You are on page 1of 8

Título del Trabajo: “Hacia la configuración de la didáctica de

la Educación Tecnológica”
Autora: Argentina Mónico
Presentación:
Me ha parecido interesante abordar la temática de la
Didáctica de la Educación Tecnológica, por medio de un
Panel, en donde docentes que trabajan la didáctica de la
disciplina desde diferentes ambientes, como capacitadores,
como formadores y como docentes de aula, podamos
brindar mayores lineamientos acerca de la configuración de
un Enfoque, que yo lo llamaré “E.T.”, que sea un modelo
que sirva de guía para quienes se encuentran trabajando en
Educación Tecnológica.
Creo que habiendo transcurrido más de 10 años, desde el
surgimiento de la disciplina, es momento de reflexionar
sobre lo realizado, desde el punto de vista de las
estrategias didácticas aplicadas, para poder avanzar sobre
un enfoque que se nutra con las experiencias y pueda filtrar
los errores cometidos, que seguramente, serán motivos de
reflexión para orientar hacia nuevos rumbos.
Considerar a la Educación Tecnológica como ciencia, puede
traer aparejado un debate bastante abordado en sus
inicios, acerca de las relaciones entre la Ciencia y la
Tecnología, pero si la consideramos como una asignatura,
podemos decir que es una ciencia, cuyo objetivo de estudio,
es el mundo artificial y su finalidad es la formación de la
Cultura Tecnológica. El alcance de este concepto de cultura
es fundamental porque marca los fines formativos de este
espacio curricular y encuentra su justificación en la
necesidad de poder comprender, saber interactuar,
intervenir creativamente y emitir juicios valorativos sobre la
artificialidad.
Ahora bien, focalizando la atención en la Educación
Tecnológica como disciplina, han sido muy variados los
enfoques que han sustentado su accionar dentro del aula,
desde una mirada cientificista, una mirada tecnicista, una
mirada cultural o transversalizadora y una mirada
tecnológica. A partir de estos enfoques, quienes han
trabajado y trabajan en Educación Tecnológica, han
desarrollado sus estrategias didácticas, contemplando tres
metodologías prescriptivas (definidas por los documentos
de base), el análisis de productos, el enfoque sistémico y el
proyecto tecnológico.
No solo los docentes, aplicaron estos métodos, sino que las
imprentas salieron con sus ofertas de manuales, tratando
de captar la atención de los docentes “novatos”, recurriendo
en muchos casos a una serie de recetas, mal aplicadas, que
hoy vemos como aprendizajes improductivos en las aulas.
Por esta razón he pensado la forma de poder avanzar hacia
un rumbo que potencialice las bondades de la disciplina y
logre menguar las debilidades, que en su mayoría se deben
a la falta de desconocimiento del sentido de la disciplina,
vinculado a toda aquella asociación libre que se hace con el
término tecnología, entonces para algunos no es más que
saberes técnicos, para otros informática y así acorde con
qué campo de conocimientos de la tecnología y del cómo
enseñar el contenido tecnológico.
He estado revisando, el surgimiento de otras ciencias, y en
todos los casos, existe un proceso de maduración, que
podemos denominar: Génesis o surgimiento, Configuración
y Proyección, considerando estos estadios o fases, es que
hago mi aporte desde la didáctica, a fin de configurar un
Enfoque, denominado “E.T.”, porque surge de una necesidad
(aclarar aspectos didácticos), involucra una problemática
(situación actual de la disciplina), pone en juego un análisis
(del marco teórico) e caracteriza al docente en Tecnología
como un extraterrestre, que trata de transformar la
realidad educativa, por lo expuesto paso a detallar las
etapas:
1. Antecedentes
2. Génesis de la didáctica
3. Configuración
4. Proyección
1. Antecedentes:
A partir de Proyectos pilotos desarrollados en el año 1989,
en la provincia de Bs. As., en los que participaron algunos
especialistas como el Ing. Pérez, el Lic. Marey y el Ing.
Miñola, entre otros, y que brindaron el soporte para que se
proyectaran otras experiencias en Tecnología.
2. Génesis de la didáctica:
Se inicia la didáctica con el surgimiento de la Educación
tecnológica en el currículum escolar, si bien la Ley Federal
de Educación es sancionada en 1993, recién se pone en
marcha la disciplina, con los aportes dado a través de los
documentos de base (CBC), los que salieron a la discusión
y análisis por parte de los docentes en el año 1995.
A partir de ese año, se inician las primeras capacitaciones,
dadas por el Programa de PROCIENCIA del Conicet, donde
se trabaja en la diferenciación de los conceptos entre
Ciencia, Técnica y Tecnología y se introduce la metodología
propia: Análisis de Productos y Proyecto Tecnológico, e
incorporando los llamados Núcleos de contenidos
tecnológicos.
Los que vivenciamos esa época, nos dimos cuenta que no
era lo mismo hablar de enseñanza técnica que de enseñaza
de tecnología, se avanzó hacia la idea de un trabajo
“constructivo” y de “resolución de problemas”, dejando de
lado el trabajo “mecánico” y “repetitivo”.
Dejamos de pensar en formar para el ámbito del trabajo y
pensamos en formar alumnos críticos y reflexivos que
puedan interactuar con el medio artificial.
Algunos empezamos a diseñar Proyectos Tecnológicos con
los alumnos, la idea era construir algo, que pudiéramos
mostrar, como resultado de un trabajo, y seguramente le
pusimos esfuerzo, quizás más de lo previsto, pero ¡lo
logramos!
Ahora bien, ¿sobre qué sustento Teórico nos apoyamos?
Seguramente que como planteaban los documentos de
base, había que trabajar desde un sentido “constructivista”,
y que como la Tecnología se basa en la satisfacción de
necesidades, debíamos abordar “problemas tecnológicos”
que nos permitan llegar a un producto tecnológico como
solución.
Y lo de resolver problemas, es realmente un problema, los
que nos animamos a trabajar sobre esta línea, nos dimos
cuenta, que no solo con plantear el problema, ya teníamos
asegurado los aprendizajes, sino que debíamos diseñar un
estrategia abierta, flexible y que esté atenta a la realidad
de lo que sucede en el aula, y mediante esta experiencia
trabajar con problemas, motiva a los alumnos, se
enganchan con el tema, sienten el gusto por aprender, pero
para ello, el docente debe “planificar” su estrategia, porque
de otra manera puede invertirse la situación
Cuando trabajé los métodos propios, primero me apoyé en
el análisis de productos, y supuse que si los alumnos
debían aprender del mundo artificial, una buena manera
era analizar los productos tecnológicos del entorno, pero
¿para que?, es ¿analizar por analizar?, ¿es que los alumnos
deben aprender el método? o ¿deben conocer el objeto por
que lo necesitan? Antes tantos interrogantes, y revisando la
bibliografía que surgió sobre el tema, me di cuenta que la
riqueza del análisis no está en seguir el procedimiento, sino
en encontrar el sentido del análisis. Cuando descubrí esto,
me di cuenta que una manera de poder “sacarle el jugo” a
esta estrategia, era integrándola con el Proyecto
Tecnológico, y es así que me aboqué a trabajar en
Proyectos, analizando primero el marco referencial, luego
analizando el producto a construir y por último planificando
la acción. ¿Qué resulto? Aprendizajes personales más
significativos, desde el punto de vista didáctico, porque
pude comenzar a integrar el contenido tecnológico con
sentido en el aula, partiendo de un recorte de realidad para
luego llegar a un producto, como pretexto de generar un
proceso (tecnológico – educativo), que me permitía
desplegar una serie de estrategias didácticas.
Surgió entonces el trabajo en Proyectos Tecnológicos,
mirando a mi alrededor, vi que otros docentes también
trabajaron en Proyectos, entonces parecía que la receta era
“hacer un proyecto por año”, y surgieron muchos productos
tecnológicos, ¿pero aprendizajes significativos?,
seguramente lo que mayormente aprendieron los alumnos,
fueron los procedimientos puestos en juego, y aquello que
les tocó estudiar en el grupo, lo otro quedó en el tintero.
A revisar entonces, la propuesta del Proyecto Tecnológico,
entonces fue momento de recurrir a la Teoría, conocer
sobre el Modelo Proyectual, leer sobre la propuesta de John
Dewey, de Kill Patrick, de Ausubel, de Bruner, y considerar
las ideas de algunos pioneros como Doval, Marpegán y su
equipo, como así también documentos extraídos en
Internet, para luego volver a revisar las estrategias
aplicadas.
En el momento de analizar los marcos teóricos, es donde se
produce la confrontación con la práctica educativa, y se
comienza a pensar en la revisión de la didáctica, desde un
sentido de investigación acción, que permita que las
experiencias aisladas, los errores vivenciados y los logros
alcanzados, sirvan para definir un paradigma en donde el
docente encuentre ciertas respuestas, que tienen que ver
fundamentalmente en cómo enseñar Educación
Tecnológica.
3. Hacia la Configuración de la Didáctica de la Educación
Tecnológica:
Pensar en una configuración, implica retomar lo vivenciado,
apuntalar los objetivos y no perder de vista el sentido de la
disciplina, y es en función a estos indicadores que propongo
esta configuración de un modelo llamado E.T. (por
Educación Tecnológica y por “extraterrestres”, ya que los
que estamos en esta disciplina, tenemos algunas
características fuera de la realidad), que se basa en ciertos
marcos teóricos, pero que por sobre todas las cosas, se
sustenta en las experiencias de aprendizajes realizados en
distintos niveles educativos
Parto del sustento teórico del Modelo Proyectual o de
Resolución de problemas, que postula la idea de un
aprendizaje por descubrimiento, según lo planteado por
Bruner. Este tipo de aprendizaje se logra a partir de un
recorte de realidad, que representa la situación
problemática, que brindará el motivo para que se ponga en
juego el proceso tecnológico.
No voy a analizar en este resumen los marcos teóricos,
pero sí es importante destacar que lo que se menciona
como aprendizaje por descubrimiento, no implica dejar
librado al libre albedrío del alumno lo que va a tener que
aprender, sino implica “descubrir” la necesidad de
“aprender” que constituye el paso inicial para obtener una
solución, siendo la motivación un componente esencial para
que el alumno, pueda comenzar su aprendizaje tecnológico.
Por otro lado, el trabajar con un recorte de realidad,
permite que la complejidad tecnológica, se concentre en un
recorte de realidad, que puede ser aprendida por el alumno
y luego proyectada a otras situaciones de enseñanza –
aprendizaje. Y ahí rescato el planteo que hace Ausubel del
“aprendizaje significativo”, que si bien parte desde un
modelo de aprendizaje deductivo, ya que postula sobre
todo un aprendizaje por recepción, no se contradice con el
aprendizaje por descubrimiento, ya que puede integrarse
en la estrategia didáctica que defina el docente. Lo
importante del Aprendizaje significativo, es que se logre
que el alumno, confronte el nuevo conocimiento con sus
ideas previas, a fin de que lo encuentre interesante, se
produzca un proceso de asociación con sus esquemas
mentales, para que luego pueda dar una respuesta propia,
generándose la construcción de su propio conocimiento, el
que puede ser aplicado en otras situaciones.
El otro aspecto importante a trabajar, es recurrir a la
Resolución de problemas como estrategia general, dado
que constituye un mecanismo que pone en juego el
desarrollo de habilidades y capacidades, y no se
circunscribe a una sola acción, sino que se genera una serie
de acciones, que inducen a la reflexión, al análisis, a la
selección, al diseño, a “razonar”.
Considerando esta breve introducción, este Enfoque E.T.
plantea:
Desde un punto de vista del Marco Teórico:
Apoyado en el Modelo Proyectual o de Resolución de
Problemas¬
Teoría de¬ Bruner
Teoría del Aprendizaje Significativo de Ausubel¬
Enfoque¬ histórico – cultural de Vigotsky
Enfoque de Dewey¬
Desde el punto de vista metodológico:
El uso de la Resolución de problemas como estrategia
didáctica¬ general.
El enfoque sistémico como estrategia para contemplar la¬
complejidad tecnológica.
El empleo del Proyecto Tecnológico, como método de¬
integración del contenido tecnológico con las otras
disciplinas.
El uso del¬ análisis de productos según la necesidad de
aprendizaje que se plantee y no como rutina.
Desde el punto de vista curricular:
El trabajo sobre recorte de realidad a fin de dar solución a
la complejidad¬ tecnológica en cuanto a la selección de
contenidos.
El uso de ideas básicas¬ a fin de delimitar los contenidos
que ciertamente deben aprender los alumnos.
Uso de conceptos invariantes, considerando aquellos
conceptos que¬ se mantienen a lo largo del tiempo a pesar
del desarrollo técnico/tecnológico.
El diseño de Unidades didácticas que contemplen la¬
articulación y secuenciación de actividades en función al
recorte de realidad que se aplique.
Desde el punto de vista práctico:
Hacer un diagnóstico del contexto¬
Aplicar una visión sistémica del¬ Proceso Tecnológico en
función al contexto presentado.
Analizar los¬ procesos históricos considerando el cambio
técnico.
Diseñar la Unidad¬ Didáctica a fin de recortar y secuenciar
el contenido tecnológico.
¬ Presentar situaciones problemáticas como disparadora y
durante el desarrollo de la Unidad.
Desarrollar actividades potenciando el aprendizaje¬
colaborativo.

4. Proyección:
Seguramente esta etapa será definida a partir de las
experiencias que se realicen desde el Enfoque E.T., que
permita construir un verdadero Paradigma de la Educación
Tecnológica.