You are on page 1of 3

Antes que nada, sé que con tan sólo leer el título, este

escrito atraerá a más de uno y lo hará hacerse preguntas y aclarar


dudas. Yo en lo personal fui uno de esos conejillos de indias que
hacia todo lo que veía o leía para tener ese cuerpo de película; a lo
largo del camino fui experimentando y sacando conclusiones de qué
es lo que realmente funciona, qué es tan sólo una perdida de
tiempo y qué no hay que hacer.
Si quieren saber porqué les hablo de este tema es porque
me pareció un tema muy controversial y siento la responsabilidad
de aclarar dudas, exponer mitos y destruirlos para que de una vez
por todas demos luz a las realidades.

Haber, con qué empiezo, a sí, ya se exactamente con qué


iniciar, bueno seguro muchos se han preguntado cómo quemar la
grasa corporal de manera efectiva y sin recuperarla al poco tiempo.
Bueno, dejemos lo de la dieta para otra ocasión, ahora hablaré de
ejercicio, primero que nada, les mencionaré que hay dos formas de
entrenamiento físico: aeróbico y anaeróbico; el primero se refiere a
actividades de baja intensidad y alta duración usando movimientos
repetitivos (correr, andar en bicicleta, trotar, caminar, nadar); y el
segundo envuelve actividades de alta intensidad y baja duración
(sprints, levantamiento de pesas). Ya que saben las formas de
ejercicio, se preguntarán cuál de las dos es mejor, pues he leído
varios artículos que hablan de la eficiencia del entrenamiento
aeróbico en la quema de calorías, y del anaeróbico, en la
aceleración del metabolismo. Algunos autores de libros que he leído
acerca del tema, sugieren entrenar de ambas maneras, además de
una nutrición completa y con todas las vitaminas, minerales,
proteínas, carbohidratos y ácidos grasos esenciales que el cuerpo
requiere; otros autores se inclinan más al ejercicio aeróbico para
quemar grasa, ya que el ejercicio aeróbico quema la mayor parte de
sus calorías de la grasa corporal, además de que previene heridas
al ser de bajo impacto; pero, otros autores aseguran que el ejercicio
anaeróbico es el más efectivo para acelerar el metabolismo,
aumentar la masa muscular, quemar grasa, y mantener una salud
estable; y aquí es donde la controversia comienza, hay muchos
“expertos” en el tema, que aseguran una cosa, pero son contra-
atacados por otros “expertos” aclamando información
completamente diferente. Bueno, aclaremos las cosas.
El gimnasio, el lugar que varios temen pisar porque les
intimida tomar una mancuerna de hierro puro, lugar que puede ser
el hogar de los fisiculturistas o los amantes del fitness. En el
gimnasio, puedes ver desde atletas de alto rendimiento hasta
estudiantes, maestros, abogados, ¡y hasta abuelitas! (sí, lo he visto
con mis propios ojos). En fin, cualquier persona puede entrar a un
gimnasio y empezar a entrenar. Bueno, en los gimnasios es común
que se difundan varios mitos sobre cómo obtener ese cuerpo que la
mayoría de nosotros desea: saludable, definido, tonificado, fuerte y
acondicionado; por ejemplo, se difunde mucho la creencia de que
para obtener ese cuerpo de revista, hay que hacer muchas
repeticiones con pesos ligeros; yo en lo personal hacía este
entrenamiento hace dos años cuando empecé a entrenar con
pesas, y sí, me admiraban por esos brazos definidos, pero ahora
sé que no es la manera más efectiva de entrenar, puede ser una
alternativa, pero no la recomiendo y les diré porqué, los músculos
no se desarrollan a su máximo potencial, ya que únicamente estas
entrenando resistencia (alta duración al estrés físico), o sea que
nomás entrenas las fibras blancas de tus músculos, además,
necesitarás mucho tiempo para obtener algún resultado en la
composición de tu cuerpo con este método de entrenamiento
moderado; a ciencia cierta, es mejor el método de más peso y
menos repeticiones, éste es el método de la mayoría de los
fisiculturistas, es el que da mayor trabajo en menos tiempo y así
podrás salir del gimnasio en menos de media hora y notar
resultados sorprendentes.
Bueno, eso fue hablando de pesas, ahora que les parece si
tocamos el tema de correr. Me imagino que la mayoría de ustedes
han visto los juegos olímpicos, y probablemente han visto las
pruebas de pista (100 metros, 200 metros, 400 metros, etc.), y los
maratones (sí, esa donde siempre ganan las kenianos). Ahora, de
seguro han notado la increíble diferencia entre la composición del
cuerpo de un velocista y la de un corredor de larga distancia; los
velocistas, tiene un cuerpo increíblemente definido, mayor masa
muscular y muy baja grasa corporal; en cambio, los corredor de
larga distancia, tienen los músculos muy delgados y con poca
definición. ¡Qué diferencia! ¿Cierto? Aunque ambos atletas corran,
con la diferencia de que los velocistas utilizan mayor intensidad y
menor duración, y que los maratonistas utilizan menor intensidad y
muy alta duración, se determina una distinta composición del
cuerpo de estos atletas. Con esto, comprobamos que el ejercicio
anaeróbico puede ser muy superior y mejor que el aeróbico, yo le
doy un pulgar arriba al ejercicio anaeróbico, y con eso destapo una
realidad.
Volvamos a los mitos dentro de los gimnasios; bueno,
demasiados mitos hay, pero cubriré algunos de los más
importantes. Está la creencia de que haciendo muchísimas
repeticiones de abdominales, te dará ese estómago definido que
tanto deseas, pero creer que haciendo miles de abdominales y
crunches te dará un estómago plano, no puede estar más lejos de
ser verdad; primero que nada, citando algunos autores y expertos
en el tema, para tener un estómago plano, se debe tener un cuerpo
bajo en grasa corporal, y la mejor forma de obtener el estómago
plano sería llevando una manera inteligente de alimentación y de
entrenamiento, para eliminar esa grasa persistente que evita ver la
definición de los músculos abdominales o “cuadros”, pero
difícilmente se quemaría incluso una pequeña cantidad de grasa
haciendo estos ejercicios aburridos, que en ocasiones pueden
dañar la columna y el cuello.
Otro mito muy esparcido en los gimnasios, es el de hacer
ejercicios de aislamiento, esto quiere decir, entrenar un solo grupo
de músculos al día; por ejemplo, supongamos que Sergio va al
gimnasio 5 días por semana, y su horario está de esta manera:
lunes de hombros, martes de hombros, miércoles de espalda,
jueves de espalda, viernes de hombros; al ver este ejemplo vemos
que Sergio está enfatizando en la espalda y los hombros, debido a
que el desea tener una espalda ancha y hombros muy definidos.
Pero, todos los demás músculos tendrán poca condición al no ser
entrenados, además de que estará quemando muy poca grasa, si
es que queme alguna. Lo que muchos expertos recomiendan es
que a lo largo de la semana se entrenen todas las partes del
cuerpo, por ejemplo: lunes de pantorrillas, muslos y pecho;
miércoles de bíceps, tríceps, hombros, espalda y abdominales; y
viernes de cuello, trapecios, deltoides, pecho y muslos. Otros
aseguran que debemos entrenar tan sólo tres veces por semana,
con rutinas de ejercicio que entrenen el cuerpo completo, y que
duren menos de 45 minutos; yo en lo personal prefiero las rutinas
de cuerpo completo, porque queman más calorías, entrenan más
músculos en menos tiempo y, sobre todo, no requieren ir al
gimnasio todos los días.
En conclusión, antes de inscribirte a un gimnasio o
empezar cualquier programa de entrenamiento ten en cuenta que si
sientes que no obtienes resultados aunque te esfuerces mucho,
probablemente te falle algún elemento como los que ya mencioné.
Lo más importante es que disfrutes haciéndolo y te sientas
satisfecho con los resultados que obtengas después de un gran
esfuerzo. Espero que esta información te haya sido de gran ayuda,
y sepas que no siempre es verdad lo que te dicen acerca de las
formas de entrenar. Tú has lo que funcione para ti, yo hago lo que
me da resultado, pero probablemente no te de el mismo resultado.