Testigos de Jehova ocultan pederastia, dicen expulsados.(Internacional) El Norte (México D.F., México), Aug 12, 2002.

Byline: Laurie Goodstein New York Times News Service NUEVA YORK.- Cinco expulsados de los Testigos de Jehová afirmaron ayer que las políticas y la misma cultura de esta iglesia conspiran para ocultar el abuso sexual a menores. William Bowen siempre se consideró un Testigo de Jehová devoto. Cuando era niño, sentía que era su deber ir de puerta en puerta repartiendo la revista de la iglesia. Más tarde, como anciano (miembro de alto rango de la iglesia) en su congregación de Kentucky, dijo que veía como su deber informar a funcionarios de la iglesia que otro anciano había abusado de un niño. Pero cuando Bowen contactó a la sede de la iglesia en Brooklyn, Nueva York, fue rechazado. Frustrado por la inacción y las reservas de la iglesia, las cuales él dijo que evitaban que compartiera esta información con otros, Bowen renunció a su posición de anciano en diciembre del 2000. Un año después, inició un grupo para controlar el abuso sexual de niños en la iglesia. A fines del mes pasado, Bowen, de 44 años de edad, fue excomulgado. Tras una puerta cerrada, con bolsas de plástico pegadas sobre las ventanas para protegerse de los testigos, comentó, tres ancianos de la iglesia que se reunieron en el Salón del Reino de la iglesia en Draffenville, Kentucky, lo encontraron culpable de "causar divisiones". El castigo fue un total rechazo. En los últimos tres meses, otras cuatro personas han sido expulsadas de los Testigos de Jehová después de haberlos acusado de encubrir el abuso sexual de niños realizado por sus miembros. Para Bowen y otros críticos de las políticas de la iglesia acerca del abuso sexual, las expulsiones son parte de un esfuerzo coordinado para mantener dichos abusos en silencio. Los Testigos expulsados afirman que las políticas y la misma cultura de la iglesia conspiran para ocultar el abuso. Un panel de ancianos de la iglesia, todos hombres, se reúne en secreto para decidir cada caso, un procedimiento que, los críticos dicen, previene que los miembros se enteren de que hay un caso de abuso entre ellos. Para probar una acusación, un niño debe tener un testigo, condición que normalmente es imposible de cumplir. "Esto es evidencia para que el mundo vea cómo los Testigos de Jehová tratan a los sobrevivientes del abuso y a aquellos que intentan protegerlos", dijo Bowen. "Los callan con la amenaza del rechazo". Mientras la Iglesia Católica Romana ha estado sumergida en su propio escándalo de abuso sexual, la misma cuestión está comenzando a acosar a los Testigos de Jehová, quienes afirman tener seis millones de miembros alrededor del mundo.

Full Text: COPYRIGHT 2002 Agencia Reforma Source Citation Citation temporarily unavailable, try again in a few minutes.
Gale Docum ent Num ber: CJ125749277