You are on page 1of 23

ַ‫ מָשׁ יח‬MASHÍAJ Asociación de Católicos con el

Carisma Hebraico y de Tradición Hebrea


Jefatura Maracay – Venezuela

Escrito por el Rev. Padre Lic. Hernán José Díaz González (Aaron
Yosef Cohen Tapiero), Fundador de la Comunidad: MASHÍAJ, con
el Carisma Hebraico y de Tradición Hebrea.

Editado en memoria del: Patriarca San Moshé. Se celebra el 24 de


Febrero. Profeta del Antiguo Testamento.
INDICE

SIMJAT TORÁH___________________________________03
A. ¿Qué es Toráh? _________________________________03-04
1
B. ¿Qué entiende la Toráh bajo “alegría”? _______________04
C. Cómo se manejan las parashop a lo largo del año hebreo?
________________________________________05-06
D. El día de Simját Toráh _______________________06-07
E. ¿Desde cuándo festejamos Simjat Toráh? ¿Dónde
encontramos la primera fuente que nos habla sobre esta
festividad? _____________________________________07-08
F. Quiénes participan en esa danza? _______________08-09
LA TORÁ EN EL NUEVO TESTAMENTO__________________10

A. La celebración de Simjat Toráh en el entorno Hebreo-


Católico_____________________________________10
B. ¿Qué han dicho Yeshúa, los Apóstoles, los Papas y algunos
Documentos de la Iglesia referente a la Toráh?________11
1. YESHÚA _________________________________11-12
2. PEDRO____________________________________12
3. SAN PABLO__________________________________13
4. SAN JUAN___________________________________14
5. SANTIAGO___________________________________14
6. JUAN PABLO II___________________________14-15

7. BENEDICTO XVI_____________________________15
8. CATESISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA____________16
9. CONCILIO PLENARIO DE VENEZUELA___________16-17
10. DOCUMENTO DE APARECIDA____________________17
SAN MOISÉS (MOSHE ‫_______________________)מֹשׁה‬18-22
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS___________________23-24

SIMJAT TORÁH

2
Simjat Toráh significa “alegría de la
Toráh o Ley del Eterno”, alegría
fundamentada en un nuevo ciclo de
la lectura de la Toráh que es leída
cada sábado en el judaísmo y cada
domingo en el cristianismo durante
el año. En Israel Simjat Toráh se
festeja el octavo día es decir, el día
domingo (Sheminí Atzeret), tanto
en Israel como en los países de la
Diáspora, se baila con la Torá en la
noche y en la mañana. En el
cristianismo Simjat Toráh, es
conocida como el “día de la biblia”
se celebra el 30 de septiembre y en
Sheminí Atzeret en el judaísmo.

¿Qué es Toráh?
(Torá aceptado por la Real Academia Española como 1( )‫)תורָה‬. Es
una palabra hebrea que significa enseñanza, instrucción, o más
específicamente ley. En su sentido más amplio se utiliza habitualmente
para designar a la totalidad de la revelación y enseñanza divina al
pueblo de Israel. En un sentido más restringido se refiere únicamente al
texto de los cinco primeros libros de la Biblia (que para los cristianos se
llama Pentateuco). En la bibliografía cristiana suele denominársela ley
mosaica o ley de Moisés o ley escrita de Moisés. (Los Judíos lo
llaman simplemente la ley.)
Estos libros son: 1. Génesis (Bereshit 2 ,)‫בּרֵאשׁית‬. Éxodo (Shemot
3 ,)‫שּמות‬. Levítico (Vayikrá 4 ,)‫וַיׁקּרָא‬. Números (Bemidbar ‫ )בּמׁדּבַר‬y 5.
Deuteronomio (Devarim ‫)דּבָרׁים‬.
1. Real Academia Española. Diccionario esencial de la lengua española. Ed,
Espasa. P.p 1451-1452
El conjunto de estos cinco libros se conoce como Pentateuco (del
griego πεντα, penta, ‘cinco’, y τευχος, teujós, ‘funda para libros’,
haciendo referencia a las fundas en las que se conservaban los rollos de
pergamino) o, en hebreo, Jamishá Jumshé Toráh (‫)חֲמׁשָה חֻמּשֵי תורָה‬, ‘las

3
cinco partes de la Toráh o simplemente Jumashi (‫)חֻמָש‬, ‘quinto’ como
abreviación.
Los judíos también utilizan la palabra Toráh, en un sentido más
amplio, para referirse a toda la gama de enseñanzas religiosas judías a
lo largo de la historia.
Todo cristiano debe estar claro con las palabras del Apóstol Shaul
o San Pablo: “Toda la Toráh alcanza su plenitud en este sólo precepto:
amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Gá 5,14; cf. Lv 19,18). Es
decir, si todo cristiano vive y testifica el mandamiento de Yeshúa (Jesús)
esta cumpliendo con la Toráh, porque el mandamiento de Yeshúa es
tomado de la Toráh; es la vivencia de él que nos transmitió: “Les doy un
mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros. Que, como yo
os he amado” (Yohanan Juan 13,34; cf. Vayikrá Levítico 19,18))

¿Qué entiende la Toráh bajo “alegría”?


El vocablo “Simjá” es uno de los ocho “sinónimos” que el idioma
hebreo posee para determinar ese estado anímico. A diferencia de los
demás, “simjá” habla de una alegría interna que surge del ser íntegro y
no carecer de nada (Mahara"l) y no del haber adquirido algo nuevo.
Simjá es un estado constante que no depende de factores externos
coyunturales que varían, no requiere estímulos de ninguna índole, ni
alcohol, ni chistes, ni música, ni baile. Es producto de una reflexión
intelectual. Esa reflexión está relacionada con la comprensión de que Di-
s vela y está cercano, unido a nuestro destino individual y colectivo y
que nada sucede si no fuese aprobado por El. Si es así, lo contrario de la
Simjá sería la incertidumbre, la ansiedad, la preocupación y la angustia
por el futuro, la frustración porque las cosas no van como uno quisiera,
el ver que no se puede determinar el futuro, siquiera el más cercano y el
más inmediato. “Bitajón” (seguridad), en cambio es la tranquilidad
íntegra de quien confía plenamente en Di-s.

Cómo se manejan las parashop a lo largo del


año hebreo?
La primera parashá del año, como decíamos, comienza con
Génesis 1, que es conocida como “Parashá Bereshít”; ese capítulo se lee

4
en Simjat Torá, entre los judíos de la Diáspora, y en Sheminí Atzéret, en
el Estado de Israel.

Llegada la hora de la lectura bíblica, se extraen del Aharon acodes (Arca


Sagrada) todos los rollos de la Torá que la sinagoga tiene guardados allí,
y se celebran con ellos siete Hacafót o "rondas" por el recinto (análogas
a las que ya se vieron al hablar de Hoshaná Rabá en la fiesta de Sucót).
Después de esta ceremonia se los vuelve a guardar a todos en su lugar,
con excepción de tres que quedan afuera para leer de ellos los
fragmentos bíblicos de la fecha: el primero, que contiene la bendición de
despedida de Moisés y el relato de su muerte en el monte de Nebó; el
segundo, para leer el comienzo, la narración de cómo Di-s creó el
Universo; y el tercero, para leer del libro Bamidbár o Números, el detalle
de los sacrificios festivos de la fecha. Se considera un gran honor entre
los judíos acabar la lectura de la Toráh o iniciarla de nuevo, y aquellos
fieles a quienes les toca esta distinción, se los llama, respectivamente,
Jatán Toráh ‫חתן התורה‬, el "novio de la Toráh" (que la concluye), y Jatán
Bereshit ‫ חתן ברישית‬,el "novio del libro de Bereshit (o Génesis)" con
que vuelve a comenzarse su lectura.

Además, en Simjat Toráh también suelen ser llamados a la Toráh


los niños menores de 13 años (todos juntos, en un solo grupo cuando el
resto del año sólo pueden ser invitados a ese honor los varones mayores
de esa edad). Y en muchas comunidades, los niños reciben caramelos y
bombones, como también unos banderines especiales.

En sinagogas que poseen menos de tres rollos en su Arca Sagrada,


habrá que arreglárselas con los existentes, y arrollar y desenrollar de un
párrafo hacia el otro, con la consiguiente espera, hasta dar con cada uno
de los textos requeridos.

En el Estado de Israel, donde con la conclusión de Sheminí Atzéret


prácticamente ya se acaba también la Fiesta de la Toráh, se suele
prolongar las celebraciones mediante las Hacafot Sheniot, las "segundas
rondas" con los rollos de la Toráh, al comenzar la noche siguiente.

Estas nuevas rondas generalmente ya rebasan los límites


geográficos de la sinagoga: en Jerusalén, por ejemplo, miles de judíos
suelen reunirse delante del Cótel Hamaaraví o Muro Occidental (mal
llamado "de los Lamentos") para seguir cantando y bailando allí, con los

5
rollos de la Toráh en brazos. Y en otras ciudades del país, en algunas
plazas o en tribunas especialmente levantadas a tales efectos, se reúnen
también rabinos y representantes de las diversas sinagogas del lugar,
portadores de rollos de la Toráh, y allí, tanto ellos cuanto el resto del
público presente; cantan y bailan y se alegran con la Toráh hasta altas
horas de la noche. (2)

El día de Simját Toráh


Después del rezo de Maariv se extrae todos los rollos de la Toráh,
estos son entregados a cada uno de los asistentes y se hacen siete
Hakafot (vueltas) alrededor de la sinagoga. El Jazan precede la
procesión seguidos por todos aquellos que llevan en las manos un Sefer
Toráh; mientras marchan el Jazan recita y cantan versículos que son
repetidos para toda la congregación con gran alegría. Al finalizar las
siete Hakafot (vueltas), se vuelven los rollos de la Toráh al Aron
Hakodesh (Arca Sagrada) dejando uno afuera y leeremos la porción
“Vezot Habrajá” (y está es la bendición) que es la última porción de los
cinco libros de Moshé. En la oración de Shajarit (de la mañana), después
de Shmona Esre (Amida), se extraen nuevamente los rollos de la Toráh,
se hará nuevamente la ceremonia de las siete vueltas (Hakafot) y al
finalizar se repite la lectura de Vezot Habrajá hasta Yeona una y otra vez
hasta que todos los asistentes hayan tenido la oportunidad de subir a la
Toráh y de pronunciar las bendiciones correspondientes. También los
niños menores de trece años subirán a la Toráh en este día de alegría y
regocijo para toda la comunidad, todos los niños serán cubiertos por un
Talit, mientras un mayor recita las bendiciones, al terminar se dice:
“Hamalaj Hagoel” (El ángel que me redimió).
2. Rabino Richard Gamboa Ben-Eleazar, B.Tz. Tomado del escrito Fiestas de
Peregrinación

La persona que es llamada al terminar la lectura de la Toráh es


llamado “Jatan Toráh” (el prometido de la Toráh). Jatan Breshit es quien
da comienzo en el segundo libro de la lectura que habrá de terminar el
año entrante. El tercer libro se leerá el Maftir. Los sacrificios del día.
Todo el orden del servicio del mes de Tishre está insinuado en el
versículo del Shir Hasherem (cantar de los cantares) del rey
Salomón. “Llévame tras de Ti” ¡corramos! ¡Me ha introducido el rey
dentro de sus recámaras! Nos alegraremos y nos regocijaremos en Ti

6
(1:4). Nuestro ruego principal a HaShem en los días reverénciales y los
días de arrepentimiento, es llévame tras de Tí, en la festividad de Sucot,
“a Su sombra quise y habite (se refiere a la Sucá) (Misdrash Raba).
“Nos alegraremos y regocijaremos en tí” en hebreo “baj” compuesta por
dos letras “bet” y “ jaf” que juntas tienen el valor numérico de 22
refiriéndose a las 22 letras de la Toráh, preguntan los Sabios ¿Porqué
detalla, y acentúa el versículo, las 22 letras?. Para enseñarnos que cada
letra de la Toráh trae la alegría, porque no es invalorable la importancia
de la Toráh al estudiar poco o mucho, y cada información o
conocimientos adquiridos, es en sí, un precioso tesoro.
¿Desde cuándo festejamos Simjat Toráh? ¿Dónde
encontramos la primera fuente que nos habla sobre
esta festividad?
La respuesta la encontramos en el libro del
Zohar, en Pinjas y para la Iglesia católica la
fuente la encontramos en el siglo VI ya que S.
Jerónimo (3), fue quien tradujo la Toráh al
latín. Dice el libro del Zohar , en Pinjas: “Y
acostumbra Israel a fijar un día de regocijo, el
cual recibe el nombre de Simjat Toráh, cuando
se coloca el rollo de la Toráh, la corona de
HaShem”.
El Zohar nos da a entender que la alegría reina
en las alturas, y nosotros los seres humanos
participamos en la alegría de HaShem, en el
Tratado de Meguila 31, Simjat Toráh, está
mencionado en unas cuantas palabras. Y hoy
día que se festejan dos días (en la diáspora),
se leerá Zot – Haberajá en la sección final de la Toráh, en el segundo día
pero no se le llama Simjat Toráh (la alegría de la Toráh).
3. Justo González. Diccionario Ilustrado de Interpretes de la Fe. Ed. Clie, España.
(2004), p.p 259-260.
Los Geonim (Sabios), siglo IX - X e.c, y los Baalei Hatosafot (siglos
XI- XII), mencionan la festividad de Simjat Toráh. El libro de Or – Zaruá,
cita a Rabí Amram Gaón; se acostumbra a hacer un día de fiesta.
Llamado Simjat Toráh, bañándose, en Misdrash, Shir Hashirim. “Y hizo
una fiesta, dijo Rabí Eleazar”. De acá aprendemos que se fija un
banquete al finalizar la Toráh.
En Simjat Toráh completamos la lectura de los cinco libros de la
Toráh, al terminar el último versículo, comenzamos a leer nuevamente
Bereshit (el primer libro de la Toráh). Leemos la Toráh en un continuo
círculo, porque el círculo es símbolo de la eternidad, como el Uno, único
7
y singular que nos entregó la Toráh, es Eterno. El círculo simboliza
eternidad, comienza en ningún lugar, y finaliza en ningún lugar.
El círculo es símbolo de igualdad. Cada punto del círculo tiene una
misma distancia al centro. Hay una antigua tradición judía de danzar por
horas alrededor de la tarima, en Simjat Toráh, día en el cual
completamos él circulo anual de la lectura de la Toráh. El baile en el
círculo simboliza la eternidad de la Toráh y su autor.
Los cabalistas nos dicen, que en el mundo por venir, los justos
harán un círculo alrededor de HaShem, y bailarán alrededor de Él, como
lo hacen alrededor de la tarima en Simjat Toráh.

¿Quiénes participan en esa danza?


Como es sabido, Israel Simjat Toráh se festeja el octavo día (Shemini
Atzeret) tanto en Israel como en los países
de la diáspora, se baila con la Toráh en la
noche y en la mañana.
Judíos Y cristianos de todas partes del
mundo, sin distinción de color de piel, y
todas las capas sociales, Ashkenazís y
Sefaradim. Todos se darán de cuenta que al
danzar en círculo y estén a 180° de
distancia, uno del otro estarán todos sin
excepción a la misma distancia del centro
de HaShem, bendito. La festividad de Simjat Toráh se destaca de
manera especial por el lugar que ocupan los niños. Es el único día del
año en el cual los niños suben a bendecir la Toráh tal como los adultos.
También participan de la alegría y de los bailes exactamente como los
grandes. La alegría en Simjat Toráh no está vinculada con el estudio de
la Toráh. En lo que respecta al conocimiento académico y la
comprensión de la Toráh, ciertamente hay diferencias entre pequeños y
adultos. La alegría es generada al bailar con la Toráh, enrollada y
envuelta en su vestimenta, no por el abrirla y leerla. En un baile así se
igualan totalmente los niños con los grandes, al punto a que incluso el
más pequeño baila y festeja con la misma intensidad que el grande
entre los grandes.

De igual manera, en el ambiente católico se acostumbra exaltar la


Sagrada Escritura en medio de danzas.

8
Las corrientes jasídicas dicen: “Bailamos con los libros de la Toráh
cerrados y tapados con sus mejores vestiduras, para recalcar que la
Toráh le pertenece a todo judío en forma genérica por la esencia
colectiva común, de la que él es parte, incluso antes de haber sido
merecedor de profundizar en el contenido de las letras que en ella están
escritas.”

La distancia que hay en cada baile entre las personas, es siempre


la misma, pues nadie tiene monopolio sobre la Toráh. Existe la misma
distancia porque ella nos pertenece a todos por igual.

Por eso, la alegría de Simjat Toráh se expresa únicamente


bailando y saltando ¡con las piernas! La diferencia de nivel entre los
logros de uno y otro individuo se expresa en virtud del intelecto ubicado
en la cabeza. Pero las piernas... son idénticas en todos. Todos vienen,
todos toman los rollos en sus manos, y se entregan al baile: la alegría
es de todos.

“La Toráh fue entregada con fuego, para que sepamos cumplirla con el
fuego del entusiasmo de la entrega espiritual” (Rabí Elimelej de
Lisenzak).

El Misericordioso levante la Sucá caída de David, y que en breve se


cumpla la profecía de Amós:

"‫ביום ההוא אקים את סוכת דוד הנופלת‬,


‫וגדרתי את פרציהן והריסותיו אקים‬,
11,'‫)ובניתיה כימי עולם" (עמוס ט‬
“En aquél día levantaré la Sucá caída de David,
y cerraré sus brechas, y levantaré sus ruinas,
y la volveré a construir como en los días antiguos” (Amós 9,11)

LA TORÁ EN EL NUEVO TESTAMENTO


La celebración de Simjat toráh en el entorno Hebreo-
Católico
Siguiendo las tradicionales normas, los católicos de tradición
hebrea festejamos Simjat Torá, no después de Sheminí Atzéret, sino el
30 de septiembre, en el calendario gregoriano.

Esta fecha está señalada por el Magisterio de la Iglesia como el


Día de la Sagrada Biblia, en honor de S. Jerónimo, quien tradujo la
9
Toráh al latín en el siglo VI (4). La traducción hecha por este tzadík se
conoce como Vulgata y fue la versión oficial de la Biblia de la Iglesia
Católica por más de 15 siglos. Hoy en día el 30 de septiembre es la
fecha de la Fiesta de la Sagrada escritura, no sólo en la Iglesia católica
sino en muchas iglesias cristianas, y normalmente esta fiesta va
acompañada de actos culturales, campañas de difusión bíblica, actos de
oración ecuménica y de un gran clima de hermandad y de alegría. Por
eso los católicos de tradición hebrea festejamos Simjat Toráh el 30 de
septiembre. (5)

La Constitución Dogmática Dei Verbum, publicada durante el


Concilio Vaticano II (1962-1965), resaltó la importancia que tiene la
Toráh para la vida de la Iglesia, iluminó el trabajo de los exégetas
católicos (los especialistas encargados de estudiar la Sagrada Escritura
en su contexto) e invitó a los sacerdotes, religiosos y a los fieles a
alimentarse más asiduamente de la palabra de Di-s contenida en la
Toráh:

"La Iglesia siempre ha venerado las Sagradas Escrituras como el mismo


Cuerpo de Cristo, porque, sobre todo en la Liturgia, no deja de
alimentarse con el Pan de Vida y de distribuirlo a los fieles, tomándole
de la Mesa, tanto de la Palabra de Dios, como del cuerpo de Cristo".
(Vaticano II; Dei Verbum 21).
4. Justo González. Diccionario Ilustrado de Interpretes de la Fe. Ed. Clie,
España. (2004), p.p 259-260.
5. Rabino Richard Gamboa Ben-Eleazar, B.Tz. Tomado del escrito Fiestas de
Peregrinación

"No deje nuestra alma de dedicarse a las Sagradas Escrituras, a la


meditación y a la oración, para que la Palabra de aquél que está
presente en ellas sea siempre eficaz en nosotros" (San Ambrosio, s.
IV). (6)

"Sin tu Palabra y tu sagrado Cuerpo yo no podría vivir bien, porque la


Palabra de tu boca es luz del alma y tu Sacramento es Pan de vida. Una
mesa es el altar donde está el pan santo, que es el Cuerpo preciosísimo
de Cristo; otra es la Ley divina que contiene la santa doctrina y enseña
la verdadera fe".(Thomas de Kempis, de La Imitación de Cristo;
siglo XIV) (7)

10
¿Qué han dicho Yeshúa, los Apóstoles, los Papas y
algunos Documentos de la Iglesia referente a la Toráh?
11. YESHÚA HAMASHIAJ
“No penséis que he venido a abolir la
Toráh (Ley) y los Profetas. No he venido
a abolir, sino a dar cumplimiento. Os lo
aseguro: mientras duren el cielo y la
tierra, no dejará de estar vigente ni una
i ni una tilde de la ley sin que todo se
cumpla. Por tanto, el que traspase uno
de estos mandamientos más pequeños y
así lo enseñe a los hombres, será el más
pequeño en el Reino de los Cielos; en
cambio, el que los observe y los enseñe,
ése será grande en el Reino de los
Cielo.” (Mateo 5, 17-19).

6. Justo González. Diccionario Ilustrado de Interpretes de la Fe. Ed. Clie,


España. (2004), p.p 31-32.
7. Justo González. Diccionario Ilustrado de Interpretes de la Fe. Ed. Clie,
España. (2004), p. 276.

“Amarás al Señor, tu Di-s, con todo tu corazón, con toda tu alma y con
toda tu mente. Este es el mayor y el primer mandamiento. El segundo
es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos
dos mandamientos penden toda la Toráh (Ley y los Profetas” (Mateo
22, 37-40).

“Es necesario que se cumpla todo lo que está escrito en la Toráh (Ley)
de Moisés, en los Profetas y en los Salmos acerca de mí” (Lucas 24,
44)

“Él les dijo: “!Oh insensatos y tardos de corazón para creer todo lo que
dijeron los profetas! ¿No era necesario que el Cristo padeciera eso para
entrar así en su gloria?” Y, empezando por Moisés y continuando por

11
todos los profetas, les explicó lo que había sobre él en todas las
Escrituras” (Lucas 24, 25-26)

“Más fácil es que el cielo y la tierra pasen que deje de cumplirse una
sola letra de la Toráh (Ley).” (Lucas 16,17).

“Ustedes investigan las Escrituras, ya que creen tener en ellas vida


eterna; ellas son las que dan testimonio de mí” (Juan 5,39).

“Porque, si creyerais a Moisés, me creerías a mí, porque él escribió de


mí.” (Juan 5,46; cf. Deuteronomio 18,15).

“Les doy un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros,
como yo los he amado” (Juan 13,34; cf. Levítico 19,18).

12. SAN PEDRO


“Querido, os exhorto a que, como extranjeros y
forasteros, os abstengáis de las apetencias
carnales que combaten contra el alma. Tened en
medio de los gentiles una conducta ejemplar a
fin de que, en lo mismo que os calumnian como
malhechores, a la visita de vuestras bellas obras
den gloria a Di-s en el día de la Visita” (1 Pedro
2,11-12; cf. Génesis 23,4; Salmo 39,13;
Éxodo 3,16s).

13. SAN PABLO

12
“Entonces ¿por la fe privamos a la
Toráh (ley) de su valor? ¡De ningún
modo! Más bien, la consolidamos”
(Romanos 3,31)

“¿Qué decir, entonces? ¿Qué la


Toráh es pecado? ¡De ningún modo!
Sin embargo yo no conocí el
pecado sino por la Toráh”
(Romanos 7,7)

“Así pues, la Toráh (ley) es santa, y


santo el precepto, y justo y bueno”
(Romanos 7,12)

“Porque el fin de la Toráh (ley) es


Cristo, para justificación de todo
creyente” (Romanos 10, 4).

“Con nadie tengáis otra deuda que


la del mutuo amor. Pues el que ama al prójimo, ha cumplido la Toráh
(ley). La caridad no hace mal al prójimo. La caridad es, por tanto, la
Toráh (ley) en su plenitud” (Romanos 13, 8-10).

“Pues toda la Toráh (ley) alcanza su plenitud es este solo precepto:


Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Gálatas 5,14; Lv 19,18).

“De manera que la Toráh fue nuestro pedagogo hasta Cristo, para ser
justificados por la fe” (Gálatas 3,24)

“Pero, al llegar la plenitud de los tiempos, envió Di-s a su Hijo, nacido de


mujer, nacido bajo la Toráh, para rescatar a los que se hallaban bajo la
Toráh,…” (Gálatas 4,4)

“Sì, ya sabemos que la Toráh (Ley) es buena, con tal que se la tome
como ley” (1 Timoteo 1,8)

14. SAN JUAN

13
“Aquí se requiere la paciencia de los
santos, de los que guardan los
mandamientos de Di-s y la fe en
Yeshúa” (Apocalipsis 14,12)

“…se fue a hacer la guerra al resto de


sus hijos, los que guardan los
mandamientos de Di-s y mantienen el
testimonio de Yeshúa” (Apocalipsis 12,17)

“…y no te escribo un mandamiento nuevo, sino el que tenemos desde el


principio: que nos amemos unos a otros” (2 Juan1,5; 1 Juan 2, 7-11)

15. SANTIAGO
“No habléis mal unos de otros, hermanos. El que habla mal de un
hermano o juzga a su hermano, habla mal de la Toráh (Ley) y juzgas a
la Toráh (Ley); y si juzgas a la Toráh (Ley), ya no eres un cumplidor de
la Toráh (Ley), sino un juez” (Santiago 4,11; cf. Levítico 19,16)

“Ciertamente si cumplís plenamente la Toráh (Ley) regia según la


Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, obráis bien” (Santiago
2,8; cf. Lv 19,18)

16. JUAN PABLO II


“Entre las repeticiones del Salmo 118
queremos señalar una muy significativa. Cada
uno de los 176 versos que componen esta
alabanza a la Torah, es decir, a la Ley y a la
Palabra divina, contiene al menos una de las
ocho palabras con las que se define a la Torah
misma: ley, palabra, testimonio, juicio,
sentencia, decreto, precepto y orden.” (JUAN
PABLO II. AUDIENCIA GENERAL. Miércoles
14 de noviembre de 2001)
“Por algo la Torah, la Palabra divina, es
descrita con rasgos "solares":”los mandatos del Señor son claros, dan
luz a los ojos" (v. 9)” (JUAN PABLO II. AUDIENCIA GENERAL.
Miércoles 30 de enero de 2002)

14
“El Antiguo Testamento insiste en que la Torah es el mayor don de Dios
a Israel, y todos los años el pueblo judío sigue celebrando la solemnidad
denominada fiesta de la Torah. La Torah es un gran don porque abre al
pueblo, en todo tiempo y lugar, el camino de un Éxodo siempre nuevo.
Nosotros, como Israel, debemos hacer esta reflexión: hace mucho
tiempo nuestros antepasados salieron de la esclavitud de Egipto, pero
nosotros, ¿cómo podemos salir de la esclavitud que nos aflige, del
Egipto de nuestro tiempo y lugar?” (DISCURSO DEL SANTO PADRE JUAN
PABLO II. A LOS OBISPOS DE COLORADO, WYOMING, UTAH, ARIZONA Y
NUEVO MÉXICO EN VISITA “AD LIMINA”.Sábado 17 de octubre de 1998)

17. BENEDICTO XVI


“Pero, en el fondo, es evidente que
despreciar la Torah, el derecho
dado por Di-s, es despreciar a Di-s
mismo; sólo se quiere gozar del
propio poder.” (SOLEMNE MISA DE
APERTURA DE LA XI ASAMBLEA
GENERAL ORDINARIA DEL
SÍNODO DE LOS OBISPOS.
HOMILÍA DE SU SANTIDAD
BENEDICTO XVI. Basílica
Vaticana
Domingo 2 de octubre de 2005)
“Hacia los doce o trece años, la edad en la que un muchacho judío se
convierte en bar mitzvà ("hijo del precepto"), san Pablo dejó Tarso y se
trasladó a Jerusalén para ser educado a los pies del rabí Gamaliel el
Viejo, nieto del gran rabí Hillel, según las normas más rígidas del
fariseísmo, adquiriendo un gran celo por la Torá mosaica” (cf. Ga 1, 14;
Flp 3, 5-6; Hch 22, 3; 23, 6; 26, 5). (BENEDICTO XVI. AUDIENCIA
GENERAL. Miércoles 27 de agosto de 2008)

18. CATESISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA


“La Circuncisión de Jesús, al octavo día de su nacimiento, es señal de su
inserción en la descendencia de Abraham, en el pueblo de la Alianza, de
su sometimiento a la Toráh (Ley) y de su consagración al culto de Israel
en el que participará durante toda su vida.” (Numeral 527)
“Jesús compartió, durante la mayor parte de su vida, la condición de la
inmensa mayoría de los hombres: una vida cotidiana sin aparente

15
importancia, vida de trabajo manual, vida religiosa judía sometida a la
Toráh (Ley) de Di-s, vida en la comunidad.” (Numeral 531)
“Jesús, el Mesías de Israel,… se debía sujetar a la Toráh (Ley)
cumpliéndola en su totalidad hasta en sus menores preceptos, según
sus propias palabras.” (Numeral 578)
“En Jesús la Toráh (Ley) ya no aparece grabada en tablas de piedra sino
“en el fondo del corazón” (Jr 31,33) del Siervo, quien, por “aportar
fielmente el derecho” (Is 42,3), se ha convertido en “la Alianza del
pueblo” (Is 42,6). (Numeral 580)
“La misma Palabra de Di-s, que resonó en el Sinaí para dar a Moisés la
Toráh (Ley) escrita, es la que en El se hace oír de nuevo en el Monte de
las Bienaventuranzas. Esa palabra no revoca la Toráh (Ley) sino que la
perfecciona…” (Numeral 581) “Su Toráh (ley), es el mandamiento
nuevo: amar como el mismo Cristo nos amó. Esta es la Toráh (ley)
nueva del Espíritu Santo” (Numeral 782)

19. CONCILIO PLENARIO DE VENEZUELA


“Los cristianos desean celebrar los misterios de Cristo con la misma
actividad de fe con que la Virgen creyente (Lc 1,45) participó en ellos;
amar y servir generosamente a Di-s y a los hermanos; ser
misericordiosos y humildes; observar la Toráh (Ley) del Señor y hacer
su voluntad; estar vigilantes a la espera del Señor que viene”
(Celebración de los misterios de la fe. Numeral 66b, p. 300; cf.
Congregación para el Culto Divino, Misal de la Virgen María, Nº
17)
“Di-s escogió una cultura, la judía, para entrar en diálogo con los
hombres e invitarlos a la salvación. Penetró en esa cultura, la purificó y
fecundó: nacido bajo la ley (Toráh) para rescatar a los que se hallaban
bajo la ley (Toráh) (Ga 4,4-5). Encarnado en la cultura judía, el mensaje
de Jesús trasciende toda cultura: no ha venido sólo para los judíos, sino
para toda la humanidad En el Nuevo Testamento ya aparece la
inculturización de la fe. Hay comunidades provenientes del judaísmo y
del helenismo. El uso de las Escrituras, el cumplimiento de las leyes y
costumbres, la sinagoga y la presencia en el templo, muestran una
manera judía de vivir la fe cristiana” (La proclamación profética del
Evangelio de Jesucristo en Venezuela. Numeral 84-85, p. 47)
“Jesús pertenece a la cultura judía postexílica. El judío postexílico había
comprendido que la verdadera adoración y el verdadero sacrificio se
hallaban en hacer la voluntad de Di-s, expresada en su Toráh (Ley) y en
su palabra” (Celebración de los misterios de la fe. Numeral 87, p.
306)
16
20. DOCUMENTO DE APARECIDA
“Reconocemos con gratitud los lazos que nos relacionan con el pueblo
judío, con el cual nos une la fe en el único Di-s y su Palabra revelada en
el Antiguo Testamento. Son nuestros hermanos mayores en la fe de
Abraham, Issac y Jacob.” (Segunda parte: La vida de Jesucristo en los
discípulos misioneros. Capítulo 6, número 235, p 130; cf. Nostra Aetate Nº 4,
Concilio Vaticano II).

SAN MOISÉS (MOSHE ‫)מֹשׁה‬


Profeta del Antiguo Testamento, (-1585 a.C.) 24
de septiembre
Nacido en la tribu de Leví hacia la mitad del siglo XV antes de Cristo, y
salvado de morir, en una cesta de mimbre puesta en la ribera del río
Nilo, fue el gran profeta, guerrero, legislador y libertador, el gran líder
del pueblo elegido por Di-s. Después de conducir a su pueblo por
espacio de 40 años en el desierto de Sinaí, donde recibió de Di-s los
Diez Mandamientos, murió en el monte Nebo, en territorio de los
moabitas (hoy Arabia) el año 1585 antes de Cristo, ante la vista de la
Tierra Prometida a la que no pudo entrar.

17
Moisés y Abraham son los dos
personajes más famosos del Antiguo
Testamento. Los dos más grandes
amigos de Di-s en la antigüedad.
Moisés fue libertador del pueblo de
Israel.
La historia de Moisés (Moshé) se
encuentra en el segundo libro de la
S. Biblia, el Libro del Éxodo
(Shemot), uno de los libros más
hermosos y emocionantes de toda la
literatura universal. Ningún buen
cristiano debería quedarse sin leer el
Éxodo (Shemot) no sólo una vez sino
muchas veces. Su lectura le hará un
gran provecho a su alma. Cuenta el
libro del Éxodo (Shemot) que
empezó a gobernar a Egipto un
faraón que no quería a los israelitas y
dio una ley mandando que todo niño
varón que naciera había que matarlo.
Y un día nació un bellísimo niño de la tribu de Leví. Sus padres lo
escondieron para que no lo fueran a matar los soldados del faraón, pero
como el niño lloraba y podían oírlo desde la calle, dispuso entonces la
madre echarlo entre un canasto, que ella había forrado con brea por
fuera, y dejarlo flotando sobre las aguas del río Nilo.
Y sucedió que fue la hija del faraón a bañarse al río Nilo y al ver el
canasto sobre el agua mandó un nadador a que lo sacara. Y allí encontró
el hermoso niño que lloraba. Se compadeció de él y en ese momento
llegó la hermanita del niño, que estaba escondido entre los matorrales
de la orilla observando, y le propuso que ella lo podía conseguir una
señora para que criara al niño. La hija del rey aceptó y fue llamada la
mamá a quien la princesa le pagó para que criara al pequeñín, al cual le
puso por nombre Moisés, que significa: salvado de las aguas.
La hija del faraón adoptó a Moisés (Moshé) como príncipe y lo hizo
educar en el palacio del rey donde se educaban los que iban a ser
gobernantes de la nación. Esta educación tan esmerada le sirvió mucho
después para saber gobernar muy bien al pueblo de Israel.
Cuando Moisés (Moshé) fue mayor, un día vio que un egipcio
atormentaba a un israelita y por defender al israelita hirió gravemente al
egipcio. Lo supo el rey y lo iba a mandar matar, y entonces Moisés salió
huyendo hacia el desierto.

18
En el desierto encontró a unas pastoras que no podían dar de
beber a sus rebaños porque unos pastores muy matones se lo impedían.
Como él era un buen luchador las defendió y les permitió dar de beber a
sus ovejas. Las muchachas le contaron esto a su padre y el buen
hombre mandó llamar a Moisés (Moshé) y lo encargó de cuidar sus
rebaños en el desierto. Allí estuvo por siete años, dedicado a la
meditación y a la oración, y ese tiempo le fue muy útil porque pudo
conocer muy bien el desierto por donde más tarde iba a conducir al
pueblo de Israel.
Moisés (Moshé) se casó con Séfora, la hija del dueño de las
ovejas, y de ella tuvo dos hijos: Eliécer y Gerson.
Un día mientras cuidaba las ovejas en el desierto vio Moisés
(Moshé) que un montón de espinas ardían entre llamaradas pero no se
quemaban. Lleno de curiosidad se acercó para ver qué era lo que
pasaba y una voz le dijo: "Moshé, Moshé, quítate las sandalias porque el
sitio que estás pisando es sagrado".
Le preguntó: ¿Quién eres Tú Señor?
La voz le respondió: Yo soy el Di-s de Abraham, de Isaac y de
Jacob. He oído las lamentaciones de mi pueblo de Israel y he dispuesto
bajar a ayudarlos. He dispuesto liberarlos de la esclavitud de Egipto y
llevarlos a una tierra que mana leche y miel. Yo te enviaré al faraón para
que los deje salir en libertad.
Moshé preguntó: ¿Señor, y si me preguntan cuál es tu nombre,
qué les diré?
El Señor le respondió: Yo soy Yahvé. Yo soy el que soy. Irás a los
israelitas y les dirás: "Yahvé, que es el Di-s de Abraham, Isaac y Jacob
me envía a vosotros". Luego reunirás a los ancianos de Israel, y con
ellos irás al faraón a pedirle que deje salir libre al pueblo. El faraón se
negará pero yo haré toda clase de prodigios para que los dejen salir".
Moisés dijo al Señor: ¿Y qué demostración les voy a hacer para
que sepan que sí voy de parte de Di-s?
El Señor le respondió: Echa al suelo tu vara de pastor. Moisés
lanzó al suelo su vara o bastón que se convirtió en serpiente.
Di-s le dijo: Toma la serpiente por la cola.
La agarró y se volvió otra vez bastón.
Di-s le dijo: esta será una de las señales con las cuales yo te voy a
apoyar para que te crean.
Moshé le dijo a Nuestro Señor: "Yo tengo dificultad para hablar.
¿Por qué no mandas a otro?". El Señor le dijo: "Tu hermano Aarón, que
sí tiene facilidad para hablar, te ayudará".
19
Moshé se volvió a Egipto y junto con su hermano Aarón reunió a
los ancianos de Israel y les contó lo que le había mandado el Señor Di-s.
Y convirtió el bastón en serpiente para demostrarles que sí venía de
parte de Dios.
Se fueron donde el faraón a pedirle que dejara salir en libertad al
pueblo de Israel pero el faraón no quiso acepar sino que más bien
esclavizó más a los israelitas y les puso trabajos más pesados, haciendo
ladrillos. El pueblo clamó a Di-s y Di-s los escuchó y mandó las terribles
diez plagas de Egipto.
La primera plaga consistió en que las aguas del Nilo se
convirtieron en sangre, al ser tocadas por el bastón de Moshé. La
segunda plaga fue una espantosa invasión de ranas por todas las casas.
El faraón se asustó, pero apenas Moshé obtuvo que se acabara la plaga,
ya no dejó salir al pueblo. La tercera, una nube inmensa de mosquitos
que molestaban a todo el mundo. La cuarta, unos tábanos o abejones
que picaban muy duro. La quinta plaga, una peste que mató el ganado.
La sexta, úlceras por todo el cuerpo en la gente. La séptima plaga, una
terrible granizada que destruyó los cultivos. La octava, las langostas que
llegaron por millones y arrasaron con todo. La novena, tres días de
tinieblas. Y la décima y más terrible, la muerte de todos los hijos
mayores o primogénitos de las familias de Egipto. Ante esta calamidad,
el faraón se asustó y dejó salir al pueblo de Israel.
Cuando el faraón asustado dio la orden de que los israelitas podían
salir de Egipto donde estaban como esclavos, todos ellos se apresuraron
a abandonar el país con sus animales y cuanto tenían dirigidos por
Moshé. Pero al llegar al Mar Rojo vieron que el ejército egipcio venía a
perseguirlos. Asustados clamaron a Di-s y entonces el Señor mandó a
Moshé que tocara con su bastón el mar. Inmediatamente se abrieron las
aguas en dos grandes murallas y el pueblo pasó a pie por terreno seco
hasta la otra orilla. El ejército del faraón quiso pasar también, pero por
orden de Di-s, Moshé tocó otra vez con su bastón las aguas y estas se
cerraron y ahogaron a todo el ejército perseguidor. En ese día el pueblo
aumentó su fe en Di-s y creyó en Moshé su profeta.
En el desierto faltó el agua y el pueblo se moría de sed. Moshé,
por orden del Señor, golpeó con su bastón una roca y de ella brotó una
fuente de agua en la cual bebió todo el pueblo y bebieron sus ganados.
La gente empezó a sufrir hambre y a protestar. Entonces Di-s hizo
llover del cielo un pan blanco y agradable. La gente al verlo decía:
¿Maná? (que en su idioma significa ¿Qué es esto?). Di-s le dijo a Moshé:
"Este es el pan con el cual los voy a alimentar mientras se encuentran
en el desierto". Y así durante 40 años el maná fue el alimento prodigioso
que los libró de morirse de hambre.

20
Moshé subió al Monte Sinaí y allí Di-s le dio los diez
mandamientos, escritos en dos tablas de piedra. Y prometió que quien
los cumpla tendrá siempre sus bendiciones y su ayuda.
Moshé tuvo que sufrir mucho porque el pueblo era rebelde y muy
inclinado al mal, pero Di-s se le aparecía y hablaba con él como un
amigo de mucha confianza. Inspirado por Nuestro Señor dio Moshé al
pueblo unas leyes sumamente sabias que fueron después muy útiles
para conservarlos en las buenas costumbres y preservarlos en la fe.
Cuando el pueblo pecaba y Di-s se proponía castigarlo, Moshé
oraba por el pueblo pecador y Di-s los perdonaba. Cuando los enemigos
venían a atacarlos, Moshé se iba al monte a rezar. Mientras él rezaba
con las manos levantadas triunfaba el ejército de Israel. Pero cuando
Moisés dejaba de rezar, era derrotado el pueblo de Dios. Por eso entre
dos hombre le tenían los brazos levantados para que no dejara de orar
mientras duraba la batalla. Es que por ser tan amigo de Di-s, conseguía
de El cuanto le pedía en la oración. Di-s lo hizo subir a un Monte desde
donde pudo ver la Tierra Prometida. Y allí murió y lo enterraron los
ángeles. Nunca más hubo otro hombre que hablara con Di-s de tú a tú,
como Moshé y que hiciera tantos milagros y prodigios. Hasta que llegó
Nuestro Señor Jesucristo, nuevo Moshé, pero muchísimo más poderoso
y santo que él, porque Jesús es a la vez Di-s y hombre.
La Biblia dice que en la antigüedad no hubo un hombre tan
humilde y tan manso como Moshé. Que este gran amigo de Di-s nos
consiga de Nuestro Señor la gracia de ser mansos y humildes, y de
permanecer siempre amigos de Di-s hasta el último momento de
nuestra vida y después para siempre en el cielo. Amén. (8)

8. www.ewtn.com/spanish/saints/Moisés.htm

“Con nadie
tengáis otra deuda que la del mutuo amor. Pues el que
21
ama al prójimo, ha cumplido la Toráh (ley). La caridad
no hace mal al prójimo. La caridad es, por tanto, la
Toráh (ley) en su plenitud” (Romanos 13, 8-10).

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFÍCAS

Benedicto XVI. (2005). SOLEMNE MISA DE APERTURA DE LA XI


ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA DEL SÍNODO DE LOS OBISPOS.
HOMILÍA DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI. Basílica Vaticana
domingo 2 de octubre de 2005.

Benedicto XVI. (2008). AUDIENCIA GENERAL. Miércoles 27 de agosto


de 2008

Concilio Plenario de Venezuela. (2006). Documentos conciliares.


Venezuela: CEV.

Concilio Vaticano II. (1965). Dei Verbum. Colombia: San Pablo.

Documento de Aparecida. (2007). XXXI Asamblea Ordinaria. Venezuela:


Paulinas

Ewtn.com/spanish/saints/Moisés.htm

Francisco Lacueva. (1984). Nuevo Testamento Interlineal Griego-


Español. España: Clie.

Juan Pablo II. (2001). AUDIENCIA GENERAL. Miércoles 14 de noviembre


de 2001

Juan Pablo II. (2002). AUDIENCIA GENERAL. Miércoles 30 de enero de


2002

Juan Pablo II. (1998). A LOS OBISPOS DE COLORADO, WYOMING,


UTAH, ARIZONA Y NUEVO MÉXICO EN VISITA “AD LIMINA”.Sábado 17
de octubre de 1998

Juan Pablo II. (2001). El Pueblo Judío y sus Escrituras Sagradas en la


Biblia Cristiana. Vaticano: Vaticana.
22
Justo González. (2004). Diccionario Ilustrado de Interpretes de la Fe.
España: Clie

Jaime Allegue. (2003). Diccionario Bíblico Hebreo-Español. España:


Verbo Divino.

Nacar Colunga. (1985). Sagrada Biblia. Madrid: B.A.C.

Real Academia Española. (2006). Diccionario esencial de la lengua


española. España: Espasa.
Rabino Richard Gamboa Ben-Eleazar, B.Tz. Tomado del escrito Fiestas de
Peregrinación.

Tarcisio Carmona. (2008). Ya tengo mi Biblia. Venezuela: San Pablo

Vine. (1999). Diccionario Expositivo de palabras de Antiguo y Nuevo


Testamento. Colombia: Caribe.

23