Jesús de Nazaret, un libroque es másde lo que parece

PedroBeteta Teólogoy escritor

No hace mucho en un rotativo madrileño un conocido columnista publicaba un magnífico artículo acerca del libro Jesús de Nazaret. Exponía con razones de peso el por qué era el mayor evento ocurrido en lo que va de año. Como primera aproximaci n traigo este breve comentario antes de entrar en el cometido de estas líneas. Jesús de Nazaret es un libro que es m!s de lo que parece como lo demuestran las reacciones que ha tenido en ciertos sectores de la "eología. El silenciar el libro ha sido una de ellas. Es posible que alg#n lector que compr el libro por su afecto al $anto %adre o por curiosidad haya de&ado su lectura' se haya rendido' y acabe regal!ndolo al verse superado. El (es#s de )enedicto *+, es el (es#s verdadero' aquél que %edro reconoci tras aquella encuesta sociol gica familiar del $eñor- ./0uién dice la gente que soy 1o23 4os 5p stoles respondieron con sencillez lo que oían en el marco cultural' social' político' etc.' de su época. "ambién ahora' %edro' en )enedicto *+,' responde a esa pregunta pero en el contexto teol gico' espiritual' científico' etc.' del hombre de hoy. 1 lo hace con este libro. En aquella ocasi n el $eñor di&o que no lo di&eran a nadie6 parece como si quisiera que la gente le descubriera a través de sus obras y de sus palabras. Cuando los &udíos principales de (erusalén fueron captando quien era ante la realidad de su vida' la respuesta no se hizo esperar- acabar con 7l. Esa reacci n sigue siendo actual. 5ntes de nada' sobre el libro' hay que subrayar que como tal el enfoque es sencillo6 comentar escenas del Evangelio tal y como han sido recibidas de la ,glesia6 desde el )autismo de (es#s' hasta la "ransfiguraci n. $e anuncia una segunda parte con el desenlace de la vida del $eñor y su infancia que complete el ciclo vital terreno de Cristo.

Es importante destacar 8y m!s en un te logo alem!n8 que no tenga notas a pie de p!gina6 a lo m!s citas entre paréntesis' f!cilmente localizables' de autores y sus obras.

/hasta qué punto puede un %apa escribir un libro de teol gía sin que sea un acto magisterial2 /No coartar! la libertad del investigador en esas materias2 $eamos un poco audaces. Es un libro molesto. mismo es quien se adelanta y dice en el %r logo que no es un acto magisterial' pero a la vez suplica. /0uién lo escribe2 /. $on como las pinceladas magistrales de un impresionista cuyo cuadro exige ser visto desde le&os' con perspectiva... 1a es un hecho rompedor la sencillez de la portada' que firme como autor (oseph :atzinger y deba&o en letra m!s grande )enedicto *+. El libro del %apa es algo muy serio aunque pueda no parecerlo tanto. No intenta abarcar todo sobre (es#s ya que se limita al comentario de pasa&es muy concretos y meditados.invitar a los te logos a que se hagan un replanteamiento serio de quien es (es#s2 $i esa es la intenci n' y así lo ven algunos' entonces la respuesta est! en su libro.1 al final' una escueta aunque selecta bibliografía. se sit#a en la encruci&ada de la Cristología y la Exégesis bíblica para . Esos se preguntan./no ser! acaso &ustamente eso lo que pretende )enedicto *+.n te logo o un %apa2 /Es un acto magisterial o se puede disentir de él2 )enedicto *+. /Cu!l es su mayor singularidad2 4a metodología que emplea. $igamos mirando el libro. Nunca un libro fue escrito por un te logo que en el trascurso de su publicaci n hubiera sido elegido %apa. )enedicto *+. $on pequeños detalles que no son tan pequeños a la hora de ver donde se su&etar!n ciertas críticas.%ido s lo a los lectores y lectoras esa benevolencia inicial' sin la cual no hay comprensi n posible3.t# eres el Cristo' el 9i&o de =ios vivo3. 9ay que ale&arse un poco para ver todo lo que quiere mostrar este te logo. 1 quien lo hace es el sucesor de %edro' el +icario de Cristo' que di&o... <olesto para el investigador que tiene unos moldes intelectuales preconcebidos.

virtuales3 al no ser ni =ios ni 9ombre no podían haber redimido nada ni a nadie.invento3.de la fe3. 4a teología protestante al mirar los Evangelios como retales muy breves en lo hist rico porque ven la mayoría como un invento' se han cerrado ellos mismos la llave de oxígeno y el resultado es una asfixiante caricatura de (es#s. Con la expresi n el . 1a ese distingo encierra en sí una desconfianza hacia el testimonio apost lico contenido en los Evangelios.redes' negocios' familia' etc. Es evidente que un esquema así' irreal' de los Evangelios no nos trasmita ninguna informaci n del $eñor. $i =ios no se ha hecho 9ombre verdadero seguimos sin redimir. =ir!n que en un ambiente helénico los primeros cristianos para captar adeptos se inventaron la vocaci n. Con ese enfoque no tiene ning#n sentido buscar al .* y ** la teol gía protestante ha reconstruido vidas de (es#s despo&!ndolas de todo lo sobrenatural de manera que han perdido su valor.Cristo de la fe3 se viene a decir que de (es#s no sabemos nada ni tampoco eso importa demasiado ya que lo que interesa es la fe en el Cristo que proclamaron los primeros cristianos y después ellos nos han transmitido.su (es#s3 a la medida de sus ideas particulares y esos Cristos . 9emos sido redimidos por Cristo y a ese =ios que es 9ombre verdadero tenemos acceso indudable' auténtico.$ lo puede ser redimido lo que ha sido asumido3' dice $anto "om!s de 5quino. =escuartizan la "eología de la vocaci n y lo que se ponga por delante.hacer una síntesis impactante de su modo de ver la conexi n entre ambas.(es#s de la historia3 y sí al Cristo . . Eso de que hombres hechos y derechos' ante Cristo que pasa y les mira y les llama para al instante de&arlo todo.' es un . En los siglos *. Cada te logo exponía . .

cristología desde abajo o ascendente y cristología desde arriba o descendente. 5fortunadamente' las investigaciones arqueol gicas y filol gicas modernas han permitido conocer bastante bien las costumbres y modos de vida de las gentes del siglo . =espo&ar' por e&emplo' a un galileo de las específicas connotaciones helénicas y rabínicas que tenía >alilea entonces es quedarse sin nada. =esde que :eimarus inici la distinci n entre el (es#s de la historia y el Cristo de la fe esta cuesti n arriba esbozada dio lugar' en cierto sentido' a otra cuesti n metodol gica. Esta triste realidad pesa mucho en el libro de )enedicto *+.n Cristo que no es ni =ios ni 9ombre6 es decir' una caricatura de (es#s. y es abordada con audacia intelectual llena de rigor. En consecuencia' /qué sale2 . $e fabrica un Cristo con el que todos estén de acuerdo. Con este acercamiento hist rico crítico a la figura de Cristo se abre un panorama que podía ser nuevo muy positivo' pero /qué sucede2 ?curre que los arquetipos intelectuales no varían. y contrastarlas con los datos evangélicos. Es como pretender calzar un zapato del @A cuando se necesita uno del @B6 que no cabe m!s que distorsionando dolorosamente el miembro. $e trata de dos . Esta línea seguida por )ultman no convencer! ni a sus propios discípulos que son conscientes de que por ese camino ni sabían nada de (es#s y' lo que es peor' nunca acceder!n a 7l. $e pretende conocer a Cristo presciendiendo de la fe sobrenatural' como si ésta fuera un estorbo' para s lo tomar por fiables los datos contrastados por las aportaciones de las ciencias y en las que haya consenso total.9ablar!n' escribir!n' se convencer!n de que Cristo es una experiencia postpascual' un invento de los cristianos de la primera hora' etc. El %apa es consciente de que lo que han conseguido con esto es ale&ar a (es#s del hombre en lugar de acercarlo como parecían desear.

no de los autores m!s destacados de este planteamiento' )ultmann' dir! que el acceso al (es#s de la historia es imposible e innecesario.modos de elaborar la cristología. El asombroso despliegue medi!tico 8como no podía ser de otra manera8 ante un libro de este calado' ha hecho si no perder el equilibrio a bastantes te logos sí al menos de&arles bastante descolocados./5caso no se a&ustaría m!s a los testimonios neotestamentarios y al pensamiento marcadamente hist rico del hombre contempor!neo partir' como los primeros discípulos' del verdadero hombre (es#s' de su mensa&e y de su aparici n hist rica' de su vida y de su destino' de su realidad temporal y de su incidencia en la historia para preguntar por la relaci n de este (es#sEhombre con =ios' por su unidad con el %adre2 En una palabra6 menos cristología especulativa o dogm!tica desde arriba a la manera cl!sica' y m!s cristología desde abajo' es decir' desde el (es#s hist rico concreto3 F9. %ara CDng' uno de los actuales seguidores de este método la pregunta se podría formular así. En realidad' seg#n )ultmann' los evangelios no nos querrían decir nada sobre (es#s' sino que se ordenarían a una mayor comprensi n del hombre. "iene lugar este movimiento a mediados del siglo **. CDng' Ser cristiano' <adrid GHII' GJBK. %ara unos la cristología desde arriba subrayaría los derechos .de la divinidad de Cristo3 mientras que la cristología desde aba&o acentuaría ..los de la humanidad3. Es imposible' porque no tenemos otras fuentes fuera de los Evangelios para acercarnos a (es#s y estos le parecen insuficientes6 de otra parte' le parece innecesario porque de (es#s s lo interesa lo que es Jesús-para-mí' y no lo que (es#s es en sí mismo. 5mbos métodos entrañan una profunda carga teol gica. . $eguiremos en el pr ximo y #ltimo artículo' con la .

aportaci n rompedora de este libro que se adentra en la encruci&ada m!s debatida de la Cristología y la Exégesis' así como las reacciones de diversos sectores teol gicos ante él. Como habíamos comentado en el anterior artículo acerca del libro del Papa. muchos sacarán sugerencias para profundi!ar en el "vangelio o para su oraci#n. estaticismo. la gente sencilla camina por diversos senderos: unos lo leen y lo releen para quedarse buenamente con lo que puedan.. Pero.. porque minusvalorarán o incluso recha!arán los antiguos conceptos y términos por considerarlos imbuidos de escolasticismo.e/or. arranca de un Cristo hist#rico para acceder metodol#gicamente al . fortunadamente. etc. subjetivismo. e)istencialismo. etc.e/or1 02esde los vistos en el artículo anterior1 02esde aquellos que despojan de todo lo sobrenatural a &es's1 hí está la cuesti#n. etc. inadecuados para e)presar y comunicar hoy el misterio de Cristo1. 3 sigue estando el meollo de la Cristología en su entronque con la ")égesis. "l planteamiento de *+ng es atractivo. "sta cuesti#n todavía no resuelta es la que 4at!inger había estudiado y meditado antes de ser . como ya se dijo en el artículo anterior de una cristología . ahistoricidad. parte.desde abajo-. pero los métodos empleados encierran una trampa envenenada ya que: 0con qué método hist#rico bíblico se va a ascender desde ese Cristo hist#rico del que habla *+ng al . y que insisten en una filosofía del lenguaje y en una hermenéutica dependiente de los presupuestos del relativismo. Jesús de Nazaret. otros habrá que lo dejen por árido y también quienes lo leerán para no quedarse fuera ante un best-seller. $#jalá sirviera para que todos nos replanteáramos con hondura %uién es la realidad de &es's( "l hecho es que se hace particularmente difícil acceder a la verdad sobre Cristo quien busque inspirarse en las posiciones que ofrecen las distintas escuelas modernas. *+ng. formalismo. por consiguiente. y. estructuralismo.

4ecuerdo que me cont# el portavo! de &uan Pablo 55 que cuando falleci# éste pregunt# a 4at!inger. <e pide que demuestre ser el 9ijo de 2ios arrojándose del pináculo del 8emplo y.u deseo era. sabe citar el ."l diablo muestra ser un gran conocedor de las "scrituras. se eleva hasta Cristo.$. cosa que por otra parte nunca imagin# ni dese#. ha sabido sacar tiempo para hacernos esta primera entrega.an Pedro6 y éste le contest#: . 2ice así el te)to del Papa: . con su historia ya bien contrastada.que se estaba escuchando en la Pla!a de .eamos este te)to de gran interés. retirarse a 7aviera a seguir investigando y concluir este tema ya incoado porque estaba en la primera línea de sus indagaciones. sí de sencilla es la e)plicaci#n de la portada del libro.:adie conoce al 9ijo sino el Padre y aquél a quien el Padre se lo quiera revelar. dada la importancia. citando con perfecci#n las "scrituras. 4at!inger quería escribir un libro como te#logo y ahora lo hace. 9ijo de 2ios. como 2ecano del Colegio Cardenalicio. 8oma todo lo que de bueno aporta el método hist#rico bíblico y junto con el atractivo de una cristología que mira al Cristo de los "vangelios. claramente. le recuerda que en ellas se dice que no permitirá su Padre que sufra da/o alguno pues sus ángeles correrán en su au)ilio.toma aquí una forma teol#gica formidable.agrada "scritura y en un lugar tan santo para un judío como lo era el 8emplo.u aportaci#n es enorme porque hace una maniobra intelectual grandiosa para acceder a la realidad de Cristo. . Cuando relata el Papa en su libro la segunda tentaci#n parece dar la clave de su libro: una apología cristol#gica sin precedentes llamada a disipar en el futuro $ya de una ve! por todas( los errores cristol#gicos de la postmodernidad. pues. . . l ser elegido Papa. 2e hecho.anto s'bito(.elegido Papa.almo con e)actitud6 todo el diálogo de la segunda . con la lu! de la fe que nos revela el Padre. 4ecordemos el conte)to: el diablo esgrime un te)to de la . .eso le compete al Papa que le suceda-. por tanto hacía cabe!a en la 5glesia en esos días acerca de qué debía decir a los medios de comunicaci#n ante ese clamor .

no es un profesional.@pág. 7ien sabe él que no se trata de echar fuera los métodos de investigaci#n hist#rico críticos. sino de una advertencia sumamente 'til y necesaria ante sus posibles e)travíos.tentaci#n aparece formalmente como un debate entre dos e)pertos de las "scrituras: el diablo se presenta como te#logo.ladimir . 7enedicto D. muchos este libro les ha hecho perder pie en sus investigaciones porque no se puede obviar a este gran te#logo que admite y hasta quiere la confrontaci#n en tema tan importante y encima es Papa. en un instrumento del nticristo. . de hecho. pero lo que hace el Papa es no dejarse atrapar por el prejuicio de evitar la fe para conocer a &es's.de la ")égesis bíblica. el 9ijo de 2ios vivo-.oloviev e)presa drásticamente con este relato su escepticismo frente a cierto tipo de erudici#n e)egética de su época. ?nos te#logos dirán que se ve que sabe pero que .oloviev. ABC.5 es claro y rotundo.oloviev toma este motivo en su Breve relato del Anticristo: el nticristo recibe el doctorado honoris causa en 8eología por la ?niversidad de 8ubinga6 es un gran e)perto en la 7iblia. a/ade &oachim =nil>a. Cuando las reacciones vienen de ámbitos cat#licos éstas han tomado formas diversas. Con la novedad de su método sobran las cristologías desde arriba o desde abajo. "l fruto es que consigue acercarnos a &es's con autoridad de Papa y saber de te#logo y se/alando a &es's dice: . . han intentado quitar valor teol#gico al libro Eque además no tiene pies de páginaE para decir que es una preciosa meditaci#n personal de su . <as reacciones ante este libro han sido sutiles hasta ahora. que desmantelan la fe.5 intenta y consigue acercarnos al &es's real desde un método novedoso. <a interpretaci#n de la 7iblia puede convertirse. :o lo dice solamente . .t' eres el Cristo. Ftros. es lo que afirma implícitamente el relato mismo de la tentaci#n.erdaderamente 7enedicto D. por la sencilla ra!#n Eentre otras cosasE de que &es's es un ser hist#rico. partir de resultados aparentes de la e)égesis científica se han escrito los peores y más destructivos libros de la figura de &es's. :o se trata de un no a la interpretaci#n científica como tal. auda! y libre apariencias pegajosas.

<a verdad de todo es que ha resultado un libro inc#modo. que encierra una dura postGcrítica sobre &es's con afán de iluminar la realidad de su figura-.b'squeda del rostro de &es's. se preguntan1 falta de recursos argumentales la respuesta es clara: silenciarlo. deben ser conscientes de lo que está en juego y que desde hace décadas por esa . udiencia general.fe de carbonero.5 no deja nada sin atar. 7enedicto D.GIKLL . laicos o no. Pedro Beteta Teólogo y escritor Nota al pie: I. aparente y deliberadamente lleno de inocencia narrativa. pero el que muestra es siempre el mismo: &es's de la fe. IJG5. por tanto. 02#nde. "stá muy pensado lo de no poner citas a pie de página y que sirva s#lo al erudito para bucear en sus palabras6 todos. <a suavidad de las formas junto a la contundencia teol#gica que esgrime dejando la puerta abierta a la disensi#n es insoportable para ellos.como se decía. 8odos los bestG seller dejan de serlo. hemos de colocar este libro perenne desde su nacimiento1 9acemos nuestro el comentario de 7runo Horte que viene a decir: . Cfr. habían alejado al cristiano de la figura auténtica de Cristo.es un intento riguroso. muy inc#modo. 0%ué hacer ante este libro. &uan Pablo 55. un revulsivo ante métodos fosili!ados incapaces de acoger la realidad divinoG humana de Cristo. 2ar tiempo al tiempo hasta que no se hable de él. va al meollo de la cuesti#n teol#gica con idea de producir una reacci#n drástica.