You are on page 1of 2

EL GLAUCOMA CANINO.

UNA PATOLOGÍA FRECUENTE MUY POCAS VECES DIAGNOSTICADA. MV GUSTAVO L. VACCARI* En la clínica diaria existen enfermedades que el profesional no quisiera diagnosticar; tal el caso del Distemper (sobre todo en su faz nerviosa), la Insuficiencia Renal Aguda, etc. En oftalmología, seguramente no desearíamos diagnosticar el glaucoma, ya que es una enfermedad frustrante tanto en su diagnóstico cuanto en su tratamiento. Egresamos de la Facultad con el concepto de que el glaucoma es un aumento patológico de la presión intraocular (PIO). Y eso es así, pero debemos agregar que ese aumento – por lo general – no es benigno, sino que, por el contrario, suele provocar daño compresivo del nervio óptico y de la retina, con compromiso de la visión y hasta la ceguera, dependiendo del valor de la PIO y del tiempo que lleva instaurado el problema. En general el propietario no detecta el cambio en el ojo de su mascota apenas comenzado el problema, a no ser que éste sea bilateral y aparezca la ceguera, sino que lo hace cuando han transcurrido algunos días. Es que si el aumento ocurre rápidamente las principales manifestaciones generales son el dolor, la anorexia y la letargia, signos comunes a muchas enfermedades. Suele ocurrir también que al notar lagrimeo, congestión de los vasos esclerales, blefarospasmo, el propietario inicia el tratamiento domiciliario con algún colirio, ya que puede confundir el cuadro con una conjuntivitis. No es menos cierto tampoco que muchos veterinarios no la diagnostican con certeza, por carecer del instrumental preciso y objetivo para la toma de la PIO: tonómetros. Es que los mismos son, desde relativamente caros, a muy caros según el modelo, y no se utilizan normalmente en la clínica diaria, lo que hace que la amortización de este instrumental sea muy lenta. Todo lo anteriormente expresado conlleva a que, cuando la entidad es certeramente diagnosticada, ya existe un grado de deterioro visual importante, cuando no se presenta la ceguera. Tengamos en cuenta que la PIO normal en un canino varía entre 15 y 23 mm. Hg aproximadamente. Si la presión aumentara a 30 mm Hg, incremento “aparentemente” poco significativo, en el término de 1,5 a 2 días, el ojo afectado terminará ciego. Si el aumento llegara a los 45 mm Hg la ceguera sobreviene en 5 a 10 horas; y si fuera de 50 mm. Hg, la ceguera es casi inmediata por destrucción de la cabeza del nervio óptico. Por este motivo es que surge la necesidad de elaborar un diagnóstico acertado con urgencia o recurrir a la derivación a un especialista en el caso que exista. Cuando el glaucoma se cronifica, los signos van perdiendo intensidad. Incluso en la toma de la PIO, puede ocurrir que la misma haya llegado a 40 mm. Hg y luego de un tiempo haya regresado a 25 mm. Hg. Por todo esto recordemos que el glaucoma es una urgencia! Todo esto tiene que ver con la dificultad diagnóstica. Una vez que lo hemos diagnosticado correctamente surgen aquí las dificultades del tratamiento. Existen tratamientos médicos, quirúrgicos y combinados. El médico consiste en administrar en forma tópica medicaciones hipotensoras oculares, que reducen la PIO al disminuir el volumen del humor acuoso (H.A.); otras aumentan la salida del mismo y otros combinan estas acciones. Son muy útiles en la urgencia del glaucoma agudo, pero no sirven en el crónico, o cuando ya hay destrucción del nervio óptico.

etc. El problema de la medicación antiglaucomatosa constante radica en que resulta cara. El tratamiento combinado utiliza la Gentamicina intravítreo. Si no ocupa un espacio en nuestra memoria no es porque no se presente. Además. inhibidores de la anhidrasa carbónica. A esto hay que sumarle que la mayoría de los animales tratados médicamente desarrolla ceguera con el tiempo.N. El glaucoma canino es una afección ocular más frecuente de lo que creemos. por fenestración escleral. manitol y glicerina.También existen los hipotensores sistémicos. tienden a aumentar el drenaje del H. y se utiliza solamente cuando el ojo ya está ciego. • Médico Veterinario vetpatagonica@gmail. Roca (R. sola o asociada a un corticoide.com Gral. En los casos de los especialistas este porcentaje se eleva más allá del 10 %.A. destruyendo el cuerpo ciliar por frío o láser. un ojo agrandado produce lagoftalmía.. en gral. Por todo lo expresado es que prefiero diagnosticar otras oculopatías que no sean el glaucoma. . rutinaria y difícil de llevar a cabo en animales agresivos o muy inquietos. Según las estadísticas el porcentaje de casos detectados en la consulta diaria ronda el 2 – 3 % de las patologías diagnosticadas.) MATERIAL APORTADO POR EL COLEGIO VETERINARIO DE LA PROVINCIA DE RÍO NEGRO. El tratamiento quirúrgico mejora la posibilidad de mantener una buena visión por más tiempo. sino porque no es bien diagnosticado. Las técnicas. La elevación de la PIO va asociada al agrandamiento continuo del globo ocular y produce gran dolor. pero es muy caro y debe ser realizado por un oftalmólogo experimentado. perforación corneal. La gentamicina destruye al cuerpo ciliar con lo que el ojo retorna a su tamaño normal y cede el dolor. o a disminuir su producción.