Universidad del Valle Instituto de Educación y Pedagogía Licenciatura en Educación Popular PEI y Formación en Educación Básica Edison Monroy

Machado, Cód. 438180 Reseña Crítica Proyecto Educativo Institucional y Cultura Escolar En su texto, “El PEI y la Cultura Escolar” del libro “La Utopía de los PEI en el Laberinto Escolar”, Rafael Ávila Penagos hace una crítica a la escuela desde su estructura y organización como institución hasta la relación que se establece en la cotidianidad entre los distintos actores que hacen parte de la comunidad educativa, a lo que ha denominado como Cultura Escolar. En ese sentido, problematiza la escuela a partir del PEI y la relación que tiene éste con la Cultura Escolar, específicamente, de la educación pública en Colombia.

Una Mirada a la Educación Escolar. Ávila Penagos, parte en reconocer que la educación es un instrumento para el desarrollo de las sociedades y el mejoramiento de la calidad educativa, y que la escuela es un mecanismo para la realización del acto educativo y por tanto uno de los lugares por “excelencia” para la formación de personas que contribuyan a dicho desarrollo. Sin embargo, después de tantos años de formalizada la educación en instituciones educativas, la educación escolarizada sigue viciada por el autoritarismo pedagógico, la falta de diálogo entre estudiantes, docentes, trabajadores y directivos, la reproducción del discurso pedagógico, la descontextualización con las realidades inmediatas de sus estudiantes, entre otras características.

Otra de las situaciones que describe Ávila Penagos es la falta de autonomía que tiene la educación con sus prácticas pedagógicas en la escuela. Razón por la cual se cuestiona la incidencia de las políticas públicas educativas en las instituciones oficiales del Estado, las cuales en muchos casos, se asumen sin reflexionar sobre ellas y sin problematizarlas en relación directa con sus proyectos institucionales educativos (PEI’s). En este caso, vale la pena recordar el planteamiento que hace Marx en su texto Crítica al Programa de Gotha donde expresa que la educación debe ser independiente al Estado en cuanto a su política educativa y la función de éste es financiar la educación con recursos económicos para dar viabilidad a las instituciones escolares. Vista de esta manera la política educativa radicaría en los Proyectos Educativos Institucionales de las instituciones educativas, fundamentados éstos en la Cultura Escolar como un referente para su construcción. Así, las políticas públicas del

Se niega la diferencia y se tiene la tendencia a homogenizar el pensamiento y a uniformar las conciencias. Claro. no todo puede ser generalizado. también hay que decir que la escuela ha ido permeándose poco a poco de otros pensamientos. políticas. Siglo XXI Editores. Una pedagogía para la oposición. trabajar…. aprender. 2 . poco tienen en cuenta esas condiciones de vida de sus estudiantes.Estado a través del Ministerio de Educación y las Secretarías Departamentales y Municipales tendrían que plantearse y contextualizarse de acuerdo a los PEI escolares. Siguiendo con la caracterización de la escuela en el ámbito formal de la institucionalidad. familiar y cultural que deben afrontar la mayoría de personas que hacen parte de comunidades educativas en las instituciones. Parece que careciera de sentido el hecho educativo y sólo sobreviven quienes se apasionan por estudiar. social. profesores y directivos. inclusive ante situaciones difíciles de índole económica. no hay una verdadera política educativa que mire a la educación de manera integral e interdependiente a otros aspectos de la vida social. culturales. la cohesión académica entre las materias que se enseñan a los estudiantes. directivos y trabajadores. sociales… 2 Un aspecto importante que se destaca en el texto es la falta de cohesión en la institución. las instituciones educativas. Ver Henry Giroux: Teoría y Resistencia en Educación. contradicciones. que a la larga son muy pocos. pues si bien la escuela ha sido criticada por ser reproductora de la ideología dominante 1 . Rafael Ávila manifiesta la falta de voluntad pedagógica de las instituciones educativas para asumir el conflicto como parte esencial de la problematización de la vida escolar. 1992. un tanto críticos que conciben la escuela como un lugar de conflicto. quedando éstas subordinadas a los saberes académicos 1 2 Ver Louis Althusser: Ideología y Aparatos Ideológicos de Estado. Es precisamente esa falta de perspectiva de quienes diseñan las políticas escolares que dejan por fuera del proceso de formación las vivencias de los estudiantes. más allá de su estructura física y organizativa. Por un lado. ya que desde el Estado. pugnas ideológicas. por el otro. El resto queda relegado a lo que la institución ofrezca. y teniendo en cuenta la heteronomía de la escuela. Allí habría que pensar en que tan atractiva resulta la escuela tanto para estudiantes como profesores. Es más. enseñar. los cuales expresarían los intereses y necesidades de cada comunidad educativa. la cohesión social entre los distintos actores de la comunidad educativa y. trabajadores. Cuál es la motivación para permanecer en ella.

materiales didácticos y otros elementos de la clase como suyos. y en especial. reconociendo a su vez la importancia de éste como uno de los actores sociales fundamentales dentro del proceso escolar. pues carece de relación con el contexto y la vida de sus actores. En otras palabras. Rafael Ávila Penagos también hace una mirada crítica al maestro y a su rol en la institución educativa. básicamente. en segunda instancia. En ese sentido. El primero tiene que ver con la autonomía y. algunos maestros consideran la autonomía como un hecho que se materializa en el aula de clase. además. La autonomía también es comprendida por algunos maestros como el estricto cumplimiento con un horario. fechas y actividades que dependen de su labor. metodología. cualquier control sobre su actividad representa pérdida de dicha autonomía y. la educación está llamada a ser el escenario de socialización y diálogo entre los saberes académicos y la experiencia de vida de sus actores. el segundo. Una Mirada al Maestro. a ser generadora de Diálogo Cultural con incidencia real en sus actores y entornos. Ahora bien. la educación pareciera ser exclusividad de las instituciones educativas y no un hecho social que está siendo en la vida cotidiana. De esta manera. Por tanto. Sobre la especificidad de su rol resalta.mediados en principio por los discursos del docente y la docente y. queda descartada toda posibilidad de enriquecer la práctica docente a partir de la crítica y aportes que puedan hacer otros maestros. la escuela al no preguntarse por la vida de los estudiantes y sus contextos está condenada a seguir aislada de la realidad. donde al parecer tienen mayor grado de libertad. a su interrelación entre actores de la comunidad educativa y la sociedad en general. Y como si fuera poco. interpretaciones y prácticas que tienen los maestros y las maestras sobre la autonomía dentro de la escuela. Otras actividades por fuera de ellas son consideradas como trabajo y tiempo “regalados” a la institución. se hace palpable en el lenguaje cuando se refiere a estudiantes. con el malestar docente. Inclusive. Por tanto. lo que hace que trabajo y tiempo respondan sólo a las exigencias de un puesto burocrático en cualquier empresa. por los libros. Estos aspectos han generado múltiples situaciones en las que se complejiza la labor del docente y la docente. el ejercicio de la autonomía por parte del maestro o maestra queda envuelto en una práctica privada donde él es el único dueño. dos aspectos. lo que podría denominarse como “Lenguaje Capitalista”. En ese sentido. El autor logra evidenciar las diferentes concepciones. esta idea se 3 .

y los directivos se limitan a sus labores administrativas. equilibrada con un control externo. en ocasiones. por su labor. Otras causas del malestar docente es que maestros y maestras. Así pues. Inclusive. que los llevan al estrés y agotamiento. 4 . muchos aguantan esas condiciones por la dificultad de hacer algo distinto. estudiantes. pues están en un constante activismo. entre otras situaciones. no van al ritmo de las necesidades de sus contextos. el escaso tiempo para dedicarse a ellos como personas y como profesionales. padres y madres de familia son sentidas como una agresión a su profesión y una intromisión en su actividad docente. que además permita el encuentro entre pares y directivos que enriquezcan la práctica pedagógica y fortalezcan la institución. donde la actividad del docente se limita exclusivamente al aula de clase y no participa de otras actividades. en lo que respecta a espacios de participación amplia. cómo el rápido avance del conocimiento implica para maestros y maestras la exigencia de estar en permanente actualización. la autonomía de los maestros en la escuela contrasta entre la posible independencia que pueden tener en su actividad profesional con el hecho que están supeditados a las dinámicas institucionales en las que están inmersos. y por otro. salarios injustos. además de recibir. quienes. es a la práctica de la autonomía basada en el principio de la libertad. Con respecto al Malestar Docente. También causa malestar las críticas al quehacer de la escuela y especialmente al de los maestros. A esto se suma la intensa actividad del docente. sin posibilitar otros espacios para la formación. para el buen desarrollo de la vida escolar. Sin embargo. acuerdos mínimos entre la comunidad educativa y la toma de decisiones colectivas. están expuestos a aguantar condiciones difíciles de trabajo como por ejemplo: largas horas de trabajo. por un lado. el llamado del autor en el texto. Dichas críticas. más la evaluación y el control por parte de autoridades educativas. cómo los múltiples roles que son asignados en las instituciones a maestros y maestras hace que no haya claridad sobre sus funciones específicas. y por momentos. Ahora bien. en la mayoría de casos. no queda tiempo ni para reflexionar sobre su papel como maestros. el cumplimiento con tareas extenuantes. Ávila Penagos describe. no querer saber nada de su actividad. justo y necesario.complementa con la que concibe la autonomía como ausencia de colaboración entre docentes y directivos. desarrollo de sus actividades docentes en espacios reducidos y con materiales precarios. optando en última instancia.

entre otros. como por ejemplo. lo que termina por llevarles una sensación de insatisfacción personal. logren ejercer presión ante las diferentes instancias gubernamentales exigiendo el derecho a la educación como necesidad fundamental del ser humanos. fortalecimiento y cualificación de la educación. al igual que con los demás miembros de la comunidad educativa. por ende. 5 . podría plantear que una de las reflexiones centrales a partir del texto de Rafael Ávila Penagos tiene que ver con el hecho de reconocer si es el PEI el que actúa como dinamizador de la Cultura Escolar o si es la Cultura Escolar la que permite dinamizar la construcción del PEI. la conformación de organizaciones escolares con participación de todos los actores de la comunidad educativa con capacidad para contribuir al mejoramiento. el Gobierno Escolar. por un lado. Por tanto. Esto hace que una vez al llegar al campo profesional las teorías sean desbordadas por las diferentes realidades que tendrán que enfrentar maestros y maestras. la cual se va construyendo en las relaciones permanentes entre maestros y estudiantes. pero sobretodo urge la creación de mecanismos al interior de las instituciones que. se van generando expectativas a partir de todas las posibilidades que brindan algunas teorías para ser luego aplicadas sin que puedan contrastarse con prácticas pedagógicas reales que problematicen el rol del maestro desde su preparación.Ante tal panorama. y de otro lado. los Consejos Directivos y Académicos. En síntesis. se puede decir que la lectura crítica que Ávila Penagos elabora sobre la institución y el rol del maestro dentro de ella nos aproxima a la crisis de la educación en Colombia y. urge de atención inmediata por parte de los gobiernos nacional. departamental y local. Finalmente. Su crítica radica en expresar que la escuela sigue siendo un aparato reproductor de la educación que se distancia mucho de la cultura escolar. algunos maestros quedan con un sinsabor y una frustración que los lleva a ejercer su profesión como una obligación y no como una vocación o pasión por la actividad docente. los Proyectos Educativos Institucionales. haciendo uso de las herramientas con las que cuenta la institución. Situación que no es contemplada durante el proceso de formación profesional de maestros y maestras.