You are on page 1of 10

Antonio Argandoña Rámiz

*

ECONOMÍA, TEORÍA DE LA ACCIÓN Y ÉTICA
La economía tiene como punto de partida una teoría de la acción humana. El paradigma neoclásico, el más ampliamente desarrollado, pone énfasis en los aspectos de la acción más acordes con la elección de fines alternativos para la consecución de fines dados, según la definición tradicional de la ciencia económica, y con su objetivo, la eficiencia. Esa concepción ha llevado a un desarrollo ajeno, en buena medida, al de la ética, la ciencia normativa de la acción humana orientada a la consecución de los fines del hombre. No hay acuerdo entre los expertos en ética sobre cuáles son esos fines —y es muy dudoso que ese acuerdo se pueda conseguir—. Pero esos fines deben comprender los de la acción económica, al menos como parte de la conducta humana más general. De modo que la reflexión sobre la teoría de la acción, en la que ha destacado la economía, debería ser capaz de iluminar la reflexión de la ética sobre la conducta humana. E, igualmente, las aportaciones de la ética deberían orientar la reelaboración del paradigma económico de la acción humana. El objeto de este artículo es, precisamente, desarrollar los distintos aspectos de la teoría de la acción que pueden ayudar, desde la ética, a reescribir los fundamentos de la ciencia económica, y desde la economía, a entender mejor los caracteres de la ética, como ciencia normativa de la acción humana.
Palabras clave: ética, ciencia económica, código de conducta, toma de decisiones. Clasificación JEL: A13.

1.

Introducción

En sus orígenes, la ciencia económica, al tiempo que buscaba su identidad y su metodología propias, mantuvo una buena relación con la ética1. Pero con el advenimiento del paradigma neoclásico, la colaboración y el

entendimiento se interrumpieron, aunque no han faltado intentos de reconstruir el puente entre ambas disciplinas, especialmente en los últimos años. Ahora bien, esa tarea está resultando complicada, primero, por las confusiones sobre lo que es la ética y, segundo, por los cambios que está experimentando la ciencia económica, en un intento de ampliar y completar —y, para algunos, superar y cambiar— su paradigma convencional2.

* Cátedra de Economía y Ética. IESE Business School, Universidad de Navarra. 1 Esto se ve claramente cuando se ponen en relación las dos obras principales de Adam Smith, La teoría de los sentimientos morales (SMITH, 1759) y La riqueza de las naciones (SMITH, 1776).

2 En lo que sigue, centraré mi atención en la economía neoclásica, que sigue siendo la rama dominante, no sin reconocer el papel de otras

ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. N.º 823

ICE

29

PARSONS (1998). En toda acción podemos encontrar una serie de elementos5: 1.º 823 . En toda acción hay una motivación potencial. por eso se afirma que los fines de la acción humana son subjetivos. PÉREZ LÓPEZ (1991). 3) coordinar dicha conducta en el tiempo. las motivaciones y la ética de las personas. sociales. Las consecuencias o resultados de la acción. Uno o varios fines. pero no está causado totalmente por ellos: es decir. Cfr. que es lo que da sentido a la acción.ANTONIO ARGANDOÑA RAMIZ Este artículo pretende aportar algunas ideas a los esfuerzos para recuperar la relación entre economía y ética. pero lo hace con un propósito o una intención. página 25. que mueven a la acción. de hecho los descubre el agente. 2. 7 6 30 ICE ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. HUERTA DE SOTO (1999). Ese fin puede venir provocado por cambios en su entorno. el ser humano puede reaccionar ante acontecimientos exteriores. para acabar con las conclusiones. cómo y en qué medida se alcanza el fin previsto o La acción humana es intencional: al actuar. los resultados de otras acciones. En acciones complejas. y c) el reconocimiento de la deseabilidad de esa transformación. 9 Cfr. 3. etcétera) de acuerdo con los cuales evaluará los medios. todo empieza con: a) la identificación de una situación menos satisfactoria. sino que proceden de la acción valorativa del agente6. la austriaca) y las numerosas ampliaciones que se vienen intentando del paradigma neoclásico. 4 Cfr. 5 y en POLO (1996). 5 Esta lista está inspirada en YEPES (1996) cap. 4) coordinar las relaciones con las acciones de otros agentes. es decir. es decir. un acto de voluntad por el que el agente pone en marcha los medios elegidos —la «eficacia transformante de la acción»10. en todo caso. los fines no son dados. Cfr. es decir. páginas 80-81. el ser humano intenta la consecución de algún fin que se propone a sí mismo. b) formula las alternativas abiertas para la consecución del fin8. 8 Aunque la teoría neoclásica considera que los son dados. 6. 5. una necesidad. pero debe concretarse en una motivación actual para realizar la acción concreta de que se trate9. que es la satisfacción de necesidades. resume el papel de la intención en cinco puntos: 1) iniciar y sostener la acción. sobre todo en la elección de los fines. La ejecución de la acción. que puede estar en el sujeto o fuera de él. El papel central de la teoría de la acción ha sido ampliamente desarrollado por la escuela austriaca. en el sentido de que los propone el agente. PARSONS 1998). la referencia obligada es MISES (1949). de una situación menos deseada. c) analiza las consecuencias que cabe esperar de su aplicación —es decir. en que el sujeto: a) identifica los medios o recursos disponibles. y e) lleva a cabo dicha evaluación. y 5) instar (y poner fin) al razonamiento práctico en el proceso de decisión. menos satisfactoria o menos agradable para el agente y que puede dar lugar al logro de una satisfacción o a la desaparición de una insatisfacción4. 2) guiar la conducta intencional del agente. para detallar algunos de los frentes en que se puede intentar tender puentes entre ambas disciplinas. b) la posibilidad de escuelas (sobre todo. Discutiré sucesivamente la teoría de la acción humana y su dimensión ética. Por tanto. formula una representación de la situación esperada a posteriori. d) establece los criterios (económicos. PÉREZ LÓPEZ (1991). El motivo que impulsa a poner en marcha la acción. A éstos cabría añadir al menos uno más: 6) ordenar y priorizar los fines o propósitos de la acción. lo que constituye el fin de la acción. 2. Y los fines definen el sentido o significado de una acción a través de la intención del agente7. 4. y explicaré los puntos de enlace que esa teoría ofrece entre el enfoque de la economía y el de la ética. pero que. La acción humana3 convertirla en una situación más satisfactoria. Habitualmente. y la compara con la situación de partida. El objetivo de toda acción es la solución de un problema. 2005a). Para ello. N. tomaré como punto de partida la teoría de la acción humana. metas u objetivos. página 19. los medios pueden ser fines de orden inferior. La deliberación. le afecta. los aprendizajes. una vez llevada a cabo la acción. 10 POLO (1996). MELE (1997). pero también éticos. cuando son varios (cfr. La decisión o elección de los medios para llevar a cabo la acción. 3 Lo que sigue se basa en ARGANDOÑA (2003. políticos.

como la de continuidad (para evitar las preferencias lexicográficas). alternativamente. o bien ese aprendizaje es irrelevante porque no tiene consecuencias para la decisión ya tomada. si dispone de los recursos necesarios—. si la acción se va a repetir en el futuro o forma parte de un plan de más largo alcance. En la economía neoclásica. La decisión consiste en la elección de los medios para la maximización de la utilidad esperada. 3. queda establecido el criterio de decisión que el agente utilizará. 1988. 7. permite efectuar comparaciones (mentales) entre los resultados subjetivos esperados con una unidad única de comparación (ordinal). porque la economía es. 2. TEORÍA DE LA ACCIÓN Y ÉTICA se producen otros efectos. 6.º 823 ICE 31 . incluidos los no esperados o no deseados. Cfr. de acuerdo con una función de preferencias dada e invariante. Las situaciones de incertidumbre se pueden manejar si se supone que el agente es capaz de identificar estados posibles del entorno mutuamente exclusivos y exhaustivamente posibles. por tanto. la teoría de la acción responde a este modelo. 5. bajo el supuesto de conmensurabilidad de los valores. cuando el conjunto de soluciones factibles es convexo). con algunos matices: 1. El economista no suele detenerse en la fase de ejecución: el hecho de que el agente se plantee la posibilidad de actuar implica ya la voluntad de hacerlo —y la capacidad de hacerlo. al menos en las acciones no repetitivas o que no forman parte de planes complejos: el agente tomó la decisión a partir de la valoración (utilidad) atribuida a las consecuencias esperadas de la acción. Las consecuencias de la acción son también poco relevantes para el economista. Esto suele hacerse en términos de las evaluaciones (valores subjetivos) atribuidas por el agente a los resultados esperados o anticipados (valores objetivos) de sus elecciones. 4. 3. La motivación de la acción es la satisfacción de la necesidad. CASSON. La evaluación de las consecuencias de la acción a la vista de los resultados conseguidos. ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. que es la maximización de su utilidad. Ésta es la pieza central de la teoría de la acción. en una pluralidad de estados posibles. que es la utilidad esperada en cada caso. El fin de la acción es también la satisfacción de una necesidad experimentada por el agente. Y tampoco lo es la corrección de las posibles decisiones futuras —al menos en las acciones no repetitivas—. La dimensión ética de la acción humana La economía es un marco excelente para entender el papel de la ética. Con otras palabras. la de consistencia interna de las preferencias (para asegurar la racionalidad de la decisión) y la de cuasi-concavidad de las preferencias y la infinita divisibilidad de los bienes (para garantizar la existencia de un único resultado óptimo. de acuerdo con una función de preferencias que el agente toma como dadas. y el consiguiente aprendizaje del agente. tampoco es relevante la evaluación de las consecuencias de la acción. Por tanto. 8. sobre todo. No se distingue entre motivación potencial y actual. 8. cada uno de los cuales se asocia con una probabilidad. La corrección de la decisión. La introducción de todas las preferencias en una función única (función de utilidad u orden de preferencias). N. o bien el agente no aprende de las consecuencias de su acción.ECONOMÍA. una teoría de la acción humana —de la acción humana 11 Se añaden ciertas hipótesis. el agente utiliza siempre la menor cantidad posible de medios para obtener un resultado dado11—. 7. y es suficiente para poner en marcha el proceso. La deliberación consiste en la búsqueda de alternativas (medios) y su evaluación. De este modo. que ya fue tomada. el hecho de que las consecuencias realizadas de la acción no coincidan con las esperadas no puede influir en su decisión. de acuerdo con el «principio económico» o de eficiencia: el agente trata siempre de obtener el mejor resultado compatible con los medios escasos disponibles —o.

incluyendo no hacer daño a otros y tener en cuenta sus intereses—.ANTONIO ARGANDOÑA RAMIZ eficiente—. explicación y predicción de las acciones con contenido ético no pertenece a la ética. no es la forma más adecuada de tender el puente entre ciencia económica y ética. actuando de acuerdo con las reglas básicas de la sociedad. tanto las incorporadas en la ley como las incluidas en las costumbres éticas». por ejemplo. 16 Otros planteamientos del tema en BROOME (1999). como ciencia que trata de la asignación de recursos escasos (dados) entre fines alternativos (también dados). definiendo la eficiencia como la obtención de los mejores resultados posibles con los recursos dados. 17 HAUSMAN (2003) desarrolla las tesis que aquí se presentan. POLO (1996) y SOLOMON (1998). Pero esto supone que la ética es una restricción impuesta desde fuera a una conducta económica orientada a la eficiencia. al menos. al altruismo o a la solidaridad. 32 ICE ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. 4. Esta definición es muy limitada. que es una ciencia normativa. N. La teoría económica de la acción considera que las decisiones se toman para la satisfacción eficiente de las necesidades. O sea. no como minimización de los recursos empleados para conseguir un determinado nivel de producción: cfr. no porque ese sea el único concepto moralmente relevante. Y. página 138. de modo que la lleva a cabo y obtiene unos resultados. o la utilización de los mínimos recursos posibles para conseguir un resultado.º 823 . y la ética es la vertiente normativa de la teoría de la acción humana12. ARGANDOÑA (2005b). que generalmente serán hacer tanto dinero como sea posible. libertad y justicia18. otros agentes que interactúan con él). Sobre el papel de la ética en este tipo de decisiones. Los fines17 La economía normativa neoclásica se apoya en el concepto de bienestar (welfare. La posición de los economistas neoclásicos sobre este punto se ha desplazado del hedonismo 12 Entendemos que la descripción. LEGRAND. 1991). hay un equilibrio competitivo que es Pareto-óptimo. en las motivaciones del agente. se puede discutir sobre cuestiones de eficiencia (entendida ahora como satisfacción de las preferencias. sin entrar en cuestiones de justicia en la distribución. el que hace referencia a la acción eficiente del hombre en presencia de recursos escasos)13. sobre un aspecto de la misma. 18 Esto viene justificado por el segundo teorema del bienestar: dada cualquier distribución inicial de la renta. y porque se considera que las cuestiones sobre el bienestar pueden separarse de otras cuestiones éticas también relevantes. que consideran que lo moralmente correcto es lo que maximiza el bienestar del agente. atribuyen un papel a la benevolencia. sino porque la economía ofrece instrumentos especialmente útiles para hacer frente a las cuestiones de bienestar. y la economía se construye también sobre dicha antropología (o. De una manera simplificada. sobre una concepción integral del hombre. La descripción de la teoría de la acción sugiere algunas vías naturales para llevar a cabo esa integración. de acuerdo con la reacción del entorno (habitualmente. y de los que se derivan unas consecuencias15. como para los no utilitaristas que. sobre todo en la economía aplicada y en la dirección de las organizaciones. cfr. La ética se construye sobre una antropología. afirma que la responsabilidad de la persona a la que se atribuye la gestión de la empresa es «llevarla a cabo de acuerdo con sus deseos [de los propietarios]. well-being). Esto supone que hay varios lugares (no independientes entre sí) desde donde intentar el enlace de ética y acción humana: en la elección de los fines. 14 Por ejemplo. sin embargo. como las de igualdad. en el acto de decidir (y en su puesta en práctica). Las distintas posturas éticas atribuyen un papel importante al bienestar del agente —y esto vale tanto para los utilitaristas. dentro de unas restricciones que incluyen los recursos y la información disponibles y otros condicionantes. Esta manera de introducir la ética es habitual. KOSLOWSKI (2001). en sus consecuencias y en la misma persona del agente16. HAUSMAN (1996). FRIEDMAN (1970). entre los cuales pueden incluirse la ley y la ética14. podemos decir que la acción humana implica que un agente se plantea un fin. 13 De acuerdo con la definición tradicional de ROBBINS (1932). 15 Esta versión de la teoría de la acción está inspirada en PÉREZ LÓPEZ (1993). pero constituye un punto de partida adecuado para nuestra discusión. los resultados de la acción se evalúan en términos de bienestar. KRELLE (2003). lo que le motiva para la acción.

. primero en el plano positivo (descriptivo).. o reflejar influencias psicológicas distorsionadoras. N. o porque pueden conceder demasiada importancia a preferencias extravagantes. es ampliamente conocido en la literatura filosófica. se prestan a la manipulación de las preferencias individuales. La 22 Por ejemplo. como fruto de su propia conducta altruista o egoísta. etcétera) ni su desarrollo (positivo o negativo) en el agente. los agentes pueden preferir sacrificar su propio bienestar a otros fines que consideran de mayor valor. Cfr. desde luego. sobre la definición de bienestar en términos de capacidades. Pero esto se presta a no pocas críticas: las preferencias pueden basarse en creencias equivocadas. La conexión de la economía con la psicología. cfr. modifican aquellas preferencias22. al menos por tres razones: 1) porque pueden cambiar la regla de decisión del agente (su elección no tiene por qué ser la misma la próxima vez. Pero no son suficientes. poiesis). RABIN (1998). Y tampoco ha considerado los aprendizajes de actitudes que. 24 Aquí resulta relevante la teoría de la formación de los gustos (cfr. lo que aquí hemos llamado resultado extrínseco. pero no se analiza su origen (más allá de referencias genéricas a la cultura. BECKER. 1996). HAUSMAN (2003). deterministas y de base puramente empírica. como he explicado en ARGANDOÑA (2005a). sino también un efecto interno (acción. porque. 1993). (2003). cfr. Que las acciones tienen no solamente un efecto externo (producción.ECONOMÍA. STARK (1995). Pero también se producen otros dos tipos de resultados: unos sobre el propio agente (intrínsecos) y otros sobre el entorno. 23 Tomo esta terminología y la explicación de los aprendizajes de PÉREZ LÓPEZ (1991. otro agente) de la que se seguirá la satisfacción de una necesidad. 20 19 ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. MORSE (1995). También hay razones para oponerse a utilizar ese criterio como base para las políticas públicas. los que aumentan las destrezas sobre cómo actuar) y cognitivos (la adquisición de conocimientos teóricos y tecnológicos). (2004. Si el agente tiene un orden de preferencias consistente. el altruismo se introduce como una preferencia del agente. el agente emprende la acción para provocar una reacción en el entorno (habitualmente. 1977. Y la ética debe tener mucho que decir sobre el tema de la elección de los fines21. como resultado de influencias psicológicas. porque se basan en teorías no suficientemente generales. 2005). por ejemplo. praxis) sobre el agente. por ejemplo. 2) porque el agente activo puede buscar los resultados intrínsecos (esperados. la sociología. Como hemos explicado antes. pero no ha tenido suficientemente en cuenta el impacto que esto puede tener sobre las preferencias de los agentes. pero que es importante cuando se trata de otro agente racional (resultados trascendentes)23. fuera de la línea de identificar bienestar con la satisfacción de preferencias. Para otras aportaciones de interés. STIGLER y BECKER. CAMERER et al. 5. TEORÍA DE LA ACCIÓN Y ÉTICA (que identifica el bien del agente con un estado mental de placer o felicidad) a la identificación del bienestar con la satisfacción de sus preferencias. las preferencias pueden ser consecuencia de manipulaciones pasadas. cfr. etcétera. aunque el resto de condiciones sean las mismas)24. la economía de la conducta (behavioral economics). etcétera19. Y esos resultados son relevantes. 1992). Ésta es la consecuencia más relevante. Los aprendizajes ciencia económica ha prestado cierta atención a los aprendizajes operacionales (por ejemplo. para poder basar en ella una teoría normativa20. por ejemplo. aunque inciertos) como parte de los fines de su acción (unas finalidades Hablar de ética exige hablar de aprendizajes de los agentes —al menos dentro de ciertas escuelas—. LOEWENSTEIN et al. está bien informado y cuida de sus propios intereses. sociológicas y éticas. Sobre el papel de la educación en la formación de las preferencias. ELSTER (1983). 21 Véanse las aportaciones de SEN (1987. Es decir. Cfr. educación. desde el punto de vista de la economía: lo que podemos llamar el resultado extrínseco de la acción. que carece de relevancia cuando el entorno es inmaterial (sus cambios aparecerán como restricciones o como costes en la decisión del agente). y NUSSBAUM y SEN (1993).º 823 ICE 33 . aunque su alcance es limitado. que se considera como un requisito normativo. necesitamos una teoría de la formación de preferencias. la satisfacción de sus preferencias implica la consecución del máximo bienestar para el agente. la neuroeconomía y otras aportaciones interdisciplinares tratan de resolver este problema.

como ya señalamos.º 823 . PÉREZ LÓPEZ (1991. El interés en discutir la existencia de los diversos tipos de motivos radica en que pueden darse conflictos dentro de cada tipo y entre ellos. Y. 29 En la ciencia económica se ha discutido ampliamente sobre el egoísmo y el altruismo. Puede haber un egoísmo ciego. hay otros dos tipos de moti- Esto resulta patente en los casos de adicción: el consumo de drogas hoy puede proporcionar elevadas satisfacciones presentes. Y aquí la ética tendrá un papel importante. Y hay también un «altruismo inteligente» que no sólo debe ser compatible con el «egoísmo inteligente». La consideración de las diferentes motivaciones puede ayudar a ordenar ese debate. al limitarse a un sólo tipo de motivaciones —las extrínsecas—. 28 Esto lo contempla la economía neoclásica. el agente ponga en marcha procesos de aprendizaje negativo. que sólo considera los efectos de las acciones sobre el agente. o el cambio en su cuantía o en sus condiciones («motivación extrínseca»). PÉREZ LÓPEZ (1993). se comprueba que cuando un agente deriva una satisfacción directa de su trabajo. 1993). aquí la ética es también innecesaria. En la medida en que la economía se centra en la elección. Todos tenemos experiencia. Por ejemplo. son irrelevantes —o.ANTONIO ARGANDOÑA RAMIZ no conmensurables con las restantes preferencias del agente). en toda teoría de la elección debe haber una reflexión sobre los motivos. N. son bien conocidos los casos de los donantes 34 ICE ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. para lograr las satisfacciones que producen los efectos extrínsecos de su acción27. sino también futuras —es decir. la ética es innecesaria. buscando satisfacciones presentes. o que fumar puede provocar enfermedades. y 3) porque puede buscar directamente los efectos de su acción sobre el otro agente (los resultados trascendentes). Pero. Cfr. Por ejemplo. La economía convencional reconoce la existencia de esos conflictos motivacionales. Esto ocurre en los sistemas «estables». explicitar los mecanismos mediante los cuales el agente puede internalizar esos aprendizajes26. incluidos los aprendizajes. que omite toda consideración sobre lo que el agente necesita. pues. pero vuelve siempre a él. de modo que los aprendizajes no existen—. a fin de optimizar las futuras28. 1993). Las motivaciones vos que son relevantes. en las máquinas). El problema de la acción radica. lo que también vuelve a incidir sobre la elección de fines. En los sistemas «ultraestables» se introduce el aprendizaje. en la realidad. como señala PARSONS (1998). simplifica la solución de esos conflictos planteando trade-offs entre ellos. o con los demás agentes en la teoría de la organización29. 6. y también un altruismo ciego. en ellos. que le cierren la posibilidad de conseguir la satisfacción de sus preferencias futuras25. pero. Cfr. sobre todo. las motivaciones 25 carecen de interés. lo que es más importante en el contexto que aquí se discute. o de una actividad altruista («motivación intrínseca»). 27 La terminología es. La teoría de la acción necesita. pero grandes insatisfacciones futuras. sino que lo exige. que la acción se completa con la decisión y que los resultados de ésta. cuando el agente trata de conseguir ciertos resultados en el otro agente con el que interactúa. 26 Este problema no se da en la economía neoclásica. puede cambiar la naturaleza de las preferencias que el agente puede tener en el futuro (y no sólo de sus restricciones). de PÉREZ LÓPEZ (1991. alternativamente. en los animales): el agente puede separarse del equilibrio. de modo que es necesario determinar las reglas que permiten la vuelta al equilibrio —y ése es el papel de la ética—. la introducción de una remuneración por esa actividad. que las preferencias están dadas y son invariantes. siempre en «equilibrio» (por ejemplo. de que determinados alimentos que nos gustan nos sientan mal. al suponer que el agente optimiza una función de preferencias a lo largo del tiempo. más allá de lo que permite su función de preferencias —y esto es particularmente importante en las organizaciones—. Y otros son los motivos «trascendentes». en la posibilidad de que. Pero no puede introducir preferencias cambiantes en función de las decisiones anteriores y. por ejemplo. Ya hicimos notar que la estructura motivacional en la economía neoclásica es muy sencilla: el agente actúa por motivos «extrínsecos». pero éste es siempre positivo (por ejemplo. pero. está dispuesto a aceptar los costes de llevar a cabo una acción que no optimice sus preferencias actuales. 30 Desde hace tiempo se ha venido desarrollando una amplia literatura teórica y empírica acerca de la existencia de «motivaciones intrínsecas». porque ésta considera. pueden interferir en el signo o en la cuantía de aquella satisfacción. Pero en los sistemas «libres» (el ser humano) cabe el aprendizaje negativo (como en el ejemplo de la drogadicción mencionado antes). de nuevo. Unos son los motivos «intrínsecos»: el agente se propone lograr los aprendizajes que le permitirán obtener no sólo satisfacciones presentes. que siempre son posibles por la existencia de una única escala de comparación de las satisfacciones derivadas de los resultados de la acción30. página 176. preferencias cuyo cambio sea impredecible (porque el aprendizaje puede ser positivo o negativo). pues.

etcétera. porque. los conocimientos científicos y tecnológicos. Los hábitos o virtudes intelectuales desarrollan la capacidad de usar correctamente la información procedente de los aprendizajes o del conocimiento abstracto. o sobre las reglas éticas que consideran adecuadas para guiar su conducta? Esto nos lleva al desarrollo de capacidades35. recibido por tradición o por confianza en otros: MARCH. y puede ser «implícito» (que el agente conoce. página 426. de dictador o de ultimátum. 7. GRANDORI (2001). sobre todo en el ámbito de las organizaciones. 33 PÉREZ LÓPEZ (1991). la información que ha ido recibiendo de fuentes distintas de su experiencia acerca de la idoneidad de los medios para conseguir los fines.ECONOMÍA. TEORÍA DE LA ACCIÓN Y ÉTICA Si hay conflictos intermotivacionales. La ética ocupa aquí. pero también conocimiento «paradigmático» (intuitivo. es decir. página 91) pertenecen a las «motivaciones intrínsecas». no la satisfacción o utilidad que genera en el primero. puede ser «sustantivo» (sobre lo que se conoce y sobre lo que hay que hacer) o «procedimental» (sobre cómo observar y encontrar lo que hay que hacer: ANDERSON. 1986). Sobre estas variedades de conocimiento. ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. y porque puede desviar nuestra atención hacia la discusión de la racionalidad. tanto si confirma como si contraría a su motivación extrínseca. Pero la introducción del conocimiento abstracto en general. lo llama conocimiento racional. N. página 64. etcétera34 —y también las reglas y principios éticos. ¿Por qué. validado y fiable: puede ser «crítico» (científico o contrastado). Esto implica que el agente debe ser capaz de evaluar a priori tanto los resultados extrínsecos (la satisfacción esperada de sus preferencias) como los resultados intrínsecos (sus aprendizajes personales) y trascendentes (los efectos de su acción sobre el otro agente). como ya señalamos. 1983). por ejemplo. que se escapa de nuestro campo de interés. páginas 102-105. es decir. crece su capacidad para seguir aprendiendo. de las que dependen los resultados de las acciones presentes y futuras. Los hábitos 34 No todo este conocimiento es científico. La ética de la persona: las virtudes de sangre que reducen su generosidad cuando se les paga por ello (TITMUSS. en función de los resultados que esas acciones pueden tener sobre el propio agente o sobre otros agentes y. ¿Cómo adquiere el agente esa capacidad de evaluar sus acciones? Cuenta no sólo con las experiencias de sus decisiones anteriores. los resultados de algo que no ha experimentado todavía31. 1992). porque lo que se persigue es el resultado en el segundo agente. 35 La economía neoclásica no se plantea este problema. para juzgar adecuadamente las alternativas entre las que el agente puede elegir. 32 Véase PÉREZ LÓPEZ (1991). los de los vecinos de una localidad que se oponen a la instalación de un vertedero de residuos cuando se les ofrece una compensación económica (FREY. por tanto. 1999). pues. el agente debe estar dotado de un mecanismo que le permita resolverlos. por ejemplo. como fuente de satisfacción (RAWLS. presenta un problema adicional: el agente necesita un mecanismo capaz de transformar ese conocimiento en motivación actual. Que el agente es capaz de aprender significa que es capaz de desarrollar hábitos intelectuales y operativos que le faciliten el aprendizaje futuro y el comportamiento de acuerdo con él. diferentes agentes. aunque no sabe explicarlo) o «explícito».. Preferimos no utilizar este calificativo. cfr.º 823 ICE 35 . los efectos nocivos del tabaco. de los cambios que se producirán en la regla de decisión del propio agente. 31 Nótese que esto no equivale a introducir el bienestar de otros agentes en la función de preferencias del primero. un lugar importante. su capacidad para evaluar los efectos intrínsecos y trascendentes de sus acciones32. porque las normas morales son conocimientos relevantes acerca de lo que conviene o no hacer. reaccionan de manera diferente al conocimiento que tienen sobre. porque una parte de ese conocimiento puede ser emocional e incluso irracional. las normas sociales y religiosas. y del conocimiento ético en particular. 1984. su mecanismo motivador es muy elemental: todo lo que pueda satisfacer una necesidad es capaz de impulsar la acción. También el ejercicio de las capacidades del agente. o un mismo agente en circunstancias distintas. aunque se jueguen una sola vez (KAHNEMAN et al. haciendo operativas las motivaciones intrínsecas y trascendentes. nota) o la autoestima por la consecución de fines arduos (HIRSCHMAN. Y cuando el agente toma la decisión de actuar por motivación intrínseca o trascendente. 1972. las experiencias de colaboración y las exigencias de ciertas normas de justicia en juegos de prisionero. así como en las reacciones de los otros agentes. sino también con lo que podemos llamar conocimiento abstracto33: por ejemplo. 1970).

Las virtudes se adquieren por repetición de actos. La economía es. PÉREZ LÓPEZ (1993). en la práctica habrá acciones no factibles para él. aunque no le resulte atractivo desde el punto de vista de lo que siente espontáneamente36. explícita o implícita. en los deberes o normas (deontología) y en las consecuencias (consecuencialismo). no por adición de recomendaciones. Pero. Cfr. se basan en una antropología. De ahí que podamos concluir que la formación de virtudes en el agente amplía la gama de aprendizajes posibles. Tarea nada fácil. en tanto que la ética es una ciencia normativa de la acción humana. Las virtudes determinan aquello que es capaz de hacer aunque no le reporte una satisfacción inmediata. también la economía. dada la pluralidad de puntos de vista sobre la ética. Y esto justifica el esfuerzo por intentar el puente entre ellas. Por tanto. la economía debe tener mucho que aportar a la revisión de los fundamentos antropológicos de la ética —no porque la economía sea una base apropiada para la ética. desde el punto de vista de la racionalidad especulativa38. 37 La existencia de un capital moral. 38 39 40 Cfr. SOLOMON (1992). N. 36 ICE ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. las concepciones de la acción humana en que se basan no son coincidentes. y modelan la gama de alternativas disponibles pues. Ésta es la tesis de POLO (1996). a diferencia de los aprendizajes que tienen lugar bajo la motivación espontánea. Así surgen las teorías basadas en la intención o la motivación y en las virtudes. como hemos visto. al menos desde el punto de vista de la racionalidad instrumental. una ética a la vez de bienes. en sus fundamentos. su formación y su importancia es el tema de SISON (2003). De ahí que podamos considerar las virtudes de un agente como un stock de capital moral. 8. Son instrumentos de autocontrol del agente. capacitándole para querer efectivamente lo que le parece deseable o conveniente. Pero nuestras reflexiones nos llevan a concluir que una teoría ética debe incluir todos los elementos de la acción. la acción misma y sus consecuencias39.ANTONIO ARGANDOÑA RAMIZ o virtudes morales desarrollan la capacidad del agente para actuar. Las virtudes no son. acumulado a lo largo del tiempo37. sino desarrollando una explicación integral de lo que es la acción humana y de sus consecuencias normativas. tanto si de este modo contraría a su motivación extrínseca como si actúa de acuerdo con ella. Si la ética y la economía deben compartir su concepción de la acción humana. una ciencia de la acción humana. MELÉ (2000). Las diversas teorías éticas suelen fijarse en alguno de los tres pilares de la teoría de la acción: el agente. pero 36 Cfr. página 163. Conclusiones Todas las ciencias sociales. mientras que una persona que actúe por motivación intrínseca (para desarrollar sus capacidades) o trascendente (por el bien de los demás) las adquirirá. aunque luego se separen en la metodología y en el ámbito de sus proposiciones. pues. por falta de la potencialidad interna que le impida superar su motivación espontánea. la economía y la ética deberían compartir su paradigma del hombre. y cambian con sus propias experiencias. crecen como consecuencia de los procesos de aprendizaje. generando lo que podríamos llamar unos rendimientos no decrecientes en el aprendizaje. La referencia clásica en la ética de virtudes es ARISTÓTELES (1984) y. en mayor o menor medida. bajo el impulso de la motivación superior: una persona que se deja llevar por la satisfacción anticipada (motivación extrínseca) no adquirirá virtudes (hábitos morales). preferencias altruistas o solidarias que se añaden a las que ya tiene el agente. aunque en teoría el agente sea capaz de llevar a cabo cualquier acción cuyo coste de oportunidad en términos físicos o monetarios quepa dentro de sus recursos. SOLOMON (1998). de normas y de virtudes40. en su aplicación a la empresa. es decir. como hemos señalado antes)—.º 823 . sino porque es la ciencia que más ha estudiado y discutido la teoría de la acción humana (aunque a menudo en un plano limitado.

las normas éticas son. Journal of Business Ethics. [11] CASSON. Y para ello el agente necesita desarrollar las capacidades humanas para la acción éticamente correcta. es decir. [6] ARISTÓTELES (1984): Moral. J.. Cambridge. Journal of Economic Literature. que hemos identificado con la ética. (2003): «Preferencias y aprendizajes». Foundations of Economic Thought. 1. Ésta se basa. por supuesto: las normas morales pueden cumplirse o no.. en la medida en que ésta pueda llevar a aprendizajes negativos —límites voluntarios. La economía supone que el agente conoce suficientemente sus preferencias y está en mejor condición que nadie para actuar de acuerdo con su propio interés. ed. Madrid. positivas: haz. cfr. a Nicómaco. LOEWENSTEIN. Pero nuestras conclusiones apuntan no sólo hacia la ética. Pero las reflexiones que hemos hecho antes sobre los aprendizajes y sobre el cambio en las reglas de decisión sugieren que no siempre lo consigue. Su revisión es posible y es necesaria. Harvard University Press. M. (2004): «Neuronomics: Why Economics Needs Brains». A. Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras. pero incompleta. basada sólo en los medios. La ética. Unión Editorial (en prensa). [9] CAMERER. pero esto no reduce su contenido normativo—. Referencias bibliográficas [1] ANDERSON. en una teoría de la acción humana. porque te deterioras como persona. procura hacer todo lo que puedas. (1999): Ethics out of Economics. haz el bien. A. porque sobre los fines tiene poco que decir —más allá de aceptar. R. sin duda.º 823 ICE 37 . las virtudes —y su componente racional: porque las virtudes llevan a mejorar la capacidad de análisis. sino también hacia la economía. Éstas tienen un papel primordialmente negativo: no tomes —nos dicen— decisiones inmorales. pero en una teoría incompleta. La teoría de que disponemos ahora es. el primer papel de la ética de normas: poner límites a la acción humana. sobre todo. Scandinavian Journal of Economics. Cambridge. (1988): «Economic Man». Antropología y teoría económica. C. Papeles de Economía Española (en prensa). Espasa-Calpe. ARGANDOÑA (2004). C. de modo que incluya endógenamente aquella «condición de equilibrio» a largo plazo del agente y de los sistemas. McCLOSKEY. G. J. ARGANDOÑA (1996). pero hazlo bien —un mensaje coherente con el punto de vista económico sobre la acción humana—. Ése es. 3. Madrid. debe estudiar los bienes. y la ética puede aportar sugerencias interesantes sobre cómo revisar aquella teoría de la acción. ed. Cambridge University Press. [4] ARGANDOÑA. Y aquí surge el papel de la ética como «condición de equilibrio» a largo plazo del agente y de todos los sistemas humanos41. que son los fines de su acción. y la acción humana busca lo que es bueno para el hombre. A.ECONOMÍA. y PRELEC. [8] BROOME. Sobre el papel de la ética en las instituciones. C. [2] ARGANDOÑA.. (1996): Accounting for Tastes. [12] ELSTER. por una profundización en la acción humana. (1983): The Architecture of Cognition. A. KOSLOWSKI (1990). G. Blackwell. Estudios en homenaje a Mario Pifarré Riera. pues. N. (1983): Sour Grapes: Studies in the Subversion of Rationality. Oxford. 4. 53. 1-2. y PRELEC. D. [7] BECKER. en efecto. [10] CAMERER. LOEWENSTEIN. ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. S. [3] ARGANDOÑA... en De computis et scripturis. Barcelona. TEORÍA DE LA ACCIÓN Y ÉTICA que vendría facilitada. (2005a): «La teoría de la acción y la teoría económica». Ahora bien. 42 41 43 Cfr. útil. las preferencias del agente43—. en RUBIO DE URQUÍA. G. 43. pues. Harvard University Press. en D. como ya dijimos. Cambridge. sin discutirlas. sino para las instituciones y las normas éticas42. 106.. [5] ARGANDOÑA. Esto no implica necesariamente un papel para el Estado. juicio y evaluación de los agentes—.ª ed. D. (2004): «Economic Ethics and Institutional Change». R. (2005): «Neuronomics: How Neuroscience Can Inform Economics». Cambridge University Press. (2005b): «Economía de mercado y responsabilidad social de la empresa». J. Cambridge. perjudicas a los sistemas o sociedades en que te integras y limitas tus oportunidades de acción futura. Cfr.

1935. The New York Times Magazine.B. [30] MORSE. Towards a New Social Science Paradigm.. Oxford. D. G. R. G. [20] KAHNEMAN. G. [47] STARK. and Public Policy. (1996): Ética.: Business Ethics. Yale University Press. en ZALTA. C. J. Lanham. (1759): The Theory of Moral Sentiments. Revista Empresa y Humanismo. S. R.. en BOSCH. Essays in Memory of Ludwig M. [16] HAUSMAN. Oxford University Press. Clarendon Press. Reproducido en HOFFMAN. P. [35] POLO. Routledge. [38] ROBBINS. 2. Kluwer. Rialp. en WILBER. (1997): «Introduction». Blackwell. L.. [31] NUSSBAUM. A. Eunsa. M. (2003): The Moral Capital of Leaders. (1998): «Economics and Psychology». Madrid. y MONGIOVI. A. 2. Journal of Economic Literature. (1995): The Development of the Child. New Haven. Subjectivism and Economic Analysis. A. L. Oxford. «The Social Responsibility of Business is to Increase its Profits». (1990): «The Categorical and Ontological Presuppositions of Austrian and Neoclassical Economics». 2. [29] MISES... J. KOSLOWSKI..edu/entries/economics (consultado en abril de 2005).. 13 de septiembre. eds. y THALER. Londres. Journal of Markets and Morality. (2001): Principles of Ethical Economy. American Economic Review. [19] HUERTA DE SOTO. 2. 2. [17] HAUSMAN. (1776): An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations. McGraw-Hill.ANTONIO ARGANDOÑA RAMIZ [13] FREY. [21] KOSLOWSKI. (1999): Economics as a Science of Human Behaviour. 1937. [41] SISON. J. en MELE. Nueva York. C. M. R. y FREDERICK. (2001): Organization and Economic Behavior.ª ed. A. Pamplona. Oxford University Press. Tübingen. D. [46] STIGLER. [24] LEGRAND. (1972): A Theory of Justice. M. General Equilibrium or Market Process: Neoclassical and Austrian Theories of Economics. y BECKER. Stanford Encyclopedia of Philosophy.. (1987): On Ethics and Economics. (1932): An Essay on the Nature and Significance of Economic Science. Why Virtues Matter. R.. Londres. Cannan. Cambridge. ed. (1991): Teoría de la acción humana en las organizaciones. [27] MELE. Cambridge University Press. [36] RABIN. A. Berlin.. N. O. M. Unión Editorial. M. (1995): Altruism and Beyond: An Economic Analysis of Transfers and Exchanges within Families and Groups. 76. (2003): Economics and Ethics. ed. [37] RAWLS. [14] FRIEDMAN. R. Oxford. A.. [15] GRANDORI. G. 74. Modern Library. D. K. (1992): Ethics and Excellence: Cooperation and Integrity in Business. K. Mohr. (1999): «The Ethics of Capitalism». [44] SOLOMON. Cambridge. [23] KRELLE.C. The Philosophy of Action.. (1998): «Mises and Lachmann on Human Action». Ethics.º 823 . Rowman & Littlefield.. Lachman.ª ed. Dordrecht. (1992): Inequality Reexamined. M. [32] PARSONS. [48] TITMUSS. A. [49] YEPES. (1984): «Against Parsimony. [26] MARCH.. (1949): Human Action. Readings and Cases in Corporate Morality. K. L. A. Londres. D. [40] SEN. Oxford. J. M. 3. [33] PÉREZ LÓPEZ. 1995. G. J. en KOPPL. J. Clarendon Press. [18] HIRSCHMAN. Madrid. y SEN. [28] MELÉ.stanford. R. A. [22] KOSLOWSKI. 2. P. Londres. E. Three Ways of Complicating some Categories of Economic Discourse». (2000): «Racionalidad ética en las decisiones empresariales». Princeton University Press. Routledge and Kegan Paul. American Economic Review. (1993): Fundamentos de la dirección de empresas. D. (1977): «De Gustibus Non Est Disputandum». (eds. (2003): «Philosophy of Economics». R. A. J. G. D. (1993): The Quality of Life. Routledge. Kluwer. y CAMERER. [25] LOEWENSTEIN. George Mason University Working Paper. 38 ICE ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. A. A. American Economic Review. (1986): «Fairness as a Constraint on Profit Seeking: Entitlements in the Market». Allen and Unwin. Cambridge. 67. eds. y VEIT. Oxford University Press. 1. Cheltenham. Madrid. S. C. Organization Science.. W.. Macmillan. Rialp. [43] SMITH.) (2003): Advances in Behavioral Economics. Cambridge University Press. J. Londres. Hacia una versión moderna de los temas clásicos. R. Oxford. L. P. eds. (1996): Fundamentos de Antropología. Edward Elgar.. [34] PÉREZ LÓPEZ. ed. B. J. J. http://plato. Nueva York. A. Un ideal de la excelencia humana. [39] SEN. R. J. Dordrecht. [45] SOLOMON. KNETSCH. K.ª ed. (1970). RABIN. E... W. (1998): «Normative Ethical Theories». eds. 36. E. A. Princeton. (1996): Economic Analysis and Moral Philosophy. ed. Harvard University Press. F. 2. W. S. N. (1991): Equity and Choice. R. Nueva York. (1970): The Gift Relationship. [42] SMITH. Economic. (1992): «Exploration and Exploitation in Organizational Learning». Springer. 1976. Londres.