You are on page 1of 9

Marta B Rondón

SIMPOSIO CLIMATERIO Y MENOPAUSIA

ASPECTOS SOCIALES Y EMOCIONALES DEL CLIMATERIO: EVALUACIÓN Y MANEJO
RESUMEN Marta B Rondón
Universidad Peruana Cayetano Heredia, Departamento de Psiquiatría y Salud Mental y Hospital Nacional Edgardo Rebagliati Martins, EsSalud
Correspondencia: mbrondon@gmail.com

El malestar emocional que algunas mujeres pueden experimentar durante el climaterio no depende solamente de las fluctuaciones de las hormonas gonadales, especialmente los estrógenos, sino que en efecto, es la resultante de una compleja interacción de fenómenos biológicos, psicológicos y sociales que coinciden en esta época de la vida. La experiencia de la menopausia, como fin de la vida reproductiva de la mujer, está influenciada por la madurez psicológica alcanzada, que determinará la capacidad de asumir los retos de la adultez mayor, como las pérdidas fisiológicas y realizar un balance de las expectativas y logros que permita ampliar el repertorio de estrategias para prepararse para el envejecimiento. Sobre esta experiencia influyen significativamente las transiciones de roles (salida o regreso de los hijos, enfermedad de los padres, cambios laborales, pérdida de la red de soporte y muerte del cónyuge) y las expectativas y concepciones, culturalmente determinadas, que compartan la mujer y su entorno. La sobrevaloración de la juventud (equiparada a belleza), la glorificación de la maternidad, las ideologías patriarcales, la desvalorización del saber tradicional de las mujeres mayores y la falsa idea de que la muerte ocurre poco tiempo después de la menopausia incrementan el malestar psicológico y el estrés, y pueden causar en mujeres vulnerables con historia previa de padecimiento depresivo, un episodio clínico que requiera evaluación y tratamiento pronto. PALABRAS CLAVE: Climaterio, manejo, aspecto social, aspecto emocional

Rev Per Ginecol Obstet. 2008;54:99-107.

Social and emotional aspects in the climacteric: diagnosis and treatment.

ABSTRACT

Emotional distress during perimenopause cannot be accounted for only by hormonal fluctuations. Actually, these emotional problems arise from the complex interaction of biological, social and psychological events that coincide in this period of life. The experience of menopause, understood as the end of reproductive life, is influenced by previous psychological growth, which determines how the woman will deal with the challenges of adulthood, namely the loss of some functions and the need to make a balance of expectations and achievements, in order to widen the repertoire of coping strategies in order to face ageing successfully. Role transitions (children leaving home or returning, illness of parents or spouse, changes in the workplace, loss of support networks) impact on emotional well being as do the culturally determined conceptions about menopause of the woman and those around her. Overvaluing youth (equivalent

to beauty), glorification of maternity, devaluation of the traditional knowledge of older women and the false idea that death follows shortly after menopause, increase distress and may, in vulnerable women with a previous history of depression, originate a clinical episode of depression which must be properly evaluated and treated. Key words: Climateric, treatment, social aspect, emotional aspect.

sobre los malestares del climaterio y los eventos del proceso general de envejecimiento también contribuyen al estado emocional (1). Este artículo revisa el contexto socio-cultural (actitudes y estereotipos del grupo social hacia la menopausia y los cambios de rol) y psicológico de las mujeres en la quinta y sexta década de la vida. La mitad de la adultez involucra un proceso de revisión del pasado, a la luz de los logros actuales, y de decisión respecto del futuro. Tanto hombres como mujeres tienen que enfrentar diversos retos:
99

INTRODUCCIÓN La serie de cambios físicos, psicológicos y sociales que repercuten sobre el estado emocional de la mujer perimenopáusica no se relacionan solamente con las variaciones de estrógenos y progesterona. Los síntomas físicos crónicos, los estereotipos específicos de género

Revista PeRuana de GinecoloGía y obstetRicia

particularmente en cuanto a las actitudes frente al envejecimiento y la fertilidad. Por el contrario. de la perimenopausia están principalmente determinados por a. ASPECTOS SOCIALES Y CULTURALES RELACIONADOS AL CLIMATERIO El estrés. muchos hombres y mujeres de cuarenta a sesenta años se permiten explorar aspectos de sí mismos que no conocían bien: los varones se detienen a expresar sus emociones y su dependencia de otros. las actitudes culturales hacia la menopausia. pronostica severos problemas para asumir la ancianidad. la comunidad y el empleo d. la pareja. puesto que empiezan a notar cambios fisiológicos que acompañan inevitablemente al paso de los años b. le otorgan un valor positivo a la menopausia. LAS ACTITUDES CULTURALES La cultura de un pueblo le atribuye un significado a la realidad y transforma un evento biológico en uno cultural. se le experimentará como un desastre. la persona ya tiene claras sus habilidades y limitaciones. no 100 Revista PeRuana de GinecoloGía y obstetRicia . indirectamente.Aspectos sociales y emocionales del climaterio: evaluación y manejo a. los cambios de rol. Lo contrario. como sabemos. y en gran parte los fisiológicos. el estrés comunicado por las personas y el impacto sobre el estado de salud emocional y físico. La relación entre las actitudes de un grupo social dado hacia los roles de género y su transformación en el curso del tiempo es muy variable. relaciones e ideología. El impacto psicológico de la menopausia. el envejecimiento y los roles de género femeninos (4). que lo único que podemos afirmar con certeza es que la realización personal de hombres y mujeres depende. conoce bien su propio cuerpo y lo puede asumir con naturalidad. esta es una etapa de transición y adaptación a circunstancias biológicas. se verá fuertemente influenciado por la importancia asignada por un grupo cultural a la procreación. un inventario de los logros obtenidos y las metas alcanzados c. a través de la promoción de conductas no saludables. Se sostiene que los síntomas psicológicos. Los roles de género institucionalizados en un grupo (que incluyen los roles de la mujer que ha dejado atrás su capacidad reproductiva. características consideradas femeninas. evitable a toda costa (2). la fertilidad. y muchas mujeres que han terminado con las tareas de la reproducción aprenden a usar su energía y determinación en tareas que requieren asertividad y competitividad. Esta época. La percepción del estrés está determinada culturalmente. lo que se conoce como estancamiento. por tanto. Si se ha transitado bien por las etapas anteriores. A. ha construido sus redes de apoyo. es preciso conocer la posición social y las creencias de las personas (3). se podrá contribuir significativamente a la siguiente generación y habrá una sensación de realización personal que se prolonga intergeneracionalmente. la enfermedad y/ o la muerte de los progenitores f. para entender la relación entre los estresores. Al conocerse mejor. en razón de la edad o la experiencia e. psicológicas y sociales cambiantes. si la persona se detiene en la preocupación egoísta y aislamiento. Las mujeres llegan a la menopausia con expectativas que se derivan de las creencias de las sociedades en que viven. a la que Jung se refirió como el cenit de la existencia. pasando de hija o nuera a madre de la novia o suegra. la madurez y el poder. En resumen. El cese de la función reproductiva o la posibilidad de ganar en estatus. y b. sabe cuáles son sus lealtades y compromisos reales y ya ha echado raíces en términos de residencia. la conservación de la capacidad de ser lúdico y de experimentar placer a pesar de las pérdidas y dificultades. aprendizaje de un comportamiento activo y ético desde la posición de autoridad o poder a la que se pueda haber accedido. lo que ella puede esperar de su grupo social y lo que el grupo social espera de ella en términos de comportamiento y afectividad) varían de tal forma de una cultura otra. se caracteriza por la productividad. puede influir sobre la salud directamente. la evidencia del envejecimiento. si se equipara menopausia con vejez o muerte en una sociedad que sobrevalora la juventud. Los cambios hormonales de la perimenopausia no afectan por igual a todas las mujeres. a través de mecanismos neuroendocrinos que aumentan el riesgo fisiológico o. por tanto. re-evaluación del compromiso con la familia. Erikson describe a la generatividad como característica de la adultez media: el proceso en el cual uno forma a sus hijos y lidera el cambio social.

negada para el placer y solitaria (6. Desgraciadamente. porque se la equipara con la pérdida de la belleza. En algunas sociedades avanzadas. que refleja la actitud popular frente a las mujeres mayores. se equiparaba a las divinidades femeninas con la tierra. Como ejemplo. dualista (donde lo que está abajo siempre tiene una contraparte arriba. y la autoestima se deteriora a medida que se aproxima el momento de dejar de menstruar (11). los médicos demuestran menos agresividad en el tratamiento de mujeres. Cuando la tierra deja de producir. Es cierto que las mujeres mayores eran depositarias de la tradición oral en los pueblos precolombinos. aún si viven en la ciudad. tienen menos probabilidades de recibir una receta de betabloqueadores o aspirina o ser citadas más adelante para prueba de esfuerzo. Las mujeres de edad avanzada. sufriente. el paradigma marianista equipara a la mujer con un ser de gran fuerza moral y espiritual. En suma. se abandona. que encuentran que las mujeres pobres demoran más en acudir a la emergencia por dolor de pecho (angina). si no de las condiciones culturales y sociales imperantes (5). la actitud hacia la menopausia es negativa. que es componente cultural en todos nuestros pueblos latinoamericanos. Desde los escritos de Margaret Mead sabemos que el género constituye un campo de gran variabilidad en la experiencia humana. depresión. revelaron tener expectativas negativas (cefalea. En la tradición mediterránea (española). citaré el estudio de Richards y cols. porque no lo encuentran útil en las circunstancias que les toca vivir. Se ha roto la familia extendida y ha desaparecido el lugar preferente de la abuela. la tradición cultural indígena para sobrevivir tuvo que esconderse y fusionarse con elementos religiosos de la tradición europea. nuestros países han sufrido diversas crisis económicas y políticas que obligaron a que se acelere el proceso de urbanización: el 70 por ciento de las personas latinoamericanas vive ahora en ciudades. Cincuenta y un mujeres entrevistadas entre 40 y 63 años de edad por Bloch (12). Las que acuden por infarto de miocardio tienen menos probabilidades que los varones de recibir trombolisis o aspirina en la sala de urgencias. los varones siempre son como niños grandes) y propone como modelo la mater dolorosa: abnegada. porque se valoraba su sabiduría. porque tienen escasas expectativas de buena salud y de recibir buen servicio por parte del sistema de salud. (9). En la cosmovisión indígena. complementaria y no jerárquica. Al alta. pero pura (represión de la sexualidad). malestar). De modo que la visión de la mujer en nuestra región enfatiza marcadamente la función reproductora. Los europeos trajeron la palabra escrita. y lo de la derecha tiene la suya a la izquierda).. características divinas. que velaba por las más jóvenes. que adquiere. “Dos (mujeres) de veinte valen más que una de cuarenta” dice el dicho. aunque sabemos que la revascularización se relaciona positivamente con mayor sobrevida. Quienes tenían expectativas más pesimistas experimentaron más síntomas y este malestar fue independiente del nivel estrogénico o del reemplazo hormonal. la agricultura y la fertilidad. merced al sincretismo religioso. También. donde el rol femenino excelso es el de Madre (sobrevaloración de la maternidad). pues las mujeres indígenas tuvieron que adoptar una posición sumisa frente a los conquistadores (8). Un estudio reciente en Sri Lanka. en Viena. A pesar del incremento de la expectativa de vida.. y que adquirían gran valor social a medida que envejecían. poseen un bagaje cultural que los jóvenes han devaluado. desde diversos orígenes se construye una actitud mayoritariamente negativa hacia las mujeres mayores. ya no sirve. Este pesimismo acerca de la salud física se relaciona con un incremento de los síntomas psicológicos y físicos de la menopausia y con demoras en obtener atención médica adecuada por parte de la población femenina. patrimonio de los sacerdotes y los letrados (abogados) y el poder de la sabiduría de las mujeres se hizo menos importante a partir de la colonia.7). persiste la relación entre menopausia y fin de la vida y muchas mujeres en diversas culturas y zonas geográficas no aspiran a un adecuado nivel de bienestar físico en los cincuenta o sesenta. donde la mujer no goza de una posición preferente en la sociedad nos muestra Revista PeRuana de GinecoloGía y obstetRicia 101 . Niveles bajos de autoestima se relacionaron con mayor número de síntomas. En los últimos cincuenta años. que se relaciona con los varones asimétricamente (ella es la madre.Marta B Rondón de su estatus hormonal o reproductivo per se. angiografía o revascularización (10) .

16% informaba que sus esposos habían perdido interés en ellas a partir de la menopausia y 11% se preocupaba por su sexualidad. en un área rural. sometidas a entrevistas de dos horas de duración.8%). que enfatizan la importancia de los factores psicosociales. le consultaban primero a ella y evitaban hacer cosas o tomar actitudes. 63% comunicaba que habían perdido algunas capacidades al entrar en la posmenopausia y 23% creía que la vida sexual acaba con la menopausia. en Dinamarca. o que pertenecen a algún grupo político. concepto que hace referencia a la depresión con ansiedad que hace presa en las mujeres perimenopáusicas cuyos hijos han salido del hogar. pero no se deprimían por regla general.6%). fueron presentados antes por Avis y McKinlay (16).3%) (13).3%) y cefaleas (33. en general. en madre y abrazar una elección profesional (17). 100 mujeres premenopáusicas y 100 posmenopáusicas fueron encuestadas para determinar sus actitudes hacia la menopausia y determinar la cuantía de sus síntomas. El síndrome del nido vacío: se ha discutido extensamente en la literatura más antigua el fenómeno del nido vacío. a su vez. B: LOS CAMBIOS DE ROL La menopausia coincide con una etapa en que comúnmente los hijos de la pareja ya han crecido y adoptan paulatinamente conductas adultas: ingresan al mercado laboral. excepto cuando las relaciones conyugales eran conflictivas (14). De hecho.2%). se encontró expectativas negativas. Para las mujeres cuyo proyecto de vida tradicional se circunscribe a la maternidad.8%). La confusión y el estrés de la identidad generacional se repiten cuando la madre tiene que dejar que la hija se aleje de ella para convertirse. relacionadas a la presión social. esta es una etapa dura. Se encontró que 57% de las mujeres pensaba que el climaterio tenía ‘valor práctico’. Ellos encontraron que aquellas que comunicaron actitudes negativas hacia el envejecimiento y la menopausia antes de llegar a ésta fueron quienes presentaron mayor cantidad de síntomas. que le causaran sufrimiento o malestar. sudoración nocturna (55.cambian cualitativa y cuantitativamente: a la menor frecuencia de interacción con los hijos se suma la demanda por parte de los hijos de una relación más simétrica. Los adolescentes tardíos y los adultos jóvenes están más preocupados en al- canzar sus metas y probar sus propias fuerzas que en complacer a sus madres: las hijas mujeres en especial enfrentan el reto de avanzar por rutas que probablemente no estuvieron abiertas para la generación precedente. pueden empezar a ser protagonistas de su propia vida (18). en su estudio de 2 000 mujeres en Massachussets. bochornos (40.Aspectos sociales y emocionales del climaterio: evaluación y manejo que un número abrumador de mujeres (87%) tiene más de un síntoma en la perimenopausia. La mujer emparedado: término creado para referirse a las mujeres que simultáneamente cuidan de hijos adolescentes y a sus padres u otros parientes enfermos (19). especialmente insomnio (57. Koester y colaboradores (1) han publicado que los factores que permiten predecir la calidad de vida en la menopausia son el estado de salud previo y las actitudes de las mujeres frente a la menopausia. Las relaciones con la madre -que hasta entonces había sido el centro de la vida doméstica. voluntario. Las mujeres que han logrado elaborar metas personales propias. En la India. Esta situación representa una demanda excesiva en términos de 102 Revista PeRuana de GinecoloGía y obstetRicia . No se encontró que la menopausia se asocie a depresión. en función de su avance profesional o académico. Similares resultados. Sobre la base de un seguimiento prospectivo de mujeres durante veinte años. La mujer madura tiene que abandonar una de las claves de su identidad: su ocupación a tiempo completo de madre. religioso o amical que proporcione identidad y gratificación. dolores articulares (55. En cien mujeres brasileras que acudieron a clínicas de menopausia. de modo que aquellas que recibieron un mensaje de dolores y molestias de sus propias madres. Una demanda frecuente era la de recibir información(15). sufrieron mayores molestias. se casan. El 59% de las mujeres posmenopáusicas y 38% de las premenopáusicas expresaron pérdida del deseo sexual. depresión (35. por encima de los niveles hormonales. La mujer debe enfrentar entonces una pérdida de los reforzadores primarios que pueden haberla sostenido durante la etapa de crianza: los niños pequeños dependían de ella. se mudan. El 32% de las mujeres premenopáusicas y 43% de las posmenopaúsicas declararon no tener actividad sexual en el año de la encuesta. Rubin (18) encontró que las mujeres en esta situación experimentaban tristeza transitoria.

Los cambios de pareja: después de veinte o treinta años de matrimonio y con los hijos crecidos. muchas mujeres se encuentran abandonadas. Hay cambios dependientes de la disminución de la tasa de estrógenos en el funcionamiento genital. como una relación conyugal positiva y un entorno laboral favorable. El trabajo y la responsabilidad a que se comprometen son. hay una reacción de choque o parálisis emocional. las ideas previas de la mujer acerca de la menopausia y su red de soporte social. un espacio para ventilar su propia hostilidad y frustración y aliento por parte de sus pares. las mujeres prefieren no hablar espontáneamente de temas sexuales. por lo general.Marta B Rondón energía y tiempo para la mujer. Los grupos de apoyo. Alrededor de dos tercios de estas mujeres dicen que han sufrido consecuencias desfavorables en su salud y sus finanzas. la edad disminuye la respuesta inmune. Puesto que las mujeres tienden a ca- sarse con hombres mayores que ellas. sus probabilidades de pasar en este estado el resto de la vida son altas. Enfermedad o incapacidad del esposo: la mayoría de los enfermos son cuidados por mujeres y. hay más viudas. más de lo que se anticipó. por su lado. sin importar la calidad de la relación preexistente o la propia condición de salud. Revista PeRuana de GinecoloGía y obstetRicia 103 . que deben ser abordados con la mujer. y aún la calidad y cantidad de síntomas físicos. dependientes de la voluntad de sus hijos u otros parientes. proporcionan afiliación. el estrés del propio envejecimiento se ve incrementado por la carga financiera. los sentimientos de impotencia y desmoralización frente a la enfermedad crónica y las largas horas en vela. el impacto psicológico de la menopausia. la enfermedad y muerte de los contemporáneos enfrenta a las personas con la posibilidad de enfermar seriamente y morir. el dolor se mitiga y finalmente existe una etapa de identificación con el fallecido. Para estas mujeres. se relacionan con el estado de salud previo. Por otro lado muchos médicos asumen que las mujeres ya no están sexualmente activas o que son monógamas en esta etapa de la vida y. El estigma social suele cubrir a las viudas que se unen a hombres menores o de estatus socioeconómico inferior que ellas. por tanto. sobre todo si trabaja fuera de casa: algunos estudios encuentran que una de cada diez mujeres trabajadoras tiene que cuidar de sus hijos y un familiar enfermo (20). Estos hechos podrían determinar que algunos cambios producidos por una ITS puedan interpretarse como parte de la menopausia y no como síntomas de infección. En la menopausia ocurren diversas circunstancias estresoras. y la respuesta a éstas está influenciada no solo por el estado hormonal de la mujer sino también por su estado psicológico previo. Pérdida del grupo de amigas y soporte social: Las amistades de las mujeres en la edad madura cumplen algunas funciones importantes. el adelgazamiento de la mucosa vaginal se relaciona con una mayor susceptibilidad a las infecciones de transmisión sexual (ITS). en que las viudas aún no replantean su vida. Así mismo. se espera que si se enferma un varón. existiendo algunos factores protectores. En suma. los procesos psicológicos que acontecen luego de la muerte. Para algunas de estas. con el consiguiente retraso en el diagnóstico (21). Paulatinamente. consejos útiles para lidiar con ésta. Parece ser que el impacto de la viudez es mayor en los hombres que en las mujeres. La muerte del esposo: la esperanza de vida de las mujeres es mayor que la de los hombres. y abrumadores. la esposa asumirá su asistencia. luego ansiedad e intensa tristeza. debe anotarse que hay escaso apoyo social para las mujeres viudas en nuestras sociedades patriarcales: están desprotegidas. seguida de ira y protesta y un periodo de desorganización personal. separadas o divorciadas. durante la cual la mujer manifiesta ideas que fueron del marido o se comporta como él. es decir le permiten a una persona acceder a la categoría de ‘amiga’ de alguien determinado. en 1970 (24). ofreciendo un espacio para descubrir los propios sentimientos personales. El promedio de edad de las mujeres que tienen que cuidar un esposo enfermo es justamente 46 años. donde la mujer reciba educación acerca de la enfermedad. la renuncia a los intereses y amistades personales. y le dan la capacidad de influir en una amiga y/o de ser escuchada y viceversa (23). La muerte o la enfermedad crónica de las amigas dejan a la mujer sin este poderoso mecanismo de conservación de la autoestima. Son fuente de intimidad y ayuda. Parkes describió. se reinicia la etapa de conocer gente y salir con pretendientes. sin poder ni siquiera salir al mercado a negociar sus bienes. son indispensables en esta situación (22). el temor a quedarse sola. al contrario de lo que ocurre con los varones. por tanto. Inicialmente. cuando se quedan viudas. Sin embargo. Por otro lado.

en general. El desempleo se relacionó con mayor cantidad de molestias. por contrato fijo). aún en ausencia de demandas externas. presentando hipertensión arterial y elevación de la tasa colesterol total/ colesterol HDL. aunque estas trabajadoras precarias informan menos estrés y menos ausentismo laboral (35. la falta de red de apoyo. no disminuye luego de las horas de oficina. En la medida en que más mujeres toman empleos remunerados. La satisfacción con el empleo se relaciona con mayor sobrevida y menor riesgo de enfermedades cardiovasculares. menos síntomas físicos. ya sea como barrera al empleo o como resultado del mayor estrés o de la pérdida de éste (28). aunque complejo (26. Las investigaciones al respecto muestran.27). aún en las sociedades más avanzadas y equitativas.36). están destinadas a empleos menos valorados y. dolor de espalda y mialgias han sido relacionados con la insatisfacción en el empleo y son más frecuentes en mujeres con ocupaciones precarias (temporales. las mujeres han ingresado al mercado laboral en números crecientes en los últimos cincuenta años. también hay interés por conocer cuál es la relación entre el empleo y la depresión. Estas autoras encontraron que el riesgo de enfermedad cardiovascular fue mayor para las mujeres que laboraban en ambientes estresantes o que demandaron horas extras de trabajo. en cambio. tensión muscular y síntomas depresivos). la escasa afiliación con el grupo social (pertenencia a grupos formales e informales y grado de identificación con ellos) y la participación social baja (cuán activa es la mujer en el grupo) se relacionaron con más síntomas (34). El 19% sentía que no tenía tiempo libre. En la quinta y sexta décadas de la vida. 60% se quejó de desajuste marital y 31% de problemas sexuales(32). Diversas fuentes señalan que el trabajo satisfactorio se relaciona con menos malestar durante la menopausia (30. estacionales. son altas. y esto tiene un impacto negativo sobre sus cifras de colesterol LDL (33). menos remunerados y más demandantes. plan de pensiones. Krantz y Ostergren estudiaron en Suecia las condiciones laborales de las mujeres de edad media con mayor número de síntomas mal definidos. aquejaban más síntomas y se sentían preocupadas por su situación financiera. mayores de cuarenta años. para determinar cuáles serían los condicionantes psicosociales de su menor nivel de bienestar. la presencia de las mujeres en el trabajo no se puede separar de la vida familiar: las demandas de tiempo y energía que enfrenta la mujer que decide tener un empleo de tiempo completo interesan a más de una disciplina científica (25). seguro de salud. El efecto desmoralizante de no avanzar por razones que están fuera del control de la mujer ha sido descrito en diversos estudios. en mujeres mayores de 40 años (29).Aspectos sociales y emocionales del climaterio: evaluación y manejo EL EMPLEO Y LA SALUD MENTAL DE LA MUJER Por diversas razones. En primer lugar. Las mujeres. las trabajadoras independientes o dueñas de negocios pequeños o familiares (formas de empleo que se promocionan en nuestros países como respuesta al desempleo masivo) tienen mayores niveles de estrés. reducción del estrés. El nivel educativo bajo. como ocurre en los varones. en Brasil las mujeres que trabajaban fuera de casa y acudían a evaluación médica en el climaterio se sentían abrumadas por la doble jornada. En cuanto al impacto del género sobre la respuesta frente a empleos exigentes. se ha demostrado que las mujeres tienden a esforzarse más por cumplir.31). pertenecer a un grupo. un cuadro positivo. 104 Revista PeRuana de GinecoloGía y obstetRicia . Por cierto. acceso al crédito. Las empleadas estables por otro lado comunicaron mayor grado de estrés. por tanto. como lumbalgia. En cambio. que los hombres. aunque hay un gran énfasis en determinar cuáles son las ventajas del empleo (salir de casa. que corresponden a una experiencia doliente más que a una enfermedad específica. ven afectada su salud cuando hay exigencias externas altas y escasa recompensa (situación estresante). independientemente del apoyo social. las probabilidades de que una mujer haya tocado el cielo raso de vidrio. pero mayor número de días no laborados al año. Frankenhausser (33) ha demostrado que la presión arterial elevada de mujeres en posiciones de mando medio. comparadas con los varones (dolores osteoarticulares. Síntomas como fatiga. incremento de la identidad personal). Las mujeres trabajadoras mayores de 40 años padecen más síntomas difusos. Los varones. se abren muchas interrogantes acerca de su repercusión sobre la salud mental. descrito por muchos autores como la barrera intangible que impide que las mujeres o los miembros de las minorías alcancen los escalones más altos de una compañía. Por el contrario.

estas mujeres ‘pertenecen’ a una institución o gremio. la cuarta parte había renunciado a la maternidad. o puede ser indirecta. pedir que el candidato sea varón. como por ejemplo. Las que permanecieron casadas de este grupo destacan el apoyo que han recibido de sus esposos y. pero solo doce tenían un posgrado y cinco estudiaron fuera del país. aún en un ambiente coyunturalmente favorable: de 130 mujeres que ocupaban puestos de responsabilidad en el estado. falta de una red de mentoría y patrocinio que sostenga el avance. ya sea desde la profesión independiente o desde la carrera en la administración pública. desde su rol de líderes en las organizaciones populares.Marta B Rondón al mismo tiempo. pues cada vez hay más mujeres dedicadas a la medicina. La discriminación que limita el avance de las mujeres puede ser directa. aunque 43 estaban o habían estado casadas. 51 eran mayores de sesenta años. Ninguna era madre soltera. la administración pública. o la ‘técnica Saltieri’ de adular sutilmente y. Este hecho es preocupante y debe obligar a formular políticas de protección para la salud mental de las mujeres médicas. Queda pendiente examinar cómo desarrollaran las mujeres más jóvenes de su muestra. Los resultados del estudio de Blondet enfatizan la importancia de la afiliación y la alta capacitación. descalificar abiertamente (38). con una disposición a continuar aprendiendo. se ha encontrado en Gales e Inglaterra que hay el doble de suicidios entre las mujeres médicas que en la población general. Su trayectoria laboral era más o menos linear. Todas tenían educación superior. Revista PeRuana de GinecoloGía y obstetRicia 105 . hay proporcionalmente más mujeres divorciadas y casi la mitad han tenido estudios de posgrado. están más polarizadas políticamente y algunas han accedido a posiciones de responsabilidad. entre los 25 y los 59 años. los médicos varones tienen una tasa de suicidio que es 2/3 partes la de la población general (37). En cambio. que al Por ejemplo. como factores importantes en el avance de estas mujeres. De estas. a través de estrategias que desanimen a las mujeres por condiciones o sueldos desfavorables. Las mujeres entre 40 y 50 años muestran una experiencia algo diferente: cinco son madres solteras. las que se separaron. hostilidad manifiesta. Son más asertivas. las empresas y los medios de comunicación. el alivio y el crecimiento experimentado luego del divorcio. o desconocer las calificaciones de las mujeres y simplemente no promoverlas. Un estudio realizado en Perú(39) ilustra las dificultades de la mujer para lograr posiciones de relativo poder.

A medida que se vaya conociendo mejor los factores que promueven o hacen peligrar la salud mental de la mujer en el mundo laboral. Una vez determinada la existencia de una depresión clínica en una mujer sin antecedente ni personal ni familiar de trastorno bipolar. las dificultades de la discriminación y el aumento de demandas sobre su tiempo y su energía. incluyendo síndrome disfórico premenstrual. se podrá proponer políticas específicas y acciones individuales que refuercen el impacto positivo y reduzcan el negativo del empleo. y sin síntomas psicóticos ni ideación suicida (Tabla). culturales y biológicos (Gráfico) y por lo tanto se debe examinar cuidadosamente a la mujer con síntomas emocionales antes de prescribir antidepresivos o recomendar terapia hormonal. En resumen. la vivencia de la premenopausia está determinada por una compleja interacción de factores sociales. Existen. En esta época. cansancio y discreta irritabilidad. se puede prescribir antidepresivos a la dosis habitual. o cambios desfavorables en el estado de ánimo frente a la exposición a anticonceptivos hormonales. el ingreso al empleo remunerado parece ser favorable para la mujer y de protección para su salud mental. 106 Revista PeRuana de GinecoloGía y obstetRicia . las mujeres que han tenido cuadros de depresión previamente.Aspectos sociales y emocionales del climaterio: evaluación y manejo Tabla. La terapéutica habitual en un primer episodio depresivo será hasta de dos años. tiene además la responsabilidad de abrir camino. momento del estudio eran claramente premenopáusicas. Como se ha expuesto anteriormente. presentan un mayor riesgo de depresión en esta etapa de la vida. Preguntas útiles frente a la paciente climatérica con síntomas emocionales LA DEPRESIÓN EN EL CLIMATERIO Ya han quedado rechazadas definitivamente las nociones de que la disminución estrogénica por sí misma determina depresión en un grupo importante de mujeres. habían postergado el matrimonio y la maternidad y tenían niveles educativos aún más altos. con la recomendación de esperar hasta tres semanas para empezar a observar mejoría clínica en la paciente. Sin embargo. junto con las otras vicisitudes de esta edad tan compleja. que son secundarios a las fluctuaciones de estrógenos en la transición menopáusica (40). sin embargo. La mujer climatérica enfrenta los retos del avance profesional. cambios transitorios como dificultades en el sueño.

2001:3 (Suppl 2):5-8. The psychophysiology of sex differences as related to occupational status. Östergren PO. Mcleod J. 13. symptoms and the menopausal transition. Fonseka P. preference. 24. Women and men: New perspectives on gender differences. Hyatt-Santos JM. Arch Womens Mental Health. Sproston KA.54:192-9. 2001. Peter R. 1998. 2001. 20. Miranda S. 2001. 8.54:774. Chesney M. Rondón MB. México: El Manual Moderno. Simkin S. Alfredsson L. Metcalfe C. Valadares G. Psychological aspects of women´s health care. McManus C. 39. eds. English K. DC: American Psychiatric Press. Germany. En: Frankenhaeuser M. The acquisition of mature femininity. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 1. National Alliance for Caregiving. 1999. Watt GCM. Richards HM.55:296-300. 4.55:406-7. Women of a certain age. Bloch A. Washington. 1970. Sick but yet at work. México. work and health: Stress and opportunities. 38. Hart C. Hammar N. J Epidemiol Community Health. Benavides FG. JS. En: Nadelson CA. A prospective observational study. Baltimore: Lippincott Williams & Wilkins. treatment and survival after acute myocardial infarction. Sapsford R. Benacha J. Dennerstein L. 1991:1-8. High effort. 35. Stotland N.3(Suppl 2):61. 2001. J Epidemiol Community Health. Abstracts Society for Social Medicine. The caregiving boom: Baby boomer. 1995. J Epidemiol Community Health. (Sociología y Política. Heslop P. 1996. All is fair in love and cardiology? Sex differences in risk factors. Stress and mortality: confounding or causation? Abstracts Society for Social Medicine. Women and men: New perspectives on gender differences. Davey Smith G.52:540-7. Dudley E. Figueira P. psychosocial work conditions and social support in a Swedish setting. Valadares GV: Psiquiatría de la Mujer en: Alarcón.25:17-32. 40. Hamburg: WPA. seniority and specialty in medical practitioners in England and Wales. Lima: Hojas de Warmi. 2000. Die-Roux AV. 21. Medico-social dimensions of menopause: a cross-sectional study from rural south India. Troll L. Camargos A. Stevens E. 1999. Self-awareness during the menopause. 1977:121-35. Maturitas. 1997:11-8. Hanratty B. es obligatorio referir a las pacientes con síntomas psicóticos (ideas falsas irrebatibles o percepciones falsas) y a aquellas que expresen deseos de morir. Avis NE. Annual Meeting. Medscape Womens Health. Vol. eds. Washington. Aronsson G. 1998. Rondón MB. Comnon symptoms in middle aged women: their relation to employment status. Sakarovitch C. Miranda S. Lawlor DA. 1979-1995. es prudente referirla a un especialista en psiquiatría. matarse o matar. Ceylon Med J. En torno a la polaridad machismo-marianismo. 7. BarrettConnor E. New York: Metropolitan Life Insurance Company. 1998. Economic perspectives on work and family issues. 19. Rubin L. Dallner M. Kahne H. DC: American Psychiatric Press. Hyde JS. Clements A. J Epidemiol Community Health. cardiovascular risk factors and mortality. Arch Womens Mental Health. Ensayos. Medrano MA. 27. et al. Quality-of-life in low-income menopausal women attending primary care clinics. Stotland NL. Notman M. Candy S. 2002. A Longitudinal analysis of women´s attitudes towards the menopause: results from the Massachusetts Women´s Health Study. An empirical study of sickness presenteeism. I: women giving care. Daughters caring for their aging mothers: A midlife developmental process. Eckert JW.13:65-79. Aaron R. Arch Womens Mental Health. Menopause: Myths and realities. 6-11. 2000.15(1):14-7. 28. and cardiovascular risk factors in employed Swedish men and women: Baseline results from the WOLF Study. Hamburg. How do types of employment relate to health indicators? Findings from the second european survey on working conditions. Women and men: New perspectives on gender differences. 5. Natl Med J India. 37. 1991. Documento de Trabajo 92). Women. 2. 1999:310. 1999 Aug. 1979:122. DF: Diana. Frankenhaeuser M. Koester A. 2005:819-32.3 (Suppl 2):42-3. 32. Nueva York: Harper and Row. Ross 12. Gustafsson K. Rostworoski M. En: Ana Piscatello A. low reward. 2ª edición. 2000. Wijeywardene K. 1991:33. Notman M. Qualitative analysis of the climacteric woman´s point of view.54:192-9. The Metlife juggling act study: Balancing caregiving with work and the costs involved. The climacterium hits everybody else but me? Anticipation and experience of the climacterium. Notman M. Asimismo. Nielsen LF. 1991:75-88. Heslop P. Job satisfaction. Marianismo: la otra cara del machismo en Latinoamérica.54:774. Psychol Women Q.41(1):61-8. Hamburg. Clower VL. 11. The first year of bereavement. 2001. 2002. Goonaratna C. Bethesda: National Alliance for Caregiving. 1991:9-22. Angina: The self-care primary care interface. 36. XI World Congress of Psychiatry. J Epidemiol Community Health. Blome J.54:774. 9.54:10-6. Lundberg U. J Epidemiol Community Health. Fertil Steril. Costa M. A developmental exploration of friendship functions in women. 10. 15. Psicología de la mujer: la otra mitad de la experiencia humana. 3. Hembra y macho en Latinoamérica. McKinlay SM. 31. Germany. Menopause: Social expectations. La emergencia de las mujeres en el poder ¿Hay cambios? Lima: Instituto de Estudios Peruanos. 14. Suicide in doctors: a study of risk according to gender. eds. Levine RA. Revista PeRuana de GinecoloGía y obstetRicia 107 . Abstracts Society for Social Medicine Annual Meeting. Krantz G. New York Plenum Press. Washington. Garde K. Romana C.54:774. Sherwin B. La mujer en el Perú prehispánico. J Epidemiol Community Health. Reid ME. MetLife Mature Market Institute. Perimenopausal symptoms in Sri Lankan women. 29. DC: American Psychiatric Press. J Gerontol Soc Work. Muliyil J. 2000. Women in hospital medicine in the United Kingdom: glass ceiling. work and depression: challenges for future research. Fuller N. Macleod J.Marta B Rondón Frente a una mujer con antecedente de trastorno psiquiátrico y síntomas del ánimo. 1981:5456-72. 23. 26.33(4):444-67.76 (1):44-50. 2001. Brzyski RG. 25. Psychiatry. 2000. Women´s health in primary care. prejudice or cohort effect? J Epidemiol Community Health. Rosenfeld J. Bahia H. Shulman SC. Women. 1999 Aug. Metcalfe C. 2. Annual Meeting. En: World Psychiatric Association. Siegrist J. Abstracts Society for Social Medicine. En: Nadelson CA. J Epidemiol Community Health. Book of abstracts. 16. 2000. 18. Theorell T. Westerholm P. 6. Deeks JJ. XI World Congress of Psychiatry. (Etnohistoria. Parkes CM. Hawton K. 2000. Maturitas. Guthrie J. 1991:195214. Lima: Instituto de Estudios Peruanos. Impact of work on mental health of Peruvian women. Mazzotti y Nicolini (Eds): Texto de Psiquiatría.44(2):63-9. Levi SG. Abraham S. J Epidemiol Community Health. Hart C. DC: American Psychiatric Press. Miranda GV. Madrid: Morata. Life satisfaction. Gender differences: Interpreting anthropological data. women´s realities. Documento de Trabajo 72). Social adjustment of climacteric women (Abstract). En: Nadelson CA. 6-11. self reported stress. XI World Congress of Psychiatry. 30. 22. eds. Annual meeting. 34. comp. En: Stewart DE. eds. Blondet C. Davey-Smith G. 33. 17. 1993:27. 1997:75.5(4):E4. Washington.