Paralelismos Entre la Novela Contact de Carl Sagan y la Historia de la Sociedad Vril Nazi.

doc
Argumento La novela trata sobre lo que podría ser el contacto con una cultura extraterrestre inteligente, y sobre cómo se vería afectada la especie humana al conocer que no estamos solos en el universo, lo que sería un gran cambio en la historia de la humanidad. La protagonista, Eleanor Ellie Arroway, dirige el proyecto Argus del SETI, dedicado a captar emisiones de radio provenientes del espacio. Un día, sus radiotelescopios captan una señal compuesta por una serie de números primos, lo que se considera evidencia de una inteligencia extraterrestre. La señal, además, contiene instrucciones para construir una compleja máquina. Una vez construida, cinco tripulantes, incluida la propia Ellie, son transportados a través de varios agujeros de gusano (ellos creen que es por medio de agujeros negros) a un punto en el centro de la Vía Láctea, específicamente en la constelación de Lyra pasando previamente por el sistema de Vega. Una vez en Lyra se reúnen con extraterrestres superiores, quienes adoptan la forma de un ser querido para cada uno de ellos y así poder transmitirles un mensaje. Al volver a la Tierra, descubren que su viaje apenas ha durado veinte minutos de tiempo terrestre, siendo que para ellos pasó un día entero, y que además no quedan pruebas grabadas, por lo que son acusados de fraude y sometidos a una serie de interrogatorios. En una especie de epílogo, Ellie actuando según una sugerencia de los emisores de la señal, trabaja en un programa para encontrar patrones ocultos en los decimales del número Pi. Finalmente encuentra oculto en la representación en base 11 un patrón especial en el que los números dejan de variar de forma aleatoria y comienzan a aparecer unos y ceros en una secuencia. La única forma de ocultar semejante mensaje en Pi es que el propio creador del universo lo hubiera hecho. Por lo que Ellie empieza una nueva búsqueda análoga al SETI en el aparente ruido de los números irracionales. Esta parte de la trama fue completamente omitida en el film realizado sobre la novela. Historia Carl Sagan escribió muchos libros, todos ellos de divulgación científica excepto uno: Contact Esta obra se publicó en 1985 y, 12 años después, una adaptación de la misma sería llevada a la gran pantalla, protagonizada por la actriz Jodie Foster. La película por sí misma es completa en su planteamiento y ha reflejado lo más destacable del libro, aun no siendo fiel al mismo. Enseguida se puede ver paralelismos entre lo que se cuenta en esta película y, en definitiva, lo que nos quiso transmitir Carl Sagan y el mito de la Sociedad Vril Alemana, nombre popularmente acuñado para la Alldeutsche Gesellschaft für Metaphysik (Sociedad Pan-alemana para la Metafísica).

Sugerente logotipo de la AGM.

Fue en esa obra maestra de lo misterioso titulada El Retorno de los Brujos, de Jacques Bergier y Louis Pauwels, donde aparecen las primeras informaciones referentes a esta oculta Sociedad Vril.

Los autores de El Retorno de los Brujos debieron documentar sus relatos de la misma a través de las informaciones vertidas por un ingeniero alemán llamado Willy Ley, que en la década de los 30 emigró a los EEUU. Dos años después de finalizada la Segunda Guerra Mundial escribió un artículo con el sugerente título: «Pseudoscience in Naziland» en una revista de ciencia ficción (Astounding Science Fiction) en el que se mencionaba esta Sociedad y sus fantásticas investigaciones relacionadas con el aprovechamiento de la Energía Vril (en muchos aspectos emparentada con el Prana de la metafísica Indoaria, el Orgon de Wilhem Reich o el Chi de la Filosofía taoísta). Existe abundante información en la red al respecto de lo que es el Vril, término que, al parecer, le debemos su existencia al conocido autor de Los últimos días de Pompeya, que no es otro sino Edward Bulwer-Lytton y que lo menciona en su novela de ciencia-ficción, no tan conocida The Coming Race. Durante décadas se ha seguido la pista a la legendaria «Sociedad Vril» y es posible afirmar sin equivocaciones que casi todo lo que circula por internet no es más que humo que intenta ocultar una serie de acontecimientos que SÍ fueron verdad y que son todavía hoy una realidad operativa. Pero volvamos a la película Contact y analicemos la información directa en unos casos, y cifrada en otros, que se nos quiere transmitir y confrontemos toda esa información con lo que sabemos de la AGM más conocida como Sociedad Vril para poder evidenciar claramente que existe un paralelismo entre ambos relatos. Para ello, necesariamente, el lector deberá haber visto la película aquí mencionada y buscar en Internet información referente a la Sociedad Vril antes de proseguir con el tema aquí tratado ya que, de lo contrario, será difícil que pueda seguir y comprender cuanto aquí se expone. El personaje central de la Película es la investigadora, astrofísica llamada Ellie Arroway, encarnado por la conocida actriz Jodie Foster. Ellie Arroway es «la Sacerdotisa del Desierto» cuyo cometido en la vida es conseguir contactar con seres de otros mundos. La Sociedad Vril tiene también un personaje femenino predominante: Maria Orsitsch (es curioso que este apellido se traduzca en la “lengua de los ángeles” como la “divinísima”), que también es, aunque en otro contexto, una sacerdotisa-medium que intenta contactar con civilizaciones alienígenas. Mientras que en la película el contacto se hace a través de investigaciones puramente científicas y con medios tecnológicos de última generación, en la Sociedad Vril se intenta establecer el contacto extraterrestre mediante investigaciones de carácter metafísico y con medios psico-espirituales. Son dos concepciones del mundo diferentes sin duda. La versión de Carl Sagan es materialista y la versión Vril es espiritual. Aquí puede observarse un paralelismo entre la Ciencia Judeo-Cristiana materialista y la Ciencia Metafísica que impulsó el nacional-socialismo en aquellos tiempos.

Supuesta imagen del rostro de Maria Orsitsch. Ciertamente no contamos con imágenes fidedignas de esta enigmática mujer ya que fueron ocultadas tanto por los Nazis como después por los servicios secretos Aliados.

Durante años Ellie Arroway intenta coronar con éxito su meta en la vida y tiene que luchar con la incomprensión de la misma Ciencia ya que, aunque es una científica reputada, su campo de investigación es puramente especulativo, y roza lo irracional, tal es la postura oficial de la ciencia con respecto a la posible existencia de vida en otros mundos. La doctora Arroway lo tiene claro; «el universo es un sitio muy, muy grande, más grande de lo que nadie en su vida haya conseguido soñar jamás y, si sólo estamos nosotros, cuanto espacio desaprovechado ¿verdad?» y se dedica a escrutar ese inconmensurable espacio escuchando el sonido proveniente de las estrellas. Este programa de investigación en realidad existe desde hace décadas y es conocido como SETI (The Search of Extraterrestrial Intelligence).

Una de las pocas imágenes que se conocen del VRIL-7, una nave que volaba desafiando la gravedad. Fue diseñada y construida bajo la supervisión de los mensajes que recibía María Orsitsch y las demás Vrilerinen de una civilización Extraterrena que entró en contacto con ella/s.

Suena a increíble, pero todo apunta a que sucedió de este modo. Las investigaciones llevadas a cabo por la Sociedad Vril no pueden desarrollarse sino en el más absoluto secreto en gran parte debido a la incomprensión del entorno. En la década de los años 20 la ciencia “judío-cristiana” imperaba en Alemania. Los contactos mediúmnicos con seres de otros mundos era una práctica que, en modo alguno, podía catalogarse como científica. Eso eran prácticas del medievo o de los tiempos anteriores a la cristianización. Por tanto, la Sociedad Vril trabajó bajo la incomprensión de la ciencia

de aquellos tiempos. Aun así, encontró sus mecenas que aportaron capital para llevar a cabo los proyectos de dicha sociedad oculta. Los fondos llegaban a través de la Sociedad Madre: la Thule Gesellschaft, la SOCIEDAD THULE. A la Dra. Arroway los fondos también le llegarían de la mano de Industrias Hadden. Hadden no es más que una distorsión del término inglés Hidden, que significa oculto o encubierto. El misterioso multimillonario S. R. Hadden (japonés con nombre occidental) es el capitalista que financia la aparente e irracional investigación de la Dra. Arroway. Además de tener que enfrentarse al típico colega de trabajo aprovechado y siempre políticamente correcto, nuestra protagonista tiene que vérselas con un personaje que la ama pero que debe luchar en contra de sus aspiraciones. Representa el arquetipo de la lucha interior entre lo que es científicamente correcto y lo que no puede configurarse dentro de este contexto, es decir, lo que corresponde al reino de lo metafísico. La creencia en un Dios Creador o, simplemente, que hay más cosas en este Universo que las que podemos ver y sentir, supone un punto de ruptura para la Dra. Arroway. Aquí los guionistas de Contact nos presentan una “sacerdotisa del conocimiento materialista” que supone el núcleo del átomo como un ente con masa y existencia. Maria Orsitsch, la “protagonista” de la Sociedad Vril es una “sacerdotisa del conocimiento espiritual”que cree fehacientemente que el fundamento de toda cosa es la Energía misma: el Vril. Son dos concepciones distintas de entender el Mundo, tal y como efectivamente así fue entre la Ciencia que desarrolló el Nacional-socialismo con respecto a la Ciencia Occidental Cartesiana. ¿Quiénes estaban en lo cierto? Pues bien, parece que Contact comienza en lo material y acaba en lo espiritual y la Sociedad Vril arranca en lo espiritual para acabar en lo material. En ambos casos, parece que felizmente el resultado es positivo para ambas protagonistas y para muchos de los personajes que participan en todo este enredo. Cuando parece que todo está perdido ya que a la Dra. Arroway “por decreto estatal” se le va a quitar los medios tecnológicos para llevar a cabo su investigación, sucede lo que durante tantos años ha estado esperando. Una formidable y nítida señal llega desde una lejana estrella y la conexión es establecida. El mensaje es sencillo al principio pero oculta mucha información que se va descubriendo en diferentes etapas. El corolario final es una formidable información técnica de cómo construir un vehículo para transportarse a ¿Vega? A partir del mensaje captado por la Dra. Arroway proveniente de la brillante Vega, y descifrado posteriormente se reciben los planos e instrucciones para construir un formidable vehículo para viajar a través del Cosmos. Siguiendo la otra historia, Maria Orsitsch, consigue en una de sus sesiones mediúmnicas, contactar con seres de otros mundos. Al principio no es creída en absoluto, pero con la característica minuciosidad y metodología alemana su mensaje es investigado por otras fuentes. Se exigen pruebas y María prosigue sus contactos y suministrando material e información para ser estudiada por otros expertos y “mediums”. Traute es otro personaje que aparece en escena, es “la otra medium”, después vendrían Siegrun y otras más. Finalmente se exige una prueba directa y esta llega mediante la entrega por medios psíquicos de información tecnológica asombrosa sobre cómo construir una nave para viajar a ¿Aldebaran? Suena a pura ficción todo esto, pero esto es lo que cuenta la leyenda acerca de la Sociedad Vril.

No cabe duda de que, en el caso de Contact, se elige Vega para que cuadren los tiempos. Porque la película es estrenada en 1997 y Vega está a 26 años luz de nosotros ello cuadraría con una de las escenas más llamativas del film. En la misma se descubre que tras el sonido general de la señal recibida del espacio se reciben otros armónicos que un científico ciego pero especialmente sensible a los subsónicos es capaz de captar. Entonces se dan cuenta de que estos armónicos que se solapan con la señal principal son canales que portan video y sonido. Intentan decodificarlos y cuando lo consiguen descubren que la señal del espacio proveniente de Vega es la de Adolf Hitler proclamando abiertos los Primeros Juegos Olímpicos de la Nueva Era o dicho de otro modo, los Juegos Olímpicos de Berlín, celebrados en 1936. Se trata de la primera transmisión televisiva hecha en el mundo y que nos era devuelta como respuesta. Vega se sitúa a 26 años luz, y retornar esta señal tardaría otros 26 años para llegar a nosotros, lo que suma 52 años. Esto nos da la fecha de 1988, tres años después de publicar esta novela. Carl Sagan no podía haber elegido Aldebarán para su novela ya que esta estrella está a 65 años luz de nosotros. Sin embargo, a estas alturas de ambas historias empezamos a darnos cuenta de que Carl Sagan está utilizando lo acontecido en la Sociedad Vril como argumento solapado en su novela. Pero, aun es más evidente en el guión de la película. Es importante señalar un detalle: la estrella Vega, hace unos 12.000 años, estaba en el firmamento en el lugar que hoy ocupa la estrella Polar.

Aquí podemos ver el modelo VRIL 7 estacionado y en primer plano a Angelika, una de las más jovenes Vrildamen.

Aldebaran es una estrella llena de significado. Se trata de una Gigante Roja que, pese a su gran tamaño su masa no llega a equivaler la de dos Soles como el nuestro. Su nombre proviene del árabe ‫الدبران‬, al-dabarān cuyo significado es el seguidor, o la que sigue, denominación que se le da por ser la que acompaña al séquito estelar de las Pléyades. Es la más brillante de las estrellas pertenecientes a la Constelación de Tauro y es especialmente visible en invierno junto con la constelación de Orión. En el Lenguaje Antiguo Aldebarán provendría de Aldebaranda, siendo el significado de Alde: lado, lugar, sitial... entre otras acepciones y Baranda: descubridero, atalaya de observación, atisbadero. Aldebaranda, por tanto, sería un lugar donde se observa todo. La estrella Aldebarán también era conocida con los nombres de “El Ojo de Dios” y “Stella Dominatrix” No es una casualidad que sea, esta nuestra estrella la que sea nexo de conexión con seres extraterrenos de apariencia aria, es decir blanca.

S. R. Hadden Seguimos con la película, Industrias Hadden tiene un logo curioso. Es una H que oculta una especie de edificio-monolito en su parte inferior y en la que se ve una estrella con corta cabellera, una especie de cometa, o tal vez se trate del Venus original. Es difícil saberlo, pero el parecido es asombroso. Hadden equivale a Hitler en “la otra historia”. Ambas palabras tienen seis letras y comienzan por H. Por supuesto el personaje de la película en apariencia nada tiene que ver con Hitler excepto en el hecho de que los dos cuentan con el poder necesario para hacer real un proyecto que, de otro modo no se habría llevado a cabo. ¿Quién invertiría en las revelaciones psíquicas de una médium y de una Sociedad Esotérica? Hacer una nave espacial no es un proyecto barato, ni siquiera un hombre rico podría permitírselo. Tanto en la película como en la Sociedad Vril, se necesita el trabajo y el capital de una nación entera fuerte y tecnológicamente en vanguardia para llevar a cabo esta aparente locura. Hadden puede ser el artífice oculto de toda esta información. Al final de la película se habla claramente de esta posibilidad: Hadden, con su inteligencia superior, ha sido capaz de embarcar al mundo entero en hacer realidad sus invenciones más futuristas. Hitler fue, de igual modo, el oculto mecanismo que hizo realidad los proyectos de la Sociedad Vril. Hadden es el anti-arquetipo de Hitler y sin embargo, en ambos casos, les ha sido posible llevar a cabo sus proyectos. No creo que sea necesario explicar aquí la capital importancia de la H en el esoterismo Nazi. Y dicho esto, proseguiremos con nuestros paralelismos entre ambas historias. En Contact, después de las discusiones de rigor, se comienza a construir el Vehículo Espacial revelado por las señales recibidas desde Vega. El Mundo está a punto de presenciar algo que va más allá de todo lo conocido hasta ahora. Es un momento histórico que, sin embargo, se verá truncado por el sabotaje y el fanatismo de quienes, a toda costa, no quieren ver adelanto alguno para la Humanidad. En este caso se trata de hallar nuestro origen cósmico, pero aquellos que se creen intermediarios elegidos de Dios serán capaces de todo con tal de frustrar este cometido. Es así como un Mártir de una secta fanática cristiana hace añicos el sueño de toda la humanidad. El extraño vehículo espacial acaba siendo completamente destruido y el mundo enmudece tras este trágico acontecimiento. La Sociedad Vril llevará a cabo la construcción de sus naves estelares cuya forma recuerda totalmente a los platillos voladores. Es una tecnología fabulosa que tuvo que ser guardada en secreto antes y durante la Segunda Guerra Mundial. Muchos ojos y la esperanza de todo un pueblo estaba puesta en esas nuevas tecnologías pero esta quedó destrozada al ser totalmente invadida la Gran Alemania (Gross Deutschland) en 1945. Se podía decir que el proyecto Vril se vio truncado por este anunciado suceso. Sin embargo, y volviendo a la película, S. R. Hadden, se ha guardado un as en la manga y resulta que en un lugar oculto se ha construido otra Nave Estelar. Hadden le comunica esta información a la Dra. Arroway desde la Base Espacial Rusa Mir. De este modo Hadden ya no está en este mundo, sino prácticamente fuera de él. Tiene un cáncer terminal pero debe vivir aun algo más de tiempo para ver hecho realidad su sueño. La Dra. Arroway ha sido elegida para pilotar dicha nave. Y volvemos de nuevo a la Sociedad Vril y sus platillos voladores. La leyenda dice que Hitler nunca dejó este proyecto en manos enemigas y que se continúo en otra parte del mundo ¿quizás en la Antártida donde se situaba la base 211? El paralelismo es evidente, el Vril “oficial” había sido desmantelado pero existía un segundo grupo Vril funcionando en otra parte de la Tierra.

A partir de este instante la película nos narra el viaje interestelar de la Dra. Arroway. Mientras que a los observadores el viaje les parece un fracaso por no haber ocurrido nada de lo esperado, excepto que la cápsula ha caído en apenas unos segundos al mar sin suceder nada extraordinario. La Dra. Arroway, la cosmonauta ha tenido un largo viaje al centro de la Galaxia. Un viaje que ha durado unas dieciocho horas y que una cámara que porta en su cabeza ha tenido que filmar en su integridad. Finalmente este fantástico viaje se convierte en una especie de vivencia extrasensorial, un ensueño, una alucinación surgida de algún estado de ansiedad psicológica. Ella explica lo que ha vivido, pero esto no coincide ni con la experiencia que han tenido los testigos en tierra que asistieron al evento ni tampoco con las cámaras de video que solamente captaron ruido, lo que comúnmente se conoce como “nieve”. La Dra. Arroway, una consumada científica incapaz de creer en nada que sea palpable, mensurable y visible cambiará de parecer y se verá transformada por esta experiencia la cual le hará creer firmemente en una experiencia que sólo puede creerse por fe. Lo cierto es que la cámara que portaba no captó unos segundos de nieve sino que fueron más de 18 horas, por tanto, existe un engaño premeditado dirigido al gran público y a los propios protagonistas directos. Nuevamente una élite decide controlar el conocimiento y no mostrar al mundo algo que podría transformarles, despertarlos en definitiva. En la Sociedad Vril pasó algo parecido. Por un lado se apoyó con todos los medios, económicos, humanos y técnicos el proyecto para conseguir una superioridad evidente sobre el enemigo. Los platillos voladores y la anti-gravedad eran algo inimaginable en aquel tiempo y eran el Arma Total contra un poderoso enemigo. Si bien el proyecto fue controlado en principio por las Vrilerinen, esto no fue así siempre. En realidad sucedieron cosas que dieron al traste con los objetivos originales. Lo primero fue constatar que las armas convencionales no podían manejarse adecuadamente en aquellas aeronaves tan peculiares. Al igual que el asiento anatómico montado en la cápsula-esfera de la película Contact, el cual sobraba (ya que no se incluía en los planos originales) y era causa de las molestas vibraciones que sufría la piloto, las armas en los Vril y después en los Haunebu eran unas molestas cargas que solo producían problemas. Cuando se consiguió llevar aquellos aparatos hasta determinados límites electromagnéticos se produjeron otros fenómenos aún más interesantes y que desafiaban el espacio y el tiempo. Después establecieron contacto físico con seres de otros mundos, y sus intereses originales, bélicos, humanos, se convirtieron en otros intereses, digamos más espirituales y elevados. Hitler no pudo utilizar este tipo de “armas” porque ya no pertenecían a ese tiempo, sino que fueron reservadas para otro momento. Un nuevo Reich se estaba formando en otro lugar y la naturaleza de su lucha sería otra. Así es como la historia de la Sociedad Vril, de las armas maravilla del Tercer Reich y hasta la desaparición de este se convirtieron en una leyenda, en algo que había que creer por fe, como en Contact hay que creer a la Dra. Arroway sobre su fantástica experiencia. No obstante, las evidencias de la existencia de tales armas, de las aeronaves fantásticas y de las hermosas mujeres de largos cabellos conocidas como las Vrildamen están por doquier aunque poca gente quiera darle crédito a ello. Es decir “las dieciocho horas de nieve” están ahí, lo que pasa es que ni tú ni yo vamos a desvelar los secretos que nos ocultan nuestros gobiernos ¿no es así? Durante décadas los servicios secretos de todo el mundo han estado persiguiendo a este Reich versteckt (Reich oculto) y, por supuesto, a las integrantes de la Sociedad Vril, muchas de ellas reconocidas pilotos de esas naves (pues necesitan mujeres para pilotarse). Este Reich oculto ya no porta esvásticas, ni siquiera los colores por todos conocidos (rojo, negro y blanco). Han sido instruidos a partir de la sangre mediante un sistema que nuestra ciencia ha intuido pero aún no

sabe utilizar. Así, cualquiera de ustedes puede ser lo que intuye ser pero no acaba de saberlo con exactitud, no hasta que llegue la señal que los despierte. Quizás tú que me lees, seas una Vrildame y no lo sepas aunque lo intuyes. Quizás tú que me lees, seas uno de los Guerreros del Alba Dorada. Quizás tú que me lees, seas el guía que alumbre el camino de las gentes hacía el Reino esperado. Quizás tú seas uno de ellos. Creo que los guionistas de Contact y el propio Carl Sagan pretenden contarnos algo que va más allá de lo que aparentemente vemos. Hollywood es una industria especializada en hacer dar forma visual a los sueños, de adormecer a las conciencias y también, a veces, de contarnos cosas que los gobiernos no se atreven a decirnos de otro modo.
Compilado de varios autores