You are on page 1of 4

PROVINCIA “SANTA ROSA DE LIMA” – PERÚ

Taller de Formación de Catequistas de Oratorios


Callao 29 Dic. – 03 Enero 2007

8
JESUS NOS INVITA A ENTRAR EN SU FAMILIA

«Mi madre y mis hermanos son los que escuchan


la Palabra de Dios y la cumplen» (Lc 8, 21)

Escucha

Objetivos:
• Comprende que para ser de la familia de Jesús, como María, se debe acoger y vivir
las enseñanzas de Jesús.
• Se compromete a leer y escuchar la Palabra de Dios junto sus padres y/o familia y a
imitar a Jesús niño, obedeciendo a sus padres.

ACCIONES A DESARROLLAR

LA REALIDAD NOS CUESTIONA (Motivación)


(El catequista prepara una imagen de la Sagrada Familia y les pregunta a los
catequizandos que es lo que conocen sobre ellos e identifican los personajes)

DIOS NOS HABLA (Iluminación)

• (Mt. 1, 24 – 25)
• (Lc. 8, 19 – 21)

• San José

Es el jefe de la familia y actúa siempre como


Dios le manda, muchas veces sin comprender
el por qué de lo que Dios le pide, pero
teniendo fe y confianza en Él.

San José, Casto Esposo de Santa María,


acoge a Jesús en su corazón paternal,
educándolo, cuidándolo, amándolo como si
fuere hijo suyo. El Niño Jesús aprende de su
"santo padre adoptivo" muchas cosas, entre
estas, el oficio de carpintero.

II ETAPA Núcleo catequístico – Tema 8 1


PROVINCIA “SANTA ROSA DE LIMA” – PERÚ
Taller de Formación de Catequistas de Oratorios
Callao 29 Dic. – 03 Enero 2007

• La Santísima Virgen María


Desde el momento de la Anunciación, María es el modelo de entrega a Dios.
"He aquí la sierva del Señor, hágase en mí según tu Palabra" (Lc 1, 38) En la
Anunciación, María responde con un Sí rotundo desde una libertad poseída,
poniéndose en las manos de Dios.
En Santa María vemos una continua vivencia de la dinámica de la alegría-dolor:
criando, educando, siguiendo de cerca a su Hijo Jesús mostrándole en todo
momento un auténtico amor maternal.

• El niño Jesús
Desde chico, Jesús demuestra que es el Hijo de Dios y que cumple fielmente lo
que su Padre le manda.
"Vivía sujeto a ellos" (Lc 2, 51). Como niño, Él obedecía a su madre y a su padre
adoptivo, y permanecía siempre junto a ellos. María y José fueron sus primeros
educadores.
"El niño iba creciendo y se fortalecía, lleno de sabiduría, y la Gracia de Dios
estaba con Él" (Lc 2, 40) Jesús aprende el oficio de carpintero de su padre
adoptivo José.

NOS CUESTIONAMOS Y ENRIQUECEMOS (Interiorización)

Quien quiere ser parte de la familia de Jesús debe vivir sus enseñanzas.

• María es la primera que escucha la Palabra de Dios y la practica.
Jesús nos invita a formar parte de su familia aprendiendo a escuchar su Palabra y
poniéndola en práctica...

El diálogo destaca como medio para la armonía familiar. Saber


dialogar es el arte de saber convivir aún en la comunidad de
amor, como es la familia. Muchas crisis no pasan de ser
simples resfriados, porque los miembros de la comunidad
familiar, supieron poner en práctica las "reglas del juego"
que tiene el diálogo. ¿Cuales son?

(El catequista prepara unos papeles pequeños con estos 11


valores y los coloca dentro de una caja pequeña y se lo entrega a cada niño. Al abrirlo el
catequizando tiene que decir que es lo que sabe de estos valores)

• Sinceridad: cada uno expresa su opinión con franqueza y lealtad, pero respetando
el criterio del otro.
• Serenidad: todos buscarán un clima de paz, un tiempo oportuno, sin nerviosismos
que alteran los ánimos y la verdad.
• Pluralismo: se busca reconocer lo bueno del otro y reconocer con prontitud los
propios errores; se parte de la base de que la verdad está en todos y es de todos.

II ETAPA Núcleo catequístico – Tema 8 2


PROVINCIA “SANTA ROSA DE LIMA” – PERÚ
Taller de Formación de Catequistas de Oratorios
Callao 29 Dic. – 03 Enero 2007
• Coordinación: porque el diálogo se trata más que de enfrentar discrepancias, en
insistir en lo que une; más que de oponer ideas, de sintetizar experiencias para
lograr la verdad total.
• Libertad: se reconocen las legítimas discrepancias. No vale imponer la propia
verdad ni vencer al otro -aunque sea un niño- con "mis razones" o de dominarle
con "mi dialéctica".
• Claridad: porque es elemental saber de que tratamos y desde qué perspectivas
hablamos. Ante todo conviene aclarar conceptos.
• Mansedumbre: la ira y el orgullo apagan la "vela" que ilumina el diálogo.
• Confianza y estima mutua: quien muestra aprecio por el otro (¡cuántas veces los
niños se sienten despreciados en sus opiniones por sus propios padres!),
fácilmente encontrará un acuerdo en los conflictos.
• Silencio respetuoso: que quiere decir saber escuchar con atención. Lo opuesto
son dos monólogos irritantes. Es pobre aquél a quien nadie escucha y que debe
escuchar a todos.
• Apertura: ir al diálogo sin prejuicios ni decisiones pre-fabricadas. Hay que estar
dispuesto a mirar desde todos los ángulos y con los lentes de todos los colores.
• Amor comprensivo: unidad en lo fundamental, libertad en lo dudoso, amor en todo
y a todos.

NOS COMPROMETEMOS (Compromiso)

• La/el catequista entrega a cada niño/a 6 monedas de papel con el compromiso


para la semana: en una cara, leer y escuchar la palabra de Dios en familia y en la
otra, obedecer a sus padres.
• Los catequizandos irán escribiendo cada día sobre ambas caras: en una la cita que
ha leído en familia y en otra en qué obedeció a sus padres.
• El catequista debe premiar este compromiso la semana siguiente.

Escucho la Obedezco a
Palabra de mis padres
Dios _________
_________ _________
_________ _________
__ ___

CELEBRAMOS (Celebración)

(El catequista escribe la oración en un papelote para que todos los niños puedan leerlo en
el momento de la celebración)

• Oración por la Familia

Dios, de quien proviene toda paternidad


en el cielo y en la tierra:
Padre, que eres amor y vida,

II ETAPA Núcleo catequístico – Tema 8 3


PROVINCIA “SANTA ROSA DE LIMA” – PERÚ
Taller de Formación de Catequistas de Oratorios
Callao 29 Dic. – 03 Enero 2007
haz que cada familia humana
que habita en nuestro suelo, sea,
por medio de tu Hijo Jesucristo,"nacido de mujer"
y mediante el Espíritu Santo, fuente de Caridad Divina,
un verdadero santuario de vida
y amor para las nuevas generaciones.

Haz que tu gracia guíe los pensamientos


y las obras de los cónyuges,
para bien propio y de todas
las familias del mundo.

Haz que las jóvenes


generaciones
encuentren en la familia un
fuerte sostén humano,
para que crezcan en la
verdad y el amor.

Haz que el amor, reforzado por la gracia


del Sacramento del Matrimonio,
se manifieste más fuerte que cualquier debilidad
o crisis que puedan padecer nuestras familias.

Te pedimos por intermedio de la Familia de Nazareth,


que la Iglesia pueda cumplir una misión fecunda
en nuestra familia, en medio de
todas las naciones de la tierra.

Por Cristo, nuestro Señor, Camino, Verdad y Vida,


por los siglos de los siglos. Amén.

(S.S. Juan Pablo II)

II ETAPA Núcleo catequístico – Tema 8 4