You are on page 1of 32

DEDICATORIA

Dedico este cuento a la humanidad;

especialmente, a los seres más importantes de

nuestro mundo: a nuestros niños.

Es el mejor regalo para mis amados nietos:

Camila Sofía y Simón Alejandro.

GLORIA M. AGUILAR C.
22.09.2010

En un pequeño valle latinoamericano bordeado de majestuosas montañas, vivía una noble familia indígena. Formaban parte de ella, Calia y su hermanito Kuri; eran niños inteligentes, buenos, obedientes; muy curiosos; conocían unos seres especiales: los gnomos, elementales de la tierra, encargados de cuidar, proteger la naturaleza; entre todos ellos había un gnomo llamado Natur, amadísimo por los indios; su mejor amigo; instruido y sabio como solía ser, quiso dar un regalo a los niños: un paseo; decidió entonces pedir permiso a la madre, Laya, y a su padre, Sabi, para visitarlos una vez a la semana durante un mes; así podría llevarlos a conocer un mundo diferente: un pequeño pueblo cercano cuyos habitantes estaban siendo destruidos cada vez más, pues en él vivían cuatro temibles monstruos que hacían mucho daño. Ir a semejante sitio no parecía buen obsequio; en realidad sí lo era, pues existía la temible amenaza de que prontamente, dichos monstruos pudieran llegar hasta la pequeña aldea de la tribu; el previo conocimiento de los enemigos les daría grande ventaja para poder defenderse. Tan pronto como Natur consiguió el permiso para las excursiones, entre todos acordaron comenzarlas el siguiente domingo. Llegó tan ansiado día; partió muy contento el trío de amigos. Era una mañana especialmente bella. El ambiente se sentía fresco; el aroma de las flores estaba por todas partes. El gnomo era el principal protector de tanta belleza; haciendo que todo fuese armonioso en aquel paraíso, había invertido con su familia muchas horas. Tan pronto emprendieron camino, Natur comentó:

–Deben ser valientes; lo que verán no es precisamente un mundo como el que conocen. –¿Entonces cómo es?

Preguntó Calia con mucha curiosidad, así que Natur le respondió:

–¿La verdad?... es un mundo lleno de sorpresas: unas buenas, otras malas. Ya tienen edad para empezar a distinguir entre lo que significa el bien y lo que significa el mal. –Bueno; ¡vamos! estoy ansiosa por conocerlo. –Tiempo atrás, aquellos lugares estaban situados bastante lejos de nosotros; hoy en día tenemos uno muy cerca; de hecho, queda tan solo a una hora, más o menos.

otras cajas muy pequeñas llamadas cajetillas. un olor feo. por tanto. Natur… ¿qué olor tan raro es ese?. porque se acerca un ser que tus ancestros conocieron hace muchos años. No había terminado su explicación. Tomaron un camino estrecho. árboles frutales de diferentes clases. extraño. la jefa de todas dijo con un tono bastante hipócrita: –¡Hola. era una horripilante caja gigantesca con garras torcidas. Tu padre me conoce desde niño. De repente… comenzó a divisarse una especie de neblina. –Oye. porque Natur sabía que para poder atrapar nuevos inocentes. cuando se hizo presente un esperpento desagradable. a pesar de que debía y quería hacerlo él mismo. Se abrió. Cuando ya habían cubierto el suelo con sus detestables presencias. nunca quiso llevarnos para verlo. pues eran muchísimas. ¿por qué tanta neblina? – Kuri. todo se veía bastante oscuro. se sentó en el suelo. Despedía humo por casi todos lados. Natur. y caían finalmente al piso. resoplando de cansancio. súbitamente se detuvo frente a ellos. –Sabi debía esperar hasta que fueran mayorcitos para poder ver aquel lugar. disparejas. rodaban torpemente. comenzaron a salir de ella. tontos. no la vía principal que los llevaría hasta el pueblo. por allí solían esconderse los detestables personajes que debían conocer. pequeños arbustos. amiguitos! Los estábamos esperando. La vegetación era tan espesa que los rayos del sol no podían casi penetrarla. molestó a los pequeñines. confía mucho en mí. ha permitido que sea yo el que los lleve para ilustrarlos al respecto. .Interrumpió Kuri al gnomo diciéndole: –A una hora queda el pueblo donde trabaja mi padre. –Nosotros también. pasados quince minutos el camino se abrió a una planicie preciosa. Ahora tienen edad suficiente. por lo cual caminaba con mucha dificultad. llena de flores. y explicarles tantas cosas extrañas que suceden allá.

la punta de su cabeza tenía pelos encendidos. por favor. –No temas. . por supuesto. No quiero quedarme sola con un bicho tan raro. –¡Qué cosa tan fea! Dame la mano Natur. Natur debió aclararle con lujo de detalles. y le preguntó: –¿Quién eres? –¿Quién soy? ¡Ja. –¿Cómo te llamas? –Cigarrillo es mi nombre. y luego nos fumaban. su cuerpo por dentro era de color marrón oscuro. Jamás habían visto algo así. niño bobo. Lentamente se abrió. –¿Mis familiares? ¿Cómo? –Nos metían dentro de unas cosas llamadas “Pipas de la Paz”. en qué consistía. y emergió muy despacio… una cosa grotesca en forma de cilindro. ja! Nada menos y nada más. nos prendían fuego. estaba vestida con un papel blanco. que uno de los mejores hijos de la señora Hoja. Tus familiares nos vestían de otro modo. Kuri se atrevió a preguntar: –¿Qué quieren de nosotros? –Que conozcan a nuestros huéspedes. –No soy adivino. Eran las cajetillas humeantes más feas del mundo. –Me abriré para que salga uno.Se quedaron completamente mudos. –¿Y tu papá? –Es el señor Tabaco. por la boca botaba humo de pestilente olor. –¿En qué lugar están sus huéspedes? –Dentro de nosotras. Estoy segura de que les encantará. Calia se llenó de valor. grosera. ¿lo sabías? Calia no entendió a qué se refería Cigarrillo cuando le habló de fumar y de pipas. y se hagan amigos de todos ellos. ja. Habla con él.

comenzar a chuparlo para extraer el humo que despide. ja. luego lo aplastas para que se apague. lentamente. El humo del cigarrillo es muy malo para los pulmones. muchas veces. ¿No estás viendo el suelo. Mi mejor método es producirles cáncer pulmonar. No aguantó el espantoso ser. ja! –¿Cómo acabas con la vida de los fumadores? –En la mayoría de los casos. ja! ¡Qué estupidez estás contándole a las criaturas! Nadie acaba con mi cuerpo. Es cuestión de unos cuantos años. niño. es la sangre que circula por mis venas. nada inteligente. las cuales nos sirven para respirar. Tengo muchos clones ya. si no fuera por ella. allí se regenera la sangre. Cigarrillo estaba muy atento a la explicación. el humano no podría enviciarse ni depender de mí el resto de sus días. Kuri se acercó más a Natur. en cada cajetilla hay veinte de nosotros. acabas con el resto de su hediondo cuerpo. –¿Cuáles? –Tiene más o menos cuatro mil ochocientos elementos químicos que dañan el corazón y el cerebro. ¡ja. ja. ameritaba otra explicación. te vuelve los dientes. asfixiante acto. soltó una carcajada que hizo temblar a los árboles. El gnomo se dio cuenta de que la charla era un tanto fea. dedos y uñas. fabricados por los mejores y más prestigiosos clonadores del mercado del tabaquismo. caballero! Esa sustancia. tontín?. las ganas de interrumpir de nuevo. –El cáncer pulmonar es una enfermedad grave que ataca las vísceras contenidas dentro del tórax. expeler dicho humo. amarillos. Repetir este inútil. produce mal . como la llamas. –¡Ja. –¡Exijo más respeto. mirándolo con curiosidad le preguntó: –¿Hay alguna otra cosa mala que este monstruo pueda ocasionarnos? –Muchas más. con efecto casi que inmediato. por tanto.–Fumar es prender fuego a la cabeza de este dañino adefesio. Tengo mucha paciencia. y los vuelve negros como carbón. deja en ellos una sustancia llamada nicotina. Soy yo el que poco a poco acabo con los suyos. hasta que el sucio espantajo quede muy pequeño. hay miles de millones que nos reemplazan. mi arma más poderosa. por cada uno de nosotros que sea fumado. una vez que haya llegado hasta los pulmones.

–Aquí me tienes. yo sí.aliento y arrugas en la piel. le quedaban tres centímetros de cuerpo. eres torpe. No eres el tipo de amigo que me gustaría tener. y agregó: –Está bien. Calia tuvo una gran idea para vencer al maloliente ser. así que inmediatamente la tomó por un brazo atrayéndola hacia él. preciosa. diciéndole: –¿En serio quieres que te suelte. ¡no te queremos. corrió hacia el cigarro que ya se había consumido bastante mientras charlaban. bruto. todito. bebé. Si me gustas. me convierto en amiga tuya. todo! Calia lo tomó entre sus pequeños dedos apretándolo con mucha fuerza para que no escapara. El niño reaccionó rápidamente. déjame darte una fumadita. y le gritó: –¡Ayayay! Estás haciéndome daño. Ella no lo soltó ni un poquito. Por el contrario: lo apretó con más fuerza. Escucha mis buenos consejos. Cigarrillo se le brindó completamente. además. ¡fuera de nuestro camino! –Tú te lo pierdes. No puedes apretarme tanto. grandullón. Natur no contaba con esto. ¡Fúmame todo. de repente. –No. gracias. tonta. Así no podrás fumarme. antes de haber probado algo. Inmediatamente. –No digas no. Encantado. impresionó mucho al gnomo. la propuesta que la niña estaba haciendo a Cigarrillo. Ya soy un niño grande. Perderías una buena oportunidad. ven acá. se logran algunas otras cosas negativas con este cochino vicio. mirando a Cigarrillo le grito: –¡Qué dañino eres!. –Convertirte podrías en mi mejor amigo. si mi hermano no quiere probar. más que tonto? No eres dañino solamente. –No me llames bebé. ella se zafó de su buen amigo. pero casi al momento. ¿Cómo crees que podría fumarte? ¿Estás viéndome cara de . por lo cual Cigarrillo se molestó mucho. para que llegues a viejo.

además. para otra gran aventura de conocimiento. besó su frente. se despidió con la promesa de regresar la semana entrante. –¡Quiere asfixiarte con ellos! ¡Ten mucho cuidado! Velozmente se inclinó Natur sobre la noble tierra. Te voy a enterrar en la Pachamama. ahí te quedarás por siempre. ¡mira!. –¡Bien hecho. abrazándola. Ya no era necesario ir hasta el pueblo. abrió un hueco. ¿verdad. . mami? Natur agradeció su amabilidad. me pegaste un tremendo susto. madre. me gustan las niñas tan inteligentes como tú.boba? Aquí terminan tus días. valentía y superación. y llegaron justo cuando Laya salió de la casa para ver si los expedicionarios venían ya en camino. El gnomo la miraba con mucho asombro. está lanzándome aros gigantes de humo. justo ahora vas a morir. Por favor. Kuri también emocionado la besó. –De maravilla. no tenía tiempo de hacer muchas aclaraciones. Natur. Cigarrillo era un tanto astuto. Dirigiéndose luego al gnomo. abrazó y felicitó. después de charlar un rato. decidieron regresar. Calia enterró a Cigarrillo cubriéndolo con tierra. Fuiste muy valiente. y relatar lo acontecido. Natur. para ellos el paseo había sido más que suficiente. si me hubiera escuchado decirte algo. Nunca podremos ser amigos. Tenemos muchas cosas que contarte. –¿Cómo les fue? Presentí que su paseo no sería muy largo. Natur. Kuri dijo: –Por favor. ya casi me quema los dedos. podría haber escapado. –Lo siento. aplastándolo hasta que soltó su última exhalación de venenoso humo. pasa para que tomemos un jugo de guayaba que mi madre nos preparará. –Tienes razón. se sentían felices. –Gracias. mi niña!. ¡ayúdame! Abre pronto un hueco en la tierra.

de mala gana se acercó a la ventana para ver mejor a quien lo llamaba. mientras comían algunas frutas que habían recogido en el trayecto. Caminaron media hora. es más bonita mi aldea. –Tengo seis. . Llámalo desde aquí. debieron colocar unas piedras para subir por ellas. Casino. se sentaron a descansar y a contemplar un lindo arco iris que se divisaba en el horizonte. casi todos malos. tan solo cambiando de traje. suena divertido. –A mí tampoco me agrada mucho. –Se llama Juego Apostador. después continuaron caminando con más ánimos. finalmente llegaron. al cabo de una hora más o menos. como ya estaba planeado. ¿Qué haremos? –Tiene una ventana grande. es un lugar solamente para mayores de dieciocho años. vamos a observar por ahí lo que sucede adentro. –Es una casa de juegos para los adultos. la llaman algunos. –No me gusta. no lo es. Kuri tiene ocho. presumido. Contestaron al unísono los pequeños. Natur? –Exactamente. el gnomo llegó a primera hora de la tarde a la casa de sus amiguitos. y llegar hasta la ventana. se puede convertir en el juego que quiera. me llamo Kuri. –¿Es este. –¿Ven aquel extraño personaje que parece una caja con muchas luces? –Sí. hemos venido a conocerte. No podrán entrar. ¿Ves aquella casa? –Ajá. Tiene poderes especiales. se dirigieron muy contentos hacia el pueblo. –¡Juego Apostador! Oye. sumamente ocupado. Este ser era otro monstruo feo. –Está bien. Cuando llegaron a la casa. –Realmente. aquel famoso pueblo del que nos hablaste. Calia. abierta. –Lo de los juegos.Pasados siete días.

por lo cual el gnomo le dijo: –No te preocupes. dado que Juego Apostador era bastante ignorante. –¡Ja! Eres un gnomo. –Sí. por tanto. habla con él. –¿De qué estás vestido? – Hoy estoy usando mi traje de máquina tragamonedas. –¡Hola. te conozcan un poquito nada más. estás haciendo que pierda tiempo y dinero. este bicho siempre actúa de la misma manera: prepotentemente. En tanto. se clavaron en el rostro de Natur pidiendo una explicación. y poder quedarme con él. no sabía que los gnomos no pueden usarlas. –Quiero que mi gran amiga y mi querido amigo. puesto que son para las hadas. puedes fabricarles cuanto dinero quieran. por supuesto. Okay? –Está bien. es así como quiero que me llames. expresivos ojos negros de Kuri. señor Juego Apostador! –Te regalo lo de señor. Los bellos. no los invites a jugar porque no tienen dinero. Cuéntales algo de tu vida. Natur debió llamarlo a gritos para que se acercara nuevamente. –¿De quién eres hijo. –Pero no traje mi varita mágica. –¿Qué quieres. En realidad soy un gran vicio. Kuri quiso entonces conversar con la viciosa criatura. lo logró. Juego Apostador había escapado de la ventana para volver con sus viciosos a exprimirles los bolsillos. fastidioso? Déjame jugar en paz. ¿Traen dinero? –¿Dinero? ¿Para qué? –Para que apuesten. .–¿Están llamándome? Es extraño que niños tan pequeños vengan por aquí. Natur trató de engañarlo con aquello de las varitas mágicas. Juego Apostador agregó: –¡Qué torpe! Promete que otro día vienes con mucho billete. Déjamelo a mí. Gran Vicio? –De la Gran Ambición.

. siempre me deja buenas ganancias. llevándose su dinero? –Porque siempre tiene la esperanza de multiplicar sus ganancias. chica. –¿Tienes muchos trajes? –Demasiados. fabulosos. la conozco bien. –¿Qué le sucede a esa señora? –Acaba de ganarle unas cuantas monedas a mi traje de ruleta. mas repentinamente se oyeron los alaridos de una mujer que gritaba: “¡Gané. son pocos los que saben jugar inteligentemente cuando uso tal traje. le impido moverse de su silla. ruleta… –Son muchos. ¿Quieres verlos? –Me gustaría. –No estoy gordo. El mamarracho regresó con un álbum inmenso. –¿Por qué no se retira ya. –¿Por qué? –¡Por idiota! Aquí se arruinará. dejará toda su fortuna y la de su familia. –¿Por qué? –Está inundada de mi esencia.–Con razón estás tan gordo. –Te mostraré: aquel se llama póquer. –Hay otros que no están aquí. Limpia quiere decir: sin un centavo en su cartera. –¿En serio? Muéstramelas. sintiéndose orgulloso de tener tantos vestidos para mostrar a los recién aparecidos. –¿Por qué? –Está enviciada por mi culpa. –¿Limpia? ¿Por qué? ¿Está muy sucia? –Cómo se ve que no conoces nada de tan tremendo negocio. –Espera. damas chinas. este… carrera de perros. todos diferentes. tengo las fotografías. voy por ellas. ambiciosos. –¿Cuáles dueños? –Los que me inventaron. amigotes de quienes elaboraron a un pariente mío llamado Cigarrillo y a otros dos seres maravillosos. –Aquí están: este… pelea de gallos. este… carrera de caballos y… Quería continuar. bingo. gané!”. mientras yo hago ricos a mis dueños. solamente muy fornido. lotería. no se irá hasta que Ruleta la deje completamente limpia. Seres humanos extraordinariamente vivarachos.

será difícil que los dueños del casino no se den cuenta de que se aleja. fácil de convencer por los perversos. Pensé que serías otra clase de ser. ya conoces bastantes. –¿Cómo destruir a este gordo engendro. maleducado. Hay muchas. ¡Es el colmo! ¿Imaginas si pongo a pelear a mis pollitos? ¡Qué locura! –Tienes razón. –¡Ya sé! Vamos a la ventana. niñito bien educado! ¿Cuál? Habla pronto. Debemos acabar con ellos. –¡No me digas. encontrar la manera de sacar a este de allí. Ya conocimos a uno de tus familiares. ¡La mejor de tu vida! . Estoy seguro de que algo se te ocurrirá. –Claro. hagamos aquello que tanto te gusta. Natur… ¿cómo es posible que haya tantos adultos torpes en el mundo? ¡Esto es aburridísimo! –Ellos tienen una mente muy débil. mejores maneras de jugar y divertirse. –¿Quieres convertirnos en idiotas? ¡Vaya diversión!…. por supuesto. llamaron al adefesio a gritos. –Sal de ahí. soy uno de los vicios más divertidos del planeta. eres solo tú. –¿Qué cosa? –Una gran apuesta. ¿Quién lo diría? Dizque peleas de gallos. el barullo reinante no permitía hacerlo de otra forma. que se había quedado allí tan feliz en sus malvadas tareas. Por eso no encontré nada que me gustara en ese sitio. Ya verán. partida de cretinos? –No es para tanto. Aquí quien se divierte tanto. pero… Kuri se dio cuenta de que no habían hecho nada por desaparecer al ocupado esperpento. Luego comentó al gnomo: –Oye. Acomodaron las piedras de nuevo para subir en ellas. estoy más ocupado que una hormiga mudándose de casa. menos dañino. si todo el tiempo está dentro de la casa? –Eres muy listo e inteligente. es cosa de locos. te la regalo Jueguito Apostador. –¿Qué diablos les está pasando a ustedes. –No sabes de qué estás hablando. Hemos venido para hacerte una gran invitación. –No basta conocer a estos seres horripilantes. ¡Adiós! Saltaron de las piedras.–Mmmmm…. –Con el traje que tiene puesto. me doy cuenta de que tampoco podremos ser amigos tuyos. y las colocaron en su lugar.

Espérenme. Desapareció. la viveza de Juego Apostador. en cuatro segundos estaba sobre las manos de Kuri. más valiosas que esas que guardas en la barrigota. –A mí. no. debería escapar. Escojo mi traje o aquí no habrá carrera. Tanto como socios. socio. Prefiero que te pongas el de gallo. Con ellas podrás hacer muchas monedas. ni apuesta ni nada. –¡Cuán fabuloso! ¿Qué tal si uso mi traje de caballo? –¿Un caballo contra un niño de ocho años? –Me parece suficientemente justo.Juego Apostador abrió los ojos más que nunca. Ese te servirá. Las exigencias. –Jamás. –Bueno. Si mal no recuerdo. –Eres demasiado grande. Kuri estaba entre la espada y la pared. no tuvo más remedio que aceptar diciéndole: . –No exageres. comencemos la genial apuesta. quien muy complacido le dijo: –¡Qué bien! Ya estás afuera. Debemos ir hacia la montaña. no. Busca uno más pequeño. ¿De qué se trata? –Primero debes salir de ahí. De ninguna manera. –¿En qué consiste? –Será una carrera como esas que haces con tus trajes de animales. Allá tendrá lugar la genial apuesta. eran increíbles. –¿De oro puro? ¿De dónde las sacaste? –De un río cercano. Calia imaginó inmediatamente cuál serviría. y contigo mucho más. por muchas pepitas de oro que tengo guardadas en mi casa. todos te verían. con cara de satisfacción agregó: –¡Eso es lo mío! ¿Cuánto apostaremos? –Todas las monedas que tienes adentro. No me dan permiso. –No se me ocurre cuál podría ser el mejor. le contestó: –Nos mostraste un traje pequeñito. muy asombrado. Ese traje lo uso exclusivamente para mortales peleas. –Es imposible. Es necesario que cambies de traje. –Me gustan los negocios. –¡Perfecto! Regresaré pronto. es el de póquer.

según dicen mi papi y mi mami. podían agarrar gran velocidad si fuese necesario. pero Juego Apostador resultó más vivo de lo que pudo imaginar el niño. A lo mejor no te cansas por ser una máquina. –Mira: quiero el que tenía puesto. menos el de caballo. pero tengo un poder mental.–Elige uno que te convenga. el casino tiene mucha más actividad en la noche. –Tampoco. rumbo a las montañas. Ya llegamos. precisamente hacia ellos dirigió sus pasos con la máquina rodante. el espantajo comenzó a impacientarse. ¿Quieres saber un secreto? –Sí. –El de perro. Yo continuaría con desventajas. A Kuri le pareció perfecto. Te guiaremos. En un abrir y cerrar de ojos. ven con nosotros. tenían una resistencia única. Antes de llegar al pueblo. ¿De qué se trata? –Mi perrito siempre me gana. –Solo un poquito. sin embargo. a semejante cosa. bla. me deja excelentes ganancias. . Debo regresar temprano. Sería verdaderamente difícil ganarle una carrera con facilidad. si quieres mi oro. el cual me ayudará. –¿Ves aquellos árboles en el horizonte? El que llegue allí primero. –¿Qué es todo esto? ¿Una excursión de caminantes desocupados? –No seas impaciente. el de máquina tragamonedas. y comentó ansioso: –¡Vamos ya! Me cansa tanto bla. –Un tanto lejos. ¿Cuál es el camino? –Por aquí. –¡Qué bien! ¿Y la meta? Espero que no sea muy lejos. imposible. Más vale que hagas buenos esfuerzos por ganarme. Es aquí donde comenzaremos nuestra veloz apuesta. –¡Pan requetecomido! Ya es mío. Kuri había observado unos parajes un tanto peligrosos. gana. Lo siento por ti. Después de caminar media hora más o menos. bla. te veo ya un tanto cansado. será pan comido para mí. ya estaba convertido de nuevo en Máquina Tragamonedas. Aquel traje poseía cuatro ruedas que aunque no eran muy grandes.

era justo el borde de un profundo precipicio al que se fue de narices inmediatamente sin poder frenar. mientras el horrendo monstruo se levantaba. Kuri llegó en el momento preciso para verlo rodar estrepitosamente hasta el fondo del abismo. –¡Felicitaciones.A la cuenta de tres. Kuri. Lo recordaré siempre. mejores que las de las patinetas y patines de hoy en día. Falta poco para ser un hombre. Esto casi enloquece al engendro. cayeron encima de lo que quedó de Máquina Tragamonedas. por tal motivo. por así decirlo. sin darse cuenta de que dicha meta. mientras miraban satisfechos el final de aquella máquina de perdición. por lo cual arremetió con más vitalidad desbocado hasta la meta. con todas tus fuerzas. estaba bien entrenado. –Me dieron muchos ánimos mi hermanita y tú. de nuevo arrancó con más furia. algunos años. mientras daba terribles gritos de desesperación. –¡Adiós. Kuri estaba bastante acostumbrado a las carreras. a dejarlo rezagado. amiguito! Qué bien actuaste. gracias. lo taparemos por siempre–. arrancaron como flechas a correr. cuando actuamos bien. las ruedas que tenía eran casi mágicas. Natur aparecía con Calia de vez en cuando en el camino para darle ánimos a su amiguito. parecía como si el pequeño descanso le hubiese dado muchas más fuerzas al niño. ¿sabes? –Todas las edades del ser humano son bonitas. Máquina Tragamonedas no se quedaba ni un poco atrás. Kuri no quiso tomar ventaja de su caída e hizo un alto en la carrera. ahora sí. –Continúa usando tu inteligencia del modo en que lo hiciste. porque aún sin entrenamiento. de la rabia que sintió. se hacen más bonitas aún. allá estaría tumbado todavía. En unos minutos. porque lamentablemente para él. en su aldea era uno de los deportes preferidos. pasados cinco minutos. festejaban. Todas las rocas comenzaron a gritar también: –¡Vamos todas abajo!. pues no solamente lo alcanzó. Todos reían. Kuri!. y quedaba convertido en pedacitos. al hacerlo tropezó con una piedra. ¡vamos! Tragamonedas miró hacia atrás para ver dónde venía el chico. mejor dicho: en ruedas. ¿verdad? –Sí. ayudado por el gnomo -por supuesto-. si no es porque Natur lo ayuda. te convertirás en un gran hombre. Le costó mucho trabajo ponerse de pie. mamarracho maligno! ¡Gracias. chocaba contra las rocas. Se desprendieron cientos de piedras. –Ya soy un gran niño. comenzó a tomarle ventaja grande al niño. –También me gusta ser niño. –Quiero darte las gracias por este paseo tan emocionante. –¡Corre!. piedras preciosas por su magnífica y gran ayuda! . no tenía frenos. cayó torpemente de lado. llegarás muy lejos. Kuri le dio alcance. –Volvamos a casa. sino que lo pudo pasar. ¡corre. se abrazaban.

De pronto. –¿Cómo estás. mi niña. y evitar la contaminación. –Todos debemos colaborar en esa misión.Desde lo profundo del abismo se oían las voces de peñascos que respondían: –De nada Kuri–. Tan solo habían pasado siete minutos cuando sin previo aviso. le habló como antes nadie lo había hecho. mientras Natur explicaba cómo cuidar el ambiente. Natur no acudió a la cita la semana siguiente. estrecho. lo esperaban ansiosos. tupido por la exuberante vegetación. mandó un aviso para disculparse. de un salto salió de los matorrales un . El siguiente domingo sin falta. próxima salida. ahora le agradecía mucho al niño su amor por ella. de nuevo acordaron el día de su fiesta. para tratar asuntos sobre la contaminación ambiental. Calia! ¡Qué linda te ves! –Gracias. –Eres muy inteligente. el gnomo llegó de nuevo a casa de sus amigos. al poner en peligro de total extinción a sus habitantes. –¿Cómo? –Lo comentaré por el camino. ¡Qué bueno que hayas venido de nuevo! ¿Solucionaste tus problemas? –Creo que vamos por buen camino. otras que decían: –Dios te bendiga– – ¡Bravo Kuri. ¿Están preparados? –Estamos listos. Kuri? ¡Hola. aquello parecía una gran Regresaron a casa saltando y cantando. que había estado esperando por él toda la semana. Kuri se detuvo un minuto para besar una flor. Natur. bien hecho! –. aunque todavía falta laborar duro para solucionarlos. y encontrar las mejores soluciones de tan grave problema que aquejaba mucho a toda la humanidad. Sé que podrás hacerlo. por fin se despidieron. ¡Vamos! Para llegar de nuevo al pueblo tomaron el sendero aquel. prometiendo volver a encontrarse. La enamoró porque la estuvo acariciando. piedras que agregaban: –Te amamos–. y –hasta pronto–. tuvo una reunión extraordinaria con la Madre Tierra.

bella niña! Me siento fascinado al hablar de mi linaje. y da nacimiento a Licor. se puede hacer con maíz. se tambaleaba de lado a lado. desagradable. fea. Al verlos les gritó: –¡Soy el famoso Licor! No es necesario ir al pueblo para conocerme. ¿Y con otras frutas se puede hacer licor? –También. frambuesas. Licor? –¡Qué buena pregunta. A los niños les pareció un bicho tan asqueroso. Quiero ahorrarles tanto esfuerzo. De pronto. –¿De qué familia vienes. una bebida llamada chicha. dijo con voz ronca. verdaderamente daba grandísimo asco. por supuesto. con voz de borracho. entrecortada por el hipo: . dicha maceración se fermenta. feo. No creían que pudiera existir un ente tan repugnante. que sintieron de repente ganas de vomitar. Calia. –¿En serio? ¿No estás mintiendo? –Pregúntale a tu amigo. tenía los ojos saltones. –Es cierto. al tener que aceptar una verdad del tamaño del planeta. con fresas.extraño ser de color amarillento. las cuales son machacadas y puestas en barriles a macerar. Sé que sedientos están. menos mal. quisieron indagar más sobre dicho personaje. su olor era nauseabundo. al mismo tiempo incómodo. Nació de las uvas. bizcos. Licor seguía con cierto cuidado la explicación de Natur. forma un líquido embriagante. Natur se sintió halagado. hablaba como un completo imbécil. duraznos y casi toda fruta que se ponga en fermentación. Asimismo. tenía un cuerpo líquido de olor alcohólico muy hediondo. Vengo de la familia de las mejores frutas del planeta. Parece una enciclopedia con patas. tus antepasados elaboraban más o menos de la misma manera. –¡Guácala! En mi casa no. daba vueltas como si fuera un trompo. y conmigo pueden calmar su sed. mientras se balanceaba de un lado a otro del camino. la cual embriagaba. produce alcohol.

aguardiente. tan amablemente les regalaron al llegar a este planeta. y también perderían su belleza. algunos por su culpa se vuelven violentos. ¿quieres conocerlas? –Está bien. ponche crema. te lo juro. chicha indígena. Sin embargo. ¡hip!. palabra de borrachín. ginebra. niñita.–¡Hip! Escucha. perderían el apetito. soy incapaz de hacerle mal a nadie. Licor no soportó tanta injuria. –¿Creerán en este ser? Crean mejor en su intuición. si te las nombro todas terminamos pasado mañana. sí! ¡Ni que el tuyo fuera muy bueno! ¡Basta!. como mis otros hermanitos. comenzó a defenderse como una fiera herida. causo un fantástico vicio del que no podrás ni querrás deshacerte fácilmente. para todos los gustos. ¿Te gusta la idea? ¡Hip! –¿No me causarás ningún daño? –¿Yo? Jamás. he aquí la información: puedo ser vino. –¿Qué es? Preguntaron al unísono los niños. no soporto tu cochino aliento. no es buena compañía. cerveza. hijo de Zeus y de Semele. –¿Quién es el tal Baco? –La ignorancia es atrevida. por ello terminan en las cárceles. solamente querrían beberlo a él. ron. . ya era hora de desmentir al –Lo más liviano que podría este monstruo regalarles. whisky. sería dejarlos arruinados económicamente. enfermedad que se puede transformar en cáncer al hígado. ¡hip!. se pondrían viejos más rápido. ¡hip!. el mal o lo mediocre. ¡Vamos. lo cual significa que seremos eternos compinches. Hablen con el dios Baco. Dios les dio algo llamado: libre albedrío. Natur era todo. como lo hacen los demás vicios. –Significa que tienes derecho para escoger entre el bien. ¡Ese. Aléjate. etcétera… ¡hip! –¿Etcétera? –Claro. que según dice su amiguito. delicia. nena: ya sabes como nací. dios griego del vino. no te he dicho en cuántas clases me puedo transformar. ¡Sí. Cada región tiene sus propias transformaciones de mí. usen ese “Libre Albedrío”. se dio cuenta de que hipócrita. tequila. señor! Es el propio Dionisio. oídos. alcohólicas. –¡Ay. ¡hip!. son muchas. vodka. pruébame! Soy una ¡hip!. Les ocasionaría una cirrosis hepática. sí es ducho en materias etílicas! –¿Etílicas? –Quiere decir.

Bebo en mi cantimplora plástica o en un vaso. Abre tu cantimplora. –¡Qué bien! que haya niñas tan bien educadas como tú en el mundo. ¡por favor!. y así por el estilo. fíjense con cuidado en lo que haré. Calia se la pidió para mostrarla luego a Licor. que se alcanzaban a escuchar. porque a la velocidad de un avión de propulsión a chorro. En mi hogar aprendí otro tipo de modales. que ahí me meto de un solo golpe. –Lo siento. Aún estando aprisionado en aquella cárcel de plástico. Licor. que ahí voy. bébeme pronto. brincaban de alegría mientras gritaban: “¡Hurra! ¡Bravo!” – Mira. Fueron narraciones inventadas por griegos y romanos. no con verdades propiamente dichas. que si el dios del fuego. Calia enroscó la tapa en la cantimplora. que si el del vino. le preguntó: –¿Es cierto lo que dice? –Hasta cierto punto. El estúpido espantajo. . y arrojó sobre la grama el poquito de agua que le quedaba. con los ojos llorosos por la emoción abrazaron fuertemente a la niña. sus berridos de terror eran tan fuertes. como un rayo veloz se lanzó dentro de la cantimplora. Natur: allá a los lejos hay una pequeña cascada. ¡Hip! Un tanto nerviosa. desde allí le gritó: –No me gustan las paredes de tu ¡hip!. Calia le hizo caso. bota el líquido espantoso que tiene adentro. tendrás que meterte aquí. –Ya entendí. Abre la boquita. prefiero las de tu estómago. Estoy más que seguro. emocionado. contaré hasta tres: A la una. No quiero mezclarme con él. diciéndole: –Tengo en este recipiente un poco de agua. segurísimo de que así será. podré beberte completamente. Kuri llevaba una cantimplora con agua para beber en el camino. para que Licor entrara en el recipiente. Bueno. ¿Crees que podrías calmar mi sed. lo destapó. No hay problema. bastante sorprendidos. que si la diosa de la belleza. ¡Hip! Estoy listo. no derramaré de ti ni una gotita.Calia confiaba mucho en la sabiduría de su amigo. trata de convencerte con cuentos mitológicos. a las dos y… a las… A las tres… el mundo se volvió completamente oscuro para Licor. que ponían nombre de dios a cuanto puedas imaginar: que si el dios de la guerra. Natur y Kuri. –Está bien. cantimplora. mejor que agua cristalina y deliciosa como esta? –Creer es poca cosa. muchachita. dejó al temible adefesio encerrado.

báñate con agua cristalina. Salieron del pozo riéndose a carcajadas. tengo tres mil millones… de amigos enviciados en la tierra. apenas si podía decir: – ¡Glu!. danos otro abrazo. aléjate de nuestras vidas. En pocos minutos arribaron al lugar. ¿Quieres que vayamos un rato? –Claro. y una vez dentro del pozo. glu!. brazos. ¡auxilio! Mientras desaparecía poco a poco dentro de las transparentes y saludables ondinas. te bendigo por tanta sabiduría. La niña fue a buscar la cantimplora. Se me acaba de ocurrir una gran idea. por haberles ayudado a destruir a Licor. Calia? –Te dije que había tenido una gran idea. regresó con ella. dentro del pequeño pozo que formaba la fuente. que venga… ¡hip! aunque sea uno a salvarme. mojaron sus caras. Ven acá. dieron las gracias a sus amigas “elementales del agua” por los beneficios recibidos con el baño. abriendo la tapa dentro del agua le gritó a Licor: –Se acabaron tus días de maldad. engendro maligno. piernas.–Es una de las fuentes más cristalinas y hermosas que tenemos por aquí. Calia! ¡Bien hecho! Te felicito. . Se vistieron para regresar muy felices al hogar. sumergido totalmente. me gustaría refrescarme. salía muy lentamente de su encierro. hasta que finalmente decidieron bañarse completamente. –¿A dónde vas. ¡Toma!. tan pronto llegaron bebieron agua pura. Además. Aterrado Licor. ¡glu. Calia. especialmente. ¡glu!. Haré algo que les fascinará. –¡Bravo. la sumergió.

descolorido cuerpo que jamás tendrá un verde así. sin pensar que a lo mejor las personas criticadas. Tu cuerpo se me antoja un globo lleno de carne que pegado a patas de trípode de repente explota en el aire. lo que tú en mí ves tan feo yo el doble lo veo en ti” Esa canción nos enseña que debemos ser prudentes. tan pronto llegó. no criticando a las demás personas inclementemente. . la canción de la rana y la pata. pudieran encontrar en nosotros. en la puerta encontró una pata grosera que sin delicadeza alguna le dijo muy altanera: “¿Cómo es posible que vengas ranita por estos lares? aquí solo venimos las bellas. sin pensarlo dos veces corrió al salón de belleza. que otra cosa” Y le contestó la rana: “Prefiero mi grande boca que un pico tan largo y feo que al cruzar la esquina asomas media hora pasa. que dice así: Una rana decidió un día ponerse más linda y coqueta. aquí no se curan fealdades. pues no me vas a decir que es muy bonita tu boca. más o peores defectos de los que viésemos en ellas.cantaron con los pajaritos que se unieron a ellos. más me parece arepa cortada en dos. y completo no lo veo.

Calia pidió que la esperaran. coger unas naranjas. arrastrándola hacia una cueva cercana. al cual conocerían en unos días. Calia! ¿Dónde te has metido? ¡Por favor. y confiando en su buen amigo Natur. se dio cuenta de que tendría que pedir la colaboración de todos los “elementales”. se fueron por otro igualmente bonito y fresco. En la noche tardaron en quedarse dormidos. . Debemos ser muy cuidadosos. sabiduría para enfrentar al último monstruo. Kuri. ¿Por qué no aparecía? ¿Qué le había ocurrido? Algo terrible: quería regresar. Cuéntanos… ¿qué nos espera? –El peor de los esperpentos. Natur estaba tan asustado que no pudo activar su poder para localizar perdidos. Natur. Quizás el más dañino. había llegado por detrás. Laya y Sabi los despidieron. tenía muchos árboles frutales sembrados. –¡Calia. Ya habían caminado media hora. lo cual hizo pensar al gnomo que algo extraño había sucedido a su entrañable amiga. y saciar la sed. No tomaron el mismo camino ni la carretera principal. Tú mismo lo dijiste. sentarse a la vera del camino para comerlas. y preparados para nuestro próximo viaje. En medio de la tremenda oscuridad reinante. sin pronunciar ni una palabra…. le pidieron con todo su corazón que les diera fuerzas. un hermoso arroyo. no contestaba. Estamos bien. ven aquí! La niña no respondió. Recogieron las cáscaras. –Buen día. pero no regresó al lugar donde la estaban aguardando su amigo y su hermano.La última visita de Natur fue para los pequeños muy aleccionadora. Pasaron cinco minutos. y aparentemente tendrían que llegar hasta el pueblo para encontrar al último nauseabundo ser. le había tapado la boca y los ojos. pero ni siquiera pudo darse vuelta. hablaron con nuestro Padre Celestial. decidieron descansar. Por fin llegó tan esperado momento. mientras iba detrás de unas matas a orinar. lo hacía más bello aún. porque alguien a quien no pudo ver. Corrieron por todas partes llamándola muy angustiados. el tenebroso ser amarró y amordazó a la niña para que no gritara ni pudiese pedir ayuda. que preocupados comenzaron a llamarla. Dándoles mucho ánimo. Mientras tanto. vamos! Somos unos niños valientes. desapareció en las profundidades de aquel lugar. hasta ese instante nadie aparecía. las enterraron para que con más rapidez se convirtieran en abono. ¿cómo amanecieron? –Buen día. mis niños. –Es verdad. estaban muy emocionados. –¡Vamos.

Llamen rápidamente a las libélulas. Era Calia. vengan. los cuales disiparon toda sombra e hicieron más fácil la esperanzada búsqueda. Al llegar a la entrada. Natur divisó un bulto a lo lejos. Todos pudimos sentir su presencia. Llamando a gritos a Calia. No pasó un minuto antes de que un batallón de brillantísimas libélulas estuviera con ellos. con valentía entraron en la oscura caverna. les fue muy difícil poder ver algo. Natur? ¿No pudieron encontrarla? –No. Ten fe. De repente. –Tres de ustedes. miren: son círculos y dos líneas paralelas que van directo hacia esa cueva. esperen aquí. corrió hacia él. los llamó con el pensamiento e inmediatamente aparecieron. ¿quién te trajo y te amarró? . Kuri. En esta ocasión entraron once gnomos con un centenar de luminosos animalitos. –¡Pronto! Entremos. pero la encontraremos. ¡es urgente!. Kuri preguntó muy consternado: –¿Qué pasó. si en diez minutos no hemos salido. debemos solucionar el problema de inmediato. cómo viniste a parar aquí?. los demás con Kuri. presto para inundarlo todo con su luz. no tuvieron otra opción que regresar por ayuda. en grupos se dispersaron cientos de gnomos por varios metros a la redonda. al sentirse liberada fuertemente abrazó a su amigo. Todavía no. –¡Dios santo! ¿Calia. De pronto… uno de ellos gritó: –¡Corran!. acompáñenme.compañeros suyos. llorando de alegría. la oscuridad nos impidió llegar al lugar donde está. Natur se dirigió a los demás gnomos: –Queridos amigos. Natur quiso pasar primero que todos. por aquí hay unas huellas extrañas. cinco más entren a buscarnos. allí está oculta Calia. Llorando. comenzaron a buscar a su amiguita.

El regreso a casa fue tranquilo. mientras comían una nutritiva cena que su mamita les había preparado. las sopas. dándoles las gracias. sin embargo. Ya te los llamó. no recaer en él. –Buena lección. les pidieron la bendición. un error lo comete cualquiera. es que regresemos a casa. Tampoco debí permitir que te fueras sola. Los amigos se despidieron de las libélulas y de los demás gnomos. Llámalos para que nos vayamos ya. importante. dejemos la expedición para otro día. al llegar relataron a sus familiares lo sucedido. partieron en busca del cuarto y último esperpento. Después de oír el relato. Natur era muy puntual. me arrastró hasta este lugar. besaron a su madre y a su papito. vengan. madrugó bastante para llegar a tiempo a la cita. Confiamos mucho en ti. en cantidades suficientes para mantenerse fuertes y saludables. Creo que lo mejor por hoy. En menos de dos minutos estuvieron listos para salir. pudieron convencerla tanto como a Sabi. No pude ver nada ni pedirte ayuda. Natur. ¡Calia!. Estás muy guapa hoy. ¡Kuri!. Les encantaban las frutas. Alguien me tapó los ojos y la boca. Laya dudó en cuanto a permitirles volver con Natur a un próximo paseo. –¿Qué cosa? –Que no debemos alejarnos de nuestros acompañantes. –¡Tremendo susto nos pegaste. ni siquiera para hacer pipí. Ellos siempre se alimentaban sanamente. Me asusté demasiado. Tus hijos no estarán solos ni un segundo. Laya. las ensaladas. programándolo para el próximo domingo. confía en mí. no solamente para ti. También estás hermoso. ¿lo recuerdas? –Nunca olvido mis promesas. ¿Cómo amaneciste? –Estamos siempre muy bien. lejos de mi vista. llegó Natur. Por favor. gracias. Prometiste que les dejarías ir. Llenos de felicidad festejaron el éxito de la búsqueda de Calia. algo muy importante aprendí. . Natur.–No lo sé. amiga. –Buen día. Te veo preocupada. –Sí. –Gracias. criatura! Gracias a Dios ya estás a salvo.

–Tiene un resorte raro en lugar de piernas. disculpen por haberlos hecho esperar tanto. presiento que tal cosa. el nuevo espantajo no tenía cara de poder ser amigo de nadie. parece una jeringa gigantesca. –¡Aquí estoy!. En la punta de la cabeza tenía una horrible aguja muy afilada. ¿Tú no? –Claro que sí. Con mucho coraje lo enfrentaron. nos dará la oportunidad de investigar. justo hasta llegar al escondite. como siempre. así que Kuri le preguntó: –¿Cómo te llamas? . nuevos amigos. por ella brotaba un líquido extraño. luego se sentaron debajo de un frondoso árbol de mango. –Tienes razón amigo.–No quiero que tomemos el mismo camino. Me trae malos recuerdos. No quiero asustarlos. Tengo más o menos ochocientos millones de viciosos en todo el planeta. cuando súbitamente salió del follaje algo muy raro. quién fue culpable de la mala experiencia que tuviste. estaban tan maduros… tan deliciosos. Encontramos huellas de círculos en la tierra. Caminaron veinte minutos. Calia. y dijo a Natur: –Estoy sintiendo miedo. Estaban prácticamente llegando al pueblo. Era total y absolutamente horrenda. lo enfrentaremos con ayuda de Dios. ¿Imaginan cuánto trabajo? Todos retrocedieron. Kuri preguntó muy sorprendido: –¡Dios mío! ¿Qué cosa es esa? –No estoy muy seguro. es natural. sin embargo. Créanme: estaba ocupadísimo. fue la que metió a Calia en la cueva. Sigue siendo bello y bueno. Esta cosa se las traía. El camino no tiene culpa de nada. cada uno comió dos mangos. que uno hubiese sido insuficiente. –Por eso viene pegando brincos. bueno… como casi siempre. –Enfréntalos. Calia recordó lo sucedido. continuaron su sabrosa caminata por media hora más.

–¿Por qué se dejan convencer? –Calia. para seducirlos. con él puedo pincharles las venas. mas no al grotesco bicho. como soy tan eficiente. Es especialista en engañar a los pobres seres humanos que se lo permiten. termina convertida en un guiñapo humano. cualquier persona enviciada. por esto. lo molestaron en demasía. –¿Estás seguro de que tanta cosa extraña es verdad? Aclarando bien aquel macabro asunto. pertenece a este terrible ser. por conseguir dinero para mantener su horrendo vicio. ¿Conocen la marihuana? . –¿En serio? ¿Cuáles? –Hago que se sientan eufóricos. –¿Tanto así? –Peor aún: cavan su tumba mucho antes del tiempo establecido. dicha persona ya no es más dueña de sí misma. mientras tanto. enamorarlos. todos los órganos se dañan. se pierde la inteligencia. casi siempre se vale de las amistades de los ingenuos. me gusta más el de jeringa. –Si fuese amiga mía mejoraría su inventiva. las neuronas del cerebro se atrofian. capaz de cometer cualquier delito. la voluntad. –No lo creo… ¿sabes? Y tú… ¿cuál es tu nombre? –Soy el vicio Drogas. lo alertaron. con el que soy más eficaz. su organismo comienza por pedir más y más cantidad de la droga para poder sentirse bien. –Este monstruo es uno de los peores.–Primero dime tu nombre. –¡Qué raro! ¿Y por qué te vistes así? –Tengo varios trajes. vio que podría perder puntos. y entrar en su sangre. y que después tengan sueños en los cuales viajan. llego así hasta su cerebro más rápido. tarde o temprano querrá que sigan su ejemplo. –¿Por qué? –Está convencida de que sería justo que todos compartieran su mundo maravilloso de ensoñación. Las explicaciones de Natur satisficieron plenamente a los niños. creen que lo pueden todo. Este que ven… es mi preferido. –Me llamo Kuri. vuelan. o sea: muy felices. inmediatamente debió intervenir Natur. allí puedo hacerles maravillas. Tengo también otro llamado cocaína o polvo blanco. para que mis viciosos me huelan. así que replicó: –¡Por favor! ¿Qué estás diciendo? Mis trajes están todos elaborados de lindas plantas. porque siendo astuto y paciente. –¡Qué curioso! –Mi madre lo inventó para mí.

nunca más. –No entiendo cómo. jamás. –Natur. Por todo esto tan malo. –De algunas se pueden elaborar fármacos que ayudan en los hospitales a las personas muy enfermas cuando sienten mucho dolor. ¿Te quedó claro? –Sí. Kuri quiso saber más al respecto. Natural. y comienzan a ocasionarle un embrutecimiento moral. –¿Esa inteligencia les hizo saber que aquellas plantas podrían servir para sus horribles planes? –Lamentablemente sí. se hace adicta. la bellísima flor? Con ella fabrican mi traje de opio. a veces usan su inteligencia para la maldad. . Ni Calia ni Kuri podían creer lo escuchado. Es toda una belleza. no tan gordos. sirven como calmantes o analgésico. Primero fabrican el opio. –Nómbrame uno de los fármacos. como prácticamente sucede con todas las demás drogas. a pesar de ser más o menos inteligentes. Entiendo lo peligroso que puede ser tan asqueroso engendro. claro está. con ella le hacen competencia siempre a Cigarrillo. lo que Drogas ha dicho. solamente los médicos pueden administrar pequeñas dosis a sus pacientes mientras dura el tratamiento. enviciándolas. es cierto en esta ocasión. hasta la propia vida. La naturaleza es inocente. su salud. luego de él. es mi nombre. Calia. ¿Plantas convertidas en cosas tan malas? ¿Cómo era posible aquello? Natur les aclaró: –Lo siento. Si la persona usa dichos fármacos para enviciarse. sacan la morfina.–La conozco yo. después. del cual hablamos hace días. ¿Qué me dicen de amapola. –Como sea. ¿Y la hoja de coca? Sirve para elaborar mi vestido de cocaína. más aplastados. –Enséñaselas. aunque tales plantas pueden ser usadas para el bien. Natur. Ellos no han visto ni una. quienes escogen qué hacer con sus vidas. me confeccionan unos trajes llamados cigarros de marihuana. como las amapolas. –¿Con qué planta se hace? –Con las cabezas de las adormideras verdes. –La morfina. para enriquecerse a costillas de otras personas menos inteligentes. pero más efectivos. como para que Drogas permaneciera callado. robándoles así su dinero. Semejante aclaratoria fue demasiado buena. sometiéndolas. es justo el traje usado hoy por Drogas. ¿No te parece hermosa? La ponen a secar. Son los seres humanos con su libre albedrío. por ejemplo.

nunca jugué con ninguna niña. ¿No te gustó? Trataba de jugar contigo a las escondidas. quiero explicarles mejor este asunto. –¿También de… lo que sea? ¡Qué originales! –Sí. después va en su busca. Me gusta mucho más que la jeringa que tenías puesta. comenzó a entusiasmarse con la idea del juego. –Lo siento. mientras Drogas se ponía su atuendo de polvo blanco. –¿Qué manera de jugar a las escondidas es esa? –Supuse que sería como lo hice. Estaba presentándose para Kuri. Quien tenga el traje más bonito. ¿Lo conoces? –Ni un poco. ja! Kuri agarró unas ramas. jamás había jugado con nadie. la perfecta ocasión de acabar con este ser. solo una: creemos que fuiste tú el que me metió en aquella cueva. mira: yo me pongo un traje de… lo que sea. ¿sabes? Supusiste mal. ¡Eres tan blanquito! Se ven muy suaves tus partículas. ¡Ja. gana. Fui yo. –Sí. –Pues así no jugamos nosotros. Nos ponemos de acuerdo primero. que a pesar de tener tantos amigos. Te ganaré. perderás el tuyo. sería muy conveniente para sus sucios propósitos. lo vistió de arbusto. –No deseamos tus explicaciones. y tú te pones otro.–Vengan acá. se queda con el traje del otro. uno. –¡Pareces tan ignorante y tontito! –¡Sin ofensas! Si me enseñas cómo es el jueguito. –Otro día. Busca tu traje mientras yo busco el mío. ¡Muy bien! Me gusta demasiado tu jueguito. Te sorprenderás cuando veas cuán hermoso es. Dudamos que sean buenas. aunque suena bastante divertido. A ver… ¿cómo es? –Bueno. Calia lo ayudó a cubrirse con ellas. cuenta hasta veinte con los ojos cerrados mientras el otro se oculta. –Está bien. qué bonito traje tienes. preciosuras. . –¡Guao! Drogas. ¿Qué te parece? Drogas. ja. quizás. nos vamos a divertir bastante. le propuso entonces: –Tenemos otro juego mejor que ese: se llama el juego de cambiar de trajes.

El arbusto más bonito que jamás vi. –Está bien. y agregó: –Okay. Debes aspirarlo por la nariz. impresionantemente precioso es tu traje. por supuesto. –Eres muy ingenuo. Creo que me ganaste. –Tienes el mejor gusto del mundo. si pierdes una oportunidad como esta. –¿Estás loco? Eso es trampa. Inocentemente. Es cierto. confiando en la gran astucia de su amiguito. me pertenece. niño. Natur. más que tonto: ¡tontísimo! Tendrás que aceptar mi condición. Estaba logrando justo lo que ansiaba: que Kuri se quedara con su porquería de atuendo de polvo blanco. no tuvo más remedio que ceder. Así no es el juego. muchacho. ¿Lo tomas o lo dejas? Inteligentemente. Preguntemos a tu amigo y a tu hermana. quién es el ganador. el niño imaginó en breves segundos cómo derrotar a tan abominable mamarracho. Alguien más tiene que opinar para decidir realmente. Drogas. No puede haber ahora condiciones. es en verdad espectacular su traje. dada su clara inteligencia. Drogas. y punto. lo dejas guardadito en tus pulmones. Debes obsequiar el tuyo al niño. adefesio?! –Así como lo escuchas. estuvo de acuerdo con Drogas. no aceptaría. Drogas. así lo acordamos. diciéndole: . ¿Cómo? ¿Dónde? –En tus pulmones. –En todos los casos. Las oscuras intenciones de Drogas no podían ser peores. Viéndose acorralado Kuri. claro está que al mismo tiempo pensó que si la condición era muy fea. gana Kuri. es tuyo mi traje… con una condición. ¿No te dijo tu amigo que mi especialidad es el engaño? –Pero no en este caso. ¿Cuál es la condición? –Muy sencilla: que lo guardes en sitio seguro. Pierdes. –¿Que lo guarde? No entiendo.–¡Guao! debo decir yo. ganaste. –¡¿Qué estás diciendo. –Estás… ¡requeteloco! –Lo estarías tú. tonto. comenzó a entender de qué se trataba todo aquello. ¡dámelo!. Calia votó por su hermano. es mío tu traje.

una partícula en sus manos. Calia estaba casi paralizada. para llenarlos al máximo. –¡Listo!. con mucha fuerza sopló encima de Drogas. Era llanto sincero de regocijo. Calia y Kuri tenían unas sonrisas que iban de una oreja hasta la otra. Kuri! Hasta pronto. Aspírame.–Pues… tienes razón. fueron fuertemente aprisionadas entre las delicadas manos de las sílfides y de todos los miles de silfos que permanecían en el sitio contemplándolo todo. ponte sobre ella. me quedo con él. no prestes más atención a semejante cosa! ¡Vámonos de aquí! Discúlpame. –¡Qué bueno! Te felicito. se llenó de valor. quedó esparcido por todas partes. no debí haber votado por ti. Sin embargo. había comprendido perfectamente lo planeado audazmente por su pequeño amigo. agradecimiento a Dios por haberles dado la sabiduría suficiente para luchar contra el mal. ¡aspira! por esa nariz tan bonita. ¡pronto!. le gritó a su hermano: –¡Por lo que más quieras Kuri. monstruo. Mis limpios pulmones están esperando por ti. sus lágrimas como perlas de cristal rodaban por sus mejillas. habían aparecido también miles de gnomos. ¡aspira niño!. En ese apoteósico instante. –¡Aquí voy! Prepárate para ser guardado. necesitaba la colaboración de todos para salvarlo del maligno Drogas. guárdame tan pronto me acomode sobre tu linda manita. ¡muy bien!–. los bellísimos silfos y sílfides para que ayudaran a Kuri. silfos y sílfides llenos de satisfacción por la colaboración prestada. está bien. ya su hermano sabía cómo actuar: en lugar de aspirar por la nariz. Kuri abrió la boca tan ampliamente como pudo e inmediatamente se instalaron en sus sanos pulmones cientos de silfos. Antes de caer sobre la tierra las pequeñas partículas del polvo blanco. todos gritaban: –¡Bravo! ¡Bravísimo! Dios te bendiga Kuri. se despidieron amorosamente de sus buenos amigos. Nos vamos al centro de la tierra . Ante lo allí sucedido en ese difícil momento. Gnomos. Calia. telepáticamente Natur había llamado a cientos de los elementales del aire. Cuenten con nosotros siempre que necesiten ayuda. Mientras esto pasaba. y cualquier otra cantidad de frases llenas de amor. lo guardaré como dices. cada uno recibió de los elementales del aire. las advertencias no eran necesarias. –¡Te amamos. A ti también te amamos mucho. Como por arte de magia. listos para salvar a Kuri del terrible asesino. siempre colaboraban con el gnomo en los asuntos más difíciles. muda. aquí estoy. Aquí está mi mano. de alegría.

Los queremos mucho. Será un placer. para que se quemen en la lava del núcleo de nuestra tierra. los tres amigos se abrazaron largamente. sus engaños. sanos. por eso fueron vencidos por Calia y Kuri. muchos más para sus familiares. que los pudieron exterminar. ustedes saben quiénes son. Lo haremos. amigos! Mándenle un saludo y agradecimientos a las salamandras. mientras observaban de vez en cuando. nadie se dejaba engañar. cómo tener la fuerza. continuaron su regreso a casa. . Kuri: nuestras queridas elementales del fuego. por haberlos ayudado a convertirse en un hombre y una mujer íntegros. la inteligencia. golpeando fuertemente a los espantosos monstruos. por su gran ayuda en el núcleo. todo mejoraba porque comenzaron a conocer perfectamente a los seres más malos del planeta. a su amigo Natur. y mejor evolucionados espiritualmente. inmediatamente los gnomos desaparecieron como relámpagos dentro de la tierra. –¡Muchas gracias por todo. Crecieron siendo cada vez más inteligentes. buenos. daban siempre gracias a Dios. La maldad se les devolvió como un búmeran. Estas excursiones dejaron en el alma de los niños.con todas estas partículas de polvo blanco. las diferentes y hermosas figuras que las nubes formaban en el cielo. magníficas enseñanzas. ¡Hasta luego! Calia los abrazó muy emocionada. y evitar su compañía. Siendo más engañado. Las principales y mejores: cómo enfrentar los temibles enemigos llamados vicios. sabios. –Otros grandotes para ustedes. para emprender su largo viaje de miles de kilómetros al centro de nuestro amado planeta. el valor para vencerlos. cuando tuvieron sus hijos. –Por supuesto. jamás pudieron olvidar tantas lecciones buenas. termina siempre quien engañar quiere. Brincando de alegría. En los años que pasaron después de tales sucesos. a sus padres y a todos los elementales. Natur los despidió e hizo una señal con su mano. ya el pueblo había cambiado bastante. Reciban un grande beso.

Fueron nuestros niños y nuestras niñas. bienestar y amor. los que empezaron a construir un mundo donde los seres humanos podemos ser completamente mundo mejor: el libres de vicios. para convivir en paz. .