You are on page 1of 58

Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida

en la Reserva de la Biosfera Maya en Guatemala:
Sistema de concesiones forestales comunitarias

Centro Internacional de Investigaciones Forestales (cifor)
Área de medio ambiente, población y recursos naturales de la Facultad
Latinoamericana de Ciencias Sociales (flacso-Guatemala)

Iliana Monterroso y Deborah Barry
333.2
M66s
2009 Monterroso, Iliana / Barry, Deborah
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la
Biosfera Maya de Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias.
Guatemala. flacso, 2009

58 p.; mapas, tablas, gráficas, esquemas. 28 cm

Centro Internacional de Investigaciones Forestales (cifor). área de
Medio ambiente, población y recursos naturales de la Facultad
Latinoamericana de Ciencias Sociales (flacso-Guatemala).

1.- Tenencia de la tierra.-- 2.- Bosques comunitarios.--
3.- Biosfera maya.-- 4.- Petén-Guatemala.-- 5.- Recursos maderables.--
6.- Demografía.-- 7.- Migración.-- 8.- Estudio de casos.-- 9.- Tierras comunales.

Publicación del Centro Internacional de Investigaciones Forestales (cifor) y la
Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, flacso-Sede Académica Guatemala, con
el apoyo de la Asociación de Comunidades Forestales de Petén (acofop) y Rights
Resources Initiative (rri).

Coordinación de edición: Hugo Leonel de León

Diseño de interiores y corrección de estilo: Jaime Bran

3a. calle, 4-44 zona 10, ciudad de Guatemala. PBX: 24147444
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias
Listado de Acrónimos
Acicafoc Asociación Coordinadora Indígena y Campesina de Agroforestería Comunitaria
Aps áreas Protegidas del sur de Petén
Acofop Asociación de Comunidades Forestales de Petén
Asorema Asociación de ong de Recursos Naturales y Ambiente de Guatemala
Cemec Centro de Evaluación y Monitoreo
Cifor Centro Internacional de Investigaciones Forestales
Cfc Concesión Forestal Comunitaria
Cocode Consejo Comunitario de Desarrollo
Conap Consejo Nacional de Áreas Protegidas
Inab Instituto Nacional de Bosques
Fao Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación
Flacso Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales
Forescom Empresa Comunitaria de Bosque, S.A.
Fsc Consejo Forestal Mundial (Forest Stedwardship Council)
Fydep Empresa Nacional Fomento y Desarrollo de Petén
Ine Instituto Nacional de Estadística
Maga Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación
Monalfa Movimiento Nacional de Alfabetización
Npv Naturaleza para la Vida (ong)
Ong Organización No Gubernamental
Rbm Reserva de la Biosfera Maya
Rri Iniciativa de Derechos y Recursos
(Rights & Resources Initiative)
Segeplan Secretaría de Programación y Planificación de la Presidencia
Si-Confor Sistema de Información de las Concesiones Forestales
Si-Petén Sistema de Información de Petén
Uicn Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza
Usaid Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional
(United States Agency of Inter-national Development)
Uvg Universidad del Valle de Guatemala
Wcs Sociedad Mundial para la Conservación
(World Conservation Society)
Zam Zona de Amortiguamiento
Zum Zona de Usos Múltiples
Zn Zonas Núcleo
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

Índice de Contenido

Presentación general / 9

1. Petén en el contexto nacional guatemalteco / 11

1.1 Introducción al caso de estudio: La Reserva de la Biosfera Maya, rbm / 11

1.2 La RBM en la actualidad / 13

1.3 Conciliando objetivos de conservación y desarrollo en la rbm / 16

1.4 La propuesta de reforma: Concesiones forestales comunitarias, cfcs / 17

2. Proceso de investigación: características de los casos de estudio / 19

2.1 Aspectos metodológicos / 21

3. Discusión de resultados / 22

3.1 Reforma de tenencia / 22

3 .1.1 Cambios en las estructuras organizativas a nivel comunitario / 25

3.1.2 Papel de redes comunitarias en el fortalecimiento de la organización comunitaria / 26

3.1.3 El papel de actores externos / 26

3.1.4 Lecciones aprendidas / 27

3.2 Resultados de los cambios en el sistema de tenencia / 28

3.2.1 Indicadores de cambio / 28

3.2.1.1 Condiciones del bosque / 28

3.2.1.2 Cambios en los medios de vida / 32

3.2.1.3 Aspectos distributivos y de género / 36

3.2.2 Lecciones aprendidas / 37

7
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

3.3 El modelo de manejo / 37

3.3.1 Aprovechamiento de recursos maderables / 37

3.3.1.1 Los procesos / 38

3.3.2 Las limitaciones del marco regulatorio: costos de transacción / 40

3.3.3 El futuro del modelo / 43

3.3.4 Lecciones aprendidas / 44

4. Propuestas de cambio: Recomendaciones de política / 45

6.6 Referencias bibliográficas / 51

8
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

Presentación general

E
n las últimas décadas (1970) se han dado cam- con organizaciones de base comunitaria (más dos con
bios importantes en los patrones de tenencia de industriales) establecidas en la Zona de Usos Múltiples
los bosques latinoamericanos. Estas tendencias (ZUM), una de las tres zonas de manejo dentro de la RBM.
también se han dado en otras regiones del mundo, sin De acuerdo con las actividades de manejo permitidas
embargo, en África y Asia estos procesos se han dado dentro de la Reserva, se ubican además de la ZUM, las
más recientemente. Previo a este cambio de política, Zonas Núcleo (ZN) bajo las figuras de parques naciona-
según White y Martin (2002) cerca del 79% y el 84% les y biotopos que son áreas de conservación estricta y
(de acuerdo con la FAO, 2006) de los bosques a nivel la Zona de Amortiguamiento (ZAM) que es una franja en
mundial se encontraban bajo propiedad estatal. Sin em- donde se busca mitigar las actividades humanas a través
bargo de esta cantidad cerca del 22% de los bosques se de formas de manejo sostenibles. En este sentido el Go-
encontraban bajo propiedad (14%) o bajo algún tipo de bierno de Guatemala se lanza en un esfuerzo visionario
reserva (8%) manejados por grupos comunitarios (Whi- donde a partir de derechos históricos de uso de los re-
te y Martin, 2002). A pesar de que Guatemala es un país cursos y respondiendo a los Acuerdos de Paz1 entrega un
conjunto de derechos (acceso, extracción, manejo y ex-
pequeño con una proporción reducida de los bosques
clusión) a grupos comunitarios, que en la actualidad se
templados y tropicales, esta tendencia en los cambios de
han dado a conocer como una experiencia de integración
tenencia también se ha visto reflejada. Además, y quizá
exitosa de la cadena del valor de los productos forestales
como un factor más importante, las políticas en torno a
convirtiéndolos en empresarios comunitarios.
los regímenes de gestión y tenencia de los bosques han
demostrado altos niveles de innovación respondiendo
al reto de introducir las necesidades del desarrollo en El segundo caso analizado en el altiplano guatemal-
los esquemas de conservación. Por un lado, cerca de 0.5 teco, ha sido más atenuado. En esta región a partir de
millones de hectáreas de bosque tropical han sido entre- la Constitución de 1985, los Acuerdos de Paz y la rati-
gadas en contratos de concesión a comunidades locales ficación de la firma del Convenio 169 de la oit en 1996
en Petén. Mientras que por otro lado, en el altiplano gua- se ha buscado garantizar a comunidades indígenas los
temalteco a pesar de que no se cuenta con información derechos sobre sus territorios tradicionales y sus tierras
sobre tenencia confiable, varias fuentes indican que la comunales. En el 2005, este compromiso se ratifica con
mayoría de los bosques se encuentran bajo tenencia co- la Ley de Registro e Información Catastral, que recono-
munal y municipal. ce tierras comunales –tanto para grupos indígenas como
no indígenas– en la legislación nacional. Este reconoci-
miento sobre los derechos del bosque, sin embargo, no
En este sentido, estas dos regiones dispares han expe- ha significado la ratificación del conjunto de derechos
rimentado reformas de política que han modificado los sobre los bosques con excepción de un grupo reducido
tipos de derechos que comunidades locales tienen sobre de comunidades.
los bosques respondiendo a los objetivos de conserva-
ción, mejorando a su vez las condiciones de vida. Am-
Esta investigación se concentró en las concesiones co-
bos casos proveen información de referencia que pue-
munitarias del norte de Petén y en bosques comunales y
de apoyar procesos de reforma forestal (Pacheco et al.,
municipales en el altiplano. La investigación en Petén se
2008) en otras regiones. El primer caso se desarrolla en
realizó en dos concesiones comunitarias. Una de ellas
el departamento de Petén, a partir del establecimiento de
con miembros residentes en el bosque y la segunda con
la Reserva de la Biosfera Maya (RBM) y la consecuente
una organización de base comunitaria que cuenta con
formación del modelo de concesión de manejo fores-
miembros de nueve comunidades establecidas fuera de
tal comunitario. No se han visto experiencias similares
en donde el manejo y gestión del bosque sea entregado
bajo esquema de concesión a grupos comunitarios. El 1 Tras treinta años de guerra civil en Guatemala, en 1996 se fir-
sistema de concesiones incluye doce contratos firmados maron los Acuerdos de Paz.

9
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

la ZUM. La primera con una base de derechos y presen- inician con un análisis regional de contexto. Los resul-
cia en el bosque histórica y la segunda con un esquema tados se presentan de acuerdo con los cambios en los
de apropiación de recursos del bosque reciente. Los si- derechos de tenencia, el modelo de manejo y los impac-
tios de estudio en el altiplano incluyeron cuatro comu- tos en los medios de vida que ocurren en cada región.
nidades. Sin embargo, la investigación se concentró en Finalmente, a la luz de los actuales resultados y cambios
dos de estos sitios, uno en donde recientemente se redis- de contexto, se propone una serie de recomendaciones
tribuyeron el terreno comunal y el bosque dentro de las de política dirigidas a diferentes sectores incluyendo el
familias miembros y otro en donde recién se han recupe- Estado, la sociedad civil y el sector privado.
rado derechos colectivos sobre los bosques comunales.
En este documento se presenta un resumen de los re-
Estas regiones y comunidades representan una va- sultados de la investigación regional y de los estudios
riada colección de cambios de tenencia. Por ende, es de caso en Petén. Este estudio fue realizado con apoyo
necesario hacer una revisión de las implicaciones que del Área de medio ambiente, población y desarrollo ru-
ha tenido esta transferencia considerable de derechos a ral de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales
comunidades que viven dentro y alrededor de los bos- FLACSO-Guatemala. Nuestro agradecimiento a todas las
ques. Este documento busca identificar las fortalezas personas que colaboraron en este estudio, especialmen-
de estos procesos de manera que puedan ampliarse las te a la Asociación de Comunidades Forestales de Petén
formas de acceso a los bosques y los beneficios aso- (ACOFOP) y las personas de las comunidades y organiza-
ciados a los medios de vida, así como analizar las li- ciones que pertenecen a las Concesiones Comunitarias
mitaciones de estos esquemas que impiden un mayor de Carmelita y Árbol Verde que gentilmente aportaron
éxito. Se ha buscado también identificar los principales información para los estudios de caso. De la misma ma-
aciertos y las premisas que respaldan dichos cambios nera agradecemos a Norman Schwartz, profesor retirado
de política. de la Universidad de Delaware, por su colaboración en
la revisión de este documento.
Después de una revisión breve del contexto nacional
en el que estos casos se desarrollan, dadas las amplias
diferencias, las condiciones y los retos que enfrentan las Deborah Barry
regiones de Petén y del altiplano, se presentan los casos Investigadora senior (cifor)
de forma separada. En cada documento la información Directora Programas de País (rri)
se organiza de la siguiente forma: Ambos documentos

10
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

1. Petén en el contexto nacional gua- munitaria. Sin embargo, por la premura, sentida en el
momento de echar andar este nuevo modelo, y la falta de
temalteco

E
ejemplos similares para su inspiración, varios elementos
clave fueron ignorados, que hoy en día, junto con ciertos
n Petén, el gobierno central ha demostrado un cambios en la dinámica socio-económica de la región en
compromiso serio y sostenido con la agenda in- su conjunto (México-Belice-Centroamérica) requieren
ternacional sobre conservación. Desde 1980 se ser revisitados. Sin duda, hay una necesidad de propo-
evidencia una clara internalización de principios y ele- ner cambios al modelo de intervención en las diferentes
mentos clave de esa agenda. En la región se ha logrado zonas de manejo de la RBM y sus áreas aledañas. La evo-
forjar un modelo propio de conservación, que desde su lución de las condiciones en Petén y del modelo mismo
inicio permitió incorporar el rol de las comunidades lo- de conservación y desarrollo comunitario de los bosques
cales en esta tarea. En este sentido, este “modelo” emer- no permite seguir igual, pues incita una adaptación para
gente reconoció la importancia de los derechos de las poder tener éxito en los propósitos iniciales, si es que
poblaciones residentes en el bosque (ZUM), los cerca- siguen siendo iguales.
nos y sus necesidades para sobrevivir y mejorar su con-
dición de vida viviendo del bosque. A la vez, cumplió
con los mandatos de los acuerdos de paz al proporcionar 1.1 Introducción al caso de estudio:
tierra para los retornados de la guerra.2 Este esfuerzo, La Reserva de la Biósfera Maya, RBM
que logró conjugar intereses inicialmente contrapuestos,
permitió la creación de una región enorme de conserva- La selva maya constituye la reserva de bosque tropical
ción y desarrollo envidiable. Tanto la RBM como el sis- más grande de Mesoamérica; abarca más de 150,000
tema de concesiones comunitarias y su organización de km e incluye grandes porciones de bosque en Guate-
segundo nivel la Asociación de Comunidades forestales mala, Belice y México. Como se puede ver en el mapa
de Petén (ACOFOP) tienen reconocimiento mundial. 1, el área más grande bajo régimen de protección tiene
Las Concesiones Forestales Comunitarias (CFC) han una extensión de más de dos millones de hectáreas y
sido fuente de inspiración para numerosos proyectos in- se encuentra en Guatemala en la Reserva de la Biosfera
cluyendo Layasiksa en Nicaragua, El Darién en Panamá Maya –RBM– en el departamento de Petén. Este eco-
y Bolivia. sistema tropical de baja altitud se caracteriza por poseer
una temperatura media anual de 23ºC y precipitaciones
Parte del éxito del modelo fue la fle-
xibilidad inicial al permitir que las co- Mapa 1
munidades de Petén pudiesen acceder a La selva maya
concesiones forestales y no sólo las in-
dustrias. Un modelo basado en la pro-
ducción maderera fue implementado y
apoyado fuertemente. Esto conllevó la
confección de nuevos instrumentos de
tenencia muy innovadores, marcos re-
gulatorios diferenciados, esquemas de
incentivos y apoyos fuertes que forman
la base de un modelo de forestería co-

2 Los Acuerdos de Paz se vuelven vinculan-
tes en materia de política. En este docu-
mento en aquellos aspectos concernientes
con el “Acuerdo sobre aspectos socioeco-
nómicos y situación agraria”, se establece
que el gobierno nacional debe entregar
100.000 hectáreas en forma de concesión a
grupos de campesinos organizados. Fuente: CEMEC

11
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

que alcanzan los 150mm. Sus condiciones fisiográficas La administración de los recursos se hizo a través de
destacan por sus suelos kársticos, pobres en nutrientes una reserva forestal que el FYDEP estableció al norte
que favorezcan actividades agrícolas pero aptas para la del territorio (paralelo 17º10’). Según lo indican Nitt-
producción forestal. Su elevación oscila entre los 200 y ler y Tschinkel (2005) estas áreas fueron entregadas
400 metros sobre el nivel del mar. en “concesión para la explotación maderera” a las
industrias locales por períodos cortos de tres a cinco
Originalmente, Petén fue habitado por poblaciones años, pero renovables.5 También se entregaba permi-
mayas cuyos vestigios aún se encuentran dispersos en sos a contratistas para la extracción de productos no
toda la región. La historia del departamento de princi- maderables, principalmente chicle, hojas de xate y
pios de siglo XX es de aislamiento político y socioeconó- pimienta. A partir del establecimiento del FYDEP se
mico. Estas condiciones se mantienen, con incrementos promueven procesos de migración interna espontánea
relativos de población, hasta la segunda mitad del siglo hacia Petén, en busca de la “tierra de las oportunida-
(Schwartz, 1990). La población empieza a aumentar des” (Clark, 1998).
debido al movimiento producido por la tala ilegal de
maderas preciosas, en especial de la caoba (Swietenia Pero los cambios más importantes para entender
macrophylla) y el cedro (Cederela odorata) a cargo de la historia reciente de Petén se viven en las últimas
mexicanos y beliceños liderados por compañías ingle- décadas, a partir de la declaración de la Reserva de
sas. Además, durante esta época se desarrolló el comer- la Biosfera Maya, rbm, en 1990 (Decreto 5-90. Ver
cio de chicozapote (Manikara zapota), árbol de donde mapa 2). La creciente preocupación internacional por
se extrae el látex, que es la base para la elaboración de la conservación del ambiente hace que diversos orga-
goma de mascar, y de otros productos no maderables nismos internacionales6 impulsen políticas ambienta-
como la palma decorativa de xate (Chamaedorea sp.) y les a través de la creación de reservas estratégicas y
el bayal (Desmuncus sp.) El chicle se convierte en uno la expansión de regímenes de áreas protegidas, inclu-
de los principales productos de exportación, con lo que yendo parques nacionales, reservas y biotopos que se
se gana la denominación de oro blanco.3 logran implementar sin obstáculos en algunos países.
No obstante, el cambio drástico de un modelo de de-
La primera institución establecida por el gobierno sarrollo basado en la agricultura a uno basado en la
central en Petén fue la empresa Fomento y Desarrollo conservación de los recursos, resulta en conflictos a
de Petén, FYDEP. Establecida en 1959, y funcionó has- nivel local derivados de la incongruencia entre las po-
ta 1989, esta institución tuvo a su cargo implementar la líticas que el gobierno ha implementado en la región,
política de colonización agrícola y ganadera en la Franja las estrategias de sobrevivencia de los diversos gru-
Transversal del Norte,4 así como la administración de pos que emigraron a la región y los serios problemas
los recursos naturales. El FYDEP se encargó de la distri- de ingobernabilidad que se vivieron en la región antes
bución de tierras, estableció cooperativas agropecuarias
de 1990. A la vez, el nuevo modelo implicaba un cam-
en la ribera del río Usumacinta y asentó nuevas comuni-
bio en la percepción sobre el valor del bosque.
dades principalmente en el sur de Petén (Grunberg et al.,
2001). La población se organizaba en sus remotas áreas
de origen y después eran trasladadas y “ubicadas” en el La RBM se establece utilizando como referencia la
bosque, con escasa infraestructura, servicios básicos o reserva forestal del FYDEP, aunque en el área final-
acceso a apoyo técnico. mente designada se extiende mucho más que dicha
reserva. A partir del paralelo 17º10’ la RBM represen-
ta cerca del 75% del municipio de Melchor de Men-

3 En la década de los años cuarenta, la demanda creciente convir- 5 Según Nittler y Tschinkel (2005) el Estado dio permisos de tala
tió el chicle en el tercer producto de exportación de Guatemala, de corto plazo a la industria maderera en zonas que de facto
reportándose hasta 47,000 qq, una cifra récord de cosecha. manejaban campesinos, creando conflictos entre los madereros
4 Se le conoce a la Franja Transversal del Norte como la región y la población local.
que comprende el norte de los departamentos de Alta Verapaz, 6 El papel de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo In-
Quiché, Izabal y Petén. Estas regiones fueron los últimos terri- ternacional (USAID) es central en términos de financiamiento de
torios guatemaltecos colonizados. estas iniciativas, ver Gómez y Méndez, 2005; acofop-cifor, 2007.

12
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

cos y cerca del 90% del municipio de San Andrés. Además, en esta región se encuentran los vestigios más
Aproximadamente el 21% de la extensión territorial importantes de la cultura maya con sitios arqueológicos
del departamento de Petén es zona núcleo, sin to- reconocidos a nivel mundial, como los encontrados en el
mar en cuenta las áreas protegidas del sur (Schwartz, Parque Tikal o el sitio de El Mirador. Esta combinación
2007). La reserva tiene una superficie de más de 2.1 de patrimonio natural y cultural hace que la RBM sea un
millones de hectáreas, lo cual supera el 50% del terri- lugar único en el mundo, es por eso que fue declarada
torio petenero y representa cerca del 10% del territo- por la UNESCO como “Patrimonio de la Humanidad”. De
rio nacional. Esta reserva guarda una riqueza biológi- acuerdo a su plan maestro, el valor y la importancia de
ca caracterizada por complejos ecosistemas tropicales la Reserva de la Biosfera Maya se basan en la existencia,
de especies de flora y fauna abundante. conjunción, diversidad y calidad de sus recursos natura-
les y culturales en una extensa región, y en los bienes y
servicios que éstos proveen (CONAP, 2001).
La normativa establece tres regiones dentro de la RBM
de acuerdo a diferentes zonas de manejo (Ver mapa 2).
La reserva cuenta con 747,800 ha de Zonas Núcleo que 1.2 La rbm en la actualidad
están destinadas a una conservación estricta bajo el es-
quema de parques nacionales y biotopos, y 864,300 ha
En la actualidad la población de Petén es de 367,000 ha-
de la Zona de Usos Múltiples, en donde se realizan acti-
bitantes (ine, 2002), de los cuales el 23% reside dentro de
vidades de aprovechamiento bajo restricciones de mane-
la rbm y 19% en las cuatro Áreas Protegidas del Sur (Ver
jo; ambas zonas son propiedad del Estado. La superficie
mapa 3, pág 14).7 A pesar de la riqueza de los recursos ex-
restante de 467,500 ha la ocupa la Zona de Amortigua-
miento en la que se exige un uso controlado de recursos
a los propietarios privados (CONAP, 2001). Este es el 7 En 1995, el gobierno declaró las Áreas Protegidas del Sur de
Petén (APS) que constituyen cuatro complejos con distintas cate-
sistema de conservación, definiendo áreas protegidas de gorías de uso, entre zonas protegidas y ZAM. La población vive
acuerdo a diferentes categorías de manejo, más grande dispersa en 167 comunidades (parcelamientos, fincas, caseríos,
del país. cooperativas, aldeas y grupos asentados ilegalmente).

Mapa 2
Reserva de la Biosfera Maya en Petén

Leyenda San José
San Andrés
Asentamientos importantes
• Cabecera Departamental Flores
• Cabecera Municipal
San Benito
Áreas Protegidas del Sur de Petén
Zonificación RBM
Biotopo La Libertad
Monumento Cultural

México
Monumento Natural
Parqueo Nacional
Zona de amortiguamiento
Zona de Uso Múltiple

Consejo Nacional
de Áreas Protegidas
Sistema de Información Geográfica
Centro de Monitoreo y Evaluación

Fuente: SI-PETEN, 2001.

13
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

Mapa 3
Población dentro de la RBM

Fuente: CEMEC, 2001.

traídos durante los últimos 100 años, el desarrollo de la re- de indígenas q’eqchi’ del norte y nororiente del país. La
gión es todavía precario y su población se caracteriza por mayor parte de estos inmigrantes tienen origen rural. En
tener altos índices de pobreza, cerca del 60%, de acuerdo la actualidad los índices de migración externa disminu-
con la Estrategia de Reducción de la Pobreza Departamen- yen, en tanto que los flujos de migración interna se man-
tal (segeplan, 2003); una alta tasa de analfabetismo del tienen. Más de un 50% de los pobladores de Petén han
39% de acuerdo con las estadísticas monalfa y carencia cambiado por lo menos una vez su residencia dentro del
de servicios básicos (segeplan, 2003). En los últimos 10 departamento (Grandia et al., 2001). La presión es aún
años la población dentro de la rbm ha crecido cinco veces más fuerte en las tierras del norte de Petén, donde está
establecida la rbm, en especial en los parques naciona-
más. Se calcula que existen aproximadamente un poco más
les. Vemos entonces que la presión poblacional sobre las
de 80,000 habitantes distribuidos en 175 asentamientos
áreas protegidas no es externa sino interna al departa-
(cemec, 2001). Otra característica importante de la pobla-
mento de Petén y es ejercida por grupos de asentamien-
ción petenera dentro de la rbm es que es una población to reciente, que tienen menos de 40 años de historia de
joven. El 64.6% de la población censada tiene menos de asentamiento, en búsqueda de nuevas tierras (Ibid.).
20 años y poco más de 40.4% está por debajo de los 10
años de edad (cemec, 2001). Esto sin contar la tasa de na-
La heterogeneidad cultural de las poblaciones pete-
talidad más alta del país que es de 6,7, según el último
neras, provenientes en su mayoría de otras regiones del
censo nacional ine, 2002.
país, se traduce en un mosaico social. Cada uno de estos
grupos trae consigo su concepción de espacio, formas
Las dinámicas demográficas han jugado un papel im- de percibir la tierra y recursos y prácticas de manejo de
portante en la conformación de lo que es actualmente la acuerdo al contexto cultural de donde emergen. Estas
rbm. Los procesos migratorios inician con la política de prácticas, derivadas de la concepción, construcción y re-
colonización en los últimos cuarenta años (1960-2000), presentación del espacio, tienen un impacto en los recur-
durante este período la población de Petén aumenta sos naturales. Para analizar estas formas de producción,
veinte veces, de los cuales la población de la rbm ha cre- reproducción y representación del espacio debemos en-
cido cinco. Los principales grupos de inmigrantes son tender también las prácticas sociales que las sustentan
ladinos del oriente de Guatemala seguidos por grupos (Monterroso, 2006).

14
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

Las estrategias de producción y los sistemas de apro- te de la etnia q’eqchí, se caracterizan por un sistema de
piación de los recursos varían dependiendo de los gru- apropiación colectiva del conjunto territorial usualmente
pos diferenciándose de forma marcada entre aquellos familiar (Grandia, 2006; Macz y Grunberg, 1998). Sus
con una historia más antigua de asentamiento respecto a estrategias de vida se basan en los cultivos agrícolas y el
los que tienen una historia de asentamiento reciente. Los mantenimiento de reservas colectivas de bosques, para
primeros combinan actividades basadas en la extracción la recolección de productos de consumo local como pro-
de productos no maderables en grandes extensiones del ductos no maderables y leña, entre otros. La mayoría de
bosque con pequeñas parcelas agrícolas. El control que los inmigrantes ladinos provienen principalmente de la
éstos tienen sobre los recursos se da a partir de su his- región oriental. Estos llegan a Petén con un sistema de
toria de extracción. Los derechos sobre la tierra se dan apropiación de los recursos que gira en torno a una ló-
a partir de los derechos de permanencia.8 Comunidades gica ganadera en general extensiva y agricultura de sub-
como Carmelita, San Miguel La Palotada, La Pasadita sistencia, basada en el sistema de tumba, roza y quema.
y Uaxactún se encuentran dentro de este grupo. Siendo Algunos han logrado especializarse en el aprovecha-
Flores el centro comercial y financiero el resto de comu- miento de madera. Uno de los principales asentamientos
nidades aledañas “principalmente San José, San Andrés, de inmigrantes no indígenas se encuentra en la región
San Benito”, eran comunidades en donde el sistema so- que colinda con Belice, en el municipio de Melchor de
cial se basaba en la extracción tradicional de xate y chi- Mencos.
cle y que involucraba cadenas de dependencia a diferen-
tes niveles, desde los compradores hasta los contratistas
Es difícil ubicar a estos grupos espacialmente, debido
(Hurtado, 2008).
a su constante movilización en búsqueda de nuevas tie-
rras. Finalmente, el grupo de retornados ubicados en la
Poblaciones como Carmelita, Uaxactún, La Pasadita cuenca del Usumacinta cuenta con derechos de propie-
y San Miguel la Palotada son conocidas como antiguos dad, a pesar de que el 80% del área está ubicada dentro
campamentos chicleros establecidos desde 1920; eran de los límites del Parque Nacional Sierra de Lacandón.
puntos desde donde se organizaba la extracción de estos Previo a su ubicación en el área, este grupo planteó un
productos (Monterroso, 2007a y Hurtado, 2008). Algu- esquema de apropiación de recursos según una planifica-
nos de los habitantes de estos sectores son los descen- ción de ordenamiento territorial. El asentamiento cuenta
dientes más antiguos de los indígenas mayas-itzaes que con parcelas individuales para obtener insumos agríco-
quedaron relegados a tierras ejidales.9 Aunque son pocas las de subsistencia y reservas de bosque para obtener
las familias originarias de Petén, usualmente a estos gru-
productos para el consumo local. Además tienen áreas
pos se les denomina como “peteneros” o “campesinos
de manejo determinadas para la extracción de productos
montañeses”. Son considerados ladinos, con excepción
maderables y no maderables.
de los itzaes.10

Existen otros actores de importancia en la región que
Los grupos de inmigrantes han tenido una influencia
permiten la diversificación de actividades económicas,
importante sobre los cambios en el uso de la tierra den-
aunque en un marco ilegal. Estos usuarios ilegales in-
tro de la RBM. Los inmigrantes indígenas, principalmen-
cluyen coyotes y huecheros,11 que participan en activi-
8 De acuerdo con la política de asentamientos humanos aquellos
dades de contrabando de piezas arqueológicas y paso
grupos que demuestren una historia de asentamiento previo a ilegal transfronterizo. Otro grupo que ha ido aumen-
1990 (cuando se establece la RBM) otorga derechos de perma- tando su presencia dentro de la RBM, debido a la ausen-
nencia bajo un sistema de regulación –como los contratos de cia de entidades gubernamentales dentro de la zona de
concesión– para adecuar su presencia y el uso de los recursos
los Parques Nacionales de Sierra de Lacandón (PNSL)
naturales (CONAP, 2002). Por ejemplo, en el caso de Carmelita
aquellos que demuestran estar enlistados en el censo de 1994 y principalmente el Parque Nacional Laguna de Tigre
tienen amparados sus derechos de permanencia. (PNLT), es la siembra y el tráfico de drogas (UAESPNN,
9 En el caso de Petén las tierras ejidales son tierras otorgadas a la 2004). Además es importante tomar en cuenta que Pe-
municipalidad para que éstas las manejen a través de contratos
de arrendamiento de parcelas a grupos locales.
10 Utilizamos en este documento el concepto de etnicidad basada
en el lugar de nacimiento y el lenguaje materno utilizado en cen- 11 Término que se utiliza para definir a los contrabandistas y sa-
sos efectuados en la zona (Grandia, et al., 2001). queadores de piezas arqueológicas.

15
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

tén especialmente en la zona que colinda con México de presión más importantes hacia la RBM. Aquí también
en el lado del río Usumacinta, es un punto de paso de observamos que las actividades ganaderas tienen mayor
emigrantes hacia Estados Unidos. La poca presencia influencia en los cambios de uso de la tierra en Petén, en
institucional y la ausencia de redes de apoyo han con- comparación con las actividades agrícolas, por lo que
vertido a Petén en uno de los focos de tráfico de emi- representan una potencial amenaza para la RBM.
grantes más importantes.
1.3 Conciliando objetivos de conservación y
A pesar de que los cambios en las dinámicas poblacio-
desarrollo en la RBM
nales tienen un impacto en el uso y acceso a la tierra, se-
gún análisis de cambios en la cobertura vegetal y uso de
la tierra (MAGA, 2003), Petén continúa con una extensa Por ser la RBM un área protegida, su territorio es pro-
masa de bosque natural latifoliado, que comprende cerca piedad pública bajo la responsabilidad administrativa
del 60% de la extensión de este departamento.12 del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP). La
agenda para la RBM se establece en su plan maestro (CO-
NAP, 2001). El plan maestro es un instrumento orienta-
La ganadería petenera representaba a inicios del 2000
dor de iniciativas estratégicas e inversiones financieras.
el 20% del hato bovino nacional; en el último Censo
Los aspectos básicos legales que determinan el manejo
Agropecuario se considera que este porcentaje alcanza-
de los recursos en la RBM se inscriben de forma especí-
ba cerca del 50% conviertiendo a Petén en el principal
fica en la legislación nacional del sector ambiental y en
abastecedor de carne para el consumo nacional (Grandia
las políticas del Estado.
et al., 2001; INE, 2003). De éstos el 2.5% del ganado
bovino del departamento se encuentra dentro de la RBM
(CEMEC, 2001). En la actualidad los sistemas ganaderos Mientras que el sistema de conservación planteaba en
se caracterizan por un sistema de explotación extensiva. el papel una serie de compromisos para preservar la bio-
Estas actividades se desarrollan principalmente fuera de diversidad de la selva tropical petenera, en la realidad
las áreas protegidas. local los esfuerzos por implementar este modelo a través
de la exclusión de los parques nacionales se enfrenta-
ban con una realidad que apuntaba al caos más allá de
No obstante, la ausencia de otras fuentes de trabajo y
su control: proceso acelerado de saqueo de las maderas
la vocación actual de la población económicamente acti-
preciosas, de restos arqueológicos y culturales, de flora
va apuntan hacia la extensión de estas actividades dentro
y fauna, de caza para alimentación, y de sobre-explota-
de las áreas protegidas. Conforme los resultados de la
ción de chicle y xate, junto con constantes invasiones a
base de datos sobre población, tierras y medio ambiente
las áreas bajo estatus de protección (Synnot, 1994; Whi-
(CEMEC, 2001), la población económicamente activa se
tacre, 1996). Existe también una historia de extracción
emplea principalmente en el sector agrícola, por cuen-
petrolera importante tanto dentro de la ZUM como en la
ta propia o bajo remuneración. Si tomamos en cuenta
RBM. En Petén se encuentran importantes depósitos de
las altas tasas de analfabetismo, el nivel bajo de forma-
petróleo y gas.
ción, la alta incidencia de trabajo infantil y juvenil y la
necesidad de participación femenina para el apoyo en
las actividades de autoconsumo, podemos obtener como La RBM era un territorio ingobernable o “tierra de na-
resultado un escenario en donde las actividades agríco- die” en donde se cumplía la ley de Dios.13 Por la poca
las juegan un papel importante para abastecer a las po- credibilidad a nivel local y ausencia de medios finan-
blaciones peteneras. La disminución de tierras fértiles cieros y humanos para tener presencia en el territorio,
y el aumento de población empujarán a las poblaciones y así fortalecer/construir una estructura de gobernanza
futuras a expandir las zonas agrícolas dentro de la reser- a nivel local, surgieron diversos conflictos a partir del
va. Por esto, es importante considerar la expansión de
la frontera agrícola y ganadera como una de las fuentes 13 Término que emplea Grunberg (2002) para referirse al estableci-
miento de arreglos internos que usualmente anteponen aquellos
grupos con mayor poder. Por ejemplo, en el caso del comercio y
12 Principalmente en los municipios de San José (91%), Melchor extracción de chicle y xate, era lo que establecía el “contratista”
de Mencos (80%), La Libertad (52%), Flores (86%) y San An- que definía las reglas de los campamentos así como los precios
drés (79%). sobre el trabajo de los extractivistas.

16
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

descontento de los pobladores locales que se encuentran Esta decisión se ampara en la Ley Forestal (Decreto
dentro de la RBM y que ven interrumpidos sus esfuerzos 101-96) y la Ley de Áreas Protegidas (Decreto 4-89),
de seguridad de tenencia de la tierra14 y el acceso a los que permiten por un lado entregar en concesión para el
recursos que históricamente habían aprovechado. manejo forestal tierras pertenecientes a la nación y com-
partir responsabilidades de administración de áreas pro-
tegidas con personas o empresas.16 En 1992 el gobierno
1.4 La propuesta de reforma: Concesiones de Guatemala aprueba una propuesta de procedimientos
forestales comunitarias, CFCs para establecer la coadministración de la ZUM a través de
concesiones para el aprovechamiento de madera. Según
Como una manera de resolver conflictos y reconocer estudios, las opciones de conservación y uso mínimo,
estos derechos de asentamiento a comunidades ya esta- como aquellas basadas en la extracción de productos no
blecidas, el gobierno de Guatemala, junto con su prin- maderables y turismo, no ofrecían márgenes de ganan-
cipal donante USAID, promueven una reorganización en cias suficientemente grandes para promover el desarro-
el acceso y uso de los recursos naturales a través del llo económico ni para financiar los costos de protección
otorgamiento de contratos de concesión a poblaciones contra actividades ilegales (Synnot, 1994). Un comité
locales en la ZUM. Las concesiones funcionan como un consultivo se estableció para preparar lineamientos ge-
régimen de recurso de uso común. En este sentido, los nerales para iniciar el proceso de otorgamiento de con-
miembros de una organización concesionaria manejan cesiones (Tschinkel y Guillén, 1992).
los recursos dentro de sus unidades de manejo a través
de arreglos colectivos que pueden ser establecidos for- Tras largas negociaciones entre los organismos propo-
malmente (de jure, reglas legalmente reconocidas) o in- nentes que eran principalmente grupos de ONG, donantes
formalmente (de facto). Sin embargo, a partir de la teoría y el Consejo del CONAP, en 1994 el CONAP aprobó las
sobre el papel y las características que estos regímenes Normas de Adjudicación de Concesiones Forestales que
de uso común tienen (ver por ejemplo Ostrom, 2000, incluyen la figura de concesiones forestales comunita-
McKean et al., 2000), las concesiones se diferencian rias (Tschinkel, conversación personal, 2007). En ese
en los siguientes aspectos: no tienen su base en arreglos mismo año, a través del apoyo de un centro de investi-
establecidos por grupos indígenas (como sí ocurre en gaciones regional con amplia experiencia en el manejo
el altiplano guatemalteco), aunque en algunas comuni- forestal tropical y con un financiamiento importante, se
dades como Uaxactún y Carmelita sí rescatan formas firmó el primer contrato de concesión como proyecto pi-
tradicionales de manejo de recursos, especialmente no loto, San Miguel la Palotada. La USAID, por su parte,
maderables. Otra diferencia importante es que si bien financia otros estudios para generar insumos técnicos y
es cierto los derechos de los concesionarios no les per- legales que permitan la implementación de un modelo de
miten la propiedad colectiva, el contrato de concesión manejo forestal aprovechando las experiencias en Áfri-
sí implica que un grupo de comunitarios tiene definido ca, México y Belice (Synnot, 1994). Estas normas para
una serie de obligaciones y derechos de propiedad.15 el otorgamiento de concesiones de aprovechamiento y
En el contexto de la RBM, los contratos de concesión a manejo de recursos naturales renovables en la ZUM se
grupos comunitarios se miraban como un instrumento reformulan nuevamente en 1998 y establecen el marco
que potencialmente favorecería el éxito del modelo de normativo para la operativización del proceso concesio-
conservación, al mismo tiempo que se planteaban como nario. Una versión final se emite mediante la resolución
una forma de responder a las presiones y a los diferentes del Consejo Nacional de Áreas Protegidas y publicadas
intereses sobre los recursos. el 30 de julio de 1999.

14 La Ley del Fondo de Tierras, en cuanto al acceso de tenencia
de tierra en su artículo 45 establece que la regularización de 16 Este documento define dos categorías de concesión: 1) conce-
procesos de adjudicación de tierras del Estado –concesión de siones de manejo para la prestación de servicios públicos y 2)
títulos– no puede ser aplicada en las áreas protegidas, específi- concesiones de aprovechamiento y manejo de recursos naturales
camente en zonas núcleo y de uso múltiple. renovables. Las concesiones comunitarias se rigen bajo esta úl-
15 Como se verá en la siguiente sección los grupos concesionarios tima categoría (artículo 19, Título III, Capítulo III, concesiones
tienen asignados derechos de uso, acceso, manejo, extracción y de aprovechamiento y manejo de recursos naturales renovables
exclusión. –artículos 37-44–).

17
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

Mapa 4 taban con derechos ancestrales y pro-
Concesiones en la ZUM moverían la organización local. El área
total y la escala eran pequeñas, al ser
desde 3,500 a 35,000 ha en relación con
las extensiones de las concesiones co-
munitarias que se entregaron (Synnot,
1994). Por ejemplo, las concesiones
comunitarias estudiadas superan las
50,000 ha. Por otro lado, estas comu-
nidades podrían resolver el problema
de la ausencia de institución con credi-
bilidad y legitimidad para la adminis-
tración de los recursos. Asegurarían la
protección de los recursos a partir de la
participación de los grupos de usuarios
y promoverían la descentralización, al
incluirse a las municipalidades como
entidades que resolverían posibles con-
Fuente: SI-CONFOR, 2004.
flictos. Así mismo, la generación de in-
Los contratos de concesión, entonces, proponen com- gresos a partir del aprovechamiento de madera podría
partir y descentralizar las responsabilidades, derechos y permitir beneficios a corto plazo convirtiéndose en un
beneficios entre los usuarios, principalmente los grupos incentivo para la conservación. Las industrias madereras
de comunidades, madereros industriales, municipalida- existentes con historial de aprovechamiento permitirían
des y grupos de interés (CONAP, ONG).17 Una concesión llenar los vacíos técnicos de los grupos comunitarios. La
comunitaria representa un contrato por 25 años entre el integración vertical permitiría crear empresas comunita-
gobierno de Guatemala y una organización comunitaria rias cuyos niveles de producción y transformación gene-
que garantiza derechos de acceso, extracción, manejo y rarían beneficios a largo plazo a través de la vinculación
exclusión a recursos renovables maderables y no made- de estas empresas al mercado. Finalmente, la participa-
rables. Estos contratos no permiten la transferencia o la ción de ONG como proveedoras de asistencia técnica y
venta de tierra dado que los derechos de propiedad se administrativa y la certificación del bosque asegurarían
mantienen bajo un régimen estatal. Varios son los su- la sostenibilidad del manejo y el cumplimiento de los
puestos detrás del éxito del modelo. objetivos de conservación.18

El planteamiento inicial era que grupos dentro de la Nuevamente, a la hora de la implementación de las
ZUM se quedarían manejando pequeñas extensiones y concesiones en la ZUM y a partir de lo establecido en
así resolverían el conflicto con los residentes que con- las normativas desde la política estatal, las ONG con-
servacionistas y los donantes que trabajaban la región
se encontraron con ciertas dificultades. La lucha sobre
17 El reglamento de la Ley de Áreas Protegidas define una concesión
como la “Acción y efecto de conceder, de dar, otorgar, hacer mer-
ced y gracia de una cosa, especialmente cuando este se refiere a 18 De acuerdo a Synnot el objetivo de las concesiones, tanto indus-
un servicio público. La concesión es un acto de derecho público, triales como comunitarias, debería ser el siguiente: “promover
mediante el cual el Estado delega en una persona o en una empresa el manejo forestal a largo plazo, reducir la tasa de deforestación,
particular una parte de su autoridad y de sus atribuciones para la conservar la biodiversidad, cobertura forestal y contribuir al de-
prestación de un servicio de utilidad general”. Existen dos cate- sarrollo social y económico” (1994). Mientras que documentos
gorías de concesión: 1) concesiones de manejo para la prestación que describen los procedimientos plantean los siguientes objeti-
de servicios, y 2) concesiones de aprovechamiento y manejo de vos: “lograr el manejo sostenido del recursos forestal propiedad
recursos naturales renovables (en esta categoría a su vez existen del Estado, con la participación de la población rural y la in-
dos tipos: concesiones de manejo comunitario y concesiones de dustria forestal privada; procurar el abastecimiento sostenido de
manejo industrial). Artículo 19, Título III, Capítulo III. Conce- materia prima a empresas forestales y comunidades interesadas
siones de aprovechamiento y manejo de recursos naturales reno- para ofrecer productos de madera al mercado nacional e interna-
vables (artículos 37-44) Acuerdo 759-90. Guatemala 1990. cional” (Tschinkel y Guillén, 1992).

18
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

quiénes deberían obtener estas concesiones, si las in- únicamente cuatro contratos (San Miguel La Palotada,
dustrias madereras o los grupos comunitarios, inicia un Carmelita, La Pasadita e Impulsores Suchitecos). con la
debate sobre las capacidades que ambos grupos tenían excepción del contrato firmado con Impulsores Suchite-
para involucrarse en el manejo forestal favoreciendo cos, el resto de los contratos fueron firmados con orga-
los intereses de conservación de la zona. Mientras que nizaciones de tipo comunitario residentes en la reserva.
los industriales planteaban su experiencia en aprove- La ausencia de reglas claras sobre las cuales se podían
chamiento de madera, algunas ONG conservacionistas negociar estos contratos favorecía la burocratización de
se preocupaban por el impacto ambiental de sus acti- los procesos. Si bien inicialmente el modelo estaba diri-
vidades; la degradación de especies de alto valor en gido únicamente para grupos con derechos históricos de
unidades de manejo donde grupos madereros extra- asentamiento se abre el espacio para grupos organizados,
jeron madera de forma legal e ilegal durante la épo- como en el caso de la concesión de Impulsores Suchite-
ca del FYDEP (entrevistas de campo, 2007). Algunos cos que se otorga a grupos que residían en el municipio
planteamientos giraban en torno a otorgar concesiones
de Melchor de Mencos, fuera de la unidad de manejo.
a grupos comunitarios, de manera que éstos pudieran
proveer de materia prima a las industrias existentes
en la zona central19 (Tschinkel y Guillén, 1992). Estas Finalmente, los autores apuntan hacia ciertos factores
diferentes visiones sobre el manejo y acceso a los re- externos que permiten la participación de grupos comu-
cursos evidencian la diferencia de los intereses sobre nitarios y fomentan reformas a regulaciones, permitien-
el control de los recursos naturales entre industria y do a estos grupos acceder a manejo forestal organizado a
comunidades con la conservación de por medio. través de contratos de concesión (CONAP, 1993; Gómez
y Méndez, 2005; Nittler y Tschinkel, 2005; Monterroso,
La composición social heterogénea de los grupos co- 2006): 1) por el cumplimiento de los Acuerdos de Paz
munitarios reflejaba diferentes experiencias, niveles de que establen que un porcentaje (100,000 ha) dentro de
organización, intereses y capacidades. Aquellos cuyos la ZUM debe darse a grupos organizados para el mane-
medios de vida se encuentran relacionados con el bosque jo; 2) Reconocer los derechos históricos que tenían los
a través de su historia de extracción no contaban con la grupos establecidos en la ZUM previo al establecimien-
capacidad para extraer madera y algunos consideraban to de la RBM; 3) las debilidades institucionales del ente
esta actividad como destructiva para el bosque. Mientras rector (CONAP) requieren de mecanismos de co-admi-
que otros grupos con mayor experiencia, especialmente nistración para regular el cumplimiento de los nuevos
algunos con trayectoria de extracción ilegal o como tra- arreglos institucionales; 4) creciente presión de comuni-
bajadores de industrias madereras en la región, residían dades organizadas que luchan por asegurar sus derechos
fuera de la ZUM (CEDARENA, 2003). Otros con historia históricos y el acceso al manejo de recursos naturales;
reciente de Petén llegan a la ZUM con la expectativa de 5) el mal manejo que los madereros privados dieron a
alcanzar títulos de tierra y expandir sus actividades agrí- la zona de reserva forestal durante el tiempo del FYDEP,
colas y ganaderas.20 y 6) los grupos de ONG conservacionistas consideraban
que las comunidades rurales podían ser mejores socios
En la práctica, el proceso de otorgamiento de conce- de la conservación.
siones se volvió lento y complicado (CEDARENA, 2003;
entrevistas de campo). Entre 1994 y 1998 se firman
2. Proceso de investigación:
características de los casos de estudio
19 Se define como el área central la región comprendida por el cas-
co urbano de San Benito, Santa Elena y Flores, centro comercial En Petén, a partir del establecimiento de la Reserva de
y de toma de decisiones a nivel departamental y de la región
norte de Petén. la Biosfera Maya (RBM), se da una reforma importante
20 De acuerdo con entrevistas a representantes del CONAP durante en los derechos de tenencia sobre los recursos naturales.
los años de las adjudicaciones de concesión (Castellanos, comu- A diferencia de otros esfuerzos para promover reforma
nicación personal), dos de las comunidades residentes dentro de la agraria, las concesiones como reforma forestal tienen
ZUM –El Cruce a ha Colorada y La Colorada– eran asentamientos
particularidades importantes que se asemejan a procesos
recientes que el gobierno permite mantener dentro de la ZUM a tra-
vés de un acuerdo de intención que los obliga a firmar contratos de que se dan en otras regiones de América Latina (Pacheco
concesión como la única vía para permanecer dentro de esta zona. et al., 2008). En primer lugar, el Estado mantiene los

19
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

derechos de alienación, por ende tiene un papel impor- cos que emigraron a Petén durante la época del chicle
tante en la definición de reglas de juego; además, en el que empezó durante 1930. La producción de chicle se
centro de la transferencia de derechos se encuentran los organizaba desde campamentos que se distribuían en
recursos naturales renovables y no la tierra o recursos las zonas boscosas y se recolectaba en Carmelita, desde
no renovables como el petróleo y el gas, que siguen es- donde se trasladaba a la capital a través de avionetas que
tando en manos del Estado. Finalmente una diferencia aterrizaban en la antigua pista construida en 1942.
importante es que las CFC por no es-
tar centradas en asignar derechos de Tabla 1
propiedad sobre la tierra, no entran Características de los casos de estudio
en las dinámicas de mercado sino más
bien los derechos se definen a partir
de acuerdos en donde lo que rigen son
esquemas colectivos de manejo de re-
cursos.21

Los criterios de selección de los
casos de estudio conducidos por esta
investigación se centraron en dos as-
pectos: el primero, la ubicación de la
unidad de manejo (bosque) en relación con la residencia La comunidad de Carmelita está poblada por 88 fami-
de los miembros de la organización concesionaria. Por lias que dependen todavía de la extracción de productos
un lado, Carmelita que es una concesión con población no maderables: xate, pimienta y chicle. Las estrategias
residente en la comunidad que lleva el mismo nombre de vida se diversifican con la firma de la concesión y
y se encuentran organizados a través de una Coopera- los pobladores incursionan en actividades de aprovecha-
tiva de Desarrollo Integral. Árbol Verde, el segundo miento de madera, actividad nueva para ellos. También
caso, es una organización comunitaria conformada por durante los últimos años aumenta el número de familias
miembros establecidos en nueve comunidades diferen- que se dedican al turismo de baja escala, llevando a gru-
tes establecidos fuera de la ZUM. Está ubicación está re- pos a los monumentos mayas del Mirador. De acuerdo a
lacionada con el segundo factor considerado, esto es la información obtenida en campo, en total un 75% de los
importancia que los recursos forestales tienen en las es- pobladores de Carmelita depende del bosque. Cerca del
trategias de sobrevivencia de los comunitarios. Mientras 30% de las familias cultivan maíz y frijol para subsisten-
que los miembros de la comunidad de Carmelita se han cia con un promedio de 3,61 ha/familia.22 Los servicios
dedicado históricamente a actividades extractivas, los
básicos son escasos en la comunidad, cerca del 60% de
miembros de la Sociedad Civil Árbol Verde dependen
las familias tiene agua potable, no hay un servicio de
de actividades agrícolas y de trabajo asalariado (CEMEC,
drenaje, ni electricidad. Existe un centro de salud que
2001). Las características generales de las concesiones
provee asistencia básica. Para el 2001 la tasa de analfa-
estudiadas se resumen a continuación en la tabla 1.
betismo alcanzó el 41.2% del total de la comunidad.
Carmelita, el primer caso de estudio, es una comunidad
establecida residente por chicleros y xateros en 1920, El segundo sitio estudiado fue Árbol Verde. A dife-
ubicada dentro de la ZUM a 85 km de Flores en un ca- rencia del primer caso, Árbol Verde es una organización
mino de terracería. De acuerdo con antiguos pobladores, compuesta por miembros de nueve comunidades dife-
Carmelita fue establecida por mexicanos y guatemalte- rentes ubicadas fuera de la ZUM. Las comunidades se

21 Se reconoce que en la actualidad una de las principales presio- 22 Los suelos kársticos de Petén son inapropiados para la agricul-
nes al modelo es la existente amenaza de la expansión del mer- tura, por lo tanto los rendimientos son bastante bajos. Todos los
cado de tierras para la ganadería, aunque este problema se ha hogares encuestados, incluyendo aquellos que cultivan maíz,
centrado especialmente en las concesiones de San Miguel La confirman que deben comprar cantidades adicionales del grano
Palotada, La Pasadita, La Colorada y El Cruce a la Colorada. para satisfacer sus necesidades.

20
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

encuentran conectadas entre sí por una carretera pavi- relevantes para entender las distintas dinámicas influ-
mentada que va del municipio de Melchor de Mencos y yentes sobre Petén.
Tikal hacia Flores. El número de familias por comuni-
dad varía entre 52 y 311 en la más grande. El trabajo de La pregunta principal de las investigaciones fue ¿Has-
campo se realizó en dos comunidades. El Naranjo que ta qué punto los cambios en los derechos legales para las
cuenta con 249 familias, de las cuales el 15% se encuen- comunidades han conllevado cambios o beneficios para
tra representado por Árbol Verde, e Ixlu con 300 fami- ellos y para el bosque? Se tomó la decisión de utilizar un
lias, de las cuales el 28% es miembro de Árbol Verde. abordaje basado en los derechos, que combina un interés
Ambas comunidades se establecieron después de 1960 en los derechos humanos y el bienestar material de las
(Shriar, 2006). personas. Este enfoque intenta reintroducir las preocu-
paciones normativas, pragmáticas y éticas en el análisis
Mientras que en Carmelita se ha dado una dependencia del desarrollo, donde las personas tienen derecho de re-
histórica del bosque, las estrategias de vida de los miem- clamar a sus gobiernos en base a sus derechos de todo
bros de Árbol Verde no se basan en el aprovechamiento tipo (Cornwall, 2004; Colchester, 2008).
del bosque, sino en la agricultura y la ganadería. Más del
40% de los miembros depende de la agricultura y la ga- Así, para poder entender la naturaleza de las reformas
nadería, las parcelas de cultivo son también mayores en de tenencia que se dan en Petén, con este enfoque, se
estas comunidades con un promedio de 15.28 ha/familia utilizó el marco conceptual de los recursos de propiedad
cultivadas. Esto implica que existen comunidades como común (CPR; Ostrom, 2000, McKean et al., 2000) que
El Naranjo en donde la superficie agrícola fue calcula- desagregan los tipos o conjuntos de derechos en cinco
da en 38 ha/familia, mientras que comunidades como y los organizan según el actor social que los reclama,
El Zocotzal, la superficie agrícola fue de un poco más haciendo diferencia entre el Estado, la colectividad y
de 2 hectáreas para el 2001 (CEMEC). Esto implica que los individuos. Los derechos se clasifican como los re-
en comunidades donde la extensión agrícola es bastante lacionados con la toma de decisión, los de uso y los que
amplia y, por ende, la fuerza familiar no es suficiente, se generan beneficio a partir de los recursos (Barry y Mein-
debe contratar jornaleros para las actividades de siem- zen-Dick, 2008). En el transcurso de la investigación se
bra, limpieza y cosecha. A diferencia de los habitantes logra “mapear” los cambios que ocurren en la práctica
de Carmelita, las actividades de aprovechamiento de no analizando el reconocimiento o transferencia de derechos
maderables no superan el 10%; existe además un por- en la esfera legal formal, lo consuetudinario y de facto.
centaje más alto de asalariados y personas dedicadas al También se revisa los marcos regulatorios y las políticas
comercio. La mayoría de estas comunidades cuenta con que pueden influir directa e indirectamente en el proceso
servicios básicos, incluyendo agua, drenajes y electrici- y que favorecen u obstaculizan los mecanismos que las
dad. Las tasas de analfabetismo son similares a aquellas comunidades tienen para recibir beneficios provenientes
que se encuentran en Carmelita con una tasa de 45%. de su nuevo acceso a los recursos forestales. A la vez, el
estudio del rol y evolución de las organizaciones locales
forma parte importante de la investigación al entender la
2.1 Aspectos metodológicos importancia de acción colectiva en este tipo de cambios
sociales.
La investigación forma parte de un proceso más amplio
que toma simultáneamente casos de estudio en tres paí- Los instrumentos de recolección de datos a nivel co-
ses más en América Latina (Nicaragua, Bolivia y Bra- munitario incluyeron encuestas, entrevistas a profun-
sil), cuatro en Asia y tres en África. Las investigaciones didad, grupos focales y talleres. Las metodologías de
se realizaron entre 2006 y 2008. En Guatemala los dos análisis de datos incluyen: el análisis de costos de tran-
sitios estudiados son el altiplano y Petén. Para Petén, sacción (ver resultados en la sección 3.3) y un estudio
se realizó un estudio contextual sobre los factores de de la cadena de valor para la madera. Uno de los ob-
presión demográfico, social y económico en la región, jetivos principales de la investigación es profundizar el
analizando sus implicaciones para el cambio de uso de conocimiento de los resultados y las tendencias que han
suelo y la deforestación. También hubo una recopilación provocado los cambios en el acceso y uso del bosque por
y revisión de literatura y datos existentes en Guatemala parte de las comunidades bajo concesiones forestales a

21
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

lo largo del período en que gozan estos derechos. Esto, tros políticos y de poder, define en buena medida los
para poder contribuir con recomendaciones de políticas arreglos institucionales en torno al uso de los recursos
y acciones capaces de ayudar al gobierno, las comunida- a partir de las relaciones comunitarias y de parentesco.
des, la industria y los donantes, a enfrentar los enormes Tal es el caso del sistema de contratistas de chicle y xate,
retos de la rbm y las comunidades aledañas en el futuro que tienen normas claras sobre el manejo de los produc-
próximo. tos: ¿Quién puede extraer estos productos? ¿Dónde se
puede extraer? ¿Cómo se distribuyen los beneficios de
la actividad?
3. Discusión de resultados
En el caso de otros recursos como la madera y el pe-
Los resultados están organizados en tres secciones. La tróleo, los derechos de manejo y exclusión siempre fue-
primera busca ahondar en los cambios que se han dado ron controlados por el Estado a través de concesiones a
a partir de la reforma de tenencia, específicamente aque- corto plazo otorgadas a terceros, especialmente empre-
llos relacionados con las instituciones locales, formales sarios locales. No es sino hasta tiempos recientes que
e informales y los mecanismos de acceso. La segunda el Estado realiza esfuerzos para regular las actividades
presenta una serie de indicadores que buscan delimitar de extracción de productos no maderables, lo cual in-
de forma cuantitativa y cualitativa el impacto de la re- fluye para que los sistemas de reglas que organizan el
forma en los diferentes niveles de medios de vida de las manejo de estos productos permanezcan en el tiempo.
concesiones estudiadas. Dichos indicadores se describen La única excepción es el chicle, dado que sí existe una
en detalle en esta sección. La tercera discute las limita- regulación (Ley de Chicle, 1976) pero ésta se centra en
ciones del modelo enfocado en el análisis de los costos regular la distribución de beneficios y no en la regula-
de transacción y el análisis de la cadena del valor. Final- ción de las formas de manejo, lo cual ha permitido que
mente se presenta una discusión de los principales desa- las reglas que definen el manejo y la extracción se den
fíos que en su conjunto retroalimentan y fundamentan de manera informal como con el resto de los productos
las propuestas de política y los cambios de estrategias no maderables.
que se incluyen en la última parte de este documento.
En este sentido los contratos de concesión, garantizan
3.1 Reforma de tenencia el acceso de los comunitarios a un recurso que anterior-
mente tenían restringido, la madera, otorgándoles el
derecho exclusivo de manejo a estos recursos (Ver es-
Las concesiones comunitarias estudiadas son sistemas
quema 1, Caja de derechos. Carmelita y Árbol Verde,
complejos que combinan diferentes formas de gestión,
pág. 24). Así también, la normativa priorizó un marco
apropiación y acceso a recursos. Estos sistemas se di-
regulatorio con reglas claras para el aprovechamiento de
ferencian a nivel del recurso que se desea obtener, por
productos maderables y a manera de asegurar la sosteni-
ende, no es lo mismo hablar de la tierra, los recursos
bilidad del manejo forestal a través de mecanismos como
maderables y no maderables, recursos arqueológicos o
la certificación del Consejo Forestal (FSC, por sus siglas
recursos no renovables como el petróleo. Hasta hace
en inglés). Los criterios que se utilizaron, por ejemplo
poco se consideraba que todo el territorio de la ZUM se
en el caso de Carmelita abordado en este estudio, para
manejaba bajo un régimen de acceso abierto. Según di-
ferentes autores, esto significaba el acceso ilimitado a los el establecimiento de los perímetros de las unidades de
recursos sin ningún tipo de regulación (CONAP, 2007a; manejo estuvo basado en el uso tradicional y las áreas
Tschinkel y Nittler, 2005; Whitacre, 1996). Esta inves- previamente establecidas para la extracción de los re-
tigación contribuye a los esfuerzos que demuestran que, cursos no maderables. Lo irónico de esto, es que luego
por el contrario, sí ha existido un sistema de reglas lo- el modelo promovido se basó en el aprovechamiento de
cales, aunque usualmente informales, especialmente en recursos maderables.
el manejo de recursos no maderables. Ejemplos de estos
sistemas informales de reglas son aquellos que tienen Finalmente, el proceso de concesión permite el esta-
que ver con las formas de extracción y aprovechamiento blecimiento de entidades colectivas de organización, al
del xate y el chicle (Hurtado, 2008; Monterroso, 2006). establecer dentro de las normas de adjudicación de con-
En el caso de Carmelita, comunidad alejada de los cen- cesión la necesidad de contar con una organización le-

22
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

galmente establecida previo a la firma del contrato. Las al analizar ambas comunidades se observa que la made-
figuras legales que fueron adoptando cada organización ra ocupa un lugar central dentro de las actividades pro-
comunitaria difieren de acuerdo a sus intereses y el tipo ductivas, en comparación con las actividades no made-
de acompañamiento técnico, obligatorio en la primera rables, en el caso de Carmelita, o el turismo, tanto para
etapa de establecimiento del sistema. En el caso de las Carmelita como para Árbol Verde, no sólo por los ingre-
concesiones estudiadas, Árbol Verde asume la figura de sos que éstos producen, sino también por la importancia
Asociación Civil mientras que Carmelita firma el con- que esta actividad tiene en la generación de empleo. Las
trato inicialmente como Comité de Pro-mejoramiento de reglas en uso para las actividades maderables se crearon
la comunidad, organización comunitaria pero no reco- e implementaron dentro del marco formal sin mayores
nocida legalmente, que posteriormente se transforma en conflictos en ambas comunidades, puesto que para los
la Cooperativa de Desarrollo Integral. comunitarios de ambas concesiones representaba una
actividad nueva.
De acuerdo con el Código Civil, existen diferencias en
cuanto a las obligaciones y derechos que una cooperati- Sin embargo, estos cambios en los regímenes de tenencia
va tiene respecto a una asociación civil o una sociedad sí crearon conflictos con las antiguas formas de acceso que
civil. Por ejemplo, de acuerdo a la Ley de Cooperativas, usuarios tradicionales tenían a los recursos no maderables.
éstas están obligadas a asignar el 10% de sus ingresos En el caso de Carmelita, este conflicto se ha ido superan-
a gastos de educación y 10% más para actividades de do de manera gradual a través de la formalización de estas
inversión social. Pero quizá la diferencia que ha mar- formas de acceso. Por ejemplo, en el caso del xate se gene-
cado importantes discusiones a nivel interno es que las ran normas respecto a la extracción, lo que requiere avales,
asociaciones civiles23 por ser entidades sin fines de lucro documentos que permiten el aprovechamiento del recurso
no pueden repartir dividendos. Sin embargo, estas dife- bajo notificación previa a la CFC. Estos no representan una
rencias a nivel de cuestiones tributarias y contables, así regla formal, pero a nivel local permiten autorregular la ac-
como para la comercialización se conocieron muy poco tividad dentro del bosque, tanto para residentes miembros
al inicio del proceso, lo cual tuvo implicaciones negati- y no miembros de la comunidad que extraen el recurso,
vas como se discutirá más adelante. como para no residentes. Posteriormente la organización
impulsa la definición de un plan de manejo para el recurso
e intenta organizar la extracción a nivel de la Cooperativa
A partir del establecimiento de concesiones, se obser-
(este proyecto inicia en el año 2005 y se mantiene hasta
va entonces un proceso de transferencia de derechos a
el momento). Parte de este esfuerzo se debe a que todavía
comunidades que anteriormente manejaban recursos de
existe un conjunto de contratistas y subcontratistas de este
manera individual bajo reglas informales (ya sea a nivel
recurso, que ejercen influencia a nivel de la organización,
de familias o a nivel de subgrupos, ver esquema 1, Caja
para que se respeten estas formas de acceso a los recursos.
de derechos pág. 24). En el caso de los productos madera-
bles las CFC se vuelven los actores exclusivos del manejo
mientras que en el aprovechamiento de productos no ma- Sin embargo, en el caso de Árbol Verde, la situación es
derables se vuelven el vehículo a través del cual se inicia diferente, dado que por ser una unidad de manejo sin po-
un proceso de “formalización” de los acuerdos informales blación residente y donde los grupos de usuarios de xate
existentes. son pobladores de otras regiones, no cuentan con este
poder de influencia dentro de la organización. Aunque
durante los primeros años se utiliza un mecanismo infor-
Las implicaciones que estas medidas iniciales tienen
mal similar al de Carmelita, el sistema de avales, desde
respecto al desempeño posterior son importantes (Ver
hace ya cuatro años (2003) se ha cancelado cualquier
también sección 3.3 sobre el modelo de manejo) ya que
tipo de permiso a nivel externo, reservado únicamente
23 Dentro de las 12 concesiones forestales comunitarias, existen tres
a través de la membresía de Árbol Verde. Sólo se puede
organizaciones comunitarias que escogieron la figura de Asoción extraer xate en su unidad de manejo si se es miembro de
Civil: Asociación Forestal Integral La Colorada; Asociación Fo- Árbol Verde.
restal Integral El Cruce a la Colorada; Asociación Forestal Inte-
gral San Andrés, Petén, AFISAP. De estas la única que no ha reparti-
do dividendos (de acuerdo a lo que establece la ley y sus estatutos, El esquema 1 muestra de manera gráfica los princi-
hasta diciembre 2008 esta situación se mantiene) es AFISAP. pales cambios en el conjunto de derechos. En este caso

23
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

se muestra que el Estado transfiere los derechos para el individual, cada grupo decide qué cultivos tener y cómo
manejo de recursos tanto maderables como no madera- manejar el ganado.
bles. El aprovechamiento de la madera es un derecho ex-
clusivo de las organizaciones signatarias del contrato, en Uno de los aspectos importantes que marcan la exis-
tanto que para el resto de recursos dentro de las unidades tencia de estos arreglos informales y que determinan el
de manejo se transfieren los derechos para autorizar el tipo de comportamiento aceptable respecto al recurso,
acceso, la extracción y el manejo a subgrupos dentro de depende en buena medida de la relación que existe entre
la organización, tanto de miembros como de no miem- el grupo de usuarios y el recurso mismo. El grado de
bros. En lo que respecta al acceso de recursos no made- dependencia de los recursos del bosque para el ingre-
rables de valor comercial, éstos pasan por un proceso de so familiar es un incentivo importante para contar con
formalización, regulando el acceso a través de arreglos un sistema de reglas que les permita regular el uso, el
informales como los avales pero también promoviendo manejo y el control, para asegurar la subsistencia. Esta
el manejo y comercialización colectiva a través de las diferencia se observa entre los grupos que pertenecen a
organizaciones concesionarias. Se observa también que la Cooperativa Carmelita y la Asociación Árbol Verde.
hay un proceso de colectivización de las actividades Mientras que para los primeros los recursos del bosque,
productivas que anteriormente se manejaban a través de tanto los productos maderables como los no maderables,
pequeños subgrupos o de individuos como los contra- representan más de un 70% de sus ingresos, para los se-
tistas de chicle o xate. En lo que respecta a los usos de gundos este porcentaje es mucho menor y varía entre un
la tierra éstos se delimitan de acuerdo a un plan de ma- 30% y un 50%, valor que incluye únicamente los recur-
nejo y un ordenamiento territorial. Se otorgan derechos sos maderables.
de permanencia para pobladores que demuestran residir
en la comunidad por más de 20 años, estos derechos son
En cuanto a las actividades de aprovechamiento fo-
válidos únicamente para las concesiones con población
restal maderable, éstas se encuentran reguladas dentro
residente, seis de las doce concesiones comunitarias. En
del marco formal. No obstante, para poder proteger los
Carmelita, por ser una concesión con población residen-
derechos de exclusión, a nivel de las organizaciones
te, aunque las actividades de agricultura y ganadería se
se han definido arreglos informales para poder cum-
definen en el plan de ordenamiento territorial, en la prác-
plir con sus actividades de monitoreo y control. Éstas
tica el ejercicio de estos derechos se establece de manera
tienen que ver con mantener el control sobre sus dere-
chos y se ha vuelto un tema crítico
Esquema 1. Caja de derechos
conforme avanzan los contratos de
Cómo se distribuye el conjunto de derechos en las CFC estudiadas
concesión. La vigilancia de posibles
transgresores; buscadores de tierras
para agricultura, extractivistas ile-
Tipos de
derecho

gales de madera y de productos no
• Sitios arqueológicos • Extracción ilegal
Acceso
delimitados y protegidos de madera

maderables, huecheros, promotores
bajo planes de manejo • Extracción
ilegal de piezas

de incendios forestales, es una com-
• Mantiene los arqueológicas
derechos sobre
Extracción

petencia compartida con el CONAP.
la extracción de
productos no

Los contratos responsabilizan a los
renovables • Extracción de
• Extracción de xate xate y chicle
se rige bajo

comunitarios para que éstos notifi-
puede regirse a través
de avales de xate o a esquema de
• Define los mar- contratistas
• Derecho exclusivo para el través de la cooperati-
quen en caso de una anomalía, pero
Manejo cos regulatorios
manejo de la madera va (Carmelita) • Manejo individual
sobre el manejo
Uso de la tierra a parcelas agríco-
la denuncia judicial debe hacerse de
de los recursos • Transfiere derechos a
través de planes de las y pastoreo
subgrupos (miembros)
ordenamiento territorial

manera conjunta con el CONAP. La
para el manejo de no • Permisos
(parcelas agrícolas y
maderables temporales de
zonas de pastoreo)

escasa claridad sobre el proceso a
Exclusión permanencia

• Mantiene la pro-
piedad pública
• Se formalizan derechos
de permanencia • Agarradas de seguir y la ausencia de normas que
penalicen comportamientos delic-
Alineación tierra

Estado
Formas de organización colectiva Individual tivos en materia ambiental, obligan
a que los comunitarios asuman es-
* Base del derecho
dejure
defacto
¿Quién (es) tiene (n) el derecho

tos costos. De acuerdo con los da-
Consuetudinario
No reconocido por ningún sistema (acción ilegal)

Fuente: Elaboración propia elaborado con base en la clasificación propuesta por Barry y tos obtenidos en campo, para poder
Meizen-Dick, 2008.

24
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

cumplir con esto, las organizaciones comunitarias hacen asegurar el acceso a los recursos de parte de la comuni-
una inversión importante a nivel financiero que puede dad en general. Conforme las organizaciones concesio-
alcanzar hasta los US$15,000 semestrales, cifra que se narias se especializan en la producción y transformación
ha ido incrementando en los últimos años. Estos fondos de madera, priorizando el fortalecimiento de empresas
sirven para mantener cuadrillas de vigilancia constante comunitarias con motivo de lograr una rentabilidad
en las unidades de manejo. Conforme aumentan los re- económica comercial, estas figuras se alejan de ser las
clamos de tierras de pobladores del sur de Petén, la pre- instancias apropiadas para “albergar” la planificación y
sión por la tierra para la agricultura se hace más fuerte en deliberación sobre los asuntos sociales más amplios. En
la zona norte de la RBM. Hasta el momento esta presión este sentido, podemos confirmar la hipótesis que plantea
se ha podido mantener, no obstante, es un aspecto que que la eficiencia económica no necesariamente coinci-
no se ha tomado en cuenta a nivel de las concesiones de con los objetivos de una organización comunitaria y
comunitarias. no garantiza un abordaje equitativo y representativo de
los intereses comunitarios. Una muestra de eso es Árbol
En lo que respecta a reglas de uso y control, éstas se Verde, que es una de las organizaciones que se recono-
encuentran reguladas de manera formal en los contratos ce con mayor nivel de rentabilidad empresarial en las
de concesión. A nivel interno se establecen reglamentos concesiones manejadas por grupos comunitarios, pero
y estatutos que determinan el conjunto de sanciones para en donde se empiezan a percibir –por ese mismo éxito–
comportamientos no aceptados. En ambas concesiones posibles conflictos de representatividad y distribución
existe evidencia del cumplimiento de este conjunto de de beneficios a nivel comunitario.
sanciones, los principales conflictos se dan cuando la in-
fracción la ejercen personas no miembros, ya que en es- Otro aspecto importante que influye en las relaciones
tos casos la penalización debe pasar por una tercera vía. comunitarias y por ende afecta las estructuras organiza-
tivas, es la relación familiar de parentesco. Varios con-
Podemos observar que el conjunto de reglas que influ- flictos en Carmelita tienen su base en confrontaciones
yen en los mecanismos de acceso a los recursos confor- a nivel de familias. Un análisis más cuidadoso de es-
man una red en la que confluyen los contratos como re- tos factores permitirá entender mejor los mecanismos
glas formales sancionables, así como los estatutos y los de autoexclusión y mejorar las formas de rendición de
reglamentos internos. También se observa que existen cuentas, así como los mecanismos de resolución de con-
arreglos informales en el manejo de los recursos no ma- flictos. Para poder resolver los problemas de represen-
derables y en el mantenimiento de los derechos de ex- tatividad, el Estado ha fomentado en los últimos años
clusión y control de las actividades maderables. Además el establecimiento de Comités Comunitarios de Desa-
existe una serie de reglas que se cumplen con base en rrollo (COCODES). Si bien éstos empiezan a funcionar
derechos históricos, como los derechos de asentamiento como una iniciativa de ONG para establecer estructuras
para las comunidades residentes que demuestran histo- centrales en las que se resuelvan las divisiones miem-
rial de asentamiento de más de 20 años. bros y no miembros de la organización concesionaria,
su función realmente evoluciona hacia instancias más de
representación amplia de la comunidad donde reflejan
3.1.1 Cambios en las estructuras organizativas a los intereses en los asuntos sociales de educación, salud
nivel comunitario y servicios básicos.

Con el establecimiento del sistema de concesiones co- Debido a la ausencia de los organismos del Estado
munitarias también se dan cambios en las estructuras a a nivel local, se ha transferido de manera implícita las
nivel comunitario. Inicialmente existían distintas estruc- obligaciones de desarrollo social a las figuras concesio-
turas informales como comités forestales, en el caso de narias. Éstas incluyen, dentro de sus estatutos, reglas
Árbol Verde, y comités pro-mejoramiento en el de Car- sobre la distribución de beneficios a nivel de la comu-
melita. Estos forman la base para el establecimiento de nidad. Sin embargo no existen mecanismos de distribu-
figuras legales, que inician como organizaciones conce- ción de dichos beneficios y éstos terminan repartiéndose
sionarias de base comunitaria, cuya lógica organizativa de acuerdo con la demanda, lo cual es organizado de
era buscar satisfacer las necesidades de subsistencia y distintas maneras según el caso. Esto puede dar lugar a

25
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

situaciones de clientelismo, corrupción y paternalismo. El papel de ACOFOP se ha mantenido, en tanto que a
Por ejemplo, en el caso de la obtención de empleo, en través de éste los grupos concesionarios mantienen un
ambas concesiones, algunos miembros se quejan de que espacio de representación gremial que les permite par-
se limita la distribución de empleos según la influencia ticipar en espacios políticos de toma de decisión, más
que tienen los miembros de la junta directiva en función. allá de la concesión. De hecho, ACOFOP, al representar el
Ambas juntas directivas niegan esta situación, difícil de conjunto de organizaciones concesionarias, las proyec-
demostrar, pues se confunde con el desorden de los re- ta como un sistema comunitario. Por ejemplo, a través
gistros, la escasa transparencia y la ausencia de mecanis- del papel que ACOFOP tiene como miembro de la Junta
mos de ajuste de cuentas. Directiva de la Secretaría del CONAP, o como miembro
de la Asociación de ONG de Recursos Naturales y Am-
Con el establecimiento de los COCODES, en especial biente de Guatemala, ASOREMA, ACOFOP ha sido central
dentro de las concesiones con población residente, se también en velar por el control sobre los mecanismos de
convierte a estas organizaciones en receptoras de fondos acceso, especialmente los derechos de exclusión frente a
de inversión social al ser compuestas por un grupo de co- grupos externos, por ejemplo, de campesinos en búsque-
munitarios, tanto miembros como no miembros y la dis- da de tierras para la siembra.
tribución del capital es de acuerdo con una planificación
aceptada y reconocida por los pobladores de la comuni- Finalmente, otro de los beneficios que se han obteni-
dad. En teoría, esta es la idea, sin embargo el estableci- do a través de ACOFOP, es la incidencia política en los
miento del COCODE en la comunidad de Carmelita es muy niveles más altos para solucionar las incongruencias de
reciente como para poder comprobar si se han podido re- políticas y prácticas, como el caso de los conflictos en-
solver estos temas. En el caso de Árbol Verde, la relación tre concesionarios y chicleros, las incoherencias entre la
es indirecta. Se reconoce la existencia de organizaciones normativa de concesiones y la ley de chicle. También fue
productivas como Árbol Verde y las alcaldías auxiliares, clave en el proceso de lucha por conflictos con terceros,
sin embargo los beneficios de carácter social, como dona- como en el caso de proyectos de exploración petrolera
ciones, se distribuyen a través de la membresía. en Carmelita y la ampliación del Parque Mirador-Río
Azul. En ambas ocasiones ACOFOP ha buscado repre-
sentar y defender los derechos de la colectividad mayor
3.1.2 Papel de redes comunitarias en el
(conjunto de concesionarios) jugando un papel clave
fortalecimiento de la organización
como intermediario ante esferas regionales, nacionales
comunitaria
e internacionales.

Uno de los aspectos importantes para la gestión y evo-
lución de ambas organizaciones concesionarias des- 3.1.3 El papel de actores externos
cansa en el papel central que ha jugado la organización
de segundo nivel y redes comunitarias en el fortaleci- Los actores externos incluyen las Organizaciones no
miento de la organización comunitaria. En este sentido Gubernamentales, sobre todo los de conservación, ONG
se menciona una organización comunitaria de segundo y los entes de cooperación que han invertido fondos y
nivel que es la Asociación de Comunidades Forestales diseñado programas y políticas para el desarrollo en el
de Petén, ACOFOP,24 y una red comunitaria que es la Aso- territorio que comprende la ZUM, dentro de la RBM. Se
ciación Coordinadora Indígena y Campesina de Agro- considera que estos actores fueron clave en la búsque-
forestería Comunitaria, ACICAFOC. El rol de ambas ha da de formalización de derechos de acceso a la tierra,
sido de suma importancia en el proceso de adquisición como las titulaciones de tierra, los catastros, los orde-
de derechos de usufructo, en la canalización de los recla- namientos territoriales a través de zonas de manejo, las
mos de los grupos comunitarios para poder acceder a los concesiones, tanto de la ZAM como de la ZUM. Además,
recursos para ambas organizaciones. tienen un papel importante en la transferencia de dere-
chos y el reconocimiento de diferentes formas de acceso
local, por ejemplo, los derechos de usufructo a través
de contratos de concesión comunitaria. En este sentido,
24 Para una referencia más amplia del proceso de conformación de
ACOFOP y sus principales logros, consultar ACOFOP-CIFOR (2007).
las ONG conservacionistas consideraban que los comu-

26
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

nitarios podían ser mejores aliados para sus objetivos y de acuerdo a los resultados de Carmelita, se observa
ambientales que los concesionarios industriales. Esta un incremento entre las personas que se dedican a esta
influencia se dio a nivel estratégico en toda la región, actividad; es importante que las organizaciones externas
y también a nivel local donde se manifiesta de manera que decidan trabajar en las concesiones tomen en cuenta
diferente en cada concesión. estos aspectos.

El papel de las ONG en ambos sitios de estudio difiere; Se puede decir que las ONG también fueron clave como
Carmelita sí contó con una ONG acompañante, Árbol grupos de influencia que inciden ante organizaciones de
Verde no contó con el apoyo de una entidad con estos gobierno para canalizar peticiones locales. Este papel fue
objetivos25 aunque sí con apoyo técnico de ONG para importante en el primer período de adjudicación de de-
ciertas actividades puntuales, como para certificar sus rechos, en tanto que las comunidades todavía no fueron
bosques. El papel que estas organizaciones de apoyo percibidas como confiables para cumplir con las normas
técnico jugaron fue clave, especialmente para la forma- legales y los requisitos establecidos para poder garanti-
ción de capacidades técnicas en temas de aprovecha- zar el buen funcionamiento. Las comunidades crean su
miento maderable. También fueron clave en ayudar a propia instancia organizativa de representatividad, ACO-
las concesiones la obtención del sello verde o certifica- FOP, la cual ha jugado un papel importante en el fortale-
ción que formaba parte del paquete de normas legales cimiento de las organizaciones que la conforman.
establecidas en los contratos. Este apoyo es significati-
vo, tomando en cuenta que ambas comunidades el parti- Recientemente se observa que las ONG apoyan acti-
cipar de actividades de aprovechamiento maderable era vidades focalizadas, orientadas a la transformación de
algo nuevo y carecían de capacidades técnicas. El caso estas organizaciones comunitarias en empresas comuni-
de Árbol Verde es interesante, dado que trabajó prin- tarias y específicamente apoyan las actividades de in-
cipalmente con el apoyo de ACOFOP. Aunque sí se vio tercambio comercial, especialmente la comercialización
beneficiada de procesos de capacitación que diversos y la búsqueda de nuevos mercados. Las actividades de
proyectos otorgaron durante la fase de otorgamiento de vinculación al mercado son importantes para la sobre-
concesiones.26
vivencia de las organizaciones comunitarias, pero el
proceso de transformación de estas en empresas sí ha in-
El papel de estos organismos externos fue determinan- fluido a nivel local en sus relaciones comunitarias. En el
te en la implementación de un modelo productivo que caso de Árbol Verde, se observa que ésta ha ocasionado
se enfocaba exclusivamente en la madera. El proceso una desvinculación con sus comunidades de influencia y
seguido por estos grupos privilegió a aquellos que deci- limita el conjunto de beneficios que se pueden obtener
dieron trabajar las actividades maderables e ignoró tem- fuera de la empresa. Esto puede ocasionar problemas de
poralmente a grupos cuyos medios de vida se basaban representatividad y equidad en el futuro, en tanto que la
en el manejo y uso de recursos no maderables así como división miembro y no miembro afecta la relación que
en la agricultura. Esta ausencia de atención todavía se se tiene con el bosque y por ende, la sostenibilidad de
percibe a nivel local. La actividad principal para los
sus recursos.
miembros de Árbol Verde continúa siendo la agricultura

25 La ONG acompañante, de acuerdo con los primeros contratos de 3.1.4 Lecciones aprendidas
concesión es una entidad de asistencia técnica y administrati-
va, dentro de la normativa aprobada en 1994; para la firma de • Fue posible lograr una combinación de objetivos de
contrato de concesión comunitaria era requerido contar con una conservación y bienestar de las comunidades a tra-
ONG de acompañamiento. Esta norma fue modificada en 1998, al vés de un cambio en los planteamientos originales
eliminarse este requerimiento. Para más información sobre este
procesos ver al análisis regional (Monterroso, 2007b).
para la RBM. La lucha organizada, la deliberación y
26 En el análisis regional se hace referencia a un conjunto de pro- la negociación por parte de las comunidades y todos
yectos que se implementaron desde el establecimiento de la los otros actores fueron clave en la conformación de
RBM; a partir del 2000 existe un proyecto, BIOFOR, manejado un modelo viable en la ZUM.
por Chemoniqz que se enfocó específicamente en fortalecer las
capacidades de los grupos concesionarios. Para mayor referen- • Un elemento clave para este éxito, fue el reconoci-
cia abocarse al análisis regional (Monterroso, 2007b). miento de derechos locales y parte de las prácticas de

27
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

manejo previas de las comunidades residentes, por para el estudio. De acuerdo a la metodología planteada,
parte del gobierno. Así, se logró evitar un conflicto estos indicadores se dividen en: indicadores del bos-
mayor y al contrario traer la paz y un mayor grado de que; indicadores de medios de vida, que buscan anali-
gobernabilidad a una región descontrolada. zar cambios en los diferentes capitales –natural, social,
• La creación o fortalecimiento de la acción colectiva, económico, físico y humano–; y, finalmente indicado-
a través del requerimiento de la creación de orga- res de equidad, que identifican cambios en términos de
nizaciones colectivas comunitarias como recepto- distribución y exclusión, vinculados con las relaciones
res de las concesiones, y la transferencia de un gran de poder y los mecanismos de participación en grupos
conjunto de derechos (acceso, uso, y manejo) a es- etarios y género.
tas organizaciones ha sido clave en el fomento de
la apropiación local de los objetivos estratégicos del 3.2.1.1 Condiciones del bosque
proyecto de la RBM.
• El aumento de la escala y número de concesiones y Las condiciones del bosque, al momento de la firma de
la posibilidad de funcionar (no sin problemas) como concesión, se determinan a través de planes generales de
sistema de conjunto ha contribuido a que puedan te- manejo (Propetén, 1997; NPV, 1999). Estos documentos
ner un impacto relevante y duradero sobre los obje- establecen distinciones de acuerdo al tipo de bosque, al
tivos compartidos entre la conservación y el desarro- estatus de conservación y a los usos. De acuerdo al plan
llo local. de manejo, las áreas clasificadas como bosque natural
• El papel de la organización de segundo nivel es cla- o seminatural son considerados bosques de producción.
ve, ACOFOP incide en las posiciones iniciales, am- En el caso de las concesiones estudiadas el 63% en el
pliando el papel de los comunitarios en el proceso caso de Carmelita y el 51% en el caso de Árbol Verde,
concesionario y la escala de su operación, modifi- son las áreas sujetas al aprovechamiento forestal made-
cando los propósitos del sistema de concesiones. rable. Por otro lado, los bosques de conservación, que
Unificó las múltiples voces comunitarias para cana- corresponden a la extensión restante de bosque, inclu-
lizar propuestas de cambio ante las instancias guber- yen usualmente bosques bajos, inundables o áreas en
namentales. Logró que se diera una evaluación de recuperación, áreas que usualmente se dedican para el
objetivos planteados basados en la conservación a aprovechamiento de productos no maderables. Dichos
uno de aprovechamiento de madera y desarrollo de documentos también establecen pautas específicas para
empresas comunitarias. la conservación de la biodiversidad y de sitios de impor-
• La movilización política y la lucha constante permi- tancia arqueológica. Estas dos áreas corresponden en su
te la socialización, la reivindicación, la internaliza- conjunto a las zonas certificadas por el FSC. Las con-
ción del proceso, la generación de nuevos líderes, la cesiones con población residente tienen además áreas
formación de capital social para generar acuerdos y específicas asignadas al cultivo agrícola, la ganadería y
darles seguimiento, e innovaciones prácticas. el área urbana, estas no se incluyen dentro del sistema
de certificación. En el caso de las dos concesiones estu-
diadas, Carmelita es la única que cuenta con una zona
agrícola y urbana y esta área representa menos del 2%
3.2 Resultados de los cambios en el sistema de del área concesionada.
tenencia
En cuanto a la riqueza de especies arbóreas, análisis de
3.2.1 Indicadores de cambio muestreo realizados en ambas concesiones indican que se
pueden encontrar más de 300 árboles por hectárea, inclu-
Para analizar los cambios en el entorno comunitario y yendo las siguientes especies: caoba, cedro, manchiche,
los diferentes medios de vida se seleccionó una serie hormigo, santamaría, malerio, canchan, amapola y jobi-
de indicadores que identifican los cambios en variables llo, estas conocidas por su potencial valor comerciable
medibles, los cuales ocurren a partir de la existencia para el aprovechamiento forestal (Propetén, 1997; NPV,
de la concesión comunitaria. Es importante notar que 1999). Estos informes también intentan hacer un recuen-
se establece la comunidad como la unidad de análisis to de la riqueza biológica en estas unidades de manejo.

28
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

Ambas áreas poseen una amplia composición florística las de muestreo. En el caso de los árboles de pimienta
y de fauna. Cabe destacar el número de especies de ma- (Pimenta dioica) en Árbol Verde con características para
míferos, que sobrepasa las 150 y el de especies de aves, ser cosechadas, es de 7.63 árboles por hectárea. Según
que sobrepasa las 300, además de una cantidad significa- estos datos, se calcula que en la unidad de manejo se
tiva de especies de ictiofauna (Smartwood, 1999, 2004 y podría obtener una producción de 764 quintales anua-
2006). Los anteriores indicadores nos permiten deducir les. Respecto a la existencia de árboles de chicozapote
que la condición del bosque en ambas unidades es buena (Manikara zapota), se calcula que dentro de la unidad
no sólo en términos de la biodiversidad sino también en de manejo de Árbol Verde existen aproximadamente 10
especies con valor potencialmente comercial. árboles/ha a partir de los cuales se calcula que se podría
obtener una producción anual de aproximadamente 500
El impacto que las actividades de aprovechamiento quintales. La existencia de árboles de chicozapote en
forestal sostenible tienen sobre la calidad y cantidad del Carmelita es mucho mayor entre 38.5 a 66.8 árboles/ha,
bosque puede medirse a partir de la actividad de extrac- con una producción entre 720 y 1,500 qq/año.
ción que en este caso se mide a través del volumen ex-
traído de madera. Otro indicador que permite analizar la En relación con las existencias de la especie Cha-
condición actual del bosque son los cambios de cober- maedorea, se calcula que existen unas 300 hojas apro-
tura forestal. vechables por ha, para la especie de xate macho (Cha-
maedorea oblongata) en Árbol Verde, mientras que en
Respecto al volumen total de madera extraído, es im- Carmelita la densidad es mucho más alta ya que puede
portante mencionar que tanto la Cooperativa Carmelita llegar a extraerse hasta 2,000 palmas/ha (NPV, 1999;
como Árbol Verde dependen en gran medida de la ex- Neels, 1998). Por los datos anteriores podemos concluir
tracción de caoba; esto significa que de los volúmenes que el potencial de extracción de productos no madera-
de árboles extraídos la caoba representan entre un 60% bles es alto para ambas concesiones, siendo mucho más
y un 50% del total de madera extraído respectivamente alto en el caso de Carmelita, tanto para el chicle como
(Monterroso, 2007c). Sin embargo, al hacer un recuen- para el xate.
to del volumen total de madera por hectárea durante el
período de concesión para Carmelita se obtiene un rango
entre 0.50 a 2.7 m3/ha, los cuales se encuentran debajo Los datos sobre cambios de uso de la tierra en las con-
del volumen permitido arriba de los 3 m3/ha de acuerdo cesiones estudiadas respecto a otras unidades de manejo,
a Neels (1998) y Cancino y Maas (2001). Mientras que la Zona de Usos Múltiples y otras zonas de manejo (por
en el caso de Árbol Verde estos datos varían entre 0,33 y ejemplo los parques nacionales) arrojan datos intere-
1,67 m3/ha, también por debajo del volumen permitido. santes. La cobertura forestal del departamento de Petén
Los ciclos de corta en ambas unidades de manejo van tiene una importancia geoestrátegica tanto por su ubi-
más allá del período del contrato. Esto significa que de cación dentro de la selva maya como a nivel nacional.
acuerdo a los estratos establecidos en las unidades de Según datos del último mapa de cobertura forestal, el
manejo, que varían de concesión en concesión, pasarán 62.9% del departamento se encuentra cubierto por bos-
40 años en el caso de Carmelita y 30 en el de Árbol ques latifoliados. En su conjunto los bosques de Petén
Verde para que se vuelva al sitio inicial de corta. El diá- representan 51.9% del total de la cobertura forestal na-
metro de corta es de 60 cm en Árbol Verde, mientras que cional. La tasa promedio de deforestación es de 47,000
en Carmelita es de 55 cm, valores conservadores cuando ha/anual (UVG et al., 2006).
se revisan los requeridos en otras unidades de manejo de
bosque latifoliado.27 Al analizar dónde se ubican los principales cambios
de cobertura en la RBM (gráfica 1, pág 30), podemos ver
En cuanto a la disponibilidad de especies no madera- que los principales cambios de cobertura se dan en la
bles, en ambas concesiones se analiza a través de parce- Zona de Amortiguamiento. Sin embargo, cuando com-
paramos los cambios que se han dado en los parques na-
27 Por ejemplo, en el caso del ejido de Noh Bec, en México, una
cionales28 más importantes, debido a que representan el
organización comunitaria reconocida por el manejo sostenible 63.30% de la Zona Núcleo (cerca de 473,000 ha), pode-
de sus bosques, el diámetro de corta es de 30 cm. mos observar que se han dado mayores cambios en éstos

29
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

en comparación con la Zona de Usos Múltiples donde do a partir del 2000, mientras que en el Parque Sierra
las comunidades han estado manejando unidades de ma- de Lacandón (PSL) la dinámica de cambio de uso de la
nejo. Esto nos hace cuestionar el éxito de los diferentes tierra es un poco más estable. Estos datos se pueden var
modelos de manejo. De uno más centralizado en donde también obser en los mapas elaborados por el Centro de
el CONAP asume la responsabilidad compartida con ONG Evaluación y Monitoreo del CONAP. (Ver mapa 5)
Gráfica 1
Cambios de uso de la tierra en diferentes unidades de manejo de la RBM* Si tomamos la incidencia
de incendios, la superficie
quemada vs. los puntos de
calor detectados en las dife-
rentes zonas de manejo (ver
mapa 6) observamos una di-
ferencia dramática. La ZUM
muestra una tendencia más
estable en comparación a los
parques nacionales, en parti-
cular el parque Laguna de Ti-
gre (gráfica 3). Es interesante
observar, que los incendios
han sido más severos en este
Fuente: Elaborado con base en datos publicados por WCS et al., 2005. parque en comparación con
*Se incluyen los datos que corresponden al Parque Nacional Laguna de Tigre y el Parque Nacio- la Zona de Amortiguamiento
nal Sierra de Lacandón que representan más del 60% de las Zonas Núcleo de la RBM.
(ver superficie quemada en la
RBM, a pesar de que el núme-
de conservación, representado por los esquemas de par-
ques nacionales vs. uno compartido Mapa 5
con una serie de actores locales. Muestra de la probabilidad de deforestación en la RBM 2000 - 2005

Los mismos resultados se obser-
van cuando analizamos el cambio de
uso de la tierra a partir del porcenta-
je promedio anual de cambio de uso
de suelo (gráfica 2). Los porcentajes
de áreas afectadas por deforestación
se encuentran mucho más altos en la
Zona de amortiguamiento, los datos
obtenidos para la ZUM se encuentran
nuevamente por debajo de los datos
obtenidos para ambos parques nacio-
nales analizados. En el caso del PNLT
(Parque Nacional Laguna del Tigre)
muestra una tendencia de incremento Fuente: CEMEC, 2001
de la deforestación que se ha acentua-
ro de puntos de calor detectados es mucho mayor en esta
zona de manejo gráfica 4). Es evidente, entonces, que
28 Para los efectos de este estudio se han utilizado para mostrar el las zonas de manejo comunitario de bosque han tenido
papel de los Parques Nacionales específicamente los datos que resultados efectivos de sus inversiones en el control de
corresponden al Parque Nacional Laguna del Tigre y el Parque
Nacional Sierra de Lacandón, que representan en su conjunto
incendios. Esto confirma que el papel que han tenido los
más del 60% de la superficie total de la Zona Núcleo. grupos comunitarios en proteger los bosques en la Zona

30
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

Gráfica 2
Porcentaje anual de cambios de uso de la tierra en las Zonas de Manejo de la RBM

Cambio de uso de la tierra (% anual de cambios)
en la RBM
4
3.5
3
2.5
Zona de Amortiguamiento
2
1.5 Parques Nacionales*
1 Zona de Usos Múltiples
0.5
0 90-93 93-95 95-97 97-00 00-01 01-02 02-03 03-04 04-05
Año

Fuente: Elaborado con base en datos publicados por WCS et al., 2005.

Gráfica 3 Mapa 6
Puntos de color por unidad de manejo Incidencia de incendios en la RBM (2003-2005)

Puntos de calor por unidad
de manejo, RBM (2003-2005)
5000
Números de puntos de calor

4000 Parque Nacional Laguna
del Tigre
3000
Parque Nacional Sierra del
2000 Lacandón

1000 Zona de Amortiguamiento

0
2003 2004 2005 Zona de Uso Múltimple

Año

Gráfica 4
Superficie quemada (2003-2005)
Superficies quemada en la RBM 2003-2005
70
Parque Nacional
% de la unidad de manejo quemada

60 Laguna del Tigre

50 Parque Nacional
Sierra de Lac andon
40
Zona de

30 A m ortiguam ient o

20 Zona de Uso M últiple

10

0

2005 2003
A ño

Fuente: Elaborado con base en datos publicados por wcs et al., 2005.

31
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

de Usos Múltiples ha sido determinante en el control de Al analizar los datos del Censo 2001 para la RBM re-
incendios. lacionados con educación y compararlos con los datos
obtenidos a nivel de la escuela local vemos que la tasa
Otros indicadores que servirían para apoyar la discu- de analfabetismo en el 2001 para ambas concesiones se
sión sobre el éxito de estos modelos en recuperar la go- encontraba cerca del 40% (CEMEC, 2001). A partir de los
bernanza en la RBM podrían incluir el volumen de tala datos analizados durante el año 2007 muestran que la
ilegal, la incidencia del saqueo arqueológico o el grado tasa de analfabetismo se ha logrado disminuir conside-
de existencia de mercados de tierras ilegal. Aunque no rablemente en Carmelita donde éste disminuye a 32.8%,
contamos con datos cuantitativos para la región de la mientras que en el caso de los miembros de Árbol Ver-
Zona de Usos Múltiples, la percepción de los actores so- de, existe poca variación. Se observa una incidencia de
ciales es que la situación de ingobernabilidad afecta mu- escasa escolaridad en las personas mayores de 35 años.
cho más a los Parques Nacionales en cuestión en compa- También hay una diferencia entre el nivel de escolaridad.
ración con las unidades de manejo. Otros autores (Bray En el nivel primario, los costos, referidos a los sueldos
et al., 2008) apuntan a la discusión sobre estabilidad de de los maestros, la refacción escolar y el material, son
cobertura forestal en zonas de manejo comunitario tanto asumidos por el gobierno, a través de la municipalidad
en Petén como en México, resaltando el éxito de estos local. Sin embargo, en el caso de Carmelita la inversión
modelos comunitarios como esquemas que logran coin- en becas para estudiantes a partir del nivel básico y vo-
cidir los intereses de conservación y desarrollo. cacional ha apoyado mayores niveles de escolarización
en los jóvenes de la comunidad.

3.2.1.2 Cambios en los medios de vida
La forma en que se abordan los requerimientos de edu-
cación y otros aspectos sociales, difiere en ambas orga-
Los indicadores de medios de vida se utilizan como nizaciones. Mientras que dentro de los estatutos de la
sistema para la clasificación de acuerdo con cinco for- Cooperativa Carmelita se establece que el 10% de las
mas de capital: humano, físico, financiero, natural y so- utilidades debe estar asignado a inversiones en educa-
cial.29 De ellos se seleccionó una serie de indicadores ción, Árbol Verde establece que se apoyarán procesos
para discutir a profundidad. Para poder incorporar la de capacitación pero sin indicar la forma y el monto
percepción de los comunitarios respecto a los cambios que debe asignarse. Para el caso de Carmelita, entre el
en sus medios de vida, utilizamos también talleres con año fiscal 2002 al 2005 se tiene una inversión total de
grupos específicos (mujeres), entrevistas en profundidad US$9,815.55 (Q74,500), que representa una inversión
con los ancianos de la comunidad y entrevistas con po- en educación asignada específicamente a dar becas de
bladores de la comunidad (miembros y no miembros de estudio. El programa de becas cuenta con ocho profe-
la organización concesionaria). sionales graduados del nivel medio, esto nos indica que
el número de personas de la comunidad con este nivel
Sobre el capital humano y social de educación se duplica desde el censo 2001. En el año
en curso tienen un programa de becas que apoya a diez
estudiantes en el nivel medio. Además la comunidad
Para analizar posibles cambios producidos por las or- cuenta con un técnico forestal con grado universitario,
ganizaciones concesionarias analizadas en estos aspec- que es quien asiste al regente forestal como contraparte
tos se analizaron específicamente inversiones en educa- comunitario.
ción y otras formas de capacitación.
En el caso de Árbol Verde, no se pudo determinar es-
pecíficamente la inversión en educación. Sin embargo,
Stoian y Rodas (2006b) reportan que para el 2003 un
8.2% de las utilidades corresponde a inversión social.
29 El capital natural se discutió en la sección anterior sobre las condi- En ninguna de las dos concesiones estudiadas se cuenta
ciones de bosque. Se considera que los temas de género y aspec-
tos distributivos están relacionados con el tema de capital social,
con un plan de inversión social que determine de manera
sin embargo fue decisión resaltar estos temas definiendo indicado- prioritaria las líneas de apoyo, por ende los aportes se
res específicos para discutir la situación dentro de las concesiones. dan bajo un sistema de demanda. Los principales apor-

32
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

Tabla 2 datos de Stoian y Rodas (2006a y b).
Distribución de jornales producidos en las concesiones estudiadas De acuerdo con estos datos, la activi-
dad que generó más jornales durante
ese año fue el procesamiento de la ma-
dera (28%), seguida por la extracción
que generó cerca del 25% del total de
jornales generados. La gráfica 5 mues-
tra la evolución del empleo respecto
al año 2007 para el caso de Árbol
Verde.

Cuando analizamos la evolución del
costo del jornal de trabajo en las ac-
tividades productivas principales (Ver
gráfica 6, pág 34) observamos que el
jornal que pagan los concesionarios es
mucho mayor que aquel ofrecido por
las actividades agrícolas y el estable-
S/I = Sin información cido por ley como salario mínimo. En
Fuente: Stoian y Rodas, 2006 a y b; entrevistas de campo comparación de los dos casos el jornal
se paga mejor en Carmelita que en Ár-
tes se clasifican en aportes a escuelas (principalmente en bol Verde.
madera), préstamos personales por enfermedad y gastos
funerarios, entre otros. Además en la comunidad de Carmelita se observan
cambios en las actividades productivas a las que se
Sobre el capital físico y financiero dedican los miembros de la comunidad. Mientras que
a principios de 1990, no había nadie de la comuni-
dad (de acuerdo con los pobladores) que se dedicara
Tanto los miembros como los no miembros de ambas
a la actividad forestal dentro de la concesión. En la
organizaciones mencionan que el principal aporte de
actualidad más del 50% se involucra en alguna par-
las organizaciones concesiona­
rias pue­­­­de darse de diversas for-
mas: la que es más reconocida Gráfica 5
es la generación de empleo, esta Número de jornales creados por la Concesión árbol Verde (2003-2007)
conjuntamente con las inversio-
nes sociales a nivel de la comu-
nidad son percibidas tanto por
miembros como no miembros.
Otras como la repartición de divi-
dendos y la reinversión en la em-
presa comunitaria son percibidas
únicamente por los miembros.

En el caso del empleo, la tabla
2 muestra la distribución de los
jornales generados en Carmelita
y Árbol Verde entre miembros
y no miembros según actividad
durante el año 2003, conforme

33
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

Gráfica 6 En lo que respecta a los productos
Evolución del Costo del Jornal en no maderables, por ser el recurso con
Concesiones estudiadas historia de extracción más antigua, se
2002-2007 analizan los cambios en la dinámica de
aprovechamiento. Al analizar la evolu-
ción de la extracción de chicle durante
el período de 1990-2000 (ver tabla 3,
pág. 35) se observa que una baja con-
siderable (del 77% en comparación con
la producción anterior) en la extracción
del latex, coincide con los años en que
se firma el contrato de concesión. Sin
embargo, de acuerdo con los miembros
de Junta Directiva actual, esto es pro-
ducto de una baja en la demanda en el
mercado, de pocos incentivos para in-
Fuente: Datos de campo volucrarse en una labor que requiere de
gran esfuerzo físico y de ausencia tem-
te del proceso de aprovechamiento de madera, ya sea poral de la comunidad que se ubica frente a nuevas
en la extracción, el transporte, o la transformación y perspectivas laborales, producto de la actividad fo-
comercialización. Esto ha incidido en que disminuya restal. Estos datos concuerdan con Mollinedo et al.,
el número de personas que se de-
dican a la extracción de productos Gráfica 7
no maderables, como se observa en
la gráfica 7. Un aspecto interesante
del estudio es que siendo Carmelita
una comunidad en donde ha existi-
do muy poca agricultura, el número
de personas (aunque no así la ex-
tensión) que realizan alguna acti-
vidad agrícola ha aumentado. Este
dato es importante en tanto que si
esta tendencia existe en el caso de
Carmelita se puede suponer, y así
lo manifiestan actores a nivel local,
que la cantidad de personas que se
dedican a la agricultura en otras
concesiones con historias producti-
vas diferentes, ha ido en aumento
requiriendo atención especial. Fuente: Datos de campo

(2002:17) y Hurtado (2007), que señalan una tenden-
Finalmente en lo que respecta a la importancia del bos-
cia a la baja en la demanda de este producto en los
que para el ingreso familiar; la dependencia del bosque
mercados internacionales.
en la comunidad de Carmelita es mucho mayor, sien-
do en promedio superior al 90% (Monterroso, 2007c).
Mientras que en el caso de Árbol Verde el aporte de la Los datos presentados en la tabla 3 y gráfica 8 mues-
actividad forestal a la economía familiar de los miem- tran que antes de 1998 los volúmenes de latex extraí-
bros de la organización concesionaria varía entre un dos de chicozapote superaban las cantidades sugeridas
35% a un 50%. por los estudios del plan de manejo, que varían entre

34
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

Tabla 3 gastos de operación, los gastos de inversión social,
Volúmenes e ingresos derivados de la extracción de chicle entre obligatorios según la Ley de Cooperativas más los
el período de 1990-2000 gastos de pre-inversión que son aquellos dedica-
dos al próximo aprovechamiento. El restante se
divide entre el número total de miembros y se en-
tregan a final de año en la última asamblea. Mien-
tras que los dividendos entregados en la comuni-
dad de Carmelita varían entre US$150 y US$250
(Q1,100 y Q1,875), en Árbol Verde han superado
los US$500 (Q3,750) anuales durante los últimos
años.30 Esto se debe a diversas razones, en particu-
lar aquellas que tienen que ver con el manejo de
la empresa comunitaria. Mientras que Árbol Ver-
de muestra una implícita política de disminución
Fuente: Mollinedo et al. 2002 de costos de operación, Carmelita ha priorizado la
720 a 1,500 qq/año. Esto puede evidenciar que ade- producción de jornales, aumentando considerablemente
más de las restricciones del mercado por variaciones los costos de operación (para más información ver sec-
en los precios y la demanda del producto, tal como in- ción 3.3 sobre el Modelo de Manejo).
dicaran los miembros de la junta directiva hay una so-
bre-extracción que pudo afectar la disponibilidad del Gráfica 8
producto. También se podría apuntar a que estas bajas Producción de chide en la Unidad de Carmelita
coinciden con el intento de adaptar los volúmenes es- (1990-2000)
pecificados en el plan de manejo, regulando
la extracción. En este sentido, ambos argu-
mentos son suposiciones que requirirían de
futuros esfuerzos de investigación. En la ac-
tualidad a partir del año 2003 la Cooperativa
está comercializando chicle en bloque con
otras concesiones a través de ACOFOP.

Los ingresos por venta de madera han ido
evolucionando a lo largo de los años. La gráfi-
ca 9, muestra la evolución del ingreso por ven-
ta de madera en la Concesión de Carmelita.
A estos ingresos brutos hay que restarles los
Fuente: Mollinedo et al. (2002).

Gráfica 9
Ingreso por venta de madera en la
concesión de Carmelita (US$) 30 Como punto de referencia para esta sección es importante men-
cionar que en Petén el ingreso bruto promedio varía entre los
US$1,000 y US$1,500. En un estudio elaborado por el Programa
para el Desarrollo Sostenible de Petén (PDS, 2000 en Chemoni-
qz, 2003:6) se calculó un ingreso bruto de Q8,604. Mientras que
un estudio más reciente elaborado por Corzo y Schwartz (2008)
indica que entre el 2000 y el 2003 el ingreso promedio neto va-
ría entre Q7,200 y Q10,800. Esto implica que de acuerdo a los
datos obtenidos para el 2000 y el 2003, el dividendo cae dentro
del 40% o 50% del ingreso bruto mensual para la mayoría de las
Fuente: Cooperativa Carmelita familias peteneras.

35
3.2.1.3 Aspectos distributivos y de género Gráfica 10
Evolución de la membresía
en la Cooperativa Carmelita (1997-2007)
Para analizar los niveles diferenciados de parti-
cipación entre hombres y mujeres, así como la
distribución de beneficios se compararon dos in-
dicadores. El primero analiza la incorporación,
tanto de hombres como mujeres al registro de
miembros de las organizaciones concesionarias
desde que se establece. Los resultados en la grá-
fica10 muestran que en el caso de Carmelita el
número de miembros de la Cooperativa se ha in-
crementado tres veces en los últimos tres años,
incorporando a más del 80% de las familias en
la comunidad. En este mismo sentido, se observa
que la participación de las mujeres se incrementa
Fuente: Cooperativa Carmelita
de un 14% de representatividad en el acta consti-
tutiva llegando a representar casi el 50% del total el número de mujeres que participan en las comisiones
de los miembros en el 2007. de trabajo dentro de la junta directiva o dentro de los
comités de trabajo que conforman el consejo de
Gráfica 11 administración. En Árbol Verde, aunque el nú-
mero de mujeres miembros es mucho menor en
relación con los hombres, desde que iniciaron
actividades se han mantenido una o dos muje-
res dentro de los puestos de la junta directiva y
también dentro de las comisiones de trabajo de
la asociación.

En el caso de Carmelita, de los cinco pues-
tos clave que conforman las juntas directivas
por ejemplo (presidente, vicepresidente, se-
cretaria, tesorero y vocal I) entre 1998 y 2007
se da una participación promedio de una a dos
mujeres (entre el 20%- 40% sobre el total de
los miembros), en los diferentes puestos. En la
Fuente: Asociación Sociedad Civil árbol Verde.
administración en curso se encuentra una sola
mujer, ocupa el puesto de vicepresidenta, tiene
Desde el 2000, año en que se establece Árbol Verde una experiencia de cinco años de trabajo en puestos de
se incrementa el número de miembros en cerca de un la cooperativa.
60%. En cuanto a la participación de las mujeres dentro
de la organización pasan de representar el 8% del total A nivel cualitativo se puede mencionar que más allá
de miembros en el 2000, a ser cerca del 15% en el 2007. del número absoluto de mujeres miembros y/o partici-
A partir del año 2001 se restringe los nuevos ingresos y pando en juntas directivas y comisiones de trabajo exis-
aproximadamente a partir del 2003 se genera una nueva ten mujeres que se han destacado tanto en Carmelita
dinámica de ingreso de no miembros, por la compra- como en Árbol Verde como lideresas que se han capa-
venta de derechos. citado en distintos ámbitos del manejo forestal, desde el
manejo de la madera así como el control de la extracción
En lo que respecta a la participación de mujeres en de los productos no maderables. Estas mujeres se han
lugares de toma de decisión, se utilizó como parámetro convertido en portavoces de los grupos comunitarios y

36
Tabla 4
Participación de mujeres en las diferentes organizaciones comunitarias de Carmelita

en importantes pilares del proceso de manejo comunita- estudiadas. Tomado en su conjunto, la creación de
rio como parte también del equipo de líderes comunita- empleos, la capacitación organizativa y técnica y los
rios de ACOFOP. ingresos obtenidos aparentan ser suficientes como
para estimular a los concesionarios ejercer su rol de
protectores del bosque.
3.2.2 Lecciones aprendidas
• Es importante considerar los otros ingresos provenien-
• El supuesto inicial del rol de las comunidades de tes de recursos forestales, como los no maderables.
manejar un área de bosque que funcionara como • Un logro frecuentemente obviado en el análisis de
zona de amortiguamiento a las áreas núcleo (Áreas los resultados es que las comunidades y sus organi-
protegidas) suponía que habría mucho menos distur- zaciones concesionarias han logrado desarrollar una
bios en los últimos que en los primeros. Para algunas capacidad de gestión muy superior a lo que existía
áreas protegidas (especialmente en los Parques Na- antes de la creación del sistema de concesiones.
cionales Sierra de Lacandón y Laguna del Tigre ver Estas destrezas han permitido que sean capaces de
sección 3.2.1.1) el resultado es al revés. Estos par- actuar en campos más amplios que sólo el aprove-
ques se encuentran más amenazados frente a cambios chamiento de madera o empresas maderables.
de uso de la tierra e incendios que las concesiones
comunitarias. Esto indica que mientras los Parques 3.3 El modelo de manejo
(AP´s) han sufrido una situación de acceso abierto, la
mayor parte de las áreas bajo un régimen de CFC han
preservado mejor el bosque y la gobernabilidad. 3.3.1 Aprovechamiento de recursos maderables
• Aunque no se puede explicar el resultado a partir de
Las organizaciones concesionarias controlan los pro-
sólo los cambios en la tenencia, sin tomar en cuen-
cesos de la cadena del valor desde las actividades de
ta las inversiones externas en el modelo de manejo
aprovechamiento, la corta y el transporte de los sitios de
y producción, es claro que la reforma en la tenencia
extracción en el bosque hacia los aserraderos comuni-
con la masiva transferencia efectiva de derechos a las
tarios, en donde se comienza el proceso de transforma-
comunidades creó la condición inicial y fundamental
ción. También controlan el proceso de comercialización.
para poder llegar al siguiente paso. Sin estos derechos
A nivel individual, tanto miembros como no miembros
consumados, es difícil imaginar que las comunidades
de las comunidades de influencia de ambas organizacio-
residentes y no-residentes se hubieran interesado en
nes concesionarias participan como trabajadores. Ade-
proteger y manejar el bosque como ha resultado.
más los miembros obtienen beneficios de la repartición
• La apuesta detrás del modelo concesionario que de los dividendos. En cuanto al papel que han tenido los
pondría a los comunitarios como los actores directos agentes externos, las instituciones de gobierno partici-
en la producción maderera y que los beneficios ob- pan en velar porque las regulaciones que aplican dentro
tenidos serían suficiente para frenar la tala ilegal y la de la ZUM y áreas protegidas se cumplan, siguiendo los
deforestación ha sido correcto para las concesiones pasos descritos antes.

37
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

Las ONG jugaron un papel importante en el inicio al 3.3.1.1 Los procesos
proveer asistencia técnica, especialmente en las fases
de aprovechamiento y transformación. Algunas ONG El esquema 2 describe los principales procesos y ac-
buscaron posteriormente fortalecer las actividades de tores de la cadena del valor para la madera en las dos
comercialización, pero surgió desconfianza por el siste- concesiones comunitarias de estudio. Como se puede
observar, las organizaciones comunitarias controlan los
ma paternalista y poco transparente, que según algunos
procesos de la cadena del valor iniciales, la extracción,
concesionarios, generaba condiciones de competencia el procesamiento y el nivel inicial de comercialización.
entre los grupos. En los últimos años se ha fomentado
el apoyo de ONG para fortalecer las actividades de la Se describe en la tabla 5 los costos asociados con cada
FORESCOM, una empresa comunitaria conformada por proceso. Como se puede observar los costos mayores se
nueve organizaciones, incluyendo concesiones comu- asocian con los procesos de extracción y procesamiento.
nitarias y cooperativas en la Zona de Amortiguamien- Siendo los costos de extracción mayores en el caso de
to. La búsqueda de nuevos mercados fue uno de los ob- Árbol Verde con respecto a Carmelita. Esto se puede ex-
jetivos centrales del establecimiento de la FORESCOM. plicar en tanto que la Unidad de manejo de Árbol Verde
se encuentra a 80 kms de la comunidad de El Caoba, en
En la actualidad, adicionalmente a esta actividad, la
donde se encuentra el aserradero. De acuerdo con los da-
empresa otorga servicio de regencia, evaluación grupal tos de Stoian y Rodas (2006b), los costos de transporte
de certificación31 y servicios de transformación indus- representan el 45% de los rubros asociados con la extrac-
trial como el secado. ción. Esta situación es contraria a los costos de procesa-
miento, en que los costos de
Carmelita son mayores a los
Esquema 2 de Árbol Verde. De acuerdo
Descripción de los principales procesos y actores de la cadena del
a Stoian y Rodas (2006a),
valor de acuerdo con sus diferentes escalas
los altos gastos en Carmelita
están asociados con el pago
de jornales.

Proceso de
aprovechamiento

Las actividades del pro-
ceso de aprovechamiento
incluyen la corta, la tumba,
el arrastre y el transporte
desde el área de aprovecha-
miento en la unidad de ma-
nejo, hasta el aserradero en
donde se procesará la made-
ra. De acuerdo con los datos
que se muestran en la tabla
5 el volumen extraído varía
en ambas concesiones, sien-
do mayor en Carmelita respecto de Árbol Verde. Otra
31 Esta es una modalidad de certificación que permite inscribir a diferencia significativa es el volumen aprovechable por
un grupo bajo la misma certificación, reduciendo así los costos hectárea, siendo significativamente mayor en Carme-
asociados con las evaluaciones. En la actualidad, FORESCOM lita. Esta diferencia está relacionada con el número de
maneja una certificación grupal en la que se encuentran inscritas
tres organizaciones concesionarias. árboles extraídos. De acuerdo con los planes de mane-

38
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

Tabla 5 Comercialización
Comparación de costos a nivel de organizaciones
concesionarias (datos del año 2003)
Los principales mercados de madera son
extranjeros, especialmente la empresa Rex
Lumber de Estados Unidos, quien es el prin-
cipal comprador en ambas comunidades. Un
gran porcentaje de la madera es destinado para
la exportación. Una razón para esto es que la
competencia con madera ilegal a nivel nacio-
nal influye en costos muy bajos de producción,
respecto de los grupos que siguen las regula-
ciones oficiales, tales como la certificación y el
Fuente: Datos obtenidos de Stoian y Rodas (2006a y 2006b)
pago de impuestos, lo que incrementa los cos-
tos de producción considerablemente. Este es
jo consultados, las condiciones del bosque tienen mejor un desincentivo grande para que las organiza-
calidad en Carmelita respecto de Árbol Verde en que los ciones locales vendan su producción a nivel local. Por
volúmenes de caoba son menores (NPV, 1999; Propetén, eso, el mayor porcentaje de caoba y cedro extraído se
1997). La dependencia de la especie de caoba es mayor exporta. Los productos que se destinan especialmente
en Carmelita, supera el 60% respecto de Árbol Verde para el mercado local y nacional son los rechazos de la
que alcanza un 50%. Otro dato interesante es el número caoba y cedro, porciones que debido a ciertas caracte-
de especies que se aprovechan que en Árbol Verde es de rísticas, como el tamaño, no cumplen con los estánda-
seis especies, mientras que en Carmelita es de tres. res de exportación y especies secundarias de mercados
poco desarrollados.
Proceso de transformación
Tabla 6
De acuerdo con datos de Mollinedo et al., Información sobre los volúmenes extraídos y la dependencia
(2002) en las concesiones comunitarias se han del caoba vs. otras especies en las organizaciones
seguido tres opciones: 1) venta sin aserrar, lo concesionarias estudiadas
cual implica la venta en pie, o en flitch; 2) con-
tratación de un tercero para aserrar, usualmente
una empresa local del área central o alquiler de
equipo; y, 3) aserrar ellos mismos, lo cual im-
plica adquirir primero un aserradero. Carmeli-
ta vendió madera en flitch los primeros años
y posteriormente alquiló un aserradero local,
hasta que adquirió el suyo en el 2003. Árbol
Verde contrató los servicios de una empresa
local previo a la adquisición de su aserradero.
De acuerdo con los datos de Mollinedo et al.
(2002) la diferencia respecto a la venta de ár- Fuente: Cálculos a partir de NPV (1999); Propetén (1997); CONAP (2007,
boles en pie es de US$0.91/pie tablar, respecto datos no publicados)
de la venta de madera aserrada, US$ 1.65/pie
tablar en el 2002.

32 Esto incluye, de acuerdo a los informes financieros, el pago
de derechos a CONAP de acuerdo a la firma de contratos
(Ver tabla 8)

39
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

Tabla 7 vo. Se estableció como una relación
Distribución de los mercados de venta de madera legal-empresarial olvidando la relación
en concesiones estudiadas social que caracteriza a estos grupos co-
munitarios. Por ende, hasta la fecha la
FORESCOM se estableció por un ritmo de
cumplimiento artificialmente establecido
por la entidad donante que no ha respon-
dido las expectativas de las organizacio-
nes comunitarias concesionarias. En am-
La organización para la comercialización se crea a par- bos casos la única producción que se ha vendido a través
tir de los miembros de la organización concesionaria a de FORESCOM es aquella a la que los concesionarios no
través de su junta directiva. Existe además un gerente, encontraron mercado. De acuerdo con esto, los costos de
que no es miembro de la organización, que se encarga transacción relacionados con la comercialización conjun-
de realizar todos los trámites y negociaciones conjunta- ta a través del esquema actual con la FORESCOM son me-
mente con el representante legal o presidente de la junta nores que los posibles beneficios.
directiva. En Árbol Verde existe un comité específico de
comercialización, que tiene el objetivo de analizar las En cuanto a los costos de inversión, se han seguido di-
propuestas y las negociaciones. La formalización de las ferentes estrategias. Árbol Verde decide no repartir bene-
negociaciones se realiza a través de convenios simples ficios hasta después de tres años, cuando la organización
de compra y venta, para evitar los altos costos de tran- estuviera capitalizada. Esto les permite adquirir su ase-
sacción relacionados con los gastos de representación rradero en este período y cubrir sus costos de operación.
legal requeridos para los contratos de compra y venta. Carmelita solicita anticipos de Rex Lumber para obtener
Existe la tendencia, en ambas organizaciones, de esta- su aserradero y ésta les otorgó hasta un 60% sobre el va-
blecer relaciones de confianza con un único comprador, lor del volumen de madera de caoba y cedro en el 2003.
Rex Lumber, a quien le venden un gran porcentaje de En la actualidad ambas organizaciones obtienen un por-
la madera de exportación. Éste trabaja a nivel local a centaje de sus costos de inversión de la banca local, en
través de un representante que se encarga de hacer las el caso de Árbol Verde representa un 10% de los costos
negociaciones. de inversión, mientras que en Carmelita éstos pueden al-
canzar hasta un 30%. El papel de ACOFOP para negociar
A pesar de que ambas organizaciones tienen el mismo estos créditos fue clave durante el proceso de acceso –por
comprador, los términos de negociación son diferentes. primera vez en la región– a crédito formal. Sin embargo,
Carmelita vende su producto puesto en el puerto, esto sig- ahora la banca nacional permite utilizar el volumen de
nifica que la Cooperativa cubre un 50% sobre los costos madera incluido en los POAs como garantía de pago.
de transporte entre el aserradero y el puerto de embarque,
mientras que Árbol Verde vende el producto puesto en
el aserradero, no asumiendo ningún costo asociado con 3.3.2 Las limitaciones del marco regulatorio: costos
el transporte. Ambas organizaciones cubren los costos de transacción
de la papelería requerida para la exportación del pro-
ducto. Esto implica que el producto es entre US$ 0.05 y De acuerdo con las hipótesis de trabajo, los marcos re-
US$ 0.10 más alto para Carmelita que para Árbol Verde. gulatorios formales tienden a favorecer los intereses de
grandes empresas privadas sobre pequeñas empresas co-
Los mercados adicionales, especialmente para espe- munitarias, al haber sido confeccionados con sesgos a
cies poco conocidas o maderas secundarias, con los que favor a las condiciones de los primeros. En este sentido,
empieza a trabajar Árbol Verde fueron contactos adqui- normalmente las instituciones informales a nivel local
ridos, según Stoian (2006b), a través de FORESCOM. La juegan un papel importante en el acceso, el uso, el mane-
forma en que se estableció esta empresa comunitaria, jo y los beneficios, en términos de prácticas tradiciona-
fue caracterizada por un proceso que no respondió a les y normas, a través de relaciones sociales informales
los tiempos comunitarios ni a la gestión que se necesi- como el clientelismo y la captura de élites que median el
taba en las comunidades para asumir un riesgo colecti- acceso y los procesos de toma de decisión. Los marcos

40
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

regulatorios formales fallan al no tomar en cuenta Tabla 8
esta realidad y, por ende, dan lugar a prácticas de Comparación de los contratos de concesión
facto. Una mejor consideración de las instituciones comunitaria estudiados
informales no necesariamente implica la formali-
zación, sino el reconocimiento de lo existente. Este
reconocimiento puede significar mayores incentivos
para el buen manejo de los recursos.

Para poder analizar y comprobar estas hipótesis,
utilizamos el método de análisis de costos de tran-
sacción. Éste se realizó sobre la madera, que es el
principal producto en estas comunidades. Para po-
der analizar el tema de los arreglos institucionales
se identificaron cuáles son los arreglos informales
para obtener permisos legales, reglas de actores ex-
ternos como las ONG y los proyectos de cooperación
internacional. Fuente: Cooperativa Carmelita, 1997; Árbol Verde, 2001

Según lo que plantean los informes comunitarios, requisitos y normas establecidos. La única sanción que
por estar dentro de la zum, el sistema de concesiones se se menciona es la cancelación del contrato.
rige por una normativa y política específica, que es la
de concesiones forestales de la zum. Estos documentos Otro problema importante ya mencionado es la incon-
describen los requisitos que se deben cumplir para fir- gruencia con otros marcos legales, se menciona como
mar un contrato de concesión (exante), así como man- ejemplo los problemas que existen con la Ley del Chi-
tenerlo vigente (expost). Una descripción detallada de cle. La revisión de estos marcos para evitar incongruen-
los principales objetivos, beneficios y responsabilidades cias implica un costo de representación legal, cuando se
que deben cumplir las organizaciones concesionarios se
dan diferencias entre los actores. Sin embargo, hasta el
encuentra en los contratos de concesión firmados entre
momento estos costos se han cubierto por parte de ACO-
el CONAP y la organización de base comunitaria. Los
FOP. Con respecto al caso del tema Mirador se habla de
costos de transacción, referidos a los pasos que las orga-
hasta US$100,000 durante el período 2002 y 2005 de
nizaciones concesionarias deben cumplir, así como los
costos asociados con la movilización, la representación
estándares establecidos para adquirir la certificación son
altos y rígidos no sólo en términos del costo económico legal y la difusión (ACOFOP-CIFOR 2007). Estos costos
sino también del tiempo que deben dedicar al cumpli- toman en cuenta los aportes de las doce concesiones co-
miento requiriendo arreglos y alto nivel de organización munitarias, más los costos de ACOFOP. La movilización
interna. colectiva de las organizaciones concesionarias ante pre-
siones externas, incluyendo las respuestas hacia marcos
regulatorios incongruentes, ha sido uno de los factores
Una de las diferencias importantes que se observan en
esta regulación formal son las diferencias entre dichos clave del proceso concesionario y marcan una reducción
contratos. Algunas de estas diferencias se mencionan de los costos de transacción que involucraría este tipo de
en la tabla 8. Estas discrepancias pueden dar origen a movilización a nivel individual.
interpretaciones diferentes sobre los contratos como
instrumentos legales. También se pueden mencionar los Para poder comparar los datos obtenidos en los estu-
vacíos existentes, por ejemplo, Melini (comunicación dios de caso analizados, en relación con los costos de
personal) menciona que un problema legal grave aso- transacción, se presenta la Tabla 9. En esta tabla se dis-
ciado con estos instrumentos de regulación formal es la cuten los costos incurridos exante y expost. Adicional-
ausencia de sanciones graduadas que permitan analizar mente se incluyen los costos de transacción relacionados
qué pasa cuando existe incumplimiento de los diferentes con el intercambio comercial de la madera.

41
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

Tabla 9 El papel que tienen las autori-
Comparación del análisis de costos de transacción a nivel dades de gobierno es importante,
de los estudios de caso especialmente el CONAP, es reco-
nocido como favorable, sin em-
bargo, en lo que respecta a otras
instancias especialmente las insti-
tuciones judiciales y de seguridad,
se consideran como obstaculiza-
dores. Por lo general las organi-
zaciones concesionarias estudia-
das siguen los procedimientos
legales establecidos, sin embargo
como se describe en los estudios
de caso (Monterroso, 2007c) sí
existen arreglos informales que
les permiten evitar situaciones de
conflicto, especialmente con los
agentes de seguridad. Según da-
tos obtenidos en campo, existen
estrategias como dar “ayudas” a
los agentes de seguridad que se
van encontrando en el camino, lo
cual consiste en “complemento de
salarios”. Otra estrategia es ase-
gurarse que en los camiones que
se dirigen hay una o más personas
de la organización concesionaria,
incluyendo alguien de junta direc-
tiva. Sin embargo, para los casos
estudiados estos problemas se dan
especialmente para aquellas orga-
nizaciones que venden su madera
puesta en el puerto, en este caso
Carmelita, ya que las mayores
dificultades, según entrevistas
realizadas, se encuentran en la di-
rección al Atlántico a la salida del
departamento de Petén (o sea en
jurisdicción del departamento de
Izabal).

Aunque los costos de transacción inicial fueron cu- Además, otro vacío reconocido es la falta de claridad
biertos gracias al aporte de grupos externos, especial- entre las competencias de las instancias en los diferentes
mente ONG, ACOFOP tiene un papel importante en la for- niveles de gobierno. El papel que tienen las agencias del
malización legal de las organizaciones, lo cual implica gobierno central por ejemplo, el CONAP y el INAB, se
la canalización de asistencia legal y los costos de repre- percibe como positivo, sin embargo no existe una re-
sentación. Posteriormente los principales costos de tran- lación tangible entre las organizaciones concesionarias
sacción están asociados con los gastos de certificación y y el gobierno local, las municipalidades o los mismos
con la exportación de los productos. COCODES a nivel comunitario. Esta situación es con-

42
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

tradictoria en tanto que las concesiones se planteaban través del derecho exclusivo a los recursos culturales se
como un mecanismo de descentralización de las áreas potenciarían otras actividades como el turismo, sin em-
protegidas. En este sentido temas como la distribución bargo los proponentes de este proyecto nunca estable-
de impuestos, la distribución de competencias admi- cieron claramente cuál sería el papel de los comunitarios
nistrativas, la resolución de conflictos, la corrupción de en esta iniciativa (GHF, 2004 y 2006). La lucha organi-
agentes de cuerpos de seguridad nacional se encuentra zada entre el conjunto de grupos concesionarios a través
aún lejos de estar resueltos. de su organización de segundo nivel, la Asociación de
Comunidades Forestales de Petén, ACOFOP, permitió de-
Estos conflictos se agudizan cuando hablamos del chi- rogar el acuerdo gubernativo y mantener los derechos de
cle; según la Ley Nacional del Chicle, se permite extraer manejo y exclusión ganados a través de los contratos. Al
este recurso en cualquier territorio de propiedad estatal, mismo tiempo evidenció la vulnerabilidad que tienen los
estando ubicadas ambas unidades de manejo, dentro de grupos locales a las presiones de intereses externos.34
un área protegida, la propiedad queda en manos del Es-
tado. Uno de los argumentos que emplean ambas orga- 3.3.3 El futuro del modelo
nizaciones para buscar la regulación de la extracción de
este producto dentro de sus unidades de manejo es que
La situación de la tenencia de la tierra y en general de
el contrato de concesión les responsabiliza directamente
los mecanismos de acceso a tierra es compleja en la RBM
de cualquier ilícito que se realice dentro de las unidades
debido a que los mecanismos existentes responden a rela-
de manejo concesionadas. Inicialmente ambas organiza-
ciones sociales de poder y a diferentes arreglos institucio-
ciones otorgan avales, es una norma, dado que a nivel
nales que son altamente dinámicos. En este sentido esta
formal es el CONAP quien otorga licencias de extracción
sección busca discutir brevemente las que se consideran
tanto para xate como para chicle. Sin embargo, la única
las principales presiones al modelo desde lo externo. En
organización que mantiene este mecanismo de acceso en
este sentido nos referimos a la expansión del mercado ilí-
la actualidad es Carmelita. Esta incongruencia entre la
cito de tierras, los procesos de concentración de tierra que
normativa de concesiones y la Ley Nacional del Chicle
se empiezan a identificar en ciertas zonas de Petén y su
ha generado conflictos importantes entre los extractores
relación con actividades ilícitas en la región.
no residentes y los miembros y residentes de las con-
cesiones comunitarias. Para los chicleros que extraían
xate en la unidad de manejo ahora concesionada a Árbol Un aspecto preocupante es la existencia de un mer-
Verde este cambio de régimen de tenencia ha significado cado de tierra ilícito que favorece procesos de concen-
un cambio en sus formas de acceso y una violación a sus tración (CONAP, 2004; 2005; 2007). Esto evidencia, por
derechos tradicionales amparados por la ley. un lado, que los procesos de distribución desigual y de
minifundio, propios de regiones de occidente del país,
están ahora desarrollándose en Petén y en particular en
Finalmente, estos conflictos también se dan cuando
la RBM. En este sentido, los hallazgos de la investiga-
hablamos de las formas de acceso a los recursos cultura-
ción realizada por Grandia et al. (2001) evidencian la
les y paisajísticos dentro de las concesiones. En ambas
existencia de grandes extensiones de tierra “agarrada”
comunidades se encuentran vestigios importantes de la
dentro de áreas protegidas en relación con el tamaño de
cultura maya, tanto dentro de sus territorios como en zo-
las fincas fuera de la RBM. Estos autores plantean que
nas aledañas. Uno de los conflictos relacionados con los
para el 2001, cerca del 12 por ciento de los reclamos por
derechos de exclusión del territorio se dio hace cinco
tierra de más de 64 manzanas estaban dentro de las áreas
años (2002), cuando se intentó ampliar los límites del
de reserva.
Parque Nacional Mirador-Río Azul, a través de la apro-
bación de un Acuerdo Gubernativo (129-2002), para que
un grupo particular adquiriera los derechos exclusivos Aduciendo a la distribución desigual dentro y fuera de las
del manejo de los recursos arqueológicos, afectando los áreas de reserva, estos mismos autores consideran que las
derechos de manejo y extracción de recursos, especial- razones para que las extensiones sean mayores dentro de la
mente maderables, de cinco concesiones comunitarias
y dos industriales, siendo Carmelita la más afectada a 34 Para mayor detalle sobre este conflicto consultar ACOFOP-CIFOR
nivel comunitario. Otro argumento utilizado fue que a (2007).

43
reserva se debe a que aquí existe una mayor disponibilidad impunemente en los parques nacionales) está comenzan-
de tierras y por otro lado a que el gobierno ha asignado de do a afectar a la ZUM y en particular a las concesiones
una forma u otra, 64 manzanas a familias que han invadido anteriormente descritas. Esto tiene que ver con que los
las áreas núcleo o que han vivido dentro de la RBM antes parques nacionales se han convertido en áreas boscosas
de 1990, por lo que tienen derechos de permanencia (CO- de acceso abierto debido a la escasa presencia de repre-
NAP 2002). Esto respalda la hipótesis de que la migración sentantes del gobierno para cubrir las más de 400,000 ha
interna está ejerciendo una presión importante dentro de que corresponden a los parques de PNLT y PNSL (y que
la RBM y también a que existe un mercado ilegal de tierra representan más del 60% de las zonas núcleo). Esto ge-
como existe en otras regiones de la RBM, el caso del PNLT nera las condiciones propicias para atraer lo ilícito. Esto
es uno de los más importantes. Además, apunta hacia la de- también se relaciona con la expansión del mercado ilícito
bilidad de los arreglos institucionales formales para la im- de tierras y la expansión de los “narcoganaderos” (entre-
plementación de regulaciones establecidas en la RBM. Esto vistas de campo, 2007), por lo cual este mercado de tierra
da como resultado que muchos grupos sociales incurran a está claramente relacionado con procesos de cambio de
mecanismos ilegales para acceder a los recursos. La falta uso del suelo que anteriormente eran bosques a potreros.
de mecanismos de control y vigilancia y los desincentivos
que tienen para respetar estos arreglos formales incrementa
3.3.4 Lecciones aprendidas
el número de infracciones (Entrevistas de campo, 2007).
• El fomento de la madera como eje del modelo pro-
Esta situación también afecta a la ZUM, en especial en ductivo ha sido bastante exitoso dado el corto plazo
cuatro comunidades de la ruta a Carmelita: San Miguel de su inicio, al catapultar a las comunidades a formar
La Palotada, La Pasadita, Cruce a la Colorada y La Co- empresas capaces de aprovechar este recurso de alto
lorada (Entrevistas de campo, 2007). En el caso de las dos valor. Sin embargo, no existe un buen análisis del
primeras esto se puede comprobar con los diagnósticos de costo real de este esfuerzo que tome en cuenta cui-
ocupación y planes de ordenamiento territorial incorpora- dadosamente los montos invertidos en lo realmente
dos por el CONAP en el 2006 si se comparan los porcenta- comunitario. Nuestra hipótesis es que son costos no
jes de tierra asignados a actividades agrícolas y ganaderas repetibles para llevarlo a una escala en la región y
y los cambios de uso de suelo en los últimos años. De que a la vez, no es necesario.
acuerdo a los informes de monitoreo de cambios de uso • Por otro lado, el modelo ha hecho énfasis en la madera,
de la tierra realizados en la RBM, estos incrementos están al desmedro de los intereses y derechos históricos de
relacionados con un proceso de especulación y venta de los residentes cuyos medios de vida giran en torno a
tierras y en general “una crisis del manejo forestal en estos la extracción de los productos no maderables. En esto,
sitios como herramienta para controlar la expansión de la se pierde la oportunidad de tener una gestión más in-
frontera agrícola”. Según estos informes estos problemas tegral del bosque, combinando recursos de alto valor
tienen semejanza con el caso de Laguna del Tigre donde pero con un ciclo productivo y de transformación largo
el crecimiento del mercado negro de venta de tierras y la y con requerimientos de inversión grandes respecto a
migración de los que venden a otros sitios –o dentro de las las características opuestas de los productos no made-
mismas concesiones aumentando las zonas agrícolas– es- rables. La combinación de ambos permite un mejor
tán interrelacionadas. acoplamiento a las necesidades y estrategias de vida de
la población de la región y que podría haberse reflejado
Los hallazgos de esta investigación apuntan a que esta en la constitución de las organizaciones concesionarias
“crisis del modelo de manejo”, se refiere más bien a la desde el principio. Pero, no es demasiado tarde.
necesidad de revisar el alcance del modelo respecto a re- • A la vez, la prohibición o “no trato” del rol de agri-
conocer el papel que tienen las actividades productivas cultura, aunque no tan problemático en los casos
agrícolas, las dotaciones de bosques (que han sido en estudiados, ha relegado esta actividad a la esfera in-
particular bosques de muy baja calidad para estas comu- formal, a veces ilegal o invisible. En algunas comu-
nidades) entre otros factores que se han relegado y que nidades, donde dos factores como bosques de menor
es necesario abordar para poder abordar dichas presiones. calidad e historias más agrícolas se combinan, no era
Así mismo, es importante reconocer el papel que el avan- factible esperar que el modelo podría funcionar con
ce de las fuerzas del narcotráfico (que se han desarrollado el mismo grado de éxito que los estudiados.

44
• Se podría decir que en esta primera etapa de montaje comunidades. Los COCODES comienzan a aumentar en
del sistema de concesiones comunitarias, la implemen- número atendiendo ámbitos de responsabilidad social
tación de los marcos regulatorios y la certificación han que antes lo hacían las organizaciones concesionarias.
servido como proceso de formación y capacitación En fin, existe una necesidad de readecuar los roles de
para las comunidades –a pesar de sus altísimos costos cada uno y las relaciones entre ellos. Así también es-
de transacción. Sin embargo, el logro de su buen fun- tos esfuerzos deben descansar en la diversificación de
cionamiento se ha debido a que ha estado subsidiado. fuentes de financiamiento para evitar situaciones de
En el futuro, la viabilidad del modelo tendría que des- paternalismo, así como casos de subsidios ocultos.
cansar en la simplificación de los requerimientos y la
armonización de las otras regulaciones incongruentes, 4. Propuestas de cambio:
creando mejores incentivos para que las comunida-
des, ya adiestradas y comprometidas, puedan manejar
Recomendaciones de política
costos de transacción más razonables.
I. Petén: A nivel de la Reserva de la Biosfera
• Frente a las presiones externas, la debilidad en el
Maya y las concesiones comunitarias
cumplimiento del Estado de derecho (incluyendo la
ley estatal y el derecho consuetudinario) en la RBM 1. Los elementos principales del entorno que han inci-
dificulta cualquier esfuerzo por establecer sistemas dido en los cambios en cómo funciona el RBM y los
de sanción efectivos dentro del sistema de CFCs. CFC´s. (de presión externa e interna y su dinámica):
• Los impactos sobre el mantenimiento de la cobertura a. Los más estructurales: Presión demográfica, mi-
forestal y la calidad del bosque en las concesiones es- gración, expansión de narco-ganaderos.
tudiadas reflejan que las comunidades pueden manejar b. Los relacionados a políticas: disminución de
el bosque sin tantas regulaciones o controles. Es más, vigilancia y control de la región, aumento de
en los cálculos de los costos no se han incluido el de inversiones y especulación externas (turismo,
los esfuerzos propios en la vigilancia y defensa de los infraestructura, petróleo, etc.).
perímetros de las unidades de manejo. Dada la incon-
c. Aquellos relacionados con prácticas de gestión
sistencia del apoyo del Estado, ellos han tenido que
y de manejo (por ejemplo aquellas que tienen
asumir un rol mucho mayor, hasta enfrentando distin-
que ver con el enfoque de acompañamiento téc-
tas entidades del Estado mismo como incursores.
nico infundido por ONG, los esquemas de certifi-
• Existe una subestimación de los costos de la defen- cación forestal).
sa física y legal sobre el territorio, lo cual requiere
2. El modelo de concesión comunitaria ha demostra-
de constante movilización y cabildeo por parte de
do un grado alto de éxito en la conservación, sobre
la organización de segundo nivel. Estas actividades
todo frente a otros modelos de preservación dentro
requieren de apoyo político (alianzas) y financiero
de la RBM. Sin embargo, para poder continuar con
(costos de movilización y comunicación), por enci-
el mismo grado de éxito, el modelo debe revisarse,
ma de las otras inversiones significativas que hacen
discutirse y adaptarse a la situación actual. Es im-
los grupos. Sobre todo, ha demandado la creación
de una estructura interna en ACOFOP para asegurar portante que dentro de este análisis se aborde de ma-
el flujo de información, organizar la movilización, y nera integral los desafíos del modelo respecto a las
buscar constantemente aliados externos. condiciones actuales.
• Desde que se iniciaron las concesiones comunitarias 3. Esta investigación ha demostrado que dentro del sis-
ha cambiado significativamente el panorama organi- tema de Concesiones forestales comunitarias CFC´s
zativo e institucional en el norte de Petén. Las orga- hay diferencias significativas:
nizaciones comunitarias, su órgano de segundo nivel a. Primero, hay diferencias en los recursos que
(ACOFOP) y sus empresas han logrado mayor nivel de reciben con el contrato de concesión. No todos
sofisticación y capacidad. Otras empresas dedicadas a tienen la misma calidad de bosque, ni la misma
las actividades de aprovechamiento de los recursos no extensión. También, existen distintas historias y
maderables han surgido, pero sin una clara relación prácticas culturales del uso de la tierra y bosque
con las maderables, aunque todos son de las mismas y grados de parentesco entre ellos.

45
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

Las organizaciones concesionarias en sí son cons- 5. Es importante poder ampliar el tipo de estudio como
tituidas de maneras distintas, siendo algunos re- este, realizado sólo sobre dos casos, extendiéndolo a las
sidentes en la misma unidad de manejo o área de otras concesiones para tener una lectura más comple-
concesión, mientras otros fueron conformados por ta sobre las dinámicas sociales y de uso de suelo y las
individuos de distintas comunidades no residentes. estrategias de vida que existen dentro de los territorios
Este hecho influye mucho en la relación comuni- bajo concesión.
dad- empresa comunitaria afectando la distribución
de beneficios y la legitimidad del esfuerzo en su
II. ¿Cuáles son los cambios en las políticas,
conjunto.
estrategias para su implementación y otros
b. Estas diferencias entre los grupos comunitarios que instrumentos que habría que considerar?
accedieron a contratos de concesión no fueron to-
madas en cuenta durante el proceso de adjudicación
de concesiones comunitarias ni en la promoción del 1. Desde el gobierno central
modelo de producción maderero que subyace todo el
• El modelo de CFC hasta ahora se centró en la produc-
Plan de la RBM.
ción maderable, bajo un marco rígido que fortaleció
c. Las consecuencias son comportamientos diferentes el aprovechamiento de productos “maderables” y
con impactos muy variados en cuanto a la actividad con un marco regulatorio que es innecesariamente
productiva maderera y la conservación del bosque. complicado y que tiene costos de transacción muy
Aunque los casos estudiados no reflejan la gama elevados. Esto limita la plena inclusión de grupos que
completa, sino una pequeña muestra, hoy se conoce tienen prácticas y modelos de producción diferentes,
más sobre cómo estas diferencias influyen en el des- achicando la gama de beneficiarios potenciales. Es
empeño de los distintos grupos comunitarios. más, conforme a que se eliminen los subsidios re-
d. Se debe reconocer los cuatro distintos grupos comu- lacionados a las preparaciones para la certificación,
nitarios que mantienen sus derechos de concesión. se pone en peligro la continuidad de los beneficios
alcanzados hasta ahora.
e. En la redefinición del futuro del modelo estas di-
• Por un lado, recomendamos flexibilizar el modelo
ferencias deben ser reconocidas y abordadas
de gestión de los recursos para las concesiones, per-
apropiadamente.
mitiendo la incorporación de formas y modelos di-
f. De hecho, han evolucionado distintos modelos de versos. Por otro lado, sugerimos la búsqueda de una
concesión industrial locales o grupales. Sería mejor mayor integración de las actividades productivas
reconocer estas diferencias, en busca de reafirmar maderables y no maderables. El cómo hacer esto no
el compromiso con el proceso de fortalecimiento al es del todo claro, pero es clave incluir a los mismos
manejo comunitario. comunitarios en el diseño, a través de sus estructuras
g. Los distintos marcos regulatorios y estándares para de representación (ACOFOP).
la producción y transformación requieren una revi- • Aunque se ha avanzado respecto a la inclusión de
sión con fines de simplificar significativamente los los no maderables en el modelo de manejo, aparen-
costos de transacción para aumentar el estímulo e temente el esfuerzo está siendo modelado separada-
incentivos a la producción comunitaria, como el ni- mente, pero siguiendo el mismo esquema del mode-
vel de beneficio obtenido. lo de la madera. Esto, sin haber hecho una lectura
crítica del funcionamiento del maderable (esfuerzo
4. Este trabajo demuestra que los hogares tienen estra- organizativo paralelo, sistema de certificación com-
tegias de sobrevivencia basadas en la dependencia de plejo con regulaciones innecesarias; modelo centra-
múltiples recursos del bosque y la forma en que los gru- lizado de acopio, etc.). Recomendamos una urgente
pos diversifican actividades y medios de vida es impor- revisión de las formas existentes de manejo, los sis-
tante en la discusión del modelo. Se pregona buscar un temas informales de reglas (cómo el xate y chicle)
modelo de gestión que integre lo maderable con lo no y las formas de vincularse al mercado y como esto
maderable. forma parte de las estrategias familiares de medios

46
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

de vida. Especial atención debe prestarse a entender • Es necesario flexibilizar la visión estrecha de la
el rol de la mujer en todo el circuito de cosecha, se- integración vertical maderera que culmina en una
lección, entrega y como canalizadora de beneficios. sola estancia comercializadora (FORESCOM) como
• En esta discusión es central el tema de la certifica- la única solución a los desafíos del modelo. Por lo
ción. El esquema existente debe evaluarse y revisar- menos, se debería estudiar cuidadosamente los re-
se inicialmente para el tema maderable y después celos, inhibiciones y justificaciones de las empresas
analizar la aplicación del esquema a los productos comunitarias miembros por no querer involucrarse.
no maderables. Parte del problema puede ser atribuido a los tiempos
y escalas de operación que se trataba de imponer. Es
• En la discusión del modelo de manejo comunitario
posible que una forma de reconstruir la participación
es importante ampliar y asegurar la incorporación
en FORESCOM, sería la creación de instancias más
de nuevos sectores del Estado que participan en la
modulares con distintas relaciones, programar su in-
RBM y en la ZUM para incluirlos en la discusión de lo
corporación de manera escalonada para ir probando
agrícola-ganadero y el turismo. Se necesita organi-
distintas formas de operación y eventualmente llegar
zar mejor la representación de los diferentes niveles
al grado de integración vertical que más conviene a
descentralizados de las dependencias del gobierno y
todos.
de los gobiernos locales y municipales.
• Mantener el esquema de tenencia (concesiones re-
• Es urgente un abordaje del tema de la producción
novables) pero ampliar los períodos y asegurar que
agrícola en las concesiones. Se propone que el trata- se pueda diversificar actividades productivas permi-
miento debería ser abierto al permiso y la promoción tidas de acuerdo al carácter de integralidad a que se
de una agricultura de tipo agro-ecológica en combi- refieren los contratos. Pero, se necesita un respaldo
nación con el manejo de bosques, buscando limitar- acordado de parte de y entre las distintas entidades
se a actividades complementarias para el sustento. del Estado a través de acompañamiento técnico y es-
La discusión sobre el rol de agricultura comercial tablecimiento de regulaciones.
debería ser abordado cuidadosamente.
• La configuración del sistema de concesiones comu-
–– Ejemplo: Las comunidades con concesiones en nitarias de la ZUM deja entrever la evolución de las
áreas de poco bosque o de mala calidad y con histo- formas de apropiación y construcción del territo-
ria de producción agrícola que no lograron adaptar rio. Sin embargo el enfoque de territorio, entendido
sus medios de vida a los de una comunidad forestal como el proceso social en que se construyen relacio-
debido a las condiciones de recursos y de los me- nes entre actores sociales y el entorno natural en que
dios de vida deben tener un trato más acorde a su éstos se desarrollan parece estar ausente en la discu-
realidad, pero con limitaciones en el mecanismo de sión y definición de áreas protegidas. En la discusión
tenencia (asegurar la no transferencia de los dere- sobre el futuro del modelo de manejo comunitario y
chos de alienación). Se podría explorar un rol de las CFC’s debe incorporarse la noción de territorio,
proveedor agrícola a las otras concesiones a cambio considerando el papel central que los grupos conce-
de derechos en actividades forestales, o arreglos si- sionarios han tenido en la definición de la ZUM.
milares para estimular la incorporación al sistema de
concesiones y no antagonismo.
2. A nivel del Zona de Usos Múltiples, ZUM
–– Opciones: Se podría fomentar programas de res- (Las concesiones comunitarias)
tauración de bosques, combinado con alternativas de
manejo colectivo de producción agro-ecológica y li- • Determinar el rol y el peso de las actividades fores-
mitadamente ganadería que explícitamente incorpo- tales en las concesiones (madera y no maderable),
ra el uso, propagación y manejo del bosque como un cómo están funcionando y hacer propuestas concre-
elemento central. Esto, sin cambiar los instrumentos tas sobre cómo ajustar el marco regulatorio para sim-
de tenencia, pero fomentando un modelo organiza- plificarlos. Analizar las transacciones que pudieron
tivo apropiado y la apertura “especializada” hacia el ser eliminadas u organizadas de otra manera, para
mercado. Se podría buscar la asociación e integra- reducir el tiempo y costos del proceso de producción
ción de la cadena productiva con las otras concesio- y transformación de los recursos forestales.
nes comunitarias.

47
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

• Es necesario llegar a un balance de las necesidades nicipal y nacional) de manera que se innove constan-
técnicas de la producción de madera con otras ac- temente la forma en que se benefician las comunida-
tividades (no maderables), para poder elaborar una des y se amplía la base de legitimidad del esfuerzo
propuesta de las necesidades de asistencia técnica e de la RBM y las concesiones.
insumos para un nuevo marco regulatorio que diri- • El proceso de transferencia de derechos a las comu-
ga la atención también a las actividades agro-gana- nidades ha sido un elemento central para recuperar
deras como aquellas relacionadas a la producción la gobernabilidad en la región. El papel que han te-
agroecológica. nido las organizaciones concesionarias comunitarias
• Revisar cómo los modelos legales actuales (de con- a través de su organización de base ACOFOP, duran-
cesión, cooperativa u otras figuras organizativas exis- te el proceso de consolidación de la RBM asienta
tentes) restringen innecesariamente la conformación un precedente loable para otros actores sociales en
de organizaciones comunitarias y empresas comuni- Guatemala y en la región centroamericana, quienes
tarias. Esta revisión del marco regulatorio debe con- pudieran participar y negociar de manera similar en
templar la armonización de los marcos regulatorios las diferentes iniciativas de manejo forestal. Para
(relacionados con el tema agricultura, conservación, esto las formas de representación dentro de las co-
petróleo y gas) para promover acciones conjuntas. munidades deben revisarse y adecuarse.
Ajustar las opciones, o crear nuevos modelos. • Los espacios de disputa por la pelea sobre los bene-
• Diseñar programas de fomento y atención que pro- ficios de los recursos (el turismo, el petróleo, narco-
muevan la colectivización de los aspectos de pro- tráfico) le otorga otra cara a la discusión del nuevo
ducción que funcionan bien o prometen hacerlo, esto plan estratégico y por ende requieren un ajuste del
en base de las lecciones aprendidas a partir del pro- modelo de la RBM y sistema concesionario. Es im-
ceso de manejo de xate y de la actual FORESCOM. portante dimensionar estos nuevos actores, conocer
sus intereses y propuestas y determinar si éstas se
• Revisar y flexibilizar las propuestas para la integra-
contraponen al modelo que se reafirma ahora, con
ción vertical en lo maderero y NTFP para que funcio-
los cambios propuestos.
nen a niveles cómodos y factibles para las comuni-
dades. Considerar a qué ritmo y a qué escala podrían • Discernir –de manera abierta y transparente– si las
ir integrándose más. propuestas de desarrollo turístico que se propone
desarrollar en el Mirador y Petén son o no comple-
• Visibilizar y contabilizar las contribuciones “ocultas
mentarias a los planteamientos de una RBM y un sis-
y no reconocidas” que los comunitarios dentro de la
tema concesionario renovado; de ser así, entonces
ZUM realizan para mantener la gobernabilidad den-
debe emprenderse un nuevo proceso transparente e
tro de esta zona: protección contra incendios, incur-
incluyente en donde se incorporen a los diferentes
sión de campesinos sin tierra, narco-agentes, saqueo
sectores en la región de acuerdo a su peso y rol, ad-
arqueológico, etc. Esto implica tomar en cuenta los judicando a ACOFOP el rol correspondiente, como
costos de vigilancia que los comunitarios invierten uno de los principales “actores” de la región, con
año con año. Así mismo, se debe reconocer que este carácter comunitario y empresarial.
papel se extiende también a proteger los intereses
de “conservación” dentro de la RBM al reivindicar • Esta incorporación de grupos comunitarios dentro
sus derechos de exclusión frente a otras incursiones de la discusión del modelo de turismo para Petén
(petróleo y turismo). debe servir como la base para la elaboración de pro-
puestas donde las organizaciones concesionarias
• Apoyar procesos que ayuden a reconocer a los comu- podrían actuar como inversionistas (shareholders,
nitarios que la participación en las decisiones sobre not stakeholders). Así, la conformación de las par-
la distribución de beneficios y la misma distribución tes en las negociaciones para inversiones turísticas
de forma transparente es un elemento central para contemplarían la discusión de la compra de ciertos
asegurar la legitimidad del modelo a largo plazo. derechos extendidos de las concesiones, donde las
• Buscar procesos y mecanismos para ampliar la base comunidades pueden optar por ofrecer el acceso, uso
social de beneficiarios (más allá de los miembros y e inversión en las áreas boscosas de sus unidades de
no miembros, sino también a diferentes escalas: mu- manejo.

48
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

• Redefinir los criterios con los que se está midien- con mecanismos participativos, con el fin de lograr
do el desempeño de una concesión comunitaria una negociación sobre las opciones de cambio de
tomando en cuenta las diferentes organizaciones tenencia.
internas, arreglos, normas y relaciones comunita- • Opción: abrir a las áreas ya habitadas y converti-
rias. La organización comunitaria debe asegurar das a agricultura o ganaderías a concesiones co-
la representatividad y distribución a lo interno de munitarias bajo un régimen de tenencia colectiva
sus miembros pero también con respecto a la co- similar a las existentes para comunidades simila-
munidad (en el caso de las residentes) asegurando res, con los estímulos y marcos regulatorios ade-
formas efectivas de participación y rendición de cuados que fomentan la regeneración natural de
cuentas. áreas boscosas y la expansión del modelo (adap-
• Es importante fortalecer las redes comunitarias tado) de forestaría comunitaria donde existen bos-
(ACOFOP, COCODES) en la lucha por reivindicación ques rentables.
de derechos, canalizar reclamos, formas de repre- • Fomentar la creación de organizaciones formales,
sentación colectiva en espacios de decisión. adecuadas a los mecanismos de organización y con-
secuentes con los medios de vida de los grupos, con
3. Dentro de las Áreas Protegidas (CONAP) los habitantes dentro las áreas protegidas a manera
• Una lectura de los resultados de los CFC vs. Parques de incorporarlos dentro del sistema de concesiones
Nacionales y Zonas Núcleo: Este trabajo aporta comunitarias y explorar su asociación organizativa
nuevos elementos en el análisis del impacto de las con la de base ACOFOP.
concesiones comunitarias y nos permite comparar el • Crear y extender una figura concesionaria a estas or-
alcance de este sistema como modelo de conserva- ganizaciones campesinas que habitan parques nacio-
ción de los recursos naturales dentro de la RBM con nales e invertir en programas que orientan las activi-
respecto a otros esquemas de protección bajo control dades productivas en la dirección de la regeneración
directo del Estado, por ejemplo, el caso de los Par- del bosque en medio de actividades agro-ganaderas.
ques Nacionales vía CONAP. (Promover el abordaje de Siuna en Nicaragua, el
• Determinar la dinámica social y económica real que Programa de Campesino a Campesino).
se ha consolidado dentro de los parques nacionales • Hacer visibles las limitaciones que el CONAP tiene
y asumir las consecuencias reales de los cambios para ejercer su papel de administrador de áreas pro-
irreversibles. Enfocar los esfuerzos en eliminar las tegidas: presupuesto y personal limitado que no le
condiciones que han permitido estas tendencias de permiten cumplir su papel como regidor de estos
establecerse (ej. Drástica reducción de vigilancia y territorios.
reporte estatal de las zonas, falta de ‘apropiación’
de parte de población local, creación de condicio- 4. Para la organización ACOFOP y
nes de ilegalidad que promueve la promiscuidad y sus miembros concesionarios
una visión cortoplacista en el uso del bosque, etc.) y
visualizar cambios en los instrumentos de tenencia • Tal y como el modelo de manejo comunitario de re-
y regulatorios que pueden generar resultados más cursos debe adaptarse y adecuarse a la situación ac-
realistas. tual, el futuro de ACOFOP depende en cómo defina su
• Según el estado de deforestación y conversión a rol en esta nueva etapa. Debe reajustarse al nuevo rol
otros usos de suelo en ciertas áreas de la RBM, es que podrían exigir los ajustes del modelo y adecuar
necesario analizar las opciones reales para contra- su estructura organizativa a lo mismo.
rrestar un mayor grado de deterioro. • En este proceso de redefinición de ACOFOP deben
• Entablar relaciones con las comunidades (migran- participar sus organizaciones miembros y contar con
tes) ya existentes en el bosque, conocer sus orígenes el reconocimiento de las diferentes entidades del Es-
y procedencia; sus actividades productivas y extrac- tado y de las ONG.
tivistas para fines de subsistencia y de mercados; sus • En la discusión sobre el sistema de concesiones co-
fuentes de financiamiento (formales e informales) munitarias es importante retomar la noción de mul-

49
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

tifuncionalidad de los bosques a manera de que a 5. Para los donantes
través de sus organizaciones comunitarias fomenten
iniciativas de participar en distintos mercados, ma- • Revisar la política y los programas de fomento de la
dereros, no maderables, ecoturismo y los servicios integración vertical para la madera y el xate. Ajustar
ambientales como el secuestro de CO2. el modelo legal y operativo para algo más funcional
a las comunidades, junto con ellos. Diagnosticar el
• ACOFOP debe promover una reflexión sobre los rol que juegan las comunidades (concesiones) en el
diferentes niveles de colectividad y sus compe- mercado regional maderero y xatero para ver cómo
tencias: la comunidad(es), la organización comu- este ajuste podría ayudar a las comunidades aprove-
nitaria concesionaria (la que firma el contrato de char mejor la cadena de valor.
concesión), la empresa comunitaria, la organiza-
• Es importante fortalecer las formas locales de parti-
ción comunitaria (COCODE) y cómo estos diferen-
cipación y gobierno como son los COCODES y las or-
tes niveles de colectividad se interrelacionan y
ganizaciones comunitarias concesionarias, apoyando
cómo se podría mejorar los mecanismos de ajuste
procesos que permitan establecer y discutir las prio-
de cuentas y especialización de funciones y la co-
ridades de inversión social dentro de las comunida-
municación entre ellos.
des residentes de la ZUM contando con reglas claras
• Se hace prioritario hacer una revisión sobre el mar- y políticas organizativas que sean transparentes.
co regulatorio y los instrumentos existentes para
• La estrategia de intervención del Estado en la ZUM
implementarlos de manera que exista claridad y
debe pasar también por repensar el papel de las ONG,
coherencia, así como conjunto de sanciones gra-
especialmente en torno a las inversiones y el es-
duadas respecto al cumplimiento de los contratos de
quema de acompañamiento técnico. A la vez, sería
concesión. importante que ACOFOP y sus miembros ayuden a
• La organización de segundo nivel es clave en la los donantes a discernir los temas que deben prio-
protección de derechos frente a presiones exter- rizarse en Petén. Tanto las ONG como los donantes
nas que compiten de manera ilegítima por el uso deben reconocer el papel que el sistema de conce-
y manejo de los recursos. ACOFOP debe organizar siones comunitarias ha jugado en la conservación de
los aspectos políticos y técnicos del trabajo comu- los recursos naturales de la ZUM buscando esfuerzos
nitario a diferentes niveles: estableciendo estruc- coordinados y focalizados en discusión conjunta con
turas y mecanismos de representación y ajuste de las organizaciones comunitarias y sus entes repre-
cuentas. sentativos (ACOFOP).

50
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

5. Referencias bibliográficas

ACOFOP-CIFOR. 2007. “Informe para el proyecto CIFOR-ACOFOP. Nuevas tendencias y procesos que influyen en el
manejo comunitario forestal en la Zona de Usos Múltiples Reserva de Biósfera Maya en Petén, Guatemala”.
Iliana Monterroso. Guatemala.

Árbol Verde, 1998. “Acta de constitución de la formación de la Sociedad Civil para el Desarrollo Árbol Verde.
Ixlu, Petén, Guatemala”.

Árbol Verde, 2001. “Contrato de Concesión de la Sociedad Civil para el Desarrollo de Árbol Verde. Ixlú, Petén,
Guatemala”.

Árbol Verde, 2003. “Reglamento Interno Sociedad Civil para el Desarrollo “Árbol Verde”. Versión aprobada por
Asamblea General a partir de la discusión promovida por el Proyecto BIOFOR/CHEMONIQZ/USAID”.

Árbol Verde, 2003. “Estatutos de la Sociedad Civil para el Desarrollo Árbol Verde. Versión aprobada por Asam-
blea General a partir de la discusión promovida por el Proyecto BIOFOR/CHEMONIQZ/USAID”.

CEMEC, “Centro de Monitoreo y Evaluación de CONAP. 2001. Censo población: Base de datos sobre población,
tierras y medio ambiente en la Reserva de Biosfera Maya. Disponible en la base de datos SI-CONFOR Sistema
de Informacion de Concesiones Forestales”.

Cancino y Maas. 2001. “Información genérica sobre el manejo del bosque en la Reserva de Biosfera Maya. Base de
datos en formato .xml. Disponible en la base de datos SI-CONFOR Sistema de Informacion de Concesiones
Forestales”.

CEDARENA, 2003. “Gestión política: La experiencia de ACOFOP en Petén, Guatemala”.

Clark, C. (1998) The delegitimation of land tenure in tropical Petén, Guatemala. Albuquerque, N.M. : Latin Ame-
rican Institute, The University of New Mexico, 28 p. (Research paper series ; No. 31)

Colchester 2008. “Beyond tenure: rights-based approaches to peoples and forests”. Some lessons from the Forest
People Programme. RRI, Forest People Programme.

Cooperativa Carmelita, 1998a. “Acta Constitutiva de la Formación de la Cooperativa Integral de Comercialización
Carmelita, R.L. San Andrés, Petén, Guatemala”.

Cooperativa Carmelita, 1998b. “Estatutos de la Cooperativa Integral de Comercialización Carmelita, Responsabi-
lidad Limitada. San Andrés, Petén. Guatemala”.

Cooperativa Carmelita, 1998c. “Reglamento Interno del Estatuto de la Cooperativa Integral de Comercialización
“Carmelita” Responsabilidad Limitada. San Andrés, Petén. Guatemala”.

51
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

CONAP 1993. “Informe de avances de procedimientos de concesiones forestales en la Zona de Usos Múltiples admi-
nistradas por CONAP”. Guatemala. CONAP. 13p.

CONAP, 2001. “Plan Maestro de la Reserva de Biosfera Maya”. Guatemala. CONAP. 101p.

CONAP, 2002. “Política de asentamientos humanos en áreas protegidas de petén”. Guatemala FIPA/AID. SI-CONFOR

CONAP, 2006a. “Coordinación interinstitucional para la ejecución del plan de seguridad ambiental emergente en
la ruta San Andrés-Carmelita, Zona de Uso Múltiple de la Reserva Biosfera Maya, Departamento de Petén”.
Guatemala, CONAP: 12.

CONAP, 2006b. “Coordinación interinstitucional para continuar con la ejecución del plan de seguridad emer-
gente en zonas críticas del departamento de Petén, CONAP; MAGA; PDS; Fundación Defensores de la Na-
turaleza: 18”.

CONAP, 2006c. “Diagnóstico de ocupación de la Unidad de Manejo La Pasadita. Guatemala”, CONAP: 13.

CONAP, 2006d. “Diagnóstico de Ocupación Unidad de Manejo Cruce a la Colorada”. Guatemala, CONAP: 10.

CONAP, 2006e. “Implementación de la brigada ecológica para la ZUM, RBM”. Guatemala, CONAP: 9.

CONAP, 2006f. “Situación actual de áreas protegidas de Petén”. Guatemala, CONAP: 28.

CONAP, 2007a. “Estado actual y propuesta técnica para el control de concesiones ruta San Andrés-Carmelita”. Gua-
temala, CONAP: 8.

CONAP, 2007b. “Problemática del avance de la frontera agrícola en la RBM, Principalmente en la ZUM”. Guatemala,
CONAP: 9.

CONAP, 2007c. “Situación actual de las concesiones forestales comunitarias en la ruta a Carmelita, San Miguel La
Palotada, La Pasadita, Cruce a la Colorada y La Colorada”. Guatemala, CONAP: 19.

Corzo A. y Schwartz, N. 2008. “Los Cercos”: Huertos de Traspatio del Petén Tradicional, Estrategia de Adaptación
Etnobotánica que Apoya la Conservación de los Recursos Naturales. Guatemala: Heifer International y Fun-
dación ProPetén.

FAO. 2006. “Evolución de los recursos forestales mundiales 2005. Hacia la ordenación forestal sostenible”. Roma.

Global Heritage Fund GHF, FARES. 2004. Mayan Biosphere Conservation fund: An innovative private-sector trust
for estabishing sustainable wilderness, wildilife and archaeological parks to save the heart of the Mayan
Biosphere. Guatemala. 28p.

Global Heritage Fund, GHF, FARES. 2006. “Mirador conservation proposal: Establishing a 525,100 acre archeolo-
gical and wilderness preserve in the heart of the Mayan Biosphere”. Guatemala. 28 p.

52
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

Grandia, L. 2006. Land Dispossession and Enduring Inequity for the Q’eqchi’ Maya in the Guatemala and Belizean
Frontier Colonization Process. PhD dissertation. Berkeley: University of California-Berkeley.

Gómez I. y Méndez E. 2005. “Análisis de contexto: el caso de la organización de comunidades forestales de Petén
(ACOFOP)”. El Salvador, PRISMA. 52p.

Grandia, L. Schwartz, N. Corzo, A., Obando, O. Ochoa, L. 2001 “Salud, Migración y Recursos Naturales en Petén:
Resultados del módulo ambiental de la Encuesta Salud Materno Infantil, 1999. Petén”. INE, USAID, Measure,
DHS+, Macro International Inc. 213p.

Grunberg, G. y Milan B., 2001 “Los campesinos: ¿Causantes de conflictos o víctimas de las políticas guberna-
mentales?”. Guatemala, Ponencia presentada en el II Congreso Internacional de Investigación sobre Petén.
FLACSO. Noviembre, 2001. mimeo

Grünberg, Georg; Milián, Bayron y Cho B., Mateo 2002. La conflictividad agraria en las tierras bajas del norte
de Guatemala: Petén y la Franja Transversal del Norte. Guatemala. FLACSO.

Hurtado, M. 2008. Sólo para medio vivir: La importancia actual de las actividades extractivas de recursos fores-
tales no maderables en los hogares de Carmelita y Uaxactún, Petén. FLACSO-Guatemala. 99pp.

INAB, CONAP, UVG 2006. “Dinámicas de Cobertura Forestal durante los años 1991, 1996 y 2001”. Guatemala

Instituto Nacional de Estadística, INE, 2002. Censo de Población, Guatemala.

Instituto Nacional de Estadística, INE, 2003. IV Censo Agropecuario, Guatemala.

McKean, M., C., Gibson y E., Ostrom (2000) People and Forests: Communities, Institutions, and Governance. The
MIT Press, Cambridge, MA.

Macz, N. y Grünberg, J. 1998, Manual de Comunidades de Petén. Santa Elena, Petén: CARE, Proyecto Tierra.

MAGA, 2003. “Mapa de cobertura vegetal y uso de la tierra a escala 1:50,000. Memoria técnica y descripción de
resultados”. Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación.

Mollinedo, Ana del Carmen; Campos, J. J.; Kanninen, M., Gómez, M. 2002. “Beneficios sociales y rentabilidad
financiera del manejo forestal comunitario en la Reserva de la Biósfera Maya, Guatemala”. CATIE. Serie Téc-
nica. Informe Técnico No. 327.

Monterroso, 2006. “Comunidades locales en áreas protegidas: reflexiones sobre las políticas de conservación en la
Reserva de Biósfera Maya”. En Alimonda, H. (comp) Los tormentos de la materia: Aportes para una ecología
política latinoamericana. 239-274p.

Monterroso, 2007a. Extracción de xate en la Reserva de Biosfera Maya: Elementos para una evaluación de su
sostenibilidad. FLACSO-Guatemala. 108p.

53
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forstales comunitarias

Monterroso, 2007b. “Análisis regional. Informe de Investigación para el Proyecto Tenencia y Medios de
Vida”. CIFOR. Guatemala.

Monterroso, 2007c. “Estudios de caso de las Comunidades de Carmelita y árbol Verde”. Informe de Investigación
para el Proyecto Tenencia y Medios de Vida. CIFOR.

Neels (1998) “Análisis del rendimiento del chicozapote (Manikara zapota), y estimación de la producción de chi-
cle dentro de la Concesión Comunitaria de Carmelita”. Disponible en la base de datos SI-CONFOR Sistema de
Informacion de Concesiones Forestales.

Nittler, J. y H. Tschinkel (2005). “Manejo comunitario del bosque en la RBM de Guatemala: Protección mediante
ganancias”. Georgia, Sustainable Agriculture and Natural Resources Management; Collaborative Research
Support Program: 32.

NPV, Sociedad Civil Árbol Verde. 1999. “Plan de Manejo de la Unidad de Manejo las Ventanas. Flores, Petén. Gua-
temala”. Disponible en la base de datos SI-CONFOR Sistema de Informacion de Concesiones Forestales.

Ostrom, E. 2000. El gobierno de los comunes: la evolución de las instituciones de acción colectiva. Ed. Fondo de
Cultura Económica. México.

Propetén, Cooperativa Carmelita. 1997. “Plan de Manejo de la Carmelita. Flores, Petén, Guatemala”. 86p. Dispo-
nible en la base de datos SI-CONFOR Sistema de Informacion de Concesiones Forestales.

Schwartz, N. (1990). Forest Society: A social history of Peten. Pennsylvania.

Schwartz, N. 2007. “Conservación, gobernabilidad y participación”. En FLACSO. 2007. Petén y la gobernabilidad
ambiental en Guatemala. Memoria del III Encuentro Internacional sobre desarrollo sostenible. 103-118p.

SEGEPLAN, Oficina departamental de planificación, 2003. “Estrategia de reducción de la pobreza departamental.
Guatemala”, 110p Schwartz, N. 1990. Forest society: A social history of Peten. Pennsylvania Press

Shriar, A. (2006). Regional integration or disintegration? Recent road improvements in Petén, Guatemala: A re-
view of preliminary economic, agricultural and environmental impacts. Geoforum 37: 104-112.

SI-CONFOR Sistema de Información de Concesiones y Manejo Forestal en la Reserva de Biosfera Maya, 2004. Base
de datos Consejo Nacional de Áreas Protegidas, Proyecto BIOFOR CHEMONICS y La Fundación Naturaleza
para la Vida.

SI-PETÉN, Centro de Monitoreo y Evaluación de CONAP (CEMEC) CONAP Región VIII Base de datos. 2002.

Smartwood (1999). “Resumen Público de Certificación de Cooperativa Integral de Comercialización Carmelita”.
R.L. Certificado SW-FM/COC-100. San Andrés, Petén, Guatemala.

Smartwood, 2004. “Resumen Público de Certificación de Cooperativa Integral de Comercialización Carmelita
R.L.” Certificado SW-FM/COC-100. San Andrés, Petén, Guatemala. 47 pp.

54
Tenencia de la tierra, bosques y medios de vida en la Reserva de la Biosfera Maya
en Guatemala: Sistema de concesiones forestales comunitarias

Smartwood, 2006. “Informe de Auditoría Anual 2006 de Manejo Forestal de: Cooperativa Integral de Comercia-
lización Carmelita, R. L. en la Unidad de Manejo Carmelita, Zona de Usos Múltiples, Reserva de Biósfera
Maya, San Andrés Petén”. Guatemala. 12pp.

Stoian D. y Rodas A. (2006a). Community Forest Enterprise Development in Guatemala: A Case Study of Coope-
rativa Carmelita R.L. ITTO, Forest Trends, Rights and Resources Initiative. CATIE-CECOeco.

Stoian D. y Rodas A. (2006b). “Sociedad Civil para el Desarrollo Árbol Verde”. Case Study from Petén, Guatema-
la. ITTO, Forest Trends, Rights and Resources Initiative. CATIE-CECOeco.

Synnot, T. 1994. “Concesiones de manejo forestal para la RBM, Petén Guatemala”. Tropical Forest Management
Trust Inc. Contract 420-0394-000-40005-00 to USAID/Guatemala 42 p.

Tschinkel, H. Guillen, A. 1992. “Propuesta de procedimiento de concesiones forestales en las zonas de uso múlti-
ples administradas por el CONAP”. Guatemala 18p.

Unidad de Parques Nacionales Naturales de Colombia –UAESPNN– 2004. “Estrategia integral y diferencial de go-
bernabilidad en Áreas protegidas del Petén. Guatemala”. Departamento del Interior de los Estados Unidos,
DOI, Programa de Fortalecimiento Institucional de Políticas Ambientales, FIPA/USAID, Consejo Nacional de
Áreas Protegidas.

WCS, CONAP, FIPA. 2005. “Estimación de la deforestación en la Reserva de Biosfera Maya, Período 2004-2005”.
Informe financiado por la USAID. Guatemala.

Whitacre, D. 1996. “Factores y procesos principales que amanazan la diversidad e integridad biológica de la RBM:
recomendaciones para reducir y mitigar estos impactos”. CONAP, USAID, the peregrine fund.

55
Esta publicación fue impresa en los talleres
gráficos de Serviprensa, S.A. en el mes de agosto
de 2009. La edición consta de 500 ejemplares en
papel bond antique 80 gramos.