■ 5

-

LA POESÍA DE SALVADOR DÍAZ MIRÓN Fragmentos de unas Conferencias. Par ENRIQUE GONZÁLEZ MARTÍNEZ

Sin antecedentes directos ni influencias perceptibles de la poesía mexicana anterior a la suya, Díaz Mirón aparece con la actitud grandilocuente que repudió después y no siempre con justificados motivos. Tenía la voz magnífica, el ademán orgulloso, el verso de timbres metálicos, la metáfora presta y el verbo atrevido y gallardo. Venía de Hugo y venía de Byron; pero con su estruendo americano, en pugna con el tono matizado de suavidad crepuscular que un crítico ilustre creyó advertir en la poesía de México. Con su canto a Byron, su oda a Víctor Hugo y sus estrofas "A Gloria", conquistó una popularidad que tras-^ puso las fronteras de su patria. Algo de su pompa verbal, mucho de su altisonancia épica dejaron huellas profundas en varios poetas mayores, del Continente. Un día, se arranca con brusquedad el penacho, acalla la voz solemne de la epopeya y baja de la tribuna de la elocuencia civil para crear un arte nuevo en él, cercano al parnasiánismo por su ansia de perfección, pero muy lejos de su frialdad sistemática y muy diverso en cuánto a procedimientos expresivos. Era el tiempo de ^'Lascas". Ninguna renovación más completa y formidable en la obra dé un escritor. Los que veían estereotipada la imagen del Díaz Mirón primitivo, se sintieron desconcertados. E l libro era inaccesible al vulgo y no
117

118

MEMORIA DE EL COLEGIO NACIONAL

se imponía fácilmente a los que, sin ser vulgo, no estaban muy seguros en la apreciación de un arte sujeto a normas excepcionales y aristocráticas. El verso era de una perfección rara; el odio al lugar común y a la palabrería insubstancial, adolecía de concentraciones oscuras; la innovación métrica, sin trasponer los linderos tradicionales, se caracterizaba por una variedad sapiente en que parecían desempolvarse ritmos abandonados que una mano diestra se, encargaba de ennoblecer y dignificar. Un léxico opulento, una connotación precisa de los vocablos, un arte puro en la acuñación de la estrofa, un acierto cabal para las fórmulas de expresión que se antojaba hallazgo milagroso, una hábil construcción de orífice que posee los secretos de su oficio; todo esto había en la obra de Díaz Mirón. En el fondo, retórica; pero retórica suprema y puesta al servicio de una poesía alta a ratos, a veces honda, con frecuencia insuperable y definitiva. Tal arte personal e inaccesible a los imitadores —éstos llegaron apenas al umbral del procedimiento y nada alcanzaron de la herencia espiritual—, mantuvo aislada la figura del poeta, y así se explica que Díaz Mirón, más grande en "Lascas" que en sus primeros poemas, haya ganado en valor artístico y perdido en influencia y popularidad. Del canto a Byron, de las estrofas "A-Gloria", ha habido y hay todavía resonancias en la poesía hispanoamericana; al poeta de "Lascas". dueño de un arte personal y poco accesible a ser repetido, se acerca, no la imitación, sino la admiración de los espíritus selectos. Se ha dicho que la arquitectura de la obra mironiana es fragmentaria, que a fuerza de pulimento en los detalles se advierten demasiado las junturas y se pierden las proporciones de lo monumental. Se ha murmurado hartas veces de la endeblez y poca variedad de sus ideas poéticas; pero ante la perfección marmórea de semejante lírica ¿no hay derecho de repetir con Mallarmé que la poesía no se forja con ideas, sino con palabras? Además, sería injusto no reconocer que aquella forma castigada se adapta a todas las emociones del poeta, lo mismo a las descripciones del "Idilio", cálida y colorida transcripción de nuestro paisaje costeño, sin precedente en nuestra poesía y henchido de plasticidad y de anotaciones directas, que ala intimidad visionaria de "El Fantasma", donde la pureza de la emoción se interpreta con palabras que parecen

LA POESÍA DE SALVADOR DÍAZ MIRÓN ■■ ■ — ^ — ■ ■ — 119 . lecturas bajo influencias familiares que lo iniciaron en las letras. ^ ^F Tp \ El tránsito terrenal de Salvador Díaz Mirón no tuvo. una leyenda y una obra. decidieron su vocación y fueron los veneros que habían de formar. rompió moldes y pautas. y la obra muestra con frecuencia los orígenes vitales de la emoción. Muerto ya el poeta. la vida ha contribuido a crear la leyenda. . en ocasiones con grave perjuicio de su ser moral y de sus deberes sociales. de un diamante y de una vida". sólo aquello que nos ayude a desentrañar el misterio creador del gran poeta veracruzano.. todo su vivir fué tormenta. dueño ya del silencio que nos permitirá entrar en el terreno vedado por sus intolerancias humanas. de cordura ni de suavidad. - hechas de aire musical y transparente y en que la evocación adquiere sugerencias misteriosas. en tierras del trópico halló propicio escenario a su temperamento lírico. De su padre heredó el don poético. Pero no adelantemos nuestra visita a este campo lírico. Escuela primaria. y publica versos y prosas que él mismo se encarga más tarde. Alma difícil de ser dominada. en su corazón mismo surgieron inconformidades e ímpetus de lucha que habían de cristalizar en actitudes gallardas o en actos impulsivos y lamentables. Buscando abierto campo a sus actividades de futuro hombre de letras. Su educación no fué bastante para moderar arrebatos ni para encauzar fuerzas interiores. Nada hubo en su existencia de quietud. diremos de él con franca y sincera admiración mucho de su alto numen y lo menos posible de sus flaquezas. ". Díaz Mirón tiene una vida. no siempre favorable. seminario.esa unidad espléndida y bruñida que constituye el mérito más alto de un libro. de éstas. . agitación y rebeldía. una breve permanencia en los Estados Unidos. y cediendo a sus . se lanza al periodismo provinciano. para emplear las magníficas palabras del poeta. el torrente de su poesía. al correr de los años. único a su alcance.

ento cálido de la "Deuda Inglesa". que . su indignación contra los abusos del poder.sale herido y con un brazo baldado. En 1884 Díaz Mirón va a la Cámara de Diputados y se abre para él un paréntesis de gloria parlamentaria. No habrá tal. pero la leyenda del hombre impulsivo comienza á tomar creces. sino como defensor valiente de víctimas sin culpa. influye en* su carácter y en su destino. Mantiene durante tres años su cartel de desafío y espera. de echar al menosprecio y al olvido. valiente y provocativo. El gobierno sale derrotado. y a los veinte años. Su impetuosidad. como político austero y como valiente paladín de las buenas causas. N o eran las disputas de campanario de la prensa local las más. su. Son para el poeta días de gloria sin mancha. no sin recordarlo insistentemente a la terminación del período gubernativo para que el lance se realice. mas el poeta sale de aquel suceso. El bardo sale absuelto.exceso. Componendas amistosas lo impidieron. Hasta su aspecto físico predispone en su favor: es de buena estatura. apropiadas para mantener en calma los nerviosdel poeta. con cabelíos abundantes. le conquista popularidad. con grandes^ ojos que centellean y se apagan como focos inseguros de luz eléctrica. delgado. . casi enjuto. Todo conspira para consagrarlo como orador y como poeta. Jefe de la minoría alzada contra la festinación oficial del asunto. Díaz Mirón se revela entonces como el tribuno elocuente en quien la palabra y el valor civil corren parejas. riñe. Con una hiperestesia nativa del honor y puntilloiso hasta el . Es el mom. no como pendenciero. encauzada por un momento en una noble dirección. según Carlos G. El mismo poeta peruano lo describe así: "más blanco que moreno y densamente pálido.^/T 1 r 120 MEMORIA'DE EL COLEGIO NACIONAL actitudes orgullosas. Este suceso. accidental debilidad física lo lleva al complejo de inferioridad que lo obliga a convertirse en el hombre del revólver y lo orilla a pendencias en que hay sangre y escándalo. Amézaga. Su odio a la injusticia. ensortijados y oscuros. un nuevo choque personal lo obliga a matar a su adversario en propia defensa y tras de haber sido brutalmente golpeado por éste. de grandes consecuencias morales. En 1883. lo desvían por un tiempo de sus actividades literarias para lanzar un reto memorable al mandatario culpable de los asesinatos de Veracruz en 1879. admiración y afecto en toda la República. que lo conoció por aquel tiempo. por dispíuta de juego o de prensa.

. que cristaliza en la maravillosa estrofa final. LA POESÍA DE SALVADOR DÍAZ MIRÓN 121 caen en desorden sobre una frente 'abultada y poco espaciosa. pudo escapar aceptando el sacrificio de un amigo. no la ignominia. infortunio real y dolor de los suyos. ¡Sentime sin honor. Escándalo. En 1892. otro infortunio más: la muerte de su progenitor mientras el poeta cumplía la condena en la cárcel del puerto de Veracruz. prisión durante cuatro años. pero sí la marca.desdeñosa que acentúa un bigote fino retorcido hada arriba. da muerte a Federico Wólter. agregad a esto una correcta nariz. Si lihipiamos el poema de ciertos versos enfáticos —explicables por la rebeldía espiritual del prisionero— es imposible dejar de ser seducidos por su belleza. austera y sola. La piedad oficial le permitió ir a ver el cadáver del autor de sus días. y recogilo de sangrienta charca!. brilla como el silencio de una estrella por encima del ruido de una ola. EL camino del triunfo parecía abierto y sin ' obstáculos. una bopa ... Juventud vigorosa..de su prisión miró pasar a la viuda de Wólter con sus hijos. la verdad. Del suceso sangriento^ y de la visita a su hogar para ver por última vez al padre muerto. El poeta había sido provocado y herido. pero prefirió ponerse en manos de la ley. y oír cómo ella lo señalaba con el dedo y les decía: "¡Hijos. de los cuales son estas estrofas: "EXCELSIOR" Conservo de la injuria. aquel es el asesino de vuestro padre!" Luego. hay reminiscencia en dos poemas de "Lascas": "Excelsior" y "Duelo". cegué de furia.'>'f>>.." .. Al través de las rejas. Sobre la impura huella del fraude.. Pero la vida se encargó de cerrarlo y otra vez cayeron manchas de sangre en la doble corona de laurel. .

. quien hacía uso de la . publicación de su gran libro definitivo. la vida de Díaz Mirón pierde brillo a los ojos de sus contemporáneos. Gritos desgarradores me saludan y brazos epilépticos me aprietan. la grave voz que apenas deja rezumar el llanto. protesta del espíritu superior de ser tratado como un ente vulgar. anotaremos cómo el dolor y la humillación han producido en el ánimo del bardo un movimiento de protesta. Cuando veamos la evolución de la poesía de Díaz Mirón. lloro. "Lascas". actitudes no precisamente defendibles frente al poder. ya frente a un alumno. pero también un ímpetu de purificación ausente de sus versos anteriores. Gustaba él departir con los escritores jóvenes a quienes deslumhraba con su palabra y con su cultura. Hay en este último poema voces que desentonan por su prosaísmo. como aquella del ''negro traje qtte se?neja extra7?í?" en vez de negro traje que parece ajeno. cuando era director de la Preparatoria de Jalapa. sino prisión desierta. Nadie tampoco negará la emoción comunicable y los hondos atisbos espirituales del poema. cierto "humour" fuera de lugar en la penúltima estrofa y un afán puramente retórico de sustituir expresiones normales por otras desusadas y sin perfecta sinonimia. Y ante la forma en que mi padre ha sido. Conseguida la libertad. aceptaciones desusadas en el poeta. En verdad. ' MEMORIA DE EL CX)LEGIO NACIONAL "DUELO" - Llego entre dos esbirros que no dudan de que a un monstruo feroz guardan y aquietan. conturbada en dos ocasiones por accesos de cólera. vejez digna.más descoloridos contactos con la política. la. Hay en ella nuevos y. por más que la razón me advierta que un cadáver no es trono demolido ni roto altar.. y la forma plástica insuperable con que el poeta evoca la escena.122 . ya en un intento homicida con un colega del Congreso. pero nadie será capaz de no advertir el dolor profundo y contenido. la rodomontada contra Saritanón que fué causa de burlas e ironías en vez de gloria...

y muerte en paz y gloria. son estimadas por los que saben dónde se cobraron. el brazo inútil le crea uñ complejo de inferioridad física y una exaltación del orgullo que fué siempre en él rasgo domi- . En Díaz Mirón. a lo contemporáneo. tristezas. el brazo perdido de don Ramón del Valle Inclán le enriquece la ya opulenta fantasía y es fuente de altivas y regocijadas narraciones que emboban a sus oyentes absortos en la magia de su mentira. soledad noble y digna. de la persona física que coloque a un ser humano en condiciones desventajosas frente a sus congéneres. y sus interlocutores se transformaban en oyentes incapaces de interrumpirlo como no fuera para elevar murmullos de admiración. N o falta quien asegure que aquellas exposiciones sobre tres o cuatro temas. Para los espíritus curiosos que quieran saber más de aquella existencia atormentada y procer. Cervantes. Ruiz de Alarcón. sino recordar algunos de los rasgos de la vida del poeta que nos sirvan para explicamos tal o cual pasaje de sus poemas y la actitud literaria general de su obra. cada hombre reacciona de acuerdo con su temperamento. ya accidental. Pero la cultura del poeta era real y su inteligencia brillante y avasalladora. se duele sin cesar de su cojera y aun llega a andar a mojicones con quienes fijan los ojos en su miembro enfermo. Después.LA POESÍA DE SALVADOR D Í A Z A Í I R Ó N 123 palabra era sólo él. en cambio. Cuando hay una mengua. recuerda que ella le sobrevino en la más alta ocasión que vieron los siglos y se consuela pensando que si sus heridas no resplandecen a los ojos de quienes las miran. Milton. tenían mucho de preparación intencionada y se repetían con demasiada frecuencia. saca de su miseria física resignación orguUosa y enseñanza moral para los hombres. se enorgullece de su manquedad. yo recomendaría el libro en que el in* teligente crítico Antonio Castro Leal ha reunido la obra completa de Díaz Mirón y ha relatado serena e imparcialmente su vida. Byron. Mucho de su inconformidad social y de su desprecio a los hombres radica en aquella desgracia que afea su natural belleza física. destierro. Llegando acá. perseguido y ciego. pobre. ya congénita. gran ejemplo de espíritu noble y humano. Nosotros no hemos querido trazar una biografía. halla en la eternidad de su noche lo mejor de su inspiración que la piedad filial recoge para la' admiración de la posteridad.

el numen daba signos de eclipsarse. Dejando a un lado composiciones de la primera juventud. por más que haya quien juzgue que a medida que la forma se depuraba hasta la p. Privilegio." . sino en la vida. no pudo resignarse a ser humillado por la fuerza. ya que la suya había sufrido grave quebranto.m 124 MEMORIA DE EL COLEGIO NACIONAL nante. Lo primero que se advierte cuando se lieen los versos de su época inicial. Hay en este hombre una dualidad espléndida de emoción y de técnica que irá creciendo sin cesar. el orgullo y el reto características de su personalidad poética. había que sustituir con un arma peligrosa la miseria física. Hay en la obra del poeta tres épocas fáciles de distinguir: la anterior a "Lascas". rebelde a' toda sumisión injusta. de un romanticismo al uso. Siempre fueron la entereza. la que comprende los años de creación de este único libro y la posterior a él. Díaz Mirón revela desde sus primeras obras no sólo el evidente don lírico. Hombre de arrebatos difíciles de refrenar.. he aquí las tres direcciones en que se mueve el espíritu poético de este excepcional artista.erfección. es la fe ciega del bardo en la posición privilegiada del artista. afán de crear una estética personal y preocupación retórica. cuya nota es la producción esporádica y escasa de sus poesías últimas. derecho de no ser juzgado por las mismas leyes que los otros hohibres. Ya demostraremos más tarde que íesta opinión dista mucho de la verdad. y a mí sólo Dios me juzga. "Yo soy. Espontaneidad juvenil. sino un instrumento verbal envidiable. de gran poeta indiscutible. aunque sin lloriqueos sentimentales. valiente por naturaleza..' quien mató al hombre. y con un aire de reto en la palabra y en el ademán el posible desdén de los que pudieran mirarlo como adversario sin peligro. alma de paladín de las que juzgaba buenas causas y dispuesto en toda ocasión a exponer la vida hasta perderla. Sü actitud fué lógica dentro de su naturaleza combativa. sí. no sólo en el arte. sino por códigos de excepción y en esferas más altas. un léxico rico y un verso de magnífica sonoridad. madurez artística y humanidad vigorosa y atormentada. pero la injuria física dio ocasión para exaltarlas.

Esta idea de la situación-del genio fuera de las normas usuales. hallan acentos magníficos en la musa del poeta. sino al ^dominador de la vida que apenas concede horas de ocio al instinto carnal para seguir. tono abandonado en "Lascas". espadas y picas para todos los derechos que combaten por la vida. ya ahito o siquiera satisfecho.y en sus artistas preferidos. trascendental y salvadora. . La frecuencia con que Díaz Mirón quiere fundar su estética personal. que habrá de cogerse y aspirarse para arrojarla y seguir ía ruta marcada por el destino superior. nos da coyuntura para demostrarlo. Acentos conmovedores sobre los desamparados de la vida hay en el poema "Los parias". escudos. no revelan al amante rendido.Se siente impelido a cantar todo lo que a sus ojos sobrepasa la estatura común de los hombres. es nota domi-. He aquí unos versos reveladores: Tu lugar no está en mi fragua. el reto a la injusticia humana y el culto a los defensores de los derechos del hombre. en su obra heroica. la liberación del oprimido. es la demostración de su tónica espiritual. trágica pintura . ¿Qué te importa la obra mía? Yo no labro joyas de esas que a las mujeres cautivan: forjo armaduras. cascos. Estos rasgos mesiánicos se repiten al través de la obra. es apenas flor marginal del áendero.LA POESÍA DE SALVADOR DÍAZ MIRÓN I 125 hubiera querido decir Díaz Mirón con las palabras de un romance del Duque de Rivas puestas en los labios de Don Pedro el Cruel. nante en la obra lírica del bardo veracruzano. y el amor. sensuales y plásticos. pero también hay que reconocer que el ansia de manumisión del paria.. Los poemas de amor de este tiempo.poemas.. Es indiscutible que el poeta se siente llamado a desempeñar una alta misión social. según él entiende. El tono épico de muchos de sus. y fija la mirada en los héroes de la antigüedad. Verdad es que estas actitudes son muy del tiempo en que Díaz Mirón escribió^sus poemas juveniles. y no hay motivo que justifique el desdén con que su autor miró la totalidad de su primera obra lírica.

tiene el poeta salidas de tono que apenas serían perdonables en la musa de Antonio Plaza. Mas el poeta auténtico tiene derecho de hablar así a los hombres. pero son cuando menos de muy dudoso gusto aquellos retos de sus espinelas: "¿Humillarme? Ni ante Aquél Que enciende y apaga el día. y a la ley del embudo que hoy impera. Y la Equidad se sentará en el trono de que huya el Egoísmo. La única cosa lamentable en esta actitud mironiana es que con frecuencia. y ahora es sólo un móvil íntimo. Es aceptable que al sentirse procer reclame "el hacha y el tajo" porque el andrajo no merece suerte igual. Lo que llamamos "caridad". Sábedlo. sucederá la ley del equilibrio. sería el rebelde ángel Luzbel. será en un porvenir lejano o próximo el resultado del deber escrito. noble ho*mensaje al sacrificio sin gloria puede leerse en el soneto " A los héroes sin nombre". soberanos y vasallos. no es su menor encanto. -V"' ■ ' ^ 126 MEMORIA DE EL CX)LEGIO NACIDNAL ^ del reclutado por la leva hay en los versos de "El desertor". y toda una idea social y justiciera se expone poéticamente en este poema titulado "Asonancias". Si yo fuera ángel. Dróceres y mendigos: nadie tendrá derecho a lo superfino mientras alguien carezca de lo estricto. Alguien dirá que estos versos más parecen exposición de una teoría que poesía pura. ¿Doblegar la frente altiva ante torpes soberanos? ¡Yo no acepto los tiranos ni aquí abajo ni allá arriba!" . y si no con frecuencia más de una vez."■ -. . El contenido ético y social de un poema bellamente escrito.

su estruendo oratorio. puesto en Dios el pensamiento. Víctor Hugo es en el poema "titán que escala el cielo. como en el portugués Guerra Junqueiro. sus antítesis. cóndor de los Andes. y termina la composición con esta estrofa: "¡Contemplad al coloso! Ved cómo lucha y lucha y no desmaya. ¡Atlas en que se apoya el firmamento! ¡Atalaya que explora el infinito!" . quedan borrados por sus innegables bellezas y eliminados en sus poemas de madurez. porque el poeta mexicano era incapaz de un plagio—. Pero es un poco infantil colocar a Dios en el altar para luego desafiarlo. Los lunares que allá de tarde en tarde afean la primera obra de Díaz Mirón. Prometeo. nuevo Juan en Pathmos que lanza los relámpagos de otro Apocalipsis. Anacreonte y Jeremías.. Tiene del poeta francés no sólo reminiscencias verbales y aun versos completos incluidos en sus estrofas —claro está que entre comillas. Vamos después a considerar otros aspectos de su obra. revela un nuevo mundo en cada grito. cómo allí. Díaz Mirón querría ser semejante al autor de la Leyenda de los Siglos.LA POESÍA DE SALVADOR DÍAZ MIRÓN 127 Claro está que se puede ser ateo. sus hipérboles. cómo pisa radiante y majestuoso el más alto crestón del Himalaya. también es explicable. resumen de Píndaro. En su oda al poeta francés no hay alabanza que no le sea prodigada. y su admiración por el modelo le inspira versos hiperbólicos. sino el tono característico de la poesía huguiana. sus imágenes violentas. lanzar invectivas contra los dogmas con el intento de arrancarlos de las almas populares. gloria insuperable del mundo".. la influencia de Víctor Hugo es demasiado visible. sus evocaciones históricas desordenadas y la frecuente confusión de la historia con la leyenda. Cristo en el Gólgota. # # * En los poemas de carácter épico escritos por Díaz Mirón en su primera obra. El poder verbal de Hugo ejerce en el ánimo de nuestro poeta una fascinación poderosa.

La nota épica tiene en los primeros >v«rsos del poeta acentos merecedores de su fama. . Fué en aquellos años anteriores a "Lascas" cuando Puga y Acal llamaba a Díaz Mirón **el príncipe de los poetas mexicanos". P e r o los que vit^imos en aquellos días de exaltación romántica ¡qué profunda emoción experimentamos con aquel poema que nos aprendimos de memoria! Corridos los años. orientados los ánimos en direcciones a veces opuestas ¿habrá quien niegue a la musa del poeta veracruzano yna calidad poética que lo unge con el óleo santo de un arte superior? . tiene la admiración fácil y generosa. sino creciente. encontrará ripioso algún verso como aquel que dice: "Y tu numen fué entonces un mal hado". A. han relegado el mito byroriano a un segundo. una reacción injusta trató de vihpendiar su nombre y de rebajar su culto. en otros . . ellos cuando menos. egotista y orgulloso como se nos presenta en su primera época. prueba clara de que no está dominado por la baja pasión de la envidia. debe ser leído por ser una de las notas más características del Díaz Mirón de la primera época. quema en su altar el incienso más puro de su poesía. Pera creo que ni antes ni-ahora se le han prodigado tan desmesuradas alabanzas. por el mundo en su riempo. los gustos estéticos de un momento histórico y literario. hallará oscuridad en algunos fragmentos. Byron ha dejado. Eñ vano la voz prof erica del bardo augura para el poeta inglés gloria no sólo inconmovible. el aplauso unánime y los resplandores de la gloria. \. la crítica se vuelve al autor de "Los Miserables" para colocar a la debida y envidiable: altura sus merecimientos de grande entre grandes.su. Este canto a Byron. Pero ello no importa. acaso definitivamente. Hoy. Shelley. otro de sus objetos de adoración. . como la primera estrofa. En "Voces Interiores". " • ' ' " ' ^ ^ ^ i « ^' 1^ 128 ' MEMORIA DE EL COLEGIO NACIONAL Si algún poeta de Francia conoció en vida la consagración-popular. ^ I < . en "Boedromión". En las estrofas a Byron. . ^ ' .. La juventud de hoy pondrá reparos a tanta exaltación. fué Hugo. Keats. Las estrofas de Díaz Mirón están allí para revelarnos los ideales de una hpra. ■ i Debemos hacer notar que Díaz Mirón. su sitio a poetas menos celebrados. trocados los ideales de entonces por otros que tal vez habrán de pasar. muerte. que dej^ incólume la leyenda. aunque envidiable término de belleza.S^' -^ r.

¿A dónde con los griegos melenudos va por el golfo insigne tanta nave al compás de la tibia que en agudos tonos imita la canción del ave? Himno de acentos bélicos y rudos suena confuso y grave. ■ ' -' . . " ■ . Pero le bastaron lecturas hechas de prisa y puestas al servicio de su maravillosa intuición lírica para lograr esta preciosa evocación. Verdad es que cuando apareció el libro "Lascas". que termina en la muerte.. parece en sangre persa aun tinto. ¿Pero por qué el poeta pretendió arrojar al olvido joyas de tal pureza como "Toque"? . " ■ ■^- V. pudo empujar a Salvador Díaz Mirón a asumir la actitud despreciativa hacia sus primeras composiciones. - . ¿Es el pean? Guerreros espolones amagan en las proras esculpidas.:.. y argenta de espumosos borbotones las olas divididas. y no resisto la tentación de transcribir el poema titulado "La Conmemoración" y que tiene por subtítulo '^Espectros Épicos". y el húmedo cristal. ■ ''' ' ' ■ ' "■ ' ■ . ' ' ■ ' ■ ^ ■' ' '¡ ■ ■ ■ : " ■ ' ' ■ ] ' ■ ■ ■■ ■ ''^ "'.' ■ '■" i '" ■ . ' . if' ■ ' ' "' . un horror de lo impuro y malogrado que crispa los nervios del creador de belleza. a trechos pinto de reflejos de múrice. El sol entre arreboles resplandece como broquel de oro que a indistinto dios vestido de púrpura guarece. Sólo un ansia de perfección incontenible. ■■'' [■ . ^ ■ '■ ■ • . ■:^ "' E "' . LA POESÍA DE SALVADOR DÍAZ MIRÓN 129 muchos poemas. N o fué Díaz Mirón un helenista. _ ' ' ■ ' ' ■ ' ' ' \ ■ '. ' '. y la flota triunfal lleva festones de rosas y relámpagos de egidas. _ ■ é ■ ■ ■■ - ^ \ . todas laá primitivas debilidades de forma quedaron relegadas a un plano distante e inferior. ni se distinguió por su versación en humanidades. . " / ' l i i .■* " .". hay versos dignos del autor de la **Leyenda de los Siglos".' ■^' '\ ^ : ■ " ■ ^ -■■ 1. ■ ■'"_ ■ ..' . ■ ' ■ ■ ■ ."'. .

Sin las preocupaciones prosódicas de épocas posteriores. para el sueño canción dé arrullo' y para él viento lira?.: hy-i .. sobre la tapia gris? La yedra prende ' su triste harapo al ulcerado muro.. cabe limpia y dormida corriente.1 30 MEMORIA DE EL CDLÉGIÓ NACIONAL ' * 'y.' ' ' ' -' "¿Do'esrá lá enfeda^^ que no tiende .. cuya noble gravedad anuncia ya los versos de "A un profeta". . El barro humano vale a vosotros menos que el que nutre el gusano y da una planta a quien le arroja un grano.. boga y suspira el alma? La fé se encoge ¡oh.' ■ corrfD ún penacho su verdor oscuro • . duelo! como ave a punto de emprender el vuelo. sobre todo dé la última. deja que los asonantes se acoplen a su antojo en cada verso sin que el afán de pulimento modifique la primera intención verbal. Tampoco merece el gesto desdeñoso del poeta su "Requiescat in pace".. . . No cultivéis ¡oh.í . buenos! más tierra que la tierra. y del cual recojo estas estrofas en que el acento de Fray Luis parece tener un eco lejano: "¿Cuándo habrá mar en calma para el esquife en que mirando al cielo. la belleza esencial que mana de una obra de arte íntegramente lograda. . ' . ¿Db está eF árbol simbólico y risueño que uñ tiempo fué para el lacerto jira. Hay en este poema la emoción pfofunda. La retórica excesiva está aquí ausente.. imagen de su nueva vida. ¡Sabio quien busca y halle a la sombra del árbol paz cumplida en apartado valle. para el ave palacio. sólo queda el natural dominio de la forma de una facilidad encantadora y no aprendida.

El poeta da a entender en el prólogo. pero mas ha cambiado el hombre. lo pondría a la altura de lo'S'más ilustres poetas mexicanos* Es difícil asignar fechas precisas a los poemas coleccionados por Díaz Mirón en su libro único. La alegría es más fácilmente simulable. aparecido en el año de 1901. ¿No €s extraña y significativa coincidencia que la fecha de 1892 sea la de la muerte de Wólter y la de su ingreso en la cárcel de Veracruz? Porque en el libro que guarda el. El dolor en el poeta auténtico no pasa por el alma sin dejar huella imborrable. se enorgullecería de éstas migajas arrojadas por el vate vérácruzáno como desperdicios de sü lírico banquete. El artista ha cambiado. sufra prisión y afrenta?.. Pero cabe preguntamos qué elementos de la propia vida influyeron en el cambio de estética mantenido después por Díaz Mirón. hay señales. en el calabozo infamante. Luego ¿es verdad que el castigo puede estigmatizar la frente de los más altos? Entonces ¿no hay carta blanca de impunidad para el genio cuando éste se atreve a violar las leyes humanas? ¿Es. En el alma orguUpsa y ha^ta allí triunfadora de nuestro poeta. toma el poe- . han caído penas que lo obligan a tremendas rectificaciones. aquélla que.sólo de una modificación literaria profunda. En ^1 dolor. la sinceridad se impone con un dominio casi imposible de salvar. N o tenemos motivo alguno para dudar de la palabra del bardo. un privilegiado de la vida. no. aunque sobresalga del nivel común.. Más que el goce. ¿van a caer por tierra en la lobreguez de una mazmorra? Allí. da tono a la canción. Es inevitable lamentar que el orgullo del procer'no hubieira acicalado con cariño la'mitad cuando menos dé su obra dé jutentüd. se explidá segaraméñte por la opulencia 'conscierite de una excepcional fuerza lírica: Más dé algún poeta. en una buena parte. y no de los menores. que desde 1892 adopta un criterio artístico incompatible con su poesía anterior.LA POESÍA DÉ SALVADOR DÍAZ MIRÓN 131 ' 'Esté desdén hacia uña obra qué. Todas las afirmaciones lanzadas para hacer del hombre extraordinario un sujeto de excepción.. aun sin haber escrito "Lascas". necesario que el culpable. sino de una innegable transformación espiritual. testamento lírico del poeta. pues. es de subidos quilates.

en que la tribuna se brinda a la elocuencia y los aplausos suenan en los oídos y en él corazón. se apoderó alevemente de lo ajeno y lo expendió como cosa suya. al examen de conciencia. el desvío y el rechazo de sus admiradores. " ta^ por vez primera... recargara. pues advierto allí grotescos cambios de títulos. en que la fama de valentía entreteje sus ramas de encina con el fresco laurel del canto. provista y asesorada ppr no sé qué "paisano mío"." . Todo esto lo convierte en mayor poeta y en hombre cabal. Perpetró una usurpación.Allá adentro está como un gusano que roe las entrañas y es aviso constante de que no todo en la existencia es triunfo y gloria. al par que nocivas supresiones y añadiduras. pero lo hizo sin mi consentimiento. un despojo^. ciertos cantos de mi cosecha.132 I . dolióme que la extranjera empresa. con pecados que no cometí jamás. recogidos de los periódicos. . conviene escuchar la propia confesión del poeta en el prólogo de "Lascas". . "Una tipografía yankee juntó en un volumen. y ninguna de las poesías que lo integran ha sido publicada antes de ahora. por hoy. mi único libro auténtico. ■ — — ■ ^ ^ — " ■ . y luego puso en venta.e imprenta. del cual son estos fragmentos: "Esta colección de versos constituye. . . . no sólo plagadas de horribles yerros d. Quedan allá muy lejos los días en que se> disculpan y aun se festejan los arrebatos. y como por malicia de inquina. . que ya andaba con pesado fardo. Todo en su único y gran libro es ganancia espiritual. ya echó de ver la ingratitud. sino alteradas. intencionalmente. . ^ ■ . MEMORIA DE EL CX)LEGIO NACIONAL . sino castigo y humillación. . contacto con el silenció y la soledad. Buenos consejeros. ni enviarme un cénrimo. Sin que deje Díaz Mirón de mantener su fe en un juicio más alto para la conducta del del genio. Antes de entrar en él. ¡Buen provecho! "Más que el desvergonzado latrocinio..• Todo ello obliga a la meditación. el sentido ético ha entrado con gravedad y firmeza en su corazón. mi asendereado nombre literario. sin consultarme siquiera. antes de examinar el nuevo rumbo y el desusado procedimiento que en la obra se revela. Mis infortunadas co^lposiciones yacen en el haz fraudulento. N o importa que el arrepentimiento no aparezca en forma verbal.

Quiere esquivar la aprobación ingenua de "las doncellas cautas". que dejar en el ánimo un impresión duradera. vamos a entrar en el voíumem para estudiar la reforma estética adoptada por el poéta^ el tono^^ espiritual de su poesía y el credo retórico. al poeta le importa menos agradar. Otro afán del artista.W LA POESÍA DE SALVADOR DÍAZ MIRÓN 133 Después de estas palabras. sino como una confesión explicativa de sus actitudes literarias. sino ejercer una influencia dominadora y universal. no en forma doctrinal. lo empuja no solamente a exagerar la nota directa^ frecuentemente anecdótica. tiene mucho de retórico y arbitrario. que no tienen desperdicio y que son una confesión sincera del artista. El mismo poeta de "Lascas" nos ayuda a fijar los procedimientos de su nueva manera poética. mantiene el valor de la rima. y lanzar su inspiración hacia todos los rumbos. poeta de soledad. en ocasiones crudo para espíritus timoratos. que campea en muchos de sus poemas. un poco infantil. que extremado a veces. No es. sino a usar de expresiones atrevidas y no siempre-poéticas. Fué muy dado a expresar su credo estético. por más que ellas no sean: de lo más exquisito. puede traducirse en una fe recóndita en el alma popular. sobre todo si. Su visión plástica nunca desmentida y vigorizada en su libro único. El argumento. Era necesario para su espíritu justificar su obra y su estética. Ya en el primer poema del libro nos anuncia su propósito de no buscar el aplauso fácil. Los poetas grandes ennoblecen la . Díaz Mirón estuvo casi siempre en diálogo con su público lector. ya receptora o ya creadora de la emoción humana. como en el caso de Díaz Mirón. Díaz Mirón de su antigua lírica y qué elementos inesperados aparecen en sus poemas de este libro fundamental. La división de las palabras en poéticas y prosaicas. Porque no es factible adquirir un alma diferente para arrojar al suelo la propia como un traje inservible. que no a todos los lectores convence. También procuraremos desentrañar^ qué parte queda en. sino por momentos.. es de púrpura. el manto. de que los refranes duran por las rimas. Adusto ante el versilibrismo y enemigo del verso blanco. da origen a una expresión Síd generis'. es el realismo. cuyos antecedentes se pueden hallar en su obra anterior. Ahora.A. Hay que reconocer el derecho del artista en el enriquecimiento de su tesoro verbal.

con qué alta idea de su misión lírica el poeta ha madurado su obra hasta hacerla perdurable. Hay veces en que Díaz Mirón cree necesario anotar las causas por las cuales ha empleado un vocablo en tal o cual acepción. ya usándola con valentía para no^aten^^ar l^i fuerza de la expresión. parquedad. - .- ■ -.\ ■">■ V- 134 MEMORIA DE EL OOI. Pero ya en la yejez..ubrirlas o ennoblecerlas. - . X . y ^ . sin posible tnjequQ ni burda falsificación. de su generación. .que le impedía seguir en leal competencia con otros poetas. . sintió el poeta un dolor por la cortedad cuantitativa de su obra. a lavsobriedad y concisión latinas^ libres de artículos y partículas ociosas. Sus naturales dotes estuvieron siempre gobernadas y contenidas por un buen gusto exigente y descontentadizo. . Hay voces desafortunadas que cayeron en desuso por causas imposibles de encpntrar y que esperan el "levántate y anda".^-- ■ - ^ : y . Y para conseguirlo. ■ -"' :."■ . el arpa arrinconada en ^ la sombra del poeta sevillano.: _ . Al poeta toca desc. ■ -:^ ' :.o los motivos ( que lo inducen a separarse de la doctrina usual. ya sacándpla del injusto olvido de que hg sido.. frecuentados por sus hermanas de noble y antiguo abolengo. Y urdió la inocente farsa de hacer ddi dominio publico la existencia de una serie de libros inéditos de los cuales sólo alcanzó a (dar el título y unos cuantos poemas qne no fueron coleccionados hasta la aparición del libro en que Antonio Castro Leal reúne la obra completa del. - ''' "'- ^. a la expresión. _ ■ .■ < — ■ ■ .nada se rebaja la personahdad lírica de Díaz Mirón con la escasez . la concentración que intensifique la idea.perfecta y a la corrección gramatical.-j-■ ^^. Su poesía no es fácil. ni hay en su obra señas de improvisación. ■ . víctim?i.- ^. Busca la expresión clara y fuerte. Reina en todo el libro que venimos ^ exanoinando. Se diría. que cada palabra y cada giro han sido ocasión de consulta del diccionario y resultado de la frecuentación de los clásicos. . . un respeto profundo a la forma castigada. -■. la síntesis que no ahogue la emoción en palabrería. se remonta a las fuentes del idioma. bardo. con qué profunda conciencia de artista.. En. .. . como. Habrá quien sonría de estas minucias en tan grande espíritu de poeta. '. es su deseo de dar al verso un carácter definitivo. pero ellas demuestran con qué rigor. Y hay otras que nunca han salido a luz sino para el suceso vulgar.EGIO NACIONAL palabra.^.' . ♦ Otra modificación profunda y perceptible de este artífice. palabras callejeras que no han pisado jamás los aristocráticos salones de la poesía.

Pecado romántico. que nujica £u. se encuentran los mejores ejemplos de su poder pictórico. En cuanto a las obras maestras descriptivas. Pero en "Lascas". son quizás las más numerosas del libro y de la obra ulterior. aun las de carácter íntimo y sentimental. era envidiable. si no fuera porque la expresión es de un poeta auténtico y déla más alta ley. nada cuenta en el haber de un artista la fecundidad sino cuando va acompañadíi de la belleza indiscutible. o fingirse dominado por un dios. que dan al libro qiie venimos examinando un tono de elevado pensamiento y dé . de líneas vigorosas. quien logra aquellos cuadros palpitantes de verdad. si no existiera un mayor motivo de sorpresa con la aparición de poemas de una intimidad desusada. en que el cuadro exterior se graba en la mente. dé un sentido hondo y contemplativo. La sugerencia viene por sí sola cuando el ánimo del lector está dispuesto a experimentark. de evocación plástica. tan gran poeta siempre. a quien no fué dado eliminar de su producción portentosa 1^ debilidades que la deforman. ciertas estrofas del "Beatus Ule" y "Encinas".-fué siempre el suyo. esdrito en 1895 e inspirado en la contemplación del cadáver de su padre. toma en sus versos apariencias plásticas. es el paisaje. un gran pintor.El poderío del poeta para pintar lo que veían sus ojos. Y no se limita el poeta al paisaje. de una pureza espiritual. Paisaje fuerte. de color rico. Pero Díaz Mirón no estuvo nunca exento de vanidades. Ejemplo ilustre de ello es Lope de Vega. Ademas de. Otro nuevo elemento que hallamos en "Lascas". Y aun afea a una obra enorme la presencia en ella de lunares inevitables por falta de tiempo para la necesaria corrección.á desabra larga.LA POESÍA DE SALVADOR DJAZ MIRÓN 135 de sus producciones. ¿Quién puede olvidar el "Idilio". Recordaremos después esto con la lectura del soneto en alejandrinos "El Muerto". Casi nunca hay en el paisaje mironiano una segunda intención fuera de la plástica.é poet. . Se diría que es un pintor. sino de labor condensada y repulida. aunque no lleguen jamás a empequeñecerla. Cualquier visión que quiere trasladar al poema. y una de ellas fué sentirse siempre. ya imposible de ser borrado? Bastaría el enriquecimiento que significan en el poeta estas nuevas notas que completan su personalidad. aunque no esté ausente de su obra anterior.

vacía y desamparada. Olvidamos gustosamente el. Nos olvidamos de la frecuente ausencia de la sensibihdad. toda obra. Digna morada para tan alto numen. El procedimiento del poeta* para escribir sus poemas inmortales. todos los. escoba en mano.. el resultado de su esfuerzo. de limpiar. pasma. todo esto queda en lá sombra y sólo permanece frente a nosotros el fulgor de los'poemas én aúe "pudo dar forma completa a su propio idéaL Además.4Í- i T. Hay acentos en "Lascas" y en sus obras escritas después de este libro y n a coleccionadas.. canta el celestial ruiseñor. Momentos como el de "La Oración del Preso". y cuando interviene otro elemento interno que flota en planos de mayor elevación y suspende el ánimo. . de haber gastado versos y versos en foimülar su estética definitiva para una obra que no habría de concluir. todas las conjunciones y las preposiciones que privan a ía frase de elegancia y gallardía. pero el poeta no nos ha amueblado la casa para dejarla.expurgando los versos de asonancias. si no conservaran el sello inconfundible de la técnica mironiana. "El Fantasma" y el "Beatus Ule". son momentos definitivos y consagradores. por . que parecen de otro poeta. sorprende y maravilla.artículos. que significarían una opuesta dirección. Dentro de la jaula de oro. La retórica se queda en un plano secundario. y elemento inevitable en toda obra de arte poética. Pero la técnica no es todo. trabajo benedictino de andar. de la falta dé vida interior que se le ha echado eri caira. de su retoricismo. -■■■ 136 MEMORIA DE EL COLEGIO NACIONAL desasimiento lírico que engrandece la poesía y refuerza su sentido humano.". Hay que convenir en que la realización cabal de la mayor parte de los poemas de "Lascas" hace olvidar todo lo que se ha dicho como reparos a la poesía de Díaz Mirón. Todo está bien. dp correr en busca de la palabra inesperada para sustityir coja ella la familiar y sencilla.artística. que el dolor fué su último maestro y el inspirador de creaciones que aparecen por primera vez --como espíritu y como forma^ en la hora solemne de la madurez avanzada. entonces es cuando el nombre de gran poeta sale de los labios para urgir el numen soberbio del vate veracruzano. del pamasianismo helado que se le moteja. por más que sea en Díaz Mirón de la más refinada calidad. Ya dijimos antes que la vida no hirió a Díaz Miróíi inútilmente.

LA POESÍA DE SALVADOR DÍAZ MIRÓN ' 137 grande que seai no es sino un ensayo de la obra posible que el artista ha soñado con crfear. si se ve en ella la perfección de lo realizado. es suficiente para la gloria artística. y que no pudo ya dar la obra que se había propuesto crear. . La pequenez de una obra poética. libro de cuarenta poemas. Díaz Mirón no publicó sino unas veinte composiciones más. No falta quien diga que se pasó la vida el poeta esforzándose en crear su estética propia. Ya dije que todo esto nada vale frente a los poemas en que la forma y el espíritu de Díaz Mirón están presentes. N o olvidemos que después de "Lascas". por cierto que haciéndolas aparecer como parte de libros que nunca vieron la luz. . Y es el caso ilustre de Salvador Díaz Mirón.

" \ .

CRÓNICAS E INFORMES .

\ if F^ \ .i\ . t V» .