You are on page 1of 3

Instituto de las Hijas de María Auxiliadora

Los Andes
Filosofía

Filosofía Antigua
Aristóteles
Prof. Hugo Apablaza Almonacid.

Aristóteles (Estagira, Macedonia, 384-322 a.C), discípulo de Platón que pronto se separa de
su maestro, creando su propia filosofía. En la capilla Sextina, en los museos vaticanos, se
encuentra una famosa pintura de Rafael, La Escuela de Atenas, cuya descripción va a
servirnos de introducción al pensamiento de Aristóteles. En la pintura, se muestra saliendo
de la Academia, en primer plano al maestro Platón, ya viejo, llevando bajo el brazo el
Diálogo que tal vez más haya influido en el pensamiento occidental, El Timeo, y realizando
un enérgico gesto señalando el cielo con el índice de su derecha. Como diciendo: He allí la
verdadera realidad. Junto a él, mucho más joven, su discípulo Aristóteles, ya con una obra
propia que mostrar, la Ética a Nicómano. Y con la misma energía de su maestro, y en un
gesto de réplica, señala la tierra con su mano derecha, como diciendo: He aquí la realidad.
El aristotelismo es, junto con el platonismo, una de las dos grandes tradiciones filosóficas
de occidente.
Aristóteles, al contrario que su maestro Platón, pensó que la verdad de la cosas, la verdad
de lo real, la esencia de todo, no estaba separada del mundo, no estaba fuera de él, sino en
él y en las cosas que lo habitan. Dicho de otra forma, para Aristóteles, hay un solo mundo y
este es físico, pero que contiene elementos metafísicos.
Si la verdad se encuentra en este mundo y no fuera de él, entonces los sentidos no son
engañosos como planteaba Platón. Esto queda perfectamente claro en la frase de
Aristóteles: “Nada hay en la mente que antes no haya pasado por los sentidos”, es decir,
para conocer la verdad de las cosas requerimos necesariamente de la información que nos
proporcionan los sentidos. Si hemos de conocer la esencia de los objetos lo primero es
partir desde lo que nuestros sentidos captan de ellos.
La esencia, para Aristóteles, habita en cada uno de los objetos que conocemos y no se
encuentra en otro lugar, es decir, cada objeto posee su esencia en si mismo. Para conocer un
objeto el proceso de abstracción es fundamental, pues, a través de este obtenemos lo que
hace que un objeto se a ese algo y no otro algo.
Lo primero que se requiere en el proceso de abstracción es un ente que sea sujeto de un
posible conocimiento; este objeto puede ser espiritual, físico, psíquico, matemático, etc.
Otro factor importante para este proceso es la existencia de un sujeto capaz de conocer que
le llamaremos sujeto cognoscente. Teniendo estos dos sujetos, el por conocer y el
cognoscente, debe existir una experiencia sensible, es decir, partimos desde los sentidos
para luego ocupar el intelecto que, por ser inmaterial, desmaterializa la imagen que hemos
recibido a través de los sentidos. La imagen que tenemos de los objetos que conocemos es
un medio para conocer, pero no es todo el conocimiento; pues, debemos desmaterializar la
imagen y al realizar este proceso a través del intelecto recibimos el concepto, el
conocimiento. El conocimiento es la abstracción de la esencia de un objeto y la formación
de un concepto. El hombre, como posibilidad, puede conocer todo, pero en la realidad
conoce sólo algunas cosas.
El conocimiento de un objeto parte siempre de lo particular, de lo sensible para luego
abstraer lo universal que no es sensible y volver sobre lo particular. Conocemos lo singular
de manera universal, conocemos lo material de manera inmaterial. Veamos un ejemplo para
mayor compresión: Si conocemos un lápiz con lo primero que nos encontramos es con la
materialidad del lápiz, es decir, con un lápiz concreto, inmediatamente después realizamos
el proceso de abstracción, le sacamos la esencia a través del intelecto y formamos el
concepto, luego de esto volvemos a lo concreto y lo nombramos como lápiz. Si conocemos
ese lápiz podemos conocer cualquier otro lápiz sea más grande o más pequeño, de un color
u otro, pues, hemos abstraído la esencia del lápiz, por eso se plantea que de lo particular
conocemos lo universal, porque conocemos la esencia a través, en este caso, de un lápiz,
pero luego de eso conocemos cualquier lápiz o, si se quiere, todos los lápices de manera
intelectual.
El concepto encierra, significa, predica o indica la naturaleza de una cosa, es decir, la
esencia de una cosa y es la primera operación simple del intelecto y su función es
justamente aprehender la esencia de las cosas.
El concepto se puede entender como el signo en la mente de lo que está fuera de ella y, por
tanto, es inmaterial. Para Aristóteles todas las cosas tienen esencia al igual que en Platón,
pero para él están en las cosas y no fuera de ellas.
El concepto es un signo de la esencia de las cosas que están en la realidad, luego, conocer
es una adecuación entre el concepto y la realidad.

Clasificación de los conceptos

• Claros: Son los conceptos que indican la esencia precisa y exacta de una cosa, es
decir, cuando dice la definición completa.
• Imperfectos: Es el concepto que dice de la esencia con precisión, pero no dice en
que consiste la esencia porque el objeto es superior al modo humano de conocer y
de ser, por ejemplo, la esencia de Dios.
• Vagos: Son los que no dicen la totalidad de la definición de un objeto, es decir,
dicen sólo un aparte de la esencia. Ejemplo: El hombre es una animal bípedo o el
hombre es un ser mortal.
• Falsos: Es el concepto que predica características que no corresponden a la esencia
de las cosas definidas.
• Simples: Son los conceptos que definen la esencia de un objeto en un solo término.
Ejemplo: Hombre.
• Complejos: Son los conceptos que definen la esencia de un objeto en dos o más
términos. Ejemplo, hombre: Animal racional.
• Categoremáticos: Son los conceptos que el intelecto abstrae de un objeto que está
directamente en la realidad.
• No categoremáticos: Son conceptos convencionales. La mente los construye en sí
misma, pero no tienen categorías, no representan cosas reales y principalmente
sirven para hablar. Ejemplo: Quizás, tal vez, más, menos, por, etc.
• Connotativos: Son lo que dicen un accidente (lo que puede no estar) del objeto, si se
quiere, una nota distinguida del objeto del cual se está hablando. Ejemplo:
Arquitecto, profesor, alumna, etc.
• Singulares: Concepto que se aplica a un objeto.
• Colectivos: Conceptos que se aplican a un grupo de objetos.

El proceso de abstracción antes expuesto lo hacemos directamente en los objetos que
habitan la realidad, en los entes.
Para Aristóteles, los hombres nos acercamos al ser a través de los entes, es decir, de los
objetos que existen en la realidad. Para él todo es ente y realiza una explicación importante
de los entes por medio de sus características y que ahora desarrollaremos. Las
características están realizadas a través de binomios de atributos que son contrarios.
Aristóteles sostiene que todos los entes poseen: Acto y potencia, substancia y accidente,
materia y forma y causa y efecto. Veamos a qué se refiere cada uno de estos binomios.

• Acto y potencia: El acto es lo acabado, es decir, lo que está y no le falta ni sobra
nada; es lo que es ahora y en este momento, lo que posee la totalidad de la energía,
es decir, lo que posee toda energía para ser. Acto es lo completo.
Potencia es lo que puede llegar a ser, es una posibilidad de ser.
Ejemplo: En acto soy joven y en potencia soy adulto mayor. En acto soy estudiante
y en potencia soy profesional.
• Substancia y accidente: Substancia es lo que le compete ser en sí misma y no en
otro. Esto significa que todo ente es en sí mismo y no se entiende en relación a otro.
Accidente es lo que le compete ser en otro y no en sí mismo, es lo que puede no
estar en el ente, pues, no dice de su esencia. La substancia hace depender al
accidente de ella, si no hay substancia no puede haber accidente.
• Materia y forma: La forma es lo que la tradición ha entendido como esencia, no es
la figura. La forma se concretiza en la materia, es decir, en una existencia. La forma
informa a la materia, le dice lo que ella es.
La materia es lo informado por la forma, es el principio de individuación, ya que por
la materia la forma se individualiza y se hace una mismidad. No existe la materia sin
forma porque sería pura indeterminación. Dicho de otra forma, si la materia no tiene
forma no se sabría lo que esa materia es.
• Causa y efecto: Causa es aquello que causa, es lo capaz de causar un efecto y para
Aristóteles existen cuatro causas: Material (de lo que está hecho un ente), formal (la
esencia de un ente), eficiente (lo que ha producido a un ente) y final (el para que
está hecho un ente, su función).
El efecto es lo efectuado, lo causado, es lo que es iniciado por otro. No puede haber
efecto sin causa, ni causa sin efecto.

Todas está características del ente forman una unidad y se dan al mismo tiempo, es decir,
todo los entes tienen estas características, incluido el hombre, pues, él también es ente.

Glosario

Esencia: Lo que hace que algo sea ese algo y no otro algo.
Ente: Todo lo que posee acto de ser.
Substancia: Lo que le compete ser en sí mismo y no en otro.
Accidente: Lo que le compete ser en otro y en sí mismo.