1

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
ASOCIACION DE CIENCIAS PENALES DE COSTA RICA

REFLEXIONES SOBRE EL NUEVO PROCESO PENAL
Daniel González Alvarez

Luis Paulino Mora Mora

Ricardo Salas Porras

José María Tijerino Pacheco

Alfredo Chirino Sánchez

Mario Houed Vega

Alfonso Chaves Ramírez

Henry Issa El Khoury Jacob

Carlos Arias Nuñez

Carlos M. Jiménez Vásquez

Fernando Cruz Castro

Alvaro Ferrandino Tacsan

Mario Porras Villalta

Carlos Luis Redondo Gutiérrez

Juan Marcos Rivero Sánchez

Cecilia Sánchez Romero

Javier Llobet Rodríguez

Gilbert Armijo Sancho

Francisco Dall’anesse Ruiz
José Manuel Arroyo Gutiérrez
Enrique Castillo Barrantes

Jorge Luis Arce Víquez
Rosario Fernández Vindas
María Antonieta Sáenz Elizondo

Julio B.J. Maier, prologuista
San José, Costa Rica
Noviembre de 1996

1

2

INDICE GENERAL

INDICE GENERAL..................................................................................................................................................................2
PRÓLOGO................................................................................................................................................................................7
I. LOS PRINCIPIOS PROCESALES.....................................................................................................................................1
A. LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES ..................................................................................................................... 1
QUE INFORMAN EL CÓDIGO PROCESAL PENAL DE 1998........................................................................................1
1 .- Introducción...................................................................................................................................................................1
2.- Los sistemas procesales através de la historia y los principios que les informan. .....................................................3
3.- Los sistema procesales y nuestros códigos procedimiento penal.................................................................................13
4.- Principios que informan el Código Procesal Penal de 1998.......................................................................................16
5.- Los principios y garantías establecidos en el Código.-................................................................................................30
6.- Conclusiones.-................................................................................................................................................................46
7.- bibliografía.....................................................................................................................................................................48
..................................................................................................................................................................................................48
II.- LA ACCIÓN PENAL ........................................................................................................................................................1
A. LA QUERELLA PUBLICA.......................................................................................................................................... 1
1. Conceptualización.............................................................................................................................................................1
2. Antecedentes......................................................................................................................................................................7
3. La legitimidad del querellante en los delitos de acción pública....................................................................................12
4. La formulación de la querella.........................................................................................................................................22
5. Facultades del querellante..............................................................................................................................................28
6.- BIBLIOGRAFÍA EMPLEADA........................................................................................................................................35
B. EL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD .......................................................................................................................... 1
EN EL EJERCICIO DE LA ACCIÓN PENAL.................................................................................................................. 1
1.- EL PRINCIPIO DE LEGALIDAD: GARANTÍA DEL CIUDADANO.............................................................................1
2.- EL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD: EXCEPCIÓN, NO DEROGACIÓN, DEL PRINCIPIO DE LEGALIDAD.......3
3.- CASOS EN QUE PROCEDE EL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD.............................................................................8
4.- PROCEDIMIENTO PARA LA APLICACIÓN DEL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD..............................................10
5.- PLAZO PARA LA APLICACIÓN DEL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD..................................................................11
6-. EFECTOS DE LA APLICACIÓN DEL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD..................................................................12
7.- BIBLIOGRAFÍA.............................................................................................................................................................14
C. A PROPÓSITO DEL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD............................................................................................................. 17
Y DEL CRITERIO DE “INSIGNIFICANCIA DEL HECHO” ........................................................................................................... 17
1.- Planteamiento del problema...........................................................................................................................................1
2.- El principio de oportunidad como superación de algunas de las consecuencias derivadas de la aceptación de la
estricta legalidad...................................................................................................................................................................3
3.- Momento del ejercicio del criterio de oportunidad.......................................................................................................8
4.- El criterio de “insignificancia del hecho” y su definición.............................................................................................9
5.- ¿Es el criterio de “insignificancia” algo nuevo en la discusión jurídica nacional?..................................................24
6.- A modo de conclusión:..................................................................................................................................................27
7.- Bibliografía...................................................................................................................................................................29
D. LA SUSPENSION DEL PROCESO A PRUEBAERROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND.............................................1
1. INTRODUCCIÓN. ............................................................................................................................................................1
2. CONCEPTO Y NATURALEZA..........................................................................................................................................2
3. RÉGIMEN DEL INSTITUTO............................................................................................................................................7
4. CRÍTICAS AL INSTITUTO DE LA SUSPENSIÓN DEL PROCESO A PRUEBA..........................................................14
5. IMPORTANCIA DEL INSTITUTO EN COSTA RICA....................................................................................................15
6. CONCLUSIONES............................................................................................................................................................16
7.- BIBLIOGRAFÍA.............................................................................................................................................................18
E. LA CONCILIACIÓN.................................................................................................................................................... 1

2

3
1.- INTRODUCCIÓN.............................................................................................................................................................1
2.- EXTINCIÓN DE LA ACCIÓN PENAL Y DE LA PENA EN LA LEGISLACIÓN VIGENTE. ........................................1
3.- ANTECEDENTES DE LA CONCILIACIÓN...................................................................................................................6
4.- CONCEPTO.....................................................................................................................................................................8
5.- LA CONCILIACIÓN EN EL CÓDIGO PROCESAL PENAL DE 1996..........................................................................9
6.- CASOS EN QUE PROCEDE. .......................................................................................................................................10
7.- PROCEDIMIENTO:.......................................................................................................................................................14
8.- CONCLUSIONES...........................................................................................................................................................21
9.- BIBLIOGRAFÍA.............................................................................................................................................................25
F. LA REPARACION DEL DAÑO COMO CAUSAL ...................................................................................................... 1
DE EXTINCION DE LA ACCION PENAL.E RROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND........................................................1
INTRODUCCION..................................................................................................................................................................1
1. ASPECTOS INTRODUCTORIOS.....................................................................................................................................3
2. ELEMENTOS DE LA FIGURA.........................................................................................................................................9
3. OTROS ASUNTOS DE INTERÉS....................................................................................................................................16
4.- CONCLUSION...............................................................................................................................................................18
5.- BIBLIOGRAFIA.............................................................................................................................................................19
III. SUJETOS DEL PROCESO.......................................................................................................................................... 1
A. LA VICTIMA EN EL PROCESO PENAL COSTARRICENSE.E RROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND......................1
1.- INTRODUCCIÓN.............................................................................................................................................................1
2.- EL DERECHO DE DEFENSA DE LA VÍCTIMA............................................................................................................9
3.- LA VICTIMA EN EL NUEVO PROCESO PENAL COSTARRICENSE........................................................................17
4.- EL MINISTERIO PÚBLICO Y LA VÍCTIMA................................................................................................................26
5.- A MANERA DE CONCLUSIÓN....................................................................................................................................32
6-. BIBLIOGRAFÍA. ...........................................................................................................................................................33
B. EL MINISTERIO PÚBLICO EN EL ............................................................................................................................ 1
NUEVO CÓDIGO PROCESAL PENAL COSTARRICENSE. ..........................................................................................1
1.- LA INVESTIGACIÓN PRELIMINAR DEL MINISTERIO PÚBLICO ............................................................................1
Y LA DESAPARICIÓN DEL JUEZ DE INSTRUCCIÓN......................................................................................................1
2.- LA DEFINICIÓN DE LAS POLÍTICAS DE INVESTIGACIÓN......................................................................................8
3.- LA INVESTIGACIÓN FISCAL PREPARATORIA. SUS CARACTERÍSTICAS .............................................................9
FUNDAMENTALES..............................................................................................................................................................9
4.- ESTRATEGIA NEGOCIADORA Y EFICACIA EN LA PERSECUCIÓN PENAL........................................................17
5.- RELACIONES CON LA POLICÍA. LA DIRECCIÓN FUNCIONAL............................................................................18
6.- RELACIÓN CON LAS VÍCTIMAS.................................................................................................................................19
7.- EL FORTALECIMIENTO DE LA FUNCIÓN ACUSADORA.......................................................................................21
8.- MAYOR PROTAGONISMO DEL MINISTERIO PÚBLICO EN EL DEBATE.............................................................23
9.- INTERVENCIÓN DURANTE LA EJECUCIÓN DE LA PENA....................................................................................24
10.- BIBLIOGRAFÍA...........................................................................................................................................................25
C. LA DEFENSA DEL IMPUTADO.............................................................................................................................. 1
INTRODUCCIÓN..................................................................................................................................................................1
1.- EL DERECHO DE DEFENSA EN EL ...........................................................................................................................4
ORDENAMIENTO JURÍDICO DE COSTA RICA................................................................................................................4
2.- LA DEFENSA DEL IMPUTADO ....................................................................................................................................8
EN EL NUEVO CÓDIGO PROCESAL PENAL....................................................................................................................8
3.- CONCLUSIONES...........................................................................................................................................................37
3.- BIBLIOGRAFÍA.............................................................................................................................................................39
....................................................................................................................................................................................... 40
D. LA POLICIA JUDICIALERROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND.................................................................................1
1. INTRODUCCIÓN..............................................................................................................................................................1
2. Antecedentes......................................................................................................................................................................2
3. Atribuciones.......................................................................................................................................................................8
4. Conclusiones....................................................................................................................................................................36
5. BIBLIOGRAFIA...............................................................................................................................................................39
E. LOS SUJETOS DE LA ACCIÓN CIVIL RERSARCITORIAE RROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND...........................1
1.- INTRODUCCIÓN.............................................................................................................................................................1
2.- Legitimación activa..........................................................................................................................................................1
3. Legitimación pasiva.........................................................................................................................................................18
4.- Conclusión......................................................................................................................................................................22

3

4
5.- BIBLIOGRAFÍA.............................................................................................................................................................23
F. LA MUJER EN EL PROCESO PENAL......................................................................................................................... 1
1- INTRODUCCIÓN..............................................................................................................................................................1
2- LA CONSIDERACIÓN FEMENINA EN EL DERECHO PENAL....................................................................................3
3- EL APORTE JURISPRUDENCIAL..................................................................................................................................6
4- LA MUJER EN EL NUEVO CÓDIGO PROCESAL PENAL...........................................................................................9
5 - CONCLUSIONES...........................................................................................................................................................13
..............................................................................................................................................................................................15
6- BIBLIOGRAFÍA..............................................................................................................................................................16
V. MEDIDAS CAUTELARES........................................................................................................................................ 17
A. LA PRISION PREVENTIVA Y SUS SUSTITUTIVOSE RROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND....................................1
1. Aspectos previos................................................................................................................................................................1
2. Requisitos materiales de la prisión preventiva.................................................................................................................4
3. Requisitos formales para el dictado de la prisión preventiva........................................................................................23
4. Revisión de la prisión preventiva....................................................................................................................................24
5. Recursos en contra del auto que ordena la prisión preventiva......................................................................................26
6. Duración de la prisión preventiva..................................................................................................................................26
7. Sustitutivos de la prisión preventiva...............................................................................................................................31
8.- Bibliografía....................................................................................................................................................................35
B. MEDIDAS DE COERCION QUE AFECTAN LA LIBERTAD PERSONALERROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND. . .1
(DIFERENTES DE LA PRISIÓN PREVENTIVA Y SUS SUSTITUTIVOS)............................................................................................ 1
1. Aspectos generales............................................................................................................................................................1
2. Fundamento constitucional de las medidas que afectan la libertad personal.................................................................4
5. Citación y conducción por la fuerza pública del imputado, testigos, peritos e intérpretes............................................7
6. Aprehensión.......................................................................................................................................................................9
7. Detención.........................................................................................................................................................................17
8. Incomunicación................................................................................................................................................................20
9. Internación para observación.........................................................................................................................................24
10. Internación.....................................................................................................................................................................26
11.- Bibliografía..................................................................................................................................................................30
VI. ACTIVIDAD PROCESAL DEFECTUOSA....................................................................................................................1
A. LA ACTIVIDAD PROCESAL DEFECTUOSA............................................................................................................ 1
1.- Aspectos introductorios....................................................................................................................................................1
2.- Disponibilidad de las formas procesales........................................................................................................................2
3.- Concepto y diferencias con la sanción procesal ............................................................................................................4
4.- De los defectos absolutos y saneables.............................................................................................................................9
5.- Principios que rigen la actividad procesal defectuosa.................................................................................................13
6.- El proceso de impugnación del acto defectuoso .........................................................................................................18
7.- Conclusión......................................................................................................................................................................24
8.- Bibliografia....................................................................................................................................................................25
VII. ETAPAS DEL PROCESO.......................................................................................................................................... 1
A. EL PROCEDIMIENTO PREPARATORIO................................................................................................................... 1
1.- ASPECTOS INTRODUCTORIOS....................................................................................................................................1
2.- ACTOS INICIALES DEL PROCEDIMIENTO................................................................................................................2
3.- LA PRIVACIDAD Y EL SECRETO DE LAS ACTUACIONES........................................................................................4
4.- LA INVESTIGACIÓN POLICIAL (DILIGENCIAS PRELIMINARES)............................................................................6
5.- LA INVESTIGACIÓN FISCAL (LA INVESTIGACIÓN PREPARATORIA)....................................................................9
6.- La intervención del juez en el procedimiento preparatorio..........................................................................................27
7.- LA INTERVENCIÓN DE LAS PARTES EN EL PROCEDIMIENTO PREPARATORIO.............................................42
8.- ACTOS CONCLUSIVOS DEL PROCEDIMIENTO PREPARATORIO .......................................................................48
9.- BIBLIOGRAFÍA.............................................................................................................................................................57
B. EL PROCEDIMIENTO INTERMEDIO........................................................................................................................ 1
1.- NATURALEZA Y FINES DE LA ETAPA.- ......................................................................................................................1
2.- Actos conclusivos del proceso.- ......................................................................................................................................6
3.- El sobreseimiento.- ..........................................................................................................................................................8
4.- La audiencia preliminar.................................................................................................................................................12
5.- Deliberación y resoluciones del tribunal......................................................................................................................18

4

5
6.- El auto de apertura a juicio...........................................................................................................................................22
7.- BIBLIOGRAFÍA.............................................................................................................................................................29
C. EL JUICIO...................................................................................................................................................................... 1
1.- Aspectos introductorios....................................................................................................................................................1
2.- Principios informadores del juicio oral...........................................................................................................................3
3.- Nociones previas acerca del debate..............................................................................................................................14
4.- Desarrollo del debate.....................................................................................................................................................21
5.- Deliberación...................................................................................................................................................................36
6.- Sentencia........................................................................................................................................................................40
7.- Bibliografía....................................................................................................................................................................44
D. LOS RECURSOSERROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND............................................................................................ 1
INTRODUCCION. ...............................................................................................................................................................2
1.- LAS NORMAS GENERALES DE LOS RECURSOS........................................................................................................3
2.- EL RECURSO DE REVOCATORIA..............................................................................................................................20
3.- EL RECURSO DE APELACION...................................................................................................................................21
4.- EL RECURSO DE CASACION......................................................................................................................................25
5.- CONSIDERACIONES FINALES. ................................................................................................................................38
6.- BIBLIOGRAFIA.............................................................................................................................................................41
E. LA EJECUCION PENALERROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND...............................................................................44
1. Nota Introductoria...........................................................................................................................................................45
2. Régimen punitivo vigente................................................................................................................................................46
3. La pena privativa de libertad..........................................................................................................................................47
4. Las medidas de seguridad...............................................................................................................................................49
5. El extrañamiento. ...........................................................................................................................................................50
6. La multa. .........................................................................................................................................................................50
7. Inhabilitación absoluta....................................................................................................................................................50
8. Inhabilitación especial....................................................................................................................................................51
9. Ejecución Penal en el contexto del nuevo Código Procesal..........................................................................................51
10. Presupuestos Procesales de la Ejecución Penal..........................................................................................................51
11. Sujetos procesales en la ejecución................................................................................................................................54
12. El procedimiento de ejecución en general...................................................................................................................58
13. Procedimiento del Incidente de Ejecución...................................................................................................................58
14. Conclusión.....................................................................................................................................................................59
15.- Bibliografía..................................................................................................................................................................60
V. PROCEDIMIENTOS ESPECIALES...............................................................................................................................62
A. PROCEDIMIENTO PARA ASUNTOS....................................................................................................................... 63
DE TRAMITACION COMPLEJAE RROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND......................................................................63
1.-Concepto..........................................................................................................................................................................64
2.-Características................................................................................................................................................................64
3.-Trámite.............................................................................................................................................................................68
4.-Recursos..........................................................................................................................................................................69
5.-Efectos del procedimiento de tramitación compleja......................................................................................................71
6.- BIBLIOGRAFIA.............................................................................................................................................................77
B. PROCEDIMIENTO PARA JUZGAR LAS CONTRAVENCIONESE RROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND...............78
INTRODUCCION................................................................................................................................................................79
1. Aspectos introductorios...................................................................................................................................................80
2. El juzgamiento de las contravenciones en el Código Procesal del 96..........................................................................83
3.- CONCLUSIONES...........................................................................................................................................................89
4.- BIBLIOGRAFIA.............................................................................................................................................................90
C. EL PROCEDIMIENTO PARA JUZGAR A LOS MIEMBROS DE LOS .....................................................................92
SUPREMOS PODERES DE LA REPÚBLICA................................................................................................................. 92
1.- Cuestiones preliminares.................................................................................................................................................93
2.- Los sujetos. ....................................................................................................................................................................93
3.- Naturaleza y alcances de la protección.........................................................................................................................98
4.- Las acciones.................................................................................................................................................................100
5.- Trámite.........................................................................................................................................................................103
6.- BIBLIOGRAFIA...........................................................................................................................................................108
D. EL PROCEDIMIENTO ABREVIADO................................................................................................................................. 109

5

6
INTRODUCCIONError: Reference source not found..........................................................................................................1
1.- Los procedimientos especiales y el procedimiento ordinario. ......................................................................................2
2.- Tutela sumaria y tutela especial......................................................................................................................................4
3.- Análisis del procedimiento abreviado en nuestro medio................................................................................................5
4.- Legitimación para accionar y oportunidad procesal....................................................................................................10
5.- Principios de oportunidad, principio dispositivo y procedimiento abreviado. .........................................................11
6. La acción civil y el procedimiento abreviado................................................................................................................13
CONCLUSIONES................................................................................................................................................................15
8.- BIBLIOGRAFIA.............................................................................................................................................................17

6

7

PRÓLOGO
La República de Costa Rica inició, ya hace mucho tiempo, la tarea de democratizar sus
instituciones estatales. El sistema penal y, en especial, el procedimiento penal debieron esperar su
turno. Y la oportunidad no fue desaprovechada. Hace casi veinticinco años comenzó ese proceso: él
desembocó en una ley procesal penal que logró trasformar el significado de su justicia penal, a cuya vera
han crecido tanto la aproximación universal al tema de sus juristas, como la reflexión y crítica
académica, judicial y hasta ciudadana sobre el enjuiciamiento penal. La trasformación, por lo demás,
sirvió de modelo para los países centroamericanos y americanos del sur, de espejo reflector de las
instituciones básicas de un Derecho procesal penal en principio arreglado al Estado de Derecho.
Las bodas de plata de esa ley van a ser festejadas en vigencia de una nueva ley que la reemplaza.
Lo notable del caso reside, precisamente, en el hecho de que los juristas de Costa Rica, muy por lo
contrario de quedarse estáticos frente a una ley que los ilustró y les dio lustre, la han sometido a una
crítica constante tanto desde el punto de vista jurídico, fundamentalmente desde el atalaya de las reglas
de un Estado de Derecho moderno y desde las reglas básicas sobre los derechos humanos, como desde
el ángulo de observación político o político-criminal. No se han dormido, entonces, sobre los laureles
que supieron conseguir y procurar con ahínco nuevos avances en la materia, en especial, resolver nuevos
problemas que le plantea el sistema penal el fin del milenio, por cierto muchos y muy variados.
Cualquiera que sea la crítica que “desde afuera” pueda dirigírseles -por ejemplo a raíz de su negación
casi absoluta de la participación ciudadana en los tribunales de justicia- el estado de cosas es envidiable,
pues, incluso desde el punto de vista político general, permite el desarrollo de las instituciones en un
clima en el que, ni siquiera un conservador radical, estima completa y perfecta la obra de crear una
administración de justicia penal democrática y adecuada a los tiempos que corren, sino que, antes bien,
la considera humana y, por ello, defectuosa y perfectible.
Este es el marco vital en el cual se desarrolla el nuevo Código procesal penal que, muy
posiblemente, origine también una reforma amplia de la legislación penal material, otro de los puntos
importantes a resaltar. En efecto, según lo creo desde antaño y lo he expresado desde mis primeros
escritos serios cualquier visión jurídica de la llamada “cuestión criminal” comete un grave error si encara

7

8
su comprensión o la necesidad de introducir cambios por sectores estancos: una visión históricopolítico-cultural del sistema penal en su conjunto resulta absolutamente imprescindible para
comprenderlo y encarar su reforma, sobre todo cuando su reforma pretende responder a finalidades
específicas. Ello es aún más importante entre nosotros, pues en nuestro idioma y como resabio de la
tendencia española de dividir incumbencias por sectores estancos, en especial entre el Derecho penal y el
Derecho procesal penal, se sigue un camino contrario, apoyado académicamente.
La reforma ofrece, con este libro, su primer fruto intelectual. En él colaboran los principales
operadores jurídicos de esa reforma, varios de los cuales son amigos dilectos míos, quienes
permanentemente me han acercado a Costa Rica para hacerme conocer, gozar de su país y hasta sufrir
por él -y no precisamente como extranjero, sino como uno de sus integrantes-, y varios de los cuales han
sido operadores directos de esta reforma global del enjuiciamiento penal. Ellos encaran ahora con
ahínco la primer exposición de la reforma y de sus problemas principales. Por encima de las diferencias
parciales, que, como todo crítico, tengo -valga la ya advertida-, el intento constituye una primera
aproximación, antes de que la nueva ley entre en vigencia y produzca su impacto en la rutina judicial, en
la propia organización de los tribunales y en los otros operadores de la administración de justicia, antes
de que muestre, en la práctica, sus puntos conflictivos y su resultado. Mi primer deseo consiste en que
la práctica les permita verificar los efectos benévolos pensados ex ante y queridos al proyectar la nueva
ley.

Mi segundo deseo consiste en

“asegurar la descendencia”, esto es, en prohijar una nueva

generación de juristas costarricenses en materia penal, que pueda seguir la obra de la generación
precedente y comience ya a sucederla en deberes y trabajos, un deseo que la anterior reforma hizo
realidad palpablemente. Mi tercer deseo, casi unido al anterior, consiste en que la reforma no se
“burocratice”, esto es, que no se anquilose en las manos de sus operadores corporativos, según rutinas
que, seguramente, creará, sino que, por lo contrario, traslade sus posibles beneficios a quienes cualquier
reforma legal debe ir destinada, a los ciudadanos y habitantes costarricenses, a los eventualmente
justiciables, en forma de una administración de justicia penal más humana, más personalizada y, en fin,
más equitativa y más “justa”, por una parte, y , por otra, continúe, en los ámbitos académicos y

8

9
profesionales, la tradición analítica y crítica que ya inauguró su predecesora y que, a juzgar por este
libro, parece continuar la reforma.
Un país no es más que su territorio, las personas que los habitan y sus instituciones sociales. La
belleza territorial de Costa Rica no corresponde que sea descubierta por mi aquí, a pesar de la enorme
cantidad de páginas que podría dedicar a ello. En cambio, por gracia de Dios o, mejor dicho, por
esfuerzo de sus habitantes, Costa Rica es el único país de América Latina cuya sociedad política confía
en su justicia institucionalizada y en sus juristas, al menos en una medida inconmesurablemente mayor
que aquella que se puede observar en los países hermanos, incluido el mío, o, si se quiere, el único país
en el cual ser juez o jurista es un motivo de distinción, que uno luce con orgullo y que no esconde. Esta
realidad representa un buen ejemplo de la valoración genérica, de la bondad de sus habitantes y de sus
instituciones, que, seguramente, puede extenderse a otras profesiones y actividades. Confío en que así
prosiga debido al esfuerzo renovado de todos sus habitantes, de sus juristas y de sus jueces: la reforma
de su sistema penal y este libro son un buen ejemplo de esa senda, y, a la vez, un buen motivo par
recordarla y renovar nuestra esperanza de vivir en un mundo más fraterno, más igualitario y más libre,
ideales aún vigentes a los cuales nunca terminaremos de aproximarnos y frente a los cuales, para decirlo
con una categoría penal, nos ubicamos en una “tentativa” permanente, como sucede con toda utopía
humana.

Julio B. J. Maier

9

10

INTRODUCCIÓN GENERAL

Como sabemos, Costa Rica acogió en 1973 un Código Procesal Penal inspirado totalmente en el
de la Provincia de Córdoba, Argentina, que habían elaborado los profesores Alfredo Velez Mariconde y
Sebastian Soler.
Gracias a ese texto legislativo y a la doctrina que lo inspiró se pudo implementar la oralidad en la
justicia penal costarricense, con todas sus implicaciones, así como también se establecieron la policía
judicial y el Ministerio Público como instituciones independientes del Poder Ejecutivo, pero adscritas al
Poder Judicial, y se fortaleció el Departamento de Defensa Pública.
Desde entonces rigen en la justicia penal patria una serie de principios básicos que han teñido el
procedimiento penal, como la publicidad, la inmediación, la contradicción, la libertad probatoria, la libre
apreciación de las pruebas, etc., y se fortalecieron el derecho de defensa, el contradictorio y la tutela de
los derechos fundamentales de los ciudadanos, entre otros aspectos básicos.
El 28 de marzo de 1996 la Asamblea Legislativa aprueba un nuevo Código Procesal Penal, que
aparece públicado en el Alcance N° 31 al Diario Oficial La Gaceta N° 106 del 4 de junio siguiente (ley
N° 7594 del 10 de abril de 1996), que entrará en vigencia el 1° de enero de 1998 en todo el territorio
nacional.
Podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que el nuevo texto viene a fortalecer la aplicación
práctica de los principios procesales ya adelantados en el anterior, de manera que forman parte de un
mismo proceso de reforma.
Los cambios más radicales respecto del sistema anterior se adoptan en la fase de investigación,
pues se elimina la instrucción formal y se le atribuye al Ministerio Público el deber de investigar todos
los hechos delictivos, bajo la supervisión de un juez de garantías denominado de la Etapa Preparatoria.
Al mismo tiempo se individualiza un procedimiento intermedio, como la etapa destinada a controlar la
actividad requirente del fiscal y la querella del ofendido, así como también para definir el rumbo del
proceso. Paralelamente se adoptan una serie de alternativas con el fin de diversificar las posibles

10

11
respuestas ante el conflicto penal, y se fortalece la participación de todos los protagonistas del mismo en
la búsqueda de una solución, a través de mecanismos como la conciliación, la reparación del daño en
delitos patrimoniales, la suspensión del proceso a prueba, el principio de oportunidad, el proceso
abreviado, etc. En especial debe mencionarse el repotenciamiento a la intervención de la víctima, la que
incluso asume un papel decisivo sobre el rumbo del proceso, y se le regresa la potestad de acusar en
delitos de acción pública.
Los fundamentos filosóficos y doctrinarios que sustentan la reforma, están vinculados con la
necesidad de humanizar y democratizar la administración de justicia penal. Las reformas procesales
ocurridas en los años setentas y ochentas en la mayoría de los países europeos que siguen una tradición
jurídica romano germánica (principalmente Alemania, Italia, Portugal, España) le sirven de fundamento
al nuevo código costarricense. El Código Procesal Penal Tipo para Iberoamérica también tuvo una gran
influencia en el nuevo texto costarricense, así como el Código Procesal Penal de Guatemala y el de
algunas provincias argentinas que han optado por el nuevo rumbo. Es importante mencionar que los
proyectos hasta ahora elaborados para El Salvador, Paraguay, Ecuador, y Bolivia, entre otros países
latinoamericanos, también fueron consultados por los miembros de la comisión redactora y sirvieron de
sustento para la redacción del nuestro.
De nuevo este nuevo código sale de la esfera judicial. La Corte Suprema de Justicia nombra una
comisión encargada de examinar la posible reforma al sistema de administración de justicia penal en
1992, coordinada por Daniel González Alvarez, Magistrado de la Corte Suprema de Justicia, e integrada
además por Fernando Cruz Castro, entonces Juez Superior Penal; Mario Houed Vega, Luis Paulino
Mora Mora, Alfonso Chaves Ramírez, Magistrados de la Corte Suprema de Justicia; Alvaro Ferrandino
Tacsan, Jefe del Departamento de Defensores Públicos, quien en ocasiones fue sustituido por la
licenciada Rosario Fernández Vindas; José María Tijerino Pacheco, entonces Fiscal General de la
República. A esta comisión se le adscribieron otras personas, entre los que deben mencionarse el
profesor Henry Issa El Khoury Jacob, de la Universidad de Costa Rica y en aquella fecha en
representación del Ministerio de Justicia, así como Sonia Navarro, en aquella fecha en representación del
Ilanud.-

11

12
En realidad la comisión recibió informes, estudios y propuestas de muchos otros funcionarios del
Poder Judicial (jueces, policias, fiscales, defensores, magistrados) y de otras instituciones vinculadas con
el sistema penal, como los Ministerios de Justicia y Seguridad, el Colegio de Abogados, la Facultad de
Derecho de la Universidad de Costa Rica, entre otras, así como de abogados litigantes, que sin duda
enriquecieron la discusión y el proyecto.
La Comisión tuvo sesiones de trabajo en 1992 y 1993, en las que participaron arduamente los
profesores Alberto Binder y Julio B.J. Maier, dando sugerencias que fueron determinantes para la
elaboración del proyecto. El doctor Fernando Cruz estuvo trabajando a tiempo completo por más de un
año en la elaboración del primer borrador del anteproyecto, con base en las sugerencias discutidas y
aprobadas en el seno de la Comisión. Posteriormente ese documento fue revisado por Daniel González y
el propio Fernando Cruz, hasta que finalmente en 1995 se integra un foro en el seno del Colegio de
Abogados, con la participación de Ministros de Estado, Diputados de la Asamblea Legislativa,
Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, profesores de la Universidad de Costa Rica,
representantes del Colegio de Abogados, del Colegio de Periodistas, así como de otros sectores
institucionales y de la comunidad, que impulsan el proceso de reforma.
Paralelamente la Asamblea Legislativa nombra una comisión especial dedicada a atender todos
los proyectos referidos al sistema penal que coordina la Diputada Carmen Valverde, bajo la presidencia
parlamentaria del Diputado Antonio Alvarez Desanti, quienes junto con otros diputados provocan un
impulso entre los distintos sectores involucrados en el proceso de reforma, con el fin de que ésta se
discuta y se apruebe.
Ya en ese año de 1995 los magistrados Daniel González y Luis Paulino Mora son separados de
su cargo con permiso de la Corte, para estudiar a tiempo completo el anteproyecto y sugerir una posible
redacción final, para lo cual se recluyen en la Base de la Guardia Civil situada en Murciélago,
Guanacaste.- De esta forma se publica en diciembre de 1995 el anteproyecto, con el fin de ser sometido
a discusión nacional.
En el seno de la Asamblea Legislativa, a principios de 1996, también se realizan importantísimos
foros de análisis y discusión sobre el anteproyecto, dirigidos por los Diputados Antonio Alvarez Desanti

12

13
y Carmen Valverde, a los cuales se integran diferentes funcionarios del Poder Judicial, del Ministerio de
Justicia, del Ministerio de Seguridad Pública, profesores de las universidades, abogados litigantes e
incluso profesionales de otras áreas vinculadas con el funcionamiento del sistema penal, y ciudadanos,
que le hacen importantes y muy significativas obervaciones al texto del anteproyecto, que luego son
tomadas muy en cuenta para la versión final.
Regresan al país Julio Maier y Alberto Binder, quienes se reunen con la Comisión redactora en
intensas sesiones de trabajo durante varios días, con el propósito de analizar las últimas observaciones
que éstos le hicieron al texto publicado, así como también analizar las sugerencias y ¿opiniones debatidas
en el foro nacional.
Posteriormente se continúa examinando el documento, y se realiza una profunda revisión global
del texto esta vez por parte de los magistrados Luis Paulino Mora Mora, Alfonso Chaves Ramírez y
Daniel González Alvarez, así como los jueces José Manuel Arroyo Gutiérrez y Francisco Dall’anesse
Ruiz. En esta labor son auxiliados por técnicos de la Asamblea Legislativa, y se recluyen fuera de San
José hasta aportar finalmente un texto que recoge las inquietudes manifestadas por distintos sectores
sobre el anteproyecto sometido a discusión pública.
Luego el texto es examinado en varias sesiones por los Magistrados de la Corte Suprema de
Justicia, los que deciden aprobarlo y someterlo a conocimiento de la Asamblea Legislativa. Finalmente la
comisión especial de Diputados nombrada para pronunciarse sobre las reformas penales, luego de
analizar e introducir algunos cambios al texto, emite dictamen afirmativo, hasta que el plenario lo
aprueba para convertirse en ley de la República luego de la sanción del Presidente de la República José
María Figueres Olsen y de su Ministra de Justicia Maureen Clarke Clarke.Cabe mencionar que desde años atrás se vienen realizando diversas actividades académicas de
estudio y discusión de las posibles reformas al sistema de administración de justicia penal costarricense,
con base en distintas propuestas concretas, y con sustento en las recomendaciones del Código Tipo y de
algunos proyectos de reforma del área latinoamericana. De esa manera se gestaron una gran cantidad de
conferencias, mesas redondas, clases, cursos, charlas, seminarios, y otros foros en diversas instancias,
tanto en la sede del Colegio de Abogados, como en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa

13

14
Rica y desde luego en la Escuela Judicial, así como también en otros lugares. Paralelamente se ha venido
escribiendo y publicando diversos trabajos de investigación sobre la reforma costarricense, por
intermedio de la Revista de la Asociación de Ciencias Penales, la Revista Judicial y la de Ciencias
Jurídicas, así como también se han publicado diversos libros, que han tenido incluso distribución más allá
de nuestras fronteras, dentro de los que cabe mencionar los editados por la Escuela Judicial.
Por otra parte fueron muchos los profesores e investigadores de diversos países los que vinieron
a Costa Rica a dar conferencias, impartir seminarios, brindar asesoría y realizar aportes para la reforma
del sistema procesal penal. Además de los profesores Alberto Binder y Julio B.J. Maier, y sin pretender
agotar la lista pueden mencionarse sólo a título de ejemplo a los profesores José Caffetara Nores, de
Córdoba, Argentina, quien vino a hablar sobre el principio de oportunidad que recoge la nueva ley; al
profesor Wolfgang Schöne, de la Universidad de Gotinga, Alemania, quien hizo importantes sugerencias
sobre todo el contenido del proyecto de Código Procesal Penal, y realizó diversos cursos; al profesor
Eberhard Struensee de la Universidad de Münster, Alemania y Magistrado Presidente de la Cámara
Penal Juvenil de esa ciudad; al profesor Winfried Hassemer, catedrático de derecho penal y derecho
procesal penal de la Universidad de Frankfurt am Main; al profesor Paul Wolf de la Universidad de
Frankfurt am Main; al profesor Juan Luis Gómez Colomer, de la Universidad Castellón Jaime I, España;
al profesor Vicente Gimeno Sendra del Tribunal Constitucional Español; al profesor Víctor Moreno
Catena, de la Universidad Carlos III de Madrid; al profesor Antonio González-Cuéllar García; a los
profesores italianos Gustavo Pancini, Andrea Castaldo, Piero Waltieri y Eduardo Rozo, todos de la
Universidad de Urbino, quienes impartieron cursos y mantuvieron contacto con nosotros sobre los
alcances de la reforma y sus implicaciones, entre muchos otros. Desde luego, los responsables del
contenido del Código siguen siendo la comision redactora y las autoridades que intervinieron en su
discusión y aprobación.
Podríamos afirmar que el nuevo Código es el producto de toda una generación de procesalistas
en materia penal, que a partir de la adopción del código cordobés ha desarrollado en Costa Rica una
práctica forense acompañada de investigación académica hasta simentar una base sólida que ha servido
de nutriente también para impulsar la reforma penal en otros países de la región latinoamericana.

14

15
Creemos que ese nuevo Código no constituye un fin en sí mismo, sino sólo un instrumento para
alcanzar determinados objetivos fundamentales, destinado a contribuir en la solución de los conflictos
más graves entre los ciudadanos, y de esa manera coadyuve a consolidar la paz social y el sistema
democrático. Como instrumento que es esperamos llegue a ser mejorado por esas nuevas generaciones
de jóvenes graduados y estudiosos del derecho procesal penal, y por la jurisprudencia que finalmente
interpretará sus normas y delimitará sus alcances.
En auxilio de esa labor presentamos a ustedes este libro, escrito por un grupo de costarricenses
entre los cuales se encuentran letrados de la Salas de Casación Penal y Civil; jueces superiores penales;
jueces superiores de casación; magistrados de la Corte Suprema de Justicia tanto de la Sala Penal como
de la Sala Constitucional; exministros de justicia; el Fiscal General de la República y exfiscales generales;
defensores públicos; el Jefe de la Defensa Pública; fiscales del Ministerio Público; profesores de diversas
universidades; la Decana de la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica; abogados
litigantes, en fin estudiosos y operadores del sistema penal que desde diversos ángulos enfocan distintos
aspectos del nuevo Código Procesal Penal con el fin de iniciar un debate que esperamos sea prolongado
y fructífero, dirigido no sólo a mostrar las nuevas instituciones adoptadas en el procedimiento penal,
sino también a suscitar discusión sobre su interpretación concreta.

D.G.
Octubre de 1996

15

LOS PRINCIPIOS PROCESALES 1 .1 I.

Carácter restrictivo de las medidas cautelares k. Objetividad.. 2.Única persecución.h.c..Principios que informan el Código Procesal Penal de 1998.Saneamiento de defectos formales..Celeridad procesal..- Independencia del juez. 5.. b....Juez natural d. i.Sistema mixto. a.1 A..a..- Solución del conflicto.Principio de legalidad.Bibiliografía.Estado de inocencia j... b) Sistema inquisitivo..Introducción.- e.6. (non bis in ídem). 1 .Los sistemas procesales através de la historia y los principios que les informan..Interpretación restrictiva de las normas que coarten la libertad personal o limiten un poder o derecho conferido a los sujetos del proceso c. 3.g..Los principios y garantías establecidos en el Código.Conclusiones.I.Los sistema procesales y nuestros códigos del presente siglo. LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES QUE INFORMAN EL CÓDIGO PROCESAL PENAL DE 1998 Luis Paulino Mora Mora Presidente Sala Constitucional Profesor del Posgrado en Ciencias Penales Universidad de Costa Rica Sumario: 1.ll.. 4. Inviolabilidad de la defensa.. f..El Colegio de jueces.. Sistema acusatorio.

Fundamentos. Tomo I. en lugar de considerarse predicadores sociales o dictadores morales con autoridad. las decisiones judiciales valdrían más por su humanidad. en la que ya aparece un poder político central. 1981. La evolución de la organización social puede clasificarse en tres periodos fundamentales: la sociedad primitiva. Derecho procesal penal. para reconocer una mayor participación de los interesados. 2 Cfr.. o servidores de la autoridad constituida. incluso por fuera de los protagonistas que la ley establece. Llerner Editories Asociados. en la segunda es el Estado el que toma para sí el ejercicio de la acción y persecución penal. edición. observan fielmente el rol social que les corresponde cumplir. 1966. modestia y necesidad que por la autoridad de las que están revestidas. pags 471 y ss. Julio B. que se inicia en el siglo XVIII. se reforman los principios en que se fundamentó la inquisición.J. Buenos Aires. se le somete a una serie de restricciones en procura de proteger a los individuos de la centralización de poder que le caracteriza y se establecen sistemas racionales de solución de los conflictos que la vida en comunidad produce. especialmente el que toca al derecho penal. solucionar los conflictos que se producen en el seno social conforme a ciertas ideas fundamentales de las que informa el orden jurídico. comprendiendo la falibilidad de su tarea en relación con el fin utópico que ella tiende a realizar y el drama humano que se esconde tras todo conflicto. En la primera de esas etapas el poder penal le pertenece al ofendido y su tribu. ¡Cuánto más se hace necesaria esa forma de ver las cosas durante el transcurso de un procedimiento penal cuando se parte de la base de que el imputado es inocente y no puede ser sometido a una pena hasta que el juicio definitivo sobre la cuestión planteada lo declare culpable y lo someta a una pena!. resguardándoseles a la vez frente al poder transferido a las autoridades en que se manifiesta el Estado2.1 "Si los jueces. 1 Maier. Buenos Aires. 1 . Julio B.r.1 1 . Cuestiones Fundamentales sobre la libertad del imputado y su situación en el Proceso Penal. Maier. con claro contenido inquisitivo.l. página 10. la sociedad culturalmente evolucionada. y en la tercera. al que ahora denominamos Estado y la sociedad moderna en la que sin desconocerse la existencia del Estado.Introducción. 2a. en la que se desconoció la idea de un poder central y los seres humanos que la conformaron estaban organizados con base a grupos parentales.J. Editores del Puerto s.

Pérez Palma. sobre toda la comunidad. puede también utilizarlo para sojuzgar a los disidentes e imponer la voluntad. En razón de que los jueces no se encuentran presentes en el lugar del suceso al momento en que éste ocurre. si les cabe o no responsabilidad por su actuar y en su caso. editor y distribuidor. en nuestro círculo de cultura la solución de esos conflictos es tarea adjudicada principalmente a los tribunales de justicia. A efecto de que esa investigación se realice con un orden preestablecido. que le permite ejercer un importante control sobre la comunidad. Pág. más que del individuo3. en la que se reconozcan determinados derechos a los interesados en el esclarecimiento de lo acontecido. establecer quién o quiénes fueron sus autores. de los que ejercen el poder. para que pueda juzgarlo. Fundamentos Constitucionales del Procedimiento Penal. resulta indispensable realizar una investigación para averiguar la forma en que la conducta se desarrolló y los medios de convicción que la pueden demostrar. cuál es la pena a imponer. Edición de 1980. 3 2 . cuando el interés individual fue el que tuvo prevalencia. Rafael. Ese traslado alteró los principios que informaron inicialmente el procedimiento de investigación de los hechos delictivos. al Estado. es que se ha diseñado un procedimiento a seguir. que lo constituye el conjunto de normas que regulan la actividad de los entes públicos y las partes que intervienen en la investigación de un hecho delictivo.2 Al trasladarse el poder penal del individuo o su grupo parental. Cfr. pues reprimir la acción contraria al derecho resulto ser una actividad propia de la sociedad. México. por medio de la solución de los conflictos del grupo de individuos sobre los cuales ejerce su poder y para ello puede utilizar el poder penal. se plantea un grave problema. pues se le confiere con ello un gran poder. al que hemos dado en llamar procedimiento penal. Si bien el Estado debe procurar la paz social. Legitimado el Estado para que se haga cargo del sistema de solución de los conflictos con un sustrato penal. a efecto de trasladar al conocimiento del juzgador la información necesaria sobre el acto. Cárdenas. xiii.

El procedimiento de investigación de los hechos delictivos se ha decantado poco a poco en el desenvolvimiento de la historia. se le ha sometido a una serie de limitaciones. esos principios son claramente diferenciables. según la mayor o menor importancia que se le de a determinados principios y su puridad sistemática. Es a la Revolución Francesa y a los pensadores que le dieron el sustento doctrinario. Argentina. Buenos Aires. Ediciones De Palma.Zafffaroni. pág. 168.Los sistemas procesales através de la historia y los principios que les informan. 4 Véase. para que la investigación de los delitos se realice con respeto a determinados intereses de los involucrados en la investigación y el poder penal no se convierta en un instrumento de sometimiento político4. 1986. en: acusatorio. Diversas son las formas en que se ha diseñado ese procedimiento. Eugenio Raúl “Sistemas penales y derechos humanos en América Latina”. Sin desconocer como efectivo el criterio de Zaffaroni sobre lo inexacto de la clasificación tradicional de los sistemas procesales en acusatorio. reconociendo cada vez más derechos a los involucrados -no sin algunos retrocesos-. Véase. Julio B. 2. Maier.3 A efecto de que el poder estatal en materia penal no se revierta en contra de los ciudadanos. la historia nos demuestra cómo los principios que informan la investigación han cambiado según sean las ideas que dan base a los sistemas políticos imperantes en una determinada comunidad. según sea el fin que se le señale al procedimiento. ob. 473. inquisitivo y mixto. pues en realidad todos presentan algún grado de mixtura 5..cit. Informe final. pág. inquisitivo y mixto. 5 3 . a quienes se les reconoce la paternidad del movimiento social que mayor influencia ha tenido en el acuñado de los principios básicos en que se basa el procedimiento penal moderno.J.. Se acostumbra clasificar los sistemas. es lo cierto que ella nos sirve para dejar de manifiesto las ideas principales que caracterizan a cada uno de esos sistemas. pues al obedecer a ideas filosófico-políticas diferentes..

Es incuestionable. pues las pruebas y en algunos casos el pronunciamiento. 4 . pues el acusado debe conocer detalladamente los hechos por los cuales se le somete a juicio. ella resulta indispensable para que se inicie el proceso. en donde la libertad y la dignidad del ciudadano. veremos luego que la pasividad del juez es otra característica del sistema. Tanto en Grecia como en Roma la oralidad es consustancial al proceso. que existe una gran relación entre las ideas políticas propias de una sociedad y el sistema que utiliza para juzgar a quienes se les atribuye la comisión de hechos delictivos. Sistema acusatorio. la publicidad y el contradictorio. por ello le resulta imposible actuar de oficio. además no es posible rever lo resuelto. es por ello que tanto frente al Areópago como ante el Senado se hicieran de viva voz los planteamientos y de la misma forma se resolvieran los asuntos llevados a su conocimiento. no quedan asentados por escrito.ocupan lugar preferente en la protección brindada por el ordenamiento jurídico.4 a). La oralidad y el hecho de no existir otro ente superior que revisara lo resuelto.no me refiero a quienes no tenían esta categoría. conlleva a que la instancia única sea otra de las características propias del sistema. En general. limitándose a oírlas. sus raíces las encontramos en la Grecia democrática y la Roma republicana. Al confrontar este sistema con el inquisitivo veremos como en el acusatorio el Juez debe ocupar un puesto más pasivo en el desarrollo de la contienda judicial. necesariamente fue la oral. de cualquier ciudadano. excitación que puede proceder cuando se trata de delitos públicos. El sistema acusatorio resulta propio de regímenes liberales. al igual que a los testigos y presenciar el recibo de las otras pruebas necesarias para demostrar el suceso fáctico en examen. el Tribunal se involucra poco con las tesis de una u otra de las partes. así nos lo enseña el estudio histórico del procedimiento penal. debe necesariamente ser legalmente excitada su actuación. El nombre del sistema se justifica por la importancia que en él adquiere la acusación. sobre la representación del pueblo que juzga. la forma de expresión dominada por toda la gente. no existe otra instancia. Otros principios importantes de este sistema son la oralidad. dado que la escritura no había alcanzado el desarrollo y utilización que más tarde lograría. lo que le permite lograr mayor imparcialidad frente a las partes.

en la que el acusador ocupó un importante papel. al que se le confirió la obligación de decidir la cuestión planteada.5 Fundamento importante del sistema es la división de funciones de los involucrados en el proceso. los que se ejecutan en lugares públicos. la desempeñó un ciudadano. La pasividad del juez conlleva a que las partes se desempeñen con amplia libertad. su competencia estaba directamente relacionada con el contenido de la acusación. esa función. como representante de los intereses de la ciudadanía. El tribunal fue constituido por asambleas del pueblo o jurados. no puede existir preeminencia alguna de una sobre otra y toda actuación debe tener una finalidad propia del procedimiento. Consecuencia directa de esa preeminencia de las partes. ella posibilita además la fiscalización del pueblo sobre la forma en que sus jueces administran justicia. la excepción. su libertad ambulatoria durante el proceso es la regla. de lo que se constituyó en garante. hace que la publicidad sea otra de las condiciones más señaladas del sistema. aún en relación con el acusado. con pleno respeto de los derechos de las partes. es el plano de igualdad en que deben desempeñar sus actuaciones. en relación con los delitos que interesan a la comunidad. Para posibilitar ese plano de igualdad. 5 . para aportarle argumentos y probanzas que permitan mejor resolver. En los regímenes políticos democráticos se deben utilizar sistemas procesales en los que se aplican la mayoría de los principios que informan este sistema. la prisión preventiva. Las tesis encontradas de las partes permiten una mejor búsqueda de la verdad real de lo acontecido. es por ello que el contradictorio adquiere marcada importancia. El acusador inicialmente siempre lo fue el ofendido. la defensa tenía reconocido su derecho a oponerse a la acusación y debía ser tratada en un plano de igualdad frente al titular de la acusación y el tribunal. por posibilitar en mayor medida el respeto a los derechos de los ciudadanos y porque el pueblo tiene una mayor injerencia en la administración de justicia. Al desarrollarse el procedimiento con base a debates. luego al hacerse diferencia entre delitos públicos y privados.

6 La oralidad conlleva una notable ventaja para el sistema. en favor de una de las partes.. b.. Como era el pueblo o sus representantes los que juzgaban directamente. lo resuelto se ejecutaba de inmediato.. sin posibilidad de reconocer recurso alguno.el contradictorio. de ese peligro no está exento el sistema escrito. Bajo este sistema al procedimiento se le puede señalar como: oral. d... pues la comunidad tendrá mayor posibilidad de conocerlo directamente al tener que comparecer personalmente al debate.. 6 .. De lo dicho pueden señalarse como características principales de este sistema las siguientes: a. c. en las exposiciones de las partes.la decisión conforme a equidad y no a derecho. contradictorio y continuo y la prueba se valora de conformidad a la íntima convicción.la inmediación. los giros efectivos al exponer. pueden resultar o no ventaja..la íntima convicción como sistema de apreciación de la prueba.la igualdad de partes. sea sin que exista la obligación del juez de fundamentar su voto. g. h. la capacidad de argumentación puede constituir también una ventaja para el que escribe bien. Algunos ven en la oralidad un peligro para que las partes con facilidad de dicción puedan manipular con sus argumentaciones a los Jueces.la oralidad. f. i.. pero no debe desconocerse que ella también posibilita un mayor grado de estigmatización del reo. e. pero es lo cierto que los Jueces también desarrollan capacidades propias que les permiten separar.la pasividad del juez. sin ninguna razón jurídica. público..la instancia única.la existencia de una acusación.la publicidad. los argumentos valiosos de aquéllos planteamientos efectistas que sólo pretenden sensibilizarlos. j.

si lo que interesa es poder perseguir a los infieles. la que se desarrolló con la protección que le deparó a la instrucción el secreto del sumario. Al pueblo se margina de la administración de justicia.7 b) Sistema inquisitivo. no resulta indispensable que exista la denuncia del hecho. para lograrla se permite toda clase de excesos y aún la actuación de oficio. absolutistas y totalitarios. es la garantía de la imparcialidad y la búsqueda de la justicia. La utilización de este sistema es propio de regímenes despóticos. están sobradamente disminuidos.Contrario al anterior. No debía quedar ningún delito sin su correspondiente castigo. La búsqueda de la "verdad" se debe permitir no importa el procedimiento a utilizar. Al Juez se le erige en amo del procedimiento. esta función es llevada al ejercicio propio de magistrados que representan a Dios. Su verdadero desarrollo se dio bajo el alero de la Iglesia Católica. la publicidad y el contradictorio. que luchaba contra los infieles y de los Estados nacionales. lo que interesa en el sistema es la averiguación de la “verdad” y para ello procedía realizar los mayores esfuerzos. se le relaciona con la Roma imperial y el Derecho Canónico. por cruel o inhumano que fuere. expresión de la monarquía absoluta. al Monarca o al Emperador. En este sistema los derechos de las partes y en especial del imputado. el imputado antes que parte en la instructiva fue objeto de la investigación. con ella se cubre la identidad de quien comunica al investigador el hecho y si resulta necesario. el procedimiento se iniciaba de oficio y para el juez ello representó una obligación. La confesión pasó a ser la reina de las pruebas y para lograrla se podía utilizar cualquier medio.para poder inicial su actividad investigativa. La oralidad. este sistema se caracteriza por ser propio de ordenamientos políticos autoritarios. se permite 7 . no se avienen con este sistema y son sustituidos por la escritura. por lo que debe confiarse enteramente en ellos. Los principios que le informan son diametralmente opuestos a los propios del sistema acusatorio. la simple delación es suficiente. el secreto y la no contradicción. El inquisidor no necesitó ser excitado por un tercero -el acusador. Las partes vieron en él disminuidos sustancialmente sus derechos y participación en las actuaciones del procedimiento.

es su objeto.8 la actuación de oficio. del Monarca o del Emperador. pues siempre el Juez se 8 . ni el pueblo puede constituirse en garante de la administración de justicia. por ello la escritura sustituye a la oralidad. la investigación muchas veces se realiza de espaldas al imputado. el recibo de la prueba no amerita intervención alguna de la defensa. Si no le estaba permitido conocer el contenido del expediente. Pero aún al denunciante o acusador le estaba vedada cualquier actuación. El imputado no es un sujeto del proceso. menos podría ejercer los derechos propios de la defensa. es indispensable asentar en actas el dicho de los testigos y el resultado de las pruebas recibidas. madre a su vez de todas las pruebas. emitan conclusiones. La publicidad no es indispensable. de esa forma se garantiza que todo hecho sea investigado. el Juez sustituye al acusador y se constituye en “la garantía” del imputado. No resulta característica de este sistema el posibilitar el acceso al expediente. para corroborarlas en diversos momentos o valorarlas por diversos jueces. el expediente poco a poco se va completando. para que si lo tienen a bien. Conclusiones que no resultan indispensables para resolver. el sistema no puede ser contradictorio. Durante la instrucción. una vez recopilada toda la prueba se le confiere audiencia a las partes. pero luego tendrán que referirse a ellas en sus alegatos previos a la resolución final y el procedimiento se desarrolla en varias instancias. Como no intervienen las partes en el recibo de las probanzas. sin importar que al sujeto que se le atribuye la comisión de la acción. El secreto adquiere importancia pues permite al inquisidor investigar sin los obstáculos que pueda interponer la defensa. Este sistema tiene un claro contenido persecutorio. La defensa pierde toda importancia. se constituye por el contrario en un estorbo. el instructor va dando a la encuesta el giro que estima corresponde. La fase de juicio resulta ser una mera formalidad. o las otras partes involucradas en el conflicto a resolver. de toda forma ésta se administra en nombre de Dios. es por ello que el contradictorio no puede desarrollarse. el imputado queda a merced de los poderes del instructor. etapa principal del proceso. al amparo del secreto se realizaron toda clase de excesos y aún se legitimó la tortura para arrancar la confesión. pueda o no tener conocimiento detallado sobre lo que se le imputa.

es este otro medio de control. Monarca. Indudablemente ello no es así. sino de poder y dominación. debía ser enviado en consulta. que también sirvió a la Corona Española para supervisar y mantener su influencia en las Colonias. se autoriza una audiencia oral para que las partes emitan sus conclusiones. con ello se dice se cumple con las exigencias propias de un sistema moderno de administración de justicia. La doble instancia es posible en este sistema y resulta una necesidad. pero no como expresión de un reconocimiento a un derecho fundamental. La actuación del juzgador en la valoración de la prueba tampoco tiene la misma amplitud que en el sistema a que nos referimos anteriormente -el acusatorio-. pues el que ejerciera o no su defensa no es requerimiento propio del sistema. pues si la justicia se administra en nombre de otro -Dios. nacen así los recursos. Los déspotas y tiranos que hemos tenido en todo el continente han encontrado en el sistema inquisitivo. un medio idóneo para doblegar al pueblo y postrar a los Órganos Jurisdiccionales.el verdadero titular de la función tiene que tener la posibilidad de revisar lo que en su nombre se ha hecho y ello es factible pues todo lo actuado consta en un expediente.9 pronunciará aunque aquéllas no se presenten. Emperador. 9 . esa mala copia de un debate no es sino otro de los muchos engaños que se le han hecho a nuestros pueblos. al Juez se le dan reglas expresas sobre la forma en que debe realizar esa valoración. la pruebas son tasadas en su valor y el juez debe ajustarse a lo que el derecho le manda a ese respecto. A la persona que se le juzgaba no se le comunicaba previamente sobre cuál era la acción que motivaba su vinculación con el proceso. Como la justicia era delegada. En algunos ordenamientos latinoamericanos en los que el Código Procesal Penal sigue los lineamientos de este sistema. si el asunto no era recurrido. lo resuelto debe ser revisado por quien delega. para evitar que adquieran en toda su dimensión los derechos por los que tanta sangre se ha derramado.

encargado de representar los intereses del soberano. con preeminencia del juez sobre ellos. hizo que las actuaciones se debieran asentar en actas y estas compilar en un expediente. son: a.secreto del proceso.juez activo. se pronunciara sobre la actuación del inferior. Las características principales del sistema inquisitivo. por haber sido sustituido por el modo de juzgar ideado por el iluminismo y la Revolución Francesa. que según algunos necesitan nuestras comunidades y que el reconocimiento de los derechos fundamentales de los procesados evita lograr.10 El sistema permitió la actividad de un procurador.. b... pues las actuaciones se podían desarrollar sin sucesión de continuidad. ni aquél tuvo nunca la función de un verdadero acusador.desequilibrio de partes en el proceso. 10 . como su extinción. Como los criterios a seguir para la solución del asunto planteado correspondían al monarca.. en el que el valor de los elementos de convicción era dado previamente y la valoración realizada en el caso concreto podía ser revisada por el superior de quien juzgó. pues la aplicación de varios de sus principios llega hasta nuestros días y nuestras comunidades dejan ver una clara inclinación a aceptar algunas de sus expresiones. d. era el quien debía señalar la forma en que se valoraría la prueba. para que el superior. pues la necesidad de revisar el procedimiento y sus resultados. pero ello no modificó en nada la actuación de los jueces. ahora justificadas por la necesidad de “seguridad ciudadana”. el sistema de íntima convicción fue sustituido por el de prueba tasada. La escritura también permitió la justicia delegada y el retardo del fallo. c. pero la realidad es que no se puede ignorar que el inquisitivo ha demostrado ser un sistema de alta aceptación y arraigo. La oralidad propia del procedimiento acusatorio fue sustituida por la escritura. Se señala al siglo XIII como el correspondiente al nacimiento del sistema y el XVIII. dado que quien recibió la prueba no siempre correspondía a quien debía resolver. por medio de los recursos o en consulta.proceso iniciado de oficio. lo que también afectó la inmediatez.

pues toma contacto directo con las partes y la prueba y dirige el procedimiento. 11 . la instructoria y la de juicio. motivó al legislador napoleónico para que dedicase sus mayores esfuerzos para encontrar un procedimiento que con aplicación de lo mejor de los anteriores. g. f.justicia delegada. j. c). pero fueron las voces que desde principios del Siglo XVIII se alzaron en contra del desconocimiento de derechos que el sistema inquisitivo conlleva. h. i. En 1808 se sanciona el Código de Instrucción Criminal...11 e. d) separación de funciones del acusador..prueba tasada. el instructor y el juzgador. en el que se ponen en práctica esas ideas de conjunción que dan base al procedimiento que se ha conocido como mixto y cuyas principales características son: a) separación de la instrucción en dos etapas. por el desconocimiento de esos derechos ciudadanos. c) valor preparatorio de la instrucción. las que crearon el ambiente necesario para que el cambio se produjera. que entra a regir a partir de 1811. se constituyera en un medio eficaz para la represión de los delitos.privacidad del proceso.- reconocimiento a los recursos para posibilitar la fiscalización de quien delega. f) el juez no es un mero espectador de la contienda. e) garantía de inviolabilidad de la defensa. b) preponderancia de la escritura en la primera etapa y de la oralidad en la segunda.. sin desconocimiento de los derechos del ciudadano.decisión conforme a derecho..Sistema mixto. Su nacimiento se relaciona con la época post-revolución francesa.no contradicción. la aplicación del derecho por los delegados. El desprestigio del sistema inquisitivo..

el juicio a tribunales. según lo dispuesto en el artículo 352. según sea la etapa procesal. La instrucción es encargada a un juez unipersonal. 6 7 El Código de Procedimientos Penales que entró en vigencia el 1o. ya sea en escabinados o jurados. sólo resulta indispensable señalar que si bien es cierto en éste se mantiene la instructiva y en ella prevalece la escritura. no es posible asimilar ésta etapa al procedimiento inquisitivo.12 g) se elimina la doble instancia. A la instrucción tienen acceso pleno todas las partes y a ellas les está autorizada su intervención en las diligencias probatorias. circunstancia que se pretende superar en el CPP de 1998. El desarrollo que ya se hizo del contenido de cada una de las características y principios de los sistemas. ni en ninguno que tenga como fuente el de Córdoba-Argentina en la versión que dio base al nuestro. El juez.su dominio sobre la actividad procesal es mayor que la dispuesta en la ley 6 en la segunda etapa -de juicio-. pues la instrucción en el sistema mixto no se inicia de oficio. Estimo que ello es así en nuestro país en virtud del rechazo que desde hace varias décadas se manifiesta en el costarricense por los tribunales conformados por no profesionales. posibilitándose la revisión de lo resuelto mediante el recurso de casación. generalmente colegiados y la casación a un tribunal colegiado que actúa en procura del respeto al derecho. de julio de 1975. además todo lo actuado en la instrucción Señalo que me refiero a la participación del juez. Es al Ministerio Público a quien corresponde la función acusadora en los delitos de acción pública y de acción pública perseguibles a instancia privada. en la primera -por obedecer a criterios inquisitivos. tendrá una mayor o mejor capacidad de moldear el procedimiento. que exige que los miembros del tribunal sean los últimos que pregunten a testigos y peritos. releva de hacerlo nuevamente en atención al sistema mixto. según lo dispuesto en la ley. 12 . El sistema acepta la participación popular en la conformación del tribunal. requiere de una excitación del órgano jurisdiccional que al propio tiempo sirve al imputado para adquirir conocimiento sobre los hechos que se le atribuyen y así plantear la defensa. participación que no es reconocida en el código de procedimientos penales vigente en Costa Rica7. pues la cultura inquisitiva en que se han formado nuestros jueces les lleva a tomar una posición preponderante en esta etapa procesal.

terminando por sentar reglas generales de aplicación a todos los procesos. Clariá Olmedo. “entre las que consigna el derecho que concede a los delincuentes de rendir o presentar pruebas en cualquier estado de la causa y en cualquier instancia. Daniel y Arroyo Gutiérrez. González Alvarez. puede consultarse: Maier. Editorial Costa Rica. Córdoba-Argentina..A. Jorge A. IlANUD. 1190. Julio B. de 1836. Historia del Derecho. 8 13 . no obstante que en el cabildo josefino del 30 de octubre del año “primero de nuestra libertad.Los sistema procesales y nuestros códigos procedimiento penal. Al aprobarse el Pacto Social Fundamental Interino de Costa Rica. 1968.. Sobre las características fundamentales de los sistemas procesales que se han presentado en la historia de la humanidad. donde se envuelve el juicio penal ordinario y sumario. Siendo Jefe del Estado el licenciado Braulio Carrillo. José Manuel. y ordenándolo la visita domiciliaria a las cárceles. para la Confederación de Perú y Bolivia. el 1o. se dispuso que una asamblea especial podía dictar leyes. Editories. Guier. págs. Tomo I. ob.13 sólo tiene valor preparatorio en relación con el juicio. cit. 159 ss. San José. Ediar S. creando el jurado para los delitos de imprenta..J. San José. Segunda Parte. 1991. “Tratado de derecho procesal penal”. siempre que estuviera de acuerdo con el pacto y la Constitución Española y leyes vigentes. La legislación española continuó en vigencia durante los primeros años de nuestra vida independiente. apunta Jorge Enrique Guier 9: “el libro tercero al proceso penal. 443ss. págs. Jorge Enrique. 9 Cfr. 3. Nociones fundamentales. se elaboró el que luego se llamó “Código General”. de diciembre de 1821. se dispusiera que cada pueblo costarricense volvía “a su estado natural de libertad e independencia y al uso de los primitivos derechos”. etapa ésta en la que debe reproducirse totalmente la prueba que ha de servir al juzgador para resolver el asunto8. Sobre el libro tercero de este Código. penal y procesal y que tuvo como fuente de inspiración el Código General del Doctor San Cruz. . “Los principios del sistema procesal penal mixto moderno”. por comprender las materias civil. pág. con tal que ellas no interrumpan el curso legal del juicio”. Costa Rica.

el Ministerio Público y el indiciado y sus personeros legales.. sus descendientes o sus hermanos legítimos o naturales. 2. 3.El incapaz. Para este efecto dictará auto cabeza de proceso. 5o. 4. por avisos confidenciales.El que sea civil o criminalmente responsable del delito o cuasidelito de que proviene. dispuso el artículo 170 del ordenamiento en comentario. contra sus cónyuges.El que haya sido condenado por el delito de perjurio o falso testimonio. mientras el juez no Dispuso este artículo: “ARTÍCULO 9o. 6. Pueden sin embargo. ordenando practicar las diligencias necesarias para la comprobación del hecho o hechos respectivos.. tan demandada en la actualidad.... con las excepciones dispuestas en el artículo 9o. señalándose cómo se ejerce la acción por delitos de acción pública por las personas mayores de veintiún años. es lo cierto que durante su vigencia lo que prevaleció fue la iniciación de oficio de las instructivas. las personas indicadas en los incisos 2o. con lo que decayó el interés de las partes por hacer valer sus derechos en el proceso.. El sumario es privado. 11 14 . de claro corte inquisitivo. instruir sumaria de oficio. llegue a conocimiento del juez la perpetración de un hecho punible de los que dan lugar a la acción pública. 4o. ofendido o denunciante. idiotez. el Código de Carrillo fue sustituido por el ordenamiento procesal de 1910. sus apoderados. sus ascendientes.El que estuviere cumpliendo condena de inhabilitación para el ejercicio de derechos políticos o de inhabilitación o suspensión para el ejercicio de cargos u oficios públicos. mandará sin más trámite. redactado bajo la influencia -al igual que la mayoría de los códigos de la América colonizada por los españoles..No pueden ejercer la acción pública penal: 1.. autorizada en el artículo 16411.14 En sus aspectos procesales penales. en el que la figura del juez dominó todo el procedimiento. 10. con excepción de la posibilidad de ser visto por el acusador. imbecilidad u otro motivo. ya sustituida por la Ley de enjuiciamiento criminal de 1882 cuando se le tomó como base del señalado Código. por pública voz o por otro conducto cualquiera. con ausencia casi absoluta del reconocimiento efectivo a la participación de los otros actores del proceso. del Código de 1910 se regula lo referente a “las acciones que nacen de los hechos punibles” y las “reglas relativas a su ejercicio”. por locura.de la legislación española de 1870.El que hubiere sido condenado en sentencia firme por calumniador.. 5. 10 Dispuso así el señalado artículo: “ARTÍCULO 164. No obstante que en los artículos del 1o. al 27. y 6o.El que se encontrare procesado con auto motivado de prisión o sufriendo una condena.pues la autorizada participación no se traducía en un efectivo reconocimiento de esos derechos.Siempre que por impresión personal.. ejercer la acción penal por delitos cometidos contra ellos.

pues -por el contrario.”. y sólo si del todo no sabía el por qué se le indagaba. por el contrario la confesión sin una duda dentro del sumario resultabla ser una atenuante de responsabilidad. quien debía declarar bajo promesa de decir verdad (artículo 250). así se dispuso en el artículo 517: “La confesión prueba plenamente contra quien la dé. dictado por el juez al finalizar la instrucción (artículo 375). la actuación siguiente fue la citación de partes para sentencia. se le informaba sobre algunas circunstancias que le orientaran. pero ella pudo ser recibida sin habérsele informado al reo o a indagado sobre el por qué de su vinculación procesal. que luego sería nuevamente reformado 15 . 11 inciso 9 del Código Penal de 1880. fue la base del plenario (378). art. (art.. La intervención del imputado en el proceso no era necesaria pues se permitió el juzgamiento en rebeldía (artículos 535 al 556). En 1937 la Comisión que redactó una reforma al Código de Procedimientos Civiles hizo lo propio en relación con el de procedimientos penales. circunstancia esta última que ocurrió como constante.”.. el que generalmente no se realizó. 28 inciso 9 del Código Penal de 1941 y. se le preguntaba “si sabe o presume la causa de su arresto. la confesión se constituye en la prueba por excelencia. Las partes no actuaban eficazmente en el proceso y el juez se constituyó en el verdadero artífice del mismo y sus fines..según lo reglado en el artículo 251. pues en el numeral 410 se permitió prescindir de él. al tomársele la primera declaración al inculpado. En esta etapa del proceso no se permitían debates y defensas (artículo 171) y las que pruebas que ofrecieran el indiciado o el Ministerio Público. El auto de prisión y enjuiciamiento. con el deber luego de declarar. cuando el reo hubiere confesado el delito y no alegare eximentes y ninguna de las partes pidiere la apertura a pruebas o cuando dentro de los tres días siguientes a la firmeza del enjuiciamiento no se ofrecieren pruebas. Al ser desarrollo de un sistema inquisitivo. razón por la que después de cerrado el sumario. pues su negativa a hacerlo se tomaba como indicio de culpabilidad..15 disppusiera lo contrario. sólo se recibirían “cuando el juez las creyere pertinentes”.

aunque de manera menos detallada. el Código Procesal Penal de 1998. “Derecho y Razón”. El conocimiento que todos los aplicadores del derecho tenemos en el país. a los contenidos en la Constitución Política y la Convención Americana sobre Al respecto puede consultarse Ferrajoli. una serie de derechos y garantías que luego el ordenamiento secundario no puede desconocer12. de 1939. Nuestra Constitución dedica el Título V a la especificación de los “Derechos y garantías individuales”. pues además de suprimir la figura del juez de instrucción. 12 16 . 1995. sobre los principios que dan base al sistema. Con el advenimiento. estructurado con base a una instrucción de corte inquisitiva y una etapa de juicio marcadamente acusatoria. estimo oportuno ocuparme. Fue el Código de Procedimiento Penal de Córdoba. págs.A. sin que en ambas reformas se cambiara el contenido inquisitivo de la normativa. teoría del garantismo penal. se han ido reconociendo en los ordenamientos constitucionales y en las declaraciones convencionales sobre derechos humanos. el Ministerio Público y constituye a la acusación como una garantía importante. encarga la investigación inicial al órgano requirente. El procedimiento con el que se pretende sustituir el vigente. El código que sustituyó al de 1910. Valladolid.16 en 1941 a efecto de adaptarlo a los innovaciones del Código Penal que se dictó en ese año. en su articulado. 4.. 851ss. el de 1975. que producirá sus efectos como ley de la República a partir del primero de enero de mil novecientos noventa y ocho se nutre de ideas propias del sistema que se ha dado en llamar acusatorio. Luigi. las citadas normativas son más específicas cuando a intereses de esa índole -la penalse refiere. Previo a referirme específicamente a los principios que desarrolla. Impresión Simancas Ediciones S. Por ser la materia penal la que más gravemente puede afectar esos derechos y garantías.PRINCIPIOS QUE INFORMAN EL CÓDIGO PROCESAL PENAL DE 1998. muestra una tendencia al sistema mixto. me autoriza para dejar de lado su desarrollo en este ensayo. en el siglo XVIII del Estado de Derecho. el que sirvió de base a la reforma. Editorial Trotta.

1054-94. de la Constitución Política por la democracia14 como el sistema político en que se organiza el Estado costarricense. 13 La Sala Constitucional ha señalado en innumerables resoluciones el deber de interpretar y aplicar las normas jurídicas de acuerdo a nuestro sistema político democrático. 1260-90. evitando distinciones arbitrarias. 7549-94. 1105-90. señaló que las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. 479-90. 2252-91. 15 16 La Sala Constitucional en la sentencia 0709-91. que son aplicables a nuestro país a la luz del artículo 48 de la Constitución Política que ha elevado todos los instrumentos internacionales sobre derechos humanos. dentro de la categoría o grupo que les corresponda. a rango constitucional los que deberán ser incorporados en la interpretación de la Constitución sobre todo en materia de derechos humanos. 14 El concepto de igualdad ha sido ampliamente desarrollado en la jurisprudencia constitucional que lo ha definido como: ". 7549-94. sin discriminaciones contrarias a su dignidad como ser humano. 4564-94. que en el proceso se le respeten sus derechos y que el sistema carcelario reúna condiciones dignas para la permanencia de los detenidos. Al respecto consideró: ". 1423-90. raza. 0709-91. ello conlleva a que todo el sistema normativo deba ser interpretado con aplicación de los principios que informan ese sistema de vida. 969-90. A manera de ejemplo ver sentencias: 0142-80. y nos permite diferenciar en los casos que no sea así.. Al optar el constituyente en el artículo 1o. Ver también sentencias: 5478-93. 1889-91. pues como se apuntó. 5226-94.las resoluciones números 663 CI (XXXIV) de 31 de julio de 1957.. por su sola condición de ser. es decir. 1993 de 12 de mayo de 1976. 138-93. "El principio de igualdad contenido en el artículo 33 de nuestra Constitución nos permite tratar como iguales a quienes se encuentren en circunstancias iguales o similares. porque el juicio acerca de la razonabilidad es lo que nos permite decidir si una desigualdad viola o no la Constitución." Estas normas son constantemente aplicadas en la jurisprudencia constitucional para vigilar el resguardo de los derechos fundamentales por parte del Estado. 1147-90. sin desconocer la importancia de la restante legislación internacional aplicable en el país. 0179-92. 1054-94. 2076 de 13 de mayo de 1977 y 1984/47 del 25 de mayo de 1984 que adoptaron las " Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos " adoptadas por el Consejo Económico y Social de la Organización de las Naciones Unidas.. es decir carentes de toda razonabilidad. 0199-89. 5751-93. independientemente de su origen nacional. 1877-90. 277-95.". 17 . 2298-92. 1739-92. 3464-93. 1148-90. lo que conlleva en el campo penal que a todos deba dársele un trato igual 15. sino únicamente verificar si el criterio de discriminación es o no razonable. Ver también sentencias: 1372-92. 6115-93. 1282-90. credo político o religioso. 088-92. son de aplicación directa y vinculante en nuestro país. también utiliza el concepto de democracia y sus implicaciones como parámetro de interpretación jurídica. 1440-92.17 Derechos Humanos13. No corresponde a los jueces juzgar el acierto o conveniencia de una determinada diferencia contenida en una norma. esa legislación es la que debe nutrir el desarrollo que luego se hace en la legislación secundaria. en el que los derechos reconocidos a las personas les deben ser respetados. 5179-95. 5478-93. 1261-90. la obligación de igualar a todas las personas afectadas por una medida. en circunstancias disímiles".16 Me ocuparé principalmente de la Convención por ser la más utilizada por nuestros tribunales. 980-91.

1562-93. en la medida en que otorguen mayores derechos o garantías a las personas. 67 a 88. según el marco de competencia que le fue acordado por ley. 1 y 2 de la Ley de la Jurisdicción Constitucional. debidamente aprobados por la Asamblea Legislativa. en consecuencia. en el cual debe entenderse que la "autoridad competente" es necesariamente la judicial y ordinaria. 2621-95. lo que conlleva que los jueces al resolver. La independencia del Poder Judicial y en consecuencia de sus jueces. Cada juez es soberano. Está garantizado en el artículo 35 de nuestra Constitución Política y se complementa con los artículos 9. La influencia del Derecho Internacional en la jurisdicción constitucional. los convenios internacionales y los concordatos. en el libro "La Jurisdicción Constitucional y su influencia en el Estado de Derecho". deben tener en consideración lo dispuesto en esos cuerpos normativos. tienen autoridad superior a las leyes y son parámetro de constitucionalidad17. 18 Este principio es conocido en la tradición anglo-americana como el "derecho al juez natural". 1996. Esta garantía conlleva que deban realizarse los mayores esfuerzos por sustituir los sistemas de organización vertical que padece la judicatura latinoamericana por otros de mayor respeto a la independencia funcional Ver arts. Nancy Hernández L. lo es respecto a la ley. por ser legislación propia. a ser juzgado por jueces independientes en relación con los restantes poderes del Estado. ello para garantizar a quien recurre a la jurisdicción -voluntariamente o a la fuerza. 10. legitimado por la interposición de un recurso. que única observancia obligatoria del juez. 18 El imputado tiene derecho. Costa Rica. y en su caso. 17 También la jurisprudencia constitucional ha señalado que la existencia de un órgano judicial independiente es esencial para el sistema democrático. Ver también sentencias 3435-92 y su aclaración 5759-93 según las cuales la Sala Constitucional decide reconocer expresamente un valor supra constitucional a los instrumentos de Derechos Humanos vigentes en Costa Rica. San José.18 Los tratados públicos. 19 18 . 765-94. 153. 152. 7 y 48 de la Constitución. 6829-93. pags. sin que ello se vea disminuido por el hecho de que el superior en grado pueda. en su función de administrar justicia.a dirimir sus conflictos. Editorial UNED. 1148-90. lo trato con mayor detalle en el artículo con ese nombre publicado con la Licda. 19 En relación con los jueces. se encuentra reconocida en los artículos 9 y 154 constitucionales. autorizada en la propia Constitución y en la Ley de la Jurisdicción Constitucional es la del Tribunal Supremo de Elecciones para el caso del contencioso electoral. no opera el principio de obediencia jerárquica que informa la actuación de los órganos del Estado en su función administrativa. Ver sentencias: 1739-92. de sus superiores del Poder Judicial y de toda otra influencia externa. 48 y 49 de los cuales se deriva la exclusividad y universalidad de la función jurisdiccional en manos de los tribunales dependientes del Poder Judicial. en el caso concreto a resolver. modificar lo resuelto. así como con el del artículo 39. La única excepción .

limitaciones y excepciones que no podrán ser de calibre tal que desconstitucionalicen la garantía. el legislador no es enteramente libre.libre de hacer su voluntad. 21 20 Ver arts. que las excepciones contenidas en la Ley. en este caso para incentivar una determinada actividad productiva (la empresarial) -mientras ejerza el cargo. tales derechos siguen siendo constitucionales. y cuáles no. En consecuencia. 19. en el artículo 19. absoluto. y que las posibles limitaciones habrían de tener carácter excepcional e interpretarse restrictivamente. Sobre este punto. todo dentro del marco de los artículos 68 y 50 de la Constitución Política. en materia de extranjeros las únicas excepciones posibles al principio de igualdad son las permitidas expresamente por la Constitución Política." 19 . sin que se pueda interpretar. la equiparación del ejercicio de los derechos de los nacionales y de los extranjeros. y se ha de respetar el contenido esencial del derecho de que se trate. Ver cita número 15.y. El poder soberano. si lo desnaturaliza y borra los perfiles con que está caracterizado" (ver sentencia No. el Tribunal Constitucional Español ha dicho que el artículo 13 de la Constitución Española. en aquellos derechos respecto a los cuales puedan establecerse limitaciones a su ejercicio por los extranjeros. el ejercicio de ciertos cargos públicos. Este último artículo. la discriminación laboral contenida en el artículo 68 Constitucional. que por sus actos pueda caberles (ver sentencia de la Sala Constitucional 1265-95) La aplicación de la ley debe ser con criterios que respeten la igualdad de las personas 20. la prohibición del ejercicio del sufragio. permite a las autoridades de Migración y Trabajo. penal o civil. en la medida que planifica la actividad laboral nacional. El hecho de que los jueces sean plenamente independientes no les excluye de la responsabilidad. que tendrán los mismos deberes y derechos individuales y sociales que los costarricenses. al establecer una preferencia del trabajador nacional sobre el extranjero. La restricción legal deja de estar amparada constitucionalmente si convierte el derecho proclamado en una pura apariencia de lo que es en realidad. al que se refiere la Procuraduría. este último en la medida que permite al Estado estimular ciertos sectores productivos del país en aras de organizar adecuadamente la producción. determinar cuáles extranjeros según su actividad laboral se pueden admitir como residentes en el país. como lo son a manera de ejemplo.19 de juez. especificándose en relación con los extranjeros. en principio. con la mejor doctrina habría que presumir. En consecuencia. En el artículo 33 de la Constitución se garantiza el principio de que todos somos iguales frente a la ley y no podrá hacerse discriminación alguna contraria a la dignidad humana. no supone que se haya querido desconstitucionalizar la posesión jurídica de los extranjeros. que dice: La frase "con las excepciones y limitaciones que esta Constitución y las Leyes establecen". sino que tiene sus límites en la propia Constitución. contenidas en el artículo 19. 21 La frase "con las limitaciones y excepciones que la Constitución y las leyes establezcan" ya ha sido interpretada por la jurisprudencia constitucional en la sentencia 1282-90. permite hacer diferencias entre nacionales y extranjeros. relativo a los derechos y libertades públicas. propias de las diferencias lógicas existentes. 115/1987). "Antes bien. ya garantizados a nivel constitucional a los extranjeros. por supuesto. con las limitaciones y excepciones que la Constitución y las leyes establezcan. la prohibición de intervenir en los asuntos políticos del país. no siendo el legislador -ni el político. no es entonces. si lo desvirtúa de forma que lo hace inaprehensible. y por supuesto. La preferencia de "Ejecutivos de Empresas" que establece el artículo impugnado no es entonces inconstitucional. 33 y 68 de la Constitución. pueden ser tales que impliquen una desconstitucionalización de los derechos. al decir "en los términos que establezcan los tratados y la ley".

Brasil. Las excepciones a la libertad sólo pueden regularse en la propia constitución y la ley. la prisión preventiva. 22 Ver arts. pero en todo caso deberá ser puesto a la orden de juez competente en el término de cuarenta y ocho horas. que debe ser acordada. "Principio pro-libertate y proceso penal en el marco constitucional publicada por el Instituto Brasileño de Derecho Procesal Penal y el Departamento de Derecho Procesal Penal de Sao Pablo. cuando para los intereses del proceso sea absolutamente necesario 24 20 . Si la autoriza el citado artículo 37. necesariamente debe estar debidamente regulada y su afectación sólo debe darse por excepción. al igual que sus excepciones23. cuando la detención provisional ya no tenga ninguna razón de ser. 37 y 39 de la Constitución. objetivamente señalados y debidamente fundamentados. En principio todos debemos gozar de libertad ambulatoria en el territorio nacional. la detención de los delincuentes sorprendidos in fraganti. ello hace que no resulte inconstitucional por estimarla contraria a lo reglado en el 39. a la prisión preventiva se le constituyó en medida cautelar o precautoria.La prisión preventiva se encuentra constitucionalmente aceptada en el artículo 37 de la Carta Fundamental.28. en los límites absolutamente indispensables para asegurar el descubrimiento de la verdad y la actuación de la ley. Ver también Mora Mora Luis Paulino. la que sólo podrá disponerse. según lo disponen los artículos 297 y siguientes del Código de Procedimientos Penales. para toda persona sometida a juicio. pues sólo por la existencia de una colisión de intereses -en aras de proteger la libertad del encausado y posibilitar la administración de justicia. para ello existen otras instituciones procesales.. por medio de la prisión preventiva. en el libro de Homenaje a la memoria del Profesor Alfredo BUZAID. ni para disponer la elevación a juicio. La prórroga extraordinaria es una de ellas. siempre y cuando se la utilice cuando sea indispensable a los fines propios del proceso. 20 y 28 de la Constitución. con carácter excepcional. del prófugo de la justicia y de quien se tenga indicio comprobado de haber cometido delito. por afectar un importante bien jurídico del individuo -su libertad-. no existieren elementos de convicción suficientes para sobreseer. relacionándolas-. El constituyente permitió la afectación de la libertad de los encausados. que la prisión preventiva sólo pueda acordarse cuando así lo exijan los intereses del proceso. de donde el juez deberá valorar en cada caso las circunstancias que puedan llevarle a concluir que debe tratar como excepcional la situación del encartado y someterlo a prisión preventiva. En fin. ya sea impidiendo la fuga del encausado o el éxito de la investigación. El Código Procesal Penal de 1998 regula en los artículos 238. ameritando ello que deba concluir cuando no resulte necesaria a los fines del proceso. relacionada directamente con el principio de inocencia contenido en el numeral 39 idem. 239. el carácter excepcional de la prisión preventiva. siempre y cuando ésta se utilice para los fines del proceso y bajo las siguientes consideraciones: " IIIo. imposibilitando la alteración u ocultación de la prueba. pero a efecto de garantizar la administración de justicia. pero al aceptar el principio de inocencia en el artículo 39.puede afectarse el estado de inocencia en el que se garantiza que sólo con base en un pronunciamiento judicial dictado con autoridad de cosa juzgada. que como todas las del mismo género es provisional.20 La libertad de las personas es garantía que figura en las señaladas constitucionalmente 22. Para adecuar la institución a las exigencias constitucionales. pueda afectarse la libertad. según los artículos 325 y 326 del Código de Procedimientos Penales procede cuando vencido el término ordinario de la instrucción. Otra lo es la excarcelación. 240. que garantiza el trato como inocente.24 Ver arts. Ver considerandos I a III de la sentencia 2175-96 de la Sala Constitucional 23 En la sentencia 1439-92 la Sala Constitucional se pronunció sobre la constitucionalidad de la prisión preventiva. se permite. ello tiene como consecuencia -cuando se interpretan ambas normas. aún de oficio. 241 y 243.

1269-95. 198. 4285-95. Ver también sentencias: 1620-93. 194. 0758-93. 27 Cuando se exijan formalidades especiales. 27 21 . al facultar a los señalados recurrir a ella. 189. sino también de su domicilio. 3308-94. garantía que luego desarrolla el artículo 205 del Código Procesal Penal de 1998. garantizado en nuestro medio por la propia constitución en su artículo 39.21 La intimidad de las personas está garantizada no sólo en su condición personal. el registro de vehículos. la interceptación y secuestro de comunicaciones y correspondencia y la clausura de locales. 190. 2432-95. el fiscal o la policía y el allanamiento y registro de morada. pues de lo contrario la diligencia puede ser anulada. por el juez únicamente. ascendientes. 4029-92. 26 La Sala ha sido muy rigurosa en cuanto al control de los requisitos legales del allanamiento y registro. el registro de vehículos por ejemplo. descendientes o parientes colaterales hasta el tercer grado inclusive de consanguinidad o afinidad. 3013-94. deben cumplirse. sin gozar de un marco de intimidad. se regule lo procedente en relación con la inspección corporal. su fundamento y alcances a la luz del derecho constitucional. la orden de secuestro de objetos relacionado con la comisión del hecho delictivo bajo investigación. según lo dispone el artículo 36 de la Constitución. 2266-94. 3195-95. dado que se le utiliza en una etapa procesal en que el indiciado cuenta a su favor con un estado de inocencia. 26 la requisa. así por ejemplo. 193. 25 En la sentencia 1428-96 de la Sala Constitucional. 2050-94. Sobre la materia ver sentencias: 0718-93. 3326-93." Ver también sentencia: 3095-95 de la Sala Constitucional. Sólo podrá ser realizada por la autoridad autorizada. ello no obsta para que en los artículos 188. medidas todas que deben ser acordadas. el allanamiento y registro de morada. ni contra su cónyuge. 201 y 202. por el juez. 23 y 24 de la Constitución. protegido de injerencias del Estado u otros ciudadanos. 5018-93 de la Sala Constitucional. se hace un desarrollo completo sobre las intervenciones corporales. con carácter excepcional y según lo requiera cada caso en particular.." (1261-90). Por ejemplo se ha dicho que la motivación del Juez para justificar su inasistencia al acto o la habilitación de horas es esencial para la validez del acto. Ver arts. 1607-93. Sobre el derecho a la intimidad: "En una democracia todo ciudadano tiene derecho a mantener reserva sobre ciertas actividades u opiniones suyas y obtener amparo legal para impedir que sean conocidas por otros. en especial cuando para conocerlas deban emplearse procedimientos clandestinos. resulta imposible o muy difícil convivir y desarrollar a plenitud los fines que una persona se propone. 1146-93 de la Sala Constitucional. 1316-94. 1620-93. 6073-93.. documentos privados y otras comunicaciones escritas 25. el allanamiento de otros locales. el allanamiento debe ser dispuesto en resolución que cumpla con las exigencias establecidas en el artículo 195 del Código. En materia penal nadie está obligado a declarar contra sí mismo..

311. para que se abstengan de declarar en contra del imputado 28. ya que están proscritos en nuestro ordenamiento. 172. así como al conviviente. incorporados luego por reforma legal al Código de Familia. Ver también sentencia 1414-94. 29 La garantía constitucional de justicia pronta y cumplida del artículo 41. con más de dos años de vida en común. formalidad que de no cumplirse conlleva que no pueda valorarse la declaración obtenida para fundar una decisión judicial. 1151-94 sobre los requisitos necesarios para tener como válida la unión de hecho. pues la simplificación del procedimiento tiende a que los asuntos sometidos a conocimiento de la jurisdicción. con lo que se pretende que los tribunales puedan dedicar el tiempo suficiente a las causas que así lo ameriten. 25. según se establece en el artículo 40 de la Constitución. El Código sigue la línea jurisprudencial definida por la Sala Constitucional en sus sentencias 2984-93. 23. en razón de así disponerlo el artículo 175 del Código. norma que también establece el deber de información al declarante. ni ser utilizada como presupuesto de ella. 30. pero sin menoscabo de garantías fundamentales. al regular la actividad procesal defectuosa y su valor. de derecho internacional o comunitario vigente en Costa Rica. 0242-92 de la Sala Constitucional. 29 22 . los casos que no ameritan la rigurosidad del procedimiento ordinario. cuando contraría disposiciones constitucionales. 282. o en el propio Código. 1259-95. sobre la facultad de abstención. En ella se citan toda la normativa internacional que regula la materia. 373). es un reconocimiento a criterios de razonabilidad en la utilización de los recursos materiales y humanos con que cuenta el sistema formal de administración de justicia. 2129-94. Sobre derecho de abstenerse a declarar en general puede verse sentencias 0637-94 y 1708-95 de la Sala Constitucional. Las múltiples formas en que el procedimiento puede concluir sin necesidad de la celebración de la audiencia oral (artículos 22. Las pruebas para que resulten válidas no pueden ser obtenidas mediante tratamiento cruel o degradante. pero al propio tiempo puedan resolver sin mayores dificultades procesales.22 parientes. 28 Ver sentencia número 3724-94 en el que se analizan supuestos actos de tortura cometidos por la policía judicial. también fue tomada en consideración al redactarse el Código en comentario. sean resueltos sin dilación injustificada.

autorizada en el artículo 36 del Código de 1998. Arts. La forma en que se regula esta institución no desconoce que en determinados casos la víctima puede ser nuevamente victimizada en el proceso de conciliación. en esta etapa se deben resolver todas las cuestiones que con el Código de 1975 se resolvían como cuestiones preliminares al inicio del debate. de incidencia en el caso. también es en esta etapa donde se resuelve sobre la admisión de la acusación o la querella. no están directamente relacionadas con la celebración de la audiencia. de la prueba ofrecida. Una institución que ya ha merecido serios cuestionamientos es la conciliación entre víctima e imputado. con la satisfacción de los intereses personales de los involucrados en el conflicto causado con la comisión del hecho. 310 al 323.por medio de sistemas informales de administración de justicia. los califica el constituyente. que en muchos casos dejan incólume la circunstancia propiciadora del desajuste de la relación social. al momento de resolverlo. Con lo anterior se trata de dar efectivo cumplimiento a la disposición constitucional contenida en el artículo 42 de la Carta Política. según lo concluyó la Sala Constitucional en fallo número 1887-90. sobre el caso concreto. lo que pretende en el fondo es que el juzgador no se encuentre comprometido con una tesis. conlleva a una separación absoluta del juez del procedimiento en relación con el encargado del juicio. que la imposición de una pena y el juzgamiento del causante del hecho. se deben resolver todas las cuestiones que. de esa manera al tribunal de juicio sólo le resta celebrar la audiencia. a efecto de que sea efectiva y únicamente la prueba que se recibe en la audiencia oral. en los delitos de acción privada.23 El procedimiento diseñado en el Código de 1998. 30 23 . para dirimir sus diferendos -patrimoniales. en relación con las faltas o contravenciones. En el procedimiento intermedio30. la que sea tomada en consideración para resolver el asunto. La conciliación reconoce que en una serie de delitos interesa más lograr la paz social. de acción pública a instancia privada y los que admitan la suspensión condicional de la pena. con lo que se le garantiza mayor independencia frente a lo planteado. sobre la procedencia de las excepciones planeadas. tácito reconocimiento de la facultad establecida en el artículo 43 de la Constitución del derecho acordado a las partes. éste llegará al debate sin conocimiento alguno del caso que deberá resolver. la que si bien es cierto sólo prohíbe la intervención de un mismo juez en diversas instancias para la decisión de un mismo punto.

en sustitución del ente público encargado de la acusación. cuando éste decida solicitar la aplicación de un criterio de oportunidad o el sobreseimiento (artículo 300 del Código de 1998). a garantías judiciales para ser juzgado (artículo 8o. el tribunal podrá solicitar el asesoramiento y el auxilio de personas o entidades especializadas para procurar acuerdos entre las partes en conflicto. 32 El derecho del inculpado a que se le Ya la Sala Constitucional en su sentencias 5751-93 y su adición 0609-I-95 había reconocido el derecho de la víctima a participar en el proceso en aras de garantizar el derecho constitucional de acceso a la justicia.1 de la Convención. a indemnización por condenatoria producida con error judicial (artículo 10). 31 La Convención Americana sobre Derechos Humanos reconoce una serie de derechos que luego deben ser desarrollados en la legislación interna. fiscal o de cualquier otro carácter. además. pues reconocen derechos que pueden resultar afectados al someterse a juicio a una persona. ante juez competente. en los cometidos en perjuicio de menores y en las agresiones domésticas. o instar a los interesados para que designen un amigable componedor. son normas convencionales que inciden directamente en el procedimiento penal. a la protección de la honra y dignidad (artículo 11) y a la protección de la familia (artículo 17).).24 por ello se dispone que para facilitar el acuerdo de las partes. 31 32 Sobre el derecho a ser juzgado por un juez imparcial ver desarrollo de "juez natural" en sentencia 1739-92 de la Sala Constitucional. al principio de legalidad y retroactividad (artículo 9o.). encuentra sustento en la garantía establecida en el artículo 8. 24 . Así el reconocimiento de la personalidad jurídica de toda persona (artículo 3o. pueda interpretarse como autorización para no ser aplicados por las autoridades de los Estados Partes. cuando se reconoce el derecho de las personas de dirimir sus conflictos de orden civil.). a la libertad personal (artículo 7o. independiente e imparcial. a la integridad personal (artículo 5o. es deber del tribunal no procurar la conciliación cuando tenga fundados motivos para estimar que alguno de los intervinientes no está en condiciones de igualdad para negociar o ha actuado bajo coacción o amenaza y en los delitos de carácter sexual. sin que el hecho de que no lo fueran. laboral.). sólo se podrá convocar a la audiencia de conciliación cuando lo soliciten expresamente la víctima o sus representantes legales.). El reconocimiento del derecho de la víctima para constituirse en querellante en el proceso.

020491. 33 Sobre el plazo razonable ver sentencias: 1655-94. también ha sido muy exigente la Sala. de interrogar a los testigos (inciso 2. 35 25 . desarrolla estas garantías y señala su forma de interpretación y aplicación dentro del espíritu mismo de la Convención y la Constitución Política. 7570-94.2. en lo que se refiere al carácter restrictivo de la prisión preventiva. la Convención. 1283-94. del citado articulo 8) y de ser asistido por defensor nombrado por él o por el Estado. Sobre el deber de fundamentación de la restricción de la libertad. 0952-90. la acusación formulada en su contra. 5758-95. aparte g) y de recurrir del fallo ante juez o tribunal superior (aparte h). 4145-95. así lo solicite al La sentencia 1739-92 conocida como la del "debido proceso". 0132-92. 3921-92. son reconocimientos que la Convención establece y que luego el Código ha debido desarrollar para dar cumplimiento al compromiso adquirido por el país en el ámbito internacional. la prohibición del encarcelamiento arbitrario. 33 Esas garantías al momento de ser aplicadas por los jueces deben serlo siguiendo los criterios propios de la Convención. la obligación de llevar al detenido ante autoridad judicial. 34 La Sala Constitucional en forma retierada ha señalado que la libertad personal sólo podrá restringirse de acuerdo con las disposiciones del Código y en los límites absolutamente indispensables para asegurar el descubrimiento de la verdad y la actuación de la ley. aparte f). 5758-95 de la Sala Constitucional. En el artículo 7. del citado artículo 8). 1000-92. 0002-90. caso de estimar necesario mantener la privación de libertad. sea de la forma en que de mejor forma se reconozcan (artículo 29 de la Convención). Ver a manera de ejemplo sentencias: 0009-89.a.b. 1032-92. de no declara en su contra (inciso 2. con caución o sin ella. 35 Dichos criterios fueron recogidos en el Código en los artículos 10 y 238. en forma detallada. de la Convención. para que el Fiscal.Sobre el carácter restrictivo de la prisión preventiva ver sentencias: 0805-90. en el artículo 235 respecto de la obligación de poner a la orden del Ministerio Público al detenido dentro de las veinticuatro horas contadas a partir de la captura. al disponer sobre la libertad personal establece una serie de principios que el Código también recogió: sobre el carácter restrictivo de la prisión preventiva. 619-92.25 comunique previamente a que rinda declaración indagatoria. si no comprende o habla el idioma nacional (inciso 2. máxime si se encuentra detenido o ser puesto en libertad. 2767-92. 1916-90.y e. al igual que el derecho a ser asistido por traductor o interprete. sin demora alguna y ser juzgado en un plazo razonable 34. si no lo nombrare dentro del plazo establecido por la ley (inciso 2.d. esta dispuesto en el artículo 8.

el favoritismo que atenta contra la justicia. Se pretende con la señalada autorización racionalizar el número de asuntos que deben ser conocidos por los tribunales. Libro segundo se trata toto lo relacionado con la duración del proceso. tema del que me ocuparé después). Esta selección se realiza sin criterios establecidos previamente.26 Juez dentro de ese plazo. por trato desigual. Según el sistema adoptado el Ministerio Público puede solicitar se prescinda de la 26 . que se limite a alguna o varias infracciones o a alguna de las personas que participaron en el hecho. total o parcialmente. no obstante que establece el deber del Ministerio Público de ejercer la acción penal pública en todos los casos en que sea procedente (artículo 22).para racionalizar el número de asuntos que ingresan a los tribunales. pero la realidad es que ello no siempre ocurre. El juzgamiento en un plazo razonable se dispone en el numeral 257 inciso c) del Código. la falta de transparencia en el sistema y aún la corrupción que puede esconderse detrás de los valores que se aplican para hacer la selección. (En el Capítulo VII del Título I. judiciales. en la misma norma le autoriza para que solicite al juez que se prescinda. cuando se de alguna de las circunstancias taxativamente establecidas en el citado artículo. de acusación. para dar cumplimiento a lo dispuesto sobre el particular en el artículo 37 de la Constitución Política (artículo 237). no respetuosos en la mayoría de los casos de valores jurídicos. plazo este que puede ser prorrogado si se dan las circunstancias establecidas en el artículo 258 siguiente. El aprobado Código de 1998. pues los recursos humanos y materiales con que se cuenta para investigar y juzgar los delitos no son lo suficiente para garantizar la investigación absoluta de todos los delitos que se comenten en una comunidad. lo que provoca disfunciones en el sistema. al acordar la finalización de la prisión preventiva cuando su duración exceda de doce meses. del CPP). de la persecución penal. La legislación vigente opta por el principio de legalidad al establecer la obligación del Ministerio Público de ejercer de oficio la acción pública al tener conocimiento de la comisión de un hecho delictivo (artículo 5o. la inseguridad que produce. pues en la práctica se emplean múltiples métodos -policiales. pero con aplicación de criterios establecidos por el legislador que obedecen a razones de política criminal.

Daniel. la descriminalización de hechos punibles. al igual que la justicia delegada. ha quedado al descubierto. 37 27 . características todas del sistema inquisitivo que aún perduran en nuestras organizaciones judiciales y que deben ser corregidas prontamente a efecto de que los Poderes Judiciales del continente recuperen el prestigio perdido frente a sus comunidades. Julio B. 836. por más esfuerzos que se han hecho por adaptarla a los requerimientos actuales. el entrabamiento de las formalidades judiciales. “La obligatoriedad de la acción en el proceso penal costarricense”. por ello se le conoce al principio como de oportunidad reglado. pero no puede hacerlo en todos los casos. Sobre el tema puede consultarse. ob.37 La reforma procesal penal que se ha desarrollado en América Latina en los últimos veinte años ha dejado en evidencia lo anacrónico de la organización judicial en el continente.pág. Debe reconocerse que fue diseñada para otra realidad político social y con fines diversos a los que le impone el ambiente democrático que dichosamente se vive nuevamente en la América al Sur del Río Bravo. como intento por evitar la aplicación del poder penal del Estado donde otras formas de reacción social pueden resultar eficaces y la eficiencia del sistema penal. Derecho procesal penal. contrario al utilitarismo y sentido común inglés y son dos los objetivos principales para la adopción del principio. según Maier36 esta opción obedece a lo arraigado que se encuentra el principio de legalidad en nuestro sistema de administración de justicia. la complicación innecesaria de los procedimientos. la verticalidad propia del sistema inquisitivo y de aplicación general en las anquilosadas organizaciones judiciales latinoamericanas. la dificultad de acceder a los órganos de justicia.cit. Editorial Colegio de Abogados. su rigidez no permite sacarle mayor provecho. González. Al refrescar la judicatura con los principios propios del sistema acusatorio. 1986.J. sino sólo en los señalados expresamente en la norma. en los que se reconoce como base fundamental la independencia funcional de los jueces. el poco compromiso de los jueces con el servicio público a su cargo. pues al desligarlo de hecho en los que no resulta indispensable su utilización. puede cumplir mejor su cometido en los que sí la amerita. Costa Rica. San José.27 persecución penal. 36 Ver Maier.

salvo cuando favorezcan al imputado”. 38 Cuando el Ministerio Público o el querellante." Ver también sentencias números: 0013-95. en la ampliación de la acusación. según lo autoriza el artículo 305 y durante el debate pueden también ampliarla mediante la inclusión de un hecho nuevo o una nueva circunstancia que no haya sido mencionada en la acusación o la querella y si ello modifica la calificación legal de la acción atribuida. mediante el cual se exige que la condenatoria sólo pueda fundamentarse en el reconocimiento de la existencia de los hechos contenidos en la acusación. base fundamental del ejercicio de la defensa. se deberá hacer la advertencia correspondiente y dar oportunidad al encausado para que declare sobre la ampliación y prepare su defensa (artículo 347). 321 y 341 del CPP 98). según corresponda. en su caso. señalando y justificando especialmente los medios de convicción en que se sustenta y los que desecha. 82 inciso d). Igualmente. se garantiza en el artículo 365 el principio de correlación entre acusación y sentencia. para ser informado y enterarse de los hechos que se le imputan (art. desde el momento mismo de su detención inicial. cuál es el hecho que se le atribuye. al recibírsele su declaración indagatoria.y sentencia. 333-95. duden sobre la forma en que efectivamente se ejecutó el hecho atribuido.. A efecto de proteger el derecho a la acusación. que tiene derecho a presentarse al Ministerio Público o el tribunal. . el funcionario que la reciba le comunicará. por la Policía Judicial. la obligación -por parte de los jueces. 28 . “La sentencia no podrá tener como acreditados otros hechos u otras circunstancias que los descritos en la acusación y la querella y. según se establece en el artículo 92 ejúsdem. 0481-95..de vigilancia de la buena fe y el correcto ejercicio 38 La sentencia 1739-92 señala que el derecho a la congruencia en la sentencia es un elemento integrante del debido proceso y la define así: "b) Es la correlación entre acusación. podrán formular una acusación alternativa o subsidiaria. detalladamente. es la fórmula utilizada en el citado artículo. en virtud de que ésta tiene que fundamentarse en los hechos discutidos y pruebas recibidas en el proceso. Una dimensión importante del principio de congruencia es además. pero en todo caso al imputado se le debe hacer de su conocimiento. La igualdad de las partes en el proceso se reconoce mediante el deber de lealtad (artículo 127). el Ministerio Público o los jueces. el de la circunstanciada motivación de la sentencia.28 La acusación es la base del juicio público (artículos 303. su calificación jurídica y un resumen del contenido de la prueba existente.

según lo dispone el artículo 330 del Código Procesal Penal de 1998. fotografía. en los casos taxativamente establecidos en el artículo 334 del Código Procesal Penal. ni la amplitud de la defensa. La audiencia es oral.la publicidad de éste en los distintos medios de comunicación. 39 Se establece una garantía a favor Sobre el tema ver sentencia: 5053-93: " IIo. La instrucción preparatoria estará a cargo del Ministerio Público. Vemos como en la nueva legislación se le pretende dar aplicación al principio propio del sistema acusatorio de la pasividad del juez. ni garantiza -en un sentido lato. pues el principio de publicidad en los términos 39 29 . de esa forma deben declarar el imputado y las demás personas que participen en ella (artículo 333) y sólo se permite la incorporación por lectura de documentos y pruebas. no implica. En el juicio la función principal del juez.El hecho de que el debate deba ser oral y público.de todas las partes. según lo dispone como un principio general el numeral 359 del Código de Procedimientos Penales. la función del juez en esta etapa es de garantía de los derechos de las partes y de cumplimiento de formalidades ordenadas en protección de derechos fundamentales. con el deber de los jueces de no coartar el ejercicio de la acusación. Las excepciones a la publicidad se regulan en ese mismo artículo y en el siguiente se establece el derecho de los medios de información colectiva para instalar en la sala de debates aparatos de grabación. cuando perjudique el desarrollo del debate o afecte alguno de los intereses que facultad que el juicio se realice privadamente. El juicio es público. es la de moderador de la discusión (artículo 335).en el proceso. bajo pena de nulidad. De igual forma se presentarán los alegatos de las partes (artículos 356 y 358) y se notificará la sentencia (artículo 364). normas en las que se reconoce la participación igualitaria de los legitimados para actuar en el proceso. bajo control jurisdiccional. permitiéndole con ello rescatar su independencia frente al hecho investigado y cumplir con su cometido de fiel garante de los derechos de las partes . además de la disciplinaria en relación con los asistentes a la audiencia. filmación u otros. como es el caso del allanamiento de morada (artículo 193). radiofonía.. en los actos que así lo requieran (artículo 62).29 de las facultades procesales (artículo 128) y la moderación en la conducción del debate (artículo 335). facultad que puede ser regulada por el juez. en resolución fundada. o la detención provisional del imputado (artículo 238).

5. sin que su negativa implique una violación -como ya se apuntó. decidir en que casos resulta apropiada esa transmisión y en cuales no. Por otra parte. que es también al juez a quien corresponde racionalizar el uso de la palabra durante el debate y cualquier inconformidad con la discreción de éste al respecto. a saber: el de revocatoria. como se acusa. ni al del debido proceso. el de apelación está autorizado contra las resoluciones de los tribunales del procedimiento preparatorio e intermedio.. ni restringe el conocimiento de ellos a un grupo reducido de personas. las determinaciones que tome el juzgador. Es al propio juez a quien corresponderá.- a. consiste en la posibilidad que tiene cualquier ciudadano. con lo que se cumple razonablemente con el principio de instancia única propio del sistema acusatorio. respecto a la difusión pública del debate.30 de los medios de comunicación de informar. Contra la sentencia definitiva dictada por el tribunal de juicio sólo cabe el recurso de casación (artículo 444).40 La importancia del principio justifica su ubicación como primero en el articulado del Código. ni atenta contra el debido proceso el hecho de que se impida la transmisión -ya sea en directo o diferido. de manera que. 2668-94. 0550-90." 40 Ver sentencias números: 5060-94. En la Constitución Política este principio se encuentra en la relación de los artículos 39 y 41. y del público a conocer. en un sentido u otro.por los medios de información colectiva de lo que acontece en la Sala de debate. La existencia de una sentencia de del citado artículo.Principio de legalidad. 6361-93. siempre que sean declaradas apelables. de estar presente en los actos procesales para los cuales el legislador no haya dispuesto el secreto. con arreglo a los intereses de las partes.al principio de defensa. pongan fin a la acción o imposibiliten que esta continúe (artículo 437). no están previstas por la norma mencionada. en su caso. La presencia ininterrumpida de los jueces y de los demás intervinientes necesarios en la audiencia. exigencia motivada en la inmediación. es dable señalar al petente. causen gravamen irreparable. característica importante del procedimiento acusatorio. se encuentra reconocida en el artículo 328 del Código Procesal Penal de 1998. 30 . que sólo puede limitar el juez por resolución fundada cuando pueda afectar el desarrollo del debate. exige que el juzgamiento de las personas se realice mediante procedimiento establecido con anterioridad. la reserva de casación y el propio recurso de casación. que no esté vinculado de una manera u otra al proceso.LOS PRINCIPIOS Y GARANTÍAS ESTABLECIDOS EN EL CÓDIGO.. la publicidad sólo garantiza que el debate sea presenciado por un número razonable de personas. conforme a la cabida que tenga el local en que el mismo se desarrolla. 6660-93 de la Sala Constitucional. puede ser impugnada en el propio debate mediante los recursos que la ley establece.

b. Al hacerse referencia en la norma a la observancia estricta de las garantías. 3265-95 de la Sala Constitucional. prueba que de conformidad a lo reglado en el párrafo segundo del artículo 1o. El reconocimiento de que no siempre las personas sometidas a proceso se mantienen ligadas a él. no obstante ello en el 37 siguiente se reconoce la posibilidad de detener a las personas. debiendo ejecutarse del modo que perjudique lo menos posible a los afectados. dictada como consecuencia de la realización de un juicio en el que se respeten todas las garantías establecidas para la protección de los derechos de las personas. facultades y derechos previstos para las personas. hace que en algunos casos se faculte la detención provisional del encausado.. con carácter de excepcional. por ejemplo la declaración lograda mediante tortura que favorece la tesis de la defensa del encausado. no obstante lo ilegítimo del medio empleado para lograrla. se reconoció que sólo en favor del imputado se puede reconocer validez a un acto realizado con inobservancia de una regla de garantía. 31 . como lo autoriza el artículo 238 del Código Procesal Penal de 1998.Todo hombre es libre en la República. atrae al Código los derechos y garantías de que se ha dado cuenta supra.Interpretación restrictiva41 de las normas que coarten la libertad personal o limiten un poder o derecho conferido a los sujetos del proceso.31 condena. establecidos en la Constitución Política y la legislación internacional sobre los derechos humanos vigente en Costa Rica. sanciona el artículo 20 de la Constitución Política. cuando exista en su contra un indicio comprobado de haber cometido delito. para respetar la garantía constitucional y lo dispuesto en el artículo 7o. Reconociéndose que con mayor regularidad que la deseable se irrespetan los derechos fundamentales de las personas en las investigaciones de los hechos delictivos. en espera de su finalización. de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. pero ello debe serlo. 1339-90. 41 Es de reconocer que en múltiples Ver sentencias 0005-89. es garantía reconocida en nuestro círculo de cultura. 1256-90. 0952-90. propia de sistemas democráticos. del Código tiene valor probatorio. “en los límites indispensables para asegurar el descubrimiento de la verdad y la actuación de la ley”.

como el adelantar el cumplimiento de una sentencia segura. 4424-95 de la Sala Constitucional. Sobre la existencia de estos tribunales puede consultarse Quirós V. tal ocurrió en un caso en que al haberse inhibido para conocer del asunto los Jueces Superiores. tribunal o juez especialmente nombrado para el caso. 1989. Los derechos de las partes no pueden coartarse con interpretaciones extensivas de las disposiciones legales que a ellos se refieren. 44 32 . no se podría interpretar que está imposibilitada de recurrir cuando si se constituyó en acusador. sino exclusivamente por los tribunales establecidos de acuerdo con esta Constitución. c. circunstancias que por si solas no reúnen las condiciones establecidas en los artículos 240 y 241 del Código para concluir que existe peligro de fuga42 o de obstaculización para la averiguación de la verdad sobre el hecho investigado. San José.. procurar por la seguridad del procesado. pues ello conlleva una interpretación extensiva en contra de sus intereses. “Nadie puede ser juzgado por comisión. Si a la víctima le está reconocido su derecho a ser informada de las resoluciones que pongan fin al procedimiento (artículo 71 CPP 98) y se le reconoce también el derecho a apelar la desestimación y el sobreseimiento definitivo. pero no puede negarse que en algunos casos la Corte Plena a nombrado tribunales para el caso concreto. Editorial Costa Rica.Juez natural.32 oportunidades las autoridades jurisdiccionales autorizan la detención provisional de los sometidos a juicio por otras razones. 42 43 Ver sentencia 7570-94. “Los tribunales de probidad y de sanciones inmediatas”. evitar escándalos probables. al no contarse con suplentes nombrados con anterioridad para conocer de un determinado asunto. Ver citas # 19 y 32. aunque no se hubiere constituido en querellante. Claudia.43En el artículo 35 constitucional se establece esta garantía fundamental.” La existencia de tribunales especiales es desconocida en nuestra patria desde el período post-revolución de 1948. cuando se constituyeron los Tribunales de sanciones inmediatas 44. por la gravedad del hecho cometido o lo alto de la pena a imponer.

de donde debe concluirse que si bien es posible 48 33 . que no lo puede ser de más de tres años como se presenta en el caso en examen. cumplida. no obstante posteriormente señaló que la razonabilidad del plazo Ver sobre el tema sentencias de la Sala Constitucional números: 6347-94. a qué tribunal corresponde el conocimiento de cada asunto. El sistema de administración de justicia debe ser lo suficientemente claro para que se pueda establecer. ni la Corte Interamericana de Derechos Humanos han tenido oportunidad de fijar el plazo que cumple con el requerimiento convencional. con rango superior a la ley (artículo 7° de la Constitución Política). 5516-93. norma que utiliza terminología propia de la Convención Americana sobre Derechos Humanos47. " La ineficiencia de un despacho judicial no puede ser excusa para la lesión a los derechos constitucionales de una persona. d..1 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. 7 inciso 5 de la CADH. teniendo así fijado.33 propietarios y suplentes del Tribunal de Puntarenas. sin margen de error. el Código de 1998 se dispone que “Toda persona tendrá derecho a una decisión judicial definitiva en un plazo razonable” 46. para establecer el derecho de las personas a una justicia sin dilaciones injustificadas." Sentencia 5216-94 de la Sala Constitucional. con las debidas garantías procesales y dentro de un plazo razonable.Celeridad procesal. en nuestro medio la Sala Constitucional señaló en sus inicios que un plazo razonable para ser oído en juicio no podía ser mayor a tres años48. otorga el derecho a toda persona a ser oída en juicio. 45 46 Ver cita número 34. desde el momento mismo en que la conducta delictiva se realiza. interesa ahora la primera exigencia -justicia pronta-. sin denegación y en estricta conformidad con la ley”. El quebranto de esta garantía produce la ineficacia del pronunciamiento condenatorio. Sentencia 0188-89 de la Sala Constitucional "Sin embargo el artículo 8. Ni la Comisión. 45 En el artículo 4. 47 Ver art. a quien corresponde conocer del caso como juez natural. se nombró a una defensora pública de San José y dos Fiscales que también se desempeñaban en esta Provincia. como jueces suplentes para que conocieran del asunto. La Constitución en su artículo 41 señala que la justicia en Costa Rica debe ser “pronta..

0823-90. pues con ello se le causa un notable perjuicio por un incumplimiento solo atribuible a las autoridades que deben dictar justicia pronta y cumplida (artículo 41 de la Constitución Política" Sentencia 153690 de la Sala Constitucional. para que formule la requisitoria en el plazo de diez días.0984-91. 49 y en cuanto a la prisión preventiva la Sala ha mantenido un estricto control sobre la razonabilidad del plazo y su fundamentación. otorga el derecho a toda persona a ser oída en juicio.- someter a restricciones al sujeto contra el que se sigue una causa penal. para que la investigación concluya en un plazo razonable. el que no podrá exceder de seis meses. caso contrario se declarará extinguida la acción penal. 0699-91. 50 34 . etc. respecto al deber de motivar la detención o la denegatoria de excarcelación ver a manera de ejemplo: 952-90. señalamos.50 El Magistrado Piza y yo.. Si no se concluye la investigación en el plazo señalado.. 1003-90. El capítulo VII. limitándole su libertad ambulatoria. e. de donde debe concluirse que si bien es posible someter a restricciones al sujeto contra el que se sigue una causa penal.1 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. con las debidas garantías procesales y dentro de un plazo razonable. Estos plazos se aumentan en el caso de que se aplique el procedimiento para asuntos de tramitación compleja (artículos 376 a 379). 0835-91. faculta al imputado para que pida al tribunal del procedimiento preparatorio que le fije término para que finalice la investigación. en voto de minoría. 1655-94 de la Sala Constitucional. número de imputados. pues con ello se le causa un notable perjuicio por un incumplimiento solo atribuible a las autoridades que deben dictar justicia pronta y cumplida (artículo 41 de la Constitución Política" Sin embargo el artículo 8.Independencia del juez. en un caso concreto. 1629-91 de la Sala Constitucional.34 estaría determinada por la complejidad de la causa. el que si se prolonga indebidamente. 0942-91. que no lo puede ser de más de tres años como se presenta en el caso en examen. no resulta factible mantener esas limitaciones por un período no razonable. que más de dieciocho meses en espera de juicio. limitándole su libertad ambulatoria. 49 En cuanto a la reforma del artículo 294 del Código de Procedimientos Penales y los 15 meses de prisión ver sentencias números 2577-93. era un plazo que incumplía los términos de la Convención. 0132-90. 0804-91. Título VI de la Parte General del Código (artículos 171 a 174) se dedica al control de la duración del proceso. 0345-90. 0984-91. el Tribunal debe poner el hecho en conocimiento del Fiscal General. 0204-91.. no resulta factible mantener esas limitaciones por un período no razonable. 0725-91. con rango superior a la ley (artículo 7° de la Constitución Política).

La independencia es una condición objetiva. cuando de administrar justicia se trata. se señala que los jueces sólo están sometidos a la Constitución. Talón de Aquiles de la Democracia. Deben prestar juramento de observar y cumplir esta Constitución y las leyes. La independencia de los jueces no les excluye de responsabilidad por su acción ilegítima o imprudente. interna o externa al Poder Judicial. reconocida en el ordenamiento jurídico. La norma se preocupa por establecer además la forma de proceder cuando se presente cualquier interferencia en el ejercicio de la judicatura. el Estado debe garantizarles condiciones que impidan sujeciones e intromisiones en su actuar 51. que posibilita a los jueces el ejercicio de su cargo sin interferencia alguna. págs. Guatemala 1966. señalándose además la prohibición para los otros órganos del Estado de arrogarse el conocimiento de las causas que se tramitan en los tribunales. en el caso concreto. debiendo por el contrario cumplir y hacer cumplir lo dispuesto por los jueces. reinterándose que en “su función de juzgar.” No se excluye la civil (Sala Constitucional sentencia 5981-95) En la administración de justicia no tiene aplicación el principio de obediencia jerárquica. En el artículo 5o.son simples depositarios de la autoridad y no pueden arrogarse facultades que la ley no les concede. 51 35 . Magna terra. del CPP 98. pues la propia Constitución se preocupa por señalar que los “funcionarios públicos -los jueces lo son. garantía que no se ve disminuida por el reconocimiento a la facultad de las partes de recurrir de Ver. 84 y 88. Barrientos Pellecer. todo juez es independiente.35 La independencia de los jueces tiene en nuestro medio garantía constitucional (artículos 9 y 154). el Derecho Internacional y Comunitario vigentes en Costa Rica y a la ley. aún frente a sus superiores. editores. los jueces son independientes de todos los miembros de los poderes del Estado. disponer la reapertura de las terminadas o interferir en el desarrollo del procedimiento. Los Poderes Judiciales. A efecto de que los jueces puedan cumplir cabalmente con su cometido. César. La acción para exigirles responsabilidad penal por sus actos es pública. Cada juez. encarna la jurisdicción y competencia en forma absoluta.

se quiere que los jueces realicen el mayor esfuerzo por dar contenido a 52 Art. 8. por lo que. el conflicto entre las partes quedó incólume. actuándose en muchos casos con menoscabo de sus derechos.h. pero ello no puede llevar a interpretar que igual proceder no es exigido en relación con los restantes intervinientes. las autoridades que intervienen están en la obligación de consignar no sólo las circunstancias perjudiciales para el imputado.Objetividad. Los jueces nos limitamos a conocer de la conducta atribuida. pues la acción del superior debe ser vista como una garantía 52 y no como una expresión de autoridad jerárquica. atribución y consecuencia penal de la acreditación de culpabilidad. 36 . es otra forma de garantizar el trato igual para las partes y el reconocimiento de sus derechos en el proceso. f.Solución del conflicto. sin adentrar en las causas que le motivaron. no obstante que el asunto llegó hasta la sentencia final..36 lo resuelto. El trato igual.2.La estructura del proceso no siempre esta diseñada para buscar una solución eficaz al conflicto social que en la mayoría de los casos subyace en el caso planteado ante los tribunales de justicia. pues los jueces no están autorizados para aplicar criterios discriminatorios en su actuar. es la regla que se garantiza con el principio de objetividad. de conformidad con los principios contenidos en las leyes.La obligación de objetividad dispuesta en el artículo 6 delCPP 98. de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. sino también las favorables a él. que en el procedimiento. Al disponerse en el artículo 7 del CPP 98 que: “Los tribunales deberán resolver el conflicto surgido a consecuencias del hecho.. Como el imputado siempre ha sido la parte menos favorecida en la investigación de los hechos delictivos. el legislador se preocupó por señalar en la norma en comentario. su demostración. g. no discriminatorio. en procura de contribuir a restaurar la armonía social entre sus protagonistas”. “deberán resolver con objetividad los asuntos sometidos a su conocimiento”.

sin dejar espacio al Fiscal y la Defensa para que formulen sus cuestiones desde el punto de vista que les interesa. para que buscándole solución al hecho que la desencadenó. se logre restablecer la armonía en el grupo social que se vio afectado con la comisión del hecho. los jueces. que la constitución de tribunales con varios jueces es una garantía más y por ello sus integrantes deben intervenir activamente en la deliberación y decisión. en determinados asuntos preestablecidos por el legislador. procura racionalizar sobradamente la intervención de las partes. Lo anterior motivó al legislador para señalar expresamente. Según ya se indicó con anterioridad.. no sólo debe darse entre las partes. evita las preguntas reiterantes. Es lastimoso constatar como se ha desvirtuado la confrontación en el procedimiento actualmente en vigencia. que tiene en ese principio uno de sus pilares fundamentales. el juez constituido en el diseñador del juicio oral. h.El colegio de jueces. confiándose sobradamente en la corrección y capacidad de los jueces. que como seres humanos se equivocan con frecuencia. cuando efectivamente se realiza. Se señaló al contradictorio como una de las formas que patrocinan la búsqueda de la verdad real sobre lo acontecido. pregunta en exceso a los declarantes. sino también entre los jueces encargados de resolver. su origen. Luego la deliberación. sin pensar que eventualmente al formularlas se pretende corroborar si efectivamente el testigo conoce lo declarado y no cae en contradicciones y concede poco tiempo para las conclusiones. en el artículo 8 del CPP 98.37 una de las finalidades del derecho. base de un procedimiento verdaderamente acusatorio. deben procurar la conciliación de las partes. lograr la normal convivencia de los seres humanos que se desarrollan en una determinada comunidad. ocupa poco tiempo. La discusión desde diferentes ángulos puede hacer brotar la verdad. El contradictorio. Todo ello atenta contra el contradictorio y en consecuencia contra una sana administración de justicia. 37 . en el mismo sentido deben tratar de establecer la motivación de la conducta delictiva.

un signo de asentimiento o una discusión intranscendente. pues frente al Estado y sus manifestaciones de poder es inocente. es por ello que las medidas cautelares que procedan en su contra deben ser aplicadas en forma restrictiva.. Ver aprte H) Fundamentar. 54 38 . estado que sólo decae ante la sentencia firme. 54 he aquí otra garantía propia del sistema republicano de administración de justicia.Estado de inocencia.53En el artículo 39 la Constitución Política reconoce al estado de inocencia como una garantía fundamental. que no permite tenerlo como culpable. ha contribuido a disminuir la importancia que debe dársele a la discusión. han resultado suficiente base para el dictado de una sentencia condenatoria. la interpretación de la legislación y la doctrina a aplicar y las razones que les llevaron a concluir conforme lo hicieron. expresión del contradictorio. no lo considere tal en sentencia debidamente fundamentada" Sentencia número 1261-90. La equivocada interpretación del acuerdo de Corte Plena en que se dispuso que en todo fallo se debe indicar cuál es el juez responsable de la redacción. La persecución penal se fundamenta en la sospecha de la comisión de un hecho delictivo y su atribución a una o varias personas.38 Una simple seña. razonar por qué. antes de que la autoridad jurisdiccional correspondiente. exponer. motivar. sin embargo el imputado mantiene su estado de inocencia durante todo el proceso. es decir justificar. La sentencia en que se fije la relación de culpabilidad del imputado con el hecho base de aquélla. debe ser debidamente fundamentada. i. que como se señaló es una garantía básica del sistema. 1423-95. de la Sala Constitucional se refiere al deber de fundamentar toda resolución procesal y a una sentencia motivada o a una sentencia justa. "Durante el proceso el encausado goza de un estado de inocencia. Ver en el mismo sentido: 1331-90. dictada por autoridad competente. 53 La sentencia 1739-92. Los jueces deben externar el iter lógico que emplearon para analizar la prueba en que se basa el fallo. en el sentido de que sólo a él compete la fundamentación del pronunciamiento. significa documentar la decisión en el caso concreto. 4269-95 de la Sala Constitucional. a ello se le conoce como motivación del pronunciamiento. en razón de ello el encausado no debe recibir trato de culpable durante el proceso.

la interpretación restrictiva de las facultades del juez para privar de la libertad al acusado. 0987-91: "Las limitaciones para el ejercicio de la defensa deben ser interpretadas restrictivamente. 305.56 En ningún caso se deben utilizar las medidas cautelares desnaturalizando su finalidad. 267. y la aplicación literal y aislada del artículo 297 del Código de Procedimientos Penales. 265. 106.. " Es parte de la jurisprudencia constante de esta Sala. En efecto. 303. ni se deben imponer aquellas que resulten de imposible cumplimiento para el afectado (artículo 245 CPP 98). garantizando los principios constitucionales de inocencia y de debido proceso. “en los límites indispensables para asegurar el descubrimiento de la verdad y la actuación de la ley”. 266. se indicó por qué las disposiciones legales que coarten la libertad de las personas deben ser interpretadas restrictivamente. De allí que la Sala Constitucional haya armonizado esas normas con el fin de ampliar la aplicación de los principios y valores constitucionales al proceso penal y haya restringido al máximo los criterios definidos en la ley para permitir la privación de la libertad durante el proceso penal. aduciendo la gravedad del delito cometido. 39 Constitución Política) los artículos 264 párrafo 2º. 267 párrafos 1º y 3º. 294. La medida cautelar de carácter personal de mayor utilización en nuestro medio es la prisión preventiva. pues en tanto los artículos 3. En el aprobado Código Procesal Penal se dispone que sea aplicada con criterios restrictivos. 304. sino de averiguar la verdad real. sino que están ausentes de sistematización. 306. Lo anterior hace que las medidas cautelares deban ser aplicadas según las necesidades propias del caso y en el límite necesario para garantizar el cumplimiento que se demanda del procesado y deben ser revisadas. las normas del Código de Procedimientos Penales sobre la materia.39 j. 302. sustituidas. 268. por ello cuando las presunciones que 55 Se mantiene el principio desarrollado en el artículo 3 del Código de Procedimientos de 1975. 56 39 . pues en el proceso penal no se trata de condenar al imputado. (arts. propenden hacia la protección de la libertad del individuo.. 297 párrafo 3º. Se indicó además que el estado de inocencia de que goza el imputado durante el proceso conlleva a que no pueda tratársele como culpable mientras una sentencia así no lo disponga." Sentencia número 0090-93. 299 y 300.-55 Al analizar el contenido del artículo 2 delCPP 98.Carácter restrictivo de las medidas cautelares. su uso o abuso encuentra respaldo en criterios inquisitivos muy propios de la judicatura latinoamericana. otorgan al juez facultades represivas contradictorias con las obligaciones descritas supra. 301. no sólo no tiene la redacción más feliz. 291 párrafo 3º. 298. cuando varíen las circunstancias que motivaron su imposición (artículo 254 CPP 98). modificadas o canceladas." Sobre el deber de motivar la privación de libertad ver también sentencia 4670-95 publicada en el Boletín # 30 de la Sala Constitucional. 297 párrafos 1º y 2º.

que cuando el artículo 42 de la Constitución habla de cosa juzgada.. Aceptar otra tesis. 7) "Nadie podrá ser juzgado ni sancionado por un delito por el cual haya sido ya condenado o absuelto por una sentencia firme de acuerdo con la ley y el procedimiento penal de cada país" y la Convención Americana de Derechos Humanos (artículo 8. propio del pensamiento penal liberal de un Estado democrático. opera desde antes de iniciarse el proceso penal. También reconocen esta garantía individual.40 motivan la imposición de la prisión preventiva puedan evitarse con la aplicación de otra medida menos gravosa. se pueda burlar el verdadero sentido de la garantía. 14. (non bis in ídem)Nace como una garantía de seguridad al individuo. garantías que se han incorporado al artículo 42 de nuestra Constitución. sino que el principio non bis in ídem. dos veces al peligro de pérdida de la vida o de algún miembro". no obstante la incorporación de estos instrumentos y la interpretación “pro libértate” nos obligan a considerar que la tutela de este principio se extiende también a hechos materiales y no sólo a la acción delictiva.deberá imponer ésta (artículo 244 CCP 98). implica reconocer que con el cambio de calificación jurídica del hecho.4): "El inculpado absuelto por una sentencia firme no podrá ser sometido a nuevo juicio por los mismos hechos". por el mismo delito. y en caso de que ya se hubiera iniciado. que son excepciones de previo y especial pronunciamiento. el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (artículo. el tribunal -aún de oficio.Única persecución. k. no es necesario esperar un pronunciamiento de fondo. y su influencia nos viene principalmente de la V enmienda de la Constitución de los Estados Unidos de NorteAmérica que dispone: "Nadie será sometido. Debe entenderse también -por las mismas razones-. Originalmente nuestra Constitución no habla de hechos. sino de "hecho punible". para ponerle fin por medio de la interposición de las excepciones de litis pendencia o de la cosa juzgada. 40 . justamente para evitarlo. conforme a la reforma constitucional del artículo 48.

en su artículo 42 la extinción de la acción penal. no se limita a cubrir los casos a que se refiere el artículo 11. pero sólo a su favor. temas que no es propio comentar ahora por no estar 41 . la identidad de causa se refiere a un duplicidad o multiplicidad de procesos. En estos casos. Es importante aclarar que la revisión. con lo que se pretende evitar que no recaiga una duplicidad de sanciones en los casos en que exista identidad personal. sino un proceso a favor del condenado. sólo ampara a la persona juzgada y no posee efecto extensivo. el non bis in ídem. así como cualquiera otro de los casos en los que se extingue la acción penal ( ver artículo 30 CCP 98). para adecuar el texto a la intención de la Convención Americana.41 Esta garantía la tutela con claridad el nuevo Código en su artículo 11 al señalar: "Nadie podrá ser juzgado penalmente más de una vez por el mismo hecho". en el cual sí es posible revisar los mismos hechos. El requisito de la identidad personal. objetiva y de causa. la prohibición de la persecución penal múltiple no comprende los casos en los que el proceso anterior se haya suspendido en razón de un obstáculo formal para el ejercicio de la acción. por tener ambas rango superior a la ley. Por su parte. No siempre se pueden aplicar las reglas de identidad de persona. Según el Nuevo Código. lo que naturalmente no afecta la señalada garantía. donde se examina el mismo comportamiento atribuido a la misma persona. Se habla también de hecho en forma genérica. objeto y causa con absoluta facilidad y algunas excepciones autorizadas al principio pueden darse en determinados casos dada su naturaleza y complejidad. en aplicación directa del artículo 42 y las Convenciones Internacionales citadas. no es un recurso propiamente. sino también a aquellos en los cuales el Ministerio Público haya decidido ejercer la aplicación de un criterio de oportunidad. es decir al concepto de "juzgado". y la identidad objetiva se refiere a que la imputación tiene que ser idéntica y lo es cuando tiene por objeto el mismo comportamiento atribuido a la misma persona. El Nuevo Código establece como remedios procesales para invocar el principio. como correctamente la tutela el nuevo Código. y nada obsta para que se alegue la litis pendencia o cosa juzgada en forma independiente.

42 dentro de los propósitos de este trabajo. e). Inviolabilidad de la defensa. L. y de combatir sus argumentos y las pruebas de cargo. que. durante la cual. c). no deben en ningún caso tener acceso a él la parte acusadora ni las autoridades de investigación. ni utilizarse en modo alguno el aislamiento para debilitar la resistencia física o moral del imputado ni para obtener de él pruebas o declaraciones. f) y g) del párrafo 2°. mientras en cambio. de controlar la actividad de la parte o partes contrarias. con la sola excepción de la incomunicación legalmente decretada -conforme al artículo 44 de la Constitución-. ponderar en beneficio de la defensa misma. d). en su caso también proveído gratuitamente por el Estado -si lo estima necesario-. y de los párrafos 3° y 5° del artículo 8° de la Convención Americana. vele permanentemente por la garantía de sus derechos. y muy especialmente de los incisos a). La sentencia 1739-92 de la Sala Constitucional al desarrollar el debido proceso. el derecho irrestricto a comunicarse privadamente con su defensor. particularmente. recomendable consultar el desarrollo que hace Julio Maier en su libro “Derecho Procesal Penal” Tomo I. el derecho del reo a ser asistido por un traductor o interprete de su elección o gratuitamente proveído. analiza dentro de los derechos de audiencia y defensa. en forma extensiva el derecho de defensa en sí. sin perjuicio de su opción para defenderse personalmente. y siempre permitiéndole la garantía sucedánea del acceso a un defensor público. de traer al proceso toda prueba que consideren oportuna para respaldar su defensa. sin perjudicar aquéllos fines. de hacerse oír por el juez. no obstante. debe ser las mínimas indispensables para lograr el fin único de impedir que su comunicación se utilice para entorpecer la averiguación de la verdad. las restricciones necesarias que se impongan al acceso del acusado a su defensor. la concesión del tiempo y medios razonablemente necesarios para una 42 . el cual comprende: el derecho del imputado y su defensor de intervenir en el proceso y. También comprende según se desprende del artículo 39 de la Ley Fundamental. no obstante sobre el tema es. no obstante. derivada del derecho de defensa. así como por un defensor letrado.Se refiere en general a la defensa técnica efectiva. opción esta última que el juez debe.

el acceso irrestricto a las pruebas de cargo y la posibilidad de combatirlas. el derecho a un proceso público. asimismo. el encargado de custodiarlo transmitirá al tribunal las peticiones u observaciones que aquél formule. ejercido de hecho. Con las excepciones previstas en este Código. y el derecho a no ser obligado a declarar contra si mismo ni contra sus parientes inmediatos. 43 . el imputado tendrá derecho a intervenir en los actos procesales que incorporen elementos de prueba y a formular las peticiones u observaciones que considere oportunas. plena y eficazmente. al primero en virtud de su estado de inocencia hasta no haber sido condenado por sentencia firme. salvo excepciones muy calificadas.. cuando se perjudique el curso normal de los procedimientos. que el derecho de defensa debe ser no sólo formal. que los testimonios y dictámenes deben presentarse en presencia del imputado y su defensor. el derecho a hacer uso de todos los recursos legales o razonables de defensa. sin perjuicio de que la autoridad correspondiente ejerza el poder disciplinario. sin exponerse a sanción ni censura algunas por ese ejercicio. al segundo por su condición de instrumento legal y moral al servicio de la justicia. así como la necesidad de garantizar al imputado y a su defensor respeto. además. ni a confesarse culpable.43 adecuada preparación de la defensa. etc. lo cual debe necesariamente valorarse en cada caso atendida su complejidad. Cabe advertir. lo cual implica además. lo cual comporta. particularmente repreguntando y tachando o recusando a testigos y peritos. es decir. tutela expresamente la inviolabilidad de la defensa en su artículo 12 al señalar: " Es inviolable la defensa de cualquiera de las partes en el procedimiento. la persona del reo o la gravedad de los hechos que se le atribuyan. como aspecto de singular importancia. dentro de las doce horas siguientes a que se le presenten y le facilitará la comunicación con su defensor. así como a que las declaraciones que voluntariamente y sin coacción alguna rinda lo sean sin juramento y recibidas única y personalmente por el juez. Cuando el imputado esté privado de la libertad. sino también material. cualquiera que sea la causa que defienda. por lo menos salvo una absoluta imposibilidad material -como la muerte del testigo-. El Código de 1998. volumen.

352. 130. 180 a 184. el Derecho Internacional y el Comunitario vigentes en Costa Rica y esta ley".a advertir al detenido su derecho a ser asistido por un defensor de su confianza. y comprende los de individualizar al imputado. 178. la 44 . 122. 422 a 451. con la frase "toda autoridad". 100 a 110. fue sustituido en el Código recientemente aprobado. Es importante señalar que con la inclusión del párrafo final del artículo. deber del Ministerio Público.142. 247. 82 CPP 98-. con lo cual se incorpora de cierta forma la doctrina sentada en el famoso caso Miranda de la Corte Suprema de los Estados Unidos. describir detallada. a no declararse confeso. 239. 347. quedan obligados. 115. 88. y hacer una clara calificación legal del hecho. Algunos de los artículos del Código de 1998 que desarrollan o se relacionan con este principio son: 12. 346. 365. el Fiscal y el Juez -no exclusivamente. 134. ni de sus parientes según lo regula la Constitución. y señalar los fundamentos de derecho de la acusación y concreta pretensión punitiva. a no declarar en contra de sí mismo. 91 a 99. Es. 408. prevén la Constitución. 345. en esa condición. de éste y del juez. y. 126.44 Toda autoridad que intervenga en los actos iniciales de la investigación deberá velar porque el imputado conozca inmediatamente derechos que. aparte de las garantías tradicionalmente garantizadas en el Código de 1975. 168. 260. 85. 343. después. pues. Necesariamente debe cumplirse a favor de cualquiera que se pretenda someter a un proceso. El sistema de nulidades propio del Código de Procedimientos Penales de 1975. la Policía.El principio de justicia pronta y cumplida conlleva a evitar que la actividad procesal se vea afectada por desconocimiento de su validez. 261. precisa y claramente el hecho de que se le acusa.. aún inicialmente. 354. 363. Por su puesto que este derecho está íntimamente ligado con el derecho que tiene el acusado de conocer de qué se le acusa y cuáles son las pruebas que existen en su contra -ver art. 238.Saneamiento de defectos formales. fijándose como principio general. sin justificación en los fines del proceso. 82. Ll.175. 125.

y el de garantizar al imputado una efectiva defensa durante todo el proceso. en forma tal que se haga nugatoria la garantía de éstos. En efecto. el juez está en la obligación de superar el defecto.al imputado. los intereses del imputado estén representados por un profesional en derecho. en cambio en casación. no de obstaculizar el acceso a la justicia o el derecho de defensa. Basta la subsanación del defecto para verificar si efectivamente existe asistencia letrada -formalmente hablando. porque allí sí se estaría sacrificando la justicia por un mero formalismo. Caso contrario. es importante aclarar que estando en juego dos intereses: el de lograr la revisión de una sentencia condenatoria por parte de un superior. las primeras etapas del proceso.que garantice la amplia defensa de los derechos del imputado. pero en realidad. se concluye que efectivamente. Lo que sí resulta contrario a los intereses supra citados es no otorgar a la parte el derecho de subsanar el defecto en caso de omitirse el requisito de autenticación. rectificando el error o cumpliendo con el acto omitido (artículo 179 CPP 98)." 57 45 . En el nuevo ordenamiento no procede la solicitud de la nulidad de la actividad procesal realizada con inobservancia de las formas. debiéndose discutir la improcedencia de su utilización al recurrir del pronunciamiento. "Interpretándo la norma impugnada a la luz de estos principios. pues lo que se dispone es su incapacidad para fundamentar el fallo. de todos modos. Cuando el acto realizado defectuosamente pueda ser saneado. lo que exige una capacitación específica a efecto de hacerlo efectivo. radica en el interés. pues dada su tecnicidad no permitiría. que incluyen el de absolver al imputado en caso de duda o el de no admitir prueba espúrea o ilegítima. a un no letrado en la materia. no se discute directamente sobre los hechos. la verdadera intención del legislador al exigir la autenticación del escrito de interposición del recurso de casación por un abogado. el tecnisismo de los requisitos que exige el Código para este tipo de recurso requiere que en aras de una efectiva defensa. No obstante. tener alguna probabilidad razonable de lograr una efectiva defensa. aún de oficio. salvo que el defecto haya sido saneado de acuerdo con las normas que regulan la corrección de las actuaciones judiciales -artículo 175 CPP 98-. sino sobre el derecho aplicado. para fundamentar en ellos el fallo condenatorio. renovando el acto. Podría decirse que ello no es cierto porque el mismo legislador ha permitido que si el imputado lo desea y el juez lo acepta. éste se represente a sí mismo. no se estima que la frase " y por escrito autenticado" sea en sí mismo lesiva de derechos o principios constitucionales. la obligación de velar por los derechos del imputado y el valorar la prueba existente conforme a ciertos principios. Interpretado de esa forma. procedimiento que tiende a patrocinar la celeridad procesal. de no haberse redactado con asistencia letrada. no puede interpretarse el requisito de autenticación contenido en el artículo 477 citado. están diseñadas en una forma más flexible donde la participación del juez exige además. se prevenga la subsanación del defecto en un plazo razonable. 57 La sentencia 3321-93 de la Sala Constitucional es un ejemplo de formalismos que se pueden superar. los actos procesales cumplidos con inobservancia de las formas y condiciones previstas en la Constitución. sino en el de garantizar una defensa técnica -al menos formalmente.45 imposibilidad de ser valorados. es razonable que no se admita el recurso. En esas etapas se procura averiguar la verdad real de los hechos -campo en el que el imputado sí puede intervenir fácilmente-. La única interpretación que nos permite lograr el cumplimiento de ambos intereses en forma armónica es que en caso de omitirse la autenticación. en el Derecho Internacional o Comunitario vigentes en Costa Rica y en el Código. es decir.

en donde para hacerlo se deben cumplir con una serie de reglas y garantías acordadas en reconocimiento de la dignidad que posee todo ser humano y que el sistema es pródigo en reconocer. que pueden resultar eficaces para la investigación de los delitos.46 El criterio de la nulidad por la nulidad misma ha quedado plenamente superado. 6. La función jurisdiccional es determinante en la construcción y fortalecimiento de una democracia. pero por el irrespeto que conllevan a la dignidad de las personas a ellos sometidos. por irrespetar los derechos y garantías de los individuos. el acto consiguió su fin respecto de los interesados o si el defecto no afectó los derechos y las facultades de los intervinientes (artículo 177 CPP 98).. Con excepción de los defectos absolutos (artículo 178 CPP 98). principios y derechos.CONCLUSIONES. cuando quienes tengan derecho a impugnarlo hayan aceptado. el reconocimiento del defecto en la realización del acto procesal sólo debe ser acordado cuando al hacerlo se proteja un derecho fundamental del interesado. Las Constituciones y el Derecho Internacional de los Derechos Humanos se han preocupado por establecer una serie de garantías. depende 46 . los vicios procesales pueden ser convalidados cuando las partes o el Ministerio Público no hayan solicitado oportunamente su saneamiento.- La administración de justicia no es tarea fácil en una democracia. cualquiera sea la base con que se pretenda justificar su desconocimiento. los que deben serle respetados en toda circunstancia y con mayor razón cuando es el Estado quien puede conculcarlos. tal es el caso de la tortura y los tratos crueles o degradantes. mediante los cuales se pretende reconocer al ser humano su importancia primigenia en la creación. En una democracia existen métodos cuya validez probatoria es negada. si no obstante su irregularidad. La defensa de la Constitución y por ende de nuestro sistema democrático. expresa o tácitamente los efectos del acto. han sido excluidos como medios propios de investigación.

dotándolo de la objetividad necesaria para que actué como un contralor de derecho y no como un acusador imperfecto. 47 . en todo caso. habremos avanzado un paso más en el camino de un verdadero estado democrático moderno. por eso debemos participar en forma activa por la preservación de nuestro sistema democrático y de los principios que lo inspiran. El nuevo Código Procesal Penal que entrará en vigencia en 1998. por ser los llamados a interpretar y hacer valer la ley.47 en gran medida de los jueces. Si se logra el cometido. Somos los jueces quienes estamos llamados a constituirnos en garantes de las personas. del respeto que se le debe al cumplimiento de esos derechos y garantías. tiene como uno de sus fines principales devolverle al juez su función de garante de los valores que protege la Constitución.

1995 González Alvarez. San José. Clariá Olmedo. Quirós V.J. “Los principios del sistema procesal penal mixto moderno”. México. Derecho procesal penal. Jorge Enrique. Buenos Aires. “Sistemas penales y derechos humanos en América Latina”. Rafael. Córdoba-Argentina E.Zafffaroni. Maier. Claudia. Impresión Simancas Ediciones S. Editorial Colegio de Abogados. 1981. Fundamentos. Edición de 1980. 2a. San José. Magna terra. Llerner Editories Asociados. Tomo I. pags 471 y ss. San José. 1996. “Los tribunales de probidad y de sanciones inmediatas”. pags. Costa Rica. Segunda Parte. José Manuel. 1986 Ferrajoli. Los Poderes Judiciales. Luigi. Argentina.r. Tomo Y. teoría del garantismo penal. Cárdenas. César. 1991. Maier. página 10. Jorge A. edición. Julio B. editor y distribuidor. “Derecho y Razón”. Editorial Trotta. Talón de Aquiles de la Democracia. Editores del Puerto s. San José. Buenos Aires.l.J. González. 1968.48 7. Valladolid. “La obligatoriedad de la acción en el proceso penal costarricense”.BIBLIOGRAFÍA Barrientos Pellecer.R. Costa Rica.. Historia del Derecho. Editories. Nancy Hernández L. Daniel y Arroyo Gutiérrez. 1986 Guier. Julio B. Cuestiones Fundamentales sobre la libertad del imputado y su situación en el Proceso Penal. Fundamentos Constitucionales del Procedimiento Penal.A. Guatemala 1966. Pérez Palma. Costa Rica. 67 a 88 Editorial UNED. Ediciones De Palma. editores. “Tratado de derecho procesal penal”. Daniel. Informe final. Editorial Costa Rica. Ediar S. Buenos Aires.A. Editorial Costa Rica. San José. IlANUD. Nociones fundamentales. 1966. en el libro "La Jurisdicción Constitucional y su influencia en el Estado de Derecho". 1989 48 .

LA ACCIÓN PENAL 1 .1 II..

Ricardo Salas Porras Letrado de la Sala de Casación Penal Sumario: 1. LA QUERELLA PUBLICA. 3. Conceptualización. 1 . Antecedentes. 2. Facultades del querellante. 4.1 A. 5. La legitimidad del querellante en los delitos de acción pública. La formulación de la querella.

a saber los delitos contra el honor o la propaganda desleal. Lo que el nuevo Código Procesal Penal ha denominado querella y querellante público. la que dará la calificación que recibirá el sujeto actuante. acusador adhesivo. acción pública. acción pública sujeta a instancia privada. acción particular. asistente. la acción pública es la ejercida por un órgano estatal (llámese Fiscalía. en el caso del segundo. o querellante conjunto autónomo. o sencillamente querella. Por esto. se impone como imperativo de partida definir los rasgos que individualizan ambos elementos (la gestión y el gestionante). acción pública. De suerte que. la noción de la querella pública ha sido frecuente y largamente confundida con otro tipo de actos o gestiones. de igual manera. acusador particular. En el otro extremo. lo que ha redundado en la dificultad de un tratamiento unívoco en relación al fenómeno. entre otros. las voces más asociadas a esta problemática son los de acción privada. sencillamente querellante. depende el ejercicio de la acción penal (sea este de con criterio de oportunidad u obligatoriedad) y su cesación (sea esta controlable por el juez 1 . como son los hechos citados por el artículo 19 del Código Procesal Penal. acción pública adhesiva y acción popular. como se podrá ver. no todas esas nociones responden al mismo objeto.1 1. ha sido aludido por la doctrina u otras legislaciones de diversas formas. para rehuir equívocos. Tradicionalmente. será posible delinear las características del actuante. pues se estima que los intereses afectados son de índole individual. Es sabido que la acción privada es aquella ejercida por un particular ofendido o su representante. del cual depende enteramente su ejercicio o cesación del mismo. Por su parte y de modo similar. acusador privado. Indudablemente ambos conceptos pueden ser estudiados desde la perspectiva de la actividad desempeñada. establecida una cierta denominación para la actividad de contenido entendido. acusador conjunto. o Ministerio Público). Sin embargo. Procuraduría. del que. sin que el daño generado sea relevante para otras personas. por ejemplo. señalando las características compartidas y diferenciadoras de otros. o bien. en el caso de la primera. Conceptualización.

el querellante tampoco podrá hacerlo. En España. la protección de sus relaciones familiares o. sean o no ofendidos.2 o no). en el sentido de querer la persecución penal del hecho. aparecen otras intermedias o calificantes de aquellas. es revocable hasta antes de la apertura a juicio (artículo 17). a la valoración que del daño haga la damnificado en asuntos que lo consienten por su privacidad. Los ilícitos propios de este tipo de acción. entre otros. La acción pública adhesiva es la ejercida por el particular perjudicado con el delito. Por ende. es la ejercida por el órgano estatal en las mismas condiciones que la genérica acción pública. En estos casos. A esta categoría corresponde la mayoría de los delitos tipificados en la legislación nacional. los delitos que dan lugar a este tipo de acción están señalados en el artículo 18 del mismo código. Las legislaciones divergen en cuanto a los sucesos que puedan dar pie a una acción popular. La acción pública sujeta a instancia privada. con independencia de que el órgano fiscal lo haga o no. si este no acusa. en fin. el interés público en la averiguación o punición de la conducta. con tal de canalizar sus inquietudes y pretensiones sin disturbar el quehacer de los órganos representantes del interés público. En la legislación costarricense. la acción popular está concedida a todas las personas. a tenor de la nueva legislación. cede ante la voluntad de aquella o sus representantes. donde no se ha creído conveniente darle autonomía con respecto al órgano estatal. Finalmente. pero supeditada a la existencia o subsistencia de la acción llevada adelante por el órgano estatal. por ejemplo. así como la gran mayoría de los delitos por antonomasia imaginables. en razón de que su afectación perjudica la convivencia social más allá de los límites de la esfera del damnificado inmediato. con la singularidad de que su ejercicio requerirá de la denuncia o manifestación de voluntad de la víctima del ilícito o su representante. En medio de ambas figuras. en consideración al pudor de la víctima. tienen por dato caracterizante la lesión a intereses que el sistema jurídico ha juzgado como de necesaria salvaguarda. manifestación esta que. en cuanto a 2 . la acción popular es la ejercida por cualquier particular incluso no afectado directamente por el presunto hecho delictivo. Esta posición precaria de ofendido ha encontrado cabida en países como Portugal y Alemania.

Alberto. esta acción sólo se otorga en lo concerniente a hechos especialmente graves que dañen los cimientos básicos de la convivencia social o los intereses de un conglomerado indeterminado de personas. podría decirse de la querella pública que es la acción penal pública ejercida por el ofendido (lo que la diferencia de la acción popular) que no condiciona la intervención del Estado (lo que la diferencia de la acción privada o la pública sujeta a instancia privada. 1993. se muestra como Art. ni se ve condicionada por esta (lo que la diferencia de la acción pública adhesiva). el nuevo Código Procesal Penal introduce una modificación sustancial y relevante. mientras que en otros países. respecto a hechos perseguibles por el órgano estatal. dado que este es un “agente estatal”. p. en el ejercicio de su función o con ocasión de ella. la querella pública es la acción pública ejercida facultativamente por un particular. San José. Buenos Aires. 101 LECRIM.3 todos los delitos que no sean de acción privada1. “Introducción al Derecho Procesal Penal”. sí debe tener las mismas atribuciones. p. 1993. A diferencia de todas esas formas. según Juan GOMEZ COLOMER (“El Proceso Penal Español”. En ese aspecto. con relación al cual. el querellante público será la persona ofendida por el ilícito. si bien no nunca tendrá la misma fuerza.2 Esta figura. aclara Binder. aunque no lo hayan afectado directamente. sin perjuicio de las potestades del Ministerio Público. en la práctica la acción popular sólo se utiliza para grandes procesos. pero no sujeta a su intervención ni a la continuación de la misma. sean perpetrados por “funcionarios públicos que. 2 BINDER. hayan violado derechos humanos. IJSA. cuando se trate de delitos cometidos por funcionarios que han abusado de su cargo así como contra quienes cometen delitos que lesionan intereses difusos” (artículo 75). 307 1 3 . al permitir que cualquier ciudadano accione por actos que. denominada por algún sector de la doctrina como “querellante conjunto autónomo” (se ignora porqué “conjunto” si no necesariamente debe acusar junto al órgano fiscal). En consecuencia. al cual está subordinada su continuación. a la que la normativa le confiere la titularidad de la acción penal pública para su ejercicio autónomo. 49). Vale comentar que. Por consiguiente. que no obstante podría ser una paso previo a la querella pública). Editorial AD-HOC.

1989. vale comentar que tal régimen es el vigente en países que habitualmente son vistos como referencia por los operadores del derecho costarricenses. En Alemania. Así. Alfredo y otros. “Profili del Nuovo Codice di Procedura Penale”. De todos modos. 81 y 82 3 4 . o bien presentar memorias. 4 TIEDEMANN. atrayendo a sí modalidades intermedias como las del querella adhesiva. la ampliación de las posibilidades conferidas otorgadas a la víctima por el nuevo código en comparación de los anteriores. Editorial Ariel. p. acerca de las cuales el órgano destinatario no tiene el deber de pronunciarse5. esto es. por ejemplo.p. 1993. CEDAM. Barcelona.4 En Italia. A criterio de algún sector de la doctrina italiana. “Introducción al Derecho Penal y al Derecho Procesal Penal”. poder orientar al fiscal en sus indagaciones “para sugerirle la solicitud de incidentes probatorios o indicarle pruebas a recabar”. cuando esta tiene la posibilidad de constituirse en actor autónomo (privado o público). La cuestión no requiere de mayor explicación. representa una valorización de su aporte en la etapa de las investigaciones preliminares. pudiendo a lo sumo. según el numeral 408 solicitar al juez la denegatoria de la petición de archivo eventualmente planteada por el fiscal. en cuyo caso está sujeto al devenir del proceso y a la voluntad del órgano acusador. 177 5 GAITO. p. en el mejor de los casos. Padua. destinado a completarse con su En esa dirección se orientó el Código de Procedimientos Penales de Guatemala de 1992 (art. las atribuciones del ofendido son nulas o escasas y.4 la tendencia actualmente dominante3. 69). a menos que se constituya en actor civil. Klaus y otros. conforme al 153 y 172 StPO. el ofendido está irremisiblemente supeditado al accionar de la fiscalía. han sido atribuidas al ofendido facultades de petición. poco relevantes. donde el Código de Procedimientos puesto en vigencia en 1988. en los países en que rige el principio de monopolio estatal de la acción penal. si se toma en cuenta la experiencia de la regulación que al respecto fijó nuestro Código de Procedimientos Penales de 1973. 116) y el anteproyecto correspondiente al Paraguay (art. Ciertamente divergen en mucho las circunstancias en que se encuentra la víctima. en que el perjudicado carece de cualquier participación. en su artículo 90 mantiene con algunas modificaciones la corriente monopolizadora de la acción penal prescrita por sus predecesores de 1913 y 1930. a cuando carece de ella.

8 En lo atinente al punto.5 constitución como actor civil en las etapas sucesivas y siendo aquel aporte absorbido por esta última. Vol.. el artículo 69 del Código del Proceso Penal de Portugal es explícito al indicar: “Los asistentes (entiéndase querellante público -nota del autor-) tienen la posición de colaboradores del Ministerio Público. 1990. p. “Código de Processo Penal”. c) interponer recursos contra las decisiones que los afecten. En favor de soluciones de dependencia como la representada por la querella adhesiva. es decir la sujeción del perjudicado a la actividad del órgano acusador. y otros. que es de naturaleza esencialmente pública”7. CEDAM. Manuel. se imponga a él y lo desplace”. Buenos Aires. “Derecho Procesal Penal Argentino”.. siendo que con ello la facultativa función pública que efectúa el querellante al intentar que se declare.. a cuya actividad subordinan su intervención en el proceso.. Mario. 209 8 MAIER. Tomo I.. “Derecho Procesal Penal”.. se inclinan también respetables autores o legislaciones. p. Buenos Aires.Compete en especial a ellos: b) deducir acusación independiente de la del Ministerio Público. Librería Almedina. sino el derecho del Estado a someter al delincuente a la ejecución de la pena. Editorial Ideas. 134 y 135 6 5 . B. Hammurabi. a todo otro interés real en el conflicto que conforma su base”. Padua. es asimismo irrefutable que ello no resuelve la cuestión fundamental. 544 y 548 9 MAIA GONÇALVES. así como que parte de un sofisma al tratar de asimilar el interés punitivo expresable por aquel a su interés resarcitorio. lo que implica que “el interés privado. que ya no coincide con el estatal. p.p. que bien podría ser sólo eventual. excluye. 75 7 ODERIGO. “no un derecho particular suyo. resultando dudosa la respuesta (en este caso de la jurisprudencia argentina) de que el querellante pueda acusar o recurrir autónomamente..p. “Prolegomeni a un Commentario Breve al Nuovo Codice di Procedura Penale”. 1952. 1991.6 No obstante la respetabilidad de estos argumentos. Tomo I. G. 1989. p. para los cuales el problema de la exclusividad o principalidad de persecución penal radica en que la atribución al Estado del interés penal “.ordinariamente. a la cual reconduce la tutela sus intereses. Julio... aunque no la haya hecho el Ministerio Público”9 CIAN. Coimbra. se reduce a una mera cuestión de resarcimiento.

el Estado. mantiene su validez. p. 84. Esta misma discusión dio la solución para una de las objeciones más frecuentes a la querella pública. amén de su pobre uso práctico. Por su cuenta. sí beneficiosa en las circunstancias en que se requiere su existencia. 10 Esta razón se impuso y el tiempo ha demostrado la utilidad. 1977. no implica que necesariamente deba ser el único. sino por su patología o desafortunada deformación no era válido. en favor de la acción popular y su especie querella pública. que podrían ser obra de afanes viles provenientes de un interés mezquino y no comunitario. 1979. pero que este. correctamente se objetó que tasar un institución no por su esencia. modos de gestión como la acción popular. lo cierto es que el defecto señalado al sistema. p. “Temas de Derecho Procesal Penal”. que permanece supeditada al talante del órgano fiscal. José. 10 6 . pues ninguna se salvaría de la crítica. como es el nuevo código el procedimiento OSSORIO Y FLORIT. se encuentra controlada por el poder del juez de impedir todo intento de abuso y por la responsabilidad que implica la potencial denuncia calumniosa. 1988. Depalma. “La Querella”. se trata de una diferencia de grado y no cualitativa con los regímenes en que se echa de menos su participación activa y creativa.12 La intervención necesaria y obligatoria del órgano fiscal (al menos en las etapas en que irremisiblemente debe hacerlo. si bien inconstante. Barcelona. 243 11 JIMENO SENDRA. o sea el desamparo de la víctima. se puede decir que armoniza con el principio republicano de defensa de los derechos (públicos o individuales) por el ciudadano. titular último del poder público. 87 12 CAFFERATA.6 Aún aceptando como válidos los argumentos tenidos en consideración para regular la participación del ofendido de tal forma. Al respecto. Editorial Bosch. Antes bien. “Enciclopedia Jurídica Omeba”. la de la emotividad o deseo de venganza del gestor 11. resultando solamente atenuado con la figura de la querella adhesiva. si se toma en cuenta la indeterminación del móvil impulsor. Vicente. Manuel y otros. las cuales generalmente versan sobre presuntos hechos cometidos en daño de la colectividad o los valores esenciales del orden social. Por ello. Editorial Driskill. Tomo I. fueron sido criticados por autores de vieja data como peligrosos. p. De tal modo que parece ser esta la solución más congruente con el sistema republicano de vida. sea titular de ese derecho. sin que ello redunde en detrimento de la actuación del Estado en la persecución penal. Buenos Aires. Buenos Aires. 85 y 88.p. señalándose entonces que la ausencia de objetividad que puede demostrar el particular.

no se puede pretender decir que la querella pública sea el colofón o culmen de una evolución o la consagración de una trabajosa evolución que lleva a un estadio más alto. sino cercanos a nuestro siglo. sin que ello signifique que esta innovación sea fallida. plasmado primigeniamente en la venganza privada o sus expresiones más civilizadas (puesto que una buena cantidad. para nuestras circunstancias históricas y nuestro sistema institucional. La evolución que en Costa Rica o en otras latitudes ha llevado a la adopción de la figura de la querella pública. 2. lo cual sólo podrá determinarse empíricamente. no se ubican en tiempos remotos. Por consiguiente. Oportunamente vendrá el tiempo en que se discutirá sobre nuevas formas de acción y actividad procesal penal. Antecedentes. tal como se ha conceptuado en el aparte antecedente. sólo que en estilos más selectos). más que propiamente procesales. incluso al tiempo que se optaba por soluciones en sentido contrario en otros países. Los primeros pasos en esa orientación ya se habían dado con entes centralizados como la Inquisición.13 13 MAIER. p. la querella pública. ni al revés. racionalización y control ciudadano de la administración de justicia penal. no condiciona la intervención virtual y potestativa del particular.7 preparatorio). han sido de índole política. una de las primeras pretensiones de las formaciones estatales fuerte fue la de controlar la administración de las normas punitivas. ha estado marcada por debates que. contrario a lo que precipitadamente se podría pensar. ha habido aparición o resurgimiento de diferentes modalidades de acción y eclipses de otras. Baste por ahora indicar que.. cit. Ligado con la regulación del conflicto entre los particulares. Esta evolución no ha sido unidireccional. De ese modo se ha cambiado la noción de la querella como simple eliminación de un obstáculo que inhibe la intervención de los órganos legitimados a hacerlo. op. representa un progreso en la democratización. sino que en sus etapas.545 7 .

la persecución indiscriminada. Motivos como estos fueron los que justificaron la adopción del régimen en la Ley Procesal Penal alemana de 1877.8 Para ello se recurrió a diversos mecanismos. en formas de convivencia presuntamente respetuosas del ser humano. como han sido la rotunda expropiación del conflicto a los particulares o. limitándose el estado únicamente a homologar las virtuales respuestas encontradas. pero que a través del tiempo ha tomado las expresiones más paradójicas concebibles). p. En los diferentes periodos históricos en que se ha discutido la conveniencia o no del monopolio estatal de la acción penal. quien debe controlar serenamente el respeto a los derechos de los componentes sociales y en especial de las partes procesales. Se ha dicho que ello garantiza la persecución indiscriminada de los ilícitos penales (cumpliendo así con un arcano e inmemorial imperativo de igualdad que permea a la humanidad. menos que eso no 14 TIEDEMANN. en perjuicio de la atención que deberían recibir otras que sí son nocivas.. el sistema jurídico debe intervenir sólo cuando se detecte una lesión constatable a un tercero o un sujeto desprotegido. por cuanto el interés represivo ha llegado a perseguir conductas socialmente inocuas. puede objetarse que precisamente ello ha constituido un lastre en la productividad de la administración de justicia14.171 8 . cit. su antípoda. o en los códigos italianos de 1913 y 1930. a menudo se presentan como complementarias. Nuevamente hay una serie de categorías intermedias a esos dos extremos que. los argumentos esgrimidos han sido de tipo variable. para moderar la impulsividad de las pasiones ciudadanas. está el juez. su entrega total a los mismos. op. máxime si está presidido por el principio de obligatoriedad de la acción. lejos de ser excluyentes entre sí. Por lo demás. así como la incursión de pasiones privadas en el proceso penal. dando a este por el contrario un carácter de sobriedad y valoración ajena a los sujetos involucrados en la causa. e incluso mantienen su influencia en muchos de ellos y en la misma península (con las leves modificaciones introducidas en el código de 1988). a la segunda razón se respondió convincentemente acotando que. De igual modo. se ha argüido que con ello se evita la canalización de la venganza a través del Estado. que marcaron un hito en muchos países latinos. Como se señaló. aunque no se diera tal entrabamiento y la administración del derecho penal fuera expedita. A la primera razón.

el Fiscal General. del sistema de acusación adhesiva. Antes bien. como en España. precisamente para evitar esas vicisitudes. está el juez. implicando con ello que el ofendido. puesto que supone mayor desprotección al ciudadano. situación que obviamente no difiere en los delitos perseguibles a instancia privada. Inversamente. por su lado. La acción popular. Madrid. El panorama se vuelve singularmente preocupante cuando se tiene dudas en cuanto a la burocratización. Otro tanto puede decirse. puede criticarse su exclusión del ciudadano y de la defensa que este mismo no puede hacer de sus intereses protegidos por el sistema (lo que no deja de ser una contradicción). es nombrado por el Rey a propuesta del gobierno15. Como ya se comentó. 165 MORENO. esté sujeta a sus limitaciones. lo que es peculiarmente inquietante tratándose de delitos graves. la objeción no es válida si se toma en cuenta que. al punto que las corrientes que insisten en su conveniencia. lleva consigo el riesgo de que la parte más débil (que debe ser la más abrigada por el sistema jurídico). siendo esta una de las recriminaciones de mayor peso que se le hiciera en España al ser adoptada. en tanto carece de los presupuestos mínimos para entablar y sostener el proceso. donde el jerarca del Ministerio Público. que perpetúa la dependencia del ciudadano respecto a la actuación del órgano acusador. estará supeditado en sus pretensiones resarcitorias en vía penal o su interés de ser amparado por la valoración social plasmada en norma. 1987. la acción pública es un medio hábil para poder controlar el quehacer sobre todo de los funcionarios públicos por parte del ciudadano (quien es en última instancia 15 p. como objeción al sistema de monopolio de la acción penal. la pretendida virtud de la persecución penal indiferenciada. Víctor y otros. al igual que su espacio de negociación es estrecho. 9 . “Derecho Procesal Penal”. ha sido criticada como una vía anárquica de persecución penal. empleable para finalidades espúreas. se convierte en un defecto.9 justifica el ingreso en la vida de nadie. a la voluntad del órgano fiscal. Tomo II. con leves atenuantes. Editorial Tirant lo Blanch. Por el contrario. En consecuencia. la imparcialidad o independencia con que puede operar ese órgano fiscal. la entrega absoluta del conflicto a las partes a través de la acción privada. coinciden en la utilidad del criterio de oportunidad sujeto a ciertos parámetros o límites. redundando ello en un derecho de acción vano.

op. vigente en el Código de Procedimientos Penales de 1910. 17 Es comprensible que la calidad de ofendido habilite al sujeto a actuar por sí por medio de las vías prefijadas por el Estado al efecto. que atribuía a cualquier ciudadano la posibilidad de acudir al juez “en nombre de la sociedad. 26 y 27 17 BINDER. Esto tal vez pudo llevar al movimiento pendular que se registró con la emisión del código de 1973. “La Obligatoriedad de la Acción Penal”. quizá ante la magra destreza técnica de los actores. la experiencia costarricense en lo concerniente a la acción pública no es halagadora. por cuanto fue el juzgador quien tomó a su cargo el impulso del proceso y persecución de los hechos16. calidad esta última que con respecto a la acción pública reduce sustancialmente el número de personas que pueden accionar. Editorial Investigaciones Jurídicas. salvo las excepciones conocidas de acción privada. y los vinculados a ella por parentesco. San José. 307 16 10 .p. por contraposición a los anteriores. p. se optó por entregarle el ejercicio exclusivo y obligatorio de la acción penal. o promover la intervención del juez penal cuando las consecuencias del hecho recaigan sobre un número conglomerado indeterminable de afectados. En los parientes. no sólo se deformó al punto de hacer sólo nominal y casi irrelevante la actuación del órgano acusador (entonces Procuraduría General de la República). pues aquellos actúan son los recursos de este y el poder que les delega).. Acerca del asunto comenta Cafferata: “. independientemente de la actuación del Ministerio Público y a la vez sin condicionarlo.la víctima.10 su mandante. p. se ha comentado la activa participación que otorga al ofendido. El instituto. Este sistema tiene la ventaja de someter a la consideración de la víctima o sus representantes la conveniencia de ejercer la acción penal o su prosecución. el GONZALEZ. lo cual irreplicablemente comporta una defensa más efectiva de los derechos que el ordenamiento otorga al ciudadano. aparte de la utilidad de la contribución que en la búsqueda de pruebas pueda efectuar. en el podría pensarse que. para asegurar la participación efectiva del Ministerio Público y liberar al juez de la necesidad de asumir las funciones de aquel en su ausencia.. cit. sin dependencia de la apreciación que de su situación haga el órgano acusador. Lamentablemente. sino que convirtió al juez en querellante. En beneficio de la querella pública. se hallan en una situación distinta de los demás miembros de la colectividad. respecto de todo delito que deba perseguirse de oficio” (artículo 2). Daniel. 1992.

del amor. nuevamente es manifestación de la voluntad del ciudadano. 126 18 19 11 . En ellos se hiere. la ley en todas las épocas de la evolución progresiva del derecho. como se dijo. sentimientos afectivos que nacen de los vínculos de sangre. Tampoco es admisible el argumento de que normalmente la pretensión punitiva se resuelve en una cuestión puramente patrimonial (lo que es contradictorio con el defecto vindicativo que se le achaca). se proyecta su elevación a rango constitucional. pues de no ser así entrará al proceso en aún mayor desventaja que la que acarrea su condición de particular. CAFFERATA. op. Ada. y más vale la pena un control estricto por parte del juez sobre la buena fe de las actuaciones de las partes. si bien es prácticamente imposible que el querellante se acomode al principio de imparcialidad. manteniéndose intacta la posibilidad para el Estado de actuar por su cuenta. Editorial Forense Universitaria. a diferencia del Ministerio Público y los juzgadores. porque también su “no ejercicio” es una expresión de la voluntad del ciudadano. no es óbice para su aceptación. les haya atribuido medios jurisdiccionales (acciones o recursos) para defender esos derechos”18. cit. donde es tradicional (artículo 29 CPP).11 hecho punible causa una lesión de sus derechos o sus intereses legítimos en el sentido patrimonial y moral. la verdad es que no tiene que hacerlo. valorar un instituto por sus manifestaciones patológicas. Finalmente. Río de Janeiro. Se justifica. 89 y 90 PELLEGRINI. p. cuya falta de valoración se reprocha al monopolio de la acción pública.. a la cual afecta. La importancia que se ha asignado a este mecanismo de la querella pública es tal que. aunque así lo fuera. Para ello debe proveerse al ciudadano de todos las facultades necesarias para alcanzar el propósito de su gestión. de la solidaridad de la familia. en Brasil. lo que significaría. pues. pues. 1990. “Novas Tendências do Direito Processual”. con el delito. que en esa situación jurídica y moral. p.p. que cerrar la vía.19 El que el mecanismo no sea constantemente empleado en los países en que rige. el pronunciamiento penal en cuanto al accionado.

que se acoge o se declara sin lugar. la legitimidad ad causam se refiere a la pretensión. de esta. promover la persecución de los actos de funcionarios público que con motivo de sus funciones hayan violado los derechos humanos. se dice que se admite o se rechaza. Mientras que la legitimidad ad processum se refiere a la acción. en su artículo 116. se decía. Haciendo salvedad de la oportunidad que para cualquier persona otorgan los artículos 75. Aquella es una solicitud para que el juez actúe. como requisito medular para comparecer o impulsar el proceso. el querellante debe reunir una serie de requisitos. párrafo segundo. La legitimidad del querellante en los delitos de acción pública. Para poder iniciar o comparecer al proceso. es decir a la calidad que debe tener el sujeto para ser satisfecho en su voluntad. Ambas. íntimamente relacionadas. haciendo salvedad de ello.12 3. el párrafo primero del numeral citado requiere la condición de víctima de un presunto ilícito. establecidos por la norma para garantizar en cierta medida que quienes pretendan impulsar o proseguir la acción tienen interés directo en ello. denominada habitualmente “legitimidad al causam”. siendo que exhiben características que las ubican en diferentes planos de la sistemática procesal. ajenamente a que también accione el órgano fiscal o no. esta para que el juez reconozca como legítima la petición que le dirige. así como en el anteproyecto de Paraguay en el artículo 70. para. 20 12 . es decir a la calidad que debe tener el sujeto para poder gestionar efectivamente originando la actividad del juez. y 392 del nuevo Código Procesal Penal. En ese aspecto el nuevo código recoge la moderna tendencia. y la legitimidad para ver satisfechas las pretensiones. son por lo general confundidas en el uso cotidiano. A tal objetivo es menester reiterar las diferencias que median entre la legitimidad para comparecer al proceso. lo cual constituye una verdadera acción popular en los términos arriba conceptuados20. De aquella. hayan abusado de su cargo o contra quienes hayan lesionado intereses difusos. que también se concretó en el artículo 116 del código respectivo de Guatemala de 1992. impidiendo así la comparecencia de sujetos ajenos al asunto que sólo vendrían a entorpecer la administración de justicia. por precisión terminológica. denominada habitualmente “legitimidad ad processum”.

Este tipo de situaciones que. de una conducta presuntamente delictiva. y por eso se dijo que “mínimamente”. por ejemplo en la denuncia de aparentes retenciones indebidas en cuestiones que son estrictamente civiles o comerciales. Pero. en caso de minoridad o incapacidad (artículo aludido). a su representante o guardador. su cónyuge. una mayor atención. Continuando con la exposición. como es comprensible. entendiendo por tal al ofendido directo. no sólo académica. otra innovación. cabe agregar que. se han presentado con cierta frecuencia. sobre todo en los primeros meses de aplicación de la nueva legislación. algunas de ellas carentes de fundamento y principalmente dirigidas a cumplir propósitos ajenos al proceso. en el régimen procesal vigente desde 1975. La calidad de víctima la establece el artículo 70. requerirán de los operadores vinculados a la querella pública. ya que de lo contrario se caería en la admisión de acciones especulativas. como podrían ser la agilización de resarcimientos deseados o maniobras para presionar a la contraparte con la amenaza de la eventual sanción penal. parientes hasta tercer grado de consanguinidad y segundo de afinidad. deberá tratarse al menos. y heredero judicialmente declarado. las asociaciones o fundaciones vinculadas directamente a intereses difusos perjudicados. la posibilidad de gestionar no sólo está conferida a la víctima. en caso de su muerte a raíz del delito. sino también práctica en el devenir del instituto. el conviviente con más de dos años de vida en común (reconociéndose de ese modo una realidad ineludible en Costa Rica). 13 . a fin de constatar si se acomoda o no a alguna figura típica. y. hijo o padre adoptivo. pues la finalidad del proceso es precisamente la comprobación del hecho endilgado como ilícito y la determinación de sus peculiaridades.13 Obviamente deberá tratarse sólo y mínimamente de una presunción. sino también. cuando lo hubiera. El examen detenido de estos individuos y su papel puede llevar a una serie de interesantes reflexiones con incidencia. para prevenir que se distorsione su objeto por parte de quienes entonces podrán accionar por sí sin necesidad de acudir al Ministerio Público. al mismo tiempo. también a los socios o asociados en cuanto a los hechos cometidos contra las personas jurídicas por sus administradores. lo cual no es de plausible verificación desde el inicio. finalmente.

En todo caso. no hace una concesión genérica e indiferenciada de la acción. la víctima. mientras en este sólo puede oponerse a la solicitud de archivo hecha por el Ministerio Público (artículo 408 CPP italiano). sino con una explicación accesible a sus capacidades socioculturales. independientemente de su constitución como querellante o no. sino que la restringe a ciertos sujetos (las asociaciones y fundaciones). no como mero formulismo. Ese supuesto. la víctima en el nuevo régimen procesal costarricense.14 Nótese cómo. en Costa Rica sí podrá hacerlo. introduce uno de los factores constitutivos de la legitimidad ad causam: el interés lícito lesionado. sino solamente el titular del interés que constituye el objeto jurídico inmediato del ilícito. por cuanto. se hace visible que. a apelar la desestimación y el sobreseimiento definitivo. Sin embargo. El ofendido no es cualquier persona perjudicada con la realización del delito. Para lo anterior. considerado valorizador del papel de aquella. además de una cuestión de legitimidad ad processum. Por eso. no constituye otra formulación del párrafo segundo del artículo 75. o el socio 14 . la noción del “ofendido directo”. lo que no es propio de las acciones populares y excluye tal inferencia. aún sin mencionar la posibilidad de constituirse en querellante. no lo serían el mero detentor de un bien sustraído. se encuentra en mejor situación que la conferida por el código italiano de 1988. amén de participar en el proceso conforme lo fija el código. que ostenten una cualidad específica (un objeto ligado a los intereses afectados). si lo ha solicitado y sea localizable. si bien asimismo relativo a los intereses difusos. ya con la sola oportunidad de poder apelar la desestimación o el sobreseimiento definitivo emitido en la etapa preparatoria o la intermedia (artículos 282 y 315). tiene derecho a estar al tanto de las resoluciones que finalicen el proceso. según dispone el artículo 71. el engañado en una estafa con perjuicio patrimonial para otro. el último supuesto de los citados (las asociaciones o fundaciones). lo cual incluye su constitución como querellante. Por lo demás. que en ocasiones son escuálidas. en lo atinente al cual se comentó que se abre una vía a la acción pública. a pesar de referirse a intereses difusos. en su primera intervención o al denunciar deberá ser puesta en conocimiento de tales facultades. sin poder recurrir el dictado del juez.

En este último caso. como asimismo podría acontecer en un delito contra la fe pública. o en el procedimiento intermedio por el tribunal -artículo 319-) acerca del vínculo entre el presunto ofendido y el presunto interés afectado. al igual que en otros similares. claro está.p. a efectos de ser considerado como legitimado ad processum para constituirse como querellante o ser tenido simplemente como víctima. Ciertamente no se trata de un problema de técnica legislativa. cit. con posibilidad de recurrir ante el juez en caso de diferendo. lo cual. el ofendido es quien lo sería si el hecho se hubiera cometido en la forma en que se achaca. no es el titular del interés en afectado ni su legítimo representante (piénsese en la prosecución de una acción iniciada por un difunto). por ende. toda vez que la alusión a la cuestión es inexorable al delimitar la figura de la víctima.15 en un acto ejecutado contra la sociedad como tal. el dueño de un inmueble destruido por un acto constitutivo de un delito contra la seguridad común o pública. para tener legitimidad ad processum. actor único en ese asunto. y el hecho no recae sobre intereses difusos. a menos. se determine que el querellante. si bien sólo en una minoría exigua de los delitos. op. el aducido en un falso testimonio. 21 Ello implica. La mayor confusión podría asomar cuando. hay un requisito de fondo o ad causam. El punto se presta para discusión. si es que el hecho la falsedad ha acarreado algún daño particular a alguien. en que el interés protegido trasciende de un sujeto individualizable. p. a los fines del juicio de admisibilidad. La solución sería declarar mal iniciada la acción y decretar la nulidad de lo 21 MAIA. o bien. por cuanto significa la realización de un análisis preliminar (efectuable en el procedimiento preparatorio por el Ministerio Público -artículo 77-. Esto es. una vez sustanciado el proceso. podría ser de difícil o insegura constatación. que el presunto ofendido deberá ser el posible titular del interés.. 134 y 135 15 . no es el ofendido. Puede decirse entonces que. que el hecho se haya traducido en una privación de algún derecho suyo. pero no por eso eludirá la incertidumbre que podría surgir. podría reconocerse el derecho de querellar si es que este ha sido especialmente afectado.

no es definitiva. ordenando la devolución del trámite hasta el punto en que el Ministerio Público haya convalidado el trámite con su actuación (que virtualmente podría ser hasta donde llega su intervención necesaria. En Esto puede concluirse de una interpretación analógica del artículo 178. deberá tratarse. porque inhibiría la viabilidad de otro juzgamiento a gestión de la verdadera víctima. según se dijo. como podrían ser muchas de ellas. esto es. inciso c)..24 Obviamente de igual manera el querellante puede ser una persona jurídica. confróntese la letra del artículo 111 del código en cuanto al actor civil. pues vendrá a menos cuando el ofendido pueda actuar por sí mismo. sin relevar si se es o no el titular del interés penalmente protegido. el Ministerio Público. cit. poder ejercer por sí mismo sus derechos civiles. sino que sólo cita como hipótesis de representación los supuestos en que aquella falta: la minoridad y la falta de capacidad. para constituirse en querellante por sí mismo. incluso de oficio22. en cuanto a la acción civil y la acción penal. por regla. el ofendido sólo debe reunir los mismos necesarios para actuar en el proceso civil. 24 MAIA. sería ilógico que las personas jurídicas pudieran tenerse por ofendidas en delitos contra intereses difusos. del titular del interés que el ordenamiento pretende proteger con la norma penal. ni la norma hace esa discriminación. porque además de las razones extendidas. y no sobreseer o absolver al encartado. pues siendo el querellante el actor penal. la capacidad de actuar. op. porque el “damnificado” a que se refiere el artículo 37. En cuanto al punto pareciera no caber ninguna duda. p. porque no necesariamente la víctima debe ser una persona física.23 Esta representación. puede asimilarse su trato al del actor penal por excelencia. en que se sanciona con nulidad absoluta los defectos en la iniciativa del Ministerio Público en el ejercicio de la acción y su participación en el procedimiento. es una noción más amplia que la de “víctima” del artículo 70. que no hace distinción alguna como la que sí se realiza en otras legislaciones. en este caso. 23 En respaldo de esta tesis. se advierte en el Código Procesal Penal una notable diferencia entre los sujetos legitimados para ejercer esas acciones. sin embargo. para la interposición y reconocimiento de la acción civil. Ahora bien. salvo que sus estatutos lo veden. bastará el haber sufrido un daño o perjuicio. No otra cosa se puede inferir de la norma. mientras que en aquel. como requisitos procesales. Vale destacar que. o el “titular” del 111 como legitimado para gestionar la acción civil.16 actuado. pero no contra intereses de titular identificable. el final del procedimiento preparatorio). 135 22 16 .

quienes resultarán responsables en caso de incurrirse en una denuncia calumniosa. Esto es. si bien la regla establecida por disposición expresa de la ley en lo atinente a la acción privada ya interpuesta sí es aplicable a la pública. por lo que no se requerirá designar un patrocinador. no hace más que. salvo que ya hubiere sido iniciada por el ofendido y continuada por sus herederos. cit. la acción civil. que ordena interpretar “restrictivamente las disposiciones legales que. en términos generales. por la misma razón no es extendible a esta la extinción por el deceso del ofendido que a ese momento no había formulado la acción. estatuyendo su extinción en caso de muerte del ofendido.17 tal caso. las pautas prefijadas en lo correspondiente para el campo en que ellos tenían intervención con el régimen sustituido. Este mandatario. 213 17 .. sino que puede realizarse a través de un mandatario (artículo 76). pues esto representaría una interpretación coartante de las facultades procesales de las partes. similar a cuanto establece el código guatemalteco (artículo 116 in fine). Una relevante discusión podría suscitarse alrededor del futuro de la acción penal ante la muerte.. La intervención en el proceso no necesariamente debe ser personal. quien deberá acreditar su mandato al solicitar intervención. al otorgar la representación del Estado al Ministerio Público. que para ello dispone de su propio órgano especializado. cosa vedada por el artículo 2 del código. del titular de aquella por circunstancias ajenas al delito. se exceptúa al Estado. La solución dada por el artículo 30 en lo concerniente a la acción privada. lo mismo que el querellante. el propio principio y norma que 25 ODERIGO. op. p. siendo abogado.25 Sobre este punto. la cual podrá actuar con independencia del órgano fiscal. puede cumplir por sí mismo el imperativo de asistencia letrada.” Por ende.. la admisión de sujetos diversos al ofendido en caso de deceso de este como consecuencia del delito. la querella es ejercida por sus personeros en nombre de aquella. como lo es la Procuraduría General de la República. aplicar al ámbito de la acción penal ahora abierto. con algunas modificaciones a la calidad que deben exhibir tales sujetos. es sólo parcialmente aceptable en lo que se refiere a la acción pública. Por su parte. limiten el ejercicio de un poder o derecho conferido a las sujetos del proceso. previa o durante su sustanciación. según lo consigna el artículo 16 del nuevo código.

Esta solución parece más acorde a la lógica. la respuesta sea diferente según haya muerto o sobrevivido sin voluntad ni conciencia. Tomo II. En conclusión. también por extensión. muerto como consecuencia del delito o no. debiendo inferirse que. 26 Desde otro ángulo. la muerte del damnificado por acontecimientos diversos al ilícito y ante la falta de norma expresa que lo vede. en ante. En Argentina. habría que conceder un plazo sensato para que una vez puestos en conocimiento de la incapacidad sobrevenida (por notificación o publicación de edictos). “Tratado de Derecho Procesal Penal”. habiendo sido alguien víctima de una estafa y. el plazo está establecido legalmente. ver CLARIA OLMEDO. mas si sobrevivió. siendo por lo general de sesenta días. 342 26 18 . tal y como acontece respecto a la privada. en cuyo caso. excluye que con relación a la acción pública no emprendida aún a la muerte del ofendido. tenga el mismo tratamiento que en la privada. que podría estimarse una forma de incapacidad a tenor del artículo 75. De interpretarse estrictamente la letra del código. las causales y condiciones del desistimiento deberán adaptarse a las nuevas circunstancias. p. atropellado en un accidente. Para determinar cuáles serán los sujetos legitimados a los fines de sustituir al desaparecido ofendido. Jorge. Editorial Ediar. antes de querellarse. jurisprudencialmente. no será causal. no hay más criterio que aplicar. En lo pertinente. Un problema práctico que podría surgir es en punto al desistimiento ante tal ausencia del querellante. el que no ve en nada empeorar su situación por la veleidad acaecida del lado de la parte actora. reanuden la tramitación de la causa y cumplan con los actos a su cargo. la querella pública es susceptible de iniciarse o proseguirse. intentada o no a su fallecimiento. la falta de concurrencia del querellante primigenio para la práctica de pruebas en que se requiera su presencia. salvo en la provincia de Buenos Aires. es decir los mismos sujetos que lo habrían sustituido de haber muerto como secuela del ilícito. pero sí las que impliquen la inactividad de quien ahora ejerce la acción. no habría posibilidad de accionar por sus deudos. sin que pueda entenderse que esa extensión resulte en perjuicio del imputado. el querellante público podrá ser sustituido en su acción. Al respecto.18 sugieren la posibilidad de continuar una acción pública ya emprendida. Buenos Aires. por las personas aducidas por esa norma. aunque sea sin voluntad ni conciencia. Obviamente. puesto que no es razonable que. en la que será determinado según la apreciación del juez. al elenco que señala el artículo 70 inciso b). de haber muerto.

a condición de que su objeto esté vinculado directamente a los intereses colectivos o difusos presuntamente lesionados. en Costa Rica apenas incipientes. la venalidad de las asociaciones. esta situación no puede resultar gravosa para el encartado. Por otro lado. por cuanto lo que probablemente se quiso eludir. pasa por este reconocimiento que se hace al interés que pueden tener esas personas jurídicas. debiendo en consecuencia el juzgador tomar las medidas oportunas para impedir que este tenga que asumir efectos de una situación que no le es achacable. hasta los más 19 . la acción se otorga a la Procuraduría General de la República (artículo 38). en el plano de persecución penal. previstas por el artículo 70 como posibles víctimas. mención singular merecen la asociaciones y fundaciones. es inobjetable que en los últimos tiempos. constituyendo un verdadero polo de influencia.19 claro. el legislador ha extendido a estas pariguales derechos y facultades que los otorgados a los ofendidos individualizables. la difusión de este género de entidades. podrían convertir a estos en relativamente impunes y a aquellos en víctimas constantes. con probabilidades de desmejorar a pocos años vista. en mayor medida. amenazaba con no poder salvaguardar en grado efectivo. en momentos en que su complejidad y agrandamiento de las distancias entre sectores desprotegidos y otros excesivamente fuertes. ha venido a enriquecer la sociedad civil. lo cual no deja de ser incongruente. evidentemente. una cuota de la valorización realizada por el nuevo código en lo correspondiente al ofendido. ya no directamente afectadas. la concepción individualista del sistema procesal del código del 73. De hecho. que como se explicó. que va desde los aspectos más inmediatos de la vida cotidiana (atención a las víctimas de la violencia doméstica). no sólo por ser una innovación en el sistema procesal penal costarricense. que ha merecido la atención y favor de la ciudadanía. podía prevenirse señalando en la normativa específica el destino de la virtual indemnización. A tales propósitos. en aquellos estratos susceptibles de ser protegidos por la actividad de aquellas. sino porque pueden cumplir una función vital en la resguardo de la comunidad. sino relacionadas con los bienes difusos o comunes lesionados. mientras que en el plano de resarcimiento civil a los intereses aludidos. Inequívocamente.

represivas. habiendo sido vista como una vía para evitar la proliferación de presencias en el proceso. amén de una forma de democratización de la participación. cit. pues también en lo atinente a estas la cuestión reviste relevancia esencial para el juicio de admisibilidad de la querella. Otro tanto de cuanto sucede para determinar el probable ofendido en los asuntos de intereses con titular individualizable. que por regla se siente desamparada y con el sistema en desventaja suya. pueden asimismo ser una fuente de captación y procesamientos de información. como se dijo. Sin embargo. como son las medidas cautelares o la simple noticia de la existencia de la causa. mas no como querellante. teniendo en cuenta que son una vía para mejorar la convivencia ciudadana.. por lo que estas asociaciones sólo pueden comparecer como víctimas. en el peor de los casos. Es augurable por ello que en un futuro no muy lejano estos entes reciban mayor deferencia. pues. En Italia. resultando aplicables sobre el punto los comentarios arriba consignados en relación al ofendido identificable.20 abstractos (defensa del ambiente o del consumidor). lo cual incide en su disposición a denunciarlos y no es congruente con un régimen que pone en manos del afectado la posibilidad de provocar la acción penal. existe monopolio de la acción penal. la participación de las mismas no se restringe sólo a la tutela de intereses difusos. se les ha fijado como condición que no tengan finalidades de lucro (artículo 91) 27. aparte del esmero normalmente puesto en la situación de la víctima. p. se impone la necesidad de revisar el ligamen entre el interés difuso o colectivo presuntamente dañado y el objeto de la entidad. para impedir “cualquier posible finalidad oblicua”. 27 CIAN y otros. en cuanto a las mencionadas asociaciones o fundaciones. Todo esto. con finalidades formativas (de los ciudadanos o de los operadores del Derecho) o. cuya factible relación debe ser preliminarmente constatada por el Ministerio Público o el juez. al integrar en su seno la voz de personas reunidas en torno a una materia específica (que aparentemente es más atractivo que los grandes programas y proyectos). lugar en que. op. 77 20 . porque sería más plausible la distorsión del proceso para especular con sus resultados o algunas de las consecuencias que pueden derivar de su tramitación.

excluyéndolos cada vez que sea identificable el afectado. cosa que resultaría absurdo si se admitiera esta visión. entendiendo por este. pues contrasta con el paradigma que se tiene acerca de los sujetos que deben intervenir en el proceso y su privacidad contenciosa. se supone que es de interés supraindividual (con las excepciones de los delitos de acción privada). esas interpretación sólo puede imaginarse a un futuro mediato. Concibiéndolo de ese modo. yendo más lejos en la corriente doctrinal aludida. 30 Aparte de ello. sin que esa participación pueda entorpecer el quehacer de la víctima. según prescribe el artículo 7 del código. que bastará la posible comisión del ilícito para que el ente irrumpa en el conflicto entre el ofensor y su víctima inmediata. 28 29 21 . sea al litigar o al llegar a un entendimiento con el responsable penal o civil. ya que terminaría por dar el ejercicio de la acción civil siempre a este órgano del Estado. todos los delitos atentarían contra un “interés colectivo”.. situación en que puede actuar una entidad especializada. sino que su participación. p. cit. si es que el perjudicado estima que su “. haciendo viable en consecuencia la intervención de una asociación o fundación ligada a la defensa de tal interés específico. pero no puede inferirse de ello. está subordinada al asentimiento o criterio de esta. op. en casos de violencia doméstica o de agresión proveniente de intereses poderosos). No obstante. pudiendo entonces recurrir a la ayuda de estas entidades. si es que esta podría sentirse desprotegida o en inferioridad en el proceso penal (por ejemplo.28 29 Aunque es perceptible que la intención legislativa fue restringir el ámbito de acción de esos entes únicamente a lo referente a los intereses difusos. superando de ese modo la concepción del sujeto individual como acusador. podría pensarse en una futura interpretación extensiva del concepto “interés colectivo”.participación en el procedimiento le pueda causar mayores daños psíquicos o morales o cuando sea más conveniente para la defensa de sus intereses” (artículo 74). además de un papel activo en cuanto al daño a intereses difusos. 309 Como sugiere el anteproyecto paraguayo. sugiere que puedan promover la acción a pedido de la víctima identificable. que estima oportuna su contribución. toda vez que.21 La doctrina moderna incluso va más allá al atribuir un papel preponderante a estas asociaciones o fundaciones. de paso parece excluida por la letra y sentido actual del artículo 38 del código (que entrega en manos de la Procuraduría General de la República el ejercicio de la acción civil en cuanto a intereses difusos o colectivos. cualquier bien jurídico protegido por la norma penal. como acontece en Italia. como un método de elucidación de conflictos. a los efectos del Código Procesal Penal.30 Tal vez sea más plausible su aceptación cuando se digiera la idea del procedimiento penal. y se supere la idea del proceso como una trama de persecuciónBINDER.. puesto que.. desde que lo está.

incluso ahora y a pesar de la ausencia en el nuevo código de una disposición en ese sentido. aún no haciéndolo. señala que no será obligatorio poder especial. Precisamente en esta especie. como se señaló. 4. dado que es de suponer que el mandatario sería alguien más familiarizado con el tema. recurrir la desestimación de la causa o su sobreseimiento (en ese orden. sí se podría ejercer la acción civil resarcitoria. sin la intervención de la Procuraduría General de la República. el Anteproyecto de Código Procesal Penal de Paraguay. progreso que no es descartable de continuarse con la evolución que en los últimos años muestra la legislación. cabe acotar que. sino que bastará que la delegación de derechos y facultades conste en un escrito firmado por la víctima y el representante legal de la entidad (artículo 74). lo cual podría redundar en una mejor representación de querellante. En esa misma línea de inspiración.22 punición (muy acorde a la concepción expiatoria de la subcultura religiosa mayoritaria en la nación). esta debe ser informada de los derechos que le concede la ley. entre los cuales se halla el poder constituirse en querellante o. Al recibírsele declaración a la víctima. deberá explicar por escrito a aquella los motivos tenidos en cuenta para no atender su gestión (artículo 426). el cual en caso de no hacerlo. la doctrina y. sea en orden al archivo que disponga o a la desestimación que de acuerdo al artículo 282 del código pueda solicitar. 282 y 315). nada se opone para que la asociación o fundación pueda proporcionar un entendido en la materia que haga las veces del mandatario con poder especial a que se refiere el artículo 7631. ante todo. toda vez que no versa sobre cuestiones difusas. incluso si la víctima todavía no se hubiera constituido en En cuyo caso. artículos 298. 31 22 . además de ser escuchado en caso de proponerse la suspensión del procedimiento a prueba (artículo 25) o la tramitación de la causa por el procedimiento abreviado (artículo 374) Debe subrayarse entonces que la suerte de la eventual querella no se ve afectada por el proceder del ente fiscal. La formulación de la querella. lo que indudablemente simplifica la situación. evidentemente. la jurisprudencia costarricenses. e incluso plantear solicitudes motivadas al Ministerio Público para que interponga los recursos correspondientes. visto que. poder oponerse al archivo fiscal.

lo que es probable. ya por haberse procedido a la concreción de la acusación (artículo 306). habrá caducado la posibilidad para constituirse en querellante (artículo 118). siempre podría oponerse ante el tribunal de procedimiento preparatorio al archivo dictado por el Ministerio Público (proveyendo información que permita la individualización del imputado).23 querellante. para lo cual contará con los diez días sucesivos a ese plazo. 33 Ahora bien. sería obligarla a asumir el incumplimiento ajeno. o recurrir la resolución del juez que acoge la petición de desestimación (artículos 298 y 282) 32. según el caso. por lo que debe procurarse la incolumidad de su virtual Esta. en el caso de una solicitud fiscal de desestimación o sobreseimiento. Aunque pudiendo objetar el sobreseimiento (artículo 325). ya por haberse presentado por aquel una solicitud de sobreseimiento o aplicación de un criterio de oportunidad (artículo 300). sea también en orden a la acusación en sí misma. 306 y 307). debiendo el ofendido. dada la posición del órgano acusador. según puede inferirse de la relación entre los numerales 71. otorga al ofendido. con el agravante que al dictarse la resolución. situaciones ambas que deberán ser comunicadas por el órgano fiscal a la víctima localizable que lo hubiere pedido. notificada que sea la solicitud de sobreseimiento o de aplicación del criterio de oportunidad por parte del Ministerio Público o su formulación de la acusación. el ofendido contará con tres días para manifestar por escrito su disposición a interponer la querella o ampliarla (artículos 300. puesto que. porque podría proceder a la formulación o ampliación de la querella. en el guatemalteco no lo prevé. Ciertamente. mientras el primero impone al órgano acusador la obligación de notificarle de sus decisiones para que tome posición respecto estas. el código pretende conceder tiempo a la víctima para que se constituya en querellante y lleve adelante la acción penal. causará la nulidad absoluta de lo actuado en su perjuicio y la retrotracción del trámite hasta el momento de la falta. De lo contrario. en este caso de los órganos de administración de justicia. ante la posibilidad de que el Ministerio Público reitere su petición. bajo pena de inadmisibilidad. Ha de estimarse que una falta de notificación oportuna a la víctima localizable que haya pedido ser informada sobre el devenir del proceso. de igual modo podría esperar la resolución judicial en esa dirección para recurrirla (artículos 282 y 315). es la cota máxima de participación que un código moderno que mantiene el monopolio de la acción penal. la oposición al archivo o la solicitud de desestimación. 32 23 . la solicitud de apertura a juicio o sobreseimiento no tiene que serle comunicada. 33 En este aspecto el código costarricense es más ventajoso al ofendido que su similar de Guatemala. En estas hipótesis. quien podrá oponerse a la solicitud de archivo (concepto que incluye las dos hipótesis) avanzada por el órgano fiscal (artículo 408). indicar el objeto de la investigación adicional y los medios de prueba que motiven la persecución del la causa (artículo 410). 155 y 178. como en italiano.

En consecuencia. lo cual podrá efectuar normalmente desde los primeros actos del órgano acusador en el denominado procedimiento preparatorio (artículos 274 y siguientes) hasta la conclusión de este.que realiza o debe realizar la investigación. a la respuesta escrita que debe presentar el ofendido o querellante. los elementos de convicción 24 . en esta vicisitud. el cual rechazará la solicitud de constitución si el pretendiente carece de legitimación. pero. porque del propio artículo 76 se infiere que no necesariamente la investigación tiene que ser actual. el procedimiento está previsto para que el ofendido no esté subordinado a la actuación del Ministerio Público. así como orientar la búsqueda de pruebas y la calificación jurídica inicial. sino virtual. Así. por disposición del artículo 76. El código carece de una disposición expresa sobre la cuestión.” Otra pregunta que podría hacerse es si la interposición puede ser oral. que ordena entender restrictivamente las limitaciones al ejercicio de un poder o derecho concedido a las partes. debiendo responderse positivamente. siempre. En segundo lugar porque. se iría a contrapelo del citado artículo 2. Finalmente. es decir los datos del imputado. En primer término. puesto que. se estaría afectando principalmente la certeza del acusado.. de interpretar lo contrario. además de los datos del querellante. quedándole a este la oportunidad de recurrir ante el tribunal del procedimiento preparatorio dentro de tercer día para que se dilucide la cuestión. aquella deberá reunir en la medida de lo posible los mismos requisitos de la acusación. que no medie cosa juzgada. Tratándose de dar mayor precisión y seriedad a la querella. la querella puede ser presentada ante el despacho del Ministerio Público encargado de la investigación del asunto.. porque nada se opone a que la querella sea tomada como denuncia. de la mención que se hace en los artículos 300 y 306. pues que dice “. se infiere que la formulación de la acción debe ser por escrito. una relación circunstanciada del hecho atribuido. ni se vea sorprendido con la finalización de la causa sin haber tenido la ocasión de constituirse en querellante.24 interés en promover la acción penal. una vez empezada la etapa preparatoria del proceso. en principio. Se podría preguntar si la querella puede ser presentada antes de la denuncia misma o de que la noticia delictiva llegue a dominio del Ministerio Público. claro está.

para la que. no lo inhibe posteriormente de cambiar de criterio y hacerlo con éxito 37. op. la doctrina comenta en este tipo de vicisitudes que.35 Luego. citas legales y la prueba de apoyo (artículo 303). véase JIMENO SENDRA. como es comprensible. solución que es compatible con nuestro sistema en vista de que. Ese parece ser el sentido del requisito primero de la acusación (y por consiguiente de la querella -artículos 76 y 303-). inciso b) del código.. bien puede este accionar contra uno o más partícipes en el ilícito. la interposición de la querella. que según dispone el Código Penal (artículo 81) está previsto sólo para los delitos de acción privada y se entiende que deberá ser expreso. p. así como prueba para mejor resolver (artículo 355). cit.38 al igual que cuanto sucedería a los hechos ilícitos no querellados o desistidos. y contra otros no. extinguen la acción penal. cuando no exige la identificación rigurosa del imputado. que se refiere a la acción privada. p. 299 En esa dirección. op. se alinea buena parte de la doctrina. sino los datos que sirvan para identificarlo. siendo la querella un acto facultativo para el acusador particular. JIMENO SENDRA. ya que en el plazo de cinco días que concederá el tribunal del procedimiento intermedio pueden las partes ofrecer la prueba para el juicio oral y público (artículo 317. abre la vía para la persecución penal incluso de las personas no argüidas en aquella.25 disponibles. cit. esa manifestación no está enumerada dentro del elenco de circunstancias que. confróntese con el artículo 74. de conformidad con el artículo 30 del código. sin que quepa estimar la producción de un “perdón tácito” del ofendido respecto a estas. incluso el pronunciamiento realizado en el proceso por el afectado en el sentido de no querer constituirse en querellante 36. p. inciso e). aspecto este último que no debe concebirse como precluyente. Nada impide que la querella sea establecida contra un sujeto de identidad ignorada. como es comprensible. 136 38 En contra de esta forma de pensamiento.. inexactitud esta que podrá ser saldada en el transcurso del proceso gracias a los elementos de prueba que se allegue en la fase investigativa34. cit. la omisión de querella en cuanto a uno o más partícipes no va en detrimento de la potestad del Ministerio Público para accionar contra estos al tener noticia de su factible actuación delictiva. Aún más.. Al respecto. sino sencillamente como vía para sugerir las posibles pruebas asequibles. 37 MAIA. En ese sentido. op. 36 Nótese que no se trata de la conciliación prevista en el artículo 36. 218 34 35 25 .

aparte de venir indicada por el tantas veces argumentado artículo 2. En honor del principio de conservación de los actos abiertamente adoptado en el nuevo texto procesal. no hay porqué no extender esa facilidad también al querellante. de existir alguna falencia o defecto formal saneable en la instancia de constitución. el fiscal o en su caso el tribunal. si se notara que el hecho acusado no constituye delito o no es viable proceder. mientras que en el de intereses difusos. el Ministerio Público podrá pedir al juez la desestimación de la querella (artículos 282 y 297). de no haberse dado inicio a la investigación. op. admitiendo como posible que este ya haya comparecido o provocado el proceso. que no podrá ser mayor de cinco días (artículo 15). lo cual es aplicable también a los demás gestiones o recursos que se planteen. 220 26 ... con 39 ODERIGO.. la desestimación no impedirá la reapertura de la causa si nuevas circunstancias lo sugieren.. De ello no puede deducirse que la acción civil presentada por sujeto diverso al querellante con posterioridad a la instancia de constitución de este. puesto que el artículo 115 prevé que ante la gestión del actor civil se “. así como la personería de quien actúa en su nombre. deberá comprobarse que no tiene obstáculo estatutario para promover o proseguir la acción penal.comunicará el contenido de la acción.39 De todos modos. Sin embargo. junto a la instancia de constitución deberá señalar el carácter y daño invocado cuya reparación demanda. mas no en el primero. esté fuera de tiempo. bien puede esta valer como denuncia. contra cuya resolución cabrá el recurso de apelación. Siendo de esa manera. deberá comunicarlo al interesado para provea a su corrección en el término que se le otorgará.. amén de lo anterior. al querellante”. puesto que.26 En otro aspecto. Empero. en el caso de intereses individualizables. no hay razón alguna para estimar que en esta ocasión sí se entorpecería el trámite. aunque no se requiera precisar su monto. a pesar de sus defectos formales. cit. e independientemente del plazo conferido al pretendido querellante para subsanar los defectos de su gestión. p. En el evento de que el querellante ejerza la acción civil. cuando el querellante sea una persona jurídica. siempre que sea dentro de la etapa preparatoria. debe acreditarse que el objeto de la agrupación está vinculado a esos intereses.

Continuando con la tramitación de la querella. y entendiendo por “requerimiento fiscal o querella”. que con frecuencia será letrado. habiendo varios querellantes. debiendo comprenderse en estos también los puntos relevantes agregados a la acusación del fiscal o ampliados por la querella. que indica que la acción civil debe plantearse durante el procedimiento preparatorio “antes de que se formule el requerimiento fiscal o la querella”. es previsible que este estilo de representación. quien siendo él mismo abogado. el ejercicio de la querella a través de un mandatario. el asunto no podrá ser remitido al tribunal del procedimiento intermedio si el imputado no ha tenido la ocasión de rendir declaración acerca de los extremos de la acusación (artículo 309).27 actor civil diverso al querellante. la acusación de que trata el artículo 303 y la querella presentada en alternativa o conjunto a esta. sólo uno. haga disminuir el nivel cuantitativo de la asistencia letrada en los términos del párrafo anterior. es comprensible que siendo letrado el querellante. salvo que haya intereses incompatibles entre ellos. El código portugués en su artículo 70 obliga a que. no necesitaría de ser asistido por otro para iniciar o continuar la querella en uso de un poder especial otorgado al efecto. estos deban actuar bajo el patrocinio de un sólo abogado. Es este el sentido que debe darse a la letra del artículo 114. pretendiéndose lograr por ese camino un asistencia técnica saludable a la víctima y soslayar el entrabamiento del trámite con motivo de la inidoneidad técnica de la parte y la proliferación de sujetos en el proceso. De hecho. no precisaría de la asistencia de otro. Por esa razón. aunque sí esta previsto para los asuntos de acción privada (artículo 73). y no la querella en términos genéricos. Adicionalmente. conforme lo estipula el artículo 2 del código. respectivamente. situación que podría hacer necesaria una nueva declaración del encartado al respecto. interpretación que resultaría coincidente con la medida temporal citada por el susodicho 114. constatada la conformidad formal de esta con la normativa procesal e igual que cuanto sucede con la acusación del Ministerio Público. resolviendo así el contraste de ambos numerales en beneficio de las facultades procesales de las partes. visto que significaría poner ataduras en detrimento de una parte. 40 Otro tanto cabe comentar acerca del mandatario. prevista por los artículos 300 y 307. criterio que no resulta aplicable en Costa Rica por vía jurisprudencial. 40 27 . esto es durante el procedimiento preparatorio. el artículo 76 establece que el querellante deberá actuar con patrocinio de un abogado.

podría denominárseles impropiamente como actividad gestora e impugnaticia. “a) intervenir en la investigación ofreciendo pruebas y requiriendo diligencias que se estime necesarias. aparte de su posibilidad de promover la acción o buscar su terminación. 41 28 . el procedimiento abreviado 42 o la conciliación (artículo 299). interponer recursos contra las decisiones que lo afecten. y. no sólo de haber solicitud expresa por parte del Ministerio Público para cerrar la causa. y en general el mismo tratamiento. Incluso. aunque no lo haga el Ministerio Público”. la aplicación de criterios de oportunidad. b) la impugnación de las resoluciones adversas. Facultades del querellante. sino cuando sobrevenga la inercia de este.41 En cuanto a la primera. con rasgos que serán vistos adelante. en su orden. y. la querella recibirá el mismo trámite. sin perjuicio de otras disposiciones específicas. gracia esta de la que se vale este acápite de la exposición. al igual que el órgano acusador. como se señaló. como conclusión del procedimiento preparatorio el querellante puede requerir la desestimación de la acusación o el sobreseimiento. Pero el querellante no sólo tiene el derecho de impulsar la acción penal. Entonces. que la acusación del Ministerio Público. o bien. pues se proseguirá la acción de mediar querella.28 De esta altura en adelante. 42 El procedimiento abreviado puede proponerse en cualquier momento antes de la apertura a juicio (artículo 373). Las atribuciones del querellante pueden dividirse en dos grandes áreas de actividad. cuenta el querellante con facultades que lo autorizan a interponer incidentes de ejecución de la pena (artículo 454). sino también su pedir su finalización o suspensión sin que se haya cumplido trámite ordinario. Quizá para simplificar la cuestión. a saber: a) la gestión del desarrollo de la acción penal en sus diversas fases. 5. lo que cabría es declarar la extinción de la acción penal. en tesis de principio. b) deducir acusación independiente de la del Ministerio Público (aunque adhesiva -nota del autor-). en tanto que en caso contrario. el querellante goza de autonomía en el ejercicio de su acción. una vez finalizado el proceso. a suspensión del proceso a prueba. En este aspecto el código portugués es explícito al atribuir al querellante por principio. en los términos del artículo 172 del código.

que necesariamente debe consistir en hacer prevalecer la norma del artículo 80 sobre la del 300. el artículo 300 autoriza a la víctima a constituirse en querellante ante la solicitud de aplicación de un criterio de oportunidad del Ministerio Público.29 Una cuestión de particular relevancia surge ante la posibilidad de que el Ministerio Público solicite la aplicación del principio de oportunidad y la víctima pretenda formular la querella o impulsarla. Esto no representa una inversión de la autonomía que como principio concede el código al querellante. impidiendo que privatice de ese modo el interés social que puede haber en la aplicación de un criterio de oportunidad o en sustraer a un sujeto al proceso de criminalización secundaria. El contraste. lo que parece lógico. sino una pauta que evite una conducta socialmente inconveniente por parte de la víctima (tal vez incluso peor que la del ofensor). dando así prioridad al interés general representado por el Ministerio Público sobre el del ofendido. Sin embargo. siempre indeseable. no puede. requiere de una solución inmediata. redundar en una privatización de un entuerto en que median intereses que 29 . revirtiéndose en su perjuicio la información que haya provisto. un “arrepentido”. toda vez que la posibilidad de verse querellado por el afectado sería un factor de disuasión para que contribuya con la investigación. junto a los delitos bagatela. pues se trata de una cuestión de política criminal llevada al plano procesal. esta facultad del querellante no influirá en la que a su vez ostenta el Ministerio Público sobre el ejercicio de los criterios de oportunidad y suspensión del proceso a prueba (artículo 80). es uno de los fenómenos más importantes que generaron la admisión del instituto en Costa Rica. pues por una deficiencia de técnica legislativa hay en el código disposiciones opuestas. en un movimiento pendular. al menos en cuanto a los casos de crimen organizado. que no puede estar sometida al albedrío del querellante. que como es sabido. lo que puede convertir en inútil el instrumento de negociación con un partícipe que va a colaborar o. sino es un problema que amenaza con convertir en inútil el instituto del criterio de oportunidad que se introduce en la nueva legislación. superando la expropiación de este tan criticada en los últimos años. Por disposición expresa de la ley. La tendencia a restituir el conflicto a la víctima. que no sólo constituye un problema de emisión de la ley. reviste particular trascendencia por amenazar con inutilizar el instituto. como se le llama ordinariamente. que como se dijo por un error de técnica legislativa.

parece conveniente que sea el tribunal intermedio. Conforme al numeral 79. dejando subsistente la acusación particular por no ser atendibles los motivos del órgano fiscal. 43 30 . inciso d. busca protección no persiguiendo penalmente a algunos sujetos. sin que ello haga venir a menos la posibilidad de constatar la existencia de un eventual denuncia calumniosa en lo que corresponde al segmento desistido. se echa de menos una norma que expresamente lo autorice para proceder a dar prioridad a esa petición en detrimento de la querella particular. debe acotarse que también podrá el querellante público desistir expresamente de su acción en cualquier momento. La justificación de su ausencia. en estos casos. que también podrá desistir parcialmente de la querella. Siendo así. se aleje de esta o no enuncie conclusiones. en aplicación del aforismo que “quien puede lo más. que. 300 y 319. podrá acreditarla antes de la En Guatemala el representante de un menor o incapaz no puede desistir de la querella sin autorización judicial (artículo 119). c) a la primera audiencia del debate. así como la querella. No obstante. b) a la audiencia preliminar a que aluden los artículos 316 y 317. resuelva.43 Admitiendo esta opción para el querellante. salvo acuerdo en contrario (artículo 78). sea emitida una norma que lo faculte. como en cuanto a la integridad de la acusación. su procedencia y su prevalencia. una vez que le ha sido formulada la solicitud correspondiente. como medio de protección a estos sujetos en posición de desventaja. el cual. puede lo menos”. si bien es cierto ese tribunal cuenta con potestades para aceptar o no la petición del Ministerio Público. para eludir controversias. o bien haciendo decaer la querella en beneficio de este y dando por extinguida la acción penal en los términos de los artículos 23 y 30. deberá admitirse. Continuando con el discurso. debiendo asumir sus costas y lo que respecto a las demás disponga el tribunal. de conformidad con los artículos 299. según el artículo 80) o a efectuar una prueba para cuya práctica que resulte necesaria su presencia.30 trascienden al afectado. y. cual podría ser la muerte del querellante primigenio) no concurriere a: a) prestar declaración testimonial (de lo cual no está eximido. Por ello que es augurable que. antes de la entrada en vigencia del código en estudio. razón suficiente para estimar que en los términos actuales del código no está habilitado para hacerlo. en atención a los argumentos expuestos. porque el expropiado entonces sería la comunidad y sus intereses. se tendrá por desistida tácitamente la acción si el querellante o su representante (por incapacidad originaria o sobrevenida.

a la proposición de las mismas. Ahora bien. que se refiere a los actos definitivos o irreproductibles. p. evitando la prolongación innecesaria como producto de la inercia o desidia del actor particular. la solicitud de detención podría por excepción requerirla directamente a aquel. Como resulta comprensible. 219 31 . con la oportunidad de recurrir al tribunal del procedimiento preparatorio si su proposición es rechazada (artículo 292). como sí prevé el código guatemalteco (artículo 119). en el que el querellante no tiene contacto directo con el juez. El desistimiento será declarado aún de oficio y contra la resolución sólo cabe recurso de revocatoria. en cuyo caso deberá la petición de prueba ser formulada ante el juez (artículo 293). Con esto se busca dar mayor agilidad a la tramitación de las causas y su finalización. estará a cargo de este y su gestión ante el juez (artículos 290 y 291). lo que no está excluido por la letra del código ni su espíritu. cual sí sucede en los asunto de acción privada (artículo 30 inciso b). durante la etapa preparatoria. Vale acotar que. en el procedimiento preparatorio. el tribunal correspondiente deberá velar por la estricta utilidad y legalidad de esa medida.31 audiencia o en las próximas cuarenta u ocho horas. al igual que las demás partes. cit. para estimular su acción. solicitud de informaciones o aseguramiento de elementos de prueba. según la analogía que se puede hacer en cuanto al artículo 293. sino a través de la actuación del Ministerio Público. 44 ODERIGO. puesto que ello representaría una eventual limitación impuesta por analogía y pondría el interés social a la investigación y persecución del delito enteramente en manos del particular.. la realización de diligencias y actuaciones de investigación. el desistimiento no implica la extinción de la acción penal. limitándose en ese aspecto el papel del querellante. Algún sector de la doctrina se muestra favorable a que el actor penal particular pueda solicitar la detención preventiva del acusado44. careciendo de la fuerza externa al proceso de que dispone el Ministerio Público. Incluso no puede inferirse de la letra del código que el desistimiento impida al querellante la reformulación de su acción. condicionando la intervención contemporánea o posterior del Ministerio Público. salvo que se trate la diligencia de un acto definitivo e irreproductible. toda vez que. op. planteada la petición.

una vez recibido el expediente por el tribunal intermedio. lo cual deberá cumplir en el plazo de diez días.32 En las fases subsiguientes. Asimismo. el querellante. si no se ha constituido como tal. ofrecer prueba. sin que ello impida la intervención ulterior del representante del órgano acusador (artículo 321). debiendo por ende tenerse por integrados estos datos a efectos de la imputación que se discutirá en las etapas sucesivas. oponer excepciones. o como prueba para mejor resolver ante el tribunal de juicio (artículo 355). puede examinar las actuaciones en el plazo de cinco días que se otorgará. la solicitud u ofrecimiento de prueba será planteado ante el tribunal intermedio (cuya resolución al respecto sólo tendrá recurso de revocatoria -artículo 320-). 343 y 352). la acusación que pueda cursar el particular no puede importar una alteración sustancial de los hechos endilgados al encartado por el Ministerio Público en su imputación (artículo 284 CPPP). o bien el contenido de la acusación. si el Ministerio Público ha solicitado la desestimación o el sobreseimiento. amén de enunciar su acusación. conforme se comentó con anterioridad. Su silencio no implicará desistimiento. congruente con el precepto de autonomía de las acciones penales. dando de ese modo al querellante una participación activa y directa en la averiguación de la verdad y en la definición precisa de lo sucedido. al punto que bien podría 32 . al ofendido (artículo 306). a fin de que en el plazo de tres días informe si pretende convertirse en querellante o. En el juicio el querellante. el código en su numeral 307. que continuará con el ejercicio exclusivo de la acción. Como a esta altura de la exposición resulta sabido. con fundamento en aquella si pretende ampliar o aclarar la relación de hechos contenidos en su propia acusación. interrogará al imputado y testigos o peritos (artículos 341. así como participar en la audiencia oral. en un sistema de querella adhesiva como el portugués. en semejanza a las otras partes. Luego. la apertura a juicio puede ordenarse basándose únicamente en la acusación del querellante. asegura al querellante y. Por el contrario. entre otras cosas. en la cual podrá exponer sus argumentos (artículos 301 y 316 a 318). incluso para insistir en su petición. de serlo a esa altura. que será puesto en conocimiento de la solicitud de sobreseimiento o aplicación del criterio de oportunidad.

Posteriormente. la cual indica que “. desde el inicio del proceso el ofendido cuenta con los remedios procesales suficientes para garantizar la atención a su acción.cuando la ley no distinga entre las diversas partes. Por ejemplo. el recurso podrá ser interpuesto por cualquiera de ella. incluso con las mismas consecuencias posibles. incluso si esta no existe porque aquel no ha aparecido aún como querellante. todo lo cual facilita la discriminación de los sujetos inhibidos de recurrir en una situación concreta. Siendo así. algunas situaciones trascendentales son contempladas por el código para otorgar al querellante la facultad explícita de impugnar o para disciplinar la impugnación. además de la posibilidad de adhesión a recursos ajenos cuando no se ha aprovechado la propia facultad (artículo 425). aunque esta no haya sido todavía presentada. por ejemplo. el querellante podrá manifestar sus alegatos finales o réplicas. que lo excluye de esta fase (artículo 120). en lo referente a los recursos de casación -artículos 369 y 375-). ante una eventual condena. como es que la impugnación desemboque en una modificación favorable al imputado de la resolución (artículo 432). Más adelante se prevé la apelación que contra el sobreseimiento definitivo emitido en el 33 . lo que explica que el código sea modesto en las alusiones expresas al querellante en materia de recursos.33 ampliar la acusación agregando un hecho nuevo y relevante o circunstancia importante omitida en aquella que modifique la calificación o integre un delito continuado (artículo 347). salvo estipulación clara en dirección opuesta. Por eso. A pesar de ello. sino sólo como víctima.. A lo anterior debe sumarse la norma contenida en el artículo 422. las mismas que las del Ministerio Público (artículo 80). Al finalizar el debate. ha de entenderse que. no cabe privarle del ejercicio de las impugnaciones que el texto legal concede al órgano fiscal. este deberá ser informado en relación. solicitando además la pena que consideren procedente (artículos 356 y 357). Las facultades impugnaticias del querellante son. el querellante puede formular incidentes referentes a la ejecución de la pena o la medida de seguridad (artículo 454). tal como fue comentado en el acápite precedente. en lo que el código costarricense se separa rotundamente del guatemalteco. por regla..” (como acontece. si se dictara por el juez del procedimiento preparatorio la desestimación de la denuncia o la querella. pudiendo apelar la resolución en ese sentido (artículo 282).

por la misma razón. en protección del interés social. cosa que. Por último. interpuesto que haya sido el recurso. 34 . pero. las partes podrán desistir de él. no es exigible al querellante. quien. mientras que contra el dictado en la etapa de juicio cabrá el recurso de casación (artículo 340). deberá desistir en dictamen fundado (artículo 430). tratándose del Ministerio Público. si bien ejerciendo una acción pública. cargando con sus costas. no cumple una función de idéntica índole a la de aquel.34 procedimiento preparatorio o intermedio (artículo 315).

35
6.- BIBLIOGRAFÍA EMPLEADA

BINDER, Alberto. “Introducción al Derecho Procesal Penal”. Editorial AD-HOC, Buenos Aires, 1993.
CAFFERATA, José. “Temas de Derecho Procesal Penal”. Depalma. Buenos Aires, 1988.
CLARIA OLMEDO, Jorge. “Tratado de Derecho Procesal Penal”. Tomo II. Editorial Ediar, Buenos
Aires.
CIAN, G. y otros. “Prolegomeni a un Commentario Breve al Nuovo Codice di Procedura Penale”.
CEDAM, Padua, 1990.
GAITO, Alfredo y otros. “Profili del Nuovo Codice di Procedura Penale”. CEDAM, Padua, 1993
GOMEZ COLOMER, Juan. “El Proceso Penal Español”. IJSA, San José, 1993
GONZALEZ, Daniel. “La Obligatoriedad de la Acción Penal”. Editorial Investigaciones Jurídicas. San
José, 1992.
JIMENO SENDRA, Vicente. “La Querella”. Editorial Bosch, Barcelona, 1977.
MAIA GONÇALVES, Manuel. “Código de Processo Penal”. Librería Almedina, Coimbra, 1991.
MAIER, Julio. “Derecho Procesal Penal Argentino”. Tomo I, Vol. B. Hammurabi, Buenos Aires, 1989.
MORENO, Víctor y otros. “Derecho Procesal Penal”. Tomo II. Editorial Tirant lo Blanch, Madrid,
1987
ODERIGO, Mario. “Derecho Procesal Penal”. Tomo I. Editorial Ideas, Buenos Aires, 1952.
OSSORIO Y FLORIT, Manuel y otros. “Enciclopedia Jurídica Omeba”. Tomo I. Editorial Driskill,
Buenos Aires, 1979.
PELLEGRINI, Ada. “Novas Tendências do Direito Processual”. Editorial Forense Universitária. Río de
Janeiro, 1990
TIEDEMANN, Klaus y otros. “Introducción al Derecho Penal y al Derecho Procesal Penal”. Editorial
Ariel, Barcelona, 1989.

35

1
B. EL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD
EN EL EJERCICIO DE LA ACCIÓN PENAL
José María Tijerino Pacheco
Abogado Litigante
Profesor de la Universidad de Costa Rica

Sumario: 1.- El principio de legalidad: garantía del ciudadano.
a.- Concepto de principio de legalidad. b.- Su significación
política. c.- Otras ventajas suyas. d.- Sus inconvenientes. 2.- El
principio de oportunidad: excepción, no derogación, del
principio de legalidad. a.- Los principios no son absolutos. b.Qué es el principio de oportunidad. c.- Ámbito del principio de
oportunidad. d.- La oposición al principio de oportunidad. e.La opción del Código Procesal Penal. 3.- Casos en que procede
el principio de oportunidad.
Colaboración

del

a.- Escasa reprochabilidad. b.-

imputado.

c.-

“Pena

natural”.

d.-

Presupuestos para prescindir de la pena. e.- Pérdida de
importancia de la pena. 4.- Procedimiento para la aplicación del
principio de oportunidad. 5.- Plazo para aplicar el principio de
oportunidad. .- Efectos de la aplicación del principio de
oportunidad. a.- Extinción de la acción penal. b.- Suspensión
del ejercicio de la acción penal. c.- Conversión de la acción
penal.

1

1
1.- EL PRINCIPIO DE LEGALIDAD: GARANTÍA DEL CIUDADANO
a.- Concepto de principio de legalidad
El principio de legalidad en el ejercicio de la acción penal, conocido también como de “legalidad
procesal”, de “obligatoriedad”, de “oficiosidad”, de “necesidad”, de “indisponibilidad”45 y de
“indiscrecionalidad”46, es aquel en virtud del cual el Ministerio Público tiene el deber de promover y
dirigir la investigación de cualquier hecho que revista caracteres de delito de acción pública y de someter
a proceso a quien ese hecho pueda imputarse, sin consideración de razón alguna de conveniencia o
utilidad.

b.- Su significación política
Al instituir el ordenamiento jurídico un actor penal oficial, el Ministerio Público, en sustitución
de los ciudadanos, el principio de legalidad de la acción penal viene a significar una garantía para éstos
frente al órgano persecutor. Garantía de que el Ministerio Publico ejercerá la acción cuyo titular original
y natural era la víctima del delito, así como de control, a través de la jurisdicción, sobre dicho
ejercicio47.
Así, GOMES, Luiz Flávio: Tendências político-criminais quanto à criminalidade de bagatela, Revista dos
Tribunais, número especial de lançamento, Sâo Paulo, dezembro de 1992, p. 95. En nuestro país, GONZÁLEZ
ÁLVAREZ opina que debe hablarse de “obligatoriedad” y no de “legalidad”, por no ser contrario al principio de
legalidad el principio opuesto al de obligatoriedad: el principio de oportunidad. Aclara nuestro compatriota:
“cuando la ley le permite al Ministerio Público no ejercitar la acción penal (incluso por razones de
oportunidad) está actuando (el MP) legalmente, es decir, cumple y se adecua con el principio de legalidad,
pero excepciona el criterio de la obligatoriedad. Si la ley prevé el principio de oportunidad, el Ministerio
Público actúa legalmente” (El principio de oportunidad en el ejercicio de la acción penal, Ciencias Penales,
año 5, Nº 7, San José de Costa Rica, julio de 1993, p. 65).
46
VÉLEZ MARICONDE: Derecho procesal penal, 2a. edición, Buenos Aires, Lerner, 1969, tomo II, p. 180.
47
En ese sentido, ARMENTA DEU: Criminalidad de bagatela y principio de oportunidad: Alemania y
España, Barcelona, PPU, 1991, p. 186. En la misma línea de pensamiento, GÓMEZ ORBANEJA indica que las
ventajas que acarrea el monopolio del Ministerio Fiscal se pagan renunciando a lo que de mejor ofrece la acción
popular. Se renuncia a aprovechar la iniciativa y actividad de los particulares. “El titular del bien jurídico
lesionado por el delito, y los ciudadanos todos a quienes la pena defiende preventivamente, podrán (o
incluso, deberán) denunciar el hecho punible que llegue a su noticia, pero no perseguirlo. Un órgano estatal
se sustituye a todos en el cometido de hacer posible la realización del derecho penal .” A continuación agrega:
“De aquí que el principio de legalidad... sea el complemento imprescindible del sistema de acusación oficial.”
(Derecho procesal penal , con Herce Quemada, 8ª edición, Madrid, 1975, p. 79, sin subrayar en el texto
original). MONTERO AROCA opina de manera semejante, pues llega a considerar que el principio de legalidad
“es una conquista de la civilización” (Derecho jurisdicional, III, proceso penal, con Ortells Ramos, Gómez
Colomer y Montón Redondo, Barcelona, Bosch, 1991, p. 21). En la doctrina patria, GONZÁLEZ ÁLVAREZ,
con fundamento en autorizada doctrina italiana, enfoca claramente el principio de legalidad como garantía para el
45

1

2
Naturalmente, la garantía es más necesaria en aquellos sistemas en los que existe el monopolio
estatal de la acción penal pública, como el establecido por el código de 1973.
En el nuevo código se rompe el monopolio dicho al autorizarse la conversión de la acción
pública en privada, como veremos adelante.

c.- Otras ventajas suyas
La doctrina48 señala otras ventajas al principio de legalidad, principalmente:
1) Hace que la ley penal tenga un efecto preventivo en el tanto en que la amenaza de la sanción
es altamente probable en todos los casos49;
2) Genera seguridad jurídica en la ciudadanía, pues refuerza el principio de igualdad de los
hombres ante la ley, y
3) Respeta el principio de división de poder eres.
A estas ventajas hay quien agrega las siguientes50 :
4)Valoriza el juicio oral y la publicidad en el procedimiento penal, al garantizar la prosecución
del proceso hasta lo que tradicionalmente se ha conocido como su natural culminación: la sentencia, y
5) Posibilita la distinción entre la intervención policial, regida de hecho por el principio de
oportunidad, y la primera fase del proceso.

d.- Sus inconvenientes
El principio de legalidad en el ejercicio de la acción penal tiene como principales inconvenientes:

derecho a la tutela jurisdiccional en materia penal (La obligatoriedad de la acción en el proceso penal
costarricense. Notas sobre la función requirente del Ministerio Público, San José de Costa Rica, Colegio de
Abogados, 1986, ps. 61 y 62).
48
Vid. ARMENTA DEU: Criminalidad de bagatela y principio de oportunidad...”, cit., ps. 196 a 198.
49
BIRKMEYER (citado por LEONE: Tratado de derecho procesal penal, traducción de Sentís Melendo,
Buenos Aires, EJEA, 1963, tomo I, p. 141) expresa que “si no se estableciese el principio de obligatoriedad de
la acción penal, se disminuiría la eficacia intimidatoria de la ley penal, porque la pena sería conminada, no
como consecuencia necesaria, sino como consecuencia posible del delito.”.
50
HASSEMER: La persecución penal: legalidad y oportunidad, traducción de Alfredo Chirino Sánchez, en
Ciencias Penales, año 7, Nº 10, San José de Costa Rica, septiembre de 1995, ps. 4 y 5. En el mismo sentido,
SOTO PIÑEIRO: Ministerio público y política criminal, en El ministerio público para una nueva justicia
criminal, AA. VV., Santiago de Chile, CPU, 1994, p. 151.

2

3
1) Al obligar a la persecución indiscriminada de todos los delitos, contribuye en forma
considerable al congestionamiento del aparato represivo;
2) Impide que se concentren los esfuerzos de las autoridades en una eficaz persecución de
aquellos hechos delictivos más lesivos para el conglomerado social, particularmente la llamada
“criminalidad de cuello blanco”;
3) Entorpece el accionar del Ministerio Público en los casos de crimen organizado (tráfico de
drogas, robo de vehículos, terrorismo, etc.) y otros (corrupción administrativa, por ejemplo) al impedir
que se hagan concesiones a los delincuentes dispuestos a colaborar con la autoridad, y,
4) Obstaculiza la reinserción social del delincuente de baja peligrosidad.

2.- EL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD: EXCEPCIÓN, NO DEROGACIÓN, DEL PRINCIPIO
DE LEGALIDAD

a.- Los principios procesales no son absolutos
Un principio procesal llevado a

sus últimos extremos puede resultar más perjudicial que

beneficioso. Para evitar excesos en su aplicación, suelen establecerse elementos o factores de
atemperación, flexibilización, atenuación o mitigación, consistentes en excepciones, en concesiones al
principio contrario.
En el caso del principio de legalidad en el ejercicio de la acción penal, un sector de la doctrina
ha buscado en la introducción del principio de oportunidad, en situaciones taxativamente señaladas por
la Ley, el remedio para los resultados inconvenientes derivados del primero. No se trata de sustituir un
principio por otro, sino de atemperar sus efectos.

b.- Qué es el principio de oportunidad
Teniendo como marco de referencia su recepción en el Código Procesal Penal, podemos intentar
una definición diciendo que es aquel por el cual se concede al Ministerio Público la facultad de
perseguir o no hechos que se encuentren en determinadas situaciones expresamente previstas por

3

4
la Ley, que afectan al hecho mismo, a las personas a las que se les pueda imputar o a la relación
de éstas con otras personas o hechos.

c.- Ámbito del principio de oportunidad
No debemos confundir el principio de oportunidad en el ejercicio de la acción penal con otras
situaciones, como la existencia de delitos de acción privada o de delitos de acción pública perseguibles a
instancia privada. La persecución de los primeros, como es sabido, está confiada por la Ley a los
ofendidos o sus representantes legales (KPH, Art. 81) y la de los segundos tiene como condición de
procedibilidad la denuncia del ofendido, herederos legítimos (en caso de muerte de aquél), representante
o guardador (KPH, Art. 81 bis) en atención a intereses privados que el Estado tutela aun a costa del ius
puniendi.
El concepto de oportunidad o discrecionalidad debe estar referido siempre a las facultades y
límites de órganos públicos51, no a los derechos de los particulares, como el de denunciar o instar la
persecución pública.
Tampoco cabe encontrar una manifestación del principio de oportunidad en el procedimiento
abreviado, aunque éste se encuentre fundado en la admisión del hecho por el imputado. Lo anterior
debido a que en nuestro código no se autoriza ningún tipo de negociación entre fiscal y reo que afecte el
ejercicio de la acción penal para obtener esa confesión, como sucede en el derecho angloamericano con
la institución denominada plea bargaining y en algunos códigos europeos.
El principio de oportunidad, en definitiva, está limitado a los casos previstos en el artículo 22 del
Código Procesal Penal.

d.- La oposición al principio de oportunidad

51

Así, ARMENTA DEU: Criminalidad de bagatela y principio de oportunidad..., cit., p. 185.

4

5
El ataque de mayor envergadura contra el principio de oportunidad en el ejercicio de la acción
penal proviene de quienes ven en él una manifestación de autoritarismo procedente del Poder Ejecutivo,
lesiva del principio de división de poderes y, en consecuencia, claramente antidemocrática52.
No cabe duda de que si el órgano titular de la acción penal pública no es independiente, el
Ejecutivo lo convertirá en un instrumento de su política criminal; la que será mejor o peor, según la
naturaleza del régimen político en cuestión. Pero aun en el caso de un gobierno incuestionablemente
democrático, resultaría inaceptable una intromisión de criterios políticos en la persecución oficial de los
delitos53.
No obstante, bastará con dotar al Ministerio Público de la necesaria independencia (de cualquier
centro de poder y no sólo del Poder Ejecutivo) para que desaparezca el fundamento de la objeción. Para
lograr tal finalidad es necesario, fundamentalmente, que el nombramiento del fiscal general o jerarca del
órgano persecutor emane del Poder Legislativo, lo que le dará legitimidad democrática; pero electo de
una terna o lista reducida elaborada por una comisión que integren representantes del Poder Judicial, del
Foro y de la Universidad, con lo que se garantizará la idoneidad de los candidatos al cargo, y de otras
instituciones o sectores de la sociedad, para darle mayor representatividad social54.
En ese sentido, ALCALÁ-ZAMORA y LEVENE, quienes indican que “desde el punto de vista político no
estará de más subrayar que el principio de oportunidad parece responder mejor a los postulados de las
dictaduras totalitarias.” (Derecho procesal penal, Buenos Aires, Guillermo Kraft, 1945, tomo I, p.389);
LEONE, quien conceptúa “incompatible con una visión democrática de la función penal el principio de
discrecionalidad” (Tratado de derecho procesal penal, cit, tomo I, p. 141) y MONTERO AROCA, quien
estima que la introducción del principio de oportunidad en el proceso penal español significaría una transferencia
del ius puniendi del juez al fiscal, un desplazamiento del poder del juez por el poder del fiscal, lo que, dada la
falta de independencia del Ministerio Fiscal español respecto al Gobierno, implicaría la disminución del poder de
un órgano independiente, el del juez, para incrementar el poder de un órgano subordinado al Gobierno, el del fiscal
(Derecho jurisdiccional, III, Proceso penal , cit., ps. 21 a 25).
53
Perfecto ANDRÉS IBÁÑEZ ante el criterio de que la dependencia política del Ministerio Público, cuando se da
respecto de un Ejecutivo legitimado a través del sufragio, lejos de ser un inconveniente, vendría a ser una garantía
(criterio que dicho autor atribuye a GONZÁLEZ-CUÉLLAR, GIMENO SENDRA y VIVES ANTÓN), replica
con gran acierto que “los mecanismos de garantía orientados a contrastar la tendencia siempre actual del
poder a liberarse del Derecho, tienen en todo caso un valor estratégico, es decir, permanente. Y no sólo como
vía de acceso a la democracia, sino como requisito inexcusable de permanencia en ella”: El Ministerio Fiscal
entre “viejo” y “nuevo” proceso, en La reforma del proceso penal, AA.VV., Madrid, Tecnos, 1990, ps. 85 y
86.
54
En tema de nombramiento del fiscal general, es ejemplar en muchos aspectos el artículo 22 de la Ley del
Ministerio Público hondureño, decreto Nº 228-93: “El Fiscal General de la República y el Fiscal General
Adjunto, serán electos por el Congreso Nacional, con el voto favorable de las dos terceras partes de la
totalidad de sus miembros, de una nónima de cinco candidatos que presente una Junta Proponente
convocada y presidida por el Presidente de la Corte Suprema de Justicia e integrada también por un
Magistrado de la Corte Suprema de Justicia nombrado por el pleno de la misma, el Rector de una de las
52

5

6
En lo que toca al principio de división de poderes, que algunos consideran lesionado por el
principio de oportunidad en el ejercicio de la acción penal, resulta realmente curioso que sea ése
precisamente el mismo principio político en que se apoya la jurisprudencia angloamericana para
fundamentar la no interferencia de los jueces con el libre ejercicio del poder discrecional del fiscal55.
La explicación de esta contradicción sólo puede encontrarse en la mayor acentuación acusatoria
del proceso penal angloamericano, para el cual la acusación es materia exclusiva del fiscal. Desde un
anclaje consciente o inconscientemente inquisitivo es natural que cualquier medida que reduzca el poder
de los jueces sea vista como una invasión de la esfera del Poder Judicial. Lo que hay que hacer es
definir primero cuáles son funciones típicamente jurisdiccionales y cuáles no. Deslindados así los
campos, será fácil descubrir quién invade la esfera de quién.
Sí resulta justificable el temor de que una pérdida del poder de los jueces en materia penal sea
correlativa a un incremento del poder de órganos políticos en el aparato estatal. Por eso estimamos que
la reforma del sistema penal en Iberoamérica debe necesariamente comenzar por el Ministerio Público; el
cual, en su condición de actor penal oficial y en nuestro ámbito cultural, debe ser el eje de cualquier
sistema acentuadamente acusatorio, que es la dirección seguida por la corriente innovadora en este
campo. Si el Ministerio Público no es potenciado de manera tal que se garantice su independencia, de
poco valdrán la misma independencia de los jueces y el más novedoso código procesal penal56.
Otras razones para atacar el principio de oportunidad en el ejercicio de la acción penal son,
obviamente, aquellas con las que se pretende justificar el principio contrario. Un importante sector de la
Universidades que funcionen en el país, un representante del Colegio de Abogados de Honduras designado
por su junta directiva y el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos...”
55
Así en INMATES OF ATTICA CORRECTIONAL FACILITY v. ROCKEFELLER, la corte de apelaciones
señaló: “The primary ground upon which this traditional judicial aversion to compelling prosecution has
been based is the separation of powers doctrine”, cit. por KAMISAR, LaFAVE, ISRAEL: Modern criminal
procedure, fith edition, St. Paul , Minn., West Publishing Co., 1980, p. 927. Igualmente en UNITED STATES
v. COX la Corte de Apelaciones para el Quinto Circuito declaró: “As an incident of the constitutional
separation of powers... the courts are not to interfere with the free exercise of the discretionary powers of the
attorneys of the United States in their control over criminal prosecutions”, cit. por GOLDSTEIN, Abraham S.:
The American public prosecutor, en UNAFEI, Resource material series, Nº 24, Fuchu, Tokyo, December,
1993, p. 18.
56
Sobre la impostergable reforma del Ministerio Público iberoamericano vid. BINDER, Alberto: Funciones y
disfunciones del Ministerio Público penal, en El Ministerio Público para una nueva justicia criminal, AA.
VV., cit., ps. 65-88. También en Ciencias Penales, año 6, Nº 9, San José de Costa Rica, noviembre de 1994, ps.
17-26.

6

7
doctrina57 ha hecho ver cómo el principio de legalidad, en su concepción absoluta, está basado en
premisas falsas: la de la persecución real de todos los delitos y la de igualdad de los ciudadanos ante el
aparato represivo del Estado. Ni existe sistema en que se persigan todos los hechos delictivos ni existe
igualdad de los ciudadanos ante los órganos de persecución penal. Por el contrario, la realidad es que,
sea cual sea el principio que regule el ejercicio de la acción penal pública, siempre habrá
discrecionalidad. Legal y fundada en el interés público, en aquellos ordenamientos que admitan el
principio de oportunidad; ilegal y fundada implícitamente en la imposibilidad de la persecución de todos
los delitos, en los sistemas que no admitan dicho principio.
Lo trágico de este último sistema es que en él es la policía quien se arroga la facultad
discrecional atendiendo criterios de “etiquetamiento”. De allí que resulten excluidos de una eficaz
persecución los delitos de los individuos pertenecientes a los estratos superiores de la sociedad58.
Si queremos realmente fortalecer el estado de derecho, si buscamos una sociedad que se
perfeccione al satisfacer, en la medida de lo posible, sus aspiraciones democráticas, debemos prestar
especial atención a la persecución del delito. Dado que no existe posibilidad de arremeter contra todas
las conductas delictivas, lo menos a que puede aspirar una sociedad democrática es a que se establezcan
prioridades en atención a la mayor lesividad social de los delitos por perseguir. Esto sólo puede
conseguirse otorgando, mediante expresa disposición legal, la facultad de discrecionalidad a un
Ministerio Público vigoroso, independiente y orientado en forma clara y decidida a servir a los intereses
sociales sobre cualquier otra consideración. Un código procesal penal y un Ministerio Público para
una sociedad democrática, en suma.

e.- La opción del Código Procesal Penal
El Código Procesal Penal ha optado por mantener el principio de legalidad en la generalidad de
los casos:
Vid. por toda ella a CRUZ CASTRO, Fernando: La función acusadora en el proceso penal moderno, San
José de Costa Rica., ILANUD, 1989, ps. 13-22 y notas correspondientes en ps. 42-47.
58
Sobre el “etiquetamiento” y en general sobre la desigual persecución de los delitos, vid. en la doctrina nacional
CRUZ CASTRO, Fernando: Discriminación e ineficacia en la persecución del delito económico: La inevitable
perversión del sistema penal, en Ciencias Penales, año, 6, Nº 9, San José de Costa Rica, noviembre de 1994, ps.
27-40, con amplia información bibliográfica.
57

7

8
“El Ministerio Público deberá ejercer la acción penal pública en todos los casos en que sea
procedente...” (Art. 22).
Como excepción, y previa autorización del superior jerárquico para el fiscal, rige el principio de
oportunidad en una lista de casos agrupados en los cuatro incisos que conforman la segunda parte del
texto del artículo 22.
Por “superior jerárquico” debemos entender el Fiscal General de la República, aunque también
todo fiscal de mayor jerarquía que ejerza funciones de supervisión sobre aquel que conozca del caso.
El alcance que el Código reconoce al principio en estudio es el otorgar al fiscal la facultad de
solicitar al juez prescindir, total o parcialmente, de la persecución penal, o limitarla a alguna o algunas
infracciones o personas que hayan participado en el hecho (Art. 22).
Por “infracciones” entendemos acciones, hechos o conductas delictivas.

3.- CASOS EN QUE PROCEDE EL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD
a.- Escasa reprochabilidad
En el inciso a) del artículo 22 el Código prevé tres casos que tienen en común su escasa
reprochabilidad: la insignificancia objetiva del hecho (los llamados “delitos de bagatela”), la mínima
culpabilidad del autor o partícipe o su exigua contribución al hecho. Es decir, cuando sea poco
relevante el ataque del agente al bien jurídico que la norma penal tutela.
El Código establece como salvedades al precepto en comentario que el hecho “afecte el interés
público o lo haya cometido un funcionario público en el ejercicio del cargo o con ocasión de él”.
Consideramos poco feliz la primera salvedad, dado que en toda figura penal debemos presumir
la tutela de un interés público, que no es distinto del bien jurídico protegido. El Código Procesal Penal
Modelo para Iberoamérica, principal fuente del nuestro, dice en el texto correspondiente: “...no afecten
gravemente el interés público” (Art. 231.1) (sin subrayar). Frase en la que implícitamente se acepta que
todo delito significa una lesión del interés público.

De allí que el texto en cuestión debamos

8

9
interpretarlo en el sentido señalado en el párrafo trasanterior, o sea, referido a situaciones en que la
afectación del interés público sea escasa o de poca importancia, y no en los casos, de por sí imposibles,
en que el delito no afecte ese interés.
La segunda salvedad, el que se trate de un hecho cometido por un funcionario público en el
ejercicio del cargo o con ocasión de él, es garantía de que no se prestará el criterio de oportunidad para
propiciar la impunidad de quienes ejercen el poder político. De funestas consecuencias habría sido para
la sociedad entera haber dejado abierto un portillo por donde pudieran colarse los autores de actos de
corrupción administrativa, el gran mal de la democracia en los últimos tiempos.
b.-Colaboración del imputado
En el inciso b) del artículo 22, y referidos a asuntos de criminalidad organizada o violenta, delitos
graves o de compleja investigación (“compleja tramitación” dice el Código), encontramos cuatro casos
cuyo común denominador es la colaboración del imputado con las autoridades represivas:
1) Colaboración eficaz en la investigación del mismo hecho a él atribuido;
2) Colaboración, mediante información esencial, para evitar la continuación del delito o la
perpetración de otros;
3) Colaboración en el esclareciemiento del hecho investigado o en otros conexos, y,
4) Colaboración mediante información útil para probar la participación de otras personas
en el hecho delictivo investigado.
En todos estos supuestos es requisito que el hecho de cuya persecución se prescinda, sea
considerablemente más leve que aquellos que el imputado contribuya a investigar o a cesar su
continuación. Lo contrario sería fomentar la impunidad de los delitos graves, con lo que perdería todo
sentido la aplicación del principio de oportunidad.
Si la aplicación de este principio en las situaciones de escasa reprochabilidad a que alude el inciso
a) tiene por principal finalidad descongestionar el sistema penal, en las del inciso b) se trata de facilitar, y
en algunos casos hasta de posibilitar, la represión de hechos delictivos particularmente graves y de difícil
investigación, tales, entre otros, todos los del crimen organizado.

9

10

c.- “Pena natural”
El inciso c) hace referencia a dos situaciones. Una de ellas es la llamada “pena natural”, es decir,
el daño propio recibido por el agente con ocasión de la conducta delictiva. Este daño puede ser físico,
(como una lesión corporal) o moral (como la muerte o grave lesión de un ser amado). La gravedad del
daño debe ser tal que la aplicación de la pena resulte desproporcionada, o sea, inadecuada o innecesaria.

d.- Presupuestos para prescindir de la pena
La otra situación prevista en el inciso c) es la concurrencia de los presupuestos bajo los cuales el
tribunal está autorizado para prescindir de la pena. La remisión al Código Penal es aquí obligada.

e.- Pérdida de importancia de la pena o medida de seguridad
Alude el inciso d) del artículo 22 a la pérdida de importancia de la pena o medidad de seguridad
por imponer, en relación con la pena o medida de seguridad ya impuesta o que deba esperarse por otros
hechos o infracciones, en caso de concurso de delitos, o la que se impuso o impondría en un proceso
tramitado en el extranjero. Se trata con esto de evitar penas absurdas por desproporcionadas.
En los casos en que la pérdida de importancia de la pena o medida de seguridad resulte de la
consideración de la que se impuso o impondría en un proceso en el extranjero, están facultadas las
autoridades nacionales para prescindir de la extradición activa o conceder la extradición pasiva.
Esto último es particularmente acertado, porque evita la maniobra de algunos delincuentes de
cometer un delito leve en territorio nacional con el propósito de frustrar una extradición por un hecho de
mayor gravedad perpetrado en el extranjero.

4.- PROCEDIMIENTO PARA LA APLICACIÓN DEL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD

10

11
El Código establece un procedimiento en el cual tienen intervención, en el orden que a
continuación se expone, los siguientes sujetos:
1) El fiscal, que al encontrarse con una de las situaciones previstas en la Ley, deberá solicitar
autorización a su superior jerárquico para pedir al juez que se prescinda, total o parcialmente, de la
persecución o que ésta sea limitada a una o varias infracciones o personas (Art. 22);
2) El superior jerárquico del fiscal, o sea, un fiscal con potestades de supervisión sobre el
anterior, quien examinará su petición y le concederá o denegará autorización para llevar el asunto al
juez (Art. 22);
3) La víctima, que haya pedido ser informada de los resultados de la causa, a la cual el fiscal
deberá poner en conocimiento su decisión de solicitar la aplicación del principio de oportunidad con el
fin de que, en el plazo de tres días, manifieste si pretende constituirse en querellante (Art. 300), y,
4)) El juez, que deberá ser el que tenga competencia funcional para la primera fase del proceso 59,
quien en definitiva resolverá sin sustanciación sobre la aplicación del principio de oportunidad (Arts. 22,
300 y 301).
Acompañarán a la solicitud del fiscal todas las actas en que consten las actuaciones de la causa y
las piezas de convicción o pruebas materiales que hubiere (Art. 299).
La víctima que manifestare su interés en constituirse en querellante tiene un plazo de diez días
para hacerlo. Si lo hiciere y su gestión prosperare, se operará la sustitución del actor penal por
conversión de la acción pública en privada.

5.- PLAZO PARA LA APLICACIÓN DEL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD

De conformidad con el artículo 24, la solicitud para que se aplique el principio de oportunidad
podrá hacerse “hasta antes de que se formule la acusación del Ministerio Público”.

Sólo en la primera fase del proceso podrá aplicarse el principio de oportunidad, puesto que la solicitud
correspondiente deberá ser anterior a la formulación de la acusación del Ministerio Público (art. 24).
59

11

12
Por tal debe entenderse la que deberá hacer el fiscal en la conclusión del procedimiento
preparatorio, cuando estime que hay fundamento para que la causa sea enviada a juicio. Su regulación se
encuentra en el artículo 303.

6-. EFECTOS DE LA APLICACIÓN DEL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD

Los efectos de la aplicación del principio de oportunidad serán los siguientes, en atención a las
circunstancias que se indicarán:

a-. Extinción de la acción penal
Es el efecto natural y definitivo de la ausencia de la voluntad persecutoria del actor penal
público, aceptada por el juez, y de la no sustitución de aquél por el querellante (Art. 23).
La acción penal se extinguirá únicamente en relación con las personas y los hechos a los que
expresamente se refiera la decisión judicial. Pero si ésta se funda en la insignificancia del hecho, se
extenderá el efecto extintivo a todos los que hayan tenido participación en aquél.

b.- Suspensión de la acción penal
Es un efecto temporal, que luego dará lugar a la extinción de la acción o a la reanudación de su
ejercicio. Su finalidad es conceder un compás de espera hasta que hayan transcurrido quince días
después de la firmeza de la sentencia dictada en la causa en que el imputado prestó su colaboración, en
los casos del inciso b) del artículo 22, o, en los casos del inciso d), de la firmeza de la sentencia dictada
por los otros hechos o infracciones, cuando hay concurso de delitos, o en la causa seguida contra él en
el extranjero.
Si los resultados de la colaboración del imputado no fueren satisfactorios o la sentencia dictada
contra él en los casos previstos en el mencionado inciso d) del artículo 22 no fuere tan severa como para

12

13
hacer que pierda importancia la pena establecida para el hecho por el cual se suspendió la acción, el
Ministerio Público deberá pedir al tribunal la reanudación del proceso (Art. 23).

c.- Conversión de la acción penal
Aunque el Código no lo dice expresamente, como sí lo decía el Proyecto en su artículo 26, si en
el procedimiento establecido para la aplicación del principio de oportunidad se llegara

a dar la

constitución de la víctima en querellante, se operaría la conversión de la acción penal pública en privada.
Con ello tendríamos su tercer efecto, que impediría la extinción o la suspensión de la acción60.

Para el Proyecto de Código Procesal Penal salvadoreño de 1994 (art. 24) y para el anteproyecto paraguayo del
mismo año (art. 20), la extinción de la acción pública no impediría el ejercicio de la acción privada. No
relacionan esos textos jurídicos el ejercicio de la acción privada con una “conversión” de la acción pública.
Quizás, más que de “conversión” de la acción lo correcto sea hablar de una sustitución de la acción
pública por una acción privada. Sobre todo en un sistema como el costarricense, en el que el ofendido tiene el
derecho de acción no sólo en carácter de actor penal subsidiario, como en este caso, sino también como actor
penal conjunto (art. 75).
El Código Procesal Penal de Guatemala de 1993 (art.26) y el Proyecto de Código Procesal Penal
hondureño de 1995 (art. 29) expresamente hablan de conversión de la acción pública en privada.
60

13

. año 6. Derecho procesal penal. 81-120. Alberto. Sentís Melendo. Conceptos fundamentales y principios procesales. Discriminación e ineficiencia en la persecución del delito económico: La inevitable perversión del sistema penal.ANDRÉS IBÁÑEZ. ILANUD. Tratado de derecho procesal penal. ps. .. San José de Costa Rica. También en Ciencias Penales. año 6. Jürgen. 1990. en Ciencias Penales. tomo primero.BIBLIOGRAFÍA. . hijo. Teresa.BAUMANN. en El Ministerio Público para una nueva justicia criminal. Finzi. Funciones y disfunciones del Ministerio Público. AA. 1945. Criminalidad de bagatela y principio de oportunidad: Alemania y España. Nº 9. Madrid. Guillermo Kraft. San José de Costa Rica. . San José de Costa Rica. 1991. ps. 1994. Barcelona. 1986. La función acusadora en el proceso penal moderno.. Buenos Aires. Santiago de Chile. noviembre de 1994.ALCALÁ-ZAMORA Y CASTILLO.CRUZ CASTRO. El Ministerio Fiscal entre “viejo” y “nuevo” proceso. ps. Tecnos. trad. ps. trad. Depalma.ARMENTA DEU. Fernando. 17-26. AA.VV. Nº 9. Fernando. 14 .VV. en La reforma del proceso penal. CPU. .BINDER.. . Buenos Aires. 27-40.14 7. 1989. . noviembre de 1994. Perfecto.CRUZ CASTRO. 65-88. PPU. Niceto y Ricardo LEVENE.

Tendências político-criminais quanto a criminalidade de bagatela. Los principios del proceso penal (I). ps. Valencia. en Derecho procesal penal. 1.GONZÁLEZ ALVAREZ. en Revista dos Tribunais. número especial de lançamento. con Moreno Catena y otros. Ariel.15 . December.FERNÁNDEZ ENTRALGO. Sâo Paulo. Vicente. Juan-Luis. Daniel. Tirant lo Blanch. 88-109. ps. 1989. Introducción y normas básicas. 55-71. El proceso penal alemán. Abraham. Colegio de Abogados. 15 .. . Luis Flavio. El principio de oportunidad en el ejercicio de la acción penal. 1986. ps. Madrid.GOLDSTEIN.VV. La obligatoriedad de la acción en el proceso penal costarricense. The American public prosecutor. volumen I. AA. 1985. . . 1990. Nº 24. Barcelona. 1983.GIMENO SENDRA. año 7. Los principios procesales y procedimentales de la Ley Orgánica 7/1988. Fuchu. . julio de 1993. Juan-Luis. Anotaciones introductorias sobre el proceso penal español. ps. .GONZÁLEZ ALVAREZ. Barcelona. ps.GÓMEZ COLOMER. San José de Costa Rica. Jesús. . . 63-69. en UNAFEI Resource material series. 1987. Notas sobre la función requirente del Ministerio Público. dezembro de 1992. 15-69. en La reforma del proceso penal. Tokyo. tomo II. en Roxin y otros Introducción al derecho penal y al derecho penal procesal. San José de Costa Rica. Tecnos. 223-273. en Ciencias Penales. 7-26.GÓMEZ. ps. El proceso penal.GÓMEZ COLOMER. Nº 5. Daniel. Bosch.

Ministerio Público y política criminal. . 2ª edición. Julio . Sentís Melendo. Buenos Aires. Paul. . AA. Tratado de derecho procesal penal. 1994. 1984.VV. septiembre de 1995. LaFAVE. Lerner.. tomo primero.VV. Derecho procesal penal. . La persecución penal: legalidad y oportunidad. en Derechos fundamentales y justicia penal.. 2-8. ps.VIGORITI. AA. Bologna. Alfredo. fith edition. ps. ORTELLS RAMOS. Madrid.. El sistema penal hoy: Entre la Inquisición y la composición. 131-150. 1975. tomo segundo. Pubblico ministero e discrezionalitá dell’azione penale negli Stati Uniti d’America. ISRAEL. en Ciencias Penales. Problemi e prospettive di reforma. West Publishing Co.. trad. Santiago de Chile. Vincenzo. en Pubblico ministero e accusa penale. ps. III. Modern criminal procedure.. Derecho jurisdiccional. Bosch.LEONE. Derecho procesal penal. E. 8ª edición. GÓMEZ COLOMER. . trad. San José de Costa Rica.VELES MARICONDE. . San José de Costa Rica. 16 . Nº 10. . a cura di Giovanni Conso.SOTO PIÑEIRO. . Emilio y Vicente HERCE QUEMADA. 1963. CPU. Alberto.E. 1991. Buenos Aires. 1980. y MONTÓN REDONDO. Proceso penal. Barcelona. Manuel. Chirino Sánchez. Juan. año 7.MONTERO AROCA. St.VV.. Wayne R. ps. 256-273. Miguel. Minn.. . 135-157. Giovanni.MAIER. en El Ministerio Público para una nueva justicia criminal.GÓMEZ ORBANEJA.16 .J. Zanichelli. Yale. Juan-Luis. 1969. Jerold H.HASSEMER. 1992. Winfried.KAMISAR. AA.A..

..........................................16 5........................EL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD: EXCEPCIÓN.........................35 B....................................................................................CASOS EN QUE PROCEDE EL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD........................................................................................................... 1 1.........................1 A..........................................Principios que informan el Código Procesal Penal de 1998....1 A.......................11 6-............................bibliografía.......................................Los sistemas procesales através de la historia y los principios que les informan.BIBLIOGRAFÍA.................................................................................... ...................................................................................................................................................................3 3...............48 II...................................... 1 QUE INFORMAN EL CÓDIGO PROCESAL PENAL DE 1998.46 7......................................................................................................................10 5..................................................... LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES ................................-........................................................................14 C................................................................................................................................................................................................ EFECTOS DE LA APLICACIÓN DEL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD..........1 ........BIBLIOGRAFÍA EMPLEADA...................................................................................2 PRÓLOGO............................1 1 .................12 4........ Facultades del querellante....................................................................... A PROPÓSITO DEL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD...............................................................................................17 Y DEL CRITERIO DE “INSIGNIFICANCIA DEL HECHO” ...........................................................................7 3.......... Conceptualización......1 2...... EL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD ........................................Los sistema procesales y nuestros códigos procedimiento penal.13 4...............................................30 6........................Los principios y garantías establecidos en el Código................ DEL PRINCIPIO DE LEGALIDAD... LOS PRINCIPIOS PROCESALES................................................................................8 4............................................................................ La legitimidad del querellante en los delitos de acción pública.............28 6........................................................................................................................... Antecedentes....22 5...................................... 1 1.......................Planteamiento del problema......................................................................17 1................................................7 I.......1 2...............................................................................PROCEDIMIENTO PARA LA APLICACIÓN DEL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD....................................................LA ACCIÓN PENAL ...........................PLAZO PARA LA APLICACIÓN DEL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD............................................................................3 3..............................................................................................................................................................................................................................................................................................................12 7.....................-.......................... LA QUERELLA PUBLICA.................................................. La formulación de la querella............1 2.....................................................................................................Introducción....................................48 ...............................................................Conclusiones........................ NO DEROGACIÓN..........................................................................................................................................................17 C..................EL PRINCIPIO DE LEGALIDAD: GARANTÍA DEL CIUDADANO.................... A PROPÓSITO DEL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD Y DEL CRITERIO DE “INSIGNIFICANCIA DEL HECHO” Alfredo Chirino Sánchez Profesor de la Universidad de Costa Rica Letrado de la Sala de Casación Penal Sumario: INDICE GENERAL........................................... 1 EN EL EJERCICIO DE LA ACCIÓN PENAL..

................................................................29 D.................. LA REPARACION DEL DAÑO COMO CAUSAL ......................27 7................................... 1 NUEVO CÓDIGO PROCESAL PENAL COSTARRICENSE.........................................................................................................................................................................................................................................El criterio de “insignificancia del hecho” y su definición.................................................................................................................................................................................INTERVENCIÓN DURANTE LA EJECUCIÓN DE LA PENA..................................................................................................................................................................................................24 6...........................1 ......17 5.............................CONCLUSIONES.......................................PROCEDIMIENTO:...................................RELACIÓN CON LAS VÍCTIMAS. 1 1...........................................................................................23 9.............EL FORTALECIMIENTO DE LA FUNCIÓN ACUSADORA.....8 5.........................................................19 7........................................17 4.....................................................................................................................................................................................................................................25 F....................................................................................................................................1 3........................................Bibliografía....................................................................CONCEPTO.....................25 C.......................................................................................................................................RELACIONES CON LA POLICÍA. ...................LA INVESTIGACIÓN PRELIMINAR DEL MINISTERIO PÚBLICO .................................................................................................................... ELEMENTOS DE LA FIGURA........ LA CONCILIACIÓN.................................21 9...7 4............................................................... ...................................................9 3.......1 2.....................................9 5.............................................33 B................................................................EXTINCIÓN DE LA ACCIÓN PENAL Y DE LA PENA EN LA LEGISLACIÓN VIGENTE...................................................18 6......................................................................................................... OTROS ASUNTOS DE INTERÉS................................................................. 1 INTRODUCCIÓN.................. IMPORTANCIA DEL INSTITUTO EN COSTA RICA.9 4.1 DE EXTINCION DE LA ACCION PENAL............10 7..............LA DEFINICIÓN DE LAS POLÍTICAS DE INVESTIGACIÓN..........................1 1........................................................18 E.9 FUNDAMENTALES...............¿Es el criterio de “insignificancia” algo nuevo en la discusión jurídica nacional?................................3 3.......................................................................................................ANTECEDENTES DE LA CONCILIACIÓN...........................................18 5............ 1 1....................................A MANERA DE CONCLUSIÓN.........16 7............................................................... CONCLUSIONES.......26 5......................6 4..............................................................................3 2..................................................................................................................................8 4..........................................................Momento del ejercicio del criterio de oportunidad..........LA VICTIMA EN EL NUEVO PROCESO PENAL COSTARRICENSE....BIBLIOGRAFIA................................................................................... EL MINISTERIO PÚBLICO EN EL .......................18 2.......................... LA DEFENSA DEL IMPUTADO.........................................................1 2................................. 1 A..... LA SUSPENSION DEL PROCESO A PRUEBAERROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND...................................... ...........................................................................LA CONCILIACIÓN EN EL CÓDIGO PROCESAL PENAL DE 1996...........32 6-.................................................................. LA VICTIMA EN EL PROCESO PENAL COSTARRICENSE........................................................................................E RROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND............................................2 3............A modo de conclusión:..................................... ....................................... CRÍTICAS AL INSTITUTO DE LA SUSPENSIÓN DEL PROCESO A PRUEBA................E RROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND........... BIBLIOGRAFÍA.............................BIBLIOGRAFÍA..................CONCLUSION......................1 Y LA DESAPARICIÓN DEL JUEZ DE INSTRUCCIÓN...........................16 4.............................................21 8............................................................................. ASPECTOS INTRODUCTORIOS...................................................................................................ESTRATEGIA NEGOCIADORA Y EFICACIA EN LA PERSECUCIÓN PENAL..........CASOS EN QUE PROCEDE......... RÉGIMEN DEL INSTITUTO............ SUJETOS DEL PROCESO......................................14 8............19 III....................................................................El principio de oportunidad como superación de algunas de las consecuencias derivadas de la aceptación de la estricta legalidad.............24 10...........................LA INVESTIGACIÓN FISCAL PREPARATORIA.1 2.....................................EL MINISTERIO PÚBLICO Y LA VÍCTIMA........................ LA DIRECCIÓN FUNCIONAL................................................... ............................1 1...MAYOR PROTAGONISMO DEL MINISTERIO PÚBLICO EN EL DEBATE...............................................................................................1 2....................................BIBLIOGRAFÍA........................................9 6.......................................................................................................................................................................................................................................1 1........14 5........ INTRODUCCIÓN. SUS CARACTERÍSTICAS ..........................................................................................................................................................................................................BIBLIOGRAFÍA......... CONCEPTO Y NATURALEZA..................................1 INTRODUCCION...........................................................9 3...............INTRODUCCIÓN............INTRODUCCIÓN..........15 6......................8 3...............................................................EL DERECHO DE DEFENSA DE LA VÍCTIMA.........................................................

............................................................................. LA ACTIVIDAD PROCESAL DEFECTUOSA..............................................................................................26 7................. Requisitos materiales de la prisión preventiva.... Revisión de la prisión preventiva.....................1 2.........................................1 1..........................................................................................Legitimación activa............................................De los defectos absolutos y saneables..........................................................1 1............ MEDIDAS CAUTELARES..................................4 5................................................. Conclusiones..........................................................................4 ORDENAMIENTO JURÍDICO DE COSTA RICA............................................................................................................................. Recursos en contra del auto que ordena la prisión preventiva......................................................................................... Aspectos generales............................................................................................2 3............................................................ Aprehensión............................................................................36 5.....37 3...................................................................................... Legitimación pasiva........................................................................................................................ Atribuciones.........................................9 5 ........................... Requisitos formales para el dictado de la prisión preventiva..........................................................................................................26 11.................................................22 5.............1 3................................26 6................................39 ...................................................................................16 V..............................................LA CONSIDERACIÓN FEMENINA EN EL DERECHO PENAL.................2 3.........................................................................................................................................Bibliografía......................................................................18 4.............................................................................Bibliografía............................................................ LOS SUJETOS DE LA ACCIÓN CIVIL RERSARCITORIAE RROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND........................1 2.................................................39 E....... Citación y conducción por la fuerza pública del imputado........4 4..................24 10....1 1............. MEDIDAS DE COERCION QUE AFECTAN LA LIBERTAD PERSONALERROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND......................................................................................................................................................................................4 3...............................................................................................................................................CONCLUSIONES..... 17 A...........................................INTRODUCCIÓN............................................................................................................................................................1 2................................ Duración de la prisión preventiva....................................................................................................................................................Conclusión..........................................LA DEFENSA DEL IMPUTADO ........................... Internación para observación..........................................31 8..............................................13 ........................3 3.........................................................15 6.............17 8.....................................................................................................1 2. testigos.9 .. Incomunicación......................................................1 2.. 40 D......................................................8 EN EL NUEVO CÓDIGO PROCESAL PENAL.........................................1 1...9 7...............23 4................................................................. LA PRISION PREVENTIVA Y SUS SUSTITUTIVOSE RROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND............... Sustitutivos de la prisión preventiva.......................................BIBLIOGRAFÍA................ Detención..........................................................................................................................................................................................................................23 F........................20 9..6 4...............1 1............................................7 6..............................................................................................................................EL DERECHO DE DEFENSA EN EL ...........................BIBLIOGRAFÍA...................................................................................................................... Aspectos previos........................... Antecedentes................Concepto y diferencias con la sanción procesal ..........................................................................................................................................LA MUJER EN EL NUEVO CÓDIGO PROCESAL PENAL....................INTRODUCCIÓN........................................................................35 B.....30 VI........EL APORTE JURISPRUDENCIAL.......................................................BIBLIOGRAFÍA............. 1 (DIFERENTES DE LA PRISIÓN PREVENTIVA Y SUS SUSTITUTIVOS)......................................................................................................................... ACTIVIDAD PROCESAL DEFECTUOSA.....................CONCLUSIONES.................................................................................................................................................................................................................................................................... 1 1..................................................................Disponibilidad de las formas procesales............... LA MUJER EN EL PROCESO PENAL......................................................................................... BIBLIOGRAFIA...........................................................8 4......... LA POLICIA JUDICIALERROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND....................................24 5............................................................................ Internación.................................................................................19 1.....................................................................................Aspectos introductorios................................4 2............................................................................................................................... Fundamento constitucional de las medidas que afectan la libertad personal...........................................8 3.........................1 A........................................................................................................................................ peritos e intérpretes..............................................................1 2..................................................................................................................... INTRODUCCIÓN....................................................................

............................................................................................................................50 7......................................................LA INVESTIGACIÓN FISCAL (LA INVESTIGACIÓN PREPARATORIA)................................................................................................3 3...............................38 6.................................................................................................................................................. ETAPAS DEL PROCESO............36 6......................58 14..............20 5...................................LA INVESTIGACIÓN POLICIAL (DILIGENCIAS PRELIMINARES)...................................................................................40 7..................Sentencia......................................................................................................................................................................6 5.......Aspectos introductorios................................................ El procedimiento de ejecución en general........................2 3................ La pena privativa de libertad...........La intervención del juez en el procedimiento preparatorio.................13 6..........................................La audiencia preliminar........................................ EL JUICIO.......47 4...........59 15................................................................................... LOS RECURSOSERROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND.............................................................8 4...............BIBLIOGRAFÍA...........................................................................................................................42 8..................20 3..........................................................................................................................................................................................................................................................ACTOS CONCLUSIVOS DEL PROCEDIMIENTO PREPARATORIO .............................................................BIBLIOGRAFIA.48 9...............................................................................................................................................58 13..BIBLIOGRAFÍA.. 1 1............Deliberación...........................................................6 3....................El proceso de impugnación del acto defectuoso ........LAS NORMAS GENERALES DE LOS RECURSOS....29 C.............................................................. Ejecución Penal en el contexto del nuevo Código Procesal........CONSIDERACIONES FINALES.............................................................................ASPECTOS INTRODUCTORIOS.......21 4...................................................................................Principios informadores del juicio oral........................................Conclusión...................................................................................25 VII...........................................................................LA INTERVENCIÓN DE LAS PARTES EN EL PROCEDIMIENTO PREPARATORIO......................................................................................51 9.......................................................14 4............25 5.Nociones previas acerca del debate..................................... 1 1....... Conclusión.......... Presupuestos Procesales de la Ejecución Penal......18 6........................................50 8.........51 11.............21 5........................ Sujetos procesales en la ejecución..............................3 2........................................................ ........... 1 A..................... Nota Introductoria.....................NATURALEZA Y FINES DE LA ETAPA....................................1 2..................... Las medidas de seguridad.................................................54 12.............................................................................46 3.51 10..........Bibliografia........................................................................................................................ACTOS INICIALES DEL PROCEDIMIENTO..EL RECURSO DE CASACION........................................................................................12 5..............................................................Desarrollo del debate..............................24 8......................................................................................EL RECURSO DE REVOCATORIA............................................................................................................................................................50 6........... La multa...........................El sobreseimiento.......................................... ....45 2........ El extrañamiento............................................... EL PROCEDIMIENTO INTERMEDIO.......62 ........................1 INTRODUCCION.................................................41 E....................................................... Inhabilitación absoluta.......... Inhabilitación especial......................................................................................EL RECURSO DE APELACION...........44 D........................ .............................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................Bibliografía...........................................................................................................................................9 6................49 5........ LA EJECUCION PENALERROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................Bibliografía................................................................................Deliberación y resoluciones del tribunal..........................................................................................................................................................................................................................................................................................1 2.........................................................................................................1 2............ Régimen punitivo vigente........................................................................................................................27 7..............4 4............................................................. 1 1............................................. EL PROCEDIMIENTO PREPARATORIO...................................LA PRIVACIDAD Y EL SECRETO DE LAS ACTUACIONES..........................................44 1...............................................................22 7.......57 B. ..........................18 7................................................................................El auto de apertura a juicio.........2 1.........................................Actos conclusivos del proceso.......................................................................................... Procedimiento del Incidente de Ejecución........ PROCEDIMIENTOS ESPECIALES..................................................................................................................60 V..........................................................................................Principios que rigen la actividad procesal defectuosa.................................

...Legitimación para accionar y oportunidad procesal..................92 1.92 SUPREMOS PODERES DE LA REPÚBLICA.................15 8...........................................................................................4 3......................................................................................................................... 109 INTRODUCCIONError: Reference source not found.....................................13 CONCLUSIONES....................64 3...................................................................................................21 A........Trámite.......................................... 78 INTRODUCCION...........................................100 5......................-Recursos...................................................63 DE TRAMITACION COMPLEJAE RROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND..........................................................63 1..................................................................................................... EL PROCEDIMIENTO ABREVIADO.....................................................................10 5...80 2......................................................1 1........................................................17 ........................................................................................... PROCEDIMIENTO PARA JUZGAR LAS CONTRAVENCIONESE RROR: REFERENCE SOURCE NOT FOUND.........93 2............................................................................. EL PROCEDIMIENTO PARA JUZGAR A LOS MIEMBROS DE LOS .................................................................................................................................................Cuestiones preliminares...................................................................................................................................................................................................................83 3.................................................................................................................................Análisis del procedimiento abreviado en nuestro medio.....108 D...........5 4............................................................................................................................................................... La acción civil y el procedimiento abreviado...................................CONCLUSIONES..............................................................-Concepto..........Naturaleza y alcances de la protección...................Las acciones................................................................................................................................-Trámite.......................Los sujetos...............................93 3............................................................89 4.......-Características................................................................Principios de oportunidad................... principio dispositivo y procedimiento abreviado......................................................................11 6......................79 1...BIBLIOGRAFIA................................................................................................BIBLIOGRAFIA.... .......................................77 B......................................................................................................................................................................................................-Efectos del procedimiento de tramitación compleja............................................................................................................................................... Aspectos introductorios................................................................................98 4............................................................................. PROCEDIMIENTO PARA ASUNTOS..........................Los procedimientos especiales y el procedimiento ordinario...................................................................68 4......... ..............................................Tutela sumaria y tutela especial................................................................................................64 2...........................BIBLIOGRAFIA.....69 5......................................................................90 C............ El juzgamiento de las contravenciones en el Código Procesal del 96..................BIBLIOGRAFIA.............................2 2.........71 6...............................................................................................................................................103 6.......................................................

a fin de “cuantificar” o de “dimensionar” la eventual necesariedad del archivo de las actuaciones.) zum 125 jährigen Bestehen der Staatsanwaltsschaft Schleswig-Holstein. y desde otra perspectiva. en: Ostendorf. El art. La introducción del principio de oportunidad en el nuevo Código Procesal Penal de la República de Costa Rica trae una serie de consecuencias para la práctica actual de las agencias de la administración de la justicia penal. muy especialmente para el Ministerio Público. aspecto este último que revelaría una peligrosa tendencia en la posible interpretación de los conceptos. Strafverfolgung und Strafverzicht. 62 Hassemer. Winfried. Heribert (edit). p. Eine Skisse. 23 asimismo ordena como efecto de esta decisión del Ministerio Público que se produzca la extinción de la acción penal con respecto al autor y al partícipe. por una parte. En tal sentido. La discusión en torno a este problema implica el análisis de dos aspectos de interés.P. München. 539. el criterio de la mínima afectación del Bien Jurídico.1 1. Köln.P. inciso a del nuevo C. Berlin. Es por esta razón que resulta indispensable encontrar elementos argumentativos que permitan precisar los criterios de oportunidad ya escogidos por Lo que al mismo tiempo implica plantearse la pregunta de si tales criterios pertenecen exclusivamente a reglas de la parte general del Código Penal.. Bonn. por ejemplo. así como también un análisis de la “proporcionalidad” de la enervación del proceso penal. o si por el contrario se trata de una mera constatación en cuanto al ínterés de la persecución desde el punto de vista de “funcionalidad de la administración de la justicia”. 1992. contribuyen al deterioro del principio de legalidad62. acarrea la posibilidad de que el Ministerio Público decida no continuar con la persecución penal. Como lo establece el art. Festschrift (FS. cuando éstos han sido incorporados en la legislación. la declaratoria sobre la “insignificancia” implica para los efectos del caso concreto una decisión sobre el contenido del hecho. Un punto de partida esencial para este trabajo lo constituye el aserto de que el establecimiento de criterios de oportunidad que no son precisos. lleva al intérprete a un examen de los criterios a considerar para valorar la “insignificancia del hecho”61. la “insignificancia del hecho” . entre otros supuestos.. a la consideración de cuáles son los elementos que entran en juego para justificar la eventual “proporcionalidad” entre el carácter del hecho y los medios dispuestos para la persecución penal.PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA. Carl Heymanns Verlag. tal y como se demostrará en este trabajo. 22. 61 . Legalität und Opportunität im Strafverfahren. como lo podría ser. el cual adquiere ahora nuevas facultades para el examen de algunos supuestos en los cuales es posible no continuar con la persecusión penal.

el cual constituye. de política de seguridad o de política interna del Estado. precisamente.). un nivel o ámbito de legitimidad exclusivo que lo aisla del resto del sistema interpretativo que inspira la legislación penal de fondo.. resulta imprescindible una explicación de los otros conceptos que gravitan alrededor del concepto de insignificancia: el criterio de “bagatela”. entonces. cit.. 537. ella busca enriquecer el pensamiento penal y moverse de manera más cercana a su práctica y no someterse meramente a los intereses externos de actuación. Strafverteidigertag (Reunión número 19 de Defensores Penales). 63 64 . 46. y del criterio de “lesividad”. y la exigencia de realización de estos principios se encuentra tanto manifiesta en el hecho de que el derecho procesal penal es “derecho constitucional aplicado”. así como también para la Política Criminal”. Aktuelle Probleme der Strafverteidigung unter neuen Rahmenbedingungen. por así decirlo. Hassemer.el centro del programa decisorio y práctico del derecho procesal penal”63. todos ellos observados Ibid. Winfried. El objetivo general de esta investigación puede ser resumido como la búsqueda de una construcción teórica que facilite la práctica cotidiana de la administración de la justicia penal. al respecto. Orientación a las consecuencias significó y significa la admisión de los efectos prácticos del derecho penal en el arsenal de los temas que merecen un examen y crítica desde la perspectiva de la ciencia del derecho penal. al menos desde la perspectiva metodológica: “La orientación a las consecuencias del derecho penal no significa la autodisolución en los intereses político-criminales.. tanto para su teoría como para su práctica. el criterio de “proporcionalidad”. Primera Edición. Esto permitirá que existan posibilidades para alcanzar un control del ámbito de decisión y evitar de esa manera la arbitrariedad64. Legalität. p. Der Andere Buchladen. tampoco significa un acomodo ciego a las tendencias de la modernización y “efectivización”. A fin de comprender como interactúan estos criterios con nuestro tema de la “insignificancia del hecho. 539.. “La orientación a las consecuencias” debe significar hoy: considerar de manera sistemática los efectos de esta modernización para el derecho penal. y alcanzar al mismo tiempo que por medio de este esta propuesta se reflexione sobre los efectos sociales. de una propuesta de reconducir la discusión de la praxis de la administración de la justicia penal al examen de sus consecuencias65. Se trata así. 19. políticocriminales y científicos que el funcionamiento de las agencias encargadas de la investigación de los hechos de interés para el sistema penal pueden producir. así como de exponer en qué momento y con qué consecuencias es posible tomar la decisión de no continuar con el proceso y de extinguir la acción penal (3. “. Cfr. como porque el principio de oportunidad no tiene. p.). Hassemer. Perspektiven einer neuen Kriminalpolitik. Ed. 1995. celebrada del 24 al 26 de marzo de 1995 en Friburgo de Brisgovia.2 el legislador. en: Strafverteidigervereinigungen (edit). p. Colonia. Antes de tratar estos temas con mayor profundidad. Los principios de igualdad y de determinación de las normas también forman parte de la esencia del principio de oportunidad. op. 65 Hassemer resume de esta manera la propuesta que pretendemos seguir con esta investigación. de manera que sea posible alcanzar unirlos a los principios del derecho penal material. resulta indispensable explicar en qué forma el principio de oportunidad supera algunos problemas provenientes de una aplicación de un criterio de estricta legalidad (2.

implica correlativamente el deber del Estado de alcanzar una “justicia absoluta”68 ante toda lesión de bienes jurídicos penalmente tutelados 69. 1995 (la citación de las páginas de este texto. San José. 13-14 y 88. pp. Escuela Judicial. 23. Munich. set. Este último principio. La Reforma Procesal Penal (Un análisis comparativo latinoamericano-alemán). 8. 1993. que implicancias podría tener la aplicación de esta idea dentro del marco jurisprudencial del país. Cfr.P. Javier. El principio de legalidad tiene un fuerte anclaje teórico en los principios del Estado de Derecho. Así sucedía con el Código de Procedimientos Penales de Costa Rica.) la respuesta a la pregunta de si la aplicación de la “insignificancia significa algo nuevo para la discusión jurídico-penal en el país. del 25 al 28 de octrubre de 1995. 2. número 10. Roxin. Berlin.) für Karlheinz Meyer. Ciudad de Guatemala..) 66 67 . de la determinación de las leyes. 1993. 1990. muy especialmente en la idea de la igualdad. 68 Principio que también refleja la supervivencia del concepto hegeliano de un Estado absoluto.EL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD COMO SUPERACIÓN DE ALGUNAS DE LAS CONSECUENCIAS DERIVADAS DE LA ACEPTACIÓN DE LA ESTRICTA LEGALIDAD. forma parte de sus aspectos de sentido una presunción de que el Estado aplicará las leyes penales que él mismo ha promulgado70. Ambs. 19 y ss. 158. Llobet Rodríguez. Das Legalitätsprinzip auf dem Prüfstand der Rechtswirklichkeit.P. Winfried. Beck. Gedächtnisschrift (GS. p. 2. Friedrich. 169. Edición. New York. el cual tuvo entre sus antecedentes importantes el Código de esta provincia argentina de 1970. Strafverfahrensrecht. en: Ciencias Penales. 69 Cfr.H. La Persecución Penal: Legalidad y Oportunidad. Primer Congreso Iberoamericano de Derecho Penal. inspirado en una idea de retribución. 412 del C. Correspondería al final (5. A. Costa Rica. así como también de la Cfr. 5. Verlag C. Cfr. a la que llevaba una aceptación legislativa del principio de legalidad67. Corte Suprema de Justicia. se hace según la publicación que se hace del mismo en: Conferencias y Material de Apoyo. y. y que llevó a legislador de esa época a introducir un deber de parte de las autoridades de la investigación de realizar una total y completa investigación de todos los hechos. Hassemer. En Homenaje a la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de San Carlos de Guatemala. la cual tenía una gran vigencia en 1877 cuando se puso en vigencia la Ordenanza Procesal Penal del Imperio (Reichsstrafprozeßordnung). Con la entrada en vigencia del Código Procesal Penal se han introducido límites generales a la persecución obligatoria y sin excepción de todos los hechos 66. arts. Claus. pp. y una vez promovida no podía suspenderse ni hacerse cesar. § 14. de 1975. en: Geppert/Dehnicke (edit). 70 Cfr. Walter de Gruyter. Asimismo. Las legislaciones procesales que aceptaban el modelo del Código de Córdoba mantenían la regulación de que la promoción de la acción penal pública es siempre necesaria. Revista de la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica. San José.3 desde la perspectiva del eje estructural justificativo del derecho penal material (4).

las normas penales que se encuentran previstas en el derecho penal material73.g. que Jürgen Baumann. 539 ss.91 (sentencia sobre el art.4 separación de poderes. acarrea también una lesión a derechos fundamentales del ciudadano y posibilitan la revisión de la lesión por las vias que el ordenamiento jurídico establece con el fin de proteger esos derechos fundamentales frente a la actuación violatoria de cualquier órgano.. op. entran Cfr. cfr. Cfr. Criterio claramente admitido por nuestra Sala Constitucional.). sino también la obligación para la administración de justicia penal de realizar por la vía del proceso penal. pp. Sentencia No. también es conveniente revisar la Sentancia No. Costa Rica. Legalität. Su funcionamiento. la Sentencia No. escribió un artículo en 1972 titulado “Canto fúnebre por el Principio de Legalidad” (Grabgesang für das Legalitätsprinzip). 19. Ver por todas sus resoluciones el fallo No. ponen en entredicho los basamentos teóricos y constitucionales del principio de legalidad74. Juricentro. No obstante. 273 ss. 461. Persecución. San José. 1739-92 (sentencia del debido proceso) de las once horas con cuarenta y cinco minutos del primero de julio de mil novecientos noventa y dos. 1992.. la cual iba quedando más y más en 71 . de cualquier manera.: acuerdos entre el Ministerio Público y el acusado. La desigualdad en la aplicación de la justicia penal y la incosecuencia en la persecución de los hechos lesivos a los bienes jurídicos puede convertirse en un gravísimo daño para la legitimidad del entero sistema de justicia penal y acarrera. cit. posibilidades del archivo del expediente recien en la etapa investigativa sin participación del tribunal o de la víctima. op. 72 En este sentido: Hassemer. El criterio de justicia se encuentra en la esencia misma del principio de legalidad y es su principal razón justificativa72. En cuanto al carácter de garantía de derecho material que manifiesta el principio de legalidad. acorde con sus extremos definitorios. a mediano plazo o largo plazo la pérdida de confianza del ciudadano en el aparato de justicia y en la “decisión” del conflicto que es posible obtener a través de ese camino formal. la determinación de que las reglas del debido proceso legal emanan directamente del sistema de nuestro Texto Constitucional. donde se lamentaba de estas tendencias y sobre la creciente incontrolabilidad de la persecución penal. principios ésto que están de unidos de manera inescindible con la concepción constitucional del Estado de Derecho71. establece nuestro Tribunal Constitucional la naturaleza de este principio como una derivación del derecho material. así como la utilización de las llamadas reacciones informales de la autoridades encargadas de la instrucción). Hassemer. y que en la jurisprudencia de este Alto Tribunal significa. cit. Por una parte. ciertos aspectos del funcionamiento del sistema de justicia penal. En una sentencia de principio. Wolfgang. 1974-91 (sentencia sobre la interpretación favorable al imputado) de las ocho y cuarenta y cinco horas del cuatro de octubre de mil noventos noventa y uno. acarrea como un deber no sólo el trato igual para todos los ciudadanos. y de su irradiación de tutela en la aplicación procesal. 3483-93 (sentencia de las actas de declaración sin advertencias) de las catorce horas con cuarenta y dos minutos del veintiuno de julio de mil novecientos noventa y tres. preocupado por esta situación. en cuanto a su aplicación en materia de la prueba de testigos. en la influyente revista alemana de política jurídica Zeitschrift für Rechtspolitik (p. adaptación legislativa e interpretación. no sólo de aquellos encargados de la administración de justicia penal. 74 A principios de la década de los setenta era tan evidente la tendencia en el proceso penal alemán a aumentar las posibilidades de utilizar criterios de oportunidad en la persecución de los delitos (v. p. Acerca del Orden Jurídico Penal. y por ende su lesión. 207. 73 Este criterio ha sido admitido por nuestra Sala Constitucional en gran cantidad de fallos. 343 del Código Penal) de las quince horas con catorce minutos del veintisiete de febrero de mil novecientos noventa y uno. que tiene consecuencias directas para el derecho procesal. muy en concreto para la interpretación de los tipos penales. p. también Schöne.

y desde la perspectiva de que la selección policiaca. für Peters.. Como lo señala correctamente Schroeder. la cual utilizando conceptos vacíos que absolutizan ideas de seguridad y de efectividad de la justicia penal. Sozialadäquanz und Legalitätsprinzip. op. Tübingen. Heinz. J. así como también de discurso legitimidador y de realidad en el funcionamiento cotidiano de las agencias del control penal77. 3 ss. Cfr. op. Esto último conduce a que no sea posible una aplicación de la ley exigida. y no en criterios de justicia o de legalidad. Persecución. Jakobs. Friedrich-Christian. cit. pp. 21. ya que él mismo y sus reglas implican una “prohibición de la arbitrariedad” (Willkürverbot). 77 Cfr. 22 último manos de decisiones de orden administrativo o funcional.. Cfr. 493. Costa Rica. El destino del ciudadano en un derecho penal “eficaz”. cit. y. Geilen. pp. 78 Así Hassemer.. pp. responde a criterios claros de interpretación de lo que es “importante” y lo que no. Walter de Gruyter. 492 ss. Schreiber. 1974. El destino del ciudadano. Hassemer. pp. Einheit und Vielfalt des Strafrechts. Hassemer. en: FS. mayores posibilidades de funcionamiento. a este respecto. p. lo que la oficina puede trabajar con los recursos disponibles.B. p. 75 Cfr. Sobre estas tendencias puede ser consultado. automática. intentan darle a los órganos investigativos. De otra parte. cit. que tiene un papel definitivo en lo que al final será materia de discusión en el proceso penal. 80 El concepto de oportunidad fue introducido en la ciencia procesal por primera vez por von Glaser en 1860. No. Festschrift für Karl Peters zum 70. Revista de la Asociación de Ciencias Penales. San José. 412. Esta tendencia hacia la reducción del principio de legalidad en favor de criterios de “efectividad” o de “funcionabilidad de la administración de justicia” se mantiene hoy día tanto en la legislación (con la promulgación reciente de diferentes leyes para la descarga de la administración de justicia penal han sido puestas en vigencia y otras están siendo proyectadas) como también en la jurisprudencia constitucional. Año 5. en: Revista Ciencias Penales.). Geburtstag. este concepto de “oportunidad” no es un concepto apartado de la legalidad. 76 Así Peters.C. por todos. cit. 79 Aspecto que también ha sido discutido desde el punto de vista criminológico en relación con el problema señalado con vehemencia en nuestro medio. ordenada y definitiva de todos los hechos conllevaría la consecuencia evidente de que “. que en el caso del Código Procesal Penal de 1996 resulta en una serie de reglas que permiten al Ministerio Público o al tribunal (art. Zipf. . por supuesto.. resultan en una denuncia que enerva el procedimiento penal78. 424-425. 1974. New York. Legalitäts-und Opportunitätsprinzis heute. y con consideraciones propias de principios de los años 70: Zipf. Schroeder. Festschrift für Welzel zum 70. Berlin.5 como aspectos críticos de su validez la evidente selección que realiza el Sistema de Justicia Penal75. Hirsch.. Kriminalpolitische Überlegungen zum Legalitätsprinzip. aspecto que se explica por razones de carácter organizativo y de orden material (en cuanto a recursos disponibles76). op. con la consecuencia de que dichos pasos conducen a un grave socavamiento de las garantías del proceso en favor del imputado. p. también contribuyen a la crisis de validez del principio de legalidad los evidentes campos oscuros de la criminalidad: no todos los hechos que ponen en peligro o lesionan bienes jurídicos. 1974. op. y que serían dignos de persecución penal. 8. 3 ss.. Winfried. Kaufmann. Loos (Edit. Mohr (Paul Siebeck). en: Stratenwerth. quien indica que una persecución conciente. por ejemplo por Zaffaroni. Jurgen y Tiedemann. Klaus (edit). constante y para todos los hechos que merecen una atención jurídico-penal 79 y se convierte en una justificación del principio de oportunidad80. Marzo de 1994. en: Baumann.no quedaría nadie fuera para que cerrara la puerta de la prisión”. Karl. Geburtstag. lo que puede tener “éxito” con respecto a la captura de los sospechosos.

es que en algún caso concreto se deberá de desistir de la persecución penal y de la posterior imposición de una pena. op. la sentencia No. 82 En este sentido también González. op. con la autorización del fiscal) decidir. op. Esta aceptación de fines político-criminales diversos en el diseño de las reglas del procedimiento lleva a la necesidad de que el proceso se transforme86 y adopte formas y fines que vayan en consonancia Sobre estas teorías y su crítica cfr. op. Según queda establecido en el artículo 39 de la Constitución Política de Costa Rica. p. cit. en ciertos casos que señala el art. p. pp. p. 81 . 447-91 de las quince horas con treinta minutos del veintiuno de febrero de mil novecientos noventa y uno y la sentencia (sobre el bien jurídico) No. las cuales pretendían unir la punición a su necesidad y utilidad82.. San José. p. El Principio de oportunidad en el ejercicio de la Acción Penal. Ambs.. sigue siendo el legislador el que establece los marcos punitivos. A. 67. 1090-91 de las dieciséis horas con quince minutos del seis de noviembre de mil novecientos noventa y uno. el fallo No. § 14. Año 5. Cfr. Colegio de Abogados.S. 9. 2. für Meyer. cit. como ocurre en el caso alemán donde parece haber un punto de interés en la actualidad por la criminalidad organizada. Cfr. 15 y ss. lo que que ha llevado a romper el eje de garantías democráticas del proceso. en virtud de razones de orden preventivo. las cuales no son de ninguna manera indeterminadas sino que quedan referidas a criterios reglados en la ley procesal (artículos 22 y 23 del nuevo Código Procesal Penal)85. Sin embargo. El Sistema Penal ante el Dilema de sus alternativas. 7. al referirse al § 153 de la StPO alemana.. pp. Costa Rica. El Destino. cit. en: G. con otras referencias Llobet. 23. 525-93 de las catorce horas con veinticuatro minutos del tres de febrero de mil novecientos noventa y tres. refiere a la problemática discutida por la doctrina de ese país sobre la indeterminación a la que lleva el término “culpabilidad reducida” e “interés público” que contiene ese parágrafo. 7 y 8. así como también le corresponde a él redactar la incriminación y observar la necesidad de elevar al rango de bien jurídico a una determinada relación de convivencia84. 1990. op. No. Menschenwürde und Freiheit im Strafprozeß. conviene citar como sentencias de principio el fallo No. Revista de la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica. cit. Julio de 1993. eso no significa que hoy se haya trasladado la decisión de qué se debe punir y cuándo a las autoridades de la instrucción. Lo que sucede al entrar en juego el principio de oportunidad. cit. disposición que contiene los criterios de oportunidad. Con la superación del ideal propio de las teorías absolutas de la pena 81. 1995. también Wolter. Arroyo. 84 Es abundante la jurisprudencia constitucional sobre este punto. 86 Sobre todo a dar una mayor atención a ciertos tipos de criminalidad. 89.6 párrafo. 1877-90 de las dieciséis horas y dos minutos del diecinueve de diciembre de mil novecientos noventa. en: Revista Ciencias Penales.. José Manuel.. Jürgen. Hassemer. no seguir adelante con la persecución penal. 85 Llobet. y con la correspondiente sustitución del mismo con ideas de la prevención general y especial. 83 Roxin. perdió el principio de legalidad parte de sus fundamentos teóricos originales83. 500501. Daniel.

Cfr. 50. una forma de evitar su criminalización en el sentido de que los evidentes problemas de atasco de esa jurisdicción haría imposible también una persecución de un gran sector de esa criminalidad. El caso de Costa Rica. Legalidad y Oportunidad (Criterios y formas de selección). Marzo 1994. de hecho. en general. al menos en su concepción en el derecho alemán. González. Revista de la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica. Fernando. podría tener efectos alternativos a la prisión. pp. 8. ya que la decisión se toma dentro de la oficina que recibe la denuncia.. lo que afectaría gravemente la confianza en la justicia. cit. op. brindar claridad en los casos en que es posible buscar ese tipo de “respuesta” al conflicto planteado ante las agencias del control penal. Arroyo. que no siempre lleva aparejada la amenaza de una pena. 89 Sugiere Arroyo. en: Conferencias y Material de apoyo al Primer Congreso Iberoamericano de Derecho Penal en homenaje a la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de San Carlos de Guatemala. p. en tal forma que la decisión forma parte del procedimiento legal y no es una decisión de carácter administrativo incontrolable (ver arts. op. 2. p. También mantiene un criterio similar sobre las posibilidades del principio de oportunidad: Cafferata Nores. 90 El gran porcentaje de hechos dentro del cual funcionaría el principio de oportunidad. sin embargo. Persecución. José. cit. lo que por otra parte no tiene ningún control jurídico del juez. en: Ciencias Penales. Año 5. dependiendo del ejercicio práctico de las facultades amplias que ofrece este principio es posible llegar a un estadio en la cotidianeidad del funcionamiento de las agencias del control penal. 301 a 303 CPP). en donde desde hace tiempo se viene notando una tendencia hacia la “bagatelización” ocasionando una renuencia a la persecución. más evidentes en cuanto al efectivo resarcimiento de los daños ocasionados a la víctima90 o incluso para afianzar y priorizar la González sostiene a este respecto un criterio diverso al referirse al problema de la sustitución de la legalidad por la oportunidad. cit. op. El principio de oportunidad ofrece ante esta situación la posibilidad de un control interesante. en donde el mismo sirva para alcanzar “respuestas” al conflicto menos estigmatizantes y con mejores posibilidades de alcanzar la readaptación social del infractor 89. Principios fundamentales para la reforma de un sistema procesal mixto. San José. 21. así como también generaría en las personas sujetas al proceso la idea de que la persecución penal no es igualitaria o. En el mismo sentido. la “bagatelización” a la que hacemos referencia llevó al legislador hace pocos años a elevar los montos de los objetos materiales de ciertos delitos contra la propiedad con el fin de que buena parte de esa criminalidad estuviera supeditada a la sede contravencional. que el principio de oportunidad. en todo caso. además de que funcionan en un estadio cerrado donde no es posible tampoco que haya un acceso al público. cit. estimamos. pero esta vez con fundamentos y criterios de orden económico y organizativo de las autoridades encargadas de la investigación. op.. Además. Cfr. 118-119. Costa Rica. Hassemer. 65. Es así que los criterios de oportunidad buscan. Todo como parte de formas de descriminalización y despenalización 87 .7 con una compensación política y práctica de ese déficit del principio de legalidad 87 en el procedimiento penal.. de manera que la decisión en tal sentido no se convierta en antojadiza y cause en la comunidad la sensación de que los hechos no se persiguen a pesar de qué existe la incoación de un proceso formal. además de que se produce en una etapa donde ya se ha iniciado el proceso con la etapa preparatoria. p. 88 Cfr. pertenece a la criminalidad contra la propiedad. Estos riesgos subsisten en todo caso también con la adopción de un criterio de oportunidad reglado88. Para él lo que en realidad sucede es que este último principio lo que viene a representar es lo opuesto al principio de obligatoriedad con el cual actuaba el Ministerio Público de acuerdo a las regulaciones del Código de Procedimientos Penales vigente desde 1975. Cruz. No. lo cual significa. p..

Cfr. Año 6. Cruz. de que ante la realización de un hecho que puede tener consecuencias jurídico-penales se instaure un proceso formal con la eventual imposición de una pena y de la obligación del resarcimiento. Principios. Revista de la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica. Alfredo.g. Juan y Larrauri. tanto desde el punto de vista del control político y jurídico de la decisión94. Noviembre de 1994. Discriminación e ineficiencia en la persecución del delito económico: la inevitable perversión del sistema penal. de buscar salidas a su problema. no suelen coincidir con el objetivo estatal de la imposición de la pena. también Chirino. op. pp. 24 y ss. También Bustos Ramírez. cit. No. Funciones y Disfunciones del Ministerio Público Penal. Binder. Revista de la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica. después de ser desapoderada de su papel en él debido a la intervención del sistema penal (Nils Christie “Conflicts as Property”). p. descriminalización y sustitutivos a la prisión. en: Revista Ciencias Penales.P. sobre estas posibilidades para el Ministerio Público. 49. No. Victimología: Presente y Futuro. a dimensionar los efectos producidos por el hecho punible. a fin de entender su situación. devolverle su papel ante el conflicto. Barcelona. cit. que como enseñan algunas investigaciones de los abolicionistas. 9. Alberto. Noviembre de 1994. pp. op.. Fernando. Principios. p. Año 6. de 1975. cit. delincuencia económica92. 9. 93 En este horizonte de “proyección” para un nuevo Ministerio Público. haciendo que el entero sistema de justicia penal sólo sea “eficiente” para perseguir la criminalidad contra la propiedad (pequeña y mediana) y se encuentre totalmente “colapsada” cuando se trata de reaccionar frente al delito no convencional. 68. Elena. en: Revista Ciencias Penales.. op. Cfr.P. PPU. Diciembre de 1989. 30 ss. pp. Por esa razón el nuevo CPP de Costa Rica incorpora la posibilidad de aplicar criterios de oportunidad recién en la fase preparatoria del proceso. al respecto. habría que coincidir con Binder. Revista de la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica. Al respecto. de alguna manera. Cruz. como también del peligro que acarrearía la frustración de la expectativa que tienen los destinatarios de las normas. delincuencia ambiental. 1993.. 3.93).. Política Criminal. que esta apertura de nuestra legislación procesal podría permitirle a esta agencia una mayor vinculación con la víctima del delito. Criminalización. González.MOMENTO DEL EJERCICIO DEL CRITERIO DE OPORTUNIDAD El legislador de 1996 ha sido consciente de que una aplicación del principio de oportunidad sin el previo requisito de un procedimiento penal ya iniciado carecería de sentido. en: Revista Ciencias Penales. 94 Controles que son decisivos para manifestar la reacción frente a los mecanismos de selección arbitraria detectados con el sistema de obligatoriedad mantenido en el C. donde se obtendrán las bases para el juicio.8 actividad del control penal en aquellas áreas que son de importancia en cuanto a sus consecuencias verdaderamente nocivas para la comunidad91 (v. Primera Edición. Esto implicaría. 102 ss. 92 Sobre la dimensión de esta criminalidad: Cruz Castro. p. No. 1. así como también a dar alguna respuesta a las expectativas de la víctima. etc. Año 1. 91 Como lo señala Cruz se trata de una de las consecuencias de la aplicación de un principio de legalidad absolutizado el que se produzca una “discriminación estructural” en la persecución penal. sino que muchas veces el objetivo de las víctimas se concentra en ser escuchadas y comprendidas ante la situación que ha hecho entrada en su vida de manera abrupta e inesperada. y que es precisamente la etapa en donde se deben analizar las impropias que se pretenden alcanzar con decisiones legislativas que no quieren analizar el núcleo verdaderamente problemático que genera esta criminalidad. . 49.

si manifiesta su disconformidad. y esto como reacción a las posibles opiniones “eficientistas”. con el fin de que no sólo el afectado. la cual si ha expresado su deseo de ser informada de los resultados del procedimiento (ver art. inciso a. El criterio de “insignificancia del hecho” al que hace referencia el artículo 22. de 1996 debe ser definido. y si lo estima conveniente. a partir de dos criterios: a) por una parte debe de buscarse una definición práctica que una las consecuencias de la aplicación de este principio con la realización de los fines del derecho penal material. Legalität. Hassemer. de acuerdo a las pruebas que se recolecten (art. Un segundo Ver sobre la importancia de la fundamentación en el ámbito de las decisiones judiciales en materia penal. en una primera instancia. que darían al mencionado concepto que lo apartaría de la realización de los principios constitucionales que le dan sentido al proceso. Otro control es el que se puede ejercer por parte del tribunal. 276 CPP). en el ejercicio de poder implícito en la definición. 71 inc. a nuestro modo de ver. en tanto y en cuanto es derecho constitucional aplicado. de ser “determinables” a partir de ideas o de presunciones propias del “sentido común”. 4. el cual.. todo ello. 540.P. pertenece a ese grupo de conceptos legales que dejan la sensación. Cfr. puede llevar su disconformidad incluso hasta el límite de que puede ser revisada por el jerarca máximo de la fiscalía: el fiscal general o el fiscal superior designado (art. pueda tener noticia de este acto conclusivo de la fase preparatoria.. por un lado de la víctima. que son también los fines del derecho procesal.9 condiciones en que la acusación habrá de plantearse. op. b). 304). cit. Hassemer señala como un requisito esencial de toda decisión de archivo o no continuación del proceso el que tal decisión sea fundamentada. se integren o interpreten con meras “opiniones” de economía procesal o de racionalización administrativa. p. la Sentencia 1739-92 de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia. pero que en el fondo contienen tal grado de porosidad que se convierten en una puerta abierta para que.EL CRITERIO DE “INSIGNIFICANCIA DEL HECHO” Y SU DEFINICIÓN La “insignificancia”. por supuesto. sino también para que la colectividad puedan conocer de las razones que llevan a tomar este camino en el proceso. 302). Así es como se puede colegir que el Ministerio Público está sujeto a un doble control. 95 .P. del C. y no hay querella de la víctima. se constituya como querellante (art. con una adecuada fundamentación acorde con los requisitos del estado de derecho y del debido proceso 95.

se trata de que la definición del mismo pueda ser intersubjetivamente discutida. Solo así es posible controlar su aplicación desde el punto de vista jurídico.10 criterio b) refiere a la necesidad de buscar argumentos que contribuyan a la evitación de la arbitrariedad en el ejercicio del poder definitorio96 que pueden ser utilizados por los órganos encargados de determinar cuál hecho es insignificante. en una herramienta metodológica que pone al alcance del intérprete la posibilidad de resolver problemas concretos de la práctica. 97 Justifica este criterio Naucke en relación con el § 153 de la Ordenanza Procesal Penal alemana (StPO) cuando afirma que la teoría del delito puede ser una herramienta para la solución de difíciles problemas jurídico-penales (como el de la culpabilidad reducida o mínima que introdujo el el legislador penal como criterio de oportunidad en la StPO). orientación a las consecuencias de la reacción penal. realizacion de los fines preventivos. de “funcionalidad”. Como puede observarse. de acuerdo a los límites y fines antes expuestos. Festschrift für Reinhart Maurach. protección de la víctima. 96 . y. con criterios que pertenezcan al eje justificativo del sistema penal (protección de bienes jurídicos. buscar la persecución de otros hechos. estos dos elementos implícitos en la discusión en torno a lo que significa “insignificancia” no pueden ser resueltos aplicando meros criterios de “eficiencia”.). Verlag C. y ofrecer a la comunidad un razonamiento que no excepcione la aplicación de la ley por meros criterios de comodidad administrativa. de esta forma. Naucke. se puede acudir a diferentes aspectos de la teoría del delito: I) desde la teoría de la acción podría discutirse si lo que es insignificante es precisamente aquello que tiene “poco” desvalor de acción. evitación de la violencia. Karlsruhe. como lo es en este caso la aplicación de un criterio de oportunidad97. en teoría. 1972. Der Begriff der “Geringen Schuld” (§ 153 StPO) im Straftatsystem. 197 y ss. Cfr. realización de los fines de restauración de la armonía social. El sistema de los principios y normas del derecho penal material ofrece una veta amplísima de puntos de vista y perspectivas que pueden contribuir a alcanzar definiciones de la “insignificancia”. como sucedería en la hipótesis de que el funcionamiento cotidiano de esta oficina tienda a utilizar los “tentadores” beneficios descongestionantes de un criterio de oportunidad exageradamente abierto y libre a la especulación. La sistemática del derecho penal se convierte. de orden administrativo o de organización de la fiscalía. Müller. Wolfgang. pp. No se trata de que el criterio de insignificancia no pueda ser ampliamente utilizado. ii) desde el punto de vista del Como se ha expuesto el principio de oportunidad también debe realizar el principio de igualdad en la aplicación de la ley adjetiva. etc. Para responder a la pregunta de cuál hecho es insignificante. a fin de librar de trabajo a sus funcionarios. en: Zipf/Schroeder (edit).F.

de 1994. podría discutirse si. así como también los elementos referidos al trabajo judicial de medición o cuantificación del monto de pena a aplicar. V-446-F de las 15:40 hrs. Igualmente la pena y su función ha sido tema de examen. culpabilidad que en la mayoría de los textos de derecho penal se encuentran expuestos98. 98 . Como elementos de la sistemática de la teoría del delito entendemos aquí no sólo los conceptos de tipicidad. lo insignificante es aquello que tiene “poco” desvalor de resultado. v) desde el punto de vista de la culpabilidad. 1877-90 de las 16:02 hrs. vi) desde la teoría de la participación podría analizarse el grado de participación o de aporte del partícipe a fin de cuantificar una eventual insignificancia y de allí una aplicación del principio de oportunidad a los partícipes que no representen un papel significativo en la realización del hecho. del 25 de set. antijuridicidad. de 1992 se discutió el papel del dolo y de la teoría del error en la estructura del CódigoPenal. de 1994. de 1992. del 9 de set. así como algunas de sus consecuencias más importantes. de 1994. 0778-95 en la Consulta Judicial de Constitucionalidad de la Juez Penal de Liberia sobre la “Ley de Pesca y Caza Marítimas”). los presupuestos procesales de perseguibilidad así como también los impedimentos La Sala Constitucional ha aceptado expresamente la división tripartita de la teoría del delito: “Al hacer referencia el constituyente en el citado artículo 39 al término “delito”. sino también desde el punto de vista de la “función retributiva” que se le puede asignar. al respecto puede citarse el fallo V-353-F de las 10:20 hrs. en el mismo sentido también el Voto No.11 resultado. a la que se le ha señalado como consecuencia una pena” (Sentencia No. del 19 de diciembre de 1990. El contenido de la tipicidad culposa y su interpretación. Por ejemplo. sino también otros elementos que tienen que ver con la pena y las condiciones en que esta puede o no debe ser ejercida. no sólo desde el punto de vista de la necesidad de su fundamentación en la sentencia. ha sido discutido con mucho rigor en los fallos V-372-F de las 10:05 hrs del 23 de set. podría plantearse que es “insignificante” aquella lesión del bien jurídico que en una confrontación con la pena a imponer resulte “desproporcional”. en el V-713-F de las 10:55 hrs del 17 de dic. La antijuridicidad y sus causas de exclusión también han sido interpretadas de manera renovada en los fallos V-201-F de las 10:00 hrs del 3 de junio de 1994. en el V-511-F de las 9:00 hrs del 10 de set. Otros fallos como el V-131-F de las 9:00 hrs del 13 de mayo de 1994 y el V-561-F de las 9:45 hrs del 15 de oct. tema que había sido lastimosamente relegado por la doctrina y jurisprudencia nacionales durante mucho tiempo. de 1993 han discutido sobre los contenidos de la culpabilidad. También la jurisprudencia de la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia ha venido aceptando ampliamente la división tripartita de la teoría del delito. así como en el fallo V-496-F de las 11:30 hrs del 23 de oct. el V-178-F de las 9:50 hrs del 23 de abril de 1993 y el V13-F de las 9:30 hrs del 8 de enero de 1993. podría declararse insignificante lo que contiene un mínimo grado de reproche (concepto de la “mínima culpabilidad”). y en tal caso buscar su contenido en el principio de lesividad. antijurídica y culpable. en en el fallo de principio de nuestra Sala Penal. de 1994. iii) desde el punto de vista de la pena. iv) este último aspecto lleva también a discutir también si lo que es “insignificante” puede averiguarse desde la perspectiva del bien jurídico tutelado. por el contrario. se está refiriendo a una acción típica. De aquí resultan entonces incluidos los siguientes elementos: las condiciones objetivas de culpabilidad (causas personales de exención y de exclusión de pena).

a su significado acorde con las reglas del derecho penal material100. Para esta exposición nos hemos atenido al listado de Naucke en su trabajo sobre el § 153 de la Ordenanza Procesal Penal alemana.g. 202. donde han vuelto a aflorar los disensos doctrinales y la defensa teórica de estos elementos. pero violatoria de principios constitucionales recogidos en la legislación sustantiva. donde destaca muy especialmente. los diversos aconteceres dirigidos a la averiguación de la verdad forense. requisitos para la ausencia de causas de exclusión de antijuridicidad y culpabilidad. Por otra parte una aceptación de este argumento sería defender una supuesta subordinación del derecho sustantivo al procesal que no existe ni desde un punto de vista constitucional101. y los requisitos que han de comprobarse con las formas del proceso (elementos del tipo penal objetivo y subjetivo. cit. la tesis del Profesor de la Universidad de Francfort del Meno. por ende. la medición de la pena. etc. la reciente discusión en el seno de la Comisión Legislativa a cargo de la Redacción del Nuevo Código Penal para Costa Rica. Se trata de una pregunta central que atiende al contenido material del hecho. de los “procedimientos” carecería de sentido práctico sino estuvieran orientados a realizar las normas contenidas en el Código Penal. La pregunta sobre cuál hecho es “insignificante” y cuál no es una cuestión que no puede resolverse con un mero ejercicio interpretativo de las normas procesales. op. Un ejemplo de esta tendencia sería el fallo 2063-91 (caso de la responsabilidad objetiva del art. 101 Como lo demuestra la amplia jurisprudencia de habeas corpus de la Sala Constitucional costarricense. el Manual de Derecho Penal de Eugenio Raúl Zaffaroni. 408 inc. los fines de la pena.Naucke.. una mera legislación con un listado de instituciones sujetas a la interpretación abierta del juzgador. Der Begriff. 100 Plantea esta tesis Naucke al analizar el concepto de “culpa ínfima” del § 153 de la Ordenanza Procesal Penal alemana. la determinación de los marcos penales. 102 En efecto el derecho procesal penal puede ordenar los actos. cuáles son los derechos y deberes de las partes intervinientes. también puede servir para dar sostén a una definición de la insignificancia desde el punto de vista de los principios del derecho penal material o sustantivo. 99 . Como se puede observar.12 sancionatorios. la cual ha interpretado que es posible declarar “insubsistente” una sentencia penal. las restricciones de la interpretación propias del principio de legalidad. haría olvidar que esta decisión legislativa en modo alguno excepciona el carácter realizador del derecho procesal de las normas del derecho penal material. p. y los aspectos correctivos de la medición de la pena.). Atender al argumento de que al estar la “insignificancia” como un criterio incluido en la ley procesal debe ser interpretado únicamente de acuerdo con los extremos típicos de estas normas. Al respecto resulta interesante consultar. cómo valorarlas. indicar cuándo recibir pruebas. por todo. por ejemplo. aspectos todos que se encuentran regulados en la Parte General del Código Penal vigente99. el Manual de Derecho Penal de Enrique Bacigalupo). pero toda esta regulación de los “actos”. seguros de que estos elementos o requisitos encuentran también recepción en las descripciones de los textos y trabajos mayormente citados en nuestro país (v. como tampoco desde un punto de vista práctico102. la protección de bienes jurídicos. así como también de los requisitos generales para la imposición y medición de la pena. por el contrario. La doctrina y la jurisprudencia nacional se han mostrado cada vez más abiertas a considerar la teoría del delito en una división tripartita y a analizar sus elementos en la estructura del Código Penal de 1971. o también de las consecuencias del delito. 3 del Código Penal) de las diez horas cinco minutos del once de octubre de mil novecientos noventa y uno. y. así como también cuáles son las diversas formas de interacción entre las mismas. dada de acuerdo a los requisitos procesales. legislación que también contiene muchos aspectos que muy recientemente se han discutido como propios de las condiciones objetivas de punibilidad. Cfr. en relación a la posibilidad de la redacción de un Código Penal “que da definiciones” o.

en el sentido de que la decisión de establecer un bien jurídico y de escoger alguna forma de protección para él es una decisión de orden político (-criminal) que queda ajena a la revisión de constitucionalidad. Siguiendo este criterio pueden consultarse también Issa El Khoury Jacob. de “razonabilidad jurídica” y de 103 . estrategia o convicción moral podría convertirse en un bien jurídico y de allí casi que exigir su tutela penal. Los bienes jurídicos no son inmanentes a la norma103 son expresados a partir de una observación de su necesidad y de allí que su existencia manifieste una decisión de carácter político-criminal104. Bosch. Año 5. Esta tesis. en primera instancia. Aproximación al Derecho Penal Contemporáneo. es que resulta que la imposición de una pena en el Estado de Derecho no puede ser el resultado de una decisión arbitraria en cuanto a lo qué debe ser tutelado y lo que debe ser castigado. 105 Silva Sánchez analiza de manera muy clara los grandes problemas de una concepción “espiritualista-cultural” del bien jurídico. No. por ello también la decisión de su tutela y de la magnitud de la tutela es también una decisión políticocriminal que busca el fin de racionalizar y legitimar el castigo105. Revista de la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica. La Sala Constitucional de Costa Rica ha reafirmado la tesis sostenida por la la Corte Suprema de Justicia en 1982. Comentarios sugeridos por una Sentencia de la Sala Constitucional. Así el legislador elevará a la categoría de bienes jurídicos a aquellos entes que manifiesten tener valor para el desarrollo personal del ser humano en sociedad. Juan. Marzo de 1994. Principios Fundamentales de un Derecho Penal Democrático. p. que elevan la necesidad de convertir en bien jurídico lo que es “funcional” para la sociedad (peligrosas por su totalitarismo). 1739-92 donde se refirió a los criterios de “razonabilidad técnica”. 13. En virtud de esta búsqueda de racionalidad y legitimidad en el castigo. 8. Traducción al español realizada por el Dr. junto con las modernas tendencias funcionalistas. 0778-95 de las 16:48 hrs del 8 de febrero de 1995. “El Bien Jurídico en la relación de tensión entre Constitución y Derecho Natural”.13 A continuación expondremos algunas formas de definición de la “insignificancia” a partir de los contenidos de la sistemática y de los fines del derecho penal. antes que nada debe de significar el análisis de la relación de proporcionalidad106 entre lo que se protege y el acto que lesiona o pone en Así Bustos Ramírez. No. 190. Cfr. Heny y Chirino. p. Año 5. Silva Sánchez. Julio de 1993. en Revista Ciencias Penales. Alfredo. 7. San José. documento mimeografiado. Expone este autor que sólo pueden ser bienes jurídicos aquellos entes o relaciones de convivencia que el ser humano necesita para alcanzar su libre autorrealización. Revista de la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica. junto además con el fin de autorealización del ser humano. Winfried. el Voto No. 104 Así Hassemer. un medio de interpretar el criterio de “insignificancia” de acuerdo al entero sistema de entes o relaciones de convivencia que el el legislador ha decidido elevar al nivel de bienes jurídicos penalmente tutelados. a. 4. Insignificancia e ius puniendi Es posible encontrar. en la medida que dicha tesis podría llevar a considerar que cualquier interés. Bien Jurídico y Derecho de Castigar del Estado. Jesús María. 267 ss. en: Revista Ciencias Penales. deben de soslayarse y admitir como regla para la corrección de sus excesos. p. Cfr. el poner al individuo como eje y centro de análisis de lo que debe ser declarado un bien jurídico. Walter Antillón. en la Consulta Judicial de Constitucionalidad de la Juez Penal de Liberia sobre la Ley de Pesca y caza marítima No. 12. 1992 pp. Barcelona. 106 La Sala Constitucionalidad desarrolló los elementos básicos del análisis de proporcionalidad en la Sentencia No. Costa Rica.

Costa Rica. incluso de aquellos que de manera nimia y poco importante lesionan o ponen en peligro el bien jurídico penalmente tutelado. el carácter subsidiario y de fragmentariedad 107 del derecho penal108.no basta que una conducta u omisión “encaje” abstractamente en un tipo. en la medida que el sistema penal sea consecuente con este objetivo. Noviembre de 1994. Luis Paulino y Navarro. Lo que en este examen resulte nimio. p.. Silva Sánchez. es también necesaria una lesión significativa de un bien jurídico. 174. Issa El Khory Jacob. cit. op. 112 Esta es la tesis sostenida por nuestra Sala Constitucional: “. p. .. podrá alcanzar alguna cuota de justificación a su operación en el marco del Estado de Derecho. San José.. 66. Costa Rica. En efecto.. en razón de su orientación primariamente antropológica109. lo que reafirma. “razonabilidad de los efectos sobre los derechos personales” a fin de fundamentar las aristas básicas de un examen constitucional de la conformidad de una norma u acto público con la Constitución y con la ideología constitucional que impregna de sentido los principios en ella contenidos. El comentario de esta sentencia se encuentra en: Issa El Khoury y Chirino Sánchez. cit. 9.”111 Así el derecho a castigar no puede implicar en modo alguno el castigo absoluto y definitivo de todos los hechos. Issa El Khoury Jacob. Cfr. Cfr. 110 En este sentido.” Sentencia No.. Corte Suprema de Justicia.14 peligro lo que se protege.. A la Armonía por la Palabra: La Solución Negociada de Conflictos Penales.. poco importante o insignificante en relación con la entidad del bien jurídico penalmente tutelado habrá quedar fuera y descartado de la actividad del sistema de justicia penal. San José. op..operatividad del sistema penal sólo habrá de llevar aquellas conductas que verdaderamente resulten lesivas para las bases mismas del sistema. Escuela Judicial. si se parte de que el “ius puniendi no puede ser un derecho absoluto del estado”. No. pp. op. en un segundo sentido. 267. Henry. Revista de la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica. Año 6. Una propuesta de Marco Teórico. Constitución y Derecho Penal. cit. como ejercicio reglado de la “violencia institucionalizada”110. p. y. se desprende también la consecuencia de que este derecho a castigar en manos del Estado tiene límites. en: Revista Ciencias Penales. 1995. Solo podrán castigarse aquellas conductas que afecten significativamente la relación de disponibilidad que revela el ente que ha sido elevado al nivel de bien jurídico112. correctamente. 19. p. pp.. 108 Con este criterio pueden consultarse: Mora. 1995. Henry. 109 Issa El Khoury orienta su reflexión sobre la posibilidad de una resolución alternativa de conflictos con la utilización del binomio: ser humano-seguridad y plantea plásticamente como el bien jurídico debe funcionar como límite práctico para el derecho sancionatorio. Sonia. 10 y ss. 16 ss. A la Armonía. Uno de estos límites lo constituye que la “. 52593 de las catorce horas con veinticuatro minutos del tres de febrero de mil novecientos noventa y tres. en definitiva. Solución Alternativa de Conflictos Penales. 107 Que no es más que una derivación también del principio de proporcionalidad. Bien Jurídico. 111 Issa El Khoury.

quien intentó por su parte derivar un compromiso constitucional para el legislador de que éste únicamente podía establecer sanciones cuando estaba de por medio la tutela de las condiciones elementales para la convivencia humana . 113 . reafirmar su naturaleza fragmentaria y delimitar el ámbito de la punibilidad “atrapando” únicamente aquellas lesiones indispensables para la “protección del bien jurídico”. Insignificancia y Principio de Lesividad En esta línea de pensamiento. p. Cfr. Frankfurt am Main. Este principio obliga a examinar en cada caso concreto. 53. 7576 del 6 de febrero de 1996. publicado en “La Gaceta” del 2 de noviembre de 1995. Knut. Athenäum Verlag. de la base de legitimidad del sistema penal. Cfr. La Ley de Justicia Penal Juvenil No. no deban ser perseguidos.” También el Proyecto de Código Penal de 1995 (publicado en “La Gaceta” del 2 de noviembre de 1995) contiene un artículo en la parte general que recepta el principio de lesividad. permitiría excluir desde un principio y ya en el análisis del tipo penal “daños de poca importancia”. b. 263 y 310. Barcelona. p. Amelung. o su escasa entidad desde el punto de vista de su dimensión en términos políticocriminales. Su intención era abrir una posibilidad al planteamiento de finalidades político-criminales que permitieran una interpretación restrictiva del derecho penal. Esta definición de “insignificancia” brota. y que influyó en la concepción sobre el bien jurídico de Roxin. 116 Concepto que según Amelung fue receptado por Jäger. resultaran “insignificantes” aquellos hechos que por su nimia lesión al bien jurídico. Ningún menor de edad podrá ser sancionado si no se comprueba que su conducta daña o pone en peligro un bien jurídico tutelado. 115 Roxin sería el primero en enunciar el contenido del principio de lesividad. a fin de mantener un nivel mínimo de racionalidad en el ius puniendi estatal. Bosch. por lo que puede caracterizarse como una definición sistemática. Política Criminal y Sistema de Derecho Penal. a fin de determinar si la lesión es significativa. En este contexto políticocriminal el principio de lesividad o principio de insignificancia. entonces. el cual es uno de los derivados más importantes del principio de legalidad en materia penal114. Es por ello que se puede afirmar que en la idea de la lesividad permea la vieja idea de que el derecho penal sólo debe contener aquellas sanciones que son indispensables para el mantenimiento de las condiciones de la convivencia humana116. Este principio ha sido incorporado recientemente en lalegislación de menores. de Francisco Muñoz Conde. Trad. Claus. y a nivel de la tipicidad 115 de la conducta la entidad de la lesión o de la puesta en peligro del bien jurídico. acorde con el fin de realización de los principios que orientan todo el derecho penal. 114 Principio que ha sido considerado con una definición propia y un epígrafe en los primeros artículos de la Parte General del Proyecto de Código Penal para Costa Rica de 1995.15 De este primer punto de vista. de la razón de ser. en su artículo 14. Roxin. resultaría que el criterio de “insignificancia” no es otra cosa más que una nueva postulación para el principio de lesividad113. Rechtsgüterschutz und Schutz der Gesellschaft. 1972. establece lo siguiente: “Principio de Lesividad.

16
Este principio deriva, además, de la relación de los artículos 28, segundo párrafo y 39 de la
Constitución Política de Costa Rica, los cuales establecen la necesidad de que para tener por cumplido el
“encuadramiento” o adecuación de la conducta en el tipo (tipicidad legal), se constate “la lesión
significativa de un bien jurídico”117.
En el art. 28, segundo párrafo se manifiesta, como ya la Corte Suprema de Justicia de Costa Rica
nos lo recordaba en 1982, un límite para el trabajo legislativo, es una norma que establece el “marco de
movimiento” en la decisión legiferante118. Pero en qué consiste este “marco de movimiento”? Será que
simplemente el legislador no puede condenar los meros actos privados que no dañen a terceros y que no
afecten la moral o las buenas costumbres? o el constituyente está introduciendo, más bien, una medida
sobre la necesidad, es decir un baremo sobre la utilidad de las disposiciones penales en relación con los
costes individuales y sociales de la imposición de una pena?
Pensamos que el legislador constituyente quizo introducir un límite racional al ejercicio del poder
de castigo en manos del Estado. Una Constitución liberal como la de 1949 también introdujo criterios
de utilidad, que tenían en esa época, y hoy para nosotros, el sentido de dar un sustento a la función de
prevención que se le quería dar a la pena. En virtud de ello, sólo serían útiles aquellas penas que se
impusieran en razón de un castigo de todas esas conductas que por sus “efectos lesivos” pudieran
justificar “racionalmente” el coste de las penas y de las prohibiciones119.
En conexión con esta “utilidad” de la pena, y del examen de su necesidad de acuerdo a los límites
expuestos por el art. 28, seg. párr., resulta esencial un referente axiológico 120, que permita dar
justificación racional al acto valorativo de la determinación de un bien jurídico y al acto valorativo de
determinar su puesta en peligro o efectiva lesión. Este referente o límite axiológico lo ofrece el principio
Sala Constitucional, No. 525-93 de las catorce horas con veinticuatro minutos del tres de febrero de mil
novecientos noventa y tres.
118
Corte Suprema de Justicia, Sesión Extraordinaria del 30 de abril de 1982.
119
La idea delprincipio de necesidad o de economía de las prohibiciones penales de Ferrajoli se orienta en esta
dirección que mostramos aquí. Cfr. Ferrajoli, Luigi, Derecho y Razón. Teoría del Garantismo Penal, Madrid,
Editorial Trotta, Traducción de Perfecto Andrés Ibañéz; Alfonso Ruiz Miguel; Juan Carlos Bayón Mohino; Juan
Terradillos Basoco y Rocío Cantarero Bandrés, 1995, p. 465.
120
Seguimos aquí también a Ferrajoli en su idea de establecer una conexión entre el principio de necesidad (nulla
ley poenalis sine necessitate, del que se sigue el principio nulla poena sine necessitate y su consecuencia lógica:
nulla necessitas sine iniura) y el principio de lesividad como límite axiológico de algo que como él muy bien lo
explica es valorativo desde el momento de la fijación del bien jurídico, como también en el momento de la
determinación de su daño o lesión. Cfr. Ferrajoli, op. cit., pp. 464-467.
117

17
de lesividad: no basta con observar que exista una acción que ha provocado un resultado que tiene
efectos lesivos para un bien jurídico, aún es necesario, para afirmar racionalmente la necesidad de una
pena (y realizar los fines del derecho penal), hacer una cuantificación de la entidad de esa lesión121.
El principio de lesividad y su respeto no se manifiestan únicamente en la actividad cotidiana de la
administración de la justicia penal, sino también en el mismo proceso legislativo, ya que el legislador
procura también determinar de alguna manera, mediante criterios más o menos claros, los extremos
dentro de los cuáles algo debe ser objeto de persecución y qué no 122. Criterios tales como el monto de
lo sustraido o dañado, el grado de incapacidad a la que fue reducida la víctima, entre otros, manifiestan
la intención del legislador de indicar que no todo lo que en apariencia resulte “típico” en cuando a lo
descrito debe acarrear necesariamente la inervación del proceso penal y la posterior punición o
declaratoria de inocencia, sino, antes bien, que todo el examen de tipicidad debe imbuirse también de un
análisis de la entidad de la lesión, a fin de apartar del conocimiento de las autoridades aquellos hechos
que resulten, por ello, poco importantes123.
Por lo anterior, es posible concluir, a nuestros efectos, que como criterio para valorar la
“insignificancia”; el principio de lesividad tiene muchas ventajas: a) en primer lugar, denota una relación
directa con el principio de legalidad constitucional124, principio que irradia sus contenidos a todo el
derecho material y adjetivo; b) en segundo lugar, permite una cuantificación de los elementos de la
tipicidad y de la antijuridicidad, que une el ejercicio interpretativo con el sistema de normas del derecho
Zaffaroni es uno de los autores latinoamericanos que ha discutido sobre la importancia de la proporcionalidad
entre pena y lesión del bien jurídico. En uno de sus últimos trabajos sobre los problemas de legitimidad formal y
real del derecho penal, puntualiza nuevamente la irracionalidad de la pena que no tiene relación con la lesión del
bien jurídico (En busca de las penas perdidas, Bogotá, Temis, 1990, p. 248). Decidiendo en una causa como juez
(Caso Lucero por privación ilegítima de libertad), este doctrinista argentino postuló como límites esenciales para
el derecho de castigar del Estado al principio de racionalidad derivado del principo republicano (art. 1 de la
Constitución Argentina y 1 de la Constitución Costarricense); y el principio de proporcionalidad que exige una
“proporción” entre la lesión y la pena, de ahí que la desproporción entre una pena y la magnitud de la afectación
de un ente o relación de convivencia contenido en un bien jurídico implica una desproporción injustificable desde
el punto de vista de los fines de seguridad jurídica y de racionalidad con los cuales trabaja el derecho penal. Cfr.
Zaffaroni, citado por: García Víctor, Enrique, Planteos Penales, Buenos Aires, Ediar, 1993, pp. 30-31.
122
En este sentido también Issa El Khoury, A la Armonía, op. cit., pp. 25-26.
123
Es por ello que este deber constitucional del legislador lo conduce a “someter a pena solo aquellos
comportamientos que son socialmente dañosos...Si el legislador pasa por alto este límite a él impuesto por la
Constitución no podría justificarse una norma penal así promulgada en el principio constitucional de protección de
bienes jurídicos”. Rudolphi, Hans-Joachim, Die verschiedenen Aspekte des Rechtsgutsbegriffs, en: Festschrift
für Richard M. Honig zum 80. Geburtstag, Göttingen, Verlag Otto Schwartz und Co., 1970, p. 166.
124
Tal y como resulta de una relación de los art. 39 y 28, segundo párrafo, de la Constitución Política de 1949.
121

18
penal sustantivo, permitiendo, a través del trabajo cotidiano de las oficinas de la fiscalía, la realización de
esos principios orientadores y legitimidadores en el proceso; c) en tercer lugar, el principio de lesividad
permite establecer criterios argumentativos sumamente productivos que no sólo alcanzarían a los efectos
de una justificación de la decisión dentro de los extremos del debido proceso, sino también para realizar,
a este nivel, una interconexión entre el principio de legalidad y de oportunidad.
Este principio habría de funcionar, entonces, como una herramienta en manos del operador
jurídico, en donde, atendiendo a la lesión o puesta en peligro del bien jurídico, al hecho que se ha
consumado (o tentado); y al referente material de la pena a imponer, se establezca un juicio sobre la
proporcionalidad existente entre esa concreta lesión que se verificó en el caso concreto y el monto de
pena a imponer o a las consecuencias jurídico-penales que se deriven de esa infracción. Si en el examen
resulta desproporcionado el monto de pena ante la lesión o puesta en peligro del bien jurídico, resulta
que no existe base racional y constitucional para continuar un proceso, y por ello sería posible acudir al
criterio de insignificancia del art. 22 CPP.
c. Insignificancia y bagatela
Otra relación interesante de conceptos la constituye la unión de la idea de “insignificancia” con la
idea de “bagatela”, la cual se encuentra presente, por ejemplo, en la discusión legislativa y doctrinal en la
República Federal de Alemania125.
El concepto de “bagatela” tiene al igual que el concepto de “insignificancia” serios problemas
para ser definido y alude, al igual que lo hace la “insignificancia” a criterios de “sentido común” que
podrían, en una primera instancia, ocultar las dificultades enormes de su interpretación.
En realidad, el concepto de “bagatela” o de pequeña criminalidad puede ser definida desde dos
puntos de vista: por una parte, puede referir al contenido de “culpabilidad del hecho” (reprochabilidad);
como también al contenido del resultado alcanzado (desvalor de resultado).

Si ambos elementos

Para un análisis de esta problemática en Alemania pueden consultarse los siguientes trabajos: Hirsch, Hans
Joachim, Zur Behandlung der Bagatellkriminalität in der Bundesrepublik Deutschland, en: Zeitschrift für die
gesamte Strafrechtswissenschaft (ZStW Revista para toda la Ciencia del Derecho Penal) 1980, pp. 218 ss.;
Dreher, Eduard, Die Behandlung der Bagatellkriminalität, en: FS. für Welzel, 1974, pp. 917 ss.; Baumann,
Jürgen, Minima non curat praetor, FS. für Peters, 1974, pp. 3 ss.: Hobe, Konrad, “Geringe Schuld” und
“öffentliches Interesse” in den §§ 153 und 153 a StPO, en: Kerner/Göppinger/Streng (edit), Festschrift für Heinz
Leferenz zum 70. Geburtstag, C.F. Müller Verlag, Heidelberg, 1983, pp. 629 ff.; Naucke, Der Begriff, op. cit.,
pp. 197 ss.
125

19
resultan en un análisis con un carácter nimio o de poca importancia podría hablarse de la existencia de
una bagatela126.
El criterio de una reprochabilidad por el hecho reducida o de un resultado alcanzado de escasa
importancia, pueden ser dos criterios importantes para ser utilizados a fin de determinar también la
“insignificancia del hecho”, y en tales casos se podrían convertir en sinónimos ambos conceptos 127.
Otra herramienta que puede ser útil para analizar si un hecho es bagatelario o no es el examen de
sus consecuencias penales128. Si ante la verificación del hecho se encuentran previstas la multa o una
pena corta de prisión, o la eventual imposición de un beneficio, es evidente que en este caso el hecho
puede juzgarse como de bagatela. En cuanto a las multas cabría advertir, y muy concretamente con los
cambios introducidos en nuestro país en este tema con la Ley de Justicia Tributaria, pueden ser un
criterio un poco difícil de manejar, ya que en algunos casos una multa puede tener un monto altísimo, y
en tal caso, el análisis sólo podría establecerse entre la lesión y puesta en peligro y el eventual monto de
multa que podría imponerse, en ese caso, no sería un criterio de bagatela sino, y claramente, una
aplicación del principio de lesividad.
Otra idea que brota al referirse inmediatamente al concepto de bagatela es el concepto de
contravención penal, la cual en razón de su tratamiento doctrinal y legislativo contiene la esencia de lo
que suele conocerse como “sin importancia”129. A estas figuras penales habrán de aplicarse, no sólo
todos los principios de la parte general del Código Penal, sino también, ahora los criterios de
oportunidad, muy especial el de insignificancia, un resultado que ha tardado mucho tiempo en
producirse en una zona que ha reflejado siempre el tratamiento diferencial del sistema penal.

Con este criterio Hauser, Robert, Bagatellkriminalität in der Schweiz, en: ZStW 1980, p. 297. Obsérvese
como es simplemente y, en esencia, un replanteamiento del principio de lesividad con otro nombre. La mención
general a la culpabilidad y al reproche puede explicarse, en forma general, como un deseo de imponer un criterio
de la parte general “más discernible” que haga evidente la necesaria proporción entre el desvalor de acto o
resultado (según el énfasis dogmático que se prefiera) y la pena a imponer.
127
Así lo manifiesta, por ejemplo, el inciso a) del artículo 56 de la Ley de Justicia Penal Juvenil, al considerar que
se podrá aplicar el principio de oportunidad si “Se trata de una hecho que, por su insignificancia, lo exiguo de la
contribución del partícipe o su mínima culpabilidad, no afecte el interés público”.
128
Ibid.
129
Cfr. Chirino, Alfredo, El Juzgamiento de las Contravenciones. La reforma de la legislación procesal penal, en:
Sánchez Boza, Roxana (Edit.), Temas de Derecho Procesal Penal, San José, Costa Rica, Oficina de Publicaciones
de la Universidad de Costa Rica, 1996, pp. 47 y ss.
126

20
d. Insignificancia y Proporcionalidad
El principio de insignificancia encuentra fundamento en el principio de prohibición de exceso,
también conocido como principio de proporcionalidad. No toda conducta que en apariencia encuadra
en el tipo penal puede ser perseguida; para justificar una enervación del proceso penal, aún es necesario
cuantificar si la lesión sufrida por el bien jurídico tiene una determinada entidad. El examen, por tanto,
tiende a establecer una relación entre dos aspectos: la acción verificada en el mundo de la vida y la
lesión acarreada por dicha acción en el bien jurídico penalmente tutelado y la puesta en funcionamiento
de los mecanismos de la administración de la justicia penal. El principio de proporcionalidad sugiere en
este análisis a que tal puesta en marcha de los engranajes de la justicia sólo sea posible ante una
significativa o importante lesión de ese bien jurídico.
Esta constatación conduce a discutir ya en la sede de la tipicidad problemas de antijuridicidad, lo
que revela el carácter indiciario de aquél nivel de la teoría del delito en relación con la antijuridicidad.
La actual regulación del Código Procesal Penal obliga a examinar en cada caso la efectiva lesión
del bien jurídico, ya que aquellas conductas que afecten infimamente el bien jurídico darían cabida a una
aplicación de criterios de oportunidad en la persecución jurídico-penal.
Esta solución legislativa tiene una concreta vinculación con la tendencia jurisprudencial de la
Sala Cuarta en lo referente a la validez y aplicación de los principios de razonabilidad y de
proporcionalidad en la sede penal.
Nuestro Tribunal Constitucional ha establecido claramente que una eventual decisión judicial
sobre la restricción de la libertad de un ciudadano debe ir precedida de un análisis de proporcionalidad,
esto es, de un análisis del equilibrio exigido por el Texto de la Carta de 1949 entre el derecho
fundamental a la libertad y su limitación. Este compromiso tiene tal nivel que aún aquellas restricciones
a la libertad, previstas por la ley, serían inadmisibles, si son aplicadas en supuestos no"razonables" o si
rompen el equilibrio entre el derecho y su limitación130. Este aspecto abre una veta riquísima para el

Cfr. Sentencia 0168 de las 15:42 hrs. del 10-01-1995, en la Consulta Judicial de Constitucionalidad
promovida por el Juez de Instrucción de Corredores en una causa contra S.G.B. por tentativa de suicidio.
130

21
análisis del Alto Tribunal131, el cual, por la vía del habeas corpus, podría revisar eventuales lesiones a
esta relación de proporcionalidad en actos de las agencias del control penal en contra de los ciudadanos.
La Corte Suprema de Justicia, en su Sesión Extraordinaria del 30 de abril de 1983 tocó con gran
amplitud el problema de los límites del ius puniendi del Estado, al referirse a la condición de límite para
el trabajo legislativo que podría tener el artículo 28 de la Constitución Política. Si bien por una parte
afirmó que de la Carta de 1949 no se desprende la aceptación de una determinada teoría del delito,
aceptó que el trabajo legislativo de definir que habría de punirse y qué no encontraba un límite en el art.
28, segundo párrafo, mencionado, ya que le señala al legislador “...hasta dónde puede moverse al dictar
normas de comportamiento privado que -violadas por acción u omisión-, acarrean la consiguiente
responsabilidad de carácter penal o de otra índole”. De manera que hay un prudente arbitrio del
legislador en la decisión qué será elevado al rango de bien jurídico, y cuáles de esos bienes serán
protegidos penalmente, y sobre esta decisión, dijo la Corte, no puede haber un control de
constitucionalidad. Esta tesis ha variado con el fallo 1739-92 (también con el fallo 1893-91 de las 15:30
del 25 de setiembre de 1991, donde se habló del equilibrio necesario entre el ius puniendi del Estado y el
ius libertatis del imputado) de la Sala Constitucional, al admitir ésta lo que la Corte Suprema diez años
antes había desechado de una manera un tanto confusa: el principio de razonabilidad de las leyes.
En efecto, en el fallo 1739-92 la Sala Constitucional, analizó la necesidad derivada del debido
proceso, lo que es a su vez un derivado del artículo 39 Constitucional, de que las normas penales debían
de guardar una relación de proporcionalidad entre lo castigado y la pena a imponer, lo que acarrea la
consecuencia de que en el juzgamiento esta relación debe de mantenerse. Con esta argumentación no se
ha hecho más que dar vida a una de las garantías más importantes del Estado de Derecho como la es la
del principio de proporcionalidad, que exige no sólo un exámen de la razonabilidad de la ley, sino
La Sala Cuarta fue consciente que sus facultades para el examen de la proporcionalidad, y esto correctamente
desde nuestro punto de vista, se extienden incluso a aquellas hipótesis en donde el legislador, haciendo uso de
alguna delegación acordada por la Constitución Política, decida limitar un derecho fundamental. Esto queda claro
con la lectura del Voto 4601-94 de las 9:33 hrs. del 26 de agosto de 1994, en un caso donde se ventiló la expulsión
del territorio nacional de los familiares de un conocido miembro de los carteles de la droga colombianos. La Sala
defendió la medida recordando que: "Claro está la legislación de que se trate estará sujeta a la fiscalización de su
proporcionalidad y razonabilidad, en tanto estos conceptos de referencia permitirían a la judicatura, en especial a
esta jurisdicción constitucional, valorar el prudente, moderado y sensato ejercicio de la delegación acordada por la
Constitución al establecer esas limitaciones y excepciones". Aquí se refieren los Magistrados a aquellas
regulaciones expresas que el legislador pueda tomar en relación con los extranjeros a fin de concretar situaciones
jurídicas disímiles.
131

22
también de su adecuación y de su necesariedad en relación con los derechos fundamentales que el
legislador ha decidido limitar en virtud de la tutela que quiere realizar de determinados bienes jurídicos.
Es en esta dimensión que se ubica ahora, pues, el análisis de lesividad dentro del enfoque de tipicidad
legal y penal que realiza el juzgador
El principio de razonabilidad , de igualdad y de proporcionalidad, como lo sostuvo nuestro Alto
Tribunal, en la Consulta Legislativa sobre el Proyecto de Ley de Tránsito de 1993, son elementos que
informan todo el texto constitucional, y sus efectos se transmiten a todos los momentos en los cuales, la
sede penal, decide limitar la libertad o cualquier otro derecho fundamental.
El límite de racionalidad y de proporcionalidad se rompe también cuando las agencias del control
penal, muy especialmente la judicial, deciden perseguir aquellas lesiones a los bienes jurídicos que no
tienen una entidad significativa. Este problema de racionalidad se transmite también al momento de la
fijación de la pena132 o incluso antes, al momento del análisis de la medición del reproche, ya que esas
mínimas afectaciones del bien jurídico no pueden justificar "racionalmente" la imposición de una pena, o
la puesta siquiera en funcionamiento del sistema de justicia penal. Esto por cuanto una actuación de las
agencias del control penal en estos supuesto quebraría la necesaria racionalidad del sistema, al facultar
una "desproporcionada" reacción frente a un hecho cometido133.
El legislador ha sido consciente de esta situación en la Legislación de Justicia Penal Juvenil, y ha establecido
claramente en el artículo 25 el principio de racionalidad y proporcionalidad, despejando cualquier duda que
pudiera caber sobre esta relación inescindible entre pena y lesión al bien jurídico: “Las sanciones que se
impongan dentro del proceso, tendrán que ser racionales y proporcionales a la infracción o el delito cometido.”
133
Este examen de proporcionalidad puede hacerse también de múltiples aspectos del funcionamiento del sistema
de justicia penal,y hasta de las leyes que eventualmente creen o habiliten determinados comportamientos de las
agencias del control penal. Por ejemplo, en la República Federal de Alemania, la fracción del Partido Social
Cristiano CDU/CSU y del Partido Liberal Alemán FDP, han sugerido un proyecto de ley que rompe todo criterio
de proporcionalidad. Se trata de una iniciativa legislativa que pretende poner en vigencia la posibilidad de ordenar
una prisión preventiva aseguradora del debate en la fase principal del proceso (Hauptverhandlung). A las
personas perseguidas por delitos de la cotidianeidad (Alltagskriminalität) tales como: hacer uso de medios de
transporte público sin el correspondiente tiquete (Schwarzfahren) o de hurto en tiendas (Ladendiebstahl) o
conducción en estado de ebriedad (Trunkenheitsfahrt), se les puede ordenar una prisión preventiva de hasta una
semana a fin de garantizar su comparecencia a el debate. Diversas asociaciones de abogados y de jueces
(Amwaltverein y Deutsche Richterbund) se han manifestado en contra de esta eventual norma, no sólo porque
significa garantizar los efectos del proceso a costas del ciudadano, sino también por lesionar el principio de
proporcionalidad, ya que una semana de prisión preventiva para hechos que normalmente van seguidos de la
imposición de una pena de multa o con una pena privativa de libertad que no se ejecuta ante la aplicación del
beneficio de ejecución condicional, implicaría utilizar un medio desproporcionado para asegurar la imposición de
una pena menor que no conduce, en la mayoría de los casos, a ingresar en un centro penitenciario. Las cuotas de
imposición de prisión preventiva han ido aumentando de manera clara en Alemania, y una medida como ésta solo
contribuiría a atiborrar los centros que de todos modos ya casi no dan abasto.
132

23
La proporcionalidad vista como una relación134 entre dos aspectos o medidas, o entre dos
derechos, o entre un derecho y su limitación, implica también que los criterios para la medición sean
claros.

Es decir, que si se ha de establecer que una eventual limitación a la libertad es

desproporcionado, el criterio que se utiliza para la medida es claro y preciso. La Sala Cuarta, a pesar de
que es consciente de esta necesidad, no ha entrado a analizar en concreto cómo habrían de cuantificarse
los elementos de la medición, solo tenemos para el análisis una gran cantidad de fallos sobre temas
puntuales. Sin embargo, podemos señalar, al menos como tesis de principio, que en los casos en que la
Sala Constitucional ha tenido que observar una desproporción ha tomado como elementos decisorios el
esquema o enfoque global de la Carta de 1949, ya sea del contexto de los derechos y garantías
individuales y su vinculación inequívoca con un concepto específico de ser humano135; así como también
con un análisis siempre restrictivo de todas aquellas normas que coartan una libertad136.
Es así que el criterio de proporcionalidad entre pena y lesión del bien jurídico está intimamente
ligado al criterio de insignificancia, no sólo por la vía de servir de fundamento constructivo al principio
de lesividad, sino también porque forma parte del esquema justificativo del ius puniendi el Estado. Por
ende, realizar el fin de proporcionalidad y racionalidad, implica directamente el compromiso de
cuantificar en cada caso concreto la lesión del bien jurídico tutelado.

Así analizado, por ejemplo, en el fallo 6157-94 de las 16:48 hrs. del 19 de oct. de 1994, en el recurso de
amparo dirigido contra un supuesto de fijación de precios máximos de partes de repuestos para vehículos, donde la
Sala volvió sobre el tema de la razonabilidad y de la proporcionalidad, pero esta vez en competencias típicas del
poder ejecutivo, las cuales también pueden ser examinadas en cuanto a si han excedido la prohibión de exceso,
prohibición derivada, para parte de la doctrina, del principio del Estado de Derecho.
135
La sentencia de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia No. 1420-91 de las 9:00 hrs. del 24 de
julio de 1991 planteó el principio de razonabilidad de la siguiente manera: "En efecto, el principio de
razonabilidad implica que el estado pueda limitar o restringir el ejercicio abusivo del derecho, pero debe hacerlo de
forma tal que la norma jurídica se adecúe en todos sus elementos, como el motivo y el fin que persigue, con el
sentido objetivo que se contempla en la Constitución. Quiere decir que debe existir una proporcionalidad entre la
regla jurídica adoptada y el fin que persigue, referida a la imperiosa necesidad que la ley satisfaga el sentido
común jurídico de la comunidad, expresado en los valores que consagra la misma Constitución."
136
En este orden de ideas destaca, por ejemplo, el análisis que se hace de la proporcionalidad como igualdad en el
proceso penal en el Voto 6537-94 en la Consulta Judicial Preceptiva del art. 102 de la Ley Reguladora de la
Jurisdicción Constitucional, formulada por la Sala Tercera en el Recurso de Revisión planteado por J.A.S.V.
contra una sentencia del Tribunal de Limón donde se le condena a 20 años de prisión.
134

24
5.- ¿ES EL CRITERIO DE “INSIGNIFICANCIA” ALGO NUEVO EN LA DISCUSIÓN JURÍDICA
NACIONAL?

El tema que hoy nos ocupa es en modo alguno “nuevo” o “revolucionario” en el ámbito
costarricense. Se trata más bien de un viejo problema con nuevos ropajes.
Desde hace por lo menos un par de décadas se pueden detectar, en diferentes momentos, una
preocupación de nuestros Tribunales por problemas relacionados con la “insignificancia”. Un ejemplo
de estos “momentos” en la discusión en torno a este problema lo podemos retrotraer a la época de
vigencia del tipo penal de tráfico internacional de estupefacientes contenido en la Ley General de Salud.
Este tipo penal, el cual reflejaba no sólo una pésima técnica legislativa, abría la posibilidad de cobertura
del tipo a tal punto, que llevaba a los tribunales a discutir qué cantidad de droga era la que configuraba
el transporte o tenencia de droga propia del tráfico de estupefacientes de acuerdo al tipo penal citado y
cuál era la cantidad de droga que podía interpretarse justificaba el transporte o tenencia para el
consumo.
Ante esta situación del tipo penal, y al percibir los jueces que se podían cometer serias lesiones al
principio de proporcionalidad, se empezaron a discutir a nivel de tipicidad legal diversas posturas que
tenían el objetivo de resolver el problema de cuáles serían las cantidades apropiadas para considerar un
tráfico y cuáles permitirían interpretar un dolo de consumo. Esta discusión llegó a tal punto que la
misma Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia tuvo que intervenir para establecer criterios dentro
de los cuales podría ser interpretado el tipo penal correspondiente de la Ley General de Salud.
En el fondo esta discusión tenía como base la búsqueda qué debía ser entendido como
“insignificante”, “nimio”, “poco importante” dentro del ámbito típico del tráfico de estupefacientes.
Los tribunales siguieron planteándose problemas similares de acuerdo a la nueva regulación
sobre los delitos de drogas, provocando sentencias a nivel de Tribunales Superiores de mucho interés,
como una sentencia del Tribunal Superior Segundo Penal, Sección Segunda. Esta sentencia, que luego
sería casada en cuanto al fondo, mantenía en sus razonamientos, el criterio de que una cantidad menor a
un gramo de droga, en la parte inferior de una botella de refresco, que llevaba una mujer a su esposo en
la prisión no podía ser considerada, de ninguna manera, como típica del delito de transporte de

25
estupefacientes, no sólo porque no guardaba ninguna relación de proporcionalidad entre el hecho y la
pena prevista (ocho años de prisión), como tampoco el hecho podía determinarse como típico por lo
ínfimo de la lesión del bien jurídico (salud pública), ya que además de la cantidad poco importante,
resulta que su esposo era adicto, y solía consumir pequeñas cantidades de droga (hecho que también se
demostró).
Es posible encontrar otros fallos, que de idéntica manera, también se orientan a reflexionar sobre
el problema de la “insignificancia”, casi todos ellos desde una perspectiva de la lesión al bien jurídico.
Se trata, según nuestro punto de vista, de una tendencia constante en la jurisprudencia patria,
que merece una investigación más detenida, y que demuestra que la reflexión sobre la dañosidad social
del hecho, sobre la insignificancia de la lesión jurídica y sobre la relación entre tipicidad legal y penal,
son áreas de discusión que han estado presentes en nuestro país desde hace bastante tiempo.
Si esto es así, cabría preguntarse porque entonces recibimos con tanto entusiasmo el criterio de
insignificancia en la ley procesal. Habría muchos argumentos en favor de una aceptación formal del
principio de insignificancia, pero quizá el más importante deba de subrayarse como un argumento
“inmanente” a la práctica de nuestra administración de justicia penal, que en una suerte de traslado del
interés a la parte procesal, suele reconocer como inmediatamente aplicables sólo las normas de la ley
procedimental, y, en donde , las disposiciones de la Parte General del Código Penal suelen tener
solamente un valor de “tradición” o de “rito”, pero con las cuales difícilmente se podrá “ganar un caso”.
Esta situación ha llevado a nuestros autoridades de la instrucción a olvidar, a soslayar, o quizá a pasar
por alto, que tal vez la aplicación de una regla de la parte general del Código Penal, podría cambiar
incluso el destino de todo un proceso, logrando economizar valiosos recursos del Estado empleados en
la tramitación de una causa, y dando en la práctica una demostración de la relación funcional,
legitimadora y realizadora que tienen entre sí la legislación procesal y de derecho material.
Por esta última razón, es que creemos que la introducción del “principio de Insignificancia” en la
legislación procesal, podría dar pie a que las autoridades encargadas de la investigación y de la fase
preparatoria del proceso, utilicen en mayor medida criterios de carácter penal (de derecho material) a fin
de resolver el problema de definición involucrado en la postulación legislativa de la “insignificancia” de
un hecho.

26
El operador jurídico deberá darse cuenta que el legislador ha dejado abierta la interpretación del
contenido de lo que deberá entenderse por “insignificante”, lo que abre la puerta al riesgo de que la
definición de “nimiedad” o de “poca importancia” se tome a partir de criterios de orden funcional,
administrativo o de funcionamiento de la fiscalía, lo que es desde nuestro punto de vista peligroso,
porque contribuiría a una mera realización de criterios de “economía procesal” , de “funcionalidad de la
administración de la justicia” o de “efectividad” que en modo alguno indican la directa realización de los
fines constitucionales, a los que están sometidos tanto los tribunales como el ministerio público (art. 63
CPP).
Esta decisión del legislador, a nuestro juicio correcta, abre una puerta a una tarea muy
importante en manos del Ministerio Público, el cual puede ahora; y mediante una interpretación del
concepto de “insignificancia”, lograr el doble objetivo de “priorizar” su trabajo de acuerdo a los medios
siempre escasos para cumplir adecuadamente su función legal; y de adaptar para el caso concreto una
“respuesta” al conflicto mucho más “eficiente” o quizá mucho más “útil” en cuanto a los problemas que
concurren o concurrieron a determinar las características del hecho que se investiga137.
En esto hay una buena parte de labor creativa 138del Ministerio Público, no sólo en la definición de
lo “insignificante”, sino también para asumir responsabilidad en torno a lo que de esa manera se decide
no perseguir. Esto es así ya que la definición de este criterio puede llevar a una definición, al margen del
criterio legislativo expresado en el tipo penal139, de lo que habrá de perseguirse y castigarse, adelantando
con criterios vertidos de la práctica del funcionamiento del sistema de justicia penal, a una eventual
tendencia no sólo dirigida a la “descriminalización” de estos hechos, sino también a imponer una
reflexión político criminal sobre el destino de esas “prohibiciones” y de su “cuantificación” legalmente
establecida.
La práctica del sistema de justicia penal demuestra que muchos aspectos “biográficos” del autor y de la víctima
no accesan al expediente judicial, el cual se suele reducir a una exhibición de ritos, de escenas, de movimientos,
que para nada toman en cuenta estos “hechos cuantificables pero no formalizados”, lo cual lleva con frecuencia a
decidir el caso, no en base en la “base de realidad” sino en la reconstrucción, a veces “fantasmal” que es posible
alcanzar con los medios del proceso penal. Quizá ahora habría posibilidad de una “humanización” del proceso
penal al permitir al Ministerio Público decidir la no continuación del proceso y a la extinción de la acción penal
cuando estos aspectos “biográficos” conduzcan a una valoración de “insignificancia”.
138
Así González, El principio, op. cit., p. 69.
139
Con un análisis de los argumentos en torno a este problema, cfr. Ostendorf, Heribert, Das
Geringfügigkeitsprinzip als strafrechtliche Auslegungsregel, en: Goltdammer´s Archiv für Strafrecht (GA:
Archivo Goltdammer para el Derecho Penal), 1980, pp. 338 ss.
137

27
Esto no es en modo alguno una sustitución del monopolio legislativo en la definición de lo qué
debe castigarse, sino más bien una consideración práctica de algo que de todos modos ha observado el
mismo legislador penal, el cual sabe bien que no puede adelantarse a una análisis personalizado, por
ejemplo, de todas las posibles formas de culpabilidad140o de participación criminal, como tampoco se
puede adelantar a la depreciación del valor de los objetos que serán protegidos, y que eventualmente
harán irrisoria o ridícula o incluso peligrosa la actividad de control en manos de las agencias del control
penal141con el paso del tiempo y el cambio de las coyunturas sociales y económicas142.

6.- A MODO DE CONCLUSIÓN:

La entrada en vigor del nuevo Código Procesal Penal, y con él, la introducción del principio de
oportunidad reglado como excepción a un principio de legalidad absoluto, harán esperar un desarrollo
muy interesante no sólo del proceso penal, sino también del comportamiento de éste frente al delito en
sus diversas manifestaciones, muy especialmente con relación a la pequeña criminalidad o criminalidad
de bagatela, la cual parece se convertirá en una de las materias que percibirá un impacto considerable a
partir de la aplicación de criterios de oportunidad.
Por mucho tiempo nuestros tribunales se han manifestado bastante tímidos en cuanto a la
utilización de criterios de insignificancia, pero con la presencia de esta posibilidad de forma expresa en la
nueva legislación procesal, de seguro se verá confrontada la jurisprudencia a utilizar más argumentos de
derecho penal de fondo a fin de establecer la “insignificancia de un hecho”, a los efectos del inciso a del
art. 22 del CPP de 1996, y con ello a hacer transparentes esquemas de la teoría del delito que no
Lo que justificaría, a nuestro modo de ver, la existencia de diversos tipos calificados y simples en la legislación
penal, los cuales permiten al juez, mediante el análisis de los elementos típicos, la imposición en el caso concreto,
y de acuerdo a lo realizado por el autor, un mayor o menor monto de pena.
141
Aspecto que observó el legislador costarricense cuando elevó los montos de valor de los objetos materiales de
ciertos tipos penales, aparejándolos a criterios que pueden variar de acuerdo a ciertos parámetros de orden
económico, tratando de acercar la tutela penal a ideas de “justicia material” en el ropaje de decisiones de orden
“funcional” u “organizativo”, que tienen de todos modos consecuencias en la criminalización material, como
ocurrió en muchos hurtos y robos de objetos de escaso valor, los cuales en cierto modo quedaron de esa manera
“descriminalizados”. El legislador logró esto sin acudir a una reforma dirigida racionalmente a ese fin, y que
hubuera necesitado de una discusión política distinta a la que justificaría (o justificó) la decisión de carácter
“eficientista”.
142
Lo que explica de alguna manera la supervivencia del criterio de “dañosidad social” en la discusión políticocriminal en Alemania.
140

28
permeaban en las decisiones judiciales o que no eran al menos manifiestas desde el punto de vista del
discuso judicial, quizá por un temor a “sustituir” una función del legislador por la vía de la interpretación
de los tipos penales.
En una coyuntura donde la pequeña criminalidad o criminalidad de bagatela sigue teniendo un
papel importante en las estadísticas oficiales de la criminalidad, de seguro el criterio de la insignificancia
y otros derivados de éste, contribuirán a dar puntos de vista de orden político-criminal que alimentarán
decisiones legislativas dirigidas a la descriminalización de muchas figuras, y, en otros casos, a establecer
otros ámbitos o soluciones jurídicas a los conflictos sociales planteados a la administración de justicia
penal.
De la consideraciones hechas en este trabajo en torno al principio de legalidad y oportunidad,
resulta necesario concluir con Hassemer que una mezcla exitosa de ambos principios, como lo pretende
el legislador costarricense en el nuevo Código Procesal Penal, depende en gran medida de la ética de las
autoridades de la instrucción encargadas de la aplicación del criterio de oportunidad y de los tribunales
llamados a controlar ese ejercicio, así como también del ejercicio de un control por parte de la
colectividad y de la confianza de la población en la administración de la justicia penal.
Una aplicación consecuente del criterio de “insignificancia” desde el punto de vista del derecho
penal material, lo que se ha demostrado es posible, puede contribuir a devolver racionalidad al ejercicio
del ius puniendi en manos del Estado, y quizá a contribuir a reducir los totales de violencia implícitos en
el ejercicio de esa facultad estatal.

29
7.- BIBLIOGRAFÍA

Ambs, Friedrich, Das Legalitätsprinzip auf dem Prüfstand der Rechtswirklichkeit, en: Geppert/Dehnicke
(Edit.), Gedächtnisschrift (GS.) für Karlheinz Meyer, Berlin, New York, Walter de Gruyter, 1990.

Amelung, Knut, Rechtsgüterschutz und Schutz der Gesellschaft, Frankfurt am Main, Athenäum Verlag,
1972.

Arroyo, José Manuel, El Sistema Penal ante el Dilema de sus alternativas, San José, Costa Rica, Colegio
de Abogados, 1995.

Baumann, Jürgen, Minima non curat praetor, FS. für Peters, 1974, pp. 3 ss.

Binder, Alberto, Funciones y Disfunciones del Ministerio Público Penal, en: Revista Ciencias Penales,
Revista de la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica, Noviembre de 1994, Año 6, No. 9, pp. 24 y
ss.

Bustos Ramírez, Juan y Larrauri, Elena, Victimología: Presente y Futuro, Barcelona, PPU, Primera
Edición, 1993.

Bustos Ramírez, Juan, Principios Fundamentales de un Derecho Penal Democrático, en Revista Ciencias
Penales, Revista de la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica, Marzo de 1994, Año 5, No. 8, p.
13

Cafferata Nores, José, Legalidad y Oportunidad (Criterios y formas de selección), en: Conferencias y
Material de apoyo al Primer Congreso Iberoamericano de Derecho Penal en homenaje a la Facultad de
Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de San Carlos de Guatemala, del 25 al 28 de octrubre de
1995, Ciudad de Guatemala, p. 2.

30

Cruz Castro, Fernando, Discriminación e ineficiencia en la persecución del delito económico:

la

inevitable perversión del sistema penal, en: Revista Ciencias Penales, Revista de la Asociación de
Ciencias Penales de Costa Rica, Noviembre de 1994, Año 6, No. 9, pp. 30 ss.

Cruz, Fernando, Principios fundamentales para la reforma de un sistema procesal mixto. El caso de
Costa Rica, en: Ciencias Penales, Revista de la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica, San José,
Costa Rica, Marzo 1994, Año 5, No. 8.

Chirino, Alfredo, Política Criminal, Criminalización, descriminalización y sustitutivos a la prisión, en:
Revista Ciencias Penales, Revista de la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica, Diciembre de
1989, Año 1, No. 1.

Chirino, Alfredo, El Juzgamiento de las Contravenciones. La reforma de la legislación procesal penal,
en: Sánchez Boza, Roxana (Edit.), Temas de Derecho Procesal Penal, San José, Costa Rica, Oficina de
Publicaciones de la Universidad de Costa Rica, 1996, pp. 47 y ss

Dreher, Eduard, Die Behandlung der Bagatellkriminalität, en: FS. für Welzel, 1974, pp. 917 ss.

Ferrajoli, Luigi, Derecho y Razón. Teoría del Garantismo Penal, Madrid, Editorial Trotta, Traducción
de Perfecto Andrés Ibañéz; Alfonso Ruiz Miguel; Juan Carlos Bayón Mohino; Juan Terradillos Basoco y
Rocío Cantarero Bandrés, 1995.

García Víctor, Enrique, Planteos Penales, Buenos Aires, Ediar, 1993.

González, Daniel, El Principio de oportunidad en el ejercicio de la Acción Penal, en: Revista Ciencias
Penales, Revista de la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica, Julio de 1993, Año 5, No. 7, p. 67
ss.

Eine Skisse. No. Carl Heymanns Verlag. Bagatellkriminalität in der Schweiz. Primera Edición. p. Año 5. en: Ostendorf. pp. Legalität und Opportunität im Strafverfahren. Costa Rica. . en: Strafverteidigervereinigungen (edit). Zur Behandlung der Bagatellkriminalität in der Bundesrepublik Deutschland. Revista de la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica. documento mimeografiado. Winfried. Der Andere Buchladen.) zum 125 jährigen Bestehen der Staatsanwaltsschaft Schleswig-Holstein. “El Bien Jurídico en la relación de tensión entre Constitución y Derecho Natural”. Hirsch. 8. 297 ss. San José. en: Zeitschrift für die gesamte Strafrechtswissenschaft (ZStW Revista para toda la Ciencia del Derecho Penal) 1980. Walter Antillón. Ed. Hassemer. Winfried. Traducción al español realizada por el Dr. Perspektiven einer neuen Kriminalpolitik. Strafverfolgung und Strafverzicht. München. Bonn. Hans Joachim. celebrada del 24 al 26 de marzo de 1995 en Friburgo de Brisgovia. Hassemer. 1992. Marzo de 1994. pp. El destino del ciudadano en un derecho penal “eficaz”. pp. Festschrift (FS. Hassemer. Winfried. número 10. San José. 1995. Winfried. Winfried. 46 y ss. Costa Rica. San José. 19. Heribert (edit). set. 3 ss. La Persecución Penal: Legalidad y Oportunidad.31 Hauser. Berlin. en: Ciencias Penales. 1995 Hassemer. Hassemer. 218 ss. en: ZStW 1980. Colonia. en: Revista Ciencias Penales. pp. Revista de la Asociación de Ciencias Penales. Köln. Strafverteidigertag (Reunión número 19 de Defensores Penales). Robert. Aktuelle Probleme der Strafverteidigung unter neuen Rahmenbedingungen. 537 y ss.

Alfredo. 197 y ss. 338 ss. p. San José. Henry. Escuela Judicial.32 Hobe. pp. Corte Suprema de Justicia. en: Goltdammer´s Archiv für Strafrecht (GA: Archivo Goltdammer para el Derecho Penal). 1972. Una propuesta de Marco Teórico. San José. en: Revista Ciencias Penales. Llobet Rodríguez. Bien Jurídico y Derecho de Castigar del Estado. Müller. 1995. Año 5. La Reforma Procesal Penal (Un análisis comparativo latinoamericano-alemán). Karlsruhe. Costa Rica. Sonia. 1993 Mora. Julio de 1993. Verlag C. 7. 1995. Luis Paulino y Navarro. 629 ff. Issa El Khoury Jacob. Constitución y Derecho Penal. en: Zipf/Schroeder (edit). Heny y Chirino. Año 6. Solución Alternativa de Conflictos Penales. Issa El Khoury Jacob. en: Kerner/Göppinger/Streng (edit). San José. Ostendorf. Revista de la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica. Javier. pp. 9. pp. C. . Das Geringfügigkeitsprinzip als strafrechtliche Auslegungsregel. 12. Heidelberg. Costa Rica. Festschrift für Heinz Leferenz zum 70. Heribert. 1980. Geburtstag. Corte Suprema de Justicia. Müller Verlag. Henry. No.F. Wolfgang. Costa Rica. A la Armonía por la Palabra: La Solución Negociada de Conflictos Penales. Konrad. Der Begriff der “Geringen Schuld” (§ 153 StPO) im Straftatsystem. 1983.F. Comentarios sugeridos por una Sentencia de la Sala Constitucional. No. “Geringe Schuld” und “öffentliches Interesse” in den §§ 153 und 153 a StPO. Festschrift für Reinhart Maurach. en: Revista Ciencias Penales. Noviembre de 1994. Revista de la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica. Escuela Judicial. Issa El Khory Jacob. Naucke.

Munich. 1990. Mohr (Paul Siebeck). Schreiber. Zaffaroni.H.C. Geburtstag. Einheit und Vielfalt des Strafrechts. 492 ss . Acerca del Orden Jurídico Penal.. Kriminalpolitische Überlegungen zum Legalitätsprinzip. En busca de las penas perdidas. Walter de Gruyter. en: Festschrift für Karl Peters zum 70. Jürgen. Edición. J. Geburtstag. pp. Sozialadäquanz und Legalitätsprinzip. New York. Wolfgang. Juricentro. Mohr (Paul Siebeck). Kaufmann.B. Claus. Honig zum 80. en: G. San José. Schöne. 23.).B.C. Costa Rica. Política Criminal y Sistema de Derecho Penal. Jakobs. Legalitäts-und Opportunitätsprinzis heute. Strafverfahrensrecht. 1970. Beck. Aproximación al Derecho Penal Contemporáneo. Bosch. Jesús María. en: Baumann. Hans-Joachim. Heinz. Festschrift für Welzel zum 70. Eugenio Raúl. Geburtstag. Zipf. Karl. Verlag Otto Schwartz und Co. Trad. Barcelona. Tübingen. Rudolphi. 1974. Festschrift für Karl Peters zum 70. Bosch.33 Peters. Bogotá. Barcelona. Verlag C. Claus. Klaus (edit). 1974. en: Festschrift für Richard M. J. Geburtstag. 1992 Schroeder. Geilen. 1992 Wolter. Berlin. 1993 Roxin. 1974 Roxin. Loos (Edit. en: Stratenwerth. Friedrich-Christian. Jurgen y Tiedemann. Die Verschiedenen Aspekte des Rechtsgutsbegriffs. Silva Sánchez. de Francisco Muñoz Conde.S. Temis. Hirsch. 1990. für Meyer. Tübingen. Göttingen. Menschenwürde und Freiheit im Strafprozeß.

34 .

Notificaciones y vigilancia de las condiciones de prueba. f. e. Bibliografía . 4. Concepto y naturaleza. a. 5. Houed Vega Magistrado de la Sala de Casación Penal Profesor de la Universidad de Costa Rica Sumario: 1. b. 2. d. Oportunidad de la solicitud y resolución. 6. Revocatoria de la suspensión. Condiciones que deben cumplirse durante el período de prueba. Régimen del instituto.1 D. Suspensión del plazo de prueba. Importancia del instituto en Costa Rica. Críticas al instituto de la suspensión del proceso a prueba. Introducción. c. 3. 7. LA SUSPENSION DEL PROCESO A PRUEBAError: Reference source not found Mario A. Conclusiones. Procedencia.

" 143 144 . INTRODUCCIÓN. aunque con una importante modificación del límite máximo de la pena que faculta al juez para otorgarla. Asimismo. por lo que resulta indispensable tomar en consideración lo que para tales efectos establece el Código Penal. Esta decisión debe fundarse : 1. el imputado podrá solicitar la suspensión del procedimiento a prueba". según se indicó. contempla en el artículo 60 otros requisitos para su otorgamiento.1 1. colaborando en su descongestionamiento143. en su artículo 59. pero a pesar de las críticas en esos aspectos. El proyecto de Código sustantivo que actualmente está siendo estudiado en la Asamblea Legislativa mantiene.. la cual entrará en vigencia a partir del 1º de enero de 1998. que puede concederse la condena de ejecución condicional ". también objeto de importantes transformaciones que están en trámite legislativo. publicada en el alcance Nº 31 a la Gaceta Nº 106 del 4 de junio de 1996. 2. algunos de los cuales han sido cuestionados. entre los que se encuentra que quien solicita ese beneficio sea "delincuente primario" o que demuestre posterior arrepentimiento. En que tampoco durante ese tiempo haya sido condenada a ejecución condicional ni haya estado sometida a prueba por otro hecho. no sólo para los que la han disfrutado. Dispone el numeral primeramente citado que "en los casos en que proceda la suspensión condicional de la pena. En la actualidad el Código de fondo señala. no cabe duda que su aplicación ha sido provechosa. en lo esencial. Sobre este punto se volverá en el apartado referente al concepto y la naturaleza del instituto en estudio El artículo 84 del proyecto de Código Penal dispone en su artículo 84 lo siguiente: "Artículo 84. básicamente. o 3. aprobado por Ley Nº 7594 del 10 abril de 1996. las condiciones para dicha suspensión (según los artículos 84 y siguientes). el juez penal puede suspender condicionalmente la ejecución de la pena. cuando la pena no exceda de tres años y consista en prisión o extrañamiento".. mientras que el mencionado artículo 59 actualmente vigente dispone. Condena de ejecución condicional En los caso de penas inferiores a cinco años. En que la persona condenada no haya sido sancionada durante los cinco años anteriores al hecho. ni haya cumplido pena alguna en ese tiempo. En la innecesariedad o inconveniencia de la pena de prisión o de aquellas con que pueda reemplazarla. ya que se permite aplicar esta figura en los casos en que se impongan "penas inferiores a cinco años"144. sino también para el propio sistema penal. Este novedoso instituto jurídico está contemplado en los artículos 25 a 29 del nuevo Código Procesal Penal.

La anterior afirmación encuentra fundamento en el hecho de que el legislador patrio haya incluido en la ley penal sustantiva. la incertidumbre de los sometidos a causas penales (y con ellos las angustias de sus familiares y de quienes dependen de sus ingresos ). y. CONCEPTO Y NATURALEZA Aunque no afecta en modo alguno el contenido de la institución.2 que "la pena no exceda de tres años". Puede señalarse. La suspensión del proceso difiere de la ejecución condicional de la pena en el tanto esta última opera al término de los procedimientos. mientras que existe procedimiento en cualquier actividad jurídica. los sujetos que los realizan. En todo caso cabe concluir que aunque la suspensión del proceso a prueba resulta ciertamente nueva dentro del ordenamiento procesal penal. la nota de actuación externa. sea que ni siquiera se llega a discutir la culpabilidad o no del imputado respecto del hecho delictivo que se le atribuye. lo que significa que el extremo puede ser inclusive de tres años exactos de prisión. pues a pesar de que ambas palabras tienen la misma raíz etimológica ("procedere"). lo cual implica que la acción penal ha sido ejercida hasta sus últimas consecuencias y se ha alcanzado la imposición de una sanción penal. vale aclarar que pareciera más preciso denominarla "suspensión del proceso" y no del "procedimiento". que es preferible hacer al inicio lo que puede hacerse al final. desde hace mucho tiempo. esto es. evitando el desgaste del sistema. sin temor de ninguna especie. al dictarse sentencia condenatoria. el trabajo que pudiéramos llamar administrativo que se realiza en cualquier actividad jurídica. no es menos relevante destacar en el segundo ". no es algo ajeno o extraño a las costumbres y modo de ser costarricenses. la suspensión del proceso a prueba detiene el ejercicio de la acción penal antes de que se acuerde la apertura del juicio. también en ésta. por tanto. las cargas que imponen y los derechos que otorgan . mientras que en el primero es necesario tomar en consideración la estructura y los nexos que median entre los actos... los principios a que responden.dentro naturalmente del mundo del derecho .. favoreciendo mejores opciones en la solución de los conflictos. un instituto similar al que se desarrolla en la presente investigación. En cambio. la finalidad a que tienden.es propio de la actividad . el proceso .. 2. las condiciones de quienes los producen. entonces.

regulada en la ley. si se prefiere. con otros instrumentos de origen indiscutiblemente procesal Ver al respecto la obra de MONTERO AROCA (Juan) Introducción al Derecho Procesal. Madrid. 204. En tanto que el primero se reconduce a la existencia de una pretensión y resistencia deducidas ante un órgano jurisdiccional y hace alusión a la estructura y los nexos que median entre los actos procesales. naturaleza. cabe agregar lo siguiente: "Sabido es que proceso y procedimiento. fuentes y aplicación del derecho procesal).146 De ahí que un proceso penal pueda llevarse a cabo mediante procedimientos ordinarios. 136 a 141. tipos." GIMENO SENDRA (Vicente) Fundamentos del Derecho Procesal. aun teniendo una raíz etimológica común (procedere). España. p. 147 De todos modos.. 180-181. 1976. son conceptos fundamentalmente distintos. legislativos. respuesta que se origina en la incapacidad del sistema del sistema entendido como propuesta de solución de conflictos.). op. 199 a 210. 146 Sobre la distinción entre "proceso" y "procedimiento". Editorial Tecnos. la posibilidad. tanto en su Código sustantivo como en su legislación de rito mediante reformas legales recientes. cit. La suspensión del proceso a prueba es una figura que encuentra sustento en la nueva concepción del Derecho Penal y el Procesal Penal que sirve de marco para la inmensa transformación a que está siendo sometido el sistema de justicia penal en diversos países del orbe. Madrid. cargas.3 jurisdiccional"145. pp. etc. pp. etc. obligaciones y derechos procesales. 145 . aunque para algunos tratadistas (especialmente del Derecho Administrativo) el proceso como institución jurídica . Es decir. especiales o abreviados. En este caso. Editorial Civitas. el autor ARAGONESES (Pedro) Proceso y Derecho Penal (Concepto.de lo que se establece para la suspensión a prueba. España.según se dijo . método. sino que colabora. los sujetos que los realizan. España. Madrid. dependerá en mucho (para calificar el acierto o no en su denominación) lo que pueda entenderse como naturaleza de la actividad jurisdiccional con relación al acto mismo en que se involucra su otorgamiento. Editorial Aguilar. de suspender el juicio a prueba y de orientar la solución jurídica del caso a la reparación del daño no sólo mejora la calidad de la solución ofrecida a la víctima por el sistema penal. aún sin afectar el contenido . 1960. 147 Cfr. el camino (iter) o itinerario que han de recorrer la pretensión y su resistencia a fin de que reciban satisfacción del órgano jurisdiccional. al respecto a MONTERO AROCA. Igualmente se refiere a este tema de modo similar al expuesto. Lo que sí resulta cierto es que todo proceso se desarrolla formalmente a través de uno o varios procedimientos. principios. el término procedimiento no es exclusivo del ámbito jurisdiccional (hay procedimientos administrativos.tiene naturaleza administrativa. siendo que "jurisdicción y proceso" son realidades correlativas e interdependientes conceptualmente: sin proceso no hay ejercicio de la actividad jurisdiccional. 148 Con la aparición de este instituto se puede observar cómo "comparten el Derecho penal y el Derecho procesal penal una tendencia hacia la reducción del protagonismo social del sistema penal tradicional. pp. el conjunto de normas reguladoras del proceso o. 1981. finalidad a los que tienden. por procedimiento hay que entender el lado formal de la actuación judicial. 148 Esta misma figura ha sido incorporada al ordenamiento jurídico penal argentino.

151 El novedoso instituto jurídico procesal en estudio puede definirse de la siguiente manera: "La suspensión del procedimiento a prueba es un instrumento procesal que detiene el ejercicio de la acción penal en favor de un sujeto imputado por la comisión de un ilícito. durante un plazo. exclusión de la influencia del interés de la víctima. 76 bis y ss.r.150 durante el proceso mientras el Estado asume la persecución penal como suya. A raíz de estas inquietudes se ha presentado la figura de la suspensión del proceso a prueba como una alternativa que permita agilizar y hacer más efectiva la persecución penal.r.: suspensión del juicio a prueba. en la búsqueda del máximo aprovechamiento de los recursos de la administración de justicia penal. Si se transgrede o cumple MAIER (Julio) Derecho Procesal Penal. 2ª edición. etc. ha ocasionado que se levanten serios cuestionamientos sobre si debe el Estado perseguir hasta el final todos los hechos que se catalogan como merecedores de una sanción penal. Argentina. Es un secreto a voces que la concepción de la pena estatal determina directamente las características principales del sistema de persecución penal: persecución penal pública. Tomo I. Como ejemplo sintético y concreto se puede citar en nuestro Derecho positivo. verdad como meta del procedimiento. 150 En particular sobre la reincorporación de la víctima en la persecución penal pueden consultarse los siguientes artículos: ESER (Albin) "Acerca del renacimiento de la víctima en el procedimiento penal". 1996. incidirá en gran medida en la persecución penal. para dirigir los esfuerzos estatales al logro de una razonable eficacia en los casos que representan mayor costo social. MAIER (Julio) "La víctima y el sistema penal". Todos ellos se encuentran recopilados en la obra: De los delitos y de las víctimas.y sus intereses .l. 1992. LARRAURI (Elena) "Victimología".. además de representar un sistema sustitutivo de la pena estatal por otras soluciones reparatorias o terapéuticas. Buenos Aires. con los cuales se espera lograr efectos preventivos superiores a los de la aplicación de una pena. HIRSCH (Hans Joachim) "Acerca de la posición de la víctima en el Derecho penal y en el Derecho procesal penal". Argentina. Editores del Puerto s. a cuyo término se declara extinguida la acción penal. Buenos Aires. pp. sin consecuencias jurídico-penales posteriores.4 principio de oportunidad -."149 La incapacidad manifiesta del sistema jurídico penal para atender satisfactoriamente los conflictos que se le someten. cualquiera que sea el grado de acierto o desacierto de esta solución. p. a una prueba en la cual deberá cumplir satisfactoriamente con ciertas y determinadas obligaciones legales e instrucciones que le imparta el tribunal para el caso concreto. 374-375.l.152." (Cabe advertir que las referencias legislativas que se hacen en el pasaje transcrito son propias de la normativa argentina) 149 . Derecho procesal penal. así como si se justifica dejar de lado a la víctima . quien se somete. lo siguiente: "Todos estos cuestionamientos de la base de funcionamiento del sistema penal estatal. ella. 151 Al respecto señala MAIER. Editorial Ad-Hoc s. refluyen en todos sus sectores: también en el Derecho procesal penal. la introducción en el Código Penal de la solución prevista por los arts..

cit. previa audiencia en la que interviene el imputado. se retoma la persecución penal contra él. con ciertas condiciones impuestas por la ley y el tribunal. el tribunal. por parte del Fiscal.l.. previa constatación de la culpabilidad de un acusado. op.. Además. a un programa de rehabilitación sin encarcelamiento. Argentina. En esta materia se seguirá lo indicado por MARINO. de acuerdo con la forma en que se regula la institución en la legislación aprobada. Buenos Aires. la persona sometida a diversion incumple alguna de las observaciones.. puede consultarse la obra de: DE OLAZABAL (Julio) Suspensión del proceso a prueba. 152 MARINO (Esteban) "Suspensión del procedimiento a prueba" El nuevo Código Procesal Penal de la Nación. bajo la condición de que el imputado preste su consentimiento para someterse. s.. 154 . 1993.r. por un lapso determinado (período de prueba). Sin embargo. es importante apuntar que."155 La "probation". mediante el cual el primero promete mantener en suspenso el pronunciamiento de una sentencia de prisión a cambio de que el segundo cumpla. op. cit. El autor DE OLAZABAL llama a este instituto "probación". op. por el contrario. es criterio mayoritariamente aceptado que deriva de la diversion. Cabe advertir que algún sector doctrinal identifica la suspensión del proceso a prueba con la probation. y de que cumpla con las obligaciones que al respecto se le impartan. sin ninguna consecuencia penal. Derecho . tiene la facultad de revocar la medida y retomar la persecución penal contra él. cit.se conoce como "diversion" 153.f.154 "La diversion o suspensión de la persecución penal es un instrumento de derivación de causas penales por otros conductos formales de control. La diversion consiste en la desestimación de los cargos. luego de adaptar al castellano el término inglés de "probation". 155 MARINO.5 insatisfactoriamente la prueba.en particular en el anglosajón . Si la prueba es satisfactoria. Si. Editorial Astrea. 36. le atribuye este término básicamente debido a que al imputado se le somete a prueba. Básicamente se puede señalar que la primera es una suspensión condicional de la sentencia y la segunda es una suspensión de la persecución. pp.. p. por un período de tiempo determinado. Sin embargo. 18 y 19.."152 La definición supra citada se adapta en lo esencial al instituto que el legislador costarricense ha incorporado en el nuevo Código Procesal Penal. 153 Existe en castellano poca información sobre los institutos anglosajones de la "probation" y la "diversion". Conviene el estudio de la obra de este autor en las páginas 17 a 19. Editores del Puerto s. un acuerdo entre el Estado y aquel.e. por su parte. y por MAIER. p. Buenos Aires. 29. su antecedente inmediato corresponde a lo que en el derecho comparado . Argentina. Análisis crítico. Esta facultad está a cargo de los fiscales que la disponen por aplicación de criterios de oportunidad. se renuncia definitivamente a la persecución penal respectiva. Contrarios a esta posición se pueden señalar MAIER y MARINO. "implica. Asimismo.

34. pero sin necesidad de arribar a una condena con todas sus consecuencias prácticas para el futuro del autor . p. con su anuencia. la ejecución de la pena. ampliar o revocar la probation. p. Mientras la diversion se produce con anterioridad al juicio.157 Una vez examinadas las características de las dos figuras mencionadas. el resultado es que se retoma la persecución penal y se inicia el juicio para determinar la culpabilidad del imputado..cuando él cumple con todas las instrucciones y culmina bien su período de prueba.6 sometiéndose durante dicho período al control de un oficial de probation (officer-probationer). eventualmente.."156 Nótese que la diferencia entre los dos institutos de comentario es sustancial. Si la prueba se cumple de manera satisfactoria. En cambio. que permite prescindir incluso de la persecución penal. En el caso de revocación.de la sentencia.que se encontraba suspendido . la revocación de la probation conlleva el dictado . sometiendo al probable infractor." 156 157 . se puede constatar la similitud que guarda la suspensión del proceso a prueba que contiene el Código Procesal Penal costarricense recientemente aprobado con la diversion. 158 ". . el tribunal está facultado para modificar. si la "persona sometida a prueba" (probando).. a la manera de nuestra condena condicional.158 Igualmente cabe advertir que por el hecho de otorgarse la suspensión del proceso a prueba. Si se falla la prueba de la diversion. Maier establece esta misma asociación entre el instituto anglosajón y la suspensión condicional del procedimiento incorporada por el legislador argentino a su Código Penal y a su ley de rito en esa materia. el incumplimiento de las condiciones de la prueba acarrea efectos distintos según se esté en uno o en otro régimen condicional. Sirva como ejemplo la institución anglo-sajona de la diversion.. viola las condiciones impuestas. a un período de prueba bajo vigilancia de un asistente social y sujeto a ciertas reglas. Así. pues su efecto se circunscribe únicamente sobre la determinación de la punibilidad. entonces se extingue la acción penal sin registros respecto de su culpabilidad. la probation exige que este se haya producido y que sólo esté pendiente el dictado de sentencia.. Ibid. la cual queda bloqueada u obstaculizada de modo provisorio o definitivo si es que se cumplen las condiciones fijadas en el plazo Ibid. 37.. en el sentido de que con institutos regulados por el uno o por el otro se logran los mismos fines. no desaparecen los elementos configurantes del delito por el cual aquella se decretó. En cambio.y sin el desgaste jurisdiccional que ello implica. se ha dicho que Derecho penal y procesal penal tienen funciones paralelas. continúa el juicio hasta el dictado de la sentencia y. Con el nombre de suspensión del juicio a prueba . el instituto de origen anglo-sajón ha ingresado ya a la legislación penal argentina en el ámbito de la criminalidad leve y mediana ocasional.

161 DE OLAZABAL. Cfr. a diferencia de la condena de ejecución condicional. 25. tampoco puede dejarse de lado si la aparición del instituto que aquí se comenta significa reconocer (de modo implícito) la deslegitimación real del derecho penal. aunque discutible. de fondo y penitenciario). lo que suele contestarse de modo negativo: "Por el contrario. una excepción al principio de legalidad de la acción penal. por otra se manifiesta claramente como instauradora de un principio de oportunidad en el ejercicio de las acciones penales"159. pp. en tanto implica el surgimiento de una vía alternativa para el enfrentamiento de un problema derivado hacia el sistema penal. la prueba no determina una pena. se puede decir que la suspensión del procedimiento a prueba. RÉGIMEN DEL INSTITUTO. al respecto ob. p. Sin embargo. ob. pues. "en cuanto si por una parte tiene la predicada capacidad extintiva de la acción. es 'un intento del derecho de conducir la selección de las conductas punibles según fines concretos sin dejarla abandonada al arbitrio al azar'. "En síntesis. ya que por razones obvias ésta sólo puede imponerse después de un juicio previo. 159 160 . cit de DE OLAZABAL. cit. 22 y 23. la respuesta no es del todo contundente. la más reciente doctrina señala con acierto que se trata de una institución bifronte. Lo anterior permite afirmar que dicho instituto viene a conformar una nueva forma de extinción de la acción penal. párrafo 5º ibid). como expresamente lo establece el artículo 30 inciso f ibid (si es que no se produce su revocatoria antes del término acordado para su cumplimiento). 23..7 concedido (artículos 26. por ello. importa introducir una excepción al ejercicio oficioso de las mencionadas acciones. e inclusive a "la víctima de domicilio conocido" (art. Del mismo modo. de la capacidad para decidir acerca de la pretendida paralización del juicio o de su prosecución. el cual determina que todos los delitos de acción pública deben ser perseguidos de igual manera y con la misma intensidad. Ello ocurre de ese modo por cuanto el otorgamiento al ministerio público y al juez. 3. bien puede pensárselo como un intento de relegitimación"161. 27 y 28 del nuevo Código de la materia).160 Ahora bien. Es. ya que la búsqueda de nuevas opciones que atiendan de mejor manera a la eficiencia de la administración de justicia en esta área tan sensible del derecho (más aún dentro del sistema penintenciario) no hace mas que reflejar la grave crisis a la que se ha llegado con las perennes soluciones tradicionales (de orden procesal.

Si no desea aceptar los hechos (porque estima no haberlos realizado o por creer que tiene mejores probabilidades de salir bien librado). de una opción (libre y voluntaria) a la que él puede acogerse si así lo considera pertinente y le es autorizada en los casos que la ley lo permite. 39 párrafo primero de la Constitución y art. frente a este argumento existen dos objeciones de importancia que será preciso tener en cuenta al momento de decidir por la exclusión o inclusión de este requisito. especulando con la pérdida o destrucción." 162 . 25 del Código Procesal Penal.independientemente de que la confesión de parte no constituye plena prueba en materia penal -. Se trata. primer párrafo). La segunda se refiere a la legalidad de una acusación que se formule sobre la base de una declaración obtenida coactivamente en el caso de que se retome contra el supuesto autor el ejercicio de la acción penal. Para MAIER "la exigencia de este requisito como condición para el otorgamiento de la suspensión del procedimiento a prueba tiene un fundamento de orden práctico. La primera plantea que la aceptación de la veracidad de los hechos provoca una declaración coactiva del supuesto autor que de otro modo no se hubiera producido. está en su derecho de hacerlo. por el mero transcurso del tiempo. mas bien. esta declaración del imputado no puede tomarse como confesión . aspecto este que podría ser objeto de cuestionamiento ante la garantía constitucional que establece que "nadie está obligado a declarar contra sí mismo" (art. 2 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos). Ya se indicó que en los casos en que proceda la suspensión condicional de la pena. Requisito indispensable para el otorgamiento del beneficio es que el imputado admita el hecho que se le atribuye (art. de asegurar la finalidad preventivo-especial de este beneficio. Cabe agregar que aún si fallara la prueba. para lo cual debe presentar a) un plan de reparación del daño causado por el delito y b) un detalle de las condiciones que estaría dispuesto a cumplir. sino que al retomarse el ejercicio de la acción penal corresponde al Estado. 36 de nuestra Carta Magna).8 a.162 Pero la respuesta se encuentra en el mismo contexto de la norma procesal que autoriza la suspensión. 25 ibid párrafo 4º). de los elementos de cargo que sustentan la imputación. pues. Ese plan puede consistir en la conciliación con la víctima. la reparación natural del daño inflingido o una reparación simbólica. imp[idiendo que el imputado deje de cumplir con las obligaciones legales e instrucciones impartidas por el Tribunal. demostrar la culpabilidad de la persona implicada en la comisión de un delito. Se trata. Sin embargo. en cuanto a que no se le impone al imputado en ningún momento que admita los hechos que le son atribuidos. el imputado puede solicitar la suspensión del procedimiento a prueba. sin que se le pueda sugerir por el juez o por el Fiscal que la primera opción le puede ser más favorable (ello quedará sólo al consejo de su defensor y a su propia voluntad). Procedencia. de conformidad con el principio constitucional de inocencia (art. inmediata o por cumplir a plazos (art.

Condiciones que deben cumplirse durante el período de prueba. como posibles obligaciones que el tribunal puede imponer al imputado como condición para otorgarle el beneficio de la suspensión del proceso a prueba y cuyo cumplimiento en un determinado plazo resulta indispensable para que se pueda extinguir la acción penal. previa audiencia al Ministerio Público y al imputado. 25 ibid. Sobre el sistema penitenciario actual y sus deficiencias se puede consultar el artículo de ZAFFARONI (Eugenio Raúl) "Los objetivos del sistema penitenciario y las normas constitucionales" en la obra colectiva El Derecho penal hoy. hasta por dos años más si el probando se apartare considerablemente y de manera injustificada de las condiciones establecidas para que gozara del beneficio de la suspensión. En todos los casos. y no impedirá el ejercicio de la acción civil ante los tribunales respectivos" (art. Cabe anotar aquí que de conformidad con el artículo 28 de este novedoso cuerpo normativo. Resulta de suma importancia observar que si la solicitud del imputado no es aceptada o el procedimiento se reanuda con posterioridad. Esta resolución fijará las condiciones bajo las cuales se suspende el procedimiento o se rechaza la solicitud.163 El artículo 26 del Código Procesal Penal aprobado por la Asamblea Legislativa establece como primer requisito. Sobre este aspecto y las dudas que genera la obligación al imputado de admitir haber llevado a cabo los hechos que se le imputan ya se hizo en párrafos anteriores. que el plazo de prueba no puede ser inferior a dos años ni superior a cinco.r. y aprobará (o modificará) el plan propuesto por el imputado.l. Argentina. c. párrafo 5º). último párrafo). 115-129 163 . a la víctima de domicilio conocido y al imputado y resolverá de inmediato.9 b. 25. El tribunal debe dar audiencia oral al Fiscal. Buenos Aires. la admisión de los hechos por parte suya no podrá considerarse como una confesión (art. conforme a criterios de razonabilidad (ibídem). Oportunidad de la solicitud y resolución. Esto por cuanto muchas de ellas se contemplan como penas alternativas a la prisión. el período de comentario podría ser ampliado por el tribunal. párrafo 6º).. de tal manera que ofrecen otras opciones para sancionar a los responsables de la comisión de un delito sin que se descriminalice una conducta. Editores del Puerto s. han sido ya objeto de estudio por parte del legislador costarricense. Especial trascendencia tienen este tipo de penas en lo referente al sistema penitenciario dentro del orden jurídico penal del Estado. entre las siguientes: Muchas de estas reglas de conducta que se incorporaron en el Código Procesal Penal. salvo que por alguna razón deba diferir esa discusión para la audiencia preliminar (art. La suspensión del procedimiento puede gestionarse en cualquier momento "hasta antes de acordarse la apertura a juicio. pp. 1995. debe el tribunal señalar las reglas (una o varias) a que se someterá al imputado mientras el proceso se encuentre suspendido. 25 ibid.

Nótese que para el cumplimiento de esta regla de conducta se confía esencialmente en la voluntad del imputado. Sobre este asunto conviene indicar que en el proyecto de Código Procesal Penal se establecía como regla de conducta la de "No frecuentar determinados lugares o personas". No cabe duda que esta obligación será una herramienta de considerable utilidad para efectos de ubicar fácilmente al probando y así poder supervisar el acatamiento de su parte a las exigencias impuestas por el tribunal. La importancia de esta medida resulta obvia si se tiene en mente el hecho de que el cumplimiento de la(s) condición(es) que determine el tribunal debe estar sujeto al respectivo control por parte de la autoridad correspondiente. Así las cosas. Mediante la imposición de esta condición se persigue facilitar la recuperación de la salud del imputado. c. 164 . Pareciera más bien que esta regla debiera haber sido formulada en sentido negativo. o bien el de evitar que adopte tendencias violentas en su comportamiento causadas por encontrarse en alguno de los estados descritos por el legislador. todo parece indicar que a la hora de publicar la nueva ley de rito penal se produjo un error material en la impresión.- Residir en lugar determinado.- Abstenerse de consumir drogas o estupefacientes o de abusar de las bebidas alcohólicas. Para la elaboración de la presente investigación se ha tenido a la mano un ejemplar del alcance 31 a la Gaceta 106 del 4 de junio de 1996. ante tales circunstancias tiene pleno sentido la prohibición. conviene que sea la propia Asamblea Legislativa la que requiera la corrección del texto. y la edición a manera de libro publicada por la Imprenta Nacional. Piénsese en el caso que su sola presencia cause molestias a otras personas.10 a. Esta responsabilidad recae en una oficina especializada que deberá ser creada y adscrita a la Dirección General de Adaptación Social. b.- Frecuentar determinados lugares o personas.164 Sin embargo. de tal manera que se imponga la obligación al probando de no frecuentar ciertos sitios o individuos. resulta difícil figurarse una situación en la cual se pueda obligar a un imputado a frecuentar un determinado sitio o a una persona en particular. en la cual se publicó el Código Procesal Penal. Formulada de manera positiva.

Es por eso que se le otorgan facultades al tribunal para que imponga. en el plazo que el tribunal determine. Se piensa en los casos en que se pueda atribuir la comisión de algún presunto delito a problemas de salud o psicológicos de los individuos. considera que mediante alguno de los tratamientos indicados el individuo puede superar su padecimiento y rehacer su vida. h.- Prestar servicios o labores en favor del Estado o instituciones de bien público. o adoptar. por medio de instituciones. si no tiene medios propios de subsistencia. el imputado repara el daño que admite haber causado en una forma más provechosa para la sociedad. f. aprender una profesión u oficio o seguir cursos de capacitación en el lugar o la institución que determine el tribunal.- Comenzar o finalizar la escolaridad primaria si no la ha cumplido. bebidas alcohólicas o cometer hechos delictivos. El legislador ha decidido conceder a los tribunales la facultad de facilitar a un individuo la posibilidad de ayudar a la colectividad. con el debido fundamento técnico. mediante la puesta en práctica actividades que le permitan mejorar su condición de vida.- Someterse a un tratamiento médico o psicológico de ser necesario. No son escasos los casos en que se presentan ante los tribunales personas que podrían prestar útiles servicios a la comunidad. Lo que se busca . industria o profesión.- Participar en programas especiales de tratamiento con el fin de abstenerse de consumir drogas. si lo considera necesario. De esta manera. que persiguen el bienestar colectivo. esta carga a una persona que está gozando del beneficio de la suspensión del proceso a prueba. Si el tribunal.11 d. e. arte. Todo con la mira puesta en evitar volver a ser sometido a un proceso penal. un oficio. entonces podrá imponerle la obligación de someterse a programas curativos. estatales o privadas. g. Resulta a todas luces evidente que en algunas oportunidades el ser humano requiere de ayuda profesional y de programas especiales para abandonar conductas que le resultan perjudiciales tanto a él o a ella como a las personas que le rodean. Con esta regla se pretende inducir a adquirir él mismo las condiciones adecuadas para que desarrolle sus habilidades y destrezas.- Permanecer en un trabajo o empleo.

En este caso.- No poseer o portar armas. Al final de la anterior norma. Uno de los aspectos que podría generar mayor controversia es el modo en que deben comunicarse. que en ese instante se encuentra suspendido. . d.- No conducir vehículos.- Someterse a la vigilancia que determine el tribunal. k. También puede pensarse en sujetos quienes. con el ánimo de que se verifique. a proposición del imputado.12 mediante la imposición de esta regla es inducir a los individuos a procurarse mediante su propio esfuerzo y aprovechando sus propias capacidades. como en el precedente. se piensa no sólo en la seguridad de las demás personas. Esta es una restricción especialmente aplicable a aquellas personas cuya agresividad las hace inadecuadas para manejar armas. j. esencialmente. puede pensarse en personas que por sus cualidades no son aptas para asumir la responsabilidad de conducir un vehículo. se permite al tribunal. no puede ser habilitados para el uso de armas. que no han caído de nuevo en situaciones como las que dieron cabida al proceso penal en su contra. Al igual que en el inciso comentado en el párrafo anterior. sino incluso en la del propio imputado. implícitamente se les exige adoptar hábitos y autodisciplinarse de tal modo que puedan conservar un empleo. De nuevo se puede observar cómo se le otorgan al tribunal criterios de oportunidad para decidir la procedencia o no de la suspensión del proceso a prueba. un medio de subsistencia no contrario a derecho. Notificación y vigilancia de las condiciones de prueba. Asimismo. imponer otras reglas de conducta similares. por negligencia. i. cumplirse y controlarse las condiciones en la etapa de prueba. En algunas ocasiones se requerirá a los probandos someterse a algún tipo de vigilancia particular. cuando se consideren razonables. especialmente en lo que atañe a su vigilancia.

adscrita a la Dirección General de Adaptación Social. "sin perjuicio de que otras personas o entidades también le suministren informes". se aparte de las condiciones que le impuso el órgano jurisdiccional o b) cuando cometa un nuevo delito. Revocatoria de la suspensión. Estos efectos serían la extensión del plazo de prueba o la revocatoria de la suspensión. acerca de la reanudación de la acción penal.13 El artículo 27 ibid impone.165 Para el seguimiento y control se prevé la creación de una oficina especializada. la cual deberá informar periódicamente al tribunal (en los términos que así se disponga). Si no se pudiere vigilar el cumplimiento de las condiciones impuestas por el tribunal a los beneficiados con la suspensión del proceso a prueba. no se puede favorecer la impunidad y esta sería la necesaria consecuencia de no continuar el proceso contra un individuo a quien no se le puede supervisar en cuanto al acatamiento de las obligaciones que le impone el tribunal antes de otorgarle el beneficio de suspensión del proceso a prueba. Para que se proceda a la revocatoria se establece que el tribunal debe dar audiencia previa por tres días al Ministerio Público y al imputado. sin la necesidad de agotar el ejercicio de la acción penal. e. Debe resaltarse que el adecuado funcionamiento de esta oficina resulta indispensable para que el instituto en estudio se ajuste al fin por el cual fue creado. subpunto b . el tribunal deberá resolver. La resolución del tribunal que ordena la suspensión del proceso a prueba podrá ser revocada cuando a) el imputado. que se le explique personalmente al imputado cuáles son dichas condiciones a las que deberá someterse en el plazo establecido. entonces sería inaplicable esta figura. Una vez vencido el plazo de la audiencia. mediante auto fundado. Si procediere la revocatoria por el primer supuesto (apartarse de las reglas que dispuso el tr 165 Ver infra. así como las consecuencias en caso de no cumplirlas. de manera considerable de forma injustificada. Si bien se persigue el descongestionamiento de las salas de justicia en cuanto asuntos que permiten una solución alternativa. como obligación del tribunal.

si existiere otro proceso en su contra pero no se le priva de su libertad. Se respeta de esta manera el principio de presunción de inocencia que cubre a todos los habitantes de la República. aun si se vence el plazo de prueba.14 ibunal). Sin embargo. Si el imputado que se vio favorecido por la suspensión del proceso a prueba fuere privado de su libertad debido a la existencia de otro proceso. por cuanto ni siquiera se ha llegado a la etapa de juicio. Aun si se revoca la suspensión. entonces será imposible sancionar al sujeto procesado. sino que son simplemente requisitos que. Tal supuesto no se da cuando se suspende el proceso a prueba. Sin embargo. no podrá decretarse la extinción de la acción penal. la acción penal debe volver a ejercitarse con el ánimo de que la fiscalía logre demostrar la culpabilidad del sujeto. En cambio. f. CRÍTICAS AL INSTITUTO DE LA SUSPENSIÓN DEL PROCESO A PRUEBA Se ha criticado el instituto de la suspensión del proceso a prueba esencialmente por cuanto algunos sostienen que se afectaría el debido proceso y el principio de inocencia. entonces seguirá corriendo el plazo de prueba. esta objeción resulta salvada si se tiene presente que las reglas de conducta que se le imponen al imputado durante el período de prueba no son penas. 4. lo cual implica que no se ha establecido la responsabilidad penal del imputado. el hecho de que admita haber cometido los hechos que se le atribuyen. . Además. no significa que se tenga al individuo como confeso. No pueden ser consideradas penas bajo ningún concepto por cuanto la imposición de la pena requiere la determinación previa de la culpabilidad del individuo. Suspensión del plazo de prueba. darán paso a la extinción de la acción penal. el tribunal podría optar por ampliar el plazo de la prueba hasta por dos años más. Si no se alcanza esta comprobación. entonces podrá suspenderse el plazo de prueba. tal como se indicó anteriormente. si se cumplen adecuadamente y se vence el plazo. Debe tenerse presente que esta extensión del término puede darse una sola vez. sino hasta que quede firme la resolución que lo exima de responsabilidad por el nuevo proceso.

15 Algunos se han cuestionado la incorporación de criterios de oportunidad en sustitución de los de legalidad para ejercer la acción penal. puede evitar este tipo de prácticas que buscan impedir la acción de la justicia. 166 167 .. aun cuando no fuere necesario. ya que. En realidad. la incorporación de criterios de oportunidad. Hay muchos otros asuntos que permiten salidas alternativas. IMPORTANCIA DEL INSTITUTO EN COSTA RICA La incorporación del instituto de la suspensión del proceso a prueba implica para el sistema de justicia penal costarricense un enorme adelanto en lo referente a la persecución de los hechos presuntamente delictuosos. que esa desventaja que se le atribuye. los cuales exigen del órgano fiscal que se lleve la acción penal hasta sus últimas consecuencias. por no estar obligado a acoger la solicitud de suspensión del proceso. Pero es importante apuntar que son más los beneficios que se producen. cit. Al respecto. viene a beneficiar el sistema penal por cuanto permite el descongestionamiento de los tribunales y permite al Estado dedicar los recursos humanos y materiales de los que dispone para efectuar la persecución de aquellas conductas aparentemente delictivas a aquellos casos que realmente requieren de su intervención. Asimismo. la activa intervención de la víctima. se lograría una mejor incorporación del individuo a la sociedad (en libertad). Mas a esta observación se le replica que el juez. las cuales son preferibles al desgaste que sufre el aparato represivo a raíz de la aplicación de criterios de legalidad y obligatoriedad. el descongestionamiento del sistema judicial y del penitenciario. de la cual deriva este instituto. ese pago de un porcentaje mínimo de la multa deviene en una pena impuesta sin haberse determinado la culpabilidad del supuesto autor. De La Rúa ha denunciado la supuesta incongruencia. ver DE OLAZABAL. tal como se señaló anteriormente166. la reparación del daño causado vendría a significar una mayor satisfacción Ver supra. En la Argentina se han levantado voces de crítica contra el instituto por considerar que resulta incongruente con la exigencia del pago de montos mínimos de la multa que sería impuesta en los casos en que el delito imputado contemple este tipo de sanción. según su criterio. op.167 5. pp. Entre otras cosas. 24 y ss. Otros sostienen que mediante la instauración de esta figura se podrían desvirtuar las negociaciones entre fiscales y defensores para favorecer imputados. Se responde a esta objeción que en realidad ese cobro es sólo un requisito para la procedencia de la suspensión y no un sanción. nota 17 Sobre este aspecto. y sobre las críticas anteriores.

las reglas de conducta que se imponen no son penas. implica la suspensión del ejercicio de la acción penal y no se llega a la etapa en la cual se estudia la culpabilidad o no del imputado. de reparar el daño que aceptó haber causado en un determinado tiempo. se abre la puerta para diversificar la manera como el sistema penal se desenvuelve en la persecución de hechos supuestamente delictuosos. Si el plazo de prueba se vence habiéndose cumplido las reglas de conducta que impuso el tribunal.16 de los intereses de la víctima en un gran número de acciones tipificadas como delito por el legislador patrio. Además. Si no se cumplen las condiciones que determina el tribunal para conceder el beneficio de la suspensión del proceso a prueba. CONCLUSIONES En primer plano cabe resaltar que el instituto de la suspensión del proceso a prueba redundará en una más ágil administración de la justicia penal. 6. amortiguando así el efecto estigmatizante que la justicia penal ha implicado para todas aquellas personas que alguna vez han sido sometidas a un proceso penal. Cabe retomar la idea de que el exigir al imputado que acepte la comisión de los hechos que se le imputan no significa una violación al principio de inocencia. Este instituto. por lo cual no se viola el debido proceso a la hora de exigir a los probandos el cumplimiento de las mismas. sin que el imputado haya padecido la estigmatización de . entonces el órgano jurisdiccional podrá revocar la suspensión y ordenar que se continúe el proceso. por cuanto esta acción es optativa para el procesado. derivado de la diversion anglo-sajona. favoreciendo la participación de la víctima. Asimismo. La admisión de los hechos por parte del imputado no se puede tomar como confesión y necesariamente deberá la fiscalía demostrar la culpabilidad del sujeto para que se le pueda sancionar. entonces se extingue la acción penal. bajo ciertas condiciones. Cabe agregar que con las reglas de conducta que se prevén para que el tribunal imponga a los probandos. se permiten criterios de oportunidad para que el tribunal acepte o no la solicitud de suspender el proceso y otorgue así al imputado la oportunidad.

17 su persona. además de que se tomó en cuenta el interés de la víctima y se benefició el Estado al utilizar adecuada y oportunamente los recursos de los que dispone para efectuar la persecución penal. .

BIBLIOGRAFÍA De los delitos y de las víctimas.. fuentes y aplicación del derecho procesal). Buenos Aires. Argentina. España. MONTERO AROCA (Juan) Introducción al Derecho Procesal. Argentina. DE OLAZABAL (Julio) Suspensión del proceso a prueba. Madrid. 1960.l..l. Buenos Aires. naturaleza. 1996.r. 2ª edición. Argentina. 1992. Análisis crítico. Argentina. Argentina. método.e. . Editorial Civitas. Editores del Puerto s. MAIER (Julio) Derecho Procesal Penal.18 7. tipos. Buenos Aires..r. Editorial Ad-Hoc s. ARAGONESES (Pedro) Proceso y Derecho Penal (Concepto.r. Editorial Tecnos. s. Editorial Aguilar. 1976. Buenos Aires. España. GIMENO SENDRA (Vicente) Fundamentos del Derecho Procesal.l.l. 1981. ZAFFARONI (Eugenio Raúl) "Los objetivos del sistema penitenciario y las normas constitucionales" en la obra colectiva El Derecho penal hoy. 1993. Editorial Astrea..f. Madrid. Buenos Aires.. MARINO (Esteban) "Suspensión del procedimiento a prueba" El nuevo Código Procesal Penal de la Nación. España. Editores del Puerto s. Editores del Puerto s. Tomo I. Madrid. 1995.r.

Prestaciones no relacionadas con el daño ocasionado. 5.Acuerdos en la conciliación.. b.Prestaciones relacionadas con el daño causado.Publicación de esa c. a.Indemnización.- Restitución... c.Publicación de la retractación en delitos contra el honor.El perdón del ofendido en el delito de estupro.4. a.Plazo de conciliación.9.Reparación in natura o ideal..Conciliación y retractación en delitos de acción privada..Conciliación propiamente dicha (“Perdón o aceptación de explicaciones”).11. pago del valor e indemnización.Procedimiento.Delitos de acción pública dependientes de instancia privada..12. c. c. c. c..Perdón del ofendido en delitos de acción privada.1. a. b.1. a...Pago del valor de la cosa.1.Antecedentes de la conciliación...1 E.Código de Procedimientos Penales de 1973. 4. c.- Personas que pueden participar. 2. c. 3..Restitución. a.. conciliación.5.4.3.Concepto. c.Código penal.- 7... instancia privada.. a.Introducción. b.3.. c. b.Casos en que procede.2...2..La Conciliación en el Código Procesal Penal de 1996.8.5. c.7. d.10..Promesa de no “reincidencia”. 6. c...Delitos de acción privada. c. a.Faltas y contravenciones.Delitos de acción pública dependientes de Suspensión condicional de la pena... c.6.. LA CONCILIACIÓN Alfonso E. b. Chaves Ramírez Magistrado de la Sala de Casación Penal SUMARIO: 1...El Perdón Judicial.2. a.Delitos de acción pública dependientes de instancia privada.Extinción de la acción penal y de la pena en la legislación vigente.Matrimonio del autor con la ofendida.- .

.Efectos y cumplimiento de los acuerdos. Bibliografía.. d. 8.Conclusiones.2 Reparación en delitos contra bienes jurídicos o intereses colectivos o difusos. .

sin detenerse a pensar que también los acuerdos pueden ser de otra índole. se encuentra el instituto de la Conciliación. en primer lugar. de modo sensacionalista: “Dinero pagará delitos” o “Juicios por violación. Ello. Jueves 28 de marzo de 1996 Diario Extra. se esgrime. entre otros. pues el imputado buscaría a toda costa la conciliación o la reparación. como lo demostraremos posteriormente. agresión sexual. lo que ha dado motivo a que se acuse..EXTINCIÓN DE LA ACCIÓN PENAL Y DE LA PENA EN LA LEGISLACIÓN VIGENTE. el Código Procesal Penal de 1996 no hace nada más que regular. pues en la mayoría de los casos. Entre las novedades que presenta el Código Procesal Penal.1 1. regulado primordialmente en el artículo 36 del mencionado Cuerpo de Leyes. alentaría una mayor comisión de ilícitos.INTRODUCCIÓN. porque se ha malentendido su funcionamiento. de manera tal que no se puede perseguir más ese hecho ilícito. lo que. podrían negociarse”. titular al que se agrega “Estafas y otros delitos similares podrían quedar impunes” y “Violaciones pueden arreglarse extrajudicialmente”. sin que hayan ocurrido los problemas que se predicen. aprobado en abril de 1996 y que entrará a regir en enero de 1998. restringiéndolo únicamente a aspectos económicos. Pero no hay razón para alarmarse. científicamente. como sustitutivos de la pena.. aparte de no ser la manera más común de concluir la persecución penal. respecto del cual se han producido variadas pero injsutficadas inquietudes. 2. lo que funciona en la actualidad. agregándose que tales delitos “quedarían sin castigo penal siempre y cuando el imputado cuente con el dinero suficiente para pagar a la víctima o sus familiares por el agravio cometido” 168 o “El hampa de fiesta por nuevo Código Procesal Penal”. principalmente en lo relacionado con las prevenciones general y especial del delito. se extingue la acción penal.169 También causa inquietud la circunstancia de que si se llega al acuerdo conciliatorio. homicidio culposo y estafas. en mejor forma. 168 169 Periódico La República. Viernes 12 de abril de 1996 . sin que pueda afirmarse. que en realidad puedan suplantar a la pena.

estafa. permite la extinción de la acción penal o de la pena.El Perdón Judicial. como se demostrará posteriormente. al autor de homicidio por piedad. cuando lo solicite el ofendido que sea pariente cercano. se extingue la pena por el Perdón Judicial.Matrimonio del autor con la ofendida.. “también extinguen la acción penal o la pena. al autor de los delitos de rapto. en vigencia ambos.1. a quien se inculpa de un delito doloso que no cometió para salvar a parientes cercanos. . daños o lesiones leves.. En cuanto al Código Penal. a.Código Penal. el que puede otorgarse en los siguientes casos: Al responsable de falso testimonio. según el artículo 93 ibídem. tanto el Código Penal (de 1970) como el de Procedimientos Penales (de 1973). en algunos delitos sexuales.. robo con fuerza en las cosas. a. hurto. Lo anterior significa que el solo hecho del matrimonio entre el procesado o condenado y la ofendida. estupro 170 170 o abusos deshonestos. cuando se retracte de su dicho y manifieste la verdad a tiempo. ya sea la de sobreseimiento emitida en la etapa de instrucción o en los actos preliminares del debate o la sentencia propiamente dicha.2 Como lo afirmamos líneas arriba. También. lo señalado infra sobre el artículo 162 del Código Penal y el perdòn del ofendido en el delito de estupro. luego de concluido el juicio oral y público.2. a quien haya causado un aborto para salvar el honor propio o de un familiar próximo. lo que ofrece menos garantías que el instituto de la conciliación. si la persona ofendida o sus Cfr. a. el matrimonio del procesado o condenado con la ofendida cuando éste es legalmente posible en los delitos contra la honestidad y no haya oposición de parte de los representantes legales de la menor y del Patronato Nacional de la Infancia” (artículo 92). a la mujer que hubiera causado su propio aborto si el embarazo es consecuencia de una violación. contemplan diversas formas de ponerle fin al proceso sin el dictado de la sentencia. a los autores de los delitos de encubrimiento.

3. según el inciso 8). Como puede apreciarse. cuidado y educación” como los relativos al incumplimiento del deber alimentario en su forma simple o agravada (artículos 185 y 186). permiten la extinción de la pena por esa clase de perdón. a los autores de Atentados contra el Estado Civil de las personas. si fueron provocadas. a.Perdón del ofendido en delitos de acción privada. casos estos dos últimos en que el asunto se resuelve mediante el dictado de una sentencia de sobreseimiento. hablamos de hechos como el rapto propio (cuatro años de prisión) o el estupro. Respecto a estos delitos sexuales. Respecto a delitos de acción privada (injuria.. o se retracta antes o al momento de contestar la querella. que diera información correcta que permita el descubrimiento del delito y sus autores. artículo 81 del Código Penal). por referirse a la familia. En lo que concierne a los delitos sexuales. la acción penal se extingue por el perdón del ofendido o sus representantes legales. o si se trata de injurias recíprocas y al presunto autor de tráfico de drogas o sustancias no autorizadas. que puede darse en casos de bastante gravedad. aun en caso de menores de edad.. el perdón procede porque el autor manifieste su intención de casarse y la víctima mayor de quince años y el Patronato Nacional de la Infancia lo consientan. a delitos sancionados con penas cuyos extremos mayores son de ocho o más años de prisión como el falso testimonio. sin que se exija. . al incumplimiento de deberes de asistencia (artículo 187) o al incumplimiento o abuso de la Patria Potestad (artículo 188). “que manifiesten su intención de casarse con la ofendida mayor de quince años” y ella y el Patronato consientan. (seis años de prisión). principalmente los menores y a “los deberes de protección. a la subsistencia de sus miembros. a manera de ejemplo. en casos de injurias. el efectivo matrimonio. incumplimiento de deberes familiares en sus diversas formas y propaganda desleal. muchas conductas delictivas de alguna gravedad o relacionadas con hechos sexuales. siquiera. Merece destacarse en cuanto al perdón señalado. calumnia. si no hay oposición del Patronato Nacional de la Infancia. En el primer caso nos referimos. difamación. por la conciliación o por la retractación. a los autores de los delitos recién indicados.3 representantes legales conjuntamente con aquel lo soliciten.

independientemente de que la acepte o no el querellante. tales disposiciones se encuentran vigentes y deben aplicarse por sobre las relativas al perdón judicial.4 En lo que concierne a la conciliación. Pero. Como puede apreciarse fácilmente. se dejó igual el primer párrafo del artículo 162. pero sin que se modificara la referencia. 171 con fundamento en los siguientes argumentos: Originalmente. se reformó ese numeral 162. el encargado de la educación o un ministro religioso”. por parte del autor de ellas.4. dado 171 Sala Tercera de la Corte Suprema de Jusiticia. en todo caso. 174 . siempre que sea aprobado por el Patronato Nacional de la Infancia”. 173 A la letra señala que “no cabrá el perdón cuando el autor sea un ascendiente. prohibiéndose “cuando el autor sea un ascendiente. existe antinomia entre esta disposición y la ya aludida del inciso 7) del artículo 93 ibídem. siempre que sea aprobado por el Patronato Nacional de la Infancia”. pues interpretar lo contrario sería perjudicar al imputado.El perdón del ofendido en el delito de estupro. que prevé el Perdón Judicial en el delito de estupro. Por reforma posterior (Ley 7398 de 10 de mayo de 1994). Decía el artículo 162: “ El delito de estupro es de acción privada pero el perdón de la parte ofendida se ajustará a lo dispuesto en el artículo 81”. eliminando la referencia a su carácter privado y como se adicionó un artículo (el 81 bis). pero con menor participación del juez en ella. en el delito de Estupro “cabrá el perdón conforme lo establece el artículo 81. sentencia 329-F-96 de las 9:50 horas del 28 de junio de 1996.174 Evidentemente la referencia que contiene el artículo 162 en cuanto al perdón del ofendido previsto en el artículo 81. en el 162. opera en forma semejante a como está prevista en el nuevo Código. por Ley 5761 de 7 de agosto de 1975. el encargado de la educación o un ministro religioso”. agregando un segundo que enumera los casos en que no cabe el perdón. calumnia y difamación. La retractación puede darse sólo en los delitos de injuria. posteriormente. 172 Se dejó ese numeral 162 así: “En el delito de estupro cabrá el perdón conforme a lo que establece el artículo 81. es una equivocación por lo ya explicado de que ese ilícito no es de acción privada. conflicto que ya ha sido resuelto. a. De conformidad con el artículo 162 del mencionado Código Punitivo. al perdón previsto en el artículo 81173. pasó a ser de acción pública dependiente de instancia privada. descendiente o hermano por consanguinidad o afinidad. cuando se promulgó el Código Penal. el delito de estupro era de acción privada172. descendiente o hermano por consanguinidad o afinidad..

no se puede proceder. De modo que.5 que el perdón judicial se puede otorgar en sentencia. por sus representantes o el guardador. por lo que resulta innecesario extenderse sobre el punto. concederlo o denegarlo. entonces. lo que implica la realización del juicio oral y público. es decir.Delitos de acción pública dependientes de instancia privada. en el artículo 6. Las regulaciones que contempla el Código Procesal Penal.. Nòtese. la principal característica de esta clase de acciones es que para proceder se requiere “la denuncia hecha por el ofendido o. en caso de muerte de éste. si no se formula esa denuncia y por quien corresponda. abusos deshonestos).5. por sus herederos legítimos. Este tipo de delitos comprende varios de los sexuales (como la violación si la ofendida es mayor de quince años y no está privada de razón o incapacitada para resistir.. en orden excluyente”. Como es conocido. b. que obliga al cumplimiento de más requisitos. así como otros de alguna gravedad (como el robo sin violencia en las personas y la estafa y demás defraudaciones.1. mientras que el perdón del ofendido opera con su sola voluntad o de sus representantes legales.Código de Procedimientos Penales de 1973. entre parientes).. a..Delitos de acción pública dependientes de instancia privada. contrario a lo que ocurre en la Conciliación. que no hay mayores exigencias que la manifestación del ofendido o sus representantes y la aprobación del Patronato. puede ser acordado en cualquier etapa del proceso y extingue la acción penal y la pena. (artículo 81 bis del Código Penal). la impunidad queda sujeta a la voluntad de la parte perjudicada. el estupro. Únicamente debe añadirse que ese . son semejantes a las ya señaladas del Código Penal. bastando remitirse a los comentarios efectuados en el aparte correspondiente. o bien. sólo extingue la pena y no la acción penal y es facultativo para la autoridad judicial. b. cuando estuviere imposibilitado física o legalmente para formularla.

del instituto objeto de nuestro estudio. De seguido. sin necesidad de sentencia. En síntesis esos son los supuestos. 3. se convoca a una audiencia de conciliación y si las partes se concilian en ella o en cualquier estado del juicio..6 numeral utiliza los delitos de estupro y de sodomía como ejemplo y no como los únicos dependientes de instancia privada. llamados hacedores de paz. el más útil que yo hay visto jamás está en Holanda. en una carta de Voltaire.ANTECEDENTES DE LA CONCILIACIÓN. 175 . como se parta la leña de un fuego que se quiere extinguir. Por supuesto que ningún nuevo descubrimiento es la Conciliación en el mundo del derecho. se lee: “La mejor ley. por no ser el objeto del presente trabajo. Los pacificadores dicen a las partes: sois unos locos por querer También existe conciliación en los artículos 61 a 67 de la Ley de Justicia Penal Juvenil (Nª 7576 de 8 de marzo de 1996). tratándose de los delitos de injuria. Desde 1874.175 Tratando de reunir a la gran mayoría de esos casos y procurando regulaciones mejor concebidas y desarrolladas. los casos sometidos a conocimiento de los tribunales. Si las partes llegan con su abogado y un procurador. pasemos a conocer algunas particularidades de este instituto. se dicta un sobreseimiento (artículos 436 y 438). sin llegarse al juicio oral y público. En esta clase de delitos. que funcionan como vías de escape para resolver. se hace de pronto retirar a estos últimos. respecto de la cual no hacemos ningún análisis.. Por estas dos vías se fenece el proceso. b. pero ampliando su radio de acción no sólo a los delitos de acción privada. Si dos hombres quieren pleitear el uno contra el otro son obligados a ir ante el Tribunal de los Jueces conciliadores. una vez admitida la querella. como ocurre en la actualidad. previstos en la vigente legislación costarricense. Igual resolución se dicta si el querellado se retracta en la audiencia o al contestar la querella. excepto en los delitos de acción privada. se propone la incorporación al proceso penal. calumnia o difamación. el más excelente uso. aunque tal vez no se haya aplicado con intensidad en el proceso penal.2.Conciliación y retractación en delitos de acción privada.

17. Si el furor por pleitear es sobrado fuerte en esos litigantes. Tendrán derecho al acceso a los mecanismos de la justicia y a una pronta reparación del daño que hayan sufrido. nosotros vamos arreglaros sin que os cueste nada. pág 1. se les permite litigar.. enseguida los Jueces les envían a buscar una segunda. a fin de facilitar la conciliación y la reparación en favor de las víctimas”. 178 . son escogidas por sus méritos y por las labores comunitarias que han desarrollado. pág. si la locura es incurable. adoptada por la Asamblea General en resolución 40/34 de 29 de noviembre de 1985. 113. “ 7. incluidos la mediación. a fin de que el tiempo suavice los síntomas de la enfermedad. Las víctimas serán tratadas con compasión y respeto por su dignidad. según lo dispuesto en la legislación nacional”. citada por Vargas Hidalgo.A. una tercera vez. Editorial Tecnos S. Convenio Corte. la primera genéricamente relacionada con el tema que tratamos: “ 4. cuando proceda. Y la segunda en relación estricta con el objeto de nuestro estudio. Funcionan como jueces y los conflictos se abordan en una sesión en Citada por Lorca Navarrete. 177 Declaración sobre Los Principios Fundamentales de Justicia para las Víctimas de Delito y del Abuso de Poder. adoptó las siguientes reglas de importancia. pues no hay duda de que viene empleándose desde tiempos inmemoriales para allanar las diferencias que surgen entre los individuos”177 Propiamente respecto a la materia penal. 1995.7 gastar vuestro dinero en haceros mutuamente infelices. Oficina Internacional de Trabajo (OIT). Introducción. San José. como se abandona a la amputación miembros gangrenados. Madrid. la Asamblea General de Naciones Unidas. 1991. Se utilizarán. el arbitraje y las prácticas de justicia consuetudinaria o autóctonas. se aplaza para otro día. pág. En relación con la materia laboral. Ricardo: Los Medios de Solución Alternativa de Conflictos Laborales. 1974. Antonio: Introducción al Derecho Procesal. mecanismos oficiosos para la solución de las controversias.AID. desde 1985. en las que las personas que actúan como intermediarias. entonces la justicia hace su obra”176. se ha entendido que. aunque obviamente es de aplicación generalizada. 176 La Conciliación en los Conflictos de Trabajo. (recomendadas por el Séptimo Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente. Milán agosto-setiembre de 1985).178 También es menester hacer referencia a la conciliación en algunas comunidades indígenas. “en tanto que institución humana es probable que la conciliación sea tan antigua como el interés de los hombres de resolver pacíficamente sus conflictos.

el artículo 4: “Toda persona tendrá derecho a una decisión judicial definitiva en un plazo razonable”. componer. 1985. También debe señalarse el numeral 7 del Código Procesal. en procura de contribuir a la restauración de la armonía social entre sus protagonistas”. Evidentemente. San José. . en De los Delitos y de las Víctimas. lo que se conforma con la Constitución Política (artículo 41) y con el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (artículo 9. 4. entre los que debe destacarse.. 180 Y acorde con esa modernización del derecho. 592. Editorial Ad-Hoc S. en las Disposiciones Generales con Principios y Garantías.3). una resolución o decisión judicial definitiva en un plazo razonable. Esta circunstancia puede ser intentada por espontánea voluntad de cualquiera de las partes o por la mediación de un tercero. Los conflictos como pertenencia. “Conciliar (del latín conciliare ) significa. 10.L.. op. pág. 181 182 Enciclopedia Jurídica Omeba. por lo cual la legislaciones más avanzadas instauran un procedimiento de conciliación y arbitraje obligatorio previo. Buenos Aires Driskill S. pág. cuyo epígrafe es Solución del conflicto y que a la letra dispone: ”Los tribunales deberán resolver el conflicto surgido a consecuencia del hecho. cit. Argentina. 181 (el subrayado no es original) pues esa disposición viene a constituir la base filosófica de la conciliación. Henry: A la Armonía por la Palabra: La Solución Negociada de Conflictos Penales.8 la que se discuten y la autoridad va orientando esa discusión. Convenio Corte-AID. pág 592. Tomo III.. para efectos de este trabajo. de conformidad con los principios contenidos en las leyes. En relación a que la criminología ha arrebatado los conflictos a las personas directamente involucradas en ellos. lo constituye la conciliación. hasta lograr los acuerdos correspondientes.R. pues “En el Estado Moderno no se justifica que el Estado se cruce de brazos frente a un estallido social.. 1995. véase Christie. según el diccionario de la lengua. el Código Procesal Penal de 1996. inicia. 179 180 Enciclopedia Jurídica Omeba. de tal suerte que toda acción que no agotare el proceso señalado es ilegal y punible”. ajustar los ánimos de quienes estaban opuestos entre sí.182 Sobre este tema puede consultarse Issa El Khoury Jacob. 1992.179 De estos antecedentes podemos sacar la necesidad y conveniencia de esta institución.A. 159. pág. quien advertido de las diferencias no hace otra cosa que ponerlos en presencia para que antes de que accionen busquen la coincidencia”.CONCEPTO. Nils.

184 Cabanellas. si las partes no lo han propuesto con anterioridad. las partes se avienen. para posibilitar un acuerdo entre quienes tienen planteado un problema jurídico o un conflicto económico. 183 En sentido semejante se le ha conceptuado como “Avenencia de las partes en un acto judicial. que también se denomina juicio de conciliación. El resultado puede ser positivo o negativo. representa la fórmula de arreglo concertado por las partes”. La conciliación configura un acto. Buenos Aires.L. representa el cambio de puntos de vista. en cualquier momento hasta antes de acordarse la apertura a juicio. 1. Como acuerdo. 130. y otros: En defensa del nuevo proceso penal salvadoreño. . procederá la conciliación entre víctima e imputado. en el segundo.R. el tribunal procurará que manifiesten cuáles son las condiciones en que aceptarían conciliarse.184 5. Argentina.. Como procedimiento. en el momento procesal oportuno. 183 . de composición entre partes que discrepan. Como acto. la conciliación representa la fórmula de arreglo concertado por las partes. 1989. Trejo. con objeto de evitar el pleito que una de ellas quiere entablar. un procedimiento y un posible acuerdo.LA CONCILIACIÓN EN EL CÓDIGO PROCESAL PENAL DE 1996. cada una de ellas queda en libertad para iniciar las acciones que le correspondan”. pág. Guillermo: Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual. en los delitos de acción privada. la conciliación se integra por los trámites y formalidades de carácter convencional o de imposición legal para posibilitar una coincidencia entre los que tienen planteado un problema jurídico o un conflicto económico-social. 255 y 256. de pretensiones y propuestas de composición entre partes que discrepan. En estos casos. Aspectos. El Salvador. 1994. Editorial Heliasta S. Como acuerdo. Según el articulo 36: “En las faltas o contravenciones. procura la transigencia de las partes. previo a la iniciación de un pleito. la conciliación se integra por los trámites y formalidades de carácter convencional o de imposición legal. Proyecto de Reforma Judicial. de acción pública a instancia privada y los que admitan la suspensión condicional de la pena. por renuncias recíprocas. Como procedimiento.9 También se ha señalado que consiste en el “acuerdo entre partes que resuelven desistir de su actitud litigiosa. En el primer caso. pág. 21ª Edición. El acto de conciliación. Como acto representa el cambio de puntos de vista.. de pretensiones y propuestas. Miguel A. Centro de Investigación y Capacitación.

el primer acto procesal. los Alcaldes deben propugnar para que la conciliación se produzca y para lo cual . El Tribunal no aprobará la conciliación cuando tenga fundados motivos para estimar que alguno de los intervinientes no esté en condiciones de igualdad para negociar o ha actuado bajo coacción o amenaza. Los conciliadores deberán guardar secreto sobre lo que conozcan en las deliberaciones y discusiones de las partes. el tribunal homologará los acuerdos y declarará extinguida la acción penal.. 6. Esa convocatoria a conciliación es. o instar a los interesados a que designen un amigable componedor. La alusión a la existencia de ofendidos radica en que no en todos estos hechos. a.10 Para facilitar que las partes lleguen a un acuerdo. En las líneas siguientes trataremos de analizar. Al igual que las normas comunes del citado artículo 36. salvo cuando lo solicite en forma expresa la víctima o sus representantes legales”. “una vez recibida la denuncia o el informe policial y cuando sea posible por la existencia de personas ofendidas”. el tribunal podrá solicitar el asesoramiento y el auxilio de personas o entidades especializadas para procurar acuerdos entre las partes en conflicto. De conformidad con el artículo 402.CASOS EN QUE PROCEDE.. existe perjudicado directo. en los delitos de carácter sexual. entonces. con detalle. el Tribunal no debe procurar la conciliación entre las partes ni convocar a una audiencia con ese propósito. Cuando se produzca la conciliación.Faltas y contravenciones. en los cometidos en perjuicio de menores de edad y en las agresiones domésticas. No obstante lo dispuesto con anterioridad. todas las cuestiones que encierra el numeral transcrito. los funcionarios encargados del juzgamiento (Alcaldes) “realizarán las gestiones pertinentes para que lleguen a un acuerdo” imputado y ofendido. es decir. se convocará a una audiencia de conciliación.

Para ello también pueden convocar “nuevamente para continuar con el procedimiento conciliatorio” (parte final del citado artículo 402). Según el artículo 19 “son delitos de acción privada: a) Los delitos contra el honor. si en la primera audiencia señalada. por cualquier razón. si la conciliación opera. (artículo 385). Para asegurar el cumplimiento de lo pactado. transcurridos los cuales. b) la propaganda desleal.11 pueden recurrir al “asesoramiento y el auxilio de personas o entidades especializadas” o a amigables componedores. Se pretende una actitud más participativa de los encargados de dirimir los conflictos. admitida la querella. c) cualquier otro delito que la ley califique como tal”.Delitos de acción privada. donde se regula lo relativo a la acción penal (ver artículos 16 a 21). Según el artículo 403. Si por cualquier motivo las partes no logran conciliarse o hay incumplimiento de los acuerdos. 185 . Es decir..185 En esta clase de hechos. si no se dan esas dos condiciones. se archiva la causa con carácter de cosa juzgada. el tribunal convoca a la audiencia de conciliación en cuyo desarrollo “serán aplicables las reglas comunes de la conciliación”. no se llegó a ningún acuerdo. el juzgador no aprobará lo convenido. a las que nos referiremos más adelante. si ninguna parte presenta objeciones. es en el Código Procesal Penal de 1996. se prevé un compás de espera de treinta días naturales. b. que la mantenida hasta ahora en los delitos de acción privada. acuerdos que deberá homologar el juzgador. Ello en virtud de la disposición general (que se analizará con detalle posteriormente) de que las partes deben pactar libremente y en situación de igualdad. si existe avenimiento entre imputado y ofendido. el trámite sigue con la convocatoria para la celebración del juicio oral. No está de más señalar que contrario a lo que ocurre en la actualidad. deberán firmar un documento en el que se harán constar los compromisos a que hayan llegado.

si no hubieran convenido lo contrario (artículo 386). la violación de domicilio y la usurpación. como los sexuales o el incumplimiento de los deberes familiares. cuando la persona ofendida sea mayor de quince años y no se halle privada de razón o esté incapacitada para resistir. aunque abarca otras conductas. del deber de asistencia y el incumplimiento o abuso de la patria potestad. La denominación “relaciones sexuales consentidas” se utiliza en concordancia con la que aparece en el artículo 167 del Proyecto de Código Penal (en su versión de 26 de marzo de 1996) y equivale al estupro (artículo 159) del Código Penal de 1970. no debería proceder la conciliación. la simulación de matrimonio.186 De conformidad con el artículo 18. ocultación de impedimentos para contraer matrimonio. en esta última. abandono de personas. 188 Como “agres¡ones sexuales” tipifica el Proyecto de Código Penal (artículo 168). e) Cualquier otro delito que la ley califique como tal.Delitos de acción pública dependientes de instancia privada.12 El efecto de la conciliación es el dictado del sobreseimiento. son menores de edad. 187 “Contagio de enfermedad” es la denominación que utiliza el artículo 151 del Proyecto de Código Penal y corresponde al contagio venéreo (artículo 130 del Código Penal vigente). 187 el contagio de enfermedad188 y la violación. Una primera impresión llevaría a establecer que algunas de esas conductas son graves y que por ese motivo y porque de hecho. cargando cada parte con sus costas. Pero ello se desvanece..189 c) Las lesiones leves. si se toma 186 Ver observaciones de nota anterior. lo que el Código Penal actual conceptúa como abusos deshonestos (artículo 161). 189 . b) Las agresiones sexuales siempre que no sean agravadas o calificadas. d) El incumplimiento del deber alimentario. como se está en presencia de posibles relaciones de desigualdad. en muchos de esos casos. puesto que los ofendidos. c. lesiones culposas. son delitos de esta clase: “a) las relaciones sexuales consentidas con una persona mayor de doce años y menor de quince. las amenazas.

no llega siquiera a los tres años (artículos 185 a 188 del Código Penal) y en el Nuevo Código Procesal. extorsiones. Respecto a los delitos sexuales si se aplica el Código Penal vigente. estafas. artículos 59 a 63). la Condena de Ejecución Condicional se aplica a los delitos en que la pena impuesta no excede de tres años de prisión (artículo 59 del Código Penal). etc. la pena a imponer es de días multa (lo que también ocurre en el Proyecto del Código.13 en cuenta que también funciona. (tanto los previstos en la legislación actual. porque no se trata de otra clase de hechos ilícitos. con lo que queda excluida esta cantidad. como limitante. abusos deshonestos. robos agravados. Pero en todo caso. en la realidad no ocurre así porque. no incluye las violaciones. este beneficio no comprende la mayoría de delitos graves de acción pública. estelionatos y administraciones fraudulentas mayores. Aunque teóricamente también funcionaría como límite en los delitos de acción privada. En la actualidad.. estupro. como homicidios simples o calificados. Si se trata Esta denominación es la que utiliza el Proyecto de Código Penal (título VI. en cualquiera de los dos sistemas. esos ilícitos pasan a ser de acción pública dependientes de instancia privada. Todo ello sujeto a que se cumplan los requisitos necesarios para la concesión de ese beneficio. 190 . secuestros extorsivos.Suspensión condicional de la pena. como en el Proyecto). aunque la pena es prisión. correspondiente a la Condena de Ejecución Condicional del Código Penal vigente. mientras que en el Proyecto de Código Penal. respecto a los delitos contra el honor (artículos 145 y siguientes del Código Penal) y la propaganda desleal (artículo 242 ibídem). debe entenderse que esta condición actúa como limitante respecto a los delitos de acción pública propiamente dichos y a los de acción pública dependientes de instancia privada y en ningún caso puede funcionar como categoría independiente. y ya no sólo para estos delitos. artículos 84 y 85). con lo que se cubre también los tres años. la suspensión condicional de la pena”. d. 190 Aunque expresamente así no se señale en el texto del citado artículo 36. artículos 191 y siguientes y 250) y en cuanto a los delitos contra los deberes familiares. la Suspensión Condicional de la Pena puede concederse “en los casos de penas inferiores a tres años”.

. entonces. Pero también debe destacarse que. Parece obvio señalar que quienes pueden conciliarse son únicamente la víctima y el imputado. La actuación del tribunal es decisiva y no tan pasiva como ocurre en el presente. buscando precisamente arribar a los correspondientes acuerdos. pero podrían cobijarse algunas de las relaciones sexuales consentidas y las agresiones sexuales. sino en igualdad de condiciones y que no exista ningún vicio en la voluntad (coacción o amenaza) de los partícipes en el acto de conciliación. pues además. Pero también esa actividad del tribunal debe manifestarse en el desarrollo de la audiencia. 7.14 del Proyecto de Código. dado que la pena prevista va de 2 a 4 años.. que ninguna parte esté en posición superior a la hora de negociar respecto de la otra. si las partes no lo han propuesto. por ser los “protagonistas del conflicto”. los cometidos en perjuicio de menores de edad y las agresiones domésticas. que haya “justicia” en lo convenido. procurando como primer objetivo que efectivamente las partes se concilien y así se dirima el conflicto subyacente. Debe velar. es homologar los acuerdos a que arriben imputado y víctima.Personas que pueden participar. también quedarían fuera las violaciones. Otra actuación importante del tribunal y tal vez la más trascendental. . salvo cuando lo solicite en forma expresa la víctima o sus representantes legales”. personas o entidades especializadas para asesorarlo y auxiliarlo y hasta amigables componedores. porque ninguna parte salga beneficiada íntegramente en detrimento de la otra.. Toda esa actuación preponderante del tribunal tiene su excepción y es respecto de los delitos de carácter sexual. la participación es más amplia. entran en juego el tribunal.PROCEDIMIENTO: a. sino también respecto a que. debe llevar la iniciativa para que “manifiesten cuáles son las condiciones en que aceptarían conciliarse”. no sólo en cuanto a la convocatoria para la audiencia. en la audiencia respectiva. En estos supuestos “el tribunal no debe procurar la conciliación entre las partes ni debe convocar a una audiencia con ese propósito.

no homologará los acuerdos. se resalta que “deberán guardar secreto sobre lo que conozcan en las deliberaciones y discusiones de las partes”. Esta regla general. (Cfr artículos 303 y ss principalmente el 317 inciso d). 192 . sea quienes actúan como conciliadores. 192 c. o la conciliación. Esa discreción está íntimamente relacionada con sus cualidades profesionales y personales y con el objetivo de la audiencia. Como ya se indicó. normalmente se está en presencia de condiciones de desigualdad Respecto a los jueces así como a las personas o entidades especializadas o el amigable componedor.15 Por la índole de los delitos y las personas involucradas en ellos. 1988. principalmente en su condición de víctimas. si tiene fundados motivos para estimar que alguno de los intervinientes no está en condiciones de igualdad para negociar o lo ha hecho bajo coacción o amenaza”. el tribunal no aprobará la conciliación. el mencionado artículo 36 señala que. durante todo el procedimiento preparatorio (artículos 274 y ss del Código Procesal Penal) y en los inicios del procedimiento intermedio.. a no ser que estas o sus representantes legales lo soliciten expresamente.: Conciliación de Conflictos. de un criterio de oportunidad. En cualquier momento pero hasta antes de acordarse la apertura a juicio. A ello debe agregarse que “suele ser importante que el mediador sea neutral con respecto a las posiciones adoptadas por cada una de las partes y al resultado” 191 b. Estados Unidos de América. es decir. o de aquellos en que los perjudicados sean menores de edad o cuando se trate de agresiones domésticas. pág 121. las partes podrán: d) Solicitar la aplicación del procedimiento abreviado.. se cambia el objetivo de dirimir el conflicto por una vía distinta de la tradicional (juicio con sentencia). pues en muchas de esas situaciones. de aplicación estricta por parte del tribunal. Richard E.Plazo de conciliación. Addison-Wesley Iberoamericana. debe tener mayor vigencia tratándose de delitos de carácter sexual. 191 Dispone ese numeral: “ Dentro del plazo previsto en el párrafo primero del artículo trasanterior. 2ª Edición. Walton.Acuerdos en la conciliación.

16

El Código Procesal Penal de 1996, al enumerar las causas de extinción de la acción penal
(artículo 30 incisos j) y k), parece efectuar una tajante distinción entre “reparación integral del daño
particular o social causado” y la conciliación, pues los coloca en dos apartes diferenciados. Pero en
realidad puede afirmarse que, sin ser lo mismo, la conciliación abarca aspectos de la reparación, si por
tal entendemos que “es, básicamente, deshacer la obra antijurídica llevada a cabo; colocando el mundo
en la posición que tenía antes de comenzar el delito o en la posición a la que debía arribar, conforme a
las previsiones del legislador, al mandar la realización obligatoria de una acción o al prohibir la
realización de otra. 193

A manera de ejemplo y obviamente sin la pretensión de agotarlos todos, seguidamente se
analizarán algunos convenios a
los que puede arribarse mediante la conciliación. La práctica forense desarrollará otros y perfeccionará
los aquí reseñados.
.
c.1.- Reparación in natura o ideal.

Esta sustitución del estado de cosas actual, al que tenía antes de ocurrir el hecho delictivo, debe
ser la primer vía que se intente, para la solución del conflicto.
Como no siempre es posible, por diversas razones que no es del caso enumerar,, se acude a los
otros medios que veremos de seguido.

c.2..- Restitución. 194

193

Maier, Julio B.J: La Víctima y el Sistema Penal, en De los Delitos...citado, pág 212.

Ver artículo 103 inciso 1 del Código Penal de 1970 (vigente); 122 y 123 del Código Penal de 1941, aplicable
en cuanto a la responsabilidad civil, y 102 inciso 1 del Proyecto de Código Penal.
194

17
Siempre que sea posible, por no existir algún obstáculo material (como puede ser la destrucción
o la pérdida), o legal (como derechos adquiridos por un tercero, que deban respetarse según la
legislación), opera la restitución del objeto material del hecho ilícito.
En la mayoría de los casos sucede respecto de delitos contra la propiedad, en los que se ha
producido la sustracción o el desapoderamiento de cosas muebles o inmuebles. Estamos hablando,
entonces, de hechos constitutivos de hurto, robo, apropiaciones irregulares, usurpaciones, etc
La cosa restituida debe estar en buen estado de funcionamiento. De lo contrario operarían otras
formas, como las inmediatamente siguientes.

c.3.- Pago del valor de la cosa.-

Si la restitución no puede hacerse, por algunos de los motivos ya señalados, se “estará obligado a
satisfacer” el valor de la cosa (artículos 103 del Código Penal y 123 del Código Penal de 1941). Se trata
del pago puro y simple del valor del objeto, sin ningún pago adicional como indemnización.

c.4.- Indemnización.

Se trata del resarcimiento económico del daño y “tiende a restablecer el patrimonio económico
del damnificado, a quien el delincuente... deberá darle una suma de dinero equivalente al perjuicio que
efectivamente sufrió o lo que a causa del delito dejó de percibir”.195
Si “la acción antijurídica” no tiene “ningún efecto sobre el patrimonio, pero hace sufrir a la
persona en sus intereses morales tutelados por la ley, hay daño moral o no patrimonial”.196
Este daño moral aunque no está expresamente contemplado en el citado artículo 103 del Código
Penal vigente, sí lo está implícitamente cuando se refiere el inciso 2) a “la reparación de todo daño”.
Pero en todo caso, los numerales 122 y 125 del Código Penal de 1941, específicamente lo señalan.
195

Vélez Mariconde, Alfredo: Acción Resarcitoria, Edición del autor, Córdoba, 1965, pág. 83

Orgaz, Alfredo: El Daño Resarcible, Ediciones Depalma, Buenos Aires, 3ª edición actualizada, 1967, pág.
184.
196

18
El pago de esas sumas de dinero puede hacerse en un solo tracto o a plazos, dependiendo del
arreglo a que se arribe. También podría garantizarse aplicando las reglas civiles al respecto.

c.5.- Restitución, pago del valor e indemnización.

También puede llegarse a algún acuerdo que mezcle todas las anteriores posibilidades, o dos de
ellas. Eso puede suceder cuando se dé la restitución, pero en caso de deterioro o menoscabo de la cosa,
se pague parte de su valor y también se indemnicen los perjuicios incluyendo, si es del caso, los
relacionados con el no disfrute del objeto, por el tiempo en el que se dio el desapoderamiento o la
sustracción.
c.6.- Prestaciones relacionadas con el daño causado.

Se alude a casos en que el autor del hecho realiza trabajos a favor de la víctima directamente
relacionados con el deterioro o menoscabo causado. Por ejemplo, el arreglo del vidrio de la ventana que
se destruyó.

c.7.- Prestaciones no relacionadas con el daño ocasionado.
.
Se trata de casos en que la víctima y el imputado se dan por satisfechos en sus propios intereses,
mediante el cumplimiento por parte del segundo de alguna prestación alejada del daño original. Lo
anterior lo ejemplifica Maier197, de la siguiente forma: ”El jardinero que, para compensar el daño sufrido
por la víctima en su integridad física, cuida de su jardín durante un tiempo”.
Otros ejemplos sobre el punto, se contemplan en las siguientes preguntas: “¿Puede compensarse
el daño?; ¿se puede reparar la ventana, reponer la cerradura, pintar la pared?, ¿compensar la pérdida de

197

Op. cit., nota 46, pág. 212.

19
tiempo de la persona a quien se le ha robado su automóvil arreglándole el jardín o lavándole el coche
diez domingos seguidos?”198.
La prestación puede ser a favor de la víctima o de alguna persona que ella designe o inclusive
puede consistir en algún trabajo de utilidad pública o comunitaria.

c.8.- Publicación de la retractación en delitos contra el honor.

En los delitos de injurias, calumnia o difamación, está prevista la publicación de la retractación,
cuando así lo solicite el querellante, “en la forma que el tribunal estime adecuada” (artículo 438 del
Código de Procedimientos Penales de 1973 y 386 del Código Procesal Penal de 1996).
Entre las formas que podría determinar el tribunal, está que la publicación se efectúe por algún o
varios medios de comunicación colectiva, o en lugar y ambientes semejantes a aquél en que ocurrió el
hecho. Ejemplo de esto último sería, oralmente, ante la misma Junta Directiva de la Asociación
Comunal, en la que se profirieron las frases injuriosas o difamantes o por alguna comunicación (carta o
nota) dirigida a esa Directiva, o en el mismo programa radial o televisivo en que se produjeron las
ofensas..

c.9.- Conciliación propiamente dicha (“Perdón” o Aceptación de explicaciones).

Se trata de casos en que las partes llegan a algún acuerdo, sin tener que cumplir ninguna
prestación económica ni laboral, ni ninguna obligación de hacer o dar. Es un “arreglo” basado en el
diálogo,199 en el que la víctima va a aceptar las disculpas o las explicaciones del imputado, en cuanto a
los motivos por los que cometió el hecho y lo “perdona”, solucionándose así el conflicto

c.10.- Publicación de esa Conciliación.
Christie, Nils: Los Conflictos como Pertenencia, en De los Delitos..., citado, pág. 174.
“Diálogo significa que los protagonistas hablan entre ellos, enfocándose hacia el conflicto que existe e
incluyendo aspectos de su relación. El diálogo puede conducir a la solución o al control del conflicto”. Walton,
Richard E., op. cit., pág. 5.
198
199

20

Podría convenirse por parte de imputado y víctima en que el “arreglo” a que arribaron y que
propició la conciliación, sea publicado en alguna de las formas ejemplificadas..

c.11.- Promesa de no “reincidencia”.

Imputado y víctima convienen en que el primero no sólo no va a cometer ningún otro delito en
perjuicio de la víctima, si no tampoco va a realizar ningún acto irregular que la perjudique.
La promesa, la palabra, garantiza el cumplimiento de ese compromiso.

c.12.- Reparación en delitos contra bienes jurídicos o intereses colectivos o difusos.

“Es posible pensar en el interés social dañado por ciertos delitos, aquéllos que lesionan bienes
jurídicos colectivos o universales, y en su reparación por medio de una acción que procure la restitución
al estado deseado, de una suma de dinero con el mismo destino o de otra acción que mejore otros
establecimientos de bien común, como el trabajo en interés de la comunidad” 200
Podría surgir alguna duda en cuanto al titular que represente a la “colectividad” y pueda convenir
válidamente con el imputado, en relación con estos bienes o intereses. Ello se despeja si apreciamos que
en el nuevo Código Procesal Penal, también se considera víctima “a las asociaciones, fundaciones y
otros entes, en los delitos que afectan intereses colectivos o difusos, siempre que el objeto de la
agrupación se vincule directamente con esos intereses”. ( Inciso d) del artículo 70).
d.- Efectos y cumplimiento de los acuerdos.
Para algún tratadista, los efectos de la conciliación son “en caso de avenirse las partes, los
mismos de una sentencia, y en este sentido puede pedirse judicialmente la ejecución de lo convenido”201.

200
201

Maier, Julio B.J., op. cit., pág. 213.
Cabanellas, Guillermo: op. cit., pág. 256

21
Tales conclusiones son relativamente aplicables de acuerdo con nuestro Código Procesal de
1996. Como sabemos (relación de los artículos 30 incisos j) y k) y 311 inciso d), se dictará
sobreseimiento definitivo cuando la acción se ha extinguido, entre otras causales, por la reparación
integral del daño y por la conciliación. Pero ese sobreseimiento, dictado en las etapas preparatoria e
intermedia, no es una sentencia, conclusión que se extrae del artículo 444 ibídem ( el cual al señalar las
resoluciones recurribles en casación, hace la diferencia entre fallo y sobreseimiento, amén de que
ninguna norma dispone que sea sentencia y además, contra él solo procede el recurso de apelación),
aunque los efectos del sobreseimiento (artículo 313) sean semejantes a los de una sentencia, pues cierra
irrevocablemente el procedimiento en relación con el imputado en cuyo favor se dicta, impide una nueva
persecución penal por el mismo hecho y hace cesar las medidas cautelares impuestas.
De lo dicho se concluye que, teniendo tales efectos el sobreseimiento que se dicta cuando existe
conciliación (en cualquiera de las formas reseñadas), los acuerdos pueden hacerse cumplir de distintas
maneras, de las que daremos algunos ejemplos, también sin la pretensión de agotarlas, en las líneas que
siguen.
Por supuesto que, si se trata de acuerdos a cumplir a plazo o sujetos al cumplimiento de una
condición, el tribunal no dictará el sobreseimiento que decreta la extinción de la acción penal, hasta que
aquellos no se cumplan. Igual debe ocurrir cuando el pacto verse sobre una suma de dinero a pagar
inmediatamente o a plazo. Si por cualquier motivo se dictó el sobreseimiento sin que se cumpliera el
compromiso de pago o venciera el plazo, de conformidad con los artículos 220 y 630 del Código
Procesal Civil, los acuerdos conciliatorios constituyen título ejecutivo y podrán ejecutarse mediante el
proceso de ejecución de sentencia.
No debe olvidarse que, en el caso de faltas y contravenciones, como se indicó supra,
expresamente se señala un tiempo de espera para el cumplimiento de los acuerdos (ver artículo 403). Y
aunque lo mismo no ocurre en los demás casos, es lógico que de parte del tribunal se dé ese compás,
para que la voluntad de dirimir el conflicto por vías pacíficas y civilizadas, no se vea burlada.

8.- CONCLUSIONES.

22
Estamos seguros de haber demostrado que la conciliación, en la forma que está estructurada en
el Código Procesal Penal de 1996, es una forma de extinguir la acción penal, mejor regulada que las
causas de extinción del Código Penal de 1970 (que contiene incluso contradicciones respecto al perdón
que se otorga en el delito de Estupro y sus consecuencias) y del Código de Procedimientos Penales de
1973. Ello no sólo porque siempre se da participación a la víctima, lo que no ocurre en las mencionadas
legislaciones, sino también y principalmente porque los acuerdos a que pueden arribar imputado y
víctima, deben ser aprobados por el juez, el cual desempeña un papel activo y trascendente y no como
ocurre en aquellos Códigos. Así, entonces, están salvaguardados tanto el imputado como la víctima de
que sus derechos van a ser respetados, que la posible posición de poder o de primacía de uno sobre otro
no va a tener ninguna influencia sobre los acuerdos, puesto que el juez será el supervisor y quien en
definitiva los homologará o los rechazará.
La conciliación, en la forma en que está concebida en el Código Procesal Penal de 1996, no
implica volver a la “venganza privada”, ni la “privatización del derecho penal”, ni que el Estado
abandone su responsabilidad en la solución de los conflictos, ni mucho menos, fomentar la comisión de
delitos (por oposición a las prevenciones especial y general), pues “pago y vuelvo a delinquir”.202
En cuanto a las tres primeras cuestiones, (venganza privada, privatización del derecho penal y
renuncia del Estado a la solución de los conflictos), las limitaciones contempladas en el numeral 36,
disipan cualquier duda al respecto. Así, el estar frente a frente imputado y víctima; la iniciativa que debe
desarrollar el tribunal, con las excepciones de ley, no sólo para la convocatoria sino para buscar la
conciliación; la obligación de que los acuerdos de las partes sean aprobados por los jueces, quienes se
pueden asesorar por expertos en la materia o por personas de confianza de las partes, que actúan como
amigables componedores; la prohibición de homologar acuerdos tomados por partes que no están en
condiciones de igualdad o que actuaron bajo coacción o amenaza, restan trascendencia a la posibles
desigualdad entre imputado y víctima, minimizan

cualquier intento de vendetta de la víctima,

neutralizan cualquier exageración en sus pretensiones y restan posibilidad de privatización del derecho,
acentuando el interés estatal en la solución del conflicto que ocasiona el hecho delictivo, aunque de una
Considerando que la mayor participación de la víctima sí causa esos inconvenientes, Eser, Albin: Acerca del
renacimiento de la víctima en el procedimiento penal, pág 51. En lo referente a la prevención, confróntese
Hirsch. Hans Joachim:Derecho Penal Material y reparación del daño, pág. 89 y Acerca de la posición de la
víctima en el Derecho penal y en el Derecho procesal penal, pág. 116, en De los Delitos...cit,.
202

23
forma diferente a la mera represión que representa la pena.

Pero también esos mismos factores

neutralizan cualquier posible actuación abusiva del imputado.
Para rebatir la última cuestión, (fomento de la reincidencia, pues la conciliación, por lo menos en
su aspecto de reparación, se opone a las prevenciones general y especial, ya que el pago de dinero
actuaría como sustituto de la pena), aparte de haber ejemplificado algunas formas de acuerdos, que
demuestran que puedan darse al marge de sumas de dinero o indemnizaciones, me remito a lo
magistralmente manifestado por Roxin203 exclusivamente respecto a la reparación, pero de aplicación
generalizada a los casos de conciliación, de lo que vale la pena entresacar: “Puesto que las víctimas son
representantes especialmente elegidos de la generalidad, se puede admitir bajo esa circunstancia que la
reparación -en todo caso para delitos determinados y hasta un determinado grado de gravedad- satisface
las necesidades preventivo-generales o, por cierto, las disminuye considerablemente”. Siempre en
relación con la prevención general, agrega: “Pero la necesidad de la amenaza penal abstracta no funda
imposición alguna de punibilidad en cada caso particular. La punición es, conocidamente, la última ratio
de la política criminal. El principio de subsidiariedad allí expresado se prolonga únicamente de manera
consecuente desde el punto de vista de la política jurídica, desde la sanción del precepto penal, a la que
se lo refiere solamente casi siempre hasta el caso individual, allí donde se utiliza la reparación como
sustituto de la pena o para su atenuación, cuando se puede obtener con ello el mismo efecto o uno
mejor”. En lo que atañe a la prevención especial, señala el connotado tratadista: “Incluso desde el punto
de vista preventivo especial se puede pregonar efectos positivos de la reparación. Yo sólo nombro
algunos puntos de vista especialmente importantes: por intermedio de la obligación de reparar, el autor
es provocado a entenderse con los daños causados y con la persona del ofendido de una manera muy
diversa a la que correspondería si la víctima permanece, en más o en menos, abstracta y anónima. Eso
puede poner en acto una consternación interna que tenga efectos promotores de la resocialización. Más
allá, la reparación es una prestación social constructiva cuya imposición puede ser vivida por el mismo
autor -de otra manera que, por ejemplo, la pena privativa de libertad-, espontáneamente, como plena de
sentido y justa; ella puede, entonces, conducir al reconocimiento del Derecho. Luego, la reparación
puede acarrear una reconciliación entre el autor y la víctima, sobre todo cuando ella se lleva a cabo
203

Roxin, Claus: La reparación en el sistema de los fines de la pena, en de los Delitos... cit. pág. 151 a 154.

24
voluntariamente; si esa reconciliación, en el sentido de la prevención integrativa, es premiada por la
comunidad, la meta, de resolver conflictos por vía de la resocialización, se alcanza sin menosprecio. Por
último, la resocialización por intermedio de la reparación elude las tres objeciones que tornan tan difícil
la realización del intento de una resocialización por tratamiento: a ella le es inmanente una limitación con
relación al estado de derecho conforme con el principio de legalidad, mientras que el tratamiento,
teoréticamente, debería tener una duración ilimitadamente larga; el peligro de una violación de la
personalidad, amenazante en el caso del tratamiento, no existe, desde un principio, allí donde se procura
la resocialización por intermedio de un acto de reparación referido al hecho; y se evita las consecuencias
desocializantes que en sí y por sí misma tiene ya la privación de la libertad”. Concluye el autor:
“Resumidamente, resulta que la reparación, en el sentido indicado, puede ser efectiva desde los puntos
de vista preventivo general y especial. Su consideración en el sistema de sanciones no significa, desde el
punto de partida aquí defendido, reprivatización alguna del derecho penal, promoción alguna de la
reparación como una clase de pena especial, ni tampoco la introducción de un nuevo fin de la pena. La
restitución es, en lugar de ello, una prestación autónoma que puede servir para alcanzar los fines
tradicionales de la pena y que, en la medida en que lo consiga en concreto, debería sustituir a la pena o
ser computada para atenuarla”.
En suma, resulta ser la conciliación una de las mejores formas de solución del conflicto
ocasionado por el hecho delictivo, puesto que se reintegra la participación que corresponde, a los
verdaderos protagonistas del conflicto (imputado y víctima), pero sin que un interesado directo en el
mantenimiento y restauración de la armonía social, como es el Estado, quede al margen, sino que
también participa en la resolución de la controversia, mediante la actuación preponderante de sus
tribunales.

25
9.- BIBLIOGRAFÍA

Cabanellas, Guillermo: Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual, 21ª Edición, Editorial Heliasta
S.R.L., Buenos Aires, Argentina, 1989.

Declaración sobre Los Principios Fundamentales de Justicia para las Víctimas de Delito y del Abuso de
Poder, (recomendadas por el Séptimo Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y
Tratamiento del Delincuente, Milán agosto-setiembre de 1985), adoptada por la Asamblea General en
resolución 40/34 de 29 de noviembre de 1985.

Enciclopedia Jurídica Omeba, Tomo III, Buenos Aires Driskill S.A., 1985, pág. 592.

El Khoury Jacob, Henry: A la Armonía por la Palabra: La Solución Negociada de Conflictos
Penales, San José, Convenio Corte-AID. 1995

Lorca Navarrete, Antonio: Introducción al derecho procesal, Madrid, Editorial Tecnos S.A., 1991.
Maier, Julio y otros: De los delitos y de las víctimas, Editorial Ad-Hoc, S.R.L., Buenos Aires, 1992.

Orgaz, Alfredo: El Daño Resarcible, Ediciones Depalma, Buenos Aires, 3ª edición actualizada, 1967,
pág. 184.

Trejo, Miguel A. y otros: En defensa del nuevo proceso penal salvadoreño, Centro de Investigación y
Capacitación, Proyecto de Reforma Judicial, El Salvador, 1994.

Vargas Hidalgo, Ricardo: Los medios de solución alternativa de conflictos laborales, San José,
Convenio Corte AID, 1995.

26
Veles Mariconde, Alfredo: Acción Resarcitoria, Edición del autor, Córdoba, 1965, pág. 83

Walton, Richard E.: Conciliación de Conflictos, Addison-Wesley Iberoamericana, Estados Unidos de
América, 2ª Edición, 1988, pág 121.

1
F. LA REPARACION DEL DAÑO COMO CAUSAL
DE EXTINCION DE LA ACCION PENAL.Error: Reference source not found

Henry Issa El Khoury
Abogado Litigante
Profesor de la Universidad de Costa Rica

Sumario: Introducción.

1. Fundamentos teóricos

a. La

distinción entre reparación civil y sanción penal. b. Los fines de
la pena. c. La necesidad de salidas diferentes a la sentencia para
terminar el procedimiento. 2. Elementos de la figura.

a.

La reparación integral del daño. b. Naturaleza del daño. c. El
tiempo procesal. d. El hecho generador. e. El asentimiento. 3.
Otros asuntos de interés.

a. Relaciones con la suspensión del

procedimiento a prueba. b. Cercanía de esta regla con la conciliación. c. Semejanzas y diferencias con la pena de compensación
pecuniaria. Conclusión.

1
INTRODUCCION

La reciente promulgación de un nuevo código que rige el procedimiento penal, ha traído algunas
innovaciones en nuestro derecho positivo. Dentro de los aspectos más sobresalientes se encuentra la
versatilidad para acceder a salidas procesales distintas de la sentencia. Dentro de estas encontramos la
institución de la reparación del daño como causa de extinción de la acción penal, cuya necesidad, desde el
punto de vista práctica y de lo innecesaria que resulta, en algunos casos, la sanción tradicional, parece
indiscutible.
Su novedad hace atractiva esta institución y nos invita a plantearnos un análisis que, eventualmente,
pueda servir como guía para quienes se relacionen con los procedimientos penales, a partir de la entrada en
vigencia de esta ley.
La forma jurídica en comentario está contenida en el Título Segundo, llamado "Acciones
procesales" y dentro de ese, en el capítulo primero, denominado "acción penal". Es la sección cuarta de ese
capítulo, denominada "extinción de la acción penal" y precedida por: sección primero Ejercicio; sección
segunda, criterios de oportunidad, sección tercera: suspensión del procedimiento a prueba. Como puede
notarse, se encuentra inserto en una sección de salidas distintas a la sentencia. Dentro de esa tesitura, es
importante ver cómo, dentro del mismo artículo están, en lo que nos interesa: inc. b. desistimiento de la
querella en los delitos de acción privada; inc. c. pago del máximo previsto para la pena de multa, realizado
antes del juicio oral, cuando se trate de delitos sancionados sólo con esa clase de pena, caso en el que el
tribunal hará la fijación correspondiente a petición del interesado. d. por la aplicación de un criterio de
oportunidad. Es necesario señalar, además, que dentro de este Título Segundo (Acciones Procesales), se
encuentra una institución muy ligada a la que nos proponemos comentar: la suspensión del procedimiento a
prueba, en la cual es necesario el establecimiento de un plan de reparación del daño que, en buena parte está
marcado con los mismos parámetros de los aspectos que en el desarrollo de este trabajos señalaremos como
constitutivos de la extinción de la acción penal por reparación del daño.
Dentro del estudio de esta figura procesal, es importante repasar la norma del artículo 7 del código
en comentario: "Los tribunales deberán resolver el conflicto surgido a consecuencia del hecho, de
conformidad con los principios contenidos en las leyes, en procura de contribuir a la restauración de la

2
armonía social entre sus protagonistas". El concepto de la búsqueda de la armonía entre los protagonistas
del conflicto es un postulado fundamental dentro de la nueva legislación procesal y la institución en
comentario es una de las posibilidades que ofrece el Código dentro de esa filosofía. Ciertamente, es posible
que haya casos en donde la continuación del proceso penal y la sentencia, además de no satisfacer al
ofendido, cause un conflicto mayor que el que se pretendía solucionar.
La causal de extinción de la acción penal en estudio, tiene una relación inmediata con la tendencia
contemporánea, muy justa por lo demás, de buscar una mayor participación de la víctima en el
procedimiento, así como una mejor solución, desde su punto de vista, al conflicto penal. Desde esa
perspectiva, queremos recomendar al lector la lectura de los siguientes textos, tanto de cartas
internacionales como de autores que se han referido al asunto:
El artículo de Albin Eser "Acerca del renacimiento de la víctima en el procedimiento penal",
publicado en: De los delitos y de las víctimas, hace referencias importantes a instituciones similares y resulta
útil por las menciones de derecho comparado que expone. El artículo de Claus Roxin, "La reparación en el
sistema de los fines de la pena" publicado en la obra anteriormente mencionada y también en Justicia y
Sociedad. Revista Guatemalteca de Ciencias Penales, resulta un estudio interesante para quien quiera
encontrar un estado actual de la discusión acerca de los pro y los contra de concebir el resarcimiento y la
reparación del daño como sanción penal o como motivo suficiente de extinción de la acción penal.
Dada la importancia, recién mencionada, que ha cobrado la participación de la víctima en el proceso
penal, se recomienda al lector acercarse a las Reglas Mínimas del Proceso Penal ("Reglas de Mallorca"), a
la Declaración sobre los principios fundamentales de justicia para las víctimas de delitos y del abuso de
poder (recomendadas por el VIImo. Congreso de Naciones Unidas sobre prevención del delito y
tratamiento del delincuente, Milán, agosto-setiembre de 1985 y adoptada por la Asamblea General de
Naciones Unidas, resolución 40/34 de 29 de noviembre de 1985. De acuerdo con el lic. Jorge Luis Arce
Víquez, "Estas normas son de mucho interés si se considera que el nuevo Código Procesal Penal tiene un
concepto muy amplio de víctima (artículo 70), de manera que la reparación del "daño particular o social" a
que alude el artículo 30 inciso J. del mencionado Código, en muchos casos debe ser admitido no solo par

3
una persona sino también por Asociaciones, fundaciones y otros entes que se vinculan con intereses
colectivos o difusos afectados por el hecho punible que se intenta reparar"204
Finalmente, queremos dejar constando nuestro agradecimiento al licenciado Jorge Luis Arce Víquez
por la ayuda suministrada en la elaboración de este trabajo.

1. ASPECTOS INTRODUCTORIOS.

En esta primera parte nos proponemos una discusión sintética acerca las bases teóricas que, en
nuestro concepto, sostienen este tipo de salida procesal. Pensamos que es importante referirse a cuáles son
los fundamentos de este tipo de forma jurídica, ya que estamos ante una institución de muchas maneras
novedosa, no sólo en Costa Rica, sino en la mayoría de los países, en algunos de los que, a pesar de su
existencia como norma positiva, su utilización es mínima.
Hay una serie de puntos de discusión sobre este aspecto, que en nuestra percepción se pueden
percibir en dos líneas: lo que significa la potestad coercitiva del derecho, como mecanismo distintivo de
otros ordenamientos normativos, por una parte y, por otra, ya dentro del derecho sancionatorio en
concreto, lo que puede significar el derecho de castigar y cómo debe ser ese castigo.

a. La distinción entre reparación civil y sanción penal.
En las clásicas enseñanzas de la filosofía del Derecho y de los cursos introductorios de lo jurídico
encontramos la distinción que se hace entre el derecho y otros sistemas normativos como la moral, la
religión y las reglas del trato social. De esta discusión queda muy claro el hecho de que la nota distintiva por
excelencia es, precisamente, la posibilidad de obligar que tiene la norma jurídica, en contraposición con esos
otros órdenes normativos no jurídicos.
Así la coercibilidad, como propiedad inherente al derecho tiene la virtud de distinguirlo de los otros
sistemas normativos, como hemos indicado, pero también de darle a ese ordenamiento el carácter de
204

. ARCE VIQUEZ, Jorge Luis. Entrevista 11-6-96.

Gedisa. el de infracción. 206 . con la invención de un concepto independiente. que lo penal haya escogido el castigo como símbolo de reposición del estado de cosas. por la naturaleza de la protección. sobre todo Tercera Conferencia. civil. sin distinción de especificidad (sanción administrativa. Más recientemente influye la práctica de otorgar al derecho penal el encargo de resolver conflictos que. La coercibilidad busca la obtención de lo jurídico ya sea obligando a que se cumpla forzosamente la pauta que dicta la norma. Efectivamente. es preciso que ese u otro individuo no pueda jamás repetir el daño que ha causado. p. la distinción entre la sanción penal y la sanción civil no puede percibirse claramente. Muy revelador es el siguiente texto de Foucault cuando señala: "La ley penal debe permitir sólo la reparación de la perturbación causada a la sociedad. Sobre este aspecto véase con más detalle: ARIAS MENDEZ. La ley penal debe ser concebida de tal manera que el daño causado por el individuo a la sociedad sea pagado.63-88. México. sino por aspectos de cómo un Estado enfoca su política atinente a lo sancionatorio. Tesis. etc. a partir de cierto momento de la historia. María Gerarda. 19 p. véase FOUCAULT. La verdad y las formas jurídicas.4 indispensable. penal. no muy lejana en el tiempo206. 1983. indemnización y castigo y cualquiera de las posibles combinaciones que se haga entre estas. reposición realmente imposible en determinados bienes jurídicos y absolutamente posible en otros. La introducción del concepto de infracción o delito y el cambio de la concepción sobre el sujeto que comete un delito. Desde este primer punto de vista. laboral. Facultad de Derecho. . no le correspondieron en otras épocas. precisamente porque es en el poder coercitivo en donde se va a manifestar la "voluntad" social de que determinadas conductas deban ser cumplidas205. sino como un sujeto que realiza un hecho que causa un daño social fueron en el desarrollo de la historia aspectos clave para que nuestra sociedad contemporánea despertara con la convicción de que la única manera de ver el daño a la victima era como daño social. Las medidas de seguridad. Responde a una ideología. visto ya no como un contendiente en relación con la víctima. se expropia el conflicto de manos de las personas involucradas e interesadas y se le otorga al Poder Público la potestad de resolver el conflicto. Universidad de Costa Rica. A partir de entonces se han venido sucediendo una serie de explicaciones del por qué debe ser el Estado quien tenga el derecho de castigar los actos antijurídicos que atañen a la colectividad.-Entre otros. Michel.). La coercibilidad como forma jurídica funciona dentro de tres formas básicas: cumplimiento obligatorio. o bien reponiendo real o simbólicamente el estado de cosas. si esto no fuese posible. La ley 205 .

FOUCAULT. Podría perfectamente concluirse en que el asunto de la distinción entre sanción civil y penal está totalmente enraizado en una manera de ver tanto la sociedad civil y su desenvolvimiento. Dentro de una ideología libertaria. una perturbación para el conjunto de la sociedad.93 208 . esencialmente"208. pero esta tarea no le otorga la condición de ser el poseedor de esos derechos. . en bien jurídicamente tutelado.. la libertad.8. Fue muy común la enseñanza de que el Estado no sólo protege los bienes jurídicos. sino que éstos le pertenecen. a saber. le imprime además el sello de su pertenencia.. por ello. cuya pertenencia. en resumen: que la infracción no tiene relación alguna con la falta moral o religiosa. es un daño social. Michel Foucau lt. Así. que el crimen es algo que damnifica a la sociedad. ello se vincula con la separación estricta del Derecho Penal y Derecho Civil. no puede obviarse en la discusión de este problema las preguntas de ¿a quién pertenecen los bienes jurídicos y hasta dónde llega el "ius punendi" estatal. que hoy nos parece casi evidente. "La reparación en el sistema de los fines de la pena". De acuerdo con este pensamiento. que la leyes penales simplemente deben representar lo que es útil para la sociedad. sin duda. con límites a lo estatal. no son de un persona particular.94. cuando menos. Sobre este mismo aspecto es interesante señalar que antes de la cita transcrita.p. El criminal es el enemigo social. la propiedad.ROXIN. nociones como la de "vindicta pública" y la pertenencia de los bienes jurídicos al Estado y no a la persona. pero que sólo se impuso en la segunda mitad del siglo XIX y. Michel. Si se lesiona la vida. Gedisa. cuyos ejemplos se pueden encontrar en Beccaria. podría reemplazar a la pena total o parcialmente. .. una de las primeras premisas lógicas consistirá en señalar al Estado como el encargado de proteger derechos fundamentales de los habitantes. dentro de 207 . p. refiriéndose a los cambios que se dan entre finales del siglo XVII y comienzos del XIX y que él llama una reelaboración teórica de la ley penal. El crimen y la ruptura del pacto social son nociones idénticas. 1978. cuando el estado enfoca un ente y lo trasforma. como el propio poder estatal y sus límites. Desde ese ángulo. serán fundamentales para sustentar esta separación. La verdad y las formas jurídicas. aunque la víctima o perjudicado no tuviera interés alguno. De esta manera.. perturba la sociedad. sino La Vida.. Benthan y Brissot. La Libertad. En: Revista p. La Propiedad. por lo que bien puede deducirse que el criminal es considerado como un enemigo interno".5 penal debe reparar el mal o impedir que se cometan males semejantes contra el cuerpo social"207. Claus. Finalmente dice el autor: ". y en concreto al referirse al tema de la reparación del daño como problema penal nos menciona Roxin: "Si el jurista tiene hoy dificultades para familiarizarse con la idea de que la reparación es una pena o de que. bajo la influencia de Binding. obviamente el derecho de castigar pareciera propio y particular del estado. México. entendido como la "vindicta pública". Sobre el asunto.el criminal es aquel que damnifica. va exponiendo los principios fundamentales de este planteamiento.

¿qué pasa si descubrimos que los fines teóricamente asignados solo son una creación de la teoría. La ilusión de los fines de la pena La sanción penal sigue siendo uno de los problemas fundamentales que. Pena es pena. Sin embargo. precisamente.a la poca retribución que podría vérseles. transciende el mundo de lo jurídico. si pensamos que no existe expropiación por parte del Estado de los bienes protegidos por el derecho penal. El interés estatal es el reflejo de un interés social y no debe ni puede trascender ese interés social.. porque de todas maneras la teoría sobre lo jurídico y sus consecuencias y sus formas siempre debe partir de la realidad). tiene sentido. aunque no se diga la pena penal debe causar dolor. La importancia de pensar y discutir sobre los fines de la pena radica. pero ello no les quita la pertenencia: son de las personas. Pero. que el delincuente económico de cuello blanco o en el ocasional delincuente culposo? . pensar que en esa tesitura todo derecho sea sancionatorio (en tanto consecuencia) aunque esa consecuencia no consista en la tradicional pena del derecho penal. ¿Hasta dónde no sería necesario remitir todos los argumentos de la prevención general y de la prevención especial a las propias formas de etiología de la delincuencia? En otros términos: ¿produce igual efecto la pena de encierro en el delincuente sexual que repite en su vida adulta la victimización a la que fue sometido en su período infantil.. quizá porque la prisión ha sido la sanción penal por excelencia. la discusión ha dado un sesgo: ahora se discute muy poco sobre la sanción penal y mucho sobre la prisión. b. es claramente de los habitantes.6 este pensamiento. aquellos hechos que no tengan impacto social no deben ser librados al ius punendi. por su naturaleza. Pareciera que sólo es pena aquello que causa dolor. Es posible. con el nacimiento de la prisión como pena. Así. castigo es castigo. sin sustentarse en ningún dato de realidad? (constatar que el deseo de la teoría no se cumple. por tanto. en su justificación. Los bienes jurídicamente tutelados son tales porque el derecho los enfoca. No en vano las críticas a las alternativas a la pena de prisión se encaminan -aunque no se diga expresamente. sino cuando el propio derechohabiente tenga interés. Si proponemos que tiene fines. es más.

también. no cumple -y no puede cumplir. Cuando se estudian los números se puede claramente observar que las personas que cumplen pena de prisión intra muros. la impotencia real que la teorías que pretenden justificar la pena puedan tener ante la realidad tan proteica de las diferentes causas de los distintos delitos. a pesar de que las investigaciones psicológicas muestran que. demarcar la importancia de observar la realidad penitenciaria -ya que la prisión es la penal por excelencia en nuestro ordenamiento jurídico. Con lo dicho reafirmamos la creencia en la imposibilidad de que la pena pueda tener fines teóricamente asignados "ex ante". la prisión. que se vive. Observaciones sobre la práctica dan por resultado. Se informa que muchos delincuentes se sienten suficientemente castigados por el pago de la . existe.7 Con el anterior cuestinamiento queremos señalar la relatividad del sentido que en nuestros días se le da a la pena y. No sucede otra cosa con los efectos de la pena de multa. la necesidad de reparar. también. Costa Rica ha comprobado que la realidad de su sanción penal por excelencia. en los casos concretos. metido en la cárcel. Es posible encontrar que se cumpla el fin de prevención general en quienes no necesiten temerle a la pena y es posible.y partir de ese parámetro. encontrar distintas "lecturas" de los efectos que puede producir la pena. Y no sólo eso. de esta manera.los fines que las teorías tradicionales le asignan a la pena. sino que es comprobable que cuanto mayor es el número de años de encierro. que la voluntad de reparar. observable en un comienzo. menos se logra la finalidad propuesta a la pena de prisión por el artículo 51 del Código Penal. que es real. sin embargo pensamos que es mínimo el porcentaje de personas sometidas a pena de prisión que hayan dejado de delinquir únicamente por influencia de ese factor. Queremos. para justificar un planteamiento distinto como la utilización del resarcimiento como medio de extinción de la acción penal. ampliamente predominante en la realidad. precisamente. Sobre este asunto escribe Roxin: "Un autor penal. también. para muchos delincuentes. es a menudo privado de la posibilidad de hacer algo para la reparación del daño ocasionado. desaparece progresivamente "mientras mayor sea el tiempo en que el hombre esté en un establecimiento de ejecución penal"(LABONTE). son más propensas a la reincidencia y presentan más problemas de socialización que las personas que cumplen prisión con modalidades más abiertas.

ya que ello representa lo mismo que una nueva punición"(SESSAR)"209 Queremos finalizar este punto dejando planteada una discusión. 1982. La necesidad de salidas diferentes a la sentencia para terminar el procedimiento Si concluimos. resuelve el conflicto en vez de desplazarlo. por el tipo de delito de que se trate y al estar de acuerdo la víctima. Buenos Aires. Op cit. constituye el alfa y omega de todo derecho penal". por otro. podrá parecernos una bagatela. esto significa que la reparación del daño es una manera de terminar el proceso con una cierta y clara solución del conflicto. en cuanto a la pena. significa también que la sanción penal o se dio al reparar el daño -y en este sentido hubo sanción estatal.11 . Antonio. como es posible hacerlo de los puntos anteriores. partiendo de estudios de realidad en lo que se constatan que el marco sancionatorio contemporáneo riñe con una posición de salvaguardia a derechos fundamentales. ROXIN. de las teorías absolutas y relativas. y la del derecho penal. Es así que una redimención del derecho penal debe pasar por un repensar en la necesidad de ver la sanción jurídica como una y olvidar la escisión que históricamente se ha planteado entre las formas de sanción jurídica. que el derecho penal debe proteger bienes jurídicos fundamentales y que la pena sólo tiene ese sentido cuando. en realidad. y si acordamos que el Estado no es poseedor sino garante de los bienes jurídicos de los habitantes. p. p 1. en vez de ejercer mayor violencia que la que busca evitar. sino en plantearse una nueva dimensión del derecho punitivo. como si fueran ordenamientos radicalmente distintos y opuestos. la racionalidad de la sanción parece ser un punto fundamental que nos debe llamar a reflexión para la búsqueda de ejercicios de la coercibilidad acordes los postulados de un derecho sancionatorio que 209 . a partir de la siguiente frase del profesor Berinstain: "La oposición. Claus. 210 .8 pena de multa "y rechazan responder todavía por los daños de la víctima. por un lado. Depalma. BERINSTAIN. pero.210 ¿Pierde sentido el derecho penal si se constata que la pena no tiene los fines asignados por la teoría? Quizá el asunto no esté en la respuesta positiva o negativa. En este punto es importante recordar que. tal como a veces de la expone. dada la ideología republicana de la Constitución Política costarricense. c. es posible pensar que en aquellos casos en que la sociedad no se vea involucrada de manera seria. La pena-retribución y las actuales concepciones criminológicas.o resulta absolutamente innecesaria. el proceso puede suspenderse y la acción penal extinguirse por la reparación del daño.

pena por excelencia en occidente. siempre que la víctima o el Ministerio Público lo admitan. 9. cuando señala: "Los tribunales deberán resolver el conflicto surgido a consecuencia del hecho. todo aquello que le sirve a la víctima del Derecho penal al Derecho civil. eventualmente. de conformidad con los principios contenidos en las leyes. A este aspecto hay que sumarle la constatación de que el castigo por el castigo. 211 ." De este texto podemos extraer los elementos fundamentales que requieren ser tomados en cuenta por el juez para tener por extinguida la acción penal en este supuesto: a. Por su parte. pierde su sentido: son muchas las investigaciones contemporáneas sobre la violencia del sistema penal y sobre la innecesariedad de la pena de prisión. pueda interesar al todo de los grupos sociales. o sobre los perjuicios que este clase de sanción causa en las personas sometidas a ella y a los grupos familiares concernidos. Para finalizar.cit. entonces restan sólo como fines de la penal -todavía discutibles."211 2. op. según el caso. ELEMENTOS DE LA FIGURA. La reparación integral del daño.. p. ROXIN. en la mayoría de los casos. sino en todos. en delitos de contenido patrimonial sin grave violencia en las personas o en delitos culposos. El inciso j.9 mida la lesión al bien jurídico.la retribución. la prevención espacial y la prevención general. de esta manera. en procura de contribuir a la restauración de la armonía social entre sus protagonistas". señala: "La acción penal se extinguirá: ". reproducimos un pensamiento de Roxin que ayudará en la reflexión: "Si se remite. Claus. es igualmente importante tomar en cuenta el artículo 7 del Código Procesal Penal del 96. El Artículo 30 de Código Procesal Penal del 96 contiene dentro de las causales de extinción de la acción penal la reparación del daño causado. como una lesión a intereses de personas concretas que.j) Por la reparación integral del daño particular o social causado. .. dada su gravedad. realizada antes del juicio oral.

. e. Eduardo. el daño puede ser conceptualizado ". Zannoni. cuyo bien jurídico es muy claro. Efectivamente. al mencionar que la reparación del daño -como causal de extinción de la acción penal. a consecuencia de un acontecimiento o evento determinado. Nótese que el autor señala al daño como un menoscabo. reducirlas". el primer aspecto que debe ser analizado por el juzgador. acortarlas.". dolor o molestia. Por eso el autor citado agrega que "." En la doctrina civil.. ya en su patrimonio.."212. la constatación del bien jurídico constituye un claro acercamiento a la magnitud del daño. es constatar si el acto que encuadra en un tipo penal lesiona o pone en significativo peligro o no el bien jurídico efectivamente tutelado por el derecho y evidenciado en el tipo penal. por eso lo primero que tiene que plantearse el juez es si hubo o no lesión o puesta en peligro al bien jurídico tutelado. pues sólo aparece demarcado en los delitos patrimoniales. al igual que se hace en la averiguación de un hecho delictivo. lo que en el Diccionario de la Real Academia define. . en el primer grupo de delitos a que se refiere el artículo en comentario. que puede ser visto como lesión a un interés. el término daño es apto para designar todo menoscabo patrimonial. dio un primer límite a la consideración del juez. Sin embargo ese límite es parcial. en la primera acepción. p. Buenos Aires. El daño en la responsabilidad civil.3 y 4. como disminuir las cosas quitándoles una parte. menoscabo. Dentro de este aspecto es importante señalar que el legislador. radica en constatar la lesión efectiva o la real puesta en peligro del bien jurídico tutelado. p.10 El concepto de daño: En el lenguaje natural.sólo ocurren en delitos patrimoniales sin grave violencia en las personas y en delitos culposos.213 En el caso que nos ocupa. Esta constatación permite al juez la primera medida del daño: el valor del objeto en los delitos contra la propiedad y la naturaleza y magnitud de la lesión. dañar es. en los que la diversidad de acciones descritas permiten encontrar muchos y diferentes objetos de tutela penal. sufre una persona.como el menoscabo que.1. De ahí que la primera comprobación judicial. ya en sus bienes vitales naturales. sea de orden 212 213 . . no así en los culposos. perjuicio. para saber si se cometió o no el delito. Ciertamente.. en la primera acepción: "Causar detrimento. Op cit. además de esa labor. en el caso de la aplicación de este artículo. debe observarse cuándo la violación o puesta en peligro del bien jurídico acarrea otros aspectos... incluso no patrimonial -como el supuesto del daño moral-. ya en su propiedad. 1983. de acuerdo con el Diccionario de la Real Academia. el daño por reparar proviene de un delito. Editorial Astrea.

así como las consecuencias materiales que podría producir esta violación.". sino también a los efectos de orden moral que este produce. "Artículo 125. tanto de la casación civil como de la penal.y la jurisprudencia nacional. daño moral?. que dá vigencia al Título IV. Sin embargo. Una vez hechas las consideraciones judiciales sobre el bien jurídico. y si ello fuere imposible en todo o en parte. 125 y 126 del Código Penal de 1941. de acuerdo con la legislación vigente -Reglas Vingentes de Responsabilidad Civil. por medio de peritos. lucro cesante. afirma don Alberto Brenes Córdova. "Artículo 124. alquileres no recibidos en caso de daños a un inmueble (sin que excedan de 214 "Artículo 123. sobre el punto: "Con relación a los perjuicios. 124. Cuando en los delitos patrimoniales hay violencia en las personas. Pérez Vargas menciona: "Con el nombre de 'daños y perjuicios'. los intereses sobre el valor de los repuestos. ¿daño material. La indemnización de perjuicios comprenderá no sólo los que se huberen causado al ofendido sino también los irrogados. Libro Primero del Código Penal de 1941. se requiere también el razonamiento judicial con el fin de constatar si la violencia no es grave. En este sentido son muy aclaradores los artículos 123. cuando mencionan los detalles sobre el pago de daños. La reparación del daño material se hará mediante una indemnización pecuniaria. daño moral e indemnización de los perjuicios. se designa la indemnización pecuniaria que el deudor está obligado a satisfacer al acreedor. los 'saltos' durante el tiempo en que no se devolvió el toro.. a un tercero. El daño es la pérdida sufrida. por ejemplo. el perjuicio es la ganancia que deja de producirse". que se fijará valorando la entidad de todos los daños patrimoniales causados con la acción u omisión punibles. y si no pudiere hacerlo. una primera aproximación al daño. Nótese que el legislador no distinguió la clase de daño a que se refiere esta causal de extinción de la acción penal. Deberá el condenado restituir al ofendido.. la imposibilidad de usar el propio vehículo durante el tiempo de la reparación. ley número 4891 de 8 de noviembre de 1971. vigentes de acuerdo con la citada ley. Si tal estimación no fuese posible hacerla por haber sido destruida o haber desaparecido la cosa.214 Citando a Brenes Córdova." . En el caso de los delitos culposos habrá que acudir al tipo específico de que se trate y al análisis de la culpa o falta al cuidado necesario. la existencia o no de consecuencias que trae consigo la lesión del bien jurídico. los jueces fijarán el valor respectivo. la cuales permitirán. ateniéndose a los datos del juicio. sea de orden moral. el juez debe avocarse a considerar la extensión del daño o.. es posible concluir que éste se refiere no sólo a la violación del bien jurídico. al pruedente arbitrio del juez". igualmente.. dicho de otra manera. la casuística nacional es sumamente diversificada. con abono de todo deterioro o menoscabo.11 material. y agrega. estará obligado a satisfacer su valor conforme a estimación pericial referidda a la fecha de la infracción. por razón del hecho punible. perjuicios. repetimos. la cosa objeto del hecho punible. Se ha incluido dentro de esta categoría.

Verlo de otra manera sería volver los ojos al Estado. los perjuicios y el daño moral. 146-148. Pensamos que esta interpretación es. Dentro de la filosofía que plantea el Código del 96. debido al hecho extracontractual. nuevamente. lo que haya dejado de ganar el perjudicado durante el tiempo que no haya podido trabajar y también la diferencia de salario (por dos meses). Principios de responsabilidad civil extracontractual. por lo demás. La reparación integral: El legislador del 96 califica la reparación: debe ser integral. el equivalente en dinero y. la doctrina civil no suele ser restrictiva en este aspecto: Pérez Vargas señala: "La función del resarcimiento es la 'restauración' del patrimonio del lesionado en su persona o bienes. entre ellas la reintegración específica. esto es. en algunos casos una renta vitalicia o hasta la mayoridad por ejemplo en el caso de la incapacidad laboral permanente o. la reparación integral puede concebirse como todo pago. debió pasar a un trabajo con salario inferior. compensación o acuerdo que deje satisfecha a la parte que la exige. es decir. Desde otro punto de vista (sentido amplio). razón por la cual podemos afirmar que la lectura judicial de este artículo. cuando se habla de reparación del daño."215 En este sentido. p. Esta valoración puede hacerse en estricto sentido o en sentido amplio. 1985.12 un año). para que sea el Poder Público quien decida. la jurisprudencia de la Sala de Casación Penal ha sido amplia en reconocer tanto los perjuicios como el daño moral. Esta manera de concebir lo "integral" de la reparación puede dejar por fuera posibilidades que interesen a la parte ofendida como la compensación y el acuerdo. En principio. . mediante el resarcimiento el patrimonio vuelve a su valor a pesar de que sea diversa su composición". acorde con la filosofía de protección racional a la víctima que posee el nuevo código procesal. pagado lo que se deba pagar o repuestas las cosas que pueden serlo a su estado original. San José. cuando hay una reparación integral. con relación a los 215 . debe ser amplia en entender daño en el sentido de daño al bien jurídico más los derivados. en vez de la víctima. En estricto sentido significará que una vez medido el daño este debe ser total y absolutamente reparado. si el perjudicado. con lo cual nuevamente se estará expropiando el derecho de la víctima u ofendido de decidir. De todos modos. Y más adelante continúa: "El resarcimiento se puede producir a través de diferentes formas. INS. en otros. pareciera que el sentido amplio es la forma adecuada de interpretar el mandato de "reparación integral".

requiere. Si nos atenemos al numeral 38 del mismo cuerpo legal. el inciso en análisis. ("Artículo 70. que el asentimiento exista y haya sido libre y que la reparación no sea sólo nominal y por ello un engaño para la persona ofendida." "Artículo 38: Acción civil por daño social. es necesario preguntarse por qué utiliza el legislador no sólo el concepto de daño particular. que al referirse. en los delitos que afectan interese colectivos o difusos. Pérez Vargas. 216 .143 . fundaciones y otros entes. b.") Entendemos. Op. la indagación acerca de la lesión o puesta en peligro al bien jurídico y la constatación de la existencia de cualquier otros daño proveniente de esa violación. Víctor. tendríamos que decir que el legislador. p. obviamente. señala la posibilidad de que los hechos punibles afecten intereses colectivos o difusos. La acción civil podrá ser ejercida por la Procuraduría General de la República cuando se trate de hechos punibles que afecten intereses colectivos o difusos. leídos los textos anteriores. 142. sino que agrega el de daño social. a daño social. Naturaleza del daño. Dentro de este aspecto. Cit. Se considera víctima: d) A las asociaciones. está mencionando los casos de intereses colectivos o difusos. pues se trata del sufrido por la o las personas ofendidas. siempre que el objeto de la agrupación se vincule directamente con esos intereses. Daño particular: El concepto de daño particular no parece crear ningún problema al intérprete y aplicador de la norma. en ese artículo. Vítima.13 alimentos de que era deudor el occiso o bien en proporción al efectivo decrecimiento del poder de trabajo"216 No sobra manefestar que. de aplicarse este criterio. como se ha mencionado. se hace necesario un control judicial estricto que constate que de veras exista reparación. Por lo demás es necesario determinar los alcances de este último concepto. o que se refiera a la violación de bienes jurídicos individuales con repercusiones sociales o de impacto social. Daño social: En cuanto al daño social pueden existir dos posibilidades: que se refiera a bienes jurídicos de los llamados colectivos. en una interpretación integrada. simplemente.

pensamos que también es posible que opere esta causal de extinción de la acción penal. una vez que se plantea la acusación ante el tribunal de procedimiento intermedio es posible que exista la posibilidad de reparar el daño." En los distintos procedimientos que señala este cuerpo legal. sin ninguna restricción. en los casos de delitos patrimoniales sin grave violencia contra las personas. (artículo 374.. en nuestro criterio. párrafos 2do.. el cual ocurre una vez formulada la acusación o. por lo que el daño existe.) una vez que se formula la acusación puede ser presentado al tribunal la solicitud. del artículo 30 menciona: ". el hecho contravencional es también violatorio o hace peligrar de manera significativa un bien jurídico tutelado. la querella.. En el procedimiento abreviado. Pensamos que sí.realizada antes del juicio oral. En este procedimiento se entiende que el período para reparar el daño se inicia una vez intentado el acuerdo de conciliación y de no lograrse este (artículo 404). pues es de recordar que una vez recibidas las diligencias por parte del tribunal.. una vez presentada la acusación y hasta antes del inicio de la audiencia oral. La posibilidad de reparar el daño como causal de extinción de la acción penal sólo puede darse cuando se trata de dos tipos de conductas: las dolosas. De ahí que "antes del juicio oral" signifique. con excepción del procedimiento para juzgar las contravenciones. El tiempo procesal (antes del juicio oral) El legislador permite reparar el daño durante el trascurso del proceso. y los actos culposos. se dicta la sentencia. Esto lo entendemos cuando el inciso j. esto puede ocurrir en el período que va desde la presentación de la querella hasta antes de la realización de juicio oral. El hecho generador. en su caso. . Es importante mencionar que al señalar el legislador "antes de juicio oral" debe entenderse como antes del inicio del debate y no hasta la notificación del Auto de apertura a juicio.14 c. y 4to. hay un denominador común: el inicio del proceso. Este período lo encontramos en los diferentes procedimientos así: En el procedimiento ordinario. En el de acción privada (artículo 380 y siguientes). En el caso del procedimiento por hechos contravencionales cabe la pregunta de si es posible aplicar esta causal de extinción de la acción penal. d. (artículo 303 en relación con el 316 ibidem).

(artículo 212 y 213. como el caso del artículo 243. en su inciso c. 227) y los daños (artículos 228 y 229). aborto (122). quiebra culposa . pues el bien jurídico principal de ambos tipos. las estafas y estelionatos (artículos 216. en otros casos. Sin grave violencia en las personas: obviamente estamos ante un concepto interpretable. por ejemplo. tanto del Código Penal como de leyes especiales. 220. en lo conducente). señala. 210. responsabilidad del funcionario (179. párrafo final). lesiones (128).. Al tenerlo como delito de acción privada. aunque esté ubicado en delitos contra la propiedad es la libertad. Dentro de este aspecto. Delitos culposos: de acuerdo con el Código Penal vigente. 224). En ese sentido. no corresponde al objeto de protección.15 Delitos patrimoniales: De acuerdo con el código penal vigente. El artículo 18: "Delitos de acción pública perseguibles sólo a instancia privada". libramiento de cheques sin fondos. 223. para ello es necesario acudir a cómo funciona el código procesal nuevo en relación con la gravedad de la violencia. a las lesiones leves. para corroborar si cumplen con el requisito de ser de orden patrimonial. Así es necesario que el juez se pregunte. de la quiebra y la insolvencia fraudulentas. sin lugar a dudas. 217. el tipo protege más de un bien jurídico y uno de ellos tiene relevancia sobre el otro. 221). "delitos patrimoniales sin grave violencia en las personas" comprenden los diversos hurtos (artículos 208. En estos casos la valoración judicial será determinante. interpretamos que no gravedad de la violencia en la personas llega hasta los casos de lesiones leves inclusive. 209. a pesar del deseo legislativo. la administración fraudulenta y apropiaciones indebida e irregular (artículos 222. 226. tenemos formas culposas en el homicidio (117). pero que muestran un alto contenido patrimonial dentro de los objetos de protección. las usurpaciones (artículos 225. por lo delitos ubicados en el título "contra la buena fe de los negocios" para determinar si en realidad su bien jurídico es confianza pública y buena fe en los negocios o si lo que protegen son intereses patrimoniales. 211) el robo con fuerza en las cosas y sin grave violencia en las personas. el legislador considera que es la persona ofendida la que debe decidir si acude al poder público para que se le haga justicia por el agravio. Es importante recordar que muchas veces el legislador agrupa tipos penales con un título que. es necesario examinar otros tipos penales. También mencionamos como ejemplo el caso del peculado. 353 y 354 bis) tipos penales ubicados dentro de los "Delitos contra los deberes de la función pública". la malversación y del peculado y malversación de fondos privados (artículos 352. No incluye la extorsión ni el secuestro extorsivo.

según el inciso en comentario. 3. facilitación culposa de sustracciones (353) (no señalamos aquí los tipos culposos de las leyes especiales). Entendemos que la aceptación (admisión) debe llevarse a cabo con las reglas del consentimiento: anterior a la aceptación del tribunal y por libre manifestación de la víctima. por parte del sujeto activo y de qué se considera. en ese caso particular. revelación por culpa (285). está señalando la necesidad de una aceptación de la reparación del daño.) en aquellos casos en que el delito afecte intereses colectivos o difusos. En estos casos es posible. La necesidad del asentimiento Un punto fundamental del inciso en estudio es el requisito que señala al final: ". el tribunal deberá informar a la víctima sobre la voluntad de reparar el daño. evasión por culpa (326). la reparación del daño debe ser aceptada libremente por la víctima del hecho. al referirnos al concepto de reparación integral. según el caso. con lo anterior. En los supuestos en los que no exista víctima o víctimas individualizables entra a jugar la actuación del Ministerio Público.." Obviamente..16 (232). OTROS ASUNTOS DE INTERÉS. Como hemos señalado en páginas anteriores. En el caso de existir acción civil. desastre por culpa (252). aunque sí sobre la forma y la libertad de esa aquiescencia. Estamos. responsabilidad por culpa (263). daño y cuál es el monto de su reparación. es decir. e. es necesario examinar los datos allí planteados para considerar el monto de la reparación. peligro de accidente culposo (253). desastre culposo (247). permitir la reparación del daño. En este sentido. en el caso de no haber acción civil resarcitoria. el legislador da a éste poder para asentir o admitir la reparación del daño ( Artículo 38. caso culposo (270). por el titular del bien jurídico penalmente tutelado. entendiendo que cuando el legislador habla de admitir.siempre que la víctima o el Ministerio Público lo admitan. Sobre este aspecto no hay discusión. como causal de extinción de la acción penal. .

por lo menos. b. uno de los elementos que se traslapan entre conciliación y la causal de extinción de la acción que estudiamos es. extraño que el primer artículo de los cinco que regulan esta temática (artículo 25) señale que en los casos en que proceda la suspensión a prueba del procedimiento el imputado puede solicitarla presentando un plan de reparación del daño causado por el delito y un detalle de las condiciones que esté dispuesto a cumplir. del Código Procesal Penal del 96 se encuentra en la Sección Tercera un instituto nuevo: la suspensión del proceso a prueba. Al mencionar el legislador la necesidad de la reparación del daño o. a. la cercanía de la norma en estudio con la forma jurídica de la conciliación y el hecho de que su análisis deberá ser comparado con la pena de Compensación Pecuniaria. una de las satisfacciones puede -no debe. Código Procesal del 96) es un acuerdo entre las partes que proviene de un diálogo negociador. Acciones Procesales. la necesidad de un plan de reparación y un detalle de las condiciones que el imputado cumplirá. Así. Cercanía de esta regla con la Conciliación Si partimos de que la conciliación (artículo 36. por ello el juzgador que tenga que aplicar la norma del artículo 30 inciso j. La creación de esta causal tiene como base la misma filosofía del instituto que estamos comentando en este trabajo. deberá tener también un claro conocimiento de las regulaciones que marcan los artículos 25 a 29 del Código en comentario. debemos concluir que para realizarla es necesario que la parte ofensora haya dado satisfacciones suficientes a la víctima. en caso de aprobarse el Código Penal en discusión legislativa (Expediente número 11871). esta norma es lógico antecedente y paso anterior a la reparación del daño como causal de extinción de la acción penal. En este sentido. por ello. . aunque con finalidades medias distintas. Relaciones con la Suspensión del Procedimiento a Prueba Dentro del Título Segundo. nos marca una cercanía y una relación con el el instituto procesal objeto de nuestro trabajo.17 Brevemente queremos señalar que la figura en comentario no puede ser analizada sin olvidar tres instituciones: la figura de la Suspensión del procedimiento a prueba. No es. Desde ese punto de vista.ser la reposición de las cosas y la reparación de los efectos del hecho delictuoso. En este sentido. se cumple una misma finalidad esencial que ya hemos mencionado: la importancia de que la solución del conflicto se de realmente.

Es posible pensar que la figura es la misma. son una negociación que si bien no presenta las formalidades exigidas para el instituto de la conciliación. se descontará el monto de la compensación pecuniaria ya pagada. podría perfectamente. quedará sin efecto el reemplazo. 4. Puede pensarse que de ocurrir obstáculos que impidan la aplicación de esta causal de extinción de la acción penal. la idea es la misma y el fin el mismo. "En los casos en que haya acción civil resarcitoria. en discusión en la Asamblea Legislativa.CONCLUSION. Menciona el proyecto esta pena de la siguiente manera: "La pena de compensación pecuniaria obliga a la persona condenada a pagar al ofendido o a su familia una suma de dinero que fijará el juez y que no podrá exceder de la cuantía del daño y los perjuicios ocasionados por el hecho. la llamada Compensación Pecuniaria. . "Para su aplicación el juez deberá contemplar la capacidad de pago de la persona condenada. ya hemos mencionado cómo el Código del 96 sólo menciona el término daño. en lo que interesa para nuestro examen. c. El deseo de reparar el daño y el necesario asentimiento de la víctima. tienen el mismo punto de partida. solamente que el Código del 96 la observa como un punto anterior a la celebración del debate. recurrirse a la alternativa de compensación pecuniaria. es importante notar que en este caso el proyecto habla de daños y perjuicios.. Como puede verse. es decir. Si cumplidos quince días de notificada la pena impuesta el condenado no la cumple. pero hemos señalado que este significa perjuicios y daño moral.18 precisamente. una forma distinta de terminar el proceso. la misma filosofía e igual finalidad. si las condiciones están dada. contempla dentro de una serie de penas alternativas a la prisión. Semejanzas y diferencias con la pena de compensación pecuniaria El proyecto de Código Penal. En relación con el contenido de esta sanción. la reparación del daño.

. podemos señalar la necesidad que tiene el jurista dedicado a estos temas. Antonio. Depalma. el juez debe interpretar y aplicar la norma en mención con claro seguimiento de los principios que hemos mencionado al inicio de esta conclusión. a una ideología iushumanista. más cercana a la protección de bienes importantes para la colectividad. En este sentido. más no como finalidad. Buenos Aires.. y. sino que es necesario que se cuestione la realidad de la sanción dentro del territorio y el sistema jurídico que vive. Astrea. en procura de contribuir a la restauración de la armonía social entre sus protagonistas". Buenos Aires.19 La extinción de la acción penal por reparación del daño causado no es una norma aislada en el Código Procesal del 96. 5. la búsqueda de una solución para la hipertrofia del subsistema judicial. 1994. Suspención del proceso a prueba. 1982. de no quedarse en la pura teoría de los fines de la pena. de conformidad con los principios contenidos en las leyes. más cercana también a un criterio de pertenencia a los sujetos de los bienes jurídicos penalmente tutelados y más cercana. Julio. La pena-retribución y las actuales concepciones criminológicas. En lo que se refiere a la segunda parte del trabajo. como consecuencia. el juzgador debe tener un cuidado especial en la interpretación de la norma que está aplicando. De Olazábal. cuya consecuencia inmediata es el respeto máximo a los derechos de los sujetos. Esta filosofía está íntimamente ligado a una manera de ver el "ius punendi" estatal. víctima y victimario. a una no violencia del sistema procesal y por ende de todo el sistema de justicia penal. por tanto.BIBLIOGRAFIA Berinstain. En relación con la primera parte de este trabajo. sino más bien un ejemplo más de la filosofía que lo impregna y que resume con gral claridad el artículo 7 de ese cuerpo legal: "Los tribunales deberán resolver el conflicto surgido a consecuencia del hecho. queremos señalar que dada la filosofía que mantiene el cuerpo legal de marras.

N. La acción civil resarcitoria en la jurisprudencia de la Casación Penal. Número 1. "La reparación del daño en el marco del derecho penal material". México. "La reparación en el sistema de los fines de la pena". Editorial Astrea. Zannoni. En: Revista Guatemalteca de ciencias penales. Número 1. Derecho y razón.V. De los delitos y de las víctimas. 1992.20 Eser. A. Año 9. Víctor. 1995. Bovino y Larrauri. Año 1. En: Justitia. 1984. Octubre 1991. Reglas mínimas del proceso penal "Reglas de Mallorca". Gedisa. 1983. San José. Justicia Penal y Sociedad. Editorial Trotta.f. (Compilador: Julio Maier). Roxin. Justicia Penal y Sociedad.D. Hirsch. Foucault. Claus. Hirsch. Principios de responsabilidad civil extracontractual. Año 1. En: Revista Guatemalteca de ciencias penales. Madrid. Pérez Vargas.e. Octubre 1991. Maier. González Alvarez. Michel. Luigi. s. INS. Christie. Rivero Sánchez. El daño en la responsabilidad civil. Hans Joachim. Buenos Aires. octubre 1995. . Islas Baleares. Ad-Hoc. Ferrajoli. Eduardo A. Buenos Aires. Juan Marcos. La verdad y las formas jurídicas. Roxin. Bertoni. Daniel. 1983. 105. "Problemas de la indemnización de daños y perjuicios".

1 III. SUJETOS DEL PROCESO. .

Consideraciones generales. III. c. C. b.En la pretensión reparatoria derivada del delito.La víctima y sus derechos. El movimiento reformador en Costa Rica. a. 1. B. B.1 A.Resarcimiento e indemnización.Otras formas de participación de la víctima.Programas de reparación a cargo del infractor. 1. 1.Derecho de intervención en el procedimiento.En delitos de acción privada. B. b. A. LA VICTIMA EN EL PROCESO PENAL COSTARRICENSE.Asistencia.Programas de asistencia a la víctima- testigo.La víctima en el nuevo proceso penal costarricense. c.El Ministerio Público y la .Programas de asistencia inmediata. 2. B.Derecho de impugnación. D. Primeras palabras. 2.Las ciencias al rescate de la víctima.El derecho de defensa de la víctima.Referencia histórica particular.Acceso a la justicia y trato justo. II.Participación de la víctima en el proceso penal. C.El Ministerio Público y la víctima. A. IV.Principios de justicia para las víctimas. d. C.En delitos de acción pública. a.La víctima en los Foros e Instrumentos Internacionales. INTRODUCCION.Derecho de información.Las asociaciones de víctimas.Programas y formas de organización de las víctimas. 1.Referencia histórica general. C. A.Concepto jurídico penal de la víctima. 2. 3.En delitos de acción pública dependientes de instancia privada. A.El inevitable ascenso de la víctima. D.Error: Reference source not found Carlos Arias Núñez Fiscal General de la República Carlos Mª Jiménez Vásquez Fiscal del Ministerio Público SUMARIO: I.

La víctima como contralora de la actuación y decisión fiscal. A modo de conclusión. Bibliografía. A. . V. 4.2 víctima en el sistema acusatorio. 3. VI. B.La oficina de defensa civil de las víctimas.Bibliografía utilizada.Bibliografía sugerida.El Fiscal y la desjudicialización del conflicto. 2.

en algunos casos se incluye dentro de tal categoría.al fijar la retribución del mal con un mal igual: Código de Hamurabi y la Ley de las Doce Tablas. Arbitrariedad e ilimitación fueron el fruto de la venganza. Ley 7594.En Exposición y Proyecto de Código de Procedimientos Penales de 1910. 1. a la proporcionalidad.(217) José Astúa Aguilar.. 1. el perjudicado". A-Referencia histórica general. Ley Nº5377 de 1973 y Ley 5663 de 1974. Utilizamos como sinónimos los términos víctima y ofendido. El presente trabajo se circunscribe al concepto de víctima y sus derechos que signan los artículos 70 y 71 del Código Procesal Penal de la República de Costa Rica. llegando luego. 2-Participación de la víctima en el proceso penal. Cuando nos referimos a delitos de acción pública. del 28 de marzo de 1996. también los tiene igualmente sagrados la víctima. y siempre por la vía de la venganza privada.Ley Nº 7594. La intervención de la víctima como querellante o como actor civil se tratará en forma tangencial pues en otros apartes se desarrollan tales temas. el ofendido.1 "Sagrada es la libertad individual. Utilizamos las abreviaturas siguientes: CPP:Código de Procedimientos Penales de Costa Rica.INTRODUCCIÓN.1-Primeras Palabras. modo en que las sociedades primitivas resolvieron sus conflictos de índole penal. . pero también es sagrada la libertad individual de la víctima del delito: así el acusado tiene derechos y deberes. NCPP:Código Procesal Penal de Costa Rica. a los delitos de acción pública a instancia privada. 2171 .

será un simple testigo.etc. Vino entonces el sistema de enjuiciamiento denominado mixto en el cual rigen las máximas citadas del sistema inquisitivo junto con otras provenientes de las formas acusatorias. Luego la antigua Grecia y el período republicano de Roma: papel protagónico de la víctima del delito pues promueve y mantiene la acusación ante la instancia judicial. A esto se le llama el mecanismo de la composición como forma de solución de los conflictos. amalgamadas con las reglas de garantías y derechos individuales. En aquellos tiempos los germanos reemplazaron la pena por una suma de dinero que el ofensor debía pagar al ofendido o a su familia. y la averiguación de la verdad histórica como objetivo del procedimiento penal. diente por diente. y es destinatario de serias obligaciones con muy pocos derechos: solo puede pretender ser tenido como actor 2182 . el principio de oportunidad reglado. Ya no es posible la venganza privada ni dejar en manos del ofendido la persecución penal. se exigió la autorización de la víctima para la persecución estatal. de acción pública a instancia privada. un objeto de prueba. participación de la víctima. le está vedado el acceso al expediente. el inquisidor. . El poder de perseguir penalmente y el de juzgar está colocado en manos de una sola persona. En este sistema la persecución penal sigue estando en manos de un órgano estatal. ambas máximas perduran como reglas. es decir. es función pública. admitiéndose la persecución privada de algunos delitos. Salvo en los delitos de acción privada en este sistema la víctima continúa siendo una figura marginal: no puede acusar y no puede impugnar decisiones. el ofendido ejerce directamente la acción penal. Siglo XIII:Advenimiento del sistema inquisitivo.2 Pero no siempre ni para siempre fue lo del ojo por ojo. Ya la víctima u ofendido no será acusador. y a esto se le llama sistema acusatorio privado. marginación del ofendido. y de acción privada. sino que también lesiona la convivencia de los hombres en sociedad. La persecución penal ya no es cosa del ofendido. De ello deviene la clasificación de delitos de acción pública. Se piensa que el delito no solo lesiona intereses particulares.Entre otros. Es decir. atenuadas por sus actuales excepciones (218). y en otros. El advenimiento del Siglo XVIII con su Revolución Francesa y posterior dominación napoleónica marcó la decadencia del sistema inquisitivo aún y cuando hoy en día perduran sus huellas: la persecución penal pública sin atención a la voluntad particular. la conciliación. el desestimiento de la acción por el querellante.

Inédito. no hacer o de dar. el cual ejercitaba sus derechos por sí mismo o por representante legal. llegando al Estatuto Político de 1949 que constitucionaliza la reparación como derecho del ofendido a que se le reponga el estado anterior a la producción del ilícito. El derecho constitucional costarricense de 1841 y de 1871 reconoció a los ciudadanos el derecho de petición y a encontrar remedio a sus conflictos sin denegación y en forma pronta. Esta participación ha oscilado entre el protagonismo y la marginación gradual.33. por parte del juzgador.41. debía notificársele al acusador oficial quien podía continuar con la acusación aún y cuando el particular perdiera interés en el asunto. de modo que. Ahora se le pretende restituir su papel de sujeto del proceso.en El Ministerio Público y el nuevo Proceso Penal Costarricense. Es decir. e incluso. El código costarricense de procedimientos penales de 1910 (219) permitía a cualquier ciudadano poner en conocimiento del juez la noticia criminis y a mantener la acusación . igualmente. Conforme a la tendencia procesal y a la política criminal predominante la víctima tendrá una mayor o menor participación en el proceso penal. de los artículos 24. el derecho a ser oído en los procesos de toda clase por sí o por defensor. Esta formulación constitucional significa el acceso procesal a la justicia y la reparación del agravio a cargo del causante mediante las prestaciones de hacer.45 y 50 de este Corpus. Primero fue juez y parte.3 civil. B-Referencia histórica particular. entre otros. Ello se extrae. su defensa ante un ataque o agresión ilegítima está minuciosamente reglado bajo amenaza de responsabilidad criminal. junto con la obligación del estado a tutelar en forma efectiva los derechos individuales. razón por la cual. que era el órgano estatal encargado de la acusación penal. Con la entrada en vigencia del Código Penal de 1971 se entronizó las ideas de defensa social y de resocialización del delincuente llevando a la marginización en cuanto a la víctima. la facultad 2193 Referencia de José Luis Cambronero:"Hacia el Fortalecimiento de la Víctima en el Proceso Penal Costarricense". El monopolio jurisdiccional fue claramente establecido en la Constitución de 1917. este fue un Código de tinte acusatorio en cuanto al ejercicio de la acción penal al darle cabida a la figura del acusador particular o querellante.Varios autores . sin perjuicio de la intervención de la Procuraduría. Entendía este Código que el ejercicio de la acción pública por parte de cualquier ciudadano lo era en interés de la sociedad. luego se le redujo al silencio procesal.

justificada y argumentada por las corrientes mayoritarias de las ciencias del Derecho Penal. C-El inevitable ascenso de la víctima. a-Las ciencias al rescate de la víctima. En cualquiera de los casos enumerados disponía la víctima la facultad de apersonarse como actor civil. durante muchos años. lo que dio como resultado la construcción de un sistema penal basado en la verticalidad punitiva de consuno con la exclusividad e inderogabilidad de la acción penal pública. Sin embargo. más una u otra participación de carácter incidental. Esta redefinición ha sido impulsada por la Victimología en concurso con . En esta tendencia prevaleció la idea de que la reacción punitiva estatal impedía la materialización del instinto de venganza del agraviado. conspiró la idea de los derechos humanos en función del delincuente. permitiéndole protagonismo al ofendido únicamente en los delitos de acción privada y en cuanto a la pretensión civil. Esta concepción neutralizadora de la víctima es moldeada. al querellante e incluso al Ministerio Público. además de autorizar la investigación penal en los delitos de acción pública a instancia privada. el monopolio de la acción penal pública en el Ministerio Público. La justicia punitiva ya no se va a realizar por medio de la víctima. a tal extremo que en 1993 y 1994 la Sala Constitucional declaró inconstitucionales las limitaciones legales para recurrir impuestas al actor civil. del Procesal Penal. en los últimos decenios se ha venido formulando una redefinición del rol de las víctimas en el sistema de justicia criminal. de la Política Criminal y de la Criminología. fue eliminada con la promulgación del Código de Procedimientos Penales de 1973.4 de los ciudadanos de acusar y de mantener la acusación. sino por medio de la reacción penal estatal. contra la víctima. e incluso. Superadas las etapas históricas de justicia privada y de composición la víctima es neutralizada de manera irreversible en cuanto a su participación en el proceso penal. En cuanto a los delitos de acción pública el papel de la víctima se redujo a presentar la denuncia y a concurrir a deponer como testigo. el cual estableció como regla. Sin embargo esta participación estaba seriamente limitada.

Cap. Corte Suprema de Justicia-Escuela Judicial. Diversos foros internacionales pusieron en su agenda la reivindicación de la víctima como sujeto activo del proceso penal y la tutela de su derecho a la reparación (220). J. Italia. han ido desplazando hacia la horizontalidad la verticalidad de la política punitiva. Valencia. así como la modificación del estatus material y procesal de la víctima en la justicia criminal. b-La víctima en los Foros e Instrumentos internacionales.teniendo como fuente las leyes procesales de Francia. 39-40 y 52-55 de La Reforma Procesal Penal (un análisis comparativo latinoamericano-alemán) de Javier Llobet Rodríguez. Igualmente ver pág.1990. redactado por Julio B. especialmente y sobre todo la Victimología. Edit. Esta recuperación del papel de la víctima aunada a las ideas doctrinarias que abonan el abolicionismo. San José. llegando a aspectos políticos sociales como lo son los programas de asistencia a las víctimas. España y la Ordenanza Procesal Penal de Alemania. Costa Rica. se encuentra en situación de crisis. pese a que algunos sectores perciben el conflicto penal como una pugna formal y simbólica entre el infractor y el Estado. conocidas como las Reglas de Mallor2204 . Estas ciencias citadas.III. de reparación del daño y de compensación económica. * Las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Procedimiento Penal.5 algunas escuelas criminológicas. Maier. y pese a la crítica de estos sectores en cuanto a que la participación de la víctima como sujeto del proceso. el derecho penal mínimo y las propuestas de solución alternativa de los conflictos penales. adoptados en 1978 y en 1988. España.Ver Gerardo Landrove Díaz: Orígenes e Internacionalización del movimiento de asistencia a las víctimas. han recuperado la dimensión interpersonal del crimen como conflicto humano entre sus protagonistas: el delincuente y su víctima.1993. entre otros. . Entre estos destacan los siguientes: * Proyectos de Código Procesal Penal para Iberoamérica. Tirant La Blanch. la cual en definitivo. en VICTIMOLOGIA. convierte la justicia en instrumento de venganza o represalia. lo que ha permitido el diseño de programas de prevención a partir del estudio de la interacción delincuente-víctima.El último.

.6 ca. * La Declaración sobre los principios fundamentales de justicia para las víctimas de delitos y del abuso de poder. Landrove Díaz. Dicha declaración fue aprobada mediante resolución 40/34 de la Asamblea General de las Naciones Unidas celebrada el 29 de noviembre de 1985.. * Programas de Asistencia. 14:39 hrs. dentro y fuera del proceso penal. indica que las primeras cristalizaciones jurídico-positivas del movimiento victimológico se ubica en los años sesenta del presente siglo.. Suscrito por el Consejo de Europa el 24 de noviembre de 1983. algunos Estados de Norteamérica y diversas provincias canadienses.las nuevas tendencias mundiales en materia penal buscan rescatar el papel de la víctima y el damnificado a través de mecanismos que les permitan defender sus intereses en forma adecuada. siendo pioneras Nueva Zelanda. aún sustituyendo al Ministerio Público en los casos en que este -por razones de oportunidad o legalidad -estime que no debe continuarse con la investigación de la acción atribuida. .. * Convenio Europeo sobre indemnización a las víctimas de delitos violentos. del 9 de noviembre de 1993. c-El movimiento reformador en Costa Rica ". Nº 5751-93. en su obra citada. Estas reglas fueron recomendadas por una Comisión de Expertos de las Naciones Unidas principalmente en 1992. compensación y auxilio a las víctimas del delito." Sala Constitucional.

en Revista Ciencias Penales. su más inmediata materialización: La Ley Nª 7576 de Justicia Penal Juvenil y la promulgación del Código Procesal Penal. entre otros objetivos. ley Nª 7594 de 1996. Set. por la Sala Tercera y por el Tribunal Superior de Casación Penal . las víctimas del atentado de La Penca. Hitos de esta tendencia son las propuestas para la solución no judicial de algunos conflictos penales y las propuestas de obligatoriedad laboral penitenciario con la pretensión. Hoved V. Nº 964-3-92 del Juzgado de Instrucción de Guápiles. y Mario A. *Desaplicación por ser inconstitucionales de las limitaciones legales del querellante para recurrir en casación. Las líneas generales de esta tendencia judicial se manifiestan en lo siguiente (223): *El principio de Derecho de Defensa se preceptúa para todos los intervinientes esenciales del proceso penal.7 En el campo político -social ha habido varios movimientos que han pretendido reivindicar los derechos de las víctimas. y la acción de diversas organizaciones no gubernamentales como el Centro de Derecho Ambiental y de los Recursos Naturales ( CEDARENA) junto con la acción civil interpuesta por la Fundación Justicia para la Naturaleza contra los representantes de una empresa. 2237 .95. *Declaratoria de inconstitucionalidad de los límites del Ministerio Público para recurrir en casación. a quienes se les sigue causa penal por delitos contra el ambiente ( 222). *Eliminación de las limitaciones legales del actor civil para apelar y para recurrir en casación. a evitar la victimización (221). . año 7. un porcentaje se destine a reparar las consecuencias dañosas causadas por el delito que originó la condena. 2215 . que de los emolumentos devengados. Destacable también es el Proyecto de Código Penal que se halla en corriente legislativa. Y por supuesto. y los tendientes a evitar la doble victimización de las víctimas de violaciones. Estos movimientos han tendido al campo compensatorio.Exp.Algunos ejemplos son: Las víctimas de la quiebra de las financieras. En el campo judicial el hito renovador fue marcado por la Sala Constitucional .Ver cita de los votos y puntualización de la temática en: Algunas Consideraciones sobre la evolución de la Casación Penal por Daniel González A. o bien. los movimientos en apoyo de la mujer agredida. También la actuación de organizaciones de defensa del ambiente.Nº10. por el delito de Tala Ilegal de Arboles. 2226 .

. aplicando la sanción correspondiente. Son muchas las ocasiones en que los intereses de los afectados con el hecho delictivo no se cunscribe a lo pecuniario.Ibid. piénsese en los delitos que afectan 2248 . a) (. en los menores agredidos por sus padres o encargados de su custodia. b2) en segundo lugar. Se varía la organización del texto de la Revista.Varios son los inconvenientes prácticos que deben apuntársele a las limitaciones contenidas en el artículo 473 del Código de Procedimientos Penales. desde luego que las limitaciones legales referidas afectan a la víctima en la medida en que el encargado de llevar adelante el ejercicio de la acción penal (exclusivamente).. Piénsese. por otro lado. en cuyo texto medular la Sala consultante expresó (224): ". sólo porque en el caso concreto no solicitó cierto tipo y cierta cantidad de penal. por ejemplo. tanto al acusado como a la víctima. como encargado también de la potestad punitiva. que afectan a distintos sujetos del proceso.) b) Pero también. de modo que obstaculizándose el ejercicio de la acción penal también se obstaculiza el ejercicio dela acción civil.. no puede recurrir en casación a reclamar reparo frente a posibles arbitrariedades del Tribunal o de los otros sujetos del proceso..8 La base programática para el desmontaje de las limitaciones a la participación del ofendido en todas las fases del proceso penal se halla en la Consulta de Constitucionalidad sobre al artículo 473 del Código de Procedimientos Penales que la Sala Tercera realizó ante la Sala Constitucional. y . sino a la necesidad de que el Estado. La afectación se traslada a la víctima en un doble sentido. b1) Primero porque también de la declaratoria del hecho delictivo depende su posible indemnización civil. reaccione frente a una persona que agredió a aquella víctima.. o en los agredidos sexualmente (por lo general menores y mujeres). para que pueda admitirse el recurso de casación del Ministerio Público. porque el interés de la víctima en el proceso penal no debe centrarse exclusivamente en el problema resarcitorio. o sometiendo al agresor a algún tipo de medida que de alguna manera constituya una garantía de que no continuará realizando ese tipo de conducta lesiva para los derechos básicos de esa víctima. en cuanto señalan determinados montos y penas. Pero también. cuyo interés en el proceso no podría centrarse en el aspecto pecuniario.

resolución 40/34 estableció que se debía entender por "víctimas" a las personas que. individual o colectivamente. Dispuso también que en la expresión víctima se incluye a los familiares o personas a su cargo que tengan relación inmediata con la 2259 . Al respecto las Naciones Unidas en su declaración de 1985. Sobre la clasificación de las víctimas ver Cap. inclusive lesiones físicas o mentales. y que el estado no permanezca inerte para el mantenimiento del orden jurídico.9 bienes jurídicos colectivos o difusos. Esta misma resolución indicó expresamente : podrá considerarse víctima a una persona independientemente de que se identifique. Temis.1-Concepto jurídico penal de víctima." 2. impidiendo obstáculos innecesarios o injustificados para que el órgano requiriente pueda continuar el ejercicio normal de la acción penal. sino que se afecta a la colectividad. pérdida financiera o menoscabo sustancial de sus derechos fundamentales. pues en estos casos es evidente que la colectividad tiene interés en el proceso. de Rodrigo Ramírez G. donde no se visualiza en concreto una sola víctima.sufrimiento emocional. Edit.1983. . aprehenda.. 2.II de la obra citada de Gerardo Landrove Díaz. o los delitos de corrupción administrativa. enjuicie o condene al perpetrador e independientemente de la relación familiar entre el perpetrador y la víctima.I de LA VICTIMOLOGIA. hayan sufrido daños. como ocurre con los delitos ecológicos. Desde el punto de vista jurídico penal víctima es la parte lesionada que sufre perjuicio o daño por un hecho delictuoso (225).EL DERECHO DE DEFENSA DE LA VÍCTIMA..Para ampliar el concepto ver: Cap. como sería en parte el derecho a formular los recursos legales contra las resoluciones arbitrarias. Bogotá-Colombia.. ésta como parte social lesionada tiene interés en que el delito no quede oculto o sin sancionar. sólo para citar algunos..) Si bien cada delito lesiona directamente a la colectividad. pero dicho interés no podría centrarse exclusivamente en el aspecto pecuniario. Lo anterior significa que en el proceso penal también deben respetarse y garantizarse los derechos de la víctima. (. como consecuencia de acciones o omisiones que violen la legislación penal vigente.

cuando sea necesario. el desarrollo cronológico y la marca de las actuaciones. justos. 4. Se informará a las víctimas de sus derechos para obtener reparación mediante esos mecanismos. págs. . según lo dispuesto en la legislación nacional. resarcimiento e indemnización. 64 a 67. 2261 0.Acceso a la justicia y trato justo. Tendrán derecho al acceso a los mecanismos de la justicia y a una pronta reparación del daño que hayan su frido. Las ideas principales sobre las que gira el movimiento tendiente a reivindicar la presencia de la víctima en el proceso penal se resumen en tres áreas: acceso real a la justicia. 6.10 víctima directa y a las personas que hayan sufrido daños al intervenir para asistir a la víctima en peligro o para prevenir la victimización. Se establecerán y reforzarán. obra citada. y asistencia. poco costo sos y accesibles.Veáse Gerardo Landrove Díaz. especialmente cuan do se trate de delitos graves y cuando hayan solicitado esa información.2-Principios fundamentales de justicia para las víctimas. 5. así como de la decisión de sus causas. Las víctimas serán tratadas con compasión y respeto por su dignidad. Estos aspectos fueron sintetizados y adoptados por las Naciones Unidas en la resolución ya indicada. la cual las desglosó de la manera y a partir del articulado siguiente(226): A. mecanismos judiciales y administrativos que permitan a las víctimas obtener reparación mediante procedimientos oficiales u oficiosos que sean expeditos. Se facilitará la adecuación de los procedimientos judicia les y administrativos a las necesidades de las víctimas: a) Informando a las víctimas de su papel y del alcance. 2.

11 b) Permitiendo que las opiniones y preocupaciones de las víctimas sean presentadas y examinadas en etapas apropia das de las actuaciones siempre que estén en juego sus intereses. a fin de facilitar la conciliación y la reparación en favor de las víctimas.a las víctimas. d) Adoptando medidas para minimizar las molestias causadas a las víctimas. incluidos la mediación. sin perjuicio del acusado y de acuerdo con el sistema nacional de justicia penal correspondiente. contra todo acto de intimidación y represalia. y garantizar su seguridad. cuando proceda. mecanismos oficiosos para la solución de las controversias. Ese resarcimiento comprenderá la devolución de los bienes o el pago por los daños o pérdidas sufridos. B. proteger su intimidad. cuando proceda. en caso necesario. el reembolso de los gastos realizados como consecuencia de la . 8. e) Evitando demoras innecesarias en la resolución de las causas y en la ejecución de los mandamientos o decretos que concedan indemnizaciones a las víctimas. c) Prestando asistencia apropiada a las víctimas durante todo el proceso judicial. Los delincuentes o los terceros responsables de su conducta resarcirán equitativamente. el arbitraje y las prácticas de justicia consuetudinaria o autóctona. sus familiares o las personas a su cargo. 7. Se utilizarán.así como la de sus familiares y la de los testigos en su favor.Resarcimiento e indemnización.

en particular a las personas a cargo. además de otras sanciones penales. los Estados procurarán indemnizar financieramente: a) A las víctimas de delitos que hayan sufrido importantes lesiones corporales o menoscabo de su salud física o mental como consecuencia de delitos graves. el Estado o gobierno sucesor deberá proveer el resarcimiento de las víctimas. 10. 9. En los casos en que ya no exista el gobierno bajo cuya autoridad se produjo la acción u omisión victimizadora. reglamentaciones y leyes de modo que se considere el resarcimiento como una sentencia posible en los casos penales. la reconstrucción de la infraestructura. la rehabilitación del medio ambiente. Cuando funcionarios públicos u otros agentes que actúen a título oficial o cuasioficial hayan violado la legislación penal nacional. en la medida de lo posible. la reposición de las instalaciones comunitarias y el reembolso de los gastos de reubicación cuando esos daños causen la disgregación de una comunidad. la prestación de servicios y la restitución de derechos. b) A la familia. de . Cuando no sea suficiente la indemnización procedente del delincuente o de otras fuentes. las víctimas serán resarcidas por el Estado cuyos funcionarios o agentes hayan sido responsables de los daños causados.12 victimización. En los casos en que se causen daños considerables al medio ambiente. Los gobiernos revisarán sus prácticas. el resarcimiento que se exija comprenderá. 11. 12.

psicológica y social que sea necesaria. por conducto de los medios gubernamentales. Se proporcionará el personal de policía. C. el reforzamiento y la ampliación de fondos nacionales para indemnizar a las víctimas. se prestará atención a las que tengan necesidades especiales por la índole de los daños sufridos o debido a otros factores.Asistencia. 14. 13. incluidos los casos en los que el Estado de nacionalidad de la víctima no esté en condiciones de indemnizarla por el daño sufrido. voluntarios. Se fomentará el establecimiento. 17.Cuando proceda.13 las víctimas que hayan muerto o hayan quedado física o mentalmente incapacitadas como consecuencia de la victimización. Se informará a las víctimas de la disponibilidad de servicios sanitarios y sociales y demás asistencia pertinente. 16. 15. Al proporcionar servicios y asistencia a las víctimas. y se facilitará su acceso a ellos. de justicia. comunitarios y autóctonos. de salud. . médica. Las víctimas recibirán la asistencia material. también podrán establecerse otros fondos con ese propósito. de servicios sociales y demás personal interesado capacitación que lo haga receptivo a las necesidades de las víctimas y directrices que garanticen una ayuda apropiada y rápida.

14 D. en conjunto tienen una serie de principios generales como los siguientes: * El carácter subsidiario de la indemnización estatal.Obra citada. con declaraciones falsas u omisiones de la víctima o de sus derechohabientes. que se encuentra en precaria situación económica. Considerando los aspectos anteriores Landrove Díaz deduce un concepto de víctima indemnizable (227): ". * Exigencia de que la víctima haga la petición en forma expresa y que haya denunciado la infracción ante las autoridades policiales o judiciales. Sin embargo. e incluso. Los programas de asistencia operan bajo diversa modalidad y fin según la legislación del lugar.sería tan sólo aquélla que ha sufrido una lesión en su integridad personal. en todo o en parte. * Reembolso total o parcial de las ayudas concedidas cuando se hubiesen logrado. * Se limita la asistencia a las víctimas de actos criminales violentos..Programas y Formas de organización de las víctimas. * Son poco frecuentes las previsiones indemnizatorias en los supuestos de delitos patrimoniales y en cuanto a los daños morales. que no ha colaborado con su victimización y que coopera con el aparato represivo 2271 1. pág. algunos países exigen que la víctima sea cooperadora con las autoridades que investigan y juzgan el caso..76 . pues se exige la ausencia de indemnizaciones alcanzadas por otra vía.

15 estatal en la persecución de la delincuencia. Este sistema se presenta como una respuesta razonable y humanitaria al delito.Programas de reparación a cargo del infractor. y alojamiento. y que el contacto directo con la víctima y el daño causado puede tener una efecto rehabilitador en el delincuente. c. constituyéndose así en una nueva dimensión de la justicia penal. la fase informativa sobre los derechos y sobre la existencia de programas asistenciales. los cuales se pueden caracterizar según la tipología siguiente: a. Además de beneficiar a la víctima se ha indicado que este sistema reduce la actividad de la instancia judicial y penitenciaria. o bien. Por lo general actúan en dos fases: la denominada intervención de crisis.Los programas de asistencia inmediata. evitándose así enfrentar un proceso penal o la imposición de una pena. asesoría legal. que beneficia a la víctima y al delincuente. Por lo general se conforman como Centros de Crisis y operan al margen de la intervención judicial o policial. Estos programas empezaron a aparecer en los años setenta en Canadá y en Estados Unidos de Norteamérica. Estos programas buscan dar asistencia inmediata a las víctimas de delitos violentos a efecto de impedir o neutralizar su traumatización. económico. Parten de la base de que la reparación y conciliación delincuente-víctima constituyen formas de reacción que pueden relativizar o eliminar la pretensión punitiva del Estado. En estos casos el autor del hecho delictivo indemniza a la víctima a través del pago de una cantidad de dinero. Existen diversos tipos de programas de esta índole. . o mediante la prestación de servicios. superando los criterios retributivos. entre otros. b.Programas de asistencia a la víctima-testigo. mediante la realización de una actividad concreta. principalmente en los llamados delitos de bagatela y en los de índole patrimonial. Suelen ser desarrollados por organizaciones independientes que prestan servicios de apoyo psicológico. y luego.

16 Estos programas protegen.Las asociaciones de víctimas. Un modelo de lo anterior es la Ley Federal para la Protección de las Víctimas y Testigos de hechos criminales. En estos programas se enrolan por lo general los abogados funcionarios públicos que tienen relación directa con las víctimas-testigo. y por supuesto. Por lo general devienen en grupos de presión que tratan de sensibilizar a las autoridades de sus más sentidas necesidades. E igualmente. Las agrupaciones más conocidas son las que se ocupan de las víctimas de violaciones y de violencia doméstica. Por lo general nacen por hechos concretos con múltiples víctimas o para incidir preventivamente en aspectos concretos de la victimización. el buen trato que se les ha de dispensar. una mejor defensa de sus intereses. y por supuesto. también es de suma importancia la explicación de las incidencias de los interrogatorios de las partes y sobre las obligaciones inherentes de los testigos. los Fiscales o Agentes del Ministerio Público. Un sector importante abarcado por estos programas se refiere a la implementación de comodidades en los recintos policiales y judiciales donde debe comparecer el testigo. así como las que se dedican a actividades de defensa del ambiente. como lo son por ejemplo. Su acción tiende a procurar ayuda económica para gastos de viaje. Los movimientos o asociaciones más poderosas se encuentran en los Estados Unidos de Norteamérica y en Europa. En algunos países son los propios Ministerios de Justicia los que fomentan tales asociaciones financiando en parte su funcionamiento. promulgada en 1986. así como del funcionamiento del sistema penal en el caso concreto. la Ley alemana de Protección a la Víctima. Por lo general lo conforman las propias víctimas que tratan de superar su aislamiento mediante la acción asociativa. ayudan y asesoran a las víctimas-testigos para asegurar su colaboración con el sistema penal. compensación y auxilio de las víctimas. d. Estos agrupaciones actúan paralelamente a los programas institucionales de asistencia. promulgada en 1982 en los Estados Unidos de Norteamérica. . alimentación y hospedaje ocasionados por la intervención como testigo.

siendo que su participación la puede hacer valer por sí mismo. Nº37.LA VICTIMA EN EL NUEVO PROCESO PENAL COSTARRICENSE. aquel hombre. la solución del conflicto surgido a consecuencia del hecho. La víctima como sujeto.Ver art. a fin de procurar la restauración de la armonía social entre sus protagonistas (229). en esta propuesta procesal. 2291 3. 3. la búsqueda de una solución composicional del conflicto. nuevos unos e informales otros. o por medio de un abogado. niño." Rodolfo Solís Tullock. y no precisamente que sea el ofendido. " Parece mentira que el sujeto más importante en el proceso penal sea aquel individuo que violentó las mormas de convivencia social que nos rige. en su parte procesal. anciano o anciana que sufrió el daño y busca su reparo al abrigo de la ley(228). la Ley de Justicia Penal Juvenil. artículo publicado en Noticias Judiciales. 1995.En "Víctima del Agresor y Víctima del Sistema". En efecto. Poder Judicial. instaurando como aspecto medular del sistema de justicia penal y de los tribunales en concreto. como participante. Este nuevo modelo procesal se acerca ostensiblemente al sistema acusatorio.. FebreroMarzo. y en auxilio de ello. Ambas leyes están concebidas por la búsqueda de la armonización de los intereses de la víctima. mu jer. modos de 2281 2. la víctima ocupa.7. la apertura de. la cual le está garantizada desde el inicio y en todas las etapas del proceso. de Relaciones Públicas. niña. Código Procesal Penal. Apto. .1-Consideraciones generales.17 3. del victimario y de la comunidad social. y como contralor. República de Costa Rica. la misma posición de sujeto procesal que ocupa el acusado y el Ministerio Público adquiriendo así el derecho de una amplia participación. con las particularidades del caso. y las presiden dos directrices:la consensualización de la verdad procesal mediante la intervención activa y facultativa de los protagonistas del conflicto al lado del órgano jurisdiccional. y. Ley Nº7594 del 28 de marzo de 1996. es uno de los propósitos más sugestivos de la nueva propuesta procesal penal. cuya formulación positiva anticipa.

Innovador es el reconocimiento expreso como víctima a sujetos que hasta la fecha solo vía jurisprudencial se les había dado tal status. Este nuevo enfoque involucra al sistema penal en su conjunto. principalmente a la legislación sustantiva y a la procesal. con la ampliación del catálogo de delitos de acción privada y redefinición de los delitos de instancia privada. tendiente a dar al ofendido mayores posibilidades de obtener una reparación por el daño causado por el delito.18 participación de la víctima. de los casos de suspensión y de las causas de extinción. la defunción del papel del Estado como subrogante absoluto del interés de la víctima. mientras que los artículos 12 y 71 estatuyen la obligación de cualquier autoridad de informar a la víctima de sus derechos.5377 del 19 de octubre de 1973 y sus reformas. lo que implica una modificación del régimen actual ( 230) de la acción penal en cuanto a la delimitación de los tipos de acción. Ley Nº. Dentro de las primeras enlista a la persona que en forma directa y sobre sí recibió la ofensa por el delito. es el reconocimiento como víctima de las personas jurídicas de carácter asociativo en el tanto el delito afecte intereses colectivos y difusos y el objeto de tales organizaciones se vincule en forme directa con esos intereses. y la segunda.2. Acorde con las nuevas tendencias a nivel internacional y sumamente innovador en nuestra legislación. administren o controlen tales organizaciones o empresas. . aún no habiéndose constituido como querellante en cualquiera de sus formas. La primera. e igualmente en cuanto a los socios. y por supuesto. decretando además. La víctima y sus derechos. teniendo dos direcciones. orientada a la ampliación de los derechos de la víctima en relación a la pretensión penal. de su ejercicio. asociados y miembros respecto de delitos que afectan a una persona jurídica. 3. siempre y cuando los autores del delito sean sujetos que dirijan. Con esta nueva propuesta de participación de la víctima la legislación costarricense recepta y se suma a la renovadora tendencia que ha puesto en crisis el paradigma del monopolio estatal de la acción penal y su correlato de indelegable e impostergable. o las que tienen o tuvieron alguna relación de parentesco con la víctima directa. 2301 4. El artículo 70 del Código Procesal Penal incluye como víctima a personas físicas y a personas jurídicas.Nos referimos al Código de Procedimientos Penales de Costa Rica.

art. *Objetar ante el Tribunal el archivo fiscal de las actuaciones.20.Derecho de intervención en el procedimiento. 16. los arts. de manera que las autoridades policiales y judiciales.18 y 278. aún y cuando la víctima no se haya constituido en querellante o en actor civil. artículo 39. 200. 244. independientes de su facultad de asumir formas más protagónicas de participación.298. . 12. 17. *Manifestarse y ser escuchado con carácter no vinculante en audiencia oral. art.la conversión de la acción pública en privada. sobre la petición de suspensión del procedi miento a prueba. 248 y 249. *Solicitar y obtener la pronta devolución de los objetos secues trados. 2311 5.25. arts. entre otros. El primer derecho general e ineludible de la víctima es a ser informada de sus derechos desde que interpone la denuncia o en su primera intervención en el procedimiento.19 El Código Procesal Penal (231) amplía significativamente la participación en el proceso al enlistar una serie de derechos consustanciales a la condición de víctima.300. 20 y 71. art. *Protección mediante medidas cautelares a cargo del agresor. art. arts.Algunas de estas formas son las siguientes: *Solicitar. En cualquiera de los procedimientos establecidos para delitos de acción pública el Código establece diversas formas de intervención.Ver. deben garantizarle los derechos siguientes: A. art. *Controlar la conclusión del procedimiento preparatorio a cargo del Ministerio Público . *Delegar la acción civil en el Ministerio Público la cual será ejercida por medio de un abogado de una oficina especializada en la defensa civil de las víctimas. ofreciendo pruebas que permitan individualizar al imputado. *Facultad de denunciar y de instar. del nuevo código Procesal Penal. en los casos que proceda.

306. art.79.383. Esta regulación concreta el derecho del ofendido a ser informado acerca del resultado del procedimiento. *Derecho a la privacidad en las audiencias públicas cuando se le afecte el pudor. Art. art.386.art. art. 374.358. *Interrogar al imputado y a los testigos en la etapa de debate.341 y 347. *Exponer sobre los hechos en la clausura del debate.20 *Conocer la acusación previo a que el Ministerio Público la presente ante el Tribunal correspondiente.Derecho de Información. *Derecho al auxilio judicial previo en delitos de acción privada. siempre que lo haya solicitado y sea de domicilio conocido. * Derecho de impugnación en general. la vida privada y otros.304. Arts 343 y 351. incluyendo la desestimación. El inciso b del artículo 71 establece que la víctima tiene el derecho de ser informada de las resoluciones que finalicen el procedimiento.asistir y participar en la audiencia de conciliación. haciéndose constar la comunicación.330 Incs. ya sea en el acta de denuncia o mediante constancia donde conste su primera intervención en .426.tendrá los siguientes: *Ofrecer prueba para el juicio. *Desistir de la acción o de su participación como querellante en cualquier estado del proceso.381. 78. *Instar al Ministerio Público a que interponga los recursos que sean pertinentes. B. De manera que este derecho debe serle informado al primer momento.a y e.36 y 318.Art.conciliarse. *Manifestar su criterio no vinculante en cuanto a la procedencia del procedimiento abreviado.arts. Art. Si el ofendido se constituyó como querellante en cualquiera de sus modalidades. Arts *Dar lectura a la querella en el juicio y ampliar la acusación. Art. además de los anteriores derechos. Igualmente. *Solicitar.

3. contra el sobreseimiento definitivo y la desestimación. Otras formas de participación de la víctima.282. o bien. Tanto en uno como en el otro.21 el procedimiento. llegando incluso a coadyuvar o a sustituir al Ministerio Público. la cubre el derecho de queja por retardo de justicia. Como se desprende del anterior desarrollo la víctima por sí misma tiene una amplia y activa participación en todas las etapas del proceso penal. Por ejemplo. C. Los derechos de información. los cuales han de ser entregados a las víctimas en su primer contacto con los órganos judiciales. . y el derecho a la solución del conflicto surgido a consecuencia del hecho delictual según los artículos 4. siendo que si ésta expresa su deseo de ser informada debe indicar domicilio. (Arts. facultativamente. tanto en la etapa preparatoria como en la etapa intermedia. en tales piezas debe hacerse constar en forma expresa la voluntad de la víctima. Y por supuesto el derecho a recibir un trato diligente. En tal caso rigen las reglas para las notificaciones y citaciones. Además de la vigilancia sobre la actuación y decisiones de los Agentes del Ministerio Público. especialmente. respetuoso y amable por parte de los servidores policiales y judiciales. Además de lo anterior. por la Policía Judicial y el Ministerio Público. intervención e impugnación no son los únicos acordados a la víctima.7 y 174 del citado código.Derecho de apelación. cuando la apertura del juicio es con base en la acusación particular.71. Consideramos que para concretar este derecho son pertinentes las iniciativas tendientes a la confección y edición de folletos u otros impresos de carácter informativo.300 y 315). sin perjuicio de la participación acordada a la víctima o a los ciudadanos. puede asumir formas protagónicas por su condición de parte. cualquiera sea su forma de participación. tiene el derecho de apelación con efecto suspensivo. se ha de tener presente que a la víctima.3. y. la víctima como parte no constituida en querellante. lugar para notificaciones. pues facultativamente puede asumir un rol más protagónico. correspondiéndole al Ministerio Público y a la Procuraduría General de la República su ejercicio cuando sea de acción pública. Establece la nueva propuesta procesal que la acción penal será pública o privada.

25.siempre que el Ministerio Público lo autorice y no exista un interés público gravemente comprometido . será necesario el consentimiento de todos. no pierde el control sobre el conflicto que le compete. si es procedente.36 y 373. habiendo instado. No cabe duda de que esta facultad lo que pretende es dejar abierta la posibilidad de que la víctima y el victimario lleguen a un arreglo conciliatorio con exclusión del poder punitivo del estado. en su ensayo señalado en la cita Nº3. Por otra parte.En delitos de acción privada. los artículos 17 y 18 del Código. cuando se investigue un delito que requiera instancia privada o un delito contra la propiedad realizado sin grave violencia sobre las personas. . se concreta mediante las formas siguientes: A. La participación de la víctima como parte en la pretensión penal ( 232). la suspensión del proceso a prueba. Si existen varios ofendidos. puede revocar la instancia. Novedosa es la posibilidad de que a petición de la víctima la acción pública se pueda convertir en privada.22 tendrá cabida. 2321 6. Pero aún más interesante es que la víctima. En este aparte seguimos la exposición de José Luis Cambronero. reduciendo así la intervención oficiosa del estado. aumentan el catálogo de los delitos perseguibles a instancia privada. la conciliación. ya sea en forma individual o colectiva. pues hasta antes de acordarse la apertura a juicio. la aplicación de un criterio de oportunidad y la tramitación del caso mediante el procedimiento abreviado según la formulación de los artículos 22. Al efecto el artículo 20 expresa textualmente: La acción pública podrá convertirse en privada a pedido de la víctima. 16 a 41 del NCPP.Veáse los arts.

23 En este tipo de delitos el Ministerio Público no interviene pues no existe interés social en la investigación del hecho. sino un interés de carácter personal. ejerciendo la acción penal con un amplio poder dispositivo. siempre que el Ministerio Público lo autorice y no exista un interés público gravemente comprometido. interés que queda amparado con la facultad que conserva el Ministerio Público de oponerse cuando la conversión afecte en forma importante el interés general. B.En delitos de acción pública dependientes de instancia privada. pues aumenta el catálogo de tales delitos y se posibilita la conversión de la acción pública en acción privada atendiendo el interés de la víctima y el interés de la sociedad. . misma facultad de oposición que podrá hacer valer respecto a la aplicación de un criterio de oportunidad por parte del juez. siendo que la formulación positiva vigente no daba lugar a la retractación una vez que el ofendido se pronunciaba a favor de la persecución penal. En relación con el Código de Procedimientos y el Código Penal actualmente vigente la vía de la acción privada se ensancha. Estos supuestos de conversión se conforman con el derecho penal moderno dirigido a tutelar el interés público en la persecución del delito. Asume el ofendido el papel de acusador. En este ámbito la ley penal reconoce y tutela en primer lugar el interés individual del ofendido por lo que su voluntad deviene en una condición de perseguibilidad pública del delito. Como excepción mantiene el derecho de la víctima de manifestar su voluntad sobre la conveniencia o no de que se inicie una causa penal en aquéllos delitos que afectan su intimidad o las relaciones de familia del ofendido. El Código de Procedimientos Penales actualmente vigente parte del principio de exclusión del ofendido en el ejercicio de la acción penal pública. en los delitos que requieren instancia privada o en los delitos contra la propiedad sin grave violencia sobre las personas. según la formulación del ya citado artículo 20 del NCPP: procede la conversión a pedido de la víctima. teniendo la retractación el efecto de extinguir la acción penal. Los artículos 17 y 30 del nuevo Código Procesal Penal formula en contrario: prima el interés de la víctima al signar la retractación de la instancia por parte de la víctima o su representante en cualquier momento antes del señalamiento de la apertura a juicio.

La figura del querellante en los delitos de acción privada y la figura del actor civil no es desconocida en la práctica judicial actual al posibilitarlas la legislación vigente.En delitos de acción pública. Sin embargo. 330 entre otros. . 111 a 118. La figura del querellante adhesivo ha sido definida en la doctrina como el ofendido que interpone una acusación para provocar la iniciación de un proceso penal. donde además de la ya señaladas. con facultades de interrogar. 37 a 41. 2331 7. interponer recursos. encontramos el derecho a examinar la actuaciones. 71 a 80. 128. si es nueva la figura del querellante en los delitos de acción pública en su modalidad de adhesivo que contiene el artículo 75 del NCPP. reduciendo la participación de la víctima en tales delitos a la tarea de poner en conocimiento de la autoridad el hecho delictivo y a servir como testigo en el proceso. aún y cuando el Ministerio Público sigue siendo el acusador principal. o que en calidad de acusador se introduce en el proceso en curso iniciado por el Ministerio Público. a contar con asistencia jurídica por medio de una oficina especializada en la defensa civil. Este querellante es un acusador particular que ejerce una función de control respecto a la actuación y ejercicio de la acción penal del Ministerio Público con quien colabora. así como el constituirse en actor civil (233).Veánse del NCPP. La nueva formulación procesal amplía sustancialmente la intervención de la víctima en el proceso en relación con la pretensión penal. El Código de Procedimientos Penales vigente postula como principio el monopolio de la acción penal pública en manos del Ministerio Público. También contempla la posibilidad de que la víctima participe como querellante en los delitos de acción privada y en los delitos de acción pública. 211. Tal ampliación la contempla el Proyecto de Código Penal que actualmente se halla en corriente legislativa.24 Este derecho de retractación de la instancia se verá potenciado en el tanto se amplíe la lista de delitos que requieren instancia privada para su investigación pública. y a una mayor protección frente a la exposición pública mediante la posibilidad de excluir al público durante su declaración. C. los arts. ofrecer prueba y ser asistido por abogado.

sin estar subordinado a este órgano. Argentina.321 y 322 entre otros. el acusador público debe actuar en el debate. siendo que en este último caso. 2º Edición. que al concluir la etapa preparatoria el querellante puede ampliar o aclarar la relación de hechos contenida en el requerimiento fiscal y ofrecer nueva prueba. actúa como acusar principal junto al Ministerio Público. quien además de tener todas las atribuciones del adhesivo. podrá provocar la persecución penal. Finalmente. dispone también la regulación procesal citada. 2341 8. sin estar obligado a mantener la acusación del querellante adhesivo.siendo que su principal característica es que puede acusar en forma autónoma. Depalma. y que se puede ordenar la apertura a juicio sobre la base de la acusación del querellante. . Según la doctrina (234) el querellante adhesivo no puede perseguir penalmente en forma autónoma.( arts 77. debiendo el Ministerio Público rechazar la solicitud de constitución cuando el interesado no este legítimado.Clariá Olmedo: El Proceso Penal.Airs. El NCPP en sus artículos 75. pero sin extralimitar el cuadro fáctico definido por el Ministerio Público. o expresando fundamentos propios.1994. Se dispone también que la querella debe ser formulada en la etapa preparatoria. señalando vicios formales o insuficiencia de la acusación fiscal. o bien. las facultades que le acuerda rebasa las que la doctrina citada le otorga.305.limita la actividad del querellante adhesivo en cuanto a que su querella no podrá alterar las facultades del Ministerio Público respecto del ejercicio de los criterios de oportunidad y la suspensión del proceso a prueba.282. Edit. configura un tipo de acusador particular que denomina querellante adhesivo. Semejante a esta figura es el querellante conjunto. adherirse a la iniciada por el Ministerio Público o continuar con su ejercicio.78 y 79 NCPP).307.25 El artículo 80 del NCPP.318. Su génesis y primeras críticas jurisdiccionales. puede ampliar la acusación fiscal con nuevos hechos y fundamentos legales. sin embargo. Se.gún el artículo 282 de este mismo Código este querellante puede impugnar el sobreseimiento solicitado por el Ministerio Público. en forma expresa o tácita. B. debiendo producir acusación subordinada a la acusación fiscal. constituido en querellante. ya sea adhiriéndose a el. y que el querellante puede desistir de su demanda en cualquier momento .En la pretensión reparatoria derivada del delito. D. Regula dicho Código que la víctima o su representante. es decir.

Esto justifica la intervención del estado como sujeto procesal por medio del Ministerio Público. ponencia seminario Ministerio Publico y Reforma Procesal Penal. . tiene por objeto promover la defensa de la legalidad. Aparte de la Acción Civil se ha creado mecanismos de composición tendientes a la solución del conflicto y a satisfacer el interés particular del ofendido en la reparación de los daños causados por el autor del hecho delictivo. no existe.En "Relaciones Ministerio Público y La Víctima. Su implantación en el derecho positivo costarricense encuentra auxilio en los institutos de la suspensión del proceso a prueba. los miembros del Ministerio Público hemos considerado que el ofendido o en general la víctima. El Ministerio Público y la víctima en el sistema acusatorio.. " . según la legislación de cada país. y cuando ha pretendido darnos prueba de su existencia. 4. sino que se conjuntan con ésta y operan en la mediana y leve criminalidad..EL MINISTERIO PÚBLICO Y LA VÍCTIMA. estos mecanismos no desplazan a la tradicional acción civil.26 La tendencia a una mayor intervención de la víctima en el proceso penal amplió las posibilidades del ofendido de obtener reparación de los daños.1. Este órgano. (Reflexiones para un replanteamiento de la relación).como pauta de conducta. Agosto 1996. en la conciliación y en la facultad de retractación o desistimiento que acompaña al ofendido en su periplo por las diferentes etapas del proceso penal.. la realización 2351 9. la hemos visualizado como una imagen fantasmagórica que viene a perturbarnos en nuestra importante labor como promotores de la acción penal (235)." Fernando Cubero Pérez. 4. La comisión de un delito produce una lesión que afecta a la persona víctima y también a la sociedad.

Antiguamente. en el sistema " acusatorio puro " no podía haber juicio sin la acusación del damnificado. En principio no vemos obstáculo legal para lo mismo en cuanto a los abogados de la oficina de defensa civil de las víctimas. El Ministerio Público cumple sus funciones por medio de sus fiscales.300-310 en Introd. ya sea en forma individual. como funcionario del Estado. La figura del fiscal ( 236) está ligada al principio acusatorio.1993 2372 1.25 NCPP) cuando lo solicite el imputado. en su modalidad de querellante colectivo. e instar la actividad impugnadora del fiscal contra las decisiones de los jueces. de suspender la persecución penal (art. al Derecho Procesal Penal. Argentina. El fiscal y la desjudicialización del conflicto. o bien. que se concreta en la facultad del órgano requiriente de prescindir de la acusación pública total o parcialmente según criterios de oportunidad (art. . 4. en los casos en que se afecte los denominados intereses colectivos o difusos (237).2. Binder. el cual sigue manteniendo una posición preponderante.siendo que dicho plan reparatorio no se agota con las posibilidades que enlista el citado artículo(238). va a ocupar el lugar de la víctima. y permitiendo la participación del acusador particular en todos los casos de acción pública. tanto de la víctima como del acusado. el fiscal. ya sea como querellante conjunto autónomo o como querellante conjunto adhesivo. 2362 0. constituida como querellante o no. siempre y cuando admita el hecho que se le atribuye y proponga un plan de reparación del daño causado por el delito. La tendencia actual se orienta a un sistema acusatorio material que es aquel que amplía la participación de la víctima como querellante en el proceso penal ampliando los casos de acusación particular privada ( casos de delitos de acción privada). es decir. 2382 2.El inciso G.Se toma como base el texto de Alberto M.22 NCPP). Esta participación adhesiva de la víctima junto al Ministerio Público modifica el principio de oficialidad y su derivación: el monopolio de la acción penal pública en manos del Ministerio Público. HAD-HOC.27 del interés público y la protección de los derechos de los ciudadanos. Dentro del sistema acusatorio existen variantes.70 del NCPP. aún y cuando la víctima. en la medida que el sistema acusatorio ingresa en un contexto de mayor estabilidad. de la víctima.39 Ley de Justicia Penal Juvenil enlista como función del Ministerio Público asesorar a la víctima durante la conciliación. Ed.el Ministerio Público es ante todo un promotor y guardián del debido proceso. El principio de subsidiariedad de la intervención penal posibilita la desjudicialización penal. art.Ver incisos C y D del art. pueda objetar o completar sus requerimientos. o bien. págs.

el interés del sospechoso en solucionar el conflicto con la víctima. Fernando Cubero. La víctima como contralora de la actuación y decisión fiscal. son causas de extinción de la acción penal (art. En todo caso. debe quedar claro que es la autoridad jurisdiccional quien aprobará o no la conciliación y el plan reparador. En la ponencia ya citada el Lic. Reunidas estas circunstancias de derecho puede el fiscal abrir paso a la mediaciónreparación a efecto de desjudicializar el conflicto.28 También se concreta la política de intervención penal mínima en la posibilidad de conversión de la acción pública en acción privada. refiriéndose a la percepción que la mayoría de los operadores fiscales tienen respecto a la víctima. junto con la aplicación de un criterio de oportunidad y el cumplimiento del plazo de suspensión del proceso a prueba. y tal aparición ya no con imagen difusa y maquiavélica.297) de las primeras diligencias de la etapa preparatoria. lo cual nos obliga a un replanteamiento de esta relación indiferente y hasta cierto punto oportunista que siempre hemos tenido con la víctima. 4. se le debe hacer saber a la víctima.3. y en el aumento del listado de delitos de acción privada. Establece el NCPP que la conciliación y la reparación integral del daño causado. reparando la lesión al interés de ésta. sino con una clara y efectiva presencia en el escenario procesal. De manera que nada impide a que el fiscal explore o constate en entrevista excenta de coerción... evitando que la víctima se aproveche de su victimario o que éste. mirándonos de frente y exigiendo una labor más eficiente y una mayor preocupación hacia sus legítimos intereses. entre otros. También establece que el fiscal debe observar la procedencia de la conciliación en su valoración inicial(art. (. se le debe coaccionar la aceptación de la propuesta. El fiscal debe atender a que los términos de la prestación reparatoria sean justas. a quien bajo ninguna circunstancia.) . se considere inocente y aún así. ofrezca una reparación con el fin de evitar el proceso. expresa lo siguiente:" Esta visión de la víctima en el proceso penal. la cual ahora se nos presenta de cuerpo entero reclamando su lugar en el proceso penal.30 NCPP). se ve sacudida repentinamente por su renacimiento como parte procesal en el nuevo proceso. Obtenida la aceptación de reparación por parte del sospechoso.

315).75.29 Esta participación de la víctima en el nuevo proceso opera desde el inicio de éste.) . la aplicación de un criterio de oportunidad y la aplicación de la suspensión del proceso a prueba.71.y a nivel de ejemplo podemos señalar la renuencia a informarle sobre la posibilidad de delegar la acción civil. más concretamente su derecho a señalar lugar para serle notificadas resoluciones que afecten el desarrollo del proceso y su concomitante derecho a impugnar aquellas que desestimen o extingan la acción penal.71 in fine C.36. si se llegase a determinar que existe una mayor eficacia en la promoción de la acción penal en aquellos casos en los cuales ha existido una intervención activa de la víctima.80.300. o bien. lo anterior nos lleva a establecer una primera obligación del Ministerio Público para con la víctima... La intervención de la víctima al inicio del proceso penal. ello porque aunado al hecho que en la institución no existe una cultura de información a la víctima sobre sus derechos . (. tales como la desestimación de la denuncia. 39 C.315).) (.) Lo anterior nos lleva a reflexionar en el sentido de que este control de la función del Ministerio Público.labor de control que podrá ejercer tanto por medio de su inconformidad a las solicitudes formuladas por el Ministerio Público o bien.P.298..282.). ( Véase arts 71. nos obliga a asumir parámetros de eficiencia y de eficacia en nuestra función. por cuanto mal quedaríamos ante la opinión pública.P..25.labor que requerirá de una sección especializada que trabaje en amplia coordinación con las demás oficinas del Ministerio Público ( Véase art. su derecho a constituirse como querellante activo o adhesivo del Ministerio Público y el derecho a ejercitar la acción civil en sede penal. en relación con aquellos en los cuales el proceso se ha desarrollado únicamente a impulso del Ministerio Público. ya sea desde la interposición de la denuncia o desde su primera intervención procesal (art. delegarla en el Ministerio Público ( Véase arts 16.282.307. es el primer reto que encara el Ministerio Público en esta relación reseñada.P. el sobreseimiento de la causa. con el nuevo proceso la víctima se nos presenta como fiscalizadora de la labor de promoción de la acción penal por parte del Ministerio Público.307.. Otro gran reto al cual se enfrenta el Ministerio Público en su relación con la víctima es el relativo al eficaz ejercicio de la acción civil delegada.298. mediante el recurso de apelación contra solicitudes de este órgano.P. cual es el deber de informarle sobre sus derechos en el proceso.300.

Normas Prácticas para la atención del ofendido en el Proceso Penal. con interés legítimo en la reparación o en la reprensión del eventual culpable. Podría incluirse dentro de esta comunicación el razonamiento legal y probatorio del porqué el Agente Fiscal solicitó una desestimación de la denuncia. San José.etc). las Cámaras. o bien.integridad física. sino que simplemente su interés sea el que se castigue al imputado. Dado el caso en que no se interesen por accionar civilmente en la vía penal.libertad. Costa Rica. de Carlos Ma. las posibilidades reales de conocer el avance de la causa son obstaculizadas por los mismos tramitadores judiciales. Jiménez Vásquez.) esta comunicación Ministerio Público-Ofendido o víctima ayudará a superar el sentimiento de desamparo que sufren los ciudadanos víctimas. .101 a 103.. Asociaciones Ecologistas. Programa Citación Directa.etc) como a quienes pudieron sentirse indirectamente afectados en sus intereses por el delito ( por ejemplo. (. como tal o como querellante. Alexander y otros. implica una mayor sensibilización de todos los miembros del Ministerio Público en cuanto a la necesidad de realizar una labor de verdadera protección al citado derecho. dando lugar a dudas y sospechas respecto a la actuación de las oficinas judiciales. la solicitud de prórroga extraordinaria. se ha dicho lo siguiente: " Es común percatarse de que en la práctica judicial al ofendido se le oculta toda información sobre el proceso. y mejorará notablemente el trabajo del Ministerio Público. teniendo presente que de vital importancia para nuestra labor será garantizar adecuadamente el resarcimiento patrimonial de la víctima. " Respecto a la necesidad de normas prácticas para la atención del ofendido por parte del Ministerio Público (239). sin que tengan noticias de la misma. Edición del Poder Judicial. significa la preocupación por la utilización de todos los recursos legales pertinentes para lograr el resultado de costas y la adecuada ejecución de lo resuelto en relación a la acción civil. págs. pues ocurre que los ofendidos presentan sus denuncias y transcurre el tiempo." En la práctica del sistema penal el Ministerio Público no ha sido diligente en procurar los intereses de la víctima. En "Citación Directa: Aspectos básicos del Procedimiento y de la Información Sumaria".30 La existencia de esta nueva unidad especializada en la protección del derecho resarcitorio de la víctima.. 2392 3. Mesén Editores. los grupos defensores de los Derechos Humanos.1996. Esta práctica preocupa e indigna tanto a quienes sufrieron en sus propios bienes (propiedad. lo anterior involucra una nueva forma de trabajar. Esta situación tiende forzosamente a cambiar con la entrada de la víctima en el proceso.Rodríguez C.

y por supuesto. al menos en la formulación positiva. 4. Tal acción delegada será ejercida por un abogado de una oficina especializada en la defensa civil de las víctimas. al cual podrá constreñir mediante los controles administrativos y judiciales que se abren mediante los recursos ante el superior jerárquico fiscal y ante el órgano jurisdiccional. aún y cuando el proceso termine en forma anticipada. También es de esperar la gestión de esta oficina ante los Tribunales civiles en cuanto a la ejecutoria de la sentencia pues queda derogada la regla de que en los casos de delegación de la acción civil en el Ministerio Público la ejecución estaría a cargo del defensor público ( art. el conflicto que enfrenta el fiscal de juicio que a su vez ejerce la acción civil. adscrita al Ministerio Público. El artículo 39 del NCPP mantiene la facultad de ofendido de constituirse en actor civil para reclamar los daños y perjuicios ocasionados por el delito. La creación de esta oficina es todo un acierto pues la existencia de fiscales especializados propiciará una mayor efectividad en la defensa de los intereses patrimoniales de la víctima. en la audiencia de conciliación cuando proceda. La oficina de defensa civil de las víctimas. . Misión de esta oficina es garantizar adecuadamente el resarcimiento de la víctima.4. una vez formalizada la delegación. en tal sentido es de prever problemas de practicabilidad en las zonas alejadas de la ciudad capital. al verse obligado a mantener la acusación en aras de defender los intereses resarcitorios de la víctima. desde el inicio del proceso hasta llegar a la adecuada ejecución de lo resuelto.31 En efecto. Tales controles aseguran la tutela del interés de la víctima pues tienden a garantizar de que el fiscal solo prescinda de la tramitación cuando tenga verdadero fundamento para ello. resolviéndose. Incluye una limitación en cuanto a la delegación en el Ministerio Público: la podrá delegar el titular de la acción que carezca de recursos. podrá asesorar a la víctima en cuanto a obtener una pronta reparación del daño.10 y 524 CPP vigente). algunas funciones suelen ser recargadas en los Agentes de la acción penal. donde por lo general por la carencia de recursos. Esta oficina. También podrá hacerlo el titular que sea incapaz de hacer valer sus derechos y no tenga quien lo represente. la participación adhesiva y fiscalizadora de la víctima obligará la actuación correcta y diligente del funcionario del Ministerio Público. utilizando para ello todos los recursos legales.

Y por último. Compendiando lo expuesto tenemos que pueden ser víctimas los siguientes: el ofendido directo por el delito. También podría echarse de menos la efectividad de la sentencia en los casos de agresores renuentes a resarcir el daño causado. los socios o miembros de una persona jurídica. así como a coadyuvar o a recurrir las decisiones del fiscal. aparte de los ya conocidos en nuestro medio referentes a la acción civil y a ser querellante exclusivo en los delitos de acción privada. y a impugnar la desestimación. a constituirse en querellante adhesivo en los delitos de acción pública. Sin embargo. y las agrupaciones en casos de afectación de intereses difusos o colectivos. Dentro de los deberes está el de declarar como testigo y el de lealtad. puede ser que en muchos casos la víctima no pueda asumir el costo de una . participación que está garantizada en las diversas etapas y tipos de procedimientos. Entre estos aspectos señalamos la no vinculación del pago de los daños previo a la aplicación de un criterio de oportunidad. o en los casos de extraditables. los herederos del ofendido muerto a causa del delito. le conciernen facultativamente.. Esta condición de sujeto se manifiesta mediante la facultad de participación activa. y la ausencia de mecanismos compensatorios en los casos de insolvencia del sujeto condenado. Dentro de sus derechos. o por medio de abogado. la cual se entroniza como forma efectiva de solución de los conflictos penales. De tal condición de parte se derivan deberes y derechos. también existen algunos aspectos que podrían impedir su plena realización como sujeto del proceso y desestimular su participación activa . Esta nueva regulación procesal reconoce a la víctima su condición de sujeto del proceso desde el principio del procedimiento. que entre otros. significa el ejercicio correcto de las facultades procesales. donde la víctima se puede representar a sí mismo. el ser informada del desarrollo del procedimiento y a ser escuchada antes de extinguir la acción.A MANERA DE CONCLUSIÓN. Este derecho comprende la posibilidad de poner en movimiento la acción pública y de pedir reparación del daño causado.32 5. el sobreseimiento y las sentencias absolutorias. mediante la ampliación del catálogo de tales delitos con la conciliación como su correlato. Y con el objeto de concretar el protagonismo de la víctima u ofendido se le retorna su señorío sobre la acción privada. participar como testigo y ser sujeto activo en las diferentes formas anticipadas de conclusión del proceso. siempre y cuando la actividad de la organización se vincule directamente con dichos intereses.

La conformidad en el proceso penal. ISBN. España. Editorial Tirant lo blanch. Argentina. A y B.: 950-9606-55-3 SILVIA BARONA VILAR. Argentina.: 950-9606-44-8 GERARDO LANDROVE DIAZ. ISBN.Bibliografía utilizada. Editorial Hammurabi. Justicia Penal y Estado de Derecho. JULIO B. Derecho Procesal Penal Argentino. 1993. Editorial Tirant lo blanch. ISBN. Editorial AD .L. Superar estos aspectos desestimuladores es la gran tarea futura de los legisladores. España.. Buenos Aires. De los delitos y de las víctimas. Argentina.L.Buenos Aires.:84-8002-128-4 B. 1989. MAIER y otros.HOC S. A. . JULIO B. 6-.HOC S. Editorial AD . 1994.1 Vols. ISBN. de los defensores y de los fiscales. Buenos Aires.Bibliografía sugerida. BIBLIOGRAFÍA.. T.: 84-86558-61-1 ALBERTO M.J. BINDER. 1990. de los jueces.33 participación protagónica en el proceso penal.R. 1992.R. Valencia. Victimología.MAIER.J.

J. Editorial Temis. Colombia. Argentina.MAIER y otros. 1993. ALBERTO M. Lerner Ediciones. Escuela Judicial. 1972.HOC. De los delitos y de las víctimas. 1994. BINDER. 1993. La Victimología. Victimología. BINDER. GERARDO LANDROVE DIAZ. Bogotá. SILVIA BARONA VILAR. Justicia Penal y Estado de Derecho. ALBERTO M. Buenos Aires. 1993.34 JULIO B. RODRIGO RAMÍREZ G. Editorial Tirant lo Blanch. Buenos Aires. JULIO B. Valencia. Editorial Tirant lo blanch. La Conformidad en el Proceso Penal. 1983. San José. Buenos Aires.MAIER. Argentina. Editorial AD . JAVIER LLOBET RODRÍGUEZ. 1990. La investigación penal preparatoria del Ministerio Público. ALVARO CORDOBA HERRERA. Editorial AD .J. Argentina. Introducción al Derecho Procesal Penal.Costa Rica. Buenos Aires. Corte Suprema de Justicia.HOC. España. El derecho de la víctima del delito de acción pública a la tutela jurisdiccional a través del Proceso . La Reforma Procesal Penal(un análisis comparativo latinoamericano-alemán).HOC. Argentina. Editorial AD . 1992. Valencia. España.

.Facultad de Derecho. JIMÉNEZ VÁSQUEZ. Setiembre 1995. Relaciones Ministerio Público y la víctima. San José. CARLOS MA. sin pie de imprenta. JOSÉ LUIS CAMBRONERO. Impresión no oficial para uso de los grupos de estudio del Ministerio Público. FERNANDO CUBERO PÉREZ. en El Ministerio Público y el nuevo proceso penal.inédito.AID. (reflexiones para un replanteamiento de la relación). 1996. Costa Rica. varios autores. U. Citación Directa: Aspectos Básicos del Procedimiento y de la Información Sumaria. Algunas consideraciones sobre la evolución de la Casación Penal. San José.. CÓDIGO PROCESAL PENAL. y MARIO HOWED V. 1996. convenio Corte . realizado en Agosto 1996.C. Editorial Mesén Editores. "Hacia el fortalecimiento de la Víctima en el Proceso Penal Costarricense". HERRY ISSA EL KHOURY JACOB. Nº 10. En Revista Ciencias Penales. San José. 1995. Tesis para optar al grado de Licenciado en Derecho. Costa Rica. Publicación del RAC.35 Penal Costarricense. DANIEL GONZALEZ A. Ley Nº 7594 del 28 de marzo de 1996. Costa Rica. A la Armonía por la Palabra: la Solución Negociada de Conflictos Penales.R. Ponencia para el seminario Ministerio Público y Reforma Procesal Penal.

5-Relaciones con la policía. 2-La definición de las políticas de investigación. a- Finalidad y naturaleza de la investigación. Error: Reference source not found Fernando Cruz Castro Presidente del Tribunal de Casación Penal Profesor del Posgrado en Ciencias Penales.La investigación preliminar del Ministerio Público y la desaparición del Juez de Instrucción.1 B. . 6-Relación con las víctimas. d-La objetividad y el respeto a las garantías del encausado como principios de actuación del fiscal. b-Legajo de investigación. b-El juez de instrucción y la garantía de imparcialidad. h-Otras potestades de investigación. e-Límites temporales a la investigación. g-Potestades de coerción personal fugaces. c-Anticipo de prueba. 7-El fortalecimiento de la función acusadora. f-Secreto de las actuaciones. 9-Intervención durante la ejecución de la pena. 8-Mayor protagonismo del Ministerio Público en el debate. a-El origen histórico del juez de instrucción. 3-La investigación fiscal preparatoria. EL MINISTERIO PÚBLICO EN EL NUEVO CÓDIGO PROCESAL PENAL COSTARRICENSE. c-La rigidez e ineficacia de la investigación jurisdiccional. Universidad de Costa Rica Sumario: 1. d-La investigación preliminar del fiscal fortalece los principios de oralidad y el de justicia pronta y cumplida. La dirección funcional. 4-Estrategia negociadora y la eficacia en la persecución penal. i-Archivo de diligencias. La sobrevivencia del inquisidor y de la ideología autoritaria. Sus características fundamentales.

1992.La argumentación de Gómez Colomer contiene un vicio fundamental: desconoce que la función investigadora no sólo compromete. que desaparezca el control jurisdiccional en la instrucción. Juricentro. Señala.Marzo 1995. la imparcialidad del juzgador. Los ejemplos de derecho comparado que se han citado. sino que más bien se busca su fortalecimiento. que la potestad de instruir debe incluirse dentro de la función jurisdiccional. por el contrario. ya que sólo conoce de la causa a título facultativo. un importante sector de la doctrina española que considera que la investigación.Ed. entre otros. como defensor de la legalidad no puede convertirse en un sujeto parcializado. Las reformas procesales más recientes en el derecho comparado. lo mismo ocurrió en Italia con la reforma procesal introducida en 1989. impidiendo cualquier exceso del ente encargado de la investigación. Vives Antón. "prejuzga". en que el diseño del proceso gravita sobre dos polos. "No es conveniente que nos pueda procesar un Fiscal"-publicado en Rev. por el contrario. La investigación preliminar a cargo del Ministerio Público. España. cuando las partes así lo demanden. superando lo que ocurre en los modelos mixtos. la pretensión de asignarle potestades de investigación al Ministerio Fiscal. el nuevo código procesal italiano (l989). "Doctrina Constitucional y reforma del proceso penal".S.L.LA INVESTIGACIÓN PRELIMINAR DEL MINISTERIO PÚBLICO Y LA DESAPARICIÓN DEL JUEZ DE INSTRUCCIÓN. p. han incorporado plenamente los objetivos que se han comentado. con la investigación. En Alemania se abandonó a partir de 1975. Señala el citado autor. Tampoco toma en consideración que esta reforma supone también la centralidad del debate. en la práctica.516. Jueces para la Democracia. sino que no puede calificarse como genuina potestad judicial. constituyen un excelente punto de referencia para orientar las reformas que se proponen a la instrucción. sobrevive débilmente el juez instructor. puesto que el Juez no estará comprometido. que la 240 El juez de instrucción es desconocido en Dinamarca y en el Reino Unido.p. como tal. Delmas Marty.publicado en obra colectiva titulada: "Derechos Fundamentales y Justicia Penal". Mireille. En Portugal. T. N-2-Octubre de 1987. "El proceso penal en Europa-perspectivas"-publicado en Rev. ver de Gómez Colomer. Esta definición no impide la realización judicial de los actos de investigación que puedan afectar los derechos fundamentales de las personas. además. En España se ha suscitado una intersante polémica sobre quienes consideran que las funciones de investigación son típicamente judiciales241 y quienes sostienen. desapareciendo el rol tradicional que había venido cumpliendo el juez de instrucción.9.1 1. en la práctica se el juez de instrucción ha perdido vigencia. de alguna forma e inevitablemente. . calificando como contraria al artículo 117 de la Constitución política española. es una de las modificaciones más importantes que se introduce en la reforma del procedimiento penal costarricense. También se supone que el Ministerio Fiscal sólo asume funciones de investigación.240 así como el proyecto argentino de l987 y el guatemalteco de l991. a garantizar el respeto a los derechos del acusado. el código procesal portugués. tal como ha ocurrido con la Ordenanza Procesal Alemana. que el Ministerio Fiscal. Vives Antón. 241 Gómez Colomer considera que la investigación es una función típicamente jurisdiccional. N-37. no es ejercicio de la jurisdicción.España. sino que pueda asumir atribuciones judiciales. p. Con estas modificaciones no se pretende.Poder Judicial. de ninguna manera. Sin embargo. J. debilitándose significativamente la trascendencia del segundo. de ninguna forma. Acertadamente señala que quien investiga. representa. su compromiso se circunscribirá. exclusivamente. la instrucción jurisdiccional y el debate.84..

b p. El modelo autoritario del modelo inquisitivo sobrevive con la investigación a cargo de una autoridad judicial. Argentina-1989Tomo I. precisamente. impidiendo cualquier exceso del ente encargado de la investigación. "Derecho Procesal Argentino". asumiendo el Juez de Instrucción un rol que en último término es esencialmente contradictorio.vo. a-El origen histórico del juez de instrucción.".242 especialmente en la etapa de investigación. rescatando definitivamente el espíritu republicano que debe orientar el enjuiciamiento criminal en todas sus etapas y no sólo en el debate. su compromiso se circunscribirá. Ediciones Depalma. Para poder conservar un juicio libre de influencias inquisitivas. porque como se ha dicho en muchas ocasiones: ". puesto que el Juez no estará comprometido. l989. exclusivamente. la figura del juez de instrucción propicia la sobrevivencia de los vicios que caracterizan al proceso inquisitivo (autoritario).Hammurabi. En igual sentido la exposición de motivos del Proyecto Argentino de l987. ya que por una parte tiene el compromiso de ser eficaz en su investigación y por la otra. por el contrario. con la investigación. debe autolimitar sus potestades para asegurar la vigencia de los derechos del acusado. situación que se evidencia muy claramente en el código de instrucción criminal francés de 1808. El origen de esta insoluble contradicción es la consecuencia inevitable de un compromiso histórico que no logró incorporar totalmente espíritu republicano al proceso. Del mismo autor consultar en revista Jueces para la Democracia. Maier.. Ediciones Hammurabi. que desaparezca el control jurisdiccional en la instrucción. existe una inconveniente confusión entre las funciones de garantía que debe cumplir la autoridad judicial y las de investigación. "Sistema penal en Iberoamérica" 16-17. que es lo que ocurre en el proceso vigente. 22-23.p.Ed. se admitió un juicio preliminar claramente inquisitivo. Esta contradicción debe superarse. . Esto es..150.243.p. el buen juez destierra al inquisidor. 66O.2 investigación es una función administrativa que no tiene relación con las funciones estrictamente jurisdiccionales. a garantizar el respeto a los derechos del acusado. Argentina. lo que ha sucedido al colocar la instrucción en manos de jueces inquisidores. de ninguna manera. l987. La supervivencia del juez de instrucción denota el compromiso entre el mantenimiento 242 El juez de instrucción representa el vigoroso regreso de la ideología inquisitiva y la neutralización de la radical reforma del proceso penal que pretendió introducir la Revolución Francesa. Argentina.. Con estas modificaciones en la investigación preliminar no se pretende. p.1993.. 243 Ver Exposición de motivos del código modelo para Iberoamérica.el buen inquisidor mata al buen juez o. de ninguna forma. sino que más bien se busca su fortalecimiento.320 y 321. La sobrevivencia del inquisidor y de la ideología autoritaria. presidido por un inquisidor al que se denominó juez de instrucción. En el modelo inquisitivo reformado o mixto. Julio.

. Se deben separar las funciones a partir de la instrucción preliminar. No sólo se trata de la necesidad de eficiencia en la preparación y ejercicio de la acción penal pública por parte de su órgano específico. y a otro órgano separado. atribuyéndole al Ministerio Público el poder requiriente y de investigación. los jueces. además. intimidad. sino. Mediante esta separación y redefinición de la función acusadora y la jurisdiccional. Maier-Guatemala . #-O-l991. el ministerio público. y del tipo de procedimiento que le es propio. etc. 245 Ibid. junto al autoritarismo que orienta a la instrucción. Justicia Penal y Sociedad. recepción de pruebas irreproductibles. protegiendo los derechos del acusado. la función contralora sobre las funciones que ejerce el ente acusador. esta figura representa. está hoy decretada oficialmente. 244. en este caso. sin embargo. p. (libertad.la muerte de este personaje.. el juez de instrucción. Rev. de garantizar." 245 El juez de instrucción responde a la ideología autoritaria y a la concentración de poder que imperaba antes de la Revolución Francesa.) reservándose esta materia a una autoridad judicial que será la que mantendrá un control sobre la investigación.. medidas que limiten. se determina claramente que los representantes del ministerio público no tienen poderes decisorios. autónomamente.24-25. sin comprometerse en la investigación del hecho denunciado. Como muy lo señala el profesor Maier. Esta figura no tiene ninguna relación con la democratización del proceso penal que se pretendió 244 Maier. también con eficiencia. la sobrevivencia de este inquisidor es una paradoja histórica que sólo se explica por las necesidades que impone el control social y el ejercicio autoritario del poder. de alguna forma. ni tienen capacidad para decretar.guatemalteca. la supervivencia del inquisidor. los derechos básicos del perseguido penalmente y de las demás personas alcanzadas por el conflicto que se va dirimir.3 de la INQUISICIÓN y la resistencia a introducir las garantías del proceso acusatorio. ".. derechos constitucionales fundamentales. "La reforma del proceso en el marco del sistema penal". Julio.

Dicha seguridad no se ve nunca tan atacada como en las acusaciones públicas o privadas. que es al fin y al cabo. la admisión irrestricta de la defensa del imputado.". de tal forma que se establezca un control mutuo entre órganos de investigación y jueces.. y esta sospecha fundada depende . porque la lógica misma de las investigaciones le imponen la obligación de investigar la inocencia o la culpabilidad de las personas cuyos derechos supuestamente tutela.. Es particularmente importante que no tenga un interés acusatorio.. Maier. Cap. Así. la búsqueda oficiosa de la prueba. Montesquieu señalaba que el procedimiento criminal no era para los malhechores. que se separe claramente de la función jurisdiccional. como en el mixto.Tecnos. 247 Delmas Marty. el rol que asume el juez de instrucción. tanto en el sistema inquisitivo.Los conocimientos adquiridos en algunos países y que se adquirirán en otros sobre las reglas más seguras a observar en los juicios criminales. 582-583. 1989-p.Ed. muy fácilmente. tal como la debe realizar el juez de instrucción. según lo ha establecido el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.4 introducir a partir de la Revolución Francesa. para garantizar la imparcialidad el juez. El Juez. b-El juez de instrucción y la garantía de imparcialidad.1995.cit. 249 ". entendiendo por actuación no estrictamente judicial la que se adopta unilateralmente por un Juez o Tribunal y por ello sin la previa petición de . quienes en la ley de setiembre de 1791 precedieron introducir dos jurados. que en sí mismas sean sospechosas de parcialidad. las facultades jurisdiccionales y de investigación que acumula el Juez de Instrucción. 247 Como bien lo señala Ferrajoli..p.246 Es un resabio cuya vigencia demuestra los rasgos autoritarios que todavía caracterizan el proceso penal moderno.p. lo que debilita. Julio. ob. el de acusación y el de juicio. Realmente pretendieron reactivar el proceso acusatorio en la Europa continental. debe representar el papel de un árbitro neutral y aparecer como tal a los ojos de todos. es preciso que no tenga en la causa un interés público o institucional. sino que era la garantía de todas las libertades. Las funciones de investigación deben desplazarse del órgano judicial.249 Existe una incompatibilidad esencial entre la función que corresponde a la 246 Las instituciones del procedimiento inglés influyeron en las ideas de los revolucionarios franceses. interesan al género humano más que ninguna otra cosa en el mundo. asignandolas a un ente acusador independiente..129.. España... p.. Como ya se mencionó. 248 Ferrajoli. la incorporación de jueces accidentales. utilizando.248 La iniciativa en la investigación. Esta imparcialidad en su dimensión objetiva y subjetiva se resquebraja notablemente en el juez de instrucción. 1985. L. cit.114-115. sin duda alguna. una lesión al principio de imparcialidad..XII. 1995.de que su origen no sea judicial stricto sensu. mediante un juicio contradictorio..83.la sospecha objetiva y razonable de imparcialidad de un Juez o Tribunal le podrá venir del hecho de tomar decisiones. la libertad del ciudadano depende principalmente de que las leyes criminales sean buenas. lo que implicaba. Montesquieu. "Del espíritu de las Leyes". cuando señala que ". legos y populares en la administración de justicia y por la otra.. pues... ob. implica un gravísimo riesgo de confusión de poderes.. "Derecho y Razón" Ed. Mireille. constituye.La libertad política consiste en la seguridad.España. la imparcialidad que debe caracterizar la función jurisdiccional. especialmente en América Latina. cualquiera que sea su naturaleza.Trotta. por una parte.. la amenaza de una medida cautelar con el fin de obtener una prueba que podría malograrse.. o al menos en la opinión que se tiene de la propia seguridad. quizás con frecuencia.

utilizan las debilidades estructurales del proceso para parte y la congruente posibilidad de contradicción. Ver del autor "Doctrina constitucional y reforma del proceso penal"-publicado en la obra titulada.C.516-517 252 Maier. La concentración de funciones que asume el juez de instrucción contraviene el principio republicano de división de poderes. 1977. prejuicio o prevención de parte de quien la ordena.109-110. constitucionalmente. ob. Costa Rica. cuyos autores.251 c-La rigidez e ineficacia de la investigación jurisdiccional. "División de poderes en el proceso penal e investigación a cargo del Ministerio Público"-publicado en la obra titulada: El Ministerio Público en el proceso penal.". acordadas de oficio y sin el requisito de una audiencia contradictoria. las decisiones unilaterales.252 ya que no posee la flexibilidad para adaptar los recursos humanos y materiales. La investigación a cargo del Ministerio Público es una necesidad constitucional. "El derecho constitucional a un Juez imparcial. 1991-p. al poder jurisdiccional. tal como la conocemos. J.344. que cumple dos objetivos fundamentales: 1-que existan diferentes poderes en el Gobierno.Rev. España. bien asesorados.Pirámide.25. Argentina-1993. 250 Blanco Ande. Maximiliano. Gonzalo.N-33 marzo 1994. que la autoridad judicial evite la ineludible parcialidad que le impone el hecho de ser el guardián de sus propios actos. que traducido al proceso penal se define como principio acusatorio y llevado al proceso civil se conoce como principio dispositivo. Vives Antón considera que la investigación no es una función que corresponda. El sistema republicano ha introducido un importante principio como el de pesos y contrapesos.Ed. son objetivamente sospechosas de la existencia de un interés. "Derechos Fundamentales y Justicia Constitucional". o sea sin la garantía que deriva de aquel principio básico que tan bien encierra lo que es y lo que no es judicial: ne eat iudex inaudita parte.Juricentro. Moliner Tamborero. p.. La supervivencia de una autoridad judicial instructora. Consideraciones en relación con el contenido de la sentencia 157/1993 del T. Esta tarea le hace perder al juez su imparcialidad.". 2que para garantizar la libertad. El diseño republicano del proceso exige.p. Ed. especialmente en los delitos que ocasionan un daño social grave. a las necesidades y objetivos de cada investigación. "Teoría del Poder".. tornándola ineficaz. mientras no sean de simple ordenación del proceso e impuestas por la ley. si se trata del ius puniendi. provoca graves disfuncionalidades a la investigación. p. Poder Judicial.p. .. Otra de las serias desventajas del Juez de instrucción. En efecto. Julio. por tanto.Ed. siempre insuficientes. es que impone una rigidez estructural que atenta contra la eficacia de la investigación. cit.5 autoridad jurisdiccional en un proceso garantista y democrático y la que se le asigna al juez de instrucción en el sistema mixto o inquisitivo reformado.Ad-Hoc.287. La investigación y la lucha contra la delincuencia son funciones del gobierno y no de la autoridad judicial. 251 Rusconi. 250 Este es un principio constitucional de organización que reclama su vigencia en todas las manifestaciones del poder y con mayor razón. pues de lo contrario el diseño del proceso penal sería inconstitucional. aunque tal actuación se deriva de la naturaleza misma del principio inquisitivo. el poder no se concentre en un punto.

careciendo del poder de imponer a la autoridad judicial la recepción de las pruebas que estime convenientes. en 1995 fueron condenadas 6. una inevitable delegación de funciones que lesiona.6 lograr su impunidad 253 . en la mayor te de los casos. pues en cada circunscripción. evidenciándose que en la mayoría de los casos las penas impuestas son de escasa trascendencia. sin duda alguna. La ineficacia en la persecución se comprueba fácilmente al analizar las sentencias condenatorias que dictan los tribunales. por otra parte.29 %. garantías fundamentales del debido proceso legal. formalmente. impide la proyección de una política de persecución unificada y eficaz. d-La investigación preliminar del fiscal fortalece los principios de oralidad y el de justicia pronta y cumplida. por el juez de instrucción.970 personas. desarrollará una política y una estrategia de investigación diferente. en el año 1994 se condenó a 5. asume.92 % . ya que la mayor parte de las pruebas o actuaciones realizadas. convirtiéndose más bien en un eficaz pretexto para la impunidad o para una injusta e innecesaria intervención de la persecución penal estatal. provoca otra grave disfuncionalidad. tal como ha ocurrido.254 lo que indica que el mayor compromiso del aparato de persecución penal se concentra en el enjuiciamiento de las conductas de escasa gravedad. a la persecución de la pequeña delincuencia. por una parte. 254 .913 personas. Esta desnaturalización de los roles del juez y del acusador pervierten los fines de la investigación. imponiéndose penas de tres años o menos en el 80. una función que interesa. como en todo sistema escrito. En virtud del carácter escrito de la etapa de investigación que desarrolla el juez de instrucción. cada juez. ya que el representante del ente acusador controla la investigación del órgano jurisdiccional y éste. Estas disfunciones reflejan una absurda inversión de roles. primordialmente. p. con la investigación de las acciones delictivas de la "mafia". Estos porcentajes reflejan. se incorporan al debate mediante lectura. cuando la investigación está a cargo de un juez. que la acción represiva estatal se dedica. el Fiscal debe fundar su acusación en pruebas que no ha recibido. muy claramente. 253 Ibid. 25. por ejemplo. al Ministerio Público. en Italia. es muy difícil desarrollar una política de persecución integrada. en virtud de la independencia que garantiza el ejercicio de su función. sin embargo. ya que. Esta atomización y la falta de una visión integrada de investigación. Las funciones de investigación que desarrolla el juez de instrucción en la mayor parte de los países en los que impera el modelo mixto. De acuerdo con las estadísticas judiciales de Costa Rica. La persecución e investigación de los hechos delictivos requiere una dirección y estrategia unificada. imponiéndose penas de tres años o menos en el 79. se produce.

como principio básico. 255 Esta grave deficiencia se corrige al asignarle la investigacion preliminar al fiscal..Cruz Castro. porque en la práctica judicial. el debate se ha convertido en una especie de simulacro. 256 En el código procesal italiano el anticipo de prueba se denomina incidente probatorio..n-434-enero-febrero 1992. en la que fácilmente se comprueba una progresiva y sostenida tendencia hacia un aumento de la duración media de la etapa de 255 D Ambrosio. según se establece en los artículos 360. imponiéndole una pena atenuada. reconociendo. pero es innegable que en la práctica judicial la instrucción debilita. La investigación del fiscal también disminuye sustancialmente la retardación de justicia. "El nuevo código de procedimiento penal italiano" publicado en Revista Internacional de Política Criminal. 364 y 392 y siguientes. La única misión del juez de los juicios orales consistía. en establecer que durante estos juicios no había surgido algún hecho que pudiera anular las pruebas presentadas. que ninguna de las actuaciones o diligencias realizadas durante la investigación preliminar pueden darle fundamento a un fallo condenatorio. p. tales diligencias se autorizan en el artículo 293. lo que requiere la introducción de soluciones alternativas que disminuyan el número de asuntos que llegan a debate. las garantías de la oralidad e inmediación.. p. Costa Rica. El caso de Costa Rica" publicado en Revista de Ciencias Penales.257 Todas las modificaciones señaladas fortalecen sustancialmente la vigencia real del principio de oralidad e inmediación. quien debe recabar ágil e informalmente los detalles del hecho. "Principios fundamentales para la reforma de un sistema procesal mixto.7 Esta práctica lesiona los principios básicos de oralidad e inmediación.40. tal como se ha hecho en la reforma italiana. en realidad. por esta razón la audiencia oral adquiere mayor importancia y complejidad.1994. además. como ocurre con la investigación que realiza el juez de instrucción. Sobre este punto consultar de F. salvo que se trate de probanzas que no puedan reproducirse en el debate. En el código procesal costarricense y que regirá a partir de enero de 1998.una verificación puramente formal de los elementos recogidos durante la instrucción.". 257 Entre las soluciones alternativas pueden mencionarse: el principio de oportunidad reglado en el ejercicio de la acción penal. de alguna forma. Loris.256 Se supone que el juez del debate tiene muy poco conocimiento de lo ocurrido en las etapas precedentes. Similar disposición prevé el artículo 317 del código de procedimientos penales guatemalteco.. guatemalteca y costarricense. así como las pruebas que acreditan la acusación..9. ". la suspensión condicional del proceso y el juicio monitorio en el que se prescinde del debate cuando el imputado reconoce ser el autor del hecho.N-8. La investigación jurisdiccionalizada también debilita sensiblemente el juicio oral. o que se hayan evacuado conforme a las reglas del juicio oral. tal como se comprobó en Italia. como las escuchas telefónicas y los registros. . El debilitamiento ha sido menor en el proceso penal costarricense. porque el representante del Ministerio Público no requiere que su indagación preliminar siga un procedimiento formal estricto.

260 Cuando por la naturaleza. . si procede o no solicitar la audiencia preliminar para discutir la acusación. designándose a uno de sus integrantes como director de la investigación. designando un fiscal director que será el responsable del trabajo y que podrá impartir instrucciones a sus compañeros. en cada caso.. (ver artículos 64 del código de procedimientos penales y 13 de la Ley Orgánica del Ministerio Público). en muchos delitos la propia víctima protege al infractor.259 el ente encargado de la persecución penal debe definir la política y las prioridades que deben orientar la persecución de los hechos delictivos. Este aumento también se refleja en el porcentaje de presos sin condena. p. la duración media de las instrucciones ha pasado de uno a nueve meses entre 1810 y 1980. especialmente Francia e Italia. provoca una sustancial disminución de la retardación de justicia. La distribución de funciones permite al Fiscal General organizar equipos de investigación. el tipo de investigación que se requiere en muchos de los ilícitos previstos en el código penal. han sido condenados por el T. sin embargo. por incumplir la garantía de juzgar a las personas dentro de un plazo razonable. 83 y 90 259 La limitación de recursos. sólo debe conocerlas y analizarlas. Es indudable que la supresión de una etapa procesal tan formal. Delmas-Marty. como ocurre. en el que Francia muestra las cifras más altas de los países que integran el Consejo de Europa. estrategias. Casi todos los Estados europeos. La determinación de las políticas de persecución le corresponde al Fiscal General de la República.H.258 El representante del Ministerio Público lo único que requiere es identificar y conocer la prueba que respalda su acusación. se formará un equipo. No necesita reproducir tales pruebas ante una autoridad jurisdiccional con audiencia a todas las partes. disponer del tiempo y las facilidades necesarias para la preparación de su defensa. Aunque parece que la política de persecución la define claramente el principio de legalidad al imponer la obligación ineludible de ejercer la acción penal en todos los delitos de acción pública. Mireille.E. por diversos motivos. son circunstancias que determinan la imposibilidad de perseguir eficazmente todas las conductas delictivas previstas en el código penal. 1995. de alguna forma. quien deberá definir las prioridades. aunque los jueces deben siempre tomar.LA DEFINICIÓN DE LAS POLÍTICAS DE INVESTIGACIÓN. cuando lo estime conveniente. el Fiscal 258 De acuerdo con estadísticas judiciales francesas. una selección de los medios y hechos que pueden investigarse. cit. las previsiones que permitan al acusado y su defensor. complejidad o trascendencia de un caso. con el proxenetismo. 2. así como la distribución de las funciones de los representantes del ente acusador. ya que cuenta con recursos limitados y las actividades ilícitas rebasan la capacidad de respuesta de cualquier sistema punitivo. La definición de la política de persecución supone. ob. Por ejemplo.D. escrita y discontinua como la que cumple el juez de instrucción. por ejemplo.8 instrucción. en la práctica. sea necesaria la participación de varios fiscales. la actitud de la víctima o su inexistencia.260 Cuando se deba investigar la criminalidad transnacional. valorando. la estructura de la policía.

porque de no ser así. según se prevé en los artículos 376 y siguientes. La complejidad de algunas causas penales. tal como acertadamente se ha introducido en nuevo código de procedimiento penal costarricense. de igual forma. Los fiscales pueden realizar todas las diligencias y actuaciones de investigación que no requieran autorización ni tengan contenido jurisdiccional.p. . (1995) 261 El artículo 334 autoriza señala expresamente los documentos que pueden incorporarse mediante lectura. al establecer que el objeto del procedimiento es determinar si existe base para el juicio.261 Las potestades de investigación se reconocen en términos muy amplios en los artículos 289.p. es una función ineludible que debe asumir el Fiscal General. también podrá integrar equipos de investigación en los que participarán funcionarios de otros países o de instituciones internacionales. Cualquier otro documento que no esté contemplado dentro de las excepciones previstas en la norma citada. basta que el fiscal instructor recolecte los elementos de prueba que le den fundamento a la acusación.p. requiere la aprobación unánime de las partes intervinientes y del juez. ya que el artículo 276 del c. La política de persecución frente al crimen organizado.p. Para cumplir este objetivo. quienes deberán colaborar con la investigación. 3. no se requiere una investigación compleja y formal.El artículo 274 c. no tienen ningún valor probatorio para fundar un fallo condenatorio.p.p. 290 y 291 del c. exigen la previsión de un procedimiento específico. El Fiscal General deberá indicar los casos en los que corresponde solicitar la aplicación del procedimiento previsto para los asuntos de tramitación compleja. tal como ocurre con la delincuencia organizada o los delitos de cuello blanco.p. salvo en los casos en que la prueba se haya recibido conforme a las reglas que autorizan su anticipo (art. La indagación preliminar debe ser ágil e informal. la corrupción y los delitos de cuello blanco..9 General.p. puede disponer las Esta disposición la prevé el artículo 44 del anteproyecto paraguayo de Ley Orgánica del Ministerio Público.LA INVESTIGACIÓN FISCAL PREPARATORIA. seguirá imperando la impunidad del crimen no convencional. define en términos muy simples la finalidad de la investigación preliminar. a-Finalidad y naturaleza de la investigación. según se establece en el artículo 65 del c. puede exigir informes a cualquier funcionario público..293) o que expresamente se autorice su incorporación por lectura. establece muy claramente que las diligencias realizadas en la investigación fiscal preparatoria. SUS CARACTERÍSTICAS FUNDAMENTALES.

IV-La aplicación de un criterio de oportunidad.) VII-La conciliación. (art. inevitablemente. en la policía. según lo previsto en el artículo 297 del c. la experiencia portuguesa".p.291 c.p. En este aspecto el Ministerio Público puede ejercer una importante función racionalizadora de la acción represiva estatal. porque a pesar de que el código prevé una serie de mecanismos que disminuyen el volumen de causas que ingresan al sistema judicial. (art.p.publicado en Poder Judicial n-33-1994. Quizás es conveniente plantearse la posibilidad de transferir funcionarios de los Juzgados de Instrucción a las Fiscalías de investigación. 25 y ss.) V-La suspensión del proceso a prueba. demuestran que no es un acusador a ultranza. (art.p.p. con la consiguiente policialización del proceso.) VI-La aplicación del procedimiento abreviado. Otro peligro que podría malograr la reforma es la manifiesta carencia de medios humanos y materiales.) VIII-Cualquier otra medida tendente a finalizar el proceso.36 c. del c.) II-El sobreseimiento.p. España.p.p. evidencias y otros elementos materiales.p.(art. de la querella o de las actuaciones policiales. excluyéndolo en los casos en los que conforme a la ley.) III-La incompetencia por razón de la materia o del territorio. convirtiendo al ente acusador en titular de potestades que no puede ejercer.p. es indiscutible que se producirá un aumento de la cantidad y la calidad de las labores del ente acusador. "El Fiscal Instructor. El Fiscal debe hacer una valoración inicial de los hechos. delegándose.p.373 y siguientes del c.10 medidas razonables y necesarias para proteger y aislar indicios de prueba en los sitios en los que se investigue un delito. con el fin de establecer una serie de alternativas que excluyan la acusación. La investigación preparatoria a cargo del Ministerio Público exige el aumento del número de fiscales. Pablo.). evitando en este aspecto un error que se cometió en la reforma del proceso penal portugués.282 c. Este es un problema .p.p. Todas estas posibilidades que tiene el Fiscal. o en los que se haya aplicado un criterio de oportunidad. Las facultades de investigación las conserva aún en los casos en que se haya suspendido el proceso a prueba.262 262 Gómez-Escolar Mazuela.311 c.p. (art. siempre que tales medidas pretendan evitar la desaparición o destrucción de rastros.: I-La desestimación de la denuncia. (art. (art.22 del c.p. su ejercicio no se justifica. sino que debe valorar con detenimiento el ejercicio del poder requirente.p. solicitando.p.75.

El artículo 48 del anteproyecto de Ley Orgánica del Ministerio Público del Paraguay (1995). "El Ministerio Público en Portugal".p. al asumir nuevas atribuciones.del artículo 287 del c. según lo prevé el artículo 63 del c. Francisco José. se podrá registrar por cualquier medio la declaración. sin embargo. Debe estar a la orden de las partes hasta que concluya la audiencia preliminar. porque de lo contrario existe el peligro de que la investigación del fiscal se convierta en un procedimiento rígido. con el procedimiento de citación directa en los casos de delito flagrante. actualmente. la carrera de acceso a la judicatura. ya que en muchos casos serán el fundamento probatorio de la acusación del Fiscal. encasillándose en orden alfabético. 62 263 Maia Costa.263 ha sido.264 El cuaderno de investigación (art.275) Los informes de la policía judicial adquieren mayor importancia.288). que se refleja en otros aspectos. sin que asegure. tradicionalmente. para auxiliar la memoria. "El nuevo código procesal penal portugués". Como regla general los fiscales e investigadores policiales deben realizar una entrevista informal a los testigos. Eduardo. (ver también art. informes y documentos que puedan incorporarse al debate.p. La carrera fiscal tiene poco arraigo y fortaleza.p. se requiere su fortalecemiento institucional. define la función y contenido del cuaderno de investigación de la siguiente forma: El cuaderno .p.p.. tal como ocurre.publicado en la revista española.84. porque el imputado y su defensor tienen derecho de conocer la prueba que fundamenta la acusación.1988 p. Esta dependencia y fragilidad del ente acusador. España. debiendo consignar en su informe una síntesis de lo que el testigo les manifestó. El fiscal o el agente policial deberá tomar notas sobre la entrevista al testigo y en los casos complejos.Las diligencias preliminares deben constar en un legajo de investigación en el que se incluirán los datos. no brinda una base institucional sólida para emprender una reforma procesal tan ambiciosa como la que se pretende lograr a partir de enero de 1998.265 que oportunamente denunció el Sindicato de Magistrados del Ministerio Público portugués. pues al igual que en Portugal. satisfactoriamente.. N-21 1994. N-5. sin que tales registros puedan utilizarse como prueba en el debate.Jueces para la Democracia. Los oficiales de investigación podrán entrevistar a los testigos. (1995) 265 Este deber se deduce del principio de objetividad que debe orientar la acción del Ministerio Público.11 A pesar de las ventajas que ha tenido para Costa Rica la judicialización del Ministerio Público. Pinto dos Santos. porque actualmente tiene una función subalterna frente a la magistratura judicial. lento e ineficaz. que los mejores fiscales tendrán suficientes razones para mantenerse dentro del Ministerio Público. según lo que establece el inciso f. (art. b-Legajo de investigación. 264 Así se establece en el apartado segundo del artículo 42 del anteproyecto de Ley Orgánica del Ministerio Público del Paraguay.275 y 288) debe individualizarse. Rev. de Jueces para la Democracia. cuando señaló que no existían las condiciones mínimas para la reforma del proceso penal.

deben considerarse como obstáculos que podrían impedir que la persona rinda su testimonio en el debate. En artículo 258 del proyecto argentino de 1987. será enviado al Archivo Central del Ministerio Público o al fiscal de Vigilancia Penitenciaria. el cuaderno de investigación con los documentos restantes será puesta a disposición de las partes en el casillero de la Fiscalía. el representante del Ministerio Público puede solicitar la aplicación de un procedimiento menos formal para la recepción de prueba cuyo anticipo se estima decisivo. se autoriza la recepción del testimonio de una persona. se contemplaba como actos definitivos e irreproductibles los reconocimientos.. 267 Los incisos a. (art. lógicamente. el error puede significar la absolución de un imputado que en condiciones normales habría sido condenado.p.El Fiscal encargado de la investigación.y b. si la prueba se refiere a una persona . 266 En esta categoría podrían incluirse los casos previstos en el apartado f. d-Las personas que deban declarar en un asunto cuya complejidad determine la posibilidad de que el testigo pueda olvidar circunstancias esenciales sobre el hecho.266 b-Cuando sean actos que afecten derechos fundamentales.p. Según lo que establece el artículo 293 del c. hasta que concluya la Audiencia Preliminar. c-Los testigos que por un obstáculo difícil de superar.de la norma recién mencionada. Son casos en los que existe el grave peligro de contaminación de la prueba.se autoriza la recepción del testimonio cuando existan elementos concretos y específicos que permitan deducir que la persona ha sido expuesta a violencia. amenaza. de investigación de investigación se individualizará y registrará debidamente y se encasillará por orden alfabético. el anticipo de prueba procede en los siguientes casos: a-Cuando se trate de actos definitivos e irreproductibles. así como la posibilidad de un soborno.267 Las posibles amenazas. su recepción anticipada. Una vez que se haya presentado la acusación con todas las actuaciones y documentos que la fundamentan. Estos son los típicos casos en los que existe un peligro de contaminación de la prueba y en los que se justifica. reconstrucciones. pero tampoco puede ignorar que si no la solicita en un caso en que debió hacerlo. pericias o inspecciones que por su naturaleza y características no puedan reproducirse íntegramente en el debate. individualizan los casos en los que existe un obstáculo difícil de superar que impide la declaración de un testigo. Conforme al inciso a.del artículo 392 del código procesal italiano. en el inciso. b. debe valorar muy bien los casos en que procede el anticipo de prueba.). se presuma que no podrá declarar en el debate. cuando exista motivo fundado para considerar que la persona no podrá ser interrogada en el debate por enfermedad u otro grave impedimento. ofertas o promesa de dinero u otra utilidad con el fin de que no declare o declare en falso.p. en el que se autoriza el incidente probatorio en los casos en que se deba realizar un dictamen pericial o un experimento judicial.del artículo 392 del código de procedimientos penales italiano. porque no puede convertir esta diligencia en regla. En casos de extrema urgencia o cuando se ignore quién podría ser el imputado.p. Cuando haya finalizado el proceso.12 c-Anticipo de prueba.294 del c. una cosa o un objeto cuyo estado esté sujeto a alteración no evitable. .

son los principios que debe orientar la actuación de los representantes del Ministerio Público.. Esta obligación no sólo es un corolario de los principios de objetividad y de respeto a las garantías del encausado. al imponerle a los fiscales el cumplimiento de las siguientes obligaciones: 268 Bruzzone. el fiscal tiene la obligación de ser neutral. La imparcialidad es una aspiración a la que no puede renunciarse.p. pues cuando se ignoran las circunstancias que favorecen al imputado."Fiscales y Política Criminal"-Una aproximación al proceso de selección de los delitos que llegan al juicio oral" publicado en la obra titulada:"-El Ministerio Público en el proceso penal" Ed-Ad-Hoc. es innegable que en su actuación responden a una determinada política de persecución. A pesar de que se reconoce que deben actuar con objetividad. velando por el efectivo respeto a todas las garantías reconocidas por la Constitución y el Derecho Internacional. Antes de plantear la acusación.p. Estos principios de actuación guardan perfecta concordancia con la definición del ente acusador como promotor de la legalidad y la justicia. Comparte el fiscal los mismos fines que inspiran la acción del juez.p. pero que sufre serias e inevitables limitaciones por la naturaleza misma de la función que debe ejercer el Fiscal.268 El principio de objetividad impone al fiscal el deber de investigar las circunstancias que eximan de responsabilidad al encausado. la credibilidad y el éxito de la acusación. Así lo reconoce el artículo 63 del c. El principio de objetividad se reconoce en los artículos 63 y 180 del c.. ya que asegura un éxito mayor a la persecución estatal. los representantes del Ministerio Público no pierden su condición de parte.13 d-La objetividad y el respeto a las garantías del encausado como principios de actuación del fiscal.p. La imparcialidad y el respeto a las garantías del acusado. Gustavo. previamente. aumenta. p. se corre el riesgo de plantear acusaciones infundadas. El artículo 292 del c. 1993. sin duda alguna. especialmente cuando actúan en un sistema marcadamente acusatorio como el que se ha adoptado en la reforma del proceso penal costarricense. fortalece aún más el derecho de defensa del enjuiciado. provocando un desperdicio innecesario de recursos y una lesión a los derechos fundamentales del encausado. todos los recursos a su alcance con el fin de conocer y analizar las circunstancias que excluyen o debilitan la responsabilidad penal del imputado. el Fiscal debe agotar.p. sino que es un pauta de actuación que se justifica por motivos exclusivamente pragmáticos.p. La investigación de las circunstancias favorables al enjuiciado. Conforme al principio citado. . Argentina.158.

respecto a esta decisión. Además de este control. Se trata de un eficaz correctivo frente a la endémica retardación de justicia. siempre y cuando tal participación no interfiera su normal desarrollo. Avelina. la Comisión Europea de Derechos Humanos (CEDH) rindió un informe en el que consideró que el término: "plazo razonable". el Tribunal adoptó una posición intermedia. 269 En el caso Wemhoff (St-27-VI-68). rev. El Fiscal siempre deberá expresar. ya que las partes pueden acudir ante el Tribunal del procedimiento preparatorio para que se pronuncie.p. 270 Conforme a la doctrina establecida por el T. las razones por las que rechaza tal diligencia. La investigación fiscal preparatoria no tiene un plazo ilimitado. conforme a las circunstancias del hecho y las condiciones personales de la persona sometida a juicio.p. . es perentorio. mediante resolución fundada. efectos personales sobre el detenido. a pesar de que la Comisión estimó que se había excedido el plazo razonable de la detención. se prevé un procedimiento específico que permite a los interesados plantear su queja por el incumplimiento del principio de celeridad. debía interpretarse de conformidad con los siguientes criterios: duración de la detención.H. en el artículo 174 del c. El Tribunal consideró que el plazo de detención se justificaba en virtud de la complejidad de los hechos y su investigación. circunstancia que permitía plantear la posibilidad de que el detenido tuviese suficiente motivo para huir y evadir las responsabilidades del proceso. No se optó por la determinación de un plazo fijo. El plazo máximo de duración de la investigación preliminar. Ibid.p.14 I-Deben permitir la presencia de las partes en los actos que practique. puede plantear un incidente ante el tribunal del procedimiento preparatorio para que se fije un plazo máximo en el que deberá concluirse la investigación. Anuario de Derecho Penal y Ciencias Penales-Enero-Abril-1990. según lo establece el artículo 172 del c. La prescripción de la acción penal es la sanción más efectiva frente a la injustificada prolongación del proceso. la autoridad judicial ejerce un saludable control. Alonso de Escamilla. debe analizarse en cada caso concreto. "La doctrina penal del Tribunal Europeo de Derechos Humanos: estudio de casos". En este caso. naturaleza del delito y pena señalada. sobre la pertinencia de la prueba. dificultades en la instrucción del proceso y modo de llevarlo a cabo los jueces. la duración del proceso. valorando también las razones que brindaron las autoridades nacionales y justificando el plazo de detención a la que fue sometido el demandante. 270 Si el imputado estima que la investigación se ha prolongado indebidamente.E. el termino "plazo razonable" de duración del proceso.D. sin sustanciación. p. El artículo 171 del c.178. así como la pena severa que correspondía a los hechos.p. El incumplimiento del plazo puede provocar la extinción de la acción penal. II-Debe atender y resolver la proposición de diligencias que haga el imputado y el resto de las partes intervinientes. en cada caso.269 sino que se introdujo un fórmula flexible que permite establecer.p.p. e-Límites temporales a la investigación. impone al Ministerio Público la obligación de concluir la investigación preparatoria dentro de un plazo razonable. conducta del acusado.176-177.. p.

p. asegurar. porque ya no cuenta. y deba procederse con urgencia para no perjudicar la investigación. El artículo 188 del c.) Las tres hipótesis que permiten al Ministerio Público ordenar la detención de una persona. que los presentes se alejen del lugar. el éxito de la persecución estatal.(art. se autoriza. como ha ocurrido tradicionalmente. razonablemente. sea imposible individualizar a los imputados y a los testigos. Los representantes del ministerio Público podrán ordenar la detención de una persona.p.237 c. si lo estima pertinente. otorga a los fiscales la potestad para decretar. II-Cuando al inicio de la investigación. al igual que el encarcelamiento preventivo y la incomunicación.15 El fiscal debe planificar cuidadosamente su investigación. cuando el imputado no se encuentra detenido y la publicidad entorpezca el descubrimiento de la verdad. además. El artículo 296 del c. razonablemente y conforme al principio de proporcionalidad. III-Cuando por las necesidades de una investigación se requiera la presencia de una persona.p. pero en este caso cualquiera de los afectados podrá solicitar al tribunal del procedimiento preparatorio que examine tal medida y la revoque. son las siguientes: I-Cuando existan indicios comprobados que permitan considerar. En este caso siempre se exige que la reserva sea decretada por la autoridad jurisdiccional del procedimiento preparatorio. f-Secreto de las actuaciones. El secreto de las actuaciones es una medida de limitados efectos que pretende. El plazo mencionado puede prorrogarse por diez días más. mediante resolución fundada. h-Otras potestades de investigación. que es autor de un delito o partícipe en él y que podría ocultarse o fugarse. concede al fiscal la potestad de ordenar la inspección corporal del imputado o de otras personas sobre las que recaiga grave y fundada sospecha o en casos de extrema . modificándose el estado de las cosas y de los lugares. la reserva parcial de las actuaciones.p. En el párrafo segundo de la norma recién mencionada. en cualquier momento. g-Potestades de coerción personal fugaces. evitándose. el secreto total o parcial de la investigación preliminar.p. siempre y cuando no superen las veinticuatro horas. con un plazo ilimitado para enjuiciar a una persona.p. se comuniquen entre sí. cuando se pueda poner en peligro la eficacia de un acto de investigación en particular.

La solicitud de informe debe cumplir con los siguientes requisitos: pueden solicitarse verbalmente o por escrito. como las partes. 1989. (art. "Las intervenciones corporales en el proceso penal". si no quisiera. si se atiene a los derechos a no declarar o no hacerlo contra uno mismo. indicando el nombre del imputado. podría negarse a que contra él se efectuara un registro domiciliario o una interceptación de sus comunicaciones. invitándolo a exhibirlo. p. identificando el procedimiento en el cual se requieren. En igual sentido Maier.No hay ningún obstáculo alguno que impida imponer al imputado el deber de soportar pasivamente cualquier tipo de intervenciones corporales. Juricentro. En casos urgentes esta medida puede delegarse en un funcionario de la policía judicial. ver Ascencio Mellado.. "Prueba prohibida y prueba preconstituida"-Ed. ". (artículos 215 y 216 c.p.España.16 necesidad.) El Fiscal también puede requerir informes a cualquier persona o cualquier entidad pública o privada. conforme a la importancia y características del caso.P. el sitio y plazo en que debe entregarse.198 c. 148. es idéntico en todos estos casos. Durante la investigación preparatoria el representante del Ministerio Público podrán seleccionar peritos y determinar el número de los que puedan intervenir.. ya que el fundamento. fijarán los temas de peritación.cit. Julio. En su aplicación rige el principio de proporcionalidad y el respeto a la dignidad humana. siempre y cuando su comportamiento en tales casos lo fuera únicamente negativo.146. 151. advirtiéndosele que al acto puede asistir la persona que él designe. .Trivium.". 147.). respetando el pudor de las personas. Antes de la requisa debe advertirse a la persona sobre la sospecha y el bien que se pretende localizar.334 del c. 444. También el fiscal puede practicar la requisa personal de una persona cuando se presuma que una persona oculta pertenencias entre sus ropas o lleva adheridos a su cuerpo objetos relacionados con el delito. de someterse a una simple toma de huellas dactilares. p.. 1992. los que estén sujetos a confiscación y los que puedan servir como medios de prueba. en este mismo orden de ideas. De entenderse otra cosa distinta se podría llegar a absurdos que harían totalmente ineficaz el proceso penal y dejarían indefensas a las víctimas del delito frente a cualquier infractor del C. Del acto se levantará un acta que se incorporará al debate mediante lectura. Esta advertencia debe hacerse frente a un testigo que no pertenezca a la policía. así como las 271 Ascencio Mellado considera que sólo en casos urgentes se justifica que el Ministerio Público o la policía tenga la potestad de realizar inspecciones o intervenciones corporales sobre el imputado.publicado en obra titulada: "Derechos Fundamentales y Justicia Penal" Ed.p. si tal obligación de soportar negativamente diligencias en su persona o bienes no se impusiera. La inspección debe respetar el pudor del examinado.) 271 El Fiscal puede ordenar el secuestro de objetos relacionados con el delito. ob.p..p. p. esto es. a formar parte de una rueda de reconocimiento e. no se requiera colaboración de ninguna clase. (art. Así. Puede consultarse también de González-Cuellar Serrano. Tanto el fiscal.p. Costa Rica. Nicolás...363 ss. a fotografías para los archivos policiales. incluso.. Las requisas deben hacerse separadamente. el imputado no habría. José. 1989.p.

ilegalmente.p. no ha sido posible individualizar al imputado. El archivo no impide la reapertura de la investigación. 4. junto con los agentes policiales y especialmente frente a la criminalidad organizada.) Los Fiscales podrán interrogar testigos residentes en el extranjero. al igual que los jueces. i-Archivo de diligencias. El Ministerio Público cuenta con instrumentos que le permiten utilizar una serie de beneficios con el fin de obtener éxito en la persecución de las acciones delictivas. no tenía ninguna previsión que resolviera este problema. conforme a lo que autoriza el artículo 209 del c. Sin embargo. si posteriormente aparecen datos que permitan identificar al imputado.).) Los fiscales. la policía judicial. En la práctica.p. Esta potestad reduce.298 del c. el archivo sólo puede decretarse. si se cumple el siguiente requisito: debe comunicarse a la víctima de domicilio conocido que. En este supuesto. los representantes del ente acusador pueden ordenarla por un término máximo de seis horas.) 272 Respecto a la incomunicación. al plantear la denuncia. ordenará que prosigan las indagaciones. la víctima podrá objetar el archivo ante el tribunal del procedimiento preparatorio.p. Los representantes del Ministerio Público cumplirán una importante función al ordenar el archivo de los asuntos en los que no se ha podido individualizar al imputado.p.p.. El juez analizará la oposición y si lo estima pertinente. pueden ordenar el reconocimiento de una persona (art.(art. la intervención de la policía y del sistema judicial. No tiene mucho sentido mantener vigente un caso en el que después de agotar todos los recursos.p.p. sustancialmente. esta atribución la venía ejerciendo. 272 Podría suscitarse la polémica sobre la naturaleza reconocimiento. ya que el código de 1975. haya pedido ser informada. estrictamente jurisdiccional del .p.227 del c.p. El Fiscal debe desarrollar.p.17 consecuencias previstas para el incumplimiento de tal requerimiento. una hábil estrategia negociadora que le permita obtener mayor eficacia en la investigación y en la acusación. indicando las pruebas que permiten identificar al encausado. La acusación indiscriminada. (párrafo último del artículo 261 del c.ESTRATEGIA NEGOCIADORA Y EFICACIA EN LA PERSECUCIÓN PENAL. (párrafo segundo del artículo 290 y artículo 226 del c.

El Ministerio Público es el puente que une la acción policial con la función jurisdiccional.). LA DIRECCIÓN FUNCIONAL. La aplicación del criterio de oportunidad respecto a la criminalidad de bagatela (apartado del artículo 22 del c. notablemente. Las labores de investigación criminal no pueden ser supervisadas por la autoridad jurisdiccional. las indagaciones preliminares 273 Debe tomarse en cuenta que este procedimiento privilegiado se puede aplicar aún respecto a los hechos en los que se hayan acusado a varias personas. esta conexión se articula. el papel que teóricamente le corresponde a los representantes del ente acusador.p. como ha ocurrido. se requiere que las diligencias de investigación preparatoria las dirija el Ministerio Público.p. El desarrollo de una estrategia de persecución exige identificar los elementos de prueba que fortalecen su pretensión. el Ministerio Público podría obtener importante información para la investigación de otros casos e incluso.18 termina convirtiéndose en el mejor aliado de la impunidad. . Esta relación se define claramente cuando el ente acusador asume la investigación preparatoria. el beneficiario bien podría convertirse en testigo de la acusación. Tampoco es conveniente que la investigación criminal la realice una policía que actúa bajo el control del Poder Ejecutivo. en la práctica. Respecto a causas conexas o frente a hechos que no se incluyeron en la acusación resuelta mediante el procedimiento abreviado. sometiéndose la policía al poder de instrucción único del fiscal.273 5. entre la autoridad jurisdiccional y los agentes policiales.del artículo 22 del c. en términos generales. De esta forma. porque en el modelo de investigación jurisdiccional.. En algunos casos este beneficio permitiría al Ministerio Público contar con un testimonio importante para la causa o quizás con información decisiva para la investigación. y que se refiere al colaboracionismo que pueden brindar los partícipes en la criminalidad organizada o violenta. tratando de quebrar la unidad de intereses que tiende a imperar cuando se investiga un hecho en el que ha existido participación criminal. mientras que los representantes del Ministerio Público o los Jueces de Instrucción reproducen ritualmente las diligencias policiales. Situación similar ocurre con el apartado b. mediante el procedimiento abreviado (art.RELACIONES CON LA POLICÍA.). proponer al beneficiario como testigo en la misma causa o en una conexa.p. Para corregir estas deficiencias. debilitándose. en nuestra práctica judicial. De igual forma.373 y ss. en los casos en que sea legalmente posible. podría permitirle al Fiscal obtener la colaboración de una persona a la que se le absuelve por culpabilidad mínima o participación exigua en el hecho. sin ejercer realmente sus funciones de investigación.p.

p.p. "Posición Jurídica y tareas futuras del Ministerio Público".RELACIÓN CON LAS VÍCTIMAS. como principio general. Argentina.p.19 se desarrollarían conforme a las directrices que señale el fiscal. En los códigos de procedimiento penal que siguen el modelo mixto o inquisitivo reformado. con los hechos en que actúa de oficio o por denuncia del ofendido. sobre el hecho que están investigando. que establece. en mayor o menor medida. b.p.. deben informar.p. y c.. No-7-Nov. B.283 c. "Acceso a la Justicia".) Este deber de informar se reitera en el artículo 288 del c.. hasta que pueda intervenir el juez o el fiscal. las medidas que impidan la alteración de las circunstancias en que se ejecutó el hecho delictivo. (art. cuando tenga impedimento legal para intervenir. El rescate de la víctima y el fortalecimiento del principio de tutela judicial efectiva275 es uno de los objetivos político-criminales fundamentales que inspiraron la reforma del proceso penal costarricense. Mauro y Garth.p.p.( párrafo final del artículo 286 del c.). también deberá recabar y asegurar la prueba y todos los antecedentes necesarios para formular la acusación o el sobreseimiento.54-55.El Salvador. El surgimiento del Estado de Derecho y del Estado-nación.283 c. Deber de informar: Los agentes de la policía judicial que tengan noticia de un delito de acción pública. publicado en Foro Judicial. (art. los agentes de la policía judicial deberán adoptar. así como la monopolización de la fuerza significó la exclusión de la víctima como actor del 274 Roxin.p. tal como ocurre. la víctima sufre. del artículo 286 del c.285 c.Ad-Hoc.p.1995. .) 6. una expropiación de sus derechos.p. (art.p. 1993.). Este deber de información es aplicable en todos los casos. identificar y aprehender a los presuntos culpables.p. También en los casos previstos en los incisos a. pero que no se pudo llevar a la práctica a causa de las distorsiones que provoca la investigación jurisdiccional. Siempre los agentes policiales actuarán bajo la dirección y control del fiscal encargado de la investigación. por ejemplo. que los oficiales y auxiliares de la policía rendirán un informe al Ministerio Público sobre las actuaciones que hayan realizado para investigar un hecho delictivo. 275 ver de Cappelletti. publicado en la obra titulada: "El Ministerio Público en el proceso penal" Ed. Claus. Intervención de oficio: La policía debe actuar de oficio en los casos en que deba impedir que los hechos cometidos se lleven a consecuencias ulteriores.274 Este es el esquema que también se quiso implantar en la reforma de 1975.p. Esta misma regla se aplica cuando el fiscal les encomienda una investigación preventiva. dentro de las seis horas siguientes a su primera intervención.

p. significó la expropiación de todas las facultades de la víctima. La defensa civil de la víctima: El artículo 39 del c.p. b-El titular de la acción sea incapaz de hacer valer sus derechos y no tenga quien lo represente.Ad Hoc.) De esta forma se abre la posibilidad de que la víctima actúe con plena autonomía durante el proceso.p. 276 Maier. convirtiéndose la pena en el mecanismo de coacción más eficaz y directo en poder del Estado. desestimación y aplicación de criterio de oportunidad: En caso de que el Fiscal solicite el sobreseimiento o la aplicación de un criterio de oportunidad. en cuyo caso deberá indicarlo por escrito dentro de los tres días siguientes.300-301 y 316 del c. Lo que interesaba no era el daño sufrido por el ofendido. sin perjuicio de la intervención del Patronato Nacional de la Infancia.20 proceso. Julio. cuya labor no debe depender. le atribuye al Ministerio Público la defensa civil de la víctima.p. reservándosele en el proceso penal un papel de segundo orden: el de informar sobre el hecho para determinar la verdad. una sección de defensa civil de la víctima. para que manifieste si pretende constituirse en querellante. negándole cualquier influencia a la voluntad del ofendido. Al apropiarse el Estado del conflicto. siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos: a-El titular de la acción carezca de recursos y le delegue su ejercicio. La víctima ha sido en nuestro sistema penal un convidado de piedra. que lo aplicaba de oficio. en el Ministerio Público. "La víctima y el sistema penal" publicado en la obra titulada: "De los delitos y las víctimas" Ed. Solicitud de sobreseimiento. Las reformas introducidas en este aspecto pretenden que el ente acusador asuma realmente la defensa de los intereses del ofendido.p. sino el control de los comportamientos que hacían peligrar la paz social. . de la actuación del fiscal encargado de la acusación. La poder garantizar la vigencia de esta disposición deberá crearse.(art. 1992. sino que la confrontación enfrenta a la persecución estatal y al encausado. haciendo valer su derecho a una tutela judicial efectiva. de ninguna manera. La creación de la persecución penal pública a partir de la Inquisición. Argentina. se transformó todo el sistema penal en un instrumento de control estatal directo sobre los ciudadanos. deberá ponerlo en conocimiento de la víctima de domicilio conocido que haya solicitado ser informada de los resultados del procedimiento.185. 186. Por esta razón el conflicto en el proceso penal no enfrenta el binomio imputado-víctima.276 El código procesal penal de 1996 transforma sustancialmente el papel que tradicionalmente había cumplido el Ministerio Público frente a la víctima. 187.

p. en el auténtico representante del sujeto pasivo del delito. podrán presentar solicitud motivada al Ministerio Público para que interponga los recursos que sean pertinentes. En este aspecto el rol que asuma el Ministerio Público. será determinante.21 Notificación de la acusación: Respecto a la acusación. reduciendo la posibilidad de que los pronunciamientos puedan ser. transformándose.). y las figuras del encubrimiento (artículos 320 y siguientes del código penal).p. La relación entre los delitos contra la propiedad. 426) Todas las disposiciones citadas transforman sustancialmente las relaciones entre la víctima y el Ministerio Público.p. aunque se ha incluido la mención a los elementos de convicción que respaldan la acusación. Sobre este punto no existen modificaciones importantes. para que manifieste si pretende constituirse en querellante.EL FORTALECIMIENTO DE LA FUNCIÓN ACUSADORA. La acusación alternativa contiene una versión alternativa de los hechos y una variación de la calificación legal. Se ha erradicado la exclusión radical del ofendido. además de que es una novedad. El contenido de la acusación se define en el artículo 303 del c.p.p.308 c. cuando no estén constituidos como parte. el representante del ente acusador debe ponerla en conocimiento de la víctima de domicilio conocido que haya solicitado ser informada de los resultados del procedimiento.307 c.p. según la prevé el artículo 365 del c.p. sorpresivos y que no se ajusten al principio de congruencia entre acusación y sentencia.). requisito que no contemplaba el código de 1975. asumiendo el Estado una serie de obligaciones con las que pretende asegurarle a la víctima el efectivo reconocimiento de su derecho a la justicia. Cuando el Ministerio Público no interponga el recurso. describiéndose los hechos de la acusación .p.p. para que en el plazo de diez días la amplíe o la aclare. de alguna forma.p. deberá notificarse la acusación a la víctima que haya planteado la querella. como el robo o el hurto. es uno de los casos clásicos en que puede darse la acusación alternativa..) De igual forma. garantiza mejor el derecho de defensa del imputado. cuando el caso lo amerite. (306 c. (art.. (ar. La acusación alternativa prevista en el artículo 305 del c. Instancia de la víctima para que se interponga recurso: La víctima o cualquier damnificado por el hecho. Igual procedimiento deberá seguirse respecto al actor civil. (ar. caso en el que deberá indicarlo dentro de los tres días siguientes. deberá comunicarlo por escrito al solicitando.p. 7.p. justificando tal decisión.

y al mismo tiempo una norma autorice al tribunal a variar. inédito. "La obligatoriedad de la acción penal en el proceso penal costarricense" Ed. Esta incongruencia debe resolverse mediante una interpretación que le dé preeminencia a las garantías constitucionales. a una tipicidad alternativa. existe una contradicción.p. debe someter el caso al conocimiento del Fiscal Superior o del Fiscal General. pues mientras el primero exige la acusación alternativa. Esta disposición no puede considerarse inconstitucional.196. sobre las que el encausado y su defensor no pudieron ejercer ningún control. reconociendo que el segundo párrafo del artículo 365 del c. La introducción de la acusación subsidiria fortalece el derecho de defensa e impide que en la sentencia se incluyan hechos o calificaciones jurídicas. 1986.Colegio de Abogados. También esta relación entre acusación principal y alternativa se da entre el delito de estafa mediante cheque y el libramiento de cheques sin fondos.277 porque el Fiscal no invade potestades exclusivas del órgano judicial. 1977. (ar. . en la que se varían hechos y tipicidades que no contempla la principal. En caso de que se oponga a tal solicitud.22 principal. como requisitoria subsidiria. p.p. Esta es una clara manifestación del poder acusatorio que ejerce el ente acusador. conforme al procedimiento de disconformidad que prevé el artículo 302 del c.p. 131 y siguientes.. sin embargo. la tipicidad de los hechos. p. se autoriza al tribunal para que pueda darle al hecho una calificación jurídica distinta a la de la acusación.p.. pueda ser distinta a la que han planteado las partes. Entre los artículos 305 y 365 del c. alternativamente. En última instancia impera el criterio del Ministerio Público. sólo es aplicable si el tribunal le ha hecho saber al imputado sobre la posibilidad de que la calificación jurídica de los hechos.p. Sólo es una saludable manifestación de la 277 Sostiene esta opinión Daniel González Alvarez. De esta forma pierde importancia la acusación subsidiaria cuando ésta se refiere. ya que impone al tribunal la obligación de advertirle al imputado sobre la posibilidad de que se aplique un calificación jurídica que no ha sido considerada por ninguna de las partes. Costa Rica. España.p. como hurto o robo y planteando. una descripción de los hechos cuya tipicidad correspondería a alguna de las figuras del encubrimiento.p.p. El Ministerio Público mantiene inalterables los poderes inherentes a la acusación. en sentencia.p. El Juez no puede modificar la voluntad del Ministerio Público cuando éste solicita el sobreseimiento o la desestimación de la causa. en el segundo párrafo del artículo 365 del c.p. exclusivamente.347) Es incomprensible que se deba hacer esta advertencia al imputado respecto a la posible variación de la calificación jurídica. La contradicción señalada es aún más incomprensible si se analiza el artículo 346 del c. Opinión similar sostiene Mario Houed Vega en su tesis doctoral sobre El Ministerio Público (o Fiscal) en el proceso penal. Una obligación similar se impone al Ministerio Público o al querellante.

279 En el nuevo código el juez tiene un compromiso menor en la búsqueda de la verdad. Desgraciadamente muchos debates se suspenden por la inasistencia de los testigos y por las graves deficiencias que enfrenta la policía judicial y administrativa en la cita y presentación de los testigos. Las normas nuevo código que regulan el debate. Argentina. Como ya se mencionó supra. La exclusión del testimonio por la imposibilidad de localizarlo: (párrafo segundo del art. sino que este acto adquiere mayor importancia. asumiendo directamente la responsabilidad que le corresponde. sino que debe explicar.47-48.p. El juez no podrá subsanar la pasividad o yerros que cometa el Fiscal en la audiencia.) La localización de los testigos debe ser una labor prioritaria de la policía y del Ministerio Público.341 del c. en un lenguaje sencillo y preciso. como si lo ha podido hacer con el código procesal penal de 1975. (art.353 del c. el contenido y los alcances de la requisitoria fiscal. 1993. Ob.) No será el Secretario el que le dé la lectura a la acusación. Fernando. Este será un punto al que el Ministerio Público y la policía judicial deben darle una atención prioritaria.23 división de poderes en el proceso. Gustavo. cit. especialmente en los siguientes aspectos: Localizar testigos: Conforme al último párrafo del artículo 324 del c.p.. 279 Cruz Castro.p.publicado en el obra titulada:"El Ministerio Público en el proceso penal" Ed-Ad-Hoc. p.MAYOR PROTAGONISMO DEL MINISTERIO PÚBLICO EN EL DEBATE. "Fiscales y Política Criminal". la función primordial del Juez debe concentrarse en la tutela de los derechos del ciudadano frente a la poderosa represión punitiva estatal.186.278 8.p. . 278 Bruzzone. p.p. el Ministerio Público debe colaborar en la citación y localización de los testigos propuestos para el juicio. 1994. Exponer el contenido de la acusación al inicio de la audiencia: Al inicio de la audiencia el Fiscal deberá leer la acusación y hacer una breve exposición sobre su contenido..p. en el que los jueces se limitan a juzgar y no a investigar. El Fiscal debe asumir un mayor protagonismo. El rol que el juez ha cumplido en la audiencia ha tenido una orientación marcadamente inquisitiva. porque el representante del Ministerio Público no sólo debe leer la acusación. le atribuyen un mayor protagonismo y responsabilidad al Ministerio Público.

incidentes relativos a la ejecución. velando por el respeto de los derechos fundamentales y a las disposiciones de la sentencia.24 9.. ante el tribunal de ejecución de la pena. Incidentes de ejecución de la pena: El representante del Ministerio Público podrá plantear.p. (ar.p.457 del c.p.INTERVENCIÓN DURANTE LA EJECUCIÓN DE LA PENA.) . Fiscales de ejecución de la pena: Algunos Fiscales deberán intervenir en todos los procedimientos de ejecución.p. modificación o extinción de las penas o medidas de seguridad. (ar. sustitución. Como órgano encargado de promover la legalidad y velar por la correcta administración de Justicia.).454 del c. al Ministerio Público se le dan algunas atribuciones durante la ejecución de la pena.

"Teoría del Poder". Gustavo. Argentina.n-434-enero-febrero 1992. Avelina. Mauro y Garth. "El nuevo código de procedimiento penal italiano" publicado en Revista Internacional de Política Criminal.Trivium. "La obligatoriedad de la acción penal en el proceso penal costarricense" Ed. Gustavo. "Acceso a la Justicia".25 10. España. Argentina. Anuario de Derecho Penal y Ciencias Penales-Enero-Abril-1990. Blanco Ande.1995. "Prueba prohibida y prueba preconstituida"-Ed. Ascencio Mellado. l989. Daniel González Alvarez. D Ambrosio. publicado en Foro Judicial.El Salvador.BIBLIOGRAFÍA Alonso de Escamilla. Ediciones Hammurabi. 1993. Costa Rica. "La doctrina penal del Tribunal Europeo de Derechos Humanos: estudio de casos". rev. 1977. No-7Nov. "Fiscales y Política Criminal". 1989.. Bruzzone.España.Colegio de Abogados. Bruzzone. B. Loris. 1986 .Ed.publicado en el obra titulada:"El Ministerio Público en el proceso penal" Ed-Ad-Hoc. José. 1993. J. Cappelletti. Código Modelo para Iberoamérica.Pirámide. Argentina."Fiscales y Política Criminal"-Una aproximación al proceso de selección de los delitos que llegan al juicio oral" publicado en la obra titulada:"-El Ministerio Público en el proceso penal" Ed-AdHoc.

. 1992. Rev. Julio. N-37Marzo 1995.vo. N-21 1994.N-8. F. Maier. Gómez-Escolar Mazuela. Eduardo. revista Jueces para la Democracia.Hammurabi. Julio. Julio. González-Cuellar Serrano. 1992-.Ad Hoc. España.guatemalteca.Jueces para la Democracia.Ed.24-25. Ferrajoli.publicado en la revista española. Maier. Costa Rica.publicado en Poder Judicial n-33-1994. El caso de Costa Rica" publicado en Revista de Ciencias Penales. Argentina-1989. "Sistema penal en Iberoamérica" 16-17. "Derecho y Razón" Ed.1995. L.España.b. "La reforma del proceso en el marco del sistema penal". Pablo.26 Delmas Marty. Mireille. Argentina. Julio.. Maier.España. .1994. Nicolás. "El Fiscal Instructor. "El Ministerio Público en Portugal". "El proceso penal en Europa-perspectivas"-publicado en Rev.Trotta. Costa Rica.Tomo I. #-O-l991..publicado en obra titulada: "Derechos Fundamentales y Justicia Penal" Ed. Maier. Maia Costa. la experiencia portuguesa".Poder Judicial.1993.Cruz Castro.. "La víctima y el sistema penal" publicado en la obra titulada: "De los delitos y las víctimas" Ed. Justicia Penal y Sociedad. "Principios fundamentales para la reforma de un sistema procesal mixto. Juricentro. "Derecho Procesal Argentino". p. "Las intervenciones corporales en el proceso penal".

1985.1988 . Costa Rica.Ad-Hoc.XII. "El derecho constitucional a un Juez imparcial.Ed.129 Pinto dos Santos. "División de poderes en el proceso penal e investigación a cargo del Ministerio Público"-publicado en la obra titulada: El Ministerio Público en el proceso penal. Gonzalo. Cap. España.S. 1993. España.C. Montesquieu. "Derechos Fundamentales y Justicia Constitucional". inédito. Vives Antón T. 66O. Argentina1993. España. "Del espíritu de las Leyes".27 Mario Houed Vega en su tesis doctoral sobre El Ministerio Público (o Fiscal) en el proceso penal. publicado en la obra titulada: "El Ministerio Público en el proceso penal" Ed. Ed. Roxin. Poder Judicial.Ed. de Jueces para la Democracia. Francisco José. "Posición Jurídica y tareas futuras del Ministerio Público". Claus.". "Doctrina constitucional y reforma del proceso penal"-publicado en la obra titulada. "El nuevo código procesal penal portugués". Ediciones Depalma. l987. Rusconi.Ad-Hoc. . Maximiliano. 1977 Moliner Tamborero.Tecnos. Argentina. Argentina. Proyecto Argentino de l987.Juricentro. Consideraciones en relación con el contenido de la sentencia 157/1993 del T.Rev. N-5. p. Rev.N-33 marzo 1994.1992.p.

2. d) El papel de la defensa en las medidas alternativas. b) Defensa Técnica. Conclusiones.Convención Americana sobre Derechos Humanos. de Defensores Públicos Mario Alberto Porras Villalta Defensor Público Sumario: Introducción.1. a) Inviolabilidad de la defensa. b. b.1 C.2. b.Derecho de participación. Bibliografía.Nombramiento y comunicación con el defensor.Oportunidad a partir de la cual se ejerce la defensa técnica. d.2.1.1. b) Derecho Internacional.3. d.Arreglos con la víctima.Derecho de petición. La defensa del imputado en el nuevo código Procesal Penal. a. a. El derecho de defensa en el ordenamiento jurídico de C. b. R.2.Arreglos con el ministerio público. c) Las intervenciones corporales. LA DEFENSA DEL IMPUTADO Álvaro Ferrandino Tacsan Jefe del Dpto.3. a.1Derecho general a la justicia.1Intimación. a. a) Constitución Política. a. .2. 1.Derecho a la defensa y al debido proceso.derecho de conocimiento.

desembocaremos en un análisis del nuevo Código Procesal Penal que entrará en vigencia el próximo 1º de enero de 1998. Es aquí. entonces. en la que se dejen de lado los intereses del individuo para proteger el interés general del descubrimiento de la verdad y el éxito de la administración de justicia. y por el operador judicial al aplicarla al caso concreto. exponiendo y valorando cuáles son las líneas que se trazan en cuanto a los derechos del imputado dentro del proceso penal. Utilizaremos como punto de partida el análisis de las disposiciones constitucionales que se ocupan del tema. pues se evita así la arbitrariedad e inseguridad que provocarían en el seno de la sociedad la investigación policial y judicial indiscriminadas y carentes de reglas. en su función de investigar los actos desviados que afectan la normal y armónica convivencia social. Reconociendo. Es en esta función de velar porque dentro del proceso penal exista un equilibrio jurídico entre ciudadano y Estado donde las garantías procesales adquieren sentido y actualidad. el que establece no solo la pauta a seguir con respeto a la norma que se proyecta promulgar. nos abocaremos en este pequeño ensayo a dar un vistazo general al tratamiento que el mismo ha recibido en la normativa costarricense. y este es el objetivo del estudio. Por último. sino también permite «al enfrentarla a él como ante un espejo» determinar si la ya vigente es ilegítima por violar de los derechos humanos reconocidos por la comunidad internacional. donde el principio de Defensa cumple un papel protagónico esencial. en esa labor de señalarle al legislador el rumbo que debe tomar su función de creador de la ley. como instrumento insustituible en manos del individuo para rechazar todo acto o injerencia arbitraria por parte de la autoridad pública en su contra. la trascendencia que tiene dentro del derecho procesal penal el respeto al principio de defensa. y de qué .. pasando luego a los instrumentos de derecho internacional que igualmente sientan las bases teóricas que deberán respetarse por parte del legislador al crear la ley.1 INTRODUCCIÓN Todo sistema jurídico-penal que se diseñe y opere dentro de un Estado Democrático de Derecho como el nuestro. necesariamente debe fundarse en principios generales que apunten al garantismo proteccionista del ciudadano frente al poder «prácticamente ilimitado» de un sujeto más fuerte que él: el Estado.

Es precisamente en este punto donde cobran toda su vigencia las palabras del doctor Juan Bustos Ramírez. con el objetivo de establecer algo diferente al derecho penal como decía Radbduch. y tocaremos muy tangencialmente «pues el tema será tratado por aparte» cuál será el papel del defensor en los novedosos arreglos del imputado con la víctima y con el Ministerio Público. Costa Rica. las intervenciones corporales. al tratamiento que a nivel legal prevé el nuevo Código Procesal Penal para el instituto jurídico de la Defensa del Imputado. dilucidación de su contenido. donde comentaremos la normativa de nuestra Constitución Política. así como la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José). por lo menos un Derecho Penal más humano.2 manera se diseña todo el rito.. 280 .. si no son desarrollados y llevados a la práctica por los operadores del sistema. Editada por la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica. San José. la nuestra latinoamericana.. a fin de que se materialice de forma efectiva el ejercicio delderecho de defensa. 16. perspectiva político-criminal significa determinación de los principios básicos de un derecho penal democrático.. Nº 8. En este apartado analizaremos el principio de defensa. pág. en Revista de Ciencias Penales. Por último. la defensa técnica. no queremos omitir el dejar planteada una llamada de atención acerca de que todos estos principios teóricos consagrados en el ordenamiento costarricense se convertirían en letra muerta o en una simple declaratoria de buenas intenciones por parte del legislador. “PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE UN DERECHO PENAL DEMOCRÁTICO”. para lo cual se requiere de toda una formación jurídica que los mentalice en ese sentido. En definitiva. pero desafío político-criminal significa entender que todo principio es sólo un programa de acción y requiere por ello de implementación en una realidad concreta. esto es. que es un tratado ratificado por nuestra Asamblea Legislativa y que entró en vigencia el 18 de julio de 1978. En un segundo capítulo haremos referencia. A lo largo de la investigación trataremos de demostrar que la promulgación del referido Código Procesal Penal representa la culminación de todo un proceso de maduración y fortalecimiento de nuestra Bustos Ramírez (Juan). únicamente de los hombres y para los hombres . como centro y objetivo de la persecución penal.”280. El trabajo se compone de un primer capítulo titulado “El Derecho de Defensa en el Ordenamiento Jurídico de Costa Rica”. de forma específica. marzo de 1994. cuando indica: “.

3 cultura jurídica en materia de derechos y garantías del imputado dentro del sistema de justicia penal. es importante destacar que la estructura del proceso está diseñada para que. la tramitación sea más expedita. sindicado como presunto autor de un hecho delictivo y sometido por eso a proceso. proceso delineado en buena medida. necesariamente hubo que dejar de lado algunos puntos que se consideraron menos polémicos o menos innovadores. la comunicación y la coordinación propia de una relación cercana y constante entre defensor e imputado. pues debido a la extensión que por cuestiones de espacio y tiempo debió dársele. junio de 1996. complementados éstos por los fallos de la Sala Tercera de Casación. dados los principios que incorpora. donde se elevan a rango de ley toda una serie de pronunciamientos que rescatan el reconocimiento y respeto absolutos de las garantías procesales en favor del ser humano. Corresponderá entonces al jurista estudioso el indagar de una manera más amplia sobre dichos puntos. a pesar del garantismo que la informa. la necesidad del acercamiento. Por último. En este sentido. Gravita alrededor de toda la actividad técnica que debe desarrollar la defensa. primeramente por los aportes jusrisprudenciales de la Sala Constitucional. lo cual no significa que sean menos importantes. consecuente con los deberes de información. . a fin de conocer en su conjunto la trascendencia de la reforma que en muy poco tiempo entrará en vigencia. hemos de advertir que estos comentarios no agotan el tema de “La Defensa del Imputado en el nuevo Proceso Penal”. Destierra en gran medida la posibilidad de interponer recursos y obliga a que el abogado defensor utilice el momento procesal que le brindan las audiencias orales para concretar con eficacia su estrategia de defensa. San José. Tratamos de perfilar los aspectos importantes de la participación del defensor en el nuevo proceso. el cual. la asesoría. que poco ha poco se ha ido transformando en un Estado Constitucional de Derecho. Ello es una expresión clara del Estado Democrático de Derecho que impera en nuestro país. asistencia y representación que la integran. demanda de una asistencia técnica mucho más dinámica.

EL DERECHO DE DEFENSA EN EL ORDENAMIENTO JURÍDICO DE COSTA RICA a) Constitución Política. Debido a la gran incidencia de estos principios en la práctica diaria de nuestros tribunales de lo penal. Nuestra Constitución Política desarrolla el principio de Defensa través de varias declaraciones generales consagradas en el Título IV (Derechos y Garantías Individuales). En la base de todo ordenamiento procesal democrático necesariamente debemos encontrar el principio «reconocido como derecho fundamental de todo individuo» de acceso a la justicia. incluyéndose lógicamente.4 1. legal y justa. las cuales se erigen como la base jurídica sobre la cual descansará todo el sistema de garantías procesales que rigen en el ordenamiento jurídico-penal. evitando con ello caer en la anarquía y desorganización de la comunidad que produciría el uso irrestricto de la venganza privada. imparcial. que se compone de un conjunto de mecanismos idóneos para el ejercicio de la función jurisdiccional del Estado. Como vemos. ante cualquier funcionario público o entidad oficial. entendiendo por ella el declarar el derecho controvertido o restablecer el violado. interpretándolo y aplicándolo imparcialmente en los casos concretos. Este derecho a la justicia tiene el claro objetivo democrático de darle solución a los conflictos surgidos en la interacción social de una manera pacífica. a. a aquellos individuos acusados ante los despachos judiciales como presuntos autores de un hecho delictivo. el numeral 27 indica que a toda persona se le garantiza su libertad de petición.1. pasaremos a analizarlos de seguido. y el derecho a obtener pronta resolución a sus gestiones.. En este sentido. La Sala Constitucional lo define como la existencia y disponibilidad de un sistema de administración de la justicia sano y transparente.Derecho General a la Justicia. dentro de esta situación. ya sea en forma individual o colectiva. . esta es una declaración muy general que comprende el derecho de petición y respuesta que toda persona ostenta ante cualquier oficina pública u oficial.

. porque debe respetar el patrón impuesto por las mismas leyes.”. Esta manifestación del constituyente se convierte en una institución jurídica trascendental. Se explica entonces que es por los medios legales que las partes pueden demandar amparo a un derecho lesionado o discutido. Más: si el artículo 41 es la norma genérica.puede deducirse un sistema coherente de reglas. Como una gran declaración en defensa de los derechos humanos..Derecho a la Defensa y al Debido Proceso.5 Esta disposición debe interpretarse a la luz de otra aún más específica.. entonces. pues reconoce que en materia penal. ya sea por delito o por cuasidelito. sino es en virtud de una sentencia firme dictada por autoridad competente. el 39 es la específica para la materia penal. Debe hacérseles justicia pronta. todos han de encontrar reparación para las injurias o daños que hayan recibido en su persona.”. 282 “. debe hacerse depender la validez de la condena en que... Sala Constitucional. su derecho de acudir a estrados judiciales en busca de justicia y legalidad. sin denegación y en estricta conformidad con las leyes . la Carta Magna de manera clara y precisa282 establece en su artículo 39 que a ninguna persona se le podrá hacer sufrir pena. a. previamente a su dictado. solicitando del órgano jurisdiccional las medidas pertinentes y la intervención necesaria para que se les garantice el uso legítimo de ese derecho.. pues el artículo 41 prevé el derecho de acceso a la justicia en procura de la tutela judicial pronta y efectiva: “..2... principios. valores y derechos que presiden el procedimiento penal . previa oportunidad concedida al indiciado para ejercitar su defensa y mediante la necesaria demostración de culpabilidad. valga decir.. voto 1739-92 281 . que tiene origen en una ley suprema: la Constitución. Las leyes en general están orientadas a procurar la tutela de lo que a cada uno corresponde o pertenece. de cuya correcta interpretación -por encima de la meramente literal. sancionados mediante ley anterior (principio de legalidad). que el principio contenido en el numeral 41 de la Constitución Política reconoce a quien sea acusado de haber cometido un delito. (sesión extraordinaria de Corte Plena de 26 de junio de 1984).. el Juez no puede actuar al arbitrio. se le haya dado la oportunidad al acusado de defenderse y rechazar por todos los medios disponibles la imputación que se le hace. tanto en el sentido de regular los derechos individuales como el de establecer el mecanismo formal e idóneo para que las personas tengan acceso a los Tribunales .. entonces. lo cual «junto con la declaración del artículo 27 ya analizado» materializan su posibilidad de defenderse de manera eficaz de las pretensiones punitivas que se formulen en su contra281. que para demandar el cumplimiento de todos esos principios legales . propiedad o intereses morales.. Tenemos. “. Ocurriendo a las leyes. todo en beneficio de las partes por igual y en resguardo de la correcta administración de justicia".. cumplida.

es el voto 1739-92 Error: Reference source not foundde las once horas cuarenta y cinco minutos del primero de julio de mil novecientos noventa y dos. nuestra Sala Constitucional. que indica entre otras cosas lo siguiente: “. B) Derecho Internacional. 283 . proceso en el cual nuestro país ha estado activamente involucrado.6 Mediante la plena puesta en vigencia de este principio.. de los cuales analizaremos lo que tienen relación directa con el tema que nos ocupa: Una de esas resoluciones de la Sala Constitucional. Si bien por una parte existe el interés de que no se burle la administración de justicia.. en la cual se recogen varios principios establecidos en sentencias precedentes. donde el Estado investigador está más proclive a conculcar los derechos de los administrados en procura de llegar a la verdad material y sancionar al culpable. y en su artículo 8 (Garantías Judiciales) desarrolla varios principios de suma importancia para establecer las directrices en materia de Justicia Penal. es decir. Costa Rica suscribió la Convención Americana sobre Derechos la que que pasaremos a analizar rápidamente con el objetivo de que comprendamos su relevancia como pilar fundamental en la estructuración de todo el sistema de justicia penal.Convención Americana sobre Derechos Humanos.. ”.1. desde su creación. Este instrumento también es conocido como “Pacto de San José”. En una materia tan delicada como la penal. b. de los medios tendientes a asegurar su vigencia y eficacia . por otra parte existe uno aún más importante: la libertad y seguridad del individuo. ha enderezado la actividad jurisdiccional desarrollada en materia penal. como conjuntos de garantías de los derechos de goce -cuyo disfrute satisface inmediatamente las necesidades o intereses del ser humano-. El concepto del debido proceso envuelve comprensivamente el desarrollo progresivo de prácticamente todos los derechos fundamentales de carácter procesal o instrumental.. se hace indispensable la existencia de instrumentos jurídicos que de alguna forma limiten ese poder estatal frente a los ciudadanos. Ha sido una gran preocupación de la comunidad internacional que se instaure un proceso de democratización en las legislaciones internas. En materia de Derecho Internacional existen varios instrumentos que consagran y elevan a la categoría de Derecho Fundamental el principio de defensa en materia penal. lo que ha traído como consecuencia una amplísima jurisprudencia tendiente a orientarla en cuanto al respeto absoluto de las garantías procesales del imputado283.

o nombrare un defensor de su confianza. . sobre el contenido de la acusación formulada en su contra. . Este derecho resulta de vital importancia. por un letrado (defensa técnica). A tales efectos podrá exigir la comparecencia de testigos. . Si no se defendiere por sí mismo.Defensa Técnica y Material (inciso d): Se le concede a todo imputado el derecho de defenderse personalmente (defensa material) o de ser asistido por un defensor de su elección. pues de lo contrario necesariamente deberá ser representado por un abogado. y de comunicarse libre y privadamente con él.Derecho de Participación: también tendrá el acusado el derecho de participar activamente en los actos procesales.Derecho de Defensa (inciso c): se le concederá al inculpado. y de manera detallada. . planteando ante la autoridad judicial las gestiones que se consideren pertinentes a efecto de velar por sus intereses.Derecho de Petición (primer párrafo): la norma de comentario establece que toda persona tiene el derecho a ser oída. Todas estas declaraciones generales que contiene este tratado son las que establecen los lineamientos del nuevo Código procesal Penal en materia de Defensa del imputado. sino también los elementos de prueba que la fundamentan. lo cual se analizará más adelante en forma específica.7 . es decir. peritos y otras personas a quienes podrá interrogar con el propósito de arrojar luz sobre los hechos investigados. con las debidas garantías y dentro de un plazo razonable. asimismo. Aquí debemos incluir no solo la relación de hechos configurativa del ilícito penal.Derecho a la Intimación (inciso b): también se consagra como facultad procesal el derecho que tiene todo imputado a que se le comunique de previo al dictado de la sentencia. Habrá de entenderse que la defensa material podrá ser ejercida en forma exclusiva (sin que exista la técnica) siempre que el sujeto esté en condiciones de hacerlo en forma eficiente. el tiempo y los medios adecuados para la preparación de su defensa. . por un juez o tribunal en la substanciación de cualquier acusación penal formulada contra ella. tendrá el derecho irrenunciable a que el Estado le provea de un defensor de oficio. pues constituye un instrumento indispensable para canalizar la defensa en el proceso penal. sobre todo en aquellos en los que se produzcan elementos de prueba importantes para el proceso.

. Pero nada se conseguiría con una resonante declaración formal de derechos en favor de los ciudadanos sindicados como presuntos responsables de la comisión de un hecho ilícito. que no es sino el sujeto pasivo de dicho poder penal. “LAS GARANTÍAS PENALES Y PROCESALES EN EL DERECHO DE LOS DERECHOS HUMANOS”. Nº 2. con un gran poder y amplios medios a su alcance para sancionar al infractor 285. se reconoció también ortro principio. en la que impera el Estado de Derecho. con lo que se convierte en una riquísima fuente de discusión y producción teórica284. que llegó a convertirse en una garantía básica: el imputado. Es aquí donde adquieren su importancia y utilidad las garantías procesales reconocidas por el ordenamiento jurídico: presunción de inocencia. pág. si a ello no le sumamos un canal efectivo en virtud del cual ese ciudadano pueda hacerlos valer realmente en juicio.. el instituto jurídico de la defensa penal ha sido tratado a nivel doctrinario a muy amplio nivel.9. La preocupación que debe guiar al legislador al diseñar un procedimiento criminal dentro de una sociedad democrática. etc. 285 “.. San Salvador.”. el principio de inocencia. “La Aplicación De La Dogmática Penal En El Trabajo Cotidiano De Los Defensores”. principio de legalidad. Para evitar la arbitrariedad que «por lógica» trae consigo el ejercicio del poder estatal.. se pone de manifiesto la importancia trascendental que tiene el proceso. tienden a evitar el uso arbitrario del poder penal. defensa técnica. enero de 1992. 1991. 284 . San José.. débil y aislado. Ese canal a través del cual se materializa el efectivo respeto a las garantías “. He aquí un concepto de sumo interés: la garantía de la defensa en juicio ejerce una función particular respecto del resto de las garantías procesales y penales .. El planteo de las garantías nos lleva a considerar la posición del defensor dentro del juego del sistema penal del Estado. y el Estado como órgano punitivo. debe contar con alquien a través de quien él pueda controlar el cumplimiento de las garantías procesales procesales y penales que están en juego . pues el imputado constituye el eje central alrededor del cual gira el proceso penal moderno. Sin embargo. la sociedad democrática debe echar mano a herramientas que minimicen ese poder frente el administrado y contribuyan a la paz y seguridad sociales. pág.. el principio de juicio previo. Ilanud. Thompson (José).. ya que su propia institucionalidad representa el influjo de muchas corrientes de pensamiento que tienen su idea central en el respeto y vigencia de los Derechos Humanos . Revista de Ciencias Jurídicas. Costa Rica.. 63. debe centrarse en ingeniar un mecanismo jurídico que posibilite un equilibrio de fuerzas entre el imputado. El principio de legalidad.8 2. al considerar todos estos elementos.”..LA DEFENSA DEL IMPUTADO EN EL NUEVO CÓDIGO PROCESAL PENAL Como podrá entenderse. Binder (Alberto)..

El principio de contradictorio garantiza al imputado la facultad de rechazar la acusación en forma plena. partiendo de la facultad concedida al acusado de gozar de la asistencia letrada durante todas las fases del proceso 286.. En lo que toca al imputado. pues ahora la facultad de defender sus intereses en juicio no sólo está prevista para el acusado sino también para la víctima. reivindicando su posición en el sistema penal. fundamentalmente.”. inmediación de la prueba. una vez más. un custodio de las garantías dentro del proceso . la nueva tendencia que implanta el legislador al darle una mayor participación a todos los sujetos afectados por el hecho ilícito que se investiga. igualdad de oportunidades.cit. en cierto modo. sino a todas de las partes que tienen posibilidad de intervenir en el procedimiento. las torna reales dentro de la vida concreta de los ciudadanos .. la nueva normativa viene a recoger toda la experiencia y cultura jurídica acumulada a través de varios años de ejercicio democrático de la administración de justicia penal. Las demás garantías tienen. El artículo 12 del Código de Procedimientos Penales incorpora el principio de la Inviolabilidad de la defensa. es quien tiene que velar para que todo el conjunto de las garantías previstas en favor de las personas se cumpla efectivamente dentro del proceso . derecho de petición (párrafo 2º). un carácter estático hasta que el defensor las pone en marcha. publicidad. y de conocer de manera clara e inmediata cuáles son los derechos que le asisten como acusado... este principio del artículo 12 Código Procesal Penal se desarrolla a través de tres garantías que hemos denominado: derecho de participación (párrafo 1º). con la entrada en funcionamiento de la Sala Constitucional» ha pasado de ser un estado de Derecho para consagrarse como un estado Constitucional de Derecho.9 procesales y penales lo constituye el derecho de defensa. pues la disposición indica que aquel tendrá la facultad de intervenir en los actos procesales que incorporen elementos de prueba. en virtud de la cual nuestro país «a partir del año 1989. el defensor penal es. etc. 286 . Ver Binder (Alberto). “. el cual se reconoce no solo al imputado. El nuevo código procesal mantiene una línea de corte acusatorio.. Inviolabilidad de la Defensa. de oralidad. en la que se fortalece el principio de contradictorio. Con esta amplitud se pone de manifiesto. A). libre convicción en la apreciación de la prueba con respeto a las reglas de la sana crítica.... y derecho al conocimiento (párrafo 3º).. de formular las peticiones y observaciones que considere necesarias y oportunas aún estando privado de libertad. En lo que se refiere al principio de defensa. pág 9. op.

con plena y activa participación del mismo .. y el ejercicio de un derecho no puede traerle desventaja alguna. pues tenía derecho a exigir su presencia e interrogarle por medio de su defensor.. Todo con el propósito de que pueda mantenerse al tanto de lo que sucede en el proceso y para que tenga asimismo la oportunidad de ejercer su defensa en el momento preciso288. 287 . voto 330-F-96.F.. las principales innovaciones de la Ley . Pedraz Penalva (Ernesto). en su caso. contradictorio. porque el acusado se negara a que se incorporara el testimonio del señor . un reforzamiento de la posición jurídica del imputado. 288 “. oralidad. DE ALEMANIA DE 1975”. en general. Ante ese derecho..10 a. Méxco.. es decir. en materia de defensa suponen.. obtenido entre otros medios a través de su derecho de ser asistido por letrado . La literatura ha criticado muy ampliamente la no participación activa de imputado y defensor.). así como en hacer las observaciones que considere oportunas en el momento o etapa precisa..f) de la Convención Americana Sobre Derechos Humanos. Por ser el imputado aquel sujeto hacia quien se dirige el ejercicio de la acción penal.2. “.. máxime cuando no se ha determinado su culpabilidad «lo que corresponde a la sentencia» . es decir. la injusticia de tal situación que se pone de relieve en el significado real-social que la apertura del juicio supone contra el imputado.. veracidad e imparcialidad. En natural conexión con el estado de opinión de la doctrina. lo que hace que ocupe una posición de inferioridad e impotencia frente a todo el aparato punitivo con que cuenta el Estado.. el artículo 8. se refiere al derecho que tiene el imputado de requerir la presencia de los testigos y de interrogarlos. Separata de la Revista de Derecho Procesal Iberoamericana de abril-setiembre de 1973.”. etc..1. implica en consecuencia ir en contra de la presunción de inocencia del artículo 6. se suscitó la necesidad de que al sujeto pasivo del proceso se le diera la ocsión de poder formular las alegaciones que tuviere por conveniente para refutar. sobre todo en las más delicadas. destacándose. no puede motivarse una pena mayor. por parte de autores como Schmidt. sino también a la ulterior sentencia que resolverá definitivamente la situación287. lo constituye la facultad del imputado de participar de forma activa en la producción de la prueba.”... o completar las actuaciones sumariales . todo en resguardo de sus intereses. 181). “LA REFORMA PROCESAL PENAL DE LA R.2 de la Covneción Europea de los Derechos Humanos (“toda persona acusada de una infracción se presume inocente hasta que su culpabilidad haya sido legalmente establecida”)..Derecho de Participación. pág.. o sea constatar que en la producción de la misma se cumpla con las formalidades que tutelan su legitimidad.. aquellas en las que se producirán los elementos probatorios que servirán de base no solo a la acusación. que sea obtenida por medios lícitos e incorporada al procedimiento conforme a las disposiciones del Código (art. Esto se manifiesta tanto en la posibilidad de fiscalizar de manera efectiva su legalidad. cuyo diseño es de corte manifiestamente acusatorio (garantismo. de las 10 horas del 07 de junio de 1996. Tribunal Superior de Casación. 664.. y menos una pena más severa . Es claro que uno de los objetivos garantistas previstos en el nuevo proceso. 1976.. se le garantiza de forma expresa su facultad de participar activamente en todas las etapas del proceso.

291 Haciendo un comentario en cuanto a partir de qué momento procesal debe ser materializado el derecho de defensa. ECUADOR. tal derecho adquiere su máxima repercusión durante el debate que proporcionará la base para la decisión. en los procedimientos policiales . Editado y publicado por ILANUD. “EJERCICIO DE LA DEFENSA TÉCNICA EN LA CITACIÓN DIRECTA”. 289 . Binder (Alberto).de las formalidades legales para la producción de la prueba ....”. en resguardo de su derecho de defensa. Rodríguez Campos Alexánder.. pues es allí donde se tendrá la ocasión de someter al contradictorio la prueba. Costa Rica.. pues la misma norma procesal la circunscribe únicamente a aquella actividad que El Lic. se abre la posibilidad de lesión de las garantías constitucionales y procesales290..”. San José.. pues así se saneará desde su génesis el proceso. esencialmente adquiere su vigencia durante la fase oral del debate. Editorial Ad-hoc. al igual que el nuevo Código Procesal Penal. “INTRODUCCIÓN AL DERECHO PROCESAL PENAL .”. durante la investigación. GUATEMALA Y PANAMÁ”. miembro del cuerpo de defensores públicos. 1991. no debemos perder de vista que durante la fase preparatoria «en la que se producirán elementos probatorios definitivos e irreproductibles. pues desde que se inicia la tarea de recopilación de elementos probatorios que señalen la responsabilidad del imputado en el hecho ilícito.. página 14.. Aunque esta afirmación es cierta.11 La opinión generalizada indica que la participación del imputado. evitando de esta manera cualquier duda acerca de su legitimidad o veracidad291. la investigación está en manos del Ministerio Público) sostiene lo siguiente: “. en especial. de manera particularmente intensa. COSTA RICA. pero hoy es reconocido también durante el procedimiento preliminar. Como vemos. 290 “. y se deseche toda prueba espuria289. Garita Vílchez (Ana Isabel). trabajo inédito. esta participación de la defensa debe materializarse desde el inicio mismo de la fase de investigación policial.”. COLOMBIA.. Buenos Aires.. ya que las posibilidades de afectación de todas las garantías procesales se dan primordialmente en esta etapa . Este derecho de participación a favor del imputado en los actos procesales no es de naturaleza absoluta e irrestricta. en el fondo se cuestiona el incumplimiento -a nivel policial. La defensa en juicio debe poder ser ejercida a lo largo de todo el proceso y... en una investigación sobre el procedimiento de Citación Directa que prevé el Código de Procedimientos Penales de 1975 (donde. Argentina. tenemos que en un proyecto realizado por el Ilanud se concluye: “. Pág 158. La misma autoridad jurisdiccional y la fiscalía deben ser las más interesadas en que la defensa participe y vele por la legalidad de la actuación policial durante el proceso de investigación.. la misma dinámica del procedimiento de Citación Directa impone a la defensa la responsabilidad de intervenir con mayor avidez en la fase de investigación. 1993. la privativa de libertad. evitando el juicio . que influirán de manera decisiva en el resto del proceso» se requiere de una activa participación de la defensa. para eliminar la probabilidad de aplicación de una medida de coerción personal. “LA DEFENSA PÚBLICA EN AMÉRICA LATINA DESDE LA PERSPECTIVA DEL DERECHO PROCESAL PENAL MODERNO: BOLIVIA.. Este tema será desarrollado más adelante.. así como de exponer a viva voz cuáles son las razones jurídicas y fácticas en virtud de las cuales se debe «según su criterio» rechazar la acusación. y para intentar la conclusión anticipada de la persecución penal. y en ella. velando porque se respeten las garantías procesales y constitucionales. Alexánder Rodríguez Campos.

Litigar con lealtad y buena fe. ni siquiera invocando esta potestad disciplinaria que ostentan (art. en su artículo 90.Evitar cualquier abuso de las facultades que el Código confiere. resolución de las 16 horas del 04 de setiembre de 1990. Esta disposición fue declarada inconstitucional por la Sala Cuarta mediante el voto 1059-90. dejándole en libertad de imponer una multa de hasta ¢ 500. El nuevo código 292 . reservándose la misma solo para casos graves en los cuáles sea evidente que la actuación de la defensa se dirige a obstaculizar o a atrasar maliciosamente la marcha normal del procedimiento293.Evitar planteamientos dilatorios. Sería muy peligroso que el Ministerio Público tuviera el poder de ejercer el régimen disciplinario en todos aquellos casos en los que considere que la representación del imputado ha incurrido en un abuso en el ejercicio del derecho de defensa. . meramente formales. por parte de la autoridad jurisdiccional. se haga de forma excepcional. De aquí podemos concluir que. donde de manera clara se indica que el régimen disciplinario será ejercido por el “tribunal”. lo lógico será que la aplicación del régimen disciplinario por parte de la autoridad judicial por tal concepto «que de alguna manera siempre implicará una limitación al ejercicio de la defensa».ºº en esa misma vía y de forma inmediata. Nótese que de forma imprecisa el artículo 12 del CPP nos habla de “autoridad correspondiente”. pues con este mecanismo de presión se podría restringir de manera inaceptable la tutela de los intereses del acusado frente al órgano encargado de la acusación. Todos estos deberes cuya observación el Código impone a las partes en general. Lo más importante de todo esto será que el mismo Código prevé que los tribunales. siendo tan difícil determinar de manera objetiva cuándo la representación del imputado está incurriendo en abuso de sus facultades dentro del proceso. donde se establece cuáles son los deberes que deben respetar las partes en general durante su actuación en el proceso. pues la norma hace referencia a “tribunal”.12 no venga a perjudicar el curso normal del procedimiento. Esta disposición deberá ser interpretada a la luz de los artículos 127 y siguientes del mismo Código Procesal. 128). a pesar de que tienen el deber de vigilar por la regularidad del litigio. al considerar que con este mecanismo disciplinario se vulneraba el principio del debido proceso. es decir. del régimen disciplinario292. 293 Es curioso comprobar el cambio de redacción que en este punto establece el nuevo Código Procesal. La equivocidad de esta redacción viene a aclararse con la norma contenida en el artículo 129. procurando que esas facultades se ejerzan de manera correcta por los sujetos intervinientes. bajo ningún pretexto podrán restringir el derecho de defensa ni limitar las facultades de las partes. Aquí debe entenderse excluido el Ministerio Público. tienen que ver con los principios éticos de acatamiento obligatorio para todo profesional en Derecho. El Código de 1975. establecía la potestad disciplinaria que ostentaba el órgano jurisdiccional ante un eventual incumplimiento o abandono de la defensa por parte del abogado. . a saber: . y su inobservancia podrá acarrear el ejercicio en su contra.

el Ministerio (artículos 105 y 129 párrafo 2º) se instaura un mecanismo más respetuoso del debido proceso: para aquellos casos en los que se considere que el abogado ha incurrido en actos que atenten contra la normal marcha del proceso (por mala fe o temeridad) se instauró un proceso sumarísimo donde. debido a ello. por el transcurso del tiempo que ello demandaría (artículo 294). Sin embargo se incluye una limitación peligrosa: “velará porque dicha participación no interfiera en el normal desarrollo de las actividades”.. la regla será que el Ministerio Público permitirá la presencia de las partes en los actos que practique (art. pues por razones de lógica aún no se ha intimado al sujeto presuntamente responsable y. c) Cuando haya sido decretado el secreto del sumario por parte del propio Ministerio Público. es decir. se refiere a dos situaciones concretas: a) aquellos actos de suma urgencia. la eficacia de determinado acto dependa del secreto.13 Por otra parte. en principio. . el tribunal está en la obligación de hacer la comunicación respectiva a la fiscalía del Colegio de Abogados. con base en criterios subjetivos y arbitrarios. Esta disposición podría llevar a situaciones inconvenientes en las cuales el representante del Ministerio Público. Durante el procedimiento preparatorio. b) cuando no se conoce la identidad del autor del hecho ilícito. la limitación general que impone el Código durante el procedimiento preparatorio a la participación del imputado en las audiencias donde se producirá prueba. y siempre a la luz de lo dispuesto por el artículo 128 ya analizado. es interesante comprobar que la norma de comentario establece que la regla será que el imputado tendrá derecho de participar en todos aquellos actos procesales que incorporen elementos de prueba . Si a pesar del vencimiento del referido plazo. mediante resolución fundada y por un plazo no mayor de diez días (artículo 296). se le concede al abogado la oportunidad de conocer los cargos y de formular su defensa.. por ejemplo. En todo caso. por lo cual deberá ser aplicada según los parámetros ya analizados: solo en casos excepciones donde sea manifiesta la intención de la parte en interferir maliciosamente con el normal desarrollo de la diligencia. pues de cumplirse con tal requisito se pondría en peligro la obtención del elemento de prueba de que se trate. situaciones en las que no puede esperarse a que las partes hayan sido citadas previamente. Para los casos de abandono injustificado de la defensa. o . aún no figura en el proceso. limite o restrinja el derecho de participación del representante de la defensa. y que solo podrá limitarse este derecho «de manera excepcional y expresa» siempre que el mismo Código así lo haya previsto. 292). con lo cual pareciera que se ajusta la norma a los requerimientos constitucionales.

declarando la necesidad de practicar la diligencia prescindiendo de la citación de partes. a fin de que pueda hacerle llegar todas las observaciones y peticiones que considere oportunas. Debemos entender que esa designación se hace para esa diligencia en particular pero tiene efectos para todas las ulteriores diligencias que pudieren practicarse. el párrafo 1º del art. debido a que constituye una . Y diríamos que esa facultad concedida al imputado de acceder al estrado judicial en resguardo de sus derechos. Es evidente que una decisión en este sentido. debería realizarse por medio de decisión jurisdiccional. después de practicado el acto el mismo deberá ser puesto en conocimiento de las partes. solo puede ser adoptada por parte de la autoridad jurisdiccional (art. informándoles luego del resultado. y mediante una fundamentación clara y precisa en la que se exponga cuáles fueron las razones que justificaron la actuación (art. Con la presencia de un defensor público se garantizará. a.Derecho de Petición. art. salvo revocatoria de su nombramiento por parte del imputado. que el acto mediante el cual se producirá la prueba es legítimo y veraz. al imputado se le reconoce como derecho la facultad de formular ante la autoridad judicial todas aquellas observaciones y peticiones que considere oportunas a efecto de hacer valer su defensa. Con el único fin de fortalecer la legitimidad y credibilidad del elemento de prueba de que se trate. el defensor asignado queda en esas condiciones.14 Público solicitará al juez que disponga la realización del mismo sin comunicación previa a las partes.2. Como se analizó líneas atrás. sobre todo cuando no se haya traído al proceso al presunto responsable. En estos casos en los cuales excepcionalmente se limitará la participación del imputado.294). por lo cual «para garantizar el respeto a ese derecho de petición aún cuando el imputado esté privado de libertad» el encargado de custodiarlo obligatoriamente transmitirá al tribunal las peticiones u observaciones que aquel formule. 142). Con esta disposición se conseguirá de forma efectiva que el imputado tenga una vía de comunicación abierta con la autoridad judicial que tramita su caso. dentro de las doce horas siguientes a que se le presenten. No parece muy acertado el que se le dé al Fiscal la libertad de decretar por sí mismo el secreto del sumario. 294 prevé la posibilidad de que en este tipo de situaciones excepcionales «y de ser necesario» a criterio de la autoridad judicial se designará un defensor público para que participe en el acto. es decir.

La Sala Constitucional ha definido lo que debe entenderse como “principio de amplitud de la prueba” de la siguiente manera: supuesto que la finalidad del procedimiento es ante todo la averiguación de la verdad real de los hechos.. Sala 3ª..”... pues nuestra jurisprudencia ha estimado que. e inclusive ordenando para mejor proveer la que sea necesaria aún si fue ofrecida irregular o extemporáneamente . por ser a La Sala Tercera ha insistido en que no es posible rechazar de manera infundada y arbitraria la prueba propuesta por la defensa: “. La localización del señor .”. con esta facultad se deja al imputado en posibilidad de hacer valer sus derechos e intereses dentro del proceso y oponerse a la acusación. La falta incluso no sólo produce una ausencia de fundamentación por la omisión de prueba vital.. por no basarse en la impertinencia o inutilidad de la misma. con base en el principio de amplitud de la prueba.. voto 390-F-92 de las 9:45 hrs. tanto el Ministerio Público como el juez tienen el deber de investigar esa verdad objetiva y diligentemente. Este derecho de acceso a la justicia fortalece y garantiza la posibilidad que tiene el acusado de hacerle llegar al órgano judicial todos los escritos y manifestaciones idóneos para defenderse de la acusación incoada en su contra. del 26 de agosto de 1992.. lleva razón el recurrente. Es irregular el rechazo de prueba para mejor proveer propuesta por la defensa ... Como puede entenderse. voto 272-F-94. por ejemplo la Sala Constitucional (Hábeas Corpus. sin más limitación que la de rechazar por excepción toda gestión que manifiestamente perjudique el curso normal del procedimiento. sino también una violación al principio de defensa . En el mismo sentido ha resuelto también la Sala 3ª: “. del 1º de julio de 1992.. es decir.15 garantía fundamental (artículo 41 de la Constitución Política). de las 11:45 hrs.. concretamente en lo que atañe al principio de amplitud de la prueba .”. Amparo. y su eventual testimonio. sobre todo si ofrecida por la defensa no resulta manifiestamente improcedente. 294 .. así como el proponer la evacuación o producción de elementos probatorios de su interés... de las 11 horas del 19 de julio de 1994. voto 1739-92. artículos de la Ley de Jurisdicción Constitucional).. sin desdeñar ningún medio legítimo de prueba. debe interpretarse de manera amplia.. aún si las mismas son propuestas por la defensa294. las autoridades judiciales deben recabar aquellas pruebas necesarias para el descubrimiento de la verdad real.. no solo dirigida al despacho en el cual se tramita su proceso sino a toda oficina judicial ante la cual pueda ejercer un recurso. el defensor alega falta de fundamentación por omisión de evacuar prueba relevante en la causa . constituye una clara violación al Debido Proceso. En el primer motivo de su recurso. Sala Constitucional. habrían podido aportar elementos de juicio determinantes para la conclusión del tribunal .. Sala 3ª de la Corte.

máxime si el mismo acusado manifestó conocer el paradero de un testigo que no pudo localizarse. viene a ser complementada de forma clara por el artículo 82 del Código de Rito. Con esta decisión. no tiene el juzgador la obligación de incorporar tal declaración mediante lectura. mediante la igualdad de trato y el acceso a la justicia..Derecho al Conocimiento. que el abogado defensor solicitó al juez la posibilidad de que el imputado citara al ofendido . el Ministerio Público y los funcionarios jurisdiccionales. Esta norma.. razón por la que debe la Sala consultante resolver en cuanto a si se produjo esa afectación en el caso planteado . esto es. Voto Nº 424-F-94.. la no recepción de testimonios importantes para la defensa. el juzgador lesionó el derecho de defensa. Tribunal Superior de Casación. Voto Nº 523-93 de las 14:18 horas del 03 de febrero de 1993. desde que sea señalado como presunto autor de un ilícito penal. ver voto 015-90.. pues no pudo el imputado y su defensor interrogar directamente al testigo fundamental de la causa . del 25 de noviembre de 1994. sobre todo en lo que se refiere a la evacuación de pruebas por él propuestas: “. El irrespeto de este derecho implicaría una clara violación al principio del Debido Proceso296.”. 296 La jurisprudencia de la Sala Constitucional ha sido reiterada al sostener que las autoridades jurisdiccionales tienen el deber de dar efectivo cumplimiento al derecho de petición del imputado dentro del proceso... donde se incluye una lista mínima de derechos «reconocidos al imputado expresamente por el ordenamiento jurídico-penal» que obligatoriamente deben ser puestos en conocimiento de su titular desde el primer momento en el que se le considere como “imputado”.. En el mismo sentido (denegatoria de prueba) ver el votos 2758-92.3. esta manifestación del representante de la defensa debió ser considerada por el juzgador . el Derecho Internacional y el Comunitario vigentes en Costa Rica. Consulta Judicial Nº376-89.. sino que más bien constituye un numerus apertus. Lo anterior significa El tribunal Superior de Casación también ha dado protección a este derecho del imputado a que se atiendan sus gestiones por parte de la autoridad jurisdiccional. si el no recibo del testimonio se dio por circunstancias atribuibles a las autoridades instructora o juzgadora e independientes de la defensa .. sindicados como presuntos responsables de haber incurrido en una acción delictiva (art. a.”. El listado antes citado no constituye un numerus clausus de los derechos que el ordenamiento jurídico le reconoce al imputado. y 797-91. es decir. estableciendo que su violación acarrea la nulidad del pronunciamiento: “.. En cuanto al derecho del imputado de ser oído. consta en el acta del debate .16 todas luces impertinente o inútil. de las 14:30 hrs...... 295 . de acatamiento obligatorio para la Policía Judicial. 308-90. Toda autoridad que intervenga en los actos iniciales de la investigación deberá velar porque el imputado conozca inmediatamente y de forma comprensible. lo cual ya se analizó295. para todos los ciudadanos de la República que se encuentren en su misma condición.. En este sentido la autoridad que interviene deberá comprobar que el sujeto realmente ha entendido lo que se le dijo sobre cuáles son los derechos que prevén la Constitución. Si un testigo no se localiza. así como el propio Código Procesal Penal. 12 párrafo 3º). puede afectar las garantías propias del debido proceso.

debe informar al acusado sobre su existencia.. 298 Cruz Castro (Fernando). siendo posible ampliar la lista a otros más. sin que se exponga de forma específica a qué derechos es a los que se hace referencia. No por ello pareciera del todo acertado disminuir la importancia del ejercicio directo de la defensa por parte del propio imputado. la cual es una exigencia para garantizar al encausado un juicio justo . “. Sala Constitucional.17 que la lista de derechos a que hace referencia el artículo 82 no es taxativa. La situación de la defensa del imputado muestra en doctrina dos matices claramente diferenciables: la defensa material y la defensa técnica. pues el rechazo efectivo de las pretensiones punitivas puede realizarse por parte del mismo acusado. Voto Nº 7551-94. B).. la cual «debido a que su titular es generalmente un lego en la materia» puede carecer de la efectividad y precisión requerida. se le informará acerca de sus derechos procesales. o a través de las gestiones de su abogado defensor297. 297 . La actividad defensiva realizada directamente por el propio imputado recibe en doctrina el nombre de defensa privada o material. Defensa Técnica. por otro lado. En el mismo sentido ver voto 5221-94 de las 14:48 horas del 13 de setiembre de 1994. pues existen muchos más que no están allí incluidos y que no por ello las autoridades del sistema penal estén eximidas de velar por su respeto. San José. por considerarla en muchos casos como inoportuna y a veces hasta contraproducente. “LA DEFENSA PENAL Y LA INDEPENDENCIA JUDICIAL EN EL ESTADO DE DERECHO”. Con lo anterior deducimos que el legislador simplemente quiso establecer un mínimo de derechos acerca de los cuales la autoridad que interviene en los actos iniciales de la investigación.. La tendencia más generalizada es que se reste importancia a la defensa material. Editado y publicado por el Ilanud. que apareja toda garantía procesal de la cual el acusado sea titular. 1989. las gestiones defensivas a cargo del abogado (defensa técnica) también reciben el nombre de defensa pública o formal298. al momento de hacérsele al imputado las advertencias preliminares durante la declaración en sede judicial. el artículo 92 párrafo 3º establece que. págs 61 y 62. de las 16:48 horas del 22 de diciembre de 1994. Costa Rica.. Llevando aún más allá esta garantía.”. Esto significa que la lista de derechos es un numerus apertus. un aspecto elemental dentro del Derecho de Defensa es la asistencia técnica adecuada.

cit. op. es decir. que referido al juicio se conoce con el nombre de intimación de la acusación. El punto viene a ser claramente definido por el artículo 100 párrafo 2º del Código. “. complemento o unidad entre las dos modalidades. reclama la comunicación clara..Intimación (artículo 82.18 quien sigue siendo una persona a la que por imperativo constitucional y legal se le debe prestar la atención que corresponde. Para ello resulta de fundamental importancia el derecho a ser informado oportunamente sobre la imputación que se le dirige y sobre los elementos de prueba que fundan la sospecha.. Con esta garantía se permitirá al imputado ejercer realmente su derecho de defensa. circunstanciada (modo. Esta es una de las garantías que integran el derecho de defensa dentro de un sistema penal acusatorio moderno: aquella facultad concedida al ciudadano sindicado como autor de un delito de conocer en detalle cuáles son los hechos que se le acusan. precisa. según corresponda. Pero el derecho de audiencia de nada serviría si el imputado no es puesto en condiciones óptimas de ejercer su defensa material... Ver Garita Vílchez (Ana Isabel). b.”. al indicar que “.. pues será a través de ella que el imputado podrá gozar de todos los derechos y garantías que le son reconocidas por el ordenamiento jurídico. Cuando no perjudique la eficacia de la defensa técnica. exhibiéndole. no elimina la facultad del imputado de ejercer su auto-defensa por el hecho de haber apersonado a un profesional que lo represente.. incisos a y d). instituto procesal fundamental dentro del modelo acusatorio del proceso penal en un estado democrático de Derecho.. así como quien es el funcionario o autoridad bajo cuya jurisdicción y competencia se tramita su causa299. la intervención del defensor (defensa técnica) no menoscabará el derecho del imputado a formular solicitudes y observaciones . y gozando plenamente de todas las facultades procesales de que es titular. conociendo y refutando la acusación y los elementos probatorios esgrimidos en su contra.. 299 . la orden emitida en su contra. podrá (el imputado) defenderse por sí mismo .”. Por ello es conveniente buscar un equilibrio.”. pág 14. tiempo y lugar) y específica (hecho por hecho) acerca de los cargos en su contra y del fundamento jurídico y probatorio de tal atribución . El imputado tiene el derecho de conocer la causa o el motivo de su privación de libertad.. al prever el tercer párrafo del numeral 100 la posibilidad del desarrollo único de la defensa material: “... En este capítulo nos centraremos a analizar los principios que integran la garantía de la defensa técnica en el proceso penal.1. así como de saber quién fue el funcionario que la ordenó. Incluso el nuevo código da un paso más. Tal derecho...

y constituye el primer paso para conseguir un ejercicio pleno del derecho de defensa. será el conocer con detalle cuál es la conducta ilícita que se atribuye. el que la policía «debido a actos arbitrarios» pueda tirar por tierra la legitimidad de una investigación. donde se le confiere al acusado la facultad . sus parientes o la agrupación a la que se comunicó su captura y. La base a partir de la cual se parte en cuanto a este derecho se sienta en el inciso anterior. a fin de alejar la posibilidad de contaminar el procedimiento con actuaciones ilegales. en las que se generan la mayoría de las violaciones de las garantías procesales del imputado. deben interesarse y comprometerse con el efectivo respeto a los derechos acordados al imputado o sospechoso. b. ya sea por el defensor que designe él.19 Este derecho es conocido en doctrina como “intimación”. A pesar de que expresamente el código no obliga al funcionario que interviene en los actos iniciales de la investigación a poner en conocimiento del acusado cuáles son las pruebas que existen hasta ese momento en su contra «y que constituyen el fundamento de la sospecha que se cierne sobre él» es claro que tiene derecho a conocer esta vital información. 82. El inciso d) del mismo numeral 82 de comentario indica que el imputado tiene derecho de presentarse o ser presentado al Ministerio Público o al tribunal. es decir. de manera tal que pueda recibir una información precisa y veraz. para ser informado y enterarse de los hechos que se le imputan. diríamos que de primera mano. La persona señalada como responsable de la comisión de un delito. pues se confiere al imputado la facultad de exigir su presentación directa ante la autoridad bajo cuya competencia se tramita el proceso seguido en su contra. a la luz del nuevo Código Procesal tiene el derecho de ser asistido por un profesional en Derecho desde el primer acto del procedimiento. El propósito de esta norma es el evitar las prolongadas detenciones realizadas por la policía. pero especialmente el fiscal y el policía. pues la única manera de refutar la acusación y la prueba de cargo. en muchos casos.Oportunidad a partir de la cual se ejerce la Defensa Técnica (art. La autoridad jurisdiccional. en defecto de éste. y cuál es la autoridad que tramita el caso. cuáles son los elementos de juicio en los que la misma se apoya. acerca de todos los elementos existentes y que tengan relación con la acusación. por un defensor público. “el imputado”. Este inciso es el complemento del inciso a). inciso c). y de estar en disposición de ofrecer la prueba de descargo.2. El estricto apego a este derecho del imputado podrá evitar.

.”.J. San José.. pues no se había logrado conseguir una unidad de criterio en cuanto al momento preciso a partir del cual surge el derecho de defensa... y como ha evidenciado la doctrina. 301 “.. cuando se indica que “. mediante cualquier acto de la investigación o del procedimiento. 1992. Editorial I.. cuando procede a detener a un sujeto como posible autor de un hecho ilícito de naturaleza penal. en su artículo 13 párrafo 3º.”302. en el momento en que se le informa que va a quedar detenido a la orden de la autoridad pública. y existe consenso al aceptar que ya contamos con un proceso penal desde aquella primera y provisional imputación formulada por la policía judicial. Este punto ha venido a ser expresamente definido por el Código Procesal Penal.. amigos o abogado.Desde el primer momento de la persecución penal y hasta el fin de la ejecución de la sentencia. asociación..R. pero. “ LA OBLIGATORIEDAD DE LA ACCIÓN EN EL PROCESO PENAL COSTARRICENSE: NOTAS SOBRE LA FUNCIÓN REQUIRENTE DEL MINISTERIO PÚBLICO”.... pues será a partir de este momento que el imputado podrá gozar de su derecho de defensa con todas las consecuencias jurídicas que ello acarreará para el proceso. o en el momento en que él lo estime oportuno. De este inciso se desprende la necesidad de definir cuál es el inicio del procedimiento.A. agrupación o entidad a la que desee comunicar su captura 300. voto 456-92. por la vía que él escoja. de no hacerlo.”. Por otra parte. “. Consecuentemente. indica que “. mientras se produce dicha detención . en el caso de que no existan medios públicos de comunicación.. es señalado como posible autor de un hecho punible o partícipe en él . El tema ha sido muy debatido en doctrina. pues el artículo 13. Se entenderá por primer acto del procedimiento cualquier actuación. se le asignará un defensor público .”. judicial o policial. con la persona. C. González Álvarez (Daniel).. 2ª edición.S.. Sala Constitucional. de manera adicional el artículo 81 define con precisión a partir de qué momento es que una persona adquiere la condición de imputado: “. Pág 52.. con su familia... o sencillamente cuando lo señala como tal301.”. si el punto analizado se prestó anteriormente para la discusión en doctrina. que señale a una persona como posible autor de un hecho punible o partícipe en él . es obligación de la administración el facilitarle el suyo para tales efectos .20 de establecer una comunicación inmediata desde el primer acto en el que se le señala como imputado. pues esto es absolutamente imprescindible para 300 .. el criterio legislativo para señalar el inicio del procedimiento penal es constituido por la primera e imperfecta formulación de la acusación (inculpación) . se denominará imputado a quien. Para tales efectos. el nuevo código ritual viene a establecer con suma claridad ese momento. 302 La Sala Constitucional ha reconocido como una derecho fundamental la facultad que debe dársele al imputado de comunicarse abiertamente y de forma privada con su defensor.. párrafo 1º.. Como podemos comprobar... podrá elegir a un defensor de su confianza. el imputado tendrá derecho a la asistencia y defensa técnica letrada.. todo detenido tiene derecho a comunicarse..

voto 4784-93. Cruz Castro (Fernando). con la agravante de que los elementos probatorios surgidos a partir de esos actos ilegítimos son avalados por las autoridades jurisdiccionales304.. pues solo constituye una fórmula abstracta y genérica que requiere de una formación democrática y garantista de los operadores del sistema penal...21 De estas normas analizadas derivamos el derecho que tiene el acusado de gozar de asistencia técnica incluso durante la fase de investigación policial303. presencia que no puede estimarse sea meramente física. razón por la cual debe permitirse su ejercicio.. la libertad y la convivencia solo pueden asegurarse mediante un sistema de garantías judiciales que aseguren. Es en esta etapa en la que los excesos se producen con mayor frecuencia.”. poder ejercer el derecho de defensa de manera efectiva: “.. en especial con relación al principio de objetividad que debe regir sus actuaciones. la defensa del acusado. así como las evidencias probatorias obtenidas ilícitamente por la policía .. Sala Constitucional. no solo por el hecho de que en la práctica se excluye al abogado defensor.. desde la detención del presunto culpable.”.. 303 “.. limitando claramente las potestades estatales en la investigación y represión de los delitos. De ello se desprende que la intervención del defensor y el ejercicio de la defensa. . pág 127. es una exigencia para garantizar al encausado un juicio justo. La defensa técnica . op.. El reconocimiento del derecho de defensa es especialmente difícil durante el sumario de investigación policial. al violarse este derecho en sede policial..cit. a pesar de contar principios legales y constitucionales tan garantistas como el expuesto. Uno de los campos más propicios para la violación de los derechos humanos es el que corresponde a la investigación previa de los delitos. págs 57 y 59. Costa Rica. para poder implementarse de manera efectiva. no son hechos ajenos a la realidad latinoamericana en la etapa investigativa de lo penal . Se necesitará por parte de los operados del nuevo Código una amplia cultura jurídica y un cambio en la concepción que el ejercicio de sus funciones implica. no pueden coartarse. debe contar todo procesado en salvaguarda de sus derechos . en la práctica son violados por los entes policiales. 304 “... En ejercicio de la defensa crea entre el abogado y su defendido desde el mismo momento en que éste es detenido .... a menos que colisione seriamente con otro interés que resulte preponderante en razón de los fines del proceso. La preocupación más seria que se levanta sobre este punto se dirige a que en muchos países..”. antes de que los órganos judiciales los conozcan directamente. “LA DEFENSA PENAL Y LA INDEPENDENCIA JUDICIAL EN EL ESTADO DE DERECHO”. dentro de los plazos y términos que señala la legislación procesal penal. relación que en algunos casos exige la presencia del defensor . constitucionalmente... 1989. con lógicas restricciones. al admitirse como indicio probatorio.. esto es. sino porque durante esta etapa pueden violarse las reglas básicas del debido proceso. Ver Thompson (José). Editado y publicado por el Ilanud. no podrá ser fácilmente superado con una simple declaratoria de principios como la expuesta. ya sea con anterioridad o con posterioridad a que se rinda la declaración indagatoria y así hasta la finalización del proceso. El uso de la tortura para obtener pruebas y la imposibilidad de comunicarse con un abogado y. durante el proceso y hasta que la resolución que se dicte en el caso adquiera la condición de cosa juzgada. pues representa la asesoría letrada con que. las manifestaciones extrajudiciales y las declaraciones judiciales viciadas.. la defensa técnica incluye el contacto o comunicación libre entre el imputado y su defensor. con la modificación de los textos legales . El problema que se presentará en la práctica diaria. Las garantías de la defensa no se aseguran. para la validez del acto. exclusivamente. aún con los familiares. una relación que no puede verse interrumpida en ningún momento.. San José. en todas las etapas del proceso. orientado a velar por un estricto respeto de los derechos fundamentales tutelados en un estado de derecho.

. más respestuosos del régimen de derecho305.”. 101 y 102). como ha sido la regla hasta ahora.. aún si tal inicio se da en sede policial. salvo excusa fundada (arts. Por otra parte. El nuevo Código le garantiza al encartado su derecho de abstenerse de declarar. el imputado pueda designar un nuevo defensor. sino hasta que el nombrado intervenga en el procedimiento. Rico (José Mª). y el derecho del ciudadano a ser protegido contra los abusos policiales cometidos en ejercicio de tales poderes . tiene el derecho a que su defensor esté presente en el momento de rendir su declaración. 82. 100 y sgtes). pero advierte que si a pesar de este derecho acepta hacerlo. páginas 211 y 213. “El Poder Discrecional De La Policía y Su Control”. el nombramiento del defensor se deberá hacer efectivo desde el inicio mismo del procedimiento. con esto se evitarán las detenciones arbitrarias por parte de los cuerpos policiales. compilado por José Mª Rico. bajo el entendido de que el anterior no podrá separarse de la defensa. así como en otras diligencias en las cuales se requiera su presencia.3. Se faculta al encartado. Madrid. la indiferencia o los abusos policiales ..Nombramiento y comunicación con el defensor (art. y en todo caso el ejercicio como defensor será obligatorio para el abogado que acepta intervenir en el procedimiento. artículo incluido en el libro del mismo autor :“POLICÍA Y SOCIEDAD DEMOCRÁTICA”. Como ya lo habíamos expuesto líneas atrás. el Código garantiza que durante el transcurso del proceso. pero también precisa de libertad.. ya que le da la oportunidad de que «ante la renuncia o abandono del abogado particular por él designado» pueda nombrar otro de su “. De ahí la importancia de establecer un equilibrio escrupuloso entre los poderes indispensables para el cumplimiento de la función policial. a los que «a su vez» se les exigirá mayor capacidad técnica y profesional en su trabajo. o sustituya el ya apersonado por otro. inciso e. Esto para que durante el transcurso del procedimiento... pues ya no podrán hacer depender el éxito de su labor de forma exclusiva en la “confesión extrajudicial” rendida en condiciones oscuras por el detenido. Alianza Editorial.22 b. 1983. uno de los principales problemas con que debe enfrentarse una sociedad democrática es el de encontrar fórmulas satisfactorias capaces de garantizar eficazmente la protección del ciudadano contra el arbitrio. el imputado no quedará privado de representación técnica en ningún momento. En vista de que prácticamente ya no se podrá contar con la declaración del imputado. 93. la mayoría de las veces recibida bajo sospechas de tortura o amenazas. para que nombre un defensor de su confianza. 305 . dicha omisión deberá ser suplida con medios técnicos de criminalística. 100. Una sociedad democrática necesita cierto orden y seguridad. entonces.

no se indicó el período de sustitución .. no lleva razón en sus cuestionamientos . En este punto el numeral 104. pero sin aceptar el cargo entró en su sustitución la Licda.. sino que se pretende poner fin a las prácticas viciadas que se han dado con el actual código. según lo establece expresamente el artículo 101 párrafo 1º. siempre que por algún motivo deba ser sustituído el defensor titular.. Asimismo. podrá solicitar un defensor público.. a partir de la indagatoria. según las cuales los defensores particulares renuncian en etapas cruciales del proceso con el fin de atrasarlo y complicarlo. prohibe expresamente el abandono de la defensa. Por esa misma razón tampoco interesa que no se haya señalado el período de la sustitución . En lo que respecta a la práctica dentro del Departamento de Defensores Públicos. que las notificaciones fueran dirigidas a la defensora titular.. misma que no es incompatible con la nueva legislación. inmediatamente se designará un sustituto que lo represente. de las 9:10 hrs.. 306 . Si este defensor elegido no acepta el cargo. El artículo 93 del Código Procesal exige que. Sala Tercera.. velando por la eficaz defensa del imputado... si quienes ejercieron efectivamente la defensa fueron las sustitutas . pues se designó como titular a la Licda. pues en realidad quien ejerció efectivamente la defensa. se le proveerá inmediatamente de un defensor público. Con estas medidas no solo se evita que se perjudiquen los intereses del imputado.. durante todo el proceso.. podrá incurrir en responsabilidad disciplinaria ante el Colegio profesional respectivo (artículo 105)... lo cual por lógica debe ampliarse a la sede policial como parte del derecho de defensa que también aquí se debe respetar. La práctica que se ha venido dando con el actual código. incluso durante la vigencia del actual código. mientras su reemplazante no haya intervenido (art. párrafo 3º. tampoco viola en derecho de defensa. Incluso el Código.. voto 237-F-96.. al disponer que debe requerírsele el nombramiento de un abogado que lo represente. no se aprecia cómo se vulneró el debido proceso. . Si a pesar de esta prohibición el abogado hace abandono de la defensa sin causa justificada.... el reclamo se hace consistir en que el nombramiento de defensor no se efectuó en la forma debida.”. consiste en que al imputado se le advierte acerca de su derecho a nombrar un defensor de su confianza pero que. del 17 de mayo de 1996. por parte del abogado ya apersonado. Como segundo motivo se alega la violación del principio de defensa . (la sustituta). de previo a que el imputado rinda declaración sobre los hechos en sede judicial. prohibe la renuncia del defensor durante las audiencias o una vez notificado el señalamiento de ellas. se le harán las advertencias del artículo 152 párrafo 1º de la Ley La representación letrada del imputado se ha garantizado. en el caso de que no pueda costearse los servicios de un abogado particular. o que en su defecto se le nombre un defensor público 306 (Art. las notificaciones se realizaban a nombre de la titular .23 confianza. o sencillamente no tenga un profesional de su confianza en quien hacer recaer tal designación. o el mismo no comparece. . sistema que evita la vulneración del derecho de defensa según lo ha resuelto la Sala Tercera de Casación: “. fue la Licda. 104 y 105). 104 párrafo 3º).

. y solamente ante la negativa del mismo a aceptar el cargo se podrá hacer la solicitud de un defensor público307. de Defensores Públicos. en el sentido de que si decide dejar su defensa en manos el Departamento de Defensores Públicos. al dársele a aquel la posibilidad de recibir en privado309 la La Sala Tercera de Casación ha sido muy clara en reconocer el derecho que tiene todo imputado de elegir un defensor de su confianza. En realidad. sin descuidar la vigilancia de los detenidos. esta conclusión se deriva además del artículo 24. La situación es aún más difícil porque el conductor de reos permanece a la par del imputado mientras éste conversa con su defensor... que cuando los defensores públicos lo soliciten.. aunque la defensa comprende la necesidad de que se guarde la custodia debida. El derecho de comunicación del imputado con su defensor constituye una de las facetas más importantes del Derecho de Defensa308. del 39 constitucional.24 Orgánica del Poder Judicial.. lo que. Los conductores de reos indican que proceden así siguiendo órdenes superiores y. ni tampoco de mantenerlo sujeto a un abogado con el cual ha perdido las buenas relaciones: “. Voto 591-A-92. es decir. Se considera que ello es una circunstancia excepcional. Esta forma de proceder expresamente viene regulada en el nuevo Código. Sala Constitucional.”.... de manera que.. de las 16 horas del 22 de noviembre de 1995. solicitamos se giren las instrucciones pertinentes para que los conductores de reos. Ante esta gestión incoada por la jefatura del departamento de defensores públicos. guarden una distancia considerable mientras dura la entrevista con el defensor. el 15 de marzo de 1994 envió una nota al Consejo Superior del Poder Judicial mediante la cual formuló la siguiente solicitud: “. 309 “... se observa que en este asunto hay una especial circunstancia. según el cual es evidente que el imputado debe tener “el derecho irrestricto a comunicarse privadamente con su defensor” . no es posible la imposición forzada de un defensor público.. afecta su comunicación. cuando esta se trate de conversaciones del imputado con su defensor las comunicaciones son absolutamente confidenciales. 308 En relación con la importancia de la relación entre imputado y defensor. al grado que incluso la confesión del delito que se esté investigando no podría utilizarse válidamente como prueba directa o indirecta en el mismo proceso penal. que contempla el derecho de defensa.”. artículo XLVIII. desde luego. un problema generalizado a la hora de atender indagatorias es el de la privacidad a la hora de conversar con los imputados que se encuentran detenidos. elegir como defensor un abogado de su confianza.. deberá depositar los honorarios correspondientes por los servicios profesionales recibidos. porque aún en aquellos casos en que la intervención de la comunicación privada se hiciera en observancia de los requisitos impuestos por el artículo 24 (de la Constitución Política). y se comprueba que tiene medios económicos suficientes. con el fin de poder ejercer tal derecho ampliamente . ya que el defensor público tiene oportunidad de hacerlo cuando aquellos concurren a los despachos judiciales escoltados por los conductores de reos. como ha ocurrido en la especie . pues el artículo 100 párrafo 1º reconoce como derecho de todo imputado. 307 . bajo el apercibimiento de que si así no lo hiciera los mismos le serán cobrados judicialmente... A la luz de esta disposición debe entenderse que el órgano judicial está obligado a agotar todos los medios disponibles a su alcance para hacer llegar al abogado particular escogido por el imputado la noticia de tal designación. el Jefe del Dpto. de modo que no se le pueda imponer ni el nombramiento de un que no desea. Voto 6378-95. que asumió la defensa del imputado en el proceso penal en que se hicieron las intervenciones telefónicas. les permita conversar con estos en la forma requerida . Acuerdo del Consejo Superior en sesión ordinaria celebrada el 17 de marzo de 1994. los conductores de reos se mantengan a prudente distancia. el Consejo Superior del Poder Judicial acordó lo siguiente: “. sin descuidar la vigilancia del imputado. de las 9:45 horas del 27 de noviembre de 1992.”.. a fin de no afectar la privacidad requerida ..”.. cual es que a los funcionarios a quienes se pretende sancionar disciplinariamente pertenecen a la oficina de Defensores Públicos. no existe ninguna restricción legal que coarte el derecho del imputado para prescindir de los servicios del defensor particular y hacerse defensor por uno público u otro particular.

incluso ante la policía. preparar su declaración. las líneas generales pueden ser concretadas en: ampliación de las relaciones que el defensor puede mantener con el imputado sometido a prisión provisional . voto 298-F-94 de las 9:10 horas del 05 de agosto de 1994.”.. 310 . Es aquí donde nace su derecho a mantener una vía de diálogo directo y permanente con su abogado defensor.. Todas estas disposiciones pretenden fortalecer la posición del imputado frente al aparato represivo estatal.. para consultarle todo lo relacionado con la defensa. donde normalmente se respetan los derechos procesales. sino en una etapa tan delicada y crucial como lo es la investigación a nivel policial y fiscal. 667. op. Las principales innovaciones de la ley .. Como presupuesto de esta confianza. etc. Como apropiadamente lo señaló el a quo. Esta libre comunicación abarca tanto a la oral como a la escrita . aunque esté sometido a prisión preventiva. . 311 “. ya que la misma puede prestarse y proveer de facilidades para que se violen todas las garantías consagradas por el Ordenamiento Jurídico en favor de encartado. debe ser mantenida en secreto. etc 310. en una especie de delator . Con la nueva redacción del artículo 148 StPO se ha establecido la libre comunicación entre defensor e inculpado . internamiento en un centro hospitalario. este deber de abstención está íntimamente ligado con la relación profesional entre el abogado y su cliente. ante la necesaria confianza y colaboración entre el inculpado y su abogado. Ver Pedraz Penalva (Ernesto).. a una medida de seguridad o de reeducación. pág 666. de que no se va a convertir en un testigo de cargo. ha de existir en el inculpado la certeza...cit. avalada y amparada por el ordenamiento jurídico. a través de una La Sala Tercera ha sostenido que la información transmitida por el imputado a su defensor en virtud de la comunicación profesional entre ambos.. es preciso que haya sido nombrado (el defensor) antes de que se proceda al interrogatorio del imputado .82 inciso e): también tiene todo el derecho a que su defensor esté presente en todas las diligencias en las que se requiera su presencia. es decir. detención.. que el Código expresamente regula su extensión en varios artículos: .. con lo cual se garantiza que siempre podrá contar con la asesoría profesional del mismo. es luchar porque la defensa técnica se materialice desde un inicio. Tan importante es esta comunicación del imputado con su defensor311.109: si el imputado se encuentra detenido. de que su defensor no podrá ser obligado a revelar lo que le confía en esta relación..93 párrafo 1º: incluso el imputado puede exigir la presencia de su defensor antes de brindar cualquier declaración sobre el hecho.82 inciso b): el imputado tiene el derecho de establecer desde el primer momento una comunicación directa. . El mecanismo más eficaz para que se dé cabal respeto a todas estas garantías «sobre todo a nivel policial y fiscal». no solo en la vía judicial..25 asesoría técnica de su abogado... imprescindible para un eficaz desarrollo de la defensa.. valorar la conveniencia de ofrecer determinada prueba.”. llegar a determinado arreglo con la otra parte. y que en el inculpado debe existir la certeza de que su defensor no será obligado mediante ningún mecanismo jurídico a revelar lo que le ha sido confiado: “. tendrá el derecho de entrevistarse con su defensor desde el inicio de su captura.. Sala 3ª de Casación. inmediata y efectiva con la persona física o jurídica que él desee. ..

en este sentido: .. ante el problema de la prueba ilegítima. recientemente la jurisprudencia de Casación ha aceptado como legítima la introducción de la confesión extrajudicial rendida espontáneamente por el imputado.Los gobiernos reconocerán y respetarán la confidencialidad de todas las comunicaciones y consultas entre abogados y sus clientes..8. a partir de las cuales se genera una gran cantidad de elementos de prueba en contra del sindicado. 98: La policía no podrá recibirle declaración al imputado.. el código materializa toda una serie de precedentes jurisprudenciales313 en cuanto a la nulidad absoluta de las “confesiones policiales”... se indica: “. pero no se escuchará la conversación .Art. 314 No obstante lo expuesto. Estas consultas podrán ser vigiladas visualmente por un funcionario encargado de hacer cumplir la ley. sin estar sometido a un 312 . La norma así concebida pecaría de ingenuidad si la jurisprudencia no se preocupa por erradicar toda práctica que venga a lesionar esta garantía314. al no existir otros elementos probatorios en la causa penal . ello a través de varias disposiciones en las que se elimina toda validez a este tipo de prueba espuria. en tanto sea determinante de una resolución del juzgador para procesar el imputado. o presa. cuando no esté suficientemente individualizado. en el marco de su relación profesional . esto es. En todo caso. . todavía se discute el alcance de su anulación dentro del proceso en el que fue utilizada. y si a pesar de tal prohibición obtuviera algún elemento probatorio de esta práctica... sin demora.. estableciendo incluso la prohibición para que las autoridades de policía le reciban declaración a los sospechosos. se deberá comunicar ese hecho al Ministerio Público para que se reciban sus manifestaciones con las formalidades previstas por la ley. Voto 540-F-91 de las 15:50 hrs.A toda persona arrestada.. Esto significa que el ente policial no podrá someter a interrogatorio formal al sujeto sometido a investigación. del 13 de marzo de 1991.”.22. tal prueba contamina el proceso y causa la nulidad de lo actuado y resuelto en él. la policía podrá entrevistar al sospechoso únicamente con fines de investigación y para constatar su identidad. se le facilitarán oportunidades. En caso de que el mismo manifieste su deseo de declarar. entrevistarse con él y consultarle. tiempo e instalaciones adecuadas para recibir visitas de un abogado. interferencia ni censura y en forma plenamente confidencial. En este mismo sentido..” 313 “. La Sala Constitucional ha sostenido que. en los principios básicos sobre la función de los abogados adoptados por la ONU. En este punto. el mismo no podría ser introducido válidamente al debate.. Sal Constitucional..26 comunicación real y efectiva entre abogado y defendido 312. 95: La declaración sobre el hecho sólo podrá recibirse en presencia del defensor. evitando así las consabidas “confesiones extrajudiciales”. en presencia del defensor que se le proveerá y de previo a haber sido aconsejado y asesorado por éste.Art. con lo cual de una vez se elimina la posibilidad de un interrogatorio en el que se obtenga la información del imputado a través de tratos crueles o degradantes.

Esta sanción prevista por el Código para aquellos casos en los que la policía insista en que la declaración extrajudicial fue rendida voluntaria y espontáneamente por el investigado. de previó a ordenar la incomunicación.En todo caso se establece que no podrá exceder de 10 días consecutivos. y mediante resolución fundada. según lo regula el artículo 261. .. no puede utilizarse para permitir que los encargados de la investigación policial sometan a interrogatorio al detenido. los que deben constar en la resolución. pues el mismo párrafo 2º del artículo de comentario refiere que la misma no afectará dicha comunicación. y ésta está constitucionalmente proscrita dentro de nuestro sistema democrático de gobierno . y que .. El Ministerio Público y la Policía Judicial solo podrán incomunicar al sujeto por un período de seis horas.Es necesario que.. se haya decretado la prisión preventiva del imputado. aun cuando él haya dado su consentimiento para infringir alguna regla o utilizar su declaración. Sala Constitucional.27 . la incomunicación que se ordene por parte de la autoridad judicial debe extenderse a todos los sujetos «incluyendo la policía»315. 99: La inobservancia de los preceptos relativos a la declaración del imputado impedirá que esta se utilice en su contra.. no tiene una finalidad relacionada con la investigación policial... voto 789-91. De cualquier manera. la misma debe cumplir con varios requisitos esenciales.Debe ser ordenada por una autoridad jurisdiccional. .. plazo dentro del cual deben gestionar la respectiva orden judicial. ellos son los siguientes: . pero no puede aplicarse a la relación profesional entre el abogado y su defendido. pues el artículo nos habla de “Tribunal”..Art. En cuanto a la incomunicación que puede ordenarse durante el proceso en contra del imputado. debe complementarse con el párrafo 2º del artículo 13... solo con la jurisdiccional . La incomunicación . que sienta la premisa de que el Derecho de Defensa es irrenunciable.”. interrogatorio formal frente a las autoridades policiales: 315 “. Esos motivos que justificarían la aplicación de esta medida cautelar consisten en que exista posibilidad de que el encartado se ponga de acuerdo con sus cómplices o vaya a obstaculizar de otro modo la investigación. . ello transforma la incomunicación en tortura. por lo que la defensa podría atacar los motivos esgrimidos como sustento de la decisión.

“EL PROCESO PENAL: ENTRE GARANTISMO NORMATIVO Y LA APLICACIÓN INQUISITORIAL”. de manera que los ciudadanos conozcan las Al tratar este tema. 317 Tal es el caso del voto 556-91. Estima esta sala que en la obtención de prueba dentro del proceso penal. en 1995. entre otros. u objetos escondidos en su interior319. que se realizan sobre el cuerpo de las personas. corte de cabellos. v. debe estar regulada en la ley. 1992.28 C) Las Intervenciones Corporales316. como toda medida restrictiva de derechos fundamentales. elevándose al nivel legal muchos de los pronunciamientos judiciales en materia de garantías procesales317. ” Pag 363. con el fin de descubrir circunstancias fácticas de interés para el proceso. conviene analizar la utilización del imputado como fuente de prueba (el imputado como objeto de prueba) y si es admisible obligarlo a que permita la realización de una serie de actos de investigación o de obtención de prueba. extracción de sangre. deben ponderarse dos intereses. “LAS INTERVENCIONES CORPORALES EN EL PROCESO PENAL. de la Sala Constitucional. La autorización para practicar este tipo de pruebas. de las 14:10 horas del 20 de marzo de 1991. En este contexto. para obtener de él elementos de prueba de interés al proceso318.. Ilanud. la promulgación del Código Procesal Penal es la culminación o concretización de todo un cúmulo de experiencia y maduración jurídica desarrollada por nuestra jurisprudencia en materia penal y constitucional.. Ronald Cortés Coto durante el curso de Post-grado en ciencias Penales de la Universidad de Costa Rica. sin necesidad de obtener su consentimiento y por medio de la coacción directa si es preciso. pág 146-147. o para encontrar huellas reflejadas en él. utilizaremos como guía un trabajo de investigación muy serio realizado por el Lic.. San José 1ª edición. estableciéndose en qué casos se debe considerar tales elementos de juicio como prueba espuria: “.. Consecuentemente. ni lesione los derechos propios de un ser humano. para los que deba utilizrase su propio cuerpo .. la cual debe establecer sus alcances y sus garantías que eviten la extralimitación de los poderes públicos. como aquellas medidas de investigación ordenadas y fiscalizadas por una autoridad competente.. pueden ser realizados aún sin su consentimiento . reconocimiento. en relación con el estado físico o psíquico del sujeto. 319 González-Cuellar Serrano (Nicolás). o en el interior del mismo. en la cual se definen los alcances de las pruebas que se pueden ordenar válidamente sobre el cuerpo del imputado.gr. el imputado puede ser fuente de prueba en aquellos casos en que la obtención de la misma no importe daño físico o psíquico para el sujeto. la búsqueda de la verdad real por un lado y el respeto de los derechos fundamentales del imputado por el otro. Tomo 3. 316 . Las intervenciones corporales podrían ser definidas. los actos que requieran de una colaboración pasiva del imputado. pues ahora el Código Procesal expresamente regula todo lo tocante a los actos que puede realizar válidamente la autoridad judicial sobre el cuerpo del imputado «en algunos casos incluso por la fuerza». El tema de las intervenciones corporales no ha escapado a este fenómeno. Como hemos venido sosteniendo a lo largo de este trabajo. entonces..” 318 Gimeno Sendra (José Vicente) y otros.

pag 179. donde se define con toda claridad cuándo ha de considerarse al imputado como objeto de prueba y. No obstante la afectación de estos derechos. 322 La Sala Constitucional en el Voto 941-92 ha definido el concepto de tratos crueles o degradantes como aquellos que produzcan sufrimientos de especial intensidad o una grave humillación o sensación de envilecimiento. Con esta finalidad y por orden del tribunal. el derecho a la intimidad personal.. “LA PRUEBA EN EL PROCESO PENAL”. o bien los test falométricos que tratan de medir la reacción del pene ante un estímulo sexual mediante un erectómetro. siempre que esas medidas no afecten su salud o su integridad física. Se considera que afectan el derecho a la dignidad (artículo 11. pues no consideramos que se trate de derechos irrenunciables . “... Editorial Depalma. trabajo inédito..las intervenciones corporales que deshonren a una persona. aun sin el consentimiento del imputado. El tratadista Caferatta Nores ha insistido en que. en tal supuesto. al definir mediante reglas generales en cuáles situaciones y mediante qué procedimiento podrán practicarse. las cuales se efectuarán según las reglas del saber médico.. Tal sería el caso de la extracción de semen por medio de la masturbación.ARTÍCULO 88. como obligado a soportar pasivamente las pruebas que el juzgador ordene realizar en su propio cuerpo en busca de elementos de prueba de interés al proceso 321: “. el derecho a no ser sometido a tratamientos crueles ni degradantes (Constitución Política en su artículo 40). Desde luego tales medidas podrán ser aplicadas con el consentimiento libre y expreso del afectado . Si se dejara al criterio discrecional de la autoridad pública dicha realización. “LAS INTERVENCIONES CORPORALES EN EL ORDENAMIENTO PROCESAL PENAL COSTARRICENSE”. ni se contrapongan seriamente a sus creencias322. pág . la limitación de varios derechos fundamentales. 1988. ambas medidas evidentemente son contrarias a la dignidad humana. 320 .29 condiciones de su aplicación y el contenido de sus injerencias. en casos excepciones se requiere de la práctica de la intervención corporal para proteger los intereses del proceso en la búsqueda de la verdad real. 2ª edición. envilecen a la persona. siempre que ello sea de vital interés para el proceso: Cafferata Nores (José). como excepción en casos que así lo ameriten.1 de la Convención Americana de Derechos Humanos).. fácilmente se podrán dar actos abusivos en contra de los derechos ciudadanos. a la libertad y a la Salud (artículo 5. serán admisibles intervenciones corporales. serán prohibidas.El imputado como objeto de prueba: Se podrá ordenar la investigación corporal del imputado para constatar circunstancias importantes para descubrir la verdad. 321 Las intervenciones corporales representan para la persona sobre la cual se ordenan.1 de La Convención Americana de Derechos Humanos). Buenos Aires. Con el propósito de determinar con precisión los alcances de este elemento probatorio. las intervenciones corporales podrían verificarse inclsuo sobre las partes nobles o pudorosas del sujeto. El problema que se ha discutido en doctrina es el fijar hasta dónde puede llegar la facultad investigadora del Estado. sobre todo al enfrentar el interés público porque se averigüe la verdad real con el derecho a la intimidad personal.. reconocidos tanto constitucionalmente como en los pactos internacionales de Derechos Humanos. Esta disposición antes citada debe complementarse con el artículo 88 del mismo cuerpo procesal.. el derecho a no declarar y no confesarse culpable.”: Cortés Coto (Ronald).. el inciso f) del artículo 81 consagra como derecho de todo imputado el no ser sometido a técnicas ni métodos que induzcan o alteren su libre voluntad o atenten contra su dignidad320.

Debe provenir de una orden o decisión adoptada por un órgano jurisdiccional. de pruebas consideradas como intervenciones corporales simples.30 Se ha considerado por parte de algún sector de la doctrina y la jurisprudencia. necesariamente debe cumplir con el requisito de la fundamentación (artículo 142). según la experiencia común. de modo que en ningún caso el hombre debe ser tratado como un animal de laboratorio en función de intereses sociales o colectivos. el progreso o el bienestar común. Editorial Trivium. . aunque las posibilidades no se agotan.)» son renunciables expresamente por su titular. dado que el perito no realiza el examen por sí. “CÓDIGO PROCESAL PENAL DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA. 1ª edición 1978. son los siguientes: . no sería posible por ejemplo. la extracción de sangre. Los requisitos básicos que exige el Código para que pueda válidamente ordenarse una intervención corporal compleja324 sobre el cuerpo del imputado. Otro sector de la doctrina no acepta dicha tesitura 323. 326 Núñez pareciera no aceptar las intervenciones corporales que requieran la extracción o corte de algún tipo de fluido o tejido del cuerpo del imputado. lo mismo la extracción de saliva: Nuñez (Ricardo). José María Asencio Mellado considera que la dignidad de la persona es irrenunciable aun por el propio beneficiario. el Ministerio Público deberá solicitar su realización a la autoridad jurisdiccional. “PRUEBA PROHIBIDA Y PRUEBA PRECONSTITUIDA”. Sala Constitucional: "aunque no está expresamente contenido en la Constitución. ANOTADO”. a la luz del nuevo Código Procesal. lo que significa que la sola posibilidad de que ello sucedería eliminaría la validez del acto. 323 . integridad física. pues indica que no se trata de una pericia. ante la aquiescencia de éste pueden llevarse a cabo aún cuando se lesionen esas garantías. la misma debe llevarse a cabo según las reglas del saber médico. .Podrán realizarse aún coactivamente si el imputado se opone a cooperar. de donde concluimos que en esas circunstancias para este autor. 324 Las intervenciones corporales complejas. 1ª edición. La nueva normativa procesal establece una lista ejemplificativa. Asencio Mellado (José Mª). (el derecho a la salud) está implícitamente contenido en ella en tanto deriva del derecho a la vida". Toma de muestras de sangre y piel. Córdoba-Buenos Aires. . quien determinará mediante resolución fundada si es posible o no llevarla a cabo.La resolución que ordena una prueba tan delicada como esta. es decir. ni degraden a la persona. tomas de fotografías y huellas dactilares. sería aquellas en las que existe duda acerca de que que no provoquen ningún perjuicio para la salud o integridad física. de modo que tanto al Ministerio Público como a la Policía Judicial les está totalmente vedada la facultad de realizar por decisión propia este tipo de pruebas. España.Es claro que la prueba no debe implicar el poner en peligro la salud325 o la integridad física del sujeto a quien se le realiza. Ante tal incertidumbre. que los derechos conculcados por las intervenciones corporales «cuya lesión obstaculizaría definitivamente la validez de su práctica (dignidad humana. 325 Voto 1915-92. Para evitar cualquier posible riesgo. corte de uñas o cabellos326. sino que debe ser el juez personalmente quien lo realice. Editorial Lerner. etc. 1989. grabación de la voz. pág 150. la cual requiere ser realizada por el perito exclusivamente.

El problema podrá presentarse cuando el imputado considere como ilegítimo un acto procesal de producción de prueba en el que necesariamente deba reducírsele a la impotencia debido a su negativa de cooperar. ni degraden a la persona. las que no provoquen ningún perjuicio para la salud o integridad física. podrán ser ordenadas directamente por el Ministerio Público. actos que requerirán de cierta pasividad del sujeto en quien se practican.31 constatación de tatuajes y deformaciones. es decir. La facultad de realizar intervenciones corporales no se circunscribe únicamente al cuerpo del imputado. alteraciones o defectos. en casos especiales. párrafo 3º). en general. según la experiencia común. . casos que hasta el momento han sido pruebas válidas admitidas por la actual jurisprudencia. pues pareciera que las diligencias tendientes a practicar una intervención corporal sobre la persona del imputado puede considerarse como un acto procesal. durante el procedimiento preparatorio. siempre que ello sea necesario en razón de los intereses probatorios perseguidos en el proceso (art. de muestras del arco dental y de saliva.. sin perjuicio de las medidas de vigilancia que. el artículo 82 del Código establece el derecho en favor del imputado de que no se utilicen. Estas reglas también son aplicables a otras personas. Esta misma situación se presentará en la recolección de muestras de sangre. etc. Por ejemplo cuando el acusado no está dispuesto a someterse voluntariamente a la práctica de un reconocimiento en rueda de personas. palpaciones corporales y. Este punto deberá ser desarrollado con claridad y precisión por la jurisprudencia. negándosele toda posibilidad de movimiento. que resolverá previa consulta a un perito si es necesario. medios que impidan su libre movimiento en el lugar y durante la realización de un acto procesal. cuando sea absolutamente indispensable para descubrir la verdad. en su contra. 88. se requerirá la autorización del tribunal. estime ordenar el tribunal o el Ministerio Público. siempre que las realice un perito y no las considere riesgosas. En su inciso g). pág 195. fijando los límites concretos de cuándo estamos ante un acto procesal. En caso contrario. sino que podrían practicarse en el cuerpo de terceros. por lo cual se necesita «incluso» sostenerlo por la fuerza.

La legislación procesal penal que estamos comentando. reconocimiento. Al respecto. que no implique daño psíquico o físico. ni constituya un trato cruel o degradante. que en aras de la búsqueda de la verdad real como uno de los fines esenciales del proceso. 556-91 y 941-92. La ley permitire al órgano acusador que en ciertos casos.32 para poder colocar los instrumentos necesarios con los cuales llevar a cabo la prueba. al darse la opción para que el hecho delictivo tenga una salida diferente a la sentencia sancionatoria. nuestra jurisprudencia constitucional ha aceptado en los votos 3461-93327. principios a los cuales nos hemos referido líneas atrás. bien manejadas. corte de cabellos entre otros. como sí la contiene el artículo 88 ya analizado. contiene cambios importantes y innovadores en cuanto a la obligatoriedad absoluta del ejercicio de la acción penal por parte del Ministerio Público. D) Posición de la Defensa ante las Medidas Alternativas. sino que también podrán traer resultados positivos para la administración de justicia: los arreglos con el Ministerio Público y los arreglos con la víctima del delito. a pesar de que el imputado haya incurrido en una conducta que formalmente cumpla con los requisitos de ser típica. Consecuentemente los actos que requieran colaboración pasiva del imputado. antijurídica y culpable. En su voto 3461-93. la Sala Cobnstitucional ha dicho: " Estima esta Sala que en la obtención de prueba en el proceso penal. siempre y cuando se respeten algunos principios tales como el de proporcionalidad. vgr. el imputado puede ser fuente de prueba en aquellos casos en que la obtención de la prueba no importe daño físico o psíquico del sujeto. ni lesione derechos propios de un ser humano. deben ponderarse dos intereses: La búsqueda de la verdad real por un lado y el respeto a los derechos fundamentales del imputado por el otro. Extracción de Sangre." 327 . conforme a las circunstancias especiales de cada caso y a las formalidades de la ley según corresponda. analizaremos el papel que deberá jugar el abogado defensor en dos tipos de situaciones que. de modo que ante su negativa a someterse deberá emplearse la fuerza con el fin de eliminar todo movimiento brusco. A pesar de que en el Código de Procedimientos Penales de 1975 no contamos con una norma expresa que autorice la práctica de intervenciones corporales. En este contexto conviene analizar la utilización del imputado como Fuente de Prueba (el imputado como objeto de prueba) y si es admisible obligarlo a que permita la realización de una serie de actos de investigación o de obtención de prueba para los que deba utilizarse su propio cuerpo. pueden ser realizados aun sin su consentimiento. considera la Sala. la legitimidad y validez de efectuar intervenciones corporales sobre el cuerpo del imputado. en condiciones determinadas pueda omitir el ejercicio de dicha acción. En lo que toca a la función de la defensa en el nuevo proceso. podrán no sólo beneficiar al imputado. necesidad.

previa autorización del superior jerárquico. mientras que una deficiente asesoría. se suspende el ejercicio de la acción penal pública en relación con los hechos o las personas en cuyo favor se aplicó el criterio de oportunidad.. El artículo 22 establece que "El Ministerio Público deberá ejercer la acción penal pública en todos los casos en que sea procedente. No obstante. No obstante. que se limite a alguna o varias infracciones o a alguna de las personas que participaron en el hecho. Si el tribunal admite la solicitud para aplicar un criterio de oportunidad.. con base en criterios de oportunidad que extinguen de la acción penal. Esa suspensión se mantendrá hasta quince días después de la . el representante del Ministerio Público podrá solicitar que se prescinda. dependiendo de su colaboración con la administración de justicia.1. El artículo 22 inciso b) del nuevo código prevé una serie de situaciones en las que el imputado puede entrar en negociaciones con la fiscalía a fin de que. ayude a esclarecer el hecho investigado u otros conexos o proporcione información útil para probar la participación de otros imputados.33 a. de la persecución penal.. cuando: . donde se dispone que “. con arreglo a las disposiciones de la ley.. en la que no queden bien definidos los resultados reales que se pueden esperar.. delitos graves o de tramitación compleja y el imputado colabore eficazmente con la investigación. le podría llevar a ganarse la enemistad de otros delincuentes. total o parcialmente.Arreglos con el Ministerio Público. en el caso de los incisos b) y d) del artículo anterior. siempre que la acción penal de la cual se prescinde resulte considerablemente más leve que los hechos punibles cuya persecución facilita o cuya continuación evita. b) Se trate de asuntos de delincuencia organizada. consiga que se prescinda de la persecución penal. brinde información esencial para evitar que continúe el delito o se perpetren otros. pues una negociación como esta «técnicamente orientada» podría significar la extinción de la acción penal. criminalidad violenta. además de la consecuente sentencia condenatoria.. se produce la extinción de la acción penal con respecto al autor o partícipe en cuyo beneficio se dispuso . Este figura debe ser conocida y manejada muy bien por la defensa. La norma de comentario deberá interpretarse en relación al artículo 23 párrafo 2º (efectos del criterio de oportunidad).con el riesgo que ello implica tanto para su familia como para sí mismo.

para decidir al final si en definitiva se prescinde de la persecución penal. de la persecución penal. en primer término. aún quedaría la posibilidad de que se formule querella por parte del ofendido. en cuyo caso será él quien mantendrá la acusación. lo será el Fiscal General. pero «al tenor de los artículos 300.34 firmeza de la sentencia respectiva.La oferta consistirá en la solicitud ante el Tribunal de que se prescinda. sino que «según lo establece el artículo 22» se suspenderá el ejercicio de la acción penal. total o parcialmente. Si a pesar de se haya cumplido con todo el engorroso trámite. Parece lógico pensar que corresponderá a la práctica judicial el hacer confiable la utilización de estos arreglos. En este tipo de situaciones el papel del defensor se dirigirá. para el futuro se dudará mucho en someterse al mismo. momento en que el tribunal deberá resolver definitivamente sobre la prescindencia de esa persecución. pues si en varios casos precedentes «no obstante la cooperación del imputado» al final de cuentas siempre se le acusa. Parece que la situación del imputado no es muy segura. con lo que el instituto caerá en desuso. Si la colaboración del sujeto o la sentencia no satisfacen las expectativas por las cuales se suspendió el ejercicio de la acción. por dos cosas: . . a informar privadamente y de forma clara a su defendido acerca de la posibilidad legal de colaborar con el Ministerio Público a cambio de la impunidad. Nótese que la oferta que podrá hacer el Ministerio Público al imputado es limitada (lo cual debe ser plenamente conocido por el imputado). pues no será sino hasta una etapa posterior «cuando ya él ha brindado toda la colaboración» que se decidirá si se aplica el criterio de oportunidad. en estos casos.”. todo a cambio de una insegura posibilidad de que en su contra no se ejercerá la acción penal. y al final se acepta la aplicación del criterio de oportunidad.. 301 y 302» el órgano jurisdiccional podrá discrepar de la decisión.. no se aplicará inmediatamente. Quien resolverá en definitiva si se aplica o no el criterio de oportunidad. así como los alcances y expectativas que dicha decisión podrá acarrearle. . el Ministerio Público deberá solicitar al tribunal que ordene reanudar el procedimiento . pues no le garantiza a éste de forma cierta que al final saldrá impune.El criterio de oportunidad. No podemos olvidar que un imputado que se someta a esta negociación se expondrá a muchos peligros.

asimismo. párrafo 2º). toda vez que el Código actual no prevé la posibilidad de que se entre en negociaciones con el Ministerio Público ni con la víctima.Arreglos con la Víctima. Una vez que esté seguro de la anuencia del imputado. por lo que se le requerirá a aquella un gran poder de diálogo y convencimiento. buscándose para ello un arreglo con la víctima. incisos j) y k)] . o al menos. El tema será analizado en el apartado correspondiente. por supuesto. Esta disposición pretendía darle mayor seguridad en cuanto a su impunidad al imputado que colaboraba con el Ministerio Público. la defensa tratará de que al menos acepte la suspensión del proceso a prueba (artículo 25. y de manera definitiva. haciendo ver la calidad de la cooperación que su representado brindará y que justificaría la aplicación del instituto. si se daba la aplicación del criterio de oportunidad. así como «y sobre todo» que la información o ayuda que el mismo pueda brindar se pueda calificar a priori como eficaz a efecto de que la misma justifique el no ejercicio de la acción penal. le quedaba vedada la acusación al ofendido. con lo cual se debilitó el instituto. el artículo 26 incluía una redacción diferente. la suspensión del proceso a prueba a través de la reparación del daño causado. a. el defensor deberá procurar ante el Ministerio Público la aplicación del criterio de oportunidad. Esta excepción fue eliminada del proyecto que al final se aprobó en el congreso. no se convertía la acción pública en privada. de crimen organizado). pues si conseguía que la fiscalía no lo persiguiera penalmente. pues para los casos del inciso b) del artículo 25 (casos de psicotrópicos y. en general.2.35 Es curioso notar que en el proyecto de diciembre de 1995. una activa participación al buscar la conciliación con la víctima a efectos de extinguir la acción penal. la acción penal [artículo 30. Este tipo de funciones serán totalmente nuevas para la defensa. en tener contactos con la parte ofendida y presentarle un plan a partir del cual la misma esté dispuesta a aceptar una conciliación. En caso de que la persona afectada por el hecho ilícito no esté dispuesta a que se haga fenecer de una vez la persecución penal. pues la misma daría pie para que se extinga de una vez. La Defensa tendrá. En este campo la labor se centrará. . por lo cual solo será mencionado aquí.

36 Especialmente en el manejo de las anteriores figuras procesales . se pone en evidencia. a fin de dimensionar la situación procesal y proyectar los alcances y las condiciones que la aplicación de aquéllas tendrán para el acusado. . como ya expresamos. la necesidad de una relación muy cercana entre defensor e imputado.

ya sea mediante la aplicación de un criterio de oportunidad al haberse llegado a un arreglo con el Ministerio Público. La posición de la defensa será muy activa durante el procedimiento preparatorio. Esta posición dinámica del defensor «informando y asesorando al imputado acerca de qué puede esperar de dichas negociaciones. sobre todo a través de las Salas Tercera y Constitucional. ocupándose por buscar una medida alternativa en favor de su representado.. y hasta el fenecimiento total del proceso. . pues su desempeño a lo largo del proceso será fiscalizado por un abogado defensor. desde el primer momento en que una persona es señalada como presunto autor de un delito.CONCLUSIONES El nuevo código procesal penal trata de convertirse en un abanderado de las garantías procesales del ciudadano acusado de haber cometido un delito. a quien se le permitirá mantener una estrecha comunicación con su representado a efectos de materialidad ese derecho de defensa. sobre todo evitando que siempre tenga que resolverse el asunto mediante una sentencia sancionadora. Con esta medida se pretenden evitar las actuaciones arbitrarias de las autoridades en materia penal. o a la víctima en cuanto a la conveniencia de llegar a una conciliación mediante un adecuado plan de reparación del daño causado» lo convertirá realmente en un auxiliar de la justicia.37 3. Es claro que la promulgación del Código constituye la culminación de toda una serie de precedentes jurisprudenciales que durante los últimos años se han venido dando en nuestros Tribunales. en las cuales se han venido definiendo los alcances de los derechos y garantías del imputado dentro del proceso penal. o mediante la suspensión del proceso a prueba al haber conseguido una conciliación con la víctima. Toda esta maduración y desarrollo de nuestra cultura jurídica ha venido a ser recogida por el nuevo código. En la legislación procesal que pronto entrará en vigencia se hace mucho énfasis en que la defensa técnica deberá ser ejercida desde el primer acto de imputación. procurando elevar a rango de ley toda una serie de facultades que vengan a establecer un equilibrio jurídico entre el imputado y el Estado en su labor de investigar los delitos. así como convenciendo al Ministerio Público de que la cooperación que su cliente podría brindar justifica el que no se le persiga penalmente. es decir.

debe ser replanteada desde la óptica de que ésta no consistirá en utilizar una gran cantidad de recursos impugnaticios. La nueva estructura que nos muestra el procedimiento preparatorio requiere de una defensa técnica eficiente. Por último. puesto que únicamente en lo que se refiere a la libertad del acusado está previsto expresamente el recurso de apelación. es necesario aceptar que la simple promulgación de toda una serie de conceptos teóricos no tendrán la virtud. vigilante siempre de las actuaciones del fiscal y el policía. que la perspectiva que comúnmente los abogados han manejado respecto al ejercicio de la defensa técnica. Esto por cuanto la nueva legislación procesal restringe los recursos durante las etapas previas al contradictorio. Los alcances de la opción que da el Código en cuanto a apelar resoluciones que causen gravamen irreparable deberá ser desarrollado por la jurisprudencia durante la vigencia del Código. a fin de proponer las diligencias de investigación pertinentes y para exigir la plena actuación objetiva de la fiscalía. Las múltiples intervenciones que se prevén para el defensor. requieren del fortalecimiento de las técnicas de interrogatorio. . De manera permanente estará obligada a acudir al Tribunal del Procedimiento Preparatorio. del manejo del debate pero especialmente demandan una actividad profesional dirigida a la planificación. sino más bien desarrollar un papel garantista.38 Debemos acotar desde ahora. fijación y ocncreción de una estrategia de defensa. especialmente en las audiencias. que a la larga solo servían para atrasar el proceso. tratando de adaptarse a las modernas tendencias del derecho procesal moderno de corte más acusatorio y garantista. que rompen con la concepción que en los últimos veinte años se ha tenido en esta materia . por sí solos. de venir a cambiar el panorama que hasta el momento hemos vivido. Para que experimentemos un cambio radical en la administración de justicia penal se requerirá de un cambio de mentalidad en los operadores del sistema.

Costa Rica.Cafferata Nores (José). 5.Cruz Castro (Fernando). enero de 1992. 1989. 8. Editorial Trivium. Buenos Aires.Binder (Alberto). España. Argentina. San José. . “LA DEFENSA PÚBLICA EN AMÉRICA LATINA DESDE LA PERSPECTIVA DEL DERECHO PROCESAL PENAL MODERNO: BOLIVIA. Editorial Depalma. “LAS INTERVENCIONES CORPORALES EN EL ORDENAMIENTO PROCESAL PENAL COSTARRICENSE”. San José..Bustos Ramírez (Juan). “PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE UN DERECHO PENAL DEMOCRÁTICO”. Nº 8. Editado y publicado por el Ilanud.Cortés Coto (Ronald). “LA PRUEBA EN EL PROCESO PENAL”. Revista de Ciencias Jurídicas. 4. 1989. 7. 3. San Salvador.BIBLIOGRAFÍA 1. marzo de 1994.Asencio Mellado (José Mª). 6. “LA DEFENSA PENAL Y LA INDEPENDENCIA JUDICIAL EN EL ESTADO DE DERECHO”. Nº 2. “INTRODUCCIÓN AL DERECHO PROCESAL PENAL . Buenos Aires. 1993. Editorial Ad-hoc. en Revista de Ciencias Penales. 1988.39 3. Costa Rica. trabajo inédito.”.Binder (Alberto). COLOMBIA. 1ª edición.. 2ª edición. 2. “La Aplicación De La Dogmática Penal En El Trabajo Cotidiano De Los Defensores”.Garita Vílchez (Ana Isabel). “PRUEBA PROHIBIDA Y PRUEBA PRECONSTITUIDA”. Editada por la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica..

Thompson (José). Costa Rica. 9. San José.40 COSTA RICA. artículo incluido en el libro del mismo autor :“POLICÍA Y SOCIEDAD DEMOCRÁTICA”. compilado por José Mª Rico.. GUATEMALA Y PANAMÁ”. San José. Córdoba-Buenos Aires. 1991. C.Pedraz Penalva (Ernesto). 1983. “El Poder Discrecional De La Policía y Su Control”. “EL PROCESO PENAL: ENTRE GARANTISMO NORMATIVO Y LA APLICACIÓN INQUISITORIAL”. 11. Editado y publicado por ILANUD. trabajo inédito. 12.Nuñez (Ricardo). 1976. “LAS GARANTÍAS PENALES Y PROCESALES EN EL DERECHO DE LOS DERECHOS HUMANOS”. Ilanud. 15. Ilanud.. 1991. 1ª edición 1978.Rodríguez Campos Alexánder.Gimeno Sendra (José Vicente) y otros.F. 1992.A. “EJERCICIO DE LA DEFENSA TÉCNICA EN LA CITACIÓN DIRECTA”. Editorial Lerner. Costa Rica. “ LA OBLIGATORIEDAD DE LA ACCIÓN EN EL PROCESO PENAL COSTARRICENSE: NOTAS SOBRE LA FUNCIÓN REQUIRENTE DEL MINISTERIO PÚBLICO”. Madrid. “CÓDIGO PROCESAL PENAL DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA. Tomo 3. DE ALEMANIA DE 1975”. Alianza Editorial. ANOTADO”. 2ª edición. 13. 1992. ECUADOR. . 10. México.Rico (José Mª). San José 1ª edición. Separata de la Revista de Derecho Procesal Iberoamericana de abril-setiembre de 1973. 14. “LA REFORMA PROCESAL PENAL DE LA R. Editorial I.S. San José.R.J.González Álvarez (Daniel).

bibliografia .8. b.7.1. Requisas urgentes. Subordinación. Conservación del estado de cosas. c. b. Naturaleza de los actos de la policía. Citación.3. Recibir denuncias. La incomunicación. Clausura de locales. Entrevista e identificación del imputado. b. La aprehensión. b.1 D.9. Entrevista de testigos.e. c. Atribuciones.8. d. b. Actividades funcionales específicas. b.5. b. Cuido y conservación del cuerpo y rastros del delito. conclusiones. b. El cambio en el proceso penal costarricense. b.8. a. Composición de la policía judicial. 3. Orígenes de la Policía Judicial.3.2. b. b. b. La función de la Policía Judicial. b. d. 4. LA POLICIA JUDICIALError: Reference source not found Carlos Luis Redondo Gutiérrez Juez del Tribunal de Casación Penal Sumario: 1.9. la consecución de la acción y actos conclusivos.6. 2. La identificación.1.1.9.2.8. La entrevista.4. Citación. b.2. Antecedentes. Informe sobre las diligencias preliminares. Allanamientos. 3. a. aprehensión e incomunicación del presunto culpable. b. Introducción. Sobre el secuestro de correspondencia e intervención de comunicaciones. b.

tal vez poco trascendentales. Las inquietudes que dominan el ambiente sobre la conculcación de los derechos fundamentales del individuo señalado como presunto autor de un ilícito. Haremos notar algunas falencias de la ley. en particular. mínimas por cierto. pero con un claro propósito a reaccionar contra las prácticas inquisitorias que muchas veces rayaban en la arbitrariedad y el abuso de poder de la hasta entonces policía represivapreventiva. Con el naciente estado constitucional en Costa Rica se marcó una pauta trascendental en nuestra vida republicana. su relación con el Ministerio Público y los Tribunales de Justicia. Asimismo nos referiremos a sus funciones específicas dentro del marco legal y constitucional. sobre todo. se tratan de sublimar con la nueva normativa. explicaremos de qué manera se contextualiza dentro de los actos procesales y la consecución de la acción. procurando . El nuevo Código Procesal Penal se enmarca en esa orientación constitucionalista y de ella no escapa. Uno de ellos es el caso de la Policía Judicial. Con motivo de la promulgación del nuevo Código Procesal Penal (para nuestros fines identificaremos CPP-1996). matizándolas con las vigentes en el Código de Procedimientos Penales en vigor a la fecha elaboración de este trabajo (llamaremos CPP-1973) y en la Ley Orgánica del Organismo de Investigación Judicial (LOOIJ). INTRODUCCIÓN. por el contrario. entreabrir un puerta por donde se pueda incursionar con mayor soltura y propiedad. desde luego. Dentro de las atribuciones asignadas en la ley a la policía judicial. en especial. neutralizando cualquier intento de lesionar injusta e ilegalmente los más caros bienes jurídicos. a la intimidad y el respeto a la dignidad humana. los orígenes de una policía judicial influenciada por un rigurismo científico extremo. y. la policía judicial. Es este un esbozo a un tema requísimo y variado.1 1. El estudio comprende las atribuciones que la ley le acuerda a la policía. respecto al ejercicio de las atribuciones del ente policial. No pretendemos por ende agotarlo sino. En una primera parte mencionamos en forma somera las circunstancias prevalecientes antes del dictado de la nueva ley adjetiva. y. Procuraremos en este trabajo realizar un estudio acerca de la fisonomía que adquiere ese organismo dentro de la nueva estructura procesal. el derecho a la libertad. se variaron algunos elementos que califican al sistema imperante.

incrustado casi sin variantes en la legislación nacional de entonces: la represión o expiación de los ilícitos con el fin de mantener la paz pública y el orden político prevaleciente (salus publica suprema lex est). 2.329 No obstante llegó el momento que el ciclo se cumplió. El proceso en Costa Rica se le notaba anquilosado en las viejas estructuras que entrababan y hacían imposible el cumplimiento de la máxima constitucional de "justicia pronta. salía publicado el Dictamen al Proyecto de Ley N° 4021 denominado "Código de Procedimientos Penales". Señalaba el Dictamen legislativo al respecto lo siguiente: "El nuevo Código Penal ha acercado la justicia al hombre con el fin de que éste no sea un ser abstracto. el secreto y la escritura constituían los tres elementos caracterizantes del proceso inquisititivo. El procedimiento no representaba. por una parte. Existía una determinación muy clara por remozar y revitalizar el sistema de justicia penal. Y. San José. si hay comprensión para sus normas". Es así como se elabora un texto que aspira a humanizar más el procedimiento. Quedó en evidencia la extrema lentitud del proceso. el nuevo Código Procesal penal completará ese milagro. 1976 pp 9 a 12. la investigación era secreta y se documentaba en actas escritas.R. . C.2 dar algunas pistas que a la larga servirán para que en el futuro otros que nos secunden. De ese modo la investigación. Para la época constituía un texto legislativo de avanzada. 329 Dictamen Código de Procedimientos Penales. Corría el último tercio de mil novecientos setenta y dos cuando en el Alcance N° 107 a La Gaceta N° 204 de 27 de octubre de ese año. orientada a desaparecer las posiciones inquisitoriales mediovales en esta materia. El 3 de agosto de 1910 se promulgó el Código de Procedimientos Penales. materia penal y procedimientos. basado en criterios de justicia. Comenzó a apreciarse una 328 En Costa Rica había regido el Código General emitido el 30 de julio de 1841. Los aires de renovación se respiraban al inicio de la década del setenta. por otra parte. a. puedan encontrar una mayor explicación a los puntos tratados. redactado bajo la marcada influencia del Gobernante Braulio Carrillo Colina. El cambio en el proceso penal costarricense. un debate en el cual cada sujeto del proceso acudía en defensa de sus intereses. sin denegación y en estricta conformidad con las leyes". un principio que tenía vigencia formal en el país desde 1859. Se trataba de la tercera ley adjetiva penal de nuestro país328. cumplida. Todo dependía de una investigación oficiosa de la verdad. Antecedentes. equidad y respeto por la dignidad del hombre. con la superposición de etapas muy parecidas en su finalidad. y que estaba estructurado en tres partes: Materia civil. Revista Judicial N°1. el cual mantenía principios basados en el enjuiciamiento inquisitorial.

DEL FISCAL Y DE LA POLICIA. imparcialidad y objetividad y el ejercicio de la defensa plena como condicionante del equilibrio procesal para convencer al acusado acerca de su culpabilidad. inmodificable y monolítica.3 sobrecarga de formalismos que obligó a la jurisprudencia constitucional y ordinaria a pronunciarse.) y la variedad de conflictos que emergen de esas relaciones. Es una época en la que la sociedad exige un mayor compromiso del sistema de administración de justicia. La instrucción terminó por desnaturalizarse. Tijerino Pacheco. El dinamismo de las relaciones humanas en los distintos planos (económico. social. dejó de lado aspectos esenciales sólo explicables en un momento histórico como el que actualmente vivimos. para cumplir sus objetivos a cabalidad. al punto que la sentencia legítimamente recepta prueba de esa primera fase del proceso. la publicidad como garantía de seriedad. EL PAPEL DEL JUEZ. San Salvador. El Salvador. No era posible pensar en los años setenta en una desjudicialización del problema delictual. estrangulando las posibilidades reales de una justicia oportuna y debida. en forma clara y terminante. Julio.330 Quedará al juicio de la historia determinar si ese ordenamiento cumplió el objetivo asignado. lo que más bien llevó a atrofiaba todo el esquema. 330 Véase al respecto: Consideraciones sobre la Investigación Preliminar en el Proceso Penal. teniéndose prácticamente como una pena anticipada. Posiblemente también la época presente sea la línea demarcatoria entre un presente deseoso de cambio. con presteza y efectividad. Y el derecho de defensa no se tardó en convertir en una intervención extemporánea del defensor y una limitada participación de éste en la etapa primaria del proceso. llevan a la necesidad de buscar formas más expeditas y seguras de solución. . medida cautelar que en vez de ser excepcional se había convertido en regla. etc. En sus abono podría decirse que si bien remedió las injusticias e iniquidades de un enjuiciamiento represivo que ignoraba el estado de inocencia del reo. y en la ideación de fórmulas orientadas a la desmitificación del proceso sustentado en una ritualidad sacrosanta. SEMINARIO LA INVESTIGACION PRELIMINAR EN EL PROCESO PENAL. El horizonte en los setenta estaba claro. 1994. Se pensaba que el sistema judicial constituía la panacea para solucionar todos los líos sociales. con el fin de soslayar los vericuetos en que se había caído con la aplicación de la normativa. político. José María. pero la línea estaba más lejana de lo que se creía. y un futuro ansioso por vislumbrar la efectividad de ese cambio. Además se hizo necesario recurrir a enmiendas legislativas y a interpretaciones de los altos tribunales para evitar el abuso que se estaba dando con la aplicación de la prisión preventiva. Organizado por "Centro de Estudios y Capacitación Judicial para Centroamérica y Comunidad Europea. en resoluciones alternativas mucho más prácticas de cara al conflicto.

Buenos Aires. en permanente adecuación a las necesidades que la sociedad le va dictando. lo cual era inconducente si se considera que una policía represiva tiene serias implicaciones jurídicas consustanciales a su función. Anotado y Comentado por Justo Laje Anaya y Luis Alberto Peralta. prácticamente al iniciarse la siguiente centuria. 1969 p. Argentina. b. También véase. y que no pueden quedar libradas al libérrimo criterio del jerarca o de los subalternos. en un ámbito más que todo preventivo. Los redactores del Proyecto de Código de Procedimiento Penal de Córdoba señalaban en la exposición de motivos que "la apreciación de los hechos conforme al derecho penal. la evaluación y definición legal de los hechos que puede y debe investigar. Ed. 68-69. Había en la DIC un amplio campo de discrecionalidad. esto es. tarde o temprano. de los derechos de los inculpados. la Guardia Civil y la Guardia de Asistencia Rural.por estar orientada a la realización del derecho penal y amparar los principios fundamentales del ordenamiento jurídico. en toda su amplitud. Lerner.. Los abusos en que había caído la DIC y la necesidad de una investigación mucho más científica. 1965 pp. La Corte Suprema de Justicia. No fueron armónicas las opiniones mientras se fraguaba la creación del Organismo de Investigación Judicial. 261. en el mismo sentido. La cuestión era determinar si la investigación de delitos correspondía a la esfera judicial o debía permanecer en la administrativa. Ed. t. dando a la función de policía represiva su carácter distintivo" 331 . También lo ejercía. Es claro que el carácter sustancial de la policía judicial es de esa naturaleza -judicial. así como la reglamentación legal de los modos y formas de su actuación. DERECHO PROCESAL PENAL. No es de extrañar que los ímpetus del nuevo siglo terminen.. sin embargo. alentaba la necesidad de un cambio. Más bien la disonancia era lo que teñía la crítica de la institución en ciernes. El poder de policía investigativo-represivo estaba concentrado en el Poder Ejecutivo.I. garante. al asumir el 331 CODIGO DE PROCEDIMIENTO PENAL DE CORDOBA.trazan una órbita jurídica en el orden sustantivo y formal. . por ahogar de nuevo este intento procesalista. Orígenes de la Policía Judicial. Las necesidades futuras casi seguro serán diferentes. No en vano el derecho se concibe en constante movimiento. Lerner. no dudó. Córdoba. y otras las corrientes doctrinarias. cuyo brazo principal era la "Dirección de Investigaciones Criminales" (DIC).4 Debe advertirse que el Código Procesal Penal de reciente promulgación constituye un ordenamiento que regirá. Concordado. Alfredo Vélez Mariconde. además.

Como auxiliar de los tribunales penales en el descubrimiento y verificación científica de los delitos y de sus presuntos responsables. La nueva Ley Orgánica del Poder Judicial. cit. El elenco de faltas está contenido en los ordinales 190 a 196 del texto referido. para auxilio efectivo de jueces y fiscales" 335. el Organismo de Investigación Judicial. toxicología.. con el nombre de "Organismo de Investigación Judicial". CR. Sólo podrá ejercer el régimen disciplinario el Jefe de oficina "cuando por la naturaleza de la falta no deba aplicarse una suspensión mayor de quince días" (Art.al. influenciada por la idea contenida en el mandato constitucional de que es al Poder Judicial a quien le compete el conocimiento de las causas de las distintas materias. quedando su lectura así: "Articulo 125. Comentario al texto del mismo nombre. que fueren necesarios.. Se acabó el hito de ser la policía investigativa un apéndice de la administración. En ese sentido habría que entender modificados los artículos 49 y 50 LOOIJ. que ésta estuviera dentro del esquema de la administración de justicia.." (el énfasis no es del original). medicina legal.5 compromiso de la preparación de un proyecto de ley para crear una policía técnica. Deberá ser dotado con los equipos. San José." 334 Mora Mora. que establece que el regimen disciplinario de los servidores de ese ente está a cargo del Director General. 334 Señalaban los expositores del Código de Córdoba que "la independencia y la inamovilidad alejarán a la Policía Judicial de todas las influencias políticas.). 69. y será asimismo. La Ley Orgánica del Organismo de Investigación Judicial (Ley N° 5524 del 26 de abril de 1974) al crearse como entidad del Poder Judicial. criminalística. . 185 ib. Esa tarea la emprende la Corte el 17 de junio de 1971 y el proyecto finalmente adquiere el rango de ley el 12 de diciembre de 1973 332. IV del Título VIII de la citada ley. 335 Op. xiii. cuerpo de consulta de los demás tribunales de la República". 153 C. y permitirán que sea un cuerpo homogéneo de funcionarios responsables y capaces. tiene a este ente como un "auxiliar de los tribunales penales y del Ministerio Público en el 332 La reforma consistió en modificar el Artículo 125 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (N° 8 de 29 de noviembre de 1937). sin que ello implique desconocer las diferencias y particularidades propias de cada sector". Luis Paulino.). Departamento de Publicaciones e Impresos del Poder Judicial. con jurisdicción en el territorio de la República. actuarán como auxiliares de la administración de justicia: el Ministerio Público. atendiendo el procedimiento fijado en el Cap. en tanto el 184 ibídem señala que "El Tribunal de la Inspección Judicial. et. p. "pues se considera que todos los servidores judiciales deben estar sometidos al mismo regimen disciplinario.. incluidos los del Organismo de Investigación Judicial. Nov. funcionará un cuerpo técnico de policía judicial.333 Inclusive la competencia disciplinaria ordinaria de los integrantes del Organismo de Investigación Judicial corresponde al Poder Judicial. laboratorios y materiales requeridos para el eficiente cumplimiento de sus fines. 1993 p. contables y otras. ejerce control regular y constante sobre todos los servidores del Poder Judicial... resolverlas definitivamente y proceder a la ejecución de sus resoluciones (Art. Dependerá de la Corte Suprema de Justicia y contará con los expertos y auxiliares en las ciencias del derecho. 333 En el artículo 149 dice en lo que interesa: "Además de otros órganos que establezcan la ley o el reglamento.Pol. La idea se mantuvo en las reformas ulteriores a la Ley Orgánica del Poder Judicial en virtud de la importante modificación introducida el 5 de mayo de 1993 (Ley N° 7333). El Artículo 182 LOPJ dispone que es a la Corte a quien le compete esa función respecto del Director y Subdirector del OIJ.

Las función clave de la policía judicial se encuentra en el procedimiento de investigación. Parte General. en el ejercicio de la función. Asimismo debe recabar. Es su obligación identificar y aprehender preventivamente a quienes sospeche ser autores de un delito. Al respecto vale decir que el Artículo 67 (CPP-1996) contiene una redacción similar a la establecida en esta norma. 1991. En éste el sujeto no sólo logró agotar las exigencias formales del tipo. Sumario de prevención. PRINCIPIOS Y VENTAJAS DEL SISTEMA PROCESAL MIXTO MODERNO. Revista de la Asociación de Ciencias Penales N° 5 Marzo-Junio de 1992. es un criterio formal de la consumación porque el "material" nos lleva precisamente al agotamiento o terminación del delito. También Bases para una legislación policial en Costa Rica. . o por denuncia u orden de autoridad competente. Zaffaroni. realizados por sujetos procesales y subordinados exclusivamente al derecho procesal" 337 . con la doble Consúltese: Los actos de la Policía Judicial. 338 . que el o los agentes logren el fin delictivo. (Vid. Barcelona. o alcanzar de él los propósitos de la acción. 1986 pp. es decir. Arroyo G. 369. 277.. Francisco Muñoz Conde y Mercedes García Aran. 1991. 1973 p.SA. Cruz Castro. Igualmente tiene facultades para impedir que los delitos puedan agravarse en sus consecuencias.. DERECHO PENAL. 337 DERECHO PROCESAL PENAL. Investiga los ilícitos de acción pública. Unidad Modular V ILANUD.El encargo debe cumplirlo dentro de un marco de respeto a los derechos fundamentales del ciudadano. 90.336 c. Tirant lo blanch. Parte General. De manera que la Policía debe procurar evitar que las consecuencias ulteriores del delito se produzcan. 285 CPP-1973. p. por ejemplo en el caso del secuestro extorsivo. José Manuel Arroyo Gutiérrez. Parte General. (además) cuerpo de consulta de los demás tribunales del país" (Art. o "que sean llevados a consecuencias ulteriores" en la forma expresada en el 285 del mismo texto. Jürgen. 182. Bogotá. Unidad Modular IV. no obstante. 338 Vid. y José Ml. Baumann. Buenos Aires. San José. Éste.51. Set. sino que alcanzó los propósitos de la acción ilícita. MANUAL DE DERECHO PENAL. puede lesionar intereses inmanentes de la persona. Un criterio semejante se expone en: LOS DIVERSOS SISTEMAS PROCESALES PENALES. Depalma. 9 a 17. p. Conceptos fundamentales y principios procesales. puesto que se trata de un servicio público que. 1986 p. ILANUD. 678). Valencia. Editorial Ariel. 1993. Eugenio R. sea por iniciativa propia. Revista Judicial N° 38. Bacigalupo. Patricia L.6 descubrimiento y verificación científica de los delitos y de sus presuntos responsables. La función de la Policía Judicial. eventualmente. Enrique. Daniel González A. LA FUNCION ACUSADORA EN EL PROCESO PENAL MODERNO. Ed. 1984 p. La primera se refiere a la "obtención del fin típico planeado mediante los medios utilizados por el autor" (MANUAL DE DERECHO PENAL. Juan Muñoz Bustos. asegurar y ordenar de forma científica los datos de prueba y cualesquiera otro elemento de juicio que sirva para que el Miniterio Público pueda fundar la acusación o gestionar el sobreseimiento 336 339 . no es una diferencia sustancial. Baumann afirma que "los actos de la policía en el proceso penal son actos procesales. 339 Ver Art. 132 a 137. pp. Fernando. 1 LOOIJ). TEORIA DEL DELITO. Ediar. Temis-Ilanud. Impedir que los delitos de acción pública "se consuman o agoten" como lo indica el numeral 67 ib. San José. Sin embargo "consumación" y "agotamiento" de la acción ilícita presentan diferencias conceptuales. 164). p. Hidalgo Somarribas. Buenos Aires. Como se observa sus funciones son propias de un órgano policial. 1989 p.

concordado. Víctor A. 83-94). Reafirma esta idea el contenido del artículo 4 de la Ley Orgánica del Ministerio Público (N° 7442 de 25 de octubre de 1994).cit. no lo es en el plano funcional. 24) no distingue "consumación" y "agotamiento". F. la investigación de los hechos ilícitos. Ahora bien. 340 Según el art. que el "control" se refiere a una labor de carácter judicial. (Cfr. esto es. párrafo segundo LOOIJ). Se trata de una distinción dogmática que puede incidir en la prescripción y la aplicación de la pena. determinación de los posibles culpables y acopio de las probanzas necesarias para la comprobación de esos extremos. Ello significa que el estado de inocencia y los principios de reserva legal. De manera que aunque pueda invocarse su independencia orgánica. Su Ley Orgánica. cuando precisamente el sujeto logró la finalidad perseguida con su voluntad delictiva. que es anterior al mencionado ordenamiento adjetivo. y. porque actúa después del suceso delictivo. . con validez y efectivdad.7 característica de ser represiva. La misma directriz la da el numeral 163 ibídem 340 . 1°. 1994. 163). San José. podría no coincidir el momento del agotamiento con el de la consumación formal. El 67 CPP le concede al OIJ el carácter de "auxiliar" del Ministerio Público. cuando lo estime pertinente "el Fiscal General podrá establecer las directrices y prioridades que deben seguirse en la investigación de los hechos delictivos" (Lo subrayado no es del original). aspira a cumplir propósitos judiciales. Lo anterior responde a la necesidad de que la Policía encauce sus acciones por el camino correcto de la legalidad. Dobles Ovares. Ed. El Código de Procedimientos Penales en vigor dispone en el artículo 44 que "La Policía Judicial será una dependencia del Poder Judicial encargada de auxiliar a los Tribunales Penales y al Ministerio Público en el descubrimiento y verificación científica de los delitos y de sus presuntos responsables". Es de entender. el cual autoriza al Fiscal General solicitar informes a la Dirección del OIJ cuando exista "lentitud y deficiencias" en el ejercicio de su función. El Código Penal (Art. El Código Procesal Penal en el ordinal 32 tampoco se ocupa de esa discriminación conceptual. El legislador ha mostrado celo para que ello se logre eficazmente con la adecuada supervisión del Ministerio Público. Juritexto. deben quedar absolutamente garantizados en el ámbito policial. En ese caso estimamos que el plazo se computaría desde el momento del agotamiento ("consumación material"). pp. el cual estará "bajo su dirección y control". por cuanto aún cuando su función es de corte represivo. El concepto "control" ha sido objetado porque se dice que el uso jurídico de esta acepción se relaciona con una actividad "que implica una atribución de competencia que se refiere a una función administrativa de supervisión que no se funda en una mayor autoridad sobre otro órgano" (CODIGO DE PROCEDIMIENTOS PENALES. con jurisprudencial constitucional. desplegada por la Policía dentro del campo exclusivo de su competencia. y técnica en razón del grado de especialización de sus miembros. d. humanidad y "pro libertate" . en los casos de concurso ideal de delitos. igualmente determina que es "auxiliar de los tribunales penales y del Ministerio Público" (Art. En materia de prescripción este texto alude a que la acción penal en las infracciones "consumadas" comienza a correr "desde el día de la consumación". Los controles sobre la Policía Judicial los ejerce el Ministerio Público. Cita N° 3 p. Anotado. de manera que permita su transmutación. Composición de la policía judicial. sin embargo. que exige una constante retroalimentación y entrenamiento. 163 CPP (1973) los oficiales y auxiliares de la Policía Judicial "cumplirán sus funciones bajo el control directo del Ministerio Público". Op. actualizado. en el proceso penal. Cruz Castro.

identificar y aprehender preventiva de los presuntos culpables. Son las citadas cuestiones a valorar y resolver por el Ministerio Público o la autoridad judicial competente. 68. Además tómese en cuenta que la ingerencia de la policía no puede invadir legalmente la etapa procesal. Atribuciones. Apenas ésta asuma la investigación la administrativa será auxiliar de aquélla. porque no sólo le da esa condición de auxiliar. Subordinación. sin desconocer su propia inserción administrativa 342. por ejemplo. e. 283 y 284 de ese texto. En virtud de esa subordinación al órgano policial no podría decidir por sí y ante sí. ésta mientras no haya actuado la policía judicial.8 La estructura de la Policía Judicial se apoya en oficiales y auxiliares de la Policía. Hacíamos referencia supra (II. . y con ello virtualmente sellar la suerte de la investigación. la consecución de la acción y actos conclusivos. la administrativa está bajo la autoridad de jueces y fiscales. 3. o practicar la conciliación (Art. Mientras cumpla actos de policía judicial. y otros funcionarios y empleados a los cuales la ley les concede esa condición 341. la aplicación del principio de oportunidad (Art. El nuevo Código Procesal no se refiere expresamente a la "composición". está claramente definido en la nueva legislación procesal penal. según corresponda. La forma supletoria de intervención de la policía administrativa reafirma el criterio que la judicial es el organismo técnico-judicial por excelencia en la investigación primaria de los hechos ilícitos. 342 Ver artículos 284 CPP (1973) y 4 inciso 13 LOOIJ. puesto que su función esencial se limita a un nivel anterior al inicio del proceso. 69. 36). impedir las consecuencias ulteriores del ilícito. De mayor entidad aún que el establecido en el procedimiento (CPP-1973). se advierte que la estructura no se modifica. La Policía Administrativa podrá actuar en la medida que no pueda hacerlo de inmediato la judicial.2) que el carácter auxiliar de la policía judicial con respecto al Ministerio Público. sino que también la ley autoriza al Ministerio Público ejercer sobre la policía una función contralora absoluta. 22 y 23 CPP). pero de la lectura de los ordinales 67. Naturaleza de los actos de la policía. como regla general. así como 341 El Artículo 162 CPP-1973 establece la composición de la Policía Judicial refiriéndose a los oficiales. auxiliares y a los integrantes de la policía administrativa. a. La función primordial de la policía judicial de investigar los delitos de acción pública. desde luego en el plano de la investigación científica de los delitos.

Las tres son ramas de un mismo tronco: la administración de justicia. tampoco. 574. 298 CPP-96).9 la detección técnica de la prueba (Arts. Maier. la averiguación de una verdad justifica la razón judicial de sus atribuciones. José D. parcial. 314 ib. la comprobación exclusiva de la existencia del hecho y participación del presunto inculpado.T. en mérito a los elementos conviccionales allegados. 345 EL PROCESO PENAL ESPAÑOL.SA. Investigaciones Jurídicas. restringido" 344. 8 . (DERECHO PROCESAL PENAL.). Es una elaborada "notitia criminis" que con el material probatorio que como ingrediente. la verdad procesal penal . Ed. si se quiere. Vélez Mariconde. o gestionar en último caso el sobreseimiento definitivo (311 ib.b. y aunque no se alcance ese propósito el procedimiento penal siempre habrá cumplido su objetivo. Ed. MANUAL DE DERECHO PROCESAL PENAL PARA LA INVESTIGACION POLICIAL. 343 Dice Patricia Lorena Hidalgo S. p. resulta muy limitado y condicionado por las propias reglas procesales. 344 DERECHO PROCESAL PENAL ARGENTINO. las tres responden a un sólo fin genérico: descubrir la verdad para aplicar el derecho penal. 1993. Gómez Colomer. Alfredo. Juan Luis. Dentro de ese esquema.I. recogiendo una cita jurisprudencial del Tribunal Supremo Federal alemán (BGH). 134) Velez afirma: "la ley procesal penal disciplina la policía judicial como una actividad eventualmente preliminar a la requirente o jurisdiccional. En todo caso la verdad que acredite la policía la valorará ab initio el Ministerio Público y determinará conforme a a ella. determinará en definitiva el hecho ilícito y sus consecuencias. o . o si. No hay que olvidar que la búsqueda de la verdad siempre será un ideal dentro del proceso. no garantiza. 265). 303 ibídem). es estrecho. Maier apunta que "la prédica constante que concibe al procedimiento penal como un medio de conocer la verdad no puede ocultar. en todo caso. si desestima las diligencias (Art. T. requerirá ser procesado en el mortero judicial. ordenado en el "sumario de prevención" tienen la connotación de ser "preprocesales" 343 . Editorial Hamurabi. que ese conocimiento. le permita promover la acusación (Art. afirma Gómez Colomer. 1969 p. Lo esencial es que deben tratarse de actos cumplidos conforme a las diposiciones procesales vigentes. SA. 67 y 285 CPP-96). Se impone a ella la verdad judicial que basada en un criterio de certeza. que "estos actos de policía judicial son la base para iniciar un proceso penal. pp. en el sentido de que "no es principio de la ley procesal el que se tenga que investigar la verdad a cualquier precio" 345. en definitiva. obviamenente. 1989 p. que el concepto de verdad que maneja el procedimiento penal. Investigaciones Jurídica.J. 34-35). No en vano. Sólo así podrían ser ser incorporados eventualmente de manera válida a la causa (Cfr. Algunos sostienen que estos actos iniciales de la policía. Lerner.) o provisional (Art. 1. Hidalgo Murillo. Buenos Aires. Ed. actúan como actos preprocesales o bien pueden ser diligencias policiales evacuadas en el proceso a petición del juez de instrucción o del agente fiscal" (op. corresponde a una labor que aclara justamente el verdadero marco de competencia de esta entidad.Esta verdad policial. San José. cit. Buenos Aires. Julio B. o con los que logre reunir adicionalmente.

. velando por la integridad de los bienes y derechos de los afectados y poniendo de inmediato toda la información recabada a disposición del Ministerio Público o de la Policía Judicial (Art. No es óbice que el interesado promueva la denuncia ante la policía administrativa.1 CPP-73). Recibir denuncias. 4.1. Su actividad es totalmente irrenunciable.1. b.h Ley General de Policía). 8 incisos c. Aunque cumpla con una etapa eventual del proceso. Es tarea obligada del Estado el resguardo de la seguridad pública y el restablecimiento de la paz social alterada con el delito. lo podrá denunciar a la Policía Judicial (Art. 286 inciso a) CPP-96.f. El quebranto de estas obligaciones se regulan de acuerdo con el régimen disciplinario contenido en el Capitulo III del Título VIII de la Ley Orgánica del Poder Judicial346. se regula en los artículos 278 a 281 CPP-96. en una fase primaria de la administración de justicia penal. Actividades funcionales específicas. en consecuencia. También la LOOIJ establece esta atribución en el Art. Sin embargo ésta se limitará a practicar los actos de emergencia necesarios. corresponde al 164. Y ante semejantes propósitos sería inaceptable la indolencia o expresa negación en la averiguación de los ilícitos. un interés público fundamental. el contenido y la obligación de denunciar. También puede hacerlo al Ministerio Público o ante un tribunal penal. b. su función se inscribe dentro de una actividad represiva estatal.d. lo pondría de inmediato en conocimiento del Ministerio Público 347. pero en este último caso. Subyace en su actuación. ni sustraerse a la petición del Ministerio Público o de los Jueces a practicar las indagaciones del caso. 347 La facultad de denunciar.10 No está facultada legalmente la Policía Judicial para negarse a realizar la investigación de un hecho ilícito. la determinación de sus posibles responsables y el acercamiento de la prueba necesaria ante las autoridades correspondientes. 346 Hemos dicho que con la reforma a esta Ley (N° 7333) quedó derogado el capítulo de sanciones de la LOOIJ (Arts. Cualquier persona que tenga conocimiento de la existencia de un delito de acción pública. la forma de la denuncia. 49 y 50).

en 348 Son delitos de acción privada. de una u otra manera.11 La policía judicial sólo puede investigar un delito de acción privada tribunal. De la misma manera deben tomar las previsiones para que el estado de cosas y los lugares se mantengan inalterados. y 9 segundo párrafo LOOIJ. El éxito de un proceso depende en gran medida que la policía cumpla a cabalidad con la cadena de custodia. que se le haya sorprendido inmediatamente después de haber intentado realizar la acción ilícita. únicamente cuando la persona autorizada lo solicite. b. Sala III N° 368-F-92 de 8:55 hrs. según el artículo 19 CPP-96. A solicitud expresa de la víctima un delito de acción pública podría trasladarse su perseguibilidad al procedimiento privado. Si se pretende esta conversión encontrándose el asunto en la etapa de investigación policial. . 164 inc. los casos que de delitos que requieran de la instancia privada. Op. los Oficiales de la Policía podrán ordenar que no se alejen del sitio las personas ahí ubicadas. 205 a 223. planos. 350 En igual sentido el Art. o se trate de un ilícito que lesione la propiedad sin que haya existido violencia contra las personas (Art.2. Cuido y conservación del cuerpo y rastros del delito. la policía judicial debe fijar todos esos elementos de una manera adecuada y segura. En igual sentido los artículos 4 incisos 2.3. Conservación del estado de cosas. y. y evitar su desaparición por la tardanza en el inicio de la investigación. La jurisprudencia ha dicho que este deber incumbe a todos los que intervengan. 349 Véanse los artículos 17 y 18 CPP-96. 4 y 12. Ocurre muchas veces que no es posible desde un primer momento individualizar a autores. y por la celeridad con que se debe actuar para no provocar trastornos a la investigación. ni comunicarse entre sí. Todo lo que es recolección o extracción. partícipes o testigos. cit. estimamos que la Policía Judicial debe comunicar la situación al Ministerio Público para actúa conforme a la disposición citada. Los de acción pública pero perseguibles por instancia privada 348 cuando se lo solicite un 349 . Hará constar el estado de las personas. en la sustanciación del proceso. b. Podría en los siguientes casos excepcionales podría igualmente aprehender a personas: cuando se le sorprenda en flagrancia. También con más amplitud en Hidalgo Murillo. no exista interés público gravemente afectado. Dispone el artículo 286. Véase al respecto Res. 2) CPP-1973.b) CPP que la policía debe "cuidar que el cuerpo y los rastros del delito sean conservados" 350. aún desde su etapa primigenia o "preprocesal". exámenes técnicos y cualesquiera otro medio idóneo (Artículo 286 inciso c) CPP-96). 20 CPP-96).242 CP) y los que las leyes así califiquen. empaque y conservación. fotografías. del 14 de agosto de 1992 y comentario de Dobles Ovares (op. aquellos que lesionan el bien jurídico del honor (Arts. Indudablemente que la policía debe actuar celosamente en el cuidado de la cadena de custodia. cuando se haya fugado de un centro de detención. 165). manipulación y traslado.cit. entrega y cuido. 4 inciso 2) de la LOOIJ. requiere de un manejo muy seguro y confiable. de objetos relacionados con el delito. En un afán de mantener las cosas en el estado que quedaron luego del delito. Nota 1 p. También el Art. cosas y lugares mediante inspecciones. la propaganda desleal (Art. Las condiciones formales a cumplir son que el Ministerio Público lo autorice. pp. José D. 145 ss CP).

261 en relación con el 142 CPP). Los motivos que justifican la incomunicación se expusieron anteriormente. el juez puede autorizar al Ministerio Público o a la policía judicial el allanamiento. establecimientos de reunión o recreo. No impide la incomunicación que el inculpado entre en contacto con su defensor previo a la indagatoria. como medida precautoria. El otro tipo de incomunicación es la policial. art. La aprehensión en otras circunstancias devendría en ilegal 351 .y con el fin exclusivo de investigar hechos que se le encomienden 355. que. También. 235. para que éste solicite al juez la prisión preventiva. 6 LOOIJ. o antes de cualquier acto que requiera su intervención personal (Véase infra b. o probable. El Código de Procedimientos Penales de 1973 autoriza a la Policía administrativa a practicar registros. Debe eso sí ordenarse la incomunicación por resolución escrita que será puesta de inmediato de conocimiento de la autoridad competente. En este caso se haría cumpliendo las mismas condiciones que la justificarían (motivos fundados que hagan presumir que se pondrá de acuerdo con cómplices o de entrabar la investigación).. g) CPP-96 y 4 incisos 3 y 4 LOOIJ. y no puede extenderse por más de diez días consecutivos. 235 in fine. Pol. todo lo cual debe hacerse dentro del término perentorio de veinticuatro horas 352. La policía judicial puede allanar y requisar cumpliendo las formalidades establecidas en la ley 354 . si procedeciere.4. 236 y 286 inc. 261 CPP-96. es posible que la Policía incomunique al inculpado desde el inicio mismo de la investigación 353 . 239 y 287 in fine CPP-96. por extensión. pero no puede disponerse por más de seis horas. 286 inc. Arts. La incomunicación presenta dos facetas particulares: una. 354 Art. El tiempo de la incomunicación podría extenderse a los diez días si el tribunal competente la decreta. 353 Vid. Así resulta aarmonizando los artículos 37 C. Es necesario que se haya dispuesto previamente la prisión preventiva del imputado. No obstante una vez aprehendida la persona debe ser puesta a la orden del Ministerio Público.3). Se dispone por resolución fundada (Arts. b. puesto que podría ser evidente. 352 . en la forma que lo autoriza la citada disposición 261 ibídem. siempre y cuando sea por orden de juez.8. que es la dispuesta por el tribunal a cargo de la causa. que se ponga de acuerdo con sus cómplices u obstaculice de alguna otra manera las indagaciones. El reciente Código Procesal prescinde de la policía administrativa para realizar ese tipo de diligencias.12 el caso que existan indicios comprobados sobre su participación en el suceso delictual y se trate de los casos en que procede la prisión preventiva. según se observa en el art. Allanamientos. la judicial. 9. mientras estén abiertos al público y no estén destinados a habitación. d) CPP-96. Sobre todo si cuenta con indicios graves 351 Cfr. Sólo en el caso de allanamiento de locales públicos. 355 La Ley General de Policía faculta el allanamiento y registros domiciliarios a los cuerpos integrantes de la fuerza pública.

de la Ley contra la Violencia Doméstica (N° 7586 de25 de marzo de 1996. Apunta Baumann: "la determinación y realización de la pretensión penal estatal no puede llevarse a cabo "de cualquier manera". personalmente. o cualquier otra causa que haga presumir que la vida de una persona se encuentra amenazada. y que no merecen el reproche del Estado.). o alguna persona evadida. etc. 12 LOOIJ. inundación. Esta novedosa e importante normativa responde a la necesidad de prevenir las agresiones físicas. Se han creado en el país nuevas disposiciones relativas al amparo de las víctimas como producto de la violencia intrafamiliar. Lo anterior significa que para allanar y ordenar pesquisas las autoridades deben sujetarse estrictamente a la normativa que regula este tipo de prácticas 357. de la persona agredida y a su centro de trabajo o estudio 359. p.gr. Por su naturaleza afectan derechos esenciales del ciudadano (la intimidad. No obstante la policía. o se sospeche que en él se encuentra el presunto inculpado. en daño de los integrantes de la familia. resguardada en el Artículo 23 de la Constitución Política). el allanamiento de locales públicos y el de sitios de acceso público 358 . el acceso del presunto agresor al domicilio. con facultades de actuar cuando "no pueda hacerlo inmediatamente la policía judicial" (Art. si se tuviera conocimiento que ahí se ultimaría a una persona o se esté movilizando drogas para ponerla fuera del alcance de las autoridades). Se reconoce que el problema doméstico con la gravedad apuntada. por ejemplo. judicial o policial. además de la privación de libertad.cit. casa de negocio u oficina. de ahí que tengan que manejarse con criterios restrictivos y excepcionales. Sólo dos razones justificarían efectuar el allanamiento en estos lugares en horario diferente: cuando el morador o su representante consienta el acto. podrá intervenir en el allanamiento si se trata de los casos preceptuados en el artículo 197 CPP-96 (v. Art. podría entenderse pueda realizarlo la policía administrativa mientras no sea factible la presencia de la judicial. Ahora bien. permanente o temporal. o en situaciones de urgencia o de suma gravedad (v. 357 Vid. En estos casos sólo podría practicarlo entre las seis horas y las dieciocho horas. 4 inc. k) y penúltimo párrafo. Gaceta N° 83 de 2 de mayo de 1996). el "allanamiento sin orden" en los casos de incencio. 359 Así se dispone en el Artículo 3° inc.gr. Constituyen éstas las medidas más importantes de cualquier investigación. 17. 193 y 194 CPP-96. Existe el allanamiento de lugar habitado. por ser la policía administrativa auxiliar de la judicial. 356 Op. 284 CPP).13 y precisos de que en determinado lugar existen vestigios relacionados con el delito. salvo que se esté en los casos comentados. puede efectuar el allanamiento en lugar habitado o en sus dependencias. Sólo el Juez. sexuales y psicológicas que se venían dando con tanta asiduad en nuestro medio. está obligada a impedir. 358 Así: Arts. Específicamente no se autoriza el allanamiento en esas circunstancias. Se había llegado a creer que los conflictos de esa especie se dirimían a lo . sino tan sólo con arreglo a las disposiciones procesales penales" 356 . judicial o administrativa. no es exactamente un dilema íntimo o privado. por ejemplo.

270). a condición que tales sitios mantengan la apertura al público y no estén destinados a ser habitado. consistentes en el abandono inmediato del agresor del domicilio del ofendido. O también cuando sea factible inferir de las circunstancias del hecho. o delitos sexuales. . practicar la requisa personal 363 .14 Cuando la diligencia se cumpla en locales públicos. También tiene atribución la Policía Judicial en practicar las requisas que sean pertinentes y útiles para la investigación. cuando se ha cometido el ilícito en condiciones de "flagrancia" 364. Entre las medidas cautelares en favor de las víctimas se prevee el abandono inmediato del imputado del domicilio. d) CPP-96 y 4 inciso 12 LOOIJ. El legislador del setenta y tres estableció 362 que sólo el Juez puede ordenar la requisa de una persona. 364 La flagrancia es definida en iguales términos en el Código de 1973 (Art. Art. a fijar prudencialmente.13 del "Reglamento al Artículo 152 del Código de Procedimientos Penales" (Acuerdo de Corte Plena. 361 Confrontar Arts. 214 CPP-73. 236). cuando se trate de agresiones a mujeres y niños. a fin de sufragar los gastos de habitación y alimentos de los miembros integrantes del grupo familiar que dependan económicamente de él. aunque siguen dándose todavía algunas limitaciones -que sería materia de otro estudio. Se previeron medidas cautelares en favor de las víctimas por delitos sexuales o lesiones. siempre y cuando se ajuste a las formalides establecidas en la ley procesal 361. sesión del 12 de setiembre de 1994. 244 CPP-96). Desde antes. 152 CPP-73 (Ley N° 7142 de 8 de marzo de 1990). El Art. Debe hacerlo mediante resolución fundada y sólo cuando existan motivos suficientes que hagan presumir el ocultamiento de cosas en el cuerpo del inculpado relacionadas con el delito. y el depósito de una suma de dinero. y el de 1996 (Art. 365 Cfr. Requisas urgentes. que es inminente la comisión de un ilícito. y la víctima conviva con aquél (Vid. 214 CPP-73 363 Así dispuesto en el ordinal 189 CPP-96. deben ser atendidos por el Estado. sólo con algunas diferencias de matiz. con el fin de cumplir los objetivos del artículo 152 del Código de Procedimientos Penales".sobre su intervención en el proceso. aunque también autoriza a la interno del grupo. dispone: "La Policía Judicial y la Policía Administrativa estarán obligadas a colaborar con los diferentes órganos encargados de proteger los derechos e interés de las mujeres y de las y de los menores de edad. Boletín Judicial N° 229 de 1° de diciembre de |994). se había hecho una aproximación al tema. Consíderese que la ley sólo le da esa facultad al Juez 365 . debiéndose eso sí avisar de previo a las personas encargadas de esos locales. Sin embargo la Policía puede. 194 CPP-96. con la reforma introducida al Art. muchas veces de carácter cíclico. 362 Art. En el nuevo ordenamiento la víctima adquiere un papel protagónico muy importante. Art. el Juez debe ordenarla y delegar la práctica del acto al Ministerio Público o a la Policía Judicial. Sin embargo se tomó conciencia que la gravedad de la problemática y los efectos nocivos emergentes de ella. establecimientos de reunión o recreo.5. b. En estos casos no rige la limitación horaria. 360 De ese modo regulado en el Art. 286 inc. bajo ese mismo criterio. Debe entenderse que en el caso de la Policía la requisa procedería sin necesidad de orden del Juez. con la utilización de las cosas o instrumentos mantenidos ocultas por el sujeto sospechoso. excepto si la notificación pueda afectar la investigación 360.

102). (Voto 1168-94.. comportamientos.cit. Esa advertencia y la misma inspección deben realizarse en presencia de un testigo que no tenga ninguna vinculación con la policía. Concordada y anotada. Investigaciones Jurídicas SA. garantiza el derecho a la intimidad. 24 C.Pol. op. San José.15 Policía a practicar las "requisas urgentes" 366 . 368 Establece el Artículo 40 de la Constitución Política que "nadie será sometido a tratamientos crueles o degradantes". Gaceta N° 154 de 13 de agosto de 1993). et.al. datos y situaciones de una persona que normalmente están sustraídos al conocimiento de extraños y cuyo conocimiento por éstos puede turbarla moralmente por afectar su pudor y su recato. El Art. En tanto el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (Art. ratificada por Costa Rica (Ley N° 7351 de 8 de julio de 1993. No hay duda que el plano más hondo de la integridad espiritual o moral del individuo está por sobre cualesquier otro interés ajeno o diferente a él 369 . Tales requisas deben ser realizadas separadamente y procurando respetar el pudor de las personas. Por ese motivo la parte final del artículo 286 CPP-96 dispone que si "por impedimento legal" no puede practicarse la requisa. 5 aparte 1) de la Convención Americana de Derechos Humanos establece que toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física. resultaría de suyo necesario contar con la aquiescencia del indiciado y rodear el acto de todas las garantías de defensa requeridas. de lo cual debe esperar siempre protección de la ley. la facultad para realizar la requisa 367 . Inhumanos o Degradantes suscrita en Nueva York el 4 de febrero de 1985. la policía debe "tomar las previsiones del caso para que no se alteren las 366 Art. En ese caso de ser imperioso incursionar en esos personalísimos espacios. psíquica y moral. La Sala Constitucional estableció que "el maltrato físico o la aplicación de cualquier procedimiento vejatorio contra los privados de libertad están prohibidos. 17) indica que ninguna persona puede ser objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada. también contiene el mismo principio en los artículos 1 y 16 ib. Eso sí de previo a la diligencia se debe advertir a la persona acerca de la sospecha y del objeto motivo de búsqueda. porque en este supuesto la intimidad adquiriría mayor relevancia frente a la necesidad de la investigación. 4 CPP-73.. 164 inc. Mayor es el problema en los casos de requisas que obligan a la auscultación de zonas íntimas.". No así ocurre con el nuevo ordenamiento adjetivo que da tanto al Juez como al Fiscal y a la Policía.CONSTITUCION POLITICA DE LA REPUBLICA DE COSTA RICA. Lo anterior responde a la filosofía constitucional de que nadie debe ser sometido a tratamientos indignos o degradantes 368 Sin embargo el cuestionamiento más importante que siempre se ha hecho sobre el particular. invitándola a la exhibición. o cualquier otra persona tenida como "informante" o colaboradora de la policía.. Vid. Véase Art. Jorge Córdoba O. Citado en CONSTITUCION POLITICA DE LA REPUBLICA DE COSTA RICA. 292). 1996 p. a menos que esa misma persona asienta a ese conocimiento" (Voto 1026-94. Enfasis no es del original. 189 CPP-96. 367 . aún ajenos a la investigación. La Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles. ni de ataques a su honra y reputación.. En el caso de tratarse de mujeres la diligencia debe ser practicada por personas del mismo sexo.p. es si las intervenciones corporales realmente lesionan derechos fundamentales de la persona. Pueden ser oficiales. Sostuvo la Sala Constitucional que "la intimidad está formada por aquellos fenómenos . 369 El Art.

ocurre con la obtención de muestras seminales pues en este supuesto la masturbación o el masaje prostático "atentan contra la "integridad moral" del individuo pues afectan gravemente el pudor y eventualmente pueden degradarle" . Además se requieren indicios suficientes. e) CPP-96 y 4 inc. corte de cabello. b. "entre otros". investigación no puede convertirse en un ataque directo a esos valores" 370 la No puede despreciarse en esta materia el principio de proporcionalidad. es decir. sin embargo. El cierre de los locales sólo podría ser acordado. graves y concordantes. 286 incs. En ese mismo sentido es que nos orientamos por considerar que la práctica de la requisa cuando sea en partes pudendas. 372 Lo disponen los Arts. cuando las circunstancias lo ameriten para el buen éxito de la investigación. 371 . en todo caso. no puede efectuarse si no es con el consentimiento de la persona requisada. o virtualmente por cometerse. lo que permitiría agregar la requisa. acepción que excluye el texto promulgado. De ahí que recalque la mencionada norma la necesidad de la medida sólo cuando sea "indispensable". La ley procesal vigente a la fecha exige la vehemencia de los indicios. porque en esos supuestos "pueden ser realizados aún sin su consentimiento". y que a nivel policial permita justificar el cierre del local.16 circunstancias a constatar. ni lesione los derechos propios para un ser humano" (Voto 556-91 de 14:10 horas del 20 de marzo de 1991. como en la Ley Orgánica del OIJ. eso sí. múltiples. También se puede confrontar Voto 195 de 13 de octubre de 1993 y 54-F de 16:00 horas del 17 de febrero de 1994 del Tribunal Superior de Casación Penal). En consecuencia. consideramos que no puede defenderse a ultranza la licitud de toda injerencia corporal. o para evitar consecuencias ulteriores del hecho ilícito que se esté cometiendo. Clausura de locales. el respeto a la integridad moral y a la protección de la salud física u orgánica de las personas 371. La Sala Constitucional se pronunció señalando que "el imputado puede ser fuente de prueba en aquellos casos en que la obtención de la misma no importe daño físico o psíquico para el sujeto. Sólo que la puntualización de casos específicos puede ahondar la duda. y porque "no lesionan los derechos fundamentales". Es aquí donde se aprecia la condición que puede adquirir el imputado en relación a la investigación policial o sumarial. Bajo determinadas circunstancias podría adquirir el rol de objeto y fuente de prueba o como sujeto u órgano de prueba. reconocimiento. para admitir la necesidad de este tipo de elementos probatorios para asentar la probabilidad de un suceso delictivo. Creemos. En el caso de existir indicios que hagan suponer la comisión de un delito en algún local. 164 inc. que permitan establecer la posible realización de un ilícito. sobre lo cual la jurisprudencia nacional se ha pronunciado. mientras interviene el juez o el fiscal". por ejemplo. Ello no es óbice.6. La acepción "vehemente" aparece tanto en la norma adjetiva vigente a la fecha.. podrá la policía ordenar su clausura 372 . 3 LOOIJ. porque como lo dijo la Sala Constitucional "el honor y la reputación de las personas son de los bienes más preciados. que para justificar el cierre de 370 Idem cita 27. No así.. añade la Sala. 5 CPP-73. revistiéndose el acto con todas las garantías de defensa. porque en la resolución parcialmente transcrita se alude a que el inculpado puede constituirse en objeto de prueba en los casos de extracción de sangre o saliva.

es meramente investigativa. "La prueba indiciaria". Depalma. 67 ibídem. con características de indispensabilidad y eficacia para fundar seriamente la sospecha. 1994 pp. pp.6. cuando trata con personas que puedan brindar referencias de 373 Véase sobre este tema a JOSE I. Es más bien la entrevista lo que caracteriza las indagaciones de la policía. La labor. La prueba indiciaria. 1979. no juzgadora. aunque es un elemento de convicción exclusivamente de manejo en sede jurisdiccional. Nos parece correcto el cambio porque para inquirir datos trascendentales para la investigación en sede policial. También puede consultarse FRANCISCO CASTILLO G. Revista Judicial. N° 11 Marzo. Diríamos que la policía se ocupa más de indicios anfibológicos. Dentro de la labor de investigación resulta imperioso el abordaje de personas que puedan aportar datos importantes. La prueba en el Proceso Penal. 375 Art. Buenos Aires. En igual sentido se pronuncia el Art. De ahí que el nuevo Código Procesal Penal faculte a la policía "entrevistar" testigos "presumiblemente útiles para descubrir la verdad" 375 . entonces. CAFFERATA NORES. CPP (1973) y 4.17 locales por presumirse la existencia de un delito. No en vano la ley le fija a la policía judicial la función de "investigar los delitos de acción pública. por el de "entrevistar". Entrevista de testigos. .9 LOOIJ. que bien pueden terminar por desvanecerse o confirmarse en la órbita judicial. puesto que en ésta se fijan las conclusiones con base en un criterio de certeza. es impropio referirse al término "interrogar" puesto que ésta corresponde a una labor asignada técnicamente al juzgador.7. identificar y aprehender preventivamente a los presuntos culpables y reunir. 35 374 Artículo 285 CPP-96. asegurar y ordenar científicamente las pruebas y demás antecedentes necesarios para basar la acusación o determinar el sobreseimiento" 374 . en el campo policial es de trascendental importancia para el descubrimiento de un hecho y sus posibles autores o partícipes. en todo caso. Ed. y es por ello que debe reunir necesariamente la caracerística de univocidad. En el campo de actuación del Juez el indicio es manejado como un dato probatorio más de orden experimental que lógico. 286 CPP-96. Resulta inconcuso que los indicios en el ámbito policial no tienen la misma trascendencia que los exigidos en el campo jurisdiccional. es decir. se debe contar con de prueba indiciaria. Ha cambiado el nuevo texto el concepto "interrogar" contenido en los artículos 164. impedir que los hechos cometidos sean llevados a consecuencias uleriores. 180 a 185. aquellos que tornan apenas en verosímil o probable un hecho 373 . La policía puede asentar su "verdad" sobre graves presunciones. b.

Mas.c. DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA. los elementos de convicción y evitar la fuga u ocultamiento de los sospechosos". 353 ib. 283. no pueden ser incorporados en el juicio público 377. Su labor se restringe. Es la misma fórmula utilizada en el ordinal 165 inciso 7 (CPP '73). con alguna diferencia sobre la incomunicación como se verá infra. salvo que las partes y el tribunal manifiesten expresamente su conformidad en la incorporación". Además ha dispuesto la Sala Constitucional que para la validez de los testimonios. Y si aún así no es posible la comparecencia "el juicio continuará con prescindencia de esa prueba" (Art. el juez debe ordenar su presentación por medio de la fuerza pública (353 ib. recopilando los elementos de convicción que sean necesarios. Estimamos que la deposición de un testigo ante la policía no es a título de "interrogatorio" sino de "entrevista".8. En tanto interrogar como "preguntar en algunas circunstancias". "se requiere ser juramentados e interrogados por el juez" (Cfr.8. Desde ese punto de vista la policía no está autorizada para indagar al inculpado (Art. 285 y 288 del Código Procesal Penal ('96). Actúa bajo la dirección y control del fiscal encargado de la investigación. y no se refiere al testigo incompareciente. . 377 El Artículo 334 CPP ('96) enuncia taxativamente cuáles pruebas pueden ser incorporadas al juicio mediante lectura. para que el Ministerio Público pueda basar la acusación o gestionar el sobreseimiento 378. a "reunir o asegurar. sin perjuicio de ordenar la suspensión de la audiencia si así lo ameritare (336. aprehender e incomunicar al presunto culpable en los casos y forma que este Código autoriza". 92 ss. por ende no es indispensable cumplir con las formalidades establecidas en los ordinales 204 siguientes y concordantes del texto procesal en comentario. Es de tomar en cuenta que la Policía no está facultada para recibirle declaración al imputado. aprehensión e incomunicación del presunto culpable.1. Citación. a fin de practicar diligencia importante tendente a esclarecer algún dato relativo a la 376 La Real Academia Española de la Lengua define entrevistar como la acción de "mantener una conversación con una o varias personas. ib.). con urgencia. 98 ib. Vigésima Edición. según rezan los artículos 67 y 283 CPP ('96). acerca de ciertos extremos para informar al público de sus respuestas". En el caso de ser necesaria la presencia de alguna persona presuntamente relacionada con el hecho investigado. Dispone el artículo 286 inciso g) CPP ('96) que la policía judicial puede "citar. y concordantes ib. Tómese en cuenta que la policía se encarga de levantar la información necesaria.). de acuerdo al último numeral. 379 Recuérdese que la policía está en una relación de subordinación con el Ministerio Público. b.18 interés para la investigación 376 . 1984.).). Citación. Madrid.1. 378 Así resulta de la relación armónica de los Artículos 67. Menos entonces es viable la posibilidad de su incorporación a la etapa crucial del proceso. pues se trata de una labor exclusiva del Ministerio Público o la autoridad juzgadora 379 b. y si éste quisiere hacerlo debe comunicarse esa circunstancia al Ministerio Público para proceder a cumplir esa diligencia conforme a las formalidades prescritas (arts. el espíritu que informa la normativa se orienta a cumplir celosamente los principios de inmediación y contradicción.9. por el contrario. Pero en el caso de testigos ausentes que fueran citados. Véase infra b. no tendrá valor alguno. El precitado numeral establece que "cualquier otro elemento de prueba que se incorpore por lectura al juicio. Voto No. 865-91).). Sobre todo porque los "interrogatorios" de la policía a personas que presumiblemente conozcan de los hechos investigados.

165 CPP ('96). telegrama con aviso de entrega. 380 Art. La citación no implica necesariamente la aprehensión o detención de la persona. La aprehensión de alguna persona puede decretarse en virtud de orden judicial o sin ella. haciéndole saber el motivo de la citación y las diligencias en que se dispuso. La define Vélez Mariconde como la privación de libertad de una "persona sospechada de criminalidad. T. teléfono u otro otro medio de comunicación idóneo 381. es decir. un medio práctico de comunicación. b. en realidad no es medida que coarte significativamente ese importante bien jurídico. conforme se autoriza en el precitado artículo 165 parte final. podrá la policía ordenar su citación. 383 Art.gr. Se entiende por flagrancia "cuando el autor del hecho punible sea sorprendido en el momento de cometerlo o inmediatamente después. La aprehensión. por más que se hubiere ordenado su comparencia en forma coactiva (v. Y aunque se trate de una potencial limitación a la libertad individual. No dudaríamos que también pueda utilizarse el sistema de radio mensaje ("beeper"). Constituye. Lemer Ediciones. Ordenarla podría significar el impedimento de la ejecución o consumación de un ilícito.19 investigación. a saber: a. 503. o cuando tenta objetos o presentes rastros que hagan presumir vehementemente que acaba de participar en un delito" 384. La ley procesal 383 establece circunstancias taxativas para el segundo caso. Buenos Aires. un recurso extremo a utilizar por el Estado (a alguno tendrá que recurrir para evitar el entrabamiento a su función pública de reprimir el delito). o mientras sea perseguido. ALFREDO. 235 CPP-96. Los medios a utilizar en esos casos son los señaladas en la reciente ley procesal 380 . 382 VELEZ MARICONDE. en cambio. presentación obligada por la misma policía judicial o la administrativa). a fin de ponerla inmediatamente a disposición de la autoridad judicial competente" 382 . 384 Art. 1969.2. con el fin de sobreponerse a la negativa de quien no accede a atender voluntariamente el llamado que se le formula. II 2a.8. mediante carta certificada. la fuga u obstaculización de las investigaciones. p. 236 ib. La avanzada tecnología permitiría utilizar otros instrumentos de comunicación como el facsímil o los mensajes mediante correo electrónico. Esta aprehensión debe estar informada por motivos de urgencia y necesidad. Derecho Procesal Penal. 381 . En el caso de flagrancia por delito o contravención.

haciendo mermar sus fuerzas y la claridad del pensamiento. solicitar al juez la prisión preventiva. 142 y 238 ib.). en cualquier caso. que el ofendido o sus representantes legales instarían la denuncia dentro de las veinticuatro horas de practicada la aprehensión. Sin embargo estas últimas circunstancias si son motivo para la procedencia de la prisión preventiva (Arts. b y 240 CPP-96). La incomunicación. prepara el espíritu del inculpado. EL DEFENSOR TECNICO EN LA PREVENCION POLICIAL. si fuera pertinente.3. c. O. Buenos Aires. Por ello la incomunicación siempre estuvo ligada al sistema procesal inquisitivo". Edwards. que debe decretarse en resolución judicial fundada (Cfr.20 b. el aprehendido se liberará389. Carlos E. Podría darse el desvanecimiento de cualquier indicio sobre la culpabilidad del aprehendido antes de ponerlo a disposición de dicha autoridad. significa emplear un 385 Se interpreta que debe tratarse de fuga efectiva. razonable y proporcional. También en este caso deben ser puestos a la orden de la autoridad judicial competente dentro de un término de veinticuatro horas. 388 Doctrina del Art. La Sala Constitucional interpretó que transmutar la incomunicación por un instrumento disuasivo con el fin de facilitar el interrogatorio. 387 El Artículo 4 inciso 6 LOOIJ prevee la aprehensión de presuntos culpables. No refiere la ley a la sospecha o peligro de fuga como condicionante para la aprehensión. Caso de tratarse lo investigado de algún delito delito que exija la denuncia del propio ofendido. pero siempre dentro de las veinticuatro horas de practicada la captura 387. 1992 pp. Es una medida precautoria excepcional. . a través del aislamiento. Astrea. a fin de que proceda. bien fundamental garantizado constitucionalmente. Si en ese mismo acto no presenta la denuncia. Ed. 17 ib. o de las personas legitimados para ello388 . Arts. es decir. En nuestro criterio no sería óbice ordenar la aprehensión cuando se estime gravemente existente la probabilidad de que la persona pretende fugarse. 102-103. Apenas aprehendida la persona debe la policía ponerla cuanto antes a la orden del Ministerio Público. quien pueda instar debe ser informado de inmediato acerca de la detención. Dicha solicitud debe plantearse una vez realizadas las diligencias necesarias. porque existen "indicios comprobados" de haber participado en un hecho punible "y se trate de un caso en que procede la prisión preventiva" 386. Las dificultades de una comunicación efectiva podría conspirar para que el denunciante pudiera formalizar la denuncia. Tiene la característica de ser una medida cautelar orientada a evitar la obstrucción de las pesquisas y a la consecución del material probatorio necesario390. 390 Apunta la doctrina: "la incomunicación. 239 inc. que ésta se hubiere materializado. b.8. 389 Este aspecto lo aprecimos como una seria limitación al derecho de la denuncia y efectivo acceso a la justicia. En la práctica el Ministerio Público debe esmerarse porque esas personas sean avisadas apenas conocida la aprehensión. para que con un hábil interrogatorio se admita la comisión del delito. 386 Enuncia el artículo 239 CPP '96 las condiciones que deben darse para que proceda la prisión preventiva. Constituiría un abuso de poder desbordar esas condiciones necesarias para la validez formal del acto. Cuando se hubiese fugado de algún establecimiento penal o centro de detención. Interpretamos. En ese caso debe ser puesto en libertad de inmediato. lo que constituye grave sospecha de querer sustraerse a las investigaciones 385.

pues señala que si no fuere posible . y los controles a un excesivo manejo de los poderes discrecionales que tiendan a limitar los derechos fundamentales del individuo.cit. Anotado. podrá exceder de diez días consecutivos. Nunca. eso sí. debe interpretarse restrictivamente. pp. impropio de un régimen de derecho. 44) que no puede exceder de cuarenta y ocho horas. El tiempo que haya permanecido la persona incomunicada por la policía. considera la incomunicación equivalente "casi a un tormento moral" (CODIGO PROCESAL PENAL DE LA PROVINCIA DE CORDOBA. al plazo por éste fijado (v. También CODIGO DE PROCEDIMIENTOS PENALES.160-161. Llobet cita 2 op. Lo que parece entenderse un término sumamente reducido. 317). 164. Buenos Aires. se concluye que esa medida prácticamente no podría exceder de ese plazo396. Además. 213. Sobre el tiempo de la incomunicación dispone la Carta Magna (Art. si estruvo veinticuatro horas incomunicado por la policía. Cita N° 9 p.gr. Además. Núñez. Aún cuando la Constitución da un mayor margen de aplicación de la medida. José D. por la razón de que el ordenamiento constitucional (Art. op. p. Llobet R. 392 Ver art. No obstante el Código Procesal Penal indica que tal medida sólo podrá decretarse "por el plazo necesario para gestionar la orden judicial. 10 CPP '96. si se extendiera por orden del juez.21 medio de tortura. Núñez. es de comprender que el texto procesal se estructura dentro de una filosofía mayormente garantista. 235 CPP-96) fijan el período de veinticuatro horas para la presentación del aprehendido a la orden de la autoridad competente. Javier op. R. Confrontar además el artículo 168 CPP'96 que establece que los plazos establecidos en protección de la libertad del imputado son improrrogables y se cuentan los días naturales. En igual sentido se pronuncia el Art. el cual no podrá exceder de seis horas" 392 . 395 Vid. op. y como regla la incomunicación sólo es factible decretarla en sede policial estando detenida la persona. 396 El Art. tomando una cita del autor Cortés. El término de incomunicación se cumplirá en fechas consecutivas (días naturales y no sólo los hábiles). se resta. Lerner. Ed.cit. 394 Vid.. 391 Ver Votos 789-91 y 4789-93 (Constitución Política de la República de Costa Rica. Art. según lo dispone el artículo 40 de la Constitución Política 391. 3° CPP (73).. p.7 CPP-1973 establece el período de incomunicación de dos horas. Cualquier medida cautelar de este tipo tiene carácter excepcional y se aplica con un criterio proporcional a la pena o a la medida de seguridad que pudiera llegarse a imponer394. este tiempo se resta a los diez que se determinen en sede jurisdiccional)395. cit. 393 El nuevo ordenamiento dispone en el artículo 2 que cualquier disposición legal que coarte la libertad personal o restrinja el ejercicio de un poder o derecho reconocido a los sujetos del proceso. son aplicados con cautela y manejando criterios restrictivos393. luego lo amplifica la misma disposición. 179. 261 in fine CPP '96. 190).cit. 1978 p. 37) y procesal (Art. confrontar Hidalgo Murillo.. Para que sobrepase de ese tiempo se requiere orden judicial.

pp. Es indudable que el incomunicado pierde total tranquilidad espiritual. Fernández Vindas. Rosario.consiste en el asesoramiento técnico de su defensor. p. cit.. 4 inc. 8 párrafo 2) inciso d) de la Convención Americana de Derechos Humanos. del Código Procesal Penal ('96). que no solamente comprenderá la actitud a asumir en la inminente declaración. Véase también Art. Se abandonó el criterio del tradicional enclaustramiento de la incomunicación del encartado. debe contar todo procesado en salvaguarda de sus derechos". "La forma de compensar ese estado de inferioridad -dice Edwards. Jorge et. 399 La Corte Interina (Sesión del 10 de febrero de 1986) dispuso que la incomunicación no resulta incompatible con el interrogatorio del imputado ni el derecho que le asiste de declarar en presencia de su defensor. 81 ib. segundo párrafo. y 14 párrafo 3 inciso b) del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. op. Op. relación que en algunos casos exige la presencia del defensor para la validez del acto. pp. No obstante se da un giro en el voto N° 4789-93 de la Sala Constitucional. y puede ser revocada por autoridad judicial competente cuando se estime innecesaria (Art. ya sea con anterioridad o con posterioridad a que se rinda la declaración indagatoria y así hasta la finalización del proceso. durante la cual. 121-122. Las medidas cautelares. impedía tener contacto con su defensor 399. con la sólo excepción de la incomunicación legalmente decretada -conforme al artículo 44 de la Constitución-. presencia que no puede estimarse sea meramente física. La incomunicación debe emitirse por escrito. 398 Por primer acto del procedimiento se entiende "cualquier actuación judicial o policial. que señale a una persona como posible autor de un hecho punible o partícipe en él" (Art. no obstante. tener acceso a él la parte acusadora ni las autoridades de investigación. 252-253. pues representa la asesoría letrada con que. op. 13 in fine CPP'96). 118-119. la excesiva liberalidad del ejercicio de ese derecho. al. En ese supuesto no podría. . 112. que impedía muchas veces contactar con su Defensor. vencer las cuarenta y ocho horas. ni utilizarse en modo alguno el aislamiento para debilitar la resistencia física o moral del imputado ni para obtener de él pruebas o declaraciones. dándose las razones que la justifican. Surge esta medida de la doctrina que informa los artículos 39 constitucional.22 La incomunicación no puede constituir un obstáculo para el ejercicio de la defensa del reo. del 1 de julio de 1992 dispuso que el derecho de la defensa del imputado implica la posibilidad de "comunicarse privadamente con su defensor.cit. CR. Fernández V. 397 El Voto 1739-92 de la 11:45 hrs. no deben en ningún caso. e incluso el aliento necesario para sobrellevar la traumática situación que atraviesa". En cualquier caso debe destacarse que el derecho de defensa se reconoce desde el instante mismo en que la libertad esté amenazada. a fin de evitar que se malogren los fines de aquélla". constitucionalmente.ILANUD. 7 LOOIJ). 1990 pp. incluyendo la pesquisa policial398. por cualquier acto inicial del procedimiento.". Véase al respecto ENSAYOS DE DERECHO PROCESAL PENAL. en todo caso. al indicar: "La incomunicación no impedirá que el imputado se comunique con su defensor inmediatamente antes de rendir su declaración o antes de realizar cualquier acto que requiera su intervención personal". cit. Señaló este Tribunal porque establece: "el ejercicio de la defensa crea una relación entre el abogado y su defendido desde el momento mismo en que éste es detenido. Se le sustrae y aisla de su familia y su pensamiento se obnubila. sino también la explicación de los derechos y garantías que le asisten al imputado. Cfr. no obstante. (Voto 4784-93 parcialmente transcrito por Córdoba Ortega. disponer de la orden judicial que autorice un plazo mayor. que no puede verse interrumpida en ningún momento. que sin desconocer ese derecho de defensa. San José. Debe preveerse. pero sí deben tomarse "las precauciones que sean necearias.. la incomunicación puede ampliarse por el tiempo necesario para que la policía contacte con el Juez. 397 Así lo establece el artículo 261. podría eventualmente provocar un efecto adverso al que se pretendía con la imposición de la medida.

Así resulta de la armonía de los artículos 40 de la Constitución Política. 7). 4.c de la Convención sobre los Derechos del Niño.3. No obstante el numeral 98 ibídem impide a la policía recibirle declaración al imputado. de las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para la Administración de la Justicia de Menores ("Reglas de Beijing") y 10. 37. en el ordinal 164 inciso 8). Entrevista e identificación del imputado. El numeral 161 del primer texto citado tiene como "función" del ente policial "identificar" a los presuntos autores o partícipes del hecho. También es clave en este tipo de justicia que el menor esté siempre en contacto con su grupo familiar.23 La medida en comentario no es aplicable a menores.2 de la Convención Americana de Derechos Humanos (Pacto de San José).2 y 17. finalmente. En igual sentido se pronuncia el artículo 3 LOOIJ.a y 37.8). a la ratificación hecha por Costa Rica de la Convención sobre los Derechos del Niño. No obstante este criterio fue modificado con la reforma al articulo 17 del Código Penal que fijó la mayoría de edad penal a los dieciocho años. 17.4. "recibir declaraciones al imputado". Lo mismo permite la Ley Orgánica del Organismo de Investigación Judicial (Art. El legislador procesal de 1973 asignó a la policía judicial. El impedimento de decretar la incomunicación a menores de dieciocho años responde al denominado "principio de humanidad". y cuando éste desea declarar es necesario se comunique esa circunstancia al Ministerio Público a fin de cumplir ajustarse las formalidades legales. No impide la incomunicación. nunca aislado de ella. De ello se desprende la diferencia que la ley procesal hace de "entrevista" y "declaración" (Vid. Autoriza el artículo 286 inciso h) CPP-96. como "atribución". 25 y 26 de la Ley de Justicia Juvenil.5 y 5. tratos degradantes.1. Responde. entendiéndose por tales las personas con edad inferior a los diecisiete años400. además. Además la Ley de Justicia Penal Juvenil fijó la aplicación de esta normativa a personas con edad comprendida entre los doce años y los dieciochos años. que entiende por niño "todo ser humano menor de dieciocho años de edad". . la práctica de las inspecciones judiciales que corresponda realizar (art. 44 C. 4. En fin. que implica la abolición de penas crueles. 11. supra b.Pol. indignos o inhumanos. con sujeción plena a las garantías de defensa.9. b. 52 y 53 de la Directrices de las Naciones Unidas para la Prevención de la Delincuencia Juvenil (Directrices de Riad). "función" y "atribución" son homologados en estas tareas del abordaje preliminar del imputado.9. la entrevista del imputado cumpliendo con las garantías constitucionales y las disposiciones legales respectivas.). El numeral 285 ibídem dice que es "función" de ese organismo "identificar" a los "presuntos culpables". La entrevista.8) 400 La LOOIJ refiere a los menores de "diecisiete años" (Art 4 inc. 1. b. El Código Procesal es más preciso y señala en el aparte h) del artículo 286 que es "atribución" de la policía judicial "entrevistar e identificar al imputado respetando las garantías establecidas en la Constitución y las leyes".

señalándosele como autora o partícipe de un hecho ilícito (Arts. en lo que interesa. Voto N° 549-91 de las 16:08 horas del 13 de marzo de 1991. Muy importante fue el voto 1739-92 de las 11:45l horas del 1 de julio de 1992 que delineó los rasgos fundamentales del debido proceso. p. De él se extrae ese impedimento fundado en los principios de intimación e impuación. el motivo de la privación de libertad. Lo transcribe. que puede abstenerse de declarar a indicar las pruebas que estime oportunas. bajo pena de nulidad. desde la primera y provisional imputación formulada por la Policía Judicial. Es claro. González A.Véase al respecto en Llobet ( op. Apunta el autor Daniel González que "el procesl puede iniciarse. 8 y 189 CPP'73. asociación. 166. en sentido lato. aparte 1 p. si es que ha operado. Además se le comunicará al inculpado los cargos existentes en su contra. le invite a elegir defensor. Se le tomarán los datos relativos a su identidad. La entrevista en esos casos se restringe a un simple procedimiento informativo y de identificación. 404 Vid.cit. o tenida como tal desde cualquier acto inicial del procedimiento. cit. Por imputado se entiende la persona que se tiene como partícipe de un hecho delictivo. policial o jurisdiccional. 405 Ver sobre este tema los artículos 81. Daniel. negándoles a esas piezas total validez a los fines de resolver el asunto 401 .El Código de Procedimientos Penales de 1973 permite a la policía judicial recibir declaración al imputado. San José. 83 y 84 CPP-96. 402 Cfr. 73). la oportunidad de comunicarse con la persona. 1986 p. 13 in fine y 81 CPP '96). en todo caso. en especial. advertirle que puede ser asistido por abogado. Además. 401 Vid. Comentario al Art. o a nombrarle uno de oficio si no lo hiciere 402. 164 inc. . domicilio o lugar donde pueda ser habido. entonces. Dobles Ovares op. aún antes de que intervenga el sujeto llamado por la ley para ejercitar la acción penal" 403 . Colegio de Abogados de Costa Rica. 55. vale únicamente para los efectos meramente policiales y no tiene trascendencia ni valor alguno para la causa. Art. En caso de interrogatorio debe cumplirse con lo dispuesto en el artículo 95 ibídem. el nombramiento de defensor o la designación de un defensor público405. 403 LA OBLIGATORIEDAD DE LA ACCION EN EL PROCESO PENAL COSTARRICENSE. función que corresponde en forma exclusiva al Ministerio Público o al Juez 404.24 Las resoluciones de la Sala Constitucional ha sido reiteradas en el sentido de impedir las indagatorias del reo ante la policía.. Este interrogatorio. y los derechos constitucionales y legales que tiene. que al imputado no se le podrá recibir declaración indagatoria en sede policial. 82. es decir. la condición de "imputado" la ostenta la persona contra quien se dirige el primer acto. siempre y cuando. Arts. 45 CPP-73. agrupación o entidad a la que desee comunicar su detención. 98 CPP-96.

Sala IV Voto N° 2529-94 de 15:06 hrs. Consideramos que esta designación y su apersonamiento no deben regirse por un formalismo exagerado. por la Policía que lo designa para que asista al imputado durante la entrevista. El art. Y de no ser ello posible al menos renovar la gestión ante el Ministerio Público o el Tribunal que conozca del proceso. del 4 de noviembre de 1994. segundo párrafo.. . se consigna así por escrito en las actuaciones y se envía al Ministerio Público para lo que corresponda. ésta no puede utilizarse en el proceso. 99 ibídem determina que la "inobservancia de los preceptos relativos a la declaración del imputado impedirá que ésta se utilice en su contra". Si por algún motivo el imputado declarase refiriéndose a la aceptación explícita o implícita de los hechos. del mismo texto indica que "a menos que favorezca al imputado. aún cuando hubiese consentido el acto. 99 CPP. 406 Recuérdese que la policía no puede interrogar al imputado sobre los hechos atribuidos. entre otros. la policía se limitaría a dejar constancia de ello en las diligencias. a que se respeten sus derechos esenciales pues aunque las declaraciones del imputado vertidas ante la policía no le afectarán durante el proceso. que no se le someta a ningún tipo de coacción o amenaza. Así resulta de la doctrina del primer parte del art. pueda favorecer la situación jurídica del imputado. y a vigilar que no se le hagan cargos o reconvenciones que tiendan a obtener de él una confesión de los hechos.25 En suma. Y si se trata de alguna cuestión urgente relacionada a aspectos extraños a su participación en el delito.. amenaza. Vid. a los efectos de descargar la responsabilidad de su patrocinado. maltrato. inútil para fundarse en ella al dictar el fallo si fuera un dato que sólo emergiera de la deposición del imputado (teoría de la fuente independiente de prueba). De igual manera si de las manifestaciones del imputado la policía deriva prueba. Mientras tanto el 181. de 11 de junio de 1993 y 456 de 9:45 hrs. en especial. En fin. Además que no se le induzca o se le determine a informar nada contra su voluntad. Lo anterior estaría en consonancia con lo establecido en el numeral 181 CPP'96 que dice: "Los elementos de prueba sólo tendrán valor si han sido obtenidos por un medio lícito e incorporados al procedimiento conforme a ls disposiciones de este Código". que aunque ilícita. Es obligación del defensor en este caso controlar que no se restrinja ningún derecho de su defendido durante esa diligencia. Existe una salvedad en lo expuesto y es respecto al tipo de prueba. no podrá utilizarse informa obtenida mediante tortura. sí es claro que una viciada deposición supondría la eventual consecución de algunos datos relativos a los hechos investigados que pueden comprometer su posible participación delictiva 406. Si éste desea expresar algo sobre la presunta responsabilidad en el ilícito. se tendrá por no hecha. Además el Defensor tendría una feliz opción de proponer diligencias o medios probatorios durante esa etapa de la investigación. del 31 de mayo de 1994. ni se utilicen medios para obligarlo. haciéndole ver que cualquier declaración la debe brindar ante la autoridad judicial competente. el defensor tiene el deber de presenciar y participar en la entrevista policial a su defendido. coacción. Dispone el artículo 101 CPP'96 que el Defensor debe ser admitido. controlar que no se obtenga de él promesa alguna de decir verdad.". Se trataría de prueba espúria. Tampoco podrá utilizarse prueba derivada exclusivamente de las manifestaciones del imputado a la policía. sin mayor trámite. Sala III Votos N° 281 de 10:20 hrs. engaño. pues bastaría una comunicación verbal o escrita (vía telefónica o por facsímil) para tener por bueno el nombramiento de defensor y el ejercicio de su función.

que dice: "Se penará con tres a treinta días multa:. puede admitírsele ejercerla por sí mismo. dice el autor. o los diere falsos". exige solicitar al Registro Civil la constancia respectiva. La Sala Constitucional ha sostenido que para la identificación es viable tener al imputado como objeto de prueba.6) Al que requerido o interrogado por la autoridad en el ejercicio de sus funciones. Si aún así.2.9. El "preponderante protagonismo policial en la investigación y un mínimo control judicial". no comporte un daño físico o psíquico. cit. estado civil. 409 No identificarse o negarse a mostrar el documento de identidad constituye la Contravención prevista y sancionada en el artículo 394 inciso 6 del Código Penal (nueva numeración según Ley N° 7538 de 22 de agosto de 1995). op. hace más que necesaria la asistencia letrada en esa sede. siguiendo el procedimiento señalado para reconocimientos. puesto que decaen los riesgos de una posible arbitrariedad o abuso de poder de los entes policiales408. impresiones digitales o señas particulares. Un problema serio lo constituye admitir la negativa del imputado a identificarse o a mentir acerca de ella. domicilio y demás datos de filiación. sea porque se niegue expresamente a darla o porque ofrezca datos falsos. profesión. es opinión dominante de la doctrina más bien proscribir la autodefensa. Carlos E. para que proceda a realizarla con los datos personales que se conozcan. o a cualquier otro 407 Así Art. Aún cuando el reciente Código Procesal Penal autoriza esta última circunstancia407. no se pueda determinar la correcta identidad. (Edwards. b. 408 . se garantiza mejor los derechos de defensa del imputado. Voto 3461-93 de 14:48 horas del 20 de julio de 1993. lugar de nacimiento. 100 CPP. dice el alto Tribunal: "se pueden realizar algunas intervenciones en su cuerpo. o complementariamente a ello. nacionalidad. así también mostrar su documento de identidad 409. En lo que hace a este tema vale decir que el imputado está obligado a suministrar los datos que permitan establecerla.. De ese modo "el imputado debe contar con asistencia letrada en sede prevencional.26 Es importante señalar la inconveniencia de permitir el ejercicio de la defensa material del imputado durante la fase policial de investigación. siempre que se respete el pudor. ni constituya un trato cruel o degradante y se opte por el procedimiento de menor inervención dentro de los eficaces a disposición". 410 Art. se negare a presentar su cédula de identidad. Sin embargo al disponerse en el procedimiento estrictos controles del Ministerio Público sobre la Policía. También se puede recurrir a la identificación por testigos. De ese modo. como ocurre en el Código Procesal Penal promulgado. La identificación. 83 CPP'96. pp. es decir con un defensor técnico que lo asista y asesore jurídicamente en todas las diligencias que se practiquen durante la prevención". teniendo a la policía como su auxiliar. Dice Edwards que cuando la investigación es practicada desde el inicio por el Ministerio Público. Salvo los casos excepcionales de tratarse un conocedor del derecho y no perjudique la eficacia de su defensa. 14-15). La ley procesal410 prevee que en caso que el imputado no permita su identificación. pasaporte o permiso de residencia o rehusare dar su nombre.. se requerirá a la oficina técnica del Organismo de Investigación Judicial. se entiende debe existir una mayor garantía para los derechos del imputado.

implícitamente. Ed. La Sala Constitucional deja claro que el derecho a la abstención cede frente a la obligación ciudadana de identificarse ante la autoridad judicial. Sería ilógico entender que mientras se obligue al imputado a dar sus datos personales. Por identidad debemos entender los datos de una 411 Es indispensable determinar la identidad de los inculpados. por la misma disposición últimamente citada. Madrid.. entendemos que el principio nemo se detegere. del 20 de julio de 1993. al cual complementa" (PRUEBA PROHIBIDA Y PRUEBA PRECONSTITUIDA.. 1989. cuanto para reunir los datos externos que . lo cual significa. la sociedad. 125).está íntimamente ligado y es correlativo al derecho. administrativa o de policía. 126). El punto más delicado concierne al reconocimiento del derecho del imputado a mentir acerca de su identidad personal. Y respecto al "derecho a mentir" señala el autor español lo siguiente: "Por tanto. 414 Apunta Velez: "Para investigar la verdad con respecto al presunto delincuente. el Instructor debe tratar ante todo de individualizarlo. el sistema de control social. se correría el riesgo de la disolución y la anarquía del grupo y peligraría la seguridad y la libertad misma de sus integrantes". o mejor dicho. José Ma. no comprende a las personas el derecho a la abstención reconocido en el artículo 36 Constitucional412. La Sala Constitucional ha dejado claro que en lo relativo a la identidad.cit. el "derecho" del imputado a mentir en el proceso tanto negando pura y simplemente su participación a pesar de haber cometido el hecho. e incluso a la fase de ejecución penal. Significa que para identificarse el imputado está obligado a ofrecer a la autoridad que se lo solicite. 412 Véase Voto N° 3461 de 14:48 hrs. al silencio.411 Está claro. pues de otra manera. ha de significar la posibillidad. que toda persona. p.27 procedimiento idóneo que permita cumplir con ese objetivo. p. Trivium. Los posibles errores que pueden darse sobre ese extremo es factible corregirlos en cualquier etapa procesal. El aspecto crucial del tema estriba en admitir como correcto o no el proceder mendaz del imputado en relación a la necesidad de la identificación. se le tolere a la vez la mentira. siendo así que no es viable sanción alguna en la situación contraria. antes de aclarar la verdadera identidad del reo. Carlos Enrique. Edwards. entre otras cosas. cuentan con la potestad ineludible de saber quién es quién en la comunidad organizada. también constitucional. REGIMEN DEL CODIGO PROCESAL PENAL DE LA NACION. su verdadero y correcto nombre y generalidades de ley413. ofreciendo una coartada falsa para combatir las pruebas de cargo producidas por las partes acusadoras" (op. como. p. Buenos Aires. imputado o no. 1994. porque como bien apunta Edwards: "El Estado. Asensio Mellado. 413 En contra José María Asensio Mellado quien sostiene que "el derecho a no declarar contra sí mismo. y si partimos de la inexistencia de una obligación procesal expresa de declarar y hacerlo conforme a la verdad. que la falta de identidad nominal del imputado no altera el curso de los procedimientos. especialmente. 106.SA. Porque son dos cosas distintas la identidad y la individualización de la persona autora o partícipe de un suceso delictuoso 414. Distinto es el caso cuando por decir la verdad respecto a su identidad permita involucrársele directa o indirectamente en un hecho ilícito. tanto para establecer si la persona sometida al proceso es la misma persona contra la cual se dirige la pretensión penal (identidad física del imputado). debe decir verdad acerca de esos extremos. Puede llegarse hasta la sentencia.

369. la condición particular que distingue a una persona de otra. La individualización al aspecto físico. se censura el hecho "que el imputado no esté suficientemente individualizado" (Art. T. Y más que "identificar al imputado" en la acusación como lo indica el artículo 303 del Código Procesal Penal (1996). Ed. 357-358. segundo párrafo. No significa que si está en condiciones de identificarlo no esté obligado a hacerlo. Es el caso. Pero volviendo al tema de la abstención y la mentira consideramos que en el caso de que la necesidad de la individualización esté en conexidad con el derecho de defensa del reo. 286. Argentina. eso no es óbice para que pueda corregirse en el curso del proceso.28 persona que permite conocerla. Pero también se yerra en el 303 ibídem al exigirle al Ministerio Público que la acusación que formule debe contener "los datos que sirvan para identificar al imputado". VELEZ MARICONDE. y resulta determinante que ésta ofrezca algunos datos personales sobre su identidad. por ejemplo. h. el Ministerio Público podrá disponer por sí mismo. 47) al disponer: "Cuando sea cierta la identidad física de la persona imputada. el archivo de las actuaciones". Máxime que dentro de los defectos de la sentencia apuntados por la nueva legislación. La identidad alude más al estatuto legal del individuo. sino más bien individualizarlo. fundadamente. Derecho Procesal Penal. 1982. cuando la policía o el Ministerio Público tengan datos acerca de una persona como presunta autora o partícipe de un delito. Anotada esa diferencia pensamos que lo realmente decisivo en el proceso es la individualización. Igual mandato se da en la ley ritual de 1973 (Art.ib. .). no tenga la obligación también de verificarlo por los medios establecidos en la ley. que cuando exista duda sobre la identidad del imputado. indistintamente de su identidad. no siendo motivo para alterarlo. es individualizarlo. Lerner. Es obligación de los operadores de justicia particularizar al sujeto que ha tenido a cargo la acción. y relacionarlo con el acontecimiento histórico.a. Como también si duda de los datos de identidad ofrecidos por el imputado. Esta fórmula nos luce más clara y precisa que la contenida en el ordinal 83 del nuevo ordenamiento. pp. sin perjuicio de que se rectifiquen en cualquier estado del mismo o durante la ejecución". El mismo ordenamiento dispone en el artículo 83. éste podría negarse a declarar. es decir. Córdoba. La individualización es la especificidad personal que ayuda a no confundir a un sujeto con otro. muestre alguna seña sirvan para distinguirlo de otros individuos (identidad nominal).) no será necesariamente "identificar" al imputado. ALFREDO. las dudas sobre los datos suministrados u obtenidos no alterarán el curso del proceso. Conforme a lo expuesto las atribuciones de la Policía (Art. Y abundando en razones el artículo 298 ibídem indica que "si no se ha podido individualizar al imputado. II. o a decir lo que tenga a bien en relación a su identidad.

Establece la Constitución Política (Art. porque entonces no sería una cuestión decisiva que lo relacione con el suceso delictivo. Podría en ese supuesto perfectamente. al delincuente no se le debe reducir a una simple categoría legal. 416 Así fue declarado por la Sala Constitucional en Voto N° 139-94 de las 15:48 hrs. sobre todo cuando para eso se deban emplear métodos clandestinos. porque podía darse sin existir una resolución previa. 24) que son inviolables los documentos y privados y las comunicaciones escritas. físicamente relacionado con el hecho que se investiga. de autoridad judicial416. Sobre el secuestro de correspondencia e intervención de comunicaciones. sino tan sólo un requisito formal para conocer los datos acerca de su persona. del 11 de enero de 1994.29 particular que lo pueda individualizar (una cicatriz. salvo que la Constitución y la ley lo permitan. Pero si el inculpado ya está individualizado. y lo más grave. . una disfunción orgánica. correlativamente. estableció que uno de los fundamentos básicos de un régimen democrático. orales o de cualquier tipo. Entender lo contrario implicaría tolerar un acto de autoincriminación. es casualmente reconocer que todo ser humano es "depositario de una serie de derechos que le son dados en protección de su dignidad. y. Esta autorización constituía una flagrante violación al artículo 24 Constitucional.a los oficiales y auxiliares de la Policía secuestrar correspondencia cuando lo estimaren oportuno en caso de urgencia. En virtud del estado de inocencia reconocido constitucionalmente. sino que se trata de un sujeto de derechos. negarse a brindar detalles que lo delatarían. amparado al artículo 36 Constitucional. sin que puedan ser limitados. sobre todo. el derecho a obtener amparo legal para impedir conocerlas. es decir. fundada. no le está permitido que se abstenga dar detalles sobre su identidad o a que mienta acerca de ella. c. derechos que no pueden serle desconocidos sino en razón de intereses sociales superiores.En ese tanto cualquier ciudadano tiene derecho a reservarse respecto determinadas actividades u opiniones. del 9 de octubre de 1990. El artículo 165 CPP-73 autorizaba -porque se declaró su inconstitucionalidad. En igual sentido se pronunció en Voto N° 3308-94.). o a ofrecer una coartada falsa para combatir el aserto sobre su presunta culpabilidad. debidamente reconocidos en la propia Constitución o las leyes" 415 . Igual suerte el siguió el numeral 221 del referido texto adjetivo. La Sala Constitucional explicando la razón de la protección de esa norma. etc. Estimó la referida Sala que la comunicación telefónica constituye un medio necesario para que los 415 Sala IV Voto N° 1261 de 15:30 hrs.

Lo anterior dio pie para que en dos ocasiones fuera modificado el artículo 24 de la Constitución Política. de acuerdo con a ley especial.. La justificación a la anterior medida obedece al estado de inocencia garantizado en la Carta Magna. el cual se reconoce a toda persona involucrada en algún hecho ilícito.. se reformó íntegramente el canon. introduce un nuevo párrafo que dice: "Una ley especial. Por Ley N° 7607 de 29 de mayo de 1996 (Gaceta N° 115 del 18 de junio de 1996) se efectuó la segunda reforma a la norma. de 9 de octubre de 1990. Ello por cuanto dijo que "todo habitante de la República debe gozar de un ámbito de privacidad. comunicaciones escritas y orales. determinará cuáles otros órganos de la Administración Pública podrán revisar los documentos que esa ley señale en relación con el cumplimiento de sus competencias de regulación y 417 418 419 Voto N° 1261-90 de 15:30 hrs. Autoriza también a los funcionarios de Hacienda y de la Contraloría revisar libros de contabilidad con fines tributarios y de fiscalización de los fondos públicos. se determinará los casos en que los tribunales pueden ordenar la intervención de las comunicaciones. no parece lógico que una simple sospecha pueda facultar esa intromisión en materia de comunicaciones telefónicas" 419. Idem Idem . De ese modo "la intromisión debe darse con base en un procedimiento de protección. La autoridad judicial cuando ordene la intervención de las comunicaciones debe razonarlo en resolución previa. Finalmente esta primera enmienda indica que cualquier información obtenida ilegalmente. Por Ley N° 7242 de 27 de mayo de 1991 (Gaceta N° 110 de 12 de junio de 1991). indicando los delitos investigados que requieran de esa medida y sentando la responsabilidad correspondiente. Excepciona el derecho a través de una reserva legal que requiere del voto calificado de la Asamblea Legislativa.30 ciudadanos ejerzan privadamente sus relaciones comunes y cotidianas. Y dispuso que "a la intervención telefónica debe aplicársele los mismos principios de excepción que el constituyente le impuso a la inviolabilidad de documenos" 417. sólo susceptible de ser incursi