You are on page 1of 11

La geografía del desarrollo desigual

Neil Smith
…El marxismo no es el puntero de un maestro elevándose por encima de la historia, sino un análisis social de los caminos y medios del proceso histórico que está llevándose a cabo

Leon Trotsky El concepto de desarrollo desigual es un enigma en la teoría marxista. Fue enérgicamente desarrollado por Trotsky en relación a la revolución permanente pero tam ién tomado por Stalin para propósitos opuestos. !"pidamente codi#icado como $ley% en la década de &'()* se trans#ormó en arcano* sólo para ser desempolvado cautelosamente varias décadas después. +na réplica ,til para poner #in a la polémica* $la ley des desarrollo desigual -y com inado.% #ue sometida a un an"lisis con una llamativa #alta de seriedad. /ientras 0ue es importante conocer esta historia* es incluso m"s importante desarrollar la teoría del desarrollo desigual en un modo 0ue nos ayude a entender el mundo actual. En la medida en 0ue es apenas una exageración decir 0ue el $desarrollo desigual% llegó a signi#icar todo para todos los marxistas* la tarea m"s urgente hoy parece ser el desarrollo de las ases analíticas para el concepto. 1e acuerdo con esto* como una contri ución a este es#uer2o colectivo* 0uiero intentar a0uí hacer varias cosas3 primero* discutir revemente cómo y por 0ué el concepto de desarrollo desigual se trans#ormó en arcano4 segundo* ampliar el concepto desde sus orígenes especí#icamente políticos4 y tercero considerar en 0ue consistiría una teoría del desarrollo desigual en los al ores de una glo ali2ación del capital 0ue supuestamente desa#ía la coherencia de las economías nacionales. El bueno, el malo y el arcano La discusión de Trotsky so re el 1esarrollo desigual y com inado se desprendió de su teoría de la !evolución 5ermanente. La ,ltima teoría* desarrollada al calor de las revoluciones rusas de &')6 y &'&7* insistía en 0ue ninguna teoría etapista de la historia determina a la transición al socialismo* y 0ue* a pesar de las expectativas de muchos marxistas* una revolución anti2arista en !usia* donde el proletariado esta a su desarrollado pero la urguesía lo esta a a,n m"s -y ciertamente demasiado dé il políticamente como para go ernar.* no esta a condenada a pasar por una etapa capitalista predeterminada. En cam io* la alian2a estratégica de o reros y campesinos 8 0uienes domina an numéricamente* cuyas 0ue9as eran poderosas y esta an a punto de estallar* pero cuya #ragmentación crónica* arg:ía Trotsky* los imposi ilita a para liderar la revolución; podría llegar a la victoria. <ontrariamente a la mayoría de las expectativas* la revolución no necesariamente estallaría primero entre las m"s desarrolladas clases o reras de Europa =ccidental y Norteamérica* sino tal ve2* como Lenin diría m"s tarde* golpearía primero en el esla ón m"s dé il. El desarrollo del socialismo era desigual* insistía Trotsky* con respecto a determinado evolucionismo histórico 0ue pernea a mucho a la teoría marxista en esos días -La acusación de Stalin era precisamente 0ue Trotsky esta a tratando de $saltar etapas necesarias de la historia%.. En ve2 de proceder en etapas relativamente separadas* la revolución sería m"s ien un evento arrollador* sostenía Trotsky* desde un control democr"tico de una #orma de go ierno inicialmente urguesa* a la dictadura del proletariado* aliado con el

El desarrollo desigual en consecuencia engendra otra ley $0ue a #alta de un nom re me9or* podemos llamar desarrollo combinado…% -Trotsky &'>(. La $gran teoría de la desigualdad no tiene excepciones@ por0ue no es ella misma una excepción% sino m"s ien $una ley primitiva* con prioridad so re@ casos particulares% el desarrollo desigual $existe en la propia esencia de la contradicción% -Althusser &'763(&(.campesinado. Solo reapareció como un o 9eto de interés analítico varias décadas después* tiempo en el 0ue hu o poco desacuerdo en el espectro del pensamiento marxista con 0ue el $desarrollo desigual% representa a una ley universal. Louis Althusser aumentó la apuesta universalista cuando no dice* con una exu erancia casi cosmética* 0ue la $ley del desarrollo desigual@ contrariamente a lo 0ue se suele pensar@ no concierne sólo al imperialismo* sino a Btodo en el mundoC% -Althusser &'763()).&. Fl tam ién apeló a la $ley universal de la desigualdad% como $la ley m"s general del proceso histórico% -Trotsky &'773(7. Egual Trotsky no est" li re de culpa.&D. 5ero el e#ecto del estalinismo #ue m"s decisivo y personal3 /andel registra en alguna parte 0ue varios manuscritos de principios de los C() so re desarrollo desigual #ueron destruidos por Stalin* para 0ue nunca #ueran encontrados* y sus autores #ueron víctimas de sus primeras purgas. 5ara /ao* de 0uién Althusser escri e a0uí* la ley del desarrollo desigual es esencial por0ue $nada en este mundo se desarrolla a solutamente pare9o% -/ao &'7&3&&7. El pretendido universalismo del concepto #ue crucial en el retroceso del desarrollo desigual como una teoría coherente durante gran parte del siglo ??.n meramente a la etapa imperialista del capitalismo* es@ una ley universal de la historia humana% -&'>(3'&. +na ley 0ue explica $a solutamente todo% no explica nada* y el hecho de 0ue nada $se desarrolla de #orma pare9a%* usado como 9usti#icación #ilosó#ica para seme9ante ley* la reduce a la . Es curioso* dada la prioridad conceptual inversa entre revolución permanente y desarrollo desigual* 0ue en los círculos trotskistas la primer teoría so revivió como* tal ve2* su contri ución #undamental a la teoría marxista* mientras sus ases #undamentales* la noción del desarrollo desigual* cayó en una relativa oscuridad..* la teoría del desarrollo desigual y com inado se trans#ormó así en el sostén de la teoría de la 0ue ha ía nacido en primer lugar 8la teoría de la revolución permanente. Stalin marcó el camino al sacarle al $desarrollo desigual% todo contenido* y la derrota política de Trotsky y la rutal consolidación en el poder de Stalin* la su siguiente guerra mundial y eventualmente la guerra #ría* todo ayudó a marginar toda amplia preocupación analítica o política del concepto. El desarrollo desigual* resumiría luego* $se revela con m"s agude2a y comple9idad en el destino de los países atrasados% 0uienes ante $el l"tigo de la necesidad externa% est"n $o ligados a pegar saltos%. empe2ó* antes 0ue nada* como un concepto político desplegado para anali2ar y evaluar las posi ilidades y trayectorias de la revolución... Fue #a ricado en las atallas políticas del socialismo revolucionario en las primeras tres décadas del siglo ?? y en la historia especí#ica de !usia y la +!SS.* y #rancamente llegó a representar una verg:en2a conceptual y teórica en la tradición marxista. El desarrollo político no era simplemente desigual* en consecuencia* sino $com inado%* en el sentido de 0ue ning.n país* y seguramente no la $atrasada% !usia* podría llegar al socialismo por si sólo. <omo aluarte ante la teoría estalinista del $socialismo en un solo país% -Trotsky &'>(.... $La ley del desarrollo desigual%* de acuerdo a Ernest /andel* $0ue algunos desearon restringir sólo a la historia del capitalismo* o a. El desarrollo desigual -y com inado. La supresión de seme9antes ideas hi2o retroceder varias décadas a la teoría marxista. El desarrollo desigual* primero conce ido por Trotsky como una condición empírica en !usia 0ue necesita a la teoría de la revolución permanente* #ue convertido a mitad de siglo en una ley universal para 9usti#icar toda posición política.

El punto a0uí no es golpear so re #iguras políticas o intelectuales pasadas* menos 0uedarse en de ates pasados* sino aprender de la degeneración del concepto* recoger los tra a9os m"s recientes 0ue son mucho m"s prometedores* y lo m"s importante* usar este diagnóstico para delinear alternativas. Espacio y política: Más allá de la nota al pie de Marx En una #amosa nota al pie en El Capital. i /arx dice lo siguiente3 A #in de examinar el o 9eto de nuestra investigación en su integridad* li re de toda molesta circunstancia su sidiaria* de emos tratar a todo el mundo como una sola nación* y asumir 0ue la producción capitalista est" esta lecida en todos lados y se ha apoderado de cada rama de la industria. Gay indicios de tal concepción ampliada del desarrollo desigual en los varios escritos pre y peri revolucionarios de Lenin -&'76* &'77. concernientes al imperialismo y la necesidad de colonias* y /andel -&'>(* &'76.ltimas teorías no hayan estado atadas a los pro lemas especí#icos de la revolución rusa de seis o siete décadas antes* sino 0ue hayan puesto sus energías en las luchas antiimperialistas de su época y en la sed de de conocer la din"mica especí#ica del desarrollo desigual capitalista* #ue para me9or.* pero algunos* durante &'>H y las distintas revueltas por la li eración nacional alrededor del mundo* a. Algunos de estos tra a9os continuaron los de ates del período anterior -LIJy &'H&4 /olyneux &'H&. Gistóricamente $el desarrollo desigual% se hi2o arcano precisamente por0ue* m"s all" del calor de la polémica 0ue generó y mantuvo* no tiene una utilidad explicativa real.n de esta disciplina. 1esde &'7)* una poderosa tradición marxista en la geogra#ía #ue especialmente exitosa en reu icar las preguntas del desarrollo desigual* y el concepto es parte del lengua9e com. Mue la .* hasta la geogra#ía política y económica del desarrollo desigual -Smith &'HL.trivialidad. y Luxem urgo -&'>H.ltimas décadas* pusieron el #oco en la economía política del desarrollo desigual. El #lorecimiento de la teoría del desarrollo desigual* a. <iertamente se pagó un precio por el redescu rimiento académico del desarrollo desigual a tal grado 0ue en algunos círculos involucra un mayor o menor desprendimiento de cual0uier tipo de política marxista.n en su versión m"s académica* presenta una oportunidad política.* a pesar de ver el desarrollo desigual como una ley universal* empe2ó tempranamente a ha lar directamente* como nadie m"s lo ha ía hecho* so re la m"s amplia dimensión económica y geogr"#ica del desarrollo desigual. <on tanta pretensión* no nos dice nada especí#ico so re el capitalismo* imperialismo* o de la reestructuración presente del capitalismo.n reconociendo 0ue la situación revolucionaria de principios de siglo no esta a en la agenda en sus . rica del desarrollo desigual se volvió sino #amiliar nuevamente* al menos de moda.. +n resurgimiento de la teoría del desarrollo desigual tuvo lugar en los C7) y CH). Sin em argo las ganancias dentro de la teoría marxista incluyeron* centralmente* una distancia del calle9ón sin salida de la polémica de principios de los C() y* m"s positivamente* una visión dentro del proceso 0ue creó las desiguales políticas económicas y geogr"#icas de las 0ue se tuvo 0ue a#errar la teoría de la revolución permanente de Trotsky. Sin sorpresa el tra a9o resultante #ue ecléctico* yendo de la teoría de la dependencia en América Latina a las del desarrollo disímil -une0ual. Gu o su#iciente éxito en 0ue* mientras muchos marxistas y teóricos* radicali2ados en los C>) y C7)* se reagrupa an en la academia durante este período* la r. . -&'>736H&. en K#rica y Europa -Frank &'>74 Emmanuel &'7(4 Amin &'7>.

n las concepciones de la especialidad o su aparente ausencia* pueden tener implicaciones políticas pro#undas. 1i#erencias histórico geogr"#icas signi#icativas* en #ormas y niveles del desarrollo del capitalismo* produ9eron precisamente los enigmas a los 0ue Trotsky* Lenin* Luxem urgo y muchos otros se vieron en la necesidad de hacer #rente en sus discusiones so re el imperialismo* colonialismo y desarrollo desigual. 5ero unas siete u ocho décadas atr"s Lenin ya tuvo esa perspectiva en vista* y la discusión reconocidamente inspirada políticamente de Trotsky so re el desarrollo desigual i a en el mismo sentido -este era el . Escri iendo meses antes de la revolución de &')6 y de Resultados y Perspectivas de Trotsky* /ackinder -&')L. comprendió las consecuencias en un pasa9e #amoso3 $<ada explosión de las #uer2as sociales* en ve2 de disiparse en un circuito circundante de espacio desconocido y caos "r aro* volver" a resonar con agude2a desde los rincones le9anos del planeta@%& & /ackinder era di#ícilmente un simpati2ante socialista. Lenin era m"s circunspecto* pensando al capitalismo no tanto como un 9uego geogr"#ico de suma cero. 5ara Lenin* en otras pala ras* ya no ha ía un $exterior% al capitalismo.. 5ero la a stracción de /arx tam ién limitó la aplica ilidad de la teoría.n por ver una teoría sistem"tica del imperialismo diseOada para un mundo en el 0ue todas las relaciones internacionales son internas al capitalismo y go ernadas por los imperativos capitalistas%. /"s ien* el poder de la reorgani2ación interna encontró un signi#icado supremo. /"s a.n* geógra#os urgueses* desde el imperialista li eral rit"nico Gal#ord /ackinder* hasta el norteamericano Esaiah PoJman ya al Alem"n Alexander Supan -0ue cita Lenin. Francamente una teoría 0ue desvela el #uncionamiento interno del capitalismo* es un sine 0ua non del an"lisis político* pero sin una ela oración apropiada y mati2ada* puede ser un arma sin #ilo para evaluar el #uncionamiento actual del capitalismo o para decidir 0ué de e hacerse 8tanto en &')6 como un siglo después. En una veta similar* desde una posición política diametralmente opuesta* Ellen /eiksins Nord -())D3&(7. 5ara Luxem urgo era imposi le comprender la reproducción del capitalismo sin situar un $exterior% al capitalismo* una #uente no capitalista de tra a9o así como de mercados3 $La acumulación del capital se vuelve imposi le desde todo punto de vista sin alrededores no capitalistas% -Luxem urgo &'>H3D>6. recientemente declararon el descu rimiento de esta pérdida de un $exterior% en la era actual.. +n anticomunista "vido* tra a9ó dentro de !usia para la inteligencia rit"nica contra los olchevi0ues en &'&' . Este no es sólo de interés académico. argumenta 0ue $Estamos a.* no necesariamente implica a el #in del capitalismo* él insistía* pero era pro a le 0ue llevara a una $redivisión% y reestructuración interna del poder colonial. En particular desespació y destemporali2ó el desarrollo del capitalismo* y proveyó pocos indicadores para lidiar con las di#erencias sociales* políticas y económicas a través del espacio. A. como el primer diagnosticador del sistema 0ue proporciona sus mansiones* yates y su poder político. Gardt y Negri -())). La proli#eración del colonialismo europeo* 0ue $ha completado el reparto de los territorios desocupados en nuestro plantea% -Lenin &'763'). No es accidental* por consiguiente* 0ue en una era de autodenominada glo ali2ación* cerca de un siglo y medio después* Nall street tropiece de vuela con /arx -<assidy &''7.Esta a stracción de las di#erencias entre los distintos lugares y experiencias #ue vital en tanto el o 9etivo amplio era una crítica analítica a las contradicciones del capitalismo en su esencia4 el poder su an"lisis hu iese sido imposi le de otra #orma.* eran todos explícitos respecto a 0ue la expansión territorial del capitalismo ha ía llegado a su #in y de 0ue el mundo se en#renta a a un $sistema político cerrado% como lo descri ió /ackinder.nico propósito de su insistencia en el desarrollo tanto combinado como desigual 8una cali#icación 0ue hoy ya no es necesaria a tal punto como lo est" implícita* dado por seguro.

.n m"s la comprensión predominante del desarrollo desigual y todo sentido geogr"#ico de la política en un ta lero asado en una mentalidad nacional. Qiovanni Arrighi -&''L. Tomó a la !evolución !usa* 0ue era transnacional* y a los amplios levantamiento ur anos de &'&' 0ue estallaron a su paso 8desde Perlín* /unich* Pudapest* hasta Seattle* Ninnipeg y Amritsar* Endia. y los colapsó dentro de un imaginario unidimensional nacional de #uturas posi ilidades. Mue el histórico punto de ruptura en la historia del capitalismo alcan2ado en este período es* en su mayoría* de9ado de lado 8de ido no solo al destino de la teoría del desarrollo desigual como una víctima del estalinismo* y su a surda universali2ación desde varios lados* sino tam ién a la sensi ilidad de la geogra#ía política 0ue ligó #iguras tan disímiles como Lenin y /ackinder* y ciertamente <ecil !hodes -con su #amosa liga2ón de la po re2a del este de Londres con la necesidad del imperialismo.* en contraste* ha sencillamente reconocido seme9ante ruptura histórica en términos de un cam io de un mundo con centralidad rit"nica a uno norteamericano* y esto es ciertamente correcto.* pero se mantiene muy viva en estos días en las #ormulaciones de Gardt y Negri y de Nood* entre muchos otros. El lengua9e de la geopolítica de los CD) y las geogra#ías inarias de la guerra #ría aplanaron a. La insistencia de /ao de 0ue $nada se desarrolla de #orma pare9a% representa a* en esos días* una a stracción desesperada contra la realidad de 0ue a.n m"s grande. <ual0uier remanente histórico de sociedades pre capitalistas 0ue haya so revivido 8y so revivieron mani#iestamente en grandes rincones del mundo así como en pe0ueOos enclaves. La desigualdad ahora emana a primariamente de las propias leyes del capitalismo en ve2 de la ar0ueología del pasado social y de la di#erencia geogr"#ica.n su propia revolución asada en el campesinado era eventualmente incapa2 de detener. 5ero este cam io puede ser a. La victoria del poder geoeconómico so re el geopolítico nunca #ue a soluto* desde luego* como lo atestigua la proli#eración actual de la guerra en medio oriente* pero las clases go ernantes de EE++ empe2aron a darse cuenta* inmediatamente después de &H'H* 0ue la expansión geogr"#ica ya no era una garantía o a. Esta $Qeogra#ía perdida% tiene causas comple9as -Smith ())D3ch. &.Este período* digamos desde &'H' hasta &'&7* #ue testigo del nacimiento del desarrollo desigual apropiado en la economía política glo al. esta an ahora envueltos* apropiados y soldados en el seno un capitalismo mundial m"s amplio. Nunca se renunció a los c"lculos geopolíticos* pero #ueron .n un medio plausi le para la expansión económica. El propósito del $socialismo en un solo país% #ue parte de este proceso. La din"mica de la desigualdad era ahora crecientemente reconocida como interna a la propia din"mica del capitalismo4 el mismo lengua9e de la civili2ación y el atraso empe2ó a desvanecerse en su propio misterio* no por alguna moralidad política recién encontrada entre las clases dirigentes europeas* sino por el reconocimiento #or2ado por las revueltas alrededor del mundo de 0ue la distinción en sí misma era o soleta. La pérdida de sensi ilidad geogr"#ica #ue simult"neamente una pérdida de sensi ilidad política4 la desespaciali2ación #acilitó cierta despoliti2ación* en tanto la #uente del poder tanto local como glo al* el o 9etivo político de la revolución socialista* perdió toda de#inición espacial. El poder del imperialismo europeo ciertamente involucra a poder militar en alta mar 8el control del comercio. tam ién se perdió* o m"s ien se sumergió. La desigualdad geogr"#ica ya no podría ser pasada por alto como un accidente de la geogra#ía histórica* el resultado de estar #uera del proyecto de la civili2ación* un pro lema de ha er sido simplemente de9ado atr"s por el capitalismo $moderno%. El imperialismo norteamericano 0ue le sucedió en el siglo ?? #ue en gran medida no colonial* mucho menos territorial y m"s asado en el mercado. pero crecientemente dependía del control del territorio colonial.

en primer lugar* y en la marcada distinción entre el valor y el valor de uso de las mercancías* especialmente de la mercancía #uer2a de tra a9o.. 5ero sí sugiere 0ue cual0uieras sean los caprichos del poder de escala nacional* hoy ya no estamos en un período de ascenso completo del poder nacional. ( 5ara una versión m"s ela orada de este argumento* véase Smith* neven !evelopment. No hay nada dado so re la escala del poder4 m"s ien en tanto las escalas en las 0ue se mani#iesta el poder mismo* son ellas mismas el resultado de la lucha política* la creación de la escala es altamente política. Si la desespaciali2ación engendra cierta despoliti2ación* el corolario tam ién mantiene* y una teoría del desarrollo desigual apropiada para el siglo ??E de e tomar esto a pecho. La discusión del desarrollo desigual de las primeras décadas del siglo ??* no sin ra2ón* da an por hecho 0ue el estado nacional representa a la escala necesaria* sino la . Goy vivimos en un mundo de go ierno incipientemente glo al -F/E* P/* =N+* =/<* etc.. y* por el contrario* la creciente devolución a la escala ur ana de #unciones sociales reproductivas* entro otras.ltimo momento de la am ición glo al de EE++* han alterado dram"ticamente las relaciones entre las distintas escalas en las 0ue el poder es e9ercido 8glo al* nacional* regional* ur ano y en adelante. La economía política del desarrollo desigual +na teoría contempor"nea del desarrollo desigual encuentra su punto de partida en /arx* no en el oscuro halla2go de escritos inéditos sino en el mismísimo texto aparentemente a straído de di#erencias espaciales y temporales 8El capital. El ra2onamiento 0ue sigue es en cierta medida a stracto y es0uem"tico* pero inevita le(. La escala del estado nación es tam ién altamente contingente en la historia y el resultado de luchas multi#acéticos. Esto a pesar del én#asis puesto* al menos por Trotsky* en el proletariado urbano.signi#icativamente marginados a #avor del c"lculo económico* 0ue llevó a dominar al neoli eralismo a9o el poder de EE++.nica* posi le de an"lisis. A0uí el argumento no es para nada 0ue la glo ali2ación trans#ormó en o soletos a los estados naciones4 seme9ante conclusión es a surda. /"s all" de 0ue todos los estados nacionales mantienen un masivo poder político* cultural y en algunos casos militar* ya no se mantienen sin rivales como sostén de la economía política social glo al. Todos estos desarrollos se han trans#ormado en o 9etivos de la lucha política* de 5orto Alegre* a Timor del Este* de <hiapas al movimiento no. Las nuevas #ormas de reestructuración glo al durante este . Goy* sin em argo* cual0uier teoría del desarrollo desigual no tiene tantos lu9os y tiene 0ue cu rir no sólo la escala nacional política y económica* sino tam ién el proceso de reestructuración económica* los movimientos políticos y las revueltas culturales en las escalas su nacionales 8La ur ana* la regional y -como nos ha enseOado el #eminismo.* organi2ado en lo0ues internacionales -+E* /E!<=S+!* Asean* NAFTA. +na teoría contempor"nea del desarrollo desigual de e tener la teoría de la economía política adecuada para poder tener en cuenta estas y otras luchas. El mundo es muy di#erente de cómo lo era un siglo atr"s* y la suposición de 0ue las economías nacionales y los estados nacionales son el principio y el #in del desarrollo desigual* necesita ser completamente revisada.* la escala del grupo #amiliar. La cuestión de la escala es especialmente importante a0uí -Smith &''64 Gerod y Nright ())(4 SJyngedouJ ())L.glo al. . 5or un lado* el poder económico de los estados nacionales es de le9os di#erente a su poder político* y por el otro lado la hegemonía intimidante del estado norteamericano es una estia muy di#erente al del poder de PostJana o Escocia. y simult"neamente la escala internacional.

una teoría multi#acética de las crisis capitalistas. /arx en#ati2a la #alta inherente de e0uili rio 0ue caracteri2a a las sociedades capitalistas como resultado de esta contradicción y* temporali2ando este resultado deriva -en un tra2o sin em argo inaca ado. 5or otra parte* la tendencia a la igualación de las condiciones de explotación del tra a9o* #acilitada en primer lugar a través del sistema #inanciero 0ue por supuesto circula valor en su #orma m"s a stracta* es igual de real. La ley del valor en el capitalismo es por lo tanto construida so re una contradicción esencial entre* por un lado* una tendencia constante a la di#erenciación asada en la división del tra a9o* y por otro lado* una tendencia opuesta hacia la universali2ación 0ue encuentra su apoteosis en la tendencia hacia la igualación de la tasa de ganancia. El consultor del F/E y crítico Ue##rey Sachs atri uye el su desarrollo a $un caso de ad latitud -mala latitud.n la teoría temporal de las crisis capitalistas de /arx. En .%* y tan #resco determinismo geogr"#ico se ha convertido en una virtual industria casera3 ver Sachs ())&* ())64 1iamond ())64 Vaplan &''7.. $El capitalismo es por . Esto conduce a lo 0ue /arx llamó la $tendencia universali2adora del capital%. El capital se mueve a lugares especí#icos donde puede extraer venta9as económicas y reali2ar tasas de ganancia m"s elevadas. 5or supuesto* el sistema no germinó en un llano indi#erenciado* pero el punto central es 0ue el c"lculo en la geogra#ía #ísica de la santi#icada ley de la venta9a comparativa de !icardo* 0ue seguramente tuvo alguna ase histórica en di#erentes condiciones #ísicas y clim"ticas* es en gran medida despla2ada a medida 0ue el capitalismo expande su dominio a través de la tierra. Entegrado a la di#erenciación espacial de las rentas* salarios* producción* costos y etc. Encluso si el capital se hallara #rente a un mundo completamente homogéneo 8 el totalmente plano de la oportunidad económica tan cara a los teóricos neocl"sicos 0ue encuentra un paralelo en la nota al pie de /arx haciendo a stracción de las di#erencias nacionales. -No vale nada 0ue esto no es sólo un detalle histórico. existen sistemas di#erenciados de circulación #inanciera y de reproducción social* y todos est"n construidos de varias #ormas en la geogra#ía del capitalismo. los rígidos re0uerimientos de la acumulación r"pidamente conduciría a un desarrollo de ciertas especialidades y condiciones de tra a9o* distintos niveles de remuneraciones* di#erentes recursos y tecnologías en algunos sitios a expensas de otros. La di#erenciación del tra a9o es por supuesto desa#iada por la apropiación creciente de los sa eres o reros* y la igualación de las tasas de ganancia es sin duda contrarrestada por las pr"cticas innovadoras diseOadas para escapar de la igualación a la a9a de las ganancias. R5ero y si en lugar de temporali2ar este resultado* lo desplegamos en espacioS RT si* adem"s de la temporali2ación de /arx* pero en consonancia con ésta* te9emos a través de ella la dimensión espacial de las din"micas críticas del el capitalS La división del tra a9o es en gran medida una cuestión espacial. Al mismo tiempo el capitalismo se caracteri2a por la conversión avara de los valores de uso en valores* mediante la aplicación de tra a9o asalariado* y esto a su turno provee de una medida de comparación en el mercado para mercancías con características #ísicas y cualitativas di#erentes 82apatos contra acero contra impresión de pu licidad contra #lete al mercado.El capitalismo se distingue de otros modos de producción de muchas maneras* pero lo central es la incesante di#erenciación y redi#erenciación del tra a9o concreto a9o el impulso de los re0uerimientos sistémicos de la acumulación de capital. La di#erenciación de lugares* uno del otro* es cada ve2 menos una cuestión de locación y dotación natural y crecientemente el producto de la lógica espacias tal como es inherente a este modo de producción seg.s0ueda de ganancias y o ligado a competir* el capital se concentra y centrali2a no sólo en los olsillos de algunos por encima de los de otros sino tam ién en los lugares de algunos a expensas de los de otros.

. Esta no era una suposición poco ra2ona le considerando 0ue el período dio cuenta de un n. La escala expandida del poder económico re0uería políticas de mayor alcance para contri uir a organi2ar el proceso de la acumulación de capital* y recayó en los estados nacionales emergentes la creación de una nueva geogra#ía de condiciones internas m"s o menos homogéneas 8leyes la orales e impositivas* sistemas de transporte* medios de comunicación* sistemas de reproducción social* su sidios al capital* etc. El Estado nacional organi2ó e#ectivamente la solución para la contradicción inherente entre la necesidad de cooperación socioeconómica por un lado y la competencia* ahora implantada en el centro de la economía glo al* por otro. La cuestión de las escalas se vuelve a solutamente vital a0uí* por0ue sin un sentido del tra2ado de la escala es imposi le captar la expansión desde la lógica en gran medida temporal de /arx hasta la lógica geogr"#ica inherente en el desarrollo desigual. El sistema glo al de naciones estado representó así una solución territorial para una contradicción político económica* arro9ada por la universali2ación del capital4 este sistema ordenó la di#erenciación político económica en un sistema glo al 0ue estuvo m"s uni#icado 0ue 9am"s antes. Siglos precedentes se caracteri2aron por un mayor dominio de las ciudades estado y los reinos* ducados y provincias* condados y cantones* entre otras* y de hecho la división nacional del glo o es gemela de la am ición glo ali2adota -universali2adora.naturale2a nivelador%* sostiene /arx* ya 0ue $arranca en todas las es#eras de la producción la igualdad en las condiciones de explotación del tra a9o% -/arx &'>7* p D'7. R<ómo podemos resolver esta aparente contracción entre tendencias opuestas hacia la di#erenciación radical por un lado y una igualmente implaca le* competitiva igualación de las condiciones de producción social y reproducción por otroS En la pr"ctica* esta contradicción* interna a la lógica de la acumulación de capital* encuentra su resolución precisamente en el desarrollo geogr"#ico desigual* 0ue esta lece espacios discretos di#erenciados uno del otro y a la ve2 presiona so re estos lugares* a través de sus ordes* hacia la homogeni2ación en un solo molde. . El desarrollo desigual representa una resolución #or2ada* y sin em argo impugnada* #i9a moment"neamente y sin em argo #luida* para esta contradicción central del capitalismo.mero creciente de #ormaciones estatales nacionales en la economía política glo al..L). 5uesto de otra #orma* si podemos captar la tendencia inherente a di#erencias un lugar de otro* como un impulso del capitalismo per se* R0ue es lo 0ue constituye exactamente un lugar coherenteS A #inales del siglo ??* #ue simplemente asumido 0ue la desigualdad del desarrollo en general concernía a la escala nacional. <iertamente* la tendencia universali2adora de el capital* 0ue distingue el capitalismo maduro de otros modos de producción* tiende hacia $la ani0uilación del espacio mediante el tiempo% -/arx &'7D3 6D'. Es términos contundentes* a medida 0ue la escala del capital se expandió dram"ticamente* las unidades políticas y territoriales de la organi2ación social* cultural y militar heredadas* ya no eran capaces de administrar economías 0ue so repasa an los vie9os límites. 5ero no hay nada inherentemente privilegiado respecto de la escala nacional como unidad espacial de la organi2ación política. del capitalismo. Luxem urgo esta a completamente en lo correcto al sostener 0ue el capitalismo necesita a su $a#uera% constituyente* pero el sistema de estados nación proveyó las ases para crear ese a#uera dentro del capitalismo "lobal. La tendencia niveladora de este modo de producción continuamente roe a la di#erenciación radical de las condiciones de explotación del tra a9o* y sin em argo la corrosiva di#erenciación de las condiciones de explotación del tra a9o tam ién #rustra eternamente esta $ani0uilación del espacio mediante el tiempo%. El Estado nación* de hecho* 9ugó un rol crucial y a la ve2 especí#ico en la evolución del capitalismo.

D NdelT3 entiendo 0ue el autor se re#iere al proceso desarrollado en las . singular* y así la organi2ación de las actividades dentro de las "reas ur anas es regulada m"s acorde a la renta 0ue a los niveles de salarios. !esumiendo* a9o el capitalismo presenciamos un andamia9e de escalas geogr"#icas 0ue en mayor o menor medida organi2a la di#erenciación territorial esencial de la acumulación de capital 8los medios de delinear* a varias escalas* la construcción del $a#uera% del capital adentro.turismo glo al esa distinción #uncional es m"s orrosa.Aun0ue la construcción de la escala nacional 9ugó así un rol de pivote en la evolución temprana del capitalismo* no es excluyente en pro#erir soluciones territoriales para las contradicciones económico políticas entre competición y cooperación* di#erenciación e igualación* en las sociedades capitalistas. TaiJan* Gong Vong y m"s recientemente <hina son em lem"ticos de este cam io como tam ién lo son Singapur e Endia m"s al Sur. del consumo glo al. Así el desarrollo de los su ur ios privó a las ciudades del muy necesario capital* pero el consecuente a aratamiento de las ciudades y el enve9ecimiento del capital concentrado en los su ur ios creó la oportunidad para el a urguesamiento de las ciudadesD. simult"neamente creó las condiciones para una nueva ola de expansión en precisamente esas "reas 0ue esta an su desarrolladas4 a la inversa* las "reas desarrolladas se vuelven suscepti les al su desarrollo de cara a la competencia con "reas de menores costos. 5rocesos paralelos operan en otras escalas* igualmente 8aun0ue de modo di#erente. En el grado 0ue el desarrollo en una región* nación* "rea ur ana o distrito crea su desarrollo .. Gaciendo #oco en el económico* /arx sostuvo una ve2 0ue la $ ase de toda división del tra a9o ien desarrollada y producida en la época mercantil* es la separación entre la ciudad y el campo% -/arx &'>73D6(.desempleo m"s alto* rentas m"s a9as* su inversión* etc. Esta din"mica puede verse me9or en las escalas locales donde los impedimentos políticos al #lu9o de capital son menores. . y el #lu9o del capital a través de los límites. 1e todos modos* mientras 0ue los niveles salariales y toda una serie de otros costos de producción son cruciales para determinar la desigualdad del desarrollo a una escala nacional* el peso de la renta del suelo se vuelve vital en la escala ur ana. El su desarrollo intensivo y vicioso de Erlanda a9o los auspicios del imperialismo rit"nico ha sido revertido de #orma similar al convertirse ese país en una de las regiones m"s prósperas de Europa* recientemente superando a su vie9o dominador en términos de ingreso per c"pita. 1urante un largo tiempo* esta distinción espacial #ue mayormente sinónimo de la división general del tra a9o entre agricultura e industria* pero en la era de la agricultura industriali2ada y del eco. insertados y trans#ormados por las necesidades de la acumulación de capital. para recuperar las metrópolis venidas a menos. E9emplo de esto es el Pronx* 0ue se ha tras#ormado en una 2ona lu9osa. 5odemos por la tanto conce ir un correlato espacial de la derivación marxiana de los ciclos capitalistas de expansión y crisis. El dinamismo de la acumulación de capital convierte esta lógica en algo así como un modelo de expansión capitalista en su i a9a -Smith* &'HL.ltimas décadas -especialmente desde los ')s. =tras escalas geogr"#icas 8ya sea el arrio* la región su nacional* o la multinacional. <ual0uier "rea metropolitana y su su ur io constituye un mercado la oral geogr"#ico -sino social. El Este de Asia* 0ue emergió de la Segunda Querra /undial como una región indiscuti lemente del $tercer mundo%* est" ahora crecientemente integrada en los circuitos del capitalismo* de la producción y -en algunos casos. son de modo similar* el producto de relaciones sociales* económicas y políticas especí#icas. El capitalismo no sólo genera ciclos temporales de expansión y crisis* sino tam ién ciclos espaciales de desarrollo en un polo y su desarrollo en otro.. A lo largo de la historia* la escala ur ana ha provisto varias #unciones sociales* centrali2ando no sólo el poder económico sino tam ién militar* religioso* cultural y político..

<ual0uiera 0ue #uera el impulso progresivo implicado en las teorías tempranas del desarrollo desigual* #ue truncado a ruptamente por el estalinismo y por el interés de las élites capitalistas 0ue mantuvieron el #oco ideológico en una pueril igualación de las di#erencias espaciales con estrechas miras en la escala nacional* incluso cuando* como con Trotsky* el en#o0ue político era resueltamente internacionalista. Aun0ue este sea el caso* la transición al socialismo* 0ue preocupó a los revolucionarios socialistas un siglo atr"s* no es ciertamente el contexto dominante hoy* y nuestra compresión del desarrollo desigual de e completarse de acuerdo con esto. <iertamente 5erry Anderson sugiere 0ue no encuentra $ninguna oposición signi#icativa% al capitalismo en $occidente%.. En . Las geogra#ías del desarrollo desigual capitalista contienen astante literalmente lucha* ya sea en colonias o ghetos* imperios o su ur ios. Los socialistas revolucionarios de comien2os del siglo ?? visuali2aron esto sólo parcialmente. Así como los marxistas hoy no 0uieren sa er nada con el tipo de $leyes de la historia% de hierro 0ue marcaron una era m"s temprana* es vital al mismo tiempo recuperar un sentido de la ordenada aun0ue siempre malea le geogra#ía de la acumulación a escalas m. A lo largo de la mayor parte del mundo en la actualidad* no estamos viviendo en un momento revolucionario o si0uiera pre.Mue este desarrollo es altamente desigual en el seno de estas economías es precisamente el punto y ciertamente es un punto de comparación con las previas* y en muchos casos m"s limitadas* revoluciones industriales de Europa. +na teoría del desarrollo desigual apropiada para la coyuntura presente necesita comprender la lógica capitalista 0ue yace por de a9o del $car"cter variado% de los lugares* sus $ ases sociales% y $#ormas políticas%. = como Trotsky decía* la #uer2a de $la ley del desarrollo desigual. Las teorías del desarrollo desigual 0ue se #ormaron en el primer cuarto del siglo ?? visuali2aron estas posi ilidades al mismo .históricos como est"n $ocurriendo realmente%. El punto* como siempre* es usar la teoría para entender los procesos geo. Trotsky captó la situación geogr"#ica adversa de !usia* su po lación esparcida y su $desarrollo económico natural% precapitalista* su clima tanto como su sistema de transporte* y su estado a solutista* como #actores de su $atraso%.. Mue el capitalismo no opera sólo en un nivel plano* y por lo tanto la lógica en su i a9a de la expansión geogr"#ica no ocurre en una #orma pura* no condena esta teoría del desarrollo desigual m"s 0ue lo 0ue la asunción irreal de /arx de un solo espacio nacional lo hace con su an"lisis del capitalismo.s0ueda de soluciones a las contradicciones internas* las sociedades capitalistas crean geogra#ías especí#icas* y sin em argo estas geogra#ías se vuelven en sí mismas la prisión de las posi ilidades sociales* económicas y políticas.opera no solo en la relación entre países entre sí* sino tam ién en los varios procesos dentro de uno y el mismo país%* y sin em argo la $reconciliación de los desiguales procesos económicos y políticos sólo puede ser logrado a escala mundial%. Conclusiones Así como la #orma de dominio urgués di#iere entre países $avan2ados% y $atrasados%* Trotsky escri ió alguna ve2* $la dictadura del proletariado tam ién tendr" un car"cter muy variado en términos de ases sociales* #ormas políticas* las tareas inmediatas y el ritmo de tra a9o en los distintos países capitalistas%. La lógica de la acumulación de capital es espacial tanto como temporal* y el desarrollo desigual es astante precisamente* sino siempre* el resultado predeci le.ltiples.revolucionario. <orea del Sur puede ser el caso em lem"tico3 un cuadro de campos de arro2 destro2ados en los 6)s* ahora cuenta con el undécimo 5PE m"s grande en el mundo.

<omo atestigua ampliamente la historia de las revoluciones y luchas de li eración nacional del siglo ??* no hay necesariamente una correspondencia exacta entre niveles y tipos de desarrollo capitalista en un lugar particular y la propensión a la revolución* pero un an"lisis certero de las posi ilidades políticas en el #uturo depende de una teoría desarrollada del desarrollo desigual. .tiempo de el propio desarrollo desigual emergía como el sello de la geogra#ía del capitalismo.