You are on page 1of 162

JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle

Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR

Página 1

JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle

J I LLI A N H U N T E R
Las Pecaminosas Noches de un Noble
5° de la Serie La Familia Boscastle The Sinful Night of a Nobleman (2006)

A AR RG GU UM ME EN NT TO O::

Durante una encantadora velada en el romántico campo inglés, Lord Devon Boscastle, uno de los más evasivos solteros de Londres, intenta que una dama dispuesta y atrevida quiera compartir una noche de pecado. Así que está encantado de aceptar una misteriosa invitación que le ha llegado para una cita a medianoche. La señorita Jocelyn Lydbury, una recatada debutante, ha puesto su corazón en la propuesta de matrimonio de cierto caballero respetable. Invitada a una cita secreta, espera finalmente conocer a su admirador por largo tiempo. Para su consternación, es el arrebatador Devon quien está a la espera de su dama de medianoche. Antes de que la pareja pueda desenmascarar quien les ha engañado, son descubiertos en un apasionado abrazo y forzados a contraer matrimonio. Aunque Devon le deja claro que no cambiará sus costumbres libertinas por nadie, una vez de regreso a Londres se sorprende al descubrir que su tímida esposa se ha convertido en una atractiva tentadora. Pero poco sabe él que Jocelyn ha jurado domar a su hermoso libertino... en el salón de baile y en el dormitorio.

S SO OB BR RE EL LA AA AU UT TO OR RA A::
Jillian Hunter hasta el día de hoy tiene escritas más de una decena de novelas, pero a pesar de ello es una de las autoras más prometedoras del género romántico. Todas ellas han sido grandes éxitos e incluso ha obtenido premios como el Romantic Carrer Achivement Award. La serie Boscastle ha sido su debut en España y también quien la ha lanzado a la fama gracias a que dichas novelas se caracterizan por una combinación de humor irónico y ternura que cautiva a las lectoras de todo el mundo. Actualmente Jillian reside en California con su marido y sus tres hijas.

Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR

Página 2

JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle

CRÉDITOS
ÍNDICE Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3 Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7 Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11 Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15 Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19 Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 TRADUCIDO POR: Karin/Ivette Kika Kika Amy Amy Karin Jessica Karin Karin Kika Kika Montdra Montdra Ivette Montdra Montdra Montdra Karin Kika Jessica Amy Amy CORREGIDO POR: Susa Adriana Marian Susa Susana Hibari Marian Flavia Flavia Analidi Anistryc Masoliz Flavia Analidi Masoliz Masoliz Flavia Sonyam Adriana Masoliz Susa Flavia

Coordinación y Corrección General: Sonyam Edición: Mara Adilén

Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR

Página 3

su gris vestido de seda. la fiesta anual de Lord Alton Fernshaw en el campo de Essex era un asunto solemne. mucho menos amable. Una joven del campo con quien compartió una transitoria si acaso vergonzosa historia. y ficticia respuesta que daría: para disfrutar de los conciertos. Los bien experimentados criados de la finca. Devon planeaba sobresalir en un juego más provocativo que una justa. Algunos habían tomado vuelo. Si uno le preguntaba a un huésped cualquiera por qué él o ella rodaba desde Londres a la finca del castillo. la había estado persiguiendo desde hace semanas. Algunos corazones ya habían empezado a sangrar.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O0 01 1 INGLATERRA 1815 Aparentemente. Ahora era su turno para provocar. Pocos. Lord Devon Boscastle y sus conocidos no tenían ninguna vergüenza en admitir por qué habían aceptado la invitación anual de Fernshaw. las puertas abiertas a su antojo. la mayoría de los invitados había elegido qué caballero o dama deseaba perseguir. de medio luto. a juzgar por las tentadoras miradas que ella le lanzaba a través del atestado salón. Discretamente. sumido en pensamientos agradables. y sonrió. el hijo de Venus. Se dio la vuelta. Para la mañana del sábado. las pretensiones caballerescas al diablo. No había ninguna ventaja en parecer demasiado ansioso. Era la búsqueda de la pasión lo que atraía a los jóvenes llenos de energía del beau monde. Para el postre de la cena de la noche del viernes en que comenzó la fiesta. Jocelyn Lydbury. la más probable. Ella alzó su copa de champán hacia él como en un brindis. estaban listos para aceptar sobornos a causa de las conquistas amorosas. Ya había seleccionado su pareja y. Esperó varios minutos antes de seguirla. Que la señora ardiera un poco más. asistían a la fiesta de Alton para la elevación cultural que ofrecía. Las recámaras podrían cambiarse con total discreción en cualquier momento. había descargado casi todas sus flechas de oro. su estola de raso imperial cubría un hombro blanco y perfecto. o para participar en competiciones atléticas y vigorosas. Antes de que pudiera responder. ella se volvió sobre sus talones y se dirigió a la puerta sin mirar atrás. en un torneo simulado. aferrándose a sus caderas exuberantes. aunque tanto él como la viuda licenciosa estuvieran sin compromisos. la señora Lily Cranleigh estaba tan ansiosa por una aventura como él. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 4 . y se encontró inesperadamente cara a cara con otra huésped femenina. esa era la oportunidad si alguna vez había sido provista de una. de las rifas extravagantes. desde el viejo mayordomo a las jóvenes doncellas. en realidad. Bueno. de los elaborados eventos deportivos que traían de vuelta la gloria de la Edad Media. Eros. Un lacayo con mucho gusto servía como fiel guardia durante una cita en el jardín durante un sinfín de horas.

acababa de alistarse en la caballería y pensaba que era muy posible que acabara muerto o herido en el primer año. —Ahora. No he visto a tu hermano por ninguna parte. eso fue cruel. qué agradable sorpresa. se lo recordaba a Devon. inmediatamente dejó que todo Londres supiera que él no había apreciado el insulto social. Incluso ahora. Grayson. pero era obvio que lo había hecho. El problema era que se había olvidado por completo de asistir porque había estado de juerga en las barrios bajos de Londres. Tú estabas demasiado absorto viendo a la célebre viuda. Me parece recordar que te sigue como una sombra. y obviamente tú eres una de ellas. guerra o no guerra. que probablemente debía permanecer protegida de los atrevidos tejemanejes que uno esperaría en una fiesta como esta. antes que Devon hubiera arruinado por completo su propia reputación. le había echado el ojo a Devon como posible marido para su única hija. Devon evaluó a la mujer delante de él con una mirada experimentada. el marqués de Sedgecroft. —Jocelyn —dijo. y adiós. de Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 5 . No me di cuenta que eras una de los invitadas de Fernshaw —en su mente era una debutante poco sofisticada. ¿verdad? —Preguntó con curiosidad—. Él negó con la cabeza. el padre de Jocelyn. Dios sabía que ella estaría aún peor si hubiera aceptado la invitación de su padre y. —¿Tú has cambiado? —preguntó él. se había hecho más atractivo de lo que recordaba. Su rostro. El asunto podría haberse calmado si el hombre no hubiera tomado asiento en el Parlamento y ganado el apoyo político del hermano mayor de Devon. con los años. no espero que logres todo lo que te mereces. a la puerta por donde Lily Cranleigh había hecho su incitante salida. el Mayor General Sir Gideon Lydbury. Su cabello no era el común castaño que había pensado que era. Soy más exigente a quien invito a desairarme. Ella le respondió con una honestidad sorprendente. Sus ojos oscuros le sostenían la mirada. Por un lado. —Fue realmente amable. —Espero que sí. no había querido herirla. por supuesto. que no compartía este punto de vista fatalista.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Erase una vez. Algunas personas parece que nunca cambian. por lo menos. a su vez. una ensayada sonrisa puesta en su lugar—. —Bueno. —Él está en un rincón. desafiando su frialdad. ¿Es eso lo que estabas preguntando? —Supongo que me merezco eso —dijo con una triste sonrisa. No creo que hombres como tú vayan deliberadamente haciendo cosas hirientes. —No estás aquí tú sola. La mirada escéptica de ella se dirigió más allá de él. Devon había sido invitado a la ancestral edificación campestre a una espléndida cena. Devon. Y. me imagino — ella le dirigió una triste mirada—. de vez en cuando Sir Gideon le recordaba a Grayson que no había olvidado el desaire. en un elegante rodete. Por supuesto. Sir Gideon. No había visto razón alguna para planear su futuro. Después de todo. Buenas noches. sino de un profundo pulido dorado favorecedoramente peinado despejando su cara. Grayson. Ella se rió suavemente. No invito a cualquiera a comer en estos días. me gusta pensar que soy mejor juez de carácter de lo que era hace unos años.

Estaba seguro de que no había mostrado este sentido intrigante de sí misma las pocas veces que se habían encontrado. Virtud contra su vicio. una cualidad sutil. Ella claramente no se había recuperado de su falta. No quiero que me vean hablando contigo. De cerca. ¿Por qué diablos se molestaba ahora? Por Jocelyn Lydbury. Ella tenía unas piernas largas. pero realmente estás en mi camino. No era de un atractivo exuberante en el sentido flagrante. Sus oscuras cejas se alzaron en respuesta. como lo era su viuda. Pero la guerra estaba en marcha.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle hecho la hubiera cortejado. con maliciosa diversión. pero intrigante.. ¿Y no hay nada que pueda hacer para enmendar las cosas? La última pregunta se le escapó espontáneamente. al parecer distraída por algo en la habitación. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 6 . recato contra su decadencia. —¿Excepto qué? Ella lo miró desapasionadamente. ¿Qué la había hecho así?. y… Ella echó un vistazo alrededor del hombro de él. Además. Siempre había pensado en ella como la chica de algún día. a continuación. Pero había algo en ella. Tal vez debería haberle prestado más atención en el pasado. ¿No eran su padre y su hermano del tipo sobreprotector? —¿Cuánto tiempo ha pasado desde que te ofendí? —Preguntó en voz baja—. Lo cual Devon no deseaba. susurró: —Excepto que me dejes ir ahora. Él no creía que podría ser nunca la clase de hombre que pudiera estar a la altura de la noción del amor de una joven decente. Cuatro años sin duda habían hecho una diferencia para mejor en ella. intocable joven. lo llevó a preguntarse si había sobrevalorado su lugar en la vida de ella. Lo cual no quería decir que se habría opuesto a compartir sus puntos de vista sobre ese tema con ella. que le hizo preguntarse lo que se había perdido.. y aparte de pedir disculpas. sin embargo. Su siguiente pregunta. Él sintió un pinchazo de curiosidad bastante irritante y se preguntó si se había acostumbrado demasiado a las conquistas fáciles. Él no había sentido ningún deseo previo de espiar su pasado comportamiento. Se sorprendió gratamente por el toque de cinismo que sintió por debajo de su suave discurso. —Desairaste a mi padre —dijo con una risa desdeñosa—. no había nada más que pudiera hacer por ella. un cuerpo delgado que se curvaba suavemente en todos los lugares correctos para abrir el apetito de un hombre. Un linaje de buena crianza para decirlo crudamente. sin importar lo que ella o su padre pudieran haber pensado. se preguntó. Y no tienes que hacer nada para reparar el daño. la clase de chica en la que un hombre piensa para casarse en un futuro lejano. o tal vez era sólo su perspectiva que había madurado. cuando y si alguna vez tuviera el impulso de establecerse. —¿Qué? —Me heriste antes si eso te hace sentir mejor. ella estaba mucho mejor sin un hombre como él. —¿Qué te hace pensar que me ofendiste? —le preguntó. excepto. no quiero ofenderte. Permíteme pasar. —Sé que desairarte fue grosero —dijo—. se veía demasiado tentadora para un florero del campo. Una distante. Devon.

murmurando: —Hay más citas en el aire que partículas de polvo en el salón de mi abuela. Él sonrió. no hablar contigo. quería calmarla. Creo que deberías intensificar la cacería si no quieres perderla. Ya no estoy enojada. pero no estaba en su naturaleza Boscastle permitir que una ofensa contra una dama quedara sin reparar. pero lo hizo. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 7 . Solo quiero. el irreflexivo bastardo que había sido. tan difícil como puede ser creerlo para un Boscastle. Me vas a meter en problemas. La idea gatilló otra posibilidad. Él se enderezó. Bueno. pero que no tenía un cerebro en su hermosa cabeza.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —¿Por qué me haría sentir mejor? —Preguntó. pero inesperada. tu viuda no va a esperar por siempre. su cuerpo delgado tan visiblemente tenso que. Pero dejémonos de albergar malos sentimientos. ¿en qué piensas tú? —preguntó. —Tal vez no tienes elección. casi. O contigo. Era cierto que aún se permitía placeres pecaminosos. un apuesto y rubio oficial de caballería. —En cosas más finas. —¿Me estás desafiando? —preguntó él. En la integridad y la literatura. querida? —No —dijo suavemente—. te he perdonado. Él la estudió con una sonrisa renuente. pero con un poco más de discreción. Ella le dirigió una sonrisa de complicidad. Se acabó. Sabía que debía dejarla ir en su inocente dirección. Varios de tus amigos están buscando su compañía en la fiesta. Ella lo rozó al pasar a su alrededor.. aunque probablemente no le hubiera importado descargarse en medio de muchos.. —No me esperaste. Ella se echó a reír con incredulidad. y… no quiero hablar de ello. Una delicada ceja se alzó. Honestamente. y lo sabes. Ya te he perdonado. es todo. consciente de que había eludido la pregunta. levemente indignado—. ¿verdad. Él tuvo que sonreír. Te lo dije. Él se movió a un lado. la reprimenda era debidamente merecida. una casi imperceptible cicatriz en la curva de su pómulo derecho. razón por la cual él había venido a la fiesta de Alton. y una manera directa de hablar que no debería haberle atraído. sin importar lo prometedor que fuera. su mirada de párpados pesados sosteniendo la de ella. Y si él no se hubiera dado cuenta de que la atención de Jocelyn estaba centrada en Lord Adam Chiswick. —¿Y olvidado? —Sí —ella se mordió el borde del labio—. agarrando su codo con la mano. No estaba dispuesto a forzar a un capullo en flor. Ella incluso tenía los dientes blancos.. pero en estos días trataba de pensar más en sus acciones. —¿Es en todo lo que piensas? —Bueno. si no hubiera sentido que merecía un regaño. —Tal vez no quiero ser olvidado —dijo él en voz baja. No estaba seguro de que fuera mejor ahora. todo está bien. Jocelyn? —inquirió en voz baja.. No puedo creer… —Créelo —lo interrumpió—. La había lastimado. —¿Tienes una cita. Hay una feroz competencia por su favor. naturalmente. y lo haría. —Hablando de eso. que había servido en un regimiento distinto al de Devon.

—Considera mi oferta —murmuró él. —¿Antes o después de Lily Cranleigh? Dudó. se retiraron. sorprendido. —Y yo no quiero herirte. Él se echó a reír. Se encogió de hombros frente a la reflexión. Y encontrándola bien cerrada en su cara. si un hombre no deja que escape un poco de vapor. Es posible que necesites un hombre con más experiencia práctica. casi podía sentir la calidez de su hombro y de sus suaves e incitantes pechos. ¿Qué tan inocente era? se preguntó él con curiosidad. —No quiero ser herida de nuevo —respondió ella con una sonrisa triste. pasión. —Confía en mí. mirando atrás. Ahora mismo te garantizo que está hirviendo en el interior como un volcán. A quién le entregaba ella su virtud. Devon. Él apoyó el codo contra la pared. Creo que tú puedes ser un poco demasiado para él para controlar —hizo una pausa—. hacia él. Míralo. entonces se detuvo. Realmente estás más hermosa de lo que recordaba. ¿sí? —murmuró mientras le soltaba el brazo—. Los labios de ella se abrieron un poco. Jocelyn. Ella se giró. pero dejando la puerta abierta.. ni en lo más mínimo ofendido. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 8 . —Jocelyn. Había renunciado a cualquier reclamación que pudiera haberle hecho cuatro años atrás. y aunque era sólo su imaginación se le hizo agua la boca. Su inesperado encuentro con Jocelyn lo había absorbido completamente. Ella le devolvió la mirada con una propia levemente condescendiente. es susceptible de explotar y causarles a todos a su alrededor una desagradable quemadura. es sólo porque soy un granuja que estoy calificado para darte un consejo.. —Podría exponerte la teoría en privado si te interesa —dijo en voz baja.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Sólo si las armas son pistolas o espadas. o era su noche de iniciación? Las fiestas de Fernshaw eran famosas por encender tórridos romances. aquí y allá. —¿Es eso cierto? —dijo con una sonrisa cínica. —¿Qué quieres decir? —preguntó con cautela. Ella podría haberlo convencido de su falta de interés si no hubiera oído un ligero temblor en su voz. Donde estaba parado. —Adam es un perfecto caballero. —No me gusta desafiar tu profunda teoría sobre la acumulación de. o cuando. pero el patrón de su respiración no cambió. Él se las compuso para parecer completamente serio. —Esa es la peor clase. —Ten cuidado con Chiswick. —Fue agradable volver a verte. ciertamente no era asunto suyo. —Como si quisiera aceptar el consejo de un granuja como tú. —Toda la perversión se acumula en ese tipo de hombre. se enlazaron. Imaginó que podía ver el borde de un pezón rosado de media luna debajo de su vestido. ¿Chiswick y ella habían sido amantes por mucho tiempo. pero no todos los hombres están tan llenos de vapor como tú y tus hermanos. y ni él mismo estaba seguro de lo que quería decir. Sus miradas se encontraron. pero no al punto de admitir que Lily había sido la cosa más lejana de su mente.

No había sido un hombre para el matrimonio hace cuatro años. Ella estaría en lo cierto. su sonrisa implicando que por lo menos podrían separarse en términos amistosos—. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 9 .JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Gracias por decir eso. Dios la guardara. Y que ella se le había escapado. También es reconfortante saber que eres un granuja peor de lo que recordaba. No tuvo necesidad de decirle en voz alta el pensamiento para que él adivinara que era eso lo que se estaba diciendo. también. y menos lo era ahora. Devon —replicó ella. Él sonrió.

como se lo había dicho cientos de veces. Varios años antes había deseado una unión con la familia Boscastle. Se sintió engreída y madura al descubrir que era capaz de coquetear y después separarse de él. O por qué. y por lo tanto la hubiese evitado una vida de lágrimas solitarias y vergüenza. y había cortejado el apoyo del marqués. Pero hasta el día de hoy. Escoltaba a sus amantes en Londres como emblema de sus proezas. o ambas. Tantos años siendo testigo del matrimonio infeliz de sus padres. Tal vez muy profundo dentro de ella siempre quedaría una tenue nostalgia de esa emoción. Su padre podía ser cruel tanto física como emocionalmente. Ella se volvió y examinó los tapices flamencos que cubrían las paredes. su corazón estaba latiendo bastante regular ahora. Y Adam era el primer hombre.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O0 02 2 Jocelyn no se podía imaginar cómo la sonrisa de un hombre podía ofrecer tal belleza angelical y decadencia impenitente. Era bastante obvio que el evasivo pecador no había mejorado ni un poco su vida licenciosa. Y al perecer no dejaría que su edad lo disuadiera. Era terriblemente mal visto que una mujer tuviese una visión tan cínica de la vida. y no Jocelyn—. inesperadamente a instancias de su padre. Su padre era un hombre que se impresionaba con el poder y la parafernalia de una vida privilegiada. le habían aplastado lentamente sus esperanzas. —¿No te advertí que era el más salvaje de la familia? —Él reivindicaba. olvidando que había sido él el que había escogido a Devon como esposo potencial. mientras miraba afuera a un mundo que la llamaba cada vez más. que se encontró como una espectadora cautiva durante sus frecuentes paseos en coche de ida y vuelta desde el campo. ella sintiese incluso la menor atracción por el diablo. Pero entonces sus ojos de debutante se habían enamorado en secreto de Devon. al menos él no notó que al verlo su corazón había tomado un ritmo irregular. Se dijo a sí misma. al mismo tiempo. Y una vez había querido ser la novia de Devon. a pesar de haber visto justo a Lord Adam Chiswick al final del pasillo. Había venido a la fiesta. Él no la había Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 10 . tanto para sus fines políticos como personales. ¿No estás contenta ahora que no lo forcé? A lo cual Jocelyn solo suspiraba o asentía. había llorado cuando él no aceptó la invitación de su padre. después de años. Especialmente a Jocelyn. y predijo la caída de Devon a quién quiera que quisiese escucharlo. Afortunadamente. Pero la crueldad de su padre había erosionado sus esperanzas más queridas. Pero ni siquiera estaba segura si ella creía en el amor. Gideon no había olvidado el insulto que Devon le había hecho a su hija. para conseguir una propuesta matrimonial. sin afectarse. sabiendo que el destino había puesto tan injustamente un corazón licencioso en su magnífico marco. ni tampoco había permitido que su hija lo olvidase. que agradeciera a su buena estrella que Devon Boscastle la hubiese rechazado cuatro años atrás. en ganarse la aprobación de Sir Gideon Lydbury. Cuando Devon había sido capturado el año pasado después de un intento fallido de asalto al carruaje de una cortesana en una broma de mal gusto. Bueno. Sí. En realidad a él la afrenta le duraba mucho más que a ella. su padre se había deleitado.

Los mejores internados. Para indignación de Jocelyn. Ella suspiró. Tendremos que comprarte un babero y alimentarte con cuchara dentro de poco. arrugando la nariz. —¿Cuándo me vas a dar la sorpresa que me prometiste? —Le dijo ella en voz baja. Creo que tendré que volver a la mesa a buscar más postre. Las mejores institutrices. La segunda mejor elección súbitamente trataba de acercarse a hurtadillas por atrás. Que repugnante te has vuelto. Y el matrimonio era la opción más conveniente. pero ahora ella creía que estaba a punto de comprometerse. Era evidente que Jocelyn no tenía otra alternativa que escapar. y después de la muerte de su madre. hueles a manjar blanco. —Aquí estás —murmuró él.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle golpeado tanto ahora cómo lo hacía cuando era una niña. habían caído presas de caballeros al acecho. su padre nunca había sido un hombre que eludiera su responsabilidad. él había continuado con sus amoríos hasta. la madre de Jocelyn. Y confiaba en él. una de las cuales esperaba un hijo. Sus amigas más cercanas predijeron que estaba a punto de hacerle la proposición tanto-tiempo esperada. No le inspiraba pasión. —No después de mañana por la mañana. era que había tenido tiempo y oportunidad para estudiar toda la gama de romances. —¿No antes? —Lo dudo. Lydbury. Incluso ahora él no escondía el hecho que actualmente mantenía dos amantes. Adam había prometido darle una sorpresa antes de que terminara la fiesta de Lord Fernshaw. pero raramente contenía su asalto verbal. O el segundo mejor. aunque no albergase ninguna ilusión acerca de la felicidad matrimonial. Una de las ventajas de haber pasado sus años de debutante como una florero. Otro hijo. ¿Es esa la forma de decirme con tacto que me derramé la comida en la ropa? —¿Lo hiciste? —Su barbilla prominente le rozó la mejilla—. —Esa sí es una confesión romántica —dijo ella riéndose—. Y ella trataba de actuar sorprendida cuando el brazo de Adam la cogió por la cintura. por lo cual ella debiera estar agradecida. Pero al menos podía dejar la guardia baja cuando estaba en su compañía. No se parecía en nada a Lord Devon Boscastle. Antes él sólo había dicho indirectas acerca de atar el nudo. y trató de esconder su nariz en el pelo de ella—. Srta. si su propio padre no hubiese sido tan descaradamente infiel a su última esposa. y la dio vuelta con torpeza. Mmm. y tenía que admitir que su protesta encolerizada era lo mejor para preparar a Jocelyn para el futuro. ya que el Boscastle elegido cuatro años atrás. Había visto cómo varias amigas que previamente eran tranquilas. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 11 . Puede que él no fuese tan emocionante como uno de los hermanos Boscastle. De todas maneras. Incluso ella podía haber sido del tipo capaz de sucumbir a la seducción. Ella levantó la cara a la de él. El mejor novio. había asestado ese desaire inolvidable. y una dama de verdad no desearía un pretendiente que lo hiciese. Adam era cualquier cosa excepto un rompecorazones de nacimiento. Me da hambre olerte. no importaba lo cruel o superficial que fuera. El mejor guardarropa.

tenía que retraerse en esa sumisión? Él había sido un oficial lo suficientemente valiente durante la guerra. ¿Por qué el pinchazo brusco de Devon Boscastle lo había transformado en esta… esta torre de melaza indefensa? Instantáneamente ella se llamó la atención a si misma por la analogía cruel. No tenía idea que tenías reservado este pasillo para uso personal. Pero… que injusto era que de repente ella comparase su manera agradable sin pretensiones. aunque Jocelyn fue rápida en percibir más diversión que censura en su voz—. Ella tuvo el impulso más horrible de reírse. Eres tan torpe como eras en la escuela de esgrima. Se daba perfectamente cuenta por el brillo de los ojos de él. que la había reconocido. hasta que a Jocelyn le dieron ganas de darle un codazo. Él estaba tratando de ser serio. El solo hecho de notar la diferencia entre los dos hombres. que ella se vio obligada a saltar en defensa de Adam—. Era obvio que no se daba cuenta que ella estaba bromeando. Un par de tortolitos robándose picotazos en un rincón. bueno. —¿A cuántos libertinos has besado? Ella lo hubiese hecho rabiar un poco más. —¿Qué estás esperando? —No te puedo decir. la hacía sentir que estaba traicionando a Adam. Adam se separó de ella tan rápido. Adam. Cranleigh. no debería defenderse él mismo? ¿Por qué permitía que Devon lo alterara? —Lo siento.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Ella bajó la vista. pero —se inclinó hacia ella. para pesar de ella. le parecía pérfido. Él se limpió la garganta. Los vas avergonzar. ¿Por qué ahora. ¿A dónde va el mundo si las ramas jóvenes de la aristocracia se han torcido en esta dirección repugnante? —No seas malo —lo regañó su compañera. ¿Se puede imaginar? Una vista que avergüenza nuestros ojos inocentes. —Oh. —Parece que interrumpimos un pequeño tête-à-tête. sus ojos grises oscureciéndose—. —Él no es nada de torpe —dijo ella mientras él se enderezaba sin gracia después del tropezón humillante con el telescopio. que casi tiró un telescopio apoyado en la pared —Chiswick —dijo Devon en una voz tan despreciativa. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 12 . —Bien hecho. —¿No? La mirada perceptiva de Devon evaluó la expresión culpable y la postura incómoda de Adam. si una voz familiar profunda e inquietante. Sra. el cielo sabía que él se podía poner mucho más sombrío. de todos los momentos. Ella le dio una sonrisa de oreja a oreja y susurró. en todo caso? Jocelyn respiró hondo y se volvió. Boscastle —dijo Adam con una elegante voz serena que Jocelyn hubiese aplaudido—. Te puedo decir que te sorprenderás. parecía absolutamente no tener idea que le estaban tomando el pelo. Él vaciló. ¿Pero quién diablos son. con la masculinidad de cierto bribón. ¿Pero. no se hubiera desplazado por el pasillo. ¿Podía él evitar caer en el lado más bien aburrido? ¿Era culpa de él si a ella no se le aceleraba el corazón? —¿Vas a besarme como los otros libertinos de la fiesta? —susurró ella. Imaginar al hombre con quién quería casarse como un trozo de pudín incapacitado.

en vez de caballos. Miraba a Devon. Pero inmediatamente deseó no haberlo hecho. Varios pasos después se dio cuenta que Adam no la había acompañado. dando una respiración aguda. resistiendo el impulso de reconocer la sonrisa tolerante de Devon. Me parece justo compartir. Una vez que confíe en ti. puedo decir con seguridad. nos quedamos metidos discutiendo la yegua árabe de nuestro anfitrión. la única forma de manejar un tipo como el de ella—. —Creo que estoy lista para respirar el aire fresco que mencionaste. —¿Qué aire fresco? Ella le golpeó suavemente con el codo y se lo llevó por el pasillo. Mano firme. Y golpeó una de sus fuertes manos contra la otra para demostrar su punto. ¿Vienes conmigo. hasta que la sometas. la montas lo más frecuente posible. en una actitud maliciosa inconfundible. —Mano firme —repitió Adam. —Y móntala a menudo. —Perdónanos. de manera que Adam se encogió unas cuantas pulgadas—. —Recuerda —le decía Devon con voz autoritaria—. Devon levantó la cabeza para darle a Jocelyn una mirada de seguridad en sí mismo imperturbable. —Mano firme cuando le pongas las riendas. Chiswick. Después de todo la mayoría de las mujeres hablan más bien de sus vestidos. —¿Adam? —preguntó ella calmadamente—. hacía que los otros hombres simplemente se encogiesen al compararlos? Se acercó despacio unas pulgadas para escuchar la conversación. —Su mirada cortó directo hacia Jocelyn. o debo irme por mi cuenta? Él no respondió. Devon se había parado al lado de Adam y lo tenía sujeto por un brazo. La leve sonrisa fascinada en su rostro era decepcionante. un hombre no siempre quiere discutir esos detalles poco delicados con una dama—. que ese es el secreto. —Bueno. ¿O se trataba que Devon al ser tan alto y puro músculo. ante la escena que se desarrollaba frente a ella. Como también lo era darse cuenta lo bajo y grueso que se veía al estar a la sombra de Devon. y ella la sonrió a pesar que sabía que la viuda tenía una reputación de ser malvada. —Te acuerdas que Devon también sirvió en la caballería. Ya usé el pasillo esta noche. Cranleigh le dio una sonrisa de malas ganas. como si le acabase de dar el Arca de la Alianza. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 13 . Ella volvió la cabeza para responder la mirada inquisitiva de Adam. —Sí. Pensé darle unos cuantos consejos cómo domarla. ¿verdad? Jocelyn hizo una pausa antes de responder. Pero no me acuerdo que tú hayas expresado interés por el caballo árabe de Alton. por un momento breve pero significativo—. —Está bien. Su perfil oscuro estaba sobre-impuesto al de Adam. Devon se estiró. Adam le lanzó una mirada de gratitud. que seguramente Devon explotaría durante la fiesta. Chiswick me confió que está considerando comprarla. Como oficial de caballería.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Devon levantó sus magníficos hombros con impertinencia. La Sra. Ella giró.

sin darse cuenta—. Pero una voz verdaderamente indeseable susurraba atrás de su mente. Era atractivo. ¿Queréis tú y la Sra. y ella no tenía precisamente una fila de pretendientes pidiendo su mano. y con ese sátiro de ojos azules de fondo. y estaría dispuesta a pagar el precio? Ella dio un suspiro cuando al fin Adam caminó a su lado. Se preocupaba de sus sentimientos. no estoy enojada. Era obvio que Devon Boscastle era una mala influencia. Cranleigh uniros a nosotros a pasear. de hecho una de sus mejores cualidades era permanecer calmado. No podía creer lo fácil que lo agarraban. Lo que no era una evaluación justa de su carácter. tú sabes. ¿Es que el diablo no está a la espera de una invitación? —Solo estoy siendo bien educado —susurró Adam—. no lo escuches. —Que grosero de mi parte —dijo girando—. cuando él no apareció a cenar años atrás. Adam se paró sin aviso. Aún así. A una mujer joven le podía ir peor. Él estuvo a mi lado en el colegio unas pocas veces. —No. Uno le puede preguntar casi cualquier cosa acerca… acerca… Ella tosió fuerte antes que Adam fuese arrastrado más profundamente en el juego de Devon. por Dios —murmuró ella—. Devon Boscastle. Y mientras doblaban una esquina para pasar entre dos estatuas de mármol de Venus y Vulcano. —Está bien. Chiswick.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Oh. A juzgar por ese brillo impío en sus ojos. mientras todos sus amigos se comportaban como tontos. Mantenía a los matones lejos. Con unos pocos comentarios descuidados. No era un canalla ni jugador. —Dios mío. no lo sabía. que la pasó calmadamente en ese momento con una débil sonrisa. no tenía idea. Es bastante experta. en realidad Jocelyn había escapado de un destino horrible. —Oh. —¿Dijo algo. No era culpa de él que lo hubiese hecho aparecer como tonto. tú sabes. como si no hubiese instigado todo. Boscastle? Jocelyn dice que necesita aire. No. no tendría un momento de paz. —Solo escúchalo —Jocelyn murmuró—. ¿verdad Jocelyn? Ella le dio una larga mirada de reojo. Cualquier mujer que se casara con Devon. La Sra. Generalmente era ingenioso. ¿y no era afortunada? Él era el que se merecía su rabia. e incluso un poco estúpido. Lydbury? —Devon preguntó. El destino al que ella había escapado. Lo más curioso de todo era que ella nunca antes había visto a Adam tan confundido. ella esperaba más del hombre con el que se iba a casar. —¿Por qué le has dejado jugar de esa forma contigo? —le preguntó bajando el tono mientras caminaban. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 14 . Devon había llegado a ser el maestro del mal gusto bajo la tutela de sus hermanos mayores. No lo alientes. No estás enojada conmigo. ella miró atrás involuntariamente al hombre que acababan de dejar. había hecho a Adam aparecer débil. Cranleigh y yo planeamos ejercitar otras opciones esta noche. Srta. esa mujer ¿no conocería también el placer. No. a Jocelyn le gustan bastante los caballos —dijo Adam con astucia. En realidad no estaba deseosa de atribuirle ninguna buena cualidad a Devon.

Ella supo que era el hombre perfecto para ella. mientras Adam le suplicaba con gesticulaciones silenciosas desde abajo. Un Romeo torpe que la respetara valía mucho más que cien bribones poco fiables con sus ofertas indecentes. se reunieron con sus amigos. Muéstrale quién es el amo. Seguridad. —¿Quieres pasear conmigo en el jardín? —le preguntó sin mirarla. Autoestima. incluida Jocelyn. Y solo podía tener esperanza que la amistad fuese una fundación lo suficientemente poderosa para el matrimonio sólido en el que ella había puesto su corazón. Familia. con la caminata olvidada. no importa cuánto había deseado antes que fuese de otra manera. Naturalmente. Por supuesto todos adivinaron los papeles que estaban representando. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 15 . Apretando los dientes. En sus sueños no había lugar para un bribón. pero era entretenido e incluso romántico ver a la pareja actuando. y se paró en la baranda. —Sí. hasta que Adam se tropezó en un banquillo. Jocelyn y Adam se eligieron el uno al otro de compañeros. —¿Qué crees Adam? —Yo… Unos pocos minutos después. a beber champaña y un juego improvisado de charadas. Dejen a las Lily Cranleighs de Londres envolverse en amoríos destinados a terminar mal. ella lo agarró del brazo y lo tiró adelante.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Se le atascó algo en la garganta —replicó Adam con una mala excusa—. —Y móntala a menudo. y miró de reojo a Jocelyn con una gran sonrisa ovejuna. y terminaron poniendo la pantomima de la escena del balcón de Romeo y Julieta. e hizo reír a carcajadas al público. —Acuérdate Chiswick. Adam se puso rojo como ladrillo. Matrimonio. Una de esas pastillas de violeta que las muchachas usan para endulzar el aliento. Jocelyn aspiraba a una vida tranquila. Jocelyn subió a la galería encima del salón. Mano firme. Lo haré. Devon levantó la mano izquierda. Escapar las constantes condenas y la vanidad insoportable de su padre.

sin ancla y sin cariño. ¿Pero podría conseguir que lo perdonara? ¿Qué realmente lo perdonara? Sólo ahora le volvió el recuerdo de la razón principal que lo había hecho rechazar esa invitación hacía tanto tiempo. Chiswick se acababa de tropezar y se había caído sobre su rabadilla. despreciaban al hombre. lo que no lo hacía necesariamente un mal líder. Jocelyn había bajado apresuradamente las escaleras a rescatarlo. Tal vez había sido casi una caricia. ¿Por qué ahora. Los soldados que habían servido bajo él. De todos los hermanos Boscastle. Incluso se podía reír fuerte si quería. que fueron suprimidos antes de ser substanciados. había bastante de que reírse. y era que le desagradaba su padre y el aire de orden arrogante del hombre. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 16 . Vaya. por supuesto. reflexionó. maldita sea. pensó tristemente.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O0 03 3 Devon apoyó el hombro contra la enorme escultura de mármol de un carro tirado por un león que dominaba la galería superior. el Romeo más poco elegante en toda la historia del teatro aficionado. Una palmada en el aire y no en el trasero redondeado de Jocelyn. Nunca la vas a montar a ese ritmo. Pero hubo susurros de crueldad bajo el mando de Gideon. sin que lo vieran. Tal vez ni siquiera había sentido la furtiva palmada. Jocelyn parecía capaz de mantener lo suyo. Realmente no le importaba. Devon no había conocido a Jocelyn lo suficientemente bien como para decir si él hubiese disfrutado de su compañía o no. Adam estaba alcanzando… el trasero de Jocelyn. Su alma había vagado muy lejos por tanto tiempo que no tenía esperanza de que pudiera redimirse. A Devon no le importaba si había pasado una u otra cosa. Ella se estaba agachando a recoger el banquillo que Adam había volcado. Tal vez. Y de mantener el interés de Devon. Desde ahí podía mirar la actividad abajo en el salón principal. ¿Le iba a dar Jocelyn una bofetada mandándolo de vuelta al suelo? Devon apoyó el antebrazo en la balaustrada de hierro negro para mirar. Era un lugar apartado. Él negó con la cabeza. Drake había sido el que había recibido la mayoría de los arrebatos físicos de Royden Boscastle. él era el que había sufrido más con la muerte de su madre y los cambios de humor de su padre. La mirada de Devon seguía vagamente su gracioso descenso. En el fondo era un salvaje y creía que era muy tarde para cambiar. el instinto Boscastle de seducir y proteger a la vez tenía que aflorar y amenazar con estropear la diversión decadente que había planeado? Si Jocelyn necesitaba protección. era de hombres como él. Devon había aprendido a temprana edad a jugar el papel de pacificador y si no hubiese sido por el enorme apoyo de sus hermanas y hermanos. fácilmente se habría ido a la deriva por la vida. Y por un instante se dedicó a imaginarse cómo sería darle placer en la cama a la lejana Jocelyn. Y de hecho. de todos los momentos. Se preguntó cómo se las había arreglado ella para enfrentar el carácter dictatorial de Sir Gideon. ¿Qué haría ella? Nada. Él se encargaría de encontrar la forma de que ella se diera cuenta. Devon resopló cuando el hombre abajo le daba una palmada encubierta. Una sonrisa amplia profundizó las leves líneas a cada lado de la boca. vaya. Adam había interpretado ese gesto inefectivo como lo que Devon había querido decir por mano firme.

Y hasta hoy no me atrae. ―¿Por qué? ¿Qué hizo para ofenderte? Él desvió el abanico con un pequeño movimiento de su muñeca. sino que además me olvidé completamente de enviar después una excusa y una disculpa. ―No sé. obviamente invitándome a cortejarla. lo dirigió a su hombro. Un secreto ¿mmm? Él se detuvo a reírse algo divertido.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―¿Espiando algo interesante? Miró al lado. Ella miró arriba a la piel de tigre desplegada en la pared. No tenía ganas de discutir su vida privada con Lily. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 17 . Ella trazó el borde de su abanico de marfil con la punta de su delgado dedo. y como en un duelo. ―¿Es una historia que pudiese disfrutar? ―Sir Gideon Lydbury me invitó a cenar hace muchos años. Ella dio una lánguida media vuelta. a Lily que subía las escaleras. aunque su familia ha dejado bien claro que yo los he ofendido. Pero él sabía. ―Así que vosotros dos compartís un pasado —reflexionó ella. Ella subió su abanico. ―La actuación no planificada dentro de la programada. No solo tuve la desgracia de no aparecer. ¿O me equivoco? Su sonrisa se hizo más grande. ―No tengo nada contra el viejo Chinny. ―¿Ella no te atraía? —le preguntó Lily con una sonrisa escéptica. Su postura indicaba una calmada indiferencia a la confesión de él. Se alejó de la balaustrada y se fue por el pasillo que conectaba las dos escaleras. que ni él mismo la entendía. Nada realmente. ―Eso suena posiƟvamente… ―¿Si? ―Fascinante. ―¿Verdad? —Le preguntó con los párpados a medio cerrar Por un momento ninguno de los dos dijo nada. ―Sólo cuando el otro es salvaje y me iguala en destreza —respondió socarrón. ―Por lo menos por ahora. Le hago burla sólo para molestar a Jocelyn. Él dejó que su mirada recorriera la figura de ella envuelta en seda. su forma voluptuosa dorándose a la luz de la antorcha. ―El matrimonio no me atraía —respondió―. Devon permitió que el silencio se expandiera antes de agregar. De hecho me fui. unos pocos pasos más atrás en la larga sombra de él―. y le respondió con una sonrisa. Estoy abierto a una obra privada. ―¿Te gusta cazar? —le preguntó con curiosidad. uno de los momentos memorables de la noche. y creo no haber hecho ningún secreto de eso. como quién compartirá mi cama este fin de semana. ―Estoy más interesado en los placeres actuales. Lily vino a pararse al lado de él en la balaustrada. ―¿Por qué haces todo lo posible para dejar mal a Chiswick? No pareces tú mismo.

que con uniforme se aparecía al abusador de su padre. Los labios de ella se entreabrieron. Fue en un picnic. O a demostrarse a sí mismo que él no sólo era letal para una mujer joven como ella. Era un hombre de pecho amplio. Sus labios delgados se curvaron en una leve mueca desdeñosa al reconocer a Devon. ¿Te puedo escoltar a la sala de los refrescos? ―Muy bien —Ella aceptó bajando los ojos recatadamente solo para levantarlos alarmada. No sabía por qué. y según el mismo rumor. Creo que la fiesta ha venido a nuestro encuentro. y él notó las finas líneas talladas en su piel inmaculada. pero desapareciste antes misteriosamente. atractivo. los pechos llenos se levantaron bajo la seda gris de su vestido de cintura alta. los Lydbury eran peores con sus rencores que los salvajes de los Boscastle. Excepto por la mirada de reproche a simple vista. los ojos oscuros con una gama de emociones indescifrables. ciertos nobles que no piensan dos veces en insultar personalmente a una dama. Dios. y era muy perseguida como amante por muchos hombres con título. ―Verán. ―Bueno. Él la respondió con una sonrisa amplia. ―La primera vez que te vi —le dijo ella con tono sensual y burlón—. Los ojos de Devon se oscurecieron en señal de advertencia. Él suspiró. La mirada de Lily se encendió con humor perverso.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―Creo que ésta es la primera conversación ininterrumpida que tenemos desde que nos conocimos. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 18 . madam —dijo Jason con un tono de voz seco. mientras otra mujer subía apuradamente la escalera para llegar al pasillo. ―Por Dios —murmuró con resignación―. El hecho que ninguno fuera propenso a enamorarse del otro. ¿no es esto una sorpresa? Un hermano Boscastle arrinconando a la dama más bella de la fiesta. Ah. ―Lo más probable es que ella tampoco estaría libre de la seducción. Y aparentemente. Le pedí a nuestra anfitriona que nos presentara. y que eso solo debería servirme como un aviso de peligro si te perseguía. arruinó el momento. sino porque el intruso era el hermano mayor de Jocelyn. pero súbitamente se sentía obligado a que la mala opinión que ella tenía de él. en su antipatía por Devon. el Coronel Jason Lydbury. ―Parece que otra vez olvidé mis buenas maneras. ―Entonces también deberían haberte avisado que no hay nada pequeño en mí —dijo él con una sonrisa atractivamente honesta. parece existir incluso entre la aristocracia. otro recordatorio de cómo Devon había menospreciado a la hermana de Jason. Se decía que ella era cuidadosa en su elección de amantes. Me dijeron solamente que eras el hermano pequeño de Drake Boscastle. la hacía más atractiva. sino que le había hecho un gran favor al estar fuera de su vida. Las comisuras de la boca de ella se elevaron. el golpe de pisadas en la escalera. Antes de cualquiera de ellos pudiese hablar nuevamente. le ofreció el brazo a Lily. ―Si solo hubiese pensado en traer a mi tía. no solo porque lo habían interrumpido en un momento crucial. Esta vez la intrusa era Jocelyn. con las mejillas levemente sonrosadas. fuese bien merecida. Le dio a Devon una mirada apagada de crítica. Devon dejó escapar el aire irritado. que le dio a Devon al pasar. era una mujer muy desinhibida bajo las sábanas.

Solo tenía que esperar a que lo mandara a buscar. Gabriel no culpaba a su primo. ella se quedó agarrando su abrigo. le había abierto avenidas sin fin de entretenimientos que previamente le habían sido negados. Distanciado. Era su primera invitación a la fiesta de Lord Fernshaw. Él se dio cuenta de su aceptación en el momento que puso sus ojos en ella. pero finalmente le había empezado a gustar su papel de rival externo. ―¿Será eso todo. pero desapareció. Su cuerpo exuberante rozó la cadera de Devon. a donde Jocelyn estaba. Jocelyn. permitió a la criada que le quitara de los hombros el abrigo negro de lana. Drake y su esposa institutriz. Era bastante extraño. —Lily se enderezó. Mientras él se alejaba por el vestíbulo. ―Quería saber si alguien ha visto a Lord Chiswick —dijo ella ―¿Por qué? —preguntó Devon. ―Por ahora. era muy dulce y sin sofisticación para que él la arruinara. ―Oh. Y entonces no supo por qué dio una mirada que pasó sobre ella. Le dio ganas de reírse fuerte. incapaz de resistirse a hacerla de rabiar―. de manera que solo ella pudiese oírlo―. llegó a la fiesta durante la tardía cena-baile. Y tenía intención de disfrutar un placer hedonista a la vez. Señor? —preguntó ella. mientras otra camarera corrió a su lado a salpicarla de preguntas acerca del recién llegado tan guapo. mirando el intercambio con una expresión de desprecio apenas oculto. aunque no se podían comparar. Fija la hora y el lugar. dados. La Sra. No había necesidad. con una presión persistente que él sabía no era accidental―. bueno. Lily era placer fugaz. Pero en una mesa privada. ―A mí también —dijo él en voz baja. Su entrada al mundo del Londres de su familia de mala fama. en sus grandes ojos castaños. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 19 . Me encanta jugar. Al no tener a Drake para engatusar se perdía la mitad de la diversión del tormento. oficial y auto denominado caballero imperfecto. Eso sí que lo resentía. No era posible que ella los hubiese escuchado. Estábamos juntos. ―Adam y yo tenemos que jugar “huesos del diablo” arriba. Cranleigh no se dignó a responder su comentario. Devon podría jurar que se trataba de la antigua rivalidad femenina de siempre. En vista del retiro de Drake de la mala vida. Sir Gabriel Boscastle. ¿Le está buscando su madre? Jocelyn rehusó tomar en cuenta el comentario. Desafortunadamente. pero por la mirada parecía haber adivinado que él no estaba discutiendo de dados con Lily. aparentemente planeaban disfrutar la cama matrimonial por un período indefinido. Que entretenido. Gabriel no tenía más que compartir y pecar con el resto de los Boscastle solteros. aunque sus primos Boscastle eran muy populares y ocupaban la parte superior de la lista de invitados todos los años. su oponente Drake Boscastle no estaría aquí para que Gabriel lo provocara. Jocelyn le dio una mirada curiosa a Lily. Le dio una sonrisa encantadora que prometía todo y nada al mismo tiempo. Y estaba seguro que no tendría que esperar mucho. La mirada persistente de aprobación de ella le aseguró que no tendría que dormir solo.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―¿Hay una emergencia? —le preguntó Jason con la boca apretada de reproche.

Gabriel a veces pensaba que necesitaba de la rivalidad para sobrevivir. Competían por las mismas damas. pero no había venido hasta Essex. sólo aumentaba la atracción de ella según Gabriel. ¿Cómo estás. y protección. Después de todo él y Devon tenían una relación sanguínea. ―Pregúntaselo —dijo Devon con una gran sonrisa. Y Gabriel había aprendido temprano en la vida a cuidarse la espalda. La mirada se le había agudizado en la silueta de curvas exquisitas y pelo castaño-dorado de otra mujer. pero llevaba el diablo adentro igual que sus otros hermanos. pero… ―¿Quieres apostar qué cama calienta primero la viuda? —preguntó antes de que pudiese detener el impulso. Es demasiado para que mi corazón lo resista. En Londres todos hablaban de Lily y Devon cuando lo dejó. ―Es mía —agregó Devon con una seguridad que el libertino de Gabriel solo podía admirar. Tampoco necesitaba riqueza. Sus miradas estaban en una meta más desafiante: la seducción de Lily Cranleigh. pero definitivamente una posibilidad para los próximos días. Esta joven dama tenía ese aire innato de lo inalcanzable que lo desafiaba. ―¿La reclamaste? —preguntó inocentemente. travieso. si Devon no hubiera anunciado que estaba interesado en hacerla su amante. para caerse con las criadas de su anfitrión. ―La viuda es mía. No era Chiswick. Gabriel? Se dio media vuelta al reconocer la voz profunda del sonido que venía por un hombro. conocido por su encanto conciliador y proezas sexuales. sabiendo muy bien que lo había hecho. Su último marido la había dejado con sus necesidades materiales bien satisfechas. Pero que Dios ayude al hombre que amenazaba a un Boscastle. ¿verdad? El oficial de caballería que parecía un auténtico cavernícola. La bella viuda había dejado claro que deseaba sexo. Gabriel se rió fuerte.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―Dos hombres Boscastle al mismo tiempo —dijo una susurrando. Ella otorgaba los mismos favores sexuales a sus amantes. ¿Y quién era ese gigante estirado al que ella pasaba dándole miraditas furtivas? Que Dios lo ayudara. Se encogió de hombros. A Gabriel se le ocurrió que Devon pudiera ser el menor de los varones Boscastle. Por supuesto. pero que visitaba religiosamente a su abuela todos los domingos. Devon siempre se involucraba en un escándalo u otro. el hecho que fuese conocido que Devon Boscastle la deseaba. Realmente sería insensato subestimar a un rival. No era Lily. lo suficientemente fuerte para que él escuchara―. Él ni siquiera se dio la vuelta para ver si la camarera lo seguía mirando. Amistoso. Por cierto que él no tenía nada en contra de dormir con una criada. por si acaso. No se sorprendió al descubrir que se trataba de su primo Devon Boscastle ¿Sería que el hermano menor de Drake había tomado el guante de la rivalidad amistosa entre Drake y Gabriel? Ellos se insultaban siempre. apostaría su alma miserable que nunca se habían encontrado antes. pero no dentro de la servidumbre matrimonial. Una arrogante sonrisa de seguridad en sí mismo se instaló en sus limpios rasgos tallados. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 20 . A lo mejor ni siquiera se hubiese interesado en acostarse con ella.

pensó que ella postergaría su entrega por lo menos por otro día. Las notas entre admiradores no era un hecho extraño en un sofisticado affaire de la Sociedad. de alguno de ellos. que hubiera hecho trastabillar a cualquier hombre más débil. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 21 . si quieres perder la apuesta. Había declinado con tacto un puñado de ofertas discretas. ni ella. No tenía nada que perder. El hecho que Gabriel la deseara no importaba nada. ―Ya veremos. En la experiencia de Devon. pensó. irónicamente. La última conversación que había tenido con Lily. siempre le había gustado Devon. Jocelyn Lydbury no pertenecía a una fiesta como ésta. Devon le dio una amistosa palmada en un hombro. De hecho si él hubiese estado haciendo bien su trabajo de guardián. Gabriel mantuvo la apuesta riéndose fuerte con genuina anticipación. otra tentación involuntaria le daba vueltas. le había dejado sin ninguna duda que la capitulación de ella estaba al alcance de su mano. un lento preludio a la relación sexual. Devon parecía más que preparado para continuar la infamia de sus hermanos. Él era un hombre que le gustaba saborear cada suspiro de su amante. nunca debería haberla dejado sola ni siquiera un minuto con un bribón como Devon. ―Yo juego. y a romper el sello todavía suave. Y no se trataba de que cualquiera de ellos estuviese enamorado de ella.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Devon le lanzó una mirada desafiante que confirmó las sospechas de Gabriel. durante el curso de la cena-baile. no iba a ofender a la Sra. Una mujer que él había dejado deslizarse entre sus dedos años atrás. Cruzando la estancia. y esta noche. que lo que su coqueteo en la fiesta le había indicado. Sin embargo. no fueron los encantos evidentes de Lily lo que le vino a la mente. El mensaje cuidadosamente escrito confirmaba su creencia de que la dama estaba más impaciente por una noche de amor. Cranleigh haciéndose el evasivo. aunque nunca lo admitirían. y valoraba la amistad y la confianza tanto como la pasión. Con toda su reputación de un joven seguidor de Eros. Debatió si salir a ver quién era el mensajero. Devon acababa de despedir a su valet esa noche. hacía la entrega de la dama mucho más agradable. rehusando a pasar desapercibida. y a pesar de sí mismo. un hecho que de ninguna manera lo detendría en hacer todo lo que estaba en su poder para ganar la apuesta. Sin embargo. Las bromas en las pequeñas fiestas improvisadas dentro de la fiesta principal de la casa eran la razón principal por qué la mayoría de los invitados de la alta sociedad asistían en primer lugar. porque la semana siguiente prometía un placer sin restricción. pero desistió. cuando vio una nota que habían deslizado bajo la puerta de su dormitorio. había hecho que le doliesen los dedos por una oportunidad para tocarla. Una mujer cuyos ojos castaños lo habían mirado con desconfianza divertida. se agachó a recoger el papel doblado. Adam era una pobre excusa como protector. Pero para su sorpresa.

Ambos somos lo suficientemente mayores para permitir. que lo había transformado en uno de los escándalos favoritos de Londres. Confió en no haber malinterpretado tus intenciones. Demasiado para impresionar a las damas con su ingenio sutil y una reputación bien ganada por la originalidad sexual. y lo suficientemente jóvenes para hacer realidad nuestros deseos. Difícilmente parecía justo que debiera cosechar las continuas ganancias por cometer un crimen que prefería olvidar. la fragancia de su nombre. Pero curiosamente un perfume que ella nunca había usado en su compañía. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 22 . Ella había hecho varias referencias a su pasado cuando conversaban. ¿Podrías usar tu infame dominó para mí? L. provocase tantas fantasías en los corazones de las mujeres dispersas por toda Inglaterra. para ponerse el dominó. ¿quién hubiese pensado que un único interludio lamentable. soy una mujer discreta de corazón. De todas maneras. a la mayoría de las cuales ni siquiera las conocía? Negó con la cabeza con resignación divertida. Pero ahí estaba el hecho. cuando ella había sido quien le persiguió por más de un mes. Dejó caer la nota en el escritorio mientras iba al armario de roble. Se quitó descuidadamente la chaqueta de noche de cola-larga. pero Devon había traído el disfraz por si acaso. Parecía poco sutil empapar la nota en colonia. O para los Boscastles si uno decidía reconocer la diferencia. lo que solo era una prueba de que realmente no había descanso para los perversos.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Mi querido Diablo. la capa con capuchón negra de asaltante de camino con antifaz. encuéntrame esta noche un cuarto de hora pasada la medianoche en la torre oriente. No estaba seguro si Alton había dicho que un baile de máscaras sería parte del entretenimiento este año. Como enmascarado había puesto de rodillas a muchas damas distantes. Había esperado que Lily Cranleigh encontrase su corta carrera como asaltante de caminos un afrodisíaco. Si tu persecución por mi atención es más que una tentación pasajera. donde disfrutaremos la privacidad para revelar nuestras intenciones. A pesar de mi reputación. El papel tenía más bien un olor fortísimo a lilas.

Nadie le había ofrecido jamás una oferta tan mala antes. La ansiedad había comenzado a disminuir su sentido de la anticipación. Pero iban a casarse. Puede que no fuera el final de su vida. —Ten cuidado —advirtió una voz de barítono que sonaba extrañamente familiar y más masculina que la de Adam. ¿Quién hubiera adivinado que su apropiado pretendiente. Todo estaba bien si terminaba bien. ella no habría tenido la más mínima tentación de aceptar. Si no hubiera estado convencida de que una propuesta de matrimonio estaba en el horizonte. —Está tan negro como… Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 23 . había elegido un lugar donde era poco probable que fueran descubiertos por un huésped errante. para tomar después por una empinada escalera para llegar a la torre del este. Aunque en privado. Antes de que pudiera cambiar de opinión acerca de continuar con la cita. se aseguró a sí misma. A juzgar por su delgada letra. bendita fuera su educación de caballero. pensó que la idea de una cita a medianoche le sonaba romántica y aventurera. Huelga decir que si la proposición para una cita en la torre hubiera venido de cualquiera de los otros jóvenes en la fiesta.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O0 04 4 A Jocelyn la pareció que la tomó una eternidad encaminarse por los solitarios vestíbulos del castillo. Eso hacia una diferencia. y había dado a entender que tenía la intención de pedir su mano en la fiesta. le habría arrojado su invitación en la cara. La escasa luz de la luna se filtraba a través de la ventana a plomo. Jocelyn estaba un poco contenta de que él estuviera mostrando esta vena imprudente. Nunca había hecho nada como esto en su vida. las notas de las tuberías de una chirimía se hizo eco de manera conmovedora en la oscuridad. la puerta se abrió y se encontró mirando a la habitación. Por lo menos. antes de comenzar la agotadora subida hasta la escalera de piedra. él estaba tan nervioso acerca de un encuentro ilícito como ella. ella ya debía haber recorrido una milla a través de los patios interiores del castillo. Un lugar muy aislado. Ella levantó la mano tímidamente a su máscara. Un poco apartado para su primera cita. de una manera extrañamente atractiva. y ella no sería capaz de tener la boda de cuento de hadas que había soñado. Pero Adam era a la vez un oficial valiente y un hombre de honor. Qué la invitación fuera para reunirse en secreto la hizo aún más irresistible. Ni una sola vez hubiera adivinado que esta chispa viva ardía debajo de su previsibilidad entrañable. Fue sorprendente descubrir cuán atractivo pareció Adam en la oscuridad. ¿Y si ella y Adam fueran sorprendidos? Él estaría obligado a precipitarse en su matrimonio. Su primera impresión fue de una figura vestida de oscuro sobre un fondo de sombra aún más oscura. El telón de fondo oscuro le hizo parecer varonil y un poco amenazante. Cuando había recibido por primera vez la nota de Adams unas horas antes. De repente se paró frente a la puerta de arco alto de la torre. era capaz de un gesto tan apasionado? O que él propondría un largo camino para llegar a su cita. Señor. Y él la había pedido que usara una máscara para protegerse de ser identificados en el camino hacia aquí. pero ciertamente sería una vergüenza. excepto en las raras ocasiones cuando dio su impresión de Wellington como un favor a sus partidarios. Los sonidos de la juerga en el ala oeste se debilitaron.

sino un hermoso manto negro con capucha que le envolvía desde la cabeza hasta la mitad de la pantorrilla. pero puedo poner mi capa debajo de ti — dijo galantemente. Adam no se parecía en absoluto a sí mismo. Un escalofrío recorrió todo su cuerpo. —No dijiste que tuvieras la intención de obligarme con una borla —dijo ella en tono de voz baja. las palabras crudas en su garganta. La puerta se cerró detrás de ella con un ruido sordo que resonó en el silencio. —No se te permite conocer mi identidad —respondió en un susurro—. ¿No es eso lo que querías? ¿Ser tomada por un extraño? Ella sacudió su cabeza. No he tenido suficiente tiempo para hacer los preparativos para tu cautiverio. —Una bola. Una borla. Una ola de desmayos barrió sobre ella. cielos. —¿Quién eres? —Ella susurró. —¿O las dos cosas? —ofreció más educadamente—. —con la boca contra su mejilla. Medio tropezó. —Este fue un infierno de lugar para encontrarse. ¿Qué importa? Siempre y cuando no se dejen marcas indicadoras sobre esta carne hermosa. La esclavitud es uno de mis juegos favoritos. Supongo que podría haber una borla tapiz que podría utilizar para someterte. Y debía llevar un nuevo par de las botas que aumentaban su altura. Tuvo que admitir que estaba encantada en secreto por su atuendo atrevido. no era de extrañar. y luego sintió que se estabilizó de nuevo por el asimiento firme. —¿Qué? —¿Quieres pretender ser mi rehén? —la preguntó en un susurro divertido—. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 24 . ¿por las muñecas o los tobillos? No podía haberlo oído bien. ¿El traje sacaba su masculinidad? ¿Su lado autoritario? ¿Un lado que ella no había soñado que existía? Nunca se imaginó que un disfraz pudiera hacer tal diferencia. Su voz.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Una mano de hierro se cerró alrededor de su muñeca y la llevó sin esfuerzo hacia la habitación. ¡Oh. llevaba no sólo una máscara. Su garganta se cerró. Él no había hecho esa pregunta. comentó secamente. —De momento no hay ni siquiera una cama para… —¿Una cama? —Ella susurró. Su cuerpo grande la arrastró hacia atrás contra la pared. No podía decidir si su desconcierto se derivaba del choque o del hecho de que sus dedos enguantados se habían empezando a mover vagando desde sus mejillas hasta los hombros.. Sonaba bien. temblando otra vez. como si hubiese participado en decenas de citas antes—. Su voz. Atarle su. pero estoy solo para complacerte. —Volvió la cabeza como si evaluara la oscuridad—.. Dios mío! ¿Cuándo Adam había sonado tan espeluznante y malvado? —¿Someter? ¿Tu rehén? —Puede ser incómodo en este frío suelo de piedra. No queremos que nadie en la fiesta adivine a lo que estábamos jugando. sólo para demorarse en el valle de sus pechos y perversamente rodeando su pezón. Se preguntó si este era el comienzo de un desmayo. ¿Te gustaría que te atara por las muñecas o los tobillos? Su voz. Respiró hondo cuando él preguntó: —¿Voy a tener que tomarte prisionera? ¿O te entregas a mí sin una lucha? Ella se rió con incredulidad. su voz era tan inesperadamente profunda y sorda.

y sin embargo. De hecho. Sentía la humedad filtrarse entre sus piernas. —No sé de lo que me hablas —susurró. pero dulce. los hombros. Quería. dijo: —Este juego ha ido demasiado lejos. no había necesidad del engaño. hasta que sintió su prieto eje contra su vientre. vergonzosa. ¿Qué te hizo querer encontrarme en la torre? Esa voz. Él dudó. ¿Quieres que te sostenga. Y su cuerpo había respondido. saltaron abiertos como por el toque de un mago. la ironía vibrando en su voz de terciopelo amortiguada—. Pero si me deseabas. Medio desnuda. y encerrándola en él. Era más que probable que hubiera venido por curiosidad. que la hubiera silenciado. o que te domine? Podría haber elegido. Un suspiro se elevó en su garganta.. Su voz temblorosa. si hubiera sido capaz de poner dos palabras juntas en una frase coherente. No pertenecía a Adam. por cierto. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 25 . Y tú claramente no eres Lily Cranleigh. Pecaminoso. ángel. jugaré cualquier juego que quieras —respondió él. O para satisfacer la tuya. Un soplo de aire frío mezclado con el toque cálido del susurro de cuero acarició su piel. Una persona desconocida. a pesar de creo que no utilizaré esto contra ti. en una posición de subyugación. Su cuerpo atraído a un ángulo más cercano. Su dura boca descendió sobre ella en un profundo y devastador beso. La siguiente cosa que supo fue que él la inclinaba hacia atrás. ella se sumergió tan profundamente en las sensaciones como para poder emprender una defensa. su boca firme moviéndose furtivamente desde la boca a la parte superior de sus pechos—. en realidad. pensó. —¿Lily? —Repitió ella con voz débil.. Sus pezones apretados en los puntos de hormigueo. Ni el toque conocedor que jugueteó con sus pechos antes de deslizarse por el vientre hasta el hueco húmedo debajo de donde sólo se toca cuando se… —Usted no es Adam —dijo ella. amortiguada o no. luego deslizó su boca para mamar la punta de sus senos. —Estoy halagado. Ah. a pesar de que. Sus ojos brillaban a través de las rendijas de la máscara como si quisieran burlarse de ella. —Entonces. sus huesos parecían disolverse en el instante en que pronunció las palabras. el placer. que habían tomado a la criada de la casa un dedicado cuarto de hora para sujetarlos. caliente.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Los corchetes y los ojales de su vestido. un lugar mejor adaptado a la pasión. Un hombre con mascara había aflojado su vestido y acariciaba sus pechos. en algún lugar profundo dentro de ella lo había sabido desde el momento en que la había tomado en sus brazos. extrañamente conocida por sus sombras en la medianoche. Suave. que se le clavó en su vientre y despertó un deseo físico que le dolía en ansias de satisfacer. por encima de su musculoso antebrazo. Irresistible. quería lo que sus manos y su boca la estaban haciendo. que te hayas tomado todos estos trabajos para concertar una cita. —A menos que la intriga sea el elemento que te excita —añadió. Despiadado. Los duros músculos de acero de sus muslos apretados contra ella. La besó en la garganta. Ningún disfraz podría cambiar a un hombre de un caballero a un demonio.

y no lo dijo. barriendo de sus pechos a su garganta. incluso para una de su pasado intachable. Algo dentro de ella quería obedecerle. No era necesario que Jocelyn le preguntara su nombre. ella lo sabía. Él sopló su aliento cálido en los pezones doloridos y húmedos poniendo su mejilla contra su pecho—. Ella estaba temblando deliciosamente en sus brazos. ella le había invitado a venir aquí. —Por supuesto que soy yo —murmuró. Devon había disfrutado muchas horas de matices y juegos previos. —Ábrete para mí —la susurró. No había duda de que él sabía cómo sacar provecho de su indecisión. como si nunca hubiese sido besada antes. rápido y sin inhibiciones. sin aliento. No era Adam. ¿de acuerdo? —Murmuró—. y con seguridad. Pero incluso las tinieblas no le permitían seguir pretendiendo que el cuerpo fuerte moldeado al de ella pertenecía al hombre que había venido a encontrar. Tal vez sería mejor no preguntarse lo que él tenía en mente. ¿O era que ella se estaba alejando de él? Cerró los ojos y convocó a toda su voluntad. en el nombre del cielo. Su voz. Salvo que la mujer temblando entre sus brazos no era Lily Cranleigh. No era Adam. —Vamos a quitar nuestras máscaras. Sólo sabía que estaba cayendo. Alguna incauta parte de ella quería culpar a la oscuridad que los envolvía. En realidad vamos a quitar también el vestido que llevas. ¿Habría tenido miedo a firmar la invitación con su propio nombre? ¿Habría temido que su nota pudiese caer en las manos equivocadas? ¿O que no fuera favorable a una cita si sabía su identidad de antemano? Eso realmente no importaba. Máscara o no máscara. había un desconocimiento en su forma de moverse contra él que rompió a través de la bruma oscura del deseo.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle En algún lugar de su mente. la excitaba. La reconoció. Su boca se mantenía duramente. ella insistió en parar. de esa manera. no era una cosa celestial en absoluto. Era el momento de desenmascarar al impostor que había tomado su lugar. Ella estaba jadeando suavemente. no podía decidir si se sometía a su habilidad o si estaba demasiado aturdida para oponer resistencia. Devon no podía recordar ningún momento en el que hubiera estado tan excitado por este tipo de juego. —Eres tú —dijo con voz ahogada. y sabía cómo manejar el resto. Como una cuestión de preferencia personal. Sin embargo. Su olor. era un bromista que se distinguía por hacer que su compañera gimiera y temblara antes de la consumación. Naturalmente. ¿Que. Había oído que a la viuda le gustaba el sexo duro. sus motivos eran flagrantemente evidentes. y luego a los labios en un beso que detuvo sus pensamientos. Dame todo lo que tienes. pero nunca fue un pensamiento expresado. se dijo cuando él la atrajo hacia abajo sobre el piso o quizá es que se habían derrumbado sus huesos. y lo sabía. Podía jugar con Lily si. estaba él haciendo? No. podría adaptarse a su gusto. Le había deseado lo suficiente como para arriesgarse a esta cita. Ahora que lo pensaba. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 26 . Su genuina respuesta lo apasionaba de una forma que de ninguna manera le recordaba a la sofisticada compañera de cama que había buscado.

podía convencerle de ir más lejos si realmente le hablara. —¿Por qué estás aquí? —Preguntó. —¿Pero una mujer puede atraer a alguien a la torre para una cita? —Entonces. rompiendo a reír—. Si te fuera a comer. —Por supuesto que soy yo —dijo. Su hermosa boca curvándose en una sonrisa. —Jocelyn —Añadió leña al fuego. —No —dijo ella rápidamente—. Por supuesto. una mujer no podría admitir tales pensamientos en voz alta. y sus acciones han hablado con toda claridad. por el contrario. haciendo cosas que me parece imposible de describir. Él soltó un bufido. que se le convocara a la torre de manera fraudulenta. o que eras una chica traviesa en el fondo de tu corazón. especialmente contra una tan tentadora como ella. Y deja de temblar de esa manera desconcertante. No había pensado que ella hubiera tomado su oferta la tarde anterior en serio. lo admites —dijo ella en señal de triunfo. —No estoy temblando porque tenga miedo de ti —replicó ella. —¿Cómo puedes ser tan arrogante y solapado como para atraerme aquí de manera fraudulenta? Levantó la ceja sorprendido. luego se echó a reír. enderezándose con indignación—. bien. habría tenido éxito? —Devon Boscastle —Ella miró su cara seductora mientras él se arrancaba la capucha y se quitaba la máscara. Su voz quebró su ensueño. No era un hombre que guardara rencor contra una mujer. —¿Para qué voy a engañarte? —No me digas eso. Devon. La miró durante unos instantes. sin saber si debía continuar con su juego o. Ella abrió mucho los ojos. Ahora que había recibido una muestra de lo que se le había negado alegremente en el pasado. ya lo habría hecho. bajando las manos—. además. No tenía idea de que me deseabas. no estaba seguro de apreciar. Si lo hubiese sabido. Devon la estudió con desconcierto. —Esto es una sorpresa agradable —dijo. —No admito nada por el estilo. Pero la mirada en su cara le advirtió que ella no esperaba que su cita secreta fuera a ir tan lejos.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ¿Quién de los asistentes a la fiesta podría engañarla lo suficientemente para atraerla a la torre usando como señuelo el nombre de un caballero respetable? ¿Pero qué maestro de la inmoralidad y la persuasión sutil no sólo se habría atrevido sino que. y lo decía en serio—. sin embargo. aunque no quería las inevitables repercusiones que acompañaban a seducir a una joven de su inexperiencia. su voz aguda con reproche. —No en el sentido que deseas. Como si tú no me hubieses traído aquí. es muy vergonzoso—. habría insistido en que se reunieran en un lugar mejor. Lo que pasa es que esto está tan frío como una cripta. correr por su vida. quería obtener todo el placer posible de ella. No lo soy. Tan adorablemente deseable como la encontró. Ella se frotó sus antebrazos con fuerza—. Eres tú. te lo aseguro. —Pensé que me invitaste a conocerte. Quiero decir. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 27 .

hacía una pretensión de presionar la oreja contra la puerta de roble. Si Jocelyn no acababa con él primero. Él podría tomarlo tan mal como para desafiar a Devon a un duelo. Permíteme. pero todo lo que surgió fue un graznido más que incoherente. no sabía que eras tú —dijo por fin. —Bueno. Es… —Calla un momento. debía considerarse con sospecha. Adam consideraría. —¿Que te permita qué? —Preguntó ella con desconfianza. —Creo que es una buena idea. contigo —dijo ella. que no intentaste. —Gracias —dijo. Lo que él muy probablemente oyó era el golpeteo irregular de su corazón. esa era una verdad irrefutable. Ella no había peleado. eso no merecía pensarlo. a continuación. —Asegurarme de que te vayas segura. He tratado de seducirte. Qué sinvergüenza descarado. —Y adiós. —De nada. saliendo de su camino—. procedió a seguir confundiéndola diciendo —Yo tampoco sabía que eras tú. comprensiblemente.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Uno de nosotros ha venido claramente equivocado ¿Intentaste o no intentaste pervertirme hace tan sólo un minuto? —Muy bien —admitió fácilmente—. ¿qué quieres? —Lo que quería. Él le dio una sonrisa exasperante. Una posibilidad que era más que tentadora por el momento. Me permito señalar. Y pensar que había sido atraída aquí con la esperanza de una propuesta de matrimonio adecuado. —Entonces. Que hombre tan ladino que era. Sería una hipócrita si protestaba por su participación después de lo ocurrido. tomar este engaño con horror. —Te aseguro que nunca me he puesto en circunstancias tan angustiantes antes. hasta el aire que respiraba. Una vez más. —Ciertamente. De ahora en adelante. Ella comenzó el complicado proceso de volver a cerrar la parte posterior de su vestido. Él se encogió de hombros. —He oído a alguien subiendo la escalera. —Maldita sea —murmuró él. Y pensar que ella le había… No. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 28 . He oído algo. exactamente. ni espejo para guiar sus manos. su voz con el filo de una inquietud contagiosa. Ella apartó la cara. de ninguna manera una pequeña hazaña en la oscuridad sin una criada. esto no es un sitio seguro para que me quede aquí. al menos. El objeto de sus reflexiones homicidas se enderezó bruscamente. Ella se cruzó de brazos con fuerza a través de su corpiño desabrochado mientras él. —Espera —Él suspiró y puso su gran mano sobre la suya antes de que pudiera abrir la puerta—. lo que quiero —dijo ella. librar la batalla de Armagedón para detenerme. en mi propia defensa. Abrió la boca para objetar. retrocediendo torpemente a la puerta —es pretender que esto nunca sucedió.

pero esa no era su preocupación. él respondió —No hay cerrojo. —No te quedes ahí maldiciendo —susurró—. y mucho menos su cuerpo desgarbado. en caso de que no te hubieras dado cuenta. Ella se apartó de él en pánico. y que le habían salvado su trasero más de una vez durante la batalla. perdóname! Tal vez es sólo Lily. Se movieron hacia adelante simultáneamente y se inclinaron para abrir la caja de latón con bisagras. ¿no crees? —Susurró—. —¿Cómo podría haberlo notado? Estaba siendo sostenida por un salteador de caminos. Así como. tendrías que explicar lo que estabas haciendo sola en la torre. Los lacayos del Lord Fernshaw patrullan los vestíbulos a todas las horas durante una fiesta. Eso de allí es un cofre. él sería decapitado y desmembrado en el proceso. Quizá para él esta situación era un hecho cotidiano. preparando su defensa contra la inevitabilidad de cualquier desgracia sin precedentes que podría venir a través de la puerta. los que tenia profundamente arraigados. ¿Tienes alguna sugerencia en cuanto a dónde? —Tiene que haber un armario o un guardarropa aquí. Haz algo útil. cierra la puerta de nuevo —dijo ella con urgencia. —Eso hace que lo fuéramos los dos. —¡Oh. Él hizo un gesto de fastidio..JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Bueno. Por supuesto. lamentablemente. o tal vez. la otra mujer que pretendes seducir esta noche. Su pánico parecía ir en aumento mientras que él se tranquilizó. mordiéndose el labio. ya se había resignado a lo que vendría. mirando a la puerta con miedo. mirando sospechosamente en un espacio que no habría contenido la cabeza y los hombros de Devon. No podía poner su dedo en la llaga. ¿verdad? —¿Y si es Adam? —Preguntó. cualquier cosa que sea esto. —Incluso si pudieras hacerlo. también? —Nunca invité a nadie —dijo secamente—. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 29 . ¿La invitaste aquí. de hecho. —Adam podría ser preferible a determinadas terceras personas que me vienen a la mente — replicó él. —Quizá un lacayo. Escóndete.. —Su mirada se posó en un voluminoso y bajo baúl contra la pared—. le prevenían que había mucha más fuerzas demoníacas en el asunto que lacayos obedientes. pero sus verdaderos instintos. Estaba. No creo que nadie de su personal se atrevería a interrumpir un. —Tal vez si te acurrucas en una bolita como un erizo —dijo ella. Dejó caer la tapa con disgusto. “Átame o…” —Maldición —murmuró. su voz profunda e inquietante. —¿Cómo podría decirle a alguien que iba a encontrarte cuando no lo sabía ni yo mismo? Fui engañado con esta cita secreta. —Que brillante estrategia. Vamos. Y seremos condenadamente afortunados si es cualquiera de ellos. ¿Le dijiste a alguien que ibas a encontrarte conmigo? Su voz se elevó. el sonido de pasos que se acercaban. ¿No crees? Él no le respondió. Tragó saliva. Y justo con la misma urgencia.

Debiste haber pensado en eso antes de invitarme a encontrarte aquí. Devon —dijo Jocelyn. Ya le gustara a Devon admitirlo o no. había comenzado de repente a parecer toda una vida. pero le había dado miedo de firmar con su nombre? Si hubiera sabido que ella quería verlo a solas. no se hubiera negado. Bueno. la voz para subrayar su mirada de shock—. de su hermana a Devon. y algunos dirían que este era un golpe tardío y apropiado del destino. para el caso. y no estaban a punto de ensancharse. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 30 . ¿Le había enviado ella la nota para encontrarlo. —Aquí —dijo aproximándose. Su vida pasada. ni siquiera ahora. —Sólo recuerda que tú dijiste eso. Ella. ella como mujer saldría peor. los altos cristales inclinados habían sido demasiado delgados para permitir un escape.. El hermano de Jocelyn apareció ante ellos. Pero pensó que a nadie le importaría si él y Lily fueran capturados en esta situación. Caminó delante de ella de camino a la ventana. esta era la mujer que le daría con la mayor probabilidad su golpe de gracia. —Tendría que haber pensado en ello. ¿como un espectador inocente? Hizo una mueca en su interior. Fue mucho peor. —Esto —anunció Jason cuando parecía que había encontrado. Otra vida. pero se habría asegurado de que lo hacían en un lugar de su elección. sabía que no habían sido los pechos súper-grandes y perfumadísimos de Lily los que él había besado con ardor imperdonable durante lo que. —No puedo ser atrapada contigo. no había nada que hacer sobre eso.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Por favor. Ella. No fue un lacayo. —Es demasiado tarde —dijo más seco de lo que quiso. quien se esforzó por presentarse como. De todas las mujeres con las que terminar. ¿Con qué propósito le habría gastado esta broma ella a él? ¿Habría estado cuatro años ideándolo? Había coqueteado con ella antes. —Particularmente tampoco deseo ser descubierto en la tuya. con semblante grave. pero el vidrio no se rompió. es incluso peor que lo que había imaginado. Ella levantó su rostro al suyo. expresó su interés en ella como una mujer. lo sabes. —Yo no… La puerta se abrió. Haz algo. una vela en la mano. al parecer detectando el desastre también—. La sintió temblar como reacción a su toque y juró por dentro. No importaba el resultado de esta situación. —Se necesitan dos para una cita. No puedo ser descubierta en tu compañía. Golpeó con el puño en una de las costuras de plomo.. incluso. llegando a ella en dos zancadas rápidas para darse prisa en colocar los corchetes a los que ella no había sido capaz de llegar en su espalda. cierta. Un montaje. —No voy a poder olvidar nada de esta noche. Miró. Como si tal postura fuera remotamente posible. Salvo que ella negaba que hubiera querido reunirse con él en absoluto. o. No importa qué tan deseable ella había demostrado ser hace unos minutos. por fin. dando un paso delante de ella—. incluso durante los días Jacobinos. Se volvió y la miró fijamente. Venganza. Y de repente se preguntó si su padre se las había arreglado para llevar esto a cabo.

Boscastle. tal vez podrías explicar esta preocupante situación. Yo era el invitado aquí. sólo serviría para justificar las sospechas de Jason. —¿No es obvio? —Ella arriesgó una mirada de indignación en la dirección de Devon. por desgracia. La mente masculina salta a una conclusión bastante desagradable. —Voilà —dijo Jason con voz tensa. —¿Quién te dijo dónde encontrarme? —Preguntó ella con voz cortada. era el aspecto vagamente despeinado y demasiado tentador de Jocelyn.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —¿Lo es. Lo único evidente. Devon. de hecho. —Salvo que Adam no está aquí. Jocelyn. —¿Por qué diablos no? —Exigió Devon—. al parecer. ¿no? La descubrí en el tocador de mi hermana. sin embargo? —Devon preguntó. sin embargo. fuera de sus sentidos. Jason sacudió la cabeza con desconcierto. —Yo no escribí nada —respondió Devon—. —Todo lo que sé —continuó—. Sea como fuere. —Escribiste esta invitación para que viniera a tu encuentro. fue que se me llevó a creer que me reunía con la señora Cranleigh. No es algo que quiera discutir con ninguno de los dos. la verdad sea dicha. fuimos engañados —dijo misteriosamente. —Me había engañado en la creencia de que tú también tenías más principios que esto. —Quién tampoco está presente —Jason murmuró. —Al parecer. él la había seducido. Jason lanzó una mirada a su hermana. —Y todo lo que sé —intervino Devon. el papel doblado que llevaba con un parecido sospechoso con el Devon y él habían recibido temprano en la noche. —Fui inducida a venir aquí —dijo. Ella lo puso absolutamente salvaje. Ella dio un resoplido de aire. reconsideró y metió la mano en el bolsillo del chaleco para sacar. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 31 . ya que me parece que estoy en la oscuridad. a regañadientes. En cuanto a ti. que había más que probabilidades de que ambos hubieran sido engañados. y ¿ella pensó que era Chiswick? Jason reconoció esta afirmación con un gesto cínico. Sonaba tan creíble que Devon se vio obligado a admitir. Dios. a pesar de lo justificable que esas sospechas fueran. a continuación. Señor amado. ella estaba de pie en medio de ella. es que se me hizo creer que me reunía con Adam en la torre. la frente arrugada en la especulación—. y cualquier intento de recuperarla por su parte. en este momento muy angustiado buscándote por todo el castillo. Él se habría reído si no hubiera tenido alguna idea de cómo acabaría esto. —Voilà ¿qué? —Preguntó Devon molesto. Insisto en que al menos me ilumines. sintiéndose más obligado cada minuto que pasaba a defenderse—. —Eso no importa. —Jocelyn. Sólo puedo decir que nunca he sentido tanta vergüenza. —No estás en una posición en la que puedas insistir en nada —dijo Jason con desdén. Devon se frotó la cara. Incluso si Devon no lo había invitado a reunirse con él. Él está. Y la capa de Devon. él habría estado perfectamente dispuesto a continuar el encuentro si no lo hubieran interrumpido. Sabía cómo se debería ver. con dramática floritura. no explica por qué Jocelyn está de pie sobre tu capa.

O comedia. ese alguien era el padre de Jocelyn. quien probablemente pensaba que su acción era merecida. Boscastle. y su propio padre nunca había escatimado la vara para Devon. No blasfemó. De hecho. —No la toque. voces que balbucean preocupación. Sir Gideon Lydbury se acercó a su hija en completo silencio. No levantó la voz con ira. O las dos cosas. y un banco para sufrir un colapso sobre él de modo que pudiera encontrar su fallecimiento cómodamente. su cuerpo se ajustaba engañando los efectos de su edad. Sus rostros reflejaban el horror mutuo que trajo a su mente a aquellos amigos que. y vanamente deseó una copa grande de vino. Por desgracia. de cabello plateado. parecían haber renunciado a su favor. después de tantos años. Las voces resonaron en la escalera de la torre. y sus instintos naturales por defenderla abrumaron sus inclinaciones menos dignas. Devon pensó que el cuadro tenía todas las marcas de una tragedia de Shakespeare. habían sobrevivido a la muerte y habían jurado que en el momento crucial. Devon no pudo identificarla de inmediato.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Enseguida se produjo un momento de silencio sombrío que. preferentemente mezclado con un poco de algún veneno rápido. ella todavía era un miembro del sexo débil. Una verdadera torre verdadera de Babel. —Bloqueó la mano del hombre más viejo con su brazo derecho y levantó su izquierdo para proteger la cara de Jocelyn del golpe inminente. entusiasmo. no hizo nada para protegerla. No nos encontramos… Sir Gideon se volvió. le daban ganas de golpear a alguien por sí mismo. de no haberlo percibido de otra manera. No es que ella apreciara el gesto. las Parcas. —Debía haber imaginado que estaba implicado. y algo se rompió dentro de Devon. De repente le parecía irrelevante a Devon como él o Jocelyn se habían encontrado atrapados en esta situación. cuando la puerta fue empujada abriéndose completamente. de no haber sido por un alboroto surgido detrás de la puerta parcialmente abierta. con la mano levantada para golpearla. Yo no tenía ninguna premonición de esto. —Fue un malentendido —dijo Jocelyn—. aunque Jocelyn y su hermano parecían reconocerla con toda claridad. pegarle a una mujer con rabia. Sin embargo. parecía no sólo plausible. Devon devolvió la mirada sin pestañear. podría haberse ampliado aún más tiempo. Incluso si ella le había engañado deliberadamente. lo que Devon podría haber confundido como un signo alentador. La disciplina era una cosa. Sin embargo. ya que una voz masculina predominó. cuya benevolencia Devon había dado por sentado hasta esta noche. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 32 . bueno. Su hermano. que se dio cuenta. Ella apartó su brazo a un lado de un buen empujón y lo hizo girar a su alrededor para hacer frente a su padre. varias escenas de su vida habían pasado ante sus ojos como los actos de una obra de teatro. aunque el temblor en su voz le hizo dudar de que esta fuera la primera vez que había tenido que defenderse contra los abusos. Él podría dudar si creer su reclamo de inocencia. durante la guerra. Pero una venganza calculada de esta naturaleza. Tal vez ella hiciera esta travesura porque… No podía pensar en una razón lo suficientemente fuerte para que ella jugara a este juego a menos que buscara vengarse de un insulto pasado. pensaba Devon. pero suave. —Entonces lamento que usted no me hubiera advertido de antemano. Era un hombre apuesto. de calidad. sino más solapada de lo que podría atribuirle.

—¿Una búsqueda del tesoro? —Por favor no me interrumpas. sino como una de aceptar la responsabilidad. —Fue mi culpa. Esperó a que ella le pidiera intervenir.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —¿Me castigaría usted ante otros? —Preguntó ella. Pero. Sir Gideon asintió con la cabeza. querida —dijo Devon sin mirarla de nuevo—. Jocelyn lo miró fijamente como si hubiera perdido sus sentidos. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 33 . una pregunta que le llevó a Devon a preguntarse hasta qué punto. —Interpreto su acción de bloquearme no sólo como una admisión de culpabilidad.. la reputación de su padre. Este argumento entero olía a una represalia más personal.. sobre el castigo corporal se había extendido más allá de la disciplina a los soldados. todavía no tenía sentido. no. Y probablemente tenía razón. haciendo caso omiso de ella. La engañé haciéndole creer que iba a haber una búsqueda del tesoro en la torre. No voy a eludir cualquier responsabilidad que me corresponda. El extraño resplandor de triunfo en sus ojos refrescó la sospecha anterior de que Gideon había puesto esta trampa. —Entonces voy a hacer los arreglos para su boda. Levantó la cabeza y respondió con austera resignación. Sir Gideon bajó lentamente la mano. posando su mirada en Devon.

¿Entonces cómo había pasado esto? ¿Había sido esta cita secreta una de sus apuestas salvajes? ¿Se reían sus amigos. Pero por la mañana él lo habría reconsiderado. Sabía por qué estas llegaban a extremos ridículos para capturar un momento de la atención de Devon en el parque. Su fama como libertino y magnifico amante no parecía ser exagerada. cualquiera que esto fuera. Al parecer. ¿Cómo se llegó a esto? —No sé —dijo miserablemente.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O0 05 5 Jocelyn sentía como si hubiera sido convertida en piedra. moviendo la cabeza como si hubiera despertado de un sueño—. Ella y ese diablo hermoso de pelo negro fueron envueltos juntos en esto. aquí. Su Adán. aunque podía sentir su mirada fija. ¿Cómo? ¿Por qué? ¿Cuándo había llegado? ¿Cuándo se había dignado jamás a asistir a una fiesta en la que no se encontrara un aliado político? ¿Quién era el cerebro de esta conspiración? Sus pensamientos se interrumpieron repentinamente cuando Adán entró en la torre y la miró herido. —¿Encontrarme? En la torre. pero seguro que iba a cambiar de opinión. sus piernas no se moverían si las levantaba y trataba de escapar. Pensé que te encontraría aquí. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 34 . O de ella misma. Le dijo a su padre que se casaría con ella. pensé que ibas a proponerme… —¿En la torre? Buen Dios. aunque lo deseaba. ¿cuando había empezado a darse cuenta de que él no la había enviado? ¿Sería lo suficientemente agudo para defenderla de todos modos. Sin duda. Tenía la intención de casarse con un hombre respetable. condenándola. pensó con un escalofrío. encontrándose con su mirada desconcertada—. o en las fiestas. Tenía miedo de pensar en lo que podría haber ocurrido si su hermano no hubiese llegado para salvarla de sí misma. o iba a permitirla sufrir su desgracia sola? No exactamente sola.. el tonto! ¿Iba a negar que él la había enviado esa nota? Sí. a pesar de que decentes no era cómo ella habría descrito las acciones de Devon unos pocos minutos antes. En el calor del momento él la había defendido. nunca aspiraría a convertirse en la amante de un libertino. ¿Por qué te invitaría a este lugar desolado? —Pensé. ¡Oh. Su padre. Sin embargo. Su corazón todavía clamaba. Nadie la había obligado a venir a la torre. Adán. y aquel hombre no era ciertamente Devon.. por sus besos. Nadie la había obligado a responder a los besos de Devon. ellos mismos enfermos. en el interior de su pecho. Entendía muy bien por qué ahora las mujeres jóvenes soñaban con ser una novia Boscastle. sí. robando una mirada de reojo a Devon. no entiendo. Tampoco podía echarle toda la culpa a Devon Boscastle. parecía aún más infeliz que ella de ser descubiertos. sin vergüenza. aunque ella le hubiese deseado desde hacía mucho tiempo. Por lo menos Devon había tenido la decencia de defenderla de la intimidación de su padre. no estaba sola en su consternación. Era evidente que él no iba a encontrar los medios para rescatarla de esta desgracia. de cómo esto había terminado? ¿Y cómo se terminaría esto? —Jocelyn —dijo Adam.

¿Por qué si había estado tan seguro Gabriel de conquistar a la señora Cranleigh? En sus sospechas del montaje. Y si ella entendía todos los fundamentos crueles de la sociedad. Gabriel. y no te podía localizar. esas consecuencias serían la rápida ejecución de sus sueños. Pero Devon no estaba de humor para ser conmovido por su muestra de preocupación. Devon. —¿Cómo sabías dónde encontrarme? —He seguido al padre de Jocelyn. De hecho. —He venido a ayudar. Lo que había sido hecho. Devon miró. como mujer. Gabriel. Gabriel —dijo despacio. —La interferencia no es bienvenida. para bien o para mal. y con él una de las mejores amigas de Jocelyn. —Vine aquí para ayudar. ahora que estaba suficientemente alejado de la situación para reflexionar. ¿No había sido advertido por sus hermanos que Gabriel no era de fiar? —Por favor dime que no arreglaste esta cita secreta. nadie le había obligado a sentir lo que había sentido cuando había sostenido a Jocelyn en sus brazos.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Ella. sin embargo. más que poseerla. Los testigos seguramente sellaban su destino. si me caso o la abandono. Gabriel negó con la cabeza de nuevo. Este no es el momento. Parece como si lo necesitaras. Él y Adam estaban en una cacería de brujas cuando parecía que habían desaparecido. Se sacudió en torno a su primo. también. pensó que era poco probable que Jocelyn y su padre hubiesen participado en su trampa. Devon le dio una sonrisa cínica. Si había albergado alguna esperanza de una tranquila solución. buscando la cara de su primo—O que esto es tu idea de una broma. atribuir una conspiración de esta naturaleza a un delincuente comprobado como su primo. la Señora Winifred Waterstone. —Podemos hablar de esto más adelante. me temo. se acordó de que había sido Gabriel. Se le ocurrió. Nadie había hecho doler sus huesos de deseo y había confundido su cerebro de modo que durante unos pocos e irrevocables momentos nada en el mundo había importado. —Soy un Boscastle. —¿Y sabes por qué ahora? —¿Encontraste una debutante más de tu gusto? —Gabriel dudó—. Lo único que sabía era que tu nombre fue mencionado. Voy a tratar de ayudar. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 35 . lo haría. Gabriel lo miró astutamente desde la puerta de la torre. —Más que una segunda mirada. Y ahora. eso es todo. había sido hecho. Admito que vale la pena un segundo vistazo. quien había llevado a la institutriz prometida de Drake a un burdel antes de su matrimonio con la esperanza de provocar daño sin ningún propósito aparente. Incluso si él había sido engañado. Su vida está arruinada. tuvo que renunciar a ella. La cara de Devon se ensombreció cuando descubrió a su primo Gabriel de pie fuera de la puerta de la torre. nunca sería capaz de escapar a las consecuencias.

Salió de su habitación. Devon.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Era. rayada por la larga ventana del castillo. a continuación. saben. La puerta se cerró con un clic decisivo. permitiéndole pasar a su alrededor. Gabriel negó con la cabeza en simpatía. —Has ganado la apuesta. Jugando en su boca una sonrisa resignada. —¿Mal momento? —A nosotros dos nos lo parecía —Gabriel soltó un suspiro—. Una vela de cera ardía bajo la mesita de noche. No estoy seguro de que yo me hubiese manejado. por supuesto. —Ambos son unos hijos de puta. imposible para Devon dormir esa noche. Bien podría aceptar la mano que le había sido repartida o tratar de desenmascarar a quien se las había arreglado para deshonrarle. Tú y yo sabemos que ella y Jocelyn son diferentes. Lily. Como no había criados a la vista. Ella le maldijo desde el suelo y arrancó la colcha de seda de debajo del trasero de Gabriel. como lo hiciste. —¿Supongo que también vas a negar que Lily estaba en tu cama? —Preguntó secamente Devon. Casi te disparo. El hombre no se molestó. reunió la ropa de Lily en su mano y la arrojó a su forma acurrucada. Rodando sobre su costado. —No conozco a Jocelyn en absoluto. —Es un maldito fastidio ser atrapado. —Jesús. —Estaba a punto de ganarla cuando interrumpiste. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 36 . Devon se apoyó en la puerta. No queremos que cojas un resfriado desagradable. Devon levantó su frente. Con una sonrisa irónica se puso de espaldas a la pared y esperó a que el hombre desnudo y la mujer entrelazados en la cama se desenredaran y vistieran. Espero que no haberte pillado en un momento difícil. —¿He llegado en un momento inoportuno? —preguntó Devon. Dios —dijo Gabriel en irritación—. Ella se puso su vestido y se levantó. vio el fondo blanco de la mujer desaparecer al otro lado de la cama. Gabriel se levantó y caminó sin la menor señal de inhibición hacia el bastidor. Está en la sangre. Estaba amaneciendo. La sala de Gabriel se encontraba en el otro extremo del pasillo encima de la galería. y volvió su atención a la forma de la sombra de Gabriel. —Eso es diferente. Lily. —Es la suerte del diablo lo que ha sucedido esta noche. Felicidades. Hicimos una apuesta. se tomó la libertad de tocar silenciosamente. menos de los que se lo merecían. apuntó con una pistola en la dirección de Devon y saltó desnudo desde el lado de la exuberante pelirroja que yacía todavía en un sueño en la cama. —Buenas noches. entró al no haber respuesta. Devon sonrió. querida. decidió hacer las paces. —Aquí. Ofendió a algunos hombres. su primo y le debía una disculpa. si quieres saber la verdad. Permíteme asegurarte de nuevo que no he tenido nada que ver con lo sucedido esta noche. Lo cual le recordaba que había sido injusto al acusar a Gabriel. Gabriel encendió un cigarro y se echó a reír. divertido. Devon. No tenía enemigos conocidos.

Jocelyn se despertó con el sonido de las palomas que se reunieron en su ventana. provocaba dentro de él. Su estómago gruñó con el hambre. ¿Cuándo tuvo la esperanza de que la noche anterior hubiera sido un sueño? No había dormido lo suficiente como para pretender engañarse incluso a sí misma. Tendría que volver a afrontar el orgullo herido de Adán. Él vivió y respiró la seducción. un poco malvado. tomando chocolate y respondiendo a la correspondencia. Aún ahora la memoria del latido de la sangre de Jocelyn. Dulce. Una lenta descarga de calor se apoderó de su cuerpo. aunque tal vez Devon habría huido ya. Como nunca se había negado a sí misma una sola comida que ella recordara. Ella tenía que cubrirse de acero para afrontar lo que trajera el día. —Vas a aceptar las consecuencias de tu mala conducta con gracia e integridad. Y su padre le estaba obligando a casarse con ella. incluso después de que se hubiera lavado y vestido.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Supongo que queda por ver lo bien que voy a hacer frente a lo que viene después. A pesar de su discreción. Se sentó y miró fijamente a la máscara que había caído en su tocador. Muchos de los invitados se quedaban en cama hasta el mediodía. y no sólo por el honor o porque había dado su palabra. Él no se iría por la mañana. Y Devon lo había sabido. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 37 . Lo peor era que había querido más. Pero no había nada para él. una anticipación que desafiaba a la razón. preguntándose cuánto tiempo se podía ocultar en la habitación antes de que se viera obligada a salir. pronto se hizo evidente que no podía languidecer indefinidamente. ella no sabía cómo iba a explicar que ella y Devon se habían comprometido durante la noche cuando la sociedad entera sabía que ella estaba enamorada de Adán. Todavía era temprano. plenamente consciente de lo que había despertado. Pero sabía que no lo haría. Lo peor no era que se hubiera rendido a él tan fácilmente. Jocelyn fue plenamente consciente del tema de los chismes en las mesas del desayuno. —Tal vez lo haga. Pasó una hora mientras consideraba su futuro inmediato. Era un hombre que se enfrentaría a lo que se le echara en su camino. Le dolía profundamente. Aun así. Se dejó caer sobre la cama. Las palabras de despedida de su padre le habían perseguido durante toda la noche. —Yo desaparecería por la mañana si fuera tú. Y a Devon. Había salido de la finca antes de que los demás invitados hubiesen sido alertados de su presencia. y apenas había amanecido. Tenía el poder de un brujo a la hora del placer. Suaves ojos marrones y un padre que no la perdonaría por lo que había hecho. Tarde o temprano tendría que enfrentarse a la sociedad. ¿Cómo podía haber sabido que se quedaría tan indefensa con el toque de un hombre? Su primera experiencia de la pasión. Dudó. y Jocelyn se quedaría sola para sufrir el escándalo.

¿Cómo podía saberlo? Él no lo podía saber. Apenas dio un paso fuera de su puerta cuando lo vio en el pasillo. —Creo que debemos planear la mejor forma de manejar lo que viene. Él parpadeó sorprendido. No podía dejar de respirar cada vez que el entrara en una habitación. —Un plan para defendernos de lo que la gente va a decir sobre nosotros. o no. no había reunido el valor suficiente para enfrentarse al hombre que había contribuido a su ruina. levantando el brazo por encima de su cabeza. Nadie lo sabía. Él tenía un modo sutil de hablar. el amor—. —Si te abandonara a tu desgracia —dijo con cautela—: Quedaría marcado como un canalla y corruptor de mujeres. Ella se apretó contra la puerta. Sin poder prepararse para ocultar sus emociones. lo hice. Debía estar acostumbrado a que las mujeres se derritieran bajo su encanto. fíjate. ¿Tu padre nunca te ha amenazado con la fuerza física antes de anoche? —la preguntó de forma inesperada. Se aclaró la garganta. Que él sabía que sus ojos hacían vibrar su cuerpo y sus pensamientos eran una maraña dentro de su cabeza. —Fuiste a una la pasada noche. dándole la vuelta a la pregunta. —Yo sería etiquetada de algo aún peor —dijo ella en voz baja. — Bajó su cabeza. La vista de ese hombre pecaminoso rondando la tomó por sorpresa. —Ah. Ella retrocedió un paso. Se preguntó de repente si él iba a pedir su ayuda para romper el compromiso.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Tan preparada como podía estar para defenderse de la calumnia. Sus ojos eran del azul del mar durante una tormenta—. demasiado hermoso para ser contemplado por la mañana tan temprano. Pero ella sólo había tenido su propia familia como un ejemplo de lo que era. pero no por algo tan malo. lo que forzó el aliento fuera de sus pulmones. He estado marcado por muchas cosas en mi día. —¿Estás de regreso de otra cita? —Como si el mero pensamiento no le revolviese el interior. —Sí. Los estallidos violentos de su padre eran un secreto de familia bien guardado. su sonrisa malvada provocó un suspiro en ella. lo suficiente espaciados como para que pasaran meses y meses en los que Jocelyn se convencía de que nunca habían sucedido realmente. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 38 . —Eso es realmente por lo qué estoy aquí —dijo. Si se casaba con él. —¿Se refiere a la gente de la fiesta? —Para empezar —Él se inclinó sobre el marco de la puerta. recién vestido. Y mira donde estamos ahora. ¿A qué tipo de plan te refieres entonces? —Le preguntó después de una larga pausa. —Sus ojos azules encendidos de malicia desenfrenada. ¿sí? —Podría jurar que sabía que ella había estado pensando en él toda la mañana. ella dijo que lo primero que le vino a la mente. poco frecuentes. Él se puso en pie. ¿Cómo podría una mujer de lícita sensibilidad casarse con un pícaro que se burlaba de la idea de la fidelidad y la amistad? —¿Estás tú camino a una? —Bromeó. tendría que hacerse con el control de sí misma. —¿Me estás pidiendo llegar a una solución para evitar la boda? —Susurró. El pánico estalló en su interior. subiendo la voz una octava. sintiendo un poco de vergüenza hacia sí misma por acusarlo de tener motivos tan bajos. —Por supuesto que no.

no le hubiera engañado ni por un instante. —Porque no sabía que eras tú —susurró.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —¿Por qué preguntas una cosa así? —Preguntó ella con una sonrisa perpleja. —Ya te he dicho —dijo ella. Le parecía mucho peor que la besara a plena luz del día. Su entrega hablaba por sí misma. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 39 . —Yo lo hice. que cuando ayer por la noche ella no se había dado cuenta de quién era. Él era tan puramente masculino y protector que ella casi no podía soportarlo. tan devastada que no se atrevía a mirarlo. Ella cerró los ojos. porque no podía decirle la verdad. Antes de que pudiera terminar. cepillando con sus dedos un rizo errante en su mejilla.. él abrió la puerta de su dormitorio y la empujo dentro. enviando palpitaciones de calor a las profundidades de su cuerpo. —Oí las palabras que tú y tu primo cruzasteis anoche —dijo en un intento desesperado de desviar su atención—. como sin duda sabía. Ahora el placer se mezclaba con el pánico. y se encontró de repente fusionada con su cuerpo duro. —No pude evitarlo. enterró su rostro delgado en su cuello. Estaba mareada. —¿Crees que Chinny podría hacerte temblar cuando te diera un beso? —preguntó susurrando. Parecía tan rápido para levantar su mano que no pude dejar de notarlo. Ella oró para que no insistiera en la cuestión y la obligara a mentirle. ¿Crees que él fue quien nos engañó? Él la miró con una sonrisa que le decía que sabía que había eludido su pregunta. y de que ella no había hecho intento alguno para apartarla. Sabía lo que era el deseo. O lo que sentía ahora. su voz tan baja y ronca que no la reconocía—. Su mano se deslizó por el costado de su vestido acariciando el tentador camino a sus pechos. pasando los dedos desde el antebrazo hasta su garganta. Su beso fue breve pero potente. Ella sintió un escalofrío de anticipación. y estaba demasiado avergonzada para contestar con la verdad. se metió dentro de ella. Pensé que me estaba besando. enrojecida. Pero ella lo sabía ya. tampoco —dijo pensativo. sujetándola contra la pared. La miró fijamente a los ojos como si su respuesta evasiva. —No estoy seguro de que eso sea importante —Él movió sus caderas. Tenía su rostro entre las manos y se burlaba de sus labios abiertos con su lengua. en su dormitorio. Nunca había conocido a nadie como él antes. —Y viniste en mi defensa. y nerviosa cuando él rompió su beso. ¿Por qué por lo menos no admites que disfrutaste de lo que pasó anoche entre nosotros antes de que fuéramos descubiertos? —la preguntó. Pequeñas ráfagas de calor bajo su vientre encendido. en alguna parte profunda. un reto desafiante a su afirmación de que él no la había hecho estremecer. su boca encantadora con un hambre primitiva. En el momento en que la tocó de nuevo. un hecho que parecía anular cualquier cosa que ella pudiera o no haber sentido en ese momento.. apoyada en su cuerpo duro. su voluntad se disolvió en una tibia oscuridad. que nunca había sabido que existía. Era vagamente consciente de que la otra mano se había instalado alrededor de su cintura. angular—. —Me lo pregunté —murmuró—. Un malvado estallido de emoción explotó en lo más profundo de su vientre.

Él cepilló sus nudillos a través de su boca hinchada por el beso y sonrió. Ahora hay un concepto nuevo. Se frotó la parte de atrás de su cuello. Se sentía más débil y necesitada de comida. aunque parecía poco probable que alguien se escandalizara de descubrirlos juntos ahora. Como Jocelyn hacía mucho tiempo que se había resignado al hecho de que había sido dotada con una figura y una constitución más adecuada para el atletismo que para Almacks. —Tal vez sería mejor si yo afrontara a todo el mundo en primer lugar. Por un lado. Tendré que darte una oportunidad. Evidentemente. que ya habían sido descubiertos. —No pensaste que era Chinny entonces. ninguno de ellos deseaba una repetición de la humillación de la noche anterior.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Entonces. o me preguntarme cómo podía haber sido tan estúpido para quedarme a solas con una joven decente. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 40 . Hizo una reverencia. preveía acabar el partido con al menos uno de los generosos premios de Lord Fernshaw. quiero decir. —Entonces él es un maldito loco y nunca sabrá lo que se perdió. perder al decente hombre con el que había esperado casarse para poner en su lugar a un libertino endemoniado y reacio. Supongo que depende de lo que digan de mí primero. bolas de jabón de lavanda. —¿Vas a desayunar? —Probablemente no sea una buena idea. y los mensajes para ser entregados en las habitaciones privadas. Chinny nunca. con su mirada perversamente atractiva e indiferente. —Dignidad —dijo—. —No —dijo ella—. El primero de los eventos deportivos se había programado para la tarde. nunca se ha comportado tan mal. Tu padre ya ha informado a nuestro anfitrión de nuestro compromiso sorpresa. —La sorpresa no parece adecuada para describir el enredo de nuestras vidas —dijo con ironía. Se dio cuenta aturdida de que él estaba mirándola medio sonriendo. su mirada se cruzó con la suya. El efecto de este gesto refinado se vio lamentablemente comprometido por el brillo profano que se detectaba en sus ojos cuando se enderezó. —No lo he decidido todavía. ¿verdad? —la preguntó en voz baja. El castillo había comenzado a despertar. Los criados iban apresuradamente de aquí para allá con las jarras de agua para asearse. de repente él pareció recuperar la compostura. No había esperado. retrocediendo detrás de su puerta. —¿Y decirles qué? —Le preguntó con vacilación. Ella negó con la cabeza. Ellos no podían creerse que se encontraran en esta situación —Tendremos que caminar a través de esta prueba con dignidad —murmuró. y la soltó. lo único en lo que ella podía pensar era en evitar que sus piernas no la sostuvieran. comprensiblemente. Sería responsable de estrangular a la primera persona que me felicitara por conseguir grilletes en mis piernas. Estaban de pie una vez más fuera de la habitación. Ella frunció los labios. Devon comenzó a bordear el pasillo. ¡Qué pena que era un hombre que azotaba con sus palabras! —Tal vez pediré una bandeja en mi habitación y me libraré de la humillación. Adam.

El tonto retumbante bien podría haber gritado: “¡Boscastle ha caído. el único hermano de Matthew languidecía en una prisión de Cornualles a la espera de un juicio por robo. Tal vez se iba a unir a la Compañía de las Indias Occidentales para escapar de ella. aunque la declamación fuera en extremo larga y soporífera hasta los huesos. ―¡Babilonia ha caído. sólo tres de los cuales habían escapado del desayuno del domingo de Alton para apaciguar cualquier sentido de la moral que pretendieran poseer. en cuyo interior creían que estaba una joven cortesana que habían conocido más temprano esa noche. ¿no? Bueno.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O0 06 6 Ella prácticamente se derrumbó sobre la cama. cualquier cosa que el futuro tuviera previsto para Devon y ella. Miró de reojo a sus compañeros pecadores. No había ninguna razón para que ella supusiera que él estaría dispuesto a abandonar su antiguo modo de vida. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 41 . La dignidad iba a ser su estrella guía. su sermón de la mañana del domingo era muy apropiado. siempre podía esperar que por un milagro su familia. si no ahorcado. Resolvió mantener la espalda recta y conducirse con la mayor dignidad posible. Sólo sonreiría misteriosamente y se encogería de hombros cuando alguien le preguntara cómo se habían enamorado ella y Devon. Daniel. Era probable que el muchacho fuera deportado. Matthew estaba convencido de que Daniel se había dejado embaucar por nada menos que Lord Devon Boscastle. sino el abuso flagrante del privilegio y del poder. Sin embargo. los Boscastles. Tal vez él iba a huir. Eso. Eso lo enfermaba. No representaban la grandeza de la aristocracia inglesa. Uno que podía hacer alarde de una sucesión de cortesanas por todo Londres. Sin embargo. como una broma. con la cabeza inclinada en actitud de piadosa contemplación. era muy poco probable. Por una hora o algo así. detenido un carruaje. Boscastle. sin embargo. Sin saberlo el imbécil del párroco rural. aún quedaba soportar el resto de la fiesta. Se suponía el amor que era misterioso. Era un misterio cómo habían terminado juntos en la torre. ha caído!” Todos los que conocían a Lord Devon entendían que un matrimonio de conveniencia sería un golpe fatal para su libertad. Jocelyn quedaría humillada e irremediablemente soltera como resultado. Mientras que Lord Devon ejercía sus prerrogativas señoriales. y los invitados de Lord Fernshaw quizás pudieran decidir olvidar el asunto y seguir con la fiesta como si nada anormal hubiera ocurrido. ha caído! La boca de Thurlew formó una mueca complacida. El capitán Matthew Thurlew se sentó en un banco de la iglesia del pueblo. por no hablar de cómo se las arreglarían si tenían que casarse. podrían fingir piedad antes de regresar a sus pecados. Casi un año atrás. este asunto cumplía con tal condición. y otro amigo habían. Una parte de su naturaleza rebelde insistía que era preferible esa humillación a un marido que no la deseara.

Las especulaciones. Creo que es terriblemente romántico.. uno o dos invitados mayores comentaron un antiguo chisme concerniente a una fallida cena de compromiso años atrás. ha caído. desde la más joven criada hasta las ancianas matronas. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 42 . En apoyo a esta sospecha. Cuatro años y aún deseándose. porque ella hizo beber a todas las naciones del vino de la cólera de su fornicación. Los otros Boscastles presentes en la fiesta se negaban a decir una palabra sobre el asunto. Cerró los ojos una vez más en contemplación mientras el párroco. por supuesto. alzaba la voz. no había estado interesado en la notoria Lady Cranleigh en absoluto. Devon se había librado del asunto con un simple tirón de orejas. Una cierta joven dijo haber sabido todo el tiempo que Devon y Jocelyn habían estado disfrutando de un tórrido romance en secreto. pero aún así se mantenía fiel a la postura. Sir Gabriel Boscastle. ¿Estaban pretendiendo ser discretos? ¿Se habrían peleado? ¿Devon estaba evitando a Jocelyn por respeto a ella. En opinión de Matthew. cuya reputación era cualquier cosa menos inmaculada. Lord Devon. Un escándalo al estilo Boscastle. al parecer. La declaración oficial se iba a dar más tarde esa noche. Los invitados.. ―Ha caído la gran Babilonia. para el deleite de todos en la fiesta. Parecían estarse ignorando el uno al otro.. Su atención a la viuda había sido más probablemente una pantalla para ocultar su verdadera pasión. mientras que sus amigos de alta alcurnia continuaban sus caminos pecaminosos. o tenía un motivo más oscuro? ―Probablemente están avergonzados de haber sido sorprendidos ―especuló la esposa de Lord Fernshaw sobre su desayuno de tostada y arenques―. un hombre devoto. No hubo anuncio oficial al día siguiente de los esponsales no anticipados de Lord Devon Boscastle y la señorita Jocelyn Lydbury. incluso se podrían haber conformado con la historia de un simple matrimonio por amor si no hubiera sido por el peculiar comportamiento entre los dos actores principales tras su cita. pero ese pensamiento estaba implícito. Había caído víctima de una vida criminal. afirmaba no saber nada.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle El carruaje había pertenecido a un banquero.. se multiplicaron. Ahora que los dos insólitos tortolitos habían sido sorprendidos en el acto por el indignado padre de Jocelyn. no era un secreto que había llevado una vida dura y no siempre había estado cerca de los otros Boscastles. ―No creo que sea tan fácil avergonzar a un Boscastle ―o esperar cuatro años para satisfacer sus deseos. Un lacayo se había herido accidentalmente. su ardor del uno por el otro se había revelado. Alton meneó la cabeza. Pero Daniel Thurlew había sido incapaz de resistir la tentación. El nombre Boscastle era una llave que abría las puertas de la influencia.

Lord Chiswick parecía desvalido. las conversaciones se reanudaron como una docena de fuentes burbujeantes. Charlotte Boscastle. y la pregunta del momento era si iba a zafarse de la trampa de la boda. apenas había dejado su cuarto cuando estalló el escándalo y por lo tanto no podía ofrecer una opinión. la fortuna aparentemente decidió que no había sufrido bastante humillación. que ella sólo podía esperar que no se vieran obligados a jugar en absoluto. como para celebrar la llegada del noble pecaminoso. Pero lo ella sí sabía era que de pronto no estaba en un estado de ánimo deportivo. O tal vez no tenía la intención de poner fin a su existencia placentera. Alton la llevó aparte para susurrarle: ―Elegimos los nombres la tarde del viernes. A menos. Adam se veía tan absolutamente miserable. Ante su mirada angustiada. cuando Devon cruzó el patio y. Por desgracia. quien decidió que no iba a ayudar a la causa de su dignidad el ignorarlo. Su rostro parecía más duro y más profundamente sombrío que más temprano ese día. durante el cual apenas pudo comer. Su protegida. de la T. y por todo lo que sabía los pájaros cesaron su canto feliz. claro. en absoluto. Ni siquiera tuvo que mirar alrededor para saber que había llegado. a excepción de Jocelyn. aunque no podría decir que parecía especialmente preocupado o incluso perturbado porque la vida que había disfrutado había llegado a un final inesperado. porque Devon había desaparecido inmediatamente después del desayuno. que hubiera entrado en ella por su cuenta. un par de espléndidos sujeta-libros de minotauro. Lord Fernshaw había decretado que sus invitados se juntaran en parejas para participar en un juego enérgico de raqueta y volante1. De acuerdo con la tradición.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Nadie tenía el valor de cotillear acerca de Devon con Emma Boscastle por temor a una letal reprimenda. Apareció unos instantes más tarde. después de un desayuno incómodo. No era sorprendente que Devon hubiera seducido a una joven en la fiesta. Era un juego en el que Jocelyn se destacaba. Por supuesto. confidente de Jocelyn. Pero nadie había esperado que lo atraparan.) Página 43 Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR . antes de que tú y Devon…. ese día seguía mirando con malos ojos a Jocelyn. Sí. Por proceso de eliminación sólo los mejores jugadores serían considerados dignos de formar un equipo en la competencia final. (N. Las conversaciones se detuvieron. Entendía la incapacidad de Alton para expresar exactamente lo que debería haber venido después. Esperaba llevarse a casa el primer premio de este año por su habilidad. 1 Juego de raqueta y volante: antiguo juego parecido al actual bádminton. antes. bien. Lily Cranleigh parecía estar de un humor de perros. dudaba siquiera en hablar sobre el asunto. antes. o incluso enfrentar la mirada de Devon a través de la mesa. Los jóvenes sonrieron y se dieron codazos entre sí. como era de esperar. De hecho. y Lady Winifred Waterstone. de hecho llegó al césped. Contra Devon y Lily. Nadie se atrevía a mirarlo directamente. y nadie podía decir dónde estaba. La fortuna. las cabezas se volvieron. Las miradas femeninas observaban por debajo de sus sombreros de paja de ala ancha. ella y Adam habían sido elegidos como pareja.

reúnanse con sus parejas. Parloteo. mientras un grupo de jóvenes. Lily Cranleigh. quien no ocultaba su consternación por el reciente giro de los acontecimientos. se alineaban al borde del césped. Por el rabillo del ojo vislumbró una sonrisa más bien malvada en el rostro de Devon. El partido comenzó. se recordó. La competencia ha comenzado. Jocelyn no pudo controlar la fuerza que se apoderó de ella. ¿Era una amenaza? ¿La viuda la veía como su competidora por los favores sexuales de Devon? Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 44 . Jocelyn se paró insegura al lado de Adam. Se abrió paso a través de toda su refinada educación. Jocelyn ―la dijo. con el brazo en alto. su cuerpo ágil se movía con una fluida elegancia que hacía parecer a sus compañeros tan torpemente articulados como marionetas de madera. Sintió un fugaz momento de incertidumbre. Dignidad. dando un paso a su alrededor―. Por favor.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle A los competidores se les permitía veinte minutos de práctica con sus parejas. Pero luego Lily dejó caer la raqueta al suelo. ―Me engañaron para reunirme con él. Jocelyn se encontró golpeando con fuerza su volante con su mejor amiga Winifred. la Sra. Oh. Este era el momento de mostrar dignidad. negándose siquiera a mirarla. ―¿Estás lista para jugar? ―preguntó Adam con rigidez. Winifred bajó la raqueta. Este no es el lugar para un parloteo trivial. Y. Se lo demostraré a tu pequeña florero. Lily puso una mano sobre el hombro de él cuando se enderezó. de repente. y él afirma que era a Lily a quien quería seducir. él la despreciaba. Devon. Como Adam prácticamente la ignoraba. ―¿Por qué no me dijiste que era a Devon a quien deseabas? ―susurró mientras tomaban sus posiciones. Ni siquiera se atrevía a mirarla. y cuando Devon fue a recogerla. más alto que la otra. ―Sedu… ―Damas y caballeros ―gritó Lord Fernshaw desde su estrado en el césped―. Lily y ella estaban corriendo la una hacia la otra en una loca carrera para batear sus distintos volantes. Vestía sólo su camisa arremangada y un pantalón de paño negro. ―Estoy lista. La consumió tan completamente que casi le hizo creer en la posesión sobrenatural del alma de una persona. Entonces oyó murmurar a Lily: ―No te preocupes. ¿Qué le importaba una competencia estúpida cuando su vida estaba arruinada? ¿Qué…? Se encontró de pronto parada cara a cara con su oponente. En un momento estaba volando por el patio para mantener en alto el volante de corcho y plumas de ganso que Adam había enviado descuidadamente volando por sobre su cabeza. Devon en primer plano. Estaba una buena cabeza por encima incluso del más alto de los invitados. Ella se marchó hacia adelante. su largo mentón. Miró con pesar su perfil. Y en el siguiente. Adam… ―Toma tu posición. Jocelyn bateó su corcho en el aire. Sé cómo encargarme de mi competencia. le dirigió a Jocelyn una mirada tan maliciosa que la dignidad dejó de importar.

Y saltó en el aire para balancear su raqueta. Me voy a desmayar. una. su brazo congelándose. darle a Lily la oportunidad de golpear primero su volante. De hecho. (N. con un golpe fuerte y sólido. que Lily la miró con sorpresa. no lo es. Toda Inglaterra podría estar observando. sorprendentemente fuerte para una mujer por desmayarse. compitiendo por un premio no reconocido ni siquiera claramente definido. aunque tendría que casarse con ella. ¡Oh. glotona. con la perfecta nariz respingada de Lily.) Página 45 Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR . Siguió un breve instante en que Jocelyn en realidad se sintió avergonzada de sí misma. y a ella no le importaba. Es mío. La voz de Jocelyn sonó tan amenazante y poco propia de una dama. Su grito de dolor e indignación rompió el silencio fascinado como un rayo. Pero entonces uno de los invitados masculinos se echó a reír. Era una mujer cuyo hermano una vez le había dicho que podía aplastarlo en una carrera más rápido que todos los ejércitos combinados de Boney2. ―Yo también sé cómo encargarme de mi competencia ―murmuró en voz baja. a la que no. y su visión se hizo borrosa en los bordes. ¡Se va a desmayar! Que alguien la agarre. Su codo chocó con los grandes y agitados pechos de Lily. Era una mujer obsesionada con un solo objetivo. la mujer que él deseaba. ―¿Qué? ―preguntó Lily.. El hecho de que Devon se estaba viendo obligado a casarse con Jocelyn. en todas partes. compitiendo por la misma corriente de aire. ni siquiera podía ver bien para decir exactamente lo que estaba haciendo. de la T. Y aunque quizás no fue Devon. no quería decir que en modo alguno tuviera la intención de cambiar sus hábitos. ―Sí. ―Es mi corcho ―dijo con una voz bastante aterradora.. Y su raqueta conectó. estoy sangrando. De repente no le importaba. luchando por un pedazo de corcho con plumas. ―Al diablo que los es. como la ramera codiciosa de hombre que era. Jocelyn estiró el brazo hacia el sol. hacia el sol. ―Vino a mí como un meteoro ―bramó ella. Me voy… ―¡Por Dios! ―gritó un joven caballero―. por supuesto. No pudo. Pero no lo hizo. la otra. Lily soltó un gruñido. Jocelyn apretó los labios. ―No. ―¡Ella me atacó! Dios mío. La respuesta de una dama habría sido retirarse. los músculos de su hombro tensándose de anticipación. el otro doblado a la altura del codo para empujar a Jocelyn―. Ese es mi volante. 2 Boney: Nombre con que los ingleses se referían despectivamente a Napoleón Bonaparte. O la viuda de cambiar los suyos.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Bueno. Casi dio un paso atrás como muestra de cortesía. Lily bajó la mirada mientras un delgado hilo de sangre fluía sobre su labio superior. lo es. el suyo y el de Lily. Ella era un pajarito ingenuo por pensar lo contrario. pudo imaginar lo divertido que debían parecer Lily y ella a su ojo cínico. Los dos volantes giraron hacia arriba. Dios mío! Hay sangre por todas partes. ―Mío ―murmuró Lily con un brazo levantado.

―No se preocupe. y el alboroto comprensible que estaba haciendo por la agresión de su oponente. ―Oh. Una gruesa gota de lluvia cayó en su frente. su apuesto rostro llevando una mueca. Tengo uno anclado en el puerto a punto de zarpar. hasta que se encontró sola al el borde de la multitud. Oh. Desafortunadamente. se paseó por detrás de Jocelyn. Jocelyn? No es para nada deportivo.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Un invitado masculino empujó a Jocelyn a un lado. Y si decía algo sobre la nariz de su amante. también. más que de una amazona? ¿Qué impulso sobrenatural la había poseído? Se movió torpemente. Luego otro y otro. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 46 . Todo el mundo sabe que puedes salir lastimado jugando. Uno pensaría que ha sido golpeada por un rifle no una raqueta. ―Creo que soy yo la que debe tomar un barco a China. déjame pasar ―dijo con toda la serenidad que pudo reunir. por piedad ―dijo Lady Winifred cuando la viuda se dejó caer en los brazos de los dos primeros hombres a su alcance―. impropia de una dama. pero. sacando su propio pañuelo del bolsillo de su chaleco―. lo sé. ―Dios mío. incapaz de escuchar los sollozos de Lily por otro momento. Jocelyn se tambaleó hacia atrás y apenas sintió el cuerpo masculino que la zarandeó antes de que se quedara sola. Ahora él estaba tan avergonzado que no podía ni mirarla. Un largo viaje por mar le daría tiempo para sanarse. La gente corría por toda la cancha. luego se inclinó para recoger algo del camino. de pelo rubio. ―Ella está exagerando con lo de esa maldita raqueta. ―Jocelyn retrocedió unos pasos más. su mirada desviada. No tenías necesidad de golpearla. no pudo lograr la fuga desapercibida que había esperado. Entiendo que esta situación te ha puesto muy alterada. simplemente era capaz de golpearlo. ¡de verdad! ―No lo hice a propósito ―dijo. hombres sin compromiso que se mataban por la oportunidad de consolar a la viuda afligida y herida. ―¡Mi nariz! ¡Mi nariz! ¿Estoy desfigurada? ―Me atrevería a decir que el golpe se le pasará en unas pocas semanas ―la consoló el caballero. ―Por favor. ―Fue sólo un juego. Jocelyn ―murmuró Adam. ¿Por qué no pudo haber llovido una hora antes para que el miserable juego nunca se hubiera llevado a cabo? ¿Cómo se suponía que compensaría su comportamiento impropio de nadie. Un hombre fornido. Devon estaba directamente en su camino. Sirvientes con servilletas humedecidas. Winifred le dio un pequeño empujón. que portaba un aire de autoridad. supongo ―dijo su hermano Jason mientras se abría camino a través del tumulto―. ―No tan mal como ella. El recién llegado de pelo rubio gruñó: ―Tal vez la podemos enviar en un barco lento a Pekín. ―Espera un momento ―murmuró él. aunque nadie le prestó atención. ―Me siento muy mal ―susurró Jocelyn. Toda la atención de los jugadores estaba centrada en la nariz maltratada de la señora Cranleigh. señora Cranleigh. ¿Por qué diablos hiciste eso. ―¿Semanas? ―gritó ella.

―Desearía que alguien me hubiera detenido antes de que hiciera un espectáculo de mí misma. ―Después de lo que acabo de hacer. ―Dios no lo quiera. puedes al menos tener la amabilidad de no hacerlo en mi cara. sacudiendo la cabeza―. ―Realmente quiero ir a mi habitación ahora. Él sonrió.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―Si vas a burlarte de mí ―le dijo a su cabeza agachada―. teniendo en cuenta… ―¿Teniendo en cuenta? ―preguntó ella con vacilación. el que ella había estado segura que Lily se había robado. Ella se apartó de él. Ella se paró mirando a través de la hiedra. Su volante. ―Espera un minuto ―la agarró por la muñeca. sus ojos bailando con perverso regocijo―. levantando la mirada hacia él. ―Devon… ―Te mostrare un desvío si no quieres encontrarte con nadie en el camino. Ahuecada en su gran mano estaba un volante con plumas de ganso. seduciéndola con la promesa de oscuros placeres. Devon a su espalda. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 47 . ―No hubo Ɵempo ―dijo él. Nunca he visto nada igual. medio girando para escapar. Estaba muy impresionado por tu iniciaƟva. Lily entre ellos. como para asegurarse que nadie estuviera mirando. Ella tragó un gemido. y no pudo pronunciar palabra. ―Tal vez deberías consolarla ―dijo torpemente. Los otros invitados se acercaban. Sólo voy a darte esto. Y no me estaba burlando de Ɵ ―se enderezó. y ni siquiera había sido su corcho. ¿no? ―dijo con picardía en la voz. La sangre desapareció de su rostro. Entonces el brazo de él se cerró alrededor de su cintura y la aplastó contra su pecho y sus muslos musculosos. pero alguien viene. para ser precisos. ―Has reparƟdo tu parte. murmurando: ―No lo es. Ella contuvo la risa. Te lanzaste por el césped como una bala ―hizo una pausa―. no quiero volver a encontrarme con nadie. Luego deslizó el volante dentro de su levita de corte largo―. Su mano cálida y fuerte. también ―dijo―. Ella tragó. Ella suspiró.. ―Esto no se ve como un desvío ―dijo ella dubitaƟva. Será nuestro secreto. con la mano apoyada en su hombro. lentamente la giró para enfrentarlo. y menos lugar para alguna distancia entre ellos. ―Parece que Ɵene suficiente compañía de momento. no importa ―dijo él mirando a su alrededor. Es lo menos que puedo hacer. Ella miró su mano. Él la atrajo detrás de un alto enrejado de madera cubierto de hiedra. He sufrido todas las humillaciones que puedo soportar.. Había espacio apenas suficiente para ocultarse. Ella asintió con la cabeza. ―Ahora te estás burlando de mí. ―Marido y mujer están destinados a estar del mismo lado. Él miró alrededor. Mira. No me burlo. ¿Cómo podía proteger su corazón de este hombre cuando decía cosas así? se preguntó melancólicamente. ―Bueno. Su sensual mirada capturó la de ella. Pensar que había luchado en público por un corcho. Nunca me burlaría de una mujer con un brazo como el tuyo.

y ambos. la boca de él devorando la de ella. una princesa rodeada por un tribunal de sujetos vergonzosos. lo sabrías. Jocelyn es la amante de Boscastle. A su fuerza. o que Devon lo oyera.. A todo lo que era. Devon alzó la cabeza para escuchar. Y todo lo que puedo decir es que Jocelyn debe haber heredado su veta violenta. Ella podría haber corregido a ese caballero. Y luego las voces penetraron la bruma de placer. La tentación quemaba. y él quedó atrapado con la florero en la torre y ahora tiene que casarse con ella. Una de las voces sonaba familiar. La vio irse con la dignidad de una princesa real. sin luchar contra su abrazo. Devon bajó la cabeza para besarla. La anticipación se estremeció a lo largo de su columna. ―Dios. Su beso la sedujo. Ella se rindió a esa tentación. ―Maldita sea. Las voces se desvanecieron. de su mente. ella no estaba segura. Una languidez peligrosa tomó posesión de su cuerpo. Él se volvió rápidamente. negándose a liberarla. Era consciente de la excitación de él. Y ahora que lo pensaba. ―¿Lo sorprendió el padre de ella? ―Sir Gideon mismo. Mi tío me dijo que él acostumbraba golpear. Este hombre. Dejó de respirar. luego se apagaron. el cielo y el azul pecaminoso de sus ojos fueron un borrón cuando ella abrió los labios. Con una mirada pesarosa. Las voces se acercaban. pero esperaba que nunca se dijera en su presencia. Él sonrió y apretó su abrazo. Jocelyn se separó de Devon. Realmente había mucho más que se podría decir acerca de su padre. ―Jocelyn… ―Está bien. ¿qué pasa con el desvío? ―dijo detrás de ella. qué espectáculo fue. Se alegró de que él no empeorara todo. sintiéndose enferma por dentro. tratando de seguirla. Dos hombres estaban caminando más allá del enrejado. Sólo existía este momento. Ella casi dejó inconsciente a la señora Cranleigh. Había estado totalmente preparado para ya sea ignorar o defenderla contra las observaciones hirientes que habían oído. Ella se movió lentamente rodeándolo. Ella no le había dado muchos indicios. aunque a qué. sus ojos brillando tentadores. al menos en un punto.. Al corazón de él. abrió los ojos vacilante. Todavía podía oír las voces en el camino más allá del enrejado. Pero Jocelyn no le había dado la oportunidad de reaccionar de una u otra manera. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 48 . Ella se limitó a sacudir la cabeza y se volvió a ciegas hacia la fila de altos cipreses que conducía al castillo. mirándola preocupado. Si acaso se arqueó como si estuviera invitando a más.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Ella cerró los ojos. la gruesa columna de músculo que presionaba a través de su ropa como un hierro de marcar. ¿Qué le hizo la mujer a ella? ―Si tu cabeza no estuviera en la ponchera la mitad del tiempo. no estaba seguro de lo que le había causado tan evidente angustia: los rumores acerca de Lily y él o la referencia a su padre. Respiró.

La mujer con la que tiene la intención de casarse. Así que salió del jardín sin mirar atrás. había visto la humillación en su rostro antes de que hubiera huido. de guiar a sus hermanos lejos de los pecados que una vez él había cometido. tengo que admiƟr que esto es una conmoción. y el Boscastle en él había querido salir en su defensa. quinto marqués de Sedgecroft. ―¿Esa no resultaría ser la misma. se deshizo en disculpas por el par de ojos negros que los dos aturdidos caballeros llevarían por la noche. sin embargo. sin duda. Grayson Boscastle. ―Es verdad ―dijo distraídamente. que había asumido la responsabilidad como jefe de la familia. ―Ella no esperaba apuntar a la nariz de su oponente. la chaqueta al hombro.. sólo un idiota habría creído que fue un accidente. ―¿Puedo asumir por tu mórbido silencio que lo que Emma me ha dicho es cierto? ―preguntó Grayson. Oyó a Lily subir por el camino. ¿Cómo en nombre de Dios te dejaste atrapar? Él sacudió la cabeza. debería salir de su escondite y preguntar por su lesión. Devon sonrió de mala gana. ―¿Cómo sucedió? ―preguntó Grayson en voz baja―. Como caballero. siguiéndolo de cerca―. a excepción de su hermano mayor.. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 49 . y que la dama sin duda sabe cómo apuntar su raqueta. A continuación. Pero nadie se atrevió a decir una palabra. en un combate de boxeo improvisado que se inició en el jardín ornamental. Un hombre debe defender a la mujer con la que Ɵene intención de casarse. Quería correr tras ella. Grayson exhaló a través de sus dientes. Pero ¿podía defenderla contra las heridas del pasado? La verdad era que él mismo se había sentido enfermo al escuchar que la estaban degradando. ¿Fuiste atrapado en una posición comprometedora con la hija de Sir Gideon. Lo habría hecho si hubiera sabido qué decir para consolarla. Grayson frunció el ceño.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Sin embargo. No podía. Me hicieron creer que me iba a reunir con otra mujer. La sola idea le dio a Devon un dolor punzante directo entre las sienes. ―Bueno. sin embargo. En este caso. y has aceptado casarte con ella? Devon anduvo más despacio en cuando llegaron al patio interior del castillo. ―No lo sé. Sólo sabía que odiaba verla tan angustiada. Y él era por lo menos en parte culpable. cuando todavía podía ver la delgada figura de Jocelyn zigzagueando entre los árboles. cuya nariz ahora está hinchada como una salchicha? ―Todo lo que puedo decir es que Jocelyn y yo fuimos engañados aparentemente para que nos encontráramos. Grayson parecía aprobar el estallido pugilístico de Devon. ―¿Tienes alguna idea de quién pudo ser? ―Al principio pensé que podría haber sido Gabriel. ―Bien por Ɵ ―dijo Grayson―. Un poco después esa misma tarde. Por supuesto. Pero no se movió. él "accidentalmente" noqueó contra un seto a los dos hombres que habían estado discutiendo sobre Jocelyn en el camino. su risa suave indicando que no había sido herida mortalmente después de todo.

un hombre puede ocuparse de sus romances privados después de su boda. Y supongo que. Levantó la vista hacia la torre este del castillo. Al menos ella Ɵene cierto encanto. bien. pero estoy absolutamente dispuesto a darle mi nombre. Devon se encogió de hombros. Devon ―dijo Grayson―. Tras haberse resignado a lo inevitable. si nos hubiéramos conocido un poco mejor antes de caminar hacia el altar. Devon siguió caminando por el patio. sugeriría un soborno… Devon alzó la mano. ―Tal vez eso se debe a que la elegiste. la hora y el lugar no parecían importar. ―Si estuviéramos tratando con cualquier otro papá indignado que Sir Gideon ―dijo Grayson―. en nuestra cama y en su compañía. por desgracia. ―No sé lo que tengo para dar ―dijo Devon con una sonrisa de auto desprecio―. ―Ya lo sé ―dijo Devon. ―Después de haber sido tan tonto como para caer en una trampa ―dijo en voz baja―. no tengo más remedio que aceptar la responsabilidad. ―¿Y nada más? ―preguntó Grayson después de una pausa reflexiva. ―Nunca ha entrado en mi mente ni una sola vez. ―No fui a la torre sin la comprensión inherente de que una cita. Me siento más que satisfecho con Jane. ¿no es cierto? ―Muchos hombres lo hacen ―dijo Grayson. asinƟendo con la cabeza. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 50 . ―¿No te has sentido tentado a ser infiel? ―preguntó Devon. sin embargo. pensando en lo elegante y benigna que parecía a la luz del día. Podrían llegar a un compromiso. conlleva un cierto riesgo. ―Sí ―admiƟó―. es que asumí que todos los riesgos incurridos serían fáciles de corregir. Sin embargo. teniendo en cuenta que ha estado en competencia con Drake durante años. ―Lo siento. Menos de dos horas más tarde. tal vez. incluso una planeada. ―El problema con esta línea de razonamiento. Hubiera sido agradable. sigue siendo uno de nosotros. No sabía que me iba a encontrar con Jocelyn. No tenía que cambiar sus hábitos para adaptarse a su arreglo. mientras que Gabriel ha vivido una vida dura y disfrutado de sus pequeños tormentos. aunque sólo sea en apariencia. No tenía que amar a Jocelyn o hacerle ninguna promesa en privado que no tuviera la intención de cumplir. El honor estaría satisfecho al menos. ―Es el elemento de riesgo lo que hace una cita irresisƟble ―coincidió Grayson. aunque debes recordar que nuestro noviazgo fue cualquier cosa menos tranquilo. Todo el mundo asume que voy a salir huyendo. Ella probablemente no va a conseguir la mejor parte del trato. el hermano de Jocelyn se encontró a Devon en la biblioteca con un grupo de otros invitados varones y en voz baja le informó que había recibido un mensaje de Sir Gideon insistiendo en que la boda se realizara dentro de una semana a fin de desalentar la especulación. Grayson sonrió. ―Sí.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―Una conjetura razonable.

Si Lord Sedgecroft está de acuerdo.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―Él preferiría ―agregó Jason―. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 51 . ―Eso es adecuado para mí. ¿Te molesta? Devon sonrió con ironía. Devon. era cierto. por supuesto. Grayson miró a su hermano. que la ceremonia tuviera lugar en la capilla de Lord Sedgecroft en Londres por el bien de la privacidad. ―No ―y por extraño que pareciera.

La luz resplandeciente de la lámpara del interior arrojó una luz de brillo en su expectante rostro. que Devon se limitara a visitar el salón solamente para complacer a Sir Gideon. dejando a Jocelyn con excusas que nadie creyó. Grayson se escabulló a la habitación de Devon media docena de veces yendo a buscarlo. pero entonces la futura novia prácticamente la había atacado con una raqueta y a la viuda la habían llevado hasta su cama con una compresa fría. Adam la miró con un ardiente silencio. no sucedió. especialmente teniendo en cuenta el hecho de que sus amigos estaban arriba haciendo apuestas sobre cuantas horas duraría antes de escapar. Supo inmediatamente que Devon no se encontraba entre el grupo de huéspedes. Y también parecería una promesa vacía. era consciente de que él no había mencionado nada sobre ofrecer su mano. Había estado ausente en la cena. excepto por un fuerte suspiro ocasional que jugó con los ya tensos nervios de Jocelyn. de hecho. Ella de pie como un soldado de madera mientras sus amigos brindaban por su compromiso con un hombre que la había arruinado y estaba pensando sus sentimientos acerca de casarse con ella. aunque los asistentes a la fiesta tenían la esperanza de presenciar otro conflicto entre las dos mujeres en competencia por el corazón de Devon. porque realmente no había mucho que decir. delante de todos. No importaba lo mal que se sintiera. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 52 . No dijo nada. sólo para regresar con una breve sonrisa y una triste broma que podía ser otra de las bromas que conocía su hermano para jugar. Cogió la falda de su vestido color rosa pálido y oro y se quedó delante de la pequeña multitud que estaba de pie en las puertas del salón. Su hermano negó con la cabeza en una aparente confluencia de simpatía y resentimiento. Lily no se presentó. La ausencia de Devon era dolorosamente elocuente. Él nunca confiaría de nuevo en ella después de lo que había hecho. ―Tal vez necesita más tiempo para recoger su ropa ―dijo Jocelyn con una sonrisa reluciente. Tal vez no apareciera en su anuncio de compromiso matrimonial. A pesar de la nariz inflamada. A pesar de que no se presentaría a sí mismo. ―Tal vez sólo necesita tiempo para acostumbrarse a la idea ―dijo Winifred en un susurro consolador mientras las dos mujeres caminaban por el pasillo de caracol al salón. tampoco. Era lo mejor. Parecía poco probable. Después de casi pasado dos horas. los invitados estaban notablemente inquietos. Ni siquiera ella estaba segura de poder confiar en sí misma.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O0 07 7 El padre de Jocelyn también había solicitado que el compromiso se anunciará más tarde esa noche en la fiesta delante de los testigos. había pedido a su hijo Jason que hiciera de su representante. ¿Cuán decepcionante sería que el drama que todo el mundo había anticipado no sucediera? ¿Se había enamorado Lord Devon de Jocelyn? ¿Había empezado a amarla? Su fracaso para compartir ese momento con ella como le sugirió. Tal vez el pasado se repitiera. la falta de entusiasmo de la Señora Cranleigh por este anuncio se entendía. Era evidente que pensaba que un compromiso público uniría a Devon con su hija.

pero la puntualidad nunca había sido uno de sus puntos fuertes. ―¿No te excusaste por mí? ―preguntó Devon. No sabía cómo explicar… Devon se quitó uno de sus guantes negros de montar a caballo. Emma en silencio. se encontraba a sí mismo teniendo que ofrecer orientación cuando sólo había comenzado a entender el significado de su propia existencia… La mera existencia de su esposa e hijo. Ella sonrió. ―Su atracƟvo.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Gabriel se ofreció para ir a buscar a su desaparecido primo por los jardines. tratando de no perder los estribos. como el patriarca de la familia. Grayson levantó las manos. ―Perdónenme otra vez ―murmuró a la asamblea en general. y de pronto Grayson se preguntaba qué tan bien alguien sabía que el diablo joven oscuro. ―¿Joyas? ―¿Es de esperar menos de un Boscastle? Sus ojos azules danzaban. Grayson no había prestado especial atención a los problemas de sus hermanos cuando eran niños. ―Volveré con mi hermano o no volveré jamás. pero su preocupada mirada vagó hasta la entrada. había recordando cómo Devon había reaccionado a las crisis pasadas. con su rostro anguloso indiferente―. Jocelyn se desplomó de la silla con una expresión petrificada en su cara bonita cuando dijo que le importaba un bledo si su hermano se había enamorado de ella o había caído de la faz de la tierra. Tres minutos más tarde estaba caminando a través de la finca familiar por el prado y el establo. ―Fui a buscar un regalo de compromiso. Comprendía la pasión de Devon por los caballos. Grayson cruzó los brazos sobre su pecho. le aseguró a Jocelyn que Devon cumpliría con su deber. Grayson redujo su mirada. Devon mostró su sonrisa. Al parecer se incorporó de pronto. ―Entonces me gustaría ver como su atractivo lo saca de este embrollo ―murmuró Gabriel. ―Todo el mundo está en el salón esperando por ti. ciertamente. ―Tendrá que ser una maravilla de regalo para que ella te perdone por esto. ―¿Dónde diablos has estado? ―Exigió cuando Devon finalmente tiró de las riendas a un lado. Un embrollo. o lo que él mismo haría en el lugar de Devon. ―¿Cuál es el punto fuerte de Devon? ―Greyson oyó a Gabriel preguntarle a Emma sobre su copa de vino. pero no entendía su comportamiento taciturno. desmontando. Devon señaló una bolsa voluminosa de terciopelo azul en su bolsillo de la chaqueta. ―Así es. ¿Se habría hundido en picado cuando su madre y su hermano menor murieron? ¿Se habría subido a su caballo para viajar durante horas y horas? Un joven siendo salvaje consigo mismo. Devon se alzaba aún más alto que él. Grayson lanzó una mirada furtiva por todo el salón. Su hermano venia a galope en la neblinosa luz de luna brumosa mientras Grayson esperaba. Ahora. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 53 . Por lo menos eso creo. Tú compromiso se anunció hace unas horas.

―¿Por qué quieres darle un regalo? ―Parece que ha perdido el hijo que llevaba. ―Eres el único demonio que conozco que podría convencer a la vieja de dejar el hacha de guerra y desprenderse de sus diamantes. Sólo entendía que Jocelyn había sido herida el día de hoy. ―¿De qué tipo de chuchería estamos hablando? Devon se echó a reír. aunque no está en el mejor de sus momentos. claramente afligido tanto como Devon se sentía por la noticia. ―Chloe siempre solía decir que cada mujer joven debía tener una tiara de diamantes ―dijo como si eso fuera suficiente como explicación. ―Ella está con Jane ahora en la casa de campo. ―Una…Estás bromeando. Y se sintió satisfecho de sí mismo por haber tenido éxito. pero no podía confesar la verdad. ―¿Por qué? ―Para Chloe ―dijo Grayson en voz baja. Chloe era su vivaz hermana de pelo negro que se había casado con Dominic Breackland. ―¿Cabalgaste todo el camino hacia la casa de la arrogante tía Catherine para pedir su tiara? ―Lo hice. Vine a la fiesta. Devon tragó. Grayson sacudió la cabeza con admiración. bueno. Grayson bajó la mirada. ―¿La tiara que juró llevar a su propio funeral? ―Bueno. y su instinto le había dicho. el verano anterior. pero eso era lo que había hecho. no dije que fuera fácil.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―Tú y Drake sois los que me enseñasteis el poder de una chuchería en el corazón femenino. vizconde Stratfield. ¿verdad? Devon vaciló. ―No es su cumpleaños ―dijo frunciendo el ceño. tampoco. pero parece que ya tenías suficientes problemas por tu propia cuenta. aunque él no la había visto recientemente. ―Una Ɵara de diamantes. para decírtelo. Se suponía que íbamos a regresar todos juntos a Londres. ¿Dónde en Essex se encuentra una tiara de diamantes? ―Dentro de la mansión de una de nuestras adoradas tías. ―¿Está bien? ―preguntó con preocupación. Ella y Devon habían sido siempre buenos amigos. ¿Qué te poseyó para pensar en ello. no estaba seguro de que su instinto le hubiera dicho que fuera de caza por una tiara en el medio de la nada. No podía mentirle a su hermano. puede que Chloe dejara de pensar en sus propios problemas. en realidad. en primer lugar? Devon desvió la mirada. ―No tenía idea de que estaba esperando un hijo. ―Creo que sí. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 54 . ―Yo tampoco ―replicó Grayson. Devon negó con la cabeza. Si tú y Jocelyn os termináis casando en mi casa. ―¿La tía Catherine casualmente no tendrá otra tiara a mano.

incluso si deseas estar muerta ―dijo con voz profunda.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―No estoy seguro de que el matrimonio haga que mis problemas desaparezcan ―dijo Devon sin pensar. Incluso Lord Fernshaw pareció aceptar que Devon no tenía un aspecto superficial. ―Estoy hambrienta ―dijo. Estudió su duro rostro. la joven esposa de Lord Alton. pero tú primo… Bajó la mirada hacia ella. Como si fuera el momento justo Lord Alton y Gabriel Boscastle dieron un paso adelante para ofrecerle sus brazos. Aconsejo a todos a traer algo de lana de cordero y oro. Estaba más allá de un rostro marcado. No deseo estar muerta. ―Conozco maneras de avivar el espíritu de una señora que ha tenido una gran caída. pero la suya era más dura. Sorprendentemente. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 55 . ―Tal vez debería caminar sola. ―Bueno. ―Creo que mi corazón sigue latiendo. elevando su frente ante esta observación. Ella se echó a reír. se suponía. No era ningún secreto que la recopilación de medianoche habría sido la celebración de su compromiso con Devon. Su hermano estaba con la mirada imponente puesta en su rostro. ―Mantén tu cabeza en alto. Lord Alton está organizando todo para mostrar sus habilidades con el violín. le dijo a su esposa. Había sobrevivido. un concierto de violín facilitaría la decepción de esa noche. no estoy dispuesto a oponerme. Deberíamos tener una recopilación de medianoche en el conservatorio. El hombre era un escándalo para sí mismo. con el semblante más preocupado. Sólo quería recordarte que hay otras opciones disponibles si mi primo no cumple con su obligación. con mucho tacto hizo la sugerencia de trasladar la fiesta al Conservatorio para un relajante recital musical a la suave luz de la luna. Había una extraña libertad que encontraba siendo rechazada en frente de unos amigos. Tal vez. ―Relájate. De muy mala gana se encontró caminando con la mano metida en el hueco del brazo de Gabriel Boscastle. ―Después de ver el daño que tu futura esposa puede infligir con una raqueta. Grayson sonrió cuando un mozo se acercó a ellos para tomar el caballo sudoroso. Jocelyn. Ella vio un gran parecido con Devon en su cara. Jocelyn le sonrió con irónica gratitud. después de todo ―murmuró. Jocelyn se hubiera reído de su galantería si no hubiera deseado simplemente hacer una salida tranquila. Uno o dos de los invitados mayores ya se habían retirado para pasar la noche. Jocelyn se levantó de su silla de respaldo alto. Estoy famélica. pero no le revelen a mi marido que fui yo quién lo sugirió. los mendigos. Sin embargo. ―Es pasada la medianoche. No podía tolerar ni un minuto más este absurdo y mortificante momento. Ella se detuvo. Era muy consciente de que varios de los invitados más considerados habían estado esperando hasta que ella reconociera la derrota. Lady Cordelia Fernshaw. la tomó de la mano. era cierto. que no se podían escoger. Adam se había alejado de ella en un aparente esfuerzo por distanciarse de su continua desgracia.

aunque ella no estaba del todo segura de dónde había surgido esta discordia. La voz de Devon era aterciopeladamente indiferente. Parecía claro que su rivalidad no había estado por el mero hecho de que Gabriel había sido capturado junto a ella. La oscura tensión disminuyó del rostro de Devon. ―¿Estás interesada? ―Estoy demasiado aturdida para responder a esa pregunta ―contestó ella. no un arma. Ella levantó la vista de repente. ¡Qué bueno saber que puedo contar con tu decencia en mi ausencia! Su pulso se aceleró mientras se volvía para mirar hacia arriba al oscuro y melancólico rostro de Devon. tentada a reírse de su audacia. ―No seas modesto Devon. de todos modos? ―Tengo una excusa ―dijo con un breve vistazo a su hermano. Por el rabillo del ojo se dio cuenta de que su hermano Grayson estaba de pie en la puerta. Sir Gabriel ―dijo ella con sumo cuidado. ―Una chuchería para pedir tu perdón. A pesar de su oferta. Pero entonces Gabriel se encogió de hombros y se apartó divertido con una suave risa. ¿Tenía algo que ver con Lily Cranleigh? Winifred le había informado sobre a apuesta entre los dos hombres. ―¿Una qué? ―preguntó. ―Tal vez el hecho de que Devon es mi primo tiene algo que ver con mi sugerencia. Alzó las cejas hacia Devon. De hecho. mordiéndose el interior de su mejilla. Eres un premio a ganar. Eso es algo más que una simple chuchería. no lo harás ―dijo una voz de barítono detrás de ella―. ¿Qué esperaba Devon cuando lo tenía todo y la abandonó. Los impulsos peligrosos que se habían cargado en el aire de repente se dispersaron. se dio cuenta de que él no la miraba a ella en absoluto. Gracias por mantener un ojo sobre ella. Gabriel. Tenía mucha curiosidad. Jocelyn se estremeció en la conciencia antes de que se volviera a encontrar con la causa. ―No puedo creer que sugieras tal acuerdo cuando estoy involucrada con tu propio primo. será Jocelyn quien decida. ―Tanto si es lo suficientemente buena o no para merecer el perdón. me parece que no me gustan mis primos. Se echó a reír. Se sentía un poco como una princesa atrapada entre los enfrentados fuegos de dos grandes dragones. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 56 . ―Hizo una pausa―.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―Supones que puedo ser… ―¿Mi amante? ―sonrió hacia ella con desenfadado encanto. él y Gabriel parecían estar involucrados en un silencioso choque de voluntades que envió un escalofrío a sus brazos. ―¿Qué es? ―preguntó. Los invitados a la fiesta se cerraron en un círculo alrededor de ellos. Ella lo sesgó con una cínica mirada cuando él levantó la mano para sostener ante ella una bolsa de terciopelo azul. ―Caminaré por mí misma. Un profundo silencio había caído sobre el salón. ―¿Quieres usarme como un arma? ―¿Un arma? No. ―No. la curiosidad abrumaba la cortesía de permitirle obtener una reunión privada.

Había una mancha de barro en la parte superior izquierda de su bota. luego obedeció. ―Por su puesto. Y aunque sólo fuera por esta noche quería creer que su matrimonio no era más que el resultado final de un baile de máscaras. ¿Por qué iba a pensar que una mujer como ella se compraría con adornos? Se preguntó. ―¿Cómo sabes que siempre he querido tener mi propia Ɵara? ―preguntó antes de que pudiera detenerse. estaba abrumada. Le estamparía petulancia para la posteridad si ella le negase su reconocimiento. motivó su gratitud. el hecho. o lo que Devon esperaba que dijera. No estaba muy segura de cómo reaccionar. Devon sonrió. no en un estado de ánimo para ser impresionada. ExƟende tus manos. princesa. Nadie la distinguió antes o le prestó tanta atención. Ciertamente no esperaba un regalo como este. Sus piedras delicadas irradiaban el fuego de todas las facetas puestas sobre una banda de oro bellamente labrado. pero no obstante. Jocelyn miró a Devon. sino algo más. ¿Por qué iba empezar ahora? Pero esa pregunta fue antes de mirarse su mano para descubrir la tentación del diablo brillando en forma de una tiara de diamantes más exquisita que había tenido la alegría de contemplar. A decir verdad. ―Es lo más hermoso que he tenido nunca. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 57 . Ella frunció los labios. Su inquebrantable mirada aumentó su ritmo cardíaco y por un jadeante momento pensó que podría ver algo en su interior que ni ella misma podía percibir. ¿Cómo demonios se las había ideado para comprar una tiara de esta calidad en el aletargado pueblo de Essex? Es cierto que los Boscastle ejercían tanto poder y encanto persuasivo que la gente no podía resistirse. su regalo la hacía sentir como una princesa. Su mirada descendió. En verdad. Podría haber jurado que escuchó a su hermano Grayson suspirar de alivio. nerviosa. Ella levantó la vista y de pronto notó las minúsculas gotas de sudor que brillaban en su pelo. o prodigándola con tales extravagancias. sin importar los motivos que lo había inspirado.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―Voy a verlo para decidirlo por mí misma ―dijo secamente Jocelyn. Pícaro ingenioso. Él estalló en una sonrisa a su respuesta. Una desgraciada. Nunca había estado muy impresionada con abalorios en el pasado. Se encogió de hombros. Lo miró directamente a los ojos. Hubo un colectivo suspiro de asombro de los invitados que los rodeaban. Vació el contenido de la bolsa en las enguantadas palmas de sus manos. Se había convencido de que no se presentaría esta noche. Y en efecto. ―¿Cómo has encontrado esto en tan poco tiempo? ―¿Es de tu gusto? ―la preguntó como si su existencia dependiera de su respuesta. pero… Ningún hombre que conocía había luchado alguna vez más de un duelo por Jocelyn.

―Como digas ―replicó ella. ―Fue un beso para sellar nuestro compromiso ―dijo. Las esperanzadas debutantes presentes susurraron que sus corazones se rompieron por la pérdida de su granuja de ojos azules. Se volvió para poner su brazo alrededor de su cintura. ―No es mi saƟsfacción la que necesitas buscar. Oyó el suspiro profundo que se le escapó. cuando se habían reunido en la torre. a pesar de que aplaudía en silencio su habilidad para disimular. Ella no lo podía engañar. ―¿Se me redime a tu satisfacción? Grayson miró a la figura de Jocelyn alejándose. brotaba con más facilidad de lo que había esperado. exhalando con saƟsfacción. Su sangre caliente anticipando qué otros fuegos podría despertar en su cuerpo exuberante. Ella sonrió. mientras su hermano anunciaba el compromiso matrimonial de su hermana con uno de los nobles más codiciados de Londres. Ella levantó la mirada oscura hacia la suya. Y lo había hecho. Sin duda.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O0 08 8 Devon se mantuvo a su lado. su mano acariciándole la espalda. ―Tal vez deberías darme un beso para celebrar nuestro compromiso. avanzando por delante de él hacia las puertas del salón para la cena de celebración. apuñalando por su espalda. Recordar el suave placer de su cuerpo envió un agudo deseo. pero no se movió. Era un deber más fácil de lo que había esperado. y sus dedos apretaron allí cuando inclinó su boca sobre la de ella y la besó como si no hubiera otra persona en el mundo. no le hacía daño a su causa que hubiera respondido a él con tanta pasión. Lo que lo confundía era la emoción indefinible que sentía cuando estaba con ella. Pero entonces sintió la mano de ella presionada contra su pecho. Él reconocía cuando despertaba el deseo en una mujer. ―No delante de todos ―dijo ella con voz débil. que curvaba su propia boca finamente moldeada mientras las felicitaciones estallaban en torno a él. deteniéndose en la puerta para echar un vistazo a su hermano. Algo feroz se agitó en su interior. nada más. Pero la besó de todos modos. Un deseo desenfrenado. La sonrisa. el deber de proteger… aquello lo entendía. Él deslizó la mano a un costado. murmurando: ―Supongo que piensas que acabas de demostrar algo con esta escena. y un dolor desconocido se apoderó de su corazón. Él ignoró ambos bandos y se concentró en prestar atención a Jocelyn. Devon la siguió con una sonrisa renuente. Y quería más. El variado grupo de amigos de Devon parecieron poco entusiasmados con el anuncio oficial. aunque me parece a mí que ella ya… Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 58 . Sintió el calor sexual que se encendió entre ellos. ―Ya está ―se reƟró sin previo aviso. ―Nadie siquiera se sorprendió en lo más mínimo. Su mano cálida y dura se deslizó desde su hombro hasta su nuca. Tenía la intención de que fuera sólo un abrazo simbólico.

girando para mirar a los invitados restantes que no habían sido capaces de alejarse de la sombría sorpresa. La oscura mirada de Devon recorrió los rostros de quienes los rodeaban. Confía en mí. Jocelyn asintió lentamente. ―No tengo nada que ver con esto ―dijo él. Captó un destello de dolor en su mirada. Al principio no vio la razón por la que las dos mujeres parecían estar congeladas en sus caminos. Emma y Winifred como ángeles de la guarda a su lado. Jocelyn sonrió débilmente. y nadie va a confesar contigo amenazando con cometer un asesinato. No dejes que te moleste. en el cual yacía el famoso dominó de terciopelo negro de Devon y debajo de él una corona de malezas muertas y flores secas. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 59 . tengo mejores maneras de pasar el tiempo. Clavado en la base del ataúd estaba un burdo cartel en forma de una lápida que decía: Lord Devon Boscastle Mejor Muerto que Casado Se dirigió al lado de Jocelyn. Devon. ―No era consciente de que fueras tan posesivo ―dijo Gabriel con cuidado―. Las bromas eran parte de una fiesta. Él permitió que su hermana Emma pasara por su lado para tomar el brazo de Jocelyn. afuera del salón. No se ha hecho ningún daño real. ¿no? ―preguntó suavemente. Estaba parada detrás de Jocelyn en el extremo del corredor iluminado por luz de las velas. su mandíbula apretada con furia incontrolable. podía sobrellevarlo. girándola en la dirección opuesta. pero eso no significaba que ella mereciera ser objeto del malicioso sentido del humor de alguien. ―Pero es verdad. sacudiendo la cabeza a la pequeña multitud que se congregó para presenciar su reacción ante este insulto sin precedentes. Su mirada se estrechó en el rostro oscuro y adusto de su primo. Sabía que ella sólo estaba tratando de ser razonable. Devon sacudió la cabeza. ―Vamos a cenar. y si alguien quería jugarle una broma a él. ―Maldita sea. su ira aumentando mientras ella pasaba por delante del horrible ataúd. ―No lo encuentro en absoluto diverƟdo. Un viejo cráneo servía de cabeza. ―Es sólo una broma tonta ―dijo Emma con voz cortante―. No tengo ningún dominó. Se quedó quieto. ―No fui yo ―dijo Gabriel rápidamente―. Los sirvientes de Lord Fernshaw sacaron a las damas amable y rápidamente por una puerta lateral. se alzaba un ataúd de caoba. Él apretó la mandíbula. Apoyada entre dos urnas de piedras enormes. ―Por supuesto que no. que ocultó rápidamente antes de que ella soltara una callada risa artificial. ―Si llego a saber quién hizo esto. ―Sólo quiero saber dónde está el ataúd de la novia. y lo que vio hizo que su sangre bullera súbitamente. tengo que saber quién hizo esto ―dijo.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Devon miró en dirección al grito suave que emitió Lady Winifred. Ella le tocó el brazo. y si pudiera por favor seleccionar el vestido de mi muerte. ―Así me di cuenta en el salón. prometo que el ataúd tendrá su uso. Sólo estaba ocupando tu lugar. Entonces miró por el pasillo en la dirección de la mirada de Jocelyn.

Gabriel miró a Devon y asintió con la cabeza. encorvándose en su silla. ―Es hermoso. poniendo una mano firme sobre el hombro de cada hombre―. Gabriel asintió con la cabeza. Era perfectamente consciente que Gabriel no era capaz de este tipo de crueldad. Bribones y hombres sin compromiso que nunca se hubieran atrevido antes a acercarse a una joven de su carácter inoxidable. Era obvio que su opinión de ella estaba bajando rápidamente. ―Puedo hacer algo mejor. Jocelyn. Un par de invitados más amables susurraron que la visión del ataúd había sido demasiado para soportar para la señorita Lydbury. conservarla para el torneo de Alton. Adam sacudió la cabeza ante su poco característico despliegue de humor. Si tienen tanta cantidad de energía que gastar.. Brindis halagadores se hicieron en su honor. alzando la cabeza. Lady Winifred frunció el ceño mientras un desenfrenado coro de risas estalló alrededor de la mesa. ―Has roto el corazón de Adam ―dijo Winifred alterada. Yo me ocuparé de beber. Pero alguien piensa que al casarse conmigo su vida terminará. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 60 . primo? Devon asintió con la cabeza a modo de disculpa. Jocelyn se inclinó debajo de la mesa para susurrarle también: ―¿Por qué? ¿No quedó para ti? ―Una de nosotras debe seguir sobria.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle La boca de Devon se adelgazó. No le demos a la sociedad ninguna otra razón para hablar. ―¿Qué estaba buscando la señorita Lydbury debajo de la mesa? ―gritó desde su silla. Jocelyn asintió. ¿no? Él es hermoso.. pero que lo condenaran si sabía quién sí. a. ―Nunca pensé ver el día en que te sentirías atraída a. te ocuparás de pensar.. ―Te estás volviendo una vieja mojigata ―dijo Jocelyn. le hacían la corte. también. y tú. ―Él te dio una tiara de diamantes. ―Creo que has bebido más de tu habitual dosis de clarete ―le susurró Winifred al oído con el pretexto de dejar caer el tenedor. Se estaba desmoronando por la presión.. querida Winifred. ―¿Amigos. En un momento dado. ―Ayúdame a sacar ese maldito ataúd antes que alguien más se tropiece con él. ―Caballeros ―dijo Grayson. ¿no te parece? ―susurró Winifred en un tono de reproche. terminando su elogio a Devon con la promesa de que ella "lo resucitaría en su noche de bodas". ¿Por qué no hacer una visita a la funeraria del pueblo y preguntar si han vendido algún ataúd últimamente? Jocelyn se sorprendió por la atención que le prestaron en la mesa de la cena. la voz alegre de uno de sus nuevos admiradores. ―Buena idea. uniros a Jocelyn en la cena. ella incluso brindó por sí misma y el ataúd vacío. Su hermano sonrió sin comprender. O mejor aún. Ella alzó una mano para estabilizar el anillo dorado que amenazaba con deslizarse sobre un ojo.

Qué fácil sería enamorarse perdidamente de él. ―¿Te hizo gracia? ―En un senƟdo macabro ―admiƟó―. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 61 . Pensé que se me había perdonado el haber llegado tarde. hendida. Su sonrisa mantuvo una arista dura que la hizo retorcerse en su asiento. Devon. una sorpresa teniendo en cuenta el engaño que los había unido. Qué guapo era. ―Bueno. ―Su dignidad. ―Alguien va a desear la muerte. El joven se rió más fuerte. sus huesos cincelados. estudiando su rostro como si fuera la primera vez que se encontraran. La idea de las libertades que le había permitido hacía que se le acalorara la sangre del rostro. y si hubiera estado en sus cinco sentidos. ¿Era suficiente para construir un matrimonio? Se dio cuenta de repente de que él estaba mirándola. Deseo y confianza. ―Por favor. La belleza de un arcángel. Mira quién ha vuelto de entre los muertos. ―Sí. querida ―dijo. Esa terrible tensión en la garganta todavía le hacía difícil respirar. habría percibido antes el silencio fascinante que cayó sobre la mesa. Su corazón todavía se aceleraba cuando su mirada la recorría. Es un maldito fasƟdio. Les demostrarás a todos que no te importa lo que piensen de ti. su frente arqueada. Le echó una apreciativa mirada mientras la conducía a la pista de baile. y no estaba segura de lo que sentía por él. Él la miró a los ojos. Y todavía recordaba con demasiada claridad la marca de su boca pecadora sobre sus pechos desnudos. ¿no? ―preguntó lentamente. apoyando la barbilla contra su nuca―. perdamos la dignidad. y la oscura chispa de sensualidad en sus ojos enviaba pequeñas descargas a través de su cuerpo. Parece haber desaparecido. Sorprendida de que sus tranquilas palabras le infundieran valor. Una mano inquietantemente familiar cubrió la de ella y firmemente le quitó la copa que sostenía. No parecía justo que tres copas de clarete no la hubieran hecho menos inmune a su presencia. Hubiera sido más divertida si no me sintiera personalmente responsable de colocarte en esa tumba. ―No hemos bailado juntos todavía.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Winifred le dirigió a Jocelyn una mirada irónica. de todos modos ―se levantó de la mesa para acercarse a la silla de Jocelyn―. Él tampoco sonreía. ―Sólo se trataba de una broma. Ella ladeó la cabeza para mirarlo. ―No. ¿O deberíamos buscarla juntos? Ella rió. Esos perversos ojos azules. Él apartó de un codazo al baronet de ávidos ojos. Devon había regresado de su triste deber de sacar el ataúd del castillo. su barbilla fuerte. no esta noche. El único alivio era que parecía fácil confiar en él. esta noche. ―Me imagino ―murmuró―. te lo prometo. ―No me digas que has estado brindando por nuestro compromiso sin mí. ―¿Me veo muerto para ti? ―preguntó en voz baja. que estaba sentado a su lado izquierdo y movió su cuerpo espigado a la silla vacía. Ella se sorprendió al encontrarse a sí misma capaz de moverse a través de las figuras del decorado. Él le tomó la muñeca y la arrastró de la silla. Ella suspiró. ¿Cuántas veces había bailado y coqueteado con jóvenes con la esperanza de una propuesta? ¿Del amor? Este hombre no la amaba en absoluto. en ese caso. En lo más mínimo.

Atraída hacia él y despojada por completo de sus defensas. se construían alrededor del campo de justas. encontrando de repente difícil el tragar―.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―Siento lo que acaba de suceder ―dijo. Tomó una respiración y continuó apresurada. Él tiró de las riendas y la saludó. se coló abajo y fue a dar una vigorizante caminata por la finca arbolada. ―Bueno. su mirada se movió involuntariamente por la habitación hasta la puerta. a quien todo el mundo sabía que había perseguido. ―¿De veras? ―Creo que sí ―dijo en voz baja. entonces se detuvo. No había absolutamente ninguna manera de evitar toparse con él. Jocelyn permaneció en su habitación hasta que el desayuno terminó. echando una mirada furtiva a su rostro. miró resueltamente a Devon. Fingió no verlo. ¿Pero la iba esperar? se preguntó ella. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 62 . ya no estaba. Si Lily había estado esperando por él. ―Esos no son mis amigos. Estaba nublado a la mañana siguiente. ―Adam ―dijo. Desde la pendiente donde ella estaba escondida. a pesar de la molestia de los martillos golpeando y los hombres gritando desde el claro donde el jueves. yo no. y bajó la pendiente para regresar al castillo. a pesar de que difícilmente podía pasar por alto a su primo Gabriel tronando por el césped en un musculoso corcel negro. que ella había atravesado para evitar chocar con alguien que la conociera. No hizo ningún intento de alejarse. Un hombre parecía estar merodeando por el gran bosque de carpes. hacia la puerta. Su corazón se hundió cuando él se giró hacia ella. Algunos de los invitados se habían ido a la cama. Entonces. se celebraría el torneo anual. De hecho. cuando pensó que no había moros en la costa. Parecía injusto que su contacto pudiera hacer que todo pareciera aceptable. podía ver a varios hombres a caballo practicando. ―Ya veo. El baile terminó. él no se alejó del lado de Jocelyn hasta que el cielo comenzó a aclarar y los huéspedes cansados buscaron sus camas a la espera de los escándalos que pudiera traer el día siguiente. ―Tus amigos están haciendo apuestas sobre si aún me esperarás en el altar ―dijo. sentía como si estuviera magnetizada a su cuerpo duro y poderoso. su mano en el hombro. No vio la alta figura de Devon entre los practicantes. Tiendas de campaña con banderines flameando y cenefas con borlas doradas. maldita sea. Ella se retiró. Jocelyn se preguntó si vería a Lily Cranleigh parada detrás de ella si se daba la vuelta. Él miró más allá de ella. Y sin importar lo que fuera que Devon pudiera haber sentido por la señora Cranleigh. ¿Estás en camino de practicar para el torneo? ―Si yo parƟcipara lo más probable es que dirigiera mi lanza hacia el corazón negro de Devon Boscastle ―dijo sin rodeos. en tres días más. instándola a acercarse. demostrando que no estaba bien escondida en lo más mínimo. En cambio.

Los ojos de Adam se agrandaron con alarma. ―Pensé que iba a encontrarme contigo ―exclamó. Una conversación que al parecer estaba destinada a llevarla ella misma. yo… ―La misma noche en que te encontraste con Devon en la torre ―interrumpió con voz ahogada―. le acababa de pedir a tu padre tu mano. Lo único maravilloso. nos sorprendiste a todos mandándonos al diablo. y que Devon sólo resultó que también fue invitado. ―¿Hablas en serio? ―preguntó ella. era la cosa más maravillosa que le había sucedido. lo sabes. No lo culpaba por odiarla. ―Quise ser correcto y respetuoso. ahora ―y no sabía por qué ella debía sentir esta sensación repentina de pánico mezclado con anticipación. Él… ―levantó la vista de repente―. ―Estoy muy consciente de eso ―dijo enfadado―. Nunca te has baƟdo en un duelo antes. Él viene. Él la examinó en silencio con el ceño fruncido por tanto tiempo. que ella empezó a tararear y a alejarse con cuidado. No había más que ver a los dos hombres juntos para darse cuenta de que Adam nunca sería mejor que Devon en un campo de duelo. Pero. ―También él. No tenía idea de que fueras una mujer que se dejara seducir por un hombre como Boscastle. horrorizada―. sólo dándose cuenta de ello ahora mismo―. Su rostro se veía un poco pálido. ―Pensé que podrías haber querido declararte en un ambiente romántico.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Ella tampoco. Quería decirte en privado que estoy dispuesto a desafiar a Boscastle por lo que te ha hecho. Cielos. Miró a su alrededor. ―No por mí. Siempre está enredado en un romance u otro. pero siento como si hubiera sido terriblemente ofendido. Había temido el inevitable momento en que se enfrentaría a Adam a solas. Él sí ―por lo menos había oído rumores en ese sentido. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 63 . no realmente. como para dejar que su confesión se asimilara―. Y no quiero retarlo particularmente. él es el que viene hacia nosotros a través de los árboles. no. ―Pienso que le creo ―dijo ella. pero deseaba hacerle entender por lo menos que nada de esto había sido obra suya. Quería sorprenderte ―hizo una pausa. pero casarse con Devon Boscastle no era ni de lejos tan angustiante como debiera. ―¿Por qué iba a hacer algo tan insensato como invitarte a una cita en la torre? Hay ratones en lugares como esos. pero era así. ―Los ratones no son en lo más mínimo románticos ―la examinó con una expresión bastante dolida―. y el tamaño de su barbilla más pronunciado. Y nunca. Él la contempló con un ceño fruncido. ―Adam ―comenzó vacilante―. Parecía como si él no hubiera dormido en días. nunca admitiría esto a Adam. Es un conocido libertino. Seguramente no crees todas esas tonterías de que alguien te envió una nota en mi nombre. maldición ―dijo. ¿no? ―No lo enƟendes. Nadie en el campo de justas podía verlos. De hecho. aunque no podía estar segura de la vista desde las ventanas del castillo. pero por lo menos le debía una conversación final. Nada de esto tenía sentido. alzando la voz―. Jocelyn. Él negó con la cabeza.

Musculoso. Y Chiswick. gracias. Juntos. Ella negó con la cabeza. podría haber escuchado la parte incriminatoria de la conversación. si no su confianza. ―Creo que hemos terminado. Tengo muchas ganas de una buena pelea este año. ―Bueno. Chinny? Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 64 . ―¿Has venido aquí para decirle a Adam lo bien que te sientes? ―preguntó ella sin rodeos. el torneo. Tal vez deberías volver al castillo antes de que comience a llover. A menos. ―No me importa. Él flexionó sus hombros y sonrió de nuevo. por alguna extraña razón. a menos que se tuviera en cuenta el hecho de que habían estado discutiendo el matar a Devon. rígido. ―¿Te importaría practicar conmigo. Ya me iba. Un hombre joven en la cima de su capacidad. Espero que quien me rete esté preparado para ser golpeado en el suelo. Adam? No estaba segura. Adam se puso de un tono tan blanco como la cera. pero pensó que Adam podría haberse tambaleado sobre sus pies. Creo que oí decir mi nombre en relación a un duelo. iré a la práctica en la tarde. ¿Hay algo que debo saber? Las personas pueden morir en los duelos. ConƟnuar con vuestra conversación. En forma. deteniéndose en seco. No tenía más remedio que acudir a su rescate. claro. también. ¿Debo dejaros a solas para que lamentéis lo que pudo haber sido? Jocelyn frunció los labios. ―Fernshaw dijo estar ofreciendo un espectacular premio este año ―agregó Devon en el último momento―. ―Ah. sí. ―Bueno. Adam había recuperado su color. aunque se ve como si fuera a haber una tormenta ―bajó la vista y miró directamente a Jocelyn―. Devon se encogió de hombros descuidadamente. no dejéis que os espante ―dijo Devon―. ―Si te da lo mismo. Devon estiró los brazos al aire. Parecía capaz de hacerlo.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―No te quedes tan cerca de mí. Devon posó una aguda mirada sobre Adam. He escuchado que es un caballo muy fino. mira esto ―dijo. sin empeorar la situación. luego miró hacia el cielo oscuro. como si fuera tomado totalmente por sorpresa―. Por la mirada cínica que les dirigió. ―Hay un abismo virtual entre nosotros ―dijo ella por lo bajo y se obligó a no saltar de nuevo como si en realidad hubieran hecho algo malo. sabéis. Viril. ―También yo ―dijo Adam. No podía pensar en nada más que decir. ―Lo lamentaré en privado. No es que ella o Adam tuvieran alguna razón para sentirse culpables. que Chinny y tú no hayan terminado su conversación. atrayendo la mirada de ella hacia las líneas afiladas y magras de su torso. pensó ella con pesar. Si no es mi futura esposa. ―¿Tú has terminado. porque no se atrevía a mirar en su dirección. que Jocelyn pensó que podría desmayarse. ―Sólo estábamos discutiendo quien desafiaría a quien en el torneo de este año.

JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle

Adam cuadró los hombros, su barbilla saliente. ―Completamente. ―Entonces, ¿por qué no te vas? ―preguntó Devon en voz baja. Y ese fue el momento en que Jocelyn se dio cuenta de que a pesar de todo su encanto lúdico, había mucho más en Devon Boscastle de lo que dejaba ver. Si no era el mismo archi-enemigo, tenía que ser uno de sus hijos predilectos, y sin importar lo despreocupado que actuara, era poco lo que se le escapaba a su percepción.

Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR

Página 65

JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle

C CA AP PÍÍT TU UL LO O0 09 9
Devon se dirigió hacia el claro en las afueras del castillo donde se celebraba el torneo. Los carpinteros martilleaban los puestos improvisados para los espectadores. Algunas de las damas más audaces se habían reunido para ver a los jóvenes invitados practicando sus habilidades con la montura y el manejo de la espada detrás de la barrera de madera erigida para la justa. Lily estaba sentada sobre un fardo de paja con un vestido de seda verde y una capa. Volvió el rostro cuando vio a Devon y se quedó mirando absorta a Gabriel galopando por el campo. Devon no podía decir si la hinchazón de su nariz había disminuido o no. Estaba demasiado preocupado con sus propios pensamientos para prestar atención de una manera u otra. La había encontrado con su trasero desnudo bajo las sábanas con su primo, y mientras él no podía decir con honestidad que se había sorprendido, no se le había ocurrido en ese momento evaluar el tamaño de su nariz. Tampoco le importaba si perdía una apuesta o no, ella no valía la molestia. Lo que le molestaba en ese momento era la conversación que acababa de escuchar entre Jocelyn y Adam. El par de inocentes habían sido totalmente inconscientes de que había estado escuchando detrás de los árboles antes de circular de nuevo por el camino. Al principio había pensado que su encuentro era divertido. Pero algo en el tono furtivo de su conversación lo había provocado, y seguía provocándolo ahora. No era el que Adam hubiera estado considerando retarlo a un duelo, Devon entendía el honor masculino. Lo que le irritaba era que Jocelyn había tratado de calmar al idiota. Tal vez debería haber alentado a Adam para que se fugara con ella. Se habrían resuelto todos los problemas de Devon. Incluso podría haber pretendido quedar con el corazón roto a raíz de su fuga. Bueno, tal vez eso sería llevar la reacción demasiado lejos. Nadie creería que una mujer le había roto el corazón. Pero tenía que admitir, aunque sólo fuera para sí mismo, que tampoco era del todo indiferente hacia ella. Nadie lo había obligado a galopar hacia las colinas para pedirle a su anciana tía su tiara preciada. O quedarse al lado de Jocelyn casi toda la noche. Para su sorpresa, no había querido separarse de ella. Cierto, estaba siendo obligado a este matrimonio, pero no necesitaba ningún incentivo para llevarla a su cama. La deseaba más cada vez que la veía. De hecho, se había convertido en un reto el dominar su respuesta sexual ante su encanto. Teniendo en cuenta su inexperiencia, tomaría especial cuidado para seducirla. Infiernos, no se engañaría a sí mismo. Se estaba muriendo por acostarse con ella, y cuando llegara el momento, tendría una maldita suerte si pudiera resistir los pocos momentos que los llevaría desnudarse. Sabía que ella no lo hacía a propósito, pero de una manera sutil, pero desconcertante, lo había cautivado. ¿Por qué más se habría pasado la última hora o algo así, explorando los terrenos del castillo con la esperanza de encontrarla? Y mientras estaba tranquilamente tratando de fingir que no la estaba buscando, ella había estado a solas con Adam. Se detuvo y juró en voz alta. La forma en que la pareja había saltado a un lado cuando reveló su presencia, no sólo lo había molestado, sino que lo había hecho sentir como un villano oscuro de un cuento de hadas que había arrebatado a una princesa de su verdadero amor.

Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR

Página 66

JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle

Devon nunca antes había interpretado el papel de villano en la vida de nadie. Pero, ¿quién sabe? Tal vez poseía un talento sin explotar para el mal. Desde luego, no se sentía en lo más mínimo heroico en este momento. ―¡Devon! Se dio media vuelta ante el grito, sin mover un músculo mientras Gabriel desaceleraba el galope de su caballo a un ritmo de paseo. En su estado de ánimo actual, Devon estaba propenso a darle una paliza a su arrogante primo. ―Llegas tarde a la práctica, Bella Durmiente ―dijo Gabriel, echando una mirada a Lily―. Vamos. Necesito un objetivo. Devon enganchó un brazo sobre el anillo. ―Me sorprende que tuvieras la fuerza para siquiera levantarte esta mañana, y mucho menos montar un caballo ―dijo con una sonrisa burlona. Gabriel le dedicó una mueca grosera. ―Mi resistencia es notable. ―Descubriremos lo extraordinaria que es durante el torneo ―replicó Devon, devolviéndole la sonrisa―. Es curioso, no tenía idea que Fernshaw estuviera permitiendo participar a los campesinos en la cabalgata de este año. ¿No te han asignado a barrer el estiércol? ―¿Quieres barrer conmigo? Devon se echó a reír. ―¿Contra quién vas a participar en la justa, de todos modos? Gabriel se apeó y arrojó las riendas a uno de los mozos de cuadra. ―Tal vez deberías prestar más atención a tu competencia. ―¿Por qué? ―Devon no sólo había servido como oficial de caballería, sino que había ganado todas las justas en que había participado en los torneos de Fernshaw―. Nadie ha podido vencerme. ―Tal vez tu suerte ha cambiado. ―Tal vez no es suerte ―Devon saltó sobre la barandilla, de repente con el ánimo para la descarga física que le había ofrecido su primo burlonamente. ―Debo confesar una cosa ―dijo Gabriel, caminando a su lado―. No fue por invitación que Lily vino a mi habitación la noche anterior. Te conozco y había hecho una apuesta, pero decidí que no era necesario arrojarte a la cara tu pérdida de libertad. Al parecer, ella también me deseaba. Devon se echó a reír otra vez. ―Si eso era una disculpa, ya está olvidado. Gabriel negó con la cabeza. ―No estaba disculpándome. Sólo te lo dije, para que cuando te venza mañana, comprendieras que no tiene nada que ver con una mujer. ―Gabriel, cuando arranque tu arrogante cabeza de tus hombros, puedes estar seguro de que Lily será la última cosa que esté en mi mente. Gabriel esperó unos instantes antes de responder. ―¿Y si hubiera estado Jocelyn en mi cama? Devon dirigió un golpe burlón a su cabeza. ―Realmente sí quieres que te bajen los humos, ¿no? ―Si alguien me supera, Devon, que seas tú. Devon sonrió de mala gana. Gabriel bajó la voz. ―Me enteré anoche que el ataúd había sido robado, no vendido. ―Esperaba demasiado.

Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR

Página 67

el torneo anual de Lord Alton Fernshaw se celebraría. no es esta una vista que enternece mi frío corazón? ―dijo una voz detrás de ellos arrastrando las palabras―. ―Lo siento ―dijo Gabriel con un encogimiento de hombros insincero―. si alguien en el casƟllo sabe quién está detrás de esto. riendo. dándole a Gabriel en el muslo. riendo―. Devon lo esquivó con gracia ágil y asestó su propio golpe. ¿Para barrer a los oponentes fuera del campo? ―¿No sabes? ―preguntó Gabriel con una sonrisa―. No sabía que tuvieras alguna. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 68 . Al amanecer. ―No. ―¿Ahora. ―En ese caso ―Devon arrebató una de las escobas de debajo del brazo de Thurlew―. lo mantienen en secreto. ¿Habría seguido su consejo de volver al castillo? ¿Habrían acordado ella y Adam reunirse en secreto más tarde…? ―Maldición ―un golpe seco en el codo trajo su atención de nuevo a su batalla con Gabriel. Gabriel se agachó. Los asientos de madera estaban repletos de somnolientos. si la caballería fracasaba. gracias. Será el primer evento en el que se utilizarán palos de escoba en una justa. Fernshaw teme que los huéspedes aficionados puedan lastimarse. ¿Te importa mantener tu palo de escoba lejos de mis joyas? ―Mis disculpas ―dijo Devon. Pero tal vez deberías prestar más atención a lo que un aficionado puede hacer. pero emocionados espectadores deseosos de presenciar la caballería revivida. ―¿Para qué demonios son los palos de escoba? ―preguntó Devon divertido―. En garde. Adam se puso unos metros detrás de ella. ―Pregúntale a Lily. uno secretamente podía esperar presenciar que una auténtica lucha estallara entre los competidores. Una multitud se había reunido. Devon notó que Lily se había puesto de pie. el último rastro de bruma se había evaporado de los terrenos de la justa. ―Eso está mejor ―dijo.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―Y ―conƟnuó Gabriel―. Lloviera o tronara. entonces atrapó el palo de escoba que el mozo de cuadra le había procurado y arrojado. y lo hizo girar hacia el torso de Devon. ―Eso fue un poco demasiado cerca de un lugar sensible. Gabriel simplemente sonrió. O bien. Espero que no fuera el brazo que usas para la espada. pero Jocelyn no estaba en su compañía. El capitán Thurlew y un grupo de sus amigos avanzaban a través de la tela cargando palos de escobas y lanzas embotadas sobre sus hombros. ¿Nos atrevemos a esperar que este frío en el aire entre los dos primos presagie un derramamiento de sangre? Ya era hora. probablemente con la esperanza de presenciar una violenta escena. debes comenzar a practicar. como sucedía a menudo en tales circunstancias. Devon miró a su alrededor.

Lord Fernshaw apareció y se dirigió a su estrado con dosel. Prometía ser un evento divertido. Ella y Lady Winifred tomaron sus asientos mientras los juglares deambulaban recitando poesía y serenatas a las doncellas en las gradas con clásicas canciones de amor de los trovadores del siglo XIII. Devon tenía una expresión distraída tan diferente a su habitual semblante despreocupado. Resplandeciente en su traje de caballero.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Este año. un defecto que sólo lo hacía más atractivo para sus admiradoras. No importaba que Devon Boscastle distara mucho del marido respetable que había tenido en mente. y sus ojos azules brillaban con intención 3 Laissez-alle = Sepárense. una sobre-túnica de fluida seda violeta con un dorado cinto ligado. como un paria Boscastle. era ¿cuál dama había alimentado esta rivalidad? ¿La previamente intachable Señorita Lydbury. Devon Boscastle apareció. Debajo de un jubón de raso azul pavo real llevaba una cota de malla de plata. A veces. con Lily a la cabeza. Sus partidarios afirmaban que. los planes mejor trazados reservaban unas cuantas sorpresas. Era joven. Después de mucha fanfarria. El caballero de honor cortó las cuerdas de la tela. Gabriel estaba atendiendo un labio inflamado de su práctica con Devon el día anterior. sin embargo. y unos pocos jugadores señalando que a Jocelyn no se la había visto en las prácticas. Esas apuestas por Devon se hacían sobre la base de sus habilidades en la caballería y su temperamento audaz. pero deseable. Gabriel parecía un poco más fuerte. con la esperanza de una propuesta de matrimonio. debido al imprevisto escándalo que rodeaba a dos de los caballeros más carismáticos de la sociedad. y un heraldo gritó: ―¡Laissez-alle3! El torneo había comenzado. o la infame. los participantes recordaron que todas las armas se habían desafilado en el espíritu amistoso del torneo. duro y salvaje en el corazón.) Página 69 Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR . fácilmente la figura más impresionante de la jornada al cruzar el campo montado en su brioso corcel. había venido a la fiesta de Alton. de la T. más duro en los bordes. O para simplemente montar en Rotten Row para impresionar a las damas de Londres. Jocelyn llevaba un bliaud. las apuestas se habían colocado en privado en una batalla personal entre los dos primos Boscastle. La verdadera pregunta del día. parecía haber una oportunidad decente para que estas expectativas sedientas de sangre se cumplieran. que sus entusiastas seguidoras penaban por ofrecerle consuelo. Jocelyn no se habría perdido el espectáculo por nada. no tenía nada que perder. en francés (N. El gran premio que se concedería al ganador del torneo de este año era un semental de sangre andaluza. Todos los asistentes llegaron disfrazados. Después de todo. Lily Cranleigh? ¿Podrían ser ambas mujeres? También se hacían apuestas sobre este asunto. Con este fin. Se anunciaron las reglas de la justa. que colgaba bajo sus caderas. No había un combatiente en el campo que no codiciara el caballo para sus propios establos. había renovado su decisión de aceptar su destino.

―Jocelyn ―Winifred le dio un codazo en el costado. se sentía satisfecha de todos modos. Devon no era cómodo en absoluto. No estoy de humor. la más hermosa de todas las mujeres. desató el cinturón de seda. Devon estaba sentado elegantemente a horcajadas sobre su corcel danzante. Jocelyn se ruborizó. Pero Devon le había pedido a ella el honor. Podría ser sólo para el espectáculo. aunque odiaba admitirlo. ―Bueno. me gustaría estar en su obra. Lo arrojó al aire. y aunque se dijo que probablemente no era nada más que un homenaje simbólico. entonces.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle diabólica a través de la visera de su yelmo de acero. Comandaba su caballo con tal magistral facilidad que provocó palpitaciones a más de una dama en la audiencia. pero estaba sentado en la bordada silla de montar con una arrogancia que lo hacía fácil de identificar. ―¿Qué se supone que debo darle? ―le susurró a Winifred. Jocelyn lo vio entrar en la arena. si eso es un acto. ―Un favor de parte tuya. Directamente debajo de ellas. a continuación. ―Qué actor. La hacía sentirse sin aliento. y dolorosamente ingenua. batiendo las palmas. probablemente lo retaría a una justa ella misma. ―No. Pero Adam era tan cómodo como una silla vieja. Oh. unido al dorado cinto ligado que era una parte bastante incómoda de su traje. que levantó la rodilla y le arrojó su liga. entonces miró hacia otro lado. quieres decir. miró deliberadamente en la arena. Ella sabía que no le había gustado encontrarla con Adam. Uno muy guapo. Devon lo atrapó en la punta de su lanza e hizo una demostración de besarlo antes de incitar a su caballo a hacer una reverencia para saludarla. ―Jocelyn ―susurró Winifred. un espectáculo hermoso. Pero él está haciendo un espectáculo de sí mismo delante de ti. para llevar conmigo a la batalla ―dijo él alegremente. ¿ése es Sir Gabriel el que está por combatir? El otro combatiente acababa de entrar a la arena en un gran caballo gris de guerra. una liga. Cabalgó hacia las gradas para pedir un favor a Lily Cranleigh. Un yelmo negro con plumas ocultaba su rostro. torpe. a conƟnuación. tengo que decir. ―No me digas que está haciendo un espectáculo de sí mismo frente a esa mujer otra vez. Jocelyn trató de no sonreír. sin ninguna vacilación en absoluto. Dios. ―Aquí todo el mundo piensa que le has dado mucho más que eso. ―No le voy a dar una liga. extendiendo una mano enguantada en actitud de súplica. Él podría no ser más su campeón en el corazón de lo que ella era una princesa. diciéndose a sí misma que no se fundiría en un charco por un gesto bonito. Si él reconocía a Lily en lugar de a ella. su corazón retumbando inexplicablemente. Tragó saliva. Jocelyn volvió la cabeza. a pesar de la tiara de diamantes. después de atacar a un rival con una raqueta. ―No te burles de mí. ―¿Un zapato? ―¿Mi zapato? ―Bueno. ―Qué acto caballeresco ―exclamó Winifred. Parecía un salto lógico de la locura. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 70 .

―Deberías estar agradecido. Pero si podía pretender en público ser un prometido fiel. Alguien arrojó una corona de hiedra en la arena. él todavía estaba compitiendo por la atención de Lily a puertas cerradas. Su puntería fue certera. de la T. Gabriel se puso de pie y se arrancó el yelmo. Pero Devon había nacido siendo un jinete. El público rugió de aprobación. concentrándose. Su concentración dio sus frutos. el bastardo.. ―Vamos. Por lo que sabía. en su atronador caballo gris. Su constitución espigada y angulada se prestaba más a la agilidad y la velocidad que la fuerza resistente de su primo. Es sólo un juego. Unos momentos después su lanza dio un golpe demoledor al escudo de Gabriel. Sus ojos se estrecharon. Lo curioso era lo fácil que era para ella era fingir devoción por ese granuja. Por desgracia. Si golpeaba con la fuerza suficiente. ¿no? Era sólo un juego. ―No he escuchado ningún cuento de tu valentía en las batallas. No tomes a pecho tu pérdida. No la impresionaría exactamente si perdía. ―Eso es porque los hombres con los que luché están muertos y no pueden hablar ―gritó Gabriel por encima del hombro―. La victoria marcó el atteint4 ganador. en francés (N. esta vez. Pero esta vez. en verdad parecía justo que ella hiciera lo mismo. 4 Atteint = Toque. su escudo acolchado había absorbido el golpe. Juego o no. mientras él y Gabriel volvían a entrar en el campo en un tranquilo galope que desmentía su rivalidad. Gabriel quedó sentado firmemente en la silla como el arrojado bribón que era. Miró a su primo divertido. Podría montar en círculos alrededor de Gabriel hasta durmiendo. anunciando que Lord Devon era el ganador.) Página 71 Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR .. ―Eso debería encargarse de tu complacencia por un día o dos. o no quería saber. mientras que el caballo de Gabriel tronaba hacia él. que se le aproximaba. posicionando el brazo. Los heraldos pregonaron. iba a ganar.. Había perdido de vista ese hecho en el momento en que había alzado la mirada y vio a Jocelyn. Todas las chicas saben que Lord Devon prefiere sobresalir en el dormitorio que en el campo de batalla.. Llevaba una pesada lanza desafilada en la mano izquierda y la apuntó hacia el centro del escudo de Gabriel. Gabriel era una figura impresionante. pero esperaba no hacerle daño. entonces. Devon hizo retroceder a su corcel con una habilidad que era como una segunda naturaleza. primo ―se burló Gabriel cuando hizo trotar a su caballo alrededor para el próximo recorrido―. Cabalgó firmemente afianzado a la silla. Él y su primo galoparon hacia el otro en un velo de remolino de polvo que levantaban los cascos. su primo salió disparado de la silla y cayó de espaldas al suelo. lo haría caer del caballo. Sólo tenía que ganar dos eventos más. Devon instó a su corcel a un paso calmado cuando las cuerdas se rompieron.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Se dio cuenta de que lo había tomado por defecto. pero a Devon le importaba un bledo.

Él sabía que por alguna razón inexplicable. Gabriel fingió parecer herido. No tienes un hueso en tu cuerpo que sea capaz de sacrificarse. Jocelyn. Ese traje medieval moldeaba su cuerpo como si acariciara cada curva. sin embargo. ―¿Sacrifico mi orgullo. ¿Una pérdida de tiempo? Su mirada se desvió de su rostro a su figura de nuevo. pero era una queja más profunda. ―Te voy a dar algo que besar. ―Lord Chiswick lo hizo. su valentía ha sido… ¿Ha sido qué?. Lady Fernshaw estaba parada junto a ella. Era extraño que hace unos segundos le hubiera estado doliendo por todas partes y sintiéndose malhumorado. ―Lord Devon ―empezó con torpeza―. Devon pudo sentir que la atención de su primo se sentía inmediatamente atraída por su figura esbelta. Pero ahora Gabriel no estaba mirando a Jocelyn para nada. ―Traigo un reto personal de un combate único para Lord Devon ―gritó el lacayo. Ella se aclaró la garganta. Gabriel? Creo que eres un mal perdedor. quien estaba vestido como un escudero medieval. ―¿Chinny? ―preguntó Gabriel con un bufido de incredulidad―. se apeó. Devon cabalgó directamente a las gradas. y un nuevo enfado se encendió a través de su fatiga. Ahora todavía le dolía. apremiándola a hablar. ¿Gabriel estaba burlándose de él a sus espaldas? Se dio la vuelta. él estaba observando a uno de lacayos de Lord Fernshaw. Sacudió la cabeza y trató de centrarse en lo que ella estaba diciendo y no en lo que le gustaría hacer con ella cuando estuvieran solos. se había sentido obligado a golpear a su primo. ―Porque te dejo ganar para que no seas deshonrado delante de tu promeƟda. ―Ahora ya lo he escuchado todo. Pídele que bese tu lanza. y era de suponer que había sido más una cuestión de orgullo masculino que de querer ganar un hermoso caballo. ¿Por qué? Gabriel sonrió. Ella lo miró durante varios segundos. su casco bajo el brazo. se preguntó irritado.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―¿Agradecido? ―resopló Devon. hacia la arena. deteniéndose a su lado. De hecho. Jocelyn se levantó del banco acolchado. Regueros de sudor corrían por los lados de la barra protectora de la nariz de su yelmo―. Gabriel se le acercó por detrás y le dio una palmada en el hombro. y se inclinó ante Jocelyn. apresurándose hacia las gradas. no se veía como una mujer demasiado impresionada por sus habilidades en el torneo. ¿Chinny quiere pelear contigo? ―Él ha pedido un combate cuerpo a cuerpo ―añadió el criado con voz dudosa cuando alzó la mirada a la figura imponente de Devon. La quejas del crudo deseo. ―¿Quién te envió? ―exigió Devon cansinamente al mensajero jadeante. murmurando: ―Me gustaría sacar el máximo provecho de esto si fuera tú. Le dieron ganas de llevarla a un lugar privado y desnudarla. y te ríes de mí? ―¿Sabes lo que pienso. como si no estuviera segura de qué decir. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 72 . Devon echó hacia atrás la cabeza y rió. Gabriel no negó eso tampoco. más familiar. milord. De repente se dio cuenta de que ella había dejado de hablar y miraba más allá de él.

Guerra. también. ―Todo lo que quiero hacer es quitarme este traje ridículo. Si fuera yo. Sería un caballero y tiraría el combate. ¿no? ―murmuró Gabriel―. ella podría tener miedo de llevar a un bruto a su cama. ―No quiero lasƟmarte. ―No te preocupes por cómo me va a ir en la cama. Eso… El sólido golpe de la espada de Adam a través de sus hombros lo sacudió llamándole la atención. Gabriel se acarició la mandíbula. Realmente era un juego. No podía lastimar a Chinny. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 73 . yo quiero matarte. Sería como patear un cachorro molesto que constantemente mordía el tobillo de uno. Sólo podía imaginar lo que Jocelyn esperaba: que el bárbaro de su prometido no le hiciera daño a su heroico defensor. ni había tratado con las complejidades de un arreglo permanente. Adam tenía que mantener su honor también. ―He visto la forma en que tú la miras. Tres minutos más tarde estaba parado frente a su rival. ―Sí ―dijo Devon secamente. Por supuesto que tampoco se había casado todavía. para que Chiswick pareciera un héroe. No he tenido ninguna queja todavía. Mi mujer. ―Y entonces parecería un matón y un cobarde. Devon tuvo que inhalar ante eso. Si aplastas a Chinny. más bajo que él y con la cara sombría.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Devon se quejó. casi sin mirar al escudero que les traía sus espadas romas. o al menos lo era. no quieres ―Devon se habría reído si el pobre Chinny no pareciera tan decidido―. maldita sea. Y sin embargo. Devon levantó su escudo y rodó los hombros. sin importar que él no hubiera tenido la intención. No se degradaría por alejarse de una pelea. sabes. Después de todo. Devon le había robado a Jocelyn de sus brazos. pensativo. ―He visto la forma en que la miras ―agregó Gabriel. ―Todo es un juego para Ɵ y tus malditos hermanos. ―No. Adam proyectó su enorme barbilla. mujeres. ¿pero con el amor en sí? Siempre se había preguntado por qué un hombre en su sano juicio se sometería a tan prolongada tortura. ―Pero yo no voy a casarme con ella. como era su costumbre cuando iba a entrar en batalla. Devon decidió que iba a sorprenderlos a los dos. Vio la mirada de Adam pasearse por delante de él a los puestos y resistió la tentación de girarse. Tenía confianza en sus habilidades como amante. ―Bueno. Somos viejos amigos. ―Es complicado. Sintió que su resolución se desmoronaba. Chinny. Adam ―dijo en voz baja. ―No sabía que fueras capaz de tanta pasión. Boscastle. Ella está mirando. Apretó la mandíbula y se enderezó. ―Siempre puedes rehusarte. Adam tenía derecho a sentirse ofendido. siguió adelante y aceptó el desafío. Hacer otra cosa iba en contra de su competitivo espíritu Boscastle. Devon giró su espada en un arco. seguiría adelante y lucharía contra él. Esto se supone que sea un manejo amigable de las espadas.

tragando saliva ante la mirada de orgullo herido que cruzó el rostro del otro hombre. El heraldo pregonó su victoria. también desató el temperamento de Devon. me siento mejor sobre esto en todos los aspectos. Sólo Dios sabía lo que Jocelyn había pensado de este espectáculo. fue la constatación del dolor. O sollozando abiertamente. Podría haberse ahorrado el problema de preguntarse. ―No Ɵene importancia. Devon bajó la espada y sacudió la cabeza con pesar. pero por lo menos. Por desgracia para él.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Había sido un golpe bajo. Boscastle. Tal vez ella podría encontrarle más sentido a su comportamiento que él. porque él había derribado su defensor. Adam se enderezó. Lo que fuera que ella había sentido sobre el torneo tendría que esperar hasta una explicación privada. Medio esperaba que una dama con su educación tan protegida fuera sacada desmayada. No creo que nadie quedara impresionado. viejo amigo ―murmuró. De hecho. Te lo debía. ―Ahora hemos hecho dos idiotas de nosotros mismos. dolió. ―Lo siento. Tomó aliento. Ella se había ido cuando él encontró su lugar en el banco. Ni siquiera podía estar seguro de que le hubiera visto darle a una paliza a Adam. La punta roma de su espada pasó a través del escudo acolchado del pecho de Adam hasta su corazón. siento que cumplí con mi deber. pero lo que molestó a Devon más que la constatación de que Adam se había aprovechado de su equidad. Adam asintió con la cabeza. hizo una finta. ―Entonces eso lo hace para uno de nosotros ―dijo Devon con una mirada reƟcente hacia los espectadores de las gradas. ―Tal vez. Había sido un buen golpe. Por desgracia para Chiswick. Nunca habría sobrevivido la escuela sin ti defendiéndome de los matones. poco caballeroso. e hizo girar su espada para que el plano de la hoja alcanzara a Adam bajo su muñeca y enviara su espada volando al suelo. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 74 .

Simplemente no podía meterse al dormitorio de él. Él se rió. el problema inmediato era que no tenía ni idea como encauzar a un hombre desafiante como Devon. pero sólo una salió con los hombros caídos con decepción.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O1 10 0 Jocelyn se quedó en la puerta hasta que finalmente divisó a Devon volviendo a su habitación. Era un macho animal que vivía como le daba la gana. retozos arriba. pero tampoco era completamente ajena al dominio de la razón. Pero el hecho era que él había peleado por ella hoy. Decidió darle tiempo para que se recuperara de su mal humor antes de aproximarse a él en privado. decidió por primera vez en su vida que pelearía por lo que quería. eso es todo. Excluyendo al presente. Sabía que solo había sido una batalla fingida. pero no sólo de nombre. —Observación. abajo y en las escaleras. Pero de todas maneras Devon había tomado una posición y había peleado sin vacilación. Sin embargo. Y seguro. en su totalidad. tenía poco por qué luchar. Súbitamente Jocelyn se vio caminando por el pasillo y se paró vacilante frente a la puerta. Se dio cuenta que estaba de pésimo humor. hasta que lo pillaron con ella en esa cita secreta. Citas con el cónyuge ajeno. arrastrando baldes pesados de agua caliente por el pasillo. —Por Dios. prometida o no. porque eso no era nada. muñeca. Ella golpeó. Posiblemente él y Gabriel habían estado peleando hoy por una cierta viuda. Para bien o para mal. Era fácil empujar a un rincón a una joven tímida. —Cuidado con tocar eso. Ella nunca había sido muy combatiente. y Jocelyn no tenía la menor idea como pararla. Su padre había creído que era su deber aplastar cualquier resolución con la que no estuviera de acuerdo al carácter obediente de su única hija. Aparentemente no era la joven obediente que ella creía ser. Su madre había sido un ratón asustadizo que nunca se había atrevido a oponerse a nadie. Envalentonada por la conducta de su campeón reacio. esa determinación estaba apareciendo ahora. —Ya te puedes ir. Devon abrió un ojo y vio a la criada parlanchina examinando la espada que había usado para derrotar a Adam en el torneo. Además había una criada adentro. Parecía ser la manera Boscastle. Quería ser la esposa de su corazón. Él cerró los ojos. no como solía ser. Entonces se acordó que Lily Cranleigh no tendría esas reservas. Las dos entraron a la pieza de Devon. no sabía que las espadas era tan grandes hoy en día —dijo la descarada mirando con gusto la figura desnuda de Devon—. si hoy él pudo luchar contra un amigo por ella. pero bueno. de manera que no importase que mujeres como Lily Cranleigh existiesen. —Apostaría que hay mucho que observar en una fiesta como esta. ¿por qué no iba a ser posible que él la amase? Sospechaba que esta conclusión no derivaba del pensamiento lógico. y la farsa parecía describir el matrimonio que se cernía ante ella. moza desvergonzada. Y quería ser la esposa de Devon Boscastle. Un par de criadas pasaron hablando. —No bromea ni un poco. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 75 . Ella se arrodilló al lado de la tina para jabonarle los hombros.

Devon mantuvo los ojos cerrados mientras se familiarizaba con la otra presencia en la sala. y respondió con una erección sin control que rompió la superficie del agua y puso a prueba su habilidad como actor. ella quisiera verlo. —Algunos piensan que fue Sir Gabriel el que trajo el ataúd a la casa. Ella se paró con un profundo suspiro. una cosa como esa. En un momento planeaba seducirla. y tengo los músculos agarrotados. al sentir el tacto de la mano de otra mujer en su hombro. definitivamente no era Gabriel. niña —dijo impaciente sonriendo para sí mismo. —Os puedo lavar entero. No sabía qué diablos le estaba pasando. —Vamos. después a través de los músculos contraídos de su pecho. —Los dos nos dimos una paliza. La voz traviesa de la criada terminó con sus meditaciones. lo más probable. Una vez que se casaran. Él inhaló anticipando y pretendiendo no notar la diferencia. —Me las arreglaré yo mismo. no podía negar su herencia Boscastle. Había sido testigo del mismo tormento agridulce de su hermano. Crecer con Sir Gideon no debió haber sido muy agradable para una muchacha cuyas inclinaciones naturales. evidentemente silenciosa. se encargaría de borrar cualquier memoria sombría que la persiguiese. Devon lo oyó. Devon contrajo la mandíbula. ¿No fue por eso que le disteis la paliza hoy? Él frunció el ceño. pero no movió un músculo. Sir Gideon sería bienvenido solamente cuándo. El pecho se le apretó con agradable sorpresa. Y espero que esté tan dolorido como yo en este momento. Ella miró mientras la puerta crujía vacilante. El paño no es suficientemente grande para un hombre de vos. —¿Y el ataúd? —Él le removió firmemente la mano de su cuerpo. suaves. Y si Devon se enteraba que ella había tolerado cualquier cosa desagradable en el pasado. y asumió que la criada se había ido. La criada se separó de la tina. pensó divertido. y en otro asumía el papel de su protector. si queréis —se ofreció—. —Da escalofríos. Pero tendría que usar la toalla. Sin embargo. buscando. o si. Con una delicadeza excitante. Simplemente no se había dado cuenta que ahora era su turno sufrir. al recordar la pena en los ojos de Jocelyn cuando se había confrontado a la macabra imagen. Dedos refinados. iba a ahogar al bastardo en la tina. El agua no permanecerá caliente para siempre. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 76 . Él negó con la cabeza. gracias. él no tuvo nada que ver con ese ataúd. el resto de la noche. Pero tal vez ella estaba un poco acostumbrada a resistir. —Bueno. Y es verdad.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Supongo que no habrás escuchado quién me mandó la invitación a la cita esa de la torre. despertaban la desaprobación de él. Pero su cuerpo también notó. y cómo había resistido con gracia. Bueno. La sangre se le revolvió mientras escuchaba el seductor susurro de seda acercándose a la tina. —Nadie sabe —dijo sombríamente—. Él escuchó cómo la puerta se cerraba suavemente. lávame entonces. ella le jabonó su musculoso bíceps. Si el intruso resultaba ser su primo Gabriel con la esperanza de igualar el marcador irrumpiendo cuando Devon estaba desnudo.

cuando sabía todo el tiempo que era ella. Él surgió de repente como una deidad marina durante una tormenta. —Dame un minuto. Eres la última persona en el mundo que esperaría encontrar lavando mis partes íntimas. el agua chorreando de su gruesa vara a los músculos tensos de los muslos. Jocelyn había decidido tomar al toro por las astas. Eras tú. Él parpadeó con asombro descarado y burlón. —Eres la encarnación del diablo. Jocelyn se echó hacia atrás. Por un momento se quedó mirando indiscretamente su forma desnuda. lanzando oleadas por todos lados mientras se sacudía el agua de su cuerpo largo y firme. ¿Golpeaste? Dio tres pasos y corrió el cerrojo de la puerta. Cuando había pasado un rato suficiente para que él recordara el pudor y se cubriera con la toalla. Y esa parte flagrante de su cuerpo que sobresalía del oscuro ápice de pelos… desafiaba toda descripción. —Por favor. en ningún acto indiscreto con la muchacha que lo atendía. Ella giró ciegamente y le arrojó la toalla que estaba en un taburete al otro lado. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 77 . mientras se agachaba secándose los pies. Agarrando el jabón ella se atrevió a dar un paso más acercándose a la tina. El diablo acechaba en esa sonrisa que le dio. No estaba esperando compañía. antes que ella cerrara los ojos. y le pasó el jabón a Jocelyn. ¿pero te importaría lavarme un poco más abajo? Abrió los ojos cuando oyó el suave grito ahogado. —Tenías compañía. querida —Se secó con la toalla con una lentitud exasperante. ella lo miró reflejado en el espejo. brillaban con el agua. Devon Boscastle. Su pelo grueso negro se encrespaba mojado en su poderoso cuello. ¿A eso viniste? Al entrar al dormitorio de Devon. No te sentí venir. el pudor aparentemente no era una de sus prioridades. Jocelyn le echó una ojeada a sus nalgas apretadas y sin grasa. —Por Dios. Vaya. Y más parecía un pañuelo apenas le cubría los anchos músculos del pecho y de los flancos. Tenía la toalla colgada del cuello. La criada al lado de la tina le había dado una mirada sobresaltada. así como lo hacía su pecho duro como el acero. sólo para arrojar la pequeña toalla sobre su órgano viril tumefacto. Había tenido una gran impresión al darse cuenta lo grande que era su toro. —¡Jocelyn! —exclamó con sorpresa fingida—. y sonrió. Era para eso que ella había venido. Jocelyn le arrojó el trapo en su pulsante pene. Devon mismo parecía estar relajándose en su baño con los ojos cerrados. La piel le hormigueaba con el placer ilícito de la belleza que observaba. —Trabaja aquí. y que lo había encontrado sin ropa. Los músculos de sus hombros notoriamente marcados. ponte algo —le dijo con voz débil. pero afortunadamente. Desconcertadamente todavía estaba en estado natural. Jocelyn se llevó un dedo a los labios para que se quedara callada. Se le apretó la garganta con lo que veía. me hiciste saltar — exclamó—. O lo que podía ver. que sorpresa. en realidad.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Estupendo —y sacó el brazo para tomar del codo a su asistente—. y que él le había pedido impúdicamente que se lo lavara. La muchacha dio una sonrisa de comprensiva. Y se paró frente a ella antes que se pudiese acercar a la puerta. aunque el adjetivo que le vino a la mente fue bien favorecido. Ella abrió los ojos y frunció el ceño.

Esta es mi habitación y no voy a pretender que soy un monje. no lo pude evitar. —Lo que quise decir es que tú deberías vestirte. —Perdón. aunque por cierto no había previsto expresar su gratitud con él estando desnudo. y nada. Por supuesto que resistirlo y disuadirlo. Ella exhaló y rápidamente se hizo a un lado para que él recogiera su camisa. ni una criada promiscua. Ella gimió. Había venido a agradecerle que hubiese sido su campeón en el torneo de hoy. Esos labios firmes y sensuales que le habían dado el primer gusto del pecado. Rápidamente le alivió con la lengua el escozor placentero que ella sintió. Si ella no fuera a casarse con él. Y la hacían anhelar más—. ni la falta total de inhibiciones de su futuro esposo. finalmente. lo que quiero decir puede esperar. Ella se preguntó lo mismo antes de recuperar la calma. —¿Qué querías? —preguntó él suavemente pasando sus largos dedos por los hombros de ella con una delicadeza que daba escalofríos. —¿Qué diablos…? —Estás encima de mi camisa. como lo sabes muy bien. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 78 . —Dudo mucho que alguien te pueda confundir con un monje. —¿Jocelyn? —la preguntó con toda su diversión desnuda. En vez de eso. —Venía a expresarte mi agradecimiento por lo que habías hecho hoy día. A ella la cabeza le daba vueltas con el magnífico cuerpo viril de él. Aunque él no se la puso. Ella tembló mientras él la mordisqueaba dejando un tazo inquietante hasta el hombro. —¿Te importa? —¿Me importa qué? —preguntó tragando seco. —Bueno. eran dos cosas completamente distintas. Por lo menos hasta que estés más decente. Él la hizo retroceder con ese paso suelto de cadera de los jinetes maestros. —No viniste a salvarme. —Quería… —ella cometió el error de mirarle la boca. yo no puedo decir que me gusta esa mirada en tus ojos. Pensándolo bien. sin mencionar la ropa. —Me gusta cómo suena. los pechos súbitamente hinchados en el cuerpo del vestido. —Lo siento por hacerte rabiar. deslizó sus brazos sobre los hombros de ella y la volvió hacia él. Él levantó la cabeza y sonrió. Devon Boscastle. —¿Si muevo mi mano a tus piernas? Los ojos de ella volaron a los de él. pero no tengo el hábito de conversar con otra persona desnuda. —Eso pensaría yo —respondió ella. Él se puso atrás de ella con el pecho desnudo y las caderas envueltas en… en nada.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —No te preocupes por mí —le dijo falta de aliento. Ella se había atrevido a hacer esta visita para decir lo que pensaba. Pero tengo que preguntarte ¿qué estás haciendo en mi habitación? Era una pregunta justa. tendría que ser capaz de resistirlo. Él le sonrió a través del espejo. ¿verdad? Ella decidió que no iba permitir que su virilidad ni su encanto licencioso la pusiesen en desventaja. Súbitamente sintió necesidad de reclinarse en un sofá con un vinagre potente. —Te puedo desnudar si te sientes en desventaja —Él se inclinó y le mordió el punto más sensible del cuello. demonio. la iban a distraer de su tarea. —Esto te puede sorprender. —¿Por qué? No tengo nada de qué avergonzarme. con la sangre zumbando peligrosamente.

JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle

—¿Qué mirada sería esa? No estaba segura si él la puso en la cama o si ella simplemente se desplomó de un ataque de nervios súper estimulados. Todo lo que sabía era que se hundía con bastante impotencia bajo el peso de su duro cuerpo masculino, y que los pechos, y tal vez su corazón acelerado terriblemente, yacían aplastados con el pecho poderoso y mojado de él. Sin embargo cuando él la besó, parecía natural, tal vez imperativo, que ella se sometiera. La posición de él que la hacía prisionera, le sacó hasta la última resistencia de los huesos. Él introdujo su lengua profundamente en la boca de ella, y gimió cuando ella levantó sus brazos al cuello. —Yo vine a decir… nunca nadie había sido mi campeón antes —susurró ella—. Me conmovió el honor que me hiciste hoy. —Yo también me siento más bien conmovido en este instante, pero no podría decir que tuvo que ver con el honor. Ella achicó los ojos. —Yo hablaba de lo que hiciste en el torneo. —¿Hablas de la paliza que le di a Chinny? —preguntó con una gran sonrisa. —No significa que disfruté viéndolo vencido, pero estaba agradecida que lo hayas hecho por mí. —Lo podría hacer por ti ahora, si me dejaras. —Devon. —¿Cuan agradecida estás? —Lo suficiente como para dejar de lado las reglas y venir a tu habitación. —¿Y quieres recompensar mi valor? Ella vaciló —No te voy a preguntar qué quieres decir. —Lo hubiese aplastado si hubiese sabido que te gustaría. —Eso no es precisamente lo que me gusta. —¿Por qué no buscamos lo que te gusta? Ella tragó ante la oscura seducción de sus ojos. —Tampoco creo que deba responder a esa pregunta. —No creo que lo necesites —dijo él suavemente, mostrándole por qué con otro beso intenso y voraz que le dejó la cabeza dándole vueltas, y al cuerpo deseando más. Él instaló sus caderas contra su barriga de manera que su excitación dura como roca le frotase el tierno monte encima de los muslos apretados de ella. Horrorizada ella se retorció para desplazar el peso; él simplemente flexionó su espalda y rotó sus caderas muy lentamente, y su cuerpo muscular la mantuvo inmóvil. Ella se humedeció los labios y luchó por respirar. —Esto es… —Lo que un hombre y una esposa hacen —susurró ronco. —Excepto que todavía no hemos intercambiado votos. —¿Qué importan unos pocos días? —preguntó suavemente. Ella no pudo evitar reírse. —¿Y esto viene de un hombre que juró que nunca haría el camino al altar? —Si estoy haciendo ese camino, disfrutaré mucho lo que viene después.

Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR

Página 79

JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle

Ella estaba perdiendo la batalla, sin controlarlo a él ni a ella. ¿Cómo iba a saber que el cuerpo de un hombre le iba a provocar un deleite tan absoluto? Y necesidad. Que el cielo la ayudara, la fricción de su enorme pene hacía que su parte femenina llorara de necesidad. Sentía que sus pliegues estaban inundados de un líquido cálido con la estimulación rítmica de él. Ella se agarró a sus hombros en un desesperado intento de distraerlo. —¿No te esperan en la fiesta dentro de poco? —preguntó ella, arqueando la espalda involuntariamente, sintiendo los pechos listos y sensibles. Él rió ronco. —Tengo en mente festejar con otra cosa esta noche. Algo suculento y dulce. Ella tuvo poco tiempo para sopesar esa declaración vergonzosa aunque sorprendentemente excitante, pues súbitamente él le había desenlazado el cuerpo del vestido y expuesto sus pechos a un escrutinio hambriento. Los ojos de él bailaban perversamente mientras sus dedos le pinchaban un pezón sensible hasta ponerlo duro. —Te gustó verme pelear por ti —dijo divertido bajando su boca al pecho sensible. —Pensé que te comportaste con valentía, y sí, me agradó mirarte —susurró ella. —Me doy cuenta que ejerciste una gran moderación en lo que le hiciste, o no le hiciste a Adam, en el torneo. —Créeme que ahora estoy siendo mucho más moderado. —Devon, por Dios —dijo ella en una voz inestable. —¿Cómo vamos a explicar esto si nos vuelven a pillar? Tú estás desnudo encima mío. —Al menos no puedes decir que esta vez te engañé con un disfraz —dijo socarrón. —¿No crees que debieras vestirte para el banquete? —Prefiero desnudarte. —Pareciera que ya lo has hecho. —Entonces debiera terminar. Convencida que haría lo que decía, ella se volvió hacia su lado para salirse de la cama, pero de alguna manera el movimiento la dejó en una estimulante posición de vulnerabilidad sexual, con la rodilla de él entre sus muslos. Sus brazos fuertes la rodearon por las costillas; sus manos sostenían los pechos que habían quedado fuera del vestido. —Al infierno el banquete —exhaló contra el cuello de ella—. ¿Qué es este aparato molesto que tienes en la cintura? —Se llama faja —se oyó ella misma responder—. Y no hubiese sido mala idea haber traído el cinturón de castidad que va con esta pieza. La mano libre de él le acarició el lado hacia abajo y se deslizó entre las piernas de ella como por pura casualidad, para separarle los pliegues abultados. Mientras ella quedaba sin aliento, él susurró, —Si puedo entrar y salir de una armadura, puedo desatar cualquier pieza de vestuario que uses. Y como prueba de su dudosa destreza, desató la faja de aros dorados y le subió la delgada falda alrededor de las caderas, dejándole el sexo pulsante expuesto para placer de él. Ella hizo un intento final para levantarse, sólo para encontrase lanzada contra el cuerpo de él. —Eso está mejor —dijo él, jugando con los rizos húmedos del área genital de ella. —Devon…

Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR

Página 80

JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle

La respiración caliente de él jugó con su oreja. El calor dominante del cuerpo duro, musculoso de él, se apoderó de los sentidos de ella. Ella sintió como cedía, adolorida, con sus genitales latiendo insoportablemente. Ella se mordió el labio para reprimir un gemido. Él susurró, —Eso está mejor aún. Separa las pierna un poco para mí. —¿Para…para qué? —Esto. Ella dio un grito ahogado cuando el deslizó un dedo largo entre los rosados labios mojados. Los músculos de ella se apretaron contra él. La barriga se le contrajo, y si ella no hubiese estado en la cama, se hubiese caído al piso como si no tuviese huesos.

—Estás tan mojada —le dijo con la boca pegada a la oreja de ella—. Y apretada como un capullo —Él deslizó otro dedo en el pasaje sensible de ella y él mostró su aprobación con un gemido. Ella dio un grito suave mientras él empujaba su dedo más profundo, tanteando hasta que encontró que había resistencia a la invasión. —Dulce Jocelyn —murmuró—. Trataré de ser cuidadoso cuando llegue el momento. Cuando llegue el momento. ¿Y qué era esto? se preguntó desconcertada. Los músculos se le contrajeron contra los dedos, y hubiese sollozado fuerte si él no la hubiese girado rápido y no se hubiese apoderado de su boca en otro beso lujurioso. Él la apretó más contra su cuerpo. Sus dedos se aceleraron entre los pliegues húmedos femeninos, hasta llevarla a un clímax tan intenso que parecía que su corazón iba a dejar de latir. Aturdida enterró su rostro en el hombro de él, y escuchó el rápido latir del corazón de él. Cualquiera que fuese la devastación increíble que le había ocasionado, él no había quedado sin perturbarse. Su respiración era irregular. Su mano enorme le daba golpecitos con placer ambiguo. Ella volvió a temblar en los brazos de él. Y sonrió para adentro anticipando más momentos como este que vendrían más adelante. Ella nunca adivinó, pero ahora que había sido introducida al mundo de Devon, tenía que experimentar más. —Tal vez debería pelear más batallas como tu campeón —meditó él con voz soñolienta de deseo—. Yo… Un golpe brusco en la puerta lo interrumpió. —Devon, ¿puedo entrar? preguntó fuerte una voz masculina—. Soy yo, Adam. Me gustaría mucho un encuentro de hombre a hombre. —¿Cómo en un combate? —Devon murmuró frunciendo el ceño—. Cielos, debía haberlo matado cuando tuve la oportunidad. Jocelyn levantó la cabeza horrorizada. Sentía el cuerpo pesado, y más aun con… Devon encima. —No nos puede encontrar así. Devon echó maldiciones en voz baja y la sujetó de la cintura con sus brazos para que no saliera corriendo. Sus ojos azules ardían con frustración. —Márchate —gruñó—. Me has pillado desnudo en el baño. —¿Te duele? —preguntó Adam preocupado. Devon suspiró y miró con abierta lujuria a la mujer que yacía bajo él. —Es una agonía. Entre paréntesis, no me estás ayudando en nada.

Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR

Página 81

sentándola y moviéndola hacia delante para amarrarle el vestido—. —¿Nosotros tres? — preguntó ausente. como amigos. ¿dijiste Gabriel? —Está aquí conmigo.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —No quería perder el control hoy —explicó Adam torpemente—. —Comprendo —Adam dijo con tal gravedad que Devon movió la cabeza con pena divertida—. Devon gruñó. —Si encuentro a Jocelyn antes que tú. Ni siquiera quería desafiarte a decir verdad. Devon se agachó para besar a Jocelyn mientras le bajaba el vestido tapando esas partes de su cuerpo que le había estimulado y satisfecho con una destreza consumada. enseguida vaciló—. Jocelyn trató disimuladamente bajarse la túnica con una mano. ¿Supongo que no sabes a dónde fue Jocelyn? Gabriel se limpió la garganta. —¿Ni siquiera te puedes mover? —Adam preguntó alarmado—. Es más un poco de contracción muscular que otra cosa. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 82 . Pero él se inclino y la besó con insinuación de sensualidad ardiente. Nadie va a entrar a esta habitación. con una expresión tan perpleja que ella temió que la entregara. ¿quieres que le dé un mensaje? —preguntó Adam después de una pausa embarazosa. Al parecer no conozco mi propia fuerza. no. —No lo haré —Devon murmuró y enseguida subió la voz—. Di una gran pelea. ¿Me imagino que la tercera persona a la que te refieres es Jocelyn? Pobre y confiado Adam. Devon se sentó con la cara sombría por la irritación. —replicó Adam—. Habiendo peleado juntos antes hoy. Devon se echó hacia atrás apoyándose en los codos y sonrió. Por todos los infiernos. —¿Pero no estás resentido? —inquirió nuevamente Adam con voz febril. Adam —murmuró. Volvió a desaparecer. —¿No me digas que iba pasando por mi pieza al mismo tiempo que tú? —¿Cómo adivinaste? —dijo Adam sorprendido. —Creo que es mejor que le entregue el mensaje en persona. pero Devon se la tomó y enlazó sus dedos con los de ella. Raramente he peleado en una batalla más desafiante. —¿Es eso lo que viniste a preguntar? —Er. —¿Serías tan amable? —respondió Devon colocando una mano en la rodilla de Jocelyn. Debes estar mal. ¿Es la espalda lo que te duele? —Por ahí cerca —Devon contestó socarrón—. Tenía pensado que sería un buen acto de galantería si los tres apareciésemos juntos en la fiesta. sería bueno. yo y Gabriel deberíamos presentarnos como los tres mosqueteros. —No. —Estoy molido con la golpiza que me diste. —¿Puedo tratar de estirarte? —preguntó Adam vacilante. Devon vaciló. —¿Crees que deberíamos buscarla? —Adam preguntó ansioso. quise decir que tú. si puedes creerlo. —Adam cree nuestra pelea de hoy la asustó. ¿verdad? —Espero recuperarme —Devon respondió con calma—. si te parece. Sonó completamente desconcertado mientras respondía. —No te muevas —la ordenó en voz baja—.

Con Jocelyn Lydbury. Con toda la Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 83 . ocultaba una naturaleza bastante apasionada. pero parecían haber hecho un pacto tácito de presentar buena cara frente a los demás. ninguna de las pullas tocaba su compromiso matrimonial. ella fue la primera en levantar su copa. Se preguntó cómo se suponía que iba a dormir al lado de ella todas las noches pretendiendo ser indiferente a sus propias necesidades. el encanto cálido y sutil que ella mostraba cada vez que se encontraban tal vez era lo más atractivo.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle A lo cual Devon contestó tan bajo que solo Jocelyn pudo oír. sino que había demostrado que pelearía por ella. hubiese denunciado a esa persona como mentirosa y la hubiese golpeado ahí mismo. —¿Qué respondes a eso? ¿Estoy resentido? Veinte minutos después estaba vestido con un traje de noche formal haciendo guardia en el pasillo para que Jocelyn se fuese a hurtadillas por las escaleras a su pieza. Hubiese sido mucho más fácil lo contrario. La observó con interés reticente. y las notas de amor perfumadas. cenar. Era una noche para flirtear. Su cuerpo suave y flexible le calentaba la sangre. Casado. No era posible. Los de mentalidad cruel o los simplemente curiosos que esperaban ver una quebradura en la fachada de la escandalosa pareja. Nadie en la fiesta ofendería abiertamente a Jocelyn después de lo que había pasado el día de hoy. Que Dios lo ayude. Se sabía que los invitados se quedaban despiertos hasta entrada la mañana y dormitaban de manera intermitente durante el viaje de vuelta a Londres. Pero en cuanto a qué más cualquiera de ellos pudiese esperar después del intercambio de votos. Devon se sentó en la enorme mesa del banquete bebiendo su vino. Los ojos de ellos se encontraron. Y para contemplar el futuro. Y resultó que él cenaría el resto de sus días con ella. y entregar la ropa recién planchada. Sin embargo cuando hubo otro brindis en honor de él. para asignaciones futuras. él no lo podía predecir. Él no solo había dejado muy en claro dónde estaba su lealtad. tragándose la risa cuando ella frunció el ceño levemente. se levantaron de la mesa decepcionados esa noche. bailar y decir adiós a un amante. Era como si la crueldad de la crítica social los hubiese forzado a una alianza. Sin embargo. El castillo empezó a llenarse con los invitados que volvían a sus habitaciones para cambiarse sus atuendos medievales por los trajes para el suntuoso banquete en el Gran Salón. riendo con las bromas y los brindis vulgares que su presencia inspiraba. Ni tampoco intentaba abstenerse de las delicias de la cama matrimonial. Ellos se podían quejar entre ellos. recordando que su serena flor trepadora de campo. Los criados se apuraban en llevar agua caliente para que se lavaran. Él levantó su copa y bebió un trago largo. que hubiese aceptado la cena original. La fiesta de Lord Fernshaw señalaba el fin de las festividades en su casa. La joven dama cuya invitación a cenar él se negó a aceptar. y mírenlo ahora. Ella escapó justo a tiempo. La oferta dejada de lado había vuelto aumentada en la forma de un matrimonio muy rápido. Pero si alguien le hubiese dicho hace una semana atrás que dejaría la fiesta comprometido para casarse.

la fuerza de carácter de Devon estaba forjada de acero Boscastle. Con todo. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 84 . su encanto tranquilo de campo inglés. decía poco. y reforzada con el bastón de su padre. sino que el desarrollo de su romance secreto había elevado la fiesta anual en casa de Alston a la categoría de la mejor aventura a la que ellos habían asistido nunca. Ella sonreía. Ni siquiera él mismo los conocía totalmente. para ser honesto. Sus hermanas se habían asegurado que supiese como tratar a una dama en público. En cuanto a Jocelyn.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle apariencia de nobleza negligente. la dejaba en buen pie. la mayoría de los invitados estaba de acuerdo que Devon y Jocelyn no solo formaban una pareja atractiva. y daba segundos pensamientos a aquellos que se preguntaban cuanto tiempo pasaría antes que su Boscastle se perdiera. No había necesidad que nadie se enterase por su comportamiento cuáles eran sus sentimientos. La caballería lo había hecho hombre. Déjenlo a él y a Jocelyn batallar su propio arreglo en la privacidad del dormitorio cuando llegase el momento.

JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle

C CA AP PÍÍT TU UL LO O1 11 1
Se iban a casar en la capilla de la residencia en Park Lane de Grayson Boscastle, a la mañana siguiente de volver a Londres. Emma Boscastle había prometido encargarse de todos los arreglos. De todas maneras Jocelyn estaba muy nerviosa desde el momento que el carruaje de la Vizcondesa llegó a Eppin Road, con Devon, Gabriel y Grayson cabalgando detrás. Las damas llegaron a Londres veinte minutos antes que sus caballeros guardianes, y desde ese momento no hubo tiempo para preocuparse de nada. El corazón apasionado de la familia Boscastle absorbió a Jocelyn. De hecho, ella y Devon solo pasaron unos cuantos minutos juntos en las escaleras de la Mansión Grayson la noche que llegaron, e incluso entonces iban en direcciones opuestas. Él subía corriendo a buscar a uno de sus primos revoltosos que estaba lanzando bolas de papel masticado a los criados. Ella venía bajando de una prueba apresurada con la modista de Lady Jane para alterar el vestido de novia que iba a usar a la mañana siguiente. La casa estaba llena de Boscastles que se habían apresurado para llegar a Londres a la boda sorpresa y a la cena de la víspera para celebrar el acontecimiento. Con tantos parientes reunidos, era casi imposible conversar sin ser constantemente interrumpidos de una manera emotiva aunque agotadora. —Bueno, esto es una sorpresa —dijo Jocelyn deteniéndose, con ese brinco agradable pero doloroso del corazón, que le pasaba cada vez que lo veía. Guapo, seductor Devon Boscastle. ¿Cómo era posible que fuese de ella?—. Pensé que podías haberte escapado cuando venías hacia aquí. —Siento mucho decepcionarte —se burló él, dándole una gran sonrisa—. Es algo infernal descubrir que uno tiene honor en momentos como éste. También pensé que te habías escapado —dijo afligido. —Nunca me he escapado de nada en la vida —dijo ella tranquila. —Yo tampoco —Los ojos azules traviesos le brillaban. Ella asintió, de repente sin saber que decir. Él se casaba con ella sin querer hacerlo. —Bueno, entonces aquí estamos, aunque uno de nosotros todavía puede fugarse antes que llegue la mañana. Pero ninguno de ellos lo hizo. Cuando ella despertó a la mañana siguiente, lo primero que oyó, fue su voz profunda en el piso de abajo. Él y sus hermanos se reían a carcajadas. Estaba descubriendo que era una familia bastante desinhibida, propensa a reír con frecuencia. Solo esperaba que este buen humor durara y que ambos tuviesen causa para reírse juntos en el futuro. Nunca tuvo muchas razones para reírse en su propia casa. Había sido una agonía observar a su madre prisionera en ese matrimonio tan infeliz. Y ahora… Se mordió el labio. No quería quedar atrapada en un matrimonio infeliz, y tampoco quería que Devon se sintiese atrapado. Era un día que se suponía una mujer disfrutaba. Una novia era el centro de la atención, se sentía hermosa, y era muy querida. Se vistió con la ayuda de la esposa de Grayson, y él caminó con ella por el pasillo para entregarla, porque su padre y hermano a última hora decidieron no venir.

Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR

Página 85

JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle

No estaba tan nerviosa como suponía que iba a estar. Pasó la ceremonia con un curioso sentimiento de distancia, como si estuviese en el palco de un teatro, observado a dos actores extraños pretendiendo hacer sus promesas. ¿Quién era ese extraño de pelo negro como cuervo tan alto al lado de su novia sin pretensiones? Todo era abrumador. La belleza oscura de la familia Boscastle ,todos llenos de una esencia vital que la remecía hasta su misma alma, la hacía sentir como si hubiese estado durmiendo hasta este momento. —Bueno —dijo Devon, tosiendo en su puño enguantado—, parece que ambos estamos aquí. —Sí —Ella escondió una sonrisa involuntaria. —¿Y tu padre y hermano…? Ella negó con la cabeza, prohibiéndose demostrar que le importaba. A decir verdad, era un alivio que su padre hubiese rehusado aparecer. No habría ningún comentario desagradable que empañara el día de su boda. —No vienen. —Ah. —A él se le contrajo un músculo de la mejilla—. Supongo que no los echarán de menos en esta muchedumbre. Por un momento incómodo, ella temió que él iba a ahondar más. No tenía ninguna explicación, ni para él ni para ella. Todavía ella no tenía una respuesta por qué su padre había sido tan insensible, tan cruel. Ella se dijo que Devon no era como él. Para su alivio y deleite, él dijo simplemente, —Te ves muy bonita hoy, entre paréntesis. Más que bonita. El resplandor oscuro de sus ojos le hizo creer que lo decía de verdad. —Gracias —murmuró—. Y tú te ves bastante guapo —Pero él siempre se veía así—. ¿Dormiste bien? —preguntó. —Ni un pestañeo siquiera, ¿y tú? —Menos que un pestañeo. Ella respiró profundo y apretó su pequeño ramo de campanillas blancas de invierno. —¿Estamos planeando ir a la recepción juntos? —preguntó él como si no supiese que más decir. —¿No es una tradición? —Yo…yo no asisto a muchas bodas, pero me imagino que estaremos obligados. Obligados. Que palabra tan pesada y sombría. —A menos que no quieras ir —agregó él. Ella miró al frente. Dudaba que alguien que los observase pudiera adivinar que su conversación en susurros no se trataba de bromas prenupciales y declaraciones subyacentes de amor, sino más bien concesiones prácticas de dos generales militares obligados a juntarse a declarar una tregua. Ellos eran algo más que dos extraños parados en el altar. —Se me ocurre que uno de nosotros todavía puede fugarse después de la boda —dijo ella pensativamente. —Solo si ninguno de nosotros ha concebido un hijo —dijo él imperturbable. Ella lo miró sorprendida. —¿Qué acabas de decir? Él se encogió de hombros, con una sonrisa traviesa acechando en sus ojos. —Bueno, es de esperar. —¿Qué más es de esperar? —ella susurró después de un momento.
Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR
Página 86

JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle

Él se vio perdido. —Si alguna vez te soy infiel, prometo que no oirás nada, y seré discreto. Ella echó humo por otro momento. —Si tu eres infiel, oirás de mí, y probablemente terminarás muerto, sin discreción. Él la miró hacia abajo con una ceja levantada. —¿No habíamos acordado que éste iba a ser un matrimonio de nombre solamente? —No me acuerdo que ninguno de los dos hayamos tenido muchas oportunidades para ponernos de acuerdo en algo. Él volvió su atención de nuevo al altar, asintiendo como evaluando. —¿Qué me pasó para creer alguna vez que eras tímida? —No recuerdo que te hayas fijado lo suficiente en mi como para que percibieses cómo soy. —Tendré que poner atención ahora —musitó. —¿Qué tipo de atención? —Tú sabes —respondió con una voz perversa. —El tipo de atención que le gusta a una dama. Los dedos de ella se curvaron dentro de los guantes de cabritilla blanca. Un matrimonio de conveniencia, sin amor, pudiese ser aceptable ante los ojos de su madre. Por cierto, más de una esposa era ciega a los amoríos de su esposo. Tal vez si Jocelyn hubiese pasado a formar parte de una familia convencional a través del matrimonio, se hubiese resignado a aceptar un destino nada de tentador. Pero uno de los rasgos admirables, aunque escandaloso, de los Boscastles, era ir contra la corriente. Y así lo haría ella. Aunque no se hubiese figurado cómo. El ministro se paró ante ellos, con su libro abierto, hubo un ruido susurrante tras ellos, mientras todos se acomodaban atentos. —Probablemente todavía podrías encontrar un barco a la India si te apresuras a los muelles — dijo ella en voz baja. —Probablemente —La tomó la mano con firmeza—Pero no es un viaje agradable. —¿Crees que el viaje frente a nosotros será más calmado? —No lo sé. Nunca lo he hecho. No quiero amarlo, pensó ella. No puedo. No lo haré. Me niego. Entonces el ministro le dio una sonrisa alentadora, y ella dijo que sí, lo haría. Por lo menos era su voz la que respondió. Y fue su corazón el que se aceleró cuando los labios de Devon tocaron los suyos desencadenando un fiero temblor de anhelo y deseo en la base de su columna vertebral. Solo esperaba que nadie se hubiese dado cuenta que sus labios se partieron en un grito apagado involuntario cuando él la besó. Él lo notó, su esposo. Su mano fuerte le presionó la parte baja de la espalda. Los ojos perceptivos de él centellaron durante un breve reconocimiento, antes que la convención los separara. Bueno, tal vez no fuese propiamente una convención, sino más bien la familia Boscastle en masa. El clan le dio una bienvenida tan calurosa, que casi se olvidó que su padre y hermano habían decidido no asistir. Hubo muy poco tiempo para lamentar su ausencia, como Devon, su esposo, había dicho.

Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR

Página 87

JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle

En resumen, la besaron, abrazaron, pincharon una vez por un tío de mediana edad lleno de travesura amorosa, abrazada por querubines de caras pegajosas, y arrastrada a una gala general de desorden y deseos sinceros de felicidad. Así empezó su primer día como una novia Boscastle, un día de confusión agradable y aceptación calurosa, de anhelo silencioso e incertidumbre. Pero su noche de bodas, había tomado suficientes sorbos de vino que le daban una sensación falsa de valor cuando Devon le susurró que era hora que se fuesen a casa. Casa. Un lugar que no había visto nunca. Su esposo. Un hombre con quien había hecho un compromiso hoy. Quedaba por ver cuán serio él había tomado las promesas de ella. Siempre era diferente para una mujer, ¿verdad? Pero él había demostrado ser un hombre de honor y de pasión. La tomó en brazos en el vestíbulo de su casa y la subió por las escaleras con aparente facilidad. —Mis criados están agitados. Nadie les avisó que traería una esposa a casa. Ella enlazó los brazos alrededor de su cuello. Olía deliciosamente a jabón, almidón y champaña, y había estado a su lado ante Dios y los hombres. —Ni nadie te avisó a ti —susurró ella escondiendo la cara en su hombro para que él no viera su sonrisa. La llevó arriba a su habitación y la dejó en su cama. La última vez que salió de esta casa, no había pensado que volvería con una residente permanente. Tal vez no había pensado nada. Pero no podía evitar notar lo natural que Jocelyn se veía sobre su cama de cuatro postes. La cama de ellos ahora, se corrigió en silencio. Le iba a tomar un largo tiempo acostumbrarse a tener una esposa. Y sin embargo ella tenía una manera de hacer cálida una pieza. Sin mencionar lo que le hacía a la temperatura de su cuerpo. En realidad él esperaba con ansias a su unión sexual, después de lo sucedido entre ellos la última vez en el castillo. Ella lo había seducido con su reacción, y siendo lo suficientemente tonto como para caer en una trampa, no intentaba perder el tiempo en lamentaciones. Él sabía bien como pasar el tiempo. Se volvió para quitarse el chaleco y se detuvo al oírla levantarse de la cama. Un momento después sintió sus blancas manos suaves deslizándose alrededor de su cintura a los botones de la camisa. Él tomó aliento y esperó. Ella lo sorprendía agradablemente a cada momento. —¿Puedo ayudar? —preguntó ella, atareada ya en desvestirlo. Él se quedó inmóvil, con su órgano masculino endureciéndose ante el entusiasmo de ella en participar. Esta era una mujer bienvenida, que estaba muy lejos de la mujer que se había negado a hablarle cuando estaba desnudo en el baño. —Bienvenida —murmuró él llevándole la mano a la pretina del pantalón negro apretado—. Pero no te detengas en la camisa. Ella titubeó por un instante, entonces obedeció, con la respiración evidentemente irregular mientras lo desabotonaba. Después con bastante torpeza le tiró los pantalones sobre las caderas angostas para que cayeran al suelo. Sus ojos parpadearon ante la erección y después subieron rápidamente a la cara de él. A ella se le partieron los labios húmedos, invitantes. Él notó el rubor que cubría su piel cremosa. —Ahora desvístete para mí —la instruyó. Ella vaciló antes de echarse hacia atrás, al biombo. Él se paró sobre su ropa quitada, y la tomó del codo. —No, No detrás de eso. Me gustaría ver cómo es mi esposa. Él se fue a la cama y esperó.
Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR

Página 88

y él sonrió diabólicamente. y estoy seguro que así lo harás tú. Como si fuese el acto más natural del mundo. —¿A tus pies? —O a los tuyos —dijo elevando los hombros con autoridad—. anhelando más. Una pregunta a la que no se vio forzada a responder. Sin aviso él estiró los brazos y la tomó de los suaves globos de su trasero poniéndola bajo él con una determinación que puso fin al dilema de ella. Yacía estirado a través de la cama. los pechos contraídos. así deberían sentirse siempre las manos de un hombre cuando tocaba a una mujer. ¿verdad? —No seré nada de tímido cuando tenga que darte lo que necesitas —le contestó. él casi no le dio oportunidad a que conservara un mínimo siquiera de modestia. —¿Y? El aliento de él se estremeció contra el de ella. El placer flagrante que él implicaba hizo que Jocelyn se preguntara cuánto tiempo más iba a ser capaz de soportar su escrutinio antes que perdiese totalmente la habilidad de estar de pie. Calientes y fuertes. Los pechos saltaron libres. —Eres tímido para dar órdenes. A ella se le abrieron los ojos. El deseo en los ojos de él le mandó una descarga eléctrica que bajó por su espina dorsal. él deslizaba la yema de sus dedos por su cara. Ella abrió los ojos. deslizó sus dedos entre los muslos de ella y le acarició los labios. con el poder subyugado. —Te puedes quedar con las ligas y las medias. la respuesta de su cuerpo a la vulnerabilidad desnuda de ella. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 89 . No tengo ninguna objeción a que nos turnemos. apoyado en un brazo. en una pose lánguida. Quítate los zapatos y ven a mí. el resto del cuerpo. Fue lentamente hacia la cama. Dio un pequeño gemido de impaciencia. la sangre le latía espesamente entre las piernas. Disfruto cualquier cantidad de posiciones. —Cierra los ojos. Su esposo. Ella esperó que le acariciara los pechos. —Yo lo deseo mucho más aun que tú. Una vez más. Las caderas de ella se movieron. Lo hizo. —Lo que vas a hacer —le dijo con los ojos ardiendo de lujuria—. —Puedo esperar toda la noche —murmuró él—. Ven aquí y déjame mostrarte. Siempre muy lentamente. Ella se quedó mirándolo fijo. y el sexo se le humedeciera con la expectativa. Jocelyn —la instruyó con una voz lánguida. Hizo que se le hincharan los pechos. Ella suspiró de placer. —Sé lo que deseas. y para él tal vez lo fuese. examinándola con una mirada ardiente y cruda sensualidad—. los pezones se le contrajeron ante el examen desvergonzado de él. trazando la arteria que pulsaba en su sien. no andaba ni cerca de lo distanciada que parecía su voz. y ella había prometido obedecerlo solo unas horas atrás. Puedo esperar… para siempre. Duro como el acero. seducida por su tacto. es aprender acerca del amor. sus pómulos y mandíbula. Él tenía licencia para ser licencioso. Él estiró su cuerpo largo y se sentó con sus poderosos muslos separados. Él se rio suavemente antes de tomar su boca en un beso. Los dedos de él recorrieron su garganta y los hombros. —¿Y ahora? —preguntó suavemente. Después se desató la camisa y el pequeño corsé. encontrando la mirada de él. el cuerpo le hormigueaba con anticipación.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Ella bajó los ojos y lentamente se quitó el vestido de novia de gasa marfil. Después de todo estamos casados.

—Mi profesor es el más cruel de los maestros. excitado. —Quiero conocer todo —susurró ella. Él estaba bello. parece que todavía te tengo bajo mi mano. que no había sido así. pero no pudo suprimir el escalofrío de puro deseo que la recorrió. había conocidas cercanas que envidiarían su destino. Y para probar que su perversa afirmación tenía mérito. le tiró desvergonzadamente de los vellos pubianos. —Espero poder decirte lo mismo algún día. Se había casado con uno. hasta que ella reconoció que él era el maestro y que ella haría cualquier cosa por el placer que tenía en suspenso. hasta que ella quedó casi jadeando. susurrando. Era la esposa de un hombre pecador. Miró la cara de él en sombras y sintió que el corazón se le apretaba con el oscuro erotismo de su mirada. que se preguntó si una mujer no debería admitir sus deseos tan libremente. Él era un hombre altamente sexual. y explotaba cada signo de vulnerabilidad que ella le revelaba. Como tiemblas. Él se inclinó para besarla suavemente en los labios. —Puede ser que estés más cerca de lo que tú crees. sabiendo por el quejido profundo de satisfacción. Y pensar que ella había despreciado a las mujeres que habían sucumbido al encanto de un bribón. experimentado en las artes eróticas y no pedía disculpas por el hecho. Sus tiernos recesos latían anticipadamente con el placer que él prometía. Antes de darse cuenta que ella le había producido esta pérdida de control. En realidad. —¿Cómo estás disfrutando la lección hasta ahora? Ella volvió la cara hacia la almohada. Por un momento creyó que lo había disgustado. y dedicado a excitarla a ella. uno de los perversos hermanos Boscastles de sangre caliente. él no reaccionó por tanta rato. se burlaba de ella sin compasión. Era el tipo de hombre cuyo encanto magnético ella había resistido constantemente desde que se había presentado en sociedad. Delicioso. —Jocelyn —dijo ronco. Le acarició la barriga. ella no debía sorprenderse que él supiese cómo desarmarla.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Empapada —murmuró satisfecho. Muy versado en las formas de la lujuria. —Pero una estudiante diligente no se queja de la práctica. Y presionó los dedos brillantes contra su boca—. Ella levantó la cabeza. Hasta entonces. permitiendo que su cuerpo duro como fierro se instalara sobre ella—. Ella no podía resistir sus besos devoradores. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 90 . y el botón sensible que tenía oculto. le acarició burlonamente la punta de los pechos con sus nudillos callosos. tomó su trasero y comenzó frotar la erección gruesa contra sus pliegues rellenos. Ella separó los muslos sin ninguna inhibición y levantó los pechos invitándolo a la seducción. Ella apretó los dientes para suprimir un gemido. No tengo que hacer nada para excitarte. mientras que un hombre no tenía tal restricción. y no podía esperar ni una onza de comprensión de su familia ni de sus amistades. él le colocó las piernas sobre sus anchos hombros. ni podía evitar responder al tacto de esas manos poderosas sobre su cuerpo. Te podría hacer alcanzar lo máximo sin ningún esfuerzo. preguntándose si él se horrorizaría por lo que su cuerpo le pedía que hiciese. desesperada por alcanzar un alivio. Entonces él se levantó sobre ella con una mirada tan feroz que a ella se le paró la respiración.

Se perdió en su marido. Los movimientos de él se aceleraron. avergonzada del placer que la inundaba. Él yacía en la cama revuelta y miraba los primeros rayos de luz jugando sobre el hombro de su esposa. escandaloso y tan necesario para su ser. Su mente nadaba. él bajó la cabeza y la besó. La frustración de ella aumentó. La presión la estiró tanto que creyó que se iba partir en pedazos. Los nervios de ella se tensaron con la sensación cruda. Él pronunció la palabra en silencio y descubrió que no le era familiar. no del todo desagradable. Ella se sobresaltó con el dolor punzante. Miedo de abrir los ojos y que él no revelara lo mismo que sentía ella. sus caderas se levantaban. presionándola aun más en la cama. Ella se rompió en pedazos. Sus músculos lo apretaron. Ella no debería haberse sorprendido considerando que él había introducido un órgano tan grande en un espacio tan apretado. Él gimió y arqueó la espalda. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 91 . Pensaba que él debía entender cómo sufría ella. Los talones de ella se hundieron en las nalgas de él. Él empujó con tal fuerza que ella sintió el impacto hasta su espina dorsal. tomando el suave grito de ella. era obvio que ella también le había dado placer. la embargó. Sus manos lo apretaron en protesta. No podía decir como un acto único se podía sentir a la vez carnal. Pasaron unos momentos antes que él rodara y se pusiese de espaldas con un brazo a través de su barriga. y deseaba más. Él deslizó una mano por su barriga al hueco entre sus muslos y le pinchó con destreza la perla sensible de carne sobre el sexo. No importaba. sus músculos se enrollaban. —Yo creo que tú me enseñarás unas cuantas cosas de tu propia cosecha. penetrándola con tanta fuerza que ella se congeló bajo él. aunque incluso para una mujer tan inexperta como lo había sido ella hasta este momento. se contrajeron. A ella se le aceleró la respiración.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Ella levantó su cuerpo hacia él con un entusiasmo sin restricciones. Él tomó ventaja del leve descontento sin aliento de ella y la perforó de un solo empujón. se movía contra él con un instinto que ella no podía negar. Y más. no podía respirar. Él bombeó más duro y más rápido. Su reputación como amante no era exagerada. El dolor quedó transformado en una fricción ardiente. aunque ella había cerrado los ojos apretados. su cuerpo pareció acomodarlo bien. y su cuerpo de mujer le daba la bienvenida. Para su alivio. Su esposa. Tenía miedo de moverse. lo indujeron a que la penetrara más profundo. y el mundo se disolvió mientras él también. antes que acabemos —murmuró él. cubría el cuerpo de ella con el suyo. Ella era su esposa. Era un acto diseñado por la naturaleza. Una esposa muy satisfecha en su noche de bodas. Una parte de ella parecía ansiosa de aceptar la invasión. hundiendo su lengua muy adentro de su boca. y una paz más dulce que todo lo que había conocido hasta ahora. calmando las dudas y preguntas que se amontonaban atrás en su mente. y ella sintió como él le sonreía hacia abajo. mientras aliviaba su pene hinchado en la funda húmeda de ella. y todavía le dolía. pero tampoco tan desagradable como lo había anticipado. En realidad nada de ella le había desagradado. convulsionando.

No se vanagloriaba tanto como para pensar que la naturaleza se interrumpiría por su falta de previsión. sino su vida. que anoche le había demostrado el antiguo adagio que las apariencias engañan. Después de hacer el amor anoche. Él creía que tenía que pagar unas cuantas deudas antiguas. Estiró la mano para acariciarle el lugar iluminado por al sol en el hombro. Había reglas que seguir y consecuencias que considerar. Nadie podía pedir más de un hombre que nunca había considerado sentar cabeza. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 92 .JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Ella era completamente diferente de las reprimidas a medias que se entregaban a los deseos perversos de él y volvían por más. súbitamente con la boca seca de deseo. revelando un pecho cremoso. Pensó que era posible que ella durmiera unas cuantas horas más… Y que realmente sería una vergüenza si ella esperaba más de lo que él le había ofrecido. No es que nunca jugara con las debutantes. antes de llegar a esto. Deliciosa. Lo había hecho. No se lo podía imaginar. era peligrosa. y volvió la mirada a otra parte. ¿Era ésta la misma joven ingenua que él había evitado cuatro años antes? ¿Quién era esta mujer de sangre ardiente que se había transformado en una tentadora. era raro que él se hubiese quedado con una amante hasta las primeras horas de la mañana. En el pasado. sería tonto no reconocer la posibilidad. después de años de prevenir que ocurriera un embarazo. sin miedo de entregarse completamente a él. audaz. con esta mujer sin pretensiones. otras. Había cumplido con su deber. a veces tímida. y se encontraba no sólo compartiendo la cama. es que tendrían un hijo. y que tuviese sentido del honor no significaba que tenía corazón. Todos sabían que era un libertino. Pero con las inocentes había tenido otro juego. Se levantó y se vistió silenciosamente para no estar presente cuando ella despertara. Él tragó duro. Él pudo ver las evidencias impresas de los mordiscos de amor en el cuello. El amanecer ofrecía intimidades más peligrosas que la oscuridad. Le había dado su nombre. su esposa? Quienquiera que fuese. La colcha se arrugó en sus costillas. pasar el tiempo en busca de placeres inútiles. Pero le habían quitado la posibilidad de las manos. Ella se movió con un suspiro. Un hombre podía terminar casándose. sólo respondía ante sí mismo. Lo próximo que pasaría.

―replicó. y tampoco sabía los nombres del servicio. —Pero si es una de esas mujerzuelas. buscando descaradamente a su marido. —Durante el desayuno. No encontró ninguna nota bajo las sábanas de su desaparecido esposo. —Ya me doy prisa señora Hadley. que dibujaba el contorno de su silueta. llenos de rencor. totalmente aturdido intentando contenerlas. ¿El ama de llaves las había estado persiguiendo toda la mañana? ¿Cuántas habrían alrededor de la casa? Y ¿qué querían? —Son ellas. arremetida a su alrededor. cuando apareció un hombre alto con calzón corto. le agradeceré que se encargue usted. al saber que su favorito sinvergüenza. Por suerte sus dudas se resolvieron satisfactoriamente minutos después. No considero que sea mi responsabilidad deshacerme de ellas. que nadie consideró una digna rival para ser su esposa. después de haberles asegurado que su amo no estaba en casa. Ignoraba lo que se esperaba que hiciera a lo largo del día. Se preguntaba cómo podría ganarse la lealtad de los que allí vivían. Las mujeres no dejaron de protestar y maldecir. A su parecer esas jóvenes eran demasiado atrevidas a su entender. Era una ama de casa que desconocía las habitaciones de su hogar. ¿Mujerzuelas? Pensó Jocelyn horrorizada. Su cabeza descansaba en una tersa almohada. pero cuando lo llamó sólo le respondió el silencio. ni comportamiento adecuado según las reglas de etiqueta. incluso un directo enfrentamiento. —¿Es cierto que se ha casado con Jocelyn Lydbury? El mayordomo se apoyaba en el perchero exhausto —Tal vez podrían presentarse en otro momento. Jocelyn decidió sentarse en la escalera para observar lo que sucedía. dudando de cómo debía proceder. sería un buen comienzo. Se vistió sin llamar a ninguna criada. ―murmuró el mayordomo antes de abrir la puerta. Era el mayordomo que llegaba corriendo a abrir la puerta. mientras desde el fondo a sus espaldas oyó como una mujer susurraba nerviosa —Corre antes de que ella se despierte. Pero se detuvo cuando escuchó desde el rellano unos dolorosos comentarios. indicándole que estaba sola en el salón. tras su inesperado matrimonio. Decidió que explorar las habitaciones de su nuevo hogar e ir conociendo a las personas que allí trabajaban y darse a conocer. Su figura desnuda estaba cubierta por una colcha. Las he estado echando fuera toda la mañana. oyó como llamaban persistentemente a la puerta. hemos oído un horrible rumor sobre Lord Devon. Se detuvo. Desde su escondite. Todas mostraron su incredulidad. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 93 . escuchó como tres jóvenes señoras habían venido a llamar a su puerta sin la debida escolta y sin ningún decoro. Dios nos ayude si es otra de esas mujerzuelas. El mayordomo seguía de pie.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O1 12 2 Había transcurrido aproximadamente una hora desde que su marido abandonó el lecho nupcial. mientras bajaban por las escaleras. Pensó que tal vez su marido podía esperarla al pie de las escaleras. Ignoraba lo que debía hacer. cuando Jocelyn se despertó. al menos podía emplear su tiempo en atender sus propias necesidades. se había visto obligado a casarse con una sencilla mujer. decidió atajar rápidamente esa costumbre de llamar a su puerta.

Inquieto desde su nacimiento. Dijo que estaba agotada y creo entender el significado de sus palabras. aunque desde que aceptó a Jocelyn en su lecho. que se alineaban en las estanterías. ―resopló otra joven. —Entonces tal vez. hasta el techo.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Yo nunca he oído hablar de ella. después de su primera noche en la casa. para no molestar a la señora. sería de mucha ayuda. —Yo les pido que dejen de cacarear ahora mismo. —Devon se ha casado con ella por la cabalgada. en la guerra que tenía la intención de ganar el amor de su marido. Por Dios ¿quién está en la puerta? ¿Algunas mendigas? ¿No saben que deben ir por la escalera del servicio. —Acaso ¿no es lo mínimo que esa mujer se merecía? ―Respondió una corpulenta mujer con un enorme delantal blanco. sospechando que acababa de ganarse la primera aliada. quiso demostrarse que seguía manteniendo el control sobre su vida. le sugería que invitara a sus amigos o que fuera de compras. hojeando las torres de libros desordenados. Y Drake era una persona reservada. Su hermano lo esperaba en la biblioteca de la planta baja. cínica y desconfiada por naturaleza. Sólo habían mantenido una breve conversación durante el banquete de su boda. mordazmente. aunque siempre regresaba al lecho junto a su esposa. haciendo sus actividades habituales. Posiblemente la opinión de una persona que no estuviera involucrada personalmente. ni para el caso con la misma mujer. por la tarde. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 94 . Todavía tenía que descubrir la identidad de quien conspiró en su contra y concertó una reunión privada con su hermano mayor Drake. Por si las desvergonzadas no habían entendido el mensaje. —Estoy despierta Señora Hadley. ―comentó otra señora. La deseaba por encima y más allá de lo que jamás pensó que fuera posible. antes de que Drake exigiera saber la historia completa de su romance. mientras cruzaba la entrada. asistió a las carreras y al boxeo en Gentleman Jackson por las mañanas y por las noches visitaba su club. Aunque Devon hubiera jurado que fue deliberadamente. El no quería interpretar lo que esto podía significar. por la parte de atrás? La señora Hadley. Durante la siguiente semana mantuvo sus costumbres. Devon sabía que era cuestión de tiempo. —Lo mismo digo. disfrutando de la conmoción que causó su aparición ante los tres rostros que había en la entrada. —Lo han obligado a casarse con engaños. cuya moralidad había sufrido frecuentes ofensas por la indecorosa actividad de Lord Devon. alegaba que nunca prometió cambiar su forma de vida. Sir Devon dejó órdenes expresas de que se la debía dejar descansar. No lo hacía por crueldad sino por costumbre. ―reiteró Jocelyn. como ya le advirtió antes de tomar sus votos. para que le ayudara a catalogar a los posibles culpables. Le recordaba que él no había elegido casarse y si no le gustaba como actuaba. de hecho estaríamos muy contentos si no vuelven a aparecer ninguna de su calaña por este hogar. no había deseado a ninguna otra. no podía permanecer en un lugar por un periodo demasiado largo. abrió la puerta con un firme ademán —Desearíamos no volver a ver a ninguna de ustedes por esta casa. Cuando ocasionalmente Jocelyn comentaba sus ausencias. No pretendía ser despiadado con su esposa. Jocelyn decidió bajar las escaleras. —Ella atacó a Lily Cranleigh con una raqueta.

No hay ningún secreto escondido. el misterio es por qué y por quien fuimos engañados. eran en orden cronológico. —Siempre se divierte cuando nos atacan. —O bien es un fantástico mentiroso o yo me estoy engañando. —¿Pudo ser la misma dama? ―Dijo Drake que siempre tenía un lado más escéptico y soterrado y un temperamento más tenebroso que sus hermanos. Heath y Emma. Aunque ¿acaso estás refiriéndote a que es agresivo con los miembros de su familia? ―Preguntó disgustado Drake. Acaso ¿Jocelyn es una benevolente propietaria de una funeraria? —Al parecer ambos caímos en una trampa sin importar nuestras opiniones. generalmente se unían para hacer frente a sus hermanos mayores. Entre nuestros antepasados hubo nunca envidiosos y gente con malas intenciones. Drake asintió con la cabeza —Recuerdo que acompañó a mi esposa a un burdel. sus formidables hermanos Grayson. —No fue Jocelyn ―le rebaƟó. —Lo dudo. Devon y su fallecido hermano Brandon. detalladamente. ―He indagado y se rumorea que Sir Gideon tiene tendencias violentas. Estas tres jóvenes retoños Boscastle. decidido a divertirse. Devon frunció el ceño. componían el conjunto más joven de los Boscastle. su sonrisa irónica rememoraba viejos recuerdos. ―confesó Devon. ¿verdad? ―Preguntó cautelosamente Drake. —¿Es responsable de maltratar a tu esposa? Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 95 . sin embargo. todo el escándalo y Emma habrá añadido su desaprobatoria versión de los hechos. —Juraste que preferías ser enterrado vivo antes que casarte. — Drake lo estudió en silencio. —Aunque poco probable. Drake desvió la mirada. —Inicialmente sospeché de Gabriel. —Tendremos que averiguarlo. Pero coincido contigo y tampoco creo que Gabriel sea nuestro sospechoso. en cómo sucedió todo. Jocelyn hubiera quedado socialmente arruinada. —Ya has considerado la posibilidad de que el padre de Jocelyn te hubiera tendido una trampa. A lo mejor tu esposa sabe más de lo que está dispuesta a revelarnos. Ruega a Dios que no tenga que acudir a solicitar la participación de nuestros mayores. Devon tendía a ir por libre o permanecer en tierra neutral con respecto a los asuntos familiares. —Creo que debo llevar esto a mi manera. Bueno todo es posible. con un tono protector. Chloe. ¿verdad? —Totalmente. —Si su estrategia hubiera fallado. —Pero ¿con qué finalidad? —Tal vez para demostrar que incluso un marginado puede ejercer poder sobre uno de nosotros. con el pretexto de ayudarla a tranquilizarse. —Tú no crees lo que acabas de decir realmente. jamás dudó en ofrecer su fuerza para luchar contra el mundo. ―opinó Drake. ―reflexionó Devon.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Drake giró su cínica mirada azul. Aunque Sir Gideon mostró su interés en su persona como posible pretendiente. Devon negó con la cabeza. El sexto de ellos. Sus mayores. ¿sabes si es cierto? —¿Con sus tropas? Lo creo con total seguridad. —Supongo que Grayson ya te ha explicado. Hasta su reciente matrimonio. —¿En serio? Devon se sentó en una de las dos sillas frente a la chimenea.

aunque no dejaría pasar la oportunidad de vengarse de la ignominia que había cambiado el curso de su vida. Drake había dado de lleno en la verdad con sus observaciones. ella no lo ha mencionado ni una sola vez. —El pasado y todo su dolor ha quedado enterrado. una esposa. Desde que nos hemos casado. No la pisará nunca.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Devon vaciló antes de mencionar sus sospechas. Drake se aclaró la garganta. una hermana. —No será jamás un invitado a nuestra casa. Nunca he sospechado que pudieras tener enemigos. Volvamos a la cuestión de quien os tendió una trampa en la fiesta. ―susurró su hermano. o cualquier mujer era impensable para cualquier hombre de la familia Boscastle. De hecho tienes muchos más amigos que la mayoría de caballeros que conozco. aunque le enfermaba la posibilidad de que fueran ciertas. Lastimar a una hija. por supuesto. aunque en aquel momento Devon no se percató. No cambiaría de actitud frente a la persona que se había ensañado con él. Aunque por desgracia ninguno de ellos vale más de dos peniques. —Esta conversación nos ha alterado a los dos. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 96 . Devon respiró aliviado al poder compartir sus desagradables acusaciones.

salieron de compras. insistió. —Vaya. era muy consciente que su marido ocultaba su corazón. la preguntó —¿Cómo te sientes? —Bastante bien—. ¿vendrás? —Sí. Chloe. la señora Hadley. Y estoy feliz de ver lo bien que encaja en nuestra sociedad. Sin embargo. Jocelyn tenía pocos amigos verdaderos en Londres e intentaba consolarse con los muebles nuevos que Devon había comprado y por haber abandonado los encuentros con mujerzuelas manteniendo una vigilancia constante de la puerta. Al parecer su indiferencia no pasó desapercibida a su cuñada Chloe. huyendo de Jocelyn. una Boscastle hasta la médula. Me preocupo demasiado por él y él lo sabe. de repente cayó en la cuenta de todos los esfuerzos que estaba realizando para llenar sus horas vacías. observando en silencio a su esposa. En medio de estos esfuerzos. La joven y vibrante vizcondesa que estaba recuperándose del aborto involuntario que había sufrido recientemente.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O1 13 3 Su esposo se reincorporó a sus actividades anteriores durante los siguientes días. suspiró—. —Vas a venir y vas a coquetear a voluntad hasta que te hayas exhibido ante todos. Chloe había escoltado a Jocelyn en varias excursiones. De hecho coquetea bastante bien. ¿no opinas lo mismo? Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 97 . —¿No debería importarme que mi marido me ignore? —Le preguntó con una triste sonrisa—. visitaron un museo y fueron a una perfumería parisiense. Devon llegó al parque a la hora más concurrida junto a sus bulliciosos amigos. Pero solo para evitar que sigas insistiendo sin cesar hasta que te acompañe. pero has sido muy amable al venir a invitarme. pero por la mañana. fue consciente de su soledad y el hecho de que la falta de atención de Devon era evidente incluso para su propia familia. se le acercó. resultó ser muy útil en ambos aspectos. —Entonces. quedándose sorprendido al encontrar a su esposa y a Chloe paseando junto a varios de los jóvenes fascinados por su hermana antes de que se casara y que. —Realmente no me apetece pasear hoy por el parque. la tomó bajo su protección y le ofreció todo su apoyo ante la actitud negligente de su marido. Se apoyó contra un árbol. todavía le mostraban su admiración. —¿Ha sido idea tuya traer aquí a Jocelyn? —Le preguntó tras una larga pausa. su cuñada insistía en que fueran al parque y aunque en un principio Jocelyn se negó. —Sí —le respondió alegremente—. Con una débil sonrisa. así como a una fiesta para almorzar que se prolongó hasta bien entrada la tarde. Devon evitó seguir hablando de la pérdida del bebe sufrida por su hermana. esperando que recabara en su presencia. El ama de llaves. aunque todas las noches acudía a su cama. al parecer. Pero sí me importa. nos honras con tu presencia. Le respondió. Chloe. Hoy. No podía soñar con un amante más apasionado para sus noches. rehuyendo su mirada. fue Chloe quien lo vio primero y separándose de sus fieles acompañantes.

Devon? Nadie la ignora como a las “floreros”. ¿Por qué debería preocuparme yo en este caso? Frunció el ceño con su mirada distante. fingiendo un vistazo casual a su mujer. Frunció nuevamente el ceño.... Devon levantó la mirada. pero. ¿recuerdas? Ella vaciló con una mirada evidentemente llena de preocupación. ni siquiera si hubieran concertado una cita para la medianoche. a lo lejos. Era una consecuencia de sus desaguisados que también repercutían en su mujer. ¿Acaso ese galante caballero de anchos hombros que la miraba embelesado no sabía quién era él? La vio como dejaba caer su cabeza hacia tras mientras reía. Reconocía una sangrienta seducción cuando la veía. tenía las emociones más que nunca a flor de piel tras la pérdida de su hijo. —No voy a darte un sermón—. Tú y yo estamos del mismo lado. Desvió su mirada con un desagradable rictus en sus labios. Ambos se habían aliado para aplastar a sus hermanos en su infancia.. Sacudió la cabeza ante la ridícula situación que estaba viviendo. Pierdo a uno de mis seguidores cada vez que salimos juntas—.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —¿Jocelyn? —¿No lo has notado. El maldito loco la seguía. no había podido quitarle los ojos de encima. Sabía muy bien que Chloe era dada a la exageración y que estaba tratando de hacerle sentir culpable por su falta de atención hacia Jocelyn. —¿Vas a ignorarla siempre? —Le susurró su hermana desde su posición en el otro lado del árbol. —Dejemos las conferencias de Grayson y Emma aparte —dijo con su sonrisa más seductora—. —Pero no la tuya. aunque estaría igual de enojado si continuaran con ese flirteo a puertas cerradas. Se preguntaba cómo reaccionaría ella. pero no esperaba que se la practicaran a su esposa ante sus narices. —Parece haber conseguido ya suficiente atención —le respondió con un tono de voz engañosamente indiferente. Su acompañante se inclinó como si adorara el aire que ella respiraba. mientras se dirigía hacia sus amigos. Ella no podía dejarse convencer por un extraño. Sabía que a pesar de su insistencia. Estaba dando un giro hacia el otro lado. ¿Con quién diablos estaba hablando? Hace un momento la había visto caminar sola por la orilla del lago y ahora había un hombre a su lado. Suspiró—. la verdad es que desde que había llegado. ¿Le acababa de ofrecer su brazo a ese loco o le estaba susurrado palabras alentadoras? ¿Ya se había dado cuenta que su marido estaba a pocos pasos de distancia? Su admirador no parecía tener la más mínima idea. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 98 . No le gustaba ser el centro de atención de todos los que los observaban.. era una escena que había jugado con demasiada frecuencia en el pasado. Un hombre que espía en secreto a su esposa. Si a ti no te importa que tome un amante. No podía haberse desvanecido en el aire. ya que él se los negaba? En un instante acababa de perder de vista a Jocelyn. La esperó mientras se deshacía de su admirador. ¿Le importaría que Jocelyn tuviera un amante? ¿Acaso podía ser ese tonto que acababa de conocer y que la perseguía? ¿Acaso ella no había pasado todas las noches en su cama? ¿Acaso no la estaba empujando a buscar el afecto y atenciones de otro hombre.

Estaba ardiendo de pies a cabeza. Nadie podía obligarle a sentir algo que se negaba a sentir. Nuevamente alzó la mirada hacia Jocelyn y ese hombre. se burló de su autoengaño ante esas emociones que surgían. Jocelyn alzó la vista y él supo que su esposa era consciente que la estaba observando. Maldita sea. También conocía los gemidos de Jocelyn después que la noche anterior le mordisqueara sus pezones y su blancos y redondos pechos. No podía imaginarse a otro hombre tocándola. ya había comenzado a cambiar. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 99 . Enderezó sus hombros. No podría soportarlo. De hecho si hubiera sido cualquier otra mujer. No quería que significara nada. Nada por lo menos que lo fuera a cambiar de ser un libertino sin corazón a un devoto marido. Pero intentó tranquilizarse asegurándose que era un sentimiento de posesión comprensible sin ninguna otra implicación más profunda. Sí. Solo porque a él le disgustara que otro hombre jugara con la mujer con la que él había sido obligado a casarse no significaba que… no significaba nada. sí estaba celoso. ¿Dónde estaba su capa de todos modos? ¿Alguno de esos mequetrefes se la había podido quitar deslizándola por sus blancos hombros? Él tenía demasiada experiencia en desatar fácilmente el manto a una dama. estaría convencido que su actitud era para provocarle celos. El nudo inesperado que oprimió su corazón. Lucharía. No tenía ningún sentimiento de cualquier naturaleza que fuera duradero. Que deliciosa sensación sentirla temblar como una pluma mientras dejaba suaves besos desde el cuello a sus blancos senos. ¿Estaba celoso? No.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Y seguramente antes de casarse no había usado jamás esos vestidos que se arrapaban a su cuerpo.

cariño. Como ve. Sin embargo. ¿y por qué Devon se marchó dejándola defenderse sola? Sabía que había estado observándola. sin embargo. —Tu marido no está observando —él dijo con una voz diabólicamente astuta—. De hecho. Ella se volvió. Le había enviado una descarga de placer que recorrió su columna vertebral el descubrirlo recostado a la sombra oscura de un árbol. quien sólo le había sonreído en primer lugar porque tenía la apariencia inofensiva y amigable de uno de sus primos del campo. —Estoy en llamas —su admirador anunció con pasión casi aterradora. pero más porque Devon aparentemente se había alejado y la había dejado a merced de un completo idiota. Jocelyn se quedó mirando la mano como si fuera algún insecto molesto que había caído de un árbol. ella se sintió segura de que podría mantener a raya a este caballero acometedor. pues ya había observado que su cuñada Chloe tenía talento para el juego. deslizando los dedos desde su antebrazo hasta su muñeca —No me interesan los amigos de su marido. Ya tengo la reputación de poner hombres en el ataúd. porque lo que dijo acerca de su matrimonio era cierto. que el terco caballero tomó su rechazo como un reto. que su marido compite con un equipo muy rápido y entretenido. y que en estas situaciones desafortunadas. en realidad nunca he conocido… Él sonrió. uno se ve forzado a encontrar placer en otra parte. Todo el mundo sabe que tu matrimonio fue arreglado.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O1 14 4 —No he estado en Londres desde hace mucho tiempo —el caballero más apuesto le explicaba a Jocelyn. para aprovecharse de cualquier debilidad que ella pudiera revelar. enfurecida porque no soportaba ser considerada una casquivana. —No puedo responder por sus amigos —ella contestó—. mientras él estuviera a la vista. estudiándola en enervante silencio. Gabriel estaba repentinamente de pie bajo el árbol donde su marido había estado. Chloe parecía capaz de hacerles bromas a los caballeros que la admiraban y aceptar todos sus cumplidos al descuido sin dar invitación u ofensa a cambio. Mi marido observa. Pues bien. Pareció. Pero era cada vez más evidente aun para una dama tan inexperta como ella en las artes amorosas que él tenía la intención de ser mucho más amigable de lo que ella le permitiría. aunque ella no sabía que él pensaba venir al parque. Caigo de rodillas y muero. Ella se retiró un poco. Alzó una ceja ante el roce de una mano enguantada a través en el hombro. Jocelyn lo estudió por un momento —¿Le gustaría que lo empuje al lago para apagar sus llamas? Él cerró sus ojos. Muera a los pies de otra persona. El sentido común le advirtió que los lobos habían venido a investigar. ella tenía su propio lobo por domesticar. —Ingenio y belleza en una mujer. Él le reclamará si usted continúa con sus disparates. —Entonces háganos un favor a los dos —Ella alejó su mano libre de su inoportuno agarre—. —Entiendo —él dijo—. No seas tan tonta. Se ha ido con sus amigos. Se dio cuenta que estaba de moda coquetear. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 100 . Con una alarmante ausencia de propiedad él la persiguió alrededor del banco que había esperado pondría distancia entre ellos —Haga el favor de comportarse —ella masculló—.

Y. repentinamente se encontró enfrentando a un hombre cuyo rostro no reconoció pero al que tenía un deseo irrazonable de asesinar. —No fue nada. quien a este punto ya no mantenía su máscara de bravuconada—. Todo el mundo sabe que tu matrimonio no ha sido por amor. No era su marido. —Maldito estúpido. Devon no era un hombre que se enojara fácilmente. Una voz firme habló detrás de él. —Y todo el mundo también sabe —dijo una voz burlona y profunda proveniente del sendero — . Sin embargo. Sus delgados labios se alzaron en una sonrisa maliciosa de satisfacción. Amablemente deme el nombre del hombre al que deseo matar. Por lo menos parecía ser Devon. Apuesto que en una semana estarás buscándome a mí o a otro para aliviar tú anhelo. Jocelyn. Jocelyn miró aliviada a su alrededor si bien sabía que su oscuro salvador no era Devon sino su primo Sir Gabriel. Ella se giró. Este hombre de voz baja exudaba una agresión hostil que la obligó a dar un paso atrás en defensa propia. Un músculo se apretó en la mejilla de Devon. Jocelyn lo miró con alarma. —Chloe ha estado esperando tu regreso. Lo vi —Devon se acercó de modo amenazador al otro hombre. ―Te convertirás en la mujer más solitaria si esperas su atención.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Lo que me veo obligada a hacer —ella dijo. Gabriel se paseaba detrás de él. y se encontró directamente frente a su marido. No quise ofender ni a usted o a su esposa. a la luz de la aversión de Devon para protegerla de este encuentro desagradable. Le dio el respiro que necesitaba para manejar una graciosa retirada. aunque él no sonara o se pareciera al diablo indiferente que había conocido y deseado. que un caballero que impone su atención a una dama ha plantado un pie en su tumba. agradeció la intervención de Gabriel. —No creo haber tenido el disgusto de conocerlo. —No fue nada. —¿Quieres que me quede o me llevo a las damas? —Devon no se volvió para reconocer a su primo—. Él te tocó. señor —Dio un paso alrededor de ella para confrontar al hombre que estaba delante de él con la cara blanca y aprensiva. miró hacia arriba. quien había desaparecido en el momento preciso que ella más lo necesitaba. usted. Lo vi con mis propios ojos. —Yo simplemente removí una hoja de su hombro —el galán balbuceó—. Llévatelas a casa. Exijo una retribución de esta persona que se atrevió a poner las manos sobre mi mujer. Sin embargo. Voy a remover tu maldita cabeza de tu… Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 101 . Maldito sea. Él te tocó. arrancando la mano que él había puesto otra vez sobre su persona—. es llamar a mi marido para librarme de su indeseada presencia. La voz de su marido congeló el aire con un frío imponente. Ni siquiera la miró.

Jocelyn no podía decidir la mejor manera de romper el tenso silencio que cayó sobre el pequeño grupo mientras su ofensivo admirador se escapaba entre un par de institutrices y sus jóvenes pupilas. con un brazo todavía protegiendo a Jocelyn. Seguramente Devon no creería que ella le había dado alas. Devon se limitó a negar con la cabeza. asintiendo con la cabeza en señal de aprobación—. —Por favor. como yo… como yo —él concluyó con poca convicción. bien. Devon le lanzó una mirada asesina. Parece que no podemos dejar sola a tu encantadora esposa —bromeó. Había oído el rumor que ella era… La mirada de Devon se oscureció. Devon lanzó una mirada involuntaria en dirección a Jocelyn. Y tus amigos. Apenas notó que sus amigos se habían acercado. —Bien hecho. Gabriel estaba mirando hacia el suelo. Chloe lo miró preocupada. Devon permaneció con los brazos cruzados sobre el pecho. y el otro extendido hacia Devon—. su Señoría. Estoy realmente impresionada de tu autodominio. —Esto es diferente —Devon dijo entre dientes—. Pensé que ya te marchabas. Devon —Gabriel dijo. El tembloroso galán sacó un pañuelo de seda de su bolsillo y lo pasó a través de su frente —¿Aceptaría mi disculpa? Confundí la amabilidad de la señora con alguna otra cosa. —Entonces quizá usted deba regresar a su lugar de origen hasta que aprenda por usted mismo sobre las costumbres londinenses. todo el mundo puede oírte. —¿Ella era qué? —Sólo que ella no estaba acostumbrada a las maneras de Londres. ¿Cómo diablos una tarde casual había terminado tan desagradablemente? Lamentó no haberle dado el empujón en el lago a aquel odioso hombre cuando tuvo la oportunidad. —No estoy seguro. con una expresión indescifrable. éste ha resultado un paseo azaroso. con los ojos aun ardiendo de ira. yo… creo que lo haré. Espero que no te moleste mi interferencia.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —No aquí —Gabriel se metió entre los dos hombres con voz urgente—. —¿Por qué usted se atrevería a buscarla? El hombre movió la cabeza con desconcierto. Tuviste suficientes problemas el año pasado en un cierto incidente de entrenamiento según recuerdo. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 102 . Jocelyn lo siguió con la mirada llena de preocupación. una de las cuáles es que un hombre no se toma libertades con la esposa de otro. —¿Por qué nosotros…? Devon giró sobre sus talones y se alejó antes de que ella pudiera terminar. —Con su permiso. Devon —dijo Chloe que acababa de llegar y tomó el brazo de Jocelyn—. —Bien —Chloe dijo con una tentativa incierta de risa—. Hay niños en el parque. Y sentido común.

—Debí haberle golpeado las malditas entrañas cuando quise. —Sólo su mano. un calor que le hizo olvidar lo que estaba a punto de decir. en tono alegre. No le importaba si solo había sido un flirteo inofensivo. Recogió el taco y estiró la cintura para dar un vistazo. ¿Qué es lo que el bastardo había alegado en su defensa? Que había escuchado un rumor acerca de Jocelyn. Devon. ¿Y esa débil razón le había dado otro hombre la autoridad para acercarse a ella? Él no lo toleraría. para emerger. y este pequeño escándalo estará olvidado para mañana. —¿Es el león un peligro para mí? —Jocelyn preguntó en su suave y atractiva voz. la razón no había podido penetrar su rabia. Apoyó su cadera contra la mesa. Se dijo que podría resistirse a ella si le daba la gana. Hundió la bola en el bolsillo central y se enderezó. ¿Cuántas veces se había reído de sus amigos que se habían visto envueltos en duelos cuando los celos se habían apoderado de ellos? ¿Por qué se creía por encima de enredos emocionales? Por algunos aterradores minutos hoy. tratando de comprender su comportamiento de hoy. la mujer adecuada. Dejó el parque sin dar ningún tipo de explicación. ¿Había algo en tu hombro hoy? Ella sonrió a regañadientes. Estaba decidida a aprender más acerca de su marido. medio esperando toparse con ese advenedizo impertinente otra vez y poder sacarse la rabia que a regañadientes había reprimido. No lo toleraría. Entonces ella preguntó con una voz sedosa que hizo trizas sus intenciones. por momentos parecía que descubría algo desconocido acerca de sí misma mientras Devon seguía siendo un misterio desconcertante. Sintió el calor arder en la médula de sus huesos. esperando. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 103 . ¿Por qué todo el mundo intentó detenerme? —Estábamos en mitad del parque.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —No te preocupes. ―Nunca para ti —Hizo una pausa—. Devon se apoyó contra la mesa de billar en su biblioteca. sus ojos denotando una emoción más oscura—. esperando el momento adecuado. Devon tendrá que aceptar que eres atractiva para otros hombres. Pensó que había escapado a la maldición de su apasionado linaje Boscastle. pero eso sólo había estado dormido en su interior todo el tiempo. —¿Quieres venir arriba conmigo? —Y supo que no podría resistirse en absoluto. Ningún hombre va a tocar a mí… Ella caminó lentamente hacia él. Jocelyn —Chloe dijo. Sin embargo. Que ella no estaba habituada a las maneras de Londres. Con su visión periférica vio una figura vestida en seda verde claro deslizarse en la habitación con su pelo capturando destellos de luz de las velas. —Eres valiente al entrar en la guarida del león —dijo sin volverse. con la mirada yendo a la deriva sobre ella. Arrojó al suelo la cola con un estrépito y maldijo. —No me importa —exclamó—.

Jocelyn? No podía confesar que había perdido todo raciocinio así es que giró su mirada hacia la ventana y contestó: —Las estrellas. No podía decir exactamente lo que ocupaba su tiempo cuando estaba lejos de ella. la forma que desestabilizaba las funciones básicas de habla. —¿Qué estás mirando. Su mirada siguió el rastro de pelo oscuro que disminuía gradualmente desde su vientre plano hasta los pantalones que él había comenzado a desabrochar. y estaba determinada a que pronto él no querría irse. —¿El qué? —Preguntó divertido. mirándolo por encima de su hombro. Pero su tarjeta de influencia había sido jugada. el chaleco. Cierto. su padre había insistido en que Devon hacía lo correcto. no le tomó mucho decidir qué armas debía usar. Se preguntó qué armas podría utilizar. Una cascada de escalofríos comenzó en su nuca y se extendió a través de su cuerpo. y la mera capacidad de respirar. Contaba con Chloe y la señora Hadley como sus aliados hasta ahora. Al menos sabía que en Devon había tanta decencia como indecencia. Decidió que memorizaría las musculosas crestas intercaladas con pequeñas cicatrices blancas en su torso así como hacía tiempo lo había hecho con la constelación de invierno. —Quizá nosotros estudiemos alguna otra cosa esta noche. ansiando ofrecerse a él.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle No era tan ingenua como para suponer que el placer sexual o una unión arreglada igualarían al amor. Se apoyó en la ventana. El resto le correspondía a ella. Quizá no quería saberlo. Había aprendido que era mucho más fácil incitar la lujuria de un hombre que su amor eterno. esa noche en su habitación. aun si él incitaba ambas en su interior. —Solía estudiar las constelaciones desde mi ventana en el campo —dijo. Bien podría atraer a su marido en torno a su campamento o entablar una batalla a ciegas contra él en su territorio. No se puede emprender una guerra de esta naturaleza sin armas o con un débil apoyo y esperar ganar. Por supuesto. cuando él se quitó su abrigo forrado en seda. Él levantó la vista de esa manera diabólica que tenía. Quizá sería útil mirar su situación como un operativo militar. Pero cuando él venía a su cama. estaba un poco insegura de sí misma. que había más esperanza para su matrimonio del que ella había pensado al principio. y la pesada camisa de muselina. Sin embargo. era suyo. ¿Cómo podía pretender ocultar su propia hambre de él cuando él sólo tenía que desvestirse para inmovilizarla con una punzada tan condenable de deseo? Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 104 . Él empujó hacia abajo sus pantalones y la ropa interior de lino para quedar desnudo delante de ella. Había decidido después de dejar el parque hoy. Sólo tenía que seguir sus instintos. Y lo más probables es que perdería. con instintos o no. Una estrategia era no sólo deseable si no esencial. pensamiento. Ella contempló su espalda maravillosamente esculpida mientras se volvía para cerrar la puerta con llave.

—No veo una condenada estrella en el cielo. Ella fingió mirar por la ventana otra vez. —Quizá Orión. Su marido tenía ciertas necesidades. Él se acercó por detrás de ella. eran las exigencias sobre una mujer casada. pensó repentinamente. —¿Cuál constelación estabas observando. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 105 . siendo una noche nublada las estrellas estaban completamente obscurecidas. Y… ella lo había invitado a subir las escaleras. Ella dijo la primera cosa que se le vino a la mente. esas demandas debían ser satisfechas. Sin embargo.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Qué presuntuosas. envolviendo los brazos alrededor de su cintura. yo… creo que lo hice hace un momento. de todos modos? —Él preguntó con voz pensativa. —¿Tauro? —¿El toro? —Él preguntó riendo. Una mata de pelo negro azulado cayó sobre su pómulo mientras él se echó a reír otra vez. y él era una obra maestra de hombre. veremos una lluvia de meteoros. Por supuesto. —¿El cazador? ¿Realmente lo puedes ver desde la ventana? —Bueno. ¿pero quién sabe? Quizá si nos quedamos juntos en la cama el tiempo suficiente.

tras hacerle el amor a su esposa. —Bueno. A Gabriel le gustaba jugar. Hechicera. Tenía un asunto pendiente con su primo. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 106 . podría ganar las apuestas al ser el primer diablo en pasar su luna de miel en una mesa de juego. antes de que murieran los vestigios de su vida anterior. alejara de su mente todo aquello que amenazaba su instinto básico de supervivencia. dirigiéndose silenciosamente con las botas hacia la puerta. esperando ser tentado por las diversiones habituales. que había encontrado la distracción que buscaba. Entró en el santuario. —¿Algún otro mensaje? —El resto lo entregaré yo en persona. Devon? ―Le preguntó Burnham. estaba acurrucada dulcemente alrededor de su satisfecho cuerpo. querían hacerle sobre su esposa. había llegado a su club. Los juegos de azar. Devon supo al instante. —Sir Gabriel ¿ha venido esta noche? ―preguntó —No milord. hermano mayor de su viejo amigo Daniel. Pero descubrió que Thurlew y sus dos compañeros habían decidido seguirle. como tampoco podía responder a las preguntas bien intencionadas que sus hermanas. Pero su estado de ánimo no podía soportar en esos momentos. Sin darse cuenta. le hacía sentir como si mirara su borroso reflejo. Llamó a un camarero. donde esperaba que ese familiar refugio masculino. pensó. si es Boscastle ―murmuró Thurlew con un brillo malicioso en su mirada—. mientras le observaba a través de sus ojos entornados. en lugar de detenerse. Se debatió entre la opción de ir a ver a alguno de sus hermanos. Si aparece. juiciosamente. ¿Satisfecho? Sirena. iluminado por la luz de las velas. Sin embargo.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O1 15 5 Devon se resistió a la tentación de quedarse en la cama. Salió a la calle. quería luchar para controlarse. mientras besaba su hombro. Otro era Lord Burnham. mientras repasaban las páginas de un libro lleno de dibujos sobre un Cipriano con una gran destreza y energía sexual. todavía se encuentra en su luna de miel ―protestó Thurlew. ante una mesa redonda. ¿Acaso ha venido a pecar? —¿Le apetece apostar esta noche. simplemente saludó con una inclinación de cabeza a los tres caballeros que se encontraban sentados indolentemente en sus sillones. — ¿Quiere que lo llevemos a algún lugar? ―Le preguntó Thurlew. —Idiotas. ¿debo mencionarle que lo estáis buscando? —Sí ―le respondió Devon escuetamente. Tropezaron con su carruaje que le impedía el paso. —Por Dios. De alguna manera sentía que era más seguro caminar por las calles nebulosas de Londres arriesgando su integridad. en un lejano espejo. Su aura reflejaba su descontento y cansancio del mundo. Se levantó de la cama y silenciosamente se vistió. Estaban enfrascados en una discusión. Uno de ellos era el capitán Matthew Thurlew. mientras apretaba sus labios. antes que permanecer al lado de Jocelyn. que se burlaran de su matrimonio. tercer hijo de un conde conocido por su libertinaje. Y sintió un fuerte deseo. Dormida y colmada. volvía a su antiguo coto de caza.

Mucha intimidad pero demasiados obstáculos. Se echó a reír. sólo para dejarla una vez que la pasión se apagó sin mirar atrás. Su esposa debe ser muy aburrida si ha huido tan pronto para buscar otras diversiones. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 107 . sabía que era imposible que hubiera dejado su cama en busca de otra. —Vaya. —Ella habrá pateado vuestros borrachos traseros. sin medias y llevaba el cabello suelto. —En eso exactamente estaba pensando ―dijo el más joven mientras daba un codazo a Devon. Nunca abría la puerta ella misma. Una respuesta instantánea cruzó su mente. —Nos dirigimos a la casa de Audrey Watson ―dijo Thurlew―. pero tampoco quería echar más leña al fuego a su vieja rivalidad. no te haya importunado ―dijo en un tono acerado. ella es tan condenadamente atractiva que me escapé para mantener mi propia cordura. No estaba vestida adecuadamente para recibir visitas. —¿Hacía dónde van unos idiotas como vosotros. Acostada a su lado. Jocelyn había caído en un agradable sueño. ¿Acaso importaba que él tuviera mayor experiencia sexual? Aunque ignoraba adónde iba a esas horas de la noche. sin mentiras. Como no podía volverse a dormir. con las botas en la mano. Su esposo había tomado impetuosamente el placer que le ofreció y se lo devolvió con creces. Sin lugar a dudas esta cercanía serviría como un objetivo para su matrimonio. Se sentó incrédula en la cama. decidió darse un baño y bajar para esperar su regreso. No se habían dicho ni una palabra. después de que hubieran hecho el amor. Al poco rato. Pensamos arrasar Babilonia. Si vamos escoltados por un Boscastle conseguiremos una invitación para entrar.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Lord Burnham rió. Jocelyn no pretendía impedirle la entrada.—. abrió la puerta tras oír que llamaban con un suave golpe. Sir Gabriel. él traspasó la entrada y se plantó en medio del pasillo. El burdel más exclusivo de Londres. —¿Tal vez al Támesis? Pero sería muy mala suerte que lo descubrieran allí.. alzó su rostro para mirar al no menos sorprendido rostro de su primo Gabriel. —¿Él no está en casa? Aprovechando su momento de desconcierto. antes que hayáis podido llamar a su puerta. se había puesto a toda prisa un vestido de encaje. Totalmente sorprendida. Ella abrió un ojo. de todas formas? ―preguntó. sino jamás hubiera abierto la puerta vestida.. esperando su complicidad. tenía la sensación de ser como el contenido que su esposo saboreaba en su cálida intimidad. Devon negó con la cabeza. como si fuese un caballero apesadumbrado. No. no admitiría jamás a este trío de personajes tan desagradables. Pero voy a ir con vosotros de todas maneras. mientras su marido salía de la cama y se vestía saliendo a escondidas por la puerta. Acabáis de darme una idea acerca de dónde puedo localizar a Gabriel. Por unos instantes dejó que su indignación se cocinara a fuego lento hasta que una chispa la iluminó y lo vio todo con una extraña claridad. pensé que era Devon. —Espero que mi feliz llegada a tu refugio.

Con el vaivén de sus caderas se mostraba su imagen desnuda al trasluz. pensé que nos haría un favor a ambos y vine a su casa a esperarlo. pero al girarse vio que su imagen reflejada en el espejo del vestíbulo no dejaba nada a la imaginación y él estaba estudiando su silueta sin corsé con una sonrisa lobuna. En lugar de perseguirnos por todo Londres. Todos los hombres de esta familia muestran un instinto abrumador de auto-posesión. que interpretó como un asentimiento y cruzó rápidamente el vestíbulo. Cuando volvió a girarse su rostro no reflejaba ninguna mala intención. —¡Oh! ―Se sentía aliviada al saber que su esposo no había salido a buscar ninguna relación ilícita. —Sir Gabriel. —¿Podríamos retirarnos a un lugar más privado? ―le preguntó Gabriel. Ya casi se había olvidado de la ropa informal que llevaba. —Entonces.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Jocelyn admiró su aplomo. lo más respetuoso posible. ¿Fue un reflejo de su verdadero yo o era una imagen falsa de Gabriel? —Al parecer Devon fue esta noche al club a buscarme ―respondió—. en salir de sus camas. quería recibir a su marido en la puerta con una sensual invitación que no podría resistir. no pudo evitar emitir un gemido evasivo. transcurrió volando otra hora. que el primo Gabriel no parecía ser el mayor villano de la sociedad. junto al resto de los hombres Boscastle. ¿Creéis inteligente vuestra visita a nuestra casa. sin ninguna camisola. Se escandalizó cuando se observó en el espejo y vio reflejadas sus formas. Inquieta y secretamente encantada. con toda claridad. Ante tal descaro. con un traje tan inadecuado. Sorprendentemente. Prefería pensar que él. Los criados tardarían otra media hora. Se apartó a un lado sin pensar que le permitía el acceso a su hogar. Se había atrevido a ponerse un vestido de seda blanco brillante como el ópalo. se había desprendido de su abrigo y la condujo al salón privado del primer piso. ella no podía olvidar su mirada a través del espejo. Pero era la esposa de Devon y no iba a permitir que la ultrajaran o pudieran acusarla de cualquier actitud inapropiada. Sin embargo. ante la agradable conversación. medias ni corsé. No había esperado tener que entretener a nadie más. no podía confiar en él. consideraba el l’amour como un arte personal de su trabajo. No tenía ni idea de cuándo volvería su marido. Sin embargo. Sólo podía rezar para que no se hubiera dado cuenta de lo que llevaba puesto. Pensó que en esos momentos. reservado para la familia. debajo. Jocelyn se quedó muy sorprendida al descubrir que era un mecenas de las artes. Lo siguiente que recordaba era que estaban enfrascados en una conversación sobre su última visita a París. desapareció la imagen inocente que mostraba. Pero no había tenido ninguna intención de recibir a su diabólico primo. Ella se preguntaba si Gabriel mantenía una relación con Lily Cranleigh y si la viuda iría tras Devon por intentar cazar a Gabriel. Dios mío. más o menos. ¿No te importa si me quedo a esperar? Antes de que pudiera reaccionar. mantenía sus sospechas de que Gabriel ocultaba algo diabólico y en el momento en que Devon apareció en la sala. Fue consciente Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 108 . después de la pelea hoy en el parque? Parecía que él meditaba sobre su pregunta.

pensó Jocelyn. como si lo hubiera olvidado ante las presentes circunstancias. —Que amable por tu parte regresar a casa antes del amanecer. Sé cómo funciona su mente. Devon prácticamente la sacó fuera del camino. Gabriel mantenía su mandíbula apretada. para terminar enfrentándose a la nariz de su primo. El canalla había reducido las pocas pulgadas que los separaban. No tenía ninguna intención de ser capturada en su fuego cruzado. Aunque parecían vivir para provocarse unos a otros. Si Devon no había caído en el juego solapado que llevaba su primo. Podía seguir intentando calmar la situación desde allí. no podía permitir que su marido sacara. —No es eso lo que parece. aunque ha resultado ser un encuentro muy agradable gracias a tu encantadora esposa. Si ambos hombres estaban decididos a matarse entre sí. en interés por las relaciones familiares no hacerle hincapié sobre su actitud. —Bueno. —Sí. —Tengo entendido que lo estabas buscando. Gabriel recordó su derechazo y el riesgo que corría en volverlo a sentir. Sin embargo. hasta que has regresado. pero no les dije que deseaba que sedujeras a mi mujer. es cierto. nuevas acusaciones. Entonces su mirada se centró en las dos copas sobre la mesa. Me dieron un mensaje que habías preguntado por mí. dando un paso detrás de una silla por si acaso.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle al instante de su descuidado aspecto y de que ambos estaban sentados en el sofá hombro con hombro. nuevamente —¿Te importaría dejarnos a solas? Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 109 . Tu primo ha sido una amena compañía mientras te esperaba. él se había dado cuenta al entrar. mientras le clavaba la vista a su primo por encima de la cabeza de su esposa. Naturalmente. Jocelyn carraspeó antes de continuar. Devon vaciló. me gustaría saber cómo funciona la tuya ―dijo Gabriel—. sería prudente. si le acusaba de sus malas intenciones. Le lanzó una mirada molesta. su enojo se centraba sólo a Gabriel. —Y yo sólo he estado este tiempo junto a él. no habría venido aquí por ninguna otra razón. Sir Gabriel no ha hecho nada por el estilo. Aunque sabía que no era prudente intervenir. Devon. Era un desafío hacia su marido. ¿verdad? —Discúlpame ―dijo Jocelyn. Devon miró a Jocelyn. Creo que si no fuera por ello. Bueno. mientras evaluaba los encajes y la provocadora mirada de su rival sobre la ropa informal de su esposa. en el instante que Devon entró por la puerta. No habían estado tan juntos durante todo ese tiempo y ahora Gabriel se había acercado peligrosamente. porque en el club me dijeron que querías verme ―dijo Gabriel fríamente. —Sólo vine aquí. —¿Qué diablos haces en mi casa Gabriel? ―Exigió. pero le respondió —Sólo pensé en ahorrarte la molestia de ir tras de mí. Devon le lanzó una mirada desdeñosa sobre su hombro. a la luz. sólo serviría para que su esposo fijara su atención en la imagen que estaban mostrando. ella podía muy bien tomar las precauciones oportunas para protegerse. Parecía que hacía un escrutinio de su primera relación estable. Parecía que se estaba convirtiendo en una mujer seductora—. Jocelyn se levantó de un salto y se puso entre ambos para intentar apaciguar la situación. Por supuesto.

notando que regresaba su buen humor. haciendo una mueca.. —¿Darme las gracias a mí? ―Le preguntó. Los hombres hicieron ver que no percibían su imagen mientras permitían su airosa salida. Gabriel sonrió y recogió su capa. —Admito que fue una provocación deliberada por mi parte. En el momento que su esbelta figura desapareció tras la puerta. mientras apretaba fuertemente la cadena del reloj— . —En realidad quería darte las gracias. en la reunión de Jocelyn en la torre? ―le preguntó Gabriel. ―dijo Gabriel. —Has cumplido con tu deber con Jocelyn y ahora puedes buscar tu venganza personal. no necesitas preocuparte en este sentido. Vaya par. escúchanos. —Sobre tu ayuda hoy en el parque ―le respondió Devon—. Gabriel alzó una ceja. Gabriel levantó la mano en un gesto conciliador. Jocelyn es inocente ante cualquier maldad y no se dio cuenta. —Mi agradecimiento no te da. con un nuevo propósito en su mirada. y te pido disculpas. —Nunca lo creí. —Primo o no ―dijo—. cuando te oí entrar en la casa. ni apreciada. —Muy bien. Devon se sentó en una silla frente al sofá. Gabriel jugaba distraídamente con su reloj de bolsillo. —Tal vez ha llegado el momento de descubrir la verdad. —Ya lo sé. Estamos discutiendo sobre situaciones morales ―refunfuñó Devon. consciente de su piel desnuda bajo el suave vestido. —Dios. Mi mal humor había sacado lo peor de mí.. —Por lo que he visto hoy. bajo ningún concepto. pero supongo que no estoy de humor para nuestras acostumbradas bromas. —La honestidad no es siempre valorada. Fue una cortesía que no podría aliviar su vergüenza. carta blanca para conocer a mi esposa ―le respondió Devon. yo te. —Pero no así la falta de honradez ―refutó su primo.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Con mucho gusto ―rodeó una silla. Una cosa era jugar a tentar a su marido en privado y otra muy diferente cuando se trataba de otro hombre. Si vuelves a sentarte tan cerca de ella otra vez. —¿Esto significa que por fin te das cuenta que yo no fui la persona que te engañó. en mucho tiempo. Temo que he oído mal. —Es comprensible. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 110 . Yo no significo nada para ella. ―resopló Devon―. —Simplemente no tengo ninguna razón para preocuparme por ti ―le replicó Devon. Se apoderaron de mí malas intenciones. Devon giró su fría mirada hacia su primo.

—Abrir las puertas de mi casa a Gabriel y encontrarte prácticamente sentada en su regazo en el sofá. tampoco. ¿pues de quién entonces? Se quedaron observándose en silencio.. pero podría empezar a preocuparme un poco. Gabriel es un miembro de tu familia y. —No voy a discuƟr sobre esto ―le espetó mientras se levantaba para ayudarle a quitarse el abrigo de sus hombros—.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O1 16 6 —¿Por qué le has permitido entrar en casa esta noche cuando era tan tarde? ―Preguntó Devon a su esposa. bueno. sus pechos y su parte inferior. no pensé que tendría que abrir la puerta y recibir a nadie ―le respondió disgustada. —¿No llevabas nada debajo de ese vestido?. y ¿todas esas cosas no son las que sueles llevar debajo? —Cuando me vestí.. —Por un lado ―le respondió con un tono pausado―. —Tal vez deberías enseñarme cómo hacer para que me dejen en paz ―le respondió con una provocadora sonrisa. con ninguna de sus amantes del pasado. Ella cruzó sus brazos por debajo de sus senos. ―Nada ―dijo.. Se interrumpió riendo mientras bajaba los brazos y él hacía un barrido rápido y completo. —No te cubras ―le dijo Devon con un tono desvergonzado en su voz. no llevaba corsé. con una gran carga emocional a su alrededor. —¿Qué pasó con tu corsé? ―Le preguntó mirándola asombrado. —¿Me estás diciendo que has entretenido a mi primo vestida o desnuda de esta manera todo el tiempo? —No esperaba recibir ninguna visita cuando bajé las escaleras —Dios mío. —No fue culpa mía. ¿Qué se supone que debía hacer? No me habría atrevido a dejar fuera a Drake o a Grayson.. usando un argumento tan tonto. Devon no sabía si acababa de abrir el ojo de la tormenta. Mi esposa.. ―Eso es cierto. —Mi. como tal. durante esa fracción de segundo. hizo que su vientre se apretara por el deseo. Se volvió para mirarla totalmente fascinado. si otros hombres se. en la intimidad del dormitorio. Nunca había empezado una provocación.. La verdad es que Gabriel no estuvo sentado tan cerca de mí. —Tal vez.. son dos cosas diferentes. —Bueno.. señalando con sus manos. con la voz escandalizada. —No te estoy acusando. casi tanto como recordar a Gabriel Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 111 . no me siento en una posición suficientemente segura para cerrarle la puerta en sus narices. No es de extrañar que Gabriel estuviera sentado tan cerca de ti. la tentación al ver con todo detalle el contorno de sus pechos. Le molestaba enormemente su pérdida de control. que se discernían con suficiente claridad al trasluz. quiero decir que otros hombres empiecen a buscar tu compañía. Sus ojos la recurrieron varias veces. hasta que tú apareciste. mientras se desabrochaba los pantalones y se dirigía hacia la cama.

—He andado desnudo por mi dormitorio durante años y tampoco me importará verte a ti. junto a su esposa sin corsé. Además me estaba preparando para irme a la cama. no todo. cuando él sólo llevaba la camisa y los calcetines. Ella cerró los ojos. Encantos que todavía estaba. cruzó mis pensamientos. jadeando después de ser capturada. él mismo en proceso de empezar a admirar. si quieres hacerlo. de ponerte una bata sobre ese vestido. después de una discusión ―la susurró. luego notó como se endurecía. mientras os sentabais los dos juntos. La próxima vez pregunta antes de abrir la puerta. —Podías haber tenido el sentido común ―le respondió―. Un hombre sólo podría tomar una parte. Con el recuerdo volvieron sus dudas sin resolver a llenar sus pensamientos. sentía el calor que emanaba de su cuerpo. —Dime de nuevo que me estabas esperando para seducirme. aunque fuera por un amago de modesƟa. Luchando por esconder una sonrisa. —Para ti. —Tienes suerte de que fuera lo único que tomó. Sí. sus caderas balanceándose. con una sensualidad que hacía que sus huesos gritaran desesperados. Bajó su mirada y dejó que la observara antes de contestar. No sabía dónde te habías marchado. una capa habría sido una buena idea. Se lamió los labios antes de reconocerlo. —Esa esperanza.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle sentado en el sofá. consiguió continuar con la conversación. —¿Querías esperarme. Su garganta se cerró. —¿Simplemente tuvimos una discusión? Él apartó su melena de su hombro. admirando sus encantos. sólo podría pretender conseguir una parte. —Conozco la manera de hacer las paces. pero no cuando me tomó por sorpresa su llegada. Jocelyn le respondió —¿Estás admitiendo que me encuentras deseable? —¿Estás admitiendo que pretendías seducirme? ―Le preguntó con sus ojos completamente abiertos. El la miró comprendiendo lo que trataba de decirle. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 112 . ¿Quieres tu ropa de dormir? Él se dio cuenta de lo que estaba despotricando sobre su indecoroso vestido. con todo el calor y satisfacción reflejado en su tono de voz. Oía su respiración acompasada. —¡Oh! Un clamor a la modestia saliendo de tus labios ―le replicó—. Su oscura mirada la recorrió nuevamente. —¿Qué quieres decir? ―Preguntó ansioso. —Bien ―dijo mientras ponía sus manos en jarras sobre sus caderas—. llenos de perverso placer. pero quería darte la bienvenida en la puerta cuando regresaras. la tiró por encima de su hombro y dando un salto la aprisionó debajo suyo en la cama. Dios mío como lo tentaba esa mujer. La vio caminar desnuda hacia la cama. viéndote de forma tan deseable como lo haces? ―La preguntó. Luego. Ella desató los lazos de su vestido y dejó que se deslizara desde sus hombros a sus pies. El sonrió y sin previo aviso. —Te fuiste de mi cama. posiblemente. Todavía quiero saber para lo que sirve ese vestido que muestra más de ti de lo que debería. Su cálida y sensual mujer.

le robó el pensamiento. mientras se estremecía por él. No podía recordar lo que quería decirle. Ella gemía con impotencia. Su lengua la siguió lamiendo y penetró en su sexo una vez tras otra hasta que se retorció en un clímax que la destrozó hasta la médula. ¿Lo adivinó ella? ¿Tenía alguna idea de cuánto la deseaba? No importaba lo mucho que se esforzó n parecer calmado y deliberadamente tranquilo porque su cuerpo lo traicionó. créeme ―le respondió con la voz entrecortada por el deseo. gozó al sentir su piel de seda bajo su rostro y al inhalar profundamente su aroma almizclado después de tanta pasión. —Qué estás. Entonces le separó más las piernas y colocó sus hombros y su cabeza entre sus muslos. sus ojos lo invitaban a seguir. con delicadeza fue acariciando sus senos. mordisqueando.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —No. Sus dedos se perdían lánguidamente entre sus rizos mojados. —Me estoy torturando a mí mismo. —Eres mía ―dijo en un susurro.. —¿Qué te pasa? —Dije que quería seducirte. Notó como se tensaba. —¿Te has dormido? ―Susurró. Sin embargo. sus nalgas suaves. pero luego se apoyó en un codo y lo observó en estado de shock total. como el cuerpo de Jocelyn todavía temblaba por la pasión compartida minutos antes... succionando los rincones más íntimos de su cuerpo. Volvió a empujarla suavemente hasta que su espalda se recostó en la cama. aunque si fuera necesario. está bien. Sus blancos dientes resplandecieron en una brillante sonrisa. —Tratas de torturarme ―le susurró. su vientre. rozaban sus labios hinchados. ¿te molestaría si primero te seduzco yo a ti? —Parece como si ya lo hubieras decidido. hasta que ella no pudo más y alzó sus hombros. —Querida. No podía haberse imaginado jamás que el despertar a la pasión fuera así. quería seducirte. mientras él deslizaba sus grandes manos por su trasero y la levantaba. El toque ardiente de su lengua marcando su sexo al rojo vivo.. ¿Cómo había llegado a desear el placer que sólo Jocelyn podía darle? Su mirada recorrió su hermoso cuerpo desnudo. su mano acariciaba su rostro y sus hombros. —¿Devon? Él miró su rostro enmarcado en una caída de sedosos mechones castaños oscuros. Sintió bajo su piel. con cuidado. lo mucho que la deseaba. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 113 . Se inclinó sobre ella y la besó profundamente.. Se quedó congelada ante la sorpresa de lo que su esposo estaba haciendo. sus bellas formas y una mirada triunfal se reflejó en su rostro.. —Me quieres seducir ¿sí o no? —Yo. Supo que ella ya lo había seducido. sabía cómo hacer estremecerse a una mujer hasta que le rogara. Tras el fantástico clímax que le dio a su esposa. No podía ocultar la urgencia con que su cuerpo clamaba por ella. dejó descansar su cabeza entre el sedoso hueco de sus muslos. y entre sus muslos. Notó la respuesta en su ardiente mirada. él le rogaría de rodillas para conseguir sus atenciones. durante varios segundos no pudo reaccionar ante la incredulidad de lo que pasaba. mientras la hacía gemir. Sí. mirándola mientras se retorcía. le estaba lamiendo. como sollozó pero no se detuvo. Poco a poco.

en esos momentos. poniéndose de nuevo sobre sus codos. —Recuéstate entre mis piernas. toda la punta de su miembro. sobre la cama. por las caricias que los labios de seda le daban a su prepucio. Sentía como la sangre golpeaba frenéticamente en sus ingles y se resistió a la tentación de mover sus caderas. sin prisa. —¿Estás segura de qué lo deseas? —Enséñame lo que debo hacer ―le dijo en un susurro. al notar su excitación. y guió la protuberancia de su endurecido eje hacia su boca. mientras intentaba tragar otro gemido. Obedeció al instante. sentía como su corazón latía desenfrenadamente... —¿Se siente bien? ―Le susurró sobre su palpitante pene a punto de estallar. Supo. Fue deslizándose por su vientre hasta que su rostro se anidó entre sus piernas. si no se detenía. parecido al que le había dado su marido antes para que estallara su propio placer. Su tímida esposa iba a matarlo. su candidez y torpeza. sintió el mayor placer del que había gozado jamás. Él lo sostuvo con una mano. jadeando. ¿Se sentía bien? Devon separó todavía más sus piernas. apretó sus dedos marcando un ritmo rápido y fuerte. e inundaré tu boca ―dijo él. consciente de que ella aún esperaba su respuesta. —Y ahora ¿qué debo hacer? ―Preguntó con voz trémula. Seguro que su inexperiencia se vería eclipsada ante cualquier cortesana profesional. —Tómalo en tu boca e imita el acto de hacer el amor ―la animó mientras alzaba sus musculosas piernas y las colocaba sobre sus hombros. poder darle el máximo placer posible. —Más que bien ―logró gemir. —¡Basta ya! Para o me correré. era un dar y recibir que llevaba a ambos a su máximo placer. Ella sujetó sus muslos con dificultad. Él rodó sobre su espalda y de repente ella estaba a horcajadas sobre su marido. su tamaño la incomodaba aunque se esforzó en introducir una mayor parte de su miembro hacia su garganta. Devon sintió como su corazón retumbaba en su pecho. rodeándolo lentamente. Con sus inexpertos labios y sus lamidas indecisas. parecía más probable que la fuera a ahogar. Se apoyó mejor en sus codos para poder lamer con la punta de su lengua. Hacer el amor. Le gustaba su sabor salobre. se mostraba decidida a poner todo su empeño en complacerle. tenía miedo de lastimarlo. Ignorando sus ruegos. Su miembro se endureció al instante en que oyó sus palabras. que los hombres gozaban enormemente bajo el placer que le había propuesto ofrecerle. —¿Qué pretendes hacer? —Quiero darte lo mismo que tú acabas de darme a mí. Ella cerró los labios y lo succionó con suavidad. su debilidad bajo el poder que ella tenía sobre él. aunque estaba insegura de poder seguir sus indicaciones. Sabía que seguían un ritmo. pero dudaba de su actuación y eficacia. pero ¡Dios mío!. almizclado y lleno de pasión. Le emocionaba su respuesta creciente.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Y tú. despertándole un deseo nuevo en su interior. aunque teniendo en cuenta el tamaño de su miembro. ¿cómo pretende que un hombre hable con esos delicados labios y su sedosa boca chupándole tan dulcemente? Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 114 .

Él le devolvió la sonrisa. Ella se acurrucó contra su desnudo pecho. dirigiéndose peligrosamente hacia su ardiente ingle. no tenía fuerzas ni para encontrar su voz. podría ganar una fortuna en cualquier casa de placer. —¿Qué diferencia. para abrir sus piernas. —¿Quieres que me ponga una máscara y una corbata en la cama? Ella dudaba si debía caer en su provocación. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 115 . soltó su aliento. Alzó sus ojos hasta que sus miradas se encontraron y dejó de succionar para preguntarle —¿Lo estoy haciendo bien? Sólo pudo asentir con la cabeza.. ¡Dulce Jesús! él mismo estaría dispuesto a pagarle por repetir su estremecedor placer. Cuando pudo moverse de nuevo. mientras él le acariciaba la espalda—. que a pesar de su inexperiencia.. negándose a parar hasta que notó como su vientre se estremecía y terminó derramando su simiente dentro de su boca. Su mujer no podía soñar.. Antes de que Devon pudiera hacer ningún otro movimiento. Jocelyn volvió de nuevo a su cometido. Temblaba. Ella le sonrió. —Lo acepto. mientras su cuerpo se tensaba. Una cosa era conocer los rumores de su pasado libertino y otra confirmar que eran ciertos y tener evidencias de sus escándalos amorosos debajo de su cama. Su barba sin afeitar raspó sus hombros antes de hundirse entre sus pechos.. Le miró a sus sonrientes ojos azules. —Tengo un dominó bajo mi cama por si quieres practicar la prueba. pero de pronto ella se retiró. Pese a que nunca me ha atrevido. Con los ojos todavía cerrados. Su pie izquierdo ascendía peligrosamente por su muslo. no pudo evitar sonreír con deleite y con sus brazos aprisionó amorosamente sus caderas. se inclinó. Y aunque su vida se había vuelto del revés. le limpió el brillo de su barbilla con la palma y estrechó su cara entre las manos. Él separó con su rodilla sus muslos.. Sólo sabía que unos hilos invisibles habían tejido una telaraña que se había envuelto astutamente a su alrededor.. que ya la habían seducido en cuerpo y alma. no le importaba. Jocelyn acarició el empeine de su marido con los dedos de sus pies. —Y te gustan los hombres perversos ¿verdad? —Parece que tengo debilidad por uno en parƟcular ―ella se estremeció. le exigiste besos a una cortesana mientras te entrenabas introduciendo fichas en su interior? Inclinó su cabeza hacia atrás mientras una escalofriante sonrisa apareció en su rostro que estremeció todo el cuerpo de Jocelyn.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Su lengua seguía lamiendo en círculos su palpitante erección. —¿Es una de las pruebas en la que tú me mandas? ―Preguntó con picardía. siempre he querido preguntarte ¿Es cierto que en una apuesta reciente. hasta que adivinó que su esposa esperaba nuevas instrucciones. pero que éste no sea el mismo dominó que llevabas la noche en que nos descubrieron juntos en la torre? No dudó en responderle con descaro —¿Qué diferencia hay si tengo al menos una docena?. Sólo Dios sabía lo que hasta entonces le había sucedido y el destino sabía lo que aún le deparaba por llegar. y de la que cada vez tenía menos deseos de escapar. —Tienes un aire maravillosamente perverso sin afeitar ―le susurró.

aunque quiso molestarlo ante su arrogante seguridad masculina. A lo cual él respondió aprisionándola entre su cuerpo duro como el acero y la cama. —Pensé que eras Adam ―susurró imprudentemente. Acudiste esa noche. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 116 . para encontrarte con tu amante enmascarado y caer en sus brazos. —Y apostaré a que desde entonces no has pensado en estar en sus brazos de nuevo. —Funcionó ¿No es verdad? ―Preguntó sin piedad —.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Con un profundo beso acalló sus protestas. sin vacilación. Jocelyn no se molestó en negarlo.

en el preciso momento que un criado ponía entre ellos una bandeja de plata llena de crujiente panceta frita. ¿Acaso le había cogido su taza favorita? ¿Había olvidado su cumpleaños? Porque su aniversario de bodas era imposible. —No me hagas decirlo. —¿Perdón? —Esta ha sido la última vez que me mientes . bollos calientes de mantequilla. muy oportunamente. mentiroso. embutidos. Podría tomarlo como un ritual y aprender a disfrutar de las nuevas circunstancias. Devon y su resplandeciente esposa se habían retrasado por las veces que hicieron el amor en su cama y por las caricias y profundos besos compartidos mientras se vestían. sin embargo seguía sonando enfadada mientras lanzaba el periódico sobre su plato. —Y ¿qué es lo que se supone que debo leer? Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 117 .JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O1 17 7 Pasaba ya del mediodía cuando descendieron a la planta baja a tomar el consistente desayuno que la señora Hadley. Esa mujer que le ocultaba la mirada no era su mujer. después clasificar su correo mientras tomaban el té y leían los periódicos y revistas de cotilleos que. el ama de llaves les sirvió rápidamente un enorme desayuno. tomar un tardío desayuno juntos. Parecía sentirse traicionada y sin duda por él. había mantenido caliente en su cocina. —Exactamente ¿qué es lo que han publicado? —Preguntó cautelosamente. ¿De qué pecado se me acusa ahora? El pensó que una lágrima brillaba en sus ojos. Esperaba que su esposa estuviera haciéndole una broma. Amanecer haciendo el amor apasionadamente a su esposa. Su voz. —¿Qué se supone que he hecho ahora? —Ni siquiera te molestas en negarlo —le respondió desde el otro lado de la mesa del desayuno... pensó Devon. Bajó su mirada a la revista. Después de una noche de amor sus pupilas tenían un delicioso brillo y. ya habrían entretenido a un buen número de anónimos londinenses que se habrían divertido con una buena dosis de chismes antes de comenzar su día. —Te ruego que lo leas tu mismo. —El chisme corre por todo Londres. —¿Qué sucede? —Preguntó desconcertado. —¿Algo interesante? —preguntó mientras dejaba su taza de café y la miraba con ojos soñadores. apoyando un codo en la silla—. dulce y apasionada. El… —Chisme —dijo él inclinándose hacia atrás. mientras ella no dejaba de agitar su cucharilla de plata con tanto énfasis contra la taza que parecía peligrar la integridad de la elegante pieza de fina porcelana china. No necesito que martillees con una cucharilla en mi cerebro las palabras para que pueda entenderlas. Para mostrarles su aprobación. a esa hora. ahora se preguntaba: ¿Por qué habían tenido la idea de bajar cuando podían haber disfrutado de un desayuno compartido en la cama? —Como si no lo supieras —le respondió con una voz herida por la incredulidad que no sonaba para nada como la de una mujer que momentos antes le regañaba entre risas para que se comportara en la mesa. El cotilleo de ayer por la noche.

golpeando nuevamente la taza con la cuchara—. Tuvo que hacer gala de todo su control para ocultar su propio malestar. Devon. —Bueno. Audrey no suele conversar ante una audiencia. —¿Y pensaste en visitar a esas mujeres promiscuas. aunque realmente no era la mejor defensa que podía presentar. Ya me lo advertiste en la boda. parecía que su esposo había dejado de mantener sus deberes conyugales. Devon se sentía horriblemente culpable porque Jocelyn seguía sin atender razones. —Vine a ti anoche. siendo recibido personalmente por la propietaria del exclusivo establecimiento de Bruton Street. Comprendió que lo habían estado siguiendo. ya que. Cogió la hoja. era un auténtico ataque en primera persona. pero sólo fui a su casa a buscar a Gabriel. Jocelyn. Vine a ti. Incluía una versión del encuentro en el parque entre Jocelyn y su galán. Se levantó visiblemente molesta. —Pero estuviste a solas con ella. Ella se alejó de la mesa. —Hay mujeres sin ninguna moral vayas donde vayas —le respondió imprudentemente. Y para complicar más su falta de responsabilidad. Se levantó de su silla bruscamente. el noble pecador había visitado un infame burdel horas más tarde. se dio cuenta que su esposa lo acusaba por las últimas líneas. —Hay mujeres sin ninguna moral en un burdel. Sin embargo. —¿Te fuiste de mi cama ayer por la noche para ir a un burdel? —Audrey Watson es una amiga de la familia —Es una seguidora de Venus. No me lo recuerdes.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Le han puesto el encantador título de “Esposas y concubinas”. con el ceño fruncido. —No te negaré lo que es. —No fui exactamente a un burdel —le dijo. —Si no era un burdel —le respondió Jocelyn. Fuimos a su habitación para hablar. el temblor en su voz lo reflejaba cuando le habló. Devon. Podía notar como Jocelyn estudiaba su rostro como si pudiera interpretar todos los matices de su reacción. no fui allí por placer. Fui en busca de Gabriel. y leyó el artículo varias veces. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 118 . Su sangre bullía a fuego lento. después de llevar casado una semana solamente? —No es esta la razón por la que me encontraba allí. no exactamente. Jocelyn tragó saliva antes de continuar. Se elogiaba la caballerosa intervención de un tal “Señor G” ante el abandono de su marido. entonces ¿qué era? —Era más un club exclusivo que un burdel. Un anónimo corresponsal describía con sospechosos detalles las acciones de Devon del día anterior y de buena parte de la noche. Tan sólo hablé con Audrey. —Es lo mismo que mi padre siempre le contaba a mi madre. no escuchaba lo que le estaba diciendo. estuve contigo. Y no importa lo que fuera. —Pero el artículo dice que esta mujer Watson te llevó a su habitación privada para entretenerte.

Sé que no querías casarte conmigo. pero no podía hacer nada al respecto. en el pasado ya habían murmurado y cotilleado sobre su persona. no sabía qué hacer. Grayson lo siguió al vestíbulo.. para discutir el asunto más tarde.. Grayson y mientras lograba entrar en la sala. Pero la persona que intentaba pasar a la habitación no era otro que su hermano mayor. —¡Maldita sea! Esto no está bien. pero nunca con intenciones tan maliciosas como ahora. —Eso suena a pasar una animada tarde. su corazón se retorcía ante la situación. De pronto. sólo obstaculizaría sus instintos más bajos. dímelo. querría estrangularlo y no quería que su hermano interfiriera. Devon la miraba impotente. Jocelyn quería marcharse.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle La miró fijamente. una visita privada a mi joyería en Ludgate Hill podría ayudar? —En este momento —murmuró Devon tras oír un portazo en el piso de arriba —. —Dímelo —la apremió—. Devon no fue detrás de su esposa para ofrecer otra disculpa sobre un delito que no había cometido. aunque en ese momento se sintió insultado al ver que lo comparaba a Gideon. a menos que creas lo que te estoy diciendo. Grayson se quitó los guantes—. Ni siquiera me parezco a mi propio padre. Y se iba a encargar que no sucediera de nuevo jamás. Si Devon encontraba al culpable. Sabía que su hermano tenía buenas intenciones. ¿Te importa que te acompañe? Devon dudó. Devon se encogió de hombros mientras se le acercaba. Dilo. —¿Quieres encargarte tu solo del asunto? —Le preguntó Grayson con su magistral tono de Marqués y patriarca de la familia. —No soy como tu padre —le susurró—. —¿Por qué piensas eso? He recibido la mayor difamación en los periódicos y mi esposa piensa que soy la encarnación de su padre. está bien. —Fui solo a la guerra ¿No es verdad? Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 119 . pero tener a Grayson colgado de su hombro como una gárgola de piedra. con bastante entretenimiento. —¿Llego en un mal momento? —preguntó Grayson dirigiendo una triste mirada en la dirección en que huyó su cuñada. ¿Puedo sugerirte que tal vez. —Podemos llamar a la familia. su esposa conseguía escabullirse por la puerta y escapar. —Jamás he pretendido decirte nada por el estilo. Jocelyn asintió lentamente. Si. Su esposa lo miraba mordiéndose el labio. —Devon. dudo que ni regalarle todas las Joyas de la Corona me ayudaría. para el caso. El dolor en su voz le recordó que no había crecido en un hogar demasiado feliz. Te deseaba. se abrió bruscamente la puerta y Devon se giró dispuesto a echar a gritos al criado por su interrupción. Estuve contigo anoche. excluidas las mujeres. No. —No tienes la culpa. Además había un asunto más apremiante que atender. —¿A dónde vas? —Voy a descubrir quién me calumnia. De pronto lo comprendió o creyó entenderlo todo.

En el fondo. Lo cual debería haber sido el final del asunto. Nunca he buscado su compañía en mi vida. Londres era una ciudad desconcertante para alguien poco acostumbrado a sus corrientes ocultas y palpitantes de vida. que aún estaba en el plato de huevos donde Jocelyn lo había dejado caer. ¿Te importaría prestar tu supervisión a mi causa? Jocelyn no podía encontrar las palabras para negarse. Emma la miraba como si estuviera esperando que Jocelyn anunciara que así era. Bien. ―Sí. a la sarta de carruajes. pero conozco a Devon. ―Sí. así como de conseguir otra aliada. y si tenía alguna noción de la confusión privada de Jocelyn. y vendedores empujando carretillas sobre los adoquines. A pesar del comportamiento de Emma. por supuesto ―añadió a toda prisa―. Jocelyn sonrió débilmente ante esta muestra de apoyo y observó la marcha de la vizcondesa hacia el fuego de la chimenea. De hecho. la señora Watson se ha mostrado como una verdadera amiga de mi familia. Debería haber sido. y las chicas están montando una representación teatral a beneficio de nuestros patrocinadores. a quien una vez había esperado contratar. al igual que su hermana Chloe. Ya he solicitado la asistencia de la esposa de Drake. A juzgar por la sensible posición de los delicados hombros de Emma. como si fuera una cucaracha viva―. nunca le he conocido el mentir. Emma vaciló. Emma. Jocelyn sabía que no era justo juzgar a Devon por lo que su propio padre había hecho. carros. Emma sacudió la cabeza con consternación. ―Debe haber cientos de dónde vino ―dijo con tristeza. Negó cualquier infidelidad. No es culpable de estas acusaciones. mi hermano me la robó. tal vez. muy propio de una dama. ―Tal vez ―dijo. Mientras tanto. Eloise. Emma frunció el ceño. exudó la ira de una reina guerrera cuando miró el periódico condenatorio. ―De todos los numerosos pecados que oscurecen el alma de mi hermano. debe ser quemado a toda prisa. Jocelyn miró a la calle. o a los rumores viciosos que contenía. Estoy terriblemente falta de personal en la academia. Aquí estaba la oportunidad de formar parte de la familia de su marido. ―Confieso que es molesto. Reconocía un favor cuando se le ofrecía. tomando una esquina del papel entre sus dedos pulgar e índice. claramente estaban tratando de tomarla bajo su ala protectora. Jocelyn llegó a la conclusión de que su cuñada había leído el periódico de la mañana y no le agradó. tu hermano sólo necesita tiempo para adaptarse al matrimonio. No conmigo. ―Esto ―anunció Emma. Si él dice que es fiel. era demasiado compasiva para cuestionarla. mirando alrededor de Emma―. Y aunque me duele admitirlo. Como estoy segura de que él le dijo. sin saber si se refería el documento en sí. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 120 . entonces lo es.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O1 18 8 La Vizcondesa de Lyon llegó a visitar a Jocelyn sólo media hora después que Devon había dejado la casa. tengo una propuesta que hacerte.

Su hermano mayor sacudió la cabeza. ancho de hombros. ―Esto es un asunto personal. Me doy cuenta de que Grayson debe haberte enviado tras de mí. ―No tengo Ɵempo para una reunión familiar. si bien sólo de nombre. ¿Desde cuándo había empezado a desear las comodidades del hogar? En el pasado. ―Vete a la mierda. un lugar de descanso entre batallas y entretenimientos. ¿Acaso ella no había caído bajo el hechizo de su marido? Además. Pero no hay peligro de una naturaleza física involucrada. Drake. No le importaba. Parecía obvio que por necesidad se volvería irresistible. frenando cuando un vendedor ambulante empujando una carretilla se interpuso de improviso en su camino. Los hombros de Drake se sacudieron de risa. Me parece recordar que no hace mucho tiempo no podía librarme de tu compañía. una de las primeras lecciones que había aprendido sobre los Boscastles era que realmente no existía nada que se les pudiera negar una vez que lo pedían. ―¿No tienes un humor muy agradable ahora que yo soy el que está jugando a la niñera esta vez. Pero nunca había pensado en ella como un hogar. ―¿Jocelyn te ha expulsado de la tuya? ―replicó Drake con una brusca sonrisa―. ―Maldita sea ―dijo una voz familiar a su lado―. había arruinado la mañana más perfecta de su vida. me has acosado desde el momento de tu nacimiento… Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 121 . e incluso un refugio para la academia de su hermana. Incluso si lo hubiera. Giles. ―Maldición. o moriría en el intento. su residencia de soltero había servido como una casa de huéspedes para los amigos borrachos. ella era una Boscastle ahora. ¿Vas a atropellar a cada mendigo de la calle? Miró al jinete oscuro. No podía volver a casa hasta que hubiera hecho todo lo posible por demostrar que todo lo escrito en ese periódico era una mentira. Devon se había propuesto rastrear la fuente del calumnioso artículo hasta los confines de la tierra. sentado a horcajadas sobre su alazán castrado con la misma comodidad que Devon lo hacía sobre su rucio. Sus hijos llevarían la ascendencia de su padre en sus venas. ―¿Qué se siente estar en el extremo receptor de la interferencia Boscastle? ―¿Eloise ya te permite salir de la casa? ―preguntó en referencia a la joven esposa de Drake. que en términos de los bajos fondos de Londres significaba que probablemente se vería obligado a registrar en los antros más bajos de las barriadas de St. verdad? ¿Qué se siente tener un hermano que te molesta sin cesar? Devon detuvo abruptamente su caballo. Maldijo en voz baja. Él no había pensado en otra mujer desde que se casó con ella. Instó a su caballo a través de las calles atestadas. El dolor en sus ojos después de que ella había leído ese maldito artículo. El hogar. No podía olvidar la mirada de Jocelyn. me gustaría manejarlo solo.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle De hecho.

―Lo golpearé yo mismo si descubro que me ha mentido. antes de rastrear la procedencia de la columna difamatoria. ―Yo podría pensar en un forma muy inventiva y violenta para entretener a las masas en este preciso momento ―dijo Devon. sudoroso. le juro que no lo haré. En el momento de la llegada de Devon Boscastle. El joven aprendiz que presenció el encuentro se tambaleó contra la pared con su mano apretada sobre su sien. cuando Devon lo hizo retroceder hasta una de sus salas de trabajo abarrotada de papeles―. Luego sacudió al editor un par de veces como un hurón. milord. deseó la presencia de su hermano Drake. m-milord ―balbuceó el hombre bajo. ―Todo lo que quiero saber es quien le dio esa información errónea. Devon consideró esto mientras veía que la nariz venosa del hombre cambiaba a varios tonos de púrpura. apretando la camisa sucia del hombre para enfaƟzar la amenaza. milord. ―Se-se lo diría si lo supiera. insistía en que el anonimato de sus corresponsales debía permanecer protegido. rumores que sólo eran verdades a medias. Devon retorció alrededor de su muñeca la pechera de la camisa manchada de tinta del hombre. que tranquilamente estaba asfixiando a su patrón. indecentes pasquines y reimpresiones de obras de Shakespeare circulaban por sus tabernas y cafés circundantes. Devon lo dejó en libertad con disgusto. aunque sólo fuera para evitar que cometiera un homicidio. ―Quiero su palabra de que nunca manchará mi nombre nuevo ―dijo Devon. ―Por mi humilde vida. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 122 . ―Entonces. libreros y editores por igual. pero no la fidelidad? ―La fidelidad Ɵene poco que ver con el negocio de la edición.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―Solo. Devon hizo una pausa para darse cuenta que los clientes de la taberna saciaban su gusto por el cotilleo con los rumores desagradables de su vida privada. ―Como quieras. y dejó caer el manojo de hojas que había estado llevando. ¿Eran sus asuntos de verdad tan provocativos que los extraños pagaban unos céntimos para leer acerca de ellos? Le tomó más de cinco horas de amenazar a una serie de imprentas de Grub Street. se lo diré. Drake asintió renuente. Durante tres siglos la calle Fleet había proporcionado residencia a impresores. ―¿Entonces se asegura el anonimato. Y no sé quién fue la fuente. Devon se quedó mirando a la cara púrpura del hombre. por si acaso. Un aprendiz con un delantal salió de una habitación trasera. quien nunca admitió su culpabilidad. o que Satanás me hiera con una sarna maligna. Tardíamente. La mayoría de mis fuentes provienen de notas deslizadas bajo la puerta bien entrada la noche. Echó un vistazo a Devon. Pero recuerda que estoy más que dispuesto a ayudar. pero si me entero. ¿cuál es exactamente el propósito de su negocio? ―Entretener a las ma-masas. El último editor que enfrentó.

Habría negado con vehemencia que había una razón para leer un significado en su comportamiento. Sin razón suficiente. Revisa los periódicos y encuentra cualquier referencia al maldito demonio insolente y elimínala. de vuelta al infierno que lo había engendrado. Bueno. veía a su esposa como una incipiente diosa de placer sexual. Devon se inclinó sobre el mostrador y miró con frío desapego el suelo donde el editor se había derrumbado. El hombre tembloroso seguía en su humillante posición hasta que se convenció que el diablo Boscastle había desaparecido. excepto para hacerle saber que ella no iba a tolerar la infidelidad. Habría defendido a cualquier doncella cuya angustia resultaba que atrapaba su atención. porque había hecho realmente un esfuerzo por mantenerla a la vista. ¿Qué es lo que él quería de su matrimonio? A ella. Sabía que varios de sus viejos amigos asistirían. una espina en el costado de su decadencia en vías de desaparición. Tras pasar unos minutos con ellos. Devon habría golpeado a cualquier hombre que señalara que este valor prepotente indicaba que podría estarse enamorando de su esposa no elegida. No volvieron a hablar del pasquín. Los hombres Boscastle eran notoriamente protectores del sexo débil. No estaba ni cerca de permitirle creer que hoy la descuidaba. pero para alivio de Devon. Como si pudiera mirar a otra mujer. ¿no? Era su esposa. en secreto. Él la quería a ella. sin embargo. y que se esperaba que explicara cómo y por qué había terminado casado. prostrado sobre un montón de dispersas hojas de periódicos. Tal vez le llevaría una eternidad hacerle olvidar el dolor que le había causado su padre. ―Bien. ―Bueno. Él habría replicado que en el pasado había hecho lo mismo para defender a sus propias hermanas. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 123 . Tal vez se necesitaría toda una vida. Había perdido de vista a su esposa. ¿Pero y si hubiera dado su cariño por sentado? Prácticamente le había advertido en el altar de la boda que lo que él quería era un matrimonio sólo de nombre. nunca le había dado la oportunidad de expresar sus deseos. un hecho que le irritaba. Que tenga un día agradable. no después de lo ocurrido en el parque. Como si pudiera pasar cada noche de su vida en su cama y no morir como un hombre completamente satisfecho. Realmente. No después de que los periódicos hicieron que su vida privada pareciera morbosa. pronto se dio cuenta que su compañía lo aburrían. O que. Jocelyn le pertenecía a él. no te quedes ahí parado como el tonto del pueblo ―gritó a su ayudante petrificado―.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―No lo he hecho. Jocelyn era su esposa cálida y amorosa. por la noche. A la mañana siguiente la llevó a una fiesta de desayuno en las afueras de la ciudad. Lo había hecho en el pasado y continuaría en su chochez.

se limitó a reír y se levantó. ―Solange y yo los hemos invitados a ambos al château este verano ―anunció Vauban cuando alzó la mirada y vio a Devon. bastante pedante. su risa seductora cuando se volvió a regañar al taciturno conde francés. El corso ha mejorado los caminos para el viaje. y que criticaba abiertamente a las damas inglesas. ¿Era posible que ella siempre hubiera poseído este encanto seductor. de todos modos? ¿No podía haberle prestado atención en casa? El conde dejó caer su monóculo. Con el corazón encogido. Devon se quedó mirando el rostro de su esposa. Pero. Había llegado a apreciar su integridad. y él se había resistido. negándose a sentir nada por el tiempo que pudiera. pero iba a cambiar. ―Los árboles de los huertos de mi familia producen el fruto prohibido. bella. Pero provocó a Devon infinitamente. echando a Devon una mirada de soslayo. Había puesto su corazón en la mano. ―Por supuesto. El brillo coqueto de sus ojos lo hizo querer ponerla de pie y arrastrarla a casa para él mismo. que ella dio en respuesta a algo que Solange susurró. Monsieur le Comte estaba ejerciendo su encanto. admiró el encogimiento de sus hombros gráciles. pero él no había estado dispuesto a admitirlo? Sabía muy bien que ella había estado dispuesta a amarlo en su noche de bodas. Tal vez había sido negligente en sus deberes como esposo. Devon miró más allá del aristócrata francés de cabellos plateados a su mujer de repente poco animada. Para su alivio. El conde frunció el ceño. ganar su confianza. un aristócrata que se decía que prefería hombres jóvenes como sus amantes. a la espera de su reacción. el conde de Vauban. que su esposa se estaba convirtiendo en una delicada tentadora. sin artificio.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Caminó por el césped y la descubrió bajo un toldo de seda azul con varias otras mujeres jóvenes y un inmigrante francés. en comparación con sus amigos hastiados del mundo. y su hermana Solange. Los beneficios de su derecho de nacimiento le habían hecho dar sus conquistas amorosas por sentado. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 124 . ―Parece una larga distancia para viajar por los manzanos ―murmuró Jocelyn. y no necesitaba a otro hombre para hacerle consciente del hecho. Avanzó lentamente hacia su círculo. Jocelyn y él no hablaron de la fiesta de vuelta a casa. ―Por lo menos los manzanos siguen en pie. Él podría haber elegido mejor compañía para Jocelyn. Pero estoy seguro de que no será capaz de resistirse a su petición. Incluso desde aquí vio en un instante desconcertante. Quería conquistarla por completo. el château fue destruido por los cosacos ―señaló Solange. Su corazón se detuvo por un momento. pero carente de principios. ¿Pensaba que él no aprobaría que saliera de su concha? ―¿Ella aceptó? El conde resopló con desaprobación. Ella era la cosa más dulce que jamás había visto. ¿Ella estaba pensando en lo de anoche? ¿Por qué la había traído a este día de campo. No hay nada más dulce en mi opinión. ¿cómo un hombre emprendía la conquista de su esposa? Porque eso era lo que quería. seducir su espíritu. En el momento que Devon alcanzó al grupo. ―Ella dijo que tenía que preguntarle primero.

Lo mejor. La siguió al pie de las escaleras. ¿Lo que digas. Le importaba un bledo lo que ella decía. pero por lo general. ―¿Qué sabe de los perros. Es un hecho. ―Lo que digas. sabes. su sonrisa burlona y maliciosa. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 125 . con un regocijo malicioso. el duque de Dunhill. Su gracia se había quedado viudo hace once años y no mostraba signos de sustituir a su amada esposa del campo. Devon admiraba su política. de sesenta y dos años. señora? ―exigió. Devon? Él se quedó inmóvil mientras ella desaparecía en el pasillo de arriba.. evitaba su compañía. ―Malditamente estupendo. que llegó corriendo por la habitación para olfatear las zapatillas de ella. principalmente campañas contra la esclavitud y la reforma penitenciaria. seductora. Era un tacaño que no gastaba una vela. Él se pasó la mano por la cara. De verdad. ―Ser desagradable. Los franceses tienen ese aprecio por la vida. no a un marido. ¿Disfrutaste con tus amigos? Él miró lentamente su figura alejándose mientras subía las escaleras. Enganchó a Jocelyn por el brazo. ―Al Duque ―le advirƟó mientras esperaban en la entrada a la casa―. Se dio cuenta de que ella no había esperado realmente su respuesta. ―Así he oído. Ella miró hacia atrás. A menos que. a Devon y Jocelyn en su salón con corrientes de aire. ―Pero él nos invitó a cenar. cuando los demás huéspedes salieron al pasillo en dirección a la cena. Ella estaba adecuadamente ecuánime. Se negó a pensar en el "a menos". ―Oh. La política y las causas sociales. joven bribón ―dijo Dunhill a modo de saludo. sonriendo con ironía. Dunhill previsiblemente ofendía a todos los invitados de su casa. ―Al conde no le gustan las mujeres. Podría haber sido la pregunta educada hecha a un conocido. Yo misma pasé un momento muy encantador. ya sea por otra esposa o por una amante. entonces? ―preguntó ella. dándose cuenta de que lo que tenía en ese momento era un aprecio por su esposa y un poco más. Devon. Devon temía que Jocelyn no supiera cómo tomar sus modales ásperos.. ni un trozo de carbón. Vauban tomaba amantes masculinos.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―Te vi poco en la fiesta de hoy ―comentó ella. ―Así que finalmente te atraparon. no le gustan ni los hombres ni las mujeres. Esa misma noche la acompañó a una tranquila cena organizada por un viejo amigo de la familia. Si su esposa se estaba burlando de él. ―No le gustan. lo que afortunadamente no era muy a menudo.. entregando sus guantes a Thistle tan pronto como ella y Devon entraron en la casa de la ciudad―. que se volvía un poco más rudo y más solitario cada vez que Devon lo veía. Era un aristócrata hosco. ―¿Qué le gusta. bueno ―dijo alegremente―. ―Sólo para discutir. no podía soportarlo. abarcaban su tiempo. distante.. agachándose para detener al dogo faldero.

―Tal vez él me atrapó. ―Sé que prefiero una buena cantidad de ellos a ciertas personas. ¿La trata bien? ―Me acompaña regularmente y me da un obsequio de vez en cuando. ―Tonto perrito ―murmuró―. ―Su gracia. ―Detesto las mujeres directas. Ella encontró su mirada. Odio a la aristocracia. Audrey Watson. pero por pura fuerza de voluntad no desvió la mirada. ―Es verdad. ―¿Le lanza un jugoso hueso de vez en cuando? ―¿Perdón? ―Los periódicos mencionaron que pasó una noche con esa bonita alcahueta de Bruton Street. Cerdito resoplante. Siempre lo he hecho. ―Debería ver las expresiones de sus rostros cuando les llega la primera descarga. que usted no está exactamente perpetuando la noción de una gran aristocracia al vaciar sus productos de desecho sobre las cabezas inocentes de la población. ―¿Su esposa? Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 126 . Creo que podría enamorarme de tu cara acogedora. Él soltó un bufido. La gente más maleducada del mundo. Miserable viejo bastardo.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle El perro realizó un giro acrobático de su cuerpo compacto con el fin de olfatear los dedos oscilantes de Jocelyn cuando ella se sentó para acariciarlo. ―¿Cómo atrapó al joven Boscastle? Ella levantó la vista como si una flecha hubiera atravesado su corazón. ―Me imagino ―dijo antes de que pudiera detener el impulso―. ―No. Él la miró fijamente. sólo puedo pedir disculpas… ―Me recuerdan a mi esposa. ―Los periódicos también dijeron que vacía su bacinilla sobre los carruajes que pasan sólo por diversión. Conozco toda la historia. no lo hizo. Ella dejó que el perro le husmeara el pelo antes de levantarse. ―¿Nadie le dijo que es impropio por parte de una mujer ser directa? ¿No le enseñaron que no ofenda al responder a alguien? Ella suspiró. ―Más veces de las que puedo contar. El dogo se lanzó hacia adelante para recuperar el cuero costoso y lo dejó caer inmediatamente a los pies de Jocelyn como una ofrenda de amor. El duque se arrancó el zapato y lo arrojó sobre la cabeza del perro. Ella bajó la mirada hacia los ojos expresivos del dogo y sonrió con un poco de tristeza. Las mejillas de Jocelyn llamearon. ladeando la cabeza suplicante.

Todavía. Ella atrapó su labio inferior entre los dientes. Desde que se había vuelto a encontrar con Jocelyn en la fiesta. empujando al perro lejos de su empeine―. ―Le agradeceré que no se refiera a mi esposa de esa manera ―exclamó Devon. Pero cuando las ruedas golpearon un bache y las sombras bailaron. Tiene suerte de haberla encontrado.. Debería haberme ido antes que ella. quien se había separado de los otros invitados de la cena para buscarla. ―Sí. El gesto inconsciente lo cautivó.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―La única persona en esta tierra miserable lo suficientemente valiente como para decirme la verdad. Su esposa es una mujer de cierto ingenio. La extraño. la voz de ella era completamente inocente cuando respondió: ―No puedo adivinar por qué. ella parecía como lo que siempre había supuesto que era. ―Estaré maldito por una semana desde el domingo ―comentó el duque―. ¿Cómo se las arregló para conseguirse una esposa de su clase? ―Tal vez tengo una maldita suerte ―dijo Devon. Bien merecido se lo tendría. ―Por supuesto que lo es ―espetó el duque. Sólo comentó sobre su hábito de vaciar sus contenidos privados sobre los transeúntes. ―Cuídela bien ―dijo Dunhill. cuya compañía no podía resistir y que él no merecía.. sin importarle si él rompía o no algún viejo lazo familiar. y es un maldito cerebro de chorlito si no se da cuenta. Un dolor agudo. La belleza no perdura. ―Su gracia ―dijo Jocelyn consternada. cuando regresé. colocando a Jocelyn con firmeza detrás de él. y sin embargo. y se había estado construyendo en su interior con una intensidad que encontraba intolerable desde. su gracia ―dijo con una voz que incluso Jocelyn reconoció como más reflexiva que su habitual tono profundo. Se sentía algo así como anhelo.. se convirtió en una belleza difícil de alcanzar. ―Hiciste otro aliado esta noche ―dijo. ―Creo que ella es bella también ―dijo. para romper la tensión de sus propios pensamientos―. Tenía miedo de haberte dejado sola y sin defensa. y no belleza. ―Dese cuenta que dije ingenio. y sin embargo. salvo que esto era peor. si ella se convierte en una libertina. ―Yo no he dicho que lo fuera ―el duque miró a Devon con el ceño fruncido―. una hermosa señorita de campo con un atractivo sutil. sin ninguna vacilación. irreconocible se apoderó de él. ―Gracias por hacerle compañía a mi esposa. ―Oh. Devon hizo una pausa.. Cuando la luz de la linterna capturó su cara. La dirigió una mirada curiosa antes de que se volviera a mirar a su anfitrión. ahora tumbado en el sofá. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 127 . ¿Cómo puede sentir lo de una mujer que nunca ha conocido? Jocelyn negó con la cabeza y se volvió hacia la puerta para encontrarse de pie delante de Devon. mierda. ―Lo siento. Devon estudió a Jocelyn en un silencio contemplativo en la cambiante oscuridad del carruaje. ve. con un suspiro―.

Era como si cuando estaba alejado de ella. Al menos eso es lo que dijo. Él se rió con ellos. aunque no por su propia voluntad. Y el darse cuenta de ello. Se condolió por el fallecimiento de alguien que había luchado con él. Por mucho que Devon habría acogido con satisfacción la compañía de Jocelyn en el carruaje.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Él alzó las cejas. la suerte quiso que viera poco a su esposa la semana siguiente. Todo el viaje de vuelta se la había imaginado esperando en la puerta por su regreso. ―¿Dónde está mi esposa? ―preguntó al la ama de llaves que revoloteaba más allá de la mesa. la presencia de Devon se requería respetuosamente para prestar tributo. Él no iba a permitirse el tocarla hasta que llegara a casa. entró en una casa tranquila y se sentó solo en la mesa del desayuno donde un pote de café recién hecho y el periódico de la mañana esperaban para su placer. Difícilmente podría hacer una conquista estando ausente. ¿no? ―Yo no podría decir. ¿qué…? ―Perdone. El funeral se iba a celebrar en Brighton. La señora Hadley vaciló. Los días apartados de su esposa sólo agudizaron lo que sentía o los sentimientos que había negado. ―Ah ―apoyó la cabeza en el asiento. Pero sobre todo tenía ganas de cumplir con esta obligación tan triste para poder volver a casa para quedarse con su esposa durante toda la noche y. Esa misma noche. al siguiente simplemente era su sencilla Jocelyn. Cuando regresó a Londres. ―Entonces. que no podía recordar lo que había comido en la cena. En un momento ella era una tentadora. el oficial había muerto soltero. Ninguna otra mujer había sido invitada a la ceremonia conmemorativa por el mar. lo sacudió hasta la médula. milord. supongo que es donde está. Sus viejos amigos parecían ser meros fantasmas de su existencia pasada. simplemente ser él mismo. Se imaginó persiguiéndola hasta sus habitaciones. encontró un mensaje esperándolo. o si había comido algo siquiera. lo que significaba dos días yendo y viniendo. Sin duda habría ayudado a su causa si le pudiera haber demostrado estos sentimientos en alguna forma tangible en los siguientes días. Uno de los oficiales de su antiguo regimiento había muerto. alejándose de la mesa―. Creo que su pan tostado huele a quemado. ―¿Él admitió eso? ―Con un orgullo anƟnatural ―dijo con el ceño fruncido. Sentía como si pudiera vivir en su compañía únicamente. Sin importar que la había mirado toda la noche. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 128 . Sin importar lo mucho que lo deseara. su sonrisa. el calor lentamente desaparecía de su vida. después de haber viajado durante la noche. ―Creo que ella fue a la academia temprano esta mañana. milord― murmuró la señora Hadley. En su lugar. bueno. cuando él y Jocelyn regresaban a la casa de la cena. Su afán por escapar tendría que haberlo alertado de que algo estaba pasando. ―Bueno. si eso es lo que dijo. La forma en que su criado entró de puntillas alrededor de la mesa un minuto después para llevarle su tostada quemada fue la segunda pista. Sin embargo. con su voz. se decepcionó al ver que no estaba en casa para darle la bienvenida.

o. O bien. el intimidante e ilustre lacayo del marqués. milord? ―preguntó. Jocelyn estaba teniendo una aventura. proporcionó la tercera pista y la final. Devon leyó la acusación tres veces antes de darse cuenta de que Jocelyn era la esposa infiel que se aludía en el artículo y que la suya era la nariz ignorante. Y aunque él no creía a Jocelyn capaz de traicionarlo. quitando el plato de pan tostado sin tocar de la mesa―. Cuando Devon leyó el periódico de la mañana. hermano de Weed. efectivamente. ―Ella no ―pensó en voz alta. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 129 . eso es lo que son. tenía un enemigo anónimo que tenía la intención de arruinarlo. encontró la respuesta a su pregunta. Dios no lo quiera. ―Por supuesto que no ―murmuró la señora Hadley. porque la próxima historia impresa de él sería que él había cometido un asesinato en Mayfair. ―¿Y qué significa eso exactamente? Thistle murmuró una respuesta incoherente y abandonó la habitación. Iba a hacerle a su esposa una visita sorpresa. MenƟras maliciosas. ―¿Va a salir. al mismo tiempo.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle El aspecto ominoso de su mayordomo. ―Una persona muere cada día. Este cotilleo desagradable lo había publicado un chismoso rival de Whitefriars. aún dolía. recuperando su plato e ingenio. sino que secretamente tenía por las tardes una aventura con un galés instructor de latín en la casa de la hermana de su ignorante marido. Thistle. Y entonces se puso de pie tan abruptamente que el sublacayo presente casi dejó caer la bandeja. a pesar de que él la había regañado y la instó a no tomar en cuenta lo que estaba escrito en los periódicos sensacionalistas. ―¿Lo acompaño? ―No. Él no lo toleraría. y Dios los ayudara a los dos si descubría que había motivos para el chisme de la mañana. un hecho que llevó a Devon a otra conclusión preocupante. La esposa del "Lord D" había sido acusada de tener una relación adúltera bajo sus mismas narices. ―¿Por qué todo el mundo en esta casa parecen estar tan morbosamente serviles esta mañana? ¿Alguien más murió durante mi ausencia? Thistle enderezó su columna vertebral con tal precisión que a Devon le dolió verlo. Y sería verdad. y no le agradó en absoluto. El ofensivo artículo no fue impreso por el detestable editor de Grub Street que Devon había amenazado recientemente. milord. ―Sí. Este chisme acusaba a Jocelyn de adulterio. El periodista no identificado se dedicó a escribir que la esposa campesina de "Lord D" no sólo había capturado el interés de un duque viudo.

―¿Qué ha hecho nuestra familia esta vez? Su boca se adelgazó. si bien previsiblemente cortés saludo cuando la llamaron de su clase de conducta para admitirlo en el estudio de la casa de su hermano mayor. Por supuesto. ―Y las proteja de apuestos y jóvenes demonios como tú. Lord Heath Boscastle y su esposa. se puede saber ¿qué estás haciendo aquí. Necesito hablar con ella por un momento ―ella le devolvió la mirada como si estuviera balbuceando tonterías. Él tragó. Emma había mudado su escuela a su casa hasta que regresaran. Había regañado a Jocelyn por creer unos chismes. por favor. ―Nada. ―Envié al Sr. Griffin para ayudarlas con el trabajo pesado ―agregó Emma. ―Dios las bendiga. Jocelyn no sería capaz de alguna tontería. Devon ―dijo desapasionadamente―. No puedo tenerlas suspirando y desmayándose durante todo el día cuando estoy tratando de que presten atención. Que lo condenaran si le admitía a Jocelyn que se había alterado con el chisme cuando él la había reprendido por la misma reacción. Julia. ¿estás bien? Él sonrió. y. gracias a Dios. no con Emma en la casa. por si el baúl es pesado ―parecía que ahora tendría que encontrar una excusa para explicar lo que estaba haciendo aquí. amor ―ella tamborileó sus dedos afilados contra su escritorio―. se sentía como el rey de los tontos―. ―Debería ayudarles entonces. Devon. aún mirándolo con preocupación. ¿Qué…? ―¿Dónde está mi esposa? ―Se fue con CharloƩe en busca de disfraces en el viejo baúl de ropa que se donó a la academia. Y no Ɵene nada que ver conmigo. ―Está con Charlotte ―repiƟó él como para tranquilizarse. Ella cerró los ojos. Sabes que la mitad de ellas se creían enamoradas de ti. Él sonrió. ―Sí. así que por favor no preguntes. ―¿El galés? ―Sí. ¿Por qué dejó que un poco de rumores lo pusieran como un tonto? Debería haberlo sabido.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Su hermana Emma le concedió sólo un superficial. ―Bueno. en medio de la tarde? ―Me gustaría ver a mi esposa. ¿Por qué no podía hacer caso de su propio consejo? ―Puedo oírlas haciendo ruidos ahora ―agregó Emma―. Es acerca de lo que se imprimió en el periódico esta mañana ―añadió en voz baja. estaban visitando unos amigos en Escocia. ―¿No es el instructor de latín? Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 130 . ―Espero que las chicas no te vean. de hecho. y no había nada alarmante o adúltero al respecto. Y ahora que hemos orado juntos. ―¿Tu esposa? ―repiƟó sin expresión. Su esposa estaba con Charlotte.

Jocelyn se dio vuelta con sorpresa.. Tengo miedo de que su sangre Boscastle esté ejerciendo su efecto. Tosió. levantando la mano para golpear. ¿Cuándo llegaste a casa? Su compañero se enderezó de inmediato. milord. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 131 . y si era razonable. la voz refinada lo hizo vacilar. Una bola de cuerda rodeaba su muñeca. Su esposa. ¿Le preguntarás a tu esposa y a Charlotte acerca de su búsqueda con más tranquilidad? Unos momentos más tarde estaba parado afuera de la puerta de la biblioteca del primer piso. / El cual duele. bueno. el instinto dominante por el que sus olvidados antepasados habían secuestrado y encerrado bajo llave a sus mujeres para sus fines lascivos. Abrió la puerta sin llamar. Devon. Devon ―dijo suavemente―. Apoyado contra el hombro de ella. apoyando su codo contra la puerta para observarlos. la alegría brillando en sus ojos negros como el carbón. El sonido suave de Jocelyn. Envió una mirada secreta a la escalera vacía. Es muy cualificado en bastantes temas. No podía escuchar ninguno de los golpes anteriores. y estallidos de risa desenfrenada seguidos por la voz profunda y cadenciosa de un hombre. Pero otra parte. Una mujer puede estar influenciada por el mal comportamiento. Ella lo miró fijamente. pero definitivamente detectaba risas. y es deseo”. ―Tengo que volver a clases. Emma se levantó de su escritorio. El deseo.como el pellizco de un amante. para ser precisos ―sus ojos se iluminaron―. pero Jocelyn no es una relación de sangre. estaba un hombre joven que se parecía a un gitano con una camisa vaporosa y pantalones de terciopelo negro. Nuestra prima. en respuesta a la calidez del galés.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―Entre otras cosas ―dijo Emma. no tenía más que seguir golpeando hasta que le oyeran. Devon sonrió con poco entusiasmo. por desgracia. ―Ella se casó conmigo ―dijo oscuramente―. al carajo. ―Sé quién diablos es Charlotte ―pero él no sabía quién era él en ese momento. ―”. ―Estábamos a la caza de una serpiente para usarla en la obra. ―Sí. estaba inclinada sobre el baúl rebosante de accesorios de vestuario y prendas de vestir. ―Tal vez alguien está un poco demasiado divertida para su propio bien ―replicó Emma―. ―Atrapados en el acto ―dijo en voz alta. la parte posterior de ella. si debes saber. ―Me refería a Charlotte. o en lo que se estaba convirtiendo. demostró ser más fuerte.. ―Suena como si alguien se estuviera divirƟendo ―comentó con ironía. dirigiéndole una sonrisa perpleja―. segunda escena de Antonio y Cleopatra. En el quinto acto. La parte racional de él se daba cuenta de que no había nada de qué preocuparse. eres tú. Ninguno de ellos lo escuchó.

con un favorecedor rubor en sus mejillas. deseando que estuvieran solos. habían percibido el disgusto de Devon. lanzando una mirada vacilante en dirección a Devon. ―¿Qué diablos haces vestida así? ―preguntó antes de que pudiera detenerse. ―Me alegro de que hayas vuelto. Devon se llevó la mano a la cara. El Sr. pero él apenas tuvo tiempo para decidir si era merecido. Griffin se aclaró la garganta. que no era hasta más tarde durante la noche que se acordaba que Devon no debía volver a casa por otros dos días. ―Creo que acabo de hacer una áspid de mí mismo. ―Tal vez debería ir abajo para ayudar a lady Lyon. su cabello despeinado. Era su prima Charlotte. la esclava de Cleopatra. Lo había echado de menos terriblemente. Ella se volvió lentamente para mirar a Devon. Evidentemente. Ella se apartó el pelo de los ojos. ―Me alegro de haber vuelto. El Sr. vestida con una sábana que él suponía que tenía la intención de ser una toga. Ella llevaba una canasta de algo que se parecía a unas viejas ciruelas pasas. su mirada sobre el rostro de ella. disfrutando de trabajar con Emma y Charlotte. Lo que significaba que había habido un tercer testigo de su propia conducta. a pesar de que su aguda mirada parecía absorber todo. especialmente en la noche. ―Estoy haciendo el papel de Charmian. Jocelyn no podía decidir qué había cambiado en Devon en la última semana o algo así. Que él había entrado en la biblioteca como si hubiera esperado encontrar… Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 132 . también. El joven galés hizo una sabia salida. Griffin con un aire de culpabilidad cuando no había hecho nada malo en absoluto. antes de que se diera cuenta de que había otra persona en la habitación. Y Charlotte simplemente miró a través de la habitación con ridículo disfraz y no dijo nada. aunque su familia se había asegurado de ocupar todas las horas de sus días. ―Debe parecer bastante extraño… ―No parece extraño en absoluto ―dijo él. Y entonces se le ocurrió que Devon había estado celoso. después de que ella comió la cena sola y leyó los periódicos. mientras él estuvo fuera. que él debía haber regresado temprano de Brighton e ido inmediatamente a verla a la casa de Heath. Él le sonrió. Griffin casi dejó caer la cuerda. Jocelyn se enderezó. por supuesto. Jocelyn compartió una mirada divertida con Charlotte. ¿Y qué había visto? Su esposa enterrada en un baúl. ―Tal vez debería ―dijo Jocelyn suavemente. y una cinta dorada atada a través de su frente alta. Devon. Se dio cuenta.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―No creo que ella tuviera que ir muy lejos. Había estado tan ocupada en la academia. y el pobre Sr.

Pensé que había sacado de la casa esos que usted vio. ―Te perdiste la cena. Era cordero y guisantes frescos. Devon ―dijo en voz baja―. Ella lo miró a los ojos. ―La gente coƟllea acerca de esta familia todo el Ɵempo. leyó los periódicos sensacionalistas de esta mañana. escondió uno entre los documentos personales de Lord Devon. ―¿Cómo está ella? Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 133 . ―Gracias. Se inclinó hacia adelante con decisión y llamó a la señora Hadley.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Bueno. No tenía la intención de hacerlo. Griffin había sido inocente. señora. ―Dios mío. Le prometo que nunca volverá a suceder. Una de las cosas que adoraba de él era que se preocupaba por su familia. obviando las correspondencias personales. pero ella había saboreado ese breve momento en que pareció que ella y su esposo granuja habían intercambiado los papeles. Puedo pedirle a la señora Hadley que te traiga algo antes que se vaya a la cama si tienes hambre. no era algo que ella debiera admitirlo. ―¿Mi marido. quien se perdía poco de lo que ocurría en la vida de su patrón. No por nada había provocado en su esposo un despliegue de sentimientos por ella. si él se apresuró para llegar a la casa de Heath para decirle que estaba de regreso. señora Hadley. Y. y ella había estado hombro con hombro con otro hombre… se recostó en su silla con un profundo suspiro de satisfacción. Pero ella había visto la mirada en su rostro cuando se había girado sorprendida desde el baúl. Y se había visto como un hombre que estuviera luchando una especie de batalla privada y perdiendo miserablemente. Griffin? Toda la situación con el Sr.. ―De hecho. lo aprobara o no. por supuesto. Ella se levantó de su silla cuando él entró a la habitación. El ama de llaves se dirigió a la puerta y miró hacia atrás vacilante. ayudando a sacarle su abrigo. sin embargo. ¿quién sabe lo que había esperado encontrar? ¿A su esposa involucrándose en una aventura? La sola idea le provocó carcajadas silenciosas. lo hizo. no puedo imaginar por qué. ¿Por qué no podía haber estado ella misma en casa cuando él había regresado? Ahora él se había ido de nuevo y ella estaba sentada sola. pero me detuve a verla. ―¿Qué no puedes imaginar? ―preguntó Devon desde la puerta. ¿Ella misma no había permitido que un periodicucho despertara sus sospechas? ¿Era eso lo que había sucedido? ¿Devon había regresado a la casa desde Brighton y leyó los chismes que se habían publicado acerca de Jocelyn y el Sr. ―No. Si Devon se había precipitado a casa para verla. Todo está bien.. al parecer. El periódico sensacionalista había mentido. ―¿Por qué? ―preguntó Jocelyn. ―No tengo ni idea. señora ―respondió el ama de llaves disgustada―. y me quedé. Thistle y yo hemos resuelto a partir de ahora leer todos los documentos que lleguen a la casa. señora Hadley? Yo tenía entendido que los había expulsado de la casa. pero algún instigador del mal. Cené con Chloe y Dominic hace un rato. Tal vez sea una de esas mujerzuelas con la esperanza de causar problemas en su matrimonio.

Él se rió contra sus labios. apasionado. Pero pensé. ―Pensé que estarías enojada conmigo por lo que pasó hoy. ―Ya lo sé. ―No me importa si nunca como otra comida otra vez en mi vida. Él le cogió la barbilla entre sus dedos.. Debería haberte enviado una nota avisando que me retrasaría. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 134 . ―Cada palabra. Inclinó la cabeza para besarla. Ella sonrió. tomándola en sus brazos..JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ―Mejor. ―¿No? ―¿Leíste el periódico? ―preguntó ella suavemente. creo. ―Ni siquiera sé lo que pasó ―exclamó. ―¿Estás seguro que no deseas cenar? ―preguntó ella mientras la boca de él capturaba la suya en un beso profundo. ―Dime que todo era menƟra. No quise preocuparte. Te deseo a Ɵ. ―¿Sí? Él se volvió lentamente.

se sentía con más ganas de ponerse a sollozar. se sentía irracionalmente tentada a ponerse a llorar. Para peor. Tal vez disfrazarse de Cleopatra no era muy inspirado para la fiesta de su cuñado. Grayson no podía discutir ninguno de los puntos. maldición. pero era lo que tenía a mano y como Devon le avisó a última hora. pero. pudiese ser todo lo que necesitaban para que Devon y Jocelyn se diesen cuenta que estaban hechos el uno para el otro. Y cuando no la miraba. así como su propia observación que el matrimonio reciente de Devon y Jocelyn pudiese necesitar un poco el apoyo de todos ellos para soportar la avalancha de rumores que los había asaltado desde hace unos pocos días. Esto hacía más bien difícil que Grayson planeara una fiesta con la esperanza de estrechar la unión de ellos. había decidido dar un pequeño baile de máscaras en su casa de Park Lane a instancia de su hermana Emma. Por regla general no necesitaba una razón para hacer fiestas ni típicamente cumplía con los pedidos de la Dictadora Delicada. Cada vez que Devon la miraba. sugirió Emma. Dios sabía que nadie disfrutaría de la vida si uno escuchaba los consejos de Emma. él desapareció tan pronto entraron al elegante hogar de su hermano y fueron anunciados. Hace que uno se pregunte acerca del curso de la civilización humana. Esta irregularidad parecía contribuir a su sutil cansancio. como la familia llamaba cariñosamente a Emma. que era mucho más sabia que él en esas cosas. pues su esposa. Él se sentía tan reacio a asistir a la fiesta como ella. ella sentía que debía corregirlo. Jane. no pudo escoger otro disfraz. Marqués de Sedgecroft. por lo que él podía ver. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 135 . Un poco de ánimo de la familia. podía rehusar al marqués. y se preguntó si tendría que ver con sus cambios de humor. Donde había algo incorrecto. volvía a sus hermanos medios locos con su interferencia. Ella no entendía por qué se sentía tan agotada y reticente a salir. Con los años había llegado a ser un experto en ignorar las sugerencias socialmente iluminadas de Emma. ni tampoco su hermano Devon. Sin embargo nadie. incluidos los miembros de la familia. resultó que Jocelyn no quería asistir particularmente al baile. Irónicamente. Jocelyn descendió de coche de su marido y discretamente se arregló la decoración pesada de seda dorada que llevaba en la cabeza. que había tenido una pérdida en el primer embarazo. Su menstruación nunca había sido regular y se había atrasado este mes. ella había asumido el papel de la conciencia maternal de los Boscastle. Se hubiese sentido más ofendida por su abandono si su cuñada no la hubiese llevado a un lado para confiarle que Devon y sus hermanos se habían reunido a tomarse un brandy privado en el estudio de Grayson como era la costumbre cada vez que la familia se reunía. sobre el dolor persistente de la hermana Chloe. compartía la misma opinión. Emma había expresado su preocupación. Desde la muerte de la madre. Si no de la del mundo entero. con su manera sensible. y se esperaba que una vez que él emitiera la invitación. Tenía buenas intenciones. sería aceptada. —Ellos lo llaman conversación masculina —le explicó Jane mientras la llevaba a una antecámara atrás del salón de baile—. Lo que significa que se reúnen para bromas vulgares y gruñidos con grandes golpes en el hombro como si fuesen osos y no hermanos.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O1 19 9 Grayson.

¿Cleopatra? —Sí. agarrando en la mano el crucifijo que usaba. no podía ser una relación agradable. Weed. —¿La puedo servir en algo. —Está bien.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Jocelyn sólo podía envidiar la facilidad con que la marquesa aceptaba las costumbres y conducta peculiar de su esposo. Chloe. Ruborizándose. Me siento más bien desnuda. Señora? —otra voz le preguntó atrás. Jocelyn se sintió perdida hasta que vio a una de sus cuñadas. ¿Lo conocías cuando…? Antes que Jocelyn terminara la pregunta. Grayson estaba vestido incongruentemente de gladiador romano. Un hombre alto disfrazado de monje inclinó su rostro encapuchado. extraños agarrándole la muñeca. Jocelyn se detuvo—. ¿Cuántas millas hay para Babilonia? ¿Qué tontería era ésta? Esos ojos duros relucientes. Estaba acostumbrada a las reuniones más informales del campo donde era mucho más frecuente que los invitados chocaran entre sí. Ella miró sin ganas. —¿Cuántas millas hay para Babilonia? —le preguntó el monje antes de soltarla y volvió a desaparecer en el grupo de invitados. se preguntó si tal vez Weed habría leído las hojas de los escándalos y la consideraba indigna de la familia que él servía. —Perdón. Se dio vuelta alarmada tratando de soltarse. Sobresaltada dio un vistazo alrededor. —¿Por qué Devon no se vistió de Marco Antonio? —Jane preguntó. un grupo de invitados descubrieron a Jane y corrieron a reclamar su atención. Por un momento humillante. El matrimonio no había disminuido la pasión de la pareja. envidió las miradas cálidas que Jane y Grayson habían compartido en el salón de recepción mientras recibían a sus invitados. examinándola a través de su larga nariz curva. —No se me ocurrió preguntar. dama. Ella avanzó sólo para sentir un cuerpo duro rozar el suyo. La marquesa rápidamente se había transformado en una de las anfitrionas más populares de Londres. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 136 . aunque su mirada astuta seguía al monje que cruzaba rápidamente el salón. —Ese es un disfraz provocador —dijo Jane por el hombro refiriéndose al vestido blanco estilo egipcio de Jocelyn—. Más que eso.— —Por lo menos no se disfrazó de asaltante de caminos —dijo Jane divertida. El lacayo jefe con cara de piedra se inclinó ante ella. o si tal vez su torpeza social era obvia incluso a un lacayo. Ella se veía etérea y adorable como ninfa del bosque con un vestido de seda diáfana verde—cobrizo con hojas de seda entre el cabello. Creo que fui yo la que me interpuse en su camino. a que no lo hicieran. —Jocelyn frunció el ceño—. haciéndole señas para que se acercara y se juntara con el resto de la familia en el salón de baile. era un signo de importancia. pero era todo lo que tenía a mano. ¿Lo conocía? Si era así.—Por el rabillo del ojo vio al lacayo jefe de Grayson. Tuvo la sensación desagradable de unos dedos ásperos. Jocelyn siguió a Jane por el largo vestíbulo a la sala de los refrescos. y ser reconocido personalmente por ella en una de sus fiestas. pensó que el lacayo le iba a llamar la atención por su torpeza.

a un pasillo privado. —Mi esposa no escribió esto. ¿Crees por un momento. que sería engañado tan fácilmente? El Sr. Su Señoría. Estaba completamente equivocado al asumir que… —Más tarde podremos disculparnos —dijo el hombre joven de una forma que Devon pudiese haber interpretado como impaciente si no se hubiese percatado del pánico que encerraba—. —¿La puedo escoltar? —le preguntó en una voz inexpresiva. y no lo engañarían otra vez. Griffin —dijo Devon en voz baja—. Griffin prácticamente se desplomó de alivio. Devon acababa de salir del estudio de Grayson con su hermano Drake. —No es necesario. Debes saber que mi corazón te pertenece. Ni creo por un instante que su esposa escribió esto.— —Como quiera. —¿Quién podría conspirar contra una dama de tan buen corazón? ¿Quién desea destruir gente inocente? Se hizo silencio. ¿Desafiarás a mi esposo por nuestra libertad? Tu Cleopatra. Me tomé la libertad de recibirlo. allá adentro. No crea que yo de alguna manera he fomentado lo que estoy a punto de mostrarle. Su Señoría —dijo Weed—. cuando reconoció al lacayo Weed escoltando a un hombre alto de pelo crespo. Griffin sacaba con mano temblorosa una nota doblada y se la pasó. Insistió en hablarle esta noche. —Este caballero pidió verlo. Bueno. Si estás aquí para discutir lo que pasó entre nosotros hoy. Él la tomó y la leyó. Señora —murmuró con una inclinación rígida. entonces déjame ser el primero sobre el asunto. J. mientras el Sr. —Maldición. —Le juro por mi alma —dijo el joven con voz seria—. ahora conocía la letra de Jocelyn. que anhelo escapar allá contigo. Devon tomó aire. aunque debo pagar el lamentable error de mi matrimonio. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 137 . Devon miró distraídamente a la calle por la ventana mientras un fanático estaba parado frente a la mansión de Grayson haciendo sonar una campana para murmurar un aviso a los invitados servidores del infierno. —¿Mi esposa? ¿Qué pasa con ella? —preguntó firmemente. —Sr. Podía sentir a Drake a su espalda mirando. con razón después de la forma como Devon se había portado con él hoy. Has hablado de la belleza de Gales con tanta pasión. Pero si una vez se había equivocado con una falsedad. Yo no animé… Devon miró hacia arriba con un destello de emoción. sin gustarle que Drake estuviese escuchando con obvio deleite. dándose cuenta que el tipo tenía miedo que lo acusara de adulterio. —Por favor —dijo el maestro de latín seriamente—.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Voy al salón de baile.—Se metió la mano al bolsillo de su chaleco—. He venido aquí acerca de su esposa.

—¿Sí? —Preguntó Gabriel sorprendido. hermano de Lucifer —le dijo Drake divertido a Devon después de un momento largo—. bajando su bastón de sauce retorcido—. —Un mensajero de Dios —Devon dijo lentamente—. aunque no he estado en Londres los últimos días. Devon le frunció el ceño. Drake lo miró asombrado. Su Señoría —el Sr. ¿Me estás pidiendo ayuda? La cara angulosa de Drake se oscureció. era una omisión bien merecida. —Te necesito aquí Drake. —¿Quién? —Preguntó Drake en voz baja—. Solo tengo amigos. Las palabras resonaban. —Me pareció que la ciudad estaba más tranquila ahora último. No importa. Y también creo saber quién es el malhechor. Y no se le había escapado que el profesor de latín había comentado el buen corazón de Jocelyn.’ Eso es lo que decía el diario del escándalo de nuestra familia. ¿A qué te dedicaste? ¿O no debiera preguntar? Devon avanzó y tomó a Gabriel del brazo—. ¿Alguien me echó de menos mientras estuve afuera? Drake se rió. generalmente en vano. y no creo que sea una frase original. —Soy el mensajero de Dios… —Bueno. ese soy yo. El Libro de Daniel. Devon dejó de mirar la ventana. —Cómo has caído del cielo. Mensajero de Dios. hijo de la mañana! —Gritó el fanático afuera a la casa—. Bueno. no el de su marido. para que pongas un ojo en mi esposa —Devon le dio un codazo Gabriel hacia la puerta.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Los seguidores religiosos habían tomado a la familia Boscastle de blanco desde que él tenía memoria. —Sin embargo creo que el Sr. ‘¿Qué dices si echamos abajo Babilonia?’ Alguien tosió muy fuerte atrás de ellos. Revisa cada momento en tu memoria para una respuesta. Lucifer. —Es de la Biblia. Parece que realmente tienes un enemigo. Griffin dijo—. —No tengo ningún enemigo —dijo negando con la cabeza—. Como has… La figura con capa recién había empezado el sermón cuando dos lacayos con librea Boscastle lo tomaron de los sobacos y sin ninguna ceremonia lo lanzaron a la noche. —Porque tú vienes conmigo. —Si Babilonia ha caído —dijo Gabriel evidentemente sin entender la conversación—. ‘Esposas y concubinas. seguramente me van a echar la culpa de eso. —Por el infierno. Un recuerdo se removió. ¡Oh. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 138 . Piensa mucho. tú mismo lo dijiste. lo está haciendo. Si alguien va a ayudarlo. Déjame asegurarme que entiendo esto. Devon miró distraídamente a su alrededor y vio a Gabriel vestido con la ropa amplia azul-real de un mago medieval. según recuerdo. Griffin tiene razón. —¿Por qué no? —exigió Gabriel con falsa alarma. ¿Podría este malhechor tener conexiones con la iglesia? —La mayoría de los conocidos de Devon entran a la iglesia solo cuando son elogiados después de una muerte prematura —comentó Drake.

—Yo tampoco confiaría en mí. que no sabía mucho de Gabriel. divertido pero amoral. Tienes razón. Devon volvió a negar con la cabeza. Los labios de Devon se enroscaron en una mueca. —¿Más vale diablo conocido? —De un diablo a otro —concedió Devon.—dijo Devon—. —Yo me aventuraría a decir que tú y yo no nos hemos molestado mucho en esconder nuestros pecados —dijo Devon. Devon negó con la cabeza. —Me preguntas como si fuera la primer vez. —¿Puedo suponer que serás mi cómplice si cometo un asesinato? Gabriel se encogió de hombros. De la casa de Grayson. y que estuviese de acuerdo sin preguntar por qué. excepto que su primo aparentemente lo había pasado mal unos cuantos años. No recibo muchos en estos días. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 139 . Mathew Thurlew debía culparlo por haber hecho que su hermano se descarriara. —Al Capitán Mathew Thurlew. —Preferiría que no me lo recordaras. después de todo. No puedo pensar en otra persona a la cual le podía pedir ayuda. que me caiga muerto. —Eso no lo sabía —Pero ahora que lo sabía. Gabriel sonrió levemente. Gabriel asintió de buen humor. Gabriel nunca hablaba de sí mismo o de su pasado. no hace mucho? Devon dio un bufido de disgusto consigo mismo. aunque Daniel nunca había mostrado mucha consciencia social. —Lo voy a tomar como un cumplido a mi carácter. entre paréntesis? —Gabriel preguntó. James. Gabriel no quería hacer preguntas innecesarias.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —¿Qué? —No te ofendas. Nunca hubiesen permanecido amigos por mucho tiempo bajo ninguna circunstancia. se fueron en el coche de Gabriel al sur-este de Londres a la calle St. —¿Sabías que se dedicó a asaltar coches para ganarse la vida hasta que lo atraparon tres meses atrás? —Gabriel preguntó casi coloquialmente—. pero estaba deseoso de ofrecer su apoyo. cuando Devon lo había conocido. —Bueno. Escuché que mató al empleado de un banco en Crawley Downs. Pero sí. y no confío dejar a Gabriel solo un momento con mi esposa. no hay nada peor que esconder los propios pecados tras el escudo de la religión. —¿A quién estamos cazando esta noche. —¿El hijo mayor del pastor? —preguntó Gabriel después de un momento. —Te agradezco que me ayudes —dijo cuando el coche se detuvo en la calle empedrada—. Eres un hombre felizmente casado. —Sí. Se dice que el maldito idiota será ejecutado. ¿No fue su hermano Daniel tu cómplice en ese fallido asalto de camino. —En mi opinión —comentó Gabriel mientras caminaban hacia la entrada del club—. Devon pensó fugazmente. Era un joven vándalo. con ella.

—Pongámosle un fin a sus travesuras de una vez por todas. Gabriel soltó unas risitas roncas. y empezó a caminar al club.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Tal vez si hubiésemos aunado nuestras cabezas —continuó Gabriel—.— —Eso espero —Devon murmuró. Gabriel le dio un vistazo. Su Señoría. —Te ayudaste a ti mismo con Lily Cranleigh. —Thurlew tiene que haber puesto esas cosas en las páginas de escándalo. —Moral —reflexionó en voz alta Gabriel mientras salían con Devon del club y estaban nuevamente parados en la vereda. ¿o no? —Realmente creí que no te importaría. —Fue Thurlew el que puso el ataúd en la fiesta de Fernshaw. uno de los cuales le informó a Devon en privado que el capitán había cambiado recientemente su alojamiento a una dirección más decente en la calle Downing. ¿Estás enamorado de tu esposa? —¿Y qué te importa a ti si lo estoy? —Devon preguntó indignado. Decía que le ofendía la moral. —Me acuerdo que se quejaba de la chusma de su antiguo barrio. Incluso hubiese podido ayudarte. la pregunta lo había pillado totalmente desprevenido. —Me imaginé que lo estabas. Le dio un vistazo a su primo—. ¿ya? Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 140 . —Y las invitaciones a la torre. —Córtalo. Pero mi esposa es otra cosa. arisco—. Devon asintió otra vez. —No me importó —Hizo una pausa. Pero para su frustración el Capitán Thurlew no había sido visto en los dos últimos días. Devon asintió con gravedad. —Sí. nos hubiésemos dado cuenta que Thurlew estaba tratando de destruirte todo el tiempo. según los camareros. con la cara de piedra. Devon gruñó.

Puso excusas por la ausencia de Devon hasta que se quedó sin aliento y convicción.. ¿Te gustaría venir al cuarto de los niños y sentarte con mi hijo? Voy a enviar a la niñera a la cocina a por pastas y chocolate para una celebración privada.. Los primeros meses son precarios ya que el bebé se afianza en el útero. No estaba presente. lloroso. A Grayson le encanta ese tipo de sorpresas. Embarazada. Él no estaba encinta. Jane encontró a Jocelyn en la sala de refrigerios. es demasiado pronto. —Vamos a buscar a Jane —dijo él tomándole la mano—. Me pregunto si tendrás un hijo o una hija. había definitivamente algo travieso trabajando dentro su cuerpo. No hay diversión en bailar el vals con el estómago vacío. —Tal vez un bocado o dos ayudaría —admitió ella. podríamos anunciarlo al final del encuentro. Jocelyn dejó la taza de jalea de rosas que estaba en proceso de acabarse. me temo. Y pastel. No tenía idea de cómo explicar su desaparición. Había concebido un hijo. —¿Cuando lo sabré? —Se preguntó en voz alta Jocelyn. lo que llevó a su joven pareja de baile mirarla con preocupación. —No. Él simplemente no estaba aquí. sorprendida de que el pensamiento de la comida sonaba tentador. y comiendo como un batallón de soldados. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 141 . estoy feliz por ti. aunque pensándolo bien. créeme —respondió Jane—. Jocelyn. Le hice a Weed guardarme el secreto. Bueno. ella sólo sabía que su hermano mayor. Jane asintió con la cabeza. señalando a los lacayos allí presentes para que cerraran la puerta. —No sería agradable compartir este tipo de noticias mientras Chloe está todavía sufriendo su pérdida —dijo pensativa. Jocelyn liberó su aliento. —Muy pronto. cualquiera que fuera la razón por la cual Devon había desaparecido. —Pero no puedo estar. Y natillas. Drake estaba la mirando como si se avecinara alguna tragedia. uno con un apetito lujurioso por lo visto. —Y uno nunca sabe. tal vez no deberíamos hacerlo. —le sugirió en voz baja. —¿Por qué no me lo dijiste? —Le preguntó con una sonrisa de preocupación. pero no explicaba su comportamiento en absoluto. Nunca le dije a Grayson que fui. Todo este baile abre hasta el apetito. Hay un boticario en la ciudad que jura que puede saber el género del bebé antes de que nazca. imagínate. —Ellos nunca se alimentan lo suficiente en estos asuntos formales. —¿Decirte qué? —Yo ansiaba gelatina como un demonio cuando estaba embarazada de Rowan —Jane susurró—. —Tal vez debas comer. se dio cuenta en medio de un vals con uno de los primos de Devon. hasta que le dolieron los labios de hacerlo. Al menos eso explicaba su reacción al comportamiento caprichoso de Devon. Pero requiere pasar agua en una cacerola de cenizas. Como hecho importante que es. Oh. no lo es —dijo Jane con una sonrisa nostálgica—. Unos minutos más tarde. Se sentía mareada y tentada a llorar de repente. Por el momento.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O2 20 0 Jocelyn sonrió a cada invitado que se presentó a su baile de máscaras en casa de Grayson.

y su preocupación parecía multiplicarse. voy a levantar mi bola y la cadena al piso de arriba al cuarto de los niños y sacar mi opaca presencia de la fiesta. —No. Estaba enfadada. Me ha custodiado con tanta diligencia que temo que Eloise ha sido bastante ignorada. ¿Debería haber ido con él? Él entendió que era más importante que me quedara contigo —Sus ojos azules Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 142 . luciendo tan encantadora con ese traje? Condenado y arrogante demonio. Echó un vistazo a los invitados que permanecían de pie alrededor de la mesa. pero toda su atención solo aumentó su ansiedad porque no tenía idea de dónde había ido su marido. un hombre evidentemente cómodo con las mujeres tratando de tranquilizarlas. Si no te importa. —Devon y Gabriel han ido a enfrentar al hombre responsable de los ataques personales sobre ti y mi hermano. —Me gustaría que pararas —susurró mientras comenzaba a caminar hacia la escalera. Drake la observaba desde la puerta mientras emprendía su camino a través de la habitación llena de gente para informarle de sus planes. Él frunció el ceño. estrechando sus ojos mientras la guiaba hacia la puerta. Y entonces escuchó a un grupo de jóvenes invitados hablando en la mesa de refrescos. incluso si los pastelitos parecían un pobre sustituto de la presencia de Devon. Estoy… —No confiaba en que pudiera comportarse durante un minuto más. recordando cómo Devon había volado por las ramas en el parque—. ¿No deberías haber ido con él en lugar de velar por mí? Él la condujo a la escalera. —Como desees. El grupo se mantuvo en un silencio incómodo. si eso es lo que te preguntas. Mi hermano está llevando a cabo el honor.. Buscó en su memoria sólo un momento antes de que otro pensamiento la reclamara. no otra mujer. —Bueno. preocupada por su marido. ¿verdad? Él se detuvo en la parte inferior de la escalera. —No habrá una confrontación física entre ellos. Aunque no creo que sea tu presencia la que deba ser eliminada. —No estaba pensando en eso. directamente a los brazos de su cuñado Drake. —¿Parar qué? —Velar por mí como si algo anduviera mal.. él nunca guardó en secreto que nunca se consideraba a sí mismo un hombre para el matrimonio. Jocelyn retrocedió. ¿verdad? —Preguntó. para cubrir la ausencia de Devon. Uno no esperaría que se quedara encadenado a su lado..JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Jocelyn no podía rechazar la oferta de su cuñada. Entendía que la familia Boscastle sólo querían protegerla. Jocelyn —Envió una mirada fulminante por encima del hombro a los invitados que aún no habían reanudado sus conversaciones en la mesa—. Está buscando que ella tenga una aventura. Su nombre es Matthew Thurlew. —¿Habrá una confrontación física? Me sorprendería si no lo hubiera. ¿Conozco a esa persona? —Lo dudo —dijo Drake sombrío—. De hecho. —¿Algo va mal? —Drake preguntó. —¿A todo esto. —Déjame decirle a Drake primero a dónde voy. y le preocupaba que pudiera estar demostrando ser una molestia para la familia Boscastle—. dónde está Devon? —Él y Gabriel se fueron al club. No hay nada malo. —¿Y dejó a su esposa. Jocelyn tenía la sensación de que no la había tenido fuera de su vista ni por un minuto.

imbécil —dijo Devon entre dientes—.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle ardían con humor negro—. sino que uno de sus amigos comunes. y Rowan dormido en su cuna. ¿Dónde está Thurlew? —¿Boscastle? —Parpadeó y lo miró por el rabillo de los ojos tratando de reconocerlo. —Tiene razón. Tampoco joyas a excepción del anillo con una perla de mi abuela en mí. Drake escoltó a Jocelyn hasta el cuarto de los niños con una mirada hacia dentro observando a la señorita O'Brien dormitando en su silla junto al fuego. —No son exactamente los ingredientes de una noche emocionante. Jocelyn se sentó en el taburete que estaba establecido junto a la cuna. pero si sabes dónde está maldita es mejor me lo digas. ¿Sabes dónde está Thurlew? Gilbert tragó. con Gabriel justo detrás. Y tan profundamente como me duele admitirlo. estaba dormitando en el sofá. uno de ellos Matthew Thurlew. Debería haberme quedado con ella. —No tengo dinero en efectivo —susurró—. cuando el capricho le golpea. Jane y el bebé encuentran su canturreo agradable. Y nadie invitó al hijo de puta. que vergüenza dormitando como un perro viejo. sólo estaría en medio. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 143 . —No me importa el silencio. —Así que hay un centenar de personas más. Me odio a mí misma. —¿Y Boscastle? Somos amigos. —Bueno. Devon y Gabriel llegaron al sureste a los establecimientos de la calle Thurlew Downing sólo para descubrir que su presa no estaba en la residencia. Gabriel se echó a reír. Abrió los ojos y tragó con horror sin palabras al ver que un par de pistolas estaban apoyadas y preparadas en ambos lados de su cabeza. tampoco. Jocelyn sonrió. ¿No somos todos amigos? Devon bajó la pistola con disgusto. Él sonrió. sólo ten cuidado ya que la señorita O'Brien es propensa a cantar canciones de cuna. —¿Qué baile de máscaras? —El-el de la casa de su hermano. pero parece bastante seguro. —Eso depende. Había una olla de chocolate y un plato de pastel de crema de naranja en la mesa de dos niveles. —Drake está allí. —Estoy bastante somnolienta tal como ella está. —Cállate. ¿no? —Su labio inferior temblaba —¿No debería estar ahí? Devon lo dejó en libertad al instante y se puso de pie. Devon le arrancó los volantes de la pechera. ¿no? Nunca les he hecho nada malo. un inofensivo petimetre llamado Gilbert Amherst. creo que con Devon y Gabriel uniendo sus fuerzas. apoyando su cabeza hacia atrás en el sofá. Grayson no lo hace. Usted lo invitó. Él no está. —Debe de haber ido al baile de máscaras —dijo Gilbert mansamente. —¿No está aquí? —No —dijo Devon toscamente—.

él apenas había desaparecido. en toda su regordeta inocencia. y cómo iba a reaccionar a la noticia. por favor —dijo con una mirada divertida a la niñera inmóvil—. Supongo que esto es lo suficientemente seguro. Jocelyn giró de lado para situarse delante de la cuna de Rowan. no es comparable a él. No quiero que te asuste. Ella… Con la mención de su nombre. No queremos despertar a tu niñera. un temblor profundo surgido de lo más profundo de su garganta. tratando de no reír. volviendo la cabeza hacia la mujer que se desplomó—. Había alguien en la ventana. Se dijo que debía mantener la calma.. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 144 . su imaginación.. Voy a enviarte a Weed u otro lacayo para estar afuera por si lo necesitas. Jocelyn se llevó la mano instintivamente al pecho. No lo podía explicar. Algo. como ella esperaba. Inesperadamente. tal vez fuera porque realmente estaba embarazada. La taza de la que había estado bebiendo cayó de su regazo al suelo. Se llevó un dedo a los labios. —Muy bien entonces. Y al niño que llevaba. Todas las mujeres de la familia adoraban al querubín de Grayson. ¿Y acaso Drake no había prometido enviar un lacayo para montar guardia en la puerta? Por supuesto. Sus párpados iban a la deriva hacia abajo como si estuvieran luchando contra el sueño. Las cortinas de damasco de oro plegadas. no podía dejar al bebé y a la señorita O'Brien a merced de quien estaba escondido en la habitación.. Se frotó el lado de la nariz. con la luz del fuego reflejándose en los profundos pliegues.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Otra advertencia —agregó Drake. Miró por encima de la cuna a los azules ojos de Rowan. El movimiento de la sombra no era.. pero los ojos de Rowan. Se levantó. estudiando las sombras de la habitación. y aunque se apresurase apenas tendría tiempo de bajar las escaleras. ¿Está bien? La niñera respondió con otro gemido. Detuvo sus pensamientos ante el horror. alguien. vacilante en la puerta—. susurrando. Pasaba todo el tiempo en las fiestas. Rowan volvió la cabeza y la miró con una sonrisa encantadora. —Tendré que estar totalmente en alerta. lo que la dejaba sola para defender al bebé. —¿Un qué? —Preguntó. Estuvo a punto de apagar todas las luces de gas en la ciudad no hace mucho tiempo. Se veía tan ofuscado. Cerró la puerta sin hacer ruido y volvió a la cuna. Se preguntaba si el bebé de Devon sería un niño o una niña. —¿Señorita O'Brien? —Susurró. o que ansiaba un poco de paz. estaba ahí. atraían irresistiblemente la mirada sobre él. la señorita O'Brien gimió e hizo un débil intento de elevar el brazo. Un niño. La piel de Jocelyn se erizó en señal de alarma. —Ssshhh. No quisiera despertar a ninguno de ellos. Rowan es un infame bastardo. Jane o una de sus cuñadas vendría en un minuto para comprobar cómo estaba Rowan. ¿Acaso no le advirtió de la posibilidad el día de su boda? Pero desde entonces había aumentando en una familia numerosa. Tal vez sólo fuera un invitado borracho que se había alejado hacia arriba por error. —Sin hacer ruido. Incluso si pudiera volver a la puerta y gritar para pedir ayuda. Ninguna mujer podía resistirse a un varón Boscastle. —Un pequeño sinvergüenza.

No podía discernir si se trataba de una daga o una pistola. Ruego a nosotros mismos trasladarlo a un lugar más cómodo que el cuarto de los niños para discutirlo. su garganta estaba constreñida por lo que fue un milagro que pudiera pronunciar las palabras..JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Pero nadie se acercaba a un cuarto de niños por error. Ciertamente. No. capitán. Eso lo explicaba. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 145 . ¿verdad? Rowan parecía tan en alerta y despierto. y mucho menos continuar hablando como si tuviera algo de coraje. cuando te acerques a un indómito caballo. cualquiera que fuera el objeto. capitán Thurlew? ¿Puedo ayudarle a encontrar su camino? Se echó a reír. niña. así como sus nervios gritaban y la tensión los músculos se anudaban ante la inmovilidad. pensó. y que Rowan había arrugado el rostro como si estuviera a punto de llorar. —El capitán Thurlew —dijo. Había drogado a la señorita O'Brien. él quería hacer que se sintiera débil y acobardada fácilmente. —Usted aún no ha… No se atrevía a preguntar. Su intimidación la había obligado a ponerse de pie por sí misma. Era extraño que ahora. Se bebió todo su chocolate mezclado con láudano como una buena chica. Drogada. —Si siente usted rencor hacia mí o mi esposo. fuera la voz de su padre quién la aconsejaba. En verdad. ¿Dónde estaba Drake? ¿Dónde estaba el lacayo que le había prometido? ¿Por qué no había venido Jane a ver a su hijo? ¿Por qué no estaba Devon aquí? Rowan abrió sus inocentes ojos azules y gorjeó. —Vea cómo duerme toda ronquidos. Detectó un destello de metal entre las capas de su voluminosa manga y su ropa. Incapaz de parar. miró hacia atrás con horror al niño en la cuna.. Mejor atraerlo fuera de la habitación antes de que tuviera en su cabeza la idea de dañar el indefenso heredero Boscastle. a pesar del hecho de que él se estaba moviendo hacia ella. señor —acertó a susurrar—. Mantén la calma.. No habría drogado al bebé. que su corazón estaba tronando. no formaba parte del atuendo de un hombre piadoso. —¿Está usted tal vez perdido. —¿Para Babilonia? ¿Puedo llegar hasta allí con la luz de las velas? Ella se mantuvo firme. No había nada apacible en un niño que llora y niñeras que vigilan. Ella bajó la mirada hacia él sin darse cuenta sólo para buscar y encontrar a Thurlew directamente ante ella. —Este es el cuarto de los niños. Estaba aterrorizada de desviar su atención hacia Rowan. Pero había fracasado. después de todo el tiempo. ¿Por qué era ahora la memoria de su padre la que le daba la fuerza? Él había hecho siempre que se sintiera débil. —¿Qué quiere? —Exigió en voz baja. Su nombre es Matthew Thurlew. La figura encapuchada se desprendió de las cortinas. —Y esa es la niñera —dijo con un gesto burlón en la dirección de a la señorita O'Brien. Mantén la calma. Su corazón empezó a latir con fuerza al levantar la vista hacia el rostro burlón de un hombre al que sólo conocía vagamente de severas advertencias de su hermano acerca de cómo evitar las malas compañías en las fiestas.

frustrando la esperanza de que lo incapacitara. o esta prole del diablo va a despertar a toda la casa. por supuesto —Thurlew se apartó de la cuna—. empujándola hacia delante. sus sentidos desorientados. —Cada príncipe real tiene su ruta de escape secreta. un gesto para que el niño respondiera con un gemido fuerte que seguramente atraería la atención de quien se acercara por el pasillo. con la captura de los pies en el borde de su túnica. —Más le vale que no —dijo bruscamente. Ella retorció su muñeca y le golpeó en la mejilla. —¿No fue usted quien escribió esas cartas en la fiesta de Alton.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —¿Rencor? Tragó saliva. Por unos momentos de auténtico pánico luchó contra la sensación de caída al vacío antes de que su talón diera un paso difícil. Se tambaleó y cayó al suelo estrepitosamente. Un grito de rabia. donde se había estado escondiendo. Levantó su mano. sólo cuando la forzó contra la pared percibió una puerta de servicio oculta detrás de las cortinas. Estaba tan agradecida de que no parecía interesarle hacerle daño alguno a Rowan que había sido su temor desde el principio. Rowan gimió en señal de protesta. —Rápidamente —dijo—. y ella tropezó. que por el olor a humedad que ofendía su nariz. pensando que podría golpear a su espalda. —Tiene razón. pero él se apartó. levantó la rodilla entre sus piernas. sus pensamientos detenidos. Tiempo. se estremeció. —Va a hacerlo tanto si le gusta como si no. De hecho. se dio cuenta de que estaba en la parte superior de la escalera de servicio. toda la cuerda que había usado como cinturón la colocó de repente alrededor de su cuello para someterla. Se llevó la mano libre de nuevo para consolarlo. Su voz resonó en el vacío. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 146 . Tragó saliva en contra de la banda que tenía su garganta constreñida. había tenido poca utilidad en los últimos meses. Al no poder ver su cara. Está a punto de berrear. Él tiró de la cuerda para ponerla en movimiento. Vamos a tener que ir a un lugar más privado. Su familia entera debe ser colgada por su abuso de privilegio y poder. —Usted va a ir a la horca por esto —dijo ella. Thurlew lanzó una maldición y la agarró por el codo desnudo de Jocelyn. A continuación. La había arrastrado al otro lado del cuarto de los niños antes de que se diera cuenta de que su destino no era la puerta del pasillo principal utilizado por la familia. recuperando el equilibrio. Se estremeció cuando la franja de pesados cortinajes de damasco amenazaba con ahogar su rostro. Necesitaba tiempo. exigió indignada: —¿Qué es esta cosa alrededor de mi cuello? ¿Hacia dónde vamos? ¿Por qué hace esto? ¿Qué…? La empujó. En la medida en que fue capaz. capitán? En ese momento la señorita O'Brien lanzó un suave gemido gutural y le dio una patada espasmódica con su pie izquierdo contra la pantalla de la chimenea. de miedo bruto aumentó en la garganta. —No lo haré —susurró con dureza. —Su esposo es al que debe colgar.

Devon y sus amigos habían retenido al carruaje equivocado en el curso de una broma mal planificada. Los diarios de chismes habían prosperado en sus bromas. Para su recuerdo un lacayo había sido herido. pero no creía que se hubiera producido ninguna otra violación de la persona o de la propiedad. el incidente más destacado era su infame marido y su temporada fugaz como un salteador de caminos. recordó los rumores sobre el hermano menor de Devon y de Thurlew. su voz sin inflexiones—.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —¿Qué hizo Devon para que usted lo odie? A pesar de que le preguntó. pero había sobrevivido. Había pensado que todo el asunto había terminado. sería mejor que preguntara lo que me propongo hacerle a usted que vivir con los daños que ha causado su marido. El escándalo había seguido. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 147 . —Señora —dijo él. el caos se había desatado en la ciudad de Londres.

—¿Dónde está mi esposa. Algunos parecían estar demasiado sorprendidos para reaccionar de un modo u otro. o que se hubiera disculpado. el cuarto de los niños era el lugar más seguro en toda la casa. y la había hecho pagar por las deudas de su propio pasado malgastado. —Un atrezo —murmuró una matrona de cara blanca—. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 148 . Weed ya ha bloqueado todas las salidas posibles. Sin duda. la información se mantuvo en su mente. Era una regla absoluta de la casa. No es que Devon se hubiera dado cuenta especialmente. —No está en el cuarto de los niños. Todos los Boscastles tenían un poco de miedo de Drake. querido Jesús. La angustiosa cara de de Jane no le ofreció ningún consuelo. La niñera no dejaría a Rowan desatendido hasta que otro empleado o un miembro de la familia. Ella había sido inocente desde el principio. en nombre de Dios? —Preguntó con asombro. quedándose Dominic con su compañera en su propia mano. Varios de los invitados disfrazados entre los que voló simplemente se echaron a reír con indulgencia y se apartaron como si su entrada salvaje fuera parte del entretenimiento de la noche. —¡El bastardo está en la casa en alguna parte. Incluso cuando no se detuvo a reconocerla. Se volvió y alguien. Todos los hombres Boscastle protegían a su familia. a quien reconoció vagamente como a su cuñado Dominic. uno de ellos blandiendo una espada antigua que sólo unos momentos antes había estado colgaba de la pared. disfrazado de monje! Detenedlo si lo veis. La escalera de servicio. —Jocelyn se fue al cuarto de los niños hace tan sólo unos minutos —respondió una voz femenina. De sentido común. Había irrumpido en la casa como el infierno desatado con Gabriel pisándole los talones y gritando a quien quisiera escucharlo. Esa fue la única frase que parecía entender. El cuarto de los niños. y Devon no echó ni un vistazo para ver quién había hablado. Siempre se decía a sí mismo que Drake no permitiría que nadie dañara a Jocelyn. por lo general Jane. Sonaba como si hubiera sido su hermana Chloe. y Drake ha ido tras él —Ella cerró los ojos—. Creo que fue llevada por las escaleras de atrás a través del callejón de servicio. empujó una pistola con la montura de plata hacia él. Sus pensamientos podrían haber seguido corriendo en estos círculos auto tortuosos indefinidamente si Jane no hubiese aparecido en las escaleras ante él. Algunos de los asistentes mayores de edad lo miraron con cariñosa decepción y murmullos de “eso jóvenes señores Boscastle”. sobre todo cuando cuatro o cinco lacayos se acercaron corriendo detrás de Lord Devon. ¿Y no había puesto Devon a Jocelyn al cuidado de su intimidante hermano Drake? Todo el mundo en el hogar Boscastle había tenido miedo de cruzarse con Drake en su edad adulta. o morirían al hacerlo. Había algo oscuro y feroz en Drake. Debería haber estado protegiendo a su esposa.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O2 21 1 Devon no perdió un momento para detenerse a explicar a los curiosos por qué se precipitaba a través de la casa de su hermano en medio de un sofisticado baile de máscaras. Esta familia se pone más salvaje cada año. debe ser una utilería para una actuación sorpresa. Entonces la tiene Grayson. la relevara.

Al final de este horrible interludio. El hecho de que su secuestrador. sino que se había reducido simplemente. Nuestra vieja ruta de escape. Se giró otra vez. Sabía. Habían llegado casi al final de la escalera. como si estuviera marcado por el ritmo de un metrónomo invisible. Ella comenzó a temblar.. En los viejos tiempos. —Ábrete —él murmuró—.. Lo que no sabía era si su hermano se acordaba de la puerta que habían utilizado para sus escapadas secretas cuando eran niños. Esperaba que encontrara la puerta cerrada. que una vez que Thurlew consiguiera estar fuera de la casa sus posibilidades de ser rescatada. un túnel había recorrido desde la cocina a través del jardín a una puerta hundida que llevaba a la calle. podía hacer una defensa tan feroz. podría quitarle la vida por un capricho loco. Pero. Oyó que Thurlew torpemente hurgaba el pomo de la puerta. Parecían estar de pie en un túnel situado bajo la antecocina y la cocina. Devon sabía que era costumbre de Grayson mantener las principales puertas heráldicas de la mansión custodiadas durante una de sus frecuentes fiestas. —La dije que cerrara el pico —dijo entre dientes. y en ese momento. Para Jocelyn el tiempo no se había detenido. pero había fallado. Sus miembros se movían como si estuvieran cargados de plomo. el pesado roce de su aliento. lo más probable era que iba a morir. y no tuvo tiempo de explicar. se verían muy disminuidas. Cada momento que era arrastrada se le hacia una eternidad. y encontró Gabriel delante de él—. No estaba segura adonde conducía la puerta de abajo. aunque la posibilidad de estar atrapada a solas con él en una escalera oscura no reforzara su menguante coraje.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —El callejón trasero —dijo él. un hombre alto con amenazante falta de definición en la oscuridad. ella era la hija de un soldado. tampoco ella intentó golpearlo otra vez. ¿Colocará una cuerda alrededor de mi cuello y drogara a una mujer inocente que cuida a un bebé? Por un momento parecía un poco sorprendido de que una señora. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 149 . Estaba más preocupada por descubrir un modo de escapar. ni Gabriel ni Dominic se habían criado en esta casa para entender lo que quería decir. la llenó de una cólera que no podía ocultar. de mantenerse con vida. sin molestar a los que servían. por supuesto. llamado Mathew Thurlew. pues era una práctica común para la población pedir la entrada o por lo menos dar un vistazo en sus fiestas de lujo. y no se rendiría sin lucha. Podía sentir el polvo de ceniza bajo sus pies. Con todo el ruido de la fiesta. por donde los siervos podían entrar y salir a hacer recados. —¿Me arrastrará como una dócil vaca al mercado? —Susurró ella. O. o tal vez sólo deseaba que se le hiciese. con una voz de mujer maniática. la puerta se abrió a un callejón no iluminado. nadie prestaría atención a dos personas ajenas. sin embargo. como por todas las emociones que había estado manteniendo dentro. Para mejor o para peor. O si no sería demasiado tarde para darle importancia en absoluto. Su padre podría haber luchado para someter la rebeldía de su alma. Él no reaccionó en absoluto. gritona y regañona—. Ella balanceó hacia arriba su codo y le dio en el hombro un golpe fuerte. no tanto de miedo ahora.

La vida o la muerte. -Has venido-dijo. Él se la agarró. Un momento único. La vida o la muerte. Si pudiera gritar pidiendo ayuda. Misericordia. Thurlew levantó la mano y cayó al pasto. debajo de una antigua estatua sin cabeza de Hermes. y si no pudiera… Esperó hasta que tuvo un disparo claro y sin posibilidad de golpearla antes de levantar su arma. Su mente no parecía funcionar. un hecho al azar podría cambiar el curso de su vida. Él sabía que estaba pagando el precio de lo que había hecho a la esposa de Devon. Ni siquiera estaba seguro de que Jocelyn se diera cuenta de que estaba de pie detrás de ella. Le frotó con sus grandes manos los hombros y la espalda. en un acto instintivo. apretó el gatillo. Podía oír el eco de las pisadas y la conversación en el piso de encima de la cámara. Misericordia. Alrededor de su hermosa garganta. Nunca debió haberla dejado. Cielo o el Infierno.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Tal vez un criado podía estar cerca. y esperó. no se quedaría el tiempo suficiente para que te importe. El hizo un alto. Venganza. las sombras del dios alado lo ocultaron de la sorprendida Jocelyn. con el rostro aún escondido en el hueco de su hombro. Ella le miró a la cara con un alivio que le arrancó el corazón. que él la sostenía. Una cuerda. pero por un instante brutalmente satisfactorio vio al capitán Thurlew darse vuelta y mirarle directamente a la cara. o la amenaza del infierno. apuntó. Sacudió la cabeza. La bala golpeó Thurlew en el pecho. finalmente capaz de respirar. complacido del calor de su cuerpo en el suyo. La recompensa de los cielos. ¿Por qué no esperó hasta la mañana? ¿Por qué había sido tan condenadamente impaciente por demostrar su valía como un héroe cuando debería haber estado protegiéndola? No sabía lo que esperaba encontrar cuando corría por el jardín hasta la puerta de madera pequeña. —Pero llegaste —susurró de nuevo. Incluso si alguien se aventurara en el sótano. —Estaba preocupado por ti —susurró. Podría no haber llegado a tiempo para salvar su vida. —Devon… Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 150 . Profiriendo un gemido suave. Tenía un solo pensamiento: el hombre que la había lastimado y degradado no merecía vivir. que parecía tan vital para él como la elaboración de su próximo aliento. Manchas de suciedad o polvo mancillando su traje blanco y su pelo cayendo en enredos por encima del hombro. —Debería haber estado aquí —dijo con fiereza. levantando las manos para quitar la cuerda de alrededor de su cuello. —Nadie nos puede escuchar aquí —dijo Thurlew como si hubiera adivinado sus pensamientos—. diciéndose a sí mismo que había llegado a tiempo. su sangre rugiendo. Ella parecía una escultura de hielo. Y su esposa. él sabía quién había realizado el disparo. —Apenas a tiempo. Venganza. pero desde luego no era la visión de Jocelyn siendo arrastrada con una cuerda alrededor de su cuello. El instinto primitivo se hizo cargo. Devon se abalanzó para tomarla en sus brazos. Parecía como si el momento se hubiera suspendido y a la pistola le tomara un tiempo infinito disparar. Luego. alguien podría por lo menos tener la tentación de investigar. acariciando su cabello despeinado. Con una oración sin palabras en su corazón. Fortuitamente. disparó.

Devon tenía sólo una vaga noción de lo que quería decir. Asintió con la cabeza. De hecho. lo crispó. ¿Y la señora O'Brien? Él envenenó el chocolate de la pobre mujer. O'Brien sobrevivirá para atormentarnos a todos por muchos años con sus infernales canciones de cuna. Thurlew merecía morir por la degradación que había infligido a Jocelyn. No iba a mentir a nadie. cuando oyó murmurar a Gabriel. Vio como su hermano mayor. No sentía ninguna vergüenza por lo que había hecho o por quién lo había visto. Pateó la cuerda con saña en la hierba. Se puso a su espalda. La mención de veneno y del hijo de Grayson. Si no había matado a Thurlew. a continuación razonablemente. sería sólo por accidente u objetivo defectuoso. la guió fuera de la vista de Thurlew tumbado en la hierba. No creo que pueda hablar con nadie sobre esto todavía. Devon —susurró—. Que cualquier hombre pudiera abusar e intimidar a su esposa como si fuera un animal le enfermó. y vio a su hermano mayor. —Pero si está muerto. gracias a tu presencia. —Gracias a Dios —dijo. Y luego otra. De hecho. con cuidado. En el momento siguiente Devon vio a Drake y Gabriel corriendo hacia ellos. vamos a tener que explicar por qué. —Devon —dijo en voz baja—. Incluso ahora. antes de que ella fuese sitiada por los curiosos huéspedes. luchando por mantener el control.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Miró hacia el cielo. —Me importa un demonio sangriento quien viene —dijo con voz entrecortada. no podemos quedarnos aquí. —Sólo me preocupas tú. era imperativo que de repente la sacara de la huerta. mientras que su corazón nunca podría volver a ser el mismo. Devon tuvo la sensación de desear. Y no voy a hacerlo nunca más. no queriendo separarse de ella otra vez. Este deseo descaradamente brutal se desvaneció unos segundos más tarde. Y la Sra. y las lágrimas brillaron en sus ojos castaños. penetró en su mente. —¿Esta Rowan bien? —Le preguntó ella a Grayson con voz ansiosa—. Devon rápidamente ayudó a Jocelyn quitarse la ofensiva cuerda de alrededor de su cuello. Dejó caer la pistola en la hierba cuando su suplica. No está muerto. Pero un instinto más fuerte que él le instó a tener en cuenta sus sentimientos. —Nunca debí haberte dejado. El cerdo está moviendo la mano. Mira. y con ello un poco de su propio frío miedo comenzó a irse. y se sintió muy aliviado al escuchar a Grayson tranquilizarla. —Rowan está muy bien. Su rostro estaba pálido. tuvo que contenerse para no poner otra bala en el hijo de puta. —Espero por Dios que esté muerto —dijo desapasionadamente. y quería decir exactamente eso. — ¿Crees que está muerto? Viene gente. hizo señas a un lacayo para que montara guardia al lado del cuerpo. Ella retrocedió un poco. ahora que Devon se convenció de su seguridad. —Por favor. estaba tratando de cuidar de él. Se escondía en la cuarto de los niños. una vez más. Jocelyn. Podía sentir el calor entrar de nuevo en su cuerpo. Oyó pasos en el otro extremo del camino. que su venganza se podría haber prolongado. parecía que su mente había empezado a funcionar de nuevo. —Maldita sea. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 151 . finalmente. Como Grayson se acercaba. que corría hacia ellos.

Boscastle se hizo cargo de su propia cuenta.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Drake dio un paso sobre la muñeca de Thurlew. —Vamos adentro —instó a Devon su esposa. ya que si el Marqués afirmaba que nada de interés había ocurrido en su jardín. No porque él no había tratado de matarlo. antes de que los invitados de Grayson estén convencidos de que el entretenimiento se ha movido fuera. para asegurarse de que no tiene un arma escondida en su traje. De hecho. era la forma Boscastle. Marido y mujer. el Muy Honorable Marqués de Sedgecroft. logró convencer a sus invitados que el cuerpo a cuerpo en el jardín no era más que otra travesura de su familia mal calculada. A lo que Gabriel respondió en voz baja mientras se agachaba debajo de la estatua sin cabeza. Grayson Boscastle. volviendo la cabeza en la dirección del Hermes decapitado. O remátalo en realidad. —Ven a casa conmigo. de todos modos. instándola en la otra dirección. —Ve con él. Y. la mayor parte de sus invitados no había esperado menos de una fiesta Boscastle. Hermano. Devon no tenía más que permitir que su verdadera naturaleza le guiara a partir de ahora. Simplemente prefería que ella no lo viera. —¿No está muerto? —Preguntó ella. Ni una palabra de ello llegó a las malas lenguas. por supuesto. pensó Devon. habría participado con mucho gusto. Jocelyn —dijo Grayson. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 152 . Voy a tratar asuntos aquí. entonces debía ser así. Al final. por favor. lo hizo. Los hombres de su familia tendían a ser bruscos cuando sus seres queridos habían sido amenazados. envolviendo sus brazos alrededor de ella con fuerza otra vez. — Será mejor revisarle. No lo desaprobó. —Ya no es así. hermana. —Deja a tu marido consolarte esta noche. Los lacayos pueden tirarlo junto a las otras menudencias en el Támesis. —Sólo llévalo lo más lejos posible de la casa —dijo Grayson con una mirada de desprecio en dirección de Thurlew—. Estaba profundamente agradecido de que no fuera demasiado tarde para otra oportunidad. Con la delicadeza de un hombre nacido para dominar su entorno desde el momento de su concepción. En verdad.

Thistle y la señora Hadley trajeron brandy y mantas tras la cara sombría de su amo. y ciertamente nunca asistiría a una fiesta sola de nuevo. aun cuando sus propios pensamientos le dolían profundamente. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 153 . cabezota. pero sólo se movió una vez. ¿Por qué no le había explicado alguna vez alguien que uno no tenía ninguna opción? Eso no importaba. Su esposa no iba a ser capaz de deshacerse de él ahora. Quizá mañana podría dormir. y se reirían si alguien los mencionaba en los periódicos de nuevo. ¿Había realmente creído que su preciosa libertad significaba que podía vivir una vida sin sentido? Tonto imprudente por asumir que cuando. Devon asintió con la cabeza hacia ellos con gratitud. En una semana o así. podría ser capaz de cerrar los ojos y no ver a su esposa siendo conducida con una horrible cuerda alrededor de su suave y blanco cuello. Si no hubiera sido un asno tan ciego. Tal vez lo habrían dicho mil veces antes y las palabras nunca penetraron en el espesor de su cráneo. Tenía una profunda alegría por sostenerla simplemente contra su hombro. Él iba a ser su amante. y la mujer. No había nada que hacer por su comportamiento. hundiéndose de nuevo en sus brazos. porque la mera sugerencia de cualquier infidelidad sería ridícula. si alguna vez. Suspiró ante la vanidosa lógica que había seguido como su credo durante demasiados años. sin siquiera un murmullo. salvo pedir disculpas por los errores que había cometido sin saberlo. Evidentemente alertados antes de su llegada. haciéndole promesas en la oscuridad que tenía la intención de mantener. hubiera estado allí para protegerla. al cual él había acariciado con un cariño burlón. Quizás podría ser capaz de olvidar su propio crudo miedo a que él pudiera llegar demasiado tarde. Si pudiera haber previsto que ella sería castigada en su lugar. Exhaló. Y dónde se quedaría. Ella se movió. elegiría el tiempo. amigo y protector para el resto de sus días. Cómo se debía de estar riendo el destino de su arrogancia. Rezó para que sus sueños fueran tranquilos en relación a lo ocurrido esta noche. sonriendo débilmente con la idea. él que había jurado que nunca se enamoraría. luego discretamente se desvanecieron con preocupación tácita. el lugar. O tal vez susurraría su amor por ella mientras ella dormía. La hubiera consolado si ella se hubiera movido. Y cuando ella se despertara se irían abajo para uno de los grandes desayunos que te hacían gemir de la señora Hadley.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle C CA AP PÍÍT TU UL LO O2 22 2 Para sorpresa de Devon. donde pertenecía. Jocelyn se quedó dormida en el carruaje en el viaje de regreso a casa y no se despertó cuando él la llevó escaleras arriba. habría estado a su lado. él cayera enamorado. Tal vez por la mañana encontraría las palabras para explicarla lo que sentía. al dormitorio de su casa de la ciudad. no creía que fuera a dormir en absoluto. Él no habría escuchado.

Sin embargo. Si te hubiese perdido. Necesitaba sus caricias para desterrar la memoria vil. No pienso que quiera marcharme alguna vez. Pero no. ¿No te acuerdas? Su silencio le hizo doler su pecho con ira. Acarició sus anchos hombros. Él pareció titubear.. Se dio cuenta de que ella no discutió. Ella escuchó en su voz lo que no dijo. y no podía alejar las manos de él en absoluto. enterrando su cara debajo de su mandíbula para besar su cuello fuerte. —No te culpo. —¿No? Ella sonrió. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 154 . Él la amaba. —Gracias. —Un poco. Devon —dijo en voz baja. Él se echó a reír. de venir aquí. —Tragó. Te llevé en mis brazos. —Pero no todo. Se acordaba de como la había defendido en el torneo de Alton.. Bueno. Él era todo lo que siempre quiso. —Todo está bien ahora —susurró ella. Sujetó sus brazos alrededor de su cuello fuertemente y le instó abajo sobre la cama. Ella le necesitaba. A casa. pues ya se había enamorado de él. aunque nunca se lo había dicho. —Jocelyn —dijo él con voz ronca y con sus brazos apretados a su alrededor. —Fue mi culpa. —¿Fue? —Cuestionó ella en voz baja. había visto el miedo marcado en su rostro cuando él había disparado la pistola.. tal vez. Había sido de ella todo el tiempo. él decidió que se merecía eso también. y cómo ella había querido con todo su corazón que su declaración de devoción se hiciera realidad.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —¿Qué hora es?—Ella se elevó sobre un codo para contemplar en aparente confusión la habitación—. Su campeón. con el corazón en sus ojos. —No creo que todo fuera tu culpa —reconoció ella burlándose de él. estudiándolo en silencio. Esta noche había contestado a su deseo de una manera particularmente gráfica. Él la había defendido. Él parecía requerir algún consuelo para sí mismo. pero él mismo resultó ser su campeón en todos los sentidos de la palabra.. —Bueno. Él cerró los ojos. y ahora la quería. La amaba. Ella deseaba que él pronunciara las palabras. sin duda por consideración a lo que ella había sufrido. Hubiera sido precioso que él confesara eso. ¿Cómo he llegado a la cama? —Te quedaste dormida en el coche en el camino aquí —dijo él frunciendo el ceño de preocupación—. Todo ha sido culpa mía. la cresta muscular de la espalda. Se dio cuenta que no podía entender cómo ella necesitaba su toque para hacer retroceder la pesadilla de Matthew Thurlew. entonces. —Sí. me concedo la culpa a mí mismo. —Me acuerdo de dormirme.

resintiendo la intrusión de Thurlew en sus pensamientos. cómo la entendía. Dios. Debería haberle prestado más atención en la fiesta. Él la soltó de su cómoda posición y la acomodó bajo él. desechando las botas. recuperando la voz finalmente—. su polla respondió.. He sido un tonto. Quiero que estemos juntos de esta manera. No había sido capaz de resistirse a ella desde la noche de su no planificada cita en la torre. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 155 . besando un camino por su hombro—. Él la quería aún más ahora. Estoy descontrolada por ti. Él necesitaba la reafirmación física tal vez incluso más que ella. que habían estado separados durante años y no sólo unas horas más temprano en la tarde. cuando se dio cuenta que la pregunta planteada había estado corroyendo a Devon desde que la había encontrado en el jardín. Él la necesita para sentirse seguro de nuevo. Su hermano era un tipo extraño. No estoy seguro de por qué. sin duda. Él.. Y no fue culpa tuya. Ella tenía un lugar en su corazón que nadie más podía sostener... —Devon —susurró. cubriéndola el suyo. Se echó hacia atrás brevemente para quitarse su camisa. depositando besos sobre su hombro y luego en su pecho. la chaqueta y el chaleco. —¿Cómo se puede entender el mal? —ella susurró. Devon. Él gimió y movió su cuerpo. Mientras se inclinaba para besarla. siempre. sin embargo. nadie te lo reprocha. Él descansó su mandíbula sobre la cumbre de su cabeza cuando ella presionó suavemente. Fue un alivio admitir la verdad de sí mismo. adaptada expresamente para su cuerpo desgarbado. más de lo que podía admitir. —¿Te lastimó.. —Todo lo que necesito es a ti —dijo ella. Es suficiente para superarlo.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Él apretó su brazo alrededor de ella y frotó su mejilla sin afeitar en la mejilla de ella. —Temía que pudiera ser demasiado pronto —dijo tímidamente. Él la había querido entonces. ella enganchó un brazo alrededor de su cintura. —Siempre —Sostuvo su cabeza entre las manos y la entregó su corazón en un profundo y conmovedor beso tras otro. Se besaron de nuevo y colocados uno sobre otro como una pareja de amantes perdidos hace mucho tiempo. Por favor. Debería haber sospechado de Thurlew.. de cualquier forma física? Ella frunció el ceño. —Siempre —prometió él. a ella. y él necesitaba. —Jocelyn. El otro cayó en su culo y el vientre para acariciarlo con sus dedos. —No puede ser lo suficientemente pronto. Por supuesto. —Y tengo que sentirte dentro de mí —ella le dijo cuando pudo respirar. —Ya lo sé —Él lanzó un profundo suspiro—. —Entonces. y la piel de su saco se apretó con su toque delicado. darse cuenta de que tenía otra oportunidad. La posibilidad de perderla esta noche le había obligado a hacer frente a lo insoportable que sería su vida sin ella. Él se había desnudado para ir la cama. todo a excepción de la camisa de muselina blanca de cola larga. ¿puedo…? —No pensé que tuvieras que preguntar. No —dijo ella con rapidez. Devon.

Su hábil tacto le separó los labios bañados y trabajó con un dedo a la vez dentro de su hendidura.. Eres. Él le dio una sonrisa despiadada. Pudo haberla devorado de un solo bocado malvado. —Eres cruel… Oh. Ella abrió la boca y abrió las piernas para él. que no había estado a su lado para evitar la terrible experiencia. pero por ahora él la dejaría marcar el ritmo. Él lo acarició perezosamente. y nadie pondría una mano sobre ella otra vez. —¿Hay reglas o restricciones que debo obedecer? Ella se movió hacia arriba para mirar hacia abajo en su rostro moreno. Devon. por Dios. El botón de nervios sensibles creció tenso con su caricia. Suplicó. La acarició el cuerpo con suave posesión como para sellar la promesa que había hecho. Le maldijo. Con un delicioso gemido de ella llegó a pellizcar el brote encapuchado que estaba escondido debajo de su nido de rizos. los nudillos cubiertos con el dulce almizclado de su venida. Apretó su otra mano contra su regordete monte para mantenerla inmóvil. Una furia negra se apoderó de él. Ella corcoveó sus caderas. —Entonces. Poco a poco la mano de él se deslizó sobre sus costillas a su vientre. Ver la desinhibida respuesta de ella dio el golpe final a sus defensas. Eres el peor hombre. La sintió avanzar cuando él rozó la palma de la mano sobre su abdomen blando.. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 156 . pero él estaba demasiado excitado para preguntar por qué. Dios mío. Todo su cuerpo temblaba en anticipación. como si tuviera todo el tiempo del mundo. Levantó la cabeza de sus pechos sobresalientes y la acribilló con una mirada exultante. así como él retuvo su toque para volver a su raja empapada en su juego de tormento sensual. ¿no? —Susurró él con su voz llena de deseo. Ella cayó de nuevo en las almohadas. Pero él estaba con ella ahora. temblando sin poder hacer nada. ven a jugar más —susurró ella girando sus caderas al ritmo del eje de sus dedos. —Siempre estás mojada cuando juego contigo. Ella arqueó la espalda como respuesta. Sus músculos internos se contrajeron alrededor de sus dedos como un guante cuando las convulsiones del clímax rompieron sobre ella. Ella gimió. sus sollozos se fueron calmando. excepto él. —Eres un sinvergüenza. Su boca se cerró alrededor de un tentador pezón y su lengua lo provocó hasta que se convirtió en un pico de tensión. gimiendo dulcemente a su toque. —Ninguna. Pensé que iba a morir. Devon la miró fijamente con una lujuria desenfadada.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Un momento después ella estaba en sus brazos. —Pido por… Él volvió a provocar su engrosada perla con el pulgar y movió con cuidado otro dedo dentro de su empapado pasaje. —No diga más tarde que no pediste esto. No tenía idea de los depravados actos con los que Thurlew podría haberla amenazado durante su secuestro. Allí podría haber bombeado su dura polla derecho. guapo. Una y otra vez él la llevó al borde y apretó los dientes para no derramar su semilla sobre la cama. Que mujer tan apasionada con la que se había casado. Eres un monstruo sin corazón.

—Profundo —le dijo.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Pero. Al parecer. habríamos estado casados hace años cuando tu padre buscaba hacerlo. Y si yo hubiera sabido que tan pecadora eras. arqueando la espalda. Eso fue sólo un preludio. No era suficiente. —Lo hago —replicó él—. Ella quiso demostrar que no podía ser tan fácilmente tomada. —Lo dices como si hubiera renunciado a ti. enganchó las rodillas de ella sobre sus anchos hombros y guió a su desenfrenado pene con su mano a su hendidura. —¿Te atormento como tú me atormentaste? —Susurró ella apretándose contra su longitud de seda. —Yo lo habría hecho en tu lugar. —Todo el mundo me advirtió sobre el hombre pecador con el que me iba a casar. frotando toda la longitud de su pene entre sus labios gruesos con una mancha de la sexualidad manifiesta que la hizo temblar. de burlarte de mí. su sonrisa era un estudio de la decadencia masculina. que había visto una vez en un cuadro. Y tengo la intención de compensar el tiempo perdido —Él exhaló—. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 157 . sí —Inclinó la cabeza para besarla en los labios—. de huesos largos. Pero sólo mirarle la llenaba de nostalgia. Ella necesitaba todo él. —Oh. Ella se movió. hacia su vientre para dirigirlo a su vaina empapada. pero él aligeró algo la protuberancia de su congestionado eje dentro de su ranura.. Ella lo observaba mientras su respiración se reanudaba lentamente a su ritmo. impaciente. —¿Era ese mi nombre? —Es posible que así sea. Mientras estés dispuesta a darme la oportunidad. Esta pequeña tortura de él solo le dio más dolor por él.. Su cuerpo podría haber tentado al mismo artista capacitado para capturar la luz y la sombra de los contornos musculares y gracia ágil. La sonrisa decadente que él le dio le advirtió que no estaba dispuesto a reconocer la derrota. Él sonrió. pero el instinto superó su incomodidad. Gimió en la frustración y deslizó su mano abajo. Él sonrió y se retiró. un gesto de dominación—. Su rostro le recordaba a un pecaminosamente hermoso príncipe del Renacimiento. Tuvo que morderse el interior de su mejilla para impedir retorcerse contra él como una lasciva. Él se inclinó un poco más abajo. Incluso su voz la debilitó. —¿Quieres algo? —la susurró. cariño —Él movió su cuerpo grande y desgarbado sobre el de ella. —Para. —Sólo piensa en lo que nos perdimos. —Diablo. Todavía le dolía gratamente del ataque anterior. preparado para buscar su propio alivio. —Creo que no te he oído. y su cuerpo apretado en expectativa. y levantó sus caderas de la cama para que dibujara en su interior. pero la promesa seductora en los ojos de él penetró en su resolución. —Ya veremos —dijo en voz baja. Jocelyn se dio un poco de tiempo para reflexionar sobre su confesión de bienvenida.

Segura. ¿no crees que al menos deberías afeitarte? ¿Ponerte los pantalones? ¿Una bata? Él se dejó caer junto a ella con su brazo libre cruzado detrás de su cabeza. gastados. estrecho. empujando con una fuerza que se llevó el aliento de su cuerpo. Terciopelo Negro. No tenía ninguna prisa especial por correr escaleras abajo y enfrentar a sus visitantes. Su torso desnudo. Felicidad. Y sólo puedo esperar que Thurlew esté muerto. Ella se sentó. un pecho coqueto asomando sobre la sabana. Un rayo de luz solar andante cayó sobre el tobillo desnudo de su mujer. Protegida. Suponía que debía estar agradecido de que Heath se encontrara en Escocia. Un placer tan intenso que azotó sus sentidos y la llevó al borde del olvido. verdad? Él soltó un gruñido.. Caliente. —Si nos van a hacer preguntas. Había reconocido las voces como las de Grayson y Emma. Durante todo el camino… Él se echó hacia atrás antes de que pudiera terminar. no invitados. aunque dudaba que pudiera esperar para siempre. Se sentó. Saciada. —¿Hasta dónde? Ella sollozaba. ¿Mataste a Thurlew anoche? —Sí —dijo tristemente a su primera pregunta—. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 158 . y ambos lucharon por aferrarse a la cordura. al parecer despierta—.. y sonrió a su reflejo en el espejo. Las autoridades están aquí. Y él la llevó sin piedad hasta que todo lo demás dejó de existir. —¿Es la autoridad? —Preguntó ella alarmada. Devon. rígido. antes de que una conmoción en la planta baja se filtrara en su conciencia. Cuando por fin Devon relajó su vigilancia lo suficiente para conciliar el sueño. rindiéndose a su agotamiento contenta.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —¿Qué tan profundo? —la susurró. sólo para deshacerse en los brazos del otro. —Quiero sentirte. No ansiaba nada más que arrastrarse por debajo de las sábanas a su lado y volver a dormir. dos de los tres mayores de la familia.. Su esposa se movió de su asimiento. Ella cerró los ojos. o menos. si —dijo con resignación. ¿Es demasiado temprano para visitantes. fue sólo por dos horas.. —Sí. Su traje egipcio estaba en una exhibición obscena sobre la alfombra. Se entregó a él. Jocelyn se agitó. la imagen con una ligera barba le devolvió la sonrisa. el brazo derecho de Jocelyn anudado alrededor de su cintura. —Demonios. —Va a haber preguntas. Él la amaba. levantando la mejilla enrojecida de la almohada murmurando: —Alguien está abajo. Él gimió cuando las voces de abajo comenzaron a asumir un tono demasiado familiar. los besos sin aliento.

pero con pena se decidió en contra de ello. Él bostezó. —¿Es posible que tus senos se hayan vuelto más grandes en esta última semana. agitando su chaleco delante de él. Podría explicarle cómo Thurlew drogó a la Sra. Su ingle se apretó. por una vez? —Estoy muy serio acerca de esto.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Tal vez yo debería hablar primero con el juez —dijo ella aumentando su pánico—. Si bien entiendo que está justificado tu tiro a Thurlew y no se presentará ante un jurado. No creo que estés tomando esto absolutamente en serio. —Voy a volver a la cama. ni a recoger estopa. que. Debatió si tomarla sobre sus manos y rodillas delante del espejo en aquella posición. ¿no? —Él rozó su nudillo a través de uno de sus sensibles picos—. —Tus pezones son más oscuros también. Así como vestirte por completo —Ella sacudió la cabeza—. —¿Sobre el tamaño de mis pechos? —Sí. O'Brien. Él extendió su flexible figura. Sólo podía imaginar cómo explicar este tipo de ruidos a Emma. mientras ella se doblaba para recoger una media. Jocelyn se enderezó sin previo aviso. sus pechos balanceándose mientras iba hacia el guardarropa por ropa apropiada. —¿Quieres llevar el asunto de mis pechos ante el juez? —No. Ciertamente no ha sido falta de atención. Déjame echar un vistazo más de cerca. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 159 . en un movimiento sinuoso. ni serás condenado a la cárcel. Devon —dijo con exasperación—. —Al diablo si lo haré. los músculos de su vientre ondulando como el acero líquido. Él sintió nuevas ansias por sexo cuando contempló los globos blancos firmes de su trasero levantados en el aire. —Devon. Al menos podrías fingir mostrar un poco de respeto por el proceso judicial. capturando la mano de ella y atrapándola entre sus musculosos duros muslos. ella le concedió una muestra deliciosamente impúdica de su forma curvilínea. o es que nunca me he permitido el placer de examinarlos a la luz del día antes? Ella dejó caer el chaleco entre sus pies. y como temía que iba a perjudicar a los herederos Boscastle. al menos deberás asumir una actitud de gravedad. Cesa tu charla y dame un beso. intentando que su dolorosa erección decreciera. Su mirada se desvió a su desnudez iluminada por el sol. —¿Estás esperando que me vista antes de convocar a tu ayuda de cámara? ¿O vas a colgarte todo el día con esa sonrisa lasciva en tu cara? Él se inclinó hacia delante. —¿Por qué? —No sé cómo responder a eso. Debido a su consternación. asumiendo… —se detuvo en mitad de la frase—. Podían dejarse llevar y golpearse sobre algunos de los muebles en el frenesí de lujuria. Él abrió un ojo para presenciar su salto desde la cama. y luego me secuestró. también. a menos que te guste ser testigo de cómo le disparo al corazón. Pareces completamente disoluto. Y eso. por el amor de… Él se estiró hacia adelante. alarmando así a los visitantes de abajo. —¿Te pondrás serio.

por si alguien no me oye gritar. Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 160 . Tal vez no. su corazón latía con fuerza. no el magistrado. Cómo lo amaba. No debería haberse sorprendido de que un hombre Boscastle percibiera los primeros signos del embarazo. este no es el tipo de secreto que uno puede mantener indefinidamente. levantando la mirada a su rostro. —¿Por qué no me lo dijiste? —Le preguntó simplemente. Emma. Él se levantó de la cama. Quiero decir. con esa ternura que pocas mujeres pueden resistir. los huesos y la musculatura de su cuerpo eran un homenaje a la juventud y la fuerza aguerrida. Tal vez por un poco más. mirando sobre su hombro a la puerta—. —¿El marqués? —Susurró ella con alarma. A menos que me pregunten. Él rompió una sonrisa. ¿Al igual que Grayson? —Dios. —¿Su quién? —La delicada dictadora de la familia. Sin embargo. —Jane dice que es mala suerte hablar de mi condición hasta que estemos seguros de que es cierto. por supuesto. como duraznos maduros en el mercado. No se lo diré a nadie. Ella suspiró con alegría y enredó sus dedos en su cabello negro y espeso. sumergiéndose en las profundidades de sus ojos azules y en su voz acariciadora baja. informaremos a los transeúntes al azar. con sus emociones de repente en estado de agitación. Ella bajó la mirada hacia la cabeza oscura. francamente no la gustaba darse cuenta de que su marido tenía experiencia en estos asuntos cuando ella sólo tenía una vaga comprensión de los hechos de la reproducción misma. Vamos a decírselo a todos ahora mismo. —¿Cómo puedes decirlo? —Le preguntó un poco resentida. —¿No deberíamos vestirnos ahora para afrontar al magistrado? Él la miró con una sonrisa triste. Haré erigir un monumento para proclamar nuestras noticias. Él le dio una sonrisa inocente. siendo las criaturas sexuales que eran.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle Ella se estremeció cuando. —Estoy absolutamente fuera de mí por el deleite. mordiéndose el labio. —Al diablo con mantenerlo en secreto. ¿hay otro? El marqués y su mayor general. la hermosa bestia tomó sus pechos en sus manos y los sopesó en sus manos. —¿No te corregí? Es el marqués quien está abajo. Ella negó con la cabeza. —Bien —Él puso su amplia palma protectora contra la curva de su vientre—. —Entonces ¿estás contento? —Preguntó ella. Iremos al parque y parados en la esquina. —¿Y qué les dirías si te preguntan? —No pienso que debería mentir ¿verdad? —Hmm. —¿Cómo puedo decir qué? Ella tragó saliva.

No hay temor de que abandone a nuestro hijo. si le ponemos su nombre a nuestro primogénito en su honor —la respondió. —¿Sola? ¿En esta familia? Cariño. pero al menos había logrado vestirse y presentar un aspecto decente mientras ella se extendía más o menos como algo parecido a una fulana bien-revolcada entre sus desaliñadas sábanas. —¿Dijiste algo? Ella lo consideró con una sonrisa pensativa. lo que hace que todo el resto de nosotros nos veamos lamentables en comparación. —Emma no lo entenderá —Hizo una pausa. —¿Qué vas a decirle a tu hermano? Sus ojos brillaban. La lealtad apasionada con la cual Devon habló era tal vez la faceta de él que primero había amado. otra vez. escandalizada. sin ninguna duda. —Pensó ella en voz alta. —¿No se sentirán ofendidos si los ignoramos? —No. tampoco. —Emma lo entendería bien. haciendo una pausa para darle un beso antes de ponerse el abrigo—. Ella pensaba que el niño que había concebido heredaría con mayor probabilidad la mala fama de su noble linaje. —Pensándolo mejor. Dios sabe que escribió un libro sobre la seducción. Los Boscastles tienen sus defectos con creces. —¿De modo que yo debiera criar a nuestro niño sola? —ella bromeó. Él se giró en la puerta. arrojando su capa de nuevo en la silla. con ojos cada vez más grandes mientras él se quitaba sus pantalones y se ponía delante de ella—. Él caminó al lado de la cama y la miró fijamente. —Es posible que desees vestirte antes de hacerles frente. —Es una idea espléndida —le dijo secamente. sintiendo ganas de llorar de repente. aunque de repente su Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 161 . Esto no serviría de nada desvanecerse con el marqués y su hermana esperando pacientemente en la planta baja. Ella asintió con la cabeza. —De alguna manera creo que Grayson va a entender. Emma —ella continuó. Podría ser un pecador. —¿Y si es una niña? —Entonces la llamaremos Emma. y no pretendo buscar la absolución de todos mis pecados. pero la familia siempre es lo primero. quizás no quieras vestirte en absoluto—. Comenzó a desatarse su corbata. —Al menos que yo luche para intermediar primero. No había duda en su mente que su capacidad de devoción era un legado de su ascendencia dinámica. y lo que más amaba ahora. Él se aclaró la garganta y dio a su limpia y almidonada corbata un tirón final. incluso entre los peores de nosotros. Saliendo de la cama pasándole el pantalón que había arrojado sobre una silla. lamentaré no haber afrontado a un magistrado y sido enviado a una cárcel solitaria. Ella se echó a reír.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle —Después de que ella me haya reprendido por no ser un protector adecuado para ti. lo sabes. —Lo sé. Ella se extendió de nuevo entre las sabanas. el diablo en sus profundos ojos azules. Y ella por lo general tiene siempre la razón. casi no hay que temer eso —Se vistió.

Él no había necesitado decírselo. dejando que las palabras penetraran. me siento inspirado. —Con un comienzo así. también. no encontraría que nuestro comportamiento figura en la etiqueta adecuada de media mañana. Tengo una idea de cómo debería ser la primera línea. no hay duda en cuanto a cómo debe terminar la historia —dijo ella en voz baja. —Te amo. Él se sentó sobre la cama para besarla —Entonces digo que deberíamos escribir nuestro propio libro sobre el tema. pero ella se alegró de que lo hiciera. —Entonces todo lo que nos queda es cuidar la parte del medio de nuestra historia. Ella se aferró a él. Y no creo que ninguno de nosotros tenga que buscar mucho para encontrar la inspiración. —¿Un esfuerzo literario? Ahora eso lo podría considerar. Calla un momento. —¿Cómo? —Susurró.JILLIAN HUNTER Las Pecaminosas Noches de un Noble 5° de la Serie La Familia Boscastle mente ya no estaba en su cuñada—. Él apoyó la espalda en la cama. en cualquiera de las guías por las que ella vive. pero en cuanto a que la redacción del mismo sea sin ropa… —Jocelyn —Él puso su frente contra la de ella—. —Erase una vez… —Te amo —él dijo. F FIIN N Realizado por el GRUPO DE TRADUCCIÓN DE MR Página 162 .