Biblioteca Digital DIBRI -UCSH por Universidad Católica Silva Henríquez UCSH -DIBRI. sta obra est!

ba"o una licencia #ttribution-$onCo%%ercial-$oDerivs &.' Unported de Creative Co%%ons. (ara ver una copia de esta licencia) visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/

Her%en*utica $+ ,

MARXISMO
Raúl Fornet-Betancourt

I. INTRODUCCIÓN
El marxismo en América Latina no es uno, sino que se pluraliza en varias direcciones e incluso tradiciones que tienen procesos diferentes en los países latinoamericanos. Pero como no es el caso entrar en ellas, baste con señalar que una de ellas se condensa en la tradición de un marxismo latinoamericano. En este ltimo tiempo se !an planteado al"unas críticas # sospec!as acerca de la $marxistización% de la teolo"ía latinoamericana de la liberación, en dic!o contexto !istórico vamos a desarrollar específicamente dic!as observaciones.

II. DELIMITACIÓN HISTÓRICA
La necesidad de precisar el lu"ar o función que ocupa el marxismo en la teolo"ía # filosofia latinoamericana de la liberación se limita &usto a aquella parcela de la racionalidad teoló"ica # filosófica que corresponde directamente a la clarificación de la realidad socio'!istórica. La filosofia # la teolo"ía de la liberación, por tanto, no ven en el marxismo ni una fuente ni una base para la racionalidad en "eneral, sino que lo ubica como un componente racional en su proceso de intelección de la sociedad ()*. Las sospec!as de +oma contra la teolo"ía de la liberación pone en primera línea el problema de la recepción del marxismo en América Latina. Estas acusaciones dificultan en buena medida plantearse en forma clara las relaciones que es posible establecer #, por lo mismo, determinar con precisión meridiana un lazo doctrinal, ideoló"ico que afecta como principio determinante li"ando de manera sustancial la teolo"ía de la liberación con el marxismo. A lo anterior !abría que a"re"ar otra consideración. ,esde el punto de vista de la !istoria de las ideas, en América Latina el marxismo no es !omo"éneo, sino que se pluraliza en varias direcciones e incluso tradiciones. Pero como no es el caso entrar en ellas baste con señalar que una de ellas se condensa en la tradición de un marxismo latinoamericano # que corresponde a lo que !emos denominado el desarrollo específico. En síntesis, es desde la propia utilización, diversa por naturaleza que es posible in"resar a estudiar el marxismo en América Latina. ,esde dónde # en que momento podemos determinar el comienzo del marxismo en América Latina. Puede considerarse )--. como el año de la recepción del marxismo en América Latina. En este ario el diario mexicano El Socialista publicó la primera traducción del /0anifiesto del Partido 1omunista/. El punto m2s importante consistió en que el amplio p blico al que se le !izo posible el conocimiento del manifiesto, pudo tener una formación en la cual se fundamentaron diferencias entre lo que era el

marxismo # otras formas de socialismos. Lo ltimo tiene especial importancia &ustamente a m2s tardar en )-34 existían tendencias en casi todos los países latinoamericanos que podrían adscribirse al socialismo utópico #a que las teorías de 5imon, 6ourier # Lamennais !abían tenido especial recepción. 7ndudablemente que la presencia de estas tendencias posibilitó la recepción del marxismo en el continente americano. Por otra parte dic!a recepción debió ser necesariamente fra"mentaria. 8o se asimilan las tesis filosóficas sino aquellos elementos que apuntan m2s directamente a los cambios sociales. La etapa que fue inau"urada en )--. puede ser señalada también como el período en que las ideas marxistas se diferencian de las anteriores formas socialistas, lo que de todas maneras debería conducir a delimitaciones conflictivas al interior de las mismas tendencias socialistas. Esta etapa se extiende !asta cerca de )9): # las confrontaciones entre marxistas, anarquistas o anarco sindicalistas. La revolución de octubre vino a influir decisivamente ene; quiebre del marxismo en el continente. Especialmente si"nificante # característico para la recepción del marxismo en América Latina es el fenómeno ocurrido en el mundo intelectual. En "eneral se le vincula al marxismo con el mundo intelectual, sin embar"o el verdadero lu"ar de ellos es m2s bien el Positivismo. <no de ellos es =uan >autista =usto ()-?@')9A-*, fundador del Partido 5ocialista Ar"entino ()-9?*, quien con su obra principal Teoría y práctica de la historia ()949* como también La teoría cie tí!ica de la historia # La política ar"e ti a ()9)@* se le reconoce como el verdadero introductor del marxismo en el campo cultural latinoamericano. Ambas obras son tributarias de una filosofia de la !istoria que, en los !ec!os, mezcla el positivismo con el marxismo al punto que lle"a a defender la perspectiva sociobioló"ica de ,arBin # 5pencer como una necesaria corrección del criterio de clase social. Por ello m2s tarde, =usto fue para los marxistas ortodoxos señalado como un ecléctico e incluso un !ere&e. Codo a pesar que a =usto !a# que reconocerlo como el autor de la primera traducción al español de El Capital# en el ario )-9@. El se"undo autor que es necesario nombrar es =osé 7n"enieros ()-::')9A@*. En la !istoria ideoló"ica de América Latina aparece como el principal representante del positivismo científico fundamentalmente enemi"o de la metafisica. >uscó !acer una síntesis entre el marxismo # el positivismo, lo que debería conducir finalmente a la superación del todavía socialismo científico # metafísico del marxismo por socialismo positivista latinoamericano que responda a dos inquietudes, es decir, que esté al m2ximo nivel científico # que al mismo tiempo considere las especialidades de América Latina. Es esta reunión entre el marxismo # el positivismo, la que puede ser considerada como el acontecimiento central de la !istoria ideoló"ica latinoamericana en esta etapa de la recepción del marxismo en nuestro continente. La característica de esta apropiación de la teoría marxista se !ace en forma /!erética/. 02s a n. La intención de =usto e 7n"enieros nos presenta la especificidad de esta misma recepción, la que no puede de&ar de considerar la corrección de tesis fundamentales del marxismo. ,e este modo es posible rastrear lo que !a caracterizado al marxismo en Latinoamérica, a saber, esta permanente tendencia de apropiarse de la teoría con la voluntad de sobrepasarla o renovarla. La revolución de )9): planteó la entrada en una nueva etapa en la recepción del marxismo en nuestro continente. Este período abarca los años comprendidos entre )9)-D)9 # )9A9. Así, )9)9 es el año de la fundación del partido comunista mexicano, el primero que ba&o la influencia de la Cercera 7nternacional fue creado. A partir de entonces la recepción del marxismo se entiende en relación con el partido comunista # por lo tanto se le une a los problemas de estrate"ia. 5on los autores rusos >uc!arin, Plec!anoB # sobre todo Lenin quienes son leídos # estudiados. La vinculación a los centros de discusión # la ubicación de todo el contenido en los niveles de la estrate"ia de poder, !izo que esta recepción asumiera la forma eurocentrista expresada en las líneas de los partidos comunistas en América Latina. Es la llamada tendencia del marxismo ortodoxo. Etra tradición marxista se desarrolla uniendo los elementos de la teoría social con manifestaciones del indi"enismo revolucionario. Al contrario de la posición de los marxistas ortodoxos, en esta posición es puesta en primer lu"ar la especificidad social # política de 7ndoamérica. En síntesis, el marxismo no es visto como una teoría "eneral que explica todo independiente del contexto en el cual se desarrolla o se aplica, sino que simplemente como un método que contiene un !ilo conductor. Fuienes deben ser considerados en este esfuerzo son Gíctor +a l Ha#a de la Corre # =osé 1arlos 0ari2te"ui.

Ceóricamente se trata de lo si"uienteI en sus obras $or la e%a cipaci& de A%'rica ()9A:* # el A ti( i%perialis%o y el Apra ()9A-* el tema central se refiere a la liberación del marxismo de su punto de vista eurocentrista # consecuentemente su aplicación a las condiciones latinoamericanas. Para Ha#a de la Corre es el marxismo una norma filosófica formal, la cual se debe adaptar en las condiciones de espacio # tiempo. En consecuencia lo que debe ser utilizado del marxismo es la aplicación re"ional de las cate"orías europeizantes por medio de una interpretación de la realidad latinoamericana. 0u# distinta es la posición del marxismo indoamericano de 0ari2te"ui. 0ari2te"ui es marxista'leninista convencido. En su pro#ecto de un marxismo latinoamericano no quisiera ubicar la especificidad del continente contra las exi"encias de la universalidad. Prefiere acentuar la universalidad del 0arxismo en lo referente a su metódica # desde allí lle"ar a la especificidad indoamericana inte"r2ndola en el socialismo marxista. El problema del 7ndio se volvió de este modo el n cleo de la constitución del marxismo latinoamericano. El problema del indio como concretización e&emplar de la especificidad latinoamericana es para 0ari2te"ui la pre"unta que permite precisar # fundamentar la separación del marxismo en Latinoamérica respecto del europeo. ,ic!o en forma positivaI el an2lisis marxista del problema del indio nos conduce a un marxismo conceptualmente distinto, es decir, !acia el marxismo indoamericano. La obra Siete e sayos de i terpretaci& de la realidad per)a a *+,-./ est2 dedicada a la fundamentación de este pro"rama. Allí se delinean los fundamentos de un marxismo no eurocentrista # se puede decir con toda propiedad que con esta obra se inicia el marxismo latinoamericano. En los arios que si"uieron entre )939 # )9@- el marxismo quedó restrin"ido a al"unos nombres que se salvaron de la precaria situación teórica. Entre ellos Aníbal Ponce ()-9-')93-* aparece como la excepción. 5us obras H)%a is%o 0)r")'s h)%a is%o proletario ()93@* # Ed)caci& y l)cha de clases ()93:*. 5u obra, sin embar"o, no constitu#e un aporte a la innovación del marxismo #a que él entiende el marxismo como el materialismo dialéctico. Garios otros autores aparecen como relevantes en la décadas posteriores en los diferentes países. Esto nos debiera llevar a una discusión de las propuestas realizados sobre todo en la década del %?4 donde priman los paradi"mas revolucionarios en una buena parte de América Latina. En las décadas del %:4 # %-4, en el marco de la filosofía de la liberación, se establece un di2lo"o fecundo a partir de ciertas cate"orías que nacen en el pensamiento de 0arx, pero se revitalizan en una perspectiva latinoamericana. En este marco son importantes los traba&os de ,ussel acerca de 0arx. ,espués de )9-9, la cuestión del marxismo se !ace relevante por las críticas # detractores que le sur"enI por una parte, el neo'liberalismo # por otra, las acusaciones # sospec!as actuales formuladas por una parte de la &erarquía romana contra la teolo"ía latinoamericana de la liberación en lo referente a su pretendida marxistización o ideolo"ización marxistaJ estas críticas se !an !ec!o mu# conocidas por la difusión que !an realizado los medios masivos de comunicación. Ellas dificultan !o# en "ran medida K# en el fondo, innecesariamenteK el estudio del lu"ar que ocupa #Do de la función que desempeña el marxismo en la teolo"ía de la liberación. Pues, como se documenta de forma e&emplar en la conocida 7nstrucción romana de )9-. (A*, dic!as acusaciones !an contribuido sobre todo a alimentar un planteamiento deficiente de la cuestión acerca de las relaciones de la teolo"ía de la liberación con el marxismo, por cuanto obedecen fundamentalmente la intención de querer mostrar que el marxismo cumple el papel de un principio determinante en la teolo"ía de la liberación, # que ésta por consi"uiente est2 li"ada a aquél de manera sustancial. Es decir se pretende establecer un lazo doctrinal, ideoló"ico, entre la teolo"ía de la liberación # el marxismo. En relación a estas críticas es necesario !acer al"unas observaciones. III1 DELIMITACIÓN CONCE$TUAL Estas críticas actuales # este modo de plantear el problema por la &erarquía romana no es, sin embar"o, adecuado #a que se concibe sin tener en cuenta las condiciones socio'!istóricas # teórico'científicas que !icieron posible en América Latina la específica constelación !istórica # científica en la que se da el

encuentro efectivo entre teolo"ía de la liberación # marxismo. L quien investi"ue dic!as condiciones (3* podr2 comprobar, en efecto, que ellas van fra"uando un proceso de nueva intelección de la realidad !istórica latinoamericana en cu#a din2mica el encuentro entre teolo"ía de la liberación # marxismo no se da en la forma que su"iere la 7nstrucción, es decir, en el sentido de un recurso, por parte de los teólo"os latinoamericanos de la liberación, al marxismo como ideolo"ía o sistema de filosofia de la !istoria. Ese encuentro acontece m2s bien sobre la base de una perspectiva teoló"ica altamente crítica que incorpora el marxismo a su reflexión, pero en el estricto sentido de instrumento metodoló"ico # conceptual para el an2lisis social. ,e a!í se desprende entonces que, estrictamente !ablando, lo que se da es en primera línea un encuentro entre teolo"ía # ciencia social, pues la teolo"ía latinoamericana de la liberación, en tanto que teolo"ía que !a superado críticamente el paradi"ma tradicional de la racionalidad teoló"ica conformado en lo esencial por la filosofia idealista, se preocupa por disponer de un acceso adecuado a la realidad del mundo !istórico donde tiene que efectuar su discurso sobre ,iosJ es decir que busca una mediación científica que le permita una me&or articulación de su propio discurso. L puesto que en la constelación !istórico' científica aludida que se perfila en el contexto latinoamericano al momento &usto de la emer"encia de la teolo"ía de la liberación, esa mediación la ofrece una ciencia social que !a sido fuertemente potenciada por el método de an2lisis marxista, el recurso de la teolo"ía de la liberación a la ciencia social implica el encuentro con el marxismo. ,ic!o en otros términosI el encuentro entre marxismo # teolo"ía se da porque la teolo"ía de la liberación recurre a la ciencia social como mediación científica necesaria para que su tarea teoló"ica alcance un nivel de an2lisis !istórico a la altura de los tiemposJ # tiene que recurrir a ella porque dic!a ciencia social, # por cierto no sólo debido a la elaboración de la teoría de la dependencia, se pre senta como el sector científico en el que se condensa el tipo de racionalidad que en ese momento me&or refle&a el desarrollo !istórico # que facilita, en consecuencia, la m2s acertada comprensión de la realidad. L &usto en esa ciencia social encuentra la teolo"ía de la liberación al marxismo como instrumento metodoló"ico de una teoría de la sociedad. A la luz de este trasfondo se comprende pues que en la teolo"ía de la liberación el marxismo no puede funcionar ni como metafisica ni como filosofia de la !istoria. 5u función se !alla m2s bien al nivel de la mediación científica que necesita la teolo"ía para la comprensión de la realidad social. Por eso tiene razón 1lodovis >off cuando establece que /die C!eolo"en den $0arxismus% als ein $MerNzeu"% betrac!ten/(.*. ,esde esta perspectiva se puede !ablar en cierta forma de al"o así como de una /instrumentalización/ del marxismo por parte de la teolo"ía de la liberación, en cuanto que ella lo utiliza a través de la mediación de la ciencia social # con el fin expreso de lo"rar una adecuada articulación de su propio discurso. En este sentido la teolo"ía de la liberación no !ace, en realidad, nada extraño a la tradición teoló"ica. Porque, mirado a fondo, su recurso a la ciencia social # a través de ella al an2lisis marxista es comparable, indudablemente, por e&emplo, al empleo de la filosofia "rie"a Kque nada tenía de filosofia cristianaK por buena parte de los padres de la 7"lesia en los primeros si"los de la !istoria de la teolo"ía cristiana o también a la aplicación del sistema aristotélico que lleva a cabo 5anto Com2s de Aquino en el si"lo O777, por cuanto que lo que manifiestan intentos seme&antes es precisamente la necesidad in!erente que representa para la teolo"ía en su dimensión de discurso racional, el entrar en di2lo"o con los tipos de racionalidad m2s co!erentes o avanzados de una época !istórica. 5e puede entonces precisar el lu"ar o función que ocupa el marxismo en la teolo"ía latinoamericana de la liberación, fi&ando que en ésta la incidencia del marxismo se limita &usto aquella parcela de la racionalidad teoló"ica que corresponde directamente a la clarificación de la realidad socio'!istórica. La teolo"ía de la liberación, por tanto Kpermítase insistir en elloK, no ve en el marxismo ni una fuente ni una base para la racionalidad teoló"ica en "eneral, sino que lo ubica como un componente racional en su proceso de intelección de la sociedad (@*. ,esde una perspectiva latinoamericana cabe señalar, por otro lado, que esta incidencia del marxismo en la teolo"ía de la liberación se vió facilitada por afinidades entre marxismo # cristianismo que se cristalizaron desde mu# pronto en el contexto específico de la !istoria social # cultural de América Latina. 5in poder a!ora tratar esta comple&a cuestión en detalle ni explicar el proceso !istórico que posibilita su descubrimiento por ambas partes, quiero sin embar"o mencionar al menos la afinidad que me parece fundamental # decisiva, # sobre cu#a base se relativizan ciertamente muc!os otros desacuerdos. 0e refiero a la opción por el oprimido # al consi"uiente convencimiento de no sólo ver, sino de transformar también la sociedad desde las necesidades

de las masas explotadas. ,ic!o de modo positivoI la afinidad b2sica radica en el reconocimiento de la liberación del oprimido pobre como tarea !istórica. 6inalmente quiero indicar otro dato que me parece de suma importancia para la cabal comprensión de la si"nificación del marxismo en la teolo"ía # filosofia de la liberación, a saber, que el marxismo experimenta en América Latina un desarrollo específico. Cambién en América Latina el marxismo no es uno, sino que se pluraliza en varias direcciones e incluso tradiciones. Pero, como no es el caso entrar aquí en ellas, baste con señalar que una de ellas es &usto la que se condensa en la tradición de un marxismo latinoamericano, # que corresponde a lo que acabo de llamar el desarrollo específico del marxismo en América Latina. Ha#, en efecto, al"o así como una !istoria de la contextualización # de la inculturación del marxismo en América Latina (?*. Aportes representativos # e&emplares a esa !istoria, es decir, al proceso de constitución de un marxismo latinoamericano, son, entre otros muc!os, los planteamientos esbozados por =uan >autista =usto ()-?@')9A-*, =osé 1arlos 0ari2te"ui ()-9.')934* o Emilio 6ru"oni ()--4')9?9*. ,e este desarrollo específico del marxismo en América Latina cabe resaltar en el presente contexto la idea'"uía de un marxismo concebido como metodolo"ía que, a n cuando lle"a a nivel de la teoría, permanece abiertaJ pues, como ilustraba 0ari2te"ui en inteli"ente met2fora, /no es un itinerario sino una br &ula en el via&e/(:*. En la misma tradición latinoamericana del marxismo se encuentra #a entonces una corriente que desdo"matiza los principios # que se pro"rama como recreación propia, # no como copia. L &usto esta línea, m2s interesada por el an2lisis científico de la realidad que en el establecimiento de do"mas abstractos, es la que tiene realmente incidencia en la teolo"ía de la liberación al nivel #a indicado, tal como documentan por e&emplo las referencias de Pustavo Putiérrez a 0ari2te"ui (-*. Lo cual quiere decir, naturalmente, que adem2s de las razones de la teolo"ía, son también razones que tienen que ver con la propia autocomprensión del marxismo, las que de !ec!o determinan que en la teolo"ía de la liberación el marxismo no exceda el campo de lo científico'metodoló"ico.

NOTAS (1) Cf. Joseph Comblin, "Theologie de la liberation et marxisme". Concordia. (Frankfurt), Internationale Zeitschrif t für Philosophie ,N° 11 (19 !), pp. "# #"$ %usta&o %uti'rre(, ")ie Theologie der *efreiung (+is,hen -ktion und .ontemplation". /n0 1a2l Fornet3*etan,ourt (ed), Positionen Lateinamerikas, Frankfurt, 19 , espe,ialmente pp. #4 5 ss.
-

(6) 7gl. 8ekretariat der )euts,hen *ishofkonferen( (9rsg.), Instruktion der Kongregation für die lau!enslehre ü!er einige "spekte der #heologie der $efreiung, *onn, 19 :. (;) Como no puedo tratar esta ,uesti<n a=u>, remito a los estudios siguientes0 1a2l Fornet *etan,ourt, Philosophie und #heologie der $efreiung, Frankfurt, 19 !, espe,ialmente pp. 61369$ 1. Fornet3 *etan,ourt, "9unden Jahre ?arxismus in @ateinamerika. -nmerkungen (ur philosophis,hen 1e(eption", 5 8amuel 8il&a %ota5, %l pensamiento cristiano re&olucionario en "m'rica Latina ( %l Cari!e) as> ,omo tambi'n el n2mero monogrAfi,o "?arxismo 5 teolog>a de la libera,i<n" de la re&ista Cristianismo ( *ociedad, BC 9 (19 ), espe,ialmente los estudios de /nri=ue )ussel, ?i,hael @<+5 5 Drlando ?illas.
-

(:) Clodo&is *off, "Eum %ebrau,h des F?arxismusG in der Theologie", p. ; . (") Cf. Joseph Comblin, "Theologie de la lib'ration et marxisme", Concordia, pp. "#3#"$ %usta&o %uti'rre(, ")ie Theologie der *efreiung (+is,hen -ktion und .ontemplation", espe,ialmente p. # ss. (6) Cf. Jos' -ri,< (ed.), +ari,tegui ( los or-genes del mar.ismo latinoamericano) Carlos Fran,o, /el

mar.ismo euroc'ntrico al mar.ismo latinoamericano) 8heldon *. @iss, +ar.ist thought in Latin "merica) ?i,hael @<+5, %l mar.ismo en "m'rica Latina.

(!) Jos' Carlos ?ariAtegui, ")efensa del marxismo", p. 14". ( ) Cf. %usta&o %uti'rre(, #eolog-a de la li!eraci0n, p. 119 ss.
2I2LIO3RA45A

-man, .enneth, —HsingG ?arxism0 - philosophi,al Criti=ue of @iberation Theolog5", en International Philosophi cal 1uarterl(, : (19 ") pp. ;9;3:41. -ri,<, Jos' (ed.), +,ri,tegui ( los or-genes del mar.ismo latinoamericano, ?'xi,o, 19! . *off, Clodo&is, "Eum %ebrau,h des F?arxismusG in der Theologie", en Ieter 1ottlAnder (ed.),
#heologie der $efreiung und +ar.ismus, ?Jnster, 19 #.

Comblin, Joseph, "Theologie de la lib'ration et marxisme", Concordia (Frankfurt), Knternationale Eeits,hrift fiir Ihilosophie, BC 11 ,19 !. Congrega,i<n para la fe, Li!ertatis Nuntius2Li!ertatis conscientia, 7ati,ano, 1991. )ussel, /nri=ue, La producci0n te0rica de +ar., ?'xi,o, 8iglo LLK, 19 ". )ussel, /nri=ue, 3acia un +ar. desconocido. 4n Comentario de los manuscritos de 1 #13 1 #;, ?'xi,o, 8iglo LLK, 19 )ussel, /nri=ue, %l +ar. definiti&o (1 #;31 6), ?'xi,o, 8iglo LLK, 1994. Fomet3*etan,ourt, 1., "9unden Jahre ?arxismus in @ateinamerika. -nmerkungen (ur philosophis,hen 1e(eption", #heologie und Philosophie, BC #:, (19 9), pp. ;#:3; ;. Fornet3*etan,ourt, 1., Philosophie und #heologie der $efiriung, Frankfurt, 19 !. Fomet3 *etan,ourt (ed.), Positionen Lateinamerikas, Frankfurt, 19 . Fran,o, Carlos, /el mar.ismo euroc'ntrico al mar.ismo latinoamericano, @ima, 19 1. %uti'rre(, %usta&o, ")ie Theologie der *efreiung (+is,hen -ktion und .ontemplation", en 1a2l Fornet3*etan,ourt, ibid. %uti'rre(, %usta&o, #eolog-a de la li!eraci0n, @ima, C/I, 19!1. @iss, 8heldon *., +ar.ist thought in Latin "merica, @os -ngeles, 19 :. M @<pe(, 8irio, "Cr>ti,a da interpreta9Ao dusseliana do ,on,eito de G&alorG ,m ?arx na =uestAo da depend'n,ia latino3ameri,ana", en 1e&ista Li!erta5,o BC1 (19 9) pp. ""3! . ?i,hael, %l mar.ismo en "m'rica Latina, ?'xi,o, 19 4.
?ariAtegui, Jos', ")efensa del marxismo", en Obras completas, tomo ", @ima, 19#!. ?oros31uano, /dgar, The Philosophy of Liberation: An alternative to Marxism in Latin America, )o,torado, 7anderbilt Hni&ersit5, Bash&ille, Tennessee, 19 :. 1i,hard, Iablo, "@a re,onstru,,i<n de la esperan(a. @a teolog>a de la libera,i<n en b2s=ueda de nue&os paradigmas", en Sen BC :; (199;) pp. ;!3#6. 8il&a %ota5, 8amuel, El pensamiento cristiano revolucionario en América Latina y El aribe, Iuerto 1i,o, CordilleraN8>gueme, 19 ;.

8il&a %ota5, 8amuel, "?arxismo 5 teolog>a de la libera,i<n", en 1e&ista ristianismo y Socie!a!, BC9 19 .

RE4ERENCIAS
FK@D8DFO- )/ @- @K*/1-CKPB FK@D8DFO-3T/D@D%OT/D1O- C1OTKC- /IK8T/?D@D%O9K8TD1K- )/ @-8 K)/-8 9K8TD1KID@OTKC1/7D@HCKPB C-IKT-@K8?D38DCK-@K8?D I1K?/1 ?HB)D3T/1C/1 ?HB)D )K-@QCTKC)KF/1/BCKIH/*@D KB)K%/BK8?D