You are on page 1of 2

Tema 58

Intro: Estamos estudiando las características de una iglesia fuerte. La semana pasada aprendemos que una iglesia fuerte actúa como un cuerpo. Cada uno de nosotros somos miembros del cuerpo de Cristo, y como tales debemos cumplir con la función que nos ha sido asignada. De este modo nuestra congregación crecerá fuerte y saludable. El día de hoy veremos la segunda característica que es: Una iglesia fuerte se comporta como una familia. Efesios 2:19 ¿Ha experimentado alguna vez el amor de una persona? Qué bonito es ser amado, pero también es importante amar. No solamente se trata de recibir, sino de dar amor. La iglesia, pues, será fuerte en la medida que funcione como una familia. La iglesia es una familia, nosotros aquí en los Grupos Vida debemos ser una familia. Las personas deben poder decir que este grupo han encontrado su familia espiritual. ¿Cómo pensamos cada uno del otro? ¿Pensamos en cada uno de los demás como familia? Cuando usted está en el interior de la iglesia y ve al que está al lado suyo o en otro sector, ¿cómo la ve? ¿Cómo alguien extraño, raro, ajeno, o piensa que es su familia? Tenemos que aprender a vernos como una familia. Tal vez usted es hijo único, viuda, divorciado, soltero, extranjero lejos de su patria, debe saber que en Centro de Vida Cristiana Dios le ha dado una gran familia. La congregación está aquí para darle amor

verdadero porque somos una familia que se ama. Vea en su Grupo Vida a las personas que asisten, esas personas son parte de la familia de Dios y debemos preocuparnos por el bienestar de ellas, no debemos ser indiferentes. ¿Ya sabe usted cómo se llama cada una de las personas? Conoce usted los detalles de los miembros de su grupo. “¿Cómo se llaman, dónde viven? ¿Cuántos miembros forman su familia? Es imprescindible que usted conozca cómo se llaman los miembros de su familia. Una familia fuerte, es fuerte cuando experimenta tres elementos básicos: Preocupación. Si ve un accidente de auto en la calle ¿qué tanto se preocupa por los tripulantes del vehículo? Ahora si ve que el vehículo accidentado es el de alguien de su familia ¿Qué tanto se preocupa? Gálatas 6:2 Tenemos que preocuparnos los unos por los otros. Una familia verdadera se preocupa cuando uno de sus miembros está enfermo y decide ir a verlo. Cuando una persona tiene una familia y uno de los familiares se ausenta, se preocupa. Cuando usted forma parte de una familia que no se preocupa por sus miembros, esa familia es débil. En una familia fuerte no solamente se preocupan los unos por los otros sino que tienen cuidado el uno del otro. El uno al otro se ayudan y se consuelan. (En este punto es importante que todos los
miembros del Grupo Vida comprendan que

¡Más vidas cambiadas por Jesús!

cuando alguien falta, nos debemos de preocupar y lo debemos de llamar.)

Cuidado Gálatas 6:10 Supongamos que en una familia hay un hijo enfermo. Lo llevan al médico y cuando les dan los resultados de los estudios clínicos reciben la noticia: “su hijo tiene cáncer”. ¿Qué van a hacer los padres? Sería absurdo que dijeran: “Bueno, como tenemos otros dos hijos, no importa mucho que se nos muera este”. No, seguramente esa no es la actitud. Toman al hijo enfermo, lo llevan al médico, le hacen todos los tratamientos, lo cuidan porque él es parte de la familia. ¿Cómo actúa usted si se entera de la necesidad de alguien en su congregación? Si queremos que Centro de Vida Cristiana sea una verdadera familia debemos buscar la forma de ayudarnos los unos a otros. Una dura advertencia leamos 1 Timoteo 5:8 en la NTV

parte de esta familia. ¿Acaso no es cierto que Dios nos ha dado una linda y preciosa familia en la congregación? Debemos amarnos como a una familia. Por eso debe haber preocupación, cuidado y amor del uno para el otro. La iglesia en Tesalónica es un buen ejemplo de ello. Veamos en 1 Tesalonicenses 4:9 Demuéstreles el amor a todos los miembros de Centro de Vida Cristiana, recuerde que amar es perdonar, es tolerar. Seamos una iglesia fuerte, seamos un Grupo Vida fuerte amándonos los unos a los otros. Conclusión Una iglesia se hace fuerte cuando actúa como una familia y para ser una familia fuerte cada miembro debe preocuparse por los demás, debe cuidar de cada miembro y debe amar sin esperar nada a cambio. Oremos a Dios para que nuestra congregación se transforme en una verdadera familia.

Amor Necesitamos actuar como familia y proveer un ambiente en el cual todos sus miembros se sientan bien. Cuando usted ve que viene alguien por primera vez, no empiece a decir: “allí viene otro, no lo necesitamos. Ya estamos completos”. Al contrario, debe recibirlo con cariño, con amor y tratar de integrarlo para que pronto se sienta

¡Más vidas cambiadas por Jesús!