You are on page 1of 348

ESTRATEGIAS Y PRÁCTICAS CUALITATIVAS DE INVESTIGACIÓN SOCIAL

ESTRATEGIAS Y PRACTICAS CUALITATIVAS DE INVESTIGACIÓN SO CIAL
Á ngel J. Gordo y Araceli Serrano (Coords.)

PEARSON

Madrid • México • Santale de Bogotá • Buenos Aires • Caracas • Lima Montevideo • San Juan • San José • Santiago • Sao Paulo • White Plains

H atos ÜL- catalogación h ib lio p rd tifu

JC xrrou't’inx > ' piiírficax cuiilitativiix ítr ¡nvcstij’ación xnciai
IS B N : 97KK4K3224205 MíUcriii: 303

Ánjifl .1. <;iird<i y Arai'oli .ScrraiKi

i ’nA R S f> N H D D C A C IÓ N , S .A ., M ad rid , 2(K)K

l'orm ato: 170 x 24(1 mm

Págiiius: ,Í44

A l l t e l J. Ciordo y A r a c e li S e r r a n o

Esiratcgias

prácticas ctiaüfativas íie investigación social

Todos los derechos reservados. Q ueda proliibida, salvo ex cep ción prevista en la Ley, cualquier torma de reproducción, distribución, com unicación pública y transt'onnación de esta obra sin contar con autorización de los titulares de propiedad inlclcctual. La infracción de los derechos m encionados puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual

(arts. 270 y sgts. Código Pemil).
DERECHOS RESERVADOS © 2 0 0 8 P E A R S O N E D U C A C IÓ N , S.A. C / Ribera del Loira. 28 2 8 0 4 2 Madrid (España) P E A R S O N -P R E N T IC E H A L L es un sello editorial autorizado de P E A R S O N E D U C A C I Ó N ISBN: 9 7 8 8 4 8 3 2 2 4 2 0 5 D e p ó sito Legal: M - 3 2 4 7 1-2008

Equipe» e d ito ria l:
E d itor: Alberto Cañizal T é c n ic o e d ito r ia l: María Varela K q u ip o d e p r o d u c c ió n : D ir e c to r : José A ntonio Clares T écnico: José A ntonio Hernán D ise ñ o de cubierta: Equipo de diseño de P E A R S O N E D U C A C I Ó N , S.A, C om posición: JO SU R T R A TA M IEN TO D E T E X T O S , S, L, Impreso por: R ig o m ia Cirafic S.L. N otiis s o b r e enlaccü a p á g in a s w eii aje n a s: Este libro puede incluir enla ces a sitios w eb gestionados por terccrtjs y ajenos a P E A R S O N E D U C A C IÓ N S .A , que se incluyen só lo con ílnaiidad Int'ormativa. P E A R S O N E D U C A C IÓ N S .A . «lo asum e ningún tipt) de responsabilidad por los daños y perjuicios derivados del uso de los datos personales c)ue pueda hacer un tercero encargado del m antenim iento de las páginas w e b ajenas a P L A R S O N E D U C A C IÓ N S ,A . y del funcionam iento, accesibilidad o m antenim iento de los sitios w eb no gestionados por P E A R S O N E D U C A C I Ó N S ,A . Las referencias se proporcionan en el estado en que se encuentran en e! m o m en to de publicación sin garantías, expresas o im plícitas, sobre la información que se proporcione en ellas. IM P R E SO EN E SP A Ñ A - P R IN T E D IN SPAIN
Este libro ha siíJo iinprcs<j con papel y tintas ccoU'ipii.os

índice Generai

P rólogo ................................................................................................................................................................. I ntroducción ......................................................................................................................................................... N ota sobre los autores .......................................................................................................................................

ix xv xxvii

PARTE I GENEALOGÍA Y SOCIOANÁLISIS EN LA INVESTIGACIÓN CUALITATIVA Capítulo 1. El método genealógico: ejemplificacíón a partir del análisis sociológico de la institución manicomial
I ntroducción........................................................................................................................................................... Sociologia E HISTORIA............................................................................................................................................. G énesis y cambio social de una institución total.............................................................................................. P roblem atización........................................................................................................................................ Datos secundarios y p erio d izactó n ...................................................................................................... Proceso de constitución del c a m p o ..................................................................................................... Proceso de transform ación del c a m p o ............................................................................................... Sociología y sociedad................................................................................................................................ Bibliografía............................................................................................................................................................ 3 4 7 8 10 13 17 19 21

Capítulo 2 . Modelos y métodos sociocríticos de la investigación cualitativa: cuatro casos psicoanalíticos y estrategias para su superación
M odelos y métodos socio - críticos ................................................................................................................ Uno, dos, tres............................................................................................................................................... O tro psicoanálisis....................................................................................................................................... Renegación de la d e u d a .......................................................................................................................... A vueltas con el significado..................................................................................................................... C om prom iso crítico ................................................................................................................................... C uatro casos psicoanalíticos .......................................................................................................................... La interpretación......................................................................................................................................... In te rio rid a d ............................' ..................................................................................................................... Subjetividad.................................................................................................................................................. R elacio n es.................................................................................................................................................... Las estrategias socio - crIticas .......................................................................................................................... B ibliografía .......................................................................................................................................................... 23 23 25 26 28 30 32 34 35 37 38 39 41

VI

indice generai

PARTE II PRÁCTICAS DE OBSERVACIÓN Capítulo 3. La práctica de la observación participante. Sentidos situados y prácticas institucionales en el caso de la violencia de género
La observación participante c o m o mirada cualitativa ....................................................................................48 Hacia una caracterización de la observación participan te........................................................... .....50 Observación participante y distancia social............................................................................................52 I nvestigando por medio de observación participante ................................................................................. .... 57 El m aterial producido por m edio de o b servación ................................................................................58 Estrategias de análisis y diseño de investigación..................................................................................60 P articipación y distancia social : el campo en la observación participante ........................................ .....61 El trab ajo de cam po participativo...............................................................................................................62 Participar, observar, ser o b se rv a d o ...........................................................................................................64 El cuaderno de cam po com o expresión de la observación......................................................... .....65 D ando sentido a los sentidos : el análisis de la observación ......................................................................67 Sentidos situados y prácticas institucionales en to rn o a la violencia de g é n e r o ................. .....67 Violencia de género e identidades sexuadas..........................................................................................71 B ibliografía .......................................................................................................................................................... .... 72

Capítulo 4. Derivas y actuaciones. Aproximaciones metodológicas
I n t r o d u c c ió n ............................................................................................................................................................ 75 I nspiraciones EPISTEMOLÓGICAS.............................................................................................................................. 77 Conocim ientos situados................................................................................................................................ 78 A rticulación.........................................................................................................................................................78 Aspectos éticos y políticos.............................................................................................................................80 D erivas URBANAS.................................................................................................................................................... .... 80 D erivando por el Raval de B arcelona....................................................................................................... 82

Primeros paseos .................................................................................................................................... .... 83 Definición de escenarios......................................................................................................................... 84 Derivando con personas del barrio .................................................................................................. .... 84
A c t u a c io n e s .......................................................................................................................................................... .... 85 Actuaciones en el Raval............................................................................................................................. .... 88 E l R aval: un BARRIO en tránsito .......................................................................................................................... 89 T ransformándonos , derivando y AauANoo por el R aval........................................................................ .... 90 B ibliografía .......................................................................................................................................................... .... 91

Indice general

Vil

PARTE III PRÁCTICAS QUE TRABAJAN CON EL HABLA Capítulo 5. La práctica conversacional del grupo de discusión: jóvenes, ciudadanía y nuevos derechos
F ormatos crupales y formas de discusión ..................................................................................................... 97 G rupo FOCAL V GRUPO DE DISCUSIÓN................................................................................................................... 100 La conversación del grupo de discusión ...................................................................................................... .. 105 El diseño y la caracterización de quienes han de m antener la conversación....................... .. 106 La transcripción y los m om entos de la conversación.................................................................... .. 109 U n estudio de caso : jóvenes, ciudadanía y nuevos derechos ................................................................. .. 112 Objetivos y diseño de la investigación.................................................................................................. 112 Análisis ........................................................................................................................................................... 117 B ibliografía ........................................................................................................................................................... 124

Capítulo 6. La entrevista abierta en investigación social: trayectorias profesionales de ex deportistas de élite
I n t r o d u c c ió n ...................................................................................................................................................... ...127 D eporte, sociedad y trabajo ................................................................................................................................128 La entrevista abierta en el contexto de la investigación so cial ........................................................... ...131 El diseño de la investigación ..............................................................................................................................133 La realización de entrevistas..............................................................................................................................136 E l análisis de las entrevistas..............................................................................................................................140 El deporte com o vía de m ovilidad social........................................................................................... ...144 D eporte y tra b a jo ...................................................................................................................................... ...146 E l análisis sociológico de las trayectorias profesionales...................................................................... ...148 Reflexiones finales .................................................................................................................................................151 B ibliografía ........................................................................................................................................................ ...152

Capítulo 7. Los grupos triangulares como «espacios transicionales» para la producción discursiva: un estudio sobre la vivienda en Huelva
I n t r o d u c c ió n ..........................................................................................................................................................155 P lanteamiento metodológico básico ................................................................................................................ 156 Las entrevistas abiertas o personales............................................................................................................... 158 El m o m en to de la producción discursiva........................................................................................... ...158 El m o m en to del análisis e interpretación de las entrevistas personales................................. ...159 Los grupos DE discusión ....................................................................................................................................... 161 El m om ento de la producción discursiva........................................................................................... ... 161 El m o m en to del análisis e interpretación de los grupos de discusión.................................... ... 163

VIII

índice general

Los GRUPOS TRIANGULARES.................................................................................................................................... El m o m en to de la producción discursiva............................................................................................ El m o m en to del análisis e interpretación de los grupos triang ulares...................................... A lgunos ejemplos concretos de los discursos producidos por las distintas prácticas
cualitativas .....................................................................................................................................................

163 164 167

170 170 171 173 175 178

Los discursos sobre H u elva...................................................................................................................... El ejem plo d e la «salita»............................................................................................................................ La vivienda, la casa y el h o g ar................................................................................................................ El papel del moderador en los grupos triangulares ................................................................................. A puntes para una reflexión teórica sobre los grupos triangulares ..................................................... El «espacio transicionat» com o espacio de producción de los discursos de los grupos tria n g u la re s ............................................................................................................................................ El lugar de la experiencia concreta en la producción discursiva de los grupos triangulares. La experiencia «referida».........................................................................................

178 180

a) b) c) d) e)

El pape! de las «experiencias concretas» en los discursos de los grupos triangulares ........................................................................................................................ ........... La experiencia concreta como caso particular del «discurso referido» ......................... Lo dinnensión «meta» del discurso referido y la dimensisón «infra» de la experiencia refe rida ............................................................................................................................................ De las «experiencias referidas» a las «experiencias» compartidas ................................... Las «experiencias referidas» como práctica dinámicamente discursiva ........................
.....................................................................................................................................................

180 182 182 184 185 186 187

C onclusiones

B ibliografía ..........................................................................................................................................................

Capítulo 8. Historias de vida: la crisis del mundo rural
I n t r o d u c c ió n ........................................................................................................................................................ L a irrupción del sistema capitalista en el m u n d o rural y sus consecuencias ................................. L a U lfe. Sociología de una c o m u n id a d rural gallega ............................................................................ A m o d o de ilustración ....................................................................................................................................... Relaciones de g é n e ro ................................................................................................................................. Algunos aspectos de «la socialización infantil»................................................................................. A lgunas anotaciones finales ............................................................................................................................ B ibliografía .......................................................................................................................................................... 189 192 196 202 202 205 208 210

PARTE IV ANÁLISIS MATERIAL Capítulo 9. Análisis del discurso; los jóvenes y las tecnologías sociales
I n t r o d u c c ió n ........................................................................................................................................................ T radiciones y referentes discursivos ............................................................................................................. 213 213

indice general

IX

El análisis de la conversación..................................................................................................................214 Perspectivas postestructuralistas y críticas........................................................................................ .215

Formaciones y géneros discursivos.....................................................................................2 16 El análisis crítico del discurso............................................................................................................ .218 La escuela del cuaUtativismo crítico de M adrid ........................................................................... .218
U n ejemplo de investigación discursiva: los jóvenes y la cultura M essenger.................................. .219 M om ento genealógico/documental; representaciones tópicas de juventud y tecnología.....220 El significado de los textos depende de las relaciones con otros textos: la sospecha discursiva................................................................................................................................................225 Se recom ienda «narrar» o poner por escrito el m aterial de análisis: el program a M S N /W in d o w s Üve M essen g er.......................................................................................................226 Identificación de grupos de significados y relaciones: discursos M essen ger........................ .231

Individualización y personalización de las comunicaciones Messenger............................... .232 El Messenger como red de oportunidades y espacio gerencial.............................................. ..233 Tecnologías del ocio y nuevas formas de trabajo ...................................................................... .233 Jóvenes y Messenger: impulsores de aplicaciones exitosas..................................................... ..233 El regreso de la familia «integrada».................................................................................................23 4 Cuidado y seguridad de la familia integral en línea: técnicas hacker para padres .......... ..234 Vados e intereses curriculares en torno a la sociedad de la información ........................... ..23 5
Identificación de form aciones discursivas: plataform as de integración.................................. ..236

Establecimiento de «tipos ideales» en los usos de la nuevas tecnologías............................ ..237
Form ulación del sistema discursivo y sus funciones: construcción y gobierno de la identidad d ig ital.....................................................................................................................................237 Referentes extradiscursivos y v a lid e z ....................................................................................................238 D ilemas en torno al aprendizaje y la enseñanza de la PRÁaicA discursiva ........................................ ..24 0 B ibliografía ...........................................................................................................................................................241

Capítulo 10. El análisis de materiales visuales en la investigación social: el caso de la publicidad
I n t r o d u c c ió n .........................................................................................................................................................245 Las sociedades contemporáneas como sociedades iconocentradas. El concepto de cultura visual . 246 D igresiones conceptuales ...................................................................................................................................247 C uestiones de metodología en el análisis de materiales visuales : los problemas de tratar con
imágenes y combinar lenguajes..............................................................................................................

..250

El lugar de la imagen entre otros tipos de lenguaje......................................................................... ..250 El estatuto epistemológico de las im ágenes.........................................................................................252 El análisis de los materiales visuales .............................................................................................................255 La selección de materiales visuales .................................................................................................................261 U n estudio concreto : el caso de la publicidad estática ........................................................................ ..262 Presentación de! m aterial a u tilizar.........................................................................................................262 El contexto de la producción: funciones de la publicidad.............................................................. ..264

índice general

Elementos, composiciones y signos en la im a g e n ............................................................................. Cultura, ideología y mitos en el mensaje publicitario....................................................................... La conform ación y reproducción de las diferencias sociales a través de la publicidad........ El discurso y el sistema de discursos publicitarios............................................................................. El contexto de la recepción de la publicidad....................................................................................... B ibliografía ..........................................................................................................................................................

2 66 269 277 278 283 285

Capítulo 11. El «ritmo» de la ciudad y los movimientos espaciales, un ejercicio de análisis visual
I n t r o d u c c ió n ........................................................................................................................................................ T ransformaciones en el m étodo de la ciencia ............................................................................................ L a cultura de la im a g e n .................................................................................................................................... A nálisis visual ..................................................................................................................................................... E l análisis visual de la c iudad ......................................................................................................................... A bordar El C ondado.................................................................................................................................... La ciudad en perm anente construcción................................................................................................ Fractura de la totalidad u rb a n a ............................................................................................................... El flâneur re in v e n ta d o ................................................................................................................................ La ciudad espectáculo................................................................................................................................. B ibliografía .......................................................................................................................................................... 287 287 291 2 94 2 96 2 98 2 99 3 00 3 02 303 3 04

Prólogo

«El campo científico es, como otros campos, el lugar de lógicas prácticas, pero con la diferencia de que el hábilus científico es una teoría realizada, incorporada» Pierre Bourdieu, Science de la Science el reflexivité. «Penetramos el misterio sólo en el grado en que io reencontramos en lo cotidiano» W atter Benjam in, Huwiiiaciones I,

Lo mismo que Walter Benjamín en sus maravillosos apuntes sobre su infancia berli­ nesa pedía un m apa para poder perderse en su ciudad soñada, porque no hay mayor libertad de conocimiento que cuando se intuyen los límites de lo que se puede cono­ cer; para poder adentrarse en el cada día más complejo m undo de los métodos y las técnicas de la investigación social, deberíamos tener mapas bien cartografiados, ac­ tualizados y trazados con mimo, para poder ilum inar nuestro recorrido. Cam ino por el ejercicio de la sociología empírica libre y azaioso a veces, obligado y determ ina­ do otras, pero siempre con posibilidades de disfrute y aprendizaje. Este libro que compilan Angel Gordo y Araceli Serrano es un maravilloso mapa para perderse a gusto, y reencontrarse a tiempo, en el ámbito de las prácticas y técnicas de investi­ gación social cualitativa. Un mapa que parte en su concepto y en su desarrollo de dos postulados imprescindi­ bles; el primero, que la principal herramienta de investigación no es ninguna tecnolo­ gía especia] ni ningún saber instrumental particular, sino el investigador mismo, formado y consciente de su posición en el sistema de relaciones sociales que lo en­ marcan; y, el segundo, que la investigación social — y especialmente la investigación social cualitativa— se mueve en una dinámica reflexiva en la que el objeto de cono­ cimiento siempre está determinado por la construcción realizada por el investigador, quien, a su vez, es un sujeto en proceso que se construye en prácticas sociales m últi­ ples, entre las cuales su propia práctica de investigación social lo forma com o un su­ jeto con sentido y sensibilidad. En las prácticas cualitativas de sociología se comprueba con contundencia que el objeto de conocimiento es en realidad un con ­ junto de sujetos y que todo sujeto se mueve — incluido el investigador social— en marcos de sentido concretos que es necesario reconstruir, interpretar y, en gran m edi­ da, objetivar desde un contexto más general.

XII

Prólogo

Se dice en el D iccionario Etim ológico de Joan Corominus que «mapa» proviene de la abreviación de «m appa mundi», donde «m appa» era, a su vez, pañuelo o serville­ ta, por el lienzo que se em pleaba originalmente para hacer mapas. Si a su vez «tex­ to», en cualquiera de sus etimologías, nos remite a «tejido», pues todo texto es un tejido de palabras, frases y argumentos, nos encontram os en este volumen de Estrateí’ias >’ prácticos cualitativas de investigación social esa vocación com ún de m apa y de texto, de lienzo donde se cruzan y anudan visiones, teorías, aproxim acio­ nes y materiales en un esfuerzo colectivo para dar claves, para navegar, para encon­ trar vías solventes y para, en otras palabras, realizar representaciones informadas y sistemáticas de la realidad social. En aquello que la realidad social tiene de m undo intersubjetivo de vida, creado y recreado en el ám bito de los discursos, los universos culturales y las prácticas significativas. Evidentem ente, com o se ironizaba de forma genial en el cuento, falsa crónica, de Borges, «Del rigor de la ciencia» en E l ha ce­ dor, ningún mapa puede abarcar el territorio, ni ninguna representación puede ser el espejo de la naturaleza, por eso nos movemos en el ámbito de selecciones estratégi­ cas, de decisiones, de análisis simbólicos y de construcciones con sentido. Trazar mapas cualitativos — a eso se nos enseña en este libro— siempre es un proceso cre­ ativo que entraña riesgo e imaginación, pero también prudencia y m odestia m etodo­ lógica. La vigilancia epistemológica perm anente que aconsejaban Bourdieu y su escuela — siguiendo la estela de Bachelard— se nos hace aquí imprescindible, pre­ cisamente cuando el investigador toma conciencia de que es un sujeto libre en un en­ tram ado de determinaciones concretas. El libro que el lector o lectora tiene en sus m anos es tan buen manual o libro de tex­ to que, paradójicamente, no parece un manual o libro de texto. Es todo lo contrario a aquel m am otreto para el que también Benjamin daba — esta vez en su D irección única — surreíilistas instrucciones de realización, que se resumían en que en toda la obra había que dar prolijas, largas e inútiles referencias al plan de la obra y ocupar­ se poco de la realidad que quería abordar. A quí nos encontram os con todo lo contra­ rio, una férrea determinación de utilidad, sencillez y contacto perm anente con la realidad social que se quiere investigar, lo que hace de la obra en su conjunto un ins­ trumento vivo e interesante donde la función académ ica no conduce al osciuo y abu­ rrido academicismo. El conjunto de referencias teóricas desde el que se parte no puede ser más sugerente: de Foucault a Goffman, de Elias a Passeron, de Garfinkel a Butler (por citar solo a unos pocos), pero lo más interesante es que de todos los au­ tores y sus teorías se derivan usos de investigación concretos y orientados, con im ­ pagables ilustraciones de investigaciones reales que sirven com o razones prácticas para las lógicas de estudio cualitativo de lo social. En este sentido, el título de la obra es suficientemente revelador de su filosofía de íicercamiento tanto al problema de las técnicas cualitativas de investigación social, com o a su docencia. Primero se habla de estrategias, en el sentido de que el investi­ gador siempre se mueve en un campo en el que ju eg a para valorizar sus recursos y sus capitales: toda investigación es un sistema de jugadas cuya racionalidad es co n­ creta, adaplaliva y situacional. Pero, a este concepto de estrategia inscrito en la más

Prólogo

XIII

pura tradición de la sociología de Fierre Bourdicu, se le asocia el conccpio de práclica. que a lo largo del libro aparece en una triple dimensión: en una primera, la m ás obvia, en su búsqueda de saberes aplicados y en su suministro de análisis finos de c o ­ sas reales; en una segunda, en su concepción de las técnicas cualitativas com o p rác­ ticas artesanales y concretas — siguiendo la clásica recom endación del inolvidable e imprescindible C.W. Mills— , lejos de cualquier esquem a de producción sociológica estandarizado o en masa; y, finalmente, en una tercera y profunda versión del c o n ­ cepto de práctica, en el supuesto de que lo que aquí se persigue es tomar contacto con prácticas en un sentido científico que sirven para analizar prácticas en un senti­ do genérico, porque sabemos, gracias de nuevo a Bourdieu, que las conductas de los actores sociales se mueven en un espacio de relaciones y dentro de un esquem a de intereses, poderes y capitales cuya única explicación siempre nos remite a las razo ­ nes prácticas (y situadas) de los que se desenvuelven en él. En el libro la persona interesada podrá encontrar todos los pasos en la realización de una investigación cualitativa. De esta manera, nos vamos a encontrar desde una reílexión sobre el carácter histórico y genealógico de la investigación cualitativa — así como su construcción polémica sobre un suelo psicoanalítico— , hasta abundantes materiales sobre los análisis de discursos, textos, imágenes y espacios, basados en aproximaciones teóricas y prácticas de muy variadas raíces y tradiciones. Pero tam ­ bién vamos a pasar por trabajos dedicados a la observación y a la investigación et­ nográfica o a las imprescindibles — en una obra como esta— reflexiones radicales (en el sentido más genuino de la palabra) de los planteamientos teóricos y de la pra­ xis del gnapo de discusión, hoy ya considerado canónico, del grupo triangular, de la entrevista abierta y de las historias de vida. Todo ello se realiza desde enfoques y planteamientos plurales, como plurales son sus autores, provenientes de diferentes generaciones, realidades nacionales, tradiciones teóricas y estilos de trabajo. Esta d i­ versidad, sin embargo, no merma la radical coherencia de la obra; el pluralismo m e­ todológico y cognitivo que se proclama en su presentación no es una artimaña retórica, ni una simple invocación a un inadmisible eclecticismo más o menos poslmoderno. Constituye una llamada real a la construcción reflexiva del objeto de cont>cimiento sociológico y a un constante replanteamiento de unas técnicas de investigación social que, aunque felizmente consolidadas en nuestro país, necesitan ser perm anentem ente repensadas y reorientadas según sus posibilidades y sus lím i­ tes, porque lo mejor de todas las técnicas de investigación está en sus límites y la obligación del científico social y del investigador profesional es conocerlos, tenerlos en cuenta y pensar su posible superación. En buena m edida podríamos decir que este volumen de trabajos que aquí da c o ­ mienzo es, quizás, el mejor representante de un claro tercer m omento en el desarro­ llo y evolución de la investigación cualitativa dentro de la sociología en nuestro país. El primer m omento de institucionalización se fraguó en los años sesenta del pasado siglo XX, con nombres ejemplares y ya míticos como Ángel de Lucas, .lesiis Ibáñez y Alfonso Ortí como figuras principales, una institucionalización tardía y difícil, aco n ­ tecida antes en el mercado que en la universidad, que coincidió con la tardía prim e­

XIV

Prólogo

ra nn)dernización integral dcl capitalismo español y el advenim iento de la sociedad de consumo. Sus herramientas teóricas fundam entales fueron el psicoanálisis y la teoría crítica frankfurtiana, así como el estructuralismo lingüístico y antropológico clásico; sus resultados prácticos fueron rabiosam ente originales y teóricam ente des­ lumbrantes, pero con problemas en su difusión y generalización en el espacio inte­ lectual español. El segundo momento de este cam ino se produjo en los años ochenta y noventa, período que se caracterizó por la institucionalización académ ica de la in­ vestigación cualitativa, con una fuerte producción de investigaciones universitarias, tesis y monografías sobre aspectos fundamentales de la realidad social española, así com o de los primeros textos introductorios y de las primeras herram ientas docentes realizadas en esta línea. A todo esto habría que añadir todo tipo de materiales teóri­ cos realizados desde reorientaciones y retraducciones de la rellexión teórica de la pri­ mera generación en fértiles encuentros diversos (y divertidos) con el dialogism o desde Bajtin hasta Habermas, con la etnom etodología y la sociología cognitiva de la tradición anglosajona; con el interaccíonismo simbólico y las teorías fundamentadas, o con el torrente de la sociología de Bourdieu y su entorno, por citar solo algunos, m anteniéndose el lugar alcanzado en la investigación de mercados, aunque ya en la fase de rutinización del carisma y de tensión en este cam po entre el peligro de la de­ gradación por abuso de los límites de las técnicas, convertidas en convencionales, y la regeneración permanente gracias a las buenas prácticas profesionales. Por fin, hem os inaugurado un tercer m om ento del que este libro, impulsado por Á n­ gel Gordo y Araceli Serrano, va a quedar com o un estandarte donde, adem ás de otras reconceptualizaciones posibles (con los cyhorgs de Haraway, las identidades paródi­ cas de Butler, la recepción del postestructuralismo en los estudios culturales anglo­ sajones o el inclasificable Zizek), se amplían campos, se hace internacional, se añaden técnicas y se exploran temáticas de investigación y, sobre todo, sistemas y pautas relaciónales diferentes tanto en el tiempo, com o en el espacio. Las tecnologí­ as de la información, las reglas económicas, las expresiones de identidad o las defi­ niciones de género lógicamente han cambiado, y esto hace cam biar forzosamente nuestra m anera de investigar. Los tres m omentos a los que nos hem os referido se so ­ lapan y se incrustan unos en otros, pero en general marcan la larga y difícil trayec­ toria de la normalización de la investigación cualitativa en España, modo de investigación que hoy se hace comparable con otras situaciones intem acionales se­ mejantes y que en muchos aspectos, tanto de imaginación teórica c o f t i o de creativi­ dad práctica, es capaz, hoy por hoy, de resistir esa com paración obteniendo magníficos resultados. En fin, sobran ya más comentarios. Estamos ante un m agnífi­ co mapa para trazar mapas, ante una heiTamienta construida desde una lógica prác­ tica p;xra analizar prácticas, ante, en suma, un producto de la sociología reflexiva para generar reflexión. Es m ucho lo que se puede aprovechar aquí y m ucho lo que se pue­ de aprender, ante todo que la investigación sociológica puede ser una práctica útil y fascinante. Luis Enrique Alonso U niversiíktd AuJónoma de M adrid

Introducción

Araceli S errano Pascual y Ángel J- Ciordo Ló|>ez

El prcsenle texto surge como resultado de un esfuerzo colectivo de profesores e in­ vestigadores de diiérenles disciplinas y diversos contextos por presentar la investi­ gación cualitativa en las Ciencias Sociales de un modo didáctico y comprom etido con la labor docente e investigadora, así como con la realidad social de la que forma parte. Abundan los textos que desde diferentes perspectivas y w iradas \ de forma m ono­ gráfica o como conjunto de aportaciones diversas, nos dotan de materiales muy va­ liosos para abordar estos objetivos^. El texto que aquí se presenta no tiene la pretensión de sumarse a este, ya nutrido, material, sino que lo que pretende es llenar algunos espacios o apuntar hacia algunas ausencias con las que nos encontramos los y las docentes cuando emprendemos esa enriquecedora tarea de intercambiar y cons­ truir colectivamente conocimientos con el alumnado, así como con otros docentes e in ves ti gado res/as. En este sentido, pensamos que todo proyecto con pretensiones didácticas exige una reflexión, no sólo sobre los contenidos concretos que se van a contemplar, sino tam ­ bién, y de fom ia m uy especial, sobre el contexto en que se inscriben; en este caso, su relación con la práctica investigadora en su sentido más amplio. Por ello, el presen­ te texto ha sido estructurado de fomia que oriente al lector acerca del marco episte­ mológico y metodológico en el cual se asienta el abordaje de unas materias tan eminentemente prácticas como las técnicas de investigación social y, más concreta­ mente, las que vamos a denominar/;jrar//cY/.v^ cualitativas de investigación social. Lo que se intenta llevar a cabo en esta propuesta es integrar las cuestiones técnicoprácticas inscritas en cualquier actividad investigadora en la jerarquía de actos epis‘ En el sentiilo denso atribuido al lérniiiio por Luis Enrique A i.onso ( 1998 ), ' C o m a m o s con un am plio e le n c o de lexlos desde los cuale.s afrontamos estos objetivos didácticos: véanse por ejem plo los textos de A i.onso (1998), B lanc het (198 9), C ai .i.ejo, fiLmúKRnz y V iudma (20 03 ), Coiifíi'TTA (20 03 ), Dn.GADO y G utííírrez (1994), F lick (2 00 4), G arcía, A i.vira e IhAñi -.z (2 0 0 0 ). B anistek et al, (20 04); Parker (2005); Rufz O laruénaoa ( 1996), De! V ai . y G utiérrez (200.'>) y V alles (1 997). ^ Sigu ien d o la term inología propuesta por A lfo n so O rti ( 1993),

XVI

introducción

íemológicos que implican {siguiendo la term inología propuesta en el texto clásico de B o u r d i e u , C h a m b o r i z d o m y P a s s e r o n , 1975; 13). De esta lorma, se tratará de evitar que la práctica investigadora se muestre com o una suma de protocolos, procedi­ mientos, operaciones o técnicas, o com o un conjunto de conceptos separados o se­ parables de su implementación en la investigación social concreta {Jhíík'in: 15). Así pues, en todos los capítulos que se presentan se trata de contextualizar el método o el dispositivo que se aborda en cada uno de los casos, en el m arco de las reflexiones que lo han visto surgir, desarrollarse y modificarse, adaptándose a la maleabilidad y al dinamismo constitutivos de la realidad social. Para lograr este objetivo, la propuesta que se hace es presentar los distintos métodos y prácticas en el marco de una investigación real llevada a cabo por los responsables de cada capítulo. Este ejercicio de exposición permitirá que diferentes investigado­ res/as y docentes reflexionen sobre el método, a partir de sus propias experiencias, así com o de los procedim ientos y las lógicas de investigación em pleados. Entendemos que ello permitirá ilustrar los m étodos y prácticas con casos reales, ade­ más de subrayar la necesaria inten-elación entre la teoría, la m etodología y la activi­ dad empírica concreta, lo que pensamos que constituye una enseñanza fundamental para el investigador/a social. Este ejercicio de puesta en relación con casos prácticos permitirá conectar con temáticas de actualidad social (como, en este caso, el estudio de la violencia de género, los banios marginales, la institucionalización de la «en­ ferm edad mental», el deporte y sus personajes, las identidades y los ritm os urbanos, los derechos ciudadanos, la mujer rural, la publicidad o la cultura digital), para faci­ litar un aprendizaje significativo gracias a la cercanía e inm ediatez de los ejemplos abordados. C onsideram os que, en térm inos generales, la práctica investigadora se puede desa­ rrollar de formas muy diferentes a partir de la selección de opciones que se ubican en un continuo entre la actividad de «producción estandarizada» ^ — uso de un co n­ ju nto estructiuado y protocolizado de h e n am ie n tas nítidam ente definidas— y la «artesanal» — actividad sistemática, pero también flexible, adaptable y creativa de quien va abriéndose cam inos y tomando decisiones a m edida que se desarrolla la in­ vestigación— . Partimos de que la investigación social cualitativa se aproxim a (o por lo m enos deliería aproxim arse, si querem os extraer de ella toda su potencialidad), al segundo de estos polos del coníinm im . De esta manera, la investigación social se constituye com o un pjoceso abierto, creativo, deseablem ente modificable y flexible, y necesariam ente adaptado a las especificidades del objeto concreto de la investiga­ ción, tanto en el uso de la teoría com o en el de los métodos. Q uerem os reproducir por su gran potencia plástica la metáfora que actualiza José Luis M o r e n o P e s t a ñ a (2003: 66) recordando, por una parle, el símil foucaultiano de la teoría com o «caja de herramientas» y, por otra, la propuesta de Otto N e u r a t h (1974) de la actividad del sociólogo como la de un trabajador que reconstruye un bote en alta m ar y que se ve obligado a transform arlo en m edio de huracanes y teni|:)estades, al tiem po que soporta el envite de olas y vientos e intenta tapar vías de agua abiertas, y todo ello

Introducción

XVII

usando viejas maderas así como nuevos trozos que llegan arrastrados por la c o ­ rriente. En este sentido, el proceso de investigación ha de estar inserto en un marco de com ­ prensión de la ñnalidad del objeto de dicha investigación, su «para qué». Al m ismo tiempo, debe adaptarse a su dinamismo, así como al contexto sociohi stòrico concre­ to en el cual se inscribe (con las limitaciones que este m ismo contexto impone al pro­ pio proceso de investigación). Este es el motivo por el que, en el título de este libro, se ha optado por la denominación de estrategias y prácticas cualitativas de investi­ gación social en lugar de por el término más extendido y generalizado de técnicas de investiffación. No consideramos ni posible ni deseable pensar la investigación social en términos de la descripción aislada de sus procedimientos y dispositivos, sino que partimos de la necesidad de concebir la misma como un proceso de reflexión con­ junta sobre el objetivo, el objeto y el contexto de la misma, que oriente una mirada global del fenómeno, que movilice diversas perspectivas teóricas y articule — en un proceso dialógico— dispositivos diversos de producción y análisis del material pro­ ducido. Generalmente, cuando emprendemos una investigación social activamos conjuntam ente varias miradas y puntos de vista cuya articulación concreta, siempre dinámica, viene condicionada por el contexto de la dem anda específica de la misma, así com o por el equipo que la aborda y por el m omento y el contexto en el que se desarrolla dicha investigación. Esta es la que podemos llamar estrategia de investi­ gación. En este sentido, y tomando el vocablo prácticas cualitativas de investigación social, nos decantamos por una consideración de la investigación como proceso y práctica semiartesanal «obsesionada» y pendiente de adaptarse al objeto que se per­ sigue com prender (que se construye en el proceso de investigación), a las circuns­ tancias concretas en las que se inscribe la investigación, así com o al propio equipo de investigación. La complejidad o multidimensionalidad de la realidad social pone de relieve la insu­ ficiencia de la aproximación únicamente empírica. Ninguna investigación puede abarcar la totalidad de las dimensiones y niveles de la realidad social, que está cons­ tantemente transformándose. Cualquier fenómeno social que se observe es único e histórico, de manera que es im­ posible que se reproduzca de la misma manera, de ahí la necesidad de considerar al m ismo tiempo factores históricos y generales, así como contextos particulares. Sim ultáneamente, las Ciencias Sociales y sus «productos» están provocando conti­ nuamente cambios sociales, modificaciones de interpretaciones, comportam ientos y sentidos. Es el propio sistema que se observa a sí mismo y el que ha aprendido acer­ ca de las consecuencias que tienen dichas observaciones. La conciencia de los c am ­ bios sociales que provocan las investigaciones sociales tiene, a su vez, importantes efectos en el planteamiento de las mismas, de modo que, muchas veces, estas son em pleadas para participar en la potenciación de determinados cambios sociales, pa­ ra facilitar la introducción de medidas políticas específicas o para provocar modifi­ caciones de programas concretos.

XVlll

Introducción

Esla complejidad y dinam ism o, así com o la rcflexividad que caracleriza lo social, plantea la necesidad conslante de reinventar los m étodos y sus dispositivos para adaptarlos a las peculiares características y a las formas particulares que adoptan los fenómenos sociales en contextos sociohistóricos específicos. En este contexto, la obra que aquí se presenta pretende integrar el abordaje de diferentes práctica s con­ solidadas de investigación social cualitativa — insertas en contextos y estrategia.s es­ pecíficas— , con algunas otras no tan referenciadas pero sí cruciales en la necesaria adaptación de los instrumentos de investigación social al cam biante contexto históricosocial, así com o a la complejidad de los fenóm enos sociales que abordam os en nuestra actividad investigadora. Se parle de la intención explícita de intentar pensar las prácticas de investigación social huyendo de la reificación de las m ismas y plan­ teando la necesidad de adaptarlas y modificarlas para abordar objetos de investiga­ ción específicos en contextos concretos. Dicho objetivo se plantea con la intención de hacer hincapié en la orientación didáctica de los textos y su im bricación en el es­ tudio de problemáticas y estudios de caso concretos. Otro aspecto que se ha pretendido resaltar en el presente texto es el intento de abor­ dar e ilustrar en todos los capítulos los m om entos analíticos de los m étodos y las prácticas, la m anera de proceder en el análisis e interpretación de los materiales ob­ tenidos en cada uno de los estudios de caso. Probablem ente esta sea una de las gran­ des carencias que hemos podido encontrar en otros textos centrados en aportar indicaciones y pautas generales de aplicación más o menos estandarizadas, en los que generalmente el m om ento del análisis concreto del material producido queda au­ sente de las consideraciones. Este hbro, aunque se caracteriza por la presencia de una am plia diversidad de pers­ pectivas y miradas, se sitúa en el ámbito de la investigación y docencia de corte cua­ litativo, con una orientación crítica, esto es, con una finalidad interventora y transformadora de lo social en un contexto en el que se considera que el conoci­ miento y la comprensión del mundo debe orientarse hacia dicha transformación y perseguir objetivos emancipatorios en un intento de cotnpreiidcr lo social a través de un proceso de reconsideración, desvelamiento y cuestionam iento de intereses, ideo­ logías y sentidos atribuidos a los fenómenos sociales'*. Con este punto de partida, se plantea una perspectiva global que integra al observa­ dor (como .sujeto en proceso, como diría Jesús I b á ñ e z ) en la m isma observación. Se retom a el ideal de autocomprensión del ser hum ano y de su m undo social desde la asunción de la reflexividad, que sepulta la concepción del conocim iento en términos de la dualidad sujeto-objeto. El concepto de reflexividad, en este sentido, hace refe­ rencia a la posibilidad de los sujetos, de los grupos y de las instituciones de ser observadores de sí m ismos y de actuar conform e a esas observaciones. Esta reilexiEste seria el objetivo de las ciencias incnorcs, minoritarias o ciencias nóm adas, c o m o las den o m in ó m elafóricanícnlc Jesús I hañkz (I98.S: 37-38).

Introducción

XIX

vidad opera tanto en el observado (observador a su vez) como en el sujeto observa­ dor (observado al mismo tiempo), de ahí la necesidad de incluir a este último en la observación. En relación con ello señala Edgar M o r i n (1981: 401) que «no hay, ni habrá jamás un observador puro (está siempre unido a una praxis transformadora), ni conocimiento absoluto (...). Pero con la pérdida del absoluto, ganamos en com uni­ cación y complejidad (,..), pues todo conocimiento, para un observador, es a la vez subjetivo (autorreferente), al remitir a su propia organización interior (intelectual, cultural), y objetivo, al remitir al mundo exterior. Podemos entrever que jam ás hay que buscar el objeto excluyendo al sujeto, que no es fuera de la praxis, sino en una metapraxis, que es nuevamente una praxis, donde hay que buscar el conocimiento». Este debería ser uno de los puntos claves al plantear una estrategia de investigación; tener en cuenta que todo conjunto de decisiones se vincula a una determinada posi­ ción social, así com o a una intencionalidad específica que se acom paña de un deter­ m inado comprom iso afectivo, ético y pragmático. En el espacio de todas las consideraciones que previamente se han señalado, se pre­ senta un texto organizado en torno a los principales momentos del proceso de inves­ tigación: el epistemológico y teórico, el de observación y producción del habla y, por último, el análisis de los materiales. Cada parte lleva necesariamente inscrita ele­ mentos de las otras, del mismo modo que cada m om ento de investigación incorpora en m ayor o m enor grado a los restantes. La Primera Parte, titulada «Genealogía y socioanálisis en la investigación cualitati­ va» resalla la deuda de la investigación social cualitativa con el método histórico y la teoría psicoanalítica, frente a aquellas posturas que se alimentan del destierro de la mirada histórica o aquellas otras que reniegan de las influencias psicoanalíticas al tiempo que las constituyen. En una íigil y didáctica puesta en escena del método genealógico, Á l v a r e z - U r í a re­ envía la institución manicomial a la historia (Capítulo 1). Siguiendo la estela de los trabajos de Michel F o u c a u l t , sin por ello desatender el punto de vista de los inter­ nos como hiciera Erving Goít^man en ¡nieniados, plantea preguntas «sobre su géne­ sis y su lógica de funcionamiento, sobre los factores que propiciaron sus cambios, en fin, dar cuenta de las razones de su supervivencia hasta el m omento presente». El análisis sociohistórico de los manicomios, al igual que otros espacios de excepción como las cárceles, la forma en que mantienen y perpetúan el orden liberal, sus ra­ cionalizaciones y violencias instituidas, según el autor, sustentan dos grandes ficcio­ nes: «Somos libres puesto que no estamos en la cárcel. Somos racionales puesto que no estamos en el manicomio». Christian D u n k j z r e lan P a r k i í r , por su parte, a través de un estudio de conceptos cla­ ves en la investigación cualitativa, sugieren que «la investigación cualitativa sociocrítica debería recurrir al enfoque psicoanalítico en lugar de “renegar" de él, en lugar de fingir que no tiene influencia alguna sobre el modo en que los científicos sociales desarrollan su trabajo». Desde una posición que recuerda en parte los trabajos reali­

XX

Introducción

zados por Roberl C a s t e l en la década de los setenta sobre el «psicoanalismo» y, pre­ viamente, los esfuerzos de Georges P o l i t z e r en los años veinte del siglo pasado por traer el inconsciente al plano de la conciencia social, los autores, desde un guiño m ar­ xista parecido al que nos tiene acostumbrado Slavoj Z i z e k , apuestan por desentrañar que hay de racionalidad y capacidad de transformación social en el psicoanálisis. Para los autores, este «lidiar con, y administrar, el psicoanálisis» de otra manera, al igual que el capítulo anterior, «sólo es posible si som os capaces de em prender la ta­ rea partiendo del reconocim iento previo del peso histórico que ha tenido sobre las ac­ tuales estrategias conceptuales». Si Álvarez-Uría considera el método histórico com o un antídoto contra el positivis­ mo capaz de «cuestionar la identificación de la sociología con la tecnocracia» y de «poner también de manifiesto el carácter histórico de nuestros instrumentos de co ­ nocimiento, sus límites y posibilidades», la fuerza crítica del psicoanálisis, com o se­ ñalan Dunker y Parker, pasa igualmente por desterrar «el mito de la exclusividad de uso del conocimiento psicoanalítico por parte de los expertos» y por reconocer, co­ mo ya hiciera Freud, «el vínculo entre psicoanálisis y “saber popular"». La Segunda Parte del libro da paso a las «Prácticas de observación» desde diferentes ámbitos y propuestas de investigaciones centradas en el uso privilegiado, aunque no único, de la práctica de la observación participante. El primer ejercicio de observa­ ción, realizado por Antonio G a r c í a y Elena C a s a d o (Capítulo 3 ) , ilustra distintas modalidades de observación paiticipante de un fenóm eno com o la violencia dom és­ tica, procura «com prender qué resortes se activan, qué elementos identitarios se quie­ bran y qué sentidos se esgrimen al llegar al dislate de la violencia en el seno de la pareja». Para ello interactúan, entrevistan y observan a varones condenados por m a ­ los tratos a sus parejas en el contexto institucional de un curso sustitutivo de pena. Marisela M o n t e n e g r o y Joan P u j o l (Capítulo 4 ) presentan un trabajo que forma par­ te de una investigación etnográfica llevada a cabo en el barrio del Raval de Barcelona com o un ejemplo de las grandes contradicciones sociales por las que atraviesan un gran número de personas y colectivos frente a la vertiginosa transformación de las ciudades en el actual contexto social y económico. A diferencia de lo que se hace en otros manuales, este capítulo presenta una visión innovadora de la m etodología participativa inspirada en epistemologías y m etodologías desan olladas por colectivos de mujeres vinculados a movimientos sociales en torno a la precariedad social en Madrid ( P r e c a r i a s a l a d e r i v a , 2004), con una fuerte resonancia estatal e interna­ cional. A pesar de sus enfoques diferenciados, ambos capítulos enfatizan la importancia de reconocer el lugar desde donde se mira y la articulación de las interpretaciones y ac­ tuaciones en el trabajo de cam po con los recursos y teorías previas, ambas condicio­ nes necesarias para generar un espacio de transformación de la posición inicial, bien sea desde la extraña familiaridad de la dinám ica cotidiana que estructura la violencia masculina en el complejo cam po de la pareja heterosexual, bien desde el reconocí-

Introducción

XXI

miento y la transformación de nuestra posición de conocimiento y relación con las dinám icas y procesos observados de cosmética y especulación urbanística. Com o se­ ñalan M ontenegro y Pujol, dentro de este marco relacional, «el cam bio de posición, la rellexividad y las emociones forman parte integrante del proceso de investiga­ ción». La Tercera Parte presenta otras «Prácticas que trabajan con el habla» y que, muchas veces, acompañan a la observación en el trabajo de campo. Mientras los grupos de discusión, las entrevistas cualitativas y el uso de las mismas en las historias de vida, son prácticas ampliamente generalizadas y aceptadas en la investigación y en la d o ­ cencia, los grupos triangulares resultan más inusuales y menos incorporados a las la­ bores docentes relacionadas con la investigación social. En prim er lugar, el capítulo desarrollado por Mario D o m í n g u e z y Andrés D a v i l a (Capítulo 5) presenta la práctica del grupo de discusión. En el texto se despliega un gran esfuerzo por clarificar, conceptualmente lo que se entiende por grupo de discu­ sión, y se hace mostrando su lugar específico y diferenciándolo de otras situaciones grupales afines como son el grupo focal o el grupo de expertos. Dicha diferenciación constituye, para los autores del capítulo, una condición necesaria para potenciar un uso crítico de los diferentes dispositivos de investigación. Esta reflexión no perm a­ nece com o propuesta aexperiencial y abstracta, sino que los autores la actualizan en relación con su estudio sobre jóvenes y nuevos derechos, proponiendo un uso del grupo de discusión en el grueso de las dinámicas que se convocan y una parte fmal que se desarrolla según las propuestas más directivas del grupo focal. Se plantea có­ mo los grupos de discusión constituyen un espacio conversacional, a medio camino entre el grupo de trabajo y el grupo básico, donde conversar se revela una tarea co ­ lectiva de elaboración simbólica inscrita socialniente (siguiendo las propuestas de .lesús Ibáñez). Los autores desarrollan sus reflexiones en torno al grupo de discusión concretándolo en el análisis del conocimiento y la valoración, por parte de los jóve­ nes, de nuevos derechos sociales como la salud, la educación o la vivienda. A dife­ rencia de otros esfuerzos didácticos, este capítulo pone un énfasis destacable en el m omento de la construcción analítica de los discursos. Por otra parte, con las entrevistas individuales tratamos de cubrir el análisis social de las referencias a situaciones personales, producidas desde el «adentro» y la subjeti­ vidad de la persona, que quiere proyectar una imagen al entrevistador, com o ejem ­ plifican Lucila F j n k e l , Pilar P a r r a y Alejandro B a e r (Capítulo 6), a través de un estudio de los itinerarios profesionales de futbolistas y baloncestistas tras su retira­ da. Esta práctica facilita el establecimiento de relaciones entre los itinerarios vitales y profesionales de los deportistas entrevistados, si bien desde una lógica que tras­ ciende la dimensión individual que predomina en la mayoría de los estudios existen­ tes. Intentan dar sentido social a los itinerarios profesionales de los deportistas y a su evolución tan particular, donde experiencia y veteranía no son equiparables a reco­ nocimiento profesional y económico. Insertos en sociedades cada vez más cam bian­

XXII

Introducción

tes, glohalizaclas y m enos estrucluradas, analizan sus nuevas formas de movilidad so­ cial, así com o las tipologías emergentes de estratificación social. En el punto intermedio entre los grupos de discusión y la entrevista cualitativa en­ cuentran los grupos triangulares su razón de ser y su interés metodológico. Ampliamente descuidada hasta la fecha por los textos de metodología, esta práctica tiene su referente fundamental en los trabajos de Fernando C o n d e , tal com o nos ilus­ tra en esla ocasión por medio de una investigación que relaciona las necesidades y expectativas de la población onubense acerca de la vivienda con «una reflexión so­ bre el espacio urbano y doméstico, la identidad onubense, las formas de vida en la ciudad, la percepción del espacio o las desigualdades sociales» (Capítulo 7). Desde un reconocimiento de la influencia de Donald Winnicott, Conde concluye que ios grupos triangulares «permiten revitalizar el cam po de lo social y adentrarse en el ám ­ bito de lo posible, en las situaciones más m agm áticas y energéticas donde se están produciendo y cocinando las nuevas posibilidades de discursos sociales». Al grupo triangular, anunciado como un recurso m etodológico capaz de detectar dis­ cursos en formación, le sucede una puesta en escena de otra de las grandes prácticas de investigación basadas en el habla, esto es, la historia de vida. En este capítulo Julia V á r e l a (Capítulo 8 ) , a través de los relatos de vida de las gentes de una pequeña al­ dea gallega desaparecida, indica la necesidad de situar los relatos biográficos en un tiempo concreto y en un sistema social determinado, sin por ello, caer «en la fasci­ nación positivista de la neutralidad del m étodo ni en la ingenuidad etnom etodológica ( ...) que suelen ejercer los relatos biográficos que parecen decirlo todo dispensando de un trabajo afinado de reconstrucción». Desde una m irada tan sentida com o distanciada, el capítulo se adentra en la comprensión sociológica de la des­ aparición del cam pesinado gallego y con él la erradicación de «la cooperación y el trabajo bien hecho que predom inaba sobre la competitividud y la lógica del benefi­ cio individual» en este tipo de entornos rurales. Según la autora, la erradicación de ci munidades rurales sería uno de los efectos de la introducción de la econom ía de niorcado en el campo, lo que implica a su vez «la búsqueda de un beneficio inm e­ diato ( ...) que minó la base m isma de las relaciones sociales comunitarias propia de las aldeas: ¡a ayuda m utua». En palabras de Andrés, uno de los informantes del es­ tudio más amplio en el que se basa este capítulo, A V lfe, «el reloj dejaba de estar pa­ rado para em pezar a cronom etrar el tiem po de la producción agrícola». En la investigación cualitativa estamos habituados a aproxim am os a las interpreta­ ciones de la realidad social producidas a partir del análisis de textos sociales en su mayoría generados ad hoc en situaciones de m ayor o menor ocurrencia natural. En pocas ocasiones se considera en los manuales de investigación cualitativa, m enos aún en los disponibles en castellano, las aproximaciones a los textos sociales no produ­ cidos específicamente en situaciones de investigación. Hacem os referencia a docu­ mentos y artefactos (cine, prensa, program as de televisión, diseños urbanísticos, programas inform áticos...) en un contexto en el que el consum o y los medios de in ­

Introducción

XXIII

formación están estrechamente relacionados con lt)s procesos de identificación y de movilización, así com o con la reproducción de las desigualdades sociales. Las prácticas de análisis en esta Cuarta Parte, «Análisis material», se muestran aten­ tas a otros géneros discursivos y al papel mediador de las imágenes, las tecnologías digitales y los diseños urbanísticos respectivamente y, por tanto, a los órdenes socia­ les que estas mediaciones disponen. Ángel J. G o r d o (Capítulo 9) ejemplifica la necesidad de atender al uso que hacemos de los signos mientras reproducimos imágenes específicas de lo social. En semejante contexto, el análisis del discurso presentado parte de una consideración genealógica acerca de las relaciones de los jóvenes con los avances tecnológicos para pasar segui­ damente a considerar el auge de las tecnologías sociales, como el Messenger, y su m a­ siva popularidad entre los más jóvenes en un escenario actual de estancamiento del desarrollo de la sociedad de la información en países como el nuestro con una escasa actividad bancaria y comercial en la red. Al igual que otros trabajos en este volumen, plantea, a su vez, que ante las amenazas de tecniíicación de las prácticas discursivas queda mirar atrás e insistir, como ya hiciera el giro interpretativo en las Ciencias Sociales, en la idea de sujetos involucrados y activos en la transformación de las es­ tructuras y las relaciones sociales. Este reconocimiento, según el autor, pasa igualmen­ te por considerar que las nuevas tecnologías de la comunicación «también son parte indiscutible y central de la materialidad que acompañan y vehicula actualmente los procesos de estiTicturación social, sus ordenaciones y subordinaciones emergentes». En su trabajo, Araceli S e r r a n o (Capítulo 10) se aproxima al uso de materiales cul­ turales y se centra en el análisis ideológico y sociológico de uno de los géneros dis­ cursivos omnipresentes en nuestra cotidianeidad: la publicidad. A pesar de la constatada y renombrada centralidad de la imagen en las sociedades contem porá­ neas, todavía queda mucho por avanzar en la consideración de cómo enfrentarnos a lo visual, cómo analizar la relación del lenguaje de las imágenes con otro tipo de len­ guajes y códigos (auditivo, lingüístico y metalingüístico) o cómo podem os acceder al estudio de sus efectos en ios observadores; ya que, como señala Serrano, cuando hablamos de imágenes «lo que está en juego no es una mera innovación m etodoló­ gica, sino una reflexión epistemológica, una mirada discursiva, pero icònicamente formada». Y es aquí donde la autora se desmarca de los estudios culturales estadou­ nidenses de nueva ola, en la medida que plantea que el análisis visual requiere un abordaje sociohistórico, en el que se ubiquen las formas de mirar e interpretar de los consumidores, los espectadores y los propios investigadores al tiem po que se consi­ deran las imágenes «en un campo de fuerzas, de grupos sociales en conOicto que lu­ chan por defender sus intereses e imponer su manera de percibir y valorar el mundo, así com o sus posibilidades de transformación». A modo de observación etnográfica, Nydza C o r r e a (Capítulo 1 1) expone un análi­ sis visual del espacio urbano, apoyado por la toma de fotografías com o instrumento de registro y análisis. El capítulo «visualiza» a su vez un correlato entre la prepon-

XXIV

Introducción

dcrancia de la imagen en nuestras vidíjs y ritmos de las ciudades y la transfom iación poltsémica en ei cam po de la ciencia, entendida no solo en complejidad sino en un espacio de multiplicidad. De este modo, el capítulo retoma una tradición analítica iniciada por Georg Simmel cuando explora la relación entre la m etrópolis y la vida mental, continuada por Walter Benjamin, al analizar la relación entre el sujeto m o­ derno y la ciudad como evento cotidiano, o incluso las nociones situacionistas de las derivas y sociedad del espectáculo que proponen, al igual que M ontenegro y Pujol, el estudio de las prácticas de la vida diaria y el análisis del espacio público. Por úl­ timo, se presenta una recapitulación del recon ido visual por la ciudad centrada en un sector de San Juan de Puerto Rico, El Condado, huella de las transform aciones so­ ciales y económ icas y planificado para la vivienda y el ocio, com o ejemplo de aná­ lisis y de m odo parecido al capítulo acerca del Raval de Barcelona, com o instancia expresiva, experiencial y transformadora.

La cuestión metodológica, bien sea entendida com o canon o conjunto de técnicas, o bien como apropiación subjetiva, reflexiva y epistem ológicam ente mediada, irrem e­ diablemente se fragua y constituye a lo largo de unas condiciones de posibilidad, y de un contexto tecnocientífico. La propia dimensión sociohistórica de la investiga­ ción social interpela a vivir la tensión entre el legado histórico y su continuo proce­ so de redeflnición y actualización, tanto en sus formas de m irar com o en sus m odalidades de intervención. En respuesta a esta evidencia, el libro conjuga p rá cti­ cas cualitativas de amplio recoirido y aceptación en la investigación social (la entre­ vista, la observación participante, el grupo de discusión, el análisis del discurso) con otras aproximaciones más novedosas (el grupo triangular), desplazadas (metodología histórica), renegadas (teoría psicoanalítica) o aquellas otras, hasta la fecha, m etodo­ lógicamente inconmensurables (la cultura material y sus distintas manifestaciones en lo visual y/o urbanístico). Esperam os que las personas a las que llegue este texto reconozcan a su vez, desde el quehacer de sus investigaciones, docencias y aprendizajes, que el propósito del m is­ mo se fraguó desde un contexto de enunciación específico — la A cadem ia— , en el que debido a la imperante necesidad de producción rápida en un contexto cada vez más insuflado de precariedad, tanto en las políticas de contratación com o en las for­ mas de producción de conocimiento y en las relaciones sociales (postfordistas), la tecnocracia metodológica imperante y la respuesta y producción arm ónica con estos órdenes a m enudo no encuentra resistencia a su paso anollador, m enos aún desde es­ fuerzos colectivos sociohistórica e internacionalmente articulados, en vivo. Por último quisiéramos agradecer la confianza que Raquel del Hoyo depositó desde un primer m omento en este proyecto, las facilidades y contactos cjue puso a nuestra disposición cuando fácilmente podríamos haber cejado en el intento. Por ende, agra­ decer el buen hacer editorial de Alberto Cañizal y de María Varela al igual que la ex­ celente labor de traducción de Olga Abásolo.

Introducción

XXV

B ib l io g r a f ía
A l o n s o , L. E. (1998); L m m irada cualitativa en So cio lo g ía , Madrid: Fundamentos. B a n i s t f í r , p.; B u r m a n , E.; P a r k i í k , I.; T a y i. o k , M., y T i n d a l l , C. (2004): M éto d o s cu a lita tivo s

en p sico lo g ía , Guadalajara: Centro Universitario de Ciencias de la Salud.
B l a n c h e t , A. (1989): Técnicas de investigación en C iencias Sociales, Madrid: Narcea. líouKiMEU, P,; C h a m h o r e d o m , J. C . , y P a s s e r o n , J. C . {1975): E l oficio de so ció lo g o , Madrid:

Siglo XXI
C a i , l b j o , J.; G u t i é r r e z , J., y V i e d m a , A. ( 2 0 0 3 ) : A n á lisis em p írico de la d em a n d a turística,

Madrid; Editorial Centro de Estudios Ramó n Areces S.A, CoRBETTA, P (2003): M etodología y técnicas de investigación social, Madrid; M c G ra w Hill. D e l g a d o , M., y G u t i é r r e z , J. (coord,) (2004): M éto d o s y técn ica s cu a lita tiva s de in vestiga­ ción en C iencias S ociales, Madrid; Síntesis. Flick, U. (2004): Introducción a la investigación cu a lita tiva , Madrid: Morata y Paideia. G a r c í a F e r r a n d o , M.; I b á ñ e z , J., y A i . v i r a , F. (coord.) (2003); E l a n á lisis d e lo rea lid a d s o ­ cial, Madrid: Alianza Universidad Textos IiiÁÑEZ, J. (1985); D el alg o ritm o al sujeto. P erspectivas de la investigación so cia l, Madrid; Siglo XXI. M o r e n o P e . s t a ñ a , .1. L. (2003); «¿Qué significa argumentar en Sociología? El razonamiento sociológico según Jean-Claiide Passeron», en R evista E spañola de So cio lo g ía , núm. 3, págs. 51-67. M o r i n , E. (1981): E l m étodo. La naturaleza de la naturaleza, Madrid; Cátedra. N e u r a t h , o . (1974); F u n d a m en to s de las ciencias .w cia les, Madrid; Taller de ediciones JB. O r t í , A. (1994); «La apertura y el enfoque cualitativo o estructural; la entrevista abierta seniidirectiva y la di.seusión de grupo», en G a r c í a F e r r a n d o , M.; I b á ñ e z , J., y A i . v i r a , F. E l cm álisis de la realidad social, Madrid; Alianza Universidad Textos, págs. 189-221. O r t í , A. (1993); «El proceso de investigación de l a conducta c om o proceso integral; Compleinentariedad de las técnicas cuantitativas y de las prácticas cualitativas en el análisis de las drogodependencias», en VV.AA., Los drogodependencias. P erspectivas so cio ló g ica s a c ­ tuales, Madrid; Ilustre Colegio de Doctores y Licenciados en Ciencias Políticas y Socio ­ logía. P a r k e r , I. (2005); Q ualitative Psychology: Introducing R a d ica l R esearch, Mai den he ad y Nueva York; Open University Press. P r e c a r i a s a l a d e ír iv a (2004); A la deriva pr/r los circuitos de la p reca ried a d fe n w n in a , M a ­ drid; Traficantes de Sueños. Ruiz O l a b u é n a g a , J. I. (1996): M etodología de la investigación cu a lita tiva , Bilbao; Univer­ sidad de Deusto. V a l , C. d e l , y G u t i é r r e z , J. (2005); P rácticas p a ra la com prensión de la rea lid a d social, Madrid; McGraw-Hill V a l l e s , M . S. ( 1 9 9 7 ) : Técnicas cualitativas de investigación social. Refle.xión m eto d o ló gica v p rá ctica pro fesio n a l, Madrid; Síntesis.

I

:

I

1

J

Nota sobre los autores

F e r n a n d o Á lv arez-U ría es profesor titular de Sociología en la Facultad de Psico­ logía de la Universidad Complutense. Entre sus últimas publicaciones, en co­ laboración con Julia Varela, están Sociología capitalism o y dem ocracia (Ed. M orata) y M ateriales de sociología del arte (de próxim a apaiición en Siglo XXI) (furia@ cps.ucm.es). A le ja n d ro B a e r es profesor dcl departam ento de A ntropología Social de la U niver­ sidad Com plutense. Su interés investigador y sus publicaciones se han c en ­ trado en la m etodología biográfica e historia oral, m em o ria social e identidades colectivas y metodología de investigación con medios audiovisua­ les (abaer@ cps.ucm .es). E le n a C a sa d o A p a ric io es profesora en el departamento de Sociología V de la Universidad Complutense. Sus últimas publicaciones e investigaciones se desa­ rrollan fundamentalmente en dos direcciones: la violencia de género en parejas heterosexuales, continuando su interés por la teoría feminista y las relaciones de género, y la sociología de la comunicación y la cultura (e.casado(®cps.ucm.es). F e r n a n d o C o n d e es licenciado en Sociología e investigador social; director de ClM O P (Comunicación, Imagen y Opinión Pública); y fundador y profesor dcl curso de postgrado «Praxis de la sociología del consumo» de la Universidad Complutense. Ha desanollado un amplio número de investigaciones en el cam ­ po del consumo, de la salud, del urbanismo y, en general, de la investigación so­ cial y de mercados. Es autor de diversas publicaciones en el te n e n o de las metodologías de la investigación social (fconde@ cim op.com ). N ydza I. C o r r e a de Je sú s es doctora en Psicología Social y catedrática de Psicología. Trabaja en el departamento de Psicología de la facultad de Ciencias Sociales, de la Universidad de Puerto Rico (ncorrea@uprq').edu). A n d ré s Davila L ey e ren es doctor en Sociología por la UPV/EHU y licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense. Cuenta con el

XXVIII

Nota sobre los autores

título propio de la Universidad C om plutense en «Praxis de la sociología del con­ sumo». Desarrolla actualmente su labor tanto docente como investigadora en la Universidad del País Vasco (andres.davila@ eliu.es). C h ris tia n Ing o L e n z D u n k e r es psicoanalista y prol'esor en el departam ento de Psicología Clínica de la Universidad de Sao Paulo (Brasil). M iem bro de la Escuela del Cam po Lacaniano. Autor de «Lacan and the Clinic of Inter­ pretation» (Hacker, 1996) y de «The Neurotic C laculus o f the Juisance» (Escuta, 2002). Sus intereses de investigación incluyen la política y el psicoanálisis, y la teoría del sujeto en Lacan (chrisdunker@ uol.br). M a rio D o m ín g u ez S á n ch ez-P ín illa es doctor en Sociología por la Universidad Complutense y licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, así com o en Geografía e Historia, por esta universidad. Obtuvo un m àster en Investigación Social por el CIS y actualmente imparte docencia sobre cuestiones de teoría so­ ciológica contemporánea en la Universidad Complutense (mariodos@cps.ucm.es). L u cila F in k e l es profesora en el departam ento Sociología IV (M etodología de la Investigación Social y Teoría de la Comunicación) de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Com plutense. Licenciada en Sociología (Universidad Com plutense de M adrid, 1990), M aster o f Arts (M A) en Sociología (Universidad de California, Los Ángeles, U C L A , 1993) y diplom a de estudios avanzados (DEA) (Universidad Com plutense de M adrid, 2005) (Ifmkel @cps.ucm.es). A n to n io A g u stín G a r c ía es profesor en el departam ento de Sociología V de la Universidad Complutense de M adrid y lo fue anteriormente en el departam ento de Sociología y Política Social de la Universidad de Murcia. En sus trabajos aborda la construcción de las identidades de género masculinas y, desde esta perspectiva, investiga la violencia de género en parejas heterosexuales (agny02@ hotm ail.com ). Á ngel J . G o r d o L ó p ez es profesor en el departam ento de Sociología IV de la Universidad Complutense, miembro de la Unidad del Discurso (wwu'.discourseunit.com) y coordinad<ir del grupo de investigación Cultura Digital y M ovimientos Sociales (w w w .cibersom osaguas.com ) (ajgordol@ cps,ucm.es). M a rise la M o n te n e g ro M a rtín e z es profesora del departam ento de Psicología Social de la Universidad Autónom a de Barcelona. Sus intereses fundam entales giran en torno a las perspectivas participativas de intervención y acción social, y al CvStudio de los movimientos sociales. Asim ism o, se interesa por las metodologías cualitativas de investigación social, especialm ente en perspectivas que privile­ gian la construcción de conocimiento a partir del diálogo con agentes sociales (marisela.m ontenegro@ uab.cat).

Nota sobre los autores

XXIX

la n P a r k e r es calcdrálico de Psicología en la Unidad del Discurso, Universidad Metropolitana de Manchester (w w w.discourseunit.com ). Entre sus últimas pu­ blicaciones está Revolución en Psicología (de próxima aparición en Catarata) ( l.A.Parker@ m m u.ac.uk). Pilar Parra Contreras es profesora en el departamento de Sociología IV de la Universidad Complutense. Ha participado en la realización del trabajo de cam ­ po de diferentes proyectos de investigación I+D y en el informe de resultados, entre los que destaca el libro Género, ciudadanía y sujeto político. Instituí Universitari d ’Estudis de la Dona, 2002 (coord. Neus Campillo Iborra) (pparra@ cps.ucm .es). Joan Pujol es profesor de Psicología Social en la Universidad Autónom a de Bar­ celona. Ha trabajado como profesor en la Universidad de Huddersfieid (Reino Unido) y realizado estancias de investigación en la Universidad de Reading (Reino Unido). Su trabajo desanolla una perspectiva corporeizada de los fenó­ menos sociales tanto a nivel conceptual como metodológico, con especial aten­ ción a los procesos de gubernamentalidad (joan.pujol@ uan.cat). A raceli Serrano Pascual es licenciada y doctora en Sociología por la Universidad Complutense (1989 y 1995, respectivamente). Profesora de Métodos y Técnicas de Investigación Social de la Facultad de Sociología por la misma universidad. M iembro del equipo docente del curso de postgrado «Praxis de la sociología del consumo». Líneas de reflexión e investigación: desigualdad social y procesos de exclusión social y metodología de la investigación (araceli@ cps.ucm.es). Julia Varela es catedrática de Sociología en la Facultad de Ciencias de la Informa­ ción de la Universidad Complutense. Entre sus últimas publicaciones, en cola­ boración con Fernando A lvarez-U ría, están Sociología, c a p ita lism o y dem ocracia (Ed. Morata), y M ateriales de sociología del arte (de próxima apa­ rición en Siglo XXI) (jvarela@ fis.ucm .es).

P A R T E GENEALOGIA Y SOCIOANALISIS EN LA INVESTIGACIÓN CUALITATIVA

i '

-■ V • • Il •
' í •

CAPÍTULO

El método genealógico: ejempllficación a partir del análisis sociológico de la institución manicomial
F ern an d» Á lvarez-llría

I n t r o d u c c ió n
La sociología es la ciencia que estudia la formación, la estructura y el cam bio de las sociedades, es un saber que nació como alternativa a la econom ía política y a la so ­ ciedad de mercado, pero también com o un observatorio de las instituciones socia­ les al servicio de la sociedad. La sociología surgió, tras la Revolución Irancesa, y tras el inicio de la revolución industrial en Inglatena, en el marco de sociedades su­ jetas a transformaciones democráticas y a ricsgtis de involución en el absolutismo, para prestar un servicio de objetivación a los ciudacianos, es decir, un conocim ien­ to que eventualmente podría servir para mejorar o transí'orniar las instituciones, por lo que la sociok)gía tuvo que formarse y desarríillarsc eti concoidancia con la his­ toria: es una ciencia que estudia la historia del presente y que, a su vez, en cuanto cicncia, sufre transformaciones en el tianscurso de la historia. Adorno señalaba en el último curso que impartió poco antes de su muerte que «la consideración históri­ ca no es algo al margen de la sociología, sino algo central en ella; y una de las di­ ferencias esenciales entre una teoría crítica de la sociedad, entre las cuales la teoría marxista es prototípica, y la sociología en sentido estrecha, tal com o Haberm as la ha criticado (...), es justamente el papel decisivo que se asigna a la historia» (A dok Nü, 1996) Si com param os las obras de los grandes sociólogos clásicos con el grueso de las pro­ ducciones de la sociología occidental realizadas durame el siglo X X , com probam os que una de las innovaciones fundamentales de la sociología hegemónica norteameri' Hii csUis lecci unos Adorno señ^ila que el caniinn de la críticu social, que hi sncinlogía dominante pasa pni alio, debe buscarse j listatile tile en el «carácier conslitutivo de Ifi historia para la sociedad» {A nón no, 194).

Estrafegiai y prácticas cualitativas de investigación social

L-ana, ptir no dccir hi principal, es el progresi\'o abandono del recurso a la historia. I-^esde el funcional isnio, pasando por la gran teoría, el enipirisnio abstracto, la in­ vestigación-acción, U)s análisis multivariables o el m arxism o analítico, el d enom ina­ dor común de la mayor parte de los nuevos estilos sociológicos de pensar implica la \'olalilización de las referencias a la historia. La m ayor parte de los dalos obtenidos mediante técnicas tanto cuantitativas com o cualitativas suelen ser recogidos por los sociólogos en la actualidad al margen de consideraciones históricas, pues tienden a privilegiar los análisis de las estructuras en detrimento dcl cam bio social en un espa­ cio y un tiempíi social circunscrito a la contemporaneidad, Peter Burke señaló que repenlinamenle, alrededoi’del año 1920, antropólogos y sociólogos rompieron con el pasado. Burke responsabiliza en buena medida a! funcionalism o de Bronislaw N4alinowski de esla luplura, pero la explicación es sin duda más com pleja y requie­ re una explicación sociológica más matizada ( B u r k e . 1987) ¿Cómo. pt)r qué, a través de t|u6 procesos se produjo la dcshislorización de la sociolo­ gía, es decir, p o rq u é se produjo lo que el .sociólogo NorbeH Elias calificó como «el re­ traimiento de los sociólogos en el presente»? Hemos internado avanzaj* una línea de respuesta a esta cuestión en otro lugar ( Á l v a r e z - U r í a y V a r i ü .a , 2ÍX)4) En todo caso los efectos de renunciar a la hisloria se dejan sentir fuerlemenle en las producciones so­ ciológicas actuales, pues si no hay historia, si el presente de la vida social es contem­ plado al margen de la tensión existente entre el pasado y el futuro, si no hay cambio social, tampoco hay esperanza de superar el actual escenario neoliberal que se ha im ­ puesto eji nuestras sociedades desde los años ochenta, y que se presenta justamente a tra­ vés de uno de sus destacados abogados, Francis Fukuyama. como el fin de la historia.

S o c io l o g ía

e h is t o r ia

En I 895 Émile Durkhcim publicó Im s reglas dcl m éioda sociológico, un impórtame libro de metodología en el que definía a la sociología com o la ciencia de las institu­ ciones, de su génesis y de su íuncionamiento (D urkheim , 1981). Abiuidan las lectu­ ras positivistas y funcional islas de la obra de Din khcim, y es frecuente encontrar en los manuales de teoría sociológica la acusación de que el sociólogo francés incurrió constantem ente en el «sociologismo». Si los sociólogos siguiesen más de cerca los consejos m elado lógicos de Durkhcim, leerían tas producciones sociológicas, inclui­ das las del ]iropit> Din khcim y las propias, a la luz de la hisloria, y no com o si se tra­ tara de obras intemporales. En Lxis Reglas el sociólogo francés presenta su forma de proceder, su niotlo de acceso a la objetividad científica, y para abordar «los hechos
- H c n u 'S i n t e n t a d o m o s t r a r q u e e n t r e la p i n t u r a e u r o p e a dt.- f i n a l e s de) s i g l o x i x y el f u n c i o n a l i s m o d e M a ü n o w 's k i e x i s t i ó u n a c s p c f i e d e a f i n i d a d e l e c tiv a ( V a r I íI .A y Ái v a k i:/.-U k 1 a . 2(K)H, C 'a p ílu lu IV s tib re « A r t e y c u i u ) c iiii ie n t 0»). ' El aniílisis de Elias sobre la tiesliislorizaeión de la s o c io lo g ía cstíi rceoyido eu el libro editado p o r V a -

K!:i A (1 yy4)r Nnrht'n

('oiuk

y poder. Madrid; La l'iijueia. piigs. 19.‘í-23 1.

Capítulo ]

El método genealógico: ejempllficación...

sociales como cosas», en .su niateriatidad dinámica, es tiecir, contemplando los liechos como vecuiies sociales, aboga poi el «método genélico». J>urklicim coincide con Karl Marx y Max Weber, entre otros grandes sociólogos clásicos, en privilegiar el análisis histórico como una vía sólida de acceso al análisis del m undo social para internar com prender el presente. Años más larde, subrayó la importancia del reciirst) a la historia en el análisis sociológico de las instituciones: «La institución es un lodo coniplcjo forniado de partes. Hay que conocer estas partes, explicar cada una de ellas por separado, así como el modo mediante el cual llegaron a formar un conjunto. Para descubrir todo esto no basta con considerar la institución en su forma acabada y ac­ tual. ya que en la medida en que estamos habituados a ella nos parecerá más bien simple, nn todo caso nada indica en la institución dónde comienzan y dónde termi­ nan los diferentes elementos de los que está formada. (...) Es preciso im instrumen­ to de análisis para hacerlos visibles, y es la historia quien juega este papel. (...) Además, solo la historia permite explicar. En cféclo, explicar una institución es dar cuenta de los elementos diversos que sirven para conformarla, mostrar sus causas y sus razones de ser (...). El único medio para llegar a saber cómo surgió cada uno de sus elementos es observándolos en el instante m ismo en el que nacieron, asistiendo a su génesis; ahora bien, esta génesis tuvo liEgar en el pasado, y, por consiguiente. Únicamente puede ser conocida por mediación de la historia. ( ...) La sociología es, por tanto, en gran medida un tipo de historia entendida de una determinada manera» (DiiRKHKiM, 1998: ISV"*). DiiRKHi'iiM denominó al m étodo genealógico o genético el «m étodo de las variaciones concomitantes». La asociación de la sociología con la historia, tal y com o la plan te aro ti KarI Marx, Max Weber y I-’mile Durkheim, es decir, los tres grandes sociólogtis clásicos, se que­ bró en el siglo xx con la hegemonía de la sociología norteamericana. Sin em bargo un discípulo de E-imile Durkheim, Ferdinand Braudel, continuador de la Escuela de A n na les desarrollada por historiadores que se sÍr\ieron de categorías sociológicas, como Lucien Febvre y Marc Bloch, llegó a escribir que no veía diferencia alguna «entre la sociología del aite y la historia dcl arte, entre la sociología del trabajo y la historia del trabajo, entie la sociología liiciaria y la histoi ia literaria, entre la historia religiosa ( ...) y la síiciología religiosa» (B kauui .l, 1990: 1 I S). En 1909 Marcel Mauss, siguiendo las propuestas metodológicas de su tío Émile Oinkheim, dedicó un capítulo del libro sobre La o n u ióu a glosar el m étodo genea­ lógico o genético, y al igual que su tío reclamó para la sociología el recurso a la his­ toria a través de tres pasos sucesivos; la definición del objeto de estudio, la observación del objeto de estudio, es decir, el análisis de su génesis y, en fin, la ex■ * I£1 litiio Líis rc^UtM dv¡ m éítuio y t>tro\ í'.vc/í/ím i n h r f /iloxfifía d e ta s cit-ncias s o c ia le s, e d i­ tado por Santiago Cion/ález Noriega (Aliatiza. 1^48), con) i ene teMos siiciolófzieos ^ — no n io s ó f it o s c o ­ mo conliisiitnertie tía a t'iiHíiidei el titulo dcl m ism o — en los que Durklieini íisocta lü sociolüí;ía con la hisloria: «La co ncepción malei ialisla de la historia» ( 1897), <^La historia y las c ien cias socia les» (1 9 0 3 ). «D ebate snbrc la explicación en historia y en soeiolojjía« ( 19nS), enire otros.

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

plicLicitin lie sus iranslornt;ici(Mies hasui ci picsenle. Explicar es estalilecer entre los licu líos un orden racional de carácter causal. La getiealogía trata juslaniente de niosirar cóm o se ha pasado de Ion ñas más ruduiienlarias a formas más desarrolladas. Operam os así con una explieaeióti genética. Hcmi>s de partir |ic.)r tanto del análisis histórico de las formas más elementales, para explicar cóm o se pasó a formas cada ve/, más complejas, y así sucesivamente hasta llegar a las más recientes. M auss abo­ gó por la superioridad del método genealógico o genético sobre cualquier otro m é­ todo: «la explicación genética ofrece ciertas ventajas. Sigue el orden de los hechos y, de este modo, deja menos posibilidades a la equivocación. Por eso m ismo hace más (iifíeiles las om isiones ya que uiiíi laguna es ima secuencia de la evolución y crearía una solución tle continuidad que sería advertida en el acto. Es más, cuando asislimos a la génesis de los hechos, podemos calibrar mejtír su naturaleza». Y más adelante escribe: «La clasificación genealógica nos da un cuadro razonado de la génesis, nos da a conocer sus l'aclores determinantes» ( M a u s s , 1970), A ¡lesai' de que tras la Segunda Guerra Mundial la socioUigía hegem óníca en ios Estadas Unidos fue la gran teoría funcionalista y el empirism o abstracto, por em ple­ ar las cxprcsit>nes acuñadas por Wright Mills, la sociología europea no abandonó to­ talmente el análisis de la causalidad en la historia, como muy bien pusieron de maniílestt), enlre otros libros, Ei proccxo de la civilización de Ñor beri Elias, que d a ­ ta de 1939. y Lí/ hisíoria de la locura cii la {‘p oca clásica de Michel Foucault, que il.ita de 196 I . Elias >' Foucault retomaron de los sociólogos clásicos el méti>do gen e­ alógico de análisis, pero no estuvieron solos: Karl Polanyi, Herbert Marcuse y el pro­ pio Erich Fromm, entre otros, asumieron en m uchas tle sus obras la propuesta de sticiología histórica avanzada por Max Wcber en ética protcstautc y el espíritu del ca/> it(disnio (WiiBiíR, 2001 í^ert) fue sobre lodo en Francia, a partir de Uis anos se­ tenta, en donde los trabajos soci (.ilógicos realizados especialmente [lor Roberl CasTl'[. { 1976) y .lacques DoN'/liLor (19S-4, 1977), en íntima relación con los elaborados por Michel I^ìkicaiii i (1975), pusieron de manifiesto las potencialidades críticas de la sociología genealógica o histórica. I i ubo un tiempo, no muy lejano, en el que prácticamente la sociología (ue un pleo­ nasmo tle la historia social. El objetivo de la sociología crítica no es lanío cíinocer pt>r conocer cuanto conti ibu i i al cam bio social. En el prefacio a la pii mera edición tle la tesis tloeltiral de Émile Üin kheim, titulada í>c la división del trabajo social, se­ ñalaba el st>ciólogo francés que ei conocim iento sociológico nti es un mert) ejercicio académico para aproxim arse a la realitlad st)cial, sint) también un ct>noci miento des­
' t_ lili clíilinniilji siMcti)iilizaL Íón de la siK inlópic'a hisuVica. lai y lii puso t-ii práciic;i M ax Webcr, así c o m o lii liistorización (.lo los tipos ideales, puede verso en Steplict) Kai.Hí'.kg. A/íí.v Wchcr\'i ('oiìifìiiin livr Histftrií til S ocintotty. C ainhndge: Poliiy Press. 1994. Sob te el v íh l'u I o cxisiente c n lie la geneali>í:ía y la soeÍol<tgía d e los soeH>Íoj;;(t.s e l á s i c o s v é a s e .Inlia V a IíL I.a y F e r n ; m d o A l VAKf*Z*lJkÍA. Ciiiieti¡i>}>tti V Mdtf'riaU's pura n'pt'itsitr lu MoiJrniiJtitl, Jíiieiu)s A ir e s : til e i e lo p o r a s a li o , 1997, cap. II.

Capítulu 1 4 El método genealógico: ejempijficación...

tinado a liansiormarlu y mejorarla: «consideraríamos — cscribc— t|ue iiiiestias ijivesligaciones no merecerían n¡ una hora de esfuerzo si Cinicamente tuviesen un inte* res especulativo. Si sepaianios cuidadosamente los problemas teóricos de ios problemas prácticos no es portjue descuidemos estv>s últimos, es. más bien al contra­ rio. para ponernos en situación de resolverlos mejor» (D likkhiíIM, I97S), Las pala­ bras de Durkheim pueden ser leídas a la luz de la tesis XI de Marx sobre Feuerbach: «Los filósofos no han hecho más que inteiT^retar el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo». La sociología no debe por tanlti ser confundida ctiii una filosofía de la historia. El punto de partida de una Investigación sociológica e.s siempre un pro­ blema del tiempo presente <i, si se pieílere, una pi t>bleniatización.

G énesis

y c a m b io so c ia l de u n a in s t it u c ió n total

Con el fin de ilustrar la sucesión de pasos que exige la aplicación del m étodo ge­ nealógico de análisis a una ]>roblematización voy a re fe ¡irme a una investigación que yo m ismo realicé sobre el poder psiquiátrico y sus funciones sociales en hi sociedad e.spañola (A i .varez-U kía, 1983). Para ello me voy a centrar en los siguientes cuatro apartados fundamentales de toda investigación genealógica: • Problematización • Datos secundarios y periodización • Proceso de constitución del campo • Proce.so de transformación del campo Por último me referiré muy brevemente a la difu.sión de los resultados obtenidos, es decir, a la transmisión del conocimiento sociológico una vez que ha sido elaborado y formalizado al final de la investigación. Me parece que la cuestión de la difusión del conocim ienlo socit)lógico en informes, artículos, libros, seminarios y congresos está íntim am ente vinculada con la cuestión de para qué y para quién trabajan los so ­ ciólogos. En realidad los sociólogos pueden plantearse problemas académ icos, in­ tentar responder a demandas del Estado, o del mercado, pero también pueden actuar com o profesionales dispuestos a responder a dem andas sociales específicas, es de­ cir, trabajar al servicio de colectivos sociales que precisan la objetivación, y por tan­ to la clarificación, para la resolución de sus problemas o de problem as que asedian a toda una sociedad. En el punto de partida de los análisis genealógicos se encuen­ tran casi siempre determinados problemas candentes de nuestro tiempo que es pre­ ciso afrtiniar y resolver. En este sentido la sociología histórica, la genealogía, el niétodíi genealógico de investigación social responden a determ inadas demandas sociales.

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

Problematización
Hl principal objetivo de una i nves ligación sociológica es contribuir a am pliar los c o ­ nocimientos cienlífíeos, es decir, producir nuevos conticiniiento.s, descubrim ientos e innovacitines, en el cam po del saber. Para hacer visible lo t|ue perm anecía invisilile, fuera de niie.stro cam po de percepción, y por tanto al margen de niicstra rellexión, ei sociólogo asume com o punto de partida un com prom iso con la verdad. Pero la bús­ queda de la verdad no es simplemente una actitud inicial ante el m undo social, sino también una fuerza que atraviesa toda la indagación, desde los inicios hasta el punto de Megatia, Esto signiUca que es preciso ir más allá de las ideas recibidas, más allá de las ideas preestablecidas, incluidas las preestablecidas y arraigadas en ia concien­ cia del propio investigador, para adentrarse en terrenos descontícidos, con frecuencia poco o mal explorados. En ocasiones esos territorios desconocidos o poco explora­ dos son inslilucitines sociales que están, com o carta robada de Edgar Alian Poe, a la vista de todos, tie modo que al darse por supuestos pasan prácticamente desapercibidns. Cárceles, manicomios, escuelas, familias, planes urbanísticos, fundaciones, bancos o residencias de ancianos son instituciones sociales que han surgitlo en determinados mt)menlos de la historia, poi' razones determinadas, y se ven afectadas por los c am ­ bios que atraviesan las sociedades. A su vez las instituciones sociales y sus transfor­ maciones contribuyen a conform ar ini determinado tipo de sociedad. M uchas veces estas instituciones públicas o privadas, por el mei'o iiecho de estar ahí, .se ven siste­ máticamente naturalizadas, privadas de su historicidad, de modo que se peqietúan ajenas a la menor problematización, com o si se tratase de realidades incuestionables, eternas. Un pi imer nw do de cuestionar la naturalización de las instituciones C v S reen­ viarlas a la historia, considerarlas vinculadas a un tiem po y a un espacio social específicos, c.s decir, plantear preguntas sobre su génesis y su lógica de funciona­ miento, sobre los factores que propiciaron sus cam bios, en fin, dar cuenta de las ra­ zones de su supcr\ivencía hasta el m om ento presente. La genealogía com ienza por inscribir en la historia instituciones sociales que son generalmente asum idas com o si I uesen transhistóricas. Durante los años de mi formación académica com o sociólogo me interese por la socitilogia de las enferm edades mentales a partir de la lectura de los libros de Michel Foucault, y del seguimiento de sus cursos en el Colegio de Francia, así com o en los cursos de sociología impartidos por Kobeil Castel en el D epartam ento de Sociología de la Universitlad de N'incennes. A comienzos de los años setenta en España, al igual que en toda Europa, había planteadt) un amplio debate sobre los m anicomios, pero personalmente sabía muy bien cóm o orientar nú investigación. Em pecé por visi­ tar algún manicomio español, com o el de Oviedo o el de Santa Isabel de Lega nes, así com o por intentar participar como observador participante en el Ht>spital de día pa­ ra enfermos mentales integratl<i en el Hospital Francisco Franco (en la actualidad Ciregoi io Marañón) tle Madrid, un servicio tIe salud mental que entonces dirigía el

Capílulo I 4 El método genealógico: ejemplificacíón...

doctor Enrique Gon/.i'ilez Duro. Mi s<.>licitud íue admitida por enfcrjnoíi y le rupe utas, y prácticamenlc durante seis mc.se.s acudía una o dos vcccs a la setnana a la asamblea de en Termos que se realizaba por la mañana, así com o a sesiones clínicas y de tera­ pia i'iuuiliar o de expresión artística. En ese momento del tardoíVanquismo el en Ter­ mo mental estaba estigmatizado, marcado a fuego por el sello infamante de la peligrosidad social, una imagen de marca heredada del Antiguo Régimen. De hecho el manicomio t|ue yo \ isilé entonces en Oviedo, La Cadellada, era un cam po de c<incentración con alambradas en el que los enfermeros actuaban sobre los enferm os con la fuerza y la violencia de los centinelas de un cuartel de parami litares ante los ex­ traños. Recuerdo que cuando me adentré por primera vez en el jardín dcl m anicom io de Leganés, un enfermo menlal posó su mano temblorosa sobre mi hom bro para pe­ dirme un cigarrillo, y por un momento pensé que mi vida corría peligro. Tal era el te­ mor que inspiraba la tocuia a quienes no estábamos fajiiiliarizados con ella. En esa época el estigma de la peligrosidad .social de los locos estaba aún muy vivo en toda la sociedad española. En reíd idad cuando se príidujeron esas primeras aproxim acio­ nes al mundo de los enfermos mentales institucionalizados mi objeto de estudio era t(.)davía un problema borroso e indefmido. No sabía muy bien qué estudiar ni por dónde empezar. Solo sabía que el manicomio era para m í un m undo opaco y m iste­ rioso, a la vez temido y atractivo, un nuuido que era susceptible de ser objeto de la comprensión y explicación sociológicas. No fue preciso un largo tiempo de observa­ ción para percibir dos hechos que guiaron mi investigación genealógica. El primero fue la existencia de un estrecho vínculo entre lo.s dehrios de la locura y la historia personal y social del enfermo. Recuerdo en este sentido, por ejemplo, el caso en el hospital de día de un enfermo diagnosticado de paranoia que había perdido un ojo en un accidente y a quien, en clara compensaci(ín, se le aparecía con frecuencia el Espíritu Santo. El segundo fue precisamente la enorme contradicción existente entre la presunta peligrosidad social de los enfermos mentales y la realidad de unos enfer­ mos pacíficos, cariñosos, necesitados de cuidados y de atención pues estaban más acostumbrados a recibir golpes que a devolverlos, en Termos, en fin, marcados por una especie de «indciensión aprendida», ¿De dónde venía el estigma de peligrosidad de los cnTcj tnos mentales que en la práctica resultaba a todas luces injustificado? Durkheiin decía en Las reglas del iitétadn sociológico que buscar las paradojas es propi ti de los solistas, pero rehuirlas, cuando vienen impuestas por la í>bservación, es un acto de cobardía. Decir la verdad forma parle del código deonU)lógico que el so­ ciólogo debe tener presente en toda investigación sociológica. El encierro manico* miai ]iie pareció entonces casi naturalmente una paUilogia monstruosa de nuestras sociedades, la mejt>r expresión de la dictadura militai Trant|uisia expresada por otros medios. Era preciso problemaiizar esa violencia instituida >' metamorToseada en tra­ tamiento, era preciso estudiar su génesis, dar cuenta de su lógica de Tuncionamiento, así com o la lógica de U)s intereses en juego. Desde muy pronto í'ui consciente de que un análisis sociológico del t>rden manicomial podría contribuir a proyectar alguna nueva luz sobre posibles alternativas al trai amiento de los en Termos mentales. En ese

10

Estrategias y prácticas cualitativas de Investigación social

cam ino no estaba su! o pues en lenii os. familiares de enfermos, enfem ieros y psiquia­ tras críticos con el hori'or y con los malos tratos, críticos con la violencia insti lucional convertida por desgracia a lo largo de la historia en un hábito, así com o sindicatos y partidos políticos progresistas, movimientos sociales alternativos, se daban enton­ ces cila en la Red europea de alternativas a la psiquiatría. Partía por tanto de una institución instituida desde el siglo xix hasta el presente, el manicom io, e intentaba entender su lógica social de funcionamiento, así com o las fuerzas que hicieron posibles sus transformaciones. Para com prender la lógica m a­ nicomial era preciso dar un rodeo por la historia de esta institución, analizar su gé­ nesis, describir el desarrollo de su iuncionam iento, y sus cambios, hasta llegar al presente. ¿C óm o había sido posible el m anicom io? ¿Cóm o y por qué las sociedades democráticas aceptaron y promovieron la institución m anicom ial? ¿C óm o y p o rq u é este tipo de esiableciniientt) terapéutico se había perpetuado hasta el tiempo presen­ te? Mi objetivo era hacer una historia del presente del orden manicomial así como com prender y explicar el papel que desem peñaba esta institución en la sociedad es­ pañola. Pero, para andar ese camino, una vez más no estaba solo: era posible, y a la vez preciso, recurrir a un importante fondo social de conocimiento.

Datos secundarios v periodización
A pesar de que mi objeto de estudio en un primer m omento aún nt) estaba muy bien tlellnido, al menos liabía comenzado a circunscribirlo, como diría Marcel Mauss. A par­ tir de entonces el metro, el autobús, las conversaciones con los amigos, la prensa, es decir, todo lo que formaba parte de mi vida social y cultural comenzó a entrar en rela­ ción con el problema de los locos que se había convertido también en mi problenia. Recuerdo, por ejemplo, haberme bajado de un ta\i en Madrid cuando un taxista afirmó rotundo que había que eliminar a todos los enfennos mentales porque son un estorbo para la sociedad. ¿Cuál era la raíz de esa violencia extrema contra personas general­ mente más sensibles que el restti de los mortales y atcnazatlas por el dtilor? ¿Por qué se producían contra los enfennos mentales esas violaciones de los derechos humanos c|uc no eran tan solo la expresión del dominio de una clase sobre otra pues también mostraban una especie de racismo anlikico sujetos pei teiiecientes a las clases sociales dt)minadas? Desconocía la respuesta o las respuestas, pero desde entonces se trataba de un misierit) que era preciso resolver sociológicamente, apelando a la historia. La documentación escrita, los datos secundarios sobre mi objeto de investigación, se podrían agrupar en tres grandes grupos fundamentales: 1. En pi inier lugar estaban los trabajos de sociología histórica o de genealogía, a la vez t|ue los trabajos de sociología de las enferm edades mentales, fuesen o no in­ vestigaciones de sociología histórica. En este apartado ocupaban un lugar prin­ cipal las contribuciones de Michel Foucault, Robert Castel. Jacciues Donzclot.

Capítulo 1

^

El método genealógico: ejemplificacíón...

11

GcDigcs Cimguillieni, jilto Uinibicn kis de Er\ iiig GolTman, Howard S. Beckcr, Greshain M. Sykes, Roben K. Mcrlon, Edwin I^eiiierl, Albcrt Ctihen y t>tros so­ ciólogos fiorlcaniericanus que* trabajai\)n sobre la sociología de las desviaciones sociales prácticanicnle sin referíisc a la hisloiia. 2. En segundo lugar estaban las contiibucioncs de los historiadores. Me interesaban las historias sociales de España, y especialmente las de los siglos xix y xx, pero so­ bre todo me interesaba la historia de la medicina, y más concretamente la historia de la psiquiatría española. En la cátedra de Hisloria de la medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, que regentaba entonces don Pedro Laín, tuve acceso a las investigaciones del propio Laín, así como a las de Jesús Albarracín, José Luis Peset y Diego Gracia. Había allí una buena biblio­ teca con un impoilanle fondo de revistas, así como un china de trabajo y de liber­ tad que constituía un «,)asis en el calcáreo panorama de la Universidad franquista. Con los entonces jóvenes investigadores, con José Luis Peset, Diego Gracia, Raí'ael Huertas, me une, a partir de esos años, ima ya vieja amistad fruto de seminarios y largas discusiones. Ellos me facilitaron ei acceso a la biblioteca de la Real Academia de Medicina en donde recibí del bibliotecario una generosa ayuda. En fni, la tercera línea era la formada por !os escritos de los propios psiquiatras, desde psiquiatras con sensibilidad sociológica, como Carlos Castilla dcl Pino, Ramón García y Enrique González Duri>, hasta los más organicistas como López Ibor y Vallejo-Nágera. Estaban también algunos rcp(.)rtajes periodísticos coino el viaje a través de los manicomios realizado por Ángel María de Lfíka (1972) en M i viaje alrededor de ia liK itra, y, por supuesto, las producciones de la antipsiquia­ tría. tanto ia anglosajtina representada por l^aing y Cooper, como la francesa repre.senlada, enlrc otros, por Félix Guattari, y sobre todo la antipsiquiatría italiana representada poi' Fjiinco y í'ranca Basaglia, y por Giovanni Jervis. En Italia los ant¡psiquiatras habían empezado por cuestionar el funcionamiento de los recintos maniconiiales, y a sustituirlos por comunidades terapéuticas abiertas a la sociedad.

3-

Las fuentes escritas constituyen un primer punto de apoyo para el investigador social pues otros con anterioridad han abierto ya sendas por las que se puede com enzar a avanz^ar, pero también esas mismas contribuciones son en ocasiones una fuente de perplejidad, pues las disonancias y las contradicciones qtie atraviesan el cam po c ien ­ tífico, convertido en un espacio de luchas, se expresan con toda clai ldad; desde los que defienden que la enfermedad mental es un mito, producto de una sociedad auto­ ritaria y explotadora, o un viaje liberador del que se puede retornar, hasta los que afir­ man el carácter orgánico y hereditario de un tipo especial de enfermedad, la locura, que ctinfiere a los que la padecen un cierto grado de pellgrosidati. por lo que deben ser recluidos, tanto por su piopio bien como en nombre de la dcJ'cnsa social. Las fuentes escritas en muclias ocasiones cobran sentido a partir de encuentros, co n ­ gresos, seminarios, conferencias, entrevistas con inlormantes cualificados. En este

n

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

scnlicki rcsiillí) jiara mi inolvklíiblt; ki coiií'croiiciii que inipailió Fianco llasaglía en la C ruz Koja de Madritl en ki que entre otras cosas afirmó que los diagnósticos psi­ quiátricos tranquilizan al psiqukitra. pues incdianic el recurso a un rótulo denonii na­ tío «diagnóstico» el leraiieuta consigue calm ar su pm pia ansiedad. Sin embargo, esas 1'ornias psiquiátricas de clasiUcación, señalaba Franco Basaglia, dicen poco acerca dcl sufrimiento de los enfermos, y del desarrollo de su enfermedati. ¿Cóm o abordar el estudio de la cuestión de la locura, un problema atravesado por to­ do tipo de pasiones y de intereses? Norbert Elias, el autor de El proceso de la civilizxicióii, aconsejaba a los sociólogos superar el reducción isino atomístico de los físicos, y las especulaciones sin tierra de ios mctafísicos, para tratar de conciliar el «compro­ miso» con «el distancian!iento», la implicación apasionada con la frialdad rellexiva ( E l i a s . 1990). Una de las ventajas de la metodología genealógica es que cuando los enfrentamientos arrecian en el presente es posible recurrir a un cierto distancian!iento remontando en el tiempo, en la histctria, a la génesis de la institución estudiada. En realidad, el recurso a las lecturas y a los datos secundarios debe proporcionar al investigador la capacidad de establecer un cierto estado de la cuestión, es decir, poiler d e te n n inar, con un cierto grado de objet i\'¡dad, cómo se ha resuelto hasta enton­ ces el problema que es objeto del análisis, así com o los debates que hay en juego. El resultado es un mapa n!ás t) nienos impreciso que debe poder dar cuenta de las posi­ ciones de los principales investigadores en el cam po de estudio, pero también de sus diferentes orientaciones metodológicas, así com o del valor de sus descubrimientos. En este sentido, tanto en esta í'ase como en la propia fase investigadora tle acceso a las hemerotecas y a los archivos, el genealogista rec u n e a una tecnica privilegiada de análisis: el análisis sociológico del discurso. El análisis sociológico del discurst), co­ mo se pone de manifiesto en el cajiítuln correspondiente de este m ism o volumen, im ­ plica el análisis de ccintenido, pero también algo más, pues se traía de reenviar los enunciados de los discursos a sus condiciones sociales de producción y de sentido. La búsqueda no se Umita simplemente a saber qué se dice, sino también quién lo di­ ce, por que lo tlice, dónde y cóm o lo dice, qué grado de verosimilitud presenta lo que se dice, en iln, cuáles son los vínculos de los enunciados con los dispositivos insti­ tucionales materiales y simbólicos, así com o las funciones sociales y políticas t|ue se derivan de los distintos registros discursivos encontrados. En todo caso, tras una primera apioxim ación a toda una serie de libros y artículos so­ bre la historia de los nianicomios en España, tras el eslutüo de algunos trabajos de Ili storia social, y de historia de la asistencia social, me pareció que se podían esta­ blecer de modo pro\ Ísioiial algunos m omentos claves para mi estudio que podrían a d u a r a modo de electos catalizadores que marcan un antes y un después en las for­ mas insti luci ouates de gestion de la locura, por lo que podrían servir de base para una primera periodización de mi cam po de trabajo. Para la periodización es ¡^reciso esta­ blecer, a partir tle materiales históricos, de terni inados momenlos singulares (.|ue im ­ plican un cambiti cualitativo, es tlecír, la ciMicentración en el espacio y el tiempo

Capítulo 1 4 El método genealógico: ejemplificación...

13

social de un haz de íuerzasi que da paso a im ^ue^'(l lipo d t racionalidad, y con fre­ cuencia también a nuevas formas de organización social. El tratadt) de Luis Vives en el siglo xvi sobre la recogida de pobres titulado De suhventionc pauperuni, marcaba a nii juicio un primer momento, pues unos años más tarde, en torno a 1540, desencadenó el importante debate sobre las leyes de pobres entre Dom ingo de Soto y Juan de Robles. La relación de Ui pobreza con la locura en la historia había sido bien establecida por Michel Foucault en Líi histor'ui de la lo ­ cura eii la época clásica, en el capítulo dedicado al encierro de pobres y vagabundt>s en el Hospital general^. Un segundo momento importante fue el motín de Esquilache que tuvo lugar en 1766 cuando arbitristas e ilustrados iniciaban los procesos de racionalización de la tierra, las rentas y la fuerza de trabajo. Me interesaban especialmente las resistencias de los pobres a las medidas adoptadas por ios representantes de las monarquías absolutas en nombre de la felicidad del Reino. El tercer momento estaba representado a finales de los años cuarenta del siglo xix por la creación del manicomio modelo de .Santa Isabel de Leganés. En fm, un cuarto momento se situaba a comienzos del siglo xx con la formación de las ligas de higiene mental que suptinían la salida de la práctica psiquiátrica fuera de los recintos maniconiiales para adentrarse en el tejido de toda la sociedad. En buena parte de las lecturas que realicé en las mencionadas bibliotecas y en la Biblioteca Nacional sobre la historia de la psitjuiatríii en España, se repetían con in­ sistencia, comí'* si se tratase de consignas ritual izadas, dos ideas que pasaban de g e ­ neración en generación. La primera era que en \'alencia se creó el prim er manicomio dcl mundo. La segunda, que unida a la primera convertían a España prácticamente en una potencia psiquiátrica, era que el manicomio de Zaragoza, com o reconoció el doctor Pinel, padre de la psiquiatría francesa, en su Tratado ttiédico-filosóftca sohrc la enajenación m ental o nuuu'a, fue el primero en el mundt) que creó la 1aborte r api a. una técnica de curación t|ue estuvo en la base del tratamiento moral. Las historias de prestigio, vertidas a dar lustre y esplendor a la profesión, ocultaban en realidad la te­ rrible y persistente historia de \ Íoiencia y malos tratos contra ios enfermos mentales, un enigma para el que había que buscar una explicación fundada.

Proceso de constitución del campo
El paso de los asilos de locos del Antiguo Régimen, de las llamadas casas de orates, al manicomio de los siglos xix y xx. es el past> de la caridad cristiana a la ciencia
* Ret'ientemcnle Ik- vuelto a ir a t ia ja r sobre este m om ento del siglo x v i en im c i u u e m r n con los historia­ dores, Véase F o r n a n d o Ái VAKiiZ-lJkÍA (2006).

14

Estratesias y prácticas cualitativas de investigación social

niciiica, ele la asislenciu religiosa ni tralaniicnlo psiquiátrico rciilizaihi por los alie­ nistas. ¿Ciiánd<i cómo, y por qué se institucionalizó eii España el cam po psiquiátri­ co? Para responder a esla cucslión era preciso analizar históricam ente los veci ores esenciales t|ue dan consistencia, y una relativa autononn'’ a. a dicho cam po, es decir, analizar el tlispos¡ti\o inslitucional del orden manicomial com o una máquina de re­ lojería formada por distintos engranajes orquestados en el interior de una racionali­ dad institucional. A la hora de analizar las instituciones sociales se suele considerar a los profesionales que las gestionan, sus saberes, las poblaciones afectadas, los dis­ positivos insliluclonales así comti el soporte legal de hi institución. A la hora de ana­ lizar estos vectores es preciso considerar que están marcados por la fuerza de la historia tanto en su génesis com o en sus cambios. En el caso del m anicom io las prin­ cipales piezas que componían el entramado m anicom ial eran, a tni juicio, cinco; lo.s enferm os mentales; los especialistas, es decir, los psiquiatras, asistidos por enferm e­ ros y personal administrativo; los códigos teóricos vinculados a los sistemas de tratamiento; la lógica del dispositivo arquitectónico del m anicom io con su coriespondiente secueneiación espaciotemporal de las tareas en su Interior y, en fin, la instilucionalizaeión del orden manicomial en virtud de la fuerza que le confirió la ley. Me parece que todas y cada una de estas cinco piezas fueron esenciales para la co n ­ formación del espacio institucional del m anicomio. Pero, al igual que los hechos so­ ciales de Durkheim, estas realidades materiales y simbólicas no son realidades inertes, sino dispositivos dinámicos que anudados en el interior de un entram ado ins­ titucional, ejercen sobre los individuos una coacción externa que es preciso objetivar en la historia. Fue preciso seguir hacia atrás su rastro, analizar sus condiciones de aparición, así com o las condiciones que permitieron su integración en una estrategia tic conjunto. Durante décadas los m anicomios, convertidos en baluartes del tratamiento psiquiá­ trico, protegieron con sus gruesos muros al orden social establecido de la voz ronca de la locura y tle su presunta peligrosidad. La ley de 1838 que instituytí el m anico­ mio en Francia, una ley que sir\ ió de m odelo al nacimiento tiel orden manicomial en España, definió al loco com o un enfermo peligroso para sí m ism o y para la sociedad. Esos espacios m onumentales de gobierno de la razón sobre la locura, aparentem en­ te refractarios al paso del tiempo, tampoco dejaron llegar a la sociedad las voces de stifrimiciuo que se produjeron en su interior. Las cárceles y kis m anicom ios son las dos grandes conlribucioncs institucionales del orden liberal al mantenim iento de una paz social en el interior de una sociedad industrial, o en vías de industrialización, atravesada por el antagonism o entre las clases. Aun más cárceles y m anicom ios, le­ jos de jugai' un papel supcrestructural, lejos de ser un mero rellejo ideológico deri­ vada) del orden productivo, constituyeron históricamente dos dispt>sÍtivos de saber y de poder t|ue hicieron creíbles dos ficciones fundam entales para el m antenim iento ti el t>rden instituido y su pcrpetuacit>n: la ficcitín de la libertad y la ITcción de la ra­ cionalidad tic tliclio t)rden. Somos libres puestt> que nt) estamos en la cárcel. Somos racionales puestt> que no estamos en el manicomio. Era precist> grabar a fuegt) st)bre

CaptUilü 1 4 El método getiealógico; ejemplíficación...

15

locos y elimínales ei estigma de la pciigrosidíid sticlui para que el desorden institui­ do adoptase la apariencia de uti orticn incuestionable. Tal es el reto t|iie subyace a ia lógica manicomial, a sus racionalizaciones y a su violencia instituida. ¿C óm o es posible t|Lic los sistemas políticos democráticos, nacidos al abrigo de la Revolución francesa y dcl asalio a las Bastillas del Antiguo Régimen, huyan podido proporcit)nar una nueva legitimidad a los espacios cerrados de poder? En el caso dcl m anicom io sin duda la institución total se nutrió de la fuerza que le proporcionaron los códigos presuntamente científicos dcl alienismo, pero es preciso tener también en cuenta que entre la ciencia y !a caridad, entre el alienismo y el asistencialismo cris­ tiano, medió el gobierno político de pobres y vagabundos. La suerte de los enfermos mentales no estuvo desvinculada de las políticas de control ejercidas sobre esas po­ blaciones. a la vez miserables e indc\adas comt> peligrosas. Analizar e! proceso de formación del campo psiquiátrico implica seguir en la historia la trama de cada uno de los engranajes que lo conforman, así como dar cuenta de su convergencia en la formación de una nueva institución social, en este caso refrendada por la fuerza de la legislación gubernamental. Asistimos por tanto de cerca al naci­ miento de una innovación institucional, pero a la vez ese nuevo dispositivo institu­ cional se nutre de viejas racionalizaciones. Son precisam ente esas viejas racionalizaciones las que hacen ver a algunos historiadores de la psiquiatría, predominantcmentc psiquiatras aficionados a las historias de prestigio, más bien continui­ dad entre las viejas casas de locos y los nuevos recintos manicomiales que un proceso de innovación y de ruptura. Y una vez más la paradoja surge: ¿Cóm o es posible que instituciones presuntamente científicas, nacidas en el seno de sociedades presunta­ mente democráticas, se asemejen tanto a las instituciones de recogida y control de po­ bres nacidas en el interior de los sistemas tiránicos, arbitrarios, del Absolutismo? No me voy a detener ahora a intentar esbozar una respuesta. Los lectores interesados pue­ den adentrase en las páginas del libro. Tan sólo me gustaría señalar que la fomiulación de preguntas puede ser el resultado legítimo de ini proceso de investigación y de descubrimiento, incluso cuando se carece de respuestas acabadas. Émilc Durkheim escribía en Las refalas dc¡ método sociológico que si nosotros go­ zamos en la actualidad de la libertad de pensamiento es porque ha habido herejes de todo tipo que por defender esa libertad fueron perseguidos durante siglos por el bra­ zo secular (Dukkhi-im, 19ÍSI: 71 ). Así pues, lo normal no se opone a lo patológico, sino que el propio proceso de definición de normas implica la demarcación de espa­ cios correlativos de desviación (vcasc el análisis de lan Parker en este m ismo volu­ men). Los enfermos mentales, recluidos en el interior dcl orden manicomial. representaron en estado puro una muestra representativa de la pclignisidad social de las clases laboriosas. Y en la medida en que los alienistas consiguieron neutralizar esa peligrosidad, reducirla, someterla, la medicina mental, y la principal técnica de tratamiento, el tratamiento moral, estaban destinados a superar las tapias del m ani­ comio para desplegar a campo abierta) sus poderes de normalización.

16

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

[£n las t:iitrc\'istiis, las historias de vida o los grupos de discusión, es decir, cuando el sociólogo rcc u n c a las técnicas cualitativas de Ín%estigación social, por lo general re­ coge tliscurst>s. Cada registro discursivo es ct>nsiderado rciircseiilativo de una deter­ minada posición social del locutor. El objetivo del análisis del discurso es dar cuenta de la dispersión de enunciados existente en un cam po discursivo. Cuando se produ­ ce una cierta saturación discursiva, es decir, cuando de las nuevas entrevistas, histo­ rias de vida o grupas de discusión no se deri\ an ya prácticamente nuevos enunciados que permitan enriquecer el mapa de los distintos registros discursivos, el hivestigador considera que ha cubierto suficicntenncntc su cam po de estudio, y debe pasar tic la descripción a la explicación. En el caso de la sociología histórica, en el caso de la genealogía de las instituciones, ocurre lo misino con los textos históricos, pues, en un momento dado, observamos que solo se producen regularidades discursivas, es decir, que el cam po tle dispersión de los nuevos enunciados recogidos prácticam en­ te no varía el mapa obtenidt) por el investigador. Nos encontram os así con un corpus tliscursivo que es preciso analizar, es decir, es precistijerarquizar los enunciados, tletenninar cuáles ocupan una posición central y prept'tnderanie, y cuáles ocupan posi­ ciones subordinadas o dependientes. Pero es preciso ir más allá, es decir, vincular lus registrt>s discursivos a las p(.)siciones sociales de los sujetos de enunciación ctin el fin de determinar el tipt> de racionalidad en el que se insertan los enunciadas, qué fun­ ciones sociales cumplen, a qué intereses sociales responden. En ocasiones nos cncontramtis con polémicas enunciativas pert> integradas en un m ism o régimen de racionalidad, de modti que unos enunciados se refuerzan en tiptisicit'in a otrt»s. Pero también se producen cambios bruscos, desplazamienttis discu rsivt>s, mu tac iti nes prt>fundas producidas por rupturas epistcmtilógicas, pt)r innovaciones materiales o sim ­ bólicas íntimamente ligadas a la aparición de nuevos registros discursivos que hay que analizar y explicar. ¿Cuándo, cómo, por qué se prtidujo la innovación en el or­ den del disciusfi, quiénes fueron sus portavtices, a tjué intereses y procesos st>ciales respcnidían, cuáles fueron sus efectos sociales y políticos? El análisis socitilt')gÍcti de los tliscursos eji la historia puede y debe prtiptircionar líneas verosímiles de explica­ ción tle la innovación en el terreno tle Itis enunciadt)S apelando a procesos sociales ciímplejtis La instiiucioiializacit>n de lt>s manictiinios proporcionó a los cspacitis cerrados de las instituciones ttitales, cuya lc)gica analizó st>ciok)gÍcamenle Erving Goffm an de for­ ma ejemplar, un aval científico que contrarrestó el desprestigio en el que habían caído como consecuencia de la Revt)kicitin IVancesa que asocit^ esas bastillas ct>ji el poder antidemocráticíi desplegadti pt>r las mtinarquías absolutas (G( m^' man , 1992). Sirva como pi ucba la prtiliferacit'in en el siglo xix de los sanattiritis antitubcrculostis t) de los prtipios ht>spitales generales, ctinvertidos en máquinas de curacit'in, y remt)zadt>s por la medicina pastcuriana.
’ SobiL' técnica tlel aníilisis gcnt-a ló gico dcl discurso, J e las co sas dtfhas, üdeni£Ís tic las propuesuis ele Ids espcciali.'it.'is cii la lingüística dcl discurso, puede servir el nioctelo tjue sisie n ia liz ó í-’oucünh cunrulo aún no hatiía pasado dcl análisis arqncoloyieo al gencaU'»gic(* (FourAi'U'i, 1969, 1971).

Capítulo 1 4 El método genealógico: ejemplificación...

17

Proceso de transformación del campo
El manicomio, la iiislilución terapéutica por excelencia para com batir las enferm e­ dades m cnlaïcs, nació marcada por unii especie de lioble vinculo: por una parte se trataba de crear las mejores condiciones para curar al enfermo en un régimen de ais­ lamiento; por otra, niediaiile el encierro manicomial, el poder político exigía a la ins­ titución asegurar que los enfermos no alterarían el orden instituido de la sociedad. Las políticas de orden y de control terminaron por prevalecer sobre los intereses de los enfermos. Sirvan de ejemplo las palabras que. tras el triunfo del golpe militar franquista, escribió el doctor don Antonio Vallejvi-Nágera, catedrático de psiquiatría y Director del manicomio de Ciempozuelos, en uno de los manuales canónicos de la psiquiatría española durante el franquismo: «En parte alguna com o en el manicomio es más necesario el mando único y la disciplina pretor iana de! personal facultativo, auxiliar, y administrativo. Así lo re d a m a la psicoterapia colectiva y la creación del ambiente psiquiátrico sanatorial, además de las relaciones de los enferm os y su peli­ grosidad» (V ai, i,iíici-NAgera . 1940: 7 i ). ¿Cóm o se pasó de los locos peligrosos a los pequeños perv'ersos? Creo que para en­ tender hi.stórieamentc el paso de las psicosis a las neurosis es preciso detenerse en el enfrentamiento entre ios jueces y los peritos médicos en los estrados de los tribuna­ les de justicia, es decir, es preciso referirse a los «locos que no lo parecen». Dicho de otro modo, para hacer valer su ciencia, su saber psiquiátrico, los alienistas, convertidt>s en peritos médicos ante los tribunales, afinaron sus códigos para percibir la lo­ cura allí donde el resto de la sociedad, incluidos jueces y fiscales, lan solo percibía síntomas de normalidad, de modo que los límites entre la razón y ia locura se hicie­ ron cada vez más boirosos. Cuando las mujeres feministas defendían para las m uje­ res el derecho al voto y la salida del hogar para acceder de pleno dcrechtí al mundo de las jirt)fesioncs, la histeria se con\ inió en la punta de lanza de las neurosis. «Una nube de histerismo es algo connatural a la naluraleza femenina», escribía un psi­ quiatra italiano. cuand(.> lu escuela ptísiiíva de derecho penal entraba en lodo su a¡x)geo. El psicoanálisis sLugió a la sombra de las mujeres hislérieas, y con él se abric> también el ntievo continente de la psicología clínica, de modo que se crearon así las condiciones para la ft)rmacic>n de una nueva cultura jisicológica. El análisis genealógico de cualquier institución social implica la demarcación del campo de estudio que goza de una relativa autonomía, pero esa autonom ía no es to­ tal. Es preciso por tanto también rastrear los vínculos del terreno estudiado con otros terrenos colindantes, y todo ello con las iransformaciones profundas, económicas, sociales y políticas, que afectan a la sociedad en la que cení ramos la indagación. Y así la psiquiatría, en cuanto espeeiahdad médica, no se puede separar tajantemente de las transformaciones que se produjeron en el cam po medico. Estas tueron en oca­ siones fruto de innovaciones profuiulas en el campo del saber, com o el descubri­ miento de los microbios por Pasteur, o el descubrimiento por Kocli del bacilo de la tubercuU'ísis. pero también surgieron de innovaciones tecnológicas, ctmio por ejcm-

18

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

j>k> el dcscubriiiiicnlo tie Itis riiyos X. rayos X, jmilo con el coiiociinienio dcl ci­ elo desiii'i'oliado por el bacilo de la Uibercidosis, perniilicron la dcicccióii precoz de esla cnrernicdad, es decir, el paso de una medicina de reparación a una jiicdicina pre\etiiiva. Y si bien los sanatorios antitubercultisos, esa especie de baluartes descriuis con precisión por Tilomas Maini en U i inouíiuui mctgica, adoplanin el m odelo m ani­ coni ial, ios dispensarios aniiiubercukisos representaron a principios del siglo xx un modelo paia las ligas de higiene mental. La democratización de la locura em pezaba a ct)nverlir en obsoletas a las viejas bastillas maniconiiales. Lsos espacios de excep­ ción resultaban iiuhcados para las situaciones límite en las que se producía la gran eclosión de los delirios, pero los desajustes mentales, las pequeñas tobias, traumas, depresiones, los síntomas de nerviosismo, ptidi'an ser tratados sin recuirir a los re­ medios traumáticos del internamienlo forzoso y la reclusión vigilada. La salida de la psiquiatría al campo abierto de la vida cotidiana se produjo cuando, tras la Ctniiuna de París, primero en Alemania, y más tarde en toda Ruropa, se aban­ donó la utopía liberal de la sociedad de mercado para diu* paso a un primer m odelo de Hslado social. Se trataba de integrar a las poblaciones peligrosas en un nue \ '0 marco sociopolítico en el que el protagonismo de las viejas instituciones de control, cárceles y manicomios, tendía a ser sustituido por nuevas instituciones de socialización, como la íamilia y la escuela. El psicoanálisis y la nueva psiquiatría infantil encajaron sin problemas en el interior de la nueva política de orden. Cuando se le requirió la m edi­ cina mental acutlió a la cita reclamada pur el nuevo reforniismo social. M iserables y íacos es un libro que se detiene a las puertas del nuevo im perio de la psicología, sin adentrase en su interior (Á lv a re z -U k ía , 1983). Es perfectamente per­ tinente llevar a cabo un estudio genealógico, un estudio de sociología histórica, del campo psicológico, y sería muy deseable que jóvenes o viejos sociólogos decidiesen adentrarse en este terreno movedizo para definir en él una problematización, esta­ blecer una peri odi zac ión a partir tle datos secundarios, analizar, a partir de m ateria­ les históricos, que pueden ir desde documentos escritos hasta la historia oral, la I institución del campo, así com o sus transformaciones y cambios. Sin duda una in.•stigación sociológica de esla naturaleza resultaría útil para todos los psicókigos tjue se esfuerzan en la actualidad por sentar las bases de una psicokigía crítica, alicrnaliva a! elemenlalism o asocial de la psicología clínica oficial**. Una investigación de sociología histórica, una investigación geneak'igica, adopta luia problematización com o puntti de partida y puede concluir con la apertura de un cam ­ po abierto a nuevas pixiblematizaciones. En todo caso el esquema de desarrollo t|uc acabo de presentar resulta dem asiado lineal, dem asiado vertido a un esquem a lógico t|Lic olvida o pone entre paréntesis ios procesos reales tie descubrimienlti. En toda in­ vestigación hay tanteos, e no rcs, líneas de fuga, observaciones que no conducen a
^ I l c i i i n s i m c n lii d o c o n i r i h i i i r íil iiniílisis í > ctil' íi ló g i c o d e la s le tir ía s y las p r á c t i c a s [ i s i c o l ó p i c a s e n J u l i a V,\R1.:í .a y F e m a i i i i o Al varev .-U kía ( ly S f i ) . íisí c o m o F c r n u n d o Á i .v a r e z -LI k í A (2UU5). VÍ'íj .ví- liimliidn L iu illen n o (2(104),

Capitulo 1 + El método genealógico; ejemplificación...

19

ninguna parle, intcrprelacioiics sesgadas o apresuradas, hipólcsis que nu se ven co­ rroboradas por loh. datos. Hn ocasiones el investigador puede pío poner explicaciones solí s{icadas, ficcionar. para salisi'acei' el propio alan de nt>loriedad, elegir ios textos más llamalivos en det rimen lo de los más represen lai ivt)s, en suma tratar de ceder al narcisismo en perjuicio de la búsqueda de la verdad. Se producen también encuen­ tros fortuitos, hallazgo de documentos que resultan ser claves para dirigir la indaga­ ción, y por supuesto surgen siempre problemas colaterales estimulantes que pueden ser objeto de arlíciilos e incluso de libros, a pesar de que en den)asiadas ocasiones nos desvíen en paile de nuestro objetivo principal.

Sociología y sociedad
La investigación genealógica exige tiempo, paciente acopio de materiales históricos, imaginación para articularlos y para atleiantar posibles líneas de explicación. La in­ vestigación puede resultar apasionante cuando avanza el proceso de descubrimiento), pero también desesperante cuando los datos van derribando una a una las explica­ ciones posibles avanzadas p(ir el investigador. Ln lodo caso los resultados suelen ser casi siempre fruto de la recogida de informacit')n, del esfuerzo constante por llegar a regularidades discursivas, de avances y retrocesos, pues, como señalaba Gastón líachclard. Ja verdad se asienta sobre un foiitio de error. Los descubrimientos se pro­ ducen por tanto muy a largo plazo. Por eso es preciso que exista una iuerle dosis de motivación. En este sentido me parece muy importante estar en contacto con los co­ lectivos sociales que han planteado la demanda, pues asumir la demanda, tenerla siempre presente, es el mejor antídoto contra la tentación de tirar la toalla y abando­ nar. La investigación sobre el campo psiquiátrico en España surgió en íntima relación con enfermos, enfermeros y psiquiatras que cuestionaban la violencia de la institución manicomial. Fueron ellos los que imprimieron a la investigación un sesgo anl i nor­ mativo y auntiautoritario. En este sentido la investigación ha sido realizada, en sin­ tonía con la realizada poi’ Erving GolTman en Washingttin, adoptando desde el principio el punto de vista de los internos. Es un punto de vista legítniio pues la ins­ titución psiquiátrica se define y se justifica precisamente en razón de sus funciones terapéuticas. Pero a su vez el trabajti fue posible porque existía previamente, a dis­ posición del investigador, todo un fondo social de ct>nocimiento sin el cual es im po­ sible avanzar. En este sentido toda indagación sociológica, sea genealógica o no, lo reconozca o no, se inscribe en el marco de una investigación colectiva. Lo propio de la investigación genealógica es reconocer una deuda con el pasado y con la sociedad, así como inscribirse también en un proyecto colectivo de transformacitin social. El trabajo de investigación puede finalmente convertirse en una tesis doctoral, un infor­ me técnico, un libro académico, o en varias cosas a la vez. pero en buena medida su fuerza y su coherencia provienen de la voluntad de respt)nder a una dem anda social, del rigor metodológico, de la pasión por el conocimiento y tle la voluntad de verdad.

20

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

Miscral^les y /or¿)\ fue presentatio primero eoino tesis doctoral eii sociología, en la Dniversidad de París VIH. y poslcriornicnlc presentado en sociedad, en 1'orina de li­ bio, en ei m anicom io Camilo Alonso Vega de Madrid, entonces dirigido por el psitjiiiatra Valentín Corees que propicitS, desde planteamientos anl ipsiquiátricos, una política tic puertas abiertas y de abolición a la larga del manictimit). Tanto en la d e ­ fensa tle la tesis com o en la presentación del librt) la investigación genealógica fue stimelitla a tliscusitSn y a crítica pt^r parte de profesionales de la sociología, la hisloria y la psiquiatría. A partir de esos debales y criticas surgió la conciencia de los erro­ res, las lagunas, las limilacit>nes de la investigación, el conv'enc i miento de que se potlía haber prticedido de olro modo, pero lambien se c o n firm arte los aciertos y se abriert)!] posibilidades nti previstas de inteipretaeión. Ct)ii la prese n tac i ti n de la in­ vestigación en íbrma de libro el invesligadtir no solo devuelve a la sociedad una par­ le de los recursos que esta le ha prtiporcionadt); intenta también responder a la demanda de los colectivos que la han hechc» posible, que a su vez ctinstiluycn el m ar­ co que dola al trabajo socioli>gico de inteligibilidad y de sentidc). Andreu' M. Ct>lman, en su Dit cionarif) de definió a la antipsiquiatría del siguiente mtido: «Una crítica radical tle las aprt>ximacitines tradicitinales (especial­ mente médicas) a los desórdenes mentales influenciada por el existencialism o y la sticiología. y popularizada ptir el psiquiatra escocés Ronaid D. Laing (1927-89) y tilrt'ís, durante los años sesenta y setenta» (Col.MAN. 2001: 4 5 ) ’'. No com parto una de­ finición tan indefinida, y nientjs aún que la crítica radical se haya agotado. La definicitín presen la sin em bargo el interés de vincular a la stieiología con la psiquiatría, una relación que ctin frecuencia es ignorada, y stibre u>do o h id a d a . Me enorgullece haber parlicipadt), aunque sea mínimamente, en esa alianza estratégica ct>n enfermos y profesionales críticos t|ue tuvo lugar en lt>s añt)s sesenta y setenta para m ejorar la suene de los enfernu>s mentales. Creo que en buena medida, gracias a esta alianza, la representación tle 1a enferm edad mental se hu desvinculado de la imagen de m ar­ ca de la peligrosidad social en donde la había encapsulado la psiquiatría clásica. El éxito tic la ctilaboración entre stíciólogos y antipsiquiatras se pust) de inanifieslo ct>n el cierre de los manicomitis en virtud de la Ley ISO, aprobada en Italia en 1978, a instancia de psiquiatría democrática. 1-a st>ciología histórica es en la actualidad un antídoto contra el positivismt) que tien­ de a la cosificación del m undo social, y también sirve para cuestionar la identifica­ ción de la sociología con la tecnocracia, pues el análisis sociohistórico no debe rehuir la objeii\ación de los pi>deres y la manifestación de distintas formas de violencia ejercitlas en la histtiria. F^ero la sociología histórica puede ir aún más alht, y ct>ntribuir al desarrtillt'» de le>s saberes socitilógictis, al ptiner también de manifiesto el carácter histtVico de nueslrtis instrumentos tle ct)nociniiento, sus límites y ptisibilidadcs. Inirtiduce ptir tanto la catiucidad y el carácler efínierti de la historicidad, allí
" S o b r e la ;il¡iin /a e iilrc los s o c i ó l o g o s y los liíc n ic o s p u e t k ' m u y b ie n s e r \ i r tk- iliistr¡it:irtn t i lit>ro de I-iiiiii:o lÍ ASAtii lA y I'iiinca B a s a g m a (t-d.) ( 1 9 7 7 ) .

Cnpítulü ) ■ » El método genealógico: ejemplificación...

21

dundc algiiims sociólogos lieiuicii :t absoUiliziir sus códigos leóricos. así com o los métodos y tcciiicas de invcsligación. Apela, en fin, a la inscripción del sociólogo en lina vieja tradición crítica t|Lie es piecisti ct)nticer, poner en práctica, pero lambicn cuestionar y desarrollar en función de la búsqueda personal y colectiva de la \ erdad sobre la dinámica social tie nuestras sociedades Al hacer esto, los sociólogos no solo conseguim os afinar nuestros instiumentos de ct)nocimiento; contribuimos tam ­ bién a la búsqueda de una mayor objetividad [lara propiciar así la elección por los ciudadanos de nuevos espacios de libertad. Tanto las categorías del pensamiento sociológico com o la dinámica social están atra­ vesadas por ia hisU:»ncidad. La crisis actual de las producciones sociológicas se deri­ va. en buena medida, de que seguimos operantlo con categorías heredadas, forjadas para dar cuenta del pasadt>, que resultan en la actualidad obsoletas para tratar de o b ­ jetivar las innovaciones del presente. Pero la innovación catcgorial, la creación de conceiit(,)s nuevos que a modo de lentes de aumento nos permitan acceder con mayor agudeza a la observación de la vida social, no surgirá de la nada, espontáneamente, como por arle de magia. La fíii iiiación de nuevas categorías de pensamiento que nos permitan contemplar regiones sociales hasta ahora i ti vi si bles, implica un proceso de ajuste, readaptación y iranslonnación de las categorías de pensamiento para focali­ zarlas en el análisis dcl presente. Unicamente un conocimiento cn'lico de las calegtv rías de pensamiento prtíducidas por la propia tradición sociológica, en íntima relación con ios problemas sociales que se pretende resolver, nos puede servir de apoyo para la innovación de ideas conceptos, LJn sociólogo debe manejar los ins­ trumentos de conocimienlo propios del oficio de sociólogo y aplicarlos a los proble­ mas de nuestro ntLindo. Ello retiñiere estar familiarizado con una tradición, pero iu> para recrearse en ella y ritual i zar la, sino para darle vida y tiperativ izarla al servicio de la sociedad en la que nos ha coiTespontlido vivir.

B ib l io g r a f ía
Ahorno,
Th,

( I99íi): httroduccióji a ¡a soviolotiía,

arce lona; Cjedisa.

A l \ a r e z - U k i a , K (1983): M iscraliles y Unos. M vdii ina tncntal v onieii xoi íal cu ¡a E spaña íU'¡ sig!a AV.V. B a r c eitin a : 1 iisq u c ts. — (200.^); «Viaje al intcridi ticl yo. La psicok)gizacit)n dcl yo en la sociedad de los individut>s?). cii Claves de ht razón prártira, 153, págs. 61-(i7. — {200fi); «Pobreza y iimdcniidad. La poli'lica dt: p o b r e a la hi/. dcl dcrccho de gentes», en C a s i U-Lí). S., y Olivi-jí, P. (et)ortls.). Ixts ft};unts dcl desorden. H eterodoxos, ¡yroseriíos y marginado.^. Míitlrid; Sigio XXI, págs. 2S5-30S. — y V a k e l a . J. {2004): Sfu ioloiiía. eupitídistnn y denuH'roí ia, (¡énesis e h)Sí¡tueionaUz.acÍón de ht stK'iologia en O ccidente, M u d r k t : M o r i l l a .
l’;ira niíís d a l o s st)bri.' líi rclac-ión i r i t i c el ihcKkIo g e tie a k 'm ie ti y la s o c io lo g ía liis tó r ic a véan.sv M it c h e ll

D i. an (1 9 9 4 ) y Kiidi ViShLi.k (1 9 9 5 ), así co m o Robert C a s h i. (20 01 ).

22

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

B a s a í ; ) (A. í-., y B ASAfii.lA, F. ( c d . ) ( 1^)77): L o s crúncíU 's d e la ¡m z. ¡n vcst iff a c ió n so h rc ¡os in-

ii'lí’cíiicilcs V í(>s té c n ic o s c(»no s e rv id o r e s d e la o p r e sió n , M é x i c o : S i g l o X X I .
LíkaDDLL., f". ( 1 9 9 0 ) : t i i s í o r i a y h i s c i e n c i a s s o c i í d e s , M u d r iJ : A t iín i/ii. l-ii:RKr;, 1'. ( 19H7): S o c i o h i f i í a e t u s l o r i a , M a d r id : AlÍLiiiza. C a s t i 1., 1^, ( 1 9 7 6 ) ; ¡.'O rd re psychiaíric¡ne. L ’âi^e d ’o r d e i 'a iié n isn ic, Fan's: M i n u i t ( tr a d u c — c in ii al e s p a ñ o l en e d it o r ia l L a P iq u e ta ) . ( 2 0 0 1 ): « P r e s e n t e y g e n e a l o g í a d c l iir e s e iitc . P e n s a r e l c a i n h i n d e una í'ornia n o e v o l i i e i o -

n is t a » , e n A r c ! ) i p i é l a g o , 4 7 , p á g s . 6 7 - 7 5 . Coi.M A N, A . M . (2(K)1 ); D i c i i o n a r v o j P s y c h o h ) g y , O xl'ord: O x f o r d l ' n i v c r s i t y Pre.ss. D i . A N , M . ( 1 9 9 4 ) : C r i t i c a l a n d E f f e c t i v e H is tt> r ifs . F o u c a u l t ’s M e t h o d s a n d H i s t i n i c a í S o c i o l o } ’y , L o iu lr e s : R o n t l c d g e . D o n /IlL O I , .1. ( 1 9 7 7 ) : /\> H c e d e s f a i i h l l c s . Pan's: M i n n i t ( t r a d u c c i ó n a! c s j i a n o l cii P r e t e x t o s ) . — (1 9 N 4 ) : L ' i n v e n t i o n d u s o c i a l . E s s ( d s u r le d é c l i n d e s p a s s i o n s p t f l i f i i j u e s , Paris; F a y a r d . DUKKIItilM. H. ( 1 9 7 8 ) : D e h t d i v i s i o n d u t r a v a i l s o c i a l , Paris; P U F . — ( 1 9 8 l ): L e s r è g l e s d e l a i n é l l t o d c s o e i o l o ^ i c p t e . Paris; P U F . — ( 1 9 9 8 ) : L a s reíalas d e l m é t o d o s o c i o l ó f i i c o v otrr>s e s c r i t o s s o b r e f i l o s o f í a d e l a s c i e n c i a s s o c i í d e s . M a d rid : A l i a n z a . L m a s. N. (1 9 0 0 ): C o m p r o m is o y d is ta n c iu in ie n to . E n s a y o s d e so cio lo f^ía d e l c o n o c itn ie n to , B a r c e lo n a : P e n í n s u l a . F o i i f AlJLT, M ic lie l ( 1 9 6 9 ) : ! J A r e h é o l o f > i e d u s a v o i r , París: G a l l i m a r d ( t r a d u c c i ó n al e s p a ñ o l en S i g l o X X I } . -— ( 197 1 ): L ' O r d r e d u d i s c o u r s , París: G a ll im a r d { t r a d u c c i ó n al e s p a ñ o l e n Tiisqnct.s). — ( 1 9 7 5 ) : S u r v e i l l e r e t /uíiiir. I\/aiss<iii<'e d e la p r i s o n , Paris: G a l l i m a r d ( t r a d u c c i ó n al e s p a ­ ñ o l e n S i g l o X X I ). — ( 1 9 7 9 ) ; H i s t o r i a d e l a l o c u r a e n la é¡H>ca c l á s i c a ( o b r a c o m p l e t a ) , M é x i c o : F C E . G o í i'MAlN, F . ( 1 9 9 2 ): ! u t c r u a d o s . E n s a \f> s s o b r e la s itu a c ió n } s o c i a l d e l o s e n f e r m o s in e n t ( d e s , B u e n o s A ir e s: A m o r r o r lti.

1,i; ka , Á. M. (1972): M i v i a j e a l r e d e d o r d e h i l o c u r a , Barcelona: Planeta.
M a ilss, M. (197 0 ): «L a oja ció n ( 1 9 0 9 )» , en L o s a g r a d o l o p r o f a n o . O b r a s I, B a r c e lo n a : Barra! F d i tores. KUNiniiiiJiS, G . ( 2 0 0 4 ) : E g o l a t r í a , O v ie t l o : E d i e i o n e s Krk. V a i i i ,i(i-N,Mii:kA. A . ( l 9 4 0 ) : T r a i a n i i c n t o d e l a s e i i f e n n e d a d e s n i e n h d e s , M a d i id: S u c e s o r e s Ul' K i v a d e n e y j a .
V a r i LA, J. ( e d .) ( 1 9 9 4 ) : N < n'b crt E l i a s , C o t U H 'i m i e n t o y p t u J e r , M a d rid : La P iq u e ta .

y Ái v a k i : / . - U r í a , Í-. ( 1 9 7 7 ) : « F o u c a u l l IVente a M a r x . A n a t o m í a h i s t ó r i c o - p o l í t i c a d c l ortlen b u r g u é s » , e n T iem p o d e H is lo r ia . 3 4 . .se p tie m b r e , p á g s . 9 0 - l() .1 . — ( 1 9 8 6 ): L a s r e d e s d e la p s i c o l o f - í a . M a d r id : E d . L ib e r t a r ia s . — ( 2 0 0 S ) : M a t e r i a l e s d e s o c i í f l o ^ í a d e l a r t e , M a d r id : Siglt> X X I . V is k í: k , l í . ( I 9 9 . S ) : M i c h e l F o u c a u l t . G e n e a l o g y c>s C r i t i q u e , L o n d r e s : V e r so . W|iHi:k. M . ( 2 0 0 1 ) : ¡ J i é t i c a p r o t e s i a n t e y e t « e s p í r i t u » d e l c a p i t a l i s m o , M a d r id : A lia n /.a .

i

C A P I T U LO

Modelos y métodos socio-críticos de la investigación cualitativa: Cuatro casos psicoanalíticos y estrategias para su superación*
Chisliiiii Iii}ío Lcnz UiinkiT e lun P a rk e r
7’ r íitlu cció n di> O lg a A b á s o la

Diversos marcos leóricos, conlradictorios, pueden enriquecer la investigación cualil a ti va. Esos marcos, a sii vez, son sumamente ú li les para nosotros a la hora de abor­ dar el tem a de este capitulo, en el que haremos hincapié en los usos ¿’.s/rcncgicox de la teoría para que lu investigación tenga un efecto político. Esbozarem os las estrate­ gias conceptuales necesarias para incorporar el psicoanálisis ^ — y trascender su i li­ li uencia histórica—- en la investigación social cualitativa. Lo que pretendem os es poner a disposición del investigador los senderos a seguir para abordar el psicoaná­ lisis de un mudo más eficaz frente a los nielados «defensivos» estandarizados, que habitual mente se emplean para evitar la influencia de las ideas psieoanalíticas. Mediante la superación de las categorías psicoanalítieas, mostraremos el eaniint) pa­ ra llegar a una forma de «antipsicoanálisis».

M

o delos y m é t o d o s s o c io - críticos

U no, dos, tres
La investigación cualitativa que pretenda analizar la «experiencia» se enfrentará des­ de un principio a cuestiones relacionadas con el papel que ésta juega en la ideología o en los retos que plantea la ideología.
Hii el orjyinal stthlaiitD t. tnitiiiccióii ni ¡iiyliís de la licgcliutiíi. que aquí traducim os por su­ peración. Ei termino aleniái), AtiJJirhiififi, expresa tíinlo siipríniii c o m o r o t i u ' n a r y eU ’var. Exprcssi la esencia de la dialtíetica licgeiiaiui. pues Índica que Kidn tiionionto del procL-so dialéctico «conliciic y su­ pera» al anterinr absorbiendo a su opuesto, con lo que el proceso resulta siempre ascendente, progresivo.

24

I —

----------------- -------------------- ^

Estrategias v prácticas cualitativas de investigación social -------------------------------------------------------

L.ii niL-ioilnioízKi ffiniiiisla ictiri/.ii acerca tlcl nexo cnlrc el canihin poliiico y el moLki en tjiie iiulivithialmente se \ i\’eii Ids proL'CSds políticos dcstie la experiencia, perí'oiinaiivanienie (ví'í/.ví', por ejemplo. Burt.i K, 1990). Las perspecti\as fciiiitiistas aliordan los aspectos cual ilativos üc tndo tipo de rcnónienos y ciieslinnan los enfnt|ues reilueeionislas tjiie convienen la c».)ndiicla. la (iinclón, el significado o los valores en patrones universales, «nntiiralcs», de eompuraeión. La teoría feniinisla niLiestra hasla tjué punto la experiencia no es accesible de un m odo inmediato, dado que siempre está mediada por el lenguaje, las instituciones, los discursos, la cultura, la clase, la posición y, por siipuesU>, el género. Concela así con la investigación cualitativa tjuc otorga un papel im pon ante a la nicdiadóii.
Li>s cnio(.|ucs m a r x i s l a s c t x i s t i t u y e n o l r o r e c u r s o v a l i o s o , y stin m u c h a s las i m p l i c a ­ c i o n e s q u e p l a n t e a adt>plarlos e n la I n v e s l i g a c i ó n c u a l i tal i va; a d e m á s , c o n e c U i n a su vc7 c o n las p e r s p e c t i v a s f e m i n i s t a s . El m a r x i s m o d e s t a c a la l'unci ón d e la i d e o l o g í a , poi e j e m p l o , y a s í la p o s i b i l i d a t l s i e m p r e p r e s e n l c d e q u e lo s a c u e r d o s s o c i a l e s a l ­ c a n z a d o s en u n d c t e r m i n a t i o m o m e n t o p u e d a n (.)bedecer a inia s e r i e d e i n t e r e s e s c o n ­ c r e t o s ; las e t > n c e p e io n e s d i a l é c t i c a s d e la r e a l i d a d s o c ia l l l a m a n la u l e n c i ó n s o b r e el h e c h o (,1c q u e los a c u e r d o s [ > o l í t i c o - e c o n ó m i c o s e s l é n s i e m p i e e n c o n l i i u i o p r o c e s o tie c a m b i o , p o r lo q u e e n n u e s t r a s i n v e s t i g a c i o n e s t e n d r e m o s q u e explicai* ptii t]ué n a ­ d a p a r e c e c a m b i a r e n re a l it l a d ( I í e ^n s a í d . 2 0 0 2 ) . L a s p e r s p e c t i v a s m a r x i s l a s c o n s i d e ­ ran la iiatLiralc/.a d e la r eal ida il s oc ia l n o c o m o u n a m e r a s e r i e d e « h e c h o s » u <>t)bjelos». sint) c o m t ) un c a m p o d e con lratl¡d o rias. La realidad de cuaUjuier t)hjctt> tle i n v e s l i g a c i ó n n o r e s u l t a i n m e d i a t a m e n l e a c c e s i b l e p u e s t o t | u e s i e m p r e se d a un p r o c e s o tle a d i c i ó n o s u s t r a c c i ti n q u e p e r m i t e q u e a t | u e i l o n o s r e s u l t e u n o b j e Iti rcc<int>ciíile. E s t o i m p l i c a q u e tm entc>t|Lie e u a l i l a t i v o r e q u i e r e rectHisliiiir las e s ­ t r a t e g i a s id e o l t í g i c a s p o l í t i c a s pn ^ d ii c l o r a s y r e p r o d u c t o r a s d e e s t e p r ti e e s ti d e at li ei ó n y s u s t r a c c i ó n m e d i a n t e el e u a l el m u n d o se n o s p r e s e n t a «tal y c o m o e s » . May un l c r e e r m a r e o l e l e v a n t e q u e q u i s i é r a m o s a b o r d a r y q u e ct'»nslitu>e u n c o m pendit> d e d i \ ' e r s a s p e r s p e c t i v a s letíri eas q u e e n t)casit)nes se a g l u t i n a n baj ti la e t i ­ q u e t a tiel «po ste strLictin-alism o» {S \i<ui>. 1 98 H ), Si bi e n e s u n a etit|Lieta a l g o e n g a ñ o s a , r e s u l t a úlil p a r a a g l u t i n a r los a n á l i s i s s o b r e el p o d e r y la r e s i s t e n c i a d e la o b l a d e M i c h e l H o u ea u ll y la d e c o n s t r u c c i ó n ra d i c a l e n lt>s t e x t o s d e .laet[ues D e r r i d a tie los s i s t e m a s d e s i g n i f i c a d o t i o m i n a n l e s . D e e s t e e n s a m b l a j e d e p o s i c i t i n a m i e n l o s I c í S r i e o s tt>nianios el a r g u m e n t o t l e t]ue n t i b a s t a c o n e s tu d i ii r el p t i d e r « d i s c i p l i n a r i o » , s i n o q u e es i g u a l m e n t e i m p o r t a n t e a n a l i z a r los p r ti ce s tis m e d i a n t e los c u a l e s los sujc k is ll eg an a cr ec í i n t l i \ i d u a l m c n t e t]ue d e b e r í a n h a b l a r tic s u s p c n s a m i e n l o s y s e n limientt>s m á s í n t i m o s ; se trat a tle un a s p e c k ) d cl p o d e r t|u e i n c i t a a la « c o n f e s i ó n » , in cl uit la la t| u e o b t i e n e el i n v e s l i g a d o r c u a I i l a t i \ o e n el lranscurst> d e su iraba jti. P a r a tiosoM’t>s. e s t e m a r c o , a s í p la n t c a t l o , i m p l i c a t| u e p r e s l c m o s atcncittii a ctSiiio la s u b je tivitiat l se p r o d u c e e n su p r o p i o « r é g i m e n d e v e r d a d » ( Eo t ' t ' Ai ' L l, 19S0). L a sii bj et i v i t l a t l d e b e et>nsitlei a r s e c o m o u n a s u e r t e tle c fc c ío d e las p r á c t i c a s t l i s c u r s i v a s , y no c o m o la e x p r e s it ) n d e la v o z i n t e r io r d e i n t l i v i d u o s l i b r e s y a u t ó n o m t i s . T a m b i é n , en e s te scMtÍdt>. la i n v e s t ig a c i tí n c u a l i t a t i v a d e b e c u e s t l t i n a i su p r o p i a p ti s i e i ó n cuaiuU)

Capítulo 2

Modelos y métodos socio-críticos de la investigación cualitativa...

25

pretende investigar los fenóinetuts, aiiioiiicluirse en el pnicesu, de otro m udo se li­ mitaría a producir y repiodiicirsc; en palabras de Karl Kiaiis, sería «la enrennedad para la que este remedio parece ser la cura». En este castí, la «deconstrucción» del significado es útil para cuestionar lo que con frecuencia argumentan los investigadores (que a menudo gustan de llamarse «expeitos») cuando proponen explicaciones mucho más precisas de lo que en realidad apor­ tan los participantes en la investigación. Pretendemos vinculiu" esta «habilidad» desenm ara fiadora con las argumentaciones marxistas y feministas para convertir nuestra investigación en una «dcconslrucción práctica»; ello permite pasar de una mera interpretación dcl m undo a la transfonuarión del mismo; una interpretación ra­ dical que ponga en tela de juicio las normas básicas y los supuestos al servicio del poder podrá asimismo sentar las bases para la existencia de diferentes formas de es­ tar en ei mundo, Aqiu' nos des marcamos de la investigación cualitativa que entiende que su (unción es producir una redescripción de la realidad, de los objetos o fenó­ menos investigados, o reinterpretar los datos en un contexto más amplio, com o al­ gunas perspectivas cognitivas pretenden hacer desde la sociología, la antropología y la psicología. La decisión de trabajar en torno a un problema desde una perspectiva socio-crítica es a la vez una opción y una apuesta por el cambio de las condiciones que han permitido que exista tal problema.

Otro psicoanálisis
I b d o ello nos conduce a nuestro cuarto recurso para el análisis crítico, el psicoanáli­ sis, en el que nos centraremiis en este capítulo. Al igual que el feminismo, el psico­ análisis analiza el modo en que los procesos sociales estructurales son vividos por los sujetos. Para el psictianálisis, como pura el feminismo, lo «perst)nal» es «político», y aquí indagaremos también sobre el ¡nodo en que los aspectos «políticos» de la vi­ da «personal» pueden abordarse de un modo pertinente sin redticiHos al nivel de lo meramente personal ( B u k m a n . 1 9 9 8 ) . Como práctica clínica, esta técnica vincula la interpretación y el cambio desde el individuo de un modo muy similar a com o lo ha­ ce el marxismo, que vincula 1a interpretación al cambio desde la econonu'a política. Cuantío hablamos de interpretación nos referimos :i una comprensión radical mente nueva que cambia las relaciones entre el sujeto y los otros; nos referimos también a algo que demanda nuevas realidades sociales. l)c modo que nos centraremos aquí en las interpretaciones que pueden derivarse de la investigación cualitativa y que no se conforman ct>n el mero cam bio de las pers­ pectivas que lus personas tienen de su mundo; [■»retendemos provocar interpretacio­ nes que permitun que tanto los investigadores com o los participantes en sus investigaciones cambien el tejido social del mundo ( P a r k e r , 2 0 0 5 ) . En este sentido, ni el feminismo ni el marxismo están orientados al planteamiento clásico de la reso­ lución de problemas como en el caso de lu invcstigucicín cuantitutiva. En cambio, se

26

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

L'Diisidcriii í:i un hiicii resLilladí.) tic la iin i:süi;acíóii pi ecisanitMilc que planteara una nueva jireguiUa, o (.|ul; aportai a la solución a un lálso problema, o (.|ue dcniosirara una taita tie eonoeiniienlo sobre algi> o el fracaso a la hora de concejitnalizai' apropiada­ mente un leñómeIK». Las perspectivas ilcl marxismo y del fem inism o se basan en el conflicto como premisa inherente; nt.) son únicamente un conjunto tie teorías sohrt' el con n ie t o y tie mett)dos para abort lar lo, sino t)ue son adem ás /)ra.\i.s orientadas a prt)dueii' un cambio meílinnío el ctinlliclo, extrayendo las consecuencias del mismo.
f ix is te t a m b i é n u n a fu e r te a f m i t l a d e n l r c las prt)pue,slas d el psict>análisis y a l g u i u i s tie los a u t o r e s a g r u p a d o s bajt) la d i q u e l a üel « p t i s l e s l r u c l u r a l i s m o » , e n la m e d i d a e n q u e alterati y e s c l a r e c e n la p r o p i a i d e n t i d a d d el s u j e t o . El ¡is ic tia n á lis is y el p o s t e s t r u c l u ralisMK) a l l c r a n y e s c l a r e c e n la i m a g e n t| u e s u e l e n l e n e r los c i e n t í f i c o s s o c i a l e s d e los inv estijia titiies y d e los p a r t i c i p a n t e s c o m o a c k ) r c s st>cialcs « r a c i t ) n a l e s » c u y a s « a c t i ­ t u d e s » y « e x p e r i e n c i a s » p u e d e n tl e s c u b r i r s e y d c s e r i i i i r s e . T a m b i é n a l t e r a n y e s c l a ­ r e c e n la s u p u e s t a u n i d a d tle las (.lifcrenies d i s c i p l i n a s tle las c i e n c i a s s o c i a l e s , y a sea tle la s o c i o l o g í a , la p s i c o l o g í a ti la a n t r o p o l o g í a , y d e n i a n t l a n i m a m u l t i p l i c i d a d d e [ l e r s p e d i v a s t| u e t r a s c i e n d a n la m e r a i n v e s t ig a c i ti n « i n t e r d i s c i p l i n a r » (vcctse P a k k r r , 2t)()3, p a r a u n a d e b a t e p o r m e n o r i / a d o s o b r e e s t o s c u a t r o r e c u r s o s ) . L a i n v e s l i g a c i ó n c u a l i t a t i v a s o e i t i - c r í l i c a nti se a d s c r i b e a la i m a g e n d e la c i e n c i a c o m o un p r t) ce so a c u m u l a l i v o tie c o n o c i m i e n t o , c o m o un r o m p e c a b e z a s b u r o c r á l i c t i q u e se r i g e p o r p a ­ r a d i g m a s e s t a b l e s , c o m o u n a « c i e n c i a n o r m a l » e n p a l a b r a s d e Kdmn ( 1 9 6 2 ) . M á s b i e n , n u e s i r a c o n c e p c i ó n tic la inv c s l i g a c i ó n se b a s a e n u n a e)iisleniolt>gía e n p e r m a ­ n e n t e c r is i s q u e se t) cu p a tle Itis a s p e c t o s p r t i b l e m á l i c o s del c o n o c i m i e n l t ) , e n el s e n tidt) tle lo q u e K u h n t l e n o m i n a « c r i s i s del p a r a d i g m a » , y se apt>ya e n auUires inlercsadt>s p o r k)s p r t ) b l e m a s q u e p l a n t e a n la m d t ) tl t ) lt i g ía , la alienacit')n y la i n c o n ­ m e n s u r a b i l i d a d d i u ' a n t e el p r o c e s o tle r a / . o n a n i i e n l t i c i e n t í f i c o (pt)i' e j e m p l o , R vi KABrxn. 1978 ; I I a b k h m a s . 1971; K t n Rii, 1965). U n a v e / ex¡niestt>s, c o ii io tek)n d e ft)Utio c t ) n c e p l u a l tle n u e s t r a a r g u m e n t a c i ó n , e s t o s a s p e c t o s p r e l i m i n a r e s stib re los t ü f e r e n t e s r e c u r s o s l e ó r i c o s y el l u g a r t | u e o c u p a el p s i e t i a n á l i s i s c o n re s p ec tt ) a o t r o s «nit)ti el os » st)CÍti~crílicos — el f e m i n i s m o , el m a r ­ x i s m o . el p o s t e s t r u d u r a l i s m o — . a b o r d a r e n n ) s e n q u é ratlica la r e l e v a n c i a tiel p s i c o ­ a n á l i s i s e n c o n c r e t o . M á s al lá d e las a r g u m e n t a c i t > n e s t | u e p u e d a n e s g r i m i r los f e r v i e n l e s s e g u i t i o r e s d e tlif'erentes e s c u e l a s y t r a d i c i o n e s p s i c o a n a lili c a s . h a y tíos i'a/ o n c s f m i d a m e n l a l c s p o r las q u e c a b e i n t e g r a r el p s i c o a n á l i s i s e n lu invesiigacit')n cualitativa socio-crílica.

Renegación de la deuda
L,a p r i m e r a r a / t í n es q u e las d i s c i p l i n a s q u e i n t e g r a n ¡as « c i e n c i a s s ti c i a l e s » t i e n e n u n u g r a n d e u t ia c o n las itieas a p o r l a t l a s p o r el p s i c o a n á l i s i s e n lo q u e se r e f i e r e u su fbnnacitMi h i s u i r i c a ctimt) á m b i t o s a e a t l é m i c t i s di f e r e n c ia t lt ) s . o t ü s c i p l i n a s tl isl in la s. y es pt>i- ello . f L u i d a m e n t a b n e n t c . p o r U > q u e n n ú e g tiu tle e s a d eu ti a. E s l o i m p l i c a un

Captlulu 2 4 Modelos y métodos socio-críticos de la investigación cualitativa...

27

niovimicnlo en un dohic sentido. Por iiii lado se inlViunloni su importancia y, por otro, se emplean sus apon aciones a la vez que se niegan sus on genes. La sociología, la psicología y la antropología esUivieron niLiy vinculadas al psicoanálisis a princi­ pios dcl siglo XX, algo t|ue ob \ian con frecuencia las represen tac iones contem porá­ neas de sus orígenes. Tales vínculos no son meras curiosidades históricas, o conexiones que se desvanecen convcnieniemenic cji el pasado, sino que están más que presentes en las concepciones que tienen las disciplinas sobre los m odelos y m é­ todos de investigación apropiados. Übvianienlc, incluso el psicoanálisis ha cam bia­ do y se ha pluralizado, y a menudo su actividad crítica ha sido reabsorbida por las coirientes dominantes en las ciencias sociales. Buena pane de las características dellnitorias de las ciencias sociales provienen dcl psicoanálisis, y ese linaje ¡>sicoanalítico permanece oculto en la estructura concep­ tual y metodológica de cada una de las disciplinas (F o u c au lt, 1970). Las recientes teorías antropológicas sobre las relaciones entre la mentalidad «civilizada» y la «sal­ vaje», por ejemplo, se basan en las historias míticas sobre la civilización que esbo­ zara Freud (véasí' M annoni, 1991). Cuando la antropología moderna pretende alejarse de los lemas más lineales, eurocénlricos e iinph'cilaniente racistas del «des­ arrollo» de la civilización — progresión que supneslamenle va de las concepciones del m undo «animistas» a las «religiosas» y a las «cientíricas»— , plantea un modelo estructuralísta allernativo de la «mente salvaje» que presupone una vez más la exis­ tencia del «inconsciente», si bien en una clave algcí di sil nía {véase, por ejemplo, L lv i-S tra u s s, 1966). A pesar de ios punios de parlitla comunes, com o el tabú dcl in­ cesto, los enfoques estructiu alisias Incoiporaron a los enfoques psieoanalíticos y pro­ dujeron una nueva forma de etnografía. Buena parte de la Ínvestigacic)n parlicipanlc y de la investigación de acción se sitúa en la herencia de esta transformación de la etnografía, que aún defendía perspeclivas colonialistas sobre las supuestas culturas «menores». También provienen de la explicación psicoanalítica del «principio de placer» y del «principio de realidad» las leorías sociológicas sobre la naturaleza de las represen­ taciones y de la progresiva acumulación de recursos culiurales. A través de estos, el actor individual pasa a diferenciarse internamente, y a «civilizarse», a medida que la sociedad atraviesa limibién un proceso de diferenciación interna, en la transición de una organización comimitaria a una sociedad capitalista moderna. Esta concepción de una organización social diferenciada constiluye el marco para el análisis de las «representaciones» del propio psicoanálisis en la sociedad moderna {véase, por ejemplo, Mosc'ovki, 2007), Incluso la sociología funcional isla de Parsons y los e n ­ foques del interaecionismo simbólico derivados de Mead hallaron una aplicación d i­ recta de los conceptos psicoanalílicos (Manninü, 2005). La psicología, disciplina que ha puesto lodo su empeño en anular la existencia de anligut>s víncukis con el psicoanálisis (B uiíman, 200Sa), manliene la aplicación de con­ ceptos tales como la cí>nexión entre «frustración» y «agresión», por ejemplo, y asume que la satisfacción del deseo de un Individuo es un proceso necesario y salii-

2ti' !

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

tialilc. ImcIliso en l;ts i n v c s ü g a c i u n c s ÍIl'mkÍus a c a b o p o r la p s i c o l o g í a j n á s n o n n a l i \ .i, (.juc s e lias a e n t e s t s y e s c a l a s tie e \ akKicit>n ( I ^ u r s c i i a c l i n i , Pristei". ei t e s t tle a p e r c e p c i t' n i l e i n á l i c a , e t c . ) . ]nic tlc p c r c i l i i r s e i a iiii’U i e n c i a tle l o s c t» n c c p tt ) s tlcl p s i c o a n á l i s i s , y io m i s m o p o d i ía t i c c i i s e tle u n b u e n n ú m c T O tle las tct>rías tic la «[icrs o n a l i t l a t l » t]iie p i t i c i i i a n e \ i t a r a Frciitl. Hn lt>s ú l t i n u i s a n tis , s u i n f l u e n c i a h a sitk> l a m l i i c n c \ i dc i il c e n las c t i r r i e n l c s q u e t lc i l c n t i c i i q u e e s positive» p a r a el intli\ iüiit) c o n i p a i ' l i i ’ s u s e x p e r i e n c i a s ct)ii t it r o s , a l g o m u y g r a t i f i c a n t e p a i a l o s i i i \ e s t i g a t i o r e s c u a l i l a t i v o s , y t]ue h a c o n t r i hLiitlt> a a u m e n t a r la c o n f i a n z a e n s u t r a h a j t ) , al d e c i r s e a s í m i s m o s y a los (ili’o s t[Lie el p r o p i o p r o c e s o d e i n v e s l i g a c i t i n p i t e d e r e s u l t a r t a n s a ­ n o e i n s t r u c t i v o j ia r a l o s p a n ici p a n tes c o m t ) p a r a l o s i n v e s t i g a t l o r e s y l o s l e c t o r e s tic los iiil'ornies.

A vueltas con el significado
La segun tia riiz()ii ptir la q u e ctinsitieriunos t|ue es i m p o r t a n t e in te gra r las aptirtaciones del psiccianátisis en la inv e st ig ac ió n cual it ati va es t|ue éste ha e s t r u c t u r a d o y ha bitadti el á m b i t o de lo social en las s o c i e d a d e s tardti-capitalistiis y nctilibcrales. Nti sólt) ha sucetlitio en E u r o p a y E s ta d o s l ' n id ti s , d o n d e n a c i ó el p s i c o a n á li s is y p o s t e ­ r i o r m e n t e Horeciii c o m o pa rle integral dcl d e s a r r o l l o tic la c ultu ra dcl c onsim iti, s ino la nib ic n cu otras iiaites tlel niuntlt) i n t'initias ptir las Tuerzas p t i lí l ic o - e c o n ti n ú c a s tic la gio lia liz a ci ón ( iyv/.ví', p<ir ejempic*, Hi'NKrR, 2 0 0 8 ). En la act ualidatl, la ciiitura tiec i den tal está saluratia tle las ctiiicepc io ne s p s i c o a n a l í t i c a s del y o, del iudiv itluo tpie i m a g i n a t[ue sus a c c io n e s r e s p o n d e n a i'azones « i n c o n s c i c n l c s » , q u e s o s p e c h a qu e L]uizá h a y a t|ue b u s c a r las c a u s a s pa ra su actua l inl'elicitlati en su prtipia inf a nc ia, y t|u e sus suentis y ¡ í i p . \ i f \ del le n g u a j e p u e d e n lle ga r a im e r p r e t a r s e y a r e \ e l a r k> t¡ue «en realitlathí está p e u s a n ti o ( P a i í k i i r , 1997).

l:n lérmiutis hisUiricos podríamos destacar tres caml'íios conceptuales impt>nanles, a paiiir tic la Segunda Cjuerra Muntlial, t)ue \'inculau la innucncia del psicoanálisis al desai'roMo del capitalisniií. En primer lugar, el tliscurst) psicoinialítico lia participatlo en la reconstrucción tic la iutkisii ia pulilicitaria con el fin de pmtlucir una nueva «cullina tle! tleseo*>. ima ntieva perspectiva tle la \ ida enmcional del consumitkir. En se­ gundo lugar, existe uua ctmcxitín catia \'cz mayoi* enti'c el psicoanálisis y la psicología e\'olutiva. así eom o una retc'irica del prtigreso y tlel tlesarrollo más amplia tanto en la economía ei>nio en la teoiía sticial (Bi rman. 20081->), En tercer lugar, cu los piogiam as tle salutl mental y psiquiatría se ha acogitk'i tie Ibrma generalizada el psicoanálisis con el Ini tle obtener nuevas maneras tle interiiretar y regular lo «autirrual» > ' el sufrimiento. ()lr»scr\'innos luia curii>sa eoincitlencia en estos 1res cambios: eatla uno ha precisatio luia especie tie aporlaeit>n cualitativa tlcl psicoanálisis a la protlucción de datos y tle «hechos» de la invesligacit'»n. t|ue sea recontK'ibie para los invesiigatlores pt>silivislas, PtM lo tanto, nos hailamtis ante luí proceso en ei t|ue hay una recuperaei('>n tie la «nalui'aleza primigenia^' de it>s sujen>s — bii>I('»gica. tihjetiva y material— y ima «naturaleza secinularia» que es psít|uica. subjeti\a y virtual

Capítulo 2 4 Modelos y métodos socio'críticos de la investigación cualitativa.

29

(Jacob V, 1975). P(ir lo tu uto, el psicí>a mili sis piisa de sei‘ una tuerza marginal rítdical y resistente en la Viena de comienzos de los años veinte, a ser una práctica común utilizada para 1 ‘ a cilitar la íKUiptacicm de las perst)nas a la sociedad. ü t i a de las razonas añadidas poi las que las ciencias sociales pretenden renegar de la inílLicncia del psicoanálisis es que ellas mismas se empeñan en pioteger su práctica proíesionai de los elementos contaminantes de la cultura popular. Cuando afirman que es posible «descubiir» hechos empíricos independientes de la conciencia inm e­ diata de los participantes y de los lectores de sus informes, lo hacen desde la consi­ deración de que existe una división en tie su profesional idad y la falsa, o ausente, conciencia de los otros, y desde una diferenciación de sus prtipias formas de coiit>cim ienlo con respecto de las explicaciones que abundan en la cultura popular. El psi­ coanálisis no solo iníluyó y acompañó a las ciencias sociales en sus primeros pasos hacia su producción de conocimiento del mundo, sino que además, y al contrario que las ciencias sociales, triunfó en el reino de la cultura popular, por lo que se ha co n ­ vertido en algo mucho más amenazante para los «científicos sociales» y sus eonsideracit>nes del pasado (H acking, 1996). La investigación cualitativa ha tendido a obsesionarse con el espectro de su falta de autoridad. El propio concepto de «cualidad» requiere un análisis de los fenómenos en el que no debiera haber cabida para la reducción a la homogeneidad, la identidad y la replicabilidad y, como consecucncia de ello, no hay garantía de que este tipo de investigación sea correcta. Obviamente, en el caso dcl psicoanálisis, han sidt) num e­ rosos los intentos por llenar esta falla de autoridad apelando a la autoridad de otros; tales com o las instituciones como universidades « .) institutos de investigación u or­ ganismos del Estado que proporcionan cenificaciones o financiación y estrategias discursivas que permiten la sacralización de su propia jerga especializada. La inves­ tigación cualitativa cercana al psicoanálisis tiende a su vez a recurrir a estas í\)rmas externas de auttiridad. sustentadoras de su posicitín privilegiada, frente a aquelk>s que se inanlienen fuera de las instituciones dedicadas a la investigación. Esta amenaza, y he aquí el punto crucial, es más potente que en ningún otro ámbito en las ciencias sociales que se ocupan de explorar el signifiatíio desde la investiga­ ción cualitativa. Mientras que los modelos y los métodos cuantitativos podrían pre­ tender ofrecer una interpretación más genui na mente «científica» de las relaciones sociales y de los estados mentales internos que el psicoanálisis — descrito como e n ­ foque que ofrece interpretaciones que no pueden ser validadas numéricamente— . los enfoques cualitativos más novedosos se han vistt) i.)bligados a habitar el m ismo terri­ torio metodológico tjue el psicoanálisis. La invesligación social cualitativa rechaza, bajo su responsabilidad, al psicoanálisis, en una cultura coniemporánea que adolece de los efectos cada vez mayores de la «psicokigización» — t|ue no sólo reduce la ex­ plicación social al nivel del individuo sino que invita a cada individuo a creer que las claves de los pixKXstis suciales están en sli propia experiencia (GnRDO LóPtz, 2(>0(); Parki;r, 2007).

30

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

Aquclltis que prclcnden excluir ai psicoanálisis de ht invcslijíiición cualitativa tien­ den a esgrimir un doble arguinciito, com o exponem os a continuiición, con el p ropó­ sito de privilegiar el conocimienU) psicoanalítico ptir encim a de otros cnfoc|ues mctotlohigicos de modo que, jiosteiiormentc, pueda emplearse en la investigación cuíitilativa. En primer lugar, está e! aigum ento de que el psicoanálisis necesariam en­ te nos acerca a formas de significados internos, secretos e idiosincrásicos. Estas re­ presentaciones de significados subyacentes parecen conectam os con un «lengiiaje privado», personal. c|ue únicamente puede traducirse al lengiiajc común m ediante la situación de transferencia y con apoyo de conocim ientos psieoiinalítieos. En la prác­ tica clínica del psicoanálisis la «transferencia» describe eónu) se reconstruye y re­ ex peri menta el pasado del «analizado» (paciente o usuario del tratamierno) en su relación con el analista, de m odo que la práctica clínica parece aportar un m odelo de referencia para la investigación externa a la clínica (m odelo que no debe darse por sentatlo). El segiuido argiimcnto es que el significado se puede negociar libremente en ténninos de una práctica convencional entre los participantes en una conversación abieila, co­ mo si de una forma de «libre asociación» se tratara. La libre asociación es inia regla del discurso que requiere que la persona analizada !o diga todo, por muy inelevante o desagradable que pueda resultar su interpretación para el analista. En este caso, las cualidades reales del significado no son lan densas ni preestablecidas, sino que son en­ tendidas como plásticas y fluidas, y a menudo se piensa que es fácil cambiar y mani­ pular el significado en el marco de ima aproximación «experta». La idea de que la construcción del significado siempre será una operación fructífera subyace a ambos ar­ gumentos, ya sea desde el punto de vista del interés que puedan tener los significados Internos ocultos o desde la negociación de los significados convencionales. El signifi­ cati o puede aislarse en contextos fijos y describirse ctin Uidti lujo de detalles o puede consiticrarse desde una perspectiva positivista, com o un obje(t) utimo cualquier olro que se describe mediante la aplicacitiii de categorías concretas {vcasc Kvaui, 2(K).'i), Nc) obstante, pini luai i/.aremos que estos supuesltis, que pretenden proteger el psico­ análisis como si se tratara de una Ibrniu especializada de eonticiniiento, st)ii errtSnet)s. De igual modo cabría considerar t|Lie es objeto de estudio de la invesligación psictianalítica el éxito com o c\ fraenso\ el psicoanálisis se centra en la ausencia de senti­ do. en las experiencias absurdas t> sin sen litio. Aunque la invesligación cualitativa tiende a considerar el significado com o un elem ento positivo, el psicoanálisis nos lle­ va a considerar todos los fenóm enos de los t|ue se habla desde el punto de vista de la negatividiui t) del sinsentitlti (Noiuis y Quinn, 2005).

Compromiso crítico
Lo que aquí tieíendemtis es que la investigacit'in cualitativa socit)-erílica debería rec u n if al enfoque psicoanalítico cu lugar de renegar de él, en lugar de fingir tiue no

Cäpitulu 2 4 Modelos y métodos socio-críticos de ia investigación cualitativa...

31

tiene iniluencia alguna snbrc el modo en que los eienlíficos sociales clesarrolian su ir abajo. No tib stante, cojivienc aclarar algiiiios aspeclt)s concepì uale.s en los que se basa lai defensa. No se irala de plantear que el psicoanálisis proponga una explica­ ción superior ni un mejor modelo de investigación ni uua metodología que permita descubrir algo «más» que las perspectivas positivistas de investigación social que prescinden de él. En absoluto, puesio que cuando recurrimos al psicoanálisis debe­ mos tener en cuenta los riesgos que entraña.
A u n q u e d e f e n d e m o s q u e a p o r t a u n a s er ie d e r e c u r s o s c o n c e p t u a l e s v a l i o s o s , c r e e m o s q u e e s t o s p r o v i e n e n d e u n a p o s i c i ó n h i s t ó r i c a m e n l e e t i g a r z a d a y n o d e las c u a l i d a d e s i n h e r e n t e s q u e p r e s e n t a c o m o m o d e l o o tiiétt>do.

La renegación del discurso psicoanalítico implica que debería «aplicarse» com o un instrumento de manejo neutral. El argumenU) conservador y reticente frente a su uso se basa en la presunción de que solo deberían estar aulorizados a ponerlo en prácti­ ca los «auténticos» psicoanalistas. Desde nuestro punto de vista esta afirmación es falsa, pero esa misma fai sedati coni iene una importante pista sobre la función social del conocimienlo psicoanalítico. La idea de que únicamente los expertos y aquellos que han recibido la auténtica formación psicoanalítica pueden lidiar con sus catego­ rías conceptuales es un indicio de la naturaleza política disponible cuando optamos por este marco teórico. En primer lugar, es preciso contar con el legadt> históricti del psicoanálisis no porque sea «verdadero», sino porque es considerado com o tal por muchos individuos que ex­ plícita o implícitamente estructuran las interpretaciones de la vida privada y social de acuerdo ct)n sus principios (como que existen razones inconscientes que exphcan sus actos y que debieran compartir con otros sus pensamientos sobre esas razones ocul­ tas). Esta «verdad histórica» de! psicoanálisis solo puede abordarse desde la con­ ciencia de la fuerza t|ue tienen los supuestos que subyaccn al tejido social. A lo largo de su hisloria, este enfoque ha puesto numerosas veces de manifiesto el vínculo en­ tre psicoanálisis y «saber pt’tpLilar» (rrá.vr, por ejemplo, pRi-irn, 1933). Entre otros ejemplos, está el modt) en que Freud opta por la cultura popular líente a las concep­ ciones «científicas» cuando insiste en que los sueños tienen un significado; o plan­ tea cóm o en el síntoma histérico hay una «conversión» de lo mental a lo físico, que parece estar determinada por la opinión general niente aceptada que una persona tie­ ne de S L i cuerpo liiás que por una descripción neurótica; o que la terapia psicoanalí­ tica siga los derroteros marcatlos por el vocabulario que elige la persona analizada y no por el discurso del terapeuta, I'ji segundo lugar, los resultados del psicoanálisis son especialm ente pótenles para los científicos sociales, stibre lodt'» para aquellos que practican la investigación cua­ litativa desde la creencia de que es más importante — incluso «liberador»— estudiar el signiíicadti que producir represen tac it>nes nimiéricas del mundo. La máxima m ar­ xista que plantea que quienes no aprendan de la hisloria están condenados a repetir­ la puede aplicarse mejor t|uc en tiingún otro cast> a aquellos que pretenden aparentar

32

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

t|uc el psicttaiiíiiisis les resulta irrele\ aiUe. Si en et'eclo cabe dcshaceise dcl lastre del pasadti a la hora de inipliearse eii la itivestigaeióii cualitativa socio-crílica. solo ca­ brá hace lio si som os realm ente conscientes de at|iiello de lo ciue nos estam os des­ haciendo. La cuestión v u e h e de nuevo al punto en el que vimos la importancia de los marcos teóricos psicoanalíticos en las ciencias sociales. En el ám bito teórico a mentido el prt>ceso de importación es diam etralm ente opuesto a lo que sucede en el inicrcambit> económ ico capitalista «normal». Es habitual que euando com pram os algo tengamos la impresión de tiue es iiicnos de lo queríamt)s o esperábam os que l'uera. El problem a que plantea la importación tie conceptos — conio en el caso tiel psicoanálisis y otras disciplinas académ icas— es que con IVecuencia obtenem os ifiás tle lo que pretendíam os. Est ti implica t|ue al pretender vaciar las disciplinas de totio concepto psicoanalítico perm anece su «excediente», que estruclLira el conoci­ mienlo ptisleiior.

C u a tr o

caso s p s ic o a n a l ít ic o s

Podem os pasar ahora a analizar cuatro aspectos del psicoanálisis ct)mt> visión del nunidt) (como «mt>delo»), y eomti ibrma de razonam iento (et)mo «méttjdt)»). Recurrinios a la argumentación de P ríxUd (1933) que deiientie que la melodoUigía psictianalítiea nti debería convertirse en una visión dcl mundo, sino que debería utilizarse en relación ctm la ciencia, en este caso con la ciencia social. Mediante el análisis del funcitinamicnio insiditiso de las categt)rías psicoanalítieas en la invesli­ gación cientínea, mtistraremos más detalladamente etimo cabe desarrtillar enfoques socio-críticos que trasciendan las concepcit>nes dcl m undo psict>aiialítieas tie seutidti común e ideológicas. Estos cuatro casos nos permitirán ilustrar el modo en que pue­ de elaborarse una alternativa crítica trente a los habituales procetlimientos renegado­ res del psicoanálisis. Hem os utilizado intencionadam ente el término psicoanalítico «renegación» trategia tic negacitSn que implica lui uso siniiiltáneo de at|iiello que se niega- por las resonancias del ténniiu) con los conceptos de rechazti y fijación, por ki que pre­ tende ocultar y la consiguiente fetiehización de Iti que sustituye a lc> ticultaüo. Según la teoría psicoanalítica clásica la «renegación» describe el motlo eu que el niño evila reconticer la ausencia de pene en el cuerpo de ia madre, y sustituye la cosa a u ­ sente mediante la fijacitín en tilro objetci y así crea un fetiche a traxcs del cual finge t|ue no hay luia diferencia real entre hombre y mujer. O bviam ente, aquí utilizamtís el concepto tie «renegacit>u» en un .seiuidt) m ucho más formal (es decir, no incluye a la matlrc desnuda, ni la percepción del niño y la ausencia de pene conit) elem en­ tos indispensables de la estructura), para describir el modt> en que la negación de la existencia de algo (por ejemplo, que el psicoanálisis etmslituya una ¡poderosa fuer­ za estructurante para las ciencias sociales) oculta el valor t|ue secretam ente se sigue dando a esc algt), o a algti que representa al psicoanálisis (L ai' i .anchi - y PoNlAi.is, I9KS).

Cdpítulo 2

Modelos y métodos socío-critícos de la investigación cualitativa...

33

lil pj’incipit) es iriict mante que liI il izaremos paia deseritiir eslos cuatro casos plantea t|ue una de ias consecuencias niíís importan les de la exclusión del psicoanálisis, dcl intento por infravalorarlo, adopta en su retorno una íbrma distorsionada y felichizada. Es decir, com o repeticiones de la hisloria del desarrollo de las ciencias sociales y com o materiales de la cultura popular psicologizada saturada de categorías psicoanalíticas. Por tanto, el proceso para comprom eterse con estos casos de psico­ análisis en la investigación cualitativa requiere «un trabajo» que alcanzará la «superación» de los elementos fetichizados distorsionados dcl ¡isicoanálisis. «Superación» se utiliza en este caso para aludir a cóm o pretendem os rechazar las cutegoríiis psicoanalíticas ideológicas y del sentido común que describirem os, y c ó ­ mo reelaborar y mejorar los aspectos que merecen incorporarse a una investigación cualitativa soc i o-c r ít ic a , La historia de la lilosofía se hn caracterizado porque durante determinadas etapas predom ina una idea que, después de un tiempo, pierde vigor, o se descubre que uno de sus principios es falso o se resuelve el problema y la atención pasa a centrarse en otro (K uhn, 1962). El concepto de «superación» capta la forma en que la antigua idea o principio no es meramente refutada y desechada sino que se mantiene, está conte­ nida en el nuevo principio que lo ha sustituido desde un nivel superior. Por poner otro ejemplo (coneeptualizado por los teóricos piagelianos y vygotskianos de la psicolo­ gía evolutiva y por los que recurren a las ideas psicoanalíticas), durante nuestra in­ fancia luchamos contra determinados problemas que í>lvidamos cuando alcanzamos la edad adulta, pero en realidad son esas luchas las que nos configuran com o el adul­ to que somos, y al que ya no preocupan esos prctblemas. Así la «superación» opera, suplanta y mantiene simultáneamente lo que aparentemente anula (Bo'iTOMt)Rü. 199Í; Bi:NSAít), 2002). La «superación» de cada uno de estos cuatro casos, por tanto, nos permite producir mo­ delos y métodos conceptuales simultánea y explícitamente incrustados en la historia conceptual y cultural del psicoanálisis y t|ue al mismo tiempo son rigurosa y delibera­ damente «antipsicoanalílicos». Es preciso advertir, no obstante, que e.ste «antipsicoa­ nálisis» no debería proceder como simple evasión o denuncia; debería evitar que se mantengan secretanienle presupuestos de aquello tiue intenlábamos evitar o repetir las Ibrmas de argumentación de la posición contra la que nos delinimos al denunciarlo. No queremos acabar como el ateo que se pasa la vida denunciando a Dios, y cuya exis­ tencia sigue estando definida por esc Dios que lo obsesiona. El gancho que tiene el psicoanálisis en ia cultura y en los sujetos que la com[)(.)nen requiere que se analice desde una estrategia más interpretativa (que podríamos d e ­ nominar «psicoanalítica»). Por ello, con el fin de desarrollar una investigación cuaütaiiva .socio-crítica es preciso hallar una nueva lornia de lidiar con, y administrar, el psicoanálisis; pero, com o verenu>s, esto solo es posible si somos capaces de e m ­ prender la tarea partiendo del rect>nocimiento previo del peso histórico que ha teni­ do sobre las actuales estrategias conceptuales. Pasemos ahora a analizar los cuatro casos psicoanalíticos.

34

Estrategias V prácticas cualitativas de investigación social

La interpretación
[,()s ciciilíticos sociales que se iniercsan pur ia invesligación cualilaliva suelen reco­ nocer t|ue ia postura que aónplan es ali'n, por iio decir que está influida hasta cierto punto por e! psicoanálisis. Potlría decirse que el «giro interpretai ivo» de las ciencias sociales apela a una scnsihilidacl cuasi psicoanalítica tjue «st)specha» de las primeras impresiones t[iic suscitaci malerial investigathi— ya sen nn retalo etnográtlco, ia trans­ cripción de una enlrevista o iin texto cultural— y que procura hurgar por debajo hasta llegar a algo que «realmente» explique lo tjue está suceLliendn (véase Rokiy, 19S0). Hay dos aspectos que resullan especialmente probleniálicos y que se deben, en gran parte, al impacto de la ideología psicoanalítica ilenlro y fuera de las ciencias sociales. B1 jirimcro es que, de algtin modo, el material a investigar— al t¡ue con frecuencia el analista denomina «dalos», t|uizá por deferencia a los paradigmas cuantitativos— es el mero contenido «manifiesto». El ra/onanilcnlo es el siguiente: si tiene senlido pa­ ra el participante según lo produjo en una entrevista, o mediante la descripción de kis aclt^s en un csludio etnográfico, deberemos recelar aún más de los signlficadt>s ocul­ tos t|ue subyacen. Lo mismo atañe cuando se trata tic evitar lu tentación de explicar la intención del autor del texto, bien sea el caso de un texto disciu'sivt) u otro tipo de material cultural; sería ab suiti o e infructuoso preguntar a un autor por qué ha producitlo el texto que tenemos ante nosotros — es com o ,sl tan solo estuviera al alcance dol invesiigatior tletectar la verdadera razt'tn— . No es únicamente que este argum en­ to sea erróneo en sí niismt>, más bien nos sirve para hacer hincapié en el hecho de que debemtis preguntarntis por kis supuestos que aparecen cuando consitJeramos t|ue es un error pedir al autor tiue se acerque má.s ai «verdadero» significado. A menudo se piensa t|uc es posible fi jar el slgnillcatio en im corpus textual claro y exhaustivo, eomu si de un mito eomplemcntari<i se tratara, con IVonteras bien delimitadas llev;uk1(» asi el (lujo tle significadti a un puntn muerto. En ambos casos, ya hablemtis de la autonomía del autor o de la tiel corfius. somos prisioneros tie la ficción de que hay un signifieatlo «real» tiestie el momento en que intentamos evitark). Para el enfoque cientilicista estántlai es sin duda tentador excavar el significado «rcLd». como si se tratara tlcl conten ititi «latente» pieexistente bajt) la superficie, co­ mo si lucia ci texto pi-otiucido pt>r un sueno 19(K)a, 190()b). Huelga decir t|ue los científicos sociales creen revelar el eontenitio «latente» metllante diversos pixice(.1i mie 11 tos que tiepcnden tie la experiencia, algo inalcanzable pai'a atiuellos t[ue i"n'otlucen un informe por primera vez. Ello implica la atlopckín inmediata tle un punto de partida t|ue tiene rcstinaneias y es reproductora tle la peor banalizacit'in de las re­ presentaciones psicoanalítieas derivadas tie la indagación en el interior tfe la mente, tras el revt>llijti de asociaciones libres y rackinalizaciones t|uc ofrece el pobre sujeto palíame inconsciente. Este razonamiento se basa en hi idea de <.|ue la interpretaci tí n p'iicoaiiídítiea funciona ei>mo un proceso de irathicción en el cual partimtis ilel len­ guaje natural, ambiguo y contuso tiel sujeto para trasladarlo al lenguaje artiilcial, inequívoco y claro dcl investigatkir.

Capítulo

2 4 Modelos y métodos socio-criticos de la investigación cualitativa...

35

Cube plantear que uua táctica apropiada en relación a este supuesto, en sim onía con el argum ento estratégico de espectro más amplio y que aquí planteam os, es rechazar el señuelo del sifinijlcado com o tal. t£n lugar de invertir en el supuesto .subyacente de que nuestra tarea consiste en excavar el significado para producir otro más rico y detallado — ya sea «descripción densa» más allá tle lo que nos contara el infórm am e o de «una lectura atenta» que revele k>s lemas subyacentes— sugerim os dar inm ediatam enle un pasti «anlipsicoanalítict)» para reducir el grado tle sentititi de las inlerprelacitines que prtuiucimos. Aquí se ptindrían en funcio­ nam iento elem entos de la crítica idetilógica de los formalistas rusos y, posterior­ mente, dcl análisis autom ático del discurso de la escuela francesa {véctse G o rd o Loí'LLZ en csle volumen), ptir ejemplo, al reducir a sinsentidos los «sentidos» ap a­ rentemente autoevi denles para el invesiigadt^r y el lector, y m ediante este efecto de «distanciam icnto» proceder a analizar el m ecanism o de los elem entos absurdos ( B c n n e tt, 1979; Nobus y Quinn. 2005). Desde esta perspectiva, la inlerpretacit'ín funciona comti una suerte tle Iran seri pción ti trasliteracitm, más que ct)inti una traduccitin. La transcripción se mueve de un nivel de expresión (lenguaje hablado, imágenes y gesltis, por ejemplo) a t>lro (por ejemplo, el lenguaje escrilt)). La l rasi i te ración se mueve de un sistema de escritura a otro (por ejemplti, de] chino ai inglés). Podremt)s distanciarnos del principio tentador del «sig­ nificado positivo» pleno si somtis capaces de recont>cer que ntis enfrentamos a un enorme problema cuando grabamos una entrevista y la iranscribimtis; si preslamtjs máxima atención a las tipciones, exclusitines y decisiones que adoptamos en el pro­ ceso. Por tantt), son múltiples los prt)cedimiemos que asumimos aultimáticamente en la investigación cualítaliva y que debemos ptmer en lela de juicio ttida vez que re­ chazam os el paradigma «interprelalivt»>. Debemos cuestionar la existencia de una traducción perfecta, nuestra confianza en los sinónimos, la equivalencia natural de determinadas expresiones y. en términos generales, la eficacia de la comunicación.

Interioridad
La investigación social positivista tiende a hurgar en el interior de la mente dcl suje­ to para descubrir sus creencias sobre los procesos sociales y desvelar cuáles stin sus «sentimientos» en las relaciones sticiales. Esta tentación ha estadt) muy presente en la tratlicicin cuanlitativista y no sólo en el ámbito de la psicoltigía — dedicada al esludit) de los procesos mentales interno.s— sino también en las versiones cognitivas y experienciales de la antropología y la sociología. Este intento ptir centrarse en los «senlimientt)s» más que en las palabras y discursos nos enreda una vez más en ia pre­ sunción de que, en efecto, existe la comunicación perfecta. Ahondar en kis senti­ mientos conlleva ciertos supuestos sobre la reciprocidad y la rcnexividad que funcitiiian como una suerte de indicador de la supuesta itlentidati del significadti. La empatia y la espt>nlancidatl quetian elevadas a la categoría de viriudcs naturales del investigador cual i lai ivo.

36

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

hl giro h:ici:i J;i investigación cualitativa que lian tomado las ciencias sociales se ha dado en un m om ento en el cual la psicologización de la cultura ha aum entado hasta tal pinito que los significados que los sujeios atribuyen a los fenóm enos se conside­ ran con frecuencia com o proveedores de un criterio de verdad. En lugar de las no­ ciones tradicionales de «validez» y «fiabilidad», la garantía intuitiva del vaUir de las inteipretaciones pasa a apoyarse en una conesp ond eneia asum ida con lo que el lec­ tor, investigador y participante realmente «piensa» o «siente» que es (véa.ve E llis y Bocmneií, 2()í)0). Este tipo de criterios emocit>nales, tan tJtiles paia la vida cotidiana, pueden resultar verdaderamente inútiles en la investigación cualitativa. Esta reflexión encaja con el argum ento que en ocasiones hallarnos en la literatura psictianalítica de que el efecto de la «represión» está relacionado con los afectos más que con las re­ presentaciones (véase Friíuo, 1927). Lo cierto es que los afectos se clarifican con m a­ yor detalle en las conversaciones cotidianas si nuestro interlocutor no los comprende del lodo y cuestiona ia foi ina en que funcionan, y este cuestionam iento es precisa­ mente el que deberíam os fomentar en nuestra investigación. El supuesto de t|ue hay, en efeclo, un ámbito «interior» de la mente que debe salir a la lU7. obviamente también se corresponde con las versiones popularizadas del psi­ coanálisis. Algunas versiones de la teoría psicoanalítica posteriores a Freud han lle­ gado incluso a basarse en el supuesto de que la mente hum ana es una especie de espacio repleto de «contenidos» conscientes e inconscientes que el terapeuta o el in­ vesligador puede recuperar siempre y cuando este cualificado para ello (véase LI'AOER, 2000). De este modo, el concepto de «interpretación» banalizado y distor­ sionado — es decir, la supuesta traslación de los significados latentes en contenidos manifiestos que describen los científicos sociales de orientación psicoanalítica— va acom pañado del concepto igualmente banal de que el psicoanálisis se ocupa de los eonlenidos secretos de la mente. Es preciso desafiar el principio de identificación alectiva entre el investigador y su objeto de investigación, sustituirlo por el principio l\c fa lta íle faniiliariíhííl, por medio del cual intentamos localizar lo extraño de los significados que apareniemenle resullan familiares y asumidos. En nuestra opinión, este problema de la interioridad como com prom iso estratégico, que funciona para esclarecer sus presupuestos, requiere que se replantee la oposición enlre exterioritiad e interioridad y que se aborde lo que es putativamente «interior» conui un construcio mantenido por los procesos sociales. En la sociedad capitalista es precisamente el mecanismo de estos procesos sociales el que alienta a cada indi\'iduo a t]ue imagine que los fenómenos mentales están en el interior de su mente y no fue­ ra (Parkük. 2007). Nt) obstante, más que referirnos a los conceptos cuas i-con duelistas según los cuales las circunstancias sociales determinan a los su jetos, lo que queremos es cuestionar la construcción concreta del interior. El estudio de la interioridad re­ quiere lanibiéii el estudio de los procesos de psicologización. quizá, en determinados momentos, como si fuera una forma de ideología. Esto no significa que haya t|ue evi­ tar la dimensión enit)cionaI de la invesligación sino que es preci.so considerar la em o­ ción conio ¡Jiáciiea y no como experiencia interior o com o conducta externa

Capitulo

2 * Modelos y métodos socio-críticos de

la investigación cualitativa...

37

iih.sei'vablc (vca.se M o n t i ; n i í ( í k o '» P u j o l en c s lc v o li m ie n ) . U n a v e z m á s n o s c n c o n l r a n i o s L'on u n e f e c t o p r o d u c t i v o d e r i v a d o dcl r e c h a z o a la o p o s i c i ó n l i e i c d a d a e n t r e el c o n t e n i d o la tente y eí n ia n if ic s io .

Subjetividad

.

[il i n v e s t i g a d o r q u e i n i c i a la t a r e a d e a l i o n d a r e n la iiienle del s u j e t o p a r t i c i p a n t e en u n a i n v e s t i g a c i ó n se e n f r e n t a a su v e z a la s i t u a c i ó n d e t e n e r q u e a h o n d a r e n su p r o ­ pia m e n t e c o n ei l'm d e e x t r a e r c u a l q u i e r « p r e d i s p o s i c i ó n » o « p i c j u i c i o » q u e p u d i e ­ ra te ner . L a r e f l e x i ó n s o b r e los e f e c t o s d e la i n t e r v e n c i ó n del i n v e s t i g a d o r g o z a d e u n a l a r g a tr a d i c i ó n e n la a n t r o p t ) l o g í a y la s o c i o l o g í a , s o b r e t o d o e n la i n v e s t i g a c i ó n e t n o g r á f i c a ( vú vi .ví ’, p o r e j e m p l o , C i . i i t o r o y M a r c u s , I98A). El hech í) d e q u e u n i n ­ d i v i d u o o u n e q u i p o se a d e n t r e n e n el c a m p o y p a s e n a d e s c r i b i r l o d e s d e la po.sición p r i v i l e g i a d a q u e o f r e c e luia i n s t i t u c i ó n d e t e r m i n a d a t e n d r á un e f e c t o e n o r m e n o s ó l o e n la f o r m a q u e a d o p t a r á n s u s d e s c r i p c i o n e s s in o, t a m b i é n , e n los p r o p i o s p a r t i c i ­ p a n t e s q u e in t e n t a n d i l u c i d a r lo q u e h a c e n y c ó m o r e s u l t a r i n t e l i g i b l e s p a r a t e r c e r o s . El p r o b l e m a q u e n o s p l a n t e a m o s no e s tá r e l a c i o n a d o c o n un c u e s t i o n a m i e n t o d e las p o s i c i o n e s i n s t i t u c i o n a l e s ni c o n la s i t u a c i ó n p r i v i l e g i a d a d e a q u e l l o s q u e e s t á n e n el m e d i o i m i v e r s i t a r i o . sint> c o n la f o r m a e n q u e se c o n f i g u r a el p r o b l e m a t o d a v e z q u e e s h a b i t a d o p o r lo s c o n c e p t o s p s i c o a n a l í t i c o s . El e m p l e o h a b i t u a l d el c o n c e p t o d e la « c o n t r a t r a n s f e r e n c i a » p a r a d e Unir la r e a c c i ó n del a n a l i s t a a l i m e n t a e s t a p e r s p e c t i v a a la h o r a d e a b o r d a r la s u b j e t i v i d a d (v é a n s e , p o r c j e m p h i , F r h u o , 1915; H o i j .w a y , 1989). U n a p r e o c u p a c i ó n i n a d e c u a d a p o r la « s u b j e t i v i d a d » del i n v e s t i g a d o r l l e \ a r í a a i n t e n ­ t a r e n t e n d e r c ó m o o p e r a la « r e í l e x i v i d a d » m e d i a n t e la b ú s q u e d a d e m o t i v o s o c u l t o s e n el i n t e r i o r d e la p r o p i a m e n t e q u e e x p l i q u e n la e l e c c i ó n del t e m a d e a n á l i s i s o las i n t e r p r e t a c i o n e s d e r i v a d a s d e t o d o cito. E s t a relTex ivid ad a m e n u d o se r e d u c e a las d e c i s i o n e s « s u b j e t i \ a s » i n d i v i d u a l e s q u e r e a l i z a el in v e s t i g a d o r , e n l u g a r d e a b o r d a r ­ la c o m o u n a f u n c i ó n d e las p o s i c i o n e s i n s t i t u c i o n a l e s y r e q u e r i m i e n t o s c o l e c t i v a ­ m e n t e s u s t e n t a d o s ( P arkfr. 2 0 0 5 ) . C u a n d o a n a l i z a m o s e s t o s e l e m e n t o s « s u b j e t i v o s » c t )n c r e l o s la i n v e s t i g a c i ó n t i e n d e a s e r poli re; a m e n u d o s e r « s u b j e t i v o » n o s i g n i f i c a m u c h o m á s tjue r e a l i z a r i d e n t i f i c a c i o n e s b a s a d a s e n g e n e r a l i z a c i t i n e s y t o m a r d e c i ­ s i o n e s i n j u s t i f i c a d a s ; c o n f r e c u e n c i a se r e c u r r e a la s u b j e t i v i d a d p a r a z a n j a r u n a c o n ­ v e r s a c i ó n , m á s q u e p a r a iniciarla.
N o s o t r o s a b o r d a m o s e s t e p r o b l e m a tl e s d e el r e c h a z o a la o p o s i c i ó n e n t r e o b j e t i v i d a d y su b jetividad , y tratam o s de m ostrar c ó m o en el ám bito este de lo subjetivo h abitan

in clu so

las p rá c tic a s c o n s id e ra d a s m á s o b je tiv a s.

En

sentido, n o s a p o y a m o s en

s u p u e s t o s d e r i v a d o s d e l í 'e m i n i s m o , d e la te o r ía m a rx i.s ta y d e la c r í ti c a p o s t e s t r u c t u ralista q u e ilu stran en q u é n u nio la « o b j e t i v i d a d » a p e l a a u n a s e r i e d e p r o c e d i m i e n ­

t o s c o m p l e j o s q u e r e l l e j a n a l g u n o s p u n t o s d e p a r t i d a í i tY/.vt' , p o r e j e m p l o , H f - n r i q i H ' S

c t a l., 1 99 8 ) . El a n á l i s i s d e l m o d o e n q u e s e f a b r i c a l a s u b j e t i v i d a d e n r e l a c i ó n c o n
d if e r e n te s f o r m a s d e te c n o lo g ía n o s sirv e ta m b ié n p a r a e s c la r e c e r el á m b i t o d e lo p e r -

38

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

son;il eiitendich) com o algo liahilualnicnlc opuesto ;il ámbil^i político (G ordo L í'ji’U Z , y Ci l AiiNSON, 2004). Hs más importante m ostrar cóm o se presentan la subjetividad y la objelividatl en delerniinailos juegos del lenguaje y preguntarse por las aristas de la opi>sición enlre subjetividad y objetividad, que ahondar en una parle de ia ecuación abstraída de la otra.

Relaciones
El ámbito entre el sujeto en la investigación y el investigador —entre la «interiori­ dad» del objeto de estudio y la «subjetividad» del agente— es crucial para las cien­ cias sociales cualitalivas. Una vez más este ámbito es proclive a la psicologización, en particular, u la inllueneia de la concepción psicoanalítica de las «relaciones», que a m enudo se configuran como «relaciones de investigación» dolorosas y difíciles. Las nuciones psicoanalítieas a m enudo aparecen eii el lenguaje em pleado paia des­ cribir estas relaciones como, por ejemplo, en el em pleo de térm inos com o «doloro­ so»* y «difícil» en sus sentidas terapéuticos ^ — es decir, mental o em ocionalm cnte dolorosos o difíciles— y en la descripción de las relaciones institucionales entre in­ vestigadores e investigados a las que a menudo se describe com o estructuradas por «fronteras» que deberían mantenerse y respetarse. También existe la tentación por parte del investigador de proteger al sujeto y respe­ tar sus «fronteras» putativas, lo que conduce a su inl'antiiización. Así, las experien­ cias «tlolurosas» y «ílifíciles» que se le plantean al investigador en su relación — t)ue en este punto ya se describe recurriendo a la tem iinología terapéutica popular— se atribuyen también al sujeto y se establece una serie de procedimientos protectores, que se sitúan bajo la eti(.|ueta de responsabilidad, contidencialidad y ética. Denom inam os a esla situación «transferencia generalizada»; es decir, el lenguaje clí­ nico específico se aplica a toda relación social, en este caso, para investigarla. Nos enfrentamos aqiu' de nuevo al riesgo de una extrapolación del psicoanálisis clínico, que ha sido a tnenudo tratado como un ámbito privilegiado en el cual supuestam en­ te fiuicionan los fenómenos relaciónales generales ivcasc FREL'n, 1915). Hallamos aquí un desan’ollo complejo de la idea de método. Este es entendido como una secuencia de senderos que ptidría tomar el investigador, o alguien que ocupe la misma posición, para producir conocimiento replicable sin que cMíí suponga un ries­ go o una ojición perstínales. La Ibrmulación de una secuencia replicable clara plan­ tea una supuesta garantía, pero también Ím[-sliea que si uno opta por un m étodo ya no es lesponsable de sus consecuencias; el investigador se limita a elegir el «méiotlo» y a respetarlo fichiTenle. La investigación cualitativa, por otra parte, no está protegida del anonim ato del método, por lo que han em ergido nuevas tácticas que permiten ncutrali/ar ei riesgo inherente a ia práctica del mismo. Dichas tácticas ret|UÍeren ex­ traer del escenario de la investigación cualtiuier conHicto, dokir o potencial sufri­ miento que pueda surgir en el encuentro entre investigador y sujelti. Así se apacigua

Capítulo

2 4 Modelos y métodos socio-críticos de la investigación cualitativa...

39

a ambas paitc.s y se las in\ ila a crccr que ya no ticiicji que reflexionar sobre sus aclivicladcs ni sohic los efectos de la inicrvención en la investigación,
E s lc p r o b le m a s o lo p u e d e a fro n ta rs e m e d ía n le el e s tu d io h is tó ric o d e ta lla d o d e c ó m o s e c o n s t i t u y e n la p r á c t i c a c l í n i c a y la s f o r m a s d e s u b j e t i v i d a d q u e t i e n e n l u g a r e n e s ­ te m ecanism o social concreio d iseñ ad o para producir « transferencia» Í D linkcr, e n

p re n s a ). L a ú n ic a m a n e r a d e e n fre n ta rs e al a p a ra to c lín ic o del p s ic o a n á lis is e s « re la li v i z a r l o » ; e s d e c ir , c o n s i d e r a r la t r a n s f e r e n c i a c o m o a l g o e s p e c í f i c o m á s q u e p r e t e n ­ d e r q u e se tra ía d e u n a c a ra c te r ís tic a n e c e s a r ia d e to d a s las r e l a c io n e s y q u e p o r e llo debe se r a te n d id a p o r los c ie n tífic o s so c ia le s. B sto sig n ilic a q u e e s p re c is o p a s a r d e

las n o rm a s g e n é ric a s y del a n o n im a to del in v e s tig a d o r a c o n s id e ra r v e rd a d e r a m e n te la r e s p o n s a b il id a d c o n c r e t a q u e c o n lle v a e m b a r c a r s e e n a c ti v id a d e s y p r o d u c i r e l e c ­ to s q u e el inv estig ad t> r d if íc ilm e n te p u e d e c o n o c e r e n to d a su d i m e n s i ó n a n te s d e in i­ c i a r la i n v e s t i g a c i ó n .

L as

estrategias s o c io - cr ític as

Algunos lectores habrán deteclado rastros del psicoanálisis en las propias estrategias que hemos em pleado para desenmascararlo. A esta acusación responderíamos que no hay que confundir el contrabando (si es que somos sospechosos de haber introduci­ do más mercancías de contrabando de las que hemtjs declarado a la entrada) con el uso láctico. Por ejemplo, en el caso de que se dé una reducción del «sentido» al «sinsentido» en el transcurso de un proceso interpretativo que intente evitar la ideología psicoanalítica en una cultura psicologizada, terminará pareciéndose bastante a lo que algunos psicoanalistas dicen hacer en su práctica ch'nica. No es problema nuestro; nuestra tarea consiste en abordar el impacto inmediato que tiene el razonam iento psicoanalílieo en las ciencias sociales. Lo mismo podría decirse del argum ento de que los propios psicoanalistas deconstruyen la oposición entre interioridad y exterioridad (Milij-k, I9K6), y de que abordan la subjeti\ idad eom o si fuera una función de la transferencia en el ámbito de la práctica clínica ( N a s i o , 1998). El psicoanálisis proporcitina recursos útiles, pero los aspectos ideológicos, sedim en­ tados en la cultura popular mediante su banalización y la recuperación de aquellas ideas compatibles con la psicologi/.ación contemporánea, deberán ser cuidadosa­ mente trabajados y «superados» de modo que puedan retenerse y elaborarse para un futuro trabajo crítico. Estas estrategias no son procedimientos que, una vez aplicatíos, puedan olvidarse o daise por sentados, y esta es la razón por la que nos abste­ nemos de plantear presciipciones sobie cómt) desarrollar el psicoanálisis comt) «método» basadas en su «mt>delti» de relaciones sociales fti incluso dar un «ejem ­ plo» que pudiera precisarlo). Ttido metodti debe elaborarse a partir de las cualitlades ct)ncretas de la situación que se anahza. Siemiiie habrá un componente de riesgo y no hay normas o procedi mi enlt^s ni conntés éticos que garanticen que itimemtis las decisit)nes acertadas. Si el objeiti de análisis se resiste al método t|ue aplicamos, es

40

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

con tocia seguridad mejor que al (’ mal del prt>ccso sobreviva el objeto y no el método
( L a i o i í r , 2 í) 0 (); K v a l i ; , 2 0 0 3 ).

Apiíslamos por rechaziir la estrategia tle la «rcnegación» que inlensil’ica el ptuler tle la sustancia enem iga — el psicoanálisis— cuando se fetichi/.a y se convierte en algo aún más peligrtiso tic Iti que era. debido al dañt) que acom paña el intento de tiel’ e ntlernos etintra el misnm. Así funciona el enemigti de la buena investigación y tal es el peculiar anclaje que tiene en nueslrt> trabajo. Sería posible encontrar entre los pre­ cursores de nuestrt) em peño im esfuerzo por intentar desentrañar y m udar lo «absiracto» de determinados prtieedimientos de la interpretación psicoanalítica y conservar una práctica «concreta» (P o litz e r, 1994; para una refinación psict>aiialítica de esltis argumentos, véa.sc Lai*lanche y Lr^C'LAiRn, 1972). De licciiti, la mayor parte de la investigación cual ilativa inspirada directa t) indi rec­ iamente por el psictianálisis coiivicrle al psicoanálisis en una especie de psictilogía abstiacta, ctin las características exactas que tlestaeara Georges (1994): pre­ sunción del convencionalismo del significadti (de las categorías, kis juieitis y ctinlratos entre el investigador y sus «sujetos»); atomización del significado y de la conducta (y la clasificación de las «actitudes»); intento ptir lidiar con ios procesos mentales en lugar de con «el drama de la vida» real (con una dimensión afectiva intn'nseea y la premisa de la comunicación ttital); un intento ptir esquivar el cam bio (o «la interferencia» en la vida del «tibjcltj» de estudio); y la ausencia de toda reflexión stibrc la historicidad del significado y la loeali/.aeitín histórica del investigador al asumir determinados supuestt)s sobre que problem as y qué soluciones pertenecen a una situación concreta. En muchas ocasitines se ha dellnidti al psicoanálisis y su hÍsU)ria coiikí una anti psi­ cología (véase B u i í m a n , 2()08a). Si pretendemos getierar, ex pe rimen t a l m e n t e , un enft)que «antipsieoanalítieo» quizá lleguemtis a una «antiantipsicología», es decir, a una (brma de encontrarnos con la naturaleza de la subjetividad en la sociedad con­ temporánea. De este modo, la forma de abordar lo individual que la psicología como disciplina a menutto traiciona, conectaría etin el ám bito más amplio de las ciencias sociales. Pt>dría tiecirse que hcmtis intentado «deeonstruir» el psict>análisis de tal (brma que podanuís euestitinar la imbricacitin de su superestructura ideoUígica ctin estrategias de la disciplina ti de la conl'esión (H ook, 2007). Nuestro análisis requiere una sensi­ bilidad hacia el papel históricamente mediado dcl psicoanálisis, abordado eom o for­ ma ideológica t|ue requiere una interpretación para acoplarse más eficazmente a los prticcsos de cambio; este análisis tiialéctieo de lo que hay de «raeitinal» en el psico­ análisis también se debe en parte al marxismo. Nuestrti puntti de vista está también muy in(luido por U)s supuestos tlcl feminisnui t|ue entienden la naturaleza hum ana étimo algo históricamente niediadti, y por los enfbques episienuilógicos ciue analizan ct'imo la conflguracit'in de la realidad social permite que los que se benefician tle ella asum an que así es y así debe ser.

Capítulo 2 -f Modelos y métodos socio-críticos de la investigación cualitativa...

41

ClaiamcMilc existen ctMiíradicciones entre los enfoques psicoanalíticos, postestruturalistas, niarxisLas y rciiiiiiislas en las cicncias sociales ( v é a s e Parkí^k, 2003), y no ha sido nuestra intención dar ini trato de preferencia al psicoanálisis, sino centrarnos en sus promesas. Anticipamos que el proceso de investigación se reinventa cada vez que un invesligador social cualitativo inicia su trabajo y los casos psicoanalíticos concre­ tos deberán anticiparse y rechazarse com o necesarios, superarse a tiiedida que avan­ ce el proceso.

B ib l io g r a f ía
B l í n n u t t , T. ( 1 9 7 9 ) : Fdniuilism and Marxistn, L o n d o n ; M c tiu ie n . B k n s a ÍD , D. ( 2 0 0 2 ) : M arx f o r O ur Tinws: Advvntun's a n d Misadvcniitrcs o f a CniU/ue, L o iid iin : V erso. B o i t o m o r l , T. ( e d .) ( 1 9 9 1 ) : A DirtioiHiry o f Mtirxix! Thought (2.“ e d . ) , O x f o r d ; B l a c k w e i l (D iccionario d cl pensamiento nuirxista, M a d r id ; T e c n o s , 19S4), BifRMAN, li. ( 1 W 8 ) : lii'con.sirm ting Feminist Fsychology, L o n d o n a n d T h o u s a n d O a k s . C A :

Sa^e.
( 2 0 0 8 a ) : Deconstructing iycvch)¡inuntal Psychology f2," e d ,), L o n d r e s y N u e v a Y o rk : R o u t l e d g c (Li/ deconstrucción de ht ¡>sicologtít evolntivo. M a t l i id : A, M a c h a d o , 1 998), — ( 2 0 0 8 b ) ; Dcveloi>mcnts: Child, iniagc, Nittittn, L o n d r e s y N u e v a Y o rk: R o u t l e d g e . B h t i, e : r , J. (I 9 9 0 > : G ender Trouble: Fentinisni an d the Subversion o f Identity, L o n d r e s y N u e v a Y ork: R o u t le d g e (El género cn dis¡>uia: fcminisnu> y suhversiótt de hi identidad. B a r c e l o n a : P a id ó s , 2 0 0 7 ) . C l i h o r u , J., y M a r c u s , G . (e d s .) ( 1 9 8 6 ) : VÍV/fiíríj (.'uhure: The Poetics an d Polities o f Ethn(}graph\\ B e r k e le y . C A : U n i v e r s it y o f C a l i lo r ii i a P re s s . D u n k iiR , C. ( 2 0 0 8 ) : « P s y c h o l o g y am i p s y c h o a n a l y s i s in B ra z il: I-roni c u l t u r a l s y n c r e tis n n to t h e ci>llapse o f lib era l ÍiKli\’id u a lÍs n i» . Theory & PsycJiology. — (e n p r e n s a ) : The Slnteture and Ctmstirution o f Psychoanalysis: H istorical Giotinding o f N egativity a n d Conflict in C tm tcm poraty Practico, L o n d o n : K a r n a c . Eli.IS , C ., y Boc h n l k , A. E ’. ( 2 0 0 0 ) : « A u lo e lh n o íz r a p h y , p e r s o n a l n a r r a t i v e , r e ll e x iv i t y » , e n D k n z i n . N, K „ y LiNi'oi.N , Y. S . (e d s .). Handbook o f Qtuilitative Research. 2 .“ c d .. T h o u s a n d O a k s , C’A; S a g e . F u v e r a b e n ü , P ( 1 9 7 8 ) : Against Method: Outline o f an Anarchistic Theory o f Knowledge, Li melon; V erso (Ctmtra el método: esquema de ima teoría anarquista del ctmocinüento, B a r c e l o n a : A rie l. 1989). F o u c a u l t , M , ( 1 9 7 0 ) : Thv Order o f l'hings, L^ondon: 1 'a v is lo c k (Los p alabras y las cosas: utui arqueología de las ciencias /íií/fífi/jíj.v, M a d r id ; S ig l o X X I . 1997). — ( 1 9 8 0 ) ; Pow'er/Kmnvleds’c Svlected ¡níer\'ic\vs and í)ther Writings ¡972-PJ77. H a s s o c k s , S u s s e x : H a r v e s t e r P ress. PRI-IJIJ, S. ( 19ÜOa); « 'f h c I n t e r p r e t a t i o n o f D i e a i n s (P irsi P a rt)» , e n S iR A t ’iiLY, J. ( e d .) ( 1 9 5 3 ) , The Statulard Ftlithm o f the Cotnplete Psychologii td W'ííí A '.v ttf Sigmund f reud, vo l. IV. L o tu lo n : T h e In s titu te o f P s y e l i o - A n a l y s i s a n d 1'he H o^;arth P res (La interpretación de los sucilos, M a d r id : B i b li o t e c a N u e v a . 2t)00). — ( 1 9 0 0 b ): « T h e I n l e r p i e t a t i o n o f Dreatn.s ( S e c o n d l ^ u t ) » . e n J. S rkACUEv ( e d .) ( 1 9 5 3 ) , The Stamlarti Fdition o f the Cont¡>lete Psychological UíííA.v o f Sigmund Freud, v o l. V, L o n d o n : —

42

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

l' h c InsUUilLPsycho-Analysis anti The Ihigartli Prt-ss (¡ ai intcr¡>ri’ííii ióii de /ím sueños, Miitlrid: í l ib l i o i e c » Nueva, 20U0). — ( Í 9 I 3 ) ; « O h s c r v a t i o n s on T r a n s r i ; r c i i c e - L o v ü ( H u r t h c r K c c t i i n n i c n d a t i o n s un ihtTcciiiiitiLic ol' P sy c ÍK )-A n a Íy s is l i l ) » , e n S tk a c M I í y , .1, (ctl.) ( 1 9 58 ). i'íie Standard Edition o f the C'oni¡f¡ere /*sye/it>lo}’ie(if M'o/A.v o f SÍf>niund Ereud, v ol. i 2 . V i n t a g e : T h e H o g a n l i
P r e s s a n d ihc In s litu te t)1' P s y c h o - A n a l y s i s L o n d o n .

— ^ ( l'-í27): «r-’elisliism», en S t r a c i u i y , J. (ed.) (1964), The Standard Edition o f the Contpieíe Psyehoiofíical Work.\ofSif;mu/id Ereud, vol. 21. Lontion: Vinlagc. Tlie l logarlh Press anti the iiislimte til' Psycho-Analysis.
-— « N e w h i l r t id u c t o r y L e c t u r e s o n P s y e l i t i - A n a i y s i s » . e n S^K.^t’ll^^. .!• (e ti.) ( 1 ^ 6 4 ) .

T!w Standard Edition o f the C om plete Fsycholof^ieai W<n'ks oJ Si^nutnd Ereud, vt)l. 2 2 .
Lt>ndtin; V i n t a g e , T iie H o ^ íirlh P r e s s a n d th e h is t it i i te tif P s y c h o - A n a l y s i s . GdKDc) Lói*i.z. A. J . ( 2 0 0 0 ) : « O n th e p s y c h o l o g i z a t i o n o f c r it i c a l p s y e i i o l o g y » , e n Annual / í f t ’ff’n ’ O ’ / Critieal Psyeholof’y, 2. p á g s . 5 5 - 7 i . G o r d o L ó f n z , A . J., y C i j - m i n s o n . R. ( 2 0 0 4 ) : TeelwoSe.xuaí Línuisenpes: C/uinfíinf> Relations lictween Technoioy^y an d Sexuality, l . o n d o n : F r e e A s s t i e i a l i o n B o tik s . ÜAtiLRMAS, J. ( 1 9 7 ] ): Kuowledfie tm d Human Interests. L t>ndon: H c í n e n i a n n {C{mocimÍento e Ínteres, V a le n c ia : U n i v e r s i d a d d e V a le n c ia . 1 9 9 7 ), H a c k i n g , I. ( 1 9 0 6 ) : « M e m o r y s c i e n c e s , m e m o r y p o l i t i c s » , e n ANT/.B, P. y L .a m u h k , M . ( e d s .). Tense Past: Cultural Essays in Trauma a n d M em o ry ( p á g s . 6 7 - 8 7 ) , L o n d o n a n d N e w Y ork:
RoLidedge.

Hi:NRiQims, J.; H o i x w a y , Di-win C .; V i í n n . C ., y W a l k h r d i n b . V, ( i W S ) : Chanf^infí the SidjJect: Psyeholofiy, Social Rc}iulatiott and Suhjeetivity, L o n d o n a n d N e w Y ork: R o u t Ie d g e . l ioLl w'AY, W. ( 1 9 8 9 ): Suhjeetivity an d M ethod in Psyeludiiny: Gender, Meaning,; an d Science, L ondon: Sage. H o o k , D. ( 2 0 0 7 ) : Eoncault, Psycholofiy a n d the Anidytics o f Power, L o n d o n : P a i g r a v e , Jm'OHY, i^. ( 1 9 7 5 ) : Social Amnesia: A Critique o f Conformist Psycholofiy from A d ler to iMinji, N e w Y<irk: B e a c o n . K o v iin , A. ( 1965); N e w t o n i a n S t u d i e s , L o n d o n : C i i a p m a n & H a ll. KvAl.li. S. ( 2 0 0 3 ) : « T lie p s y c l i o a n a l y l i e i n t e r v i e w a s i n s p i r a t i o n f o r q u a l i t a t i v e r e s e a r c h » , e n C a m i c , p.: R l to n i .s . .1., y Y a r d l e y , L, ( e d s .) . Q ualitative Research in Psycholof>y: Expan{lin^ Perspectives in M ethodology and Dcsifin, W a sh in g lt> n , !.^.C.: A m e r i c a n i’s y c h o t o g i c a l A s s o c i a t i o n P re ss . K u h n . T. ( 1 9 6 2 ) : The Structure o f ,Scientific Revolutions, C i iic a g o : U n i v e r s i t y o f C 'h ic a g o IVess (I ai estructura de las revolueitmcs cient(ltcas, M a d r iti: FC'Li. 2 0 0 0 ) . l.At’t.ANcnn, J.. y L u t i.aiki:. S . ( 1 9 7 2 ) : « 1 ’lic u n c o n s c i o u s : A p s y c h o a n a l y t i c s t u d y » . Yale French Studies, 4 8 . p á g s . I 18-1 75. I.API ANt'llE. J.. y Pt)NTALls, J . B. ( 1 9 8 8 ) : The Etm^ua^’e o f Psychoanalysis, L t m d o n : K a r n a c B o o k s a n d the In s titu te ol I 's y c l i o - A n n l y s i s (Vocabulario de psicoanálisis. B a r c e l o n a : I,a b o r. 1979). L.^TOt'R, B. ( 2 0 0 0 ) : « W l i e n t h i n g s s trik e b a c k : a p o s s i b l e c o n t r i b u t i o n ol' s c i e n c c s t u d i e s » , fihtish ,lournal o f Socitdo^y. 51 ( I ). p á g s . 107-12,3. Lr.Ar>[ R. I), ( 2 0 0 0 ) : Freud's Footnotes, i-o n d tin : l-a h e r & F a b e r. L k v i- S I'Kauss, C . ( 1 9 6 6 ) : The .Vín'íj,t,'í^ Mind, L o iu lo n : W c itle n l'e ld A: N i c o i s t i n (E! p en sam ien ­ to salvaje, M a d riti; F C L , 2 0 0 5 ) . M a n n i n í i . p . ( 2 0 0 5 ) ; Freiul and Anterican Sociolofiy, C a m b r i d g e : i ^ > i i t y P r e s s ,

Capítulu 2 ♦ Modelos y métodos socio-críticos de la investigación cualitativa...

43

M a n n o n i , o . (1991): Pr<t.\¡H rí> a>td C'nÜhfui: '¡'he /■ ‘.wí /kj/íí^'v o f Ct>l{>tiizotU>n, Ann Arhor; Uiiiversily ol Micluyini Press. Milli-.r, J.-A. ( 1986): «iZxtimilc», en Biíacmi^r, M.; Aix o k n. M. W,; CoRTHn.i.. R. J., y Massaki.)IE-ií-Ki-:nnky, F, (cds.j (1994). l^tcaiiiíui l'h co ry < > f D iscourse: Snhjccl. S ín u tu tv a n d Sociciy, New York; New Yurk University Press. M o s c ’o v i c i , S. {2()07): Psychoanalysis: lis inta^i’ an d lis Pidjüc, C a m b r i d g e : l \ ) l i t y Pres.s. N asi o , J. D, o Piví’ Lessons on the Psychoanalyric Theory n f Jacqucs ¡ah íuí. New York; Slate University t>f New York Press, Nouusi, D., y Q uinn , M. (2005); Knowing Nothing, Stayitig Stupid: Elements f o r a Psychoanalytic Epistentohtgy, London and New York: Koulledge. PARKHFi, I, (1997): ¡^sychoanidyiii' Cidntrc: Psychoanalytic Discourse in Western Socicty. London and rhoiisand Oaks, CA: Sage. r^ARKF-R, I. (2003): «niscursivc resourecs in the d is cou rs e LNiil», D iscourse Analysis Oi}lin<\ vol. I, núni. I (hltp://cxtra,shii.ne.uk/daol/;trlieles/vi/n l/a2/parker2()()2001 .pdl ). — (2005); Qttcditiaive Psychology: Introducing Radical Research, Huekingham; Ope n University Press. — (2007): Revolution iti Psychology: Alienation to Emancipation, London: Piulo Press {Lti revolm'ión e/i psicología, Madrid; Los Libros de la Catarata, en prensa). Poi.iTZíiR, G. (1994); Critique o f the Foundations o f Psychology: The Psychoh*gy o f Psychoanalysis, Pittsburgh. PA; Duquesne Llniversily Press (Crítica de los fu ndam entos de la psicología. Madrid: Martínez Koca. 1978). R o r t y , R. (1980); Plhlosopliy an d the M irror o f Nature, Oxford; Basil Blackwell {La filoso­ fía V el espejo de la tuintraleza, Madrid; Cátedra, I9S9). S arup , M. Í 198H): j4;j Introductory iiuide to Post-stractnralisni and PostnunJcridsin, Hassocks, Sussex: Harvester Wheatsheaf.

Ill

P A R T E
p r a c t ic a s d e

OBSERVACION

IH

C A P I T U LO La práctica de la observación participante. Sentidos situados y prácticas institucionales en el caso de la violencia de género
A ntonio Agustín García

y Elena

Casado

La observación participante es una de las herramientas con las que contam os en las ciencias sociales para dar ciicnla de cómo en la vida social se entrelazan sentidos y prácticas. Por medio de esta técnica nos acercamos a nuestro objeto de estudio de m odo más directo que con otras prácticas de investigación al vernos envueltos en los ámbitos y prácticas concretas en las que se despliega aquello que estudiamos. Quien investiga va al encuentro de los ámbitos del problema de su interés allí donde acae­ ce y dirige así una minuUi desde dentro preocupada por alcanzar el discurrir situado de los agentes sociales implicados en el í'enómcno. Explicai' esta mirada no se reduce a contar sus pasos o fases. La observación partici­ pante implica siempre algo más. Técnica que recupera el carácter artesano de la cien­ cia social, su mayor atracti\o radica en la riqueza de la información que producimos al aplicarlíi más que en la formalización de la herramienta en sí ( S a n m a r t In , 1998: 128-9). La observación participante puede resolverse de mil maneras, juega en el cam ­ po de la cotidianidad vivida por aquellos que nos interesa estudiar. De ahí el interés de la propuesta de este volumen de volver sobre una de nuestras investigaciones para ex­ poner. desde la particularidad de una aplicación ctincreta, las virtualidades que para nosotros tiene esta técnica en la comprensión de los fenómenos sociales '. En el trabajo que venimos desaiToIlantlo en torno a la violencia de género y, en es­ pecial, las preguntas que nos planteamos sobie sus vinculaciones con las formas en las que nos hacemos y manejamos las identidades sexuadas en el seno de las rela­
* Q uerem os agradecer a l^^í editores ciet presente vnlumen, Ángel Gordo y Araecli Serrano, no solo su invilación a participar en cl, sino lanitiién las intere .sanies sugerencias y revisiones a prim eras versiones de este eapftnlo.

48

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

L -i unos heierosL’x Líales, In dhser\ación participante se reveló com o práctica de inves­ tigación adecuada y fecunda para deliinilar algunas de las tensiones que atravesahan el ccmiplejn mitin scmiótico-discursivo de la vitilencia. Puestas en práctica cn !a par­ ticipación cn un curso sustiiutorio de pena diseñadti por la Audiencia Provincial de Alicante para perst>iias sentenciadas por malos tratos, las técnicas obscrvacionales nths a)iidaii)n a delim itar Itis diferentes sentidos que se activan cn torno a las inter­ venciones institucionales en relación con este tenia y nos permitieron hacernos con información tle primera mano tle cóm o actitudes, comportam ientos y relatos se retroalinientaii en la experiencia de los varones senlenciadtis por delitos de vitilencia de génen). Nos serviremos así de esta aplicación concreta com o guía para revisar U>s principales liitos y tensiones en un estudio que hace usti de la tibservación participanic y así, y a la vez, ptider recalar en la profundidad de esta especial miratla a U>s fent^inenos st)ciales.

La

o b s e r v a c ió n p a r tic ip a n te c o m o m ir a d a c u a lita tiv a

En los últimos años se han multiplicad ti las investigaciones y actuaciones públicas cn lomo a la \ itilencia tie génert>, en parte conu) respuesta a las dem andas de una sticiedad que entiende com o escandalosas c inaceptables las niuci*tes cada añti de varias d e ­ cenas de mujeres a niantis de sus parejas o ex parejas y que, cada vez más, recha/a lodo tipo de nuihratt) por razón de génert>. La \ iolencia de genero ha devenido en pro­ blema de la sticiología, si bien ct)n cierta tentlencia a explicaciones monocausales que ponían el acento en los aspectos más estm cturales dcl género, daiidti cuenta de los ca­ sos tle violencia ctinio expresiones de una lacra del pasado — vartincs aferrados a u n modelo patriarcal ya catiuco— que desaparecería con el progreso de ia igualdad. Nuestro acercamienttí a la vitilencia — centrado en el caso específico de aquella que aparece entre los niienibrtJs de la pareja heterosexual— parte de la idea de que al m e­ nos paile de kis desencadenantes y, stibre ttido, las formas en las que esta se maneja, tienen pi ti finid as \ i ncul aciones con Itis niodtis en los que luis hacemtis cargo y actuali/amtis los modelos de gtíncro en nuestra vida cotidiana^. Subyace, ptir taiilt), la idea lie que la violencia de gtínerti no nos es tan ajena comti ptidriamos pensar y que las realidades cn las que la vida afectiva es atravesada por el dislate de la violencia —-inclusti cn sus expresitines más exlremas asociadas al asesinato ctm la espeluznante ci­ fra üe más tle setenta víctimas ctintabilizadas cn antis ctimti el 2(JC)7— guarda algunas líneas de ctintinuidad ctm lt)s nuitltis en los que nonnalm ctitc — normal cn sentido estailístico peí ti también en el scnlidt'» norniativti. esto es, el sentidti socialnicntc ctiñi­ pa rt idti de t|ue lo normal es no agredirse— establecemos nuestras reí ac itiñes tie
’ La prik’tkii L|ue aquí ctimcnlítmos e s p;ine de I:i invcsiigacittn V in r u ltir io tu s riif/r liolfticia tU' gcm ro < ■ i ilft u iíh u ifs s fM n u la s v>t ¡>itr<\¡us (M iniM crio de A sudlos SDcialos-lnstiUilo dv líi Mujer) cu la i|Ut; Uuliajaintis Jtinid t o n l-ernaiiiJo J. S e lg a s, C'ont;cpLÍón CítmiLV. IÍs IuIilIii y l-L-niantlo í'crn;indcz-LlL-liii.v„ Nu p o d e m o s dejar de reeoiitíecr el esfuer/.o e o le e liv o que hay detrás de esle traba jo, SI hien tie las pasibles laj:iin:is y (alias de este texto stiinos nosotros los i'niieos responsables.

Capítulo 3 ♦ La práctica de ía observación participante. Sentidos situados v prácticas...

49

píirL'jn. Las preguntas t|uc se convierten en nK)tor de nuestro accrcaniiento tienen, por tanto, que dirigirse, más que a grandes cuestiones descncaniaüiis. a la pesquisa por el modo, situado y concreto, en el que desplegamos nuestras itienlidades relaciones de género y cómo desde ellos entendemos cl espacio de la pareja y encaramos la resolu­ ción de coiinicUis presentes en cualquier relación. Partiendo de esta hipótesis, nos resultaba central acercarntis a los procesos en los que se estaban conformando his noe io tie s en torno a qué era y cómo se desarrollaba la violencia de género. Los sentidos no se resuelven en los di.scursos establecidos por académicos y profesionales. Rn cl caso que nos ocupa, no .solo observábam os pug­ nas por su explicación dentro de quienes investigamos y trabajamos en esla proble­ mática. Reconocíamos otros modos de entender el fenómeno en los que se imbricaban estos discursos más (ormaiizados con otros aspectos com o la inquietuci social que se palpaba en los medios de commi ic ación o las experiencias y relatos de los propios implicados en casos de violencia de género. De ahí que, en el desarrollo de nuestra investigación, apostáramos pt>r una m etodo­ logía sensible a cóm o sentidos y prácticas se conforman y refuerzan mutuamente. El recurso a piácticas de investigacicin basadas en la producción de discursos como la entrevista en prt)fundidad, el grupo de di scusi cín o la historia de vida nos ayudó a di­ bujar una cartografía de discursos. F^ero quedaba poco atendido el m odo en el que es­ tas explicaciones se activan por las personas iiiiplicadas en el fencíment). Dicho de otro nuido, las formas en las que las prácticas se apoyan e incluso reformulan los di­ ferentes sentidos se e.scapaban, o solo aparecían tangencialmente, en los relatos pro­ ducidos en las entrevistas y grupos. La observación participante aparece entonces com o heiraniienta apropiada para dar cuenta de estos procesos. Las técnicas observacionales )ilantcan una especial forma de mirar a los fenómenos estudiados. Frente a otras técnicas que se fundamentan en la escisitín entre cl trabajo tie cam po y la labor de anáHsis, en ia observación cl equipo de investigación partici¡Hi de forma directa con los gi upos sociales que analiza. Por medio de la inmersión directa en los ámbitos sociales y la interaccitín con los agentes objeto de la investi­ gación, quien investiga no solo recoge inlormación de primera mano del fenómeno; \ a además posando su mirar en diferentes aspectos tjue matizan sus hipótesis y le pertiiiten avanzar líneas de análisis. La observación participante se define además por su sensibilidad a los contextos en los que se despliega. ()bscr\ ando ilcsde dcnrro se con­ sigue no desvincular ciertos nodos discursivos de las prácticas con las que se rela­ cionan, esto es, atiende a los sentidos desde las prácticas en las que se fraguan y observa las prácticas desde las razones que las justifican para los agentes sticiales. Hn resumen, la observación participante se define así como una forma de mirar, de observar, como ya avanza su denominación, que parte de la participación — ya vere­ mos que en muy dilérentes grados según se apliciue-— en aquello que investiga y que, por tanto, hace partir sus conclusiones de la densa amalgama tie razones y c o n i j i o r tiunientos observados. Comencemos pensando esta especial forma de mirar y sus po-

50

Estrategias v prácticas cualitativas de investigación social

k'iit,’iatid:iLÍcs para un cstudii) cnnu> c! (.¡iic nos plantcáhanios, dejando para más ade­ lante li>s pt>rmcnorcs de su aplicación.

Hacía una caracterización de la observación participante
Oltscrvar es inia tarea que realizamos a diario. Asociatia al sent icio de la vista, la o b ­ s e r v a c i ó n siempre av an/a más que la visió n e inclust) implica más que la m i m d u . V em os en tanto que pcrcihiinos estínuilos lumínicos y ya n i in n n o s cuando lijamos la vista en algo dclerminatlo. La <>i}servt¡ció¡} cüeilleva un p lu s . Definida com o exa­ men atento, la observación asimie un trabajo de ordejiar aquello que mira, de lia­ cci lo enirar por las categorías y nociones con las que entcnücjiios el muntlo. Fil observador siempre es intcrprele, busca y' da s e n tiif o al torrente de experiencias obscrvatlas. Haciéndonos eco tie las palabras de Luis Eínrique A l o n s o , « |e jl ojt» hn~ ñ a m o — tomado en un scntitlo t|uc va más allá de lo Hsiologico — no es un preceptor neutrti pasivo, au to m ati/ad o o inoccntc, .sino im instrum ento condicionado y sujeto tanto a un aprendizaje social ctimo a una validación social« ( A l o n s o , 1998; 21-2). La noción de observacitin recupera este poso de socializaciones y aprendizajes con t|üc cargamos la percepción de nuestrt) entorno y sin el que sert'amos incapaces ile cualquier interacción social. Los ejemplos se multiplican cji nucsUa cotidianidad vi­ vida, desde la conclusión apresinada — tantas veces errónea— sobre las ra/o n es de las acci(’ »nes de los que nos nidean hasta los hábitos y formas de hacer que desple­ gamos, en calidad de profcstira, esposo o cualquier otro papel social, tienen m ucho que ver con estos procesos siempre activos de interpretacitín. La observación se convierte asi' en inia acti \ iilatl cotidiana, necesaria y transitada una y mil veces por los agentes sociales. De ahí que. ya solo con la elitpieta de o h se n ación paríici¡)nnte. nos haganK>s cvin u[ia primera idea, intuitiva y posiblemente poco precisa, de k) t|ue estam os hablan­ do. La propia denominación de la técnica despliega sus credenciales, incluso para k>s oídos menos j’ amiliarizaLlos con la ciencia social. Todos sabemos qué es eso de t)bscrvar y tampoco la idea de participación nos es ajena — aunque pueda ser menos evidente a qué se rellere en este contexto— . Desde nuestro interés com o investiga­ dores st>ciales no podemos conformarnos con esta primera noción, pero sí aferram os a su in\'ilación y preguntarnos por las conexiones y diferencias de la observación par­ ticipante ct>n esa otra observarión, cotidiana y común, que conocem os bien. Fin primer lugar, la práctica tle investigación t¡ue nos ocupa se especifica por su fi­ nal Íi)ad. No entramos en el juego de la interpretación com o un actor más, sino c]ue U > vamos a hacer en virlutl de una actividad científica. La ciencia siempre es una forma (,1e observación jiautada que pretende concluir desde su miratla al niLuitlo. Bn el caso tie la observacit^n participante, esto se traduce en un ir y venir entre las prácticas t>bscrvatlas y nuestras interpretacitincs que t]uedará reflejatlo en el análisis. El cuatlerno tle campo, t]uc se va retlaeiando en el momento de la observación, irá describientU>

Capítulo 3 > La práctica de ta observación participante. Sentidos situados y prácticas...

51

el c s c c n í i i i o cs ti iJ ii i d o y p r e c i s a n d o a q u e l l o q u e s e ñ a l c i n o s c o m o s i g n i f i c a t i v o p a i a d e s p u é s p o d e r í'u nd an ie iU ar n u e s t r a s c o n c l u s i o n e s e n e s t a d e s c r i p c i ó n .

Además, y en segundo lugar, la observación participante se caracteriza por su espe­ cial forma de asinnir y entender esta mirada científica. Tomada en un sentido amplio, ía observación particípame tíos conecta con tt>da la tradición comprensi\'a en cien­ cias sociales — vinculada al estudio de la acción social tal y com o planteara Max W eber— y el desarrollo de las m etodologías cualitativas de investigación. Preocupados por la comprensión interpretativa de los fenómenos sociales, no pode­ mos separar la problemática estudiada de los procesos y ámbilos concretos en los que se conforman y despliegan. Com o bien ha señalado el antropólogo Óscar G u a -s c h , con la obsei'vación participante enfatizamos el carácter situado de los procesos so ­ ciales y recuperamos así el ánimo de toda esta tradición de las ciencias sociales por inscribirlos en sus condiciones de posibilidad. Y es que «la mirada que observa no es vigía, centinela o carcelero. El ojo que observa busca en el enlom o pero no prescin­ de de él. Así miran las ciencias sociales: teniendo en cuenta el contexto, sin com par­ tí mental izar ni dividir lo real» (Guasch, 1997: 10). Observar participativamente exige de la socióloga, cl antropólogo o la economista que se haga cargo de la densi­ dad en la que se resuelve lo social. Nuestro objeto de interés siempre es activo y cu proceso y solo desde ei respeto crítico de la observación partícipe e intenia a los entornos estudiados podrá rastrearse ese continuo hacer en cl que se terminan por resolver los asuntos humanos. La observación participante, en fin, com o posicionamiento o apuesta de las ciencias sociales por una m ir a d a fic r n te n c u tic a ( A l o n s o , 1998) a la realidad en la que captai' los sentid(.)s profundos de la interacción social al interiiretarlos en sus contextos concretos y cambiantes. Por ultimo, al aplicar las técnicas observacionales planteamos una determinada ac­ tualización de esta mirada cualitativa y hermenéutica. La observación participante, en su sentido más estricto, esto es, tomada como una práctica de investigación co n ­ creta, se separa de otras técnicas cualitativas por poner cl énfasis en la conexión en­ tre la conformación discursiva de sentidos y las prácticas, circunstancias y procesos en los que estos se inscriben. Si con las prácticas de las ciencias sociales más pura­ mente discursivas — entrevistas, grup<is de discusión, historias o rale s...— nos hace­ mos con relatos o discursos, la observación participante permite avanzar en cómo estos discursos se encam an y material izan en estrategias y prácticas. Los discursos, pero también los modos en que se despliegan prácticas, se enaltecen razones o se m a­ nejan excusas, olvidos y ocultaniientos serán atiuí objeto de análisis. La observación participante nos instiga a hacer este viaje al encuentro de las r a z o n e s que lo.s agen­ tes sociales, las personas implicadas en un determinado fenómeno, movilizan y acti­ van en un escenario y situación determinados. Su método es el de acercarnos al ámbito mismo en el t|ue e s tá p a s a n d o el prticeso que estiidiunios; su ánimo, el de ins~ c r ih ir los fenómenos sociales de nuestro interés en las p r á c t i c a s y s e n t i d o s c|ue los sustentan. Lt> que subyace es la idea de que somos agentes semiólico-materiales ( H a r a w a y , 1995), en cuanto dadores de sentido a lo que hacemos, en cuanto nos

52

Estrategias v prácticas cualitativas de investigación social

tic seniitltis cu l[uc iKiccnios, N o p o d e m o s sciiai'iir las í'oniias d e haeei' (.leí in! MIito j u e g o s c n i i ó l i e o eti q u e se J u s t i l l c a u . t ’o m o t a m p o c o [i(.)cleinos t i e s a te i u le i’ el n i o d u c n el tjuc las iLilinas y li áh ii os co n s li ii i y c ii u n e n t i a n i a t l o . c o n i p l c j o y m u ­ c h a s \ c c c s coiiuíkIícUii ío. (.Ic c s t a h i l i / . a c i ó n d e s c n l i t l o s st>cialcs. L a t i h s e r v a c i ó n p a r ­ ti c ip a lUc. ai a p r o x i m a í l l o s a la e x p e r i e n c i a d e lo s a g e n t e s s o c i a l e s , y a s u s e s c e n a r i o s d e iiUeracci<iJi, a l l a n a ei c a m i n o tle e n t r a d a a e s t e b u c l e l'u cI q u e se m a t e r i a l i z a n n u e s t r a s r e l a c i o n e s st>ciales. R e s u e n a a q u í la p r o p u e s t a d e P i e r r e B o u k t m ti { I. UJ'J7) q u e de s ti e su n o c i ó n d e h a h im s n o s invi ta a p r e g u n t a n u i s p o r « e s a e s p o c i c tle s e n l i d o p r á c t i c o d e lo q u e h a y q u e h a c e r c n iitia s i t u a c i ó n d e t e r m i n a d a » ( 1997; 4 0 ) q u e i c r m i n a p o r c o n e c t a r n u e s t r a pt)siciÓJi s o c i a l c o n n u e s t r a s p r e d i s p t ) s i c i o n e s a la a c c i ó n y lui es ira s t o m a s d e ptisicitni. C o n la ob se rv ac it S n p a r t i c i p a n t e e x p l i c a m o s nue sti 'o oh jc tt i d e e s t u d i o atentt>s a las f o r m a s c n las q u e se a c t u a l i z a n d e t e r m i n a d a s p o s i c i o n e s s o c i a l e s , n o s e n c o n l r a ii it ) s c o n los a g e n t e s e n e s e r e p o s i c i o n a m i e n t o t;ont i n u o e n el q u e v a n i n t c r a c t u a n d o . i n t e r p r e t a n d o , t t i m a n d o t l c c i s i o n e s , c n d e f i n i t i v a , tl andti y tt u u a n d t) s e nl it lo a/ en lo t| u e h a c e n . \ s i . q u i e n in v e s t i g a se c o n v i e i te, d e a l g u n a m a n e r a , e n t r a n s c i l n l e d e u n a d e e s a s e s ­ c a l e r a s impt>sibles d e NL C. E s c h e r e n las q u e el i'iltiiuo cscaltSn n o s d e v u e K e al p r i ­ m e r p e l d a ñ o sin c o r t e tle c o n t i n u i d a d . E s c a l e r a s c i r c u l a r e s e n las q u e s u b i r y b a j a r t e r m i n a p o r s e r lo m i s m o . C o n la o b s e r v a c i ó n p a r t i c i p a n t e im s s e p a r a m t i s — y s e p a ramt>s n u e s t r a f ti r m a tie m i r a r — tle la o b s e r v a c i t i n c t i t i d i a n a p u e s n u e s t r o i n t e r é s nt) e s el del a d o r st>cial a f e c t a t i o e n el f e n ó m e n o e s t u d i a d o . A h ti r a b i e n , e n el e j e r c i c i o c i e n t í f i c o tle a n a l i z a r a t i u c l l o q u e los i n d i v i d u o s t r e n z a n en s u s i n t e r a c c i t ) u e s s o c i a ­ les, ntis a c e r c a m o s a las observaciones d e e s t o s a g e n t e s , p u e s c n e l l a s n o s r e e n c o n ­ t r a m o s c o n las r a z o n e s o i n t e r p r e t a c i t i n e s q u e e s t á n apt>rlaiKto a su accitMi. c o n las m ú l t i p l e s I b r m a s pt>r las q u e los p r o t a g o n i s t a s tle un f e n ó m e n o s o c i a l van c a r g á n d o ­ la y f i u K i a m e n t á n d o l a pt)r m e d i o d e senñiios. «()iiser% a c i ó n d i r e c t a , e n viv o , e n acci()u. p a r a a p r e s a r la e j e c u c i ó n a j e n a e u m o v i n ú e n i t ) » {S a n m a k h . n , I9^>S; 1 2 9 ) .

Observación participante y distancia social
P o r m e d it ) tle la o h s c r v a c i t ) n p a r t i c i p a n t e ntis a c e r c a m t i s a ios s e n t i d o s tpi e k)s a g e n ­ tes s o c i a l e s p o n e n e n su at;ción. P a i a e l l o los l i e s c r i b i m o s e n s u s c o n t e x t o s e inscr ih i t u o s sus t l i s c u r s o s y ¡ir ácticas en las r e l a c i o n e s e n q u e las m a n t i e n e n , m a t i z a n y r cLlennen. I n t e r p r e t a m o s a s í las e s t e l a s d e razt>nes t | u e lt)s a g e n t e s d e s p l i e g a n a n t e un det cri uin aL lo t e n t í m e n o so c i a l . E s t a f o r m a d e ct>noccr n o s abtK'a a u n a r e l a c i ó n , s i e m ­ p i e cqLiívt>ca. e n t r e lo t t b s e r v a d o y q u i e n ti b se rv a. Oicht^ d e otrt) nuult), e n t r e k> t|Lie [loncn cn sLi h a c e r los a g e n t e s y el c t i n o c i m i e n t o tpie iirotluc iti ios tiesttc lo tiue v e m o s d e e s e hace r. L a t> bs ervación paiticii'iante n o s e x i g e a s í p e n s a r « la d i s t a n c i a scjcial y c u l t u r a l r e s p e c t o a a q u e l l o t]ue se m i r a » (GtJASt'ii, I 9 9 K ; 1 1 ). lil motlti e n el q u e se m a n e j a e s a d i s t a n c i a c n la <ibser\acit'Mi p a r t i c i p a n t e e s unt> tle los piintt)s t]tie i n t r i x l u c e n m a y o r c o m p l e j i d a d a e s t a t é c n i c a . D e s d e tlil e r e n tes p a r a -

Capitulo 3 > La práctica de la observación participante. Sentidos situados y prácticas...

53

dig n ií is o p e r s p e c t i v a s icóri cus se h a n a p o r t a d o sol li c i o n e s d i v e r g e n t e s a e s t a p r o b l e n i á i i c a , it) q u e t e r m i n a p o r c o n f o r m a r d i v e r s o s m o d o s d e e n t e n d e r e s e i r á n s i i o o r e ­ l a c i ó n e n t r e his i n t e r p r e t a c i o n e s q u e o b s e r v a m o s y las q u e p o d e n i o s r e a l i z a r c o m o e s t u d i o s o s de lo s J ' e n ó m e n o s s o c ia l e s . N u e s t r o t r a b a j o p o r m e d i o d e la o b s e r v a c i ó n p a r t i c i p a n t e e s u n a a p u e s t a l i n n e p o r e n t e n d e r e s t a r e la ei tí n d e d e t e r m i n a d o m o d o , p e r o p a r a c o m p r e n d e r n u e s t r a p r o p u e s t a e s c o n v e n i e n t e d e t e n e r s e e n el d e b a t e e n t o r ­ n o a la d i s t a n c i a y s ei i al ar las f o r m a s e n las q u e las e i e n e i a s s o c i a l e s h a n i d o r e s o l ­ v i é n d o l a . S in p r e t e n d e r u n a g e n e a l o g í a e x h a u s t i v a d e las m u c h a s a p l i c a c i o n e s q u e se c r u z a n e n los u s o s d e la o b s e r v a c i ó n p a r t i c i p a n t e , un r e p a s o d i r i g i d o a las p r i n c i p a ­ les t r a d i c i o n e s q u e h a n t r a b a j a d o d e s d e e s ta h e r r a m i e n t a de i n v e s t i g a c i ó n p u e d e a y u ­ d a r n o s a c o n t e x l u a l i z a r n u e s t r a perspectiva-^. L a o b s e r v a c i ó n p a r t i c i p a n t e a p a r e c e e n el r e p e r t o r i o d e las c i e n c i a s s o c i a l e s d e s d e la aitlnipoloffía en m4 m(}nienfo colonial. C o n el o b j e t i \ 'o d e c o n o c e r la o t r e d a d c u l tu r a l, e s t o es, las c u l t u r a s d i f e r e n t e s a la d e los a c a d é m i c o s o c c i d e n t a l e s , c o n hi f in a l id a d d e r e c o n s t r u i r la d i v e r s i d a d h u m a n a , la a n t r o p o l o g í a p o s it i v is ta p l a n t e a u n a e x p l i c a c i ó n d e s d e el e x t r a ñ a m i e n t o . El i n d í g e n a a p a r e c e c o m o «cl o t r o » al cjue se a c e r c a q u i e n In­ v e s ti g a piira c a r t o g r a f i a r sus m o d o s c u l t u r a l e s d e s d e la d i s t a n c i a del o j o a j e n o . P o d e m o s s e ñ a l a r el t r a b a j o d e B r o n i s l a w MALlNf)WSKl s o b r e Lo.y arfíonaiitas dei Pacífico O ccidcnial í 1 9 2 2 ) c o m o o r i g e n d e e s ta t é c n i c a y b u e n e j e m p l o d e lo q u e i m ­ p li c a e n e s t e p r i m e r m o m e n t o . En e s ta m o n o g r a f í a , el a n á l i s i s del K u l a , c o m o s i s t e ­ m a d e i n t e r c a m b i o p r a c t i c a d o p o r los h a b i t a n t e s d e las Islas T r o b r i a n d , se a c o m p a ñ a d e u n a r e v i s i ó n d cl m o d o d e h a c e r a n t r o p o l ó g i c o . F r e n t e a la e s c i c i ó n e n t r e el t r a b a ­ j o d e c a m p o y el d e a n á l i s i s q u e se h a b í a i n s t a u r a d o e n la a n t r o p o l o g í a a c a d é m i c a d e ­ c im o n ó n ic a , M alinow. s kí p l a n t e a la n e c e s i d a d d e u n a e s p e c i a l i n m e r s i ó n d e q u i e n i n v e s t i g a en los g r u p o s e s t u d i a d o s : v i v i e n d o e n t r e los i n d í g e n a s — « l o f u n d a m e n t a l es s e p a r a r s e d e la c o m p a ñ i ' a d e o t r o s b l a n c o s y p e r m a n e c e r c o n ios i n d í g e n a s e n u n c o n t a d o tan e s t r e c h o c o m o se p u e d a » ( M a l i n o w s k i , 19 95: 2 4 ) — y c e n t r a n d o s u s e s ­ f u e r z o s e n d o c u m e n t a r ¡os im ponderables de la vida rea! —^«toda u n a s e r i e d e f e n ó ­ m e n o s d e g r a n in ip ts r ta nc ia q u e n o p u e d e n r e c o g e r s e m e d i a n t e I n t e r r o g a t o r i o s ni c o n el a n á l i s i s d e d o c u m e n t o s , s i n o q u e t i e n e n q u e s e r o b s e r v a d o s e n su p l e n a r e a l i d a d » ( M ai -TNOW.s k i , 1995 : 3 6 ) — , 1.a o b s e r v a c i ó n p a r t i c i p a n t e se i n a u g u r a a s í c o m o « i n ­ t r o m i s i ó n » en la \ id a i n d í g e n a p a r a d e s d e el la d o c u m e n t a r los m o d o s d e v i d a y r a ­ c i o n a l i d a d e s d e g r u p o s h i n n a n o s ajenos, té c n i c a c o n la q u e a c e r c a r n o s a lo s s e n t i d o s q u e d a n a sus a c c i o n e s las p o b l a c i o n e s e s t u d i a d a s y d o t a r de g r o s o r el e s t u d i o d e las

culturas otras.
^ Si esta pcriodi/ación nos pL-niiite íiviuizar eii algunos de los puntos que nos interesan para explicar la práctica de la observacit'm participante, no podemos obviar que posiblemente tapa más que muestra. Hl desarrollo de la a ti tropología y l:i socitilogía es más rico de In que puede transmit irse aquí y sus víncu­ los, tantas veces motores de Importantes avances, son cciitrulcs para inia com prensión en profundidad de la tècnica. Keinitirnos para uti estudio en detalle de este discurrir a la monografía de G u a sc fi ( 1998) y al trabajo de WoLi- (1982) com o dos ejemplos de probIematizaei(>ii y repaso en profundidad de algunos usos antropológicos y sociológicos de la observación participante.

54

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

I a tiicivii de csla propucst;i es sin dudü la aienciún simada a esos inipondcrahlcs de la \ ida real, su iiiayt>r prniileina la tlisiancia i,|iie cslableccn entre observadíii- y observatUi. C'diistiiiitla al ealor del positivismo y em papada del estructural-runcionalisiiio de la é]ioca, k) observación parlicipanlc se eniiendc conii) mirada (¡isutnic de quien investiga. Su estatus ile extranjeio, su ptisición de n(i iniembro del gru[io es lo t|uc carga su mirada de ese plus analítico que se exige a la labor científica desde eslíis paratiigmas teóricos. La observacit')n participante se con\ Íerte en constructora tle relatos (]ue, auiu|uc atentos a la experiencia vivida de los grupos estudiados, recoge la vo/. monocorilc de quien imestigiiba y defnie los f'untlanienlos tle una cultura des­ de esa mirada ajena. Cojno resuliadíi, podemos desde nuestra perspectiva criticar la extei tialidad tle las monograf ías antropoltígicas de este pcritido que lleva a sus aut<.)' res a ilesatentler los pri>cesos de cam bio de lodo grupo himiano. Basar nuestras in­ vestigaciones en la supuesta superitiriilad de una mirada distante puede traducirse en explicaciones poco sensibles a los continuos desplazam ientos t|uc se están producicndt) en cl juego de lo social. El pj’oblema de la distancia se instala en el cenlrti de las revisiones t|ue durante el si^lo x \ se van haciendo a este m odelo desde la propia antroptiiogía. Las m ieras et­ nografías y. poitciiorm enlc, el f^in» p(>stiuí>dcrn<> postrolotdal dentro de esla disciplina denuncian la ptx'a atención prestada a esta problemática y los electos etnoccnt ricos que tle ja csia ilespieocu pación. En el m omento histórico de la deseolonÍ7,ación y en los años de la consolidación de dinámicas global izad tiras, es tlilícil seguir pensantlo las cid turas com o estructuras monolíticas ajenas al encuentio c in­ tercambio culturales. Los procesos en los que están inmcrstis los gruptís estutllados también resultan de interés para el liabajti anlrt)iiológico, y para piestarles atención hay i|ue revisar cl modo en el que nos hacemos con material y desde dt>nde lo analizatnos. La distancia em|>leza a sei' cuestionada. La distancia social y cultural com ien­ za a ser vista com o un problema a gestionar para realizar observaciones más [irccisas y sensibles. Ahí hemos de en tendel' la presión ptir hacer explícita la ti ivisión entre una pei sp eeti\a í7/c — externa, |'iii>pia det investigador— y una perspectiva a t t i c — inter­ na, propia del miembro del gJ upo— o la apuesta por hacei entiai en la m onogiaíía resultatlo de la t>bservacii)n las vetees múltiples de los agentes eslutliatlos. Se pueile señalar un scguiulo corpus de aplicaciones de la observación participante t|ue, tlesde la sacioloiiía. sitúan el origen de su miratia en un Interés dirercnte. AuiK|Lie htjy podanu)s entender t|ue cl trabajo de la antropt)lt>gía cultural y la sticiología están anutiados por una mu hit uti ile laztis teóricos y metodt)lt)gicos, detenernos en la especificidad de la incorporación de esta técnica a la labor sf)ciológica nos pue­ de ayudar a entender cóm o la relación observatlor/ob serva do se reubica tle s tie esta disciplina y su observacitin apunta a nuevos lugares. En la estela del progi'ama tle Max Weber de ima stieiología ctiinprensiva atenta a kis sen ti tíos subjetivos de la aecitín se puetle señalar toda una red tle autores y pers­ peclivas que tlesemboean en el usti tle las prácticas de observación en investlgacit'in

Capítulo :s -f La práctica de la observación participante. Sentidos situados y prácticas...

55

social. La sociología formal tic Simmel, sin liacer uso tic la observación partici­ pante com o tal. sienta las bases para una sociología p retic upada por las formas de inleracc¡i)n en escenaritis concrclos. También el inleraccionismo sim bólico de George Herbert Mead ahonda en la misma dirección. Y en su encucntrt) pt)demos entender el trabajti de los auttires que en torno a la Escuela de C hicago proponen una serie de investigaciones que hacen uso de la observación participante para dar cuenta de los procesos que aleclan ya nt) a culturas distantes sino a la realidad ca­ pitalista y urbana a la que pcrtcncccn los propitis analistas. Los trabajos de soció­ logos com o R. Park. W. I. Th timas y F. Znaniecki, y W'. W hyte pueden entenderse com o buenos ejemplos de esla aplicación de la técnica observaeional ai trabajo de la sociología. Recogiendo estas propuestas y en ei ct>ntexto de la rcvisit)n de las ciencias sociales durante los sesenta con el recurso a las teorías marxistas y la crítica al programa fun­ cional ista, toman fonna las dentiminadas socicU ifgías d e la v i d a c o t i d i a n a (Wt)tj', 1982). Atentas a los procesos sociales más micro, su apuesta de investigación re­ quiere la tibservación participante de forma casi natural. Bien nos vale ei trabajo de Erving C o n -M A N para detenerno.s en k> que supone este girti, aunque en él se puedan encuadrar también los aportes de Harold Garlïnkel y Aaron Cicourel desde la etno­ metodología e incluso reconocer cierta inllueneia en tilras propuestas coniti los e.studitis de iabtiratorio de Steve Wot>lgar y Bruno Latour. La perspectiva dramatiírgica de G í)F F M a n — en la que se rastrean las interaccitines sociales atendiendo a actores, roles y escenarios, a las actividades en piíblico y entre bastidores..., en fm, persiguiendti los procesos coniplejos y contradicttirios en los que lidiamos cotidianam en­ te nuestras estrategias de presentación social-— • supone una v'uelta a la implicación directa del analista en aquel 1 ti ciue estudia. Pret)cupado pt)r las interacciones cara a cara, la observación participante se coní'igura com o henam ienta necesaria a la hora de entender la ctilidianidad vivida y las múltiples i'ornias en las que manejamos y construimos el sentido de nuestra idenlitlad en ct)ntextt)S concretos — «La vida social asume e integra en sí, de innumerables maneras y sin cesar, el entendiniientti que le­ ne in os de ellas» ( G o f f m a n , 2006: ,SS4)— . El trabajo del atialisla consistirá cn ras­ trear aquellos elementos que, estandt) presentes, nt) siempre se hacen explícitos entre ios propios actores inmersos en el discurrir cotidiano. Para ello la entrada directa en diferentes escenaritís de la vida social se presenta ctimo técnica privilegiada. La observación ahora no es la de la distancia sino la dcl acercamientt) a k) más prt>ximo. Extrañamiento diferente que no nos llega por serntis ajeno, sino por aquello que queda desatendido por evidente, poi' cotidiano, ptir compartido. Observamos desde dentro y, en este rastreo de las dinámicas ctitidianas, ser parte de la sociedad de! grupt) estudiado es lo que nos permite contextualizar lo que vemos. La distancia se resuelve en su versión tiiás extrema — el analista es parte de la sociedad estudia­ da—-, pero no deja de exister una tensión en ei tipt) de explicación que podenu)s des­ arrollar. ¿Hasta qtié punto nuestra explicación no sigue siendo externa al grupo anaiizadí)? ¿Cómo reinscribirla en sus conicxttis?

56

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

i’otlcmns L'iilciRÍL'1' las rovisitiiics tic la técnica lIcslIc la teoría cih cm ctii íi comí) iiti inioiilu de sLipeiar estas cuestiones. Algunas tic sus prtipucslas. licnnaiiatlas ctm las ineuitloloiiías tic i¡u eslij:aciún-acci(ín participai i\'a. plantean la neccsidatl tic revisar la conexión tjue el ohscrxatloreslablccc con lo ohservadti. Aquí podemos entender la a pues la por la autoobscr\’aeii')n que planlean Juan C íh tilr r e x y Juan Manuel D c lg a IK) ( lOy?). La aukjobservación supone encai'ar ei trabajo de la técnica dcstlc una relaei(>n diferente ct>n aquelIti t|ue se iiivesliga. Por m edio de «la coiislitución tic sislemas observatUires tie sí inisnios» ( 1997: 162). las posiciones de observador y obser\'ado se exectlcn Iiaeicntio de los miembros del grupo esludiadti in\estigadores y eonsiderantlo ai invesiigatior parle del grupo. Posiciones inteicainbiabics tjue dejan así de ser estancas. On la misma línea, las recienles prácticas tle invesligación tlirigitlas ai muntlo \ irtLial y los usos de las nuevas lecnologías revisan las formas tradi­ cionales tle ia obser\'acitin parlicipanlc cuando la aplican, ptir ejemplo, al tipo de ielaeit>nes que cslabiecemtïs cn la red y para ello el equipo de invesligación se co n ­ vieite en usuario de kis servicios que analiza. No st)n más que ejeniptos tle loda una forma de entender ei trabajo ptir mediti de la o bser\ ación participanle eslablecientlo una nueva relación en cuanto a la ü is ía n cia s o c ia l c i ilu tr a l de la mirada de quien im eslig a. En lanío que los observados entran a form ar parle del grupo que observa, los equilibrios cam bian y la dislaneia se oblitera. Más t]ue presentar estas propuestas ctimti stiluciones. nos interesa se­ ñalar el espacit) de debate aún hoy abierlo en lt>rno a cóm o hacernos ctm nuitielos lie o b se r\a c ió n más capaces tle dar cuenta de los fenóm enos tibscrvadtis (en esta tnisma línea de revisión aplicada tle las prácticas obscrvacionales v é a s e el trabajo tle MoNii:NE:tik() "i' Puioi. en este vtilunien). Nuestra forma tle acercarntis a la vitilencia de género desde la observación participanle tiene que entenderse en la deutla con muchas de las reflexiones repasadas, perti tam bién com o un niotlo ctm ere lo (.le r e s o l\e r ct'uno desde ella pt)demos explicar ios fenóm enos sociales.

Kn esta extensa caracteii/.ación de la t)bservación parlicipanlc han ido apareciendo sus promesas y jiroblemas. Podemos resunúrkis en tk">s giantles iu)dt)s. Por inia par­ le, en ella se promueve lui tlelerininatlo modo de enientier el trabajo de las ciencias sociales y se apuesta pt>r un encuenlrt) tle los scntitlos sticiales en la interconexión tle tliscursos y piáclicas. í\>i' otra, hemos ido presentandti el modo en el que el et|UÍpo de invesligaciiín se acerca y participa tiel fenómeno en estudio com o estrategia tle análisis. tendrenu)s que ver ctimti esla parlicipacit'm nt) está libre de prtiblemas. Inlenlareinos arrojar luz y profundizar en eslt)s dos pimíos por metiiti del estudio que venimt)s liacientio en torno a la vuileneia tle género. Dejando para más aticlante k)s problemas de la participación, que luis permiten adentrarnos cn el monienlt) del tra­ bajo de campo, em pecem os pt)i vt)lver sobre el tipo tic explicación t|ue posibilita la observacit'm participante y ct>mo se diseña desde los objetivos tle investigacit)n.

Capitulo 3

La práctica de la observación participante. Sentidos situados y prácticas...

S7

I n v e s t ig a n d o

po r m e d io de o b s e r v a c ió n pa r tic ipa n te

M ás arriba hacíamos un breve repaso de nucsiro punto de partida. Allí presentába­ mos nuestra hipótesis general en la que aventurábamos vinculaciones entre las for­ mas de la violencia de género en el seno de las parejas heterosexuales y el despliegue de las identidades de género. Una vez presen latios los f'undamenios de esla práctica de investigación estamos mejor preparados para volver st>bre la l'orma en la que este interés nos lleva al uso de lu observación pariicipante. Planteáliamos que en el desarrollo de nuestra investigación lúe preciso escorar nues­ tra mirada a los procesos de la violencia, esto es, atender a los modos concretos en los que las personas entendemos y reaccionam os ante la violencia de género. Recogiendo la inrormación y aportes teóricos sobre este Icnómeno nos hacíam os con una descripción detallada de la incidencia y magnitud del problema, pero q u e ­ daban desatendidos aspectos que en luiestros objetivos de investigación eran cen ­ trales com o los tipos de relaciones en las que se da la violencia o el m odo en el que las personas afectadas encaran esta dolorosa experiencia. Dicho tle modt) más cla ­ ro, nos interesaba cíniiprender qué restarles se activan, qué elementos identitanos se quiebran y qué sentidos se esgrimen al llegar al dislate de la violencia en el seno de la pareja. Las investigaciones cuantitativas realizadas en torno a la violencia de género nos ayudart)n a rastrear la incidencia de casos de violencia de género en el seno de las parejas hetemsexunles, pert> pocc> nos podían tiecir de las íormas en las que las m u ­ jeres y los varones viven, sienten y entienden sus relaciones de pareja — ct)n espe­ cial interés en los castis en los que se llegaba a la violencia— . Necesitábam os poner en práctica otras formas de accrcamienlt> a este fenóm eno sticial que nos ayudara a señalar y analizar los sentidos y mt>dt)s en Itis que se níítttí'ja la violencia de génerti. Eslc m anejo se refiere a Itís discursos que se enaltecen para dar una e x p lica d tí n por parte de personas expertas e implicadas; y para cllti recurrimtis a prácticas cua­ litativas de inve.stigación como las entrevistas. las historias de vida y los grupos de discusión. Pero este m anejo también remite a ctímo se ponen en práctica estos dis­ cursos y cómo se traducen en formas tle hacer; aquí es dtinde las técnicas tibservac itina les nos aportaban uti a informacitSn específica e interesante para nuestros objetivtis. Con esta fiiutlidad. y aprovechando la celebracitín de un curso sustitutivo de pena p a ­ ra personas condenadas por delitos de vit^lcncia de género y/o d om éstica“ * en la Audiencia Prtivincial de Alicante durante los printeros días de septiembre de 2005, el equipo tle investigación nos tlesplazamos a las tlependcncias de la Audiencia don■ * C \tnvicnf U L ’ktrar que, aunque nuestnt trabajo .sf centra en los casoN de violencia de género, y, m ás en concreti), en el caso de varones cotí denados por malos t ral os a sus parejas, entre los senieneiadtts había algunas nuijeres — no más de cuairo en un auditorio de cien lo cuarenta personas— y algunos varones condenados por malos tratos a personas del entorno t'aniiliar dirercnies de sus parejas.

58

Estrategias v prácticas cualitativas de investigación social

lIc l Íl ' s j i u i ILimos

una práctica tic observación parlici|)antc. Durante Itis Jo s días que (.lini> cl ciiiso, inlci aclnamos ticstic difcientes posicit>ncs con senlcnciatiu.s y / adores paia palpar cl modo en el t|ue se trataba la \ ioleiicia tie génert>. Lt>s curst>s sLislilLiti\t)s estaban discñatlt>s para at|iielitis condenadtis poi' delitos mentís giaves que con mentís de dos afuis tie ctindeiia y sin antecetlentes pre\ ios quedaban cii li­ be itatl de acuerdo con cl Ctítiigo Penal aunque potlíaii ser ti b jet o tle medidas como la tle los cursos en virlutl de la Le> Integral ctiiitra la Violencia de Géner{i (Ley Orgánica 1/2004). De hecho, la «sustitucitin» se suspendería en easo tic reincidencia, (cnicndti por tanto t|ue entiai' a prisión a cimiplii' tanto ta primera condena ct>iiui la tlue hubiera mtitivado la suspensión. Nos enctintrábanuis, tle este modt), ctin im públiet) cautivo al mentís en dos sentidos. Cautivo por la obligatoriedad del cursti y las ctinsccLiencias de su ineomparecencia, consideratia una nueva Taita que implicaba la reinci tiene ia y conllevaba la pena de prisión. Peio también, y lo que para nuestra 11nalitlad era más interesante, cauti\t> del etiqueta je social eoniti maltratadtires que d u­ rante los días del cursti tli líe i luiente resistía ocidtannenttis ya que su presencia los señalaba com o tales.

La observacitín parlicipanlc ptisibilita un acercamiento a los fenóm enos sociales es­ tudiados rico y cargado de mal ices. En cicrlti iiuxlo, peiniite tensar la información que nos aptirtan t>tras técnicas y metodologías. De tal niodti t|ue será en el cruce del tipo de material que producim os por inediti de la observacit'iii ctin los intereses y t>bjetivos particulares de nuesli ti estudio en el que se dli ima el diseño de la observacit'in.

El material producido por medio de observación
r j lecurso a la observacit'm participante com o técnica de investigación depentlerá siempre tle su adecuación a lo estudiado. Pese a lo obvio tle esta allrmacitSn. con\ ie­ ne no olvidarla. Tenemtis que tener claro qué lipt) de matei ial protlucimcis poi metliti tle esla técnica para así decidii si es apiopiada en cada caso concretc». Cuantió planleanms la enti'atia en los cui'sos siisliluioritis de pena, lo hacíamos basántltinos en las jiosibilitlatles tjue platea la observación al menos en tres aspecttis. i) La inmersitín en los cursos tle rcliabililacitín ti frece, tle entrada, una íicscr}¡}í'ión íicta!la<i(i y coníc.Mnalizada de alginitis discinsos > ' prácticas en Itirnti a la \ iolencia. La observación parí ie ipaute e.s. en piim er termino, una técnica descrip­ tiva. Cuaiidt) coiiiti in\estigadtires nos Imiillcamtis en los ámbitos sociales en los t|ue ,se despliega nuestro t>bjelo de estudio -—coniti es el casti de init>s cur­ sos tle rehabilitación para el análisis tle la violencia tie géiien>— nos hacemos con una rica Intbrmacitín de primera mano que por tíos raz.tines hace de las prácticas tle investigación oliservaclonales una herramienta adecuatla en el acercan! icntti a los problemas de nueslrti interés. Por una piU'te. la observación pLirticipante se revela com o buena técnica de entrada a nuevos problem as tle los que no disptinemtis de información previa, o de aspectos tiesalendidos sobre un

Capítulo 3 4 La práctica de la observación participante. Sentidos situados y prácticas...

59

lema estiiJiado previamente, ya c[iie la coin ivencia con los ámbitos y poblacio­ nes que estudiaiíios aporta mucho material e incluso pcnnite testar y revisar los punios de partida de la investigación en sus primeros momentos. Por otra par­ le, la observación parlicipante aporta una mayor fiabilidad frente a otras m eto­ dologías de descripción ya que la entrada del equipo investigador en el escenario que considera de interés para sus objetivos de estudio no solo peniiitirá señalar actitudes, compoilamientos y valores de los agentes, sino que podrá acercarse a cómo se viveneian y enredan en un caso concreto. La observación participante, además de indicar determinados modos de hacer permite disceniir aspectos y fenómenos que califican esas acciones y que para otras técnicas se pierden en la caja negra dcl coniexto. Aqin', las circunstancias son parte de la infomiación producida y la invitación es a que seamos capaces de arm ar en sus condiciones de posibilidad aquello que nos interesa comprender.
ii) Al m i s m o t i e m p o , p o r me di t) d e la o b s e r v a c i ó n p t ) n e m o s el é n f a s i s d e n u e s t r a s d e s c i ñ p c i o n e s e n la c o n s fr u c c ió n d e s e n tid o s p o r p a r t e d e i n s t i t u c i o n e s y v a r o ­ n e s s e n t e n c i a d o s p o r v i o l e n c i a d e g é n e r o , e s de ci r, n o s a c e i c a m o s a las n o c i o ­ n e s d e v i o l e n c i a q u e e f e c l i v a m e n l e a c t i v a n lo s a g e n t e s s o c i a l e s p a r a e x p l i c a r s u s e x p e r i e n c i a s . « U n o d e lo s o b j e t i v o s c e n t r a l e s d e la i n v e s t i g a c i ó n q u e a p l i c a la o b s e r v a c i ó n p a r t i c i p a n l e e s d e f m i r c o n c e p t o s c l a v e d e s d e ci p u n t o d e v is ta d e los a c t o r e s i m p l i c a d o s en la r e a l i d a d s o ci al cjue e s t u d i a » ( G l i a s c h , 199 7: 3ft), o lo q u e e s lo m i s m o , c u a n d o n o s a c e r c a n m s a un f e n ó m e n o s o c i a l pt)r m e d i o d e e s t a té c n i c a , h a c e m o s n u e s t r a s d e s c r i p c i o n e s s e n s i b l e s y a t e n t a s a lo s p u n t o s d e vista y creencias de sus protagonistas. L a observ ació n participante nos perm ite d e e s te m o d o r e c o n s t r u i r los c o m p i e j o s p r o c e s o s d e s i g n i f i c a c i ó n q u e s e a c t i v a n e n t o d a i n t e r a c c i ó n so cial. El é n f a s i s aqiu' no e s t á t a n t o e n la i n t e r p r e t a c i ó n q u e d a re m o s c o m o analistas sociales y que, p o r supuesto, ap a re c e rá en nuestras c o n c l u s i o n e s ; s i n o q u e n o s a b r i m o s y. e n c i e r l o m o d o , c o m p r o m e t e m o s n u e s t r o a n á l i s i s c o n las e x p l i c a c i o n e s d e los a g e n t e s i m p l i c a d o s . N o s i n t e r e s a s a b e r c ó ­ m o se c o n s t r u y e n las r a z o n e s d e los p r o t a g o n i s t a s d el f e n ó m e n o e n e s t u d i o p a ­ ra a s í p od er , m á s a d e l a n t e , r a s t r e a r s u s v i n c u l a c i o n e s c o n o t r o s e l e m e n t o s q u e p u e d e n e s t a r p r e s e n t e s a u n q u e d e m o d o n o ta n c o n s c i e n t e ( G a r c í a S e l g a s , 1990). C o n la o b s e r v a c i ó n p a i l i c i p a n t e . p o n e m o s el acentt) cn el d i s c u r r i r d e e s ­ ta p r o d u c c i ó n d e s e n t i d o s , m i r a m o s lt)s p r o c e s o s e n los q u e los d i s c u r s o s se a c ­ tiva n y re f o r m u l a n , y p e i s e g u irnos ios m o d o s c n los q u e las e x p l i c a c i o n e s se reflejan y e n ca rn an en actitudes y co m p o rta m ie n to s,

iii )

Llegamos así al que sería ci tercer aspecto tic! material producido. Podemos de­ cir t|ue la observación participante permite perseguir cierto írasfom io üc ¡a in­ tencionalidad ( G a r c í a SI' I. g a .s , 1995) y reconstruir las intrincadas conexiones entre los elementos discursivos y no discursÍ\os présenles cn la violencia de gé­ nero. Anleriormenle señaiábamt)s la potencialidad de la observación partici­ pante para el estudio situado de los fenómenos sociales y apuntábamos el modo cn el que atiende a discursos y prácticas de forma ct)njunta. Esta es la fuerza

60

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

Je cst;i tCL'iik'a piii íi esiliti ios como el que íllilií preseiiUinios. Su dcseripeióii no solo se detalla [lor no prcseiiuiir tlel eonlcxto o condiciones de posibilidat! de lo est ud iadii. Adem ás ahonda en hi eonllguraeitín semiól ico-malori al de la reali­ dad apuñando una información cspceífiea que se pierde en el trabajo de otras técnicas. Por medio de his prácticas de observación podemos, com o hemos re­ petido varias veces, \ o l \ c r sobre las Cormas de hacer y dar sentido t|ue los agen­ tes sociales activan en su cotidianidad {véa.se ia contribución de Du nkeìr y I^MíioiK en eslc volumen paia una propuesta analítica en esta tlirccción). l'ji ese contexio, sólo en la ik w c rip c ió n del espacio en el que son señalados como m aíír a tu ilo rcs — etiquelaje que se vive con vergüenza, como veremos, y por tanto se ocul­ ta— podíamos acercamos a una experiencia en ta que se manejaba cl peso de la violencia en sus vitlas y durante los dos días del curso se convertía en elemento explí­ cito lie su iiicntilicación. Si con las entrevistas c historias orales nos acercábamos a los reíalos con los tiuc se explicaban, la observación pailicipanle nos permitía una serie ile interacciones en las que palpar toda una serie de discursos menos elaborados, señalar ciímo se entendían y juslifícaban cienos componamientos. y atender a las reacciones t|ue suscitaba la iilcntidad que la ley y el propio proceso judicial tes estaba confiriendo.

Estrategias de análisis y diseño de investigación
Este ejemplo miie.stra com o en cl tliseño no solo se resolverá el uso o no de la obscr\ación participante: también el contenido de la misma y las í’sírairf'üt.s d e a n á l i ­ s is tendrán que precisarse en este momento previo. Es evidente que no es lo mismo acercarnos a lo t|ue ocurre en un mercado si lo hacemos pendientes de los precios y otros inthcailores económ icos o atentos a las Itírmas tle interacción entre vendedoies y clientes. C o m t ) im s recuerda Ricardo S a n m a r t í n , «en n i n g ú n C iis i> podemos l i m i ­ la! la observación a una mera contemplación de lo que discurre delante de nosotros, ( ...) Si hay algo con lo tiue observamos es con categorías, ideas o hipótesis. Tan im ­ poi tante es para el observador aquello sobre lo que focaliza su atención, com o su posicionamiento mental d e s d e el t¡ue efectúa dicha tarea» ( S a n m a k i i n , 1998: 12S). Lt>s objetivos tle investigación son el elemento central de todo estudio. L-as mctodt>logias \ icncn a ser las tierramientas de las que nos valemos para llevarlos a cabí>. De lili modo que loilo análisis social emiiírico es una suerte de udaplación tle los métodos a los objeli\t)s e|ue se conncnza a dirimir en el diseño de las prácticas de investiga­ ción. Este es el momento en el tjuc se precisa el á m b i t o d e e s itid io — en nuestro caso, una intervencitm institucional para \ arones con de na tíos por violencia de género— así com o ei abanico tie e / e m e n io s i¡uc s e h a b r á n á e o ìy s e r v a r — at|uí, las explicaciones t|uc se dan en torno a la violencia, las actitudes que atloplan «usuarios» y encargados de tos juzgados, las frustraciones ijue unos y otros expresan, los motios en los que se relacionan,. ('nanto mayor sea el trabajo pre\ it> en torno a nuestro objeto de es­ tudio. más provechosa será la práctica de observaciiMi. No queremos decir ci>n esto

Capítulo 3 > La práctica de la observación participante. Sentidos situados y prácticas.

61

que siempre es le lodo cenaclti en el diseño. Unu de ios puntos más at niel ivos de la o b ­ servación participanle es lo mucho que puede ayudarnos en los nioiiienlos iniciales de un estudio a la hora de señalar las tácelas y ari.slas de un fenómeno social del que co­ nocemos poco. Perí) conviene no conf undir eslo con un «lodo vale» o pensar que ptir el mero hecho de fw/c//'eslumos avan/.andt) en la ctmipreiisión de un problema social. Eb necesario precisar qué t>bscrvamos y con qué fmalidad. ¿Dónde posar la mirada? ¿Qué comprobar ? ¿Cómo podemos entender lo que vemos? Tener respuesta a este li­ po de preguntas ayudará a que nuestra observación gane en riqueza y profundidad. Así, cuando nos planteamos nuestro liabajo cn la Audiencia Provincial de Alicante, teníamos muchas dudas sobre qué íbamos a encontrar, pero teníamo.s todo un trabajo previo sobre los discursos en lomo a la violencia y las relaciones de género que la atraviesan que nos pemiitían definir puntos de interés por Uis que avanzar. Las defini­ ciones de violencia, su recepción por paile de los varones sentenciados, las reaccio­ nes que pudiéramos palpar en los descansos o el modo en el que se contaban sus experiencias y buscaban puntos eomunes o se pensaban como separados de sus com ­ pañeros de condena se configuraban como elementos interesantes para nuestro obje­ tivo de comprender el nudo semiótieti-diseursivo de la violencia de género.

P a r t ic ip a c ió n EN

y d is t a n c ia s o c ia l ; el c a m p o

la o b s e r v a c ió n

PARTICIPANTE

La selección amplia de lo que se va a observar y las categorías desde las que hacer­ lo tienen que acompañarse de una serie de elecciones en torno a las t'.wtrcitef'ia.s de accrcíintiento en lus que iremos precisando los escenarios de observación, las formas de entrada a ellos y el rol que asumiremos (G uasch , 1997: .^8). Nos melemos así de lleno en el trabajo de campo como lal de la observación participante y será ahora cuando el carácter situado y flexible de esta lécnica se haga más patente. No es p o­ sible conlar con reglas generales o pautas cerradas que nos sirvan paia todas las in­ vestigaciones; cada coniexio en el que participamos lendrá unas características. Tampoco nuestras formas de interacción son ajenas a las relaciones que se estable­ cen enlre los agentes sociales que estudiamos. La obsci vación siempre es situada. Y la situación impone sus circunstancias. Lo ha­ ce ya cn un nivel general que podemos ilustrar por medio del ejemplo que aquí ex­ ponemos. Cuando nos planteamos que la obser\ación parlicipante podía ayudam os a analizar elementos que nos estaban apareciendo cn nuestro acercamiento a la vio­ lencia de género, las especificidades de nuestni ofijelo de estuttio nos fiicieron apos­ tar por un tipo de observación que denominam os üi sta m e por la imposibilidad de observar/acercamos a los hechos y procesos específicos, eslo es, a los m omentos y escenarios mismos de violeticia. Lt»s límites se convierten en el caso de la invcsliga­ ción cn condiciones de posibilidad dcl análisis. Asiuiiir y precisar el corte entre aque­ llo de lo que podemos decir y aquello de lo tiue no. es lo que en definitiva nos

62

Estrategias v prácticas cualitativas de investigación social

jicniiilirá concluir. Así al uclaiar que nuestro accrcamicnto es no-parlicipalivo cn re­ lación a la violencia misma, k) que planteamos es una práctica de observación, esta sí en cierto modo participante, de las lYirnias de tratamiento diseñadas institucionalmcnte pura el caso de algunos condenados por malos tratos, escenario en el que sf nos podemos inmiscuir y cn del i ni ti va avanzar en la caracterización de la violencia. Ningún escenario agota una realidad o fenómeno social. La observación tiene que po ­ sarse en aquel o aquellos que resulten especialmente significativos para palpar nuestro objeto de estudio. Pero eslo que a nivel teórico es sencillo de señal ai-, no siempre es fá­ cil de consegtúr cn el campo y en ocasiones implica reform til ación es de las primeras elecciones y decisiones cuando vamos avanzando. Ya sea por la naturaleza dcl caso de estudio, como nos pasaba con la violencia de género, ya sea por las dificultades que el equipo investigador puede encontrar a la hora de precisar o simplemente gestionar la entrada en el escenario más adecuado, la investigación resultai’á muchas veces una ne­ gociación entre lo niejor y /o posible. Buen ejemplo de lo que estamos diciendo es nues­ tra experiencia en los juzgados de Alicante. Lo que nos planteamos como un trabajo de contactación con un espíritu de inmersión tibia en un escenario de interés para nuesti'o estudio, se convirtió en una práctica de observación participante que veníamos persi­ guiendo desde el equipo investigador y que por la dificultad del campo de estudio se re­ sistía a la presencia de un sociólogo-observador. El curso, auspiciado por la Audiencia ProN'incial de Alicante, estaba cenado para toda persona ajena a la organización o que no fueran los sentenciados a asistencia, lo que no nos permitía una v'erdadera observa­ ción participativa. Los momentos de entrada y salida de los cursos o los descansos pi‘ ogramados nos dejaban intcractuar solo de modo puntual y con la dificultad añadida de que se nos viera más como observadores externos. La invitación del responsable de los cursos a asistir a las charlas cuando supo de nuestra presencia cambiaba el escenario; de hecho, nos posibilitaba la entrada al escenario de nuestra investigación observacional. Pasain<.>s así a formar parte del auditorio sentándonos entre el reslo de los asisten­ tes y a ser vistos como «uno más». No solo podíamos aliora perseguir una descripción desde dcmro de los cursos, sino que las posibilidades de interacción se multiplicaban |iaia rastrear los discursos y prácticas de los agentes implicados cn ellos.

Ei trabajo de campo participativo
Una vez precisado el escenario de la observación, es el momento propiam ente dicho de jiarticipación, esto es, de interacción con aquellas personas que eonu) afectados poi- una problemática social nos sirven para conocer más sobre nuestro objeto de esUulio. Fuente inagotable tie angustias y sorpresas, la participación no siempre es fá­ cil de gestionar y se entrevera con ia que posiblemente sea la m ayor fuente de complejidad metodológica de la observación participante: el problema de la distancia entre los observados y qiúenes obser van. Pero vayamos por partes. Veamos primero lo que entendemos por relación participativa para después pensar las consecuencias de 1 1Lies ira implicación cn kis escenarios de observación.

Capítulo 3 4 Lâ práctica de la observación participante. Sentidos situados y prácticas...

63

La parlicipación, ctinio nos adviene cl antropólogo O scar G u a s c h , « c s un pnibienia teórict) menor; peio cs un problema práctico de envergadura» (1997: 4fi), La im po­ sibilidad de realas generales y los pioblcmas de la inmersión en un ámbito, en principit>, desconocido se van solventando en el desarrollo de la investigación, cuando vamos conociendo más sobre aquellos que esludiamos. Vamos precisando los lími­ tes que tendrá que asumir nuestra participación y sabiendo qué interacciones son más adecuadas a nuestros objetivos. Dependiendo de cóm o se planifique esla inieracción podemos hablar de distintos roles participativos y diversas prcsentaciones/ocuhaciones de nue.stra finalidad. No es lo mismo presentarnos en los cursos com o un conde­ nado más que hacerlo eomo expertos en el tema. No recibiremos las mismas reacciones, como tampoco tendremos las mismas posibilidades de interacción. En nuestro caso, la estrategia adoptada por el grupo de investigación fue la de divi­ dim os en distintos tipos de participación en el c a m p o D a d o que para cubrir nuestros objetivos nos era de interés no solo observar cl desarrollo de ios cursos sino hablar también con algunos de los implicados, tanto en el lado de los encargados del curso comt) en el de los hombres sentenciados, nos dividimos en distintas posiciones. Uno de los miembros tlel equipo se mantuvt) durante todo el tiempt) en la sala donde se es­ taba desarrollando el curso como un sentenciado más y fue cl encargado de llevar el cuaderno de campo. Mientras, los otros dos miembros del equipo, aun asistiendo a la mayt)ría del cursi), aprovechamos para entrevistar a alguims de los docentes dcl mis­ mo al finalizar sus sesiones y ct)ntactar entrevistas más formales con usuarios de ios cursos. Al final, mosaico de miradas planteadas tiesde puiitt)s de observación diversos que pemiiten contrastar observaciones — y así mediar con el prt)blema de la validez que se le ha planteado a esta técnica dado el carácter personalista dcl trabajo de cam ­ po— y hacernos con una descripción rica en la suma de diferentes puntos de vista dcl fenómeno — en línea con la mayor fiabilidad que promete una técnica que reinscribe el íUttum en su contexto, contexto conformado desde diferentes miradas. Una inicrvención de este tipo presenta problemas al menos en dos aspectos. Por una pane, uno de carácler etico por el desconocimicnlo que los varones sentenciados y muchos de los docentes tenían de nuestra presencia. Muchas veces, en cl dcsairollo de tos trabajos de campo por medio de observación participante la identificación co­ mo investigador puede dificultar nuestro objetivo de inmersión. En nuestro cast), la ocultación más que pretendida se basó en la posicitin que ocupábamos entre los sen­ tenciados y que a sus ojos nos hacía un igual; en tos momentos de interacción, de tiecho, nt) manteníamos la ocultación y cuando era necesario nos pre.sentábamos como invesligadt)res. Aun así, la tibservacion siempre se maneja en una relación de poder con(radictt)ria en la que es difícil mantener cierto equilibrio entre no quedar paraliza­ dos t) excluidos en la posición de investigador y las complejidades éticas de mirar sin ser visltis. Profundamente relacionadt) con It) que decimos aparece, por otra parte, un
' La príicticíi resefuuta !ijc llevada a cabo por cl profesor i'L'm an d o García .Selgas, al que debem ns el cuii* dcrnu de eiiinpo que :uiali/amiis, y los autores de esie eapíiulo.

64

Estrategias v prácticas cualitativas de investigación social

problema priictieo dcrivack) de la acepUicióii dcl C(-|iiipo de invcsligación tic tas caraclei íslicas, piáclicas establecidas y crccncias de k)s agetiles observados, líif'crcnles l'ormas tic panicipación, está chut), nos aporlan direienles puntos tic visla ti recursos obsci'vacioiialos. Tentlreiiios tjue sopesar, por tanlo, el abanico de prácticas que iit)s in­ teresa obsciA'ar y ahí medir la inferencia de una u olra lt)rnia de implicación o entra­ da cn e! canipt), ¿Qué es un sociólogt) en un curso de reluibililacitín para ht)mbres eontienados por malos iralt)s? ¿Y una socióloga? ¿Qué resistencias o imposturas puetlen encarnar estos varones cn su prcsentacit)n ante nosotros? ¿C óm o establecer rela­ ciones con cierlo grado de ct)nllan/.a? No son prcgunlas con una clara respuesta, más bien se trata tic precauciones que nos señalan la necesidad de conocer tanto com o po­ damos tiel escenario de la observación y sopesar así las posibles resistencias. En resumen, podemos entcndci' el trabajo de campo comt) una negociación abierta en­ tre. de una parte, nuestros puntos de paitida e intereses analíticos y, de otia, las posibi­ lidades reales de la participacitm en un escenario tietcrminado. De nuevo la imagen de ia llexibilidatl nos ayuda a señalar It) v i\o y cambiante del trabajo de las ciencias st)c iales desde estas rnett)do logias t|ue nos exigen participar de lo que queremt)s conocer.

Participar, observar, ser observado
Cuantío hablamt)s de esta negociación en torno a la estrategia tie acercam iento esta­ mos tlaiuk) cucnta de la compleja posicit>n cn ia que los investigadores se sitúan en la práctica tie la observación participante, estt) es, la dilicil rclación entre (ylyscrvíulor y obscrvíidn a la ht>ra de encarar el trabajt> de campo. 01 estatus tle njcno puede convertirse cn bañera infrant{ueable y gran parte de los es­ fuerzos tiel investigador estarán mediados por su intcnlo de hacerse valer ctimo obser­ vador — si no legitime), al menos permitido— . Pert) tampoct) pt)demos tlesalendei el carácter bu iti izo tle ia dil’ erencia entre actor/observadt) e invesligador/observatior. La observacliin participante es una forma de accit)ii y también el invesiigatior se las ten­ drá t|uc ver con k ) S modos cn k)s tjue es oiijeto tle miradas. Desprovisto de ia atalaya cn que .se eiirt)ca pt)r medit) tie otras técnicas, el equipt) investigadfír es presa tie la ac­ ción st)ciai en la que se entromete. No deja de ser re\elad or el extraño seutimicnto que iK)s re\'olviti al ver que cn la [ircnsa locnl, al reseñar lt)s cursos, la loto que act)ni[iañaba la nt)iicia -—tt)inada en un nu)mento en el que pernútieron que la prensa Ulniara a los asistentes dcstlc el fondo tic la sala y por la es pal tía— era una Imagen tiel juez hablandt) con «tíos de los senieneiadt)s»> que resultamos ser dos de nt)solros. Señaladt)s como nntlím tadorí's se hacía patente la delgada h'nea que separa las posiciones tet)ricas de observatlor/t)bservadt). Así lo recogíamos en nuesiro cuaderno tic campo:
« N i i c s t i a iiu e g r a e i tí n c s p a c iiil c n i tal q u e c u a n tí o s e p e n n i l i t í q u e ia p r e n s a e n t r a r a y sacar:i u n a s fnUts. p o r la e s p a U ia , tic los a s i s t e n t e s , en ia m a y o r í a d e los p e rit>t líe o s d e la regit)n ia f u l o e r a tle n o s í i t i o s d o s y a l g u i e n m á s . N o tlejñ d e s e r c u r i o s a y e n p a r le tlesaso sej^ a iile la serisa eiiu i d e tju e t o d o s tos a s i s t e n t e s y iíi g e n t e e n g e n e r a l v ie rm i u n a

Capitulo 3 ♦ La practica de la observación participante. Sentidos situados v prácticas...

65

l o t o n u e s t r a idcnlificáiido nD S c o m o n i i illra ia d u rc s . F ui; o l r a dtr las c l a v e s p o r la s q u e sciiii'aiiK).s (.jue n o e s t á b a m o s tan lL*jt)s d e e l l o s . . . » ( C u a d e r n o d e C a m p o ) .

Más allá de ío anecdótico, dcl mismo modo que pasa de cara a quienes puedan leer el diario, esa íVontera, permeable y porosa, también se excede conlinuamente en el momcnti) de )a observación y así cuando al hablar con los sentenciados les contába­ nlos nuestra intención analítica empezaban a m ira m o s c(m otras ojos. Investigadores in\estigados, observadores observados. En Hn, distancia difícil de m anejar desde el m om ento en el que la observación participante deviene una lorm a de interacción en sí misma. Com o nos recuerdan CurTifíRREZ y DEt.t;ADO, «|c]l analista nunca es otra cosa que un ob se r\ad o r “incorporado” al sistema» (1995: 151) y no podemos olvi­ dar los efectos que sobre el sistema tiene nuestra presencia como tam poco desaten­ der los que la entrada en el sistema deja en los ojos del observador. Esto nos recuerda que toda investigación es un proceso en el que vamos desaiTolIandí> nuestra perspectiva, nuestras explicaciones sobre los fenómenos y también la pro­ pia jnetodología. Quien investiga irá arliculando mejores acercamientos al tema por m edio de la práctica de investigación mismu. Y conviene no olvidar que la observa­ ción participante exige que asumamos el envite de una técnica sensible a su propio proceso, siendo capaces de ajustar nuestros mt)dos de ver y explicar a lo largo del tra­ baje) de campo y también nuestras formas de implicación en lo estudiado. Ensayos y errores en los que vamo.s construyendo la forma de abordar nuestro objeto de estu­ dio y que caracterizan a esla técnica. La participación, en fin. com o proceso en sí mismo que iremos mejorando en el desarrollo del trabajo de campo.

El cuaderno de campo como expresión de la observación
La experiencia tie observación se rcgisUíi en el cuatlenio de campo. El registro siem ­ pre estará mediado por la visión y experiencia de la persona que lo realiza. Por ello es importante intentar reducir al máximo la complejidad y abstracción de las entra­ das en busca de un material lo más rico posible y capaz de dar cuenta del punto de vista y experiencias de los actores. La honestidad del investigador se lidia en el cuaderno de campo, pues a fin de cuen­ tas los problem as de validez interna — derivados de la aplicación subjetiva de la téc­ nica— y fiabilitlad —^derivados de la generalización de nuestras conclusiones— que han señalado algunos autores pueden y deben paliarse, al menos parcialmente, en el tipo de registro que realizamos. Si en nuestios registros quedan bien delimitados nuestras formas de interacción así comei los escenarios de los que hablamos, los cam pos de fuerzas que hemos reconocido y con ellos el peso y posición con que se invisten los actores y acciones que vamos reseñando en nuestro cuaderno de c a m ­ po, los posteriores análisis y conclusiones podrán ser sensibles al problem a de la generalización e idiosincrasia de las miradas siempre particulares del equipo inves­ tigador.

66

Estrategias v prácticas cualitativas de investigación social

Nti i]u0 i'cnuts. ticcii ct>ii ello se htisí[iieii dcscripcitines dcsciij ii;Kl;is tic lo ohsci \;itio. M K Í'- h i c n ;tposl¡linos por l<i conli ;ii io, Asiiiiiioiuio el papel tpie com o i>hsei \ ;KÍnres teñeInos en el desiitrollo (.le este tipi> de invesü^aei('>ii, dcjiuido t|Lie entre en la letra esc r i u i uueslro [lunio tle v i s i a etinsegiiiremos mejor luiesti'o <>bjeii\'o. lisk) nt) t|uieie tlec i r t[iie el eiiadernti tic campo se ct)ii \ icrla cn un i'elato sobre nosolros m l s n K ) S . sint) (.|ue asuma poi escrilt) lo t|ue va vicntlo> destlc qué ptisición y ctnno eso ineitlc cn pt)sleriotes obser\'aeit)iies. En ei eiiatieiiio de campo, entendido de este nit)do, se enciictilran las tlcscripcit)nes lan densas y complejas com o podamt)s con otros elementos tjLic nos ayudarán a tlirigir, en pi iiicipio. 1'uiuras obscrvacit)nes y, poi- supuestt), el aná­ lisis. Junto con este registro tan delallatio y íitento com o seamt)s capaces de rcali/ar aiiarcccrán atisbos tic lincas tic análisis, llamadas de alencit)n sobre etementt)s t|ue resullana intcicsanlc t)bscr\ar, rci’ eiencias a teorías tjiic nos asaltan y ct)neclan It) tjue estamos viendt) eon oíros trabajos de las ciencias st)ciales y. por supuestt). lra/t)s de nuestra piopia expeiieneia — dentro y fuera dcl esceiiaric» invesiigatit). Ci;.\DR(.) 1 ejc‘iii]>l()S ele en tra d a s del cu ad ern o do cam po
(,'oiiU‘iiiilo l^L-gisUt) til.’ las [)i;ícl leas, d i s c u r s o s y s iliia c in iic s t)hs(,‘r\ a d n s 1 KjvnípKis S e r í a m o s L in a s 130 p e r s o n a s . E x c e p t o e¡ c o n f e r e n c i a n t e , el ¡iie/,, d o s g u a r t l i a s c i v i ­ les (.|iie lia b ía j u n t o a la ] i L i e r l a . p o r d e n t r o , y n o s t)lro s d o s , t o d o s los d e in iis t e n í a n s c n l e n c i a ptm m altralo .s. L a i n m e n s a n ia v íiría e r a n v a r o n e s sciitencia(.Íos p o r a g r e s i ó n a su s p a r e j a s . a u n t|iie h a b í a c u a t r o o c i n c o m u j e r e s y a l g i m o s c a s o s tle v i o l e n c i a c o n ­ tra las h ija s , las l i e i n i a n a s o las m a t l r e s . . . . . . c o n v e n d r í a i e \ i s a r las p i o p n e s t a s tle 1-akoH J o h n s o n s o b re m e t á f o r a . \ ida c o t i ­ d ia n a y c o r p o n iltd a tl. jiara (.lesile a lií leer las e n ire v is ta s v ie n d o en e llas y f L ic r a tic e llas las m e tá f o ra s en las t|L ie es tá alo ja tla la \ ision tle lina iinitlatl c o n iina e a b c /.a r e c to ra (tiesd e «la cosí 1 1la d e / \ d á n » a «la n ie d ia n a r a n j a » ) . . . . . . d o s tle n o s o t r o s , p e i n a n d o y .A ntonio, n o s p r e s e n t a m o s e n el s a l ó n d e a c t o s d e la A u d i e n c i a d e A lle a tile el lu n e s .“ S tic s e p ­ t i e m b r e a las 8 :4 5 . e! [irop io P re s itle iite tle la A u t i i e n e i a n o s in\ ÍKi a e n l i a r y s e n t a r n o s tiu raiite las s e s io n e s . N o lo e s p e r á b a m o s . ,'\sí q u e al p r i n c i p i o lu e l u í p o e o eM raiio, N o n o s h a b í a m o s p r e p a r a ti o m e n t a l m e n t e p a r a la n í a s h tiras d e e o n v i \ e n e i a c o n s e n ­ te nc iati o s . p e r o e r a u n a o p o r t u n i d a d (.|iie n o potlíanu>s d e j a r e s e a p a i ...

A I^ iiikis
Aii(»t;it'iniics l ) u s c r i |í t Í M i s

T fi'» r if a s

L |iie

A \ ; i n c e d e Iíucíés a ju ilílic a s co n e c ta n co n trabajo s piL'\ i()s y olí as t e o r í a s

M t ‘lod<)l<»^ieas

\ o l a s s o b r e el d e s a r r o l l o d e la p r a c t i c a o b s e i \ a e i o n a l L [ite a |iiin ta n t a n t o e l e m e n ­ tos a t e n e r en (.-nenia en n io tn e iU o s p o s í e r i o r c s tle la o h s e r \a c it'iii c o m o o t r o s le hicit)tuu los c o n la e x i i e i i e n e ia p a r ti c ip a ti v a

f u e n t e . ! h iliu iM L io n p n i | i i :i .

Capítulo 3 > La práctica de ia observación participante. Sentidos situados y prácticas...

67

El cuaderno de canipt) será al final cl material analizable y no podemos dejar de re­ cordar, por obvio t}ue sea, que la memoria es un mal aliado del observador. El cua­ derno de cam po exige cierta disciplina que p re \e n g a Trente a los olvidos. D ependiendo de la situación, tomar notas mientras intcractuamos nos puede conver­ tir en sospechosfKS a ojos de nuestros interlocutores, por lo que en ocasiones .será des­ pués de la inmersión cuando podamos sentarnos y redactar la experiencia de la jornada. Pero es importante cuitlar este trabajo continuado y diario en inmersiones de cam po dilatadas en el tiempo, pues la riqueza de la técnica se perdería sin este re­ gistro atento y continuo.

D ando

s e n t id o a los s e n t id o s : el a n á l is is de la o b s e r v a c ió n

El material producido por medio de la observación participante nos facilita el análisis de los fenómenos estudiados en una determinada línea. Permite ahondaren el carácter procesual y cambiante de la constmcción de sentidos en casos como el de la violencia de género. Las diferentes entradas en el cuaderno de cam po nos ayudan a ordenar la experiencia observada y nos ilustran esa conexión entre los modos de entender y actuíir — entre discursos y prácticas— que perseguimos al aplicar esla técnica. El trabajo de análisis implica, por tanto, una reflexión sobre lo observado desde los objetiv'os de nuestra investigación. En ella, la experiencia particular — en nuestro ca­ so, lo acaecido en el curso sustiturio de pena— se pone en relación con otros ele­ mentos. El conocimiento del tema por medio de otros estudios consultados, los materiales producidos por medio de otras prácticas de investigación y nuestro marco teórico se encuentran con el cuaderno de campo. Así avanzamos en la comprensión dcl escenario observado, pero también, y sobre todo, en explicaciones más generales y generaüzables sobre el fenómeno en estudio. Veamos el modo en el que realizamos esle trabajo en el estudio de caso que aquí he­ mos repasado, acom pañando la exposición de las entradas del cuaderno de campt) en las que se apoyan, dejando para concluir el modo en cl que este análisis parcial se vincula con nuestros análisis de la violencia de género en parejas heterosexuales.

Sentidos situados y prácticas institucionales en torno a la violencia de género
En los últimos años y en un lapso de tiempo relativamente corto, se ha producido un profundo cambio en la percepción de la \ iolencia tle género com o problema de núesIra sociedad. De hecho, cl interés mediáiico, legal y de las personas que com pone­ mos nuestra sociedatl y que expresan cada vez más el rechazo a este tipo de violencia ya nos señala la dirección e importancia de este cambio. Si contrastamos la inciden­ cia de los casos más extremos y dií'undidos en los medios de comunicación — aque-

68

Estrategias v prácticas cualitativas de investigación social

Ihis tjiic Icrniiiiuii en asesinato— eon las muertes poi' otras cansas violentas com o ios accidentes laborales y tic tiáflco. podemos sorprendernos tie t|ue sea preclsámenle la violencia de género la t|ue más atención siiseite pese a que su resultado en víctimas .sea m ucho menor. Si esto es así es port|iie, en primer término, situam os mayor responsabiiidatl en cl agresor dentro de la pareja por la intencitmalidad y reincidencia que se ticsprcndc de muchos de los relatas, Pero también en la violencia de género colapsan algunas de nuestras creencias acerca de la socicdatl tie la que l’ oi'mamti.s par­ te y el número de víctimas — máxime euandti rect)genitis nti Itis casos de asesinatt) .sino los tic los miles de denuncias tle agres iti nes t|ue se prt*ducen an nal m ente— ha­ ce L[Lie nuestro ideario progresista .se tambalee y la pretendida igualdad de luiestra sticiedatl se las tenga que ver con las groseras cifras de la violencia de género. En los malos tiattis no solti se evidencia una vitilencia; también cierta crisis tie nuestras foimas de conn ivencia familiar y nuestras rclaeitines de genero se encuentran con sus fantasmas y. en definitiva, el prt>blema se ntis instala demasiadti cerca. Ahora bien, señalada la revulsión t]ue acom paña a la vitilencia de géneio nt) hemtis hecho más que indicai un proceso de cambio. Para cntentlei los parámetrtis en Itis que se está operan ti o esla resigniílcación y así perseguir los resortes que se activan en los eastís de vit>lencia de género — no olvidem os que los afectados, agrest)ies y víctimas, también son parte tle esta sociedad— , no podemtis separar la vit)lencia de k)s contexU)S concrelos en k)s que se prtKiucc y maneja. La entrada por mediti de la t)bservaei(ín participante en un cursti posibilitatio desde la Ley Integral contra la V'iolcncia de Cicnert) (Ley Orgánica 1/2004) que ct)ntcmpla la «sujeción a programas es)’ >ecíilet)s tle reeducación y tralamienui psicoltígict»> ct)nu) ret|uisilti para los cast)s tie suspensitín de la pena de prisitín, nos permite cartografiar un escenario atravesa­ do por una urtlimbre. enmarañada y densa, de scntidtis en itirno a los mak)s tiatt)s. Procesos siluatkis en los t|ue empezar a palpar las ct)ntradiceit)nes. kis conllictos pt)r la significación y la experiencia vivida de la vit>lencia —por parte de los agresores. L1 primer acercamienlt) nt)s llega tle mano de los discursos preparados para «reetluear*> a los senleneiatUis. Durante tíos días los contlenados asisten a un total de ticht) chai las. Teiitlrán L]ue vtilver en oirás dt)s ocasiones ) a c|ue el eurst> se eslruclura en dos días tic trabajo catia tres meses y la pena implica seis días de asistencia. En las ticho charlas de esta laiitla potlemos rastrear el modc» en ct t|ite una inslitueitín et)nio la Audiencia I^rtivincial tte Alicante intenta defniir la violencia de género y transmilir la necesitlatl tie un cambit) en la conduela tle los penados. «Se hace por vtisolros, para que pt>damt)s solucionar el problema que tenemos». Así presenta el Presitiente tic la Audiencia y prt)int)tt)r tie la medida el curst) a primera hora del lunes. La respon sabi 1 idatl es dcl sentcnciadti y su conducta será analizada en las conferencias t]uc siguen. Ya las credenciales de k)s pt)iientes nos señalan el cam po en el t|ue se litlia t|ué es la violencia: un psietíkigo jutlicial, lui juez, una abt>gada de mujeres maltralatlíis. un criminalista, un funcionaiit) tle prisit)iies, un stíciólogo. una m édico ftirense y un funcianariti de justicia. La tlefniieit')n de la violencia estará mediatia pt)r los e n ­ cargados tle su tratamienU) en aquelk)s cast)s en los que se llega a la pena jutücial y

Capitulo 3 ♦ La práctica de ia observación participante. Sentidos situados y prácticas...

69

así no nt>s cxlraña el énfasis puesto eii la responsuhilidad individual y e! análisis de qué esiá canibiandt) para que sus casos sean ahora persejiuidos — especie de justifi­ cación de la ley^—- cuando eu el imaginario de muchos de los condenados se consi­ dera que puede estar activa la creencia de que lo que hicieron no era tan grave. Recurso en la mayoría de los casos a acercamienlos individualistas y en cierto modo aniedreniadores — de la afirmación «cada uno es responsable de sus actos» dicha por un psicólogo a la crudeza de la descripción forense de algunas muertes por agresio­ nes en el hogar. No sóU> el discurso avanza en esta línea. También las formas de transmisión arriban a los mismos caladeros. Detengámonos por un momento cn el escenario del curso. Se realizó en un salón de actos de la Audiencia Provincial en el que:
« S e r í a m o s uiuis 130 p e r s o n a s . E x c e p t o el c o n f e r e n c i a n t e , el j u e z , d o s g u a r d i a s c i v i l e s q u e h u b ía j u n t o a la p u e r ta , p o r d e n t r o , y n o s o t r o s d o s , t o d o s ios d e m á s t e n í a n s e n t e n ­ c ia p o r m a l t r a t o s . ( . . . ) C o m o e r a d e e s p e r a r ( . . . ) s e d e,sa rro lIa ro n r a s g o s d e c u a l q u i e r g r u p o p e q u e ñ o o c o m p a c t o y p u e s t o en u n a p o s i c i ó n p a c i e n t e , c o m o a l u m n o . ( . . . ) M á s s i g n i f i c a t i v o s e h a c ía el s i l e n c i o e n el q u e p e r m a n e c í a la m a y o r í a , a p e s a r d e q u e e n m u c h a s o c a s i o n e s s e Ies i n c i t a b a a h a b la r » ( C u a d e r n o d e C a m p o ) ,

Más que la posición de escucha que se instala e n un grupo tan grande, resulta esclarecedora la disciplina de gestión de los cuerpos ( F o u c a u i t , 1 9 7 7 ) que se instaura e n el auditorio. La disposición de los asistentes no es libre. Los dos guardias civiles aposta­ dos en las puertas y un funcionario de lo.s juzgados, tras comprobar ta identidad de los sentenciados, les retienen el carné tic idetitidad y les asignan un asiento que será el mis­ mo para los dos días. Las salidas al baño tienen que pedirse a los agentes del orden.
« S e r e tr a s a u n p o c o el IInal d e la s e s i ó n y a l g u n o s , p o c o s p e r o u n t a n t o e x a l t a d o s , se p o n e n c h u l o s : “ m e h a n d i c h o h a s ta la u n a y t r e i n t a y y o m e v o y ” . P e r o n o p u e d e n h a ­ c e r l o . L o s g u a r d i a s c iv ile s n o les d e ja n s a lir y t i e n e q u e e s p e r a r a q u e Ies d e v u e l v a n e l D N I q u e les r e t i r a r o n al c o m i e n z o d e la s e s i ó n » ( C u a d e r n o d e c a m p o ) .

Público cautivo que queda infantil izado, venido a m enos por la máquina de control del orden público. Lejos de cuestionar las razones para esta gestión — se trataba del cumplimiento de una sentencia y la incomparecencia se resolvía com o segundo de­ lito que desataba la encarcelación— . queremos señalar cómo el curso se plantea des­ de la mecánica judicial de la condena, la responsabilidad individual y el cambit) de conducta. En los discursos y en las formas de hacer se pulpa una entrada a la vio­ lencia de género como actitud, como desviación tratable de form a individual. El agresor como sujeto de deber y derecho, autónomo y racional. Ahora bien, la marai'ia de sentidos que atraviesan la sala excede con m ucho lo plan­ teado por los pi>nentes. Los días siguientes a la realización del curso, pudimos seguir en los diarios la polémica desatada por la reseña en los propios medios de com uni­ cación de un altercado en ei que uno de los sentenciados fue reprendido por el juez al hacer un comentario discriminatorio — ¿forma de protesta o de reafinnación m a­ chi sta del reo ante la incómoda presencia de cámaras?— . Desde el l'artido Socialista

70

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

dcl i’iiís Vitlciu’iá se pedía ki suspensión de k)s cuisos por la imposibilidad de cum ­ plir su iuialidati con grupos tan exlenstis y pudim os leer cóm o la parlamentaria so­ cialista Consuelo Catalán lomando com o ejcmpk) cl allcrcado com en lado, planteaba que «más que int curso, parece un encuentro de mal tratadores» (¿7 F{iís, 7/9/2005 J. Sin entiar a esle debate, nos inieresa señalar el m odo en el que los escenarios se ex­ plican poi‘ elementos cu ocasiones no presentes. La violencia de género, y en parti­ cular su iraiamientt) por parte de las instituciones, es un campt) m inado por concepciones tlivergenlcs y en li/a que enlientlen de í'ormas diversas las intervencio­ nes posibles y ».leseables. La de la judicatura alicanlina es una. (Jira bien d iteren le la t|ue exige mayores garantías para exculpar a penados aunque sea de los casos menos graves. Incluso Iiay quien defiende lo Inaceptable de invenir fondos públicos en los agrest)res pues se entiende que va en detrimento de las ayudas a las víctimas. En cualquier caso, sin poder detenernos aquí en un análisis más pR)fundo de estas vi­ siones, acercarnos a cóm o se cnlicndc la violencia de género implica ser conscieiiles de estos debates tjue, en cierto modo, resiienan en la experiencia observada.
T a m p o c o a s í a g o t a m o s el m o d o e n el q u e se c o n c i b e la v i o l e n c i a d e g é n e r o e n o d e s ­ d e el e s c e n a r i o c o n c r e t o d e e s t o s c u r s o s . E n el a u d i t o r i o ei d i s c u r s o d e los p o n e n t e s g e n e r a r e a c c i o n e s . E n t r e los a s i s t e n t e s se r e p i t e n c o m e n t a r l o s y s e c r u z a n m i r a d a s q u e n o s h a b l a n tle c tí m ti la v it i l e n e i a d e \ i e n e e t i q u e t a — la d e n i a l t r a t a d o r — y e n la t]ue r e s u e n a n o t r a s ft)r ma s d e tlar s e n t i d o a la e x p e r i e n c i a d e la q u e se e s t á h a b l a n t i o :
«L ;is i i u e r n c c i ti n e s q u e s e p n ic iu c ía n e n t r e k>s q u e se re c o n o cí[iii c o m o e n s i t u a c i ó n i g u a l a r r a n c a b a n c o n la expresRVn d e q u e e r a i n j u s t o lo q u e les e s t a b a p a s a n d o , q u e nt» e r a n culjK ihIcs, e t c ., pert) l u e g o s e p a s a b a a u n a n i e / c l a ir r e íiu la r d e a f i r m a c i ó n d e u n o m i s m o — “ a m í lu) m e \ a e i l a n a tlie ” -— y d e v e r g ü e n z a p o r lo s u e e t l i d n — “ n o c s a l g o d e ki q u e v a n a g l o r i a r s e " — , Rn g e n e r a l t e r m i n a b a d o m i n a n d o e s t e s e n t i m i e n t o , e s p e c i a l n i e i i i c eiiti-e la g e n t e d e m c t ü a n a e d a tl» ( C u a d e r n o d e c a m p tO ,

l'-ntrc tos v a r o n e s q u e h a n a g r e d i d t ) a s u s p a r e j a s se r e c o n o c e u n a p r t d ' u n d a c o n f u sit'jii. S e n t i m i e n t o s e i i c t i n l r a d o s e n los q u e n o se t e r m i n a d e e n t e n d e r el p r o e e s t i e n el q u e .se e n c u e n t r a n — «si nt) te c o n f o r m a s n o s a l e s d c l calabt)zt>», eterno e x p l i c a ­ c i ó n d e la c t i n d e n a — y e n to s q u e se i n t e n t a r e c t i m p o n e r c i e r t a c o l i e r e n c i a d e u n o m i s m t ) — ^«sigo s i e n d o el m i s m o , es st)lu u n p u n tt ) d e d e s v i a c i ó n » — ¿ C ó m o exi ilic a r e s t e r o c e d e s e n t i d o s ? ¿C t> m o e n t e n d e r los c t ) m c n t a r Í o s y p r e g u n t a s d e Itis v a ­ l o n e s c t ) i i d e n a d o s ? S in e n t i a i ' e n k)S p r o c e s o s i d e n t i t a r i o s q u e h cn i ti s a n a l i z a d t ) en t)tras p a r t e s (v é a s e , p o r e j e m p l o , C a s a i x i y G a r c í a , 2 0 0 6 ) , e n la t ) b s e r v a c i ó n e I n i e r a c c i ó n c o n los s e n t e n c i a d o s e n los d c s c a n s t i s d e l c u r s o n o s en ct '» n trá ba m t)s q u e b i e n q u e d a n t i o e n las c a f e t e r í a s d e a l r e d e d o r d cl j u z g a d o o ctin l l a m a d a s a lo s mtí\ lies, a l g u n a s d e las p a r e j a s — i n c l u s o c o n ó r d e n e s d e a l e j a m i e n t o — se i n t e r e s a b a n p o r ellt)s. C u a n d t ) p r e g l u í t a b a m o s nt)s c o n í ' e s a b a n q u e e n a l g u n t i s c a s t i s s e g u í a n c o n v i v i e n d o o m a n t e n i e n d o a l g ú n tipt) d e r e l a c i t í n p e s e a la o r d e n d cl J u e z . L a s e n ­ t e n c i a se v i v í a ctinit) r e s u l t a d o d e u n a ley I n j u s t a q u e s e h a b í a m e t i d t ) e n s u s v it la s |-)or m e d i o d e un j u i c i o r á p i d o y q u e e n m e n t í s d e c u a r e n t a y t) ch o h o r a s li a b ía t r a n s ­ m u t a d o su c o t i t l i a n l d a d .

Capítulo 3 < * - La práctica de la observación participante. Sentidos situados y prácticas...

71

« l i n esUi niisiiKi li n c a h a y q u e r e c o r d a r q u e p n s i h l e n i o ii i e el e t j i ii e ii l a n o q u e m á s s e r e ­ p e t í a e n p e q u e ñ o s c í r c u l o s y eu v o z a lta e ra q u e la n u e v a s i t u a c i ó n le g a l h a b í u p u e s t o a lu s h o m b r e s en u n a s i tu a c ió n d e d e s v e n t a j a , d u n d e la m e n o r d e n u n c i a s e d a p u r v á ­ li d a y e m p i e z a n p o r s e r e x p u l s a d o s d e su c a s a . S u p a l a b r a v a le m e n o s q u e la d e su m u ­ je r, E n los c a s o s m á s le v e s a m b o s c ó n y u g e s s e e n c u e n l r a n c o n u n a o r d e n d e a l e j a m i e n t o q u e n o e s p e r a b a n , p o r q u e n o h a y a s i d o c IIíí la d e n u n c i a n t e o p o r q u e h a ­ b i e n d o s i d o e lla p r e te n d í a s o l o d a r le un su si o » ( C u a d e r n o d e c a m p o ) .

Concepciones enfrentadus ciue nos uyiidan a ir desbi ozando el modo en el que, como sociedad, estamos entendiendo la violencia de género. Conflicto enlre la visión des­ carnada de la teoría al uso que termina por exiilicarnos los casos de violencia desde posiciones estancas de poder y subordinación y la vivencia en primera persona que no puede ordenarse si se separa de las complejas redes — de dependencia y recono­ cimiento— en las que fraguamos la vida en pareja. La observación participante no es una herramienta para entrar a criticar estas posiciones; lo que quereinos transmitir es la multitud de niveles que se cruzan y enlrentezcian en un problema social com o ei de la violencia de genero y desde los resultados de este trabajo solo podemos seña­ lar la importancia de atender a las distintas concepciones para así dotar de grosor a la vez que colocar en su delimitada y contextual situación los casos de violencia de género. Sin las intervenciones judiciales y las críticas que se le plantean poco podre­ mos decir de las formas en las que nuestra sociedad está intentando com prender y ac­ tuar sobre los casos de vit>lencia de género, pero sin la entrada cn nuestros análisis de cónio se reciben esos discursos y se incorporan a la experiencia de las personas afectadas por el dislate de la violencia poco avanzaremos en la comprensión del pro­ blema en sí.

Violencia de género e identidades sexuadas
La entrada en los cursos para sentenciados por malos tratos nos aporta una informa­ ción de primera mano de lo que acontecía en el escenario concreto de una ituervención Institucional en tonK'i a la violencia de género. Lo inlercsante del material producido por medio de la observación participante es la posibilidad que brinda a la hora de intcrconectar los sentidos cn los que com o sociedad y com o sujetos vamos conform ando una explicación de este tipo de violencia. Los discursos y prácticas de las instituciones, pero también las intervenciones de otras asociaciones y colectivos o las propias formas de recibir y posicionarse de las personas condenadas que asis­ ten al curso nos permiten desbrozar el campo en el que se confrtJiitan y estabilizan los sentidos de la violencia de género. Com o bien nos recuerda Fernandt) CARt ÍA Si -1 .gas, haciéndose eco de la doble her­ menéutica propuesta por Anthony Giddens, «totla investigación sociológica debe tan­ to tratar a 1a acción como conducta racionalizada y sirgan Izada renexivamente, para Ui que tiene que recoger el conocimiento discursivo y tácito de los actores (momento

72

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

líiiiográl Icti 11 observación p;ulit.'ipantc). cu anl o tratar la organicidail institucional tic la \ ltia social, para lo c|ne licnc que reconstruir analíticamente las condiciones descotioeidas y las cíin secuencias no pretendidas que c ire lindan a la dirección re 1 1ex iva de la acción (elaborar unas descripcitines complementarias e incluso críticas rcspeclo de los participantes), siendo conscientes además de que ambas labores son inseparables» ( I y90: 91). En este enciicnlro dcl coni>ci ni iento situado de los actores con nuestras expiicaciones críticas, que ya hemos repasado en cl easo concrett> de las nocÍi>nes en ii7. 1 Í en toriKi a la violencia, vamos avanzando ínteqiretaciones más profundas de los fenómenos estudiados. En nuestra investigación, el ana Iisi.s del escenario de los cursos sustitutorios de pena nos permitió avanzar en la comprensión de la violencia de géne­ ro en las parejas heterosexuales al aclarar algunas de las vinculaciones que señaUíbaiiK>s entre esta y la construcción de las idenlidades sexuadas. El modo en el que los varones condenadt>s se explicaban y jusliticaban sus experiencias o la confusión que expresaban muchos de ellos ante su situación, unido a la presencia de algunas de las parejas o ex parejas con sus llamadas o visitas a los cursos nos permiten aventurar es­ le elemento relaeional e identitario que recogíatiios en nuestras hipótesi.s. En dellnitiva, nos liaban pistas de cómo teníamos que volver a la ge si ion de los conflictos en el seno de ta pareja y, en especial, de cómo en ella se enredan las posiciones de género para así comprender qué resortes se activan en los casos de violencia de género. Diferentes metodologías permiten acercamientos diversos a nuestro objeto de eslli­ dio. Por medio de entrevistas c historias de vida con personas que habían tenido ex­ periencias tie violencia — lantti agresores com o víctim as— liemtis seguidti trabajando estos aspectos relaeit>nales e identilarios. Lo interesante es que la observacit'm participante ntis ayudó a rectniocer algunos de los puntos ptir itis que avanzar y arrojar luz a la compleja amalgama de senlidtis y prácticas t]ue se enredan en la vio­ lencia tle género. En definitiva, la obser\aeit)n com o herramienta ctin la que perse­ guir seinitlos y jirácticas allí dtinde ttiman vida, allí donde se convienen en parte de la acción social que intentanu>s analizar.

B ib l io g r a f ía
. A l o n s o , L . l i , ( 1 9 * ) S ) ; I m f i t i r a d a v i u t ü K n i v a e n ho c í o Io í 'Íh , M í J t I r i d ; r L i m l i i i n e i i l o s .

B d i i k o i c i '. P. ( P ) 9 i ): I m d i M i n c i ó n , M a d r id ; T cciitis. — A’c/rf'/jí'.v/>/v/í7/cí/,v. B a rc e ltin a : A n a g r a m a , C a s m )0 A i ’aric'K). r„, y G a r c í a , A . A . ( 2 0 0 6 ) ; « V i n l c i i c i a d e g c n e rtt; d i n á m i c a s i d c n t i t a r i a s y d e r c e o i i o e i m i c n t o » , e n CíARt ía SLí.tiAS, P., y R o m f r o , C .: / : / tiohlc filo üe ¡a navaja: vit>Irnvia y repiescnuieitin, M a d r i d : T n iU a . p á g s . X 9 - 1 0 6 . 1)1,1 CIADO, J, M ., y Gi ni HRKt i Z, J. ( 1997): « T e o r ía d e la o b s e r v a e i i í n » , cii [ ) L Ut i AD o , J, M „ y G i n U RRi;/,, .1,, M clodus y u-t nieas l uaUlaíivas Je invcsrif;acithi en cieñe ia.\ soeiale.s, M a d r i d : .Síntesis, p á g s , 1 4 1 -1 7 3 . F o n c'A lu ;!, M , ( l ‘>77): H iM o n d de la M 'xnaíiüad. V o l u m e n i: vijluntiul d e sahcr, M a d r id : .Siglo X X f

Capítulo 3 ♦ La práctica de la observación participante. Sentidos situados y prácticas...

73

G a r c í a S l l g a s . F. J. (1990): «La corrcgibilidad tic la ' ’()hscr\'acióii punicipaniL*": una rctlexióii .sobre ]ü sociología acluab>, eu Polítu a Sin iedad. luuns. 6/7, págs. 85-102. — (1907): «Análisis dcl sentido de la acción: el irasfoudo de la intencionalidad» en Dl-LGAl>o, ,1. M,, y GuTiÉRRliz, J,, M cío d o s _ v técnicas cuaU tativas de investigación en cien cia s cia/e.s, Madrid: Sintcsis, págs, 493-527, GAlíriNKi;i-, II. (2006): E stu d io s en ctnoiiietíHlología, Harccioiia: Anihiopos. G o e t m a n . H. Í2006): Fram e A n a lysis. Los m a n os de la experiencia, Madrid: CIS y Siglo XXI (traducción sobre hi segunda edición dcl original inglés de 1975). G l j a s o i , o . (1997): ()h ser\'a ció n participante., Madrid: CIS. H a r a w a y , D. (1995): Ciencia, cyh o tg s y m ujeres, Madrid: Cátedra. Mai.in’owski, B. (1995): L os argonautas d el Pacifico O ccid en ta l, tíarcelona: Península (edi­ ción original en inglé.s de 1922). S a n m a r t í n . R. (I99S>: «La observaei(')n participante», en ü.akc'ía F i í r r a n d o , M., f7. aL. El intálisis de la realidad social, Madrid: Alianza, págs. 128-146 (2." cd. revisada, original de 1986). SiMMLL. Ct. (1998): E l in dividuo y Ut libertad. Barcelona: Pein'jisula. Thom.as, W, ]., y Znanicí'Ki, F. (2004): El cam pesino p o la c o en E uropa y cn A m érica, Madrid: CIS, VV.AA. (2000): SocÍoIt>gías de ia situación. Madrid; La Piqueta (textos de Gort'man, Cictiurel y otros). Woi.F'. M, (1982): S o cio lo g ía s de la vida cotidiana, Madrid: Cátedra.

CAPÍTULO

Derivas y actuaciones. Aproximaciones metodológicas
M arisela Moiitenofío y Joan Pujol

I n t r o d u c c ió n
El presente capítulo examina las posibilidades de las derivas y las actuaciones como formas de investigación psicosocial. La importancia de estas perspectivas radica en que permiten dar una alternativa crítica a una de las premisas fimdamentales de las metodologías tradicionales: la distancia analítica entre el sujet<i y el objeto de inves­ tigación. i^ermiten, por otra parte, incorporar distintos principios propuestos por las epistemologías feministas en términos de relevancia política e implicación con el fe­ nóm eno estudiado. Estas perspectivas van a ser ejcniplificadas ct>n la in\cstigación «Dcriviuido ac­ tuando po) el Raval», resultado de \arios años de estudio ctnogránco duiante el pe­ riodo 2004-06 en el barrio del Raval de Barcelona, que durante el periodo estudiado se caracterizaba por su importante degiadación social (violencia intercaiegorial, in­ seguridad ciudadana, pobreza...), relaciones nudticulturalcs, prol'ujida transform a­ ción social y urbain'stica y, fínalmeiile, la piogresiva precarización de las condiciones de vida y de trabajo de parte de las personas que habitaban el barrio (ruNiMC ió T o t R avai., 2007). lan ib ién es relevante el hecho de ser un b a n io altamente intervenido por administraciones públicas, capital privado, organizaciones no gubernamentales y movimientos sociales. Nos encontramos entonces ante un fenóm eno complejo de múltiples aristas y caras, cuya complejidad social y expcricncial difícilmente puede abordarse a través tle un conjunto limitado de categorías socitilógicas (tales com o el género, einicidad o clase st>cial). Era necesario desarrollar una mirada que, a partir de la interacción eon el barrí ti. pudiera t)freceinos uti cariograi'ía experiencial de las pioblcmálicas t|ue atraviesan distintas personas frente a la transformación de las ciu­ dades en el actual contexit> st)cial y econt')mÍco. En este sen ti tío, el objetivo del estu­ dio era el de exam inar la transfbrniaeitin de ini barrit) en el contexto de los actuales [iroeestvs de genti illcación que se producen en los centros urbanos de las ciudades globalizadas.

7C

Estrategias y prácticas cualitativas de lnvesli£ación social

Las ticrivas y acniiiciüiics han pcnnilido explorar cóm o las prácticas l ) l i c los agentes desaiTollati en un espacio urhaiio coiicretti son ct)iistreñitlas y a ht vez l'acilitadas por hi posición conciela de hi persona en un cam po complejo de fuerzas que abarca ini espectro m ucho más amplit) que los h'mites del barrio. A la vez, el barrio se consti­ tuye a partir de los personajes que lo habitan, unos personajes encarnados corporalmentc, con una cierta mirada subjetiva hacia el entorno. Unos personajes que viven en un contextt) material con signillcado o entre significados que sustentan una c ic i­ ta materialidad, por lo t|ue en el textí) vamos a hablar de realidad sem iótico-material. Nu estaríamos analizando correctumcnte el fenóm eno si, por imperativos técnicos, dejáram os tle lado los tiistintt)s clcmcntt^s que dan forma al objett> de estudio. En cuanto tas derivas y actuaciones prctcntlcn captar la com plejidad del cam po éti­ mo totalidad, este tijio tle invesligacitin podría entrar dentrti del cam po general de lt>s estiitlit>s etnt)gráficos, aunque ta deriva, tal y comt) se desarrt>lla en csle trabajo, es­ taría a caballt) entre una entrevista acompai'iantio a ta persona ptir escenarios dcllnidtis y una entrada etnográfica al campo. Sin embargti, habría una imptírtante di­ ferencia respectt) de los trabajos etnt)gráfict)S tradicitina les en cuantti su ct>ncepiualizacitín y práclica cuestionan la ftirma narrativa realista que ha i'ormadti parte de la escritura etnográfica desde los trabajos de Malinowski (C lo u g h . 2001). La ocultacitMi dcl narrador es un aspecto clave de la narrativa realista ptir cuanto se produce un efeclti de «transparencia» en relación al tibjeto de estuditi. Se líala del tructi det «t)jti divinti» que denuncia H araw ay (1991): el tijti que todo lo ve, pero que nunca es visto. Esta ocultacit)ii es central en tas formas modernas de discurso científico en ciencias sticiales comt) lie rede ras dcl co}iÍh> cartesiano, prtitiuctor de un "y ti” desctirporcizatlo y deslocalizadti (Ptuoi. y C ai’DFVII.a, 1995), La erítica fllostíflca pos­ testructura lista ha realizado una importante crítica al carlesianismo que ha devuelto al >'o a las pasiones del cuerpti, tal y ctimo denunciaba Nietzsche. Ptidemtis enctintiar una amplia literatura que rectintice el carácler corporal (ptir ejempki, Itis traba­ jos de Fot'CAtti.'I. 1975, 1976), irracional ( D e r r ih a , I 9 6 7 ‘) ti sexual íDi- L alirííh s, 19S4, 1987, 1993, 1999) del sujeto. Estas críticas han tenido un inijiortante efectti en cl replantcamienlti de la escritura etnográfica en el ctintexlti de la crítica general a la ctineepcit)!! rcprcscntacionisla dcl conticimieiitt). Las sucesivas edicitiñes tlel famtiso Ha mí hook n f Q nal i tal! ve R escanli de Dcnzin y Lincoln muestran la cvtilución de k)S criterifís t|ue se establecen de cara at trabajti cualilativt). llcvantlt) a la ctinsideracitín de la disctintinuidad, lensitines y ctintradicciones de tos tli.slinltis momciUt)s de la tetiri/ación tic la práctica etnográfica. Se trata de rectaliticer que el ctmocimienlti t|ue producimos está cargado de una dimensión valtirativa, se protiuce en un cieilo ctintexk) socio-histtJi'icti y tiene untis clartis efectos pt)irtÍcos (P u jo l, 1999), El m omento actual de la teoría social coloca a la investigación elnográfica en una particular encrucijada dt)ndc debe ctinslruir su ftirma particular de aprtiximacitín al objett) de esludio, escogiendo y argumentando aquelttis elementos coherentes con su
' (.'ajiíltild c hisUtrÍLi de lii lofiiru-, cdicit'iii 1989, páys. 47-89.

Capítulo 4

Derivas y actuaciones. Aproximaciones metodológicas

77

perspectiva epistemológica y adecuados a las caractcn'siicas del cam po que se debe estudiar (para una discusión en proíundidad véase G a r c í a y C a s a d o en esle volu­ men). El desarrollo de las derivas y acluacioncs se enmarca deiilro de este esl'uerzo de büsquedít y consolidación de nuevas formas de investigación. En esle lexto desarrt)liaremos aquellos aspectos del estudio relativos a los principios epislemokígicos, meiodológicos y políticos que guiaron el trabajt>. En primer lugar, describiremos las. fuentes de inspiración que nutrieron la construcción de cslas prt)puestas m etodológi­ cas y sus implicaciones eticas y políticas; a continuación describiremos sus princi­ pales características y la manera en que fueron llevadas a la práctica en el caso concreto del estudio sobre el Raval; finalmente, trabajaremos las formas de sistema­ tización y análisis de las experiencias recabadas cn dicho estudio.

I n s p ir a c io n e s

e p is t e m o l ó g ic a s

La metodología se basa en una serie de premisas sobre la naturaleza del conoci­ miento. unos ciertos principios epistemológicos que derivan de una cierta teoría del conocimiento. La tradición dominante en el desarrollo de las ciencias sociales ha si­ do el positivismo, considerando que el conocimiento cientínco se basa en la corres­ pondencia entre nuestras afirmaciones y la realidad que nos rodea. Se trata, desde esta perspectiva, de recoger progresivamente datos sobre la realidad que nos rodea y, a partir de estos datos, establecer leyes de funcionamiento de la realidad. Estamos ante una visión representacionista en tanto nuestro conocimiento representa la reali­ dad. Esta forma de entender el conocimiento, a pesar de C|ue intuitivamente nos pue­ da parecer ob\ ia (quizá, precisamente, porque fíinna parte de nuestra herencia de pensamiento), ha sidt> ampliamente cuestionada en distintos ámbitos de las ciencias sociales {véanse F i N K n í L K R A U ' i , 2 0 0 6 , y NiEiio. 2 0 0 7 , p u r a una revisión). Una de las críticas más contundentes ha sido ofrecida por Tomas S. Kuhn al considerar c[ue la ob.servaeión empírica no puede aislarse de la teoría que le da sentido (Kumn, 196S). Para entender este punto vamos a partir de una analogía, usando nuestro esquema conceptual para diferenciar el color. Se trata de un ámbito en donde nos encontramos con enormes diferencias culturales, siendo el caso de los esquimales el más nom bra­ do al tener diecisiete palabras distintas para describir el color de la nieve. Cada cul­ tura tiene una concepción del color que permite distinguir untis colores de otros, y distintas culturas distinguen ios colores en función del marco conceptual desde el que trabajan. El conocimiento científico funcionaría de forma similar, en tanto que la observación empírica depende del marco conceptual desde el tiue la observación se realiza, lo que llevaría a la afirmación de que es imposible contrastar paradigmas independientes (como, por ejemplo, el cogniti\ ismo y el psicoanálisis) o, en palabras de Kuhn, que las teorías científicas son «inconmensurables». Kuhn llegó a esta conclusicín analizando la historia de la física, y podemos distinguir distintos paradigmas de comprensión de la realidad en distintas disciplinas científieas {véase C a p a r r ó s . 19S0, para el caso de la psicología).

78

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

Las acUiacioiies y las tlcrivas, com o CLialquier otra propucsla de investigación, tienen tam bién una Icoría del eonocim iento que las sustenta. En el desarrollo de las derivas y actuaciones hemos usado tres conceptos t]ue tratan sobre la p ro d u c ­ ción del conocim iento: conocim ientos situados, articulación y responsabilidad política.

Conocimientos situados
La noción de «Conocimientos situados» (H araway, 1991) nos olVcce alternativas a la visión repiesentacioiiista dcl conocimiento. Nos dice que todo conocim ienlo se produce en ciertas eondicioncs semiótico-materiales desde las que es posible una ciei ta Ibrma de mirar al fenóm eno de estudio. Es decir, el conocimiento se produce desde una posición determinada que. en lugar de constituir un obstáculo a la objeti­ vidad, constituye la condición de posibilidad de la investigación. Siejiipre hay un punto desde el que se mira al fenómeno, y podem os escogei' entre ocultarlo o hacer­ lo explícito. Recojiücer que la mirada depende de nuestra posición de conocim iento nos aleja de la verdad absoluta de un «ojo divino» que lo ve lodo (realismo) o que puede cam biar de lugar a vo Imitad (relativismo). Nos distanciamos, de esla ibrma, tanU) de la objetividad y neutralidad de las posturas realistas com o de la imposibili­ dad de acción del relativismo (H ammiíks y B rown , 2004; H akt, 2004; V isw'ESW 'aR A N , 1997). Cada posición de conocimiento, incluida la nuestra, perm ite ciertas formas de conocer y actuar, por lo que cs necesario establecer las características y los límites de estas formas de conocimienlo.

Articulación
Si el conocim iento se produce desde una posición determinada, ¿para qué investi­ gar? El concepto de articulación nos abre hacia ei m ovim iento y la conexión. La inlerpretación. com o señala G a d a m e r (1975), se produce por la distancia con otro horizonte. D am os sentido al m undo a partir tlcl mt>vimiento de nuestra posición liacia un nuevo horiztinte, hacia una nueva fusitín. La posieitín de conticim iento de la investigadora debe caracterizarse por su m ovim iento, por su capacidad de dar nue­ vos sentidos al niLmdo. En este punto, precisam ente, es tionde se produce el ctinticimiento: en la lransft)rmac¡tín de nuestra posición de conocimientt). M ientras que desde algunas ptisluras (para una revisión véase R eay, 1996 o LETtir:Rí5Y, 2002) se tleUende una explicitacitín transparente y reificatlora tle la ptisicit)n de la investigatlora, se enfatiza aquí la imptirtancia de que lengamtis en cuenta la relevancia de ti isen a i- y desarrollar la investigación pensandti en la generaeitín de nuevas c o m ­ prensiones. Si nuestro conocijiiienlo viene tic nuestia localizacitin, este conocímientt) es nece­ sariamente parcial. La articulación pei'mite moverntis de esta parcialidad, transibr-

Capítulo 4

•* Derivas y actuaciones. Aproximaciones metodológicas

79

m ando nucsiia posición a pai tir dcl diseño de la cojicxlón con otras formas de vida y subjetividades. Se trata de un planteamiento que nos permite pensar hi investiga­ ción en términos rclacií)nales. La Investigación, en lugar de mostrarnos la realidad dcl ntiuido, nos permite entrar cn un entraniatio de et)uexiones y experiencias que transform an nuestra posición de investigación y, en este sentido, producen conoci­ miento. Se trata de uiui búsqueda por una articulación gctieradora de significados y contielniientos parciales del mundo, cn un cam po en donde distintas formas de co­ nocer conviven y dan cuenta de d ist i utas formas de vida. El conocim iento, de esta forma, se tiansform a en una cuestitín política eu lugar de una representación de la realidad. T om am os e! concepta) de ariicidación, tal y como es conceptual Izado por L a c l a u y MotiFFE (1985), en cuanto nos permite concretar la noción de conexión parcial. La articulación es una política de coalición con otras formas de vivir en que se trans­ forma el sujeto que se articula para generar nuevas formas liberadoras de vivir. Esta propuesta enfatiza la apertura t]ue debe tener la investigadora a! articularse con las participantes del estudio para generar luí contexto que permita la aparición de nue­ vos significados que transformen nuestro aparato político-conceptual (FiC, 2005). L a articulación es una práctica que construye relaciones enlre sujeios ( H a r .w a y , 1992), unas relaciones con significado tiuc nos sitúan en el camjxi y nos transforman. Si la noción de «conocimienlo situado» enfatiza cl lugar desde donde se mira, el concep­ to de «articulación» hace que pongamos la atención en las relaciones que establece­ mos y en ct)ino eslas relaciones transforman nuestra posición inicial. La articulación genera un espacio político que reconoce a la vez su contingencia, temporalidad y ob ­ jetividad parcial con el objetl\'o de transformar nuestra posición de conocimiento. Dentro de este mareo relaeional. el cambit) de posición, la reílexividad y las e m o ­ ciones forman parte integrante dcl proceso de Investigación (Adkins. 2002, 2003, 2004; S keggs, 2002; K llin m a n . 2002; L l o n , G u a r d a r a s y G u t i i í r r l z , 2005). Com o dice Haraway:
«H! yo t|iic conoce es parriiit en lodíi.s sus faeeias, nLinca lenniiiiido, tnUil, no se encuenira siiiiplemente ahí y en estado original. Está siempre construido y remen dad o de manera impert'eeta y, por lo lunui, es capaz de unirse a otro, de ver Junto al otro sin pretender ser el ono. Estíi es la promesa de hi objetividad, es decir, de la eoiiexióii par­ cial» (HAfíAw.^v, 1091/1095; 331).

Hemos llegado a un planteamiento relaeional de la investigación. Conocer Implica translbrniar nuestra posición a partir de relacionarnos con personas, acontecimienlcis y textos que transforman nuestra forma de ver el mundo. Esto no implica que al fi­ nalizar ta investigación acabamos con una postura contraria a la IniclaK sino que re­ cogem os cl conocimiento de !a experiencia vivida. El fenómeno se torna más complejo, con más elementos, más estílelo cn algunos puntos, y más condescen­ diente en otros. En lugar de rcjict irnos en t em ú nos dicotómieos y excluyen tes (se ha eumpIkUi o no la hipótesis, tenía t) no razón), se lealiza una descripción mullí vocal desde la que emerge una u Lie va compre nsit'in dcl fenómeno.

80

Estrategias y prácticas cualitativas de Investigación social

Aspectos éticos y políticos
Además de nucslra posición y de las relaciones en el campo de estiuiio, ha>' que tener en cLicnla In forma que loman estas relaciones, lo í.|ue nos lleva a incorporar la noción de «crílica» al pensar sobre la caütlad de la arliciilaclón y la dirección hacia donde se dirijzc. El conocí miento se produce en un espacio hejiemónico donde es necesario c on­ siderar el tipo de acción que nnestro conocimienlo realiza en el campo (C arralion, 1989; CoNyuiiiíciooD, 1991; Y anthar y G antt , 2í)0íi). Siguiendo a L aclau y M ohf pf- (1985), esla hegemonía no es absoluta. Se trata de una multiplicidad de posiciones en las que algunas han conseguido un espacio de dominio en lo social. La investiga­ ción modifica este campo a través de una articulación con cieilas posiciones para ge­ nerar nuevas articulaciones que definen nuevas realidades. La investigación debe responder a las picguntas «con quién, cómo y piua que» nos articulamos, preguntas que nos remiten a las posiciones de sujeto con que nos arliculamos, prácticas sociales que establecemos y significados que promovemos. Hace que nos planleenios el entramado político en el (.)ue se sitúa la investigación y las formas de acción que se derivan de ella.
La in ve st ig ac ió n se co n v i e r te e n t o n c e s e n un e l e m e n t o d e c a m b i o t r a n s f o n n a d o r d e la h e ­ g e m o n í a e s t a b l e c i d a {\>é¿isc D linkiír y P a r k e r e n este v o l u m e n ) . Ni) es, sin e m b a r g o , a c ­ ti v is m o , ya q u e d e b e p la n te ar s e la apertLira d e un d i á l o g o p r o d u c t i v o q u e t r a n s f o r m a la p o s ic i ó n de pai lid a. a u n q u e t a m b i é n se p la n te e la c o n s e c u c i ó n d e f o r m a s d e a c c ió n y o r ­ g a n i z a c i ó n d e lo social p r o m e l e d o r a s y lib er ad o ra s. S e trata d e cambial* la m i r a d a s ob re la p r o p ia p o s i c i ó n d e e x pe rt ic ia , c o m p r e n d e r y e v i d e n c i a r las r e l a c i o n e s d e p o d e r q u e se r e p r o d u c e n a través d e la inv est ig aci ón e in t e r v e n c i ó n social, y a l c a n z a r p r o c e s o s a r ti c u ­ latorios d e p r o ti u c c ió n c o n j u n t a d e c o n o c í mi en lo. M i r a d a críiíca h a c i a los d i s c u r s o s instiluc io nal es q u e n o s c o n s t i t u y e n e n n u e s t r a p o s i c i ó n d e in ve sl iga ci ón , r ef le x ió n s obr e los p r o c e s o s de e x c l u s i ó n q u e se g e n e r a n , y e x p l o r a c i ó n d e las posibi Üd at les d e c o n s t r u i r fo r­ m a s alt ern at iva s d e p ar ti ci p a r d e los p r o c e s o s so cia le s. R e c o n o c i e n d o , a su vez, q u e las c o m p r e n s i o n e s p r o d u c i d a s es tá n sit u a da s e n en t r a m a d o s de poder, s ig n if i c a d o s y r e la ­ c iLines afectiva s e n las cu al es se fijan ci er to s s ig n if i c a d o s y pr á c t ic a s , a s u m i e n d t ) la res ­ p o n s a b i l i d a d q u e i til pil can n ue str as p r o p ia s te c n o l o g í a s d e fijación e n d i c h o s e n t r a m a d o s y prodLicieiido a r t i c u l a c i o n e s q u e t r a n s f o r m a n las p o s i c i o n e s d e c | u i e n e s p a r t i c i p a n .

La apuesta por una perspectiva situada tanto ética com o políticanienle no es garante de los conoci míenlos producidos. Se trata de buscar prácticas ética mente responsa­ bles, políticamente promeledoras )' parcialmente indeterminadas que adquieren rele­ vancia en cada una de las experiencias específicas de investigación sin ser consideradas respuestas definitivas, general izab les y/o intercambiables.

D

er ivas u r b a n a s

La propuesta de las derivas com o t)pción metodológica en cl ámbito de las ciencias sociales parte tic diferentes fuentes de inspiración: las críticas asociadas a las formas

Capítulo 4 > Derivas y actuaciones. Aproximaciones metodológicas

81

Itadicioiialcs tle proci ucci ó [i tic conocí mi en U) cicnnTic<i, el d csano llo tic derivas uibañas realizadas por cl niovimicjito situacitinista y, más recicnleinentc, [lor el grupo Precarias a la Deriva, y la tradición metodológica de la etiuigraíia. Demos un breve recorrido poi* algunos tle lt)s aspectos que recogemos de eslas tradicit>nes y que nos permiten, a partir de la perspectiva epistemológica propuesta, generar una forma de acercarnos al estudio tiel espacio vivido.
L a s d e r i v a s r e a l i z a d a s p o r Itts s itu ac i tenistas a b o g a b a n p o r u n a m i r a d a c r í t i c a s o b r e lo s t e j i d o s u r b a n o s d e la c i u d a d , p o n i e n d o e n e v i d e n c i a los j u e g t i s d e p o d e r q u e c o n ­ f i g u r a n el t e j i d o urbant> ( P i n d ü r , 2 0 0 5 J. A t r a v é s d e r e c o r r i d o s i n d i v i d u a l e s o g u í p a ­ les e n la c i u d a d se et il i st iLiían p s i c t ) g e o g r a f í a s d e d i f e r e n t e s zt in as ( D h b o k o , 19 5 8) , q u e i n d a g a b a n las f i s u r a s d e la red u r b a n a , los m i c r o c l i n i a s s o c i a l e s , las a c c i o n e s de d o m i n a c i t5n d e es trile tu ras u r b a n í s t i c a s ( c o m t ) c e n t r o s c o m e r c i a l e s o punlt>s l u r í s t ict>s), la t i r g a n i z a c i ó n d e la c i u d a d c n c e n t r o s y p e r i f e r i a s , ti las c a r a c i e r í s t i c a s d e a c ­ c e s t ì d e d e t e r m i n a d t i s l u g a r e s (tle p a s o o b l i g a t o r i o , p r o h i b i d o s , e s c t i n d i d t i s , p ú b l i c o s . , , ) c t m el fin d e g e n e r a r m a p a s c n los q u e se m o s t r a s e n d i c h a s d e n s i d a d e s . El tránsiU) p o r la c i u d a d p c r n ii tí a r e v e l a r las z o n a s i n c o n s c i e n t e s d e la v i d a u r b a n a ( B a s s e t t , 2004). Para conseguirlti era necesario a d o p tar una postura «ullrarrecepliv a » , p o n e r s e e n u n es la d t i d e « m i r a d a a t r a v e s a d a ptir el a z a r » p a r a q u e h u b i e r a u n a e m e r g e n c i a del f e n ó m e i u i u r b a n o . C o m b i i i a c Í t í n tle m i r a r atentt> y d e j a r s e l l e v a r ptir cl p r o p i o d e a m b u l a r t| u e lleve a u n a n á l i s i s d e v i v e n c i a s p a r a g e n e r a i' c o n i p r e n s i o n e s s o b r e la s lí n e a s d e f u e r z a q u e a t r a v i e s a n la c i u d a d ( ANtiRi-.nTTr y C o s t a , 1996). C o n o c e r , a pa rt ir d e la e x p e r i e n c i a , la t e s i t u r a d e la c i u d a d , los p l i e g u e s , e n t r a d a s , c i e r r e s , a g l o m e r a c i o n e s , p u n t o s d e in t e r é s y d e m a r c a c i o n e s d i f e r e n t e s a los tr a z a d t i s p o r la a d m i n i s t r a c i t m . «La deriva era. eiilonces, más que snki pasear; era una combinación de a / a r y planifi­ cación, una “espoiitancitiad organizada'", diseñada para revelar alguna realidad pmfunda de la ciudad y la vida urbana. La deriva también era distinguida de la práctica “ Flâneur” o voyeurismo por sii actitud cniica hacia cl ordenamiento hegeniónico de la nu)dernidad>* (BASsr.Tr, 2004: 401 ).

A tliferencia de las prácticas situacitinistas. Precarias a la Deriva (2ü04u), proyectti colectivo de investigación realizado por una agrupación de iiiujeres cn Madrid, ha propuesto la itle a tle derivas como invesligación situada y coniprtimctida para exa­ minar los circuittis de lu precariedad femenina. Hsta forma de cam inar se preguntu de forma compartida sobre las formas tic percepción colectiva para transformar y abrir subjetividades y posibilidades sticialcs. Fisla torm a de indagación persigue un conticcr cf)lectivt) stibre las vivencias de precariedad urbana partientiti de las propias ex­ periencias. Adquiere gtun impon une iíi la preparación de la deriva para que sea posible producir unu experiencia tie «cuminur preguntando» respecto a las diferentes experiencias de precariedad. Incorpora la pret)cupación ptir transformar esta expe­ riencia en una acción a través de invtilucrarse con las subjetividades precarias em er­ gentes. En sus propias palabras:

82

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

«l.íi (.ÍL,TÍ\a. ciiaiidn cs tlciivíi, con sus clcinciiUis tic nun ilichRt, tic [liisn iniiileniinipidt> a li;i\'cs de :inibientes tliversi>s. de lraspt)sieii')ii sul>|eti\'a, de üiriivesainit?nlo de ttt* da inia serie de etiries (stieiales, espaciales, temporales) que ortietiaii iiueslros ct)titlianns (coniti ci tjue separa empico y vida, o un barrio de otro, o la leniptiraltdad eoncxiotiisla de una trabajatltira de la etimunieación y la de una dtimiística interna y cu iti ad oía Iransnaclonal ), protiuce una suerte- de extrañamiento t|ue perniile un desen­ ganche tic las t'ninias de pereciieiíin y de iniercanibio rutinizadas,.,» ii^recdiias a ¡n
(U’iiva, 2 0 0 4 b: 8 4 ) .

l-rcntc a In entrev ista, el mélt)tlo de las derivas t)IVece algunas venlajas respectti a c6nif) la persona reconstruye su experiencia en relacitín con un espacio ctmcretti (Klisi :n [íac'M . 2003, 2006). En piinier lugar, la palabra Iiablada tiende a referir aspecttis tie la experiencia frecuentemente separados de su contexto de aparicitín y. eti scgundt) lugar, la siluacitin de enu evista se pm duce habitual mente en coniexlos estátictis tltindc la ctiiiversación, y no la interaceit)n entre las personas o el amiiieiite, es el cenIrti de alencit>ii tie la siluacitin. La entrevista puede nt) ser adecuada para cierttis ob­ jet i vos de invesligacitin dadti que separa a la participante de lus cspacitis ctilidianos t|uc c vocali sus cxpcricncias mientras que las derivas permit irían acercarse a las prác­ ticas ctìtidianas. Las derivas enfatizan la articulación entre agentes en un contcxlt> es­ pacio-letiiptiral ct>ncreto, inciuyendt) corptirciílad, afectividad, coniptirlamieiitt) y pensamiciilti (l)A\'lt;s y D wyi ;r, 2007). lo que las liacc especialmcnle adecuadas pa­ ra cl estudio de las dinám icas urbanas locales en conlraposicitin a los prt>yectt)s de ci L Idati que se realizan desde una mirada cenital í P iniíhr, 200.')). Esta aproximacit')ii perniile desarrollar estrategias de coniprensit)n del espacio urbano teniendti en cu en ­ ta a las personas que habitan el lugar. dejándt')se afect:ir por esas formas de vida pa­ ra generar com prensiones que tlifracten las actuales lógicas de configuración urbana (St'iiNRiDnR, 2{H)2). «SiLHiiendo la secuencia natural de los lugares en la vida eolitliana. las dcri\'as aunicniaii tuicslras coniprensinnes de cómo los individuos conectan c integran las diíeren les parles de sus vidas cotidianas e idenlidatles, cosa que los sociólogos, ineluyentlo los interaccionislas simbólicos, nuiy Irecuenlemeiitc traían ct-mio entidades scpai adas y auli>nomas» ( Knsi NH-vcii. 2 0 0 3 : 4 7 H ) .

Derivando por el Raval de Barcelona
La aprt)ximaci(>n a iravi;s tie las ti cr iv as b u s c a ciUrar e n el b a r r i o a ira v e s d e las e x ­ p e r i e n c i a s v ivitlas pt>r It)s m i e m b r o s del e q u i [ i o d e i n v e s t i g a c i ó n c i r e u l a n d t ) p o r s u s c a l l e s s o l a s t) a c t i m p a ñ a d a s d e a l g u n o s d e s u s h a b i t a n i e s . U n c a m i n a r tju c b u s c a , p o r u n latió, d e j a r s e i m p r e s i o n a r — e n Itírmintis d e i m á g e n e s , e x p e r i e n c i a s , o l o r e s , a m ­ b i e n t e s , e t c . — pt)i‘ el e s p a c i o y. p o r o tr o , c o m p a r t i r c o n veciin»s y v e c i n a s de t bar-rio s u s e x p e r i e n c i a s v it al es . L a d c s c r i p c i t í n d e las tt is lin ta s fas es d e la i n v e s t i g a c i ó n p e r ­ mil irá i l u s t r a r u n a f o r m a d e i m p l e m c n l a r e s t a m e lo d t) l ti g í a . m á s ctmit) s u g e r e n c i a s t|ue c o m o recelas prescriptivas.

Capitulo 4 ♦ Derivas v actuaciones. Aproximaciones metodológicas

B3

Primeros paseos
«Dolar de sentido u un lugar a través de la involucración con lo que no puede ser l'ácilnicntc visto o narrado, pero cn catnhio es imaginado o senlido — coriioralmeiHc o visceralnicnle— , pone a prueba inlervenciones niclndológicas existentes» ( D a v i k s y D wvhk, 2007: 262).

En uii primer momento se realizan irayeclorias aleatorias por el barrio, reconocien­ do clenienlos, lugares y acontecimientos que conl'igurarán tenias de interés. Este «ca­ minar atento» por parte dcl conjunto del grupo investigador produjti una primera relación vivencial con el ban io. El análisis de esta ^'ivencía permitió identificar nues­ tros estereotipos en relación al barrio en términos de. por ejemplo, zona «peligrosa» o «degradada», lo que llevcí a una mirada más «interpelativa» que complejizaba y d i­ fractaba nuestras posiciones iniciales. Las trayectorias del barrio fueron sistematiza­ das siguiendo una lógica autoetnográfica en que se anotaban recorridos, impresiones, sorpresas, relaciones, pensamientos, emocione.s, personajes. A continuación presen­ tamos algunos ejemplos de estos primeros paseos por parte de integrantes del equi­ po de investigación.
«El pasco dcl lunes iuc agradable y gratificante, era un día íestivo. Había mucha vida por las calles dcl barrio. Destacar las plazas y la Rambla del Raval c o m o punto de re u ­ nión de la gente: niños, madres, jubilados, iodo el mu nd o pasa por estos lugares, Lo.s locutorios son también un lugar de reunión sobre todo para hombres “inmigrantes” . La nota desagradable fue la detención, delante dcl grupo de exploración, de un chico in­ migrante (nacionalidad desconocida) mientras c o m ía m os cn la Rambla de! Raval: El chico se escapatia de un policía y, en 5 segundos, estaba el policía inicial m;ís otro p o ­ licía que interceptó al cliico, más un coche de la secreta, más un furgón policial... Pnr fuera el Raval debe ser el barrio más seguro de ia ciudad, teniendo en cuenta la canti­ dad de policía que hay (un coche cada 5 minutos)» {12 de octubre. 2004). «K1 lunes 12 q ued am os a primera hora un compa ñero y yo para hacer nuestra p r im e ­ ra inmersión en el Ra\a!. En seguida me sentí desorientado y extrañamente mareadti, c o m o tantas otras veces antes me había sucedido al tomar contacto con el caudal de gente que inunda las Ramblas. Por ello me pareció accrlado entrar a un cyber, el cual ya había visitado en ocasiones anteriores, para situar nuestra estrategia. Lo vimos cla ­ ro, queríamos sumergimos en cl Raval profunda y desconocidti. Por el cam ino no lo­ gré deshacerme de mi hábil o consumista y no cesé de mirar escaparates con hambrienta curiosidad» (12 de octubre, 2004), «Ayer por la tarde me dirigí al MACHA para observar la pintada de la que un c o m p a ­ ñero nos informaba. Entré al Raval por la calle Tallers, miré un poco los ediUcios y el suelo que pisaba. Me cuesta girar o cambiar de ru m bo con tanla gente y coches y nionopíitiiies y bicicletas y molos y perros y j>alomas y,.. Mi visla alcanzó el inicio de la sucesión de pintadas cn el muro que protege a un edificio en construcción. Busco e n ­ tre los colores una imagen de ia vida cotidiana de e.sc barrio; un hombre intercam­ biando bienes con otra gente. Pero la pintada real nu se parece a eso. Se trata de dos rostros y en medio de ellos, la parte superior de otro hombre que sujeta, ofreciéndola,

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

iiiKi l^ccitií scuUiriut; dclaiiie de la pinUuia para recurdarla y observar ta rcaeci(>ii tic la j;cnle, que 0 1 esc innineiiti> pasalia poi' allí. Mué lias pcrsiinas qiio nn ¡bíiii nuratulo cxpresanicnlc las pintadas, se paraban ti rcaccitiiiabait tie algún motlo Ireiile a tí SKI. (Juizás porque hay pncas tjue sean más ci mentís realistas... CiiantJo llevaba m e ­ tí i a hora y em pe zab a a tiscurecer, un chicti se ctiloctí al lado izquierdo y cmpe/.ti a di­ bujar iHro Iostro, esla v e / en blanco, negrti y plateado. Cuandti apenas liabía pintadti el círcult) que le guiaría, se le acercaron unos niños en patines y ctin un spray y enip c/ ar o n a preguntarle y cl nci ncgti infoniiación a lo que ptidriamos Mamar aprendices de . .. pítUatlas. Linos L'i ti 25 minutos después ilegartm unos ehietis de unos quince añtjs, se senlaron y entre otras tt^sas miraban ct^niti iba fo rmándose el rostni en la pa­ red. Dtis .se pusiertin a pintar y el que ya estaba da ndo Ibrma al rtisiro les dijti: no me tot|uéÍs los pakis, ¿eh?» (26 tie tietubre, 2004).

Definición de escenarios

La sisleiiiiitizacitín de los primeros rectin ido.s dio lugar u la creación de una serie de escenarios que entrelazaban lemas, personajes, tugares y aconlccim ientos, perniilietitlo tlar sentidti a las desavenencias y continuidades del entramadti iirbaim. Los esccnaritis son, tie este mtidt>, prtiducUi de la experiencia con el barriti y, en esle scntitlo, son protluccioncs realizadas desde ima posicit*ín y relación experiencial y corporeizatla ctin el barrio. Claramenle, nti ntis cnctintramos ctm ima «rcpresentacitin» tlel iiarrio sinti de nna construccitin de elemenltis tpie permiten ctiniprenderlo a partir tle los aspccttis que «impresionan» a las investigadoras. Concretam ente, se idenlilicaron cinco escenarios que ctineclaban ctm las experiencias vividas: u r h t w i s lija (imporlanle transformacitín urbanística Junio a especulación, niohhiiif' y resis­ tencia indi\ itliia! y colectiva), scxtiaíiüad (redes sociales estables en tpie se negtician furnias no tiegenuínicas de sexo/génerti). re/ii’ión {multiplicidad de prácticas asticiadas a creencias religiosas), a r l e (expresiones arlíslicas callejeras c insti (nei una les), c o n M i n i o (iranslbrmacitín tlcl barrio en centro de ctimpras. con prti li feraci tin tle I ten­ da s tic mtula Juntfi a tradicionales).

Derivando con personas del barrio
F i n a l m c n l c se r e a l i z a r o n p a s c u s c t m p e r s t i n a s t]ue l i a b i t a b a n el b a n i t i y q u e l u c r a n r e l e v a n t e s en varit is d e ttis e s c e n a r i o s d e f i n i d o s . D u r a n t e tos p a s e ti s se i b a n c t i m e n tandi> ;ispccUis q u e e m e r g í a n e n r e t a c i ó n c o n Itis l u g a r e s ptir Itis q u e se p a s a b a . t|Lic se trattiijo e n un m a p a s u b j e t i v o tlet Kava! c o n e x p e r i e n c i a s a s o c i a d a s a d i s t i n k i s t u ­ g a r e s c l a v e s . Ta nl ti la p e r s t i n a i n v e s t i g a d o r a ct>mo los lu g a r e s d el e s p a c i o d a b a n t u ­ g a r a i n l e r p e l a c i o n e s q u e se i r a d u c í a n e n u n a n a r r a t i v a lo e a li z a tl a . S i g u i e n d t i a K u s i : n h a ( II ( 2 0 0 3 , 2 0 0 6 K e s t e c a m i n a r c o n j u n l o p r o t i u c e luia tierra m i e n t a m e l o d o l ó g i c a h íb ri tla e n t r e la o b s e r v a c i ó n p a r l i c i p a n l c y la e n t r e v i s t a . A c o n l i n n a c i ó n un e j e m p l o tic los m a p a s q u e .se tl ib u ja b an :

Capitulo

A

Derivas y actuaciones. Aproximaciones metodológicas

85

Yci itit; iiiUL'vo [nir
liK ulfs tiItL'rnutivos

ct)mt) ta
O Kirdiiiiidnru.

L -l A lfiicii dcl Xiiu)

I) fl IA ikal.

^ ctKirdinadora reúne a las diíurcnltrs cntidudos que luí-han contra c l nicthbinp ititiiiib íliiirio CM el Imrrio.

Una vez reiil izada la deriva, el texto y cl mapa con comen lar ios. vivencias c imáge­ nes se mostraba a la participante para que aclarara aspectos o realizara los cambios que considerara pertinentes. Este material permitió Ja emergencia de una serie de comprensiones sobre los procesos sociales del barrio.

A

c tu a c io n e s

Mientras que en las deri\'as se recorre el barrio acom pañando a un informante clave, las actuaciones iu)s acercan a cómo es interpelado un determinado personaje de! Raval. Se trata de un acercamiento más subjetivo a las situaciones, pensamientos, re­ laciones, enioci(.)nes e interpelaciones (,)iie personas concretas puede sentir dentro de escenario determinado y al que nos sería difícil acceder desde la posición de «inves­ tigadoras ex le mas». A diferencia de las derivas, se trabajó directamente sobre la ex­ periencia generada al ser considerado un parlicipante del barrio, permitiendo una conexión semiótica-material más involucrada con el tejido social. Esta propuesta epistemológica bebe de las aportaciones sobre cl concepto de pcrfifrm atividad de J. ( l^SS. 1990, 1993). Esta autora reflexiona sobre el proceso pt)r el cual la identidad de género es construida en su actuación, com o acto perfor-

86

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

n iiili\ o tiiic c o n s l it u > 'c a i|iic lln q u e se i i o i n h r a . L a g e n e r a l i / a c i ó n tic e s l e in u r c ti c o n c c p U ia l p c r n i ii e c o n c e b i r las s u j e c i o n e s ¡ d e n l it a r ia s c o m o c o iisii iiccitM ics r a n t a s n iá tícas Ljuc s e inanlienen cn a t r a v é s tle la r e p e ü c i ó n . [^a r e p e t i c i t í n lilual c o litü a n a e s im

elem en to cn

cla\e

la c i> in p re n s i( ín tie c ó m o

se co iisiiiuye y

irniisform a

la itie iU itla d la

la in leí a c c i ó n . M i e i i i r a s t ¡ u e la r e p e t i c i t í n c t i n s o l í d a i ía s u j e c i o n e s , l a p a n u l i a y d e s \ iatla p e n iiiiir ía n Se líala de g e n e r a r f o r m a s tic r e s i s l c n c i a a las c a t e g o i í a s ct> n las q u e

acluacitín blccitlas.

las s u j e c io n e s e s ta irab ajam o s políticas (gtínerc». de irans­

d esn alu ralizar com o

e l n i c i t U u l . . . ). c n i c n d i é n d o l a s

prt> cesos a b ie r lo s a

prácticas

f o r m a c i o n , p r i o i i / a n d t i la a c e ití n I V e n l e a l a n a r r a t i \ ' a c o m t ) f o r m a d e a n á l i s i s y d e a c c it ín s o b r e ia r e a l i d a d s o c i a l . L a p e r s p e c t i v a n a i r a t i v a s u p o n d r í a , c n a l g u n o s c a s o s , la e x i s i c n c i a tic itic n l id a d p r e v i a d e s d e la q u e s e e s t á h a b la iitlo . m i e n t r a s t¡u e e n ia p e r s ­ p ectiv a pciT ornialiva la m i s m a actu ació n es ia c ti n s t i l u l i v a d e form as de iden titiad . len g u a­

N o s acercaríam t> s a u n a p ersp ectiv a p ra g m á tic a del sig n iílc a tio q u e c o n e c ta je y a c c i t í n . a l e n t l i e n d o a l o q u e h a c e m o s ctm el le n g u a je c n

l u g a r tle p r e o c u p a r n t ^ s

p o r su sig n ificad t) y e n la liz a n tlo c ó m o líe las norm as sociales. S ig u ien d o

n u e s tr a s accit> ncs c o titlia n a s s o n g c n e ia liv a s p o s te s tr u c tu r a listas, al no habei' una

principios

i t l e n l i t l a t l o c u l t a b a j o l a e x p r e s i t í n t l e l a p e r s o n a , l a p e r s o n a e s c o n s l i t u i d a a t i ‘a \ é s d e n u e s t r a s e x p r e s i o n e s , u n su je lti c o n s t i l u i d o pei f o r m a t i v a m e n t e e n t é r m i n o s tle n ú e s ira s c a le g n r ía s s o c ia le s (B irti.L R , 1^90).

Rl a n á l i s i s p c r f o r m a l i v i i c t m s i d e r a t |u c la a c c i ó n r e i t e r a in ia n o r m a o c o n j u n t o tic n o r ­ m a s , s in q u e n e c e s a r i a m e n i e h a y a u n a c t ) n s c i e n c i a c x i t i í c i l a tle l a s c o n v e n c i o n e s tle las t|Lic e s u i u i r e | ) c t i c i ó n . A l a ve?., n o s e t r a í a d e u n a c t o t e a t r a l a i n o h a b e r n i n g ú n g u i ó n p t e \ io a r e p r c s c n l a i , p o r lo t|u e . e n o tr a s p a l a b r a s , nti p c*tÍem o s lia b la r d e u n s u j e t o p r e ­ e x i s t e n t e a t r a v é s tiel c u a l u n a c lt) o a l r ib u l ti p u e d e s e r m e d i d o o atrib in d c» . S i g u i e n d o la diferenciación e n tic c o n st ruccit)iiism t) siia\e

iH ghí) y

ct)nstiL iccionism o

t)sciM O

iiltirk) ( D . \ N / i t i L K . I 9 9 7 J . la s d o s p r e m i s a s a p i n i l a d a s s e c t m i r a p o n t I r í a n c t m la s a s u n ­
c i o n e s d e l p r i i n e i ' c o n s t r u c c i o i ú s i i K ) y a q u e lU) n e c e s i t a t l e u n s u j e t o t ] i i e < í a c l ú e e u » t) « i ' e p r o t l L i / . c a a » c l o r t i e n s o c i a l ( L m a y S . ' \ n d ( . ) V a l , 2 í ) 0 J Í ), A s u v e z , l a p e r f t i r m a n c c n o e s p r e s c r i p t i v a y d e r l a a g e n c i a e s p i e s e r \ a d a e n ta n t t) t | u c la a c ti \ id a tl m i s m a tle la ile racitín inlrotluce \'a rla c io n e s e n su m is m a repeticitín y supone una rearticu lación de

p r á c t i c a s . L a p c r f t > r m a u c e n o e s poi* l a n l t ) s i m p l e r e p e t i c i t í n . e s t a m b i é n

fa llo e innti-

v a c i i í n , a s í tjite t i e n e s e n t i d o e u c u a n t o p r o v o c a c o n s e c u e n c i a s . E s e n e s t e s e n l i d o t |u c . dcstlc un p unto d e vista polílict). se c o n s itle re la p e r s p e c t i v a p erfo rm ali\a c o m o lie-

r i a n ú e n i a tie i r a n s f o r m a c i ó n sticial. u n p u n tt) tic \ i s t a a le ja d t) tle u n « c o n s t r u c c i o n i s ­ m o o s c u r o » e n t | u e la c t m s t r u c c i t í n \ i e n e d a d a e x c l u s i v a m e n t e ¡ x i r la e s t r u c t u r a s t)c ia l. S i b i e n la p e rs p c c li^ ■ a p e r f o r m a t i v a e s a m i i l i a m e n t e u s a d a e n c i e n c i a s s o c i a l e s , s u s i m p licacitm es para la i n \ ' e s l i g a c i t í n y. e s p e c í f i c a m e n t e , ¡lara el tr a b a jo a p a r t i r tle una

a p K ' X i m a c i ó n e i n o g r á f i c a , e s l á n e i n e r g i e n d t i e n la a c t u a l i d a d . C t i n s i d e i a r ia i n v e s t i g a ­ c ió n c tiin o u n a c to p e rfo rn ia ti\'o im p lic a ct)nsitlcrai las id e n t id a d e s t]ue se c o n s t r u y e n 1994; J a c k s o n , 1993).

en ei p r o c e s o in v e s tig a tiv o y c ó m o tle b e n se r n a rr a d a s (E n si.in, E l t r a b a j o tic N .

K . D i: n / . i n o f r e c e c l a v e s p a i a i r a s l a t l a r e s l a p e r s p e c t i v a e p i s t e m o l ó ­ escrilura e tn o g rá llc a c o m o u n a accitín pcrfttrm ativa cn

g i c a al c o n s i t l e r a r la m i s m a

Capitulo

A

Derivas y actuaciones. Aproximaciones metodológicas

87

construcción de subjclividadcs y rcalidailcs sociales (D iínzin, 2 üí)3 j , abogando por lina sensibilidad pcrrornialiva y inia vt))iintad de expcrimcnlación con las formas de presenlación del trabajo tle campo. Eslc carácter pcrl'ormalivo exige una acción reJlexiva y loma de posición sobre las ctinsecucncias políticas de las construcciones generadas, entroncando la elnografia con una iiráciica democrática radical que cu es­ tiona la arrogancia de la escritura etnt)grálica realista tjiie pretende dai' voz a las per­ sonas investigadas. Al igual que II arawav (1991 ), Df:NZiN nos recucida que nuestra escritura tío es inocente: es una práctica cultural que se posiciona y defiende cierto tipo de hegemonía. Teniendo en cuenta que el conocimiento es inmanente a nuestra posición, com o su ­ giere la perspectiva de Haraway, lo relevante de la investigación etnográfica no se local iza en la otredad del objeto de esludio, sino más bien en la otredad que em er­ ge desde la posición de la persona que investiga. La pertenencia a múltiples cate­ gorías sociales de la posición investigadora implica la imposibilidad de una asignación unívoca a un único rol, identidad o práctica. Mientras que la interpela­ ción institucional enfatiza una de las categorías, que requiere una peiform ance de autoridad en la escritura, una perspectiva critica resalta y explora la pertenencia categorial múltiple actual y las posibles líneas de fuga futuras, transform ando la posi­ ción de investigación en una performance abierta a la difracción que genera el proceso investigalivo. Tener en cuenta las interpelaciones del cam po y los efectos corporeizados de tales interpelaciones supone incidir en la posición de la investiga­ dora para poder comprender las posiciones de sujeto que se pretende estudiar. Desde esta perspectiva, el diseño tle investigación debe tener en cuenta las ptisicitines tJe sujeto que se tt>man y las comprensit’>nes localizadas y corptireizatlas que de ellas .se derivan (CLt)UGEi, 20Ü3). El pt)sicitinamien(t) dentrt) de la articulación objetti de esludio implica lt)mar una postura política, realizando alianzas con unas posiciones y ctiiUraptiniéndose a otras con el t>bjeto de elaborar una mirada distinta, difractada, respecto a la posición ini­ cial. H aiíawav (J997) expresa esla idea en términos de un «anhelo de muntitis habi­ tables», un aiihelti que sugiere conexiones, prtipósitos y caniintis a seguir. Es decir, a pesar de que en lt)da articulación se transfi>rman las posiciones de sujelti, la investigacitín reflexiona sobre la ft>rnia en que iit>s articulamtis y, ctm si guien temen le, stibre los principios cticti-polítictis que lleva a cabo ta invesligación. El inibrme de iiivesligacicín incide, ptir ctinsiguiente, en la forma en (.|ue la posicitin de investigacit'in se transIbrma a lo largt) dcl estudit^ para reflejar el eonticimÍenlt> corptireizadt) y parcial prt>ducido. Sin enibargí>, tal y ctmio apuntan L aw y U rry ( 2004), la ciencia social iradicioiial tiene dificultades para tratar los elemetilos sen­ soriales, emt)eit)nales y ctirpf*ralcs. La dillcuUatl viene por la limitación de las ac­ tuales ibrmas de transmi sitSn de ctmtic i miento tiue se basan en la m ctáíbra de una visión dcsciicarnada y en la tecnología tle la palabra referencial. Se trataría de pen­ s a re n nuevas metái'oras y lecntilogías, cointi la inelálbra tlel tacto y la lecntilogía ait-

88

Estrategias \ prácticas cualitativas de investigación social

dit)vÍMi;iI, p o r c j e n i p t o . Se I ra la ilc i n c o r p o r a r n u e v o s n i c k i d o s tic c o m u n i c a r t'Xp e ­ ri e n e i a s t|iic y a c s l á n a c t u a l m c n l c tli sp t>n ibl cs e n o t r o s á n i b i k > s t i i s c i p i i n a r c s .

Actuaciones en el Raval
Kn el estudie» rcali/.ado sobre el barrio dcl Raval de Barccltina ( M ontlí ni í cji í o cí al., 200?; el al.. 2005), y a partir de Itis escenarios ticfinidt>s anlcritirincnte, se exploran pt)sibles [lersoiuiics t]ue habitan el barriti para adoptar una posicltin de ccrciuiia que perm ita coiieelarnt)s se mi tilica y inalerialm enlc et)n perstm as, luga­ res, lemas y aconiecim íenlos. Atlemás de la í'actibilidad en lus acluacitiñes a rea­ lizar. se lienc en cuenta su rehtcitín ctm los cscenaritis deíinidt>s, ctm la inltirnuicitin previa rectigida y ctm su relevancia ictirica para cl esiudit). En el casti que se ejem plirica, trataremtis tíos de las experiencias de acliiacitín que se lleva­ ron a cabo en tíos escenarios dil'erenciadtjs: consinnti y sexualidad. A ctintinuación delallamt)s algimas de las aclividadcs registradas en las narraciones tle Itis partici paules.
«l^a O l l a MtWil e s u n a a c l i v i t i a J t |u c se r e a l i z a e a tla fin d e s e m a n a a h i c r ia a tt>das a q u e l l a s p e r s o n a s q u e les iiilc re s e el l e m a . L a O l l a re c i c l a , e tie in a y r e g a l a a l i m e n ­ to s. s e r e c o g e n los a l in ie iiio s t itís c c h a d o s y el d t i in i n g o p o r la t a r d e s e e m p i e z a cl p r o c e s o tic c o c i n a r la O l l a q u e p o r la n n e h e s e l le v a r á p tir las c a l l e s d e l h a r r i o del Riival y Cítílico. I^a d istribu ciíS n d e la c o m í t la c a l i c n l c se r e a l i z a e n p e q u e ñ o s g ru p t i s d e p e r s o n a s ( d e 2 - 4 p e r s o n a s ) y e s p a r a a q u e l l a g e n t e q u e ta n e c e s i l e y Iti d e s e e . A p a r t e , .se g e n e r a n e s p a c i o s q u e m á s a llá d e o f r e c e r u n p l a t o d e ct>m ida tlan p ie a c o n v e r s a s . p t)s ib lc s c tin ta c k ) s . v í n c i i to s e i n t e r c a i ii b i o s d e d i v e r s a s r e a l i d a d e s » . « N o s a t l e n i r a m o s al R a v a l. d i r c c l o s h a c i a la p l a z a M a c h a . I \ i r el c a m i n o n o s enctMit r a m o s u n g r u p o tle afri c a n o s ; d e s p u é s d e la d u d a d e c i d i m o s tt f r e c e ríe s el p iatti c a ­ lie n te . K e a l m e n l e r e s u lt a , a v e c e s , \ i o l e n i o p r e g u n t a r si a p e l e c c e tim iila c a li e n ie . N u n c a s a b e s ,si la o ir a p c rstiiia s e lo p u e d e k i n i a r m a l.., l i m p c z a m t i s a lia h ia r y n o s c u e i i l a n t |u e s o n del p a ís d e la g u e r r a , d e N i g e r ia . N o s p r e g u n t a n c o n r i s a s t|u c si a p a r t e tic d a r c o m i d a l e ñ e m o s a l g ú n s itio p a r a d o r m ir . L e s t l e e i n u i s q u e n o ; ¡iro n lo se a c e r c a n n a p a r e j a q u e n o s pitie c o m i d a , c l i a r la m t t s b r e v e m e n t e y nt>s d e s p c d im t i s . S c g u i n i ti s t i ir e c k j s al M a c h a , d o n d e s e g ú n el m a p a e n c o n t r a r e m o s v a r ia s p c r s ta ia s . Al l l e g a r v e m o s k i d o el s u e lti m t ij a d o y s u p t i n e m t i s t |u e h a n p a s a d t) lt»s d e la l i m ­ p ie z a . L s e u r io s t) q u e e s p e r a n tit) e n e o n t r a r m á s p e r s t m a s . a c a t i a m o s ptn e n c tt i i i r a r s o ­ lo d o s . A lo m e j o r e s t o tic la B a r c e l o n a NetLi ( l i m p i a ) d c l a y u t U a m i e n l o tie n e titro U[io d e o b j e t i v o s , tilro tip o tle f u n c i o n e s n o v i s i b l e s d i r e c l a m c n t e . D e lo tia s m a n e r a s e s INI s u p o n e r » (21 d e n o v i e m b r e ) . « T r a s i i n c n t a r tic k t r m a i n i r n c l u o s a c t i n s e g n i r c o n o c e r la r u ta a la fie s ta n o s \ i m o s f u e r a tlcl b a r e s p e r a n d o a t |u c a c a b a r a n d e re ct^ g er y s a l i e r a n las c u r r a n l a s p a r a inc l­ u irlas a v e n ir. D u r a n t e e s te nu evt) e s p a c i o cu b l a n c o p u d i m ti s e t i n t ic e r e n t r e tX ras a G b i o . u n a b i o - m u j c r (est) n o s dijt> u n a c h i c a t ] U e t a m b i é n e s p e r a b a a la c a m a r e r a l u c ­ r a del b a r tic la c u a l l o g i a m o s itil c r c e p t a r a lg u n t)s f r a g m e n i o s tie c tiiiv e rs a c itin s o b r e (/licer y p r á c t i c a s p tilíiie a s ). L a i n t e r v e n c i ó n d e e s l a t i n a c h i c a v in ti a p rt)p tís ito d e

Capitulo

A ♦ Derivas y actuaciones. Aproximaciones metodológicas

85

n u e s t r o s c n i n c n l u r i o s a c e r c a d e Cíltio. A l n o e n c o n t r a r p a l a b r a s p a r a d e n n i r i a e m p e ­ z a m o s , e n nuestri> e m p e ñ o p o r l l e n a r et e s p a c i o c n b l a n c o , a p r e g u n t a r n o s si e r a u n a m u j e r o un h o m b r e . h> t|u e p a rccirt i n c o n u n l a r a la c h i c a q u e e s p e r a b a c n la p u e r ta . E s l o n o s h i / o i c r i e x i o n a r s o b r e la laltíi d e l e n g u a j e c o n cl q u e n o s t o p a m o s eti c i e r ­ ta s s i t u a c i o n e s » de noviem bre).

E l R a v a l: un b a r r io en tr á n s it o
El c o n ta d o corporei/.ado de las derivas y acliiaeiones llcvanm u la trunslbrniaciun de la posición de conocimiento previa, cargada de estereotipos y prejuicios sobre las condiciones de vida del barrit), Iiacia una interpretación situada eti base a unos ejes de análisis atravesados por las subjetividades tic las personas que participaban en el trabajo de investigación. Esle proceso fue llevado a cabo sistenuiücanienle a partir de ia recopilación de todo el material producidí>: rehilos de los primeros paseos, transcripción de las derivas con liabilanles del barrio (situando los comentarios en los mapas subjetivos realizados por las personas) y narraciones de las experiencias de actuaciones hechas en el ba­ rrio. La lectura tninuciosa de dichos materiales y la discusión en cl grupo sobre los procesos sociales que atravesaban estas las narraciones sirvieron de base para eslablecer los ejes de análisis. Por tanto, no se pretendió dar cuenta de todas las prácti­ cas y discursos encontrados a partir de los diversos métodos de indagación, com o si de una representación de este se tratara, sinc> más bien de establecer ejes de inter­ pretación a partir del conjunto del material, guiadas por la pregunta de investigación; las maneras cn las que entretejen las prácticas y relaciones .sociales en el espacio ur­ bano del Raval. Las experiencias de tas perst)nas del equipo de invesligación junto con las vivencias de las personas con las que derivatnos por el barrio mostraron las maneras en las que eslán siendo afectadas las vidas y relaciones sociales en las actuales transform acio­ nes del Kaval, como condición de posibilidad de las actuales relaciones espaciales en el barrio. Ofrecemos, como ilustración, tma breve exposición de las principales con­ clusiones del estudio que se enmarca en los siguientes ejes de análisis: precarizacicHi dcl Raval, perdida dcl sentimiento de comunitlad, gobcrnabilidad urbana y apropia­ ción del barrio. El análisis de nuestras propias percepciones negativas del banio, en términos de «ba­ rrio en falla», permitió aflorai la forma en que se justifica una intervención espacial y social del paisaje urbano a través de medios formalmente pacíficos (B o i .tansky y CtHAPnLLO. 2Í)02) que suponen un cambio violento dcl enlom o y de las vidas de los habitantes del barrio. Se pretende establecer, cn el ban io, el «modelo Barcelona», ba­ sado en una economía de inversiones públicas y privadas que define los espacios a partir de su atractivo comercial y turístico (B a)JBRI-a , 2(K)4; D iíi.gadd , 2007). que busca generar lo que H akviíy (2005) llama «capital simbólico colectivo» asociaílo a

90

Estrategias y p>*áctícas cualitativas de investigación social

tas ilisliiifiDiies de un lugar iÍctei-niiiuuio que liuscan cjerecr una atracción sigíiillcal u a .soiire los Ilujos de capital. Se conliiiura un t^aniti de ser\ icio a ta ciudad (A ri kíiu s cl ni.. 1980) que despla/a a los pii>pit>s habitantes (IJ'i'i., 200-1). El cíinccjito de prccaii/.ación desde el punto (.le visla del lia bilame ti ace rcleieneia a ta dilieultad de vi\ ir en el barrio, tanto en térininos sociale.s (íragnientaeiún stieial) com o ecoíióniicos (tiincullad de m antener la viviciuia y encarecinúento tiel barriti). Se sustituye el sen (i miento J e eomunitiati por L 1 I1 ct)iiglonieratlo de subcutturas que transitan por el barrio. íit «aiieaniientt)» de la esii iicluia urbana, con la creación tie paseos y el asentamieiilo de iuitetes y nuevas tieiitlas. debitila las Ibrmas tradieit>nales tle control vecinal t^ue son siLsi i luidas poi- estrategias tle vigilancia y ctintroi t|i!e t)bslacu tizan y dificultan ta relación vecinat (pt^r ejempit», coclies patrulla Trente a la m e/quita u ordenanza cívi­ ca t|ue prtibíbe tender la rtijia en cl baictín). Eslas ace itiñes repiesixas sirven de pun­ to tic apoyo ti acia la definicitín de una «buena vida inbana», realizada cn fu tici tí n de la exctusión de tt>da aquella perstina o práctica que no se atlaple a la imagen cus m é­ lica dcl barrio (Svirm, 200.S), A pesar tie ello, se aprecian estrategias de resistencia basadas en una reapitipiacitín urbana que explora liiopolr'ticamente las rendijas tjire lt)tlavr'a perm anecen abiertas coniti, por ejemplo, el usti tiel s k a íc h o tin l, los mercadilitis espontáneos, ios escr'iltis en mLÍltÍ|iles ietiomas. o los h c r n n ils populares. El habitante inventa otras formas tie estar, busca alajtis, tiesviacitines o improvisaciones del antlar qire pr ivilegian, cam ­ bian o abandonan elemeiUt>s espaciales (Dt; C k k ila li. 19X4). A través de la creativitiail y el atrevirnientti se redefinen espacios signilicatltis instilueitm alm enlc ( 1)1 l.f’ iA t i f i . 2005). La redenominacitín Iticai de! ixnriíi ccm el lérrninti «RawaI» {tle tirigcn pat|uisianf) expresa estas múltiples formas de apitipiacitín del barrio. Las per­ sonas tic! barrio utilizan estrategias diversas para, de un modo u t>irx>, «liactvear*> It)calmcnie tas barreras insiitucitinales a las tbinias tic estar y vivir- en el barriti, njoslraiulo las posibilidaties de agencia de persona y ctilectivos en áreas de alta re­ gni acititi st>cial.

T ransform ándonos

d e r iv a n d o y a c t u a n d o po r el

R aval

Las nteloiliiiogías piesentadas tnueslran el ctinoeinúenlt) tiue emerge at estudiar- un tiarrio «tiesde dciilro» y la itansltirmación de las posicitines tie investigación. La obsei*vaci(ítr se conv ierte cn aeeitin. sensacitín, reacción, actuacitín__ acai"*amtis v ient i o r n u c i m m á s q u e o l i j e t o s t i e e s t u d i o . N t i s v e m o s a n o s t i l r a s r e l l e j a d a s c n Iti q u e e s i t i t i i a n n i s . H n e l p r t i c c s t » t l e c o m p r e n s iti n d e l o l i j e t t i d e e s t u d i o , s e a p r e n d e t a m b i é n t l e l a s p o s i c i o n e s , d i s c u r s t i s , i m a g i n a i ’itis d e s d e Itis c í t a l e s s e e s t á i n t e r 'p r 'e i a n d o a t ) u e l i o t | u e s e e s t u d i a . L a u i m a tle c o n c i e n c i a tle la l i e t e r o g e t i c i d a t l tle l a s r c a t i d a t i e s y v i ­ v e n c ia s dcl

liari'it) p u s o

cn

ev id en c ia

Itis

ttis c u i's o s

l'c tiu c c io n is ta s

tic

lo s

t|u c

[ l a r l í a m t i s ( p e l i g r t i s o . d e i n m i g r a n t e s , p o b re ,y í/.v /íK ^ y )...).

Capítulo 4 4 Derivas y actuaciones. Aproximaciones metodológicas

91

Y de ibrma paralela a eslc i'cnónieno, sucedió que ai gimas de nosotras eiiipczanios a apropiarnos de cienos espacios sociales, pues la redelinición de nuestros roles compor­ tó una pequeña transformación de los sistemas en ios que nos sumergíamos. Hicimos de éstos espacios un poquito nuestros. En definitiva, ejercimos nuestra propia apropiación del barrio, dcsarroliando acciones y experiencias propias en él. Hemos participadc) en locales alternativos — en los que se organizan actividades reivindicalivas^— o espacios de ocio en los que, como vimos antcriorrnenle, hemos ido negociando nuestros roles. Cada una, de difercnles maneras, nos sentimos paite de las redes sociales del bairiti, conviniéndonos en «personajes» en lugar de «investigadoras». Este prtíceso de apropia­ ción de los espacios nos ha heciio desanoliar una conciencia de ias políticas que atra­ viesan el barrio, a partij- de nuestra implicación con los lemas estudiados. Fenómenos como el niohhiuf’ inmobiliario o la progresiva destrucción del tejido social, por ejemplo, nos han hecho tomar una perspectiva determinada en tomo a estos aspectos, es decir, un posicionamiento de tipo político. Nuestros análisis del banio nos han llevado a descon­ fiar o a ser más suspicaces ante las políticas municipales que dicen estar al serv'icio de los Iiabitanles. Seguramente, tras estas declaraciones, alguien podrá acusamos de falta de neutralidad y resolverá que los resultados de nuestra investigación .son parciales. Toda invesligación de tipo social guarda un posicionamienlo político implícito y el hecho de desvelarlo es, en todo caso, motivo de rigurosidad. En resumen, las prácticas de investigación propuestas nos acercan a unas formas de hacer que no tienen que ver solo con la producción de conocimiento, sino con una actuación cercana, compartida y politizada de todas las participantes. Es una forma de comprensión que pasa por la experiencia, por actuar con otrtis y por intentar cons­ truir de maneras colectivas formas de eslar en el mundo.

B ib l io g r a f ía
A d k in s , 1^. (2002): «Reflexivity and the politics o f qualitative rescíu-ch», en May, Tim: (Jna/iiafivc R e x e a n ii in Arrion, London: Sage, págs, 332-.'lX4. — (200,^): «Rellexivity: Kreedom o r Hahil <if Gender?», en Theory', Culture Society, vol. 20 (6), págs. 21-42. — (2004): « P a s s i n g o n F e m i n i s m : F r o m C o n s c i o u s n e s s lo Ref lex ivi Iy ? » , e n The Luntpeati Journal of Women's Stutfiex. vol. [ I (4), p á g s . 427-444. A n i j k u o i t i , L,, y C o s t a , X. ( I ‘>96): Situ a iio tiistes. Art, ¡loKiicit, io b a n isn u \ Barcelona: Macha/Actar. ARrK:tili,s, ,1,. ct al. ( lySO): LI Riivai. H istitria d 'u n h a rri servid o r d una ciutin. Barcelona: Francese Mas i Pa iah i Editor. B a u u k k a , M . p. (2004): « L lrh a u is m . c u l t u r e a n d tlic p o s t - i n d i is l r i a l e iiy ; C ’'hullengÍnp th e B a r c e l o n a m o d e l » , e n MaR.SHAI.L,'I'.: Transfornnng Hareefonn. L o n d o n : R o i il l e d g e . p á g s . 20-S-224. 1ÍA.SSHTT, K. (2004): «Walking as an Aesthetic Practice and a t^ritical Tool: S o m e Psychoget>graphic Bxpcninenls». cn .fourna! of (¡eo)^ra¡i}iy iti Hisiher Education, vol. 2K (3). págs, 397-410.

S2

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

Ií( )i:i ANSKY. L ,. y <.'[ l i A l ' l .1.1.0, l i . (2(K)2); hl csp u im ilcl tapiííilisnio. M a J r i d : A k a l. B l'T IK K . .1. ( 1 ‘Í8X): « P crfortiialiv L ' A d s a n d C jcn tic r (.’(iii.'^tiUilioii: A n ü s s a y in i^licnoiiiL'i i o lo g y a n d P c n i i n is l T l i c o i y « , cii Ihcdírc j m n mil, \ n l . 4 ‘J ( I ), píiys. — ( 1 9 9 0 ) : (¡ciiilcr l'roiihic. Nl'V\ Vi)ik: R o u t l c J g c , — (P J 9 .Í): ( '!irr/>i>\ qiw int¡>orUi/¡: so b re ¡os Um ilcs íiíií!cí ííi¡cs y iUsi ítrstvos d e l «sexo», RarcL'lona: P a id íís , 2 0 0 3 , C a í ’. a r r o s , a . ( I9 S 0 ): Los ¡xtrctdi^uuís en I*sic(>¡oíi((t. B a rc c lo iu i: H o r s o r i.
C a í í h \ i '(; m , D , ( 1 9 S 9 ): «TH l - C r ilic a l V o i c c iti l i t l i i i o g n i p l i y of’ C o n iiiiL in ic a lio n K c s c a r c li » , en K eseon lí on lAitifiito^e aiul Social Intcriu tiou, v o l. 2 3 , p á g s . 2 6 1 - 2 S 1 .

Ci.oi'OM. 1 ^ . ( 2 0 0 ) } : « O n ific R c l a l i o n s li i p of' th e C r i t i c i s m o f fìlfin tìg ra p ic W r i t i n g a n d th e C u l t u r a l S t u d i e s o l ' S c i e n c e » , cii Cultiira¡ Studies - Criltenl Melbodoh>}>ies, vo i, I (2), págs. 2 40-270. — ( 2 0 0 3 ) : «AíTect a n d C o n t r o l : Kelli in k in g llie B o d y ‘'B e y o n d S e x a n d G e n d e r ” », e n Feiniitisi '/¡leary, vol. 4 (3 ), ]iágs, 3 5 9 - 3 6 4 , C o n q l ) l : r c ; o o d . D. ( 1 9 ‘)1): « R e t h i n k i n g E t l m o g r a p h y ; T o w a r d s a C r i t ic a l CiiMiiral P o liiic s » , e n ConmiHiiicalion Mono(^rap¡ts, v ol. 5 8 {2), p á g s . f 7 9 - 1 9 4 , DANZicir.R, K. ( P )9 7 ): « T h e V a ii e i i e s of' S o c i a l C o n s t r u c t i o n » , e n I'heory tS' Lsycholof^y, vo l. 7 ( 3 ) , p á g s . 3 ‘J 9 - 4 I 6 . D a v i l s , G ,. y I)wy1t:r. C . {2{M)7): « Q u a l i t a t i v e inctliod.s: a r c y o u c n c l i a n t c d o r a r e y o u a l i e n a ­ t e d ? » , en /■'ífí'í/'f.v.v in Huiuan Gco^^raphy, vol. 31 (2 ), p á g s , 2 5 7 - 2 6 6 . I3i. 1 1 ;a i i , M . ( P J S 4 ) : I'he practice o f evetydciy Ufe, B c r k e ly : U n i v e r s i t y o f C a l i f o r n i a P re s s . L.ALIRI T!.S, T. ( \ 9'H4): AUce {¡oesn't: FcmiuisDi, .Vi7/;/V;/fr.v, cineuKt, H l n o m i n g l o n : U n i v e r s it y of’ Intii;ui;i P re s s , — ( 1987): « T h e F e m a l e B o d y atui I I c tc ro s e x u a ) P r e s i m i p t i o n » , e n Scniiotii-o, v o f 6 7 (3 - 4 ), p á g s . 2.'^9-27‘J. — ( i ‘)‘J3): « T h r o u g h the l . o n k i n g G l a s s : W o m a n , C i n e t n a a n d L a n g i i i i g c » . eti vol. 1 { 1 ), p á g s . 96-1 22. -— ( 1 9 9 9 ) : «C icntfer S y m p t o m s , or, P e e i n g f^ike a M a n » , e n S íh í í ¡¡ Scmiotics, vol. 9 (2), p á g s . 2.^7 -27 0. CÌ. ( 195S): «'f'fié<irie d e la d c r i \ e » , e n lnteni(ition(dc Sitiiati^mniste, vtil, 2. I5r.i t.A lx), M , ( 2 0 0 5 ) ; E¡o^i Je¡ viana/i!. D el n¡ode¡ fííircclona a Iti Han clona real. B a r c e l o n a ; i-idieioiis tle I 9X4. — ( 2 0 0 7 ) : 1^1 ciudad lìieiitirosa. Lrande v miseria dtd «m odelo H a tc d o n a i\ B a rc c le m a ; l:tlito rial C ataiaU i. D j:n /.in , N, K. ( 2 0 0 3 ) : « T h e C a li tti l’erf’o i n i a n e c » , cn Symbolic ¡nteiacùou, v oi. 2 6 ( I ). p á g s , 1S 7 -2 0 7 . f;)MíiíiríA, ,1. ( I9(i7): La escritura ¡a diferencia, B a r c e l o n a : A n t h r t i p o s , E d i t o r i a l del l i o m l i r e , 19S9. E m a . J., V S a n i i o v a i . , ,I. ( 2 0 0 3 ) : « M i i a t l a c a l e i d o s e t i p i c a al e o n s t r u c c i o i i i s m o s o c i a l » , e n ¡\)lí!ic(i y Sociedad, v ol. 4 0 ( 1 ), p á g s . 3 -1 4 . liNSi.lN, L. ( 1994); « B e y o i u f W r it i n g ; K c m in is t P r a c ti c e a n d th e L i m i t a t i o n s o f l ì t h n o g r a p i i y » , en C n h u n d /\itt¡uopo¡(t^y, vol. 9 ( 4 l , ]iágs. 3 3 7 - 5 6 8 . f ’!C ( F ra c ta l itlatlcs en fn \e s lig a e it')n C 'rftiea) ( 2 0 0 5 ) : « In v e s t i gacit'in c r ít i c a , f-lesafíos y p o s i b i lidatlesw. en Atlicnea !)i,imitai, vol. S, p á g s . Í 2 9 - 1 4 4 . i'iNKii.i KKATr, A. ( 2 0 0 6 ) : Nosotros, los ni(}dcrnas. M atfritl: F n c i i c n t r o e d i e i o n e s . 1'í )('CAl L l , M . ( 197.5): Vi}’ilar v casti.i^ar: nacimientt» de la ¡>rision. M atlritl: S ig iti X X f , 1979,

Capítulo 4 ♦ Derivas y actuaciones. Aproximaciones metodológicas

93

— ( 19 7(i) Historia d e la scxitalidud. Vul. I: Lf/ voluntíui de sahcr, M a d r i d : S i g l o X X I , 1 9 7 8 . F u n d a c ' I ó T o i R a v a i, ( 2 0 0 7 ) : Di(t}’n(}stiv: infáncia, adolcxceficia i fauiíiies al Ravat, B a r c e ­ lo n a : I'U iid ació T m R a v a t. CìAOAMLR, H. Ci. ( 1 9 7 5 ) : Verdad y M étodo 1, S a l ani a n c a : h Á litio n e s S í g u e m e , 1977. H a m m e r .s , C ., y B r o w n , A , (2(X)4): « T o w a r d s a I 'e m i n i s t - Q u c c r A l l i a n c e : A P a r a d i g m ali e S h if t in th e R e s e a r c h P r o c e s s » , e n Social Epistetnology, vol. 1 8 ( 1 ) , p á g s . 8 5 - 1 0 1 . H a r a w a y , D. ( 1991): Cieiìcia. cyi->t)rgs y mujeres: ta reiftvcucion de la naturaleza, M a d r i d : C á t e d r a , 199.*í. — ( 1992): « L a s p r o m e s a s d e lo s m o n s t r u o s : u n a políticíi r e g e n e r a d o r a p a r a o t r o s i n a p r o p i a ­ d o s / b l e s » , en Política v Sociedad, vo l. 3 0 p á g s , 1 2 1 -1 6 3 . -—■ ( 1 9 9 7 ) : TestÌKt)_nu>destod^ seguiido^jndenio, Hom breHcml'>ra&_cím0 ce oncoraté>n®: fe mitiistfio _ v tccnociencia, B a r c e l o n a : U O C , 2 0 0 4 . H a r d i n o , S, ( 1 9 9 3 ) : Ciencia y jeminisnio, M a d r id : M o r a ta . 1996, H a k t , Cj. ( 2 0 0 4 ) : « G e o g r a p h y am i O e v e l o p m c n t : C r i t ic a l E t h n o g r a p h i e s » , e n Progress in Hutnait Geography, vol. 2S (1 ) , p á g s , 9 1 - 1 0 0 . H a r v c ì ' , D. ( 2 0 0 5 ) : « E l a r te d e la re n ta : la g l o b a l i z a e io n y la m e r c a n t i l i z a c i ó n d e la c u l t u r a l » , e n H a r v e y , D ., y S m i t h , N.: Capitai fìtuinciert>, p ro pied ad inmobiliaria y cubara. B a r c e l o n a : M iis e u d ’A rt C o n t e m p o r a n i d e B a r c e l o n a y U n i v e r s it ä t A u t ò n o m a d e B arcelo n a, págs, 29-57. H i a i h , D. ( 1 9 9 7 ) : « B o d i e s , A n t i b o d i e s , a n d M o d e s t I n t e r v e n t i o n s » , cn D o w r v , G . , y D u M n , J.: Cyborgs a n d Citaddels: Anthropological Interventhins in Emerging Sciences, S a n t a F e: S cho t)! t)f A m e r i c a n R e s e a r c h P re s s , p á g s. 6 7 -S 2 . J a c k s o n , S h , ( 1993): « E t h n o g r a p h y a n d th e A u d ititn i: P c r f o n n a n c e a s I d e o l o g i c a l C r i t i q u e » , c n Te.xt and Performance Quaterly, voi. 1 3 ( 1 ) , p á g s . 2 1-43. K l,tí INMAN, Sh. ( 2 0 0 2 ) : « E m o t i o n s , fie ld w o r k a n d p r o f e s s i o n a l live.s», e n M a y , T.: Qualitative He scorch iti Actiftn, L o n d o n : S a g e , p á g s . 3 7 5 - 3 9 4 . K u h n , T, ( I 9 6 f i ) : La estructura dc las revtdaciones científicas, M é x i c o : F o n d o d e C u l t u r a E co n ó m ica, 2000.

KnsrNBACH. M. (2(K)3): «Street Phenomenology: The G o - A long as Etiinographic Research Tool», e 11 Ethnography, vol. 4 (3), págs. 4,*i5-4S5.
— ( 2 0 0 6 ) : « P a t t e r n s o f N e i g h b o r i n g : P r a c ti c in g C o m m u n i t y in th e P a r o c h i a l R e a l m » , c n Sym bolic Interaction, vol. 2 9 (3 ), p á g s . 2 7 9 - 3 0 0 . L a c 'i ,a u , E ., y Mont-r'L. C h . ( I 4 S 5 ) : Hegemonía _ v Estrategia Socialista, M a d r i d : S i g l o X X I , 1987. L a w , j ., y L Irk y , .1. (2 i)0 4 ): « E n a c t i n g the S o c i a l » , e n Econom y and Society, vo l. 3 3 (3 ), p á g s . 3 9 0 - 4 10. L h ó n , A .; C5UARDMRAS, M . P.. y C íitie rk f .7 ., P. ( 2 0 0 5 ) : « S u b v i i t i e n d o la e t n o g r a f í a : p r o p u e s t a s m e t o d o l ó g i c a s p a r a hi i n v e s t i g a c i ó n c r ític a » , e n R o m a y M a r t i n i : / , , ,I„ y GARCÍA M i r a , R.:

Psicfdogía social problem as sociales: epistemología, procesos grupales cosociales hétsictfs, M a d r id : B ib li o t e c a N u e v a , p á g s. 9 3 - 1 0 0 .

procesffs psi-

L f.tm i -r b y , Ci. (2(K)2): « C l a i m s a n d H i s c la in ic r s : K n o w l e d g e , R c f l c x i v i l y a n d R e p r e s e n t a t i o n in F e m i n i s t R e s e a r c h » , e n vol. 6 ( 4 ) , M( )Nr FNi - : ci R<j , M , : B o s t n. A .; C i m a r r a , Ó . ; I a k r i í , L1.; F u r i o , A..; G u t i f r r f . / , R . ; M a r t í n , I . : N a v a s , R ; P f i m c f r , J . ; P u o i . . J . ; R o d a , M . ; R ü m i r a , J . ; R c v i a , L . , y V i c k n s , C . (2 0 0 5 ) ; « I n v e s t i g a r d e s d e las p arlic i pan to s: d e r ix a s y a c t u a c i o n e s » , en R c j m a y M a r t í n i . / , , J . , y

Psicología social y problem as s o d td e s : epistemohtgía, proce.\os g r u ­ pales y procesos psic<ts(K Í(des básicos, M a d r id : B i b l i o t e c a N u e v a , p á g s . 2 3 - 3 0 .
G arcía M i r a , R.;

94

Estrategias v prácticas cualitativas de investigación social

N ilK ) , C . (2()()7); i'onjcUfrüs sohrc c¡ conoriniicnUt. A l i c a n l c : Uiii\'Cfsid;id d e A l i c a n t e .
]’ ini .)L :k . D . ( 2 0 0 3 ) ; « A r l s i>l'ijrhaii c x p lt ir a t io i i» , en Cttiluru! (ii'n}’raphics, \'ol, 12, p á g s , 3 8 3 * 41 1.

i’iírr-MíiAS A I A D i uiva {2 0 0 4 ): « D e p re g iiiila s . i l u s io n e s , e n j u n i b r e s y d e s i e r l o s . A p u n t e s s o b rc iiivesliiíaeif'tn y m i li latici a d e s d e Prt;t;arias a la derivav>. e n hti‘visín D erive A ppnxÜ : IV e c a ria s a la D e r iv a ; R cvistit l\>.s.se\ C o l e c t i v o S i t u a c i o n e s ; G u i p o 1 lfi y C o l c c t i \ u S in 'l i c k e t : N o cio n es conni nes. exp cricn cia s _v en sa yo s entre investif’oeión nii/ininctci, M a ­ d rid : T i'iiiie a n le s tie s u e ñ o s , p á y s , 8 1 - ‘92. — ( 2 0 0 4 ) : A Iti cíertva p o r ¡os circuitos de lo p reca ried a d jetneninii. M a d r i d : T r a f i c a n t e s tie s u c ñ tis , Pl'JOL. J. (199^): «Dcconstrucliníí and Reeonslructing: Producing a Reading on “ Human

ReprotlLiei ivo rcchntilogies"», cn Wtl.lG, C.; AjìpU cd D isco u rse A na¡ysis. Sin iaí a n d ¡^syc¡ui¡t}i^ic(il /nierven lio n . Lontion: Open University Press, págs. S7-I()‘> . — ( 2 0 0 5 ) Btjst’n, A .; C im ar tí a , (V; I-'a r r i í , L L ; F u r io , A ,: G l ít ié r r h z , R .; MtjNTBNttiKt), M .; M a r t ín , I.; N avas . P.; P i í i x i c i í r , L ; R o d a , M .; R o m ilka , J.; R o í a , L ,, y V ic e n s , C . ( 2 0 0 5 ) : « T r a y e c t o r i a s y deri\'a.s id e n lila r ia s e n el R a v a l » , c n R om AY M a r i ÍNliZ, J. y G arcta M i r a . K .; P sicología social y proh¡eniíis sociales: psiet>¡o}iía tinibienlíti, com unitaria y de la eilucación. M a d r id : B i h i i o l e c a N u e v a , p á g s . 2 5 1 - 2 6 0 .
— y C a p d IiV IL a, R. ( i 9 9 5 ) : « T h e lm p t> ssih iliiy oí' F o ii n d a ti o n a l J u s l i f i c a l i o n f o r th e Pt>stS lru ctu ru lV C r i t i c i s m s o f t h e S e i l » , c n Manifold, vol. 2 ( 2 ) , p á g s . 7S-9(-».
nist R e s e a r c h » , c n Fciuiuisin tV Psychology, v o l . 6 ( 3 ) , p á g s . 4 4 3 - 4 5 6 .

R l a v , D , ( I 9 9 f i ) : « D e a l i n g w it h I^ilììcLilt D i f f e r e n c e s : R e l l e x i v i t y a n d S o c i a l C l a s s in F e m i ­

,S( IiNi’ . innR, .1, ( 2 0 0 2 ) ; « R c n c x i v e /D il ì V a c t iv e K lh n t) g r a p h y » , e n Cultural Studies - Critical AMcthodalogies, v ol. 2 (4 ) , p a g s . 4(iO -4S2. SKt-XiCJS, H. ( 2 0 0 2 ) : « T e c h n i q u e s f o r t e l l in g th e r e f l e x i v e s e lf» , c n M a y , T.: Q ualitative Kescareh in A t tion. L o n d o n : S a g e , p á g s . 3 4 9 - 3 7 4 . Smi I H. N. (20 t)5): «BI r e d i m e n s i o n a m i c n t o d e las c i u d a d e s : la g ltib a ii/.a c ió n y el u r b a n i s m o n e o l i b e r a l » , en HARvr.Y, D ., y Smi í m, N.: Capital fiuíuiciero, projtiedad ininohiliaria y c u b turo, B a r c e l o n a ; M u s c o d ' A r t C 'o n l c m p o r a n i d e B a r c e l o n a y L In iv ersita t A u t ò n o m a d e B arcelo n a, págs. 59-78. U n k ) T i-M I'o ra i, D'].is('Rinii.s ( 2 0 0 4 ) : Harcehma, m area registrada. Un m odel p e r de.\arnuir, B a r c e l o n a : V iru s . ViswhswA RAN , K. ( 19 9 7 ): « H i s t o r i e s o f L'em intst E t h n o g r a p h y » , e n Anmnil Review o f Anthro­ pology. vt>l. 2 6, p á g s . 5 9 1 - í i 2 l . W'ooi.tiAK, S. ( 1 9 9 1 ) : K now ledge a n d rejlexivity. N ew Frontiers in the S ociology o f Knowlcilge, L o ndt)ii: S a g e .
Y a n l 'h a r , s . C ., y Cì a n 'IT, li. I-, ( 2 0 0 5 ) : « O n th e N a t u r e o f a C r it ic a l M e t h t ì d t ì l o g y » , c n

Theory

i ’sychohigy, v o l . 1 5 ( 1 ) , p á g s . 2 7 - 5 0 .

P A R T E PRÁCTICAS QUE TRABAJAN CON EL HABLA

CAPITULO

La práctica conversacional del grupo de discusión: jóvenes, ciudadanía y nuevos derechos
Marii> I)omínf;;ue/: Sánciifz-I’inílla Andrés Davilu Legcréii

«1^ existencia social dc un grui'K* se construye... |De ahí quc| la manera en que un gru­ po es asimismo su jeto dc su historia y no únicunienlc resultado dc constricciones, atañe al análisis mismo dc los datos y sugiere algunas reglas metodológicas» (Michel dl Certuau). Nuestra aproximación a la práctica concreta del grupo dc iliscnsión en la invesliga­ ción social comienza por inlcrcsamtis en dicha denominación, pues esta suele ser tan criticada como usada de manera acritica. En el prim er caso, se considera confusa a la hora dc distinguirla dc otras prácticas homónimas y en boga (como ocurre con la participación de usuarios dc Internet en un foro on-line sobre temas de interés com ­ partido mediante el intercambio dc mensajes electrónicos, por ejemplo); en el se­ gundo caso, se intenta confundir eon otras detK)minacioncs (tales com o «reunión de grupo», «dinámica de grupo» o «focus group», sin ir más lejos), de las que se pre­ tende que sea equivalente o mera traducción. En ningún caso dicha distinción resul­ ta insignificante, pues compi)rtu un generalizado desden hacia la consideración de los planleamientt>s y desarrollos que conforman la especificidad de su práctica. Para evi­ tarlo, nada mejor que poner de manifiesto siquiera brevemente tanto la heterogénesis com o el devenir que han ido conformándohi.

Fo rm ato s

crupales y fo r m a s de d is c u s ió n

En cuanto a su origen, cabe señalar que en la denominación misma de «gaipo de discu­ sión» ya se pueden percibir ecos de otra época, puesto que mediante la expresión «dis­ cussion groiips» en la segunda mitad de los años cuarenta se identificaban ciertos experimentos controlados — e inspirados en los planteamientos dc Kurt Lewin— para el estudia de dinámicas de grupo y la pi oducclón de cambia social en términos de capaci­ tación y adiestramiento en habilidades básicas (B kadiokd y F -riínc ii. 1948). Esta deno-

9B

Estrategias y prácticas cualitativas de investisación social

pronto se vcrúi sustitiiid;i por la dc «T-j:roiip» (ahrc\ iatur;i dc «training group»), cuiTcspondicnlc iit que lucra puesto cn marcha jior cl propio Lcwin \' su equipo en 1947, (.|uc etinoccrfa tlesdc entonces un relevante desam)Ilo cn cl campo de la intei-vención psicosociotógica en organizacitines e inslitnciones, primero en Estados l Initios y, a partir de luíales de la década siguiente, en Euicipa. En la época posterior a la Segunda G ucna Mundial tamhicn se desanolla la psictilerapia dc grupo, tanto por la adopción psicoanalítiea de la iniciativa planicada en 19,'í 1-32 por cl médico, lilósofo y sociólogo Jacob Levy Moreno (pionero del enfoque psicod ramati co o dc la sociometría topologica), como |x>r cl cnfoL]ue clínico (a diferencia del psicosocial dc los T-groups) esbozado por Cari Kogers desde U >s a)it>s cincuenta a iraves de los grupos de encuentro <R(x^t;RS, 1976). Estos dos contextos dc la utilización dc técnicas grupales resultan determinantes a ta hora tie aboidar la propuesta y el desarrollo dcl ^rupo ífe discusión para la investiga­ ción social según la fundamcnlación tanlo epistemológica com o metodológica reali­ zada por Jesús Ibáñez. Oe hccho, a principios dc los años sesenta, cuando comienza a fraguaise la sociedad dc consum o en España y «cl equipo dc [el Instituto] EC'O, baj<i la tiiiección de Ibáñe/., inicia la práctica del Grupo de Discusión [en la realización de estudios de mercados], en sus primeros momentos imitaba parcialmente al grupo terapéutico, y atribuía a la figura de un psicoanalista los papeles dc moderador de la di]iániica y de intérprete de los fenómenos producidos en ella com o “emergencias si­ tu aci<ina les" en la “ núcrosituaeión del grupo” . T*ero esta dependencia mimètica fue pionto abantionatla... ]en aras de una puesta! relación con la niacrosituación social a la (,|ue pertenecían los participantes cn los grupos» (Dh L u c a s . 1 9 9 7 : 1 9 8 - 1 9 9 ) . No en \a n o la propue.sta dc Ibáñcz será la de un tercer contexto de uso de técnicas gru­ pales, abogaiá poi' la construcción de un lugar para una instancia que no es ni exterior ni interior sino fronteriza: «El ombligo de la tlinámica de grupos se sitúa al nivel del grupo de trabajo {tiene cn cuenta el campo social pero no el cam po libidinal). el o m ­ bligo dc la psicoterapia tle grupo se sitiía a nivel del grupo de base (tiene en cuenta el campo libidinal pero no el campo st)cial): el Clrupo tle Discusión está exact amen le etjuilibiado, su ombligti coincide eon el centro de gra\'cdad a nivel tiel borde entre el grupo de base y el grupo tle trabajo (tiene en cuenta la articulacitSn o í tre el CíUiipti libitlinal y cl cam po social)» ( Iháñiíz. 1981: 21 ). f^e ahí t|ue el Grupo dc Discuslcín se proptmga como espacio de conversacitin, tkintle conversar se revela una tai'ea colecti­ va dc elaboración simbiílica c inscrita tanto sticiológiea comt) st)CÍalinente Y cu este punto com iene no perder dc \ ista la caractci ización dc tal «grupi>-> en tanto t]uc «dc discLisitMi», precisamente porque desde este segundo elemento se apuiUa a la

' l_<i »](io ;is[ ;i i rUL-iKÍi;r Jesús Ibííne/ CU ¡'rohihsd<* ci> m t'r\ur: «Los sticiólopos y los psÍLÓtoj;os nd nunisliLitivos íidtninistrun Il-sK. los snci<>logos y los p sic ó lo g o s tríttcos pronuicvctt vonvcrs¡iLÍoni:s. L;i sot'ioloyía. Cl) paiticuliir, lia sicio lotilíitla tk’stlL’ lu raí/, a las piinUis pnr la cciiivt:rsitfióii {...) Para ¡Ciabridl rat\i(.‘ Ifti !i>s aüiort’s tic la so ciolog ía ], la convcrsacióii f s solo iiK'imjna, para ICíortkinl Pask (cn las ]iosiritncrías tic la so c io lo g ía | e s so lo proyccto: conversábam os cuajulo no sabíam os lo que era con versar, ciiiituío lo sep a m o s ya no se ic u io s n o s o u o s t[iiienes conv e r se m o s» (Ihaniuí, 14‘)1 : yfi).

Capítulo 5

La práctica conversacional del grupo de discusión; jóvenes, ciudadanía...

99

asunción. pi)r paiití de quienes se con si iluyen cn inlcgrantes de esc pequeño grupo, del li abajt) en conjunlo que supone conversar, lo t|ue propicia la conjugación dcl «contexto siuiacional o existencial» > el «conlcxlo convencional o lingüístico» (Ibáñiíz, 1986a). Algo que. sin embargo, el termino «discusión» no muestra con ciíuidad a no ser que alendamos a la polisemia dcl vocablo inglés «discussion». lanío en la primera denomi­ nación }'a referida de los años cuarenta como cn cada una de las referencias que, a tra­ vés del mismo, se encuentriin en los múltiples textos que se ocupan de las técnicas grupales cn sus diferentes i'orniatos. Por ello, respecto a la discusión habremos de tener en cuenta al menos tres acepciones, según se refiera al hecho de: í/> «con.siderar algo de­ batiéndolo»; b) «tratar de miuiera oral o por escrito», o c) «tener una conversación acer­ ca de algo». AI fm y al cabo, cada una de ellas apela a las distintas situaciones enunciativas (caso dcl debate. )a mesa redonda o la conversación) cn que se inscribe tal discusión, según adopte una u otra íVirma a tenor de cuál sea el formatt) del que se trate (caso dcl grupo focal, el grupo de expertos o el grupo de discusión, respectivíuiicnte). La selección y disposición de los distintos elementos presentados en la Tabla 1, en la cual se ha pretendida) establecer cieilo recorrido entre sus extremos desde la adm i­ nistración de un test en público hasta la propuesta de un espacio para la conversa­ ción, se conespondc con la intención de contrarrestar cierta difuminación de las diferencias entre grupos focales ijocus f>roups) y grupt)s de discusión, cada vez más repetida en la práctica investigadora — tanto profesional como académ ica-— , y que
T aula
i

F o rm ato s ^rupale.s y fo rm as de discusión

Formatos grupales

lintrevisla cn grupo

CJrupo focal (jócus group)

Gruptí de expertos y/o profesionales Mesa redonda (Discusión cii controversia a partir de posiciones discursivas previas y elaboradas) (Van C ampíinhoüdt y oíros, 2005)

Grupo de discusión Conversación (Discusión en un trato mutuo que comp<iiia una construcción conjunta del sentido) (IiíÁÑi;/, 1986a y 1986c; O rtí. 1990 y 1993)

Imi riñas di* discusión

No hay uil. sino DcbcUe tan solo (Discusión Uiiilo inlcrfcrencias por organizada como liirigichi desde la exposición de cada respuesta experiencias públicamente. parliculares).

Rt'fertncias básicas

(MfiRTON. f'iSKE y (KiurEcaiR. KhNtMLL, 1 9 9 0 ) Gkllüalim.

1994; 1998)

^ O bsérvese, a nm Jn di' c<inipi'obaci<íti tni) rápidít ctiiii» precisa, kis iniichíis y v an ad os artíciilo.s en c u ­ yo resum en o relaeión de palabras clave figura ta expresión «yrupo de diseusión», inientras que en su fihstriK i o en .sus kfy \vord\ es la expresit'tn eom o si no .se tialaia más que de una m era c o n ­ vención em re equivalencias idiumáticas.

100

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

üciiL* por coi\)Um íu coiií'iiiulir aiiihas ronnitlaL-iones: lo ahiiiida cn iiiiii iitinicligibilitiatl mayor tic cada una dc ellas a la [lar que impide plantearse lu posibilidatl m is­ ma (así como los ttislinlos modos) tle su ct>niplenientarietlad. De ahí t]iie en cl uso de grupos locales suela prim ar una tirienlacion. más bien insU’umcnlal. hacia la obten­ ción tic dalos, mientras t)ue en el caso de grupos dc discusión se da una orientación, nui^ bien crítica, hacia !:t comprensión de ios pn>cesos sociales en ciusti. aun cuan ­ do am bas lian de haeeise presentes — en mayor o menor gratio y según sea cl caso— cn la realizaeitín de catla investigación concreta. De hccho. nti es un tipo dc téciúca u otro lo que da forma a una Ín\estigación st>cial cualitativa, sino el p r o c c s tt de in­ vestigación que esta implica según los distintos m onienlos tjue la conforman.

G rupo

fo cal y g r u p o de d is c u s ió n

Entre las exigencias tic diclio proccsti se ciienta la asunción tle un posicionanúento «en contra dc totlo /í.svj a cn livo de las leen Icas de invesligación sociológica» (Oiíii, 1493; 1,'^4). Para cliti, tlistinguir inuis de otras resulta una condición necesaria, aunt¡ue nt) suficienle. De ahí tjue en estas páginas nos dem orem os un tanto en la caracterización dc estos tipos de técnicas grupales que. sin embargo, suelen i nd ife­ re nc iarse en no pt>cas páginas de la literatura cual itati vista. Ctimencemcts por el caso tiel grupt) local, entre cuytis rasgtis caracierislictis hemos de et)iisitlerar tjue, para la obtención de tlatos, tratará de superar el ámblio tie las enlrevistas ct>n cueslionario, si bien dicha prtiduccitin sigue siendo plantcatia desde cl juegt) gcnei’alizado de pregunta y respuesta que en el mismo se maneja. Para enlentlerlo. ay uti a ría nt> pei'tlcr de \ ista que en el ot igen del/fn'íí.v graup se encuentra precisamente \ a f o c i t s e í ! i i U í ’r v i c w planteada por Roberl Mcrton ante la renuencia cada vez maytir que «muchos sujetos, personas e incluso compt>rtanúentt>s > cuestiones sociales» pre­ sentaban a «ser iratatkis a través tie medidas estatiísticas» (MiiKtcJN, Hiskíl y KiíNnAi., 1990: X). De hecho, el inicio dc tales grupos, tjuc en un piim er momentti son intiistinguibles de las entre\ istas fticaiizadas. data tie finales dc 1941, cuando, a rct|uerimienit) dc í^iul Lazarsfeltl y su equipt>. Mertt)u [irograma el ust> de ai¡uelitis com o un mecanismo tic alinacitín y ct>mpleincnlacit>n de tas respuestas tibicindas mediante cuestionarios sobre audiencias ratliof'ónicas — Iralando tie eaplai' nu>tivt)s y i'etiexioncs acerca tle lates respuestas por parte dc quienes las liabían pi‘t)ferido— . así conic) til la \'aloracit')u dc algunas películas emitidas para aumentar ta iiuiral y las con\'iccit)iics tie los soldatlt)s dLitanle ia Seginida Ciucrra Mundiiit, Sus principit)s mctodológici>s ilúdales se encuenlian en las entrevistas abiertas, sin etidificación tle las respuestas, t|ue se uti li/alian en las pitieiias de prctcst tiel cueslionario y de ctnupiobacitín dc la cahtiad de tos datt>s producitios cn las encuestas. Ptisleritirmente las en­ trevistas tucali/atias se aplican a grnptis naturales, at tibjclo tic ctimpnibai- los etiiupoilanúentos eoteclivtis y el ctiiUexto social tle ta pcrsiiasit'm tle masas. A pesar de esta clara continuidatl intelectual entre la entrevista localizada (estructuratla) y Itis grupos locali/atios. Merlon reconoce t|uc nti se lardtí en encontrar las tlifcrcncias cxis-

Capítulo 5 4 La práctica conversacional del grupo de discusión: jóvenes, ciudadanía...

101

(Ciiles cutre ainhos tipos de cntrevisla. esto cs: grupa) e iiidividuul, eumenzaiuhi p o rci ílecho de t|iie cii lérniinos pragmáticos tas entrevistas grupides resuliaban iniieho más difíciles de orientar tí acia unos objetivos ya previstos y. asimismo, los resultados pro­ ducidos se escapaban con frecuencia de su posterior trataniienlo cuantitativo. La expansión de eslos pioneros grupos focalizados {JocuscíI groups) se debió más bien at uso que de ellos se hizo hajo la presión de la investigación de mercados y su bús­ queda de dalos compaiables, hasta el punto de considerar la supuesta redundancia de ta información que pioporcionan como si se tratara de un dato val Ítío para caten lar las distribuciones de tas respuestas, de manera que si \arios giiipos repetían una ojiinión eso supondría la consideración de que esta era ampliamente compartida. Por otra par­ te. existían además varías ventajas de los grupos focalizados (llamados luego grupos foca tes o /ócí/.v groups) en to t|ue se refiere a las entrevistas individualizadas: ofrecían múltiples definiciones de una misma situación, así como respuestas más diversificadas e incluso innovadoras rcspeclo a la guía previamente establecida. Además, ta inter­ vención de cada pailicipante establece implícitamente un modelo para et resto, de m a­ nera que se proporcionan respuestas cada vez más personalizadas, con ei resultado de que el debate tiende a fluir en una dirección: el relajamiento sucesivo de las inhibicio­ nes (M hrkjn, FisKr y Kf.ndm., 1990: 143). Sin embargo, aunque a diferencia de una situación de entrevista en grupo o Joca sect im ervicw (cuyos [larlic i pañíes en modo al­ guno generan discurso grupa! ya que tan solo dan lugar a una serie de inter\'eliciones individuales en un etíntexlo grupal de escucha) en una situación de grupo focal sí se produce cl reconocimiento mutuo de ios otros en términos de coconstrucción discur­ siva. en su conformación todavía pesa sí)brcmanera la aprensión a los .sesgos propios de la interacción entre quien entrevista y aquel a quien se entre\ ista (electo tiato, inHuencia. etc.), en este caso encamados en las figuras del moderador y los participan­ tes dcl grupo. Un someri) repaso a la bibliografía especializada, y su afán por establecer las caractcrístícas de un buen nioderadtn \ así lo atestigua. En particular, se ve en todo lo que atañe a la preparación y desarrollo de una «guía de discusión» mar­ cada por la dircctividad^: intniducción de temas de debate; preguntas preestablecidas (cn términos tanto de iniluencia étimo de atribución, etc.); materiales de estímuh); ejer­ cicios proyectivos,., en definitiva, una guía para tm debate, forma que adtipla una dis­ cusión hecha de reeapitulaeiones y en aras de una conclusiíín fmal {véase la Figura I ); de ahí que la evaluación de la con s ist ene ia interna, así como dcl grado de imprecisión

■ ' Al respectt). cabe dccir que KRi'r ntiii í 19^4). G hpi'.n'hakm ( 19X8) y l,i ni-ts (2 0 0 4 ) — Iti.s que puntun!mt:mc ,sc unen lanío Ruiz Ü!_AinJfiNA(¡A < co m o C a í urjo (20ÜI )— apuntan algunas de las caríicierÍNlicas con uiui paritcular relevancia en la laica tle inotlerar grupos loculei,: I. Fam U iuruJuit c o n tos pnK't.‘S()s íint¡ntU ‘s: 2. C a jH ií'kku l íU- fs c u c lu ir , .1. S fn tiJ o tU'l onU-ír, 4. Svttsuia dt'l rit» io ‘ , 5. S t’itíidti J c i h u m a r; 6. ICncr^^kt viial; 7, Ji n r r iinti u ticí iiatiu h u \e d e i itiun im ictU os so h rc cl ivniu: 8, C a p a c id a d d e a /trt'n d iza jr; 9. C a p a c id a d d e v d tu 'S f ctu-nta^^: 10, C a p a c id a d d r c a in u n ira c ió n ; II. ScnifJatK xi con los p a rn 'rip a iu rx : 12, C a p a i itia d d e coik fm r a c ith i rnctUal y 1,'í. Vixióu f’xrraicf>ica, ■ ' «til m o d e lo rectímcndatlo para inicúar la discusión de grupo incluye eslas etapas: I. La bienvenida; 2. l^a revisión dcl asumí) a traiar; 3. Las iu)mias tiásieas; 4. La prmiera preyunia» ( KniifítiiíR. 1994: I i 3j.

102

Estrategias v prácticas cualitativas de investigación social

F igura I E strate jíía dt* hi
g u í a d e d e b a t e ( t u p ie g u i d e )

en ^rup o focal

eii las respuestas, constituya una de las preocupaciones básicas respecto a la inforniación obtenida mediante esta tccnicíi dc invesligación. Eu ei grupo de disensión, por cl contrario, prima la constitución y disolución dcl m ismo a través de la conversación entre sus siete u ocho integrantes; una discusítín geneiadora de signillcación y nt) solo de infoiiiiación, caracteiizada de hecho por su no tiirectividaü. De ahí la importancia que adquiere la elaboración de una estrategia aprojiiada para cada caso y l|uc sc aborde m ediante iin ^uiihi roiiversaciotutl. en el que cabe distinguir tres apartados lundanientales (vcasc Figura 2): A) donde plan­ tearse los modos cn que se presentará, tanlo la investigación y a quienes la llevan a cabo, como la sesión y a t|uicnes participan en ella, presentaciones todas ellas en coiisotiancia con aquellos aspectos que previamente hayan sido tratados duratile la contactación; B) donde se concreta la manera en que se pretende suscitar la conver­ saci ()n por parte del grupo, esto es, una provocación inicial que habrá de ser cohe­ rente con lo ya expuesto lantti en la contactación com o en las piesentaciones a la ve/. t|ue es capaz dc provocar una dinámica abierta de conversación (a lo que suele denotninai'se «discin'so libre»); y C) donde se trata de establecer cn un orden lógico (que no cronológico o l|UC se deba seguir secuencialmente) las tiií’ erenles situacio­ nes, las distintas tenuiticas. las diversas cuestiones... involucradas en los objetivos

Capitulo 5 ♦ La práctica conversacional de) grupo de discusión: }óvenes, ciudadanía...

103

F ic íd r a 2

K strategi;! fiel

f ittió u

p ara un

de discusión

coiicreloi; de la invesligación, de cara a .su abordaje medíanle la conversación grupal y las provocaciones (tan(o la inicial como la coniinuada). No en vano el guión da cuenta de la esvralegia de emergencia y canalización de la discusión por parle de quien asume la figura dc prcccptor del grupo, aquella propia de quien «trabaja so­ bro cl discurso del grupo sin panicipar cn él» (IbáSii-z, 1986a: 302), induciendo y controlando la discusión. l.a confrontación entre una y otra técnica grupal, esquematizada a través de las Figuras 1 y 2, trata dc sugerir t|ue qui/.á no se deslaque tanlo ct)ino se debiera la <irientación progresiva del grupo focal (GF) frente a la procesual de) grupt) de discu­ sión (GD). dada la vocación del guión de un GI> por integrar el devenir conversa­ cional (esto es, lanío las maneras de discun ir como dc derivar dcl grupo) cn lugar dc la evocación de un orden preestablecido dc debate (que cumplimentará prí>grcsivamenle el grupo) que rige la guía de un GP^. Sin duda, ayuda poco la habitual confu­ sión que se promueve entre proceso y progreso, hasta el punto dc hacerlos parecer sinónimos, aiui cuando resulta que únicamenle podremos apreciar progresión enlre
' Y que riísiiUiin üiin niíis cvidL'iUir en hi (JenoniiniicitSi) liabttuíil íJl- cslii cn los estudios dc iiierciido c o ­ m o ¡ú w it ele p m ilo x .

104

Estrategias v prácticas cualitativas de investigación social

cslasis (o nuMiientus de dctciiciiMi) ilc proccsos. que, tlicho tle olía foiiiia, eoinporüp eiUentlcr nuc tdJo pi u¿:i eso no cs sino im m om ento del proceso que inlegra. por dellnieióii. aquello que sea c a p a / de contribuir no st)lo ii su [>Liesta en marcha, sino Uimhicn a su puesta en cuestión ( [Cavila, 2007). Esta es un;i dilerenciaeion relevan­ te > ^ 1 asumimos t|Lie una invesiijiación social cualitativa se conlorm a com o un ftrncc.vf> (thit'río (ic inví’sfifiíicith}, y en lo que concierne tanto al tlisei'io (que «será tnniIjileado a la vista tle sucesos imprevistos t[ue ocurran a lo largo del proceso») c o ­ mo al análisis («en la nietiida en que puede producir inlbrinaciones no {^revistas en el diseño»), tanto a las técnicas (de ahí la denominación de «entrevista ahici'ta», por su carácter no tlireelivo, en lugar de «entrevista en piofiinLlidad») eom o a quien in­ vestiga — sujeto cn proceso que se integra en el proceso de investigación y «es la úni­ ca metlida de un pi'oceso social»— (Iháñu/, 19S(Sb: 72-78), frente a la reiterada insistencia en la disyunción cntie sujeto y ohjeto propio tlel paradigma clásicí) (t> tic siniplillcacitMi). Ante la am algam a poco cuidadtisa que no pticas veces se ha estahlecido en tantos m i M u íales entre unti y otrti tipo de ftirmatt>s grupales, exacerbada por la sinonim ia L|uc parece haberse atkiptatlo hacia el grupo de tliscusitín y el grupo focal tle m ane­ ra gcneíaÜzada^’. entendem os t|ue es particularm ente apropiatio proponer una compaiacitín sintética entre am bos, ate n d ie n d o a algun os de sus rasgtis más caiactcríslicos.
T abi A 2

C u a d ro resum en co m p arativo entre g ru p o s ele cliseusión y g ru p o s focales
<irtip<i tle tlísciisióii ( i r i i p o loc;il

S e b u s c a la asuiicit'jn g r u p a l tic ta r e s p o n s a ­ b i l i d a d ( i r a t a n d o d e e \ itar utui d e p e n d e n c i a tlel m o d e r a d o r ) . P r o c e s o s i n é i g i e o p tctio : ias p e r s tm a s Uaiia¡an iiiiilas, y n o p o r s e p a r a d o , en el n iaiH enii n i e n l o d e u n a e titi\c rs a c it'm ; p i t ie c s o de t r a n s f o r m a c i ó n c o n s l a n t e d e e a tla in d iv itiu a litlatl a t r a v é s d e la p r o p i a a e e i ó n e tile e tiv a .

S e i m p o n e ta d e p e n d e n c i a d e i g n i p t ) ro s p e c tt) al m t ) d e r a d o r (e n l u g a r d e u n a asuncitSn d e r e s p o n s a b i l i d a d g r u p a l) . P r o c e s o s i n e r g i c o co n ti ici o u a t lo: las p e r s o ­ n a s U alx ijan la u t o ju n u is c o m o p o r s e p a i a d o c o n el n u j d e r a d t ir ; s u s i n t e r v e n e i o n e s y las r e s p u e s t a s tie o t r o s p a r t i c i p a n t e s h a r á n tic e s p e j o tic ct>nlroiuacit>n p a r a c a d a c u a l.

''

Ptiiii ob-ícrvitr cl atcaiiLO ilc dichii tiii; /■/ fii tip u L¡f líisi u s ió n . Ciiiiii p r i u ’ tit

con consultar la i>hia ilc t<ÍL’hatd A. KRurfii k liuilaíi ¡ h i h i la 'm v c stia a í ithi aiUii iula, que cn rcalidail siipnTic ta ciinosii traJucciún al castellano tlcl ululo: ¡‘ih u \ G r o u p s . A / ' n u f i r a l íiuitlt- j o f A p p l i e d H v s v a i í li, una n-lctrncia clásica diiranlc l a s tliis úllimas tlccadas (ya que su primera etlicit'iii dala de I9SS), iniia \'C/' tjnc p;ua COI upara lia a coiuinuaciiín cun la olirà de Jesiís I u á ñ i. /: M t i s aliti d e la siiriiiltififa- T-t i^rtipo d e d is vn\ir')H: '¡i’i'iiira y r n l i ( ' a . piililicada casi ima dccatia antes {primera etliciún eti l*-)7yí, y que prccisamcn k' sirve iIl' releí ene i a ]iara tlenominar a aquella cn sii eclicií'ni espatiola.

Capítulo 5 4 La práctica conversacional del grupo de discusión: jóvenes, ciudadanía...

105

T a h i. a 2 ( C{ }i n. )

(>ru|M> (If d isc u sió n

G r u p o f<K'ul

1ÌI p r e te ptoi (t) niíitlcrudí)!' iid tlircctivo) ha dc asegurarse de que cn cl grupt> se pi titUicc una y úniea convcrsacitín. El f’uión dii cuenta tie su estrategia para el Iralaniiento dc lt>s objetivos a través de cada grupo en cuestitín. No es un corsé ni algo ce ­ rrado que haya que seguir al pie de la letra; cl guitín hay que trabajarlo minuciosamente (temas, conce ptos.,.), ordenándolo dc It) ge­ neral a iti concreto, y así poticr tcncrk> pre­ sente durante la scsit>n para valorar de qué manera resulta rect)nt>cible en el ir y venir (o discurso) dcl grupo de discusión. El preceptor suscitará una ctm versación m e ­ diante u n a dinámica abierta: — Incitandti a que hablen t|inenes perma­ necen en si lene i ti y a que tlejen tic hablar quienes no calluii y así tratan de imponer su criterio. — Repartiendo «juego» pero sin imprimir un ritinti determinado al grupo. — Mantciúendti una actitud de escucha y observación activas. Dtinde interesa la espt>ntaneidad del grupti, pues se pretende dar la oportunidad de tpie cincija el proceso grupal dc ('finvcrsación que dará Itigar a un ptisterior análisis dc tliscurst).

El papel del mt)deradt>r sc caracteri/.a por su directividad. En la .ífií/V / se atiende a una discusión cn for­ ma tle debate, por lo que incluye tanto p r e ­ gu nta s (según un orden p ree sta bl eci d o) etimo materiales de estímuiti, ademiís de uti­ lizar técnicas proyectivas, atender a criterios de evaluación..,; teniendti ademá s en cuenta que, durante la sesión de grupo, difícilmen­ te podrá tini il irse ningún aspecto que previa­ mente haya sido negociado en la deman da dcl estudio cotnti parte de dicha guía.

Las principales tíireas del mtiderador stin: — Ser un inoltir del grupo"'. ^ Lanzar preguntas al grupo y a la vez tifrecerle respuestas (desde una ptisieión tic lidcrazgt>) a las que este plantee ”, — Ctintroiar ai g r up o ( d e c i d ie n d o así quién, cuánto y cuándti interviene) para conseguir que Itis participantes dcl misnit» no dejen de abt>rdar los temas que les propone. Dt>ntlc interesa hi espontaneidad de tpiienes participan, pues se atiende más al proceso interact ivti entre estos y las ¡ntervcticitines tlcl moderador Uh'haU' que suele ser stimetidti a un análisis tle ctintenitlti contextualizatto V no tanlti de discurso).

L a c o n v e rs a c ió n d e l g ru p o de discusión
C a b e r c c t i r d a r q u e la i n v t : i i c i ó n d c l g r i t p o d c t l i s c i i s i t i n s c e n m a r c a e n c l d i s c t i t i t i c uti p a r a tJ ig tiia c t i t n p ie j o p a r a la in v t;stig at:ió ti s o c ia l p tir p a r te d c J e s ú s I b á ilc z , a k i lar-

^ lis un mtiitir t), si sc Ljuiciv, «unu especie dc embrague tjiie rcprucb;i ít k)s que hablan en cxcest) y Itis que callan» (CAí.i.LJti, 201)1: 12ü). •' LI buen iiindenidor debe tener al misinti tiempo una personalidad analíiiea y stntetizadoru. diletante y ejecutiva, teórica y pragmática. Debe actuar siiuulláneamente enmt> investit:adt)r y etimti ejecutivo, con capacidad para tli.scernir to importante ile lo qtie no lo es, aquellos temas cn los que aún se imctic tibtciici' más inlormución tic aquellos t|ue ya han sido saturados, aquellas cuestiones t|ue pueden enriquecer su trabajti de las que son simple ruido de palabras (kiitz Oi akuknaoa. lyy'-í: 252).

106

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

yti tic Mitias tltÍL'íKÍas y l"ii t l i \ c i s n s tVcnlcs ( D .W ' ü .a , 1997), lo c ua l c t i n l k ' x a i c n c f jiícst'iitc (.|Ul' c n tíicht) p a r a t l i u m a cl g r u p o cic di se l i s ion se inse rí b e c n e i i a n l o p r á c l i ­ ca conversacional. Hs e i c r l o l]iic no s u e l e c c l i a r s e cn s a c o ro lo ia i n d i c a c i ó n tiel pr o pi t) i b á ñ e z a c e r c a de c|uc “ cl g r u p o ele Liíscusión sin’g e " c o n l r a " la e n c u e s t a e s t a t i ísllea, c<itno n i c l á l b r a dcl g r u p o t e r a p é u t i c o — lo m i s m o qiic la enti'c\ ¡sta ;ibicrta c s inia m e t á f o r a d e la s e s i ó n a n a l í t i c a » (I b á ñ u z , 1981; 20 ), c o i n c i d i e n d o d e h e c h o cl d e s a r r o l l o d e su p r á c l i c a c o n la m a y o r e x t e n s i ó n d e «cl u s o d e ia e n c u e s t a e s t a d í s t i c a p r e c o d i l l e a d a . D o s e n f o tj ii e s d e la i n v e s l ig a c i ti n d e m e r c a d o s n u e pucLieii e n t e n d e r s e c o m o s e n t í a s r e s p u e s t a s d i s ­ t i n ta s a la d i s o l u c i ó n a c c l c r a t i a d e ia s o c i e d a d t r a d i c i o n a l y a Ía c n i c i ' g e n c i a d e kis m e r c a d o s de m a s a s [en E s p a ñ a ] , El g r u p o d e d i s c u s i t í n i'iie la r e s p u e s t a c r í l i c a , m i e n ­ tras q u e la e n c u e s t a e s t a d í s t i c a ftie ia r e s p u e s t a te cn ti c i' ál i ca » (Dií L u c a s y O r i í , 1995: 7). Se oi\ 'it la c o n c i e r t a f r e c u e n c i a , sin e m b a r g o , o t r a c o n l i ' a p o s l c i ó n n o m e n o s l e l e v a n t e pa ra la e o n s t i t u e i ó n del p r o p i o « g r u p o d e d i s c u s i ó n » e n ci tan lo t ü s p o s i l i v t i d e in v c s l ig a c i tí n . c o m t i cs a q u e l l a t| u e se p r t i d u c e f r e n t e a i a d e n o m i n a c i t i n y a e x i s ­ te n te d e « r e u n i ó n d e g r u p o » ; inia d e n c t m ii ia c ió n « I d e o l o g i z a n t e ( y a c¡ue se r e f i e r e al g r u p o básict), a la e s p e r a n z a y ti e s e o d e e s l a r r e u n i d o s ) » (1báñ[':z, 1 9 8 6 a : 271 ), d e m a ­ n e r a L[ue en m t ) d o a l g u n t) tlaría c u e n t a d e u n a c o n v o c a t o r i a d t i n d c « l a p r o v o c a c ió ii q u e d a a c o t a d a a Vd f o n i u t c i ó i i d d y a la p r o p u e s ta d e u n te n ia p a r a la d i s c u ­ si ó n , y la e s c u c /u i q u e d a a e t i l a d a s o l o a lo qite s e a p e r ti n e n te p u r a e s e teinci» ( I h a ñ l / . , 19K6b: 76). D e h e c h o , lo propit) d e un G D es la g e n e r a c i t ) n d e u na c o n v e i ' s a c i ó n , lí n i ­ ca, e n t r e sLis i n t e g r a n t e s , q u e nt) la p i' o l i f e r a c i ó n d e v a r i a s c o n v e r s a c i o n e s , d i s t i n t a s y c r u / a t i a s , lo tiuc i m p o s i b i l i t a r í a el pi 'o ee so d e p r o d u c c i t j n d el g r u p o m i s m o . D e a h í la i m p o r t a n c i a tantti de l d i s e ñ o té cnict) e t i m o d e la transc]'i]:)ci6n C L i a n d o I r a b a j a m t i s c o n g r u p o s d e d i s c u s i ó n , p u e s a tr a v é s d el d i s e ñ t j d a r e m o s c u e n t a d e t | u i é n e s h a b í a n de m a tit en ei ' la c o n v e r s a c i ó n ( e s t i u c t u r a y f o r n ia c it ) n d e e a t la G D ) . m i e n t r a s q u e m e ­ d i a n t e la t rati seri p c i ó n d e la m i s m a hai’e m t i s ail tirar s u s m t i m e n i t i s c o n s l i t Liti vos, A p i u i t a m o s at]uí b r e v e m e n t e el a l c a n c e d e Lino y oti*a.

El diseño y la caracterización de quienes han de mantener la conversación
C o n v i e n e r e c o rd a r t)Lie en la íb rm L ilaciíin del g ru p o de d is c u s ii í n « la c o n v e r s a c i ó n es una to talid ad : Lin todo que e s m á s t)L¡e la s u m a de s u s p artes, tjue nti p u e d e d istrih u ii se en in te rio e in o re s ni en ( Ín t e r )Ío e u c io n e s — por e so e s la tinitlatl im 'ním a— . C a t ia inio r lo c u io r es, no Lina en tid a d sin o ini p ro c e so : al c o n v e r s a r c a m b i a , c o m o c a m b i a el s is t e m a en t|uc ctitiv crsa » ( Ir a ñ i- z , 1 9 9 1 : 7 7 ), Y es p re e isam e tite pata t]Lte natlie tlcjc tic h a b la r lì hien h able ú n ic a m e n t e en fu n c ió n de lo que cre e t)ue p ie n s a n los d e m á s ( r e s ili ngiéiitlttse a s í la c t im e is a c ÍL Í n por e le citi lIc p r e j u i c io s e id ea s p re c o n ce b iti as sobre los t)tros) ptir It) que el grLijit) tle ti i se lis i ón s u e le ct>ni[ionersc tie p a r t ic ip a n le s sin un c o n o c im ie n t t i p re v io entre s í (t). en Ititlo c a s o , sin un (rato c e r c a n o t) ir e e u e t i­

le). c o n k> q u e se b L t s c a m i n i m i z a r los s o b r e e n t e n d i d o s liabitLiales e n t r e t|Liienes se c ti no ce ii tie a n t e m a n o . D e heclu), el g r u p o tle d i s c u s i ó n nos a le ja tlel giLipo nalLital

Capítulo 5 4 La práctica conversacional del grupo de discusión; jóvenes, ciudadanía...

10 7

hasta ei piinlo di; icvelaise desde su propia coiislitución como «un grupo simulado y manipuiable»: sin tula do ya que sc irala de «un grupo sólo imaginario, un grupo que sólo llega a ser grupo como esperanza... pues [nus pailicipanlcs/inlcgrantes| sólo po­ drán estar reunidos mientras hablen ly) sólo les estará asignado el espacio de la reu­ nión mientras dure el tiempo de la discusión» {íbáñlz, !9S6a: 271); y nutnipulalilc ya que el investigador (o preceptor) «tiene en la mano todos k)s hilos que mueven el grupo. Tiene poder para asignarles el espacio y, controlando el tiempo de esa asig­ nación, controlai su tiempo. Pero tiene también poder para detem iinar el grupo: pres­ cribe cuántos y quiénes van a venir. El grupo nace y muere donde y cuando quiere el “preceptor” ... [Si bienj el repertorio de manipulaciones está limitado al ámbito de posibilidades de existencia del grupo» {ihid.: 271-272). a tenor de los objetivos dc investigación planteados. Lejos de identificarlo con un todo honiogciico y estable, naturalizándolo, al trazar sus fninteras*^ (tamaño, duración, dinámica, comjiosición, etc.)"’ se trata de posibilitar la objetivación simbólica de los procesos sociales a través de los cuales «todo grupo vi­ ve de los compromisos que inventa y dc las contradicciones que genera (hasta um ­ brales más attá de los cuales no puede asumirlas)» (C ertiíau, 1994: 249). De ahí que, a la hora de establecer las características sociales cjue conforman la composición dc un grupo de discusión, habremos de tener en cuenta la homogeneidad y heteroge­ neidad del mismo. Referirse a grupos homogéneos y grupos heterogéneos supone atender a la homogeneidad o heterogeneidad de sus pcrlllcs defmidos a partir de las características sociales tomadas en consideración para el diseño técnico de la inves­ tigación, en cada caso particular. En este sentido, tanto la elección exclusiva dc gru­ pos de discusión como la utilización complementaria de grupos focales y de grupos de discusión, a tenor de semejanzas y dií'erencias const i ti[ ti vas, podrán permitirnos el análisis de las distintas posiciones sociodiscursivas que configuran el espacio .social dc referencia. No cn vano, en el diseño dc una investigación social cualitativa se pro­ cede por saturación dc las posiciones del espacio social de referencia. Los criterios de su selección no son pues de extensión — ya que aquí no interviene la re presen talividad estadística— sino de pertinencia y adecuación, «criterios que sc rd ic re n a los
'' «Lil actuac'ii'>ii dc ios mit'iiibros dcl grupo está encerrada, en el espacio y cn el tiempo, ptir las fronte­ ras dcl grupo... lin el espacio, la aetiiíicióii de los m iem bros del grupo está con ten ida por la eNtn.iclura c o ­ lectiva de las relaciones entre los miembros, fcistructura colociiva, circularidad transitiva... En cl tiempo, el grupo está einparedado entre dos nadas, emerge de la nada para retom ar a ella. N o puede prcexistir ni subsistir» (iHÁSitiz. lyKfic: 496). Y en este punto hem os de seíialar la propuesta realizada por Alfonso Ortí y Fernando Conde ( IQQ.'Í) acerca de «unu nueva c stn ittu ra dc la practica cualitativa de los grupos dc discusión a la que podria d e ­ nom inarse com o Gn»¡u>s de }>is<u.'iiÓ7) l \ ‘r.soniitizudos a hitinguUin-x [dc ties personas]... pues los ya clásicos grupos de discusión a los que podríam os llamar Cirufiíi dc DiM-uxitm SncudÍTiidos ,se encuentran diseñados precisa e intencional mente con un tamafio dc .'i-SJ perso nas... [con} tal ptvdtmüiúi> "socu-itirisui" sobre la expresión de los conflk hts /xí.v/fYi.v de Ut p í twtmalidad... jquc terminal com 'irticndolo en un aparato m etodológico de definición de paradigmas dcl consenso ideológico de los m acroprupos dc pertcnencia/rercrcncia» (Oktí. 199.^: 197j,

106

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

cnnjimtos — :i su e-sti iicuiia y a su génesis— ¡prciendicncio iiictiiantc su sclccciiSn] incluir a (.|uiciics (rc)pi(K¡u/can mediante su discurso relaciones relevantes» (iHÁÑr/.. I9S6a: 264). Así, al tratarse de una nuiestia estructural, que no estadíslica. se tiende a ajustar el «niíninu) pertiiieiUe» tle sesit)nes tic grupos t|iie sea requerido por eatla cstutlio concreto para que puedan obtenerse cicitas regularidades significativas, cn lugar de redLindaneia repetitiva. Metliante el diseño de dicha muestra se construye el espacio social de reíercncia tle la investigacitín concreta y cn el que se inscriben Itis grupos de discLisit'>n. Esta ft>eali/ación la realiza cl equipo investigadt>r a partir de las variables (V.). categorizadas (C.). según la peitincncia de las mismas según cada easo, en un prneeso que eabe estjuematizar dcl modt) siguiente (Figuia 3): en primer lugar, eligiendo aquellas dos que constituirán los ejes rinulamentales de dicho espacio, y en segundo lugar, estable­ ciendo las categorías secundarias mediante las que se ccirará el pei4il de cada grupo.

C.

C.

J L

c. c. J i c. c. c. c.

c. c

E S P A C iO S O C IA L D E R E F E R E N C IA

EJES

c

FitiukA 3 l^^k'cción cíe lo.s t'ji's y enti?K<trí;is secuncliiriiis t|UL' co n li^ u ran lo.s peiTiles d f los y riip iís de discusión (cfV. I)\\ri,\ y ,I \ds(H«), 2 (M )0 )

Capítulo 5 ♦ La práctica conversacional del grupo de discusión: jóvenes, ciudadanía...

10 9

La transcripción y tos momentos de la conversación
P ín :t

que cn u n grupo dc íliscusióii se lleve ii cabo una conversación, será nccesarit) que las relaciones enlre sus p:irticipantes sean simétricas, de manera que en el grupo no se reproduzcan las relaciones de dominación que puedan existir en el espacio so­ cial de referencia, pues, si no ocurriera así. sencillamente no llegaría a constituirse lal grupo y, por umto, no habría ni conversación ni discurso.

Y es que. como ha sabido ver Soledad Murillo, «no es casualidad que sea prec isá­ menle un hábil conv ersador quien idee un espacio de encuenlro, provisto de ima geo­ grafía especifica para estimular la conversación: el grupo de discusión. Discurso grupal a condición dc eliminar el "tranquilizador" llujo de intercambio: prcgunla/respuesta» (MirRii.i.o, 1997: 22 I ). En su lugar, el grupo de discusión está constituido por un grupo de sujetos que son enunciadores dc discursos en cl desarrollo dc la conver­ sación (entendida en este caso la noción de discurso como el producto de ujia situa­ ción enunciativa). La característica propia dcl giupt) dc discusión es que, cn cuanto dispositivo de investigación, los discursos varios producidos en la situación de enun­ ciación concreta fornian parte, a su vez, dc lu producción de discurso. Cabe así dis­ tinguir el discurso producido por cada sujeto enuncíador de! grupo (discurso com o producto de la enunciación de cada sujeto participante en cl grupo) respecto del «dis­ curso dc grupo» {discurso com o produelo de la conversación grupal), lo que sin du­ da se vuelve confuso mediante cl uso acostumbrado de expresiones tales com o el «discurso del grupo» ya que así se da a entender que el grupo produce «un discurso» cuando a través del grupo lo que se produce es «discurso», eslo es, potencialidades discursivas que serán distinguidas cn el momento dcl análisis. Producción discursiva que nos sitiía ante una práctica, la del grupo de discusión, que difícilmente ptidria ser neutra e inocente; poi- el contrario, la misma nos muestra implicados en un proceso creativo de construcción dc sentidíi donde no caben recetas“ ; a lo sum o recom enda­ ciones básicas, con las que sea posible acometer el nada desdeñable volumen y va­ riedad de materiales que en cualquier investigación concreta suele plantearse. Y es que, apenas, nadie «en ningún tiempo ni lugar puede encontrar las reglas a priori que determinen por cl fo cllaj cóm o debe proceder, Esas reglas van produciéndose en él [o ella], coino sujeto en prticeso, a lo largo del proceso de investigación» { I b á ñ i í z , 1986a: 320). Proceso cjuc supone el intercambio de prácticas signii'icantes, lo que en el caso dcl grupo dc discusión conlleva interpretar y analizar las convenciones signi­ ficativas, lingüísticas y no lingüísticas, comprendidas cn cl mismo. Para ello resulta crucial la mediación dc la transcripción dc todas y cada una de las sesiones. Esta transcripción, debemos subrayarlo, ha dc ser Hfera!. dc manera que en cada una dc las transcripciones haremos constar lodas las marcas lingüísticas (como
" Dc allí que Jesús Itidñe/ ct»miencc su tcxtn accrca de c ó mo .ve rceilizfi iinti nu’diítnfe g ni ffos tlf í/(scifvfVíít adviniendo; «No intentaremos prescribir cóm o sc tiace (se tiace tal y lal cnsal, sino que descriliircmos las eonsceucncias del tiacer (si sc tiace tal cosa, puede ocuirir lal otra)» (Ibáne/.. t‘)Kíic; 4K<J),

110

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

lt>s signos tic punliiacitMi) y iiaralingiiíslicas (idciitifiLaiitJti t|iiicii inlcrvieiic y rcgistrumlo entonaciones, risas, gestos, silciicios. pansas, inlcnciuiics. etc.) que fueran neccsarias paia tiar cuenta tle ese tlesplaz,amicnlti de lo tiral a lo esci ilo. Mareai' todos esltís elenicntt)s en el texto nos perniitiiá entenderlo de forma más plena, tltUántlolo de seiilidt>en cuanto prtitliictt) de una situación de enunciación específica. No cji va­ no la clave dcl procesti tic análisis es una atenta lectura y relectura del texto, niometilo por mometUo, bltK)Lic poi' hlot]iie, palabra por palabra...; (i-c)lectura asociada a un sentido crílico por paite de (.)iiien investiga, lo que ctm llevará preguntarse una y t>lra vez acerca tle la manera cn que se habla de un asunlti: ¿es la única posible?, ¿hay otras ibrmas tie decir lo mismo?, ¿por que atjuí y ahora cs utilizada esta y no otra?, etc. Se trata pues de trabajar tanto el nivel explícito de \a que en cl grupo se dice co­ mo cl nivel tic lo implícito o, si se preílere, de lo no dicho y que analizarem os a par­ tir tic ct>nslriicciones particulares de la frase, tie ciertas entonacitiñes (que denotan irtinía o sarcasiiiti, ptir ejemplo), de tal ti cual reticencia en el hablar... y que sólo la Iran ser ipci tin literal nt^s lestiluye.
F r e n t e a la c t i n c e p c i t i n linea l d el t l i s c u r s o d o n d e c a d a k i c u t o r , c n u n c i a d o r únict) c a ­ d a v e z , c o n t r o l a d e p r i n c i p i o a lln Iti e n u n c i a d o , la t r a n s c r i p c i ó n n o s r e v e l a tiu c el d i s c u 1 st) c o n o c e c o n t i n u a s d e s v i a c i o n e s { d i g r e s i o n e s , partan tes i s . . . ) a s í c o m o c a m ­ b i o s tic tl i r e c c i ó n d t i n d e It) e n u n c i a d t i se i n s c i i b e e n u n a i n i e r a c c i ó n e n q u e r e s u l t a i n t e r r u m p i d t ) . t l e s m e n l i d o , m o d i i l c a d t ) , etc. Hn la t r a n s c r i [ i c i ó n se e x p r e s a la oi ie ntacitin d cl d is cu rs t) , e n el tlt)ble s e n litio d e a t r i b u í r s e l e un fui d e t e r m i n a d e i c o m t i d e su prtipií) t i e s p l i e g u e t e m p o r a l , e n un j u e g o p e r m a n e n t e tle a n t i c i p a c i t ) n e s ( « l u e g o le It) c x p l i c t T ,. .» ) y r e lr o c e s t) s ( « . . . pcí'o y a te d i j e a n t e s . . . » ) : i d a s y v e n i d a s p r o p i a s d e la f o r m a tie a c c i ó n q u e s u p o n e el t l i s c u r s o m i s m o . t | u e nti e n v a n o d e r i v a tle í/is c u n c r c o ir tie a c á p a r a allá. N o ol vi ti c m o s q u e h a b l a r y a e s u n a m a n e r a d e a c t u a r stiItic o tr o , i n v t ) l u c r a n d o a t | i ú e n e s c u c h a c n at^uello q u e se le c u e n t a , h a s t a el p u n t o de c t )n s l it u i r s e e n c t i e n u n c i a d o r y n o e n m e r t i d e s l i n a t a r i t i ; tie a h í q u e e n lodti r e l a t o el p r op it ) d e s p l i e g u e ( d i s c u i s i v o ) r e s u l t e s e r l a n k ) c» m á s r e l e v a n l e q u e su c t )n t e n i t l o (Ín~ f or maiivt)). A l fm y al c a b o , el d i s c u r s t ) c t ) íi lr ib u ye a d e f i n i r y m o d i f i c a r su p r o p i o contexto.

Cotí el fm tie mostrar algutios tie eslos extremos, en la Figura 4 bemtis tratadt) tle siiv leí izar un mtimcntti particular de un grupt> de tiiscusión rcpresentandt) gráilcamente las intervenciones de sus integrantes mediante distintas tramas, en lugar de reprodu­ cir la iranscripcit'tn literal de cuairo pfiginas ctinsecutivas del m ismo ptir íalta tle e s­ pacio. i^a lineal idatl ct)ii la que tía c om icn/o la primera página se ve rápitiamcnie alterada por el encabalganiicnk) de tliierenles intervenciones, lo que se resuelve por las l isas compartidas de los mismos intervinientes (indicadas por el óvalo oscuro en el bortle inferior de la página I ). Hn la página 2 puede observarse que la ct)iiversa­ ción se reitinia a partir tle la intervención de uno de los integrantes tlel grupo hasta que, de luicvo, el abigarramientti tie las distintas interveneit)iies (lai com o puede apreciarse en la tercera página), revela hasta t|ué punto ntis enct)ntranuis ante un m o­ mento álgitio ttc dicho grupo de tiiscusión, marcadti ptir interrupcitmes si mu llancas.

Capítulo 5 ♦ La práctica conversacional del grupo de discusión: jóvenes, ciudadanía...

111

lo que sin cnihargo quedaría eliminad« ptir cualquier (i[icraci(ín dc resum en — easü de una acotación ct)mti la dc «hablan ttidos a la vez» o la dc «barullo», sin m ás— . M om ento que cn esle caso no se restilvcrá sint) juir la inlervencit')n dcl prtipiti preeeplor intentando que la conversacitín vuelva a resultar inteligible (representado pt)r los rectángulos sin trama en medio de la página 4). En cada una dc tales reordena­ ciones se nos indica cuáles son las condiciones de producción de los enunt:iados, re­ velándonos que tan relevante será It) que se dice como cuándo, pt)r qut;, para qué, para quien, cómo t) hasta qué punlt) es dicho.

B Ezaí

El ED

cnuníi K335Í— ------- Ernurj -------- [miii F==i t= =
___________________ J

©G

-

- rT T T T T m

KZ22:JEIIIirD^
:E Z 2Z S !

F kíura 4

Representación ^ráfle» de una transcripción literal (c fr. y J a lso ko ,

112

Estrategias \ prácticas cualitativas de investigación social

l ' í ESTUDIO DE

caso:

JÓVENES, CIUDADANÍA Y NUEVOS DERECHOS

hl ejcniplc.) c|iic nos va n servir de refcieiicia para un análisis sc origina gracias u una investigación dc carácler exploratorio solicitada por el hisiitulo de la Juventud que tema por objeto un icnui lan genérico com o el conocim iento y la consideración por parle de los jóvenes respecto a las nuevas generaciones de derechos hum anos en el mareo de una ciudadanía democrática.

Objetivos Y diseño de la investigación
En piiniei lugar había que resolver la construcción del objeio de investigación a tra­ vés de una serie dc elcmenlos que encuadraran dicho tibjelo y nos an udaran a hacer una lectura integral del lema en eueslión. Dicho dc otra forma, se lia taba de formali/.ar el objeto sin perder sii complejidad a través dc un mapa dc elem entos tiiie pre­ c isai un las caracieríslieas de aquel y dellnieran mejor lo t|uc se quería estutÜar. Tales elementíis están relacionados con: La percepción de los cambios sociales del presenlc. La asimción compartida de valores sobre los que sc edifican los derechos. La concepción de la ciudadanía y ios derechos a los que esta pucilc aspirar. La diferenciación de grupos concretos dentro de tal com unidad ciudadana. La discriminación (en términos no peyorativos) que puede suponer cn cuanto a la aLlsci ipcit'tn dc derechos. — La consideración de los jóvenes como un grupo específico dentro de tal comiinidad. Elementos o núcleos temátict»s que no constituyen en sí cl objeto tic estudio, pero que los sujeios abordan y problematiznn cuando hablan sobre «los derechos», por lo i|uc facilitan la localización del objeto, t|ue en esle casi> .se concretó en la relación entre cambios sociales, nuevos valoi es y niievos derechos dc los jóvenes. Una vez fo­ calizado cl objeto hay que jerarquizar los elementos que lo constituyen, así com o es­ tablecer las relaciones muluas que consideramos que existen enlre elkis. i^os núcleos temáticos más generales y tiue sirven conit> mareti dcl resto — pt)r cuanto proponen un m odo espccíílco de abordar el aqin', el ahora y un nosotros genérieti— son el c am ­ bio social y la concepción de la ciudadam'a. Sobre csk)s núcleos piincipales se establecen adem ás k)s crilerios [iara la seieccit)ii m Lies [ral tle lt)s griiptis de tliscusit)n, así eomti las variables dc ctinipt>sición, estt> es. ios Cl iterios de selcccit'in de lt)s participantes en las sesitines de los grupos. Los olrtis elementos poi su parte permiten ser más operativos en ia meditia en que pueden iransformaise en i nd ieatlt)res. Los indicadtires st>n herramientas que se utilizan para rcgisirai' t)pinit>nes, percepciones f> signiflcadt>s de ini tibjett> de estudio; cn nuestro caso han sido cl derecht) a la vivienda, ai irabajt), a la 1'orinacitin, lt)s d e ire h o s siiitlicales, el tlcrecbo a la renla básica, a la prtUección de dattis y al mediti ambiente: u>tios cllt)s influidtis además pt>r la ptisibilidad de discriminaciiSn positiva que pueda — — —— —

Capítulo 5 4 ta práctica conversacional del grupo de discusión: jóvenes, ciudadanía...

113

l'iworcccr n ciertos grupos sociales en la implantación de lales derechos, y el hecho de considerar a k)s jóvenes como uno tie ios grupos beneficiarios de aquella. Todo indicador, para ser operativo, se descompone cn ima serie de variables, entendidas es­ tas com o unidades mínimas de análisis t|uc nos permiten desagregar las opiniones, percepciones o signilicudos correspondietttes a los núcleos temáticos. Tales variables no parten pues de una idea preconcebida de los investigadores, sino de una operación progresiva de et>nstruceión dcl objeto, y de ellas surgen it)s temas de conversación y los aspectos que habrá que considerar y que han serx ido para elaborar el guión, c o ­ m o veremos posteriormente. En seguntio lugar, en cuanto ai objetivo faenera! y a los objetivos específicos, hay que plantearse la fmaiidad. el para qué se realiza la investigación que nos ocupa. Con ello se señala el horizonte de! estudio, por cuanto sitúa las prácticas de investigación en sus condiciones de posibilidad y producción. Lo que liacemos al fijar nuestros obje­ tivos es justam ente esto: mostrar y explicitar la totalidad dcl proceso de investigación a través de un objetivo general (la intención última del estudio) y luego concretarlo en d iteren tes of?jetivos específicos que presentan los pasos necesarios para conse­ guirlo. Dado el carácter exploratorio de la investigación, puesto que trataba de de­ tectar la sensibilidad genérica ante un hecho nov edoso como las nuevas generaciones de derechos, no se buscaba «valorar» lo que se desconoce, ni tam poco la mera «in­ formación» de algo que en principio parecía inédito. El objetivo general consistía enttinces en identificar las construcciones sociales o, por decirlo de otra forma, las posiciones discursivas que subyacen en la admisión de ios derechos y cn el asenta­ miento de estos sobre vaUires compartidos. Pert) este objetivo debía llevar consigo el m odo de lograrU), su operatividud constituida a través de una serie de objetivos es­ pecíficos cn cuanto condiciones necesarias de la admisión y asentamiento de los de­ rechos, y que en tal caso han sido los siguientes: — — — — Las percepciones de los valores adscritos al universo de los derechos. Los procesos de negociación explícitos e implícitos en dichas percepciones. La consideración de las normas en la constitución y protección de los derechos. Y, por último, la legitimidad de las expectativas ajenas así com o la propia auto­ nomía construida y negociada a través de los dereclios.

Aunque no siempre es pertinente ni útil ct>nsiderar la formulación de hipótesis en e! diseño de una invesligación cualitativa, no obstante asumir ciertas conjeturas o hipó­ lcsis de partida puede servir tanto para la aclaración como para la orientación de los objetivos propuestos para una investigación concreta. Partiendo, en este caso, del su[Hiesto de que nuestros interlocutores aceptan que existen cambios sociales, y tle t|ue estos van asociados a nuevos valt>rcs y por tanto a nuevas generaciones de derechos que aún se desconocen, cabe entonces plantear: * Una primera hipt)tesis acerca del descoiKK'imientt> inicial de ias nuevas generaciones de derechos, donde esttis son aceptables una vez que se comparan con lt)s derechos ya constituidos en el marco de las comunidades democráticas de ciudadanía.

114

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

• l liKi scíiLiiul;! liip()lcsis t|iic, jior c\ ciiiiii iirit), supone cl rcch a/o tic esos nuevos dcicclins en comparación ctm los dciechos ya constiuiÍLlos en el inurco dc tales c o ­ nuni idatl es ciutlatlanas. Hsta Una Ii nenie sería la suposición confirmada, pues nu estíos inlcrloculores daban piioiidad a la dimensión jurídica en forma de vínculos negativos (prohibiciones) en la cíiraelcri/.ación tle li>s deiecht)s sociales frente a su evetilual ctm figuración comt) \ incultis positi\os (mandatos) en cuanto estos últimos se perciben com o una invasit)ii por parte ite la administración piíblica y generan discriminación y, por consiguiente, injuslicia. C’omt> antes indicábamos, cl caráctei exploratorit) dc Ia investigaciíSn buscaba detec­ tar la sensibilidad genérica ante un hecho nuevo, no tanto valorar lo desctinc>cidt) o producir una información a [)rt>pósilo de algt) inst)lilo. Partiendo enuinces del plan­ teamiento y los objcti\'os dc la invesligación. se trataba de seleccionar las técnicas más adecuadas para dicht) prt)cesti dc prt>duccióji de datos. Dado el objetivo general pn>pueslt), había t]ue itlenlillcar tos tliscursos sociales in\'olucratlos o, en t)tras pala­ bras, interpretar y analizar la tlimensión sim bólico-ideológica tle dicho fent>meno. De ahí la elección del grupo tle discusión y su práctica coiiversacit)nal. Comt) ya señalábamt)s cn lu primera parte de este capítult). citandti a Jesijs Ibáñez, el grupt) de tiiscusit)n conjuga cn su práctica el «ct)nlexto convencional t> lingüístico» y el «ct)nlexto situacional o existencial» (ItíAÑtv., 1986a), lo que supt:»ne que en esa situación tle enunciación no es ptisible llevar a cabo un análisis de It) producido pt^r el grupt) sin tener en cuenta quien, tanto ct>nio cuándo, pt)r qué, dc qué m a n e ra ... tiice lo que ti ice. Y es aquí dt)ntle entra en juegt) el componente muestral en el j" )roce so tle protluccitm tic datt)s t|uc conform a una investigación sticial cualitati\a.
lín el c a s o que nos t>cupa. tUulo q u e el canifiio st)CÍal y la ctincepcitSn d e la ciutladanía e ra n Itis n úc le os t e m á t i c o s tic la in ve st ig ac ió n, y te nie nti o en c u e n t a , a d e m á s , las hip ó te s is tle partí ti a e l a b o r a d a s , no s inte re sa ba n; p o r u n a parte, las d i f e r e n c i a s dc etiatl a u n t r a t á n d o s e tic un univ e r s o deflnidc) en lt)rno a !t)s J ó v e n e s ; t a m b i é n , p o r otra p a n e , el nivel s t ) c i o e c o n ó m t c o m ed itl o en t é r m i n o s d e ft ir m a ci ón (u ni v e rs it a ri a y no u n i \ e r s i t a r i a ) y a c dv id a ti laboral; po r úliimt), la dispersitni en tiv un habi ta t tle gran conurl)aci()ii me tro pt) lit an a y t)tro urbant) in te r m e d io . A d e m á s , el e l e m e n l t i ct)nstitU' livt) del gru ji ó d e d is c u s ió n ratlica en ser u n a in le racci tín ve rbal c n ftirma de c t i n \ e r s ac ió n , y para q u e e s o sc lleve a c a b o es precisti t|tie sea simétrict), e s to es, t|u e en cl grup ti no se re[ii’Otluzean rciacit>nes tic ptidcr o dominucit>n si m b ti li c a e x i s t e n t e s en el e s p a c i o síicial c o r r c s p o n t li c n l e . Ptir ellt) se evitt) q u e e n t r e los ]->ar(ici|)antcs h u b i e ­ ra Jin islas, ab tig ad os y t)(ras p r o f e s io n e s y e s t u d i o s re la cio na dt) s ctm las c i e n c i a s stici al es en ge n era l. ' l a m b i é n se tipió p o r grupt)s c u y a c t) m p o s ic ió n l'uera h e t e r o g é n e a , los c u a le s , a u n q u e m e n o s ctilierentes, U)grabati [irtiducir e n u n c i a t l o s m á s i ict)s para el a nál is is , en ciianlti s e ñ a l a b a n m e j o r las d is e o n l in u it la d e s y c o n l r a t l i c c i o n e s d e Itis e l e m e n t o s t|ne d c ll n e n el objelti tic estutlio. D a d a t a m b i é n la p r c m i n a le mp tir al e s t a ­ b le ci d a poi' el ct)iUralo tle la investigacitin. sc dis eñ a i’t)n do s gru]it>s tle tliscusit">n. fbrmatit)s pt>r ocht) ])crstinas c a d a u n o y c o m p u e s t o s p o r una prtiporeicSn e q u il ib ra tl a tle

Capítulo 5 4 La práctica conversacional del grupo de discusión: jóvenes, ciudadanía...

115

hombres y inujercs cte entre 19 y 29 años, citya ocupíición y l'orniación se corres­ pondiera en cada uno de ellos con lo esperado para eslas edades: quienes eran m a­ yores irabajabaii, mientras que quienes eran menores de entre ellos y ellas estudiaban; no obstante, también había jóvenes en situación de desem pleo y quienes trabajaban a la vez que estudiaban. De manera que el perfil de dichos grupos se co­ rrespondía, por una parte, con el de dos grupos de discusión heterogéneos respecto a las variables calegorizadas de edad, formación, actividad laboral y sexo; pero, por otra parte, homogéneos respecto al hábitat (por la conjetura de que los sujetos de ám ­ bito metropolitano tenderían a mostrar más sensibilidad al respecU) que los interlo­ cutores del ám bito urbano). PerIIles que en términos sociodem ográficos se expresaban de la forniLi indicada en la Tabla 3.

T abla 3

Características de la composición de los grup<is (participantes)
K dad
G riip i)

Sexo

F orm ación

19-24 3

2 5 -2 9

H

M

Univ.

No

lolal
L i n i v.

GD I

GD 2
A ctiv id ad la b o ra l G rupo T ra b aja í 4 4 N o a c tiv o y /o n o t ra b a ja H á b it a t M e tro p o litan o U rbano Toliil

GD 1 GD 2

a
8

8 8

En parte para evitar kis relaciones excluyen tes que podían darse en los grupos hete­ rogéneos, en parte para lograr maximizar la produeción en un teína inédito, se opló por trabajar en los mismos con dos maneras bien diferenciadas de discusión: se pro­ movía un primer momento de discurso libre en conversación para que nos señalara los huecos y las discontinuidades que sobre nuestro tema pudieran generarse, m ien­ tras que en un segundo momento de debate se ejecutaba una dinámica algo focaliza­ da, buscando, de esta manera más dirigida, obtener información a través de respuestas concretas sobre cuestiones apai’en temen te menos relacionadas con la vida cotidiana de los participan tes. En este punió, debemos recordar t|ue el guión no es un corsé que deba seguirse al pie de la letra, sino que se tiene pi'esente durante la sesión para favorecer que cn el gru­ po se produzca una y única conversación y que los núcleos temáticos que conforman

1 le

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

ci objeto de invesligación sean reconocibles en el Ir y venir (o discurso) de! grupo de discusión. De ahí que el guión básico iililiziido en dicha invesligación respondiese al modelo siguiente: 1. 2. 3. Presentación del estudio. Tenia de inicio: la relación entre cam bit>s sociales, nuevos valores y nuevos dercclios. l e m a s tle conversación:

— Valores solire los que edificar los derechos. — Derechos de la ciudadanía y derechos específicos de ni inoi ias o colectivos con­ crelos. — Derechos específicos de los jóvenes. ^ ^ Concepción de hi di seri tni nación posiliva. 4. Aspectos a considerar:

— Hasla qué punto el dcrecho a la vivienda supone una actuación positiva por par­ te de los poderes públicos que bcncficic a los jóvenes; qué forma adoptaría, ¿de­ recho asistido a la com pra o ai alquiler?; por otra parte, ¿sería un correlato del derecho a la em ancipación? — En cuanto al derecho ol ira hajo, ¿supone inia m ayor integración en el universo laboral?; ¿qué nuevos dercclios podrían aplicarse?; ¿el derecho a tener hijos y a que la em presa o la administración pública pongan medios para su cuidado y etlucación?; ¿el derecho a tener el m ismo salario cn puestos de trabajo idénticos con independencia de otras condiciones?; ¿el derecho a las m ismas oportunidades en cuati lo a foiiiiación, pi'oinoeión y otros? — f-os derechos sindicaies ¿están bien protegidos por los agentes laborales com o sindicatos y p a t r o n a l ¿ d e b e r í a n existir derechos sindicales específicos que d e ­ fiendan a los jóvenes? —- ¿Podría iniplenientarse un derecho a la renta básica?, ¿de carácter universal o atlscrilo a gruptis determinados? — ¿Pueden las nuevas tecnologías suponer inia am enaza y precisar nuevos dereclios t|uc nos protejan de su uso?, ¿debería existir el derecho a la protección de datos?, ¿qinén lo debería Tomen lar y vigilar? — fíe L[ué manera podrían implemenlarse nuevos derechas a un medio am biente mcjoi', más saludable, equitativo...

Análisis
Tal y eomo señala Uiiis Etirique Alonso: «L-J grupo de discusión es. fundam ental­ mente, un dispositivo C | u e s e establece sobre la base de ta identidad social y sus reprcsenlaciones, siendo eslas representaciones sociales las formas de eonocim iento colectivamente elaboradas y compartidas, ctm una tirienlacióii práctica y permanen-

Capítulo 5 4 La práctica conversacional del grupo de discusión: jóvenes, ciudadanía...

117

lemcnic íiciualiicablc, y que deiemiin:in la forma común eii la que los diferentes gru­ pos humanos const i luyen e interpretan su reali dati y la de otrtis ct) led i vos» (ALONSt), 1998: 97). Por todo ello, difícilmente bastaría para la opcraeitín de su análisis con re­ cuperar la frecuencia de aparición de ciertas caructerísticas dcl contenido dc lo.s enunciados (labor útil pero insuficiente que realizan los programas informáticos de carácler inductivo y denominados «análisis cualitativo»), sino que será necesario coniprcnder e\ discurst) mediante sucesivas lecturas que nos permitan establecer or­ den, estructura y senlidt) a partir de las conversacitines mantenidas. A) P!n nuestro caso, la prim era lectura del textt) transcrito de U)s grupos nos p ro ­ porcionó una impresión clara de desconocim iento, cuando no dc desconcierto, por parte de los participantes ante los nuevos derecht>s. El únict) elem ento que d e s­ pertaba inia com prensión m ínim a a la cual aferrarse para discutir sobre un tema percibido comt) novcdt)SO, fue el de los valores que se podían asociar a k)s dere­ chos, ya sean estos nuevos o no. Las anotaciones tle esta prim era lectura, que se escribían cn los m árgenes de las diferentes transcripcitm es, repetían que tales d e ­ rechos habían dc basarse en valores de igualdad, equidad ante la ley y los p o d e ­ res, Justicia equitativa y ausencia de discrim inación, inclusti de discrim inación positiva,
«Darío.— Perei es un tenia... quiero tlccir, perú los Jt)venes, yo no daría derechos e.specíales a un jtiveii, a una persona por ser joven. [Hablan todos]. Teresa.— No, son ayudas, por el hecho de ser genio joven, no está, no hay que darles... María.— Bueno, una persona joven puede trabajar en tres sitios. Una persona mayor, ti una persona que esté discapacitada nt) puede hacer eso. por tantti yo creo que tienen que tener una condición especiab> í G D I

B ) La segunda lectura, relativa al análisis de los referentes, trataba de identificar los grandes temas sobre los que habían hablado los grupos y Ío que se había dichti stibre cada inio dc ellos. Las tipiniones y percepciones, así como las experiencias tipifica­ das dc los sujeios respecto a los derechos percibidos y plausibles, respondían a dos características: operaban con distaiicia respecto a los procesos particulares dc la interacción social, y sus términos tenían una relativa opaci tiíuI. B.l ) Ptir distancia cnlendcmt>s los div ersos desfases que se dan enlre el discurso social (por «retraso» o «anticipación») y las prácticas experimentadas. Ejemplos de esa distancia por «retraso» se t)bser\an cuandt) ciertas valoraciones sistematizadas en el discurso social no t)peran ya de hccho (o no operan tai como dicen los sujetos) en sus interacciones cotidianas. Cuestiones como una justicia ault)iiiática asignada a la ley en sus aspectos labt)rales, o cl ideal de una igualdad sticial dc trato que supera en ttidas y cada una dc las circunstancias cl espacio asimétrico st)cial, ptid rían ser e jem ­ plos dc tal «retraso» entre las formas de discurst) mantenidas y las experiencias vivi­ das. Casi tildas las intervenciones que mantenían la queja por la propia situación
Los nombre.', sun supucsuis.

118

Estrategias v prácticas cualitativas de investigación social

sncinlíihoiiil. eiisal/aiulo iiiui igualdad de hienestar inasible, se inscriben aquí. Si .ilentlenius, por e jemplo, a los derechos sociales com o la salutl, la educación o la vi­ ví ciiti a, o incluso a derechos cspccíl'icos de cicrlos grupos, los jóvenes solo ios accplan si se Jnslirican cn tértnhios de preslaeiones mínimas o medias, tales com o el nivel m ínim o tie instrucciiín o un nivel prom edio de atcncit')n a la salud; pero oíros como el derecho al trabajo o, más aún, a la formación en el trabajo, constituyen una ex­ pectativa no formalizablc, respecto de la cual aceptan que ia adm inistración pública carc/.ca tic nietlitis y recursos necesarios para pagar los servicios. La única solución ante tlicha expectativa sería t|ue estos recursos fueran aportados por la empresa, perí> entonces tliciu)s derechos laborales ya no se contemplan com o tales, sino conni in­ terés:
«'fercsii.— ^... se traía que ostanios hablancio de una fi>rmación que es de cara a la enipresa y es para tu trabajo, o sea, es para ti peni para des em pe ñ ar iii trabajo, con lo cual sí es una Ibrmación la que tienes tielante pero para lu trabajo y para que tu trabajo se desarrolle mejor llene que ser cn itii horario laboral, porque para t|uc sea cn horario de lucra me voy a un curso que me interese y no que m e lo vengan d an do así, cslc curst* que es y punU), y tal, pues em onees no me inieresa... Darío.— O para coiujcimieiiio prt>pit>... Teiesa.— lis propio, pero para la empi'csa. Ls para favorecerte a ti, pero en la medida en que les lavtjreees a ellos, que es para ellos» ( U D 1).

Esta tendencia a primar la dimensión objetiva (jurídica) en la caracteiización de los derechos sociales frente a su eventual configuración com o situaciones jurídico-sub­ jetivas pn>tegidas o que puedan dar lugar a una pretensión individual, lleva a nuestixis interlocutores a hacer hincapié en una versión desmaterializada y meramente formal de la valitlez de las normas, t|ue nunca se concreta en la adecuación de los contenitlos sino solo en la forma de la ley (norma) a los niveles del ordenamienit>. La distancia por «anticipación» se tíbserva. por ejemplo, en la discrepancia existen­ te entre la descripción de una distribución ideal de roles en térm inos de igualdad y las prácticas de tal distribución o. en otro orden de cuestiones, la imagen social de Itis procest>s de cam bio (de lo t[ue ha cam biado )' de k> que cam biará en un futu­ ro). etc.
«Irene.— ... pues hasta los treinta años yo no pu edo entender t|ue tengan que tener nin­ gún tipo de [derecho específieoi -- Cret) que son personajes que ya..., creo que tienen tjue ser responsables de sus actos y tienen que saber defenderse en la vida; t) sea, (.sa­ bes 7, o sea, y saber tlefender situaciones que se les planteen igual t|ue pueda ser igual t|uc una persona más mayor, o .sea. a partir de lt)s treinta o tle los cuarenta, o cualquier olra edad. Y(> cret* que no sería necesarit>» (CiD 2).

Nos enconiram os así que los cambios o nutdificacitines se pcicibcn. por un lado me­ nos y por olio más, ctJino un conjunto de «desfases» ct'>n respecto a las experiencias de los sujeit)s y a los valores t|ue encarnan los derechos, de lo que debería ser y en cam bio es. L’ii desfase típico sería la falta de identillcación ctin respecto al papel cjue

Capítulo 5 4 La práctica conversacional del grupo de discusión: jóvenes, ciudadanía...

119

desempeña cualquier tipo de autorid:id institucional, aunque esta siga siendo un es­ pacio dc interacciones afectivas y expresivas. Ello se enuncia cituamente en la per­ plejidad frecuente que se siente ante la autoridad una vez que esta pretende ejercerse racional mente pero cn su descmpeilo boicotea la equidad establecida por la conjun­ ción de los derechos. De ahí derivan las expresiones cargadas de fatalidad en forma de doble vínculo dcl tipo «hagas lo que hagas, siempre te sale mal», indicio de tales perplejidades, que tendrían que ver con las dificultades de ejercicio dcl m encionado rol desde la perspectiva de una autoridad.
«Maribcl.'—-No llene tjiie ver solo con la edad. Hay personas con más edad y tienen meno s experiencia, y por la edad eso tiene algo que ver, pero que a lo mejor a ti te va­ loran más que a mí, para poder comprar un piso y para poder vivir solos. Necesitamos trabajar, pues eso, muclios más años para poder conseguirlo. L ue go dicen que p o d e ­ mos elegir. No pod em os elegir, no podemos elegir. David.— ¿Qué hacemos, pues? Maribcl.— N o ptidemos elegir, no podemos elegir» (GD 2).

No obstante, dicha incertidumbre no invalida que los jóvenes más fatalistas muestren una forma esencial de valoración social en referencia a la cual se ubicarán los pro­ cesos de diferenciación (de génesis de formas diferentes de valoración y significa­ ción). Por otra parte están aquellos otros que, bien debido a estas dificultades, bien porque apoyen imágenes más tradicionales del rol contrario, suscriben sus com por­ tamientos con mayor frecuencia y su imagen de autoridad y asumen que los derechos marcan las mismas reglas para todos y por tanto constituyen un medio justo, lo cual se expresa en ideas del tipo «es necesario poner bañeras», «te controlan pero no tie­ nes que temer nada de eso», etc.
«Roberto.— .Si yo por ejemplo tengo un negocio, si te pones desde el punto dc vista del empresario o cualquiera de vosotros, si tienes que poner a mujeres no te va a inte­ resar, o sea, le va a interesar en principio menos ¿por qué? Porque pueden quedarse embarazadas... O pueden quedarse, pueden, pero es que es peí judicial para el einpresario... El problema entonces no es del trabajador ni del empresario, sino que tiene que haber unas leyes que digan...» (CiD 2).

B.2) Los enunciados poseen una cierta opacidad, pues los términos que resumen valores o significados morales en el habla cotidiana revisten una relativa generalidad. Ei cam po semántico dc los términos de valor es amplio y el lenguaje dc las valora­ ciones exige un análisis especifico de los enunciados en los que aparecen esos tér­ minos para que su pragmática (su signilicado en el uso) determine de qué sc está hablando, cónio y por qué. Bajo ei término «valor» o «derecho» cl lenguaje ordina­ rio encubre elementos muy diversos. Igualmente, tras términos como «bueno/malo», «justo/injusto», «libertad de elección» o «responsabilidad», aparecen realidades y percepciones muy diversas. Pues bien, cl grado dc adscripción a los derechos tenidos com o tales y cuanto que «valores», poseía una referencia semántica abierta, eslo es, tenía que ver más con la actitud ante la sociedad y menos con las opiniones especí­ ficas hacia tales derechos. No obstante, cabc adelantar en esle senlido que el criterio

no

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

« v a l o r » a p a r e c e e n e s l e ti p o tic a n á l i s i s l i g a d o a los p r o c e s o s c s p c c í l l c o s tle ct)nst r n c c i ó n tic itieiititiad y u b i c a c i ó n s o c i a l , y tj uc la ii iieraccitjn s o c i a l cs la m a t i i z d e ta le s p i o c c s t i s . E l l o e x p l i c a tjue, a jics ar tle e s t a s d i s c r e p a n c i a s , se s i g a ol o r g a n tlti v a ­ lor a a t | u e l l o s tlci'cchos t|iic c u m p l e n las riincit)iies i d e a l e s d e j u s t i c i a e ig u a ld a ti . Así. pt>r e j e m i i l o , n o se c t m si ti o a q u e la d i f i c u l t a d d e a c c e s o a la p r i m e r a v i v i e n d a , s e n litia pt)r itidos el lo s , h a y a d e s e r p r t i n i o v i d a c o t n o u n d e r e c h o e s p e c i a l d e kis j ó v e n e s . S e irala tan s o Iti d e e l i m i n a r los o b s t á c u l o s q u e i m p i d e n nn a c c e s o e q u i t a t i v o p a r a todt)s. Datlt) su ptiteiicial la b o r a l («ini J o v e n piietle t r a b a j a r c n v a r i o s s i l i o s » ) y el c a ­ r á c l e r e s t i g m a l i z a n t e J e los fa v ti re s c o n c e d i d o s p o r Itis p o t i c r c s p ú b l i c t ) s l e n d c i i t e s a l'avtirecer a m i n o r í a s ( i n m i g i ' a n t c s ) , r e h ú s a n u n tralti d e f a v o r al r e s p e c t o .
« T e r e s a .— N u . p orc|iic e s l o c|iic,' p;isíi c o n l o s i n m i g n i n t c s . t[iie t i e n e n m á s a y u d a s p a ­ ra c o n s e g u i r u n a v i v ie n t l a ...

c Il '

M a r ía .— P u d i e r a s e r e s o , o sea, d e b e r í a ser, d e b e r í a ser... p u e s p a r a t o d o s , o n o va a h a ­ b e r p a r a l o d o s » ( G D t ).

Al fmal tle e s t a le c t u r a h a b í a q u e b u s c a r e x p l i c a c i t i i i e s d e ias c t )i i s t r u c c i o n e s s o c i a l e s p o r p a r le de mi eslrt)s in l e r k )c u lt ) r e s, d a n d o r e l e v a n c i a a las r el ac it ^n es q u e a p a r c e e i i e n t r e el d e c i r (la s ex p e e lat i v a s y o p i n i o n e s ) y el h a e e r e ti ñer e tíi (la s e x p e r i e n c i a s ) . E n e s l e se nlidti, el m t ) d e l o g e n e r a l s o s t e n i d o a c e r c a d e la a p l i e a c i t í n d e los d e r e c h o s f u n ­ d a m e n t a l e s e r a el de l « a n t i g a r a n t i s m o » , el c u a l a b a r c a b a u n a li'iplc d i m e n s i ó n : a ) u n a a c e p c i ó n f o r m a l y n o m a t e i ’ial d e la v a l i d e z d e las n o r m a s ; b ) u n c u e s t i t i n a n i i c n l t i del ni o t ic l o n o r m a t i v o de l d e r e c h o y del l ï s t a d o pt)rt¡ue c o n c e d e s u | i i c n i a c í a al prticetlim i e i i t o de l l e g i s l a d o r c o t n o e s f e r a v e t a d a a la d e c i s i t í n m a y o r i t a r i a y p o r e n c i m a d e la t o m a d e t i e c t s i o n e s ct il e c ti v a s; r j y p o r úll im ti , u n a tetiría d e la j u s t i c i a , e n la m c ditla en q u e r e c l a m a a n u l a r un ¡lunio d e v i s t a é t i c o - p o l í t i c o d e s ti e el t | u e la c i e n c i a j u ­ r í d i c a p u e d a ll ev ar a c a b o u n a ci ílica del d e r e c h t i y d el Estatlt). B a j o e s te p r i s m a a n t i g a r a n t i s l a , las p l i m e r a s g e n e r a c i o n e s tie d e r e c h o s ( d e c a r á c l e r civil y poií tic ti) c o n s t i t u y e n a c e p t a b l e s v í n c u k i s negative»s ( p r o h i b i c i o n e s ) q u e tleterm i n a n el lí m it e d e ki q u e el p ti d e r p ú b l i c o p u e d e h a c e r , m i e n t r a s q u e las ú l t i m a s g e n c r a c i o n e s tle tl er ee h ti s (de c a i á c t c i ’ m á s stic ial) a p a r e c e n c o m o v í n c u k i s p o s i t i v o s ( m a n d a t o s ) q u e m a r c a n ki tjue el E s t a d o nti p u e d e d e j a r de h a c e r y ptir tanlti s o n i n ­ v a s o r e s c i n a c e p t a b l e s , t i e n e n u n a i n c i d e n c i a d i s c r i m i n a t o r i a en el p r e s u p u e s t o ; y jior su c a r á c l e r e m i n e n t e m e n t e p i'e s la c io n a l t a m b i é n g e n e n i n t>ÍTligacioiies n e g a t i v a s (nti d i s c r i m i n a r en su p r o v i s i ó n ) jiara el Estadti.
« r r c c ( ‘p ! o K — /,P (H Írú i .ser e s o u n J c n ’t'h o , a s ¡ } ir a r a u n n ifíH o íu n ¡> icn tc m á s Iiin¡n<>. ¡){ir {-jenif/ln/ M a r ía .— Y o n o lt> v c ti. yt) ut), co m < i lui d e r e c h o , n o , Hs c o n u i . p u e s e s o , q u e h a y q u e p o u c i m u lt a s y e s o , jiero no. R acjuef-— t a in j io c n . jiu e s e s e s o tie tjue te tiie e n “el q u e c tin la iv iin a p a g a " , y e s o . . . »

(C5I) I ),

"

( ’ ) La t e r c e r a le c t u r a ti t r a n s v e r s a l t r a t a b a d e b u s c a r la c o l i e r e n c i a a r g u m e n t a t i v a , la m a n e r a e n tjuc se a b o i d a n y e x p l i c a n los ti iv e r s o s r e f e r e n t e s c o m o i n o d t i d e c o n s -

Capitulo 5 ♦ La práctica conversacional del grupo de discusión: jóvenes, ciudadanía.

121

irucción social dc la realidad pnr parte de nuestais grupos, a través de sus valoiaciunes sobre los derechos, en ciiak|uicra dc sus perspectivas y formas dc enunciación, que se construían en uii sentidí’ *analítico según tres niveles; a) bi c) EstruetLiriis normativas de roles y de sus expectativas. Reguladoras de conflictos y de estrategias dc convivencia. Configuradas en imágenes generadoras y catali/adoras dc significados para los sujetos portadores de tales derechos.

Para su análisis se diseñó un modelo que recogía una diferencia ya planteada entre el orden de las percepciones (enunciados) y el orden de las actuaciones (experien­ cias). El orden de percepciones se refiere a las formas cn las que los individuos, en térmi­ nos estereotipados, expresan su conciencia de los valores adscritos al universo de los derechos: El comprom iso que sugieren. Lo que piensan que sucede. Las interpretaciones de esos sucesos. El análisis de las situaciones hipotéticas de otros actores cercanos y sus mt>tivaciones. — La l'abuIlición de una sociedad justa, plena de igualdad formal. — El relato dc !a experiencia vivida ^ — ante todo en términos laborales— com o lu­ gar a la vez dc ejercicio de prácticas dc tales derechos y de aceptación incondicionada de las reglas no siempre claras que los rigen. El orden de las actuaciones se refiere a los comportamientos normativos de las di­ versas instituciones sociales cn las que sc mueven, a la reglamentación establecida sobre lus tleiechos presentes e liipotéticos, a los ct)iiHielos que se generan en t(.)rno a ellos, etc. Dicho de otro modo, se trata de la posición enunciativa adquirida por cada partici­ pante del grupo en el juego de intercambio de los valores que rigen tales espacios normativos, así com o su proyección hipotética en la comunidad en general y en los diferentes grupos institucionales en los (.|ue se puedan plasmar. Este orden nos des­ cubre di' fa r lo que la asunción de derechos tiene un carácler más propositivo que sus­ tantivo. Nos revela asimismo que ni las desigualdades de nivel socioeconómico (marcado en términos de formacitín y actividad laboral) ni la edad o el hábitat, todas ellas consideradas en el diseño de la investigación, parecían en modo alguno generar diferencias en la renuncia soslayada respecto a los nuevos derechos por lo que estos pueden suponer de iiHroduccíón de agravios comparativt)s y, por tanto, dc injusticia. La única posición discursiva cn que paree ía darse una más acusada sensibilidad ha­ cia los derechos actualmente vigentes pero incumplidos correspondía a las mujeres, pero eso no significaba que se adscribieran a la inlroduccitín de nuevas generaciones de derechos que se etiquetaban con las mismas características que sus compañeros. — — '— —

122

Estrategias v prácticas cualitativas de investigación social

[.as niu¡L’ic s ji ivc ncs biiSL'iiliati, [iiics. m á s la ig u a k ia ti jiirítiica ai'iii n o ciini]-)lÍLÍa c]uc \ii tlisci iminacit)ii p(.)siliva. c[iii/,á [lot iu> i d c i i t i l l c a r s c c o n cl e s t i g m a c]iic tollo s y t o ­ d a s a t l j u d i c a b a n íi e s t a ú l l i ü i a dis]H>sicióii. A s í p u e s , y en itíiiniiios d e c o n s e n s o , p a r a n u e s t r o s i n t e i l t ) c m o r e s c a b e c o n s i d e r a r cjLic no liace i a lt a in s li tu ci o n al i za i- los d e r e c h t ) s ; bLista c o n q u e los d e b e r e s c o r r e s ­ p o n d i e n t e s p u e d a n s e r u b i c a d o s c o n p r e c i s i ó n pai'a r e s o l v e r los c o n 11 ic io s d e n t r o del á m b i t o d c n e g o c i a c i ó n n i i c r o i n s t i l u c i o n a l . lo c ua l bai'ía s u p c r i l i i a s e s a s c a r a c l c r í s t i c a s d e lus (.lereeluis « i n s t i d i c i o i i a l e s » . B u s c ín ’ian a d e m á s u n a a d a [ i t a c i ó n n o i n i a l i v a , no j u r í d i c a , d e kis t l c r e c h o s I u n d a n i e n l a l e s a la h e t e r o g e n e i d a d s o c i a l , n iá s c o m o o b ­ j e t i v o s c|uc sc hati d c a l c a n z a r q u e c o t n o d e r e c h o s cU ir a n i c n tc c s p c c i U c a t i o s a p l i c a ­ b l e s a los i n d i v i d u o s , sin m e e a n i s m o s p a r a c o n v e r t i r l o s e n e x i g i b l e s . «Dav¡<.Í.— Honilire, jhil' s e s t\ no sc, que liaya leyes justas, que (.¡iiicn sea y le pase lu que­ sea, [iLies que eso se pueda lesolver dcntrn del grupo donde se lia metido, y kiego [...J. liL-ne.— Aunque no sejia exaelLiniente, o sea no sabes, jior qué se ha metido allí |...|Da\'id.— Qui/,á sería ima í’ oi nía tle sclceeioruir a (a gente | ... 1« (Gí^ 2). A su vez. los ¡ ir o c c s o s c n los q u e ajjai'cccn t a l e s ó ixi enc s d c a c t u a c i ó n sc cci Ura n cn los element».)s s i g u i e n t e s : — — L o s pi’o c c s ti s d e a s u n c i ó n jioi' p a i ’te d e los j ó v e n e s d e los d e r e c h o s ( t a n l o e x i s ­ t e n t e s c o m o p tí sib le s) t e n d r í a n l u g a r en el o r d e n d e las a c t u a c i o n e s n o r m a t i v a s . L o s p r t) c e so s d e n e g o c i a c i ó n ( c o n s e n s o i n t e r s ii b j e li v o ) . i n c l u i d a s las r e s p u e s t a s g e n e r a d a s a las e x p e c t a t i v a s a j e n a s , y e n c u a n t o i m p l i c a n t o m a d e c o n c i e n c i a y v e r b a l i/.ación c t i m i m i c a t i \ ’a, se s i t ú a n en los e n u n c i a d o s n o r m a t i v o s . L o s p r o c e s o s d e c o n s t r u c c i ó n d c los es(.|uenias d e v a l o r e s y su n e g o c i a c i ó n a ti'a\ és d e los d e r e c h o s , j")oi' ejein¡:ilo la l'orma en la q u e a f e c t a n e n téi i r ú n o s d e [_irotccci()n. y la ct )ns ig uic iU e c o n s i d e r a c i ó n d e lo n o r m a l i \ ' o c o m o l u g a r (o n o lu ga r) d e e l a b o r a c i ó n d e a q u e l k i s . e s t á n e n la e n u n c i a c i ó n e x p r e s i v a . L a s o c i a l i / a c i ( ) i i n it iia l. e s t o es . los p n i c c s o s d e ejcrcici<i o p o s i c i ó n d c ios cst j u e m a s tle v a l o r e s s u s i e n l a d t i r e s tle los d e r e c h o s , a s í c tm it i d e la prti[iia aultint)nn'a c o n s t r u i d a y n e g o c i a t l a a ti'avés tle e s t o s , c t i m o f o r m a ¡ i r a c t i c a d a tic e j e r c i c i o d e las m a n e r a s tle la v i n c u l a c i ó n mtiral, t i e n e l u g a r e n las a c t u a c i o n e s e x p r e ­ sivas.

l ' n a v e / señalados kis e le m e n ttis y p rtiblcm as que ai'ttculan los e n u n c ia d tis stibrc Itis tlerechos. tanlo presentes c tim o posibles, se fo r m u la su tip ific a c itin . Al h ilo tlei a n á ­ lisis de los concc]itos m o ra le s (de valoi'i dc a q u e llo s , p la n te a m o s im a f o r m a ti]->ificatla L|uc sirve a los c fc clo s dc v e h í c u k i tle c tim u n ie a c ió n e in te ic a m b io social. A tiernas, tlic b a fo rm a no lic u é Lin únicti len g u aje ; hay, por c j e m i i k i , d ile r e n e ia s tjue m a rca n vers a lida d de los tlcrcchos.
los

c o ntenitltis seniánticos y [ira g m á lic o s tic las foi'mas tic cnte n tlcr el cai-áclei' tle u n i­

E s t e e s q u e m a s i r v i ó p a r a tíi’i e n l a r el a n á l i s i s d e los d i í e r e t i l e s n i v e l e s y p t t i c e s o s tic pcrce])cit>n, valtiracitín y a s u nc it ) u , a s í ct)tno p a r a es p e e i fie ai' la n e g t ic ia c it ín d e los

Capítulo 5

La práctica conversacional del grupo de discusión: jóvenes, ciudadanía...

123

T abla 4

Órdenes, estructuras

y procesos en el sistema

normativo de los dereclios ESTRUCTLIRA expresiva

ESTRUCTLIKA normativa
Biuinciat-ltis stth rc la a n o jiiia .

ORDEN DE LA ENLÍNriACIÓN/ SI STIGMA DE PERCIiPCJONES

Bipolaridad de los enunciados ex­ presivos: como «lugar do acepiaDistorsiones perceptivas. ción»/falta de tegitimidad de los Pruecso de asuneinn de los deresujetos. clios y garaniííi,s. Sistema de expeciaiivas de ki citi- Procesos de construcción de los esquemas de valores y su ncgo^laduníii. ciacióii a través de los derechos.

Procesos de negociación (consen­ Socialización «moral». ORDEN i:>E LAS so intersubjetivo), Vinculaciones y des vinculaciones. ACTUACIONES/ C ’onflictos y estrategias de convi­ Procesos de ejercicio o negocia­ SISTEMA DE ción a través de los derechos. INTER-ACCIONES vencia: asignación y connicto de roles, derechos civiles v a . socia­ les. Negociación de intlependcncia.

dercchos y los Juegos de interacción y construcción de los esquemas de valores sub­ yacentes. Se trataba de un ituento de ordenación lógica en el análisis, pues las partes seiialaclas opctaban conjiintanienic en las diversas Tornias de enunciación a través de un desarrollo simultáneo y no lineal. Dada la perspectiva del estudio se acentuó el análisis de los procesos de génesis de valoración y, cn ellos, el papel de las imágenes com o generadoras y catalizadoras de signilicados para los sujetos. A tenor de io novedoso de k>s objetivos de la investigación, así cojiw del carácter ex­ ploratorio de la misma, no luibo lugar a la delimitación de posiciones sociodiseursivas coticrelas y diferenciadas. En vez de ello, y ctinio ya se ha descrito anteriormente, se perfilaron los elemenlos básicos que putì ieran configurar cl luiriztinte de sentidc» a partir del cual llegar a entender dónde y cómo se sitúan los nuevos derechos entre la juventud (lo que hizo posible así en una lnvestlgacit>n posteri tir profundizar en ellos al delimitar las diferentes posiciones soc iodi scurs Ivas a! respecto). A modt) de síntesis, sin embargo, cabría finalizar señalandt) t|ue: — Ex i sic un claro desconocimicnlo, cuando no desconcierto, ante las nuevas generaeltmes de derechos. — Se valoran cspeeialmenie aquellos derechos que cumplen las funciones ideales de Justicia e igualdad. Elki implica que las primeras generacitmes de derechos funtianienlales (de carácter civil y ptilítico) constituyen aceptables víncultís negativtis (prt>hiblciones) tjue determinan el límite de lo que ei poder público puede hacer. — El mt)delo general de a[)licación de k)S derechos fundamentales es amigaran lis­ ta. lo cual suptine ptir contraste que las últimas generaciones de derechtis {de ca-

124

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

[■¡k-lt-'c tilas MK'ial) se pctvihiin cuino \ ínciil(.)s [■>osÍli\os (niaiulatos) tjiic murcaii lo (.jüL' cl Lstai.lo no piictlc tic jar tic hacer y [lor lauto son invasores. Lhsciiniiiiaiiies c inacc[ilalilcs. Estos iIlmccIios sociales cIchL'rían apai’ecer más com o ohjeli\ns Ljiie como tlcrcclios clarainente espccificatlos y thrigitkis a la ciiulatlaiiía cu su conjunlo o a ciertos "riipi.>s. No es preciso inslilLiCÍt)iiali/.ar los iiiic\os derechos; bastaría con c)nc los tlcberes coiicsponchentes puctlan ser local izados para resolver los conflictos. Ello haría innecesarias las características de las luievas ”ciicraciones de derccht>s. que po­ di ían sitslitiiirse por nna atlaptación normativa.

B ib l io g r a f ía
A l o n s o , L. L.

(1998 i:

« E l ¡;rupo tle tlise iisitin e n su p r á c tic a : m e m o r i a s o c ílíI , in l e r i e x l i i a l i -

d .id y acei(>n c n m u n ic a ii\ii» > . e n A l o n s o . L. E.; I ^ t tn in u U i {' i h i H u u í v o v n s o t in lo iiiii. M atiríd; [ ' i iiu la m e a t o s .

ÁL\v\iít-./.-LlKi A, F. ( c d .) ( F J 9 7 ): Jesús Hnnlcz. li'eu úi y prácrtcd, M a d r i d ; E d i e i o n e s F titly in io ii.

tiRl), L. P., y Frlnch. .1 . K. P. (etis.) ( 1948); «The Dynamics oj‘ihe Disenssion Grítiip», en Jtuinid/ oJ Social /sstws, 4; 1-75: Spring. C aí i .1. ( 2 0 0 1 ) : ¿7 f’in/jo dv disensión, fntrndiiccithi a inni ¡?rci(‘!na tic invcsfit;<it ión,
lÍK A O l

H:ircL’k>na; Ariel, C'oNDl;. F. ( l^)‘),^): «Et>s niiítodos extensivos c intensivos en 1a iiiveshjiación social tle las droj;o d e p L ’ n d e n e ia s * í. c n

VV'.AA.: i ^ts drif^i’tH/c/irndcncias: I^crspccri^as .\tn úi¡fií;it'(ts (n tiui-

Ifs, Matlritl; Ilustre Cttieyio tie licenciados cn CC'.PP. y Sociok>iíía.

IIavila, A. (IW971; «.'\pnnies acerca tic nna construcción (que en .lesús Ibañe/ es y se hace) ciiniplcjii jiara la investij;aci(Hi social», en Al VA!<i:z-l ^tíf-s, \\ (ctl.); Jc.sñs nuiñcz. Tcoria ¡u'úclica. Madritl; Ediciones Entlymion. — (2(K)7); « R e p r e s e n l a c i i 'n e s s o c i a l e s e iiiv c s iiy a e itín s o c i a l c u a l i t a t i v a » e n CctíKA'rti, F. .1., > ■
P a i MONAlíL A. (e d s .): KoprcscnUicioncs soi'iah's psicolotiíu socicd: comjun'taniit-tiUK ^lolHtUzOi'ir'»} \ p(tsmndt‘rnidnd. V a le n c ia : F d it o r ia l P r o m o l i b r o . D a \ iLA, y .Ia i'so k o , N. (2 000 ): ‘ í'cctiii'ds de /in'rs/ifiíirrót) .S'ftcí(// C'tutliuttiva I\fíircriídrs

f^idát lictts}. (iiz.artc Ikcrknnrza Ktialif<ifil>(>reika Tvknikak i Matcriid Didakti-knak), Eeitia;
m u l l i c o p ia t lo .

Di

C’t-Ktl \t . ( l'^->‘^ > 4 ): «L'aetil'el le passií des apjiartenances». en Di C l i í I I a h . M . : I x t p n sc d e / ' ( / / ■ ( » / < ' Ct a n t r e s é i r i t s p t t H l i t j i i f s , r'aris: Senil. D i i . iiC A S . Á. ( 1‘)97 ): «Jesús Ibáne/; LI rodeo por hi invesligación de mcrcatlos», en Á l .V A K l /l ’ n i A , I"',

(eti.): J e s t i s I hi t ñ c z. . IcDi'i ti \ ¡ y r á c t i e a , Madritl:

F a Iíc ío iic s

timl_\ ti)ion.

D i i ik 'as. a ., y O ki í . A. ( l ‘^Jó5): ' lí icncsis \ desarrollo t!e la [iráeliea del grupo tle ttiseitsi<>n;

t’niulaiiiciHacitni mclOLlologiea de la iinesligación st>cial ciialitaiiva». cn luvesti}>i>i it'tn y Marketiny. 47; 6-9,

D'>m!\(;ui/. M. (2()0ó); «,I('>venes y derechos. Análisis del tliscurso-*. en Jóvenes, dereelifts y eiiidíidania. M.itfrid: IN.Il'VE, págs, . ‘Í7-74.
CpHLI

N w m í i í i .ii

. E, {tlir.c

T h . L. ( l ó ‘>8): /'he //tind/xmk / ór Faen.'i t¡ron/> R{‘sea n h . f l i o u s a n t l O a k ^ : S a g e . I h a ñ l / , .1. ( híN l ); « E s o s l o p i c o s y a b u s o s uit'tpicos d e las i c c n i c a s d e g r u p o » , e n A ’('v/,v/í( de 1(1 Ás<>eiiu i<'n l\sp(n~io¡a d e Netiropsitiiiidírui. 2: Iti-.'^íi. m a y o - a g o s t o , 1 9 S I ,

Capítulo 5 4 La práctica conversacional del grupo de discusión: jóvenes, ciudadanía...

125

— (!9S6a): M ás allá dc Ía sovhdtiyta. I J fin q x t dc disciisió/i: Técnica y cn rica , Madritl: Siglo XXI (2." cdit-’ión, corrcpidii rcspccto a la original tic 1979), — ( I 9 8 í i b ) : « F c r s p c c t i v a s d c ly i n v e s l i g a c i ó n s o c i a l : li l d i s e ñ o e n l a s t r e s p e r s p e c t i v a s » e n G . ’ F r . R R A N D o , M . G . ; I b á Ñ L Z , J . , y A i v i r a . F. ( c o n i p s . ) : E l aneílisis d c la r e a lid a d so cia l. M é fn d n s y té c n ic a s d c invcsti}>ttciáii, M a d r i d : A l i a n / a I J n i v c r s i t i a d T e x t o s , — ( 1986 c ) : « C ó m o s e r e a l i z a u n a i n v e s l i g a c i ó n m e d i a n t e g r u p o s d e d i s c u s i ó n » A p é n d i c e 1 e n G . " F i í r r a n d o , M . Ci . ; I h a ñ i í z , .1,, y A i v i k a , P. ( c o m p s . ) : L'l am 'disis d c la r e a lid a d s o ­ d a i . M é to d o s y téc iiic a s d c invcsti}>ación, M a d r i d : A l i a n / a L I n i v e r s i d a d T e x t o s . — (1991 ); E l rc}^rcso d e l su jeto , l^ t hn'esti¡^aci(hi s(H Í(d d e sef^undti orden, S a n t i a g o , C h i l e :
R d i i o r i a l A m e r i lidia. K kiuígíír, R, A. (

1 9 9 4 ); F ocus G roups. A P ra c tic a l G u id e fo r A p p lie d R e se a rc h

(second edi­

tion). T hou.sand O a k s, L o n d o n , N e w D elhi: S A G E P u b licatio n s.

G ru p o s d e d isí usión, M a d r i d : E S I C ' E d i t o r i a l . Mt ;R ' t ' O N , R . K . ; F i s i i l . , M . , y K í - n d a i . ! . , 1 ^ L . ( 1990 ): T he F o cu sed In te rv ie w : a M a n u a l o f P ro b le m s a n d PnH 'edurcs, N e w Y o r k : I ’r e e P r e s s ; L o n d o n : C o l l i e r M a c m i l l a n , 2 .“ e d . M u r i i . l o , s . ( 1 9 9 7 ): « L I v a l o r d e l a c o n v e r s a c i ó n » , e n Á i , v a r f . 7 - U r Í a , F. ( e d . ) : J e s ú s Ib á ñ ez. T eoría y p r á c tic a , M a d r i d : E d i c i o n e s h n t l y n i i o n , O r t í . a , ( 1 9 9 0 ): « L a a p e r t u r a y e l e n f o q u e c u a l i t a t i v o o e s t r u c t u r a l ; l a e n t r e v i . s t a a b i e n a y l a d i s c u s i ó n d e g r u p o » e n G . " F f r r a n i h j . M . G . ; I b á Ñ i í z , J , , y A i . v i r a . F. ( c o m p s . ) : E l a n á li­ sis d e la realid(uí so cia l. M éto d o s y téc n ica s de in vestifia ció n , M a d r i d : A l i a n z a U n i v e r s i ­
d a d Í'extos. — (

L i . o i ’i s Ci i Ji G, R . ( 2 0 0 4 ):

1 9 9 3 );

« E l p r o c e s o d c i n v e s t i g a c i ó n d e la c o n d u c t a c o m o p r o c e s o i n t e g r a l : c o m p l e m e n ­

ta r i c d a d d c la s t é c n i c a s c u a n t i t a t i v a s y d c tas p r á c t i c a s c u a l i t a t i v a s e n e l a n á l i s i s d e la s drogt>dependcncias», cn V V .A A .:

¡a is d r o g o d e p e n d e n c ia s: P e rsp ec tiv a s stici(dé)^icas a c ­

tu a le s.

M a d rid ; Ilustre C o le g io d c lic e n c ia d o s e n C C .P P . y S o c io io g ía .

R u i / . O i . A t u ; f i N A f J A . J . I. (

1 9 9 9 ); M eutdolof^ia d c la in ve stif’iu ión c u a lita tiva , B i l b a o : D e i i s t o , R f K i r . R S , C . R . ( 1976 ); G n tp o s d e en cuentro, B u e n o s A i r e s : A m o n o r t u . V a n C A M F * O N l t n n T , L . i C ' u a u m o i , J . M . . y F r a k s s o n , A . ( 2 ()(). i): L a n ié th o d c d 'a n a ly se en firou/>e. A p p lic a tio n s {U<.x p h é n tin tc n e s st>ci<iu.\, P a r i s : D u i u i d ,

C A P I T U LO

La entrevista abierta en investigación social: trayectorias profesionales de ex deportistas de élite
i^ucila Kiiikel, P ilar P arr« y A lejandru B au r'

I n t r o d u c c ió n
Una vidii profesional dedicada al deporte no siempre se acaba en el m om ento de la retirada. A nadie le resulla extraño pensar en ia figura de un ex deportista profesio­ nal reciclado a comentarista especializado, a técnico de su club de origen, o sim ple­ mente a organizador de eventos deportivos de élite. Muchos otros, sin embargo, han visto sil destino discurrir por cauces menos estelares dedicándose a actividades e m ­ presariales de carácter privado o. cn cl peor de los casos, encontrándose en un em ­ pleo sin grandes posibilidades dc futuro e, incluso, en situación de desempleo. En esle capítulo se presenta una investigación sobre las trayectorias de inserción pro­ fesional de ex deportistas de élite en lispaña^ en la que mediante el uso de entrevistas abiertas se analizan las situaciones experimentadas por los futbolistas y baloncestistas profesionales una vez que se retiran de la alta competición. F,1 estudio, que se en­ marca en el ámbito dc la Sociología dcl Deporte, aborda un tema que ha sido escasamente estudiadí) hasta el momento e intenta contribuir al desarrollo de un área disciplinar que en nueslto país se encuentra aún en un estadio relativamente inci­ piente. Para elio, se exponen en primer lugar algunas conlribuciones y líneas de invesliga­ ción dc la Sociología del Deporte que sirven para ctMitextualizar la investigación
' Esic L ’upíuilu surge y utia p an e t-k* los nialcrinles elaborados para cl Proyecto de Innovación Educativa «La entrevista íihicrla cn la investigación social: materiales para unii guía práctica* reu ti/ad o en et DcpartamenKi dc Sociología ¡V por los autores rirmanies jiinu» a Araceli S k r k a n o , Ángel CioRiHí y f-raiicísco A l v i r a t/'/IC. iiúm. 321. UiitvtTsidad C om plutense dc Madrid). ^ Investigación Tinanciada por la Fundación Real Madrid en cl marco dct convenio con la Universidad C om pkiiense dc Madriil, dii igida por la profesora Lucila con Mariano LlHKAro co m o ayudante de investigación.

12fi

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

rcali/:Kki. iticluyeiitio aljiiiniis a p o r u ic io n c s c u cl e s t u d i o J e las irayc ctoi i;is J e iiiscrcitHi laitora!. [in s c ^ i i n J o liijzar, se con textual i/.a cl ust) tic la té c n i c a J e la ciilicvisla abicrla, para posl cr io ii ii c n lc picsci ita r cl Jisefu) d e iin cM igacióii u t i li / a ti o y re s a lt a r la coinpleJÍLÍati y c s p e c i l Í c i J a d d e la e n lr e v is t a c o n m prá ct ica de ¡uvestitiación social, lil ú l t i m o a p a r t a d o se tl e J i c a a cx p li c il ar el p r o c e s o an alítico, la « caj a ne g ra » J e la investigacii'in social, q u e e n m u c h a s t>casioncs q u e d a t l c s J i h u j a d o t> s it ii p le m c n tc ociillt> Iras las b a m b a l i n a s ile los te xtos nie(0(.k)l0gict>s al us o o tic los inl'ornics IIna­ les J e iii\csligaci(ín, N u t' sl r o p r o p ó s it o cs accrcaiiit)s a la prá c tic a d e in v e st ig ac ió n q u e n c c e s a r i a n i e n i e se conl’ o n n a c o m o un e s p a c i o J e e n c u e n t r o en tre la teoría, la n ie to iio lo gí a y la ic a l iJ a tl s oci al , y a q u e . c o m o bien señ a la n L üschkn y W'liis, «u>maiulo c o m o m o J e l o el tleporte, cs po s ib le e j c n i p l i l i c a r la teoría y los m é t o d o s s o c i o l ó g i c o s » ( 12),

D epo r te ,

s o c ie d a d y tr a b a jo

A p e s a r de la impor tati le p r c s c n c ia del d e p o r t e cn las so ci e d a tl e s c o n t e m i i o r á n c a s . y J e q u e d e nna m a n e r a u o lra las a c ti v id a d e s d e p o rt i\ ' a s l o r m a n pa rt e d e n u e st r a \ i J a c o t i d i a n a ( c o m o p rá c li c a e s p o r á d i c a a nivel a m a t e u r , e t i m o há bi to , o s i m p l e m e n t e c o n i o e s p e c l a d o i e s ), cl a nál is is s o c i o l ó g i c o del d e p o r t e no ct)bra e n ti d a d p ro p ia h a s ­ ta ios a ñ o s o c h e n t a del si glo x \ . Es s i g n i l i c a l i \ a e n este s e n t i d o la opini tín q u e ya e x p i e s a b a n Lü.scuf^N y W r i s en la it il i od nc c ió n a su c é le b r e lihi'o S o c i a i a g í a d e i H c f u t r t r , c u a n d o s e ñ a l a b a n q u e «la m a y o r í a d e la.s p u b l i c a c i o n e s q u e ex ist en en el á m b i t o inlcriiaciotial soti de sc ri p ti v a s y a v e c e s c a r e c e n de to da r e r e r e n c i a a c o n c c p los s o ci ol ógic ti s» ( 197*^); 14), ni d e s a r r o l l o ta rdí o de la d i s c i p l i n a no im pl ic a , sin e m b a i g o , q u e el t e m a del d e p o r ­ te y cl juego no esté p i e s e n t e en la o b r a d e a l g u n o s c lá s ic o s e ti m o W e b e r ti S i m m e l , o q u e a u to r e s e o m o S phnc'Iír l ISSO) o Z naniecki ( 1930) n o p u s i e r a n é n f a s is en su vak»i educatici) t> en la funeitin q u e d e s e m p e ñ a pa ra la cl as e o c i o s a (Vr.Bi.i:N, 1979). N o ob s ta n t e , p a ta enlcntlei la cvohicióii actua l dcl d c p o i l e resulta f u n d a n ie n ta l p l a n ­ tearse las c a u s a s d e su origeti y d e s a r r o l l o ’. Así, a u t o r e s cotí t é m p o r a n e o s c o m o H u a . s { 1*>‘J2) lian p r i o r i / a d o los aspccttis sociopoiítictis, s e ñ a la n tk i i|ue la a par icit in tlel tic­ p or te m tid e rn o se astici a al p r o c e s o c i \ i l i / a d t ) r d e la sociedatl ingles a, ) a q u e el tlesarrollo tlcl tieporle jugti un iiiiportanle papel en la paciflcacitín tle las c l a s e s alta.s t-iel pa ís ( n o b le z a y terratetiientes) tjue se e ti c o n lr a h a n sujelas a grantfes te n s i o n e s . La t r a n s l o n n a e i t i n de kis pasatienijitis tratlicitinales tle las c la s e s altas eti a eli \ itlades dept) i ti \a s a s u m i d a s p o r las tuie vas cl ases intinsi ti a les urbatias etiti llevti a su ve/, la aceptacii'in tle dcler niina Ja.s n o r m a s y re glas d e jit e go , el autt>conirt)l e m o c i o n a l t) ia liúst|uc(.la de la victoria. P o r turti latió, para M a n u f j .i . ( 19Kfi). el tlcsarrtilki tic Ui sti‘ J’iua 111 K i lc\ isidti de las disi 1D i lis ;i|>[iM ut.¡onL's Uvtriciis dt; la .SoLÍnlogla dui IX*pori tí. Vi.i A/gL't /-

Hni N iii.\ (20111 (.

Capitulo 6 f’ La entrevista abierta en investigación social: trayectorias profesionales...

129

cicdud inglesa y Ui adopción de dclerniinadas prácticas propias dcl proceso dc induKlrialización (racit>nalización, estandarización, etc.) fueron acom pañados por la evolución paralela de la práctica deportiva, orientada hacia la elle acia y la consecu­ ción de re su ilatios medibics. Otras visitincs del desarrollo ücl deporte presentan rasgos más críticos, comt) la de Bkcjhm (1993), que desde una perspectiva neomarxista stisliene que el deporte m o ­ derno es una práctica dc clase estrechamente vinculada al mtidc» de produceit>n capi­ talista y a las relaciones de producción burguesas, o la de B o l i r d i e u (1993) que destaca el pape! de las Public Scfiooi inglesas (donde se educaban los hijos de la aristticracia y la alta burguesía) en la ctínformación tiel dept)rte m oderno a partir de la evtilucitin de los pasatiempos tradicionales de las capas dtiminantcs. Para Bourdieu, cl deporte cumple un papel importanle en el contrtil y ft)rmación nu>ral de las nue­ vas capas dirigentes, pert) también explit;a la ptipularización posterit>r del m ismo en las clases trabajadoras ptir ese valoi' de control social, Bourdieu también incide en un aspecto al que haremos referencia en el análisis de las entrevistas: el hecho de que el deptJrte mtidernt:) ct)nslituye además para las clases trabajadt)ras una vía impt)rtante de nuiv'ilidad social, lo cual legitima a la burguesía para crear instituciones que prt)mucvan los valores c intereses prtipios dc lu profesit)nulización deptirtiva (racionali­ zación de los entrenamientos, eficacia, etc.). Hn tt)do caso, e independientem ente de que sc adopten distintas perspectivas teóri­ cas y de que la expansión del deptirte se explique por m otivaciones ectinóm icas, pt)lílicas, sociales c* culturales, cn la actualidad es innegable que cl análisis social del deporte ct)nstituye un t)bjeto dc estudit) que está experim entando un desarrollo creciente. La Socit)lt)gía del Deptirte ct)mt’ > disciplina está cada vez más consoli­ dada en el ámbito internacional (ct)n revistas académ icas y com ités científicos pro­ pios), al m ism o tiem po que proliferan los enfoques m ultidisciplinares que incorporan contribuciones de la psicología, la medicina, la educación física o la anlropt)logia. En el casi> españtil, cl estudio y análisis del fenómeno deporti\ t) sc ha caracterizado por un d esanollo tardío cn relación con otros países y, como señalan G a r c í a FiiR R A N D t ) (1998) t) Mo.sco.stJ (2()()6). la mayor parte de las aportaciones presentan un marcado carácter descriptivo, con un altt) contenidt) empírico, y por to general los fundamentos metodt)lógicos de lus investigaciones — basadas principalmente en e n ­ cuestas— resultan basiante discutibles ya que «es habitual el uso de encuestas que se aplican sin diseño muestral» (M oscoso, 2006: 1 9 5 ) Existen, no t)bstantc, inleresantes conlribuciones sobre algunas temáticas ct>ncretas, entre las que cabe destacar
* Ha tic dcsUicLirsc, .sin embargo, la imporlaiicia tic las E m uestas sobn- Háhitos de los Exparutles t|iic se vienen realt/.iiiidti pcriótiicumciitc cada cinco añt>s (1995, 2ÍHH) y 2<H)5), y que. juntti
con oirás encuestas anteriores dcl afu) (Dclegacitjii Nacional de Educación Física y Deporte) y 1980 <CtS), eonstiiuyt-n unu fuenic de datos secumiario.s longitudinales de primei' orden .soliie la práctica del deporte en F-spaña {véase ( J a r c Í a ri-.KKANtxj. lWO. IWK y 2(K)í>),

I

130 ;

Estrategias y prácticas cualitativas de investisación social

la esimei lira soeial tiel tlepurle, las lelaeidiies tic génert) cn la pi'áeliea tlcpoi1i\ii, la social i/ación y cl dcptule, la \ iole nei a en los espectáculos dc masas o las políticas (lepoi'ii\ as. a la \ ez t|iie están eobrantio mayor iniptirtancia nue\ os àmbi Itis de estntiii> como cl inijiacto del dc[ioiie en la mejora de la ealitlatl tic vitla o cl [lapel imegiatlor del ticptule para los inmigrantes. hn rclaeit>ii con el t>bjelt) tie estudit) tle esle eapítuk). U i inscrcitín labtiral tle ex de­ portistas prol'esit)nales. los lrabajt>s realizados It) han abordadt) destie una pcrspeeti%a que en nuestra o[iinión présenla un mareado cai'ácter psict)lt)gisla ya t|ue sc entiende el pií>eesí> de tnsereítín comti un proceso fuiitlamcntalniciile indi\ itlual cu cl qiic cl c \ ticportisia ticsplicga una serie tle cstiategias paia insertarse nuevamente cn el m er­ cado tic irabajt). Hn estas ct)nlribticitincs .sc ptmc especial énfasis en la idea tic transicitSu ( L a \ ' a l i , h i - , 20tH)). cuya vivencia individuili viene tieteiiiiinatla por cualro factores: las causas t|ue determinan el inicio de la transición, Itis faclorcs pcrst>nales. lf)s faelt)rcs ie!acionatlt)s con la adaplación a la transicit)n. y los íaetores dc ct)nlcxtt) ( Pi'in y V i L A N o V A , 2()0f)). Aunt|iic algunos aspeclt)s ct)iicrelos tle estas apt>rtaciones resultan tle gi'an inlert's, eu la in\ esligacitin que ntis t)cupa se lia t)[)tadf> por ccmsiderar las transicit)nes y trayectt)rias iiitli\ itiuales en relaeit')n ctm las explicaciones que eoiuemplan cl análisis tle lo soeial y que incluyen variables socioIt')gicas ct)mo cl t>rigcn de clase y las cam bian­ tes características tiel niiintio del trabaio, Dcstlc esle planieamienU), el estudio tiel piofesitinalismo deporti\’o, t|ue ctiiiiti heint)s cxptiesio aniericirnicnte tiene su origen en la st)ciedatl indiistrial y se ix)icncia eon et tiesarrtillo ccontímict) y lt>s canibifss st)cit)CLilturaIes, permite poner en relaci()ii el muntlo tlcl tlcpt>rte prt)festtinal con el nuindt) del liabajti. Ahora el tleportista profesional %ivc dc sii práclica tlcptirliva y sc ct>nviertc en un asalariatlo (,1c un club que participa cn ct)m|)clicit)nes tle carácter regitmal, nacional, e ine lust) inter­ nacional. La ctinee pe itili tiel dcptirte com o mera di\ersión da paso a un creciente jiioceso tle ]-)rofesionalizacií)n en cl t]ue pi’cdom inan las i'cglas niinuctosas. la oigani/.ieit)n técnica, la ctimpelencia mercantil, la espcciaÜzacitin, la jerarL|iiizaei()ii > la biistjuetia de la racit)nalización \ tlcl mejor renti i miento. lín tlctinitixa, en el tie por­ te profesit>nal. comt) señala Bkohm (I9 7 8 í. aparecen elemctntis impoi'iantes del muiitlt) tlcl trabajo, aunt|ne eurit>samcnlc la St)cit)lt)gía del Ueporle no to ha conleniplatlü de forma et)njiinia comt) tema de in\esligaeit')n ( L i ' S C H i : n y W lis. i 5; M ost tíst), 2006). Por lihimt), et tema t|ue nos ocupa rct¡uicrc atlemás una espcciHcacit)!! tlcl ctmccpto tle eai'ieia o tiayecloria profesional, cuyos lillimos tlesarioltos abt)gan por trasccntlei' su diuiensicín indivititial y considerai' las unplieaeiones t|iic ,sc dcr¡\an de las soeietlatles catla \ e / más canibianlcs. üiobali/adas v mentís cslructuradas \
'
2onn ^

m ayor tk-Uilli* suhiv L ‘>~imli(is dL * cai ivi iis y iraj et'loi ¡as pi'dllísiuiiiik's. véítx.sc ('o i i IN y 'i'nUNC..
IC! U t . M . <7 a l . , : ()()i).

Capítulo 6 » U) entrevista abierta en investigación social: trayectorias profesionales...

131

ALint|ue estas cLicslioiics prccisan tle una elalioración teórica delallada que trascien­ de l(is ohjelivos tic cslc capítiik), iiennean a todo cl análisis, ya que cl estudio de la inserción lahoral tic los e \ deportistas profesionales tío puede obviar las intcrrclacit)nes cnlrc cl depone, el trabajo, y la perspectiva ItJiiííitudinal de la carrera prtifcsional.

L a e n tre v is ta a b ie rta en e l c o n te x to de l a in v e s tig a c ió n s o c ia l
El eslitdio de las siluacioties experimentadas ptir los ex futbtilistas y ex baloneestistas profesionales en su insercitíti al m undo labtiral, a pailir del sentido que ellos atri­ buyen a sus experiencias y trayectorias, inscribit> el contexto de la investigación cn la perspectiva cualitativa y determinó la eleccitíti de la téctiica nietodok)gÍca: la en­ trevista abierta^. La utilización de la entrevista abierta tiene una larga hlsttiria en las ciencias sticiales, t|ue aquí nti podemos tnás que esbozar en pocas líneas. Existe cierto ctm sen so eti situar su origen en los estudios de caso realizados por la llamada Escuela tle Chicago"' durante cl pritner tercit> del siglo xx L,as importantes transformaciones económicas, dctiiográficas y políticas del m om ento acarrearon prt>blctnas sociales nuevos que para los sociólogos de esta escuela demandaban ser abor­ dadas de tbrma etiipírica, desde la experiencia concreta y particular de los sujett>s. Así desarrollaron una tiietodoltigía inductiva de canlcter cualitativo, eti la que se in­ cluirían diversas modalidades de entrevista. Otro de Itis contextos en los que se sitúa cl coniienzt) de la entrevista está relacionado ctm el célebre experimentt) de liaw thorne, de clara orientacitín psicologista y funcitinalista, Hevatio a cabo pt>r Elton Mayo, cuando tras una primera etapa de realización de etitrevistas más t> m e­ ntís estructuradas a los trabajadores, se decidití adoptar la técnica de entrevista no dirigitla para pertiútlrles expresar libremente sus actitudes y tipinioncs stibre su trabajti, sin que el entrevistador estableciera ptetnisas previas. Al remitirnos al origen de la entrevista en ciencias sociales es necesario resaltar que su desarrollo coincidió ctm la instilucitmalización de algunas disciplinas en Itis Estadtis Unidos, comti la Psicologi'a y la Stieiología, cn el niarcti de la perspectiva es-

*' Líis ctitrc\ islas con escaso grado de estnicturación y picgiinlüs tío estandari/íidas se <lcnomman geiicratineiile entrevistas abieilas o enlrcvistas cualitativas. Tanibión se han empleado otras denonfiinacitines. cotno eiitrevisla intensiva, conversación, entrevista ccnlradtt o localizada (M c rto ii), o entrevista cn prolundidad. Esi.i lí iti nía denominación puede llevar a confusión porque se !e presupone un ohjetivo de in ­ dagación en las capas pro tundas de la personalidad del entrevistado, lo cual es erróneo. Para iin análisis detallado de tos autoies. traliajos y corrientes t|ue converjicn cn la denominada Escuela de Chicago vécmxc A n titrn . IW ? y Á i v a k iv .-U kía y Y a k í j a , 2ÍKI4. “ lin [íuropa. durante el siylo xix, el iraliajo realizado por autores como Frederic t,e Play sirvió para sislem aiizar hi lalior reali/.ada anlerionnemc por los cctjnoniislas sttciales y facilitar eon ello la transición de la Hcononiía social a lu Socioloíii'a. Por ello se atribuye a las monografías realizadas por Le Play, basatlas en irahajn de campo, c! hecho de que la realidad social pasara a formar parte de i estudii> científico.

132

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

[lisicnuilógica posiii\ isui que prctidniiniiha cu esc iiioiiiL-nto. I^or tMro lado, algunos autores apuiilaii tjue la entrevista conslituyó luia Ibrrna de acceder a la *<vertiatl» de las [leisonas. pero tamhicn eonstiluía al m ismo tiem po una herramienta de eontiol, remitiendo así a la génesis de las fornias de preguntar y respoiuier. tal y cotno seña­ la Micliei Houeaiih cn su trabajo vcríhuf y fas fornicio jiirú/icíi.\ ( F o u c A H i a , i y S ( ) ) ' \ Otras aportaciones que eontribuyen a la sistematización de la entrevista abierta eo­ mo técnica tic prt>dueeión de conoeiniientt> prt>cedcn de la Antrt)pt)logía Stieial o Cultinal. en la medida t|ue el tienoniinado «m étodo elnográllco» se tiefme com o luia práctica esencialmente descri|itiva ( H a m m i.R S L IíV y A lK IN S O N . 1994), conslituyendt) una parte fuiKkmicntal del m ismo la realización de entrevistas abiertas, el esbt)/.o de relatos de vida y la recogida niiniicitisa de dt)cumenit>s personales. Igualmente, ca­ bría destacar las contribueitines de la entrevista terapéulica (ctm Rogers ctmio [irecurstir), la investigación tlel eonsujito (inaugurada por Dicliter) y los estudios sobre comunicación de masas (Merton), que confluyen en la constilidación de esta prácti­ ca nieiotltílógica Aetualmentc, luia tle las grandes diferencias entre la práclica de la enlrevista cn la in­ vestí gac itin social y títras modalidades tic cont>cirnienit) reside tantt) en su aplicación más o menos íVirnial y sistemática, eomti en su capacidad para indagar en procesos sociales t) llegar a conclusit>nes generales gu iatlas tetiricamente a través de las valo­ raciones, representacií>nes y \'i\'cncias individuales. Metliante la entrevista el investigatlor social enmarca histt)riea y soeialmente las experiencias personales de sus entrevistados y busca com prender los procestis sociales que subyacen a las valora­ ciones e interprctacitincs subjetivas individuales. En este procest>, el investigadt)r so ­ cial no ignora además cl hecho tle t|ue el propio ctintexto tle im^estigacitín es paite de la estructura social y cfitiiunicativa que prtiduce e incita estas m ismas valt)racitines. Cuando realizanms entrevistas es necesario tener en cuenta que suponen un inter­ cam bio tiesigual y (.¡ue tienen un prt)pósito detcrininado ptii' los investigadores que insta a It)s entievistados a renexionai' st)bre sus intervenciones, Pt>r ello, al aiutlizar las entrev istas se deben valtirar tanto las intervenciones de ltis entrevistados com o las tic los entrcvistadoi'cs, considerantk) los maretis tet)ricos de j>¿irlitla, ya que es preci­ samente el conjiMito tle ideas que integran las tct)rías stieialcs de referencia Iti t|uc guía el análisis empírico, Pero entre las premisas teóricas de partida y cl análisis tle los tliscurst)s existe un jiroccso tle ct)nstanle aproximacióji y redellnición de las tliniensit)jies del objeto de estudio y de los sujetos que querem os entrevistar, que se va concreiantlo a lo largt) del diseño de la investigacitín y de la real i/.ación de las pro­ pias entre\ islas.
“ T mi :[ ( |yS O ) plaiilL-a q u e l ’ ii la lid a d M e d iii e x i.still u n a n u i d a l i d u d ü c c n c iic s tu e m p l e a d a p o r lus tiiiK 'ioniirios Oel i m p e r i o e a r o j i i i y i o p a t a s a tie r q u i é n h a h í a tie ctui q u e , e n q u é e o n d i e i o n e s , y c n q u é m o ­ m e n to . lis te t i p o tic e n e u u s l a se in s p i r ó c u la u u a t é e n i c a uiili/.iitla p r e v i a m e n t e jKir la Igle.sia p a ­ ra r e s o lv c i a s i t n m s rclip io so .s y a i lm i n i s l r a t í v o s . Vt'dfiC cl e a p í t u l u scibie «l.a.s en! r e v is t a s c u a l ¡lat ivas eii p e r s p e c t i v a l u s i ó i i e a » e n Vai.I.LS. 2(t(t2.

Capítulo 6 4 La entrevista abierta en investigación social: trayectorias profesionales...

133

El

d is e ñ o de la in v e s t ig a c ió n

Lu in\e.sligación sobre las trayectorias do inserción profcsíonul de ex fLilbolistas dc élite cn España perseguía dos objetivos generales: por un lado establecer una tipolo­ gía dc las distintas trayectorias dc caiTera dc los ex dcporlislas profesionales; por otro, identificar los factores que contribuyen a conform ar una trayectoria laboral só­ lida y cnriqucccdora, así como aquellos otros factores dc «riesgo» que pueden con­ tribuir a dificultar la inserción laboral posterior. De esta forma, el estudio debía servir de base para cl diseño dc actuaciones y políticas que i'aciliten la inserción laboral dc aquellos jugadores a los t]ue se les termina su etapa dc deportistas dc élite. En relación a estos objetivos, el diseño dc investigación se planificó en dos fases. En la primera se incluyó la recogida y análisis dc datos secundarios (informes de clubes, noticias de prensa y datos dc distintas instituciones del deporte), así com o la realizaci(in de entrevistas cn profundidad a personas relacionadas con la gestión deportiva, y a ex jugadores profesionales que pt>r su trayectoria laboral representan casos «em ­ blemáticos» de ex deportistas profesionales dcl fútbol que han ejercido su actividad en equipos dc primera y segunda división A dc toda España durante los treinta últi­ mos años, y de ex jugadores de baloncesto de la liga ACB de los veinte últimos años. Para la segunda fase sc diseñó una encuesta telefónica a 300 ex deportistas profesio­ nales del fútbol y dcl baloncesto de toda España, con una muestra aleatoria estratiHcüda por edad y categoría deportiva. El uso dc la entrevista abierta cn el contexto dc la investigación que presentamos tuvo, por tanto, una doble finalidad. l\)r un lado, se trataba de recoger información cualita­ tiva para lograr entender qué o c u it c tras cl momento dc la retirada, qué pasa con la \ i­ da de tantos jugadores cuyo único objetivo y ocupación durante años fue dedicarse de lleno al deporte de élite, y, sobre todo, cuál es la presentación y la narrativa dc sus vi­ das que hacen los propios sujetos. En otras palabras, sc trataba dc obtener información detallada del informante o entrevistado prestando atención especial a su lenguaje, ex­ periencia e interpretaciones. Por oírti lado, las entrevistas abiertas permitirían una pro­ funda faniiliarización con la temálica que serviría de base para detectar los aspectos más relevantes que debíaji incluirse cn el diseño dcl cuestionario telefónico. Este uso de los métodos cualitativos como fase exploratoria para el diseño de técni­ cas cuantitativas resulta muy habitual en ciencias sociales para obtener dimensiones y [iroposiciones que se incluyen en forma de ítems en el cuestionario. Sin embargo, en este caso no era el único propósito ya que la articulación entre la perspectiva cua­ litativa y la cuantitativa, y de las diferentes técnicas empleadas, sc concibió com o es­ trategia para abordar los mismos objetivos dc investigación reseñados ". En este capítulo solo se incluyen, no obstante, las principales conclusiones del trabajo de cam po realizado eon las técnicas cualitativas.
'' U'í/.ví' C/vi.i.iJo y 2006.

134

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

L;i iilili/.ación tic la l*ni revi sia ahitarla r e q u i r i ó , a su v e z . est a h lecci' c u á l e s e r a n lt>s p r i n c i p a l e s orile ri tis u Ictier e n c u e n l a e n la sclcccií3ii d e k>s ent.rc\isURkis y c u á n las en l re \- is la s sc iba n a r e a l i z a i ’, lt> tjue sc ciiiiucc ct )in o d is e n t ) m u e s t r a l . E s l a s dtis tlccisit>nes t i e p c n d e n luibitnal m e n t e tic ít>s o b j e l i v o s d e la iiivcsligacit>n, pei'o t a m b i é n d cl c o n i e x t o c n cl tjuc e s l a se d e s a r r o l l a , dcl (ipti d e siijeU>s a los t]ue se t j u i c i c c n Ir evistar, del [ir esupucslt). tle la a c c e s i b i l i d a d d e Itis i n j o r m a n t e s y d e kis l í m i t e s t e m ­ p o r a l e s e n k>s tjuc sc e n m a r c a la in v e s t ig a c i tí n . aLnit|ue e s p r c e i s t i s e ñ a l a r q u e no e x i s t e n r e c e t a s p r á c t i c a s p a r a s e l e c c i t i n a r un d e t e r m i n a d o iiúmert> y t i p o d c e n t r e v i s tatlos.

En nuestra investigacitín kis ex de]-)tirlislas profesionales se seleccionaron aleutiicntlt> al criterio de la e d a d d c t i i a l (mayor o mcnt>i- de 45 años) y a la c a l e g o r í a en la que han pasatlo la niayt>r parle de su carrera (pi'imera di visitili, segunda división A y liga de la As(iciaci()n de Clubes tie Baloncesto ■ — ACB— ). La edad actual et>nstiui>'c nn crilerio relevanle ya que pei inile vei- la evolución de tia­ >eclt)rias profesionales más ti menos extensas desde el iiitiiiieiiU) de la retirada, pei’ti además ayuda u contrastar dos siuiaciones tlisünlas en et deptirtc prtifesitrinai m arca­ das |ior el ailles y cl después de la invcrsitiii sin precedentes dc las televisitiñes pri­ vatlas que supusieron un eairibiti í’undanienlal en los ingresos tiel deptirtisla de éliie, al mentís en el lYitbtil, y en el bal onces tti en menor medida. La categoría cn la que sc ingt! lambicn resulta una \ ariable imptirlanle, porque hay clartis i’ a cloies diléreneiadtires en la carrera tic un Jugador de primera divisibili y unti dc scguiitia. así ct>nm en la tie un bakineeslisla de la liga prtifcsitiiial ACB y iiiit) de la Liga Es]iañtila de Baloncesto (LEB). l,a el eccitili de estos eri ter itis para se lecci tinar a kis entrevi sladtis perseguía a su vez obtener re[ircsentaiivitlad de tipo «estructural» ’’ en el senlitio de que al aprtixiniarnos a kis ex jugadtires para ctim]ircnder la realitlad social desde los significatios que estos ¿isignan a sus experiencias, parlíamos del supuestti de qtie sus tliscurstis intlivitliialcs reproducen discurstis sociales y tic que la peculiaridatl tic csttis tliscurstis intlix itluales dcpcntle precisamenle de su ubicacitín en la cslrticUira stieial, Ptir eliti, com o invesligatlorcs nti podemos inlcrprclar lo tlicliti ¡itir el entrcN ¡statiti ctimt) protluclo tiel azar, ni lampticti eomti un mero teslinionio individual aislatki, siiiti ctjniti représentai ivti tle las variables (edad, categoría, tiiigen de clase. ni\'cl cultinal. acli'■ I'M Ij iincsiigucirtti cualil;ili\a UiíuIiÍl' ii s c u lili/a lü Ji.-noniiiia(.Li rL-¡irL'sctiUiii\ idatl iL ’órica ( d i a s m í > ■ S i K \1 ss, 197íi). F,sla niitLlalitiad tk' muestren p ennilc encontrar at]nellas cülciit'iías dc [icrsonas o siiccsos (.¡nc sc desea explorar más cn profunditUit!. Más tpic prcocLi parse tk'i mu nero corree (o o dc su sel c e ei()M se preñe upa de recoger la inl'nrmaeióii más relevanle ]iara e) eo n e e p lo o leniía liuseatla, F.) nm e si reo ieorie(í tic iitia Cíiiegnría se interriinipe cuando cslá satinadii, elaborada e integratia en la teoria em ergenic (Cit \si K , l ‘J‘)2: I 0 [ ), Fn oirás i teas iones no sc busca la represemali\ii.la(-i tle los iní'onnames. sino s o ­ lo cl a; v esn a dclcrniinatins niiURlos tic seniidi) [|iie so eonsidcran signifiealivos para cubrir los ohjeiivns J e la in\'csl jj:acii ))i. o jiara ver los litniies en los í.|iic sc emnarca el lent »meno, o para a cceder a ird'nrmanli's esp eeia lm cn lc eualilicados.

Capítulo 6 ■ » La entrevista abierta en investigación social: trayectorias profesionales...

135

vidad lahnr:il, ctc.) que U) definen y pnsicionan rna de estudin.

lm i

la sociedad cn relación con el te­

Cuando se cstablceen crilcnos de se lección cn función de la denominada représenlatividad esti iictural no se puede concretar, a priori. cl niíniero total de entrevistas, ya que cl criterio final que prevalece no es tamo el número de entrevistados, sino la composición de la muestra en cuanto a haber obtenido diferencias significativas, sociológieamente. entre los discurstis. En nuestro caso se realizaron íl nal mente un total de quince entrevistas en distintos puntos del territorio naeional (Madrid. Barcelona, Vitoria, Pamplona. Bilbao, Cádiz y Tenerife), tratando de rastrear las di­ ferentes concepciones, visiones o representaciones de una aparentemente similar práctica deportiva: seis a jugadores de fútbol de primera división (dos a menores de 45 aiios y cuatro a mayores), otras seis a jugadores de fútbol de segunda división (tres a menores y tres a mayores de 45 años), y tres a jugadores de baloncesto (dos a m e­ nores de 4,*! años y una a uno mayor). Para acceder a estos ex jugadores recurrimos a personas conocidas y a asociacio­ nes de veteranos para que nos remitieran a los entrevistados finales. Este procedi­ miento, conocido com o «m uestreo por bola de nieve», con.siste en localizar a algunos individuos que nos pueden conducir a los entrevistados finales. El inuestreo por bola de nieve es muy utilizado también cuantío se hacen estudios ctm ptiblaeiones marginales t) cuandti las perstmas entrevistadas pertenecen a ciertas élites, ptir la dificultad que ctm lleva acceder a este tipo de grupos Por ello las d e ­ cisiones de tliseño se toman muchas veces sobre las posibilidades pragm áticas de la selección, es decir, se selecciona a lt>s que se puede acceder y reúnen kis crite­ rios establecidos en el diseño muestral. En termint>s generales, e independiente­ mente del tipo de muestret) utilizadt), ei objetivo siempre .será conseguir la m áxim a tliversitlatl de discurst>s. Es prccisti destacar, por últimti, que el tliseño nniestral en una investigación puede ser (y de hecho es deseable que sea) modificablc a medida que se va avanzando cn el procest) de investigacitín, concretamente en el trabajo de cam po y a partir de los ctinsiguientes análisis preliminares, ya que en el avance de este proceso se van per­ filando mejor los tipos de informantes, los huecos nti cubiertos y las contradiccit>nes u oposiciones no previstas.
La entrevi si ü cs nna práctica üe invcMigaciói» idóiica para tu l revistar a individuos cuyti d iscursu no tornia p a n e de las cxpcricncias y pcrccpcioiics com partidas por ci com ún de los individuos cn una so­ ciedad, Por ello rcsulla aprop iad a pata conocer vocc.s t.]uc csliín puco representadas cn los discursos liegem únicos, com o determ inaiios grupos de in ni igran tes, c lases desl'avorccidas o grupos sociales y culturales m arginados. M ediante la entrevista pod em os aprox im a rn o s latnhién a iid'orm anlcs d e stac a­ dos, expertos, líderes élites que ocupan una posición privilegiada parii observar, tom ar d ecisio n e s o inl'ormar cn relución al tem a de esludio. y para cl esludio de casos cspecífict>s en tos que la posición de ciertos individuos e n c a m a , cn loda su riqueza, el m odelo ideal de una d eterm inada actitud o tra­ yectoria.

136

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

L a r e a liz a c ió n de e n tre v is ta s
Ames de rcalizai* las ciilrcvislas fue preciso generai' uii giiiún tiuc recogiera k)s pi*iil­ ei pak's temas de la Ín\ estigaeión y tacili tani la intetaceión con la persona cn trevi si a ­ da. l,a prtipuesla tie un guicin no imjtlica, sin embargo, que la conversación se ajuste cxaclamcnic a dicho esquem a (en relación ei>n las formulaciones concretas y el or­ den de eslas), sino que constituye ima orientación sobre áreas temálicas delimitadas a partir de los objetivtis c hipóttjsís de la investigación. Com o puede verse en cl re­ cuadro de la página siguicnle, el guión de entrevista utilizado en csla invcsligacit)ii consta de seis grandes a par tati os et)ii dislinltis suba parlad os que se abortiaban en ca­ da entrevista si resultaban pertinentes al caso concreto. Eslos apartados siguen un or­ den biográfico, precisam enle porque el t)bjeto de esludio tiene tm carácter longitudinal. Aunque el objetivo principal era establecer lÍi>ologfas de carrera desde el momeuiti de la retirada tlel tieporle profcsitmal, era preci.so reetinstrtiii también los tirígcnes sociales tlel dejiorlisia y sus inicios en el muntiti del tlept'n te, así etimo las vivencias más imporlaiiies de la carrera deportiva t)ue pudieran influir en su trayeettiria ptisterior y sus perspecti\'as de futuro. Pert) ¿cóm o comcnz,ar una enlre\ ista? Esle es un m omento fundamental, ya que cn las primeras pregunias .se suele establecer el \ inculo, los rtiles y actitudes de la intcraccitiii entre cntre\ ¡statlor y entrevistado. Para ilustrar en la pi'áctica mtimcnlt>s tie e.síe proceso utilizaremtis algunas parles de la iranseriiición tie la cntrevisla realizada a Manuel, mimbre liciicio de un ex futbolista tle primera división que actualm enlc ocu­ pa un cargt) tlireel¡\ti en su club de origen. Veamos la frase de apermra:

« y-'.* /V fív í^u.stcin'd que

nos n n tía ru s i ó m o fue tu en t ruda en e l iiu4tuh> d e l fYuh<*h>.

Con esle comienzt) — «muntio tlcl fútbol»— , una expresión conntilada que iiti es neutral, el entrevistadti itlentilica las expectativas c intereses tle la invesligacitSn \ tlcstaca su itlentidati profesional en detrim ento de otras. El cierto grado de n o to ­ ri edatl que ale an /ti durante su carrera tleptiriiva y cl cargo que t>cupa en la actuali­ dad liaccn t)ue se niuesire muy l’ ainiliari/.atio con la dinám ica de la entrevista perititiística y el ctimienzti tle la entrevista refuerza esta ptisieitln. En principio e s­ le Iactor es una \ entaja. ptirque limita las obslruccitines en el diálogo y perm ite tpie se inicie la relaciiín de entrev ista, pero tam bién supone un inconveniente ya t|ue cl entrevislatfo construye en su tliscursti ima itlentidati cercana a un tipti ideal coniti jugador de fútbol, t]uc no es necesariam ente la t|ue puetle interesar en la investigaciiin. En cl Iranscurst) de la entrevista, tjiiien pregunta, más que ini imcrrogatlor t|ue formula [iregLintas y recoge respuestas debe ser uii expltiradtir paciente que facilita y estimula la exprcsitín tle su eniievistadti, para, ctimti en este casti, abordar dimensiones más relacitinatlas ctm los objelivtis de la in\csiigaeit)n. En i'>easitincs. el establecimiento de un

Cíjpítulo 6 ♦ La entrevista abierta en investigación social: trayectorias profesionales...

137

G U IO N n ic K N T R E M S T A ABIKKTA

1) SOCIAI.IZACIÓN K NK l. D K I’O K C K (( (IM lllNZOS K N í:L M l'NIX) Dlll. I fTBOL, ¿Na(. K() SI: HAl'K?)
• lidíitl y m o d o d e e n tr a d a e n cl m u n t l o d c l l’ú tb o l. ■ F^íipcl ju y íitlü ptir hl f a m ilia . P e r s p e c t iv a s d c l'tmiro fa m ilia r , s ilu a c it íii d c t ir ig c n ,

■ C o i il c x l o stK'ial m á s a m p l i o ( m o n i e n i t i h is itiric u , b a r r i o d e n a c im i e n i t ) . p a í s . . . ) ,
2 ) F k IMKKOS I*AS«S IÍN la t'AKKIlKA 1H:I*()RT1VA • R e l a c i ó n c o n it)s e s t u d i o s q u e s c e s t u v ie r a n c u r syn d t), • « S a c r i f ic it ) s » q u e s e r e c u e r d e h a b e r h e c h o para d e d i c a r s e al i’úlbt)!. 3 ) THAVKCnUílA PROFESION AI, • S a l l o ül p r o f e s i o n a l i s m o ( e d a d y c lu b , p o r e j e m p l o ) . C a iU c r a n o s , e m i g r a n t e s y e s t r e ­ lla s e m e r g e n t e s . • A s e s o r a m i e n t o p o r r c p r e se n la n le s /p a d r c s /o tr t> s l'utbniista.s.

4) J ik:AN1 K >t'ON los grandes. ViH A PR IIFESIO IN A L de un HUiítJlJ.'SlA
• P r in c ip a le s r e c u e r d tis d c lu carrera c o m o f u t b o li s t a p r o f e s i o n a l . T í t u l o s , g lo r ia y fa m a r.v. l e s i t m e s d c g r a v e d a d t|u c su friera . • « E l a m b i e n t e d e l vcsiuarit»»: r e la c ió n c o n c o m p a ñ e r o s , c l u b e s , m e d i o s d e c o m u n i c a cií>n. V id a dep tiriiva : «lu>m brc d ei club»>, « trotam undty s d e l fúibt>b>... • V id a f a m ilia r d e un d e p tir lisla p r o f e s io n a l: t i e m p o , p e r s p e c t iv a s y e d u c a c i ó n para lo s hijti.s, d e s p l a z a m i e n t o s , r e v is t a s d cl cora/t'ni. S itu a c ittii s o c in - p r t> fe s io n a l d e s u s p a ­ rejas. • C a m b i o s e n la s t o n n a s d c v id a ( m o v i l i d a d s o c i a l y tic e s i i l o s d e \'id a ). S i t u a c i ó n d e la i'am iliu d e o r i g e n ( c o m p a r a t i v a ) , y r e la c ió n ct>n c l lu g a r d e tir ig e n d c l ju g ad or . • Ticm pt> libre. • ¿ U s o d e un r e p r e s e n t a n t e a Iti la r g o d e la carrera ? • Planificacit'inyvisit'in d c l fu tu r o tras la retirada. 5 | E n i .a i‘H('mRO(;A v d e s p c é s . R k u r a p a -í m i -c h o s a ñ o s i'oit i>i ;i ,a n t e • • • • A ñ o s d e d e c l i v e d c la carrera: s e g u i r o ntv T r a y e c ttir ia iu ial y añc» y m o d o d c retirada. D e c i s i ó n d c d e ja r e l f ú tb o l ( c t ím o , c u á n d o y por q u e ) . E m p l e o d c l t i e m p o tras hi retirada. V i n c u l a c i ó n ( o n o ) c o n el n iu n d u d e l f ú t b o l d e s p u é s d e retirarse ( h a c e r s e e n t r e n a d o r p a r a s e g u i r « t r a b a j a n d o » , r e p r e s e n ta n t e d c f u t b o l i s t a s , c o m e n t a r i s t a d e p o r t i v o , a s o c i a ­ c io n e s de v e te r a n o s,,,). « V i v i r d e la s r e n t a s » , « e n t r e t e n e r s e » o « tr a b a ja r » , s i t u a c i ó n labtiral d c un e x í u t b o l i s la p r o f e s i o n a l . ¿ E s lu d i t is ? S i i r a y e c l o r i a e s d e n e g o c i o s , ¿ n e g o c i o prt>pio o c t m ,socit>s? R e l a c i ó n c o n l o s c l u b e s y c t> m p a ñ cros d e s p u é s d e la retirada. ¿ V in c u l a c i t í n c o n lo l o c a l ? rivAS di - i i u i'i«)

• • • • 6)

I’i:Rsri t
• • • « •

Q u e t i e n e p e n s a d o hacei' c n lo s p n í x i m o s a n o s , Q u e a n h e l a / d e s e a r í a para .su carrera p r o f e s i o n a l a c t u a l. Q u é ha e c h a d o e n fa lt a / q u é c a m b ia r ía d e ptxlcr v o l v e r atrás. Q u e ptidría s u g e r ir a io s a c t u a l e s p r o f e s i o n a l e s d cl f ú tb o l. ¿ S e ic o c u r r e a l g u n a cuestitSn q u e íá c ilita r a la i n s e r c i ó n profesitmal',^ ¿ S u g e r e n c i a s a i o s c l u b c s / a s o c i a c i t í i i e s v c l c r a n o s / a d m i n i s t r a c i ó n p ú b l ic a ?

138

Estrategias y prácticas cualitativas do investigación social

¿:i ;kUi d e

y c o n K K Ü t la ii a p r o p i i i c l o c i i l i v L'iitre\ is ia tlt ir \ c n l i v v i s l a t l o p o r n i i l i i ; i

i i i : i l o g o s itKis IVuctit’ c i'd s .

A \c fc s, L'sla

«t]Liiniica'> n c c c s a r i a p u e d e Kuxiar c n l l c ¿ : a r u n o

s e pi'odiK'L' l u it ic a [io rc[iic, e n i n o s e ñ a l a i l a l p e r ú i . « l a e n l i ' e \ is u i n o e s n n s i m p l e r e t i i s l r o e n e l (.[iie e l i n v e s t i g a d o r r e e o t i e i n l u r t n a e i ó i i tlel i n l b i m a i i l e ( o i n l e i l o e u l o r ) s i n o u n \ c r d a d e r i> " a r l e d e ! v í n e i i l o ” » ( c i t a t l o e n A l o n s o , la n U ) u n a l é e n i e a . s i n o I W S : 71 j; c s <iecir. la e n t r e v í s i a n o c s

más

b i e n un a t l e c n m a n c j a i ' c o n h a b i l i d a d e s l e d iá k > g o ,

í:l guión (.le enli evisla, tal y eom o se lia scñakitk) prc\ i;nnente, cs una lierramicnia tle apoyo para abortUir las tliversas temáticas objeto de estudio, pero las preguntas csjieeíneas se tciKlrán que ir Torinulantlo sttbre ta mai'eha y cn función dcl tlesarrollo de la entrevista. SÍ la tiaiTaeitíii es fUiitla. kis preguntas juietlen ser c \p lt’ »i'alorias. No son vertkttlcras pregiinlas, sint> esl í mu kis que traían tic ser neii trates y cum plen la fuiieion de anim ar al enlrev islatki a continuar y profu tul i/a i en el tem a cn ciicslit'tn. o a aportar más tietalles.
<1^: Y a llí y a e s c e tiiiip o e r a c o n v a l i d o d e t M atiriii y \ a e o n 1,1 a ñ o s n ie l l a n i o el M a tiriii p a r a h a e e i' u n a p i i ic b a c o n c’lkts y d e a h í firnié.
P : \7vf(' ( ¡ u e a h í ¡ k h í ú í s t c n c y f u í i u o .

lí: n u n c a p e n s é q u e p o tlía t e n e r un riitiiro c n cl f ú tb o l. Yo c r e o (.|iie las p e r s p e e l i \ a s q u e hay a h o r a t a n t o c o n ttis ¡u g a d tire s e o m o c o n su e n l o n i o . c o n su s p a d r e s , s u s Im n ilia re s , y o c r e o tiiie ho> e n d í a cLiaiulo n o so tro.s ll c l ia m ti s a nn etia v a l tle 12, 1.1, 14 a ñ o s y o e i e o tju e to tio el n u i n d o ¡liensa q u e va íi v i v i r tle! fiilhnl«.

Para un tlesarrollti ágil de la entrevista también son funtinmeiilaics los estím ulos y ex­ presiones tic interés — Uniibicn con Iciigiiaje no verbal—- ptir parte del entrevistadoi. Asimismo, la aperlura de la enlrc\ isla abierta implica que el cntrc\ istador ofi'cee oporlLinitlatles para ta rectificación o mati/,aei('m tle asuntos tjue hayan aparccitlo a n ­ teriormente en la conversación y tjue cobran nueva luz cn niotneiilos más a\aii/,att<is de la cntre\isla. metliante la repcticitín de una respuesta o ta stnlcsis tic las últimas res]-)ucstas. es decir, a través tle ini resumen de lo hablatio liasla el momento para t|Lie el entre\ i.slatk) adt)uiera conciencia tlcl piuito en cl c[uc se eneucnlra la entrc\ isla. l-,n otras ocasiones cl entre\ Ísiatk>r refuer/a, tlantlo su ptopia o[iinii'm. la opinitín tlcl entrc\ istatlo:
<*K: ( . . . ) N o ie n í a n i i i s o lr a c o s a eoini> a l i o i a , el o r t l e n a t l o r \ n i á i j u i n a s y t o d a s o s a s h isloj ias, ^'o ju ^ .ih ii al fú tb o l n ia ñ a iia , l a r d e > ■ iioeiie. E s ta i n a \ o r d i l e r e n e i a t |u e e n e u c n Iro e n tre los c h a v a l e s tic lio \ en tiía y los tle a n te s .
P: i'ií't) <//fc U-s g u s t a b a m t i s f l fitíbt»! < i l o s f l i n v n h ' s <¡c t/ i u' tt lt>s d i ' ht>\ t u ilítt.

hsta es una rornia heterotloxa tle preguntar, ya t|iic los juicios personales dcl entre \isiatk'i no suelen tener ealiitla cn entrev istas tle invesligación social. Aun asi', con esta licencia, el cniic\ istador recurre a una cslialegia de conversaei('m informal t|ue cstinmla el i'kijo narralivd tlel eiitrex islatid. ( ’uatulo cslc flujo encuentra obst;íeuk*s. — ptn' asociación ctm recuerdíis ínlimos. o ¡lor incomotl¡Llatl ante la j^^cgunla— ihi

Capítulo 6 4 La entrevista abierta en investigación social: trayectorias profesionales...

139

debenit)s temer las pausas y silencios, ni llenarlos apresurudanienle con la siguiente pregunta. En ocasiones, algunos segunüi>s de silencio pueden favorecer que se gene­ re confuinza, jcllexión o rccucrdu cn el entrevistado, y pcrniilir una m ayor naturali­ dad cn el diálogo. En otros debemos respetar la negativa del entrevistado a hablar sobre los tenias que le pueden incomodar en exceso. Un aspecto importante de las entrevistas abiertas es saber cuándo acabarlas. En nues­ tro caso, la entrevista a Manuel tiene un pinito de inllexión en el m om ento de la fi­ nalización «formal» de la entrevista. Esta no es, sin embargo, el final de la conversación entre ambas parles ni de la grabación, razón por la que disponem os de la transcripción de una parte que según el contrato metacomunicativo entre las par­ tes estaría al margen de la entrevista, o ff the re c o n i. La inHexión se prt)duce porque se despide el «jugador profesional», «la estrella det í utboi» que representa el discur­ so más formalizado. El discurso del «jugador profesional» contiene interpretaciones y juicios estereotipados reforzados por factores internos (su papel com o figura pú­ blica) y externos (el mencionado rol que adopta el entrevistador). Su discurso care­ ce de las fisuras, contradicciones y \acíos que son consustanciales a una entrevista biográfica abierta. Pero después de este primer final, comienza otro tipo de entrevis­ ta que abre paso a aquello que está detrás de la «máscara» (Goffman); relación de pa­ reja, liempt) que dedica a los hijos, preocupación por el dinero, jubilación.
P: Hciii{>s ido da n d o ttt} rvpítso exhaustivo o toda tu va /re n i tanto a n te rio r ctuno actiud y hítura. En ese sentido yo creo íjne m ás n m enos está ttfdo visto, ¿no? R: Futura... a ver qué pasa, ya veremos a ver... pero encantado, muchas gracias. / ’; G racias, s¡ quieres alfio... R; tispero que t>s valga, espero que í )s valga.,, P: No, iut, seguro. H a sido m uy interesante porque ium .sahdo cne.'itiftnes m uy interesan­ tes en torno a ¡o poco que henu>s hahiado dc hi edad ¿no? Pf>rquc ¡os que sc retiraron c(}n 35 atlos, hoy, p u ed e ser un nmndt) distinto al tuyo. H em os hablado un p o co dc la f a ­ ma, lo.s sueldos tal de cara tam bién un poco a¡ futuro. lí: Yo t|ué se, pero también va ntucito eu las perstmas, ¿no ? Al final, hay gente que tie­ ne nuK'lici ego, que necesita estar en primera línea de todo y hay gente que es más dis ­ creta y que tiene menos necesidad dc salir cn todos los sitios y pasar un poco más desapercibido. Yo creo que cl t|uc ha sido futbolista que ha estado unos años a nivel profc-sioiial cn primera división y cn segunda división u un buen nivel, yo creo que. ló­ gicamente, va a lener una facilidad de vida para el día de mañana nniy superior a un trabajador normal, muy, muy superior. O sea que en ese senlido, el que ha tenido dos dedos dc frente no va a lener muchos problemas, cn teoría luego va c o m o todo. Por eso le digo que es muy importante lo que tú hagas en esos años dc futbolista con tu di­ nero, con los riesgos que asumas.

En ocasiones esta situación tiene lugar cuando se apaga la grabadora o la cánuiru de ví­ deo '■ * con la que se graba la entrevista, ya que cn la entievista sc esccnificu una rela'■ * ü o b ic lü grahacitín en vídet) dc cntrcvisias bingrállcas véanse B a i ;ií (2(H)5) y B a k r y S ánc'h iiz F kruz (2005).

140

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

cióii )'oniiaIi/.ada tjue presiipuiic iin ciciln grado de designaklad. Dciioiiiinada como posleiitrevista, suele ofrecer información muy váliila para los objetivos de la investiga­ ción que iiahrá que tener en cuenta en his anolaciones-rcflexiones que se realizan una vez acabada. En eslc apañado también so suele incorporar información sobre intciTupcioncs, honestidad cn ias respuestas, calidad de la inlcracción con el entrevistado o ade­ cuación del guión de entrevista, que sera muy útil para anticipar eri’ores y mejorar en las próximas entrevistas proyectadas, así como para abordai- cuestiones concretas en el proceso de análisis. La transcripción de la entrevista, una tarea nada trivial en la m edida que su resulta­ do es el material de análisis, merece todavía un breve com entario en este apaitado. Lo esencial cuando transcribimos es intentar reproducii' tle form a escrita los rasgos de la entrevista, de m odo que entre lo escrito y lo hablado exista una relación de si­ militud lo m ás estrecha posible (incluyendo las superposiciones entre entrevistado y entrevistador), la forma acústica (tono, volumen, etc.) y el com portam iento no lingiu'stieo t]ue le acom paña (pausa, risa, carraspeo, gestos, m ovim ientos de ojos, etc.) En nuestra investigación se optó por una transcripción literal y se registra­ ron sobre el papel los solapamientos, las risas y otros aspectos de com unicación no verbal. Aunque el trabajo de análisis está presente a lo largo de todo el proceso de investi­ gación, se manifiesta en toda su complejidad a la hora de enfrentam os con las trans­ cripciones, proceso que intentamos desentrañar en el próximo apartado.

El

a n á l is is de las en trevistas

Existen diferentes formas de analizar entrevistas que tienen que ver con distintas aproximaciones al análisis dcl discurso, aunque el objetivo común de todas ellas es identiilcar conjuntos de significados y las relaciones que se establecen. Nuestia pro­ puesta de análisis ¡medica trabajar con lo dicho (lo explícito en el texto de la trans­ cripción), pero trayendo a un primer plano lo implícito (lo latente). A ntiestro eiuender. la consideración conjunta de estos comiionentes permite abordai- et análil-xistcn tlilcrciiHîs sislcmn.s de ttanscripción, pL-ro luiy que consiJcrar que siempre esiitn tonJ ie iorla­ dos poi la teoría que lia dado urigcii a dicho sistema de tratiseri pción. Implican luia reduce ion de tos tlato'. originales y son construetos selectivos, 1.as palabras de la emrevisla pueden transcribirse de acuerdn eon la ortografía estándar o bien lal eomo se lian dicho por el entrevistado/a, es dceir, lai como suenan. I'or ejemplo, se puede poner «Buenas tardes» o «Güeñas tardes>» y así con el resto de las palabras, l^a perspectiva 1 ¡anuida na una lisia inienla teprt)duei!' U > niás exaclatnenle posible la enlrevista y elige iranscribii lo que se ha dicho, cslé bien orlogníllcamenie o no. Para la iranseripción de los Uaniados aspectos prosódicos eomo pdusas, énfasis, entonación, volumen, pueden utilizarse códigos especiales como pini­ tos suspensivos, subrayütlt>s o mayilseulas. t In caso extremo de transcripción tlelal latía, donde existe ade­ más un código pro [lio absolutamente elaborado para recoger lotlo io que se diee, es el dcl análisis eonversaeiimal (A i k i n .s o n y Hí ;hi iw ci-:, 14S4).

Capítulo 6

La entrevista abierta en investigación social: trayectorias profesionales...

141

sis dc las cnticvistas cn toda .su dimensión sociológica y cstahicccr conexiones con los referentes leóricos dc hi investigación. Con el propósito dc presentar cómo los i n ve si ig adores nos enrrcntiinuís a esle proce­ so y haciendo explícita la «trastienda» ( W e i n í -RMA n y S a u t h , 1997) o la «caja ne­ gra» de la invesligación que no siempre se revela en los textos al uso — aunque evitando proporcionar recetas— , ilustramos el proceso de análisis seguido, que se or­ ganiza cn relación con dos etapas principales: el análisis dc las transcripciones indi­ viduales —que en este capítulo se circunscribe a la entrevista de M anuel— y el análisis de las temáticas que aparecen en el discurso dc los entrevistados — en este caso se han elegido dos de ellas— , para dar paso a una reflexiem posterior sobre el análisis sociológico de las trayectorias profesionales. En la primera fase la aproximación al lexto transcrito dc cada una dc las entrevistas nos permite identificar las principales temáticas que van apareciendo en el discurso y referirlas a procesos o contextos más amplios. El Cuadro I que sigue incluye, a m o ­ do de ejemplo, una parte del análisis realizado con la entrevista de Manuel en el que partimos de la lectura del texto transcrito, resaltando lo que nos resulta más signifi­ cativo (columna II), y establecemos bloques temáticos con el fm dc construir un or­ den o índice de los temas que han surgido (columna 1). AI mismo tiempo, anotamos aquellos significados que no han sido expresados liieralmenle pero que están laten­ tes en el discurso del entrevistado y t]uc, ptir tanlo, son parle del m ismo (colum ­ na III). Se inicia así un proceso dc análisis o re interpretación a partir de la experiencia concreta dc un individuo, por lo que estos significados se relacionan con los procesos o contextos sociales más amplios, al mismo tiempo que se identifican aspectos del contexto de la entrevista, como la interacción entrevistador-entrevistado (columna IV). Adem ás del análisis de las entrevistas por separado, cl proceso de análisis requiere poner en relación cada uno de esos análisis individuales e inscribir los discursos en un determinado contexto sociológico; es decir, sc trata de trascender los textos para entender qué cuestiones están operando de forma subyacente, com o por ejem plo que papel juega la procedencia social del entrevistado y en qué m om ento histórico co n ­ creto nos situamos para identificar un determinado tipo de trayectoria profesional y ponerla en relación con el marco teórico de la invesligación. F\ir ello, el conoci­ miento previo de estudios y teorías sobre temáticas afines, al igual que nuestra pro­ pia formación cultural y conciencia social, son guías y recursos imprescindibles a la hora de analizar los textos sociales, A lo largi> del proceso de inlerprctación de los textos se han identificado distintas te­ máticas o ejes discursivos. Por razones tle espacio y necesidad de síntesis, en este ca­ pítulo haremos referencia a dos de ellas; en primer lugar, la consideración del deporte profesional como vía de movilidad social y. en segundo lugar, las transfonn ación es que sufre la práclica deportiva cn relación con el mundti del trabajo.

o N t
C uadro I E n trev ista realizad a a M anuel

i.

Sinlanmiis

II. Lcxias (transcripción)

III. Análisis estrucutral (síntomas, ejes sémicos)

IV . .Análisis socinlnwico e información contextual Ambiente comunitario; el hamo, los
amíg(!S.

Jugando con los amigos

R: fíiteuo pues yo jit^tiha eii.. yo joy íIc M iuirid. en Pasión por el fútbol. el húrrio con mis amiguetes. }' me acuerdo que has­ Orígenes humildes. ta rendíamos pape! y vendíamos cánones pam sa­ Nostalgia de tiempos pasados. car pasia para pa^ar lasfichas, las camisetas}' todo esta historia pues teníamos unos I¡ ó 12 íIi w s . Jugando en ima ¡iga (¡ue había en la Chopera, en El Reiirn. Y ailí empezamos con ¡os del barrio.
R: 1... i El primer equipo que me viojiti^ar allífue la

Lo espontáneo de la afición, el juego in­ fantil.

n w -<
■a a.

La tnmsición dcl juego al deporte

Peña CaslÜ Ia Ramón que mefirhó perr>eran mayores. I...)AI año sif;uien¡e yafiché p(?rel Berlín, un equipo al lado de Concha Espina un poquilo más arriba de! Remabeu. í...) y yo con 13 años me llamó el Madrid para hacer una pnieha con ellos v de ahí IJnné. Yo creo que losjugadores hoy en día han perdido la calle y eso es una íífrííít'íV J/i imporíanie. Aunque es­ tés en un cluh que te enseña pues... ahora ramos a correr, ¿ihora vamos a hacer esto por esto, quizá se mejora más en aspectos concretos del futbolista pem hi «U stei!* de la calle, eso dejugar dos partidos cru­ zados, con dos porlcrias allí\ dos porterías aquí, con dos balones y allí chocándonos... eso .v e ha perdido. Y o creo que el jugador era más artista que ahora.
R: R: i...) Sí me preocupaba un poco elfutun). Jader yo

E l juego espontáneo con sus amigos en el barrio se convierte en un deporte de equipos, jugadores y entrenadores. Equipo deponi\o: ambiente y concepto que se aproxima al nivel de lo societa­ rio. «La calle» = concepto clave de la dife­ rencia entre su generación y la siguien­ te. Calle como lugar de aprendizaje, de experiencia. El jugador era más artista, más dedica­ do. Lenguaje de entrenador.

Primer paso hacia la construcción de su identidad profesional. Transformación del jugador de fiítbul desde la perspec­ tiva cstnicturai-social: de lo comunita­ rio a lo societario Iver Esquema 1). El entrevistado elabora con más detalle la contraposición entre cl antes y el ahora Transformación de la imagen social del futbolista (ver Esquema 2).

< ai
a.

El fuibolista a\ er y hoy

« » < (O = 2 O

El dilema del deportista pro­ fesional ante la retiracb

no tengo nada, no tengo estiulios y no tengo mucho dinero, .^ntesno íe ganaba lo que se gana ahora. (...) Que no es pasible, que en 10 años dilapidas todo lo que tienes y que como no trabajes e.stás muerta, y que hay que hacer digo, ¿no?

La falta de estudios y de capital (antes no se ganaba tanto en el tutbol] hace evidente la necesidad de trabajar des­ pués de la retirada, a pesar de tener unas pocas propiedades y algo de ahorros.

Autoconciencia de sus orígenes de cla­ se, No tiene capital cultural ni econó­ mico. Autopresentación pública, gran sentido de la responsabilidad.

R asgos d eter­ m inantes de su actual trabajo; • T rabajo en equipo • Relación personal

R: (..,)Aqii¡ indo está im'eníadn y al final, lo más importante o lo más difícil c j imuejarlos, qiie se identifiquen con to qtte rú les dice.': todos los días. Eso es muy complicado. Son 25 chavales de 22,23,24, 25 años que la mitad son muy egoístas, que ganan mucho dinero, que sólo piensan en ellos y que cuando jucjían están contentos v que cuando no juegan están puteándote y .si pueden te prueban y si pueden... o ,< ;ea manejar a esas 25 personas es lo más importcmte. Y creo que toda­ vía se puede ver en el equipo, et ambieitte del ves­ tuario, del grupo, la unión que ha habido (...). P: Bueno, h s equipos de fútbol, al margen de to­ da la parte de marketing que e.stán desarrollan­ do, tíimhién está el tema de los psicólogos, nutricinnislas y bueno, de algt'm modo, ¿tú crees que esto tiene un fim iiv de e.xpan.'!Íón de pR>fesiones alrededor del mundo del fútbol? R: Sí. sí. estoy convencido de que la figura del psicólogo Vil a .ser muy importante el día de tttañaña, porque, porque, es una labor, para mí es una labor dcl entrenador pero no todos los entre­ nadores tienen esa facilidad de comunicar.

C ontraste presente y pasado: Se autopresenta com o una referencia A ctualm ente prim a el individualism o para los ju g ad o res en el nivel profe­ en los jugadores, antes prim aba el sional y en el personal. am biente del grupo, de equipo. A pesar de ello, se busca y potencia la relación personal con los jugadores.

n O i ■ D E O C T > E T
»

L a profesionalizaciôn del trabajo

Se identifica con el trabajo de base, en este caso en relación con el entrena­ dor, al que atribuye la conjunción de los conocim ientos técnicos y la cuali­ dad com unicativa.

El entrevistador introduce el contexto de expansión de profesiones en tom o al fútbol. Transformación en cl contenido del trabajo técnico en torno al Fútbo! (ver Esquema 3)

« < á.' u
fi)

ç; fî'
«

3 in C i. > 2 o
5' 3' <

3 v t O
S'

Ambivalencias y resistencias a la especiaüzación de funcio­ nes

R: Un depone que mmeja tantos millones como es elfiitbol. está claro que no se puede anquilosary de­ cir irno, es que aquí no ha habido psicólogos y no van a entrar»... no, no. esto hay que mejorarlo todo lo que se pueda y no puedes estar gastándote tanto dinero y dejar cabos sin atarf...) P: De algún modo todo esto está más científico. R: Sí, sí, hasta ahí, hasla que bajas ahí. Ahí el halón es urt pnélema redondo y hay baches, tienes que pe­ garla bien, y ponerla bien y darla bien. P: f,.,J Elfiftbolista en esencia sigue siendo el mismo. R: El mismo, el mismo. En el momento en que tú pi­ sas ¡a hierba va no hay nada. Ya no tienes el psicó­ logo al lado, y' cuando tú pones mal el pie et psicólogo no h¡ para si se re va. O sea, es especial.

Ei crecimiento económico de los clubes de fútbol justifica la presencia de las nuevas profesiones en el mundo del fút­ bol. como la del psicólogo. Resi.stencias: en el terreno de juego el balón es un problema «redondo» frente al cual los psicólogos poco pueden ha­ cer. Contrapone el «arte» a lo científico. Reivindica el carácter -^especial» del íiítbol, el «arte». Es el final de la entre­ vista.

El entrevistador sitúa el contexto de lo «científico», pero el entrevistado no si­ gue e! lulo discursivo intnxiucido por el entrevistador. El entrevistador retoma una declaración anterior de Manuel en el sentido de que en esencia el fútbol sigue siendo el mis­ mo. Termina con implicación emotiva. Final de la entrevi,'íta.

n a o o

s *

144

Estrategias y prácticas cualitativas de Investigación social

El deporte como vía de movilidad social
¿Cóm o surge un deportista profesion:!!'.' En las entrevistas realizadas se concedió es­ pecial iniporlancia a las prcginitas relacionadas eon la socialización del futuro d e ­ portista. con los liitos n pasos que va dandi) el entrevistado hasta llegar a vivir tlel tieporte. En la gran mayoría tie los cast)s — con la única excepción tle los tres juga­ dores de baloncesto entrevistados— el depone em pieza sientlti inia actividad lúdica, infornial. que se juega en la calle:
«f.a única diversión que teiiíanu)s de niño en aquella ép o c a era cl fútbol. No hahía Play. No lialiííi bicicletas (untas... In que era, era ju g a r aquí, jugar en la calle» {Entrevista 7). «. .. antes ju gábam os todos al fútbol, iiicluso los chavales que im les g u stab a el fútbol. ( ...) Antes era olra sociedad. C on un balón que ct)staba mil pesetas ju g á b a m o s veinti­ dós chavales, pero ht>y en día no. Hoy todos tienen su Play. su no sé q u é . .. es otra his­ loria. ( ., ,) Yo jugaba a! fútbol m añana, tarde y noche. Es ta m a y o r diferencia q ue encuentro entre ios chavales de hoy en día y lt)s tle antes» (Entrevista O).

Con el tiempo, y m uchas veces con cl apoyti activo de Itis padres (t|ue a veces se lor­ na cn presitín), se ctiniienza a jugar en cquiptis de barrio que pertenecen a ligas lo­ cales, se suceden las categorías de alevín, infantil, cadete, y generahiienle en el paso II juveniles se produce el salto imptirtante hacia equipos más rec(,)nt)cidos que p er­ miten la enlratla al í'iitbol profesionalizadt). El siguiente esquem a ejempliílca esta transformacitín desde lo local y k) com unitario hacia lo societarit), que de forma ex­ plícita aparece en la entrevista de Manuel, pero que se presenta reiteradamente en titrt)s discurstis. La llegada al tieporle profesional supone de esta forma un cambit) importante en tér­ minos de movilidad de clase. La mayor parte de los futbolistas entrevistadlas prt)vie* nen de familias de clase trabajadora, tionde cl padre realizaba distintos tipos de trabajos manuales (eslibadt)r, ctKinero u obrero en la sideringia), contaba con un p e ­ queño negocio (lechería) t) eia empleadt) en el pequeñt) ct)mercio, y en las que la niaLa com unidad La sociedad

ES UN JUEGO Se empieza a jugar en el barrio con los amigos. Se desarrolla en un ambiente comunitario. Surge de manera espontánea, no hay Intermediarios. Se juntan los amigos y juegan.

ES UN DEPORTE Lo juega en los equipos de! barrio, se abre hacia ambientes más societarios. Se desarrolla de forma pautada y planificada. Hay intermsdtartos, el entrenador, el entrenamiento Ficha por un equipo.

ES UNA PROFESIÓN Juega en equipos profesionales Lo societario. Se profesionaliza, recibe dinero. Clubes profesionales, las temporadas, las primas, prestón en los resultados. Firma contratos.

E squi'Ma i rrunsr<»rmiicióii dcl Jiii^adiir <le fútbol desde la perspectiva estru ctu ral-soeial: de I» coniiinilurio a lo societario

Capítulo 6

La entrevista abierta en investigación social; trayectorias profesionales...

145

tire sc dctlicaba iLintJumentalincntií al trabajo domcslico. Por lo general, sc trata dc unidades í'ainiliarcs con muchos hijtis (ocho o nueve cn varios cast)s) que en ocasio­ nes convivían ctin los abuelos. El trabajo de fui bol ista supone para casi todos ios e n ­ trevistados la pt>sibilidad de generar ingresas propios a una edad tem prana en una ocupación que difiere sustancial mente de las actixidades realizadas por sus padres. Para dar cuenta de eslas trayectorias, en las entrevistas se realiztí una aproximación indirecta al lema dc la niovilidatl de clase planteando preguntas sobre las trayecto­ rias de cañera y las t)CLipacitines que desarrtillan tras la retirada, así ct)mo las reílexitmes stibre las aspiraciones para sus prtipios liijos y su estilo dc vida actual. En la m ayor paite de los casos se observa un claro contraste entre la familia dc origen y la familia actual, contraste que pt)ne de manifiesto una pauta dc nit)vilidad ascendente. La adscripción dc clase de los dcptirtislas prtifesionales no resulta, sin embargo, sen­ cilla de determinar. Algunos uuttires de tradición marxista los asimilan a los peque­ ños empresarios, pt>rque gozan tle relativa independencia gracias a la posibilidad de determinar su prt^pio valor en base al esfuerzo perstinal, circunstancia que los aleja del trabajo asalariado. Otros autores (Habennas y Rigauer, citados en L f.nk , 1979: 133) asimilan el trabajo desarrollado cn el deporte de competición al trabajo propio de la sticicdad industrial, caracterizado ptir un trabajo alienadti, manipuladti, basado en el principit') del rendimiento y en cl mercado trabajt)-sal ario. Lenk, sin embargo, argu­ m enta que inclusti aunque se trate de un trabajo profesional, «la crítica a la opresión del rcndimicntt> no puede transptincrse dircclamcnte al deporte dc com petición» (1979; 140). puestti que el rendimiento depi>ilivt> nt) se extrae bajo coaccitín, es un prt>duclo del propio indi\ iduo {y iiti una parle alienada de un procesti) y se reviste de elem entos emtilivos y cualitativos que tienen que ver con la alegría y el orgullo del rendimienlt). Otras perspectivas que se enmarcan en ia tradicitin weberiana reconocen que el pro­ cesti de mt^vilidatl de clase puede tlarse, pero stilo cn alguntis deptirtislas de élite que ctinstituyen casos excepciotiales. F *l concepto fundamental es el dcl status, basado en una diferenciación de rangtis: « ... desde ctiniienzos dc la industriaÜzacit'in, lo que ha­ ce el deporte es intrtiducir precisamente un nuevt) elemento de diferenciación de rangt>s ctm una gradacitín minucit)sa y tibjcliva tal que difícilmente se encuentra en otrt) sistem a de rangtis» ( L ü s c h i -n , 1979: 5fi). Además, para este autor es interesante la función sociali/.adora que cumple el dept)rle para k)s deportistas de élite, porque gra­ cias a la dilerenciacion jerárquica cn clubes (primcra/seguiida divisit>n) y en diferen­ tes modalidades deportivas (deportes de masas con cobertura m ediática frente a d e p o n e s minoritarios), «el dept^rle desempeña una función de socialización con rés­ p e d ti a unas determinadas culturas dc estratos sticialcs y a una nott^ria motivación de ascenso» (LtjscüLN, 1979: 57), Efectivamente, en el fútbtil hemt>s comprt)bado que existe un sistema dc langos muy interiorizado por los jugadores que se expresa no st)lo en ia búsqueda de una carrera ascendente hacia la primera división sino también en la ctinsecucitín de un determi-

146

Estrategias v prácticas cualitativas de investigación social

iiadi) síííHis que depende del tipo de elub en el que juegue o haya jugado. Nt> e.s ca­ sualidad que los entrevistados remarquen constantem ente cl niímero de tem poradas que han jugado en prim eia división (aunque representen pocos años en toda su ca­ rrera). o los años que han pasadt> en los clubes «estrella», que cn su opinión im pli­ can un m ayor status com o deportista. En el ámbito deportivo la consecución de un delenninado status suele ir aco m p añ a­ do de prestigio y reconociinienlo. como nos señalaba un ex futbolista que acabó en segunda división; «Yo llegué y el primer partido que jugué en cl Bcrnabéu fue un trofeo del Bernabcu, jugué un partido y líi prensa me dio el oso y el madroño de plata... ¡así que no me cor­ té mucho cuando llegué al equipo!» (Entrevista 5j. Este prestigio y reconocim iento no se corresponde, sin embargo, con la dimensión económ ica, tal y com o suele ocurrir en otros ámbitos, com o el artístico o el del e s­ pectáculo. En la actualidad los deportistas de élite tienen ingresos muy elevados, que en algunos casos incluso podríamos considerar com o desproporcionados, pero la m a­ yoría de los entrevistados pertenecen a una época en la que a pesar de que el futbo­ lista generaba buenas rem uneraciones, estas no resultaban suficientes para garantizar que tras la retirada se pudieran m antener holgadamente sin trabajar o sin buscar fuen­ tes alternativas de ingresos. En nuestro estudio, aunque el reconocimiento adquirido a lo largo de la carrera no ha implicado directamente ingresos elevados, sí que ha facilitado la inserción laboral pos­ terior. La popularidad y !a red de contactos logrados en los años de actividad avalan postcritirmenie al ex deportista, cuestiones que unidas al conocimienlo de la técnica y táctica deportiva, así como de los entornos culturales de cada deporte, constituyen lo que se ha denominado «capital deportivo acumulado» ( H e i n e m a n n , 1998. citado en Puic; y V iL A N O V A , 2(X)6: 78); concepto que a semejanza del de capital cultural pro­ puesto por B o U R D tE U ( 1993) para otros ámbitos, o del de capital social de P l í t n a m (2003). resulta muy interesante para abordar el estudio de las trayectorias laborales.

Deporte y trabajo
El deporte profesional, aunque conserve m uchos elem enlos de la práctica amateur. constituye una iorm a de trabajo reinunerado que, com o se ha indicado anteriorm en­ te, presenta características propias (salarios elevados, reconocim iento público, y d e ­ portistas que se convierten cn ítlolos y m odelos a imitar) pero al m ism o tiem po com parte importantes rasgos con tas formas de trabajo propias de la denom inada so ­ ciedad postfordista. Veamos algtuios de estos rasgos que se manifiestan en las entre­ vistas realizadas; En primer lugar, y com o telón de fondo, se ha producido una importante tiansformación cn la propia imagen social del futbolista, l a l com o se refleja en el Esquem a 2, el

Capítulo G 4 La entrevista abierta en investigación social: trayectorias profesionales...

147

• • • •

Héroe de barrio. Relato épico, Alguien con talento, un don. Algo Innato, Figuras privilegiadas, fuera de la norma. Personalización. Culto a ta persona.

>Un deportista entrenado. Lógica del esfuerzo. • La Importancia det entrenamiento, dedicación, sacrificio. • La élite del fútbol (concepto de clase, grupo). • Profeslonalización. Cuito b I equipo.

E sqljiíma 2

Tran.sformacióii de ia im agen social del futbolista

iLilbolisla ha pasado de ser un héroe cercano que va triunfando gracias a su don inna­ to y a su talento, a ser un deportista profes ion ah zado. Com o nos decía Manuel, antes el jugador era más «artista»: su imagen social se correspondía con la que podían trans­ mitir figuras míticas como Gento, Pelé, o incluso Maradona, futbolistas que pertene­ cen a las clases trabajadoras y que gracias a sus cualidades innatas y valores (carácter, fuerza de voluntad) son encumbrados como modelos a seguir, cumpliendo com o se­ ñala Bourdieu el «ideal moral» de las clases dominantes ( B o u r d i h u , 1993; 6 3 y 6 5 ). En la actualidad, aunque se valora el talento, se prima la lógica dcl esfuerzo, del e n ­ trenamiento dirigido y la voluntad dc sacrificio. Las transcripciones siguientes ponen de manifiesto estas cuestiones:
«P o iq u e m ucha gente cree que ser futbolista es iacil. y no es tan fácil. Mucha.s veces oigo: hay un chico ahí ct)ii doce años que Ic pega fen óm eno de pie, que saca bien de cabeza, t]uc es rápido, que hace la pared, no sc, toda.s las técnicas de un futbolista. Yo pienso; todavía no veas la cantidad de cosas más que le falta p o r hacer para ser un buen futbolista, no solo eso, m ucha técnica, fallan m uchas cosas» (Entrcvisla 8). «Siem pre me lia gustado recalcar C|ue no es fácil, o sea, que la gente piensa que esta­ m o s tocados por una varita ( ...), Estoy seguro de que no hay ningún deportista que g a ­ ne un duro dc esto que está locado por una varita. Es lo m ism o que si le d ig o un dcpariam cnto dc marketing, hay un tío que entra en ei departam en to de m arkeling, el tío iiabrá tenido que estudiar, pelear, trabajar com o todo cl m undo» (Entrevista 14í.

En lo que respecta al irabajt) del deportista, también se ha producido una impoitante transformación que sc concreta en distintos aspectos (véase el Esquema 3). En los inicios de la can'cra del deportista pioles ional se potenciaba la identidad del equipo y se valoraba la permanencia en el mismo equipti durante muchos años, pero en la actualidad la práctica deportiva está asi mi lando valores projiios de otros ámbitos la­ borales. A pesar de desarrollarse en un entt>rno grupal, el trabajo y la carrera del deportista de élite están cada vez más individualizados; los contratos se negocian individual­ mente (en ocasiones a través de repiesentantes), lo.s prtigramas de entrenam iento se conciben también individualmente, sc establece una progresiva desvinculación entre el «saber» técnico del entrenador y los jugadores, sc produce una m ayor especiali-

14G

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

• Fomento de la identidad de equipo como grupo. • Vinculación entre trabajo profesional y relación personal con jugadores. • Identilicación con ef trabajo. • Culto al profesional con vinculación al «3ríe- del fútbol.

► Nuevos ju g a d o r e E ;

p ro c e s o

de

in d iv id u a liz a c ió n c r e c ie n t e .

■>
E sqi ; hm .-\ 3

■Desvinculación progresiva entre técnicos y jugadores. Especialización de funciones. • Redefinlctón de la profesión. Culto a las -nuevas profesiones» stn vinculación con el -arte» del fútbol.

Triinsfor 111 ación un el Cf>nteni<h> del

(r u b u jo

técnic'o cn torno iil fútbol

zación de l i i n c i u n c s di;nlr(i y fuera d c l canipt) üc juego, y conu) bien señala Manuel, cn el entorno dcl Tútbol (y t;iinbicn del baloncesto) surgen nuevas profesiones que ocujian nLie\'os nichos d e inereado: el psicólogo deporlivo, cl asesor de inversiones, el asesoi- tle imagen, ele. TolIo ello remite incxoi-ablemente a reflexitinar sobre k)s ¡xualclisiiuis ct)ii el iniintlo del trabajo en general, que manifiesta también una maytir indi \ idualización de las relaciones laborales, m ercados tic trabajt> cada vez más scgmcnlatlos. relaciones más impersonales, nuevas t)cu[iaciones en nuevos segtnenitis, etc. Ptn' i'illiino, en relacitín et>n lo aprendido cn sus carreras étimo dcptirtíslas de élile. iiLiesirtis cntrevistatlos destacan la atlquisición de algunas cajiacidatlcs (t) com peten­ cias. en cl lenguaje que impcia en la actiialitlad), que se valt>ran crecientem ente cn cl ámbito laboral >' t|ue en ocasiones han operado ctinui fácililatloras tie la inserción pttslcritir: la cajiacitlati de sacrificio, cl trabajt) cn et|UÍpo, cl sentido tle ia disciplina, el sonicl i miento a las reglas, la sociahilitlatl: com petencias t|iie forman parle tlcl ca­ pital tleportivo dcl ex fu t bi > 1i st a ti ex baloncestisla profesional y que ctïincidcn con las que se están deniandantU) tlesde el muntlo empresarial. (Jiietla por analizar con más dclalie si realmcnle resultan exirajitílahles tie uti ámbito a otro. b!l tratamiento conjunto tic eslos y oíros temas t|uc nt> se tratan en este capítulo poi' litnilacit)nes tle cs]-)aciti ha conlluitio en un accicam iento al tema de tas trayectorias profesioiKilcs y a una espccincacitíii tle las tltstiiuas tipologías cncontnidas hasla el momenlt>. t|ue se presentan en el siguiente apartado.

E l a n á lis is s o c io ló g ic o de la s tr a y e c to r ia s p ro fe s io n a le s
P a r ti e n d o tic la itica tic tjuc la ticnoniinacitíii tic « p r o f e s i o n a l » r e s p o n d e a uu uso colitliant) del t é r m i n o t|uc e s l á absti lutameli te ex lenti ido en el m undt) tlel d e p o r t e . > t)ue n o tlcbc c o n t u n t l i r s c c o n Iti q u e se e n i i e n d c ct>nio tal en la .StKÍtilt)gía tic las ProfesioiK's d^í/.ví' PiNkHi., las trayecti>rias « p r o f e s i o n a l e s » d e lt)s ex tleporlistas de élite s ig uen una p a u t a a b s o l u t a m c n l c t>puesla a la q u e p r e s e n t a n o tr o tipo tic ira h a ja d o r e s . C o m t i se p o n e tle ma nilles lti cn cl E s ti u e nia 4. cl ticm[io g c n e r a i m c n t c c o n s t i t u y e un o b s t á c u l o para el de porti sta d e aliti nivel, y a t| uc la aproximaci(>n tlcl

Capitulo 6 ^ La entrevista abierta en investigación social: trayectorias profesionales..

149

Madurez

Juventud

Experiencia Retribución monetaria alta

Mayor reconocimiento/popularidad Mayor retribución económica

7 ------- ----------

Lógica en el mundo del deporte dc élito Lógica en el mundo del trabajo

Juventud

M a d u re z

Inexperiencia Retribución monetaria escasa

Menor reconocimiento/popularidad Menor retribución económica

El tiempo Juega a favor en ia vida profesional habitual

El tiempo juega en contra del deportista profesional

EsytmMA 4 Distintas lógicas dc trayectorias profesionales en el m undo dcl tr a b a jo y cl mundo dcl deporte dc élite m om ento dcl retiro (o dcl «agujero negro», com o apareció cn alguna entrevista) su­ pone cl inicio dc un pcri(.)do dc inccrlidumbre que en el mejor dc los casos ctm lleva una imporiante disminución de los ingresos y un menor reconocimiento piíblico. Por el contrario, para cl resto de los trabajadores, o por lo menos para aquellos que tie­ nen oportunidades dc cañera, el paso dcl tiempo suele ir acom pañado de una m ayor experiencia y madurez que se rectinoce en la retribución monetaria. En el m undo del deporte de élite, cl momento tic la retirada se suele producir cn tor­ no a los 32-35 años, justam ente la etapa cn la (,|ue una pcrstina adulta se encuentra cn la plenitud de su vida y cuenta con mayores capacidades. A diferencia dc lo que ocurre en la mayor parle de los contextos laborales, donde a esas edades los traba­ jadores generalmente cuentan con cierta experiencia, madurez y pericia reconocidas en las labores que desarrolla, el deporlista profesional siente que ya ha prestatlo sus servicios y que debe afrontar una nueva etapa para la que posiblem ente no esté pre­ parado. CI m omento ilc la retirada, que puede vivirse de distintas formas (y que in­ cluso puede planificarse y enfrentarse eon decisión), constituye cn todo caso un punto tic inflexión cn la vida del deportista, y com o tal, no resulta fácil. Prueba dc ello son las metáforas proporcionadas por nucstrtis en trevi slados al referirse a la re­ tirada del deporte profesional como cl momento tiel «agujero ncgrti», del «sallo al

1so

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

\ ; r Í()>' i'i dt’l í<hoi(.lL' cíl'I a b i s m o n us lÍc L ’ lins:

La re ti ra d a es scfilida c o n icsignaci(>ii [lor alt!U

« . . . iHKi v l v t j i ic U' r e t i r a s Jiu p u e d e s c x i y i r t L i m p o e o iiiLiclin. l ' r e s u n i n i i i d u i u i i . \ e o n u ) Uil l i e n e s t | u e e m p e z a r * y i i i e g i i si t ú \ a l e s p u e s i r á s c r e e i e i u l t ) « ( l i i i l r e v i s t a i 3 ). « . . . l l e n e s t ] u e h a j a r d e l j i e t l e s u i l , p o r < Í e eÍ r l o d e a l ji Li na m a n e i a , y d e e i r ; b u e i u i . a h o r a esKi)' j u g a n d o al l u l t m l y e s t o y g a n a n d o e q u i s , y a h o r a l e n g o q u e l i a e e r n n t r a b a j o q u e \uy 1 1 , ü a n a r u í i a e n a i l a p a r t e , p u e s , o y e , si n o i e n g i > o t r a a l t e i n a t i v a . p u e s v o y a l i a h a ­ j a r <.Íe e s o . t i e k i t | u e s e a , p o i t p i e a v e c e s e s i m t r a b a j o d e y o q u i : s é , y e n l t i n c e s d i e e s ; t i y c , ¡, c t HHo v o y a i i a c e i yt» e s o ? P u e s , o y e , y o h a r é e s t i l e n g u t|iie m a n t e n e r l a » ( l i n t r e v i s t a 2).

o

m á s si l e n g o t m a r a m i l i a y

¿ Q u é t>citnc t i c s p u c s , u n a v e / tpie ei jiigndt>r tic ja d e v i v i r tie i iVilbiil o de l ba huiccsto'.' El a n á l i s i s c o n j i m l o dc his e n t r c \ Islas a e x j u g a d o r e s piist) d c n ia ni ricstt) Lina tl[Hilt>gía dc trayccit>rias p r o fes k m a Ies cuyt>s r a s g o s p r i n c i p a l e s icstimimt>s a c o n t i n u a c i t í n e iltistiamt>s ct)n a l g i m a s c i t a s r e l e v â m e s tle las d i s t i n ­ tas e n t r e > i s t a s ,

* 'I’ra> e c to r ii í I: Ex jiigadt>r q u e ha ct>nllnuadt> v i n c u l a d o ai m u n d o dcl dcpt>itc p ro f e s io n a l, cn pucsttis d e c a r á c l e r lécnlct) (en lrenadtir, s e c r e t a r i o tccni cti u titros p u c s lo s cn c l u b e s de p r i m e r a ti s e g u n d a tlivisitín) o c í i m c n t a r l s l a s tieporlivtis en tatlit> o icle\ isit')ii. io q u e cn la m a y o r pa rte d e los c a s o s ha supLicslti atitjuirir fo rm acit'm ad ici o na l tras la rctiratia. Sc trata tie [lersonas tic un tirlgen dc cl as e irabajatitira t[Lic ttt) lian pre v is to su Inscrclón labt>rai p tislc rkir p e r o q u e liaceti ust> tie itïs c on tac ltt s realizatitis a lo large» de su cat rera t ic p o r li \ a .
« . . . p a r a m í e l b a i o i i e e s t o e s m i \ i ti a, e n t o i i e e s . b u e n t t , a h o r a m i s m o s o y e n t r e n a t i o i . , , I f n t o n e c s y o a t i o r a m i s m o e s tt > y m e l i d o , m e e o n s i t i e i ' o e n t r e n a t i o r ] i r o l ' e s i t ) n a l , t | i i i e r o e c H r e n a r . t j u i e r t i s e g u i r e i i i r e n a n t i o » ( E n t r e v i s t a 14) .

• ' I V a y e c t o r l a 2 : Ex jugatUir t|u c ticsarrolla inlclalivas e m p r e s a r i a l e s (Mentías, holeles. ct)ine icios tle tiiverso tipo) bien p o r q u e tie ne un mayt)r nivel de e s l u d i o s , o hien p o r q u e earceientlt) dei s a b e r e \ p e r l o p re c is o , cuciila ct)n r e d e s «tic c o n íl a n /. a » t}ue le a s e s o ra n ( l a m í l i a r e s tjue in\ ierlcn cl dincrt> ti u ia n te t) ti cs pué s tic su c a r r e r a , n e ­ g o c i o s heietlatlt>s ti ayutia tic l e ie e r o s b a s a d a cn el i c c t m o c l m i e n t o a Itis servieitis prestadtis). S u e le n prtivenir tic c l u b e s más p e q u e ñ o s y rcsitien cn ciutiaties tic m e ­ no r tainaíio. tloiule las retics so ciales stin in;ís c e r c a n a s y la pop ularitlati se m a n ­ tiene ptirqtie stiti visto s c o m o «hcrties iticai es». A p r ti v c c h a n su «c apital tieptirtivo a c u m u l a d t i » pa ra Im p u l s a r sus ncgtieltis.
A u n q u e e oi i i n liL’n»o> ¡tuJieiitlu !ni\ m u y p n t ;is iIlve^I¡lí:tei(^nc^ sut>re el las q u e lian abotJa(.lii cl L'siutlio (.ie ki l e l i t a t l a c o i n e i i l c n c n '¿efialar lo nuLinuit ieu dul j n o n i f n l o ( M i i\)i| i s o u n , P i ' u ; y Vi I k o i i r. y 2(100). L a s (.'¡l;ts tic las f n i i w i s i a M dcl c s i u d i n tic R o í I I (2(K)0) pava Ai t:cnl¡jia e o i n c i i l c n c o n las a p r c c i a c i n n c s i |ue sni f i cn c n n u e s t r o csiui.Mo: « t^ c pr oi i l o m i e g o sc t| uc(l o sin a l i m c n i o y n u liay eiiii t juc ¡Icnarlo"' , «ic t i r i i r sc e s n a c e r ilc n u e v o « , «cl tlíii t)ite (.tejé cl tuit iul c m p c e é :i m o r i r im poco' *.

Capítulo 6 < * - La entrevista abierta en investigación social: trayectorias profesionales...

151

« . . . f u e d i J Y c i l , l ' u c d i l í c i l p o r q u e y o si ti e x p e r i e n c i a e n e u a i i i o a l t e m a d e h o s t e l e r í a , d e ü c io n u c lu r n o . B u e n o , p e r o tu v e c o n n iig t) a m i s h e r m a n o s q u e l o d a la v id a se h a ­ b í a n d e d i c a d o a e s t o » ( E n t r e v i s t a 12),

lY a y ec to ria 3: Ex jugador que intentii vivir de las rentas, mediante inversiones propias (inmobiliarias, fundamentalmente) o que invierte en iniciativas em presa­ riales a gran escala. Se trata cn general de los más jóvenes, que han ganado canti­ dades considerables de dinero en los últimos años de su carrera, y que son conscientes de la necesidad de i’odcarsc de asesares expertos. Han pasado por dis­ tintos clubes en función de sus expectativas económicas y profesionales, y no se identifican especialmente con ningún equipo.
« . . . u n a d e l a s c l a v e s e n l o d o l o q u e h a c e s e n Ui v i d a e s s a b e r q u é d o m i n a s y q u é n o , y e n lo q u e n o d o m i n a s , te n e r g e n te q u e sí d o m i n a » ( E n t r e v i s t a 3). « ,,. p o rq u e el p is o q u e e n to n c e s c o stó q u in c e a h o ra está v a lo r a d o e n casi seten ta» ( E n tr e v is ta 3j.

T rayectorili 4: Ex jugador que sufre una trayectoria que deviene en «fracaso», ge­ neralmente asociada a adicciones de alcohol o drogas, en la que el deportista reti­ rado no logra salir de una espiral de empleos más o menos precarios en puestos para los que no se precisa cualificación
« N o s é c ó m o , p e r o p o c o a poc<i m e lo f u n d í t o d o . Q u i z á s la s m a l a s c o m p a ñ í a s . . . q u i ­ z á s n o m e di c i i e n t a d e q u e s e a c a b a b a ( o d o . . . » ( E n t r e v i s t a 7 ).

R eflexio nes

fina les

La investigación presentada a lo largo de este capítulo ha intentado ilustrar un ca­ so práctico en el que la principal técnica de recogida de inform ación fue la e n tre ­ vista abierta. La aproxim ación a las distintas trayectorias de inserción laboral de los ex deportistas profesionales im plicaba la reconstrucción de toda una vida d e ­ dicada al deporte, para lo que era necesario que los propios entrevistados nos abrieran la puerta de sus biografías, entendiendo estas com o algo m ás que la su ­ cesiva consecución de logios deportivos. No nos interesaban ios hitos que podían consultarse en cualquier hem eroteca, sino acercarnos a sus vidas en un am plio sentido sociológico; es dccir, se trataba de entender los contextos en los que un deportista de élite se gesta, se desarrolla, y acaba su carrera profesional. La c o ­ laboración y generosidad de los entrevistados nos perm itió recabar sus distintos discursos que, com o hemos señalado, contienen su propia interpretación de las ex­ periencias vividas, teniendo siempre cn cuenta que en calidad de entrevistadores cop roducim os «lo dicho» y contribuim os a la vez a la generación dcl discurso (P arkhr , 2{)05).
Aunque apareció so lo en una entrevista, hay ca sos siniüares y hicn co n o c id o s descritos por la prensa.

152

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

C’uiiio liciiHts % islo, li-;is tu piicsla cii ct>inúii tic lo.s ¿málisis iiuii\ iclLiatcs. se idciUitlcaron las graiulcs lincas tcmálicas (.]uc cNliiiciiiiaii los textas y, sin oh'itiar la consiilcracinn dcl cunicxto tic mi pioducciún. se iiilcííraron las apoitacioiics icóiicas t | u c pi()[K)rciciiiaii riiiRlamciik)s para [iroccder li la arüciilaL'ión tic los discurstis. No po­ demos (.tejar de iiieiieionai el et)iUcxlo tle la prtttliiccitMi do la enlrevista port[ue se tra­ ía de una interaccit'm social ct>nipleja en ta t¡ue inlcrviencn múltiples factores tiuc at celan a su desarrollo cspccfneo: además de las res pues las tlcl eiilre\islado cs nece­ sario inlcrrogarse por el papel del cnirc\ istador y analizar con juntamente las decla­ raciones de! informante y las tlel entrcvislador. El uahajo reali/atto conslituye una primera fase del diseño inicial de in\x*stigaeit)n. Ct)ino se lia mencionado, la segunda lase cuantitativa, aún por desarrollar, preiendc identiilcar y ahoiulai en los factores tjuc ctinlribujen a ctinforinai una irayccUMia labt>ral sólida y eniiquecedora y cn aquellos que pueden tender a did cu ltar la insercitSn laboral ptistcrior. Hl ust> iniegrado tle la técnica tic la enlrevista y de la cnciiesia per­ mil irá abtirdar el tema de eslutlio cn distintos niveles, uno basado en el análisis del tliscurso. cl otro lundamentatU) en ias regularitlades estadísticas, ki que permitirá lui acercamiento cn prtilundidad a la problemática de la inserción laboral de los ex tleptirtistas y a la articulación de políticas que la faciliten y prevengan las potenciales dillcultades a las que se enfrentan cuando se encuentran ante sí una situacit')n sociolatioial ct)mpletanienle distinta.

B ib l io g r a f ía
A n iio rr, A. ( I W 7 ) ; «Oii Tim e ;md Spacc: T he C'tJtUtitnporíiry Rclc\'aiict' of liie C hicago .School». S o ciiü h'oivcs, 15 (4}; I 140-t IS2. A i.on so, t.. E . ( l^í^S): I^i iiiircuíd fu a ltld liv a en .S fH Ío Ío .i’ü i, .Madritl: l'iiiitlinnciilos. Ái vAKL/.-llKiA, E., y V a k l l a , J. (2004): «El tleparlainciUo de S ociología de C h ic a g o y los eslijtlios sobre ei hom bre marginal», cn Socioltifiía. \ {/t inot rdcin. Madi id: E d i­ ciones M oiata, A t k in s o n , .1 , M .. y N j RllAtai, .1 , ( I‘ÍN4): S rn n íu rf.s o f Sochi! A iiítin : Snuiu-.s in Convc/wtJíion Aniiiy.\i.\. C am bridge: C am bridge Uní versi (y Press, B.MlK. a . (2005): h'l fcsíim onio tn id io vism il. ¡niof’cu _ v n icm oriu d d Holocini.\l<>. M adrid: C cniro de ln \e s li paciones .SoeioUíyicas. liAl K. A., y .S^Nt■Mf;/ P[ kHz (2004): «La melod<ilogia biográfica íintiiovisLiabí. lim pirki. luiin 7. págs. 33 l-ioURinf n, P. { I 107S|: «Deporto y clase social», en BktmM. .1. M. ci al.. M o tcrio lcs de S(KÍ o I(\í;úi de! ¡>e/>one, págs. .'Í7-S2, M adii ti: La I’it]ucta. lÍKoiiM, j, M. cl (¡I. { 19^3); M u le fia ! es de Soeioiof^úi de! D eporte. M adild: La Pitjiieia. Cm.i i j o . .1.. y Vn DMA. A. (2006): «Disetios de invesligación con articulación de varias lécnic a s ” . en Proyeeítts y e strine}'i as de invvsítgaeión stn ia !: ia ¡lersjiet livti tle la im ervem it>n. Matlrid: M cG raw -Ilill. Coi i.iN. A., y Y oun(i, K, (eds.) (2000): '¡'he Fm itre t>j C areer, Cambrii-ige: C’ambi idge L'niversiiy Press.

Capítulo 6 4 La entrevista abierta en investigación sociai: trayectorias profesionales...

153

E l ia s , N . (]9 9 2 ): « L ü Génesis dc] Deporte comn Pri>hienia SocioJogico», en E l ia s , N ., y D u n n in g , E. (eds.): D eporte i' O cio eii c l Froces(i de C ivdÍzdciótu págs. 157-1 S4, M adrid: Fondo de Cultura EL-niióinica, E l ia s , N .. y D linnincj , E. (1992) | 19S6]: D e p o n e y O cio en e l P roceso de C iviliznción.

M adrid: Fondo de Cultura Económ ica. FfNKr.]., L. (1999): «¿Q ué es un Profesional?: Las Principales C nncepluali/.aciones de la Sociología dc las Piofcsioncs», en C a s t [ i j , o , C". ( e d j ; Econom ía, O rganización y Irahajo, M adrid: Editorial Pirámide (págs, 195-226). F ü u c a l i l t , M. (1980): La Verdad y ¡as F o n u a s Ju ríd ica s, Barcelona: tie di sa. G a k c ia FeiíRANDO, M. (1990): A sp ecto s so cia les d el deporte: una reflexión st>ci<dósica, M adrid: A lianza Editorial, — (20Ü6): P osm odernidad y deporte: entre la individualiz.ación y ¡a tnasificacion. E ncuesta sobre háh ito s d eportivos de tos españtdes 2005, Madrid: C onsejo S up erior de D eportes y C entro de Investigaciones Sociológicas. G a r c ía F iír k a n d ü , M.; P l'ig B a r a ta , N ., y L acíakdeka OrtiKo, h. (com ps.) (1998): Sociología de! deporte, Madriti: Alianza Editorial. G la. s er , B. G. (1992): B a sics o f G rounded Theory A n a lysis: Enìergeiìce v.v. Forciiig, Mill Valley: Sociology Press. G la s h r , B. G ., y S t k a d SS, A . L. (1976): The D isetn’cry o f G rounded J'hcory: S trategies f o r Q ualitative Research, Neu' York: Aldine, HammerslI:Y, M .,y A tk in so n , P. ( 1994): Etnografía. M étodos dc ìnve.\lig<ición. Barcelona: Paidós. L avai . l e b , D. ( 2 0 ( ) 0 ) : «Theoretical pcrspcclivcs oji career transitions in sport», L a valleíí , D., y W yli . k m a n , p. (cds.): C areer Transitions in Sport: In ien ia tio n a l Perspectives, págs. 4 5 ­ 58, M organtow n: Fitness information Technology. L l n k , H. ( 1979): «Sohre la crítica al principio del rendim iento en el deporte», en Wfzis, K., y L üschen, G. (eds.): S ociología d el D eporte, págs. 133-141, Valladolid: Miñón. L ( J s c '[ i l n , Cj. (1979): «Análisis estructural d e l deporte», cn W e i s , K., y Lüst'H H N , G. ( e d s , ) : S o c io lo g ía d e l D e p o rte , p ág s. 4 6-60 , Va 1 1adì )11d : Miñón. LOsniEN, G., y W fis , K, (1979): «D eporte cn la sociedad. Posición y com etido s de una S ociología del D eporte», en Whfs, K.. y Luschíín, G. (cd.s. ): S o cio lo g ía de! D eporte, págs. 9-19, Valladolid: Miñón. M a n d e lI-, ii. D, í 1986): H isloriti c u ltu n d del deporte, Barcelona; Bellaterra. M íínuiilsomn, D. (1999): «R edro del futhollsla». E ducación Física y D eportes. R evista Digit<d, año 4, ntim. 16. D o cum cnlo electrónico: http://w w w .cfdcp ortcs.com /. M o s r o s ü S á n c h e z , D. (2006): «La Sociología de! deporte en España: estado de la cuestión». R evista In tern a cio n a l de Socioh>gía, ñ4 (44): 177-204. P a r k k r , i. (2005): Q itafitative Psyehf>h>gy: fn tro d u rin g R adicai R esearch, Gxl'ord: Gpcn University Press. Pripf.r].., M. et al. (2000): C areer Frcituiers: N ew C ojiceptions o f Wi>rkitig L ives, N ew York: O xford Univesity Press. PuiG, N., y V il a n ü v a , A. (200ó): «D epoiiistas olím picos y estrategias dc Inserción laboral: propuesta teórica, m étodo y avance de resultados». R evi sta hiternciciontd de Socioiogía.
L X I V (44): 63-83 .

Pl'TNAM, R. D. (ed.) (2003): E l declive del ca pital social: ¡ni estudio iìttern a cio n a l sobre las sociedades y el sentido com unitario, Barcelona: G alaxia Gutenberg. Rofii':, M. (1999): «Los m iedos de los fu (bol islas». E ducación Física y ¡deportes. Revista D igitai, año 4, niini. 16, D ocum ento electnínico: IUlp://w w w .efdcpo rtes.con i/,

154

Estrategias v prácticas cualitativas de investigación social

d c l riitholisKi. [:1 tir;iina d c l d í a i l c s p i ic s » , L ih u m ión rísirci y Pi'i>orti’s. Rvvistn iiiiiitut, afu) ,‘i. lu m i. 21. D o c u iiic n U ) c l o c l r ó ii i c o : h u p : / / \ \ w . c l 'd c p n r tc s .c o m / . S i’t Nc t K. 1 !, { ISKO): />(■ ¡t! cihícíicieín iitltií-cliícil. ntuntl y física. M adi'iti; lin p rcn U i tit; M íuuicI Ci, HciiiLÍntlc/. \ ’ai i ils, M. (2(Ht2); l'm tvvissas rudliuilivíts. C o l c c c iú i i C iiadL 'rno s M c U i d o l ó g i c u s . luiin . 3 2 . M a tirid ; C c n U n d e liiv o s l i g a c in n c s St te it iló g ic a s .
\ ' i iti l N, r. ( <«K1 d e p o n e c o i m t c o n d u c í a d e p r e d a t i o i a a tá \ i c a » . e n W' i ls, K ., y L ü sc jii:n .

Ci. (ed.s.): St>cÍt>loí>i(i i l d licparfc. p á g s . 12f>-132. V allacloiid: M i ñ ó n . X -'f l.AZyL'L/ B l u ;m ) I a . R. (2(HJ1 ): «Hl íie p tiric m o d e r n o . C o n s i d e r a c i o n e s a c e r c a d e sn g é n e s i s y tic la c\'t)luci('>n tic sn sig n i Hcatlo > l'iinciínics s o c i a l e s » , e n ¡idifcaciiin Fisii a y n c p o r tfs . Kfvisía !)¡}>iíal, n." .^(> ( w w w . e f t l e p o r l e s . c o n i ). X N ’a i n í k m a n . C ., y ,Sai 'IU, R. ( 1S)‘>7): 1.a trasíicnda J e la inví\s!i}4arión. H iie iu is A i r e s : liditt)rial tle B e l g i a n o . Z n a n i i l í ’Ki. F. ( 1 ^ 3 0 ) : Soc'jo/(/í>ia wytlian'ania (Socio/oi^ía d e ia lülucavióH) ( I tu n o 2 ). V arst)\'ia.

C A P I T U LO Los grupos triangulares como «espacios transicionales» para la producción discursiva: un estudio sobre la vivienda en Huelva
F ern an d o Conde

I n t r o d u c c ió n
En este capítulo se presentii ki práctica de investigación cualitativa qife se viene de­ nom inando gri4f)os triíwgitlarcs. Es esla una práctica que, en la actualidad, es toda­ vía relativamente poco conocida. Mientras que los gi'upos de discusión y las entrevistas abiertas cuentan con una larga tradición en ia investigación social y, por tanto, existen numerosas investigaciones realizadas a partir de ellas, los grupos trian­ gulares son una relativa novedad, ya que han sido desan'ollados mucho más recien­ te] líente. De hecho, es a principios de ios aflos noventa cuando em piezan a ser utilizados en la investigación social pt>r parle, precisamente, del m ismo equipo in­ vestigador que ha realizado el estudio que aquí se presenta. Este trabajo se basa en una invesligación financiada por la Empresa pública del .sue­ lo dc Andalucía que se denominó vivienda en Huelva: cu!turas e idenxidades ur­ banas y que se realizó a lo largo de 1993 Si bien el objetivo último de dicha investigación fue abordar la cuestión tie la vivienda desde el punto de vista dc las ne­ cesidades y las demandas tie la misma, el estudio se inscribió en una serie dc objeti­ vos más amplios que conectaban con el análisis de las expectativas y prácticas stK'iales en relación eon la vivienda, así comt) una reflexión st>bre el espacit) urbant) y domestico, la identidatl onubense, las ibrmas de vida en la ciudad, la percepcitín del espacio y las desigualdades sociales.
' Flic putii i catla ct» l^^fi pur lii .kirtUi tJc AiitliiluL’ÍL i y par iit piindación Ki M onte y l’ut’ dirigitJa y reiilizatla por el autor dc cslc capítulo, CotUó con lii colalxiracióu dc Javier C : a i -1.!í j o . Javier Shciovm y R a n ­ D O M en cl trabajo dc cam po, así etimo dc Ana bel S lr k a n u y M anuela CítiNZÁLr.z en el mecaiiopraíiadt).

156

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

La iii\csli^aci<ín i‘ culi/,ada ItciK* una cici la c a r a c to n s ti c a (.triyinal dcstfe cl pumt i tic \ is­ la inL-t()d()Iói;ÍL'u. En ella no solo se ulili/.n d e fonii a cojijiiula la e n e u e s la estad íslic a c o n las ptiielieas cualitativas de tas cntie vis la s ahierlas y Itis ll a m a d o s g r u p o s de tlisciisitM) sino i|ue co ns li tu ye la pri m er a investigación soc io ló gi ca i'cali/ada en nuest ro país cn la ijiie cn su í'ase cualitativa se lia u l i l i / a d o de tbi'iiia conjiinla y e o i ii p le n ie n ta ­ ri a la cn trc\ isia ah iei la o person al, cl g r u p o de dis cu s ió n c a n ó n i c o for ma tl o ptir c i n c o a nuev e pcrsttnas > los g ru p o s ti iangulares f o r m a d o s por tres p e r s o n a s y cl m o d e r a d o r “. O ku { ha tl c s a r r o ll a d o dcsttc un p u n to de \ Lsta m á s te óric o y g e n e r a l cl lu ga r y el c a m p o de a p l i c a c i ó n , la e s p e c i n c i d a t i y, al m i s m o licmpti, la c o m pic ni c n ta r ic d a d «poi de lcctti» itel c o n j u n l o tic pr á e ii c a s c u al it at iv as y de t é c n i c a s c u a n t i t a l i \ a s d e uso m á s hahil nal en la invcstigaciiSn social. M u c h o s o tr o s a u to r e s han i-cali/,ado d i f e r e n ­ tes a p rt )x ii n a c io n e s a e sk is m i s m o s te ma s. Sin e m b a r g o , los p r ti fe s io na le s dcdicatltis a la inv'estigaeióii social y, en g e ne r al . k)s le ct or es in t e r e s a d o s en e ste lipi> de p r o ­ b l e m á t i c a s c a r e c e m o s e n nuietios c a s o s de te xt os dontle, s o h rc ia h a s e d e tas e x p e ­ ri e nc ia s c o n c r e t a s d e in v c sl ig a c io n e s realiz.adas, se p u e d a o h s e r \ a i el juego, el us o y lo i,juc lia t.lc sí ciida inia d e las c ilatías p r á c t i c a s c u a l i lat i vas. Si csit» es c ie r to a n i \ e l g e n er al , tti es m u c l i o m á s e n el c a s o d e los d e n o m i n a d o s g r u ­ pos n ia ngula re s ya q u e . po r su tiovedatl y p o r su rc c ic n le ulilizacltin en el c a m p o de la investigaciíín en las c ie n c ia s scK’iales. aún no se han reali/ad{) las s u f ic ie n t e s in\ e s l i g a c i o n e s , ni t a m p o c o ha tr an seu rr iti o el t i e m p o suf icien te c o m o pa ra h a h e r p r o ­ ducidlo cl nivel de e x p e r i e n c i a t.jue p e r m i t a a b o r d a r c on un m í n i m o tle ri gor nn a rc t l c x i ó n teórica sob re la cs pee i fie itía ti d e d i c h a p rá c li ca y s o b r e su p o s i b l e di sl in cit')n/ct)mi">lemenlariedad e o n oir ás pr á c ti c a s y lé e n i c a s tle in \e s lig ac it) n.

P l a n t e a m ie n t o

m e t o d o l ó g ic o bá sico

I..as perstxias. los g r u p o s , los feiu'mienos sticiales en su c o n jin ito soji tan rict)s y c o m ­ p te jos t|uc p i c t e n d c r aharcai'los en su total itiad se c \ i t i c n c i a ctuiio n n a tarca impttsihle. l,as th s li nla s melt)dt>logías n t í l i / a d a s p o r las c i e n c i a s st)ciales e n ia invcsligacióti no son m á s t[ue <tdesfilatJert>s» {(^Ktl, 1993) q u e nos p e r m i t e n a p r t ) x i m a r n o s ptir un c a m i n o tle icrminatk) a esa real idatl ptiiiédrica. c o n tantas c ar as y f a c e ta s ti i si i nías. Las mettHlologías. las prá c tic a s y las té cni cas d e Ínvesligacit>n st>cial nt) son. sin ciiv hargi>, camint)s lisos y nen lia les po r k>s t|ue cl invest igatittr se a p r o x i m a a una d e las caras de una jiretendida realitlad sticial ex ist en te fuera tlel niismt), c tim o al go ple na > jierfectainente tlellnido, exter ior > ' anter ior a la iiUcrvención dcl s uj et o invesligadtM'. Por cl conlra rio , las mc lotlolo gía s. las prá cticas y las té cn ic a s d e i i n e s l i g a c i ó n son «instiLiineiUos» ariificiaics t|ue « p ola ri z an » y «desc t>mp onen » (CoMii.. 199.3 y 1994)
- L;i sf h;is:i on lii ivali/.;iLÍiiii tlv uíia t.-iit;uL-sta li l.(MH) intliviiiuns viclLVfionatfos siyuioiitlo lo-' t iiiL'iii)'. i Il* i .i tvpEL'SL'niaiividiKl uMinlíMka, :iM (.'tuno L-niroviMas, irt's j;rupt>s de üiscLisÍ(>ii caiiiiuÍL'os y (tes i!nijn>s tiianiJtilaifs NL-lL'tfi()[ia(.Ios siyiuL’iuio los (.■rilcnt>N du la l‘*iist|in.-tia di.- ivprvsL'iilalividatl t.’s[rin.liinil.

Capítulo 7 ■ * Los grupos triangulares como »espacios transicionales» para ia producción...

157

cl teiiómciio investigado haciciido t|iie surja, que sc constituya, que se evidencie y que se exprese, de una u otra íVunia. el lado. Ia lace la que buscamos estudiar en un fenó­ meno social dado, en un grupt) humano determinado, dc forma similar a como, por ejemplo, el cristal o las gotas de lluvia polarizan la luz blanca y la deseom ponen ante nuestros admirados y siempre sorprendidos ojos en un haz dc vivos colores, ¿En qué línea polarizan o descomponen el fenómeno social investigado cada una de las prácticas cualitativas utilizadas en la invesligación sobre la vivienda en Huelva? A priori, ¿qué diferencias existen entre ellas en la medida que todas y cada una de las mismas producen y trabajan con discursos sociales? Por lanío, ¿qué diferencias existen entre los discursos producidos y obtenidos por las entrevistas personales, por los grupos dc discusión y por los grupos triangulares? Para poder comparar y contrastar con más facilidad unas y otras prácticas utilizadas va­ mos a dividir la breve presentación de cada una de ellas en dos momentos diferencia­ les: cl momento de la producción dcl discurso, es decir, el momento en el que se realiza materialmente la entrevista, el grupo de discusión o el grupo triangular respectivamen­ te y el momento del análisis/interpretación o momento posterior a la realización de la entrevista/grupo (momento en el que el investigador trabaja directamente sobre el tex­ to transcrito dc la entrevista/grupo realizado). Asimismo, y en la niedidu de lo posible, el conjunto de reflexiones que vamos u dcsarrollaj- en esle capítulo las centraremos en torno a los siguientes aspectos que resumimos en el cuadro siguiente:

A B O R D A .Ii: DE L A S DIFERKNTICS F E R S r K C T n A S CUALITATIN'AS
K N T K K V IS IA PKKSONAL G R l'P O 1 R l A N G l ’l-A K

G H iyO
D I S C L ’S I Ó N

s u .u n tí DE LA PRODUCCIÓN DISCURSIVA
F U N C T IO N

«YO» FirNCIÓN EXPRESIVA

LINGÜÍSTICA DOMINANTE APROXIMACIÓN RESAETADA

SUJETO MÓVIL ENTRE «YO» V l.,OS «OTROS» TENSIÓN EN I RIi LA E EÁTICA, LA EXPRESIVA Y LA METALINGÜÍSriCA LA «CASA»

«NOSOTROS»

I-UNCIÓN MKTALINGÜÍSTICA

«El. HOGAR»

«LA VIVIENDA»

Liis (u uti ones lingüísticas dDininanles rfiiiilcn a la prtipuesiu de Roin;in Jakouson (1 9 8 4 ), lin su obra E u \u y (tx (te tiiifíiif\tic a g e n e r a l prupone seis t’iinL’iuues dislintas implitatlas en la cíiinunieaeiún ling üís­ tica. Una sería ki función referencial, tnic hace relerenciti a ht infirm ación que cl mensaje transmite acer­ ca tic eslytlos de cuüas u de situaciones dcl minidt); la lunciúji expresiva, inediíinlc la cual cl m ensaje produce huellas de his em oc ion e s, deseos, expeciaiivas y temores del emisor; la funciiín conaliva, que

15G

Estrafesias y prácticas cualitativas de investigación social

L as

en trevista s a b ie r ta s o perso n ales

El momento de ia producción discursiva
La entrevista personal, com o su nom bie indica, es la realización «cara a cara» de una «conversación» personal entre ci entrevistador y el entrevistado en la que se trata de general nn «proceso comunicativo» en el que el entrevistado exprese dc la i'orma más libre, distendida y espontánea posible el conjunto de sus vivencias y de sus puntos de vista personales sobre el tema investigado. C om o resalta A i .o n s o ( 1 9 9 4 : 2 2 6 ) . «la subjetividad directa dcl producto informativo generado por la entrevista es su princi­ pal característica y, a la vez, su principal limitación». Así, en nuestra experiencia de la investigación sobre la vivienda en Huelva, las entrevis­ tas personales estaban Menas de las vivencias más íntimas de ias personas entrevistadas (en más de una ocasión y de forma muy emotiva y dramática surgieron en el desairoilo dc las mismas dramas personales dc minusvalías, de paio, de enfermedades, etc.), y a partir dc esas vivencias se evidenciaba cómo a lo laigo de las entrevistas las personas enrievistadas se planteaban y abordaban el lem a y el «problema» de la vivienda.
«SoiníK\' cua!i'f>. d o s iii jos, un niñ o y u n a niña. Líi niña tiene un p ro h ien u i de m in u sv a ­ lía i’ ese es uno de ios pro]>lenias de p o r q u é n o en co n tra m o s vivienda. Yo iic estado viviendo en un p iso que tenía una escalera dc acceso a! a sc e n so r y m e he Tenido que iiUHlur a cu en ta dc la escalera. H e en co n tra d o uno pero, chu'o, ei proi?icma es sie m ­ p re e l m ism o, cin cuenta y cinco m i! o sesen ta y cinco í u H p e s e ta s a l mes, ese es el p rohicnia n u estro en sí...» (Entrevista personal. M ujer de 30-35 años eon una hija niimis válida). «— ¿ C óm o ve un p o co la situación de la viviettda a q u í? -Fatal. -¿Por...? -E n el senlido econ òm ico , en todo sentido, una persona no te p uedes m eter en un p i­ so, y o estoy de alquiler -¿Tú está s de a lq u iler? -E sta b a antes -Estabais. - N o s liemos ido ahí a casa de mi sue^zra para poder ju n ta r un poco, si no no som os capaces dc m elem o s, por lo m eno s para una entrada que está por las nubes, com o

v e n d r í a a scrr hi optíraL'ióJi d c l m e n s a j e s d b i e el d e s t i n a t a r i o (le p e r s u a d e , le I n l i m i d a , le m n v i l i / a . le p;ir al i / a , , . ) la f u n c i ó n m e t í i l i n g ü í s t i c a s e r í a a q u e l l a b as ad í i e n la o p e r a c i ó n d e v e r i f i c a r el c ó d i g o , e s t o es, L'ouiprobai' si e n t i s o r y d e s t i n a t a r i o c o m p a r t e n ci m i s m o c ó d i g o (y q u e p c r mi ti r ií i v e r c ó m o se e x p r e s a et c ó d i g o e n lo.s d i s t i n t o s g r u p o s s o c i a l e s ) ; la f u n c i ó n f á t i e a c o n s i s t e e n la o p e r a c i ó n d e v e r i f i c a r si el m e ­ d i o o catiaf s e e n c u e n t r a cji c o n d i c i o n e s f a v o r a b l e s p a r a la c o m u n i c a c i ó n ; y, p o r ú l t i m o , fa f u n c i ó n p o é ­ t i c a e s la o p e r a c i ó n de! m e n s a j e s o b r e s í m i s m o , o r g a n i z a n d o s u s e l e m e n t o s d c a c u e r d o c o n p a t r o n e s e s i é t i e o s . E n t o d o i n t e r c a m b i o c o m u n i c a t i v o e s t á n p r e s e n t e s las s e is f u n c i o n e s s i n u i l t á n e a r n e n t e , a u n q u e , e n cadii c a s o , h a y d i s t i n t a s ¡ b r m a s d e j e r a r q u í a e n t r e e l l a s ( J a k o u s o n , i yH4; 3 5 3 - 3 5 9 ) ,

Capitulo 7 -f Los grupos triangulares como «espacios transicionales» para la producción.

159

no tengo para ia entratili dos millones o tios mil iones y pieo olvídate del pistii* (lin tre vi sta personal «Rceogitio»)**.

De la tnisnia l'orma que surgían estas vivencias ífilimas, estas graves situaciones per­ sonales, también siirgían en cl olro cxUcmo de la escala de las «actitudes», sujetos que acudían a la entrevista pensando que esta era un medio de conseguir el acceso a lina posible vivientla tleinandada y que, cn ctinsecueneia, trataba de generar un dis­ curso igualmente íntimo y personal para conmover al entrevistador y así poder obte­ ner «teóricamente» la vivienda demandada. Las entrevistas perstmales están llenas, pues, de referencias a situaci tiñes personales que se expresan desde el plano de la subjetividad más plena, que están producidas desde el «adentro» más íntimo y que producen relattís, narraciones en las que se po­ ne en juego una amplia dramatización personal, esto cs, n anaci unes en las que el entrevistado trata de construir retóricamente la imagen que de sí mismo quiere pro­ yectar a los ojos y oídt)s del entrevistador en torno al tema investigadt>. Es por ello por lo que en las entrevistas personales se pone cn juego ante todo lu denominada función expresiva o emotiva ( J a k o h s o n , 1 9 8 4 ). La función expresiva dominante en este tipo de práctica cualitativa que se significa, pt>r ejemplo, a lo largc> del conjunto de las entrevistas realizadas en la continua presencia del «yo» etimo primera perstina del singular, etimo sujeto de la entrevista.
«D epende [luicim del nivel ccoiióniico. Yo tengo una pensión. Yo soy pensionista, e o ­ mo es una pensión de unas novcnUi mil pesetas, y mi mujer trabaja... no tiene un tra­ bajo estable, ahora a lo m ejor trabaja en io agrícola, está... hace las pctinadas y después etibra el partí agrícola, y yo... entonces nosotros no podem os tener... Yt> para vivir al­ quilado tengo que vivir...» (H. pensi tini sia de ."ÍO-ÍS años).

Este «yti» de la entrevista que, etimo apunta Alonsti. es un yo «que poeti tiene que ver con el yo etimo realidad objetiva, individualista y lacionalizado. Es un yo nanativo, un yo que cuenta historias cn las que se incluye un bosquejo del yo etimo parte de la historia» (A lo n s « , 1994; 226). Yo naiTativo cargado de afectividad que. en cl casti de la investigación de Huelva, se evidencia en la maytiría de las entrevistas re­ alizadas en un doble pianti de cxpresitin: a) comti una especie de «sujeto aíligido», tie «yt) sufriente», podríamtis denominar, del problema de la vivienda más allá de p o­ sibles dimensiones sticiales y colectivas de esta problemática y h) como un «yo» liti­ ga re ñ ti que narra la vida y lu convivencia en el hogar, en los escasos metros de la vivienda en lu t|ue se vive y que, también, cuenta cómo se ha distribuido el espacio dentrti de ella para ptider mejorar sus usos. En una palabra, en las entre\ istas perstinales realizadas sobre el lema de la vivienda y más allá de las denuncias, de los comentaritis sobre las ptisibles dimensitines soPatii los lectoras que m> son de I luelvii li;iy recordiir qitc futí cl icriiiino de «recogidos» se quiere designar aquellas personas/familias que se ven obligadas a vivir on casa de algiín laniiliar o amigo ocrcano, «recogidos» por estos.

160

Estrategias v prácticas cualitativas de investigación social

c iales II olías dcl lema investigado, lo t|ue tendía a producirse, a exponerse y a resal­ larse era cl plano de la draniati/ación personal e intransferible de las experiencias y de las vivencias de las personas entrevistadas.

El momento del análisis e interpretación de ias entrevistas personales
Mié ni ras la persona entrevistada pone en jueg o en ia entrevista personal lo que ella considera que corresponde a su experiencia niás íntima e intransferible, el trabajo de análisis e interpretación dc las mismas desde el punto de visla soeitilógico y más allá tle la conmoción emotiva pniducida por estas situaciones consiste, sin embargo, en tratar dc rastrear en las mismas lo que hay de significativo y de representativo de una situación social dada en el citado relato personal. El m ismo O k t í resalla (1980: 179) cóm o en el análisis e inteipretacion de los discursos producidos en una situación de entrevista personal «lo que aspiramos a ver y poder estudiar en el discin so del entre­ vistado no son sus probleinas personales sino la form a social-cuItuial y de clase de la estructura dc su personalidad y los condicionamienttis ideológicos dc su proce­ so m otivad onal típico». Así, por ejemplo, en las en tie vis tas personales de Huelva aparecían de fo n n a redun­ dante y mayorilaria las situaciones de extrema humedad de ias viviendas. Ahora bien, la forma de presentar ei tema era muy descriptiva y, al m ismo tiempo, personaliza­ da, desprovista en la gran mayoría de los casos de cualquier atisbo de crítica y de po ­ sible valoración social por la posible falta de calidad en la conslrucción de las viviendas. A lgo pareeidi> ocurría eon el lema de los «recogidos» o de las «enferm e­ dades dc pulmón», que surgían en muchas de las entrevistas personales y que, t|ui/á s por evidentes y obvios para los propios onubenses, no solían surgir en las reuniones dc grupo. Sin embargo, y desde el punto dc vista dei análisis s«.)ciológieo, lodas estas situaeit>nes tienen que ver con una situación estiuctural de la ciudad de 1luelva: presencia de las marismas en los casos de las hum edades, del Polo Industrial en cl caso tle los problemas del pulmón, etc. Los «recogidos» entrevistados suministran, sin duda, el cjein[ilo más clarti de k) que significa una entrevista personal y del punto dc vista que dom ina cn su análisis des­ líe una perspectiva sociológica. En efecto, todtis los «reeogidtis» entrevistados des­ criben su situación de una form a muy personalizada. Sin em bargo, su situación es tan significativa en Huelva. expresa una situación social tan global que coleclivamenle los tinubenses han dado un nombre propio a dicha situación, k)s «recogitlos», más allá de las \'i vencías personales dc cada una de las personas afectadas y de cómti ca­ da una tle ellas ha derivado a dicha situación. En este contexto, el análisis de la expresión personal de las cuestiones sociales y cullUrales asociadas al lugar ocupado por cada entrevistado en el conjunto de la esti uctura stK'ial y del proceso histórico, permile, por ejemplo, desanx)llar el estudio de las estrategias sociales de «acceso a la vivienda» de una ftirma m ucho más clara y níti-

Capitulo 7

*■ Los grupos triangulares como «espacios transicionales» para la producción...

161

tía t;ue ci>n K>s tliscursos produuitlos por y cn las otras prácticas cualitativas utili/aLlas cn la investigación. Hn cfccto. el análisis de los discursos producidos en las e n ­ trevistas personales, pese a la cxtrenuitla personalización con l|lic eran cnunciatlos, ha permitido poner de maninestti cóm o ilichas situaciones «expresiva y vitalmente» manifestadas como personales se corresponden claramente con la situación y posi­ ción de los diferentes cntrevistatlos eti la estructura st)cial tle Huelva y cóm o resptmden. etimt) consecuencia de elk). al cunjunto de reeurst)s perstinales. cconómÍct>s y culUuales, tle los t|ue disponen en función tle su ptisicitin en dieha estruciura.

Los g ru p o s de discusión
El momento de la producción discursiva
Hn luia posición contraria a la tieserita en las entrevistas personales se encuentran k)s gruptis de discus itin, tante» tlesde el puntt) de vista de la producción de los discursos ct)int) destie cl punte» tic vista del análisis de k)s mismos. La protiucción discursiva del grupo, lejt>s tle expresarse y protlLicirsc desde la indiviilualidad y personalidatl de cada unt) de k)s asistentes al misino, se prt)duce y se expresa colectivamente ct>mo tal grupo desde el lugar st)cial del grupo de refcrenciíi/perlenencia del mismo, destle cl rol st)cial dominante (trabajadores intinsi ri ales, amas tle casa, estudiantes uni ve rsilarit>s, consumidtires, etc.) que se tiesarrolla por parte del conjunlti de los asisten­ tes en una estructura social y cultural dada en función de lo que en titro lugar he tienoniinado <fefecto pos¡cÍt'>n» ( C o n d e , 1993: 2 2 2 ). «Los ya clásicos grupos de tliscusión a k)S que ptitiríamos llamar grupos tle discusión st)CÍalizadt)s — apunta el ci­ tado Alfonst) O r t í — se encuentran tliseñados precisa e intencional mente con un tam año de .“ S-9 perstmas», tic forma que et)n tlicho núinert) tle asistentes se ctínsigue ctinstruir un marco protluclivo de k)s discursos tle modt) t|ue, cn su sentí, «el grupo predom ina .soh*re la perstinalidad. individualizándola, cn un sentido societarista, esU) es: retiuciéntkila a comportamicntt)s de rol regulados ptir la propia estructura ideoló­ gica grupal cn cuanlti reproducttira convencional tlel sistema idetik)gico de los macrogrupos de pertenencia/referencia» ( O ktí , 199.^: 197). Una cxpresit)n hahilual de este tipo tle tliscurst) protiucidt) tiesde cl rol social suele ser cl uso de ftírmulas lingüisticas, retóricas, que tratan de señalar precisamente que k)S asistentes al grupt) hablan «en ntinibre», «en representacitín» del colectivo, del secitir st>cial que cumple tlicho rol y t[ue ocupa una posición social similar a la de los asistentes individuales al gnipti. Se rciicrcn, pues, al colectivo ct)n el t]ue se idem ilican, com o grupt). los ci latios asi sientes cuando hablan en el grupo.
«— Hl p n ih lcm a es ese, nes... so iKigan viviendas que piictlan ser, reunir Uis eontlieio­

— A s e q u i b l e s , c la r o . — La.s e o n d i c i o n c s d e ptKler p a g a r la s . — D e p o d e r p a g a r l a s n o y d e la p r o p i a v iv i e n d a .

162

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

piira uti pohre c o m o nosotros. Portine y<i iiil* llamo pobre, yo no me Humo rica
LiiiiU|iie Iciigt) un su eldo fijo» (R eunión de grupt) st)cializadt). M ujeres de 35 a .50

míos de clases mctlias bajas).

O, t,‘n esta mistita linca dc roles y lugares tlestle k>s que se prt)tluce el discurso gru­ pal. mientras los grupos tic clase nictlia alta rcalizatlus se rcct)iuKÍcron inicial mente como relativamente «ajenos» a la real idatl onubense, étimo más de fuera que tle tlcntro tic Huelva, los grupos tic trabajatkiics y de clases tncdias bajas en general, se rcconticían y sc itlcntiricaban con Huelva y su provincia. Este hccht>, pt)r olro lado, no es más t|ue una expresitín represcntacional y discursiva dc una situación stieial rea! tal coniti la ctintieen los ciiitladanos de Huelva. Esta l’orma «grupal» de prtitlueción discursiva, y, tle nuevti, a diferencia tlcl «yo na­ rrativo» tan jirescntc cn las entrevistas personale.s, induce a que en lo.s grupos de disciisitín socializados sea relativamente frecuente el ust) del «ntistUrtis» com o primera pcrstjna del plural, com o expresitín ctilcctiva y prcconsciente de esa forma de cons­ trucción grupal y representacitinal del discurst) en fLuición tiel rol desde el que se Iiabla y ctm el que sc idcntiilca ia reunión de grupt) que se trata. El cam bio tlcl «espacio» o «lugar» desde el que se producen los di.scursos en las en­ trevistas personales y cn los grupos dc discusión se evidencia en la iut)dií’icación pa­ ralela dc la función de ct)niunicacit)n dominante en las protluccit)nes discursivas lespectivas. En efecto, mientras tiuc en los discursos producidos en las situaciones dc entrevista pcrstinal predt)uiina la función «expresiva», en los discursos prtiducidt)s en las situaciíines de kis grupt>s de tliscusíón predtiinina la función nielalingüística (JaKUBSON. 1984). Es decir, la función que expresa ante tüdt:> el ctídigti social y linguí.s;ict> con el que se aborda cn los diferentes gaiptis sociales de reiereneia/perteneneia cl tema abordatlo en cada investigación. Así, por ejemplo, en el tem a de la vivienda, la ft>rma habitual ctm la que se abt)rda este tema cuantío se habla tle la citada cuestióji cn cuak|uier ctinversacitín que se puetia mantener al respectt) suele ser la pers­ pectiva dc su tlimensitín st)cial, de la denuncia, tle la crítica social por la falla dc viviendas, por su carestía, Dc este mtido y en ct)herencia con esla dt)minancia, ctm este códigti dc la denuncia stieial, la realización de los grupt:»s tle discusión en Huelva centraron una gran parte dc sus tliscursos en esta perspectiva, es decir, en la denun­ cia social por la falta de vivienda, en la dcniuicia dc los preíendidtis enchufes ctm los t|ue social mente se cree que se ctmceden las vivientlas en más de un caso, en las in­ justicias sociales que esle tipo de decisitines conlleva, etc,
«Va cainhiantlo, 1luelva va cam b iand o, lo que pasa que el tem a principal de I luelva es k) que no cam b ia: es la co ntam inacitm y cl plan tle viviendas» (R eunión de grupt) stv eiulizado. M ujeres tle 35 a 50 años de c la.ses medías bajas), ('Zonas verdes atiuí en H uelva lui tenem os» (Reunión üe g r u p o socializadt). M ujeres t!e 35 a 50 años de clases inedias bajas), itLas personas jtWcnes eslán fatal con las viviendas. Están fatal. Luego eso también, ahora ya pues no le tlan vivienilu a los nuevos m atrim onitis. ct)ino antes» (R eunión de grupo socializado. M ujeres tle 35 a 50 años tle clases m edias bajas).

Capítulo 7 *■ Los grupos triangulares como «espacios transicionales» para la producción...

163

Kn este contexto discursivo y a dirercncia tie los discursos de las entrevistas perso­ nales, si algún caso particular aparece citado en Itis mismos, lo cs más a título tie cjempIificación de la situación social general descrita y denunciada, tiue com o caso personal ct)ii signilicacion propia. De hecho, en más de algún grupt) de discusitín realizado resulttí muy difícil entrar en consideraciones más particulares sobre titros temas más específicos que había que abtirtlar en la Investigación, en relación cun las formas de vivir en las viviendas y otros temas similares, datia la íbcalización de los gruptis de discusitín en la denuncia social de carácter más glt)bal.

El momento del análisis e interpretación de los grupos de discusión
Mientras que cn las entrevistas personales se busca partir de lt)s discursos personales para tratar de ptiner tle manifiesto lo que expresan de estructural, tlesde la perspecti­ va tlel análisis e interpretación de los discursos prt)tlucidt)s ptir los gruptis de discu­ sión de lo que se trata com o mínimo cs tle: (i) poner de manifiesto el cómo, el caminf) concreto, a partir de t[ué asociaciones, etc., cada grupo va construyendo su discursti, va planteando los contlíctos y desacuerttos, va llegantlo a acuerdos, a posibles con­ sensos grupales, etc., y h} la estructura, cl ctidigo implícitt) en el/los pt)sibles discur­ sos producitltis y recogidt>s en el textti tle la transcripción del grupt>. En este sentidt), con la realizacit)n de kis grupos de discusitín a ki «que se aspira es a reproducir el discurso Ídet)k)gÍco cotidiano o discurst) básico stibre la realidad social de la clase social ti estrato representatk) pt)r los sujetos reunidos» (O rtí, 1986: 180). Con el aná­ lisis e interpretación de los mismos a U > que se aspira precisamenle es a expresar, a escenificar dicha prctensitín y, por tanto, se intenta poner tle manifiesto y resaltar el ctítiigo específico de cada grupo. O, dicho de otra forma, ct>n el análisis e intepretación de los tliscurstis prtiducidos por k>s grupos de discusión tratamt)s de reconstruir los discursos representativos de cada grupti social en función de sus ligaduras y po­ siciones sociales básicas. Por tanto, se trata tie hacer explícitos (aunque no solo) los discursos de m ayor significatividad y circulación sticial en todos y cada uno de los grupos sociales de referencia/pertenencia de los gruptis de discusión realizadtis. Por ejemplo, en el casti de la investigacitín stibre la vivienda de Huelva el análisis de Itis textos de los grupos de discusitín ha pcrmitidti enriquecer la consideración de las formas sociales y culturales de valorar el espacio urbano, así comti constatar la dis­ tinta posición a este respecto tfe tas clases medias altas volcadas hacia el exterior tle Huelva y el conjuntt> de clases medias y medias bajas muy enraizadas en la ciudatl y en su historia.

Los g ru p o s t r ia n g u la r e s
Una ptisicitín intermedia entre las entrevistas perst)nales y k)S grupos de discusitín st)cialÍzatlos la ocupan los grupos triangulares, Conit) apunta Ortí, los grupos trian-

164

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

res o •;<personal i z í k U i s » , en su propuesta tle denominación de los niisnios (Ol<rf, 1993: 198) '^ «constitiiycii un espacio social y simbólico üe mediación entre las e n ­ trevistas abiertas personales (más orientadas hacia la expresión/captación de ia estructiira prorimUa y singular tie cada arquetipo de personalidad) y la tradicional práclica de ios grupos ile discusión. Mediación que tomaría nna Ibrma triangular (y de aquí la denominación de grupos triangulares...), no solo porque su tamaño más re­ presentativo es el trío... sino, sobre todo, por la fuerte copresencia/gravitación de sus tres elementos básicos: a) las personalidades singulares de los tres componentes del grupo; h) los macrogrupos e ideologías sociales de referencia; c) la propia personalitlad del sociólogo/sujeto investigador com o representante de lo social general, pero ahora menos escondido/am parado bajo ia impersonal pantalla del grupo de discusión social izadt), bajo la que comt) es silbido llega a desaparecer ptir completo» (O rtí, 1993:198)^
j! L ila

El momento de la producción discursiva
Mientras que en Uis discursos protlueidos en la situación de la entrevista personal se tiende a utilizar el «yo» y cn el grupo de discusión se tiende estructuralniente a ha­ blar en nombre de un cierto «nost)tros» más ti menos presente, más o menos imaginarit) tal como liemos visto en los párrafos anteriores, en el grupo triangular tiende a aparecer la expresión, la tensión producida entre el «yo» y las referencias casi constantes — en términos estructurales— a un tercero no presente en el grupo, a un «t)trt)/otros» existentes fuera del grupo y habitualmente próximo/s (ya sea cn térm i­ nos estrictamente personales, un familiar, por ejempit:), ya sea en términos más pro­ yectivos y de identificación más general, «un trabajador», por ejemplo, cuando el que habla .se identifica com o trabajador) de los asistentes y del «yo» construido en el propio discurst>. Inclusión en el discurso grupal del «tercero excluido» (S hrrhs, 1992) que permite, com o veremos inmediatamente, generar una dinám ica muy
^ iVliis adelante csp iicaró irónio on funcitín ilc la rcflo.xtón ilcs;irrolIada cn estas págitias croo más con ve­ lí ionio seguir m anleniendo la tlontmi i nación de yrupos triangulares y no de grupos personalizados. '' t>nT( tiende a en lat i zar cl posible enfren tam ien to entie los asistentes al d ecir «la (educción liol ta m a ­ ño dcl gru po tic tlisciisi<>n a lan solo tres participantes (...) It) repersona liza vtilvientto a reconstituir nn |ilant> dram ático {con m a y o r sobrecarga afectiva e ideológica, al poner en cueslit'm la identidad perso­ nal); plant) que facilita la expresión de ctiníltctos perstinales, abrieiulo así de nuevo la vía para la deco nstnicción crítica de las t*orniacÍt)ncs itlet>]t)gicas dt)minantes». Por ello propuso en el ;irtículo citado la lie nom inación tic f^rtfpox Je tli.scusión ¡Jersonatizt-uias. líosde 19^3 nuestra e.xpeiiencia de invcsiigacit'iii se lia enriqueeitlo a este respecto y nt)s perm ite iiiiitizar estas alirinacion es iniciales (afirm aciones i|iio ctnnpartimt)s cn su m om ento) para desarrollar una línea tle rellexión qtio, comt> verem os m ás ade­ lante. resalla m ás la dim en sió n tío cot>pe ración intragnipti q u e la del pt>sibie en tren t a m iento en el m is ­ mo y ol posible cu cstionatniento tie las respectivas «itlcntidados personales» tle los asistentes (enrreiitaniiento siem pre posible, en cua lqu ie r cast)), Rn este desarrollt> de la cooperación parece jugar im im portante papel la introduce it)n en el discurso grupal de lo que hem o s demi mi nado «experiencia rct'eritfa».

Capítulo 7

Los grupos triangulares como «espacios transicionales^ para ia producción...

165

ubicrla y activa cn los grupos iriangiilurcs ya que la inclusión de tiicho «tercero», del «otro/oiros» abre el discurso, lo hace más inestable y dinámico. «Hn cuestión de eóino está la vivienda yo aquí en Huelva yo la veo í’ aial, ¿no?, inc re­ fiero a Huelva, aquí cn Huelva, Lo veo fatal porque bui;no. me parece excesivamente cómo están ías viviendas, ¿no?, ile precio, excesivamente caro, o sea, carísimo para lo que es por ejemplo un simple trabajailor» (Grupo triangular Mujeres dc clases medias bajas). Dc esta forma, frente a la relativa «estabilidad estructural» ( T h o m , 1 9 8 7 ) de las res­ pectivas posiciones, de los diferentes espacios «substratos» ( C o n d e , 1 9 ^ 4 ) cn los que tiende u generarse la producción discursiva en las entrevistas personales y en los gru­ pos dc discusión (ei «yo» narrativo y el «n^)sotros» representativo), el sujeto de !a enunciación discursiva en los grupos triangulares no tiende a ocupar un espacio o po­ sición estable, sino tiue es un sujeto que se mantiene cn im espacio inestable m arca­ do por la tensión continua entre: ti) un «yo narrativo» como inicial sujeto de la enunciación, com o sujeto «subjetivo» dc lo que se dice cn cl discurso y de su c.spacio simbólico asociado (espacio del «adentro», del «interior» del sujeto que habla y del grupo en el que habla) y b) un «los otros» como segundo sujeto dc la enuncia­ ción-acción y de su respectivo espacio simbólico asociado; espacio del «afuera», planteado com o objetivo y «exterior» ai propio sujeto que habla al grupo. Desde es­ te punto de vista, lo específico del sujeto de la producción discursiva de los grupos triangulares podríamo.s decir que es cl ser un sujeto móvil que tiende a desplazarse (segiin los diferentes marcos narrativos y tliscursivos c[ue se producen a lo largo de la dinám ica de grupo) en un espacio intermedio entre dos lugares diferenciados y ca­ racterizados respectivamente por cl polo definido por el «yo» narrativo y «subjetivo» que aparece com o sujeto del habla grupal y por el polo del «afuera» definido y ocu­ pado por «los otros». Eslos son dcllnitlos dc forma aparentemente aséptica, objetiva y exterior al sujeto que habla, com o sujeto/s de la acción y de la situación que se quiere evocar con la producción del discurso. Podríamos decir, pues, que los discursos producidos respectivamente en el caso de las entrevi.stas personales y de los grupos dc discusión tienden a conformarse com o dis­ cursos «representativos» de una proyección Ideal del «yo» narrativo y del «nosotros» colectivo. Com o tales discursos representativos tienden, también, a conformarse co­ m o discursos articulados y más estabilizados y, por tanto, presentan potencialmente una cierta deriva hacia la «clausura» como tales discursos^. Sin embargo, los discur­ sos producidos por los grupos triangulares se constituyen en un espacio abierto. Ines­ table y paradójico, entre et «yo» y el «los otros» (incluidos), y, por tanto, cn una situación de producción discursiva inás abierta y pre-representativa (CoNDi;, 1993). Es
' Dl' iitií lil iinponunciii dcl coiK'cpio de sntur:ición cn cl an;íli,sis c iiucrprcuiciún dc csic lipo dc discur­ sos. Hay 1)110 Jcstacar, cn c ii;ik |L iic r ca.so, (.|uc la tcndcncia al cicrrc y a la clausura no conduce r ic c c s a ruiiiicnic u UJi «cicrrc» — inipusiblt; por d c fin itió n — y que, por lunio, los discursos niaiitioncn siempre un cierto grado dc apertura.

166

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

tlecir. cl (.liscurst) producido mctiiantc las entrevistas personales tiene el mundo inte­ rior, el inundo subjetivo de catla entrevistado, el mundo del «adenlrt)» com o cl lugar, el espacio simbólico substrato desde el (,|ue se produce el citadlo tiiscurso. En esa me­ dida y desde ese lugar se tientle a construir un discurso que trata de «llenar», de satu­ rar ese espacio jiersonal (más allá de la imposibilidad dc ti icha tarca). El discurso producido por k)s grupos tie tliscusión, por su parte, tiende a realizarse desde un es­ pacio simbólict) marcatki por el «afuera», por el «nostitros» representativos del rol so­ cial destie el t)ue hablan los grupos y, también en esa medida, se tiende a prtitkieir un discurst) tjue igualmente trata tle «llenar» y saturar ese lugLir social. Por último, el tiiscursti producido por los gnipos triangulares se situaría en el espacio intermetlit) existente y tle 1 1nido «entre» una y otra posicitín. entre el «adentro» y el «afuera», en el espacit) de embrague, de tensitín/articulacióii piuadtíjica del «yt)» y kis «otros» (L|ue puctlen ser indirectamente «nosotros»). Este espacio, por su propia cons­ titución paradtíjica, no se puede saturar, no se puede Ilenm- ni siquiera tendencialmente. En este contexto y utilizando nuevamente las funciones del lenguaje de J a k o b s o n , ( 1984), es pertinente situar las diferencias entre los discursos producidos pt>r los grupt)s triangulares en relación con tas otras prácticas descritas. En efecto, si la función expresiva es la función tlominante en It>s discursos prt)ducidos por las entrevistas per­ sonales y la función m ctaüngüística lo es en el caso de los grupos de discusión, en el caso tle los gruptjs triangulares cabría hablar de las funciones fátiea y referencia! (in­ directa) com o las funciones explícitamente dominantes en su mt>do de construir los tliscursos. Estas funciones expresivamente dom inantes que irán asociadas, en lo im ­ plícito, al desarrollo de It) que ptidríamos denominar ptisible desbordam iento del cótligo — función m etalingüística— del tiiscurso social dt>ininante. En electo, la función fátiea sería dt)minante cn el área del espacio iransicional marca­ da pt)r el ptik) dc los «yt)s» narrativos que exigirían, dc una íbrma u t)tra, constatar si la ct)municación con el resto tle los «ytis» presentes en el gnipo funciona de forma Hui­ da y sin enfrentamientt)s, ni ciiestit:»namÍentos directos entre los distintos «yos» en pre­ sencia'*. Desde este puntt) de vista, la función fátiea sería la función más directamente relacit>nada con la «forma» triangular tiel grupt). O dichti de otra forma. la función fática podría ser entendida comt} la más particularmente característica del grupt) triangu­ lar en ia meditla t|ue sería prácticamente constitutiva tiel espacit) transicional en e! que se prt)ducen los discursos triangulares. Pt)r su parte, la funcitín referencial sería la fun­ ción tlominante (indirecta*') en el área tle los «titros» («exterit)res» pero «incluidt)s»), en el ámbitt) de las «experiencias referidas». En general, sería la funcitin tlominante en
Manit-TiL-r ¡ibicrlas las vías do coiminicat’inti ctitre tos «yos» asistentas a! grupo triaiiyular (t'iiiición t'álicaí es Litia J e ias latiores del m odcradur dc esle tipo dc ynipos (C O N D R . lyy.'i: 226). ■ * Kesallo lo indirecto dado ».jiie cn la loriiia dc consiruecitin discursiva m ás habitual do los gnipos iriany II lares ct» ! luelva, los grupos se reftcicn a los objetos, a las experiencias y a las situaciones quo i) ule re ti designar tío de l’orm a il irecta sitio a través de iiti relato i[Uo pone diclia situación en boca dcl «otro» yAt
lie los <<otros>i.

Capitulo 7

* Los grupos triangulares como «espacios transicionales» para la producción...

167

la LH-iciiiacióii expresiva tlcl tliscurso protktcitio p(ir cl grupo triangular c|ue se centra mas cu las dinicnsioties con cretas y relercncialcs d c l tenia l | l i c le ocupa, a Jilercucia, por ejemplo, de la orientación dominante eu cl discurso tic ¡os grupas tic disensión más centrados en la opinión y en cl pt>sible códigt) de la represculacitín. La luncitiii metalingüística, pt)f último, se expresaría en hi relación tiue mantiene el disciu'so triangular con el disciu-so social dt)minante en el grupo de pcrtcnencia/retcrencia respectivt) que conllevaría en su desarrollo un posible desbordan!iento/cuestionamieiito/tlistaneia con respecto a tlicho discurso y su código respectivo.

El momento del análisis e interpretación de los grupos triangulares
En el arlícult) citatlo anteriorEiiente señalaba cómo una de las características centra­ les de los grupos triangulares en relación con k)s grupos de discusitín era que «el gru­ po triangular desplaza el problema del discurso grupal y de su dimensión y/o carácter representativo o signiUcativo cn el terrcnt) social y simbtjlico, a ima dimensión y inomenlti anterior eoiiiti cs cl de la producekín en el propio proceso de interacción tle los sujetos. Se “inscribe” eu ini tiempo anterior al del discurso y su representación — el cual implica un cierto grado de circulacitín y de cristalizLición sticial— . para ha­ cerlo en el nit)mentó tle su génesis y de la producción discursiva y prc-representaeional, cn términos sociales amplios» ( C o n d e , 1993: 2 2 3 ). En este contexto, el m om ento de! análisis de los discursos producitit>s pt>r los grupos triangulares presenta una serie de particularidades relativamente diferenciales ct>n respecto al de los grupos tie tlisciisión. El análisis de los tex.tt>s producidos en los grupos tle discusión busca reconstruir lo que podemos llamar los «discursos tipo» o tliscurst)s «canónicos» que pueden existir en los grupos sociales de referencia/pei'tenencia del grupo realizado. El desarrollo de esta tarea significa aceptar implícita­ mente t[Lie existe una cierta tendencia a la estabiliilad discin'siva y que esta estabilización discursiva tiende, a su vez, a corresponderse ctm cada posición social. De esta forma, la tarea de análisis de los discursos grupales es, entre otras, la de tra­ tar de explicitar y de evidenciar los citados y posibles discurstjs «canónicos» t) «prottilípicos» ( A l o n s o , 1 9 9 4 ) tle cada grupo social, asi como las contnidiceit>nes y conflictos que surgen en esta tarea. Es decir, cl análisis de los grupos de discusión tle be tender a explicitar y estructurar «ei lugar al que tienden las diferentes actitudes y opiniones tle los miembros de los grupos de discusión y que apiu'ecen precisam en­ te eom o producto del prtipit) proceso de debate, enfrentaniicnto y tiposieión entre las diversas posturas personales que se llevan a cabo en las discusiones de grupo»
( A i .o n s o . 1 9 9 4 : 2 2 7 ) '" .
Aimt¡iie solo sea de pasaiiii conviene situar cn este contexto cóm o e! conllictn entre el tiecir y e! desear, entre el lenguaje y el deseo, cnnstiniye iiiii) de las lineas esenciales tle lia hajo analítico e interpretativo de k )S disciirst>s de kts gnipos de disensión. De ahí la gran iniportaiiLÍa de la liiignísiica, de la sem iótica y tle! psicoanálisis en el análisis de his discursos.

168

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

Hn cl c a s o d e tos d i s c u r s o s p r o tl u c íd o s p o r los g r u p o s trin n iíu ta re s , ta s itu a c i ó n se m o ­ d ific a , y a q u e n o sc p la n t e a la c o n s t r u c c i ó n d e u n d i s c u r s o tip o , d e u n d i s c u r s o r e p r e ­ s e n ta t iv o (y, p o r ta n to , c o n t c n d c n c i a a la e s ta b i li z a c ió n c o m o tal d i s c u r s o ) d c la p o s i c i ó n s o c ia l d e l g r u p o r e a l iz a d o . L o q u e se tr a ta e s d e a n a l i z a r (y, e n s u c a s o , in ­ te r v e n i r c n ) ei p r o c e s o d e c o n s t r u c c i ó n d is c u r s iv a c n la i n t e r a c c i ó n c o n c r e t a d e los a s is te n te s , en el á m b i t o del « e s p a c i o t r a n s i c io n a l » c i ta d o y e n el m a r c o del a b o r d a j e concrett> dcl t e m a d e ía in v e s lig a c ió n . P o r ta n to , y d e s d e e s te p u n t o d e v is ta , n o p a r e ­ c e p o s ib le r e a l iz a r e n los g r u p o s tr i a n g u l a r e s lo q u e p o d r í a m o s d e n o m i n a r u n a « d e c n d i f i c a c i ó n e s t a b i l i z a d a » tlcl d i s c u r s o p r o d u c itlo e n clltis. A te n tir d e n u e s tr a e x p e r i e n c i a , y a s a lv o d e p tiste ritire s m t ) d if ic a c io n e s t) e n r i q u e c i m i e n t o s d e ia m i s m a , cl a n á lis is tle Itis d i s c u r s o s d e Itis g r u p o s tr ia n g u la r e s d e n t r o d el c a r á c t e r a d h o c d e c a ­ tla Lina d e las i n v e s t ig a c i o n e s c o n c r e t a s r e a l i z a d a s d e q u e se tr a te d e b e s e r a n t e to d o u n a ta r e a r e l a t i v a m e n t e a b i e r ta y p r a g m á t i c a q u e d e b e b u s c a r el m a n t e n e r la r i q u e z a y ki a m b i v a i e n e i a d e e s te e s p a c i o d e p r o d u c c i ó n d i s c u r s iv a o r i e n t á n d o l a , al m i s m o t i e m ­ p o y p a r c i a l m e n t e , e n fu n c ió n tic lo s tib jc tiv o s e s p e c í f i c o s d e c a d a in v e s tig a c ió n . A h tir a b ie n , e n e s te c o n t e x t t i a b i e r to , las lín e a s d e a n á l is is q u e h e m o s r e a l i z a d o tie n tlen a c o r r e s p o n d e r s e c t m la s d o s s it u a c i t m e s p o l a r e s d e l « e s p a c i o t r a n s i c i o n a l » m a rc a d t) p o r el « y o » y ttjs «otrt)S» q u e v e n i m o s d e s c r i b i e n d o e n e s te te x to " , H a s ta c i e r to p u n i ó p tK iríam tis d e c i r q u e d e la m i s m a ft)rm a q u e el s u j e t o d e la p r o d L ie c ió n tic kis d i s c u r s ti s e n lo s griip t)s t r i a n g u l a r e s se d e s p l a z a a It) la rg o d e u n a e s ­ p e c i e tle g r a d i e n t e d ise t^ n tin u ti, a lo la r g o d e u n « e s p a c i o t r a n s i c i o n a l » u b tc a d t) e n t r e tío s á r e a s o p o s i c i o n e s m á s p o k u 'e s , e n t r e el « y o » d e l e n u n c i a d o y « lo s o t r o s » d e i a e x p e r i e n c i a r e f e r i d a , lo s d i s c u r s o s p r t i d u c id o s e n e s te e s p a c i o t i e n d e n a c o n s t r u i r s e p a r a l e l a m e n t e , a s u v e z , e n e! e s p a c i o i n e s t a b le y tr a n s ic it) n a l d e f i n i d o e n t r e las s i ­ g u i e n t e s d o s f o r m a s d i s c u r s i v a s m á s p o la r e s : — El é t im o h a c e r SLiyti, in c tirp tira r, h a c e r c a r n e « d i s c u r s i v a m e n t e » a ig ti q u e v ie n e d e l'uera, tiel m u n t l o exterit>r al s u j e t o q u e h a b l a ( m o v i m i e n t o d is c u r s iv t í d e d e s p l a ­ za n ! ien tti d e s d e « lo s titr o s » — a c c ió n , m u n t lo exterit'ír— h a c i a el « y o » — a d e n t r o , m u n t lo in teritir, ctmciencia d i s c u r s i v o - r e f l e x i v a — ; e s p a c iti d e la id e n tid a d ) .

" WitMNK fíTT desarrolla una aproxim aciún diferente a las corrientes niaytjrilaria.s en el ps¡et>análisis eii lo Ljue se refiere a la propia turea analítica q u e creo que podría ser muy útil para ia reOexión stibre el tra­ bajo tle análisis en los grupos triangulares. Frente a la contraposición, a la tensión entre el dccir y cl tlesear citado anteriorm ente q ue lleva, por ejem plo, a dar gran importancia al análisis de los lapsus, de la.s a.socÍaciones, de los giros lingüísticos, etc,, W innicott desarrolla pritiri tari ám ente la tensión entre el ser y el haeer. A bordaje q u e le lleva, por ejem plo, a dar gran impt)riancia al análisi.s del juego, de las activi­ dades y tle los quehaceres, «Para controlar lo que está afuera, es preciso haeer cosas, no solo pensar o desear, y hacer cosas lleva su tiempo. Jugar es hacer» (WtNNlCtrrr, P n . ‘i:5 y ). Tensión entre el ser. la iílentidad, y el hacer que creo de m ucha utilidad en el análisis J e los grupos triangulares y, en general, en una perspectiva sociológica cualitativa tle aproxim ación a la realidad social y de una m ayor intcrvcnciiin eu ella y no solo J e su análisis e inierpretaci<ni. Esta perspectiva es aún m ás im portante, si cabe, en la iiciuatidaJ, tlada la crisis tle ideutiduJes sociales y dc otros fenómenos asociados a ta actual transforniaciiín del «moilelo social» vigente hasta fechas m uy recientes.

Capítulo 7

Los grupos triangulares como «espacios transicionales» para la producción...

169

-—■ El cóm o proyectar hacia fuera lo que eslá dentro. El cómo hacer, o cóm o ajustar con lo que ya está fuera y aparentemente construido o con lo que en ese m omento se está construyendo (movimiento discursivo de desplazamiento desde el «yo» hacia los «otros»; espacio de la acción). Un ejemplo de la primera situación nos lo suministra la propia invesligación sobre la vivienda en Huelva. En el análisis de los grupos triangulares ha enriquecido mucho todo el conocim iento tle las formas de convivencia personal de los onubenscs y todo lo relativo a las formas personales de apropiación del espacio. En efecto, en el caso de Huelva, los discursos se han situado de forma dominante en cl primer tipo de aná­ lisis dada la característica de! tema (la vivienda) de tan profunda significación per­ sonal. En este sen ti tío, nt) deja de ser Itíglco que los grupos triangúlales se hayan mostrado especialm ente productivos e informativos en tt)do lo concernicnle a la vi­ vencia del espacio y a la convivencia en el mismo, a la apropiación del espacit) inte­ rior de las viviendas, de las casas y del barrio. Un ejem plo de la segunda situación nos lo suministran tlistintas investigaciones lle­ vadas a cabo p o r m í mismo y por otros compañeros de CIM O P sobre distintos cam ­ p o s de investigueión en el ámbito de la promoción de la salud en los casos t l e l VIH/Sida, del tabaco y del alcohol. En el caso de estas Investigaciones, los grupos triangulares han servido mucht) para ayudar a decodificar y a abrir el código social, la representación social dominante cn el grupo s t ^ c i a l de pertenencia/referencia de l o s asistentes al grupo. En este segundo ámbito, los discursos generados se han produci­ do en un entt)rno más prt')ximo al segimdo de los p o l t ) S citados, lo que ha posibilita­ do al propio grupo triangular el dectidificar la función metallngüística dominante en su grupti social de referencia/pertenencia. Esta decodifícaclón es, en parte, posible cn la m edida en que la introduccitín de la «experiencia referida» desbt>rda siejiipre la opinión, la argumentación más codlficatia de los discursos socialmente dominantes. Ahora bien, en este segundo entorno discursivo pt>sible en los grupos triangulares nuestra experiencia es que la clave de la tarca reside más en el propio proceso trian­ gular, en hasta qué punto el propio grupo va codificando y¡o dectidificando las fun­ ciones metalingüísticas dominantes, que en la tiu'ea posterior de análisis del grupo. Al menos desde nuestro pimto de vista y desde nuestra experiencia, lo importante en este segundo caso no es tanto lo que analiza posterltormente el investigador sino lo que es capaz tle lleviir a cabo coÉijuntamente ct)n lt>s asistentes en y a Iti largo de la dinám ica del grupo triangular. Por ejemplo, en cl caso de las investigaciones citadas anteriormente en el ámbito de la promocltín de la salud lo importante nti era tanto lo que el investigador analizaba con posterioridad al momento de la realización de la di­ námica, comt) sucede en ei caso de un grupt) de tiiscusión, sino lo que el grupt) trian­ gular era capaz de crear en el tlesarrt^llti de la propia tlinámica. La diferente importancia de la dinámica tlel grupo triangular en relación con su posible momcn[impresa tle Investigación social «Comunicacitíti, Ijnagen y Opinión Piiblitja».

17 0

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

to de análisis posterior nos ha conducido dircctamcnte a desarrollar cn un epígra­ fe posterior iinas breves reflexiones sobre el papel del m oderador en e.ste tipo de grupos.

A l g u n o s ejem plos co n c r e to s de los d is c u r s o s POR las d is t in t a s pr á c tic a s cu alita tivas

p r o d u c id o s

A la luz de este breve recorrido por lo que da de sí cada una de las prácticas cualita­ tivas ulilizadas en la investigación sobre la vivienda en Huelva, tiuereinus recoger de Lina forma muy breve algiuios de los textos producidos de modo que se pueda obser­ var y ejernpliftcar de un m odo algo más amplio el conjunto de especificidades y di­ ferencias, de «polarizaciones» discursivas que produce ei uso de una y otra práctica con relación a un nii.smo tema o contenitio del discurso

Los discursos sobre Huelva
En el caso de los discursos sobre Huelva, cada una de las prácticas ha resaltado una aproximación discursiva diferencial a la ciudad. 1. En el caso de las entrevistas personales, el recorrido por Huelva, la aproxim a­ ción a la ciudad ha sido realizada, sobre todo, desde Lma perspectiva muy biográfico-personal, desde la m em oria y los recuerdos asociados a la citidad y a su evolución, muy próximos, por tanto, a las «historias de vida» y, en este contex­ to, han sido unos discursos m aicados por un cierto tono «nostálgico».
< í— Yo con tres años me rui a C euta porque mi padre trabajaba cn la T érm ica antigua y lo trasladaj-on a C eu ta y me vine aquí cun nueve años y bueno, me acuerdo de antes con tres añitos de cosas de Fluelva com o por ejem plo cu an d o corría ei tren del monte. ------ ¿Pero con Tres a ñ ito s...y —-No, pero hay cosas que se me quedan, cuando corría el tren que iba a la punta dcl Sebo y nos b añábam os ahí en la punta del Sebo y era bonito y aquello se vino para abajt>; otra co sa que me acuerdo de Huelva antaño, lu calle del puerto, lo que era la c a ­ lle tic San Seba.stiíin, có m o la han destrozado, — ¿P or qué... ? — ^Hombre, porque era una calle que era clásica c o m o Trian a en Sevilla, c o m o es Cádiz antiguo y la calle Sebastián era lo m ism o y a m í me gustaba la calle Sebastián, lo típico de ir a Sebastián, de los palmitos, todo eso se ha perdido, a H uelva se la es­ tán cargando» (Entrevista personal con un trabajador de la hostelería 30-4Í) años). ” Con el fin de no ¡iiirodLicir otras variiintes diterente.s a la asociada a las propias características ilc ca­ da una de las prácticas puestas en juego, hemos tratado de recoger textos producidos por asistentes cu­ yas características sociodemográticas y cultura]es fueran lo más similares posible. De este modo, cictmos ijue puede resultar más expresiva la polarización de ta perspectiva discursiva puesta en juego por cada una de las prácticas cualitativas reseñadas.

Capitulo 7 * Los grupos triangulares como «espacios transicionalesu para la producción...

171

2.

Hn cl caso dc los grupos de discusión, la aproximación lia sido realizada desde una perspectiva inás general y global, de los problemas, las carencias y también del desarrollo positivo que ha podido experimentar la ciudad. Dc esta í'onna, si el su­ jeto dc las entrevistas pcrsojiales era un «yo» ligeramciile nostálgico, podríamos decir que cl sujeto dc los grupos dc discusión al rcspccto de su discurso sobre la ciudad ha sido el de un «nosotros ciudadano» ligeramente/duramente crítico, «Yo, para iní es el Ictna más inipnrlante. Hombre, indcpciidicntenieiilf de que las ba­ rriadas están poco dotadas, ¿no?, eh. poco no, iio están doladas, pocas plazas, pi>cas zonas verdes, no tenemos parques, y desjiues, yo creo que ia ambición popular es el asomarse al río, ¿no?» (Reunión de grupo profesiones liberales. Clases medias altas). Asimismo, los grupos dc discusión han resallado las dimensiones sociales y cul­ turales de las formas de organización de la ciudad y de las formas colectivas de la apropiación dcl espacio.

3.

En el caso de los grupos triangulares, como venimos apuntando, se produce una situación discursiva que se sitúa en la tensión que se desarrolla «entre» las dos situaciones anteriores. Es un discurso producido entre primeras personas (como en el caso de la entrevista personal) que incoiporan al mismo al «otro/otros» a modo de interlocutores directos del grupo. De este m odo parecería que los «otros», el resto de los ciudadanos de Huelva, se incorporan al di curso grupal sin llegar a confundirse con los «yos»; que hablan pero sin llegar a constituirse, tam ­ poco, en un «nosotros» representativo. En este contexto, la aproximación a Huelva por parte dc los grupos triangulares hace hincapié en las formas dc con­ vivencia cn la ciudad, cn las relaciones con los «otros» y en su evolución a lo largo dcl tiempo. «Yo a mí Huelva. Ia verdad, como yo la veo, ¿no?, lo que es Huelva para mí actual­ mente, yo la veo como una ciudad dormitorio, o sea donde ia genle sc levanta, traba­ ja, se va. se toma dos copas, y ai cifa siguicnlc olía vez sc van a trabajar, se levantan, y así, ¿PIO?, sucesivamente?? (Grupo triangular. Mujeres clases dc medias bajas). «Huelva. como has dicho, empezó a cambiar desde el comienzo de la democracia, se empezaron a hacer pisos mejores, se empezaron a hacer en las barriadas más colegios, a arreglar las barriadas en temas de carreteras, jardines, aigutias zonas recreativas y to­ do io demás, y entonces ,se ha notado un cambio que quizá no sea !< .>suficiente para ei número de habitantes que Huelva tiene ya en ia actualidad, pero yo creo que el chidadano de Huelva, ei nati\o de Huelva ha notado desde hace veinte años hacia ahora » i. (Grupo triangular. 'I'raliajadores con empleo estable).

El ejemplo de la «salita»
Los discursos producidos sobre la «salita», sobre este cuarto de tanta imporlancia simbólica en la cultura oiuibense, revelan dc nuevo la distinta perspectiva de cada una de las aproximaciones discursivas a este tema.

172

Estrategias y prácticas cualitativas de ínvestisación social

1.

Asi. cn laca en pecM\a deslaea

las L'iilrc\'islas pt.‘i sunalcs hi iiitroxiiníiL-itiii, cl punto etc \ ista tiue se ticslus titsciiisos a la hora etc abordac ct lema de ta «salila» es desde la pcrsde su usti pcrst>nal eu la medida eu que en las cntrc\ isias pcisonates cí «ilccir dcl haccr» {Alonscj. 19^4: 227).

«— N osoirus liacctiins hi vi tía cu cl cniiiedor, lt> cjiic es cl sahíii conicdoi; pon? no io iilili/.a nadie.
— P o r (¡uí' ?

— PorLinc la genie no lo ni i li/a, lo (.iejan ctMUO salón. Yo lo icngo y lo utili/.o pat a co* niüi', [lata vivii', ]iaia cliarkir, ]i;nLi Icef, píir eso ya le digo. Yo lo uso*> (Etilicvisla per­ sonal. Mitjcr acli\'Lt de iiiios. Calases medias).

Tamhicn se rcali/.a Liua aproximaciciu a este tema desde la trausmisióu generacional en cl seuo de la lami lia tle oiigcu.
«— Hacerníis la v ida cn la salila, po iq u e cn cl saltín (.Iccidinms que y o no co m p rab a imichlc.s de saU'in para las visitas; enionccs ettm prainos dos sof'ás muy lionilos, y yo los dejé cn cl saliin para qne vengan las visilas nada más; tío c o m p ra m o s m uchas s i­ llas, nos m elem o s en la salita — J' en d salón, ifiir Wiiri\ t’iifoiii'í's'i — Unos m uebles tle nukkilo, tpie los lie rcrtiniiado ya treinta mil vcccs, pot‘t[iie eso de la decoraciíín tue cncanLa, pintar y, Lin o s m n c h lcs tic nukkilo, t|iic stin cnati'o m ó ­ dulos arriba, enalro niótiiilos aliaj<i, la m esa y las eiialro sillas, m esa plegable, son tkis metros cuantío se pliega,

— } ptu' iftic (It't'tits t‘ s< >ór t‘¡ Sítlóin ¡Htni las visitas, pon/nc ac/tii nniv hahituaí'.’ — .Sí. la gciilc tic H u c h a lienc su salón, pero no lo ulili/a nada: c u a n d o \'tenen las v i­ sitas las pasa al salón, y \ i\cn en una salila. Yo tfije t|iie no, porL|ue. esa es la ctincaciiin que me ha d ad o nii niattre; mi m adre ta m p o co com praba k>s m uebles para las \ isitas ivtu i s) — Y eso, la genie está acíistntii biada a eso, y tu i niatire pues no. y mis li crina nos y yo hacem os In misino-- (lintrcvisla perso n aÌ. C atiiareio de 2ó-.'^3 años),

2.

Por su parte, en los grupos de di se its ititi se i-eali/a luia apioxim ación destle cl piuiln tle ^'isla más social general de cuál es cl eéulign e u lturai onuhcuse con respccui a la tlistribucitín iuterioi' del liog;u', tic eu;il cs el papel de la «salita» cn esta lorma tic \ i\ ir y tle discñai el espacio iiiierioi tle tas \ i\ ieudas cn I lu cí \ a.
«— Que nosotros u sem o s cl sahín es una e \ ce pe i ('ni. I:n genera) aquí el salón es un esp;tcio pues de prcsiancia ,.no‘.’. de lujo, que no se usa, — 1.o normal es la salila. — No, lo normal aquí es cl sakin, y la salila y la vida se hace cn la salila, pero lo t|Lic ella plantea cs conicdor, para com er, no para cslat',
— Ì' ta s a l i t a c ó m a v s tó , t o n e l s a ló n , c a n c l c o in c c /a r '.'

— L;i salila es nn siliit con cl sola.

Ccipittilo 7

*

Los grupos triangulares como «espacios transicionales» para ia producción...

173

— L a I elevi sitili, un st>rá.

—,;Coi! hi\ iiiihiiíii i(»ie.\' o c'oii la cocina '.'
— üs una liahiliiL'itili. I.a salita suele estar cerea tle la eoe i na. es pet|ucñila, se come, sc vive, ¡os niños estudian, es dniuic sc vive, y el salón mucha getiie no lo... — La eaniilla. aquí se u iiü/a mucho la cam illa con cl hrasero y la ropa tic cam illa. Cosa que cn otros sitios no se iisit...» {Reunitin de grupo. Mujeres de clases medias alias),

í^l^ último, cn los grupos tt iatigiil:ucs la aproxtrnacióii al lema de la «salila» sc i'caliza dcstlc cl pimío dc vista dc la «apropiaci(>ii», tic la *orgatiizacióii personal tlcl espacio dc la casa».
—Es muy pctjtienilo, óchenla y cinco tiene, ochenta y cinco. E s nuiy pequeñito. muy pctineñito. lU) puedo poner salita. portjue lengo irtrs nitia.s y un niño, tengo tres dormítorit)s, pues no puedo ptmer salila, la vida la lenoriios que liacer en cl saltili.
— /

y u s T c e ¡ ¡ i c n c s a i tra , o . . .

—-Sí. .Sí, port|uc lenemtis tres dorniilorios, y eiilt>nces dos ,se quedan de dormitorios y uno de salila» (Grupo iriangular. Mujeres tic clases mctlias hajas). •<Yt). por ejem plo, en mi casti tengo cuatro hijos, ahttía mismti me dan a mí un piso con cuatro tiorm i torios, i>iies i a idea mía es ite poner una salita, ¿entiende?, y dos cuartos de aseo, que it> ,s necesilo» (Cirupo triangular. Mujeres tle ciases mctlias ba­ jas).

La vivienda, la casa y el hogar
Una vez realizadas estas re llc \ Iones y co mcn latios esttis breve.s le x tos y ejemplos ilustrativos podemos volver a las cuestiones iniciales y preguntarntis: ¿qut: es K t t|ue pt) tari za cada una tle las prácticas citadas? ¿Qué es It> que se ha ex presad t> ctimti es­ pecífico de cada tina de las prácticas ttlitizadas en el ctintcxlo dc la invcstigackin re­ alizada stibre la vivienda en Ilueiva? Para resptinder a estas preguntas vamos a diferenciar entre tas nock>nes de hogar, casa y vivienda según lectigen y matizan tos ttislinlos ti Icelo liarlos dc la lengua castellana. C om o traíam os dc señalar a contiiuiacitin, potlríamtjs tiecir que, aunque todas las píitabras citadas describen una noción sim ilar y son Icrminos que se re­ lacionan estrecham ente entre sí, cada una de ellas aporta un matiz, significa un enIbque dirercncial en ta pcrspccliva con t|ue se aborda cl tema t [ L t e ntis ocupa, en el sentido tic que cada uno de los termi iu)s citados marca itn acento ti i fe re nel al en el seno dc un gradiente imaginario tjuc sc podría establecer desde un «adentro», d e s­ tie la nocltin más «íntima y subjetiva» tiel «hogar» a un «afuera», a la noción más «neutral y objetiva» tte la «vivienda» pasantlt) por la siluacltin intermetlla tle la «casa», Kn el’ eclo, veamos las acepciones dc estos Icrminos segtln et Diccionario Espítñol ile Sinóni/no.\ v Antónimos de Sainz t>L KíiRLHS ( 1979).

174

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

Adentr«

(Gradiente

Afuera Vivienda -Casa -Domicilio -Morada -llabiiaeión -Resitlencia -Habitáculo

l logar
- } io n io

Casa -Morada -Mansión -Hogar -Vivienda -Residencia -Domicilio -Estancia -Piso -Linaje -Raza -Sangre -Firma — Despacho Razón social

-Foriu -Fragua
-Fog(>n -C ’liinicnea

-Fucgt)
—H i)g u e ra

-Lar -Llar -í'oculo -Fogaril
— Brasero

-Cocina -Campana -Revellín — Alcabor -C asa -Domici lo -Murada

El contexto y conjunto de accpcioncs de unos y otros términos permiten observar cónu) la noción lie hogar cs la que conlleva una dimensión de apropiación del espacio tle la vivienda más personal y lamiliar. La noción de casa ocupa una situación más intermedia y la noción de la vivienda, cn fm, ocupa la posición más <.>bjetivante de las tres. La posición más objetivante de la noción de la vivienda se transforma sobre todo en su dimensión más social. De esta forma y a la luz del ctinjunto de textos recogidos en la investigación y üc las reflexiones realizadas al respecto podríamos tratar de sintetizar las aproxim aciones respectivas de cada una de las prácticas cualiEativas analizadas diciendo que la «polarización» producida por cada una de ellas consiste en lo sigiilente: -— Las entrevistas personales prtiduccn y desarrollan un discurso de aproximación al tema de la vivienda, desde cl punto de vista que tiende a percibir y valorar la misma com o el hogar en el que vive cl entrevistado y su familia; hogar tjue ex­ presa la apropiación y la aproxim ación más íntima y familiar dcl tema de la vi­ vienda. — Los grupos triangulares prodiicen y desarrollan un discurso tle aproxim ación at tema de la vivienda desde la perspectiva que tiende a percibir y valorar la misma com o la citsu en la que vive el entrevistado y su ramilla. Dicha noción de casa que pt)r definición es un espacio personalizado pero al m ismo tiempo sticiallzado por anttinomasia lal com o evidencia la expresión «el que se casa, casa t|UÍere» lan repelida en las entrevistas realizadas en Huelva.

C jpiU ilo / ♦ Los ¡grupos trianj^uUres como «espacios transicionales» para l.i producción...

I7 S

— l,os giiipos tic tliscusión pi'nduccM y dcsarinlhin mi tlisciirst) dc ;iprt>ximaci(Hi :il tema dc la vtvtciitki ticsdc la pcrspccliva t|uc licndc a pcivihii' y valorar la misma ci>mo ta viviouta cn Li t|iic vive cl ciiticvistatU) y su Iamilia y pri nci pálmenle abtirdan ta \ i \ icnda coitki cncstión stieial. Dc tbi'ma cohcrcntc ct>n csla potari/ación tlcscrita podríamos, a sii ve/., tratar tic caraclcrizar las tli Icrciilcs práclicas cual ilativas rciili/íitlas y anal i/atlas brevemente cn csic tcxU) tlcl mothi sigLiictitc: — í,as entrevistas personales .serían cl «espacio personal tie la protluceitin discursiva». — Los grupos tle tliscusión serían cl «espacio represcntacional y social de la pro­ ducción tlisciir.siva». — Los grupos li iangnlaics serían el «espacio transicional tle la prtxluccitin tlisciirsivao i:>esde este punto ile vista paieeería más pertinente mantener la denominación tic grupt)s iriuiigulares que la tle grupos personalizadt>s propuesta inicialmente ptir (J ktí ( 1993) en ki medida en que mientras la primera tleiumiinacitin deja abierto el espa­ cí t> transicional. el espacio vivti y ambivalente, paratlojico del Juegti entre «yo»/it)s «oíros» ineluycntlo el «lercei'o», ctimo rcctimeiitlaba WiNNictJl'l { 1975), la dent>niinación tle grupos personal i/atltis escora tendencial menic el espacit) de la prtiduccitin tliscursi\ a tle los citatios grupos triangulares hacia uno de los poh>s tic la tensión. Hn este senlitlti, el calificalivo de «pci st>iializatk)s» lientic a rompei' la dinamícitlatl de la paratltija. propia tiel «espacie* transicional» winiiict)ttiano, para Icntlcr a estabilizar y lijar los lugares tic la producción tle los discursi>s en el polo tle lo «¡icrsonal» y. ptir tanlo, es una dcnominacit)n t|ue licndc a resaltar y a intensiñear las lensiones y lt>s euestionam ieutos enlrc las pcrstma.s asísletiles al grupc» y a situar, ptir elk), la dcctitlificación en Itis ciladtis cucsliunamieiUtis personales cn lugar tle la dectidilieacit'ii más st>cial que se real i/a mediaine la inclusión en el grupo dc los «turtis», dcl t<aruera», tlcl «tercero excluido» pero, en este caso, incluitlo.

E l papel d e l m o d e ra d o r en lo s g ru p o s t r ia n g u la r e s
Hn cl artículo citado anleritirmentc (CoNnti. 1993: 226) situábamos ct'imo el papel tlcl motleratior en los giuptis triangulares tle be ser doble. Por una parte, debe inlerpclai' ai grupo y. ptii- otra, debe tlefentlcr las reglas de juego del debate. Hn cierto motlo, y expresadt) cn k>s termintis tle Winnicott t|ue cstaiutis utilizando, cabría tiecir que es­ la [irimera tlcllnicitin tlcl papel tlcl nuiticrador cn los grupos triangulares era ya una tlerinieitin «transicional» cn la mctlida que cutillcva una tlellnicitín tic la l'unción tlcl mtideradtir tiue tibliga a ésie a estar, al mismo tiempo, «dentro» (interpelar) y «l'ue­ ra» (tierentler las reglas de juego) tlcl giupo. Lhi bi'eve texto tlcl mismo Winnicott tjue nos está ayutlandti tanto a enm arcar más teóricamente nuestra experiencia con los gruptis triangulares, nos puetle suministrar una nueva sugerencia para tratar tle tlcsarrollar tie ima forma más rcllexiva nuestra

176

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

actual experiencia acerca dcl papel tlel moderador en este tipo tie gruptjs y para se­ ñalar, en este contcxtti, lo que creo que es una de las diferencias más notorias entre los grupos de discusión y los grupos triangulares. «Me üiciUti tnuy afectado cuando pienso en los profundos cambios tjUC he impedido o dificultado en los pacientes de ciertas categorías nosográficas. Si sabemos esperar, el paciente llega por sí mismo a comprender de forma creadora y experimenta con ello un júbilo profundo. Por mi parte, ahora disfruto más de ese placer que cuantió anles realizaba una buena interpretación y me consideraba muy inleligentc. Creo tiue ahora sobre todo interpreto ctm el objetivo de hacer conocer al paciente los h'mites de mi comprensión. El principio es el siguiente: es ei paciente y solt) el el que conoce las res­ puestas (...) Esta manera de interpretar del analista, para ser eficaz, debe estar vincu­ lada a la capacidad del paciente de colocar al analista fuera del área de los fenómenos subjetivos. De lo que se trata, pues, es de la capacidad del paciente de utilizar al ana­ lista» {WiNNlctrrr, 1975: 120). Este texto de W lnnlcott nos suministra utia clara sugerencia para situar una de las di­ ferencias claves, desde rni punto de vista, entre los grupos triangulares y los grupos de discusitín. En efecto, mientras que en los grupos de discusión es el analista el que después de reallzatit^ el grupo Interpreta el resultado del mismo, en el caso de lus gru­ pos triangulares una de las mejores pruebas de que el grupo va bien es que sea éste el que tome concleticia de lo que se está tratando, que sea capaz el propio grupo de explicitar esta ctinciencia reflexiva del mismo. U na anécdt^a ocurrida en un grupo üe mujeres resulta muy reveladora de esta situación. En efecto, en un grupo triangular de «fumadoras» se estaba tratando de estudiar ctjino abordar una política de fom en­ to de los hábitos saludables, incluitio el no fumar. Para ello se trataba de que el gru­ po percibiese el valor, la significación, el sentido más o menos oculto que se podía traslucir en determinadas formas de enunciación de la publicidad a favor y en contra tlel tabaco y, en esa medida, generase una propuesta de tratamiento comunieaelonal para el tema del tabaco en relación con la promoción de lt)s citados hábitos saluda­ bles. Pues bien, al percibir la tlinátiiica y ser conscientes de ellt^, el grupo tomó con­ ciencia de Iti que se estaba haciendo, hasta el puntt) de que una de las asistentes, con el asentí mientt) del restt), explicitó t^ue lo que se estaba haciendo en el citadt) grupo era una especie de «pacto social st:ibre el significadt) de las palabras» o, dicho de t>tra tnanera, que It^ que se estaba haciendo en el grupo era precisamente decodificar cl código vigente con el que se suele abordar esta problem ática cn la comunicacitíti pu­ blicitaria (¡Fume!, ¡no fume!) para tratar de gestar uno nuevo simbólicamente más etlcaz. Para ptidcr desarrtillar esta idea con más detenimiento voy a tlistinguir dtis mtimenlos en la función del moderadtir/analista tle la Investigación en relación con los gru­ pos de discusión y los gruptís ttiangulares: a) la realización tie la dinám ica de grupo en sí y h) el m om ento del análisis posterior del texto producitlt') por el grupo. En el caso del grupt^ de discusión tlurante ia realización tle la tlinámica, el papel tlel moderador es relativamente limitadt), intlirecto ya que a It) largo de la citada tlinámi-

capitulo 1 *■ Los grupos triangulares como »espacios transicionales» para fa producción...

177

Ci\ giupitl cl modcradoi debe truUu tic estar c\pti'cit;inicntc pt)co presente en la tlináiiiica en la nieditia eii que uno tle Itis objetivos centrales de !a misma es la eoiislruccitín giupal tiel tliscuiso ct>n las míiiitnas interferencias posibles [X)r parte dcl iiiottcratlor. Sin cmbat'gt). en su seginitio momentt), en el momctito «postgnipal» tiel análisis el papel tiel analista es c la \e ya que el uso, la utili/acit')n básica dc la inves­ tigación viene mctüada po[' esta tarca tle aniílisis e interpretación. En cl caso tic los grupos triangulares, ptir el contrario, U i cucslitHi se ticsarrolla de im motlt) pi'ácticaineiite invcrst). En efeclt). tlnrante y a to largo tle la tlinámica grupal cl iiioderadtir tiene un papel fundamental ya t|iic ticbe tratar de facilitar, tiietliautc cí ( W'iNNlcorr, 1975) aticcuadti, t]ue sea el prcipiti gi iipo cl t|ue trate de «poner cn com ún» sus «experiencias referidas«, el i¡ne trate tic cxplicitar. sí es el casti y el objetivo tle la investigación, el código dominante, cl t|ue ttime conciencia del mismo y. en esa mctlida y desde la especrilea perspectiva grnpat (distinta de todos y cada unt> tle los asistentes a! grupo, incluido cl nuidcratlor). trate dc realizar una tlccotlificacitMi dcl ctkligo explícilatió y trate de desai rollar iint) nucvt> si se da ei caso ticstic cslc plinto tie vista, Iti importanle, k) sutisfactorit> nt) es tanto el análisis que (pt)slci iorineiite) realiza cl analista (cast) tle tos grupos de tÜscusitín), sino el análisis t|ue es capaz tie realizar cl propio grupo a k) largo de su dinámica (cast> de lt)s gru­ pos triangulares). Es tieeir, en cl east) de los grupos triangulares y siempre t|iie el objetivo dc la inves­ tigación lo demande, el nitideratior debe entrar y salir en la dinámica grupal para pt)tler jugar, entre t ) l r t ) S , el papel t i c lácilitadttr t l e la cxpiicllacitín y posible ttima tle conciencia por parte de los asistentes al grupo triangular tic! discurso ,st>cia!, del c o ­ tí igt> social dominante lespecto dcl tema que se investiga. A partir tie esta tt)ma tle conciencia dicho grupti tendrá la capacidad tic sortearlo, tic niudiflearlu, de irasuicarlt) si lo estima o cree necesarit) cn funcitín de las tareas que estt; aconietientki cl grupo. Esta «tiistincitín» biísica entre los gruptis de disensión y It)s grupos triangulares m ar­ ea una Importante diferencia en ei papel tiel moderador cn init) y c*trt) cast). En efec­ to. mientras que en los grupt>s tle tliscusión para potier llevar a cabo su larca tic motieraeión, el investigador nt> ticbe exponerse cn cl grupo, nt) tiene pt>r qué Inter* venir en él y no llene p o rq u é conocci en profundidad el tenia que est;Í invcsligantlo, en el cast) tie los grupos triangulares, pt>r cl contrario, el investigadoi debe conocer en pro fu ntl idatl cl tema tte la investigación ''' y debe exponerse e inteivcnii en el giupo sin t|ue. pt)i ello. se transforme en uno más tiel grupo. El motleratior no debe eri­ girse en icpresentantc de la tibjclivldatl y del conocimiento, k) que sc suele
tíii OMC enlom o, coiiviftit; ciimctit.ir qu e los j;mpt)s ttiiingulares tienen unii eictta eon los yru[H1S lie ereutivítlatl. P or etlo, en •’eneriil y hasta .ihora >.ieiii(iie que henitis leiili/iiLlo grupos iriangiilaies los hem os heeho tras la previa realización i!e los grupos tle di'M. iisii'm que portiiiien conocer el letna y el código con el t|(jc se abortUi,

178

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

desarrollar bajo ci manto tic la autoridad, ni tampoco tlebe ser uno más dcl grupo, scjicillanicnte el m oderador no debe ocultar su implicacitín y su presencia com o tal mt)derador.

A

p u n te s pa r a u n a r e fle x ió n t e ó r ic a so br e los g r u p o s

t r ia n g u l a r e s

F-n las páginas que siguen voy a intentar generalizar la experiencia descrita a partir de la investigación de Huelva a la luz de una reflexión más general sobre los grupos triangulares. Esta rellexión ha encontrado dos «muletas» fundamentales sobre las tiue apoyarse en dt)s impt)rtantes autores, cl pediatra-psictianalista inglés Donald W innicott y el lingüista ruso V. N. Voloshinov

El «espacio transicional» como espacio de producción de los discursos de los grupos triangulares
En las páginas anterit>res hemos resaltado et)mt> una de las características más ti es­ tacas de la investigación de Huelva en lo que se refiere a los grupos triangulares ha sido la tensión entre el «yo» y kis «otros». Sin embargo y a tenor del conjunto de nuestra experiencia en la realizacitín tie investigaciones con gruptis triangulares, ca­ bría pensar que esta siluacitMi evidenciada claramente en la investigación de Huelva, relleja una de las características específicas, singulares y diferenciales de los grupos triangulares en relación con las otras dos prácticas cualitativas puestas en juego en esta investigación. En efectti, com o señalamos en el artículo citado anteritirmente ( C o n d e , PJ93). el grupo triangular tendencialmente parece insertarse, ubicarse en el lugar de embrague, de tensión, de conflicto y/o de cu’ticulación entre lo personal y lo st>cial y de ahí su dinam icidad ya que este lugar es un espacio pt)tencial ambivalen­ te, paradt)jictT y de permanente tcnsitín entre ambos ptilos tal ct)ino tratamos tle es­ quem atizar a continuación.
Q uiero agradecer a Nelly Sclin;iith el haberm e dado a conocer, enire otras muchas, la obra de Winnicott que de tanta ayuda me ha sido para la redacción de este texto. Tam bién agradezco a mi hijo Rafael todo lo que me ha cnseñadi> tie los «espacios transicionales>» jugantio con sus «ositos y conejos de peiuche». W innicon ( 1896-1^71 ) es un pediatra y psicoanalista inglés que desarrolló lo esencial de su carrera a partir de y a lo largo do 41) arii>s en el Paddington C hildrens Hospital. Se tlice que a lo largo de la rni.srna trató cuii más de 60.1)(K) personas (niños, lactantes, padres...). Ks ctinocido, sobre todo, por sus trabajos sobre los denom ituidos «tibjetos transicionales», Volosliinov l'ue lui lingüista ru.so ite la es­ cuela do M. n a tjin — do hecho, u na corriontc m ayoriiaria do historiadores sostiene q ue la obra citada en el presente texto es del propio líatjin— que destacó por su orientación rucnem onto crílica con ias escuelas l'ornuilisias tioininanies eu su tietnpo resaltando, por el contrario, cl carácter social y ,semiótico dcl lenguaje.

Capitulo 7 * - Los grupos triangulares como «espacios transicionales» para la producción...

179

Siijeln de la pnicluccíún discursiva i-n los grupos triun;>iihircs tYo>»
Polo subjetivo
P t i l o ii t[ t : ri t >r

Sujelo que se desplaza eu este «entre»
-------------------- -^
----------------------------

Los «otros»
Polo ohjclivti
Polo exterior

^
--------------------- ►

Polo del «adciilru» Polo del «eiuinciLUÍo» Polo personal

-------- —----------------------------------- ► ~ ------- ----------------- --------------- —

Polo del «afuera» Pol o colectivo

— — ---------— ------------------------ Polo de la «acción»

fin este sentido, cabría dccir que el lugar tic la producción discursiva de los grupos triangulares, que cl espacit> simbólico tionde se produce cl citadt) tliscurso es un espacit> «intermediario», es ini espacio nietaíoriciimente similar ul «espacio transieional» d e t m i d t i ptir WiNNic a r r í 1975) en s u s cstutlitis sobre la e v t i l L i c l t > n de l o s niños El concepto de «espacio tiatisicional» es de cutirme pt^tcncia analítica y ptisibilidades de d e s a i T o l l o «creativti» en las ciencias sticiales. Aquí solo qucremtis haeer una breve mención Winnicott tiefme este espaeiti a partir Ue su teoría más conocida y utilizada sobre Itis de nomi natíos «objetos transicionales» (los «osittis de peluche» de los niños) y señala etimo el espacio transicitiital t) «zona intermedia» cs aí.|uel espa­ cio «potencial» que se silúa entre la «realitlad psítiuica interna» y el «mundo exte­ rior» tai como cs percibidti por dtis personas cn ctimi'in ( W i n m o t i t , 1975: 13). Viene a ser e l «espacio intcrtiictiio de la experiencia-'’ a l q u e contribuyen simultáneamente l a realidad interior y l a v i t l a exterior» ( W i n n i c o t t , 1975:9). Viene a ser e l espacio In­ ter mediti que Winnicott generaliza t l e s t l c los estudios sobre la problemática de la evo­ lución d e l bebé y d e l niño a los estudios sobre et jucgti y la creatividad, en general, para señalar ctinto se puede s i t u a r en tlicho espacio l a base del desarrtillo cultural, ar­ tisti cti, religitisti y, en geneial, de las distintas formas t l e creatividatl q u e puede des­ plegar el ser humano ( W iN N ic o r r , 1975: 55-74). Ahtira bien, ia noción de «espacio transicitinal» aplicado para definir el espacio, cl lu­ gar de producción de la específica mtidalidad discursiva de los gruptis triangulares exige, por nuestra parte, una cierta matización al desarrollo realizado ptir Winnictitt (y sobre lodo por sus seguidores) en el estuditi üe los bebes y de Itis niños. En efecto, dentiti del gran alcance teórico que Winnicott concede a esta noción — .sobre Itido en
I.Lis per.stitias interesadas en eslc ecmeepto piiiídeii leer la obra do W innieoit, _ v ivii!ií¿tiíí, etÜIaila cn castellano por Ciedisa en I y l;i eoinpilaeión de artículos sobre la uhra tle Winnieotl (ilulada «D nnaid W. WiNNirorr» editaila en castellano por l:dihiríal IVieb ile lÍLienos Aires en I47X. Resulta fiasla eteritj punto sorprenderne que estas in>eiones de Winnicott no hayan sido utili/adas. al tnetuís en nuestro cotiociinienio. por prácticamente ninguna de las coirientes de si)eit>logía cualitativa c x isien tes en niiestr{.> país. Winnicott u iili/a el término inglés tw /n 'U t'iu in t; en v e / de c'xp crit/n 'e, e s decir, til i li/a una forma vertial cn lugar de una forma siisianliva para acentuar la dimen.siñn de ilinainismo. de vivencia del pn>ceso de la experiencia má.s t[ue del planieaniienio estático y abstracto ile la misma.

18 0

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

M I teoría iiel «juego» in tan til y ele la ■ícreatividad» que se ahre a la consideración tie la cultura cn su sentido más amplio— la mayoría de sus estutlios se centran cn las fa­ ses iniciales de la vida tie los niños, en la fase dcl destete y en las innicdiutuiiiente pos­ teriores y. por tanto, en la ambivalencia tiel espacio transicional, W i N N i c a r r tiende iiu'is a rcHexionar sohrc la ambivalencia oricnlada hacia el polo dcl «adentro», dcl «inte­ rior» ( W i n n i c o t t , 1976: 1 l t-1 19) que sobre la ambivalencia orientada hacia el otro polo, hacia cl exterior. Sin em barco y desde nuestra experiencia, cn el caso de los gru­ llos triangulares ticurriríu justo io contrario, Hs decir, en el espacit) de transición entre el «yo» (interior) y ta «experiencia de los otros», el tipo dc discurso generado en un grupo [i‘Íangular tiende más hacia cl exterior, liacia el al'uera, hacia ta experiencia, tiacia lo objelivo que es ei lugiu- dontic el grupo tiende a situar sus cimienlos discursi­ vos, vía las «experiencias referidas» que más adelante desarrollarem os’'. Esta ligera niatizacitin no debe llevar a pensar, sin embargo, tiiie cn el grupo triangu­ lar sc producen siempre este tipo tle onentaciones. Por el contrario, y en coherencia con ia noción básica y constitutiva del «espacio transicional» en algunas investiga­ ciones centradas en otras problemáticas (el problema de la mujer y dcl feminismo, por ejeiriplo), los grupos triangulares lian generado discursos muy cómplices y orientados hacia el área «interior» y no haeia el «exterior». Este discurso «triangular» tiene una función muy clara de expresión de las identidades personales tle las asistentes al gru­ po y de sus ambivalencias a partir de la exposición üe ciertas experiencias. Lo t[ue ocurre es que, com o en la investigación social en general, se proponen temas de investigaeitín, com o el de la vivienda en Huelva, cargados de sociabilidad y exte­ rioritiad, El discurst) del grupt) triangular en el marco de estas investigacit>nes se t>rienta más hacia esta dirección que hacia el interior, pert) siempre en el ctintextc) bá­ sico dcl espacio transicional, espacio abierto por tlefinición a las dt>s direcciones dis­ cursivas t[ue, de hecho, se entremezclan y encabalgan a lo Uugo üel ctinjunto üe lt>.s discurstis prtíducidos por it>s grupos triangulares.

El lugar de la experiencia concreta en la producción discursiva de los grupos triangulares. La experiencia «referida»
a) El pape! de las «experiencias concretas» en los discursos de ¡os grupos triangulares

Esta forma específica que tienen los grupos triangidares de producir los tliscursos a [Kulir tle la tensión entre los «yos» interiores com o sujetos t}ue hablan y un «los otros» exterior al grupt) ct)uit) sujett)/s de ta accit)n o situación, parecería enct)ntrar
Oficntncinii tic I d s tüscursus iinKliicidus por los g r u p o s tri;ingulares más liacia t 'l extcrior/objclivu que liaciii cl inicrinr/subjctivo q u e c«Hiforiiia estos grupos ct)iiio inús Lipropiados para la ínterveneión socio­ lógica que para la íntervcncifín psicoli'igica, más allá tiel origen tlcl concepto dc «espacio transicional» iiiá.s ligado inicialmenie al psicoanálisis y a la jictiiairía.

Capitulo 7 * Los grupos triangulares como «espacios transicionales» para la producción..

181

cn las L'xporicncias concretas cjuc se vati relatando a k> kirgo tle la coiiversacióti itna tbrnia especírica de amidación. de articiilackín tie aiiibt)s tipos de «sujetos». En la ex­ pe ríe tic ki ctm creta iiaiTatla, hahituaí mente lien tle a aparecer tanto el «yt>» e|iic la na­ rra eonit) los «otros» que liguran en ki experiencia referida así com o los sujetos activtis de la misma y kis sujetos de la aeeitín t> siluaeit)n narrada-^. Esta narracitín se expresa coint> un fortna de identítlati dinámica en paralelo a la prtipia Ínestahlidad t) estatuto paradtíjict) t|iie caracteriza los espaeit>s transicionales en lt)s que se prt)duce tlicha rt>nna narrativa. Es decir, la propia incL')rporaeÍt')n al grupt) tle un elevado nú­ mero de experiencias narradas, en la medida cn que en unos casos el protagonista tic las mistiias es el mistiit) «yo» — la misma persona t|uc las enuncia— y en otros ca­ stas el prt)tagt)iiista de la experiencia es im «t^tro» distinto al «yo» tjue las cuenta, per­ mite una construccit)n ditiáinica y abierta tle la propia identidad de los que las narran. En el caso tle Huelva y combinándose ambos tipt»s de sujetos cn las experiencias que se contaban e introduci'an cn las dinámicas de grupo, los grupos triangulares tendían a producir sus discursos a partir de los casos «concretos» (lo <íct)ncret0 es lo ct)mpleto», gusta de decir C)RTÍ citando a M. Mauss), tle las «experictictas concretas» en las que k ) S sujetos prt)lagt)nislas solían ser perstmas de fuera dcl grupo, eran terceras personas, «titros», «exteriores» a lt)s asistentes, aitnque habitualniente próximtis a elk)s: un familiar, un conocido, etc. Esta ft)nna de intrt)ducir las experiencias ctm cretas a partir de un personaje prtíximo y tit) a partir de sí mismo parecería ser ini mecanisnit) especialmente tJlil a los fines de la dinám ica grupal triangular ya que ayuda a autentificar la «experiencia narrada» pt)r cada asistente y, pt)r tanto, a ctinfortnarla ct)n un «estatuto» de «hecho social tibjetivo» Pt)r otra parte y al mismo tiempo, deja la puerta abierta a la presen tac it)n tle otras «experiencias» contadas por otrtis asistentes que puedan ser distintas a la anteritir sin t|uc ello conlleve un cuesiionamientti de la «verdad» de la primera experien­ cia narrada ni un cucstioiiatnicnto de la «identidad personal» del primer niirrador
«— Por ejeniplt), nt)sotros cn la faniília, esto es unu cosa muy personal, ¿no? U na her­ m ana mía que se ha com prado im ptst>, huent), qtie el piso le ha salido cantidad de c a ­ ro, tionde mi cuñíi(.lo bueno, todo ei tiem po tiene pues tjiie trabajar, trabajar para potier reunir el d m e ro para poder pag;ir lu... It> que es el piso...

-- De lieclut, y en más de un easo. parecería que la experiencia, que la anecdota que se cuenta que les ha pasado a lo.s «otros« no es más que una l'onna «proyceliva» do contar lo que lo ha pasado a «uno» m is­ mo, al «yo» que relata. En oira.s ocasiones, en ando en el líriipo se lia yen erado uti suficiente gnido de coniplicidad, se relatan tiircclamonte y para cotupartir las propias cxpcrioncias personales. ’’ En realidad lo que se tiende a presentar com o «hecho» es un relato. Ahora tiien. es un relato que atlopta una lorm a de expresión, do preseutaciiin en público que tiende a dotarlo dcl estatuto de «hecho» o b ­ jetivo. Quizás, por etio. com o eoincntáham os antes, las e.\ponencias contadas cn los gruptis triangulares tiontlen a tenor conni pr^itagonista tic las mismas al propio s u i d o que las ciuntcia cuando en el grupo se ha generaílo la com plicidad y la solidaridad interna siiiiciente com o ¡lara saber qne no se va a ser ciicNtionado por ol resto de los asistentes.

182

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

— El créífito.

—Clart), el créditi) tk-i piso, y biitíni), y comn mi cnt'iadi) cn este eiiso pues hay 25.()()() personas t|iií en Muelva. vamos». (Grupo triangular. Mujeres de clases inedias bajas). Esta «experiencia» relatada posibilita, si no hay cuestionaniiciUo por parte de otra «experiencia» distinta, ptmer de nianiliesto cóm o en cada uno de estos casos con­ cretos, en cada una de estas experiencias narradas se manifiesta lo general, lo social, desde el punto de vista tle los participantes en el grupo, De este m odo — y en caso de que no se produzca cl CLiestit>namiento sino el usentiniiento de los otros asisten­ tes al grupo— , esta forma tliscursiva permite generar un clima cn el que resulta re­ lativamente fácil compartir, poner en común las citadas experiencias.
«— Y tú en e i tenui e.ste de fus p rom ociones, tú deciiis que n o te nietias, que tío...

—No me metía, no, sino que yo ya he estado dos o tres veces para pedirlo pero que eso es muy difícil i|ue te lo tlen. Yo tengo la esperanza perdida en eso, — Yo estoy harti> de echiu* solicitudes en todos lados. — Y yo...» (Grupo triangular. Empleo inestable).
b) La experiencia concreta como caso particular del «discurso referido»

Llegados a esta altura tiel textti y para una mejtir caracterización de este Lipti de dis­ curso «triangular», quizás nos resulte útil acudir, de nuevo, a una noción ya acuñada en el campti teórico y que creo que se sitúa en una relación directa con este tipo de construccitín discursiva. Desde nuestro puntti de vista esta forma de construcción tliscursiva de los grupos triangulares mantiene una estrecha relación con la nocítín de «discurso referidt)» anaiizadt> y desarrollado por el lingüista ruso Voíoshinov en .su obra El signo ideológico y l(i filosofía del leitguaje ( 1976). En efecto, define este lin­ güista el «discurso referido» com o aquel que «es visto ptir cl hablante com o un enun­ ciado que pertenece a algiin otro, cotno un enunciado tjue en su origen fue totalmente independiente, completo en su construcción y externo al contexto dado» (VoLOsmNov, 1976: 144). De m odo similar, subrayamos por nuestro lado cóm o la «experien­ cia referida» en los gruptis triangulares tiende a plantearse com o una experiencia ajena, de «fuera» del ctintextti grupal en el que se narra, al mismo tiempt> que sus protagtinistas suelen ser, también, unos «titros» ajenos y cxterit>res formalmente al hablante — salvo cn los casos citados de los grupos «cómplices»— Desde este pun­ tt) dc vista podríamos ctinsiderar que las experiencias narradas en los grupos trian­ gulares constituirían un caso concreto y más particular del modelo tnás general de «discursti referidti» analizadt> ptir Vtiltishintiv.
c) La dimensión «meta» del discurso referido y la dimensisón «infra» de la experiencia referida

En esta consideración tie Itis castis concrettis aptirtadtis en Itis gruptis triangulares comt) mtitlalidadcs particidares tle kis «discursos referidos» conviene señalar, sin

Cjpitulu

7

♦ Los grupos triangulares como «espacios transicionales» para la producción...

183

cnibargu, una dilcrciicia con cl nuirco lcérico prupucstu y desarroIkRlo por Volosliinov. Mientras (.jiio este autor siempre resalta, cn relación al «discurso referi­ do». t|Lic este es un «enunciado», nn «trozo» de discurso que se inirodLice cn cl se­ no tlcl tliscurso t|uc se está cnLniciant.lo — tic hecho, la base de sus ejemplos son estutlit)s y obras literarias— . En nuestro caso lo tiiie se introtkicc cs un «trozo ile ex­ periencia» narrada. [Jestie este punto tie vista, VoIosliint)v. hasaiuk) esta introducción de lui «enunciado» en «otro enunciatio». caracteriza los «di se tirsos referidos» eomo tma tic las jiiodalitlades básicas tle la creación tle U)s de nnm i natíos niveles «nieta» cn el lenguaje, es decii', tic la creacitm tie lo t¡iie ptnlriamos tienominar com o «bu­ cles» entre un «decir» y otro «decir-> (fenómeno de la intertextualitlad). Sin em bar­ go, en el caso tle los gruptis triangulares, y siempre a partir tle nuestra experiencia, en la m edida que lo t|ue se introduce lU) es tanto un enunciatlo ya eonstitiiidti sint> ima «experiencia» namitla et>mo tal «experiencia», ptidn'anuís caracterizar a las citatlas «experiencias referidas» ct)ino inotlalidades básicas tle la creación de lo tiue potlrfanuis llamar niveles «infra» en el tliscurst), es decir, de la creación tle It) t|ue podríamos denom inar «bucles» entre un «decir» y una «experiencia» que se aleja de los lenóm enos de la intertextualitlad para apuntar hacia una dirección prácticam en­ te inversa. Es por ello, y en este contexto, por It) t|ue cobra sentitio el matiz escrito anterit)rniente sobre la dimensión intlirccla de la función referencial Jakobsoniana en el sentido en tiuc el tliscurso se prt)tUice comti im «discurst) i’eferitlt)» stibre una «ex­ periencia referida». De eslc modo, la introducción de un nivel «infra» en relación más directa con cl «referente» tlel mensaje que ct>n cl «código» tlcl m ismo posibilita, com o ve renitis más adelante y com o ya apuntanu)s en el artículo anteriorm ente citado (C o N[jk, 1993: 224-225), la orientación tlcl discurst) hacia una ptisihle apei tura e inclust) ha­ cia una interpelación y pt)siblc desbt)rdamiento tlel códigf) más t|ue hacia un re ­ fuerzo ti el mismo, conu) ocurre, sin embargo, cotí el dcsarrollt) de los sucesivi")» niveles «nieta». Pt'>r tanto, la introdnccit)n de la «experiencia re fe r itía» como nivel «infra» en ei contextí) de la modal idatl ct)iicrela de la construcción tliscursiva tie k)s grupt:>s triangidares permite el tlesarrollo de uiit)s tliscursos «triangulares» que, tendencial y pt)tencialmente, apuntan al citadt) desbordamiento dcl código, de la funcit)n «metalingüística» (Jakobson) de lt)s discursos sociales tiominanles en los grupos sociales de refcrcncia/pertencncia de los grupos triangulares realizadt)s. Cn este sentidt>, pt)dríanios tiecir (expresado siempre en términos rclativt)s y tendeiiciales ya t|ue ttida reiacit)n con los «t)bjett>s». con el niinuk), con la «realidad» es una relación mediada por el lenguaje y, por tanlc». metliatia «represenlacionalmente») que las relaciones con el «t)bjclo», las «relaciones de objett)» que evidencian los tliscursos producidos por los grupos triangulares estarían en una rekicitin mentís codificatla con los m is­ mos t|ue en los tlisciusos prt)ducitIos pt)r k)s grupt)s tle tliscusitín caiiónict)s de cinct) a nueve perst)nas. bn csit)s las «relaciones de t)bjeto» niantcnidas y expresatlas por k)s discursos protkicitit)s tendrían más mediacit)nes rcpresentacit)nales y codificadas

184

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

Ljue L'ii los ” 111 pos iriangitiarcs Hasta c icrio punto cabría dccir tjiic los ilíscursos proti uckios poi- kis grupos l ri angulares en parte están dados y en parte están protlucidos por cí propio grupo o, com o diría Winnicott, son discursos «a inedias encon­ trados, a medias inventados». d) De ¡as «experiencias referidas» a ¡as «experiencias compartidas»

El discurso construido por el grupo triangular se va gestando, se va construyendo a partir del rclatt) casi pcrmancnlc dc casos concretos, casos concretos que se cuentan comti casos «reales», com o «hechos» (en coherencia con cl dominit) de la 1 ‘ unción «referencial») que, a su vez, se presentan como condensaciones, sobredcterminacioncs dc lo general y que posibilitan, por ello, ser compartidos y ampliados pt)r el con­ junto del grupo (función fátiea). De esta forma, en esta modalidad «triangular» dc construcción discursiva el propio caso personal dc cada uno ile los asistentes tiende a exponerse y a transformarse en im caso concreto compartido y no solo com o un mero caso personal com o se recoge cn el siguiente texto biográfico, próximo a ini tcxtí) autobiográfico de una historia dc vida ( M a r i n a s y S a n t a m a r i n a , 1993). En el marco del grupo triangular el texto sc transf(,)riTia en la expresión concreta dc una si­ tuación general dc los jóvenes con contratos eventuales con la que se sienten identi­ ficados todos los asistentes a este grupo triangular.
«— Yo entré con diecisiete añ os entré yo en Continente... — En Ut aran superficie. — entré, estuve, diecisiete, d iecioch o y diecinueve, estuve tres at'ios trabajando, por contrato ile tres meses...

—Reiiovalile.
— Prorrogable, Total que a los diecinueve me tuve tiue ir a la mili, y me fui a la mili. Antes dc irme hablé con mi jefe, a ver si yo tenía, tenía esperan za de cuando me li­ cenciara volver otra vez a entrar, me dijo que no había problem a, que en traba otra ve/... q u e era un buen trabajador, que trabaja, me licencié, entré en C ontinente otra vez con veinte años y ahora con veintitrés me hacían fijo o me echaban a la calle, son tres años los que está una persona cn la em p resa por contrato, cuando llegan los tres años te hacen fijo o te echan a la calle. - - P e r o eso yo creo que ha cam b iad o tam bién ya. — Bueno, yo te estoy hab lan d o de hace cuatro meses. Yo me llevo mis tres años, yo con loda tni ilusión dcl m undo, me quedaba, me (.juedaba, me quedaba, con un puesto mejor, porque y o he estado sietnpre (.le alm acenista, ahí cn los alm acenes, con un p u es­ to más arriba de rece pe ion i sta... y a la hora de la verdad me dieron tres patadas en el culo. ¿P ur i|u é? porque le interesa...
.Solo c o m o nota ü pie dc páginii. c o n v ie n e siluar que la tliferencia establee ida por Winnicott entre «rehición de ohieto» y «uso dc olijeto» seríii m uy pertinente para profundizar en esta diferencia une acaba­ m o s de subriiyar en los discursos de imos y otros tipos de g n ip o s en el sentido de que tiiientras los tliscursos proilticiilos por los grupos ile iliscusiim se inscribirían en el ámbito de las «relaciones d e o b je ­ to »*, los discursos d e los grupos triangulares tenilerfan a inscribirse cn los « u so s del objeto».

Clìpiliilo 7

*■

Los grupos triangulares como «espacios transicionales» para la producción...

185

— Pivlicri.-u y c u t e ttc c o n i r a lo .1 h a c iír pl.iiUifla.

— Les interesa coger otra ve/ ahora a otro iiiiio con diecisiete años, igiuil que entré yo, y le pagati cqtiis dinero. ,‘,no‘?» (Cìnipi) triaiigulaf. lìniplco inestable). Por Unito, en cl seno lÌc Itis Lhstinti>s ptxieeso.s de ciinstritcción de k)s discursos pues­ tos cn marcha por his dil'crciUcs prácticas c ual iuit ivas que cs laníos abordando, una de las características más imporUintes. específicas y singulares de los grupos triangula­ res es la de te iu ler a ct^nsiriiir el discurst) ii pai tir de un encLicntro tle las cxpcricticias concretas -«refét idas» por cada uno de los asislemes y de un intento de puesta en conu'tn de aquellas, Iiiiemo de puesta en común, entre las experiencias rcl'eritlas y las experiencias compartidas, que permite a los asistentes al grupo triangular indagar, tantear ciímo y hasta qué punto estas experiencias «referidas» puctleti ser significa­ tivas de la situación y posición del grupo de pcrleiienciiL/refcrcncia. Adem ás de lo dicho, el intento y tarea tle puesla en común de las c i latías experien­ cias sugeridas y compartiilas por eatla uno de los asistentes se puetle realizar pt>r otras tíos ra/oties íntimámente lelacionatlas con las caractcríslicas de la dinám ica que se desarrolla en los grupos triangulares. En primer lugar, dichas «experiencias referí tías» pueden ser coni parti tias en la medida cn que dichos cascis no st)n re lat adt')S desde el cstricio muntlo v<interior», subjelivti de cada uno de Itis asistentes, sino que son relatadas destle el punto tle vista ^<exterior», «objetivo», casi com o si fue­ sen un «hecho» social que se puetic compartir de forma «natural», b'n segundt) lu­ gar, por una raztin más técnica asociada al clitiia tliscursivti t|ue se suele generar en un griipt> triangular m ucho más abierlt) y a la escucha tanlti dcl «otro» asistente eti­ mo de It)s «títros» (excluidns-incíuitlo.s en el grupt)) que en un grupo de discusitín tlontle la escucha está más centrada cu cl seguimiento tie la dinámica «grupal» más general
e) Las «experíendas referidas» como práctica dinámicamente discursiva

La «experiencia referida» tle los grupos triangulares se evitlcncia, pues, com o un ca­ m ino discursivo que «desbortia» en su propia expresión y dinamicidad tanto los ca­ sos más «estereotipados» ( A l o n s o , 1Ó94: 227) y propios de las entrevistas perst)nales conit) lt)s casos más «prololfpicos» ( A l o n s o , 1094:227) y más cotliñcadt)s que se establecen en los discursos tle Itis grupos sticiales. En efecto, la «expe­
Al m ism o tÍL-mpu !ii introLlijet.'u'iii en el ^i iipo tri;ingiil;ir <)e l;i «expt,TÍt.'ncia referida» tiene, hasta (.'terlit pujilo, lina «limeiiin lerapciitiea» y liheradura de cara a la propia diiuimiea del jii tipo tiiaiiíiiikir ya (.¡Lie en lugar de provocarse en el der>arrt>ll() tle ilielia dinám iea nna tensii'»n interna lal tjiie llegue al etiesItonam iento de los pritpio.s asisientes, tlel propio «yo» de los mismos, posibilita mi desplazam ieiilo tle dicha tciisiiín hacia la rellexión em ¡tjiiecetiora sobre la hase de las experiencias de los «olrt>s» situados en el e \ l e r io r del grup o en luiíar ile cada -.otro» imerior al tnismo. Hasla cierto punto, cabe pensar t.|ue la introduccitin de una experiencia «cMci ioi » al grupo permite en esle el ilesarrollo tle una ciert:i/gran com plicidad intonia a la hora ilo iiesam>ílar la dinám ica tlel grupo y las tareas tjue se proponen en el mismt).

186

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

licncia rcf'critlii» iicir sus propias caracierísticas siempre deslxirda uno y dtro p l a i m «estereotipiulo» y «prototípico» tle la cnunciacitín ptir Id que tiene tle experiencia singular no reductible ni cncasillable en lo más proluntlo üe la misma. Asimismo, la incorptiracitin tle unu «experiencia referitla» en cl coiilcxto del tliscurgrupul establece un «salui» entre los planos del discurso t^ie se enuncia y de la «experiencia referida» t]ue ptisibiMla tendencialmente abrir cl discurso, introducir nuevos ejes de sentido y significación ad hor por parte ücl grupo triangular. Esta si­ tuación posibilita generar una tlinámica abierta y paraütijiea tiue tlesborüa la posible significación más «cerrada» — en términos relalivtis—- que sc le pueda atribuir a un üiscurso tanto dcsüe el exterior al grupo como desde el interior tic cada uno de kis asistentes. Dicho desarrollo pnratlójicti, ni exterior ni interior, confiere una gran dinamieitlad a ias reuniones tic griipti triangulares y posibilita una apertura progresiva del discurso de aquellas más allá de lo iiabilual y de lo permitido en los códigos. Esta apertura discursiva de los grupos triangulares fue una üe las características que ini­ cial mente más nos llamaron la ateneitín y que, a la lu/ dc la présenle reflexión, cube relacionar estrecham ente ctm la cuestitin üel «espacio transicitinal» y con la «expe­ riencia referiüa» ya que, étimo resalta Voltishinov hacicnüo referencia a los üiscursos refeiidos, la introduceitín de los mismos en un enunciadti genera una gran dinamicidad discursiva en la m edida que «los dos (planos) existen realmente, fun­ cionan, y sc conform an sólo en su intcrrelación. y no ptir sí mismos, separados el uno del olrt). El discursti referido y el ctintexto cn que se lo rellere stin itis términos de una inlcrrelacit'in dinám ica» ( V olcxsiiinov , 1976: 1 4 7 -1 4 8 ).

En este sentido, es clave nti olvidar la reflexión desarrollada por \VinnÍetitt a este res­ pecto cuaiidti rectirdaba la paradtija üe üos objettis luiidos y separaüos, a l a vez, por una cucrtla. «Esta es l a parad t i j a que aceptti y q u e no tratti üe restiiver» ( W i n n í c o t t ,
1 9 7 5 :1 4 9 ).

C o n c l u s io n e s
En las páginas prcceüentes se ha [irelenüiüo inscribir la práclica üel grupo triangu­ lar en el seno de las reflexiones y consideraciones tle las téenicas y prácticas de in­ vestigación social com o instrumentos que «polarizan» y tlescomptinen cada fenómeno stieial investigatlo. f:)c esta forma, cada una tle las prácticas de investiga­ ción que sc han abtirdado hace que se evidencien diferentes facetas y aspectos de un tleterminado objeto tie estutiiti. En este casti se ha pretcntlidti consitlerar el espacio pert i nenie para el uso de los gruptis triangulares inscritos en una posicitín intermetlia. en un espacio de mediaci(ín entre las entrevistas personales y los grupos de dis­ cusión canónicos. Com o ya señalábam os eu otro icxlti (Condi., 1993:222) el grupo triangular, por las características tie su prtipia siluacitín «m icni», no se erige en la represetituctón si ni-

Capitule] 7 * Los grupos tridngulares como «espacios transicionales» para ia producción...

187

hólictí dcl tugar dc pcrlcncncia social de tos asistentes, sino que se inscribe en un niuincnto dc lensióii entre la exiiresión de h\ pcrsonalización/iníUvidualización y la inscripriónAií/íiprítrián al tiiscurso posicionai-sdciai de reterencia. Diclia tensión permite una apertura y una expresión de dii'ereneias «personules/sociales» más ricas y al misnut tiempo más di líe i les de ticsarrtíllar en lus dinámicas más can tínicas en u>i'no u los rcnónienos sociules más relativamente estcreolipudtis. De esta ft>rma, la presencia tic tres personas otiliga. pt>r su prtipia dinámica, a abrir ei cam po tic !os discursos a las muti/acíones. a las tlií'erencias enire unos asistentes y otrtis. y. pt>r tanto, a tos posibles ctinHictos y tiiscnso.s entre los sujettjs, claves en una ptjsible estrategia de imcrvcnción y comunicación. I,a tllnániica triangular, por su propia estructura, no promueve la constitución del grupo, sino la transformación tie cada asistente en un sujetti activo, inducido a ex­ presar sus opinitines, su discurst). u allrmar sus diferencias frente a los otros asisten­ tes y, en este sentidt), a tratar dc protiucir y desptegar las posibilidades tie nuevas urgumentacit)ties, de protiucir nuevt)s tliscursos. Así el grupo triangular se ubica en un niomcntt) anlerit)r al prt)hlema det discurst) grupal y su represcntatividad en el te­ rreno social y sim bólico y se relaciona ct>ii ei mtMnento de la prt)duccitín discursiva en el propio prt)cesti de interacción tle lt)s sujettis. Así, frente a ta pertinencia dc titras técnicas para captar discursos más cotliílcados y cristalizadt)s, los grupos triangula­ res permiten revitalizar el cam po de lo social y adentrarse cn el ámbito tle lo posi­ ble en las situaciones más magniálicas y energéticas donde se están produciendo y eoeinandt) las nuevas posibilidades de discurst>s sociales ífhíeleni: 225).

B ib l io g r a f ía
Ai ONStJ, L, E. ( ty ‘J4): «SujclD y discurso: lil lugar de la t-Miircvistu atiieria en las práclicas tic la st)cit)h)gia cualitativa», cn D r l c a i i o . .1. M.. y Clt rnr-kRtz. J. {199?): MéUuitys y técn icas ciuiUíítliviis (le invcsti.íicu'ión ifu ciencids sociales, Madrid: Síntesis. C’ONDFf, F. (1993): «Los inctt)dt)s e.xtetisivos e intcnsivt)s en la investiyación social dc las drngodepen den ctas», en VV,A.\,: Im s (IroKtxU'pendcncids: p ersp ectiva s s<tcio{ó^ic(ts acíita¡es. M adrid: C'o leg io tltr Doc lores y Licciiciadíts cn Ciencias políticas y SoeÍt)logía. — ( 1996); {.a \'rx-retieiíi en I h f d v a : cuituru e identidades nriHtnas, Sevilla: Junta tic Antlalucía y l'Lindac¡<)ii El Monte. iRAÑEZ, J. ( 1979): M ás a i id de fa S o d o la tiia . El i^riipa de tliscusión. Teoría y crítica, M adrid: Siglo XXI. ’ .Iakok so n, R. (19K4): E n sa yo s de linfiütsíicei )ieneru¡, Barceli>na: Ariel. MAl<l^AS, J. M.. y S a n ta m a k in a , C. (ctls.) ( 1993): I.a historia oral. M étodos _ v e.xperiencias, Matlritl: Debate. O líli, A. ( 1986); «L a aporuira y cl cníot|iÉc ciuil ilativo t) cstrucliiral: ta en tre vista abierta y ta diseusitSn tic g ru p o » , eti í lAKt i.\ l't'kkANOo. M.: InÁÑlíz, J.. y /\ l v ir a . F, (co m ps): El
Dtr lit'Lho, ttt'stlií aliiunns liigart-'s .st; Iili ilt'nuiiiiiiado t*ste lipu (.lu * pr;it.-iit:¡i utuiio grupas crcativax.

188

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

until ¿sis (le hi retiU dad so cia l. M éto d o s y té cn ica s d e in vestig a ció n so cia l, M adrid: A lianza. — ( 1993): «Hl proce.so do investigación de la conducta com o proceso integral: C onipienicnlaricdad de las técnicas cuantitativas y de las prácticas cualitativas en cl análisis de las d ro ­ g o d e p e n d e n c ia s » , en V V .A A ., L as d ro g o d ep en d en c ia s: p ersp ectiva .\ so cio ló g ic a s uctuíiies, M adrid: C olegio de D octores y Licenciados en C iencias Políticas y Sociología, S a í n z D H R o b l l s , b. C. (1979): D iccitw a ria es¡mñ{/l de .sinthiintos y anííínñnos, Madrid: Aguilar. SlilíRts, M. (1992); Le tiers-in stru it, París: G allim ard. "rilOM. R. (19X7); E sta h ilid a d estrn cln ra l y nm rfo g én esis, Bm-celona: Gedisa. Voi-OsniNOV, V. N. (1970); El signo ideológico y la filo.sofía del lenguaje, Buenos Aires: Nueva Visión. WiNNiccyrr, D. W. (1975): Jen e t réalité. L 'esp a ce p o ten tiel, Paris; G allimard. (E.\Íste una re­ ciente traducción española titulada R cíd id a d y jiiegí}, cn Barcelona: G edisa, 1995). WiNNiC'tjrr, D. W.; G r k h n A,; M a n n o n i, O., y P ontai.is, J. B. (1978): D o n a ld W. W innicott. Buenos Aires: Trieb.

CAPÍTULO

3

Historias de vida: La crisis del mundo rural
Ju lia Vil reía Fermi iidez

I n t r o d u c c ió n
Es difícil ahdtxiai de fonnn dircLta y cii abslraLlo el análisis de una técnica de investigación social. De hecho, cuando se cotisulta ia bibliografía dedicada a tas historias de vida muchas veces nos cnconlramos con t|ue son tantos los obstáculos y los reparos ct>n k)s que algiuios autores intentan guiarnos por el buen cam ino del rigor metodológico, que más bien parece que quisieran abrum am os para, al Un, tlesaniniarnos a em prender la investigación. La polémica sobre !as historias de vida entre los expertos comienza por la terminok)gía, pues hay quienes pretieren hablar de relatos de vida. Los que privilegian los relatos sobre la historia lo hacen porque así se logra, a su juicio, un m ayor distancian!lento etitre las apreciaciones subjetivas y la realidad, pues la propia expresión relato de vida tieja claro que no se trata de aproximarse a la vida misnui de las personas, sino mas bien a una narración sobre ella, algo que a mi juicio no va d em asiad o lejos com o recurso ile distanciam iento. Por t)tra parte, algunos m étodologos acercan más esla técnica a la hisloria oral y biográllca, mienlras que otros la sitúan fonnando parte de las entrevistas en prt)fundidad dedicadas en este caso a obtener información acerca tie la vida misma tle lt>s sujetos. En todo caso estas diferencias no deben st>rprentlernt>s pues las historias de vida han sido utilizadas destle campos diversos — desde la st)CÍologia, !a tiisloria, la antrtipok)gía y la psicok)gía social, hasta la literatura— , y tlesde perspectivas tetiricas diversas, para el estudit> de cuestiones también muy variatlas. Si nt)s renuintamos a ¡a historia de esta técnica ctm viene recordar que por lo que se re 1 1ere al campt") sociológico íueron sobre tctdo algunos sociólogt)s de ta Escuela de Chicago t]uienes inauguraron el recursti a tlistinlos materiales biográllcos. El citiiipcsino p(flaco tle T hom as y Znaniecki es en este sentido im traliajo piotiert) st)tire la emigración y los problemas de adaptación tle los emigrantes europet>s en los

190

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

Estados Unidtis (Thom a s , 2004). l^cro no deja tanibicn dc ser original cl recurso dc E. Sutherland de aLleiitrarse cn el iiuintlo profesional tle los ladrones de guante blanct) iccLirricntlo at testimonio de Chick ConweII, un ladrón profesional que aceptó contar los secretos lIc la profesión a cam bio del dinero que le ofrecía la Universidad dc Chicagti ( S i i T i i o R L A N D , 1 9 S S ) . En estos casos los relatos son autobiografías, es dccir, relatos producidt>s por los informantes com o respuesta a la demantia de los propios investigadores, y siguen por lo general una guía previamente establecida por el investigador o el equipo de investigadores, y en muchos casos adoptan la forma de tiocmnentos escritíis. Sin embargo, tras la Segunda Gueira Mundial, a partir de Itis años cincuenta y sesenta, y quizás por influjo del Interacción i sino simbólico y de la etnometodología dom ina la relación cara a cara en la recogitia de materiales biográficos, y las historias de vitla pasan a integrarse en la esfera de las entrevistas en p ro f u n d id a d C o n v ie n e , no obstante, señalar que desale la socioiogía se intenta ir [iiás allá ücl positivismo dominante en estas corrientes para evitar la üeshislorización y el olviüo üe las dimensiones estnictiirailes. Se suele subrayar que el material biográfico es un material histórico com o cualquier otro, con frecuencia más com pleto y organizado de otra forma, un material que puede ser etc gran importancia para aproximarse a determinados objett)s üe estiiüio, Jean Claude Passeron se planteó la pregunta de qué es lo que puede haccr un sociólogo con este material, es decir, cóm o se puede, a partir de un corpus de relatos biográficos, com prender las relaciones que existen entre una biografía y su contexto histórico con el ñn de establecer así una inteligibilidad longitudinal que permita obtener ventajas respecto a la utilización de otro tipo dc técnicas. En definitiva nos aüvierte que las técnicas no son neutras, que el recurso a ellas depende üel problema que se pretende estudiar, y que no hay que caer en la fascinación que suelen ejercer los relatos biográficos que parecen decirlo todo üispensanüo üe un trabajo afinado de reconstrucción. Passeron observa tam bién que es necesario evitar que la indiviÜLialización de los sujetos se disuelva en el anonimato, al suborüinar la inteligibiliüad de una biografía a ias estructuras objetivas, al üeterminisino de las estructuras sociales. índica por tanto la necesidad de tener en cuenta las condiciones socio-históricas de producción de los relatos, tomar en consideración el peso que ejercen las estructuras sociales en las biografías, sin que ello suponga anular la especificidad de cada relato individual, ni subsumir por completo la subjetiviüaü üe los sujetos en el magma de lo colectivo, aunque el acento en uno u otro depende en buena medida de la finalidad tiel trabajo (PASsiíRnN, 1930). Pert) quizás haya sido Wright Mills t]iiien ntis prtiporcionó un consejo general relevante cuando ohservti cn /.£/ iiní¡,qifuici(>i! sociológica que la ciencia social trata de problemas de biografía, de historia, y tle sus intersecciones en el seno de las estructuras sociales ( M i l l s , 1986),
' Lili liucn L-jL-mp!») es el t;(iniruvertitk) estudio sobre las runiilia pobres m exicanas reali/ai.jo por el Liniri)pt)loj'0 iiorttídmcriL-LiLK) O sear Lewis con cl título de L<}S hijo.'! dc SíUtchez (Li;wis, 19íi¡í). Y en nuestro país tleslaea, en este sentido, A rumhd íihierta, la Iiistorin del Rotas, realizada cuidadosam ente por Oriol R( )M.\Nf (1 ySñ).

Capítulo 8 ♦ Historias de vida: La crisis del mundo rurat

191

Puso así tic relieve la clave según la cual k>s relatns bitigráfictis se inscriben en la historia, en un tiempo concreto, y en un sistema sticial determinado, sin que cstt» suponga t>lvidar cl valor tle inia vitla humana. Si se ahaiitlona csla pi-emisa no se pLietlc llegar a enientier el seiuidti tic los relalt)s. ni acceder a su signiUcadc». Según algunos autores los materiales biografíeos, cuando se refícren a un colectivo Stic ial. a lui grupo humant). facilitan la rcalí/ación tie nn análisis mali/adt) al situarse cutre lina atom ización indi vidual isla, y tnia m acrosociokigía t|ue generaliza tiemasiatlo. Pero conviene añadir que uno no puede limitarse al grupo, ya que este está ligatlt) a sistemas sociales más amplios t[ue le conlleren determinadas peculia­ ridades sociológicas. Más difícil resulta seguir la regla tic que hay que aprender a hacer pregimtas. y saber iiacerías bien en el mt>nienit) optiitunt) en función de la lt')gica tle desaiTollo tle las entrevistas en pro fu ntl idad. fc!sta norma, dieha así en el vacío, suele reducirse a ptistidar t|uc nt) hay t¡ue empezar haciendo preguntas directas, tiue las preguntas tieben formularse en un lenguaje cliirt), que ct)nviene ctimenzar pt>r erear un clima de tranqinlitiad para romper el hielt), así como avanzar lentamente sin atosigai’ a ios entrevistados. Pert) aprentler a hacer preguntas pertinentes st)ltT parece posible si se pía ti i Tica bien la invesligacítSn, si se conoce en biiena metlida qué prt)blenia se prc ten tle resolver, y si se produce por parte tlel investigatlor una escucha sensible, enrit|uecida por el conocimienlt) previti stibre el cam po tle estudio. Preguntar implica toda una experiencia en el arte de escuchar. Para escuchar cs preciso t|ue el investigadtir se extrañe ante lo que no es él mísmt), es preciso nt) tener prisa, tiejar hablar, tener aprecit) y eonsíderacit)!! al t)trt), al sujett) que cs objett) de la entrevista. Keali/ar una hiswria tle vida supone, pt)i' tantt). una vt)luntad de aproximarse a luí miuitlo individual y sticial que cu ciertos casos está distante del nuestrt), y para ello cs preciso estar dispuesto a no ser totalmente tm investigador ajenti al mtido de vida dcl sujeto ti de los sujett)s que informan, entender las categorías que conforman sus estikis tle pensar, así como sus nunltis de expresión, sus sentimienltis y sus vivencias. Por supuestt>, es imposible ser un buen entrevis­ tador si se parte de ta idea de t|ue núes lio mundo es el tínico posible y el mejor, pues iremos llenos de prejuicios al encuentro, desvalorizaremos lo que nos dicen, no prestaremos sidleienlc atención, y terminaremos no cscuchandt). En este sentídt), com o ya algunos han rect)noeÍdt>, cstt)s encuentros tienen bastante t|ue ver et)ii la t^bservacitín participante. Se ptidría resumir diciendt) que las técnicas cobran sentidti en cl interior de un plan tic investigación, por le» t|ue no cualquier técnica tle ¡iivestigación es apropiada para abt)idar ciertos objetos tie esiudit). Las entrevistas en prtifuiulitiad, y más si se realizan para acercarse a la vida tle los sujelt)s, presentan, ct)mo cualquier t)ira técnica, ya .sea predtiminanlementc cuantitativa o cualitativa, sus pt)sibilidades y sus limitaciones. En todo caso, la entrevista en prt)funtlidad sobre materiales biográlleos lia sitlt) puesta a [)rueba pt>r numerosos investigatlores en ciencias sociales para recabar inlormacitín sobre mundos sociales desconocidos a los tiue no es fácil acceder a través de las fuentes escritas, t) cuando las fuentes escritas st)ii muy

192

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

sesgadas. Con frecucncia los investigadores optan pur decantarse por las técnicas cuantitativas o por las cualitativas, pero en realidad las técnicas, en cuajUo vía de aproximación a una realidad social, pueden muy bien complementarse. Comt) ya he señalado es itnportante ir más allá de una creencia ingenua, de naturaleza positivista, t|ue piensa que basta con escuchar y transmitir el testÍmonit> de determinados sujetos para conocer cóm o l'uncit)na «la realidad social», pues estos testimonios, al igual t|uc los materiales recogidos en fuentes secundarias — libros, artículos, etc.— , no dejan tie ser luia interpretacit>n dc los hecht)s sociales. Por eso es preciso que el investigatlt)r, t|iie forma parte del nnindti social que investiga, sea capaz de encontrar el modo de ir más allá del objetivismo y del subjetivismo, es decir, ha de ser capaz de con­ jugar, com o decía Norbert Rlias, cl comprom iso con el tlistanciamiento, la implica­ ción apasionada con la reflexitín distanciada. Antes de pasar a ilustrar la técnica de las histtirias de vida a partir de mi trabajti de invcstigacitín sobre el numdt) rural voy a caracterizar muy brevemente el contexto socit>-histórico cn cl que sc in.scribcn las entrevistas pues, como ya he señalado, es importante tcncrU) en cucnta para captar su pleno sentitlo. Com o mi ejemplilicación está basada en ei cam pesinado gallego, conviene que com encem os por preguntarnos por qué la civilización rural, fruto de ima riqueza ct)nslruida colectivamente durante siglt)s, ctimenzó a declinar bruscam ente cuandt) se introtlujti en el trabajo de la tierra lo t]ue Max Weber tlenominó el espíritu del capitalismo.

La ir r u p c ió n d e l s is te m a c a p it a lis t a en e l m u n d o r u r a l
Y s u s c o n s e c u e n c ia s La introducción de la economía de mercadt> en el campo, que implica la búsqueda de un beneficio inmediato, nt> solti cam bió la percepción de la tierra, de los seres humanos y dcl ti iñero que pasaron a convertirse en tiiercancías, sino que minó la base misma de las relaciones sticiales comunitarias propia de las altleas: la ayuda mutua. Kropt)tkin consideraba la ayuda mutua existente en las ct)munidades rurales la antítesis del darwinisnio stieial capitalista, pues la cooperacit)n y el trabajo bien hechti predominaban sobre la conipetilividad y la lógica del beneficio individual. Pasemos pues a enum enir algunos dc los factores imptjrtantes que ct>ntribuyeron al declive del niinido rural, elaboradtis a partir dc fuentes secundarias, predominantemente tle trabajt)s de sociolt)gía rural, que he ct)nsaltado en parte antes de realizar el Irabiijo de catnpt), y en parte al mismt) tiempo que este se iba realizando. 1. La creciente despt)blacitín dcl mundt) rural, c|ue tuvti lug;^ir en Galicia sobre totlo a partir de los añtis sesenta, está re lac iti nada ctm determinados procesos, algunos de ellos tle carácter estructural. Y así, el fuerte incrementt) demtigrállct) tle ki postguerra era (.lirícilmente compatible ctm las formas t|uc adoptaba entonces la propiedad tle la tierra, el mini fundít:>, y ctm las ftirmas tle transmisión de la

Copítulo U ^ Historias de vida: La crisis del mundo rural

193

heicncia itrijiLicstas por cl Código civil que obligaba a (.tividli' y subdividir sin ccsai' la propiedad de la casa gcncración tras generación, 2. Al lactoi" Lleniogi'áfico se sumaron otríis factores. Hn 1946 se restableció la Ley tic emigración de 1907, con las modincaciones de 1924, una ley tjue restringía el dcrcclio a emigrar a menores, jóvenes cn edad militar y curiosamente también a las mu jeres casadas. El régitiien tle Franco estableció atlcniás destle i 94S tratados eon Argentina. Brasil y Venezuela para prtiporeionar a esltis pin'ses iTUUK) de obra proeetlente piedomininitenicnte de las regiones rurales españolas. Gl Plan de ü.slabili/acitin de 1959 fue un f^lan tle ajuste que ptileneió la intluslria y el comercio. Com o es bien sabitlo. inmediatamente después se aprobaron los Planes de Desarrollo, abantlerados ptir Itis Ministrtis econt'imicos tlel Opus De i — de López Rotió a López Bravti— , que tnostraroii una ausencia total de sensibilitiad para con los pequeños labradores que fueron considerados atrasatlos e irracionales, y destinadt)s a servir tle mano tle obra barata en la gran ciutlad industrial o en la emigracitSn exteritir. Esos Phnies crcartin ttida una sei'ie tle institutos, algimos tie ellt>s relaeitinatios ctm el eampt). Ptir ejeniplt), el [CONA pust) enttinces en marcha una política de reforestacitin tle los montes etimLuíales gallegos, lo que obligó a los labradtiies más pt)bres a abandt>nar la tierra, pues esos montes constituían su única fuente de subsistencia. Esta polí­ tica se llevó a cabc) al mismo tiempo que se prt'*dueía inia apuesta pe»r la et)ncentraeit5n parcelaria t]ue en buena metlida fracasó. Perti fue stibre todti a partir de los años sesenta, con la llamada «mt^dernización», cuando se empezaron a hacer visibles ciertos cambios, hasta el punto tle llegar a hacer t¡iiebrar décadas más tarde, de forma aparentemente irreversible, la eivilizaeitin tle las petjueñas etimunitlades rurales. Esta mtidernizacit>n supusti U t introtliEceión de nuevas técnicas tle trabajti y tle nuevas formas tle prtitluecit^n en ei campti, Ctm la llegada de tractores, segadoras, cmpaeatlt)ras y otras maquinarias, y eon la creación de las primeras granjas de protiucción de leche —'t}ue intrtitlujei'on la nueva tecnoltigía tle Itís tirdcñatltires mecánictis— , llegartin nti solti nuevas formas tle protiucción, sino también nuevas formas de endeutlamiento y de tlependencia. Ltis labrad tires pasartin a depender de Itis bancos, de sus erétlilos pagatlos ctm clevadtis intereses. Se ptidría decir, siguiendo a Andrés, imti de Itis inlbrmantes de los qLie luego hablaremos, que ahora cl reloj dejaba de estar paratlti para empezar a crtmometrar el tiempc» de la producción agríetila. La tnlrtiduccit'in tie las nuevas tecntikigías ctmtribuyti a acelerar todavía más el éxtidti rural, en la medida en que ahtira para realizar el irabajt) se precisaban mentís manos, Con la introduceitin del capitalismo cn el campo, tle coinimicación, se protlujti en las eiudatles habitantes del mundo rural, cspccialmciilc tle los a abandonar masivamente el campo y a percibirlo y con la llegada de los mctlitis un efectti llamada para Itis más jóvenes, que conienzartin de ftirma negativa. Los medios

3.

4.

.5.

194

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación sociai

dc conniiiicacióii, especialniL'iilt: la televisión, mostraban el rostro a la vez di; una soeictiad productivista y de una sociedad de consum o en alza que convertía a los centros urbanos cn focos irresistibles tle atracción. Se pustj así en marcha lui prt)ceso de individualizacitin creciente, y un cainbit) de mentalidad. Em peza­ ba a ImptMierse lentamente Luia ectinomía tlineraria y consinnista. El propiti éxito tle alguntis em igrantes nue volvían ct)n coches y ct>n dinert) ctintribiiía a favorecer este cam bio dc mentalidad y tle ctxstujiibres, tjue también se vit) favorecidti por un incipiente turismo,
6.

Otrt) tle k^s facttires tju e Influyó en el declive del mundt> rural, que no suele ser tenido muy cn cucnta por los st)cÍólogos rurales, fue la desaparicitín de lus escuelas llamadas unitarias tlebido a la ct)ncentración escolar ( S urirats , 1983). S e prtidujo dc este modt> un cam bio en la socializacit'ín de las nuevas generac itiñes, lo que supuso ini acercamiento al mundt) urbano que no siempre fue positivti pura ellas. Lu c once n truc ion esctilur aprobada por la nueva Ley tle educación, la llamada Ley Villar de 1970, ct:»ntribuyt), cn la maytiría dc los castis, a desarraigar a los jóvenes adolescentes del m undo rural, pues nt> les tifreció metilos dc insereitin social.

Conviene subrayar también t|ue L u i a buena parte de los agentes sociales letradtis, además del cura y tiel maestro o maestra, que tuvieron un infiujo especial en cl minido rural a partir de la década de los sesenta — ingenlert^s agróntinios, veteri­ narios, funcionarios de la extensión agraria, encargados de la repoblacitin forestal y titros— E K > ayutlartm a fijar la ptiblaeión al mundti rural, ni a que se valorasen sus formas tle cultura y tle vida, sint) que más bien contribuyeron, pese a sus buenas intenciones en alginios castis, a descalificar itis saberes y práclicas de liís labradtires. Comt) muy bien señala Pepito, otro de los entrevistados, en un m om ento de su relato de vida: «sabíanit)s hacer de lt)do, pero nos llamaban atrasados». Este prtieest) de desintegración del espacio rural se pust) tle manifiesto en el incre­ mento acelerado del índice de suicidios de labradores viejtis que veían cóm o se tlerrumbaban sus casas y cóm o se abandtinaban las huertas y la tierra trabajada en beneficit) tle las explotacitines lecheras. Ct>rrclativameiite en la ribera se construían enorm es bt)degas i ntl ust ríales, ct) nocid as com o las nuevas catedrales. Las explota­ ciones lee lleras y las btidegas industriales ilustran bien la entrada del capitalismo en las ztMias ¡11 ral es, y el tice Uve det trabajo artesanal de la tierra. La tasa de fecuntlitlad se debilitó, el envejecimiento de la población rural se intensificó, y em pezó a abun­ dar en el cam po el celibato masculino. Fue enttinces cuandti muchas mujeres co­ menzaron a trabajar ct)mo asistentas en las villas prtíximas, y euandti los jóvenes, fascinadtis por los c tic lies, ptir las máquinas tragaperras, por las discotecas, y las lu­ ces de net)ii de la ciutlatl, abandonartin masivamente el campt). Y el consum o de tiro­ gas din as, t|ue comenzt) hacicntlo mella en los años setenta entre lt>s jóvenes de la pequeña burguesía de las villas, se extendití ahtira al medit) rural. La inseguridad, el imaginario tiel mlcdt), Lan insistentemente pronu)vidt) por la televisión, entraba en las

Capítulu a *■ Historias de vida: La crisis del mundo rural

195

aldeas de la iiiiino tle íilgimas biindiis juveniles, sustituyendo así ai iiiietío que antes se tenía a la g iiartlia civil. Con ta iiUrotiucción tie la lógica capitalista en el cam po entraron lainbién los peslicitlu.s. los hcrhicidas. los abonos químicos, tos pniLluctos iransgénicos que plantean graves problem as de deset|UÍIibrio ecológico, y generan la tiesaparición de nuilliples especies de plantas y de animales, introducen la basura cn el cam po y provocan toda luia se lie tle ent'erniedLities. Respecto a totios esttis prt)cest)s ligatlos con la alim entación son especialm ente sensibles tos enlrcvistatlos do m ayor edad tle mi estudio, aquellos t|ue en la actualidad superan los tic he [Ua antis. L’na de las entrevistadas llegó a decir que «lt)s laboratoiios van a acabar eon la hum an itiad». icfiriéiidose a Itis producttis t|iiíniict>s que envenenan las aguas > la (ierra. Sin dntla stin ellos los t|ue recuerdan mejtir cómt) las Itirinas tradicionales de cLdtivt) tle la tierra respetaban lt)s ciclos tle ta naturaleza y m anlenían cl etiuilibrio ecológict). lin mi investigación stifire cl cam pesinado gallego traté de rcspontler. cn alguna m e­ tí itía, at reto lanzatlti por Michel Serres, quien decía que se está prtiducientlo ante nuestros ojos, pero tic tui intidc» casi imperceptible, cl cambio social más im portan­ te tiel siglo.\.\, la desaparición tic los labratlores, lui cam bio tle consecuencias in­ calculables, Pt)r supuesto, mi acerciunienio a lt)s que parecen ser los últimtis vestigios de la civili/acit>n rural no significa apostar por la vuelta a la éptica de la pt)stguerra, pues no se puede volver al pasatlt), aunque siempre se esté a tiempo tle empeorar, sino defender el tierccht) de ítis petiueños labradores a vivir sin presitines y con tiignidad, a que se les recontizcan las importantes funciones que siguen tlesempeñantlt) en la actual itiad, y a poner tle relieve el mtidelo incivil izatorio tic pro­ greso t|ue se está impc»nlendo. Por eso me parece importante buscar altei nativas al modt) tle prtKÍuccit)n capitalista, un modelo de soc ieti ad i rrespt) usable que no res­ ponde a los intereses comunes, al bien común, y que está ponicndt) a la tierra y a la mayoría de los seres, i nc liúdos los seres im manos, al borde tlel ct)lapst'>. De ahí que tne interesen especialmente, ju nto las voces de los campcsint)s recogidas en sus his­ torias de vida, la voz y las acciones tic algunos bitSItigtis. arquitectos, econom istas gallegos que sensibles a la descom posición program ada tlcl m undo rural se plante­ an la ncccsitiati tic tlcclarar detcrminatlas zonas partiucs naturales prt)legidos, y de fijar la ptica población que continúa vivicntlo en campt> para t|ue siga realizan­ do sus labores de agriculiin a ai tesanal con cl 1 1n tle mantener una cierta calitlatl de vida^.
- A lgunos conscrvatlnfL-s, ;mnL|Ui; por ri/.diic'.'í huí y disiinias ;i las ilc los pnigres islas, son u'onscicntcs de los cfcclos que se ilertvan de la ilesaparieiim det inundo rural. I^n ejemplo, ei aeiiial Presiilenle de Uis Rslados L) 11 idos aúitiiaba recientemente ijue «es impórtame pata nuesira n:ieii')ii (--ultivar alimentos, a lim e n la ra mieslra pohlacii'xi,, Piieilen ustedes imaginar un país tiue no Hiera capaz de cultivar alim entos Mitícientes para .ilrnicnlar a sii poblacion'.' .Seríxi una nación expuesta a presitincs intcrnacit'nales. sería ntia tiacion vulnerable. Por eso, cuando liablamos de la agriculuira iiorieainericana, en realidad hablam os de luia cnesiitíii de sesiuridad nacional'* (OsinRATi v CIam u Vi kdü'H, 20051.

196

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

La U lf e . S o c io lo g ía de u n a co m u n id ad r u r a l g a lle g a
Puso por tanto sin más dilución ii ilustrar algunas tic las ptitcncialidadcs tic las liistorias dc vida de una íornia más ccrcana y mentís abstrat:Ui dc culliti suelen haccrlo lus tratados dc técnicas y metudt)logia. Para ello me serviré de mi investigación, recogida en el libro A Ulfe, un estuditi de sociología rural ( V a r l l a , 2í)(>4). Rsta investigación tenía ctimti llnalidad principal analizar los cambitis sociales que a te ciaron al m undo rural cn Galicia, destlc aproximadamente Itis atitis treinta tiel siglo XX hasta nuestros días. A partir de doce historias de vida he intentado ctiniprcntlcr pur qué está en crisis cl mundo rural, y ct)mo este tlcelivc afecta también al resto tle la sociedad. Para com prender mejor la duiámica tiel cam bio stieial he tenidíi como punto de refere nci a cl presente, es decir, la urbanización del mundo rural. Las tiisitirias de vida se insertan, ptir lo tantti. en un trabajti soeiohisttírico c o m parativt), o si se pretiere gcnealtígico, que intenta no solo escuchar la voz dc Itis materiales escrittis, sinti también, y tic ftirma muy relevanle, la tic aquel Itis sujettis que viviertin y sufrieron en su carne dichos cambios. Tener en cuenta sus punttis dc vista me parccití imptirtante también p^ira conocer cómo fue la vieja civilizaeitin rural gallega y dejar ctmstancia de ella. El socit'iltigo francés Émile Durkheim decía t|ue los sujettis sociales, sus sistemas tle creencias y valores, así com o sus prácticas, están cunformadtis por la sticietlad en la que viven. Dc ahí t|ue las infurmaciuncs de Itis htimbrcs y mujeres de A Ulfe tengan que ser inscritas cn el marco socitihisltirico de la España dc la g u c n a, dc la postguerra, y de la tran.sición a la democracia. En A Ulfe se estudia una ctimunidad de pequeñtis propielarius rurales que viviertin en un pequeñti puebíecitti cn el que hf>y ya no vive nadie. Se trataba de una «aldea» muy [larecida a titras del m undo rural gallcgti, y muy prt'ixima a titras pequeñas co[niuiidades, resultad ti tle Ia gran dispersión tle población t¡ue caracteriza a la Galicia rural. La Ulfe era una comunitlad petjueña t|ue estaba ftirmada ptir sujettis t|ue ptiseían determinadas peculiaridades al estar insertos en el interitir dc una densa red de interacciones propia de una configuración social específica. Las entrevistas se plani­ ficaron ctin la llnalidad tle que los sujetos entrevistados, al contar «su vida», se cen­ trasen cn aquellos aspectos de la misma que permitiesen proporcionar informaciones para conocer tle primera manti las principale.<í etapas por las t|ue pasó esta ctimunidad. Por esti mis preguntas versartin sobre «los trabajos y los días», sobre las princi­ pales etapas tle la vitia: la socialización en la infancia. Itis juegos y diversiones, las relacitines tic lus jóvenes entre sí, cl ntiviazgo. las alianzas matrimuniales, los traba­ jos tiue realizaban y las formas de cooperación a las que daban lugar (cutre mujeres, entre htuiibres, y entre mujeres y hombres), los con 1 1id o s tjue existían entre Itis se­ xos, cn el sentí de las familias, en la comunitlad, y con Uis vecinos cercanos, sus re­ laciones con las autoritlatles tificiales, cl sistema de percepcitín tlcl propiti muntiti..., 'así como su propia explicación del tleclive dc la civilizacitin rural y sus efecttis. Las entrevistas se rcalizartin tras fijar con lus entrevisladt)s fechas y horarios, y siempre en su propia casa, cn su medio Iiabitual, cun el fui de que se sintiesen cómutltis. Ello

Capítulos *■ Historias de vida; La crisis del mundo rural

197

tue obligó a ticspla/aiiiic a disliiilos piintus lIc la gctigi'íü'ía gallega. Datk) (.[ite cl trabajo J e canipo fue reali/ad o durante e! otixio. iino tle los problem as que se mt: planteaban era cl de evitar (.|uc ci resto de la familia o los amigos interviniesen en el (.liálogo y cortasen el ritm o de las entrevistas. Sé pi>r experiencia que la cocina de leña es ci kigai' donde habitual mente se vive y ilondc se reúnen los distintos m iem bros de las casas rurales. ¿Cóm o evitar t|nc. si hahía más personas presentes, io cual era muy probable, no interviiUesen en la conversación'.' Para nú asombro, únicam ente en un caso tuve c.iue decir a una persona t[ue era mejor que se fuese a realizar alguna otra actividad. El autocontrol que mtjstraron los presentes me pare­ ció nuiciio más fuerte que cl que [>osiblemente existiría en la burguesía. Tam poco la presencia del magnetofón planteó el menor problema. Ni L|ue decir tiene que es­ le trabajo supuso ciUrc otras cosas para mí la recuperación de viejos amigos, y una inmersión total en el m undo qiic ctinfoiinó mi infancia. Supuso también im e m o ­ cionante y cálido reencuentro que fue mucho más allá tlel mero trabajo, y creo que esa fuerte «implicación» se refleja positivamente en el resuitatio de la investi­ gación. Con el ohjeto de poner de relieve las transformaciones que se sucedieron en esta pequeña comimidad entrevisté a hombres y mujeres pertenecientes a cuatro generacitines distintas, que nacieron a[>roximadatiiente entre 1925 y 1945. l.a primera gene­ ración* ia de ios m ás viejos, e.s taba formatla por un varón y dos mujeres situados en el intervalo tle edad que va entre ios setenta y cinco y los ochenta años. La segunda, ia generación madura, compre ntiía a sujetos que tenían cn tom o a setenta años, y es­ taba formada por tlt>s varones y ima mujer. La tercera generacitin, la de ios adultos, com prendía a sujetos t|ue tenían entre cincuenta y cinco y sesenta años y estaba for­ matla pt)r im varón y dos mujeres. En fm, ia cuarta gencracitni, la tic It)s más jóve­ nes, estaba formada por dos varones y inia mujer ctJii edades ct)mprcndidas entre los treinta y cincti y los cuarenta y cinco añtjs. La mayoría de los seis varones y las seis mujeres nacieron y viviert»n su infancia y su juventud en la IJife. La edad, el sexo y la posición st>cial — ententÜda esta última predominantemente cn términos de ritjueza, es decir, de prtipicdatl de la tierra—^ constituyeron ias variables centrales para el desarrollo tlel trabajt). Adem ás traté de tener en cuenta una de las reglas básicas de la entrevista que consiste en evitar tma fuci tc tlistancia social entre el entrevistadtn* y el entrevistado, pues las relacit)nes de pt>der forman parte de lo.s encuentros .st>eiales. Está comprobado que cuando las relaciones de entrevista son muy asimétricas se introducen sesgt).s en la informacitín oh te ni tía. Y aimque sin tluda había una diferencia de estatus entre ellos y yo, el hechti de haber kis conocido destle mi infancia, el hecho tic que de algún nuKk) perteneciese a «su mtmdt)» y hablase .su lengua, el gallego, coiuribuyó sin duda a paliar este deseqinlibrit). El resuitatio fue ima inftirmación muy rica, pues no resulta fácil ctMilar ia vitla a alguien extiaño, y más en ciertos grupos sociales. Esa ritiueza confirió nuevas dimensiones al trabajo L|ue no se habían teiútlo en cuenta en un principio. Algimos lingüistas valoraron además nnty positivamente la varietlad

198

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

cixprcsivu dcl lenguaje tic los enlrcvislados, sus giros y variiiiUcs locales, que resLiltan dc giuii interés rilt)lógico. y t|ue iiti surgen en las entrevistas t|ue se suelen realizar para estahlet;cr cl m apa lingüíslico. í^or supuestti el libro nti rectige las ct)nversaciones al completo, pues unt> de los problemas tiue plantet) la investigacitín está rclacionudt) con la ética profesional: cuando se obtienen informaciones que afectan a la vitla tte los tlemás, ¿hasta qué punto es legítimo exponer erudam cnte los cont'lieU)s existentes, lantt) tlestle un punto tle vista comunitario, com o en lus relaciones tle pareja, o en las relaciones personales? El prtiblema se acenli'ia si sc tiene en cuenta que lt)s entrcvistadt>s, t|ue en la mayor parte de Itis cast>s no se autocensiuaron, tlecidiertin apaieeer con nombres prtipitis, y son perst>nas vivas y con descendencia. El objctivti dcl investigador que recurre a las historias tie vitla no tiene natía t|iie ver ct>n el ct)tilleo nit>rbt)st) t) sensacitín al ista, sint) con com prender étimo fiuicitina el m undo st)cial, y con ptider percibir relacitines sticialcs a vcecs pt>ct) evidentes. Lt)s relatos de vitla dc lt>s tlistintt)s sujetos entrevistadt>s, al versar st)bre las mismas cuestiones, permiten, al ser comparadtís y contrasladt)s, obtener un mayor grado de tibjetividad. Las distintas variantes enunciativas reenvían a la percepción de los hechos tle cada informante, ligada al sexo, a la clase social, a la edad, y a la propia trayectoria individual. Se procurt) también, en aras de un mayor gradt) de objetividad, que la información se centrase sobre tt)do en actividades prácticas. Para percibir en su pleno senlidti la aportación tle las historias de vida a esta invesligación me vtiy a detener en el planteamiento teórico previo, así como en las tlimensioncs en torno a las que se articuló el estutlio. Comti ya he seña latió, mi objetivo era tratar tle tiar cuenla tle las transformacit)nes de la vida social que sufriertin los habitantes tle esa pequeña ctimunidad rural durante más de medio siglo, precisamente en ini periodo de fuerte aceleración histórica como ponen de relieve diverstis estudios st)bre el mundt) rural. En ttida investigación es indispensable delimilar esas dimensiones, no solo para poder conocer cl mtidclc» de sociedad que está detrás de la misma, y ptxler así tlislanciarse del t)bjeto de estutlio, sint) también para tletermhiar cl corpus de materiales a utilizar predominantemente. Por cst) a la hora de realizar un guión abierlo tie las entrevistas en pro fu ntl idad no solo se tuvieron en cuenta los aspectos ya señalados, sino también las cuatrt) dimensiones básicas en tomo a las cuales se organizó el estudio: el tiempo, el espacio, las relaciones de podei’ y los modos de subjctivación. Se partió, por tanto, dc la hipótesis de que la articula­ ción tle los cambios acontecitios en esos cuatro ámbitos permitiría com prentier bien las modi lie ación es tjue sufrió el muntlo rural gallego y su rica civilización '.
* E.ste phin ile uabaju, así ctmio el csiablecimiemo tic sus Jim ensiones básit'iis, es sin duda J c iiJ o r di: los Irabajos tle los sociólogos clásicos, pero lainbiéii dc kis cstiimilanlcs invesiigaciunes rcallzLidiis por analistas síicialcs más recientes, concretamente J e Lti siH ieíhu! vortesíimt y El prncesn dv civiiizítción tie Norbert Iii IAS, y de Mictiel I*Vh'c,m iit, hilí'nuidns tle Irvtng G<joman, n Lít.i /nt’iíntitnfasis dc la cut'.vf/ííM v o t iVi/ de Robert C a s i t ^l . en las cuales esas dimensiones, jimias o por scparatío, están presentes.

CLipitulo 8

Historias de vida: La crisis del mundo rural

199

Para poder entender los ciinibios cn la organi/aeión y ki percepción del ücjnpo era preciso preguntar por las tareas que realizaban a lo largo del año diariainente, y pur <')iriis ligadas a ac(.>nteciinÍentos especiales tales coíiio la matanza del cerdo, las ferias, las bodas, los eiitieri'os, ctc. Por lo t-|ue se refiere al espacio social las pregiuitas se centraron en sus movimientos y des[ilazamlentos, y no solo físicos. sino tanibicn simbólicos, cn relación con los otros vecinos de la aldea, pero también con familiares y atTiigos lie pequeñas comunidades próximas, con U i villa cercana, con la capital de provincia, e incluso con América, pues ya algunos de sus ancestros habían em igrado a este continente. Fn relación con las relaciones de ptíder no solo estaban las cuestiones ilirigitlas a saber cóm o se i’elaclonaban los labradores con ¡as autoridades oñciales. sino también cómo lo hacían unos vecinos con otros, ios hombres con las mujeres, los aikiltos con los niños... Por último, también estaban las preguntas dirigidas a los moilos de subjetivación, es decir, tenitentes a poner de relieve si se hahía pasado tic una comúniilad en la t¡ue predominaban las relaciones densas de solldarkiad, una comuiúdatl en la que dominaba el nosotros, u otra cn la que dom inaban nuevas Ibrmas de relación, eii la ciue el yo cobraba cada vez más impoitancia, pues se partía lIc la hipótesis de que se había producido también en el mimdo rural a partir de los años sesenta un proceso creciente de indivitlualizaeión. A través de las entrevistas se comprobó que los labradores y labradoras eran verdatieros artesaíios y artistas que hacían innumerables tareas a lo largo del año, actividades que variaban según las estaciones, y tfiíe iban desde amasar el pan, tejer la lana y el lino, hacer vino, hacer la matanza, hasta remendar los útiles de cocina, hacer cjueso y manlequilta, o segar el centeno y el trigo tlel país, plantar todo tipo de legumbres y verduras, injertar árboles frutales, por poner sok> algunos ejemplos. Se podría decir que frente a los seres especializados en que nos eslainos convirticndt> cada vez má.s, que únicamente sabemos haeer una cosa y. en consecuencia, no muy bien, Itjs canipesinos eran por k> general seres universales, con múltiples capacitlades y conocimientos. En esos trabajos, que con frecuencia eran trabajo,s niuy durtis, participaban niños, mujeres y hombres, y muchas veces también familiares y vecinos c]uc ayudaban en la matanza, ía siega, la vendiirúa, la deshoja del tiiaíz... Soledad dice, refiriéndose a la época de la postguetTa: «jugábamos y saltábamos, y nos contábam os cosas unas a otras, y nos hartábamos tie reír, pero después teníamos t|ue ir a trabajar. Trabajamtis ttida la vida. Trabajábamos tanto ciue no sé como todavía estamos vivos». A ella se suma también Camila cuando afirma: «entonces no había máquinas, tc»tlo lo hacíamos a mano, cavar, segar, ir a por tojos, extentler el estiércol cn las fmeas, cuidar las viñas... Sobre toilo en verano había nuiclm trabajo, había que segar la hierba, recoger el centeno y et trigo... Hn invierno se pasaba un poco mejor, se hacían menos faenas, se estaba más cn casa, pese a que siempre había algo que hacer; cuidar el ganado, t)ideñar las vacas, cebar los cerdos, cuidar las gallinas y los concjtxs. preparar el lino, hilarlo y tejerlo.,.». ÍA)s cntrevistatlos ponen tie nuinillcslo t]uc su t)rga[ii/ack)n y ct)ncepcii)n dcl (lempo ei-a muy diferente de la nuestra, tle la que domina en sociedatlcs en las t]ue predtiinina

200

Estrategias y iirácticas cualitativas de investigación social

1 (1 urbano sobre io rurul. Com o dice Andrés: «e monees no era com o hoy, estaba el reloj parado». El licmpo se concebía de íbrma eíelicu, basado en el transcurso de las estaciones, marcado por cl rílmo repetitivo de los muchos y diversos trabajos, y también por las tiestas, por las Icrias, y por otros rituales importantes que se sucedían a lo largo del ano, com o los funerales, los aniversarios, las bodas y los bautizos, I’or lo que se refiere al espacio, este aparece organiziulo tle lorma precisa y minu­ ciosa, ya que com o man i 1 1están, cntonces se iba de un lugar a otro andando o a caballo, de tal forma que potlía tibservarse todo lo que existía alrededor. Y del mismt) motlo que se com probó c|ue en la organización y concepción tlel tiempo jug ab a mi papel central cl trabajt). en la organización y concepción tlel espacio jug ab a un papel central la casa que constituía ci eje vertebrador de la sociabilidad, de las relaciones st)ciales. Cada casa tenía su propia identidad, su ntimbre propio por el que eran reconocidos y noinbradt)s tt>dos sus miembros. Todos los veclnt>s de una parroquia y de parrt>quias vecinas se ct)nt)eían unos a otros pt)r los motes t) apellidos. Muchtis de los estudiostis de la vida rural señalan, etin razón, que los labradtires tienen ima memoria protligiosa en lo que se refiere a sus experiencias, una memoria t[ue sin dutla se alimenta tie la densidad y de la riqueza de su vida social, una metnoriu que se inscribe en una ctincepción específica del espacio, y que funcltina a partir tle círcidos coricentrlctis t|ue van desde lo más eercant> hasta lo mas alejado, ilestie lo local a lo global, tlestle el pequeño pueblo a la villa, a la capital, a Europa, a América y tiue Incluye a los presentes y a los ausentes, a lt>s vivos y a los muertos, formando una com pleja trama que engloba a todos y a cada uno en sus relaciones cfin los dem ás ( H a l b w a c h s , 1952). Hs precisamente esta densidad tle las relaciones sociales, de encuentros pennanentes, ia que permite articuUu' una memtirla en red que facilita la integración de elementos nucvtis t> tlesconticÍdt>s, ima memoria que se recrea continuam ente a través de innumerables mtimentos tictiicatlos a la transmisión de conocimientos aplicados, a contar cuentos y realizar narraciones, sirviéndose de una rica, com pleja y elaborada cultura oral. Conviene añadir que la concepción específica del espacio físico y social que ponen de manifiesto no es tan cerrada como pudiera parecer, pues, además de la emigración interior, sobre todo a Madrid y Barcelona, la emigración al extranjero desde el siglo XIX hizo que América, especialmente America Latina, estuviera presente en el imaginariti social de los labradores, pues en casi todos estos pueblecitos vivía alguien tiue había estado en Cuba, en Argentina, cn Uruguay, en Venezuela más tarde, y, tlestle los años sesenta del siglo xx. en Suiza, en Alemania, en Bélgica y en Inglaterra. Si nos tletenemos brevemente en el análisis de las relaciones jerárquicas los m ateria­ les recogitlos en las entrevistas muestran que las relaciones sociales, la tlinámica so­ cial. estaban marcadas por un sistema de relaciones tle poder que no solo se pone tle manifiesto en los contactos tle los labradores con las autoridades «oficiales», sino

Capítulo 8 4- Historias de vida; La crisis del mundo rural

201

uinibién en los cnciicnlros dc unos vccinos con otros, y entre los distintos inictnbros dc la com unidad entre sí. Se podría concluir que cn las pequeñas com unidades rura­ les existían relaciones sociales as i nic tricas t|ue daban lugar a no pocos conflictos, Vlás concrctamcntc, cn lo que se refiere a las relaciones con las autoridades, y sin de­ tenernos ahora en ellas, es curioso comprobar como pese a que los labradores son considerados conservadores, las críticas más aceradas que formularon se dirij^ían contra la guardia civil y el clero, posiblemente port|Lie eran las dos autoridades t|ue ejercían un control más fuerte y autoritario en su vida cotidiana. En el m undo rural gallego existían también relaciones de poder asimétricas basadas cn la riqueza material, pues había unos vecinos más ricos que otros; también había diferencias ideológicas, pues no por azar k)s vencctlorcs dc ia guerra civil tenían en esta época im estatuto privilegiatlo. Y si tenemos en cucnta lo que dicen los entre­ vi statl os, no era su 11ciente poseer más riquezas materiales para ser aceptado como autoritlad cn la comunidad, ya t|ue para esto último había que tener determinadas cualidades morales, ética personal y capacidad de reflexión, de mediación y de ne­ gociación. A las relaciones de género, a las que suelo denominar relaciones de desequilibro de poder entre los sexos, así com o a las (.¡ue existían entre adultos y niños, me referiré Cíin más detenimiento iriás adelante, con el objeto de ejemplificar un poco más en detalle el proceso tle la investigación. Estas relaciones, al igual que las anteriores, resultan incomprensibles fuera de lo que podríamos denominar la estructura social del m undo mial, Esta l'orma especíllca de organización que adopta el espacio, el tiempo y las relaciones sociales en las que domina el nosotros frente al yo, está en la base de una concepción del muntlo y tic la vida tlifcrcntc de la dc aquelk>s que vivimtis en las ciudades. Esas categorías están en la base tle una ctisint)visión, dc un tipo de pensam iento y de racionalidad diferente del pensamiento técnico-científico y de la lógica académica, un pensamiento que suele ser caraclerizadti ct>mo mágico-mítico. Para aquellos que hoy ct>ntiniían aprisitmados en luia ctincepción lineal del prtigresti el pensamientt) mágicti-mítico les parece atrasadt) e irracional, pero Itis ctinceptt>s atrasado y adelantadti nti sirven a la lu)ra de realizar un análisis socitiltigico. ya que no nt)s permiten ct)mprender que esos dos tipos tie pensamiento respt)ntlen a modtis tlifcrentes de ver y tie estar en el nuindti, cada Lint> ctm sus dimensiones positivas y negativas. Ptir titra parte tt>dos nosotros .seguimos sirviéndontis del pensamientt) mágico-míticti a la hora de acercarnt)s a niunerost)s fent'nneiios de carácter natural t> teciK)lógict>. Esta civilizacitín (.|uizás se potiría caracterizar a partir de la episteme renacentista tlcscrita pt>r Michel houcault en ¡ a i s fHtUihms v }<is cosas, pues presenta muchos dc sus rasgos ( F ü u t ’A U i : r , 2005). Al igual t|uc en el Renacimiento, en esla civilizacitHi rural dtiminaba una ct)smtivisitín, un sistema de saber en el que lotit> estaba ligado con todt>: el cielo, la tierra, Itis hombres, las ct>sas. Itís vivos v ios muertos, et

202

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

microcosmos y el niíicrocosmtis. De ahí la importancia que cobraban las estaciones, las fases de ta tuna y los cam bios meteorológicos para realizar la mayor parte de los trabajos, así como el peso que adquirían los refranes que se transmitían de generación en generación. De ahí et respeto que en general existía por la tierra y por la gente, por los saberes atlqiiiridos y experimentados, heretiados de tos antepasados. De ahí la fuerte presencia que tenía el m undo de los muertos en el mundo de los vivos. De ahí también «el carácter ecológico» de la producción en el mimdo rural pues era preciso preservar para las generaciones futuras un patrimonio recibido de tas generaciones pasadas. En det'miiiva, era un m undo en el que tas categorías de It) natural y lo sobrenatural aún no estaban claramente diferenciadas, más bien estaban muy mezcladas frente a to que sucede en las sociedades secularizadas en las t|ue dom ina una racionalidad de carácter técnico-cien tífico.

A

MODO DE ILUSTRACIÓN

A continuación voy a referirme, como ya había avanzado anteriormente, a las relaciones tle género y a las relaciones que se establecían entre adultos y niños.

Relaciones de género
Por lo t|ue se refiere a las iehicií>nes existentes entre tos sexos se podría decir, de un modo un tanto rápido, que uno de los ra.sgos más importantes de esta civilización rural, que se manifiesta en numerosas ocasiones a través de los relatos de vida, es la tendencia a la dom inación masculina. Norbert Elias ha mostrado t|ue la dominación masculina existe especialmente en aquellas sociedades en las que la fuerza física tiene una especial relevancia, sociedades en las que los varones, por tanto, suelen gozar de un estatuto considerado superior. En las zonas n u a le s gallegas sin duda la fuerza física era muy valorada, pues en ocasiones era necesaria, y aunque los hombres st)lían ser los principales portadores de esa capacidad es preciso decir que en la época de la postguerra las mujeres desarrollaron luia fuerza física notable, así com o una fuerte capacidad de resistencia. A partir de sus respuestas sobre las diversas tareas que realizaban tanto dentro como fuera de la casa, tas relaciones que tenían tos cónyuges entre sí, o las políticas m a­ trimoniales, se comprueba, por ejemplo, que cn el trabajo existía lUia cierta división sexual, pues aunque hombres y mujeres reidizaban muchas labores en común, tam­ bién realizaban algunas tareas diferenciadas. Pierre Bourdicu, cn su libro El sentido prcu iico, afirma t]ue existe una lógica estructural que está en la tiase de esa diferen­ ciación y t|ue huntte sus raíces en la Antigüedad clásica. En esa tli visión sexual del m undo st)cial los varones representarían la fuerza, el sol, l t )S trabajos más duros, que

Capítulo 8

Historias de vida: La crisis del mundo rural

203

exigen m ayor esfuerzo, las lelaciones con cl exterior, los tratos y contratos, y tien­ den a ser los cabezas de la casa; mientras que las mujeres representíirían la scnsibilitlad. la luna, la comida, el fuego tiel hogar y la seguridad protectora í B o u r d i e u , 1991). Pero esta división sexual del trabajo no siempre se cumplió en Galicia pues, com o muy bien dicen mucht)s de lt)s entrevistadtis, algunas de las mujeres que viví­ an en la Ulfe hacían fuera de casa los mismos trabajos que los hombres, e incluso at|uellüs m á s difíciles com o rozar tt)jos, sacar el esliércol dc las cuadras, esparcirlo en las fmcas para que sirviese dc fertilizante, segar la hierba, y, por supuesto, otros muchos trabajos no tan gravosos que siguieron realizando las mujeres de generacio­ nes posteriores. También enctintramos que algunos VLirones hacían trabajos «de m u ­ jeres», y esto no solo en la Ulfe sino también en otras aldeas cercanas, com o am asar el pan o alar las gavillas en la siega. Se podría plantear la hipótesis de que la divi­ sión sexual tle! trabajti forma parte de una estrategia de división de funciones que no expresa m ecánicam ente las jerarqiu'as y las relaciones de poder. Claro está que e s conveniente preguntarse, comt) sugieren algunos de los entrevistados, si esto se de­ bía a que una parte importante de los hombres estaban fuera, en la guerra, o a que ttidavía no se había establecido en el mundo rural una división rígida de funciones o que esa división tendía a desdibujarse en tiempo de crisis. En todo caso, lo que su ­ cedía. com o muestran los relattis de Camila, Soledad o María, es que había mujeres a las que no les gustaba realizar «las labores domésticas», mujeres que preferían tra­ bajar fuera de la casa, y eso hasta los años sesenta y setenta. Estas mujeres no acep­ taban de buen gratio que sus principales funciones fuesen cuidar de la casa y criar a It)s hijos. Recuerdo que en las Uirgas noches de invierno, cuando se reunían Itis vecintis y familiares para leaüzar determinados trabajos st)lían ser los hombres, y no las mujeres, los que en las conversaciones y discusiones que tenían lugar después de cenar, llevaban la voz cantante. Las mujeres no estaban sin embargti en silencio, más bien jugaban un papel semejante al del coro cn el teatro griego que con su aprobación o reprobación lambién guiaban la trama. Las mujeres en las fiestas, ti cuandti se reunía m ucha gente en las casas para comer, eomo por ejemplo cn la matanza, la tiesta más importante, pues significaba que al menos tiurantc un año el hambre había sitlt) derrotado, eran las últimas en sentarse a la mesa, las que servían, recogían Itis platos y fregaban, mientras que los hombres fumaban, tomaban copas, hablaban anim adam ente o jugaban a las cartas. Pero, como recuerda Josefina, también existían ciertos encuentros, generalmente ligados a la realización de otras lareas colectivas, com o deshojar el maíz en las noches de tittiño, en los que se producían tornetis, desafíos, y se inventaban coplas que los mozos y las mozas se dirigían unos a otros y en kis que ptir lo tanto intervenían tanto htimbres ctimti mujeres, maytires y jóvenes. Se ptinía así a prueba la imaginacitín y la memtiria, al mismti tiempti que se revi tal izaba la cultura oral. Las mujeres entrevistadas se muestran especialmente sensibles y críticas frente al comptirtamientt) aultiritariti y despótico de algunos varones respecto a su mujer, y re-

204

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

prueban abiertamente L|iie alguna nmjer fuese objeto de malos tratos por parte del m a­ rido, Por su parle, algunt)s de U>s hombres manifiestan no aceptar de buen gratio que et marido se sometiese sin rechistar a las decisiones de su mujer. Se comprueba por tanto que las relaciones que existían entre los casados eran diversas ya que cn algunos casos existía una fuerte paridad entre hombres y mujeres, mientras que en otros exis­ tía un desequilibrio tle poder que podía ser favorable o desfavorable a las mujeres. A partir tle mis observackines se podría dccir que exIsU'a una mayor Igualdad cuando ambos ctínyuges tenían similares oportunidades de potler, pero una variable t|uc tam ­ bién entra en juegt> es la tle la Inteligencia y la perstinalItiad de la mujer. En esa /.tina de Galicia, las mujeres que atlquirían ese equilibrio de potler en el sentí det matrimo­ nio eran habitualmente herederas, y gozaban por lo tanto tie autonomía material. Pero, atiemás. habían adqulrltit> una autonomía simbtillca, un reconocimiento social, aun­ que resulte difícil separar ambas autonomías. En aquellos raros casos en Itis que la mujer, sin contar con autontimía material, decantaba el desequillbrit> de ptidcr a su fa­ vor se debía a t¡ue era más iiUeligente, previsora y capaz tjue su marido. Me parece que podría ser interesante estudiar eon más detenimiento si, eom o afirma Batjin, cuando se refiere al m undo rural de la Edad IVIediu, siguieron existiendo en la ptJstguerra rasgos tle una l'orma de relación entre Itis sextis en la que la «naturaleza» masculina y femenina todavía no se habían definido de ftirina exeluyente, y por tanto las mujeres aún nti se habían instituido en una minoría que debía ser tutelada a paitlr de cierta edad ptir un litimbre, ya fuese este su padre, su herm ano ti su tnarldti (véase también BoüRiiiKti, 2000, así com o V a r e i . a y A i ,v a r f , ' / - L J r i a , 1997). Perti, ttidti esto, nti nos puede hacer tilvidar, ctinit:) ya se ha señalado, que en las sociedades en las que la fuerza física suele gtizar tle una alta valtiraclón positiva los varones han adt|ulrido un estatuto dominante. En todo caso los encargados de asegurar la pervlvencia de la casa, del patrimonio y del linaje mediante la transmisión del apcllldti eran los vartines. En la inmediata postguerra las políticas matrlintiniales tu> parecían ser, según m ani­ fiestan los entrevlstadtis de m ayor edad, un asunto tle eleccitín individual, sino t|ue resptindían sobre tocki a una política de alianzas familiares. Por ejempki, María tlice í.|Lie el matrimoniti tle C’anilla y Manolo fue fruto tle un arregki entre las familias. Y Stiledad afirma t[ue una tie ¡as razones que la llevtí a aceptar a su marido fue que era tle una familia ctinockia de su casa, y que sus padres y su ntiviti se apreciaban m u­ tuamente. Pero las políticas matrimtiniales estaban estrechamente ligadas al sistema tie herencia, ya que eran cl heredero o la heredera los destinados a conservar la casa. En esta zona el sistema tle herencia se movía en la ctintradloción de no dividir exce­ sivamente el patrlnioniti, aplicando el sistema de mejtira al primogénitti, ti a la pri­ mogénita si no había hijos varones, y al mismo tiempt) respetar el derecho de ttidtis los hijt)s a heredar. Coexiste así dil'ícllmcntc cl dcreetui consuetudInariti ctm el Ci')digo civil, lo que tliti lugar a situaciones diversas. En la postguerra se aplicaba ge­ neralmente la norma de tiejar com o heredero a algún hijo varón, que a veces no era el primogénito, pues ta tiija m ayor era una mujer, ío t¡ue ptme tle relieve t]ue las mu-

Capitulo 8 ♦ Historias de vida: La crisis dol mundo rural

205

jci'cs nu le [lían los misniti tlcrcchos a la hora dc hcrctiar. Por lo gciici'al Llnicaniciitc hcictlahan mujeres si cii la casa st)lt> había hijas, o si la heretlera era hija única. En totlo caso, tjiiieii heretiaba lu casa tenía la obligiición tic hacerse cargt> dc lotltis l t ) S niicinbrtís tle la lamilla tiue vivían cn ella: abuelos, tíos, hermanos o hermanas solte­ ras. cnatit>s.., Las alianzas inatrimtiniales tiependían nt> st>lo tiel sext>. sint) lambién dc la posicitni social. Ltis herederos o herederas tle tas casas tic los labradores «licos» estabiin sujeit)s a presiones más tiicrlcs cjiic los tic turas casas. El resto tte Itis herniaiius gtizabaii cn ict>ría de un mayor grado de libcrlatl, pero tic liecht) se veían t>hligatltis cn la mayt)ría tic lt)s casos a salir tle ta casa paterna. Io t|iic con 1 ’recucncia ct)nducía a la cmigraeitiii. Las mujeies, en esla /.ona, IVente a t)lras zt)iius rurales, eran valoratias no st)lt> por su función rcprotlucltira y port|uc contribuían con su trabajti al mantenimíenlo dc la casa, s Í i k j taiulMcn pt>rquc aportaban al matriiiu)nit) su propia hcrcncia a la muerte tle sus padres, ,‘\pt)rtaban también ctmio dtUc la ropa de cama, el llamatio ajuar, que ellas mismas, sus he imanas, u oirás icjctlt)ras, realizaban. En resumen, se puctle afirmar que en las alianzas matrimoniales intervenían dislinlos factores que nt> operaban tle forma rígitia, ya que a ios intereses económ icos y tle prestigio soeial sc sumaban los personales. Un trabajt) de observación en cl que cl nivel micrtisocial es tan importante, como sucede con ci realizado cn /V Uife, permite ver la rit|ucza tic estas estrategias. En general se puede dccir tjue hasta la década tie los cincuenta, c inclusti los sesenta, ni htinibres ni mujeres gtj/.aban en cl m undo rural de gran liberlatl para elegir pareja, lo que no es tibiee para que se prt)dujcsen castis excepcionales, pues tanto algunos herederos como herederas cligiertin a su cónyuge, y nt> aeeptartm a la persona t|ue habían elegido sus padres.

Algunos aspectos de »la socialización infantil»
La llam ada si>eializaeíóii iiifanlil es sin duda un prt)ceso que contribuye en parte a explicar las relacit)nes de género, y que incide también en la dinámica social cn general. En cl m undo rural existían también, ct)mt) ya lie señalado, jerarquías cn funcitMi tle la edatl. Infancia, ctlad adulta y vejez constituían las tres grandes etapas tle la vida. Pert) euando hablamos dc «infancia» conviene tener cn cuenta t|ue esa etapa dc la vi­ tia, ptir lo que nos tliccn kis entrevistados, nt) tenía ct mismo sentido para los labratlores tiiic para ia burguesía, pues en el campt) niñas y niños no tenían ttitlavía asignado un cstatutt) de minoría en un sentidt) fuerte, y cn consecuencia nt) eran eonsitleratlos ctímti seres tlifcrentes de Ít)s atlultt)s. Sc comprueba t¡ue la infancia rousscaunlana, ttílahnenlc difcrcnciatla y tlepcntlientc tic los atlultos, ct)ii una forma de pensar, sentir y actuar supuestamente cspccírica, y destinada a explorar el muntlo principalm ente a través dcl juego, no se correspontlía con la proximitlatl que existía entre niños y iitlulitis en el m undo rural. Niños y niñas, desde t|uc potlían moverse

206

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

por sí mismos, eslubLin constiinleinenle mezciatitis con los adultos, lanto eii la vitla ctitidiaiia, ctimt) en las distintas fiestas y ceremt>nias. Vestían y ct>mían ct>n ellos y com o eiltjs, y constitin'an tma ayuda inestimable en miiclitis trabajtis. Esto no signi­ fica que cn cicrlti mt)do nti gozasen de iin estatuto propio, pues eran objeto tle cui­ dados especiales, de atenciones singulares cn la nicsa. cn cl trato, y existía una gran complicidad entre mayores y pequeños por la mayor proximitlad que tenían entre sí frente a tilrns grupos sticiaies. Ct>mti señalan Itis enlrevistadt:)s, fiestas infantiles lan importantes en las villas y en las ciudades ctimo k>s Reyes y la Primera Ctimnnión, practicamente no se celebraban en el mundo rural, y cuandti se celebraban se debía a que cl cura y el maestro, o la maestra, tenían especial interés en introducirlas en el campt). Pert) en este aspecto, al ¡gual que en los otros a los que nos hemos referitlt), se prtiduce un cam bio a lo largo de i tiempo. Los que naciertin antes de la guerra, en la guerra y en la inmediata postguerra echan en falta hoy esa relacitín tan estrecha que existía entre maytires y pequeños, unu relación que desap:ireció cuando una obligattii’iedad escolar estricta se impuso en el mundo rural, y muy especialmente cuan­ do empezartin a funcioníir las ct:»ncentraciones esctilarcs. Sin embi^u-go algunas tle las mujeres nacidas en ía década de los sesenta subrayan que cuandti eran niñas no tení­ an tiempt) para jug ar y que su infancia fue una infancia sin juegos. Parecen por tan­ to haber interiorizado una concepción de la infancia más próxima a la que transmite la psicología, la socialización del niño asociada al juego pedagógict'), que a la que tra­ dicionalmente imperaba en el nuindo rural. Los entrevistados mayores, los que tenían cn torno a ochenta años, muestran que unti de Itis rasgtis sobresalientes de su sticialización infantil consiste en que en ella no jugtí un papel importante la escuela. Algunos de ellos no fueron nunca a la escuela, o pasaron por una escuela de «maestros de ferrado», o fueron a alguna escuela noctur­ na que dirigía alguien que sabía leer y escribir ( G a b r i e l , 2 0 0 5 ) . Fue la II República la que Iratt) por vez primera, de forma sistemática, de introducir escuelas en el mimdo rural. Por esto los entrevistados más viejos dicen que casi no fueron a la escuela. Ptir ejempit), Pedrt) afirma que aprendió las cuatro reglas por casualidad, pues tenía que ayudar en casa al ser el herm ano mayor, así que úniciunente podía ir a la escuela cuan­ do lLincit)naba por la nt)che. Nos informa que cuando él era pequeño alguntis iban a aprender a leer, escribir y las cuatro reglas allí adonde podían en la parroquia, pues en algún pueblo de los alrededores había un cura que enseñaba a los que iban junto a él. Y que otras veces iban junto a algunas personas que «eran algo estudiadas» que les enseñaban ki que sabían, y que únicamente más larde llegaron los maestros al mundti rural. Camila, de la misma generación que Petlro, dice: <tCuando éramos niñt)S trabajábamt)s siempre, íbamos con k)S cerdos o con las vacas, a buscar leña para haeer fuegti, ptir agua a la fuente — ya que enttinces el agua nti estaba metida en las casas— ... Cuando éramtis niños teníamos una maestra que no enseñaba nada, y tuvimos tilrti maestro t]ue cuando llegaba a la escuela se ptinía a tlormir. La maestra se ptinía a ha­ cer calceta, y nti hacía titra ct)sa, así que aprendimos a leer y a escribir malamente». Stilcdad, pt)r su parte, recucrtla que aprendí ti a leer el silabario en la escuela, pero que

C<]pítitlü 8 > Historias de vida: La crisis del mundo rural

207

iba muy ptK'i) a ella, que sok) iba cuando no iiabía apuro de trabajo, un día sí y olro iK), dc lal mtidíi t[iic su aprendizaje escolar fue muy limiuido. María, una docena de años más J(.)ven t[Lie ellas, señala t|Lie fue a la escueki mixla que enlnnces ya existía cn la Ulfe, a la tjiie asistían unos cuarenta nifuis y ninas de entre 6 y 14 años, y c]ue em ­ pezó a ir Cíin ti'es años, pues vivía pegatia a hi escuela y, dai.k> Ljue su madre tenía que trabajar cn cl campti y no tenía ct)n l|uÍcu lIcjai-la, la maestra le di jo que ki (.Icjase con ella. Dice (.[uc le gustaba muclu) ir a la escuela, pero que no podía ir (.lemasiado porciue cuando creció un poco tenía t]ue cuidar a un lío viejecito t¡ue vivía c[i su casa, ctm ella y con sus padres. Y l]Lic, pese a t¡ue tenía faciiltaties para estuLÜar, y la maestra in­ tervino para que sus padres la dejasen seguir estudiani-io. no la tlcjaron. Y añade LjU C entonces los niñtis lU) eran como hoy, que se ptidría decir que no eran niños, pues aynLlaban en las tareas desde pei.[Lieños. Pero los tjue pertenecen a las generaciones más jóvenes asisten ya en su mayoría r c g L ik u 'm e n t e a la e scu d a que fiuicionaba en la Ulfe. Rusa, que pertenece a ima generación más joven t[ue ia tle María, afirma que era nna escuela fantástica, que en ella había Linos librus cstupcndtis, entre ellos una bisturí a tle España que le gustaba especialmente, y que estudiaban la Enciclopedia Dalniau. que ctintenía todo: matemáticas, lenguaje, gramálica, arilmétíca... A io tjue se añade t]ue la inmensa maytiría de los niñt)s. cn la actualidad, están muy absurbitlos por kis libros, hacen nuicbos ejereieitis y deberes, y tardan mucho en tlesplazarse a la escuela. No es lo mismo que cuando la profestira o el prtifestir vivían en el puebki; entonces los ni­ ños y niñas tenían tiempo para cuidar las gallinas, ir a por agua a la ftienle, recoger castañas, ayudar a recuger las patatas, etc. Formaban parte de la vitla de la familia y ayudaban cuandt> pt)dían. «Pienso que esto era tan creativo comc» lu que hacen hoy, pues ayudar era tin estímulo, tenías ilusitín ptir ir con los mayores a recoger castañas, manzanas, o ir mcrentlantlu a recuger las vacas. A hura es al revtís. los niños cuando llegan a casa llegan cansados, sc van de nuche y vuelven tle noche, [^ieuso tjuc esle sistema, atiernás de fomentar la golfería, funienta el desarraigc* entre la genle Jt>vcn». Pepe, de la siguicnle generación, fue tic k)S úllimos en asislír a la escuela de la Ulfe, ya t|Lie inmediatamente se puso en marcha la concentración escolar. Según su teslímtmio la maestra, que era bastante severa, tenía razones para serltj: «la maestra nt)s trataba ctimo tiebía, nt)s daba leña. Éramt)s unos revoltostis t re metidos, e íbarnus a ta escuela pur lo ment)s una trcinlena... Pert") gracias a esu sabernos leer, escribir y ha­ cer cuentas. Éi-amos [iiuy traviesos. Yo iba de bastante buena gana a Ia escuela, pues así me libraba de hacer otras ct>sas. Por ejemplo, en la primavera anles de ir a la es­ cuela ya tenía que ayudar a recoger las patatas, y después tlormía en la escuela. Lt>s niñt)s ayudábamos mucho en las tareas tie casa». Si nos atenemos a lo t]ue expresan sabemtjs que ptir ki general ni kis niños ni las ni­ ñas iban ctiiUenitJS a la escuela, salvo exeepcioncs. Estt) nuieslra la enurnie distaiicia stieial que existía entre la cultura escular y la cultura rural, una tlistancia t|ue se accnlut) aún más con las ctincen trac iones eset> lares, Ctimt) observan kis entrevislatkis más jóvenes, se sintíertin enttmces rechazadtis ptii' kis hijtis de la burguesía de la villa, y tralatkis como si fuesen alumntis tle seguiula clase. De ahí tjuc niuchtis fracasasen en

208

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

la csciicla y no (.[Liisicscn seguir csLiidiaiido. El sistema escolar fue percibido más tar­ de por las cliiscs populares rurales com o un medio de promoción social, prceisamente cuando la escuela y la Universidad perdían peso com o instrumento de movilidad social. Se com prueba que la socialización de los niños y de las niñas de las generaciones que nacieron en los anos veinte y treinta eran muy similares; sin embargo eso cam bió con el paso de tiempo, pues los miembros de las generaciones más Jóvenes ya no Jugaban íi los mismos Juegos, ni se divertían de la misma manera. La división sexual se acentuó no solo por mediación de la escuela sino también por el peso creciente de los medios de comunicación: primero la radio y ía prensa, más tarde el cine y, sobre todo, la televisión. Por ío que se refiere a los Jóvenes conviene destacar la importancia que tenían no solo los encuentros con otros vecinos o familiares en num erosas actividades, sino también el papel tan importante que Jugaban las ferias, las fiestas, y posteriormente la llegada del cine al que empezíiron a ir los nacidos en los anos cincuenta y sesenta en su socialización. Pierre Bourdieu ya había mostrado en su texto, £7 baile de ¡os solteros, algo que también em pieza a darse a partir de los años sesenta en el m undo rural gallego: las Jóvenes que van al baile, cuando el baile tenía una gran importancia para encontrar pareja, rechazan a la hora de bailar a los chicos de las comunidades rurales pues no quieren trabajar la tierra y seguir viviendo en el campo. Por eso eligen a los em pleados y a los obreros de las villas ( B o u r d i e u , 2Ü02). De ahí que en el campo, a partir de ese m omento, existan casas en las que viven hom bres solteros, quizás porque no encuentran en el m undo rural mujeres dispuestas a com partir con ellos la vida. Para concluir este apartado quizá convenga recordar una vez más que las relaciones de género están íntimamente ligadas a los procesos de st>cialización infantil que marcan las funciones de las mujeres respecto a la crianza de los hijos, y en general delimitan las tareas que deben realizar, asi como a la configuración que adopta la sociedad y a su sistema de percepción y comprensión del mundo. De ahí que dichos procesos adopten distintas formas según las culturas y las épocas históricas, como pusieron de manifiesto, entre otros, sociólogos tan representativos com o Norbert Elias y Werner Som bart en La sociedad cortesana ( E l i a s , 19S2) y Lujo y capitalism o ( S o M B A R r . 1 9 7 9 ) , respectivamente.

A

l g u n a s a n o t a c io n e s f in a l e s

Se puede allrm ar que lu m inuciosidad y precisión de los relatos recogidos en /\ Ulfe, permiten objetivar en un escenario micro social procesos que, a motlo de tipos ideales, se repiten en til ras com unidades y comarcas rurales de Galicia, de mtitlti que esttis testimtinit)s tle sujetos individuales, que son a la vez sujetos sticiales, stin

Capitulo 8 4 - Historias de vida: La crisis dcl mundo rural

209

tamhicn una vía pnra apm xiinaisc al esLcnaiio ni:icrosi>cial. Basia con ponerse a escLichar para eoniprender que los actoi-cs sociales, en muchas ocasiones, han atk|Liiri(.lo un alio nivel tle rene.xivitlad y son más conscientes de k> l| lic crccnn>s de lus iLiei-zas inconscienles (.[iie aculan sohre su.s vidas. tin el breve espacio dc esle capiiiilo no se puede dar cucnta de loda la riq u e/a de lo.s [11 ateríales recogidos a través de his historias ile vidu, pues únicameiUe se han ihistratio brevemente algunos aspeclos del trabajo. Una de las muchas salisfacciones que me ha proporcionado el recurso al método biográllco es que al introducir las tliíé rene ias generacionales se han poilido ininKk[eir comparaci o [íes, se ha potlido percibir el paso del tiempo, e interconeclíu- las historias dc vitla con la historia stieial. f.a tècnica de las historias dc vida ha tUido ya sus finios cn cl eslutlio sociológico dc ki delincLiencia juvenil, la pobre/a. la vida familiar, el análisis de las profesiones... IVro utlemás algunos dc ios más recoiuicidos analistas sociales de tos ulti mus tiempos lian utili/.atUi relatus liiugrálicus jiara algunus de sus trabajos o han [iroducido ellos mismos materiales aulobiográlicos. Por ejemplo, Pierre Bourtlieu. tras habernos puesto en guardia respecto a lu utilización de eslu técnica cn l .’i/fusión hiogríifií/tte, sc ha servido de relatos biugrálicos recogitlos por miembros de su equipo C[i su libro í a í m iseria dcf niundo (BoRtXEt!, 2íK)0), e inckiso hu terminado realizando su prtipia autí>bit)grafía intelectual; ptir su parte también Michel Foucault ha echado mano de este tipo de nialeriates cn sus librtis stibre Pierre Rivière y stibre l/erculine Barfy'm (F oucauli’, 1 9 7 3 y I 9 7 K ) : Ntirbcrt Filas ha escritti su autobiografía inteleclual 1 9 9 5 ) y lu m ismo han hecht) alguntis grandes representantes de la sociología cultural, com o por ejemplo Richard 1 Loggart (fíocKiARr, 1 9 9 8 ) . Las historias de vida no stin una técnica t|ue exija enorm es fundos de financiación ni L U I gran a paralaje para el trai amiento de tlatos. Sin embargo pueden ser un instrumento pótenle tle ctinticimienlti t|ue entre otras ctisas sirve para poner en evidencia el principiti socitiltigico segiin el cual existe ima curresptindencla entre las poslciunes sticlales y los esquemas mentulcs de lus sujetos, de modti que criando sc cíimparte una condicit')n stieial se ct>niparlen también deternilnadtis estilos de pensar y determinatltis estilos de v i t l a F j i ttidti casti ki prtipio de la soeitiltigía crítica nu es tanto recurrir a las técnicus cuulitalivas frente u las téenicas cuantitativas, ct>mu en oc asi tiñes se afirma erróneamente, sin ti en servirse de las técnicas para rcsptinder a una dem anda sociíU ile clari ficacit')n. Cuandti los socitMtigos asumen la tlcmaiitla de colectivos st>nietidt>s y marginados el conocimiento sticitiltígico se cxpantle. pues las
subiv lu s l i i s i o i i a s o rt-Kilos J l - v i i h i puetle i : ( i n M i l t ; i r s i : e l n ú m e r o mnnt>j;rálic-ti ii e s t a iLVfiica por l a Ri-\i.sta tfc . \ntni/>nÍo};íei so ria l, v<»l. 13. a.sí entiiti el l i b r t i d e IXmiel lii Ki A iiX . f.o s n 'liito s t l f viflíi. P c r s p e v r iv a e n to sm io ló g ic tu I'aI- iielUilerru, llarcekuia, 2005. A m h as ubras ineluyeii n u m e r o s a s refere n c ia . 'i b i h l i d y r á f i e a s . U t i libro pionero y a elá.sitjo e s e l tic V V .A A ,, l^ ts lúslorittM (/i- viilti </( i ifUt ias ví)cfi(/( ,v. T íu n ia y /í'ííiíVíí, N u e v a Vision, liuenns Aires, 1‘)74 . asf e o m o l o s i i i i m e n i s o s y cunoeitios I t i i b a j o s Je F r a t ic » ) F í::K U A !< i> rrt. e t i i r e e l l o s , i n h isio rict v ¡t> crU itlnnuK Peiu'nstila. IlLirc'clona. 1‘M>1, J e Hi »«Ai«iti, v o tr o s a u to re s .
ile d ie a tlo

‘ P;ird más

310

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

técnicas y saberes operan al servicio de la inejora de nuestras sociedades. Por eso cuando el sociólogo recoge a partir de lus entrevistas grabadas cu magnetóí'ont), y de su transcripción, las historias de vida de ios informantes, se inmiscuye en cierto modo en la vida de los demás, pero también debe pagar con su esfuerzo personal por los testimonios recogidtis. El análisis sociológico puede unir su vt)z a las voces tantas veces silenciadas, y servir com o altavoz tle los problemas sociales que los re lutos biográliens sacan a lu luz.

B ib l io g r a f ía
Bajtin, M. (l^y.^): La culna'u p o p u la r en la EiUul M edia y eu el R enacim iento, Madrid: Alianza. RoiiRDirLí, P. ( ): El sen tid o p rá ctico , Madrid: Taurus, — (2000): l.a d o m in a ció n m a sc n lim u lí arce lo na: Anagrama. — (2000): La m iseria d c l m u n d o , Madrid: Akal. — (2002): l.e h a l d es celihatairex. C rise de la so ciété p a ysa n n e en H ear ti, París: Seuil, pág, 222 (traducción castellana en An agrama). Elias, ÍS I. ( I9S2): La so cied a d co rtesa n a , Mé-Klco; FCE. — ( 1995): M i tra yecto ria intelectu a l, Barcelona: Pcnínsiila. f'oucAULT, M. (ed.) ( 1973): Aíoi, R ierre Rivière, ayan¡ éf’orf'é m a mère, nut so e u r e t m on frère, l^Liris; Gallimard. — (1978): U erculine Harhin, (\iris: Gallimard (traducción castellana Madrid: Revi>lueî(m, 1985). — (2005): L as p a la h ro s y Uts c<»sas, Madrid: Siglo XXI. (îKABRiri., N. (.le (2005): E scoU m tes e esco la s de fe rra d o , Vigo: Hdicions Xerais de Galicia. H aliíw achs , M. ( 1952): Les ca d res st)ciaux de la mét}u>ire, Paris: PUF. I hiciGAiii, R. ( 1488): A L o ca l H ahitation, 1918-40, Londres: Chatto y Windus. Lt-.wis, O. ( PJ68): L us h ijo s tie S án ch ez, Mexico: Joaquín Mortiz. M il l s , W. ( 1986): La im a g h u u ión so cio ló g ica , México: FCE. O n o r a t l a . , y CtAsro V er d ik r , B. (2005): «Movimientos sociales y si>beranía alimentaria: 10 años tic lucha contra la O M C y los planes de ajuste estructural», en Viento Sur, 82, págs. ft7-70. Passhr{)N, ,1. C, (1930): «Biographie, flux, itinéraires, trayeetoires». en Reviu^ F ra /n a ise de janvier-mars, X X X X I-1 , págs. 3-22. K o m a n i . o . (19S6): tu m b a ah ierta : a u to h io g ra fta de un t^rifota, Barcelona: Anagrama. SuMBAEtr. \V. ( 1974): L ujo y ca p ita lism o , Madrid: Alianza. SrniRATS. M. ( l ‘J8.^): «La escuela rural en algunas comarcas catalanas. Estructura, efectos y posibles foriiKus de evolución», cn Vari-l.v. J. (ed.), Rerspectivas u ctu a les en so ciología d e hi ed u ca ció n , Madrid: ICE de la UAM, págs. 165-176. .Sit ruLKLANU, E. M. (1988): L adrones proj'esionales, Madrid: La Pi(,|ueta, T iiü m a s , V V . i. (2004): El ca m p esin o p o la c o en Europa y A m érica , Matlrid: CIS. Varri..\, ,1 . y Alvari íz -U ría . F. ( 1947): «Sociología del genero. Algunos modelos de análisis», A n hijfiéiat^o, 30, págs. 1 1-22. — (2004): Ldf'e, so cio lo xh i du n h a co n u m id a d e rural galega, Santiago de Cotnpostela: Sotelo Blanco.

P A R T E ANÁLISIS MATERIAL

CAPITULO Análisis del discurso: los jóvenes y las tecnologías sociales
Ánfítl J. tiordo López

I n t r o d u c c ió n
El «discurso» ha pasado a ser Lino dc los conceptos clave en las cicncias sociales, y el «análisis dcl discurso» una dc las principales prácticas de investigación social. Los primeros enfoques, en su mayoría de corte lingüístico, definían el discurso com o una unidad superior a la frase, ignorando a menudo las relaciones sociales que median y articulan los textos. Un aspecto coiriLm a la mayoría de las perspectivas y enfoques discursivos existentes actualmente en las ciencias sociales y en las humanidíides con­ siste en la identificación de estructuras de significados y relaciones más o menos es­ tables que organizan lo social a partir del análisis de una amplia variedad de «textos»: desde una iinica emisión verbal a una entrevista, desde un grafiti a una cam paña pu ­ blicitaria, desde los intercambios conversacionales entre médicos y pacientes hasta las conversaciones en la red. En la primera parte del capítulo presento un breve recorrido por las principales tra­ diciones y referentes discursivos, para detenerme seguidamente cn el análisis de un registro discursivo: el espacio de entrecruzamiento dc infancia, juventud y las nue­ vas tecnologías de la información. Los momentos de análisis sugeridos en esta seginida parte deberán entenderse com o maneras posibles de proceder en ILigar dc fórniLdas sLisceptibles de reducir hi práctica discLirsiva a la categoría dc técnica, ya que, de lo contrario, contribuiríamos a despojarla de la dimensión transformadora que históricamente ha sustentado s l i lógica. El capítLdo concluye con una reflexión acerca de los dilemas que acompañan a la enseñanza y el aprendizaje discursivo.

T r a d ic io n e s

y referentes d is c u r s iv o s

Al emprender l uí a investigación es aconsejable reflexionar acerca dc las catcgíirias y los procesos q u e definen n Lies tro objeto tle estutlit). Si, por ejemplo, realizáramos una investigación sobre los jóvenes y las nuevas tecnolt>gías, conventln'a preguntarse (.¡ué

214

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

se entiende por «juventud» y pof «tecnología»; eiiándo y cóm o surgen las visiones que conceden a ios jóvenes inias liabüitladcs y un conociniiento «natural» de lo tecno lógico; tiué intereses priman en torno a estas asociaciones; a que sectores lienc tlcian y a qué otros perjudican. Además de tener en cuenta el modo en que los métodos y las técnicas se ajustan a los intereses tle la investigación y a la naturaleza del fenómeno estudiado, com o apre­ ciamos en un sinfín de manuales tle metodología al ust), deberíamos intlagar sohre sus condiciones de posibilidad, ya que cuando optamos por un métodt) t) Léeniea. o un cidbqiie de los misinos, optam os por algo más t|ue una herramienta de investiga­ ción. En este sentiüt) es importante situar la divcrsidatl de prácticas y enfotjues tliscursivtis cn el marco socit)histt>rico tle la investigacitín st>cial. El término «tliscurso» aparece ft>rmuladt) en la tlécatla de los cincuenta, si bien las aprtiximaciones discursivas actuales empiezan a perfilarse a finales de k)s sesenta, en un m omento contraeultural en que se cuestionan las premisas del paradigma positi­ vista y la posibilidad tle ima investigación social objetiva y libre de juicios e intere­ ses particulares. En este ctm texto, conocido como el giro lingüístico o interpretativo, el lenguaje aparece com o una de las principales vías para recuperar conocimientos cercanos al quehacer cotidiano (T. I r á ñ e z , 2 0 0 3 ) . Se plantea que al hablar hacemos ctisas y, por tanto, que el lenguaje está reguludt) eomti cualquier accitín social. Asimismo, se descarta la existencia de significados estables y unívocos, en la m edi­ da en que la com prensión liltinia dependerá del contexto específico. Así pues, para ctimunicarntís precisamos de unas reglas cuyo funcionamiento requiere una ctintinua interpretación de las mismas en marcos concretos de interacción social {véase D í az , 2 0 0 0 y G o f f m a n , 1981, 1987). En torno al estudio de las situaciones de ct)municaci6n lingüística surge un primer grupo de trabajos discursivos interesados en la lógica formal de la interaccitín social entre los que se incluyen los análisis sticiolingüístictis, la teoría de lt)s actos del ha­ bla, el análisis de contenido y el análisis de la conversacitín. Quizá sea esta última perspectiva conversacional ia de m ayor influencia entre un amplio sectt)r de analis­ tas del discurso en las ciencias sociales, especialmente en el ámbitt) angltisajón.

El análisis de la conversación
El análisis de la conversación es una línea discursiva de corte ctnt)mett>dt)lógieo in­ teresada en kis intercambios verbales y las conversacitmes etiirientes ( A t k i n s o n y H e r i t a g e , 1 9 8 4 ; D r e w y H e r i t a g f , , 1992; S a c k s , 1972; S a c k s et al., 1977). En cl transcursti tie las conversaciones demostramos un gradt) de competencia social para hacer comprensible ante los demás nuestrti ctmiptirtanúentt) e intenciones e interpre­ tar el tie los otros. Esta modalidad discursiva concede especial impt)rtancia a la ca­ pacidad de reflejar ccin la mayor precisión la interacción social a partir de complejas técnicas de grabacitín y trascripción. En un segundo mtmiento el análisis ct inversa-

Capítulo 9 ♦ Análisis del discurso: los jóvenes y las tecnologías sociales

215

c i o n a l alienelt; a la iLlcntificiición d c r e g u l a r i d a d e s y p a t r o n e s e n la c o n v e r s a c i ó n a p a r t i r d c la d i s t r i b u c i ó n d e los s i l e n c i o s , los p a r e s a d y a c e n t e s í « s i _ _ p e r o » ) , los tiir-

nos de palabra o el solapamicnto dcl habla.
El a n á l i s i s d e la c o n v e r s a c i ó n , en su v e i t i e n t e o r t o d o x a , r epr otl iic e u n e m p i r i s m o t e x ­ tua l e n cl se n ti tl o d e q u e sc l i m it a a e s t u d i a r cl t e ñ ó m e n o sticiíil tal c o m o e s t á c a r a c te ri zu d ti p o r el t e x t o y s u s s o f i s t i c a d o s s i s t e m a s y c o n v e n c l t i n e s d c t r a s c r i p c i ó n . A u n a s í e x i s t e n a n á l i s i s tle cuñc) c ü n v e r s a c i t ) n a l t|Lie prt>euran t r a s c e n d e r e s t e c m p i r i s m t i ( p o r e j e m p l o , B í )wf: r s , 1996).

Perspectivas postestructuralistas críticas
Una segunda línea dc análisis relevante encuentra sus referentes en los trabajos clásictis de Lévi-Strauss, Saussure y Lacan y, posteriormente, en los estutlios dc Todorov, Kristeva y Barthes. Este enfotiue estructnralista plantea nn análisis con dtis momenttis bien diferenciadlas. En un principiti, sc lleva a cabo un desglose dcl texto en unidades mínimas de sentidti. para tlar pasti a ima bi1st|ueda dc relacitmes tjue per­ mita identificar !a estructura prtifunda del texto. Entre las principales críticas recibidas por lt)S enfot]ues estructural istas, imiibién co­ nocidos ctimo sem iótica estructural, se halla la tendencia a imptiner las estructuras, las lógicas subyacentes sobre los sujctt)s, y olvidarse de tos ct>ntextos en los que se inscriben los textos. Eslas tleficienciiis suponen a su vez desterrar la posibilidatl de transformaciones subjetivas y sociales. A finales dc los setenta, y en respuesta a estas críticas, aparece en escena el postestructuraíismo. [*íua el estructuralismo nt> hay sujetos ni sociedades, sint) estructuras y reglas de coniptislci(>n. El pt)steslructuralisni 0 , sin embargo, acepta la existencia del sujett), si bien se trata dc un sujeto tiistt'irict) que tío puede abstraerse de las trans­ formaciones y las luchas stíciales tToBiN, 1990). Al igual que cl cstructuralismt), se basa en la semiología y en los estudios lingüístictjs a los c|uc recurre desde una m i­ rada y liso distinto, com ti veremos más adelante. Enlrc sus principales referentes tct)ricos destacan la tetiría marxista. el psicoanálisis social y la tratlicit)n genealtigica. El marxismo, entendidt) ct)iiio una tetiría de las ct)ntÍiclones cct>nt)micas que su.stentan las redes y sistemas capitalistas en distintos contextos y culturas. Intenta idcntiflciu* estnicturas que auttirizan o rcprueban las acciones sociales. El hecho de que estas estructuras sean más ti menos estables deja abierta la poslbilitlad dc su transform a­ ción: cualquier actividad refuerza ti desestabiliza, valida o disltirsitina Itis sistemas tle ptider. La tetiría marxista también defiende la itlea de que el lenguaje no se limita a representar el mundti sint) t)uc, ptir el contrario, perpetúa o cambia el estadti del m is­ mo; en titras palabras, las activltlades hngüístlcas también st>n acciones materiales. Será también en cl ct)ntexto dc ta crisis positivista tjue una parte det pensamiento marxista se Interese por la capacitlad analítica y transformad tira de la teoría pslcoa-

216

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

nalítica. La escuela tic Frankt'iirt, as «ciada principalmente a los trabajos de Aílorno y Marcuse, concebía esa narrativa tan poderosa sobre el yo, el inct)nscieiite y la reali­ dad com o una vía que contluce al análisis y la transformación social. En particular, las interpretaciones que realizó Lacan tle la obra de ÍTCud suscitaron un gran interés pues permitían com binar la tetiría del sij^nincatlo y de la subjetividiid etm nuevos planteamient(ís sobre las lógicas colectivas que regulan las acciones stjciales, k)s pensamientos o Itis enunciados discursivos. Ejemplos de trabajt)s que prt)longan es­ ta línea de análisis en la actualidad se hallan en P akkrr ( i y 9 7 ; 2 0 0 4 y en este volu­ men ct)n D u n k e r ), Rncio (1995) y Z izek (1990). También herctlera tlcl materialismo, la stieiología histórica ctintempla ct>n respeto. aunt¡ue desde la distancia, a la teoría marxista y al psicoanálisis social. A partir de los años setenta se produjo, especialmente en Francia, un renacimiento tlel análisis genealógico, un m odelo puc.sto a prueba ptir Weber y Durkheim, y en tiempos más recientes por Elias, Ft)ucaidt y C a s t e l E s t o s autores, comti recuerda A lvare/.-U ría (en este volumeji), cuestionan las vi.si tiñes lineales de progreso social e historia, así ctimo los tleterminisnios econoinicistas. Entre las principales aportaciones tle la sociología histórica o genealógica a la inves­ tigación discursiva tlcstacan la necesidad de enjnarear el estudio de los prticesos so­ ciales en .sus contextos históricos, el rechazo de explicaciones universales a favor tle modelos sociales específicos y el énfasis en las contradicciones y las transform acio­ nes en lugar de en las visiones lineales del desarríillo social ( V a r e l a , 1998). Así pues, el marxismo, la tenn'a psicoanalítica y el modelo de análisis genealógico, adem ás de lo ya abordado por el estructuralisnio en torno a las teorías lingüísticas y semitilógicas, tlefinen los principales pilares tctiricos dcl postestructuralismti y de las pers[lectivas discursivas críticas desarniliadas bajo su inHuencia. A continuación veremos los planteamientos centrales de estos desarrollos postestructuralistas y el mtido en que dos de sils conceptos claves, las «formaciones» y kis «géneros discur­ sivos», contribuyen a pergeñar nuestro análisis de uno de los medios de ctimunicacitín más difundidos entre los internautas españoles más jóvenes: las com unicaciones a través tle kis programas de mensajería instantánea.
Formaciones y géneros discursivos

La profusión del concepto de discurso en las ciencias sociales se asocia inevitable­ mente a la obra de M. Ftiucault. heredero y propulstir moderno de la corriente genea­ lógica. En la prim era etapa intelectual, ctinticida como «art[ueologia», F oucauli' { 1966, 1969) irrumpe, ju nto a Lévi-.Strauss y Althusser, en el centro del debate es­ tructural ista y defiende que cl m odo de ver el mundo varía y ha cambiatki m ucho a
'

Hl

e x c e le n te

cnsayn

de

T, V V . A ikirno

n 0 75).

el sl^no tle h>s asnos, [íiircelonu, Laiii, d;i i'men
in tliijo

ejemplo liel lip» Je análisis esiRieturales realizatlns hajo el

tic la Escuela tle

( T a n k lu r t.

Capítulo 9 * Análisis del discurso: los jóvenes y las tecnolo];ías sociales

217

lo Uu'go J e la histoi’ia. Alirnui t]ue vivimos cn el interior dc iiunitios codificados t|uc nos ¡lerniitcn pensar con las mismas categtuías tiiie nos regulan {«epistenies»). y (,|ue además eslas son de naturalc/a social (VariiLa y A i.vaki-:/-Ukía, 1997),
L a e t a p a a r q u e o l ó g i c a Iue d e t e r m i n a n t e p a r a la c o n s t i t u c i ó n del a n á l i s i s de l ti i s c u r s o e n las c i e n c i a s si>ciales. ,si b ie n s e r á la « g c n c a U í g i c a » la d e m a y o r i n l l u e n e i a e n ios e s t u t l i o s d i s c u r s i v o s , e n la m e d i d a q u e in v e s t ig a la r e l a c i ó n e n t r e la prt)tliiccit')n d e c o n t i c i m i e n t o y las r e la c i t i n e s tic p o d e r ( F oi c a u i j . I97Í)). Es i m p o r t a n t e s e ñ a l a r q u e p o r « d i s c u r s i v o » F tni ca ult e n t ie iu i e cl u s o del l e n g u a j e cn c u a n t o dirig idt ) a la p rti d u cc it in tle ct)nticimientt). Dcl m i s m o m o t lo , n o s i g n i f i c a t|u e las « p r á c t i c a s nti d i s c u r s i v a s » nti s e a n li n g ü ís ti c a s , sint) t| u e e s t á n d e s t i n a t í a s a la intc iis ifi cac it in d e las r e l a c i o n e s tle p o d e r ( p o r e j c n i p l u , a t i a v c s tic las nti va ta tl as c n los c u a r t e l e s ti in c lu s ti e n It>s c o l c g it i s m a y o r e s u ni ve rsi tar it )s) ( I ñigumz , 2()()3). L a tr ad i ci t ín d i s c u r s i v a f r a n c e s a n o se agt ita e n la t)bra tle F o u c a u l t . D e s t a c a n a s i ­ m i s m o It)s trabajt)s et)n oc idt )s c o m t i lii e s c u d a fr a u c c s a i¡c a n á lis is i l d d is c u r s o . A u n q u e c o m p m t e el i n t e r é s p o r las a c t iv id a tl e s y runcit)iies tiel d is cu r s t) , fr e n t e a t)tras t)rien ta c i o n e s tic ctirtc l i n g ü í s t i c o y a al uti i das , la e s c u e l a f r a n c e s a p r e s t a u n a atetlcitín e s p e c i a l a los te,\tt)s p r o d u c i d t i s e n ei m a rc ti d c i n s t i t u c i o n e s — t | u e ct)iistri­ ñ e n f u e r t e m e n t e lo q u e se tUce o sc p n e d e d e c i r ( « e n u n c i a c i ó n » ) — , y e n lo s c u a l e s se e n t r e c r u z a n a s p e c t o s his tórict)s, st)ciales, pt>líticos. E s t a tra d i c it ín m a n t i e n e q u e el s e n t i d o d el te x to t l e p e n d e d e las « f o r m a c i o n e s tlisc u r s i v a s » . L a nocit>n d e ft)rmacit')n d i s c u r s i v a , in l r t) d u c id a pt)r F olicaulf (I9(>9), y ref o r m u l a d a p o r Pt'CMtíux { 1969), d e s i g n a « im c o n j u n t t i tle r e g la s a n ó n i m a s . histtSricas. s i e t n p r e d e t e r m i n a d a s c n el t i e m p t i y el e s p a c i o q u e han dcllnidt> e n n n a é p o c a tlatla, y p a r a un á r e a s o c i a l , ecí>nt)mica, g e o g r á í l c a o l i n g ü í s t i c a d a d a las et )n d i e it ) n e s tle cj e r c i c i t i d c la f u n c i ó n e n u n c i a t i v a » (Ff)tJCAUt:r, 1969: 153). El d is c u r s t) ct>m un isl a, el s o c i a l i s t a o cl a n t i s e m i t a s e r í a n e j e m p l t ) s d e f o r m a c i o n e s d i s c u r s i v a s p a r a e s t a c.sc u e l a . P o r su p a r t e la nt)cit)ii d e d i s c u r s o se d e f i n e c o n n ) u n c u n j u n t t ) d e e n u n c i a d t ) s t|iie c o r r e s p t i n d e n a u n a d e t e r m i n a d a f o r m a c i ó n tlis cur siv a. S e g ú n la e s c u e l a f r a n c e s a , el a n a l i s t a nt) s e l e c c i o n a los icxttis pt>rque h a y a n sidt) prt)t l u c i d o s p o r un in d i v lt l u o tlatUi. sint) [)t)rque su e n u n c i a c i ó n e s el c o r r e l a t o d e c i e r t a pt>sición e n lui contc.xtt) tle prt)tluccit)n i n s ti tu c i o n a l e ÍLÍct)U)gicti es pec íf lct ). S e m e j a n t e n o c i tí n d e fo rm ac it ) n tl i s c u r s i v a fue prt)iUt) i d c n t i l l c a d a ct)mt) u n e s p a c i o e s t r u c t u r a l c e r r a d t i, p r e t e n t l i t i a m e n t e ct>mpactt> e i n d e p e n d i e n t e d e las s i t u a c i o n e s tle e t ) m u n i c a c i t ) n (C'HARALim a u y MAiN(a;iiNR-\u, 2(X)2). E s ta s c r í t i c a s , e n el c t i n t e x t o tle e m e r g e n c i a d cl p o s t e s t r u c t u ral i snit). c o i n c i d e n ct)n cl re v iv a ! tic la t r a d i c i ó n di a l ó g i c a r u s a y, en e s p e c i a l , ct)ii el círc ult ) d e Ba jt úi . n o m b r e c o n cl t| u c sc c o n t ) c e n lt>s t r a b a jtis tle B a j t i n , M e d v e t l e v y V o lt) s hi n ov ( Bt>NNiN. 2()()8). S u s p r i n c i p a l e s a p t)r ta ci t)n es g i r a n e n tt^rno a la i m p o s l b i l i t l a d d c c o m p r e n t l e r el l e n g u a j e f u e r a d e s u s ct intexl t)s s ti c la l e s tic u s o y las c o n t i i c I o n e s s o c l o h i s t ó r i c a s q u e lt> pt)sibilitan. S e g ú n B m i í n ( I 9 S 2 ) , las p a l a b r a s st)n s i e m p r e p a l a b r a s tle los t)tros. el di s cu rs t) e s t á tejitlo pt)r lt)s tiiscurst)s d cl t>trt). Y e s t a s p a l a b r a s ti c i u in c ia tl o s p r e s e n t a n r c c u r r c n c i a s t e m á t i c a s .

218

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

csiilísiicas y foi inalc.s m:is o iiienos esiublcs, o lo que se ctinoce com o «géneros disciirsivt>s» (por ejcniplt), arengas, pantletos, eomunieaciones en lus ehats o cn los pro­ gram as lie mensajería instantánea — o M essenger— ). £/ análisis crítico det discurso l')urante la década de los setenta comienza a formarse otra vertiente discursiva, ctinocida com o lingüíslica crílica y denominada posteriormente «análisis crítico del tliscursi>». Esta c o m e n te prolonga la tradición lingüística de su preocupación por kis actividades y las fimciones del discurso, pero al igual tiue ta escuela francesa, mues­ tra un cierto propósito iLleológico y de compromiso político al analizar el modt) cn que k>s discursos participan activamente en las estructuras de poder ( F a i r c l o l k i m , 1 9 9 2 , 1995; K r e s s , 1990; H o ix íe í y K r h s s , 1993; V a n D ijk , 1997, 2003). ()ta>s autores más interesados en los metí ios de comunicación y en ei de sarro Iki de los géneros discursi­ vos y de la intertextualidad ( K r b s s y L e f a jw f n , 1996), derivaron hacia lo que se cunoce actualtnenle com o análisis del discurso «multimodal» ( K k i -s s y L e e u w i;n , 2001). Hemos visto que en el espacio tan disperso y múltiple de la investigacitín discursiva se pueden distinguir distintt>s niveles de investigacitín: desde cl form alismo más ex­ tremo (análisis de ct)ntcnido, análisis de la ctinversación, análisis temáticos, la teoría funtlamentada) hasla la estructura ideológica de los textos y su transformación (se­ miótica, m odekis de análisis genealógicos, investigación tliscursiva crítica). Aun así en el m omento actual encontram os bá.sicamente tios grandes líneas de trabajt): el aná­ lisis conversacional y tas aproxim aciones postestructuralistas. Estas últimas abarcan m anifestaciones bien distintas agrupadas en dos grandes perspectivas: la escuela francesa y genealógica, y la línea anglosajona del análisis crítict) del discurst). Ambas perspectivas difieren tanto cn términos metodológict)s comt) tcrmint)lógicos, aimtiuc ctiinpartcn un presupuesto básico: la imposibiüdail de analizar un texto fuera tle su contexto de producción (institucional, material o itieokígico). La escuela del cuaUtativismo crítico de Madrid Hn el ct)ntextt) español cabría incluir una tercera aproximación tliscursiva, síntesis particular y específica de las anteriores, conocida com o /tí e sc u d a de ciuiUtativisnio cn'iica de M íulrid, con un amplio desarrollo desde los añt)s sesenta y asociada prin­ cipalm ente a los trabajtís de De L u c a s (1992), Dk L u c a s y O r t í (1983), O r t í (1986, 2000) e Iháñez (1979, 1985). Esta aproximación entrt)nca directamente con el postesimcturalismti y su incorpt)racitín del psicoanálisis, así como con la integracitín en una rectinsideracitín de la Escuela tle Franlífurt en un senlidt) algt) diferente tiue el análisis crítict) (aunt|ue con m uchos st)lapamientt)s). Asimismo, incorpora la pers­ pectiva tli st tífica, si bien en un sen ti tío muchti más general ista y no tan apegatk) a tas aproximacitincs de Poucauit sobre «la genealogía» o kis «formacit)nes tlíscursivas» de ia escuela francesa.

CjpiUllo 9 *■ Análisis del discurso: los jóvenes y las tecnolo|;ías sociales

219

En términos generales, nna de las principales líneas tic renexit)n tle esta ctirriente sería el estudio dcl desvelamiento de las ideologías desde la contenipUicitín de Itis efecttis del ptidcr y tle la tlominación, y de Itis discursos en complejtis sistemas de dt>m inación y subordinacitín. Sólo así, según los planteamientos centrales de esla escu da, sc pue­ de comprentler la posibilidad de emergencia de discursos «contra el poder» (vtútse C o n d e y StikRANtJ en este vt)lunicn ctimt) ejemplos actuales tle esta escuda). Estas clasificaciones siempre resultan ctimplicadas y corren el peligro tle tlejar fuera otras a p o rta d tiñes. Ptir ejemplt), es hábil nal t|iie la IradicitSn discursiva francesa ha­ ga caso om iso de los avíinces prticedcntes de la tradición anglosajona d d análisis crí­ tico del tiiscurso, y que esta, pt>r su parte, eclipse otras aproximaciones tliscursivas, no mentís críticas, bien sean desarrollatías en contextt)s anglosajones com o las d d D iscnurse Unit ( B ü r m a n , 1991; B l i i í m a n y P a r k i - r , 1993; C í o k i k i L ó p e z y L i n a z a , 1996; P a r k e r , 1996; P a r k e r y B o i t o n I n s t i t u t e , 1999)- o no, como la e s c u d a d d cual ¡tati vismo crítico de Madrid. El ejemplo de práctica discursiva que presenlanitis aquí se interesa por los tliscursos cn cuanto representan espacios y con 1 1icios sociales que permiten interpretar las re­ laciones sociales y la transformación permanente de las mismas, ptir ejemplo, a tra­ vés de las lee nt) logias de la información y la ctimunicacitín. Por It) tanto, analizar discursivamente un textti supone preguntar qué se dice, quién lo dice, cómt), cuándo y ptir qué lo dice, así comti cuáles son las fu nci tiñes sticiales y políticas d d discur­ so. Desde este enftique, los discursos se entienden ctimt> estriicluras relativainente es­ tables que t)rganizan las definiciones tle It) stieial, si bien la naturaleza tld [natcrial analítico tjue consideramos requiere nuevas articulaciones y síntesis de las perspec­ tivas discursivas mencitinadas, dcstlc las más ftirmales hasta las más centradas en las dim ensiones ideológicas, para abordar en su debida ctimplejitlad tas prácticas y las transformacitines que están acacciendt) actualmente a través dc los meditis y entor­ nos de comunicación ti igi tal.

Un

ejem plo de in v e s t ig a c ió n d is c u r s iv a :

LOS JÓVENES Y LA CULTURA MESSENGER
El e je r c id a de análisis discursivo t|ue presentamos a continuación está basadt) en la investigación ti tu latía Jóvenes ciiiriini Messenger. Teeno/ogúis de la infrinnación _ v
’ Lil linidud dei Discurso es un centro con sette en la Universiilad Metropotitíina do M anchester t|ue l’ onicntu III invcsliyación cualiuiliva y teórica uncumiuada al desarrollo de prácticas y tetinas radicales. Hl térm ino «di.scurso*f es em pleado príncipatinente en el sentido tiennenéutico crítico e incluye a su ve/, aportaciones feministas y psicoaualílicas. 1-1 ccnlro funcioiiu com o i) \m reciirsu docente pura la invesli­ gación cualitativa y fetninista; it) una u n itla d d e apoyo internacional para la (reiproilucción tle teoría acadtímica radical; y iii) una retí para et tlesariollo de perspectivas críticas de investigación acción participativa (litip:/Av\vw.iliscourseunit.com/).

220

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

la cíiniuniccición en la sociedad interactiva (Cí o i í DO L ó p e z y M hcjías , 2(J{)6), c u y o o b j c l i v o pf in c i p a l e r a e x p l o r a r los d i f e r e n t e s v a l u n i c i o n e s y u.sns d e las n u e v a s tec ­ n o l o g í a s Uc Iti i n f o r m a c i ó n p o r p a r t e d e los J ó v e n e s e n f u n c i ó n d e s u s prtic etle nciu s s o c i o e c o n ó m i c a s y culi Urales, L a i n v e s t i g a c i ó n c o m p a g i n ó b i b l i o g r a f í a e s p e c i a l i z a ­ da. i n i o r m c s íj R c i a l e s y f u e n t e s e s t a d í s t i c a s s e c u n d a r i a s , c o n u n t r a b a j o d e c a m p o c e n t r a d o e n la p r o d u c c i ó n d e m a t e r i a l e s c u a l i t a t i v o s .

Momento genealógico/documental: representaciones tópicas de juventud y tecnología
M licIi os s o n los m i t o s y p r e j u i c i o s e n t o r n o a las n o c i o n e s d e j i iv e n t u tl y las t e c n o l o ­ g í a s d e la i n f o r m a c i ó n . A l g u n a s p e r s o n a s e s t á n p r eo cu pa d la s p o r las h o r a s q u e pasiui los a d o l e s c e n t e s f r e n t e al o r d e n a d o r ; o t r a s d a n p o r h e c h o q u e los m á s j ó v e n e s ti e n e n h a b i l i d a d e s « i n n a t a s » p a r a cl u s o d e las n u e v a s t e c n o l o g í a s . ¿ Q u é h a c e r f re n te a los i n t e r e s e s q u e s u s t e n t a n a e s t o s m i t o s y los e f e c t o s q u e c o n l l e v a n ?

En esta etapa inicial de la práctica discursiva la mirada está apoyutla en cl conoci­ miento previo sobre el tema y otras temáticas que cn un primer momento podrían pa­ sar inadvertidas, E ji nuestro caso apreciamos el modo en t|ue las nociones abstractas y hom ogéneas de infancia y juventud se han prestado a una continua iiistrumentalizaciím, desde las cam pañas de recogidas de fondos para ayuda a la cooperación y cl desarrollo, la justiílcación de intervenciones bélicíis, las campañas políticas (como la «niña» del candidato presidencial del Partido Popular en la cam paña electoral de 2008 en España) Incluso, estrategias de promoción y desarrollo de las tecnologías de la comunicación y la información. El poder de estos conceptos y, en general, de las explicaciones del desarrollo, segiln B u k m a n (2003), radica cn el continuo deslizamiento de lo específico y singular a lo general: de «la niña o el niño» a «los niños», de lo que se cs a lo c|uc se tiene que ser, y últimamente, de los niños y niñas a los jóvenes. Estos procesos, inevitablemente, identifican a los más jóvenes con correas de transmisión del desairollo, permitiendo t|iie las divisiones y las jerarquías sociales, así como sus tensiones, queden reducidas a categorías naturalizadlas y, píir consiguiente, desprovistas de su contlición social. La única ptisibilitiad de alcanzar un contK'imiento sensible a las complejidades y a las circunstancias t|uc rt)dean a la infancia y la juventud es a través tic los marct)s his­ tóricos y culturales concretos. Las [írimeras apaiieioncs en público dcl ordcnadtir luviertui lugar en programas tle televisión, en viñetas ctMiiicas de peritídlcos y cn historias tle ciencia ficción tlesde la segunda mitad del siglti xx. En eslas primeras aparieitines tle las nuevas tccntiltigías frente al gran público las imágenes de niños/as representaban la cara humana, cl vehículti sticializadtir dcl alic/i tccnt)k)gico, t|uien a su vez mostraba rasgtjs Infantiles pero tlistanles, com o quetla claram ente ilustrado en cl siguicnle foitigrama tlcl film ZiT( Imagen 1).

capitulo 9 * Análisis del discurso: los jóvenes y las tecnologías sociales

221

Im acífn 1 clel lì!ni liT . S. Spilberj»

Este juego d e diterencias y s i n i i l i t L i d c s gana cn inicnsiilad según nos aproxim am os al moiTiento actual. En la lileratiira especiali/.adu que surge desde mediados dcl sigk) xx aparecen dos enfoques bien diferenciados: aquel que propone que los medios de co­ municación audiovisual, en es[íecial la televisión, han supuesto una erosión de los li­ ni i les entre ia infancia y la ctiatl adulta, y aquel otrt> que ve en las nuevas tecnologías un recurso de liberación para los adolescentes y los jóvenes ( B u c ' K I N u h a m , 2()()0). El prúiier enfoque representa a los jóvenes con una predisposición «natural>'- hacia tleterminadtis medios de cunuinicación audiovisuales (televisión, multimedia) a d i­ ferencia de los medios cn forma to impreso. Estas explicaciones atribuyen a los m e­ dios de comunicación un poder singular para explotar la vulnerabilidad, desm antelar la individualidad y destruir la inocencia de los más jóvenes. Dclicjidcn la idea tle i|ue el medio esci'ito fomenta la abstracción y el pensamiento lógict). Pi.>r el conlrario. la televisión y, por extensión, gran parte de los autliovisuales y multimedia posteritires, no requieren habilidades especiales para interprelarlos, k) que supone a su vez mía pérdida del ctmtrul de los adultos sobre ei ambiente simliólico tlcl joven, así com o una desviacitSn en el tránsito a la edad adulta. Desde comienzus de los años noventa las posi tiras m;is optimistas o «integradas» tam ­ bién reconocen una sabiduría «natural» de los jóvenes para alfabetizarse en los nuevos medios. Sin embargo, destle este o irti latió tlel tie bate la lelevisitin se considera un m e­ dio pasivt) que attinia a los usuarios, mientras t]ue la red fomenta su inteligencia: la te­ levisión transmite una visión unilateral dcl muiulo. la red es dcniocrálica e interacliva. Lt)s enf'oqites Íntcgratk>s, al igual que las visiones apocalípticas atileritires, [luivili/aii noe itiñes homogéneas y abstractas tic infancia y juventud en su relación con la tecluilogía. Ltis jt) ve lies se representan en ptisesión tle un la lento «natural», de una cicali vidad espontánea, que es en cierla forma reve kula a través dcl tirdcnador. Así es común leer cn Iíi literatura especialÍ7atla t|ue los atiolesceiUes t) los jóvenes son «los principales agentes de ia [iene Iración leciioÍt>gÍca y el cam bio comunicativo tie sus

222

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

h o g a re s » ( S o ííiíin o , teléfo n o BtíRN ETE

1996: 62),

o que

los « jó v e n e s e n c u e n tr a n

coiinatLiral

e i u s o t i c) ( L o r e m p .,

m ó v il, dei o rd e n a d o r, del co rreo electró n ico

y

l Ic

I m idlim ctlia»

y

B i i t . ’E R R i L ,

2004: 295).

Desde finales dc los noventa existen nuevos iconos y representaciones cn las (.¡uc las lecnologías forman parte del propio «cuerpo» infantil. Así io ilustra, enlic otros, el progranu; televisivo infantil los Teletubbies desde su estreno en Gran Bretaña en 1997 (Imagen 2). A estas criaturas de ojos grandes, con fisionomías y gestos a medio camino de los hu­ manos y los primates. Ies sobresale una antena dc la cabeza; en sus barriguitas tienen incrustado un monitor cubierto por un forraje sintético. Cuando la antena se levanta, el forraje baja y muestra una pantalla desde la que se proyectan vídeos educativos. Muchas son las posibles interpretaciones dc la apariencia y el liabla extraña de los le/ettíbhies, y grandes las polémicas que han acompañado a estas criaturas t|ue en­ carnan imágenes de infancia cercanas al infante-«//V/í emocional y sin desarrollar^, si bien en esta ocasión interesa resaltar su capacidad dc personificar uno de ios gran­ des sueños dei occidente industrializado: la fusión entre la tecnología y el cuerpo hu­ mano, la posibilidad de borrar el paso o la presencia misma de io tecnológico. El fenómeno mediático global que acompaña a los Teletubbies ct)incide en el tiem­ po con nuevos estudios de la psicología evolutiva dedicados al estudio de las rela­ ciones entre el desarrollo cognitivo y las nuevas tecnologías (Smakma, 2004). Según estas posturas, la interacción con las tecnologías dc ia información conduce a la ad­ quisición de nuevas funciones y estructuras mctUales («tccnogénesis») y a una trans­ formación del trabajo, que pondrá fin al esfuerzo físico e impondrá formas más democráticas y responsables, al m ismo tiempo que ensalzará el senlido de com uni­ dad en el ámbito de la cultura corporativa. Así pues, el concepto «juventud» hereda y rede 1 1ne distintos signitleados de nocio­ nes anteriores de infancia, con una predisposición natural hacia las nuevas tecnolo­ gías, que debem os considerar con prudencia. De io contrario corre nws ei riesgo dc eclipsar espacios de relaciones y fuerzas que se dirimen actualmente entre tiistintas formas de participación en la sociedad digital. Rn semejante encrucijada, ¿qué papel desem peñan actualm ente las asociaciones que naturalizan las relaciones entre ios más jóvenes y las nuevas tecnologías en algiuK)s textos expertos y representaciones mediáticas? Este primer momentí) dc análisis se halla a medio camino entre la tradición genealó­ gica, en cuanto su énfasis en objetivar el oiijeto de cstiKÜo en su contexto sociohistórico, y la escuela francesa tlcl tiiscurso, cn la mctlida t|ue atendemtis a ios
’ risias criatuniN Uui adorables t'iiurun m otivo de acahíraiins debates etluc'alivos. (y ile género) to n nna coniroversia du fondo tnuy arraigada cn Iny lal erra st>bre el declive tlown) de la en luna britá­ nica (G o RIí O Lt'JH'Z y (ÍL'KMAN, 200 4).

CiipítLilo g ♦ Análisis del discurso: los jóvenes y las tecnoiogias sociales

223

I m a g en 2
Ím s

Teietuhbies

conocimientos expertos c insiitiicloncs que participan cn ias representaciones hcjiemónicas en torno a los jóvenes y las nuevas lee no logias. Por úilimo, esta primera í’ ase. ai igiiai que algunos trabajos de la Bscucia de Estutlios C'u llura les de Birmingham, sugiere el pape! activo de los medios de conuinicación a la hora de e n ­ tender los procesos de cstructiiración social (Wiut.is. !97S. 1996),

El significado de los textos depende de las relaciones con otros textos: la sospecha discursiva
Un p u n t o de partida común a la mayoría de los enfoques discursivos es que los tex­ tos estahlecen sus signlf'tcadt>s y l'uncioncs a partir de las relaciones con oíros textos {B aj tí n , 1982). E n nuestro ejemiilo en un primer momento revisamos la literatura es­ pecial izada acerca de las relaciones entre representaciones de infancia, jin e n lu d y tecnología y nociones de «desarrollo». Ahorii veremos cómo estas representaciones <diineionan» en el contexto de desarrollo (o estancamiento) de la sociedad de la in­ formación en España, Para elk> i’ecurriremos a hifoi nies especializados sohre la st>cledad de la información, sus cifras, porccnlajcs y gráficas. La relación entre estos grupos de textos en un principio independientes — la literatura especializada en no ­ ciones de desarrollo y tecnología, y los informes ollclales acerca de las tciuienclas y desarrollo de la sociedad de la Información— , dirigirán nuestra tniratla hacia un e s­ tudio tic caso concreto: los prtigramas de mensajería instantánea y las valoraciones y usos t|ue los internautas españoles más jóvenes hacen (.le los núsmos. Las conversaciones con otras personas constituyen la principal actividad de los in­ te maulas españoles, sólo superatla por la bús(.|ueda de información, realizatla por cer­ ca dcl 80^^ Lie la pohlaci('m intcrnauta que supone actualmente cl 48.6% de la población total ( c E s p a ñ a , 2007). Como nniestra la (JráUca. España ocupa uno de los

224

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación sociai

E spaña

3

F rancia

^

Italia

R. U nido

! A lem ania

M e n sa je ría instan tán e a

Telefonía Internet

P odcasting

C reación de blogs

Fuente: Novatrís - NetObsorver Europe (2006) G ráfica 1

Usi> de uplicuciones wub 2.0 en Europa (eEspiiñii, 2007: 179)

primeros lugares en ei ranking miindiai cn cl uso de estas tecnoiogías sociales (Web 2.())‘, siendo ciaram entc iídcr en cl entorno europeo. Si luiy que iiablar de un servicio realmente consolidado, impulsor y prcccdcnte de ios usos sociales tie Ui red, esc es el servicio de mensajería Instantánea. En cl caso dc nuestro país, cl porcentaje de penetración dc los programas de mensajería Instantá­ nea se sitúa c erca del 80% del total de Intcrnautas españoles, siendo el M SN/W lndows Live M essenger cl dc mayor popularidad con luí alcance del 6 0 , 9 7 % (frente al 6 , 1 % del Skype Messenger; 2 , 7 4 % de Yahoo! M essenger y 2,46%> dc Google Talk) ( c E,s p a ñ a , 2 0 0 7 ) . A pcsiir de la alta penetración de las tecnologías sociales, las puntuaciones en los ín­ dices generales de desarrollo de la sociedad de la Información durante los últimos años indican un estancam iento, incluso un leve retroceso. Según ios índices de de-

' I.n.s íiplicíiL’iones qiic firopieiaii coiiiuniciicioncs y usos más persoimlcs. más inlormiilus, cotno l:i tiKTisajerfa insiantáncu, la iclclonfii por [niomei y la creación de blogs se cnntKvn actual men te co m o xiif'iwiítf social o Weh 2.0.

Capítulo 9

*■ Análisis del discurso; los jóvenes y

tecnologías sociales

225

sarrollo publicados por cl intornic ISI 2004, Bfipanii ocupaba la posición anlcpciulltinui cn la Europa de los Ifi {UE-13) y la deciinotcrccra cu ki UE-25, oblctnciKÍo la mejor posición cn ta dimensión social. Informes más recientes señalan que duran le el último año se ha pasadt) del decimotcrcer puesto al vigésimo en la UE-27 ( ¿ E s p a ñ a , 2007). En cuanto al nivel socioeconómico, son las clases media y media alta las L|ue mayori tari ámente acceden a Internet. Este grupo está cn su mayoría formado por trabaja­ dores y profesionales cualillcados que viven en ciudades grandes y medias, con un alto nivel de estudios y un alto nivel tecnológico. La mayor presencia de las clases inedias contrasta con Ia escasa penetración de este medio entre las clases bajas o tra­ bajadores no cualiflcaiios (y sus hijos/as). Al igual que los mayores, la clase baja si­ gue impermeable a Internet. Si se considera la distribución poblacional por grupos de edad, los datos plantean que más üel 80% de los Lisuarios se encuentran entre las edades de 14 y 44 años. El grupo c om prend ido entre las edades de 14 y 34 años, nuis cercanas a nociones actuales de ju v en tu d , supera el 63% tle los usuarios de Intertict (CJoRnt) L o p e /, y M ecí IAS, 2006). El progresiva rejuvenecimiento) de los internautas españoles tjueda refrendado por los dalos más recientes: en el perit>do de 2004 al segundo se­ mestre de 2006, la población infantil com prentlida entre los 10 y tos 14 añt)s Liue ha utilizado Internet en los tres últimos meses ha pasado de un 60 al 71% (IN E, 2007). El análisis de los informes oficiales permite, así pues, idenlificar las tendencias de uso de las distintas aplicaciones en Internet, apreciar el papel destacado ».le la m en­ sajería instantánea en lo que se ct)noce como la web social, así com<í la dislrlbucic>n de los internautas a partir de variables estiucturales, entre las tiiie hemos destacado la clase social y la edad. La revisión de estos informes invita a agudizar la mirada discursiva y formulin nuevas preguntas de investigación: • ¿.Qué papel juegan los jcWenes y las tecnologías .sociales en el momento actual de estancamiento de la sociedad de la información? • ¿De qué m odo las comunicaciones Messenger, al igual t|ue otros usos sociales de la red, socializan principalmente a k>s jóvenes españoles de clases medías en nue­ vas lógicas de trabajo y protluctívídad? En estas primeras fases del análisis liemos considerado, en primer lugar, las relacio­ nes entre lo social y lo tecnológico en distintos momenlos históricos, para analizar seguidamente las representaciones más generalizadas en torno a los más jóvenes y las tecnologías de la comunicación y ta información cn el contexto tle tlesarrollo de la sociedad de la información en España. La uicursión en sus dinámicas de dcsarrt)llo desigual ha dirigido ta sospcctia ana tilica hacia las tecnologías sociales, en espe­ cial a la aplicación estrella: cl Messenger.

216

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación sociai

Se recomienda »narrar» o poner por escrito el material de análisis: el programa MSN/Wíndows Live Messenger
El material analizado debe llamar la atención sobre alguna dimensión compleja o conirudictoria. o por la manera que nos posieiona ante una problemátiea. La euestitSn func.Iamcntal será el m odo en que la contradicción funciona tlcntro del mismo lextt) («enunciado») o en su contexto de producción («enunciación»). En nuestio ejemplo las contradicciones em piezan a pergeñarse en el contexto más amplio de la sociedad de la información. C om o hemos señalado, España ocupa una posición tlestacada a nivel mundial en los lisos sociales de Internet, cn especial, la mensajería instantánea; sin embargo, obtie­ ne puntuaciones medias cn la administración digital y puní naciones muy bajas en la com pra y la banca electrónica, a pesar de contar con uno de los sistemas bancari os más eficientes dcl mundo. E.sta disparidad en los intlieadorcs de tlesarrolU> invita a indagar en los programas de mensajería instantánea, por ser la aplicación de mayor difusión entre los usuarios más jóvenes. A eslas alturas del análisis es recomendable realizar una descripción narrada y por escrito dcl material seleccionado; la aplicación Messenger^. Con este ejercicio se persigue establecer una relación dialógica y retlexiva con el lexto, lo t|iie a su vez permitirá percatarnos dc significados y relaciones t]uc de otra manera pasarían inad­ vertidos. Pero ¿cómo narrar por escrito una aplicación informática t|ue incluye ins­ trucciones, imágenes, cuadros de diálogos y menús de funciones? En nuestro caso optam os por reproducir la secuencia de textos y pantallas que aparecen cuando soli­ citamos una cuenta de usuario (Live Messenger ID) como paso previo a la descrip­ ción narrada de la configuración (o interfaz) del programa. Tías la descarga del program a el entorno Microsoft solicita Ínft)rmación personal de los usuarios. El texto que aparece cn el interior tlcl cuadrt> de tiiálogf) (Figura I ) hace un uso recurrcnle de posesivos (tu/nuestro) y ctinslruye, por una parte, una vi­ sión tripartita pert> secuenciada del cliente/usuariti (tu hartlware — > tu n o m b r e — >tu idenlificacitín). El uso tic posesivos enfatiza la genertisidad tle M icrosoft mientras aquellos articulan un nuevo grupo tle significados y relaciones a través de una fra­ se cuya estructura se asem eja a los enunciadt)s utilizados habitualm ente en anun­ cios t|ue t)frecen servicios o producttis gratuitos: «Este servicio es totalmente anónimo». De esle mtidc) sc construye una astieiacitín enlre «gratuidatl» y «anonimato», lo t|iie viene a significar que el anonim ato tiene un precio y un valor que, com o lt>s servi­ cios de Messenger, no pagamos pt>r ellos. ¿Qné obtiene Microsoft a cambio? se cobra?
’ Si hubiésem os opi;»Jn por analizar conversaciones a través dcl Messenger, cn luyar J e la contigiiración ilel programa, o inlerfuz, esla fase ctjii i valdría a la transcripción y .uiálisis preliminar dc Ins icxios.

Ciipituto 9 ^ Aiidlisis del discurso: los jóvenes y las tecnologías sociales

227

Aíd'íwo

Contactos

Acoores

Hmarntentas

PrcTgraim

p a r a l a m e jo r a

de

la e x p e r i e n c i a

d e t usuario

Te hvtamo« a unárta a nuMtro Progrwa p»a la rr>^ora de la eoMflarioa tW uaijaoo. a Fn de cor<nbur d mejordr 1« cakdad. fiabAdad y «rftcaoa dd w ftw « y de los swincjo* <Je Mcrosoft S aceptas, recogaramot MomacMn anónima «obn is corItgunKión de tu y la fomia on la i^ j* luas snftwaiw y nuuMiu» *ar»oos. afín d« identifica lendenaa» y riKjdeki» de uso. No tecogeretno» tu ncxnb*B. drccc)ón o c u *M e r otra míomiacMin d« ((>o peraoral fjuo perniía tu identífcación rte ticno* que raflenar nrjguna enou«*ta. n«vyjn vendedor te »artiará y podrá* segur tnsís^ando sm ser intefTumpido &4e servKX) es totalmeita arórwno.

f^jnfacMqén i iw m <tel,Rrjagmii ctira ta.Tiswfa tie la gjggjgajg dd visyaf’g »
® Desoo iiyiidar a hacer qu« el softwar* y lo* sarvIckJB de Mcroaoít íean m^ore« ^recomendado).

O fJo líeseo partkápflr«! este momerto

L

MA« »ifomiación .

[ ^ept^ ] f e Cancelw

F igura I Cuudro de diálogo Frogr;iiiiíi piira la niejum de la experiencia del usuario <le la sección de Ayuda del m enú general lie W ind o\\s U v e M essenger
No recogercnius lii nonihrc, dírccLÍon o t;ijak|Liicr olra iiií'uniiación de lipo pers<iiial t|ue permita tu idciitifiL'acion. N o tienes c[lic rellenar ninguna encuesta, ningún ventlcdor te Ilíunará y ptuirás seguir [rabajaiido sin ser interrnnipitlo (extracto del cu adn í de diálogo de la Figura 1 ).

El texto anterior sitúa a Uis usuarios en la posición de iio querer ser vistos o inte­ rrumpidos (a menos t|ue lo elijamo.s «nosotros») eonui personas celosas de nuestros llem pos y disponibilidad. Así pues, la fase de descarga del programa hace cosas: construye activamente nociones de nsnarios, de personas celosas de su tiempo, blin­ dadas, en posesión y control de su disponibilidad. ¿Dudamos acaso de la atlministrackín y ci uso ile los tlatos personales que realiza Microsoft? Esta duda empiezan a despejarse cuantío leeintis cl «Resumen de la tleclaracitJii de privacidad tle Microsoft Online» a la que potlemt)s accetfer a k) kirgo tle la descarga del prt>grama. y de la tjue a eontiiuiacit)ii presentamos ini extraett)'’ {vea.ve la Figura 2). El rtistro de una mujer joven frente a la pantalla de un pt>rtátil encabe/a la declaración de seguritlatl, preccdidt) pt>r cl texto cUk to verify (entre p:ira eon firm ai \ y eon el sello de Trnst.e, una empresa estadt)unidense de reet)nocidi> prestigio en la su­ pervisión del cumplimientti tle las normas y políticas de seguridad Informática. ¿Qutí relación se establece entre la imagen de una mujer y la segur klad en el tratamiento tle It)s dattjs perstínales de k>s usuaritis? A pesar tle la etnilianza t|ue puetle infuntllr es­ tas asociaciones y que Microsoft asegura no lucrarse lU negt>cuu con la información obV e r s ió n c n m p le iii a c c c s il.ilc c n lu i[ > : / / p r iv a e y . in ic r o . s ( in , t . n in / c s - e s / lu lliin iiu t : . ; is p x

128

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

I^
f 1 i A < Y IT

ry
v f T ii.

THUSTC

D atos p e rs o n a le s
• ... Lo s datos recopilado s p o r M icrosoft podrían co m binarse con datos obte n id o s de o tro s servicios d 0 M icrosoft y o tra s em presas. • C on la fina lid ad de o fre ce rle una e x periencia personaliza da, M icrosoft utiliza co o kie s y o tra s te c­ nolo gía s para re aliza r un s e g u im ie n to de cóm o interactúa el usuario con los sitios y se rvicio s de M icrosoft.

O p cio n es del u su ario
• P uede d e te n e r el e n v ió futuro de m ensajes de correo electrónico p rom ociona les de los sitios y ser­ vicio s de M icrosoft sig uie nd o las in strucciones específicas del correo ele ctró n ico que reciba...

U so d e los D atos
• ... Es posible que los se rvicio s de M icrosoft m uestren publicida d y co ntenid os personalizados. • M icroso ft utilizará los d a to s co n ce rn ie n te s al usuario con la finalidad de m antenerlo inform ado a ce rca de o tro s p rod uctos y se rvicio s ofrecidos p o r M icrosoft y sociedad es de su grupo, así com o para enviarle invita cio n e s para re alizar encu e sta s a d e cua das en relación con nuestros servicios. • M icroso ft no ve n d e rá , alqu ilará ni cederá sus listados de clientes a tercero alguno. En ocasiones, com o ayuda para p o d e r p re sta r los servicios, M icrosoft podrá pro p o rcio n a r d a to s a o tra s em p re ­ sas que actúen en nom bre de M icrosoft.
F igura 2

Kesiim cn d e la declaració n de p rivac id a d de M icrosoft Online

tenida, en la declaración de seguridad también leemos t¡ue «... en ocasiones, como ayu­ da p:u*a poJer prestar los servicios, Microsoft podrá proporcionar datos a t>Uas empre­ sas t|ue actúen en nombre de Microsoft». Y si el cuadro de diálogo anterior afirmaba « ... no tienes que rellenar ninguna encuesta, ningún vendedor te llamará y podrás se­ guir trabajando sin ser interrumpido», la declaración señala que MicrosnI't utilizará los datos del usuario «con la finalidad de mantenerlo informado acerca de otros proti netos y servicios ofrecidos por Microsoft y sociedades de su grupo, así como para enviarle in­ vitaciones para realizar encuestas adecuadas en relación con nuestros servicitvs». En esta fa.se de descripción también apreciamos t]ue cn las opciones adicit)nales de instalación se incluye un program a dc «Protección infanlil (3MG)» con el com enta­ rio «— Ayuda a m antener ia seguridad de tu familia en línea» (Figura 3). El enun­ ci adt) interpela al usuario en calidad de persona adulta necesitada de seguritlad y responsable de «tu familia» y dc lt>s más jtWenes, en tlefinitiva, com o padre y cabe­ za de familia que decide qué programas se descargan en casa. No obslante, es luia mirada tle m ujer joven (t)bviamente más cercana a la mayoría de kis usuarios dc Messenger) la que vigila y cuida a través tic la ranura dc It) virtual (Figura 4). Rsta

capitulo 9 ♦ Análisis del discurso: los jóvenes y las tecnoloii'ias sociales

229

f f t » ÍRst jld f id o n t i H p fD g n rrw s .

tenívindo * ostaiardKadspioff.™ , pwiás wrfiridf a uaií«ío rnmtrjs
Iw nw un lie n 5 h*»ne (os i^más.

tap ftan rts

K k l lr^ jrriiT fk )

A y u d a n te lU rd H m tr u d r « - u ó n
líK illH ir

^

F u tim o s frvn<v>dD tij

cn

ilr p ro g ia m d s d e

Windows I ivf, Fsta oprrjción [xrtip d r , « v<rn3 tiiriJtM. S e i c n w n a lo» iw w to rtt« .-> itk » n a ln íiim □

«talar.

W r i t e r {S MB) - P u b k j R tim f lf 'le d L o n len d Q t n lu Wog

I T n

(Ib h fi) ^C blcn ^CMC 4 tjs c i ^ t a s

tie c a t r n eirrtrcm D iiridie i n rrrwno abo y

(» atrria fn to g rd fK a ( lu Mi) G rijiinrs, « i t a

CDnpai tc tus form ^ videos fac*>iente

P t s t e c c i o n i n f « n l 4 p ^ B l - A y i jd i s m a n tE n e i la ie o u W d d J e tu fa m lL je ii t n e a

[._

I tA > tx ee s iC u bu ro d L c .tu i Cdnc^

W indow s Live lnst:iller, Productos adiciouiilcs para la instalación

^

F igura 3 _

It

I4 > n r)f

1« Tl

'W

ttt t t
F l Gl RA 4

¡Kiihorabiieiiat S c ha creatlo tu cuenta dc ^Vindo\vs I.ive II>

230

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

imagen queda incluida cn la pantalla que felicita al usuariu Iras haber cum plim enta­ do los trámites previos a la obtención de una cuenta de Windows Live ID. En to relativo a la conliguractón de esta aplicación informática, el Windows Live Messenger, y en general los programas de mensajería instantiínea, incorpora e Íntegra en un único programa las características de otras herramientas conversacionales como los chat.s, que permiten la comunicación instantánea entre grupos de personas, tle ma­ nera abierta y sin control previo, y dcl ctirreo electrónico (mensajes privados y no ins­ tantáneos). También permite crear una lista de contados (o agregados) (Figura 5), saber si los usuarios están conectados, además de poder entablar conversaciones si­ multáneas, intercambiar archivos tle texto o imágenes, iniciar una actividad (compar­ tir aplicaciones, navegiu-juntos en la red, etc.), un juego conjunto u otras opciones, al igual que toda una gama tle recursos para gestionar la disponibilidad de los usuarios como apreciamos en los siguientes iconos y «etiquetas» de accesibilidad (Figura ó). La arquitectura del Messenger, además de permitir la eomimieacióii sincrónica con otras personas a través de una creciente variedad de canales (escrito, hablado, visual, de navegación y juego conjunto, etc.), «hace» otras cosas. Por ejemplo, iticorpora re­ cursos de gestión de la presencia y la disponibilidad propios de otras herramÍenEas conversacionales de naturaleza más colectiva y anónima (como los chuts) o de co­ municaciones telefónicas {no tengo cobertura, m e quedé sin batería) o presenciales (com o las notas que vemos cn los despachos, vuelvo en 5 mi/Htíos, o cn las habita­ ciones de los hoteles no m olestar) (Figura 6). Los recursos de gestión de la com uni­ cación que el programa M essenger rescata y amplifica serán de gran interés en m omentos posteriores del análisis.

t í '.Ilif iV w A n m • i^ M d c f i'W J O K L U J K J K

y v n Q N f l^ r u la k in h d Q B r e é r . ■ é u i i h J MlXlC^LUXtlI TQO l; « K J » M jni^ÚCHJQ V/iH Q SS

t U j i ^ U trto * k .a w ^ 'b* R LL< 90X

c«. V

'J In M x I

d ir X S C J lJ p i tU lX ir:i^ L IC .c :il3 :V JV W .Ii> ä

^^
> t™ »

L nw M f iw t mmmjc inatJitdneq pto U M M rio mPgcnncrtadb*_^
“ '■ -------------^ t

t’n* 3

l

!¿1n- civKjB 'tai L T i'K ii t e r w ii ^ e

i rv -jv # «líPT5«

M U d litfB »lU tL C H U L lD

t'y'w iw'cn m cta

F igura 5

A cciones po.sililes en el W indows Live M csseiijíer

Cjpítulo 9

Análisis del discurso: los jóvenes y

tecnologías sociales

231

Archivo

Contactos

Acciones

Herramientas

Ayuda

4 ^
:

; ßux2 ^

Al teléfono

.

T~| <¿9

^
No conectado Cerrar sesión Cambiar imagen para mostrar...
O p ciones..,

rV ¿ > A rai ¿
> Con Fan

ra de la ¿xpe

ris mjtllas,.ncsi

:»e'^'iV..ñiKr.;i: '
> OtrO!» c o n t a c t o s ( O / 6 ) > O tro s c o n ta c to « ( O / 7 )

^

-{..y

> C o n t a c t o s s in m e n s a je r ia in s t a n t á n e a ( 9 }

F kjura 6 O pciones de conexión y disponibilidad dol VV'indows U v e M essender No debe imptirtarnos si cn alguno.s momentos de ia descripción narrada incluimos in­ terpretaciones o reincidimos en algunos aspectos. No se trata de evitar repeticiones ni de hilar un texto excesivamente elaborado. Tampoco debem os cubrir todas sus fa­ cetas, ya que las descripciones excesivamente detalladas, típicas del análisis conver­ sacional de corte etnom elodológico o del estruclLiralismo formalista, pueden resultar paralizantes o redundar cn la falsa ilusión de que todo está en el texto. .Sin duda, el aspecto más importante dc esla primera toma de contacto (dialógica y reflexiva) con el texto sea facilitar la identificación dc temáticas de interés, así com o posibles in­ consistencias y contradicciones.

Identificación de grupos de significados y relaciones: discursos Messenger
En la descripción narrada hemos seguí tío la secuencia de operacitines t|ue Microstift requiere de los usuaritis para tener acceso al prtigrama. Se ha prestad ti ateneitín a las im ágenes y a las asticiacioncs que cl prtigrania ofrece para garanti­ zar la seguritlatl de las familias, en particular, lu de los usuari(.>s más jóvenes. El ino-

232

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

m entó de articulación de la sospecha analítica ha incluido asim ism o una tlescripción del M essenger Live; su configuración, sus similitudes y diferencias con otras herram ientas conversacionales y los recursos de gestión de la presencia y disponi­ bilidad que incorpora. También se ha señalado el modo en que la configuración del Messenger Live amplifi­ ca la gestión del yo y de las relaciones digitales, además de incitar comunicaciones personales con personas conocidas. A continuación veremos con m ayor detalle cada una de estas temáticas, sus imbricaciones y cl tipo dc relaciones que suscitan. Para ello recunirem os a materiales dc análisis adicionales, cn concreto a las valoraciones que los más jóvenes hacen de este tipo de comunicación. En el contexto de la investigación en la t|ue nos basamos estos materiales se obtuvieron a través de grupos triangulares con los jóvenes de edades inferiores y dc grupos dc discusión con los más mayores. En este m om ento dc análisis cabe preguntar: ■ ¿Qué tipo dc relaciones y significados presuponen las tecnologías sociales com o el Messenger'? • ¿Qué noción de individuo y sociabilidad forjamos a través de la mensajería ins­ tantánea? • ¿Qué referentes y significados articula? Este tipo de preguntas ayuda a agrupar los significados y las relaciones emergentes en categorías previas a la identificación de las formaciones discursivas, y que consi­ derarem os com o dimensiones diferentes, pero inteiTclacionadas, de un discurso ge­ neralizado al conjimto de materiales analizados (literatura e informes especializados, interfaz del programa, valoraciones y uso del M essenger por parte tle los jóve­ nes, etc.).

índividuaUzadón y personalización de ¡as comunicaciones Messenger

En lo relativo a la configuración técnica apuntábamt)s que el Messenger Live ha integradt) en un único program a de fácil manejti otras aplicacit>nes (correo electrónico, Chat, navegación en la red, juegos en red, otras redes sociales, etc.) y servicios dis­ ponibles en la red (intercambio de ficheros, conexiones de voz y vídeo, navegación, compartir archivos, envío de SMS). También ha hecho posible que herraniienlas con­ versacionales y ctimunicaciones en las que predtimina la comunicación esporádica con personas desconocidas, por ejemplo, los chuts, hayan sido tlesp lazadas. A diferene ia dc lo que ocurre en los chats, en los programas tle mensajería instantánea el apodt) queda asociatk) a una dirección de correo electrónicti, a una foto (mt5vil, retles sociales...). Esta modalitlad de comunicación promueve a su vez relaciones más sos­ ten iti as, íntimas y seguras con «amigtis», «compañeros dc trabajo», «familia», «titi'os contacttis» {véase la Fisura 5).

Capitulo 9 ♦ Análisis del discurso: los jóvenes y

tecnologías sociales

233

Et Messenger como red de oportunidades y espado gerendal

Una de las características del M essenger que más agradecen los jóvenes, com o se­ ñalaban en las entrevistas y los grupos triangulares realizados comt) parte tlcl tra­ bajo de campt) de la investigacitín en la que nos basamt>s, radica en la ptisihüidad de relacionarse, de m antener ct>ntactos. sin que ello Implique que quieran hacerlo en ttidtj nuimento, t) Ineluso en gran parte tie lt)s momentos. Se valora especialm enle disptiner de una lista de agregados lo más amplia posible. Lo importante es tener la oportunidad o no perder t)pt)rtunidades: cuanta más gente tengan en la lista de agre­ gados, mayores serán las posibilidades tle t¡ue t>curra It) ti iferente, k> inesperado. Iti divertido. A dem ás el M essenger incita comunicaciones a la carta. Los jóvenes des­ tacan com o una de sus mayores ventajas la capacidad de agregar a quien tú quieras, nadie «indeseado» podrá ct)ntactar contigo, ti incluso que ctm tus agregados pt)drás decidir, en cada Instante, si quieres «aceptar» su invltackin a conversar, o incluso si t|uieres «eliminar» a un ct)ntacto por el que ya has perdidt) tu interés; teniendo el M essenger abiertt) Incluso puedo «mtistrarme» ante el restt> de usuarios «ausente», al m ism o tiem po que voy viendt> cuáles de mis contactos se conectan. Resaltan a su vez la importancia de la «piciu-esca>í a la que el propio program a incita, com o hemos visto, a través de kis recursos tle gestión de la dlspt)nibllidad y la presencia virtual.

Tecnologías de! odo y nuevas formas de trabajo

Para Itis adolescentes el Messenger, según ellos núsmt)s reconticen, es una t)pcion más de entretenimiento. Esta asociación del Messenger eomo espacio de ocio y relacitines resulta compatible ct>n la aceptackin de que es en la calle, en k)s bares, ctm los amigos, de noche, donde un joven adtilescente ha de dcsarrtiüar sus principales estrategias relaciónales. Enttinces no impt)rtan tanto las horas que se pasen delante tlel tirdenadtir. Ltis tiemptis de ocio y trabajo se entremezclan, ti se redeílnen basán­ dose, precisamente, en la manera en que la tecnt)logía contribuye a ct)nfigurarlos. Así, atendí en tío en este caso a la situación de j tí ve nes profesionales de mayor edad, será com ún que en sus lugares de trabajo demanden tener accesti al Messenger, para poder establecer redes iiUernas con el resU) de los lrabajadt>res y hablar t> entretener­ se con .sus amigos.

Jóvenes y Messenger: impulsores de aplicadones exitosas

La mensajería instantánea es hoy en día un activo iniptirtante para el estudio del etimportamiento de los usuarios, sus ctjntactos y mundt) relacít)Jial. Al igual que sucedie­ ra ct)n Itis ust)s que kis j tí ve nes hicieron de mensajes tle tcxtti (SMS) a través de los móviles, este grupo de usuarios está en el punto de mira del sector de tas nuevas tec-

234

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

nolügías y las aUniinistracioiies, ya que, como rccucrda cJ iníormc i:E s p a ñ a (2007: 2S), los principales d e s a i T o l l o s tic la socicdad tic la ínlormaciún «no siirge[n| tic la actividad prenicttitatla dc los ingenieros, sinti ctiiiui propiedad emergente de la pro­ pia red de redes. Y Iti liaee[nl para re tlejar que — tal eomti se viene atirniando cn nu­ merosos foros desde principios de siglo— la verdadera kiUer-app [aplicación más exitosa] de Internet son/som os las personas».

El regreso de la familia «integrada»

El fenóment) M essenger aparece en ini mtimciut) tle progresiva individualizacitín y pcrsonalizacitín tie las comunicaciones, de Itis ct>ntenidos y de una prtigresiva ten­ dencia a que el hogar sea el principal lugar de acceso para la niayt)n'a de los usuarios y, en particular, para los más jt5vencs; «fE]n el instituto tengo un aula de informáti­ ca, sí: pero mi autt3ntica relacitin ct)n el PC la tengo cn casa, en mi tiempo tle ticio, y es para ese ocio dtiniéstico para el que necesito el ortlenador e Internet». El aumento progresivo de un uso personalizado y tiesde casa es ctimpatible con el reto tle la gran empresa pt^r conquistar U >s tiemptis y espacios de t>cio. Com o afirma J. Allard, imo de Itis discípulos más prometedores de Bill Gates, «Microstíft lleva 30 antis centrada en las actividades que se realizan entre las 9.00 y las 17.00. Ntisotros. ahtira. vamtis a ptir el periodo dc entre las 17.00 y las 21.00» (F i-knániieíz iití Lis. 2006: 36). Para conquistar los tiem pos de ocio Microsoft tlivisa como condición indispensable recurrir a valores tradicionales de familia, en ttirno al entretenimiento y el ocio ctimpartido, lo que a su vez conlleva prom ocionar unidades de consum o colectivo (como cl h time-cinema; Xbox o la W ü), atlemás de m antener el con simio individual (comti el móvil, el DVD, el MP3, PAD, el Messenger...). En este proyecto ticupa un papel central la constila Xbox y el M essenger como potlemtis apreciar en las declaraciones de Pam Heath, resptinsable de la división de la casa digital de Microsoft: «Somt)s conscientes de la ini[M)rt;incia de proteger Ia intimidad... lil lugar más impor­ tante dc la casa lo ocupa, eomo cn eusi todas, la televisión, conveititia en un auténtico cenlrt) dc entretenimiento digital. Se pueden ver películas liajo demanda descargadas dc Internet, L ‘scuch:ir música reeomendada por ttmigos conei:tadtis al Messenger (que bién es de Microsoft), jugar c<in miles de personas a un videojuego, iiLibkir con la abue­ la por vidcoeoiiíércncia. Totit) ello gracias a la consola X box 3f)0, t|ue, cotno itna gigante piratia, ha devorado al resto de los habitantes del salón (el OVD, el et|uipo de música, et sistema de cinc en casa, el teléfono...)» (HBRNÁNnr./. ni: Lis. 2006: 36).

Cuidado y seguridad de ¡a familia integral en linea: técnicas hacker para padres

No es casual i tlatl que W indow s Live M essenger incorpore com o novetlatl un «Program a de protección infanlil» tiue «[A jyuda a m antener la seguridad tic tu fa-

capitulo 9

Análisis del discurso: los jóvenes y las tecnologías sociales

235

mi lia en linca» {véítse la Figura 3). De esle modo, al m ismo liem po t|uc se c o n s­ truyen nociones J e familia inlegrada en lorno a la casa digilal, se proporcionan lierram icntas in fo n n álic a s que velan por la seguridad J e la familia en línea, para de este m odo solventar la confusión que un gran número tle padres y matlres ex­ perim entan acerca del uso intenso y ctilitliantí que Uis adolescentes realizan del Messenger, En lugar de privar a los adolescentes de la alfabetización y sticializacióii digital, ctimo propi>ne las ptisturas «integradas», se los regula y supervisa por medio tle nuevas técnicas proporcionadas por la gran multinacional, It) que a su vez permite restable­ cer la jerarqin'a entre ntlultos y jóvenes promulgada por los expertos «apocalípticos» de tiécadas pasadas. Este tipo de discursos resuena en otros textos como el libro de M o n s o r i u (2007) titulado Có¡}}o confrolar lo ífue tuicen (us hijos con et (trdenm hjr: técnicas de h a c ­ ker para padres. El textti plantea Cjue la única alternativa que les queda a kis patlrcs cuando la com unicación con sus hijt>s falla es «ctmvertirse en un verdatlert) espía inftirmátict). Al igual t|ue k>s hackers bueiuis. cl tibjetivti tle los padres tiene que ser delectar las vulnerabilidades de sus liijtis y prt>tegerlos m ientras les a y u ­ dan y enseñan a hacer un buen uso de lEiternet y las nuevas tecnologías». El librt> t)frece una serie de recursos entre los que se incluyen « ... cf)ntrf>lar las relacit>nes nuevas que k)s niños y jtSvenes establecen pt>r la Retí, vigilar todo lo que escriben en el M essenger y olrt>s chats, ctirret>s electrónicos, fortes, ti bk>gs, comti una ft>rma de protegerles, ver k> que están haciendt> kis hijos en su ordenador, tlesde cualquier otro ordenadtir (acceso remoto), y cn deílnitiva, ptider controlar totio ki que los niños y adtilescentes hacen con un ortlenatkir o ctm un teléfono mtívil» (M C 3N SO R IU , 2007).

Vados e intereses curriculares en torno a la sociedad de la información

Los propitis jó v en e s afirman que ct)n su uso dcl M essenger sólti pretenden aprtivechar la posibilidad de relacionarse de tura m anera con sus am igos y ct^iuicidos, o de t)btener alternativas tic t)cio de forniu fácil y económ ica. Aun a.sí, m uchos experttís y educatlores se muestran desorientados acerca del valor formal i vt^i tle este tipo de herram ientas en el aula. A esto se sum a la incapacidad de los gobicrntis estatales y autonóm icos tle hacerse con las riendas dcl desarrollo y la educación en la sociedad de la inform ación, una incapacidad que aum enta, desde las propias aulas, ias brechas entre /os (¡ue sahen y ¡os (¡ttc no sa/yen: ¿para qué e n señ a r a quienes se da por sabido que saben y que tienen ima pretlisposición y habilidades «naturales» hacia las nuevas tecnologías? Este lÍpo tle ti i nám icas perm iten a su vez que las mullinacit>nales lomen las riendas tle la itinnacitin, el «cuidatki» y la segiu idad de los más jóv en es y, en general, de las familias. Estos servicit)s nt) son gratuitos.

236

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

Identificación de formaciones discursivas: plataformas de integración
En este inoniento dehenios rcsaltiiT qué órdenes sociales conslruycn los signiflcialos y las relaciones idenliilcadas, a t|uién beneficia, y a t|uién pcrjLidiean. Antes de pasar a identificiir las funciones discursivas, es aconsejable sintetizar y articular el conJuut(í Ue relaciones y significados para obtener así una visitín más integral del material analizado. Com o hemos intentado mostrar, las re prese ntiic iones en torno a los más jóvenes y las tecnologías de la información son consustanciales ai «desarrollo» industrial de occi­ dente. Dar cuenta de esta relación en la actualidatl supt)iic, inevitablemente, reconocer una serie dc contradicciones, en un escenario que no tkida en identificar a los jóvenes com o los principales impulsores de la sociedad de la información, a la vez t|ue limita su acceso a derechos básico.s (trabajo estable, vivienda digna). Rsta situación coincide con representaciones en las que las tecnologías apiuccen incorporadas en cuerpos in­ fantiles mediáticos {Teietuhbies), y con la formulación dc conocimientos expertos que sostienen que las tecnologías digitales forman parte inevitablemente de luia nueva lí­ nea dc tlesarrollo social y tecnológico («tecnogcncsis»). En lo t[ue concierne al desarrollo de la socicdad de la infonnación, cn España se ha de­ tectado una tendencia a la pei^onificación e individualización de los contenidos, las tec­ nologías y el lugar de acceso (desde la esfera íntima de las casas, los dormitorios). Apreciamos a su vez cl regreso de nociones dc familia «integrada» por medio del con­ sumo de nuevos soptiries tecnológicos de uso familiar (home-cinema, Xbox, Wii). Este nuevo nicho de consumo viene acompañado de tecnologías especializadas en la seguri­ dad de la fíunilia. cn especial, en la supervisión de los más jóvenes, que, por otra piule, contribuye a restablecer un orden jerárquico en el que los padres (en masculino) reto­ man el control técnico, y a las madres se las posieiona nuevamente en las responsables dc las tíueas de supervisión y cuidado de los más jóvenes. Bn este restablecimiento del orden familiar los nuevos expertos de la educación y las nuevas tecnologías promueven el uso de «técnicas huckers» piira que los padres «espíen» y conUolen a sus hijos. En semejante contexto, abstraer y naturalizar la relación entre los más jóvenes y las tecnologías, obviando factores culturales y económicos, supone delegar en la gran multinacional las responsabilidades de los educadores, la comunidad, en fin, la tle to­ dos aquellos colectivos e instituciones públicas supuestamente ai frente de la «em ­ presa» educativa. También supone entender lt>s intereses socioeconómicos t|ue propugnan el uso de soluciones técnicas para lidiar con semejantes vacíos educativos, que conceden dc este modo carta dc naturaleza al regreso de la «familia integrada» en torno a las nuevas tecnologías de la casa digital. Y todo ello en medio de una profun­ da crisis de nociones tradicionales de pareja heterosexual (CASTtit.l.s y Sunn<A'rs, 2007 y G a k c :í a y C a s a d o , cn este volumen) que coincide, a su vez, con prácticas y recursos alternativos emergentes coino aquellos t|ue propugnan aplicar cl buen hacer empresa­ rial a la vida conyugal (véase el libro titulado M arketing de jutrejíi tle S h r i i . y Jani-.r. 2006) o acudir a las [láginas de encuentro o la «lonja digital» (M eetic, M atch.com . . .) en bústjueda de nuevas parejas.

Capitulo 9 ♦ Análisis del discurso: los jóvenes y las tecnologías sociales

237

Establecimiento de »tipos ideales» en los usos de la nuevas tecnologías

En el trabajo de uivestigiiciún al que ñus hemos rclciido :i Id lari:o de este capítulo, identitlcanios distintos ptisicionaniientos, val oraciones y usos tle his nuevas tecnt) lo­ gias en los grupos de jtíveiies aniili/ados. Utilizamos cl símil de «banda ancha» para rcl’ erinius a los grupos de jtwenes que asiuncn la necesidad de integrar el uso y la ló­ gica de his nuevas tecnologías en el trabajo, en el ocit) y cn las rclacit)iies st>ciales. Vivir de e;u-a a It) tecnológico para este grupo o «tipo ideal», en su mayoría prticetlcntes de clases medias y medias altas y con lrabajt>s estables CLialitlcaJos, nt> supt)ne renunciar a otras formas de relacionarse, sint) integrar las t)porlunidades y recurst)s tecnológicos en sus vidas. Con el término de «b anti a estrecha» nos reterinios a pt)sturas t|Lie, cn lugar de i n tegnu- las nuevas tecnologías, tas «utilizan» en función tle sus necesidades puntuales, laborales o perst)uales. Este tipo itlcal de jóvenes, cn su mayt)ría prt)cedentes tle cla­ ses rnetlias bajas y con situaciones laborales precarias, cunteiiipla las bondades tic las nuevas tecm:)logías aunque son ct)nscientes de su ust) en un ct)ntextt> ct)nipetitivo y en respuesta a untis valores económicos en auge. Evitlentemcntc, estas dos categorías proyectan y contrastan la existencia de otrtis lipos ideales situados en la frontera tle las nuevas inclusiones/exclusit>nes st)ciales. Ct)n ia categoría «ajent)s t) inmigrantes» aludimos ajtívenes cuyas rclacit)nes quedan asticiadas principalmente al consiimt) de la telefonía móvil tle última generacitín. Por su par­ te, con el ttínnino «currittis» nos refeiimos a las perst)nas excluidas de las tecnolt>gías tle la Ínft)rmación y la comunicacltiín en tanto que no las necesitan para su trabajo (tamp t ) C O lo necesitan sus padres, ni amigos dcl barrio...) ni para sus interaccitines sociales (están al t>trt) ladt) tle la brecha digital, perti nt) parecen vivirlt) eomo un prtiblema). En el grupo de los «freaks» se incluyen declaraeitines de pcrst:>nas eon carencias t) tliíicu hades relativas a las habilidades st)ciales necesarias piua re lac itunarse en cl plant> dcl «cara a cara», o impedidas por algún motivo o circunstancia. Pt)r últimt), el lipt) deno­ minado «resistentes vt>Íuntarios» está compuesto por jóvenes t j u e se excluyen vt>luntariíUTientc de la nieda tecntiiógica, rechazando cl uso de las nuevas tecnologías ct)nio respuesta a lo que entienden tjue es un proceso tle desperst>nalizacit)n y aiTiplifieación de la dependencia.

Formulación del sistema discursivo y sus funciones: construcción y gobierno de la identidad digital
A pesar de las ptisiciones tÜferenciatias de los jóvenes hacia las nuevas tecnt)k)gías, la juventud, en abstracto, es considerada por la adniinistracitín y las empresas del sector comt) plataforma principa! para im[ni!sar el desarrollo de la sociedad de la información (TKLKi-tiNit'.A, 2005). C'abría preguntar: ¿tjue papel juega el auge tie ias tecnt')k'»gías sociales, ct>mt> el \Iesscnger, y su niasiv;i popularidad entre kis más jó­

238

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

venes, en las estrategias capaces de reducir las diferencias existentes entre los ust)s sociales y lii escasa actividad bancaria y comercial cn Internet? El M essen ger perm ite asociar cl nick del usuario a una dirección de correo, a dis­ tintivos y fotografías. En añadidura, la configuración del program a am plifica la gestión de la d ispon ibilidad del usuario en función de sus Intereses particulares en cada m om ento. A estas cuotas de progresivo Individualismo y gestión finalis­ ta se sum a la capacidad del M essenger de incorporar rutinas tle Inleraccióii más propias de interacciones presenciales, que invitan a hacernos cargo de nuestra ac­ tuación virtual, a sentirnos responsables de nuestros actos y de sus ctm secuen­ cias. Ptir últimt), la ct)nipatibilidatl del M essenger con otras tecntilogías sociales perm ite recopilar, c ru zar y validar los dattis personales y perfiles tle k>s usuarios, y de sus redes sociales (por ej.. Face hook), a través de una gam a de «producttis y servicios ofrecidos por M icrosoft y sociedades tle su grupo» coniti afirm a la prt>pía declaración tle privacidad que acom paña la descarga del pro gram a (vécise Figura 2). En este sentido, podríamos decir que las comunicaciones cada vez más inmediatas, perst)nalizadas y sostenibles con gente conocida, los recurstis de gestitín de la pre­ sencia y la disponibilidad envueltos en lógicas finalistas, las rutinas de comunicación que acercan las ctimunicaclones digitales a la Interacción presencial, y la com patibi­ lidad y sinergia tecntilóglca a la hora de Intercambiar datos perstinales, son todos ellos recursos materiales que participan cn la construcción, implementación y go­ bierno de la identidad digital que emerge y se construye a través de este tipo de en­ tornos y comunicaciones. Así pues, este tipt) de ct)munieaclones sociales mediadas por ordenatlor sirve para restablecer y fijar la conexión entre el cueipo virtual como lugar de Identidad, y la sensación de control y gestión finalista de las mismas como lugar de experiencia cor­ pórea. De este mt)dt), los rituales de comunicación ct>n fuertes cargas gcrencialcs ayudan a corptireizar identidades digitalmente mediadas y construidas. Aht>ra podemos afirmar que la mensajería instantánea está pasando a ser un revulsi­ vo para amortiguar los contrastes existentes entre ios usos sociales y fom iales de la red, así como im activo importante píxra que ia administración y las multinacionales fomenten el desarrollo de identidades digitales fiables y observables cn retí.

Referentes extradiscursivos y validez
Quizá penséis que este tipo de interpretaciones sea producto de nuestra imaginación o que algunas conexiones resulten diffcIImente sostenibles más allá de nuestros pro­ pios intereses o, en su caso, de los de los organismos que sufraguen la investigación. A este respecto se ría lar que algunos enfoques postniotlcrnos relativistas, como apunta P . a r k e r (1998), dellendcn que las intencitines del autor, y el tipo de m ensa­

Capitulo 9 > Análisis del discurso: los ióvenes y las tecnologías sociales

239

je tiiic transmite, dependen cada vez más de las pictlispDsicinncs y de los intereses de las audiencias. No está de más pues considerar la tlimensión clicntelista del jiiegti interpretativo, si hien el propio t j u e hacer tUscursívo conlleva in i ctintiniiti ejerci­ cio de reflexitín acerca dc lu pt)sieit)n establecida o cunslriiitla ante cl m ismo objeit) tle estudio. Y al igual tiuc cl restt) de la investigacitjn cualitutiva, las práclicus discursivas no e s­ tá n exentus de validez ni de calitlatl, si bien sli Itjgiea tibedece a crheritis dísiintt>s a los que la invcstigacitín cientificisla ntís tiene acostumbradtis. La invcsligación dis­ cursiva pcrmilc vulitlar sus ctinc lus iones por niedit) de la identif"icacit'>n dc tilrtis texto.s o hechos t|ue denominam os referentes «extradisciirsivos». En nuestro ejem plo de investigación y sus conclusiones acerca del modo t|ue las tecnologías stíciales, en particuliu’ el Messenger, participan de lu ct)iistrucción y el goblernti de la ident idatl tligiluL y cl nu)do cn t|ue esta construcción de idemitlatl digital «verdadera» contri­ buye a reducir las distancias eiUre k)s usos sociales y formales dc la red, cabe mencion:ir, pt>r ejemplo, el acuerdt) que el gobierno belga estableció ct)n Microstift en 2003 y que obligaba a los jóvenes a identificarse cn el Messenger por medio de ini ccrtificatlo tle T^NI digital con el propósito tle hacer m á s segura lu navegaeit>n infan­ til ( R e ív k n t O.s , 2005). En entomtís más cercano.s cabría mencionar a su vez tiiie el informe de Telefónica Lu sociedad de la infornutdón en España 2004, cn la seccitín titulatla «Manual del ciudadunti on-Iine. Decált>gt> de accioties básicas tle alfabetización pura ser un ciiidadunt) on-line», donde rccomicntfa ulilizar la mensajería instantánea y tener una identificación eleclrt)nica (T ilki'onica, 2005: 84-87). En esta última fase dc «vulidacit'íii» pc*r medio tle referentes «extradiscursivos» tam ­ bién conventlría señalar que et Consejo de Eurt>pa acordti la Estrategia tle Lisboa (2000) para conseguir que la ect>nomía europea se basara cn el ctinticiniiento y de es­ te modo llegar a ser más dinámica y competitiva. La adaptación de estos t)bjelivos a nuestro país quedó plasmada en el «Plan 200fi-20l0 para cl desarrollo de la Sticiedad tle la Informacltm y de Convergencia con Eurt)pa y entre Ct)inunitlades Auttíntimas y Ciudades Auttmt:)mas», conocí ti o también comt> Plan Avunza ( e Es p a ñ a , 2007; 308). Las cuatro áreas de actuación del Plan Avanza son: «ciudadanía digital», «servicios piiblicos digitales», «economía digital» y «nuevo conlcxtti digital» (Figura 7). Esta última área concede una imporlancia (y presupueste») considerable a la supervisión tle ct:intenidos y la ciberseguridud como, parece ser, contlición intlispensablc, para que el ciberciudadano de a pie se fie y anime a hacer un mayor y mejor uso de la administracitín, la banca y el comercio electrónico, e incrementar en última instancia lt)s indicutltires tiel tlesarrolki de la tlimensii'm formal tle la sociedad de la informacit>n en España. Ltis referentes extradiscursivos. al igual que cl ust) que las autlicncias hagan tie ltis análisis, serán los que definan los límites de la interprelacitín, su mayor t) m enor ca­ pacidad transformadora o las consccucncias dc su hacer í.l. [ bAñí ;/., 1985).

240

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

C IU D A D A N IA D IG ITA L — C o n v o c a to ria s igu ald a d de g énero, m ayores y d is c a p a c ita d o s (11 M € ). — P ue sta en m archa d e los P réstam os C iuda­ d a nía y J ó v e n e s y U n iversita rio s {175 M e ). — C o n vo c a to ria de d in a m iza ció n (5 M € ). — P roye cto S o ria T D T (10 M € ). — Firm a con ve n io con Im pulsa T D T (9 M € ).

S E R V IC IO S P U B L IC O S D IG ITA LE S — Lanzam iento d el P rogrnm a C iudade s S ingu­ lares (A yuntam iento s D igitales) (77 p ro ye c­ tos en m archa. 24 M € ). — C ontinuación del P rogram a C iudade s Digi­ tales (+40 m unicipios, 13 M € ). — P la ta fo rm a de A d m in is tra c ió n E le ctró n ica

(1.6 M €).
— Enseña.es (6 M € ). — O tras A A .P P

E C O N O M ÍA D IG ITA L — P u e s la en m a rch a de los P ré sta m o s TIC e IN T R O (425 M € ).

N U EVO C O N T E X T O DIG ITAL — R eutilización do la in form ación del sector público (1 M € ). — S upervisión de co ntenid os (1,6 M e ), — D esarrollo del P rogram a de E xtensión de Banda A ncha (3.700 m unicipios, 10 M € ). — Proyecto S E TS I-O N U (0,011 M € ). — Mejoras en la web del Plan Avanza (0,03 M e). — Lanzam iento del C entro Tecnológico del Plan A vanza (2 M € ). — Elaboración estudio Ciberseguridad (0,03 M €). — E laboración estudio Infra e stru ctu ra s C ríticas (0,03 M €). — Actuaciones de Seguridad INTEC O (7 M e),

— C o n v o cato ria del P r o g r a m a A rte P y m e (15,5 M€),
— — — — — Firm a de c o n v e n io P Y M E S -E O I (1 M € ). E laboración d e e stu d io s P Y M E S (0,6 M € ). C o n vo ca to ria s F O R IN T E L (27 M € ). C o n vo ca to ria s P R O F IT (202 M € ). P u e sta en m a rch a d e a ccio n e s para p ro te g e r la p ro p ie d a d in tele ctu a l (0.5 M € ), — Im pu lso a la c re a ció n de F actorías de S o ftw a re (1 M e ).

Fuente: M ITYC (2007) F igura 7

Las cuatro áreas de actuación tlel Plan Avanza (2006)

D il e m a s DE

en t o r n o al a p r e n d iz a j e y la e n s e ñ a n z a

la p r á c t ic a d is c u r s iv a

Q u i/á la forma más fáci l y segura de abordar didácticamente el anal ¡.sis del tliscurso sea presentarlo com o una técnica de investigación. Esta tipción le ctmcedería un es­ tatus de herramienta, e incluso, puede que alimentáramos la falsa ilusión de idcntiñcar criterios tiperativos para su elabtiración. En caso de tecnilícar el análisis tlel tliscurso, o ciiulquier otra práctica cuahlativa, corremtís el riesgt) de privilegiar a un sector de ijivestigadorcs y estudiantes que, sin un comprtimiso sticial, y a pesar de considerarlo incomprensible e iiuitil, puedan utili­ zarlo sin ningún tipt) de «ética» para encontrar discursos pt>r todas partes, y ticvaluar así ei carácter crílico de este enfoque al ponerlo al servicio de tendencias sociales do­ minantes ( B u r m a n , 1991 ). La tecnificación del análisi.s dcl discurso suprimiría tic cs-

Capítulo 9

* Análisis del discurso: los jóvenes y las tecnologías sociales

241

ta tn añera gran parte del trabajo interpretativo y crítico, además dc la scnsibilitlLid so­ cial t|ue rec|Ltiere [a investigacioti social cualitativa. Pt.>r todo ello somos conscicntes de! dilema ético que supone desglosar didácticamente la práctica discursiva. Atite las aiueiia/.as de teetiitlcación. qitetla tnirar atrás e insistir, com o ya hiciera cl giro interpretativo cn las ciencias sociales, en cl uso cotidiano y en la (.iitncnsióti realizativu del lenguaje, y rcvisitar nuevamente la idea dc sujetos involuerad(.is y activos en la reproducción dc las estritcturas y rituales sociales, incliiyendo las bases m ate­ riales e históricas tle sus relaciones. Y este reconocimiento pasa por considerar el análisis tiel discitrso cotn<i una práctica común para mucha gctite htiy en día, y tam ­ bién por considerar que las teentilogt'as sociales forman parte tle la cotidianidad tic tnuchas personas, especialtnetue de las clases mctlias ascetitleiUes, atlemás de ser paite indiscutible tic la materialidad que aeonipañati y canal Í/an actual mente los prt)cesos tle estmeturaeión social, sus ordctiacioties y subordinaciones emergentes. Por ello es importante atentlcr al modo en que los signtis circulan, cl ust) qttc hace­ mos de ellos tnientras rcprotlucimos imágenes específicas de lo social, al tiempti que analizamos ejemplos ecilidianos dc la circulación de eslos signos, pt)r ejemplo, a tra­ vés dc pi-f)gramas tan populares com o el Messenger. Y para pt)tler resistir k)s usos tecnincados, comt) para actuar destie el propiti mundti colectivt:» de rclaeic*ncs al t|Lte reenvían los discursos, es fundamental, com o señala A i .onso (2 í )0S), pcrtlcr el miedo al análisis del discurso, tlesmitificarlo. rom per las cajas negras, aunque también resulte imprescindible rede ti ni r qué entendcmtis ptir hermenéutica, sociedad y resistencia en el ^^girtt digital». Dc lo ct)ntrario reproduci­ remos nuevos eonociniientos expertos y subt)rdinaeiones alejados tic la capacidad dc denuncia, crítica y lransformacit)ii que, en definitiva, es lo que a nuestro parecer an­ hela y persigue el análisis del discurso.

B ib l io g r a f ía
A d o r n o , T. W. (1975): B ítja e i .víiííííj d e ¡o s a s tr o s . BarcctoFin: Lai a. A lonso , L. E. (200X): «Análisis dcl discurso. Seminario», cn httpV/vv'ww'.iiam.cs/ pcrst)nal_pdi/cicncias/jhenayas/'Seminariü%2() analisis%20de%'20 discurso/itidice% 2()coiilt;nidt)s%2{)analisis%20de%20discurso.pdf (techa lIc acceso, enero 200X). A t k i n s o n , J. M .. y H ììr it a c ì r , J. ( I9K4) (eds.): .V//7íc7/f/('.v o f S o c i a l A c t i o n . Cambridge; Cam br idg e University Press. Baj i'ÍN, M. ( 1082): E stética de ia creación verbal. México: Siglo XXI. B o n n i n . J, E, ( 2 0 0 8 ) ; «Para una deHnicioii operativa tle los géneros discursivos», cn wvvw.proycctoazul.iinki.edu.ai'/ColgarF/Ciencrosiiiscursivos dc Juan.tUic.doc ( fecha de acceso, enero 2 0 0 8 ) . Rowi-.rs, J. ( 1996): <d^a política y práctica dcl tiiscurso de los medios de comunicaci()n. Un aná­ lisis de un prt>y rama-de bate radi til onico», en Cit)ROO \ A. ,i.. y f J N A Z A , J. L. (comp.): P s ic o lo g ía s , d i s c u r s o s y p o d e r i P D P } , M a 1 1ri 1 .1: Visor, p á g s . 1 7 1 - 1 8 6 .

242

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

Buckincíuam, [). (2000); A fte r the D a tth o f CfiUtHuKui, C'anihriJgi;: Polity Press. Biirman, E, (! W 1 ): «WhLtt discourse is not», Hliiln.sopliicdl Psyiht>logy, 4/3. pays. 32,‘i-342, — ^ í 2 ( ) 0 3 ) : «Iní'ancia y subjetividades políticas ct)ineinpor;iiicas>i en V i l l u l n d a s , M , ’ D „ y CjORDo Lopiíz, a . J. (coorís.): R eincioiies üe tiétu‘n> vn p sico lo g ía v viltictición, Madrid: C’onscjería tie Educación, Co m u n i d ad de Madrid, págs. 161-178. B u r m a n , H,, y P a r k e r , I. (19^J3) (eds.): D iscursive Aucílyiic Research: lie p e r to n e s and R vítiíin^x n f Texts in A ctio n , London: RouLledge, CAsrhI.LS, M.. y S u b i r a t s , M. <2007): M ujeres y /h>nd>res. ¿U n a m o r im posible'/, Madrid: A lia n /a . CMARAUOtiAli. P., y MAlNfJUliNtAU, D. (2002) (coords.): D iccio n a rio de íí/í(Í/í,v;.v d el discurso. Buenos Aires: Amorrortu, 2005, D í a z . F. í20(K>) (comp.): S o cio lo fiia s de la situ a ció n , Madrid: La Piqueiu. D ijk , Teuii. A. v a n (1997): R a cism o y a m d isis crítico de los m edios, Barcelona: Paidús, — (2003): ldei>lo^ía y d iscu rso , Barcelona: Ariel. Drlíw, i^, y HEKrrACiE, J. (1992) (eds.): Talk a t Work: in tera ctio n in instititfion<d Settings, Cambridge: C am b r id g e University Press. eEsPAlíTA (2007): /n jo rm e ciniud sohre el desarrollo de la so cied a d de la in jó n n a ció n en E spaña, Madrid: Fundación Orange. F a i RC1-(>1.'(7M. N, (1992): D isco u rse {Uu! S o c ia l Chatt¡>e, Cambridge: Polity Pres.s. — ( 1995): C ritiea l D isco u rse A n a lysis, London: I .tingman. F k r n á n d h / . [jk Ll.s, P. (2006): «Viaje al centro de Microsoft», cu El País S em a n a l, diajio El País, 1S de enerti. F o u c a u l t , M. ( 1966): Las p a la b ra s v las cosas. Una an¡uvoh>}^ta de las ciencias lunnanas, Madrid: Siglo XXI, 1984. —- (1969): Ia ( a rq u eo lo g ía d el sa b er, Madrid: Siglo XXI, 1978. — (1970): E l orden d el d iscu rso , Barcelona: Tusquet, 1983. G o f f m a n , E. ( 1981); Form s o f l a l k . Oxford: Blackwell, — ^ {1987): La presentaci<nt de fa /terstm a en la vida ccotidiaiui, Buenos Aires; ,\niorrortu. G o r d o Lópiíz. A. J., y B l: rm an , E. (2004): «Emotional capital and i n format ion teclinologies ill tlie changi ng rhetorics around children and ehiIdhtHHÍs». en N ew D irvctitm s f o r child a n d adedescvnt d evelo p n ten t, 105, San Francisco: .lt)s.sey-Bass, págs, 63-80. G ordo Lúvha, A. J., y L inaza , .1, L. ( 1996): Psicología, discursos v poder (PDF), Matlrid: Visor, G o r d o L o E'RZ, A. J., y M u g í a s , 1, (2006): Jó ven es y cn h n ra M essen g er Tecnoto}^ias de ia inf(}rmacióm y la co n tu n ica ció n en la so cieila d in ten tcd v a , M a d rid : INJUVF/FAI?. H od gk. R„ y Kru-s.s, G. ( Í993): l.a n g n a g e as Ideology, London/New York: Routlctlge. 2.“ ed. Ibáñez, J. (1979): M á s a d d de la S ffciohtf’ia. El G rupo de D iscusión. Teoría y C rítica, Madrid: Siglo XXL — (1985): «Análisis sociológico de textos y discursos», on R evista In fern a cio n íd de S o cio lo f’ía, 43, págs. I 19*162. Ibáñkz, T. (2003); «El giro lingüístico», en Lupicinit; ÍñiguI';/ (eds.); El a n á lisis d el eliscurso. Bareelotia; UOC, págs, 21-42, INF (2007): E n cu esta sobre v(ptÍpiuniento y uso de tecnoloiiías de la informacióm y t'tnnunicación vn los ho};arvs 2 0 0 7 (segundtp sem estre 2 006), Madrid: Instituto Nacional tle Estadísticas. ÍÑ [c;iJt:z, l., (2003): «F1 análisis del discurso en las ciencias sociales: \a ricdades, tratliciones y práctica», cn ÍÑitJüKz, L, (eds.): E l a n á lisis d el d iscu rso , Barcelona: UOC. págs. S3-1 23.

Cdpítiilo 9 * Análisis del discurso: los jóvenes y las tecnologías sociales

243

fir v ie w o f A¡j¡}lieJ iJniiitistii s, I !, pá^ís. S4-99. K r k s s . G.. y LLfittwiiN, T. v a n ( IWíi); Rrtu/itii’ / \ G n im n u ir oj Visuiii Dosif^n. Lontlun: KDLtllcdgc. — (2001 ): M ultim oiLi! Í)iscourst': ¡h e M odes utu! M edia o f Coiireinpen-íiry C ointnuniciifion, London: Arnold. LoKhN’fh, S.; Bl.KMil’lr,. F.. y Bi i>, (2004): Jnve/ies, veldcioues fatuiluires y te cn o lo g í­ a s de la injorniítciót) y de la conntnii ación, Madrid: INJLiVE. L u c a s , Á. di ( 1992): A i n'ltules v ref>re\eii!tU‘ioncs soeitdes di“ la inthlación de Id cotntiniíldd de M adrid en refación ro n los l en so s <ie p o h ld rió n v x ivieiitia J e f W f (int'oiine de inves­ tigación í. Matlrid: Ocpariamento dc Hsiadt'slica dc la C'nnscjcría dc Economía tie la C’oniunitlad dc Madrid. Llc a. s, Á. dl, y O k ti, A. ( 19X3); Re/>rcsentdcionvs eiticchvds sohre la n n ijrr y la fa n n lia (U n a nálisis de las ttc th tides so cia les <nitf el a h tin o niediattie disciisioites de iirtt¡H)í, Madrid; CIS. MoNsoKltJ, M. (2007): C óm o con!rolor lo ijtte luw en ins hijos etm el ordencuhn: Tét nicas de haeker p a ra ¡nulres, Madrid; C'rcacioncs Copyrighl. O r m , a . (2000); «La apertura y cl enfoque cualitativo o estructural; la entrevi sta abieita semidirectiva y la discusitjn tic »rupo». en GAkfÍA h'lJ<líANlx), F.; iLi.xÑi:/. , J., y At vitíA, F. (comps.): A n á lisis de ia realidad so cia l, Madi id: Alian/a, págs. 219-282, .1,' ed. revisada. 198(1. PAkKtR, I, ( I99Í1): « D isc ur so , cul tura y po d e r en la vida ct>Uiliatia». cn G o n n o L(')l*líZ, A. J., y L i n a z a , J. L. (conip,): Psieolt}f>ias, d iscu rso s y p o d e r Madritl; Visor, págs, 79-92. — (1997); P syefiodiialvtie Culture. Psyi h oíinalytic ¡yisroursc in Western So ciety, London: Sage. — ( 1998) (cd.): S o ciid Construerit>nisnt. D iscourse a n d R ealism , London: Sage. P a k k h r , i. (y I'Uh. Bot.TON Dlst'oHRSh N e t w o r k ) ( 1999) (eds,): C ritica l Textwork: An ¡ntrodnction to Varieties o f l^isco n rse atui A n a lyses. BucKinghani; Open Univcrsily Pres — (2004): S ld v n j Z tit K: A C ritica l fn troduetion, London: Piulo Press. PFfMLAUX, M. ( 1969): H acia el aná lisis a n to m á tiro d el diseiir.so, Madrid: Grctlos, 1978. Rncio. F. (1995); «Análisis tlei discurso y teoría psictianalitica», en l>r-Lt5Ai>o, ,1. M., y CiUTtKRREZ, J, (coords,): iVfetodos y Técnicas Ctialitativa.'i dc ínve'stifiación cn d e n c i d s S ociales. Madrid: .Síntesis, págs. 481-491. Rt-.v[;NTr)S, L. (2005); «Lt>s he Igas con ONI virtual saben cuándo y para i]ué usa el atlministrador sus tlaltis», en Ciherp(íPís, 10 tic t'chrero. S a c k s , II. ( 1972); «C)n the aiialy/ability t)f stories by chddren», cti CíUMt'bRZ, J. J,, y HvMhS, n , (etis,): D irecliotis in Socioliiif’instics, New York; Holt, Rineliart and Wiiiston. págs. 325-45. S a c k s , H.; Sc'm;(it,t)H-, E., y Ir.rr t.RsoN, Cj. ( 1977); « The prel'ercnce for sclfcorrcction in the oi’gani/atioii o f repair in conversation», en I.an^uaiie, 53: 2, p;ígs. 361-382. Smakma, F). (2004): fC'uhural pathways through the itil’ o rmation agew, en iWew D irections f o r C hild and A d id escen t f^evelopm ent. 105, San Francisco; Josscy-Bass. jiags. 3-24. SoiíEílNt>, \ F ( 1999); «.luvcniud y multiinc«,lia», cn R evistd de EsttuUos dc Jnxctitad. 46: 59­ 66. Madrid: INJLIVF. SuRtt., [).. y JANtiR, M. (2006); M u rketin ^ de h ir e jd . Barcelona; FaIíclones Cirauica. Tt:t LtÜN1CA, S,A. (2005); I.a so cied a d tie la infornuu'ion en T^/faña 2()04. Matlriii.
K l í b s s , Cl. ( 1 9 9 0 ) : « C r i t i c a ! d i s c o u r s e a n a l y ' * i s » , e n / \ / i ; i í k í /

244

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

TdBlN, Y. <1990): Settiioíics and ¡Jfifiitislics, Ltindrcs: Longman. V a k k l a , J. ( 199S): ¿7 ntu iniienu* üe ¡< ¡ ntnjer bttrf’uesa, Madrid: La Pit|ueüi. V a r I' I.A, .í,, y Á l . V A R H Z - Ü R Í A . F. {1997): Geneal(}fiia y snciolo^’ía, iicnus Aires: Hdiciones El Cielo por Asalto. Wii.jjs, (1978): Aprenüienüo a trahajar, Madrid: Akal. — (1996): Connnon Cid ture. Syníhodc Work at Ptay in ¡he Evetyüay Cultures o f the Yonní>, Milton Keynes: Open University Press, S. (1990); «Beyond Discourse-Analysis», en L A t l.AU. E. (ed.): iV t'U’ Rejlecti<ms on the Revolution o f Our Time, Londres: Verso, págs. 249-2W).

C A P I T U LO

El análisis de materiales visuales en la investigación social: el caso de la publicidad
Arat-eli Serram i

I n t r o d u c c ió n
Sorprende observar cóm o cn los textos di d a d ieos iiI uso y cn los manuales de m eto­ dología y técnicas de investigación social apenas se incorpora c) uso y cl análisis de jTiatcriales visuales producidos en los diversos cun textos sociales c^in objetivos dife­ rentes a los de la Investigación social (cine, programas de televisión, prensa, dibujos, videoclips, fotografías, cuentos infantiles ilustrados, pintura o exposiciones). Sin e m ­ bargo, las sociedades contem poráneas son sociedades eminentemente centradas en las imágenes y cn lo visual. Se ha venido a señalar que. tras el «gíro lingüístico» de los estructuralistas, al que siguió cl «giro cultural» de los llamados esiiutios cultura­ les, podría hablarse de la necesidad de acometer un «giru visual» (M lR Z O t íF F , 2 0 0 3 ) que considere el lugar privilegiado y omnipresente que lo visual ocupa en nuestras stjciedades y que, por lo tanto, aliente su abtirdaje y análisis. Este es, básicamente, el objetiv(> de este texto; considerar la potencialidad de la in­ corporación de ios materiales visuales al análisis de los fenómenos sociales. No es que este tipo de materiales haya recibido recientemente ima inédita atención, puesto que ha constituido objeto de interés desde las primeras aproximaciones al es­ tudio de lo social. No obstante, la emergencia de uti nuevo contexto cn ei que lo vi­ sual satura buena parte de nuestra experiencia cotidiana, así como la constatación de una cierta penuria teórica que caracteriza el uso de la imagen y de lo visual en el es­ tudio de lo social, ha provocado t|ue, recientemente, tienda a enfatizarse, desde muy diferentes ópticas, la necesidatl de incorporar estos materiales. Para cubrir estos t)bjetivos, en piimer lugar, se hace necesario ti esenm arañar toda una serie tle coticeplt)s intcrrelacioiiatios que han proliferado por doquier y que están desarrollándose y trabajándose desde diversos ámbilos. Nos referimos a concepttis

246

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

com o nntropologííi visual, cu llura visual, sociología visual, metodologías visuiilcs u estudios de cultura material. En segundo lugar, se contemplarán alguiios de los prin­ cipales debates localizablcs cn la literatura reciente en torno al estatuto epistemoló­ gico de lo visual y lo icónico, para pasar a abordar seguidamente cóm o ha sido contem plado el análisis de las imágenes y lo visual desde tliversas perspectivas. Fi­ nalmente, se tomará un ejem plo específico para ilustrar la propuesta dcl capítulo. Se considerará el ámbito de hi publicidad eomo uno de los géneros tliseursivos omni­ presentes en nuestra cotidianeidad, vehiculado por muy diferentes canales y suscep­ tible de ser analizado ideológica y sociológicamente.

L as

s o c ie d a d e s c o n t e m p o r á n e a s c o m o so c ied a d es

ic o n o c e n t r a d a s .

El

c o n c e p to de cultura v is u a l

E n el l l a m a d o n e o e a p i t a l i s m o d e c o n s u m o ( O r t í , 1994), la i m a g e n se h a c o n v e r t i d o e n u n a d e la s f o r m a s d e c o m u n i c a c i ó n p r e p o n d e r a n t e s '. E n e s t e t i p o d e s o c ie d a tl e s , la m e m o r i a , el e o n o c i m i e n t o , el e n t r e t e n i m i e n t o e. in c lu s o , las r e l a c i o n e s y la interac c it i n s o c i a l e s t á n , e n b u e n a m e d i d a , c o n s t r u i d a s v isu al m e n t e .

Por ejemplo, la prensa se transforma para inct>ipt>rar cada vez más imágenes y tie maytir tamaño, con más colores e inclusión de vínculos con otra.s imágenes dinám i­ cas (accesibles en la v^eb); las interfaces de los ordenadores se hacen cada vez más visuales; la m em oria se ha hecho dependiente de la proliferación de imágenes; la do­ cencia y kis recursos pedagógicos pasan pt>r las proyecciones de powerpoint; la ca~ lie se salpica de imágenes publicitarias; lo visual acompaña indisolublemente a la música; se introducen imágenes en el interior de los coches (navegadores. DVD); se convierten en instrumentos de control social (cámaras en las calles, bancos, ct)Iegios, hogares o mcditis de transporte) o diagnóstico médico (ecografías, escáneres, visualización de la actividatl cerebral, del lalidt), etc.). Por titra parte, cada vez en mayor medida, se implica al consum idor de imágenes en procesos de selección de estas (te­ levisión por cable, plataft>rmas digitales, selección de sitios de Internet) y de pro­ ducción. apropiación e interacción con ellas. La expansión tle las tecnokigías de generación y tratamientt) de imágenes hace que la realización y transformación de di­ chas imágenes, antes restringida a unos pocos profesionales, se haya «democratiza­ do» y que cualquier persona, contexto o momento pueda ser captado, creado o confeccionado. En paraleki a esta proliferación de imágenes asistimt)s al desarrolki tie una crecien­ te com petencia de los sujetos para decodificar e interpretar la inftirmación visual, de m odo t|ue, cada vez más, las personas socializadas en este entorno visual aprenden a
' C o m o .scñüla MtRZOLhF 57). asi.stimos a uti proceso expoiienciiil tle t;tiinpt;tt;iK-i:i ctiiiMunic por «c;ipiurur globos ot;uhiros» y crear un tienelic;!*) al hacerlo. De esta forma, se inercarilili/a ol inisnin pro ­ ceso de m irar las iniágeiies.

Cdpítulo 10 *■ ti análisis de materiales visuales en la investigación social: el caso de la publicidad

247

miriir c intcrpreiiir dc Ibrma más rápida, así conui a pcrcíbir elementos y iliícrencias más sutiles. Para abordar este ctinjuiUo de renóniciios, a lo largo dc los atios ochenta y noventa se desarrolló el concepto de cuíiitm visual^. Destlc diversas perspectivas sc apunta hacia la necesitlad de abordar este concepto no sólo en términos tle los tlocinncntos visuales o artefactos t[ue se producen, sino en tcrniint>s de proccstis stíciales. Es de­ cir, es necesario contem plar cóniti se ven ciertas imágenes ptir parte de espectadores concretos que perciben desde sus propias posiciones sociales y cn contextos y niomentt>s determinadt)s. En esta línea, B e r g h r (2002), introduciendo cl ctmccpto de inoíios cié ver, tet)riza acerca tic cónit) las imágenes funcionan nti stilc* por Iti t]ue muestran, sino, de manera futidamental, por el lipo de mirada a la que invitan, así co­ mo por la propuesta dc relación que proponen con el sujeto que las mira Bn este sentidt), habría que añadir que funcionan también pt)r lo que no muestran, pt)r It) que tic ul tan, por la forma en la que exhibe ti lo que muestran, así com o por las relaciones implícitas que se establecen en It) mostrado. Nt) miramt>s únicamenle imágenes t|ue nos presentan ctjsas, sitLiaciones, perstmas t> sus itileracciones. Ai mirar utentlemos a la relación existente entre lo mostrado y ocultatlo, y nuestra propia subjelivitlad, en un contexto concreto y con una intencionalidad ti ele rm i nada. De e.sta forma, habre­ mos de pensar en la cultura visual com o un tipo tle p nicticu social signijicíitivu cn la que es necesario incluir los efectos de las imágenes. Estos efectos se integran de m a­ nera compleja en determinadas prácticas culturales más generales.

D

ig r e s io n e s co n c eptu a les

La señalada importancia de la imagen y lo visual llega también a las Ciencias So­ ciules y, a partir de Itis años t)chenta. se despliegan investigacitiiies, es pac itis y nichos que atienden a esla dimensión. En este sentidt), se ha desarrolladt) una amplia rama de la investigación y dc rctlexitín mett'ídológica que trata con las imágenes y lo vi­ sual, Este tipo de materiales se ha contempladt) desde muy diversas disciplinas y mi­ radas y ha dadt) lugar a una enorme proliferacitm tle términt>s que sc constiuiyen en propuestas y aprt)ximacitines en las que predomina una inipt)rtante ct)nfusión terminolt')gica.
^ El co ncepto fue usado por prim era ve/, por Ai.i’krs oh 1983 para eiil’ atizar ia im portancia tic tas im á­ genes v Í m u iIcs cn la socicdad hulundcsa dcl xvii. Fue retom ado cn cl estudio J e las sociedades contem poránea.s por parte de djverstjs autores, para explicar cóm o las tcciioluyías visuales han pasado a deshancar a los textos escritos ( R o s t, 2t)()l; f l ) o para caracterizar uno dc los principales rasgos dc la sociedades posim odernas 2003 í, ’ En esle scniidt>. la propuesta dc atención a lo que se ha venido a llamar vi.ymftlidntl sc aproxim a cn b u e ­ na m edida a lo que Elíseo VtRÓN ( lyX í). en relación at lenyLiaie oral o escrilo, ha denom inado vnntraiu (te lectura aludiendo a la relación que se csiableee entre un üeienninado soporte (o. cn su caso, un tex­ to) y sus lectores, a través no .solo del eonteiuilo. sino tumiamentalnienle de las estructuras entinciatívas (relacionándolo con las nuxialüldilfs lU-t ttecir).

248

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

Concuptos com o el de Antropología Visual, Sociología Visual, Metodología Visual » estudios de Cultura Material tienden a enfatizar miradas y usos diversos de este tipo de materiales. En todos ellos, además de hacer hincLi[iic en línüles disciplinarios ar­ bitrarios que no se corresponden con la aclamada necesidad de miradas transdisciplinares, en general tiende a confundirse dos usos bieji diferentes de los materiales visuales que pasamos a apuntar. Por una parte, asistim os al creciente uso de las tecnoIogí^as de lo visual com o apoya­ turas c instrumentos orientados a complementar, amplificar y multiplicar la capaci­ dad de «registro» de nuestros sentidos a la hora de aprehender y transmitir determ i natíos aspectos de la realidad .social. Rste tipo de uso generalmente se oiienta a coitiplementar ios tradicionale.s instrumentos de observación y producción de material orientado al análisis (diarios de campt) o tianscripcioncs elaboradas a partir tle discursti oral), así comt) a m ejorar la capaeitiad de etimuniear lt)s resultatkis de di­ chas a p r o x i m a c i o n e s E n otras ocasitines, las tecnolt)gías visuales ptisibilitan el des­ pliegue de prácticas no intrusivas de observación^. En esta línea se ha desant)llado la mayt)r parte de los esiutlit)s conlempladt)s bajo las eti­ quetas de Antrt)pología Visual, Sociología Visual o inclust) Metodtjkigía (audit)) Visual, Por una parte, la Antropología Visual ha reivindicado la ff>tografía, el vídet) y/o los documentales etnográficos com o herramientas complementarias para hacer etnogra­ fía y presentar sus propuestas. Se ha propuestti, paralelamente, rescatar, pt)r p:u-te de k)s científicos sociales, este génerti tlel espacit) del arte, la estética o cl entreteni­ miento ( L i s o n Aut'AL, 1 9 W ) . De las ft)tt)grafías y vídeos elaborados por el investigadt)r (y/o el etiiiipo de investi­ gación) se ha idt) dando paso también al recurso a imágenes, dibujos o mapas, elabt)rados desde el foco y la mirada de las personas investigadas, auspiciadt) por la demantia ct)iicreta de investigacitm. Este es el caso de las autofotografías, la filma­ ción por parte de k)s investigados o los dibujos ct)nstruidüs «bajt) demanda», cuya fi­ nalidad es alcanzar los t)bjetivos de una investigacitín determinada. Así pues, .se incorporan las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías, así como la capacitkid de cualquier sujeto de construir imágenes para buscar formas alternativas de e.\presarse tle los inft)rmantes seleccionatlt>s^.
' Un ejem plo de este tipo de uso se encuentra en el prcsenle volumen en el capítulo firmado por Nydza
C
ok

REA.

’ C o m o iKieen los elnom ctotlólogos a la hora de capturar las formas espontáneas de interacción social en situaciones cotidianas a iravés del ocultam iento de tecnologías orientadas a producir imágenes. * ’ .Se entrega la cám ara o cl lápiz a lt)s informantes para cjue seati ellos tiuienes generen iinágenes bajo tleiiiamla tie los investigadores. Los orígenes ile este enfoque se atribuyen generalm ente a W nuru, quien ya en I4fi4 publico un artículo sobre el uso de la tllmación hecha por los propios iuíorm anies co m o m e ­ dio de m e ¡o ra r la cominjicacióti ( L is o n A r c a i . I W 9 : 2ft). líjemplos de uso de este lipo de producción de material tenem os en R ai t is t a (ÍA RcfA -V r;RA ( 200_1). C o n íie (2 0 0 1 ), F lr n á n im z-Cii> ( I WH>. y en es* fe m ismo volum en en el capítulo ile MontííNIíGRO y Pir.ioi..

Cjpitiilu 10 * El análisis de materiales visuales en la investigación social: ei caso de la publicidad

249

Tiiinbicii cn cl seno dc la llaniiKla Socioloiiút Visual y cn los tc,\U)s encuadrados en las di le re ni es variantes tic la expresión Mclt)d()U)}:ía Visual, sc ineorjioraii en un Ili­ gar ccntral los nidu>dt)s dc protluccitín dc iinágencs. No obslanle, nuiclios son los iiitenltis que sc vienen Llesarrollantlo para ampliar cl eampn dc estudio dc la llamada Sociología VisLial. cn luí inlenlo tle incluir también, como ámbitt) tle trabajo, cl cstutlio y el análisis tic los tlocumcntos vistialcs y tle las imágenes que son protlucidas por la cultura. Por ejemplt), John C J k a i d y ( 1996: 12-14) idenlitica tíos tipt)s principa­ les tle Sociología Visual, A uiit) lo denominará M étodos Vi.smtie.w con lo cual hace rcfcrciicia a la investigación en la t¡uc lo visual es pi\)tlucido itd hoc por itis invcsligatU)i'cs, Al t>trt) U) tlenomina l£stadiós Visuales para referirse a las invcstigacit)ncs cn las t¡uc cl equipo tle Ínvestigacit>n anal i/a iinágencs t|uc stin prntlucitlas en y por tilias instancias tic la cultura. Además, este amor eonsitlera un tercer lipo de aprtiximacit'in t|ue haría refereneia al estudit) tle las formas de ver o tic mirar, así éti­ mo a ia ctinsidcración tlcl papel tte la percepción y tle la visión en la conslrucción tic la organización stieial y tlcl significado. Hn este .sentido, se viene desarrtillandti una línea de reflexión sociológica en cl ám ­ bito dc la meltidología cualitativa que se centra en la recopilación y el análisis de m a­ teriales dc carácter visual. Rslos son tlocumciUos/malcrialcs prtiducidos en contextos concrctt)s, con objclivtis tliverstis y tiue son «coiisimiÍdt)s» también con finalitlaües diferentes, en situaciones diversas y desde pt)sicit)iies sociales específicas. Prensa, telcvisitín, vídet). cine. Iihrt)s ilustrados, ct)mie, grafiti, música, pintura, In­ ternet o publicidad, entre otrt)s, son tlocumentt)s t|ue canalizan y prtiducen inlcrpretacit)nes «ideológicamente situadas» tle la rcalitlatl .stieial. Bs necesarit) Íncorpt)rarlos a la investigación social para apt)itar versiones y visiones circulantes, muy operati­ vas en términt)s de hegemonía^, tle establecimiento dc «agendas» y persuasión, de manera que puedan ser analizatlt)s socit)lógicamente. Hn sinttinía ct)n esta aproximación a lus materiales visuales, enctintramos una línea de trabajo, inserta en el sentí tle la corriente dc los f’sludit)s Culturales y que ha ve­ nido a tlentiminarse estudios lie C ultum Mítteriid. Hsltis se han centratlo especial­ mente en el uso, ct)mo materiales de invesligación social, de lotla suerte de artefactos, bienes y espacitis que iit)s rt)dcan en nuesira ct)tidianeidatl, de forma tjue se interna considerar étimo Iti social queda reflejatlo cn elitis y es reprotlueitlo ptir ellos, liajo esta etiqueta se adscriben investigaciones tiuc han abt)rdatlo lemáticas lan dispares como la gaslrontiinííi y la ctimida. Itis embalajes, la ropa, los libros, et mtibiliario tloméstico, ta arquitectura, los objetos de arte, el paisaje, los aparatos tecno­ lógicos, los museos, los m onumentos o tas colecciones. i:>esde este puntti dc vista, hasta el t)bjelo más banal y rutinario tiene la capacitlad tic simbt)li/.ar la idctiUigía, así ctimo las aspiraciones y ansictUitles tle socicttatles, grupos e iiitlivitluos (VVfK)D^ Hn ct -NCtURlt) dcl conccpu) j:ram.si;iinu> tic ■•licgcniDin'a» cinnit lornui dc cuntrui pcisiiiisivo nuLs tiuc c o ­ activo, L]uc iipcrii dc torm a sutil y que ticpcndc dc la pintiuccion y luanlctuinionLo dc los valtircs y crccncias cn liiv i|uc sc apoyan 1 ;ls cslriictitras tlcl poder.

250

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

2007). Así. los objetos piicden ser percibidos como marciidores tic diferen­ ciación social, de identitiíid o poder político y ciiltiiial. El estudio de las rclaciDncs entre estos objetos y las personas y los grupos sociales constituye el principal ámbi­ to de interés de esta corriente.
W
a k d

,

C u e s t io n e s de m e t o d o l o g ìa v is u a l e s : los p r o b l e m a s de Y COMBINAR LENGUAJES

en el a n á l is is de m a ter ia les tratar c o n im á g e n e s

A pesar de la constatatla y renom brada central itlatl tle la imagen en las sociedades contem poráneas, todavía queda mucho por avanzar en la consideración de cómo enIVcntarnos a lo visual, cóm o analizar la relación del lenguaje de las imágenes con otro tipo de lenguajes y códigos (auditivo, lingüístico, metalingüístico) o cóm o potlemos acceder al estudio tie sus efectos eti los observadores. No es fácil encontrar en la li­ teratura sobre el tem a una propuesta sistemàtica de reflexiones sobre el estatuto espislem ológico de la imagen o sobre la metodología de su análisis. Com o señala B l h r i o (2001: 1 I). tratlicionalmcnte las principales ftirmas de aproxi­ marse a las imágenes provenían de la tradición artística o de estudios iconográílcos li­ gados a las simbologías religiosas y míticas. Hubo que esperar hasta la instauración tle la concepcitín estnicturalista tle la realidad para t]iic Itis conocimientos que proporcio­ naban las ciencias del lenguaje fueran aplicadtis al estudia del funclonamientt) y natu­ raleza de la comunicación audiovisual. Destaca especialmente las clásicas aportaciones tle B a r t m i í s quien, ya en k:)s años sesenta, propuso fiirmulas muy intuitivas tie nprtiximación a diversos tipos tle dticumentos y artefacttjs ct>n capacidad de significar, mu­ chos de ellos conft)rtnados a partir de imágenes (publicidad, revistas femeninas, cueiittis, fotografía o cine) ( v é a s e , por ejemplo: B a r t h l s , 2003; 1994 y 1989). En este contexio de ctjnsideraciones generales, se han desarrollado dos debates inter­ ré lacionados que se tornan fundamentales: ¿es la Imagen liéi texto más?, ¿qué kigiu" lienc entre t)tros lenguajes? Y, cn seguntlo lugar: ¿cuál es el estatuto epistemológico tle las imá­ genes (vinculado a la cuestitín de su relación ctm el aspecto t|ue pretende «representiu »)?

£1 lugar de la imagen entre otros tipos de lenguaje
En términos generales, cn este capítulo considerarenit>s que las imágenes puctlen ser abtirdadas com o textos, o com o com ponentes de texltis, que en sus relaciones con otros textos conform an discursos, que, a su vez. en sus relacititics estructuradas cons­ tituyen sistem as de discursos*. Podemos así hablar tie ini sistema de discurstis pe­
" Hs esto Lin L'oncepto que es usaüu muy produc li vani ente por l'L'rn;iiK!o C u n iík eu un texKi sobre íiiiíilisis del Lliseurso que se encuctitRi cji prepiiriieión y que va a ser ettiiaili) por el C'IS.

Capítulo 10 ■ * - El análisis de mjteriales visuales en la investigación social: el caso de la publicidad

251

riodíslicos, publicitarios, televisivos o tic un sislenia tlt: tliscurstis cineiiiatt>grdficos, por ejemplo. Kn este sentido, un texto viene u ser una señal materia! t|ue se transI'onna en signo (o conjunto üc signos) cn cl contexto de un acto tic ctimunicacitín y en funcit)n de untis sujettis concrettis. Es decir, para que el texlt) atlquiera sentido y pueda ser interpreta­ do es necesario t|uc cl receptor lo ponga cn relación con la situación comunicativa y con su sistema de presuposiciones ( Mai.[Jonado, 2003: 127-128). Un texto, com o unidad de análisis, puede estar compuesto de un st)!o tipo de lenguaje (oral, escrito, icón ico, aiitlitivci, musical...), Pert), comti sucede en muchas ocasiones, puede estar formado por varios de estos lenguajes simultáneamente. Eslos se articu­ lan materialmente cn forma de textos concrettis (inia película, un spot publicitari. ■ , un cartel). Atlemás, dentro de un mismo textt> pt)denu>s cnctintrar conviviendt) géne­ ros diferentes (cómic, dibujo animado, fotografía, pintura figurativa, poesía, novela, documental o material petlagógicti) y cada textt) puede hacer referencia (implícita t) explícitamente) a otros textos (prensa que alude a páginas web. spots publicitarios que remiten a mitos, a cuentos, o a esccnas cinematográficas). Por eso cabría hablar con mayor precisión de ¡nterte.xtos'^ más t|ue tle textos. No obstante, tiay t}uc considerar t}ue las imágenes son cn sí mismas textos, ti c o m ­ ponentes de texttis a los que atribuimos características que los hacen distanciarse de t)tros textos exclusivamente lingüísticos. Su diferencia fundametital queda sintetiza­ da en dichos ptipuliu'cs ct)iiio «vale más una imagen t)uc mil palabras» u «tijos que no ven, ctiraztín que nt) siente», «ver para creer», o, en un sentido muy distinto, «mostratla la imagen, perdida la magia». La imagen nti tlifiere del texto escritti solo en su ininediafez sensorial. Hay im efec­ to que no puede reproducir ini texto escrito y t|ue conecta con Ut emocional (MirZOEFF, 2003: 37). No hay nada má.s que pensar, por ejemplo, en e l impactti de las imágenes tle los iiviones tlerribandti las ttirres gemelas en el atentado del I 1-S. Su especificitlad se relacitina, asimismo, con su capacidad de persiuulir («lo he vislti con nñs propios tijtis») y de generar efectos de vertisimililud. Además, la imagen llama la atención, focaliza la mirada y, todo ello, ct>n unas exigencias de esfncrzt> y re liexión mínimas ptir parte del reeeptcir. La imagen tiene una mayor capacidad de se­ ducción t|ue otros tipt:>s de lenguaje (nt) hay nada más que ver la fascinación que las imágenes prtiducen en Itis niñtis, mucho anles, incluso, de que estos puedan llegar a com prender o dar sentido a esas imágenes).
El concepto imertextiuüiíUut l'uo iiilmJuciüi.) por Julia K h j s j í í v a lm i Ids años sesenta a partir de las ren c x io tic s lie B/vm.N «obre hi novela y la teoría iiieraria. R ecocien d o hi propuesta de Kristeva, Jensen (1997) señala que ninj>ún tex(t> se puede considerar tle lorma aislada dado que cada texto aúna un c o n ­ junto de 1‘f o s que provienen de otros textos. Para Jensen «íli iuiertextiiulidad e s un proceso por el que los diíerenies signos ile un discurso com unican sigtiitícados esp ecíU cos li las auiliuncias poitjiie hacen relereneia a otros discursos, lem as, géneros o medio.s que nos son latniltares y pueden estar pi-esenies o inipííeitos en el contexto de la recepción» (.ItNSKN, 1997: 1*)2).

252

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

Asiinisnio. cl lenguaje tic las imágenes, siendo básicajiienlc simbólico, mctal‘ t')rico, c(in, níitativo y poli sé mico, implica un elevado nivel de ambivalencia, acumulación y super­ posición de significados e interpretaciones posibles Este hecho conviene su lectura interpretación y decodillcución en un acto ejue cs todavía más abierto que en el caso ».ici lenguaje oral o escrito. Pero, al jiiismo tiempo, tle manera relativamente p;iratlójica. las imágenes, al poner forma y materialidad concreta a las ideas y/o al Icngiiaje oral o es­ crito, limitan el abanico de posibilidades y sugerencias propuestas. Los personajes tie­ nen forma, vestimenta, rostro y ambiente concretos y no hay lugar para fa sugerencia, la duda o la disyimción. Así pues, simultáneamente la imagen puede abrir y sugerir más t|iie INI texto lingüístico pero, ai mismo tiempo, limita y concreta la polisemia del len­ guaje oral o escritt), proponiendo referentes concretos localizados. De esta tnanera. h) imagen simultáneamente abre y cierra la potencialidad intciprctativa tlel sujeto. Es, pues, necesario contem plar lo visual en su estrecha relación con otro tipo de len­ guajes: el auditivo, el lingüístico o el metalingüístico. Sus contbinaciones pueden ser múltiples y, aunque generalm ente actúan reforzándose, esto no es así necesariamen­ te. En ocasiones, un tipo de lenguaje se usa para contradecir otro; a veces, para limi­ tar sus múltiples significaciones o para amplificarlo; cn otros momentos para generar tlesconcierto o in trig a " . (Jtro tipo de relaciones de lo visual eon lo auditivo no verbal (conu). por ejemplo, el lenguaje musical), está prácticamente ausente en la literatura especializada sobre el tema. Llamamos la atención sobre el hecho de que el audio es el gran olvidado de la investigación social.

El estatuto epistemológico de las imágenes
Otro tic los debates f'Lmdamentales en el análisis de las imágenes hace referencia a la polénúca sobre la consideración de la imagen com o reflejo de la realidad o como in­ terpretación de esta. Podemo.s encontrar básicamente tres modos constitutivos de representar la realidad en la moderna cultura visual occidental: la pintura (así com o el dibujo, cótnic o graf^cir piíiier un ejem plo, lu botella ife la m arca Ue whisky I3allantiii0s, siiiiboli/ado cti iiuK'has de sus pu­ blicidades a través de una serpiente Jo colores cálidos que adtipta su tbriim, acum ula signillcados super­ puestos com o sfiiibohi J e tentación, tle pecado, tle sahitluría. de m edicina o tie talo. ' ‘ Calle aquí rescatar los lecuntlos ctm cepios de anclaje y relevo propucsttis pnr U artíies (1^68: 44-4,‘i). Este autor tlil'erencia tíos liptis tle fiineioiies fundamentales. Una es el anclaje en la <.]ue el m ensaje lingíiístico contribuye a privilegiar y a tijar alyuno tle los sentidos posibles tic una imagen (t|ue implica va­ rias interpretaciones posibles). G eneralm ente el tnensaje lingüístico funciona co m o guia, co m o eonirol de la ticcodifieaciíin (aporta, por lo lanto. el valor itieológieo). Por otra parte está la fiuicitín tle relevo: en este caso los m ensajes lingüísticos tienen co m o función incorporarse a la imagen eo m o un elcm enio coniplenicntario; así las palabras expresan lo c|ue la imagen oíVeec con dificultad I por ejemplo: refercjitcs espaciales o temporales). A m b o s tipos tle funciones pueticn convivir cn el m ism o texlo.

Capítulo lü

El análisis de materiales visuales en la investigación social: ei caso de ia publicidad

253

tui). ki f t n a g r a f í a ( c s t á t i c a y tiiníiiiiicíi) y la rcaliLlad viitiial/(.ligital f u u n b i é n s u s c e p ­ tib le lie c o n f o r m a r s e e n t n r n i a l o e s t á t i c o o diiiátiiico. c iiickiso iiitcraclivt.) c o n el r e ­ c e p t o r ) . L a p r i m e r a y la t e r c e r a s o n m o d a l i d a d e s c l a r a m e n t e r e p r e s e n t a c i o n a l e s y, g e n e r a l m e n t e , q u e d a n f u er a dcl t l e b a t e s o b r e su p r o x i m i d a d a la r e a l i d a d r c p r e s e n t a (.Ui; h a b r á g r a d o s líc a p r o x i m a c i ó n q u e c t m fo ii iia rán e s t i l o s p i c t ó r i c o s o d e a n i m a c i ó n d e i m á g e n e s . E s la s e g u n d a , e s p e c i a l m e n t e c u a n d o f o t o g r a f í a y c i n e v e n í a n a c o n s t i ­ tu ir r e p r e s e n t a c i o n e s a n a l ó g i c a s tte la realitlad, lo t| u e a l i m e n t a f i m t l a m e n t a l m e n t c la c o n t r t ) v e r s ia . E n e s i e d e b a t e , c a b e e n t r e s a c a r k> t]iie B a r t h e s d e n o m i n ó efei tv rcalidcid, e s t o cs. t | u e m u c h a s i m á g e n e s u t i l i z a n d e t e r m i t i a d o s m o t i o s tle r e p r e s e n t a c i ó n q u e ntis c o n ­ v e n c e n d e t | u e s o n lo s u l l c i e n t c m e n t e v e r t ) s í m i l e s p a r a a c a b a r c o n n u e s t r a t i c s c o n t l a n z a ( M i r z o e f f , 2 0 0 3 : 6 0 ) . N o s o l a m e n t e n o s c o n v e n c e n d e su v e r t) s im it it i u i s h k ) q u e , a d e m á s , n o s e o n m u c v c n . E s t e cl'eett) c s e s p e c i a l m e n t e i m p o r U m t c e n cl c a s o d e las i m á g e n e s ft>togr ái lea s. En e s t e senlidc», B a r t h i : s ( 19 8 9 ) , c n su ú l t i m o librt) (La cántara lúcida), h a c e r e f e r e n c i a a c ó m t ) e n las i m á g e n e s f o t o g r á f i c a s cl r e f e ­ r e n t e se i n c o r p o r a a la r e p r e s e n t a c i ó n tTiús q u e en o t r o s ti p o s d e i m a g i n e r í a . P a r a e s ­ te a u t o r , e s t o q u i e r e d e c i r q u e , a u n q u e u n a f o t o g r a f í a p u e d a s e r r e t o c a d a , e n m a r c a d a , d e s c o n t e x t u a l i z a d a o m a n i p u k a l a , s i e m p r e q u e d a a l g o d e lo t | u e e s t u v o d e l a n t e d e e l l a ci ian tk ) se d i s p a r ó . P a r a B a r t h e s , la e s e n c i a d e la f o t o g r a f í a e s p r e ­ c i s a m e n t e e s t a o b s t i n a c i ó n d e l r e f e r e n t e p o r e s t a r s i e m p r e ahí. A s í , n o s o l o m u e s ­ tra k) q u e h a s i d o , s i n o q u e d e m u e s t r a q u e h a sidt). Pt> dem os , i n c l u s o , v e r e n e l l a d e t a l l e s c o n c r e t t ) s q u e n o s h u b i e r a n p o d i d o p a s a r d e s a p e r c i b i d o s e n s i t u a c i ó n tle o b s e r v a c i ó n tli r e c t a . P a s a n a c o n m o v e r , a a b r i r la d i m e n s i ó n d el r e c u e r d o , tie la em o ció n ; son capaces de p ro v o car nostalgia y co m b in ar placer y d o lo r «vSe e x ­ t r a e d e la m e m t i r i a la p r e s e n c i a a Un d e s o m e t e r s e al p l a c e r tle la n o s t a l g i a » {S ai ^a S a n a h u j a . 198 9: 2 4 ) . T a m b i é n e n e s t a o b r a , B a r t h e s a p u n t a ( a u n q u e nt) d e s a r r o l l a ) c o m o la f o tt )g ra f ía (y, p o r e n d e , la p e l í c u l a , el d o c u m e n t a l ) , no s o l o c a p t u r a f u g a z m e n t e im r e f e r e n t e , sint) q u e c a p t u r a u n r e f e r e n t e t| u e se v e af e e ta d t) p o r el p r o p i o h e c h o tie s e r fti lti g ra fia do ' \
Así, scgúti B a k t u e S ( IM89: S7), la rototiralïa ser cstiidiailii du tUis t\)riiias. Desdo un nivol do lectura L|iie oorrosponde a lo quo dotiomiiió ol sriHlimn so intorprotaii ki.s signos do las tutograi'íiis a p ar­ tir de una lectura hecha culturalinento. Dosdo oste nivel, uno se hUoicsa por las l'otogratïas que pueden ser recihitlas c o m o test imon ios, y os eiikiiraiinoíuo t'otno so parlloipa de la recepciun tle los rostros, tie los gestos, de las acciones o de los decorados. SeiTida, no obstante, t|iie en el caso do algunas t'otogra­ fias hay un segundo tipo do lectura que llamó el p iín c iu m . l|uo nt) es in tone ion al ni general izab lo, y so relacioria enn el pum o sensitivo do una iimiiieii que nos cotunueve y tíos saca de nuestros hábitos de per­ cepción u.suales. Hay aspectos en algunas lotogralias que sorprenden a los t]no tas obsorvan por su re­ alidad y por su capacitlat] tic cotunover. til M i i J i i i i i i iiK)vili/a ol gustt), cl intorós; ol ol amor, el tieset}.

As í. p o r e j e t n p l o , setiala en re la ció n c o n las fotos-retrato: « L a r o t o-rclrato cs una o n i p a l i / a d a do f u e r ­ / a s . C u a t r o i n i a g i n a r i o s so c r i i / a n , so a r r o m a n , so d e f o r m a n . A n t e el o bj et i v o !^oy a la vez: a quel q u e c r e o ser. aL|uel q u e q u i s i e r a q u e c r e a n , a q uel L|Ue cl l'oKígrafo croc l|Uo soy y atjitel tle t|inen se sirve para e \ liibir su arto« ( lÍ AKi ttt:s, 1-42).

254

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación sociai

Algunos semiólogos ciitican la consideración dc B a r 'ih e is J e que hayii algo en la In tografía que se escape a la significación. Argumentan que las fotogralias son siem­ pre com prendidas a través de los significados que son articulados por ellas y que ninguna t'otograli'a puede escapar a este proceso. De cualquier forma, cabria señalar que lo especialmente relevante es el hecho de que nnichas imágenes son conteníplatlas y consumidas com o si fueran un retlejo de la re­ alidad, auiK|Lie no quiere dccir c|uc realmente lo sean. Así pues, al analizar las imágenes debemos ser plenamente conscientes de que son representaciones más o m enos deform es de realidades (.1iversas (algunas bajo el for­ mato de la ficción, otras que se pretenden figurativas), realizadas desde posiciones e intencionalidades diferentes. Tales representaciones implican interpretaciones (y. en este sentido están ideológicamente orientadas) que, a veces, pretenden relatar una versión de una realidad propia, a veces una simple figuración, relato o ficción, con intenciones comunicativas y/o expresivas y que son, además, dectidificadas también desde diferentes posiciones, en diversos contextos y a través de diversos canales. Tendremos que consitlerar, así mismo, lo que se ve, pero también lo que no se ve o, incluso, se impide ver. Todo ello q u e d a puesto de relieve de m anera nítida en cl caso dc la ficción (o dc la « p araficció n», co m o p odríam o s d en o m in ar discursos de carácter interm edio com o es el publicitario). En a lg u n a s tipos de im ágenes, com o por e jem plo cn la publicidati, ia veracidad no se ju z g a por el c u m p lim ien to real de sus prom esas, sino por cl engarce entre las fantasías que propone y los deseos y fantasías del e sp ec tad o r co m o potencial com prador. Su verdadero cam po de aplicación no es la realidad sino los sueños ( B e r g e r , 2 0 0 2 : 1 6 1 ) . Y eslo sucede de la m ism a for­ ma en cl caso de buena parte del cine o de las revistas orientadas a la ensoñación (prensa del co razón , revistas de decoración, etc.). En estos casos la regla básica es que e n u n ciad o r y e n u n ciatario acuerden un p a cto fic c io n a l (E co, 1996a) por el que el em m ciatario pone en su spenso su incredulidad y acepta el m und o im a­ ginario que se le presenta. El receptor, aun siendo co nscien te de que aquello que se le m uestra es una historia im aginaria, no por ello piensa que se le m uestra una m entira. Se aceptan los hecho s de ficción com o verdades m e ta fó rica s (por e je m ­ plo, un espejo que habla). La verdad en cada m undo posible no puede ser c u e s­ tionada, no puede ser invalidada (B lancanicves no pudo ser env en enada por el príncipe). Solo será posible narrar otro m undo de ficción distinto donde eso o c u ­ rra ( P e r i c o t , 2 0 0 2 : 63-67). Estos mimdos posibles, que se constituyen como metáforas, tienen comunicativa, en m uchas ocasiones más, incluso, que ios que se {véase la prensa), pues se suspende la actitud de incredulidad para espectador en ese mundo, con esos valores, normas, presencias, quías, subordinaciones, desprecios y aprecios. una gran etlcacia arrogan realidad [lasar a incluir al ausencias, jera r­

Cjpítulo 10 ♦ El análisis de materiales visuales en la investigación social: el caso de la publicidad

255

El

a n á l is is de los m a te r ia le s visuales

Una eueslión clave en el estutlio tle las imágenes se relaciona con el tema de su in­ terpretación y análisis. Se buscará indagar en lomo a su sentido cultural c ideológi­ co, teniendo en cuenta que la capacidad de significar tle las imágenes depende del desarrollo de códigos üe interpretación que son socialmente construidos. El trabajo de ititerprelación tle las imágenes ctingrega dilerenles jnirudas, a veces coincidentes, a veces en competencia o en c o n tiicto, u veces com plem entándose. No hay, pues, una única interpreUición posible, sino un conjunto de interpretaciones d o n­ de convergen diversas perspectivas: la üel que encargó la imagen, la de quienes la pensaron (creativos), la de tiuienes la produjeron, la tle quienes la miran desde d i­ versas ópticas (desde ü i versas posiciones sociales, diferentes intereses, diferentes fonnaciones). En este sentidt'», es importante considerar que, si bien la imagen en sí misma es sus­ ceptible de un pormenorÍ7.atio análisis, considerando ópticas y perspectivas ti i fe re li­ tes, tales imágenes hay que contexiualizíirlas en cl seno dc prácticas sociales concretas, donde su significadt) puede, también, ser negociadt) por quienes lixs están contem plando y/o consumiendo. Es, pues, necesario considerar con deteniinientt) las imágenes, pero lambién abordar el medio en el que se instalan, el contexto sociohlstórieo en el que se ubican, las formas de mirada que fomentan, el contexto social del visionudo, las maneras de interpretar de los espectadores, los objetivos del visionado, la intencionalidad de tiuien patrt)cina, produce o crea las imágenes, así com o la m anera de mirar del mismo investigadtir (incorpt^randt), de esta manera, la rcilexividad en el análisis). R osr (2001: 16-32) presenta una interesante exposición sobre las diferentes formas de analizar desde perspectivas diversas y hace una sugerente propuesta acerca de la necesidad tle tener en cuenta tres lugares o niveles que centren cl foco analítico; — Et lugar üe la prnthicción de la imagen. Toda representación visual es una crea­ ción y la consitleración tle las circunstancias üe su prtiducción la intencitinalidad (ei «para qué»), el proceso de su encargo y creación de su difusión y del contexlt) en el cual se produjo, contribuirá a comprender cl efecto que tiene. A de­ más, toda imagen se produce en un contexto social concreto que implica una se­ rie de relaciones económicas, sociales y [X)líticas, instituciones y prácticas que
Será necesario considonir, por ejomplo, cl ptKlcr de lus em presas y entes gcner;idores, acu nuil adores, selcccitinadores y disiribiiiilores de intiterial audiovisnul: sus objelivos, sus inlereses, el jueg o eotnpiejo de sus i n lene ¡onuli dudes a lu hoia de generíu" nuiterial audiovisual, así com o el con Hielo enlre las diver­ sas instancias t|ue dependen de ellas. (Quienes eneargan iinágencs y aquellos que las ercan. niuchas veces, presentan intereses no conver­ gentes e incluso, en ocasiones, antagónicos y sus relaciones alcanzan iniporlanles niveles de com p leji­ dad: subordinación, depemleneia, c o n n icto . etc.

256

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

rodean la imagen (coiucxto por el cual son vistas, ¡ntcrprcladas y usadas). Rl madt> de producción de una determinada societlad se rcrieja en .sus creacit)nes cul­ turales y, por to tanU), en Ia.s tiue tienen csle cíU'ácter visual, — El lugar (le ia imagen cn s í m ism a. Es el producto de la comunicación y. por lo lan­ ío, contiene un substrato fundamental t|ue, preci.sanienle en su inalcrialidad, nos proporciona claves básicas (si bien no únicas) para abordar su sigiútlciido. La ima­ gen es el prtiducto de un conjunto relevante de decisiones. Será necesario, pues, considerar con mucha alenciíin la organización espacial de las miradas que fumenla, los elementos, signos y símbolos que utiliza, el lugar donde se silúa el foco, el lipo de planos, el ritmo de las secuencias, las Mamadas de atención a partir de ob­ jetos, formas y colores, los recursos utilizados, los personajes, relaciones y conie.xtos que se exhiben, cómo se muestran, los que no se explicitan, el lipo de relaciones t]ue naturalizan, en deílnitiva, las cosmovisitines implicadas y U)s recursos (icónicos, lingüíslicos, sonoros...) que lo hacen posible. También habrá t|ue considerar el género en el que se ubican, que las condiciona y que genera expcclalivas tli le rentes (jiiclodrama, ciencia ficción, publicidad, documental, material pedagógico). — El contexto de i a recepción, esto es, el ámbito, momento, lugar, itleniidad, ptisición, expectativas e intereses desde los que es percibida por diferentes tipos de audiencias, así com o los contextos sociohistóricos concretos de la recepción (in­ cluyendo los del propio analista, con su intencionalidad, posición y objetivos). Los efectos de las imágenes siempre están vinculados ct>n cl contexto social del visionado y las visualidades que los espectadores traen consigo. Además, si­ guiendo tas propuestas de Bíjuri^hku (1998), los diferentes usos de las imágenes, los aprecios o desprecios por cierto tipo de imágenes (lo mismo tiue por cierto ti­ po de música, comida o decoración) desempeñan una tleterminada fiuición de di­ ferenciación social y tic construcción de estilos tle vida. Las imágenes t[ue mostramos o que nos gusta contemplar dicen también algo sobic (,)uiénes st>mos y sobre cómt) querem os que se nos vea. Por otra parte, cs necesario ctinsidcrar t|ue las rclacit)ncs y los procesos económicos, culturales y sociales más amplios ct)ndicionan la interpretación y la dccodificación del significado de las imágenes. Partiendo de los tres niveles expuestos por Rose — y en su conjunto por ias corrien­ tes pragmáticas del análisis del discurso— , se prt>pone clasificar las diversas líneas de análisis de las imágenes en función del acento tiue dcptisitan cn una serie tie elemcnit)s básicos que pueden considerarse a la lu>ra de abordar «lo visual» y de inte­ grarlo en contextos más amplios. Estos elcmeiuos, enfatizados por las diI‘ c rentes corrientes analíticas, st)ii —^ Las técnicas (pictóricas, fotográficas, cinematográficas, de animación,,,): Mucht)s autores argumentan tjue las tecnokigías usadas al crear y visualizar una im a­ gen condicionan fuertemente su lorma, significado y efecto. Será necesario ver
lín t'Ma exposición seyuinius purcialinciilt; t:i piopuusl;i ilc líosb (21)UI ).

Capítulo 10

El análisis de materiales visuales en la investigación social: el caso de la publicidad

257

t|Lié posibilita la tecnología, que facilita y qué iliUciilta, vinculándolo con ía ca­ pacidad dc captar la realidad íel instante, el movimiento o el sentimiento), trans­ formarla, manipularla o generar efectos. — Los elementos: Hacen referencia a los personajes, artefactos, lugares o relaciones que se muestran en la imagen. Se consideraría así el nivel de los aspecto.s d e n o ­ tativos desde el pinito de vista de la parcelación y fragmentación de los elem en­ tos que com ponen la imagen. —' Las composiciones-. Se atiende a la forma de mostrar las imágenes: colores, en­ foques, iuní i nos iti ades, formas de combinación, de saturación, de llamada de atención, planos, foco, punto de vista, ritmo, etc. Asimismo se presta atención a las com binaciones de diferentes tipos de lenguaje que se ponen en juegti en una determinada imagen y a la forma ct)ncreta que adopta la combinación y co m po ­ sición de dichos lenguajes ’— Los temas: Son ct)nstrucclones analíticas que hacen referencia al eontenitio explícitti y manifiestti de las imágenes que, generalmente, se muestran agrupandti en categtirías temáticas conjuntos de elementos, así como las relaciones explíci­ tas entre estos. A su vez, los temas pueden agniparse siguientlo sistemas tle cotiificaciones más o menos complejos — Los signos: Estos se entienden conu:* combinaciones tle signiílcantes y significa­ dos atendiendo, asimismo, a su diversa tipología: signos icónicos (figurativos, imitativos), plástict^s (colores, formas, texturas, eomposicit>nes), lingüísticos, símbolos, indicios... Es fundamental tener siempre presente que un signo adquie­ re sen ti ti ti por su relacit)ii con otrt)s signos y que, por lo tanto, habremtis de ct>nsiderarlos en sus relacit>nes, es decir, insertos en un sistema. La relación enlre los diferentes tipos de signos, su interacción recípioca, así ctjmo ctm cl contexto dc ta comunicacitín, es le» que produce un sentido que aprendemos a d escifraren una im a g e n “'^ ( M u c c h i e l u , 2 0 0 I : 2 8 0 ) .
Son iiiiineroKos los tuóiico.s que huti invcsiigudo y han intentado realizar una aproxim ación a las for­ mas em pleadas en c l I c n g L i a j e visnal. DesiacLin. pnr ejemplo, los textos de S a i n t - M a r [ [n ( 1 9 S 7 ) . Este viene a constituir el toco de atención fundamental del llamado Análisis de C ontenido de las im á­ genes. Esta constituye la fecunda propuesta tle S a ü s s l -r e . Siguiendo la propuesta de M u c <_!L1LLL1, hay que se­ ñalar, no obstante, que para abortlar las imágenes desde cl pinito de vista ai que aludimos, es m ucho más sugerente la propuesta alternativa de C. S. P l i r l e , quien dcl mió cl signo co m o algo que ocupa el lugar dc algo, para alguien, bajo algún aspecto, o cn algt'in rcspccto. Esta delmición tiene la ventaja J e m o s­ trar q ue el signo mantiene una relación solidaria entre al menos tres pt>los: la cara perceptible del signo, «reprc.sentamcn» o significante, lu que este representa, cobjeto» o referente, y lo que significa, «Inter­ pretante» o signilicado. Así la significación dependerá también del contexto de su aparición, así co m o de las expectativas de! receptor. De esta m anera el referente (o lo denotado) se nutre dc to Ja un aura de signifieaeiones (las connotaciones) ligadas al conte.xto, a los actores y a la especificidad dc eada acto de c o ­ m unicación (MtJCCMlbLLl, 2ü()l: 279}. Precisamente este es el objetivo del Análisis Semiótico.

258

Estrategias y prácticas cualitativas de investigaciún social

— Los m itos V líís itieologfas'. Hacen rcferciiciii ii ki itrt¡CL[lack')ii de sijzntis cn siste­ mas significativos t|uc rcvcian las estructuras rLiiidaiiicntales de lo social. En t;ste scniido se buscará identificar los signos y los códigos tlcntro del texto que. tic es­ ta m anera natiirali/ados, ocullLin io social ( A u j n s o y FtíKNÁNDt^z, 2006: 15). Ca­ be rescatar, en esta línea. las propuestas de B aktii£ ;.s, t|uicn eu su texto Retórica de la imagen analiza lo ideológico que puede extraerse de la imagen, consitlcrando fundanicnlaiincnte aquello que se oculta tras ¡o-evitlente-por-st-m ismo. Se­ ña hi csle autor que la dccodificación de ios significados de un Icxto no dcpcnilc únicamente de la imagen misma, sino que se sub(írtlina a ejes paradigmáticos que coní'ormiuían la itieologíu, la m itología-'. Y es esa ideología la (.¡ue penetra catia texto y se realiza en elk)s ( A l o n s o y F e r n á n u i - : z , 2006: 15). De esta forma, todos k)s significados son relaciónales, no solo en cl seno tic cada imagen sint) en sli relacu^)n con otras imágeties y en su vinculación con los códigos dominantes, con los sistemas de referencia y con las mitologías ( R í x s e , 2001: 91). Así pues, para eslutliar una imagen es importante no stik) prestar atención a la imagen misma si­ nti atender a otras imágenes en relación ct)n las cuales se construye, a kis t|ue .se t)ptme, ti de tas que se tliferencia. — Las t.<visu¿did¿tdes» v fos m odos ¿le ver, que st>n el resultado tle procesos .sociíilcs e intlivitkiales ct)inplcjt>s. Las visualidades lian sitk) reiteradamente analizadas tlesde et enfoque psicoanalítico. Desde este punto tie vista, se han consideradt) ctimt') una de las formas tie disciplina que contribuyen a ct)iift)rmar el inconsciente (Junto con los tabúes y las prohibiciones). Se aprentlc a ver de una forma deter­ minada y en un prticeso que se refuerza cada vez que miramtis ( R o s e , 200 1: 104). Nuestra forma de ver t)ricnta ciertas formas de subjetivitiad. Estas snbjctivitladcs y estas visualidades se construyen a través de encuentros repetidos con las imáge­ nes, t)ue nt)s invitan a detenninadas formas de mirar/ver ( Rt >SE , 2 0 0 f). Desde es­ ta perspectiva, el análisis se centra fundamentalmente en los efectos emt)cit)nales de las imágenes visuales y su impacto en la gencracit')n de diferentes tiptis de sub­ jetividad (indepcntlientemcnte de su significado ctJncrcto). Este ctinccpto de vi­ sualidad ha sidti también importado desde el ámbiti> de las Teorías de la enunciación en referencia a las relaciones que se establecen entre el plano det enunciado (o del contenido) y tas estructuras enunciativas (formas de tiecir) t]ue establecen diferentes ft)rmas de relación entre el texto y el receptor del mismo. — Los sign(}s de poder/saber, domimicióti, disciplinas v regímenes de verdad'. Son ctinceptos derivados de la propuesta de Foucault. tiue han sido adoptados también pt)r la corriente del llamado Análisis Crítico dcl Discurso. Se consideran los con­
*' t^ira Bartke.s, la ai;tivklatl dcl sciiiiótogo :il enfrentarse c(in la íinagcn conipi)rta dos operaciones típi­ cas: recorte y ensam blaje (BAKrMc.s. I‘J83, en A l o n s o y FkrnA ndhz, 2t)()ft: 16). Se buscará localizar y se­ ñalar las unidades signillcafivas fundam entales, que son las que articulan el sijinitícado del icxto, a pan ir de inia niacrosegm entación del m ism o. Rl objetivo será localizar unidades narrativas mínim as y/o n ú ­ cleos de sentido prestam,k) atcneión a tunciones, aecioncs, reglas de acción, personajes, relaciones y Je* lartjufas eiure elk>s, lugares tlestle tk>nde se liahla o evolución de estos lugares.

Capítulo 10 ♦ El análisis de materiales visuales en la investigación social: el caso de la publicidad

259

tcxtíis político y c c i ) i U ) n i i c o tlcl l i s o ele las iiiuigcncs y cl acccso tlcsigual a U >s re­ cursos t|uc sc [iu>vili/iui. Así. las itnágcncs vienen li ser lugares tie tltiniiiüt) l'undaniental J e la ideología tionJe se escenifican las luchas J e ptider. El objetivo tundanicntal tlcl análisis será evitienciar cómo l'uneitnia el ptider y ctinit) las im á­ genes mismas reprotiucen y generan Ibrmas tle tlesígualtlaJ y exclusión st)cial. Se tratará tle et)nsitlcrar las ptvsicioiics sociales tle tliferencia y auUiridaJ tiue son :u‘tieulaüas a iravés tle imágenes y textos. — El sistenia tic ftisciirs(}\ vímiíi Ics y .y//,v ct>nfi'.\ft>s. Lista propuesta se articula a través Jcl dcnt)nünatío Análisis Socio-herm enéutico y Pragmático (A lo n so . 1998) t[ue implica la tnsercit'm de las imágenes en tliscursos tiue, a su ve/., son st)lo ct)mprensihlcs cu su entronque cn tlctcrmitiiulos e<intextos (de protiucción y de recepcitín), discurst)s t|ue establecen entre sí relaciones ctimplejas tic im ­ plicación, subtirdinacitHi, hegem onía y/t) eonfliclt). Así. para poder interpretar­ los. será necesarit) ctíiisiderar el conjunto J e los tliscursos desplegados, así ctimo las relaciones establecidas entre todos ellos. Esta será la línea J e análisis que se desarrti liará en el ejem plo que se abt)iJa en la según J a parte tle esle capítult). A partir del énfasis pueslt) en c a Ja unti de estt)s elementos, así ctimo en e a Ja unt) tic k)s tres niveles tle análisis anteriormente propuestos, se pueJe intentar clasificar las ti iversas perspectivas tle abortlujc tle k) visual tiue se localizan en lu literatura sobre el tema (lo que soU) es factible tIesJe un punto tle vista analíticti). No es este el lugar tic desarrollar cada una tle estas perspectivas, por lo cual, cn esta ocasión, presenta­ mos únicamente un cuatlro sintétict) (página siguiente), tjue trata tle sugerir una pa­ norámica J e estas ct:irresponJcncias Ct)ino ya sc ha señalatlo. la perspectiva que aquí se atlt)plu se adscribe u la prtipuesta Je carácter st'icio-hermenéutico ’' y pragmático, Cn este sentiJo, Iti primert) y funJam entai será hacerse con un conocimiento contextual Jcl nieJit) que sc está analizanJt). Será necesario ir más allá Jel análisis J e ias imágenes en sí mismas y e n ­ tender éstas com o actos comLinicativt)s unitarit)S y complejtis, tiue generalmente aú­ nan diferentes tipos tic lenguajes y que se ubican en contextos concretos. L^e esta forma, la luiitlad funtlamental tiel análisis no será la imagen o cl conjunto J e im áge­ nes, sino su proJuecÍ()n intencional y la consitleración de las prácticas st)ciales in­ mersas en la proJuceión y el visitinatlo de las imágenes (abortlando intenciones. nn)tivacit)nes, interpretaciones, expectativas. ct)tu)ciniieiitos. ctmvencit)nes, estcret)tipos. tieseos y/o preferencias lan tti J e enunciadtircs como tic cnunciat arios). Será ne­ cesario considerar cl acto eiumciativt) en el interior tie un inlercambit) comunicativo (tiuc implica ncgticiacÍones y conflictos) cn el que se prt>dueen interacciones tic it)tlos cslt>s clemenitis,
’■ * l ’a ra c l Ic c lo r ijiio q iiic n i p r o liim li/ a r c u la s ( . l i l c r c i n c s p e r s p e c t iv a s i c t n i c a s i l c í a i i a l Í M s t i c I

In

v is u a l,

i c m i l i m o s a i c x c c l c n l c t c M n i l c K o s h ( 2 ( H ) | ). a-.i c o m o a l i l c [ : v . \ n s y 11,\ l i ■' t-,n c l s c i i t i i l o p t o p i i c s K i )ii> i A l o n s o ( I 9 ‘ W ) .

260

Estrategias y prácticas cualitativas de investí;;ación social

ASPECTO E S P E C IA L M E N T E ENFOCADO Las técnicas

C O N T E X T O DE LA P R O D U C C IÓ N

LA (S) IM A G E N (E S ) M IS M A (S )

C O N T E X T O DE LA R E C E P C IÓ N

Los e le m e n to s

INTERPRETACIÓN COMPOSICIONAL (Historia del Arte. Estética...)

7

Los m itos y las ideolog ía s Las «visualidades» F orm as de p o d e r/d o m in a ció n
p s ic o a n á l is is t e o r ía d e la e n u n c ia c ió n

ANÁLISIS FOUCAULTIANO ANÁLISIS CRÍTICO DEL DISCURSO

El s is te m a de d iscu rso s

ANÁLISIS PRAGMÁTICO/SOCIOHERMENÉUTiCO □EL SISTEMA DE DISCURSOS

Bl objetivo se onenla a rccrciir o reconstruir no solo un único discurso sino el conjunto de discursos sobre el tema que se contemple y sus diversas manifestaciones, discursos que se implican, relacionan y oponen en un juego de múlliples y complejas interaccio­ nes que permanecen en constante dinamismo. Así, no solo atenderemos a kis efectos disciplinantes y de dominación que se despliegan en k)s tiivcrsos materiales que estemos usando, sino que también aborilaremos el análisis de sus resistencias, sus contradiccio­ nes, sus conllictos, en un sistema de relaciones complejas en las cjue unas propue.stas tie­ nen posiciones hegemónicas. Significa considerar las imágenes en un campo de fuerzas, de grupos sociales en conllicto que luchan por defender sus intereses e imponer su ma­ nera de percibir y valorar el muntlo, así como sus posibilitlatles tic lransfonnacit)n. Por tanto, no hay reglas tjue garanticen una interpretación adecuada de los ct)ntcnitios de una imagen. El sígnificatk) de las imágenes depende, en buena medida, de lo que se espera de ellas por cl hecht) tic utilizarlas en un tletermuiado contexto social (Pi i< i* fOT, 2()t)2: 16). Comt) señala el pro[iio Pt k i t o r (Ihfciem), un acto comunicativo solo adquiere senlitlo si se fundameiila en las creencias y vak>rcs que rigen cl inundo posible cn cl que

Capitulo 10 ♦ El análisis de materiales visuales en la investigación social: el caso de la publicidad

261

se desarrolla. De ahí que un aclo comunicativi) visual no puetla ser considerado c o ­ mo una entidad estática, ni pLicda .ser valorado en l'imeión de sii veracitiad t) Talsedad. Se valorará a la luz tie su eíieacia t) inefieaeia comunicativa, así eomo en rimcit)n tie Uis cam bios contexiuaíes que es capaz de prt^vocar'"^. Por todo ello, se hace necesario com plem entar ei análisis de las imágenes c o n análi­ sis histt)rieo-geneak)gict) eoncrett) del contexli>, instituciones y tecnologías que It) pt)sibilitan, así etimo con investigacit)n de las autlieneias, t)bteniendo material tiisciirsivo t|ue nt)s prtipt^rcione claves para abt>rdar el prt>cest) de interpretación y tleet)tiificacitSn poi- parte de sus tiiferentes p ú b l i c t ) S .

L a selección de m a te ria le s visuales
La seleccitín del conjunto tle textos tiue constituirán el material sobre ci que asentar el análisis está, generalmente, basada en los t)bjetivt>s perseguitltis: analizar un m e­ tí io (cine, televisión, piensa). t> una categoría social (inmigración, inlancia, anar­ quism o o di sea pac itiad, por ejempit)), o un gtíncrt) (tclent>velas, películas de Walt Disney o docimientos didácticos. pt)r ejemplt>) o las ctimbinacloiies: tiiedios. calegtírías y/o géneros. Estis t>bjetivt)s nos orientarán en lornt'> a los criterit)s de seleccitín. Además, en ciida caso, hay t¡ue tener en euenta si los objetivos han de alcanz:irse úni­ camente a través tlel análisis tle dt)cumentt)s visuales t> si esta aprt>ximacitín irá aeompañutia tie titras práctit:as t) técnicas tic investigación social. Pt)r otra parte, no hay que ol vi tlar t|ue, desde las diferentes perspectivas analíticas que previamente hemt)s ¡do comentandt>, tiende n consideriyse los criterit)s de seleeeit)n del material de ftirma tli ferente. Así, por ejemplo, etimo nt>s señala Rosf-: (2001: 73). es fre­ cuente encontrar estutiios que, asentados en el Análisis de Contenido de Kts inetlit)s, t> de la publicidad, haeen una seleccit)ii tle texttjs teniendt) en cuenta itis criterios de la representativitiad estadística, tjue conduce a que generalmente trabaje ct)ii gran cantidad de textos. Desde las aprt)ximaeit)nes de carácter semioltigieo, así eomo destle el pLinto de vista psictxinalítico. ti las del análisis crítict> tlel tliscurso, generalmente, nt) se su­ gieren procetlimientíis estandarizados tle seleceitín, ni muchas veees se señahin los m o­ tivos por los que se eligiertm untis cuantos de todos ellt>s para ilustrar It> que finalmente se inctirpora en el inft>rme. Generalmente, se eligen las imágenes st)bie la base del in­ terés conceptual para sus cstutlit)s, y en ningún cast) se muestra una búsqueda de representativitlatl estadística. Las imágenes stm interpretadas en relaeit>n con su proximitlad a la teoría (en la línea tlel muestret) tctírico propuesto pt)r G l a .s e r , 1992: lOl ). Es frecuente llevar a cabo un estutlit) de untis pocos east>s (incluso en ocasiones de L U I único eastí) eon ei afán de ilustrar unos ct)nceptt)s teórictis t) a «la caza» y cap­ tura tle lt)s signos del ptíder, de la donúnacít>n o tic las Ibrmas tlcl diselplinamiento.
’ * A sí puL’s. las iiiKÍ^oncs no snlo sigm ilcan cosas sino i|iic tiinihiiín hiicon cosas (on línea con las reliexioncs tle A lis iin , 1M82, cn su clásic<i icxto C ó m o h a c e r cvmí.i í o n fiiia b n is ).

262

Estrategias y práclicas cualitativas de investigación social

Otro criterio dc sclccción se asienta cn la búsqueda dc represeniatividad e s tn u utral. I hAñiíz ( 1 9 9 4 : 7 8 y ss.), refiriéndose, cn este caso a los grupos de discusión, se­ ñala que habría t[ue saturar la investigación dc los lugares tjuc expresan !a mayor parte de las m odalidades dc em isión y recepción de mensajes. Para este autor sc trata de saturar la estructura (lugares de la enunciación y de recepción de los tliscursos). dc m uestrear relaciones y no individuos. En este sentido, im portando este concepto a la selección dc textos visuales, habrem os tic rcct)Iectar textos (del ge­ nero que estem os estudiando) buscando discursos a través dc la localización dc las posiciones diversas (insertas en relaciones de con 1 1icto y contradicción) dc emisión y recepción de dichos textos con imágenes. Este es cl principal criterio de selec­ ción cn el caso de la propuesta de abortiaje tjue se liace cn este capítulo, oricntatia al análisis socio-herm enéutico y pragm ático dcl tiiscurso. Es importante, también, tener cn cuenta que cada signo y cada textt> adquiere significado por su relación con otros signos y textos. Así, en cada caso, habrá que consitlerar qué otros textt>s y qué tipo dc relacióti con otras imágenes es relevante para el análisis de aquellas que se eslán considcrandt) (relaciones de alusión, dc ct>ntraposición, tle proximitiad física, etc.).

U n es tu d io c o n c r e to : e l caso de l a p u b lic id a d e s tá tic a
Presentación del material a utilizar
En cl contexto de profusión masiva de imágenes t|ue caracteriza la llamaila culntni visitai, uno de los materiales que, en mayor medida, contribuyen a esta multiplica­ ción y saturación de imágenes es la publicidad. Vayamos dtinde vayamos, hagamos io que hagamos, estam os rodeados por las imágenes publicitarias, de forma que he­ mos llegadt). prácticam ente, a naturalizarlas y a integrarlas en el paisaje rural y ur­ bano, fuera y dentro dc los hogares, cn lt>s espacios públicos y privatitjs. Además de ser el tipo de imágenes más omnipresente, es interesante tener en cucnta que la publicidad es un génerf) que sc encuentra a metüo cam ino entre la ficción y la inftirmación. Establece un m undo posible particular con sus normas, mensajes, trans­ gres it>nes y estructuras narrativas. Dentrti de ese mundo t|uc se reconoce conu> pu­ blicidad (y, por lo tanto, abiertamente interesada en vender) se desarrolla it)da una suerte tic m ensajes construidos en el entramado normativo de lo t]ue constituye y lo que se puede haccr en publicidad, i^esde todas las instancias se loma conciencia dc lo engañoso de sus mensajes, pcrti al ser esta circunstancia explícitamente tlcclarada sc relajan los controles crílictis, invitando a una inmersión en c.sc m undo posible dt>ntlc nos stirprendemos, disgustamos, reímos o intrigamos cn actitud contemplativa a n ­ te la prtipuesta gratificante. Otro motivo [lor cl que consideram os csjíccialmenlc relevante cstutliar cl ámbito de la publicidad es port)Uc, ctniui elcmcntt> central en ci fiuicionamiento tle las socicda-

Capítulo 10 ♦ El análisis de materiales visuales en la investigación social: el caso de la publicidad

26 3

des en cl neocapitalisnio de consiinu), conlleva enormes inversiones económ icas e|ue han provocado que cl lenguaje publicitario sea un<.) de los más elaborados y que es­ té condicionando en buena m edida ci desarrollo de otros discursos e imágenes (por ejemplo, cn la esfera p«.)lítica, la intervención social o la educación, sin olvidar el len­ guaje fílmieo o ci televisivo). Este mismo interés ha Iiecho que sean también el lipo de mensajes con más frecuencia y más profusaniente estiitliados. El análisis que aquí se presenta atiende a una dc las manifestaciones de este género, que es la publicidad estática (cn prensa, revistas y carteles publicitarios), concreta­ mente aquella publicada en el contexto español y recogida dc forma sistemática du­ rante los tres últimos años (2ÜU5-2007). Los criterios de la delimitación del corpus de anuncios han sitio tk)S. Por una parte, se han seleccionado totlas aquellas imáge­ nes publicitarias aparecidas cn dt)s periódicos dc pago dc gran tirada, pero de posi­ ciones ideológicas dispares (El f\i(s y el AHC) Atlemás se ha rccogitlo la publicidad de dos periódicos gratuittjs: Que y 20 m inia os, que son dos de los perió­ dicos t]ue han etinscguido mayor tiratla y que se distriliuyen fiuidamentalmcnte a la puerta tiel metro de Madrid. Con esta selección hemos perseguido una cierta representativiilad estructural basántU)nos fimdamen tal mente en los criterios de posición ideológica y clase social tie los públicos ptitcnciales. Por otra parte, se han tbtografiadt) ocasionalm ente imágenes de publicidad estática presentes en carteles y vallas publicitarias (fundam entalm ente las ubicadas e n el Metro). Estas se h a n ido seleccionandti ajustántlonos, en mayt'>r medida, a ki t|u e podemtis denominar muestret} teórico, en cl sentido de que se seleccionaron aquellas que v e n ía n a corroborar con­ jeturas o intuiciones que a lo largo de estos tres años íbamos desplegando. El objetivo de esta selección y dcl análisis consiguiente que aquí se tratará dc expo­ ner brevemente ha sidt> básicamente didáetict), t>ricntado a prt)ducir material para la docencia de algunas sesiones en el Curst> tic Posigradt) Praxis de la Sociología del Consitmo: Teoría v práctica de hi investií^ación de tnercados-^' desarrolladt) cn la Fa­ cultad tle Ciencias Ptilíticas y Sociología dc la IJCM. Se trataba de mostrar cóm o a través de la publicidad podían detectarse vectores fundamentales de reproducción y transfonnación sociocultural, así ctimo de establecimiento de diferencias sociales y exclusit)n/inclusión social. Este objetivo, comt) en cualquier prticest) dc sclccción de materiales y de análisis de estos, condiciona en buena medida el tipo de resultados alcanzados, así comt) sli prescntacitín y organización. En este sentido, no hay que t)lvidar que la prtipia intencio­ nalidad del invesligador entra a fornuu- parte de contextt> dc la recepción en el seno del acto comunicativo que estamos considerando.
“ La frccuencia J e la recogida ha sido de una vez por .semana (concretamente los dom ingos, por in­ cluirse dieho día el .semanario, nuc constituye un soporte especialmente ohetitailo hacia la publicidad). lUiena parte de lo que cn oste capítulo se presenta ohetlece al enriqticecdor eonjiuito dc apreniiizaies y rellexit)ncs dei que he podido d isfm tar a partir de mi pai tic ipación en este eiirso, primero com o dis­ cente y posterion ncn tc co m o m iem bro del equipo docente.

264

Estrategias y prácticas cualitativas de investigación social

Kii línea con la propiicslii tiiic se viene haciendo, para com prender la piib lid ciad co­ mo acto comunicativo hahrcnios de aproximarnos a ios compiejos juegos tic inter­ pretaciones diversas (a veces coi nei den tes, a veces divergentes o contrapuestas) derivados de su uso. En este sentido, es necesario abo rilar los tres ni ve Íes propuestos previamente: el nívei de la pn)ducción de ias imágenes publicitarias consideradas, cl nivel de las imágenes mismas y, por último, el nivel de las audiencias. Estos tres ni­ veles de análisis n