You are on page 1of 5

COLEGIO DE COMPUTACIÓN

-IBC-
Cátedra: Ética

EL SECRETO DE UNA VIDA LOGRADA
PARTE II

MARIO AGUSTO
TOC PEREZ
6to
BACHILLER INDUSTRIAL Y
El Secreto de una vida lograda
Descubrimiento del desarrollo personal

EL ARTE DE NEUTRALIZAR LA MANIPULACION
Oímos hablar con frecuencia de la manipulación comercial y la política, y a veces
sospechamos que en algunos aspectos de la vida no somos del todo libres. Conviene que
nos hagamos a la idea de que la manipulación puede afectara todos los aspectos de
nuestra vida, incluso los más íntimos.

Ciertamente, en la manipulación hay una forma de engaño, pero es tan sutil que no
resulta fácil delatarlo a tiempo si se carece de la debida preparación. Todos,
desde niños, debiéramos estar advertidos de que no basta vivir en un régimen
democrático para ser libres de verdad.

Con toda decisión hemos de conquistar nuestra libertad día a día frente a quienes intentan
arteramente dominarnos con los recursos de esta forma de ilusionismo mental, que es la
manipulación. El primer paso para es conquista consiste en conocer con precisión cuatro
temas: 1) qué es manipular, 2) quién manipula, 3) con qué fin lo hace, 4) qué medios
moviliza para ello.

1. Qué significa manipular

Manipular equivale a manejar. De por sí, únicamente son susceptibles de manejo los
objetos. Manipular es tratar a una persona o a un grupo de personas como si fueran
objetos, a fin de dominarlos fácilmente. Esa forma de trato significa un rebajamiento de
nivel, un envilecimiento.

Esta reducción ilegítima de las personas a objetos es la meta del sadismo. Ser sádico no
significa ser cruel, como a menudo se piensa. Implica tratar a una persona de tal
manera que se la rebaja de condición. Ese rebajamiento puede realizarse a través de la
crueldad o a través de la ternura erótica.

2. Quién manipula

Manipula el que quiere vencernos sin convencernos, sin persuadirnos con razones. El
manipulador no habla a nuestra inteligencia, no respeta nuestra libertad; actúa
astutamente sobre nuestros centros de decisión a fin de arrastrarnos a tomar las
decisiones que favorecen sus propósitos. Este tipo de arrastre astuto se denomina
seducción, fascinación.

Buen número de los anuncios publicitarios comerciales no se preocupan de informar sobre
la mercancía que promocionan; se limitan a prestigiarla, vinculando su imagen con la
de alguna realidad que resulta automáticamente atractiva para multitud de personas.

Este tipo de manipulación comercial va unida con frecuencia a otra más peligrosa
todavía: la manipulación ideológica, que impone ideas y actitudes de forma solapada,
merced a la fuerza de arrastre de ciertos recursos estratégicos. Asó, la
propaganda comercial difunde, a menudo, la actitud consumista y la hace valer bajo
pretexto de que el uso de tales o cuales artefactos es signo de alta posición social y de
progreso.
Cuando se quieren imponer actitudes e ideas referentes a cuestiones básicas de la
existencia -relativas a la política, la economía, la ética, la religión…-, la
manipulación ideológica adquiere suma peligrosidad. Si un grupo social lo asume
como programa de acción y quiere imponerlo a cualquier precio, sólo tiene dos recursos:
1) la violencia, y aboca a la tiranía, 2) la astucia, y recurre a la manipulación. Las
formas de manipulación practicadas por razones ideológicas suelen mostrar un notable
refinamiento, ya que son programadas por profesionales de la estrategia.

3. Para qué se manipula

La manipulación responde, en general, a la voluntad de dominar a personas y grupos en
algún aspecto de la vida y dirigir su conducta. La manipulación comercial quiere
convertirnos en clientes, con el simple objetivo de que adquiramos un determinado
producto, compremos entradas para ciertos espectáculos, nos afiliemos a tal o cual
club… El manipulador ideólogo intenta modelar el espíritu de personas y pueblos a fin de
adquirir dominio sobre ellos de forma rápida, contundente, masiva y fácil. ¿Cómo es
posible dominar al pueblo de esta forma? Reduciéndolo de comunidad a masa.

4. Cómo se manipula

El tirano no lo tiene fácil en una democracia. Quiere dominar al pueblo, y debe hacerlo
de forma dolosa para que el pueblo no lo advierta, pues lo que prometen los
gobernantes en una democracia es, ante todo libertad. ¿Qué medio tiene en su mano el
tirano para someter al pueblo mientras lo convence de que es más libre que nunca?

Ese medio es el lenguaje. El lenguaje es el mayor don que posee el hombre, pero
el más arriesgado, por ambivalente puede ser tierno o cruel, amable o displicente,
difusor de la verdad o propalador de la mentira. Para comprender la capacidad
seductora del lenguaje manipulador debemos estudiar cuatro puntos: las palabras, los
esquemas, los planteamientos y los procedimientos.

a) Los términos

El lenguaje crea palabras, y en cada época de la historia alguna de ellas se carga de un
prestigio especial.

Si queremos ser de verdad libres interiormente, debemos perder el miedo al lenguaje
manipulador y matizar el sentido de las palabras. Uno comienza a ser libre como
persona cuando pudiendo elegir entre diversas posibilidades -libertad de maniobra-, opta
por aquellas que le permiten desarrollar plenamente su personalidad -libertad creativa-.
Una persona que utilice su libertad de maniobra contra un germen de vida que marcha
aceleradamente hacia la plena constitución de un ser humano se orienta hacia la plenitud
de su ser personal. Vivir personalmente es vivir fundando relaciones comunitarias,
creando vínculos. El que rompe los vínculos con la vida que nace destruye de raíz su
poder creador y bloquea, por tanto, su desarrollo como persona. No tiene libertad
creativa.

Todo esto se ve claramente cuando se reflexiona.
b) Los esquemas mentales

Del mal uso de los términos se deriva una interpretación errónea de los esquemas que
vertebran nuestra vida mental. A poco que nos fijemos, descubrimos que, al pensar,
hablar y escribir, estamos siendo guiados por ciertos pares de términos: arriba-abajo,
dentro-fuera, íntimo-extraño, libertadnorma, autonomía-heteronomía… Si pensamos
que estos esquemas son dilemas, de modo que debamos escoger entre uno u otro de los
términos que los constituyen, no podremos realizar en la vida ninguna actividad
creativa, pues la creatividad es siempre dual.

Cuando un manipulador te sugiera que para ser autónomo en tu obrar debes dejar de
ser heterónomo -es decir, no aceptar norma alguna de conducta que te venga
propuesta del exterior-, dile que eso es verdad pero solo en un caso: cuando actuamos de
modo pasivo, no creativo. Si tus padres te piden que hagas algo y tú obedeces forzado,
no actúas autónomamente. Pero supongamos que percibes el valor de lo que te
sugieren y lo asumes como propio. Esa actuación tuya, por ser creativa es a la vez
autónoma y heterónoma. Eres, al mismo tiempo, receptivo y activo; por tanto, creativo.
Al obedecer a tus padres, actúas con libertad creativa.

Las personas adultas debemos actuar en virtud de criterios propios y no dejarnos
arrastrar desde fuera, como simples marionetas. Para realizarnos, hemos de ser
autónomos, es decir actuar conforme a las necesidades e impulsos que sintamos
interiormente.

c) Los planteamientos estratégicos

Si aceptas un planteamiento manipulador, te costará mucho esfuerzo no ir a donde te lleve
quien lo ha elaborado.

Cuando se plantea un problema, es obligado poner sobre la mesa todos los datos del
mismo. Uno de los recursos del manipulador es no cumplir este requisito: En
diversos debates sobre la necesidad de introducir una ley que legalice debates sobre la
necesidad de introducir una ley que legalice el divorcio, varios de los participantes
comenzaron destacando con vehemencia la necesidad de resolver el problema que plantean
los matrimonios rotos. Nada más justo, ciertamente. Pero se negaron a introducir en la
discusión otro tema también ineludible: el efecto negativo que el divorcio de los
padres puede causar en los hijos.

d) Los procedimientos estratégicos

Hay diversos medios para dominar al pueblo sin que éste se aperciba de
ello.

1. He aquí un comportamiento mío en el cual no voy a mentir pero sí a manipular.
Tres personas difaman en un pueblo a una cuarta, y yo le cuento a ésta exactamente lo
que dicen, pero no le revelo sus nombres; me limito a indicar que lo dice la gente. Paso
del singular al colectivo. Con ello no sólo le infundo miedo a esa persona sino angustia,
sentimiento mucho más difuso y penoso.

Tal angustia es provocada por el fenómeno sociológico del rumor, que suele ser tan
poderoso como cobarde debido a su anonimato.
2. Con frecuencia, el manipulador no valora una realidad o un tipo de actividad
de modo directo, basándose en sus condiciones reales, sino de forma oblicua, poniéndolo
en relación con algo distinto. Esta relación puede ser de oposición o de afinidad.

Antídoto contra la manipulación

La práctica de la manipulación altera la salud espiritual de personas y grupos.
¿Poseemos defensas naturales contra ese virus invasor? ¿Cabe poner en juego un
antídoto contra la manipulación ideológica?

La movilización de un contra antídoto: La confusión de vértigo y éxtasis

Sí tomamos estas tres medidas, seremos libres a pesar de la manipulación. Pero aquí
surge un grave peligro. Quienes desean dominarnos suelen poner en juego un
contraantídoto; que consiste en confundir los procesos de vértigo -que destruyen nuestra
personalidad- y los de éxtasis -que la construyen-. Si aceptamos este malentendido,
corremos peligro de entregarnos al halago del vértigo y perder nuestra libertad creativa.

Nuestra voluntad de supervivencia como seres personales nos insta a preguntarnos si
hay un antídoto contra la confusión de vértigo y éxtasis. Somos seres dinámicos y
debemos configurar nuestra vida conforme a un ideal. Tenemos libertad para
asumir un ideal u otro como meta de la existencia, impulso y sentido de nuestro
obrar, pero no podemos evitar que el ideal del egoísmo y el dominio -origen del
vértigo- nos exalte primero y nos destruya al final, y que el ideal de la generosidad y
la unidad -origen del éxtasis- nos exija al principio un gran desprendimiento y acabe
dándonos la plenitud. Esta libertad interior nos inmuniza en buena medida contra
la manipulación.