You are on page 1of 3

¿QUIEN ES EL VERDADERO VILLANO?

Cuando observamos un producto nuevo en una tienda departamental o en un supermercado que frecuentamos, por lo general nos fijamos en que tan llamativo es este, como podremos utilizarlo para nuestro beneficio y que tan practico será a la hora de aplicarlo, consumirlo o manipularlo; sin embargo, son pocas las veces en las que nos ponemos a pensar ¿qué hay detrás de ese producto terminado? o ¿cual habrá sido el proceso por el cual habrá tenido que pasar para llegar a dicho estado de comercialización y encontrarse ahora en nuestras manos?, más aun, todas las implicaciones en distintos niveles empezando desde lo humano y lo ético hasta llegar a lo económico y productivo que ha tenido dicho proceso, simplemente nos limitamos a observar que tan lindo se ve o que tan accesible es para nosotros; pues bien, como consumidores nuestra postura es simple, o por lo menos más simple que cuando las cosas se observan desde otro punto de vista.

La corporación por otra parte, tiene preocupaciones que implican tanto cuestiones económicas como éticas, ¿Qué llega a pesar más para estas?, si tenemos en cuenta que la corporación actual es el reflejo del ser humano en todo su apogeo y poderío social la respuesta a esa pregunta sería totalmente dependiente de quienes conforman o hacen parte de dicha organización, la pregunta a responder realmente seria, a que se le debería dar más importancia ¿a la ética que está implicada en la producción y el consumo? O hablando de una manera corporativa y teniendo en cuenta la perspectiva sociológica del intercambio social ¿al carácter costo-beneficio para el empresario, quien busca lo mejor para su corporación y quienes la integran?

Al comenzar hablando del consumidor, se quiere recalcar la importancia que este tiene para el proceso del mercado y la mercantilización misma, pues tal como en el lenguaje, en donde no puede existir un “yo” si no existe un “tu” en el proceso del mercado no puede existir un “productor” sin que exista un “consumidor”; la ley de la oferta y la demanda marca y define la relación producción consumo como una relación simbiótica en donde el uno beneficia al otro, o por lo menos esto debería ser así en teoría; el consumidor actual, es un consumidor de la “era veloz”, este busca practicidad antes que calidad y no le interesa o le interesa poco que tan benéfico pueda ser algún producto para la salud o la mejora de su calidad de vida, es más, deja de lado la utilidad misma del producto, su foco de atención se centra en preguntas como ¿es fácil y rápido de usar?, ¿me ahorra tiempo?, ¿es portable?, ¿es ligero?, ¿Cuánto tarda en estar listo?; preguntas de este tipo definen al consumidor de nuestra era por excelencia, y es precisamente eso, la era, la época en la que nos encontramos y sus dinámicas de vida actuales las que definen al demandante. Al encontrarnos gobernados por un paradigma en donde “entre más rápido lo hagas, mejor”, no solamente el consumidor, si no el individuo actual, se enmarca en un contexto donde se es superior entre menos tardes en realizar

Desde mi punto de vista en la actualidad no solo tenemos un consumidor que no es inteligente. a cualquier costo. en un momento especifico de la historia de la sociedad. el corporativo actual es una organización interesada en cubrir necesidades. ya que por lo general este conteo de daños sucede mucho después de una debida reflexión sobre aquello que se adquiere y utiliza en el mercado. tanto consumidor como corporativo son agentes psicópatas con características patológicas. el consumidor actual ha venido a remarcar aún más esa tendencia de la corporación a dejar de lado la ética y lo humano y a hacer énfasis en lo económico-productivo. para ello. en el caso del consumidor se pasa incluso por encima del propio bienestar ante la posible practicidad. si no que contamos con consumidores y corporaciones enfermas. en ocasiones nocivos para la salud que activaran su ánimo y subirán sus niveles de felicidad. no solo se aprovecha de carencias existentes en la sociedad. cuando el consumidor llega a comprender el daño que ha recibido de la corporación no tiene otro camino que alejarse o tomar otras opciones para su “beneficio”. el corporativo actual se guía y funciona sobre la base de costo-beneficio. allí donde el individuo se siente triste o acongojado él le ofrece productos. el corporativo le ofrece publicidad en la que a través del consumo obtiene compañía. lo que realza el papel de “villano” de la corporación frente a un “oprimido” consumidor es que el corporativo como tal es un ente o creación legal que por lo mismo no tiene moralidad alguna o se libra de tenerla. en donde ambos son indiferentes al bienestar de los demás y no les interesa su seguridad. Por otra parte cuando la institución corporativa observa las dinámicas de vida de los individuos consumidores. más allá de los niveles dentro de los corporativos y de la posible explotación del trabajador o la injusticia que pueda existir en la estructura. como agente economicista pensar en el bienestar de la industria y en el costo-beneficio de su producción. por otra parte la institución corporativa. no es más que la respuesta de lo que el consumidor pide y exige. la realidad es que dentro de una corporación lo que les interesa a todos es como les vaya con la .algo. y como una empresa que debe ser funcional crea sus dinámicas en base a sus consumidores. e incluso legales y que ha puesto por encima de ellos lo útil y lo fácil. ahí donde el hombre actual se ve escaso de tiempo él le ofrece productos extra rápidos. por lo que la corporación de nuestra época no es más que el reflejo de lo que el pueblo consumista le está ofreciendo. ahí donde el hombre de hoy se ve solo y alejado de su familia. sino que es un creador de necesidades por excelencia. de la que muchos se quejan y con la que muchos pueblos y sociedades se sienten inconformes no es más que el reflejo de una sociedad enferma y deteriorada que ha olvidado los valores humanos. se ven obligados a evolucionar con estos. la humanidad se vio acorralada por la falta de tiempo y gobernada por el lema “rapidez = eficiencia”. es así como la corporación también ha tenido una evolución clara a la par de su consumidor. si bien el corporativo siempre debe. pero ¿acaso no está la corporación formada de humanos?.

. se pierde la ética de una forma casi total. desde el obrero hasta el gerente la importancia del bien obtenido es lo que prima en el corporativo. más allá de eso.ganancia. y es aquí donde nos damos cuenta que el consumidor forja el corporativo que desea y que tanto demandante como ofertante están invadidos por la patología.