You are on page 1of 2

Ahorrar energía implica reducir su consumo sin afectar notablemente los resultados que se obtendrían con un gasto mayor

. Reducir el gasto energético comporta muchos beneficios, entre ellos el ahorro monetario y la protección del medio ambiente. A continuación ELECTRICASA le ofrece algunas sugerencias para ahorrar energía eléctrica con la iluminación de su casa.  Cuando es posible, aproveche la iluminación de la luz solar, que es natural, menos contaminante y por supuesto gratuita.  Pinte las paredes y techos de colores claros, que le permitirán aprovechar la iluminación natural y reducir el alumbrado artificial.  Es necesario estudiar los requerimientos de iluminación en cada uno de los ambientes de su casa, ya que no todos los espacios necesitan la misma cantidad de luz, ni durante el mismo tiempo, ni con la misma intensidad.  Regule la iluminación en base a lo que es realmente necesario, prefiriendo la iluminación localizada: además de ahorrar energía, obtendrá ambientes más confortables y atmosferas relajantes.  Mantenga apagadas las luces en habitaciones que no esté utilizando, y trate de reducir al mínimo la iluminación ornamental en ambientes exteriores, como jardínes y patios, colocando focos de luz para alumbra otros espacios colindantes, como vestíbulos y pasillos.  Limpie frecuentemente las lámparas y pantallas, así aumentará la luminosidad sin aumentar la potencia eléctrica.  Por definición, la eficacia luminosa de una lámpara es la cantidad de luz emitida por unidad de potencia eléctrica (W) consumida. La eficacia luminosa es medida en lúmenes por vatio y sirve para comparar la eficiencia de unas fuentes de luz con respecto a otras. La eficacia luminosa de las bombillas incandescentes es comprendida entre los 12 y 20 lúmenes/vatio, mientras que las lámparas fluorescentes tienen valores más altos, desde los 40 hasta los 100 lúmenes/vatio. Las bombillas incandescentes convierten en energía luminosa sólo un 5% de la energía eléctrica que consumen, mientras que el 95% restante se transforma en calor. Las lámparas de bajo consumo se encienden instantáneamente y apenas desprenden calor. Por lo tanto, le conviene sustituir las bombillas incandescentes por lámparas de bajo consumo. Para un mismo nivel de iluminación, ahorran hasta un 80% de energía y duran 8 veces más.

 Las bombillas LED tienen una eficiencia superior, reducen el consumo de energía hasta un 95% y su vida útil es hasta 7 años, sin pérdida de luminosidad. Además se fabrican con materiales reciclables y, a diferencia de las fluorescentes, no emiten radiación UV, no generan calor ni vibran. En la actualidad se fabrican no solo focos (bombillas) de LEDs, sino toda una gran variedad de productos como lámparas, reflectores, tiras de luz, etc. En ELECTRICASA le pueden aconsejar al respecto, para ahorrar su dinero y contribuir a salvaguardar el medio ambiente.  Si tiene espacios que necesitan de encendidos y apagados frecuentes, es recomendable que instale lámparas de tipo electrónico, en vez de las de bajo consumo convencionales, ya que la vida útil de éstas disminuye con el número de encendidos.  Utilice tubos fluorescentes en ambientes donde necesite más luz encendida por muchas horas; por ejemplo, en la cocina.