Editorial

:

REVOLUCIÓN MISIONERA
Una Revolución será como sea el espíritu popular que la acompañe, la conciencia social que la sostenga. Sólo el alma popular garantizará el éxito en las grandes batallas que debe librar una Revolución. Por eso los verdaderos pasos, las soluciones revolucionarias, son los pasos y soluciones donde el pueblo participa como actor principal. Esta Revolución debe volver al Espíritu Misionero que la caracterizó en sus momentos de más emoción, en abril, cuando el pueblo fue protagonista de la acción política más importante del proceso, o en el diciembre petrolero, cuando el pueblo revolucionario derrotó a la meritocracia. Pero sobre todo se debe volver al espíritu de participación del pueblo que hizo posible las misiones. Recordemos los comienzos de la Misión Barrio Adentro: no fue una misión producto de la burocracia, sino del entusiasmo del gobierno municipal (Bernal) y del pueblo que acogió la tarea y a los médicos como parte integral de su vida, el médico cubano se fundió con las carencias y con la pasión de los barrios, pueblo y médicos buscaron soluciones, juntos construyeron una relación amorosa, que es sin duda lo más importante de la experiencia misionera. Hay que impregnar de ese espíritu a todas las tareas de la Revolución, o mejor, ninguna tarea revolucionaria estará realmente resuelta sino está imbuida de este aliento popular, todo debe resolverse con el pueblo. Sólo así derrotaremos las desviaciones, la burocratización de la Revolución, las tendencias anarcoides que impiden la organización. La burocratización, el resolver los problemas sólo con la participación del Estado, nos lleva a sustituir a la masa por los funcionarios, y esta elite así formada se va apartando del pueblo cada día más hasta niveles de peligro para la viabilidad del proceso. Es necesario convocar al pueblo para acciones de trabajo voluntario masivo, para la participación en el estudio, planificación y solución de los grandes problemas de la construcción del Socialismo. Esta es una de las tareas principales del PSUV. Por ejemplo, que bueno sería que el partido llevara la discusión a fondo de las vías de expresión de la voluntad popular, los consejos comunales, la formación del partido, hacer del partido no un ente exterior al pueblo sino un organismo integrado a él. O discutir la inseguridad y que en la solución participe el pueblo. Se debe ir a los barrios y estimular la participación en el descenso de la criminalidad, recoger iniciativas, organizar, hacer emulación, premiar moralmente al barrio más efectivo en bajar los índices de criminalidad, que esto sea un asunto del pueblo y no una simple solución policial que siempre son transitorias. La participación de Venezuela en la búsqueda de la paz en Colombia no debe ser un asunto del Comandante, sino una tarea de todos, lo mismo con el enfrentamiento a las agresiones del imperio, a las declaraciones de bush, a la amenaza de la IV flota, deben ser tareas de todos. La Revolución supera sus primeras etapas y debe retomar el camino de la emoción, de la participación Misionera, para poder enfrentar con éxito las tareas que se avecinan. ¡Chávez es Esperanza Socialista!

Ahora si te entiendo, Padre
Barinas, sábado 9 de diciembre de 1995.

Desde niña he estado tratando de entenderte, padre. Esas ganas de vivir, ese ímpetu, esas esperanzas. Aquel: "Vístanse que vamos a salir", sin saber nunca a dónde:"a pasear". Recuerdo la rabia que me daba cuando llegábamos a una finca donde había un río y no teníamos trajes de baño, por "ese misterio". Eran cosas que no entendía y ahora entiendo. "Era y es la lucha", y ese amor a la Patria, a la Humanidad. Recuerdo, padre, que leías con amor aquella poesía, la "Oración a Simón Bolívar en la noche negra de América", y solo ahora entiendo que ella te daba valor para continuar, que allí estaba para ti "nuestro Simón". Y así pasé la niñez, tratando de entenderte, amor. Tampoco terminaba de entender cuando, en Elorza, rompiste un billete porque Rosa y yo peleábamos: "El dinero no vale, solo vale el amor". Y llegó el día, llegó el hecho que me explicaría tantas cosas. Aquel glorioso 4 de febrero de 1992, en el que el amor a la Patria y a Simón se desbordó. Ahora sí te entiendo, padre. Y es a mí a quien no entienden "mis amigas", algunas dicen que soy algo extraña; también tú lo eras para mí. Padre, son tiempos en los que construyo mi propio barco, pero nunca me desataré del tuyo... Eres mi gran amor, eres mi maestro, eres mi hermano, eres mi mejor amigo, eres mi Padre. Te pido, por favor, que no permitas que mi barco se aleje del tuyo. Te amo, mi todo, María.

EDITOR Eduardo Hernández R. CONSEJO DE DIRECCIÓN German Zambrano Franklin Villegas Editado por Editorial Capicúa C.A.

COLABORADORES Antonio Aponte Néstor Kohan Frank Llegas Alejandro Mena Colectivo AMAUTA (Argentina) Neptalí Reyes Jean Cabot

DIAGRAMACIÓN David Luhan ILUSTRACIÓN Tomado del Libro “Chavéz Nuestro”

El Presidente venezolano da instrucciones a los soldados paracaidistas antes de desplegarse en las zonas afectadas por los deslaves del Estado Vargas. Diciembre 18, 1999

2

w w w. d e b a t e s o c i a l i s t a . o rg

La visita de Chávez
Raúl lo había invitado. Dijo que no quería verme para no contagiarme con el virus de la gripe. Puros pretextos para no someterse a la tortura de mis preguntas habituales. ¿Para qué tomo la Vitamina C? ?le mando a decir. ¿Acaso se van a enfermar todos los jefes y jefas de Estado que estaban en la calurosa y feliz reunión final del Grupo de Río? Estaba contento, eufórico de aquella batalla por la paz y su papel ?reconocido por los cables internacionales? lo hacía feliz. Estuvo sereno, persuasivo, conceptuoso y de excelente humor. Hasta Bolívar, que no se conformó nunca con nada, lo habría estado en ese momento. Al final, cantó Quisqueya. Ya la reunión había dado su fruto, y él podía hacer cosas propias de su voz y oído musicales, a pesar de la gripe. Contó que el petróleo había subido 5 dólares, y se excusó de antemano con Leonel, que por puro reflejo, en medio de la alegría, comenzaba a toser. Muchos de los países que allí se reunieron exportan café y cacao al mercado de Estados Unidos, aparte de vegetales y frutas de todo tipo. No estoy al día respecto a precios de estos últimos, pero el del café y el cacao es casi igual al de hace 50 años cuando el dólar tenía decenas de veces más poder adquisitivo. El simple intercambio, cada vez más desigual, aplasta a las economías de muchos países de Latinoamérica. Algunos en África son productores de petróleo; otros, de café y cacao; unos atraen como la miel el capital de las transnacionales; otros, la deuda y sus altos intereses; y todos sufren el azote del precio creciente de los alimentos. Hablé largo con Chávez hoy sábado. Somos como hermanos. No puedo decidir la publicación de los temas abordados; nunca lo hice ni lo haré. Venezuela no es igual que Brasil. En las Memorias publicaré lo que él me autorice. Solo puedo afirmar que la reunión fue excelente. Y todavía no he sentido los efectos de la gripe. Fidel Castro Ruz
8 de marzo de 2008 3 y 17 p.m.

w w w. d e b a t e s o c i a l i s t a . o rg

3

Neftalí Reyes
Es difícil y riesgoso hablar de un personaje en plena efervescencia de su historia, trataremos de sortear la dificultad centrándonos en la obra y no en el protagonista. Esta historia se remonta al 23 de Enero de 1958, en esa oportunidad una táctica correcta abrió la puertas a la desestabilización que permite avanzar, un dictador fue derrocado y la sociedad entró en período de cambio. En ese momento era posible tomar el cielo por asalto, fundar una nueva sociedad, pero las circunstancia hicieron que la esperanza se pospusiera y solamente se cambiaron las apariencias y quedaron los fundamentos del pasado intactos. No es lugar para analizar las causas de ese extravío, sólo nos interesa resaltar que un grupo de jóvenes intentó salvar la posibilidad revolucionaria, y en su ímpetu enfrentaron en las montañas la entrega del sueño. La llama revolucionaria seguía ardiendo en esos corazones cimarrones, la posibilidad revolucionaria se mantenía viva en aquel esfuerzo. Pero esa resistencia revolucionaria fue derrotada, mil razones, mil acciones, mil errores están en las causas del infortunio. Después vinieron las convulsiones propias de la derrota, unos se pasaron al enemigo que hasta ayer combatían, otros se refugiaron en trincheras de honestidad personal, algunos salieron tras molinos de vientos y enfrentaron dragones, no faltaron los que escaparon tras fantasías irrealizables. Mientras el país, así desguarnecido de ética revolucionaria, sumergido en la desmoralización de los que se entregaron al imperio por un plato de lenteja petrolera, sumergido en la mediocridad del oportunismo y el pragmatismo, perdía toda esperanza. Un grupo de muchachos militares fue tocado por la llama revolucionaria que procuraba hombres con decoro…. Y el 17 de diciembre de 1982 Juraba en el Samán de Güere, Juro por el Dios de mis padres, juro por mi patria, juro por mi honor, que no daré tranquilidad a mi alma ni descanso a mi brazo hasta no ver rotas las cadenas que oprimen a mi pueblo por voluntad de los poderosos. Elección popular, tierras y hombres libres, horror a la oligarquía… En plena derrota, en pleno desierto, estos muchachos juraban seguir, dar continuidad a la lucha revolucionaria, que percibían era la misma que comenzó el que juró como ellos en el Monte Sacro. Nacía la esperanza en la derrota. Veamos el ambiente político en que se produce el Juramento del Samán de Güere: Por quinta vez consecutiva, desde la instauración de la democracia representativa en 1958, el 3 de diciembre de 1978 se efectuaron nuevas elecciones de Presidente de la República y de los representantes al Congreso. En esta oportunidad, 10 candidatos presidenciales fueron postulados por diferentes partidos políticos, pero obtuvo el triunfo como candidato del partido COPEI, Luis Herrera Campins, con apoyo de URD, FDP y Opina. Según el escrutinio del Consejo Supremo Electoral, el resultado de las elecciones fue el siguiente: en primer lugar, Luis Herrera Campins con 2.487.318 votos (46,7%) y, en segundo, el candidato del partido Acción Democrática, Luis Piñerúa Ordaz con 2.309.577 votos (43,3%). Ocupando el resto de lugares, con sus respectivos votos figuraron: José Vicente Rangel, 276.083 (5,2%); Diego Arria, 90.060 (1,7%); Luis Beltrán Prieto Figueroa, 59.747 (1,1%); Américo Martín, 52.286 (0,98%); Héctor Mujica, 29.395 (0,55%); Leonardo Montiel Ortega, 13.918 (0,26%); Alejandro Gómez Silva, 8.337 (0,16%) y Pablo Salas Castillo con 6.081 (0,11%). El 12 de marzo de 1979, a la edad de 54 años, Luís Herrera Campins asumió la Presidencia de la República para el período constitucional comprendido entre 1979 y 1984. Estos datos electorales nos refrescan la situación, para la época del juramento: ¡90% de los votos eran para el pacto de punto fijo! casi unanimidad. En el mundo el deslizamiento a la derecha es evidente: En el 1985 Gorbachov Anuncia sus reformas a la URSS, con la Perestroika, cuatro años después se derrumba la obra de Lenin. Solo queda en pie el faro de Cuba Socialista, que entra en el glorioso período de resistencia que se llamó período especial. Nadie podía imaginar que en esas circunstancias se producía en medio de la noche y cobijados en la historia de un Samán el juramento que cambiaría el rumbo de la sociedad, que despertaría al pueblo narcotizado por casi cincuenta años de manipulación. En esa década el pacto de punto fijo, que ya vimos dominaba unánime el alma de la nación, se resquebrajó, vino el 27 de febrero del 89, que fue el entierro de la dirigencia revolucionaria que en sus desvaríos no tenía nada que ofrecer a la sociedad, que se debatía entre el fin del facilismo petrolero y la necesidad de crecer para tomar las riendas de su futuro, con el grado de sinceración, de cambio, de madurez que eso significaba. También fue el entierro del pacto de punto fijo, que consiguió amarrar al pueblo a unas elecciones manipuladoras de la mente colectiva, que construyeron su propios sepultureros: un pueblo malcriado, clientelar, facilista, no preparado para el sacrificio, que a la primera dificultad salió a la calle con una rabieta de adolescente que no lo complace el papá millonario. En este ambiente, los muchachos del Samán protagonizan la insurrección del 4 de febrero, que significó un corrientazo en el alma dormida del pueblo. A partir de allí lo mejor de la sociedad se puso del lado de aquellos jóvenes que sorprendieron por un desprendimiento inaudito en aquellos

4

w w w. d e b a t e s o c i a l i s t a . o rg

días, un amor a la patria escaso en aquel ambiente, una valentía poco común. Desde ese instante el país inicia el camino hacia una Revolución, dando pasos incomprensibles a veces, por rutas inéditas siempre, pero consecuente en el rumbo. En el proceso iniciado en el Samán, o si se quiere, el 4 de febrero de 1992 podemos distinguir varios períodos. Un primer período, electoral, cuando en 1998 se consigue derrotar a la oligarquía en su terreno electoral y allí se inicia la Revolución pacífica. Un segundo período, que podemos llamar Constitucional, que se inicia cuando se convoca a la Constituyente y va hasta su aprobación popular. En este período se afirma la voluntad de cambio de la Revolución. Con las leyes habilitantes, se parten las aguas, la oligarquía percibe claramente la voluntad de cambio del Comandante y se desechan las intenciones de neutralizarlo por la convocatoria a derrocarlo y truncar la Revolución que entendieron verdadera. En este momento la lucha de clases, los dos proyectos que se disputan hasta hoy la hegemonía del proceso se hacen evidentes, aparecen con fuerza en escena. Veamos. Por un lado, el proyecto oligarca, con representantes dentro de la Revolución y en la oposición. Dentro de la Revolución, con una fracción de extrema derecha militar y civil, esta fue la que dio el golpe de abril, que significó la entrada en un período de enfrentamiento definitivo que continúa hasta nuestros días, atravesando por momentos de intentos de conciliación propugnados por sectores vacilantes internos de la Revolución que han sido siempre respondidos con planes agresivos de derrocamiento por parte de la oposición. Es fundamental resaltar en este período el sabotaje petrolero que realiza la meritocracia de PDVSA, y cuya derrota recupera para el Estado Revolucionario el control real de la economía, la petrolera dejó de ser un ente que obedecía a intereses distintos a los intereses nacionales, y que controlaba la política del

Estado oligarca, para someterse a las directrices del Estado Revolucionario, PDVSA, pasa a estar al servicio de la Revolución. Después viene la declaración de Revolución antiimperialista, siguiendo el pensamiento del Libertador, paso que indicaba la profundización del proceso. Luego se declara que no es posible hacer la Revolución en el marco capitalista. Y finalmente se declara el carácter Socialista de la Revolución. Estos períodos de la Revolución, que resumen la historia del enfrentamiento de la Revolución con sus enemigos, reflejan a vuelo rápido la evolución del pensamiento del Comandante Chávez. Es un pensamiento que se va afilando en el fragor de la lucha, aprendiendo de las dificultades, de los obstáculos presentados en el camino verdadero de concretar el sueño de Bolívar de construir una nación con la mayor suma de felicidad, la mayor suma de justicia… ¿Cuál es la situación hoy y cuáles las tareas que la Revolución tiene por delante? Para responder esta pregunta es necesario indagar las ideologías que han conducido a la Revolución. En una primera etapa la ideología hegemónica fue la ideología oligarca, que propugnaba no avanzar, era la época en que miquelena pontificaba que Revolución era sacar la cedula rápidamente, o que los gringos se fijaran en lo que Chávez hacía y no en lo que decía. Cuando Chávez insiste en las leyes habilitantes, esta corriente planifica el golpe de abril. A partir de abril se abre un gran período hegemonizado por la pequeña burguesía interna que postulaba: En lo político, un pacto con los "sectores democráticos de la oposición". En lo económico, un híbrido capitalsocialismo, y la idea de que lo importante era controlar la petrolera, pero no en qué se invertía la renta. En lo social, fragmentar aún más a la sociedad con organizaciones aisladas, los consejos comunales.

Este proyecto de la pequeña burguesía, tenía y tiene como objetivo evitar tres pilares de la Revolución Socialista: Evitar la recuperación de la organicidad de la sociedad, esto es impedir que la sociedad se organice desde los capilares hasta las instancias nacionales. Evitar la HEGEMONÍA de la Propiedad Social, administrada por el Estado Revolucionario, de los medios de producción. Evitar la HEGEMONÍA de la Conciencia del Deber Social y apuntalar la conciencia del egoísmo propia del capitalismo. Evitando la instauración de estos tres pilares, impide, desde su raíz la construcción del Socialismo. Este proyecto pequeño burgués, entra en contradicción con la marcha hacia el Socialismo, se buscaba o se busca construir el Socialismo con las "armas melladas del capitalismo", el resultado no podía se otro que el fracaso. Y el fracaso se produjo. El 2 de diciembre la masa nos dio la espalda, en esa elección perdimos la mitad de los votos, tres millones no nos acompañaron…. A partir del 2 de diciembre la Revolución entra en etapa definitiva, o avanza profundizando el Socialismo, o la restauración interna y externa producirá desencanto en la masa Bolivariana, nos debilitará y vendrá la derrota. La Revolución debe rectificar, y rectificar ya, incorporar al pueblo a las tareas revolucionarias, devolverle el entusiasmo a la acción revolucionaria, hacer que el pueblo sea el protagonista de su Revolución. Rescatar el espíritu inicial de las Misiones. Hacer de la Revolución una Revolución Misionera. Sólo con este nuevo huracán popular desatado podremos derrotar a las ideologías que obstaculizan el avance. Esta es la historia de la Revolución Bolivariana, en el medio de ella, aparece siempre la figura sorprendente de Hugo Chávez y su extraordinaria conexión amorosa con el pueblo humilde, que ha hecho posible que la Revolución avance cuando todo presagiaba derrota.

“...Juro por el Dios de mis padres, juro por mi patria, juro por mi honor, que no daré tranquilidad a mi alma ni descanso a mi brazo hasta no ver rotas las cadenas que oprimen a mi pueblo por voluntad de los poderosos. Elección popular, tierras y hombres libres, horror a la oligarquía…”
w w w. d e b a t e s o c i a l i s t a . o rg 5

Usted ha dicho que siente gran admiración por Hugo Chávez, el Presidente de Venezuela. Bueno sí, ahí tenemos a otro indio, Hugo Chávez, un nuevo indio que es, como él expresa, "mezcla de indio y mestizo"; él realmente dice que un poco de negro, un poco de blanco y un poco de indio. Pero tú estás mirando a Chávez y estás mirando un autóctono hijo de Venezuela, el hijo de esa Venezuela que fue mezcla de razas, con todos los nobles rasgos y un talento excepcional. Yo suelo escuchar sus discursos, y él se siente orgulloso de su origen humilde y de su etnia mezclada, donde hay de todo un poco, principalmente de los que eran indios autóctonos o esclavos traídos de África. Puede ser que tenga algunos genes de blanco, y no es malo; la combinación de las llamadas etnias siempre es buena, enriquece a la humanidad. ¿Usted ha seguido de cerca la evolución de la situación en Venezuela, en particular las tentativas de desestabilización contra el Presidente Chávez? Sí, hemos seguido con mucha atención los acontecimientos. Chávez nos visitó en 1994, nueve meses después de salir de prisión y cuatro años antes de su primera elección como Presidente. Fue muy valiente, porque le reprocharon mucho que viajara a Cuba. Vino y conversamos. Descubrimos a un hombre culto, inteligente, muy progresista, un auténtico bolivariano. Luego ganó las elecciones. Varias veces. Cambió la Constitución. Con un formidable apoyo del pueblo. Los adversarios han tratado de barrerlo mediante golpes de fuerza o golpes económicos. Ha sabido hacer frente a todos los asaltos de la oligarquía y el imperialismo contra el proceso bolivariano. El 11 de abril del 2002 hubo un golpe de Estado en Caracas contra Chávez. ¿Siguió usted aquellos acontecimientos? Cuando al mediodía del 11 de abril vimos que la manifestación convocada por la oposición había sido desviada por los golpistas y se aproximaba a Miraflores, comprendí de inmediato que se acercaban acontecimientos graves. En realidad estábamos observando la marcha a través de Venezolana de Televisión, que todavía transmitía. Las provocaciones, los tiros, las víctimas, se sucedieron casi de inmediato. Minutos después se cortan las transmisiones de Venezolana de Televisión. Las noticias comenzaron a llegar fragmentadas y por diversas vías. Supimos que algunos altos oficiales se pronunciaron públicamente contra el Presidente. Se afirmaba que la guarnición presidencial se había retirado, y que el ejército atacaría el Palacio de Miraflores. Desde temprano en la tarde estaba tratando de comunicarme telefónicamente con el

Presidente venezolano. ¡Era imposible! Después de medianoche, a las 12:38 de la noche del 12 de abril, recibí noticias de que Chávez está al teléfono. Le pregunto sobre la situación en ese instante. Me responde:"Aquí estamos en el Palacio atrincherados. Hemos perdido la fuerza militar que podía decidir. Nos quitaron la señal de televisión. Estoy sin fuerzas que mover y analizando la situación," Le pregunto rápido: "¿Qué fuerzas tienes ahí?" "De 200 a 300 hombres muy agotados." "¿Tanques tienes?", le pregunto. "No, había tanques y los retiraron a sus cuarteles." Vuelvo a preguntarle: "¿Con qué otras fuerzas cuentas?" Y me responde: "Hay otras que están lejanas, pero no tengo comunicación con ellos." Con mucha delicadeza, le digo: "¿Me permites expresar una opinión?" Me contesta: "Sí." Le añado con el acento más persuasivo posible: "Pon las condiciones de un trato honorable y digno, y preserva la vida de los hombres que tienes, que son los hombres más leales. No los sacrifiques, ni te sacrifiques tú." Me responde con emoción: dispuestos a morir todos aquí." "Están

Palacio e intentar reunirse con el pueblo para desencadenar una resistencia nacional, con ínfimas posibilidades de éxito en aquellas circunstancias; o salir del país sin renunciar ni dimitir para reanudar la lucha con perspectivas reales y rápidas de éxito. Nosotros sugerimos la tercera. Mis palabras finales para convencerlo en aquella conversación telefónica fueron en ese día: "Salva a esos hombres tan valiosos que están contigo en esa batalla innecesaria ahora." La idea partía de la convicción de que un dirigente popular y carismático como Chávez, derrocado de esa forma traicionera en aquellas circunstancias, si no lo matan, el pueblo -en este caso con el apoyo de lo mejor de sus Fuerzas Armadas- lo reclamaría con mucha mayor fuerza, y sería inevitable su regreso. Por eso asumí la responsabilidad de proponerle lo que le propuse. En ese instante preciso, cuando existía la alternativa real de un regreso victorioso y rápido, no cabía la consigna de morir combatiendo, como muy bien hizo Salvador Allende. Y ese regreso victorioso fue lo que ocurrió, aunque mucho antes de lo que yo podía imaginarme. ¿Ustedes, en ese momento, trataron de ayudar de alguna manera a Chávez? Bueno, nosotros en ese instante sólo podíamos actuar usando los recursos de la diplomacia. Convocamos en plena madrugada a todos los embajadores acreditados en La Habana y les propusimos que acompañaran a Felipe [Pérez Roque], nuestro Ministro de Relaciones Exteriores, a Caracas para pacíficamente rescatar vivo a Chávez, Presidente legítimo de Venezuela. Yo no albergaba la menor duda de que Chávez, en muy poco tiempo, estaría de regreso en hombros del pueblo y de las tropas. Ahora, había que preservarlo de la muerte. Propusimos enviar dos aviones para traerlo en caso de que los golpistas decidieran aceptar su salida. Pero el jefe militar golpista rechazó la fórmula, comunicándole además que sería sometido a consejo de guerra. Chávez se puso su uniforme de paracaidista y acompañado solamente por su fiel ayudante, Jesús Suárez Chourio, se dirigió al fuerte Tiuna, jefatura y puesto de mando militar del golpe. Cuando volví a llamarlo, dos horas después, como acordé con él, Chávez había sido hecho prisionero por los militares golpistas y se había perdido toda comunicación con él. La televisión difundía una y otra vez la noticia de su "dimisión" para desmovilizar a sus partidarios y a todo el pueblo.

Sin perder un segundo le añado: "Yo lo sé, pero creo que puedo pensar con más serenidad que lo que puedes tú en este momento. No renuncies, exige condiciones honorables y garantizadas para que no seas víctima de una felonía, porque pienso que debes preservarte. Además, tienes un deber con tus compañeros. ¡No te inmoles!" Yo tenía muy presente la profunda diferencia entre la situación de Allende el 11 de septiembre de 1973 y la situación de Chávez aquel 12 de abril del 2002. Allende no tenía un solo soldado. Chávez contaba con una gran parte de los soldados y oficiales del ejército, especialmente los más jóvenes. "¡No dimitas! ¡No renuncies!", le reiteré. ¿Usted lo estaba alentando a resistir con las armas en la mano? No, al contrario. Eso fue lo que hizo Allende, a mi juicio de forma correcta en aquellas condiciones, y lo pagó heroicamente con su vida, como había prometido. Chávez tenía tres alternativas: atricherarse en Miraflores y resistir hasta la muerte; salir del

6

w w w. d e b a t e s o c i a l i s t a . o rg

Horas después, ya en pleno día 12 de abril, en un momento se las arregla para realizar una llamada telefónica, y habla con su hija María Gabriela. Le afirma que no ha dimitido, que es un "presidente prisionero". Le pide que me lo comunique para que yo lo informe al mundo. La hija me llama de inmediato el 12 de abril, a las 10:02 de la mañana, y me transmite las palabras de su padre. Le pregunto de inmediato:"¿Tú estarías dispuesta a informarlo al mundo con tus propias palabras?""¿Qué no haría yo por mi padre?", me responde con esa precisa, admirable y decidida frase. Sin perder un segundo, me comunico con Randy Alonso, periodista y director de la "Mesa Redonda", conocido programa de televisión. Con teléfono y grabadora en mano, Randy llama al celular que me dio María Gabriela. Eran casi las 11:00 de la mañana. Se graban las palabras claras, sentidas y persuasivas de la hija que, transcritas de inmediato, se entregan a las agencias cablegráficas acreditadas en Cuba y se transmiten por el Noticiero Nacional de Televisión a las 12:40 del 12 de abril del 2002, en la propia voz de Gabriela. La cinta se había entregado igualmente a las televisoras internacionales acreditadas en Cuba. La CNN desde Venezuela transmitía con fruición las noticias de fuentes golpistas; su reportera en La Habana, en cambio, divulgó rápidamente desde Cuba, al mediodía, las palabras esclarecedoras de María Gabriela. Y eso, ¿qué consecuencias tuvo? Bueno, eso lo escucharon millones de venezolanos, mayoritariamente antigolpistas, y los militares fieles a Chávez, a los que se trató de confundir y paralizar con las mentiras descaradas de la supuesta renuncia. En horas de la noche; a las 11:15, llama de nuevo María Gabriela. Su voz tenía acento trágico. No la dejo terminar sus primeras palabras y le pregunto:"¿Qué ha ocurrido?" Me responde: "A mi padre lo han trasladado de noche, en un helicóptero, con rumbo desconocido." "Rápido", le digo," en unos minutos hay que denunciarlo con tu propia voz." La opinión venezolana y el mundo estarían así informados del extraño traslado nocturno de Chávez con rumbo desconocido. Esto ocurre entre la noche del 12 y la madrugada del 13. La madre y el padre de Chávez hablan conmigo: todo normal en el estado Barinas. Me informa la madre de Chávez que el jefe

militar de la guarnición acababa de hablar con su esposo, Hugo de los Reyes Chávez, el Gobernador de Barinas y padre de Chávez. Les transmitió el máximo de tranquilidad posible. Minutos después llama de nuevo María Gabriela: me dice que el general Baduel jefe de la Brigada de Paracaidistas, necesita comunicarse conmigo, y que las fuerzas leales de Maracay desean hacer una declaración al pueblo de Venezuela y a la opinión internacional. Un insaciable deseo de noticias me lleva a preguntarle a Baduel tres o cuatro detalles sobre la situación, antes de proseguir el diálogo. Satisface mi curiosidad de forma correcta. De inmediato le expreso: "Todo está listo para su declaración." Me dice: "Espérese un minuto, le paso al general de división Julio García Montoya, secretario permanente del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa. Ha llegado para ofrecer apoyo a nuestra posición." Las palabras de este oficial de alta graduación fueron realmente inteligentes, persuasivas y adecuadas a la situación. Expresó en esencia que las Fuerzas Armadas venezolanas eran fieles a la Constitución. Con eso lo dijo todo. La situación en ese momento era excelente. El golpe del 11 de abril no tenía ya la más mínima posibilidad de éxito. Pero un terrible riesgo se cernía todavía sobre el hermano país. La vida de Chávez estaba en gravísimo peligro. Secuestrado por los golpistas, a la oligarquía y el imperialismo la persona de Chávez era lo único que les quedaba en sus manos de la aventura fascista. ¿Qué harían con él? ¿Lo asesinarían? ¿Saciarían su sed de odio y venganza contra aquel rebelde y audaz luchador bolivariano, amigo de los pobres, defensor indoblegable de la dignidad y la soberanía de Venezuela? ¿Qué ocurriría si, como en Bogotá, a raíz de la muerte de Gaitán, llegaba al pueblo la noticia del asesinato de Chávez? No se me quitaba de la cabeza la idea de semejante tragedia y sus consecuencias sangrientas y destructivas. A medida que transcurrían las horas del mediodía, después de las comunicaciones mencionadas, llegaban por todas partes noticias de la indignación y la rebeldía populares. En la ciudad de Caracas, centro principal de los acontecimientos, un mar de pueblo avanzaba por calles y avenidas hacía el Palacio de Miraflores y las instalaciones centrales de los golpistas. En mi desesperación de amigo y hermano del prisionero, mil ideas se me pasaban por la mente. ¿Qué podíamos hacer con nuestro pequeño celular? A punto

estuve de llamar por mi cuenta al general Vázquez Velazco. Nunca hablado con él ni sabía cómo era. Ignoraba si respondería o no, y cómo lo haría. Lo pensé mejor. A las 4:15 de la tarde llamé a nuestro embajador en Venezuela, Germán Sánchez. Indagué con él si creía que Vázquez Velazco respondería o no. Me dijo que tal vez sí. "Llámalo -le pedí-, usa mi nombre, exprésale de parte mía la opinión de que un río de sangre podría correr en Venezuela, derivado de los acontecimientos. Que sólo un hombre podría evitar esos riesgos: Hugo Chávez. Exhórtalo a que lo pongan de inmediato en libertad, para impedir ese curso probable de los acontecimientos". El general Vázquez Velazco respondió la llamada. Afirmó que él tenía en su poder a Chávez y garantizaba su vida, pero que no podía acceder a lo que se le solicitaba. Nuestro Embajador insistió, argumentó, trató de persuadirlo. El General, molesto, interrumpió la comunicación. Colgó el teléfono. Durante todo el resto del día hasta las 12:00 de la noche del 13, dediqué mi tiempo a la tarea de hablar con cuantas personas podía hacerlo sobre el tema de la vida de Chávez. Con casi todos hablé, me sentía parte también de aquel drama en el que me introdujo la llamada de María Gabriela en la mañana del 12 de abril. Sólo cuando se supieron después todos los detalles del calvario de Hugo Chávez, desde que lo trasladaron con rumbo desconocido en horas de la noche del día 12, pudo comprobarse cuán increíbles peligros corrió, en los que puso en juego toda su agudeza mental, su serenidad, sangre fría e instinto revolucionario. Más increíble todavía es que los golpistas hasta el último minuto lo mantuvieron desinformado de lo que ocurría en el país, y hasta el último minuto insistieron en que firmara una renuncia que nunca firmó. Sin un hombre como Hugo Chávez, nacido de cuna humilde y formado en la disciplina de las academias militares de Venezuela, donde tantas ideas de libertad, unidad e integración latinoamericana fueron sembradas por Bolívar, no habría surgido en este momento decisivo de nuestra América un proceso de tanta trascendencia histórica e internacional como el actual proceso revolucionario en ese hermano país. Le he narrado todo lo que sé; otras manos escribirán un día con todos sus detalles lo que falta de esta historia.

w w w. d e b a t e s o c i a l i s t a . o rg

7

Entrevista al ministro de Energía y Petróleo de la República Bolivariana de Venezuela, Rafael Ramírez Carreño

"Hay que partir del hecho de que vivimos una crisis energética mundial. Pero debemos puntualizar algunas cosas. Primero que el petróleo es un recurso natural que se agota, y que ya ha comenzado a escasear. Lo más grave es que no se han descubierto nuevos yacimientos importantes. En muy pocos países han ocurrido grandes descubrimientos, como sucedía en los años 70 en el Medio Oriente, o en los 80 en el Mar del Norte, o más lejos aún, a principios del siglo XX en México y Venezuela. Ya no existen esas grandes cantidades de petróleo disponible. Aún más, hay estudiosos que afirman que ya superamos el peak de las disponibilidades y ahora lo que viene es un proceso de escasez en las reservas. Por otro lado, el mercado petrolero está muy globalizado. Lo que pasa en cualquier país del mundo afecta el precio del combustible. Se trata de un mercado que está signado por algunos elementos que influyen en su precio. Estados Unidos -como potencia militar y económica- ha analizado la situación declinante del recurso y ha llegado a la conclusión de que tiene que acumular grandes reservas del combustible. En la práctica esto ha significado que EE.UU., ya sea por la vía de la negociación y asociación, como ha hecho con algunos países del Golfo Pérsico, o por la vía de la invasión y la violencia -como ocurrió en Iraq- se encamina a controlar los recursos petroleros mundiales. Ha generado una grave tensión geopolítica. La invasión a Iraq, la amenaza a Irán y a Venezuela demuestran que el objetivo norteamericano es adueñarse de las reservas al costo que sea, a fin de garantizar sus necesidades. Esto, el mercado lo percibe con claridad. Sabe que en cualquier momento una situación de máxima tensión geopolítica en los países petroleros puede escalar a niveles imprevisibles y entonces, se va a producir un corte de los suministros de petróleo y se destruirá buena parte de la

infraestructura de la industria. Iraq, antes de la invasión de Estados Unidos y de sus aliados, exportaba entre 3,5 y 4 millones de barriles diarios de petróleo. Hoy sus exportaciones no sobrepasan los 2 millones. Pero no sólo eso, además fueron seriamente dañados los yacimientos, toda la infraestructura ha sido saboteada. La presencia norteamericana en Iraq ha hecho imposible que sus reservas -que son la cuarta reserva más grande del planeta-, estén disponibles para explotarlas en el corto plazo. Prima de guerra Otro elemento que percibe el mercado petrolero es que la declinación de la producción -que tanto se anunció- tiene efecto en estos momentos. Hay una declinación producida por el agotamiento de las reservas. La producción de petróleo en México, por ejemplo, se está viniendo abajo. Hay serios problemas porque ese país ha hecho una explotación muy intensiva de sus yacimientos. También la producción del Mar del Norte ha disminuido en más de 250 mil barriles diarios, que es resultado también de una explotación irracional. Por eso en la OPEP, los países productores conscientes que el petróleo escasea hemos impuesto una tasa de producción y controlamos la producción para que no se produzca el agotamiento total de las reservas. Como acabo de mencionar, siendo el petrolero un mercado muy globalizado, toda tensión geopolítica se refleja de inmediato en los precios. Hay quienes sostienen que la 'prima de guerra', como llaman al sobrecosto motivado por razones políticas, es al menos de 10 a 15 dólares por barril. Crisis norteamericana Hay que agregar una situación nueva que ha disparado el precio del petróleo en el último año: la crisis norteamericana. La crisis en Estados Unidos genera una

situación compleja en que los especuladores, los intermediarios y agentes de las finanzas, están trasladando sus posiciones especulativas hacia el oro y los commodities de fácil transacción. Esos capitales especulativos no se sienten seguros en EE.UU., y se han desplazado a la compra masiva de papeles a futuro. Están colocando sus inversiones en negocios, papeles y transacciones que consideran más seguras que el desempeño de la economía norteamericana. En este momento se transan en papeles a futuro más de cien millones de barriles de petróleo al día. Se registran más de setenta mil contratos a futuro, todos los días, en operaciones especulativas. Por lo tanto, el precio del petróleo está siendo sometido de manera muy intensa a la especulación financiera. Otro elemento en los precios del petróleo, que tiene que ver con la economía norteamericana, es la devaluación del dólar. El precio del barril corresponde a un dólar devaluado en casi 50 por ciento. Esto no sólo incide en el precio del petróleo, también produce inflación a nivel mundial, que se refleja en los precios de los alimentos, materiales de construcción, etc. Es el propio mercado el que está dejando de usar el dólar como moneda de intercambio. En la OPEP hemos planteado cambiar del dólar al euro, como moneda de referencia. El mercado nos está dando la razón. El dólar pierde valor. Al verse reflejado el precio del petróleo en dólares, ese precio aparece muy alto. En la última reunión de la OPEP vimos que el petróleo, en términos de valor real del dólar, está un quince por ciento por debajo del precio de los años 80. Cuando se habla del precio de la energía, hay que diferenciar. Una cosa es el precio internacional del petróleo y otra es su precio final. Esto depende de las políticas internas en cada país. En Europa, por ejemplo, los impuestos a la energía constituyen cerca del 80% del precio que paga el consumidor. Cada país toma sus

8

w w w. d e b a t e s o c i a l i s t a . o rg

propias decisiones en lo que respecta al precio de la energía y es aquí donde intervienen las empresas internacionales, las intermediarias, las que especulan con la energía y que no están dispuestas a disminuir sus ganancias. La Exxonmobil, por ejemplo, reconoció el año pasado ganancias por 40 mil millones de dólares. ¡Alguien se está haciendo muy rico gracias a los precios internacionales de la energía! Consumo voraz A los países de la OPEP nos dicen: ustedes tienen la culpa porque deberían colocar más petróleo en el mercado. Nuestra respuesta ha sido que eso es sólo una cara de la moneda. Si bien EE.UU. sufre una crisis económica, no declina su consumo de petróleo. Ese país consume 20 millones de barriles diarios de petróleo, pero sólo produce 9 millones. El mercado petrolero padece un gran desequilibrio. Las grandes economías, con su ritmo de consumo y su capacidad de pago, están distorsionando el mercado. El nivel de consumo norteamericano es criminal, absolutamente insostenible. No sólo le harían falta todos los ríos, los bosques y los recursos naturales del mundo. Necesitará también todas las reservas de petróleo: las de Venezuela, Iraq, Irán, el Golfo Pérsico, etc. El esquema de consumo en que se basa la economía norteamericana es sencillamente una locura. Y nos dice a nosotros, los países de la OPEP: tienen que darnos más petróleo porque necesito consumir más y más y más… No les importa crear una situación muy difícil a nivel mundial. EE.UU. tiene una economía ineficiente y altamente contaminante. No ha querido firmar el Protocolo de Kyoto, ni lo va a firmar. Ese país tiene el índice más alto de consumo de energía por habitante en el mundo. Ante un recurso que está escaseando, la economía más poderosa del mundo exige cada vez más petróleo. Esa economía es capaz de arrastrar a una crisis a todos los países del mundo. Solidaridad con países pobres El precio del petróleo, por lo tanto, tiene estas razones estructurales que acabo de reseñar. Ahora, más allá de los motivos que explican el alto precio del petróleo, sabemos que existe una realidad: producto de esta situación los países más pobres van a ser aún más pobres. No sólo por el costo que les significa el acceso a la

energía, sino por los problemas que esos países tienen también para el acceso a capital y tecnología. La brecha entre los países pobres y los más ricos sin duda se hará mucho más grande. Esto es una señal clara de la crisis del capitalismo a nivel mundial. El gobierno de Venezuela, en atención a que el petróleo es un elemento de esta crisis mundial, ha dispuesto que un volumen importante de sus exportaciones vaya en condiciones preferenciales a los países más pobres de nuestro entorno. Estamos enviando 350 mil barriles diarios de petróleo, en condiciones especiales de financiamiento, al Caribe, a parte de Centroamérica y algunos países de Suramérica. Tenemos una responsabilidad moral con esos países hermanos en las circunstancias que está planteando un mercado globalizado en que actúan agentes que no podemos controlar. Por eso hemos estructurado estos programas de cooperación. El 40% de los volúmenes de petróleo que entregamos mediante estos convenios se financia a 25 años, en condiciones casi concesionarias; el 60 por ciento de la factura que queda como deuda, puede cancelarse con alimentos, bienes y servicios, medicinas, insumos para la construcción, etc. Se trata de un esquema de intercambio que ayuda a los más pequeños a liberarse un poco de la lógica capitalista internacional. Esto ha significado importantes programas con países como Cuba, los países del Caribe, Bolivia, Uruguay, Argentina, etc. ¿Gas venezolano para Chile? Vendemos a Argentina ocho millones de barriles de fuel oil que pagan con tractores, alimentos, trigo. A Cuba enviamos cien mil barriles diarios y nos pagan con médicos, medicamentos, salud, cooperación en el deporte, etc. A los países del Caribe enviamos petróleo en nuestros buques y nos pagan con sus productos. Hemos tratado de ayudar para que los países recuperen su capacidad de operar con empresas nacionales para no enriquecer más a las transnacionales. Los 25 mil barriles que entregamos a Nicaragua, por ejemplo, van a la empresa petrolera nacional. Tienen así la posibilidad de estructurar programas para que a la población la energía no llegue a costos muy elevados, y puedan asimismo subsidiar los alimentos y el transporte público. En Caracas tuvimos, en el marco de la Unasur, una reunión muy importante a la que vinieron todos los ministros de

Energía de Suramérica. Verificamos que, dada la situación mundial del mercado petrolero, el recurso energético en nuestra región está garantizado por Venezuela y Bolivia. No es casual que ambos países seamos objetos de la agresión del Imperio. Chile tiene serios problemas con el abastecimiento de gas y el manejo energético se ha hecho costoso y complejo. Chile ha salido a licitar unas plantas para importar gas desde los países del Extremo Oriente. Nosotros estamos disponiendo el envío de gas para Suramérica y hemos firmado convenios con Uruguay y Argentina para la instalación de plantas de regasificación. Podríamos hacer una operación con gas venezolano pasando por Argentina hacia Chile. Enormes reservas venezolanas En el marco de esta gran crisis energética, Venezuela tiene las reservas más importantes de hidrocarburos de Suramérica en la Faja Petrolífera del Orinoco. Son suficientes para garantizar el abastecimiento energético de la región. El presidente de Venezuela ha dicho que la gran confrontación con EE.UU. en términos energéticos, consiste en cómo vamos a administrar las enormes reservas de la Faja del Orinoco. Hemos decidido involucrar a varias empresas nacionales en esta tarea. Participan con nosotros empresas de Uruguay, Argentina, Ecuador, Cuba, Vietnam, Malasia, etc. La idea es convertir el tema energético en la columna vertebral de la integración y complementariedad de nuestras economías. Que los países de Suramérica sepan que sus requerimientos energéticos básicos, en el marco de un consumo racional, estarán garantizados por los yacimientos de Venezuela. Venezuela tenía hasta hace pocos años una función de satélite de la economía norteamericana. Nuestro papel en los últimos 70 años fue suministrar petróleo abundante y barato a la economía norteamericana. Ahora hemos decidido que esto no puede continuar. Seguiremos vendiendo el petróleo que tenemos que vender a EE.UU. Pero priorizaremos a Suramérica, Centroamérica y el Caribe. Vamos a proporcionar los insumos energéticos para apuntalar y sostener el desarrollo económico de nuestros países". (Publicado en "Punto Final" Nº 663, 30 de mayo, 2008)

¿Qué hay detrás de esta grave amenaza? ¿Cuáles son los factores que han disparado el precio del petróleo? ¿Hasta dónde puede llegar esta escalada del mercado petrolero? ¿Cómo pueden defenderse de este fenómeno las economías latinoamericanas?
w w w. d e b a t e s o c i a l i s t a . o rg 9

"Si no es el capitalismo ¿qué es? Yo no tengo duda, es el Socialismo"
Hugo Chávez Palabras Inaugurales IV Cumbre Deuda Social y "Carta Social de las Américas" Caracas, 25 de febrero de 2005
Estamos muy contentos de estar aquí en este maravilloso evento, estamos muy alegres todos después de haber oído estos discursos que me han precedido, pues mucho más alegres. Saludo a todos, de manera muy especial, de manera especialísima a los invitados, a los visitantes, compañeros de otros países de esta nuestra América y del mundo, sean ustedes bienvenidos y bienvenidas a Venezuela, la Patria que abre sus brazos a todos. En primer lugar, quiero dar la bienvenida a los visitantes de otros países hermanos y quiero saludar la instalación de esta IV Cumbre sobre la Deuda Social, iniciativa que vino surgiendo en estos espacios alternativos donde luchamos con la esperanza desenvainada o desenfundada (…). Vino surgiendo al calor de estas luchas este espacio para el debate, este espacio para reflexión, este espacio para las ideas, para la batalla ideológica que es parte esencial de la batalla que estamos dando por salvar al mundo y por construir un nuevo mundo mejor posible, necesario, imprescindible para la vida, para el futuro. IV Cumbre sobre la Deuda Social y nadie puede dudar que ya este espacio se ha conformado, se ha consolidado y es hoy una de las plataformas que en América y en el mundo existen para esta batalla de las ideas y para esas propuestas que deben ser alimentadas permanentemente, deben ser construidas permanentemente en ese juego dialéctico de la teoría y la praxis, la praxis y la teoría, fundamental para el camino de la vida. Hace poco recibí una nota de Fidel y me comentaba sobre un tema, y me decía: Chávez sobre este tema estoy pensando mucho, es decir, agregó; estoy pensando intensamente, hay que pensar intensamente voy a copiar la frase de Fidel Castro hay que pensar intensamente el tiempo que estamos viviendo, las circunstancias que estamos viviendo, no sólo en Venezuela, en América, en el mundo. Las circunstancias van madurando y generan cambios. Las condiciones subjetivas y objetivas. Esto no depende enteramente de la voluntad de nosotros los seres humanos, los que hemos estudiado y compartimos esa corriente de la filosofía, no se trata de condiciones de circunstancias y de hombres y mujeres conscientes organizados de pueblos, de fuerzas que se desatan o no se desatan; que orientan o no orientan, que construyen o no construyen alternativas, victorias, cambios verdaderos, transformaciones profundas. Llama la atención por ejemplo, esa profunda contradicción entre un siglo en el que hubo tantos cambios el XX, pero que al final no cambió nada. Si los abuelos de nuestros abuelos resucitarán y vieran el mundo dirían igual. Los campesinos empobrecidos, los trabajadores explotados, millones y millones y millones de hombres, mujeres y de niños en esta América Latina caribeña, en África y en Asia, viviendo en la más profunda miseria, muchos de ellos viviendo en peores circunstancias que hace cien años vivieron sus abuelos o nuestros abuelos, y creo que en eso hay que pensar un poco; y si esa idea, digamos general, la particularizamos a la economía, porque cuando hablamos de la deuda social, cómo podemos dejar de lado la economía. Decía Marx "la economía es determinante". El viejo tenía razón, la economía. Si vamos a hablar de la Deuda Social, cómo dejar de hablar de la economía. Si particularizamos esa idea, pudiéramos entonces ya para tocar un poco más, buscar pista y concreción en lo real existencial, cotidiano de nuestra vida como pueblo, yo creo que se pudiera discutir incluso todavía más, pero creo que ya está demostrado científicamente, matemáticamente está demostrado; creo que cualquier discusión no es que sea negativa, no, toda discusión de idea es positiva, pero pudiera ser "llover sobre mojado" discutir sobre lo obvio, el modelo económico capitalista; luego barnizado con el título de neoliberalismo o el término neoliberalismo; pudiéramos llamarlo capitalismo neoliberal pues para complacer o para buscar un foco, el capitalismo neoliberal pero más allá, el capitalismo, el modelo capitalista y yo a estas horas del camino transitado no tengo dudas y creo que esa discusión ya hay que pasarla. En el marco del modelo capitalista es imposible solucionar el drama de la pobreza, es imposible solucionar el drama de la miseria, de la desigualdad. Ahora, algunos hablan y han escrito mucho de la tercera vía, capitalismo con rostro humano, capitalismo renano, capitalismo marciano y no sé cuántos, tratando de ponerle una careta al monstruo; pero careta que le ponen al monstruo careta que cae al suelo destrozada por la realidad. Yo mismo debo confesarlo, no hace falta confesarlo, lo saben sobre todo los venezolanos, estuve transitando una época y haciendo referencias al menos y no transitando, referencias a la tercera vía, no, es mentira, es mentira. Si nosotros queremos cancelar la Deuda Social global, mundial y no cancelarla con esa ayuda al desarrollo, yo creo incluso que los pueblos pobres del planeta deberíamos renunciar a esa mal llamado "ayuda oficial al desarrollo", debemos renunciar a ello por dignidad y exigir cambios verdaderos, no andar pidiendo limosnas y esperando que nos den. El desarrollo sustentable lo han llamado, soy contrario a ese término, ¿de qué desarrollo me habla? El desarrollo que

10

w w w. d e b a t e s o c i a l i s t a . o rg

“...En el marco del modelo capitalista es imposible solucionar el drama de la pobreza, es imposible solucionar el drama de la miseria, de la desigualdad...”
está acabando el planeta no es sustentable y no sólo no es sustentable ese modelo de desarrollo, no es sustentable la vida del planeta si seguimos por ese camino, lo vamos acabar, le estamos robando el futuro a los que no han nacido a los nietos de nuestros hijos, el recalentamiento global; las locuras climáticas son producto de eso, verdaderas locuras climáticas. Alguien dijo hace poco "no, que el clima está loco" no es el clima el que está loco, es el mundo el que está loco, es el modelo impuesto que está loco y está enloqueciendo al clima o al planeta tierra: la capa de ozono, el deshielo, son amenazas, centenares, miles de científicos todos los días alertan sobre estos fenómenos, ¡ah! pero ellos no, su voz, su alerta no sale al aire por las grandes corporaciones mediáticas mundiales, no, ni por los medios de comunicación, casi todos son silenciados porque eso no le conviene al status quo mundial, no le conviene a las transnacionales, no le conviene al imperio el Protocolo de Kyoto ni siquiera. Entonces, si no es el capitalismo ¿qué? Yo no tengo duda, es el Socialismo. Ahora ¿qué Socialismo, cuál de tantos? Pudiéramos pensar incluso que ninguno de los que han sido, aun cuando hay experiencias, hay logros y avances en muchos casos de Socialismo, tendremos que inventárnoslo y de allí la importancia de estos debates y de esta batalla de ideas; hay que inventar el Socialismo del Siglo XXI y habrá que ver por qué vías, muchas vías lo sabemos, lo táctico es tan variado como la mente de cada uno de nosotros. Dicen desde Washington que somos nosotros una amenaza para los pueblos del Continente. Dicen desde Washington y hasta lo personalizan ahora en las últimas semanas, lo cual forma parte de un plan, está en marcha un plan en Washington, están dándole forma a una nueva agresión contra Venezuela, agresión que no excluye la agresión física individual, en ese caso contra mí. Porque ahora se dice que es Chávez la amenaza, es Chávez el peligro, que es Chávez el desestabilizador de la comarca; aquí hay un solo desestabilizador que se llama George W. Bush, ese es el gran desestabilizador universal del mundo, esa si es la amenaza del mundo; pero ellos dicen que soy yo la amenaza. Porque sólo los pueblos despiertos como andan despiertos los pueblos de América Latina caribeña. Solo los pueblos organizados como andan organizándose los pueblos de la América Latina caribeña, solo verdaderos líderes que tengan el coraje de no traicionar a su pueblo se convierten en colectivo, en una amenaza a las pretensiones imperialistas del continuismo, del modelo capitalista neoliberal, explotador y colonizador. Sí hay una amenaza en América Latina. Sí hay una amenaza, pero no es Chávez, Chávez es un simple ser humano producto de una circunstancia. Chávez era militar y por la ventana de su oficina vio pasar el turbión del Caracazo y vimos como vimos a un ejército masacrando a su pueblo y Chávez y otros como Chávez (por aquí andan algunos compañeros de aquellos años) decidieron ya, ya basta. Estamos retomando el proyecto originario de la Patria grande de Simón Bolívar. Por esto fue que lo echaron a Bolívar, porque era un revolucionario. Ellos no querían sólo la Independencia, querían Revolución, querían Patria y he allí una de las diferencias muy grandes entre los libertadores de América Meridional y la de Norteamérica. Aquellos llegaron a independizarse del Imperio para establecer otro Imperio. Legalizaron la esclavitud, acabaron con los indígenas. Aquí no. Aquí se pretendía otra cosa. Si Bolívar hubiese vivido unos años más, yo estoy seguro, estudiando a Bolívar, al Bolívar verdadero, que Bolívar hubiera terminado siendo socialista. Estoy absolutamente seguro. Iba directo al Socialismo. A los pocos años comenzó a surgir el Socialismo Utópico. En fin, sí se pueden hacer muchas cosas mientras cambiamos el mundo, mientras los rodeamos. "A Dios rogando y con el mazo dando", podemos hacer muchas cosas aun con las limitaciones que el mundo nos impone, ¿cuánto podremos? Hoy pudiéramos decir que estamos caminando rápido, cuán alto volaríamos los pueblos del mundo el día feliz en que seamos capaces de que cambien las condiciones que adversan nuestro caminar, yo diría: no sólo trotaremos, volaremos a la altura de nuestros sueños y de los mejores sueños, de las mejores épocas, de los mejores siglos que pasaron por el universo. El día en que podamos de verdad cambiar la estructura que domina al mundo, para eso se requiere la lucha del mundo, la lucha de los pueblos del mundo, el día en que podamos transformar esa ominosa deuda externa en inversiones para la educación, para la salud, para luchar contra el analfabetismo, para todas estas cosas y muchas más, el mundo volará libre algún día. Digo como el poeta, el gran poeta de Cumaná Andrés Eloy Blanco: si ese mundo verdaderamente grande, próspero, libre, igualitario y justo nosotros no lo viéramos con estos ojos, no importa nada que no lo veamos, nos bastará que lo vean nuestros hijos o nos bastará que en los ojos que lo vean, palpitemos nosotros con nuestros sueños y nuestra esperanza. Qué feliz me siento de haber venido aquí a inaugurar junto a ustedes la IV Cumbre de la Deuda Social, desenfundemos pues para la batalla, muchas gracias y son ustedes muy amables por su paciencia. Muy buenas tardes.

w w w. d e b a t e s o c i a l i s t a . o rg

11

Alí Rodríguez Araque, hasta hace poco embajador de Venezuela en Cuba, afirma que ahora regresa a su país para emprender una nueva misión con el espíritu que le dejó el ejemplo de la Revolución Cubana Por: Arleen Rodríguez y Mario Muñoz 30 de mayo de 2008 00:04:57 GMT Habla siempre de "nosotros", incluso donde sería obligado decir: "yo", a pesar de que a sus 70 años sigue siendo uno de los más respetados, admirados y queridos dirigentes de la izquierda venezolana, debido a su constancia en la lucha por "servir al pueblo" como tituló uno de sus libros- y porque no pierde oportunidad para estudiar, prepararse, indagar en los métodos y estrategias que hagan eterna la Revolución Bolivariana y que en ese camino sepa ser justa y pueda interpretar y resolver las necesidades y deseos de las mayorías en su país y en Latinoamérica. Diputado, Ministro de Energía y Petróleo, presidente de Petróleos de Venezuela, Secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Ministro de Relaciones Exteriores, Embajador de la República Bolivariana de Venezuela en Cuba, son cargos que aparecen en el currículo de este hombre sencillo, que se considera a sí mismo un eterno revolucionario. Con toda esa historia a cuestas, Alí Rodríguez Araque sopesa bien las palabras antes de hablar y casi siempre esquiva las preguntas que apuntan a capítulos de su vida vinculados a los años de combatiente en la guerrilla venezolana. "No hay preguntas indiscretas, sino respuestas indiscretas", dice para evitarnos la pena en el intenso interrogatorio que le proponemos horas antes de partir de La Habana hacia su país, donde fue elegido vicepresidente para la región andina del Partido Socialista Unido de Venezuela. Queríamos conocer más sobre su relación con la Cuba de los míticos años 60, del apoyo incondicional a los movimientos de liberación nacional que entonces se gestaban en Latinoamérica, entre ellos el venezolano. Pero el Comandante Fausto (su grado y seudónimo durante la lucha) no pierde los hábitos

guerrilleros y se vuelve prácticamente impenetrable. Habla solo de hombres que todavía hoy, "más que amigos son mis hermanos, tanto en Cuba como en Venezuela, (porque) en los momentos de dificultades y de grandes pruebas, es donde se forjan relaciones humanas eternas". Pero no dice nombres ni da detalles, como si esa historia de hermandad entre venezolanos y cubanos, que en su caso comenzó hace más de 50 años, formara parte de un patrimonio demasiado sagrado para compartirlo. -¿Cuáles son sus primeros acercamientos a Cuba, su historia, y el proceso revolucionario que lideraba Fidel Castro, antes de 1959? -De Cuba no solo sabía por los estudios de Geografía, sino por las lecturas de obras de José Martí. Yo tuve la fortuna de vivir en un ambiente que muy tempranamente entró en contacto con la literatura, y dentro de unos cuantos autores que entonces pude conocer estuvo José Martí. "Ya en el año 1959 estuvimos aquí por primera vez. Casi inmediatamente después de la caída de Batista. Habíamos formado parte de un movimiento que llamamos la Marcha de Bolívar a la Sierra Maestra, en solidaridad con los combatientes del Ejército Rebelde, de manera que cuando cayó la dictadura todos estábamos listos para venir a conocer la alborada de la Revolución. -¿Y por qué esa simpatía, ya entonces, con el proceso cubano, que era aún incipiente? -Habíamos participado muy activamente en las luchas contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, en Venezuela. Yo fui expulsado de la Universidad, casi todos mis compañeros de la Juventud Comunista fueron hechos prisioneros, incluyendo familiares míos que no tenían nada que ver con esa protesta. Ya desde entonces sentíamos una gran identificación con las luchas que se estaban llevando a cabo en la Sierra Maestra. Inmediatamente después de la caída de Batista, en Venezuela se desata un vasto movimiento popular de grandes simpatías con la Revolución Cubana, y nosotros fuimos parte de ese movimiento.

-Luego de tantos años de lucha revolucionaria, con el triunfo de Hugo Chávez se fortalecen como nunca antes las relaciones entre Venezuela y Cuba. ¿Qué significó para usted esa empatía evidente entre los líderes de ambos países? -Ellos son el reflejo de la empatía entre los dos pueblos. Tenemos la misma idiosincrasia. Le atribuyen a Martí algo que a mí me gusta mucho. Cuando él estuvo en Caracas le preguntaron que cómo era Cuba. Y dijo que era una isla, con muchas palmeras y llena de caraqueños, tratando de describir la similitud entre cubanos y caraqueños. "Quizá quienes simbolizan esa empatía son estos dos líderes, pero eso ha existido siempre entre los dos pueblos y particularmente entre los revolucionarios venezolanos y los revolucionarios cubanos". -En octubre de 2006, Hugo Chávez da a conocer, en un discurso público, que usted sería el nuevo embajador en Cuba. ¿Cómo recibió entonces aquella noticia? -Como un hecho casi natural. Difícilmente yo hubiera aceptado esa tarea en otro país que no fuera Cuba. Y por supuesto, lo hice con una gran motivación. He intentado hacerlo lo mejor posible, con la fortuna de participar en una fase de elevación en la relación, no solamente cuantitativa; con logros que están a la vista. Fue una gran alegría para mí haber participado en la reinauguración de la Refinería de Cienfuegos, ahora veíamos con los compañeros de PDVSA-Cuba y del Banco Industrial de Venezuela los planes de proyección hacia nuevos logros, de manera que me voy muy contento y, por supuesto, con una dosis bastante grande de nostalgia. -¿Qué han significado para usted estos años en Cuba? -Muchas cosas. No es la primera vez que paso un tiempo, más o menos prolongado en Cuba. En anteriores ocasiones he estado por tratamientos médicos, en esta oportunidad representando a mi país ante el Estado y la Revolución Cubana. Y por supuesto, en estas

12

w w w. d e b a t e s o c i a l i s t a . o rg

experiencias uno se lleva un aprendizaje. El más importante, quizá, tiene que ver con las impresiones muy vívidas que he tenido de la calidad del pueblo cubano, del espíritu solidario que lo caracteriza, de su bondad y de los apoyos que siempre he recibido incondicionalmente acá. "Es muy grande la familiaridad, de manera que al uno dejar Cuba siente que deja a familiares muy cercanos, a una tierra muy querida, pero además de estos aspectos, que tienen que ver con los afectos, está el ejemplo de una Revolución, de un liderazgo como el de Fidel, que ha sabido sortear tan grandes dificultades, tan grandes tempestades, y en cada desafío salir más fortalecido. "Cuando nosotros estamos emprendiendo hoy cambios revolucionarios en el país, en medio de un proceso continental creciente, el ejemplo de la Revolución Cubana, de su carácter indoblegable, de su sabiduría para saber interpretar los anhelos del pueblo, la época y el entorno mundial, es algo sumamente importante, es, insisto, una experiencia irrepetible. "Con ese espíritu retornamos a Venezuela. Ahora nos toca emprender una nueva misión, en esta oportunidad en la construcción del Partido Socialista Unido de Venezuela, que comienza ya a dar sus primeros pasos, y en ellos vamos a empeñar un esfuerzo tan grande como el que se requiera, a fin de poder dotar a la revolución venezolana de una fuerza que sea indoblegable, que tenga visión estratégica, que tenga claridad de su destino, que tenga la suficiente comprensión de la idiosincrasia del pueblo, de los deseos del pueblo y de los mandatos del pueblo, y por encima de todo consecuencia para llevar adelante, no importa cuáles sean las dificultades, la misión que deja en sus manos el pueblo venezolano". -Hay más de 3 000 estudiantes venezolanos en Cuba. ¿Qué les aconsejaría? -El mejor consejo que les puedo enviar está en dos ámbitos. Primero que se esfuercen en atrapar al máximo los conocimientos científicos, para que tengamos jóvenes mejor formados, pero tanto o más importante que eso, que se lleven dentro de sí el espíritu revolucionario y, con ello, el espíritu de solidaridad, de desprendimiento, de entrega a las más nobles causas de la humanidad. -Como luchador de muchos años, ¿qué lectura hace del momento que vive hoy Venezuela?

-Estamos frente a grandes desafíos, no solamente en el ámbito interno, toda vez que existe una oligarquía que disfrutó de grandes privilegios en el pasado, que disfrutó, sobre todo, de una distribución absolutamente regresiva de la riqueza, de una riqueza que es propiedad común de todos los venezolanos como es la que se genera por la actividad petrolera, y esas oligarquías se resienten profundamente, a pesar de que apenas se les ha tocado, de ahí que en los próximos pasos esa resistencia y la agresividad se multiplicarán aún más. "Pero si se tratara solo de confrontar el problema interno, pues no sería mayor cosa. El problema fundamental, más que el interno, son los grandes desafíos que tenemos en el frente externo. El imperio norteamericano -y muy particularmente la derecha neoconservadora, ultrarreaccionaria- no puede tolerar que en alguna parte del mundo surja una revolución, y no una revolución, ni siquiera que surja un ejercicio de soberanía de los países, si ellos consideran que ese ejercicio puede afectar sus intereses. "Tienen una visión del mundo unidimensional, todo lo que sea una suerte de disonancia de la orquestación que ellos proponen de sus valores, de sus principios, de su manera de ver el mundo, se considera una agresión a lo que llaman intereses de Norteamérica. Están los desgarrantes ejemplos de Iraq, de Afganistán y la larga, triste, dolorosa y a veces sangrienta historia de las agresiones contra nuestros propios países. "Ellos han diseñado una estrategia que es sumamente perceptible para el más superficial de los análisis. Por un lado buscan aislar a Venezuela, y por otro lado tratan de caotizarla internamente, desestabilizarla, generar lo que ellos llaman ingobernabilidad, para justificar cualquier tipo de acción interna, externa o ambas combinadas. "Esos son grandes desafíos que tenemos por delante. En lo inmediato vienen las elecciones de gobernadores, de alcaldes, de consejos legislativos regionales donde habrá una fuerte confrontación también. La estrategia del imperio y de las oligarquías es la de capturar, literalmente, la mayor cantidad posible de gobernaciones, de alcaldías, toda vez que si en diciembre pasado tuvieron una victoria electoral, esa victoria no les dejó nada concreto en las manos, desde el punto de vista del poder político. "Quedan, por supuesto, otros muchos desafíos. El primero, y el más importante en mi opinión, es la construcción de una

verdadera fuerza revolucionaria con capacidad para poder conducir las transformaciones que exige el pueblo venezolano, que tenga igualmente oído y paladar para captar los deseos, las aspiraciones del pueblo y poder trazar planes, acciones, estrategias, tácticas que correspondan a esas realidades y además a las transformaciones que hoy están planteadas en Venezuela. Que igualmente sepa enfrentar, no solo al enemigo interno, sino que esté en condiciones también de enfrentar al enemigo externo. Que esté en capacidad de trazar una estrecha relación con otras fuerzas revolucionarias del continente en el titánico y apasionante esfuerzo por lograr la reintegración de la gran patria latinoamericana y caribeña, Nuestra América, como la llamó Martí". -Como experto en el tema energético, ¿cómo cree que podrá enfrentarse el tema de los altos precios de los combustibles y su impacto en la crisis de los alimentos? -Afortunadamente, Venezuela no tiene carencias en el orden energético. Tiene no solo su enorme riqueza petrolera, sino también la maravilla de un río como el Caroní, que en apenas 140 kilómetros de caída genera más del 70 por ciento de toda la energía eléctrica que se consume en el país. De no ser por ese río, estaríamos consumiendo unos 800 000 barriles diarios de petróleo adicionales a los que ya se consumen. Son grandes las posibilidades que tiene nuestro país para enfrentar la crisis energética y no solamente en lo que se refiere a lo interno, sino también contribuir, como lo estamos haciendo, a través de distintos acuerdos como la Alternativa Bolivariana para los pueblos de América (ALBA), Petrocaribe, para por lo menos aliviar el peso de lo que significa para los pueblos hermanos. "En el tema alimentario, la humanidad está al borde de una severísima crisis, sobre todo en el sector de los cereales, pero que a la larga puede trasladarse al animal que es alimentado en la agricultura moderna con cereales. De manera que se van generando factores de crisis en el mundo que obligan a repensar en nuestros países, muy particularmente en el caso de Venezuela, el problema de la Revolución Agraria. "En nuestro país -es uno de los trabajos que vengo realizando en estos momentosarrastramos un problema: no se produjo una Revolución Agraria, ni un reparto de tierra en

"...Quedan, por supuesto, otros muchos desafíos. El primero, y el más importante en mi opinión, es la construcción de una verdadera fuerza revolucionaria con capacidad para poder conducir las transformaciones que exige el pueblo venezolano...”
w w w. d e b a t e s o c i a l i s t a . o rg 13

”...Todavía en estas tierras hay un pueblo doliente que merece que dediquemos lo que nos queda de existencia a su redención, a lo que ha esperado durante muchas décadas, desde los tiempos en que nuestros libertadores encararon el problema de independizarse del imperio español... ”
ningún período; se dejó a los campesinos abandonados a su suerte, abandonaron aquellos campos, hubo una fuerte reconcentración territorial, y por disponer de una alta renta petrolera, Venezuela se convirtió en un enorme importador de productos alimenticios. En una situación como la que estamos viviendo no basta con tener capacidad de compra, no basta con tener capacidad para importar, si en el mundo comienzan a escasear los alimentos. Hoy está planteado un esfuerzo de grandes proporciones para poder crear un nivel de autoabastecimiento alimentario que permita sostener los requerimientos mínimos de la población". -Con sus años, su historia de luchas, resulta asombroso sin embargo que usted no se haya sentado a mirar el proceso venezolano, ¿Cuál es el motor que lo energiza como para permitirse trabajos de adolescente? -Es que yo soy un adolescente, en el sentido de que uno nunca termina de aprender y de intentar la realización de sus sueños. Y eso requiere estar renovando permanentemente las energías para poder encarar los grandes desafíos. Todavía en estas tierras hay un pueblo doliente que merece que dediquemos lo que nos queda de existencia a su redención, a lo que ha esperado durante muchas décadas, desde los tiempos en que nuestros libertadores encararon el problema de independizarse del imperio español. Hoy tenemos que independizarnos no solamente de los nuevos imperios, sino también de las grandes limitaciones, realizar lo que un día llamó Marx "el salto del reino de la necesidad al reino de la libertad". -¿Qué opina de Venezuela y Cuba? la relación entre existían en nuestro país, el acceso a la atención médica y medicamentos gratuitos de 17 millones de personas que en su vida nunca antes recibieron esos servicios, entre muchos otros beneficios. "De manera que se está inaugurando una nueva forma para avanzar en lo que Fidel correctamente ha llamado otro mundo posible, la colaboración desinteresada entre ambos países, utilizando nuestras complementariedades. Porque toda la idea de la integración se sustenta en la complementariedad y no en la competencia, en el estricto respeto a la soberanía de cada uno de nuestros países y no en la imposición de condiciones para prestar determinada "ayuda," en la solidaridad y en la cooperación. "Y este ejemplo comienza a prender progresivamente. Está el caso de la Alternativa Bolivariana para los pueblos de América (ALBA), sustentada en esos mismos principios, que agrupa no solo a Cuba y a Venezuela, sino también a Bolivia, Nicaragua, República Dominicana, y no pasará mucho tiempo sin que otros países estén formando parte de este modelo, con algunos elementos muy importantes. "No se trata solamente de tener un marco del ALBA o de los proyectos grannacionales, sino como acaba de ocurrir en la cumbre extraordinaria de Caracas, se convoca una reunión para prestar todo el apoyo solidario a una Bolivia en peligro de balcanización. Y frente a esa situación ha respondido con gran rapidez el ALBA, como igual ha decidido crear un fondo para enfrentar la crisis alimentaria. En fin, una política sustentada en un nuevo tipo de relación, yo diría más humana que comercial, aunque por supuesto sin despreciar los aspectos comerciales que tienen nuestras relaciones. "Así que vamos por muy buen camino, y en eso, insisto, la relación entre Cuba y Venezuela es un excelente ejemplo. De allí que se busque por todos los medios bloquear el avance de este nuevo tipo de relación, que es la negación, precisamente, de otras formulas de integración como el Acuerdo de Libre Comercio para las Américas (ALCA) y los Tratados de Libre Comercio (TLC), que propicia el imperio con la finalidad de atrapar a nuestros países bajo el dominio de los gigantescos consorcios que provienen de esos centros imperiales con un enorme poder no solamente financiero, sino productivo y organizacional, frente a los cuales difícilmente las débiles economías nuestras pueden competir con un mínimo de condiciones para poder salir adelante". -¿Cuál sería su ideal realizable de país para Venezuela, a partir de las propias posibilidades que le brinda la Revolución Bolivariana? -Nuestro ideal no se limita a Venezuela. Nuestro ideal es el mismo que tuvo Simón Bolívar. El de la unificación de la gran patria latinoamericana, de la gran nación latinoamericana y caribeña. Porque somos eso, somos una gran nación. Poblamos el mismo territorio, tenemos el mismo origen, compartimos los mismos problemas, tenemos la misma cultura, las mismas creencias e incluso, podríamos decir que hasta el mismo lenguaje. Alguien podrá decir que los brasileños hablan portugués, pero es un portugués perfectamente comprensible para los hispanoparlantes y ellos a su vez entienden nuestro idioma, ahora, además, el español es el segundo idioma de los brasileños, obligatorio. "De manera que somos una nación con gigantescas posibilidades. Basta mirar hacia Sudamérica para ver no solamente su extensión territorial, no solamente el número de sus habitantes, sino sus gigantescos potenciales, en materia de energía, por ejemplo: el gran pulmón vegetal del mundo está en la Amazonía. Y el espíritu de nuestra gente, la mezcla de razas que es como una especie de crisol, como decía Bolívar, que ha generado un nuevo ser humano, con muchas características positivas en nuestro continente. "Así que nuestros sueños no tienen fronteras, somos internacionalistas, pero básicamente somos continentalistas. El día que nuestra nación latinoamericana se unifique, tendrá un peso específico creciente en el mundo, no solamente para redimir muchas de las penalidades de nuestro pueblo y llevarlo al reino de la felicidad, sino también para contribuir, en grado creciente, a la superación de gravísimos problemas que hoy padecen, aun en condiciones peores, otros pueblos, como es el caso del africano, por ejemplo. Y en eso Cuba es un ejemplo extraordinario y una guía para todos nosotros".

-Diría que es una relación modélica. En primer lugar porque esa relación ha permitido romper dos grandes bloqueos: en el caso de Cuba romper el energético, aprovechando todas las facilidades que con su política petrolera, y energética en general, aplica Venezuela. Por su parte, Venezuela ha logrado romper un bloqueo peor que el energético, que es el bloqueo del acceso al conocimiento de 1 500 000 iletrados que

14

w w w. d e b a t e s o c i a l i s t a . o rg

LIBROS POR ENTREGA
Esta modalidad de presentación de textos, utilizada con profusión por los clásicos, ha sido muy útil para la difusión y estudio de las ideas revolucionarias. Hoy, en Debate Socialista, retomamos esta modalidad. La abrimos presentando el trabajo del Che Guevara editado por Ocean Sur y el Centro de Estudios Che Guevara "Síntesis Biográfica de Marx y Engels" texto hasta ahora inédito, escrito por el Che Guevara después de la contienda internacionalista del Congo. Es una biografía en la que se refleja la esencia humanista de los fundadores del marxismo, así como el contexto y las reflexiones que sobre sus obras hiciera el Che.
FRAGMENTO 10 De todas maneras, la opinión de Marx sobre los errores y aciertos de la Comuna son tajantes, como en otra carta a Kugelmann de 12 de abril de 1871, y algunas más a otros corresponsales: Si te fijas en el último capítulo de mi Dieciocho Brumario, verás que digo que la próxima tentativa de la revolución francesa no será ya, como hasta ahora, el pasar la máquina burocráticomilitar de una a otra mano, sino el destruirla, y esto es esencial para toda verdadera revolución popular del continente. Y esto es lo que están intentando nuestros heroicos camaradas del partido de París. ¡Qué elasticidad, que iniciativa histórica, qué capacidad de sacrificio la de estos parisienses! Tras seis meses de hambre y de ruina, causadas más bien por la traición de adentro que por el enemigo de afuera, se alzan bajo las bayonetas prusianas como si entre Francia y Alemania nunca hubiera habido guerra y como si el enemigo no estuviere a las puertas de París. La historia no tiene otro ejemplo de semejante grandeza. Si son derrotados, sólo habrá que culpar a su "buen natural". Debieron haber marchado en seguida sobre Versalles después que Vinoy primero, y luego la parte reaccionaria de la Guardia Nacional de París se hubieron retirado. Se perdió el momento oportuno. Por escrúpulos de conciencia. No quisieron desatar la guerra civil, como si ese torcido aborto de Thiers no hubiera desencadenado ya la guerra civil con su intento de desarmar París. Segundo error: El Comité Central abandonó el poder demasiado pronto para dar paso a la Comuna. ¡Otra vez por escrupulosidad demasiado "honorable"! Pero, sea como fuere, este levantamiento de París - aún si sucumbe a los lobos, puercos y viles perros de la vieja sociedad - es la hazaña más gloriosa de nuestro partido desde la insurrección parisiense de Junio. En 1867 Marx vio coronada parte de su obra con la publicación completamente acabada, del primer tomo de El Capital. Los restantes no fueron publicados hasta después de su muerte y tampoco completan

su pensamiento económico, ya que faltan partes enteras, como la del comercio internacional, que le hubiera permitido, aunque más no fuera, atisbar el naciente fenómeno imperialista. En carta a Kugelmah de 1866, da el plan de la obra, muy parecido al resultado final, que llegara incompleto hasta nosotros: La obra entera se divide como sigue: Libro 1- El Proceso de Producción del Capital Libro II - El Proceso de Circulación del Capital Libro III - La forma del Proceso en Conjunto Libro IV - Contribución a la Historia de la Teoría Económica El primer volumen contiene los dos primeros libros. Creo que el tercer libro llenará el segundo volumen, y el cuarto libro el tercero. Otra parte de este mismo libro la dedicamos a una síntesis de El Capital y su análisis crítico, de modo que no insistiremos ahora. Sólo citaremos al propio Marx, en carta a Engels (1867) donde hace un bosquejo de los aciertos más notables, a su entender: Los mejores puntos de mi libro son: 1) El doble carácter del trabajo, según que sea expresado en valor de uso o en valor de cambio (toda la comprensión de los hechos depende de esto, se subraya de inmediato en el primer capítulo); 2) El tratamiento de la plusvalía independientemente de sus formas particulares, beneficio, interés, renta del suelo, etc. Esto aparecerá especialmente en el segundo volumen. El tratamiento de las formas particulares por la economía clásica, que siempre las mezcla con la forma general, es un buen revoltijo. Su período de creación a plena capacidad estaba casi agotado, ya que buena parte de los otros dos tomos y de la Historia crítica de la teoría de la plusvalía, estaban redactados en ese entonces. Continuará…

w w w. d e b a t e s o c i a l i s t a . o rg

15

Por: Antonio Aponte www.ungranodemaiz.blogspot.com

No se puede entender el momento político, mucho menos construir una estrategia correcta, sin un diagnóstico acertado de las fuerzas en pugna. En el seno de la Revolución Bolivariana aparecen claramente dos corrientes en lucha feroz por la hegemonía del proceso, por colocar la renta petrolera al servicio de un proyecto determinado de país. Veamos. La neoligarquía, que a la sombra del Estado ha conseguido acumular capital en cantidades tales que la convierten en una poderosa clase emergente, con intereses económicos comunes, que se organiza y trata aceleradamente de consolidar una expresión política para enfrentarse a la corriente socialista. La neoligarquía emergente tiene varias contradicciones que resolver: Primero, debe ser chavista, derivan su fuerza política del caudal chavista, pero al mismo tiempo el discurso y la práctica socialista del Comandante va contra sus intereses. Segundo, debe dar respuesta a las expectativas de la sociedad que exige satisfacción de sus necesidades, las naturales y las artificiales, creadas por un consumismo insensato, pero por la vía capitalista no lo consigue, y no puede tomar el camino socialista porque va contra sus intereses. Es una clase sin futuro, pero con capacidad de hacernos mucho daño. La neoligarquía intenta resolver sus contradicciones deteniendo al Socialismo: lo privan de su aliento constructor, lo debilitan y debilitan al Comandante, porque en Venezuela sin Chávez no hay Socialismo, y sin Socialismo no hay Chávez. Para eso cuenta con la pequeña burguesía, que es su clase operativa y suplidora ideológica. El proyecto de la pequeña burguesía

CHÁVEZ ES SOCIALISMO

tiene como misión histórica detener al Socialismo y abrir camino a la restauración capitalista. Por un lado, despolitizan el proceso, es decir, pretenden despojar a la política de su esencia, de ser lucha entre proyectos distintos, antagónicos, que obedecen a intereses económicos distintos, antagónicos, a visiones del mundo opuestas: los intereses de los capitalistas en oposición a los intereses de las grandes masas despojadas. La colaboración de intereses que proponen no pasa de ser una ilusión que siempre conducirá al fracaso, porque en el país ya no caben las conciliaciones, ni políticas ni económicas. Proponen un partido que deja de ser instrumento político de los desposeídos, y se transforma en un conglomerado inocuo, desdibujado, despolitizado, donde sospechosamente, dicen, cabemos todos. En lo económico impulsan formas que presentan como híbridos novedosos, cuando en realidad son vetustas formas capitalistas ñoñas, que se enfrentan a la economía socialista. La política neoligarca nos lleva a un callejón sin salida: no conseguirán resolver ningún problema, ya sabemos que el capitalismo no resuelve. Pero, además debilitarán al Comandante al despojarlo de su vigor socialista. Entonces, por esa vía cosecharemos indefectiblemente un Pueblo desconcertado, escéptico, amotinado. Y abriremos vías a respuestas fascistas. ¡El proyecto neoligarca es un enemigo principal, y el deber de los revolucionarios es derrotarlo, de no hacerlo la neoligarquía disolverá de nuevo a la Gran Colombia y truncará el sueño bolivariano!

¡El Socialismo se construye con Socialismo!

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful