You are on page 1of 7

“Ser para la muerte y autenticidad en Heidegger”

“Tan pronto como un hombre entra en la vida, es ya bastante viejo para morir”. “¿No significa el morir un “salir del mundo”, un perder el “ser en el mundo?” 1

Florencia Castelar

Resumen De todas las posibilidades que el dasein tiene a lo largo de su existencia como proyecto, hay una sola que le es inevitable, ella es la muerte. Para Heidegger, en el reconocerse o no el dasein como ser para la muerte, radicaría la posibilidad de vivir una existencia inauténtica o auténtica; esta última haría del dasein un hombre efectivamente libre y dueño de su destino. Palabras clave Ser para la muerte – Dasein – Existencia auténtica – Existencia inauténtica – Proyecto

Martin Heidegger (1889-1976), es reconocido como uno de los filósofos más importantes e influyentes del siglo XX. Su obra más significativa, Sein und Zeit (1927); rompe con muchos planteos tradicionales de la filosofía; entre ellos, la relación del sujeto con el mundo entendida como un dualismo indisociable. Este esquema clásico de las teorías del conocimiento modernas, es sustituido por un nuevo sujeto, muy distante del sujeto cartesiano encerrado en sí mismo; o del puro, universal y trascendental sujeto kantiano.
1

Heidegger, Martin. Ser y Tiempo. Fondo de Cultura Económica. México. 1951. Pág. 280 y 273 respectivamente.

1

definido. 1987. Este dasein. el ente privilegiado. el “proyecto” dentro del cual el mundo se le aparece al Dasein no es una apertura de la “razón” como tal (como el a priori kantiano). en el mundo. que “es ahí”. quien puede preguntarse por el ser. A esta concepción husserliana de la intuición se remitirá la interpretación heideggeriana del concepto de fenómeno en Ser y Tiempo.” 6 2 3 Gianni. que no se reduce al conocimiento científico sino que es un encontrar las cosas. Vattimo. en carne y hueso. 12. como el neokantismo. que puede vivir una vida auténtica e inauténtica. 2 . Vattimo. sino que es siempre un proyecto “calificado”. 4. La afectividad no es un accidente que se coloque junto a la pura visión teórica de las cosas como un aspecto susceptible de ser distinguido y del cual se pueda prescindir (…). a quien dedica el mencionado libro5: “Mientras el neokantismo hacía hincapié en la ciencia. Op. como única forma de conocimiento válido. Pág. se constituye como dijimos. en su carácter constructivo y matemático. 6 Ídem. El problema del ser parece extraño y remoto o hasta como un no problema4. En este sentido puede verse la vinculación de Heidegger con la fenomenología de su maestro Husserl.El dasein que presenta Heidegger. interpretación que ya no entiende este concepto. Pág. 4 Op. por así decirlo. la intuición (de las esencias). que es arrojado a un mundo previamente constituido y debe construirse a sí mismo como proyecto… “El Dasein no es nunca un sujeto puro porque no es nunca un espectador desinteresado de las cosas y de los significados. Cit. en contraposición a la cosa en sí. podríamos decir. es la pregunta por el ser. 5 Ídem. sino que lo entiende como “manifestación” positiva de la esencia misma de la cosa. es con y en él. en relación con las cosas. 3. que es un “ser para la muerte”. México. el “ser ahí”. pregunta que ha sido olvidada según Heidegger3. para Husserl el acto cognoscitivo se resuelve en la Anschauung. Introducción a Heidegger. y por ello es necesario retomarlo. Heidegger. Gedisa. 1.” 2 El punto de partida en Ser y Tiempo. Cit. como un ente arrojado al mundo. es el hombre existencial. “tendencioso”. eyectado. que se angustia. Pág. Pág. Es el dasein.

su “naturaleza” o “esencia” es el existir. hay una de ellas que es inminente. puede darse en el dasein de distintos modos. diferentes opciones y elecciones que realizará a lo largo de su vida. como existenciarios. La “esencia” del hombre es la “existencia”(…) Decir que el hombre existe no puede pues significar que el hombre sea algo “dado”. que es sólo en cuanto puede ser. por lo tanto. porque lo que el hombre tiene de específico y lo que lo distingue de las cosas es justamente el hecho de estar referido a posibilidades y. 3 . existe en una historicidad determinada. y es a su vez la imposibilidad de todas ellas. el sentido mismo del concepto de existencia. 283. “(…) el proyecto que constituye el Dasein es siempre un “proyecto lanzado” y esto pone de manifiesto la finitud del Dasein. simple presencia. a saber. en un devenir cambiante. de no existir como realidad simplemente presente. podemos llamar a estos modos posibles de ser del hombre. Cit. El dasein es ante todo posibilidad.8 El dasein es un ser para la muerte. ha de entenderse en el sentido etimológico de exsistere.Partimos de una realidad sujeto-mundo indisociable. ya que su estar no es solo en un espacio. en efecto. El término existencia. Pág. está arrojado a sus posibilidades. Pág. en el caso del hombre. inexorablemente morirá.” 7 8 Op. “El poder ser es. que es en cuanto está referido a su propio ser como a su posibilidad propia. lo sabe. Heidegger. su finitud es un irrebatible. el dasein establece relaciones en y con el mundo. 301.7 Ella es la muerte. Esta existencia. significa descubrir que el carácter más general y específico del hombre. sobrepasar la realidad simplemente presente en dirección de la posibilidad. Ídem. proyecto. sino que es un ser en el tiempo. y hay debido a ello. está siempre presente y se encuentra en todas las demás. y ello le genera angustia. cuando nos preguntamos por el sentido de este “ser ahí”. es un ser-en-el-mundo. y por tanto. según Heidegger. debemos relacionarlo también con el tiempo.” De todas las posibilidades del dasein. Descubrir que el hombre es ese ente. significa la posibilidad de la imposibilidad sin medida de la existencia. un fenómeno más de la vida. estar afuera.

no porque las hayamos verificado. 14. En el mundo del “se” dominan la charla sin fundamento. Este mundo del “se dice”.Intentará ocultar este factum. la curiosidad y el equívoco: el carácter común de todos estos fenómenos es el hecho de que en ellos el Dasein tiene la impresión de “comprenderlo todo sin ninguna apropiación preliminar de la cosa”. la negación de la finitud del dasein. Pág. Op. de liviandad: “Precisamente porque (…) el Dasein está siempre junto con otros tiene la tendencia a comprender el mundo según la opinión común. Heidegger. Pag. pero por lo pronto no le toca a uno” 11 9 Op. Cit. 10 “El habla expresa o más bien por lo regular elusiva. “Nadie puede tomarle a otro su morir. Vattimo. Cabe sí. la muerte se convierte en un espectáculo. Aun cuando en concreto está contrapuesto a los demás. a una existencia inauténtica (dasman). 10 4 . Pág. dirá (…) al fin y al cabo también uno morirá. 275. Cit. a proyectarse sobre la base del anónimo se de la mentalidad pública. de “lo uno”. Encontramos ‘escandaloso’ lo que se encuentra escandaloso” (…). el Dasein por lo común permanece dentro de los esquemas del se: “Nos apartamos de la ‘gran masa’ porque se apartan de ella.” 9 Consagrar la vida a negar que nadie puede morir por mí (mi muerte como un intransferible). “fugaz”. pero esto quiere decir siempre: sacrificarse por el otro en una cosa determinada. es un mundo de pasividad. Las opiniones comunes se comparten. en un “aún no”… Ésta es la esencia de la existencia inauténtica. a pensar lo que se piensa. en algo cotidiano. En lugar de la apropiación originaria de la cosa. del anónimo. en la que se niega como ser para la muerte. es asumir que la muerte es algo que solo le pasa a los otros. se verifica aquí la pura ampliación y la pura repetición de lo que ya se ha dicho. Heidegger. que alguien “vaya a la muerte por otro”. 11 Op. y se entregará así al mundo del se dice. Tal “morir por…” no puede significar nunca que con él se le haya tomado al otro lo más mínimo su muerte”. 290. Cit. sino tan sólo porque son comunes. de determinación.

sino más bien una “inminencia”. la frivolidad y la banalidad de la vida cotidiana. Cit. El carácter de la inminencia no distingue por sí a la muerte. no puedo escapar de ella. lo afecta en su mismo ser. de futuro. 287. una tempestad. más allá de la muerte no hay nada. a apropiarnos de nuestro destino. sino. debemos tomar conciencia de ese ser como temporalidad(es). asumir que soy un ser para la muerte. ello puede comprobarse empíricamente. Pág. 5 . enfrentando la realidad irremediable. (…) Para el “ser ahí” en cuanto “ser en el mundo” pueden empero ser inminentes muchas cosas. Pág. Cit. de que “finaré”. un llamado con una vigencia innegable. Cit. pero por el contrario. esta posibilidad es coesencial al dasein. el “estado de abierto” de que el “ser ahí” existe como yecto “ser relativamente a su fin”. con la nada misma… Nuestra auténtica condición es la de ser temporales. sería la aceptación de la finitud. fintos. 13 La muerte aniquila la posibilidad de ser. irreferible. deberé enfrentarme con la más profunda angustia y soledad. en su esencia. el hacer obras en la casa. 12 13 Op. separándome así del mundo de “lo uno”. 288. en cuanto fundamental encontrarse del “ser ahí”. desalentador. como proyecto. Mi muerte será única. Éste no es un sentimiento cualquiera y accidental de “debilidad” del individuo. transcurrimos. “No hay que confundir con el temor de dejar de vivir la angustia ante la muerte. 17. dejaré de ser. de nuestras posibilidades infinitas. la llegada de un amigo (…)” 14 Todo esto parece formar parte de un planteo filosófico sumamente negativo. 14 Op. no es “lo que falta” últimamente. Pág. por el contrario.El fundamento de la existencia auténtica. Heidegger. irrepetible. e irrebasable… “La muerte no es algo que aún no es “ante los ojos”. 12 Todos morimos. Op. reducido a un mínimo. Vattimo. es un llamado a escapar de la mediocridad. Heidegger. (…) Inminente puede ser por ejemplo.

el arte. desde la filosofía. del anonimato. en palabras de San Agustín. en su Dasein.” 15 Esta posibilidad entre otras. como posibles. 305. sin pensar que ellas son cerradas. Es así que el dasein logra liberarse. Cit. de opinión y ejemplos de cultura masificados. y los espacios que cada uno sienta como propios. Barcelona. La tentación de la inocencia. Pero para ello en necesario que él mismo asuma su muerte de modo auténtico. fáctica. pero él mismo en la apasionada LIBERTAD RELATIVAMENTE A LA MUERTE. se decide por “lo propio”). cierta de sí misma y que se angustia”. por cuanto siendo él mismo su propia posibilidad. o bien ‘elegirse’. Bruckner. Es un ser continuamente abierto. reconquistar nuestros territorios de autenticidad y de autonomía. Heidegger. (…) es un combate entre lo esencial y una avalancha de pensamientos frívolos”16… En momentos donde los medios de comunicación masivos son generadores de modos de vida. “la existencia. 1996 17 Op. abre al dasein a todas sus posibilidades de modo más genuino. Pascal. 17 15 16 Op. debe anticiparse a la muerte. similares al mundo “del uno” o el “se dice” que describe Heidegger. 6 . Vattimo. hace falta repensarnos. desligada de las ilusiones del uno. la docencia. “puede. como su posibilidad más propia. Anagrama. esto no significa estar continuamente pensando en ella. el planteo heideggeriano parece recobrar fuerza dadas las circunstancias socio-políticas y culturales. justamente como eso. únicas. o bien perderse y no conquistarse en modo alguno”.“Heidegger dice que el Dasein puede ser auténtico o inauténtico. sino aceptar todas las demás posibilidades. conquistarse. al elegir auténticamente y comprensivamente sus posibilidades (independizarse de “lo uno”. Cit. Pág. dar la batalla por la libertad… (…) ser él mismo. que no se aferra a definitivos… En la actualidad.

Madrid.Bibliografía de referencia * Gianni.Filosofía . Fondo de Cultura Económica. México. La tentación de la inocencia. Vattimo. 1951. * Heidegger. Gedisa. Pascal. El ser y el tiempo. Alianza editorial. El giro lingüístico de la hermenéutica de Heidegger. 1987. Cristina. Introducción a Heidegger. Marta Bayarres 4to A . 2003. ¿Qué es metafísica? Alianza editorial. 1996 * Heidegger. Barcelona. * Lafont. Una partida de ajedrez con la muerte… Segundo parcial Historia de la Filosofía Contemporánea Prof. Bibliografía de consulta * Bruckner.IPA 31 de Octubre 2012 7 . Martin. Martin. México. Anagrama. Lenguaje y apertura al mundo. Otros * Foto de portada: Película “El séptimo sello” (1957) de Ingmar Bergman.