimeramente en sentido tem!oral, !ero tambi9n se #a de re0erir al ran$o de Cristo" -a %ue en el orden tem!oral Cristo es ante todo, tambi9n es inmensamente su!erior a todo, no tan sólo al !rinci!io, sino !ara siem!re" 9l es... Ho- día es m,s im!ortante %ue nunca conocer esta !reeminencia de Cristo, !or%ue el mundo - su e(tensión crecen sin cesar en la conciencia del #ombre moderno, aun%ue solamente 0uera !or la !ro$resi a com!rensión del enorme desen ol imiento del uni erso - !or su con%uista cientí0ica. Cristo siem!re lle a enta'a al #ombre moderno - le es su!erior. < todas las cosas tienen en 9l su consistencia, se mantienen m,s - co#erentes !or medio de Cristo en lo m,s íntimo de su ser. Para la realidad de toda la creación, Cristo es la /ltima causa" un misterio santo %ue no !odemos com!render en este tiem!o. «Por muc#o %ue di$amos, nos %uedar, muc#o %ue decir= mas la suma de cuanto se !uede decir es %ue 9l mismo est, en todas las cosas» (Eclo 43,):). e# Ca'e>a del cuer"o ; "ri)o8@nito de entre lo! )uerto! (1,1*).

1* - 9l es la cabe&a del cuer!o, de la ?$lesia= 9l, %ue es !rinci!io, es !rimo$9nito de entre los muertos, !ara %ue así ten$a 9l !rimacía en todo" El 1!óstol, en las 0rases !recedentes del #imno, #a #ec#o %ue nuestra mirada se 0i'ara en el misterio de Cristo en la creación, - a#ora la diri$e al misterio de la ?$lesia. Por%ue como san Pablo e(!one, el cuer!o es la ?$lesia - su cabe&a es Cristo. La ima$en de la ?$lesia, considerada como el cuer!o de Cristo, nos #ace !enetrar !ro0undamente en su misterio. Por esta ima$en se reconoce la indisoluble - necesaria unión de la ?$lesia con Cristo, su cabe&a. Esta unión es de una índole mu- íntima. Cristo como cabe&a es el 7e8or de la ?$lesia, la cual est, amorosamente su'eta a Cristo (E0 3,)34)4), %ue tambi9n es el terreno 0ecundo, en el %ue tiene lu$ar todo su crecimiento sobrenatural. Por%ue de 9l «todo el cuer!o recibe unidad co#esión» (E0 4,1.)= 9l lo «sustenta - cuida» (E0 3,):) con los santos sacramentos, es!ecialmente con el bautismo - la eucaristía 3+. En la com/n !artici!ación de los 0ieles en el santo ban%uete de la eucaristía, este misterio del «cuer!o» de la ?$lesia e(!erimentar, claramente lo %ue dice san Pablo" «Por%ue es un solo !an, somos, aun%ue muc#os, un solo cuer!o, !uesto %ue todos !artici!amos de un solo !an» (1Cor 1+,15). 1sí !ues, la índole de la ?$lesia se !atenti&a sobre todo en la mesa del 7e8or, en el culto di ino. 6esucristo, la cabe&a de la ?$lesia, 0ue resucitado !or ;ios de entre los muertos. Lle$ar, un día en %ue tambi9n los miembros de su cuer!o, los cre-entes, ser,n resucitados de entre los muertos, m,s a/n, -a #an sido «resucitados» en su bautismo (),1)= E0 ),.), !or%ue -a #an recibido en el bautismo la ida di ina de Cristo resucitado (E0 ),3). El 1!óstol !uede con0esar, !ues, %ue Cristo es comien&o - !rimo$9nito de entre los muertos. Con Cristo em!ie&a una nue a #umanidad, %ue es con$re$ada en su «cuer!o». Cristo es el se$undo 1d,n, el del 0in de los tiem!os, el 1d,n de la ida (c0. 1Cor, 13,4344*). Como !rimo$9nito de entre los muertos, inicia una nue a serie, el nue o lina'e de los %ue #an sido resucitados con 9l, de tal 0orma %ue 9l es adem,s el «!rimo$9nito entre muc#os #ermanos» (@om *,):), %ue !or !rinci!io est,n -a sustraídos al dominio de la muerte. En el cuer!o de Cristo, el «,mbito de ida» de ;ios !enetra -a en este mundo, el «cielo» est, -a !resente (c0. 1,13= E0 ),.). En len$ua #ebrea la !alabra %ue corres!onde a «cabe&a» (ros#) si$ni0ica tambi9n comien&o o «!rinci!io». Cuando se desi$na a Cristo como comien&o (de la nue a creación), se #ace resaltar al tiem!o %ue Cristo, como tal, es tambi9n cabe&a su!rema de sus #ermanos. Esto adrede lo e(!resa así el 1!óstol" Cristo «%ue es !rinci!io, es !rimo$9nito de entre los muertos, !ara %ue así ten$a 9l !rimacía en todo». 7an Pablo !iensa a%uí en la e(altación de Cristo al trono celestial de ;ios, como corres!onde a a%uel en %uien en otro tiem!o 0ueron creadas todas las cosas. En la creación - en la nue a creación, Cristo es 7e8or - !rinci!io de ida, !ero en la nue a creación tambi9n es el #ombre enaltecido, %ue es nuestro #ermano. ;e esto no eran bastante conscientes los colosenses, como tam!oco lo son #o- día muc#os cristianos. ...............
3+.C0. 1Co 1+,15=1),13.

............... <# La A"lenitudB (1,1:). 1: !ues (;ios) tu o a bien %ue en 9l residiera toda la !lenitud,...

Biene su 0undamento en una resolución de ;ios %ue el 7e8or e(altado ten$a !rimacía en todo est9 !or encima de todas las cosas" ;ios %uiso %ue en 9l residiera toda la !lenitud de la di inidad (c0. tambi9n ),:). Mui&, los colosenses #ubieran buscado en otra !arte esta «!lenitud» de las 0uer&as di inas de sal ación - de 0elicidad, en los «elementos del mundo» (),*.)+), en la misteriosa conte(tura e índole de la naturale&a - de sus 0uer&as, donde tambi9n #o- día buscan muc#os esta !lenitud. Por eso dice el 1!óstol a los colosenses %ue la ilimitada !lenitud de ;ios reside en el 7e8or encarnado - enaltecido, - a causa de ello la erdadera - eterna sal ación del #ombre !rocede solamente de Cristo. 8# Reconciliación univer!al "or Cri!to (1,)+). )+ ... - !or 9l reconciliar todas las cosas consi$o, !aci0icando !or la san$re de su cru&, -a las cosas de sobre la tierra, -a las %ue est,n en los cielos. Cuando se #abla de reconciliación, en se$uida !ensamos en el !ecado, !ero no es así como !iensa el 1!óstol. La reconciliación debe lle arse a t9rmino donde #asta el momento #a dominado la enemistad, de tal 0orma %ue entonces #a-a !a&. Los #ombres, «en sus malas obras» (1,)1), tienen la tendencia a er en ;ios a su enemi$o 31. Pero ;ios no !iensa en ser el enemi$o de los #ombres, antes bien el 1!óstol rue$a en nombre de Cristo" «@econciliaos con ;ios» ()Cor 3,)+), es decir, abandonad la idea !a$ana de %ue ;ios es uestro enemi$o. La cru& de Cristo demuestra de un modo con incente %ue ;ios es %uiere ser el ami$o de los #ombres. «La erdad es %ue a!enas #a- %uien muera !or un 'usto, - eso %ue !or un #ombre de bien %ui&,s #a-a al$uien %ue se atre a a morir. Pero !rueba del amor %ue ;ios nos tiene es %ue, siendo nosotros a/n !ecadores, Cristo murió !or nosotros... Por%ue, si cuando 9ramos enemi$os 0uimos reconciliados con ;ios mediante la muerte de su Hi'o, con muc#a m,s ra&ón, una e& reconciliados, seremos sal ados !or su ida» (@om 3,541+). «7i ;ios est, !or nosotros, O%ui9n contra nosotrosP El %ue ni si%uiera escatimó darnos su !ro!io Hi'o, sino %ue !or todos nosotros lo entre$ó» (@om *,31b43)a). ;ios nunca 0ue enemi$o del #ombre, en cambio, el #ombre 0ue ciertamente el enemi$o de ;ios. «Por» Cristo %uiere ;ios «reconciliar todas las cosas» (1,)+). Las !alabras «todas las cosas» dan a entender %ue no se !iensa solamente en la relación de ;ios con el #ombre. Ha- enemistades de la m,s distinta - m/lti!le índole, !or e'em!lo, en las reli$iones - los !ueblos, - es!ecialmente en el reino del Es!íritu - de los es!íritus. 1sí nos lo ense8a todos los días la e(!eriencia de la #istoria. La $ran obra de la reconciliación de ;ios se e0ect/a !or medio de Cristo - con miras a 9l. 1sí como el mundo 0ue creado con miras a 9l (1,1.b), así tambi9n la eliminación de toda clase de enemistades se diri$e en /ltimo t9rmino a 9l, %ue es la !a& en !ersona (E0 ),14a) %ue «!aci0icó !or la san$re de su cru&», %ue 0ue derramada !or todos, sean %uienes 0ueran, - cual%uiera %ue sea el !ueblo - la reli$ión a %ue !ertene&can. Cristo «derribó el muro medianero de la se!aración, la enemistad... < iniendo, anunció !a&, a osotros, los de le'os, - !a& a los de cerca» (E0 ),14.15). Cristo es el $ran instaurador de la !a& en el mundo, su cru& es la base de la !a& - el llamamiento a la !a&. 7u san$re es la $arantía de la !a&. Bambi9n esto se nos anuncia en toda celebración de la eucaristía, en la %ue todos, sea cual 0uere la !osición social - la nación a %ue !ertene&can, tienen el mismo «acceso al Padre» (E0 ),1*).

El 1!óstol a8ade de manera misteriosa %ue la obra !aci0icadora de Cristo es e0ica& incluso en los cielos. OPiensa san Pablo, al #acer esta a0irmación, en los «!rinci!ados !otestades», en «los seres es!irituales de la maldad %ue est,n en las alturas» (E0 .,1)), en el !oder de 7at,n, %ue -a #a su0rido la derrota decisi a !or la muerte de Cristo en la cru&P En cual%uier caso, este te(to o0rece una $randiosa isión de la $ran !a& %ue Cristo nos trae - %ue abarca todos los es!acios - tiem!os. El eco de este don de Cristo solamente !uede ser nuestro !ro!io - decidido deseo de la !a&. ...............
31. «El an#elo de la carne es enemistad !ara con ;ios (@om *,5)

............... 7 LOS COLOSENSES1 5ARTICI5ES DE ESTE MISTERIO 0+,/+./2#&

)1 < a osotros, %ue erais antes e(tra8os - estabais animados de dis!osiciones #ostiles en uestras malas obras, )) a#ora -a os #a reconciliado !or su cuer!o de carne mediante la muerte, !ara !resentaros santos, sin tac#a e irre!roc#ables ante 9l, ... El 1!óstol tiene %ue decir es!ecialmente a los colosenses %ue ellos tam!oco est,n e(cluidos de la am!lia obra de reconciliación de Cristo" - a osotros... a#ora -a os #a reconciliado. «1ntes», cuando a/n no #abían sido bauti&ados, no solamente i ían con an$ustia - temor de los demonios - de un destino inescrutable, sino %ue de #ec#o eran «e(tra8os» al erdadero ;ios, a %uien !or su manera !a$ana de !ensar consideraban como su enemi$o, al %ue se o!onían con sentimientos #ostiles. Las malas obras de los colosenses crearon en ellos una mala conciencia, - así !ensaban %ue tenían %ue ca!tarse la bene olencia del ser di ino mediante di ersas !r,cticas !a$anas de índole m,$ica su!ersticiosa. «1#ora» #a cambiado la situación, !or%ue #an oído (1,.) el E an$elio de su liberación !or medio de Cristo, %ue #a ido a la muerte !or ellos, - a#ora est,n reconciliados con ;ios !or medio de Cristo. Este mensa'e del E an$elio !uede sonar a los oídos de los !a$anos como al$o increíble, - los colosenses no !odían com!renderlo enteramente en todo su si$ni0icado, como lo demuestran determinadas o!iniones erróneas en su comunidad (),*.1.4)3). Por eso les dice e(!lícitamente san Pablo, %ue el E an$elio de la reconciliación tambi9n tiene alide& !ara ellos, al i$ual %ue la tiene !ara nosotros. 7e re%uiere alor !ara creer de eras en el increíble mensa'e del E an$elio. La reconciliación !or medio de Cristo no es tan sólo una buena nue a= tambi9n tiene un 0in moral" la santi0icación de los #ombres !ara %ue Cristo !ueda conducirlos ante el trono del di ino 'ue& como los %ue #an sido santi0icados !or su acción 3). El E an$elio es siem!re un llamamiento a la reali&ación - a la con0irmación moral. Bambi9n es le-, !ero «ledel Es!íritu» (@om *,)). ...............
3).C0. tambi9n ) Co 11,)= E0 1,4= 3,)5,

............... )3 ... si es %ue !ermanec9is bien cimentados - 0irmes en la 0e, - sin de'aros a!artar de la es!eran&a del E an$elio %ue oísteis, el cual #a sido !roclamado a toda criatura ba'o el cielo, - del cual -o, Pablo, 0ui constituido ser idor. El 1!óstol #a elo$iado -a la 0e de los colosenses (1,:). 7in embar$o, se e

inducido a ad ertirles %ue !erse eren en la 0e. Esta !erse erancia est, sobre todo relacionada con la 0e en %ue los colosenses est,n realmente reconciliados !or medio de Cristo. La 0e !uede lle$ar a ser l,n$uida - d9bil, como lo demuestra todos los días la e(!eriencia de cual%uier comunidad cristiana - de nosotros mismos. La comunidad cristiana est, «cimentada - 0irme», !or%ue est, «edi0icada sobre el cimiento de los a!óstoles !ro0etas, - la !iedra an$ular es Cristo 6es/s» (E0 ),)+). >o obstante, es una !ermanente tarea de la comunidad cristiana estar cada e& m,s «cimentada - 0irme» en la 0e - !or medio de la 0e, !ara %ue «-a no seamos ni8os, sacudidos !or las olas - lle ados de ac, !ara all, !or todo iento de doctrina #asta caer en la tram!a de los #ombres, en la astucia %ue urde las artima8as del error» (E0 4,14). El cristiano tambi9n tiene %ue !edir constantemente a ;ios el don de la 0irme&a en la 0e. 7olamente el %ue #a lle$ado a estar «0irme» en la 0e, no desertar, de la es!eran&a del E an$elio, ni si%uiera en las ma-ores calamidades - tentaciones. El E an$elio %ue los colosenses - nosotros #emos oído, !roclama la es!eran&a (1,3), - !or eso es en sí mismo es!eran&a !ara el mundo - !ara toda la creación (@om *,1:ss). Pablo dice, con una audacia sor!rendente, %ue el E an$elio «0ue !roclamado a toda criatura ba'o el cielo». Puede #ablar así, !or%ue desde su cauti idad tiene ante sus o'os una e(tensa obra misionera, %ue le lle ó a 9l o a sus misioneros casi !or todo el mundo %ue entonces se conocía (c0. tambi9n 1,.). 1dem,s, san Pablo est, con encido de %ue con la !roclamación del E an$elio se #a iniciado en todo el mundo un acontecimiento %ue se$uir, su curso, %ue -a nin$/n !oder conse$uir, detener o lo$rar %ue retroceda. «La !alabra de ;ios no est, encadenada» ()Bim ),:b), tiene %ue «se$uir su carrera - ser $lori0icada» ()Bs 3,1). Pablo 0ue constituido «ser idor» de la !alabra. Pues, aun%ue es a!óstol de 6esucristo !or ocación, no es se8or del E an$elio, sino su «ser idor». El se8or de Pablo es el E an$elio, a cu-o ser icio le #a !uesto Cristo. La ?$lesia tam!oco es se8ora del E an$elio, sino su ser idora. ............................. 9& EL A53STOL1 5RE4ONERO DEL MISTERIO a# El A"ó!tol !e ale8ra de !u! "adeci)iento! 0+1/7#& )4 1#ora me ale$ro de mis !adecimientos !or osotros, - o- com!letando en mi carne lo %ue 0alta a los tribulaciones de Cristo en !ro de su cuer!o, %ue es la ?$lesia. El ser icio de un a!óstol - misionero del E an$elio est, car$ado de !adecimientos. Esto lo sabe Pablo !or !ro!ia e(!eriencia, - de ella #abla re!etidas eces en sus cartas. En )Cor 11,)3b433 describe el 1!óstol con es!ecial detención sus traba'os a!ostólicos 33. «Por lo %ue eo ;ios nos se8aló a nosotros, los a!óstoles, el /ltimo lu$ar, como a condenados a muerte» (lCor 4,:a). «<o lle o en mi cuer!o las marcas de 6es/s» (A,l .,15b). Las cicatrices en el cuer!o del 1!óstol son los testi$os isibles de sus !adecimientos a!ostólicos, -a %ue son !adecimientos «!or osotros», - moti o de bendiciones !ara sus comunidades - lectores. «Lleno esto- de consuelo - me desbordo de ale$ría en toda clase de tribulación nuestra» ()Cor 5,4b). «< si, adem,s, so- derramado en libación sobre el sacri0icio - el ministerio sa$rado de nuestra 0e, me ale$ro - me con$ratulo con todos osotros» (Cl! ),15). «Los su0rimientos de Cristo rebosan» en el 1!óstol, cuando !adece sus !ro!ios 0+,/7./C#&

su0rimientos ()Cor 1,3a). Por eso e en ellos una !artici!ación bene0iciosa en los su0rimientos de Cristo, - así !uede escribir a los colosenses %ue con los !adecimientos de su carne « a com!letando» en !ro de la ?$lesia «lo %ue 0alta a las tribulaciones de Cristo». Cristo si$ue !adeciendo en los miembros de su «cuer!o», %ue es la ?$lesia, - san Pablo con sus !adecimientos !uede reem!la&ar en 0orma icaria a la ?$lesia, - lo #ace con ale$ría. 1%uí se muestra una cone(ión misteriosa de !adecimientos entre Cristo, su re!resentante (%ue es el 1!óstol) - la ?$lesia. Esta cone(ión es, sin duda, una es!ecial 0uente de $racias bendiciones !ara la ?$lesia - !ara toda la #umanidad. Los !adecimientos - tribulaciones de los cristianos no son de índole !ri ada, sino social" redundan en !ro ec#o de todos. >o se !adece en ano. Por eso, «ale$raos tambi9n osotros - con$ratulaos conmi$o» (Cl! ),1*). ...............
33.C0. adem,s )Co 4,*413= )CFr 1,3.*41+= 4,*411= E0 3,1.13= Cl! :, 11413= )Bm ),:3= 3,1+s.

............... '# La "redicación a"o!tólica1 de!cu'ri)iento de un )i!terio 0+1/9./:#& )3 ;e ella 0ui constituido ser idor se$/n la economía de ;ios %ue me #a sido dada con miras a osotros" dar !leno cum!limiento a la !alabra de ;ios,... «>o #a$o m,s %ue desem!e8ar un encar$o» (lCor :,15). 1sí concibe Pablo su car$o a!ostólico" como una administración %ue le #a sido con0iada !or ;ios, -a %ue la !alabra usada !or Pablo (oiGonomia) tiene este sentido. Este car$o le constitu-e en ser idor de la ?$lesia, no en soberano de la misma. 1sí !ues, el 1!óstol se considera en el desem!e8o de su car$o como constituido !ara el ser icio de dos" el ser icio de ;ios - tambi9n el ser icio de la ?$lesia. Por tanto, su car$o no es m,s %ue un ser icio... - 9l mismo es solamente un «ser idor» (c0. tambi9n lCor 3,3). 1sí tiene %ue concebirse cual%uier car$o en la ?$lesia= siem!re se da «con miras a osotros». El encar$o de ser icio a!ostólico tiene un alto ob'eti o" «dar !leno cum!limiento a la !alabra de ;ios». Es sor!rendente %ue Pablo #able con res!ecto a su car$o de un !leno cum!limiento de la !alabra de ;ios. 7in embar$o, esta e(!resión da a entender %ue !ara Pablo el E an$elio 4-a %ue a 9l alude el 1!óstol, cuando dice «la !alabra de ;ios»4 es !ara los colosenses - !ara todos los %ue lo escuc#an34 una !romesa sobre todo, %ue el 1!óstol - la ?$lesia cum!len !restando los ser icios de su car$o. Pero cum!lir una !romesa si$ni0ica #acer %ue lle$ue a ser una realidad. El cum!limiento de una !romesa no se contentan con las !alabras. Estas !asan a ser la sal ación -a a#ora - en todas !artes donde se !roclama el E an$elio. ...............
34.C0. una e& m,s, 1,3.

............... ). ... el misterio escondido desde si$los - $eneraciones !ero %ue a#ora #a sido mani0estado a sus santos,... La !alabra de ;ios contiene un misterio, %ue antes estaba oculto «en ;ios» (E0 3,:b). ;ios lo #ace mani0iesto «a#ora» «!or medio de la ?$lesia» (E0 3,1+), aun%ue ;ios lo «conocía» 4#ablando a lo #umano4 desde toda la eternidad. Eso si$ni0ica %ue !ara los

!ueblos se trata del misterio sal ador (1,)5), de %ue la «sal ación» en sí no es al$o %ue ;ios #a-a a8adido a la creación, no es un su!lemento de la misma, sino %ue -a «antes de la creación del mundo» estaba !re isto en el !lan de ;ios (c0. E0 1, 443). ;esde a#ora en adelante, la creación est, ordenada a la sal ación, #a sido creada con istas a la sal ación. Los «santos», es decir los 0ieles cristianos (1,)), conocen el misterio contenido en el E an$elio, !or%ue el 1!óstol se lo comunica en el e'ercicio de su car$o a!ostólico33. Por%ue «a#ora», de acuerdo con la oluntad de ;ios, el misterio debe mani0estarse= !or ello este tiem!o !resente es tambi9n el tiem!o 0inal, !or%ue el contenido m,s inmediato del misterio es Cristo (1,)5), %ue el 1!óstol anuncia entre los $entiles. El cristiano #a lle$ado a conocer !or medio del E an$elio los /ltimos misterios de la #istoria. ...............
33. Cuando Pablo dice «los santos», tambi9n se !odría !ensar en los ,n$eles (E0 ),1:), a %uienes ;ios !ermite er a#ora en el !lan de0initi o de sal ación %ue #a dis!uesto !ara la creación.

............... c# El )i!terio e! ACri!to entre vo!otro!B 0+1/D#& )5 ... a los %ue ;ios #a %uerido dar a conocer cu,l es la ri%ue&a de la $loria de este misterio entre las naciones, %ue es Cristo entre osotros, la es!eran&a de la $loria=... El misterio del !lan sal ador de ;ios !ara el 0in de los tiem!os, lle$a a «las naciones» (así se llama en el 1nti$uo Bestamento a los $entiles a di0erencia de ?srael). < el 1!óstol dice con !alabras concisas, !ero mu- car$adas de sentido, en %u9 consiste este misterio" es Cristo entre osotros. El te(to $rie$o de la carta %ueda indeciso intencionadamente. O7e %uiere decir" Cristo «entre» osotros o « en» osotrosP Probablemente se !iense en las dos cosas" Cristo «entre osotros» como el 7e8or de las naciones al 0in de los tiem!os, - «en osotros» mediante su !ro0unda unión íntima con su comunidad !or medio de la 0e del bautismo. En la misión cristiana, las naciones del mundo est,n incluidas en la soberanía de Cristo, de tal 0orma %ue «son co#erederos, miembros del mismo cuer!o - !artíci!es de la misma !romesa en Cristo 6es/s !or medio del E an$elio» (E0 3,.). Esto si$ni0ica la !artici!ación actual de las naciones en la ri%ue&a celestial - en la $loria oculta de Cristo= en esta ri%ue&a tienen !uesta la es!eran&a de la !lena $loria enidera %ue un día se mani0estar, cuando Cristo se mani0ieste (3,4). 7u ri%ue&a - su $loria se muestran -a a#ora con la clara lu&, %ue irradia del E an$elio sobre las naciones (sobre los $entiles), - de la ida di ina, %ue se les da en los sacramentos de Cristo. La eternidad de ;ios en la !ersona de Cristo !enetra -a en el tiem!o transitorio de este mundo, - el es!acio ital de ;ios !enetra -a en el es!acio mortal del mundo. Cristo es nuestra «es!eran&a de la $loria», - así la #istoria - nuestra ida est,n !reser adas de la 0alta de sentido. El mundo tiene es!eran&a en Cristo. d# A6acer avan>ar a Cri!toB 0+1/C#& )* ... a %uien nosotros anunciamos, ad irtiendo a todo #ombre - ense8ando a todo #ombre en toda sabiduría, !ara %ue !odamos !resentar a todo #ombre !er0ecto en Cristo.

Cristo es anunciado !or el 1!óstol a los $entiles. Esta es una !roclamación «o0icial», %ue tiene lu$ar en la ida !/blica del mundo, - en la %ue se !re$ona a Cristo como 7e8or del mismo - como su sal ador. Pero la ad ertencia a!ostólica tambi9n 0orma !arte de esta !roclamación. Por%ue Cristo tambi9n debe ser 7e8or de los cora&ones - de las decisiones de los #ombres. Por eso, se$/n san Pablo, tambi9n 0orma !arte de la acción de «#acer a an&ar a Cristo» (RLutero4D) la ad ertencia a!ostólica con %ue se ense8a «!ara !resentar a todo #ombre !er0ecto en Cristo». El !ro!io Cristo es el ob'eti o del !er0eccionamiento de los 0ieles. En ellos debe 0ormarse Cristo «en» el cual los 0ieles -a i en de una 0orma misteriosa. El 1!óstol siem!re !rocura %ue se armonicen el ser - el acto, el conocimiento la acción. La !roclamación del E an$elio es siem!re un llamamiento a la con ersión, como lo era en la !redicación de 6es/s (Dc 1,13). En Col 1,)* tambi9n se nota la conciencia de la $ran res!onsabilidad del 1!óstol !or sus comunidades. Por%ue el !resentar a los 0ieles !er0ectos en Cristo e%ui ale a una !resentación de los mismos ante el 'ue& di ino (c0. )Cor 11,)). El 1!óstol tiene %ue !resentarlos un día a Cristo, - %uerría no #aberse de a er$on&ar de ellos ante el 7e8or. «OCu,l es nuestra es!eran&a, o la corona, o ale$ría de $loria con %ue sentirnos or$ullosos ante nuestro 7e8or 6es/s en su mani0estación, sino osotros mismosP 7í, osotros sois nuestra $loria - nuestra ale$ría» (1Bes ),1:4)+) 3., Por eso insiste Pablo en la reali&ación del E an$elio en las comunidades. Kn cristianismo !uramente teórico, un mero cristianismo de 0e es !ara Pablo al$o #orrible, como tambi9n !ara 6es/s, %ue di'o" «>o todo el %ue me dice" S7e8or, 7e8orT, entrar, en el reino de los cielos, sino el %ue cum!le la oluntad de mi Padre %ue est, en los cielos» (Dt 5,)1). 1sí !ues, el 1!óstol e tres tareas !rinci!ales en el car$o %ue ;ios le #a otor$ado" anunciar a los #ombres el E an$elio, %ue les re ela un $randioso misterio de sal ación= estimular a las comunidades a lle ar una ida cristiana= !adecer !or ellas - en sustitución de ellas. Pablo luc#a sin cesar !or sus comunidades, como dice a continuación. ...............
3..C0. tambi9n 1Co :,13.1*= Cl! ),1..

............... :& LA LUC6A 5OR LAS COMUNIDADES (1J):4)J+5). a# El co)'ate a"o!tólico (1,):4),1). ): Para ello, !recisamente, esto- -o traba'ando - luc#1ndo se$/n la acción con %ue 9l act/a en mí !oderosamente. Para conse$uir el 0in de !resentar a los 0ieles «!er0ectos en Cristo», Pablo no re!ara en nin$una 0ati$a. Con 0recuencia en sus cartas #abla de estas 0ati$as al !restar el ser icio %ue im!orta su car$o. Entre estas 0ati$as cuenta su #onrado traba'o manual como te'edor de tiendas" «@ecordad, si no, #ermanos, nuestros es0uer&os - 0ati$as" traba'ando día noc#e, a 0in de no ser una car$a !ara nin$uno de osotros, !roclamamos entre osotros el E an$elio de ;ios» (1Bes ),:) 35. Pero tambi9n 0orman !arte de estas 0ati$as sus !adecimientos a!ostólicos en el ser icio de la misión (1,)4). 1 estas 0ati$as tambi9n est, inculado una constante luc#a en todas las !osibles contrariedades e(teriores e interiores, a las %ue se e e(!uesto Pablo, !ero %ue tambi9n so!orta animosamente !oniendo su

con0ian&a en el !oder de ;ios, %ue en 9l es e0ica&. Por eso, en este combate, Pablo tiene la sensación de ser «buen soldado de Cristo 6es/s» ()Bim ),3), %ue no combate con las armas terrenas" «Las armas de nuestra milicia no son carnales, sino di inamente !oderosas !ara derrocar 0ortale&as" derribamos so0ismas - toda altanería %ue se al&a contra el conocimiento de ;ios, - a!resamos cual%uier !ensamiento !ara someterlo a Cristo» ()Cor 1+,4s). Pablo e a sus colaboradores como sus com!a8eros en la luc#a. E odia 7ínti%ue «me asistieron en la luc#a !or el E an$elio, 'unto con... los dem,s colaboradores míos» (Cl! 4,3). Las comunidades deben sostener al 1!óstol con su oración" «Pero os rue$o, #ermanos, !or 6esucristo nuestro 7e8or - !or amor del Es!íritu, %ue luc#9is 'untamente conmi$o, diri$iendo a ;ios oraciones !or mí...» (@om 13,3+). >o es una !elea «contra carne - san$re», contra los !oderes terrenales, «sino contra los !rinci!ados (demónicos), contra las !otestades, contra los dominadores de este mundo de tinieblas, contra los seres es!irituales de la maldad %ue est,n en las alturas» (E0 .,1)). 1l 0in de su ida el 1!óstol !uede decir de sí" «He combatido el buen combate, #e reali&ado !lenamente la carrera, #e $uardado la 0e» ()Bm 4,5). El cristianismo no es un idilio !iadoso, sino un combate !er!etuo, %ue constantemente reclama de los 0ieles nue as renuncias" «Bodo atleta se domina en todo" ellos !ara lle arse una corona %ue se marc#ita= nosotros, una %ue no se marc#ita» (J1CoJ+:J)3). ...............
35.C0. tambi9n )Bes 3,*= ?Cor 4,1)= 13,1+= )Cor 11,)3= A,l 4,11= Cl! ),1+.

(UDE>716EJ1).P,$s. 3435)

:& LA LUC6A 5OR LAS COMUNIDADES (1J):4)J+5). 1 Pues %uiero %ue se!,is %u9 clase de combate esto- librando !or osotros, !or los de Laodicea, - !or cuantos no me #an isto !ersonalmente,... El 1!óstol escribe estas líneas !ensando en el combate es!iritual %ue libra !or las comunidades" el combate de la oración (1,3.:) - de la ad ertencia a!ostólica (1,)*), %ue lle a a cabo !or ellas. Por%ue la oración es una luc#a con ;ios contra 7at,n en 0a or de las almas. El 1!óstol combate !ara %ue las comunidades alcancen !leno conocimiento del misterio de Cristo. '# "ara =ue lle8uen al "leno conoci)iento del )i!terio 0/1/.2#& ) ... !ara %ue se consuelen sus cora&ones, caminando unidos en amor tendiendo #acia toda la ri%ue&a de la !lenitud de la inteli$encia, al !ro0undo conocimiento del misterio de ;ios, Cristo, 3 en %uien se encuentran, escondidos, todos los tesoros de la sabiduría - del conocimiento. Pablo !one a los colosenses en conocimiento de su luc#a en la oración (),1a) !ara %ue se consuelen sus cora&ones. Esto lo dice claramente en ista de las !eli$rosas #ere'ías

%ue se !ro!a$an en Colosas (),*.1.4)3). 7e re%uiere alor !ara o!onerse a ellas - a sus de0ensores, !or%ue la #ere'ía se !resenta con !retensiones de dominio, en la es!eran&a de %ue los anti$uos cre-entes se de'en intimidar. Para resistir a la #ere'ía, los colosenses tienen %ue mantenerse unidos con 0irme&a, tienen %ue 0ormar una estrec#a solidaridad de ida. Por%ue solamente una comunidad unida con aut9ntico amor 0raternal !uede resistir a la #ere'ía. En una comunidad en %ue no #a- amor la !uerta - la entrada est,n abiertas a los #ere'es - sectarios. Puesto %ue en la #ere'ía de Colosas se trataba sobre todo del misterio de sal ación de Cristo, Pablo combate con su carta - sus oraciones !ara %ue los colosenses lo$ren su !ro0unda inteli$encia - el conocimiento de este misterio di ino, %ue es Cristo. Por%ue una 0e d9bil e inmadura, %ue oscila entre la erdad - el error (c0. E0 4,14), con demasiada 0acilidad - ra!ide& es íctima de la #ere'ía, %ue %uiere !asar !or !ro0unda sabiduría conocimiento. Para el 1!óstol, Cristo es en t9rminos absolutos «el misterio de ;ios», !or%ue en 9l «se encuentran, escondidos, todos los tesoros de la sabiduría - del conocimiento». 7e$uramente Pablo %uiere %ue se recal%ue el ad'eti o «todos»" Cristo es la !lenitud de toda sabiduría - conocimiento. Eso tiene alide& con res!ecto a la #ere'ía (), 4.*). «Por 9l 0uisteis enri%uecidos en todo" en toda clase de !alabra - de conocimiento» (1Cor 1,3). El %ue realmente #a conocido a Cristo, -a no desea nin$una otra sabiduría ni otros tesoros. Por%ue el %ue lo #a conocido con la 0e, conoce el misterio de Cristo en la creación - en la #istoria (1,134)+= 1,).s= E0 1,1+= 3,341)) - tambi9n el su!remo misterio del #ombre, %ue se mostró en el «se$undo 1d,n»" «Como #emos lle ado la ima$en del #ombre terreno (1d,n), lle aremos tambi9n la ima$en del celestial» (?Cor 13,4:). Cristo es la solución de todos los eni$mas del mundo. Los «tesoros» de la sabiduría - del conocimiento a#ora toda ía est,n «ocultos» en 9l= !ero -a son accesibles al conocimiento del cre-ente, !or%ue la 0e #ace com!render. Pero si$uen ocultos !ara el mundo incr9dulo. El cora&ón del @edentor es a%uel lu$ar en %ue est,n escondidos !ara el cre-ente todos los tesoros de la sabiduría - de la ciencia... El 1!óstol luc#a adem,s !ara !reser ar de los #ere'es las comunidades. c# "ara "re!ervar de lo! ?ere<e! la! co)unidade! 0/17.9# 4 Esto os di$o" %ue nin$uno os en$a8e con discursos es!eciosos= 3 !ues si esto- ausente cor!oralmente, en es!íritu esto- !resente entre osotros, - con ale$ría eo uestra disci!lina - la solide& de uestra 0e en Cristo. Pablo a orientando su discurso cada e& m,s claramente a la 0inalidad concreta %ue !ersi$ue con su carta a los Colosenses. Es e idente %ue en su comunidad #a- al$unos %ue en$endran la con0usión mediante «discursos es!eciosos». El 1!óstol est, mu- !reocu!ado !or estos sucesos. 1un%ue con el cuer!o #a de estar ausente, !ero con el es!íritu est, allí3*, - con su autoridad - su amor a!ostólicos !uede er si todo est, en orden. 7u !alabra, oral o escrita, es una !alabra com!etente !ara la comunidad, - mientras 9sta i a inculada al 1!óstol, !uede ase$urarse la !osición de su 0e. 7e su!one %ue Pablo 0ue !uesto en antecedentes !or 2!a0ras. El 1!óstol !uede com!robar «con ale$ría» %ue la 0e de los colosenses en Cristo est, dotada de orden - 0irme&a. Esto tiene un as!ecto casi militar" toda ía no se #a roto el 0rente de batalla de los 0ieles, la 0e a!ostólica toda ía es una muralla 0irme.

............... 3*.C0. tambi9n 1Co 3,3= 1Bs ),15. ............... d# EE?ortación a vivir en Cri!to 0/1:.D#& . 1sí !ues, tal como #ab9is recibido a Cristo 6es/s, el 7e8or, caminad en 9l,... La 0e en Cristo no es !ara Pablo el !roducto de «es!íritus libres», sino el contenido de la tradición a!ostólica, %ue los colosenses tambi9n #an conocido - acertado en la !redicación misional 3:. El erdadero contenido de la tradición a!ostólica es el mismo 6esucristo= con la 0e #an recibido a Cristo (c0. tambi9n E0 3,15), sobre todo como su «7e8or», a cu-o ser icio est,n a#ora - %ue les #ace !artici!ar en su $loria - sabiduría. Por eso deben los colosenses caminar tambi9n en 9l, orientar #acia 9l toda su ida reli$iosa - moral. 1sí !ues, #a- un determinado estilo de ida cristiana %ue tiene su ori$en en el mismo E an$elio - %ue en las comunidades cristianas es transmitido con la 0e de $eneración en $eneración. Este estilo les !reser a de 0alsas concesiones al res!ecti o es!íritu del tiem!o. ...............
3:. C0. tambi9n Lc 1,)= @om .,15= 1Co 11,).)3= 13,1.3= Cl! 4,:= 1Bs 4,1= )Bs ),13= 3,.= )P ),)1= 6ds 3= 1Bm .,)+= )Bm 1,1).14.

............... 5a ... arrai$ados - sobreedi0icados en 9l... La raí& tiene %ue !enetrar !ro0undamente en la tierra, !ara !oder dar sost9n - alimento al ,rbol. El terreno de la comunidad cristiana es Cristo, en 9l arrai$ó la comunidad como en su suelo ital. Bambi9n est, sobreedi0icada en 9l como un «tem!lo santo en el 7e8or» (E0 ),)1). Este 0undamento est, !uesto !ara siem!re, no !uede !onerse -a nin$/n otro (1 Cor 3,11). 5b ... - asidos en la 0e, se$/n se os ense8ó,... Los colosenses tienen %ue estar asidos en la 0e, !ara %ue 9sta !ueda resistir a los #ere'es= !ero la 0e se mantendr, 0irme en los colosenses, si !erse eran en ella, se$/n se les «ense8ó». Fb'eto de la ense8an&a es la tradición. 7e desarrolla la tradición en la ense8an&a, - se la muestra en sus consecuencias !ara la ida cristiana (1,)*= E0 4,)+s). Muien #a ace!tado dócil - ra&onablemente la ense8an&a, est, asido en la 0e e inmune contra la #ere'ía. 5c ... !rodi$ando la acción de $racias. La 0e erdadera - aut9ntica tiene %ue !er0eccionarse en la acción de $racias, - !rodi$arla sin reser a. Por%ue la 0e inclu-e en sí la inteli$encia, %ue se$/n el conte(to directo de la carta es inteli$encia del misterio sal í0ico de Cristo. El cre-ente sabe %ue #a sido sal ado (@om *,)4= E0 ),3.*), - !or eso nunca cesa de dar $racias (1,11s). O;ónde !odría #acerlo me'or %ue en la celebración de la eucaristíaP

D& 5RIMERA ADFERTENCIA CONTRA LA 6ERE$GA 0/,-C#& Kna e& %ue Pablo #a !re!arado su0icientemente a los colosenses, #abla de su erdadero ob'eti o" de la #ere'ía %ue se di0unde entre ellos. 7e$uramente #a sido in0ormado de ello !or 2!a0ras. 1#ora Pablo da una !rimera - bre e ad ertencia contra la #ere'ía. * Cuidad de %ue no #a-a nadie %ue #a$a de osotros 0,cil !resa !or medio de la 0iloso0ía - de anos enredos se$/n la tradición de los #ombres, se$/n los elementos del mundo, - no se$/n Cristo. El #ere'e en las comunidades !retende robar en cierto modo, intenta ad%uirir un botín. 1 este 0in, los #ere'es de Colosas !ro!a$an sus o!iniones como «0iloso0ía». Esto im!resionaba a determinadas !ersonas, !or%ue lle aba en sí el aroma de una alta sabiduría - conocimiento. < así como Pablo - sus colaboradores se remiten a la tradición a!ostólica de la !rimiti a ?$lesia (),.), así tambi9n los #ere'es se remiten a la tradición, %ue el 1!óstol desenmascara como «tradición de los #ombres», !or%ue no est, res!aldada !or nin$una autoridad di ina ni a!ostólica. Por eso toda la llamada «0iloso0ía» de los #ere'es, se$/n el com!etente 'uicio de Pablo son « anos enredos», !or los %ue las comunidades no deberían de'arse en$a8ar. El 1!óstol caracteri&a lue$o con muc#a bre edad el contenido de la #ere'ía como adoración de los elementos del mundo. 1un%ue -a no !odamos reconocer con muc#a !recisión en %u9 consistían estos elementos, en cual%uier caso esta adoración condu'o a ne$ar la !osición !redominante de Cristo como cabe&a de todos los seres creados redimidos. >o en ano #a insistido tanto el 1!óstol, en el «#imno a Cristo» de 1,134)+, en %ue todas las cosas 0ueron creadas - redimidas !or medio de Cristo, sin %ue #a-a nin$una e(ce!ción. La sal ación del mundo !ro iene solamente de 9l. E identemente no creen los #ere'es tal cosa, sino %ue otor$an a los «elementos del mundo» (%ue en todo caso son elementos de la creación) una misión sal adora, con lo cual se menoscaba $ra emente la !osición de Cristo en el mundo de la creación - de la redención. Esto no es «se$/n Cristo», como Pablo #ace constar bre emente, - una e& m,s lo a!o-a lue$o con ra&ones m,s directas. El modo de er de la #ere'ía colosense, en /ltimo t9rmino resulta de la tentación !ermanente de ceder ante la $ran im!resión %ue causa la !otencia del mundo, de su im!onente $rande&a, isibilidad - a!arente eternidad. Por eso, la ad ertencia del 1!óstol a los colosenses es ,lida !ara todos los tiem!os. ....................... C& SOLO CRISTO 5UEDE REDIMIRNOS H SALFARNOS 0/,-I.+9#& Pablo, en la carta a los Colosenses, #ace resaltar con tanta 0uer&a la !osición de Cristo, !or%ue los #ere'es de Colosas ne$aban la destacada !osición de Cristo, - reclamaban %ue se adorasen los «elementos de? mundo». <a lo #abía recalcado Pablo en el «#imno a Cristo» de 1, 134)+, < a#ora lo #ace una e& m,s en ),:413 !resentando nue os ar$umentos. a# Cri!to1 "lenitud de la divinidad 0/1I#&

: Por%ue en 9l reside toda la !lenitud de la di inidad cor!oralmente,... 7i #a- %ue tributar a los «elementos del mundo» una adoración reli$iosa, como reclaman los #ere'es, detr,s de esta e(i$encia est, la idea de %ue dic#os elementos !artici!an de la naturale&a di ina, de la «!lenitud» de ;ios, - !or eso tienen !ara el mundo una im!ortancia ineludible en orden a la sal ación. Pablo rec#a&a esta idea con toda decisión, #aciendo #inca!i9 en %ue toda la !lenitud de la di inidad reside en Cristo «cor!oralmente», es decir e0ecti a - esencialmente. Cristo no tiene %ue com!artir su di ina !lenitud con los elementos del mundo, como a0irman los #ere'es. El mundo sólo es creación - como tal no tiene una naturale&a di ina, sino !ro0ana. Por eso, la adoración reli$iosa de tales elementos o es una e(altación o una idolatría, %ue !uede tomar 0ormas mu- di0erentes. '# ACol)ado!B en @l 0/1+-#& 1+ ... - osotros #ab9is sido colmados en 9l, %ue es la cabe&a de todo !rinci!ado - !otestad. Pablo !uede escribir %ue tambi9n los colosenses #an sido «colmados en 9l (Cristo)», !or%ue la comunidad cristiana en Colosas - en todas !artes 0orma !arte de la ?$lesia, !ero 9sta se$/n E0 1,)3 es el «cuer!o» de Cristo, - en ella #alla «la !lenitud» a%uel «%ue lo lle a todo en todo». Los colosenses, sobre todo !or medio de los santos sacramentos, !artici!an !ro ec#osamente de la !lenitud de la ida di ina de su 7e8or celestial. ;esde el bautismo #an 0ormado una unión de ida con Cristo (E0 ),3)= 9l es la cabe&a, «de la cual todo el cuer!o, bien !ro isto - unido... obtiene el crecimiento de ;ios» (Col ), 1:). 1sí, los colosenses est,n en condiciones, en Cristo - !or medio de 9l, de sustraerse a la 0atalidad de la muerte, %ue !esa sobre todo el mundo. Por esta causa, !ueden !rescindir ellos de los «elementos del mundo», con los cuales en realidad no se lo$ra su!erar la muerte. Los colosenses i en unidos con a%uel sobre %uien la muerte no tiene dominio (@om .,:), antes bien 9l es 7e8or de la muerte 4+, m,s a/n, es la cabe&a de todo !rinci!ado - !otestad, como el 1!óstol escribe a los colosenses. Como cabe&a, Cristo es el 7e8or de todos los !rinci!ados, -a %ue desde su e(altación al trono celestial de ;ios est, colocado «!or encima de todo !rinci!ado, - !otestad, - irtud, dominación» (E0 1,)14))). Los bauti&ados -a no #an de temer a los !oderes demónicos !or esta causa tam!oco tienen %ue adorarlos. El temor de los d9mones es !a$ano. El cristiano est, !rote$ido contra ellos !or Cristo, con tal %ue est9 asido al %ue es su «cabe&a» ( . 1:). ............... 4+.@om *,)= 1Co 13,).= 1! 1,1*. ............... c# ACircuncidado!B en @l 0/1++#& 11 En 9l tambi9n 0uisteis circuncidados con una circuncisión no #ec#a a mano !or des!o'o del cuer!o carnal, !or la circuncisión de Cristo,... 7e$/n A9n 15,11413, 1bra#am recibió de ;ios la si$uiente orden" «Circuncidar9is la carne de uestro !re!ucio, es se8al de la alian&a contraída entre mí - osotros. Bodos

uestros arones, a los oc#o días de nacidos, ser,n circuncidados de $eneración en $eneración..., - mi !acto estar, en uestra carne, !ara alian&a !er!etua». En la nue a alian&a, %ue 0ue establecida en la san$re de Cristo (Lc )),)+= lCor 11,)3) la circuncisión interior es!iritual de Cristo, %ue se e0ect/a en el bautismo, sustitu-e a la circuncisión e(terior en la carne. En el bautismo, se des!o'a el cuer!o carnal, es decir, «nuestro #ombre ie'o» es «cruci0icado 'unto con Cristo, a 0in de %ue 0uera destruido el cuer!o del !ecado, !ara %ue no seamos escla os del !ecado nunca m,s» (@om .,.). 1sí !ues, en el bautismo nace un «#ombre nue os (Col 3,1+= E0 ),13), %ue !ertenece !or com!leto a Cristo - a su dominio. d# Se"ultado! ; re!ucitado! con @l 0/1+/.+2#& 1)a ... se!ultados 'untamente con 9l en el bautismo,... 7e$/n la doctrina del 1!óstol, el bautismo, en !rimer lu$ar, es una muerte, !ero no una muerte solitaria, !ri ada, sino «'untamente con 9l», es decir con Cristo. «OF es %ue i$nor,is %ue cuantos 0uimos sumer$idos !or el bautismo en Cristo 6es/s, 0ue en su muerte donde 0uimos sumer$idosP» (@om .,3s). 1sí !ues, en el bautismo !artici!a el cre-ente de una manera misteriosa en el destino de muerte de 6es/s, en cierto modo es colocado en el se!ulcro 'untamente con 9l. 1sí lo entiende Pablo con res!ecto a «nuestro #ombre ie'o», %ue era íctima del !ecado - de la muerte (@om .,.). Por eso, los !oderes %ue causan la muerte -a no tienen dominio sobre el bauti&ado, si 9ste no se les entre$a de nue o oluntariamente !or medio del !ecado. Esta doctrina sobre el bautismo, como bautismo relacionado con la muerte del 7e8or, #ace com!render de una 0orma com!letamente nue a la ida - el destino del #ombre. La erdadera muerte acaece !oco des!u9s de em!e&ar la ida terrena, tiene lu$ar en el bautismo. Bodos los !adecimientos - dolores de la ida - es!ecialmente la muerte 0ísica, al 0in de la ida, solamente son la reali&ación !ersonal de a%uel acontecimiento destructor del comien&o de la ida. La ida del cristiano es una muerte continua en Cristo. ;e este modo, los !adecimientos en la ida del cre-ente !ierden la a!ariencia de lo absurdo, - sobre todo la muerte 0ísica, al 0in de la ida, !ierde la a!ariencia de una cat,stro0e. La muerte del cre-ente no es una cat,stro0e, antes bien, cuando se ace!ta con resi$nación, es el /ltimo consentimiento del cristiano a lo %ue -a sucedió 0undamentalmente en el bautismo. Esto o0rece una isión enteramente nue a de la ida #umana... «Pues !ara mí, el i ir es Cristo, - el morir, una $anancia» (JCl!J+1J)1). «Como si 0u9ramos moribundos, aun%ue se$uimos i iendo» ()Cor .,:). 1sí !uede #ablar el 1!óstol !or%ue no solamente #emos muerto con Cristo, sino !or%ue tambi9n 0uimos resucitados. 1)b ... - !or su acción 0uisteis con 9l resucitados !or medio de la 0e en la acción de ;ios %ue lo resucitó de entre los muertos. La muerte erdadera - esencial ocurre al comien&o de la ida cre-ente= !ero al mismo tiem!o esta muerte en$endra la erdadera ida. Por%ue el bautismo si$ni0ica tambi9n una misteriosa resurrección de entre los muertos 'untamente con Cristo (c0. tambi9n 3,1= E0 ),.). Pero sabemos %ue «Cristo, una e& resucitado de entre los muertos, -a no muere m,s" la muerte -a no tiene dominio sobre 9l» (@om .,:). ;esde el bautismo, los 0ieles !artici!an -a en esta ida indestructible de su 7e8or celestial, - así, el mundo 0uturo de la ida de ;ios,

el «cielo», !enetra -a en la ida terrena de los bauti&ados= tambi9n esta idea ilumina con lu& enteramente nue a la ida terrena del cristiano. Cristo #a enido a ser la erdadera realidad del cristiano. Bodo sucede en Cristo 'untamente con Cristo. Pablo tiene !re0erencia !or e(!resar con estas 0órmulas el misterio de la e(istencia cristiana" «- -a no i o -o= es Cristo %uien i e en mí» (A,l ),)+). «7i al$uno est, en Cristo, nue a criatura es. Lo ie'o !asó. Ha em!e&ado lo nue o» (J)CoJ+3J15). 1#ora bien" la nue a ida, %ue se da al cristiano en el bautismo, de momento est, toda ía «oculta, 'untamente con Cristo, en ;ios» (JColJ+3J+3b). Pero la 0e conoce la realidad de la nue a ida - el !rodi$io del !oder di ino, %ue acaece en el bautismo, aun%ue nuestro cuer!o terreno sea a/n íctima de la muerte 0ísica. La 0e sobre!asa la 0rontera de la muerte !or%ue conoce - reconoce como realidad la mara illosa acción de ;ios en el bautismo. «Por lo tanto, si #emos muerto con Cristo, tenemos 0e de %ue tambi9n i iremos con 9l» (@om .,*). 13 < a osotros, %ue estabais muertos en uestros !ecados - en uestra carne incircuncisa, os i i0icó 'untamente con 9l, des!u9s de !erdonarnos todas las 0altas. Para %ue los colosenses ten$an !lena conciencia de %ue en el bautismo realmente #an sido resucitados de entre los muertos, el 1!óstol les dice una e& m,s, aun%ue !resent,ndolo con ma-or claridad, en %u9 consistía su anterior estado de muerte" estabais muertos !or causa de uestros !ecados. «Por%ue la !a$a del !ecado es muerte» (@om .,)3), incluso la tem!oral (c0. @om 3,1).13.15). Pero el 1!óstol !iensa sobre todo en la erdadera muerte, %ue 0ue causada !or medio del !ecado" la se!aración de ;ios - de su ida indestructible. Los colosenses, cuando toda ía eran !a$anos, eran íctimas de esta muerte. Pero en el bautismo ;ios les #a com!ensado la incircuncisión de su carne - los « i i0icó», - así #an sido resucitados de entre los muertos (@om .,13), !or%ue a#ora !artici!an en la ida di ina de 6es/s resucitado. Pero la condición !ara el otor$amiento de la ida era el !erdón de los !ecados, %ue ;ios en su bondad concedió en atención a la muerte de Cristo en la cru&. ;e este modo, se eliminó la causa de %ue el #ombre estu iera ba'o el !oder de la muerte. El #ombre !odía ser aco$ido en el ,mbito de la ida de ;ios. e# Anulación de nue!tra deuda 0/1+7#& 14 Horró la nota de nuestra deuda escrita en las ordenan&as, la cual era des0a orable a nosotros= la anuló al cla arla en la cru&. Pablo em!lea una met,0ora" los !ecados de los #ombres en cierto modo #an sido anotados en una cuenta de deudas, %ue #ablaba contra nosotros. Pero ;ios #a cla ado esta c9dula de deuda en la cru& de 6es/s, así como se !odía leer en un letrero la cul!a de los condenados al su!licio de la cru& (c0. 6n 1:,1:4))). 6es/s, como cordero de ;ios, %ue so!orta la cul!a de todo el mundo, tomó sobre sí nuestros !ecados en la cru& - 0ue a la muerte en lu$ar de nosotros. ;ios «al %ue no conoció !ecado lo #i&o !ecado !or nosotros» ()Cor 3,)1). La c9dula %ue contenía nuestros !ecados 0ue anulada !or medio de Cristo en su cru&. «Este es el cordero de ;ios, el %ue %uita el !ecado del mundo». # De!"o<o de lo! "rinci"ado! ; "ote!tade! 0/1+9#&

13 Habiendo des!o'ado a los !rinci!ados - !otestades, los e(#ibió en !/blico es!ect,culo, incor!or,ndolos a su corte'o triun0al. La muerte de 6es/s en la cru& tiene consecuencias uni ersales. >o solamente anula los !ecados de los #ombres, sino %ue los !rinci!ados - !otestades tambi9n 0ueron des!o'ados !or medio de Cristo. ;e este modo, el 1!óstol uel e otra e& a su erdadera 0inalidad. 1 los ),1.4)3colosenses toda ía les daban miedo, como cuando eran !a$anos, las !otestades demónicas en el mundo, aun%ue Cristo -a es «la cabe&a de todo !rinci!ado !otestad» (),1+). Boda ía no lo #an com!rendido del todo= de lo contrario no se de'arían en$a8ar !or los #ere'es. En realidad, las !otestades - !rinci!ados #an sido «e(#ibidos en !/blico es!ect,culo»= su im!otencia se #a mostrado cuando 6es/s cruci0icado resucitó de entre los muertos. 1sí 0ue cómo ;ios triun0ó en Cristo sobre las !otestades de 7at,n. ;esde entonces, la cru& es la $ran se8al de la ictoria de ;ios en el mundo. I& SE4UNDA ADFERTENCIA CONTRA LA 6ERE$IA (),1.4)3). <a en ),* #i&o el 1!óstol una !rimera ad ertencia contra la #ere'ía, - la ma-or !arte de sus anteriores declaraciones las #abía escrito con la mirada !uesta en la #ere'ía, es!ecialmente las %ue se re0erían a la !osición de Cristo en el mundo de la creación - de la redención, !ero tambi9n las %ue se re0erían a la sal ación %ue #a sido otor$ada !or ;ios a los colosenses. 1#ora #abla detenidamente de la #ere'ía %ue amena&a a la comunidad. 2!a0ras debió in0ormar del !eli$ro al 1!óstol - tambi9n le debió comunicar !ormenores de la #ere'ía. Por%ue Pablo, en ),1.4)3, #ace indicaciones %ue nos !ermiten reconocer al$unos ras$os de la #ere'ía, aun%ue otros muc#os %uedan en la oscuridad. En todo caso, la #ere'ía !arece #aber sido una e(tra8a me&cla de elementos 'udíos - !a$anos, con lo %ue el mensa'e cristiano era des!o'ado de sus características - de su 0uer&a. Pertenece al o0icio de i$ilancia %ue e'erce la ?$lesia, custodiar en las comunidades cristianas la erdad del E an$elio - !reser arla de las #ere'ías. a# 5rJctica! !u"er!ticio!a! de lo! ?ere<e! 0/1+:.+D#& 1. 1sí !ues, %ue nadie os 'u&$ue en asuntos de comida o bebida, o a !ro!ósito de una 0iesta, de una luna nue a o de un s,bado. El 1!óstol em!ie&a -a la !ol9mica directa contra la #ere'ía. ?ndica al$unas de sus e(i$encias. En !rimer lu$ar se re0ieren a comida o bebida. Es !robable %ue los #ere'es declararan im!uros al$unos man'ares, siendo así %ue Cristo los declara todos !uros (Dc 5,1*s) - #a ense8ado %ue «nada #a- e(terno al #ombre %ue, al entrar en el, !ueda contaminarlo= son las cosas %ue salen del interior del #ombre las %ue lo contaminan», como son «las malas intenciones, 0ornicaciones, robos, #omicidios, adulterios, codicias, maldades, en$a8o, lu'uria, en idia, in'uria, soberbia, desatino» (Dc 5,13.)1s). 1dem,s, los #ere'es !rescriben la obser ancia de determinados días - tiem!os, tal e& en relación con la adoración de los «elementos del mundo». Mui&,s #abían di idido su!ersticiosamente los días en saludables - 0unestos, como #acen muc#os incluso #o- día=

!or%ue la su!erstición no se e(tin$ue. La !resunción de los #ere'es radica es!ecialmente en %ue «'u&$an» a los miembros de la comunidad %ue no com!arten sus o!iniones. El #ere'e siem!re act/a con arro$ancia. 15 Estas cosas son sombra de las 0uturas= !ero el cuer!o !ertenece a Cristo. Bodo lo %ue es !asa'ero - transitorio, como la comida - la bebida, no es lo 0uturo, lo %ue #a de suceder m,s tarde. Para Pablo, lo enidero !or antonomasia es Cristo (c0. 3,:). 1 9l !ertenece tambi9n el cuer!o del cristiano (c0. lCor .,13), en cambio la comida - la bebida est,n solamente destinadas a la alimentación del #ombre (lCor .,13), !ero no tienen nin$/n si$ni0icado !ara la sal ación enidera. Lo mismo !uede a!licarse a los días - tiem!os %ue los #ere'es relacionan su!ersticiosamente con la sal ación o la des$racia del #ombre. «Estas cosas son sombra», no son la realidad de la sal ación %ue est, inculada !or com!leto a Cristo. '# CarJcter )i!t@rico del culto "racticado "or lo! ?ere<e! 0/1+C#& 1* Mue nadie os anule el !remio a!elando a la morti0icación - al culto a los ,n$eles, intentando !enetrar en las cosas %ue cree #aber isto, tontamente #inc#ado !or el !ensamiento de lo %ue reali&a en su carne,... Pablo se limita nue amente a al$unas indicaciones sobre las o!iniones de los #ere'es. Pero de ellas se !uede deducir %ue se trata de una clase de culto mist9rico, %ue entonces estaba mu- di0undido en las 0ormas m,s di ersas. Los adictos a esta #ere'ía estaban iniciados en este culto mist9rico - creían %ue con 9l se alcan&aban su!eriores conocimientos sobre los seres - cosas celestiales. >o cabe duda de %ue en la modalidad colosense era mu- im!ortante la consi$na de la «morti0icación», sin %ue lle$uemos a conocer con !recisión a %u9 se #acía re0erencia con esta !alabra. Bambi9n ocu!aba una !osición rele ante un e(a$erado - sin$ular «culto a los ,n$eles», en el %ue se su!one %ue se tributaba a los ,n$eles un #onor m,s alto %ue a Cristo. Los #ere'es se remitían, como !asa con 0recuencia en tales casos, a su!uestas isiones, en las cuales #abrían ad%uirido el conocimiento su!erior. El 1!óstol no a!rueba estas o!iniones= solamente e en ellas una #inc#a&ón !ro ocada !or el !ensamiento de lo %ue el #ere'e reali&a en su carne (la «morti0icación»). Esta soberbia no %uiere contentarse con el e an$elio usual. El E an$elio no es una doctrina oculta, antes bien es !roclamada al mundo en !/blico" «Lo %ue os di$o en la oscuridad, decidlo a !lena lu&= lo %ue escuc#,is al oído, !roclamadlo desde las terra&as» (Dt 1+,)5). < adem,s es un asunto %ue se #a de tratar todos los días, en ellos se #a de acreditar, es!ecialmente en el ser icio al !ró'imo. >o !uede ser con0iado a los isionarios, estetas, 0an,ticos esot9ricos o $ente !arecida. c# Se"arado! de la Aca'e>a! 0/1+I#& 1: ... - no asi9ndose a la cabe&a, de la cual todo el cuer!o, bien !ro isto unido de articulaciones - li$amentos, obtiene el crecimiento de ;ios. La doctrina del E an$elio nos ense8a %ue la sal ación !ro iene /nica - e(clusi amente

de Cristo. Esto lo nie$an los #ere'es de Colosas, !or%ue #acen de!ender la sal ación del #ombre de !r,cticas ilusorias. >o se asen a la «cabe&a», Cristo, %ue es el /nico del %ue 0lu-en al cuer!o de la ?$lesia, las 0uer&as celestiales %ue causan el crecimiento 41. Bodo el cuer!o lo !ro ee Cristo. Por eso, no es necesario buscar otros manantiales de 0uer&as sal adoras %ue en realidad no e(isten o, en caso de e(istir, i en !or Cristo, como los ,n$eles. ...............
41.C0. tambi9n E0 ),)1= 4,1.= 3,):.

............... d# AOrdenan>a!B de lo! ?ere<e! 0/1/-./+#& )+ 7i con Cristo #ab9is muerto a los elementos del mundo, Ocómo es %ue, cual si i ierais en este mundo, os de',is im!oner ordenan&asP )1 «>o tomes, no $ustes, no to%ues...» Los #ere'es de Colosas im!onen a sus se$uidores ordenan&as minuciosas, re$las estrictas. Pablo nombra al$unas de ellas, - se nota su tono irónico" «>o tomes, no $ustes, no to%ues...». Con estos erbos se alude claramente a determinados man'ares (),1.a), !ero adem,s, en $eneral, a una relación m,$ica o su!ersticiosa con determinadas materias («no to%ues...»), %ui&, tambi9n en el terreno de la se(ualidad. 7e su!one %ue en tales contactos se temen «contaminaciones» o in0luencias - «#ec#icerías» demónicas. Para el cristiano, el mundo est, libre de ídolos - ma$ias, !or%ue lo e tal como es en realidad" creación de ;ios, en la cual no #a- nada im!uro. «< io ;ios todas las cosas %ue #abía #ec#o= - eran en $ran manera buenas» (A9n 1,31) 4). 1dem,s, todas las cosas 0ueron creadas !or medio de Cristo - con miras a 9l, como el 1!óstol ad irtió -a a los colosenses (1,1.). Cristo es 7e8or de todas las cosas. Pablo recuerda a los colosenses %ue en el bautismo «#an muerto con Cristo a las elementos del mundos, de los cuales es!eraban la sal ación, cuando a/n eran !a$anos. 1#ora su 7e8or - 7al ador sólo es Cristo, en el cual reside substancialmente toda la !lenitud de la di inidad. 7i a#ora se de'an im!oner las «ordenan&as» de los #ere'es, uel en al terreno del %ue se #an a!artado en su bautismo. ;e'an entrar de nue o al !a$anismo !or la !uerta trasera, - así 0rustran el E an$elio - nie$an la 0uer&a del bautismo. El E an$elio atribu-e al mundo un car,cter !ro0ano, !or%ue ;ios - el mundo no !ueden me&clarse. ...............
4).C0. tambi9n Eclo 3:,1..)1.33= 7al 1+4,)443+,

............... e# Sólo !on "rece"to! de lo! ?o)'re! 0/1//./2#& ))a Bodas estas cosas est,n destinadas a la destrucción !or el uso. Los dones de la creación no son de naturale&a demónica= no son sos!ec#osos, sino buenos, - est,n a dis!osición del #ombre" «Led %ue os #e dado todas las #ierbas %ue !roducen simiente sobre la 0a& de la tierra, - todos los ,rboles %ue !roducen simiente de su es!ecie, !ara %ue os sir an de alimento» (A9n 1,):). «O>o com!rend9is %ue nada de lo

e(terno %ue entra en el #ombre !uede contaminarlo, !or%ue no entra en el interior de su cora&ón, sino %ue !asa al ientre - lue$o a a !arar a la cloacaP"V (Dc 5,1*s). 1sí es de sobrio el !ensamiento de 6es/s, - con la misma sobriedad debe !ensar tambi9n el cristiano. ))b 7on !rece!tos - ense8an&as de los #ombres. )3 Bales cosas, sin alor al$uno, !oseen cierta a!ariencia de sabiduría !or lo %ue tienen de !iedad a0ectada de morti0icación - de re!resión del cuer!o, !ero miran a la satis0acción de la carne. Los !rece!tos - ense8an&as de los #ere'es, aun%ue sin alor al$uno, %uieren !asar !or sin$ular sabiduría 4los #ere'es creen %ue si$uen la erdadera !ista de los eni$mas del uni erso4, - sobre todo, di0unden alrededor de sí el olor de una $ran !iedad. Banto ellos como sus secuaces, !racticaban e identemente una e(a$erada morti0icación en lo %ue concierne al cuer!o, - esto siem!re causa la im!resión de una $ran !iedad 43. ;e este modo, la #ere'ía resultaba m,s seductora !ara determinada $ente de Colosas. Pero al 1!óstol no le im!resiona. 1l contrario, desi$na las o!iniones - re$las de los #ere'es como !rece!tos - ense8an&as de #ombres a %uienes 0alta toda clase de autoridad di ina seme'ante a la %ue el 1!óstol !uede rei indicar !ara sus instrucciones. Por eso, los !rece!tos - ense8an&as de los #ere'es son cosas sin alor al$uno -, al 0in - al cabo, se a!o-an en una !iadosa ilusión= !or%ue en realidad solamente «miran a la satis0acción de la carne», es decir, de la tendencia terrena - !a$ana. >o tienen nada %ue er con el E an$elio. Ha- una $ran di0erencia entre !iedad - !iedad aut9ntica, - la ilusión reli$iosa tambi9n es un !eli$ro !ermanente del cristianismo. 1un%ue la #ere'ía, tal como se mostró anti$uamente en Colosas en el 1sia Denor, !ertene&ca al tiem!o !asado, sin embar$o, contiene los elementos %ue en una u otra 0orma !ueden a!arecer siem!re en el cristianismo, - !ueden !oner en !eli$ro la erdad del E an$elio. Biene una im!ortancia !ermanente !ara la ?$lesia lo %ue el 1!óstol escribe sobre esta #ere'ía - el combate %ue traba contra ella. Pablo diri$e resueltamente la mirada de la ?$lesia #acia Cristo, %ue es el /nico 7al ador - la /nica es!eran&a del mundo. ...............
43. Com!,rese tambi9n la manera cómo 6es/s caracteri&a la !iedad 0arisaica en Dt )3 - 1Cor 13,3" «< si entre$o mi cuer!o a las llamas, !ero no ten$o caridad, de nada me sir e».

(UDE>716EJ1).P,$s. 35455)

II& NORMAS 5ARA LA FIDA DE LA COMUNIDAD CRISTIANA 21+.71: En la !rimera !arte de la carta, Pablo #a des!le$ado el misterio de Cristo, e identemente lo #a #ec#o en ista de la situación de la comunidad cristiana de Colosas, %ue est, amena&ada de una !eli$rosa #ere'ía. En la se$unda !arte, da instrucciones !r,cticas !ara la ida cristiana de la comunidad, las cuales tienen el ran$o de normas a!ostólicas - son im!ortantes !ara todos los tiem!os de la ?$lesia. Como muestra -a el !rimer ersículo del ca!ítulo tercero, #a- %ue entender estas normas sobre todo como

consecuencias del misterio del bautismo= !or%ue los cristianos, desde el bautismo, tienen %ue considerar «%ue est,n muertos al !ecado - i os !ara ;ios en Cristo 6es/s» (@om .,11). 1l !rinci!io de los 0ra$mentos 9ticos de sus cartas, Pablo tiende a usar la con'unción «!ues», - así lo #ace tambi9n en Col 3,1 44. Esta con'unción, !ues, re!etida tan a menudo, nos dice %ue el 1!óstol desea %ue sus ad ertencias a!ostólicas sean entendidas como las consecuencias !r,cticas de lo %ue antes se #a e(!uesto sobre el ser cristiano. El ser tiene %ue conducir a la acción. ...............
44.C0. tambi9n @m .,1)= 13,1)= A, 3,1= E0 .,14= 1Bs 3,.= )Bs ),13.

............... +& *USCAD LO DE ARRI*A 02,-+.-7#& 1 7i, !ues, #ab9is sido resucitados 'untamente con Cristo, buscad lo de arriba, donde est, Cristo, sentado a la derec#a de ;ios. Para Pablo, el bautismo no es una !iadosa ceremonia, sino un $ran misterio - lo m,s im!ortante %ue acontece en la ida del cre-ente (),11413)= !or%ue en 9l muere el #ombre ie'o - es resucitado un #ombre nue o «'untamente con Cristo». ;ado, !ues, %ue esto sucede en el bautismo, la mirada interna del cristiano tiene %ue orientarse de nue o" tiene %ue diri$irse resueltamente #acia «arriba»= !or%ue allí est, el nue o centro donde con er$en los deseos de la comunidad cristiana - de cada uno de los cristianos" Cristo, %ue desde su ascensión a los cielos est, enaltecido a la derec#a de ;ios. El %ue busca a Cristo allí le encuentra. ) Deditad lo de arriba, no lo de la tierra. Kna e& m,s recomienda el 1!óstol encarecidamente la nue a dirección de la mirada, !ero cambia la e(!resión= antes #abló de una b/s%ueda, a#ora #abla de un «meditar» (!ensar, 'u&$ar). Bodo 'uicio - !ensamiento del cristiano debe orientarse al «cielo» (es decir, a nuestro 7e8or 6esucristo $lori0icado, en %uien -a se #a reno ado toda la creación), no a las cosas terrenas. Esto si$ni0ica, sin duda una radical transmutación de todos los alores - e(i$e del cristiano un des!rendimiento creciente de las cosas terrenas. Pero esto no %uiere decir %ue el cristiano !ueda descuidar sus obli$aciones - tareas terrenas (c0. tambi9n lBes 4,11s), !ero no debe e(tra iarse en ellas, como si tu ieran un alor de0initi o su!remo. El cristiano cum!le sus obli$aciones terrenas diri$iendo sin ruido su mirada a Cristo, su 7e8or - su es!eran&a... 3 Hab9is muerto, - uestra ida est, oculta, 'untamente con Cristo, en ;ios. Pablo a!o-a su e(i$encia !recedente de diri$ir resueltamente la mirada #acia arriba, en la indicación de %ue -a #emos «muerto» en el bautismo (c0. ),1)). Pero tambi9n se nos #a dado en 9l la nue a ida, la !artici!ación en la ida de Cristo resucitado (),13), %ue a#ora est, sentado en el trono de la $loria celestial. Esta ida se sustrae !or a#ora a la mirada terrena, como el 7e8or $lori0icado, est, «oculta, 'untamente con Cristo, en ;ios». Con estas !alabras, el 1!óstol no %uiere decir %ue el cristiano ten$a una doble e(istencia, una im!ro!ia en la tierra - otra !ro!ia en el cielo. Lo %ue se sustrae a la mirada

terrena es la misteriosa cone(ión ital del bauti&ado con Cristo, manantial de su ida oculta" !or%ue 9sta es el mismo Cristo (3,4). El cristiano i e del misterio %ue se llama Cristo. Por eso, su mirada tambi9n tiene %ue estar diri$ida a 9l. 4 Cuando se mani0ieste Cristo, %ue es nuestra ida, entonces tambi9n osotros ser9is mani0estados 'untamente con 9l, en $loria. Cristo se mani0estar, al 0in del mundo. Entonces saldr, de su retiro celestial - se mostrar, como el erdadero 7e8or del mundo, con miras al cual todas las cosas 0ueron creadas (1,1.), - en %uien est,n «reca!ituladas» todas las cosas de los cielos - de la tierra (E0 1,1+). 1%u9l ser, el momento en %ue tambi9n cesar, de ser in isible - oculta la « ida», de la %ue ;ios nos #a #ec#o donación en el bautismo. Esta ida a!arecer, $loriosa, entonces tambi9n abarcar, el cuer!o, !ara re!roducir en nosotros «la ima$en de su Hi'o» (@om *,):). 1sí es cómo el 1!óstol indica a los colosenses el /ltimo 0in de su ida - de la #istoria, antes de em!e&ar la !arte !ro!iamente e(#ortati a. Esta nue a orientación de los !ensamientos de sus lectores #acia lo %ue !ara eW cristiano es lo erdadero !or antonomasia, in0lu-e como un moti o mu- !oderoso en la acción. El misterio de Cristo en la ida del cristiano debe darle la 0uer&a m,s intensa !ara caminar se$/n se merece tambi9n este misterio. El 1!óstol le muestra lo %ue si$ni0ica !r,cticamente «no meditar lo de la tierra». /& DES5O$AOS DEL 6OM*RE FIE$O 02,-9.-I#& 3 Haced morir, !ues, los miembros %ue est,n sobre la tierra" lu'uria, im!ure&a, !asión, deseo malo, - la sed de lucro, %ue es una idolatría. Con estas !alabras, el 1!óstol muestra %u9 entiende !or sentimientos terrenos. >o es el amor %ue se mara illa - da $racias !or la creación - sus dones 4este amor se !uede unir sin nin$/n re!aro con los sentimientos «celestiales»4, antes bien es la entre$a a las !ecaminosas concu!iscencias de la carne, de las %ue Pablo nombra una serie, entre ellas la corru!ción se(ual. El cristiano debe «#acer morir» estas concu!iscencias, !or%ue son inconciliables con la nue a ida en Cristo. «>o reine, !ues, el !ecado en uestro cuer!o mortal, de modo %ue ced,is a sus malos deseos, ni o0re&c,is m,s uestros miembros como armas de ini%uidad al ser icio del !ecado, sino consa$raos a ;ios como %uienes #an uelto de la muerte a la ida...» (@om .,1)s). Pablo #ace resaltar es!ecialmente la codicia, el molesto deseo de tener m,s, %ue nunca est, satis0ec#o, sino %ue busca ansiosamente - sin cesar nue as - toda ía ma-ores $anancias, %ue sobre!asan con muc#o las necesidades de la ida. Esto a en contra del E an$elio 43, es una idolatría, !or%ue a las cosas terrenas, al dinero - a los bienes, se les dedica una entre$a - una adoración %ue sólo corres!onden a ;ios. 6es/s dice" «Auardaos mu- bien de toda a ide&» (Lc 1),13). . Por estas cosas iene la ira de ;ios. La ira de ;ios se mani0estar, en su 'uicio. 6es/s %uiere liberar a los su-os del enidero 'uicio de la ira de ;ios (lBes 1,1+)= no obstante, su ira descar$a in0aliblemente sobre los

#i'os de la rebeldía= nadie se en$a8e a sí mismo o en$a8e a otros sobre este !articular (E0 3,.). 5 En tales cosas andabais osotros tambi9n en otro tiem!o, cuando i íais en ellas. Pablo, como 'udío, 'u&$a con muc#a se eridad la ida de los !a$anos de a%uel tiem!o (c0. @om 1,1*43))= sobre todo e su inmoralidad - corru!ción. 1 los colosenses tambi9n les recuerda su tiem!o !asado en el !a$anismo. El cristiano no cierra los o'os ante su tiem!o !asado= no elimina ni encubre los !ecados %ue #a cometido sino, %ue con $ratitud, se acuerda de la $ran bondad - misericordia de ;ios, %ue de la muerte del !ecado les #a #ec#o enir a su ida - a su lu& (1,)1s= ),13= E0 ),1.3). ...............
43.C0. las im!recaciones de 6es/s contra los ricos en Lc .,)44)..

............... * Pero a#ora de'ad a un lado tambi9n osotros todas esas cosas" ira, animosidad, mali$nidad, in'urias, $roseras salidas de uestra boca. «1#ora» todo tiene %ue cambiarse. Por%ue «a#ora» #a sido mani0estado a los colosenses (1,).s) el $ran «misterio de Cristo» (4,3), «a#ora» Cristo los #a reconciliado con ;ios mediante su muerte en la cru& (1,))) Por eso #an de %uitarse de encima, -a «a#ora» todos los icios de su tiem!o !asado. El 1!óstol cita de nue o una serie de icios, en los cuales se !atenti&a es!ecialmente el car,cter ad erso a ;ios. Estos icios, sobre todo, son $ra es trans$resiones del amor al !ró'imo, entre las cuales #a- %ue contar tambi9n las in'urias. Los labios del cristiano est,n destinados a $lori0icar a ;ios - a bendecir al !ró'imo (3,1.= @om 1),14). Con la len$ua «bendecimos al %ue es 7e8or - Padre - con ella maldecimos a los #ombres, #ec#os a ima$en de ;ios. ;e la misma boca salen bendición - maldición. Esto, #ermanos míos, no debe ser así» (7ant 3,:s). : >o os mint,is unos a otros, des!u9s de #aberos des!o'ado del #ombre ie'o con sus acciones, ... El 1!óstol #ace a#ora es!ecial mención de la mentira, %ue no debe decirse entre los cristianos. La mendacidad es censurada con es!ecial se eridad en toda la Hiblia. «1bomina el 7e8or los labios mentirosos» (Pro 1), ))). «La boca mentirosa da muerte al alma» (7ab 1,11). Cuando el diablo «!ro0iere la mentira, #abla de lo su-o !ro!io, !or%ue es mentiroso - !adre de la mentira» (6n *,44). La mentira caracteri&a, es!ecialmente, al «#ombre ie'o», del %ue los colosenses se #an des!o'ado con todas sus «acciones» en el bautismo. El cristiano debe ser un ami$o de la erdad. La mendacidad es un si$no de la !erdición interior. 2& REFESTIOS DEL 6OM*RE NUEFO 02,+-.++# 1+ ... - de #aberos re estido del #ombre nue o, %ue se a reno ando con miras al conocimiento !ro0undo, se$/n la ima$en del %ue la creó. En el bautismo, el cristiano se #a des!o'ado del #ombre ie'o - se #a re estido del nue o. Cuando en el tiem!o !ret9rito el #ombre era !a$ano, lle aba el estido del ie'o - !ecaminoso

1d,n, !ero a#ora, como cristiano, lle a el estido del nue o 1d,n, %ue es Cristo. La blanca estidura del bautismo es el símbolo %ue re!resenta este cambio. 1d,n 0ue creado un día a ima$en de ;ios (A9n 1,).), !ero su seme'an&a de ;ios 0ue o0uscada !or la caída en el !ecado. 1#ora est, reno ada en Cristo, la ima$en de ;ios !or antonomasia (Col 1,13:, aun%ue !ermane&ca oculta a los sentidos e(ternos #asta la resurrección de entre los muertos. «Como #emos lle ado la ima$en del #ombre terreno, lle aremos tambi9n la ima$en del celestial» (J1CoJ13J4:) 4. La reno ación de la seme'an&a con ;ios en el bautismo trae consi$o un nue o conocimiento, %ue es en !rimer lu$ar el claro conocimiento de lo bueno - lo malo, %ue 0altaba al #ombre ie'o, de tal 0orma %ue el cristiano !uede conocer la oluntad de ;ios de un modo mu- distinto %ue el ie'o #ombre !a$ano (c0. 1,:= 4,1)). 1dem,s, el #ombre nue o !osee el conocimiento del $ran misterio %ue el 1!óstol 0ormula así en el ersículo si$uiente" «Cristo lo es todo en todos». El bauti&ado !uede reconocer a sus #ermanos en los otros #ombres, lo cual no !odían #acer Caín ni su descendencia (c0. A9n 4,)4). 1sí, el bautismo establece la condición !ara %ue sur'a la nue a #umanidad en un nue o mundo. ...............
4..C0. tambi9n @m 1*,):= )Cor 3,1*= Cl! 3,)1.

............... 11 1%uí no #a- -a $rie$o ni 'udío= circuncisión ni incircuncisión= b,rbaro, escita, escla o, libre= sino %ue Cristo lo es todo en todos. Entre los #ombres #a- di0erencias - se #acen discriminaciones en el as!ecto reli$ioso, !o!ular - social. En la anti$Eedad, sucedía lo mismo %ue actualmente. El 'udío conocía al /nico ;ios erdadero, el $entil conocía a muc#os dioses. Esto le antaba entre ellos un «muro medianero de la se!aración» (E0 ),14), %ue conducía a la «enemistad» reli$iosa. Por otra !arte, el $rie$o miraba con des!recio al «b,rbaro» %ue desconocía la len$ua - la 0ormación $rie$as. La sociedad #umana se di idía en libres - escla os. Pero en el bautismo «todos nosotros 'udíos - $rie$os, escla os - libres, 0uimos bauti&ados en un solo Es!íritu !ara 0ormar un solo cuer!o» (lCor 1),13). «Bodos los %ue 0uisteis bauti&ados en Cristo, os #ab9is re estido de Cristo. <a no #a- 'udío ni $rie$o= -a no #a- escla o ni libre= -a no #aarón ni #embra, !ues todos osotros sois uno en Cristo 6es/s» (A,l 3,)5s), a saber, a%uel «solo #ombre nue o» %ue Cristo 0orma en el bautismo (E0 ),13). Cristo, como el nue o - ultimo 1d,n, su!era todas las di0erencias %ue caracteri&an el ie'o mundo, - restablece en los #ombres la ori$inal seme'an&a de ;ios. En la comunidad cristiana est,n reunidos los %ue se #an re estido del #ombre nue o, en el %ue las ie'as di0erencias - discriminaciones ienen a ser ilusorias. La ?$lesia in ita a todos los #ombres, cual%uiera %ue sea el Estado - la nación a %ue !ertene&can, a entrar en el reino de ;ios. En los actos de culto de la ?$lesia -a se #ace !atente esta nue a solidaridad de los #ombres - de las naciones= !or%ue en dic#os actos todos tienen el mismo «acceso al Padres (E0 ),1*). 1sí a!arece -a claramente en la ?$lesia el mundo enidero, en el %ue todos los #ombres ser,n #ermanos. La !roclamación, en alta o&, de la unidad de todos los #ombres - naciones en Cristo, 0orma !arte de las tareas es!eciales del cristianismo en nuestros días. 7& CARACTERGSTICAS DEL 6OM*RE NUEFO 02,+/.+:#&

Pablo delinea a continuación las características esenciales del #ombre nue o, %ue el bauti&ado debe reali&ar en su ida. 7on las características del #ombre bueno. a# Mi!ericordia ; 'ondad 021+/#& 1) @e estíos, !ues, como esco$idos de ;ios, santos - amados, de entra8as de misericordia, de bondad, de #umildad, de com!rensión, de !aciencia. La $ran 0raternidad de los #ombres 0ormada - ur$ida en Cristo, e(i$e tambi9n del cristiano una actitud enteramente nue a con res!ecto a sus !ró'imos, la cual se o!one radicalmente a la actitud antes descrita (3,*). Los cristianos son «esco$idos de ;ios, santos - amados»" «esco$idos» mediante la ocación de ;ios al E an$elio, «santos» !or ser miembros del !ueblo de ;ios, «amados» !or estar redimidos con la san$re de Cristo. Por esto, deben re estirse de misericordia entra8able con todos los %ue su0ren en el mundo, de bondad %ue entienda - !erdone, de #umildad %ue ace!te a los dem,s, de com!rensión %ue se!a escuc#ar, de !aciencia %ue se!a a$uardar con resi$nación - de'e madurar lo inmaduro. Bras estas e(i$encias del 1!óstol est, la ima$en del #ombre nue o, tal como se !atenti&ó de una manera nunca i$ualada en 6es/s de >a&aret. '# Di!"ue!to! a "erdonar 021+2#& 13 7o!ortaos mutuamente - !erdonaos, si uno tiene una %ue'a contra otro" como el mismo 7e8or os !erdonó, así tambi9n osotros. Cada #ombre tiene sus !eculiaridades, unas a$radables - otras desa$radables. Kna !ersona !uede cris!ar los ner ios a otra. 1 menudo nuestro 'uicio se $uía !or la sim!atía o !or la anti!atía. Pero Pablo tiene la su0iciente audacia de e(#ortarnos a %ue nos so!ortemos unos a otros, lo cual si$ni0ica so!ortar al !ró'imo en sus !eculiaridades desa$radables - su!erar una - otra e& la anti!atía. Esto, sobre todo, tiene alide& cuando los #ombres i en en estrec#a solidaridad, como, !or e'em!lo, en el matrimonio. «Bodos nosotros 0allamos con 0recuencia» (J7tJ+3J+)), !articularmente con relación al !ró'imo. Por eso, el 1!óstol !ide a los cristianos %ue est9n dis!uestos a !erdonar, - tambi9n 6es/s les #a mandado" «< si !eca contra ti siete eces al día, - siete eces uel e a ti !ara decirte" XDe arre!ientoX, los #as de !erdonar» (JLcJ15J+4) 45. Como moti o - modelo de esta dis!osición !ara !erdonar recuerda Pablo la actitud del 7e8or, %ue tambi9n nos #a !erdonado !or medio de Cristo (c0. ),13= E0 4,3)). La manera de !roceder de ;ios 0acilita - reclama nuestro !erdón. La indul$encia de ;ios es modelo !ara los 0ieles. ...............
45.C0. tambi9n Dt .,14s= Dc 11,)3= Lc 11,4 (la oración del !adrenuestro)

............... c# A)or ; "a> 021+7.+9a#& 14 < !or encima de todo esto, re estíos del amor, %ue es inculo de la !er0ección. «< !or encima de todo» lo %ue Pablo acaba de nombrar, debe sobre enir, como corona,

el amor. ;e 9l tienen %ue 0luir todas las acciones %ue antes se nombraron. En el amor todas las irtudes se enla&an a la !er0ección. 7i todos - cada uno de los cristianos as!iran al amor, el cuer!o de Cristo, o sea la ?$lesia, «obtiene el crecimiento de ;ios» (),1:). El 1!óstol, mediante su instrucción, %uiere «!resentar a todo #ombre !er0ecto» (1,)*= 4,1)), esto no si$ni0ica, a la lu& de 3,14, otra cosa %ue conse$uir %ue todos se $obiernen !or el amor. 1sí se !er0ecciona el #ombre bueno. 13a < %ue la !a& de Cristo !on$a orden como ,rbitro en uestros cora&ones, a la cual tambi9n 0uisteis llamados en un solo cuer!o. La !a& de Cristo no es la !a& del «mundo» (6n 14,)5). La !a& de Cristo se basa en la reconciliación - el amor (Col 1,)+), - el lu$ar donde brota la 0uente de esta !a& es el cora&ón de ;ios - de Cristo. Esta !a& debe $obernar tambi9n los cora&ones de los cristianos. 1 ella est,n todos llamados, !or%ue todos los bauti&ados 'untos 0orman una santa sociedad, el «cuer!o de Cristo», %ue est, colmado !or Cristo (1,1*= ),:s= E0 1,))s). En esta sociedad no !uede #aber luc#a ni contienda. 7olamente entonces !odr, mantenerse er$uida la ?$lesia como la $ran - 0idedi$na se8al de ;ios en el mundo. Es!ecialmente #o- día, la ?$lesia tiene %ue lle$ar a ser conocida !or los #ombres - los !ueblos como baluarte de la !a& - llamamiento en 0a or de la !a&. El E an$elio es el $ran mensa'e de !a& de ;ios al mundo (E0 ),13415). d# Acción de 8racia! 021+9'#& 13b < celebrad la acción de $racias. 2sta es una ad ertencia concisa, !ero rica en contenido. El cristiano es un #ombre %ue da $racias (1,3.1)= ),5= E0 3,)+), en !rimer lu$ar, a ;ios !or la sal ación %ue le #a otor$ado, en se$undo lu$ar a sus !ró'imos !or todo el amor e(!erimentado - !or toda la a-uda !restada. El desa$radecido no es ca!a& de sentir solidaridad. En cambio, la $ratitud 0acilita una biena enturada reci!rocidad en el dar - recibir, %ue dura eternamente. Kno de los le!rosos curados $lori0icó «a ;ios a $randes oces, !ostróse a los !ies de 6es/s, rostro en tierra, !ara darle las $racias» (Lc 15,13s). La acción de $racias a ;ios se e0ect/a es!ecialmente alabando a ;ios en o& alta (3,1.c). e# La vida e!"iritual del cri!tiano 021+:#& Con !alabras concisas, en este ersículo, nombra el 1!óstol tres cosas, %ue deben inte$rar de un modo es!ecial la ida es!iritual del #ombre nue o. Casi se tiene la im!resión de %ue en estas !alabras se contienen ciertas alusiones a la litur$ia comunitaria en tiem!o del 1!óstol. 1.a La !alabra de Cristo #abite entre osotros en toda su ri%ue&a. Para Pablo, la !alabra de Cristo es «al mismo tiem!o la !alabra %ue dice el 1!óstol». «Bambi9n nosotros continuamente demos $racias al 7e8or, !or%ue, #abiendo recibido la !alabra de ;ios, !redicada !or nosotros, la aco$isteis no como !alabra #umana, sino 4como es en realidad4 como !alabra de ;ios, %ue e'erce su acción en osotros, los

cre-entes» (1Bs ),13). Esta !alabra de Cristo, !resentada !or el 1!óstol, es un tesoro de $ran alor %ue le #a sido con0iado - se identi0ica con la «!alabra erdadera» - con el «E an$elio», %ue lle$ó #asta los colosenses (1,3). >o es una !alabra !asa'era, sino llamada a !ermanecer, - debe «#abitar en toda su ri%ue&a» - !ara siem!re en los cora&ones de los colosenses - de todos los cristianos !ara 0ructi0icar - crecer (1,.). La !alabra de ;ios lle$a a la comunidad cristiana sobre todo en el culto di ino. En 9l se !ro!one - e(!one siem!re la !alabra de ;ios, !ara darla a conocer - !ara %ue 0ructi0i%ue en la ida cotidiana. La !alabra de ;ios tiene %ue escuc#arse con !ro0undo res!eto - con a$radecimiento, !ara %ue !ueda «#abitar» en nosotros. 1.b Ense8aos - e(#ortaos mutuamente con toda sabiduría. La !alabra del #ere'e tambi9n %uiere !asar !or !alabra de sabiduría (),)=3) 4:. Pablo se re0iere a otra sabiduría, %ue es un 0ruto de la !alabra de Cristo. El %ue escuc#a en la 0orma debida la !alabra de Cristo, ad%uiere a%uella sabiduría %ue le ca!acita !ara «ense8ar» «e(#ortar» en la 0orma debida a su !ró'imo. «Das la sabiduría de arriba, es, ante todo, !ura= lue$o, !ací0ica, moderada, indul$ente, llena de misericordia - de buenos 0rutos, im!arcial, sincera» (7ant 3,15). 1sí tiene %ue ser la asistencia recí!roca entre los cristianos. 1.c Cantad en uestros cora&ones a ;ios, con $ratitud, salmos, #imnos c,nticos es!irituales. Los cantos es!irituales de la comunidad cristiana son e(!resión de su $ratitud a ;ios, !or %uien #a obse%uiado con la sal ación (c0. tambi9n E0 3,1:). 7e$uramente Pablo !iensa en la asamblea lit/r$ica de la comunidad, - en los c,nticos e #imnos, %ue allí se cantan. 7on «c,nticos es!irituales», !or%ue el mismo Es!íritu 7anto act/a en ellos - llena a los !resentes con su $racia. En /ltimo t9rmino es la santa litur$ia obra del Es!íritu 7anto en la ?$lesia. ;e este modo, en la e'ecución del canto, se 0orma la atmós0era santa - sobria %ue caracteri&a los actos del culto cristiano, - los distin$ue de las 0iestas mundanas. Dediante los cantos es!irituales se edi0ica la comunidad - se mani0iesta como santa. ;e este modo, el culto di ino se con ierte !ara la comunidad en una 0uente de 0uer&a con %ue !ueda sobre!onerse a las di0icultades de la ida cotidiana. La comunidad %ue canta, -a es la alboro&ada es!osa del Cordero" «< oí como clamor de numerosa multitud, como estruendo de muc#as a$uas - como el estam!ido de !oderosos truenos, %ue decía" S1lelu-aT, !or%ue #a comen&ado a reinar el 7e8or, nuestro ;ios todo!oderoso. 1le$r9monos, - re$oci'9monos, - d9mosle $loria, !or%ue #an lle$ado las bodas del Cordero, - su es!osa se #a !re!arados (1! 1:,.s). ...............
43.C0. tambi9n 7ant 3,13s.

................................... 9& TODO EN NOM*RE DEL SEKOR H DANDO 4RACIAS A DIOS 02,+D#& 15a < todo lo %ue #a$,is de !alabra o de obra, #acedlo en nombre del 7e8or 6es/s,...

«Bodo lo %ue #a$,is» se re0iere al contenido de las e(#ortaciones !recedentes se$uramente tambi9n a todo lo %ue no se #a dic#o e(!resamente. Bodas las !alabras u obras del cristiano se deben decir o reali&ar, así lo encarece el 1!óstol resumiendo, en nombre del 7e8or 6es/s. >ada !uede e(ce!tuarse, ni si%uiera la acti idad mundana del cristiano. Por%ue 6esucristo no es solamente el 7e8or de la comunidad, sino de toda la creación. Dediante la re0erencia a su nombre, del %ue #ace !ro0esión la comunidad cristiana, todo a diri$ido a a%uel «!or medio del cual - con miras al cual 0ueron creadas todas las cosas» (1,1.). ;e este modo, todas las cosas son santi0icadas - !uestas ba'o su dominio. 15b ... dando $racias a ;ios Padre !or medio de 9l. Pablo #a e(#ortado -a re!etidas eces a dar $racias. 7in embar$o, a%uí #a- al$o m,s %ue una re!etición. 1#ora se dice claramente %ue todas las $racias al Padre deben darse «!or medio de 9l», !or medio de Cristo, !or medio del cual todas las cosas #an sido creadas - redimidas, en cu-o nombre debe #acerse todo. 1sí se ori$ina !or medio de Cristo, entre ;ios - la comunidad cristiana, una e(tensa relación de $ratitud, en la cual la comunidad lle$a a conocer a ;ios como «Padre», al %ue est, inculada en Cristo con una solidaridad eterna. En la acción de $racias «!or medio de Cristo» la comunidad con es!íritu de adoración se mue e #acia el Padre. Es el mo imiento b,sico del cristianismo en $eneral. La comunidad e(!erimenta este mo imiento siem!re %ue se re/ne !ara la acción de $racias !or e(celencia, !ara la celebración de la eucaristía. :& O*LI4ACIONES DOMLSTICAS 02,+C.-7,-+#& Las obli$aciones dom9sticas, %ue a!arecen muc#as eces en el >ue o Bestamento 3+, %uieren !oner en orden las obli$aciones sociales de los distintos estados, es!ecialmente !ara la ida cotidiana. 1un%ue esta lista de obli$aciones resulte #o- anticuada en lo %ue se re0iere a los escla os, sin embar$o, la e(#ortación a!ostólica al cum!limiento 0iel de las obli$aciones cotidianas, si$ue siendo ,lida incluso !ara nuestro tiem!o. ...............
3+. 1dem,s de Col 3,1*44,1, c0. E0 3,))4.,:= 1Bm ),*413= 3,34*= .,1s= Bt ),141+= 1P ),1343,1).

............... a# La! e!"o!a! 021+C#& 1* Es!osas, sed sumisas a uestros maridos, como con iene en el 7e8or. Los moralistas !a$anos de la anti$Eedad tambi9n daban instrucciones seme'antes, !ero en la e(#ortación del 1!óstol se da una im!ortante di0erencia !or medio de la adición «como con iene en el 7e8or». Las !alabras en el 7e8or nos #acen una indicación de muc#a im!ortancia. Los es!osos cristianos !or ra&ón del bautismo «en Cristo», %ue tambi9n es su soberano, le$islador - 'ue&, est,n tambi9n !or encima de sus relaciones en el matrimonio. El cristiano mira en todo cu,l es la oluntad de su Daestro, - la cum!le con ale$ría. '# Lo! )arido! 021+I#&

1: Daridos, amad a uestras es!osas, - no os mostr9is mal#umorados con ellas. ;ebido a %ue el es!oso es e(#ortado !or el 1!óstol a %ue ame a su es!osa, se !one en claro %ue no se #a de entender como una escla itud la sumisión %ue #a de tener la es!osa a su marido (3,1*). El marido debe corres!onder a la #umildad de su mu'er con amor. La acritud con la es!osa en !ensamientos, !alabras u obras serían 0alta de amor. En E0 3,)1433, Pablo e(!one m,s e(tensamente de %u9 índole debe ser el amor matrimonial. Este amor tiene su modelo en Cristo, %ue se #a entre$ado !or la ?$lesia, su es!osa. c# Lo! ?i<o! 021/-#& )+ Hi'os, obedeced a los !adres en todo, !ues esto es $rato al 7e8or. >ada se e(ce!t/a de la obediencia a los !adres, - la obediencia de los #i'os tanto ale res!ecto al !adre como res!ecto a la madre. Esto es $rato al 7e8or. Pablo debió !ensar en el cuarto mandamiento de la le- de ;ios. d# Lo! "adre! 021/+#& )1 Padres, no e(as!er9is a uestros #i'os, !ara %ue no se desalienten. El 1!óstol limita la autoridad !aterna, %ue en la anti$Eedad era bastante ilimitada, dando el im!ortante !rece!to de %ue no e(as!eren a sus #i'os en sus sentimientos. La erdadera educación siem!re a!ela a lo bueno %ue #a- en el #ombre - no #ace !erder al #i'o la con0ian&a en sí mismo con una se eridad e(cesi a. 1l #i'o le #a de ser !osible obedecer con libertad de cora&ón. Boda esta e(#ortación sobre la ida 0amiliar !ermite er claramente el conce!to %ue el 1!óstol tiene de la 0amilia. Para Pablo la 0amilia es la sociedad 0ormada !or el marido - la mu'er 'untamente con sus #i'os, es la sociedad %ue se basa en el amor, el res!eto - la obediencia, - %ue i e en la !resencia de ;ios. Esta es la me'or #erencia del 'udaísmo %ue tra'o Pablo a la ?$lesia. e# Lo! e!clavo! 021//./9#& )) Escla os, obedeced en todo a uestros amos se$/n la carne, no con un ser icio #ec#o !ara ser istos, como %uien a$rada a los #ombres, sino con sencille& de cora&ón, !or el temor del 7e8or. )3 Lo %ue #a$,is, #acedlo con toda el alma, como !ara el 7e8or, - no !ara los #ombres, )4 se$uros de %ue recibir9is del 7e8or la retribución de la #erencia. Es a Cristo, el 7e8or, a %uien ser ís. )3 Pero el %ue cometa in'usticia recibir, con0orme al da8o %ue #i&o. >o #a- ace!ción de !ersonas. Muien se atre e a #ablar a los escla os de la manera como a%uí lo #ace Pablo, solamente !uede #acerlo !or%ue est, con encido de tres cosas" %ue en ;ios no #a- ace!ción de !ersonas, %ue #a- una eterna recom!ensa - %ue todos somos #ermanos en Cristo (3,11). Pablo no e(i$ió la su!resión de la escla itud, !ero escribió a Ci?emón %ue al escla o Fn9simo, %ue se #abía

e adido, no lo considerara «-a como escla o, sino muc#o m,s %ue escla o" como #ermano mu%uerido, es!ecialmente !ara mí, - cuanto m,s !ara ti, tanto en lo #umano como en el 7e8or» (JClmJ1.). Bales e(!resiones tienen consecuencias, %ue tu ieron %ue conducir a la su!resión de la escla itud en los !ueblos %ue se con irtieron al cristianismo. # Lo! a)o! 071+#& 1 1mos, !ro!orcionad a los escla os lo 'usto - lo e%uitati o, teniendo en cuenta %ue tambi9n osotros ten9is un amo en el cielo. Bambi9n el amo tiene obli$aciones !ara con el escla o= tiene %ue cuidarse de su bienestar cor!oral - !sí%uico. ;e ello tendr, %ue dar cuenta ante el di ino 'ue&. Esta e(#ortación dom9stica del 1!óstol sobre!asa con muc#o a las %ue !ro!onían los anti$uos moralistas. El E an$elio tiene consecuencias !ara toda la ida, aun%ue de'e en i$or las ordenaciones naturales. D& ADFERTENCIAS FINALES 07,-/.-:#& a# La oración ; la !("lica 071/.7#& ) Perse erad en la oración, elando en ella con acción de $racias. Pablo es un #ombre %ue ora (1,3.:), - %uiere %ue tambi9n lo sean los miembros de la comunidad cristiana. «>o de'9is nunca de orar», (lBes 3,15). «Con toda clase de oraciones - s/!licas, orad en toda ocasión en el Es!íritu - elad un,nimemente con toda constancia - s/!lica !or todo el !ueblo santo» (E0 .,1*). La constante oración de la comunidad cristiana es e(!resión de su i$ilancia, %ue es!era el !ró(imo «día malo» (E0 .,13), en el %ue el !oder de 7at,n se concentrar, contra los ele$idos del 7e8or (c0. )Bes ),341))= !ero esta i$ilancia a$uarda tambi9n el día de la sal ación, en %ue #a de ol er el 7e8or !ara liberar a su comunidad - entre$arlo todo al Padre 31. Por esta causa los cristianos i en «a$uardando la biena enturada es!eran&a, o sea, la mani0estación $loriosa del $ran ;ios - 7al ador nuestro Cristo 6es/s» (Bit ),13). Por eso, no !ueden dormir como los dem,s, antes bien tienen %ue estar en ela - ser sobrios (lBes 3,.), !or%ue el día del 7e8or endr, como el ladrón durante la noc#e. Por eso, la oración de la comunidad cristiana es ante todo una oración %ue im!lora %ue el 7e8or en$a !ronto" «7e8or nuestro, en» (lCor 1.,))). Precisamente !or%ue la oración cristiana antici!a lo %ue #a de suceder, debe siem!re estar unida con la acción de $racias. El cristiano no sólo da $racias !or la sal ación -a otor$ada (1,1)414), sino tambi9n !or%ue ;ios le #ace conocer lo %ue #a de ocurrir" la ictoria del 7e8or - la sal ación de0initi a. El lu$ar !re0erido !ara esta acción de $racias es la celebración de la eucaristía. ...............
31.C0. 1Bs 1,1+= 4,1341:= 1Cr 13,)*= 13,31433= Cl! 3,)+s= Col 3,4= 1Bm .,14s.

............... 3 @o$ad al mismo tiem!o !or nosotros, !ara %ue ;ios nos abra una !uerta a la !alabra, - así !oder anunciar el misterio de Cristo 4misterio !or cu-a causa estoen cadenas4, 4 - !ara %ue -o lo mani0ieste !redicando como es mi deber.

Como el 1!óstol rue$a a ;ios !or su comunidad (1,3b), así «a-udadnos osotros tambi9n con uestras oraciones» ()Cor 1,11), es!ecialmente a#ora, cuando Pablo est, en la c,rcel. 1un%ue est9 en la !risión, no se resi$na a la inacti idad. En cual%uier situación de su ida !rocura, en la medida de lo !osible, anunciar el misterio de Cristo, %ue no es sino «el misterio del E an$elio» (E0 .,1:). Pablo considera %ue 9sta es la ma-or obli$ación %ue le #a im!uesto el 7e8or. «Muiero %ue se!,is, #ermanos, %ue mis asuntos #an resultado m,s bien un !ro$reso del E an$elio, #asta tal !unto, %ue en todo el !retorio - entre todos los dem,s se #a #ec#o !atente %ue mis cadenas son !or Cristo, - la ma-or !arte de los #ermanos, cobrando con0ian&a en el 7e8or a causa de mis cadenas, #an redoblado su audacia !ara !redicar sin miedo, la !alabra de ;ios» (Cl! 1,1)414). Pero el misionero necesita !ara este 0in las s/!licas de la comunidad cristiana. '# La conducta con lo! de uera 0719.:#& 3 Caminad con sabia discreción !or lo %ue res!ecta a los de 0uera, a!ro ec#ando el tiem!o. Las comunidades cristianas %ue Pablo - sus colaboradores #an 0undado, i en en un ambiente !a$ano, «en medio de una $eneración des iada - !er ertida», en la %ue deben res!landecer «como antorc#as en el mundo» (Cl! ),13). La mirada de los !a$anos se diri$e a los cristianos con recelo - con ,nimo de criticar. La re0orma de su ida tiene %ue ser tal, %ue act/e como una !redicación conmo edora - sobre todo tiene %ue abrirse al mensa'e de sal ación de Cristo como una delicada in itación. 6es/s #a ordenado a sus discí!ulos" «1lumbre así uestra lu& ante los #ombres, !ara %ue ean uestras buenas obras $lori0i%uen a uestro Padre %ue est, en los cielos» (Dt 3,1.). < Pedro ad ierte a los cristianos" «Estad siem!re dis!uestos a res!onder a cual%uiera... con mansedumbre res!eto, como %uien tiene buena conciencia. 1sí los %ue di0aman uestra conducta en Cristo, %uedar,n con0undidos» (lPe 3,13s). La re0orma de ida del cristiano tiene %ue actuar en sentido misionero. 1dem,s, es !reciso a!ro ec#ar el tiem!o. «El tiem!o» sólo es un bre e !la&o, %ue termina con la !arusía del 7e8or. La misión, %ue es la tarea m,s im!ortante de este tiem!o, no !uede ser !ri ada de su 9(ito !or la conducta !ecaminosa de la comunidad cristiana. Cada uno de los momentos de este tiem!o es alioso - tiene %ue ser a!ro ec#ado !ara el E an$elio. . Mue uestra !alabra sea siem!re amable, sa&onada con sal, sabiendo cómo ten9is %ue diri$iros a cada uno en !articular. «Luestra !alabra» es la !alabra misionera. En !rimer lu$ar es una !alabra anunciadora de sal ación - sólo en se$undo lu$ar es 'udicial (c0. tambi9n Dc 1,13). Por eso #a de ser «amable». La e(!resión $rie$a, %ue #emos traducido !or «amable» es en G#ariti. Q#aris, si$ni0ica tambi9n «$racia». El E an$elio es un mensa'e de la $racia de ;ios. Pero la !alabra misionera tambi9n tiene %ue estar sa&onada con sal" tiene %ue ser una !alabra en %ue #a-a !enetrado la 0uer&a - el aroma del E an$elio, con el %ue !uede curarse la corru!ción del mundo. Kna !alabra #ala$adora, no !uede ser una !alabra misionera. «Di !alabra - mi !redicación no consistían en #,biles discursos de sabiduría,

sino en demostración de es!íritu - de !oder= de suerte %ue uestra 0e se base, no en sabiduría de #ombres, sino en el !oder de ;ios» (lCor ),4s). Duc#as !ersonas con %uienes se encuentra el cristiano, buscan sinceramente la erdad, - es!eran del E an$elio - de la ?$lesia una res!uesta a sus !re$untas. 7ólo si la res!uesta %ue da el cristiano es «amable - sa&onada con sal», como es !ro!io de la !alabra de ;ios, con encer, al %ue in%uiere - !re$unta. 1sí conclu-e el 1!óstol sus e(#ortaciones a los colosenses. CONCLUSI3N 71D.+C

+& TIMUICO H ONLSIMO INFORMARAN 07,-D.-I#& 5 ;e todo lo re0erente a mí os in0ormar,n Bí%uico, el %uerido #ermano ser idor 0iel - consier o en el 7e8or. 1#ora Pablo !asa a #ablar de su situación !ersonal. Por%ue la situación es!iritual de los colosenses es muc#o m,s im!ortante !ara 9l, %ue es un aut9ntico 1!óstol de 6esucristo. 7in embar$o, el estado actual del 1!óstol no carece de im!ortancia !ara la comunidad de Colosas, !ues tambi9n es una luc#a !or los 0ieles. Bí%uico, %ui&, natural de 20eso (c0. 1ct )+,4= )Bim 4,1)), 'untamente con otros, #abía acom!a8ado a Pablo en su /ltimo ia'e a 6erusal9n, %ui&, !ara entre$ar con'untamente con el 1!óstol la colecta de los etnicocristianos a la comunidad !rimiti a, como dele$ado de una comunidad. 1#ora Bí%uico re$resa al 1sia Denor - a a Colosas con noticias del 1!óstol. Pablo le llama «%uerido #ermano», -a %ue todos los cristianos entre sí son #ermanos en Cristo= le llama tambi9n «ser idor 0iel», %ue est, al ser icio del 7e8or, - en 9l se #a acreditado= -, 0inalmente, «consier o en el 7e8or», %ue como 2!a0ras (1,5) est, dedicado a la e an$eli&ación, !or lo cual es com!a8ero del 1!óstol. La 0e com/n - la tarea com/n en el ser icio del 7e8or crean una estrec#a solidaridad 0raterna. * Fs lo en ío !ara eso mismo, !ara %ue se!,is nuestros asuntos - !ara %ue con0orte nuestros cora&ones. Los in0ormes de Bí%uico sobre la situación del 1!óstol deben con0ortar los cora&ones de los colosenses. 1sí !uede decirlo Pablo con la 0irme con0ian&a de %ue los colosenses, !or medio de los in0ormes sobre el estado de Pablo, ser,n con0ortados en la 0idelidad a 9l -, !or tanto, tambi9n al E an$elio, lo cual !or otra !arte los corroborar, de nue o contra la #ere'ía. : 6untamente os en ío con 9l a Fn9simo, el 0iel - %uerido #ermano, %ue es uno de osotros. Ellos os !ondr,n al corriente de todo lo %ue !asa !or a%uí. Fn9simo es el escla o %ue se #abía e adido de Cilemón, - #abía recurrido a Pablo (c0. la carta a Cilemón). El 1!óstol le llama su «0iel - %uerido #ermano»= !ara 9l, Fn9simo no es un escla o. Parece %ue los colosenses lo conocen («es uno de osotros»). 1#ora Pablo se lo en ía 'untamente con Bí%uico !ara in0ormarlos !or medio de ambos sobre su situación en el cauti erio, lo cual no es solamente una !rueba de la $ran con0ian&a %ue Pablo tiene en Fn9simo. Es una acción e'em!lar, %ue !uede #acer %ue los colosenses cai$an en la cuenta

de %ue todos los bauti&ados son #ermanos en Cristo - de %ue, !or el bautismo, las anti$uas di0erencias de condición social #an !erdido su im!ortancia. /& LOS MUE SALUDAN $UNTAMENTE CON 5A*LO 07,+-.+7#& 1#ora Pablo da los saludos %ue conclu-en su carta. 1ntes de saludar !ersonalmente a los colosenses, nombra a los %ue saludan 'untamente con 9l, - encar$a a los colosenses %ue saluden a !ersonas conocidas (4,1+413). Los seis %ue saludan 'untamente con Pablo son sin e(ce!ción colaboradores en la a!ostólica obra misionera. Estas listas de saludos en las cartas de Pablo (c0. !articularmente @om 1.) tienen un sentido !ro0undo" en ellas se muestra la conciencia de una solidaridad 0raterna - cordial, %ue llena - debe llenar las comunidades cristianas, !ero tambi9n se muestra la conciencia de la $ran res!onsabilidad de todos !or todos. 1+ Fs saluda 1ristarco, mi com!a8ero de !risión, - Darcos, el !rimo de Hernab9, sobre el cual #ab9is recibido instrucciones= así, %ue, si a !or a#í, aco$edlo, 11 - 6es/s, %ue tambi9n se llama 6usto. 2stos son los /nicos de la circuncisión %ue #an traba'ado conmi$o !or el reino de ;ios, constitu-endo !ara mí un erdadero consuelo. 1ristarco es un macedonio (1ct 1:,):) de Besalónica (1ct )5,)), %ue com!arte oluntariamente la cauti idad de Pablo. Darcos, un 'erosolimitano, acom!a8ó a Pablo - a Hernab9 en su !rimer ia'e misional, !ero !or el camino se se!aró de los dos, lo cual condu'o a una desa enencia tem!oral con Pablo (c0. 1ct 13,3.13= 13,3543:). 1#ora Pablo lo recomienda a los colosenses, a %uienes se diri$e !ara cum!lir al$unos encar$os. Cinalmente, #a- toda ía un tal 6es/s, %ue !or lo dem,s nos es desconocido, - a %uien llaman 6usto. Darcos - 6es/s 6usto son actualmente los /nicos colaboradores del 1!óstol en la obra misional (c0. tambi9n Clm )4) %ue !roceden del 'udaísmo. Cuando a Pablo le eran suscitadas muc#as di0icultades !or !arte de los 'udeocristianos 3), los dos 'udeocristianos Darcos - 6es/s 6usto a!o-aron su acti idad misionera. Para Pablo constitu-en «un erdadero consuelo», no solamente en su !resente situación !ersonal, sino !or%ue ellos manteni9ndose 0ieles al 1!óstol, cuidan de %ue #a-a !a& - concordia en la ?$lesia. >o buscan sus !ro!ios intereses, sino los de 6esucristo (c0. Cl! ),)1). 1) Fs saluda 2!a0ras, uestro !aisano, sier o de Cristo 6es/s, %ue siem!re est, luc#ando !or osotros en las oraciones, !ara %ue !ermane&c,is !er0ectos cabales en toda oluntad de ;ios. 13 Pues -o declaro en su 0a or %ue se toma muc#o traba'o !or osotros - !or los de Laodicea - los de Hier,!olis. 2!a0ras #a instruido a los colosenses en el E an$elio (1,5) - #a !uesto al 1!óstol en antecedentes sobre la situación de la comunidad (1,*). Como 0iel «sier o de Cristo» com!arte con Pablo la $ran solicitud misionera !or los colosenses - en sus oraciones luc#a 'untamente con 9l (1,:.):) !or conse$uir el !ro ec#o es!iritual de a%u9llos. El ob'eti o de 2!a0ras es el mismo %ue el del 1!óstol" lo$rar %ue los colosenses sean !er0ectos cristianos (c0. 1,)*). Para este 0in #an de ser «!er0ectos - cabales en toda oluntad de ;ios». Eso no solamente se re0iere a su ida moral, sino al conocimiento de la

oluntad sal í0ica de ;ios, a las $randes cosas %ue ;ios se !ro!one #acer con ellos (c0. 1,:= E0 1,:). Pero la solicitud de 2!a0ras tambi9n se diri$e a las comunidades cristianas de Laodicea de Hier,!olis. 7e !uede decir %ue su0re !or ellas, como Pablo !uede testi0icar de 9l. Es !osible %ue, en las comunidades, 2!a0ras #a-a encontrado di0icultades, %ui&, !or !arte de los #ere'es. El 1!óstol le 'usti0ica ante las comunidades con estas re0erencias a su conducta erdaderamente !astoral, %ue le acredita como misionero de los m,s acendrados sentimientos. 1sí es como Pablo abo$a !or su colaborador. ...............
3:.C0. !or e'em!lo )Cor 11,)1ss= A,l 1.5.

............... 14 Fs saludan Lucas, el m9dico %uerido, - ;emas. Lucas, el e an$elista - autor de los Hec#os de los a!óstoles, #abía acom!a8ado al 1!óstol en su /ltimo ia'e a 6erusal9n - m,s tarde a @oma (1ct )1,1s= )5,1ss). Probablemente tambi9n #abía com!artido la cauti idad de Pablo en Cesarea. Era m9dico de !ro0esión, - tambi9n asistía m9dicamente al 1!óstol, %ue no era de com!le(ión 0uerte. ;e este modo !uso Lucas todas sus dotes al ser icio del E an$elio. ;e ;emas no tenemos datos, !ero lo debían conocer los colosenses. Por medio de todos estos %ue saludan 'untamente con Pablo, e(iste - se 0orma un la&o de cordial 0raternidad entre las comunidades - los misioneros, se$/n re%uiere la índole de la ?$lesia. 2& SALUDO A LOS 6ERMANOS H 6ERMANAS1 H NLTIMOS ENCAR4OS 07,+9.+C#& 13 7aludad a los #ermanos de Laodicea, - a >in0as - a la ?$lesia %ue se re/ne en su casa. 1#ora si$uen los saludos %ue encar$a Pablo, en !rimer lu$ar a la comunidad de Laodicea. 1 continuación si$ue un nombre, %ue !uede desi$nar a un #ombre o a una mu'er= !robablemente se #ace re0erencia a un matrimonio, en cu-a casa la comunidad cristiana o una !arte de ella se reunía !ara los actos de culto. Para ello se re%uería ,nimo, amor desinter9s, en lo %ue se denota la conciencia de res!onsabilidad !or los #ermanos - las #ermanas %ue i en en la misma comunidad. 1. < cuando se #a-a leído entre osotros esta carta, #aced %ue se lea tambi9n en la ?$lesia de los laodicenses, - osotros leed tambi9n la de Laodicea. Pablo a/n les da una orden im!ortante" los colosenses #an de cuidar de %ue la carta %ue Pablo les #a diri$ido, se lea tambi9n en la comunidad de Laodicea, - de %ue la carta de Pablo (%ue !ronto se !erdió) a los laodicenses se lea tambi9n en Colosas. 1sí, !ues, el 1!óstol considera sus cartas no como corres!ondencia !articular sino o0icial, %ue no solamente se re0iere a una comunidad. Las cuestiones de %ue Pablo trata en estas cartas, sur$en siem!re de nue o de una u otra 0orma, - las res!uestas del 1!óstol a estas cuestiones sir en de norma !ara todos los tiem!os. 7us ad ertencias a!ostólicas tienen

alide& im!erecedera. El lu$ar de la lectura de sus cartas era e identemente la asamblea lit/r$ica de la comunidad. Esta circunstancia #i&o %ue se im!usiera el car,cter o0icial de sus cartas, lo %ue !ronto condu'o a %ue 0ueran coleccionadas en distintas comunidades - %ue !aulatinamente alcan&aran una cate$oría similar a los %ue tenían los escritos del 1nti$uo Bestamento, %ue de ordinario eran leídos - e(!uestos en los actos de culto. 1sí 0ue como las cartas de Pablo, 'unto con los E an$elios, !asaron a ser, en la ?$lesia, 7a$rada Escritura. Las cartas de Pablo tambi9n son 7a$rada Escritura !ara nosotros, a %uienes toda ía se nos lee en los actos de culto lo %ue el 1!óstol escribió en otro tiem!o a los colosenses. En las cartas de Pablo nos #abla el mismo Es!íritu de ;ios, %ue $uió al 1!óstol en la redacción de sus cartas. 15 < decid a 1r%ui!o" 1tiende a la misión de ser icio %ue recibiste en el 7e8or, - !rocura cum!lirla. >o sabemos %ui9n era 1r%ui!o ni %u9 «misión de ser icio» tenía %ue cum!lir. Pero !or esta ad ertencia del 1!óstol sabemos %ue cual%uier «misión de ser icio» en la ?$lesia es «recibida en el 7e8or», es decir %ue est, res!aldada !or el mismo Cristo, %ue es %uien con0iere todas las misiones - car$os en la ?$lesia (c0. E0 4,1141.), - ante %uien tienen %ue 'usti0icarse dic#as misiones - car$os. Por eso, 1r%ui!o - todos los %ue tienen una misión de ser icio en la comunidad cristiana #an de cum!lirla cabalmente. 7& SALUDO MANUSCRITO DEL A53STOL 071+Ca#& 1* El saludo a de mi !u8o - letra" Pablo. 1cordaos de mis cadenas. Como en otras cartas 33, Pablo a8ade en la carta a los colosenses un saludo escrito de su !u8o - letra, mientras %ue el te(to restante 0ue escrito !or un secretario. La comunidad #a de er los ras$os de su !ro!ia escritura - reconocer en ellos una se8al mu- !ersonal de la unión íntima de Pablo con la comunidad. 7u /ltimo rue$o" 1cordaos de mis cadenas, debe recordar una e& m,s los !adecimientos %ue Pablo so!orta !or el E an$elio. Dediante sus cadenas, el 1!óstol, en /ltimo t9rmino, !ermanece inculado a sus comunidades, - 9stas %uedan inculadas al 1!óstol, cuando le recuerdan. Cuando des!u9s se recuerde en la ?$lesia a todos los %ue est,n en cadenas, se se$uir, cum!liendo el /ltimo rue$o del 1!óstol a los colosenses. ...............
33.C0. )Bes 3,15= 1Cor 1.,)1= A,l.,11.

............... 9& *ENDICI3N 071+C'#& 1*b La $racia sea con osotros. La bendición, a !esar de su bre edad, nombra de una 0orma mu- concisa lo %ue es decisi o" la $racia de ;ios, sin la cual no !uede subsistir la comunidad cristiana. La !alabra «$racia» en labios del 1!óstol tiene un $ran si$ni0icado" Hendición, a-uda - toda sal ación, %ue ;ios otor$a a su comunidad en 6esucristo, tanto a los colosenses como a los cristianos

de nuestro tiem!o. (UDE>716EJ1).P,$s. 5:411+)