You are on page 1of 3

1 ALGUNAS REFLEXIONES TEÓRICAS EN TORNO AL “SACRIFICIO”

1. Sarduy, Severo. “Escrito sobre un cuerpo”. 1968. Obra completa. Tomo II. Francois Wahl y Gustavo Guerrero, eds. Madrid: ALLCA XX, 1999: 1119-94. Sacrificio del cuerpo: “Y es que la civilización –y sobre todo el pensamiento cristiano– ha destinado el cuerpo al olvido, al sacrificio. De allí que todo lo que a él se refiere, todo lo que, de un modo o de otro lo significa, alcance la categoría de transgresivo. Las redes subyacentes de nuestro conocimiento están destinadas a perpetuar ese olvido, ese sacrificio. La tela considerada como soporte material, cuerpo del cuadro, y en escultura la armazón, deben de borrarse para lograr una ilusión de espacio, un logos original que, no perteneciendo al objeto, lo organizaría desde lejos” (1186).

2. Agamben, Giorgio. Profanaciones. Flavia Costa y Edgardo Castro, trad. Buenos Aires: Adriana Hidalgo, 2005. Fiesta y sacrificio: “Los regalos y banquetes con los cuales celebramos el cumpleaños son, a pesar del odioso y ya inevitable cantito anglosajón, un recuerdo de la fiesta y de los sacrificios que las familias romanas ofrecían al Genius en el natalicio de sus integrantes. Horacio habla de vino puro, de un lecho de dos meses, de un cordero “inmolado”, es decir, rociado con la salsa para el sacrificio; pero parece que, en sus orígenes, no había más que incienso, vino y deliciosas figazas de miel, porque Genius, el dios que preside el nacimiento, no gustaba de los sacrificios sangrientos. Por eso el cumpleaños no puede ser la conmemoración de un día que ya pasó sino que, como toda fiesta verdadera, es abolición del tiempo, epifanía y presencia de Genius. Es esta presencia imposible de alejar lo que nos impide cerrarnos en una identidad sustancial; es Genius el que destruye la pretensión del yo de bastarse a sí mismo” (7-8). Religión y sacrificio: “Es posible definir la religión como aquello que sustrae cosas, lugares, animales o personas del uso común y los transfiere a una esfera separada. No sólo no hay religión sin separación, sino que toda separación contiene o conserva en sí un núcleo auténticamente religioso. El dispositivo

según una etimología tan insípida como inexacta. Santiago de Chile: Cuarto Propio. como crisol de lo que llegará a ser el arte” (33). cuya realización la constituyen el pensamiento y el lenguaje). Religión. Guadalupe Santa Cruz. 1996. ritos. Kristeva. a secas. la inquita vacilación (el “releer”) ante las formas –las fórmulas– que es preciso observar para respetar la separación entre lo sagrado y lo profano. Tabú y sacrificio: “El tabú que implica la distinción puro/impuro ordena diferencias. Nicolás Rosa y Viviana Ackerman. de la esfera humana a la divina (98). distintos unos de otros (99). o la rebeldía contra aquella identidad. 3. 4. el hombre participa del orden sagrado. Buenos Aires: Siglo XXI. Poderes de la perversión. remeda la transgresión de su autoridad. encantaciones. al incluir el derroche de las festividades bailes. Julia. Kristeva. de religare (lo que liga y une lo humano y lo divino). El sacrificio constituye la alianza con el Uno cuando el orden metonímico que de él se . Sentido y sinsentido de la rebeldía: literatura y psicoanálisis. arte y sacrificio: “[…] existe una necesidad de sacrificio en el sentido de una rememoración de una representación del crimen inicial. El recobrar de este modo la rebelión primaria puede asumir diferentes formas. si se mantiene. En tanto animal hablante (lo que equivale a decir con capacidad de representación psíquica. o bien bajo una forma sublimada. sino lo que vela para mantenerlos separados. forma. Religio no es lo que une a los hombres y a los dioses. y sólo si. del crimen. ya sea el paso al acto: los religiosos de tal comunidad sacrifican a otros religiosos de tal otra comunidad. sino de relegere. el ser humano necesita representarse las cualidades del padre (lo que Lacan llamará la “función paterna”) si. trad. El termino religio no deriva. abre una articulación que habrá de llamar metonímica en la cual. trad. son las variantes de sacrificios que todas las religiones llevan a cabo. que indica la actitud de escrúpulo y de atención que debe imprimirse a las relaciones con los dioses. 1998: 121-149. Julia. Ta sea la representación.2 que realiza y regula la separación es el sacrificio: a través de una serie de rituales minuciosos […] el sacrificio sanciona el pasaje de algo que pertenece al ámbito de lo profano al ámbito de lo sagrado.

Tiene el lugar del sacrificio. en el sentido en que no sólo lo reemplaza sino que también es su equivalente pues es una marca de la alianza con Dios. Tiene que haber sido un consumidor caníbal de poemas anteriores” (233-4). femenina. consumido por los críticos familiares y no familiares que se encuentran en aquella extraña relación. a su vez debe haber comido otros poemas. la circuncisión separaría de la impureza y de la mancha materna. es el otro sexo. lo manchado” (133). el sacrificio es una metáfora [y el tabú es metonímico]” (127). Bárbara Trosko. Entonces el sacrificio actúa entre dos términos heterogéneos. la isotopía semántica de cada uno de ellos. alimento. 1987: 223-255. sacrificio. el uno del otro. Ed. lo impuro. hostia en el sentido de víctima. en otra versión de la reversión perpetua de parásito y huésped. entregado. Necesariamente los enlaza con violencia. Si el poema es alimento y veneno para los críticos. . Se puede decir que la circuncisión se sitúa en la misma serie de los tabúes alimentarios: marca una separación y al mismo tiempo elude el sacrificio cuya huella sin embargo lleva […] aquello de lo que el macho se separa. Hillis Miller. Sacrificio y mácula: “Por lo tanto. 5. Crítica. Para leer el lector. incompatibles y para siempre inconciliables. Joseph.3 desprende se encuentra perturbado. o contiene poemas previos dentro de sí mismo.” Trad. Manuel Jofré. cualquier poema es parasitario a su vez de poemas anteriores. poema y sacrificio: “El poema. es aquel regalo ambiguo. “El crítico como huésped. violando al mismo tiempo que la propone. Santiago: UMCE. en mi esquema. dividido. Sin embargo. como parásitos encerrados. de huésped y parásito. Por lo tanto. eso otro que la circuncisión recorta en el sexo mismo. Es quebrado.